AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 5 Julio  2006

La pernada de Pernando
Por ANTONIO BURGOS ABC 5 Julio 2006

NO Passsa Nada porque pasamos por carros y carretas. Tragaderas para nuevas acepciones de viejas palabras castellanas. Nos han dado una inmersión o ahogadilla lingüística en el similiquitruqui del trile de ZP y sabemos perfectamente la traducción simultánea de lo conveniente, sin necesidad de auriculares ni de cabinas con políglotas dentro. En el vigente Diccionario de la Mentira, a la rendición se le llama «proceso de paz»; a la destrucción de España y de la Constitución, «negociación»; y a la ETA y batasuneras islas adyacentes, «izquierda aberchale». Sí, así, aberchale: no me sale del alma escribir en castellano con la ortografía de una nobilísima lengua que han secuestrado los nacionalistas y los terroristas. Lo siento, pero pongo aberchale, porque en castellano el grupo consonántico «tx» no suena «ch»: suena a talla de camiseta.

Como escribo Pachi para mentar el nombre de pila de un señor que aunque no quiere ser español es completamente López. ¿Habrá algo más español que un López, aunque ese López se dedique a tener los pastos comunes con los incluidos con aproximación y centena en la lista europea de la lotería de los terrorismos?

Insisto en mi respeto al vascuence, a su historia, a su literatura, a la cultura, en suma, que a todo un pueblo le han arrebatado los que se adjudican la exclusiva de hablar en su nombre. Por ese mismo respeto, porque no sé vascuence, me niego a usar la fonología y fonética de su ortografía. Si pongo «Otegi», lo leo, como usted, «Oteji», no Otegui. Si escribo «Agirre», lo pronuncio, como usted, «Ajirre», no Aguirre como Esperanza o Aguirre como el recordado y muy letrado Jesús.

Sé que en mi defensa de la maltratada y constitucional lengua castellana frente a los otros respetables pero mimadísimos idiomas peninsulares e insulares soy rarito. Tan rarito, que le llamo Lérida a Lleida, Fuenterrabía a Ondarribia, San Sebastián a Donosti, La Coruña a A Coruña, Pamplona a Iruña y así sucesivamente. Tan rarito, que por lo de Pernando Barrena, es que ya no paso, me niego. Hay un portavoz de la ilegal Batasuna, vamos, de la ETA, que ha roto en llamarse Pernando Barrena.

-Tiene usted que revisar más las erratas en sus artículos: será Fernando, no Pernando, como ha puesto ahí.
No, es Pernando, con P inicial. Porque al mocito, probablemente, le da alipori que sus padres lo sacaran de pila con el nombre honorabilísimo del santo Rey de Castilla y León. ¿Qué hace un chico como tú, tan aberchale y tan liberador de la opresión del Estado centralista, llevando un nombre que es más de Castilla que el queso de mi apellido y más de León que el botillo de Luis del Olmo? Pues lo que hace es ponerse nombre de errata: hasta nueva orden, Fernando Barrena es Pernando hasta en Pernambuco.

¿O estoy equivocado, y no es una aliteración de la F de Fernando ni una errata, sino el gerundio de un verbo que desconocemos, el gerundio del verbo «pernar»? El señor Barrena, en tal caso, no es Pernando, sino que está pernando. Pernando de «pernar», que creo yo que debe de ser algo así como «ejercer el derecho de pernada como señor de vidas y haciendas, de patrias y de constituciones, después que se ha atemorizado y chantajeado a los ciudadanos libres durante más de treinta años a base de asesinatos selectivos o colectivos, extorsiones, secuestros, pillaje y asaltos en cuadrilla». Mientras el que debía defender la Patria y la Constitución está con las perneras del pantalón abajo, Fernando Barrena, en nombre de los asesinos contumaces, está, como su mismo nombre indica, Pernando: ejerciendo el derecho de pernada, encantado con que los forzados, encima, atemorizados, claudicantes, rendidos, a esto de tomar obligatoriamente por saco le llamen «proceso» y engañen a todo un pueblo con una palabra tan franquista como «paz».

ZP en la tumba de gandhi
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 5 Julio 2006

Zapatero ha visitado la tumba de Gandhi para ofrendarle su «proceso de paz».
-Y ¿qué tiene que ver el plan de ZP con el gandhismo?
-Que es una búsqueda de la paz.

-¿Y él hace el papel de Gandhi? ¿Acaso se tumba ante los etarras para detenerlos a costa de su vida si fuere necesario?
-No exagere usted.

-Quiero decirle que los seguidores de Gandhi son más bien las víctimas del terrorismo.
-Los anti-Zapatero como usted no quieren ver con buenos ojos nada de lo que éste hace.

-Lo que quiero decirle es que los únicos pacifistas son las víctimas del terrorismo, ya que han preferido sustituir la violencia por la confianza en el Estado de Derecho.
-No niego la grandeza de las víctimas.

-Pues por eso yo afirmo que Zapatero es un impostor al colocarse ante la tumba como un seguidor de Gandhi.
-Yo trato de decir que Zapatero ama la paz mientras las víctimas esperan la derrota de ETA.

-Lo propio de Gandhi no era terminar con la guerra como fuera, sino conseguir la victoria sin tener que matar.
-Tampoco ZP quiere que se siga matando.

-Pues que abandone el poder del Estado, que es el único legitimado para administrar la violencia.
-También está legitimado para buscarla con otras fórmulas.

-Siempre que no supongan un nuevo sacrificio para las víctimas. Él no puede suplantar a las víctimas.
-Porque usted parece no valorar suficientemente el significado que tiene el triunfo de la paz en términos absolutos.
-¿Triunfa la paz si los etarras llegan a controlar las instituciones vascas?

-Estoy de acuerdo en que resulta repugnante que sea el criminal el que termine por ganar. Pero ¿por qué no compartir el proyecto de ZP si gracias a él dejará de haber víctimas?
-Porque el gandhismo era un movimiento moral que asumía el riesgo. Como el compañero que murió en nombre de Miguel Ángel Blanco.

-Los etarras se tienen también por víctimas.
-Como todos los terrorismos.

-Equivocado, pero es su punto de vista.
-Lo preocupante es que ese punto de vista es compartido por Zapatero. En todo caso, ¿qué tiene que ver ETA con el gandhismo?
-Yo hablo de Zapatero como admirador de Gandhi.

-¿Acaso éste premiaba a los terroristas?
-Eso es exagerado.

-¿Acaso se puede hacer un mayor homenaje a un criminal que tomarlo por un pacifista? Parece que ha dejado abierta la posibilidad de que Chapote pueda llegar a ser puesto en libertad en un día no lejano.
-Reconozco que ha dado una respuesta excesivamente ambigua.

Tres acciones urgentes
Alejo Vidal-Quadras  Periodista Digital 5 Julio 2006

Ante la crisis de sistema que estamos viviendo, fruto de la liquidación de la Constitución de 1978 por el nuevo Estatuto de Cataluña y de la rendición del Estado de Derecho ante el crimen organizado, el Partido Popular ha de llevar a cabo de inmediato tres acciones para despertar a la ciudadanía del letargo en el que está sumida por la combinación de una situación económica todavía satisfactoria y de la hegemonía de los medios de comunicación afines al Gobierno:

1) La paralización inmediata de todas las reformas de los Estatutos de Autonomía en aquellas Comunidades donde cuenta con la mayoría absoluta o con el suficiente número de escaños, y su desvinculación total de estos procesos en aquellas en las que carece del peso necesario para influir de manera decisiva. El motivo de tan drástica medida radica en el hecho de que no se puede reclamar una reforma constitucional en profundidad que refuerce la unidad nacional y cohesione el Estado y simultáneamente impulsar normas autonómicas que avancen en sentido contrario.

2) La elaboración de una propuesta de reforma constitucional que devuelva al Estado competencias que nunca debió ceder, que asegure la igualdad de derechos y deberes de los españoles en todo el territorio nacional, que garantice su libre movilidad, que preserve la solidaridad y la gestión común de los recursos naturales y que ponga las bases de un sistema electoral e institucional que impida en el futuro la toma como rehén por parte de los nacionalistas del gran partido nacional que se encuentre en mayoría relativa en el Congreso. Esta propuesta, ampliamente publicitada, debe ser el eje de la oferta electoral del PP en las próximas generales. Obviamente, el complemento de este planteamiento es la promesa de que si el PP obtiene la victoria en las urnas, cerrará de inmediato con el PSOE regenerado que surja tras los comicios un pacto de Estado o un gobierno de gran coalición para llevar adelante la mencionada reforma.

3) El anuncio solemne de que en caso de que el Presidente del Gobierno en su negociación con ETA le otorgue contrapartidas políticas en los campos de la autodeterminación, de la anexión de Navarra al País Vasco o de la liberación de presos condenados por delitos de sangre, el Partido Popular invocará el artículo 102 de la Constitución y presentará en el Congreso acusación de alta traición contra José Luis Rodríguez Zapatero.

Cualquier otra línea estratégica equivale en las presentes y extremas circunstancias a marear la perdiz y perder miserablemente el tiempo.

¿A qué juega Garzón?
EDITORIAL Libertad Digital  5 Julio 2006

El plan de rendición trazado por los capitostes batasunos está llevándose a término con absoluta precisión. Reconvertido el PSOE en un partido que ha olvidado a sus propias víctimas y se muestra abierto a las demandas etarras, y con la cabeza de Fungairiño en una bandeja, a los Otegi, Permach y compañía sólo les faltaba poner fecha y lugar a un programa prediseñado con mucho tiempo de antelación. Lo primero les ha permitido dividir la negociación en dos mesas: una entre el Gobierno y la ETA y otra formada por partidos políticos que, en su delirio, vendría a representar a la sociedad civil. Lo segundo, el frente judicial, le ha facilitado la inacción del fiscal general del Estado, del fiscal jefe de la Audiencia Nacional y, desde ayer, del mismísimo Baltasar Garzón, que, por lo que se ve, no recuerda ya sus tiempos de martillo de etarras.

Un escenario perfecto para que el plan de Batasuna y Zapatero pueda desarrollarse conforme a lo previsto. Del partido de Patxi López nadie puede ya sorprenderse, el giro copernicano que ha dado en los últimos años tiene aquí su remate final. Del fiscal general, el vergonzosamente parcial Conde Pumpido, no podía esperarse otra cosa. La Fiscalía General del Estado, siempre al servicio del Gobierno que nombra a su titular, ha tocado fondo en esta legislatura. No ha habido hasta la fecha un fiscal general del Estado tan solícito con los deseos del presidente del Gobierno, hasta con los deseos dudosamente legales.

Y es que, por mucho que se aventure la cúpula batasuna en dibujar ficticios mapas para la "paz" en Euskadi, esa organización sigue siendo ilegal. Lo es por la Ley de Partidos y lo es porque sus actividades están suspendidas por un juez de la Audiencia Nacional, un juez que, dicho sea de paso, nada contra corriente en su empeño de mantener la independencia judicial frente a los caprichos del Poder Ejecutivo. A la vista está que no lo ha conseguido. Garzón, recién desembarcado del avión que le ha traído de su retiro neoyorquino, se ha puesto manos a la obra para allanar el camino a proetarras y socialistas, es decir, para facilitar las cosas a Rodríguez Zapatero, metido hasta el cuello en un órdago insostenible.

Requerido por dos plataformas –"Dignidad y Justicia" y "España y Libertad"– para que impidiese el encuentro de Bilbao entre el PSOE y Batasuna, se ha lavado las manos dejando la intervención al arbitrio del comisario de la Ertzaintza, policía autonómica que nunca se ha caracterizado por su dureza con los abertzales, quizá porque sus responsables también lo son. Esto nos lleva a reconsiderar la vuelta de Garzón a España y la entrevista que tuvo en Nueva York con Javier Zaragoza, fiscal jefe de la Audiencia y sustituto de Fungairiño. De esta manera queda desactivada de facto cualquier posibilidad de evitar que los responsables de un partido ilegal puedan mantener una reunión de contenido político a plena luz del día.

¿Para esto ha regresado Garzón? ¿A quién sirve? ¿Por qué en su estreno en la Audiencia lo primero que ha hecho es permitir que Batasuna vuelva a la vida en un hotel bilbaíno? Todo parece indicar que el "juez estrella" de la Audiencia está de nuevo entre nosotros para deshacer los entuertos de otro magistrado, Grande Marlaska, a quien el momento político no le afecta lo más mínimo y sigue aplicando la letra y el espíritu de la Ley. Es posible que sólo él sepa con certeza cuál es el juego que Garzón se trae entre manos.

ZAPATERO SALTA SIN RED
Editorial minutodigital 5 Julio 2006

Espoleado por su “éxito” con el Estatuto de Cataluña, el pretendido maquiavelismo de Zapatero se dispone a mover ficha en lo que, contrariamente a lo que piensa la mayoría del pueblo español, denomina conflicto en Euskal Herría y que, como tal, requiere un proceso de paz.

En Cataluña fue capaz de apadrinar un gobierno tripartito que consiguió un proyecto de Estatuto apoyado por el 90 % del Parlament, órgano soberano del pueblo catalán que, por el contrario, solo lo respaldó con el 35 % de los votos en la ilegal consulta popular que se celebró el 18 de Junio. Mientras tanto, ZP engañó a ERC, pactó con CiU a espaldas de Maragall, dinamitó el Govern, se cargó al President y presenta a Montilla, como reedición del fracasado “trimonio”, para garantizar la llegada de Mas a la Generalidad y el desembarco de Durán en la cancillería de Exteriores de la nación española.

Satisfecho de su hazaña tras haber aislado al PP con el pacto del Tinell, la segunda entrega de su novela retoma el guión inacabado del plan Ibarreche. En primer lugar accede a caminar por los parámetros que marcase Otegui en Anoeta y crea dos mesas de negociación: una entre todos los partidos del espectro político, incluida la ilegalizada Batasuna, y otra entre el Gobierno y ETA, el brazo asesino contra los españoles que no pretendían sino vivir en paz y libertad.

Evidentemente, aunque aún no lo tenemos claro, un partido como el PP, tan amante de la legalidad más escrupulosa, no aceptará sentarse a dialogar con un partido ilegalizado, portavoz político de una banda terrorista. No hará falta pues un excluyente pacto “a la catalana” porque los populares se eliminarán solos.

Dada esta premisa, Zapatero comenzará a prometer a Batasuna / ETA lo necesario y en las dosis precisas como para alargarlo en el tiempo lo suficiente hasta que vaya consumiendo su mandato de cuatro años. Mientras tanto, y a espaldas de estos, negociará con el PNV un acuerdo de mínimos que garantice la aprobación en la Cortes de un plan Ibarreche que, tras el visto bueno de las Cortes españolas, se ratifique en un nuevo e ilegal referéndum convocado, en esta ocasión, por el propio lehendakari garantizándole, otra vez, una larga estancia en el Gobierno vasco oponiéndole en las elecciones a un desdibujado Pachi López y una vez limpiado el PSE de gente como Rosa Díez o Gotzone Mora.

Pero esta vez, Zapatero ha saltado sin red. No era, efectivamente, momento de dar un respiro a ETA puesto que la acción policial y judicial la había reducido a mínimos, incluyendo la ilegalización de su brazo político a pesar de la trampa saducea que ZP había aceptado con el PCTV. ETA no confía en Zapatero porque piensa que sus objetivos no son la solución “a un conflicto armado que requiere de un proceso de paz” sino ganar las próximas elecciones, debilitar al PP y avanzar en la reforma de “su” Estado aunque no se sepa muy bien en qué dirección va este proyecto.

ETA no va a permitir que el PNV aparezca, al modo que lo ha hecho CiU, como triunfador en cuanto a la consecución de los anhelos de la mayoría de la sociedad vasca como, previsiblemente, se vendería la historia. Para ellos y para su brazo político, la situación de “solución al conflicto” se produce gracias a casi cuarenta años de muertos, extorsiones y violencia y no a la política trazada desde Ajuria Enea. Por eso, el “alto el fuego permanente” no es sino una nueva tregua trampa para rearmarse y reorganizar sus maltrechas redes de extorsión sabedores que la solución que ellos buscan no va a salir de esta farsa teatral.

Así, Batasuna pone sobre la mesa dos condiciones de difícil cumplimiento: la anexión de Navarra y del país vasco francés. Propone asimismo la parada de la “represión” en seco y que les pongan el bozal a los jueces y acabará pidiendo la liberación de los presos hasta llegar a un punto en que, sintiéndose engañados por el noviazgo PSOE / PNV, ETA vuelva a matar amparándose en la traición de un polichinela al que unas explosiones fatídicas catapultaron hasta la Moncloa.

DE NUEVO LA TRAMPA DE LA RECONCILIACIÓN
Editorial minutodigital 5 Julio 2006

Apenas han pasado seis días desde que Rodríguez Zapatero anunciara oficialmente el inicio de las negociaciones con ETA y ahora hace público que ya tiene decididos quienes serán los representantes del Gobierno en la mesa de negociación. Ante la nueva situación que se abre ahora, no podemos dejar de apuntar una serie de reflexiones.

La primera es que aunque la situación parezca estar en un compás de espera hasta que tengan lugar las primeras reuniones del Gobierno con los terroristas, la realidad es que desde ámbitos gubernamentales, así como desde el mundo nacionalista, se está preparando el anuncio de un posible acuerdo que conllevará cesiones por parte de la sociedad española.

Éstas se justifican en la necesidad de la «reconciliación», palabra mágica hoy como en 1975 que parece debe allanar todas las dificultades. Sin embargo, frente a este activismo gubernamental y nacionalista, las Plataformas cívicas, que tanta importancia tuvieron en la lucha contra la ETA, y el PP parecen no saber cómo actuar, por lo que, hoy por hoy, no se están oponiendo eficazmente al pilar más firme que se le opone: la necesidad de la reconciliación.

Una segunda reflexión que debemos hacernos es cómo contrarrestar los efectos anestesiantes que de la reconciliación existe en el imaginario español. Primeramente convendría llamar la atención sobre las diferencias existentes entre la situación española de los años 1975/1981 y la actual. Entonces se decidió el cierre de las heridas de la guerra civil, lo cual pudo realizarse con relativa facilidad por cuanto las heridas ya se habían cerrado en la Era de Franco, ya que desde los años 60 la pertenencia a cualquiera de los bandos contendientes en nuestra guerra había dejado de tener trascendencia social.

El Decreto de 1969 fue el broche oficial que cerró aquella época. Sin embargo, ahora la realidad es otra: las heridas están abiertas porque todavía existen mutilados por la actividad terrorista de ETA, aún existen menores huérfanos por el asesinato de sus padres a manos de los etarras, aún viven viudas amenazadas por los mismos criminales que arrebataron la vida de sus maridos. Además, lo que entonces se pretendió cerrar era un enfrentamiento civil en el que ambos bandos empuñaron las armas. Ahora, sin embargo, se trata de dos bandos diferentes: uno empuña las armas y asesina y el otro sólo pone los muertos.

Seguidamente, hay que tener en cuenta que el transcurso del tiempo ha puesto de manifiesto el fracaso, al menos parcial, de la Transición, como vienen a demostrar las numerosas iniciativas de rescate de una pretendida «memoria histórica» que está bien alejada de la «realidad histórica». Se pretendió entonces excluir la guerra civil del ámbito político para recluirla en los libros de historia. Sin embargo, desde el primer momento en que se llegó a este acuerdo la izquierda comenzó a incumplir lo pactado y a difundir con medios oficiales su versión de lo sucedido para, una vez que sus tesis han calado en parte de la sociedad española, dar trascendencia política a «su historia» y utilizarla como arma para deslegitimar democráticamente a su oponente político, el PP. El peligro en la actual negociación es claro: por la vía de una supuesta reconciliación se acabará colando la superioridad democrática de los batasunos. Si se alcanzara la mal llamada paz habría que reinsertar a los etarras y batasunos, que sin duda ocuparían puestos de trascendencia social, pues no van a pedir poco por sus «años de entrega a la causa vasca». Desde estos puestos actuarían igual que sus hermanos de la izquierda actuaron a partir de 1981 y difundirán su «versión de los hechos» para, posteriormente, deslegitimar a todo aquel no nacionalista que pretenda oponerse a sus pretensiones nacionalistas. Así, podrán afrontar con grandes posibilidades de éxito el futuro y previsible referéndum sobre la autodeterminación vasca.

Así pues, o el PP y las Plataformas cívicas deciden llamar la atención sobre los peligros de una falsa reconciliación o al pasar de los días, cuando nos arruinen, descubriremos que los batasunos jugaron con cartas marcadas...si bien será ya tarde.

Mala conciencia
Por IGNACIO CAMACHO ABC 5 Julio 2006

HA sido todo un detalle del PSOE vasco el de aplazar la prevista reunión con Batasuna por respeto al duelo de los 41 fallecidos en el accidente de Valencia. Realmente, una delicadeza, un gesto sensible y muy humano. Pero es fácil sugerir otro mejor, y de más grandeza: ¿por qué Patxi López no suspende indefinidamente esa cita por respeto a las más de 800 víctimas del terrorismo sobre cuyas muertes jamás tuvieron los batasunos una palabra de condolencia?

Porque, hombre, está bien considerar que los deudos de los difuntos del metro valenciano merecen una deferencia en estos momentos de luto colectivo. Pero... ¿Y la memoria de los asesinados por ETA, no sería acreedora de una cortesía similar? Sus allegados, desde luego, están que trinan ante la perspectiva de ver a López tomando café en un hotel de la ría del Nervión con los portavoces políticos de los asesinos, otorgándoles respetabilidad y devolviéndoles por la vía de los hechos la categoría de interlocutores que les había arrebatado la ley. Y si la tragedia de Valencia conmueve la piedad de cualquier bien nacido, con más razón debería perturbar los buenos sentimientos de un dirigente democrático el dolor de una pléyade de huérfanos sin más consuelo que el de la dignidad de su aflicción.

Como esta elemental asimetría de su pretendido miramiento no se les escapa ni al propio López ni a su jefe Zapatero, es lógico pensar que la razón real del aplazamiento del encuentro con Otegi no es exactamente la que se nos ha pretendido colar. Así que quedan dos posibilidades verosímiles: que el juez Garzón estuviera dispuesto a interferirse en la cita siguiendo el espíritu de su colega Marlaska -aunque Garzón parece haber vuelto de Nueva York repentinamente persuadido de las bondades del relativismo jurídico-, o que se trate de una suspensión preventiva para salvaguardar al presidente del Gobierno de una eventual sacudida de ira popular en el funeral valenciano.

Secuencia de hechos objetivos: se convoca la reunión, descarrila el metro, Zapatero anuncia su retorno inmediato de la India y se suspende la cita. El detalle crucial es que la suspensión no tiene lugar hasta que, horas después de la catástrofe, el presidente decide volver de viaje para personarse en las exequias. Alguien debió de reparar en la posibilidad de un recibimiento amargo, máxime tratándose de una ciudad en la que el PP cosecha abundantes mayorías. Y llamarían a Otegi: «Oye, ¿te importa que lo dejemos para un poco más tarde, que no está el horno para bollos?». El batasuno diría que sí, no faltaba más, para eso están los amigos. De paso, se queda ante la opinión pública como gente sensible ante el desconsuelo del pueblo.

Pero no cuela. Porque después de despreciar a ochocientas víctimas perfectamente elegidas no se puede ir de exquisito con cuarenta muertos accidentales. La figura se llama mala conciencia, y los protagonistas de la escena sabrán por qué sienten esa incómoda cosquilla en el fondo de sus médulas.

Una lucha justa
POR MARIO VARGAS LLOSA (*) ABC 5 Julio 2006

LA paz es un anhelo inmensamente deseado y compartido por la mayoría de los españoles y, qué duda cabe, sobre todos de los vascos. Nadie en su sano juicio, salvo minorías de fanáticos dementes, pueden estar contra la paz. Pero es importante, incluso en estos momentos de ilusión y de entusiasmo por este «proceso de paz», recordar que no todas las formas de alcanzar la paz son idénticas, y que en algunos casos la paz puede ser muy provisional y precaria y costar, luego, peores violencias de las que se trata de conjurar.

Eso es lo que dicen el Foro Ermua y muchos otros militantes, intelectuales y ciudadanos españoles en estos momentos. Hay la sensación, que ojalá sea equivocada, de que este «proceso de paz» se emprende con el supuesto de que hay una simetría, una cierta paridad entre el Estado de Derecho y un Gobierno legítimamente democrático y una organización que ha asesinado, secuestrado, hecho vivir al País Vasco en el miedo, aterrorizando a muchos de sus ciudadanos al extremo de hacerlos exiliarse. También ha silenciado a otros mediante métodos de intimidación y chantaje absolutamente intolerables en toda sociedad civilizada.

El «proceso de paz» debe ser bienvenido siempre que no se renuncie a los principios fundamentales de la cultura de la libertad y se recuerde que en esta mesa se está sentando, de un lado, la cultura de los Derechos Humanos, de la coexistencia en la diversidad, la de instituciones representativas nacidas pacíficamente de elecciones, y, del otro lado, fanáticos, asesinos convencidos de que todos los medios valen para alcanzar los fines.

Hay que tratar de guardar la cabeza fría y afirmar en medio del entusiasmo y esperanza que viven muchos españoles estos días que esa simetría no existe. Que, por un lado, está el derecho, la justicia, la libertad, y, del otro lado, el crimen, la exclusión y el fanatismo. Todo «proceso de paz» con una organización nacionalista implica un riesgo enorme, y lo implica porque todo nacionalismo es más que una doctrina o una ideología política. Todo nacionalismo es una religión, es un acto de fe, y ninguna religión puede renunciar a sus dogmas sin negarse a sí misma, sin desaparecer. Desde luego, no se debe confundir el nacionalismo que opera dentro de las reglas del juego de la democracia y renuncia a la violencia y el nacionalismo fanático de homicidas y asesinos, pero todo nacionalismo, en última instancia, es excluyente, y por lo tanto proclive a desatar la violencia. Es importante recordar que ni ETA ni su brazo político han hecho la menor concesión en lo que se refiere a lo fundamental, y lo fundamental es su objetivo político, y su objetivo político es la secesión, la independencia del País Vasco, algo sobre lo que obviamente el Estado de Derecho de la sociedad democrática española no puede hacer concesión alguna. Eso plantea dificultades enormes, acaso insuperables, en esta negociación que hoy día se abre, y significa que esta negociación no debería tener lugar, ¿no?

Yo creo que no, que hay ciertos temas en los que efectivamente puede hacerse un diálogo, pero sobre aquello que es lo esencial, obviamente no puede haberlo a menos que el Estado de Derecho esté dispuesto a rendirse frente al objetivo final del terrorismo.

Ayer, en un artículo muy interesante reseñando el libro de una persona que yo admiro, Rosa Díez , Fernando Savater recordaba que la lucha de los demócratas vascos contra ETA no ha sido una lucha contra la violencia: ha sido una lucha contra el objetivo político, el proyecto político de ETA para el País Vasco y para España, y que esa salvaguardia democrática no puede haber variado en lo más mínimo en estos momentos. Eso es lo que yo creo interpretar en la valiente campaña que inicia el Foro Ermua en estos días. Recordar a todos los españoles que mientras estos años ETA mataba, secuestraba, cobraba cupos a los empresarios -a veces, si no pagaban los cupos los mataba-, mientras instalaba el terror en las ciudades y en las aldeas del País Vasco, había centenares, miles de vascas y vascos que con gran coraje se enfrentaban al terror y decían no en nombre de los Derechos Humanos, en nombre de la cultura de la libertad, en nombre de la democracia recobrada por España y, también, en nombre de una idea, de una España descentralizada, desde luego, con respeto absoluto para todas sus culturas y tradiciones, pero unida, una España unida, unida en la democracia, en la libertad y la coexistencia.

Es importante que todo aquello se recuerde, también que no se olvide a las víctimas del terror, a los centenares de centenares de españoles y españolas que cayeron bajo balas asesinas, a las familias maltratadas, sufridas, golpeadas y acaso sobre todo a los miles de miles de vascos asustados, reducidos también a víctimas desde el punto de vista psicológico, moral, cívico y político por una minoría de fanáticos, de asesinos, de dogmáticos, de gentes que no creen en esa democracia que tantos frutos positivos ha traído a España y que niegan ese hecho extraordinario, fecundo, el de la transición pacífica, que ha impulsado fantásticamente el progreso de España y que ha hecho en muy pocos años de España una sociedad moderna y genuinamente democrática. Todo eso debe estar en la balanza, ahora que se inicia esa negociación llamada «de paz». Y todo aquello hay que defenderlo, porque todo aquello garantiza la civilización para la España del futuro, del progreso y la coexistencia. Defender esos valores no es ser un retrógrado, un reaccionario, como dicen los intelectuales que utilizan el chantaje para tratar de acallar a sus opositores o a quienes no se rinden ante las amenazas del pensamiento políticamente correcto. Eso es lo que están haciendo los políticos, industriales, intelectuales y ciudadanos de a pie que han integrado las filas del Foro Ermua y de otras instituciones del País Vasco. Desde luego que su lucha es justa, es digna, es noble: es una lucha no sólo por los vascos, sino por todos los españoles.
(*) Escritor

Negociación
PABLO MÉNDEZ GALLO/SOCIÓLOGO, DOCTOR EN FILOSOFÍA El Correo 5 Julio 2006

Sabemos desde Hannah Arendt, y parafraseando a Von Clausewitz, que la negociación supone la continuación de la guerra, por otros medios: un toma y daca. Es más, cualitativamente, y en ciertos aspectos, guerra y negociación es lo mismo: negación. Puesto que negocio es la negación del ocio (neg-otium), esto es, de lo contemplativo y lo virtuoso -en su sentido más clásico-, negociar implica una negación de la palabra (diálogo) en pos de una ética de lo utilitario y, en última instancia, una negación del otro (reducción a objeto de cambio), de la diferencia, generando víctimas al igual que en el proceso bélico. En suma, una negociación abunda en la revictimización de las heridas ya producidas durante la batalla.

Sobre esta base, la inclinación del Estado a negociar con un grupo terrorista (por ejemplo, ETA) supone la aceptación de un error propio, de una falla democrática paralela al conflicto mismo. Implica aceptar el derecho a satisfacer un interés mutuo, la reparación de una situación previa de desigualdad entre las partes. Para eso, ETA tiene que renunciar al derecho a matar, o tal vez a no matar sin derecho que lo ampare. A cambio, el Estado puede hacer concesiones que posibiliten un hipotético futuro alumbramiento estatal. Todo Estado parece fundarse en un asesinato original, pero hasta que esa constitución pueda darse, ETA no debe cuestionar el monopolio legítimo de la violencia que compete a los Estados ya constituidos.

Que el Estado, el español para el caso que aquí se trata, acepte negociar con ETA, supone un punto de confluencia moral con el oponente terrorista, teatralizado por la idea del 'mal menor', propio del pragmatismo utilitarista, el eterno dilema entre medios y fines, sin acordarse de que el medio conforma, configura e incluso representa el propio fin. A la manera de Luhman, el medio es el mensaje, principio de comunicación que cualquier grupo terrorista conoce a la perfección: ¿Se imaginan una sociedad vasca gobernada por los principios (pat)éticos de ETA? No hagan mucho esfuerzo, pues de alguna manera ya la tenemos, aunque siempre podría ser peor (Murphy dixit). Decía un juez israelí, en alusión al asesino de Isaac Rabin, que cuando una ideología justifica la violencia, esa violencia se convierte en la ideología misma.

Pero el verdadero problema de la negociación no es en sí el Estado, ni tan siquiera ETA -más que como síntoma-, sino la propia sociedad vasca y todos los que, de alguna manera, la conformamos. Especialmente, y por recurrir a expresión del semidesaparecido Xabier Arzalluz, de quienes recogían las nueces del árbol agitado (por parte de ETA, se supone). Pues tampoco es justo ni realista repartir responsabilidades a todos por igual. Pero sí podemos decir que, en conjunto, la negociación para el fin del terrorismo representa una pérdida para todos, para la sociedad vasca en su conjunto, el triunfo del utilitarismo más atroz, el principio de que todos somos prescindibles, la rendición o entrega de nuestras potencialidades como actores de cambio a quienes políticamente nos representan y a los que no, a todos aquellos que han sido fuente y motor del desastre y que ahora nos brindan soluciones. ¿Como si éstas existieran!

Sin embargo, no sólo no puede decirse que la negociación sea el fracaso de la política (moderna) en general, ni de los políticos en particular, sino que además la 'gestión economicista' es su medio natural, su hábitat, y lo pueden cumplir más o menos bien, según la posición de quien lo valore: negociar es lo suyo. Pero sí representa el desastre de una sociedad, la vasca en este caso, ante la imposibilidad de trascender la ofuscación nacional. Representa el espíritu de una sociedad inanimada (sin alma) y desanimada (deprimida) que, por miedo al qué dirán, prefirió negarse a sí misma la palabra, bajo el prisma de un pueril pensamiento mágico de que el tiempo todo lo arregla. En el último momento nos acordamos de Bertolt Brecht: 'Ahora me llevan a mí; pero ya es demasiado tarde'.

La negociación no es la paz, sino tan sólo un sucedáneo que pretende evocar el sabor de lo original: lo que la gula a la angula. Por eso no podemos hablar, en justicia, de un proceso de paz en el País Vasco. Es posible que una negociación siente las bases para un posterior proceso de paz, pero en absoluto se pueden confundir o mezclar los términos. Negociar es establecer los límites máximos de violencia que las partes en contienda están dispuestas a asumir, es hacer balance entre costes y beneficios, es racionalizar la dosis de riesgo (social), es construir la realidad a partir de una retórica ambigua que dé cabida a lo real y a lo sucedáneo, es la sustitución del nombre por el pronombre, a partir de lo cual todos -aunque unos más que otros, claro- somos prescindibles y sustituibles. La negociación, como decía antes, es trasladar la guerra y toda su lógica al ámbito de una mesa.

A partir de ahí, y a pesar de lo que quieran que creamos, sólo cabe decir que la paz de los cementerios no es paz, como tampoco lo es la 'pax romana'; la gula no es una angula ni el pronombre puede sustituir a un nombre. Como advierten en las películas, 'cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia'. Y, sin embargo, nos quieren imponer la coincidencia. En nuestras manos está darlo por bueno, o no.

Medios de comunicación
Lealtad a las ideas
Agapito Maestre Libertad Digital 5 Julio 2006

Es difícil en los tiempos que corren hallar hombres leales a las ideas. Pero tengo que reconocer la valentía de dos de ellos: Rouco y Cañizares. Sus declaraciones a favor de la unidad de España valen por todas las medias palabras de individuos que creen representar a la derecha democrática, cuando en realidad tienen dificultades para representarse a ellos mismos. Rouco y Cañizares han defendido la idea de España sin complejos, o sea, desde su conciencia. Contrasta la posición de estos ciudadanos, que piensan a contracorriente, con las medias palabras de Gregorio Peces-Barba, todavía Alto Comisionado de las Víctimas del Terrorismo, quien no sólo los ha criticado, sin citarlos, sino que los ha reprendido por "complicar las cosas con sus deseos de engañar".

Las esperpénticas declaraciones de Peces-Barba, sin embargo, tendrán más repercusión que las de Rouco y Cañizares. El motivo es obvio. El Gobierno socialista dispone de una maquinaria mediática infinitamente superior a la de la derecha democrática, que incluso pasa de analizar las propuestas de Rouco y Cañizares, sencillamente, porque son las opiniones de ciudadanos católicos. Sí, sí, para ciertos analistas de la derecha aún no han entendido que el católico no quiere ser juzgado en primera instancia, en la instancia terrena y política, por su catolicismo sino por ser ciudadano. Así están las cosas... En verdad, la democracia española no estaría en almoneda sin la enorme desigualdad existente entre los medios de comunicación de la derecha democrática y la izquierda revolucionaria.

Los medios de comunicación de la derecha democrática son pocos y con fisuras. Más aún, un órgano de expresión de talante izquierdista como El Mundo, y no es la contradicción menor que tiene la derecha democrática con sus medios de comunicación, es una plataforma importante para recoger los planteamientos de la derecha política. No es, sin embargo, cuestión de señalar contradicciones en los pocos medios de comunicación que se hacen cargo de los planteamientos de los defensores de la democracia española, pues que podríamos empezar y no saber cómo terminar... Sólo un ejemplito es suficiente para saber dónde reside la tolerancia: Alaska, una de las musas de las celebraciones de los días de fiestas de los gays y lesbianas, lejos de ser estigmatizada por la COPE es colaboradora de uno de sus programas.

Pero lo decisivo, coherencias de algunos ideólogos aparte, no son las fisuras de los medios democráticos, sino la sobreabundancia de los medios totalitarios de la izquierda. ¿Cuántos medios democráticos hay en la izquierda? Pocos, poquísimos, si atendemos sobre todo a los criterios de poder con los que operan. Con estos medios no hay equivocidad posible. Su funcionamiento totalitario es tan potente que opaca esa sensación ciudadana, que compartimos millones de españoles, de estar viviendo en un régimen político revolucionario, el impuesto día a día por el autócrata Zapatero, que no respeta la división de poderes, se inmiscuye en el ámbito de la justicia, restringe un día sí y otro también libertades ciudadanas, salta por encima de los consensos básicos de la sociedad y, sobre todo, oculta su objetivo más inmediato: la eliminación de la nación española como suelo de las libertades ciudadanas.

En fin, el Gobierno de Zapatero actúa con toda impunidad, porque sus medios de comunicación funcionan como un bloque monolítico sin ningún tipo de fisura. Imagínense, por ejemplo, una columna de Vargas Llosa en El País denunciando el fin de la nación española... Imposible. Por el contrario, reitero, Alaska, la musa de gays y lesbianas, la "intelectual" y crítica furibunda de los ideales católicos, puede trabajar sin ningún problema en la COPE.

(Coda: Los ejemplos están puestos para soliviantar las intenciones de las "buenas conciencias".)

Perfiles de la Oposición
Barroso, nuevo ideólogo de la derecha blandita
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 5 Julio 2006

Cuando en la Secretaría de Estado de Comunicación, algo así como la madre de todas las engañifas zapateriles, tomabas café con Miguel Barroso, las ideas que al borde del té con pastas te transmitía eran esencialmente dos: la primera, que si el Gobierno tomaba medidas radicales es porque le convenía; la segunda, que si la Oposición le hacía la guerra al Gobierno se equivocaba. O sea, que el PSOE hacía lo que le daba la gana y la derecha tenía que disentir pero de mentirijillas, porque la llave de la opinión pública era cosa del PSOE y la derecha tenía como principal función positiva la aquiescencia y, como función negativa, esperar el fallo del contrario.

Para un Gobierno que sólo llegó al Poder gracias al 11M, reconózcase que la audacia ideológica o, más bien, ideologizante de Barroso era tan notable como cabe esperar de un progre barcelonés de los setenta: ilimitada y sin concesiones a la vergüenza, propia o ajena. Pero era su papel: representar el socialismo con rostro humano y no sólo con rostro. Y lo bordaba. Fernando Moraleda es probablemente mucho más decente que Barroso, pero le falta "cabaré", la bibliografía pérfida del novio de la posible ministra de Cultura, otra chica encantadora de la misma glaciación ideológica pero, ay, distinta generación telúrica. Uno es de "El Viejo Topo", la crema de la crema de la progresía setentera; otra viene de las ayer universidades barcelonesas, mañana ikastolas de Montilla. Qué cambio.

Pero, lo que son las cosas, ahora resulta que Barroso está teniendo un gran éxito como ideólogo de la derecha rendida, blandita o de alquiler. El otro día, el director de un periódico que ha sido referencia obligada de la derecha nacional durante un siglo (y ni un día más, como los cien años de honradez del PSOE) adoptaba como propio el truco de Barroso para engañar incautos. El PP, decía, ha perdido las elecciones por enfrentarse duramente a las medidas más radicales del PSOE, que buscan precisamente que el PP se radicalice oponiéndose a ellas y pierda el oremus y la Moncloa. Vamos, que ZP en realidad es un liberal, un católico y un amigo de Washington, pero lo disimula para engañar al PP, forzarlo a oponerse radicalmente y así lo hunde. Tanto es el sacrificio de Zapatero que ha llegado a facturar el infame, anticonstitucional y antinacional Estatuto de Cataluña y ha pactado con la ETA lo que la banda ha querido, todo por engañar al PP, que se ha opuesto a ambas cosas. Ahora bien, en Cataluña se ha opuesto muy poco, y Piqué ha cosechado un descalabro mayúsculo. Claro, como que el modelo Barroso está hecho para que la Derecha se resigne a un papel de comparsa y no de alternativa a la Izquierda. Si en lo de la ETA sigue el PP la línea catalana del perfil bajo y la oposición matizadísima que pide la carcundia abecedaria, el triunfo de Barroso será total. Es el momento de ir a por el sillón de Rubalcaba. Que eso sí sería un avance.

Españolismo liberal.
Pío Moa Libertad Digital 5 Julio 2006

Si consideramos el nacionalismo como la combinación del sentimiento patriótico con el concepto de la soberanía de la nación (o del pueblo), entonces el nacionalismo parece una doctrina esencialmente democrática. Sin embargo no lo es necesariamente. La idea de nación puede adquirir tanto un sentido liberal como un sentido totalitario o al menos despótico. Caso, este último, bien visible en los nacionalismos vasco, gallego, catalán, o en el nacionalismo regeneracionista español, así como en gran parte de los nacionalismos hoy en boga (los nacionalismos islámicos, etc.).

No es lo mismo, se dice, democracia que liberalismo, y la mayoría de los regímenes liberales del siglo XIX no eran democráticos. Cierto, pero sólo si se añade que un concepto no liberal de la democracia lleva directamente a la tiranía: “democracias” proletarias, orgánicas, populares, la del Frente Popular… La democracia liberal, aunque históricamente reciente, no nace de la nada, entronca con la larga tradición cristiana del derecho natural y de los derechos de la persona frente a las imposiciones del poder o las presiones de la colectividad.

En España, se dice asimismo, el nacionalismo liberal ha sido débil. También tiene algo de cierto. El liberalismo español tuvo dos fuentes de debilidad. En primer lugar, la brillante tradición de pensamiento pre liberal y pre democrático de los siglos XVI y mitad del XVII quedó lamentablemente interrumpida, aunque las Cortes de Cádiz quisieron enlazar con ella. En segundo lugar, y pese a dichas Cortes, el liberalismo quedó asociado popularmente a la invasión francesa, es decir, a una imposición foránea que pretendía satelizar y dividir el país, ejercida además con extrema brutalidad contra la población y contra el casi unánime catolicismo de la sociedad.

Estos dos lastres, procedente el segundo de la Revolución francesa, madre de las ideas totalitarias de nación, de clase, etc., ha perturbado la aplicación del liberalismo en España. Una parte de él (el exaltado, luego progresista, finalmente republicano), giró en torno al espejismo de aquella revolución, reducido por fin a la obsesión simple de eliminar a la Iglesia, incluso físicamente.

Pero, aun con estas debilidades, el otro liberalismo -- el conservador--, ha generado los más largos períodos de paz en libertad de estos dos siglos, y ha sido la práctica de sus ideas, aun si parcial, la que ha impulsado el mayor progreso económico. Más arraigado de lo que parece, ha influido también, de forma subterránea, pero clara, en las dos dictaduras del siglo XX, la de Primo de Rivera y la de Franco: las ha suavizado y ha terminado llevando a la segunda a desembocar en la actual democracia, la época más larga y en muchos aspectos más fructífera de paz en libertad que haya vivido España en dos siglos. Una paz de nuevo en peligro por las viejas tradiciones liberticidas y separatistas, que nos llevan a una crisis cuya superación exigirá de los ciudadanos el máximo esfuerzo.

---------------
El bergante se ha inventado una guerra que nunca fue más que un problema de orden público --mal llevado, hasta los gobiernos de Aznar--, para disfrazar de “paz” la destrucción de la ley y del estado de derecho. La paz de los asesinos y de los “gorrinos”, en el lenguaje de los primeros. La Estupidez y la Canallería, diría Marañón.
---------------
Odiseus:
No olvidéis que si no nos organizamos no pasaremos de ser una enorme rebaño quejumbroso e impotente, y que la crisis actual exige que cada uno se convierta en un activista. Ya tenemos la página para coordinarnos contra la Alianza anti Constitución. Es la siguiente:  http://es.geocities.com/foroelroble

No es una página para exponer opiniones generales, sino para coordinarse espontáneamente, exponer experiencias, discutir problemas prácticos, lanzar iniciativas, etc. ¡Adelante!

Segundos, fuera
José Luis Manzanares Estrella Digital 5 Julio 2006

El presidente del Gobierno se enfrenta como único espada —los subalternos poco cuentan— al morlaco del terrorismo etarra: se lucirá con la capa, pondrá las banderillas, dominará con la muleta, cuadrará al toro y concluirá la faena con una estocada hasta el puño. Ojalá. Eso es lo que nos gustaría a todos. A los que confían ciegamente en sus dotes para el arte de Cúchares y a los que ven en el torero más voluntad que dominio de la tauromaquia. No habrá tercio de varas. El bicho llegará muy entero a la hora de la verdad y en cualquier momento puede dar un disgusto dentro o fuera del albero. Este toro es mucho toro, puede cornear al torero pero también puede escoger su víctima entre los aficionados que contemplan el espectáculo desde las gradas, o entre quienes se quedaron en su casa porque no gustan de las corridas o porque no confían en el matador.

No habrá tibios aplausos, silencio, división de opiniones o silbidos. O se sale en hombros por la puerta grande o tendremos la bronca del siglo, con lluvia de almohadillas, intervención de la fuerza pública y disturbios callejeros. Junto al torero nos la jugamos cuarenta y cuatro millones de españoles. El dicho popular recuerda que a la fiesta suele irse con una alegría que no siempre acompaña a la salida. Las ilusiones —las de dentro y las de fuera del ruedo— son peligrosas. El terrorismo lleva décadas asesinando para romper España y, según nos dice el mismo día de la corrida, seguirá haciéndolo hasta conseguirlo.

El precio no le ha importado nunca. Y hay un tendido nacionalista deseando que, efectivamente, la Constitución Española salte por los aires. No el torero, sino el Estado de Derecho. Son los mismos que entonces, a cambio, alabarían al maestro como príncipe de la paz, figura eximia en el nuevo mosaico de naciones soberanas y paradigma del progresismo histórico. ETA, logrados sus fines, podría volver al chiquero entre las ovaciones de los separatistas y de quienes están dispuestos a poner su seguridad personal por encima de cualquier otra consideración.

El muerto al hoyo y los presos etarras a disfrutar de las mieles de la victoria. Antes o después llegarían los actos de homenaje a los héroes de la patria vasca. Habría placas conmemorativas en las casas y los caseríos de estos preclaros discípulos de Sabino Arana, el profeta. También dedicatorias de calles y plazas, nombramientos de hijos predilectos o adoptivos, y algún que otro grupo escultórico inmortalizando hazañas de los valientes gudaris. Así, la del tiro en la nuca a un edil municipal, arrodillado y con las manos atadas. Una proeza más para la leyenda.

La corrida empezó como mandan los cánones. A las cinco en punto de la tarde y con el permiso de la autoridad competente. El tiempo climatológico no importa mucho y del otro tenemos lo que haga falta. Los organizadores hablan de varios años. Sorprende, sin embargo, que la lidia pueda prolongarse tanto, a no ser que su desarrollo dependa de lo que ocurra en otros escenarios. Lo que no se sabe todavía es quién se ocupará de la comida de un toro acostumbrado a las mejores yerbas.

En esta ocasión el reglamento taurino se llama Constitución Española.

¿Por qué hacerle ese gran regalo a Batasuna?
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS La Voz 5 Julio 2006

SI NADA lo remedia, mañana a las once, en un hotel de Bilbao, se producirá un hecho que sería insólito en cualquier país democrático del mundo. Faltando a su palabra, mil veces reiterada, representantes del Partido Socialista de Euskadi se reunirán con miembros de la ilegalizada Batasuna, un partido disuelto judicialmente por su constante connivencia con una organización de criminales que ha asesinado a cientos de personas y que está, por tal motivo, incluido en la lista europea de bandas terroristas. No hay ninguna razón moral que justifique esa reunión, pero existen razones políticas sobradas para entender que será altamente perniciosa.

Moralmente la cuestión está muy clara: afirmar, como aclaró primero José Blanco, y han repetido después sus compañeros de partido, que los socialistas se reunirán con Batasuna para exigirle que se legalice de una vez, constituye una tomadura de pelo que los ciudadanos no nos merecemos. Casi nadie ignora ya que el PSE y Batasuna tienen una comunicación fluida desde hace muchos meses y que en sus encuentros reiterados han podido decirse todo lo que hayan considerado procedente.

De lo que se trata no es, por tanto, de hablar con Batasuna -práctica habitual que el PSE admite sin tapujos- sino de reconocerla públicamente como interlocutora en el proceso de negociaciones ahora en marcha. Es decir, de lo que se trata es de solemnizar, con una reunión de general conocimiento, que a Batasuna, aunque ilegal, se le aplicará desde ya el mismo rasero que al resto de los partidos democráticos de Euskadi, con los que también se reunirán los dirigentes socialistas.

Tal mensaje, que constituye una indecencia moral y supone una desautorización de primer orden para las fuerzas policiales y los órganos judiciales que, como era su obligación, han puesto todo su celo en la aplicación de la ley de partidos aprobada por la inmensa mayoría de los miembros de las Cortes, tendrá además consecuencias políticas nefastas.

Entre ellas, una muy fundamental: la de convertir la previsible legalización de Batasuna -que ya figura en el guión- en una concesión graciosa que los amigos de ETA hacen al Estado democrático y no, como tendría necesariamente que haber sido, en la consecuencia de la ruptura pública y oficial de Batasuna con la banda terrorista. Nadie, ni en el PSE, ni en el Gobierno, nos ha explicado, de momento, qué buenos motivos existen, si es que existen, para que el Estado haya renunciado al instrumento que nos ha permitido llegar a donde estamos: la facultad legal para impedir que Batasuna pueda hacer política mientras siga siendo un apéndice de ETA.

Cómo ser un buen gallego
ESPERANZA GUISÁN La Voz 5 Julio 2006

TENGO la percepción de que ciertos santones gallegos andan difundiendo la infundada y corrosiva idea de que en Galicia hay una sola forma de ser buen ciudadano, insertándonos de lleno en la supuesta cultura supuestamente propia o, lo que es igual, hablando y pensando en gallego. Si uno ha nacido en un pueblo pequeño o en una aldea es un «neno galego», y puede sentirse orgulloso de ello. Si uno o una ha nacido en una ciudad o en un pueblo grande donde la lengua predominante era el castellano, es un ser poco menos que despreciable desde un punto de vista ético, a no ser que reniegue de sus orígenes y se convierta en hablante de la lengua «verdaderamente» propia.

El himno de Galicia lo dice expresamente: los buenos y generosos entienden nuestra voz, («os bos e xenerosos a nosa voz entenden»); los estúpidos y malvados no la entienden. Así de simple, así de torpe. Tal vez sea llegado el momento de que despertemos de nuestro sueño y nos sintamos orgullosos de ser gallegos en la medida en que trabajamos por el bienestar de nuestros conciudadanos, sin olvidar los intereses de todos los individuos del mundo, hablen la lengua que hablen, sea su lengua tradicional o una lengua de nueva adscripción. El conservadurismo nacionalista apuesta por reivindicar como moralmente superior lo antiguo, lo anterior en el tiempo. Pero las lenguas cambian. Y los hablantes somos libres para hacer nuestra aportación a las lenguas vigentes con nuevas expresiones.

Las lenguas «propias» son aquéllas a las que nos adherimos voluntariamente, aquéllas en las que nos expresamos con más facilidad, aquéllas que elegimos porque nos unen con más seres humanos, o porque simplemente nos gustan más.

Que se aleguen razones culturales para conservar determinadas costumbres y tradiciones me parece aceptable, siempre que ello no signifique un freno a la innovación y a la renovación, a la mezcla con otros elementos de otras culturas. Pero el recurso a la descalificación moral me parece deleznable. ¿Cómo y quién puede demostrar que se es mejor gallego por hablar en gallego? ¡Como si los caciques de antes y de siempre no hablaran en gallego! ¡Como si nuestros enemigos fueran los de más allá de Piedrafita. Los otros, los castellanos particularmente! Nos adormilan al son de las dulces gaitas y los bosques frondosos no nos permiten abrazarnos a otros mundos. Ser buen gallego es ser ciudadano del mundo y tener las ventanas abiertas para la comunicación con todos los demás. Ello no impide que trabajemos y nos esforcemos por enriquecer la cultura, en castellano y en gallego, que hemos recibido como un legado histórico los ciudadanos nacidos en Galicia.

Un pastiche
Ciutadans  Periodista Digital 5 Julio 2006

Tal como explica El País, José Montilla -el candidato del Partit dels Socialistes de Catalunya para las próximas elecciones autonómicas- ha afirmado, en relación con la feria de Francfort, que "no se puede marginar a los creadores catalanes que se expresan en castellano" porque también representan "la diversidad y vitalidad" de la cultura catalana. Muchos Ciutadans hemos sido acusados de fachas genocidas por simpatizantes socialistas por defender esa misma idea. Como las veletas, estos simpatizantes –nada simpáticos, por otro lado- nos dirán que ellos en realidad siempre han defendido eso mismo. Por otro lado, el actual presidente del PSC puede decir lo que quiera, pero su partido en el gobierno mantiene abiertas las oficinas de denuncia lingüísticas (ahora ya no hay excusas con ERC) y la educación sigue primando el catalán sobre el propio aprendizaje (el lema parece que sea: que no aprendan, da igual; pero eso sí, que sea en catalán).

Y mientras tanto, el presidente boliviano Evo Morales da una muestra más de lo que significa para algunos el giro a la izquierda. El País del domingo informa de que este mandatario ha decidido introducir “conceptos precolombinos” en el estado moderno. Dice precolombinos, por no decir antediluvianos. Me recuerda, claro, a nuestros derechos históricos. La izquierda atrapada en el nacionalismo: un pastiche, tanto aquí como en Colombia.      Roger Corcho

La lengua viva
El debate político real
Amando de Miguel Libertad Digital 5 Julio 2006

León Zeldís (Israel) interpreta la degeneración de la lengua pública como el estadio avanzado por Orwell en su novela 1984. Concretamente, apunta a la convención de llamar "resistencia" al asesinato en masa de civiles o de considerar "fuerzas de liberación" a las bandas de asesinos. Don León se refiere al campo internacional, pero en España sabemos mucho de esa tendencia a la degradación del lenguaje público. En este rincón de las palabras se contienen numerosas ilustraciones de ese proceso.

Continúa vivo el concurso para encontrar una etiqueta justa a Zapatero, siempre con un pacífico aire de chanza. Dioni Villar (San Sebastián, Guipúzcoa) propone que el presidente del Gobierno sea designado como Largo Zapatero. Los libertarios recordarán la figura de Largo Caballero, el Lenin español de la época de la alpargata. Pues bien, Zapatero es el Largo en la época de las zapatillas deportivas.

José Moreno (Barcelona) critica acerbamente el uso de la expresión "genocidio cultural o lingüístico" para referirnos a la erosión del idioma castellano o español en la vida pública catalana. Puede ser una expresión exagerada pero no impropia. El genocidio es la "matanza sistemática de un grupo étnico, nacional o religioso". Puede haber también una "matanza" simbólica de un idioma, por ejemplo, el español en Filipinas a partir de su "independencia". Algo así se intenta con la "independencia" hodierna de Cataluña, solo que en este caso el español no se ve sustituido por el inglés. Todo se andará.

Diego López Ordóñez comenta el asunto de la bandera nacional. "¿Se ha dado usted cuenta de que hay multitud de edificios y vehículos [públicos] en los que la bandera de España ha sido sustituida por otra parecida en la que la franja gualda ─sonoro vocablo─ tiene la misma anchura que [cada una de] las dos rojas?". Así pues, se puede concluir que la bandera española no solo está ausente de muchos edificios y vehículos públicos, sino que, algunas veces, cuando está presente, se encuentra mal diseñada".

J. Diego (Segovia) llama la atención sobre un suceso político poco comentado. En la víspera del malhadado referéndum de Cataluña, tuvo lugar un acto conmemorativo en el Alcázar de Segovia. El general Alfredo Pardo de Santayana pronunció unas palabras y propuso un brindis por el Rey como garante de la unidad de España ante un posible riesgo de división territorial. El alcalde de la ciudad, el subdelegado del Gobierno y dos concejales socialistas abandonaron el acto en señal de protesta.

Me sumo a la estupefacción de mi comunicante. Por lo visto, brindar por el Rey y la unidad de España empieza a ser una conducta sospechosa. En un plano mucho más humilde doy cuenta de la decisión de un amigo mío de izar la bandera española en su chalé de Madrid con motivo del estatuto de Cataluña. La respuesta anónima de los vecinos ha sido la de llenarle de basuras la cancela del chalé. Al paso que vamos llegará un día en el que la ostentación de la bandera nacional sea un delito.

A propósito de ese incidente del prestigioso general Pardo de Santayana, Pedro Manuel Arauz se pregunta si se puede decir que es "el general más laureado del Ejército" o sería mejor decir "el más condecorado". La razón para la última opción sería que el general no tiene la Cruz Laureada de San Fernando. No creo que "laureado" se refiera a esa circunstancia de poseer la Laureada de San Fernando, indica que se ha recibido honores y condecoraciones. La familia de los Pardo de Santayana acumula todos los cursos, honores y condecoraciones posibles en el gremio militar.

José Mª Navia-Osorio (Oviedo), fiel corresponsal de esta seccioncilla, comenta el aciago resultado del estatuto de Cataluña, sobre el que los españoles no catalanes no hemos podido opinar. A partir de ahora, dice el asturiano, "los impuestos que no paguen los de Sabadell los tendremos que pagar en Oviedo y las inversiones que se garanticen para las autopistas de Cataluña no están garantizadas en Teruel. Por lo demás, el futuro que les espera a los catalanes no lo habría imaginado Orwell cuando estuvo en Barcelona durante la Guerra Civil. Lo siento por los votantes del PP y cuatro más, pero tienen lo que se han buscado".

¡Cumpla su palabra!

Cartas al Director ABC 5 Julio 2006

Mi nombre es Macarena. Soy hija del Coronel Médico Antonio Muñoz Cariñanos, asesinado por ETA el 16 de octubre de 2000, en Sevilla. El presidente del gobierno ha tomado a mi parecer una gravísima decisión. Por eso mis palabras van dirigidas a su persona.

Señor Rodríguez Zapatero: mi padre era médico. Una tarde, delante de sus pacientes, dos asesinos de ETA acabaron con su vida. Le metieron seis tiros. Hacía un bien a la sociedad y nos dejaron sin él a todos. Mi familia y yo nunca olvidaremos como la gente de Sevilla se echó a la calle aquel 16 de octubre para ayudar a capturar a los asesinos. Armados de valentía, lo consiguieron. Gracias al valor de todos esos sevillanos se hizo posible que los asesinos de mi padre, hoy cumplan su castigo.

Precisamente porque sabemos mejor que nadie el dolor que es perder a quien te ha dado la vida, deseamos con todas nuestras fuerzas el fin de la violencia. Rechazamos la violencia tanto o más que nadie. Y porque hemos renunciado a la venganza en la confianza de que se haga justicia, estamos más legitimados que nadie para decir alto y fuerte que queremos el fin de la violencia. Lo que usted llama la «paz» se va a traducir en que dentro de poco tiempo los asesinos de mi padre se permitan el lujo de mirarme a los ojos de la misma forma en que los asesinos de Miguel Ángel Blanco han mirado a su familia durante estos días de juicio. Señor Zapatero: la paz de los presos a la calle es la paz de la humillación, la paz de la victoria del terror y la paz de la rodilla en la tierra.

En su programa electoral nos prometieron, y leo textualmente: «Rechazamos cualquier negociación que implique el pago de un precio político democrático por el fin de la violencia». Le exijo que cumpla su palabra. Por favor, asegúreme que los asesinos cumplirán íntegramente las condenas que les han sido impuestas. No nos resignaremos jamás a vivir de rodillas.
Espero su contestación, señor presidente.
Macarena Muñoz Cariñanos. Sevilla

RECUERDA QUE BATASUNA ES CONSIDERADA TERRORISTA EN LA UE
EL FORO DE ERMUA PREPARA LA QUERELLA CONTRA PATXI LÓPEZ PARA LA SEMANA QUE VIENE
El presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, presentará a principios de la semana que viene una querella ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco contra el secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, por incumplir la suspensión de actividades políticas que pesa sobre Batasuna-ETA.
Europa Press Libertad Digital 5 Julio 2006

Ésta será la segunda denuncia que el Foro de Ermua presenta contra un dirigente político, después de que el pasado mes de mayo hiciera lo mismo contra el lehendakari, Juan José Ibarretxe, por delitos de prevaricación y denegación de auxilio por mantener también un encuentro con el líder de Batasuna-ETA, Arnaldo Otegi.

Este jueves será el día en que el líder del PSE-EE y Batasuna-ETA se reúnan, un encuentro que Buesa tachó de "error político monumental", dado que, según dijo, "le están dando la interlocución política que legitima el discurso" de la formación ilegalizada. Por eso no espera "nada positivo". Cree que tendrá un "efecto negativo" respecto al posible fin del terrorismo, y "Patxi López tendrá que asumir la responsabilidad correspondiente en el momento en que se la reclamemos los ciudadanos".

El presidente del Foro de Ermua juzgó de incoherente que un Gobierno quiera dialogar y reunirse con Batasuna-ETA para hablar de asuntos políticos, "mientras por otro lado dice que es una organización terrorista, como así lo recoge la lista de la UE".

CALIFICA SU DISCURSO DE "RUINDAD"
Blanco vuelve a eludir una explicación sobre los contactos con ETA antes del 14-M arremetiendo esta vez contra Aznar
El secretario de Organización del PSOE sigue negándose a dar explicaciones al PP sobre los contactos entre los socialistas y ETA un mes antes de las elecciones del 14-M. Insiste José Blanco en que los populares "tienen copia" de las actas incautadas al etarra Esparza Luri pero esa detención se produjo en abril, cuando el PP ya no estaba en el Gobierno. El dirigente socialista sí que ha respondido a las últimas declaraciones de Aznar y lo ha hecho para intentar desacreditar al ex presidente. Además de decir que "no hay derecho" a soportarlas, le ha acusado de "ruin".
Agencias Libertad Digital 5 Julio 2006

José Blanco ha rechazado dar explicaciones, como pide el PP, por los supuestos contactos que mantuvieron los socialistas con ETA un mes antes de las elecciones del 11-M. En declaraciones a Onda Cero, el secretario de Organización del PSOE ha repetido que el PP tiene "copia" de las actas incautas al etarra Esparza Luri y que por lo tanto no pueden "tergiversar en función del interés de alguien para tratar de justificar lo injustificable".

Según el número dos del PSOE, en ningún momento esas actas apuntan que los socialistas hubieran solicitado una reunión con ETA ni que ambas partes hubieran mantenido ya un encuentro. Como ya hiciera este lunes, ha adelantado la detención del etarra dos meses y ha insistido en que el PP estaba en el Gobierno. "El señor Acebes y el señor Astarloa tienen copia de esa información porque estaban en el Ministerio", ha dicho en alusión a los actuales secretario general del PP y de Libertades Públicas del partido.

"Por ser suave..."
Mientras les pedía que "dejen trabajar al Gobierno para conseguir el final del terrorismo y el final de la violencia" aprovechaba para desacreditarles: "Hace falta tener poco sentido de la responsabilidad y poco sentido de Estado, por ser suave, para poder admitir que vale todo con tal de deslegitimar una posición del actual Gobierno".

También aprovechaba para arremeter contra Aznar, que este lunes criticó a Zapatero por "entregarse a ETA". Las palabras del ex presidente, ha apuntado, "sólo" se pueden "entender desde la ruindad". "No hay derecho a soportar declaraciones como las que hizo el señor Aznar", ha señalado Blanco.

La negociación actual y la tregua de 1998
En su estrategia de intentar equiparar la negociación actual con la reunión que mantuvieron los enviados de Aznar con ETA, Blanco ha plagado su discurso de interrogantes: "¿Qué le hubiera parecido al señor Aznar si después de la primera reunión que tuvo su gobierno con ETA y solicitar una segunda alguien dijera que mendigaban una segunda reunión con ETA? ¿Qué le hubiera parecido que cuando él se reuniera con ETA y Batasuna alguien dijera que estaba caminando de la mano de ETA y que se había olvidado de las víctimas? ¿Qué le hubiera parecido que cuando él dijo el 5 de noviembre de 1998 que estaba dispuesto al perdón y a la generosidad si alguien le dijera que se había entregado en cuerpo y alma a los terroristas?".

Por último, ha pedido un esfuerzo para "saludar" el intento que va a hacer el PSE para "tratar de convencer a las personas que en su día formaron parte de la ilegalizada Batasuna de que formen parte de la normalidad y la legalidad".

ATAQUE A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN
La Diputación de Barcelona margina a Libertad Digital y a la cadena COPE en una campaña de publicidad
Nuevo ataque a la libertad de expresión, en este caso desde la exclusión de Libertad Digital y la Cadena COPE de una campaña de publicidad de la Diputación de Barcelona a pesar de los datos de visitas y audiencia (en ambos casos entre los más destacados) y de la que sí se han visto beneficiados la gran mayoría de medios de comunicación. Así lo demuestra la contestación de este organismo oficial a una pregunta del presidente del Grupo Popular en la Diputación de Barcelona, Xavier García Albiol, que también denunció la exclusión del castellano en una campaña divulgada íntegramente en catalán.
Libertad Digital 5 Julio 2006

El presidente del Grupo Popular en la Diputación de Barcelona y secretario ejecutivo de organización del PPC, Xavier García Albiol, dirigió una pregunta oficial al Presidente de la Diputación, Celestino Corbacho, sobre la campaña publicitaria "Fem un bon equip", destinada a reforzar la colaboración de los ciudadanos con los Ayuntamientos de la provincia en materia de limpieza y en la que se han gastado más de un millón de euros.

El líder popular preguntó por el coste de la campaña, por el criterio de selección de los medios de prensa escrita, audiovisuales y de internet, y por el porcentaje de esta campaña que se ha hecho en lengua catalana y castellana.

La carta de respuesta del presidente de la Diputación de Barcelona acompañando el informe elaborado por la directora de Comunicación sobre la campaña, especifica que el coste del diseño y creatividad asciende a 54.520 euros, el coste de la producción de los productos que se usan en la difusión fue de 128.760 euros y el de la difusión supusieron nada menos que 993.343,84 euros. En total, este organismo oficial se gastó en una campaña de concienciación la cantidad de 1.176.623,84 euros.

Criterios para medios en Internet
Al respecto de los criterios utilizados en la selección de medios en Internet para la campaña publicitaria –entre los que se incluyen por ejemplo, elplural.com–, el presidente de la Diputación de Barcelona responde en una nota que "se ha realizado a partir de los datos que aportan los estudios de mercado".

En este caso se aprecia la marginación a la que se ha sometido al este diario electrónico, Libertad Digital, que según la OJD, incrementó su número de usuarios únicos más de un 17 por ciento, hasta los 1,3 millones, siendo el diario de información general que más subió en marzo y que además batió su record de visitas con más de 7,4 millones. Libertad Digital se mantiene como el periódico más visitado, sólo por detrás de El Mundo y los diarios deportivos, por lo que no se entiende su exclusión de la mencionada campaña.

Lo mismo para la radio
A la pregunta de García Albiol sobre los criterios de selección de medios audiovisuales, Celestino Corbacho señala igualmente que "la planificación estratégica de los medios audiovisuales también se ha realizado según los criterios anteriores, a partir de los datos de audiencia y los públicos objetivos indicados en fuentes de información contrastada (SOFRES)".

En este sentido, tampoco se entiende la marginación de la COPE pese a ser la cadena número uno en España, según acaba de confirmar el Estudio General de Audiencias (EGA). Sí se han visto beneficiadas económicamente con esta campaña el resto de emisoras entre las que están Catalunya Radio, Punto Radio y, por supuesto, la Cadena SER.

Marginación del castellano
El presidente del Grupo Popular en la Diputación de Barcelona también preguntó por el porcentaje de la campaña que se había realizado en lengua catalana y castellana y la respuesta de Corbacho fue igual de sorprendente: "La campaña institucional ha sido planteada de manera que pueda ser entendida por el máximo número de ciudadanos y ciudadanas de nuestro país. Por eso se ha basado en una historia con un mensaje corto, sencillo, concreto y comprensible ("tu Ayuntamiento y tú hacéis un buen equipo".
Esta respuesta, aunque no lo menciona, viene a querer decir que la campaña publicitaria se ha realizado íntegramente en catalán, marginando una vez más a los ciudadanos de Cataluña que hablan y se entienden en castellano.

JAPÓN IMPONE SANCIONES AL RÉGIMEN COMUNISTA
Corea del Norte lanza en prueba un séptimo misil capaz de alcanzar Alaska y la costa oeste de EEUU
El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas celebrará una reunión a puerta cerrada, a petición del Gobierno japonés, para analizar la crisis desatada por el lanzamiento en prueba de siete misiles de largo alcance norcoreanos, algunos capaces de impactar en la costa oeste de EEUU. Precisamente las autoridades de Washington pidieron a sus aliados "hablar con un sola voz". Tokio anunció, por su parte, la imposición de sanciones económicas y políticas a la dictadura de Corea del Norte. Unos seis misiles –otros dos se encuentran en las rampas– fueron disparados desde bases norcoreanas y cayeron en una zona al oeste del mar de Japón, a seiscientos kilómetros de la costa.
Agencias Libertad Digital 5 Julio 2006

El embajador de EEUU en Japón, Thomas Schieffer, hizo un llamamiento a la unidad de los países aliados de Washington y de la comunidad internacional ante la crisis desatada por el lanzamiento en prueba de seis misiles por parte de la dictadura comunista de Corea del Norte. Las autoridades estadounidenses pidieron "hablar con una sola voz".

En tono similar se pronunció el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, al declarar que EEUU "considerará todas las opciones" para responder a este "acto de provocación" de Corea del Norte. Agregó que "estamos preparados para tomar medidas con el fin de proteger a EEUU y sus aliados".

Por espacio de cinco horas y durante la madrugada de este miércoles, las Fuerzas Militares de Pyongyang lanzaron en prueba hasta seis misiles, uno de ellos un "Taepodong-2". Los proyectiles cayeron en una zona al oeste de Japón y más cerca de las costas norcoreana y rusa. El citado misil tiene un alcance de entre 3.500 y 6.700 kilómetros, aunque algunos expertos elevan ese radio a los nueve mil, capacidad que le permitiría golpear la costa oeste de EEUU y Alaska.

Unas horas después, fuentes de los servicios de inteligencia occidentales confirmaban que la dictadura comunista lanzaba un séptimo misil que caía en una zona del mar de Japón.

Según fuentes gubernamentales estadounidenses, la prueba del "Taepodong-2" fracasó y este misil no habría alcanzado la zona de impacto prevista en el mar, al fallar a los cuarenta segundos de ser lanzado. Sin embargo, el lanzamiento múltiple sí logró su objetivo de poner en alerta máxima a las autoridades japonesas, surcoreanas y estadounidenses, y también despertó la alarma de Naciones Unidas.

Además del "Taepodong-2" intercontinental, Corea del Norte disparó otros cinco misiles, varios de ellos de corto alcance tipo Scud, de origen soviético, y otros de rango medio Rodong de manufactura norcoreana.

Sanciones internacionales
El lanzamiento provocó una inmediata respuesta por parte de Japón. El ministro portavoz, Shinzo Abe, anunció que a petición del Gobierno al que pertenece el Consejo de Seguridad de la ONU celebrará este miércoles una reunión a puerta cerrada para analizar la crisis. Unilateralmente, explicó, Tokio impondrá sanciones a los norcoreanos que incluyen la prohibición de entrar en su territorio a funcionarios del régimen comunista y a tripulaciones de barcos y aviones de Corea del Norte.

Según las sanciones anunciadas por Abe, los funcionarios norcoreanos que se encuentran actualmente en Japón tendrán prohibido entrar en este país después de retornar a Corea del Norte. El Gobierno nipón también está estudiando también la posibilidad de prohibir el envío de remesas de dinero a Norcorea por parte de la importante comunidad norcoreana residente en este país.

En la reunión de la ONU, Tokio podría introducir un proyecto de resolución para condenar a Corea del Norte, lo que no excluiría la posible petición de sanciones contra el régimen comunista por esta acción "provocadora", como la definieron Japón, Corea del Sur y EEUU. El embajador estadounidense ante el organismo multilateral, John Bolton, dijo que "estamos consultando urgentemente al resto de miembros del Consejo de Seguridad".

Después de causar la alarma regional en 1998 al disparar un "Taepodong-1" que sobrevoló el territorio japonés e impactó en el mar, Corea del Norte firmó en 1999 una moratoria para el lanzamiento de este tipo de misiles. El Departamento de Estado estadounidense consideró el lanzamiento como "una provocación" y una "violación" de esa moratoria, y anunció el envío al este de Asia de su máximo negociador para asuntos coreanos, el subsecretario de Estado, Christopher Hill.

EL 12 DE JULIO, MANIFESTACIÓN EN MADRID
La AVT convoca una concentración frente al hotel de Bilbao en el que se reunirá el PSE y ETA-Batasuna
Tomada ya, por parte de Garzón, la decisión de permitir la reunión que tendrá lugar este jueves entre los socialistas vascos y ETA-Batasuna, tal y como le había instado Conde Pumpido, la AVT se pone en marcha. La asociación presidida por Alcaraz convocó este miércoles un concentración de repulsa a la reunión frente al bilbaíno hotel Barceló Nervión, donde salvo cambios de última hora, tendrá lugar el encuentro. A esta concentración, se unirá la convocada para el miércoles 12 de julio en Madrid bajo el lema “Rendición en mi nombre, no”.
Libertad Digital 5 Julio 2006

La Asociación Víctimas del Terrorismo volverá a mostrar este jueves en las calles de Bilbao su desacuerdo con el proceso de negociación con los terroristas de ETA abierto por Zapatero. Aprovechando el encuentro que mantendrán, salvo cambio de última hora, en el hotel Barceló Nervión, una representación de Batasuna-ETA encabezada por Arnaldo Otegi y Pernando Barrena y otra del PSE, encabezada por Patxi López y Rodolfo Ares, las víctimas del terrorismo mostrarán su repulsa concentrándose frente al hotel.

Para facilitar el desplazamiento hasta Bilbao, la AVT fletará en la madrugada del miércoles al jueves un autobús, que partirá sobre las cinco de la mañana de Madrid y llegará a la capital vizcaína pasadas las diez de la mañana. La asociación ha facilitado el número de teléfono 91-594-07-99 para los interesados en viajar en este autobús.
"Rendición en mi nombre, no"

Los actos contrarios a la negociación del Gobierno con ETA no acaban en Bilbao. La Asociación de Víctimas del Terrorismo, el Foro de Ermua, la Fundación para la Defensa de la Nación Española y Rosas Blancas por la Dignidad convocaron también este miércoles una concentración para el miércoles, 12 de julio a las 20.30 horas, --aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco-- en el Monumento a la Constitución situado en los jardines del Museo de Ciencias Naturales, en la confluencia del Paseo de la Castellana con la calle Vitrubio. El lema será "Rendición en mi nombre NO".

Según informan los convocantes, la citada concentración pretende "denunciar el proceso de claudicación ante la banda terrorista ETA anunciada el pasado viernes 30 de junio por el Presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero y que supone el inicio de un “largo, duro y difícil” camino hacia la ruptura de España como nación. Dada la gravedad de la situación actual, en el marco de la cual es inminente la celebración de reuniones oficiales entre representantes del PSE y de la ilegalizada Batasuna-ETA, consideramos imprescindible que la ciudadanía se movilice masivamente y evidencie ante el ejecutivo del Sr. Zapatero que la deriva a la que está conduciendo a nuestro país, amén de suponer un insulto y un desprecio a la memoria de las víctimas del terrorismo, conlleva un ataque frontal e irreparable contra nuestro Estado de Derecho".

Los convocantes señalan de igual modo que "ceder al chantaje de los terroristas como proclama el Gobierno del Sr. Rodriguez Zapatero implica legitimar los asesinatos y la extorsión de los asesinos y la negación de las víctimas, que han sido precisamente quienes lo han dado todo en defensa de nuestra democracia y libertades públicas".

La intención es que la concentración no se celebre únicamente en Madrid, sino también en otras localidades españolas de forma simultanea, aunque las ciudades y ubicaciones todavía no están decididas.
Recortes de Prensa   Página Inicial