AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 26 Mayo  2006
Tierra, odio y dopaje
Jorge Vilches Libertad Digital 26 Mayo 2006

Los tres conejos
Pablo Sebastián Estrella Digital  26 Mayo 2006

La democracia de Rodríguez
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 26 Mayo 2006

Francisco José Alcaraz y Miguel Sanz, los más temidos por Zapatero
Pascual Tamburri elsemanaldigital 26 Mayo 2006

Zapatero pierde los papeles, El País se los busca
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 26 Mayo 2006

Terrorismo simbólico
Agapito Maestre Libertad Digital 26 Mayo 2006

¡Visca el Barça, visca Catalunya!
Antonio Robles Libertad Digital 26 Mayo 2006

Referéndums y fundamentalismo democrático
José Manuel Rodríguez Pardo minutodigital  26 Mayo 2006

Picoletos
IGNACIO CAMACHO ABC 26 Mayo 2006

Cintura zapatética
CARLOS HERRERA ABC 26 Mayo 2006

Rosas blancas para ETA
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 26 Mayo 2006

Disfrazar la Democracia
Daniel Martín Estrella Digital 26 Mayo 2006

Principio de incertidumbre y zapacracia
Maggie W. minutodigital 26 Mayo 2006

¿Por qué decimos NO al Estatut?
http://www.inn.org.es
/Docs/acto_gotzone.htm 26 Mayo 2006

Independentistas vuelven a boicotear un acto de Ciudadanos de Cataluña en la Universidad de Barcelona
EFE Libertad Digital 26 Mayo 2006

El TC admite a trámite la demanda del PP contra la ley audiovisual catalana
N. C. MADRID. ABC 26 Mayo 2006

Denuncian que la Generalidad obliga a leer un libro obsceno para la prueba de catalán en la Selectividad
Libertad Digital 26 Mayo 2006

Del Burgo denuncia a Otegi ante la Fiscalía por la "comisión negociadora" de Batasuna-ETA
Libertad Digital 26 Mayo 2006

ETA EXIGE LA LEGALIZACIÓN DE BATASUNA PARA RECUPERAR PODER Y NÓMINAS
Minuto Digital 26 Mayo 2006

Ciutadans de Catalunya condena el boicot en la UAB
Ciutadans de Catalunya Periodista Digital 26 Mayo 2006

El Ayuntamiento socialista de Reus programa un concierto de Soziedad Alkoholika para su Fiesta Mayor
Libertad Digital 26 Mayo 2006

Nacionalismos
Tierra, odio y dopaje
Jorge Vilches Libertad Digital 26 Mayo 2006

Nos hemos acostumbrado a convivir con un discurso racista, y no pestañear. Un acto político de Ciudadanos de Cataluña es boicoteado por los totalitarios de siempre, y no pasa nada. Una comisión de Batasuna se presenta en Pamplona, convoca a la prensa, posan, sonríen, amenazan a la democracia española, y se vuelven tranquilamente a su casa.

Podemos creer que la Universidad española, incluida la catalana, sí, contiene elementos no deseables. Esos jóvenes que ni siquiera se sientan en las aulas, que la Biblioteca es para ellos un lugar ignoto, leer una oprobio, trabajar una esclavitud, y el examen la demostración del sistema capitalista de alienación. O también se puede alegar, encogiendo los hombros, que siempre han ocurrido acontecimientos como el que ha sufrido Ciutadans en Barcelona, y que no será el último.

Los nacionalismos gobernantes han generado una mentalidad reaccionaria, similar a la que los grupos refractarios urdieron contra la Ilustración y el Liberalismo. Intolerantes y antiliberales, han inventado una tradición basada en la lengua, el paisaje y la raza; una invención que recrea un mundo de odio. Creen que el individuo es persona porque pertenece a ese ser colectivo, la "nación", cuya identidad da sentido a la existencia personal. Y ese individuo encuentra que desempeña una función social si sirve a esa "nación" y, claro está, al partido que se erige en su portavoz. La ciudadanía se convierte así en la condición que adquieren los adeptos a la ideología del régimen. El resto, los discrepantes, son ilotas, personas carentes de derechos.

Esos políticos nacionalistas han encontrado una identidad colectiva que les sirve de coartada para la lucha política. Definen el "interés" nacional, pero también aquello que, a su entender, es un obstáculo en su camino. Y retuercen la política, la educación y la información para extender y arraigar la opinión única, la "verdadera". De esta manera, la recreación de esa tierra propia, esa patria chica, deja de ser un paisaje positivo y enriquecedor para ser el campo del odio. Porque todo vale contra el que no comulga con la "verdad". Lo creen un servicio a la "tierra" y, por tanto, legítimo.

Para ser, sentir, pensar y expresarse de otro modo que no sea el "único" hay que salir de esa tierra inventada. El que esto intenta se convierte en un traidor, un vendido al otro, a ese enemigo siempre al acecho, porque no hay buena invención nacionalista sin un adversario opresor y siniestro. El ejercicio libre de los derechos se convierte, así, en deporte de exiliados.

La ciudadanía fue uno de los legados de la Revolución Francesa; aquellos derechos del hombre y del ciudadano que ya Jefferson había dejado en negro sobre blanco al otro lado del Atlántico. Los refractarios, esos enemigos de las luces y de la libertad, surcaron la historia contemporánea, vistiéndose de absolutistas entonces, luego de fascistas y comunistas, ahora de nacionalistas. Pero tranquilos; aquí no pasa nada, seguimos abriendo informativos con el dopaje de unos ciclistas.

Los tres conejos
Pablo Sebastián Estrella Digital  26 Mayo 2006

Cualquier observador atento al ritmo de la actualidad podrá comprobar que en los últimos meses, cada vez que el Gobierno de Zapatero se ha visto en serios apuros ante la opinión pública por causa de sus políticas erráticas y abusivas, que desconciertan a los ciudadanos y crean en ellos una creciente inquietud (Estatuto catalán, negociación con ETA, inmigración sin control y nueva delincuencia urbana), de pronto aparecen unos escándalos colaterales de menor cuantía y de mucho ruido mediático y social que curiosamente estaban bajo la investigación de los ministerios de Justicia o Interior.

Así ha ocurrido con la trama urbanística de Marbella, con el escándalo de los sellos o con el dopaje de los ciclistas, asuntos todos ellos que estaban siendo investigados en el más absoluto de los secretos y que de pronto salen a la luz pública, ¡oh casualidad!, con la misma facilidad que un mago saca un conejo de la chistera, y en este caso ya van tres para ocultar todos estos asuntos que devalúan la acción de Gobierno, la credibilidad del presidente Zapatero y el riesgo que incluyen las reformas estatutarias y la negociación con ETA de cualquier manera y sin preservar el marco legal.

Esto de sacar escándalos con inmediatos efectos mediáticos y populistas es un truco muy viejo y propio de regímenes no democráticos, sino más bien autocráticos, donde a los ciudadanos se les trata como a niños, con la siempre mal utilizada razón de Estado, que sólo se reclama para que los gobernantes justifiquen lo injustificable, como ocurrió en nuestro país con los crímenes de los GAL.

Ahora la razón de Estado es la sinrazón del Gobierno, que no sabe qué hacer con todos los nuevos y violentos delincuentes ni con la avalancha de los emigrantes, mientras se les escapa de las manos hacia no se sabe dónde el modelo territorial español. Y mientras los dirigentes de Batasuna se pasan el día violando la ley y desafiando y exigiendo a este Gobierno que los trate de igual a igual, ante el asombro general de los españoles y la indignación de muchos sectores que han sufrido en sus carnes, familiares y amigos las tremendas consecuencias del terrorismo y que ven a diario en televisión la chulería y la desvergüenza de los asesinos y sus colaboradores políticos explicándole al conjunto de los españoles lo que deben hacer para que ETA deje de matar, y todo ello ante las narices congeladas del presidente Zapatero, de sus ministros de Justicia e Interior, López Aguilar y Rubalcaba, y del inefable fiscal general del Estado, Conde-Pumpido.

Pero la manera de despistar a los ciudadanos mientras se le cae el tinglado de la farsa es el viejo e infantil truco de los conejos —Marbella, sellos y ciclistas—, como los que ahora corretean por los distintos medios de comunicación, los programas basura de la tele y los corrillos de bares y plazas para que se olviden de todo lo demás. Aunque lo demás sigue estando ahí y por muchos conejos que saquen de la chistera del Gobierno acabará pasando factura a estos políticos tan habilidosos en el escenario pero no lo suficiente como para hacerlos desaparecer u ocultar.

Cambio de régimen
La democracia de Rodríguez
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 26 Mayo 2006

¿Se propone Rodríguez cambiar el modelo político? Repárese en el despliegue de la siguiente panoplia:

Formalización de la disposición a negociar con ETA mediante un acto solemne en el Parlamento; absoluta permisividad ante Batasuna, grupo ilegal fundido con el anterior según sentencia judicial y considerado como organización terrorista por instancias internacionales: Batasuna organiza congresos, realiza concentraciones, ruedas de prensa y presentaciones públicas de comisiones negociadoras mientras su líder es tratado por los medios de comunicación públicos –TVE, TV3– como un decisor político respetable; aceptación de la lógica de las dos mesas o, lo que es lo mismo, ruptura del principio según el cual no se puede pagar un precio político por el abandono de las armas.

Agresivas tentativas de neutralizar al movimiento de víctimas del terrorismo: ataques personales a su principal representante, retirada de subvenciones, interposición de la figura del Alto Comisario, maquinaciones para hacerse con el control de la AVT; obstáculos de todo tipo a la investigación del 11-M, tragedia bajo cuyos efectos alcanzó el poder Rodríguez: denegación de las comparecencias propuestas por la oposición, intoxicación al juez instructor desde aparatos del Estado; rediseño de la organización territorial de España finiquitando conceptos fundacionales indubitados en varios procesos de reforma estatutaria que legitiman formas de soberanía fragmentaria (y acaban, por tanto, con la soberanía nacional).

Uso indiscriminado de la guerra civil y la represión franquista como armas adecuadas a la lucha política actual, con la injuriosa fabricación de un paralelismo tosco e indefendible entre el PP y la dictadura; entronque de la legitimidad de nuestro Estado de Derecho con la Segunda República mediante campañas de "recuperación de la memoria histórica" que desempolvan viejas categorías propagandísticas de los años treinta.

Tics totalitarios: violencias, amenazas, insultos, coacciones y hostigamiento de la militancia del PP en toda España mediante el asalto a sus sedes como parte de la campaña electoral, pacto de exclusión del PP de la vida política con un compromiso expreso y firmado dentro de un pacto de gobierno (Tinell), detenciones ilegales por razones políticas, uso de la figura del enemigo interno en la actual campaña catalana, alimentando la hostilidad entre grupos humanos; permisividad ante cualquier extralimitación –incluyendo amenazas de muerte en medios de comunicación afines– mientras se lincha a los medios críticos, se intenta cerrarlos, acallarlos, coaccionarlos, censurarlos, asfixiarlos financieramente y crear órganos políticos encargados de establecer el criterio de veracidad.

Este no es el sistema de convivencia construido a finales de los setenta. El que viene presenta rasgos difícilmente conciliables con el concepto de democracia propio de la tradición europea.

Francisco José Alcaraz y Miguel Sanz, los más temidos por Zapatero
Pascual Tamburri elsemanaldigital 26 Mayo 2006

El presidente de la AVT y el de Navarra tienen en su mano lo que Zapatero necesita para pactar con ETA. Les esperan ataques insidiosos por no rendirse.

26 de mayo de 2006. No nos engañemos: hay españoles que están contentos con eso que Zapatero y Otegi coinciden en llamar "el proceso de paz". Bien sabemos que sobran argumentos racionales para demostrar que el proceso, o lo que sea, no es de paz, sino de sedición contra la libertad. Una mutación revolucionaria, de común acuerdo, en la que una parte espera obtener sus objetivos de toda la vida y la otra –el PSOE de Zapatero- aspira a crear un nuevo régimen que lo eternice en el poder.

Y como están contentos, están dispuestos a pagar el precio. Vera viajó a Argel y Arriola viajó a Zurich, es cierto, pero quienes los enviaban no quisieron pagar el precio de ETA, y no hubo "proceso". José Luis Rodríguez Zapatero sí quiere. Está satisfecho de las perspectivas, y no considera excesivo lo que ETA pide.

Hay, eso sí, un pequeño problema para las dos partes negociadoras, y no importa si es en una, dos o media docena de mesas. Un viejo aforismo decía que "no se puede dar lo que no se tiene", y esto en sustancia sigue siendo verdad, incluso si en el PSOE prevalecen los que nunca han creído en la propiedad privada (de los demás). Pues bien, ETA pide unas cuantas cosas, varias de las cuales no son de Zapatero ni está en su mano regalarlas alegremente. ETA pide la liberación de sus asesinos y la autodeterminación de su entelequia, previa, ay, la sumisión de Navarra. En realidad las exigencias nacionalistas, en detalle, son mucho más minuciosas, pero básicamente la factura de la revolución zapaterista es esa.

Y Zapatero ahora mismo no puede pagar. Entre Zapatero y Otegi se interponen la dignidad de las víctimas del terrorismo, que la izquierda desprecia, y la entereza de los navarros, que la izquierda odia. Para poder satisfacer a la ETA Zapatero necesita pasar por encima de las víctimas, en cuya postura se resume la resistencia de los vascos inmunes al nacionalismo y la perplejidad de los españoles orgullosos de serlo. Mientras las víctimas estén ahí y sean recordadas será muy difícil soltar a los criminales o pagar un precio por sus crímenes. Y por supuesto, Navarra es un bocado difícil de masticar o de engullir, porque no se deja.

Las víctimas por una parte y Navarra por otro están siendo tratados sin considerar su voluntad ni su identidad. El culpable de eso no es Arnaldo Otegi, ni los nacionalistas, que dicen claramente qué quieren. El responsable es José Luis Rodríguez Zapatero, que en último extremo está dispuesto a pagar "como sea" .

A quién teme y a quién no teme Zapatero
Las víctimas del terrorismo –que no son sólo las de ETA- tienen hoy un rostro y un nombre, Francisco José Alcaraz, que pese a todas las maniobras del Gobierno y del PSOE sigue siendo el único representante de ese colectivo. Miguel Sanz aún tiene por delante una etapa difícil, en la que tiene que esperar por parte de Zapatero todo tipo de maniobras para que deje de ser lo que hoy es: el máximo representante de Navarra y de los navarros. Alcaraz ya superó una encerrona electoral, pero a Sanz le queda por delante la convocatoria de elecciones de mayo de 2007, en las que reside la clave futura del "proceso" .

Zapatero teme a Alcaraz y a Sanz, porque desea lo que ellos tienen para poderlo entregar a la ETA. Zapatero quiso apartar "como fuese" a Alcaraz, y quiere ahora hacer lo mismo con Sanz, "como sea", por las buenas o por las malas. Alcaraz y Sanz están unidos y deben estar atentos, ya que el destino de la Navarra foral y española y el de las víctimas del nacionalismo armado están también unidos. Han resistido, van a seguir resistiendo y pueden vencer pese a la potencia de la coalición antiespañola. Por eso Zapatero los teme.

Zapatero, en cambio, no teme como obstáculo la Constitución de 1978. El presidente, en Cataluña, ya ha demostrado que se pueden romper los principios constitucionales respetando la letra de las leyes vigentes. Una defensa meramente jurídica de la unidad nacional, de la dignidad de las víctimas y de la identidad de Navarra será técnicamente muy brillante, pero no puede detener a Zapatero. Él y Otegi no tienen ningún miedo de los hombres de leyes ni de los analistas electorales de bolsillo, pero sí de la gente normal de la que salen y a la que representan muy bien Sanz y Alcaraz.

Zapatero pierde los papeles, El País se los busca
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 26 Mayo 2006

Zapatero gobierna utilizando la negación de la realidad como base de su política, de casi cualquier política. Niegan que ETA haya dicho por activa, por pasiva y por perifrástica que su alto el fuego condicionado no es irreversible. Niegan que ETA esté cobrando extorsiones tipo impuesto revolucionario a pesar de decir ETA en voz alta y clara que lo están haciendo. Niegan evidencias científicas como que el agua de los trasvases tiene menos impacto medioambiental que el agua de las desaladoras. Niegan que el hecho de que muchos delitos que se comenten en España por extranjeros sean debidos a que esos extranjeros hayan venido a España porque en España es fácil para los extranjeros cometer delitos y así hasta el infinito del hastío y más allá.

Otra realidad que niegan tozudamente es que los inmigrantes ilegales se cuelan en tropel en España por todos sus rincones porque España es un chollo para conseguir papeles. El llamado “efecto llamada” no existe para Zapatero y sus chicos. Yo le propongo a Zapatero, ya que es experto en ello, que mande a trabajar a un equipo de verificación, su trabajo sería fácil, preguntarles a los inmigrantes sin papeles el porqué eligieron España, un altísimo porcentaje le dirán que porque en España se consiguen papeles. En muchos reportajes que salen por la tele sobre estas gentes lo dicen bien a las claras y sin necesidad de usar un equipo de verificación.

Ante el fenómeno de la inmigración ilegal Zapatero ha perdido los papeles, a todo lo más que llega es a sacar a mi admirada vicepresidenta, la del gran fondo de armario, a decir que eso lo arregla ella alquilando un satélite, mandando a 12 diplomáticos al Africa subsahariana y yendo a mendigar a la Unión Europea ayudas que a todas luces no valen para mucho.

Ah, se me olvidaba, la única medida que si que puede que tenga algún valor es la de pagar a los dictadorzuelos africanos por cada inmigrante que acepten que les devolvamos aunque no haya venido de ese país. No sabe nuestra vicepresidente bien dotada en indumentarias que va a convertir a esos jefes de estado subsaharianos en exportadores de negros (bueno, perdón, subsaharianos) e importadores de ilegales, eso sí cobrando a la ida y a la vuelta.

Puede que incluso se pongan de acuerdo y aparezca la figura del africano corredera, que se dedica a llenar cayucos para que su gobierno cobre cuando les devuelvan, y vuelta a empezar.

Volviendo al problema de la pérdida de papeles por parte de Zapatero, hoy El País intenta buscárselos en un editorial típico de la casa que pueden leer si gustan.

Tiene un comienzo apoteósico “Injusto sería afirmar que el Gobierno socialista se ha cruzado de brazos -probablemente, era imposible hacerlo- ante la avalancha de inmigrantes ilegales subsaharianos que en gran número están llegando a las costas de Canarias en estos tres últimos meses”

El argumento es genial, ya sabemos que Zapatero no se ha cruzado de brazos porque era imposible cruzarse de brazos. Si cuando digo que estos de El País son unas personas incomprendidas por la humanidad no progre, tengo razón.

Me encanta traducir a El País, y aquí viene a decir que “Zapatero no ha perdido los papeles en el tema de la inmigración porque es imposible perder los papeles por el simple hecho de que no se pueden perder los papeles cuando los inmigrantes subsaharianos están llegando en avalancha”.

El resto de la pieza editorial creo que deben saborearla ustedes solos, les aseguro que si la leen despacito apreciarán sus grandes valores intelectuales.

No obstante no me resisto a dejar de poner un azote en donde ustedes están pensando que los chicos de Cebrián le dan a mi admirada y jamás bien ponderada vicepresidenta al decirle “Lo logrado por la vicepresidenta Fernández de la Vega en su viaje el pasado martes a Bruselas es mejor que nada”. No me dirán que no tienen estilo para llamarla inútil.

Rosas blancas
Terrorismo simbólico
Agapito Maestre Libertad Digital 26 Mayo 2006

El reparto de rosas blancas, rosas que tienen olor a muerto, a la entrada de las Cortes de España no es un gesto teatral. Es un gesto terrorífico al margen de la decencia teatral. Es el abuso vil de una grandiosa profesión. Es un acto de terrorismo simbólico; uno de los peores, sin duda alguna, que se han llevado a cabo en los últimos treinta años. Por lo tanto: ¡Que las detenga! ¡Que las juzguen! ¡Que paguen por sus culpas! Quiero justicia contra este nuevo tipo de terrorismo. Quiero que estas terroristas simbólicas no vuelvan a maltratar la memoria y la dignidad de las víctimas de ETA. Quiero justicia poética, o sea, cordura en el delirio. La Guardia Civil, la Policía Nacional, o quien vigile la seguridad del Parlamento, detengan a esas personas, llévenlas ante el juez, que las procesen, y que las condenen... a dejarnos, de verdad, en paz.

La entrega de rosas blancas, rosas que tienen olor a muerto, es un gesto que elimina la palabra, la posibilidad de juzgar al asesino, para sembrar la vida de terror. Gesto vil, porque obliga a la víctima a justificar su pena. Gesto cruel, porque cierra la posibilidad de argumentación. Gesto miserable, porque apoya al criminal en nombre de una "paz" de cementerio. No es un gesto artístico para ver el mundo sino para apoyar al criminal. El abuso manipulador del símbolo, de la entrega de rosas blancas con olor a muerto, es criminal. Quien entrega la rosa está disparando contra el sufrimiento de las víctimas; está robándole lo único que le queda a la víctima: el dolor, la posibilidad de justicia y de perdón. De misericordia.

Este montaje de agitación y propaganda es propio de gentes sin corazón y sin vergüenza. Inmisericordes. Mujeres sin coraje. Enterradoras de Benigna de Casia, "Nina" la de "Misericordia", la mujer teatral más grande de España. El montaje de las "actrices" es escoria para abonar el suelo que pisa su jefe político. Representa el gesto mudo, el último gesto, de una verdad pública: las pistolas mandan en España. Los terroristas ya han sometido al presidente del Gobierno. El terror de ETA ha dejado al Gobierno sin su principal fuente de poder democrático: el monopolio legítimo del uso de la violencia. A partir de ahí todo está "justificado"... Y, sin embargo, la gente de bien sigue extrañándose no tanto porque los criminales persistan en sus exigencias terroristas ante el "poder" de un Gobierno que ha renunciado a ejercer la violencia legítima, sino porque existan gentes que adornen estas conductas criminales con gestos de "buena voluntad".

Pero, por fortuna, el asombro dura poco. El buen ciudadano no se deja engañar fácilmente. La entrega de rosas blancas no es inocente. Es un acto perverso para negar el discurso público. Una vez criminalizada la opinión pública contra los terroristas, las actrices no actúan como ciudadanas, sino que parecen militantes de ETA. Entregan rosas blancas a cambio de silencio y complicidad con los criminales. Su gesto intenta ocultar a quienes piden justicia, o sea, a quienes indagan en las responsabilidades de cada partido y exigen penas para los culpables. No lo conseguirán. Los ciudadanos han descubierto que estamos ante un acto de terrorismo simbólico contra la democracia. Rosas blancas, casi siempre con olor a muerto, que afirman que sólo la izquierda puede seguir matando con impunidad. Las víctimas nunca olvidarán este acto. También las verdaderas actrices sentirán vergüenza de quienes utilizan una profesión, un arte, para justificar un fin espurio y alejado de las bases morales y estéticas del teatro: el crimen de ETA.

Izquierda liberal
¡Visca el Barça, visca Catalunya!
Antonio Robles Libertad Digital 26 Mayo 2006

Calmados los vientos, saciadas las masas, de regreso de esa locura colectiva que vivió Cataluña con el Barça de la Liga y Copa de Europa, lo que queda es el "¡Visca el Barça, visca Catalunya!" La normalidad nos trae más autoafirmación nacionalista.

En el corazón del "buen" catalán se almacena ya la segunda. Fuego helado en vitrina. Sin embargo ese mismo corazón vibra, se encara ufano, bombea sangra nacional como nunca. El segundo viva, "¡Visca Catalunya!", es el auténtico reto de un Barça al servicio de la nación. Junto a la educación, TV3 y Catalunya Radio, el Barça es una centrifugadora de charnegos; una adormilera más, tira pegajosa de moscas para andaluces aquejados de pasión futbolera. Allí entran como hijos de su madre, de allí salen hijos de la nación catalana. Como todo lo demás, en Cataluña el fútbol es una actividad más sacrificada en el altar de "la identidad" Cuenten cuántas "senyeres" catalanas inundan las gradas del Nou Camp y cuántas blaugranas. Pronto la comparación habrá de hacerse entre "senyeres" y "estelades".

¿Recuerdan los alardes taurinos de Raúl recién ganada la séptima, capote en mano toreando al aire? Bueno, en el Madrid o en cualquier otro equipo siempre habrá espontáneos que se vistan con los colores de la fiesta nacional o la bandera constitucional. Se salen del guión, la alegría tiene esas cosas. Estamos en un país libre. Son actos imprevisibles nacidos de las pasiones individuales de sus autores. Nadie les ha escrito ese guión y seguramente dejarían de hacerlo si se lo impusiesen.

En Cataluña sí hay consignas y guiones. Uno tras otro, los jugadores que hablaron en el acto realizado en el Nou Camp con ocasión de su triunfo liguero acabaron sus intervenciones con el "¡Visca el Barça, visca Catalunya!" Parecían niños de primera comunión repitiendo como loros el latinazo del cura. Días después, en mil reportajes el rito lo repetían los aficionados cada vez que se acercaba una cámara: "¡Visca el Barça y visca Catalunya!". De fondo, la estelada. Marketing de parvulario.

Si vivimos en un país libre, libres son los jugadores para decir eso o cualquier otra cosa; ninguna crítica si no fuera consigna. Nada hay de malo en el eslogan, mucho en la voluntad política de identificar al Barça con Cataluña, Cataluña con la nación y la nación con el afán de emancipación de España o su desprecio. Tiempos atrás, otro maniático de la identidad confundió el juego maravilloso del Real Madrid con España. Y con razón muchos sintieron tirria por un equipo de fútbol que debía ser sentida por un dictador. Sobra argumentar que el monopolio nacional de un equipo o la exclusión de otros, como quieran, es inaceptable. En una dictadura y una democracia; en el Real Madrid o en el Barça.

Nada es inocente hoy aquí. En la noche mágica de París uno quería dejarse llevar por la corriente de entusiasmo que inundó calles y medios de comunicación de Cataluña. La victoria y el juego maravilloso lo merecían y mis amigos también. Pero siempre acababa apareciendo esa patología tan arraigada entre catalanistas y culés de disfrutar más con la desgracia del enemigo que con la victoria de lo propio. Nunca la vi en mi infancia ni en mi juventud hasta llegar a Cataluña. Por entonces no podía entender por qué muchos culés-catalanistas disfrutaban más con las derrotas europeas del Real que con sus propias victorias. Más tarde, cuando ese virus se extendió al Madrid (creo recordar que el contagio está fechado a finales de los ochenta, en el avión que les traía de vuelta de jugar contra algún equipo del Este al brindar por la derrota del Barça) intuí que este deporte empezaba a ser el sustituto de frustraciones y odios inconscientes. Ahora el mal está en la mayoría de aficiones, pero aquí sigue siendo de pata negra. La muchachada del Barça gritó cientos de veces, miles de veces eso de "¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!" en la calle, en el estadio, en los bares, en balcones y terrazas. Parecía lo prioritario. Eso no puede ser sano. No me imagino pasando la noche de bodas en paños menores dando cortes de mangas al ex novio de mi novia en vez de revolcarme con ella hasta la madrugada.

Pasarán estos políticos y estas políticas, pero los niños de muchas generaciones soñarán con la alegría de Ronaldinho o el gol eléctrico de Eto'o. Y nadie se acordará de aquellos. Bueno, eso espero.     antoniorobles1789@hotmail.com

Referéndums y fundamentalismo democrático
José Manuel Rodríguez Pardo minutodigital  26 Mayo 2006

Tras los interminables trámites y pactos en la más absoluta oscuridad y opacidad, el Estatuto de Cataluña ha sido aprobado en el Congreso y posteriormente en el Senado, proyectándose a continuación un referéndum sobre el mismo, pero sólo en Cataluña. El intento del Partido Popular de plantear un referéndum a nivel nacional sobre tal texto fue rechazado “por amplio consenso”, como dirían desde el PSOE cada vez que dejan fuera de los pactos al partido de la oposición. Sin embargo, tal consenso es una trampa de la democracia realmente existente, en tanto que deja fuera a un partido político con diez millones de votos e incluye a partidos cuyo electorado no llega al medio millón de votantes. Asimismo, que se plantee como una petición de la voluntad general de los españoles el nuevo Estatuto catalán, no puede ser sino tildado de suposición gratuita, pues no fue la voluntad general, sino una mayoría de poco más del cincuenta por ciento del congreso, quien ha aprobado el texto.

De hecho, la democracia realmente existente permite que un texto apoyado en una reunión casi clandestina entre Zapatero y Arturo Más, a espaldas de los demás partidos políticos, salga adelante tras una votación donde se sabía perfectamente que la aritmética parlamentaria le daría el triunfo. Maniobra hartera que garantiza su continuidad, dado que el partido que lo apoya, CIU, es el principal soporte del PP en caso de que tenga que pactar para gobernar. En cualquier caso, pactos como estos nos recuerdan las trampas y contradicciones de la democracia realmente existente, que ponen en entredicho la racionalidad de sus decisiones y demuestran la estupidez del fundamentalismo democrático.

Ahora bien, una vez aprobado el Estatuto y con su referéndum próximo, lo más reseñable es que va a celebrarse en Cataluña solamente. Pero eso es tanto como suponer una nueva ficción y falsedad: que existe algo así como un “cuerpo electoral catalán” distinto del español. De hecho, la petición de referéndum del PP donde se preguntaba si los españoles quieren mantener España unida, a pesar de apelar a un referéndum donde los electores serían los españoles en su totalidad, también es sospechosa, pues resulta cuando menos curioso que democráticamente deba decidirse si España debe seguir existiendo o no. La democracia española no podría subsistir sin España; ningún Estado, salvo que haya llegado a una situación de suicidio colectivo, puede someter a votación su supervivencia. Sin embargo, el PP parece convencido, cada vez más, de que es más importante la Constitución de 1978 que ha provocado un Estatuto Catalán como el actual, que la propia existencia de España.

No podemos olvidar, no obstante, que una de las cuestiones más importantes sobre el referéndum de este Estatuto, eslóganes polémicos al margen, es el resultado: se trata de un referéndum convocado para ganarlo. Sin embargo, bien pudiera salir No al Estatuto, con lo que seguramente sucederá como en el famoso referéndum de la Constitución Europea, donde se haría hincapié, para evitar ese No, en realizar una gran campaña gubernamental para convencer de las bondades del Sí. Pero esto es tanto como suponer que los electores que eligen votar No en el fondo no son verdaderos demócratas, o que carecen del raciocinio suficiente para emitir su voto. En cualquier caso, nada sería más grosero que decir que un Sí al Estatuto sería un Sí de Cataluña al completo, dado que la voluntad general no existe y menos aún la de una fantasmagórica nación catalana.

Picoletos
Por IGNACIO CAMACHO ABC 26 Mayo 2006

HAY ocasiones en que el Estado, ese concepto tan vapuleado por la retórica centrífuga del nacionalismo, se manifiesta a través de algún símbolo histórico impermeable a las coyunturas, a las modas, a la fiebre neoestatutaria, a la alharaca diferencialista. Por detrás de toda esta calentura de autonomías disfrazadas de realidades nacionales, de este fragor reivindicativo de identidades, de este elástico tironeo del tejido constitucional, aparece de vez en cuando el viejo perfil jacobino de alguna emblemática institución refractaria a las querencias circunstanciales determinadas por la conveniencia política, y surge de la memoria colectiva el sustrato sentimental que identifica la médula de una nación. El más clásico de esos elementos que permanecen anclados más allá de los vaivenes circunstanciales de la Historia es la Guardia Civil, referencia figurativa del prestigio de un Estado vertebral que se resiste a la demolición y permanece de algún modo erguido bajo los escombros de su maltrecha estructura.

Ha bastado que cunda en Cataluña la alarma popular ante una oleada de bárbaros y violentísimos asaltos a viviendas para que desaparezca por ensalmo el orgullo ante la flamante policía autonómica, el fragor entusiasta del Estatuto confederalista y soberano, y surja de las entrañas ciudadanas un clamor desasosegado en demanda de la protección de la Benemérita. El publicitado y costoso despliegue de los mossos d´esquadra por territorio catalán ha tropezado a la primera de cambio con la elemental muralla de la inquietud de la gente bajo la amenaza inmediata y tangible de esas bandas cuya alta peligrosidad requiere una respuesta a la altura de su desafío. Sometido al test primario e inapelable del miedo, el pueblo ha dictado veredicto: nada de mossos, que venga la Guardia Civil. Y la Guardia Civil ha ido.

Es decir, ha ido el Estado. El viejo, maltratado, despreciable Estado ha acudido una vez más en socorro de una ciudadanía agitada por los demonios viscerales de la intranquilidad y el pavor. Interpelado directamente por el pueblo, el Gobierno se ha visto obligado a olvidarse de la Generalitat, del Estatuto, de las competencias exclusivas, de la miope autosuficiencia territorial, y ha decretado a bombo y platillo la expedición inmediata de trescientos picoletos para recomponer la serenidad perdida del vecindario. He aquí la metáfora de un fracaso: todo el solemne triunfalismo soberanista desmoronado ante el reto de su propia ineficacia, toda la grandilocuencia artificiosa del nacionalismo puesta en solfa por su incapacidad de resolver un problema real, toda la soberbia presunción autocomplaciente del orgullo autonómico de hinojos ante trescientos cadetes de la Academia de Baeza, cuyo solo anuncio presencial inyecta un bálsamo de alivio en la conciencia ciudadana.

Dicen que la vieja España está cosida por hilos invisibles que aprietan el tejido de la memoria común. A veces, esa etérea hilatura de símbolos adopta los ribetes de un uniforme verde enhiesto en el paisaje de esta nación zarandeada.

Cintura zapatética
Por CARLOS HERRERA ABC 26 Mayo 2006

RODRÍGUEZ pasa su tiempo, como ya debemos saber a estas alturas, entre las solemnidades y la propaganda. Venga cintura. Ello es, probablemente, una forma más de escabullirse de las responsabilidades propias de su cargo, pero, por encima de todo, muestra una disposición absoluta a usar las escaleras del poder para quedar bien retratado en la imprevisible fotografía de la historia. Y muestra también una indisimulada habilidad para hablar y, la mitad de las veces, no decir nada. Pero eso ya es sabido.

El habitual autismo de la clase política española se ha puesto de nuevo de manifiesto: mientras ésta dilucidaba los detalles imprescindibles del estatuto andaluz -uno de los últimos juguetes con los que los muy caprichosos se premian a sí mismos-, la ciudadanía se debatía aterrorizada por las noticias de asaltos, secuestros y robos que diversas bandas de criminales realizaban en distintas zonas de España. Ellos hacían piruetas en torno a estupideces como la de la supuesta «realidad nacional andaluza» y, entre tanto, tres sujetos con acento rumano golpeaban y robaban, por ejemplo, a una familia de Lérida.

Los asaltantes podían ser búlgaros y la familia de Moratalaz, da igual. Cuando los gobernantes se han querido dar cuenta, ya sólo se hablaba en las calles y las casas de lo que nos está cayendo encima a los atónitos ciudadanos que comprobamos que todo les vale a los delincuentes con tal de hacerse con cuatro euros. Rápidamente se ha querido solucionar el problema como se suele arreglar por estos burócratas de las ideas: con foros, comisiones, comisionados altos, nuevos departamentos con nuevos sellos y nuevos membretes. Es el momento en el que Rodríguez dejó caer el aro de su cintura y se puso nervioso a dar palmas pidiendo una tabla de salvación urgente. A una cabeza privilegiada se le ocurrió crear un centro de inteligencia con el que apaciguar las iras de la gente; él, ufano y zapatético, corrió a comunicar la buena nueva.

Ya saben: en primer lugar se devolverá a Cataluña una pequeña parte de los guardias civiles que fueron relevados en mitad de la euforia nacionalista. La batalla simbólica fue imprescindible y su salida era la escenificación de un triunfo pequeño. En cuanto las cosas se han puesto difíciles, los irresponsables políticos catalanes han pensado que bien vale un puñado de muchachos salidos de la academia de policías con tal de que se calmen los ánimos de los ciudadanos. Esa medida, junto con los funcionarios clasificadores de denuncias y correrías de los delincuentes importados -como si con los de aquí no hubiera suficiente-, bastará para cercar la espiral de delincuencia que atemoriza a una población asombrada por la insolencia de los criminales. Ya está. Ya podemos volver a jugar con el aro. No importa que por culpa de la irresponsabilidad mostrada durante los últimos años -incluidos los gobiernos del PP- el país se haya llenado de una gentuza a la que la justicia no puede ni parece querer encerrar a buen recaudo. No es progresista. Si un ciudadano responde violentamente a unos asaltantes armados y les causa daño, los jueces españoles castigarán al primero, como ha ocurrido en el caso de un karateca que afeó la conducta de unos pistoleros que amenazaban la cabeza de su hijo con un arma: los asaltantes están libres y el defensor está pendiente de una condena de dos años de cárcel por haberles roto tres huesos a cada uno.

Cintura. La democracia es cintura. Y manga ancha. Y anchas espaldas. Y un aro muy grande con el que distraerse y por el que hacer pasar a la gente. Hasta que la gente se cabrea y llama indignada a las puertas de palacio mientras los señoritos están jugando al Hula Hoop. Entonces y sólo entonces empiezan a sonar todas las alarmas.

Rosas blancas para ETA
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 26 Mayo 2006

En tiempos de la oprobiosa, Alfonso Sastre tradujo «Rosas rojas para ti». Fue el delirio. Ahora las rosas de Bardem, Belén y Sánchez Gijón son blancas. Entonces ETA mataba por «ideales» según la izquierda y lógicamente, las rosas eran rojas. Ahora como ETA promete el alto el fuego, las rosas son blancas. En una cosa la izquierda sigue siendo igual: en su capacidad de comprensión para el crimen político. Primero se justifica y después se le tapa con un manto oloroso de piedad...

La iniciativa de las actrices podría presentarse desde la mejor de las intenciones si no fuera porque con ella se apoya realmente la independencia del País Vasco, que es lo que quiere ETA. Así que las rosas blancas de Bardem, Belén y Sánchez Gijón vienen a conceder a ETA lo que esta no consiguió con las rosas rojas de Sastre. Del María Guerrero hemos pasado al Parlamento y ahí la cosa se complica. En el teatro estábamos en el ensayo de la subversión, en el sueño revolucionario. Ahora estamos en tiempos de justicia. Miles de víctimas miran a Bardem, Belén y Sánchez Gijón que intentan justificar sus rosas blancas como una ofrenda a la paz. ¡Cuesta tan poco y se queda también! Ayer el rojo. Ahora el blanco. Y siempre el beneficiado es el Terror. Las chicas ayer iracundas, hoy se comportan como Hijas de María.

La verdad es que este numerito de las actrices es la última finta contra la AVT. ¿No sería mejor que Bardem, Belén y Sánchez Gijón llevaran rosas rojas a la sede de la Asociación que dirige Alcaraz?

Esto es lo que queda de la izquierda. Unas formas buenistas para hacer colar el terrorismo por la puerta de atrás.

Oportunismo, buenismo, hipocresía... Una gran parte de la ciudadanía ha tomado la medida a la izquierda -a lo que va quedado de la izquierda. Especialmente en Madrid. Como ha recordado ayer Esperanza Aguirre, desde hace mucho tiempo no hay que hacer guiños a la izquierda para ganar las elecciones a la alcaldía y a la Presidencia de la Comunidad.

Con los resultados electorales en la mano. Madrid se ha hecho liberal-conservadora. Las grúas, el dinamismo social, la creatividad votan al PP. Lo demás es alianza de civilizaciones, cintura democrática, inmigración de mafias, rebelión en las aulas, alcoholismo a los catorce y televisión a lo Boris Izaguirre... Para este, ETA es una organización más democrática que el PP. ¡Otra de rosas blancas para Boris!.

Disfrazar la Democracia
Daniel Martín Estrella Digital 26 Mayo 2006

El domingo pasado, en un mitin de su propio partido, en el País Vasco, José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno de —no lo olvidemos— todos los españoles, anunció que iba a comparecer en el Congreso para comunicar a los partidos políticos que estaba dispuesto a comenzar las negociaciones con la banda terrorista ETA. Sin entrar en el fondo del asunto, que cansa, carga y amarga la existencia, es curioso que alguien, con micrófonos y cámaras de televisión presentes, comunique que va a ir al Parlamento a contar algo que está contando en ese preciso momento. Desde luego, en España, ya que no de fundamentos democráticos, sabemos mucho de reality shows.

Del mismo modo que cualquier concursante de Gran Hermano, nuestros políticos son plenamente conscientes de cuándo una cámara tiene el piloto rojo encendido. Es en ese instante en el que se transforman en magníficos competidores que luchan porque no les echen de la “Casa de la Moncloa” o, en caso contrario, para que les permitan volver a jugar y solazarse en la misma. Con todas las variantes autonómicas y, en menos medida, municipales con las que gustamos disgregar nuestra querida España.

Recuerdo que allá en la época de Felipe González ya se quiso dar algo de mayor peso al Parlamento. Se crearon unas sesiones de control que son claro antecedente del Gran Hermano. A las Cortes de la Carrera de San Jerónimo acuden desde entonces nuestros políticos a dejarse ver y ganar votos de los telespectadores. José María Aznar continuó con aquella estupenda tradición que no ha parado de perder share desde su creación. Y, tras la funesta invasión de Iraq, que no fue refrendada por los diputados —lo habrían hecho, que nadie lo dude, que no hay político con valor ni ganas de perder su escaño, sueldo y dietas rompiendo la disciplina de partido, cimiento de nuestra diarquía de alternancias—, Zapatero prometió que iba a consultar con el Congreso las grandes decisiones, como las militares o la negociación con ETA. Un nuevo empuje a esta “casa”, guardada por dos leones, controlada por mil cámaras y sin otra utilidad que la de confirmar lo que se sabe de antemano que va a ser aceptado o rechazado, lo que se ordena en esta o aquella sede partidista.

De ahí que, en una hábil jugada digna de Sabrina, Pedro o Pepe, nuestro presidente lanzara el anuncio de que en el Congreso iba a haber repetición de la jugada. A veces el subconsciente traiciona a los seres humanos, incapaces de resistir la tentación de acaparar portadas y rellenar titulares. Porque después del domingo pasado, ¿hay alguien que no se haya enterado de tal circunstancia? Si hasta los de Batasuna, que no mandan —en parte porque no quieren, en parte porque no les dejan— solicitudes para entrar en la “casa de los leones”, se han puesto a llenar la mochila para acampar —no será cuestión de días— en la mesa de los reyes del reality nacional.

Dejando el choteo al margen, es más que evidente que nuestro Congreso —del Senado ya hablé hace unas semanas, y sigue ahí, con su piscina climatizada— es más un escenario que un órgano donde se forman voluntades y toman decisiones. Cada objeto llega desde fuera bien masticado, y los presuntos debates son tan sólo peroratas, en su mayoría tautológicas, que intentan demostrar lo listo y guapo que es cada pretendiente a la presidencia del Gobierno. En cierto modo, el circo mediático que todo lo acapara aquí fuera se traslada ahí dentro para continuar con la sucesión de despropósitos, acusaciones, insultos y demás lindezas que se gastan nuestros políticos.

El problema, o problemas, que subyace debajo de toda esta crítica ya lo he comentado mil veces. Nuestro sistema democrático es de facto un bipartidismo oligárquico con convulsiones nacionalistas en el que se desprecian sistemáticamente los intereses de los ciudadanos. Voluntad general, existe una vez cada cuatro años. Pero cada diputado sólo defenderá, una vez dentro de la “casa”, lo que dicte su partido. Acatará una disciplina que, muy de vez en cuando, puede que beneficie a los que le votaron. Y todos contentos porque todos los partidos con cierto peso tienen su pequeña porción del pastel nacional.

Al otro lado, y ciertamente de modo más culpable, nos situamos los españoles, crecientemente desinteresados en la política de unos personajes que, como en los reality, intentan chupar cámara, ingentemente desmotivados e infinitamente desilusionados con un funcionamiento institucional que, de momento, no influye demasiado en nuestra existencia. Claro que, al ritmo que crece la delincuencia, pronto comenzaremos a gritar más alto, que cuando a uno le tocan la cartera o le allanan el hogar no es lo mismo que cuando le desvirtúan la patria o le vacían el Estado que, tal y como funciona, es lógico que tenga tan mala prensa.       dmago2003@yahoo.es

Principio de incertidumbre y zapacracia
Maggie W. minutodigital 26 Mayo 2006

En 1927 el físico alemán Heisenberg formuló el principio de incertidumbre, que aplicado a la mecánica cuántica postula que cuanta mayor certeza se busca en determinar la posición de una partícula, menos se conoce su cantidad de movimiento lineal. En otras palabras, que nada está escrito, que nada se puede predecir con exactitud y que siempre quedará un margen de incertidumbre en el conocimiento humano. Nobody knows it. Sólo sabemos que no sabemos nada.

En pueblo cuya supervivencia deriva de sus circunstancias geográficas, históricas y políticas pero que repite una y otra vez sus mismos errores, un pueblo del que se podría pensar que sólo se salvará aislándose y cortando los lazos orgánicos que le conectan con un determinado territorio, carecería de sentido hablar del principio de incertidumbre. Y más aún cuando dentro de la zaparquía que rige en España, nacida del aislacionismo y la autosuficiencia de Rodríguez Zapatero, la única forma posible de gobierno es la zapacracia. Un término que no existe, pero que acabo de acuñar dado que en España actualmente resulta difícil hablar de democracia.

En la zapacracia, la indeterminación que emana del principio de incertidumbre parece que va camino de convertirse a no mucho tardar en la autodeterminación que pretenden algunos de los socios zapácratas. Porque en la zapacracia, a falta de talento, se nos ofrece talante.

En la zapacracia, ese sistema en el que la política social de erradicación de la pobreza sólo existe para unos pocos (léase Marbella o Montilla), el Presidente del Gobierno se puede permitir el lujo de ausentarse de plenos de importancia crucial para España o de dejar colgado a un jefe de estado extranjero "porque está cansado".

En la zapacracia, cuando hay un problema grave de inmigración con otro país o cuando un estado extranjero perjudica los intereses españoles se envía a funcionarios para que resuelvan la situación. A veces, cuando surge algún conflicto, ni siquiera se envían funcionarios: basta con la política de la sonrisa de Rodríguez El Pacificador, que enseña los dientes, literal pero no metafóricamente hablando, y problema resuelto.

En la zapacracia el ex-presidente del Congreso de los Diputados en tiempos de la beautiful people, padre de la patria, rector y "defensor" de las víctimas del terrorismo, puede poner a disposición del partido en el gobierno a rectores de universidades, que en su momento, en tiempos de aquellos otros socialistas, realizaron una importantísima labor de infiltración y anclaje.

En la zapacracia, los malos, o sea, la derecha, tememos que no se garanticen las pensiones, que los zapácratas arruinen a la Seguridad Social, que nuestros hijos no tengan un nivel de educación mínimo, que suba el desempleo a niveles insospechados, que vuelvan los emmanos Guerra, los Roldanes y las Aidas Álvarez, o cosas mucho peores. Y seguimos siendo malos, lo peor de lo peor y el enemigo a batir.

En la zapacracia hay mucha prisa por hacer liquidación por derribo o por defunción, tanto de jueces molestos para el régimen, en el primer caso, como de la propia España, en el segundo, porque en la zapacracia el concepto "nación" no sirve para unir, sino para separar.

En la zapacracia es lícito (según las leyes de la propia zapacracia) violar impunemente la jornada de reflexión y atentar contra las sedes de un partido democrático, pero si el contrario se echa a la calle en su legítimo derecho, es que intenta hacer caer el gobierno democráticamente elegido. Para la zapacracia, el terrorismo no es suficiente para pintar una pancarta, imprimir una pegatina o mandar un sms, pero se hipnotiza a la serpiente con diálogo y negociación (y encima se nos hace creer que el diálogo va a empezar próximamente, cuando ya estaba todo pactado desde hace tiempo) en lugar de atontar al crótalo con un buen golpe de flauta en la cabeza. A a lo único que se atonta es a los españoles, porque la zapacracia sigue con vehemencia los antiguos postulados neronianos y alimenta al pueblo, pero no de pan, sino solamente de circo.

Después del éxito del Barça ya volvemos a tener circo con el estreno de ese súmmum del márketing que es "El Código da Vinci" (cuyo revuelo no entiendo, porque el refrito que constituye el libro original no propone nada nuevo, sino creencias que han sido compartidas desde siglos atrás por otras religiones, o hipótesis que llevan años en el candelero). Por cierto, resultaría muy interesante comprobar qué ocurriría si "El Código Da Vinci" tuviese como protagonista a Mahoma en lugar de a Jesucristo. No por nada, sino sólo para comprobar cómo reaccionarían los zapácratas, porque la respuesta del mundo musulmán no admite principio alguno de incertidumbre.

Y ya que hablamos del Islam, con la zapacracia ocurre lo mismo que con las modernas sociedades musulmanas, que creen que la solución a todos los males reside en una vuelta a las costumbres originarias del Islam de la manera que sea, y si no, a la fuerza. Del mismo modo, para la zapacracia la solución de todos los males que sólo existen a los ojos de la derecha se encuentra en la vuelta al Islam, perdón, quise decir a una república criminal, torticera, traidora y miserable: la república de la izquierda. Me pregunto cuándo empezará el hombre de la calva rubia a emitir fatwas, cuándo empezaremos a ver disturbios, paseos, cadáveres en las cunetas, cuándo caerá el primer político que moleste demasiado (y luego dirán que ha sido ETA... para eso, sí). Porque lo que son ataques a iglesias ya han comenzado.

Cuando en un sistema político los ideólogos son reconocidos intelectuales de la talla de Zerolo, Otegui, Rubianes y la mona Chita, podría decirse que se trata de una guerra perdida de antemano. ¿Por quién? A primera vista parecería diáfano, pero recordemos que estamos en zapacracia. Y el problema no reside en capitular ahora, sino en el futuro que nos espera: el principio de la incertidumbre.

Puede que todo siga igual. También puede que no sea así. [...] Puede que te salves. Puede que amanezcas conmigo y las espadas se entierren. (Ismael Serrano, Principio de incertidumbre)

GOTZONE MORA en Barcelona
¿Por qué decimos NO al Estatut?
Magnífico alegato de INN (Iniciativa No Nacionalista) contra el Estatuto,
presenta: Antonio Robles, intervienen: Gotzone Mora, Javier Toledano, Juan Antonio Cordero, Carmen Leal, Albert Roig, Antoni Roig, Manuel Aguilella.
Martes, día 23 de mayo de 2006, 19.30 hores, Hotel Barcelona Plaza , Plaza España 6, Barcelona.
http://www.inn.org.es/Docs/acto_gotzone.htm 26 Mayo 2006

Las razones de inn contra el nuevo Estatuto
1. La Justicia
(Antonio Roig)

Abandonen Vds. sus esperanzas, yo no voy a aportar ninguna nueva luz. Todo lo que vamos a oír esta noche apunta en una sola y la misma dirección, los nacionalistas no nos engañan en esto, el objetivo de este Estatuto es conseguir mayores cotas de autogobierno. Esa es la estrategia nacionalista. Nuestra pena es que sea también la de lo que se da en llamar izquierda en Cataluña.

Sin embargo, sí que pretenden timarnos (seducirnos) con las connotaciones que acompañan a la promesa. A los que vivimos en este rinconcito del país no nos cabe ninguna duda, el autogobierno vende bien, pero está sobrevalorado. ¿Cuál es el límite del autogobierno? La cosa está clara: la acracia, el gobierno absoluto de sí mismo sin restricciones. Pero esa no es la frontera del nacionalismo, muy al contrario, los nacionalistas son gente de orden. Tenemos legítimo derecho a preguntarnos por qué el proceso de descentralización debe detenerse precisamente en ese límite geográfico –o quien sabe si espiritual– que llamamos Cataluña.

El aumento del autogobierno no representa necesariamente una mayor eficacia en la gestión. No todo avance (algo que se puede medir) significa necesariamente un progreso (algo que sólo se puede valorar). Que no nos den gato por liebre. ¿Es la justicia uno de esos terrenos en que la aproximación del poder al ciudadano (argumento demagógico con el se postulan las bondades del estatuto desde el 79) supone un mejor servicio para él?

Formularé mi respuesta enseguida, aunque Vds. ya la imaginan, pero antes me veo en la obligación (con una cierta incomodidad y un sentimiento de gallina en corral ajeno) de reseñarles los puntos fuertes (tomen Vds. el adjetivo como quieran) que, en materia de Justicia, supone el Estatuto que se va a someter a Referéndum.

Se trata de avanzar hacia la consolidación de un espacio judicial propio. El articulado se desarrolla en el Título III, en los puntos 97 al 108 y contiene como medidas novedosas o reforzadas las siguientes:

La consolidación del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña como techo de las posibilidades de recurso de los catalanes, substituyendo en casi todas sus funciones al Tribunal Supremo
La creación de la figura del Fiscal Superior de Cataluña, llamado a asumir en esta Comunidad las funciones del Fiscal General del Estado
La creación de un Consejo Superior de Justicia de Cataluña, órgano “desconcentrado” (la palabra es tomada literalmente del texto legal) del Consejo General del Poder Judicial, cuyas competencias asumirá en su práctica integridad, incluso las más intrascendentes o políticamente inofensivas.
Además, se crea un Consejo de Garantías Estatutarias, una especie de Tribunal Constitucional local, y el Síndic de Greuges y la Sindicatura de Comptes, asumirán respectivamente los papeles del Defensor del Pueblo y el Tribunal de Cuentas que dejan de tener competencias en Cataluña.
He omitido expresamente la referencia a la cuestión de la lengua por ser –creo– de todos suficientemente conocida y porque se va a abordar posteriormente.

Es cierto que en el trámite parlamentario se han añadido coletillas al articulado que han rebajado algunas de las primitivas aspiraciones. Son fórmulas del estilo de la siguiente: “de acuerdo con lo previsto en la Ley Orgánica del Poder Judicial”, que dejan la puerta entreabierta para que el representante del PP pueda afirmar que “se rompe la unidad del sistema judicial” y el del PSOE que se trata “de una simple adaptación, sin ruptura, de la Justicia al Estado de las autonomías” (El Mundo). Sin embargo, estoy convencido de que les parecerán más interesantes los puntos de vista de Joan Ridao (de ERC), quien restó valor a las críticas de “esos epígonos de Goebbels” (los populares), durante cuyo mandato –dijo– la regulación del poder judicial derivó en una Justicia “politizada”, un Consejo General “prostituido” y con un “ultraconservador y partidista” al mando. El estatuto vendrá a “restituir el equilibrio entre poderes públicos” (misma fuente).

La Justicia es probablemente el ámbito donde con mayor inquietud podemos ver un acercamiento del Poder al ciudadano (y no es un juego de palabras; no me estoy refiriendo a la maldición gitana “pleitos tengas ¡y los ganes!).

Sin entrar en el debate acerca de la ruptura del Estado, que nos enredaría en ese galimatías metafísico y verbal de la Nación, los pasos para aumentar el autogobierno con una Justicia propia (sabemos cuan insidioso es el adjetivo, tras años de política lingüística) deben llevarnos a decir en voz bien alta NO:

NO, porque no deseamos vernos juzgados por el Presidente de la Comunidad de vecinos o, en el caso de que nos viéramos forzados a ello, deseamos poder recurrir a una instancia superior con mayores garantías de imparcialidad.
NO, porque la “aproximación” de la Justicia la somete aun más al control político (justo en las antípodas de lo que opina –probablemente, no de forma ingenua– Joan Ridao). Para corroborarlo, citaré a modo de colofón tres ejemplos recientes.
En diciembre de 1994 Jordi Pujol se hizo fotografiar junto al Presidente del Tribunal Constitucional justo antes de que éste se pronunciara acerca del modelo de “conjunción lingüística”. ¿Una visita de cortesía (la primera y la última)?
En enero de 1998, ante el inminente recurso de inconstitucionalidad que preparaba el Defensor del Pueblo para la Ley de Política Lingüística, de acuerdo con los dictámenes de sus propios servicios jurídicos y la mayoría de los externos consultados, la Generalitat movilizó todos sus recursos para hacerle desistir de su propósito y lo consiguió.
En julio de 2001, Maragall y otros líderes políticos (amén de los académicos) presionaron incluso con su presencia física a la juez que tenía que pronunciarse sobre la acusación de prevaricación del rector de la Universidad Rovira i Virgili por haber sancionado a la profesora Josefina Albert por repartir exámenes en castellano en la prueba de Selectividad.
Y todo eso con una Justicia “lejana”. Imagínense Vds. qué puede ocurrir cuando la tengamos más “nostrada”.

2. Competencias "exclusivas"
(Albert Roig )

Una de las cosas que sobrecogen a uno cuando trata de abordar la ardua tarea de la lectura del nuevo Estatuto es su impactante extensión. Uno se pregunta: ¿es necesario tanto artículo? Sobretodo si se compara con el Estatuto vigente o la mismísima Constitución.

Sin embargo, cuando uno toma conciencia de las amplias atribuciones que nuestros estimados gobernantes tienen a bien de reclamar, la respuesta florece por sí misma: Pues va a ser que sí.

Pero no nos dejemos amilanar de entrada y procedamos a desgranar el monto del botín. A grandes rasgos, son competencia EXCLUSIVA de la Generalitat:

La determinación de los contenidos educativos del primer ciclo de la educación infantil,
La regulación del régimen urbanístico del suelo,
La gestión de las subvenciones estatales y europeas,
La regulación de organización de cajas de ahorros,
La regulación de la actividad comercial en materia de comercio y ferias,
Las medidas relativas a la producción y distribución de libros y publicaciones periódicas en cualquier soporte,
La ordenación y regulación en materia de deporte,
La regulación de actividades y entidades en materia de ocio,
La ordenación, gestión, inspección y control de la vivienda,
La regulación y gestión en materia de inmigración,
La planificación y gestión de todos los puertos y aeropuertos,
La regulación e intervención de actividades, asociaciones e instalaciones destinadas a la juventud,
La gestión y regulación de políticas para la mujer,
La regulación de la actividad publicitaria,
La regulación y organización de investigación científica y técnica,
La regulación y ordenación de la actividad de servicios sociales,
La regulación, gestión e inspección de los servicios de transportes terrestres,
La ordenación y planificación del sector turístico,
La programación y coordinación del sistema universitario,
.... (y otras 40 competencias exclusivas más)

¡No nos ponemos por poco!

La verdad es que suena bien: “competencia... exclusiva”. Pero... ¿qué carajo significa eso?

De entrada me recuerda a eso del “autogovern”, que tiene pinta de ser algo que le de poder al pueblo. Veamos qué dice el Estatut:

Artículo 5. Los derechos históricos.
El autogobierno de Cataluña se fundamenta también en los derechos históricos del pueblo catalán, en sus instituciones seculares y en la tradición jurídica catalana

Preámbulo
El pueblo de Cataluña ha mantenido a lo largo de los siglos una vocación constante de autogobierno, encarnada en instituciones propias como la Generalitat —que fue creada en 1359 [...]. Después de 1714, han sido varios los intentos de recuperación de las instituciones de autogobierno.

¿1359? ¿1714? No lo veo claro yo eso... ¿Están reclamando para los ciudadanos de Cataluña los derechos históricos que poseían en esos tiempos feudales (es decir, ningunos)? Aunque tal vez a lo que se refieran es a los derechos históricos, no del pueblo, sino de los gobernantes de Cataluña en esos tiempos feudales. Eso ya es otra cosa, aunque resulta difícil casarlo con esas alegres afirmaciones sobre “un estatuto de izquierdas y para el futuro”.

Pero veamos, ¿qué ventajas tiene eso de las competencias exclusivas? Ya hemos visto que son condición “sine qua non” para conseguir mayor autogobierno, pero ¿para qué le sirve, al ciudadano de a pie, el mayor autogobierno? Según el artículo 110 del propio Estatuto:

Artículo110. Competencias exclusivas.
1. Corresponden a la Generalitat, en el ámbito de sus competencias exclusivas, de forma íntegra la potestad legislativa, la potestad reglamentaria y la función ejecutiva. Corresponde únicamente a la Generalitat el ejercicio de estas potestades y funciones

Bien, eso ya deja las cosas bastante más claras. Ya vamos viendo quién se beneficia del “autogovern”, y quién se queda igual. Al fin y al cabo, cuando hablamos de la distribución de competencias no debemos olvidar que se trata, no de la distribución entre “nosotros” y “ellos”, sino la distribución entre distintos niveles de la administración: central, autonómico, local... No se trata de quién tenga cada competencia, sino de cómo la gestione, de que sea eficaz. Aunque aquí a veces parece que el criterio es más sentimental o identitario que no funcional, y al final pasa aquello del que pone todos los huevos en el mismo cesto y resulta que se le cae. O lo que es peor: alguien se lo roba.

3. La Lengua
(Carmen Leal)

Artículo 6. La lengua propia y las lenguas oficiales
1 La lengua propia de Cataluña es el catalán.Como tal, el catalán es la lengua de uso normal y preferente de todas las administraciones públicas y de los medios de comunicación públicos en Cataluña, y es también la lengua normalmente utilizada como vehicular y de aprendizaje en la enseñanza.

Los territorios no tienen lengua propia porque no hablan. Hablan las personas, los ciudadanos. Las lenguas propias de los catalanes son el catalán y el castellano. Y ninguna lengua debe ser preferente en las Administraciones, porque las Administraciones están al servicio de los ciudadanos ,que son los que la pagan con sus impuestos. Y esto es válido para los medios de comunicación públicos de Cataluña y la escuela porque los pagamos entre todos. La sociedad es bilingüe, pues las Instituciones y la Administración deben ser bilingües.

Por eso decimos No a este Estatuto.

2 Todas las personas en Cataluña tienen el derecho y el deber de conocer las dos lenguas oficiales.

El derecho, por supuesto. El deber ya no me parece tan claro. Reflexionemos: Los ciudadanos de Cataluña hablan catalán y castellano, y hablando cada uno su propia lengua se entienden perfectamente. Entienden al otro, se entienden entre sí. ¿ Por qué crear un problema entre las dos comunidades cuando en la calle no lo hay? ¿porqué poner barreras lingúísticas ?¿ Por qué condicionar la libre circulación de todos los españoles al previo conocimiento de la lengua catalana? Nosotros no ponemos barreras lingüísticas, abrimos las puertas y los brazos a todos los españoles a todos los sudamericanos .

Este deber genera el Capitulo III: derechos y deberes lingüísticos

Art ·33.Lo que concierne a la Administración de Justicia:Jueces, Notarios, Registradores,etc tiene que acreditar un conocimiento “suficiente y adecuado “y la Generalidad otorga esa acreditación. Barrera lingüística a los profesionales del derecho.En Artic. 34 la obligatoriedad llega a las empresas deben acreditar “disponibilidad lingüística” es decir rotulacion, folletos etc en catalán. Para garantizarlo estan las oficinas de Garantías Lingüísticas para delatarnos unos a otros y poner multas a quien no rotula en catalán. La Gestapo lingüística. NO al estatuto noqueremos barreras lingüísticas “ Son competencias blindadas”(art. 143)

El Artc. 35 lo dedica a la enseñanza. Todas las personas tienen derecho a recibir la enseñanza en catalán, ¿Y por qué no se dice nada del castellano? Si los ciudadanos tienen los mismos derechos, si las dos lenguas son cooficiales y se garantiza la libre elección de lengua ¿ cómo no hay ni una escuela pública en castellano? Hay colegios en inglés,alemán, francés..¿ Cómo mantienen la “inmersión lingüística” (el cambio de lengua hogar/escuela) toda en catalán desde los 3 años ,sólo para los niños castellano hablantes? ¿Cómo son capaces de seguir con esa aberración pedagógica, esa inmoralidad a pesar de las recomendaciones de la Unesco, las descalificaciones de acreditados Científicos internacionales, y del sentido común? No hay libertad lingüística, Hasta los sordomudos deben aprender el lenguaje de los signos catalán (Artic.50.6 ) Sólo en la enseñanza Universitaria permite la elección de lengua, aunque en el art.50.2 dice que la Univ debe garantizar el uso del catalán. ¿Con comisarios lingüísticos? Se afirma que al finalizar la escolarización obligatoria tendrán una competencia oral y escrita en las dos lenguas lo cierto es que hay un fracaso escolar expectacular en Cataluña, ( ¿A dónde lleva Montilla a sus hijos? Al colegio alemán ) Los niños de la escuela pública no aprenden bien ninguna lengua y esta emergiendo una nueva lengua “el catañol” mezcla de catalán y castellano que señala la pertenencia a una determinada clase social. La lengua culta, la terminología tecnico-científica no se aprende en casa ,en la calle, en la TV,se aprende en la escuela. La clase trabajadora esta condenada a no poder acceder a buenos puestos de trabajo, a puestos rectores de la sociedad española por desconocimiento del idioma español culto.

Por esto decimos No al estatuto. Por eso estamos aquí.

4. Nacionalismo
(Rafa Ávila)

El Honorable Hechicero

Estoy pensando votar SÍ al Estatut.

El Estatut me la reflanflinfla pero a Pascual le profeso auténtica devoción. Creo que no se juzga con ecuanimidad la figura del nostre Molt Honorable President. Pienso que es injusto que algunos comiencen a tildar el Pacto del Tinell como el Contubernio de Sant Boi.

Se deja de lado, a mi juicio, la otra cara del personaje. Maragall ha aportado a la siempre tediosa, aburrida y econométrica política catalana unos ingredientes frescos y exóticos que la han convertido en un suflé, cuajado de magia, hechizo y alucinación. Ha recuperado en su estilo de gobierno las prácticas y costumbres de culturas milenarias. Ha convertido la política,en suma, en el arte del hechicero. Es lo propio del Gran Jefe de la Tribu. Baste citar alguno de sus ritos iniciáticos:

Interpreta los sueños emulando a los sacerdotes egipcios.Como aquellos, siembra el pánico cuando anuncia nueva revelación. Ingiere bolets alucinógenos imitando al hechicero precolombino. En el climax de la excitación pone fecha al túnel de Bracons. Observa absorto a primera hora del alba, cual augur romano, el vuelo majestuoso del albatros y masculle en silencio la gran disyuntiva de su vida: ¡Si vuela alto me planto¡

¿Alguien duda de su don sobrenatural? ¿ No es auténtica magia nombrar consellers y en tres días hacerlos desaparecer?. ¿ No es puro hechizo transmutar a un presunto delincuente en un honrado conseller de Hacienda? ¿ No es excelsa adivinación preveer en Tierra Santa, como hizo Dios con Jesucristo,el Via Crucis de Carod Rovira? Este mismo declaraba tras el infarto:¡ Me han crucificado¡.

¿Vamos a cambiar a este genio del dadaismo político por el funcionario gris,aburrido y recien sacado de las catacumbas del KGB,hoy enfangado en las cloacas elétricas?, ¿O por Mosén Quim, fiel discípulo del obispo de la estelada y de Girona Jaume Camprodon?.

No, yo me resisto.Ninguno de ellos sería capaz de diseñar ni un artículo de este párrafo antológico y cuasi orgásmico del nostre molt y molt estimat Pascual:

"El Tripartito ha sido el proyecto de izquierda más importante en España en los últimos 70 años.Tiene un futuro espléndido" Maravilloso, maravilloso.

5. Àmbito laboral propio
(Manuel Aguilella)

Soy trabajador de Correos. Sindicalista también.

En numerosas ocasiones me he manifestado como lo voy hacer ahora. No me cansaré de repetir que en la Europa en la que vivimos existe un nuevo mandamiento: O avanzamos todos juntos, o no avanzaremos. Con ello quiero decir, que o todas las regiones de España y de Europa hacemos un esfuerzo para avanzar a la vez todos juntos en derechos y obligaciones, o la deslocalización de empresas está servida.

No voy a explicar el articulado del Estatuto, que Vds ya conocen. Me limitaré en 3 minutos ha realizar unas valoraciones absolutamente personales de los que se sustenta tras el texto y que valoro como sindicalista. Y es que los promotores del Estatuto, como siempre, se olvidan de los trabajadores. Veamos:

Los que dicen SI al Estatuto, propugnan un NO al libre tránsito de trabajadores entre una comunidad y otra. Si un Riojano viene a Cataluña durante un año y medio a trabajar ¿no podrá traerse a su familia? ¿dónde escolarizará gratuitamente a sus hijos mientras tanto?... Mejor que el trabajador venga sin sus hijos. PERFECTO ESTADO SOCIAL. Bueno, le queda la opción de pagarse un colegio privado y sentarlo al lado de los hijos de los mandatarios de la Generalitat.

Los que dicen SI al Estatuto propugnan un NO a la libre elección de puesto de trabajo, desprecian los conocimientos técnicos y anteponen las raíces identitarias.

Ya sabéis la historia que el jardinero de Olot, el famoso jardinero de OLOT que no obtuvo un puesto de trabajo por no tener nivel de catalán, y que hubiera acertado si hubiera jurado ser mudo catalano-pensante, aunque no creo que hubiera pasado la necesaria prueba escrita para su posterior relación con las flores.

Los que dicen SI al Estatuto propugnan un NO a los derechos de los trabajadores, al levantar barreras difícilmente franqueables, basadas en la lengua y en la aceptación de tales o cuales costumbres. Ya sabéis: proletarios del mundo uníos (maquetos y charnegos abstenerse).

Los que dicen SI al Estatuto propugnan un NO a la libre elección de territorio, porque anteponen el debate identitario al debate de los derechos sociales. A menos que pasen un examen de idioma para poder trabajar aquí. ESTO SI QUE ES INTERNACIONALISMO, pero al revés.

Los que dicen SI al Estatuto propugnan un NO a la libertad de las personas, porque en las escuelas se impone un idioma que impide que trabajadores de otros lugares se trasladen con su familia de forma momentánea o porque les da la gana, durante unos meses a cualquier parte del territorio nacional.

Los que dicen SI al Estatuto, realmente no quieren que venga nadie de fuera. Son los nuevos racistas del siglo XXI. No te excluyen directamente, pero te imponen barreras que la clase trabajadora o se doblega y pasa por el aro, o se tiene que ir, o simplemente no venir. Y esto nos empobrece social y culturalmente.

Los que dicen SI al Estatuto levantan murallas e imposibilitan que los trabajadores busquen trabajo en cualquier parte. Les coartan la cultura de origen y arrinconan a aquellos que no se expresan en catalán.

Ha llegado el momento en el que los fucionarios de Andalucía pueden trasladarse al País Vasco sin más requisito que el de ser ciudadanos. Y si tienen que atender al público, ya se capacitarán en esa lengua, pero sólo cuando sea necesario.

Ha llegado el momento de romper los guetos y exigir la libre circulación de ciudadanos y la libre educación de los hijos. Ha llegado el momento de que cualquiera pueda, cuando quiera, cambiarse de comunidad ¿Es que un cartero de Correos no va a poder venir desde Zamora, durante un año a Barcelona, porque a su hijo lo van a martirizar con un aprendizaje que luego no va a necesitar? ¿Y los fontaneros y los electricistas? Si vienen durante un tiempo corto ¿tienen que venir sin sus hijos? ¿O es que se trata de una trampa para que no vengan los trabajadores de fuera de Cataluña? ¿Es que quieren parar la inmigración y han encontrado el sistema perfecto? Si es así que lo digan, que lo digan alto y claro, aunque algunos ya lo tenemos muy claro.

El Estatuto de Cataluña debe ser, no sólo SOCIAL, debe ser REAL, y este no lo es.

CON INSULTOS E INTENTOS DE AGRESIÓN
Independentistas vuelven a boicotear un acto de Ciudadanos de Cataluña en la Universidad de Barcelona
Los independentistas catalanes volvieron a demostrar este jueves su poco respeto a la democracia y la libertad de expresión boicoteando una charla crítica con el nuevo Estatuto en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en la que participaban un miembro de la corriente del PSC Socialistas en Positivo y otro de Ciudadanos de Cataluña. Los radicales insultaron a los conferenciantes e intentaron agredirles. La plataforma no nacionalista condenó estas agresiones que "son cada vez más frecuentes".
EFE Libertad Digital 26 Mayo 2006

Según ha explicado a Efe Pedro Gómez, miembro de esta corriente minoritaria del PSC que es crítica con el Estatuto, el acto estaba convocado a las 12 horas en el aula 10 de la facultad de Ciencias Políticas de la UAB. Cuando los conferenciantes se dirigían hacia esa sala, se han encontrado con pintadas como "Fora feixistes" (Fuera fascistas) o "Fora Ciutadans de Catalunya de la UAB" (Fuera Ciutadans de Catalunya de la UAB) en los pasillos próximos al aula, y el personal les ha aconsejado cambiar la conferencia de lugar.

Gómez ha atribuido el boicot a una decena de miembros de un grupo denominado Alternativa Estel, a los que acusa de arrancar los carteles que anunciaban el acto en la UAB y de proferir a los participantes en el acto gritos y silbidos. El acto se ha trasladado a la sala de actos del Rectorado, donde durante la intervención de Joaquim Molins, catedrático de Ciencias Políticas de la UAB, unas 70 personas han irrumpido en la sala con "gritos e insultos", según Gómez, que se han alargado hasta la segunda intervención, a cargo de Angel de la Fuente, investigador del CSIC y miembro de Ciudadanos de Cataluña.

Finalmente han abandonado la sala y la intervención de Gómez, el tercer conferenciante, se ha desarrollado con normalidad. Gómez ha asegurado que estas personas "iban disfrazadas con banderas españolas y fascistas", y ha denunciado "conatos de agresión" de los jóvenes que irrumpieron en el acto.

Ciudadanos de Cataluña condenó las agresiones que sufren asociaciones no nacionalistas que "suceden cada vez con más frecuencia", En comunicado remitido a Libertad Digital, la plataforma denuncia "los intentos constantes de amedrentar aquellas opciones y alternativas al pensamiento nacionalista dominante reflejan la nula cultura democrática que se fomenta en el seno de algunas de las agrupaciones juveniles de carácter nacionalista. Que estos sucesos se den en la Universidad es aún más entristecedor".

Ciudadanos de Cataluña expresa su voluntad "de seguir incrementando su presencia en el espacio público y de continuar con su labor de constitución en partido político, a pesar de los intentos de quienes nos quieren hacer callar con amenazas e insultos".

El TC admite a trámite la demanda del PP contra la ley audiovisual catalana
N. C. MADRID. ABC 26 Mayo 2006

El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el recurso que el Partido Popular presentó el pasado 3 de abril contra la Ley Audiovisual de Cataluña, que entró en vigor en enero. El primer partido de la oposición entiende que la norma autonómica vulnera diez preceptos de la Carta Magna que afectan tanto al derecho a la libertad de información como al principio, establecido en el Título Preliminar, según el cual «el castellano es la lengua española oficial del Estado».

La admisión a trámite es una decisión que no permite avanzar resultados sobre la estimación o no de la cuestión de fondo del recurso, pero supone una inicial apreciación del Tribunal sobre la existencia de una posible vulneración de preceptos constitucionales. La providencia dictada ayer por el TC acuerda también, de acuerdo con lo establecido en la ley, dar traslado de la demanda formulada por el PP tanto al Gobierno como al Congreso de los Diputados, al Senado y al Ejecutivo y la Cámara catalanas.

El Partido Popular sostiene que al menos medio centenar de artículos de la ley recurrida son contrarios a la Carta Magna.

Considera que bajo el pretexto de crear un espacio de comunicación audiovisual propio de la Generalitat, ésta invade «espacios de libertad garantizados por la Constitución a la sociedad civil catalana y española». Además, entiende que la norma recurrida invade competencias reservadas al Estado al otorgar poderes «desproporcionados» al Gobierno autonómico y al Consejo Audiovisual Catalán (CAC), que se arrogan de modo «exclusivo y excluyente» la capacidad de definir conceptos como «veracidad, pluralismo, normalidad lingüística y desarrollo de derechos fundamentales».

El recurso, suscrito por medio centenar de diputados, se divide en tres bloques: el primero se refiere a la vulneración de derechos fundamentales; el segundo, a la infracción del régimen lingüístico establecido por la Constitución; y el tercero versa sobre la invasión de competencias que corresponden al Estado.

En el primero de esos bloques, el PP cuestiona la validez constitucional de la competencia asumida por el CAC para clausurar temporalmente medios de comunicación y ordenar el cese definitivo de sus emisiones en virtud de sus contenidos y «a partir de preceptos genéricos y tipos en blanco». Suponen, dice, «un sacrificio de la libertad de comunicación sin razón ni justificación».

El segundo denuncia las infracciones al régimen lingüístico. Según el PP, se pretende utilizar el «espacio audiovisual catalán» para «desequilibrar absolutamente el tratamiento de la lengua» en Cataluña y «arrinconar» de manera progresiva el castellano.

La vulneración constitucional contenida en el tercer bloque viene ligada a los anteriores: el PP recuerda que corresponde al Estado dictar las normas que afecten «a aspectos esenciales de los derechos fundamentales».

OLIVETTI, MOULINEX, CHAFFOTEAUX ET MAURY, DE QUIM MONZÓ
Denuncian que la Generalidad obliga a leer un libro obsceno para la prueba de catalán en la Selectividad
La asignatura de Catalán, dentro del temario para las próximas pruebas de selectividad, incluye la lectura obligatoria de un libro del escritor barcelonés Quim Monzó que utiliza un lenguaje obsceno, vulgar y de mal gusto. Según denuncia la plataforma ciudadana HazteOir, "bajo la inocente apariencia de cuentos", la obra Olivetti, Moulinex, Chaffoteaux et Maury presenta un contenido claramente pornográfico por lo que ya ha iniciado una campaña para pedir a la consejería de Educación de la Generalidad catalana que se rectifique esta situación.
Libertad Digital 26 Mayo 2006

Los estudiantes en Cataluña se van a encontrar este año con que en la prueba de Lengua Catalana en los exámenes de Selectividad tienen que leer de forma obligatoria un libro de contenido erótico y sexual escrito en un lenguaje obsceno, vulgar y de mal gusto.

Se trata de la obra Olivetti, Moulinex, Chaffoteaux et Maury del autor barcelonés Quim Monzó, uno de los dos libros de lectura obligatoria en las Pruebas de Acceso a la Universidad y para cuya explicación, la Generalidad de Cataluña ha elaborado incluso un seminario en el que se orienta a los profesores sobre cómo se debe explicar esta obra.

Presentado como uno de los autores más prolíficos de la literatura catalana actual, Monzó presenta un libro compuesto por una serie de cuentos cortos que contienen, en muchos de éstos, "un fuerte contenido erótico y sexual explícito" que según HazteOir "no destacan por su calidad literaria y rebosan en mal gusto" y cuyos relatos "pueden herir gravemente la sensibilidad de los escolares".
Esta plataforma ciudadana destaca que hay incluso un cuento entero en el que se presenta de forma frívola y divertida a un "depravado" que se dedica a violar a gente y cuyas escenas Quim Monzó relata con todo lujo de escabrosos detalles. Por todo esto, desde HazteOir.org se ha iniciado una campaña para pedir "a la consejería de Educación de Cataluña que rectifique la situación y que elimine la obligatoriedad de esa lectura totalmente inapropiada".

NI LA AUDIENCIA NI EL FISCAL TENÍAN INTENCIÓN DE ACTUAR
Del Burgo denuncia a Otegi ante la Fiscalía por la "comisión negociadora" de Batasuna-ETA
Pese a no tener intención de adoptar medidas cautelares contra Otegi, como había filtrado a El País, la Fiscalía deberá pronunciarse después de que el diputado de UPN en el Congreso de los Diputados haya presentado una denuncia contra el portavoz batasuno y las otras cinco personas que comparecieron el miércoles junto a él y que se presentaron como integrantes de una "comisión negociadora". Del Burgo recuerda que Batasuna está ilegalizada y que no puede "ser tenida como interlocutora válida en ningún foro de diálogo o de negociación política".
Libertad Digital 26 Mayo 2006

La denuncia, a la que ha tenido acceso Libertad Digital, Jaime Ignacio del Burgo expone que, al amparo del artículo 264 de la vigente Ley de Enjuiciamiento Criminal, presenta una denuncia contra Arnaldo Otegi, Arantza Santesteban, Xabier Larralde, Elena Urabayen, Olatz Dañobeitia y Rufino Etxeberria.

Todos ellos participaron este miércoles en una rueda de prensa en Pamplona. Entonces se presentaron como integrantes de una "comisión negociadora" designada por la denominada "Mesa Nacional" de Batasuna-ETA. Su objetivo, explica el texto de la denuncia, es que sean tenidos en cuenta "como interlocutores en una hipotética mesa de partidos que pudiera formarse con representantes de los siete territorios que, a su juicio, componen la nación vasca o Euskal Herria, para acordar un nuevo estatus político para el País Vasco y resolver el supuesto conflicto que enfrenta, según ellos, al pueblo vasco con los Estados español y francés".

Del Burgo recuerda en su argumentación que Batasuna fue disuelta como partido político por los tribunales de justicia porque quedó acreditado que era parte integrante de la banda terrorista ETA. Teniendo esto en cuenta, incide el diputado de la marca electoral del PP en Navarra en que Batasuna "no puede tener legalmente órganos de gobierno, ni realizar actos públicos, ni ninguna otra actividad, ni ser tenida como interlocutora válida en ningún foro de diálogo o de negociación política".

Explica el parlamentario que la rueda de prensa del pasado miércoles es un acto más de los múltiples que está protagonizando Batasuna-ETA en Pamplona de forma reiterada "y que hasta el momento han gozado de total impunidad, habida cuenta que el Ministerio Fiscal no ha ejercido las funciones que su Ley reguladora le confieren para la defensa del ordenamiento jurídico quebrantado, excitando la acción de la Justicia".

ETA EXIGE LA LEGALIZACIÓN DE BATASUNA PARA RECUPERAR PODER Y NÓMINAS
Minuto Digital 26 Mayo 2006

Una de las condiciones de ETA-Batasuna para seguir con las negociaciones con Rodríguez es la legalización del partido proetarra, que de esta manera recuperaría varios cientos de concejalías en los ayuntamientos vascos y navarros, es decir, sueldos y contactos para el ‘aparato político’.

La Ley de Partidos Políticos que ilegalizó a Batasuna ha sido una de las mayores armas contra el terrorismo. Por eso, el nacionalismo vasco y sus aliados antiespañoles, los comunistas y los catalanistas, quieren su derogación.

En las últimas elecciones locales, celebradas en 2003, el aparato político de ETA perdió cientos de puestos en los Ayuntamientos y las Diputaciones vascos y navarros. Hasta entonces, Batasuna disponía de 49 alcaldes y casi 900 concejales, a los que había que sumar los junteros de las Diputaciones vascas. Con la ilegalización promovida por el Gobierno de Aznar, los proetarras perdieron, aparte de un medio de colocación de adictos, vías de financiación (subvenciones, partidas en los distintos presupuestos, contrataciones de personal y empresas, recalificaciones urbanísticas, acceso a los censos, etcétera) y prestigio; ni era rentable ser de los batasunos ni éstos ya daban miedo.

Por eso, ETA quiere recuperar “como sea” –expresión muy querida por Rodríguez- ese poder. Una de sus exigencias al PSOE es que derogue la Ley de Partidos, con lo que su brazo político podría presentarse a las próximas elecciones locales, previstas para mayo de 2007. El último aviso lo ha dado el diario ‘Gara’, al día siguiente de que la ilegalizada Batasuna presentase a sus negociadores con el Gobierno.

En un editorial, ‘Gara’ reclama 400 puestos de concejales, que perdió la izquierda abertzale en 2003 y concluye con la siguiente advertencia al Gobierno socialista: “Un partido no puede trabajar si hasta la rueda de prensa en la que presenta su delegación para una mesa de resolución del conflicto es considerada delictiva. Es tarea del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero desactivar esa bomba de relojería. Que nadie apele a la aplicación del Estado de Derecho. También el ‘apartheid’ era legal en Sudáfrica, pero eso no significa que fuera justo ni conforme a las normas más básicas del Derecho”. En conclusión: ETA pone como condición resolutiva que Rodríguez permita a Batasuna el regreso a los Ayuntamientos, con lo que se deduce que su expulsión de las instituciones le hace muhco daño.

24 millones de euros al año
Como calcula el catedrático Mikel Buesa, “durante la década que media entre 1993 y 2002, el conjunto de las organizaciones y entidades vinculadas a ETA-Batasuna ha dispuesto de un mínimo de 23,9 millones de euros anuales. De esta cantidad, casi la cuarta parte ha procedido de la extorsión a los empresarios, totalizando 5,9 millones por año; otro 12,5 por 100 -unos tres millones en cada ejercicio- lo proporcionan las ganancias empresariales; el 7,1 por 100 es de origen desconocido, dando lugar a la entrada de 1,7 millones; las rifas -con 0,3 millones- y el principal e intereses no reintegrados por créditos concedidos por la Caja Laboral Popular -valorados en 0,2 millones- suman otro 2 por 100; y la partida más importante -que recoge 12,8 millones anuales, equivalentes al 53,5 por 100 del total- es la que reúne al conjunto de las subvenciones públicas”.

Desde las elecciones municipales de 2003, los concejales que, según la interpretación de Batasuna ocupan escaños que corresponden a las listas encubiertas, han sufrido agresiones; aunque se tratasen de militantes peneuvistas. En varios casos, las presiones han conseguido la renuncia de los perseguidos. Se han denunciado los acosos en municipios como San Sebastián, Valmaseda, Lequeitio, Ondárroa, Llodio, Elorrio, Mondragón o Azcoitia, sobre todo en pueblos antes gobernados por proetarras.

Ciutadans de Catalunya condena el boicot en la UAB
Ciutadans de Catalunya Periodista Digital 26 Mayo 2006

La conferencia sobre el nuevo Estatuto titulada "¿Es posible votar SÍ desde la izquierda?" organizada este jueves, 25 de mayo en la UAB y en la que participaban Pedro Gómez (de la corriente Socialistas en Positivo), Joaquim María Molins (catedrático de Ciencia Política de la UAB) y Ángel de la Fuente (investigador del CSIC y miembro de Ciutadans de Catalunya) ha sufrido el boicot de un grupo de radicales nacionalistas catalanes.

La conferencia estaba prevista a las 12.00 horas en la Facultad de Ciencias Políticas de la UAB, pero los tres ponentes tuvieron que trasladarse finalmente al salón de actos del Rectorado, alertados por el personal de seguridad de la Universidad de que ya a las 11.30 horas habían aparecido más de medio centenar de nacionalistas catalanes ataviados con parafernalia falangista y banderas preconstitucionales, así como pintadas en el aula y en las paredes de la facultad en las que se podía leer "Ciutadans de Catalunya fora de la UAB" o "Ciutadans de Catalunya prou lerrouxisme". Los boicoteadores impideron a los conferenciantes hablar durante media hora, llamándoles "fascistas" y profiriendo a modo de burla cánticos franquistas.

Las agresiones que sufren asociaciones como Ciutadans de Catalunya y otras que se declaran decididamente no nacionalistas suceden cada vez con más frecuencia. Los intentos constantes de amedrentar aquellas opciones y alternativas al pensamiento nacionalista dominante reflejan la nula cultura democrática que se fomenta en el seno de algunas de las agrupaciones juveniles de carácter nacionalista. Que estos sucesos se den en la Universidad es aún más entristecedor, siendo en Cataluña escenario habitual de estas intolerables agresiones nacionalistas.

Ciutadans de Catalunya desea expresar firmemente su voluntad de seguir incrementando su presencia en el espacio público y de continuar con su labor de constitución en partido político, a pesar de los intentos de quienes nos quieren hacer callar con amenazas e insultos.

CON UN PRESUPUESTO DE 450.000 EUROS
El Ayuntamiento socialista de Reus programa un concierto de Soziedad Alkoholika para su Fiesta Mayor
El ayuntamiento de la localidad tarraconense de Reus (PSC) ha programado para la Fiesta Mayor, que tendrá lugar el 29 de junio, al grupo Soziedad Alcoholika. El grupo de música ha sido denunciado por asociaciones como la AVT en numerosas ocasiones porque "humilla la memoria de las víctimas del terrorismo". El presupuesto para las fiestas es de 450.000 euros.
Libertad Digital 26 Mayo 2006

La Fiesta Mayor de Sant Pere de Reus contará este año con 200 actos entre actuaciones musicales, teatrales, actos tradicionales o espectáculos infantiles. Junto a La Cubana o el grupo The Chanclettes, está previsto que Leo Bassi presente su espectáculo, después de que su última obra fuera tachada de "blasfemo, anticristiano, un verdadero insulto a la Iglesia" por el cardenal de Toledo Antonio Cañizares.
En el apartado musical, además de Pastora, La Unión, el cantautor Llach y La Dharma, presentará sus temas el grupo Soziedad Alkoholika, que ha sido denunciado por la Asociación de Víctimas del Terrorismo por sus letras contenidas en las canciones "Explota Zerdo" o "Síndrome del Norte", que "ensalzan y justifican la violencia etarra". Además, el grupo es conocido por haber realizado varios conciertos a favor de los presos de la banda terrorista ETA.

El presupuesto de la fiesta es de unos 450.000 euros y se ha querido nuevamente diversificar los actos por toda la ciudad, según explicó el concejal de Cultura, Xavier Filella (PSC).
Recortes de Prensa   Página Inicial