AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 11 Mayo  2006
Vigueses por la Libertad
Nota del Editor 11 Mayo 2006
 
La Voz (Vigo) 11 Mayo 2006

El parto del ratón liberticida
EDITORIAL Libertad Digital 11 Mayo 2006

Labor de Zapa
Cristina Losada Libertad Digital 11 Mayo 2006

Víctimas del terrorismo contra la impunidad
TERESA D. BADA, MARIMAR NEGRO, MAITE MOLLINEDO, ANA URIARTE Y Y LOLA D. BADA (*) ABC 11 Mayo 2006

Una legislatura para romper España
Ignacio Villa Libertad Digital 11 Mayo 2006

La realidad nacional es España
Antonio FONTÁN. Ex Presidente del Senado ABC  11 Mayo 2006

Neutralizar a las víctimas, "como sea"
EDITORIAL Libertad Digital 11 Mayo 2006

La Cataluña que se abstiene
VALENTÍ PUIG  ABC 11 Mayo 2006

Los niveles de la Democracia
Pablo Sebastián Estrella Digital 11 Mayo 2006

HACEN FALTA ALTERNATIVAS NACIONALES
Editorial minutodigital 11 Mayo 2006

El hombre taciturno (Crónica de la presentación en Madrid)
Ciutadans Periodista Digital 11 Mayo 2006

En Madrid, amb Catalunya i el seus Ciutadans (El "Estatut" ya ha legalizado las mentiras monoidentitarias de la oligarquía catalana)
Juan Pablo Mañueco Periodista Digital 11 Mayo 2006

Objetivo Alcaraz
Luis del Pino Libertad Digital 11 Mayo 2006

Las libertades públicas están de enhorabuena
Santi Lucas elsemanaldigital 11 Mayo 2006

Regenerar la Policía
GEES Libertad Digital 11 Mayo 2006

Vidal-Quadras culmina un desembarco catalán en Madrid
Escaño 351 Periodista Digital 11 Mayo 2006

El gran galimatías, por fin está tutto hecho.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 11 Mayo 2006

Vendrell y la decencia democrática
Editorial ABC 11 Mayo 2006

La AVT presentará una denuncia para saber quién está detrás de la operación para echar a Alcaraz de la presidencia
Libertad Digital 11 Mayo 2006

Acebes, en nombre de las víctimas, tacha de «asqueroso» el símil de Batasuna y PP
C. M. La Razón 11 Mayo 2006 11 Mayo 2006

De «la lucha armada» a la administración
MARÍA ANTONIA PRIETO ABC 11 Mayo 2006

Vigueses por la Libertad
Nota del Editor 11 Mayo 2006

(versión provisional)

A la hora en punto, después de un largo viaje y la consiguiente entrevista para la prensa, apareció Goztone Mora en un auditorio lleno hasta los pasillos de personas preocupadas y deseosas de arropar a las víctimas del terrorismo y de oficializar la fundación Vigueses por la Libertad.

Tras unas palabras de Cristina Losada, presidenta de Vigueses por la Libertad (manifiesto, tríptico) habló una víctima del terrorismo, Fina Saavedra, quien en resúmen nos dijo que tanto las víctimas como la sociedad española tenemos que estar juntos defendiendo su lema, Memoria, Dignidad y Justicia, para impedir que este gobierno títere de los terroristas no cometa la indignidad y la injusticia de gobernar ni negociar con los terroristas.

El secretario de AGLI, Asociación Gallega para la Libertad de Idioma, resaltó la importancia de la pertenencia a las asociaciones cívicas, citando la frase atribuída erróneamente Bertolt Brecht de Martin Niemöller, "Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no era comunista así que no hablé. Después vinieron por los socialistas y los gremialistas, pero no era lo uno ni lo otro así que no hablé. Después vinieron a por los judíos, pero yo no era judío así que no hablé. Y cuando vinieron a por mí ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí" (1945, respondiendo a la pregunta de un estudiante acerca de por qué nadie enfrentó a los nazis), pasando rápidamente el testigo a Goztone Mora.

Goztone Mora, esbozó la durísima vida cotidiana en el País Vasco para los que se atreven a levantar la voz en contra de la asfixia a la que los nacionalistas y terroristas impunemente les aplican. El odio que el mundo nacionalista tiene contra los que pensamos que la libertad, la dignidad y la justicia son más importantes que la tribu, y que constantemente destila, gota a gota, implacable para ir mermando apoyo y conseguir expulsarnos de la sociedad y del país vasco; la sociedad corrompida en la que muy pocos se atreven a plantar cara, y donde algunos débiles conversos  utilizan subterfugios para mermar la firmeza con la que hay que enfrentarse a esos desalmados; miedo a perder la dignidad, a perder el apoyo de la sociedad, a perder la vida.

Hay que tener en cuenta que personas vinculadas a los terroristas, ETA, hacen el puerta apuerta entregando sobres para que la gente entregue "la voluntad", y que pasan a recoger, y que es muy duro resistir esa presión reforzada con en el tiro en la nuca o en la bomba lapa, en las amenazas a la familia y otros seres queridos.

Contó como las escuelas vascas, las llamadas ikastolas, con el beneplácito de todos, fueron fundadas por los nacionalistas y sus acólitos terroristas con el fín de que las mujeres y madres vascoparlantes pudieran enseñar el vasco como una actividad extraescolar, a quien estuviera interesada en aprenderlo. Como la siguiente etapa consistió en que los nacionalistas y sus acólitos terroristas propusieron que dado que no había profesores titulados en lengua vasca, se abriese una puerta falsa para que todos los vascoparlantes que colaboraban con las escuelas vascas, se convirtiesen de facto en titulados universitarios, lo que consiguieron con el  beneplácito de todos. Y ya sabemos la etapa siguiente, las escuelas vascas integradas en la enseñanza general, las escuelas vascas, barriendo de la enseñanza general a las escuelas españolas.  

Después nos contó la vida en la universidad, donde los filoterroristas campan con absoluta impunidad con el beneplácito del rector nacionalista, destrozando equipos e instalaciones, peligrando la integridad física, inundando paredes y suelos con todo tipo de amenazas y propaganda terrorista, amenazando e insultando a los profesores que se atreven a dar la cara en sus propias clases, y sin olvidar el otro frente de la educación primaria y subsiguientes donde se indoctrina a todo el que pasa por sus aulas; la facilidad con la que otros filoterroristas que se han apoderado de muchísimos departamentos de la universidad, regalan exámenes, notas y consiguientemente títulos universitarios a los terroristas y asesinos encarcelados o en paradero desconocido. La enorme cantidad de personas, profesores, profesionales, empresarios, funcionarios, policías, ciudadans de a pié que no han podido soportar esa permanente pesadilla y han abandonado, y otras que tienen que echar mano de ayuda sicológica para intentar salir adelante, y de la importancia de celebrar estos actos y crear estas asociaciones que les ayudan a ver que hay más personas que piensan como ellas, que las apoyan, que pueden seguir luchando, que sus convicciones son las buenas, que no están abandonadas a su suerte, que sus principios éticos siguen siendo válidos,  que aún queda esperanza. Amenazas e intento de asesinato a ella misma, teniendo que llevar escolta permanente de  la policía nacional.

Que los que sufren no son ni tienen madera de héroes, simplemente que les ha tocado estar en este momento delante de la manifestación, cuando se percataron de que si no daban la cara, si no daban el paso adelante, era la debacle, la pérdida de la dignidad, puesto que la libertad ya ha sido cercenada hace muchos años y cerca de mil muertos.

El comportamiento de los alcaldes nacionalistas, prestos a homenajear a los terroristas vivos y muertos y negarse a decir una palabra de apoyo a las víctimas de terrorismo. 

Los asistentes, a pesar de la incomodidad, pedían a Goztone que hablase más y más, y ya presionados por el horario se inició una intensa sesión de preguntas que Goztone fué respondiendo entre los aplausos de los asistentes, que en algún momento vitorearon !COPE! !COPE! , en cuya tertulia participa, junto con Cristina Losada, y según manifestaban muchos, escuchan con asiduidad, al ser un foco de libertad en esta España en centrifugación.

Gotzone Mora presidió ayer el primer acto publico de la asociación, que se define como independiente de partidos políticos
La Voz (Vigo) 11 Mayo 2006
 
La nómina de asociaciones cívicas de la ciudad no para de crecer. Ayer se presentó en sociedad la última, «Vigueses por la libertad» que, según afirman sus impulsores, nace como corriente de opinión, al margen de credos políticos, y con la intención de colocar en el centro del debate los derechos y libertades individuales que, sostienen, «están amenazados».

El primer acto público de la asociación, celebrado ayer en el Centro cultural Caixanova, estuvo presidido por Gotzone Mora. La decisión de invitar a la concejala de Getxo y profesora de la Universidad del País Vasco, no fue gratuita, según explicó Cristina Losada, una de las impulsoras del proyecto. Consideran que representa como nadie los valores que defienden. Queremos mostrarle nuestro respeto a una persona que, a pesar de las coacciones (recientemente sufrió un atentado), «ha estado siempre con la libertad».

El acto de ayer contó también con la presencia de Josefina Saavedra, delegada en Galicia de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, y de José Luis Sesma, secretario de la Asociación Gallega por la Libertad del Idioma.

Los promotores de la iniciativa dejaron claro que en absoluto pretenden formar un partido político a imagen del que acaba de fundar en Cataluña el grupo que lidera Albert Boadella. Por el contrario, dicen querer mantenerse al margen de los partidos.

Sostienen que la libertad es el valor central de la sociedad pero, al mismo tiempo, el más frágil, por lo que si no se defiende puede peligrar. En ese sentido, la intención de «Vigueses por la libertad» es poner especial atención en aspectos educativos, lingüísticos y culturales. También abogan por una reforma del sistema electoral, para que sea más representativo.

Contagio positivo
Están convencidos de que su iniciativa producirá un contagio positivo de forma que, a corto plazo, florecerán otras. Tal vez lo harán, como en su caso, de forma espontánea, en una tertulia de café, en la que empezaron reuniéndose cuatro personas y a la que fueron sumándose más y más. «Van llegando con cuentagotas, fruto del boca a boca», dicen. Esperan que ahora, después de presentarse oficialmente en público, esa llegada crezca exponencialmente.

El trabajo de «Vigueses por la libertad» se hará visible a través de conferencias, debates, seminarios... Puede solicitarse información en el teléfono 664 703 298.

El parto del ratón liberticida
EDITORIAL Libertad Digital 11 Mayo 2006

Ya les costó sacar adelante en el Congreso este estatuto que han pergeñado para desbaratar España y someter a los catalanes (no sólo a ellos): apenas el 54% de la Cámara optó por el sí, por el ¡Vivan las caenas! Ahora, en el Senado, no han alcanzado –ellos, los del consenso– el 50%. Para ser exactos, se han quedado en el 49,4.

Zapatero, que recordaba no hace tanto que "las normas políticas con el 51% para ordenar la convivencia acaban en el fracaso", festeja ufano el parto de este ratón liberticida que debe la vida a un partido, ERC, que votó no en el Congreso y volverá a rechazarlo en el referéndum del mes que viene.

Sólo saben destruir, esta banda de irresponsables políticos, tan sectarios como falsarios, campeones de la manipulación y de los más tóxicos apaños. Cataluña y el resto de España no se merecen esto. ¿No? Pues toca demostrarlo. Por lo pronto, y en junio, los ciudadanos españoles con derecho al voto en el Principado.

Víctimas del terrorismo
Labor de Zapa
Cristina Losada Libertad Digital 11 Mayo 2006

Convirtámonos por un segundo en una criatura bienpensante, en uno de los muchos ingenuos, naturales o de bote, la distinción no importa para el caso, que han salido como setas tardías tras el alto el fuego de ETA. Sobre todo, en los bosques mediáticos protegidos. Digamos alguna de las frases hechas que circulan entre los seres parlantes de esa fraga tan autóctona y celtibérica: que se ha abierto una puerta a la esperanza; que el fin del terrorismo está hoy más cerca que nunca; que si hay una oportunidad, por pequeña que sea, debe aprovecharse. Y yendo un poco más allá del común de los cándidos, afirmemos que este final feliz tan deseable puede alcanzarse sin que el gobierno, es decir, sin que España y los españoles, paguen un precio político y capitulen de forma indigna ante los asesinos de mil compatriotas. Así de optimistas y esperanzados, afrontemos la pregunta del que pasaba por allí: bien, si eso es así, ¿por qué ha tratado el gobierno de comprar, confrontar, desprestigiar y desactivar a las víctimas del terrorismo, y en particular, a la AVT?

Si no hay nada que ocultar, si es cierto que no van a hacerse cesiones incompatibles con la ley y la justicia, ¿a qué viene la denodada campaña contra la AVT y, en particular, contra José Alcaraz, su presidente? Pues Zapatero y su cuadrilla no han dejado de urdir operaciones de acoso y derribo contra ellos, siendo la primera, la aparición del tándem Peces-Barba – Manjón. Hubo un intento de compra, que falló. Y otro de dividir, que prosigue. Manjón iba a representar a las víctimas "buenas" y "razonables" frente a los "energúmenos" y los "fachas". Pero la cosa no ha pintado tan bien como se esperaba. Mejor dicho, ha salido muy mal. Hasta la gran oportunidad que sirvió en bandeja Bono para verter basura sobre la AVT, fue un tiro que salió por la culata. A estas alturas, todos, excepto los instalados en el bosque protector, saben que Bono no fue agredido y mucho menos por dos militantes del PP. Al contrario, éstos han sufrido la primera detención política, y por supuesto, ilegal, que se ha practicado en España desde el final de la dictadura.

La campaña del gobierno contra la AVT multiplicó el número de personas que acudieron a sus manifestaciones, salvo que la contabilidad la llevara el dimitido Constantino. El escollo no ha menguado, sino crecido, y por ello se ha diseñado una operación submarina o subterránea, en el clásico formato entrista, para que la AVT caiga en manos de amigos o aliados. El procedimiento es tan sencillo como desvergonzado. Se basa en aprovecharse de la ingenuidad (ésta auténtica) y de la desinformación de no pocas víctimas del terrorismo. Ciertos individuos visitan a las víctimas en nombre de la asociación y les piden una hoja firmada por la que les ceden el voto en la asamblea que tendrá lugar el sábado en Madrid. Según con quien hablen, dicen que el voto será para Alcaraz, o no dicen nada. El caso es acudir a la asamblea con un saquito de votos delegados para utilizarlos a su antojo. Si reúnen suficiente cantidad, darán el vuelco.

¿A qué designios estorba la AVT dirigida por Alcaraz? ¿Por qué molestan los que se oponen a hacer cesiones a ETA-Batasuna que la mayoría de los españoles, según reiteradas encuestas, también consideran inaceptables? Si no hubiera otras pruebas, que las hay, ésta basta para concluir que los propósitos del gobierno en la negociación con los terroristas incluyen capitulaciones inadmisibles. De lo contrario, bien podía prescindir de esta siniestra labor de Zapa.

Víctimas del terrorismo contra la impunidad
Por TERESA D. BADA, MARIMAR NEGRO, MAITE MOLLINEDO, ANA URIARTE Y Y LOLA D. BADA (*) ABC 11 Mayo 2006

ANTE la situación que se presenta desde que la banda terrorista ETA anunciara su «alto el fuego permanente», y lo que ello ha supuesto de declaraciones y opiniones diversas en los medios de comunicación, sentimos la necesidad de aclarar, como víctimas del terrorismo, nuestro punto de vista sobre un proceso que nos afecta muy directamente.

En primer lugar, nos parecen inaceptables los llamamientos que desde diversos ámbitos se realizan en demanda de perdón para los terroristas y de reconciliación «entre las diversas partes enfrentadas». Estas peticiones resultan inadmisibles porque nos exigen a las víctimas tener un comportamiento indulgente que nadie tiene el derecho a demandarnos (ni nosotros tenemos ninguna obligación de concederlo) y porque nos sitúan ante una situación en la que, si no concedemos nuestra clemencia a los asesinos, pasamos inmediatamente a ser consideradas como personas vengativas, rencorosas y resentidas. Es insostenible que se pretenda centrar el «proceso de paz» en el perdón y en la reconciliación, cuando, bajo nuestro punto de vista, el fin del terrorismo pasa indefectiblemente por la necesidad innegociable de que todos los criminales sean perseguidos, juzgados y, en su caso, condenados; por la obligación de que no haya amnistías y, por supuesto, por que no se siga el modelo irlandés de excarcelación de presos, que tan dudosos resultados ha dado y está proporcionando a las víctimas del terrorismo de ese país.

Por otro lado, nos resulta muy preocupante la frivolidad con la que desde múltiples ámbitos sociales se contempla ya un posible escenario de paz. En la Arcadia feliz en la que se convertirá Euskadi en cuanto desaparezca la banda terrorista ETA, todos estaremos unidos, y el diálogo, la tolerancia, el respeto al otro y la pluralidad enriquecedora se expandirán sin cortapisas. Pero algunas dudas nos asaltan: ¿qué van a hacer las instituciones para conseguir que miles de vascos que durante décadas han estado impulsando, comprendiendo, apoyando, jaleando y justificando a los criminales se conviertan, de la noche a la mañana, en modélicos ciudadanos demócratas?; ¿qué mecanismos se van a poner en marcha desde el Gobierno vasco o desde el Ejecutivo central para corregir las múltiples carencias democráticas, los comportamientos fascistas, las actitudes xenófobas y las conductas proetarras que diariamente se producen en nuestra tierra?

En otro orden de cosas, nos parece éticamente indecente que constantemente, y desde la mayor parte de los medios de comunicación, se venda machaconamente la idea simple, populista y efectista de que con tal de que no haya más asesinatos merece la pena realizar cualquier esfuerzo por la paz. La paz merece la pena, y nadie lo sabe mejor que nosotras. Pero no la paz a cualquier precio, no la paz a costa de convertir a la ilegalizada Batasuna en «el futuro de este pueblo» (según nos ha explicado José Luis Rodríguez Zapatero) y, desde luego, no la paz que lo prepara todo para convertir a los verdugos de hoy en los políticos referenciales del mañana.

Por todo esto, lo más importante para nosotras, nuestra primera urgencia y nuestra máxima preocupación, es que el Gobierno nos garantice que no va a impulsar ninguna medida que puede significar la aparición de espacios de impunidad para los terroristas. Los criminales responsables del horror padecido por todos los ciudadanos demócratas han de ser juzgados y, en su caso, condenados. En nuestra opinión, también es importante que el Gobierno se asegure de que cuando la pesadilla termine, y cuando el terror fascista de ETA y sus secuaces pase a la historia universal de la infamia, el Estado de Derecho garantice que no va a consentir medias tintas, comportamientos amenazantes o actuaciones mafiosas como las que recientemente se han producido en las localidades de Barañáin o Guecho. Para nosotras, una idea es clara: los únicos que tienen que ser vencidos en esta historia de consternación son los terroristas, sus cómplices y todos esos ciudadanos que durante tantos años han actuado como si los asesinatos, los secuestros y las extorsiones de nuestros familiares no fueran con ellos.

Como colofón final, queremos manifestar que nos parece sumamente preocupante que habiendo una Fundación, bien financiada por el Gobierno, que se autodenomina representante de todas las víctimas, ésta no haya hecho una declaración clara y concisa en el momento del anuncio por parte de los terroristas de su «alto el fuego permanente». Algunas asociaciones de víctimas del terrorismo, embrolladas como están en atender a las directrices que diferentes grupos políticos se encargan de dirigir, se olvidan de lo que siempre ha sido y es más importante para las víctimas en general, y para las víctimas del terrorismo en particular: la necesidad de alcanzar una justicia reparadora que, además, ha de garantizar la fortaleza y la superioridad del sistema democrático contra el totalitarismo fascista.

Para nosotras, como víctimas, ése es el comienzo de la paz. Tener la certeza de que el Estado al que pertenecemos como ciudadanas no va a poner en venta la justicia. Se trata de la misma justicia que otras víctimas también imploran, salvando las distancias, en Chile o Argentina, en Guatemala o en Kosovo. Solamente esa justicia traerá la paz que hará que nuestras vidas puedan continuar sin duelo. Si no es así, la banda terrorista ETA podrá terminar, pero ni la paz ni la reconciliación serán nunca posibles.

(*) Teresa y Lola Díaz Bada son hijas de Carlos Díaz Arcocha, asesinado por la banda terrorista ETA el 7 de marzo de 1985. Marimar Negro es hija de Alberto Negro, asesinado por la banda terrorista ETA el día 17 de marzo de 1978. Maite Negro es esposa de Txema Aguirre, asesinado por la banda terrorista ETA el 14 de octubre de 1997. Ana Uriarte Garay es hija de Luis María Uriarte, asesinado por la banda terrorista ETA el 29 de septiembre de 1979

Cataluña
Una legislatura para romper España
Ignacio Villa Libertad Digital 11 Mayo 2006

Con la aprobación, a trancas y barrancas, de la reforma del Estatuto catalán en el Senado parece que, en Cataluña, el objetivo de esta legislatura ya se ha cumplido. Con Esquerra desquiciada en su estrategia, con Maragall hundido en sus propios errores, con Artur Mas ciego por llegar al poder y con un Zapatero como máximo exponente del egoísmo político, las elecciones se precipitan con un gobierno en plena descomposición.

Hablar del final de una legislatura en estas condiciones tampoco nos puede sorprender. La casta política catalana tiene bien cerrado su coto que cuida en exclusivo beneficio propio. No hemos llegado todavía a los tres años de gobierno tripartito y el elenco de asuntos turbios es difícilmente superable. Reunión secreta de Carod Rovira en el sur de Francia con los terroristas etarras para pactar una tregua para Cataluña, escándalo del 3% que terminó siendo el del 20%, desastre del Carmelo, persecución de la lengua española, fiscalización de la educación, provocaciones que acaban en un boicot del cava, extorsión desde ERC a funcionarios de la Generalidad, imposibilidad de Maragall de realizar una crisis de su propio Gobierno, obsesión por cerrar la COPE, puesta en marcha de la policía mediática del CAC...; en definitiva, esta legislatura catalana ha sido una auténtica barraca de feria.

Si hiciéramos balance de la gestión del gobierno catalán habría que decir que la puntuación es un cero rotundo. Este gobierno ha colocado a Cataluña en una situación complicada en lo económico, turbulenta en lo social y caótica en lo institucional. Nadie podrá poner encima de la mesa una sola iniciativa legislativa aprobada durante esta legislatura que vaya a mejorar la vida de los catalanes. Y es que Maragall y su equipo no saben y no contestan cuando de trabajar por los demás se trata.

En todo caso no hay que engañarse. Este panorama desolador en lo político tiene también una explicación. Maragall y su gobierno, con el apoyo explicito de Zapatero, se han centrado en la puesta en marcha del proceso de demolición de España. La aprobación del Estatuto catalán "como sea" era el primer paso para iniciar ese camino que continúa con el pacto con los terroristas etarras y que recorrerá sus próximos pasos en Andalucía, Canarias y Galicia. El objetivo, pues, está conseguido. Que ahora se hable de cambio de gobierno o de adelanto de las elecciones es lo de menos; lo que pueda pasar de ahora en adelante en la Generalidad es secundario. Lo importante, el derribo de España, ya está aquí.

La realidad nacional es España
... Es disparatado llamar «nación» a cualquiera de las comunidades autónomas en las que se organiza territorialmente el Estado según el artículo 137 de la Constitución española vigente...
Por Antonio FONTÁN. Ex Presidente del Senado ABC  11 Mayo 2006

A principios del siglo XVI el mapa político de Europa, desde el Atlántico a los Urales y del Ártico al Mediterráneo, era parecido al de ahora, salvo el espacio entre los Balcanes y el mar Negro del que se habían adueñado los turcos otomanos. Era la Europa de los Reinos: Suecia, Dinamarca, Inglaterra (a la que pronto se unió Escocia), Francia, los Países Bajos, el Imperio Germánico, Polonia, Hungría, España, Portugal, más la Rusia de los zares y la Confederación Helvética que agrupaba a los cantones suizos.

La mitad de los actuales estados de la Unión Europea estaban entre esos reinos del «quinientos». Otros, como Chequia (Bohemia), Irlanda o Lituania, habían sido también reinos independientes poco antes de esa centuria. (La excepción era Italia. Su vocación unitaria, hija de la cultura y de la historia, no la discutía nadie. No obstante, seguiría troceada entre repúblicas, ciudades, señoríos y príncipes extranjeros hasta el último tercio del siglo XIX, si bien ya en el XVI se alzaban voces, como la de Maquiavelo, que aspiraban a que alguien lograra hacer de Italia un reino parecido a lo que eran los de España o de Francia). En ningún caso, sin embargo, se hablaba de naciones ni de estados en el sentido que es habitual ahora. Eso no ocurrió en ninguna parte hasta fines del siglo XVIII.

El nombre de «estados» empezó a usarse en Norteamérica. Con la independencia lo adoptaron las trece colonias británicas. Casi por el mismo tiempo a los antiguos reinos de Europa se les empezó a llamar «naciones». La batalla de Valmy (1792), en que el grito «vive la Nation» de los revolucionarios franceses tanto impresionó a Goethe, los discursos universitarios de Fichte (1808), el filósofo prusiano de la «deutsche Nation», y la Constitución española de Cádiz (1812) están en el origen y en la rapidez con que se extendió en todas las lenguas el nuevo significado de «nación», que viene del latín, donde quería decir algo así como «gente» o pueblo no organizado en unidad política.

Concretamente, en España, el 24 de septiembre de 1810 se constituyeron en Cádiz las «Cortes generales y extraordinarias del Reino» y declararon que en ellas residía la «Soberanía de la Nación», y que «la cesión de la Corona que se dice hecha en favor de Napoleón es nula y de ningún valor no sólo por la violencia que intervino en aquellos actos injustos e ilegales, sino principalmente por faltarle el consentimiento de la Nación». Dos años después, en el texto final del famoso 19 de marzo, el título primero menciona hasta seis veces en poco más de doce artículos la Nación o la Nación española.

En todas las otras constituciones o proyectos constitucionales de España, comprendida la republicana de 1931 (artículo 67), se menciona también la Nación o la Nación española repetida e inequívocamente o se la advierte presente desde su misma inspiración. A nadie se le pasó nunca por la cabeza designar con esta palabra a cualquiera de las entidades subestatales que en cualquier momento pudieran diseñarse. Lo mismo sucede en los demás países políticamente desarrollados de Europa y de los otros continentes.

Por eso es disparatado llamar «nación» a cualquiera de las comunidades autónomas en las que se organiza territorialmente el Estado según el artículo 137 de la Constitución española vigente, que como se lee en su artículo 2 se fundamenta en la unidad de la Nación española, a la vez que «reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran».

Esas «nacionalidades» y «regiones» que integran la Nación española tienen derecho a ser reconocidas y garantizadas como tales, pero no como «naciones». Es lo que en los últimos casi treinta años han hecho las Cortes Generales con los Estatutos y los sucesivos gobiernos de la Monarquía parlamentaria con la transferencia de competencias de la Administración central a las autonómicas.

«Nación» en el lenguaje actual del derecho público generalmente aceptado en todo el mundo implica «soberanía». Sean monarquías o repúblicas, se llama naciones a las comunidades políticas que funcionan separada e independientemente unas de otras, igual que tres siglos antes los reinos de entonces. Basta recordar la naturaleza y los nombres de la ONU y de la OTAN, por no mencionar otras organizaciones interestatales -«internacionales»- que a los españoles les caen más de lejos, como NAFTA, ANZUS, etc.

En el caso de España, sin necesidad de remontarnos a precedentes tan hermosos y lejanos como el elocuente poema en prosa -«Laus Hispaniae»- de Isidoro de Sevilla de principios del siglo VII o al proceso unitarista de la Edad Media, se puede afirmar que a lo largo de toda la historia moderna y contemporánea, de monarquías, repúblicas, revoluciones e incluso dictaduras, los poderes públicos y los ciudadanos, con pocas excepciones y casi ninguna de ellas seria, se han considerado siempre miembros de esa unidad política que desde hace doscientos años se llama la «nación española». En los pasados siglos sus piezas maestras fueron la Corona y el pueblo, el «Soberano» y los súbditos. Ahora, con la Constitución democrática de 1978 se han invertido los papeles, porque la soberanía reside en la Nación y en su indisoluble unidad y el Rey la encarna y representa. Pero ni el poder se parte ni la nación se trocea.

Desde algunas Asambleas regionales de comunidades autónomas, una conjunción antinatural -y probablemente efímera- de «separatistas», comunistas, socialistas de cuyo patriotismo español no se debe dudar y nacionalistas templados (y pronto quizá las izquierdas abertzales y los aranistas radicales) cree haber encontrado la piedra filosofal o haber logrado la cuadratura del círculo. El «abracadabra» o «fórmula mágica» empleada en el «nuevo estatuto catalán» en vías de aprobación y que luego ha sido copiado en el proyecto andaluz es el escueto sintagma «realidad nacional». Nada aparentemente más claro que estas dos palabras. «Realidad» en español, según los sabios de la Academia, es la «existencia real y efectiva de una cosa», y «nacional», «lo perteneciente a una nación»; o sea, que decir «realidad nacional» es igual que decir «nación». Francia, Rusia, Alemania, Suecia, España, Holanda, los Estados Unidos, Japón, Suiza y todos o casi todos los miembros de Naciones Unidas son reconocidos en el mundo entero como «realidades nacionales» o, lo que es igual, como «naciones». No es ese el caso de Cataluña, ni el de Andalucía ni el de las comunidades autónomas que pretendieran sumarse a esta confusión semántica. «Realidad nacional» o significa Nación como cuando se aplica a España o es lo que los medievales llamaban un «flatus vocis».

La referencia a la antigua fórmula mágica «abracadabra», que en el griego original donde la acuñaron unos gnósticos de Egipto en los primeros siglos del cristianismo se decía «abraxas», no es una expresión traída por los pelos al texto de este artículo. Porque en inglés, donde no es desconocida, y en otras lenguas cultas a esa expresión antiguamente mágica, que en época moderna no funciona como tal, se le conoce una segunda expresión: «lenguaje confuso e ininteligible». Un sinónimo inglés es «nonsense».

«Realidad nacional» en español sólo se puede decir de España. Referirse con esta expresión a una de nuestras comunidades autónomas no sólo sería anticonstitucional, sino que podría calificarse de apropiación indebida.

Neutralizar a las víctimas, "como sea"
EDITORIAL Libertad Digital 11 Mayo 2006

Aunque la obsesión del gobierno del 14-M por "adecentar" la totalitaria e insaciable realidad de ETA-Batasuna, haya tenido, últimamente, mayor protagonismo, no hay que olvidar la complementaria y no menos obsesiva estrategia del gobierno por neutralizar, dividir y denigrar a las víctimas del terrorismo. Son las dos caras de una misma moneda con la que Zapatero ha de pagar el espejismo de esta falsa paz hasta las próximas elecciones.

Ciertamente, unas víctimas a las que no les hace suficiente efecto el anestésico del mal llamado "proceso de paz" y que se empeñan en reclamar "Memoria, Dignidad y Justicia", suponen todo un riesgo para mantener enmascarado un pacto que, como todo chantaje, exige un permanente precio por mantenerlo. Aunque Zapatero haya pagado ya el comunicado de "alto el fuego", no puede mantenerlo sin nuevas y mayores concesiones, tal y como ETA y sus representantes batasunos no se cansan en recordarle. Antes de las próximas elecciones generales, Zapatero deberá hacer público el "diálogo" con la organización terrorista y empezar a hacer concesiones, tanto en el marco jurídico-político del País Vasco, como en el ámbito penal.

Ante este horizonte, y viendo que el poder anestésico del "alto el fuego" no es lo suficientemente potente como para hacer perder el norte a las víctimas que también se niegan a ser "victimas" de una mal llamada "paz", el Ejecutivo de ZP no puede sino recrudecer su campaña contra ellas y seguir alimentando las esperanzas de ETA. De hecho, conviene recordar que el llamado "caso Bono" fue utilizado tanto para criminalizar al PP como para denigrar a esa Asociación de Víctimas del Terrorismo que de forma tan digna, coherente y cabal sigue presidiendo Francisco José Alcaraz.

Aquel infame montaje del gobierno del 14-M alrededor de esas detenciones ilegales, es lo que utilizó, precisamente, el "Alto Comisionado para las víctimas" Peces Barba, no sólo para justificar su bochornosa ausencia en la manifestación de las víctimas, sino también para llamar a capítulo a la AVT para atajar la "conducta intolerante, el extremismo, o la manipulación política" que, según él, se cernía sobre este digno colectivo. Eso por no recordar, los posteriores insultos que dirigió Peces Barba contra el "sectario" Alcaraz, de quien confesó estar "obsesionado".

Ahora que se producen las denuncias de muchos asociados de la AVT de una nueva maniobra para tratar de descabezar a Alcaraz y su coherente y representativa dirección de la AVT, con encuestas falsas que encubren delegaciones de voto, conviene también recordar los desplantes, las denigraciones o el recorte de subvenciones que ha sufrido esta Asociación de Víctimas por no sucumbir, ni antes ni ahora, al síndrome de Estocolmo.

En cualquier caso, la campaña del gobierno del 14-M insistirá "como sea" en llevar a cabo esa típica estrategia leninista de infiltración con la que acabar con la resistencia de un cuerpo sano como, ciertamente, ha demostrado serlo la AVT. No le faltarán a Zapatero, sin embargo, publicitadas y bienintencionadas víctimas que confundan su legítimo afán de justicia con un desmesurado, visceral y contraproducente afán de venganza.

La Cataluña que se abstiene
Por VALENTÍ PUIG  ABC 11 Mayo 2006

EL déficit democrático de Cataluña es, entre otros, la abstención de sectores amplios de la sociedad en aquellas convocatorias electorales en las que se dirimen asuntos autonómicos. A diferencia del tan traído y llevado déficit democrático de la Unión Europea, en el caso catalán su sistema de representación a escala autonómica es algo corpóreo y concreto, pero carece de atractivo para elevados porcentajes del censo electoral. En el próximo referéndum, el porcentaje de abstención será altamente ilustrativo. Esa Cataluña que se abstiene en las elecciones autonómicas luego vota en las generales y también en las municipales. Cuando no vota, el provecho ha sido para CiU y su hegemonía en la «Generalitat»; al votar ha sumado hasta ahora un sustancioso número de escaños al total que obtenga el PSOE en el Congreso de Diputados.

En un panorama sucinto de la abstención de referéndums por parte del electorado catalán tenemos que en el de la Ley para la Reforma Política el porcentaje fue de un 25,90; en el referéndum de la Constitución en 1978 estuvo en un 32 por ciento, fue de un 37,19 en la consulta sobre la OTAN y -como era de esperar- pasó del 59 por ciento en el referéndum del Tratado Constitucional europeo. En 1979, al votar el estatuto de autonomía que recuperaba históricamente tantas cosas según las demandas del nacionalismo histórico, la abstención pasó del 40 por ciento. En comparación, la máxima abstención en elecciones generales ha sido de un 36 por ciento, y la mínima del 19 por ciento. En cambio, en elecciones autonómicas, hubo un 45,1 por ciento de abstención en 1992 y en la banda mínima un 35,7 en 1984.

Actualmente, la mayoría de especulaciones -sobre todo por parte de los aguerridos politólogos de la transversalidad catalanista o socioconvergentes- se hacen en torno al porcentaje del no que pueda dar el escrutinio del referéndum, pero los porcentajes de abstención prosiguen siendo un tabú para la clase política catalana y para el sustancioso entorno mediático -público y privado- que va a machacar a favor de sí, con poco respecto por el no y una dejadez total ante la actitud y motivaciones de quienes no van a ir a votar. Es esa complicidad político-mediática la que ha creado una virtualidad en la que no encajan -según los índices de asbtención- en torno a un 40 por ciento de los contribuyentes catalanes, lo que Tarradellas a su regresó llamó «ciutadans de Catalunya» para evitar la nociva disquisición sobre quienes son o no son catalanes. Para el nacionalismo irredentista, quienes no votan lógicamente no son catalanes, porque para ser catalán hay que demostrar apego identitario y fusión íntima con la nación catalana y sus destinos infinitos.

De hecho, salvo en el caso de la OTAN, la abstención siempre ha sido incomparablemente más alta que cualquier no. El no en el referéndum de la Reforma Política estuvo en un 2,1 por ciento; 4,6 votó no a la Constitución; 7,8 al Estatuto del 1979, por encima del no de los dos referéndums anteriores; llegó al 27,9 ante el Tratado Constitucional europeo. El 51 por ciento del no a la OTAN pasó por delante del porcentaje de abstención en un 15 por ciento.

Pudiera ser muy penoso el espectáculo de la noche del referéndum, al tener que explicarse los porcentajes del no y de la abstención. Tal vez luego sea la hora de averiguar qué quiere esa Cataluña que se abstiene y que ha tenido la oportunidad de percatarse del hundimiento de Carmelo, de la masiva huelga de médicos de la sanidad pública, del vasto deterioro de Barcelona y de la asombrosa desidia e inacción del Gobierno tripartito que preside Pasqual Maragall. Tampoco le habrá pasado desapercibido hasta qué extremo Maragall se agarra al cuello de Carod-Rovira para poder continuar dando zancadas por el patio de los naranjos de la «Generalitat», recomponiendo como sea el tripartito actual a la menor oportunidad electoral, por completo al margen de esa Cataluña que no irá a votar.       vpuig@abc.es

Los niveles de la Democracia
Pablo Sebastián Estrella Digital 11 Mayo 2006

El discurso del talante, la democracia y las libertades del que hizo bandera el presidente Zapatero desde su llegada al poder se está quedando en una mera declaración que no se corresponde con el comportamiento político del jefe del Ejecutivo, de los miembros de su Gobierno y de los dirigentes de su partido. El ejercicio del poder no es tan sencillo como al parecer creía el presidente, que tampoco cumple sus propias promesas, como se ha visto en el Estatuto catalán, convertido ahora en palanca de una crisis del Gobierno de Cataluña y de unas elecciones anticipadas en dicha Comunidad, amén de los desgarros que ese texto, carente de consenso suficiente, provocó en el conjunto de la sociedad.

El texto aprobado en las Cortes, que incluye preceptos de clara inconstitucionalidad, ha pasado por las Cámaras del Parlamento con unas mayorías escasas que ponen en clara evidencia el nivel de legitimidad de este Estatuto, por más que sea legal. Porque fue el presidente Zapatero, en el debate de rechazo del proyecto de Estatuto vasco presentado por Ibarretxe al Congreso de los Diputados, el que exigió amplio consenso estatutario rechazando, para su admisión a trámite, el 51 por ciento de la Cámara de Vitoria.

Pero la promesa del presidente, que alardeaba de un consenso excepcional en el seno del Parlamento catalán, ¡el 90 por ciento de sus diputados!, se convirtió en pura falsedad una vez que empezaron a surgir los problemas y los retoques al texto. Porque del 90 por ciento en Cataluña se pasó al visto bueno en el Congreso con sólo el 54 por ciento de los votos, y ahora en el Senado al ¡49 por ciento! de los senadores, lo que constituye un escándalo por más que sea legal. ¿Dónde está la palabra del presidente?

En la crisis catalana que se abrirá tras la votación del Senado ERC tiene razón porque fue Zapatero quien prometió apoyar en Madrid lo que decidiera el Parlamento catalán y no ha cumplido su palabra una vez más, al igual que ha pasado con el consenso. No vale el 51 del País Vasco, pero sí vale el 54 del Congreso, el 49 del Senado, el 62 de Andalucía; es decir, mentiras a la carta.

Lo ocurrido con el Estatuto catalán es todo un síntoma del deterioro democrático. Lo que acaba de ocurrir con los policías condenados por detener ilegalmente a miembros de un partido político, en venganza por la bronca que se organizó en una manifestación por la oportunista y rompedora presencia del ex ministro Bono, es una prueba sobre cómo se respetan en este Gobierno las libertades, y ya hemos hablado de lo que ocurre ahora con la libertad de expresión y el pluralismo informativo, que empieza a estar bajos unos mínimos alarmantes.

Y quien habla de libertades y democracia bien puede referirse a la complacencia con la que el Gobierno y sus portavoces están acogiendo los desplantes a la democracia y a la vida robada de las víctimas del terrorismo por parte del jefe de Batasuna, Arnaldo Otegi, en un mismo tiempo en el que el fiscal general del Estado hace la vista gorda sobre el mundo del terror poniendo en entredicho el Estado de Derecho, como se ve en el favoritismo del Gobierno en la guerra de las OPAs energéticas. ¿Dónde están pues la democracia, las libertades y el talante de Zapatero?

Empiezan a brillar pero por su ausencia, y empezando por el Estatuto catalán, que, al margen de sus efectos negativos en España, en Cataluña ha provocado o va a provocar la caída del Gobierno de Maragall, elecciones anticipadas, crisis en el PSC, el final de la carrera política de Maragall y, posiblemente, un relevo a favor de CiU al frente de la Generalitat. Y encima lo están festejando como algo histórico y ejemplar. Pues bien, esto de Cataluña es sólo el inicio de una crisis territorial que tendrá en el País Vasco su momento crucial.

HACEN FALTA ALTERNATIVAS NACIONALES
Editorial minutodigital 11 Mayo 2006

Ciutadans de Catalunya, el partido de Boadella presentó en Madrid su proyecto. Un proyecto que no ve ningún problema en concebir Cataluña como parte de España y que reclama el derecho de sentirse tan catalán como español.

Boadella escenificó el momento político que vive Cataluña y España con una comparación tan efectista como veraz: “al igual que unos se creen Napoleón, hay colectivos que de la noche a la mañana se creen una nación”.

Y es que esta España ha caído en una locura separatista a la que las ansias de poder y la falta de escrúpulos del PSOE de Zapatero ha arrastrado a toda la izquierda. Desgraciadamente la falta de tradición patriótica en la izquierda española ha hecho muy sencilla esta pérdida de rumbo. Por ello saludamos que por fin España vea una iniciativa nacional desde esa misma izquierda. Saludamos que se atrevan a decir ¡Viva España¡ sin complejos. La presencia de Rosa Diez en el acto de Madrid y el anunció de convertir al grupo catalán en una iniciativa exportable a toda España, nos hace concebir la esperanza del surgimiento de un partido de izquierda nacional que aglutine a tanto socialista descontento con la política de Zapatero.

Pero también nos entristece comprobar la falta de reflejos de la derecha española. Ciutadans de Catalunya nace con una evidente vocación transversal - “Ciudadanos de Cataluña tiene mucho que hacer, por la irresponsable pasividad de los dos grandes partidos”- que no solo arrastrará votos de los descontentos con el PSOE, sino también a votantes de la derecha. No entendemos pues como se puede apoyar esta iniciativa desde medios que nos son muy cercanos y arrinconar a la derecha social, una derecha social que bien podría desempeñar esa función transversal cuyo protagonismo aspira a capitalizar Ciutadans de Catalunya. Una clase de derecha que puede representar esa sana rebeldía de las bases sociales españolas con lo que está sucediendo, una clase de derecha que sabe estar cerca del pueblo llano y preocuparse por sus problemas cotidianos a la vez que defiende sin concesiones a cálculos electoralistas valores y principios. Esa derecha, bien dentro del PP o coaligada a él, bien podría representar esa alternativa nacional, social y de futuro que tanto necesita nuestra España de hoy.

El hombre taciturno (Crónica de la presentación en Madrid)
Ciutadans Periodista Digital 11 Mayo 2006

En Madrid, la gente se abrazo mucho. Hay un gusto protocolario por las formas que engalana todo acto social. Las personas se miran, se reconocen, avanzan con los brazos extendidos el uno hacia el otro, con el cuerpo entregado, y antes de fundirse en un abrazo, la sonrisa deja paso al “hombreeee, qué taaaal”. Esta exteriorización ritual ayuda enormemente a dar esplendor a cualquier acto o celebración. De hecho, el abrazo lleva implícito el fogonazo de un flash de cámara imaginaria que inmortaliza la escena. Y el empaque y la prestancia en la platea quedan así asegurados. Pero no sólo fueron estos nimios detalles que atisbó el observador foráneo los que contribuyeron al éxito de la presentación de Ciutadans de Catalunya en el teatro Reina Victoria de la capital. Detrás está la labor de la agrupación de Madrid, encabezada por Verónica Puertollano, que trabajó a destajo para que los flashes imaginarios (y reales) resplandecieran en un recinto lleno hasta los topes. El aforo de seiscientas butacas fue desbordado por la concurrencia, y muchos de los presentes, al igual que ocurrió en la presentación de Barcelona, se quedaron en la calle.

Abrió el acto una sorpresa de última hora: el filósofo Fernando Savater, que alabó la iniciativa y la situó en la “mejor tradición cívica”, dado que “la política no es una cuestión de especialistas sino de ciudadanos.” Para Savater, el proyecto de Ciutadans es fundamental para todos aquellos que no se sienten identificados con “cómo se gobierna y cómo se oponen al gobierno”. Acto seguido, como ya sucedió en el teatro Tivoli de Barcelona, se proyectó el vídeo que repasa los 26 años de gobiernos nacionalistas en Cataluña. Tal vez por una menor familiaridad con los casos de corrupción de la política catalana, los asistentes no mostraron el entusiasmo a manera de silbido y risotada que sonaron en el Tivoli mientras la pantalla daba testimonio de los casos Turisme, Cullel, Banca Catalana, Prenafeta, etc.

Verónica Puertollano presentó a Jon Juaristi calificándolo de “sabio crítico de la pobreza moral e intelectual del nacionalismo”. El escritor realizó una didáctica vindicación de la “polis” democrática frente al “etnos” de las sociedades nacionalistas, basadas en la pureza etnicista. Afirmó que el totalitarismo pretende sustituir “la nación de ciudadanos por una nación de naciones”. Se refirió también al ensayo “La paradoja del primitivo” de Félix de Azúa, donde la descripción del salvaje rousseauniano abandonando sus determinaciones lingüísticas, culturales y ancestrales para ingresar en la polis refleja perfectamente la incorporación a la democracia. Juaristi afirmó que “sólo entre ciudadanos iguales es posible la libertad”. De ahí que recordara los tres pilares de la democracia –libertad, igualdad y fraternidad- y tuviera, para satisfacción de este cronista, un recuerdo especial por el concepto de “fraternidad”. Aunque a simple vista pude parecer accesorio, el escritor reconoció haber sentido la fraternidad cuando “algunos catalanes se negaron a ser amnistiados por ETA, y yo se lo agradezco de corazón”. Luego Juaristi pasó a presentar a Albert Boadella: “el primer bufón reconocido en fundar un partido, aunque otros ya lo hicieron sin saberse bufones”.

Ataviado con clínica bata blanca, Boadella sentenció que “Cataluña está enferma. Al igual que hay políticos que se creen Napoleón, hay colectivos que se han inventado una nación”. Señaló a los medios como “principales responsables de esta patraña”, aunque reconoció que “algunos también tenemos responsabilidad. Yo fui uno de los que en su día pintamos “llibertat Jordi Pujol”, si lo llego a saber escribo “No lo saquen de la cárcel”. A estas alturas, las carcajadas y los aplausos interrumpían constantemente la sátira de Boadella, quien, bromeando, pidió al público que no aplaudiera a cada frase “o acabaremos a la 1 de la noche”. Centradas las pullas en el periodo de gobierno pujolista, el dramaturgo explicó que en Madrid se consideraba a Pujol un hombre de estado cuando se trata de un hombre “que lucho contra el estado”. En esta lucha tendría gran importancia la estrategia del “pirómano bombero”, que practicó CIU durante sus 23 años de gobierno. Según Boadella, en esa etapa se inoculó en la sociedad catalana el virus de la paranoia. “Hay catalanes que creen que los madrileños se levantan cada mañana pensando qué putada les pueden hacer a los catalanes”, sentenció. Asimismo culpó a los nacionalistas de llevar a cabo una “política necrofílica” que se remonta a los tiempos de Felipe V y que se fundamenta en la lengua, la historia, los medios, la educación y la cultura. En este último apartado, lamentó que se enseñe “desde el desconocimiento de España” y se margine a figuras de la cultura como Pla o Dalí por no pertenecer a la Cataluña oficial. A continuación, como viene siendo habitual en sus (re)presentaciones políticas, Boadella pasó a enumerar los hechos diferenciales de Cataluña: el catalán (“¡Coño, vale! Pero algo hay que hablar”); la sardana (“inventada por un andaluz afincado en Figueres”); el Hereu i la Pubilla; el dia de Sant Esteve; la mona de Pasqua; la pasión desenfrenada por los rovellons; sisar del huerto del vecino (“muy relacionado con la práctica catalana de pagar cada uno lo suyo”) y el caganer. Para Boadella, si algo diferenciaba a los catalanes era “la facilidad por el sarcasmo y el escepticismo”, rasgos que “han desaparecido con la enfermedad nacionalista. Por ello el nuevo partido deberemos inscribirlo en el ministerio de sanidad antes que en el de interior”.

La gran ovación a Boadella dio paso a la intervención de la eurodiputada socialista Rosa Díez. Aclaró que su presencia se debía a una invitación de su amigo Arcadi Espada mediante la fórmula catalana de “si te hace gracia” asistir al acto. Evidentemente, la gracia surtió efecto y Díez remarcó la importancia de que los ciudadanos se involucren en política. Centró su parlamento en la actual situación del País Vasco y reconoció rotundamente que piensa que “derrotar al terrorismo no es lo mismo que un proceso de paz. Yo no quiero la paz de ETA –continuó-, no quiero que los verdugos vuelvan como héroes y pongan tiendas debajo de nuestras casas”. El discurso de Rosa Díez tuvo en la forma y el fondo la marca indeleble de la política profesional. Ella misma se encargó de advertirlo al principio, pues confesó que todo político, con un micro y ante seiscientas personas, tiene la tentación del mitin.

“Desde los años ochenta vivimos en un Régimen que dice cómo hemos de comportarnos”, afirmó Francesc de Carreras. La subyugación a los patrones del régimen nacionalista estaba aliviada por la esperanza de que “algún día vendrán los nuestros. Pues bien –explicó Carreras- llegaron los nuestros en el 2003 y han hecho lo mismo con peor estilo y con más intensidad”. Para Carreras, el presidente de la Generalitat renunció a la autoridad el día que su conseller en cap se reunió con ETA. El catedrático de derecho constitucional explicó los motivos que llevaron a quince personas a plantearse la posibilidad de crear un partido político. “No había ningún partido dentro de nuestros esquemas ideológicos que nos mereciera confianza. De ahí que nos planteáramos devolver a la política catalana el sentido común”. Asimismo, Carreras subrayó que “la política hecha sólo con los sentimientos lleva a una cierta catástrofe. Debemos hacer política desde la razón y por encima de los sentimientos, por eso nos consideramos laicos en materia identitaria”. “El verdadero hecho diferencial de Cataluña –concluyó Carreras- es el bilingüismo. Esto es lo que hay que apoyar y defender”.

Arcadi Espada, por su parte, definió Ciutadans de Catalunya como “algo más que un proyecto catalán”. La buena acogida que los planteamientos de la plataforma han tenido en ciudades como Bilbao, Sevilla, Coruña, Zaragoza o Madrid hacen pensar en la posibilidad de una implantación de carácter nacional. A juicio de Espada tenemos “un grave problema español” con los nacionalistas. Reconoció, como exégeta estatutario y con hondo pesar, que el Estatuto catalán se ha visto superado en absurdidad por el proyecto andaluz. “Vivimos el periodo más irritado de las relaciones entre españoles”, advirtió el periodista, “y se debe restablecer la confianza entre ciudadanos”. En su condición de viajero pertinaz, Espada dijo haber sido testigo del paso de la admiración a la indiferencia y de ésta al rechazo de todo lo catalán. A su juicio, “este rechazo es nuevo, es absurdo y es peligroso”. Pero este enfrentamiento también se produce entre partidos políticos porque no se tiene en cuenta que “detrás de las siglas hay electores”. Espada subrayó la importancia de internet en la creación del nuevo partido, puesto que “los foros han roto los reinados de Taifas. En internet no hay derechos históricos ni balanzas fiscales”.

Y mientras Arcadi Espada concluía su llamada a la ciudadanía, un servidor aprovechó para salir a la carrera de San Jerónimo con la intención apaciguar el insidioso mono de la nicotina. El escritor Sabino Méndez se me había adelantado, y estaba aspirando humo con delectación. Como catalanes de (im)pura cepa nos saludamos con sequedad y empezamos a charlar desabridos. En ese momento, un taxi estacionó frente al teatro y del vehículo se apeó el diputado de ERC Joan Tardá. Pasó arrastrando una maleta y con aire despistado dos veces por la puerta del teatro. Parecía incluso que exhibía cierta orfandad detrás de su habitual gesto taciturno y antipático. Tal vez, imbuido de los aires de la capital, esperaba que lo reconociéramos y nos acercáramos a él con los brazos extendidos y la sonrisa previa al “Hombreeee, qué taaaal”.

Jordi Bernal

En Madrid, amb Catalunya i el seus Ciutadans (El "Estatut" ya ha legalizado las mentiras monoidentitarias de la oligarquía catalana)
Juan Pablo Mañueco Periodista Digital 11 Mayo 2006

La realidad de la ciudadanía que no quiere someterse al fascismo uno, monoidentitario y verticalista, sino que proclama esta otra realidad, la verdadera, la posible: ¡Visca la Catalunya plural!

MARTES, 9 de mayo, 20 horas, Teatro Reina Victoria: “Ciutadans de Catalunya” presenta la realidad de una sociedad plural, abierta, libre, dialogante, racional... Una sociedad de ciudadanos, tal y como son, que quieren a estas alturas del siglo XXI que los gobiernos y las instituciones estén al servicio de quienes los pagan: los ciudadanos concretos a quienes aquéllos deberían supeditarse, admitiendo la pluralidad real de la ciudadanía que sostiene económicamente el tinglado de las autoridades.

Miércoles, 10 de mayo, a la misma hora, Teatro del Senado, también en Madrid: “la classe política de Catalunya”, dueña única de los dineros que extrae a sus “ciutadans”, completa su curiosa balanza fiscal con la comedia de las mentiras: impone a sus súbditos la obligación de ser uniformes, cerrados, obedientes, monologantes, mitológicos...

El “Estatut” que miente de principio a fin, porque así lo quiere la oligarquía política, ya ha sido politilegalizado, aunque todos sepan que es una mentira legalizada por un par de caudillos y por sus huestes de comensales que no quieren perderse el condumio que extraen impositivamente a los “ciutadans”, de Catalunya unos y los demás a los de las provincias que les eligieron... Lo cual también supone otra curiosa balanza fiscal, propia de las dictaduras aunque sean pluripartidarias: impuestos reales frente a mentiras legales.

Porque saberlo, que el “Estatut” miente, lo saben todos: No es cierto que "el sentimiento y la voluntad de la ciudadanía de Cataluña" sea uniforme; no es cierto que los ciudadanos de Catalunya tengan sólo una lengua propia (aunque sí sea la única propia de la oligarquía mentirosa); no es cierto que haya “quedado limpio como una patena” (al contrario, ahora es más inconstitucional que antes porque redactando que la mentira la impone “el Parlamento de Cataluña”, se admite un ilegal acto de soberanía previa, además de falaz); no es cierto que el artículo 2 de la Constitución diga lo que le hace decir el “Falsatuto”, sino que en la misma -aunque omitida- línea constitucional sí figura exactamente todo lo contrario...

Esto es lo que hay, porque el resto del Falsatuto o Fachatuto es otro prodigio de dislates y aún sólo hemos comentado el Preámbulo: ya no existe Constitución, ya no existe legalidad, sólo capricho verticalista de la camarilla de caudillos gobernantes, y muchos comederos... Muchos comederos, para que Guerra, Leguina, Bono, Ibarra... sigan practicando su oficio de devorar el presupuesto público, mientras votan y comentan por lo bajo la falsía que están perpetrando.

Como todos los demás, socialistas de cada provincia, Izquierda Unida, líderes y cuadros sindicales (que también lo saben y que será perjudicial para la solidaridad entre los trabajadores), pero callan todos: tienen que seguir devorando el presupuesto directamente, unos; y los otros a través de las subvenciones que les permitan seguir viviendo tan ricamente, a costa de los impuestos de los trabajadores... ¡Curiosas balanzas fiscales la de todos estos oligárquicos líderes verticales!

“Ciutadans de Catalunya” se presentó con sus argumentos racionales, pura realidad catalana frente a la “virtualidad catalana” de unos cuantos que pisan alfombras y se apuñalan por sillones.

En Madrid, amb els ciutadans de Madrid, al costat del cor de Madrid, prop de la Porta del Sol, amb Catalunya i el seus Ciutadans, yo, sin ser de un lugar ni del otro, sino de la Castilla destruida, devastada y despoblada por el anterior verticalismo, cuando la oligarquía que mandaba era la misma, y aventada, descuartizada y troceada como una res muerta por el vigente, estuve con ellos, frente a la tragedia que ahora va a empezar, frente a tanta mentira del nacional–socialismo de la oligocracia catalana que, como dueña del dinero suyo y del que les extrae, hará con sus súbditos lo que quiera, y ante la que sólo cabe un antídoto que les devuelva de sus delirios y de sus mitologías virtuales...

El antídoto de la realidad real de la ciudadanía que no quiere someterse al fascismo uno, monoidentitario y verticalista, sino que proclama esta otra realidad, la verdadera, la posible: ¡Visca la Catalunya plural!

www.democracia-real.org

Objetivo Alcaraz
Luis del Pino Libertad Digital 11 Mayo 2006

Como ya advertimos hace días, el gobierno piensa ir a por todas. Tienen prisa y están nerviosos, así que... atentos a la jugada, porque las cosas se calientan. Las blancas han movido ficha.

Se multiplican las presiones al PP para tratar de transmitir al electorado de derecha la consigna de que en el 11-M está todo claro. Lamentable la manipulación de las palabras de Aznar, que el propio ex-presidente ha denunciado en su carta de rectificación al periódico ABC, como hoy glosaba Lucrecio en su blog. Triste papel el de un medio de comunicación de tanta solera, empeñado en hacer de mamporrero de la estrategia gubernamental. Debo de ser muy tonto, porque de verdad que no comprendo cómo a un periodista no se le cae la cara de vergüenza teniendo que ocultar día tras día a sus lectores toda noticia referida al 11-M que contradiga la versión oficial. Allá cada cual con su conciencia, pero la actitud del que fuera (ya no lo es) el periódico de referencia de la derecha suscita una reflexión: piense el lector hasta qué punto es grave la partida que estamos jugando que hay quien está dispuesto a tirar por la alcantarilla los millones a espuertas (en forma de descenso de ventas) con tal de continuar anestesiando al electorado del PP.

Por otro lado, ha salido a la luz (¡cómo no!) un nuevo escándalo financiero en el momento preciso para desviar la atención de dos asuntos fundamentales. De un lado, se trata de tapar la definitiva traición hacia sus electores que los senadores socialistas acaban de consumar, al votar en favor de un Estatuto catalán que destruye la Constitución y sitúa los derechos étnicos por encima de los individuales. De otro lado, se intenta evitar que se hable de la condena de tres funcionarios policiales por detención ilegal, falsedad documental y coacciones, condena que sitúa nuestro país al nivel de las repúblicas bananeras y que está exigiendo a gritos que se vayan a su casa el ministro Alonso y el presidente Zapatero, que son los responsables últimos de las primeras detenciones políticas producidas en España desde la muerte de Franco.

Pero no son ésas, con todo, las únicas jugadas de las blancas en las últimas fechas, ni tampoco las más importantes. El sábado se celebra la asamblea de la AVT, en la que debe elegirse presidente, y el PSOE está agrupando todas sus fuerzas para tratar de echar a Francisco José Alcaraz, que es uno de los pocos obstáculos que se interponen en la estrategia de rendición ante ETA. Al menos cinco altos cargos socialistas se han movilizado en las últimas semanas para que se presente en esa asamblea una candidatura alternativa a la de Alcaraz, y no van a reparar en gastos para conseguir su objetivo. Ni siquiera han vacilado en llamar a una multitud de asociados de la AVT para preguntarles por el sentido de su voto, diciéndoles falsamente que les llamaban en nombre de la asociación. Supongo que Henri Parot debe de estar frotándose las manos en su celda: liquidado Alcaraz, el camino para la liberación de los terroristas con delitos de sangre estaría despejado.

¿Qué sabe ETA de ti, Zapatero? Porque lo tuyo no es normal.

Las libertades públicas están de enhorabuena
Santi Lucas elsemanaldigital 11 Mayo 2006

La Justicia le ha proporcionado al Gobierno de Rodríguez Zapatero el más serio correctivo que puede recibir un gobierno democrático. Cuando las libertades públicas se cuestionan, se abusa de la autoridad y se pisotean los derechos fundamentales de las personas, sólo cabe que el Estado de Derecho resplandezca sin contemplaciones políticas. Ése es nuestro más valioso patrimonio y la carencia más llamativa de los gobiernos despóticos.

Así ha sucedido en la Audiencia Provincial de Madrid con una sentencia que aprecia delitos de falsificación, detención ilegal y coacciones. Los afectados son dos ciudadanos madrileños (ése es el único título válido para lo que se trata) que alguien quiso castigar, tal vez al azar o para cumplir un vaticinio oficial de detenciones, por asistir a una manifestación organizada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo.

La izquierda se ha desplegado al unísono para minimizar el caso. Exageración, desproporción, arbitrariedad… Con ese preámbulo equívoco, pero tan al uso, de respetar todas las decisiones judiciales ("no como otros"), se ha dicho de todo contra la sentencia. La izquierda parece gozar de una patente de democracia incorruptible, genéticamente pura, inmune a la tropelía y los excesos. Para desmentirles, estamos ante un ejemplo que ha retratado fielmente a todos los que exceptúan el respeto a la libertad y a los derechos cuando se trata de personas que no piensan como ellos.

El Fiscal General del Estado, Cándido Conde-Pumpido, dijo que vociferar es sospechoso de cometer una agresión. José Bono se quejó de oficio, pero no le encontraron los moratones por ninguna parte. Los "derechistas exaltados", que así los calificó Pérez Rubalcaba, fueron vejados por la apisonadora socialista, sin ningún tipo de consideración ni deferencia.

Conclusión: Isidoro Barrios y Antonia de la Cruz se cruzaron en sus vidas, en el ejercicio más auténticamente democrático y pacífico de sus principales derechos, con un suceso que les ha marcado para siempre, que nunca debió producirse, ni permitir que sucediera y que sólo se puede resarcir, con un pronunciamiento judicial, claro y esperanzado.

Ellos se quedan con el susto, el disgusto y el trato injusto. El entonces ministro del Interior, José Antonio Alonso, se queda tan pancho como ministro de Defensa; el enfermo imaginario y ex ministro de Defensa, José Bono, se queda por primera vez en su vida más callado que un crítico en la ejecutiva socialista. El Delegado del Gobierno, Constantino Méndez, se queda sin cargo, pero con la cesantía; Zapatero, en la cúspide del traspiés histórico, se queda con el baldón, que no es moco de pavo; y el resto, con la enhorabuena.

Caso Bono
Regenerar la Policía
GEES Libertad Digital 11 Mayo 2006

La sentencia del "Caso Bono" ha sacado a la luz lo mejor y lo peor del Cuerpo Nacional de Policía. Por un lado, policías que se negaron a obedecer órdenes de sus superiores por entender que eran ilegales, con grave riesgo para sus carreras profesionales. Por otro, funcionarios que obedecieron servilmente instrucciones partidistas a sabiendas de que eran injustas y que ahora han sido condenados por un tribunal de justicia.

Justo es reconocer que la inmensa mayoría de los policías nacionales son funcionarios intachables que trabajan día a día para garantizar nuestra seguridad, nuestras libertades y nuestros derechos ciudadanos. Pero no es menos cierto que el Cuerpo Nacional de Policía necesita una reforma para asegurar en el futuro que una institución tan esencial para el funcionamiento democrático de la nación no pueda nunca volver a ser utilizada al servicio de los intereses de partido, vulnerando para ello los derechos fundamentales de ciudadanos.

Una de las señas de identidad de la izquierda española es la ocupación de las instituciones para ponerlas al servicio de su proyecto político. El sectarismo es su arma fundamental para doblegar cualquier resistencia institucional a los designios partidistas. Desde su llegada al poder, el gobierno de Rodríguez Zapatero se ha aplicado con ahínco en este perverso proceso de penetración e instrumentación de las instituciones. Pero si hay alguna institución en el que esa ocupación partidista ha sido particularmente intensa, esa ha sido el Cuerpo Nacional de Policía.

El PSOE ha colocado a sus hombres de máxima confianza en los puestos más sensibles. Ha pagado a sus anteriores "topos" promocionándolos a las máximas responsabilidades. Ha instaurado el partidismo y el amiguismo como criterios fundamentales en la asignación de destinos. Ha depurado a todos aquellos que defienden su independencia o profesionalidad por encima de cualquier interés partidista.

El máximo responsable de la Comisaría de Información es estrictamente un hombre de partido que preparó su comparecencia parlamentaria ante la Comisión del 11-M en la propia sede del PSOE. Telesforo ha convertido la Comisaría General de Información en una comisaría política al servicio del partido en el gobierno. Para ello ha realizado una purga sistemática entre sus miembros, prescindiendo de muchos de los mejores expertos en la lucha contra el terrorismo. La propia actividad contra ETA parece ser modulada según convenga a los intereses del gobierno, como pone de manifiesto la endeblez de los últimos informes remitidos a la Audiencia Nacional o los complacientes informes de verificación dados a conocer por el Gobierno o filtrados directamente al diario El País.

La propia Policía Judicial parece ejecutar sus operaciones en función de la agenda política del partido, como por ejemplo, la sospechosa coincidencia de desencadenar la última macro-operación de estafa filatélica justo en el momento en el que el "caso Bono" estaba en su momento álgido en la opinión pública. Por el contrario, fuentes internas denuncian que se han dado instrucciones para ralentizar e incluso paralizar otras investigaciones.

Es necesaria una reforma del Cuerpo Nacional de Policía que reduzca la actual discrecionalidad política en la designación de sus mandos, que garantice el mérito y la capacidad como criterios fundamentales para la promoción interna, que la aleje definitivamente de todo vaivén partidista, que la haga menos vulnerable a las filtraciones interesadas. En definitiva, una Policía al servicio de todos los ciudadanos que nunca más pueda doblegarse al servicio de los intereses de partido.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Vidal-Quadras culmina un desembarco catalán en Madrid
Escaño 351 Periodista Digital 11 Mayo 2006

(Carmelo Jordá).- Un día después del acto del exitoso acto de Ciutadans de Catalunya, Alejo Vidal-Quadras culminó un verdadero desembarco catalán en la capital de España con la presentación de su nuevo libro, “La constitución traicionada”. El eurodiputado popular contó con el apoyo y la presencia de dos pesos pesados de la política nacional y del su partido: la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el líder de los populares españoles en el Parlamento Europeo Jaime Mayor Oreja.

Otro lleno hasta la bandera nos da de nuevo la medida del cariño y el respeto intelectual que buena parte de la sociedad madrileña tiene por aquellos que en Cataluña se enfrentan al nacionalismo obligatorio dominante, una de cuyas figuras más destacadas es, sin duda alguna, el que fuera líder del PP en aquella comunidad, Alejo Vidal-Quadras.

El primero en intervenir ante la abundante concurrencia fue Mayor Oreja, que tras los obligados elogios al autor realizó un lúcido, y severo, análisis de la situación política actual y de la política del gobierno en el País Vasco, que el político popular considera indiscutiblemente unido al proceso de aprobación del estatuto catalán y a la reunión de Perpiñán entre Carod-Rovira y la cúpula etarra.

Oreja señalo que el proceso que se está viviendo en el País Vasco pasará por tres puntos: la legalización de Batasuna (y, por tanto, legitimar a ETA) para las próximas elecciones municipales y autonómicas; la anexión de Navarra si los resultados electorales de la Comunidad Foral permiten conformar una mayoría que excluya a UPN; y el reconocimiento del derecho de autodeterminación con una formulación parecida a la de la nación catalana, que llegaría tras unas generales.

El discurso de Esperanza Aguirre fue más teórico y quizá algo menos político, empezó citando a Julián Marías y alabó a Vidal-Quadras como la “máxima autoridad intelectual en España en lo que se refiere a los nacionalismos identitarios”. El libro que se presentaba es, para la presidenta de Madrid, “imprescindible para entender lo que está pasando en nuestro país”. No pudo evitar Aguirre, o no quiso, una referencia a un tema muy de actualidad: la sentencia del “caso Bono”, momento en el que fue extremadamente crítica con los responsables políticos al tiempo que aseguraba convencida de que los policías condenados no son un ejemplo de cómo funcionan nuestras formas del orden sino más bien la excepción.

Por último cerró el acto el propio Vidal-Quadras con un discurso brillante e irónico que hasta los muchos asistentes que lo escuchaban sin la comodidad de un asiento disfrutaron y aplaudieron a rabiar. El político popular hizo un pormenorizado análisis de los peligros de las ideologías nacionalistas y aseguró, como ya ha hecho en otras ocasiones, que el Estatuto de Cataluña ha cerrado la etapa política que se abrió con la Constitución del 78 que, como reza el título de su libro, ha sido ahora traicionada no sólo por los nacionalistas, como era de esperar, sino por uno de los dos grandes partidos de quien no era previsible tal cosa.

En la última parte del discurso, sin duda la más aplaudida, Vidal-Quadras defendió las actuaciones que hay que desarrollar para frenar esta ofensiva nacionalista, proponiendo como elemento más destacado que su partido incluya en el programa de las próximas generales una reforma constitucional que sirva para desandar al menos parte del camino de disgregación y pulverización del estado por el que se ha transitado en los últimos años.

El gran galimatías, por fin está tutto hecho.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 11 Mayo 2006

Lean ustedes solo 3 perlas del recién aprobado estatuto catalán elegidas casi al azar, la primera por fin va a posibilitar que yo contraiga matrimonio o similar con mi cabra Paquita.

Los poderes públicos deben promover la igualdad de las distintas uniones estables de pareja con independencia de la orientación sexual de sus miembros. La ley debe regular dichas uniones y otras formas de convivencia y sus efectos.

La segunda perla es solo un ejemplo del porqué los niños catalanes están temblando de pavor ante la perspectiva de tener que aprender de memoria este galimatías. Al menos el DRAE ya tiene faena porque la palabra transversalidad no aparece en el diccionario y ya me dirán ustedes como puñetas se va a interpretar esa palabra si nadie sabe oficialmente lo que significa.

Los poderes públicos deben garantizar la transversalidad en la incorporación de la perspectiva de género y de las mujeres en todas las políticas públicas para conseguir la igualdad real y efectiva y la paridad entre mujeres y hombres
La tercera perla es solo un ejemplo del intervensionismo desternillante de la Generalidad que pasa a poseer la exclusiva competencia del tiempo libre de los catalanes, aviados van.

Corresponde a la Generalitat la competencia exclusiva en materia de tiempo libre, que incluye en todo caso el fomento y la regulación de las actividades que se lleven a cabo en el territorio de Cataluña

Zapatero está contento, por fin ha conseguido el primer hito de su plan vital. Destrozar España es un trabajo que no cualquiera está capacitado para realizar, este hombre es un incomprendido por eso yo intento comprenderlo. Llevo semanas intentando averiguar el porqué se ve impelido de forma tan estresante a hacer añicos este país.

Se me ha venido a las mientes dando vueltas y vueltas al porqué Zapatero quiere cargarse España y solo encuentro una respuesta, reconozco que inverosímil por demás, pero es la única con la que he dado. Analicemos los hechos conocidos.

1.- Es un hecho que el estatuto anticonstitucional de Cataluña ha salido adelante solo por el empeño personal de Zapatero. Luego el primer y gran paso de disgregación de España es obra de Zapatero.

2.- Para Zapatero España no es su patria, según él su patria es la libertad.

3.- Para Zapatero España no es una nación, el término nación es relativo según el.

4.- Es de todos conocido el hecho de que Zapatero es un rojo clásico, según sus propias declaraciones, es un rojo como rojo lo fue Durruti o La Pasionaria.

5.- Todos sabemos que Zapatero tiene a su abuelo como referente para todo lo que hace.

6.- Todos sabemos que a su abuelo lo mataron los franquistas, fue fusilado tras uno de aquellos juicios militares tan nulos en garantías.

7.- Todos sabemos que una de las principales señas externas de identidad de los franquistas era el grito tantas veces repetido y hecho repetir de ¡Viva España!

8.- Para un rojo España es una cosa de Franco, y por tanto odiosa. Fíjense que cuando hablan los rojos y progres de la República solo dicen “La República”, jamás dicen “La República de España” o “La República española”

9.- Con todos estos antecedentes ya llegamos a sondear las mientes de Zapatero, en ellas debe estar grabado a fuego justo lo contrario de lo que gritaban aquellos que fusilaron a su abuelo, ¡Muera España! y matándola está.

La Hoja de Ruta de Zapatero al infierno tiene como uno de sus objetivos la transformación de España en otra cosa que no sea España, le regalo un nuevo nombre Iberia disgregada.

Vendrell y la decencia democrática
Editorial ABC 11 Mayo 2006

LA información que hoy publica ABC acerca del nuevo responsable de Gobernación en la Generalitat de Cataluña hace imposible la continuidad de Xavier Vendrell en dicho cargo. En efecto, el actual consejero participó en 1989 y 1991 en dos atentados con bombas contra una oficina del INEM y contra una estación eléctrica, y reconoció los hechos ante el juez, así como su militancia en la banda terrorista Terra Lliure. Con independencia de los posteriores avatares procesales del caso, es evidente que una persona de estas características queda descalificada automáticamente en términos políticos para ocupar un alto cargo, mucho más si ello implica el mando efectivo sobre la Policía autonómica. Si a esto se suma la investigación abierta por la Fiscalía en relación con los peculiares métodos de Vendrell para recaudar fondos en favor de su partido (mediante amenazas y chantajes hacia empleados públicos), la situación alcanza unos límites que no pueden admitirse ni un minuto más.

El contexto político no puede ser más disparatado. ERC, aunque jugó al equívoco en la votación del Senado (que aprobó ayer el Estatuto por una exigua mayoría de 128 síes frente a 125 noes) rechaza el texto por la presión de las bases sobre unos dirigentes incapaces de controlar dichas reacciones dadas las características asamblearias en el funcionamiento del partido. Resulta, pues, que el principal apoyo del PSC en el tripartito está en contra del proyecto que ha llenado en su integridad la presente legislatura, con grave deterioro de Pasqual Maragall y con una sorprendente recuperación de CiU de la mano del Gobierno socialista, aliado a su vez de Esquerra en el Congreso de los Diputados. El escenario podría mover a la hilaridad, si no fuera porque afecta gravemente a los ciudadanos y a la propia imagen de Cataluña en el resto de España y en el extranjero, como ha declarado sin rodeos el propio Jordi Pujol.

El deterioro del Ejecutivo catalán es irreversible, aunque las maniobras de Maragall y su eventual entendimiento con Carod-Rovira están generando un fuerte malestar tanto en el PSC como en los republicanos. ERC pide una ruptura pactada, que deje abierta la puerta para una reedición futura del pacto de gobierno, frente a la postura de un amplio sector del socialismo catalán que se plantea seriamente una «gran coalición» con CiU. Todos estos juegos de salón, más o menos ilusorios, quedan ahora en segundo plano. Por razones éticas, Vendrell debe dejar su cargo de inmediato para no causar un grave deterioro a la legitimidad del sistema. La práctica de actos terroristas tiene su sanción pertinente por vía penal, pero conlleva también una inhabilitación moral que ningún partido democrático puede tomarse a la ligera. Maragall ha incurrido en una irresponsabilidad al nombrar a este consejero, superando todas sus actuaciones anteriores. Después del Carmelo y del escándalo del 3 por ciento, parecía imposible que la legislatura pudiera ir a peor, pero es evidente que el tripartito lo está consiguiendo.

Después de una larga etapa en la oposición, el PSC ha desperdiciado su primera legislatura en el Gobierno, obsesionado por dedicarse en exclusiva al Estatuto y secundar así a Rodríguez Zapatero en su absurda decisión de cuestionar el modelo territorial vigente. Es probable que los ciudadanos catalanes pasen la factura no sólo en las elecciones autonómicas, sino también en un referéndum que se presenta con unas expectativas muy limitadas para los grupos que apoyan el texto. Las encuestas habían demostrado, por activa y por pasiva, que no era ésta la preocupación principal de la opinión pública. El fracaso de la legislatura catalana cae, por tanto, en el balance negativo de Zapatero y Maragall. Pero todo ello forma parte de las estrategias políticas y tendrá en su día las consecuencias que procedan. En cambio, el caso Vendrell afecta a los principios intangibles de la decencia democrática y al respeto que se debe a la dignidad de los cargos públicos. Poner las bombas y luego ser el jefe de los policías parece el argumento de una película cómica. Lo triste es que se trata de un hecho real, que afecta al Gobierno de una comunidad autónoma y, por eso mismo, al Estado social y democrático de Derecho establecido por la Constitución española. La misma que, de forma encubierta, está siendo cuestionada por los intereses puramente partidistas que han llevado al nombramiento de Vendrell para un puesto tan significativo. Zapatero debería reflexionar sobre las consecuencias que trae consigo llegar a pactos políticos con un partido antisistema, capaz de albergar en su cúpula directiva a personas con tales antecedentes.

"EL GOBIERNO QUIERE ALLANAR EL CAMINO PARA LA RENDICIÓN"
La AVT presentará una denuncia para saber quién está detrás de la operación para echar a Alcaraz de la presidencia
Después de que varios socios de la AVT hayan dicho a Libertad Digital que han recibido llamadas de una falsa encuestadora para saber a quién votarán como próximo presidente de la asociación, Francisco José Alcaraz ha anunciado medidas legales "para esclarecer quién está moviendo los hilos" con el fin de desalojarle de su cargo. A juicio de Alcaraz, "el Gobierno tiene toda la intención" de que no gane la actual Junta y su proyecto de "memoria, dignidad y justicia" para las víctimas. El objetivo: "allanar el camino" para que se haga efectiva "la rendición del Gobierno ante ETA". LEA AQUÍ el análisis de Luis del Pino.
Libertad Digital 11 Mayo 2006

En una entrevista para La Mañana de la COPE, Francisco José Alcaraz explicó que las sospechas de que existen maniobras para desalojarle de la presidencia de la AVT comienzan con las denuncias de varios socios del colectivo. "Dicen que están recabando votos en blanco para apoyar a una junta alternativa" a la que preside Alcaraz. Además, explica, "se detecta que algunos delegados están usando mi nombre para lograr esos votos".

"La alarma se enciende", explicó Alcaraz, "cuando no paran de sonar los teléfonos" con denuncias de que "una chica, que dice estar contratada por la AVT, se dedica a hacer encuestas sobre la intención de votos" y sobre el grado de satisfacción de los socios con la actual directiva. Ante esta situación, en que una falsa empresa está empleando la base de datos confidencial del colectivo para recabar votos, Francisco José Alcaraz anunció que los abogados de la asociación "interpondrán a lo largo de la mañana una denuncia "para esclarecer quién está moviendo los hilos" y "quién suplanta a la AVT".

Alcaraz explicó que el sistema de votación que establecen los actuales estatutos permite que "pueda asistir a la asamblea una persona y llevar tres votos delegados". A juicio de Alcaraz, con el conocimiento de este sistema y "la escasa afluencia" a las asambleas, "desde el Alto Comisionado" han "echado cuentas". Así, según explicó el presidente de la AVT, sería suficiente "un autobús de 60 personas" para obtener un total de 240 votos que pudieran desalojarle de la presidencia y acabar también con "la junta que se ha propuesto velar por la dignidad, memoria y la justicia de las víctimas", enfrentarse al "proceso de rendición ante ETA" y "esclarecer la verdad del 11-m".

Francisco José Alcaraz aprovechó su entrevista para solicitar a todos los socios que asistan a la asamblea, incluidos lo que no están de acuerdo con su proyecto. Así, a su juicio, conocerán sus "inversiones en la asistencia" a las víctimas y "lo profundo" de sus objetivos y puede que cambien de opinión. Su presencia "es muy importante" para que la decisión final "sea respaldada por los socios y no por un Gobierno que pretende quitarnos de en medio". "Confío en la Justicia", manifestó Alcaraz, antes de vaticinar que "se demostrará y se verá quién está detrás de esta manipulación, esta maniobra mafiosa".

Acebes, en nombre de las víctimas, tacha de «asqueroso» el símil de Batasuna y PP
? Sanz ofrece de nuevo a Zapatero un pacto para blindar Navarra y éste se limita a decir que no quiere «polemizar en público» ? Aznar subraya que al terrorismo no se le vence con «pactismo»
C. M. La Razón 11 Mayo 2006 11 Mayo 2006

Madrid- La comparación del portavoz del PSOE, Diego López Garrido, entre Batasuna y el PP, con el pretexto de la sentencia del «caso Bono», ha trascendido la lógica del «rifi rafe» dialéctico político ya que los «populares» vascos, y también algunas víctimas del terrorismo, se han sentido ofendidas por las palabras del dirigente socialista.

A Génova llegó ayer este malestar y en reacción el secretario general, Ángel Acebes, utilizó el Congreso para dar resonancia a una dura contestación dirigida a evidenciar que la oferta de apoyo al Gobierno, para verificar la disolución de ETA, no implica que su partido vaya a quedarse callado cuando se superen determinados límites. Acebes tachó de «asqueroso» el símil de López Garrido y le acusó asimismo de soltar «basura por su boca» con el único objetivo de «ocultar las fechorías antidemocráticas del Gobierno».

Precisamente, si en algo no ha variado el discurso del PP tras la declaración de alto el fuego ha sido en lo que afecta a la consideración de que Batasuna, como organización terrorista y con las «manos manchadas de sangre», no puede ser rehabilitada en tanto ETA exista.

Por cierto, al debate sobre la tregua añadió ayer una aportación, medida e implícita, el ex presidente del Gobierno José María Aznar, al abogar por la derrota del terrorismo por medio de «la seriedad y de la determinación política y moral» y desde la «determinación de las instituciones», frente a «la solución más cómoda de la tentación pactista».

En su intervención para presentar la obra del israelí de origen ucraniano Natan Sharansky «Alegato por la democracia», editada por «Gota a Gota», Aznar recordó que durante sus ocho años de mandato basó su gestión en tres ideas claras y sencillas: la confianza en el poder de la libertad de los españoles, la creencia en que el Estado de Derecho es la mejor forma de respetarla y la seguridad de que la Nación española era la mejor garantía para ello.

Con estos tres principios, España se convirtió en un «país serio, solvente y respetado» y consiguió «arrinconar al terrorismo etarra desde la reivindicación de la democracia y la libertad».

La libertad, añadió el ex jefe de Gobierno, representa una fuerza «poderosa» que acaba doblegando tiranías, dictaduras y regímenes del terror y, por ello, abogó por «cuidarla y respetarla, fomentarla y extenderla». «El terrorismo pretende sacrificar para siempre el deseo de libertad, y para eso asesinará, engañará, dividirá y hará lo que haga falta para vencernos», apuntó.

Entretanto, el presidente de Navarra, Miguel Sanz, utilizó el Foro Europa Press para volver a ofrecer un «gran acuerdo» a Rodríguez Zapatero para «blindar» el actual estatus de Navarra y derogar la disposición transitoria cuarta de la Constitución que permite la anexión de esta comunidad al País Vasco, porque con ese pacto se daría «una bofetada a ETA impresionante». El presidente del Gobierno salió al paso bajo el paraguas de la ambigüedad, ya que justificó no dar una respuesta con el argumento de que no quiere deslizarse «por la pendiente de estar polemizando públicamente». Sí confirmó, una vez más, que tiene intención de reunirse con Sanz, aunque no especificó la fecha. «Aquello que entienda conveniente para dialogar con el presidente de la Comunidad de Navarra se lo trasladaré a él personalmente», dijo, informa Ep.

De «la lucha armada» a la administración
A partir de 1992, Carod-Rovira integró al terrorismo independentista en ERC. Terra Lliure desapareció, pero esta formación carga con una pesada herencia
MARÍA ANTONIA PRIETO ABC 11 Mayo 2006

BARCELONA. A ERC se le atribuye el mérito de haber desactivado lo que denominaba la «lucha armada» al acoger en su seno, a mediados de los noventa, a los dirigentes y activistas de la organización terrorista Terra Lliure, de la que formó parte el consejero Xavier Vendrell.

Terra Lliure nació en 1979, aunque su «presentación en sociedad» tuvo lugar el 23 de junio de 1981 en el Camp Nou, en el marco de la campaña «Somos una nación». Integrada por jóvenes procedentes de otras organizaciones radicales como Exèrcit Popular Català y el Front d´Alliberament, Terra Lliure se dedicó a atentar contra intereses del Estado en Cataluña y contra todo aquello que consideraba propio de la simbología española.

Uno de sus principales atentados fue el secuestro, en junio de 1981 del periodista Federico Jiménez Losantos, impulsor del «Manifiesto de los 2.300», que denunciaba la discriminación de los castellanohablantes. El periodista fue liberado unos días después tras recibir un disparo en la pierna. En 1987, los activistas de Terra Lliure colocaron una bomba en el juzgado de la localidad ilerdense de Borges Blanques. La pared de una vivienda situada junto al juzgado se derrumbó provocando la muerte de una mujer.

Este asesinato, así como la consternación que provocó el atentado de ETA en Hipercor -Juan Carlos Monteagudo había abandonado Terra Lliure para lanzarse a los brazos de ETA-, lleva a los dirigentes de la organización terrorista, Pere Bascompte y Jordi Vera, a replantearse el futuro de la banda. Sin olvidar que la organización independentista estaba en horas bajas ya que en el periodo comprendido entre 1984 y 1989, varios activistas murieron mientras manejaban artefactos explosivos y otros muchos fueron detenidos.

Negociaciones y disolución
En 1991, se empiezan a producir las primeras deserciones y los primeros contactos con ERC. En 1992, el juez Baltasar Garzón ordena la detención de unos sesenta militantes, coincidiendo con la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Es en ese momento cuando el entonces presidente de ERC, Àngel Colom, y el hoy líder del partido, Josep Lluís Carod-Rovira, se implican directamente en las negociaciones con quien era secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera. Se llega así a una solución: ERC avala el proceso de reinserción de los presos, los acoge en el partido y los compromete en la vía democrática. La disolución formal de Terra Lliure no se produjo hasta septiembre de 1995.

Como consecuencia de este proceso, los cuadros medios de ERC son dirigentes procedentes del independentismo radical de los ochenta. Los jóvenes que en su día apostaron por la violencia, hoy se encuentran en el segundo o incluso en el primer nivel de la administración autonómica. El caso más emblemático es el de Xavier Vendrell, quien tras pasar por Terra Lliure, Catalunya Lliure y el MDT ejerce, hasta que Maragall lo remedie, de consejero de Gobernación.

Recortes de Prensa   Página Inicial