AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 9 Junio  2006
Una manifestación que el Gobierno sí debería escuchar
Editorial Elsemanaldigital  9 Junio 20

La AVT convoca una manifestación en defensa los principios básicos de nuestra convivencia pacífica y democrática. El terrorismo no puede tener legitimidad politica.

9 de junio de 2006. La Asociación de Víctimas del Terrorismo convoca a toda la ciudadanía a manifestarse mañana sábado, a las 6 de la tarde, en la Plaza de Colón de Madrid. La razón de la convocatoria es doble: se trata por una parte de reivindicar la dignidad de las víctimas frente a la decisión de negociar con los asesinos de la banda terrorista ETA, y por otra de pedir claridad e información en la investigación del mayor atentado terrorista de la historia de España, el del 11 de marzo de 2004.

Ambos motivos pueden resumirse en una sola causa, que es la de las víctimas y la de quienes han compartido con ellos la defensa de las libertades en España y han sufrido por ello. Todas las víctimas del terrorismo son iguales en dignidad, y establecer matices es un camino hacia negar la democracia. Todos los terrorismos son igualmente enemigos del Estado de Derecho, y transigir con cualquiera de ellos con una u otra excusa conduce necesariamente a rechazar la libertad.

Pero en este caso las víctimas no piden sólo ni esencialmente por sí mismas, sino por todos. Las víctimas son un símbolo, pero en sus derechos y en su dignidad se resumen los derechos de todos los españoles libres. Si el terrorismo obtuviese una recompensa por existir, y si el dolor de las víctimas recibiese como respuesta la victoria total o parcial de los terroristas, España se encontraría ante un momento crucial de su historia democrática.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero parece decidido a aproximarse a ETA en el llamado "proceso de paz". ETA ya ha hecho saber cuáles son sus peticiones, sin renunciar a ninguno de sus objetivos históricos. Y aunque el Gobierno niega que esté dispuesto a una amnistía general de los presos de ETA, a la entrega de Navarra o a la autodeterminación, lo cierto es que la inquietud cunde en la sociedad española, y especialmente entre las víctimas.

El Partido Popular ha solicitado la presencia de sus dirigentes y militantes, y el equipo de Mariano Rajoy se ha volcado en apoyo de la AVT de Francisco José Alcaraz. Y por otro lado el PSOE y el Gobierno no van a estar en Colón, aunque algunos socialistas sí vayan a acudir a título personal para decirle a Zapatero: "¡En mi nombre, no!". Sólo el PP apoya la convocatoria de entre los grandes partidos –aunque los navarros, apoyados por UPN, tendrán un espacio propio en la manifestación-, pero no se trata de una manifestación partidista como otras, sino de una verdadera respuesta popular, por encima de las ideologías, frente a un camino que se sabe destinado al fracaso.

Las víctimas del terrorismo tienen derecho a que se investiguen los crímenes y a que se persiga sin concesiones a los criminales. Y el resto de la sociedad tiene el deber de acompañarles en esa petición. No se trata de un acto de deferencia hacia quienes más han sufrido, sino de un gesto de defensa de principios que hoy parecen en peligro. La negociación política con los enemigos de la libertad pondría en cuestión el fundamento mismo del régimen democrático español. La apuesta de Zapatero es arriesgada para todos, y el Gobierno necesita una advertencia popular. Como está de moda decir, hay ciertas "líneas rojas" que un gobernante demócrata no puede franquear.

La guía en la tormenta, y 5: el paso decisivo
José Javier Esparza elsemanaldigital 9 Junio 2006

ZP nos ha metido en la tormenta: una nación que promueve su propia disolución, un Estado convertido en rehén político del terrorismo, una sociedad que se autodestruye entre la general indiferencia. De nada sirve añorar los viejos tiempos del consenso, retroceder hasta los cimientos de un sistema, el de 1978, que ya ha muerto. Para salir de la tormenta hace falta un mapa nuevo.

Los trazos de ese mapa están claros. Para detener la disolución nacional: terminar el Estado de las Autonomías, delimitar definitivamente las competencias del Estado y las comunidades, reformar la ley electoral y eliminar el privilegio de las minorías nacionalistas. Para defender la autoridad política de la nación frente al terror: retomar todas las medidas de presión judicial, política y social precisas para combatir al terrorismo, aislar a quienes lo protegen y, más aún, cegar sus expectativas últimas, es decir, hacer imposible la autodeterminación del País Vasco. Para regenerar el tejido social y detener el nihilismo: reformar la educación según un principio de excelencia, defender la familia, afirmar principios de esfuerzo y sacrificio, no sólo de placer y beneficio.

Este mapa podría ser igualmente abanderado por la derecha o por la izquierda, cada cual desde su respectiva tradición. Pero ambas, izquierda y derecha, parecen prisioneras del lugar que les ha correspondido en el Sistema del 78. La izquierda, en lo nacional, está en la disipación, y en lo social, en la disolución; la derecha, en lo nacional, está en la contención, y en lo social, en la inhibición. Es como si no tuviéramos escapatoria. Y sin embargo, para salir de la tormenta es preciso dar el paso.

Como alguien tiene que dar el paso, y como la situación es la que es, la iniciativa corresponde a la derecha: es ella la que, por estar en la oposición, puede plantear una reorientación general, clausurar el sistema del 78 y refundar nuestra realidad colectiva. Por encima de fulanismos y riñas de pasillo, ese es el mapa que necesita el PP para ser realmente alternativa. Y tiene que enseñárselo a los ciudadanos para que éstos, democráticamente, puedan sancionarlo. Muchos millones de españoles –por ejemplo, los que se han manifestado en estos últimos dos años- están deseando decir sí a una refundación de este carácter.

Por supuesto, nada se logrará sin conflictos. Todo el programa preciso para salir de la tormenta exigirá, en uno u otro momento, entrar en conflicto con los vencedores del sistema del 78, aquellos mismos que, con su victoria, lo han destruido. La palabra conflicto amedrenta a muchos, pero ¿qué estamos viviendo hoy sino un profundo, interminable conflicto? Toda política es conflicto. Y aquí se trata, simplemente, de reivindicar que frente a la voz dominante haya otra voz; que frente a la ruptura ejecutada por ZP, camino de la tormenta, haya una alternativa de cielo despejado. Es el momento.

(Ya, ya: habrá quien, por pavor al conflicto, preferirá dejar que todo se descomponga. Bien: que lo diga).

¿Elecciones a la vista?
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 9 Junio 2006

Se habla de elecciones anticipadas. En medios socialistas se opina que el Gobierno no debería llevar adelante el «proceso de paz» sin el acompañamiento del PP, y, aún menos, bajo su mirada fiscalizadora. Sería una temeridad excesiva. En el Partido Socialista se sabe que la imagen más apropiada para descubrir esta aventura de ZP es la de caminar por el filo de una navaja. Y, sobre todo, ¿cómo podrían los jueces hacer interpretaciones «generosas» de la ley, basadas en el contexto político, si no resultan explicables para esa mitad de la sociedad que representa el PP?

La ruptura del PP le puede inducir a Zapatero a buscar una vía pseudo-plebiscitaria. Unas elecciones finalistas.

Con razón empalidecía Zapatero al escuchar el miércoles pasado la filípica de Mariano Rajoy. En todo caso, ¿no había llegado a sospechar ZP que el PP podría llegar a la ruptura? ¿Por qué había confiado en que el partido de los apestados, el proscrito por el pacto del Tinell, el culpable del 18 de julio, el heredero del franquismo... tendría que cubrirle en la misión de reconocer a ETA cuando ésta no ha renunciado a una sola de sus exigencias? ¿Quizá ZP pensaba que la dirección del PP no podría oponerse a la mayoría mediática que reclama la voluntad de diálogo y la conquista de la paz?

Zapatero se viene equivocando constantemente, pero, en este caso, el error es demasiado grave. Le ha dado quince días a Rajoy para que rectifique. En realidad, se ha dado tiempo a sí mismo porque la «insolidaridad» del PP ha abierto una brecha en la dirección del PSOE. ¿Por qué no convocar unas elecciones generales en las que el pueblo español podría decantarse en relación con el «proceso de paz»? En cierto modo, el resultado positivo de unas elecciones «ad hoc» sería para ZP un cheque en blanco para negociar con ETA. Por otra parte, podría entenderse como la aprobación indirecta del nuevo modelo de Estado, ya en marcha en Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía. Por fin, ¿no le agradecerían este gesto radicalmente democrático sus terminales del Tribunal Constitucional?

La sociedad española aún no se ha despertado del sueño en el que está, y que le impide ser consciente del proceso revolucionario en el que estamos. A veces, parece recobrar la razón democrática gracias a manifestaciones como la de mañana, pero la revolución de ZP es terriblemente engañosa. Y aún más si se cubre con unas elecciones.

Proceso de rendición
Se busca Estado
Jorge Vilches Libertad Digital 9 Junio 2006

¿Qué más da que los socialistas no llamaran a Rajoy antes de entrevistarse con Batasuna-ETA? ¿Hubiera valido de algo? No. La ceremonia de acercamiento y alejamiento del PP es la calderilla política de la negociación con los etarras. Lo más grave de todo este proceso es que los treinta años de la democracia más próspera y estable que se podía imaginar, no han acabado con el problema secular de España: la cuestión de la legitimidad del Estado. Porque esto es lo que se está dilucidando en esta legislatura.

Es como si fuéramos incapaces de salir adelante, de dejar atrás mezquindades de campanario, uniformes de clase social o integrismos más o menos maquillados. Nuestra historia contemporánea está jalonada de construcciones, levantamientos y derribos de gobiernos y formas de Estados que creyeron ser modernos. El cuestionamiento de la legitimidad estatal ha justificado la lucha, la traición e, incluso, la revolución.

cDesde el Cádiz de las Cortes a hoy, el Estado ha carecido de legitimidad para una parte mayor o menor de los españoles. Y nos hemos dado pronunciamientos y guerras civiles, empezando por los cazurros carlistas hasta la del 36. Ni la monarquía constitucional, ya fuera con Isabel II, Amadeo I de Saboya o los Alfonsos, consiguió la eliminación del debate sobre la legitimidad del Estado. Y menos las dictaduras de Primo de Rivera o la de Franco; que qué vamos a decir. Tampoco las Repúblicas. La Primera, la de 1873 y 1874, fue una barra libre de violencia, con cuatro golpes de Estado en once meses y cinco presidentes –el último, Serrano, un militar–, y dos guerras civiles, la carlista y la cantonal. La Segunda hubo de hacer frente a los intentos de golpe militar, a insurrecciones anarquistas, y a la revolución del PSOE y ERC en 1934.

Los nacionalismos forunculares que padecemos en silencio han vivido de cuestionar la legitimidad del Estado, claro está. ¿Qué sería de ellos sin la imagen de ese opresor Estado Español, el "Gran Satán"? Pues que tendrían que empezar a responsabilizarse de su gobierno ante su ciudadanía; toda una novedad.

La mayoría de los españoles creíamos que la Constitución de 1978, la alternancia en el poder, la formación de dos grandes partidos nacionales y la garantía de los derechos individuales, habían consolidado la democracia y, por fin, legitimado el Estado. Ahora podríamos dedicarnos exclusivamente a progresar.

Pero este proceso no ha ido acompañado de una mayor lealtad de los partidos nacionalistas, ni siquiera de los que han ejercido el poder en sus autonomías. Han cuestionado la legalidad y los pilares constitucionales para exigir otro Estado. En julio de 1998 publicaron la Declaración de Barcelona. PNV, BNG y CiU se unieron para decir que el régimen hiperdescentralizado de la Constitución no era suficiente, que era preciso la articulación del Estado plurinacional como paso previo para la autodeterminación. Socialistas y populares no dudaron entonces en criticarlo. Fue hace ocho años, pero parece otra época.

El cuestionamiento de la legitimidad del Estado ha sido algo constante en nuestra historia. Hemos buscado fórmulas de partido, de parte o de parto; guerreando, golpeando al poder y en nombre de un efímero consenso; desde el gobierno, como el PSOE de ZP, y en la clandestinidad. Después de treinta años de aparente tranquilidad, hemos vuelto al redil. Seguimos buscando un Estado.

QUE NO ATENTEN OTRA VEZ CONTRA LAS VICTIMAS DE ETA
Editorial Minuto Digital 9 Junio 2006

El PSOE teme el poder moral de las victimas de ETA. No tienen otro. Alcaraz y la AVT no son dueños de imperios mediáticos, ni de grandes fortunas, ni ejercen poder político alguno.

Solo tienen el inmenso dolor y sufrimiento que ETA les causó. Eso y la dignidad de no haber respondido a los asesinos y a quienes les apoyaban con sus mismos argumentos, con las armas en la mano, algo que sí sucedió en el caso irlandés, que algunos tanto se empeñan en ponernos como ejemplo. Las victimas no eligieron el camino de la venganza, sino que confiaron en la justicia. Solo por eso la sociedad democrática española está en deuda con ellos. Una deuda que Zapatero y el PSOE pretenden pagar sometiéndoles a un nuevo atentado. Porque traicionar la justicia en la que confiaron, para pactar con ETA y no castigar a los verdugos, ni a sus prolongaciones logísticas, propagandísticas o políticas, es atentar otra vez contra ellos.

Y el PSOE sabe que todo el peso de esa fuerza moral esta en contra de los contenidos y límites de los acuerdos que está empeñado en lograr con ETA y su mundo. Un argumento que arrastra a cientos de miles de personas y que puede más que esa idea de paz al precio que sea y por encima de justicia y unidad nacional que representa Zapatero y los suyos.

Por ello tanto empeño en denigrar a José Alcaraz, un hombre del pueblo, humilde, que no tiene otra fuerza que la que saca de haber perdido a sus familiares a manos de los separatistas asesinos a los que Zapatero quiere hoy dar el triunfo. Su firmeza moral estorba los planes socialistas, igual que estorba la AVT a la que quieren dividir sembrando discordia entre sus miembros, silenciar con al especie de que no representan a la mayoría de las victimas de ETA y restar importancia minimizando el número de manifestantes que acuden a sus llamamientos.

Mañana sábado nuevamente se verá al pueblo español al lado de sus victimas, en un lugar, que ha sido escenario de otras concentraciones, de manera que no podrán restar asistentes a despecho de invalidar otras convocatorias anteriores. Más que nunca debemos acudir para decir NO al dialogo político con una Batasuna, ilegal, terrorista y sin intención alguna de arrepentirse de su pasado y presente violento.

OTRA VEZ UNIDOS CONTRA ETA Y EL GOBIERNO
Editorial Minuto Digital 9 Junio 2006

Nuevamente el 10 de junio nos reuniremos miles de españoles para manifestar nuestro rechazo a los pactos del gobierno con ETA. Pero el hecho de que la negociación con ETA sea “la crónica de una muerte anunciada”, no borra, ni por un momento, la acuciante necesidad de que el pueblo reaccione y no tolere esta rendición interesada.

El Congreso se ha convertido en un espacio ajeno a la voluntad popular, donde se ha despreciado sin miramiento alguno la iniciativa de nada más y nada menos que 4 millones de españoles y donde unos partidos minoritarios, con apenas un apoyo electoral del 10 % de los votantes, se han convertido en árbitros de la política española, pese a su conocido carácter antiespañol. La Cámara que en teoría representa la soberanía nacional, obedece a iniciativas nacidas precisamente para terminar con al soberanía del pueblo español. En estas circunstancias no es de extrañar que ningún grupo de la coalición nacional-socialista apoye el texto del PP, en el que se afirma que no es posible la negociación con una organización terrorista e ilegal como Batasuna y que la desaparición de ETA es "condición previa a cualquier otra iniciativa".

Será en la calle, ya que el Congreso desprecia cualquier cautela que vaya en contra de los planes del gobierno Zapatero y los intereses separatistas, donde nuevamente el pueblo deberá manifestar su voluntad. La AVT ha llamado a la rebelión ciudadana contra la negociación con ETA, en un momento en el que ya comenzamos a ver consumadas todas las negras previsiones que desde hace tiempo venimos haciendo. MD no se ha cansado de denunciar, ya desde hace un año, los pasos que el PSOE iba a dar para lograr apuntarse en su haber el fin de ETA a costa de ceder a las exigencias de los separatistas y terroristas. Y como habrán comprobado nuestros lectores asiduos, el tiempo nos ha acabado dando la razón. Pero el hecho de que la negociación con ETA sea “la crónica de una muerte anunciada”, no borra, ni por un momento, la acuciante necesidad de que el pueblo reaccione y no tolere esta rendición interesada.

Son ya muchas las manifestaciones multitudinarias que han mostrado el rechazo a la política de rendición de Zapatero, sin que por parte del gobierno haya existido sensibilidad alguna a las protestas. El 10 de junio nuevamente estaremos en Madrid para, una vez más, hacer oír la voz del pueblo a un gobierno y a unas instituciones encerradas en sus intereses de poder. Y a buen seguro nuevamente escucharemos a las cotorras amaestradas rechazar en el nombre de la paz las reivindicaciones de las victimas del terrorismo y los españoles bienacidos que no desean el triunfo de ETA y el separatismo.

11-M bis
A. Basagoiti Minuto Digital 9 Junio 2006

La aberrante negociación política del Gobierno socialista con la banda terrorista ETA no debería sorprender tanto porque en realidad es la continuidad, la consecuencia o la segunda entrega de lo que ocurrió en España tras el brutal atentado de los trenes de Atocha.

Rodriguez Zapatero enseñó a la ciudadanía tras el 11-M que su postura ante el terrorismo era la de ceder o rendirse. Es evidente que los que pusieron las mochilas bomba pretendían provocar un vuelco electoral y es reconocida la exigencia de los asesinos de que se retirasen las tropas de Irak.

Los dirigentes socialistas colaboraron en reventar la jornada de reflexión amplificando el éxito del derribo al Partido Popular, y la primera decisión que tomaron tras la toma de posesión fue ordenar la vuelta a España de los militares destacados en el anterior feudo de Sadam Hussein.

Ahora en el terrorismo etarra ocurre lo mismo. En la agenda de los de Otegi, Ternera o “Txeroki” siempre ha estado el derribo del Partido Popular, el llamado desbordamiento jurídico y político, así como la impunidad de los crímenes. El PSOE colabora en el aislamiento del partido de Rajoy, acepta las mesas para derogar el Estatuto de Gernika y pervertir la Constitución, y ayuda a la impunidad a través de la Fiscalía.

La rendición del 11-M y la de ahora con ETA tienen el mismo fundamento. El problema es que además de ser amoral no garantiza el fin del terrorismo. Nadie es capaz de asegurar la desaparición de los supuestos islamistas por el hecho de haber cedido. Por la misma razón, si los etarras salen vencedores y legitimados de la situación política actual, siempre tendrán un motivo o una exigencia nueva para seguir matando.

Inoportuno Gallardón
EDITORIAL Libertad Digital 9 Junio 2006

En una semana marcada por la decisión firme de Rajoy de romper con el Gobierno de Zapatero mientras éste no abandone sus planes de pactar un precio político con Batasuna, las palabras de Gallardón suponen un paso atrás en un momento en que, más que nunca, el PP debe ofrecer una imagen de unidad en su posición de apoyo a las víctimas del terrorismo. Siguiendo su ancestral costumbre de adoptar las líneas marcadas desde Prisa, Gallardón atacó con sus declaraciones uno de los dos lemas oficiales de la concentración del sábado, el referido a la exigencia de saber la verdad de lo ocurrido el 11-M.

Si los atentados del 11-S van indisolublemente ligados a la ciudad de Nueva York y los del 7-J a la de Londres, no es menos cierto que aquellos que fueron asesinados el 11-M vivían, trabajaban o estudiaban en la capital de España. Resulta, por tanto, inadmisible que el alcalde de Madrid, el alcalde de la ciudad que sufrió el peor ataque terrorista de nuestra historia, se desentienda de la exigencia de conocer la verdad, imprescindible en todo aquel que desee de verdad la supervivencia de nuestra democracia y nuestro Estado de Derecho. Anteponer cualesquiera otros objetivos, por muy legítimos que puedan ser, a ese grito de justicia es indigno del puesto institucional que ocupa.

Es cierto que no es la primera vez que Ruiz Gallardón se conduce de esta manera. Ya en la época en que las primeras planas se ocupaban día sí y día también por la guerra sucia que llevó a cabo el PSOE –incapaz, por lo que se ve, de llevar una política contra el terrorismo eficaz y ajustada–, el ahora alcalde de Madrid y entonces compañero de tertulia de Barrionuevo en la Cadena SER se puso al lado de las tesis de quienes pretendían encubrir el GAL. Que ahora haga en el foro del diario antaño referencia de la derecha, y ahora sucursal de El País, lo que entonces hacía en la radio de Polanco, quizá no sorprenda pero no puede dejar de indignar a quienes acudirán a la concentración de la AVT y, quizá, lo hayan votado.

Tampoco su reacción a las críticas a sus palabras es digna del cargo que ocupa ni del partido en cuyas listas se presentó a las elecciones. Si hace unas semanas declaraba en la televisión de Prisa que por las mañanas escuchaba la radio de Prisa y leía el periódico de Prisa, hoy ha arremetido contra la emisora y el programa que sintonizan mayoritariamente sus votantes, afirmando que en él se le "vetaba". Sin embargo, cabe recordar que fue él mismo quien se autoexcluyó de su presencia en "La Mañana" al acusar de manipulación a la periodista encargada de seleccionar las llamadas, por ser éstas muy distintas a los halagos de cortesano que quizá esté acostumbrado a escuchar en otras emisoras. Cabe preguntarse si zaherir a los comunicadores que conectan con la base social que le vota es propio de un político al que siempre se le ha presupuesto la inteligencia.

No obstante, es de esperar que ni siquiera el alcalde de la ciudad donde se celebrará la presumiblemente multitudinaria concentración de la AVT y sus declaraciones contrarias a uno de los lemas de la misma serán capaces de arruinarla. Pero eso no obsta de indicar que, en el mejor de los casos, Gallardón ha vuelto a pecar de inoportunidad.

Gallardón
Miradas al 11-M
Agapito Maestre Libertad Digital 9 Junio 2006

Leo las declaraciones de Gallardón en ABC y me quedo estupefacto. Me recupero. Levanto el teléfono y se lo comento con ironía a mi amigo Alfonso, quien me dice con sorna unamuniana que todo parece cuestión de miradas. Unos van a mirar a los de Batasuna a los ojos para decirles que dejen las armas, Rosa Díez recuerda que ETA asesinaba mirando a la víctima, y ahora viene Gallardón diciendo que no hay que mirar atrás. Y, como de miradas va, el sábado, en la concentración de la AVT, estaremos pidiendo que se mire a la dignidad de las víctimas y que se mire a la verdad del 11-M. Y, por supuesto, quienes quieren dejarnos ciegos sin sacarnos los ojos, sin apneas tocarnos, nos sirven un mundo virtual, silenciadas las noticias importantes, en la televisión; esa gente, otra vez, volverá a ocultarnos las imágenes de la concentración del sábado, aunque siempre cabe esperar lo contrario.

Mi amigo, que medita cuando habla, concluye: "Ahí tienes una idea para una columna sobre el hilo conductor de la mirada". Recojo su sugerencia y pienso inmediatamente que "cada hombre ve, como decía Agustín, lo que lleva en su corazón". Cierto. Cuando la gente normal, el ciudadano corriente, llega a Madrid en tren y pisa la Estación de Atocha no deja de ver que allí han muerto cientos de personas y han quedado heridas otras miles. No han quedado atrás. Todas están aquí. No han pasado. Están frente a nosotros. Están presentes. Ni el pasado ni el futuro van con ellas.

Sin embargo, el alcalde de Madrid tiene, por desgracia, esas muertes detrás de él, a sus espaldas. Él era el alcalde de la ciudad, sin duda, cuando se produjeron. Quizá por eso no quiera mirar atrás. Quiere desentenderse de su responsabilidad. Mal hace, porque los ciudadanos, los de a pie, sabemos que siguen allí. Si Gallardón persiste en no mirarlas, ojo, ya no estarán detrás sino que se las estará echando encima de sus hombros. Resulta sangrante que este hombre mire de soslayo, esquinadamente, a ese cruel acontecimiento; no tiene valor de mirar, sí, de frente, como la mayoría de los españoles. ¿Cómo alguien en su sano juicio puede olvidar, no mirar atrás, tal atrocidad? ¿Nadie con sensibilidad ciudadana puede dejar de considerar que el 11-M está ahí delante de nosotros, entre otras razones, porque son crímenes aún impunes?

Porque cuesta mucho pensar que el alcalde, precisamente, de Madrid diga que el 11-M quedó atrás, quiero creer que quizá la insensibilidad del regidor venga no de la mirada, de su corazón, sino de la perspectiva adoptada para mirar el 11-M. ¿Desde dónde mira el señor alcalde a su ciudad? Si el pasado, la mirada atrás, ya no le interesa y menos el presente ciudadano, entonces habrá que reconocer que Gallardón sólo mira a Madrid desde el futuro, o mejor, desde sufuturo político. Parece no tener otra preocupación que los posibles pactos con otras fuerzas políticas, o su desmarque definitivo del partido que lo cobija, o cualquier otro compadreo de política de baja estopa. Mira, pues, desde la perspectiva del poderoso, o sea, de quien sólo aspira a más poder.

Las declaraciones de Gallardón, ajenas a las preocupaciones de los dolientes e insensibles por completo a lo que pasa en su ciudad, deslegitiman a este hombre para que vuelva a presentarse a las elecciones a la alcaldía de Madrid por el PP. Ojalá fuera así. Miraríamos todos mejor el futuro.

La ‘hoja de ruta’ de ETA-Zapatero exige una respuesta contundente: ¿cabe la desobediencia civil?
Federico Quevedo El Confidencial 9 Junio 2006

No se quién se ha creído el presidente Rodríguez cuando se permite el lujo de impartir certificados de democracia y lecciones de responsabilidad, pero al menos ha destapado, definitivamente, la careta que ocultaba su rostro despótico. Afirma, sin tapujos, que la obligación del PP, “con España y con la Democracia es entenderse con el Gobierno”. Quién se ha creído: ¿Dios? ¿Hasta qué punto alcanza su talante totalitario que nos mira a todos como sumisos esclavos del pensamiento único? ¿Dónde están el derecho a la discrepancia, la libertad de conciencia? ¿Dónde caben la opción crítica, la obligación moral que todo ser humano tiene de huir de cualquier clase de sometimiento? ¿No existen la alternancia ni la libertad de elección en su particular visión del poder?

Es obvio que no, que su único motor de movimiento político es la exclusión. Y en eso coinciden él y la izquierda radical y totalitaria que conforma el entorno de ETA-Batasuna. Por eso prefiere a la pandilla de canallas antes que al PP. Por eso su ‘hoja de ruta’ coincide con la de ETA-Batasuna en la desaparición de la oposición democrática de la escena política. Por eso su pacto con ETA es una nueva versión del Pacto del Tinell, una versión sellada, esta vez, con la sangre de las víctimas. Los socialistas han estrechado la mano de la bestia, y tan es así que hasta el órgano oficial de la mafia terrorista lo reconoce con esa imagen gráfica y contundente que representa la rosa del PSOE rodeada por la serpiente de ETA: se puede decir más alto, pero no más claro.

La ‘hoja de ruta’ de ETA-Zapatero implica, entre otras muchas cosas, abrir la puerta de atrás del Estado de Derecho para que el ilegalizado entorno político de la banda tenga su reconocimiento jurídico-oficial, al tiempo que se expulsa por la puerta de enfrente a una parte importante de los demócratas hasta situarlos en las postrimerías de la legalidad, en los aledaños de la marginación, en la intemperie de una Democracia desvirtuada por la ambición de poder de Rodríguez, que busca un rédito electoral a través de una peligrosísima maniobra con la pandilla de canallas de ETA-Batasuna. Rodríguez estampa su firma en las facturas que ETA-Batasuna –cuyo entorno mafioso se permite, incluso, ponerle plazos al Estado de Derecho- le reclama para obtener, a su vez, las concesiones necesarias que le permitan obtener una holgada mayoría en las elecciones de otoño de 2007, fecha a la que tiene intención de adelantar las generales. Su argumento es que sólo él puede darles lo que piden.

Pero Rodríguez es plenamente consciente de que la mayoría de los ciudadanos están en contra de pagar precios políticos por la paz, y de que cuando llegue el momento en el que ETA quiera cobrarse las facturas firmadas, tendrá que decirles a los asesinos que no hay fondos, y estos, cuyo negocio no es otro que la extorsión y su objetivo el poder y nunca van a cejar en la obtención del mismo, volverán a hacer lo único que saben hacer: matar. Y en medio de ese juego entre pillos, los ciudadanos de bien, los demócratas, observamos atónitos como se entrega nuestra vida y nuestra libertad a la pandilla de canallas.

¿Tienen cabida la reacción, la protesta, la negativa a permitir la entrega humillante de la Nación y todo lo que conlleva la esencia de la democracia a los terroristas? Sí. Mañana será un día clave para que la sociedad civil demuestre que no está dispuesta a tragar con la ambición totalitaria de ETA-Zapatero, ni a seguir su particular ‘hoja de ruta’. Queremos saber la verdad, y no sólo la verdad del 11-M, sino la verdad de los propósitos de Rodríguez. Estos días el presidente ha demostrado que no cree en la libertad, que no le gusta, que la desprecia y desprecia la discrepancia democrática. Pero nada mejor para combatir el totalitarismo que ponerse delante de una fotografía de Miguel Ángel Blanco, el concejal del PP en Érmua asesinado por ETA, y mirar esos ojos que encierran la amargura del dolor y la esperanza de la libertad.

En el País Vasco ha vuelto el gulag, los demócratas son acosados por la izquierda radical y por quienes quieren pactar con ellos a cambio del poder. No hay libertad para Rosa Díez, ni para Mayte Pagaza, ni para Gotzone Mora, ni para María San Gil, ni para millones de demócratas que se niegan a doblegarse ante el pensamiento único y la espiral de violencia desatada por la serpiente que rodea la otra rosa, la rosa del PSOE. Por eso, esta vez, Rosa, Mayte y Gotzone estarán mañana en Madrid, aunque eso les cueste la postergación y el arrinconamiento entre sus compañeros de partido, que es así como entienden la libertad.

¿Cabe algo más? Sí. No ahora, pero sí en adelante si la negociación entre los socialistas y Batasuna, si la ‘hoja de ruta’ de ETA-Zapatero, tienen consecuencias jurídicas. Se entiende por desobediencia civil el derecho legítimo de toda persona a negarse, de forma pacífica e individual, al cumplimiento de aquellas leyes o disposiciones que violenten su conciencia. No se trata de nada que no se haya experimentado ya, con anterioridad, en campañas en pro de los derechos civiles. Entre los grandes defensores de la desobediencia civil se encontraron Bertrand Russell, Gandhi o Martin Luther King. John Locke teorizó sobre la desobediencia civil y los grandes filósofos de la democracia liberal apostaron por esta forma de resistencia de la sociedad civil ante los abusos de los gobernantes cuando estos transgreden las leyes básicas del Estado de Derecho. Y eso es, exactamente, lo que puede acabar haciendo Rodríguez en su acuerdo con ETA si sigue las directrices de la ‘hoja de ruta’ que se han marcado juntos.

El filósofo Habermas, muy citado por la izquierda, reconoce en la desobediencia civil la forma más responsable de incumplir una ley en democracia, y afirma que su existencia sería una prueba del grado de tolerancia y salud de una democracia avanzada y dinámica. No se trata, por lo tanto, de dejar de pagar impuestos ni de ninguna forma de objeción fiscal, sino, simple y llanamente, de negarse al cumplimiento de aquellas leyes y normas derivadas de la negociación con ETA, e incluso de la acción civil contra su establecimiento por la vía del recurso a la Justicia como último baluarte en la defensa de la libertad y de la democracia. Y se trata, también, de exigirle al PP un compromiso para que cuando llegue al poder derogue toda norma jurídica aprobada como consecuencia del pacto entre ETA y el PSOE.

Vivimos, aunque algunos de ustedes, amables y críticos lectores, no quieran reconocerlo, uno de los momentos más graves de nuestra corta historia democrática. Es cierto que, en virtud de una situación económica que vive de la inercia de la gestión anterior, la sociedad tarda en percibir los desequilibrios que pueden amenazar peligrosamente su futuro. Pero también es cierto que si no remediamos ahora el camino de desestabilización que ha emprendido Rodríguez, cuando queramos ser conscientes del declive que comporta será demasiado tarde.

Es necesario que la sociedad civil reaccione, se movilice, y actúe de despertador del resto de los ciudadanos que todavía no son capaces de ver los peligros de un gobernante que se ha erigido en una especie de salvador universal, de bienaventurado cósmico, pero que encierra tras su beatífica sonrisa una ambición totalitaria que le lleva a no reparar en ninguna lección moral o ética a la hora de lograr la permanencia en el poder. Mas bien, al contrario, pretende el desmoronamiento moral de la sociedad como fórmula precisa de obtención de sus objetivos, y por eso, porque actúa desde la carencia de principios y de comportamientos éticos, no tiene ningún pudor en acudir a la trampa y al engaño, y en pactar con quien haga falta, incluida ETA-Batasuna, para lograr la perpetuidad en el ejercicio del poder. Algunos lo vimos desde hace tiempo. Otros empiezan a verlo ahora. Más vale tarde que nunca.

Nacionalismo catalán
La famiglia, digo la familia, digo la família
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 9 Junio 2006

De seguir así las cosas, la campaña del referéndum estatutario no saldrá de los cauces establecidos, y cada rama del establishment nacionalista compaginará su par de lánguidos mensajes particulares con la gran idea fuerza que todos comparten.

Las ramas se distinguen -es un decir– por sus conocidas marcas registradas. CiU, destetada del erario hace años, sigue cultivando por inercia o interés una imagen institucional. Son los nacidos para el poder; han acostumbrado a la ciudadanía catalana, con persistencia y un cuarto de siglo, a dar por descontado que si hay un gobierno, es para ellos; si hay un presupuesto, para ellos es; si hay un negocio que hacer, lo harán ellos; si hay algo que sacar, ellos lo sacarán. Cuentan con su atinada e inquebrantable fe en la pusilanimidad ajena. Hay que valer mucho, como Artur Mas, para ser tenido por serio gestor sin haber empatado nunca a nadie.

El PSC, tras dos años y medio succionando, debería haber saciado su sed y su trauma pujolista. Pero al haberlos tratado Rodríguez al viejo modo de González, ya vuelven a comportarse como oposición, que es lo suyo. Oposición cafre y camorrista, el juego limpio es categoría que en calle Nicaragua se desconoce. Sus lemas de precampaña y de campaña son un atentado contra la paz civil y arrojan una amenaza oscura y compacta sobre un segmento de la población. No se puede hacer eso impunemente, y menos gobernando. Maragall, que si ya llegó acabado a la presidencia, imagínense cómo estará ahora.

Los ecocomunistas, sandías o rojiverdes no existen. Son un holograma. Eso sí, el matrimonio del conseller y la concejala se gana bien la vida. Hay formas peores. Por fin, está ERC, formación polífónica que ha pedido el sí, el voto en blanco, el voto nulo, la abstención y el no. Así cualquiera. Emiten un spot de campaña muy tierno con una nieta concienciada e independentista que convence a su abuelo. Las dudas del vejete se desvanecen demasiado deprisa, es un hombre sin criterio. No es trigo limpio. Seguro que se ha reinventado a sí mismo. La nieta debería echar un vistazo al baúl del altillo, no vaya a ser que esconda una camisa azul.

Y eso es todo. ¿El PPC? No es de la familia. De hecho, la idea fuerza que todas las ramas comparten, lo que las mantiene unidas en momentos de turbación es la existencia de ese enemigo interno. Ahora les ha nacido otro, Ciudadanos de Cataluña, que les tiene muy desconcertados. Hoy les envían a sus fuerzas de choque y mañana condenan la agresión. Céntrense.

Ciudadanos
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 9 Junio 2006

Dicho llanamente: me caen bien. Estas gentes de Ciudadanos por Cataluña, con Boadella, Carreras, Espada y un puñado más, que se han lanzado a contestar racionalmente los sacrosantos mandamientos del nacionalismo y las ruedas de molino de la comunión "progre" tienen mérito independientemente de que tengan futuro.

Hace tiempo que no aparecia nada tan cercano al idealismo en la política española, profesionalizada en el poder, la poltrona y la sumisión a las órdenes del "aparato". Estos, por contra, más que apostar a ganar lo que apuestan a que les den garrotazos y boicot, que de ambos están ya recibiendo.

Aparte de esta inusual ética, resultan tambien muy atrayentes sus bases y principikos y estos me parece que son lo en verdad a volorar, aunque resulte inaudito que alguien deba decir en un pais presuntamente gobernando por la izquierda que los ciudadanos están por encima de los territorios, que estos son iguales en derechos y deberes. Pues bien, lo dicen porque otros no solo lo han olvidado sino que lo han traicionado.

En el caso de Cataluña la cuestión del bilinguismo, aplastado por la imposición obligatoria del catalán, se suma como factor añadido y derivado de la primera cuestión.

Pero tal y como se están poniendo las cosas, con las comunidades autonomas diciendo que los rios son suyos en exclusiva, los andaluces de realidad nacional, apropiandose del Guadalquivir y declarando el flamenco como "competencia exclusiva", que es un mamarrachada claro, pero que nos la haran tragar nada menos que en nombre de las siglas PSOE e IU, habrá que irse pensando si esto de los Ciudadanos no va a ser cuestión de irselo pensando por todas partes.

Porque estar condenado a seguir del ramal de los del PP o detrás del carro ZP empieza a ser no saber si caer en el fuego o en la sarten.

Un enemigo menos del pueblo iraquí
EDITORIAL Libertad Digital 9 Junio 2006

La inmensa mayoría de los ciudadanos iraquíes y, con ellos, todos cuantos defienden su incipiente democracia de las embestidas del terror islamista, celebran la desaparición del jefe de Al Qaeda en Irak, Abú Musab al-Zarqaui, abatido en un ataque efectuado por dos F-16 norteamericanos. No es para menos. Nombrado por Ben Laden "emir de Al-Qaeda en Irak", Al Zarqaui llegó a decapitar personalmente a alguno de sus rehenes y era autor de brutales atentados que costaron la vida a casi un millar de personas.

No hay que extrañarse que, en España, el gobierno del 14-M, después de haberle hecho el juego en Irak, haya eludido mayor comentario que el pronunciado por el portavoz del PSOE, Rafael Estrella, quien se ha limitado a calificar la muerte de este fanático criminal como "más simbólica que práctica". Ni que decir tiene que ha sido el propio gobierno iraquí y los gobiernos aliados los primeros en contener el entusiasmo y en advertir que la violencia no acabará con la desaparición del que era, junto a Ben Laden, el terrorista más buscado del mundo.

Sin embargo, a diferencia de las palabras y de la determinación de Bush o Blair, las palabras de Estrella no dejan de ser las propias de un gobierno que sabe perfectamente que si se hubiera generalizado su ejemplo y el llamado "efecto Zapatero", tal y como pretendían los terroristas, a estas horas Al Zarqaui y los suyos serían dueños y señores de Irak, como lo había sido el genocida de Sadam Husein hasta ser derrocado por los aliados. Es la grande y terrible diferencia.

La mesa de negociación
Pablo Sebastián Estrella Digital 9 Junio 2006

El Gobierno no sabe qué hacer. Si acude el PSOE al encuentro político con Batasuna se puede encontrar con la prohibición e intervención del juez y con la ruptura final y sin la menor solución de su relación con el PP. Si no acude a la cita de López y Otegi, en ese caso es ETA la que podría romper la tregua, lo que a estas alturas es difícil de imaginar.

Además, la gravedad del encuentro anunciado entre el PSOE y Batasuna, basada en que este partido ha sido declarado ilegal y terrorista —cosa que no ocurría cuando el PP se entrevistó con él en 1998—, no se refiere sólo a la cuestión legal, sino también al hecho de que con semejante encuentro se pone en marcha un proceso de concesiones políticas a ETA, que piensa acudir a la cita con representantes de Navarra y Francia, lo que a su vez supone incluir ambos temas en las conversaciones de un encuentro que pretender ser el preámbulo de una mesa política para la llamada convivencia y normalización del País Vasco.

Nada de esto es legal ni necesario, el único problema que existe en el País Vasco es el de la violencia de ETA que ampara Batasuna, y no hay nada mas de qué hablar. El resto de las llamadas cuestiones políticas que Batasuna pretende discutir con ayuda del PP o del PNV son absolutamente innecesarias y no pueden condicionar o discurrir de manera paralela a la negociación directa del Gobierno con ETA para que deje las armas. Todas esas cuestiones la puede debatir Batasuna cuando acepte la legalidad en el Parlamento de Vitoria o incluirlas en su programa electoral, lo demás sólo serviría para humillar al Estado y pagar un indecente precio político por el alto el fuego de ETA.

El sistema del presidente Zapatero de decir a todo que sí con tal de avanzar es una muy mala estrategia que revela debilidad por parte de quien debiera llevar la iniciativa ante la difícil situación de ETA, que una vez dado el paso atrás difícilmente puede regresar a la violencia, porque ya no tendría una segunda oportunidad. Y porque además tiene tras de sí la presión constante de sus presos, el rechazo internacional y su expulsión de la vida política —no podrían presentarse a las elecciones municipales del 2007— gracias a la Ley de Partidos que pretenden burlar o derogar.

El Gobierno se ha equivocado en su empeño por colocar todas las medallas de la paz al precio que sea. Y sabe que sin el PP no puede avanzar, y ahora se dedican a pedirle que vuelva a la negociación, convencidos de que las tensiones de la ruptura están produciendo daños colaterales en la campaña del referéndum catalán, por ello el presidente decidió aplazar la petición al Congreso para recibir la autorización para negociar con ETA.

Aunque a la vez el Gobierno mantiene una campaña paralela de mensajes continuos hacia la opinión pública, por si la ruptura con el PP los condujera hacia un escenario de elecciones generales anticipadas, cosa que no conviene descartar. De ahí los gestos continuos, el empeño de la Moncloa de culpar al PP de la mala situación, o el uso de palabras trucadas. Por ejemplo, llaman proceso de paz al obligado fin de la violencia de ETA, a Batasuna la califican ahora de “izquierda abertzale”, hablan del desaparecido Pacto de Ajuria Enea para no tener que citar el Pacto Antiterrorista hoy en vigor, etc.

Y para completar la simulación nos anuncian mesas de diálogo sobre la convivencia en el País Vasco y encuentros con Batasuna para mirarles a los ojos; es decir, nos anuncian el pago por anticipado de un precio político para que ETA nos haga el favor de dejar de matarnos. Ésa es la verdad.

Zapatero engañó a Rajoy y quiere además engañar a Navarra
Pascual Tamburri elsemanaldigital 9 Junio 2006

Los complejos del líder del PP y de su equipo han dado una victoria al presidente del Gobierno, corregida después ante la evidencia del engaño. Ahora quiere engañar a los navarros.

9 de junio de 2006. Un viajero que volviese hoy a España tras un par de años en el extranjero no entendería nada de lo que está sucediendo. Problemas que se consideraban solucionados en un pasado lejano ocupan hoy las portadas de los periódicos. Lo imposible ha sucedido o se considera probable que suceda. Y toda esta revolución tiene un nombre, el de José Luis Rodríguez Zapatero, y un estilo, el del engaño y la mentira.

Pero el hombre y el estilo tienen la complicidad necesaria de la cobardía ajena. Nos da miedo pensar que lo que vemos sea cierto. Nos atrincheramos en ideas infantiles como "no puede llegarse a eso". Y en último caso recurrimos a ese necio lugar común que hace estragos también en los gabinetes de la derecha, la idea de que "para vencer elecciones es necesaria una política centrista, que consiste en asumir principios de la izquierda y una imagen gris aunque fashion".

No obstante, los momentos decisivos no admiten ni políticas timoratas ni dirigentes confusos. Zapatero ha demostrado a Rajoy que los complejos generan derrota, y el debate sobre el estado de la Nación fue una buena prueba de cómo la izquierda es capaz de rentabilizar, mediante la mentira y en beneficio de los nacionalistas, los complejos ajenos. Y ahí se vinieron abajo todos los asesores, los diseños, las prudencias y las sandeces: se perdió.

En la Transición, Navarra estuvo a punto de perderse porque no faltaban políticos acomplejados. No obstante, hubo un hombre sin complejos que representó con éxito, de hecho y por escrito, la misma Navarra foral y española que Zapatero está

Izquierda liberal
Vencedores y vencidos
Antonio Robles Libertad Digital 9 Junio 2006

Hay algo en la determinación de ZP que pone los pelos de punta. Su camino emprendido hacia la "paz" es un túnel sin arcenes, ni salidas de emergencia para él o su partido. Una vez dentro, los víveres no darán para volver a la salida. Lo sabe. Y entonces, ¿por qué ese empecinamiento? ¿Tan seguro está de sí? ¿Acaso no sabe que ETA y Batasuna jamás dejarán las armas si no es a cambio de conseguir sus fines? ¿Y no sabe que sus fines son incompatibles con el orden constitucional español? Y si lo sabe, ¿está dispuesto a ceder la soberanía que sólo al conjunto de los españoles pertenece?

Este hombre de sonrisa profesional me inquieta. No parece tener escrúpulos. Sabe que ya no puede retroceder. No dispone de coartadas ni justificaciones, las ha gastado todas para deslegitimar a las victimas, mangonear al Estado de Derecho y ridiculizar el sentido común de su partido. La opinión pública no le perdonaría su irresponsabilidad adolescente y la oposición le destrozaría. Repito, ya no puede retroceder sin perder sus alas de mariposa.

Y si sabe que los etarras no dejarán las armas a cambio de nada y sabe que cada vez le saldrá más cara la apuesta, ¿por qué sigue? ¿Acaso está dispuesto a ceder lo que sea para conseguir "como sea" su propia supervivencia política?

No me fío de este hombre, no ya porque sea de no fiar sino porque del fregado en que se ha metido no se sale sin traicionar gravemente al Estado de Derecho. Esa es la cuestión. Y si no se sale sin dañar gravemente el derecho de todos, ¿por qué o por quién lo hace? Por España es evidente que no, sus pactos con nacionalistas multiplican sus enemigos; por la estabilidad constitucional tampoco, precisamente es esta la moneda de cambio para acallar a la fiera; por el fin de la violencia etarra sin costes políticos, menos, pues es un imposible. ¿Quizás ha soñado con pasar a la historia como el pacificador y con los réditos electorales de la proeza ganar las próximas elecciones? Sería un insulto al Estado de Derecho.

Durante los últimos 30 años hemos luchado por hacer respetar a todos, la ley de todos. Fue necesario, es necesario y será necesario si queremos vivir en un Estado de Derecho. ¿En nombre de qué un presidente puede determinar en un momento determinado que esa legitimidad debe ser relativizada? ¿Para qué entonces la resistencia, los muertos, la angustia de vivir pegado a un guardaespaldas, los bajos del coche, el acoso de los matones? ¿Es que se cree mejor que los demás? ¿Es que su sonrisa de jesuita con sotana está por encima, no ya de la dignidad y el derecho de las victimas, sino del Estado de Derecho y del artículo primero de la Constitución? ¿No les recuerda a ese padre separado que compra el cariño de su hijo con todo tipo de caprichos a costa de cargarse la educación callada, constante, diaria y responsable de su madre? Miren el desastre educativo de la LOGSE; el mismo espíritu demagógico dirige hoy la política. Para temblar.

Alguien algún día ganará esta batalla, pero habrá de hacerlo con la legalidad y la legitimidad en la mano, no porque él haya decidido ser más bondadoso (demagogo) que los demás.

Estas mismas reflexiones deberán planteárselas algunos jueces que han empezado a tontear con el contexto político. También Baltasar Garzón. No lo ha dicho claro –los periodistas suelen forzar las frases–, pero ya ha dejado caer que los jueces no han de ser "ajenos" a la coyuntura política y han de "valorar todas las circunstancias". Peligrosa disculpa, pésimo camino es ese. Si algo garantiza de verdad al Estado de Derecho es la separación de poderes. Sin interpretaciones ni relativismos.

Es preciso volver a ver la película de Stanley Kramer con Burt Lancaster y Spencer Tracy, "Vencedores y vencidos" (El Juicio de Nuremberg) sobre el proceso que se hizo en esta ciudad alemana contra los jueces que colaboraron con el nazismo. Al final de la película, cuando el más prestigioso de todos ellos ha asumido su culpa y trata de disculparse ante el juez que le juzgó sin aún explicarse cómo pudo llegarse a aquella barbarie, éste le espetó: "Señor Yani, se llegó a eso desde el primer hombre que condenó sabiendo que era inocente".

Pues eso. El mal empezará cuando colaboremos a maquillar esta mentira política y esta aberración legal. Crecerá o no, el mal no es mal por sus dimensiones, sino por las decisiones que lo hacen posible.      antoniorobles1789@hotmail.com

Estatut
Los derechos de Joan Saura
Jorge Valín Libertad Digital 9 Junio 2006

Joan Saura, conseller de Relaciones Institucionales y Participación del gobierno de Cataluña, está haciendo su campaña personal por el sí al estatut de Cataluña. Su defensa se centra en que el documento amplía los derechos del ciudadano y que es un arma para luchar contra el PP.

El conseller se escandaliza y no entiende que alguien pueda estar en contra de los derechos que él quiere instaurar, razón por la que siempre carga contra la derecha, el mal de todos los males. ¿Pero qué significa "derechos" en el idioma de Saura? Para este hombre de izquierdas, los derechos no son un don natural inalienable que posee el individuo y que pueda ejercer a su voluntad, sino que son una concesión del burócrata al hombre. En su visión, el jerarca supremo, él y los políticos, deciden quién ha de tener libertad y quién puede vivir a costa del resto de la sociedad. Libertad para el conseller es poder dirigir una sociedad de dueños y esclavos.

Les pondré un ejemplo. Saura se sorprende que alguien pueda estar en contra de una "renta básica" para los más pobres (artículo 24 del estatut), y así lo va proclamando por todas partes. Las conocimientos de la palabra libertad y economía no son lo suyo. Desde el punto de vista de la libertad, la redistribución estatal económica es un robo. Significa arrebatar por la fuerza el trabajo de una persona para dárselo a otra. La redistribución estatal puede estar muy bien vista, puede ser todo lo guay y socialista que queramos, pero es el antónimo a la palabra libertad. Si el señor Saura redistribuye el dinero de otros con la amenaza de la obligación gubernamental, entre quien sea, significa que el catalán que con su esfuerzo y trabajo se ha ganado su dinero no podrá disfrutarlo porque el conseller se lo habrá usurpado para transferirlo a otra persona o para engrosar las arcas del gobierno catalán. En otras palabras, Saura defiende expropiar la producción de una persona para que trabaje gratis para otra. A esta acción no se le puede llamar altruismo, sino esclavitud y tiranía. Altruista sería que nuestro conseller destinara una parte de su abultado sueldo a la beneficencia, redujera drásticamente su salario para que quedase en manos del pagar de impuestos catalán o incluso bajase los impuestos. La solidaridad es un acto voluntario, no una imposición que tenga que nacer de las leyes y ser acatada por el miedo.

El estatut de Cataluña es un peligro para la economía de los catalanes y para su auténtica libertad individual. Transfiere la responsabilidad del hombre libre al burócrata para que éste la gestione con total impunidad. Cuando oigamos a un político hablar de derechos y libertad, no nos tenemos que alegrar, sino asustar y coger bien fuerte nuestra cartera. El léxico de los políticos no tiene nada que ver con nuestra realidad. El estatut es un peligro, y quien mejor lo ha demostrado es el señor Saura.

Jorge Valín es miembro del Instituto Juan de Mariana

La oscura claridad
Pío Moa Libertad Digital 9 Junio 2006

Ruiz Gallardón, aunque mucho más inteligente que Bono, comparte con éste la capacidad farsante para colaborar en las maniobras del PSOE contra la AVT y para exhibirse al mismo tiempo en una manifestación por las víctimas del terrorismo.

Su consejo a la dirección del PP pidiéndole “moderación”, “no mirar atrás” y evitar el “revisionismo radical” (¿?)ataca de frontalmente a la AVT y le alinea, incluso en la corrupción del lenguaje, con el PSOE. La alianza del gobierno con los asesinos y el proceso de liquidación de la Constitución y de la unidad de España, políticas “moderadas” do las haya, debe tener, según este político, una respuesta a su vez “moderada”. Colaboracionista, para emplear un lenguaje normal.

Nada de revisar el 11-M. Mirar hacia delante. Pero, ¿cómo mirar hacia delante sin aclarar este pasado tan reciente y oscuro, esa matanza que ha determinado el presente y el futuro de España por una etapa? De un solo golpe, los autores intelectuales del crimen lograron cambiar radicalmente la política interior y exterior de una potencia occidental media como España, un caso con pocos precedentes. Lograron cambiar, a través de Zapo, el Pacto Antiterrorista en Pacto Proterrorista, y la alineación con las democracias en alineación con las dictaduras (“civilizaciones”).

Tal es la evidente y trascendental consecuencia del crimen. Pero están también sus orígenes, cada vez más claramente oscuros, digámoslo así. Como en el caso del GAL o de la marea de corrupción socialista de hace unos años, no ha sido la justicia, sino algunos periodistas demócratas, quienes han venido abriendo las pistas hacia la autoría del delito. Y, como entonces, son el PSOE, PRISA y una parte del mismo aparato de la justicia quienes niegan las evidencias crecientes de un oscuro montaje, tratan de desacreditar a los investigadores (¿recuerdan aquello del “sindicato del crimen”, que decían estos moderados?), e intentan dar por cerrado el asunto de cualquier modo.

¿A quién interesan los consejos de Gallardón? De nuevo se ha acreditado el hombre como el agente de PRISA en el PP. "Quiero decir que estaré el sábado (en la manifestación), que estaré con las víctimas”. La política como farsa. Estará en la manifestación, eso es todo.

Pilates para la democracia
Alfonso Basallo Periodista Digital 9 Junio 2006

De todas las ocurrencias de Zapatero (ofendería a la Real Academia darle el calificativo de frase), la más autobiográfica no es el “talante”, “la libertad os hará verdaderos” o “la alianza de civilizaciones”, sino la que estos días está más de actualidad: “La esencia de la democracia es la cintura”.

Ése es ZP. Y esas ocho palabras, su más certero autorretrato. Igual que “puedo prometer y prometo…” fue el de Suárez; o “no hay pruebas ni las habrá” el de González.

Todo sabemos que la esencia de la democracia es el Estado de derecho y el respeto a la ley. Pero ahora llega el jefe del Departamento de Fosas y Cenizas del cementerio y mientras con una mano desentierra a las momias de la Guerra Civil, con la otra incinera no sólo a Montesquieu, sino también a Moisés, Hammurabi, Rousseau, Tocqueville y un largo etecé. Porque ¿para qué queremos los códigos, la Constitución, la Ley de Partidos, el contrato social, el quinto mandamiento, la Convención de Ginebra… habiendo cintura?

La democracia no es un problema de leyes y códigos, sino de Pilates. Lo importante es tener la elasticidad del chicle para adaptarse a todo tipo de situaciones, por diferentes e incluso contradictorias que sean; y entrenar a diario para saltar el potro de la ley, sin dejarse la integridad en el empeño.

Zapatero no está solo. Tiene, como Jane Fonda, una legión de seguidores, que divulgan, a su vez, sus teorías sobre la flexibilidad frente a la ley. La Eva Nasarre del aerobic monclovita es López Aguilar. ¡Pero si es el ministro de Justicia!, se dirá alguno rasgándose la escasa vestidura que aún le quede a estas alturas del “proceso de paz”. No problem. Sustituyase “cintura” por “contexto” y tan amigos. ¿Qué jueces y fiscales tienen escrúpulos de conciencia, cuando se trata de aplicar la ley y poner a la sombra a algún procesado por terrorismo…? Tú déjate guiar por el “contexto” (¡ya me entiendes!, ¿lo has pillado…? ¡Buen chico!) y no te equivocarás.

Luego hay muchos socialistas que contemplan el salto de la ley a la torera callando, con estudiada complicidad, no vaya a ser que -otra frase- no salgan en la foto. Su silencio se hace casi insoportable cuando algún compañero de filas, presa de un ataque agudo de honradez, dice que habrá que “organizar la resistencia”. O, en pleno hemiciclo, se atreve a espetar: “Después de ver trozos de compañeros por el suelo es vergonzoso que gente del PSOE esté iniciando este camino en clave de poder”.

El problema es que no tienen cintura. Como no la tienen las víctimas del terrorismo, incómodos pepitogrillos, agrios aguafiestas, y además… ingratos (con todo lo que Zapatero va a hacer por ellos: una mención en el preámbulo).

Como no la tiene el PP, que no ha entendido nada, que aún no se ha puesto las mallas y los calentadores de Cindy Crawford para reducir las feas mollas de los principios y eliminar con la liposucción las grasas de la ley.

No es como el zapaterismo, ni un gramo de escrúpulo, donde cabe una afirmación y su contraria, donde es posible hablar de paz con un tipo como Otegi procesado por pertenencia a banda armada, que no condena la violencia ni pide perdón a las víctimas. O donde es posible nombrar pacificador a un tipo como Eguiguren, condenado por malos tratos a su mujer. No importa que alguien así, que la emprendió a paraguazos con la parienta, milite en el partido antiviolencia de género, el partido de la paridad, las cuotas y la igualdad.

Eso sí que es cintura.


El "proceso" de quienes quieren tanto la "paz"... ¡que ni siquiera la declaran! (Apoyo a AVT)
Juan Pablo Mañueco Periodista Digital 9 Junio 2006

TRAS LA VOLUNTAD de rendirse que manifestó ZP en la segunda jornada del Restado de la Nación, más las prisas de Pachi López por saltar públicamente a la ilegalidad, después de varios años manteniendo reuniones secretas con Batasuna, el lunes una de las portaluchas o portavoces de la banda describió así la situación en la que nos encontrábamos:

“La legalidad española sólo la tiene en cuenta ahora el PP y la derecha navarra y francesa”.

Si de algo no puede acusarse a ETA/Batasuna en los últimos meses es de falta de claridad en sus declaraciones públicas. Dicen lo que dicen en todos sus actos y por todos sus medios impresos y orales de difusión... Hasta tal punto ven entregado al Gobierno de enfrente.

Pero, en realidad, se quedan cortos: la legalidad española no la tiene en cuenta nadie. Ni los jueces. Ni los fiscales. Ni los políticos de ningún signo.

De otra forma, ZP, Pachi López, y tantos otros... estarían ya respondiendo de sus actos ante los tribunales. Lo cual sería posible incluso en el caso de ZP, por varias vías constitucionales, si la justicia y la oposición quisiera.

Claro que no debemos seguir por esta vía de análisis, porque entonces llegaríamos a la convicción de que todos tienen cosas que taparse, con lo cual concluiríamos que la politilegalidad española no la ha tenido en cuenta nunca nadie que merodease por las esferas del poder... Dejémoslo en como estábamos el lunes.

El martes, sin embargo, los dirigentes del PSOE retrocedían ante la presión que les llegaba por todas partes. La autodeterminación y Navarra, que les exige ETA antes de 2008 (no creen que un chollo como el marasmo mental que presenta ZP les vaya a durar mucho más), pero que éste prefiere darles sólo a partir de esa fecha (para garantizarse previamente la reelección), a través de algún “como sea” legal cualquiera. Y la presión de la opinión pública mayoritaria, de las víctimas, de las noticias desde Francia que indican que ETA sigue activa y de un Mariano Rajón que por fin se ha atrevido a algo, aparte de rajarse continuamente.

Y el miércoles, Pepe Blanco que aseguraba que no iban a dialogar de política con Batasuna, sino sólo a "mirarles a los ojos" (cosa tan increíble que pronto fue desmentida por Otegui), pidió disculpas por no haber advertido a la oposición de sus propósitos oculares, no por sus mentiras (¿qué importa una más, verdad don Pepe, si gobernar es eso?: aunque debiera reconocer que ustedes se están pasando).

Un caos. El caos cantado de ZP desde siempre, cuando quiere seguir tratando con quienes sólo deberían rechazar la violencia en adelante (ni siquiera arrepentirse), para que todo pudiera ser posible. Pero que tienen tantas ganas de "paz"... ¡que ni tan sólo la declaran de palabra!. (Hasta cuándo seguirá la mentira aceptada por todos los medios de desinformación que siguen usando el término "proceso de paz", aunque ETA jamás lo ha llamado así?)

O sea, que estamos asistiendo a dos cosas, bien claras:

El talante de quien sólo lo ha tenido con los fanáticos (por algo será).

Y el tatrás de quien nunca ha tenido el timón de nada, y ni siquiera un ideario propio: sólo los retales de fanatismo que ha ido tomando de aquí y allá.

El desastre, en varios campos (Cataluña, ETA...), no ha hecho sino empezar... Pero ahora cabe preguntarse, ¿hacia dónde irá ZP? ¿Hacia adelante, hasta convertirse en la metralla de la metrallETA que acabará con la Constitución y con la Transición, en compañia de un Gobierno que ya da continuos golpes internos contra ella? ¿O hacia atrás, acompañado por los palmeros de su partido, que no le advierten del peligro, mientras cobren por sus palmas, que luego ya veremos la yugular que le aplauden?

¿Y hacia qué..., si dentro de este Muchacho inmaduro no hay nada, salvo su mueca riente y una buena capa de variado sectarismo, propia de lo que es: un caudillo vacío que nunca debió pasar de líder universitario, conocido por su gracejo y vacuo radicalismo?

Posdata:

La firma de ejemplares, ayer, en la Feria del Libro, bastante bien: incluso algún lector de esta bitácora estaba ya aguardando, libro en mano, antes de que la Caseta abriera. Gracias por ello, señor Sernu.

Y en cuanto a los demás lectores que se acercaron, ya comprobarían las capacidades lógicas que demostró Pero Grullo para ayudar a los desventurados Soberanos don Nadie, que somos todos los ciudadanos bajo este sistema de ficciones, corrupciones, ilegalidades (todos los gobernantes y la oposición -y desde luego los jueces que la aplican- están por encima de la ley, señor Rajoy, al contrario de lo que dijo usted el martes, ¿se lo explico?) y de mentiras no-democráticas...

¡Si es que maese Pero Grullo es mucho maese...! ¡Se lo aseguro yo, que gozo de su amistad y enseñanzas!

www.democracia-real.org

Técnicos especialistas en lucha armada (TELA).
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 9 Junio 2006

Hace mucho tiempo que perdimos una batalla en la guerra de este país contra el terrorismo etarra y fue la del lenguaje. El terrorismo es lucha armada, el cese de los delitos de terrorismo es “la paz”, los asesinos en lugar de trabajar en bandas, cuadrillas o como quiera que se diga, lo hacen en comandos legales o ilegales, la banda asesina es la izquierda abertxale, y así a decenas.

Hoy he descubierto otro nuevo término, el diario proetarra Gara dice “El primero radicaba en la tentación del Gobierno español de apostar sólo por «una mesa técnica» con ETA, sin abordar el aspecto político.”

Los asesinos etarras serán a partir de ahora Técnicos especialistas en lucha armada (TELA), y si, la cosa tiene tela.

Otegi, que de esto sabe mucho dice que “el Gobierno español «está abandonando una trinchera, la de que ‘no sois una nación y no tenéis derecho a decidir”

Y Zapatero insistiendo en que ETA dejará su área de negocio en el sector terrorista a cambio de nada, cuando ya todos sabemos que ha estado negociando con ETA desde el año 2000 y que en ese tiempo ya les ha concedido no ver nada mal lo de la autodeterminación.

Estos modernos socialistas solo dicen la verdad cuando mienten.

“Todo les está permitido a los que actúan en nombre de la República. Quien se excede en cumplirlas, quien aparentemente pasa del límite, aún puede decirse que no ha llegado al fin ideal. Mientras quede sobre la tierra un solo desgraciado, debe proseguir el avance de la libertad”.(Fouche, 1.793)

Cambien en esa cita República por izquierda progre y queda la mar de precioso. El desgraciado en nuestro caso es Jesús de Polanco que lo es porque aun no ingresa limpios de polvo y paja mil millones de euros mensuales del presupuesto. Aquel Fouche, hace ya 300 años, además de un desalmado era un especialista en la futura progresía.

Carrillo y Pasionaria: PROXENETAS
José Donís Català Periodista Digital 9 Junio 2006

Al “Doctor Horroris Causa” hay muchas cosas que decirle... Desde que aquel cónsul publicó su libro en 1.939, donde relataba cómo ÉL PERSONALMENTE, había ido a hablar con un DEGENERADO llamado Santiago Carrillo –miembro destacado de las Juventudes del PSOE- para “informar-protestar” por el genocidio que bajo SU MANDO DIRECTO se estaba perpetrando en las colinas de Paracuellos; el libro, el único testimonio DIRECTO de las torturas y asesinatos de hombres, mujeres y niños cuyo pecado era ir a misa, no se había vuelto a publicar. Pero ¡Ay! Carrillín, ASESINO, ahora ya muy viejo el ex_cónsul decidió hacer una 2ª edición en español... Y lo cuenta TODO. Gracias a él, y a los ancianos del cercano pueblo que fueron obligados a cavar fosas comunes, HOY LO SABEMOS TODO y yo he podido aliviar mi estreñimiento con el libro de “tus memorias” ¡Je! ¡Qué memoria, Santiago! ¡ ¿¡No recuerdas nada!? Pues hay gente que sí...

Pero la guerra se perdió, y los soviets, siempre con “el pueblo”, evacuaron 4.300 niños a Moscú... ¡Pobrecillos! ¿Qué les hiciste, Santiago? CON UNA FIRMA... ¡SÓLO UNA FIRMA! Y los “niños de la guerra” no hubieran terminado muertos o prostituyéndose entre las grasientas manos de aquellos viejos inflados de caviar, los gerifaltes del Partido. En sólo 10 años murieron más de 2.000 (en el teatro Stanislavsky de Moscú, al celebrar el décimo aniversario de “su salvación”, quedaban mil y pico...); pero los supervivientes... Santiago: tú y tu jefa “Pasionaria” me hacéis vomitar.

El 7 de abril de 1.935 TUS AMIGOS ya habían decretado la PENA DE MUERTE PARA NIÑOS DESDE 11 (¡¡¡ONCE!!!) AÑOS. Morir ejecutado es siempre un consuelo; mucho mejor que agonizar en un campo de esclavos como el de Karagandá que, abierto en el 36, fue dedicado a los niños (y adultos ) españoles. ¿Te acuerdas, Santiago? Allí es donde, tanto niños como niñas, se les sometía al “TRANVÍA”... Es decir: SER VIOLADAS Y SODOMIZADOS POR LOS GUARDIANES.

Pero no quiero hablar de ti (acabo de desayunar y me fastidiarás la digestión), quiero preguntarte por LA PASIONARIA. Tú ya lo sabes, y yo también. Libros como los de tus ex_camaradas Enrique Castro (“Mi fe se perdió en Moscú”), o el de “el Campesino” (“Comunista en España y antistanilista en la URSS” Gijón, 1.979) que de héroe del “pueblo” en España pasó a ser condenado al GULAG cuando vio con sus ojos los horrores que allí sucedían... Ellos nos lo han contado; pero quiero saber cómo puedes vivir sin suicidarte ahora que TODOS SABEN que con sólo una firma de Dolores Ibárruri, la Pasionaria, las niñas españolas no se hubieran hecho famosas como “LAS NIÑAS PUTAS ESPAÑOLAS DE SAMARKANDA Y TIFLIS”, putas por supuesto, de los jerarcas del P.C. Y eso, tú lo sabes Santiago Carrillo porque estabas allí, debido a que PASIONARIA ERA LA ÚNICA AUTORIZADA PARA CONCEDER O DENEGAR PERMISOS DE SALIDA DE LA URSS A ESPAÑOLES... Y no concedió ninguno.

Para las personas decentes será difícil de comprender VUESTRAS razones, pero es que TÚ, SANTIAGO CARRILLO, ERES UN INDECENTE. Para los degenerados como vosotros, la cosa era sencilla:

-“Si los dejamos volver con sus padres –esos fascistas malos- éstos lo cuentan todo. Se acabó para siempre lo del “Paraíso Comunista” ...¡Y además nos quedamos sin niños y niñas putas para nosotros!

Casi mejor no firmar, ¿verdad?”

¿Fue más o menos así vuestra conversación al respecto DOCTOR HORRORIS CAUSA, SANTIAGO CARRILLO? ¡Ah! Que no te acuerdas... Vale.

«Esta vez sí que es ahora o nunca»
Los voluntarios y trabajadores de la AVT ultiman todos los detalles para conseguir que la concentración de mañana supere a las tres anteriores
Enrique Fuentes La Razon 9 Junio 2006

Madrid- A la cuarta puede ir la vencida. Los trabajadores y voluntarios de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) que llevan toda la semana preparando la concentración de mañana en la plaza de Colón no piensan en otra cosa. En menos de dos años ya se han enfrentado otras tres veces al ingente trabajo de organizar una gran manifestación en Madrid, a los miles de imprevistos que hay que solucionar para sacar a más de un millón de personas a la calle... o apenas 100.000, según quién calcule el número de asistentes. Pero ahora las víctimas ya saben que el mal llamado «proceso de paz» liderado por José Luis Rodríguez Zapatero va en serio, y están convencidas de que todavía hay muchas verdades ocultas en los atentados del 11-M. Por eso, como sentencia uno de los «veteranos» de la asociación, «esta vez sí que es ahora o nunca».

Ese «plus» de responsabilidad se notaba ayer en la madrileña sede de la AVT, un pequeño caos controlado donde los trabajadores atendían sin pausa teléfonos que nunca dejan de sonar, explicaban por enésima vez a los periodistas el recorrido de los autobuses que homenajearán a los fallecidos en distintos atentados o buscaban un hueco en las sobrecargadas mesas para colocar trípticos y octavillas. Afortunadamente para los organizadores, no faltan manos dispuestas a ceder su tiempo y esfuerzo para que todo salga bien. «Tenemos un listado de voluntarios que colaboran desde hace tiempo, y el sábado acudirán unos 150 a Colón», explican en la sede.

Habrá trabajo para todos, desde formar parte del dispositivo de seguridad coordinado por la AVT hasta repartir agua, viseras de cartón, pegatinas -se han impreso 150.000 con los dos lemas de la concentración: «Queremos saber la verdad» y «Negociación, en mi nombre, no-, trípticos (otros 150.000), octavillas (80.000), carteles (40.000) o camisetas. Los más madrugadores, además, se encargarán de hinchar los 65.000 globos blancos que volarán por el cielo de la capital durante el acto. Aunque la cita es a las seis, desde una hora antes habrá música -una selección de canciones que hablan de las víctimas- y entretenimiento en el escenario que mirará a la calle Génova. Allí subirán a eso de las siete de la tarde el presidente de la AVT, José Alcaraz y la hermana de Miguel Ángel Blanco, Maria del Mar, entre otros, para leer los manifiestos.

Ése será el epílogo de una jornada que empezará a primera hora de la mañana, con la visita de las víctimas a distintos escenarios de atentados para guardar un minuto de silencio y realizar una ofrenda floral. «Será algo más emotivo que reivindicativo. De hecho mucha gente nos ha llamado para decirnos que seguirán a los autobuses con sus coches», comentan desde la asociación.

¿Y qué asistencia se espera? De momento ya se han contratado más de 200 autobuses desde toda España, «y nos han dicho que desde Valencia salen más de 30 furgonetas con jóvenes». Como reza el cartel de la convocatoria, «¿estarás tú?».

POR UNA QUERELLA DEL FORO DE ERMUA
El Tribunal Superior de Justicia vasco investigará la reunión entre Ibarretxe y Batasuna
El Foro de Ermua pide al PSE y a Zapatero que no se reúnan con la formación ilegalizada
AGENCIAS El Mundo  9 Junio 2006

VITORIA.- El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha admitido a trámite la querella presentada por el Foro de Ermua contra el 'lehendakari', Juan José Ibarretxe, por haberse reunido con Arnaldo Otegi, Juan José Petricorena y Pernando Barrena, quienes representaban a Batasuna, según ha anunciado el presidente del Foro.

La querella se admite a trámite contra los cuatro por los delitos de desobediencia de sentencias del Tribunal Supremo y por quiebra de la medida cautelar de la suspensión de actividades de Batasuna de la Audiencia Nacional. En el caso de Ibarretxe, la admisión a trámite sería como cooperador necesario, según explicaron fuentes jurídicas.

La decisión se ha adoptado por mayoría de los miembros del Tribunal, existiendo un voto particular discrepante, la de la juez Nekane Bolado.

La reunión del 'lehendakari' con los representantes de Batasuna fue el 19 de abril de 2006. Previamente, Foro de Ermua les requirió que no llevaran a cabo la reunión por la posible comisión de un delito.

Una vez conocida la decisión del TSJPV de admitir a trámite esta querella, el Foro de Ermua ha remitido un requerimiento, mediante un buró-fax, al secretario general del Partido Socialista de Euskadi (PSE), Patxi López, y a José Luis Rodríguez Zapatero, como secretario general del PSOE, mediante el cual les piden que el PSE no se reúna con Batasuna, puesto que se trata de una formación ilegalizada y suspendida cautelarmente.

En este requerimiento, según las fuentes jurídicas consultadas, recuerdan que el TSJPV ha admitido a trámite la querella contra Ibarretxe, Otegi, Barrena y Petricorena por la reunión que mantuvieron, ya que estos tres últimos lo hacían en nombre de Batasuna. Advierten que, si esta reunión se produce, se podría estar cometiendo un delito.

El Gobierno vasco insistirá en el diálogo
La presidencia del Gobierno vasco aseguró tras conocer esta noticia que no va a "renunciar al diálogo y al encuentro con el propósito de construir la paz definitiva y alcanzar acuerdos", informaron fuentes de la misma.

Fuentes de la presidencia vasca señalaron que la decisión de admitir la querella a trámite "se comenta por sí sola" y agregaron que "lo que más le interesa al Gobierno vasco, en estos momentos en los que los ciudadanos observan tanta crispación, confrontación y ruido, es reiterar que vamos a seguir trabajando todos los días para sacar adelante el proceso de paz en el que nos encontramos".

Para ello, agregaron, "no vamos a renunciar al diálogo y al encuentro con el propósito de construir la paz definitiva y alcanzar acuerdos que nos permitan la normalización política de nuestro país".

Gotzone Mora, militante del PSOE y miembro de Profesores por la Libertad

«El Gobierno sabe que el “proceso” le favorece para seguir gobernando»
Gotzone Mora: Cada vez que un compañero se va, se te va una muleta donde apoyarte
Por Miguel Pato Periodista Digital 9 Junio 2006

El pasado martes fue expulsada del Congreso de los Diputados por interpelar al presidente del Gobierno durante un pleno en el que se debatía el diálogo con los terroristas. Militante del PSOE y perteneciente al colectivo Profesores por la Libertad confiesa que lo peor fue oír a Zapatero “utilizar la sangre de los asesinados del PSOE y el dolor y el malvivir de los amenazados por ETA. Me pareció inhumano, amoral y deshonesto”.

“Nuestra gente está cada vez más asustada”. Con esta afirmación explica que, para ella y muchos otros, en el País Vasco se vive mucho peor desde el anuncio del “alto el fuego permanente” por parte de ETA porque “Batasuna-ETA se ven crecidos”.

Gotzone Mora opina que "algo tendremos que estar haciendo mal cuando una organización ilegal como Batasuna tiene tanta presencia en los medios. Sólo hay que ver como organizan todo tipo de manifestaciones y concentraciones”.

Mora siente que la libertad es lo más precioso a lo que puede aspirar. Se lamenta porque hace ocho años que no sale a pasear con su marido (salir rodeada de guardaespaldas no tiene gracia) pero le ayudan las sinceras muestras de ánimo de “de la ciudadanía española de bien”.

Pregunta: ¿Cómo le hizo sentir el hecho de que el pasado martes fuera expulsada del Congreso?
Respuesta: Más que el hecho de ser expulsada, lo que me hizo sentir terriblemente mal fue escuchar al presidente del Gobierno que, sin querer atender a las razones de las oposición (que representa casi al 50% de la población), manifestó que iba hacia delante. En este mes de junio propondrá al Congreso de los Diputados la negociación con ETA.

Eso me desarmó. Pero fue peor cuando para justificar el paso que daba, fue capaz de utilizar la sangre de los asesinados del PSOE y el dolor y el malvivir de los amenazados por ETA. Me pareció inhumano, amoral y deshonesto.

P: ¿Se vive mejor en el País Vasco tras el anuncio del “alto el fuego permanente”?
R: Se vive mucho peor.
Porque Batasuna-ETA se ven crecidos. Sólo hay que ver como organizan todo tipo de manifestaciones y concentraciones. Al fin y al cabo, una organización ilegal que tenga tanta presencia mediática es como para pensar que algo no lo estamos haciendo bien.

Ellos pueden estar campando por sus fueros y sacando pecho porque el PSOE se lo ha permitido, mientras nuestra gente está cada vez más asustada.

P: ¿Algunos socialistas se sienten olvidados por el PSOE?
R: En el tiempo que lleva la ejecutiva de Patxi López me han pasado muchos incidentes: pintadas en la Universidad pidiendo mi cabeza, desperfectos en mi coche o amenazas frente a mi casa. El PSOE jamás me ha llamado para preguntarme qué pasa, ni para saber si necesito algo, ni para trasladarme información que me sirva para evaluar mi situación.

No sólo eso. El portavoz del PSE en el Parlamento Vasco ha dicho a los medios de comunicación que Rosa Díez y yo teníamos que dejar nuestro escaño porque le pertenece al partido socialista. Y añadió que nosotras no somos socialistas.

P: ¿Cree que el Gobierno está cayendo en la trampa de los terroristas?
R: Yo creo que los terroristas hablan alto y claro. No dicen nada que no conozcamos desde hace muchísimos años. Quien está siendo engañado es porque quiere ser engañando. Le interesa ser engañado.

El Gobierno sabe que esta situación le favorece para seguir gobernando. Pero la banda terrorista lo que interioriza es que somos unos débiles. Esa es la trampa.

P: ¿Existe la libertad de cátedra en el País Vasco?
R: En absoluto.

Si a mí si se me ocurre referirme al País Vasco como una parte de España tengo graves problemas en la clase. En nuestras clases, la gente constitucionalista sabe que o se cuida o paga las consecuencias. Prueba de ello es la gran cantidad de gente que se ha ido de aquí.

P: ¿Echas de menos a tus compañeros que se han tenido que ir?
R: Cada vez que se te va uno se te va una muleta.

P: ¿Para ti la libertad sigue siendo algo que hace mucho tiempo que no sientes?
R: La libertad es algo que ansío como pocas personas pueden hacerlo. Llevo viviendo sin libertad ocho años. Hace ocho años que no salgo a pasear con mi marido. Porque salir rodeada de guardaespaldas no tiene gracia.

La última vez que fui a la playa, hace dos años, mis escoltas que no llevaban traje de baño se quedaron vigilando desde arriba. Paseando por la orilla vino un grupo de jóvenes y terminé en urgencias por los golpes que me pegaron. Cuando llegaron los escoltas, allí nadie había visto nada.

P: Se rendiría si…
R: Yo no me rendiré jamás. He aguantado ocho años y me parece que la libertad es lo más hermoso que nos puede pasar.

P: Le duele que…
R: Que el PSOE, que se autodenomina socialdemócrata, no luche por los más débiles, por los más pobres… Que me diga el PSOE si hay, en esta sociedad, alguien más pobre, más débil que las víctimas del terrorismo.

Por eso, nosotros tenemos que propagar la memoria de las víctimas para que este país nuestro no las olvide. No olvide a quienes le quitaron la vida por la espalda. Ninguno de ellos fue a una guerra. Los mataron por la espalda unos asesinos con los que ahora el Gobierno de la Nación quiere negociar o está negociando desde hace años.

P: ¿Qué le incentiva y qué le anima?
R: Me animan mis creencias y mis principios. Mi familia, mi iglesia y la ciudadanía española, que es el mayor de los tesoros. Esta mañana cuando transitaba por las calles de mi pueblo, se me acercaron muchas personas (tímidamente por si acaso) para decirme que siguiera manifestando lo que “todos nosotros queremos, que cada día somos menos”.

Yo no tengo ninguna admiración ni ningún premio de parte del poder. Pero tengo un premio mayor que es el cariño y el afecto de la ciudadanía española de bien.

MOTIVOS DE ULD PARA PEDIR EL NO AL NUEVO ESTATUTO
Universitarios Liberal Demócratas  9 Junio 2006

Universitarios Liberal Demócratas, tras haber analizado la resultante redacción de la Propuesta de Nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña que va a ser sometida a referéndum el próximo 18 de junio, ante los importantes defectos jurídicos que este texto tiene, y las limitaciones para la libertad de los catalanes que introduce, pide oficialmente a todos sus afiliados y simpatizantes que voten, y a los universitarios catalanes en general, NO a esta reforma en su correspondiente referéndum. Para justificar este no, pasamos a hacer un resumido repaso del contenido del texto.

Hace referencia y fundamenta el Estatuto en los derechos históricos de Cataluña, algo que nos parece completamente trasnochado y propio del Antiguo Régimen. Como liberales, consideramos que toda fundamentación del derecho se encuentra en el principio democrático, donde la soberanía reside en el pueblo y no en supuestos derechos históricos. Consideramos que utiliza un lenguaje decimonónico y trasnochado, impropio de sociedades modernas. Trata a Cataluña como un sujeto propio de derechos, obviando en muchos casos, especialmente en el preámbulo, los derechos individuales, que siempre son expresión de derechos colectivos. ULD reivindica la Cataluña y la España de los ciudadanos, libres y sujetos de derechos, y no la Cataluña de este Estatut, donde los ciudadanos son piezas y engranajes de una supuesta nación catalana. Este Estatuto, además, atenta directamente contra la soberanía del pueblo español, al fraccionarla, ya que en su artículo 2.4 crea una supuesta soberanía popular catalana, de donde imanan los poderes de la Generalitat.

Pero desde un punto de vista jurídico no acaba aquí el esperpento jurídico: se atribuye competencias que no le pertenecen, creando un auténtico subsistema jurídico catalán, prácticamente independiente del español. Por ejemplo, en su artículo 40, el Estatuto de Autonomía equipara las uniones de hecho al matrimonio (institución que no sale mentada en todo el Estatuto), algo que contradice la Constitución, que en su artículo 147 otorga la competencia exclusiva al Estado para regular las formas del matrimonio. Con el nuevo Estatuto, se convierten las formalidades contenidas en la Ley de Uniones Estables de Pareja catalana en una nueva forma de matrimonio. En un sentido jurídico estricto, aquéllos que estén en posesión de la vecindad civil catalana adquieren como formas matrimoniales, además de las establecidas por el Código Civil, la de la convivencia marital continuada durante dos años y la del otorgamiento de escritura pública. Una nueva fractura del Ordenamiento jurídico.

Incurre el Estatuto en un exceso de legislación, con más de 200 artículos, al regular todos los aspectos que han pasado por la cabeza de los autores, regulando incluso la contaminación medioambiental, en su artículo 27; parece más la norma básica de un estado comunista que la de una autonomía democrática. Su capítulo II regula al detalle casi todas las competencias imaginables, imposibilitando y negando margen de maniobra a futuros gobiernos de otro signo político: se regulan cosas como las semillas transgénicas (art. 116.1.e), la gestión de la recolección de marisco (art 119.3.a), la distribución de libros y publicaciones periódicas (art. 127.1.a), el salvamento marítimo (132.3), la mediación deportiva (art. 134.1.b), la contrastación de metales (139.5), la regulación de las instalaciones de ocio juvenil (art. 142.1.b), la normalización lingüística del occitano (art. 143.2), los gases con efecto invernadero (art. 144.1.h), el asociacionismo femenino (art. 153.b), los centros de formación del personal de Seguridad Privada (art. 163.3), la protección social complementaria privada (art. 166.1.d), el transporte fúnebre por carretera (art. 169.1.d) o los derechos y deberes de los turistas (art. 171.d). Se trata de un Estatuto muy intervencionista que lo regula prácticamente todo, no dejando sitio a la libertad de los ciudadanos.

Ataca también el Estatuto directamente a la Unidad de la Doctrina Jurídica, al eliminar prácticamente en su artículo 95 todos los supuestos de Recurso de Casación, que quedará en manos del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Con este modelo judicial, es perfectamente posible que existan interpretaciones doctrinales opuestas sobre la misma cuestión aplicadas simultáneamente en el ordenamiento jurídico. Crea un Consell Jurídic, que absorbe gran parte de competencias del Consejo General del Poder Judicial y que está fuertemente intervenido por la Administración Autonómica, algo que creemos que contradice los principios de imparcialidad, tutela judicial efectiva e independencia de la justicia, creando un Poder Judicial propio al servicio del poder ejecutivo autonómico.

El Estatuto, además, crea en su artículo 11 una subautonomía, al reconocer al supuesto pueblo aranés autogobierno conforme al nuevo Estatuto.

El Estatuto impone, además, en su artículo 35.1 el catalán como lengua vehicular en la Educación, marginado al castellano, que no reconoce como lengua propia de Cataluña en su artículo 6. El Estatuto garantiza la agudización de la imposición del catalán en la Sociedad catalana. Además, obliga a todos los profesionales del derecho (Notarios, Registradores, Jueces...) a conocer el catalán, lo que supone la creación de una barrera lingüística con el resto de España, injustificable en un mercado unitario como el español donde hay igualdad de derechos y oportunidades. En su artículo 6.2 el Estatuto establece la obligación de conocer el catalán para los ciudadanos catalanes, y además, faculta a la administración para llevar a cabo todas las medidas necesarias para garantizar esa medida, algo que nos parece completamente antidemocrático y que creemos que amenaza directamente la libertad de expresión: la administración pública catalana queda facultada para obligar a usar el catalán. No se reconoce el derecho a recibir la enseñanza en lengua materna. Obliga a todas las empresas y trabajadores en Cataluña a conocer el catalán. El artículo 50 impone incluso el catalán en la enseñanza para personas sordas.

Es un Estatuto donde, en su parte dogmática (que creemos que una norma de rango estatutario no debe contener) no se reconocen derechos básicos como son la Libertad de Cátedra o la Libertad de Enseñanza, algo que nos parece especialmente grave conociendo la trayectoria intervencionista de la Administración Pública catalana en temas tan sensibles como el de la lengua. Este estatuto hace posible la imposición del catalán en la Universidad como lengua única. Además, entra a regular puntos que creemos que deben ser competencia de los propios centros y no de la administración: como es el definir en su artículo 21.2 la educación sostenida con fondos públicos (que, evidentemente, incluye la concertada) como laica, o al imponer normas de admisión de los alumnos en los centros concertados, en su artículo 131.3 (en ese mismo artículo da competencias a la Generalitat para definir la organización de los centros concertados); estas dos disposiciones hacen gala de un preocupante intervencionismo escolar, que da un papel desmesurado a la Generalitat en el Sistema Educativo. En esta misma parte dogmática, fragmenta los derechos individuales por grupos de personas, creando derechos de los mayores, los menores o las mujeres, algo que creemos que atenta directamente contra la universalidad de los derechos fundamentales. El Estatuto de Autonomía vacía de competencias al Defensor del Pueblo e impide a los catalanes acudir a él.

Consideramos desde ULD que el texto de esta reforma atenta gravemente contra la Unidad del Ordenamiento Jurídico. No nos deja de sorprender como en una parte del mismo Ordenamiento Jurídico (Código Penal) se establezcan ciertas acciones como hechos típicos delictivos (como el Aborto o la Eutanasia) y en otra parte del mismo (Estatuto de Autonomía de Cataluña) se establezcan estos mismos hechos típicos como derechos del ciudadano. Supone esta situación que dos hechos que en una parte del Ordenamiento son delitos punibles en otra parte de éste son derechos. En una interpretación sistemática del ordenamiento resultaría que los catalanes tienen un derecho a delinquir reconocido en su Estatuto. No mentemos ya que no reconoce el derecho a la Objeción de Conciencia por parte de los facultativos que eventualmente tengan que aplicar esas técnicas.

Es un estatuto más político que jurídico, en el que se marginan otras concepciones políticas diferentes a las de sus redactores: se da cobertura estatutaria en su artículo 54 a un concepto de memoria histórica que elude a las víctimas por terrorismo o por las persecuciones religiosas y políticas de la Guerra Civil, dando sólo cobertura a las víctimas del franquismo; disposición esta que creemos que no tiene cabida en ningún texto jurídico que pretenda ser norma básica de un ordenamiento, pero que, creemos que si se incluye, al menos debe hacerse de manera que el máximo posible de la población la sienta como suya, algo que, evidentemente, no logra.

Desde un punto de vista económico, consideramos grave que no se reconozca en ningún punto del Estatuto el derecho a la propiedad privada, pese a reconocerse un amplio abanico de derechos, derecho que consideramos básico para evitar lo desmanes de una administración capaz de elaborar un texto tan intervencionista. El artículo 123 del Estatuto, además, vuelve a quebrar el ordenamiento constitucional, al invadir las competencias exclusivas del Estado en materia mercantil, al dar competencias a la Generalitat en materia de competencia desleal, derechos de los consumidores y alteraciones del mercado, algo que, además torpedea directamente el principio de unidad de mercado, que también se ve afectado por la restricción que supone a la libre circulación de trabajadores en el interior de España el otorgar a la Generalitat competencias en el art. 125 del Estatuto para fijar requisitos y condiciones para ejercer profesiones tituladas en Cataluña. El nuevo Estatuto, en su artículo 120, crea una regulación totalmente intervencionista de las Cajas de Ahorro, de las que regula prácticamente todo. Los artículos 121, 122, 123 y 124 rompen completamente con el principio de Unidad de Mercado, al regular prácticamente todos los aspectos del comercio minorista, las cooperativas y de las ferias y mercados. El artículo 133 rompe específicamente la Unidad del mercado energético y de minas, al dar competencias a la Generalitat en su regulación en Cataluña, que lo regula prácticamente todo, hasta su almacenamiento. Otorga en su artículo 138 competencias en materia de inmigración que también rompen con la unidad del mercado, al permitir a la Generalitat expender permisos de trabajo para inmigrantes (algo que rompe con la Unidad de la Seguridad Social, entre otras cosas, algo que hace directamente en el artículo 165). El artículo 145 rompe con la Unidad del Mercado de Valores, al dar competencias a la Generalitat en la regulación de gran parte de las operaciones bursátiles. El artículo 152.2 da competencia a la Generalitat para regular la actividad económica.

Crea, así mismo, un complejo y caro sistema institucional, en su artículo 2.3, creando un aparato administrativo local excesivamente complejo y cuyo mantenimiento supondrá un excesivo crecimiento del sector público y de la presión fiscal que éste ejercerá sobre los catalanes. Este Estatuto crea una Cataluña más cara, que necesitará de más impuestos para mantenerse. Además, establece el derecho en su artículo 24 a una renta mínima garantizada para todos los ciudadanos de Cataluña, algo que a nuestro juicio es económica inviable y puede suponer un grave perjuicio para la economía catalana. El Estatuto permite en su artículo 213 el endeudamiento de la Generalitat sin ponerle límite. El Estatuto no prevé un sistema de financiación eficiente que permita a los entes locales llevar a cabo su labor.

Especialmente grave nos parece, como universitarios, que en nuestra gran mayoría formaremos parte de ellos al acabar nuestra carrera, el intervencionismo presente en la regulación de los colegios profesionales, que da unas competencias excesivas en el art. 125 para regularlos a la Administración. Prácticamente convierte en apéndices de la administración a los Colegios Profesionales. Consideramos además que atenta directamente contra la autonomía universitaria, otorgando en su artículo 172 a la Generalitat y el Parlament prácticamente la totalidad de competencias en la regulación de la Universidad: la programación y la coordinación del sistema universitario catalán en el marco de la coordinación general, las decisiones de creación de universidades públicas y la autorización de las privadas, la aprobación de los estatutos de las universidades públicas y de las normas de organización y funcionamiento de las universidades privadas, la coordinación de los procedimientos de acceso a las universidades, el marco jurídico de los títulos propios de las universidades, la financiación propia de las universidades y, si procede, la gestión de los fondos estatales en materia de enseñanza universitaria, la regulación y la gestión del sistema propio de becas y ayudas a la formación universitaria y la regulación y la gestión de los fondos estatales en esta materia, el régimen retributivo del personal docente e investigador contratado de las universidades y el establecimiento de las retribuciones adicionales del personal docente funcionario, la regulación de los requisitos para la creación y el reconocimiento de universidades y centros universitarios y la adscripción de estos centros a las universidades, el régimen jurídico de la organización y el funcionamiento de las universidades públicas, incluyendo los órganos de gobierno y representación, la adscripción y la desadscripción de centros docentes públicos o privados para impartir títulos universitarios oficiales y la creación, la modificación y la supresión de centros universitarios en universidades públicas, así como el reconocimiento de estos centros en universidades privadas y la implantación y la supresión de enseñanzas, la regulación del régimen de acceso a las universidades, la regulación del régimen del profesorado docente e investigador contratado y funcionario y la evaluación y la garantía de la calidad y de la excelencia de la enseñanza universitaria, así como del personal docente e investigador.

Por todos estos motivos, que creo sobrados, desde Universitarios Liberal Demócratas lanzamos un llamamiento a los universitarios catalanes a votar NO en el referéndum sobre el Nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña.

Ángel Escolano
Miembro del Claustro y Presidente de ULD en la Universidad de Barcelona

Recortes de Prensa   Página Inicial