AGLI

Recortes de Prensa     Martes 28 Febrero  2006
ETA y la doble moral nacionalista
Editorial ABC 28 Febrero 2006

Paradojas de un tiempo sin muertos
Cristina Losada Libertad Digital 28 Febrero 2006

¿Quién chantajea al Gobierno?
JUAN JOSÉ R. CALAZA La Voz 28 Febrero 2006

Gracias sean dadas al gobierno zapateril
Javier Ruiz Portella elsemanaldigital 28 Febrero 2006

Esto que avanza, Zapatero, es el bosque de Birnam
José Javier Esparza elsemanaldigital 28 Febrero 2006

Lenguas regionales
Amando de Miguel Libertad Digital 28 Febrero 2006

Guerra de números y palabras
Lorenzo Contreras Estrella Digital 28 Febrero 2006

La OPA de E.On
José Luis Manzanares Estrella Digital 28 Febrero 2006

El marasmo andaluz
IGNACIO CAMACHO ABC 28 Febrero 2006

Su entrega a los nacionalistas catalanes
Alberto Recarte Libertad Digital 28 Febrero 2006

Ni negros, ni extremeños
José García Domínguez Libertad Digital 28 Febrero 2006

El futuro del PP desde la posesión de su pasado
EDITORIAL Libertad Digital 28 Febrero 2006

Ganar la paz
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 28 Febrero 2006

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR DE ESTA CLASE POLÍTICA?
Editorial minutodigital 28 Febrero 2006

Los corruptores de la democracia (1)
Francisco Rubiales Periodista Digital 28 Febrero 2006

Huyendo de la victoria
GEES Libertad Digital 28 Febrero 2006

Arcadi Espada deja "El País" y podría incorporarse a "El Mundo"
Libertad Digital 28 Febrero 2006

Basta Ya inaugura un diario digital
El Correo 28 Febrero 2006

ETA hiere a un ertzaina al explotar sin avisar un artefacto
Redacción La Razón 28 Febrero 2006

Una nueva asociación en defensa del castellano en el Estatuto reúne 10.000 firmas en un solo día
MARÍA JESÚS CAÑIZARES ABC 28 Febrero 2006

Vidal-Quadras vuelve a levantar ampollas con sus declaraciones
Elsemanaldigital 28 Febrero 2006

Historiales médicos para usos lingüísticos
Email de Agencia Española de Proteccion de Datos 28 Febrero 2006

La Agencia de Protección de Datos investiga el uso de historias clínicas para determinar si se hablaba catalán en las consultas
Europa Press Libertad Digital 28 Febrero 2006

ETA y la doble moral nacionalista
Editorial ABC 28 Febrero 2006

EL último comunicado de la banda terrorista ETA sobre el balance de su tregua para Cataluña ha recibido muestras contundentes de rechazo por parte de los partidos catalanes. En general, todos han calificado el documento como una intromisión en la vida política de Cataluña. Alguno ha añadido el juicio -un tanto infame- de que estos gestos de ETA ayudan al Partido Popular, impidiendo así que se sepa si temen más las amenazas de los terroristas que el acertado diagnóstico del PP. En todo caso, hacen bien los partidos catalanes en protestar por esta nueva irrupción de los etarras en el actual escenario político de Cataluña, pero harían aún mejor si además asumieran las causas por las que ETA se considera legitimada para aplaudir el curso de los acontecimientos que se han producido en la comunidad catalana en los dos últimos años. Si ETA se entromete en la vida de los catalanes es porque hubo un partido, Esquerra Republicana de Cataluña, y un líder de ese partido, Carod-Rovira, que le dio carta de interlocutor para diseñar un futuro político, compartido o no, en el que las estrategias de unos y otros habrían de coincidir en algún punto del proceso. Carod-Rovira era entonces conseller en cap de la Generalitat y hoy es socio preferente del PSOE e invitado habitual de La Moncloa.

La doble moral resulta especialmente rechazable cuando se aplica a ETA. Los mismos partidos que dicen que hay que negociar con los etarras, que Batasuna debe ser legalizada y que la solución del conflicto requiere la autodeterminación, se escandalizan de que ETA observe con satisfacción que eso es también lo que ella quiere y que haya un ambiente propicio para discutir sus reivindicaciones. Y ETA vincula esta coyuntura actual a las consecuencias de su tregua territorial para Cataluña. A los partidos nacionalistas y de izquierda catalanes les llena de indignación este planteamiento etarra, pero han consentido que la formación que se sentó con la cúpula etarra en Perpiñán -para hablar con terroristas de un futuro político, no de su rendición- sea socio de gobierno en la Generalitat y aliado del PSOE en Madrid.

El problema para estos partidos es que en sus críticas subyace el deseo de que el PP no tenga la razón cuando denuncia las interferencias entre la estrategia de ETA, siempre pensada para beneficio propio de la organización terrorista, y del proceso estatutario que está en trámite. Ese deseo es comprensible y lo que cabe esperar es que realmente no exista relación entre una cosa y otra. Pero no es el PP el que se fue a Perpiñán a pactar con la cúpula de ETA, sino uno de los partidos promotores de un cambio estatutario con el que se pretende -según se dice pública y oficialmente- un cambio del sistema constitucional de relaciones entre Cataluña y el resto del Estado. No hay que olvidar que Esquerra Republicana y otros líderes del tripartito suelen replicar a los parones en la negociación del Estatuto advirtiendo, por un lado, que el PP se va a beneficiar del posible fracaso estatutario y, por otro, que tal fracaso supondría perder una oportunidad para el País Vasco. La insistencia en este argumento -que no es de autoridad, sino meramente coactivo- merece una explicación que aún está pendiente, pero que inevitablemente reconduce la duda sobre sus intenciones a una suerte de relación entre las posibilidades de un posible proceso de paz y el resultado final del proyecto estatutario.

El terrorismo plantea dilemas morales a veces muy difíciles. La clase política catalana -y también el PSOE- tiene uno en su relación no con ETA, obviamente, a la que siempre ha condenado sin reservas, sino con Esquerra Republicana, que es el partido que ha comprometido el nombre de Cataluña en la verborrea seudopolítica de los terroristas. Y éstos aprovechan el favor del momento para dar al PSOE el abrazo del oso, felicitándose del daño que causan al Estado, subrayando «cambios en algunas posturas políticas» y recordando, en este inicio del principio del fin, que se reservan el derecho a matar a los «enemigos significativos del pueblo vasco». El problema que les debería preocupar es que el tiempo confirme no las denuncias del PP, sino las bravuconadas de los terroristas.

Terrorismo
Paradojas de un tiempo sin muertos
Cristina Losada Libertad Digital 28 Febrero 2006

Podíamos pensar que el delegado Constantino dispone de los atributos del dios Varuna, cuyos espías bajaban del cielo, y contaban incluso el número de veces que parpadeaban los hombres. Pero un par de helicópteros no dan para tanto y lo único que ha demostrado Constantino es un talento para la resta, con el que ha venido a compensar el fracaso de Peces-Barba en la división. Desbordados por la tozudez de unas gentes que se resisten a enterrar la cabeza en el sofá mientras se le da cancha a ETA y se subasta la soberanía nacional, ha recaído en Rubalcaba, que es de ciencias, el planteamiento del problema.

Y reza así: si llevamos tres años sin una víctima mortal y ha habido tres manifestaciones contra la política del gobierno, ¿qué obtenemos? La solución, por él mismo: tenemos una manifestación por año sin muertos. Una respuesta sencilla para que los párvulos puedan seguir el hilo y llegar a la cometa: los que salen a la calle con carteles de "ETA no", están a disgusto en este tiempo sin muertos. A tal tergiversación, Rubalcaba la ha llamado paradoja. Sin embargo, la auténtica paradoja es que un gobierno levante la presión política sobre una banda terrorista y sus cómplices cuando llevan tres años sin poder utilizar su principal herramienta para el chantaje.

¿No puede o no quiere? El dilema es superfluo para quien se oponga a darles un respiro. Pero el gobierno y sus chamanes hablan de "tregua tácita", sugiriendo que son los criminales los que han regalado estos mil días sin asesinatos, y los que tienen, pues, la sartén por el mango. De ese modo, los párvulos pueden llegar a la conclusión de que la ETA perdonavidas es un interlocutor presentable, y que si ahora que está de buenas, se le echan un par de cesiones para que pique, la fiera se contentará y nos dejará ser felices y comer perdices, que es como acaban los cuentos de hadas donde los monstruos atemorizan a un pueblo al que exigen tributo en doncellas. Así, con su insistencia en los tres años, el gobierno ha asumido el papelón si no de portavoz, de portatreguas de ETA, que no es poca paradoja para un gobierno. Ya sólo le falta poner un marcador en la Puerta del Sol, que vaya contando los días y las horas sin muertos, para que acuda allí el pueblo en celebración y agradecimiento.

Carrillo, que sabe mucho de muertos, sostiene que no se puede seguir luchando contra el terrorismo hasta terminar con todos los que lo practican, porque sería el cuento de nunca acabar. Y ahí está el GRAPO, desafiando esa doctrina y abriendo otra paradoja. No ha desaparecido y recién ha cometido un asesinato en Zaragoza, pero esta banda terrorista no suscita las ansias de diálogo de nadie. Está tan derrotada como supuestamente lo está ETA, al decir del gobierno, pero ni siquiera Zetapé quiere abrir con ella un proceso. Ni Durán Lleida, que cree "imprescindible hablar con los asesinos". En todo hay clases. Y se puede hablar con los asesinos siempre que las aguas que mueven vayan al molino que interesa, que es como decir que siempre que socaven los cimientos y hundan la nación. Pues aquí no se trata de conseguir la paz, sino de que ésta cubra con su blanco satén la empresa de demoliciones. Se trata de que ETA abra, al fin, la puerta ante la cual los nacionalistas esperan impacientes desde hace décadas.

¿Quién chantajea al Gobierno?
JUAN JOSÉ R. CALAZA La Voz 28 Febrero 2006

DETESTO el cava y me alegraría que los accionistas de Endesa no vendiesen sus participaciones a Gas Natural. En el primer caso no es por catalanofobia, ya que tampoco soporto la arrogancia gabacha y sin embargo bebo champán a mazo y a morro. Pero en lo que concierne a la opa sí doy rienda suelta al cabreo que me provoca el catalanismo de palillo en la comisura de la boca.

La lista de agravios que podemos esgrimir los españoles ante el catalanismo militante -los catalanes son otra cosa- es tan conocida que no deseo infligir al lector la afronta de contarle lo obvio. Tanta prepotencia nacionalista, tanto abuso, tanto descaro, tanta manipulación, tanto desprecio de las más elementales formas de convivencia democrática, tanto desdén hacia España, sólo pueden generar simétricos sentimientos de rechazo y deseo de venganza. Sí, quiero vengarme de quienes prefieren pertenecer a la francofonía que a la hispanidad y quiero vengarme de tener que soportar que un ministro de España actúe como virrey en Madrid de una nación extranjera. Y quiero al mismo tiempo vengarme, opa fracasada de Gas Natural mediante, de un presidente del Gobierno que al jugar de conseguidor del catalanismo nos deja quedar mal en el extranjero y en España nos aherroja frente a los tahúres de palillo en boca. No obstante, sabedores de que el catalanismo por sí mismo es un tigre de papel que al primer soplo bien dirigido saldría volando, es lógico preguntarse: ¿de dónde proviene esa sumisión gubernamental al catalanismo (y a ETA, añadiría alguno)?

Hay dos teorías de corte conspiratorio, si bien la que goza de mi preferencia resulta difícil de demostrar, aun siendo la que suministra la explicación más decisiva ante los hechos. Y los hechos son que el catalanismo y el nacionalismo vasco consiguen cuanto se proponen, descontando aquéllo que de antemano saben que en el corto plazo no pueden obtener por las reacciones extremosas y la desestabilización política que podría desencadenar. La primera de estas teorías atribuye a ETA capacidad de chantajear al Gobierno amenazándolo con revelar lo que sabe respecto al 11-M. Este chantaje consistiría en obligarle a que conceda a Cataluña un nivel autonómico propio de un Estado confederal para, llegado el momento, obtener por elevación algo más para el País Vasco, incluyendo el armisticio con ETA, previo paso al derecho a la autodeterminación. Sin entrar a discutirla, esta teoría no me convence en lo que concierne a ETA, pero en el resto es bastante sólida.

El segundo modelo explicativo, que valoro mucho, es bastante sencillo, y ya se insinuó en más de una ocasión: es probable que Maragall tenga en su poder informaciones personales, altamente comprometedoras, del who's who del PSOE. Todo el mundo recuerda que Narcís Serra, alter ego de Maragall, en las etapas ministerial y vicepresidencial utilizó a destajo los servicios secretos. Al parecer, ordenó espiar incluso a Felipe González y al mismísimo Rey. Así se explicaría por qué en el PSOE no se mueve ni una hoja, con la que está cayendo. Es decir, el rechazo que ministros y prestigiados socialistas manifiestan públicamente frente al catalanismo no sería mas que el guión -convención teatralizada de boquilla, para despistar al personal- de una impostada escenificación cuyo desenlace se conoce de antemano. Esto es: ¿por qué Bono e Ibarra, al llegar el momento de la verdad, se esfuman ante el arrogante Maragall, y Solbes ante el crecido Montilla? Insisto, ¿por qué?

Gracias sean dadas al gobierno zapateril
Javier Ruiz Portella elsemanaldigital 28 Febrero 2006

"No hay mal que por bien no venga", solía decir aquel general que, al morir en la cama, tan gran disgusto a tanta gente causó. También disgustó sobremanera a don José Luis Rodríguez Zapatero, pero éste es un hombre afable y de buen talante, razón por la cual no le duelen prendas en compartir con el general la afición por un proverbio cuya certeza se dedica a confirmar día tras día. No cabe duda: por infausta, por malévola que sea la política zapateril, nunca habrá palabras suficientes para agradecerle todo el bien que está causando a la nación española.

Gracias a él, gracias a su política de entrega y sumisión ante los dos grandes separatismos que nos corroen, se está empezando a recomponer -por reacción, porque hemos llegado al borde del abismo- algo que, a lo largo de estos treinta años, ha sido sistemáticamente atacado por los separatistas… y denostado por sus oponentes: la identidad, el honor nacional del pueblo español, esas palabras hasta ahora imposibles de pronunciar -salvo para vilipendiarlas o desdeñarlas.

El pasado domingo se demostró una vez en las calles de Madrid que algo, por fin, está empezando a cambiar. Por tercera, y si obviamos el lema concreto de la manifestación, por quinta vez en escasos meses, un millón y medio de personas -la población entera de cualquier gran ciudad hasta hace poco- se lanzó a la calle para gritar su estupor y su rabia ante… ¿Ante qué, en realidad? ¿Ante la amenaza que los "nacionalismos intransigentes" hacen pesar, en nuestro "espacio de decisión ciudadana", sobre "la paz, la tranquilidad, la tolerancia y los derechos cívicos", como mil veces han dicho y repetido la mayoría de los líderes políticos y mediáticos opuestos a tales "intransigencias"?

Pues no. Se acabó la bobería de este lenguaje apelmazado. Y sobre todo: se acabó la memez claudicante de unas ideas que, incapaces de galvanizar a pueblo alguno, han mantenido al español agarrotado frente a quienes intentan deshacerse de nosotros. Es cierto que el lenguaje bobo y las ideas que sumen en la indefensión aún no se han acabado en modo alguno: el enfermo aún dista mucho de haber sanado. Pero también es cierto que, como mínimo, para un millón y medio de ex enfermos algunas cosas están muy claras.

Está claro que, para ellos, la nación española -contrariamente a las glándulas de ciertos intelectuales "constitucionalistas"- no se "la suda" en absoluto. Está claro que si el separatismo ataca al "sistema democrático", no es éste su objetivo primero. Lo que aquí es atacado por los unos y defendido por los otros es, en primer lugar, el vínculo social básico, la realidad histórica y comunitaria en la que se fundamenta tanto la democracia como el régimen que sea. Está claro, en fin, que no era sólo ni ante todo por la "paz ciudadana" por lo que, en cantidad nunca vista en treinta años, ondeaba el domingo la bandera de España en las calles de Madrid: no la bandera blanca de la rendición o de la paz a cualquier precio.

Esto que avanza, Zapatero, es el bosque de Birnam
José Javier Esparza elsemanaldigital 28 Febrero 2006

¿Por qué el Gobierno se ha puesto tan frenético con la última manifestación de las víctimas del terrorismo? Shakespeare lo puede explicar.

En MacBeth hay una escena que repite mil tentaciones clásicas del poder y que será repetida mientras haya hombres sobre la tierra. Es ese momento en el que las brujas saludan al protagonista con la maldición de su destino: "Te saludamos, MacBeth, que un día serás rey". La torva promesa de gloria sella la suerte de un ambicioso que, al cabo, no será más que un gran traidor.

Sería interesante saber quién saludó a Zapatero, un día, con el inquietante ritual de las brujas de MacBeth. Quizás esto tenga que ver con las "cositas" que Carod, fatuo, dice guardarse mientras ETA esgrime el hacha. Lo cierto es que nuestro presidente, por algún motivo que a ningún otro mortal le ha sido revelado, parece convencido de que él logrará "la paz". Y tan seguro está de sí, tan persuadido de su destino pacificador, que en su camino no se detiene ante nada ni ante nadie, incluido el desprecio público a las víctimas.

¿Por qué está tan seguro ZP? ¿Por qué ese empeño en seguir por un camino que todos los demás vemos abocado al abismo? Habrá quien piense que sólo él lo sabe. Tampoco faltará quien confíe en ZP. Pero conviene recordar que esto también forma parte del relato macbethiano. Cuando Hécate decide perder al ambicioso, lo hace mediante un hechizo que cegará su voluntad: "Pondrá sus esperanzas por encima de la prudencia, la piedad y el temor", dice la gran bruja, y añade: "Ya sabéis todas que la seguridad es el principal enemigo de los mortales".

Da la impresión, en efecto, de que ZP ha puesto sus esperanzas por encima de la sabiduría, de la prudencia, del temor. En la cuestión de ETA, la sabiduría, la prudencia y el temor aconsejan aprender de los errores, no repetir las estrategias que un día fallaron y aplicar las recetas que sí han funcionado; eludir la división en el propio campo, alejarse de quienes siembran confusión y buscar el aliento de quienes nunca cambiarán de bando. Pero Zapatero está haciendo todo lo contrario. La seguridad, sí, es el principal enemigo de los mortales.

ZP sabe, como MacBeth sabía, que nada debe temer mientras el bosque de Birnam no avance hacia Dunsinane. ¿Y quién podría mover un bosque? Sin embargo, eso es exactamente lo que ha ocurrido en la última manifestación: todos esos cuerpos bajo la lluvia eran el bosque de Birnam en marcha hacia Dunsinane. Y ya puede ZP enviar a sus chacales para que aúllen, para que talen los árboles, para que mientan por todos sus altavoces, para que insulten a los que avanzan: todo será en vano. Este bosque se ha puesto en movimiento y ya no hay quien lo pare. Todo el mundo lo está viendo. Todos menos ZP.
La lengua viva

Lenguas regionales
Amando de Miguel Libertad Digital 28 Febrero 2006

"Estoy profundamente indignado por la repetición, una y mil veces, por los catalanes nacionalistas, de que en Cataluña no se discrimina a nadie por el idioma castellano. Mentira fácil de comprender si tienes niños en edad escolar."

José María Prieto Orozco protesta por la repetida costumbre de hacer equivaler a España con “las 17 comunidades”. En su opinión habría que decir más bien “las 19 autonomías”. O sea, las 17 comunidades más Ceuta y Melilla como ciudades autónomas. Tiene toda la razón don José María, pero no hay mala intención al emplear el término de “las 17 comunidades”. Peor es clasificarlas en “históricas” y “resto”, siendo las primeras las que tienen dos lenguas.

Gorka Álvarez (Hendaya) es francés, “pero es como si fuera español”. Observa que en la radio-televisión pública vasca se incluyen, cada vez más, secuencias en las que los intervinientes se expresan en catalán y los textos no se traducen al español. La conclusión es clara: “Aislando el castellano, la euskaldunización o la catalanización será más fácil y más rápida”. Calculo que estamos ante un caso en el que alguien decide hacer daño a otro, pero al final se hacen más daño a sí mismo. Es una conducta corrientísima.

José María Silló se maravilla de que sus paisanos traten de reinventar una pretendida “lengua cántabra”. “Desgraciadamente, el cántabro, si alguna vez existió, desapareció”. En todo caso, don José María reconoce ciertos localismos que en modo alguno componen una lengua particular de Cantabria. Acopia algunos ejemplos:

pindio (= muy inclinado). [Añado que es una de las poquísimas voces que riman con indio].
pulientas (= harina de maíz con leche). [La palabra procede del italiano polenta. En otras partes de España se dice gachas; frangollo en Canarias].
cachapera (= chiringuito donde se sirven bebidas).
utilización de la forma “si estaría mañana” en lugar de “si estuviera mañana”. [No es exclusivo de la Montaña. Se oye en el País Vasco, Navarra e incluso en La Rioja o Burgos].
José Mª Navia Osorio, siempre tan ilustrado, advierte que “las palabras que se mencionan como bercianas [en un correo anterior] son asturianas”. Así, pota (= cacerola), jato (= ternero; en Asturias xato o xiato). Apunta que miruéndano es la fresa silvestre. No entro ni salgo. Mi impresión sobre los localismos es que no suelen ser tan locales como parecen. Muchas veces hay otros vecinos que emplean los mismos términos que uno creía exclusivos.

José Carlos Márquez Hernández inquiere mi opinión sobre el proyecto del Gobierno de Aragón para establecer una Academia de la Lengua Aragonesa. A don José Carlos le parece “con todos los respetos, una broma”. Coincido con esa impresión. Pero es una broma que va a suponer mucho dinero del contribuyente y mucho sufrimiento. Detrás de las lenguas anda siempre el “imperio” (= poder).

Clotilde Estévez interviene sobre la cuestión de la enseñanza en Galicia. Conversa con una profesora de Historia en secundaria y le confirma que tiene que hacerlo en gallego. Esa obligación no es solo con el actual Gobierno socialista-nacionalista sino que viene de antes. Doña Clotilde, ya jubilada como profesora de Instituto, afirma: “siento lástima por la pérdida que significa para los nuevos españoles el limitarse al aprendizaje de sus lenguas vernáculas”. Se alegra mi corresponsal de la oportunidad que supone participar en la Fundación para la Defensa de la Nación Española. Concluye con este lamento: “¿Qué pasaporte deberé tener yo, persona nacida en Córdoba, residente actual en Galicia, y que, en gran medida, puedo sentirme de Madrid, ciudad en la que he vivido muchos años, cuando hagan trocitos de España?”. Ese es, precisamente, el sentido sociológico de la nación española, la continua interacción de los españoles provenientes de unas u otras regiones. En 1812 nuestros antepasados dieron un sentido político a ese hecho biográfico. Antes de cumplir los dos siglos, si Dios no lo remedia, la nación política habrá saltado por los aires. Razón para esa sospecha: ni siquiera nos dan permiso para legalizar la mentada fundación. Y lo decide un alto funcionario del Ministerio de Cultura.

Rafael Sánchez (Barcelona) expone su agravio: “Estoy profundamente indignado por la repetición, una y mil veces, por los catalanes nacionalistas, de que en Cataluña no se discrimina a nadie por el idioma castellano. Mentira fácil de comprender si tienes niños en edad escolar. No hay un solo colegio que enseñe en castellano, aunque lo pidas. Esto sucede en Cataluña desde hace 30 años, cuando empezaron con la inmersión en catalán […] Ahora estamos peor aún, y si se aprueba el nuevo Estatuto, se abrirá la veda para la caza del español, como hicieron los nazis con los judíos”. Ahí queda eso.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

Guerra de números y palabras
Lorenzo Contreras Estrella Digital 28 Febrero 2006

La guerra de cifras que ha acompañado a la manifestación del pasado sábado, organizada en Madrid por la Asociación de Víctimas del Terrorismo, con el apoyo del PP y de la Conferencia Episcopal, ha reproducido una vieja contienda entre los eternos contables de este tipo de demostraciones callejeras y políticas. Lo más sospechoso de estos episodios radica en la enorme distancia entre las valoraciones numéricas de unos y otros. Los que amparaban la manifestación calcularon el millón y pico de asistentes, y los adversarios redujeron de tal modo la cantidad que, al final, resulta extremadamente difícil valorar con ecuanimidad cuál fue en realidad la respuesta de los convocados. Desde luego está más cerca de la credulidad común pensar que en toda la calle de Serrano, una de las principales arterias de Madrid, llena a rebosar, cabían manifestantes más cerca del millón que de las cien mil personas. De todos modos, lo importante a la hora de evaluar políticamente la concurrencia radica en saber distinguir si la manifestación atacaba más al Gobierno que a ETA. Lo lógico sería creer que la descalificación iba dirigida contra ambos, por la sencilla razón de que un Ejecutivo acusado de negociar o disponerse a negociar con la banda terrorista sería tan merecedor de condena como la otra parte del trato. Y por si alguien lo dudaba, allí estaban en persona elocuentes representaciones de las víctimas. Ellas hablaban por sí solas sin necesidad de mayores esfuerzos para convencer a los recalcitrantes.

En cualquier caso, lo importante sería comprender que Zapatero ha salido mal librado del episodio, por mucho que se empeñe en negar que no está negociando con ETA ni piensa negociar. Para empezar, en este orden de cosas, el presidente no ha convencido tampoco a los representantes del abertzalismo. Cuando, en el último pleno parlamentario de control celebrado en el Congreso de los Diputados, Mariano Rajoy preguntó a Zapatero si garantizaba que no negociaría la autodeterminación como salida al conflicto vasco, la respuesta del presidente, final y reiterada, fue: “No. ¿Otra vez quiere oírlo? No”. Pero de esta respuesta han deducido los abertzales que ZP no garantiza que no vaya a negociar ni que no vaya a pagar un “precio político”.

En esta disputa, a través de la cual se ventila para el Gobierno el desenlace de una sospecha política, cada parte arrima el ascua a su sardina. Por ejemplo, el presidente del PNV, José Jon Imaz, ha interpretado que lo dado a entender por Zapatero es que no negociará con una organización terrorista llamada ETA, pero no por ello, siempre según Imaz, la autodeterminación del País Vasco deja de ser un derecho.

En otras palabras, ¿con quién se va a negociar desde el Gobierno de Madrid? Para ir aclarándose conviene recordar lo manifestado por Patxi López en Bilbao el pasado día 25 de febrero, en presencia del ministro Montilla: “Queremos algo muy parecido a lo de Cataluña”. O sea, un Estatuto similar al Estatut pactado por ZP con Artur Mas. Patxi López, que es, no se olvide, secretario general del Partido Socialista de Euskadi, se plantea como objetivo, al igual que en Cataluña, “mejorar y profundizar en el autogobierno (…) recuperando el pacto entre diferentes, que es lo único que nos constituye como comunidad política”.

Estas palabras, pronunciadas y reflejadas por la prensa radical proetarra, ¿sintonizan bien con lo afirmado por López cuando sostiene, en entrevista concedida a El País, que en este pacto “tienen que perder los violentos”? Porque, en todo caso, ¿qué entiende López por “pacto entre diferentes”? López sostiene que no conoce los datos que Zapatero suministró a Llamazares en exclusiva durante la reciente conversación que ambos mantuvieron.

Vale más retener la idea de que López y los suyos, en conexión con ZP y también con Imaz, aspiran a lo mismo que Cataluña. Y eso dista de ser tranquilizador. ETA acaba de lanzar un nuevo comunicado en el que habla de reforzamiento de vínculos entre Euskadi y Cataluña, aprovechando la celebración del segundo aniversario de la declaración de alto el fuego con Cataluña por parte de la banda terrorista. El documento termina con un “saludo revolucionario a todos los independentistas de Països Catalans”. En definitiva, una literatura bastante reveladora. Porque en punto a independentistas, lo que se dice independentistas, vale igual hablar de peneuvistas que de batasunos y etarras. Y lo mismo cabe decir de convergentes y republicanos de Carod.

La OPA de E.On
José Luis Manzanares Estrella Digital 28 Febrero 2006

Bienvenida sea la OPA de E.On sobre Endesa. Ha bastado su anuncio para que una bocanada de aire fresco nos recuerde hasta qué punto la OPA de Gas Natural había dejado de ser una cuestión sólo económica para convertirse en una mezcla de muy variados intereses. Hay razones sobradas para entender el deslizamiento de aquella operación financiera hacia la contienda partidista y, lo que es peor, las tensiones territoriales dentro de España. Ahí están el millonario y luego condonado préstamo de La Caixa al partido del ministro Montilla, las lecturas políticas de las posiciones mantenidas por los miembros de la Comisión Nacional de Energía y del Tribunal de Defensa de la Competencia, y la insensata declaración de quien dijo poder volver a Cataluña sin el Estatuto pero no sin Endesa.

E.On viene de fuera y habría que hacer juegos malabares para encontrar alguna motivación política en su iniciativa. E.On actúa exclusivamente conforme a las leyes del mercado. No le importan los blancos ni los negros, ni los centralistas ni los periféricos, ni el nuevo Estatuto catalán, ni tampoco el tira y afloja entre el Gobierno y el principal partido de la oposición. Sólo se preocupa por el bolsillo de sus accionistas, como debe ser. Ofrece un treinta por ciento más que Gas Natural, todo ello en metálico, porque cree que aun con ese precio la operación le resulta rentable. O, con otras palabras, que Endesa lo vale.

Y ahí radica el segundo efecto beneficioso de la OPA de E.On. Su oferta revela que el éxito de la presentada por Gas Natural habría supuesto un grave perjuicio para el accionariado de Endesa. El presidente de Endesa, Manuel Pizarro, siempre sostuvo que el precio fijado por Gas Natural era demasiado bajo, pero eso sería un detalle insignificante para muchos de quienes estaban a favor o en contra de la operación. La OPA de E.On nos obsequia también con un pintoresco espectáculo a cargo de muy cualificados protagonistas del separatismo catalán. Quienes nunca mostraron simpatía alguna —y a veces, sí, inequívoco desprecio— por la bandera de España, se envuelven ahora en la enseña roja y gualda para marcar distancias entre los españoles y los alemanes. Patriotismo pesetero en estado puro.

En cuanto a la suerte que haya de correr la OPA de E.On, mecanismos tienen España y la Unión Europea para corregir arbitrariedades. Se teme por la españolidad de Endesa, pero se silencia que Alemania y España se integran en la Unión Europea, y que una fusión de Gas Natural y Endesa reduciría la competencia en nuestro país, lo que no ocurriría si Endesa fuera parte de E.On. La empresa alemana ha comprado sociedades en el Reino Unido, Suecia y Europa del Este. El BBVA ha desembarcado en Inglaterra. Ferrovial opera en el mayor aeropuerto londinense. SEAT es hoy una filial de Volskwagen. ¿Y qué hacen Telefónica o la propia compañía energética Gas Natural en tantos países de Hispanoamérica?

Al final resulta que nosotros, los más esforzados paladines de la Unión Europea y los primeros en votar afirmativamente su Constitución, preferimos blindarnos, no en beneficio de los accionistas de Endesa, sino de unos supuestos intereses nacionales poco acordes con la realidad del siglo XXI. El intervencionismo es un arma de doble filo y la inseguridad jurídica no favorece las inversiones provenientes del extranjero. Lo mejor es lo conveniente dentro de una legalidad acorde con los tiempos.

El marasmo andaluz
Por IGNACIO CAMACHO ABC 28 Febrero 2006

HUBO un tiempo en que Andalucía fue mucho más que una nación. La reescritura de la Historia ha mitificado el esplendor de Al Andalus y sobrevalorado como un nirvana melancólico su conflictiva convivencia de culturas, que ahora los fanáticos del fundamentalismo musulmán reclaman como el mito liminal del paraíso perdido, pero durante el Califato florecieron las artes y las letras, se desarrolló el comercio y la agricultura conoció inéditas fronteras tecnológicas, mientras en otras tierras que ahora presumen de singularidad identitaria se cazaba a pedradas o se convertía la degollina en método de expansión política. No conviene idealizar el pasado, y menos convertirlo en razón de futuro, pero tampoco se pueden levantar construcciones simbólicas manejando las realidades históricas a conveniencia exclusiva de parte.

Hubo otra época, mucho más reciente, en que Andalucía se comportó, además, como un pueblo en marcha. Fue durante la Transición, cuando los alquimistas de la política trataron de encontrar la piedra filosofal de la España plural en un Estado de dos velocidades, y los andaluces decidieron sin remilgos incorporarse con todos los derechos a una fiesta en la que no habían sido invitados. Lo lograron saltando por encima de barreras de arbitrariedad y engaño en un referéndum a contraviento del poder, hicieron trizas aquel modelo desigual y forzaron la creación de una arquitectura solidaria que ha cohesionado el país durante un cuarto de siglo. Desde entonces, el 28 de febrero es la fiesta de Andalucía, pero el régimen clientelar que sobrevino de aquel éxito ha convertido la efemérides de una rebelión civil en un pasacalles de autocomplacencia y triunfalismo.

Hoy está en juego la pervivencia de este sistema equilibrado porque los perdedores de aquel pulso han encontrado abono para su eterna cantilena de insatisfacciones, y Andalucía calla enfrascada en un ensimismamiento tan miope como satisfecho. El orgullo de no ser menos que nadie ha perecido en un cómodo sesteo subvencionado y folclórico, y los paladines de la antigua rebeldía viven instalados en la sumisa docilidad de un sindicato de intereses, sin querer reparar en que la obsequiosa generosidad de sus nóminas depende de los mecanismos de solidaridad financiera que están a punto de romperse. La figura más prominente de la Andalucía oficial es un cantante macarrilla idolatrado por las adolescentes, ese David Bisbal al que hoy los próceres de la autonomía colgarán una medalla en su bucles de oro mientras los procónsules del nacionalismo catalán le roban la cartera a un pueblo que dormita un sueño de mansedumbre. La comunidad que evitó la fractura del Estado ha caído en un marasmo de acatamientos serviles, pastoreada por nuevos caciques que para no perder sus prebendas asisten vestidos de gala a la esquila del rebaño.

Endesa
Su entrega a los nacionalistas catalanes
Alberto Recarte Libertad Digital 28 Febrero 2006

Introducción
El Gobierno de Rodríguez Zapatero continúa interviniendo para lograr que Endesa sea adquirida por Gas Natural. Es evidente, a la vista de las declaraciones de personajes como Maragall, Rubalcaba y del contenido del Pacto del Tinell, que entregar Endesa al control final de La Caixa es parte del compromiso de Rodríguez Zapatero con los nacionalistas catalanes; un complemento al otorgamiento de un estatuto para esa autonomía, que es inconstitucional, tanto en su tramitación parlamentaria como en su contenido.

I) La nueva OPA de la alemana E.ON
La nueva OPA de la empresa alemana E.ON ha sorprendido, incomprensiblemente, al Gobierno de Rodríguez Zapatero quien, según las informaciones que tenemos, amenazó a políticos y empresarios alemanes con modificar la regulación del sector eléctrico y las competencias de los organismos reguladores españoles –básicamente la CNE– para impedir que llegara al mercado esta nueva OPA.

La aprobación de varios decretos-leyes el pasado 24 de febrero es la respuesta política del Gobierno de Rodríguez Zapatero a dicha oferta. Iniciativas legales de probable carácter inconstitucional, por tratarse de leyes que tienen por objetivo afectar los intereses de una sola persona, jurídica en este caso, no la regulación de los intereses generales. Por otra parte, es dudosamente constitucional la utilización de decretos-leyes en este caso, porque no hay razones de urgencia que lo justifiquen. Asimismo, no se respeta la legislación comunitaria, que tiene por objetivo el mantenimiento del mercado único europeo, ya que introduce elementos proteccionistas que rompen la misma esencia de la Unión Europea: garantizar la libre competencia en el ámbito de ese mercado. La Comisión europea ha advertido al Ejecutivo de Rodríguez Zapatero que esa nueva legislación podría ser contraria a las leyes comunitarias y que denunciaría ese quebrantamiento legal a los Tribunales europeos. Las advertencias han sido inútiles: el Gobierno socialista ha intensificado su actividad sectaria para favorecer a La Caixa-Gas Natural, probablemente por compromisos políticos y pago de favores económicos previos al Partido Socialista de Cataluña. En estos momentos, el Gobierno pretende coaccionar a E.ON, o a cualquier otra empresa que esté pensando en presentar una nueva OPA por Endesa, para que se retire de la puja. El objetivo es que sólo haya una OPA, la de Gas Natual, lo que le permitiría ofrecer un precio mucho más reducido que aquel al que se ve abocada a ofrecer en este momento, una vez que E.ON ha puesto 27,5 euros por acción encima de la mesa.

II) La reacción del Gobierno de Rodríguez Zapatero
Es muy probable que si La Caixa y Gas Natural no estuvieran dirigidas por el Gobierno de Rodríguez Zapatero y el de Maragall habrían retirado hace tiempo su OPA, porque su oferta partía de la base de lograr Endesa pagando solamente con acciones de Gas Natural y desembolsando alrededor de 8.000 millones de euros, que se conseguían con un endeudamiento temporal, pues, lo previsto, era devolverlos vendiendo activos de la propia Endesa una vez ejecutada dicha OPA. Una oferta, pues, que salía gratis a La Caixa-Gas Natural, a imagen y semejanza de lo que ha ocurrido en el pasado con otras adquisiciones industriales de la caja catalana.

Hoy se ven obligados a continuar en la operación porque para Rodríguez Zapatero perder este envite es perder poder, tras haber forzado a todos los organismos reguladores a que acepten la OPA de Gas Natural o a ignorar sus resoluciones, como en el caso del Tribunal de Defensa de la Competencia, con el consiguiente destrozo institucional; perder ahora, después de perder también el intento de ocupación del BBVA, sería una confirmación de que todo un gobierno, actuando ilegalmente en todo el proceso, ha fracasado. Esa sensación de fracaso la habría manifestado el propio Rodríguez Zapatero, si es cierta la filtración de sus palabras al consejero delegado de E.ON: “Éste es el tema más importante con el que me he encontrado desde que soy presidente del gobierno”. Si estas palabras fueran ciertas sería terrible, porque pondría de manifiesto una escala de valores que no nos merecemos los españoles. Porque el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha puesto en duda, en apenas dos años, la transición democrática, la Constitución de 1978 y la propia nación española. Pero a Rodríguez Zapatero le parece más importante que triunfe la OPA de Gas Natural sobre Endesa, porque a este malévolo gobernante que nos ha tocado en suerte lo que le importa es el poder. Incluso si mantenerlo significa romper España.

III) Las consecuencias para España
¿Qué ocurre a partir de ahora, tras la aprobación de esos decretos leyes el pasado 24 de febrero de 2006?

1º) Consecuencias jurídicas
La CNE podría vetar la OPA de E.ON y las eventuales de cualquier otra empresa no española. Pero, es posible, a su vez, que la Comisión Europea dictaminara ese veto como ilegal, lo paralizara y lo denunciara a los Tribunales europeos. También es posible que el Tribunal de Luxemburgo decidiera la demanda de competencia que tiene planteada condicionado, se quiera o no, por las continuas intervenciones políticas del gobierno de Rodríguez Zapatero, que las competencias para dictaminar sobre la OPA de Gas Natural es de ámbito europeo y no español, como decidió inicialmente la comisaria de Competencia.

El Gobierno de Rodríguez Zapatero intentará una política de hechos consumados, para que sólo haya una OPA, la de Gas Natural, para conseguir que gane y para que cuando haya resoluciones europeas, si son contrarias al veto sobre E.ON ya se haya producido la desaparición de Endesa, a imagen y semejanza de lo que ocurrió con la sentencia del Tribunal Supremo español en el caso de la compra de Antena 3 por parte de la SER.

2º) Consecuencias políticas
El coste para España y la economía española del sectarismo del Ejecutivo presidido por Zapatero es ya incalculable.

En el plano político España, enemiga declarada de Estados Unidos, acaba de ganarse la enemistad de Alemania, del reconstituido eje franco-alemán, y tiene en contra a los gobiernos de otros muchos países europeos, que han aceptado en sus territorios importantísimas inversiones de empresas españolas.

España, hoy, está tan aislada políticamente como en la época franquista. Aislada de Estados Unidos, tras la traición y la mentira de Rodríguez Zapatero respecto a las condiciones de la salida de nuestro ejército de Irak. Aislada del Reino Unido, tras manifestarse en público la consideración que le merece al Sr. Bono el Sr. Blair (ese “gilipollas”). Aislada de los países del Este de Europa, aliados de España durante el gobierno de Aznar, a los que el Gobierno español abandonó en pleno proceso de negociación de la fallida constitución europea y aislada de Alemania, tras las declaraciones de Rodríguez Zapatero sobre Angela Merkel ("una fracasada") y por supuesto tras la reacción a la OPA de E.ON. Aislada de Francia, pues la apuesta por Chirac ha resultado fallida y las relaciones con el probablemente presidente Sarkozy son horrorosas. Por el contrario, hemos estrechado lazos con la Cuba de Castro, la Venezuela de Chávez, la Argentina de Kirchner y, ahora, la Bolivia de Evo Morales, por más que en esos países se nos vilipendie, y se hurten los activos de las empresas españolas que han invertido en esos países en el pasado.

Pero al Gobierno de Rodríguez Zapatero no le importa el aislamiento internacional; tiene el ejemplo de Castro, Chávez, Kirchner y Morales, a los que tampoco les importa. Porque saben que el poder de los gobernantes es mayor si la población se empobrece y se rompen los lazos con el exterior.

3º) Consecuencias económicas
Las empresas españolas con capacidad para internacionalizarse van a tener muchas más dificultades para llevar a cabo inversiones en todos los países desarrollados del mundo.

Las empresas extranjeras con inversiones en España van a replantearse su permanencia en nuestro territorio. Porque lo que no se tolera por ningún inversor, tras las experiencias de Rusia, al este de Europa y Latinoamérica, es la inseguridad jurídica. El Gobierno de Rodríguez Zapatero no sólo genera inseguridad jurídica, está demostrando su sectarismo en lo económico, favoreciendo a las empresas amigas y perjudicando a las que no se pliegan a sus designios. Una actuación tan arbitraria puede, por otra parte, acelerar el inevitable proceso de deslocalización de algunas actividades. ¿Se imaginan ustedes las reflexiones del Consejo de Administración de empresas como Volkwagen respecto a si invertir más en SEAT o desplazar la actividad a otros países que pueden ser más baratos? Unas inversiones, paradójicamente, situadas básicamente, en este caso concreto, por el que se interesó el ministro Montilla, en Cataluña.

¿Habrá más inversiones extranjeras en España? Ciertamente será más difícil que haya inversiones significativas. El inversor es capaz de aceptar, valorar y tomar decisiones sobre el riesgo, pero frente a la incertidumbre, sobre todo la provocada por decisiones políticas sectarias, los inversores, mayoritariamente, se abstienen. No invierten.

Y, por supuesto, hay un daño directo al patrimonio de los accionistas, en este caso de Endesa, que ven limitadas sus opciones por decisiones políticas, sin ningún tipo de compensación. El Gobierno, tras repetir que quería que el mercado decidiera, cuando en ese mercado ha aparecido un comprador que compite con su compañía amiga interviene y limita el derecho de propiedad de todos los accionistas de Endesa.

Conclusión
En apenas seis meses, desde septiembre de 2005 hasta hoy, el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha demostrado de lo que es capaz para mantener un poder sobre el que no acepta limitaciones ni condicionamientos, digan lo que digan nuestras leyes. Ha demostrado, también, que está dispuesto a amedrentar a todos los que se atrevan a discutir cualquier actuación de ese gobierno.

Paradójicamente, sin embargo, a los siempre bienpensantes dirigentes empresariales y los propietarios de pequeñas, medianas y grandes empresas, les ha dado un ejemplo indiscutible de su falta de respeto por la Constitución, por el orden jurídico interno, por las instituciones y por la propia propiedad privada. Ya no es necesaria una argumentación elaborada para explicar que Rodríguez Zapatero encarna en Europa lo peor del populismo latinoamericano. Es suficiente repasar su actuación política, legislativa y económica desde que se planteó la OPA de Gas Natural a Endesa.

Está por ver si la sociedad civil española es más fuerte que la venezolana, que intentó resistir –pero fracasó– el acoso del gorila rojo. La diferencia puede estar en el comportamiento de la oposición política: en Venezuela actuó dividida, en España nuestra única posibilidad es que el Partido Popular defienda la Constitución, en soledad parlamentaria, pero con el apoyo de muchísimos españoles, y cada vez es mayor –afortunadamente– el número de los que se dan cuenta de la falta de ética y del sectarismo de un gobierno que no es, desgraciadamente, el de todos.

Racismo catalán
Ni negros, ni extremeños
José García Domínguez Libertad Digital 28 Febrero 2006

Para los hinduistas, el misterio de la arquitectura del Cosmos constituye asunto baladí, hace siglos resuelto por lo demás. Según ellos, el globo terráqueo descansa sobre un elefante, el elefante se sostiene en una tortuga y la tortuga reposa encima de una serpiente. El único problemilla surge cuando se les pregunta quién aguanta a la culebra. Llegados a ese punto, miran hacia otro lado y cambian de conversación. Bien, pues con los catalanistas ocurre algo parecido. Para nuestros duranes lleidas, maragalles y pujoles, Cataluña es una nación; la nación fue engendrada de una lengua propia; la lengua propia incorpora y transmite, de generación en generación, el espíritu del pueblo; y el espíritu del pueblo procede de… –"Ah, qué equipazo tiene el Barça este año"–, tercian ahí los patriotas domésticos, hurtando al curioso el preciado elixir germinal de su esencia. Con lo que siempre quedará en ascuas el inadvertido sobre qué oscura gruta esconde el punto de apoyo que mueve el mundo nacionalista.

Aunque a veces se les escapa alguna pista que conduce al huevo de la serpiente. Así, tras denunciar ante Jordi Pujol que TV3 emitió imágenes de un contribuyente hablando en "andaluz", el redactor del penúltimo informe sobre la obediencia al mando de los periodistas regionales, garabatea: "Yo no me siento racista, sino todo lo contrario, pero ante ciertos individuos puedo entender lo que pasa en otros pueblos que tienen un porcentaje mucho más elevado de población inmigrada (…) Realmente, no me imagino un presidente de la Generalidad negro, pero tampoco extremeño". Por fin, gracias a ese probo funcionario, vislumbramos un poco de luz en el fondo del Universo catalán. A saber: Pujol estaba sobre el elefante, el elefante sobre la tortuga, la tortuga sobre la serpiente, y la serpiente sobre cierto Joaquim Pujol i Figa, difunto primo-hermano del prócer, de quien dependía la cheka de la Generalidad en la que depusieron el dossier.

– "¿Y sobre qué se aguantaría el finado Pujol i Figa?"–, oigo que me interroga un lector aficionado a la astronomía.
– Pues nada menos que en los hombros del llorado abuelo de David Madí, actual portavoz de CDC. Sí, aquel firme catalanista y gran mecenas del Òmnium Cultural. El legendario patriarca local que se pasó la vida gritando a los cuatro vientos: Sóc un nazi català (soy un nazi catalán).

– Mas, ¿qué sólidos pilares sostenían al pardo cofrade de Pujol?
– Mire, resulta que bajo los pies del creador de la loción Floid para después del afeitado, erguíase el tan laureado como hoy olvidado Josep Vandellós, primer director del Servicio Estadístico de la Generalidad durante la República, y alma mater de la discretamente hitleriana Sociedad Catalana de Eugenesia.

– ¿Acaso se aupaba en el éter ese otro hijo de la tierra?
– No, hombre, no. El autor de Catalunya, poble decadent descansaba encima del directivo de la Mancomunitat e intelectual orgánico de la Lliga Pere Rosell i Vilà. El cráneo privilegiado del que surgiría La raça, docto tratado científico en el que se invita a la "raza catalana" a liberarse de "todas las demás razas invasoras".

– ¿Alzábase sobre el vacío el tal Rosell?
– Qué va. A éste lo sustentaba el gran Pompeyo Gener, el genio que identificó la causa de la inferioridad innata de los castellanos en el déficit de helio en la atmósfera madrileña, razón de que allí "la inteligencia tenga que funcionar mal por fuerza, por la deficiente nutrición del cerebro".

– ¿Y qué lomo sostenía al esqueleto de tan graves cavilaciones?
– El del glorificado Doctor Robert, alcalde de Barcelona que en 1900 descubrió que la configuración ósea de la raza catalana es dolicocéfala, frente a la vulgar braquicefalia de los españoles.

– ¿Y…?
– Oiga, pero qué equipazo me tiene el Barça este año.

El futuro del PP desde la posesión de su pasado
EDITORIAL Libertad Digital 28 Febrero 2006

FAES se ha apuntado un buen tanto al publicar "Los indicadores del cambio. España 1996-2004", obra que repasa los logros de las legislaturas del partido popular y a cuya presentación han acudido, tanto José María Aznar, como Mariano Rajoy.

Aunque no faltarán quienes deseen introducir divergencias entre quienes, como Aznar y Rajoy, representan el pasado y el futuro del PP, ambos políticos han querido dejar claro, tanto con su presencia como con sus palabras, que el objetivo de esta obra, no es, ni hacer un ejercicio de "melancolía o de nostalgia", ni "quedarse en tiempos de gloria para dormirse en los laureles". Por el contrario, tanto Aznar como Rajoy se han referido a los logros del PP como "garantía de futuro", como prueba de que "cuando se quiere, se puede" transformar a mejor la sociedad española.

Ciertamente, tanto Aznar como Rajoy pueden y deben sentirse orgullosos de los logros del pasado del PP, cuya reivindicación es tanto o más importante para el futuro de Mariano Rajoy como pueda serlo para la histórica y legítima satisfacción del ex presidente del gobierno. Tal y como se muestra en la obra, con abundantes e incontestables datos estadísticos, a pesar de los errores del PP –que nacieron, fundamentalmente, de sus complejos ante sus adversarios políticos y mediáticos–, sus legislaturas de gobierno constituyen el periodo de mayor prosperidad, estabilidad y avance social y político de nuestra nación en toda su andadura democrática.

Con esta obra, tanto Aznar, como parece que Rajoy, toman conciencia de algo que, desde la izquierda, se le ha otorgado siempre, y acertadamente, la máxima importancia: la posesión del pasado. Desde que Zapatero ganara las elecciones contra todo pronóstico –exceptuando el de los autores de la masacre política del 11M–, la principal obsesión del gobierno del 14-M y de sus ampliados medios de propaganda ha sido la de mancillar, manipular y tergiversar el pasado del PP como la mejor garantía para que este partido no volviera a ganar las elecciones.

La actitud del PSOE ha parecido siempre fiel reflejo de esa apreciación de Marías de que "desde que se ha visto que el presente, y todavía más el porvenir, dependen de la posesión del pasado, de su instalación en él, de la posibilidad de proyectar desde el suelo firme de la verdad o desde la fantasmagoría inventada, la destrucción de la verdad histórica se ha convertido en el gran imperativo".

El gobierno del 14-M se ha puesto a sí mismo, ciertamente, ese imperativo de "la destrucción de la verdad histórica". No sólo, pero fundamentalmente, la referente a las legislaturas del PP. En todo momento. Ya desde el 14-M, sus medios propagandísticos trataron de acabar con la justificada impresión ciudadana de que "España va bien", para, sorteando toda base objetiva –como evidencian los datos estadísticos de la obra de FAES–, achacar esa impresión a las mentiras del gobierno saliente. "De la mentira", tituló Cebrián en El País un artículo en el que se llegaba al extremo de la indignidad y de la infamia de atribuir la renuncia voluntaria de Aznar a una maniobra del ex presidente para no cosechar él la derrota electoral de su partido, tres días después del 11-M.

Lo grave es que no sólo desde Prisa, sino también desde otros medios, y por parte de no pocos "arriolas" y "gallardones" en el seno del PP, se ha tentado constantemente los complejos de Rajoy, para que él mismo contribuyera suicidamente con su distanciamiento a borrar o a distorsionar el pasado del partido de Aznar, que es el suyo.

No nos referimos, evidentemente, a quienes, como nosotros, le instan a que dé rienda suelta a su individualidad y a su proyecto, a sus recursos y talentos, muchos de ellos, mucho mejores que los de Aznar. Nos referimos a los que explotan sus complejos y sus temores ante sus adversarios políticos, a los que le hacen olvidar "para qué está en política", a los que le tientan a adoptar posturas y discursos vergonzantes que, en realidad, lo alejan de sus votantes y no lo acercan a los que no lo son.

Nada es más contagioso que el entusiasmo y la convicción. A la vuelta de la esquina aguarda la convención del PP y el aniversario de la masacre política del 11-M. Esperemos, que desde el entusiasmo y la convicción, así como desde el legitimo orgullo del pasado, Rajoy sepa proyectar una nueva alternativa de gobierno, "desde el suelo firme de la verdad" y combatiendo "la fantasmagoría inventada" del gobierno del 14-M.

Ganar la paz
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 28 Febrero 2006

Me sorprende, mi señor Zapatero, que los suyos no usen ya la expresión «negociar con ETA», sino el nuevo paradigma de la corrección política: «proceso de paz». La diferencia es que un proceso de paz no tiene costes, es un sintagma hecho con palabras bonitas que orilla con mucho cuidado los conceptos esquinados. Negociar con ETA supone sentarse frente a un sindicalista duro, algo cabrón, si me permite que me ponga coloquial, pero haría falta ser un canalla para no ser partidario de un proceso de paz. Un proceso de paz es una suspensión ingrávida en el cielo, estar sostenido por el soplido de una cuadrilla de angelotes de esos que hinchan los mofletes en los cuadros de Murillo, según rezaba aquella canción procaz que tantos aprendimos en la mili sin mucho fundamento: los ángeles que soplan de verdad son los de Botticelli en 'El nacimiento de Venus'.

Ha invitado usted al PP en el multitudinario mitin sevillano a «ganar la paz» al día siguiente de que en una manifestación, más multitudinaria aún, se les invitase a ustedes a derrotar a ETA. Esos eran los términos en que estaba escrito el Pacto Antiterrorista. No sé si era lo que usted pensaba cuando se lo propuso a Aznar, pero muchos ciudadanos no creen que eso sea lo que piensa hoy.

Debería usted entenderse con Rajoy, aunque sólo sea en dos cuestiones: el fin del terrorismo y la reforma constitucional y estatutaria. Debería dar por acabada la vigencia del anexo del Pacto del Tinell, una cláusula solamente superada en indignidad democrática por el 'pacto del capó', del 24 de febrero de 1981; por el pacto que el PNV y EA firmaron con ETA durante el verano de 1998 y por el acuerdo de Perpiñán de enero de 2004.

Su natural optimismo debería escarmentar en las experiencias de Felipe y Aznar. Los dos lo intentaron. Los dos fracasaron. No parece que la conclusión más razonable sea: «yo también tengo derecho». No creo que la oposición deba «apoyar al Gobierno aunque se equivoque». Es mucho más práctico que se esfuerce en ahorrar equivocaciones al mando. El propio ejecutivo debería evitar cometer errores, aun sin la ayuda de la oposición. Que ésta se equivoque es mucho menos relevante.

Verá, yo no creo que los gobiernos tengan derecho a patinar en la seguridad de los ciudadanos y el suyo lo hará si no escoge a los socios adecuados. Si se trata de negociar con ETA, será mejor pactarlo con el principal partido de la oposición, no con los partidarios de negociar a toda costa, incluso con asesinatos. Si se trata de reformar la Constitución, es preferible el otro gran partido constitucional, que quienes nunca aceptarán como suya una constitución que sea española, ni con los partidarios de una autodeterminación que usted negó en términos rotundos el pasado miércoles en el Congreso.

Tarea para los próximos días: discutir el significado de las palabras «no», «nunca» y «jamás».
s.gonzalez@diario-elcorreo.com

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR DE ESTA CLASE POLÍTICA?
Editorial minutodigital 28 Febrero 2006

Nos dicen desde el gobierno que para ser buenos españoles hay que apoyar la política antiterrorista de Zapatero. Resulta, que si no la apoyamos es que no queremos la paz y seremos, según Blanco, unos malvados “ultraderechistas”.

Para ser cierta la afirmación en primer lugar Zapatero debería empezar por hacer algún día política antiterrorista. En cuanto a la paz, si para lograrla tenemos que ponernos de rodillas ante ETA y los separatistas, pues en fin, preferimos seguir muriendo de pie con la misma dignidad que las miles de víctimas que nos han precedido. Preferimos el epitafio de “ultraderechista muerto por su patria” que una vida de “cobarde socialista que vendió España”.

Nos contaba también Felipe González, que una leal oposición debería estar siempre junto al gobierno de turno, aunque este se equivocase. Lástima que Felipe no estuviese el 11-M y sus días posteriores para transmitir esa teoría a Rubalcaba y adláteres. El socialista Blanco también reiteró que lo que tiene que hacer los populares es ser más “leales con el actual gobierno para ser “más eficaces en la lucha contra el terrorismo”. ¿Tan leales como lo fueron ellos con ocasión del 11-M? Y es que estos socialistas no tienen límite en cuanto a inmoralidades se refiere. Que el presidente del gobierno de los GAL nos diga que hay que apoyar la política del gobierno aunque se equivoque, ¿no les suena a ustedes a algo así como, “aunque cometa delitos”? Serán figuraciones nuestras. En todo caso nos preguntamos si la afirmación también se refiere a la política antiterrorista de Franco. Hombre, al fin y a la postre lo de los procesos de Burgos fue algo bastante más honesto que lo de mandar sicarios mafiosos a matar a no sabemos quien, para de paso robarnos el dinero de nuestros impuestos a los españoles. Los etarras ejecutados por Franco al menos sabemos que eran asesinos y fueron condenados tras un juicio donde se demostró su culpabilidad.

Y hablando de comportamientos inmundos, que me dicen del Sr. Blanco, que le se atreve a usar despectivamente a un hijo de una víctima asesinada por ETA para atacar al PP. “Solo hay que ver a Ynestrillas y a Acebes compartiendo la manifestación” ha sido el nauseabundo argumento de este sujeto para criticar la concentración y al PP.

Mire señor Blanco, aquí lo único que da asco es ver a su partido de la mano de Batasuna y de ERC, pisoteando los cadáveres de las víctimas de ETA y haciendo añicos la unidad de España.

Los corruptores de la democracia (1)
Francisco Rubiales Periodista Digital 28 Febrero 2006

¿Se ha preguntado usted alguna vez por qué nuestras democracias tienden a ser autoritarias y anteponen el Estado a cualquier otro valor o principio, incluso al propio ciudadano, a pesar de que él es el soberano del sistema? Buena parte de la culpa la tiene la contaminación marxista.

Al caer el muro de Berlín y desaparecer la Unión Soviética y su imperio, los millones de comunistas que vivían en el mundo sufrieron una tremenda conmoción. Algunos, probablemente los más honrados, se sintieron derrotados y, tras admitir los errores de su ideología y los terribles crímenes cometidos por sus correligionarios, se deslizaron hacia la democracia; otros, doloridos por el fracaso e indignados porque fueron derrotados por lo que consideraban un capitalismo feroz, injusto e inmisericorde, se retiraron a los cuarteles de invierno y se transformaron en excepticos tristes, retirados de la política e incapaces de creer en las ideologías y en el ser humano. Sin embargo, ninguno de esos grupos era significativo, ya que la inmensa mayoría no se sintió derrotada, mantuvo firme sus convicciones y decidió camuflarse e incrustrarse en aquella misma democracia que los había derrotado, militando, a ser posible, en los partidos socialdemócratas, aunque también en grupos autoritarios de derecha, sin creer en la democracia, con resentimiento, con espíritu de revancha y con la firme esperanza de construir su utopía totalitaria cuando existiera la más mínima oportunidad.

Desde entonces, muchos comunistas reciclados, hoy militantes o burócratas camuflados e incrustados en las democracias, en sus partidos, instituciones y gobiernos, constituyen el mayor peligro del sistema democrático, al que corroen y envilecen desde dentro.

Expertos en organización interna y entrenados para controlar los hilos del poder, los ex comunistas y marxistas resentidos y camuflados están ejerciendo hoy una influencia notable sobre los partidos políticos de Occidente, empujándolos hacia posiciones autoritarias y convenciendo a sus cuadros y militantes de que la democracia es un lastre, la sociedad civil una entelequia inutil y que la única forma de cambiar el mundo y mejorarlo es actuando desde las alturas del poder, cambiando la realidad desde el poder ejecutivo y, como ellos quisieron hacer cuando fracasaron en el mundo soviético, utilizando para ello el poderoso aparato del Estado.

De las dos grandes herejias del siglo XX, la comunista es, sin duda, la peor. Aunque su mundo quedó desacreditado hasta el vómito al conocerse sus crímenes y quedar en evidencia su fracaso histórico, tras ser expulsados del poder por los propios pueblos que sojuzgaban, sus dogmas autoritarios siguen vivos y la mayoría de sus antiguos dirigentes y cuadros intermedios no admiten la derrota y siguen activos, emponzoñando el planeta político. Son tercos como mulas y siguen soñando con la toma del poder para destruir a sus enemigos y transformar la sociedad, único gran objetivo de la peligrosa ideología que les inyectó Lenin.

La otra gran herejía del siglo, la "nazi", sí fue derrotada y vencida, hasta el punto que sólo quedan residuos insignificantes, más estéticos que políticos, cuyo culto a los símbolos hitlerianos convierten a los actuales nazis en piezas de museo vivientes.

Los comunistas resentidos, expertos en el dominio de la clandestinidad y en la lucha solitaria y tenaz, siguen actuando impasibles, sin sufrir desánimo porque su imperio haya desaparecido y sus postulados estén ideológica, moral e intelectualmente desacreditados y considerados como basura. Viven entre nosotros corrompiendo el sistema. Son, junto con el nacionalismo, la peor plaga del mundo actual y la mayor amenaza para la parte más saludable de la humanidad, la que aspira a revitalizar las democracias, a reforzar las libertades y el Estado de Derecho y a reconstruir el deteriorado sistema de valores.

Irak
Huyendo de la victoria
GEES Libertad Digital 28 Febrero 2006

La violencia desatada recientemente en Irak, producto del atentado contra el mausoleo/mezquita de Samarra ha agudizado la visión pesimista sobre el futuro de Irak que, según se recoge en la prensa, se debate entre la abierta guerra civil del país y la retirada urgente de las tropas americanas allí desplegadas. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. La violencia espontánea, es verdad, se ha desatado tras la voladura del símbolo religioso chíi más importante en suelo iraquí, pero no es menos cierto que las autoridades espirituales –y no sólo chiíes sino también sunníes–, no sólo han llamado con prontitud a la calma sino que han logrado en gran medida atemperar los incendiados ánimos y hoy, la violencia parece estar remitiendo. Irak no ha descendido más en la guerra de lo que ya estaba, ni tampoco reina el caos en su suelo.

Con todo, esta explosión de malestar popular ha servido para animar las voces de quienes abogan por una pronta retirada de la zona. En eso, el debate sobre América en Irak –no confundir con el debate sobre el futuro de Irak– cada día se parece más al debate que aconteció en los primeros 70 sobre América en Vietnam. Una retirada anticipada de Irak supondría un revés tan importante como el que en su día supuso para Norteamérica salir huyendo de Vietnam. Aún peor, los islamistas radicales con los terroristas de Al Qaeda a la cabeza se sentirían vencedores y dispuestos a continuar sus ataques en suelo occidental.

Pero una victoria en Irak también asusta a muchos americanos. Significaría que la política de intervención activa y expansión de la democracia impulsada por Bush y que ha sido calificada de neoconservadora, puede tener éxito y dar sus frutos. ¿Y si lo hace en Irak, por qué no en Siria, Irán o China? De ahí que se esté dando una extraña coalición táctica en los Estados Unidos entre radicales de izquierda –aquellos que gritaban contra la guerra- y realistas y neorrealistas que dicen que Estados Unidos no debe cargar con la responsabilidad de ordenar el mundo, que eso es cosa de la comunidad internacional.

La victoria tiene un precio, pero es posible. Pero sólo es posible si se está dispuesto a pagar el precio que cuesta. Hay mucha gente en Europa y en España que estaría encantada de que los americanos dijesen basta, de una u otra manera. Que se salieran corriendo y humillados de Irak o que castigaran a los republicanos en las elecciones de noviembre, o que votasen por Hillary Clinton si es verdad que termina siendo la candidata demócrata a la presidencia en el 2008. Pero quienes así piensan no son conscientes de la distancia que se ha abierto entre las dos orillas del Atlántico. Puede que los norteamericanos hayan perdido en buena parte la ilusión de asentar una democracia en el corazón del mundo árabe, pero todavía les queda otra idea en la cabeza y en el corazón: huir de la victoria en Irak sólo puede traerles peores alternativas que aceptar la derrota. Porque no han perdido, porque pueden vencer y porque nada hay mejor que lograrlo.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

FUNDADOR DE CIUDADANOS DE CATALUÑA
Arcadi Espada deja "El País" y podría incorporarse a "El Mundo"
Arcadi Espada ha confirmado a Libertad Digital que ha dejado de colaborar en el diario "El País". Por otra parte, según fuentes consultadas el periodista catalán podría incorporarse a "El Mundo". Espada, uno de los fundadores de la plataforma Ciudadanos de Cataluña de orientación antinacionalista, se despedía del periódico de Polanco en su columna de este lunes titulada "¡Chau!". El autor acaba de publicar "Informe sobre la decadencia de Cataluña reflejada en su Estatuto" en el que expone su opinión sobre el texto que se tramita en las Cortes.
Libertad Digital 28 Febrero 2006

Según ha confirmado Arcadi Espada a Libertad Digital, el artículo de este lunes, "¡Chau!", en el que evoca un tango de Virgilio Expósito, ha sido su despedida de "El País": "Es la ley de la vida devenir / ¡Chau, no va más!... "es realmente difícil escribir una despedida", dice el escritor en su artículo.

Según fuentes consultadas por Libertad Digital, el periodista podría incorporarse a la sección de Opinión de "El Mundo".

Arcadi Espada es, junto a Albert Boadella y Francesc de Carreras, uno de los fundadores de la plataforma "Ciudadanos de Cataluña", una formación contraria al nacionalismo catalán que pronto se constituirá en partido político a favor de la pluralidad y contra la imposición del nacionalismo. España se ha manifestado en muchos de sus artículos contra esta ideología.

Eldebat.com también resalta el comentario de Martín Prieto este domingo en "El Mundo" sobre el último libro de Espada, "Informe sobre la decadencia de Cataluña reflejada en su Estatuto" en el que Espada considera que el Estatuto pasará a la Historia como uno de los más vibrantes ejemplos de pobreza intelectual y política que haya impulsado nunca el nacionalismo catalán. En su artículo, Martín Prieto dice del periodista: "No es un charnego, ni siquiera un centralista sino un catalán asfixiado por un cuarto de siglo de nacionalismo, de butifarra, chato y romo, autosatisfaciéndose a sí mismo como una masturbación ante el espejo."

Arcadi Espada (Barcelona, 1957) es profesor de Lengua Española en los Estudios de Periodismo de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. También ha publicado numerosos libros, entre los que destacan "Contra Cataluña". Flor del Viento, 1997. (Premio Ciudad de Barcelona de Literatura 1997) y "Quintacolumnismo" (Espasa, 2003).

Basta Ya inaugura un diario digital
El Correo 28 Febrero 2006

La iniciativa ciudadana Basta Ya ha abierto un diario digital en el que se podrán leer artículos de opinión, entrevistas a personajes de interés y acceder a un amplio servicio de documentación sobre política y actualidad. El diario, www.bastaya.org, se inauguró ayer con un artículo de Fernando Savater y una entrevista a José María Calleja.

ETA hiere a un ertzaina al explotar sin avisar un artefacto
Redacción La Razón 28 Febrero 2006

Bilbao- Un ertzaina resultó herido leve ayer por la noche tras la explosión de un paquete bomba en el juzgado de paz de la localidad vizcaína de Munguía, informaron a Efe fuentes del Departamento de Interior del Gobierno vasco. El agente presentaba una herida en la cabeza aunque su estado no revestía gravedad al cierre de esta edición. El policía autonómico fue alcanzado por la onda expansiva del explosivo que estaba en el interior de una bolsa, donde se había colocado un papel en el que ponía: «peligro bomba».

La Ertzaintza recibió a las 22:45 de ayer una llamada de un ciudadano anónimo que paseaba por la zona y que avisó de que había visto el paquete, apoyado contra una ventana del juzgado de paz de Munguía, en la calle Aita Elorriaga. Agentes del cuerpo se desplazaron al lugar y comprobaron que efectivamente el paquete estaba apoyado contra la persiana del juzgado de paz. Cuando procedían a acordonar la calle e informar a los vecinos de la zona, el artefacto hizo explosión, eran las 23:00 horas.

En la deflagración fue alcanzado el ertzaina, cuya identidad no ha sido facilitada por el momento y que fue trasladado al Hospital de Cruces, donde se sometió a análisis médicos para determinar la consideración de sus heridas, según las citadas fuentes. El centro hospitalario indicó que probablemente no pueda presentar parte del estado de salud del miembro de Ertzaintza hasta primera hora de la mañana de hoy.

En el área afectada se registraron numerosos daños materiales, como consecuencia de la onda expansiva, mientras que la zona seguía acordonada por patrullas de Policía Autonómica, Bomberos y equipos de emergencias al cierre de esta edición. La Ertzaintza atribuyó a ETA la autoría de la explosión. La banda terrorista no avisó de la colocación del paquete bomba.
Tercer herido en menos de 48 horas. El agente de la Ertzaintza es la tercera persona herida a causa de una explosión en las últimas 48 horas en el País Vasco. El pasado domingo, un hombre y una mujer corrieron la misma suerte cuando un artefacto incendiario estalló en un cajero de la plaza de Gregorio Altube, en Vitoria, según informó un portavoz de la Ertzaintza.

De hecho, la mujer que resultó herida en la noche del sábado por la explosión de un artefacto en una sucursal del BBVA en Vitoria, permanece ingresada en el hospital Santiago de la capital alavesa, aunque su estado es bueno. Los heridos son un varón de 49 años, cuyo nombre se corresponde con las iniciales L.M.R, y su mujer de 48, MJ.V.R. Ambos fueron ingresados en el Hospital Santiago con quemaduras de primer y segundo grado en cara y manos, bajo el pronóstico «menos grave».
Son vecinos de Vitoria, aunque sólo llevan unos meses viviendo en la capital alavesa, a la que llegaron desde Valladolid.

Una nueva asociación en defensa del castellano en el Estatuto reúne 10.000 firmas en un solo día
La plataforma impulsará una campaña para pedir la modificación del artículo del proyecto en el que se niega al castellano la condición de lengua propia en Cataluña
MARÍA JESÚS CAÑIZARES ABC 28 Febrero 2006

BARCELONA. Diez mil firmas en un solo día. Tras anunciar su constitución en varios periódicos, los impulsores de la iniciativa Enmienda 6.1 ya han comenzado a recabar apoyos para pedir la modificación del actual artículo 6.1 del proyecto de Estatuto de Cataluña en el que se establece que el catalán es la única «lengua propia» de Cataluña y, por tanto, es la lengua «preferente» y «normalmente utilizada» por las administraciones, enseñanza y medios de comunicación.

Representantes de la plataforma anunciaron ayer una campaña para dar a conocer esta iniciativa, que incluye el reparto de folletos a domicilio, debates, manifestaciones, la presentación oficial de Emienda 6.1 en Madrid y un gran concierto musical. «Discriminar por motivos de lengua es racista», asegura Jesús Royo, miembro de Socialistas en Positivo y que calificó de «aberración» hablar de «lengua propia» porque, a su juicio, supone un atentado contra la libertad.

A juicio de Ramón Marcos, de Socialistas en Positivo, el redactado actual del artículo 6.1 del estatuto «tiene como objetivo una construcción nacional que, a la larga, supone discriminar a los que no están dentro de esa nación». Por su parte, el representante de Ciutadans de Catalunya, Ángel Lafuente, destacó la importancia de «defender la pluralidad interna de un país» y aseguró que la propuesta lingüística del proyecto catalán «es excluyente porque dice que no hay sitio para los castellanohablantes en el sistema educativo».

El vicepresidente de la Asociación por la Tolerancia, José Domingo, considera que el contenido del artículo es «segregacionista» y afirma que el Estatuto «debería decir sencillamente que en Cataluña existen dos lenguas oficiales. Debería primar el concepto de personalidad sobre el de territorialidad». Domingo aboga por abrir el debate social «sin insultos ni descalificaciones» y cree que todavía hay tiempo para modificar el artículo 6.1. Estas asociaciones se definen como de centro izquierda -entre ellas están las corrientes críticas del PSC-, aunque aseguran que sus objetivos no son partidistas.

Vidal-Quadras vuelve a levantar ampollas con sus declaraciones
Elsemanaldigital 28 Febrero 2006

Indignación en el PPC tras confirmarse la tutela de ETA sobre ERC

El eurodiputado popular se ha mostrado tremendamente duro con sus declaraciones al asegurar que tanto ETA como los nacionalistas buscan lo mismo: acabar con la Constitución.

27 de febrero de 2006. El eurodiputado del Partido Popular Alejo Vidal-Quadras ha declarado que el último comunicado de ETA, en el que proclama el éxito de la tregua declarada hace dos años en Cataluña, pone de manifiesto la "convergencia de intereses" entre las formaciones nacionalistas y los terroristas.

Vidal-Quadras manifestó que "están todos en lo mismo: en acabar con España como nación, en acabar con la Constitución de 1978 y en configurar una confederación de naciones" que conformen el Estado español.

Además, resaltó que "ETA está muy interesada en el estatuto catalán porque, una vez que el Gobierno otorgue a una comunidad la condición de nación y le asigne competencias que transformen el actual sistema autonómico", la banda terrorista podrá "abrir el camino de su proyecto".

Vidal-Quadras aseguró que los partidos nacionalistas han puesto en marcha una "ofensiva implacable" para tratar de desmembrar España y, para ello, trabajan "sin ningún tipo de escrúpulo", recurriendo a "los aliados más repugnantes".

Historiales médicos para usos lingüísticos
Email a la Agencia Española de Proteccion de Datos
Desearia saber si la Agencia ha iniciado de oficio un expediente sobre el uso de historiales clínicos
para fines lingüísticos por parte de la Generalidad de Cataluña, para denunciarlo en caso contrario.
Email de Agencia Española de Proteccion de Datos 28 Febrero 2006

Ciudadano@agpd.es
En contestación a su consulta se le informa lo siguiente:

La Agencia Española de Proteccion de Datos ha abierto una investigacion sobre el programa piloto de la Generalitat de Catalunya que supuestamente utilizó historias clinicas para comprobar el uso del catalan por parte de los medicos. La Agencia solamente interviene respecto a los hospitales privados incluidos en la investigacion. El grueso de la misma lo está
llevando la Agencia Catalana de Proteccion de Datos, que es la que tiene competencia cuando son organismos publicos, como sucede en este caso, ya que se trata de la propia Generalitat y de hospitales publicos.

Le saluda atentamente
Madrid, 28 de febrero de 2006 El Jefe del Area de Atención al Ciudadano
Carlos Garrido Falla.

PERO SÓLO EN DOS HOSPITALES PRIVADOS
La Agencia de Protección de Datos investiga el uso de historias clínicas para determinar si se hablaba catalán en las consultas
La Agencia de Protección de Datos (AEPD) ha abierto una investigación sobre el programa piloto de la Generalidad de Cataluña que utilizó historias clínicas para comprobar si los médicos usaban catalán en sus tratos con los pacientes. No obstante, su presidente, Luis Piñar, precisó que el organismo sólo interviene respecto a dos hospitales privados incluidos en la investigación.
Europa Press Libertad Digital 28 Febrero 2006

El grueso de esa investigación lo está llevando la Agencia Catalana de Protección de Datos, que es la que tiene competencia cuando se trata de organismos públicos, como sucede en este caso ya que se trata de la propia Generalidad y centros sanitarios públicos. Así lo explicó Piñar, durante su intervención en el XIX curso de Economía para periodistas, que organiza la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE).

"Pero se puede investigar cuando hay entidades privadas, y en este caso hay varios sujetos privados que aparentemente intervinieron, como fue una empresa que hacía la investigación del uso de la lengua catalana en los centros y al menos dos hospitales privados", explicó. Por ello, ha comenzado una investigación para determinar si ha habido acceso a datos personales de los pacientes sin conocimiento de los mismos y sin sus permiso expreso o sin haber hecho una disociación de los datos y la identidad de los interesados.

En su intervención, Piñar adelantó que el reglamento que desarrollará la ley orgánica de protección de datos (LOPD) de 1999 estará aprobada antes de final de año, con lo que se acabará con la "inseguridad jurídica" que provoca en unos trámites que tienen "cierto grado de complejidad". El nuevo reglamento incorporará una regulación para simplificar la inscripción de ficheros ya que, como reconoció, ahora hace falta rellenar un fichero de hasta 11 páginas, que quedará reducido a tres, y en un máximo de mes y medio se podrá incorporar la firma electrónica, como avance del propio Reglamento.

No obstante, el texto aun está pendiente de que obtenga los informes de la propia agencia, del Consejo General del Poder Judicial, de los afectados y del Consejo de Estado.

Piñar señaló como objetivo de la agencia para este año salvar el "escollo de ser la gran desconocida" y generalizar entre las empresas que la ley de protección de datos tienen que cumplirse no sólo por temor a la sanción sino porque transmite una idea de credibilidad y rigor antes los clientes", máxime cuando, según dijo, los usuarios cada vez valoran más la política de privacidad de las empresas, y ésta empieza a ser ya un factor para elegir una u otra.

No obstante, el director de la Agencia reconoció que este mensaje ya ha calado en las grandes empresas y las administraciones, "que han hecho importantes esfuerzos e inversiones", pero la situación es "la contraria" entre las pymes, "que en un amplio porcentaje ni han oído hablar de la ley ni saben que tienen ficheros".

Recortes de Prensa   Página Inicial