AGLI

Recortes de Prensa     Martes 4 Abril  2006
NACIONES A RAUDALES
Editorial minutodigital 4 Abril 2006

El camino catalán
Javier Orrico Periodista Digital 4 Abril 2006

El Estatut ((¡¡¡¡¡ valenciano !!!!!))
Alberto Ríos Mosteiro Periodista Digital 4 Abril 2006

Mensaje nítido en el referéndum
Editorial ABC 4 Abril 2006

Navarra, nuevo error socialista
Editorial ABC 4 Abril 2006

OTRA ESPAÑA
JULIA NAVARRO El Ideal Gallego 4 Abril 2006

El súper
IGNACIO CAMACHO ABC 4 Abril 2006

Chavismo con ese
Ignacio Villa Libertad Digital4 Abril 2006

Con suavizante Piqué no rasca, mamá
José García Domínguez  Libertad Digital 4 Abril 2006

¡Abajo la responsabilidad!
Cristina Losada Libertad Digital 4 Abril 2006

ETA y elecciones
Pablo Sebastián Estrella Digital 4 Abril 2006

Se alza el telón vasco
Lorenzo Contreras Estrella Digital 4 Abril 2006

La coartada de Marbella
Ignacio del Río Estrella Digital 4 Abril 2006

España: ¿Qué proceso de paz?
Francisco Rubiales Periodista Digital 4 Abril 2006

Cuestión de tiempo
Fernando G. Berlanga minutodigital 4 Abril 2006

Alfonso Guerra dice la verdad (pero ya tarde) , Arnaldo Otegui dice la verdad... Sólo ZP sigue ZPerjurando
Juan Pablo Mañueco Periodista Digital 4 Abril 2006

Han partido España
José María Martín Coronado Periodista Digital 4 Abril 2006

Mala conciencia o canto al cinismo
Antonio Gázquez Periodista Digital 4 Abril 2006

Al votar, según lo previsto, los chicos progres fueron cobardes
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 4 Abril 2006

La estrategia del avestruz
Alejo Vidal-Quadras Periodista Digital 4 Abril 2006

La última 'manifa'
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 4 Abril 2006

EL NUEVO ESTATUTO CATALÁN ESTÁ FUERA DE LA LEY
Antonio García Fuentes Periodista Digital 4 Abril 2006

El PP recurre ante el TC cincuenta artículos de la Ley Audiovisual catalana
ABC 4 Abril 2006

"ETA se encuentra detrás de la comisión de los atentados acontecidos el pasado día 11 de marzo"
Libertad Digital 4 Abril 2006

La guerra del agua pasa del PHN a los Estatutos de autonomía
BENITO ARISTU. Zaragoza Heraldo de Aragón 4 Abril 2006

VECINOS DE PAZ
Minuto Digital 4 Abril 2006

"La importancia de los macrojuicios en la negociación con ETA"
Plataforma España y Libertad  4 Abril 2006

NACIONES A RAUDALES
Editorial minutodigital 4 Abril 2006

Como era de prever rápidamente se han unido a Cataluña más comunidades reivindicando su carácter de nación. Esta vez reclaman para sus respectivos estatutos el rango nacional Andalucía y Canarias. Nuevamente se repite la historia.
En el inicial diseño autonómico de nuestra constitución, se pensó en otorgar solo autonomía plena a las regiones que en el pasado hubieran votado un estatuto de autonomía, que en rigor solo correspondería a Cataluña, dado que el estatuto vasco no fue democráticamente promulgado, ya que fue puesto en vigor ya declarada la guerra civil en 1937 y el gallego jamás se llegó a plasmar en un texto definitivo. Dejando aparte el error de denominar nacionalidades históricas a aquellas regiones que durante el concreto periodo de la II República contaron de una forma u otra con estatuto de autonomía, lo cierto es que la Constitución del 78 acabó contemplando dos clases de autonomías, las plenas, reservadas para Cataluña, Vascongadas y Galicia y aquellas que nacían con un techo de competencias inferior. Pero el PSOE, que en aquellos años de la transición comenzaba a fraguar su feudo en Andalucía, exigió para la andaluza, plena igualdad con las otras comunidades autonómicas que se había dado en llamar nacionalidades históricas. Así de las autonomías de dos velocidades se pasó al famoso café para todos que garantizaba la igualdad entre regiones de España pero también dejó un sabor a fracaso para los nacionalismos catalán, gallego y vasco, que veían como su famoso “hecho diferencial” al final no era tratado de manera diferente, tal y como ellos creían que se merecían.

Naturalmente desde entonces los nacionalismos-separatitsmos no han dejado de buscar resaltar nuevamente esa diferencia, hasta que un incauto, ignorante y sobre todo traidor Zapatero, les ha dado otra vez lo que pedían: ser tratados de manera diferente a los demás. Pero la historia se repite, y rápidamente el resto de comunidades se apunta al status de privilegios que esa diferencia trae consigo. Ahora son Andalucía y Canarias, pero pronto serán las 17 comunidades las que reclamaran el carácter de nación como definición en sus nuevos estatutos. Y la espiral seguirá, porque nuevamente igualada la diferencia, los separatistas volverán a tener disculpa para avanzar más en su objetivo, nuevamente tendrán que buscar el reconocimiento al derecho a la diferencia que creen tener, que ya solo se logrará por la vía del estado independiente. Nos encaminamos hacía los 17 estados ibéricos, vinculados únicamente por una corona carcasa –modelo Commonwealth, no nos cansamos de repetir-, porque el actual estado autonómico hace tiempo que sobrepasó los límites racionales de descentralización, para entrar de lleno en la vía del federalismo. Con la promulgación del estatuto catalán asistiremos al acto formal de mutación del estado de las autonomías en un estado federal, mutación que se verificará sin contar con la voluntad del pueblo y que seguirá descomponiéndose hasta llegar al estado confederal, o mejor dicho, estado terminal de España.

El camino catalán
Javier Orrico Periodista Digital 4 Abril 2006

“Vayamos todos, y yo el primero, por la senda inconstitucional”, ha sido lo que, parodiando a su antecesor, Fernando VII, acaba de indicarnos el gran ZP con la aprobación del nuevo Estatuto nacional para Cataluña. Lo confirmaba, desde el mismo Congreso, esa otra lumbrera que es Pasqual Maragall, verdadero diseñador de cuanto acaba de ocurrir, el que volvió de Boloña con un plan que supo encarnar en Rodríguez Zapatero, aquel diputadillo silente, tan escasamente ambicioso y tan leal a la Constitución (y a Maragall) como lo había sido el rey felón. Ha dicho Pasqualet, a modo de legitimación de un tal engaño, que habremos de ver cómo en el futuro todas las Autonomías se dirigen por el “camino catalán”. Es decir, el sueño del catalanismo: la disgregación del Estado liberal, igualitario, municipalista y homogéneo de raíz castellana, para imponer -tras cubrirse la 'etapa autonómica'- el modelo confederal anterior a la llegada de los Borbones, incluso al Compromiso de Caspe que llevó a Aragón a una dinastía castellana. Retroceder al s. XV, antes de los malvados Reyes Católicos, es el progreso que nos ha traído ZP.

No obstante, nadie vaya a creer que lo que desean catalanes y vascos es eso, que nos equiparemos con ellos. Ni hablar. Han sido precisamente el desarrollo económico y la equiparación competencial y práctica, prevista por la Constitución, de las demás comunidades españolas (lo que llaman con desprecio “las regiones”), lo que les ha puesto en el disparadero de exigir eso que acaba de concederles el ex-socialismo ex-pañol a cambio de su perpetuación en el Gobierno: el reconocimiento del hecho diferencial (singularidad de Cataluña en el nuevo Estatut); los derechos históricos frente a los que carecemos de derechos y de Historia, o sea, que somos una mierda recién caída del cielo; la nación y los símbolos nacionales, frente a las comunidades regionales; la representación en el exterior como nación asociada a España, lo que se le rechazó a Ibarreche por salirse de la hoja de ruta de Perpiñán que le llevará a la oposición a manos del tripartito Zapatero-Madrazo-Otegui; el uso de la lengua como filtro e instrumento de dominio y control de la Administración toda, la suya y la del Estado allí; y, sobre todo, la bilateralidad y los vetos con que se dotan frente a las decisiones de todos, que sitúan a la nación catalana en una posición de asimetría y privilegios inconcebibles en cualquier sociedad moderna y democrática.

Así pues, o el camino catalán o la tiranía catalana. Ese es el paradójico dilema al que quedamos sometidos a partir de este momento: el de ser españoles libres o vasallos plurinacionales. Si reformamos los estatutos para homologarlos al catalán, malo, porque habremos hecho inmanejable el Estado, convertido entonces en una ineficiente e inútil máquina de coordinar lo imposible, como lo son hoy, por ejemplo, unos ministerios de Educación y Sanidad carentes de competencias y estrictamente virtuales, reinantes solo sobre Ceuta y Melilla. Es de risa zapatera: lo que va a quedar de España es Ceuta y Melilla. Hasta que se las lleve el moro por desistimiento.

Y si no seguimos el “camino catalán”, peor, porque entonces aceptamos una España desigual, con comunidades sometidas frente a los poderes catalán y vasco, que se habrán convertido de hecho en Estados soberanos frente a la condición subsidiaria del resto. Eso es a lo que siempre aspiraron, al café sólo para ellos, al reconocimiento de derechos y calidades superiores frente a ese pueblo de alpargatas y lagartos, parásito de su grandeza, que nunca deberían habernos consentido dejar de ser. Y, al fondo, Euskalherría, con Navarra incorporada, y los Países catalanes, con Baleares y Valencia, como próximas estaciones republicanas.

Y si he llamado paradójico a este callejón donde nos han encerrado, es porque siendo intolerable la segunda opción, la de humillarnos ante ellos y aceptar la asimetría con que quieren culminar esta Segunda Transición de San ZP, no nos queda otra salida para salvar algo de España que la de hundirnos con ella. Que, como ocurrió con el Cantón de Cartagena, nos confederemos todos y este disparate no tenga otra salida que volver a llamar a algún Cánovas y algún Sagasta (Hay un poema divertidísimo del gran Ramón Irigoyen de los ochenta, que resume la Restauración borbónica más o menos así: “Nunca olvides, Cánovas, que el amor Sagasta”) que, como están haciendo en Alemania, recuperen el sentido común. O que, sencillamente, reconstruyan, desde la igualdad, que es el requisito necesario para convivir, la España que quede. Con nuestro propio mercado, nuestros cavas extremeños, nuestra propia industria alimentaria y nuestro gas natural, nuestros impuestos compartidos y redistribuidos con justicia. Cualquier cosa antes que volver a entregar cada año diezmos y doncellas a los bárbaros del Norte.

Si al PP murciano le queda un mínimo de coraje bajo los greens; y al PSOE de la Región de Murcia un ápice de decencia tras su traición a la región con el Trasvase, y a España con el Estatut, se unirán para fotocopiar juntos el camino catalán. Pueden llamarnos, en el Preámbulo, nacionalidad o ramblizo, cosmos o barranco, morrena de la Historia o Federación de Teleclubes, pero todo el resto de prebendas hay que pillarlas, porque no podemos tolerar que ellos puedan vetarnos y nosotros a ellos no; que se arroguen las competencias sobre el agua o la energía de todos; que nos manden a sus viajantes de comercio a metérnosla con crema catalana, y nosotros ya no podamos ni siquiera emigrar allí para salir de la pobreza que otra vez quieren imponernos.

La desvergonzada financiación que le han sacado a este Robin Hood inverso que es ZP, que les roba a los pobres lo que regala a los ricos, resulta ya irreversible, porque conviene a todas las autonomías desarrolladas y porque no se puede, sin cambiar la Constitución y la LOFCA (Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas), mantener sistemas distintos.

Sin agua para la agricultura, y condenados a autofinanciarnos, la izquierda solidaria y antiturística, sostenible y desalada, nos entrega a la más feroz especulación balnearia como única salida. No sé por qué han detenido a Roca, si es su profeta. Marbella es hoy el camino. Catalán.

El Estatut ((¡¡¡¡¡ valenciano !!!!!))
Alberto Ríos Mosteiro Periodista Digital 4 Abril 2006

Finalmente lo han conseguido y el nuevo Estatuto recoge algunos puntos que han sido motivo de conflicto durante los últimos meses:

- En lo que a financiación se refiere, la aplicación de los tributos propios de la Generalitat se encomendará a una agencia tributaria autonómica creada al efecto y ésta colaborará con la Administración del Estado en lo que a tributos cedidos respecta y según lo que establezca una futura ley orgánica.

- La norma institucional básica de la Comunidad autónoma también establece que el Tribunal Superior de Justicia será el órgano en el que culmine la organización jurisdiccional en el ámbito territorial de la misma y, además, se creará el Consell de Justicia.

- En el capítulo de la denominación, se utilizarán las palabras “Generalitat” para su territorio y “Les Corts” en lo que se refiere a su Parlamento.

- Su lengua propia será la oficial de la Comunidad autónoma y el castellano será considerada la lengua oficial del Estado en tierras de la Comunidad.

- “El nuevo Estatut da más competencias, aumenta la responsabilidad de la Generalitat y da más derechos y libertades a los ciudadanos”.

¿Cuántos de ustedes piensan que este Estatut supone una reforma encubierta de la Constitución y el desmantelamiento de España?; ¿cuántos consideran que simplemente es la reforma de un Estatuto que contribuye al desarrollo del Estado autonómico recogido y regulado en el título VIII de nuestra Carta Magna?. En la enumeración que antecede no estoy hablando del Estatuto de Cataluña, sino del Estatuto Valenciano, aprobado la semana pasada en “Les Corts” de Valencia y que entrará en vigor cuando el Rey lo sancione y promulgue su publicación en el BOE. Dicho Estatuto deberá ser desarrollado mediante la aprobación de 14 leyes, la modificación de otras dos y la creación de cinco organismos. Una de las leyes a aprobar será la ley de creación del Consell Audiovisual Valencíá . También se crearán, a raíz de esta norma institucional, el servicio tributario valenciano y se desarrollará la policía autonómica.

La cesión del 50% del IRPF a Cataluña supuso uno de los puntos más polémicos durante su tramitación en la Comisión Constitucional. Este aspecto tan conflictivo habría sido una mera anécdota si todos los españoles supiésemos, en su momento, que Eduardo Zaplana defendío la cesión de los impuestos especiales y reclamaba que la cesión del IRPF aumentase al 50% cuando era Presidente de la Comunidad Valenciana (en su libro “el acierto de España”). ¿Curioso, verdad?

El término “nación” ha sido, sin duda, el que más ampollas ha levantado. Finalmente se contempla, en el Preámbulo, que el Parlamento catalán “siente” a Cataluña como una nación. ¿Qué nos encontramos en el Preámbulo del Estatut Valenciá? Aquí también nos llevamos una sorpresa que podría ser utilizada por el señor Aznar para argumentar su tesis sobre la balcanización de España: Valencia, tanto en el Estatut de 1982 como en el que acaba de ser aprobado, es definida como “País Valenciano”. Para los miembros del Partido Popular Valenciá, “el término País en el preámbulo no hace daño ya que esta parte del texto no tiene carácter normativo”. Sin embargo, el líder de su partido no opina lo mismo cuando se trata de defender el “no” al Estatuto catalán: “se alega, sin razón, que el Preámbulo carece de operatividad jurídica. No es verdad. La tiene y mucha. Informa sobre el espíritu de la ley, sobre la intención del legislador, sobre la interpretación de la norma”.

Un diputado socialista puso de manifiesto el doble rasero del partido popular al leer unos párrafos, en la Comisión Constitucional, casi idénticos a unos que minutos antes había ridiculizado el señor Piqué con adjetivos como “absurdos” o “ridículos”. Dichos párrafos no estaban, como pensaba Piqué, en el Estatuto catalán, sino en el Estatuto Valenciano que el partido popular había votado afirmativamente pocos días antes.

¿Qué habría ocurrido si la Cláusula Camps contenida en el Estatuto valenciano, que permite asumir las competencias que logren otras comunidades autónomas, fuese la Cláusula Carod-Rovira y estuviese recogida en el Estatuto catalán? No quiero ni imaginármelo.

Si el partido popular gobernase hoy en Cataluña junto con algún partido nacionalista catalán, otro gallo le habría cantado al dichoso Estatut que tantas tertulias, programas de televisión, portadas de periódicos y artículos ha acaparado. La rabieta de unos por el poder perdido nos lleva de nuevo a ese punto sin retorno al que quieren arrastrarnos: el de la mentira, el retroceso y la división entre los españoles. Ni rupturas, ni abismos, ni desmembración de España: lo que está ocurriendo se llama “desarrollo del Estado autonómico”, señores y señoras del PP, y éste solo lo toleran, lo respetan y lo aceptan si gobiernan en la comunidad que quiere desarrollar su autonomía. A las demás, caña, demagogia y mentira, y si puede ser sin medida, mejor que mejor.

Mensaje nítido en el referéndum
Editorial ABC 4 Abril 2006

EL presidente del Partido Popular en Cataluña, Josep Piqué, parece dispuesto a defender ante la dirección nacional de su partido una estrategia de baja intensidad y mucha pedagogía para pedir el voto negativo en el próximo referéndum de ratificación del proyecto de Estatuto que finalmente apruebe el Congreso de los Diputados. Los argumentos de Piqué se centran en la idea de que una campaña intensa del PP a favor del «no» provocaría una movilización hacia el «sí» de sectores probablemente abstencionistas, reclutados por una especie de reacción negativa al mensaje de los populares. Este planteamiento de una campaña de perfil bajo se ha conocido al día siguiente de que el secretario general del PP, Ángel Acebes, presentara las 3.700.000 firmas recogidas para apoyar un referéndum por la continuidad nacional y constitucional de España, y tres días después de que Mariano Rajoy anunciara, en el pleno del Congreso que aprobó el proyecto estatutario, el «principio del fin del Estado». A estos hitos les ha precedido una intensa campaña del PP por todo el territorio nacional para, precisamente, explicar las razones de su oposición al proyecto estatutario, que también fue objeto, en cuanto a su procedimiento parlamentario, de un recurso ante el Tribunal Constitucional, finalmente inadmitido. No menos intensa fue la actividad de los portavoces populares durante los trámites de ponencia y comisión, previos a la aprobación en el pleno del Congreso.

Por tanto, el PP ha hecho y está haciendo toda la pedagogía -social, política y jurídica- que requiere la gravedad de un proyecto de Estatuto que ha iniciado el proceso de suplantación del orden constitucional de 1978, en aras de un pacto político estable entre socialismo y nacionalismos. Lo que se avecina es el reto de hacer ver a los ciudadanos catalanes la trascendencia de refrendar o no el nuevo Estatuto, no sólo en lo que afecta al modelo de Estado y al régimen político español, sino también a su propio futuro como sociedad democrática y moderna, basada en los principios de libertad individual y subordinación del poder político al interés general. La tarea es ingrata para el PP porque es el único que se opone al proyecto subyacente de este Estatuto -la derogación del orden constitucional- y porque la concertación negativa de intereses entre el nacionalismo y el socialismo busca expresamente la eliminación política del centro-derecha español.

No será posible una campaña de perfil bajo ante el referéndum catalán. Ni será deseable, porque el proyecto estatutario plantea disyuntivas ante las cuales el PP no puede utilizar discursos equívocos, ni confundir a los votantes sobre la hondura de los objetivos que persigue este proyecto. Los efectos serían, además, contraproducentes para el propio partido. Temer que una campaña intensa del PP pueda reclutar votantes para el «sí» supondría aceptar el carácter marginal de los populares en Cataluña e interiorizar el síndrome de foráneo que se le intenta inculcar desde la izquierda y el nacionalismo. Éstos no son los cálculos que competen al PP. Su problema no radica en despertar voluntades dormidas. Si el PP desarrolla una campaña que no se sitúe a la altura del enorme esfuerzo que está haciendo por evitar la aprobación de un estatuto que es perjudicial para España y, especialmente, para Cataluña, el verdadero riesgo será desmovilizar a sus bases y a los sectores sociales -teóricamente afines a la izquierda no nacionalista- que conforman la alta abstención habitual en los comicios catalanes. En general, las campañas de baja intensidad no han sido provechosas para el PP.

Cuestión distinta es que los populares deban cuidar su discurso para evitar la manipulación de sus mensajes, sabiendo de antemano que le van a achacar falazmente la «catalanofobia» con la que el PSOE quiere sacar a los populares del escenario político catalán. Pero la corrección de las formas no condiciona el contenido -«firmeza y moderación son la misma cosa», dijo el secretario general de los populares en la reciente convención del partido- cuando están en juego valores superiores, directamente vinculados al mantenimiento de la Constitución en Cataluña. El mensaje tiene que ser muy nítido, sin renuncias previas. No es un asunto en el que se pueda pasar de puntillas.

Navarra, nuevo error socialista
Editorial ABC 4 Abril 2006

EL representante socialista se ausentó ayer de la Junta de Portavoces del Parlamento de la Comunidad Foral para evitar pronunciarse sobre una declaración que se oponía a que la negociación entre el Gobierno y ETA incluya la situación institucional de Navarra. La iniciativa de la declaración corrió a cargo de Unión del Pueblo Navarro y de Convergencia de Demócratas de Navarra, que expresaban su «esperanza» en que la violencia terrorista desaparezca definitivamente, al mismo tiempo que se comprometían a evitar que «la voluntad de los navarros sea suplantada» en una mesa de negociación con los terroristas.

La decisión del PSN es un error grave y constituye un motivo suficiente para demandar del PSOE y del Gobierno una confirmación inmediata de que el estatuto jurídico actual de Navarra no está en juego y de que la territorialidad -santo y seña de los objetivos máximos, no sólo de ETA, sino del nacionalismo vasco en su conjunto- ni se plantea. La torpe evasión de los socialistas es la manera de suprimir a marchas forzadas los márgenes de confianza que reclamaba el Ejecutivo que preside Zapatero para abordar el llamado proceso de paz. Se están maltratando aspectos esenciales del orden constitucional, como el Estado de Derecho, a cuenta de las declaraciones del fiscal general del Estado, o el régimen foral de Navarra, con esta ausencia reveladora de los parlamentarios socialistas. Así no es posible que el Gobierno se presente con una posición de fuerza y firmeza en una mesa de negociación, salvo que el debilitamiento de ciertos principios forme parte del guión previo, que debería ser depurado cuanto antes.

En todo caso, Navarra no es ajena a las elucubraciones de algunos dirigentes del socialismo vasco sobre el escenario político en el que debería desenvolverse un proceso de paz. De hecho, el presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, propuso por escrito (diario «Gara», 23-XI-03), que «la aplicación de los acuerdos y decisiones políticas a lo largo de todo el proceso se deberá llevar a cabo siguiendo los procedimientos previstos en el Estatuto de Guernica, la Ley de Reintegración y Amejoramiento del Fuero de Navarra y la Constitución Española de 1978».

Si la espantada de los parlamentarios navarros es un indicio de que Navarra está en cuestión y de que su régimen foral se encuentra en la agenda de la mesa de negociación, no valen desmentidos tibios ni regates retóricos. El Gobierno de Rodríguez Zapatero tiene que pronunciarse públicamente, y a no mucho tardar, para frustrar de forma inmediata cualquier expectativa política de los terroristas, que han incluido a Navarra como uno de los territorios a integrar en el Estado vasco que persiguen. Y para, de forma paralela, aportar tranquilidad a los navarros.

OTRA ESPAÑA
POR JULIA NAVARRO El Ideal Gallego 4 Abril 2006

Nuestros políticos han decidido inventarse otra España bajo la batuta del presidente Zapatero. Yo no sé si esa España será mejor, peor o simplemente no será nada, quedará en cascarón vacío, pero lo que sí sé es que ese cambio se está haciendo torticeramente. El comienzo de ese cambio ha sido el proyecto de Estatuto para Cataluña, y ahora tenemos a los socialistas andaluces haciendo filigranas para definir Andalucía en su nuevo Estatuto.

Yo no sé si es que tenemos a la peor clase política desde la Transición o es que el efecto Zapatero está haciendo estragos entre los dirigentes políticos socialistas dispuestos a rizar el rizo con las reformas estatutarias. Verán, socialistas y populares habían pactado una definición de Andalucía, pero los socialistas han debido de pensar que para no ser menos que los catalanes nada mejor que definir Andalucía como realidad nacional .

Puestos a definir realidades nacionales, ahí está el antiguo Reino de León o Asturias, Galicia, etcétera. O sea, que volvemos a la España medieval, porque alguien ha decidido que el pacto constitucional no le gusta y, por tanto, ha decidido cargárselo. La Constitución del 78 apostaba por la descentralización con el Estado de las Autonomías, una descentralización que va más allá de lo que son los estados federales. Pero la cuestión es que hay quienes ni siquiera quieren una España federal, sino, como poco, confederal, como el caso de los nacionalistas catalanes o vascos, que quieren convertirse en naciones que graciosamente nos hagan el honor de juntarnos a los demás.

Y todo esto se está haciendo por la puerta de atrás, con reformas estatutarias que van más allá de lo que significa poner a punto los estatutos con la realidad del mundo de hoy. No, no se está ahondando en la Constitución del 78, sino que se está cambiando la Constitución del 78 sin permiso de los ciudadanos. Sí, se están inventando otra España, y me pregunto en beneficio de quién y a quién han pedido permiso para hacerlo. Esto no estaba en el programa electoral del PSOE, o al menos no estaba explicitado de esta manera. De haberlo hecho a lo mejor no habrían ganado.

El súper
Por IGNACIO CAMACHO ABC 4 Abril 2006

LOS anuncios de ofertas suelen traer en tipografía liliputiense unas cláusulas restrictivas para evitar que los más listos se cuelen por las rendijas del abuso. El Gobierno ha abierto en Cataluña las rebajas estatutarias sin incluir la letra pequeña, y ya ha empezado la cola de los que quieren acogerse al saldo de la identidad nacional. Los valencianos han metido la cláusula Camps, que es una especie de carta a los Reyes Magos; los andaluces discuten la «fórmula Clavero», que viene a ser como la cuadratura del círculo, y los canarios han pedido directamente el rango de nación, alegando que su hecho diferencial se llama océano Atlántico y viene pintado de azul en los mapas, salvo uno que tiene en su despacho Mohamed VI, que trae de amarillo a las islas, a Marruecos y a Ceuta y Melilla, por el momento las dos únicas autonomías que sólo quieren seguir siendo España. Hasta La Rioja está preparando un menú de competencias según la carta del afamado chef Pasqual Maragall, por más que en este caso antes que en una nación haya que pensar en denominación de origen.

El citado Maragall me dijo en noviembre que en España había tres naciones seguras y una probable. Como las seguras eran Cataluña, Galicia y el País Vasco, yo pensé que la probable era Andalucía, pero ahora me ha entrado una seria duda: igual el Honorable se refería a España, reducida a una mera probabilidad en esta demencial diáspora centrífuga que ha provocado la osada irresponsabilidad de Zapatero. Los nacionalistas canarios se sienten imbuidos de certeza, aunque su convicción se deriva más bien de que el Gobierno necesita los votos de la coalición isleña para tener mayoría en el Congreso. Al final, el rango de nación no va a depender de una cuestión política, ni sociológica, ni siquiera sentimental, sino de un mero cálculo aritmético.

La asimetría autonómica estaba, ciertamente, en la Constitución, que habla de naciones y regiones, pero Andalucía se sintió disconforme y rompió la baraja echándose a la calle en busca del comodín. Lo encontró en un convulso referéndum y aquella improvisada rebelión tuvo efectos muy constructivos: permitió equilibrar la cohesión e instalar un mecanismo razonable de equilibrios territoriales y socioeconómicos. Ahora no está tan claro que esa misma dinámica lleve a alguna parte, como no sea a la disolución práctica del Estado. De lo poco que queda del Estado, que es exactamente un 19 por ciento del presupuesto... antes del Estatuto de Cataluña.

Cuando se aprobó el de Valencia le oí a un moderno prócer del PP un símil de lo más gráfico. «Nos sentimos -me confesó- como si hubieran cerrado el supermercado y nos hubiesen dejado dentro con el carrito de competencias lleno». No se puede decir más claro. El problema consiste en que los que se han quedado fuera están plantados en la puerta esperando que vuelva a abrirse para vaciar las estanterías. Sólo que ese súper se llama España y no repone las mercancías agotadas.

Marbella
Chavismo con ese
Ignacio Villa Libertad Digital4 Abril 2006

El escándalo de corrupción en Marbella, además de ser utilizado desde los medios de comunicación afines al Gobierno para distraer la atención sobre cuestiones clave como la reforma del Estatuto catalán o los pactos con los terroristas etarras, ha servido para abrir los ojos a mucha gente: en Andalucía hay un régimen político diferente al del resto de España. Siendo conscientes del uso que desde Moncloa se está haciendo de él, la realidad es que el escándalo de Marbella ha servido para dejar al descubierto –de forma descarada y visible en toda España– en que ha convertido Manuel Chaves a toda Andalucía.

Sin tenerlo previsto en el guión, Marbella ha evidenciado en que consiste el "régimen chavista" que pervive desde hace años en esa comunidad autónoma. Es la imposición de la mentalidad de un partido único al estilo del PRI mexicano, ahogando a la opinión pública que se queda fuera de la línea oficial, imponiendo un "chantaje revolucionario" al mundo empresarial, silenciando a todos aquellos que discrepan del oficialismo imperante y "comprando" a una sociedad instalada en una situación de atrofia sin capacidad de reacción.

Manuel Chaves, junto a su inseparable Gaspar Zarrías, ha quedado desnudo en el escaparate público. El motivo es bien sencillo: su rotunda negativa a qué se celebren elecciones anticipadas. Una vez dejada atrás la urgencia de no hacer nada, la realidad ha obligado a la Junta de Andalucía a disolver el Ayuntamiento y nombrar una Junta Gestora, pero se ha negado en rotundo a que los ciudadanos elijan libremente un nuevo consistorio. Y es que las encuestas ofrecen una clara victoria del Partido Popular; además de que al PSOE lo han cogido con el pie cambiado y sin posibilidad de cimentar con credibilidad a un nuevo candidato a tiempo.

Con este panorama Chaves y Zarrías, mano a mano, han decidido actuar como es habitual en ellos: sin tener en cuenta a los ciudadanos y a sus intereses, sin valorar la importancia de las inquietudes de los propios habitantes de Marbella y abandonando a la democracia en un rincón. Ante la explosión de un escándalo de unas dimensiones imprevisibles optan por el estilo habitual en la región, consistente en amordazar a los ciudadanos, gobernar para sus intereses y cerrar todo acceso al poder. Es el gesto más claro de que en Andalucía hay un régimen político asentando en el uso desproporcionado del poder. Un régimen llamado "chavista" y que se escribe con ese.

Cataluña
Con suavizante Piqué no rasca, mamá
José García Domínguez  Libertad Digital 4 Abril 2006

Contemplando esa facilidad pasmosa con la que Piqué vende sus burras ciegas en Madrid, uno, a pesar de ser agnóstico, no puede dejar de coincidir con Chesterton. "Desde que el hombre ha dejado de creer en Dios, el problema no es que ya no crea en nada, sino que ahora se lo cree todo", advirtió el alter ego del padre Brown. Y es que algo de eso debe haber. Porque se antoja imposible buscar otra explicación racional a que la derecha española vaya a suicidarse en Cataluña, tragándose un bote familiar de suavizante Vernel, la cicuta que le acaba de recetar el siempre risueño don Josep.

En fin, que la dirección nacional del PP debería hacérselo mirar, como decimos en el catañol canónico de Barcelona. Aunque no así el cuco de Piqué, porque lo suyo se ve a la legua. Por lo menos, aquí, en el oasis, lo adivina todo el mundo. Razón de que esa encuesta de La Vanguardia que augura la inminente debacle electoral del PPC –perderá un tercio de sus diputados– haya sido festejada con halagos unánimes a Piqué en la Prensa doméstica. Por lo demás, quien desconozca la intrahistoria de Cataluña, seguramente se sorprenderá al leerlo, pero, hoy por hoy, las dos figuras locales más respetadas por los nacionalistas no son otras que Josep Piqué y un antiguo friqui del extrarradio que responde por Justo Molinero.

Resulta que el tal Molinero es el individuo con mayor poder de convocatoria en la sociedad civil de los Países Catalanes. El domingo reunió a 700.000 almas en un descampado de Santa Coloma, únicamente a base de Ecos del Rocío, Azúcar Moreno y banderas de Andalucía (Sí, aunque se extrañen algunos ciutadans de Catalunya, no las mueve con citas de Roland Barthes). Así, cada año por estas fechas, Justo bate su propio récord Guinness. Y también cada año por estas fechas, esas 700.000 manchas inoportunas del muy moldeado paisaje catalán son ofertadas por su dueño al mejor postor. Antes, a Pujol; ahora, al tripartito. De ahí que, entre los olés a Rosa López y los ozús de los Mojinos Escozíos, Maragall se colase en el escenario a anunciar su buena nueva. "Ya hemos ganado el Estatuto", gritó a la muchedumbre que, a su vez, ya perdía la paciencia con la arenga –interrumpió la muy esperada salida a escena de Chiquetete–.

"Dale a tu cuerpo alegría, Macarena. Que ya tenemos el Estatuto... ¡Ajá! Ya puedo aplicaros la Ley de Extranjería que es cosa buena. ¡Eh…Macarena! Ya soy libre de clausurar vuestras tiendas si las rotuláis en español. Venga, alegría, Macarena, que voy a prohibir que vuestros hijos sigan hablando en castellano… ¡Ajá!". Hará falta mucho Vernel, todo el del mundo, para que ese estropajo no rasque. Suerte que ya tenemos a Piqué para administrarlo.

Zapatero el apparatchik

¡Abajo la responsabilidad!
Cristina Losada Libertad Digital 4 Abril 2006

La semana pasada, un artículo de Stanley G. Payne en El Mundo ("El entreguismo de Zapatero", 27-03-06), ofrecía esta reflexión sobre el presidente por accidente: "En su condición de político de toda la vida que jamás ha ejercido ninguna profesión productiva, considera que en la vida todo consiste en una especie de manipulación política". Además, decía el historiador, ZP está convencido de que ha adquirido una habilidad sin par en esta materia. Respecto a la primera afirmación caben pocas dudas. Rodríguez no se ha ganado nunca el pan fuera de la política, salvo que tomemos por trabajo su etapa, todavía poco investigada, como profesor auxiliar en la Universidad leonesa. Según algunas fuentes, no percibía sueldo alguno, y en todo caso, no debe de ser muy gloriosa esa fase cuando no se incluye en la biografía oficial. La política, o por mejor decir, el partido, le acogió en su seno en 1979, y a su sopa boba estuvo desde entonces. Cuando fue catapultado a la presidencia del gobierno no había ocupado siquiera una modesta concejalía. Zetapé ha sido siempre un apparatchik y punto.

O, si se prefiere, un político profesional, ese gran azote humano del siglo XX, al decir del historiador Paul Johnson. Pero con la peculiaridad de no haber catado ningún cargo que le obligara a meter las manos en la masa de la realidad y a lidiar con las sorpresas. Su horizonte espacial lo configuran la M-30 del Congreso, los corrillos, el petit comité, las meriendas y los nocturnales en la Moncloa; y el temporal, la maniobra de corto alcance, el día siguiente y la cita con las urnas venidera. Sólo un espécimen criado en ese invernadero podía atreverse a dinamitar el régimen constitucional con una mayoría escasa y sin sentir vértigo. Y sólo una trouppe como la del PSOE, donde muchos no tienen otra forma de ganarse la vida que la política y dependen de la benevolencia del partido, podía acompañarle en la bajada por la espiral.

Las desmesuras de Zapatero han ido acaeciendo sin que hayan caído sobre España las plagas de Egipto. Todo es posible. Destruir una nación y crear otra, que enseguida serán otras; pactar con ETA la entrega del País Vasco a sus lacayos políticos a medias con los socialistas; reactivar viejos odios enterrados; hundir el prestigio de España en el exterior; manipular empresas y jueces; todo. Y no pasa nada, oiga. La gente sigue yendo a currar, se entretiene con el fútbol y la telebasura, y habla de los alijos de joyas marbellíes tan oportunamente destapados. A Zapatero, el destroyer, las encuestas le dan un respiro. El antiguo don nadie ha creado tal burbuja de impunidad, en la que todo vale y nada tiene consecuencias, que hasta sus críticos en el partido se han metido en ella, como si fuera un zeppelin que les permitirá atravesar sin daño las más escabrosas latitudes. Ninguno quiere mirar atrás por si le pasa lo que a la mujer de Lot, aunque si alguno lo hiciera más que en estatua de sal, se quedaría de piedra. En cuanto al porvenir, ya se le ocurrirá algo a Rubalcaba. Como niños, juegan al follow the leader. Como niños, no saben a dónde les llevará. Pero no importa, ¡abajo la responsabilidad!

Mientras las huestes de ETA tomaban la calle por enésima vez para exigir independencia y amnistía junto a sus socios de gobierno, y los voceros del brazo político de la banda, ilegal, pero da igual, se jactaban de su "agenda de trabajo con diferentes cajas de ahorro y bancos", un Zapatero engreído se crecía en los escenarios preparados y propicios de los mítines para vender el sí al Estatuto que ha abierto las compuertas al pacto con los terroristas y rompe los muros del embalse constitucional. "Creo que si le doy todo lo que está a mi alcance y no le pido nada a cambio, noblesse oblige, no intentará anexionarse nada y trabajará conmigo para crear un mundo de democracia y paz". Podía haberlo dicho Zapatero con menos noblesse. Pero fue Roosevelt quien así mostraría su agudeza política ante Stalin poco antes de que el soviético se anexionara la mitad oriental de Europa. Hablaba la ignorancia casada con la vanidad.

ETA y elecciones
Pablo Sebastián Estrella Digital 4 Abril 2006

Haría bien el Gobierno de Zapatero en rebajar el nivel de la euforia sobre la tregua de ETA que le está dando al PSOE importantes ventajas sobre el PP en las encuestas que sobre intención de voto se han realizado en los últimos días. La última de ABC sitúa a los socialistas 7,7 puntos por encima del PP y en el ámbito de la mayoría absoluta. El nuevo triunfalismo que emana del palacio de la Moncloa y que José Blanco airea desde la sede central del PSOE como arma arrojadiza sobre el Partido Popular, y como manto encubridor de los desafueros del estatuto catalán, constituye una apropiación política de la tregua que en parte es legítima y en cierta manera imparable porque los ciudadanos ven en todo ello una oportunidad histórica para acabar con ETA, pero también recuerda las acusaciones que desde el PSOE se le hacían al PP cuando le imputaban electoralismo por reivindicar una estricta aplicación del pacto antiterrorista. El optimismo desaforado del que hace gala el Gobierno, convencidos de que ETA no tiene marcha atrás y que su tregua es irreversible, es un arma de doble filo porque aunque al PSOE le otorga beneficios electorales al Gobierno le obliga a dar pasos incesantes en favor de la legalización de Batasuna, de los presos de ETA y del nuevo estatuto vasco, mientras esta organización ocupa las calles del País Vasco y mientras los otros nacionalistas, con el PNV a la cabeza, exigen dos negociaciones paralelas, el fin de la violencia y la del nuevo estatuto, que juntas y simultáneas escenificarían el precio político a cambio de la tregua para que la banda terrorista no aparezca ante los suyos como vencida sino como portadora de la iniciativa política, lo que tendría efectos demoledores para el PSOE en el resto de España.

Estamos en vísperas de elecciones - dentro de un año se celebrarán las municipales - y este calendario electoral al que podrían añadirse e incluso preceder otros comicios como los catalanes, vascos y también generales, forma parte importante de todo el proceso de negociación con ETA. No en vano la legalización de Batasuna para las próximas elecciones municipales del País Vasco es condición imprescindible para que ETA mantenga la tregua, porque están en juego muchos ayuntamientos vascos, sueldos y empleos que el entorno de ETA no solo no quiere perder sino que para ellos son base de su supervivencia económica y relanzamiento político. De manera que si no es aconsejable que proliferen en la Moncloa los festejos a causa de la tregua de ETA tampoco es aconsejable que esta dinámica se instale en las instituciones y en las calles del País Vasco, cosa que no controla el Gobierno de Zapatero pero en la que participa de una manera irresponsable el PSE-PSOE que lidera Patxi López. Haciendo el juego no solo a Batasuna sino también al PNV, cuyo lehendakari se entrevistará hoy en Madrid con el presidente del Gobierno en busca de su cuota parte de protagonismo en el proceso y empeñado - intransigente como es Ibarretxe- en la doble negociación o en las dos mesas. Porque en el PNV creen que este momento de euforia y de predisposición de Zapatero debe de ser aprovechado políticamente como lo han hecho los nacionalistas catalanes con el nuevo estatuto.

Momento eufórico de optimismo político y electoral en el que el Partido Popular ocupa el peor de los lugares posibles, entre otras cosas porque en este partido no solo no creyeron en la oportunidad de la nueva tregua sino que además se han dedicado a remover sin descanso - y siguen en ello - las aguas turbias del 11M que en su día les llevaron al fracaso electoral del 14 de marzo de 2004. Pero dicho esto también hay que decir que Zapatero sabe - y si no es así se equivoca - que el PP es imprescindible para normalizar la situación de Batasuna y para abrir un proceso negociador con ETA con el asunto de los presos como pieza esencial de las negociaciones y de la tregua en vigor. Y lo que nadie puede imaginar es que el PP esté al mismo tiempo ofreciendo ayuda al gobierno y recibiendo palos del PSOE. Eso no se lo perdonarían ni sus militantes ni sus votantes y les llevaría a una derrota todavía mayor de la que ahora anuncian las encuestas de ahí que Zapatero debe cumplir los compromisos que estableció con Rajoy en la Moncloa y tranquilizar a sus huestes no vaya a ser que el espléndido castillo de naipes que ha construido en esta legislatura se le derrumbe en un solo traspiés.

Zapatero, es verdad, tiene la opción de convocar elecciones generales anticipadas con la intención de dotarse de una mayoría parlamentaria más confortable, absoluta o mejorando su actual situación, para no depender de los nacionalistas o del PP. Pero el presidente sabe que no puede convocar estos comicios sin que Batasuna esté legalizada porque de lo contrario ETA rompería la tregua. De la misma, manera cabe imaginar que Batasuna, una vez que esté legalizada, provocará la caída de Ibarretxe - que es un cadáver político - para entrar de lleno en el parlamento vasco en pleno periodo de paz. Un adelanto de elecciones en Euskadi que también le interesa al PSE-PSOE porque se presentarían como autores del pacto con ETA para la tregua permanente. De manera que si ETA espera del Gobierno el inminente acercamiento de todos sus presos a las cárceles del País Vasco (algo a lo que su opuso Mayor Oreja en la anterior tregua de ETA y que facilitó la ruptura), Batasuna espera con urgencia su legalización - con sus siglas actuales, con otras nuevas o con las del PCTV- para poder entrar en política y en campañas electorales. Y mientras los seguidores de Otegi no tengan credenciales para participar en un proceso electoral nadie podrá adelantar comicios en Euskadi o en España salvo que se esté dispuesto a asumir las consecuencias de la ruptura de la tregua.

En todo caso esto no ha hecho nada mas que empezar y a los españoles que ahora les parece muy bien la negociación con ETA también, si las cosas se hacen mal y se desborda la euforia o la chulería de los batasunos, les puede empezar a parecer todo muy arriesgado y muy mal. Digan lo que se diga el fin de ETA incluye un precio político - lo de los presos lo es, por ejemplo - pero ese precio tiene un límite y si el gobierno paga mas de lo debido la diferencia negativa de ese saldo tendrá una relación directamente proporcional en las urnas. Ahora las encuestas le salen muy bien al Gobierno - también le salían muy positivas al PP en el otoño de 2003- pero este país, España, está muy agitado y nuca se puede saber lo que en los próximos meses va a pasar. Máxime cuando los gobernantes no dependen solo de ellos mismos, sino que al otro lado de la mesa hay jugadores de la partida que no han abandonado las armas aunque ahora hablan mucho de paz.

Se alza el telón vasco
Lorenzo Contreras Estrella Digital 4 Abril 2006

Con Otegi y dos más en cárcel de mera conveniencia para que el Gobierno salvara la cara, en Euskadi ha comenzado el clásico "día después". Una manifestación abertzale de cuyas proporciones no cabe dudar recorrió las calles de Bilbao bajo el lema, más o menos expreso, pero lo bastante elocuente, que exigía "tiempo de soluciones". Los radicales, con todos sus dirigentes hábiles al frente, clamaban por una "solución", que tal vez no coincidía en esencia con los términos en que el PNV y sus adláteres la conciben, porque los nacionalistas no etarras o filoetarras se abstuvieron de concurrir, al menos en su mayor parte.

El "día después" tiene varias vertientes. En el ámbito nacional, que no nacionalista, ha comenzado la campaña de las encuestas o sondeos. Según estas primeras prospecciones el papel político de Zapatero, y de su Gobierno, ha crecido muchos puntos. Será o no verdad, pero al mundo oficial le interesa movilizar ese frente de sensaciones. Mientras tanto, el PP se precave. Nada de cheques en blanco tras el alto el fuego de ETA. Sólo la presidenta del PP vasco, María San Gil, le ha dedicado a ZP una caricia política. Ha dicho que vuelve a creer en la predisposición del jefe del Ejecutivo en el sentido de querer la derrota de ETA. O sea, que hubo un tiempo en que dudaba de sus buenas intenciones. Eso pasó, todo porque este personaje ha decidido convocar de nuevo el pacto antiterrorista, tan hibernado en toda la época de gestación del arreglo no confesado con ETA para lograr la merced del alto el fuego permanente. Ya lo tiene, y María San Gil, tan feliz. Al final ocurrirá, como siempre, lo que el PNV disponga, lo que ETA proponga y lo que Zapatero componga, previa consulta a los interesados.

La ingenuidad de María San Gil se plasma en estos conceptos: el pacto antiterrorista es el mejor instrumento para acabar con ETA. Y claro que lo es, pero siempre que funcione. Ahora bien, el hecho de que se convoque no quiere decir que vaya a funcionar. La banda terrorista forma parte de la componente pacificadora. La manifestación bilbaína del 1 de abril ha sido un "show" político que reivindica para el mundo abertzale la capacidad de decisión, sin interferencias. Mucho hablar de mesas y de diálogos, pero el alto el fuego, que no la entrega de las armas, encuentra como episodio político su mejor acuñación en esta frase de Eugenio Etxebeste, "Antxon", uno de los principales "negociadores" del fracaso de Argel: "Sin que sea el final de nada, puede y debe convertirse en el inicio de todo" ("Gara", 2 de abril).

Hay que dejar al criterio del buen entendedor qué traducción aplicar al "inicio de todo". Para empezar, ya lo han dicho, nada de "paz por presos". Y, efectivamente, quien haya creído que una nueva política penitenciaria y, en breve plazo, una suelta de encarcelados etarras, es algo más que un abono de entrada en el templo de las grandes capitulaciones, es que ignora el terreno que pisa. El independentismo quiere más.

La realidad irá abriéndose paso de la mano del zapaterismo y del nacionalismo vasco clásico. Será un proceso sometido a la vigilancia de ETA. Ahora se va a producir la gran peregrinación nacionalista a la Moncloa, seguida de intercambios de "cromos" hasta completar el gran álbum del arreglo. Ciertamente que ETA vigila, pero también es vigilada. El PNV intentará por todos los medios apoderarse de la manija, desplazando al abertzalismo de la condición protagonista. Nada que no se calcule de antemano. Josu Jon Imaz, presidente del PNV, ha lanzado la advertencia: "no son tiempos de frentes, sino momentos de unidad nacional (vasca, por supuesto); si esto va mal, igual llega el momento de pedir a la sociedad vasca que baje a la calle, pero no tenemos que usar ese recurso cuando no es necesario".

O sea, que al PNV no le ha gustado nada la manifestación de Bilbao, con todo el despliegue abertzale en plan demostrativo de voluntad de poder. Cuando las circunstancias aconsejen utilizar la calle, ya se hará según los dictados y controles de Sabin Etxea. Y ETA, a obedecer.

Pero eso no es ya posible. Ha sido la banda la que ha pactado una tregua - valga llamarla en realidad así - con Zapatero y no el PNV. No el Euskadi Buru Batzar (EBB). Poco antes del comienzo de la manifestación "monstruo" de Bilbao, Imaz lanzó la consigna por Radio Euskadi: " Los militares del PNV hoy no tienen que estar". Es decir, sólo cuando el EBB disponga. En realidad, la refriega interna se insinúa. La función ha comenzado.

La coartada de Marbella
Ignacio del Río Estrella Digital 4 Abril 2006

Marbella vuelve a las primeras páginas de los periódicos a las veinticuatro horas de la aprobación del Estatuto de Cataluña y sirve de tapadera a las declaraciones de Otegi, cada día más feliz de haberse conocido y de la noticia del cobro del impuesto revolucionario de ERC a los trabajadores de la Generalitat. Quince días antes, la Junta de Andalucía inicia el procedimiento para retirar las competencias de urbanismo del Ayuntamiento marbellí, después de llevar más de catorce años de espectadora de los desmanes de Gil y sus sucesores políticos.

Casualidad de casualidades, pero cada vez que el Gobierno tiene el horno político echando humo, cambia el ritmo del partido y se organiza una operación Ballena blanca o Malaya, que luego duermen el sueño de los justos. Justicia tardía, de portada sensacionalista y que desaparece bajo las aguas como el famoso Capitán Khan de los tiempos de Roldán. Una historia para el recuerdo de la Vicepresidenta de la Vega que desempeñaba el mando de Interior bajo el doble Ministerio de Belloch.

Lo que nadie se cree es que la trama de Marbella la haya montado la Alcaldesa Yagüe después de salir de una fiesta rociera y que en el mismo saco aparezcan las propiedades multimillonarias de Roca y las obras en el chalet de la aspirante a artista de la copla. En el camino, un oficial del Juzgado se suicida y roban sumarios. Y mientras, el Gobierno de la Junta, que tiene el título competencial del urbanismo y transferida la Justicia, cuenta que va a hacer la segunda modernización de Andalucía. Desidia, incompetencia y tolerancia en el escándalo de Marbella por Chaves, a quien un año se le quema media Huelva, al otro le montan un tinglado de facturas falsas en Sevilla y, llegando la primavera, le ruedan un capítulo de “Corrupción en Marbella”, que a pesar de todo, sigue siendo la mejor referencia internacional del turismo en España.

La letra “E”, que inicia el nombre de España, se ha sustituido por la “E” de ETA, ERC y escándalo marbellí, mientras Rajoy, que por fin ha dejado de recolectar firmas para no se sabe qué, clama en el desierto de la sesión del Congreso, con Zapatero “missing” y De la Vega cada día más en su papel de Cruella de Will y los 154 dálmatas del PSOE. Cruella actúa como el árbitro del Barcelona – Real Madrid y se dedica a sacar tarjetas rojas a Zaplana, Acebes y Bono, que ha pasado de la locuacidad manchega a personaje de “Habla mudito”. Zapatero quiere un coro no un partido y una oposición silente y domesticada. Y si molesta demasiado se cita, junto al caso Marbella, a Fabra, a Polaris World y a Julio Iglesias contratado por Zaplana, del que nos quieren convencer que trabajó en la imagen de Valencia para eludir impuestos en Estados Unidos, donde tiene su residencia fiscal.

A partir de ahora, la alcaldesa aspirante a cantante a la cárcel y Otegi a la calle. La historia se repite. Borrell, cuidado con él, sentó en el banquillo a Lola Flores para darnos una clase de ética fiscal, aunque luego tuvo amistades políticas peligrosas y ahora le condenan a indemnizar a un funcionario a quien acusó en público sin pruebas. Los ciudadanos, mientras, contemplan el espectáculo que nos ofrece el Gobierno, que ha sustituido las campañas de promoción internacional de España por las noticias del Estatuto, el alto el fuego y Marbella. A esta “promo “se unen Mas y los de CiU que van a realizar un periplo por las Autonomías para mejorar la imagen de Cataluña y han decidido empezar por Andalucía. En la cartera, como “fer país” con el tres por ciento y el Carmel y un curso de idiomas, “Open Catalonia”.

España: ¿Qué proceso de paz?
Francisco Rubiales Periodista Digital 4 Abril 2006

Un lector de Voto en Blanco comentaba hace unos días que lo que se está moviendo entre el gobierno de Zapatero y ETA no es un proceso de paz porque para que exista paz hacen falta dos contendientes que combaten, cuando en España sólo hay una parte que asesina y otra que se limita a aplicar la ley, como corresponde a un Estado de Derecho. El mismo lector, con humildad, afirmaba que él cree que más bien se trata de un proceso de "secesión" de Vasconia, quizás vinculado al Estatuto de Cataluña.

Es una reflexión lúcida porque, ciertamente, no es correcto hablar de paz cuando sólo una parte combate. Más bien habría que hablar de "fin de la agresión" o de "final del ataque" de ETA.

No es comparable lo que está ocurriendo en el Pais Vasco con lo que ocurrió en Irlanda del Norte. Aquello si fue una verdadera paz porque allí sí habia dos contendientes que se asesinaban mutuamente: los asesinos Independentistas Irlandeses y los asesinos Unionistas británicos. La democracia británica cumplíó la noble misión de defender el imperio de la ley y de sancionar la paz entre los combatientes.

Si el GAL hubiera seguido activo y asesinando a etarras, sí sería correcto hablar de paz, pero el GAL dejó de actuar hace muchos años, por fortuna para todos.

Lo que ocurre es que la palabra "paz" tiene magia y con ella pueden ganarse muchos votos. Por eso, sólo por eso, al fin de la actividad asesina de ETA el gobierno español le llama "paz".

Cuestión de tiempo
Fernando G. Berlanga minutodigital 4 Abril 2006

Ayer subrayaba un párrafo de una información del diario El Mundo, relacionada con el 11-M, en la que se apuntaba a la posibilidad de que el juez Del Olmo se vea obligado a iniciar actuaciones penales contra los funcionarios y mandos policiales que le han estado ocultando informaciones y pruebas durante la instrucción del caso. No le va a quedar más remedio. Hoy, de nuevo el diario de Pedro J. saca a la luz otra información no puesta en conocimiento del magistrado: la Comisaría de Telesforo Rubio ha ocultado al magistrado una nota en la que un confidente desvela que un primo de El Chino dijo que “ETA se encuentra detrás de la comisión de los atentados acontecidos el pasado día 11 de marzo de 2004″. La noticia sitúa, una vez más, bajo sospecha a determinados mandos policiales, empezando por el famoso Telesforo Rubio, una especie de policía personal de Zapatero. No sólo se le han ocultado pruebas e informes deliberadamente al juez, sino que además se le ha teledirigido la investigación hacia una única vía: la de la autoría islamista a cargo de unos moritos de Lavapiés, que se “suicidaron” posteriormente en un piso de Leganés; descartando sistemáticamente cualquier otra vía de investigación que pudiera perjudicar determinados intereses políticos. Los del PSOE, claro. Y todo ello a pesar de las evidencias.

También ayer señalaba que sería interesante ver cual iba a ser hoy la reacción del diario El País a la decisión de Del Olmo de solicitar a todas las comisarías que se le remitan “cuantos efectos, objetos, vestigios, piezas de convicción o cualquier otro elemento que se haya obtenido en el curso de las investigaciones por los atentados del 11 de marzo y el 3 de abril de 2004″. Noticia de portada del panfleto de Don Jesús: “Cuatro narcos son excarcelados tras perder unas cintas el juzgado de Del Olmo”. Un toque de atención.

Ahora bien, actúe el juez o no contra los mandos y funcionarios policiales que le han estado tomando por el pito del sereno, de momento algunos tienen ya una denuncia que veremos hasta donde llega. El sindicato Manos Limpias llevará ante los tribunales a altos cargos policiales por presunta negligencia en el 11-M. Sigo pensando que es cuestión de tiempo que alguien se vaya de la lengua. Basta que el fango se remueva demasiado y salpique a algún Amedo. Que haberlo, haylo.

Alfonso Guerra dice la verdad (pero ya tarde) , Arnaldo Otegui dice la verdad... Sólo ZP sigue ZPerjurando
Juan Pablo Mañueco Periodista Digital 4 Abril 2006

PATÉTICO FINAL de carrera política el que está escenificando Alfonso Guerra. Después de presidir la Comisión Constitucional que ha perjurado el Estatuto de Cataluña, después de haberlo votado en el Congreso (aunque se marchó inmediatamente después de la votación porque no resistía la vergüenza), ha intentado tranquilizar ahora su conciencia con las siguientes declaraciones a EFE:

Considera "inquietante" la actual "desviación territorial" de los políticos y de sus ideologías y advierte que una cosa semejante ocurrió en el momento de la disolución de la URSS.

Los dirigentes comunistas, viendo que aquello se disolvía, se envolvieron en las banderas nacionalistas para seguir manteniendo el poder, fenómeno que Guerra observa también en el actual proceso de reformas estatutarias. (Y mucho más debería observarlo en el PSOE, digo yo, que en realidad nunca desde la Transición fue un partido "español", sino que en Cataluña está supeditado al PSC a quien viene entregando los votos inmigrantes para que éste se los devuelva, desde siempre, en forma de presiones nacional-socialistas de Maragall).

Según dice ahora Guerra, "hay que tener un proyecto ideológico propio", sin dejarse llevar por "la fiebre reformista". Habría que poner fin "a esta escalada excesiva en donde cada uno quiere subir un escalón más que el otro", porque hay "una especie de contaminación nacionalista" (¿A estas horas te das cuenta de eso, Alfonso, es que no has mirado nunca al interior de tu partido?).

Con estas declaraciones, Alfonso Guerra problemente quiere salvar su nombre ante lo que se nos avecina... Por el contrario, sirve para demostrar que "lo sabe"... no podrá argumentar ningún desconocimiento acerca de lo que ha hecho... Ha votado con alevosía.

Su nombre pronto merecerá estar, con grandes letras propias, entre los grandes traidores de la Historia de España. Y acaba de demostrar que perpetró con premeditación su asesinato por la espalda.

Y ahora lo que yo mismo publicaba ayer, antes de conocer estas declaraciones:

UNA VEZ QUE HASTA Alfonso Guerra, en contra de sus convicciones, las cuales sigue manifestando en privado a muchos otros de sus conmilitones, se ha plegado a las órdenes de quien le echa de comer en el comedero del PSOE (Pesebre Sucursalista Organillero del Estatut) y que éste ha sellado la traición a sus electores para unir su destino al PPC (Partido Patricio Catalán, de carácter único, aunque desagregado en varias siglas, durante los tiempos de Franco y ahora mismo), es tiempo de que se inicie una nueva comedia por el norte, donde ZPerjuro encabezará a sus huestes del Partido de los Tontos Útiles (PATONTU, antes PSOE) para la nueva representación que nos aguarda, cuyo libreto ya está escrito y publicado, como ahora comentaremos.

Antes permítasenos probar una vez más la falacia que los Profesionales del Sillón Obtenido Enfoscándose, Envainándosela, Enlistándose y Enmudeciéndose (PSOEEEE) están obligados a mentir si quieren conservar sus puestos: quienes crispan no son ellos con sus rupturas constitucionales sino esos Pobres Pardillos del PP.

Si este último pesebre, el de los pardillos, tuviera un gramo de contundencia... ya habría empapelado los distritos electorales de sus oponentes con carteles a gran tamaño en que se mostrara a cada diputado provincial en el momento en que votaba el desmantelamiento de la Constitución del 78, el pasado 30 de marzo, con una leyenda a grandes letras que indicara simplemente: “Perjuro”.

Con eso, ni siquiera Pepe Bono podría volver por su provincia, aunque se ausente de su escaño azul en el momento de la votación... para seguir oculto y camuflado tras el Gobierno (Bono, desaparecido sin combate, ¿se concederá otra medalla a su vocación por los cargos?). Y todo ello sin crispar nada, sólo describiendo la realidad, que es tan cruda y tan sencilla de entender como aquella palabra...

Ahora, ZP ya ha cambiado su brújula, a fin de que el PSOE sea también el Partido Seguidista Organillero u Orgallinero de Euskadi.

La verdad no nos la ha contado él, lo cual sería un imposible en boca de Zapahuero, sino Arnaldo Otegui, porque a este grado de vileza moral ha llegado el Gobierno español: su palabra, incluso en el Parlamento, vale mucho menos que la de los terroristas. Ha mantenido contactos secretos desde siempre; y después de que comiencen los contactos públicos oficiales, continuará teniendo “negociaciones discretas” bilaterales con la banda, donde se pactará todo lo que no esté ya pactado, a estas horas.

Aquí tienen la entrevista completa que publicó “Gara” el viernes 31 de marzo y ahí se leen los pasos exactos que ya se han dado y los que nos aguardan.

La exigencia única que se le impone a Zapahuero, después de que ETA presuma de "haber derrotado a la Transición española": la autodeterminación de Euskal Herria. De lo contrario, “el conflicto se alargará... hasta que se resuelva”.

Si ZP ya la ha concedido, que lo diga y nos evite la nueva comedia “muy larga y difícil” que nos anuncia, quizá para que nos habituemos a los pasos intermedios.

Si, finalmente, no la va conceder, que no inicie la comedia: los fascistas/comunistas de ETA (porque "ambas" cosas son, aunque el comunismo siempre tiene mucho de fascista, pero los etarras disfrutan de los dos errores sin tapujos) nunca se resignarán a menos. Su doble delirio totalitario jamás les ha dejado resquicio para otro “diálogo”.     www.democracia-real.org

Han partido España
José María Martín Coronado Periodista Digital 4 Abril 2006

Nos han partido a España. Unos políticos, sin un adarme de amor a la Patria de todos y sin otra ambición que acaparar el poder y a quienes el bienestar de todos los españoles, incluidos los catalanes, importa bien poco, han decidido que Cataluña es una Nación.

Esto constituye una verdadera traición a una historia común de dos mil años, a la Nación más antigua del mundo,y a una unidad que jamás nadie ha puesto en cuestión durante tanto tiempo.

No es cierto que sólo sea Zapatero el culpable de este disparate histórico, porque el pobre hombre que nos “gobierna” no tiene inteligencia suficiente para advertir el peligro que conllevaban aquellas palabras que pronunció alentando a Maragall para que hiciera el estatuto que creyera más conveniente porque el apoyaría, sin límite ni condición alguna, lo que acordara el Parlamento catalán.

Claro está que, junto a Zapatero, también comparten su responsabilidad muchos socialistas conscientes y patriotas y principalmente sus “barones” que no han tenido valentía y pundonor suficientes para poner freno al Estatuto, a pesar de cuanto han vociferado presumiendo de patriotas y decididos partidarios de la unidad de España.

Si la soberanía, según dice la Constitución, es del pueblo español en su totalidad, debe ser todo el pueblo español, mediante referendum, quien diga si quiere o no la separación de Cataluña.

Hay, por otra parte, una gran cantidad de catalanes. tal vez más de la mitad, a quienes despectivamente llaman “charnegos”, que en modo alguno quieren separarse de la Patria común, ni renunciar a su lengua materna, ni tener derechos y obligaciones distintos al resto de los españoles.

Nos han roto a España. La oligarquía política catalana se ha salido con la suya. El empresariado catalán será el primero en lamentarlo.

Para colmo, Esquerra republicana ha dicho que el próximo paso será la proclamación del Estado catalán.
La República tuvo, al menos la valentía de frenar la aventura separatista de Companys, pero ahora ha sido el propio Gobierno quien la ha alentado.

Y muchos militares seguirán pensando por qué no se borra de la Constitución el célebre artículo 8 que el Teniente General Mena tuvo la gallardía de leer en voz alta. Es puro sarcasmo mantenerlo.

Y se me ocurre preguntar. ¿Seguirá el Rey siendo el símbolo de la permanencia y unidad del Estado, como dice el art 56 de la Constitución?

Creo que este Gobierno ha dado un mal paso y que pasará a la Historia por su cobardía y su irresponsabilidad al romper la sagrada unidad de España.    

José López

Mala conciencia o canto al cinismo
Antonio Gázquez Periodista Digital 4 Abril 2006

Que España “se parece a la disolución de la URSS” podía ser, en el momento que vivimos, una frase mas o menos acertada, dependiendo de quien la diga. Pero, si la dice el Sr. Alfonso Guerra, el Presidente de la Comisión, que ha aprobado el Estatuto catalán no es más que un canto de cinismo y la motivación, mala conciencia, porque para salirse del tiesto del partido se necesita más redaños de los que usualmente se llevan.

Pero esta que puede ser la cuestión, tal vez no es más que la evidencia de un hecho de más calado, y que va a suceder a medio plazo: la lógica de la realidad nacionalista, viene a decir que en breve espacio de tiempo continuaran las reivindicaciones y terminarán consiguiendo lo que ahora solo es preámbulo.

Ya tenemos otras autonomías fotocopiando el Estatuto de Cataluña, era lógico preverlo, aquí “yo también” o “yo igual”, no tiene que extrañarlos, y que no venga diciendo el sr. Guerra que es una locura que Andalucía se defina como “realidad nacional”, que no es mas que proceso de pura lógica. Y después tendremos el Estatuto de Canarias o el de Baleares, y el gallego y cómo no el vasco, que en este caso nos encontramos que una simple fotocopia del catalán, convierte de facto a la comunidad vasca en una nación, puesto que al tener autonomía económica, ya tienen todo hecho.

Así que el paisaje y el horizonte de España en los próximos diez años van a ser el preámbulo de una confederalidad española. En esto se va a recordar al Presidente José Luís Rodríguez Zapatero. Tendrá en su haber, el una transición de una nación constituida por autonomías en un Estado confederal. Y no vale que señores barones del socialismo, a la cabeza el presidente Ibarra, y seguido por Bono, Vázquez, Leguina, Guerra y demás expongan sus elucubraciones, pero cuando llegan a enfrentar sus ideas con las que el partido dicta, eso es otra cosa, siempre prevalecen las del partido, porque también hay que comer, el hombre al final de cuentas es un animal profano y tienen que alimentarse y vivir cómodamente, puesto que la ética y la conciencia no es comestible.

Así, leer a don Alfonso Guerra o escuchar a Juan Carlos Rodríguez Ibarra supone hacer un ejercicio de fe, puesto que siempre el estómago es más importante que la conciencia.
Es muy difícil hacer lo que se piensa, y eso no se practica entre los políticos.

Al votar, según lo previsto, los chicos progres fueron cobardes
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 4 Abril 2006

Si el presidente de la Comisión constitucional del Congreso y padre de la Constitución Excelentísimo señor cobarde Alfonso Guerra dice que el planteamiento del estatuto es inquietante y que nos lleva a la disolución de España por un camino en cierto modo similar al seguido en la antigua URSS, si además eso lo dice un miembro de peso del PSOE que hace ya meses viene diciendo lo mismo y a pesar de todo lo que dice vota si a esa ruptura de España, o una de dos, o es un cobarde o es un ex valiente acojonado.

Es tremendo que todo un alto cargo del PSOE venga a darme la razón en lo que ando diciendo reiteradamente hace meses, que la hoja de ruta de Zapatero al infierno del desmembramiento de España va quemando etapas a tontas y a locas pero sin perder un solo día y sin saber en que terminará, aunque muchos tememos que terminará en eso que ninguno queremos mencionar.

No tengo ganas de escribir y menos para repetir lo ya dicho, para eso mejor utilizo el copiar y pegar, y me traigo lo que quiero decir del comentario que escribí el 27-12-05 titulado Hablar en clave de cobardes.

“Llueve sobre anteriores cobardías, Bono se va lejos para hablar en clave de cobarde, diciendo sin decir, señalando sin señalar, nombrando sin nombrar, acusando sin acusar, ahora también Leguina dice que el estatuto catalán es “no democrático” y antes también Felipe González y Guerra y otros muchos del PSOE han ido desgranando un rosario de lamentos quejumbrosos pero son tan cobardes que a la hora de votar, todos votan a favor del tal estatuto y lo seguirán haciendo”

Excelentísimo señor cobarde Don Alfonso Guerra con su pan se lo coma.
Excelentísimo señor cobarde Leguina que le aproveche.
Excelentísimo señor cobarde José Bono, lo siento por su úlcera.
Ex Excelentísimo señor cobarde Felipe González, felicidades por criar semejantes hienas especializadas en desmembrar.
Excelentísimo señor cobarde Ibarra siga como hasta ahora comiéndose sus propias palabras.

La estrategia del avestruz
Alejo Vidal-Quadras Periodista Digital 4 Abril 2006

La campaña del referendo sobre el nuevo Estatuto catalán ofrece una oportunidad única para realizar un debate amplio y profundo sobre el significado, alcance y consecuencias prácticas de esta norma básica.

Durante casi tres meses, los ciudadanos de Cataluña escucharán los argumentos de los diferentes partidos y podrán familiarizarse con un texto que hasta ahora ha sido objeto de discusión parlamentaria y ha ido experimentando variaciones a lo largo de la negociación.

Terminados los trámites previos, los catalanes dispondrán de la versión definitiva y estarán en condiciones de sentar un juicio claro y ponderado sobre su constitucionalidad y sobre los efectos que producirá en la sociedad en la que viven y trabajan.

Terminada la larga etapa de complejas transacciones entre fuerzas políticas, ha llegado la hora de someter el nuevo Estatuto al veredicto de las urnas.

De todo el arco parlamentario catalán, tan sólo un partido, el Partido Popular, se opone a esta reforma, por considerarla incompatible con la Constitución, intervencionista, sectaria y contraria a los intereses de los ciudadanos y de las empresas de esta Comunidad.

Los demás coinciden, salvo matices, en su apoyo al nuevo Estatuto y solicitarán el voto afirmativo, un sí que de hecho es un no a España y al pacto de la transición. El Partido Popular, al pedir el rechazo a este monumento al colectivismo y al separatismo, dispondrá de un enorme espacio en exclusividad porque los demás se sitúan sin excepción en el bando opuesto.

Por consiguiente, tal como ha anunciado Mariano Rajoy, el Partido Popular se ha de volcar en una campaña intensa, firme, entusiasta y de perfil muy alto. A partir de ahora y hasta el próximo mes de junio, el objetivo de que la suma de los noes y las abstenciones superen netamente a los síes ha de ser la máxima prioridad del centro-derecha español y a tal propósito ha de destinar la totalidad de sus recursos humanos y materiales.

Los dirigentes nacionales de mayor proyección pública han de participar activamente en la campaña, que ha de tener una marcada visibilidad, fuerza, atractivo y, si hace falta, dureza.

Esta movilización de la opinión pública catalana y española le servirá además al PP de preparación para las elecciones municipales y autonómicas de 2007, en las que debe avanzar posiciones de cara a las generales, siempre en el supuesto de que Zapatero no las adelante. Si así fuese, razón de más para echar el resto en la campaña del referendo estatutario.

En este contexto, los planteamientos pusilánimes qie abogan por una campaña suave y plana con el absurdo pretexto de inhibir la activación del adversario han de ser evitados. Y, en cualquier caso, el anunciarlo a los cuatro vientos invalida la efectividad de tan peregrina maniobra.

Por el contrario, el Partido Popular ha de mostrar un compromiso inequívoco con la unidad constitucional y con su modelo social y económico de libertad, solidaridad e igualdad de oportunidades, y lo ha de hacer sin complejos ni timideces.

Nada complacería más al Partido Socialista que un Partido Popular encogido y apocado cuando está en juego la existencia misma de la Nación. La sociedad catalana no ha de ser adormecida, ha de ser electrizada. No son momentos para enterrar la cabeza en la arena, sino para pelear con denuedo en cada rincón de Cataluña en defensa de la España de los ciudadanos frente a la España de las tribus.
Ahora bien, lo realmente preocupante es que a algunos haya que explicarles semejantes verdades a estas alturas de la película.

La última 'manifa'
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 4 Abril 2006

Le supongo informado, mi señor Zapatero, de que una gran manifestación de Batasuna recorrió el sábado y en compañía de otros las calles de Bilbao. Una organización ilegal convocó un acto ilegal, por decirlo con las mismas palabras que empleó Otegi en Anoeta hace casi un año y medio. Las consecuencias son algo distintas. Aquel acto fue el inicio del principio del fin de la Ley de Partidos y lo del sábado fue el estreno de Batasuna en su papel de partido-guía de la familia nacionalista, con la notoria y notable excepción del PNV, gracias a la negativa de su presidente, Josu Jon Imaz, en un gesto político de altura para los tiempos que corren.

Ninguno de los asistentes pidió a ETA que se disolviera, nadie que entregase las armas. No hubo una pancarta con el lema 'ETA no'. Ni siquiera ese 'ETA, gelditu' (ETA, para), versión euskaldun del «suave, que me estás matando» o ese eslogan mendicante que aún cuelga, deslucido, en las balconadas de las instituciones: 'Bakea behar dugu' (necesitamos la paz). En cambio, sí reivindicaron la amnistía a gritos y también la independencia para Euskal Herria.

Entre los manifestantes estaban dos de sus nuevos aliados, que le ayudaron a sacar en el Congreso la iniciativa del 17 de mayo de 2005, aquella en la que se hablaba de no pagar precio político por la paz, supongo que la recuerda. Así las cosas, ya empiezo a entender por qué dice usted que el proceso va a ser largo. Quizá esté pensando en emplear la misma hoja de ruta que siguió con el Estatuto catalán hasta dejarlo sin errores. Bueno, dos, pero intrascendentes para su relativismo epistemológico: los conceptos y las palabras.

Quitarle a Ibarretxe la idea de convocar la mesa no va a ser cosa de un día, que yo me conozco a mis clásicos y a este lehendakari nuestro a noble y tenaz no hay quien le gane. Luego explique a los socialistas vascos que Maragall no es el modelo y a Patxi que él nunca va a ser lehendakari con el apoyo parlamentario de Otegi, que Batasuna no es Esquerra, aunque éstos podrían enseñarles a adaptar los mecanismos de cobro del impuesto revolucionario a los tiempos de resolución de conflictos. ¿Acabará pactando usted el nuevo estatuto vasco con Imaz en La Moncloa?

Por otra parte, presidente, lo que sí va a dejar usted como una patena va a ser el Pacto Antiterrorista. ¿Qué es una patena para un laico? La reunión que ha convocado será una gran ocasión para certificar su defunción y embalsamarlo. Aquel pacto fue diseñado para derrotar a ETA y sus nuevos socios aspiran, como mucho a empatar y a cobrarse la comisión. Vuelva a ver el vídeo de la manifestación, presidente, y diga si les ve con ganas de rendirse y qué entiende por «sin pagar precio político».       s.gonzalez@diario-elcorreo.com

EL NUEVO ESTATUTO CATALÁN ESTÁ FUERA DE LA LEY
Antonio García Fuentes Periodista Digital 4 Abril 2006

EL NUEVO ESTATUTO CATALÁN Y LO QUE SIGA DESPUÉS

En principio diré que yo no sé casi nada de leyes “escritas”, pero sí lo suficiente para comprender con plena claridad, que con el estatuto catalán y por mucho que se haya escrito sobre ello… “a todos los españoles (catalanes incluidos) nos quieren colocar a la fuerza una grande larga e intragable patata indigerible”: sencillamente por cuanto la vigente Constitución Española, no fue un regalo de nadie… “vamos que no fueron las leyes del Movimiento que impuso Franco tras ganar aquella incruenta guerra”… sino que por el contrario, fue un paquete de directrices (o ley madre) la que una vez consensuada (bien o mal) por los representantes políticos de toda España, hubo de ser sometida a un referéndum nacional (no se olvide nunca esto) y el que aprobamos por mayoría, el pueblo español en masa… y en democracia ello está consagrado plenamente.

Por tanto, cualquier modificación que se haga a esa ley, tiene que ser hecha por iguales conductos, si no es así es ilegal totalmente. Por todo ello, todo cuanto contenga ese estatuto y todos los que tras de él van a venir irremisiblemente, si nuestros representantes políticos no se oponen en el Parlamento… es totalmente ilegal y por tanto fuera de la Ley, que reitero es “Ley madre”… y eso es así, lo diga Zapatero, Maragall, o cualquier otro de “la infinidad” de embaucadores que padecemos; y que digan lo que digan y lo hagan como quieran hacerlo, no defienden los intereses del conjunto de españoles, sino que defienden intereses de parte y reitero; tampoco incluso los de la generalidad de catalanes, los que si se hiciera un referéndum abierto y sin presiones ni miedos… seguro que se manifestaban como lo que han sido siempre; españoles catalanes, como lo somos el resto, o sea; españoles andaluces, españoles canarios, españoles gallegos, etc.

No nos engañan por mucha propaganda y fuerza “política que esgriman”… la realidad es la que es y lo otro, son demagogias que sobre la base del dinero público y presionando todo cuanto pueden, nos quieren hacer ver… “que lo blanco es negro”… y perversa o terriblemente, han logrado “echarnos a pelear” unos contra otros, con incluso boicot a productos fabricados en determinadas partes; cuando la realidad, es, que España se conformó en lo que debiera ser un conglomerado de intereses comunes y que gracias a ellos, se ha llegado a situar en el lugar que ocupa en el concierto mundial. Y la prosperidad de los que se denominan “separatistas”, no se olvide que procede del mercado que mantienen (“y colonizan”) en el resto de España, o sea, que dependen de ella vitalmente.

Incluso Idiótamente (“el perverso al final no es otra cosa que un tonto o retrasado mental”) se persigue al idioma común, que es el español, no el castellano como ha atestiguado recientemente (entre tantos otros, verdaderamente inteligentes) un destacado catalán y que forma parte de nada menos que el consejo editorial de uno de los mejores diarios españoles (Eugenio Trías: en “El Mundo 30-03-2006) y que es en sí mismo, la mayor riqueza con que contamos, los ya más de cuatrocientos millones de hispano hablantes… y los que a lo largo de su historia, han conformado ese idioma español de todos, puesto que por llevar, lleva hasta miles de palabras de origen arábigo y que es un legado de aquellos que nos invadieron. Como igualmente lleva muchísimas palabras de otros pueblos que Castilla y Aragón colonizaron o conquistaron… “dentro o fuera”; destacando entre ellos ese casi dos docenas de países americanos, que afortunadamente y con academias asociadas a la española, comparten y encajan inteligentemente; un idioma internacional que cada vez se habla más… precisamente por su peso demográfico y riqueza de voces y… “eso no lo puede parar nadie”.

Por todo ello… “nos van a meter esta especie de imposición de moderna inquisición de retrógrados”, pero, reitero; esa ilegalidad estará latente y continuará hasta que un gobierno digno de ser reconocido con tal dignidad, recapacite y vuelva a los orígenes y por tanto, quede anulado lo que ilegalmente se ha aprobado o se apruebe en cualquier otro lugar de esta “rica y complicada España”… que alguna vez, esperemos, sepa entenderse y reconocerse con igualdad de derechos y obligaciones para todos y, como consagra esa Ley madre cual es La Constitución Española, vigente hoy.

Por otra parte, el que sea capaz de leer ese “farragoso” estatuto, notará en él, la gran cantidad de embrollos, indefiniciones o definiciones dobles, dictaduras veladas o claramente insertadas y en fin… dudo que los catalanes, al menos los dotados de inteligencia y mundología (“sobre todo aquellos que son o aspiran a ser ciudadanos del mundo”) acepten este enorme “tocho”, escrito por quienes sólo les mueve, un ansia de poder y una avaricia (privadas o a lo sumo de grupo limitado) difíciles de definir.

Es terrible y tras tantos enfrentamientos y guerras civiles, que aún hoy y sesenta años después de la más sangrienta de todas, tengamos que volver sobre temas, que si no fueran tan terriblemente serios… “era como para mondarse de risa” ¿Cuándo España contará con verdaderos gobernantes estadistas?

Antonio García Fuentes
(Escritor y Filósofo)
www.jaen.ciudad.org (allí más)

El PP recurre ante el TC cincuenta artículos de la Ley Audiovisual catalana
«Se pretende utilizar el espacio audiovisual catalán para arrinconar progresivamente el castellano y reducirlo a la mínima expresión», asegura el Grupo Popular
ABC 4 Abril 2006

MADRID. El PP presentó ayer ante el Tribunal Constitucional un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley Audiovisual catalana, al entender que cincuenta de sus artículos vulneran al menos diez preceptos de la Carta Magna. Para el PP, es la primera vez que una Administración «se arroga la potestad de cierre definitivo de una emisora por cuestiones que afectan al contenido esencial de los derechos a la libertad de expresión e información».

El Grupo Popular también denuncia que la Ley «pretende utilizar el espacio audiovisual catalán para arrinconar progresivamente el castellano y reducirlo a la mínima expresión». Asimismo, argumenta que «la norma vulnera las competencias estatales exclusivas de telecomunicaciones, medios de comunicación social y relaciones internacionales». El PP arguye que, con la excusa de crear un «espacio de comunicación audiovisual», la Generalitat «invade espacios de libertad garantizados por la Constitución».

Vulneración de derechos
El recurso consta de tres bloques agrupados por preceptos: el primero está dedicado a la infracción de derechos fundamentales, el segundo circunscrito a la infracción del régimen lingüístico establecido en el artículo 3 de la Constitución y el tercero pone de relieve «las insuficiencias del título competencial esgrimido por el legislador territorial para la regulación que pretende establecer en la citada norma».

En el primer bloque, los populares hacen hincapié en la inconstitucionalidad de algunos aspectos de la potestad sancionadora de la Ley Audiovisual, en la medida en que otorga al Consejo Audiovisual de Cataluña «la capacidad de clausura temporal de medios de comunicación y el cese definitivo de actividades a partir de preceptos genéricos y tipos en blanco». Con la «excusa» del llamado «espacio audiovisual catalán», añaden, «se pretende configurar y moralizar los contenidos audiovisuales hasta extremos incompatibles con la libertad de información y con las libertades de opinión y expresión». Así, «se atribuye al Consejo Audiovisual la potestad de dictar instrucciones que definan el contenido de lo que es o no veraz, delimitando cuándo hay información y cuándo opinión, función reservada hasta ahora al poder judicial».

En el segundo bloque, el PP defiende la cooficialidad del castellano y denuncia la imposición de que «la lengua normalmente utilizada en los medios catalanes sea el catalán o el aranés». Por último, el texto presentado ante el TC afirma que toda norma que afecte a aspectos esenciales de derechos fundamentales, como la presente, «está sujeta a la Ley Orgánica y, por tanto, a competencia estatal».

Por otro lado, el presidente de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España, Fernando González Urbaneja, afirmó ayer que la presentación del recurso es «una buena noticia» y afirmó que «es inconstitucional que el CAC pueda cerrar un medio en función de los contenidos».

LA POLICÍA OCULTA ESTA NOTA AL JUEZ DEL OLMO
"ETA se encuentra detrás de la comisión de los atentados acontecidos el pasado día 11 de marzo"
Dos años después de la matanza del 11-M, el juez Del Olmo ha exigido que se le remitan "cuantos efectos, objetos, vestigios, piezas de convicción o cualquier otro elemento que se haya obtenido en el curso de las investigaciones por los atentados del 11 de marzo y el 3 de abril de 2004". El Mundo desvela ahora que la Comisaría de Telesforo Rubio ha ocultado al magistrado una nota en la que un confidente desvela que un primo de El Chino dijo que "ETA se encuentra detrás de la comisión de los atentados acontecidos el pasado día 11 de marzo de 2004".
Libertad Digital 4 Abril 2006

En concreto, el punto último de la nota informativa elaborada por la Policía pocos días después de la masacre terrorista y que llegó a la Comisaría General de Información que dirige Telesforo Rubio dice lo siguiente:

"El primo de El Chino, persona ésta de la que se desconoce cualquier otro dato, salvo que vive en la zona de Carabanchel Bajo, como ya se ha reflejado con anterioridad, comentó con otros individuos de raza árabe, hallándose presente el informador en dicha conversación, que la banda terrorista ETA se encuentra detrás de la comisión de los atentados acontecidos el pasado día 11 de marzo de 2004, al haber entregado cantidades de droga para que éstos a su vez pagaran al individuo que facilitó los explosivos".

Una vez más, esta prueba de la investigación aún no ha llegado hasta el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, a pesar de que su titular, el juez Juan del Olmo, dictó el 16 de marzo un auto exigiendo a la Dirección General de la Policía que se le enviaran todos los informes, minutas o notas informativas que tengan relación con la investigación del 11-M.

El informante de la Policía, que recibe el nombre en clave de Omar, era socio de El Chino. Fue él quien informó que el terrorista islámico tenía un apartamento en el pueblo cántabro de Laredo; de que Abdelilah el Foual el Akil, mano derecha de El Chino, tenía una vivienda en Torrejón de Velasco, y de que los documentos falsos de Jamal Ahmidan se lo proporcionaba un chileno, Alejandro Navarrete Tarifeños. Según El Mundo, todas estas informaciones han sido verificadas, excepto el intercambio de droga por explosivos entre ETA y El Chino.
Curiosamente, el primo de El Chino se encuentra detenido en Marruecos por lo que ha sido imposible poder verificar las confidencias de Omar.

La guerra del agua pasa del PHN a los Estatutos de autonomía
Murcia dice que impugnará un blindaje catalán del Ebro que el PAR quiere endurecer en el Estatuto aragonés, mientras la DGA estudia el recurso contra el texto valenciano.
BENITO ARISTU. Zaragoza Heraldo de Aragón 4 Abril 2006

La derogación del travase en junio de 2004 no calmó las ansias de Levante y las pugnas por el agua del Ebro se han trasladado del Plan Hidrológico Nacional (PHN) a los Estatutos de Autonomía. Al recurso que Aragón está preparando ya contra el precepto trasvasista del recién refrendado Estatuto valenciano (pendiente sólo de su publicación en el BOE) se contrapone ahora el anuncio de Murcia, en sentido inverso, de impugnar el Estatuto catalán (en tramitación en el Senado) por lo que llaman "blindaje" del Ebro.

El consejero murciano de Medio Ambiente, Antonio Cerdá, se se refería así ayer al precepto catalán según el cual "la Generalitat debe emitir un informe preceptivo para cualquier propuesta de trasvase de cuencas que implique la modificación de los recursos hídricos de su ámbito territorial". Pero ese "blindaje" se queda corto con el que se avecina en Aragón.

El consejero aragonés de Medio Ambiente y el portavoz del PAR en las Cortes de Aragón, Alfredo Boné y Javier Allué, subrayaron ayer que la intención de su partido es que el Estatuto aragonés actualmente en elaboración prescriba también frente a cualquier pretensión de trasvase del Ebro un informe no preceptivo como el catalán, sino "vinculante". De hecho, es uno de los puntos que se han pulido en la tramitación que ha seguido hasta ahora el Estatuto catalán en el Congreso, ya que al principio no hablaba de informe preceptivo, sino "determinante".

En esa línea, el presidente aragonés, el socialista Marcelino Iglesias, también planteó en septiembre del año pasado, durante el debate sobre el Estado de la Comunidad, buscar "una fórmula jurídica que nos permita asegurar y garantizar el uso de nuestros recursos hídricos en el futuro, evitando amenazas como la que hemos sufrido recientemente con el trasvase del Ebro".

Tampoco es que Cataluña y Aragón vayan de la mano como hicieron en su día contra el anterior PHN y como siguen haciendo Valencia y Murcia para resucitar el trasvase, "sapo" que por cierto ya ha decidido no tragar más el PP aragonés (al menos mientras sigan en la oposición en Madrid). Aparte de las amenazas trasvasistas del Levante persiste el riesgo de hipoteca para los usos futuros del agua en Aragón con el caudal ecológico del Delta.
Apoyo al PP aragonés

Un problema que, como recordaba ayer Boné tras la ejecutiva del PAR, sólo se corrigió en parte con la reforma del PHN. Lo positivo es que se suprimió el consorcio Estado-Generalitat que había de fijar el caudal ecológico sin participación del resto de Comunidades de la cuenca. Lo negativo, que Cataluña mantiene una posición preferente y ERC pretende triplicar el aforo mínimo en la desembocadura (lo que forzaría desembalses aguas arriba). De ahí que el PAR haya confirmado ya su apoyo a la iniciativa del PP para reclamar al Gobierno central la revisión del PHN en este punto.

A este conflicto se une que el "Estatut" también prevé la participación catalana en la planificación hidrológica y los órganos de gestión estatales de cuencas como la del Ebro, lo que el PAR piensa enmendar en el Senado para evitar un trato bilateral preferencial y asegurar la participación de toda la cuenca en pie de igualdad.

Los aragonesistas, que en cambio siguen los pasos de Cataluña para lograr las competencias de ejecución de obras hidráulicas de interés general, también ponen serios reparos al "Estatut" respecto al Archivo de la Corona, las lenguas o la financiación.

VECINOS DE PAZ
Minuto Digital 4 Abril 2006

Son una organización cívica muy activa, participan en todos los actos que se sucenden por las víctimas del terrorismo y no han querido olvidar a uno de sus vecinos: Francisco Casanova, asesinado por ETA. Para él, y como recuerdo al sufrimiento de tantas víctimas, han trabajado de forma incansable hasta ver en su localidad una gran escultura de homenaje a todas ellas.

Minuto Digital no faltó a su inauguración

Hoy traemos a nuestras páginas a su portavoz, Maribel Vals, para conocer su impresión sobre el nuevo escenario que se ha abierto tras el anuncio de ETA

-¿Qué es Vecinos de Paz?
-Somos un movimiento cívico contra del terrorismo y toda ideología que lo ensalce, disculpe o justifique; defendemos la vida y la libertad y apoyamos a las víctimas. Invitamos a los lectores a visitar nuestra web www.vecinosdepaz.com donde podrán saber algo más sobre nosotros y nuestras actividades.

-Parece que el trabajo que se ha realizado ha tenido sus frutos, pues se ha colocado el monumento en Berriozar en homenaje a Francisco Casanova y os apoyan todos los movimientos cívicos ¿Estáis satisfechos?
-El monumento no es solo en recuerdo a Francisco Casanova, es en recuerdo a todas las víctimas del terrorismo, y se ha podido realizar con la ayuda de Vecinos de Paz de toda España y sí, es cierto, nos apoyan todos los movimientos cívicos, sobre eso estamos contentos, pero no estaremos satisfechos mientras no se venza al terrorismo.

-Tras mucho sufrimiento llega la "tregua" de ETA ¿Qué opináis en Vecinos de Paz de este tema?
-Que como en otras tantas ocasiones, dicen que por ahora no va a asesinar. Se siguen sintiendo con el derecho a decidir sobre la vida o la muerte de cualquiera que no piense como ellos. Esta vez lo hacen por capítulos y con otra terminología: “Alto el fuego permanente”. Hay quien lo ve como para dar saltos de alegría, alegría plena, pero la verdad, es para alegrarnos tanto como cada día que ha pasado en esos más de cuarenta años de su existencia sin que la banda asesina tiñera nuestras calles con la sangre de un conciudadano.

Recordemos que el primer atentado fue el 27 de junio de 1960 en la estación de Amara, San Sebastián, donde hubo 6 heridos, entre ellos la pequeña Begoña Urroz Ibarrola, de 18 meses de edad, quien falleció al día siguiente. Desde entonces no hubo ningún asesinato hasta 1968, y desde ese año, la ETA ha segado casi mil vidas: hombres, mujeres (algunas de ellas embarazadas) y niños; sin olvidarnos de tantos y tantos heridos (muchos de ellos con traumas irreversibles), secuestrados, extorsionados y desterrados.

Ante este comunicado tenemos una alegría contenida, porque no dicen que dejan las armas y se disuelven como cualquier ciudadano de bien desea. Tampoco dicen que en el “alto el fuego permanente” incluyen a quienes están siendo extorsionados, incluso al mas puro estilo mafioso, recibiendo junto a las misivas fotos y datos de familiares. Ni se menciona el “terrorismo de baja intensidad”. Lo que sí demuestran es su deseo de doblegar al Estado de Derecho mediante el chantaje.

-Algunos hablan de una solución sin vencedores ni vencidos ¿Qué os parece esta afirmación?
-Pues que nadie que incumpla las leyes y normas de convivencia democrática puede obtener ningún “premio”. Jamás se pueden sentir vencedores (como al parecer, se están sintiendo) quienes han sembrado de sábanas blancas empapadas de sangre las calles de España. El vencedor tiene que ser el Estado de Derecho y con él, los ciudadanos y muy especialmente las víctimas del terrorismo a quien mas debe esta Democracia. Por eso nuestra obligación es unir nuestras voces a las de las víctimas y exigir MEMORIA, DIGNIDAD Y JUSTICIA.

-Cada vez surgen más movimientos cívicos como señal inequívoca de que los ciudadanos no se resignan a ver ganar a los terroristas ¿Creen que todos los movimientos deberían colaborar?
-Claro que sí, hemos ido viendo que la mejor manera de vencer al terrorismo es la unidad: Los políticos con el Pacto por la Libertades contra el Terrorismo, actuando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los jueces, los medios de comunicación (quienes no deben emplear un vocabulario que confunda a la sociedad) y los ciudadanos, que en asuntos tan graves no podemos mirar para otro lado como si no fuera con nosotros.

-¿Cuales son vuestras próximas actividades en Navarra?
-La única actividad que siempre está marcada en el calendario es el 9 de agosto, aniversario del asesinato por la ETA de nuestro vecino Paco (Francisco Casanova).Siempre estamos dispuestos para responder a los terroristas y sus cómplices y acudir a la llamada de cualquier movimiento cívico donde se apoye a las víctimas y/o se defienda la libertad.

-¿Qué les pediríais a los políticos?
-Les exigimos por el bien de todos UNIDAD frente al terrorismo, sobre todo a los dos partidos democráticos mayoritarios -y muy expresamente al Gobierno de la Nación quien tiene la máxima responsabilidad- que vuelvan al Pacto por las Libertades contra el Terrorismo que tan buenos frutos ha dado, que defiendan el Estado de Derecho y que tengan en todo momento presentes a las víctimas del terrorismo a las que no pueden dar la espalda ni ningunear.

Conferencia: DANIEL PORTERO, PRESIDENTE DE DIGNIDAD Y JUSTICIA
"La importancia de los macrojuicios en la negociación con ETA"
Plataforma España y Libertad  4 Abril 2006
http://www.e-libertad.es/

Bilbao, 5 de Abril, miércoles. 19.30 horas
Sala de las Juntas Generales de Vizcaya
c/ Hurtado de amézaga 6

Estamos viviendo una complicada situación en relación al terrorismo y el "alto el fuego permanente" decretado por la banda asesina ETA.

Daniel Portero de la Torre es el presidente de la Asociación Dignidad y Justicia, e hijo de Luis Portero García, fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, asesinado por la banda terrorista ETA. Dignidad y Justicia está personada en los macrojuicios contra ETA.

"Dignidad y Justicia" es una asociación que tiene como objetivo realizar cualquier tipo de acción que ayude al buen desarrollo de los juicios de los procedimientos número 18/2001 denominado "Haika", el 18/98 "Egin", el 33/2001 "Gestoras Pro Amnistía", el 153/2000 "Herriko Tabernas", el 35/2002 "Batasuna" y el 216/2001 "Egunkaria".

Desde Dignidad y Justicia tratan de desmantelar todo lo que rodea a la banda terrorista: estructura económica, informativa, etc

Los macrojuicios tendrán una especial importancia en la negociación con ETA, ya que tocan a todo su aparato financiero.

Daniel Portero nos explicará el estado actual de los macrojuicios y el papel que pueden jugar en esa negociación.

En el acto también participarán:
ANTONIO BASAGOITI
Antonio Basagoiti concejal popular en el Ayuntamiento de Bilbao y Presidente del Partido Popular de Vizcaya. Siempre en el punto de mira de la banda asesina ETA, el jóven político popular se ha convertido en referente para los constitucionalistas vascos.

IÑAKI EZQUERRA
Iñaki Ezkerra es poeta, novelista y un ensayista, pero sobre todo, es un escritor comprometido con su entorno y con la situación política y social que le ha tocado vivir en El País Vasco. Es columnista de El Correo Español y La Razón. También portavoz de Foro Ermua

Recortes de Prensa   Página Inicial