AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 4 Mayo  2006
La carrera de los Estatutos
Editorial Heraldo de Aragón 4 Mayo 2006

El PP y el cheque en blanco
Pablo Sebastián Estrella Digital 4 Mayo 2006

Un ciego con una pistola
José García Domínguez Libertad Digital 4 Mayo 2006

A de atentado
Cristina Losada Libertad Digital 4 Mayo 2006

El rey está ausente
Aurelio Alonso Cortés Libertad Digital 4 Mayo 2006

CLAMORES NACIONALES
XAVIER PERICAY ABC 4 Mayo 2006

El silencio del Gobierno y la pasividad del juez
EDITORIAL Libertad Digital 4 Mayo 2006

PSOE-Batasuna: el futuro
Eusebio Cedena elsemanaldigital 4 Mayo 2006

El Tripartito catalán va a la deriva hacia el referéndum
Editorial Elsemanaldigital.com  4 Mayo 2006

Y luego hablarán de boicot
Ignacio Villa Libertad Digital 4 Mayo 2006

Estrategias (4)
Pío Moa Libertad Digital 4 Mayo 2006

Carta a un Senador socialista
Santiago Abascal Libertad Digital 4 Mayo 2006

El globo vasco
ÁNGEL GARCÍA RONDA El Correo 4 Mayo 2006

Como si no pasara nada
Fernando G. Berlanga minutodigital 4 Mayo 2006

La memoria histórica de la monarquía democrática de 1978
José Manuel Rodríguez Pardo minutodigital 4 Mayo 2006

La víctima de Barañáin califica de "majadería" el tercer informe de ETA por achacar el ataque a su gestión municipal
Agencias Libertad Digital 4 Mayo 2006

Centros vascos en el extranjero, financiados por Ibarretxe, tramitan el «DNI vasco»
J. PAGOLA ABC 4 Mayo 2006

¿TREGUA? NO PARA TODOS
Minuto Digital 4 Mayo 2006

La AVT se solidariza con Gotzone Mora contra «la locura de los violentos»
AGENCIAS/MADRID El Correo 4 Mayo 2006

Mena se afilia a la asociación militar que le elogió por «defender la Constitución»
L. L. C. ABC 4 Mayo 2006

La carrera de los Estatutos
Editorial Heraldo de Aragón 4 Mayo 2006

SEIS Comunidades -Andalucía, Aragón, Baleares, Canarias, Castilla-la Mancha, Cataluña, Galicia y Valencia- están en pleno proceso de reforma estatutaria. El Estatuto catalán, cuyo texto está ya en las Cortes, ha marcado, y no exactamente para bien, el rumbo de las otros cambios estatutarios. Aragón desaprovechó la oportunidad de tomar delantera en el proceso. Se optó por esperar a ver qué pasaba con el Estatuto catalán. Y lo que ha pasado es bien sabido. El texto inicial de máximos ha sido afeitado pero no tanto que no siga conteniendo multitud de aspectos que pueden acabar en el Tribunal Constitucional. Y el debate terminológico que lo lastró desde el inicio ha hecho furor. En estos momentos, hay dónde elegir: desde la "realidad nacional" que ha elegido Andalucía a la "región ultraperiférica" por la que opta Canarias, pasando por las "nacionalidades históricas" que quieren ser Aragón, Baleares y Valencia. Ibarretxe dice que el País Vasco es "una nación como la copa de un pino" y Galicia espera a que su Gobierno decida si es o no "nación".

No es un panorama alentador. Es indeseable que las Comunidades profundicen en su autogobierno con sus vecinos como punto de referencia. Se ve muy claro en la innecesaria envergadura que Cataluña y Andalucía están concediendo a sus Estatutos, más parecidos a auténticas "constituciones", y en el tratamiento que varias Autonomías han dado a la política hidráulica a raíz de la reserva que pretende Valencia. Aragón acaba de incluir una mención expresa al derecho a disponer de agua para sus necesidades presentes y futuras, algo inobjetable si no fuera porque la Constitución y la legislación ya reconocen esos derechos. El Estado de las Autonomías necesita una reorganización. Pero un gran pacto de Estado es mejor camino que esta carrera deslabazada por ver quién consigue ser nación mientras el Senado -¿Cámara territorial?- brinda espectáculos tan deprimentes como el de ayer: sólo dos presidentes, el de Cataluña y el de Cantabria, se acercaron a la Cámara Alta en la sesión de debate sobre el Estatuto de Cataluña. El proceso requiere más cordura y sentido de Estado.

El PP y el cheque en blanco

Pablo Sebastián Estrella Digital 4 Mayo 2006

En las actuales circunstancias políticas, la labor de la oposición no es sencilla ni fácil porque el Gobierno ha conseguido envolver el llamativo desbarajuste nacional en un eufórico envoltorio como si se tratara de un gran regalo que ofrece a la sociedad. La mal llamada paz con ETA es el lazo gigantesco que adorna el regalo, una especie de piñata nacional donde se junta un poco de todo y que puede acabar por los suelos en cualquier momento, o mantenerse intacta y atractiva hasta las próximas citas electorales que, si no hay adelanto sorpresa —cosa que no conviene descartar—, serán dentro de un año. Para lo cual Batasuna deberá estar legalizada, según lo que se va conociendo de la negociación secreta que ya se ha celebrado con ETA y sus representantes. La que espera la puesta en marcha de una segunda fase “oficial” una vez que el Gobierno consiga del Congreso de los Diputados, es decir, sobre todo del PP, un cheque en blanco para avanzar.

Es cierto que el presidente Zapatero se ha adentrado en la jungla autonómica confiando más en su suerte, y en su necesidad de pacto con los nacionalistas, que sabiendo lo que quiere o lo que le conviene a España. El resultado de esta aventura selvática, que se inició en compañía del Gran Simio de la política catalana que es Maragall, nos presenta un modelo territorial del Estado lleno de parches, remaches y costurones que el ex líder de IU, Julio Anguita, ha tenido a bien comparar con el monstruo de Frankenstein.

No importa, Zapatero sigue avanzando impertérrito por tan incierto laberinto y muy a pesar del silencio opositor y a la vez cómplice de su partido, medios de comunicación e incluso de sus aliados, como el pequeño simio de la política catalana que aparenta ser Carod-Rovira, y que acabará votando “no” en un referéndum sobre el Estatuto catalán que se anuncia incierto, al menos escaso en participación y en votos favorables, aunque sean los más.

A la vista del espectáculo autonómico que avanza por Andalucía y que espera en el País Vasco su traca final, y de las consecuencias políticas y constitucionales de todo ello, el PP hace lo que puede, recoge firmas, vota “no” y anuncia su negativa en la consulta de Cataluña al igual que en Andalucía. Y está pendiente del destape final del que será proyecto estatutario del PSOE en el País Vasco que, oídos Eguiguren, López, Zabaleta, Elorza y algún otro, no defraudará a Batasuna ni a quienes en el resto de España se temen lo peor.

Sin embargo, antes de llegar a ver la que será cabeza atornillada del monstruo territorial español, todavía en el quirófano de Moncloa, queda por ver cómo se inician y avanzan los “encuentros en la segunda fase” del Gobierno con ETA, para lo que hace falta que el PP dé su consentimiento, es decir, un cheque en blanco sin votación ni ninguna clase de condiciones, salvo las generales de la calculada ambigüedad política: todo ha de estar dentro de la ley y la Constitución, porque ahí cabe todo. Que es lo que suelen decir los bomberos y publicistas de la Moncloa para justificar las concesiones y los desvaríos de su presidente. Y si el PP entrega, sin votación previa que debiera ser obligada, el cheque en blanco que le pide el Gobierno —mientras Pepiño Blanco los insulta un día sí y el otro también—, acabará sumido en la misma perplejidad que tiene ahora cuando ante su propio espejo se pregunta si hace bien o no en colaborar, aunque sea de coartada o de convidado de piedra, en los debates y votaciones de las reformas inconstitucionales de los Estatutos de Autonomía citados.

Qué hacer? Si dan un paso atrás y dicen hasta aquí hemos llegado, no participamos más en debates y pantomimas, serán tachados de derechona desestabilizadora, como poco, con la misma facilidad con que ahora se los descalifica por no votar a favor. O por pedir firmas solicitando un referéndum nacional sobre la reforma estatutaria que se está colando arteramente por la vía de leyes orgánicas y con mayorías que contradicen el que fue consenso constitucional: no valió la mayoría simple del Plan Ibarretxe, porque se dijo que hacia falta un consenso como el del 90 por ciento del Estatuto catalán, pero luego sí valió el 54 por ciento del Congreso sobre el Estatut, o el 62 por ciento del Parlamento de Andalucía, es decir, vale todo según convenga.

Y si esto pasa con los Estatutos, igual le pasará al PP con la negociación con ETA, con la que el PSOE además quiere tapar el fraude autonómico en el debate parlamentario sobre el estado de la nación. Si el PP dice que no hay cheque en blanco, los provocadores del PSOE —incluido el ministro Rubalcaba, que se olvida con facilidad de su posición— les acusarán de poner trabas ¡a la paz! De ahí la duda metódica y gallega de Rajoy de dar un paso hacia delante y otro hacia atrás convencido de que así avanza, o por lo menos no se equivoca demasiado, o puede recuperar el centro, o mantener una posición que sea justa y equilibrada, dura en unas cosas y generosa en otras, es decir, una muy calculada ambigüedad que el oráculo Arriola medirá con sus encuestas y transformará en impactos electorales, a ver cómo va saliendo la cosa.

No es fácil la situación del PP frente a la estrategia del PSOE de trocear su desafío de orden constitucional y de intentar que el PP se vaya tragando los bocados uno a uno como un niño con berrinche que se niega a comer. Este bocadito por la paz... este otro por Andalucía... etc.

En todo caso, el PP no debe dar un cheque en blanco a Zapatero para que negocie con ETA, y la propuesta con sus límites precisos debe ser sometida a votación. Otra cosa, si se tuerce la negociación o si avanza por derroteros inaceptables, sería entrar por el mal camino de la complicidad. Una cita a ciegas con una banda que nada tiene que ver con el mundo musical, sino con el arte de matar.

Zapatero
Un ciego con una pistola
José García Domínguez Libertad Digital 4 Mayo 2006

Si bien se mira, esto ya sólo se podrá salvar recuperando a Romanones en el baúl de la memoria histórica. Y no estoy pensando en su célebre crónica abreviada de nuestro siglo XIX –"joder, qué tropa"–, sino en aquel aforismo al que deberíamos aferrarnos si queremos evitar la balcanización a plazos: "Dejad que otros hagan las leyes, yo escribiré los reglamentos". Porque, de momento, nada pasa, salvo un ciego con una pistola por los jardines de La Moncloa. Pero cuanto más tiempo continúe ahí, disparando al azar, más condenados estaremos a elegir entre dos únicos candidatos posibles para sustituirlo: Romanones o Milosevic.

Y el mal menor siempre será Romanones. Pues nadie que conserve la cabeza sobre los hombros ignora que el mismo día que letra y el espíritu del Estatut llegaran a aplicarse, habría comenzado la cuenta atrás para el final, tanto de la Monarquía, como de la democracia parlamentaria. Por lo demás, el primero en invocar el magisterio del conde no fue otro que el propio Zapatero, al violar todas las normas escritas y no escritas del consenso constitucional del 78. De ahí la gran paradoja: el único camino no minado que resta para salvar el sistema es seguir avanzando hacía atrás por la misma senda que ZP ha abierto, volver de cabeza a aquella ficción de legalidad que fue la Restauración.

Así, cuando al presidente se le acabe la última bala, tras el recuento de las víctimas, habrá que cambiar unilateralmente la Ley Electoral. Será inevitable elevar a cuatrocientos el número de diputados en el Congreso, tal como autoriza la Constitución. Y será inevitable proceder de ese modo porque aún habrá algo más inevitable todavía: excluir a las minorías nacionalistas en la formación de las mayorías parlamentarias. Y más inevitable aún que acabar con su poder para chantajear a los gobiernos de turno, será reformar, también unilateralmente, la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional.

Como unilateralmente habrá que modificar la Ley Orgánica del Poder Judicial. Porque no quedará más remedio que seguir hasta el final la gran doctrina constitucional de Zapatero; es decir, que la ley se acate pero que no se cumpla. Derogada de hecho la Constitución por el Estatuto catalán y sus clones, sólo el triste subterfugio de los reglamentos de Romanones habrá de mantenernos en el engaño de que aún sigue vigente.

Y con esos harapos habremos de cubrirnos hasta que de las filas del PSOE surja otro general Della Rovere. Aquel farsante infiltrado por los alemanes entre la resistencia italiana que, al final, acabó creyéndose su propio personaje. Aquel insólito Giovanni Bertoni, el antiguo macarra y contrabandista que de tanto representar el papel de patriota entre los patriotas, terminó persuadido de que lo era realmente. Aquél que acabó fusilado por sus patronos con el monóculo puesto, impecable el uniforme de gala y gritando: "¡Viva el Rey, viva Italia!". Aquel falso general Della Rovere que se inmoló convirtiendo en real la comedia bufa que había sido su vida.

Gotzone Mora y RSF
A de atentado
Cristina Losada Libertad Digital 4 Mayo 2006

Habrá que esperar a que algún diputado de la oposición, o algún periodista, que sigan intelectual y moralmente vivos, se lo pregunten a Zapatero. Vamos a ver, señor presidente, cómo se llama lo que ha ocurrido en Barañáin, lo que ha pasado en Guecho, y lo que acaba de suceder en el garaje de un inmueble, donde el coche de Gotzone Mora aparecía embadurnado de aceite corrosivo. Por no contar las cartas de extorsión, las amenazas verbales, las pintadas, y cuantas otras coacciones se ejercen a diario contra esa parte de la población vasca que todavía se niega a plegarse a los designios de la banda terrorista. Sí, todavía, que no todos son Zabaletas, Patxis, Rojos, Eguigurenes y Pastores. Pastorcillos que se esfuerzan por conducir ahora al rebaño a los predios del desistimiento. Unos pastos en los que Ibarreche y su recua les llevan la delantera. Y en los que, algún día, los lobos se jalarán a esas ovejas. Está en su naturaleza.

"Con las palabras, los seres humanos construimos significados y moldeamos la realidad", decía un ZP en pose sesuda en El País. ¿Importan o no importan las palabras? No, cuando se trata de enmascarar el desguace de la soberanía nacional. Sí, cuando hay que vender como gran avance que se denomine matrimonio a la unión homosexual. Y otra vez no, delante de la violencia generada por la ETA, desde que Zapatero decidió que aquí paz, y a ver si gano yo las elecciones, y al cuerno con las víctimas, la justicia y la libertad. Mejor dicho, no es que las palabras no importen: no hay palabras. No las hay de condena, las únicas admisibles. Las que pronuncian son de justificación.

La nota de la agencia Efe sobre el ataque al coche de Gotzone Mora hablaba de "los hechos". No los calificaba de atentado. Ya bastante hacía con informar de unos "hechos", que para el gobierno son "no hechos". Ni una condena, ni una llamada. La nota dejaba caer que la concejala había decidido "darse de baja de su filiación al PSOE". Claro, si se larga del partido, ¿por qué han de molestarse en llamarla? El "no hecho" ha afectado a una "no persona". O a una "no buena persona". Eran las dos categorías que manejaban los comunistas para hacer desaparecer fragmentos de la realidad. Pero el hecho es que Gotzone no anunció tal cosa, sino que no volvería a presentarse en las listas del PSE. Y el hecho es que Gotzone ha sufrido un atentado.

Miren, el error de mi querida amiga, aparte del esencial, que es no ceder ante el terror y tener el coraje de seguir viviendo en el País Vasco, el error, digo, es no ser periodista. Porque de serlo, podría estar tranquila. Como han dicho portavoces anónimos de Reporteros sin Fronteras en España, la "organización separatista armada", o por si no lo entienden, la banda terrorista ETA, no es responsable de ninguna violación de la libertad de prensa desde octubre de 2004. Y como deben de tener indicios de que no habrá más ataques e intimidaciones a la prensa, la han sacado de su "lista de predadores". Qué alivio sentiría Gotzone, caso de ser periodista, al saber que está "en el punto de mira" de la ETA, ¡pero sólo eso! Y qué gran solaz al enterarse de que RSF se mantendrá vigilante por si aprietan el gatillo.

El mismo que sentimos al comprobar que RSF no incluye ni un apunte sobre el CAC, al que había denunciado por cláusulas que "podrían ser particularmente peligrosas para la libertad de prensa, e incluso liberticidas". Denuncia que provocó la dimisión de la presidenta de la sección española, indignada por que un representante de RSF apoyara en Bruselas las firmas en defensa de la COPE. ¿A qué sirve RSF? ¿A la libertad de expresión o a las simpatías políticas de ciertos miembros? Retirar a la ETA de esa lista, cuando en febrero se amenazaba a tres medios en el País Vasco, ¿es el granito de arena que aporta al proceso de beatificación de la banda?

No vamos a suponerles ignorancia a los Reporteros. Pero si la tienen, que la reparen. ETA no ha desaparecido, como dice el cura-trampa. Las coacciones a la prensa tampoco. Ni los atentados. A ver si consigue articularlo también Zapatero: A de atentado, T de terrorismo, E de España, N de Navarra, T de terrorismo...

Discurso del 2 de mayo
El rey está ausente
Aurelio Alonso Cortés Libertad Digital 4 Mayo 2006

El martes 2 de mayo cuando, frente al Palacio Real y en la retreta militar tradicional, escuchaba la música castrense, veía con emoción ondear en la fachada la bandera rojigualda de la Nación. Bajo un cielo plomizo y amenazante de lluvia, su banda roja inferior parecía transfigurarse en morada al compás del aire, dando a nuestra bicolor una apariencia tricolor. Posiblemente una impresión influida por el impacto de ver en la prensa de la mañana fotos con la enseña republicana en el brazo de la Cibeles, y una marea de ellas por las calles de la capital. Congruente con un desviado 75 aniversario de la República y el "tenemos un Rey bastante republicano" del presidente Zapatero.

Según algunos la bandera bicolor se iza en Palacio cuando el monarca está ausente. El hecho real, o real hecho, es que sigue sin ejercer el papel arbitral y moderador que le asigna la Constitución. Mientras, unos políticos, mindundis pero malvados, nos cambian a los españoles –el pueblo soberano– el modelo de Nación sin consultarnos en referéndum. De momento las sucesivas reformas estatutarias multiplican el número de naciones confinando España a la condición de simple Estado; un ente que nada significa sin competencias propias.

Y sobre la marcha, al resguardo de la "memoria histórica", nos están montando –también con nocturnidad monclovita– un cambio a república. Eso sí, con talante. Primero en los símbolos, que ya caerá, suavemente, la jefatura del Estado. Coincidiendo o sin coincidir con el citado aniversario sacan a la calle banderas tricolores. Son necesarios políticos sin complejos que se opongan al desmadre. Como Esperanza Aguirre, la presidenta madrileña, que el mismo dos de mayo recordaba el de 1808 como primera manifestación del pueblo alzado en armas para defender el "sentimiento de ser una Nación". Precisamente el día que el Parlamento sociocomunista de Andalucía aprobaba su estatuto con una auto declaración de "realidad nacional"; sin respaldo ciudadano y para dar cobertura al homólogo catalán. Un servicio a Zapatero.

Otra alusión de Esperanza Aguirre me permite titular este comentario. El dos de mayo de 1808, "en esta misma Puerta del Sol el pueblo de Madrid, abandonado por la Corona, se alzó en armas contra el ejército de Napoleón, el más poderoso de su tiempo". Don Juan Carlos debiera hacerse ahora presente y reconducir el modelo de Nación. Sin pedir nuevamente paciencia al pueblo.

En cuanto al primer partido de la oposición, sigan sus líderes la estela que va dejando Esperanza. ¿Podría ser la Comunidad madrileña el eje para reconstituir España? Parece un sueño pero ella parecía sugerirlo en la siguiente frase: "los madrileños festejan este nuevo Dos de Mayo con la confianza puesta en que el marco de la Comunidad de Madrid continúe siendo el más adecuado para impulsar la libertad y prosperidad de todos los madrileños y de todos los españoles".

Y siguiendo el hilo permítanme un atrevimiento vista la gravedad de la situación. Cuando las fraudulentas reformas estatutarias dejan sin capacidad funcional y económica a las dos Castillas, sería aconsejable su reagrupación con la ejemplar y boyante Comunidad de la presidenta Aguirre. Tienen coincidencias históricas y culturales, sin faltar sinergias económicas. En el debate de la Constitución de 1978 llegó a considerarse tal integración. Ahora no es posible. La Carta Magna rechaza expresamente la federación de comunidades autónomas y en su minifundismo propicia la escisión de las provincias limítrofes facilitándolas constituirse en autonomías de nuevo cuño. La salida es la reagrupación autonómica mencionada y el blindaje de competencias de la Nación única previa reforma constitucional. Es a lo que tiende actualmente Alemania en acción conjunta de socialistas y conservadores.

La "memoria histórica" vale en la medida que sirva de moraleja. Las dos repúblicas que llegaron dulcemente, sin reformas constitucionales, fueron expulsadas por la fuerza de las armas. Tan mansamente que llegó a decirse que España el 13 de abril de 1931 se acostó monárquica y despertó republicana. La II República a causa de unas simples elecciones municipales que impulsaron a Alfonso XIII al abandono; años después caía dicho régimen en la guerra civil. Y la primera república se creó en reunión conjunta de Senado y Congreso el 11 febrero de 1873 que aceptó, sin más, la abdicación del rey Amadeo; duró 11 meses bastando que el general Pavía, capitán general de Castilla la Nueva, mandara emisarios al Congreso el 3 de enero de 1874 –nada de entrar a caballo– para desalojar a los diputados. Pavía se dedicaba a la tarea de reducir la sublevación cantonalista de provincias y hasta partidos judiciales. La actual España autonómica empieza a tener algunas semejanzas con aquellas pretensiones cantonalistas.

CLAMORES NACIONALES
Por XAVIER PERICAY ABC 4 Mayo 2006

Sostiene Maragall que en Cataluña existe un clamor. Y que este clamor lo recogió el Parlamento autonómico en aquel proyecto de Estatuto que entró un 2 de noviembre de 2005 en el Congreso de los Diputados y del que nunca más se supo. Según el presidente de la Generalitat, el Parlamento catalán dijo entonces -es un decir-: «Nos sentimos y somos una nación».

Sin duda. Pero de ahí a considerar que existe un clamor va un buen trecho. De existir semejante clamor, ello supondría que la gente en Cataluña va por ahí gritando enardecida: «¡Somos una nación!». Y no es el caso, se lo aseguro.

En los últimos veinticinco años, sólo recuerdo haber oído esta clase de gritos en manifestaciones convocadas por el nacionalismo radical. O sea, poca cosa, nada generalizable. Aunque puede que el clamor al que aludió ayer Pasqual Maragall en su intervención ante la Comisión General de las Comunidades Autónomas del Senado no fuera propiamente un grito, sino algo interno, inexpresable, una suerte de sentimiento atávico.

Algo que la gran mayoría de la clase política catalana experimenta a menudo y que no acierta a contagiar, por lo que se ve, a la gran mayoría de sus representados. Y, si no, ¿a qué obedece ese intento alevoso y patético de alargar en dos horas la jornada plebiscitaria del próximo 18 de junio, a qué obedece más que al miedo a no alcanzar un mínimo de participación?

Pero el presidente de la Generalitat también sostuvo ayer otra cosa: que el nuevo Estatuto de Cataluña abre el camino al resto de las reformas estatutarias. Sin duda. Y, a juzgar por lo aprobado el pasasdo martes en el Parlamento andaluz, no sólo abre el camino, sino que tamb exporta el método y sus consecuencias.

Andalucía acaba de definirse a sí misma como una «realidad nacional». En fin, Andalucía, no; la mayoría de sus parlamentarios. Ya ven, otro clamor, y éste, si cabe, mucho más grotesco. Y lo que queda por andar. A este paso, mucho me temo que pronto oiremos otro tipo de clamores. De los de verdad. Lástima que entonces, para España, tal vez ya sea demasiado tarde.

El silencio del Gobierno y la pasividad del juez
EDITORIAL Libertad Digital 4 Mayo 2006

No por previsible resulta menos infame el clamoroso silencio del Gobierno del 14-M ante dos noticias tan escandalosas como la ocultación y manipulación de pruebas que Libertad Digital y El Mundo han desvelado este miércoles.

Si nuestro diario ha demostrado que la fotografía del explosivo incluida en el informe de inspección técnico-policial de la Kangoo es falsa y corresponde al explosivo de la mochila de Vallecas, El Mundo ha desvelado que en esa furgoneta de Alcalá la policía encontró una tarjeta del Grupo Mondragón, hecho del que no fue informado ni el Gobierno de Aznar ni, posteriormente, los miembros de la comisión del 11-M ni el propio juez Del Olmo.

Ante quienes no dudaron en hacer el juego a los terroristas del 11-M y, una vez en el Gobierno, dieron carpetazo a la Comisión que investigaba la masacre, no hay que extrañarse que guarden ahora silencio, por muy graves y significativos que sean los descubrimientos periodísticos. Más sorprendente, sin embargo, es la pasividad del juez ante unas manipulaciones y ocultaciones de pruebas que, teniendo una clara incidencia en la investigación del caso, podrían ser, por sí mismas, constitutivas de delito.

Para colmo, y gracias a la incesante e incisiva labor de investigación de Luis del Pino, también hemos podido saber que no hay constancia de quién envió –y desde dónde– el fax manuscrito de "El Tunecino" en el que se reivindicaba el 11-M y que fue enviado a ABC en el mismo momento en que los islamistas se encontraban acorralados en el piso de Leganés donde, además, no existía máquina de fax. Lo mismo puede decirse del otro fax enviado a Telemadrid.

Aunque, desde el PP, Alicia Castro haya pedido al juez Del Olmo que "reaccione" y Zaplana haya instado al Gobierno a "dar la cara" ante todas estas nuevas y trascendentales revelaciones, es mucho más lo que el principal partido de la oposición –objetivo político de aquella masacre– puede hacer en pro del esclarecimiento de aquella matanza en la que fueron asesinadas 192 personas: Empezando –si no es mucho pedir– por que su líder no se refiera a la autoría de la misma como "un asunto ya superado".

PSOE-Batasuna: el futuro
Eusebio Cedena elsemanaldigital 4 Mayo 2006

Se han abierto todo tipo de debates en torno a la posibilidad de que el PSOE de Zapatero pueda gobernar algún día en el País Vasco con los chicos de Batasuna. La dificultad de llegar a entender una coalición aparentemente tan llena de contrasentido es lo que está propiciando esta polémica lastimosa, ya que a los ciudadanos del común nos parece raro, deshonesto e indecente un hipotético pacto de tales características, no por parte de los batasunos, de los que no esperamos nada, sino por parte de los socialistas, de los que sí podríamos esperar cosas mejores.

Sin embargo, podrá discutirse todo lo que se quiera, pero que nadie tenga dudas. Si el PSOE lo necesita, pactará con Batasuna. El poder es lo primero. Ojalá ese escenario no llegue nunca a producirse, porque sería ética y políticamente repugnante, pero mucho me temo que el horizonte de Zapatero va por ese camino y la hipótesis será real si llega el caso.

No tengo dudas al respecto. Y no las tengo por una razón elemental: el propio Zapatero así lo apunta de forma clara, contundente, meridiana. En la reciente entrevista-río que el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, realizó al presidente del Gobierno, hubo una pregunta en torno a las dos famosas fotografías: la de Gemma Zabaleta con Jone Goirizelaia, dirigentes socialista y batasuna; y la de la eurodiputada del PSOE Rosa Díez con la concejal del PP Pilar Elías. En opinión de Zapatero, tal como consta en la entrevista, la primera instántanea representa el futuro; la segunda, el pasado. Un político no puede hablar más claro.

A partir del escenario político abierto por la tregua de ETA, todo es posible para Zapatero, incluso verle gobernando con los chicos de Arnaldo Otegi. Esta posibilidad repugna a muchos socialistas, vascos y del resto de España, pero fuera de los ya habituales (y que mucho me temo terminarán fuera del PSOE más pronto que tarde) los demás callarán y se limitarán a ser sumisos y decir "amén" obedientemente a todo aquello que manden Ferraz y La Moncloa. Así lo han hecho con el Estatuto de Cataluña, que es penoso hasta en su triste redacción, y así lo harán con cualquier cosa que Zapatero les ponga delante para que plasmen su firma y su voto.

Mientras Zapatero gobierne, mientras electoralmente las cosas vaya bien, mientras el poder esté en sus manos, el presidente socialista podrá incluso gobernar con Batasuna. Aunque muchos socialistas tengan que contener sus ganas de salir corriendo, dirán que sí a todo. Si lo necesitan, lo veremos.

El Tripartito catalán va a la deriva hacia el referéndum
Editorial Elsemanaldigital.com  4 Mayo 2006

Los consejeros de ERC en la Generalitat catalana acumulan torpezas, mientras que los ciudadanos padecen el desgobierno. Pero Maragall comparte responsabilidad con Zapatero.

4 de mayo de 2006. Cataluña ha sido, en el imaginario popular español, la tierra del sentido común, de la prudencia y de la sensatez. Algo de verdad habrá en el lugar común, pero su explicación ha de buscarse en la historia, y probablemente no en las decisiones políticas de la Generalitat presidida por Pasqual Maragall, y menos en las últimas semanas.

Uno de los socios de Gobierno del PSOE en Cataluña, Esquerra Republicana, está en desacuerdo con el principal proyecto político de esta legislatura, es decir, el nuevo Estatuto de autonomía. Esa Ley Orgánica, como mínimo al borde de la constitucionalidad a causa de su cercanía a las tesis nacionalistas, define Cataluña como nación, pero el partido republicano de Josep Lluís Carod-Rovira se ha descubierto puramente independentista y vota ahora contra su propio Estatuto, o pide el voto nulo. Pese al sainete, nadie dimite, y el tripartito sigue adelante.

Adelante, en su línea. Los consejeros republicanos de la Generalitat ya se han distinguido por su animadversión a la rotulación comercial en castellano. Al parecer, ahora se disponen a prohibir la venta al público de recuerdos turísticos típicamente españoles, de regiones diferentes. Y esto, se suponen, para hacer patente la diferencia catalana a todos los visitantes. Pero no es una broma porque, mientras tanto, los padres castellanohablantes no pueden escolarizar a sus hijos en su lengua materna en la Cataluña de Maragall, y se acumulan las sospechas de corrupción en torno a los republicanos.

Sin embargo, la responsabilidad política de esta situación, y de una Cataluña sin pulso político, no es de Maragall, sino de José Luis Rodríguez Zapatero. Zapatero ha hipotecado la legislatura de 2004 al nacionalismo catalán, primero a ERC y después a la CiU de Artur Mas. El precio, sin embargo, lo están pagando los ciudadanos catalanes en desgobierno. Falta seriedad.

Cataluña
Y luego hablarán de boicot
Ignacio Villa Libertad Digital 4 Mayo 2006

La intención del consejero Huguet de prohibir en Cataluña la venta de recuerdos que tengan carácter español es una auténtica barbaridad, aunque ciertamente no nos puede sorprender. Este hombre, que ha dado muestras repetidas de una forma totalitaria de entender la vida y la política, se ha convertido en el estilete excluyente de un gobierno que vive de su ataque sistemático a España.

Huguet es republicano e independentista y forma parte del gobierno catalán. En su trayectoria como consejero nos encontramos también la campaña de multas contra todos aquellos que no tuvieran los rótulos de los comercios en catalán. Huguet fue el mismo que amenazó con una guerra civil en Cataluña en caso de que fracasara la reforma del Estatuto catalán. Por lo tanto nada de lo que haga o diga nos puede resultar novedoso; pero al mismo tiempo también hay que decir que Huguet es miembro de un gobierno y como tal toma las decisiones que toma; por lo tanto estas decisiones no son personales sino de un gabinete cuyo primer responsable es Pasqual Maragall.

No hay que engañarse. A Huguet le lanzan por delante como si fuera el bufón o la fiera, según el guión del día, pero el consejero de Comercio actúa con el consentimiento y el respaldo de su gobierno. Si no fuera así, ya habría sido destituido.

Ahora, como saben, le ha tocado el turno a las bailarinas, a los toritos bravos, a las castañuelas y a las guitarras españolas. Hasta ahora en los puestos de recuerdos de Cataluña se podía encontrar de todo. Desde una camiseta del Barça a una porcelana de la Sagrada Familia, desde un recuerdo de Gaudí hasta un traje de flamenca. En definitiva, todo lo que se vende y da dinero, y por lo tanto lo que es negocio para los comerciantes. Desde ahora se acabó. Sólo vale lo que sea catalán.

Huguet está empeñado en hundir a las empresas catalanas. Hay que recordar a este hombre que con asuntos similares, de exclusión y de falta de libertad, comenzó el boicot a los productos catalanes hace meses. ¿Ha preguntado Huguet a Freixenet antes de apostar por esta iniciativa? Suponemos que no. Aquellos que están estancados en el pensamiento único no preguntan, sólo imponen; y Huguet ha devuelto a las Ramblas el rancio sabor del franquismo. La prohibición como única razón de ser; del cuatripartito y del estatuto.

Estrategias (4)
Pío Moa Libertad Digital 4 Mayo 2006

Descartada la sumisión --colaboración pasiva-- a las maniobras golpistas en curso, y descartada la apertura de un nuevo período constituyente, por sus enormes riesgos, sólo queda la defensa de la Constitución actual.

Esta Constitución tiene serios fallos, ya advertidos por personas tan moderadas como Julián Marías, pero es absurdo imaginar una Constitución perfecta. Sus defectos abren camino, hasta cierto punto, a tendencias disgregadoras y a un intervencionismo excesivo del estado. Pero son corregibles, por reforma, a la luz de la experiencia histórica, y seguramente así deben ser abordados, si queremos superar una tradición de bandazos y convulsiones.

Además, sus virtudes pesan mucho más: proclama la unidad nacional y las libertades democráticas, ha sido la primera hecha por consenso en la historia de España --un consenso de amplitud inalcanzable para cualquier otra--, y ha permitido una razonable convivencia en paz, libertad y prosperidad durante casi treinta años.

Echarla por tierra como se está haciendo sólo puede ocurrírsele a simpatizantes de lo peor de la república, a herederos de aquella “política tabernaria, incompetente, de amigachos, de codicia y botín, sin ninguna idea alta” tan bien caracterizada por Azaña y los “padres espirituales de la república”.

No vislumbro otra alternativa sensata, por mucho esfuerzo que exija, que una resuelta oposición a ese proceso destructivo, emprendido por tales personajes con aquella “audacia tan parecida a la impudicia” que también hundió el proyecto democrático-liberal republicano. Es preciso restablecer el imperio de la ley, restablecer la Constitución, declarando ilegales las acciones tendentes a demolerla realizadas por la Alianza del actual gobierno con los terroristas y los separatistas.

Sólo a partir de este objetivo claramente expresado es posible diseñar una estrategia adecuada. Sin ello, caeríamos, de un modo u otro, en el colaboracionismo con los liberticidas.

Estatuto de Cataluña
Carta a un Senador socialista
Santiago Abascal Libertad Digital 4 Mayo 2006

Estimado señor o señora:

En breves jornadas será sometida a votación en el Senado la aprobación definitiva del Estatuto de Cataluña. El presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, don Alfonso Guerra, ha equiparado las consecuencias de este texto al desmantelamiento de la Unión Soviética. Es una opinión – y preocupación– que comparten otras muchas personalidades de la vida política, y que une a millones de españoles por encima de sus vinculaciones con la izquierda y la derecha. Pese a ello, el propio señor Guerra, como todos los diputados del Grupo Socialista, han votado y anuncian que seguirán votando “sí” a ese texto.

La contradicción pone de manifiesto el difícil trance en que se halla el socialismo español, atrapado entre los pactos de Gobierno, que fuerzan al “sí”, y el sentido del Estado, que claramente obliga a votar “no” al Estatut. En tal encrucijada, la Fundación para la Defensa de la Nación Española desea expresarle a usted su respaldo, en tanto que parlamentario y representante de la soberanía nacional, para que la ética política, la coherencia ideológica y el sentido del Estado, que habrían de ser valores permanentes en la vida política española, se impongan sobre el tacticismo del momento.

El Estatuto de Cataluña abre un peligroso proceso que deshilacha el Estado, rompe la solidaridad entre los españoles y degrada la calidad de la democracia al cuestionar la soberanía nacional. Los eventuales beneficios del voto afirmativo al Estatut tal vez permitan aliviar, hoy, la situación política presente del PSOE, pero a cambio de comprometer de manera muy grave el futuro inmediato de la democracia española y la existencia de España como nación única e indisoluble. Por el contrario, el voto negativo, aun si surtiera efectos políticos complejos sobre el equilibrio parlamentario, habrá consolidado por muchos años la solidaridad entre los españoles y el auténtico alcance de la soberanía nacional.

Sabemos que la defensa de la nación no compete a nadie en concreto, sino a todos los españoles en su conjunto. Pero, en esa defensa colectiva, poseen una obligación especial quienes por su acta parlamentaria representan –temporalmente- a la soberanía nacional. Como españoles y como demócratas, no podemos avalar que utilicen ustedes la sede de la soberanía nacional para sancionar positivamente a un texto que menoscaba la democracia, pues desvirtúa el concepto de “soberanía” como atributo del pueblo español, y que menoscaba también la nación, al reconocer el derecho de los parlamentos regionales a proclamar “nación” a sus respectivas comunidades autónomas. Por ello, recordándole que los senadores y diputados no poseen la soberanía nacional sino que les es cedida temporalmente, le emplazamos a que reconsidere el sentido de su voto ante el nuevo Estatuto de Cataluña, y devuelva intacta –al término de la legislatura– la soberanía prestada por los españoles.

Si así lo hiciera, tenga por seguro que recibirá usted el reconocimiento y el agradecimiento de su pueblo, y la felicitación expresa de esta humilde fundación. Si actuara en sentido contrario, apoyando un Estatuto que amenaza gravemente el futuro de España, no es necesario recordarle la responsabilidad que usted habrá contraído ante la Historia y ante la Patria común.

Reciba un cordial saludo

Santiago Abascal, presidente de la Fundación para la defensa de la Nación Española, ha remitido esta carta a los 96 senadores socialistas de cara a la próxima votación del Estatuto de Cataluña.

El globo vasco
ÁNGEL GARCÍA RONDA El Correo 4 Mayo 2006

La formación del espíritu nacional ha sido siempre una de las querencias de los regímenes totalitarios y de los que aspiran a serlo. También apunto que nunca dura demasiado en sus efectos, pero sí el tiempo suficiente para hacer sufrir a un par de generaciones por lo menos.

Y he aquí que desde el Gobierno vasco se dice que sobre las cabezas de los niños hay que atornillar el así llamado currículo educativo vasco «si queremos seguir siendo país». El consejero de Educación, en un ejercicio de descreimiento, dice que «es un instrumento para la pervivencia de la cultura vasca». Porque es evidente que tanto el Gobierno como su portavoz en la cosa educativa incurren en una confianza en el decreto administrativo mucho mayor que la que dispensan a la que denominan «cultura vasca». Ésta, al parecer, es tan débil que depende de una disposición legal; y la disposición es tan poderosa que evitará nada menos que la decadencia y la desaparición de toda una cultura. Claro que el consejero habla también de un pueblo -por si lo de cultura parece poco- que tiene voluntad de serlo y ha de garantizar la quizá dudosa «pervivencia de la cultura vasca».

Antes de continuar, vamos a ver si nos ponemos serios y llevamos la cuestión hacia algo mínimamente aceptable desde un punto de vista intelectual. Lo específicamente vasco en el ámbito cultural se limita a dos terrenos: un idioma y un folclore. El primero, exento de purezas por la evolución normal en contacto con otras lenguas, en especial las otras dos que también son vascas, y una de ellas nacida y dando sus primeros pasos en geografías en las que se hablaba el idioma vascuence. El segundo, propio sí, pero lleno de reminiscencias y parecidos con otros pirenaicos, ibéricos y cantábricos. ¿Y qué importa? Para consuelo de los aterrados por las mezclas -algunos de los que conozco las han admitido y ejercido en su propio hogar- les diré lo que vengo manteniendo desde hace muchos años: las purezas son estériles, se agotan en sí mismas; la exogamia, el contacto, la amalgama es lo único fértil.

Y para el resto de las manifestaciones culturales -artísticas, científicas, filosóficas....- no hay nada que distinga profundamente a las que aquí o por vascos se producen de las que se crean en otros lugares de nuestro gran ámbito cultural, llámese occidental, europeo, civilización grecolatina o como se quiera, pero ya nos entendemos. ¿O es que a Arriaga se le nota en su música que era bilbaíno? ¿Y a Oteiza en su escultura que era de Orio? ¿Cuál es el sonido o perfil por los que se averigüa su idiosincrasia vasca? O sea que dejémonos de zarandajas y reconozcamos que lo que produzcan los ciudadanos de aquí será lo que se puede llamar cultura vasca, sin más señas de identidad.

El invento de la identidad única y separada es meramente político, hasta tal punto que sobre él se pretende montar un «marco de referencia para toda Euskal Herria», aunque en un arranque de modestia se dice que el pretendido currículo sólo será válido para la Comunidad Autónoma del País Vasco (de Euskadi). Por si queda alguna duda de su carácter sectario -además de político- la génesis de la ocurrencia está en la Confederación de Ikastolas, organismo especializado en la filosofía de la cultura y exquisitamente neutral, como todos sabemos. Y el resultado persigue resistir a la globalización universal mediante la globalización vasca, en la que haya una sola identidad para todos los vascos pero en la que tú o yo, individuos, no podamos tener nuestra identidad si queremos ser vascos a tiempo completo, quiero decir no sólo para pagar impuestos a los entes llamados arcaicamente forales.

Alguien ha señalado, con cierto candor, que el proyecto «ahonda en las diferencias identitarias». Es que la finalidad política es precisamente ésa, tenga o no tenga basamento histórico, filosófico y menos aún de voluntad de convivencia. En cuanto al absurdo e inútil desprecio al idioma español -o castellano, si lo prefieren-, ni lo comento por no sonrojar a los inventores de este despropósito.

El gran problema es que este sectarismo político se lleva a cabo en contra -y con consecuencias para el futuro- de la racionalidad, de la convivencia, del pluralismo, de la democracia, de la evolución histórica y hasta del conocimiento intelectual y de la educación basada en los valores de la igualdad, la libertad y la ciudadanía. ¿Es posible que no se den cuenta de ello quienes quieren obligar a estas tonterías que pretenden como definidoras de lo que hay que ser aquí? ¿Están tan ciegos que creen que la historia va a caminar a largo plazo en el sentido que quiera un gobierno transitorio? Lo que sí conseguirán es inducir la falsedad y el pensamiento único en una comunidad que sin la violencia y con la libertad podría desarrollarse armoniosamente, y de esa otra manera se mantendrá una falta de convivencia indigna de este País Vasco que ya ha soportado demasiadas guerras civiles; en definitiva, estará convertido permanentemente en un país de esclavos mentales: felices los que participen directamente o de soslayo en el poder, infelices los demás. Y esto durante un tiempo que no podrá ser perpetuo, desde luego, pero sí indeseablemente largo.

Pero la ceguera, el desdén por toda identidad personal que no se atenga al dictado nacionalista, proviene de aferrarse a la mitología y no a la historia como maestra de la vida y, también, de querer convertir un gobierno -quizá excesivo en su duración- en un régimen político, me temo que milenario en la intención teórica, pero para hijos y nietos en la razón práctica.

Por lo tanto, me niego a 'ser' de la manera que me quieran imponer, me niego al reduccionismo intelectual y vital que supone la definición apriorística de cómo debe ser, pensar, sentir y hacia dónde debe caminar cada educando de nuestra tierra para que, al final, se siga quemando en esta hoguera. Y al otro reduccionismo, que veta como cultura vasca a la que no entra en el canon definido políticamente.

A riesgo de que se consideren 'insinuaciones trasnochadas' -quizá a quien lo dijo le sienta mal trasnochar-, estoy dispuesto a sostener lo aquí dicho y, señores mandatarios, quedo a su disposición para cuantos detalles necesiten al objeto de ilustrarse, y en este menester me encontrarán en el domicilio que a continuación se expresa: enfrente.

Como si no pasara nada
Fernando G. Berlanga minutodigital 4 Mayo 2006

La investigación sobre el 11-M a cargo de los medios, que no del juez Del Olmo - cada vez estoy más arrepentido de haberle defendido -, ha cogido velocidad de crucero en los últimos días. Luis Del Pino descubre hoy en Libertad Digital otro capítulo de lo que va camino de convertirse en una burda obra de teatro de trágicas consecuencias para la Historia de un país. Ahora resulta que los faxes recibidos en las redacciones del ABC y Telemadrid la tarde del suicidio colectivo en Leganés, reivindicando los atentados, fueron enviados desde una cabina de teléfonos. Un texto escrito a mano y rubricado por El Tunecino, que a esa misma hora para más inrri estaba encerrado en el famoso piso y se supone que acorralado por la Policía.

Me entra la risa. Y ya me parto al leer la contrainformación del diario El País para echar tierra sobre el asunto de la tarjeta de visita del Grupo Mondragon, que como ayer desvelaba el diario El Mundo sería la única evidencia verdadera encontrada en la furgoneta Kangoo. Dice el diario de PRISA que no era una tarjeta de visita del Grupo Mondragón lo que los policías vieron, sino una cassette de la Orquesta Mondragón. Ay Rubalcaba, Rubalcaba …. Si tú que guardas silencio agitas el ventilador en cuanto aparece un camino que conduce a la ETA, va a ser que los autores del 11-M no estaban en desiertos lejanos.

Eso sí, salvo este movimiento subterráneo, al flamante ministro de Interior se le comió la lengua el gato. Debe ser que está empollándose las 215 preguntas del PP sobre el 11-M a las que debe responder antes de que termine el mes. En cualquier caso, hace falta tener cara para dar la callada por respuesta con todo lo que está saliendo. Eso sí, como Don Mariano Rajoy contribuye a la causa … Pues a pesar del escándalo, aquí estamos, como si no pasara nada. Y si pasa. Pasa que determinados miembros de la Policía y el CNI han fabricado pistas falsas para ocultar la autoría del 11-M construyendo de paso una que facilitó la campaña de manipulación orquestada por el PSOE y PRISA.

Rubalcaba debiera sentir el acoso y derribo de una Oposición que nunca ha tenido más motivos para pensar que les echaron del poder a bombazo limpio. Pero no, silencio completo. Como si no pasara nada. Con razón a Rajoy le crecen los enanos. Está dilapidando con su inaccion la gran base social y electoral del PP. Ni que fuera un asalariado de Don Jesús.

La memoria histórica de la monarquía democrática de 1978
José Manuel Rodríguez Pardo minutodigital 4 Mayo 2006

En otro artículo hemos hablado de la nueva versión de la Leyenda Negra que fundamenta la imagen idílica de la Segunda República española. Un término relacionado con ella, sobre todo por la fama que ha tomado en los últimos tiempos, es la Memoria Histórica, a la que se le quiere dedicar por ley el actual año 2006. Con esta Memoria Histórica, considerada como algo común a todos los españoles, se busca recuperar la Segunda República como precedente de la Constitución de 1978, al tiempo que se denigra el franquismo como un régimen ilegítimo surgido de un golpe militar antidemocrático, algo en lo que parecen estar de acuerdo todos nuestros parlamentarios: tras la condena parlamentaria de 1999 llegó la del año 2002, a la que también decidió sumarse el Partido Popular.

Sin embargo, la Segunda República fue un régimen de legalidad ficticia que desembocó en una guerra civil, por lo que no puede ser el precedente de nuestro régimen constitucional. Ejercitar la “memoria histórica” nos recuerda que cuando volvieron a España José Tarradellas o Telesforo Monzón, el empresario franquista Jorge Pujol y el antiguo jesuita Javier Arzallus se habían hecho con las riendas del nacionalismo catalán y vasco, respectivamente; antes, Rodolfo Llopis, heredero del PSOE republicano, ya había sido desplazado en lugar de un antiguo militante de las juventudes falangistas, Felipe González, quien renunció al marxismo en 1974. Mientras, Adolfo Suárez, desde la jefatura del Movimiento Nacional fundado por Franco en 1937, se encargaba de llevar a buen puerto la transición democrática. Es más, todos estos detalles son desconocidos para los españoles, pues muchos de ellos nacieron después de 1975, y la inmensa mayoría después de 1939. ¿Cómo podría ejercitar la memoria histórica sobre el franquismo o la Segunda República quien ni siquiera llegó a vivir en esos regímenes?

La memoria histórica, en tanto que basada en los episodios vividos por personajes contemporáneos al franquismo o la República de 1931, no puede ser sino parcial y sesgada, buscando resaltar lo más favorable y olvidando la objetividad histórica. No obstante, quien vivió estrechamente ligado a Franco y su régimen, al cambiar de orientación ideológica ha de justificarse y disimular su pertenencia al franquismo, proyectando sobre los rivales políticos una presunta filiación franquista. Es el caso de Juan Luis Cebrián, de familia falangista y periodista del diario Pueblo del franquista Emilio Romero; Jesús de Polanco, receptor de numerosos beneficios en tiempos del franquismo por sus negocios editoriales; o el ya citado miembro de las juventudes del Movimiento Nacional Felipe González, así como José Bono, católico de comunión diaria y miembro de familia de clase alta propia del nacionalcatolicismo.

La memoria histórica será utilizada por estos sujetos para justificar su posición de privilegio en el régimen de 1978 como luchadores antifranquistas, y sería un modo de conseguir que la población les escuche sumisamente y “olvide” el franquismo del que procedemos, para mayor gloria y continuidad de nuestra monarquía (nombrada por Franco) democrática. No negamos que esta memoria histórica puede ser muy importante para que el régimen de 1978 persevere. Pero la insistencia en esta grosera y burda manipulación, en caso de calar tan a fondo como para menospreciar España y su historia, puede acabar conduciendo a la desaparición de la nación española.

MORALEDA IGNORA SI ZAPATERO TIENE LOS DATOS FILTRADOS A EL PAÍS
La víctima de Barañáin califica de "majadería" el tercer informe de ETA por achacar el ataque a su gestión municipal
El tercer informe de ETA reconoce, según se ha conocido este jueves por una filtración a El País, que la banda continúa con su actividad en Francia. Indica que las cartas de extorsión se mandaron tras el "alto el fuego". Del atentado de Barañáin, descarta la autoría de ETA y apunta como causa al veto del edil a unas subvenciones a cuatro entidades. La víctima, José Antonio Medive, ha calificado esta conclusión de "completa majadería" y ha dicho que sería "como decir que la asociación de padres de un colegio me ha quemado la ferretería". Moraleda, mientras, dijo dos veces que desconocía si Zapatero dispone del informe.
Agencias Libertad Digital 4 Mayo 2006

El informe, cuyos resultados han sido filtrados este jueves al diario El País, especifica, en torno a las cartas que, en efecto, las misivas de extorsión tienen matasellos del 6 y el 7 de abril, es decir, después del anuncio de alto el fuego permanente de la banda terrorista. Y matiza que, sin embargo, las cartas se escribieron antes del comunicado. El informe también se refiere a los últimos atentados, de los que indica que no obedecen a instrucciones de la dirección etarra. Respecto a la actividad de la banda, afirma está "paralizada" en España pero no así en Francia, donde habla de "ralentización".

En concreto, el diario indica respecto a los atentados que el informe vincula el ataque de Guecho a "una reacción a la detención de Ibon Meñika", detenido por poseer "bonos" para financiar a la banda, "de miembros de su grupo radical". Y del atentado en Barañáin, dice que las fuerzas de seguridad tienen "la impresión" de que se debió "al papel del edil de UPN en el veto de unas subvenciones municipales a cuatro entidades".

La víctima del atentado, el concejal de UPN José Antonio Mendive, ha calificado esta conclusión de "intoxicación". En declaraciones a Efe, Mendive sostuvo que eso es "una completa majadería, es como decir que la asociación de padres de un colegio me ha quemado la ferretería". Recordó que lo que hizo su grupo municipal fue presentar un recurso ante el Tribunal Administrativo de Navarra contra la decisión del gobierno local socialista de conceder unas subvenciones, con informe negativo de Secretaría e Intervención, a tres asociaciones de padres y madres de alumnos (apymas) y al colectivo cultural Haizea de promoción del euskera.

Aunque ganaron el recurso, Mendive subrayó que ya en su momento, dejó "claro" que su partido no quería dejar sin ayudas a esos colectivos y al respecto aseguró que no iban a reclamar esas subvenciones. Por ello, insistió en que las informaciones ahora difundidas "no tienen ningún fundamento jurídico y lo que hacen es intoxicar de mala manera y mentir. Hablan sin saber y están diciendo barbaridades", aseveró. En su opinión "está claro" el origen del ataque, que a su juicio "parte del entorno de los violentos, no sé si será de arriba, abajo o en medio, pero eso no me lo quita a mí nadie de la cabeza".

El "desconocido" tercer informe
El único miembro del Gobierno que se ha pronunciado en relación al documento ha sido el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, que reivindicó el "derecho a confiar" en las hipótesis que manejan los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en dicho informe. López Aguilar defendió que los resultados de las investigaciones ofrecen todas las "garantías de credibilidad", tanto en lo que se refiere a la responsabilidad de la banda en los ataques como a lo relativo a las fechas en que se emitieron las cartas de extorsión a empresarios navarros.

Tras asistir este jueves a los "Desayunos Informativos" de Europa Press, el ministro añadió que las Fuerzas de Seguridad están haciendo su trabajo "con total profesionalidad". No obstante, apostó por mantener "la guardia alta" hasta verificar que concurren las condiciones para que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acuda al Congreso de los Diputados para plantear el inicio de un proceso de diálogo con ETA que ponga el "punto y final a esta pesadilla que dura ya demasiado tiempo".

Horas más tarde, sin embargo, el Secretario de Comunicación del Ejecutivo, Fernando Moraleda, eludió pronunciarse sobre el tercer documento, al indicar que no le "consta que Zapatero tenga sobre al mesa el informe". Y repitió, ante la insistencia de los periodistas, que no le "consta que" que el presidente "tenga el informe así que no voy a hacer ninguna valoración sobre el mismo". "Tenemos los mismos elementos de juicio que teníamos en el pasado, nada nuevo que señalarles", dijo Moraleda en su comparecencia tras la reunión de Zapatero con Josu Jon Imaz.

Un grupo de artistas organiza una gala por las víctimas
I. del Prado La Razón 4 Mayo 2006

Madrid- El Teatro Alcázar de Madrid abrirá el próximo lunes sus puertas para acoger una función benéfica en apoyo de las víctimas del terrorismo. La asociación Dignidad y Justicia es la promotora de una iniciativa que servirá para que «los artistas se unan por primera vez para ayudarnos», tal y como afirmaron ayer fuentes de la propia plataforma.

En el transcurso del acto tendrán cabida un espectáculo de danza, interpretación y música, según el programa previsto por los organizadores. No en vano, una parte de los presentes en el concierto serán actores independientes del género musical. Acto seguido, subirán al escenario actores como Gema Castaño y el humorista Toni Antonio. La recaudación de los fondos a las víctimas del terrorismo se produce justo un año después del concierto que en 2005 ofreció este mismo grupo de artistas para recaudar dinero en favor de la Cruz Roja. En esta ocasión, fue la Comunidad de Madrid la que hizo de puente de unión para comunicar la propuesta de los actores con la labor de la asociación Dignidad y Justicia.

Asimismo, durante la gala, a la que han confirmado su presencia miembros del colectivo de afectados por el terrorismo, se producirá una intervención de Daniel Portero. Presente en la rueda de prensa celebrada ayer para dar a conocer la iniciativa, el hijo del fiscal jefe de Andalucía Luis Portero -asesinado por ETA en el 2000- subrayó que el objetivo de la gala es obtener fondos para que se «haga justicia» con las víctimas.

Artistas independientes. Junto a Daniel Portero, compartió ayer mesa en el Teatro Alcázar de la capital la coordinadora artística del evento, Mia Patterson, que resaltó que los actores que participarán en la gala «son artistas independientes que desean la paz» y que participarán de forma «desinteresada» en un acto que pretende la colaboración de la sociedad en cuestiones que, a su juicio, se encuentran «desatendidas» por el Estado.

Centros vascos en el extranjero, financiados por Ibarretxe, tramitan el «DNI vasco»
La Udalbiltza que controla Batasuna ha firmado convenios con algunas de las 163 «euskal etxeak» existentes, con el fin de promover este supuesto carné
J. PAGOLA ABC 4 Mayo 2006

MADRID. El Ejecutivo de Juan José Ibarretxe permite que las «euskal etxeak» -casas vascas distribuidas por tres continentes-, que financia con dinero público, tramiten el «documento nacional de identidad vasco», que en su día promovió la izquierda abertzale y que es considerado ilegal. De hecho, la distribución de un «DNI vasco» forma parte de la estrategia de desobediencia civil planeada por ETA, que mereció una investigación del magistrado Baltasar Garzón.

Según la asociación de ex alcaldes y ex concejales de Batasuna -Udalbiltza-, desde el próximo mes de junio los ciudadanos vascos residentes en Cataluña podrán tramitar el «DNI vasco» en la «euskal etxea» de Barcelona. Ello será posible tras la firma de un acuerdo entre Udalbiltza y el citado centro vasco situado en la Ciudad Condal.

Se da la circunstancia de que el pasado mes de noviembre la citada asociación de ex cargos públicos de la coalición abertzale firmó distintos acuerdos con varias «euskal etxeak» de Argentina. De esta forma, los vascos que viven en ese país suramericano ya pueden solicitar el «DNI» y, al parecer, lo han pedido varios cientos de personas.

En tres continentes
Las «euskal etxeak» son, oficialmente, centros con actividades sociales y culturales destinados a la colonia vasca que reside en diferentes países. Actualmente, constituyen una vasta red integrada por 163 casas vascas, distribuidas en 19 países de América, Oceanía y Europa. Concretamente, en el continente americano existen centros de este tipo en los siguientes países: Estados Unidos, Canadá, México, Puerto Rico, El Salvador, República Dominicana, Venezuela, Colombia, Paraguay, Perú, Brasil, Chile, Argentina y Uruguay.

En lo que respecta a Europa, están desplegados en Francia, Reino Unido, Bélgica, Italia y Andorra. Ya en Oceanía, hay «euskal etxeak» en las ciudades australianas de Melbourne y Sidney. A todas ellas hay que sumar las ubicadas en Madrid y Barcelona.

El país que cuenta con la mayor cantidad de estos centros es Argentina, donde también se concentra la mayor colonia vasca en el extranjero. Sólo en este país hay 63 «euskal etxeak» reconocidas por el Ejecutivo de Juan José Ibarretxe y cerca de 50 que esperan conseguir pronto este «estatus».

En efecto, casi todas las «euskal etxeak» están reconocidas por el Gobierno vasco y, por ello, incluso reciben una subvención, con independencia de las actividades que acojan.

Oficialmente, sus actividades están relacionadas con el folclore y la cultura, aunque, según fuentes consultadas por ABC, detrás de las conferencias sobre historia o política que acostumbran a organizar se oculta un intento de adoctrinar a la colonia vasca en las tesis del nacionalismo radical. Además, según estos medios, las «euskal etxeak» son susceptibles de convertirse en instrumento en período electoral para «orientar hacia determinada dirección política el voto inmigrante».

Presencia de etarras
Asimismo, en algunas de estos centros vascos, especialmente los ubicados en Centroamérica y Suramérica, se ha detectado la presencia de etarras huidos de la Justicia o deportados. Hace años, era habitual ver a Belén González Peñalba, «Carmen», en la «euskal etxea» de Santo Domingo.

El «DNI vasco», asumido por Eusko Alkartasuna, fue promovido en su día por ETA como fórmula para hacer «una declaración de la nacionalidad vasca». De hecho, se incluye en su estrategia de desobediencia civil, planeada por el cabecilla José Javier Arizkuren Ruiz, «Kantauri», que en su día mereció la apertura de una investigación.

Terrorismo
¿TREGUA? NO PARA TODOS
Minuto Digital 4 Mayo 2006

La famosa tregua de ETA solo vale para algunos. Las víctimas siguen prácticamente igual. La última tras los diversos atentados de kale borroka en Navarra y País Vasco ha sido Gotzone Mora, que ha podido comprobar que los etarras no olvidan.

La concejala socialista de Getxo y profesora universitaria ha sufrido un nuevo ataque de violencia callejera, tras encontrarse a primera hora de la mañana el contenido de una lata de aceite para automóviles derramado sobre su vehículo en el garaje del inmueble en el que reside en Leioa. «Esto es kale borroka fijo», aseguró, al tiempo que subrayó que «en las últimas semanas» grupos de desconocidos, que vinculó al «entorno radical», le están sometiendo a «una campaña de hostigamiento» con llamadas de madrugada a su domicilio y «mensajes amenazantes» en su despacho de la UPV.

La ex miembro del Foro Ermua presentó ayer una denuncia ante la Policía Nacional en Bilbao por el último incidente, después de que su marido descubriera alrededor de las nueve de la mañana una lata de aceite desparramada sobre la carrocería del coche familiar. Agentes de la unidad científica del cuerpo inspeccionaron el garaje, utilizado por 60 familias, en busca de pruebas que puedan determinar la identidad de los autores, sin hallar signos de que las puertas de entrada hubieran sido forzadas. «No sé si han esperado a que la puerta principal estuviera abierta o han tenido ayuda. No quiero ni pensarlo», señaló. Los investigadores tomaron varias muestras de aceite y se llevaron la lata para su posterior análisis.

Mora atribuye esta acción a «la presión pura y dura» que, en su opinión, sufren quienes tienen «una perspectiva diferente» de lo que debe ser Euskadi y reconoció encontrarse «bastante afectada» porque los últimos incidentes «atañen a todo el grupo familiar», que, aseguró, está «destrozado». «Mi marido me ha pedido que nos vayamos, pero esa opción no pasa por mi cabeza. Sólo me queda resistir. Alguien tendrá que poner cordura a toda esta locura», explicó.

La AVT se solidariza con Gotzone Mora contra «la locura de los violentos»
AGENCIAS/MADRID El Correo 4 Mayo 2006

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) mostró ayer su apoyo y solidaridad a la concejal socialista en Getxo Gotzone Mora y aseguró que «ha padecido la locura de los violentos», después de que la edil haya denunciado haber sufrido un «ataque de kale borroka» al encontrar en la mañana del martes su vehículo cubierto de aceite para automóviles.

En un comunicado, la AVT ha calificado esta acción como una «maniobra destinada a silenciar tanto a las víctimas del terrorismo como a aquellas personas que a diario luchan por defender la libertad y la vida en España». La asociación de víctimas considera que, de esta manera, se pretende silenciar a determinados sectores de la sociedad vasca y «legitimar una negociación con quienes han asesinado a 816 personas y herido a miles».

El texto subraya que Mora se ha caracterizado por apoyar de «forma incondicional» a las víctimas y constituye un «referente ético y moral para los españoles».

Mena se afilia a la asociación militar que le elogió por «defender la Constitución»
Según el presidente de la AME, Mena está «esperanzado» con ganar el recurso contra su castigo y «entretenido» contestando las cartas que ha ido recibiendo
L. L. C. ABC 4 Mayo 2006

MADRID. La Asociación de Militares Españoles (AME) que dirige el coronel retirado José Conde Monge publicará a mediados de la semana próxima en el número de mayo de su revista «Militares» la carta de afiliación a este colectivo del teniente general en la reserva José Mena Aguado, destituido tras su discurso de la pasada Pascua Militar en el que alertaba de los riesgos de sobrepasar los límites de la Constitución, y por el que recibió el total apoyo de la AME y sus encendidos elogios por haber mostrado -dijeron- valentía para «decir lo que tenía que decir».

«Ha hablado con mucha determinación y con mucha claridad», defendió en aquellos días el presidente de la AME, amigo personal de Mena, que también criticó abiertamente la impasibilidad política ante el «desmembramiento de España» y el código disciplinario militar «que incluye la censura previa». Y también al entonces titular de Defensa, José Bono, al que recomendó «no meterse en berenjenales».

En la misiva de adhesión a la asociación, según explicó a ABC el coronel Conde, Mena agradece a lo largo de un folio que la AME le ofreciera en mitad de la crisis su gabinete jurídico para lo que considerara necesario, -del que finalmente no ha hecho uso «por razones de discreción»-. Al tiempo, el teniente general recuerda que hace años tenía intención de inscribirse en las filas de este colectivo que suma hoy más de 8.000 socios, aunque no lo hizo debido al carácter público de su cargo, en el último periodo jefe de la Fuerza Terrestre.

Lucha por el asociacionismo
La AME, que también cuenta entre sus filas con el ex Jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME), Luis Alejandre Sintes, resume sus principios en «el amor a España, la fidelidad al Rey y a las Fuerzas Armadas y el respeto a la legalidad vigente».

De sus casi dos décadas de existencia, el coronel Conde destaca la lucha durante 11 años que la asociación mantuvo para ser reconocida como tal al amparo del artículo 22 de la Carta Magna. Y en contra de las acusaciones que la retrataban como un colectivo «parasindical», conflicto que se resolvió con la sentencia 219/2001 de 31 de octubre que ordenaba su inscripción en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior por entender que en modo alguno la entonces llamada «Hermandad de Personal de las Fuerzas Armadas en Reserva Transitoria» constituyera «un contrapoder frente a la Administración militar», «Mena -resume el coronel- se afilia porque cree en la asociación».

Recortes de Prensa   Página Inicial