AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 10 Julio  2006

CORAJE Y SENSIBILIDAD
Editorial minutodigital 10 Julio 2006

José Alcaraz ha denunciado en varias ocasiones los terribles “años de plomo”. Aquellos años en los que las víctimas de ETA caían a diario y se encontraban solas, abandonadas por los poderes públicos, apenas acompañadas por unos pocos ciudadanos corajudos y sensibles dentro de una sociedad tan cobarde entonces como de nuevo ahora está a punto de mostrarse.

Pues bien, el pasado día 6 de julio, cuando el Sr. López estrechó a escondidas la mano terrorista de Otegui, para vender a esta sociedad de cobardes una paz favorable a ETA de la que el PSOE espera sacar su próxima victoria electoral, las víctimas volvieron a recordar aquellos “años de plomo”.

Hasta la cueva de la bestia solo acudieron unas pocas personas. Los incondicionales que no necesitan del inestimable empujón de ánimo que la COPE presta a las convocatorias de la AVT o del respaldo de un gran partido político.

Fina Saavedra, la delegada de la AVT por Galicia, estaba allí con otras tres víctimas, recordando, en su caso, como la basura humana a la que el líder de los socialistas vascos ofrecía una paz deshonrosa había matado a su marido, guardia civil, delante su hijo de 9 años. Y solas hubieran estado de nuevo de no ser por otro puñado de ciudadanos, los miembros de la Plataforma España y Libertad. Una asociación que no tiene resonantes apellidos entre sus patronos, ni apoyo económico alguno o respaldos de poderosos lobbys. Un colectivo ciudadano cuya presencia cívica se basa en el coraje y la sensibilidad de sus miembros.

Y no pueden dejar de preocuparnos las ausencias. Igual que nos preocupan los egoístas intentos de exclusión que parece que desean silenciar a unos movimientos cívicos en beneficio de otros, amenazando la eficacia de un esfuerzo que sirve al mismo fin y cuyo fracaso solo beneficia a los fines de Zapatero. Un comportamiento incompresible e imperdonable, cuando atravesamos un momento en que más que nunca es precisa la unidad de todo el movimiento de resistencia cívico contra esta ignominia que desde el poder se quiere imponer atentando contra España, la justicia y la dignidad. Un movimiento cuyo referente moral indiscutible es la AVT por mucho que desde el gobierno, o desde otras instancias, quieran arrebatar el papel protagonista que solo corresponde a las madres, esposas e hijos, que entregaron su seres más queridos, y que soportaron en silencio su dolor en la sola esperanza de que su sacrificio sirviese para derrotar a ETA.

Y es que hoy, más que nada, lo que la sociedad española precisa es de ese coraje y sensibilidad que marca la diferencia entre la ascensión o la ruina de un pueblo en los tiempos difíciles. Hay de aquellos que olviden que las batallas, por mucho dinero y por muchas influencias que se acumulen, solo se pueden ganar al final con combatientes que crean en la Causa. Y esa clase de hombres solo se fabrica con coraje y sensibilidad, cualidades sin las que nos será imposible vencer a aquellos han decidido traicionar a España.

Nuestro caballito de Troya
José García Domínguez Libertad Digital 10 Julio 2006

Son justo las tres de la tarde y esa canción que ha empezado a sonar por la megafonía de la sala interrumpe la conversación que mantenía con Antonio Robles. Ahora, ambos observamos en silencio a los doscientos delegados de Ciutadans de Catalunya que, como nosotros, están escuchando la letra de Ain´t No Mountain High Enoug (No existe ninguna montaña lo bastante alta como para que no la pueda escalar). Seguro que más de uno debe estar oyéndola por primera vez. Aunque para mí tengo que ese no es el caso de Antonio. No se lo preguntaré, pero estoy convencido. Entre otros motivos, porque no soy capaz de imaginármelo sin tararear mentalmente esa canción en 1992, cuando se labró la muerte civil en aquella Icaria feliz del pujolismo, al publicar Extranjeros en su país.

O al año siguiente, cuando fundó junto a cuatro parias más la Asociación por la Tolerancia, aquel cayuco en el que navegó a la deriva la escasa dignidad cívica que se enfrentó desde el principió a la dictadura blanca del nacionalismo catalán. O cuando redactó el Manifiesto por la Tolerancia Lingüística, a principios de 2005, con los comisarios políticos de la Esquerra controlando aún esa Consejería de Educación en la que lleva trabajando desde hace más de veinte años. Y es que es necesario, es imprescindible creer en algo para poder hacer esas cosas. Aunque sólo sea en que no existe ninguna montaña que un hombre no pueda escalar.

Después, cuando termine de sonar la canción, marchará hacía la Mesa del Congreso a estrenar su nuevo cargo. Pues acaban de elegirlo secretario general de ese Partido de la Ciudadanía que hoy va a ver la luz. Del partido de una ciudadanía que Francesc de Carreras habría querido heredara “de la tradición socialista”; y que lo hubiese sido si su enmienda a la totalidad de las Declaración de Principios no hubiera salido derrotada en la votación del Plenario. Una ciudadanía que, por lo demás, tampoco todos los congresistas tenían claro si debiera ser “catalana”, “nacional”, o “estatal”. Así, cierto Iván Tubau que compareció enfundado en unos bermudas de juzgado de guardia, amenazaría con repudiar al recién nacido en caso de que los Estatutos estableciesen mención alguna a la Nación española. Sin duda, entusiasmados con tan formal y grave anuncio, los delegados ratificaron en el acto el carácter español de la formación, ampliando además su ámbito de actuación a todo el territorio nacional.

Pero, en fin, lo importante es que a pesar de todo y de todos, incluso de sí mismo, nuestro caballito de Troya ha echado a trotar. Como mi memoria. Porque mientras contemplo a Antonio Robles alejándose en su camino hacía el estrado, no sé por qué, me viene a la mente el texto de aquel antiguo cartel de las Juventudes Libertarias: “Corre, muchacho, todo el viejo mundo va detrás de ti”.

ETA esperará a ver cumplidos sus objetivos
EDITORIAL Libertad Digital 10 Julio 2006

Mientras desde ETA-Batasuna se sigue insistiendo en que la organización terrorista no se disolverá hasta ver cumplidos sus objetivos separatistas de siempre, el Gobierno del 14-M sigue empeñado en maquillar el chantaje de sus compañeros de viaje y en no asumir las responsabilidades políticas que, al margen de las penales, le afectan por la clamorosa e infame colaboración con banda armada que perpetraron los agentes policiales que avisaron a los etarras del seguimiento al que, por orden judicial, estaba siendo sometida su red de extorsión.

Si el sábado Joseba Permach advirtió por enésima vez al Gobierno que lo que tiene que cambiar no es Batasuna, sino el "marco antidemocrático" que, según el proetarra, "no respeta la voluntad de los vascos", este domingo ha sido Díez Usabiaga el que le ha advertido que ETA no tendrá bastante con las cesiones al nacionalismo que los socialistas han llevado a cabo en el estatuto soberanista catalán.

Si el jueves Patxi López trató de maquillar su encuentro público con Batasuna asegurando que el PSE "no volvería a hacerlo" hasta que la representación política de ETA fuera legal, Permach ridiculizó la ya de por sí ridícula "amenaza" del dirigente socialista vasco a sus compañeros de viaje al subrayar que los dos partidos ya se han reunido en muchas ocasiones desde que se produjo la ilegalización y lo seguirán haciendo. La respuesta que ha dado este domingo López –calificado justamente de "traidor" por los familiares de sus compañeros de partido asesinados– ha sido una nueva e indigna disposición a "hacer cosas que nos cueste más que la reunión con Otegi".

Ni que decir tiene que el Gobierno del 14-M sigue tranquilizando, tanto a ETA como a la opinión pública, asegurando que no habrá ningún "obstáculo", porque todo será "legal". Silenciando y haciendo caso omiso a las víctimas, neutralizado prácticamente el Estado de Derecho y con una oposición que oscila entre el perfil bajo y las vacaciones estivales, a la vista está que a los únicos a los que le interesa mantener contentos y esperanzados es a los miembros de la organización terrorista.

Ciudadanos de España
Por BENIGO PENDÁS. Profesor de Historia de las Ideas Políticas ABC 10 Julio 2006

... La tentación radical es mucho más peligrosa. El populista renuncia a las ideas, suplantadas por una mezcla de vulgaridad con mentira. Hace el juego al PSOE y a sus amigos, porque fomenta la desunión y espanta al voto moderado. Causa un daño irreparable a la libertad que dice defender...

LA izquierda sigue ganando la batalla de las ideas. De hecho, fija las reglas del juego, otorga patentes de legitimidad y ajusta las piezas según su conveniencia. No importa ser coherente. Toda Europa refuerza al Estado-nación, mientras Zapatero alienta a las ficticias naciones sin Estado. Los hechos son tozudos. Francia deja muy claro que -cooperación al margen- ETA es un asunto interno español. Los ingleses dudan de que un escocés (léase, Gordon Brown) pueda ser primer ministro, reproche que no parece afectar a Tony Blair. El Olivo y muchos italianos más dicen «no» a la reforma insolidaria impulsada por la Liga Norte. La Gran Coalición alemana da luz verde al pacto constitucional para eludir la trampa del consenso. Se refuerzan las señas de identidad común, mientras la gente vibra con himnos y banderas en el Mundial de fútbol. Sin complejos y sin prejuicios. Con toda naturalidad.

La teoría política ofrece también pruebas concluyentes: socialismo y nacionalismo son opciones incompatibles. No hace falta acudir a las historias clásicas del pensamiento socialista, de Jacques Droz o de G.D.H. Cole. Basta con leer páginas más recientes. John Dunn es un representante de la escuela de Cambridge: «El nacionalismo es la vergüenza política más cabal del siglo XX». Otro ejemplo. En el «Manifiesto por una nueva izquierda», de Peter Glotz, editado entre nosotros por la Fundación Pablo Iglesias, se asegura que uno de los objetivos del socialismo es «la lucha contra el nacionalismo». Es notorio que, según los padres fundadores, los proletarios no tienen patria. Adaptación aquí y ahora: sí la tienen, salvo que pretenda llamarse España. La confluencia social-nacionalista es un misterio para el historiador de la ideas. Conozco, claro está, la monserga sobre la crisis del sujeto revolucionario y la búsqueda posmoderna de nuevas minorías que redimir.
 Incluso en ese caso, la izquierda europea no está dispuesta a perdonar en bloque a las regiones ricas sus pecados capitalistas y burgueses. Los nuestros, en cambio, perdonan, olvidan, comparten el poder y aíslan entre todos al adversario común.

Vuelvo al principio: el dominio del poder espiritual les permite trazar a su manera la línea divisoria entre progreso y reacción. Desde la oposición, sirve de consuelo para imaginar que juegan a favor del sentido de la historia. A veces es muy útil: el recurso pueril del «no a la guerra» funcionó como resorte de una sociedad desquiciada por un eventual terrorismo islámico ante el que carecía de respuesta moral. Existía (ya casi no hay, por desgracia) un discurso ético y político contra la infamia de ETA y la indignidad de sus cómplices. Pero no había argumentos que oponer ante el «castigo» por apoyar al Imperio en Irak. La derecha nunca supo explicar sus razones. La memoria es frágil, pero las hemerotecas están ahí. En lugar de ilustrar a una sociedad espesa, unos sacaban a pasear al «Maine»; otros, la querencia antiyanqui de sus andanzas juveniles. No fue el caso de ABC. Insisto: si falla el recuerdo, es fácil buscar en el archivo. Ahora todo consiste en denunciar tramas y conspiraciones, pero la verdad no cambia: los que tanto gritan son los mismos que dejaron solo a José María Aznar. El gran defecto de la derecha, en España y en todas partes, es la entrega sin lucha de ese poder «blando» pero efectivo que determina el comportamiento electoral en una sociedad de clases medias que se imaginan bien informadas. Así seguimos. O quizá peor.

En democracia, el que gobierna tiene mucho que mandar y no le quedan tiempo ni ganas para pensar. En cambio, ideas y creencias reflejan el estado de ánimo de la oposición. El diagnóstico invita al pesimismo. Al día de hoy, la derecha sólo actúa con firmeza cuando se agarra a un clavo ardiendo: que Zapatero y ETA negocian un acuerdo indigno. A partir de ahí, esta mitad de los españoles sobrevive malamente a las tentaciones de cada día. Son tres, y se llaman -por simplificar- inercia, populismo y utopía. Veamos cada una. El conformismo es la respuesta natural ante la crisis. Nuestra vieja clase media tiene mucho que conservar. La nueva, encantada de sí misma, no se entera de nada. Repliegue mental: la vida sigue, la economía va bien, el país no da para más, este PP no me entusiasma, no sé si voy a votar... Es un mal transitorio: hay mucha buenagente con ganas de que alguien despierte en ellos, con razones y maneras adecuadas, esa conciencia cívica adormecida.

Llámese, si lo prefieren, patriotismo. La tentación radical es mucho más peligrosa. El populista renuncia a las ideas, suplantadas por una mezcla de vulgaridad con mentira. Hace el juego al PSOE y a sus amigos, porque fomenta la desunión y espanta al voto moderado. Causa un daño irreparable a la libertad que dice defender. Un liberal de verdad atiende a la lógica de las consecuencias y no hace cuestión de las intenciones subjetivas. Allá cada cual con su conciencia. Pero los hechos no engañan: quien simpatiza con las tesis republicanas y destruye la confianza en las instituciones es un aliado objetivo de los enemigos de la España constitucional. Por cierto: se lo están pasando en grande y, al menos los más listos, jalean sin pudor a ese extremismo que tanto les favorece.

La tercera tentación, de naturaleza estética, es propia de sectores ilustrados, escritores estupendos, incluso de amigos muy queridos. Es la que más duele, aunque sea a la larga la menos peligrosa. Da igual si es por convicción o por oportunismo: Zapatero actúa como instrumento de la síntesis hegeliana entre la ruptura (tesis) y la reforma (antítesis), que supera la dinámica política de la Transición impuesta por el fantasma de los poderes fácticos y la nueva legitimación de las clases dominantes. El análisis, propio de la adolescencia intelectual, resulta eficaz. La Constitución ya no sirve, al menos en términos materiales. Nuestro ciudadano inquieto entra al trapo de inmediato. El régimen es inviable, asegura. Construyen luego una hipótesis plagada de hermosas ofertas institucionales y pactos eventuales con un sector imaginario de la izquierda.

La derecha, camino de Utopía. Diez millones de votos no sirven para eliminar la sensación de minoría acorralada. El modelo se llama Ciudadanos de Cataluña, una iniciativa magnífica. Con dos matices: que allí son, en efecto, minoría y que -si llega el caso- les quitarán votos a los populares. «Big deal», como dicen los americanos. Dentro de poco (es sólo una hipótesis, aclaro) algún centenar de firmantes nos propondrá un manifiesto bajo el epígrafe «Ciudadanos de España». Dirán que nos roban la patria y la libertad, que somos víctimas de persecución por causa de la justicia, que son la voz que clama en el desierto... Tendrán una parte de razón. ¿Y después? Seamos sensatos y no regalemos bazas al adversario. El PP no puede comportarse como reflejo de una conciencia testimonial, sino como un moderno «catch-all-party»: la traducción, siempre discutida, suele ser «partido que lo atrapa todo». Ganar las elecciones es la mejor forma de defender los principios. Todo lo demás favorece la operación maquiavélica de aislar al PP no ya de los sectores ajenos o indiferentes, sino de su propia base social. Se trata de luchar por ganar con estos mimbres y estas reglas, aquí y ahora. La alternativa es perder por culpa del desencanto, la maledicencia o la conciencia falsa de la realidad. Esto es lo que hay. «Tertium non datur».

No a cualquier precio
Por EDUARDO SAN MARTÍN ABC 10 Julio 2006

LA explicación, expresada en términos deliberadamente ingenuos, parece impecable: si los socialistas vascos se reúnen con los exponentes políticos de un grupo terrorista es con el único objetivo de invitarles a aceptar como instrumentos de lucha política sólo los que un estado democrático pone a disposición de todos sus ciudadanos. Pero, antes de aceptar una expresión tan simple de las buenas intenciones del PSE, vale preguntarse si acaso Arnaldo Otegi y sus camaradas no conocen de sobra por sí mismos cuáles son esas reglas del juego como para que haya que recordárselas bajo una lluvia de flashes. Se me ocurren más de una docena de fórmulas de invitación para transmitir ese mensaje al destinatario en cuestión, y todas ellas habrían sido igualmente efectivas sin necesidad de que fueran expresadas en un escenario público y en presencia, vía medios audiovisuales, de millones de testigos. No; de lo que se trataba en aquella reunión no era de trasladar a Batasuna una perogrullada cuyos dirigentes conocen de memoria.

El camino abierto por el PSE tras su reunión con los vicarios de ETA, con los directísimos auspicios del presidente del Gobierno, remite al perenne conflicto entre fines y medios cuya resolución define la salud moral de una democracia respetable. Porque existiría en esos contactos un fin igualmente loable pero menos infantil que el que se proclamó en los primeros momentos. Y ese sería que tal encuentro, más los que le sigan y los que (con toda seguridad) le han precedido a resguardo de los ojos del público, contribuya a rescatar a Batasuna, y lo que representa, de la cuarentena a la que con toda justicia le condenó la ley por colaborar con el terrorismo. Ayudar a conducir al redil de la democracia a quienes tanto sufrimiento han causado a su pueblo, y esperar que de ese tránsito resulte una democracia estable y segura, es un objetivo que nadie en sus cabales podría dejar de compartir. No, sin embargo, haciendo abstracción de los medios utilizados para su consecución.

Cuando personajes como Pepe Blanco aseguran que quienes no comparten la estrategia del Gobierno sobre el fin de la violencia lo que no quieren realmente es la paz, además de proferir una solemne estupidez, yerran de manera mendaz sobre el objeto del disenso. ¿Cómo no van a desear el fin de la violencia, más que nadie, quienes la han sufrido de forma tan cruel pero se identifican con los postulados del PP o de los movimientos cívicos opuestos al «proceso»? ¿Saben todos los pepes blancos instalados en las confortables burocracias partidarias lo que significaría el fin de la extorsión, del acoso y de la amenaza para los miles de vascos que han tenido que abandonar sus casas y sus trabajos y que, sin embargo, discrepan absolutamente de los medios utilizados por el Gobierno para conseguirlo?

No es posible defender una cosa y su contraria: la ley de partidos y la reunión con Batasuna. El PSOE/PSE tiene todo el derecho a explorar cuantas posibilidades crea adivinar para acabar con la violencia, pero debería haber tenido la gallardía de acudir al Parlamento, explicarlo así y pedir la modificación o la derogación de la norma que le prohíbe adentrarse por determinadas vías. Los socialistas han ignorado esa ley, han aceptado los métodos de trabajo de los violentos y están dispuestos a modificar las condiciones del redil para que quepan en él las ovejas descarriadas. Y hay millones de españoles con tantos «infinitos deseos de paz» como el abuelo de Zapatero que opinan que ninguna paz justifica esos medios. Así de simple.

Hace años archivé una cita de Spinoza con la seguridad de que algún día me sería utilidad. Este es el momento. «No intentamos, creemos, apetecemos ni deseamos algo porque lo juzguemos bueno, sino que, al contrario, juzgamos que algo es bueno porque lo intentamos, queremos, apetecemos y deseamos». La historia de la legislatura y de la autolegitimación del presidente del Gobierno desde su levedad original no podría ser descrita en términos más exactos.

Collar de perlas con cruz
Por GERMÁN YANKE ABC 10 Julio 2006

COMENCEMOS con la anécdota para no perder el sentido del humor: el Gobierno dice que el rosario regalado por el Papa es un «collar de perlas con una cruz» no porque la ignorancia religiosa de sus portavoces sea inabarcable, sino como resultado de un largo entrenamiento. Aquí se trata de construir una neopatria -suma de naciones y nacionalidades y no de ciudadanos, fundada sobre la mistificación de la República- y no es momento de reparar en precisiones terminológicas. Si conviene que el rosario sea un collar con una cruz, porque en ese instante se trataba de dulcificar el encuentro con Benedicto XVI, será, naturalmente, un collar con una cruz. Y ya se concede, por talante, lo de la cruz...

Una neopatria precisa una neolengua que, en este caso, no es la suma amable y divertida de todas las lenguas «nacionales» del país, ni un español refinado y ajustado, sino el idioma conveniente, es decir, aquel en el que cada palabra es lo que más conviene a las intenciones políticas. Cuando las palabras dejan de servir para la comunicación, cuando el poder pretende darles la vuelta, retorcer hasta los lugares comunes, las convierte en instrumentos de una política y por ahí comienza el caos.

En el anuncio del diálogo con ETA, que el presidente hizo ante los periodistas, usó la terminología del nacionalismo, pero nos aclararon después que las palabras significaban otra cosa. Cuando Batasuna exige la autodeterminación se nos aclara, por decirlo con ironía, que tal no existe, pero que, si se plantea, se podrá debatir sobre ella. El que protesta es insumiso; el que amenaza, hombre de paz. El que representa a diez millones de votantes está solo; el que defiende una doctrina totalitaria -porque la de ETA y Batasuna lo es- representa a una buena parte de la sociedad vasca. El inmovilismo es llamar a las cosas por su nombre. Ya decía Borges que los gobiernos que todo lo aceptan o todo lo perdonan son aquellos que no comprenden nada o todo lo olvidan. Ahora se disimula con una nueva lengua.

También es un collar de perlas, parece, el rosario de la aurora del diálogo con ETA. A saber ahora a qué se llama verificación si cuando ETA amenaza significa, sencillamente, que no ha roto el «alto el fuego». Termina la reunión con Batasuna, o con «la izquierda abertzale» (que en esto también se convierten en álgebra las palabras), y los que quieren «la paz» advierten que la disolución de ETA está condicionada al gran pacto político. Citemos a Kipling, para terminar, por aquello de las palabras y el sentido del humor: «Si no me hubieran dicho que era el amor, yo hubiera creído que era una espada desnuda». Si no me hubieran dicho que era «el proceso», yo hubiera creído que nos daban a elegir entre el terrorismo o la dictadura. Pero ahora ya no se llaman así. Ahora es un collar de perlas. Con su cruz, claro.

Reforma o autocracia
Pablo Sebastián Estrella Digital 10 Julio 2006

He leído con una cierta sorpresa y satisfacción el artículo que bajo el título de “Reforma o derribo” ha publicado en el diario El País, este pasado domingo, el profesor Ignacio Sotelo, quien desde hace ya muchos años ha ejercido desde su “exilio” académico en Berlín de conciencia crítica y democrática del PSOE. Partido en cuya máxima dirección participó en tiempos más idealistas y menos pragmáticos o electoralistas como los que vivimos camino hacia nadie sabe dónde. La tesis de Sotelo, que venimos defendiendo y denunciando desde hace muchos años un número reducido de analistas e intelectuales interesados en el debate nacional, es que España es una partitocracia, donde la cúpula de los partidos políticos suplanta la soberanía nacional y permite acumular los poderes del Estado, con la ayuda de una pésima ley electoral.

Llega a estas conclusiones Ignacio Sotelo partiendo de dos recientes acontecimientos que hoy marcan la agenda política española, como son las reformas autonómicas, que califica de “centrifugadoras” del Estado, y la negociación con ETA, afirmando que ambos acontecimientos —así se ha visto en el reciente referéndum del Estatuto catalán— han puesto en evidencia la distancia que existe entre la España real y la España oficial, por cuanto todo discurre en secreto, entre la clase política y al margen de la sociedad. Ahora con Zapatero y antes con Aznar, por ejemplo en la guerra de Iraq.

Aunque en el caso que nos ocupa tiene mayor trascendencia porque las consecuencias de una reforma autonómica mal hecha o de una negociación con ETA no consensuada van a proyectarse sobre el conjunto de los españoles de manera peligrosamente incierta. Y buen ejemplo del modelo partitocrático y de su acumulación de poderes se ha visto de manera fehaciente cuando el presidente, traicionado su propio compromiso de acudir al Congreso a pedir permiso para negociar, obvió el Parlamento a sabiendas de que en nuestro sistema político es sólo un apéndice del poder Ejecutivo. Incluso lo sometió a la triste humillación de “obligar” a todos los grupos parlamentarios a una sesión de espiritismo en el despacho del ministro de Interior, antes del anuncio oficial del inicio del diálogo con ETA.

Olvida Sotelo en su análisis, o lo deja para una segunda ocasión, que el centrifugado del Estado que está provocando la reforma autonómica, y que llegará a su punto más alto de dispersión cuando se aborde la reforma del Estatuto de Guernica, es una consecuencia más de la partitocracia porque cuando el sistema español se aplica a los territorios más pequeños dominados por nacionalistas, éstos acaban convirtiéndose en señoríos feudales donde han expandido, casi a la fuerza, sus doctrinas nacionales. Y todavía sorprende que en los treinta años de gobiernos nacionalistas en Cataluña y el País Vasco el poder del PNV y de CiU no haya ido a más. Quizás esa distancia que separa la sociedad de los políticos nos ha salvado en algunos casos de males mayores a los ya planteados.

El profesor Sotelo escribe —en el periódico guardián de la partitocracia— que “más que una democracia, hemos construido una partitocracia en manos de sus cúspides”. Y añade que “fue el precio que tuvimos que pagar por el tipo de transición que parecía menos traumática”, y así fue. Y recuerda que la primera Restauración de la monarquía duró medio siglo, hasta que la derribó Primo de Rivera, a la vez que señala que esta segunda Restauración ya cuenta con treinta años de existencia que pueden acabar mal si no se produce a tiempo una reforma de corte democrático —con ley electoral incluida, como piedra angular— favoreciendo el advenimiento de la república.

Lo cierto es que, además de una partitocracia, el sistema político español ha facilitado el nacimiento de una autocracia con poderes presidencialistas —que emanan del partido— que, alejados de los controles democráticos, han favorecido la corrupción con González, el autoritarismo con Aznar y el populismo con Zapatero, que además se ha erigido en el dueño absoluto del PSOE, donde han sido decapitados o jubilados todos los dirigentes y barones —sólo queda José Blanco—, lo que obliga a su entrono, tanto el político como cultural o mediático, a seguir sus inciertos pasos porque no hay alternativa en el PSOE, y al otro lado sólo queda un derecha del PP cada vez más radical en su desesperación.

Concluye Soleto su análisis diciendo que si no hay una reforma democrática el régimen nacido de la transición acabará en el derribo y llegará la república. Pero es de temer que si eso es o fuera así el nuevo régimen republicano vendría con la partitocracia, otra vez, bajo su brazo, porque la bandera tricolor que ondean o insinúan desde el Gobierno tiene más que ver con el simple debate de izquierda o derecha, en referencia a la Guerra Civil, que con la democracia. Está agitada con guiños e intereses electoralistas y partidarios a favor de la III República, y no de la Nueva República democrática, como la alternativa al régimen de la transición. El que debería abordar su reforma en profundidad en pos de un auténtico periodo constituyente del que no disfrutó en la transición.

Pensar que los políticos profesionales, que viven de la política y no para la política, se van a hacer el harakiri de sus propios privilegios dando paso a un modelo democrático de separación de poderes, elección directa y control del Gobierno, eso al día de hoy en España es mucho más que soñar. Aunque la deriva que están tomando los últimos y más notorios acontecimientos quizá les ayude a reflexionar. O puede que, al final, esta clase política autista y aprovechada acabe con sus errores movilizando a la sociedad a favor de un sistema mejor si es que alguien —por ejemplo en el centro político, cada vez más ancho y deshabitado— osa levantar la enseña de la democracia como absoluta prioridad.

Enorme confusión de fondo
José Javaloyes Estrella Digital  10 Julio 2006

Por qué los socialistas vascos que siguen a Patxi López aún han de hacer cosas que les cuesten más que la reunión con Otegi? Si lo actuado en ésa concreta ocasión sólo ha servido para que el mudo Permach, siempre junto a Otegi sin despegar los labios, pidiera la Luna de la misma manera que la pide ETA en sus comunicados de Gara, ¿para qué volver otra vez a sentarse con los etarras en más comprometida situación todavía?

La clave, cabe fundadamente la sospecha, puede que no resida en una patología del ánimo, en un buenismo histérico, sino en la insuperable consistencia de unos compromisos suscritos y no confesados por la otra parte contratante; no confesados acaso por inconfesables. Quizá la ventaja terrorista en su posición no proceda de un error estratégico situado en este punto de partida, sino en la fuerza inapelable de compromisos que fueron previa y anteriormente contraídos.

Hay una enorme confusión de fondo, que agobia a la mayoritaria gente de buena voluntad y hace daño muy grave a la democracia. Por mucho que desde el Gobierno se dijera que de aquí hasta cumplido septiembre el “proceso” navegará en inmersión, secretamente y sin que el pueblo español sepa de qué va la negociación con los terroristas, ello, más que simplemente no tranquilizar, hace más general la congoja y abunda de forma multiplicada en las razones para la alarma social y nacional.

No parecen haber caído en la cuenta, ni en la Moncloa ni en Ferraz, del “efecto rebufo” que ha generado ya el disparo del llamado proceso de paz. Sin razones de fuerza mayor, nadie vende duros a cuatro pesetas, a menos que esté sometido al impuesto revolucionario. Y si en esto de la extorsión, empresarios y profesionales pagan por sentirse vulnerables a la amenaza, ¿a qué amenaza se siente sometido el Gobierno, a qué fuerza insuperable, para tener que pagar y cotizar, pechar y tragar, con las condiciones procesales impuestas por los asesinos que se autodenominan “izquierda abertzale”?

No hay una sola razón, un único motivo, en el horizonte, que soporte la consideración de que lo que se está haciendo con los terroristas sea compatible con el decoro del Estado, con el respeto a la sociedad y con la obligada defensa de la unidad de la Nación. ¿Entonces? El rebufo del proceso quema ya algo más que las manos de quien lo ha disparado en tan inaceptables condiciones.

Viene otra oleada del “pásalo” y sus correspondientes contenidos de mensaje con tan poco fundamento quizá como el de aquel teledirigido “tsunami” que barrió las orillas del electorado español entre el 12 y el 14 de marzo del 2004. Sobreviene un clima de desconfianza para el que ya parece insuficiente, como clave, el protocolo de Perpiñán entre los etarras y el primate del separatismo catalán: gran muñidor, el Carod, con los nacionalistas de izquierda y con los nacionalistas de derecha de ese Estatuto que tiene como eje el Pacto del Tinell contra media España y, como destino, la fracturación clónica de la unidad nacional. Ahora en Vasconia después de Cataluña, y luego lo que sea menester para pasaportar el toro: descabello, de continuar en pie, o puntillazo, si intenta levantarse de nuevo.

El rebufo del proceso, con las alusiones del batasuno Permach a “los meses o años” de encuentros entre Batasuna y los socialistas —y a despecho del Pacto Antiterrorista—; el cierre sumarial por el juez Del Olmo sobre los atentados con el reconocimiento de que subsisten líneas de investigación todavía abiertas, y las probadas mentiras de los socialistas sobre suicidas islamistas en los crímenes de Atocha, golpean sobre las costuras de la mal cerrada Comisión parlamentaria sobre el 11M. Todo golpea al cabo agrandando aún más la enorme confusión de fondo.

Y por si alguna claridad faltara, el juez Garzón cabalga de nuevo: desdiciéndose hogaño de lo que dijo antaño, cuando aún no había abrazado la causa del buenismo para alcanzar un poder que no se acabe. Capaz, además, de cambiar la Historia, que es de lo que se trata.       jose@javaloyes.net

Que nos autodeterminan, madre
AURELIO ARTETA /CATEDRÁTICO DE FILOSOFÍA MORAL Y POLÍTICA DE LA UPV-EHU El Correo 10 Julio 2006

Ya que no esa solemne memoria histórica, déjenme evocar siquiera algunos de mis recuerdos biográficos. Fueron tiempos en que los aspirantes a progresistas del lugar coreábamos aquello de 'Nafarroa Euskadi da', y ahí se agotaba el euskera y la ciencia política de casi todos los presentes. Gritábamos desafiantes 'Navarra es euskaldun', por milagrosa que resultara una comunidad entera hablando la lengua de menos del 10% de sus moradores. Pero era mucho más fácil entonar consignas que ponerse a pensarlas. Tampoco nos arriesgábamos a mirar la realidad sin anteojeras, no fuera que desmintiese de un sopapo nuestras creencias. Aún recuerdo a aquel etarra arrepentido que databa la pérdida de su fe el mismo día en que descubrió sorprendido que el grueso de la ciudadanía navarra no encajaba en lo que la banda le había contado.

Eran tiempos de confusión. Creíamos ser demócratas por correr en ocasiones delante de los guardias y, como luego se probó con creces, no pasábamos de ser antifranquistas. Una vez identificada sin resquicio la nación con aquel régimen político, qué inteligencia la nuestra, comenzamos a dejar de formar parte de España para pertenecer tan sólo al Estado. Más que recuperar los derechos de los individuos, sojuzgados por aquella dictadura, nos importaba recobrar los supuestos derechos de nuestros 'pueblos'. Hacia éstos nos movía una especie de conciencia de culpa por una falta histórica que se debía resarcir, de una deuda que había que satisfacer... Todavía la estamos pagando, como puede observarse.

Pero hay amores que matan, y los amores -muy poco correspondidos- que muestran los nacionalistas vascos hacia Navarra han matado ya a demasiados y oscurecido la vida de muchos más. El caso de Navarra desde hace décadas revela a un tiempo la naturaleza de ese nacionalismo etnicista y el fracaso de su proyecto o, mejor dicho, su rotunda ilegitimidad. Siendo ese territorio foral esencialmente vasco (¿la cuna del País Vasco!) desde toda la eternidad, y dada la sagrada verdad de que cada nación tiene derecho a su soberanía política, Navarra forma parte irrenunciable del futuro Estado de Euskal Herria. Así discurre el nacionalista consecuente, para quien la presunta unidad cultural predetermina a la vez la unidad política y su derecho soberano.

Pues ya ven que no. La Navarra presente demuestra por sí sola que ni el ser cultural determina la conciencia política de sus gentes ni, sobre todo, infunde derechos públicos que merezcan llamarse democráticos. Bien es verdad que hoy la comunidad foral (por geografía, historia, costumbres, lengua) sólo es parcialmente vasca. Pero aunque fuera vasca por los cuatro costados, no se afirma como nacionalista vasca (sólo un 20% de sus electores) ni le mueve afán secesionista alguno. Parece un caso bastante nítido de «identidades compartidas». Algo ha tenido que ver en ello la brutalidad del terrorismo o la sinrazón de un vasquismo que ha repuesto la toponimia vasca allí donde hace siglos que se perdió e inaugura ikastolas en mitad de la Ribera. Aún falta que esa inmensa mayoría que rechaza la anexión a Euskal Herria aprenda a rechazar tal propósito no tanto por sentirse 'navarros' o gozar de sus ventajas fiscales, sino principalmente por saberse 'ciudadanos'. Impartir esta enseñanza democrática es tarea lo mismo de la derecha que de la izquierda.

Claro que, por si acaso no estuviéramos ya bastante predeterminados, ahora nos quieren autodeterminar. Como aquel comunista de los tiempos heroicos que le espetó a su camarada «te voy a hacer una autocrítica», algunos pretenden imponer a los navarros su autodeterminación. El nuestro no es un derecho a decidir, sino más bien un deber de decidir correspondiente al derecho a la decisión que otros al parecer poseen. Igual que el ser humano, los navarros estamos obligados a ser libres. No esperemos grandes razones para llamarnos a semejante obligación, porque la retórica política en este país nunca ha estado tan alicaída. Cuando el mercadeo del Estatut, los argumentos favorables más socorridos fueron que España no se iba a romper o -ante el capítulo de política lingüística- que el castellano no desaparecería de Cataluña. Muy bien, y además de esas alegaciones negativas, que habría que verificar, ¿nos asisten o no razones 'positivas'? Es decir, ¿cuáles son los 'derechos' de una comunidad para recibir competencias desiguales, y cuáles los de una mitad de hablantes para imponer deberes lingüísticos a la otra mitad? Aquí pasa por bueno sencillamente lo que se jura que no es fatídico y, a ser posible, siempre que la oposición lo repudie. Entre nosotros, tan profundo dispositivo dialéctico lo inició el lehendakari con su melifluo «¿qué hay de malo en ello?». Para este trance del futuro político de Navarra, es de temer que no se invoquen argumentos de mayor calado, por más que a estas alturas nadie se llama a engaño. Sabemos lo que reclama ETA para dejar de ser, según dice, y el mundo nacionalista para seguir siendo.

Conforme al plan de los más aguerridos, nuestra suerte se decidiría en un referéndum de autodeterminación en toda Euskal Herria, que incluye a tres departamentos franceses y a Navarra. Si nos hacen sujetos, queramos o no, ¿no se está dando entonces por supuesto lo que sólo el resultado del referéndum debía establecer? Vengamos al fundamento legitimador del derecho que se arrogan: ¿Tal vez alguna brutal conquista, algún agravio continuado, unos derechos básicos suspendidos, una discriminación vejatoria... que venimos soportando vascos, navarros y vascofranceses a lo largo de siglos y a los que la secesión pondría fin? ¿O es la vieja salmodia de la voluntad de un Pueblo, aunque fuere a costa de la libertad de una buena porción de sus pobladores?

Y a todo esto, ¿tendrán algo que decir los demás españoles o esta fiesta no va con ellos? ¿Y nos explicará el nacionalista cuál va a ser la mayoría cualificada requerida (la del Estatuto de Gernika, la de Montenegro, la de Estatut catalán u otra) y por qué? ¿Y se tendrá por tal mayoría la del conjunto de los ciudadanos consultados o sólo la de cada territorio? Y si al menos en Navarra o en la Iparralde francesa los resultados fueran contrarios a las tesis secesionistas, 'como saben con certeza que ocurrirá', ¿por qué su obstinación en extender la consulta a los ciudadanos de esos territorios? Tal vez porque lo más decisivo sea sentar el precedente, que se consagre el principio de autodeterminación, aunque se deje algún jirón en su ejercicio. Serviría para robustecer en el interior y en el exterior la idea de una Euskal Herria a la espera de su plenitud definitiva...

Los menos guerreros, de momento, se contentarían con aceptar un «ámbito navarro de decisión», en el que la ciudadanía elija algún vínculo institucional con la comunidad vasca. Vendría a ser un modo artificioso de aplicar la disposición transitoria cuarta de la Constitución, que regula el hipotético ingreso de Navarra en aquella comunidad. Se trata de una disposición que no sabemos si conviene derogar, lo que encendería aún más los desordenados apetitos nacionalistas, o por el contrario mantener, para así convertirla en una amenazante espada de Damocles sobre los navarros y sus gobiernos sucesivos. En cualquiera de los casos, y aun si ETA se esfumara como un mal sueño, tendrán que pasar bastantes años antes de que dos comunidades tan próximas acorten la distancia que el nacionalismo vasco ha puesto entre ellas. En el pecado se lleva la penitencia.

Pilar Ruiz
PEDRO ARIAS VEIRA La Voz 10 Julio 2006

EN MOMENTOS de confusión extendida como los actuales sólo nos queda, para orientarnos, el juicio instintivo de las entrañas. Entonces la presencia de alguien verdaderamente humano, como Pilar Ruiz, decide. La madre del noble policía vasco asesinado por ETA, Joseba Pagazaurtundúa, rompió los protocolos de los señores de la paz y nos sacudió con la insoslayable fuerza del bien absoluto. Nos devolvió la infancia perdida, aquellos tiempos donde las abuelas eran la sabiduría encarnada y las madres la envolvente amorosa de una garantía sin reservas. Esta madre coraj e de la dignidad, esta mujer ejemplar sin cuota oficial, este gigante moral, nos ha devuelto la esperanza. Nada se puede edificar en el olvido de los muertos y en el desdén de las secuelas de su dolor en los vivos. Nos engañaremos si pensamos que una mesa de partidos puede sustituir a una auténtica comisión de la verdad. Como la presidida por el justo Desmond Tutu en Sudáfrica, en la que los asesinos, los administradores del terror del apartheid , pasaron uno a uno por el estrado confesando sus crímenes y pidiendo perdón individualizado a las víctimas, cara a cara, frente a frente, mirándoles a los ojos y mostrando arrepentimiento público. Sólo así fue posible la paz verdadera.

Pilar Ruiz nos ha conmovido como nunca lo haya podido hacer persona pública alguna. No fue imagen programada ni testimonio calculado; estaba allí porque no podía faltar, porque no podía permitir que la reunión del PSE y Batasuna, de Patxi López y Otegi, transgrediera la memoria de su hijo. No había muerto para nada, no había sido un comprometido inútil; tenía que reivindicar el sentido de su sacrificio. Y dijo las palabras más duras y más justas, afiladas por la sinceridad de una madre desinteresada en las vanidades del poder. Nos recordó su angustia profética y su denuncia desesperada cuando advirtió que iban a matar a su hijo y que nadie estaba haciendo nada para salvarlo. Sólo dijo la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Con su testimonio redimió a todo el pueblo vasco, emergió la verdad profunda de una vieja casta penetrante, fuerte y valiente; de una gente que siempre aportó a España algo especial, ese espíritu insobornable de la existencia que tan bien personificó Unamuno.

No podemos darle la espalda, no debemos ceder al miedo, no desfallezcamos ante el cansancio y las apariencias del final de la violencia. Es una ilusión, una ceguera fatal. Si lo hacemos, tendremos más indignidad y nuevas formas de opresión por unos violentos crecidos, reforzados y blanqueados. Hoy no llegan las palabras, sobran los discursos y los análisis de salón. Pero tenemos la fuerza esclarecedora y determinante de una mujer que sabe defender las certezas humanas fundamentales.

Una mujer sola
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 10 Julio 2006

Una mujer sola puso la semana pasada el contrapunto doloroso al lenguaje lírico de resonancias gandhianas con que se justifica el proceso de diálogo con ETA y Batasuna desde el Gobierno. Frente al discurso oficial que apela a la necesidad de colmar los anhelos de paz, una mujer de pelo blanco y sufrimientos acumulados puso de manifiesto, más allá de las palabras, que los hechos con que se busca esa paz pueden causar también un dolor profundo a muchas personas.

Fue Pilar Ruiz Albisu, madre de Joxeba Pagazaurtundua, el último socialista asesinado por ETA, quien salió a la calle en San Sebastián para cuestionar la estrategia adoptada por el partido de su padre y de sus hijos de dialogar con ETA y Batasuna en las condiciones actuales.

La madre de Joxeba Pagazaurtundua conoció en su infancia el exilio a causa de la Guerra Civil, tuvo a su padre encarcelado por haber combatido en el bando republicano y la primera vez que lo vio cuando salió de prisión le negó un beso porque no reconocía a aquel hombre que había militado en las Juventudes Socialistas y había adquirido su cultura política en la Casa del Pueblo de Rentería.

De mayor, tuvo que aguantar reproches de algunos allegados por permitir que sus hijos se hicieran socialistas. Y luego, en 2003, vino el asesinato de su hijo. Pilar Ruiz, que se esforzó por recuperar el euskera de su infancia para poder transmitírselo a sus hijos, se siente traicionada por la actuación del nacionalismo en la Guerra Civil y en el asesinato de su hijo.

Tanto sufrimiento no le ha privado de lucidez a la hora de exponer sus ideas ni ha mermado su coraje a la hora de enfrentarse a los principales líderes políticos. Dejó en evidencia a Arzalluz cuando éste cometió el error de sostener que Pilar Ruiz era una persona manipulada. Se encaró personalmente con el obispo Setién al encontrárselo un día por una calle de San Sebastián y lanzó sobre Patxi López, hace un año, una suerte de maldición bíblica cuando le dijo que «dirás y harás muchas más cosas que me helarán la sangre, llamando a las cosas por los nombres que no son».

Al oponerse a la estrategia de diálogo del Gobierno, Pilar Ruiz deja sin argumentos a quienes sostienen que toda la oposición a la política del Ejecutivo en este terreno proviene del PP o de víctimas manipuladas por este partido. Y echa por tierra también el discurso maniqueo que reserva el monopolio de los deseos de paz a los partidarios del diálogo con ETA, como si quienes se oponen a esa política concreta del Gobierno fueran defensores ardientes de la continuidad del terrorismo o estuvieran esperando un nuevo asesinato de la banda para celebrarlo por todo lo alto. El gesto de una mujer sola puede a veces con el discurso más elaborado.      f.dominguez@diario-elcorreo.com

Ensalada miscelánea
De rosarios y "nazones"
José Vilas Nogueira Libertad Digital 10 Julio 2006

Anduvo el Papa por Valencia. Para algunos medios de comunicación fue la noticia del fin de semana. A otros se les perdió en páginas interiores, entre la letra pequeña. Sería por el calor, que amodorra mucho. Para la Moncloa el encuentro de Zapatero con el Papa fue más cordial de lo esperado. Y es que estos monclovitas, con tanto besuqueo con Otegi y otros gudaris del tiro en la nuca, han perdido la costumbre de tratar con personas decentes. Pero, ya digo, Benedicto XVI estuvo de lo más majete. Ni un reproche para las bodas homosexuales. Y es que, como la cosa iba mayormente sobre la familia, el Pontífice no querría disgustar a Sonsoles y las niñas. Hubiera sido contraproducente.

Hasta regalos hizo el Papa, tanto a doña Sonsoles como a doña Vice. Abiertos los paquetitos resultaron ser objetos raros, jamás vistos antes en la tribu monclovita, ayuna de conocimientos cristianos y no mejor provista de conocimientos del siglo. Convocados a rebato los sabios de la tribu y examinados cuidadosamente los extraños obsequios concluyeron que habría de tratarse de collares de perlas, bien que de novedoso diseño, pues de ellos pendía, a suerte de colgajo, una pequeña sarta de cuentas.

Rosarios eran los sedicentes collares de perlas, pero reconocerlo hubiera sido afrenta para tan alcurniadas y laicas damas. Cuánto mejor habría sido haber recibido, en lugar de al Papa, a algún gran ayatolá o imán. No hubiese habido dudas: un chador o un burka lo reconocen hasta un niño pequeño y desprenden ese inconfundible aroma de paz y tolerancia, tan entrañado en la zapateril alianza de civilizaciones. Pero, en fin, otra vez será, y el poder tiene sus exigencias, no siempre gratas ni de cómoda satisfacción.

Por aquí, en Galicia, el par de periódicos que yo leo apenas prestó atención a la visita papal. Como todo el mundo sabe, por aquí siempre hemos sido muy agnósticos y muy de izquierdas. Estos dos periódicos también lo son, sobre todo desde que la coalición psoeista-nacionalista ocupa la Xunta. Es el caso de que el personal de estos diarios tiene la columna hecha polvo, de tanta reverencia, y las rodillas cisco, de tanta genuflexión, y la lengua atorada, de tanto "sí, bwana". Viva la independencia de los medios.

Pero la vida es injusta. No siempre el que más se esfuerza es el mejor recompensado. Sólo uno de los dos ha sido obsequiado con una imponente página de publicidad institucional. Quien se anuncia es la Vicepresidencia de la Xunta de Galicia, esto es el camillero-jefe Quintana (Bloque Nacionalista Galego). Lo que se anuncia es "un xeito de soñar Galicia: Nazón de Breogán". Parece tratarse de una exposición, que ocupará todo el verano (el que no la vea, no será por falta de tiempo). El anuncio que ocupa toda una plana presenta, sobre un fondo rojo, la fotografía (supongo que tomada hacia los años 30 del pasado siglo) de tres labradores de un sindicato campesino alrededor de una bandera gallega, en enhiesto mástil. La bandera no está todavía manchada con la estrella roja de cinco puntas y, probablemente, los sindicalistas que la sostienen ignorarían todo sobre Breogán.

¿Qué ustedes también lo ignoran? Claro, así pasa lo que pasa. Con el imperialismo español no hay modo. A falta de un nacionalista que les ilustre, asumiré provisionalmente tan honrosa tarea. Según la historiografía romántica gallega, tan romántica como vacía de rigor histórico, Breogán fue un rey celta de Galicia que, entre otras ocupaciones, construyó en la ciudad de Brigantia tan alta torre que permitía divisar Irlanda, y tras la contemplación vino el ánimo de poseerla y así lo consumaron sus nietos. De lo cual se desprende el derecho histórico de los gallegos a restablecer nuestra legítima posesión sobre aquellas islas, extremo que sería imperdonable omitiese el nuevo Estatuto de Autonomía.

El mito fue recogido por Eduardo Pondal en su poema "Os pinos", que pese al carácter alóctono de estos árboles, paradójicamente, se convirtió en letra del himno gallego. Voilà, que dicen los franceses.

José Vilas Nogueira es catedrático de Ciencia Política en la Universidad de Santiago de Compostela

Malo para Marlaska, bueno para Garzón.
Antonio Javier Vicente Gil  Periodista Digital 10 Julio 2006

El comisario de Información, Telesforo Rubio, le hizo la pirula al juez Marlaska ocultándole información sobre el ya famoso chivatazo de la policía a ETA. El Juez con buen criterio apartó al eficiente funcionario policial de las investigaciones.

Ha vuelto Garzón y con él ha vuelto la coherencia, el esfuerzo denodado, la claridad de ideas, la línea firme, el guerrero del antifaz de la justicia, ha vuelto el hombre que nos salvará de nuestros miedos, ha vuelto el que por fin va a poner firme a Zapatero, hasta que lo nombre ministro de folclore o algo similar.

Nada más llegar autoriza que ETA se reúna con el PSE-PSOE con argumentos de tanto peso que hasta me convenció a mi de que nos estaba tomando el pelo. Vino a decir que no podía prohibir la reunión porque habiendo sido convocada por el PSOE no se sabía a priori que se fuese a cometer ninguna ilegalidad y que al contrario se iba a intentar que ETA dejase la ilegalidad. En un mismo auto dice que no sabe lo que va a pasar a pesar de conocer lo que va a ocurrir.

Nadie dirá que no tiene claro que la justicia se debe amoldar a los tiempos que corran, si corren tiempos de rendición a ETA, Garzón será de los que darán instrucciones sobre la mejor forma de bajarse los pantalones, o de volver a llamar al eficiente policía que le hizo la pirula, al menos una vez, al juez Marlaska como premio a su capacidad para detectar de donde sopla el viento de la historia.

Si Garzón pone a investigar a quien ocultaba sus investigaciones al Juez, debe ser porque ya no hará falta que oculte nada pues Garzón tiene capacidad de adaptarse a la nueva realidad y no sacará los pies del tiesto.

Misión en Afganistán
En la muerte de un soldado
GEES Libertad Digital 10 Julio 2006

Que la muerte de un soldado en un escenario bélico sea noticia destacada e incluso delicado objeto de debate político tiene una paradójica dimensión de hecho afortunado, por cuanto es noticia lo infrecuente y anómalo. Es siempre afortunado que sea infrecuente pero es una aberración que alguien lo pueda considerar anómalo.

La militar es identificada por todo el mundo como una de las más claras profesiones de riesgo y asumirlo con normalidad es para los militares un motivo de orgullo en el que está implicado todo su honor. Un honor inmisericordemente lanceado, en nuestro caso, por el presidente Zapatero a partir de su "sálvese quien pueda" de las primeras horas en las que asumió el poder al que fue catapultado por circunstancias fortuitas y afortunadas según para quien.

Aquel acto de pánico político se revela como la imagen de marca de todo su reinado, machacando continuamente las más solemnes normas de estado y nación, fuera y dentro. Empezando por aquella despavorida fuga, en la que abandonaba a la desgraciada población iraquí a manos de los terroristas; totalmente irregular desde el punto de vista internacional, fue una ruptura de compromisos de estado que hubieran vencido en pocas semanas, e interior, pues ni siquiera se había constituido el Gobierno, no digamos Las Cortes, poniendo como necio pretexto que una promesa de campaña había que cumplirla con independencia de las circunstancias, algo que inconsciente pero irresponsablemente invitaba a los terroristas a que le proporcionaran una ayuda. Pretexto necio, sí, pues no hay más que recordar el OTAN no primero y si después, porque las cosas habían cambiado. Lo que el honor nacional y la clarificación de su victoria hubieran aconsejado era reafirmar nuestra participación en la lucha contra el terrorismo en vez de proporcionarles a los perpetradores de la masacre una victoria estratégica de primera magnitud, dándoles esperanzas para que probasen de nuevo, en el metro de Londres, por ejemplo.

Aquella polvareda con la que se estrenó el nuevo gobierno, el nuevo régimen, la refundación social desde cero, ha ido enlodando las Fuerzas Armadas y nuestra acción exterior a golpe de rendiciones preventivas. Bajo la égida de Bono y la pasividad de Alonso, los políticos socialistas se han desvivido por desmilitarizar nuestros ejércitos y desviarlos de la plenitud de las misiones que la Constitución les atribuye.

Este es el contexto de nuestra participación en Afganistán, objeto de toda clase de contorsiones políticas para justificarla. Se nos dice que estamos porque es una guerra legal, a diferencia de la invasión de Irak en donde no estuvimos, pues sólo la apoyamos diplomáticamente y llegamos después para ayudar al país a salir adelante. Nos marchamos despreciando exhortaciones taxativas a prestar toda la ayuda posible del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que nosotros mismos habíamos votado. Estamos en una guerra contra el fundamentalismo terrorista de los talibán y de Al Qaeda, pero diciendo que la lucha contra el terror no tiene nada de guerra y no hay en ella ningún papel para las Fuerzas Armadas. Estamos en una zona de guerra como si no estuviéramos, porque sólo tratamos de apoyar la actividad de las ONG. En uno de los rincones menos peligrosos de un país donde nada es seguro. Con unas reglas que ponen un enorme énfasis en la autoprotección. Y con unos soldados que saben el peligro que corren y lo arrostran con valor y entrega.

Nos dolemos con ellos de la muerte de un compañero y las heridas de otros cuatro. Admiramos su valentía y apreciamos inmensamente su sacrificio y se lo agradecemos. Sabemos como ellos que están defendiendo la libertad, creando las condiciones para la paz y, con ella, asentando las bases de la democracia. Y, desde luego, velando a gran distancia por nuestra seguridad. Deseamos que vuelvan a casa sanos y salvos pero sabemos como ellos que no pueden dejar de enfrentarse a situaciones de peligro. Nuestro homenaje es un esfuerzo por desenmascarar la pantomima política que rodea su actividad y esperamos que la oposición, la única que existe, con gran pesar del gobierno, vaya en ello mucho más allá y no trivialice el sacrificio de hoy ciñéndose al caso individual.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Entrevista: TERESA JIMÉNEZ BECERRIL
Pienso que no podemos permitir que “El espíritu Txapote” triunfe sobre “El espíritu de Ermua”.
Minuto Digital 10 Julio 2006

Tu intervención en Madrid ante más de un millón de personas el pasado 10 de junio emocionó a mucha gente ¿Qué sentiste al poder dirigirte a tantos ciudadanos?
- Me gusta escribir, pero no hablar en público. Antes de intervenir en la manifestación del 10-J pensé que me pondría nerviosa, que leería las cuatro ideas que tenía escritas, por si los nervios me traicionaban. En cambio, cuando me ví allí, ante tanta gente y miré el microfono, me dije “Teresa, tienes una gran oportunidad de que se conozca la verdad, frente a tanta manipulación de la opinión pública por parte del Gobierno, tú tienes solamente que decir muy claro, como mataron a tu hermano y a su mujer y las consecuencias que ese salvaje asesinato provocó en tu familia.” Por eso dije que ETA no había podio con mi madre, que cria a mis sobrinos desde que se quedaron hérfanos con 4, 7 y 8 años.Mientras hablaba, sentía urgencia de explicar a la gente porque no aceptaba “la paz de Zapatero”, no quería oir aplausos , quería solo que el mayor numero de personas posible entendiera, escuchando mi testimonio, que sentarse a hablar con terroristas, que no solo no se arrepienten sino que reclaman lo mismo de siempre, es una indignidad.

Durante tu intervención comentaste que no pudiste hablar en el aniversario del asesinato de tu hermano y cuñada ¿Qué pasó? ¿Porqué no se te permitió hablar en aquella ocasión?
- Todos los años la Fundación Alberto Jiménez-Becerril, otorga un premio concidiendo con la muerte de Alberto y Ascen, donde yo sempre digo unas palabras en recuerdo de ambos. Este año volé como sempre desde Italia, bajo una intensa nevada, pero Dios quiso que llegase milagrosamente a tiempo, para poder hablar en el homenaje a mi hermano. El que no quiso fue el al calde de Sevilla, que argumentó no tenerlo previsto, pese a que yo había avisado que hablaría. Se ve que no quería que le aguase la fiesta. En el sentido, que allí, siguiendo las directrices del Gobierno, se hablaría de “paz” en abstracto. Temían que yo usase palabras como ETA, asesinato y sobretodo justicia, y eso no convenía. Yo era la voz de sus conciencias, y se ve que no querían escucharme.

Ese 30 de Enero, no me callaron a mí, silenciaron a Alberto y a Ascen que no pudieron ser recordados como merecían. El Alcalde, perdió una buena ocasión para ser digno, aunque para ello se hubiera opuesto a la corriente dominante de su partido, atacar a las víctimas. El era el Alcalde de una gran ciudad como Sevilla, y yo una chica que había escrito dos hojitas en el avión para recordar a su hermano y su mujer… y me quede con mis palabras y mis lágrimas. Se cuenta y no se cree, ¿verdad?

Zapatero ha comenzado la negociación con ETA ¿Qué sientes como víctima al ver como se negocia con los asesinos de tus familiares?
- Siento preocupación, desasosiego, indignación y rabia, pero no me sorprende. Hace más de un año escribí un artículo, que titulé “ETA, Zapatero y el arte de humillar”, donde advertía que se sentaría a negociar con los que mandaron matar a mi hermano.

¿Confías en el Presidente del gobierno? ¿Crees que respetará a las víctimas, su dignidad y su memoria?
- No confío en el Presidente, nos ha engañado varias veces. No solo a las víctimas, sino a todos los españoles. Dijo que no negociaría, mientras lo hacía. Dijo que no habría mesa de partidos sin rendición y ya está en marcha. Lo único que creo es que ha pactado y su única preocupación es como sufrir el menor daño electoral posible, es decir, como vender la indecencia de rendirse ante Batasuna-ETA sin que los españoles le pasen factura en las urnas. Creo que está claro que no respetará nuestra dignididad, ni nuestra memoria, pero al pisotear la nuestra, olvidará también la de la mayoría de los españoles.

Los etarras no han pedido perdón, aún pidiéndolo ¿Habría que favorecer su salida de la cárcel? ¿deberáin cumplir integramente sus condenas?
- Los etarras no han pedido perdón y no creo que lo pidan, ya que no reconocen su culpa. Con perdón o sin él, las condenas son intocables. El daño causado no lo pagarían ni aún vivendo diez vidas. ¿Por qué deberíamos aligerarle el peso? Es lo único que nos queda. Y que no me hablen de venganza, es simplemente justicia.

El talante etarra se pudo comprobar hace unos días viendo como dos etarras golpeaban los vidrios que los separaban de sus víctimas ¿Qué opinas ante situaciones como esta?
- Pienso que no podemos permitir que “El espíritu Txapote” triunfe sobre “El espíritu de Ermua”. Sería la rendición de la libertad de todo un pueblo ante la tiranía de unos cuantos. Creo que la prepotencia, el cinismo, y esa actitud de fuerza de los terroristas, mientras son juzgados, les viene de saber que cuentan con un apoyo, no solo dentro de ETA y su entorno, sino como se está viendo del Gobierno, de una buena parte de la sociedad vasca, y no quiero ni pensar que de una parte del resto de los españoles. ¿Por què no tienen miedo a morirse en las cárceles? ¿Tan seguros están de no pagar sus culpas?

Tras la última manifestación de la AVT en Madrid ¿Crees que la movilización ciudadana se ha tomado en serio por parte del gobierno?
- El Presidente ironizó tras ver a un millón de personas en la calle que clamaba justicia. Dijo que ya era hora que la derecha se manifestara. Bonito modo de tratar a quien, como mi madre que no solo había perdido un hijo de 36 años, sino que se había hecho cargo de sus nietos de corta edad. Si ese es el apoyo a las víctimas del que habla el Sr Zapatero, !Que Dios nos coja confesados!. El Gobierno ha negociado una hoja de ruta, nuestra lucha no la moverá, si no es con un apoyo masivo de toda España. Y es difícil, convencer a quien no quiete ser convencido, a quien prefiere aceptar lo inaceptable, con tal de dormir tranquillo. Para mí, la libertad es más importante que la vida misma, pero yo no puedo obligar a todos a pensar como yo.

Si después de cuatro manifestaciones millonarias el gobierno hace oídos sordos y negocia con los asesinos ¿Ha servido para algo tanta manifestación? ¿existen otras formas de presión al gobierno?
- !Solo nos queda encadenarnos a los leones del Congreso! Y aún así el presidente seguría dicendo que estamos manipulados por el PP. !Pero que PP! Espero que se invente otra excusa para no escucharnos, por que esa está perdiendo fuerza, a la vista de tantos socialistas que reniegan de su proprio partido.

Tu vives en Italia ¿Cómo se ve todo esto allí sobre todo teniendo en cuenta que los italianos fueron capaces de acabar con grupos terroristas como las Brigadas Rojas?
- En Italia, hace muchos años, aún podia ETA albergar cualquier esperanza de ser considerada una organización política, actualmente se la ve más como un grupo de delincuentes. Aquí la extorsión es exclusiva de la Mafia, y quien hace uso de ella es mafioso y basta. No está bien informados, creen que ETA se ha rendido, cuando se le explica que están muy lejos de hacerlo, se sorprenden de la velocidad con la que se está negociando. Y piensan que se busca ganar votos. Aquí, todavía hay polémica a la hora de perdonar a ciertos “brigatisti” y han pasado más de 25 años…

Para finalizar ¿Eres optimista en relación a la solución del terrorismo? ¿Nos costará mucho lograr vivir en libertad a los españoles?
- No soy optimista, respecto a la solución del terrorismo. Si se refiere a que ETA deje de matar, lo soy más, si hablamos de vivir en libertad, le diré, que tras la claudicación del Gobierno de España, los españoles seremos menos libres y los vascos en concreto, perderán una gran parte de su libertad. Lo siento por todos los que han tenido que dejar su tierra y que, con el espíritu Txapote respirándose por las calles, no creo que puedan volver.

NO EXCLUYE CONVERSACIONES ANTERIORES
Según Gara, el Gobierno empezó a negociar con ETA la tregua en junio de 2005 y la acordó en febrero de 2006
Si lo que publica el diario altavoz de ETA, Gara, es cierto, todo lo que nos ha contado el Gobierno sobre lo que llama “proceso de paz” es pura mentira. Dice el diario que “está en condiciones de afirmar” que las conversaciones para la tregua comenzaron en junio de 2005. Ello desembocó en un acuerdo adoptado entre el Ejecutivo y los terroristas en febrero de 2006 por el que ETA se comprometía a no atentar ni abastecerse y el Gobierno a no practicar detenciones, respetar la decisión de los vascos –también respecto a Navarra– y favorecer la actuación de Batasuna. Un mes después la banda anunció el alto el fuego. Sobre las conversaciones anteriores al 14-M, recuerda que José Blanco se limitó a negarlo.
Libertad Digital 10 Julio 2006

Si la noticia del diario Gara es una mera presión al Gobierno porque algo va mal en su negociación será el propio Gobierno quien deba demostrarlo con datos. De momento, el relato publicado el domingo por la noche en el altavoz mediático de la banda cambia por completo el mal llamado proceso de paz y lo contrapone radicalmente a lo sucedido en 1998.

Según esta información, que cita diversas fuentes, representantes del Ejecutivo de Zapatero mantuvieron contactos con la banda terrorista en junio del año 2005. Tras ocho meses de negociación se alcanzó un acuerdo en febrero de 2006. Durante todo este tiempo, la banda siguió perpetrando atentados con bombas aunque sin ocasionar muertos.

El diario describe textualmente el acuerdo de la siguiente forma:

En el citado acuerdo, ETA se compromete concretamente a no realizar acciones contra personas ni bienes, como ha ocurrido y ha sido constatado por el Gobierno español durante lo que éste denominó periodo de «verificación» previo a la comparecencia de su presidente, Rodríguez Zapatero, en el Congreso. Junto a ello, la organización armada aceptó no realizar acciones de abastecimiento de armas ni explosivos a partir de la declaración de alto el fuego permanente. El Ejecutivo español también asumió compromisos en este acuerdo cerrado en febrero, según las fuentes consultadas. En concreto, aceptó que respetaría las decisiones que sobre su futuro adopten libremente los ciudadanos vascos. En el citado punto se especifica que el Gobierno español entiende que los acuerdos para ello se alcanzarán entre los partidos políticos vascos, así como entre los agentes sociales, económicos y sindicales vascos. Se recoge además que los citados acuerdos se refieren al futuro de los ciudadanos de los cuatro herrialdes bajo administración española: Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa.

Pero además, el diario sostiene que esto era conocido por ciertos medios de comunicación que prefirieron no darle difusión.

Sorprende cómo deja caer que las informaciones del diario El Mundo sobre los contactos anteriores al 14-M demostrados con la documentación del etarra Esparza Luri tienen fundamento. Así lo expone textualmente:

Tanto los portavoces del Ejecutivo español como los del partido que lo gestiona han negado cualquier noticia que afirmara que estaban ya hablando con ETA anteriormente, o bien dejan caer que el resto ya lo sabía. En los últimos días, por ejemplo, lo han hecho al hilo de la publicación de un documento incautado presuntamente a militantes vascos y que apuntaría al interés del PSOE por abrir esta vía ya en 2004. José Blanco, número dos del partido, replicó al PP que «ya tienen copia, porque entonces estaban en el Ministerio del Interior».

El tono de la información de Gara es de reproche por lo que ellos identifican como un incumplimiento de compromisos.

Serían los siguentes:

El acuerdo del que da cuenta este medio no sólo incluye compromisos por ambas partes, sino que también contempla una serie de garantías por parte del Gobierno español para normalizar la vida política. Entre ellas destaca el compromiso de que no se efectúen detenciones por la Guardia Civil, la Policía española, la Ertzaintza ni las policías francesas. Sin embargo, tras el pasado 22 de marzo se han producido al menos 35, 23 de ellas en régimen de incomunicación, y en ellas han intervenido todos los cuerpos policiales citados. Otra de las garantías es la disminución de la presencia policial y la desaparición de presiones policiales, algo que aún no se ha constatado. Junto a ello, el Ejecutivo acepta «de facto» que las organizaciones de la izquierda abertzale puedan desarrollar la vida política en igualdad de condiciones al resto de fuerzas políticas y sociales, sin limitaciones de derechos civiles y políticos.

Decenas de empresarios vascos han contratado en el Lloyd's británico un «seguro de secuestros»
La prima anual para asegurar el pago de un rescate de 3 millones puede llegar a los 180.000 euros
La suscripción de este tipo de pólizas en España es ilegal
MANU ALVAREZ m.alvarez@diario-elcorreo.com/BILBAO El Correo 10 Julio 2006

Es ilegal en España, pero, en las últimas dos décadas, decenas de empresarios vascos han conseguido contratar un seguro de 'Kidnap & Ransom' -secuestro y rescate-, a través del Lloyd's, uno de los principales mercados de seguros del mundo, con sede en Londres. El 'sindicato' asegurador Hiscox, perteneciente al Lloyd's británico y la compañía norteamericana AIG -antes AIU-, controlan la mayor parte de las pólizas de este tipo formalizadas por empresarios de la comunidad autónoma.

Así lo asegura un experto del sector asegurador vasco, quien matiza que la contratación de este tipo de pólizas tuvo su auge a lo largo de la década de los 80 y principios de los 90, y que en los últimos años ha sufrido una notable «congelación».

Sobre lo que no existen datos fiables es en torno a la intervención real de estas compañías, para abonar el importe de un rescate, en alguno de los secuestros registrados en Euskadi.

Asegurar la mediación en un caso de esta naturaleza y el pago de un rescate de hasta tres millones de euros cuesta anualmente una prima de unos 180.000 euros. El cálculo es realizado por las aseguradoras en función de la zona del mundo en que se encuentra la persona que contrata la cobertura del riesgo, así como las características individuales de cada suscriptor.

Esa prima es, aseguran, la estimación media que realizan en estos momentos las aseguradoras internacionales especializadas en este tipo de productos para el caso de un empresario vasco. El cálculo de este importe se revisa y renegocia cada año, en función de cómo hayan evolucionado las «condiciones del entorno» y del propio asegurado. Las compañías aceptan como máximo el aseguramiento de un rescate de 50 millones de euros.

Estudio a medida
El coste de este seguro para un empresario vasco, aclaran, es tres veces superior al de la misma póliza que puede contratar uno de Madrid para el mismo tipo de riesgos y coberturas. El estudio del riesgo concreto lo realiza una empresa especializada. El 'sindicato' Hiscox, por ejemplo, utiliza para este fin los servicios de otra compañía británica, ControlRisk, que publica anualmente una calificación de riesgo de secuestro por regiones mundiales. Así, en su último informe, si bien España recibe una calificación de «riesgo bajo» para la hipótesis de secuestro de empresarios, el País Vasco está un peldaño por encima y figura como una zona de «riesgo medio».

Que la contratación de estos seguros sea ilegal a la luz de la legislación española no ha sido una traba real para que se puedan suscribir. Los principales 'brokers' -intermediarios de seguros- que operan en el País Vasco han desarrollado a lo largo de los años mecanismos para bordear este 'pequeño inconveniente'. La práctica totalidad de las pólizas se formaliza en el Lloyd's y el pago, habitualmente, se realiza fuera de España.

Sin embargo, el hecho de que la mayor parte de los seguros de este tipo hayan sido contratados por empresas con sede en Euskadi -para cubrir un potencial secuestro de su propietario o de alguno de sus principales directivos- y no por personas individuales ha llevado a los 'brokers' a idear fórmulas cada vez más sofisticadas para superar problemas legales añadidos.

Así, apuntan, muchos contratos se han 'camuflado' detrás de seguros de accidentes -perfectamente legales en España-, que tienen como rasgo especial una cláusula que puede pasar desapercibida, en la que se indica que hay riesgos específicos que han sido contratados con otra compañía situada fuera de España. De esta forma, aclaran los expertos, las empresas han podido justificar el pago de estas pólizas con cargo a sus cuentas de explotación.

Documentos en clave
¿Cuántos seguros de este tipo hay en el País Vasco en la actualidad? Imposible saberlo. Ni siquiera las propias compañías aseguradoras lo conocen.Y ello es debido a las especiales características del procedimiento que tiene la contratación de las pólizas, ya que tan sólo en un documento en papel que se guarda en los archivos de Lloyd's figura el nombre de los asegurados y el de la empresa que paga el servicio.

El resto de documentos, incluso todos los registros informáticos que hacen referencia a cada una de las pólizas en los ordenadores de la compañía aseguradora, no llevan nombres ni direcciones. Tan sólo una clave -seis números y una letra- es la que identifica cada seguro de 'secuestro y rescate'.

El 'sindicato' Hiscox o la compañía norteamericana AIG publicitan esta modalidad de seguro sin tapujos y la documentación sobre los detalles de las pólizas de 'Kidnap & Ransom' están al alcance de cualquiera a través de sus páginas en Internet.

El PP endurece su respuesta al denunciar hoy a López por entrevistarse con Otegi
Su iniciativa ante el Tribunal Superior engrosará la lista de querellas contra las reuniones con la formación ilegal
LOURDES PÉREZ/BILBAO El Correo 10 Julio 2006

Los sectores políticos y sociales contrarios a que la ilegalizada Batasuna participe en la vida pública a través de sus reuniones con distintos partidos vascos están promoviendo una batalla judicial contra esos encuentros, que se verá intensificada tras el cara a cara que mantuvieron el pasado jueves en San Sebastián Arnaldo Otegi y el secretario general del PSE, Patxi López. El PP vasco tiene intención de presentar hoy mismo una denuncia ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJPV) contra los que considera promotores de la cita -el propio López y su compañero Rodolfo Ares-, mientras que el Foro Ermua repetirá lo ya hecho con el lehendakari Ibarretxe e interpondrá, también esta semana, otra querella ante el mismo órgano judicial contra el líder de los socialistas en Euskadi, según ha confirmado el colectivo. Los populares endurecen así su oposición frontal a la estrategia del PSE con el gesto muy inusual de intentar llevarlo ante la Justicia por su supuesta «cesión» ante los violentos y su entorno.

Las dos iniciativas engrosarán las actuaciones emprendidas en las últimas semanas contra aquellos que se han reunido con la formación abertzale. El primero en recurrir a los tribunales fue el Foro Ermua, cuya protesta por el encuentro que celebraron el pasado 19 de abril Ibarretxe y tres dirigentes de Batasuna ha sido admitida a trámite por el Tribunal Superior. Posteriormente, la organización España y Libertad instó a la Fiscalía del TSJPV a que adopte medidas contra el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, por sus reiteradas conversaciones con el grupo ilegal. Tanto en el caso del lehendakari como en el de Imaz, la acusación es similar: haber incurrido en desobediencia y actuar como «cooperador necesario» para que Batasuna pueda infringir la Ley de Partidos. La amenaza judicial no hizo mella ni en los nacionalistas ni en el PSE, que mantuvieron inalterable su voluntad de despachar con Batasuna.

Ante el Supremo
La nómina de querellados comenzó a aumentar a las pocas horas de que Patxi López se entrevistara con Otegi. El colectivo funcionarial Manos Limpias, impulsor en su día de la causa que sentó en el banquillo de los acusados a Juan María Atutxa, formalizó el jueves ante el Supremo una querella no sólo contra López y Ares, sino también contra el presidente Zapatero y el dirigente del PSOE José Blanco. A esa iniciativa se añadirán esta semana las del Foro Ermua y el PP vasco.

Los populares, cuya dirección en Madrid analizará también hoy la reunión PSE-Batasuna, se decantan por la vía menos compleja jurídicamente de la denuncia, que, dado que debe ser personal, estará firmada por Carmelo Barrio, según adelantaron fuentes del partido. Tanto la formación conservadora como el resto de querellantes han optado por seguir adelante a pesar del aval concedido al encuentro por el juez Garzón, que no halló motivos para prohibirlo. Quienes le pidieron que lo hiciera -el grupo Dignidad y Justicia- ya han anticipado, en cualquier caso, que recurrirán.

El lehendakari se ha acogido ya a ese auto de Garzón en su defensa y lo ha remitido al Tribunal Superior, lo que dilatará la resolución del recurso de súplica presentado por el Gobierno vasco contra la admisión de la querella del Foro Ermua. Según medios judiciales, como pronto, se aplazará a finales de este mes y es posible que acabe retrasándose a septiembre. l.perez@diario-elcorreo.com

La viuda de Múgica pide que la paz no se olvide de la justicia
La Audiencia Nacional juzgará a 'Txapote' el día 20 por el asesinato de su marido
MANUELA DÍAZ/ERMUA El Correo 10 Julio 2006

Mari Carmen Heras ha pedido que el proceso de paz no se olvide de la justicia ante el inicio, el próximo día 20, del juicio en la Audiencia Nacional a Javier García Gaztelu, 'Txapote', como presunto autor del asesinato de su marido, Fernando Múgica, en 1996. El etarra acaba de ser condenado a 50 años de prisión por matar a Miguel Ángel Blanco. Precisamente con motivo del homenaje al edil popular celebrado el sábado en Ermua, en el que estuvo presente, la viuda del histórico militante socialista acusó al presidente del Gobierno de haber traicionado a las víctimas «mintiendo en voz baja».

«Sólo quiero justicia, porque lo que hicieron no tiene vuelta atrás», sentenció. Heras expresó su deseo de paz y su preocupación por el «futuro» de sus nietos, pero reconoció que le resulta «muy duro que los dirigentes del PSOE hablen con los asesinos». Por eso acusó a Zapatero de traicionar «él solito» a los afectados y de hacerlo «mintiendo en voz baja». «Las víctimas piden memoria, dignidad y justicia», reivindicó.

«Concesiones» políticas
Maite Pagazaurtundua, presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, también participó en el homenaje al edil del PP. Tras advertir de que los atentados los «ordenan políticos capaces de todo», arremetió contra los que «han matado para acobardarnos» y ahora «quieren que hagamos concesiones políticas». A su voz se sumó la de la edil popular de Azkoitia Pilar Elías, quien subrayó que las víctimas están «muy disgustadas» porque «los asesinos van ahora de la mano de algunos políticos».

Manoli Uranga, concejala socialista en Azpeitia, y Carlos Totorika, alcalde de Ermua, se mostraron favorables al proceso de paz. Uranga manifestó su apoyo a «que se den oportunidades a todos los gobiernos para negociar». Por su parte, Totorika apostó, desde el «respeto más absoluto a las víctimas», por «conseguir la convivencia y la justicia.«Aquí no tenemos que conseguir la paz-enfatizó-, porque no vivimos en guerra».

NUEVO PARTIDO: CIUTADANS-PARTIT DE LA CIUTADANIA
El congreso constituyente de Ciudadanos de Cataluña elige presidente a Albert Rivera
La plataforma cívica Ciutadans de Catalunya se ha convertido este domingo en un nuevo partido político que ha elegido a Albert Rivera como presidente y a Antonio Robles como secretario general, y que a partir de ahora llevará el nombre de Ciutadans-Partit de la Ciutadania.
Efe Libertad Digital 10 Julio 2006

Albert Rivera, en su primera comparecencia ante los medios de comunicación tras la celebración del congreso fundacional del partido, ha dicho que las próximas elecciones autonómicas serán "la principal prueba de fuego", porque allí se demostrará el apoyo real que tiene la formación, y ha precisado que su aspiración es tener representación parlamentaria.

El nuevo partido desea romper con el concepto de izquierda-derecha que rige en los partidos estatales, porque desean aplicar "políticas modernas y progresistas y romper con esta diferenciación", según Rivera.

Entre los objetivos del nuevo partido –que impulsan Albert Boadella, Arcadi Espada y Francesc de Carreras–, según ha dicho Rivera, figura el de crear una fundación para difundir "los derechos de los ciudadanos".

Rivera ha indicado que personas como el periodista Arcadi Espada o el jurista Francesc de Carreras se han querido involucrar en este proyecto para "transmitir las ideas y valores originales de la plataforma Ciutadans de Catalunya", aunque no forman parte de los órganos de dirección.

Albert Rivera ha indicado que el partido se define como de ámbito estatal, puesto que también tienen influencia en otras circunscripciones como Madrid o Sevilla a través de personas que tienen ciertas inquietudes por la situación política en Cataluña y por lo que sucede en el ámbito actual de la política en general, aunque su ámbito de actuación será por ahora el de Cataluña.

El secretario general del partido, Antonio Robles, ha añadido que "en una sociedad democrática rigen unas formas que en Cataluña a veces se han desasistido. Nos referimos a que se usan determinados recursos conceptuales y políticos que a veces recuerdan a conceptos puramente antidemocráticos".

Como ejemplo de esa situación se ha referido al boicot que ha sufrido la plataforma Ciutadans de Catalunya en su presentación en diversos puntos de Cataluña, en concreto en Girona donde Arcadi Espada denunció que había sido agredido por un grupo de independentistas.

La plataforma Ciutadans de Catalunya fue creada en 2005 por intelectuales, profesores y profesionales de diversos ámbitos, la mayoría de los cuales afirmaron, cuando presentaron lo que era el embrión de un nuevo partido político, que no estarían en los órganos de gobierno de la formación.

A la elección de los órganos de dirección del partido se han presentado dos candidaturas que según Rivera defendían "posturas parecidas pero con argumentos distintos".

La candidatura de Rivera ha obtenido 219 votos, mientras que la otra lista ha logrado 49. Los nuevos dirigentes del partido no han informado sobre qué personas lideraban la lista perdedora.

Emisarios de Moncloa se reunieron tres veces con ‘Josu Ternera’ antes de la tregua de ETA
Dos encuentros se celebraron en Ginebra y el tercero, en los alrededores de Oslo.
Todos se produjeron en el segundo semestre de 2005.
Óscar López-Fonseca El Confidencial 10 Julio 2006

Emisarios del Gobierno mantuvieron al menos tres encuentros con el número uno de ETA, José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, alias Josu Ternera, meses antes de que la organización terrorista hiciera público su “alto el fuego permanente”. Así lo han confirmado a El Confidencial fuentes conocedoras de los contactos que desembocaron en la apertura del actual proceso de paz, las cuales añaden que dos de dichas reuniones tuvieron como escenario la ciudad suiza de Ginebra, y la tercera, los alrededores de la capital de Noruega, Oslo.

Siempre según las fuentes citadas, los tres encuentros se celebraron en el segundo semestre de 2005. En concreto, los dos de Ginebra tuvieron lugar en los meses de verano, mientras que el último, el de Oslo, se produjo a comienzos de otoño. Desde aquel momento, y hasta el pasado 22 de marzo, cuando ETA anunció su tregua, ambas partes no volvieron a celebrar ningún encuentro directo, aunque sí mantuvieron abiertas sus vías de comunicación.

Las tres reuniones tuvieron como fedatarios de lo que se habló a miembros del Centro Henri Dunant para el Diálogo Humanitario, la ONG suiza que fue propuesta por ETA para que ejerciera dicho papel y cuyos buenos oficios fueron aceptados por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. De hecho, las dos primeras reuniones entre ambas partes se celebraron en el discreto palacete del siglo XIX que sirve de sede a esta organización a orillas del lago de Ginebra.

Cambio de escenario
Tras dichos encuentros, tanto el Gobierno como ETA decidieron no centrar en un solo lugar los contactos directos por razones de discreción, y acordaron trasladar las reuniones a Noruega. El Ejecutivo de este país se mostró desde el primer momento dispuesto a facilitar el diálogo y su Ministerio de Interior se encargó de buscar en los alrededores de la capital un lugar donde los interlocutores de ambos lados pudieran pasar totalmente inadvertidos. Así, a comienzos de otoño del pasado año, los representantes de la banda armada, con Ternera a la cabeza, y los del Gobierno celebraron su último encuentro antes de la tregua.

De aquella última reunión, los emisarios de Moncloa salieron convencidos de que ETA anunciaría una tregua en los meses siguientes, siempre antes de las Navidades de 2005, y así se lo transmitieron a Rodríguez Zapatero. Sin embargo, aquella impresión no se cumplió y el anuncio se retrasó, lo que provocó un intenso cruce de mensajes entre ambas partes en las semanas siguientes. Siempre según las fuentes consultadas, la banda armada justificó este retraso en los “problemas técnicos” que había encontrado para consultar la decisión con sus militantes, presos y refugiados.

Y, ahora, Oslo de nuevo
La buena experiencia del último encuentro, el de Oslo, ha animado a las partes a volver a situar en la capital noruega el lugar del futuro encuentro, el primero directo tras la tregua y el posterior anuncio de José Luis Rodríguez Zapatero de abrir el diálogo con ETA. Como ya adelantó en exclusiva El Confidencial el pasado 23 de junio, los alrededores de esta ciudad escandinava serán de nuevo el escenario elegido para una reunión que se prevé se celebre a mediados de este mismo mes de julio.

Una elección en la que ha jugado un papel fundamental el hecho de que Noruega retirase el pasado mes de enero su apoyo a la lista de organizaciones terroristas de la UE en la que están incluidas ETA y Batasuna. El país escandinavo justificó entonces su decisión, precisamente, por su papel de facilitador en un proceso de paz que no quiso especificar. A esta reunión, como ya adelantara este diario, se sentará también un miembro del Centro Henri Dunant.

SEGÚN DECLARÓ SU COMPAÑERA SENTIMENTAL
'El Chino' se fue a Pamplona el 13-M tras decir a su hijo: 'Los de ETA se han pasado'
EL MUNDO 10 Julio 2006

MADRID.- Jamal Ahmidan, 'El Chino', estuvo en Pamplona los días 13 y 14 de marzo tras haber pasado la noche del 11-M en su casa. Según publica EL MUNDO, esa misma noche habló con su hijo de ocho años del atentado y le comentó: "Los de ETA se han pasado".

Así consta en la versión que dio al juez Del Olmo su compañera sentimental, que presenció la conversación entre padre e hijo, y que aparece recogida en el sumario que el magistrado instructor de la causa ha dado ya por concluido.

Según informa Casimiro García-Abadillo en EL MUNDO, el volver a casa el día 17 de marzo, la testigo protegido S 20-04-R-22 le preguntó a su compañero por qué no se había puesto en contacto con ella. A lo que éste le respondió que "necesitaba unos días de soledad, de estar tranquilo" porque después de lo que había pasado ("habían muerto tantas personas", le comentó) se empezaba a culpar a grupos musulmanes y él "se sentía mal y necesitaba tranquilidad".

La compañera sentimental de 'El Chino' también le dijo al juez que Jamal Ahmidan no estaba en situación legal en España y que no le veía rezar habitualmente o acudir a la mezquita, lo que tampoco cuadra con la imagen del fundamentalista capaz de matar por la defensa de su religión.

Quizas, el único dato aportado al juez que pudiera relacionar directamente a 'El Chino' con el atentado del 11-M es que éste "tenía últimamente las manos muy agrietadas y ásperas", pero "no la palma, sino la parte superior".

Según fuentes policiales, esto podía significar dos cosas. Que, efectivamente, 'El Chino' podía haber estado amasando la dinamita con sus nudillos; o bien, que la aspereza estuviera provocada por haber estado en contacto con el material de obra que estaba utilizando en las reformas de la casa de Morata de Tajuña.

ESPAÑA Y LIBERTAD MUESTRA SU SOLIDARIDAD A ISRAEL ENVIANDO UNA CARTA A SU EMBAJADOR EN ESPAÑA
España y Libertad afirma que "la firmeza de Israel contra el chantaje terrorista, es un ejemplo para el mundo y en especial para España"
Plataforma España y Libertad Nota de prensa  10 Julio 2006

Bilbao, 10 de Julio de 2006.- La Coordinadora General de Plataforma España y Libertad ha enviado un escrito al Embajador de Israel en España, Sr. Víctor Harel, en el que se muestra la solidaridad de la Plataforma ciudadana con el pueblo israelí ante su respuesta al terrorismo.

La Coordinadora General de España y Libertad recuerda en la misiva que "tan solo una vez vencidos los terroristas, la sociedad democrática puede tener un gesto de buena voluntad"

CARTA ÍNTEGRA EMBAJADA ISRAEL EN ESPAÑA

Estimado Sr. Embajador:

Plataforma España y Libertad, movimiento ciudadano que agrupa más de 50 asociaciones cívicas de toda España, en estos momentos quiere mostrar su solidaridad con el pueblo israelí y hacerle llegar a través de su persona, el apoyo de una buena parte de la sociedad española a la respuesta de su gobierno contra el desafío terrorista.

La firmeza de Israel contra el chantaje terrorista, es un ejemplo para el mundo y en especial para España. No es la sociedad democrática quien debe pagar precio alguno para que el terrorismo cese, sino que son los terroristas quienes deben pagar un precio por sus acciones violentas.

Por ello no podemos más que hacerle llegar nuestra admiración por el coraje que su gobierno ha demostrado al responder con contundencia al secuestro de Gilad Shalit y los ataques terroristas con cohetes sobre la región de Negev. La operación sobre la franja de Gaza que lleva acabo su ejercito, por muy triste que sea desde el punto de vista humanitario, no deja de ser necesaria para que el terrorismo aprenda la severa lección de que la violencia siempre paga y nunca debe quedar impune.

Tan solo una vez vencidos los terroristas, la sociedad democrática puede un gesto de buena voluntad. Porque ceder a sus chantajes, por muy duro que sea el sacrificio exigido, -algo que el pueblo judío conoce muy bien- solo puede alentar el triunfo de la tiranía de quienes quieren imponer sus condiciones por la fuerza del terror.

Yolanda Morín, Coordinadora General
902.445.450  GSM: 678 61 61 77
info@e-libertad.es    http://www.e-libertad.es


CONCENTRACIONES en 22 CIUDADES BAJO EL LEMA “RENDICION , EN MI NOMBRE NO”
FORO ERMUA 10 Julio 2006

CONVOCAN: AVT, el FORO ERMUA, la FUNDACION PARA LA DEFENSA DE LA NACION ESPAÑOLA, la plataforma " ROSAS BLANCAS POR LA DIGNIDAD", etc.

Madrid, lunes 10 de julio de 2006. La relación de ciudades donde el miércoles 12 de Julio, a las 20:30h., -noveno aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco- se convoca a los ciudadanos a un acto público donde se leerá el Manifiesto: RENDICIÓN, EN MI NOMBRE !NO! , es la siguiente:

BILBAO Plaza Moyúa
VITORIA Plaza de Correos
ALICANTE Plaza del Ayuntamiento
BADAJOZ Avda. de Huelva
BARCELONA Plaza Sant Jaume (a las 20:00h. Frente al Palau de la Generalitat)
CACERES Plaza Mayor
GRANADA Fuente de las Batallas (Puerta Real)
HUESCA Plaza de Navarra
LA CORUÑA Plaza María Pita
LUGO Plaza Mayor
MADRID Monumento a la Constitución (en los Jardines del Mº CC. Naturales)
MURCIA Pta. del Ayuntamiento
ORENSE Plaza Mayor
OVIEDO Plaza del Ayuntamiento
PALENCIA Plaza del Ayuntamiento
SALAMANCA Plaza de la Constitución, 1
SANTANDER Plaza del Ayuntamiento
SEVILLA Plaza del Caballo
VIGO c/ Príncipe, 50. A la altura del Museo Contemporáneo
VALENCIA Plaza del Ayuntamiento (zona peatonal)
VALLADOLID Plaza San Pablo
ZARAGOZA Pza. de España (Frente a la Diputación Provincial)

Las asociaciones cívicas que deseen colaborar en la preparación y ejecución de estos actos, pueden ofrecer su ayuda dirigiéndose a la dirección de e-mail prensa@foroermua.com. En Madrid es suficiente con acudir directamente al lugar de concentración indicado.

Para más información del Foro Ermua:
Sobre la concentraciónde BILBAO: Iñaki Ezkerra 657-70-07-92
Sobre las demás concentraciones: Gustavo Jaso 686-57-58-06
Para información sobre la concentración en BARCELONA: 606-70-90-22 (Convivencia Civica Catalana)

Ciutadans elige a un abogado de 26 años como presidente
Un veterano militante antinacionalista, Antonio Robles, ocupa la secretaría general
XABIER BARRENA BELLATERRA El Periódico 10 Julio 2006

Ciutadans de Catalunya, ahora ya Ciutadans-Partit de la Ciutadania (C-PC), emergió ayer como una nueva fuerza política en Catalunya. Más allá de su ideario antinacionalista, se definen como un grupo de ciudadanos anónimos que quieren ejercer la política de una manera distinta a la vigente y, a modo de demostración gráfica, eligieron a Albert Rivera, un abogado de 26 años, como presidente del partido. Para equilibrar quizás el virginal currículo de Rivera (sin experiencia en ninguna fuerza o asociación que no sea de vecinos, según explicó él mismo), los 323 delegados eligieron también a Antonio Robles, un veterano militante antinacionalista, como secretario general.

De los 15 intelectuales fundadores del movimiento, en el 2005, solo Teresa Giménez Barbat sigue en la ejecutiva del partido. Otros padres del partido, como Albert Boadella, Francesc de Carreras y Arcadi Espada formarán parte de una fundación hermana a Ciutadans desde la que darán a conocer sus valores. El partido deberá buscar ahora un candidato para las próximas elecciones.

Tras la magnífica acogida que se le ha dispensado en toda España, el partido se define de ámbito estatal, dejando así "una puerta abierta", según Rivera, a que en un futuro pueda haber otras candidaturas fuera de Catalunya.

Después de un largo debate interno, el partido ha optado por apartarse de cualquier etiqueta del eje derecha-izquierda y se compromete a defender una serie de valores, como la igualdad y el laicismo, entre otros, que sí pueden considerarse progresistas. De hecho, si bien a Rivera no se le conocen veleidades políticas previas, aunque se declaró un votante "desengañado del PSC, del PP y de CiU", la trayectoria de Robles siempre ha estado ligada a los movimientos de centro izquierda. Sin embargo, y como recuerda un miembro del partido, a veces ha mantenido relaciones políticas, basadas en el antinacionalismo común, con personajes tan poco de izquierdas como Aleix Vidal-Quadras.

FUNDADOR DE OTRO PARTIDO
Fundador de la Asociación por la Tolerancia y también del neonato partido Iniciativa No Nacionalista (INN), que pasa a integrase en C-PC, Robles es un habitual colaborador, con sección fija, en el periódico electrónico Libertad Digital, del locutor Federico Jiménez Losantos.

La lista de Rivera y Robles superó por 219 votos a 49 a la candidatura alternativa de las agrupaciones territoriales. La diferencia estriba en que la opción ganadora recoge todas las sensibilidades existentes en el seno del partido mientras que la opositora estaba formada por militantes "más cercanos a la izquierda clásica", afirma una voz de Ciutadans.

Recortes de Prensa   Página Inicial