AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 1 Julio  2006
Principios inmodificables
POR GRACIÁN (*) ABC 1 Julio 2006

LA Constitución española contiene dos sistemas para su reforma, uno de ellos más agravado para sus partes más sensibles. No excluye expresamente nada de su posible modificación, aunque tampoco manifiesta que cualquier cosa es susceptible de alteración. Sin embargo distingue entre derechos y situaciones que ella misma «otorga», de aquellos otros que simplemente «reconoce» como preconstitucionales; de modo que ésos que reconoce como previos, no corresponden ni al poder constituido, ni siquiera al poder constituyente. «Nemo dat quod non habet».

Esos derechos y situaciones preconstitucionales o metaconstitucionales no son susceptibles de modificación constitucional, ni siquiera por sus métodos más rigurosos, con disolución de las Cortes y referéndum nacional. Y si, pese a ello, se hiciera, si por ejemplo se privara de derechos a los españoles mayores de una cierta altura que son minoría, a favor de la mayoría, mediante el añadido de un inciso habilitante al artículo constitucional que regula la Igualdad; o si se decidiera eliminar los preceptos constitucionales que establecen las bases y mecanismos democráticos, o la libertad de expresión..., esa reforma, además de ilegal, sería ilegítima, sería constitutiva de revolución y equivalente al golpe de Estado, por muy pacífica que la revolución fuera, como ha ocurrido en otras ocasiones, o por muchas mayorías de apoyo que tuviera.

Es muy útil tomar en consideración los discursos y artículos de Azaña sobre la autonomía de la Cataluña republicana, porque, habiendo sido su gran promotor y defensor, pronto hubo de poner límites a las demandas catalanistas, y más tarde, acabó promoviendo recuperación de poderes y denunciando manifiestas deslealtades. En 1930, estando en la oposición, acudió a dar una conferencia a Barcelona, cantó las excelencias del seny catalán, la integración perfecta de las aspiraciones catalanistas dentro de España y concluyó diciendo que si quisieran separarse, en su espíritu liberal, procuraría establecer buenas relaciones de vecindad entre España y Cataluña.

En 1937, cuando Cataluña creó su propio Ejército, invadió Aragón y lo intentó en Balear, Azaña encargó a Negrín recuperar Cataluña para la legalidad estatutaria y constitucional. Habló muy crudamente de la infidelidad de los gobernantes catalanes del momento. En medio, en 1932, Azaña era jefe del Gobierno cuando el Estatuto Catalán llegó al Parlamento nacional. Pasó la Comisión sin tocarse una coma, porque los catalanistas lo exigían así. Y después de ello, el 27 de mayo, se levantó Azaña haciendo un discurso, muy comprensivo y amable para con Cataluña y las aspiraciones manifestadas en el Estatuto, pero estableciendo la doctrina de que la constitucionalidad del Estatuto no podía medirse sólo por referencia a los preceptos constitucionales sobre el asunto regional, sino que era preciso hacer una interpretación sistemática, de conjunto, de la Constitución, y tomar en consideración, asimismo, sus «conceptos implícitos» («los límites conceptuales, implícitos en los dogmas que presiden la organización del Estado en la República»).

Entonces no existía, como hoy existe, el criterio de que la Constitución es norma directamente aplicable, ni un precepto como el art. 5º de la Ley Orgánica del Poder Judicial, según el cual «la Constitución es la norma suprema del Ordenamiento jurídico y vincula a todos los Jueces y Tribunales, quienes interpretarán las leyes y los Reglamentos según los preceptos y principios constitucionales». Por ello, al analizar la posible reforma de la Carta Magna en materia de organización territorial, debemos comenzar distinguiendo bloques de asuntos según su naturaleza otorgada o no.

Porque el esquema del reparto de poderes entre territorios que contiene nuestra Constitución, que se desarrolla en el Título VIII, puede ser bueno o malo, pero en cualquier caso es contingente y modificable. Pero el artículo 2 de la Constitución contiene unos principios de diferente orden y naturaleza. En cuanto al conjunto de España dice: «La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles...», precepto que ha de complementarse con lo dicho antes, en el artículo 1, 2: «La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los Poderes del Estado». Y por lo que se refiere a las partes de España, de carácter regional, añade el artículo 2: «... y reconoce y garantiza (la Constitución) el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas»

Aquí se reflejan las siguientes realidades metaconstitucionales:

Desde el punto de vista del conjunto:

-La existencia de la nación española; no es la Constitución la que soporta a la nación española, sino que es la nación española la que soporta a la Constitución.

-Su indisolubilidad.

-Su indivisibilidad.

-La nación española como patria común de todos los españoles.

-La consideración del pueblo español como soberano que fundamenta todos los Poderes del Estado.

Desde el punto de vista de los poderes autonómicos:

-Que también es preconstitucional que las regiones en abstracto pueden invocar algún derecho a la «autonomía».

-Si bien ese derecho a la autonomía lo tienen territorios que han de reunir dos características expresas: que se «integren» en la Nación común e indivisible de todos los españoles, y que se integren solidariamente con todos los demás territorios.

En rigor cabe defender que estos preceptos, declarados por el poder constituyente previos a sí mismo, no pueden ser modificados ni siquiera mediante una reforma agravada de la Constitución. Y en todo caso, que nunca podrán ser alterados sin un pronunciamiento expreso del pueblo español, titular de la soberanía. Ni mucho menos pueden ser menoscabados mediante reformas ordinarias, constitucionales, estatutarias o de leyes orgánicas. En otro artículo pasaremos revista a las consecuencias concretas de la imposibilidad de reforma de tales principios.
(*) Colectivo que reúne a 60 intelectuales y profesores de reconocido prestigio

La rendición (V.O. en vasco)
Juan Carlos Escudier El Confidencial 1 Julio 2006

El diálogo con ETA que, como quien declara inaugurado un pantano, abrió oficialmente Zapatero el pasado jueves tiene un elemento distintivo que lo diferencia de otros procesos similares vividos durante la democracia. Por primera vez, sectores amplios de la ciudadanía y de las víctimas, espoleados y manejados por el principal partido de la oposición y por distintos medios de comunicación, han llegado al convencimiento de que el presidente del Gobierno está dispuesto a rendirse a los terroristas y a consumar la gran traición a la patria, dicho sea en el grandilocuente lenguaje que se le aplica.

Sin que ningún hecho objetivo lo avale, se sostiene sin pudor que ya se ha pactado con ETA la liberación de todos sus presos, la entrega de Navarra al País Vasco y la celebración de un referéndum de autodeterminación en Euskadi, con el que se oficializaría su independencia. Una pregunta tan obvia como qué ganaría Zapatero con todo ello encuentra la más alucinógena de todas las respuestas: el presidente es rehén de ETA porque fue la banda, en connivencia con el PSOE, quien planeó el 11-M para desalojar al PP del poder y le dio la presidencia del Gobierno. El disparate no por mayúsculo encuentra menos resonancias.

Basta con bucear en algunos foros de Internet, oír las opiniones de los oyentes de algunos programas de radio o escuchar los gritos de “Zapatero, asesino” coreados masivamente en las multitudinarias manifestaciones de la AVT para percatarse de que no estamos ante la locura de unos pocos sino ante un clima de opinión fabricado alevosamente con efectos devastadores. Quizás resulte exagerado mantener, como ha hecho recientemente Santiago Carrillo, que nos hallamos ante una campaña en la que se incita al asesinato del presidente del Gobierno, pero es evidente que se está aventando un odio injustificable.

Con el debate político sometido a esta tensión cainita las probabilidades de que el proceso de diálogo con ETA concluya con el final de la violencia son ciertamente escasas. Es lícito desconfiar de Zapatero y criticar con severidad sus errores, pero roza lo inadmisible en un asunto de esta naturaleza albergar la esperanza de que se estrelle por el camino. Paradójicamente, ante la mejor oportunidad de erradicar el terrorismo, en el momento de mayor fortaleza del Estado y de mayor debilidad de la banda, inexplicables fuerzas se han desatado para conjurar cualquier atisbo de éxito.

La declaración del jueves contiene los elementos necesarios para tranquilizar a los convulsos. La referencia a que el Gobierno respetará las decisiones que los ciudadanos vascos adopten libremente se somete a la “sujeción a la legalidad”, al respeto de las normas y al compromiso absoluto con la Constitución. Como no podía ser de otra forma, los teóricos de la rendición ha visto en estas palabras el aval del presidente a la autodeterminación. Pedía Zapatero la colaboración de todos los medios de comunicación y hay quien todavía no ha parado de reírse.

En circunstancias normales, cualquiera entendería que, aun en sus últimos estertores, exigir a ETA que se rinda, entregue las armas y pida celdas libres para sus militantes que aún permanecen en libertad no deja de ser una carta a los Reyes Magos. Y que, por el contrario, lo prudente sería escenificar un final que, como diría Alfonso Guerra, “agote las posibilidades de brotes laterales de violencia”. Quiere ello decir que, descartado el precio político, convendría a efectos estratégicos dar una salida a los terroristas, de manera que puedan atribuirse algún tipo de relativo triunfo.

Como una situación de esta naturaleza resultará finalmente inevitable, es predecible que los ataques al Gobierno se recrudezcan y que la bola de la traición siga engordando. Contar con el apoyo y la complicidad del principal partido de la oposición conjuraría esta tentación, pero no parece que Rajoy esté por la labor de ponerle a Zapatero las cosas fáciles. Más bien al contrario, le ha cogido gusto a llenar de militantes populares las concentraciones de la AVT, traídos en autocar desde todos los puntos de España. Utilizar a las víctimas de manera tan soez no es algo para sentirse orgulloso ni para contar a los nietos.

Indudablemente contagiados por el optimismo antropológico de su líder, existe en el PSOE la impresión de que el concurso del PP no es imprescindible y que, en contra de las declaraciones públicas de Zapatero, el proceso ni será tan largo ni tan difícil como se predica. En lo primero se equivocan; lo segundo, a falta de otros detalles, es una extraña profecía que no casa con la experiencia acumulada de anteriores negociaciones con ETA.

Para lo que no hace falta ser augur es para predecir que la presión contra el Gobierno irá creciendo a medida que el proceso avance y empiecen a conocerse detalles que puedan alimentar a los buitres, como será el caso de las excarcelaciones que necesariamente habrán de acordarse. La división del país entre los enemigos del presidente –adversario es una palabra que se ha quedado pequeña- y el resto es cada día más profunda. Cada acto de Zapatero es percibido como un paso más hacia el fin del mundo y con machacona insistencia se traslada su supuesta perfidia a quienes siguen pensando que el PSOE asaltó el Congreso en trenes de cercanías.

A éstos últimos debe de quedarles una última esperanza antes de echarse al monte. Lo confesaba Rajoy en entrevista en la COPE este mismo viernes. Para acabar con la pesadilla y remendar la España que ha roto Zapatero basta con votarle a él en las próximas elecciones. Tranquiliza bastante saber que del infierno también se sale.

escudier@elconfidencial.com

ETA, el mango y la sartén
Federico Quevedo El Confidencial 1 Julio 2006

Yo no sé que garantías tiene la banda terrorista ETA de que se va a cobrar los pagarés firmados por Rodríguez Zapatero a cuenta del ‘alto el fuego permanente’ y de cualesquiera otros gestos de aproximación al fin de la violencia que puedan hacer la pandilla de canallas para que Rodríguez gane las siguientes elecciones. No lo sé, ni ustedes tampoco, porque no hemos estado en la trastienda de la negociación, en el burladero de este esperpento que nos ha llevado a la rendición del Estado ante la mafia asesina. Pero de los silencios de Rodríguez, de las ambigüedades de Rodríguez, y de las satisfacciones de ETA-Batasuna podemos tener una aproximación bastante certera sobre algo de vital importancia para entender lo que se nos vienes encima: Rodríguez ha aceptado que existe un conflicto en el País Vasco; un conflicto político, por una parte, y militar por otra; un conflicto que requiere que ambas partes del mismo negocien al mismo nivel; un conflicto, en definitiva, que requiere una solución adecuada a la intensidad del mismo, y que no puede ser otra que el derecho de los vascos a decidir. Es decir, Rodríguez ha asimilado el lenguaje nacionalista, lo ha hecho suyo, lo ha convertido en la guía de sus pasos. Pero cuando se gobierna sobre la base de una falsedad, se cometen errores graves y de consecuencias imprevisibles.

El jueves, mientras esperábamos a Mariano Rajoy que tenía prevista una rueda de prensa en la sede de su partido, nos pusimos a charlar uno de Bilbao, otro de Algorta y otro de Las Arenas –este que suscribe-, como en los chistes. No hablamos de política. Los tres llevamos tiempo, mucho tiempo, fuera de aquella tierra, como otros muchos que conozco, compañeros del colegio, viejos camaradas de correrías infantiles en las playas de Plencia y Sopelana, en los barrios viejos de Bilbao donde los potes y los txiquitos corrían de un lado a otro de las barras de las tabernas mientras empinabas, nunca mejor dicho, el codo para alejar de la boca el tubo estrecho del porrón de cerveza y Casera. Hablamos de lo mucho que ha cambiado el Paseo de Zugazarte, donde aquellas casonas de las que salían viejas añas con los niños cogidos de la mano para llevarlos al colegio se han reconvertido en suntuosas oficinas, en lujosos despachos de ilustres abogados asesores de la gran banca vasca ahora en manos de los maketos españoles. Hablamos de viejas carreteras que conducían de Lejona a Getxo y que en estos días son irreconocibles autovías donde si hace mucho que no viajas a Neguri te pierdes irremediablemente para acabar en algún atasco insufrible. Hasta Romo, el viejo Romo, está tan cambiado que te pierdes en sus calles como si se tratara de una ciudad nueva para los que siempre vivimos, corrimos, jugamos y lloramos allí.

Son –somos– muchos los que vivimos la diáspora, los que sufrimos el dolor de la exclusión, los que tuvimos que abandonar una tierra para la que entregamos buena parte de nuestra existencia porque los que allí se quedaban no nos querían. Nos fuimos porque no creíamos en un conflicto inexistente, sólo producto de la mente acalorada y neurótica de Sabino Arana, porque nunca hubo conflicto vasco, ni siquiera las Guerras Carlistas son producto de una diferencia excluyente entre vascos y españoles, en la medida que aquellas sucesivas guerras civiles tenían como telón de fondo la sucesión al Trono de España. A lo largo de la Historia, el pueblo vasco ha unido irremediablemente su destino al de la Corona española, ha formado parte de un todo común, al igual que lo formó Cataluña. Sin embargo, durante estos últimos años, en las escuelas vascas y catalanas a los niños se les ha enseñado una historia tergiversada y, lo que es peor, una historia visceralmente amañada e intensamente sumida en el rencor, el resentimiento y el odio hacia el pueblo español. Así las cosas, ¿cómo no iba a tener ETA caldo de cultivo para poder sumar a su proyecto de sangre y muerte, generación tras generación, a centenares de fanáticos idiotizados por una educación fascista y excluyente?

Rodríguez ha aceptado como cierta, sin rechistar, una de las mentiras más mortíferas de nuestra historia reciente, no solo de la historia de España, sino de la historia de Europa, con unas consecuencias en términos de muerte y destrucción que todos conocemos, porque hemos vivido muy de cerca lo que ha ocurrido –y sigue ocurriendo- en la Europa de los Balcanes, en la antigua Yugoslavia, en la frontera de Albania, en la tierra serbo-bosnia, en Kosovo. De ahí el término balcanización, no aceptado por la Real Academia, pero si por el lenguaje político contemporáneo. Un riesgo presente, un riesgo que cuando se menciona aquí a uno le tachan de loco peligroso, pero que se repite en los editoriales y los reportajes que en los medios de comunicación de toda Europa se publican sobre España, sobre lo que está pasando en España, la nación más antigua de este continente al que puso nombre la bella hija del fenicio Agenor. El nacionalismo, justo al fascismo, el comunismo y el nazismo, es una ideología destructora del individuo, es una ideología que predica la superioridad de unos frente a otros, es una ideología que combate la libertad, porque la libertad es incompatible con la supremacía de la raza. Sabino Arana fue un precursor de Hitler, y ahora vamos a sentarnos a negociar con sus herederos.

De aquellos años en Las Arenas recuerdo que en el piso de abajo vivía un médico prestigioso, al que teníamos por galeno de cabecera de la familia. La suya, la del doctor –cuyo nombre callo por razones de intimidad suya y mía-, era toda del PNV, lo cual no resultaba inconveniente para que hubiera una buena relación abajo-arriba y arriba-abajo. Hasta que llegó la Transición y ETA comenzó su espiral de sangre y muerte. No eran abertzales porque no eran comunistas, y sin embargo cada víctima del odio y la sinrazón terrorista era celebrada con espumosos y exclamaciones de satisfacción y de apoyo a los gudaris vascos que en un alarde de valentía habrían descerrajado unos cuantos tiros por la espalda a vaya usted a saber qué pobre guardia civil cuyo sueldo no llegaba ni para alimentar a una familia de cuatro hijos y que, sin embargo, vivía sometido a una presión brutal y a un permanente riesgo de su propia vida, la de su mujer y la de sus hijos. Y donde digo guardia civil, digo policía nacional o miembros del Ejército, ya que en aquella época lo de matar políticos todavía no se había puesto muy de moda, porque ETA identificaba a las Fuerzas de Seguridad como los enemigos represores.

Por eso aquí no hay tregua que valga, ni alto el fuego permanente ni madre que lo parió. Mientras para ellos haya conflicto, mientras en sus mentes calenturientas y hervidas de fascismo excluyente, siga existiendo el pueblo español como un enemigo a batir, habrá muerte y destrucción. En la confluencia de nacionalismo y delincuencia, ETA ha encontrado un motivo de existencia perdurable. El nacionalismo es victimista por naturaleza, y nunca obtiene todo lo que desea porque si lo consiguiera ya no tendría razón de ser ni de existir. Y el delincuente, el asesino mercenario como Txapote, no sabe vivir sin una pistola bajo la almohada, sin un motivo para matar, sin una razón para despreciar la vida de otros y la suya propia. Por eso ETA tiene la sartén por el mango, porque sabe que nunca dejará las armas, porque quizás durante un tiempo pueda invertir sus esfuerzos criminales en otras acciones no directamente relacionadas con la lucha armada, o sí, pero en otro lugar. Porque sabe que la ideología nacionalista se seguirá alimentando en las ikastolas donde continuará creciendo la simiente del odio y la sinrazón, y que eso le permitirá engrosar de nuevo sus filas de lunáticos asesinos de fría y calculada mirada. Porque sabe, en definitiva, que mientras mate siempre habrá algún cobarde que se pliegue a sus exigencias. ETA volverá a matar, no lo duden, y más pronto que tarde.

fquevedo@elconfidencial.com

PRECIO POLÍTICO, PRECIO JURÍDICO, PRECIO MORAL
Editorial minutodigital 1 Julio 2006

Hay que preguntarse cuanto nos va a costar de verdad a los españoles la paz con ETA. Zapatero nos ha dicho que no se va a pagar ningún precio, gratis nos va a salir terminar con el terrorismo. Miedo da cuando un embaucador te cuenta, no ya lo barata y buena que es la mercancía que quiere venderte, sino que te va a salir gratis. Con semejante milonga hay que pensar que la estafa va a ser de gran calibre.

Porque pagaremos, y muy cara, la paz con ETA.

Las víctimas ya han pagado un precio, han dado sus vidas. Pero parece ser que aún no ha sido suficiente y deben pagar más. Deben abdicar de pedir justicia y castigo para sus verdugos.

Y la democracia pagará también un precio político. No hay más que leer las valoraciones de los aberzales en Gara para comprobarlo: “el Gobierno español admitió expresamente la existencia de un conflicto político. La declaración del presidente del Ejecutivo español sitúa definitivamente el centro de gravedad del proceso político en Euskal Herria, y es ahí donde debe quedar”. Un precio político que pasa por la derogación de la constitución: “José Luis Rodríguez Zapatero, aunque expresó al final su compromiso absoluto con la Constitución de 1978, no la mencionó ni esgrimió en las partes realmente sustanciosas y centrales de su declaración” dicen los batasunos.

Pero es España y los españoles quienes pagarán el precio más alto, un pago en perdida de soberanía y de unidad. Nuevamente los etarras nos descubren sin tapujos el significado de las palabras de Zapatero. “El esperado pronunciamiento no se quedó en un mero enunciado de la intención del Gobierno de abrir negociaciones con la organización armada, sino que Zapatero hizo públicos sus compromisos con el proceso político, concretados fundamentalmente en la aceptación de que corresponde a los partidos y agentes vascos fijar los métodos de diálogo y adoptar un acuerdo justo y democrático que encamine un proceso resolutivo, y en el respeto a las decisiones que adopten los ciudadanos vascos.

Los únicos que no pagarán precio alguno son Zapatero y el PSOE, ellos sí pretenden que les salga gratis su traición a España. En nuestras manos está que ellos también acaben pagando un precio por su deslealtad e inmoralidad. Una declaración histórica dicen los batasunos, “es la primera vez que un Gobierno español se compromete pública y oficialmente a respetar la decisión de los ciudadanos vascos sobre su futuro”. En efecto es la primera vez en la historia que un gobernante español es capaz de vender a su patria.

La Constitución según Zapatero
Por M. MARTÍN FERRAND ABC 1 Julio 2006

DURANTE décadas, los grandes maestros internacionales del Derecho Constitucional han debatido, incluso apasionadamente, sobre si las constituciones que iluminan la vida de los estados son un principio orientador de la vida pública o, mejor, consisten en una norma jurídica estricta y de mayor rango que todas las demás. José Luis Rodríguez Zapatero ha tirado por la calle de en medio y, ni lo uno ni lo otro, ha convertido nuestra Carta Magna del 78 en un género literario, en algo platónico y, más o menos, aproximado a un sentimiento colectivo.

Es un genio este Zapatero. Tras su original chapuza constitucionalista y después de quebrar muchos de los su-puestos básicos en que se asienta el Estado español, tiene el desparpajo de saltarse a la torera el mismísimo Artículo 1 de la Constitución y cambiar la forma política del Estado. Seguimos siendo una Monarquía, pero rebajada en su esencia parlamentaria. Para evitarse incomodidades y, quizás, ocultar la confesión de compromisos establecidos, el presidente ha anunciado la ya antes anunciada apertura de diálogo con ETA en una comparecencia ante los periodistas, no frente a los diputados. ¿Qué falta hacían allí los periodistas amordazados? A mayor abundamiento, previamente, Alfredo Pérez Rubalcaba se reunió con los portavoces parlamentarios para, cortésmente -que no falte el talante-, advertirles de la decisión presidencial.

Dado nuestro sistema electoral, tan chapucero como esotérico, no podría decirse que un pleno de la Cámara, consecuencia de listas cerradas, bloqueadas y provinciales, resulte más «representativo» que una reunión de portavoces en el despacho de uno de ellos; pero, ¿también vamos a prescindir de las formas? Sin ellas, esta falsa democracia nuestra que escamotea lo representativo y elude, a golpes de disciplina partidista, lo parlamentario se quedaría en nada. Peor aún, sería una referencia sarcástica de lo que pudo haber sido, no es y va a menos cada día. Si, por lo menos, se institucionalizara esa perversión nos ahorraríamos un notable capítulo del Presupuesto. El Congreso, el Senado y un montón de instituciones del Estado, hoy sesgadas y desvirtuadas, quedarían reducidas a unos pocos amiguetes, o enemiguetes, en el despacho del Rubalcaba de turno.

A partir de tan irregular procedimiento, que podría serlo más en virtud de los pactos secretos ya establecidos entre el Gobierno y ETA, Zapatero, incapaz de entender en su globalidad el interés de la Nación, se lanza al sprint, pedaleando con todas las ganas, contra un muro de cemento. Serán para mayor lamentación los daños del muro que los del ciclista. Un eventual discontinuo -un presidente del Ejecutivo- es pieza de menor valor que cualquiera de los símbolos del Estado que, sólo con la intención, ya están hechos añicos.

El presidente del odio, la cobardía y la traición
Alberto Recarte Libertad Digital 1 Julio 2006

El presidente del Gobierno es un traidor. No respeta la Constitución, las leyes, ni los acuerdos básicos que nos permitieron hacer una transición democrática modélica, imitada en todo el mundo que salía del autoritarismo o de las dictaduras marxistas.

El presidente del Gobierno es un mentiroso. No respeta siquiera sus propios compromisos y declaraciones. Ni comunicación previa al PP, ni debate y comunicación parlamentaria, ni cumplimiento de las condiciones que él mismo puso a ETA-Batasuna.

El presidente del Gobierno es un cobarde. En los momentos clave se esconde del debate político, habla sólo ante periodistas y no permite preguntas a las que le resultaría difícil responder.

El presidente del Gobierno añora los enfrentamientos guerracivilistas. No persigue el acuerdo y el diálogo con todos. Busca el enfrentamiento con una media España que había desaparecido, como la otra media, en la transición.

El presidente del Gobierno no busca la paz. Prefiere intentar ganar un enfrentamiento civil, donde él se sitúa con el entramado ETA-Batasuna y contra las víctimas, el PP y los españoles que no se sienten nacionalistas.

El presidente del Gobierno odia España. La unidad política española le parece tan negativa como nuestras tradiciones. Prefiere una confederación, que dé paso a la independencia de las regiones, como el País Vasco, en las que los nacionalistas se han enquistado en las instituciones democráticas para imponer un modelo totalitario, intervencionista y antiespañol.

El presidente del Gobierno no comete errores. El presidente del Gobierno actúa por resentimiento y por interés, creyendo que la rendición ante ETA, disfrazada de acuerdo de paz, le permitirá ganar las próximas elecciones.

Pero los españoles no le van a perdonar. Y lo veremos tanto en las próximas elecciones generales como en las anteriores, autonómicas y locales, en las que sea posible que los ciudadanos elijan, con libertad, sin ser agredidos ni coaccionados por iniciativa del Gobierno del PSOE de Rodríguez Zapatero, al partido político que quieren que les represente en los distintos parlamentos para revisar la actual política de ruptura y enfrentamientos.

Proceso de rendición
¿Legitimiqué?
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 1 Julio 2006

A Rodríguez le va a pasar como a Gregorio Samsa, el personaje de Kafka, y en cuanto despierte constatará las incómodas consecuencias de su metamorfosis. No se trata del gobernante que pierde su sexto sentido, o yerra la estrategia y se le escapan los más decentes de entre los suyos, o incumple grandes promesas a base de cumplir las más pequeñas. Algo de todo eso hay, pero no es lo sustancial.

La verdadera metamorfosis, la transmutación esencial del representante público es la que le acaece cuando pierde la legitimidad. Ahora la hay… y ¡zas! Ahora ya no. Obviaremos de momento la legitimidad de origen, a la espera de que se confirmen o descarten ciertas fundadas sospechas de connivencias y sincronizaciones meticulosas entre un plan de terror y otro de agitación y manipulación emocional. Eso si que es va a ser una verificación y no las del gobierno sobre el abandono de la violencia de sus interlocutores. Hay que esperar, eso sí, a que el juez se deje de copiar-pegar y se ponga a instruir.

Nos centraremos en la legitimidad de ejercicio. Ser jefe de gobierno no da derecho a hacer cualquier ilegalidad. Tampoco da derecho a hacer cosas legales y razonables de cualquier manera. No perderé mucho tiempo escandalizándome por las mentiras de Rodríguez. No he nacido ayer. Más vale ocuparse de lo que está efectivamente haciendo con nuestro sistema, con el imperio de la ley, con la división de poderes, con la integridad de la nación, con el indivisible atributo de soberanía del pueblo español.

Todos hemos entendido lo que el presidente perpetró de forma vergonzante en un salón muy mono cercano al hemiciclo (¿por qué no en Lhardy, al modo republicano?). La satisfacción de Batasuna es inequívoca. Rodríguez ha aceptado la existencia de un sujeto soberano nuevo, el pueblo vasco, y ha prometido respetar las decisiones de ese sujeto en el mismo acto en que anunciaba una negociación política con la ETA... ¡a la que negaba efectos políticos! Todo ello dentro del plazo impuesto por los terroristas. El problema ya es de legitimidad de ejercicio. Cuando el presidente del gobierno se sale de la ley, se sale del respeto. Lárguese, Rodríguez.

Proceso de rendición
ZP abandona las armas democráticas
Pablo Molina Libertad Digital 1 Julio 2006

Lo explicaba brillantemente Juan Carlos Girauta en la tertulia de La Linterna del pasado jueves. Las respuestas del PSOE al terrorismo han sido el GAL con González y la rendición con Zapatero; cualquier cosa menos la aplicación del Estado de Derecho.

Sabíamos que la democracia tiene para los socialistas únicamente un valor instrumental. La asumen, mal que bien, solo si resulta útil a sus objetivos políticos, en caso contrario la desbordan con total desenvoltura mientras acusan de fascismo a quienes osen protestar. Pero lo que hizo el jueves el presidente surgido del 11-M no fue un regate constitucional más, sino la destrucción efectiva del Estado de Derecho como garante de las libertades ciudadanas. De paso, puso fin al proyecto de convivencia común alumbrado por los romanos, perseguido por los visigodos, institucionalizado por los Reyes Católicos y mantenido por las generaciones sucesivas con cuatro guerras civiles de por medio. Habrá que ver cómo les explicamos en unos años a nuestros hijos que nos pulimos la herencia histórica que por derecho les pertenece, ocupados en el Mundial de Fútbol y las elecciones a la presidencia del Real Madrid.

El nacionalismo vasco ha luchado durante treinta años para derrotar al Estado de Derecho. En dos ocasiones, el Gobierno de España declaró una tregua en la persecución de los terroristas. El jueves pasado ZP declaró, por fin, no un alto el fuego legal permanente (eso ya había sido comunicado a los interesados cuatro años atrás por líderes del socialismo vasco), sino el abandono definitivo de las armas del Estado de Derecho en favor de la paz. Los portavoces de los partidos abertzales llevan tiempo anunciando que este proceso de paz no llevará aparejada ninguna concesión política por su parte. Sus objetivos ¾autodeterminación, anexión de Navarra con el país vasco francés y creación en el territorio resultante de una república marxista-leninista¾ tienen carácter irrenunciable y, afirman, no serán objeto de negociación, simplemente porque el gobierno español haya declarado una tregua permanente. En este proceso que ahora se inicia, además, el nacionalismo vasco actuará dentro del más escrupuloso respeto por el sufrimiento de las víctimas de la opresión española, diseminadas por las cárceles del Estado.

Alfonso Guerra mató a Montesquieu. Ahora ZP, el necrófilo, se ensaña con el cadáver. El funeral de la Gloriosa Transición Española está previsto para finales de septiembre. La Casa Real agradecerá su presencia en el sepelio y ruega a los asistentes que se abstengan de dar el pésame.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana

La chistera
Luis del Pino Libertad Digital 1 Julio 2006

Ayer, dos días antes de cumplirse el ultimatum que los terroristas le habían dado, Zapatero anunció que accedía a todas las exigencias de los asesinos. ¿Qué otra cosa podía hacer? A ninguno de los lectores de este blog le habrá sorprendido, porque ya lo venimos anunciando desde hace tiempo: ETA le pasa la factura al gobierno salido del 11-M. Y ese gobierno va a pagar las letras una a una.

Llevamos mucho tiempo diciendo que no está en marcha ningún proceso de negociación. Lo que había que negociar hace mucho tiempo que está pactado. Lo único que le queda a Zapatero es ir vendiendo a la opinión pública los distintos pagos acordados: estatuto catalán, relegalización de Batasuna, estatuto de semi-independencia para el Pais Vasco con referendum incluido, anexión de facto de Navarra y salida de presos a la calle. Incluidos, por supuesto, los terroristas con delitos de sangre.

El pago correspondiente al estatuto catalán ya fue hecho efectivo. Ayer, Zapatero anunció el próximo pago de los dos siguientes plazos: derecho de autodeterminación del Pais Vasco y apertura de un proceso de negociación política que desembocará en la relegalización de facto de Batasuna, con el fin de que esos simpáticos muchachos puedan acceder a los cargos municipales que tan buenos frutos les han dado en el pasado a la hora de recopilar datos personales sobre futuras víctimas. La bala que destroce la nuca de algún no nacionalista en el futuro llevará escrito el siguiente lema: "los datos que me han permitido alcanzar esta nuca fueron obtenidos gracias a algún concejal electo por gracia de Zapatero".

Como bien señala Agapito Maestre hoy, ya solo queda protestar a todas horas y en todas partes, y arrebatar por las urnas lo que desde las urnas se consiguió tres días después del 11-M. Zapatero ha traspasado la delgada línea roja de la legitimidad. Lo que Zapatero ha oficializado ayer no es un proceso de paz, sino otra cosa. Porque sus decisiones permiten que una banda armada consiga los objetivos por los que lleva asesinando 30 años. Y porque esas decisiones contribuirán a que esa banda armada tenga más fácil seguir asesinando en el futuro, si sus planes así lo requiriesen.

Zapatero ha oficializado ayer la rendición del estado constitucional de derecho ante los propietarios de la dinamita y las pistolas: el Presidente del Gobierno no quiere que le envíen al cobrador del frac. Porque ese cobrador del frac tiene una chistera milagrosa de la que se pueden sacar, como en las buenas representaciones de magia, todo tipo de objetos: furgonetas vacías o llenas, mochilas repletas de metralla, cartuchos contaminados con metenamina, coches que reaparecen seis meses después de su desaparición, suicidas que envían faxes a distancia, facturas falsas de compra de teléfonos, agentes secretos vestidos con boina y con chilaba ...

La chistera del cobrador del frac tiene una etiqueta en un extraño idioma que nos dicen que es búlgaro. La etiqueta dice, simplemente, "Pandora".

No te perdono, Zapatero.
Antonio Javier Vicente Gil  Periodista Digital 1 Julio 2006

No te perdono, Zapatero lo que has hecho. Negociar con ETA incluso cuando dijiste que ETA era la responsable del 11M, incluso cuando mataba, incluso cuando promovías el pacto antiterrorista, incluso cuando decías que no negociabas con ETA, no te perdono que seas un mentiroso que se refocila con los asesinos de casi 1000 españoles, habernos tomado por tontos.

No te perdono, Zapatero lo que haces. Hacer feliz a ETA, hacer llorar a las víctimas, mentir cuando dices que no pagarás precio político a ETA justo mientras le pagas dos de sus exigencias, autodeterminación y legalización, oponerte con Rubalcabas y fiscales a que se sepa quien organizó el 11M, quien puso las bombas, que explosivos se usaron, quien ha engañado con pruebas falsas al Juez del Olmo, estar tomándonos por tontos.

No te perdono, Zapatero, lo que vas a hacer. Cargarte los medios de comunicación que informan de tus atrocidades, convertir a los depravados asesinos de ETA en los buenos y pacíficos, convertir a los españoles que no aceptan tus rendiciones y mentiras, PP incluido, en los malos y perversos agitadores que solo desean que ETA siga matando, convertir a las víctimas del terrorismo en simples floreros sin derecho a voz, ni a dignidad ni a justicia, soltar a los presos de ETA con o sin sangre en sus miserias, saltarte la constitución para que ETA consiga ganar un referéndum independentista en el País Vasco, llevar a este país a una situación puramente balcánica donde a la limpieza étnico lingüística le pasarás tu el algodón que no engaña, pero mata.

No te perdono, Zapatero, que para mantenerte en el poder hagas de España tu sayo.

No te perdono Polanco, muñidor en la sombra de esta tragedia nacional.

Seguro estoy de que no soy el único que no os perdona, como también sé que os importa un bledo.

Como español, con DNI en vigor, exijo que la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, según establece la Constitución en su artículo 102, determine si existe responsabilidad criminal por parte de Zapatero en un delito de traición y en caso de que exista proceda a su enjuiciamiento. Indicios no les van a faltar.

Constitución española, Artículo 102

1. La responsabilidad criminal del Presidente y los demás miembros del Gobierno será exigible, en su caso, ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.

2. Si la acusación fuere por traición o por cualquier delito contra la seguridad del Estado en el ejercicio de sus funciones, sólo podrá ser planteada por iniciativa de la cuarta parte de los miembros del Congreso, y con aprobación de la mayoría absoluta del mismo.

Cúmplase. Y a ver si el PP se lee este artículo y exige también que se sustancie la responsabilidad criminal de Zapatero por traición.

La ley
Ciutadans  Periodista Digital 1 Julio 2006

La fiscalía ve indicios de delito en la actuación del ex miembro de Terra Lliure y ex conseller Xavier Vendrell en relación con las cartas que envió –cuando era secretario de organización y finanzas de ERC y secretario del conseller primer- a altos cargos de las consejerías acupadas por ellos. En dichas cartas, se conminaba a lo trabajadores a que financiaran ERC con una parte importante de su sueldo y a pesar de no estar afiliados. Quince afectados afirman que se sintieron coaccionados, intimidados y que sintieron que se les amenazaba con perder el puesto de trabajo.

El defensor del pueblo Enrique Múgica aprecia una minorización del castellano en la educación catalana y pide que se garantice una presencia suficiente del castellano en los planes de estudio. Y ERC, a través del portavoz en el congreso Joan Tardà, responde que Múgica es “còmplice actiu amb les seves falsedats de la campanya de catalanofòbia promoguda per l'extrema dreta". CIU pide que se respete la identidad catalana. ICV afirmó que el informe de Múgica es políticamente sesgado. El abanico de insultos es conocido, y vale la pena repetirlo: catalanofobia, extrema derecha, sesgo ideológico, todo aderezado con el respeto a la identidad. Y sin embargo lo único que merece respeto es la ley, no la identidad.

Roger Corcho

LAS DOS ESPAÑAS DE ZAPA-CERO
Pedro de Hoyos  Periodista Digital 1 Julio 2006

Estamos viendo en Zapatero el mismo extraño comportamiento de los últimos presidentes de Gobierno cuyo asiento presidencial dependía de los votos de los nacionalistas periféricos. Cierto es que en sus concesiones a los nacionalistas catalanes ha ido más allá que sus antecesores y todo indica que se dispone a hacer lo mismo con los nacionalistas del País Vasco y, sólo cabe imaginar, con los nacionalistas gallegos. Concesiones, aclaro, a los nacionalistas, que no a los catalanes o a Cataluña, como la clara abstención en el referéndum se encargó de poner de manifiesto. Empieza a ser normal que los políticos circulen por rutas ajenas a sus votantes. Qué más quisieran esos nacionalistas que fuese cierta la identificación automática que ellos realizan entre su ideología y el pueblo al que representan.

Zapatero por su cuenta y su riesgo se ha decidido a cambiar las estructuras del Estado y las relaciones entre quienes lo componen, sin contar para tan delicada labor con la colaboración del principal partido de la oposición. Cuenta sólo con el apoyo de los nacionalistas respectivos y el de los intrascendentes de I.U. Y me interesa aclarar que hablo del apoyo de los nacionalistas, que no necesariamente de los ciudadanos de esas autonomías. Para ello no le importa deshacerse de aquellos “mindundis” de su partido, Rosa Díez o Nicolás Redondo, que no le secundan en sus propuestas. A los pobrecillos (por ser despreciados, no por dignidad, inteligencia u otras cualidades) les ha ido relegando y apartando de su camino pues son, eran, la maleza que hay que desbrozar para seguir avanzando. Todavía está por ver hacia dónde.

Está Zapatero llevando a cabo esa tarea, ya digo, con el general encanto de los nacionalistas. Cómo no van a estar encantados si les está haciendo la labor que ellos tanto están deseando: la culminación de una España, de un Estado, de dos niveles; una España de afortunados y otra de desheredados; un Estado de privilegiadas naciones y otro de secundarias regiones; una España en la que unos ciudadanos tendrán una serie de derechos, políticos, económicos, culturales y una importancia en la estrategia de los Gobiernos y otra España de ciudadanos regionales (que los lectores tomen la palabra en todos los sentidos que quieran) que ni pinchan ni cortan en las decisiones de los Gobiernos, unos ciudadanos mindundis que han sido relegados y apartados del camino de sus gobernantes pues somos, éramos, la maleza que hay que desbrozar para seguir avanzando. Para estos ciudadanos no se debería hablar de Zapatero sino de Zapa-cero, pues cero es lo que le importamos.

Doy por supuesto que Zapa-cero está convencido de hacer el bien a sus ciudadanos. No quiero pensar que todo esto lo hace por seguir en el puesto o por pasar a los libros de Historia como Zapatero I el Pacificador. Todo para el pueblo pero sin el pueblo, pues lleva a cabo su tarea prescindiendo de todas aquellas autonomías que carecen, carecemos, de un partido nacionalista fuerte, es por eso que creo que en todas y cada una de las autonomías debería haber un voto multitudinario a este tipo de partidos. Si los grandes partidos “nacionales” no saben o no pueden defender nuestros intereses, el votante, por instinto natural y por pura supervivencia, debería desconfiar de ellos. Si Zapacero se encuentra a gusto negociando con partidos nacionalistas démosle diecisiete tazas de caldo, que pruebe de todas, no sólo de dos o tres. Siempre las mismas dos o tres.

Escribo y vivo y amo desde el corazón de Castilla. La actitud hacia ella de los últimos presidentes de Gobierno, además de negar su existencia, ha sido la del traidor que rechaza y desprecia sus orígenes y quiere asimilarse al poderoso conquistador, quizá sin darse cuenta de que Roma nunca paga a traidores. En Castilla no existen partidos nacionalistas fuertes, ésa y no otra es la gran causa de sus males actuales. Dedicarse a la construcción de España, obra que jamás le será pagada ni agradecida, es el final de una Castilla rota en cinco autonomías diferenciadas, inconexas e indiferentes. Y Zapa-Cero, tan feliz.

 Periodista Digital. Mientras tanto en Cataluña se niega su alma castellanoparlante y se niega el derecho a estudiar en Castellano de quien lo desea sin que los escasos amantes de Castilla y lo castellano diga ni media palabra. Su solidaridad debería surgir por lo de “castellano”, no por lo de “nacionalista”. Digo yo.

Historias de la vida con denominación de origen, así somos, aunque no lo parezca:
http://pedrodeh.blogspot.com

Zapatero: el gran tahúr
Raúl Tristán  Periodista Digital 1 Julio 2006

Ni llamada al líder de la oposición, ni comparecencia en el Congreso, ni convocatoria del Pacto Antiterrorista.

Tras meses y meses de marear la perdiz, y tras una última semana de continua espera, aguardando el momento en que Rodríguez se manifestara ante el Parlamento, un Zaplana reconvertido en vocero del gobierno anuncia que el Presidente se presentará ante los medios de comunicación para anunciarles lo que debería anunciar en el Congreso.

Pero no se apuren, tampoco ha sido para tanto.

El anuncio no ha sido tal, sino otra pantomima, un nuevo bluff, otra burbuja que estalla sin evacuar algo que no sea aire. Zapatero ha incumplido, una vez más, los compromisos adquiridos y que él mismo se había impuesto, pero además, como si las prisas por irse de vacaciones le siguieran los pasos (perdón señores, tengo las maletas en un taxi que me está esperando a la puerta, sólo decirles que vamos a sentarnos a hablar con ETA, bye).
Zapatero (de madera, cual Pinocho), no ha dicho nada nuevo, nada que no supiéramos ya, y para eso no hacía falta montar todo este circo de meses y meses.

Tan sólo reseñar algo que me parece importante destacar que ha repetido, aunque ya lo sabíamos desde el principio, según nuestro Presidente, a partir de ahora se va a respetar la decisión de los vascos...

Pero ¿cómo?, ¿es que hasta ahora no se había respetado?. Lean más allá, Zapatero no habla de la libertad y la democracia en aquellas tierras, de lo que está hablando, como siempre en eses lenguaje en clave, manipulador de las palabras, enrevesado, que parece claro y meridiano pero que es oscuro y lleno de dobles¡ces, de dobles sentidos, de segundas intenciones, de lo que habla digo es de un gran referéndum vasco.

Sí, Zapatero nos está avisando de que va a llevar a las urnas a los vascos para que decidan sobre su futuro. Es más, puede que en su osadía llegue a plantear la extensión de dicho referéndum a Navarra. A eso es a lo que Rodríguez Zapatero se refiere con "respetar la voluntad de los vascos".

Es la última carta que se guarda en la manga nuestro particular tahúr.

El que quiera oír, que oiga...

La deriva del PSOE
Carlos Juan Gómez Martín  Periodista Digital 1 Julio 2006

Los acontecimientos de ayer, con el entreguismo de Zapatero y la asunción de los planteamientos de ETA respecto a la mediación internacional, el reconocimiento de Batasuna y la de aceptar la “decisión de los vascos”, es decir de los nacionalistas, no puede sorprender, pues la cobardía, mezquindad y miseria moral del Sr. Rodríguez es mas que conocida. Lo que si me sorprende, desde el inicio del proceso catalán y el entreguismo a ETA, es el silencio cómplice de los dirigentes socialistas: ni Felipe González, que apenas ha dicho nada, Alfonso Guerra, quién tras un inicio de firme defensa de la constitucionalidad ha ido rectificando hasta votar el Estatut y después desaparecer, o el “gran patriota” Bono cuyo silencio es clamoroso, el Presidente extremeño, etc., ninguno de ellos se ha opuesto a estos dislates. Sinceramente no entiendo las causas por las cuales los dirigentes y cuadros socialistas no se han rebelado contra ZP ante los disparates que está cometiendo, ¿será que pesa mas el pesebrismo que la coherencia política?, ¿será que puede mas el coche oficial y la visa oro que la ética personal y política?, ¿tal vez es silencio cómplice ante ciertas circunstancias que llevaron al PSOE al poder?.

Aunque así fuese y los altos dirigentes tuviesen una fibra moral tan baja, creo que debe haber muchos cuadros medios y militantes comprometidos que no pueden estar de acuerdo con el tripartito, el estatuto o la negociación con ETA, pues han sido, ellos o compañeros suyos, victimas de los nacionalistas, unas veces mediante ataques verbales y políticos pero en otros han derramado su sangre ante los asesinos etarras. ¿Cómo es posible que no haya una revuelta de esas gentes?, que solo figuras aisladas como Gotzone Mora, Maite Pagaza, Rosa Díez o Nicolás Redondo levante su voz y expresen su oposición, ante el silencio de sus compañeros, ¡aun mas! Ante los ataques de los dirigentes socialistas a esas personas que, en muchos casos, son victimas de los terroristas.¿Que está pasando en el PSOE?, ¿es posible que sea mayor el odio a la derecha que a los asesinos?, ¿es posible que el cainitismo de los años ’30 se esté reproduciendo en pleno siglo XXI?,¿la izquierda ha olvidado los desastres de aquellos tiempos y los logros de la Transición?. De ser así nos encontramos, otra vez, con las dos españas que tanto daño ha generado en nuestra historia. Parece absurdo que a estas alturas todavía estemos en el debate de la definición de España, cuando deberíamos estar empeñados en el debate de nuestro lugar en Europa y en un mundo globalizado. Espero y deseo que entre la afiliación y simpatizantes del PSOE se produzca esa reacción honrada y noble que obligue a sus dirigentes a rectificar, porque de no ser así, el futuro de España va a ser muy negativo.

Aznar y la izquierda
No lo pueden soportar
GEES Libertad Digital 1 Julio 2006

Mientras Zapatero anuncia que va a pactar con ETA y el Gobierno apoya la causa palestina que ayer ejecutó a un colono inocente, la ofensiva del eje socialista-nacionalista en España tiene un nuevo objetivo: la figura de José María Aznar. Demonizado por el frente populista que nos gobierna, aparece frecuentemente en los desvelos diarios de los Llamazares, Zapatero, Blanco o Maragall, a quienes les falta poco para culparle de la eliminación de la selección nacional del Mundial de fútbol.

Es bien conocido que su programa de Gobierno consiste en alejarse obsesivamente de él, aunque a España le cueste hacer el ridículo; desde la Alianza de Civilizaciones, la mendicidad política ante el Vaticano o la Casa Blanca, a la apuesta por una Europa decrépita, Aznar sigue apareciendo en las pesadillas de la progresía en el poder, algo que la moqueta que tanto les gusta no puede solucionar. Cada vez que arrastran la figura de España por el extranjero, la figura del ex presidente reaparece ante ellos para recordarles quienes son y a qué se están dedicando.

Precisamente por eso, el Gobierno de Rodríguez Zapatero y su guardia mediática se han lanzado con todas sus fuerzas, que son muchas, contra la figura del ex presidente. Desde luego que no discuten sus argumentos acerca del terrorismo o el vínculo trasatlántico; ni los escuchan ni fingen hacerlo; probablemente tampoco los entiendan. Así que prefieren ir por la vía indirecta, y acudir directamente a la descalificación personal y moral, poniendo en marcha el ventilador que tan bien saben manejar.

No es sólo odio sectario lo que el Gobierno de Zapatero muestra hacia su antecesor. La campaña contra Aznar está sustentada en el proyecto político futuro de pactismo con yihadistas y etarras y arrinconamiento de la derecha liberal. Como referente de ésta, acabar con su figura es un primer paso para acabar moralmente con cualquier alternativa liberal-conservadora en España. Destruir el pasado para edificar a sus anchas un nuevo régimen, de la mano de Otegi, Hugo Chávez y los matarifes y dictadores islamistas.

El frente que nos gobierna afirma que no puede vencerse a Txapote, Zawahiri y los suyos, sino que hay que pactar con ellos. Ante esto, el mensaje que antes, durante y después de su presidencia transmite Aznar es claro y rotundo; se puede vencer al terrorismo, sin complejos, con orgullo y a la vista de todos, en Bagdad y en el País Vasco. Frente a ellos, Aznar representa la España liberal y decente que no consiente que se hagan apaños a escondidas con los terroristas y los dictadores. Y lo malo es que no es el único. Por eso mismo no lo pueden soportar.       GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Proyecto de carta al PP
Pío Moa Libertad Digital 1 Julio 2006

Ayer, en el blog, Natal proponía enviar cartas a la dirección del PP exigiéndole una política firme y clara ante los retos actuales. He aquí una propuesta:

A la dirección del PP.

El que suscribe, votante (o afiliado) del PP, constata que nos hallamos ante una ofensiva general para destruir la Constitución española en beneficio del extremismo separatista y terrorista. La ofensiva, perversamente encubierta como “proceso de paz”, ataca la ley que nos permite vivir en paz y en libertad, ataca los fundamentos mismos de nuestra convivencia: la unidad de España y la democracia. Legitima el asesinato y solo puede traer más violencia y descomposición social.

La unidad nacional, las libertades, el respeto a la ley, no son valores de derecha ni izquierda, sino un interés general y básico, y sobre ellos no debiera haber cuestión entre los grandes partidos nacionales. Por desgracia uno de éstos, el PSOE, bajo su actual dirección, es, precisamente, el director de esa ofensiva contra la ley.

Ello deja al PP, en principio, como único defensor de tales valores, cuyo vigor desea la inmensa mayoría de los españoles, como ha venido a reconocer el señor Rajoy. Por lo tanto, la denuncia clara e inteligente de la ofensiva anticonstitucional y la firme defensa de la ley y las libertades debieran permitir al PP ganar la iniciativa política y la voluntad de casi todo el país frente a los extremistas.

Sin embargo constatamos también que el PP practica una política confusa, vacilante y contradictoria, a remolque de las iniciativas anti constitucionales. Finge ignorar que los nuevos estatutos secesionistas son el principal pago político a los asesinos; critica el ilegal estatuto catalán y luego elabora otros semejantes; se somete en Cataluña a los políticos secesionistas, reduciéndose a la irrelevancia en esa región; admite que un alto cargo del partido intente desacreditar, en sintonía con el gobierno, a las víctimas más directas del terrorismo, o que otro presida una “boda” homosexual; rompe estrepitosamente las relaciones con el gobierno para, a continuación, mendigar un encuentro con éste. Y así podríamos seguir largamente.

El PP es hoy la asociación más poderosa capaz de oponerse a los designios antidemocráticos de la alianza entre el gobierno, los separatistas y los terroristas. Por ello la imagen de incoherencia e impotencia que transmite en una situación tan crítica, resulta desmoralizante para los españoles demócratas. Ese partido no se debe sólo a sí mismo, sino a la sociedad, y más en la situación actual, por lo que se impone en él una clarificación que lo regenere y le permita ganar la necesaria confianza de la gran mayoría. De otro modo perderá incluso la confianza de sus votantes, no superará sus disensiones internas, y contribuirá, aun si involuntariamente, al siniestro proceso demoledor de todo lo construido desde la Transición.

Someto este proyecto de carta a la consideración de ustedes.

EL PROCESO DE ZP: 1/ 18 de junio. 2/ Mas. 3/ ¿De qué es "el proceso"? 4/ La "autodeterminación" (¿Cuándo procesarán a ZP los tribunales?)
Juan Pablo Mañueco  Periodista Digital 1 Julio 2006

CONCLUIDO su trabajo por Cataluña, ZaPalanca ya mira para ETA... Veamos la serie, en sus cuatro pasos, en la que deberían empezar a hablar los Tribunales, porque este es el "proceso" que ya debería haber llevado a ZP ante el Tribunal Supremo, procesado por Alta Traición:

1. (Jueves, 15 de junio): EL RÉGIMEN DEL 18 DE JUNIO
ESTE DOMINGO nace el Régimen del 18 de junio, en Cataluña: el nacionalismo monoidentitario que niega oficialmente la pluralidad lingüística de la población catalana (más plural porcentualmente que España en su conjunto) ya tendrá “Estatut” contraconstitucional e irreal al que acogerse...

Presidido por don Pasqual Maragall, que podrá seguir haciendo franquismo a la catalana de hoy, como al principio de su carrera, cuando fue enchufado en la Administración franquista por su valedor, el alcalde franquista de Barcelona, don José María de Porcioles. Porque don Pasqual ha vivido de los impuestos a los ciudadanos desde los años 60, por lo que posee una "balanza fiscal" personal muy nutrida y rentable.

Culmina así este insigne político su carrera nacionalista socialista, en donde el socialismo sólo ha sido la excusa para que el PSOE recorriera el mismo camino, abducido por el Partido Socialista Central (PSC), del cual aquél es su Sucursal Obediente en España, por las asimétricas evidencias territoriales que ahora no hace al caso recordar.

El Régimen del 18 de junio, aunque tardará poco en desarrollarse, ya ha permitido a Albert Boadella, que se ha opuesto a ambos monoidentitarismos, afirmar claramente: “Ahora siento más miedo que antes, porque siento el miedo de la gente a expresarlo, a hablar”.

En efecto, al menos durante los años sesenta y setenta, oponerse verbalmente a aquel fascismo identitario de entonces, permitía encontrar la comprensión y la solidaridad de los medios antifascistas y el apoyo de una parte de la población cada vez más decidida a expresarse...

En el actual retroceso hacia el identitarismo, hacia el totalitarismo mental impuesto desde arriba, hacia la eliminación del disidente, hacia el nacionalismo irracional decimonónico, hacia el fin de las garantías e importancia del individuo y, en definitiva, hacia el Antiguo Régimen estatalista, vertical y territorial... Albert Boadella afirma sentir más miedo que al final de cuando el otro... ¡Él sabrá, que habla con conocimiento de causa de ambos periodos, frente al mismo Maragall!

El regresismo reaccionario, por otra parte, camina a buenos pasos. No sólo porque, antes de que nazca el Régimen este domingo, Boadella ya nos advierte de cómo está el patio social, sino porque el patio político también anda fino de agresiones verbales y de las otras. Y, además, se jalean, se alientan, se fomentan o se disculpan desde todos los partidos del Régimen naciente... porque es que los disidentes... provocan.

Y, por añadidura, se lo merecen, por eso precismanente... porque son disidentes. Añadiría yo.

Aunque, bien pensado, la oposición democrática al Régimen monoidentitario ha demostrado o una torpeza supina o bien que, en parte, también pertenece al PPC (Partido del Patriciado Catalán), que es el que agrupa a todos los oligarcas que se estatuyen como dueños exclusivos del país y de sus gentes, a partir de este domingo.

De otra forma, hubieran concretado sus erráticas críticas con un lema tan veraz, tan fulminante y tan exacto como éste:

“Vota ´NO´ al Estatuto catalanófobo que niega la Cataluña real y odia la Cataluña plural.

Quienes votamos ´NO´, somos los catalanistas y pluralistas. Este Estatuto es el catalanófobo”.

Concretándolo de esta forma, y difundiéndolo por todas partes en que no les zurrasen por hacerlo, tal vez hubiesen evitado tener que ir pasando a la clandestinidad, como ahora deberán hacer, poco a poco, aunque cada vez más aceleradamente, después del domingo.

En fin, al menos, ya les doy el nuevo eslogan para cuando tengan que ir solapándose. Háganme caso esta vez, todos aquellos que tengan ideales progresistas, plurales, demócratas-reales o ciudadanos e individuales: Comiencen a organizar la resistencia y la oposición al “Régimen del 18 de junio”.

POSDATA: Y el Pobrecito Partido (PP) que se fije, si quiere, en el apelativo sucursalista que le he otorgado a su oponente en toda España, porque, aparte de ser una verdad demostrable, le daría muchos votos si comenzara a aplicárselo habitualmente.

Carta abierta al presidente
Cartas al Director ABC 1 Julio 2006

Señor presidente: soy María del Carmen Álvarez, una de las dos personas que el pasado día 28 de junio portaba una corona de flores blancas manchadas de sangre para ponerla cerca del Congreso de los Diputados.

Quiero que sepa que la otra persona que venía conmigo es la madre de la última niña asesinada por ETA un 4 de agosto (fecha que le resultará familiar, ya que es su cumpleaños, señor presidente). Ayer no solo impidió usted con sus órdenes que pudiéramos acceder a las inmediaciones del Congreso, sino que intentó humillarnos, ya que se nos trató como a delincuentes. Cuando, sin la corona, nos dispusimos a entrar al Congreso, hizo que la Policía nos identificara en más de una ocasión y que nos escoltara hasta la misma puerta.

Quiero que sepa que a mí me da igual, ya que soy una ciudadana cualquiera que respeta la ley y los Cuerpos de Seguridad del Estado (seguro que más que usted), pero por Toñi, la mamá de Silvia, consiguió que sintiera vergüenza ajena por la situación que vivimos. ¿Qué clase de persona es la que permite que a la madre que ha tenido que enterrar a una hija de seis años se la humille de esta manera? ¿Tienen acaso más derechos como ciudadanos las actrices, a las que usted permitió acceder a las puertas del Congreso, o es que las flores a favor de ETA son más loables que las que nosotras ofrecíamos a una niña asesinada de seis años?

Señor presidente: usted tiene dos hijas, y si le queda un poco de corazón (cosa que dudo), piense en esta niña y todos los niños que ha asesinado ETA cuando les dé las buenas noches. Yo sólo le deseo que cada vez que mire a sus hijas vea los rostros de estos niños, masacrados por las bombas.

Señor presidente: que Dios le perdone lo que está haciendo, porque yo no perdonaré nunca el dolor que causó la tarde del 28 de junio a la madre a la que los asesinos con los que usted va a negociar le arrebataron de su lado lo que más quería.
María del Carmen Álvarez Arias de Saavedra
Madrid

ZP y el diálogo
Eduardo Inclán Gil/Vitoria-Gasteiz Cartas al Director El Correo 1 Julio 2006

El jueves, en un acto de indignidad, el presidente del Gobierno nos anunció a todos los vascos que los más de 30 años de resistir a ETA no han servido para nada, que él sabe lo que nos conviene y que va a hablar con los asesinos, terroristas, chantajistas y el grupo que forma la peor calaña de la sociedad vasca. ¿Y todo por qué? Por una esperanza: ser el presidente del Gobierno que acabe con ETA y llevarse los votos de los españoles agradecidos por haber quitado ese tema de los telediarios (que a muchos parece que el hablar de terrorismo les cansa).

Parece mentira que las víctimas, los exiliados, los represaliados y demás afectados por el terrorismo tengan que ver esto en 2006. De haberlo sabido, igual en 1977 mucha gente hubiese votado por la independencia del País Vasco y ahora su padre, hijo o negocio estarían presentes. ZP, ¿por qué nos abandonas a los vascos que no somos nacionalistas a sufrir de nuevo la dictadura de los Josu Ternera, Arnaldo Otegui y Txapote? Hay que decirlo alto y claro: Rodríguez Zapatero nos vende por un puñado de votos.


Iñaki Arteta: Trece entre mil
Luis Balcarce Asociación Coruña Liberal Cartas al Director La Opinión 1 Julio 2006

El martes pasado tuvo lugar en esta ciudad, en medio de la habitual indiferencia mediática, un acto de trascendencia cívica, no tanto por el número de asistentes, unos doscientos cincuenta, según técnicos de la Fundación Caixa Galicia, cedente de su espléndido auditorio en el Cantón, 21-23, cuanto por su profunda significación moral. Nos referimos al pase público, por primera vez en esta ciudad, del documental Trece entre mil, de Iñaki Arteta. Un documento estremecedor, necesario, y de incómodo cotejo para los que han decidido perpetuarse en un atajo infame hacia lo que llaman paz, tras la debida corrupción del concepto, y su unánime instauración como legítimo.

Los promotores de ese acto, plataforma ciudadana Coruña Liberal, con la colaboración de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, AVT, creemos que, aunque en una mínima medida, contribuimos a atenuar la impagable deuda de memoria, dignidad y justicia que esta sociedad tiene con la fracción de la ciudadanía que más ha sufrido por el mero hecho de ser conciudadanos nuestros: en último término les mataron, les mutilaron, les injuriaron y aún les persiguen por ser españoles, como nosotros.

Creemos, inocentemente, que este acto, en el que hemos empeñado todo nuestro incipiente esfuerzo organizativo, merecía mayor atención, o alguna atención de los medios que tienen por misión informar a la opinión pública de lo que pasa, a despecho de que, en el balance de "la memoria histórica" cuya contabilidad se está enmendando con el patrocinio entusiasta de nuestras autoridades, estas víctimas figuran entre las partidas que deben ser borradas, suprimidas moralmente, también, otra vez.

Luis Balcarce Asociación Coruña Liberal
A Coruña

El Foro Ermua llama a la movilización de los ciudadanos en contra de la «cesión ante ETA»
R. N. La Razón 1 Julio 2006

Madrid- El Foro Ermua volvió a criticar ayer el anuncio de Zapatero de iniciar el diálogo con ETA y llamó a la movilización de los ciudadanos para que «no permanezcan impasibles» y secunden cuantas iniciativas de oposición a «la cesión» ante la organización terrorista convoquen las organizaciones democráticas.

En un comunicado, el movimiento cívico consideró que el anuncio del presidente supone «un paso de enorme gravedad en el camino de desistimiento y cesión política ante la banda».

Según argumentó, tal anuncio se ha hecho sin que exista «un abandono definitivo de la violencia» por parte de los terroristas -lo que implica, a su juicio, un «incumplimiento expreso de la palabra dada»- y «vinculando las negociaciones» con ETA y «la consecución de un pacto político en el País Vasco», informa Efe.

Para el Foro Ermua, esta vinculación «es una buena prueba de la disposición del señor Zapatero a ceder ante los terroristas, contradiciéndose al negar que la democracia vaya a pagar un precio político». Consideró, por ello, que «este proceso de desistimiento y cesión en el que nos encontramos no tendrá vuelta atrás si la población no se moviliza para detenerlo».
Mientras, Teresa Jiménez-Becerril, hermana de Alberto Jiménez-Becerril, edil del PP asesinado por ETA, pidió ayer a los españoles que «no crean» a los que les dan a entender que el diálogo entre el Gobierno y ETA «es la única opción» para el final de la banda, ya que se trata solo de «una cesión».

"CUANDO BATASUNA-ETA ESTÁ CONTENTA, LOS DEMÓCRATAS ESTAMOS PREOCUPADOS"
María San Gil: "Somos millones los españoles que hemos perdido la confianza en Rodríguez Zapatero"
Sobre la rectificación de De la Vega acerca del "derecho a decidir" de Zapatero, la presidenta del PP vasco ha declarado en la COPE que "nos preocupó muchísimo ver al presidente decir que el Gobierno va a respetar la decisión de los ciudadanos vascos como si hasta ahora los gobiernos no hubieran aceptado los que los vascos hemos decidido en casi plena democracia". Tras definir como de "euforia y alegria absoluta" las reacciones de los batasunos Barrena y Otegi, San Gil ha manifestado que "cuando Batasuna-ETA está contenta, los demócratas estamos muy preocupados" y ha subrayado que son "millones" los que han "perdido la confianza en Zapatero". Además, tiene muy claro qué hacer con los terroristas: "Txapote, Aramburu y Echeverría tienen que pudrirse en la cárcel".
Libertad Digital 1 Julio 2006

La presidenta del Partido Popular en el País Vasco, María San Gil, ha declarado en La Mañana del Fin de Semana de la Cadena COPE que vive con "una enorme preocupación" el mal llamado proceso de paz que ha emprendido el presidente Zapatero. "Los que vivimos aquí llevamos tanto tiempo luchando por defender la libertad, la convivencia, y la paz entendida no como sumisión ante ETA sino como una rebeldía que nos lleva a poder ser libre, pues de repente ver al presidente de Gobierno quien nos representa a todos, decir que el Gobierno va a respetar la decisión de los ciudadanos vascos como si hasta ahora los gobiernos no hubieran aceptado los que los vascos hemos decidido en casi plena democracia, pues nos preocupó muchísimo", ha declarado San Gil.

Sobre las reacciones en Batasuna-ETA, la político del PP ha dicho: "Y claro, las reacciones de Barrena, de Otegi, han sido de euforia y de alegria absoluta. Eso es un índice muy bueno. Cuando Batasuna está contenta, el conjunto de los demócratas estamos muy preocupados", ha dicho. "Lo que pasa es que tampoco el presidente de Gobierno en el Congreso de los Diputados puede darle satisfacción plena a ETA-Batasuna".

María San Gil ha dicho que Zapatero "dijo lo del derecho de autodeterminación aunque luego lo intentó disfrazar y disimular hablando de otro tipo de cosas". "Pero cuando el presidente de Gobierno dice que va a respetar la decisión de los ciudadanos vascos, las que adoptemos libremente inmediatamente algunos empezamos a pensar en la mesa de partidos donde van a estar todos los grupos fuera del Parlamento con Arnaldo Otegi a la cabeza y donde se va a elaborar lo que algunos quieran hacernos creer que es un nuevo Estatuto de autonomía pero será una modificación sustancial de la Constitución española y será el camino para que Euskadi siga en el derecho de autodeterminación hasta la independencia", ha declarado San Gil.

"Millones de españoles hemos perdido la confianza en Rodríguez Zapatero"
Sobre la rectificación de la vicepresidente De la Vega, la popular ha significado que "eso nos preocupa de sobremanera y que ahora venga la vicepresidenta de Gobierno diciendo que Zapatero no dijo lo que quería decir, también nos había dicho Zapatero que iba a hacer la declaración en el Congreso para pedir el aval de los partidos, que se iba a reunir con Mariano Rajoy, que iba a convocar el pacto por las libertades y también en todo eso nos ha engañado". "Somos millones los españoles que hemos perdido casi la confianza en Rodríguez Zapatero", ha manifestado.

Preguntada por si comparte la intranquilidad de las víctimas del terrorismo, María San Gil ha manifestado que "en estos momentos millones de españoles están muy preocupados porque ven que se pueden estar tambaleando unos principios absolutamente elementales en democracia". Para ello, ha recordado que "en este momento, gentuza como Txapote, como Aramburu y Echevarría que estuvieron pegando coces el otro día en la Audiencia Nacional tienen que pagar por el crimen que han cometido y eso es hacer justicia". "Eso es lo elemental y lo básico en todo estado de derecho y democrático que se precie".

"Txapote, Aramburu y Echeverría tienen que pudrirse en la cárcel"
Pero después san Gil puntualiza: "Si estamos ya empezando a pensar que quienes han cometido ese tipo de delitos atroces van a salir a la calle sin cumplir condena es que algo está fallando". "Efectivamente el presidente de Gobierno no tiene el sentido común necesario para darse cuenta de que hay que hacer cumplir la justicia y de que por encima del mal llamado proceso de paz, Txapote, Aramburu y Echeverría tienen que pudrirse en la cárcel".

Cuando se le pregunta por la soledad del PP en el País Vasco defendiendo la Constitución, la popular afirma: "Es una soledad que se convierte en fortaleza".

"No nos preocupa nada porque cada día sentimos que hay muchos más ciudadanos que respaldan y que apoyan nuestra labor cotidiana y nuestro esfuerzo diario y defender la Constitución y el Estatuto es un motivo de satisfacción cotidiano y merece la pena todos los días defender una norma que nos une a todos y que ha permitido la convivencia en Euskadi durante 25 años y sobre todo que nos lleva a seguir queriendo también derrotar a ETA", ha dicho. María San Gil ha terminado diciendo que "en política y en la vida particular de cada uno no puede haber nada mejor que querer dejar a las siguientes generaciones libres de la lacra del terrorismo".

LA HIJA DEL DOCTOR CARIÑANOS EXIGE A ZAPATERO QUE CUMPLAN LAS CONDENAS
María del Mar Blanco tras la condena a Txapote y Amaia: "Que se pudran en la cárcel"
María del Mar Blanco, hermana del concejal de Ermua asesinado por ETA en 1997, mostró este viernes su satisfacción por la sentencia que condena a 50 años de prisión a los asesinos de su hermano Miguel Ángel y afirmó que, "aunque tarde, se ha hecho justicia". También pidió que los asesinos no obtengan ningún privilegio. Otra víctima, la hija del médico asesinado por ETA Antonio Muñoz Cariñanos, se ha sumado a la petición de que no se excarcele a los presos etarras. "¿Es ésa la mirada de los terroristas que usted nos invita a disfrutar?", se pregunta en una carta abierta al presidente del Gobierno. LEA AQUÍ el testimonio de Macarena Muñoz.
EFE Libertad Digital

La hermana de Miguel Ángel Blanco ha declarado este viernes que confía en que el asesino Francisco Javier García Gaztelu "Txapote" y su compañera Irantzu Gallastegi "Amaia" cumplan íntegramente el máximo de 30 años de prisión que establece la legislación y que no puedan obtener ningún privilegio. "Que se pudran en la cárcel", ha dicho María del Mar Blanco, la misma expresión que utilizó al final del juicio, después de que los dos etarras mantuvieran una actitud desafiante con la familia del concejal al que secuestraron y asesinaron hace nueve años.

También ha considerado que, aunque nunca se cerrará la herida por la pérdida de su hermano, el hecho de que quienes le mataron "no puedan disfrutar de la libertad que le quitaron a él" ayudará a su familia a llevar el dolor. Ha reiterado que la sentencia es "una buena noticia", ya que no se ha rebajado ni un año de la petición del fiscal y se ha acordado la prohibición de acercarse a Ermua durante los cinco años siguientes a su excarcelación.

La "paz" de Zapatero es la de la "rodilla en la tierra"
La declaración de Zapatero sobre el inicio del diálogo con ETA ha provocado que otra víctima del terrorismo, esta vez Macarena, hija del Coronel Médico Antonio Muñoz Cariñanos, exija a Zapatero "que cumpla su palabra" asegurándole "que los asesinos cumplirán íntegramente las condenas que les han sido impuestas". En una carta abierta al presidente del Gobierno, la hija del médico asesinado en 2000, explica "precisamente" porque han "renunciado a la venganza en la confianza de que se haga justicia", están "más legitimados que nadie" para decir que quieren el fin de la violencia.

Macarena explica, a continuación, que la "paz" de Zapatero es distinta a la que reclaman las víctimas. Según ella, "se va a traducir" en que en poco tiempo los asesinos de su padre "se permitan el lujo" de mirarla a los ojos "de la misma forma en que los asesinos de Miguel Ángel Blanco han mirado a su madre y a sus restantes familiares" en el juicio. "Con esa nauseabunda mezcla de chulería y repugnancia por la vida ajena", añade. Esto le lleva a preguntarle al presidente, que dice "que hay que mirar a los ojos de los terroristas", si es ésa "la mirada" que les "invita a disfrutar". "Es usted, Sr. Rodríguez Zapatero, el que no se atreve a mirarnos a los ojos", denuncia.

La hija del asesinado por ETA dedica duros calificativos al jefe del Ejecutivo. Le llama "cobarde" con las víctimas, pese a que no tienen "más arma" que la palabra. Y le acusa de ser "blando" con "los de las pistolas". Define la paz de Zapatero como la de "la humillación", "la victoria del terror" y la "rodilla en la tierra". También le define como "rehén voluntario de los terroristas", pues está segura de que "hará lo que le pidan" los etarras. "Si a los terroristas se les ocurriera entrar mañana en una consulta médica y pegarle seis tiros a otro médico, como le hicieron a mi padre, seguramente usted dejaría de ser presidente del Gobierno".

La carta acaba con la exigencia de que Zapatero "cumpla su palabra", en referencia al punto de su programa electoral en que rechazaba "cualquier negociación que implique el pago de un precio político democrático por el fin de la violencia". "Al parecer usted va a negociar con los asesinos" su traslado a las cárceles vascos y la posibilidad de que el Gobierno vasco les aplique el tercer grado "y salgan a la calle". ¿Ése es su sentido de la Justicia, Sr. Rodríguez Zapatero?"

Rajoy avisa de que respetar la decisión de los vascos es igual a admitir la autodeterminación
R. N. La Razón 1 Julio 2006

Madrid- El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, alertó ayer de que la afirmación del jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de que respetará las «decisiones de los ciudadanos vascos que adopten libremente» es «tanto como afirmar la existencia del derecho de autodeterminación». En declaraciones a la Cadena Cope, Rajoy hizo esta valoración tras el anuncio del presidente del Ejecutivo de que iniciará la negociación con la organización terrorista ETA.

Después de que anteayer anunciara que el PP no puede «prestar apoyo al proceso que ha abierto el Gobierno» porque «no se cumplen» las condiciones para el inicio del diálogo con ETA, el dirigente popular reiteró ayer esta posición y a renglón seguido añadió que en su declaración institucional Zapatero hizo «declaraciones ambiguas, algunas de ellas preocupantes».
Rajoy se refería a la afirmación de Zapatero de que «el Gobierno respetará las decisiones de los ciudadanos vascos que adopten libremente, respetando las normas y procedimientos legales, los métodos democráticos, los derechos y libertades de los ciudadanos, y en ausencia de todo tipo violencia y de coacción».

«Hizo declaraciones ambiguas, algunas de ellas sin duda preocupantes, como la expresión del derecho a decidir de los vascos, que es tanto como afirmar la existencia del derecho de autodeterminación», aseveró. Acto seguido, el dirigente popular insistió en que algunas de las frases utilizadas por Zapatero le sonaron «francamente mal» y consideró que «la más importante es la vinculación de la política con el fin de ETA». «Son cosas que hay que desvincular claramente», opinó.
Conversación en mayo. Rajoy aseguró que la última conversación que mantuvo con Zapatero fue antes del acto de Baracaldo (Vizcaya) del pasado 21 de mayo cuando éste anunció que en junio comunicaría a las formaciones políticas el inicio del proceso de diálogo con la organización terrorista.

La posición del PP es «muy clara» y apuntó que por el momento sólo saben que «el Gobierno va a hablar con ETA». «Vamos a ver de qué habla con ETA y si llega a algún acuerdo», dijo.

«En cuanto el Gobierno haga algo que contravenga la ley, que sea injusto, ineficaz, amoral o indigno nosotros tomaremos decisiones», advirtió el presidente de los populares. Mariano Rajoy subrayó que no se ha movido de la posición que fijó el pasado 22 de marzo cuando la banda terrorista declaró el alto el fuego permanente y reiteró que sólo «va a autorizar» al presidente del Gobierno a que «hable con ETA de ETA y de cómo se disuelve, y de nada más».

Para el líder del Partido Popular, «lo más útil» para «recuperar la normalidad y el sentido común en España» es «apoyar lo que haga el partido de la oposición, que es el único en toda España que es alternativa y que defiende posiciones de sentido común», alertó.

Vidal-Quadras dice en A Coruña que el Estatut «hace saltar la Constitución»
(Lugar: la voz | a coruña) 1 Julio 2006

¿Quién dijo que estábamos hartos del Estatut de Cataluña? Las decenas de personas que abarrotaron a última hora de la tarde de ayer la sala Fonseca parecen demostrar que no todo está dicho sobre el asunto. Todos ellos, entre los que estaba el ex presidente de la Xunta Gerardo Fernández Albor, acudieron convocados por Aleix Vidal-Quadras. El político catalán aprovechó la conferencia para presentar, y firmar ejemplares, de su último libro: La Constitución traicionada (Editorial Libros libres). La presentación corrió a cargo del catedrático y articulista de La Voz de Galicia Pedro Arias.

Vidal-Quadras afirmó que en estos momentos en España «asistimos a la liquidación de nuestra vigente Constitución a través de un estatuto de autonomía que no reforma el estatuto catalán, sino que hace saltar por el aire la Constitución española y eso es algo que debemos conseguir que la ciudadanía lo perciba». Este hecho, junto con todo lo relacionado con el llamado proceso de paz del País Vasco, con el que también se mostró especialmente crítico, «nos pone ante una crisis del sistema».

Aunque no entró a valorar lo que está ocurriendo en Galicia, argumentó que los estatutos catalán y vasco «son inconstitucionales» y esto es algo que, en su opinión, el resto de autonomías «no tolerarán».

Educación en lengua española ! y aquí en Galicia, tampoco ¡
Nota del Editor 1 Julio 2006

En el salón de actos de Fonseca, lleno de público fiel, bajo un calor que muchísimas señoras combatían con sus abanicos, el
presidente del Instituo Ártabro de Opinión, organizador del acto, contó como a través del ex-presidente de la Junta de Galicia D. Gerardo Fernández Albor, había invitado a D. Alejo Vidal-Quadras a impartir una conferencia en La Coruña.

D. Pedro Arias Veiga, economista y escritor, esbozó un preciso y rápido perfil de D. Alejo, utilizando citas de sus
propios escritos: la entrega de España a los nacionalistas por parte de los socialistas a cambio del poder eterno, la maldad del nacionalismo étnico-lingüístico que pretende la construcción de naciones cívicas, objetivo inalcanzable a los liberales,
la anulación de la distancia democrática entre terroristas y aterrorizados, la imposición de los fantasmagóricos derechos
colectivos por encima de los derechos individuales y la libertad sin fronteras, en fín la constitución traicionada.

D. Alejo, como es costumbre, desglosó de forma muy coloquial la crisis del sistema provocada por la secuencia de acontecimientos terribles del poder maligno que domina en el partido socialista, con especial énfasis en el primer punto de inflexión que constituye el Nuevo Estatuto Catalán, y que sin duda es una profunda y agresiva mutación de la Constitución Española, y una destructiva bomba de relojería, para dinamitar los pilares del sistema democrático español.

Este nuevo estatuto convierte en papel mojado la Constitución Española, es su voladura controlada, es el fin de la España que se inició con el pacto de la transición de 1978, y donde sólo queda un partido nacional, el PP, defendiendo el centro como eje de las propias convicciones y principios, en contra de un siempre movedizo centro del PSOE escorado por la permanente deriva hacia los extremismos independentistas. El nuevo estatuto define una nación dentro de la nación, lo que implica la voladura de la nación continente; el estado pierde todas sus competencias, su jurisdicción en Cataluña; todo está asignado a Cataluña, todo son competencias exclusivas, se adjudica integramente la potestad legislativa.

Eso sé, tanto el PP como el Defensor del Pueblo presentarán recursos de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional, y esperemos que sea el sentido común y no los intereses partidistas los que tengan la última palabra.

El coste de las autonomías, que se organizaron para apaciguar a las minorías nacionalistas, se puede determinar por comparación: en 1987, en Irlanda tenían una renta per cápita de 10.00E/año y hoy andan rondando 31.000E/año; en España, en las mismas fechas andábamos por 10.000E/año y ahora tenemos 20.000E/año, es decir 10.000E/año, un tercio menos. Y no sólo eso, pues hay 2.5 millones de funcionarios, de los que se podría prescindir de más de 1.000.000 en un sistema medianamente optimizado, sin el desmadre autonómico. Y el dislate sigue adelante, la alianza de los nacionalistas y la izquierda aumentará aún más el problema; en el nuevo estatuto, por ejemplo, se determina que cualquier persona que tenga necesidad recibirá un sueldo social, con lo que ya no habrá efecto llamada, sino efecto avalancha; los inmigrantes reciben gratuitamente enseñanza del catalán, no del castellano. Y aquí andamos peleando con las lenguas propias y lo curioso es que Irlanda, ya por los años 20, decidió dejar el gaélico para la parte lúdico-turística y utilizar el inglés como idioma común.

Los nacionalistas no han respetado el pacto de la transición, y el PSOE encabeza otra revolución, otra guerra civil
enfrentando a los españoles. Todavía peor, el nuevo estatuto transforma España en un estado vasallo de la Generalidad, pues ésta participa en la composición del Tribunal Constitucional, Consejo General del Poder Judicial, Comisión Nacional del Mercado de Vavlores, Comisión Nacional de Energía; eso sí, su policía autonómica sólo puede perseguir a los malos hasta los límites de la autonomía, en cambio se reservan la regulación de los inmigrantes en todo el estado.

La nación catalana nace de un acto unilateral de los políticos catalanes y sus cuates del PSOE. El catalán es lengua obligatoria, la movilidad queda cercenada.

Ante esta tremenda crisis del estado de derecho, ¿ Qué hacer ? Pues hay al menos cuatro acciones imprescindibles:

1) Afinar y endurecer el discurso, sin concesiones, para alertar a los españoles del peligro que se avecina.

2) Paralizar cualquier reforma estatutaria en las autonomías donde el PP tiene mayoría y desvincularse de ellas donde esté en minoría.

3) Preparar una reforma constitucional que devuelva sus competencias al estado,  optimice su funcionamiento y reduzca las funciones de las autonomías a las que sean más eficaces a ese nivel, mas bien muy pocas, pues la igualdad de derechos de todos los españoles, es superior a cualquier otro interés político.

4) Cuando ZP pierda el poder, hacer un gran pacto de estado con la parte sana del PSOE, y reducir el peso de los nacionalistas a su ínfimo nivel, como expone en su nuevo libro, "La Constitución traicionada", para liberar España
del maligno influjo de los nacionalistas, enterrado para siempre.

En el corto coloquio después de la conferencia, uno de los asistentes le preguntó que dado que las opciones para salir
de la crisis eran la toma de la calle y votar al PP, quería saber cuando finalizaba la cesión de Cataluña por parte del PP
a los nacionalistas que Aznar negoció en su primera legislatura, pregunta que el ponente utilizó para contar la triste historia de las cesiones tanto por parte del PSOE como del PP a los nacionalistas: la cesión de González del 15% del IRPF, la siguiente cesión de Aznar del 30% del IRPF; la problemática de las empresas de Cataluña que son multadas hasta por no tener los tickets de caja en catalán, la imposibilidad de que los padres puedan ejercer su derecho a que sus hijos reciban su educación en lengua materna cuando ésta es el castellano... en ese momento, hubo un rápido y espontáneo clamor en la sala !!!!! y aquí en Galicia, tampoco ¡¡¡¡¡¡¡¡. Y quizás porque el PP es el culpable de que esto ocurra en Galicia, se terminó el evento, no sin antes dar un fuerte aplauso al ponente.

Los vocales avalados por el PSOE intentaron involucrar al CGPJ en el «proceso de paz»
La mayoría los acusa de haber actuado como «palmeros del Gobierno para buscar amparo a su peligrosa propuesta»
F. Velasco La Razón 1 Julio 2006

Madrid- El anuncio del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de iniciar las conversaciones con la banda terrorista ETA, y las palabras del presidente del CGPJ, Francisco José Hernando, con las que dio la «bienvenida» a las actuaciones que puedan llevar a la «pacificación del País Vasco» -aunque fueron realizadas antes de la comunicación de Zapatero- hizo que los vocales del Consejo propuestos por PSOE, IU, CiU y el «independiente» Agustín Azparren solicitaran la convocatoria urgente de la Comisión Permanente para que el órgano de gobierno de los jueces se pronunciara sobre lo anunciado por el presidente del Ejecutivo.

Igual que el presidente. El texto de lo que pretendían que se convirtiese en un acuerdo del CGPJ incluía la misma frase que pronunció Zapatero cuando oficializó el inicio de las conversaciones con ETA: «La paz es una tarea de todos». Además, se destacaba que el Poder Judicial cumplirá «las obligaciones constitucionalmente encomendadas de ser garante de la democracia y los derechos y libertades de los ciudadanos, mediante la aplicación de la Constitución y la Ley».

La pretensión de esos vocales no salió adelante al entender la mayoría que, en realidad, lo que se buscaba era un apoyo a la decisión del Gobierno. En lugar de la propuesta de los consejeros designados a iniciativa del PSOE, la Comisión Permanente aprobó otro acuerdo, con los votos del presidente y de los dos vocales propuestos por el PP, en que se rechazaba valorar el anuncio de Zapatero: «Cualquier valoración en positivo o negativo de tal anuncio supondría colocar al órgano de gobierno de los jueces bajo designios partidistas, totalmente alejados de su naturaleza constitucional». El vocal del grupo mayoritario y miembro de la Comisión Permanente Carlos Ríos justificó el acuerdo adoptado porque la decisión de Zapatero «divide a los españoles, enfrenta a los dos principales partidos y no ha tenido una acogida unánime, ni por medios de comunicación ni por las víctimas, por lo que cualquier valoración sería entendida como crítica o apoyo, y nosotros, como Poder Judicial, lo único que podemos defender, en el ámbito de nuestras competencias, es la independencia de los jueces y la aplicación de la Constitución y el principio de legalidad».

Sin embargo, detrás de todo ello hay un transfondo de acusaciones mutuas de servir a intereses partidistas. El grupo mayoritario no tiene ningún tipo de dudas de que la minoría lo que buscaba era el aplauso fácil a la decisión de Zapatero, y, por contra, los vocales propuestos por el PSOE no se creen lo más mínimo el argumento de no inmiscuirse en un debate político.

Así, fuentes del grupo mayoritario aseguraron a LA RAZÓN que los vocales próximos al PSOE «han actuado como palmeros y comparsas del Gobierno, para buscar en el CGPJ amparo a la caótica, frívola y peligrosa propuesta que ha realizado el presidente del Gobierno, y todo forma parte de la campaña promovida por el Ejecutivo para lograr apoyos institucionales».

Por ello, entienden que el objetivo de esa iniciativa era que el CGPJ certificara la existencia «de una nueva realidad social que debiera ser tenida en cuenta por los jueces» a la hora de decidir sobre procesos relacionados con el terrorismo.«Querían involucrar a los jueces en este “proceso de paz” e interferir en sus decisiones judiciales», afirman los vocales de la mayoría.
«Argumento que no es de recibo». Estas acusaciones son rechazadas desde la minoría del Consejo, que, por contra, defendía que el anuncio de Zapataro, dada la «relevancia» de su contenido, merecía un acuerdo institucional que demostrase la unidad del Poder Judicial.«La intención era dar la imagen ante la sociedad de que el gobierno del Poder Judicial está unido frente a los grandes temas y máxime cuando teníamos esa cobertura con carácter general que había dado el propio presidente de la institución», señaló el vocal Juan Carlos Campo.

En cuanto a los argumentos de la mayoría de oponerse a la propuesta por entender que era una «injerencia política», estos vocales no les dan credibilidad. «No es de recibo ese argumento, porque el presidente del CGPJ ya se decantó y, sobre todo, porque el Consejo sí que ha realizado informes sobre cuestiones en las que no tenía competencia, pero sí un claro componente político, como los relativos al Estatuto de Cataluña y al anteproyecto relativo a los los matrimonios homosexuales», afirmó al respecto Juan Carlos Campo.
Recortes de Prensa   Página Inicial