AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 13 Abril  2006
¿De qué tiene miedo el PSOE?
Ignacio Villa Libertad Digital 13 Abril 2006

Otegi recuerda el precio del pacto
EDITORIAL Libertad Digital 13 Abril 2006

ETA CONFIRMA QUE CON LA TREGUA PRETENDE CAMBIAR EL STATUS POLÍTICO DE EUSKADI
Editorial Minuto Digital 13 Abril 2006

El Pepiño Campeador
José García Domínguez Libertad Digital 13 Abril 2006

La diáspora vasca
Nieves BAGLIETTO  La Razón 13 Abril 2006

Rendijas
IGNACIO CAMACHO ABC 13 Abril 2006

Otegi deja como mentiroso al PSOE entero
Editorial Elsemanaldigital 13 Abril 2006

Necrolatría republicana
Cristina Losada Libertad Digital 13 Abril 2006

Música para camaleones socialistas
Alfonso Basallo elsemanaldigital 13 Abril 2006

Empresarios de Navarra reciben cartas de extorsión de ETA después del "alto el fuego permanente"
Libertad Digital 13 Abril 2006

Diario personal de una pausa (II)
Maite Pagazaurtundua  www.bastaya.org 13 Abril 2006

11-M
¿De qué tiene miedo el PSOE?
Ignacio Villa Libertad Digital 13 Abril 2006

El auto de procesamiento publicado por el juez Del Olmo ha puesto muy nervioso al partido socialista. Primero fue Pepín Blanco, el mismo martes, quién exigió al Partido Popular que diera por cerrado el 11 de marzo; y después le ha acompañado Diego López Garrido, que ha dicho de los populares que están poniendo en duda el Estado de Derecho por decir que la investigación no ha hecho más que empezar.

Los socialistas están empeñados en decir que todo está claro, que el 11 de marzo ya no esconde ningún secreto y que, con el auto presentado, la investigación está cerrada. Y eso no es así. El propio Del Olmo deja claro en el mismo que el volumen de información obliga la continuidad en la investigación. Es decir, el propio juez pone en ridículo a los socialistas que están como locos por cerrar el capitulo de la matanza de Madrid.

En Ferraz están muy nerviosos. En Moncloa también. Hasta tal punto que son incapaces de esconder su perturbación. Dos años después seguimos sin saber lo que pasó. Pero ellos intentan hacernos creer que la historia oficial diseñada en los despachos y difundida por el Grupo Prisa es la verdad. Y no es así. Aún no sabemos cuál es la verdad del 11-M, pero sí que no es la impuesta y fabricada desde el poder.

Y es que el PSOE soporta sobre sus hombros la responsabilidad lo que ocurrió el 13 de marzo, cuando Pérez Rubalcaba –el actual ministro del Interior– rompió el día de reflexión y se contempló con complacencia desde la calle Ferraz el acoso a las sedes del Partido Popular por media España. Ese es el mismo partido que ahora quiere echar cerrojazo, como sea, a las investigaciones sobre la mayor matanza de la historia reciente de España.

Tantas prisas, tanta angustia, tantos ataques desproporcionados sólo se entienden si el partido socialista tiene miedo de algo. ¿Tienen acaso algo que ocultar? Es lo que parece; tanta actitud descompuesta no tiene otra explicación. El PSOE se muere por cerrar todo a cal y canto. Y la matanza del 11 de marzo sigue pesando sobre ellos. No se está investigando como debiera por los deseos del Gobierno y eso le terminará pasando factura.

Otegi recuerda el precio del pacto
EDITORIAL Libertad Digital 13 Abril 2006

Arnaldo Otegi jamás ha condenado, ni se ha arrepentido ni ha pedido perdón por los delitos que ha perpetrado, ya fuesen atracos, bombas contra Iberduero, o el secuestro del empresario Luis Abaitúa. El actual máximo representante político de Batasuna/ETA siempre ha enmarcado aquellos delitos, así como las causas judiciales que aún tiene pendientes, en la lucha por lograr una "Euskal Herría independiente". La misma justificación que ha brindado y sigue brindando al millar de asesinados por sus compañeros de banda.

Que la apología del terrorismo de este indeseable, que justifica el "alto el fuego" de ETA con las mismas tácticas razones con las que justifica los crímenes y las pasadas treguas de la banda, sea presentada por José Luis Rodríguez Zapatero como "el discurso de la paz que ha abierto una nueva etapa en Euskadi", es la penúltima muestra del grado de ilegitimidad e indignidad en la que se mueve el gobierno del 14-M.

No contento con el maquillaje a cargo del presidente, el secretario de organización del PSOE también tenía hace dos días bellas palabras para este forajido compañero de viaje. Como si de un arrepentido Pablo de Tarso se tratara, José Blanco se ha referido a Otegi diciendo que "la gente tienen derecho a poder haberse equivocado en el pasado e incluso a renunciar al pasado". Eso mientras insistía en mantener que la de Batasuna "es una clara apuesta de paz".

Si el martes ETA recordaba en un zutabe interno las condiciones del "alto el fuego" –autodeterminación y amnistía total–, este miércoles ha sido el propio Otegi el que dejaba en evidencia lo poco que renuncia al pasado. En actitud desafiante, el portavoz de la ilegalizada Batasuna ha dicho que si Zapatero tiene que hacer "verificaciones", también ellos tienen que verificar que los estados francés y español "están dispuestos a aceptar y respetar si la mayoría del pueblo vasco decide reunificarse en un Estado independiente".

Tanto si el gobierno del 14-M rinde la nación española a los objetivos de los separatistas, como si se limita a crear una falsa ilusión de paz a los ciudadanos a costa de aumentar las esperanzas de ETA, la indignidad de este gobierno es manifiesta. El gobierno podrá mentir y maquillar la realidad del chantaje de ETA tanto como exija el hecho de tenerlos como compañeros de viaje en ese electoralista y mal llamado "proceso de paz". La realidad es que ETA jamás mató por matar, sino por la esperanza que en España le brindaba la oferta de un final dialogado de la violencia. La realidad es que los objetivos de ETA siguen siendo los mismos y que toda realidad ignorada, como decía Ortega, prepara su venganza.

ETA CONFIRMA QUE CON LA TREGUA PRETENDE CAMBIAR EL STATUS POLÍTICO DE EUSKADI
Editorial Minuto Digital 13 Abril 2006

ETA ha precisado que el anuncio de alto el fuego permanente que anunció el pasado día 22 responde a su deseo de "impulsar un proceso democrático" que concluya en la consecución de un "cambio del status político actual" del País Vasco. En un número especial correspondiente al mes de abril de su boletín interno, 'Zutabe', al que ha tenido acceso EiTB, la banda terrorista destaca su intención de llevar el proceso político iniciado tras el anuncio "hasta el final", aunque reconoce que será un proceso "largo e irregular".

No obstante, ETA exige la amnistía total de los presos --que "no es una cuestión técnica", dice-- y la expulsión de las fuerzas armadas y de las diferentes policías del territorio vasco. Al mismo tiempo, reclama la "desactivación" de los cuerpos especiales de la Ertzaintza.

En esta misma línea, considera necesario construir un acuerdo en torno a las fórmulas para "respetar los derechos de Euskal Herria y dar la palabra y la decisión a los ciudadanos vascos". Es decir, un acuerdo en torno a los modos en los que se materialicen el derecho de autodeterminación y la territorialidad.

Para lograr ese cambio de status político, según ETA, son tres los "nudos que hay que soltar" a lo largo de este proceso: examinar las bases del conflicto y demostrar la voluntad de encontrar una salida al contencioso; respetar el derecho de decisión de los vascos; y, el último, ver cómo van a garantizar y respetar los Estados esos derechos.

Si el proceso se construye sobre estas bases, la organización indica que "estaríamos ante una situación para poder superar el conflicto". Tras hacer un repaso histórico de diferentes procesos de negociación anteriores, ETA remarca que "los procesos de negociación suelen ser largos e irregulares", y señala que el camino emprendido "puede tener altibajos y momentos de ruptura".

En todo caso, ETA indica que su objetivo "es llevar el proceso hasta el final" aunque advierte de que, si la otra parte no tiene voluntad, "habrá que combatirlo y denunciarlo".

ETA también advierte de los peligros que pueden obstaculizar el camino iniciado y precisa que si no se dan pasos concretos ni se toman decisiones valientes, "dejando pudrir el proceso, éste no va a seguir adelante".

11-M
El Pepiño Campeador
José García Domínguez Libertad Digital 13 Abril 2006

Ese terrorista gramático que responde por Pepiño Blanco va camino de desbordar por la izquierda al mismísimo Cid. Pues si el De Vivar ganaba las batallas después de muerto, este de Palas de Rey no le anda a la zaga, y ya dicta sentencias inapelables antes de sacarse primero de Derecho en la UNED. Hay que acetar que el auto "determina con claridad los autores materiales del atentado", ha proclamado el nuevo Cicerón. En consecuencia, asunto resuelto y a otra cosa, mariposa. Porque, además, "el PSOE da por concluido el proceso de investigación". Muy pertinente recordatorio de que, aquí, nadie ha de transgredir el mandato divino: que lo que ZP cierre no lo reabran los hombres.

Acetemos entonces que Pepiño supiese de qué habla, y que un mero auto de procesamiento equivaliera al cierre de una instrucción. Aunque, para ser justos, antes habríamos de concluir que no hay deporte de riesgo en España equiparable al de llamarse Mohamed. Y es que lo único que ha establecido con claridad el juez es que esos ochenta y siete moros que fueron empapelados porque pasaban por allí, nada tenían que ver con el 11-M. De idéntica guisa, tampoco sería de recibo obviar que los pelanas de Lavapiés fueron unos visionarios que se adelantaron a su tiempo –al de Blanco en concreto–. Porque no otros serían los pioneros mundiales en introducir la moda del atentado paritario en la Yihad. De ahí que entre los encausados haya idéntica proporción tanto de cristianos y muslimes, como de confidentes de la policía e integristas del Jabugo bien curado y el Rioja purísimo, de crianza.

Acetado eso, cabrá acetar también que David Copperfield y el Gran Houdini pasarían por utilleros del Teatro Chino de Manolita Chen al lado de Jamal Zougam, el único acusado de colocar las bombas que aún permanece entre rejas. Ya que a la misma hora que dos testigos identificaron a Jamal, ocultando una mochila en un tren, otro par de transeúntes reconoció a Zougam, depositando su bolsa en un convoy distinto. Por lo demás, puesto que ese escrito judicial establece que no se sabe ni quién diseñó la trama, ni quién ordenó ejecutarla, lo suyo sería convertir al corruto de Trashorras en cerebro de la operación. A fin de cuentas, si Al Qaeda confió la logística de su segundo mayor atentado a los yihadistas Emilio Llano Álvarez, Raúl González Peláez, Iván Granados Peña, Javier González Díaz, Sergio A. Sánchez y Antonio Iván Reis el Gitanillo, ¿por qué no iba a recurrir a un guaje esquizofrénico de Avilés para poner la cabeza?

Acetémoslo: la materia gris de Blanco ha resuelto definitivamente el caso. ¡Dios, qué buen vasallo, si oviesse buen Señor!

La diáspora vasca
Nieves BAGLIETTO Hermana de Ramón Baglietto, asesinado por ETA La Razón 13 Abril 2006

Quien tuvo y retuvo guardó para la vejez. Bien podría decirse de mi presencia en la actual vida política, cuando voy doblando la última esquina de la vida. Veintiocho años hibernando y viviendo en el ostracismo no han sido un obstáculo para que yo pudiera estar en el momento en el que nuestro pueblo necesita de «muchas voces en pro de justicia y libertad, de la cual carece».

Hombro con hombro, la diáspora vasca reclama, en primer lugar, Justicia ante la especial situación, que viene padeciendo desde que fue vilmente desterrada de su tierra; en ocasiones en un intento de alcanzar la libertad arrebatada y en otras «para salvar la vida». Esta lejanía involuntaria nos ha colocado «en situación de ausentes» en la tarea participativa de los comicios electorales, de nuestra tierra, dejándonos sin voz ni voto.

En segundo lugar, reclama libertad para vivir con ella, y desde ella, la realización plena de deberes y derechos como hombres libres. A tal fin la diáspora va a solicitar, y ruega encarecidamente al Gobierno de la nación española, que presente con carácter de urgencia un proyecto de ley, con cuya aprobación sería otorgado, a todas las personas que se encuentran en esta situación, «el derecho a votar en los sucesivos comicios de nuestra tierra vasca».

Por lo general, la sociedad española desconoce la inquietud y anhelo frente al voto de la diáspora vasca, que es tan legítimo como el del conjunto de los españoles.

Desde la libertad, El Foro de Ermua y otras asociaciones afines dan a conocer al pueblo español el deseo de ejercer este derecho anteriormente expresado. Fuimos vilmente desterrados de nuestro suelo patrio, pero no consentiremos que se arranque nuestra raíz.

Aunque Hobbes estaba convencido de que Dios nos había abandonado, la diáspora no está decidida a admitirlo, ni a darse por vencida. Mejor está con Descartes, que tuvo al hombre como «único ser pensante» y, por ahora, deberá tratar, de hombre a hombre, desde el gubernamental laicismo ejerciente.

Por las razones expresadas, este colectivo, desde la libertad y la esperanza, está seguro de que obtendrá del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero este gran acto de Justicia.

Rendijas
IGNACIO CAMACHO ABC 13 Abril 2006

POCAS hipótesis podrían resultar tan desalentadoras y perniciosas para la salud de la conciencia colectiva española como la de un gatillazo jurídico en el proceso del 11-M. Y sin embargo, no sólo hay precedentes -la «operación Nécora», el macrojuicio a ETA, el del 11-S- de fiascos sonados en esta clase de grandes causas, sino que son numerosos los profesionales de la ley que estos días contemplan con alarma los pormenores del auto de procesamiento dado a conocer por el juez Del Olmo. Después de dos años de instrucción y una larga expectativa, la impresión más generalizada es que el magistrado ha hilvanado con algunas puntadas propias una larga ristra secuencial de informes policiales, en la que muchos juristas atisban excesivos resquicios por los que podría colarse cualquier defensa avispada.

No se trata tanto de que queden abiertos los flecos que sostienen las numerosas teorías de la conspiración, tan sugestivas como poco firmes, sino de que puedan existir rendijas para que escapen las aparentes certidumbres que hasta ahora alientan la esperanza de una reparación moral de la masacre. El fantasma de la «autoría intelectual» podría seguir planeando a falta de mayores evidencias sobre una opinión pública insatisfecha siempre que al menos la autoría material quedase debidamente acreditada con el consiguiente castigo de sus responsables. Pero la posibilidad de que el juicio se vuelva una materia inaprensible y resbaladiza sobre la que patine el derecho positivo, en medio de un mar de confusiones y conjeturas de la investigación sujetas con alfileres procesales que faciliten recovecos leguleyos, sobrevuela el sumario con la sombra amenazante de una decepción social. El 11-M dejó en la conciencia española un destrozo demasiado importante y provocó una quiebra demasiado profunda para que las heridas que quedaron abiertas se expongan a la tumefacción de un cierre en falso.

Ocurre que no tenemos otra alternativa, salvo que se pretenda cuestionar el fundamento del Estado de Derecho. El trabajo del juez Del Olmo es por ahora el único asidero de que dispone la sociedad española para encontrar el vago consuelo de la justicia tras la hecatombe, y sólo cabe esperar que lo concluya de modo satisfactorio, con el tiempo y los recursos que se hagan necesarios. Lo que se deduce de su vasta exposición procesal es que el magistrado ha confiado la sustancia de sus imputaciones en el trabajo de la Policía, sobre el que se asientan precisamente las mayores críticas de rutina y linealidad. La explosión del piso de Leganés, que se llevó por delante tantos secretos, deja una nube de cuestiones abiertas para todo el que quiera especular sobre el virus de la sospecha. Pero aunque acaso nunca sepamos toda la verdad sepultada bajo tantos escombros, siquiera deberíamos saldar el máximo de cuentas pendientes con las certezas que estén a nuestro alcance. Cualquier fallo en ese ámbito decisivo dejaría una opinión pública huérfana de serenidad y estremecida de zozobra.

Otegi deja como mentiroso al PSOE entero
Editorial Elsemanaldigital 13 Abril 2006

Empiezan a ser creíbles las palabras de Otegi este miércoles, cuando afirmó que desde hace cinco años mantiene contactos con el PSOE.

13 de abril de 2006. Si Arnaldo Otegi dice una cosa, y decenas de cargos socialistas dicen la contraria, lo normal es creer a las decenas de cargos socialistas, que no han practicado el terrorismo ni lo justifican. Durante años esas decenas de cargos socialistas, tanto del PSOE como del PSE, han negado cualquier negociación con Batasuna. Entre otras cosas porque su líder, José Luis Rodríguez Zapatero, había promovido un Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo, junto al Gobierno de José María Aznar y el PP, precisamente para marginar a quienes jalean las aspiraciones políticas de ETA y le brindan cobertura, hasta el punto de ser considerados por los organismos internacionales como parte de la banda.

Pero este edificio de confianza comienza a desmoronarse a medida que se suceden las informaciones no desmentidas sobre contactos entre miembros del aparato socialista y dirigentes de Batasuna, que habrían tenido lugar desde hace tiempo preparando el terreno para el "alto el fuego permanente" que finalmente declaró ETA el 22 de marzo. Ahora, pues, empiezan a ser creíbles las palabras de Otegi este miércoles, cuando afirmó que desde hace cinco años mantiene contactos con el PSOE.

Por si fuera poco, se permite el lujo de decir que está "perdiendo confianza" en ellos. Como si una persona que ha pertenecido a la organización terrorista, ha sido condenado por ello, ha repetido después por injurias al Rey ("jefe de los torturadores", le denominó) y está sometido a varios procesos por exaltación del terrorismo y uno por incitación a la comisión de actos violentos durante una huelga, y vive en libertad bajo fianza, pudiese expedir certificados de buena conducta.

Otegi, durante su rueda de prensa, le vino a decir a los españoles que tienen un Gobierno que les miente (lo cual no deja de ser una curiosa casualidad, al día siguiente de la toma de posesión de Alfredo Pérez Rubalcaba), porque lleva un lustro hablando con quienes decía que no hablaba. Y volvió a fijar las condiciones políticas para la resolución del conflicto, y en la misma línea que el boletín Zutabe de ETA que se dio a conocer el martes. No parece, pues, que el entorno etarra se vaya a dar por satisfecho con cesiones penitenciarias.

Lo que pide es un Estado vasco independiente, y pretende que España y Francia lo acepten. Con una desbordante imaginación, habló Otegi incluso de una "reunificación" del pueblo vasco a ambos lados de la frontera, lo cual indica la altura de conocimientos históricos del interlocutor del Gobierno para el llamado proceso de paz.

Tanto el Zutabe, el martes, como el líder de la ilegalizada Batasuna (quien convocó sin mayores problemas su rueda de prensa), el miércoles, han comenzado a fijar el precio político el alto el fuego: autodeterminación y territorialidad (Navarra). El Ejecutivo debe dejar claro cuanto antes que ese precio es cero, y que por muy alto que ponga ETA-Batasuna el techo para empezar a negociar, tendrá que bajarlo hasta el suelo. Ningún escalón intermedio vale.

Segunda República
Necrolatría republicana
Cristina Losada Libertad Digital 13 Abril 2006

La fábrica de mitos más importante del siglo XX no ha estado en Hollywood, sino en la izquierda, o para ser precisos, en el imperio soviético. Algunas veces, y no por casualidad, colaboraron esos dos centros productores de mitologías, pero siempre con los de Santa Mónica en posición subordinada. Quienes mandaban permanecían en la sombra y sus genios creadores no firmaban sus obras. Hoy cualquiera puede saber quiénes eran y cómo lo hicieron, pero no todo el mundo desea obtener el conocimiento que se dispensa en investigaciones como la de Stephen Koch, El fin de la inocencia.

El caso es que por ignorancia de muchos y listeza de unos cuantos, las criaturas de la gran factoría mitológica han seguido rulando sin sus papás. El mito del antifascismo radical del comunismo se urdió para tapar las negociaciones secretas con Hitler y luego el Terror estalinista, y ahí lo ven, con muletas y achaques, pero en pie. Y uno de sus retoños, la visión de la Guerra Civil española y de la II República como paradigma de la lucha entre el fascismo y la democracia, ha reverdecido en nuestro suelo gracias al abono que han ido depositando los artífices del nuevo régimen.

En los años previos a la Transición, la República no era tema. Los comunistas, única oposición organizada, andaban con su Reconciliación Nacional a vueltas, que obviamente suponía el entierro del pasado, y los inmersos en grupos marxistas poco ortodoxos pretendíamos la Revolución. La República era sólo una forma más de la democracia burguesa y, por tanto, deleznable. No se lamentaba su desaparición, sino el hecho de que no condujera al triunfo revolucionario. Había sido una oportunidad perdida, sí, pero no para la democracia, sino para la dictadura del proletariado. No había añoranza.

Sin embargo, veintitantos años después, el mito republicano florece en las primaveras, y en cualquier estación, que ahora se cultiva en invernadero, como un ramillete de nomeolvides impregnado de lacrimógena nostalgia. El manifiesto que han firmado decenas de personalidades del establishment cultural bajo el título de "Con modestia, con orgullo y con gratitud", equivale a una necrológica en toda regla, con el debido panegírico del cadáver. El mito de la República se ha convertido en una variante del mito del paraíso perdido. Pero es algo más.

Para quienes impulsan el revival republicano, se trata de una operación propagandística destinada a deslegitimar la Transición y a demonizar a la derecha actual, por la vía de identificarla con la que apoyó el golpe militar del 36. La fiebre guerracivilista y republicana comenzó a extenderse tras la mayoría absoluta de Aznar en el 2000. La República ha de ser idealizada para más acentuar la maldad de sus enterradores, entre los que nunca cuentan a los propios grupos de izquierda. Y la operación tiene un público rendido entre quienes, ayunos del mito primordial, el del socialismo, encuentran un sucedáneo en el de la República.

La nostalgia de la República viene a ser la nostalgia por los sueños frustrados de una izquierda mitómana. Que son sueños fabulados a posteriori, al calor del resentimiento. Una izquierda gobernó en España entre 1982 y 1996, pero no estuvo ni a la altura de sus mitos ni, en general, a la altura. No se puede perdonar que la derecha gobernara con más éxito. Ni permitir que vuelva. La necrolatría republicana encubre el deseo de un régimen que excluya a quienes no se sometan a sus dogmas.

Música para camaleones socialistas
Alfonso Basallo elsemanaldigital 13 Abril 2006

Ha recordado Alfonso Guerra que "el socialismo no es nacionalista". ¿Que no? ¿Que los socialistas no son nacionalistas? Nacionalistas, de derechas, de izquierdas y lo que haga alta, con tal de mojar.

Hagamos un poco de historia.
Primero. El socialismo ha sido un poco de todo. Entre otras cosas, fue internacionalista. Pero luego se ha ido adaptando al paisaje, en un ejercicio de camaleonismo político. No hay que olvidar que de la matriz del socialismo surgieron, como el bicho abrupto de Alien, grandes dinosaurios totalitarios. Y que los marxistas autodenominaban a lo suyo socialismo real.

Segundo. En España, en concreto, el socialismo se ha mimetizado hasta extremos increíbles, como ningún otro partido.

Veamos:

En los años 20 coqueteó con la derecha pura y dura (la Dictadura del generalote Primo de Rivera), a través de Largo Caballero, el preboste de la UGT, y uno de los personajes más siniestros de nuestro pasado reciente. Luego viene el bandazo, no a la izquierda... sino directamente a los soviéticos. Y no unos soviéticos cualquiera (como podrían ser los tigres domesticados y civilizados de la Perestroika), sino los de Stalin. Lo que Largo Caballero pretendía al alentar la Revolución de Asturias, en 1934, fue hacer un remake de Rusia, 1917. E imponer un régimen proletario marxista. El experimento se saldó con 1.300 muertos y 3.000 heridos. En la Guerra Civil, una parte de los socialistas siguen su tierno flirt con Koba el Terrible. Frente a elementos moderados (honrosas excepciones como el profesor Julián Besteiro), otros como el ínclito Largo Caballero, Indalecio Prieto o Juan Negrín –que llegó a ser jefe de Gobierno- entran en abierta complicidad con la URSS estalinista. Prieto, por ejemplo, llegó a pedir a la aviación soviética que bombardeara el cortejo fúnebre del general Mola, en 1937. Era una ocasión de borrar del mapa a Franco y a toda su cúpula. Azaña se enteró del plan y llegó a tiempo de evitar la matanza.

Y Juan Negrín, el mismo que evadió divisas del Banco de España y que llegó a tener una cuenta en el extranjero con un saldo de 370 millones de francos, fue cómplice de la tortura y muerte de Andreu Nin, líder del POUM, a manos de agentes soviéticos.

Tercero. Después, ya en la larga noche del franquismo, los socialistas siguieron jugando al despiste y la simulación. Quienes se batieron el cobre en la clandestinidad fueron los comunistas. Los psoes, en cambio, que tanto presumían vivieron un poco del cuento.

Cuarto. Ya en la democracia, los nietos de Pablo Iglesias han ido mudando de piel, para estar lo más cerca posible del poder. Lo más reciente, el coqueteo del PSC con nacionalistas radicales (ERC) en Cataluña, y ahora el flirt del PSE con los radicales vascos.

El propio Guerra, que se las de puro, entonó primero, desde la Comisión Constitucional, el No pasarán ante el pronacionalista Estatut y luego se la ha terminado envainando de forma bochornosa.

¿Que los socialistas no son nacionalistas? Lo que haga alta, don Alfonso, con tal de mojar.

SE CUESTIONA EL INFORME QUE INTERIOR ENVIÓ A ZAPATERO
Empresarios de Navarra reciben cartas de extorsión de ETA después del "alto el fuego permanente"
Empresarios navarros han recibido en los últimos días nuevas cartas de extorsión de ETA, según publica el Diario de Navarra. Se han detectado dos tipos de misivas. En unas, se "invita" al empresario a "participar en el proceso de paz a través de una contribución económica"; en otras, se le exige pagar el "impuesto revolucionario", como los terroristas llaman eufemísticamente al chantaje. Esta noticia pone en duda el informe que el Ministerio de Interior entregó a Zapatero la semana pasada y que "verificaba" el alto el fuego declarado por los terroristas. Este hecho se conoce después de que Otegi manifestase que Batasuna-ETA va a "verificar" si España y Francia aceptan un Estado vasco independiente.
Libertad Digital 13 Abril 2006

Según publica el Diario de Navarra, los empresarios navarros siguen recibiendo cartas de extorsión de la banda terrorista ETA. El presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra, José Manuel Ayesa, ha confirmado la existencia de cartas de este tipo en la Comunidad foral. En unas, se "invita" al empresario a "participar en el proceso de paz a través de una contribución económica", en otras, se exige pagar el "impuesto revolucionario".

Hasta ahora, la última remesa de cartas de extorsión de los terroristas se recibieron a comienzos del pasado mes de marzo, pero estaban fechadas en febrero, antes de la tregua. Las actuales están fechadas en marzo. Además, el hecho de que se hayan recibido en los últimos días hace suponer que se han enviado recientemente. Las misivas no sólo las han recibido en Navarra, también en el País Vasco.

Antes de conocerse esta noticia, se había informado de que los terroristas habían aprovechado los últimos meses previos al alto el fuego para enviar cartas de esta naturaleza. En las últimas, recibidas en marzo, se llegaba a incluir fotografías y los itinerarios de los familiares de los destinatarios de estas misivas. También se exigían cantidades que oscilaban entre los 30.000 y los 120.000 euros.

En duda, el informe de Interior sobre la inactividad de ETA.
Esta información pone en duda el primer informe que el Ministerio del Interior facilitó a José Luis Rodríguez Zapatero, en el que se avalaba la inactividad de ETA. José Antonio Alonso, ex ministro de Interior, se negó a hacer declaraciones sobre el contenido de este informe, y se limitó a decir que el jefe del Ejecutivo podría darlo a conocer en el Congreso de los Diputados o en el Pacto Antiterrorista.

Los datos que el Ministerio de Interior entregó al presidente del Gobierno fueron elaborados por la Policía, la Guardia Civil y la Secretaría de Estado para la Seguridad. Se basaban en la labor de comprobación sobre las actividades de los terroristas desde la entrada en vigor del "alto el fuego permanente".

Ayesa a Zapatero: "No debe haber diálogo mientras no cese la violencia"
Para José Manuel Ayesa estas minsivas permiten asegurar que el "terrorismo continúa, porque la extorsión es una forma de terrorismo". Respecto al Gobierno de Zapatero, ha señalado que "tenemos que decirle que mientras existan las coacciones es algo muy importante a tener en cuenta para que no tome decisiones respecto a un posible diálogo con ETA, diálogo que entendemos que no debe haber mientras no cese la violencia".

Diario personal de una pausa (II)
Maite Pagazaurtundua  www.bastaya.org 13 Abril 2006

La publicación por fuentes realmente solventes de que al menos desde el año 2002 algunos relevantes líderes del PSE tejían en secreto las complicidades con el mundo de Batasuna -y que en el 2004 lo hacían directamente con ETA- me ha hecho recordar de forma general la relación que mantuve con aquellos de mis jefes de filas que se estaban reuniendo con los estrategas del terrorismo mientras los peones de brega etarra planificaban el asesinato de Joxeba y lo ejecutaban.

Alguien podría pensar que gracias a ello ahora disfrutamos de una situación de tregua que alivia mi propia vida del peso de la amenaza, olvidando que sigue siendo aberrante que pretendan jugar con el Estado y con la clase política en los próximos meses y años con la amenaza de poder volver a matar. Creo que no deberíamos perder el pie de la ley, la justicia y la memoria real del horror y que deberíamos evitar el encandilarnos con la propaganda que algunos agitan al paso de Arnaldo Otegi. Si ETA termina y pretende generosidad del Estado y de la sociedad española, por lo menos deberían jubilarse de lo público todos los que han tenido que ver con la sangre y la muerte, también en el ámbito estratégico y político como es el caso del de Elgoíbar. Si Otegi llegara a sacarse una foto en el Palacio de la Moncloa sin renunciar a la letanía del "conflicto" sería como una segunda muerte para los asesinados.

No podemos perder la perspectiva de lo humano. La misma perspectiva que nos hace aborrecer la pena de muerte nos lleva a hacerlo de la maquinaria que ha hecho posible el asesinato, porque esa maquinaria basa el poder político en el miedo y la maquinación sociológica.

Estaba repasando la memoria personal de los primeros días que siguieron al asesinato de mi hermano el día 8 de febrero de 2003 en relación a mis jefes de filas. Hay recuerdos de gran calidad y recuerdos realizados sobre material de desecho. Es inevitable, una parte importante de nuestra memoria es como una escombrera, sólo aquello que nos marca, para bien o para mal, permanece, el resto va y viene de forma bastante azarosa. Hay, sí, claro, una parte de la memoria que cultivamos de forma consciente porque se refiere a las cosas o a las personas que amamos de verdad.

La memoria de los últimos tiempos de relación con mis jefes de filas antes del asesinato de Joxeba está conformada por hilachas de la memoria, como si fueran tropezones en la sopa del espacio simbólico –que siento como intemporal- donde he pasado la mitad de mi vida. Pero el 8 de febrero de 2003 forma parte de lo que está grabado en mi memoria como a fuego y la memoria con estos dirigentes ha cobrado una nueva luz, un foco de atención que me había pasado desapercibido. Me resulta posible fijar la atención en cada detalle de los rostros, recordar las palabras y los gestos, como cuando se observa uno de los grandes cuadros de Velázquez, de ésos que nos cuentan el corazón de la política de la Corte de Felipe IV en la que el gran pintor consiguió sobrevivir. En el retrato de Inocencio IX, en las Meninas o en la Rendición de Breda es posible leer el alma de algunos de los hombres del poder de entonces. Y sobre los que trababan las complicidades con Batasuna me resulta posible hacerlo también porque hay días en que la verdad salta a los rostros y no es preciso que la ilumine un genio de la pintura, sólo hay que estar atenta. Tenía todo aquello delante de mis ojos, porque se les retrataba el alma y me pasó desapercibido.

Puedo visualizar como si pasaran la cinta de la película los gestos, las leves palabras, esas miradas que no llegaban a levantarse hasta el centro de la mía. Y la distancia corporal. Y ese congelamiento de la palabra pública en relación a los nacionalistas de corazón de hielo. Valiente candidez –a la vista está- ésa de ponernos picajosos los pagaza con la falta de compasión del mundo próximo a los gobernantes nacionalistas vascos.

Los discursos no son cándidos. Va apareciendo cada vez con menor timidez el discurso que indica que con la muerte de Franco no se sometió a los hombres del régimen al juicio de la memoria, ni de la ley. Y que hay que olvidar también ahora. Los que dicen esto olvidan que la mayoría de los que habían sido franquistas en el sistema del nacionalcatolicismo o los millones que se habían desentendido se descubrían por las mañanas más antifranquistas que los puñados que sí lo fueron. O sea, que la democracia había ganado al nacionalcatolicismo. ¿Alguien piensa que Otegi y los suyos van renunciar a lo que denominan "conflicto de soberanía"? Es decir, a lo que él calificaba 45 días después del asesinato de mi hermano como "consecuencia de la falta de propiedad de los ciudadanos vascos de su propio país, de la falta de poder de decisión" (Gara, 25-3-2003). Porque si fuera así, la primera que olvidaría sería yo.

No habrá precio político a cambio del fin del terrorismo ha dicho el Presidente del Gobierno. Lo ha dicho la Vicepresidenta del Gobierno. Es lo justo. Como la memoria lo es. No es fácil integrar esta promesa solemne con los ecos e imágenes de la parlamentaria socialista que se retrataba el sábado pasado cálidamente junto a Jone Goirizelaia y que el 24 de marzo de 2003, un mes y medio después del asesinato de su compañero en la agrupación socialista de Andoain participaba en una charla junto a Arnaldo Otegi y donde expresó entre otras cosas que "es posible otro marco para Euskadi si así lo decide democráticamente la mayoría de los ciudadanos vascos, y el Estado debería respetarlo". El diario Gara también recogía textualmente que una mujer le señaló a la parlamentaria socialista vasca: "yo te veo, por los postulados que mantienes, más cerca de HB que del PSOE. Lo debes tener difícil ante tus superiores".

Evidentemente, hay piezas y palabras que sobran en el puzzle que pretende completar el Presidente del Gobierno. Duro, largo y difícil. ¿Para quién? Cherchez la femme qui tombe.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial