AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 12 Abril  2006
Rubalcaba no es una broma
Ignacio Villa Libertad Digital 12 Abril 2006

11-M: la investigación continúa
EDITORIAL Libertad Digital  12 Abril 2006

La manipulación al servicio del chantaje etarra
EDITORIAL Libertad Digital 12 Abril 2006

España se va rompiendo, el PSOE no
José Javier Esparza elsemanaldigital 12 Abril 2006

La gracia de Pérez Rubalcaba
Agapito Maestre Libertad Digital 12 Abril 2006

Rubalcaba y la intrahistoria
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 12 Abril 2006

Letrilla del trágala
Fray Josepho Libertad Digital 12 Abril 2006

La menguante versión oficial
Luis del Pino Libertad Digital 12 Abril 2006

Oscuras intrigas y coincidencia de intereses
Pío Moa Libertad Digital 12 Abril 2006

Otras víctimas de ETA: los exiliados
José Luis Manzanares Estrella Digital 12 Abril 2006

OTEGUI SIGUE DEFENDIENDO QUE ETA ACERTÓ MATANDO
Editorial minutodigital 12 Abril 2006

O bien Zapatero no sabe leer a ETA o nos toma el pelo a base de mentiras.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 12 Abril 2006

La danza de los equívocos nacionales
José Javaloyes Estrella Digital 12 Abril 2006

¿Otra vez la República? ¿Para qué?
Ramón Tamames  Estrella Digital 12 Abril 2006

UN PASO MÁS EN LA INVESTIGACIÓN
Luis del Pino Libertad Digital 12 Abril 2006

Landaben, la puerta de un conflicto político
Primo González Estrella Digital 12 Abril 2006

Nepotismo catalanista en la Universidad
Angela Martínez Gomis (Madrid) El Confidencial 12 Abril 2006

La Mesa del Parlament de Cataluña ha admitido a trámite la Iniciativa Legislativa Popular sobre el bilingüismo escolar, presentada por Convivencia Cívica Catalana
Minuto Digital 12 Abril 2006

La denominación Estella-Lizarra se rechazó por no estar en zona vascófona
BEGOÑA LÓPEZ ABC 12 Abril 2006

El "alto el fuego permanente" ya tiene precio
Agencias Periodista Digital  12 Abril 2006

Martínez Pujalte dice que "esto no ha hecho más que empezar" tras conocer el auto del 11-M
Libertad Digital 12 Abril 2006

Interior echa el freno a la Guardia Civil en el País Vasco
César Sinde Periodista Digital 12 Abril 2006

Navarra como perversa moneda de cambio
Juan Ramón Corpas Mauleón  El Mundo 12 Abril 2006

Gotzone Mora es INN
www.inn.org.es  12 Abril 2006

Toma de posesión
Rubalcaba no es una broma
Ignacio Villa Libertad Digital 12 Abril 2006

El nombramiento de Pérez Rubalcaba, el pasado viernes, como ministro del Interior ha levantado una oleada de críticas. De entre las muchas bien razonadas, cabe destacar el que fuera portavoz del Gobierno de los GAL, que transgrediera el día de reflexión acusando al Gobierno de mentir, su entusiasmo ante el asalto de las sedes del PP el 13 de marzo y que impulsara las filtraciones a la Cadena SER que desestabilizaron aquellos tremendos días entre la matanza de Madrid y las elecciones. Críticas todas ellas evidentes y que, en principio, hacían suponer que el nuevo ministro del Interior iba a aterrizar en su departamento procurando aparentar prudencia y discreción.

Nada más lejos de la realidad. Rubalcaba ha irrumpido en el Ministerio con toda su maldad a cuestas, pasándose de frenada. En ese juego del actual ministro del Interior –un juego entre infantil y retorcido– ha dicho que algún día Rodríguez Zapatero y Fernández de la Vega contarán la verdadera intrahistoria de su nombramiento. Dicho y hecho. Los rumores se han disparado, y no es para menos. El que Rubalcaba, conocido por sus maquinaciones, sus filtraciones, sus mentiras a medias y sus mentiras completas, siembre esa duda en un nombramiento clave del gobierno es cuando menos una irresponsabilidad. Y más cuando todo el mundo sabe que el nuevo ministro del Interior no suele cometer errores, ni suele abrir la boca sin tener en cuenta la repercusión de lo que va a decir. Rubalcaba ha dicho lo que ha dicho sabiendo lo que decía y conociendo perfectamente los efectos posteriores. Hasta tal punto tiene trasfondo esta historia que el secretario de estado de Comunicación ha tenido que salir corriendo a corregir al nuevo ministro catalogando de broma lo dicho por Pérez Rubalcaba.

Pero lo dicho por Rubalcaba no es ninguna broma. El nuevo ministro, tal y como han reconocido distintos políticos nacionalistas cercanos al Gobierno, está siendo el muñidor de las negociaciones con los terroristas etarras. Está siendo el impulsor de las cesiones del Ejecutivo de Zapatero ante el terrorismo. Está siendo el maestro de ceremonias de la claudicación. Rubalcaba lo sabe todo y más. Y por lo tanto no debería permitirse ningún brindis al sol. El ministro no debería de jugar así con los ciudadanos.

Ya tiene suficiente con ser el elemento clave de la rendición como para que ahora se burle de tantos millones de personas que han sufrido durante décadas la lacra del terrorismo. En especial, el ministro del Interior debería de guardar un mínimo de compostura hacia las víctimas del terrorismo, los familiares de las víctimas y aquellos ciudadanos que siguen siendo potenciales objetivos de los etarras. Y si eso es incapaz de hacerlo, lo menos que podría hacer es callarse. Y en todo caso, que sea consciente de que los españoles tenemos el derecho y él la obligación de contarnos esa intrahistoria tan misteriosa y tan maquiavélica. Rubalcaba, si tiene un mínimo de responsabilidad, lo debería de explicar. Hasta que no lo haga está en deuda –más todavía– con todos los ciudadanos.

Además, ¿a qué viene esa "gracieta" sobre el Partido Popular? Rubalcaba ha dicho que "no sabía" si la oposición se merecía recibir información sobre la situación del alto el fuego etarra. Bromas, las justas. Y en este tema, ninguna. Aunque cabría preguntarse por qué los populares no han respondido a esa ofensa de Rubalcaba a sus millones de votantes. Será que están de vacaciones.

11-M: la investigación continúa
EDITORIAL Libertad Digital  12 Abril 2006

El mismo día en que Alfredo Pérez Rubalcaba ha tomado posesión de la cartera de Interior, el juez de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, ha dictado el auto de procesamiento contra 29 de los 116 imputados en la causa en la que se investigan los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Simple casualidad, pero no deja de ser irónico que el miembro del PSOE que más se significó en aquellos días vuelva al primer plano de actualidad en el mismo momento en que se dicta el procesamiento de solo unos pocos del largo centenar de detenidos tras cometerse la masacre.

El hecho es que, tras hacerse público el auto, una lectura rápida del mismo reafirma lo que tanto Libertad Digital como el diario El Mundo habían anticipado hace meses. Vemos, por ejemplo, que sigue sin haber pruebas de peso que incriminen a Jamal Zougham, o que la célebre mochila de Vallecas puede ser desechada, desde ya mismo, como prueba de cargo. Son sólo dos ejemplos, pero hay más. Nuestro colaborador Luis del Pino lo ha tratado más extensamente, tanto en las páginas de nuestro diario como en su bitácora. El auto dictado ayer viene, entre otras cosas, a confirmar que la batalla por la verdad que ciertos periódicos estamos librando desde hace dos años es esencial y recoge los frutos esperados.

De cualquier modo, sería un error engañarse y pensar que el asunto del 11-M está ya resuelto. A pesar de que desde el Gobierno y sus medios afines todo está dicho, lo cierto es que queda más por investigar de lo que quedaba ayer; esto es un auto de procesamiento, no de conclusiones. José Blanco, sin embargo, ha preferido mantenerse fiel a sí mismo repitiendo como un papagayo un puñado de clichés caducados en los que, como era de esperar, no ha faltado la mención a la guerra de Irak y su nunca demostrado vínculo con la tragedia de Madrid.

Sirva esto como termómetro y aviso a navegantes. El PSOE trata por todos los medios de perpetuar y grabar a fuego un mantra que no se sostiene, esto es, que los atentados fueron consecuencia del apoyo diplomático de Aznar a la intervención aliada en Irak. No hay una sola evidencia de ello, pero tanto Blanco como cualquier socialista que se digne siguen erre que erre con lo mismo. Por fortuna, en el otro lado del espectro político parece que la cordura impera. Martínez Pujalte ha pedido que continúe la investigación hasta que se aten todos los cabos sueltos de una trama que sólo estamos empezando a adivinar, y cuyo resultado final fue la muerte de 192 personas en un atentado sin precedentes en Europa.

Punto y aparte merece la nómina de procesados, en la que, naturalmente, Blanco ni ha entrado ni creemos que lo haga. De los 29, sólo nueve han sido procesados por pertenecer a una organización terrorista islamista. Otros nueve son españoles, cinco de los cuales están relacionados con la trama asturiana, la que proporcionó los explosivos. A pesar de ello, el auto sólo cita una vez a la banda terrorista ETA, y eso que es un documento de casi 1.500 páginas. Por último, un total de 11 son simples delincuentes comunes.

Con esta relación en la mano, quizá haya que revisar la tesis oficial que apunta a un grupo islamista marroquí como autor de los atentados. Es posible que mantener una "versión oficial" que se deshace a cada día que pasa siga brindando réditos políticos al Gobierno. No debemos olvidar que, en este tema, de lo que se trata es de saber la verdad para hacer la justicia que las víctimas y toda la sociedad española demanda desde aquella aciaga mañana de marzo. A estas alturas, sin embargo, lo único que sabemos a ciencia cierta es que no sabemos quién fue el responsable de la matanza. La investigación debe continuar.

La manipulación al servicio del chantaje etarra
EDITORIAL Libertad Digital 12 Abril 2006

Ha dicho Rubalcaba, nada más prometer su cargo como ministro del Interior, que tanto Zapatero como De la Vega conocen la "intrahistoria" de su nombramiento y que "alguna vez la escribirán". Si a alguien llama la atención la expresa ocultación que hace el nuevo ministro de los entresijos de su nombramiento, que se espere a la inacabada "intrahistoria" que Rubalcaba va a tener que ocultar para controlar y hacer políticamente presentable el pacto electoral de su gobierno con ETA. Poco importa que la organización terrorista acabe de recordar las condiciones de su alto el fuego –autodeterminación y amnistía total–; ya se encargará este cínico genio de la propaganda de que los medios sigan suministrando el anestésico de la paz.

El "queremos saber" de Rubalcaba duró, por otra parte, los tres días de infamia en los que sus cínicas exigencias sólo buscaban la posibilidad de hacer el juego político a los autores del 11-M contra el gobierno del PP. Pasado el 14-M, el afán de Rubalcaba por que se supiera, de verdad, la "intrahistoria" del 11-M no ha sido mayor que la que demostró en su día para que se supiera quien había detrás de los crímenes del GAL. El genio de Rubalcaba ha demostrado que se puede hacer el juego político a los GAL, a los islamistas y a los etarras, y salir bien parado políticamente.

Servir y servirse de los terroristas en nombre de la paz es el pasado, el presente y el futuro del gobierno del 14-M. El cinismo de Rubalcaba es bien capaz de presentar el nihilismo de ZP como si de un alegato moral se tratara. El fin del poder justifica cualquier medio. Si Lenin dijo que la mentira es un arma revolucionaria, Rubalcaba la ha transformado en un auténtico arte. Por su "conciencia y honor". Esa es, desgraciadamente, la única "intrahistoria".

España se va rompiendo, el PSOE no
José Javier Esparza elsemanaldigital 12 Abril 2006

Hace algunos meses escribíamos aquí: "España puede romperse, el PSOE no". Porque el PSOE –recordábamos- ya no es tanto una asociación de carácter ideológico como una estructura de poder, de manera que su primera obligación es mantener el estatuto de sus varios miles de cargos electos, cosa que termina ocurriendo en casi todos los partidos con mando en plaza. Para sacrificar eso haría falta hallarse ante una disyuntiva trágica. ¿Por ejemplo la amenaza sobre la unidad nacional? No: el PSOE nunca en su historia ha considerado que la unidad nacional sea algo que le concierna especialmente. La izquierda española muy rara vez se ha sentido solidaria de la continuidad histórica de la nación. Y no va a sacrificar ni un solo peón por mantenerla ahora, cuando de nuevo tiene el poder.

Aquella opinión, eso de que España puede romperse pero el PSOE no, incomodó en su momento a algunos lectores que me obsequiaron con calificativos poco gratos. Bueno. Han pasado los meses, va adelante el Estatuto de Cataluña y ha comenzado la "normalización" del mundo batasuno, cuestiones ambas que afectan decisivamente a la unidad nacional, y el PSOE, como es bien notorio, no se ha roto. Más aún: hemos asistido al prodigioso espectáculo de algunos líderes socialistas que reprueban públicamente el Estatut pero, al mismo tiempo, le prestan su voto afirmativo. En esa contradicción, propiamente patológica, se pone de manifiesto la enfermedad del PSOE. La izquierda española funciona como un mundo autónomo, objetivamente desligado del país al que pertenece. El socialismo se ve a sí mismo como un universo autosuficiente, organizado en torno a su propio proyecto de poder.

Ese carácter autosuficiente, con rasgos de secta, no concierne sólo a los cargos electos del PSOE, sino que se extiende a sus bases y a buena parte de sus votantes. Basta frecuentar la calle para constatar que el votante de izquierdas, por norma general, lo acepta todo con tal de que ganen los suyos. Porque lo que a ese votante le preocupa no es el futuro del país o la salud de la sociedad, sino que mande la izquierda. Por eso también hemos dicho aquí que la izquierda española es una alucinación colectiva: ha fabricado un mundo imaginario y comulga con él a pies juntillas, bajo el temor de que cualquier disidencia, cualquier espíritu crítico, disipe su mundo de fantasía.

Téngase esto en cuenta al examinar las pequeñas grietas que sacuden a la izquierda, como las plataformas de Arcadi Espada y Gotzone Mora. Ayer lo decía aquí Antonio Martín Beaumont: esas escisiones no van a dañar a la izquierda, sino a la derecha; es el voto de centro-derecha el que eventualmente podría secundar a estos desencantados del socialismo. Porque la inmensa mayoría de la izquierda está en otra cosa. Está en su alucinación colectiva. Y por eso, aunque España se vaya rompiendo, el PSOE no se romperá.

Malas artes
La gracia de Pérez Rubalcaba
Agapito Maestre Libertad Digital 12 Abril 2006

Mientras Bono se llevaba la bandera de España a su casa sin avisar a Zapatero, los nuevos ministros tomaban posesión de sus respectivas poltronas con la mala conciencia de quien promete el cargo al margen de la enseña nacional. Raptado el principal símbolo del Consejo de Ministros, su labor principal queda reducida a ejecutar lo pactado con los terroristas y los nacionalistas. Todas las energías se dedicarán a traer una paz de cementerio, que se expresará, finalmente, en un eslogan para ganar las próximas y, seguramente, adelantadas elecciones generales.

¿Quién dirigirá esa operación? Sin duda alguna, el Departamento de Interior será el que marque los tiempos de la destrucción de España. Por eso, ciertamente, hay que reparar en las palabras cargadas de intención de Pérez Rubalcaba, quien junto a Zapatero y Fernández de la Vega, es el que mejor conoce la "intrahistoria" de la negociación con ETA. Tantas y tan malas han sido las intenciones expresadas por este ministro que no comprendo porqué aún no han sido contestadas por la oposición. ¿Quizá la gente de Rajoy están tan concentrada preparando el congreso de EUU (sic) que aún no han tenido tiempo para responder las maldades de Pérez Rubalcaba? Por favor, señores del PP, bajen de la luna, abandonen su silencio sepulcral y denuncien con contundencia la destrucción de España que está llevando a cabo el PSOE. Por favor, señores del PP, hagan política y dejen de quejarse por las esquinas, que representan a más de la mitad del electorado de España. Por favor, hagan política.

Es incomprensible, pues, que el PP no haya salido ya para decirle a Pérez Rubalcaba que sus declaraciones sobre la oposición, sobre el PP, son una villanía propia de un gobernante totalitario. Sí, es propio de un dictadorzuelo de pocos vuelos decir, haciéndose el gracioso que, "aunque no sé si lo merece la oposición, el ministro del Interior la mantendrá informada". Pérez Rubalcaba concibe la información cómo una gracia, o un don, o un favor, que él hace a la oposición. Es como si él fuera un pequeño dios que otorga favores a los pobres de la oposición. Salga, pues, de inmediato el PP y diga que tiene derecho a la información, a la transparencia y, por supuesto, al control de lo qué éste y otros ministros hagan. Salgan, señores del PP, porque representan a 10 millones de votos, que quieren vivir en democracia, o sea, necesitan controlar a quienes nos llevan a la destrucción. Salgan sin complejos, señores del PP, y díganle a Pérez Rubalcaba que sus palabras no son una "boutade", una exageración, sino que han dejado ver cuál es su concepción de la "política": convertir un derecho en una gracia. Una vez más, Pérez Rubalcaba, como en la noche del 13-M, demuestra que no le interesa lo más mínimo la política y la democracia, sino la agitación y la propaganda.

Escandalícese, pues, el PP, y diga con claridad que el PSOE no diferencia entre una tiranía y una democracia. O sea, mientras que la primera no tiene que dar cuentas a nadie, la segunda se define porque tiene que rendir cuentas y razones constantemente a la oposición. La democracia es lo contrario de la gracia y la pura arbitrariedad por las que clama Pérez Rubalcaba, porque un 14-M ganó unas elecciones apoyándose en "malas artes".

Rubalcaba y la intrahistoria
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 12 Abril 2006

Dice Rubalcaba que algún día se conocerá la intrahistoria de su nombramiento como ministro de Interior. Quiere responder de este modo a las explicaciones que ha encontrado el PP, según las cuales Zapatero le habría colocado en ese puesto por ser el más apto para negociar con ETA. Yo creo que no se agota ahí la cuestión. Soy de los que piensan que la crisis comenzó con Bono, y no porque tenga unas convicciones nacionales que le lleven a actitudes heroicas, sino porque la situación no permitía mantenerle como ministro de Defensa. Quiero decir que un ministro que había cesado al teniente general Mena y que iba diciendo por los cuarteles que él nunca aceptaría un Estatuto que definiera a Cataluña como nación no podía soportar el papel excesivamente desvergonzado que iba a tocarle vivir. Por otra parte, tampoco los dirigentes del PP son tan coherentes con sus principios nacionales como para no conceder a otros un mínimo de vergüenza... Quiero decir que a veces las cosas y los seres humanos tienen un límite, y Bono había llevado su osadía demasiado lejos. Se sintió obsoleto y sin futuro político. ¿Por qué no dejarlo? ¿Por qué no llevarse la bandera española para mejor ocasión?

Bono ha sido víctima de las contradicciones de la política del PSOE. Guerra, Leguina, Rodríguez Ibarra... han podido seguir en sus puestos aun perdiendo la cara. El ministro de Defensa no podía. Hoy por hoy ha sido el único coste que ha tenido la dirección el PSOE en esta «segunda transición», en estos comienzos de desmontaje del Estado autonómico. Habrá más. Operaciones tan siniestras y arriesgadas como la legalización de ETA, la anexión de Navarra, la excarcelación de presos... no saldrán gratis. Habrá muchos Bonos. Quizá un día sea el propio Rubalcaba el que quede atrapado por alguna de las trampas que él mismo está colocando al amparo de la noche y la clandestinidad. Quizá no le valga entonces la inteligencia que le achacan las gentes del PP y que ellos identifican como ausencia de moral y principios.

El «proceso de paz» (con independencia al fondo) va a tener riesgos muy altos para un Gobierno que negocia con el brazo político de ETA, no con el «militar». Así que no es aventurado predecir que las «contradicciones» van a ser muy arriesgadas para los dirigentes socialistas. Las intrahistorias de Rubalcaba podrán llegar a ser apasionantes.

La sátira
Letrilla del trágala
Fray Josepho Libertad Digital 12 Abril 2006

El extremeño tonante,
el bellotari barbudo,
el Ibarra corajudo
–a quien no hay Carod que achante
ni Maragall que quebrante–,
ya en sus principios naufraga…
¡Y traga!

Felipe insinúa, finta,
indica, sugiere, muestra,
sale un poco a la palestra,
habla de forma sucinta,
deja que corra la tinta,
fanfarronea y amaga...
¡Y traga!

Leguina escribe un artículo,
luego da una conferencia,
opina, juzga, sentencia...
y al final hace el ridículo,
como aquel al que el testículo
se le sale de la braga…
¡Y traga!

Vázquez se envanece, ufano,
del amor que tiene a España,
mas no mueve una pestaña
y se arrastra cual gusano,
camino del Vaticano,
pues es que Roma le embriaga...
¡Y traga!

Alfonso Guerra arremete,
discute, arguye, rebate,
se engalla, lucha, combate,
se implica, se compromete...
Pero, al final, se somete,
y, al ir a votar, se caga...
¡Y traga!

Y el Bono que se proclama
español y rojigualdo,
que a la Nación da respaldo
porque dice que la ama;
el que en contra de ETA brama,
calla, se marcha, divaga...
¡Y, como los otros, traga!

La menguante versión oficial
Luis del Pino Libertad Digital 12 Abril 2006

Ahora se entiende a qué venía la catarata de filtraciones que nos han endilgado en los últimos días: los defensores de la versión oficial tenían que aminorar el golpe ante la publicación del auto de Del Olmo. Porque la lectura del auto resulta escandalosa. Habrá tiempo de entrar en detalles, porque el auto confirma muchos de los elementos de análisis que los medios de comunicación independientes han ido poniendo sobre la mesa en los últimos meses. Por el momento, centrémonos en la lista de procesados, que en sí misma supone un varapalo terrible para la actuación de la Fiscalía y del Ministerio de Interior y, como consecuencia, para la propia versión oficial.

De las 116 personas detenidas en conexión con el 11-M, el juez Del Olmo sólo ha encontrado indicios para procesar a 29. En otras palabras: desde instancias dependientes del ministro Alonso se ha detenido a 87 personas para las que el juez no ha podido encontrar elemento incriminatorio ninguno. Algunos medios ya señalamos en su día que se estaba deteniendo a personas que nada tenían que ver con la masacre, con el fin de tratar de apuntalar la inexistente conexión islámica. Los hechos nos han dado la razón. Cada vez que el ministro Alonso salía a los medios a pregonar la última detención de pelanas magrebíes, indefectiblemente esos pelanas eran puestos en libertad a los pocos días por el juez. El auto viene a confirmar que eran detenciones meramente publicitarias. Detenciones, por cierto, que se acabaron en cuanto el gobierno dictó el cierre de la SCI (Supuesta Comisión de Investigación) del 11-M. En resumen: sólo se sentará en el banquillo uno de cada cuatro detenidos.

Pero es que la lista de procesados es más escandalosa aún. De los 29 procesados:

Nueve son españoles: Emilio Suárez Trashorras, Antonio Toro, Carmen Toro, Iván Granados, Javier González Díaz, Emilio Llano, Raul González Peláez, Sergio Alvarez Sánchez y Antonio Iván Reis Palicio.

Once son vulgares delincuentes, a quienes se acusa de facilitar la tarea a los verdaderos terroristas, pero sin ser ellos mismos terroristas: Rafa Zouhier, Hamid Ahmidan, Otman El Gnaoui, Abdelilah El Fadual, Rachid Aglif, Mohamed Bouharrat, Saed El Harrak, Nasreddine Bousbaa, Mahmoud Slimane, Brahim Moussaten y Mohamed Moussaten

Y sólo nueve son acusados de ser terroristas islámicos: Jamal Zougham, Fouad El Morabit, Basel Ghalyoun, Mouhannad Almallah, Mohamed El Egipcio, Hassan El Haski, Youssef Belhadj, Mohamed Larbi Ben Sellam y Abdelmahid Bouchar.

¡Tremendo atentado de Al Qaeda, con nueve españoles y once chorizos! Para colmo, al menos cinco de los procesados son confidentes policiales o de los servicios de inteligencia españoles y existen sospechas sobre la condición de confidente de al menos otros tres.

Por ultimo, en cuanto a la autoría material, resulta que sólo se imputan los 191 asesinatos del 11-M a tres personas: Zougham, Trashorras y Bouchar, de los cuales sólo uno (Zougham) colocó mochilas en los trenes (y ya sabemos que las declaraciones de los testigos que afirman que vieron a Zougham son para el museo de los despropósitos, por contradictorias). El único otro "colocador de mochilas" que tenía la versión oficial (Basel Ghalyoun) se ha caido de la lista de autores materiales (lo que no ha impedido que se le siguiera incluyendo en las filtraciones que hemos escuchado estos días).

En resumen: la versión oficial no es que se tambalee, sino que se esfuma a ojos vista. No es de extrañar que hayan tenido que recurrir a Rubalcaba. Los suplentes no van a poder remontar la goleada, así que hay que sacar al titular.

¡Para ir al servicio y no echar gota, que diría un finolis!

Oscuras intrigas y coincidencia de intereses
Pío Moa Libertad Digital 12 Abril 2006

La doble trama del 11-M.

a) La coincidencia de intereses entre el PSOE y la ETA, por un lado, y el Terrorismo Islámico por otro.

A los islámicos les interesaba la retirada de tropas españolas de Irak, prometida por el PSOE, y al PSOE y a la ETA les interesaba sobremanera la caída del PP. El atentado masivo de Madrid benefició a todos por igual. Coincidencia de intereses y ganancias no implica complicidad de hecho, que pudiera haberla, pero tendría que probarse. Desde luego, los tratos directos o indirectos del PSOE con la ETA, al margen de la ley, ya existían antes de las elecciones, y ese dato es muy relevante. Pero, con complicidad directa o sin ella, sí puede afirmarse con fundamento la existencia, ya entonces, repito, de esa comunidad de intereses entre el PSOE –o la corriente dominante en él--, la ETA y el Terrorismo Islámico. Y debe destacarse, porque es el factor clave, el que ha llevado a España a una división interna y a una crisis política sin precedentes desde la Transición.

La otra cara del 11-M, más de detalle, pero de enorme trascendencia: un golpe perpetrado entre islamistas, chorizos y confidentes policiales, y sin terroristas suicidas, contra lo que la SER “informó” en su momento. Se entiende que el gobierno y sus terminales mediáticas estén como locos tratando de dar por cerrado el caso, que apunta, de momento sólo apunta, a oscuras intrigas.

He propuesto esta primera campaña de aclaración: la república llegó como un intento de democracia liberal, pronto destruido por la demagogia despótico-revolucionaria, culminada en el Frente Popular. No fue la guerra la que destruyó la democracia, sino la destrucción de la democracia por el Frente Popular la que causó la guerra. No es una curiosidad histórica, pues explica inmejorablemente la actualidad, la política de la Infame Alianza. Pero de nada vale tal aclaración sin un esfuerzo denodado por hacerla llegar a la opinión pública, y cada cual debe entender su obligación.

Otras víctimas de ETA: los exiliados
José Luis Manzanares Estrella Digital 12 Abril 2006

El terrorismo etarra ha producido bastantes más víctimas que las reconocidas oficialmente. Al millar de asesinatos hay que sumar los mutilados, los heridos, los secuestrados, los amenazados, los extorsionados y los que sufrieron daños en sus bienes materiales, pero también los que, quizá desde hace muchos años, tuvieron que ajustar su vida a la necesidad de llevar escolta. Y aún quedan los condenados a mirar diariamente los bajos de su coche o a volver la cabeza en una alerta permanente. Sin embargo, la relación estaría incompleta sin los exiliados del País Vasco, los que se vieron obligados a dejar su patria chica porque el Estado no garantizaba su seguridad frente a un crimen organizado que se apoderaba de las calles y los estigmatizaba como españolistas o traidores a su pueblo.

Son las víctimas olvidadas. De los presos etarras y de sus reivindicaciones, incluida la de cumplir sus condenas en Euskadi, se habla todos los días. Cuentan con cualificados valedores y su suerte será objeto de particular atención durante las próximas negociaciones con el Gobierno. Si no inmediato y generalizado retorno a sus lugares de origen, sí habrá, al menos, aproximación, adelanto de su puesta en libertad y, muy probablemente, ayudas económicas de la Administración estatal o autonómica –o de ambas- para facilitar su reinserción social. La suerte de los exiliados no preocupa tanto. Los vascos normales son gente laboriosa que sabe levantar prósperas empresas en otras partes de España o en Hispanoamérica. Si en su día no regresan Euskadi será porque no quieren.

Nadie les indemnizará por sus años de exilio, el desarraigo de su viejo entorno, los problemas familiares y las incertidumbres en el inicio de su nueva vida. Eso parece no tener remedio, pero el Foro de Ermua nos recuerda, precisamente ahora, que debería permitírseles votar en cuantas elecciones se celebren en su Comunidad Autónoma para decidir su futuro. Mikel Buesa, presidente del Foro, denuncia la evidencia de que el censo de la Comunidad Autónoma “ha quedado distorsionado a lo largo de las tres últimas décadas por la actividad terrorista”, y cifra en 125.000 vascos las víctimas de la diáspora. Quizá éste sea el momento de preocuparnos de ellos, aunque sólo sea en su condición de personas particularmente interesadas por el destino de esa parte entrañable de España que es el País Vasco.

Al margen de los problemas que suscite la modificación urgente de la Ley Electoral, la reclamación es más que razonable. Hoy, el español que reside en el extranjero, por el motivo que sea, puede votar en nuestras elecciones generales, pero no puede hacerlo en Euskadi quien hubo de exiliarse contra su voluntad. Hace años, el bloque nacionalista ganó en las elecciones autonómicas al constitucionalista por unos 20.000 votos. Calcule el lector cual habría sido el resultado sin la marginación de estas otras víctimas del terrorismo. Lástima que, como otras veces, las soluciones lleguen demasiado tarde o, simplemente, no lleguen.

OTEGUI SIGUE DEFENDIENDO QUE ETA ACERTÓ MATANDO
Editorial minutodigital 12 Abril 2006

Otegui sigue siendo hoy lo mismo que era ayer. Pero el PSOE, nos quiere hacer creer que el dirigente de la banda terrorista Batasuna ha visto la luz, igual que Saulo vio la luz camino de Damasco, y se ha convertido a la causa de la paz.
Arnaldo Otegi ha hecho una "apuesta clara por la paz", ha dicho Pepiño Blanco repitiendo los argumentos de Zapatero, para añadir: "La gente tiene derecho a poder haberse equivocado en el pasado".

Pero Otegui nunca ha dicho que se haya equivocado. Porque Otegui, lo que si a dicho, y sigue diciendo, es que acertaron matando. Blanco y sus mamporreros mediáticos no se deben haber enterado que precisamente es por eso por lo que están juzgando a Otegui en la Audiencia Nacional, por rendir homenaje a un cobarde asesino de ETA. Por defender que Argala acertaba cuando mataba. Y acertaban lso aberzales en su estrategia violenta, también lo ha dicho Otegui, porque así han conseguido finalmente derrotar a la transición española.

La causa de Otegui, nunca ha sido la paz, ni lo es ahora, ni lo será mañana. La causa de Otegui es la independencia del País Vasco, y para lograr esa independencia usará cualquier instrumento que este a su alcance. El asesinato y el terror era la formula para conseguir precisamente lo que ETA-Batasuna ha conseguido, sentar al estado a negociar sobre sus condiciones para dejar de matar. Hoy toca negociar porque es la estrategia de la que más rentabilidad puede sacar la causa de Otegui, no porque este sicario crea en la paz, sino porque es la consecuencia triunfante de los muchos asesinatos cometidos. Batasuna-EtA recoge hoy los frutos de sus muchos años de aterrorizar a la sociedad española.

Desde luego, Sr. Blanco, la gente tiene derecho a poder haberse equivocado en el pasado. A lo que no hay derecho, es a un gobierno que quiere equivocarnos a todos e hipotecar el futuro de España, dándole la oportunidad de victoria al separatismo violento.

O bien Zapatero no sabe leer a ETA o nos toma el pelo a base de mentiras.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 12 Abril 2006

Desde que ETA declaró la tregüita tramposa, ha repetido por activa, por pasiva y en varios idiomas lo que dice hoy en su zutabe, que condiciona la tregua a que se acepten todas las condiciones que expone, todas ellas políticas y que para más cachondeo son las mismas que conformaban las reclamaciones de ETA para dejar de matar en la antigua alternativa KAS. Autodeterminación, anexión de Navarra, presos fuera de las cárceles y España fuera del País Vasco. Creo que insisten tanto porque ven que Zapatero no se entera.

El País, por ejemplo informa que “ETA asegura que quiere "llevar hasta el final" el proceso iniciado tras el alto el fuego”

Al titular le ha faltado decir “...si se cumplen sus condiciones”. La frase de ETA le valdrá a Zapatero para conseguir eso que tanto tiempo lleva diciéndonos, que él verificará la voluntad de ETA de abandonar sus actividades para pasar a la negociación con los terroristas.

Veamos, es raro que ETA mienta, pero no que nos intente embolicar, deja claro que quiere conseguir sus objetivos y para ello va a llevar el proceso hasta el final, por otro lado Zapatero el mirífico nos dice que el va a confirmar que los buenos y pacíficos chicos de ETA van a dejar de aterrorizar y matar a cambio de ninguna concesión política. Esta situación solo es admisible si le reconocemos a Zapatero virtudes taumatúrgicas que harán que ETA entregue las armas, se autodisuelva y se entreguen gracias a un milagro de Zapatero.

¿Por qué ahora se inicia un proceso de negociación con ETA si las condiciones que nos pone son las mismas que ya ponía con la alternativa KAS en los años 70?

Si algo tenemos claro es que los chicos de ETA son malos pero no tontos, y dejan bien claro lo que intentan. En cambio Zapatero, afirmando que conseguirá que ETA se rinda sin nada a cambio, nos deja claro que además de tonto es malo.

Hay muchas cosas que no son concesiones políticas y que igual es lo que Zapatero El Mesiánico Pacificador quiere proponer a los chicos de ETA para hacerlos definitivamente buenos chicos como regalarles sus álbumes de cromos de Heidi, Marco y otros que con mucho esfuerzo coleccionó mientras era un diputado aburrido y silente.

Estoy seguro que con Rubalcaba al frente del equipo gubernamental de negociadores con ETA ideas para hacer concesiones no políticas no les van a faltar. Si tras 5 años de negociar Rubalcaba con ETA, resulta que aun ETA no hace pública ni una sola condición no política para hacer definitiva la tregua, o bien Rubalcaba es un mal negociador o junto con su jefe Zapatero nos están tomando el pelo. Aunque igual nos están diciendo que como ETA no participó en el atentado del 11M eso demuestra el deseo de paz de los etarras.

Según cuentan Rubalcaba ya ha empezado a realizar concesiones de las que pide ETA al ordenar a la Guardia Civil en el País Vaco que no intervengan o lo hagan lo menos posible en aquel territorio. Después seguro dirá que como no hacen nada, sobran allí.

No es raro que ETA aplauda a Rubalcaba a pesar de que fue el portavoz del gobierno de los GAL.

La Hoja de Ruta de Zapatero al Infierno, al colocar a Rubalcaba en el centro del proceso ha conseguido cumplir uno de sus principales objetivos, dejar claro a ETA que todo es posible, que pidan lo que pidan siempre encontrará Rubalcaba una formula para darles lo que piden sin hacer concesiones políticas, la semántica en manos de Rubalcaba es un arma de futuro. Verán ustedes el arte de Rubalcaba cuando dentro de unos pocos meses legalice a ETA Batasuna sin que ello sea una concesión política.

¿Qué ha cambiado para que hoy se vea como factible pactar con ETA en base a sus viejas condiciones y en cambio eso en los últimos 30 años nunca se había visto aceptable?. Yo creo que lo único que ha cambiado es que tenemos un presidente de gobierno al que le importa una higa su país, los 900 muertos, las víctimas y todo por lo que hemos venido combatiendo a ETA siempre que el consiga algún beneficio personal de poder.

La danza de los equívocos nacionales
José Javaloyes Estrella Digital 12 Abril 2006

El desenlace final de los votos en las elecciones donde Prodi y Berlusconi han contendido como polos, puede inducir el equívoco de que Italia está radical y nacionalmente partida en dos: una mitad en el cetroizquierda, ganadora por unos pocos miles de votos de más, y otra en el derrotado centroizquierda, por la misma cantidad de votos de menos. Pero no es así. La división nacional italiana no rebasa el más superficial nivel de las opciones electorales.

En base a otros más relevantes criterios, el del sentimiento de la unidad nacional y el de su adhesión a ella, por ejemplo, no son dos partes iguales y escindidas las que se contraponen, sino que existe una inmensa mayoría que apoya ese sentimiento, desbordando el esquema con el que electoralmente se ha contendido. Es probable incluso que el patriotismo abunde más en la izquierda vencedora que en el mundo aglutinado por el histrionismo de Berlusconi, que tenía cosido su traje gubernamental con retales de tan distinto color como el de los cuasi-separatistas de la Liga Norte y el del luto antidemocrático propio de los tardomisinos musolinianos.

Siempre ha podido decirse que la democracia italiana tiene una mala salud de hierro; mala por que pulsa mal, porque gravita hacia la ineficacia y el chanchullo hasta alcanzar magnitudes tan siderales como las del tiempo de la "tangentópolis", en que todo fue una ingente cama redonda de comisiones y corrupciones. La sociedad civil ha sido más sólida y avisada que finalmente decisoria su clase política. Y quizá por eso, políticamente, nunca llegó la sangre al río en la República italiana. A nadie, de dentro o de fuera de la política, se le ocurrió nunca tocar los niveles críticos de la convivencia nacional, como, por ejemplo, los que corresponden a la organización territorial del Estado.

La idea de las regiones, como categorías autónomas de poder nacional espacialmente distribuido dentro de una unidad solidaria, nunca ha ido más lejos – salvo en el número total de las regiones establecidas – de lo que fue la II República Española, en cuya Constitución se inspiró la actual de Italia, lo mismo que, a estos efectos de reparto del poder territorial vino a inspirarse en la Constitución de 1932 nuestra Constitución monárquica de 1978.

Constitución ésta en la que los españoles hemos permanecido hasta las manipulaciones confederales y las desvirtuaciones soberanistas del actual Gobierno español, con la reforma estatutaria catalana y la que se prepara para las Vascongadas. Los cambios de Rodríguez, dentro de su doctrina de la "forma que sea", a los considerados efectos, han dejado en pañales los apaños berlusconianos de coalición con la gente de la Liga Norte: auténticos ejemplos de moderación centrífuga comparados con los del tetrapartito catalán y las rezadoras estirpes de Arana, tan compactamente adscritas al racismo antropológico y al franquismo eclesiástico: formato actualizado del nacional-catolicismo propio de la dilatada posguerra española.

Con el juego de todos esos precedentes, nada tendrá que ver la apuesta europea que anuncia Romano Prodi con la anunciada en su día por el vencedor del 14-M. A la vista de lo que se entiende y por lo que se barrunta, la izquierda que ha triunfado en las elecciones italianas nada tiene que ver con esa "Europa de los pueblos" reclamada ayer por el lendakari Ibarreche en el "Gugenheim" bilbaino, cuando pedía también a la UE “ayuda y apoyo para avanzar en el proceso de paz abierto en Euzkadi, y para que, al igual que se hizo en Irlanda, la UE se convierta en "aliado". Lo único que viene quedando claro es que en este compás de la política española todo se suma para la confusión y el río revuelto de las ideas y las palabras. Ninguna relación tiene lo que se hizo con el Ulster, espacio de soberanía británica. No alcanza ni de lejos al Estatuto de Guernica. El Ulster no corresponde al Estado irlandés. Y pese a lo que el lendakari quiera enredar en variable complicidad hispanicida con Rodríguez, ni la Unión Europea, ni Naciones Unidas ni Kofi Annan tienen nada que decir sobre la organización soberana del Estado español. Corresponde esto a los españoles, que ya decidieron unívocamente en todas sus Constituciones, excepción hecha de la pesadilla cantonalista en la I República. ¡Ya está bien de danzar con los equívocos nacionales!

jose@javaloyes.net

¿Otra vez la República? ¿Para qué?
Ramón Tamames Catedrático de Estructura Económica (UAM) 
Catedrático Jean Monnet de la UE Estrella Digital 12 Abril 2006

Este año, el día de la República en su 75 aniversario, coincide con el Viernes Santo, y son muchas las voces que se levantan con nostalgias de aquel Régimen cuyos máximos líderes, a pesar de haber contado con el apoyo de una inmensa mayoría de los españoles, no supieron consolidar la que en principio, desde Aristóteles, se considera como la más libre y democrática de las formas de Estado.

Todos sabemos cómo llegó la Segunda República a España: Alfonso XIII, al aceptar, o incluso inducir y consagrar, en septiembre de 1923 la Dictadura de Primo de Rivera, firmó su propia acta de defunción como Rey a mayor o menor plazo; lo que duró el General al frente de un directorio que habiendo conseguido no pocos resultados económicos y sociales positivos, no alcanzó a legitimar políticamente su existencia, ni supo o ni quiso encontrar una senda de salida hacia una nueva democracia. Y así, mediando los ulteriores episodios de Berenguer y Aznar, se llegó al 14 de abril de 1931. Con el estallido del júbilo de un país que parecía iba a iniciar una nueva andadura, librándose de sus viejos demonios históricos, a fin de crear mejores condiciones de vida a los entonces 23,5 millones de españoles.

Sin embargo, por una serie de razones que están en los registros de bibliotecas y archivos –y me permito recordar que dentro de la "Historia de España" dirigida por Miguel Artola para Alianza Editorial escribí en 1973/74 el volumen 7 de la serie, bajo el título de La República. La era de Franco—, el régimen republicano de 1931 no llegó a sobrevivir, de modo que la guerra civil cerró trágicamente lo que podría haber sido un ciclo de modernización y progreso social del Estado español.

Tres cuartos de siglo después de aquella promisoria llegada de la niña bonita –por haberse constituido formalmente su primer gobierno el 15 de abril—, en la actualidad la idea de la República está manejándose por estos pagos de forma a veces artera y otras frívola. Que de todo hay, como también existen voceros del mensaje que en ciertos casos se mueven entre la frustración personal y su carácter de iluminados, cohabitando con quienes pululan ayunos de todo conocimiento.

El caso es que la idea del retorno a la república, está convirtiéndose en una herramienta para romper el espíritu constituyente de 1978, y de la única Constitución –de las once o doce que hemos tenido—, que no fue un trágala de una parte de los españoles frente a la otra. Como había sucedió entre 1939 y 1975 con las leyes fundamentales de Franco, de sumisión de los vencidos a los vencedores.

Con esa retrospectiva de una senda tortuosa de casi 200 años de constitucionalismo español, la Carta Magna de 1931 fue un instrumento concebido con demasiada rapidez, y ulteriormente desarrollado sin tener en cuenta las realidades del país, y sobre todo las necesidades sociales que los republicanos infravaloraban, y que socialistas y comunistas utilizaron más que nada para forzar algún día un cambio de sistema. Y de ahí la gran crítica que, ya sin los prejuicios y rencores propios de un pasado inmediato, puede hacerse desde la distancia de 15 lustros; de los cuales, los últimos cinco han constituido la etapa democrática más larga y fructífera de todo nuestro desarrollo histórico. Observación esa que a algunos se les antojará más o menos trivial, entre otras cosas porque no se percatan que la calidad de cualquier proyecto político se mide por la eficacia (hacer las cosas) y la eficiencia (hacerlas bien), en vez recurrir las más de las veces a abstrusos y esotéricos razonamientos.

Uno de los grandes males de la segunda república fue que sus partidos políticos se enfrentaron unos a otros entre 1931 y 1936 en una serie de gobiernos débiles, y con el artificio de toda clase de regateos y esterilidades parlamentarias. Además, en medio de una situación europea que anunciaba lo peor, desde el fascismo de Mussolini y el nazismo de Hitler de un lado, el expansionismo soviético de Stalin, y los restos del Imperialismo británico. En un mundo en el que la Sociedad de las Naciones –ideada por el Presidente Wilson y a la que EE.UU. no llegó nunca a incorporarse a causa de sus viejas doctrinas aislacionistas— no llegó a confirmarse como la gran valedora de la paz, haciéndose posible por esa y otras razones una serie de guerras de rapiña, intervenciones neocoloniales, y luego la propia contienda civil española, y la segunda mundial.

Puede haber teorías grandilocuentes, esquematizaciones con pretensiones omnicomprensivas, presentaciones no marxistas que aspiran a una nueva forma de dialéctica histórica construida como un castillo de naipes para explicar las ventajas de la República sobre la forma actual de Estado que tenemos. Y desde luego, los defensores, o apóstoles de tales proclamas están en su legítimo derecho de defender sus tesis, aunque estén construidas en buena parte con materiales de derribo. Como también se esfuerzan los sabios hermeneutas al uso, en proclamar los obvios aspectos más negros y negativos del franquismo, siguiendo el viejo lema de a moro muerto, gran lanzada; y sin percatarse de que el franquismo, casi 40 años, no fue un mero paréntesis de la vida económica y social española sino que contribuyó a configurar una estructura económica y social que ni el más incendiario de los antifranquistas se atrevería a despachar con un más o menos vindicativo anatema.

Pero siendo enjuiciable todo lo visto hasta aquí, lo que creo nadie podrá rebatir es la tesis de que la transición democrática 1978/1985 ha sido, como ya avanzamos más arriba, la etapa más fecunda de nuestra historia, de mayor pujanza económica, de máximas libertades, y también de transformaciones sociales en las áreas de la fiscalidad y la seguridad social, y ciertamente con no pocos errores, también en la educación. Y siendo igualmente cierto que todo eso se ha alcanzado en la España de hoy en buena parte por la excelente coyuntura europea, tampoco cabe desconocer los méritos de quienes hicieron la transición, como si fueran personajes más o menos inútiles al lado de los líderes casi siempre bastante estériles de la Segunda República.

Podría extenderme aquí en un análisis sobre lo que en esas mismas áreas del desarrollo llevó a cabo la República Española, que ahora algunos consideran modélica, y con una ética irreprochable de sus dirigentes de mayor fuste. Lo que no explican es por qué con esas mimbres no se supo hacer la obra que tanto se necesitaba. Y reconociendo lo mucho que de bueno pudo haber en la Segunda República, sobre todo en el campo de la educación y de las libertades, lo cierto es que España navegó a la deriva. Sin construirse, en una era de paro masivo ningún sistema de seguridad social comparable al que había en Alemania desde 1885 con Bismarck.

Como tampoco supo llevarse a cabo la reforma agraria, que se perdió en un laberinto. Y en la República de trabajadores, como decía el texto constitucional de 1931, sus líderes hoy más venerados no llegaron a enterarse de que había un John Maynard Keynes revolucionando la ciencia económica, o un Roosevelt con su New Deal para luchar contra el paro. Lejos de todo eso, se toleraron el desempleo y el declive económico, problemas ante los cuales se tomaron medidas como la Ley de vagos y maleantes, y desarrollando una política monetaria contractiva, que rayó en el fetichismo en relación con el encaje oro de la peseta. Y se buscaron enemigos con los más necios radicalismos dialécticos frente a la Iglesia o el Ejército. Y en las relaciones exteriores se mantuvo el aislamiento que luego pagaría la causa republicana durante la guerra civil, por la osadía del fascismo y el nazismo apaciguados por las democracias.

No voy a extenderme mucho más en el tema. Pero sí que haré algunas reflexiones últimas.

1.La historia está para que la discutan los historiadores y todos los que sepan algo de historia, no para montar cada uno sus mitos pro domo sua; reconstruyendo, como hacen hoy los nacionalistas al uso, unas vivencias que nunca existieron.

2.La República está en la Historia, como lo está el franquismo, e intentar ahora, después de 25 años con la mejor Constitución española de todos los tiempos, contraponer un pasado contra otro, y prefigurar ucronías per se imposibles, es una muestra de que en vez de dar solución a los problemas, estamos otra vez ante el riesgo de una aventura llena de insensateces.

3.La actual democracia española es ciertamente perfectible. Pero todo indica que no va a mejorarse abandonando el Pacto de 1978 para buscar otras legitimidades que ya fracasaron rotundamente.

4.Por lo demás, los que más preconizan en estos momentos ese recuerdo benevolente de la Segunda República, y la necesidad, lo digan con mayor o menor claridad, de romper la Constitución actual, seguramente serán, como los hijos de Saturno tal como supo expresarlo Goya, devorados por su propio progenitor.

Tengamos la fiesta en paz. Trabajemos por mejorar lo que tenemos, cuidemos de que los nacionalismos no se apoderen del poder en España para disgregarla, y no nos dejemos llevar por estos nuevos cantos de sirena por lo demás bastante desafinados.

AUTO DE PROCESAMIENTO
UN PASO MÁS EN LA INVESTIGACIÓN
Luis del Pino Libertad Digital 12 Abril 2006

Parece que el juez Del Olmo ha decidido recibir al nuevo Ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, con un regalo envenenado. Dejando aparte el sangrante hecho de que 87 de las 116 personas detenidas por la Policía en el marco de las investigaciones del 11-M ni siquiera se llegarán a sentar en el banquillo (como comentábamos en el blog), la lectura del auto confirma muchos de los datos que desde estas páginas y otros medios de comunicación se han ido desvelando a lo largo de los últimos meses.

Así, por ejemplo:

las declaraciones de los Tedax que participaron en el operativo del 11-M (página 50 y siguientes del auto) muestran que en los trenes no se encontró metralla de origen terrorista, lo que viene a echar por tierra de forma prácticamente definitiva la mochila de Vallecas como prueba de cargo.

la declaración de los Tedax en la página 51 confirma que en la mochila detonada por los Tedax en Atocha no había ningún teléfono móvil (¿se utilizaron por tanto temporizadores?).

las declaraciones de los funcionarios policiales incluidas a partir de la página 61 nos muestran un panorama todavía más desalentador y confuso en lo que respecta al viaje a ninguna parte que los objetos de El Pozo hicieron durante aquel día, hasta terminar recalando en la comisaría de Puente de Vallecas.

las pruebas periciales de voz realizadas a los vídeos de reivindicación (página 338) muestran que la persona que aparece en el vídeo del 13-M no es la misma que habla en el vídeo de Leganés, y asimismo se indica que no se ha podido demostrar pericialmente que ninguno de ellos fuera Jamal Ahmidan.

no existe ninguna conversación telefónica que incrimine a Jamal Zougham en los atentados, a pesar de que tenía intervenidos su teléfono móvil y su teléfono fijo, y a pesar de haber analizado diversas tarjetas y terminales que Jamal Zougham utilizó hasta el propio 13 de marzo (página 819 y siguientes).

se confirman las llamadas de Suárez Trashorras a su controlador en las fechas clave del transporte de los explosivos (página 989 y siguientes)

El auto de Del Olmo incluye numerosísimos datos interesantes sobre casi todos los aspectos de los atentados, y puedo asegurar que nos esperan diversas sorpresas. De especial interés son, por ejemplo, los listados de cruces de llamadas incluidos a partir de la página 610 o la secuencia temporal de hechos incluida a partir de la página 911 (¡simbólico número, que diría la fiscal!). Asimismo, resulta interesante cómo se han "caído" de la versión oficial muchos de los participantes que nos habían vendido como piezas clave de los atentados (por ejemplo, Moutaz Almallah o los hermanos Chergui).

En resumen: que Del Olmo acaba de dar un paso más en las investigaciones, las cuales distan mucho de estar concluidas, y que podemos esperar un arduo, pero gratificante, trabajo de indagación y buceo en los detalles contenidos en los diversos informes policiales desclasificados.

Landaben, la puerta de un conflicto político
Primo González Estrella Digital 12 Abril 2006

De todos los conflictos que ha vivido la industria española del automóvil en los últimos años, el que gangrena en estos momentos (desde hace 15 meses) la planta de Volkswagen en Pamplona (la planta de Landaben) es con bastante probabilidad el más duro y previsiblemente el que se va a resolver con un balance más dañino para el sector, para la empresa, para los trabajadores y a la postre para Navarra. Por si la larga marcha de los desacuerdos no fuera suficiente, la situación se ha vuelto explosiva en los últimos días en el curso de los cuales el conflicto ya ha saltado a la calle, en donde no se suelen resolver nunca los conflictos. Todo lo más, empeoran. Ayer mismo han aparecido ya los primeros signos de violencia, con el balance de varios heridos, sobre todo entre las fuerzas del orden.

Landaben es una de las fábricas españolas del Grupo Volkswagen, cuyo epicentro productivo español está como es lógico en Barcelona, en las instalaciones de Seat. En Pamplona hay una planta para fabricar hasta 300.000 vehículos anuales que los paros y la conflictividad de estos últimos meses, junto a una cierta crisis del modelo que allí se fabrica (el Polo, en su versión actual), han dejado reducidos a dos tercios, de forma que en el año 2006 es probable que no pasen de 200.000 las unidades realmente producidas. La hipótesis de un cierre definitivo de Landaben en un plazo de tres años se ha convertido en una hipótesis bastante real ya que, tras el actual conflicto, la dirección de la compañía parece haber dado pasos irreversibles para poner en otras plantas la producción de la fábrica navarra. En torno a la Volkswagen navarra trabajan al menos 11.000 personas, de modo que se trata de un problema industrial de envergadura. Desde luego no es este el mejor momento para que nadie le eche otro pulso (además del energético en torno a Endesa)a los alemanes, ya que la capacidad del Gobierno para mediar en una crisis de este calibre es más bien reducida y bastante tiene con mantener la promesa de unas inversiones y de una paz social en la Seat catalana, lograda a base de notables esfuerzos.

A Volkswagen parece habérsele agotado la paciencia tras 15 meses de negociar interminablemente. Los sindicatos de la planta española están divididos. Hay un sector irreductible que no sólo ha rechazado el arbitraje del Gobierno navarro (dirigido por UPN, la rama navarra del PP) sino que exige condiciones muy difíciles de asumir por la multinacional automovilística, que cuenta con numerosas alternativas para salir del embrollo en cuanto a garantizar la producción. Volkswagen tiene, en efecto, una excelente planta en Europa del Este, en Bratislava, a la que está mudándose desde hace tiempo la producción del Polo, proceso que en los últimos días parece que ha decidido acelerar.

Además, la compañía alemana ha tomado las medidas necesarias para activar la línea de producción del Polo también en su planta de Sudáfrica, en donde ya se produce un modelo similar (con el volante a la derecha). Al mismo tiempo, Volkswagen estudia un emplazamiento para una nueva fábrica en Rusia y ya cuenta con dos candidaturas finalistas. Alternativas, por lo tanto, no le faltan. La estrategia de una parte (la mayoritaria) de los sindicatos de Landaben de negociar un convenio que reconozca exigencias muy superiores a las que los propios sindicatos han firmado en otras plantas españolas durante estos últimos meses para impedir que se fueran al exterior algunos proyectos como el de General Motors o el de Renault, ha demostrado ser una estrategia suicida.

Ni qué decir tiene que los costes de producción tanto en Bratislava como en la futura planta rusa y en la africana son bastante más ventajosos que en España, sin contar las elevaciones salariales y de otro tipo que vienen planteando algunos de los sindicatos de la fábrica española. La división de los sindicatos presentes en Landaben no parece muy alejada del contexto político que se vive en los últimos meses en el País Vasco, aunque en este caso el sindicato socialista, UGT, parece bastante claramente alineado con las tesis posibilistas que propugnan un acuerdo con la empresa, ya que la última propuesta negociadora de la multinacional alemana parece satisfacer bastante bien las aspiraciones de la mayoría de los trabajadores. Estos, entre tanto, no han podido pronunciarse sobre la aceptación del convenio en referéndum secreto. Los sectores más radicales del núcleo sindical dominante lo han impedido hasta la fecha. El conflicto de Landaben parece orientado a buscar una nueva mayoría política en Navarra aún al precio de un coste industrial y socialmente inaceptable. Si la multinacional alemana decide finalmente marcharse o reducir al mínimo (como parece haber hecho ya) su presencia en la planta navarra, la imputación de tal fracaso al Gobierno navarro parece ser el paso inmediato. Su descrédito político sería el segundo paso. Y la pérdida de las elecciones, el siguiente. La apertura de un proceso de integración de Navarra en el País Vasco sería posiblemente la fruta madura de todo este proceso.

Nepotismo catalanista en la Universidad
Angela Martínez Gomis (Madrid) El Confidencial 12 Abril 2006

Hay veto a los que son de fuera de Cataluña. Por ello, quiero contar lo sucedido en unas oposiciones de profesores de Periodismo a las que se ha presentado una compañera de la Universidad Complutense de Madrid. Las pruebas de habilitación se celebraron en la Universitat Pompeu Fabra (UPF) durante el mes de marzo. El catedrático de Periodismo de la UPF, Josep Maria Casasús, junto con tres titulares de Periodismo de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), han habilitado sólo a seis candidatos de un total de 21, para nueve plazas existentes.

Pues bien, resulta que han vetado el acceso de los candidatos de fuera de Cataluña. Esta decisión, presuntamente arbitraria y por motivos que no obedecen al currículo ni a los resultados objetivos de las pruebas públicas de los 21 candidatos, ha causado un profundo malestar en numerosos Departamentos y Facultades de Periodismo fuera de Cataluña.

Según una carta firmada por una docena de los profesores afectados, el historial académico y científico de los concursantes acredita “reconocimientos por parte de la ANECA y de las diversas agencias autonómicas; evaluaciones docentes favorables; un respetable número de publicaciones, con frecuencia elaboradas en el marco de grupos de investigación consolidados o en centros de investigación de reconocido prestigio...; una serie de méritos, en definitiva, que hacen pensar en proyectos docentes e investigadores acordes con la trayectoria de sus autores/as”.

Los otros profesores implicados en la presuntas 'irregularidades' son el catedrático de Periodismo de la UAB, Lorenzo Vilches, la catedrática de la UAB, María Rosario Mateo Pérez y la profesora titular de la UAB María Rosario Lacalle.

Los afectados han solicitado que el Tribunal arbitre alguna fórmula que rectifique el daño causado, pero los profesores catalanes ni siquiera les han contestado.

Yo ingenuamente pensaba que en este tipo de oposiciones primaba el currículum y los méritos de los candidatos, pero ya veo que la corrupción y el nepotismo catalanista han llegado hasta la universidad y las Facultades de Periodismo.

Movimiento cívico
La Mesa del Parlament de Cataluña ha admitido a trámite la Iniciativa Legislativa Popular sobre el bilingüismo escolar, presentada por Convivencia Cívica Catalana

Minuto Digital 12 Abril 2006

Esta semana el movimiento cívico catalán se ha apuntado un nuevo éxito. Más concretamente ha sido Convivencia Civica Catalana y su presidente, Francisco Caja, el motor de esta nueva iniciativa en defensa del español en Cataluña.

La Mesa del Parlament ha admitidola iniciativa legislativa popular para la Educación en Lengua Materna y el Bilingüismo Escolar, que presentó el pasado 4 de abril la Asociación Convivencia Cívica Catalana (junto a Universitarios Liberal Demócratas, ULD)

La propuesta iba firmada por el presidente de Convivencia Cívica, Francisco Caja, por el exdiputado del Parlament Ignasi Oleart, por Ángel Escolano (miembro del claustro de la UB por ULD) y por Oscar Espinosa (miembro del claustro de la UPF por ULD), todos miembros de la comisión promotora de esta propuesta, que será tramitada al amparo de la nueva ley de la Iniciativa Legislativa Popular, aprobada por el Parlament el pasado 2 de febrero.

Para que esta Iniciativa Legislativa Popular pueda continuar su tramitación, sus promotores han de acreditar el apoyo de un mínimo de 50.000 personas firmantes.

Antes de dar comienzo a la recogida de firmas, se tiene que constituir una Comisión de control, integrada por tres magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (uno de los cuales será el presidente de la Comisión), tres catedráticos de Derecho Constitucional o de Ciencia Política y tres juristas de reconocido prestigio. Los catedráticos y juristas han de ser designados por la Mesa a propuesta conjunta de los Grupos Parlamentarios. Un letrado del Parlament será el secretario de la Comisión, que tendrá voz pero no voto.

Los promotores de la Iniciativa Legislativa Popular, una vez reciban la notificación de la admisión a trámite y una vez constituida la Comisión de Control, han de presentar a esta comisión las hojas necesarias para la recogida de firmas. La Comisión de control ha de sellar y numerar las hojas, redorando las hojas a la comisión promotora, que dispondrá de 120 días hábiles, ampliable 60 días más, para reunir las 50.000 firmas. Las personas que den apoyo a esta iniciativa tienen que hacer constar, juntamente con la firma, el nombre, los apellidos, el número de DNI (o de identificación o tarjeta de extranjero) y el domicilio. Todos estos datos han de ser autentificados.

Si la propuesta finalmente logra las 50.000 firmas validadas, empezaría entonces la tramitación propiamente parlamentaria. Los Grupos Parlamentarios podrían presentar enmiendas a la totalidad y la Junta de Portavoces podría incluir en el orden del día de un pleno el debate a la totalidad de la Proposición de Ley. Este debate en el pleno empezaría, según el nuevo reglamento del Parlament, con la presentación de la Iniciativa Legislativa por parte de un miembro de la Comisión Promotora. Si supera el debate a la totalidad, la propuesta seguiría su tramitación en comisión y volvería al pleno para el debate y votación finales.

El Pleno del Parlament ha aprobado hasta ahora tres leyes que tuvieron su origen en Iniciativas Legislativas Populares: La Ley de apoyo a las selecciones deportivas catalanas, la ley reguladora de la incineración de los residuos y la Ley de Creación de Guarderías de Calidad

La denominación Estella-Lizarra se rechazó por no estar en zona vascófona
BEGOÑA LÓPEZ ABC 12 Abril 2006

PAMPLONA. El presidente navarro, Miguel Sanz, aseguró ayer que el Gobierno foral «se ajustó a la legalidad» cuando no autorizó la solicitud del Ayuntamiento de Estella para que esta ciudad pasara a denominarse de forma oficial como Estella-Lizarra. Sanz, en respuesta en el Parlamento a una pregunta de Aralar, aseguró que el informe jurídico solicitado por el Ejecutivo «era concluyente» al señalar que, conforme a la ley del vascuence, no es posible adoptar esa nueva denominación puesto que Estella se encuentra fuera de la zona vascófona y además ya tiene como denominaciones oficiales, aunque por separado, las de Estella y Lizarra.

Añadió que algunos munícipes de Estella aprobaron el cambio de nombre «sabiendo que era ilegal» y de hecho comentó que se dirigieron a los concejales de UPN para indicarles que si el Gobierno señaliza en bilingüe la Autovía del Camino retirarían de la tramitación la autorización solicitada para modificar el nombre de la ciudad.

Según Sanz, los ediles de UPN contestaron que el Gobierno ya tenía tomada la decisión de modificar el plan de señalización para rotular también en euskera la Autovía del Camino pero no quisieron acceder a la petición que les fue planteada y para la que además no tenían competencias.

El "alto el fuego permanente" ya tiene precio
Agencias Periodista Digital  12 Abril 2006

Hay mensajes de la banda terrorista ETA que no salen a cámara. Son los que se extraen de los `zutabe´ o boletines internos de la banda. En el último, al que ha tenido acceso la radio televisión vasca, ETA pone las condiciones a la negociación.

ETA asegura en su último zutabe (boletín interno) que tiene intención de llevar el proceso político iniciado tras la declaración de alto el fuego permanente del pasado 22 de marzo "hasta el final", aunque advierte de que si no se dan pasos valientes "éste no va a seguir adelante". La banda terrorista cree que la llave para resolver el conflicto se encuentra en el respeto a la voluntad de los ciudadanos, y reconoce que el proceso será "largo e irregular".

En este zutabe, fechado en abril y al que ha tenido acceso la radio televisión pública vasca, ETA explica las razones por las que decretó el alto el fuego en vigor desde el pasado 24 de marzo y sostiene que lo hizo para "impulsar un proceso democrático" que suponga el "cambio del estatus político actual".

Tres nudos a desatar
En este sentido, la banda considera que son tres los "nudos que hay que soltar" a lo largo de este proceso: en primer lugar, considera que es necesario examinar las bases del conflicto y demostrar la voluntad de encontrar una salida al contencioso. A continuación, ETA señala la necesidad de construir un acuerdo en torno a las fórmulas para respetar los derechos de "Euskal Herria y dar la palabra y la decisión a los ciudadanos vascos", es decir, un acuerdo en torno a los modos en los que se materialicen el "derecho de autodeterminación y la territorialidad".

El último de los nudos que se debería desatar, según ETA, sería ver cómo van a respetar y garantizar los Estados español y francés esos derechos. Si el proceso se construye sobre esas bases, la organización terrorista indica que "estaríamos ante una situación para poder superar el conflicto".

ETA advierte: puede haber ruptura

Tras hacer un repaso histórico de diferentes procesos de negociación anteriores, ETA remarca que éstos "suelen ser largos e irregulares", y señala que el camino emprendido "puede tener altibajos y momentos de ruptura".

En todo caso, la banda indica que su objetivo "es llevar el proceso hasta el final", y advierte de que, si la otra parte no tiene voluntad, "habrá que combatirlo y denunciarlo", porque "si no se dan pasos concretos ni se toman decisiones valientes, dejando pudrir el proceso, éste no va a seguir adelante".

La organización deja claro que tanto la amnistía total de los presos como la expulsión de las fuerzas armadas y de las diferentes policías siguen siendo sus objetivos.

"NO ES VERDAD" QUE CON EL AUTO "SE ACABE EL PROCESO"
Martínez Pujalte dice que "esto no ha hecho más que empezar" tras conocer el auto del 11-M
El diputado del PP Vicente Martínez Pujalte ha afirmado este miércoles, un día después de que se hiciera público el auto del juez del Olmo sobre los atentados del 11-M, que no es cierto que la investigación esté "concluida", como dice el PSOE, sino que se trata de "un punto y aparte". "Esto no ha hecho más que empezar", dijo el diputado, que indicó que las primeras conclusiones que extrae del auto son la existencia de "puntos oscuros" y la evidencia de que la masacre "tuvo un clarísimo objetivo clarísimo". Por ello, indicó que su partido seguirá exigiendo que la investigación continúe. LEA EL BLOG DE Luis del Pino.
Libertad Digital 12 Abril 2006

Vicente Martínez Pujalte se refirió con ironía, en una entrevista en La Mañana de la COPE, a las declaraciones de José Blanco, en que daba por "concluida" la investigación. "Todos le conocen su sabiduría jurídica", dijo. "El señor Blanco lleva muchos años estudiando la carrera de Derecho y confunde una sentencia con el cierre de la instrucción del proceso", indicó Pujalte, que hizo la precisión de que el auto no constituye "sentencia alguna". "Esto no ha hecho nada mas que empezar, es un punto y aparte", afirmó Pujalte, que recordó que "aquí todo el mundo todavía puede opinar". "No es verdad que con esto se acaba el proceso", insistió.

Pujalte le recordó también al secretario de Organización del PSOE que, según las encuestas, "una gran mayoría de españoles cree que no se sabe todavía toda la verdad". Indicó "que es evidente" tras una "primera revisión del auto" que el atentado tuvo "un clarísimo objetivo político". Eso es lo que afirma el juez del Olmo, recuerda Pujalte, que la masacre "pretendía cambiar al Gobierno y lo consiguió", tal y como decía el PP mientras el PSOE mantenía que el atentado "no tenía nada que ver con las elecciones". Otra "conclusión clara" que se extrae del texto son los "puntos oscuros que hay que seguir investigando, recordó Pujalte.

El diputado del PP se refirió a la posibilidad de que su partido se persone como acusación particular en el proceso por el 11-M. A una pregunta de Alberto Recarte, Pujalte respondió que lo ha "pensado, personalmente, repetidas veces". Reconoció que su partido es un "perjudicado claro" del proceso, y que está "absolutamente de acuerdo" en que "hay que investigar muchísimo más". El papel que pueda jugar su partido en el proceso judicial "siempre está encima de la mesa" y "siempre se puede estudiar", dijo, pero consideró, "honestamente", que "quien debe llevar la voz cantante son las asociaciones de víctimas".

Rubalcaba, el nuevo Fouché
Martínez Pujalte indicó que no tiene "ninguna confianza" en que con Alfredo Pérez Rubalcaba, se vaya a seguir investigando. El diputado popular indicó que con el nuevo ministro del Interior "han creado al nuevo Fouché", en referencia al siniestro político francés que ejerció su poder e influencia durante la Revolución. Rubalcaba comparte con Joseph Fouché, a juicio de Pujalte, una "carga de cinismo enorme", que "manejaba todos los resortes de poder" e "investigaba sólo lo que quería". "Creo que es lo que va a hacer", vaticinó el diputado.

"También comparto", dijo Pujalte, que Rubalcaba "controla la negociación" con ETA "desde hace mucho tiempo" y "quieren que lo siga haciendo". "Va a ser una persona que controle vidas y haciendas", que diga que el 11-M "ya se ha acabado", consideró. "Nadie tiene ninguna duda en este país", dijo el diputado, "Rubalcaba es quien es" y recordó que "podemos ir a cualquier régimen donde el ministro de interior es quien controla resortes del poder".

Interior echa el freno a la Guardia Civil en el País Vasco
César Sinde Periodista Digital 12 Abril 2006

El Foro de Intereconomía
Parece que el Gobierno empieza a devolverle a ETA la ‘cortesía’ de su anuncio de alto el fuego, de ser ciertos los datos de la Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC)

La Guardia Civil del País Vasco ha recibido orden de no hacer controles o identificaciones en esta comunidad, según denuncia la Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC) en un comunicado. ASIGC atribuye la orden ‘al deseo gubernamental de quitar de en medio a la Guardia Civil en el País Vasco’, tras el anuncio de alto el fuego. Los jefes, sigue el comunicado, sólo podrán ordenar estos controles o identificaciones de manera ‘excepcional y de forma justificada’ en base a la ‘competencia fiscal’ de la Guardia Civil, por cuanto debe controlar ‘aduaneramente’ el cumplimiento de las normas sobre impuestos. Los Grupos Antiterroristas, añade, realizarán los controles cuando ‘particularmente’ reciban las instrucciones oportunas. En el caso de que la Ertzaintza requiera la ayuda de la Guardia Civil en caso de urgencia y de forma justificada, ‘decidirá el Jefe de Operaciones de la Jefatura de la Comandancia de la Guardia Civil, la forma de prestar ese apoyo’.

Denuncian que el Gobierno ordena ‘pasividad antiterrorista’ a la Guardia Civil en Euskadi
Incluso los guardias civiles en funciones de seguridad de instalaciones del Estado o encargados del control de armas y explosivos, tienen ‘rigurosamente limitada’ su labor de identificación y control de personas y vehículos, ‘teniendo que justificar su actuación y dar cuenta a la central en todo caso’, dice la ASIGC en su comunicado. El núcleo de reserva de la Guardia Civil de Guipúzcoa, encargado de dar protección y seguridad principalmente a las autoridades protegidas y escoltadas, tendrá que establecer un plan de actividades que será aprobado ‘en su caso’ por el Jefe de Operaciones de la Comandancia de Intxaurrondo de Guipúzcoa.

La ASIGC considera que el Gobierno socialista ha accedido a las peticiones del Ejecutivo autonómico vasco para ‘relegar’ a la Guardia Civil de sus funciones antiterroristas y que la presencia en las vías públicas de éste Cuerpo de Policía sea ‘la menor posible’, de tal manera que la Ertzaintza ‘adquiera todo el protagonismo que según la competencia de seguridad ciudadana le corresponde’. Se trataría de dejar hacer a la Policía vasca. ‘Pero a pesar de la apariencia legal que se le quiere dar a la orden, el hecho de que se produzca precisamente tras el alto el fuego acordado por ETA, tiene una clara significación de tipo político, que no ha sido recibida de buen gusto por la mayoría de guardias civiles, que entiende que el Gobierno atendiendo a los requerimientos nacionalistas, quiere prescindir de los servicios de la Guardia Civil en el País Vasco, después de haber sido utilizada en los peores momentos de la lucha contra el terrorismo’,subraya.

No obstante, adelanta que la Benemérita, ‘como siempre’, se subordinará y cumplirá ‘con absoluta lealtad y ejemplaridad’ las órdenes legales que reciba del Gobierno y estará ‘siempre dispuesta a ser empleada en las funciones de mayor riesgo y fatiga, aún cuando a la postre, se le vaya mermando en sus funciones’.

Navarra como perversa moneda de cambio
Juan Ramón Corpas Mauleón  El Mundo 12 Abril 2006

Navarra es una de las 17 comunidades autónomas que componen la Nación española. Como todas, aporta al conjunto peculiaridades que lo enriquecen y lo completan. Pero a diferencia de las demás, vive en el riesgo de desaparecer como Comunidad Foral y ser absorbida por una de sus vecinas, la comunidad vasca. ¿Por qué caminos se ha llegado a tal despropósito? ¿Es posible que esta posibilidad se consume?

Todos los nacionalismos etnicistas comparten puntos comunes: visión mítica de la historia, utilización política de las lenguas (resumida en el concepto romántico del genio o el espíritu de las lenguas, el célebre Volkgeist, es decir, «una lengua, una nación»), y expansión e irredentismo territorial, (el Anschluss sobre Austria, el derecho dinárico sobre Kosovo ).

El nacionalismo vasco comparte con el nazismo y otros movimientos similares tales características. Y es que, a la manera de Hitler, se ven a sí mismos como asociados de Dios en la tarea de ordenar y perfeccionar la parte de la Humanidad que les importa. Por eso, saben corregir los errores de la Historia o la geografía.Y, cuando se sienten llamados a anexionar un territorio que ni los azares históricos ni la voluntad de las gentes han puesto en sus manos, utilizan cualquier método que está a su alcance: violencia terrorista, intimidación mediática, inmersión lingüística, negociación por la paz lo que sea, con tal de alcanzar la meta que les ha sido asignada en sus sueños proféticos.

La meta del nacionalismo vasco se llama Navarra. Desde su nacimiento como movimiento político nunca ha desviado el punto de mira de esta diana, con varios momentos destacados en la cruzada continua para conquistar su mítica Arcadia originaria.

La primera gran ofensiva fue el intento de conseguir un Estatuto vasco-navarro entre los años 1931 y 1932 que, aunque no produjo el efecto esperado, es un serio aviso de la decisión de no construir una nación vasca sin la participación de Navarra. La negociación política en la Transición es otro importante punto de inflexión.El afán de UCD y PSOE por obtener el apoyo nacionalista para el proyecto constitucional lleva a la concesión de una disposición en la Constitución (Disposición Transitoria cuarta), que abre la puerta a la incorporación irreversible de Navarra a la comunidad vasca. Un hecho sin explicación legal, ni parangón, ni precedentes.Un agravio a Navarra y una dádiva al nacionalismo que éste paga como suele, rechazando la Constitución y exigiendo más.

La presión que no cesa tiene otros puntos calientes. Entre ellos, la creación de un órgano común permanente Navarra-País Vasco, ideado por el PSN y pactado en el gobierno de coalición con los nacionalistas en Navarra en 1995, que se disolvió por corrupción socialista; o el Pacto de Lizarra, que en 1998 intenta cerrar los destinos de Euskal Herria en la Alternativa KAS.
Pero Navarra nunca ha vivido un peligro tan grave como el que vive hoy.
A lo largo de estos años, los nacionalistas han pervertido el lenguaje y lo han sustituido por una jerga política que, alentada, subvencionada y divulgada por su universo ideológico, ha invadido el habla de buena parte de la ciudadanía. Así, palabras como diálogo, paz, libertad, soberanía y democracia, han cambiado su sentido, a la vez que han nacido nuevas expresiones: territorialidad, normalización, el conflicto vasco, ámbito vasco de decisión Su motivación es la de transmitir las consignas nacionalistas.

El éxito de tal corrupción se lee y se escucha estos días: la organización, con el fin de resolver el conflicto, ofrece un alto el fuego. Fruto del diálogo con los socialistas se abre una negociación para alcanzar la paz. A cambio, tras una democrática consulta popular en el ámbito de decisión vasco, se decidirá sobre los temas esenciales: presos, soberanía y territorialidad, es decir, Navarra.

En la negociación, uno de los pagos es la política penitenciaria y otro la legalización de Batasuna antes de las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2007. Poco más se dice, al menos en voz alta, aunque se van conociendo detalles y trapicheos.

Sobre Navarra, el PSOE afirma no haber acordado nada con ETA, aunque es sabido que la exigencia terrorista, supuesta la imposibilidad de una anexión inmediata a Euskadi, pasa por la creación de un nuevo órgano de unión de ambas comunidades. Con el nombre de Dieta, este órgano tendría que acompañarse de una consulta popular también en Navarra.

Tal exigencia se enfrenta a un obstáculo infranqueable. Tanto UPN y CDN, partidos que gobiernan Navarra, como el PSN, se han manifestado siempre contrarios a ningún referéndum que ponga en juego ningún extremo de la identidad navarra.

Sin embargo, se vislumbran detalles que insinúan la dirección que va a tomar el proceso de negociación hacia la normalización y hacia la paz.
Batasuna afirma que «pese a quien pese, Navarra va a ser parte del proceso de soluciones». El PNV anuncia la «creación de una mesa para la normalización, que será sometida después a consulta popular». EA apunta que «la Disposición Transitoria cuarta es el asidero para una salida democrática al conflicto» y propone una Dieta CAV-Comunidad Foral, «propugnando una nación vasca de la que Navarra es parte fundamental, originaria». IU, en la reciente Declaración de Iruña, coincide con los nacionalistas en los objetivos de paz, normalización y diálogo, pero pide también la creación de mesas de diálogo y la convocatoria de referendos vinculantes.

Si todo lo dicho no es suficiente para alterar el régimen de la Comunidad Foral de Navarra, sí podría serlo la actitud de sus fuerzas políticas. El mundo nacionalista se concentra alrededor de una única candidatura, Nafarroa-Bai, con la mira puesta en la codiciada Euskal Herria. Mientras, los partidos de la coalición de Gobierno -UPN y CDN- dejan clara su voluntad de defender una Comunidad Foral autónoma.

El PSN juega a una calculada ambigüedad. Pero destaca la metamorfosis de su secretario político, Carlos Chivite, quien afirma estar dispuesto a promover un referéndum. No resulta creíble ya la existencia de dos facciones ideológicas en el PSN: una vasquista y otra próxima a Redondo Terreros. PSN sólo hay uno.

Singularmente esclarecedor es que destacados representantes del nacionalismo y el socialismo navarro hagan públicas sus posturas ante un posible gobierno tras las autonómicas de 2007. Responsables de Aralar anuncian una alianza entre PSN y Na-Bai, como clave para el cambio político. Mientras, los dirigentes del PSN enuncian sus razones para el optimismo ante un gobierno alternativo con Na-Bai, a quien saludan como clarificador del futuro electoral de Navarra.

Navarra es una comunidad antigua, de identidad rotunda y leal a la Nación española, pero castigada a ser la única en estado transitorio por una normativa que permite que sea engullida por otra. Los navarros han sido siempre claros y se han opuesto con sus votos a la anexión por Euskadi. En este momento del proceso de paz va a producirse una negociación entre los terroristas vascos y el Gobierno de la Nación. Tanto las fuerzas políticas que apoyan a ETA como el resto de los nacionalistas opinan que la cuestión navarra debe negociarse y exigen dos medidas: la creación de una Dieta vasco-navarra y la convocatoria de una consulta popular en los dos ámbitos de decisión (Euskadi y Navarra).
El reparto político tras las elecciones de 2007 va a ser decisivo.Nacionalistas y socialistas se han pronunciado por la formación de un gobierno de coalición que desbanque a la actual mayoría.Los socialistas, por su parte, ya han adelantado una enorme concesión: se han vuelto partidarios de convocar un referéndum.

A la vista de todo ello, la respuesta a la pregunta que se hace EL MUNDO en su editorial del domingo 9 de abril sobre si los socialistas vascos y navarros están dispuestos a pactar con personas como Aoiz o Goirizelaia para alcanzar la anhelada paz, es fácil.Primero, porque el PSN ha pactado ya con ellos la Alcaldía de algunos ayuntamientos navarros. Segundo, porque la partida por la cuestión navarra ya ha empezado a jugarse (no nos engañe que la vicepresidenta De la Vega diga que no seremos moneda de cambio) y basta con mirar la disposición de las piezas socialistas en el tablero, tan bien conciliadas con las piezas nacionalistas, para constatar que todas van dirigidas a dar a Navarra el jaque mate definitivo. Si estas fuerzas llegan a gobernar, la Comunidad Foral estará seriamente amenazada.

Esta cuestión no afecta sólo a los navarros, sino a todos los españoles, pues el Viejo Reino, que ha sido clave en los destinos de España, vuelve a serlo hoy. Si el efecto de dique que Navarra ha sostenido frente a la marea nacionalista se desborda, algo muy grave se habrá quebrado. Y tal vez será imposible de recomponer.

Juan Ramón Corpas Mauleón, consejero de Cultura y Turismo-Institución Príncipe de Viana del Gobierno de Navarra.

Gotzone Mora es INN
www.inn.org.es  12 Abril 2006

Gotzone Mora, una persona íntegra y admirable por su valentía y entereza, abandona al fin el PSE. Respecto del proyecto ZP-estatuto de autonomía de Cataluña, acercamiento a ETA y presumible pacto pre- o post-electoral con Batasuna, una vez rebautizado el partido etarra, legalizado e inscrito en el registro del ministerio de Interior con la bendición de Rubalcaba, para favorecer la anexión de Navarra al PaísVasco- Gotzone está out, fuera de juego.

Por eso precisamente ha tenido que marcharse. Por su dignidad y honradez. Esas virtudes o cualidades apenas encajan con el perfil de los dirigentes de su partido, sometidos todos ellos, ancilarmente, a las órdenes de su jefe de filas. A veces se oye alguna voz discrepante pero a la hora de votar todos firmes como clavos, con esa firmeza de aire casi marcial que tan a su gusto escenificaba el ministro Bono en sus desfiles y patrióticas proclamas patrióticas ante la bandera.

Mucho aguantó Gotzone Mora, todo un via crucis, pero el afán que le animaba era legítimo y necesario: crear una corriente de opinión en el seno de su partido contrario al bochornoso entreguismo de ZP a las ambiciones de los nacionalistas que, vistas con una cierta perspectiva y lejanía, pareciera que el presidente de lanación de naciones, no sólo comparte sino que alienta e impulsa con denuedo y determinación.

Por todo ello Gotzone Mora es INN. Porque cree que es necesario un partido de centro-izquierda que atienda las inquietudes sociales de un amplio sector del país que no asume el programa de corte liberal-conservador del PP, pero que también aspira a barrar de una vez las incesantes reivindicaciones insolidarias y egoístas de los nacionalistas identitarios.

Gotzone, bienvenida al club. Ojalá no vengas sola. Que otros más sigan tu ejemplo y con ellos puedas un día defender las mismas ideas con la misma valentía y entereza en un partido digno de una persona como tú. Los Ciudadanos inn del País Vasco y de toda España están contigo. Un afectuoso saludo desde Cataluña.

Recortes de Prensa   Página Inicial