AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 25 Mayo  2006
DEMASIADAS CONCESIONES
Editorial minutodigital 25 Mayo 2006

Colaboración con el terrorismo
Pío Moa Libertad Digital 25 Mayo 2006

Otegi, delinquiendo en directo
Editorial ABC 25 Mayo 2006

Meter a Zapatero en cintura
Lorenzo Contreras Estrella Digital 25 Mayo 2006

Las prisas de ETA-Batasuna por cobrar
EDITORIAL Libertad Digital 25 Mayo 2006

España y Chaves
Eusebio Cedena Gallardo elsemanaldigital 25 Mayo 2006

Delirium tremens
ALFONSO ROJO ABC 25 Mayo 2006

Más dura es la vida de un mentiroso
Ignacio Villa Libertad Digital 25 Mayo 2006

De rositas
Cristina Losada Libertad Digital 25 Mayo 2006

Ruta democrática
Editorial El Correo 25 Mayo 2006

10 de junio
Luis del Pino Libertad Digital 25 Mayo 2006

Las víctimas del terrorismo se manifestarán el 10 de junio contra el diálogo del Gobierno con ETA
R. N. La Razón 25 Mayo 2006

Un libro recoge los casos de una veintena de víctimas de la banda para evitar «su olvido»
A. SANTOS BILBAO El Correo 25 Mayo 2006

LOS NACIONALISTAS CATALANES ECHAN A LA GUARDIA CIVIL Y AHORA QUIEREN QUE VUELVA
Minuto Digital 25 Mayo 2006

BATASUNA CRECIDA GRACIAS A ZAPATERO
Minuto Digital 25 Mayo 2006

LA ESPAÑA PLURAL DE ZAPATERO IDÉNTICA A LA ESPAÑA MULTINACIONAL DE LA PASIONARIA
Minuto Digital 25 Mayo 2006

Denuncia lingüística contra un vino
Bye Bye Spain 25 Mayo 2006

DEMASIADAS CONCESIONES
Editorial minutodigital 25 Mayo 2006

Cuando la derecha procedente del franquismo abordó la tarea de la transición a la democracia debió reflexionar más seriamente, y sobre todo más responsablemente, sobre las consecuencias de configurar el nuevo estado otorgando parcelas de poder a quines se sabía de antemano no habían renunciado a sus aspiraciones independentistas.

Todo el edificio territorial que se construyó con la Constitución de 1978 gravitaba sobre la buena fe de los partidos que pactaron comenzar de cero un nuevo camino político para España, aceptando el status quo de la constitución del 78. La derecha franquista realizó serias concesiones a la hora de estructurar territorialmente España a las exigencias de la izquierda y los nacionalismos, concesiones que poco tenían que ver con la democracia y mucho con acomplejadas posturas y egoístas cálculos de poder.

En todo caso aquellos cimientos se fueron desarrollando de manera que bajo la presión tenaz de los nacionalistas las autonomías fueron creciendo en poder y los dos grandes partidos nacionales se fueron haciendo dependientes para su estabilidad en el gobierno del apoyo de estos nacionalismos y no de otros partidos de carácter nacional de un signo u otro. El problema ha surgido cuando uno de esos dos grandes partidos ha abandonado la buena fe y ha querido romper el status quo de la constitución del 78, retomando los viejos anhelos rupturistas, para tomarse la revancha de la guerra civil y retomar el proyecto de la II República. Si la constitución del 78 quería acabar con vencedores y vencidos, el PSOE de Zapatero, simplemente quiere que los vencidos de entonces se conviertan en los vencedores de hoy. Y para ello se está valiendo de los partidos antiespañoles a los que la irresponsabilidad de unos y la doblez de otros han convertido en árbitros del gobierno de España.

Todo el sistema tejido por al constitución del 78 ha saltado por los aires. Y España se encuentra en plena crisis de identidad. Una crisis en la que al derecha española se encuentra en situación de desventaja, una desventaja de la que solo ella es responsable, al haber abdicado en la defensa de la memoria histórica y haber cedido a la izquierda todo el campo de la cultura y comunicación., además de descuidar toda iniciativa ciudadana cercana a los valores que encarna .

Sin duda nos encontramos en una encrucijada, pero la derecha cuenta con recursos suficientes para afrontar el nuevo embate si es capaz de superar la atonía y el oportunismo.

Colaboración con el terrorismo
Pío Moa Libertad Digital 25 Mayo 2006

A menudo se habla de “rendición” del gobierno ante la ETA, pero no hay rendición, sino colaboración. Colaboración no perseguible judicialmente, pero no por ello menos efectiva. La ETA –de ahí su fuerza--siempre ha disfrutado de numerosos cómplices políticos: el PNV, el clero nacionalista, el gobierno francés durante muchos años, la oposición antifranquista –más activa que nunca, treinta años después de muerto Franco--, el grupo Prisa…Nunca había dispuesto la banda de asesinos profesionales de un colaborador tan poderoso y eficaz como ahora.

Algunos creen imposible el aserto: una calumnia o una exageración. Porque olvidan dos cosas elementales. En primer lugar, los hechos: la ETA, acosada bajo el gobierno de Aznar, se cree hoy muy cerca de su triunfo definitivo y se ha convertido en el eje de la política española. Ello lo debe, y sólo puede deberlo, a un gobierno que llama “política antiterrorista” a su contrario exacto, y “paz” a la destrucción de la ley.

En segundo lugar olvidan el carácter de Zapo el Rojo. Rojo no es nada mejor que nazi. Este individuo piensa básicamente igual que los terroristas: la violencia de éstos sería una respuesta a los “océanos de injusticia y pobreza”. Respuesta quizá equivocada, pero comprensible y merecedora de solidaridad, porque, en fin, ataca a los supuestos causantes de la injusticia y la pobreza, a las democracias. Zapo, como su PSOE, no es demócrata; y no se siente español, lo ha dejado claro varias veces de palabra, y siempre con su conducta.

En política, donde la perversión del lenguaje alcanza cotas alucinógenas, es esencial atender cuidadosamente a los hechos. Quien lo haga no se dejará desconcertar por los asesinos, ni por sus colaboradores.

-------- Es la hora de los ciudadanos. Para coordinarse: odiseus48@wanadoo.es

Otegi, delinquiendo en directo
Editorial ABC 25 Mayo 2006

LA presentación pública de la «comisión negociadora» de Batasuna constituye un acto de reiteración delictiva cometido por su portavoz, Arnaldo Otegi, quien ha vuelto a demostrar que el aumento de la fianza que le impuso el juez Grande-Marlaska no representa disuasión alguna para este delincuente, condenado ya en dos ocasiones y procesado por pertenecer al entramado de ETA en grado de dirigente. Esta aparición de Batasuna como organización política, identificándose como tal y con total publicidad, se produce pocos días después de que la Fiscalía apoyara -y el Tribunal Superior del País Vasco la concediera- la suspensión de la condena a un año de prisión que impuso el Supremo a Otegi por injuriar a Don Juan Carlos. Atribuía la Fiscalía a Otegi «la imagen de una persona que no delinquirá en el futuro». No ha hecho falta mucho tiempo para acreditar otra vez que los nuevos criterios de la Fiscalía sobre la izquierda proetarra carecen de solvencia.

De la adecuada valoración legal de esta última actuación de Otegi y, en general, de Batasuna dependerá la autoridad misma del Estado de Derecho. O se aplica la ley, o vencen los terroristas a los que Otegi representa, pone voz y sirve con complicidad entusiasta. Están en juego, por tanto, la superioridad del Parlamento, a través de la vigencia de la ley de Partidos; la primacía del Poder Judicial, en el respeto a la sentencia firme del Supremo que ilegalizó Batasuna y en el auto de Grande-Marlaska, que suspendió sus actividades por segunda vez; la integridad de la Constitución, en el acatamiento a las sentencias del TC que han refrendado la ley de Partidos y las decisiones judiciales que la han aplicado sucesivamente.

Nada representa Otegi que justifique el sacrificio de los fundamentos del Estado de Derecho. Todo lo contrario. Él y el resto de dirigentes de Batasuna encarnan exactamente todas las amenazas y agresiones sufridas por ese Estado y la sociedad española en cuarenta años de terrorismo. Sus advertencias coactivas de que el proceso abierto tras la tregua etarra «se encuentra en un momento de extrema gravedad» no son más que la sombra de las pistolas con la que quiere esconderse frente a la acción de la Justicia. El Gobierno y la Fiscalía tienen la obligación de actuar contra Otegi y todos aquellos que sistemáticamente se burlan del Estado y de la ley.

Meter a Zapatero en cintura
Lorenzo Contreras Estrella Digital 25 Mayo 2006

El presidente Zapatero acaba de atravesar parlamentariamente, tanto en el Gobierno como en el Senado, por situaciones cuando menos incómodas. Sus errores y osadías políticas son cada vez más innegables. Y lo más grave es que carece de freno en la trayectoria elegida. Desconoce, por supuesto, la marcha atrás en el sentido de giro rectificador. La sensación que transmite es la del gobernante que ha perdido la noción del rumbo, metido en un carril que desafía todas las señales de alarma y todos los indicadores de velocidad. “Ahí va eso”, parece ser su consigna, su lema, adobado con mensajes sobrecargados de tópicos o de hallazgos verbales tan insólitos como que “la cintura es la esencia de la democracia”. Seguramente alguien de su entorno le ha inspirado la fórmula feliz. Una metáfora que no sugiere flexibilidad sino más bien la necesidad de meter democráticamente en cintura al desmandado.

En las últimas horas políticas, bajo su Administración, Andalucía ha entrado en el túnel de la aventura nacionalista, que en el caso de uno de los territorios más españoles que puedan hallarse podría sugerir la idea del túnel de la risa. ¿De dónde ha extraído el zapaterismo la ocurrencia de que los andaluces tienen apetito de nacionalismo envuelto en esta o aquella perífrasis? ¿Hasta dónde va a llegar el caciquismo que se nutre de resignación, indiferencia y voto cautivo? Andalucía no necesita que la reconozcan “realidad nacional”. La basta con la realidad de su personalidad histórica, que ésa sí tiene, enmarcada en la Nación española, a la que enriquece con aportaciones de su propia y genuina idiosincrasia.

El zapaterismo, sobre la alfombra del chavismo, ha ido o pretende ir más allá de aquel suave mensaje de Blas Infante, teórico de un andalucismo que quería a Andalucía “por España y la Humanidad”, una expresión muy conocida que ha tenido reflejo en la letra del himno regional. Hay que estar a la espera del destino que aguarda a la propia letra del himno. El peligro que acarrea consigo este aprendiz de brujo es que el futuro puede quedar irremisiblemente condicionado en una España cada día menos llamada por su nombre y más embrollada en un laberinto peninsular de identidades.

Dice Rajoy que con Andalucía Zapatero ha querido tapar el roto de Cataluña, como antes hizo con Valencia y a punto está de hacer, con mayor gravedad, en el caso de Euskadi. Después podrá venir Galicia y así sucesivamente. Pero es que lo de Andalucía manda narices, dicho castizamente, en medio de una profunda indiferencia social que, como alguien ha dicho, la única realidad que admitiría como más lógica sería la del gazpacho.

Con Andalucía en su armario de “crímenes” políticos, Zapatero añade a su equipaje de logros desatinos tales como la crisis de la inmigración, agravada por el “efecto llamada”, que comienza a ser conocido más bien como “efecto empujón” si se mide por el flujo inmigratorio que, a modo de tornado, nos acosa por el sur, por el norte y por el centro. En todo caso, por tierra, mar y aire. ¿Qué podrá argumentar Zapatero, con solidez y fuerza de convencimiento, cuando se celebre el debate sobre el estado de la “Nación”? Porque lo que este personaje nos plantea a todos no admite la consabida reducción al esquema ideológico de derechas a izquierdas.

Cuando el español medio se echa las manos a la cabeza seguramente no recurre a sus ideas, sino a su sentido común. Y no todo es fragmentación nacionalista del territorio. Hay que censar también la delincuencia interna y de importación que nos invade o nos rodea, más la corrupción rampante que va por fascículos o, si se prefiere, por capítulos e incluso por estanterías. Filatelia, ciclismo, degradación municipal, crisis judicial y fiscal, tregua del terrorismo etarra pendiente de cotización en diversos órdenes, catastrófica diplomacia… Para detectar estas realidades sólo hace falta prestar alguna atención al discurrir de los datos de la actualidad. Para colmo todavía no sabemos cuáles fueron las auténticas raíces o fundamentos del 11M, una vez superada la polémica de galgos y podencos relacionada con islamistas y etarras, que probablemente no agota, como tal debate, el último y definitivo fondo de responsabilidades, traiciones y autorías.

Con la ayuda del voto corrector tal vez Zapatero pueda volver, por supuesto sin ninguna gloria, a sus zapatos.

Las prisas de ETA-Batasuna por cobrar
EDITORIAL Libertad Digital 25 Mayo 2006

No hay que extrañarse de que ETA-Batasuna ya tenga lista y preparada, con Otegi a la cabeza, la comisión política que se dispone a negociar –más bien, a cobrar– el mantenimiento del "alto el fuego". Fueron precisamente las recientes y silenciadas amenazas de ETA –aquellas en las que los terroristas advertían de lo "reversible" que es su "alto el fuego" si no se atienden a sus exigencias soberanistas– las que han llevado a Zapatero, aprisa y corriendo, a dar por válida y concluida la fase de "verificación" y anunciar su ya próximo "diálogo" con ETA.

No olvidemos nunca que las esperanzas y cesiones al separatismo no son para el nihilista de Zapatero un objetivo en sí mismo, sino un infame medio de llegar en aparente "paz" a las próximas elecciones. Y eso es así, de la misma forma que Zapatero y su "paz" electoral no es para la totalitaria ETA un objetivo en sí mismo, sino un medio de lograr avances hacia sus objetivos soberanistas de siempre. Esto hace que el pacto sea frágil pero real, y convierte a los etarras en unos chantajistas compañeros de viaje del gobierno del 14-M.

Rubalcaba podrá disimular ahora lo que quiera diciendo a Batasuna que, fuera del marco de la ley de partidos, "no hay nada que hacer". Sin embargo, el primero que ha dejado –y seguirá dejando– neutralizada la ley de partidos es, precisamente, el gobierno del 14-M. ¿O acaso su servil Fiscal General, Cándido Conde Pumpido, sí va a proceder esta vez contra esta nueva vulneración a dicha ley que constituye el acto de presentación de la comisión negociadora del partido ilegalizado, la mitad de cuyos integrantes tiene alguna causa pendiente con la Justicia?

¿Acaso, por otra parte, la ley de partidos ampara los contactos con ETA y no los de Batasuna? ¿Acaso es menos ilegal la organización terrorista que su ilegalizada representación política? ¿A quien quiere engañar este gobierno que ya ha tenido contactos tanto con ETA como con Batasuna?

O estamos o no estamos con el Estado de Derecho. Y si Rajoy quiere volver a cometer el error de consentir una rendija al imperio de la ley, por la que colar unos contactos con fugitivos encapuchados "para constatar, exclusivamente, la derrota de ETA", que luego no se queje de las infamias que, a través de esa dominante estupidez, le van a colar quienes no sólo están dispuestos a negociar impunidades sino también a pagar precios políticos al separatismo vasco.

España y Chaves
Eusebio Cedena Gallardo elsemanaldigital 25 Mayo 2006

No se habla de otra cosa en las calles andaluzas que del nuevo Estatuto alumbrado por el inefable Manuel Chaves. La "realidad nacional" y la propiedad en exclusiva del Guadalquivir, un río que "es de Andalucía", en impagable expresión del propio presidente de la Junta, son los temas sobre los que giran desde hace semanas las conversaciones de los andaluces en bares, ferias y tabernas. No tienen otra cosa: todo el mundo está preocupado por lo que decida el Congreso de los Diputados sobre la nueva definición de Andalucía. La gente está en un sinvivir. Ni el paro, ni la seguridad ciudadana, ni la crisis económica, ni la corrupción urbanística: lo que realmente tiene tirón entre la población andaluza es la reforma estatutaria de Chaves.

Convertido en una suerte de primo menor de Maragall, a Manuel Chaves le ha subido ahora la fiebre nacionalista y se ha empeñado en hacer un Estatuto que, como el catalán, lleva camino de convertirse en el penúltimo disparate de la España Zapatero, esta época laxa que vivimos los españoles, en la que la política ha quedado reducida a tener "cintura", según ha dicho el presidente del Gobierno, y parece que vamos de cabeza hacia la desfiguración de las ideas y los valores y su recambio por esa cosa disparatada en la que estamos empezando a convertirnos. Pensamiento débil y electoralista. La deriva nacionalista de Chaves, a rebufo de la catalana, sería el gesto más gracioso que se le ha visto nunca en público al presidente andaluz, que tiene un salero que lo vierte, si no fuera porque se trata del último dislate socialista para rebajar en lo que se pueda el impacto de haber reconocido a Cataluña como nación.

Y los andaluces preocupados. Vamos a convertir al pueblo más abierto, divertido y "arrimao" de España en una "realidad nacional" ("¿y esto qué es lo que és"?) que quiere quedarse en exclusiva el Guadalquivir. Corren ya los chistes en las plazas públicas. O sea, el Estatuto de una casta, la política (y no toda, porque ha salido con un bajo apoyo parlamentario) para una sociedad que lo que quiere es vivir la vida de la mejor manera posible y dejarse de estas zarandajas que está debilitando a España. A eso Chaves le llama trabajar por los ciudadanos y "fortalecer" a España, que es una frase muy de moda que empezó a utilizar el propio Zapatero mientras negociaba con Artur Mas el nuevo Estatuto catalán.

Así se "fortalece" a España, dicen. Tal vez sea mejor que no la quieran tanto. A España, digo.

Delirium tremens
Por ALFONSO ROJO ABC 25 Mayo 2006

Lo tremendo no es que el nuevo Estado sea más pequeño que la provincia de Badajoz o tenga menos población que Zaragoza. Lo delirante son los argumentos con que acogen la proclamación de independencia de Montenegro y su conversión en el Estado 193 del planeta.

Dice Miren Azkárate, portavoz del Gobierno vasco, que lo ocurrido demuestra que en Europa «es posible resolver un problema dando la palabra al pueblo». Afirma Carod Rovira, líder de Esquerra Republicana, sentir «sana envidia». Proclaman los tertulianos que ha triunfado la democracia.

A mí, como ha hecho Javier Solana, sólo se me ocurre recomendarles que, si opinan, no beban. Y que antes de pontificar viajen y lean un poco.

La secesión de Montenegro es el paradigma del fracaso. El penúltimo capítulo -el último será Kosovo- de una tragedia. Y el catalizador del drama ha sido la sacralización del derecho de autodeterminación. Así como suena.

No ha habido para los reporteros de mi generación un acontecimiento más revelador, traumático y urticante que la desmembración de Yugoslavia. Que le pregunten a Arturo Pérez Reverte, quien cubrió la matanza en Croacia. O a Hermann Tertsch, Ramiro Villapadierna, Gervasio Sánchez o cualquiera de los que se jugaron la piel en «Territorio Comanche» y contemplaron el descenso a los infiernos de los Balcanes.

Nosotros, una quinta educada en el convencimiento de que la guerra era imposible en Europa, en la idea de que la Alemania nazi había sido un caso irrepetible de enajenación mental colectiva y que nos consolábamos dando por seguro que la mutilación, la tortura y la limpieza étnica eran horrores sólo factibles en otros continentes y entre gentes de otros tonos, descubrimos espantados que a dos horas de avión de Bilbao, a un día de coche de Barcelona, gente como nosotros, que se santiguaba como nosotros y jugaba al fútbol con nosotros, se despedazara sin piedad.

¿Nadie recuerda que los facinerosos que subieron por la costa dálmata matando y saqueando hasta poner sitio a Dubrovnik eran esos montenegrinos a los que ahora aplauden Carod, Azkárate y los indocumentados del micrófono?

Esta vez no habrá sangre. El presidente de Serbia, que ahora no se llama Milósevic sino Tadic, ya ha anunciado que acepta los resultados del domingo. No tiene otro remedio.

Las circunstancias son muy distintas a las de 1990. La población está harta de sufrir. Incluido ese tercio de los habitantes de Montenegro que es de origen serbio y ha votado no a la separación.

Pero que nadie olvide que las carnicerías de hace dos décadas tuvieron como prólogo un referéndum, ganado por los convencidos de que les iría mejor solos, seguido de la negativa del resto a dejar de ser yugoslavos para convertirse en ciudadanos croatas o bosnios.

Rubalcaba
Más dura es la vida de un mentiroso
Ignacio Villa Libertad Digital 25 Mayo 2006

Que segundas partes nunca fueron buenas es un refrán que con Alfredo Pérez Rubalcaba se está cumpliendo al pie de la letra. El actual ministro del Interior no ha tenido un buen aterrizaje en su nuevo cargo. Llegó a Castellana 5 en plena crisis del caso Bono y desde entonces no ha levantado cabeza.

Para empezar se ha armado un considerable lío con los dichosos e inexistentes "informes de verificación"; hasta tal punto que el propio ministro quedó en evidencia al tener que desmentir primero y retrasar después la ficticia entrega de un informe a Zapatero, puesto que el diario El País había publicado su contenido antes de que llegara al Palacio de la Moncloa.

Luego a Rubalcaba le hemos cogido en repetidos renuncios con el alto el fuego de ETA como excusa. La semana pasada, en el Congreso, decía que el Gobierno no tenía certeza de la verdadera eficacia de ese alto el fuego, pero tres días después rectificaba y decía que ese alto el fuego era sólido y real. Un nueva pirueta típica del mentiroso compulsivo. Cuando una persona juega caprichosamente con la mentira, al final cambia tantas veces esa realidad alternativa que termina prisionero de sus propias trampas.

Pero donde quizá Rubalcaba ha enseñado su peor cara, la cara del odio, el rencor, la venganza y la maldad ha sido en la sesión de control al Gobierno. Por segundo miércoles consecutivo el diputado popular Javier Fernández Lasquetty le ha preguntado a Rubalcaba sobre el caso Bono. La semana pasada, el ministro del Interior –que piensa que los españoles somos idiotas– decía que había visto con sus propios ojos la agresión al ex ministro de Defensa en un gesto de mentira extrema. Esta semana, preso de una risa nerviosa e histérica, ha respondido diciendo que le gusta que le llamen mentiroso los del PP porque eso le recuerda el 13 de marzo. Un auténtico ejemplo de soberbia política; rompió el día de reflexión y encima se enorgullece de ese ataque a la democracia.

En todo caso, peor ha sido la coletilla final que Rubalcaba ha dirigido a Lasquetty. "Qué dura es la vida del meritorio", ha dicho el ministro. Señor Rubalcaba, más dura es la vida del mentiroso. Pero gracias por confirmarnos a todos que ha recibido el golpe. Y no se preocupe, que el caso Bono no ha terminado.

El cine ante ETA
De rositas
Cristina Losada Libertad Digital 25 Mayo 2006

La actitud del mundillo cinematográfico español ante la ETA es un caso de libro. Un libro que alguna vez se escribirá para dar cuenta de una ceguera voluntaria ignominiosa. Las honrosas excepciones individuales han sido eso, excepciones. La regla forjada y mantenida durante decenios se condensa en un título cinematográfico: la ley del silencio. Merece la pena preguntarse por qué uno de los fenómenos más dramáticos de la vida española no ha recibido en el cine más que un tratamiento marginal, encajonado en el género de acción. Por qué las víctimas del terrorismo sólo han sido protagonistas de una obra, el documental de Iñaki Arteta, Trece entre mil, tan extraordinario como solitario en su empeño. Y por qué uno de los festivales de cine más prestigiosos, el de San Sebastián, ha servido para encubrir, como otros fastos culturales del País Vasco, la sucia realidad de los crímenes y la intimidación, de la falta de libertad que la ETA y sus huestes, bajo el cielo protector del PNV, imponían a pocos metros de la glamourosa alfombra roja.

Que los cineastas no tienen por qué tratar el terrorismo, es pura obviedad. Libres son de abordar éste o aquel asunto. Pero resulta significativo que el terror de la ETA constituya un tema tabú. El desinterés revela tanto como el interés. Y la indagación en esa indiferencia nos llevaría, al igual que si hiciéramos la prospección en otras zonas, a un estrato donde se dan la mano el miedo y la complicidad. Una precisión: no sólo las películas han mirado para otro lado. La actitud abarca al grupo humano que sus propios componentes consideran una comunidad, o como ellos dicen, un colectivo. Una comunidad que se ha arrogado el papel de voz de la conciencia social, que se ha constituido en lobby político, en otras y bien sonadas ocasiones. Bueno, otra. La guerra contra Sadam Husein, o por mejor decir, la guerra contra el PP. Que de eso se trataba, y no de Irak, que fue, en todo aquel baile de goyas y galas, mera excusa.

Y vamos a la rosa. Pues que ahora venga un grupo de actrices a apoyar "la paz" en el País Vasco, cuando nunca aprovecharon su posición de privilegio para clamar contra el terrorismo allí, es cuando menos sorprendente. Una de las damas, Aitana Sánchez-Gijón, vertió ante la prensa internacional, en el festival de Berlín en 2003, que en España había censura porque se había criticado la gala del "no a la guerra si la hacen los EEUU". "No permito que se coarte la libertad de expresión", declaró. Pero de las cortapisas a esa libertad, y a otras, en el País Vasco, no dijo ni mu, ni entonces ni antes. Solamente una vez, presionados por el agudo contraste entre su beligerancia sobre Irak y su pasotismo ante ETA, Marisa Paredes y otros actores, fueron días después de aquella movida a manifestarse con ¡Basta Ya! ante el palacio de Ajuria Enea. Y "a título personal". Por si las moscas.

Ni entonces ni antes: tampoco ahora. La libertad no figura en el prontuario de las actrices de la rosa. Tan ausente está ese concepto de sus cabezas, que se revuelven contra la libertad de pensar que ese "proceso de paz" es un embeleco, una trampa y un subterfugio. Y no sólo pensamos eso algunos, sino que también decimos que ellas, que no han hecho nada por denunciar a ETA, se han acordado de la banda terrorista para contribuir al engaño. Y que lo hacen acusando de manera innoble, a los que se oponen a negociar y ceder, de desear que haya más víctimas. ¡Que se lo digan a la cara a los que ya han sido víctimas! Pero sin flores. Ni rosas ni alhelíes, ni violetas ni tulipanes. Sobra la escenografía de "Mujercitas", el estereotipo femenino y floral. Y si quieren hacer algo fuerte, vayan a las herriko tabernas a convertir a "la paz" a la clientela. Les recomiendo que las acompañen los "compañeros varones".

Ruta democrática
Editorial El Correo 25 Mayo 2006

La insistencia con la que Arnaldo Otegi y los demás dirigentes de Batasuna vienen calificando la situación en que se encuentra el por ellos denominado «proceso de superación del conflicto» como «de extrema gravedad» constituye una advertencia que, lejos de amedrentar a las instituciones del Estado y de inquietar a las fuerzas democráticas, refleja el desconcierto en que vive y el nulo sentido de la realidad al que se obstina en aferrarse la izquierda abertzale. La comisión designada por la ilegal Batasuna para negociar con los demás partidos políticos vascos ha sido su expresión más elocuente: una iniciativa que, lejos de servir de emplazamiento a los demás, revela la dificultad que afecta a la izquierda abertzale para percatarse de que el «alto el fuego permanente» de ETA no puede convertirse en la palanca que remueva los cimientos de la convivencia y de la legalidad ni en la España constitucional ni en la Euskadi autonómica.

La izquierda abertzale ha trazado una 'hoja de ruta' sencillamente inadmisible para la democracia; guía de la que debería deshacerse cuanto antes. En primer lugar, cree que el alivio generado por el alto el fuego de ETA permite obviar el dolor causado por el terrorismo, las deudas pendientes con la Justicia y la compensación moral a la que son acreedoras la víctimas de la barbarie. En segundo lugar, se empeña en presentar el diálogo entre las fuerzas vascas y sus eventuales frutos como condición previa a la confirmación del cese terrorista como decisión irreversible. En tercer lugar, la izquierda abertzale continúa presentando sus particulares aspiraciones de territorialidad y autodeterminación como si fuesen principios democráticos insoslayables para el conjunto de la ciudadanía.

ETA no ha dicho que su alto el fuego sea irreversible. Pero Batasuna tampoco es capaz de amenazar con que ETA puede volver a atentar. Es evidente que la izquierda abertzale se esfuerza en evitar que los acontecimientos reflejen su derrota política o su ninguneo por parte de la sociedad y sus instituciones. Tan evidente como que la única salida que le queda es admitir las reglas de juego comunes, someterse a la legalidad constitucional y contribuir de buen grado a la definitiva desaparición de las sombras terroristas. Mientras tanto, a las instituciones y en especial al Gobierno de Rodríguez Zapatero les corresponde insistir en que no hay otro camino hacia la paz y la normalización que el recogido en las leyes; y que será a través de las consabidas previsiones legales como la sociedad vasca decidirá sobre su futuro político.

10 de junio
Luis del Pino Libertad Digital 25 Mayo 2006

Ya está oficialmente convocada la manifestación contra la rendición ante los terroristas y por la verdad del 11-M. Será el próximo día 10 de junio. Esta vez no se tratará de una simple manifestación, sino que hay diversos actos previstos a lo largo del día. No hace falta deciros que es preciso movilizar a todas las personas de vuestro entorno para llenar ese día la calle .

Me han confirmado desde la AVT que les ha empezado a llegar el dinero de la campaña que iniciasteis espontáneamente los lectores del blog hace unos días para contribuir económicamente a la organización de la manifestación. Además de felicitaros por la iniciativa, creo que es conveniente hacerla oficial, así que me permito solicitar a todos los lectores de este blog que contribuyan con sus donativos en la medida de sus posibilidades. La campaña iniciada en el blog sugería enviar 15 euros, pero cualquier ayuda que presteis servirá para que la AVT pueda complementar el calendario de actos.

Podeis enviar la contribución que creais oportuna a alguna de las dos cuentas que la AVT tiene abiertas y que figuran en su página web:

Caja Madrid: 2038 1701 91 6000000113
Bankinter....: 0128 0010 94 0100117426

Me gustaría transmitir, de parte de todos los bloggeros, nuestra felicitación a los miembros de la nueva Junta Directiva de la AVT: José Alcaraz, Gabriel Moris, Carmen Miranda, Ana Carro y Carlos Abalos. Forman un equipo excelente para los meses que se avecinan, que serán duros. Pero somos muchos los que vamos a estar apoyándoles en su tarea. Un abrazo muy fuerte y el día 10 nos vemos.

Las víctimas del terrorismo se manifestarán el 10 de junio contra el diálogo del Gobierno con ETA
Alcaraz invita al presidente a ir a un juicio en la Audiencia para que vea con quién quiere negociar
R. N. La Razón 25 Mayo 2006

Madrid- La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha convocado para el próximo 10 de junio en la madrileña Plaza de Colón a las 18,00 horas una concentración para que el Gobierno no ceda ante ETA y se aclaren totalmente los atentados del 11-M. Esta concentración tendrá dos lemas, uno con el mensaje «En mi nombre no», referido al rechazo a la negociación con la banda etarra, y otro con la frase «Queremos saber la verdad», relativo a la masacre del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

La AVT justificó que el acto también aluda al 11-M al asegurar que «son numerosas las dudas y los interrogantes que, cuando han pasado más de dos años de tan triste fecha, todavía se ciernen sobre la investigación del caso». Con motivo de la concentración, el colectivo de víctimas destacó que a lo largo de toda la jornada tendrán lugar distintas actividades destinadas a concienciar a la ciudadanía sobre estos temas.

El presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, aprovechó después de la convocatoria para invitar al jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a acudir a alguno de los juicios que se celebran en la Audiencia Nacional contra etarras «para que vea con qué clase de gente quiere negociar y con quién va a pagar un precio».

Alcaraz hizo estas manifestaciones al término de la vista que se celebró ayer en la Audiencia Nacional contra Juan Carlos Iglesias Chouzas, alias «Gadafi», por el asesinato en junio de 1991 del guardia civil Ricardo Cousso, a donde acudió junto a otros miembros de la AVT para acompañar a la viuda del agente y mostrarle su solidaridad.

Alcaraz considera que es importante saber cuál es la actitud de los terroristas, «con qué chulería» tratan al tribunal, a los testigos y a las propias víctimas del terrorismo. A su juicio, es «humillante» que se diga que no hay violencia, cuando ésta no sólo consiste en matar, sino también en otras acciones, como el terrorismo callejero o las cartas de extorsión a empresarios.
La viuda del agente asesinado por la organización terrorista coincidió con Alcaraz en emplazar al presidente del Ejecutivo a acudir a alguno de los juicios que celebran en esta sede judicial.

Rebelión cívica. Alcaraz anunció tras el juicio su intención de movilizar a la ciudadanía para llevar a cabo una «rebelión cívica» contra la negociación del Gobierno con la organización terrorista. Y dijo que, teniendo en cuenta «el fracaso» de la política en materia antiterrorista y que «estamos en manos de un proceso donde la rendición va a ser más que evidente, es el momento de que la ciudadanía tome las riendas de este asunto con una rebelión cívica».

«No estamos dispuestos a que, en nuestro nombre, se puedan sentar con asesinos como los que hemos visto aquí en este momento», dijo Alcaraz en referencia a «Gadafi». El presidente de la AVT expresó su confianza en que la asistencia de manifestantes a esta nueva concentración sea sensiblemente «mayor» que en las dos anteriores convocadas por la AVT.

Un libro recoge los casos de una veintena de víctimas de la banda para evitar «su olvido»
A. SANTOS/BILBAO El Correo 25 Mayo 2006

Los cineastas y escritores Iñaki Arteta y Alfonso Galletero presentaron ayer en Bilbao ante algo menos de un centenar de personas el libro 'Olvidados', que recoge los casos de una veintena de víctimas de ETA y sus familiares. El trabajo, impulsado por la Fundación para la Libertad, busca, según explicaron los autores, «mantener viva la memoria» de los damnificados por el terrorismo.

«La causa de las víctimas es una cuenta pendiente para esta sociedad, sometidas a un evidente abandono», reconoció Arteta en un acto en el que también intervinieron el portavoz de Aldaketa, Joseba Arregi, y el presidente de la Fundación, Nicolás Redondo Terreros.

Para ello, reflejan en el libro las traumáticas experiencias de veinte entrevistados, la gran mayoría personas poco conocidas que se vieron afectadas de alguna manera por atentados en la década de los ochenta. Entre ellos destacan los testimonios de la viuda del capitán de farmacia Alberto Martín Barrios y de un policía alavés que sobrevivió a cuatro atentados. El contenido está basado, asimismo, en el trabajo previo realizado para el filme 'Trece entre mil'. «Ha sido una labor paralela a las películas que hemos hecho en estos últimos 10 ó 12 años. Es un empeño personal, por conocer una parte de nuestra historia».

Autonomías
LOS NACIONALISTAS CATALANES ECHAN A LA GUARDIA CIVIL Y AHORA QUIEREN QUE VUELVA
Minuto Digital 25 Mayo 2006

La Generalitat nacional-socialista quiere disponer de su propia Policía, en la que mandar a su gusto y exigir el catalán, pero cuando surgen problemas de seguridad, llama a la Guarida Civil, a la que antes expulsó de Barcelona y que, según el nuevo Estatuto, tiene que salir íntegra de Cataluña.

Las comunidades autónomas están demostrando su incapacidad para gestionar determinadas áreas transferidas, como la educación, el urbanismo y la seguridad. En Cataluña se han producido en los últimos días 24 asaltos violentos en chalés; sólo en la provincia de Barcelona en lo que va de año se han denunciado 354 robos de ‘mucigleros’. La primera gran medida de la Generalitat de Pasqual Maragall ha sido pedir docenas de guardias civiles al Ministerio de Interior, aunque no hablen catalán.

Rodríguez y Pérez Rubalcaba han anunciado el envío de 367 guardias civiles de refuerzo a las zonas más afectadas, en las provincias de Barcelona y Tarragona, y la creación de un centro de inteligencia en la lucha contra la delincuencia organizada.

Estas bandas -compuestas por albano-kosovares, ucranianos, rumanos, chilenos, colombianos y marroquíes- suelen actuar en grupos de entre tres y cinco personas y cuentan entre sus miembros con ex-policías o ex-militares. La Policía sospecha de que las bandas, que actuaban hace unos años en Valencia, se han trasladado a Cataluña.

Pese a la situación de alta delincuencia en Cataluña (‘okupas’, salteadores de autopistas, bandas de menores extranjeros, violencia de fin de semana...), los nacional-socialistas de la Generalitat prefieren “hacer país” a proteger a los ciudadanos, lo que supone la sustitución de la Guardia Civil y la Policía Nacional por los Mozos, mucho mejor pagados, en toda circunstancia.

Un ejemplo de lo anterior es el despliegue de la Policía autonómica catalana en la ciudad de Barcelona, en noviembre pasado. Ningún mando del Cuerpo Nacional de Policía ni de la Guardia Civil asistió al acto oficial, celebrado en la sede de la policía autonómica y presidido por Pasqual Maragall. Tampoco acudió el delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel, quien, al igual que los mandos policiales, había sido invitado al acto apenas un día antes, en pleno puente de Todos los Santos.

La consejera de Interior, la socialista Montserrat Turá, instó a los funcionarios a hablar de manera prioritaria la lengua catalana. Maragall aseguró que con el despliegue “el país da un gran paso adelante en nuestro propio autogobierno” y, con su tacto de señorito, añadió que “este despliegue es lo que hubiésemos querido hace diez, veinte años, cuando yo era alcalde”. Los medios de comunicación de Madrid se asombraron cuando descubrieron que la foto del Rey había sido sustituida en las comisarías por la de Maragall, como ya ocurre en las comisarías de la Ertzaintza.

De acuerdo con el proyecto de nuevo Estatuto catalán, los Mozos son los únicos policías que pueden desempeñar funciones de seguridad en Cataluña.

Terrorismo
BATASUNA CRECIDA GRACIAS A ZAPATERO
Minuto Digital 25 Mayo 2006

La dirección del PNV está siguiendo atentamente la actividad que desarrolla Batasuna, muy preocupados por el protagonismo que esta adquiriendo gracias a la tregua de ETA. Los dirigentes del PNV creen que la gente de Otegi está demasiado crecida, ya que detectan un “optimismo victorioso” en sus bases y cuadros dirigentes.

La pasada semana un antiguo concejal de Batasuna se jactaba públicamente de que gracias a Zapatero se va a acabar con el “apartheid” contra Batasuna, que conseguirá sus mejores resultados electorales en las siguientes elecciones municipales. El citado concejal explicaba claramente la estrategia de ETA-Batasuna: “Nos interesa una utilización dialéctica de cualquier norma legal, y en especial del proceso de paz, para avanzar en el proceso de liberación”. Y seguía exponiendo sus ideas, “llevamos años construyendo un especio de mujeres y hombres libres que rompa con los valores alienantes del sistema”. Un especió que según el batasuno, nunca hasta ahora había logrado el suficiente apoyo de los ciudadanos vascos, pero “ahora estamos ante la oportunidad histórica de lograr esa masa critica que nos lleve a la autodeterminación.”

En este contexto Batasuna ya ha solicitado del PSOE la derogación de la Ley de Partidos, en lo que sin duda serán los primeros pasos hacía su ya más que segura legalización. Incluso su portavoz, Barrena, apuntó que su formación ha asumido el 'compromiso claro' de posibilitar un 'cambio político' en general y un cambio de Gobierno en Navarra, actualmente formado por UPN-CDN, en lo que podría ser una clara alusión a su disposición a pactar con un PSOE dispuesto a todo, incluso a aliarse con los terroristas, con tal de desalojar a la derecha de la comunidad Navarra.

Memoria histórica
LA ESPAÑA PLURAL DE ZAPATERO IDÉNTICA A LA ESPAÑA MULTINACIONAL DE LA PASIONARIA
Minuto Digital 25 Mayo 2006

Hasta qué punto el gobierno Zapatero ha sumido los postulados de la ultarizquierda más radical, puede fácilmente comprobarse con al lectura de las propuestas del informe presentado por la “camarada” Dolores Ibárruri ante el Pleno del Comité Central del Partido Comunista de España en septiembre de 1970. Leyendo algunos de sus párrafos podemos extraer, sin mucho esfuerzo, la conclusión de que el PSOE de ZP simplemente está ejecutando la política trazada por los comunistas para el futuro de España.

Decía la Pasionaria en 1970:
“En España la cuestión nacional –que con la República comenzó a abordarse– va indisolublemente unida a la lucha por la democracia y el socialismo.

De aquí que la clase obrera de nuestro país, como la clase más consecuentemente revolucionaria, y que lleva en sí misma el futuro de una España socialista, debe ser la más interesada en la defensa del derecho de estas nacionalidades a la autodeterminación.

«Es necesario fundir –aconsejaba Lenin refiriéndose a la lucha por el derecho de las nacionalidades– en un torrente revolucionario único, el movimiento proletario y campesino y el movimiento democrático de liberación nacional.»

Y si el concepto de la España «una» nunca fue aceptado por los pueblos que se sentían oprimidos por el yugo centralizador, hoy la repulsa a ese Estado y a esa situación abarca incluso a fuerzas y clases sociales que en otros tiempos mantenían opiniones distintas.

A nadie que conozca, aunque sea parcialmente, la teoría marxista leninista, puede extrañar que sea el Partido Comunista de España el más consecuente defensor del derecho de las nacionalidades a la autodeterminación. Reafirmando las opiniones de Marx respecto al derecho de las nacionalidades a desarrollar su personalidad independiente, la defensa de este derecho constituyó una de las tesis marxistas aprobadas en el Cuarto Congreso de la Internacional Socialista celebrado en Londres en 1896, en la que se decía: «El Congreso se declara favorable a la autonomía de todas las nacionalidades. El reconocimiento del derecho de autodeterminación de los pueblos y naciones, es la piedra angular de la teoría marxista leninista en la cuestión nacional.

La solución democrática del problema nacional habrá de completarse con una descentralización democrática del Estado, basada en una amplia regionalización indispensable para abordar el hoy gravísimo problema de las desigualdades regionales, que constituyen otro de los serios obstáculos al auténtico desarrollo de España. Se crearán así óptimas condiciones para que la clase obrera y las fuerzas democráticas sean el factor determinante en el desarrollo político y económico de todos los pueblos y regiones de España.

Al plantear hoy el problema nacional como un problema de lucha por la libertad y la democracia, no está de más recordar que una de las motivaciones con que Franco justificaba su levantamiento contra la República era el Estatuto catalán, pues todavía no había sido aprobado el Estatuto vasco, considerando como la antiespaña a quienes defendían el derecho de Cataluña, de Euzkadi y Galicia a la autodeterminación.

Hoy, el movimiento nacional de Euzkadi –en cuyo seno se han producido profundos cambios– abarca a las masas populares y es apoyado por los sectores sociales democráticos fundamentales del país, entre ellos el Partido Comunista, que entre las fuerzas de izquierda fue el primero en plantear el problema nacional y en defender el derecho de Euzkadi a la autodeterminación. (Recordemos que ETA acababa de comenzar su sangrienta historia).

El Partido Comunista lucha por el reconocimiento sin reservas mentales del derecho a la libre determinación de las nacionalidades y por una amplia y democrática descentralización regional. Y considera que, a condición de que sea libre y democráticamente establecida, la unidad de los pueblos de España es la solución que mejor corresponde a sus intereses, a los intereses de clase del proletariado y de la revolución democrática y socialista.

En ese largo combatir por la democracia y el socialismo, nuestra brújula ha sido permanentemente la Unión Soviética y la experiencia del Partido Bolchevique que –como ha recordado nuestro camarada Carrillo– fue el primero, bajo la dirección de Lenin, en organizar y dirigir la primera revolución socialista triunfante y el primer Estado socialista del mundo, rompiendo sin posibilidad de reconstrucción el frente del imperialismo, abriendo a la Humanidad el camino del Socialismo.

A la pregunta que constituye la médula de la encuesta: ¿creen Vds. que sería conveniente la instauración de una República Federal (o una monarquía constitucional que tuviera en cuenta este problema) o que se reestructure el Estado a base de regiones autónomas y con fórmulas asociativas, con la correlación de descentralización y con igualdad de consideraciones para todos los Estados de la Federación o regiones autónomas?, la mayoría de los consultados, entre los cuales figuran destacadas personalidades pertenecientes a diversas formaciones o corrientes políticas, se pronuncian por el reconocimiento de los derechos de las nacionalidades peninsulares y por el Federalismo.

El Partido Comunista propone –como lo ha planteado el camarada Santiago Carrillo en su informe– como objetivo democrático inmediato el restablecimiento de los Estatutos aprobados por los pueblos de Cataluña, Euzkadi y Galicia antes de la guerra civil como marco legal provisional mientras se procede a la estructuración democrática y federal del Estado español. Tales Estatutos servirán, sobre todo, de plataformas políticas para que puedan surgir, como emanación de la lucha y unidad antifranquista, órganos unitarios de autogobierno de dichas naciones, cuya existencia y actividad podrán ser una contribución importante para una ulterior solución del problema nacional en la autodeterminación.

¿Cómo será esa España de mañana en la que todos los pueblos puedan, con derecho a ser escuchados, exponer su opinión y disponer de sus destinos?

Sobre esta cuestión están llamados a decidir, no sólo las nacionalidades interesadas, sino todos los pueblos de España, que desean poner fin al dominio de terratenientes feudales, de monopolistas y financieros sin patria ni conciencia. Y será de manera muy especial la clase obrera, que es igual en Cataluña que en Euzkadi, en Andalucía que en Castilla, en Valencia que en Extremadura, en Asturias y León que en Galicia, la que junto a nuestros campesinos, a los intelectuales, a la juventud estudiantil y a todas las fuerzas democráticas, haciendo suya la reivindicación revolucionaria democrática del derecho de los pueblos a la autodeterminación, la hará triunfar sobre la España reaccionaria, sobre las castas culpables del atraso de España; abriendo el camino a una España democrática unida en la diversidad, en marcha hacia el socialismo, por la que luchamos y por la que tantos de nuestros mejores hombres sacrificaron su libertad y su vida.”

Denuncia lingüística contra un vino
Bye Bye Spain 25 Mayo 2006

El sistema de delación implantado por los partidos políticos catalanes y sufragado con dinero público sigue cobrándose víctimas. La última, una firma comercial, Miguel Torres, los prestigiosos y galardonados elaboradores de vinos.

Si los nacionalistas catalanes supieran algo acerca de la región en la que viven y a la que están hundiendo, jamás se hubieran atrevido a delatar a Miguel Torres.

Esta empresa del Panadés fundada hace más de cien años es la responsable del auge comercial del sector vinícola catalán. Fueron pioneros en la producción de vinos de calidad en Cataluña y en la conquista de nuevos mercados en el exterior y elaboran algunas de las marcas más premiadas y apreciadas en Europa y América.

Con su trabajo pionero, Torres cimentó el prestigio de los vinos del Panadés en el extranjero. En algunos países europeos y americanos, las primeras botellas de vino de calidad procedente de España que se descorcharon allá por los años 60 y 70 fueron precisamente las de Torres, que abrieron
mercados hasta entonces reservados a franceses e italianos.

Sin embargo los Torres son traidores a los ojos de quienes han organizado la caza de brujas que vive Cataluña hoy:

“M. Torres es el único productor catalán que aparece en el listado de los 30 productos más presentes en superficies de libre servicio que tiene vinos fuera de la ley. Por eso es por lo que la organización ha presentado dos denuncias oficiales ante la Agencia Catalana del Consumo para que se emitan las correspondientes sanciones.”

El texto pertenece a la organización delatora, la Plataforma per la Llengua, organismo que se mantiene gracias al dinero que recibe de las instituciones y que se dedica a delatar a quienes están “fuera de la ley”, según expresión que suelen manejar en sus comunicados.

Ahora los que, según estos majaderos, están “fuera de la ley” son los vinos y brandies de las bodegas Torres, que han cometido el gravísimo pecado de estar etiquetados en español.

Por fortuna han pasado los días siniestros del boicot a los productos catalanes. Por si alguien está tentado a volver a las andadas, no está mal recordar la actividad de organizaciones como la aludida Plataforma per la Llengua, principal impulsora en Cataluña del boicot a quienes no se pliegan a su chantaje lingüístico. Un chantaje que no sería posible sin la complicidad activa y el amparo de las instituciones regionales, con la Generalidad a la cabeza.

Recortes de Prensa   Página Inicial