AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 24 Junio  2006

Los presos políticos vascos
Por JUAN MANUEL DE PRADA ABC 24 Junio 2006

ME resisto a creer que el Gobierno haya adoptado «compromisos» con la banda etarra, tal como ésta aseveraba en su último comunicado. Todavía prefiero confiar en la palabra de quienes me representan, antes que en la de unos asesinos convictos y confesos. Lo contrario sería tanto como aceptar que la soberanía nacional está secuestrada por una pandilla de dimisionarios capaces de venderla en almoneda. Sentada esta premisa, conviene centrar la atención en otros aspectos de dicho comunicado, que no hacen sino abundar en las mismas expresiones de inequívoco maximalismo a que nos tienen acostumbrados los terroristas, pero formuladas quizá con mayor desfachatez y brutalidad. En algún pasaje de ese comunicado delirante se lee que deben darse «los pasos necesarios para garantizar que ninguna legislación, ordenamiento jurídico ni Constitución sea obstáculo o límite en el desarrollo de la decisión que mayoritariamente adopte el Pueblo Vasco». También que «los aparatos del Estado no pueden condicionar ni el desarrollo ni el resultado del proceso». Y, en fin, se afirma que las autoridades españolas deben garantizar «el cese total de la represión, los ataques contra el colectivo de presos políticos vascos a través de la aplicación de leyes de excepción y la presión, chantaje y extorsión contra las actividades de la izquierda abertzale». En definitiva, los etarras reclaman la suspensión del imperio de la ley o, dicho de forma más rimbombante, del Estado de Derecho.

¿Es lícito que un poder público garante de la legalidad entable negociaciones con una banda de asesinos que exige que sus crímenes se beneficien de la impunidad, que se obstruya la acción de la Justicia y que el entero ordenamiento jurídico se declare abolido? Si la función primordial del poder ejecutivo, tal como nos enseñaron en la escuela, es ejercer la gobernación mediante una escrupulosa aplicación de las leyes, ¿cómo puede aceptarse que un Gobierno se embarque en una negociación en la que, antes de empezar a discutir cualquier otro asunto, se le exige que reniegue de su principal cometido, de su misma razón de ser? Nunca es plato de buen gusto que el Estado se avenga a conversar con una patulea de criminales sanguinarios; pero si además esos criminales reclaman que sus delitos no sean castigados y que su quimera política se imponga, previo allanamiento de los «obstáculos y límites» legales que impiden su consecución, ¿cuál puede ser el asunto de dichas conversaciones? ¿Está legitimado un Gobierno a iniciarlas siquiera cuando se le propone una premisa tan aberrante? No se discute aquí la legitimidad del Gobierno para probar soluciones que actúen en beneficio de los ciudadanos, sino para aceptar premisas que hacen inviable cualquier solución.

El azar (o ese ensañamiento sibarítico que suelen emplear los etarras) ha querido que la divulgación de este último comunicado en el que se solicita, entre otras lindezas, el cese de la represión y los ataques contra el colectivo de presos políticos vascos» haya coincidido con el juicio a las alimañas que secuestraron a Miguel Ángel Blanco, lo utilizaron como rehén para alcanzar sus fines desquiciados y, finalmente, lo ejecutaron con cobardía alevosa. De aquella sangre inocente brotó un formidable movimiento de rebeldía ciudadana que acabaría empujando a sus asesinos a las madrigueras de postración y acabamiento en que hoy yacen. ¿Qué gangrena se ha extendido entre la sociedad española para que aquel movimiento espontáneo haya degenerado en un aguachirle de pacifismo barato? ¿Estamos en verdad dispuestos a que ese par de alimañas que hemos visto pavonearse ante las cámaras, proferir fanfarronerías ante el tribunal que los juzgaba, burlarse gélidamente del dolor de los familiares del asesinado y hasta lanzar amenazas a la sociedad sean considerados «presos políticos vascos»? ¿Hasta dónde estamos dispuestos a transigir? Y, en fin, ¿estamos dispuestos a que el Gobierno transija por nosotros?

PSE-Batasuna
La siembra de la secesión
Antonio Sanchez-Gijón Libertad Digital 24 Junio 2006

Lo más negativo de la decisión del partido socialista vasco (PSE) de mantener conversaciones con Batasuna no es la ruptura del consenso que las dos grandes fuerzas políticas españolas, PP y PSOE, alcanzaron con la Ley de Partidos como instrumento para combatir al terrorismo por medios políticos. Lo más negativo es que la mera expresión de esa voluntad y disposición del PSE a "dialogar" con el brazo político de ETA contribuye a reforzar la imagen y representación de esas dos organizaciones terroristas como expresión natural de una entidad vasca con sustancia propia, que hacia adentro encarna y representa al pueblo vasco, y hacia fuera lo distingue y separa de alguien que es esencialmente "otro", esto es, del pueblo español (y del francés).

Nada más arbitrario que este tipo de representaciones en que, viajando con la imaginación, se trazan las lindes del pueblo deseable y se proclaman los derechos que ese pueblo pretende tener. Las notas que caracterizarían a este pueblo vasco se han transformado según el espíritu de los tiempos: el vasco es un pueblo porque racialmente se distingue de los maquetos (Arana y Arzalluz); es un pueblo porque tiene derechos históricos singulares (Aguirre, Ardanza e Imaz); es un pueblo porque así lo quieren "los vascos y las vascas" (Ibarreche). Ya que es un pueblo, tiene derecho a organizarse democráticamente, y esa organización debe comenzar por el acto democrático primordial: su autodeterminación.

Jürgen Habermas ha estudiado los efectos psico-políticos de este tipo de representación, que de hecho refuerza el sentido de autocomprensión de un grupo humano como entidad "otra", irremediablemente diferenciada y separada. Tan pronto como se toma a los nacionalistas como interlocutores por su condición de nacionalistas, y no por otra razón, se está ayudando a legitimar su pretensión de hablar como pueblo vasco, y se da por supuesto que este pueblo vasco es algo sustancial en sí mismo, que se define no en razón de la posición de los ciudadanos vascos (o que viven en el País Vasco) en un sistema abierto regulado por el Estado de Derecho, sino en razón de su inclusión en un esquema específicamente vasco único, irrepetible, singular e históricamente separado. En términos de Habermas, la "nación" como algo opuesto al "republicanismo".

¿Es que los socialistas vascos (y el PSOE) ignoran estos hechos? Los conocen, claro está. Saben que dentro de la constitución española no puede existir un "pueblo vasco". También saben que en el marco de la ley no pueden mantener diálogo político con una organización aún clasificada como terrorista. Por tanto, si no la toman como organización terrorista, ¿en calidad de qué mantienen el diálogo con Batasuna? Evidentemente, como una expresión de un pueblo vasco, singular, diferenciado y "otro". Pero sobre todo saben que, según la teoría política que explica el acontecer político de nuestro mundo occidental, la constitución de un pueblo como algo sustancial entraña una tensión hacia su autodeterminación.

Por eso cabe la sospecha de que la apertura del diálogo con Batasuna supone en realidad un deslizamiento del PSE hacia el principio de autodeterminación. Falta por ver si en este deslizamiento el PSE se va a ver seguido por el PSOE. De momento el secretario general del PSOE y presidente del gobierno niega que tal deslizamiento sea posible. Tal negativa carece de fuerza de convicción. El partido socialista tiene un alma federalista reprimida por las circunstancias históricas de la política española, y la piedra fundacional del federalismo es el principio de autodeterminación.

La doctrina jurídica que dice que sólo tienen derecho a autodeterminarse las colonias es una sutileza jurídica incompatible con la realidad. Los nacionalistas vascos han saludado el referéndum de independencia de Montenegro como un acto de autodeterminación y como un precedente para el País Vasco. Se autodeterminan los pueblos. Y las conversaciones, diálogo o negociaciones del PSE con Batasuna fortalecen, perfilan y dan sustancia a la noción de un "pueblo vasco". Piénsese en pueblo vasco y no en una ciudadanía vasca dotada de plenos derechos constitucionales, y se abrirá el surco en que sembrar la secesión.

Rubalcaba y Alonso
Dos ministerios, dos misterios
GEES Libertad Digital 24 Junio 2006

Si algo parece estratégicamente claro en los últimos años es que la seguridad y la libertad de nuestras sociedades depende tanto del exterior como del interior. En tiempos especialmente revueltos, la firmeza y la claridad en la actuación y el futuro de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas de Seguridad del Estado es una necesidad estratégica indispensable. Por eso mismo empieza a parecer insoportable la situación a que las están conduciendo los dos ministros encargados de llevarlas a cabo.

En el Ministerio de Rubalcaba comienza a cundir el malestar y la desorientación. La Guardia Civil y la Policía Nacional son la punta de lanza contra el terrorismo etarra, y su preparación los sitúa entre las mejores fuerzas antiterroristas del mundo. Sus miembros han recibido las dentelladas de los amigos de Otegi, y a ellos se debe la debilidad actual de la banda. Ahora que algunos políticos tratan de ganar las medallas de la paz, es necesario recordar que fueron las Fuerzas de Seguridad del Estado las que pusieron contra las cuerdas a los etarras y garantizaron la libertad de todos en los tiempos más difíciles.

La detención esta semana del aparato extorsionador de ETA fue seguida de unas balbuceantes disculpas de Rubalcaba, al que faltó pedir perdón por el trabajo de la policía. No es sorprendente el malestar creciente entre quienes soportan la lucha antiterrorista; tras años y años de enfrentarse en primera línea, los profesionales de las FSE están observando cómo sus jefes políticos están más preocupados en subrayar la voluntad pacifista de ETA que en combatirla; de confirmarse el caso del chivatazo a los terroristas, estaríamos hablando de traición. Así las cosas, el proyecto de Rubalcaba para garantizar la seguridad en el interior de España es un completo misterio, que está sumiendo a los profesionales en el desconcierto y la impotencia.

No parecen ir mejor las cosas en Defensa. Desde su llegada, Alonso ha seguido una política de gestos; lejos de abordar las conocidas necesidades, se entrega a una política propia de un pacifismo trasnochado y virulento, que causa estupor entre los maltratados militares españoles. Alonso parece seguir con la política de José Bono; purgar la cúpula militar para recrearla a imagen y semejanza del cesarismo pacifista de Zapatero. Ahora anda también obsesionado con el caballo de Franco. Pero más allá de ello, tampoco conocemos los planes de Alonso para garantizar la seguridad de los españoles fuera de nuestras fronteras, cuando las necesidades estratégicas son acuciantes. Su proyecto futuro es también un completo misterio.

Ni Rubalcaba ni Alonso aterrizaron en ambos ministerios por razones de profesionalidad o preparación. El primero lo hizo para cubrir las espaldas y controlar, cara a la opinión pública y al Partido Popular, el pacto con ETA. El segundo, que había pasado desapercibido en su anterior Ministerio, sustituye a Bono y, alejado de la voracidad teatral de éste, continúa su política. La consecuencia es que a día de hoy, el futuro de la Defensa en manos de Alonso y el futuro de la defensa de las libertades públicas en manos de Rubalcaba continúan siendo un misterio. Precisamente ahora, cuando las cosas debieran estar más claras en ambos ministerios, por los ciudadanos que les pagan el sueldo y por los profesionales que se lo ganan.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

La dimensión de Zapatero
Por M. MARTÍN FERRAND ABC 24 Junio 2006

A Buster Keaton, en «El maquinista de la General», unos cuantos soldados de la Unión le robaron la novia y el tren. La versión dramática de tan singular comedia la ha protagonizado en España José Luis Rodríguez Zapatero, a quien un puñado de etarras le ha birlado la credibilidad y, al menos para la mitad no nacionalista de la población, el respeto. Keaton y Zapatero, un genio y un pícaro, ayer y hoy, hacen carrera con su calculada inexpresividad. Sin mover un músculo de la cara viven las más diversas situaciones, lo mismo para la risa que para el llanto. Keaton está en la Historia y Zapatero, que aspira a estarlo, tiene su nombre inscrito en la lista de espera para ser calificado, en el éxito, como un líder memorable, y en el fracaso, como un falsario sin límites.

Si nos atenemos a los hechos, en olvido de las palabras, asistimos a la escenificación, cuasi litúrgica, del cumplimiento de un pacto que, oculto y misterioso, marca un «proceso de paz» -¿estábamos en guerra?- entre los asesinos etarras y el propio Zapatero. Los primeros en nombre de sí mismos, y el segundo, en el del Estado español. La bien engrosada máquina propagandística del PSOE utiliza toda suerte de formas expresivas para negar la evidencia de una negociación y un pacto alcanzado. Hay que guardar las formas; pero ahí están los hechos. ¿Miente la banda terrorista cuando le reclama al Gobierno el cumplimiento de los «compromisos» establecidos con anterioridad a su anuncio de «alto el fuego»?

Zapatero, aprendiz de Keaton, no mueve un músculo -no deja de sonreír- y le afea a Mariano Rajoy sus expresadas dudas sobre la cuestión al tiempo que nos invita a un análisis con «tranquilidad y perspectiva». Es tanto lo que el líder socialista nos lleva mentido, -que se lo pregunten a sus próximos-, que los distantes, sin rechazar un resquicio de inteligencia en la valoración del caso, no podemos hacer otra cosa que instalarnos en la desconfianza y contemplar cómo, día a día, los hechos confirman la sospecha de un acuerdo cerrado que, si llega a buen fin y a pesar de la renuncia etarra que conlleva su hipótesis, le daría al hoy presidente cuerda para seguir gobernando -intrigando- durante ocho, doce o dieciséis años.

A Keaton, en España, se le llamó Pamplinas y ha tenido que pasar mucho tiempo para que se le reconozca como un genio integral del cine. Zapatero, que no provoca unanimidad ni en los apodos, ha necesitado poco tiempo, dos años, para servirnos la imagen que nos muestra su verdadera dimensión. Rajoy, que tiende al juego limpio, no conseguirá desenmascararle; pero es tan larga la lista de sus conmilitones afectados -engañados- por el presidente, que de ella surgirán los nombres de quienes consigan devolverle al PSOE el mínimo de dignidad que a todos conviene.

¿El candidato de ETA?
Carmen Martínez Castro ABC 24 Junio 2006

El Gobierno asegura que no tiene compromisos con ETA pero indudablemente el presidente Zapatero tiene un plan; ganó las últimas elecciones con el «no a la guerra» y quiere ganar las próximas con el «sí a la paz». Aparentemente la lógica del movimiento es impecable pero se topa de bruces con un par de serios obstáculos: lo que entendemos por guerra y lo que entendemos por paz.

Cada mañana Carlos Herrera insiste con acierto en que estamos ante un insólito y desigual proceso de paz entre nucas y pistolas: entre la familia destrozada de Miguel Ángel Blanco y la chulería asesina de Txapote; entre la dignidad solitaria de Pilar Elías y la impunidad del cristalero que la convirtió en viuda. El conflicto en el que los ciudadanos españoles nos hemos doctorado durante estos años es la guerra entre la inocencia de las víctimas y la ferocidad de sus verdugos. Esa es la auténtica naturaleza del «proceso» por más que Zapatero, De la Vega y Blanco se empeñen en hablar de la paz como un absoluto ontológico. Esa paloma blanca que cada día lanzan desde Moncloa y Ferraz a la opinión pública la despluma la dirección de ETA en cada uno de sus comunicados y la remata Txapote con solo una mirada.

Acebes desbarró de manera intolerable y abusiva cuando acusó a Zapatero de seguir el guión de ETA; lo cierto es que el presidente sólo sigue la metodología y el calendario marcado por los terroristas, un plan en el ya urge la negociación. ETA marca la ortodoxia y el gobierno anda sumergido en la heterodoxia; ellos señalan las condiciones de su paz y el PSOE se desdice de las nuestras; los criminales no han renunciado aún a nada y los demócratas ya les hemos regalado unas cuantas bazas. No es la intransigencia de las víctimas la que mata la esperanza de paz, es la intransigencia de los verdugos. No son Alcaraz ni la AVT quienes complican la vida a Zapatero, sino Txapote y ese «dales duro» con el que terminó su intervención en el juicio por el asesinato de Miguel Ángel Blanco.

El presidente del Gobierno disfruta haciendo surf sobre el abismo; la prudencia de los adversarios le permite comportarse como un temerario, pero ETA no es un partido político al uso sino grupo terrorista y esta semana se lo ha recordado en su comunicado. Del mismo modo la oposición de la sociedad española a la guerra de Irak no significa el apoyo automático a la paz de Azkoitia. Esa diferencia se ha medido hasta ahora en manifestantes y en encuestas pero Zapatero se arriesgaría demasiado si pretende contarla en votos, especialmente si ETA le acaba designando como su candidato. Eso sí sería un hecho histórico.

Tripartito
Adiós
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 24 Junio 2006

Se alzó con la presidencia machihembrando el socialismo catalán con un independentismo asambleario y rancio vestido de Armand Basi que vio en el mesianismo del ex alcalde una oportunidad y en su concepto de Cataluña y de España una asombrosa coincidencia. La formalización del pacto incluyó un acuerdo de exclusión política del Partido Popular -a cumplir en todas las instituciones del Estado- que reproducía el peor error de la Segunda República: la negación de legitimidad al adversario y la utilización de su rechazo como aglutinador de izquierdas y nacionalismos.

Desde su investidura empleó un lenguaje inconveniente y a veces amenazante que sólo sirvió para poner a muchos a la defensiva: si España no acepta lo que el Parlament se dispone elaborar, “el drama está servido”. Cuando su conseller en cap, ejerciendo de presidente en funciones, estrena cargo viéndose con la ETA, él lo cubre y lo defiende ante el PSOE. E, inevitablemente, queda contaminado.

Al hundirse el túnel del Carmelo, los suyos confirman alarmados la incontinencia verbal; el president menciona el Prestige y sus consecuencias. Aunque yerra en la previsión, la gestión del desastre hace aflorar lo peor –o lo definitorio– del gobierno tripartito: improvisación, falta de contacto con la realidad y disposición a un control autoritario sobre los medios y la información. Hubo graves síntomas de lo último antes y después: un sectario informe sobre medios, clasificados según su adscripción, con nombres y apellidos de periodistas, que condujo a la dimisión del secretario de Comunicación; el escándalo del CAC, el manejo político en las concesiones de licencias, la ley que concede a un órgano político el poder de establecer la veracidad y sancionar en consecuencia.

Le recuerda al jefe de la oposición, con luz y taquígrafos, el 3 %, merienda de negros que los medios de la capital aún no han entendido y los locales han mantenido oculta. El 3 % no era ninguna comisión; era la parte del presupuesto que cada conselleria apartaba, mediante diferentes mecanismos fraudulentos, para financiar a CDC y a UDC. Artur Mas comete el grave error de demostrar que entiende la alusión. ¿Se ha roto la omertá? Hay querellas, irritación y ultimatos. Pero, como siempre, todo queda en nada.

La maragallada que saldrá más cara al tripartito es una ofensa a los sentimientos religiosos, una broma con la corona de espinas a la puerta del Santo Sepulcro, en Jerusalén. Las mofas de Carod y Margarita Obiols, a la vista de todos, impiden que la burla se circunscriba a la arcana mente del jefe. La izquierda catalana queda retratada y sólo Castells, obligado a posar con la corona, mantiene una expresión severa y consternada. Lo dicho, la maragallada más cara de todas.

También hay una cosa llamada estatut, pero sólo es el McGuffin de una legislatura yerma. Adiós.

Zapatero insiste en que Zapatero miente.
Antonio Javier Vicente Gil  Periodista Digital 24 Junio 2006

¿Cuantas veces ha dicho Zapatero que habría paz con ETA sin condición política alguna?, ayer sin ir más lejos decían que no les darían nada a ETA a cambio de dejar su trabajo habitual de asesinar. Pero claro, como es habitual en Zapatero y sus gentes, dicen hoy una cosa y mañana su contraria, habiendo llegado a realizar tan magno ejercicio de coherencia en un mismo párrafo de unas declaraciones.

Pues bien, si ayer y antes de ayer y hace dos semanas y cuatro y nueve y muchas más veces han dicho que de concesiones nada de nada, hoy sale Zapatero diciendo en zapaterés, el lenguaje de la paz, que el aboga por "un gran acuerdo político de convivencia que recoja la pluralidad de Euskadi", en zapaterés conceder el derecho de autoderminación al País Vasco se llama así.

La frase completa del artículo de El País encierra el fundamento del intríngulis del busilis de la paz sin concesiones políticas. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha apostado hoy por lograr “la paz para el País Vasco, para toda España” mediante “un gran acuerdo político de convivencia, un acuerdo democrático que recoja la pluralidad de Euskadi y supere tantas décadas de desesperanza”.

Estamos batiendo records, hasta ahora era ETA la que decía que Zapatero mentía, pero que el propio Zapatero diga que Zapatero miente es algo que nos deberá hacer pensar cuando veamos que no pasa nada, es como si hubiese dicho que apuesta por la victoria de España en el campeonato del mundo de canicas.

En la hoja de ruta de Zapatero al infierno figura como herramienta indispensable para conseguir el objetivo de llevarnos a la locura del desastre nacional el uso de la mentira, y el descaro para contradecirse a si mismo sin cambiar esa angelical cara de talante.

La importancia de un análisis
Luis del Pino Libertad Digital 24 Junio 2006

Ayer adelantaba CityFM la noticia de que el juez Del Olmo ha dado 24 horas de plazo a las partes personadas en la instrucción del 11-M para que indiquen si se debe hacer un nuevo análisis del explosivo hallado en la furgoneta Kangoo. Manuel Marraco amplía hoy la información en El Mundo, haciendo un excelente repaso de la triste y peregrina historia de los diversos análisis del explosivo de la Kangoo realizados a lo largo de dos años. Una historia de mentiras, chapuzas y manipulaciones.

La noticia de la pregunta lanzada a los abogados por Del Olmo tiene mucha más importancia de lo que parece, como ahora vamos a comentar. Resumamos la situación:

Los Tedax (Sánchez-Manzano) enviaron el 11 de marzo a la Policía Científica una bolsita conteniendo 2 gr de explosivo hallado en la furgoneta Kangoo.

Junto con esa bolsita, enviaron otra que contenía 3 gr de explosivo supuestamente extraido de un cartucho de Goma-2 ECO. Sánchez Manzano pidió explícitamente a la Policía Científica que comparara la muestra de la Kangoo con esta "muestra patrón" porque (cito textualmente el informe de 11 de marzo) "técnicos de esta unidad sospechan que [la muestra patrón] pueda ser idéntica a la anterior" (es decir, al explosivo de la Kangoo.

Al analizar ambas muestras, se detecta en las dos metenamina, además de los cinco componentes habituales de la Goma-2 ECO.

Al analizar el explosivo de la mochila de Vallecas se detectaron sólo los cinco componentes habituales de la Goma-2 ECO, sin encontrarse metenamina.

Sánchez-Manzano dijo al juez que el explosivo de Vallecas, el de la Kangoo y la muestra patrón coincidían (lo que no era cierto).

Además, en el informe de inspección ocular de la furgoneta Kangoo le cuelan a Del Olmo una fotografía falsa del resto de explosivo (le ponen una fotografía del explosivo de la mochila de Vallecas como si fuera el encontrado en la Kangoo).

Un año después se descubre el pastel de la metenamina, y Sánchez-Manzano dice que el haber afirmado que los tres explosivos eran iguales se debía a un error de transcripción. Dice, asimismo, que el hecho de que aparezca metenamina en la Kangoo y, sobre todo, en la muestra patrón se debe, simplemente, a una contaminación de las muestras.

Hasta aquí la secuencia de hechos. Está clara la importancia de los mismos: la aparición de metenamina en el explosivo de la Kangoo y en la muestra patrón (y no en el explosivo de Vallecas) sugiere dos cosas. Primero, que quien preparó el explosivo de Vallecas no es el mismo que preparó el de la Kangoo. Y segundo, que en realidad la supuesta muestra patrón enviada a la Policía Científica no había sido extraida de ningún catucho de Goma-2 ECO, sino que era otro trocito más del mismo resto de explosivo supuestamente encontrado en la Kangoo.

El juez Del Olmo ordenó hace meses que se hiciera un análisis cuantitativo del explosivo de la Kangoo y de la muestra patrón. ¿Qué importancia tenía eso? Imagínense ustedes que hubiera salido en ambos análisis la misma proporción de metenamina. Eso hubiera sido una demostración de que ambos trozos del explosivo habían salido del mismo sitio. Es decir, hubiera sido una demostración de que se había enviado una falsa muestra patrón. Es decir, hubiera sido una demostración de que había existido una voluntad consciente de engañar a la Policía Científica y, por tanto, al propio juez.

Ante eso, ¿qué respondió la Policía? Pues que no queda suficiente explosivo de la Kangoo como para poder hacer un análisis cuantitativo fiable, porque para ser fiables los resultados habría que hacerlos por triplicado y sólo queda suficiente explosivo para hacer una prueba. Ante lo cual, planteaban al juez la pregunta: ¿hacemos esa única prueba, agotando el resto de explosivo que nos queda, a pesar de que los resultados no serán nunca concluyentes, por no haberse hecho por triplicado?

Como puede verse, una trampa saducea: si no se hace el análisis, no se podrá verificar si aparecía metenamina en la misma proporción en el explosivo de la Kangoo y en la muestra patrón. Y, si se hace el análisis, se destruye el explosivo que queda de la Kangoo y, encima, los resultados no valdrían para demostrar nada, porque nunca serían concluyentes.

Planteada la disyuntiva, lo que ha hecho el juez es preguntar a los abogados: ¿qué hago?

Yo, si fuera el juez, tendría clara la respuesta: es absurdo destruir el resto de explosivo que nos queda para hacer una prueba no concluyente. Conservemos el resto de explosivo mientras buscamos un modo no destructivo de realizar el análisis cuantitativo.

Por cierto, la pregunta fundamental en toda esta secuencia de despropósitos es la siguiente: ¿por qué los Tedax enviaron a la Policía Científica ese trocito de muestra patrón? En realidad, no hacía falta para nada: el ánálisis del explosivo de la Kangoo hubiera permitido detectar los componentes existentes, tras lo cual hubiera bastado con comparar esos componentes detectados con los que los catálogos enumeran como componentes de la Goma-2 ECO. Entonces, si no hacía falta para nada enviar esa muestra patrón, ¿para qué la enviaron?

Como los lectores de este blog son ya expertos, seguro que se imaginan la respuesta. Igual que también se imaginan perfectamente de dónde salieron las dos bolsitas de 2 y 3 gr que se le enviaron a la Policía Científica.

Contra la nación cívica
Jesús Laínz elsemanaldigital 24 Junio 2006

Cuando en un enfrentamiento ideológico uno de los bandos puede decir lo que quiera sin limitación alguna mientras que el otro tiene que vigilar cada una de sus palabras, ocultar muchas de las que quisiera decir y disfrazar las que finalmente utiliza, este segundo bando entra en liza con media guerra ya perdida. Esto es lo que les pasa a ciertos defensores de la nación española, que se creen obligados a llenar su discurso de epítetos para no pecar.

En primer lugar está lo del patriotismo constitucional, vergonzante petición de excusa por adelantado. Es como admitir que de España se puede ser patriota pero poco. Y para hacérselo perdonar, se añade la referencia a la Constitución, atenuación de la densidad de patriotismo para que no escueza demasiado. Pero el patriotismo no tiene nada que ver con constitución alguna, pues cualquier patria es algo que está antes y por encima de cualquier constitución. Antes, porque tiene que haber primero una patria para dotarla de una constitución. No existen las constituciones en abstracto. Existe la Constitución española, la francesa o la italiana, que encuentran su explicación en la existencia de sus respectivas naciones. Y por encima, puesto que la patria es lo necesario y las constituciones, lo contingente. Las constituciones pasan, se reforman, se derogan y se sustituyen. Pero la nación que las hizo surgir es lo que continúa su recorrido en la historia, con una u otra constitución.

El segundo epíteto vergonzante es el de la nación "cívica". Confieso que la primera vez que lo oí me desorientó.

–Está bien –pensé– esto de subrayar la importancia de la buena educación de los ciudadanos. Pero, ¿será que sin ese adjetivo, se estaría defendiendo una nación incívica?

Se me contestó que no, que lo que quería defenderse era una nación de ciudadanos, lo cual me dejó aún más sorprendido, incapaz como me veía de imaginar una nación de coliflores, de perros o de semáforos.

–Pero eso es innecesario –repuse–. Todas las naciones son de ciudadanos. Es una obviedad que una nación está conformada por personas, no por animales o cosas.

–No. Lo de cívica es para contraponerlo a la nación étnica –me explicaron–. Lo que queremos decir con ello es que nuestra concepción de la nación descansa en el individuo, venga de donde venga, y no en los condicionantes étnicos e históricos, que es en lo que se basan los nacionalismos excluyentes.

Y aquí es cuando comprendí la notable cantidad de errores acumulados en la "nación cívica".

Primer error: no hay naciones cívicas. No hay nación –y mucho menos aún en nuestra vieja Europa– que no tenga una fundamentación étnica e histórica. España es lo que es, al igual que cualquier otra nación europea, no por ser una aglomeración de ciudadanos salidos de la nada, sino porque tiene una historia y una cultura que le han dado forma.

Segundo error: no es cierto que nuestros separatismos sean nacionalismos étnicos o identitarios, por lo que no tiene sentido oponerles un nacionalismo cívico que ellos también propugnan. Nuestros separatismos fueron etnicistas, pero ya no lo son. Hace un siglo nacieron –y durante unas cuantas décadas continuaron manteniéndolo– con el fin de preservar unas esencias raciales, culturales y espirituales que los separatistas consideraban en peligro a causa de su pertenencia a España. Pero hoy ya no son el Rh vasco, el cráneo catalán o tal o cual volkgeist los valores a conservar. Ya no es la preservación de la estirpe el núcleo de la reivindicación nacionalista. Todos nuestros separatismos llevan muchos años reivindicando su propio "nacionalismo cívico", para lo que incluso utilizan textualmente esta expresión. Todos los partidos nacionalistas, de cualquier región e ideología, llevan muchos años dejando bien claro que cualquiera puede ser vasco, catalán o gallego. Basta con quererlo. Basta con apuntarse a ello, se venga de donde se venga, mientras que el vasco, catalán o gallego de pura cepa que se defina como español, deja de ser vasco, catalán o gallego. Es cierto que se sigue utilizando la excusa de la lengua, pero ya no como la manifestación de un ancestral espíritu nacional, sino como prueba de la afiliación del individuo al nuevo club nacional.

Ejemplos: "La ciudadanía no sólo se debe adquirir por nacimiento en el territorio o por el origen de los padres, sino también por la voluntad de integrarse en la sociedad de acogida" (declaración de ERC). "Aceptaremos como a un hermano a todo aquel, sea cual sea su origen, que quiera compartir con nosotros la suerte de nuestro pueblo" (declaración del PNV).

Es decir: españoles, fuera; todos los demás, dentro.

Los separatistas no quieren defender ninguna esencia étnica, ninguna identidad nacional nacida de la cultura y la historia. Tan solo quieren montar su propio negocio con ellos de presidentes, y para ello tienen que destruir España. Lo de la defensa de la vasquidad, la catalanidad o la galleguidad es sólo una excusa para engañar, adoctrinar y movilizar a la gente.

Si no se ve claro esto, si se insiste en el error de la "nación cívica", la guerra estará perdida.

La venda y la cautela
TONIA ETXARRI El Correo 24 Junio 2006

El inconveniente que tiene el empeño de Zapatero en seguir adelante dialogando con ETA, pase lo que pase, es que, por mucho que los presos como Txapote exhiban su desprecio y nulo arrepentimiento, por mucho que los terroristas hayan retrocedido, con su último comunicado, a la antesala de la declaración de Otegi en Anoeta, por mucho que hayan dejado sobre el panel el mensaje de que han establecido determinados compromisos, por mucho que empiece a rebrotar el terrorismo callejero como reacción a las últimas detenciones, el presidente actúe, ante la opinión pública, como si no estuviera pasando nada. Transmitiendo de paso esa imagen tan inquietante, por impasible, de que nada le detendrá en su objetivo .

El presidente no tiene experiencia en los pulsos gubernamentales con la banda terrorista. Se acaba de estrenar en tan ingrata tarea pero los conocedores de este tipo de procesos deberían aconsejarle del riesgo que corre si quiere jugar este partido en un solo tiempo. Cautela; sí, pero calma, también. De entrada, a lo que su entorno llama «diálogo», ETA lo denomina negociación, que esperan poder encauzarla, si no directamente con el gobierno, a través de la Mesa de partidos.

Pero lo peor, porque se alimenta sospechas al negar verdades (así lo cantaba Imanol) es el oscurantismo del proceso. Porque, al final, todo se sabe. Así ocurrió en el 98. Si, al final, resulta ser cierto que los contactos entre socialistas y Batasuna tienen ya cuatro años de recorrido, difícilmente se le puede pedir complicidad a la oposición.

Se quejan en el grupo socialista de que nunca como ahora un gobierno se había encontrado con tantas cortapisas políticas y mediáticas a la hora de dialogar con ETA. Y tienen razón. Pero no darán con la respuesta adecuada si se contentan con culpar a Rajoy de inmovilista. Al presidente le ha durado un telediario su solemne frase: «primero la paz, luego la política» .Todo el mundo recordará que, en cuanto Rajoy se puso de perfil en el escaño, empezó la política con ETA desde el mismo hemiciclo.

Tras el último comunicado de la banda, pidiendo cuentas al presidente sobre unos compromisos no contados, Zapatero ha dado la cautela como respuesta. Una cautela como la que no tuvo el portavoz López Garrido que se apresuró a sentenciar que ya «no hay ningún tipo de actividad terrorista» horas antes de que la 'kale borroka' hiciera acto de presencia. En cuanto dijo un dirigente nacionalista que los de Batasuna « ya no hablan de la ley», se pasea Barrena por ETB para decir que si quieren legalizarles, ya saben qué hay que hacer: derogar la Ley antipartidos. Está el campo lleno de trampas. Por eso los socialistas no deberían sentirse molestos hacia quienes se mantienen desconfiados y en guardia. Simplemente, no quieren volver a hacer el ridículo. Es una opción.       t.etxarri@diario-elcorreo.com

Asamblea del Foro Erma y Comunicado político
Email  24 Junio 2006

Bilbao, 20 de junio de 2006

En la Asamblea celebrada el pasado fin de semana en Bilbao, el Foro Ermua aprobó por unanimidad la gestión realizada por la actual junta Directiva, presidida por Mikel Buesa, y nombrar Vicepresidentes a Inma Castilla de Cortázar, actual Vicepresidenta de la Fundación Papeles de Ermua y a Iñaki Ezkerra. Asimismo, decidió unánimemente incorporar a la Junta Directiva a Mikel Azurmendi y a Fernando García-Capelo, actual coordinador de las Gestoras Cívicas, en sustitución de Nicolás Redondo (Presidente de la Fundación para la Libertad) y Rubén Múgica.

El resto de los diez miembros de la Junta Directiva son los siguientes: Gustavo Jaso (Secretario), Miguel Ángel Artiach (Tesorero), y los vocales; Antonio Aguirre, Nerea Alzola y Germán Yanke.

Como resultado del análisis realizado en esta Asamblea, el Foro Ermua decidió por unanimidad hacer público el siguiente comunicado político que se transcribe a continuación.

COMUNICADO DE PRENSA DEL FORO ERMUA
Bilbao, 20 de junio de 2006

La Asamblea del FORO ERMUA desea hacer llegar a la ciudadanía las siguientes reflexiones, sobre la situación política, adoptadas en su reunión de  junio de 2006 en Bilbao:

1º.-  LOS PROCESOS DE REFORMA ESTATUTARIA SUPONEN UN CAMBIO EN LA ESTRUCTURA JURÍDICO-POLÍTICA DE ESPAÑA
Los procesos de reforma estatutaria que se están produciendo en España y en los que el propio Presidente del Gobierno ha impulsado  personalmente suponen un cambio en la estructura jurídico – política del Estado.

La España de ciudadanos libres e iguales entre sí, unidos por vínculos de solidaridad y que constituye un ámbito de decisión común, irá desvaneciéndose progresiva e irremediablemente a medida que vayan aplicándose los nuevos estatutos que sigan el modelo catalán.

El poder real, las lealtades y los vínculos emocionales, la solidaridad y la igualdad se construirán en torno a unas comunidades autónomas ascendidas a naciones, realidades nacionales o cualquier otro eufemismo semejante. Los nuevos entes nacionales basados en la identidad etnocultural y etnolingüística serán, lamentablemente, el centro gravitatorio de la vida política.

2º.-  LA APROBACIÓN DE NUEVOS ESTATUTO, SIN SER CONSENSUADA ENTRE LOS DOS GRANDES PARTIDOS NACIONALES, ES UNA IRRESPONSABILIDAD, RESULTA ILEGÍTIMA Y AUMENTARÁ LA DIVISIÓN ENTRE ESPAÑOLES
Nunca en nuestra democracia se había aprobado una modificación estatutaria sin ser consensuada entre los dos grandes partidos nacionales. El propio Sr. Rodríguez Zapatero dijo expresamente que las normas básicas, como los Estatutos, aprobadas por mayorías del 51% del Parlamento estaban destinadas al fracaso y no resultaban legítimas.
(Diario de Sesiones Diario de Sesiones, Año 2004, núm. 65, pág. 3135).

La aprobación sin consenso de los Estatutos, en especial el de Cataluña, supone la victoria del nacionalismo étnico, es una grave irresponsabilidad e implica la destrucción del consenso constitucional, lo que acarreará una mayor división social y perjudicará a la ciudadanía española.

3º.-  TODOS LOS DATOS APUNTAN A QUE LA APROBACIÓN NO CONSENSUADA DE ESTATUTOS INCONSTITUCIONALES ESTÁ DIRECTAMENTE VINCULADA A LA TREGUA DE ETA.
La incomprensible implicación del Presidente Rodríguez Zapatero para salvar un Estatuto inconstitucional que iba a descarrilar en la propia Cataluña, las conversaciones de Perpiñán entre ETA y uno de los principales impulsores del Estatut, la actuación conjunta del nacionalismo desde la firma del Pacto de Barcelona en 1998 y el hecho de que la tregua de ETA fuera declarada al día siguiente de la aprobación del Estatuto de Cataluña en el Congreso, indican que ambos procesos están íntimamente unidos. Así lo corroboran, entre otras cosas, las declaraciones de políticos nacionalistas, incluido el propio Presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, que expresamente han vinculado ambos hechos.

El nuevo Estatut sería la prueba ofrecida por Rodríguez Zapatero para demostrar que es posible rebasar la Constitución si no existen atentados terroristas.

4º.-  TODOS LOS DATOS APUNTAN A QUE EXISTE UNA ENCUBIERTA NEGOCIACIÓN POLÍTICA CON ETA.
El Partido Socialista, a pesar de la existencia del Pacto por las libertades y contra el terrorismo, ha venido entablando negociaciones con BATASUNA desde el año 2001, como ellos mismos han reconocido. Estas conversaciones con una organización instrumental de ETA se han mantenido ocultas a la opinión pública y suponen una quiebra del pacto antiterrorista.

      Asimismo, el PSOE, tras negar reiteradamente cualquier tipo de contacto con ETA, ha venido a reconocer con posterioridad que han existido intermediarios que han “empujado” a ETA a la reciente declaración de tregua. En ningún momento se ha explicado en qué términos se ha desarrollado esa intermediación y qué se ha ofrecido a ETA para que declare un “alto el fuego”.

      La pasividad desde finales del año 2004 de la Fiscalía, de las diferentes Delegaciones del Gobierno y del propio Gobierno ante el sistemático incumplimiento por parte de BATASUNA de las resoluciones del Tribunal Supremo y de la Audiencia Nacional no pueden entenderse más que en un contexto de negociación con la banda terrorista ETA, en el que se anteponga la consecución de un acuerdo con la banda a la primacía de la Ley y el Estado de Derecho.

       En este sentido, la anunciada reunión del PSE con BATASUNA, expresamente apoyada por el Presidente del Gobierno, no viene sino a confirmar la existencia de una negociación política con ETA que nuevamente se pretende ocultar a los ciudadanos. Los precedentes engaños y el reiterado modo de proceder del Gobierno nos autorizan a concluir que se nos pretende engañar una vez más.

El hecho de que el Partido Socialista persista en su decisión de reunirse con el brazo político de ETA, a pesar de que con ello dinamita la unidad en la gestión de la tregua de los dos grandes partidos nacionales, a pesar de las reiteradas peticiones del movimiento cívico y de la mayoría de las víctimas del terrorismo y a pesar de que con ello incumple expresamente las resoluciones judiciales y comete presuntamente un delito, sólo puede entenderse desde el compromiso adquirido en
secreto para iniciar una negociación política: la negociación requiere la legitimación de BATASUNA como frente político del terrorismo con objeto de simultanear la negociación con ETA sobre el abandono de las armas y la Mesa de negociación de los partidos, con objeto de, a pesar de la estricta vinculación entre ambas, aparentar independencia.

Nadie puede creerse que el Partido Socialista asuma el coste que supone romper con el primer partido de la oposición, con el movimiento cívico y con las víctimas del terrorismo, así como el desafío que constituye al poder judicial y al Estado de Derecho la reunión con BATASUNA, sólo para “decirles mirándoles a los ojos que tienen que acatar las leyes”. Pretender que la ciudadanía pueda  creer esta insólita versión es sencillamente una simpleza y un insulto en toda regla.

Es conveniente destacar que si dicha negociación saliera adelante, ni siquiera estaríamos ante la desaparición de ETA, sino ante un proceso de conformación totalitaria de la sociedad vasca tutelado directamente por los terroristas.

5º.-  ESTRATEGIA PARA INSTRUMENTAR LA CESIÓN POLÍTICA ENCUBIERTA
En este escenario de negociación política con ETA todo apunta a que existe un calendario y una estrategia definida y coordinada para instrumentar una cesión política encubierta a los terroristas. La permanente ocultación sobre las actividades de ETA, la extorsión, los actos de terrorismo callejero y el carácter general del alto el fuego supone un paso previo para hacer posible la aplicación de la estrategia diseñada.

       Esta estrategia, en rasgos generales, podría incluir los siguientes pasos a lo largo del proceso:

1º) Legalización de BATASUNA, bajo el nombre actual o bajo nuevas siglas y tras una genérica y ambigua condena de la violencia “venga de donde venga” o cualquier fórmula alternativa de apuesta por la vía política. Esta declaración se tratará de hacer aparecer como una auténtica modificación esencial del discurso de BATASUNA a pesar de que nada sustancial habrá cambiado.

2º) Adelanto de las elecciones generales, amparándose en la imposibilidad de continuar con el mal llamado “proceso de paz” sin el apoyo del Partido Popular.

3º) Comunicado de ETA antes de la celebración de las elecciones. En este nuevo comunicado declarará que el alto el fuego permanente se convierte en definitivo, quedando condicionado o vinculado este cambio al derecho de autodeterminación del “pueblo vasco” en cualquiera de las formulaciones habitualmente utilizadas por la banda terrorista (solución democrática al conflicto, derecho del pueblo vasco a decidir, autodeterminación, etc.).

   Este comunicado será el apoyo de ETA al Partido Socialista para asegurar un resultado electoral que permita una segunda legislatura con Rodríguez Zapatero como Presidente, elemento esencial para materializar las cesiones políticas.

4º) Materialización de las cesiones políticas en la segunda legislatura a través de fórmulas aparentemente desvinculadas de la negociación con ETA: Mesa de Partidos con presencia del brazo político del terrorismo; BATASUNA.

        El transcurso del tiempo permitirá contrastar si se va cumpliendo esta hipotética estrategia aquí anunciada. Si los hechos van sucediéndose  de manera razonablemente ajustada a lo expuesto, nadie podrá negar con credibilidad la existencia de pactos con el terrorismo para otorgarles concesiones políticas que vendrán a materializarse en una segunda legislatura del Sr. Rodríguez Zapatero. Por el momento, sólo es la interpretación más verosímil de los hechos acaecidos y un pronóstico razonable y probable de los que puedan acaecer en el futuro. Ojalá los pronósticos no se cumplan.

  Por último, desde el FORO ERMUA se hace un llamamiento a anteponer los principios y los valores a las adscripciones partidistas. No estamos ante un problema de partidos, sino ante una situación que trasciende ampliamente a éstos. España y la libertad necesitan del concurso de todos y, por ello, hacemos un llamamiento muy especial a las numerosas voces críticas y disconformes del Partido Socialista para que no guarden silencio y reclamen la herencia del socialismo liberal,
opuesto al nacionalismo identitario, que tan larga historia tiene en el PSOE. La defensa de la idea liberal de España no debería quedar en manos de un único partido.

¿También allí catalanofobia?
Cartas al Director Libertad Digital 24 Junio 2006

La huida hacia adelante de la Generalidad catalana se ha cobrado la primera pieza. Las criticas el estatuto y las decisiones del ex-tripartito catalán, con sus acuerdos del Tinell y la reunión de Perpiñán incluidas, han sido calificadas de catalanofóbicas. El divorcio en Cataluña entre ciudadanos y políticos expresado en la última cita electoral, con una abstención superior a la mitad de los votantes, esboza lo absurdo de esgrimir esta fobia por origen regional.

Catalanófobo era todo el que se separaba del argumento que sostenía era el Tribunal Constitucional el que sólo podía expresarse sobre la constitucionalidad del estatuto. Una vez aprobado acusan ahora de antidemocráticos los recursos al Tribunal Constitucional, al que le aguardan una ristra de demandas.

La primera en la frente a la Generalidad y al nacionalismo se la ha dado la Unión Europea, al admitir a trámite la denuncia contra la libertad de expresión de la ley audiovisual catalana, así como el acoso a las emisoras de COPE. Las 700.000 firmas que en Europa tienen la respuesta que no tienen en España, motivan la felicitación a los promotores (entre los que se encuentra Libertad Digital), a su defensor en la UE –Luis Herrero–- y la alegría de todos los que firmamos. ¿También en Europa hay catalanofobia?. Por supuesto que no, ni en España tampoco.

Que se sepa en Europa pica, a tenor de los numerosos intentos de abortar la admisión a trámite. Peregrinos argumentos de que se trata de una cuestión interna catalana, vienen a desacreditar al andaluz o extremeño que firmó el manifiesto. La libertad de expresión es universal, y los recortes de libertad en las Autonomías, se exportan como estamos acostumbrados a ver con el estatuto catalán.

Ya es tarde, pero no hubiese sido mala idea exponer en Europa las más de cuatro millones de firmas a favor del referéndum nacional sobre el estatuto, para haber obtenido así el certificado de "No catalanofobia".

José Carlos Navarro Muñoz - Mérida, Badajoz

CUENTAN CON GRABACIONES DE LAS CONVERSACIONES
La policía investiga a dirigentes del PSE por haber intermediado en el pago de la extorsión a ETA
Según publica El Mundo, destacados dirigentes del PSE aparecen en las diligencias policiales de la última operación antiterrorista de Marlaska contra el aparato de extorsión de ETA. Las Fuerzas de Seguridad tendrían grabadas conversaciones de estos socialistas con alguno de los detenidos mientras realizaban labores de intermediación en nombre de algún empresario al que se había extorsionado. Algo que este sábado han negado desde el PSOE. Estas conversaciones salen a la luz horas después de que la policía detuviese este viernes a dos empresarios navarros por pagar la extorsión a ETA y de una nueva noche con kale borroka. Por su parte, Teresa Jiménez Becerril advirtió a Zapatero que "las personas decentes no se lo van a poner fácil al Gobierno" para negociar con ETA.
Libertad Digital 24 Junio 2006

Altos dirigentes del PSE han llevado a cabo labores de intermediación entre empresarios extorsionados y la banda terrorista ETA, según publica este sábado el diario El Mundo. Estos dirigentes hicieron estas labores siempre a petición de los propios empresarios extorsionados y sus conversaciones con los miembros del aparato de extorsión de la banda terrorista han sido grabadas por los miembros de las Fuerzas de Seguridad. Unas grabaciones que se encuentran dentro de las diligencias policiales de la última operación llevada a cabo de forma conjunta por Marlaska y la jueza francesa Laurence Le Vert.

Según cuenta el diario, una de las conversaciones fue grabada el pasado mes de mayo, y en ella, un dirigente socialista habla en nombre de un empresario que está siendo extorsionado y protesta tanto por la petición de pago a la organización terrorista como por la cuantía económica que se le pide, que le parece excesiva. Una intermediación producida el pasado mes de mayo que se uniría a la ya desvelada del peneuvista Gorka Agirre.

Además de esta conversación, las Fuerzas de Seguridad tendrían también grabados a otros dirigentes socialistas que han hecho esas mismas labores de intermediación durante los dos últimos años.

Esta información fue negada por la dirección del PSOE, que negó que haya algún dirigente socialista "involucrado" en la investigación policial sobre el entramado de extorsión de ETA en la que, según informa El Mundo, las Fuerzas de Seguridad han grabado conversaciones con mediadores de la organización terrorista. Estas fuentes recalcaron que "ningún dirigente del PSE está involucrado" en este asunto.

POLÍTICA
El juez aparta de la investigación al jefe de la lucha contra ETA de la Policía
Considera que el mando no acataba sus órdenes y ralentizaba las pesquisas
M. SÁIZ.-PARDO/COLPISA. MADRID EL CORREO  24 Junio 2006

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Marlaska ha separado de la investigación sobre la red de extorsión de ETA al comisario general de información de la Policía, Telesforo Rubio, el máximo responsable dentro del Cuerpo Nacional de Policía de la lucha contra el terrorismo. El magistrado le apartó del caso en la primera quincena de mayo por considerar que no acataba al pie de la letra sus órdenes y que estaba demorando la investigación sin motivo.

Tras marginar al comisario general, Marlaska designó como responsable de la investigación a un simple subordinado de Rubio, el inspector jefe B., al que tiene prohibido desde entonces hablar con su superior y al que obliga a despachar sólo con el personal de la Audiencia Nacional.

Según fuentes de la investigación, los desencuentros entre el juez y el jefe antiterrorista se remontan a febrero, cuando Grande-Marlaska, en coordinación con la justicia francesa y la Fiscalía, decidió reactivar la investigación sobre la extorsión a pesar de que Rubio y sus más cercanos colaboradores consideraban que el caso no llevaría a ningún sitio.

Tras varios enfrentamientos a costa de retrasos en la trascripción de las escuchas telefónicas y supuesta falta de información al juez, ambos se enzarzaron en un cruce de escritos por las demoras de Rubio en dar cuenta del resultado de los seguimientos a los miembros de la trama realizados entre el 4 y el 6 de mayo por quince coches 'k' (camuflados). Este último episodio terminó con el fulminante apartamiento del comisario jefe de Información de la investigación, algo que nunca antes había sucedido en la lucha antiterrorista.

Investigación del 11-M
Telesforo Rubio, antes de acceder a su cargo, había sido jefe de comisarías locales en Madrid y no había llegado a tener responsabilidades antiterroristas. Sin embargo, tras la derrota del PP el 14-M, el nuevo equipo del PSOE le ascendió a comisario general de Información, el puesto de mayor rango dentro del Cuerpo Nacional de Policía. Durante la campaña electoral había formado parte del grupo de expertos que ayudó a Zapatero a definir su programa electoral en materia policial.

El PP le ha acusado de pasar información errónea el 11-M, tesis desmentida oficialmente por la dirección general de Policía. Su intervención durante la comisión del 11-M fue polémica y los populares le acusaron de haberla preparado previamente en la sede madrileña de Gobelas junto con miembros del PSOE.

Por otra parte, el juez Grande Marlaska ya ha comenzado interrogar a algunos de los agentes que intervinieron en la operación contra la red de extorsión a consecuencia de una presunta filtración de información. Según distintas fuentes, uno de los detenidos recibió un aviso de que iba a ser detenido varias semanas antes de que se produjera la redada. La persona que pudo haber hecho llegar los datos al presunto colaborador de la banda no ha podido ser identificada. En este sentido, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró ayer que es «razonable y respetable» que el magistrado «abra una investigación si cree que se ha producido una fuga de información».

SABOTAJE
Explota un artefacto y localizado otro en las obras de la autovía entre Cacheiras y Santiago
A las tres y veinte de la madrugada ha explotado un artefacto en uno de los camiones de las obras de la autovía en el lugar de Tras do Eixo, en Teo. Otro explosivo era desactivado por los Tedax en una máquina retroexcavadora. La Guardia Civil enmarca estas acciones en campañas de «independentistas radicales».
(Firma: REDACCIÓN DIGITAL | Lugar: A CORUÑA ) La Voz 24 Junio 2006

Los vecinos de Tras do Eixo, Teo, se despertaron sobresaltados esta noche al escuchar una fuerte explosión a las tres y veinte de la madrugada en las obras de la autovía que enlaza Cacheiras con Santiago. El origen de las explosión estaba en uno de los camiones de destierro de las obras que ardía violentamente. Los vecinos y responsables de la empresa constructora Arins-Diosdiante lograron sofocar el fuego con extintores aunque ya habían procedido a avisar a los bomberos de Santiago y la Guadia Civil de Milladoiro.

Al sospechar que se trataba de un acto de sabotaje, procedieron a revisar el resto de la maquinaria que trabaja en las obras. En la búsqueda, localizaron debajo de una retroexcavadora otro artefacto incendiario compuesto por una garrafa de plástico de cinco litros de gasolina, dos bombonas de cámping-gas, una botella de vidrio con líquido inflamable, ácido sulfúrico, una bomba de palenque de unos 200 gramos -de las que se utilizan en las fiestas- y un dispositivo de iniciación por retardo de relojería. Al lugar llegaron a las siete de la mañana grupos de los Tedax de A Coruna que trabajaron durante dos horas para desactivar el artefacto.

Los dueños de la empresa, que descartan la implicación de los vecinos de la zona en el sabotaje, valoran en 200.000 euros los daños ocasionados por el fuego en el camión.

Los Tedax y la Guardia Civil se llevaron para analizar los restos del camión incendiado así como el artefacto desactivado. Mientras, las obras continúan con normalidad.

Tercer artefacto
A las siete de la mañana, se conocía que había sido localizado otro artefacto similar en las obras de la autovía de Brión, también en las cercanías de Santiago. Este tercer aparato tampoco llegó a explotar al ser desactivado por los Tedax.

Independentistas
La Guardia Civil enmarca estas acciones en campañas de los «independentistas radicales», contra la construcción de estas dos autovías, según indicaron fuentes de la Delegación del Gobierno.

Cultura
Catorce millones de personas estudian español en el mundo
Belén García-Alifa La Razón 24 Junio 2006

Sevilla- El español como lengua no sólo constituye un medio para la actividad económica, sino que puede aportar valor a esta actividad. Para José Luis García Delgado, director del seminario «El valor económico del español», la lengua es una empresa multinacional dotada de «un patrimonio extraordinario» que poseen más de veinte países y con más de una matriz, de la que España no representa «más que un 10 por ciento». Es una de las conclusiones a las que han llegado los participantes en el primer seminario internacional sobre el español como recurso económico que, durante dos días, ha reunido en Sevilla a lingüistas, sociólogos y economistas, así como al ex gobernador de Puerto Rico, Rafael Hernández Colón, Osvaldo Hurtado, ex presidente de la República de Ecuador, y el ex presidente de Colombia, Belisario Betancur. El encuentro fue clausurado ayer por la escritora y premio Príncipe de Asturias de las Letras, Nélida Piñón, y abundó en el «poder» de una lengua que es el cuarto idioma con casi 400 millones de hablantes y que, según José Antonio Alonso, codirector del seminario, en las próximas décadas desplazará al inglés, que actualmente ocupa el segundo lugar. En este sentido, García Delgado confirmó «la buena salud del español», pero recordó que “la salud hay que administrarla, conservarla y mejorarla».

El español, según concluye el proyecto de investigación, ha impactado en los negocios y las grandes compañías comercializan sus productos también en esta lengua. Como ejemplo, los representantes de países de América Latina mencionaron las grandes empresas de comunicaión que «venden» a una población hispanohablante en constante evolución demográfica. Segñun Alonso, existe un proceso de expansión «notable» del interés por aprender español que las instituciones no aprovechan y recordó que, según el registro del Instituto Cervantes, «hay más de 14 millones estudiantes del idioma en todo el mundo». Además, el español aporta a la economía de España un valor equivalente al 15 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB), similar a la que genera el turismo, una estimación que, según Alonso, «seguro que es todavía mayor». Los participantes en este seminario destacaron que el español «debe ser objeto de promoción y cuidado por parte de las autoridades y de las instituciones públicas».
Recortes de Prensa   Página Inicial