AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 12 Julio  2006

“RENDICIÓN, EN MI NOMBRE NO”
Foro Ermua 12 Julio 2006

La fecha de hoy debe servir para hacer valer más que nunca la cultura de la rebelión cívica de Ermua. Lo que fue realmente revolucionario, y lo sigue siendo hoy, no es la infamia de las fotos de Patxi López con Otegui, ni las de Gemma Zabaleta con Jone Goiricelaia, sino las fotos de miembros del PP y el PSOE unidos en aquellos días de julio de 1997 que hoy recordamos. Ésa es la cultura de Ermua: la cultura de los demócratas unidos contra ETA y el nacionalismo totalitario.

Estamos aquí para que ETA no amortice, y el Gobierno no llene de sentido, los cuarenta años de terrorismo. Estamos aquí para hacer valer el sacrificio por nuestra democracia de las víctimas, el de Miguel Ángel Blanco y el de todas las demás. Estamos aquí para subrayar la importancia de aquellos días de Ermua y su vigencia actual. A eso le tenemos que dar sentido. Rendirse supone hacer inútil el sacrificio de Miguel Blanco y de todos los demás asesinados, mutilados, extorsionados o desterrados.

Hay que decirlo bien claro y alto: en Euskadi no estamos mejor con el llamado “alto el fuego”. No estamos mejor siendo mirados con odio. No estamos mejor con miedo a hablar en cualquier parte por las posibles represalias laborales, sociales, etc. No estamos mejor viendo al mundo nacionalista crecido, viendo pletórico a Otegui y legitimada su ideología criminal. No estamos mejor porque se nos perdone la vida durante un breve espacio de tiempo, que nos da el verdugo para que “recapacitemos sobre lo beneficioso que sería ceder” al chantaje. No estamos mejor con este tiempo que se ha abierto que es el de la paz del amenazado, buscando reunir la cantidad para pagar al chantajista. Se ha abierto el tiempo de “la paz tutelada por ETA”.

No estamos mejor en Euskadi porque antes quien nos miraba con odio y nos desafiaba sabía que actuaba mal o que tenía a una sociedad en contra. Ahora esa línea moral se ha borrado. Ahora el Gobierno, con los partidos y medios que le apoyan, le están diciendo al energúmeno que tiene razón, que la víctima y el no nacionalista es el malo, el que pone palos a las ruedas de la paz, el inmovilista, el reaccionario, el alarmista, el facha. Estaremos bien cuando ETA y su ideología y sus valores totalitarios sean derrotados. Estaremos bien cuando el PSOE y el PP, los demócratas, sean capaces de unirse por lo menos como hicieron en Ermua hace nueve años.

El Foro Ermua en este noveno aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco, desde diversas ciudades españolas, denuncia el proceso de claudicación y cesión ante la banda terrorista ETA anunciada el pasado viernes 30 de junio por el Presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero y que supone el inicio de un “largo, duro y difícil” camino hacia la ruptura de España como nación. Ceder ante las pretensiones de ETA-Batasuna, como proclama el Gobierno del Sr. Rodriguez Zapatero, implica legitimar los asesinatos y la extorsión de los asesinos y la negación de las víctimas, que han sido precisamente quienes lo han dado todo en defensa de nuestra democracia y libertades públicas.

“Rendición, en mi nombre NO”, expresa rotundamente nuestra oposición a la pretensión “de alcanzar la paz” a costa de la libertad y de la justicia. El supuesto proceso de paz emprendido por el Gobierno es un proceso de cesión ante ETA, de traición a las víctimas y al conjunto de la democracia por lo que implica de indignidad, inmoralidad y de debilitamiento de nuestro Estado de derecho ante los totalitarios que desean acabar con nuestra democracia.

Para más información:
Mikel Buesa 650 974 204
Inma Castilla de Cortázar 686 652 710
Iñaki Ezkerra 657 700 792

Del Espíritu de Ermua al proceso de Anoeta

POR ANTONIO BASAGOITI (*) ABC 12 Julio 2006

HOY se cumplen nueve años del asesinato de mi compañero el concejal Miguel Ángel Blanco. Tal día como hoy, en 1997, un etarra le pegó un tiro después de haberle secuestrado durante dos días. La terrible historia está reciente porque hace pocas semanas han sido juzgados Geresta («Txapote») y Gallastegi, asesinos de Miguel Ángel. No estamos sólo ante un aniversario más, siempre doloroso, de una víctima del terrorismo, sino ante el recuerdo de un espíritu que brotó en la sociedad vasca y en el conjunto de España desde el mismo corazón de Ermua un 12 de julio. Es imprescindible hacer memoria sobre qué ocurrió en aquellos días, y en los años posteriores, para luego entender qué esta pasando en la actualidad. El mal llamado proceso de paz con el que el PSOE pretende encandilar los deseos de paz de vascos y españoles guarda muchas referencias en aquellos tristes días. Todo corresponde a un guión muy bien escrito y ejecutado, que pretendo descifrar en este artículo.

El que ETA secuestrase a un desconocido concejal de una mediana localidad vizcaína, para horas después anunciar su inminente asesinato, unido al hartazgo que ya provocaba su actividad criminal, suscitó una reacción cívica que puso contra las cuerdas a la organización terrorista. La sociedad vasca se echó a la calle de manera abrumadora para exigir a ETA su desaparición. Ninguna de las manifestaciones, condenas y muestras de repulsa anteriores tuvieron ni la intensidad ni la magnitud de las de aquel verano. España en su conjunto explotó contra la tiranía del terrorismo, trasladando con nitidez su respaldo hacia los vascos y las víctimas, además de su rechazo contra el terrorismo. Esto fue lo que se llamó el espíritu de Ermua.

Los etarras se encontraron con una reacción contraria sin precedentes. De hecho, en los días posteriores al asesinato de Miguel Ángel, sus representantes y satélites desparecieron de las calles. A Herri Batasuna, como se llamaba entonces su brazo político, se la tragó la tierra por aquellas fechas. El susto para quienes hoy están representados por Otegui fue tan mayúsculo que pensaron que su disolución había llegado sin alcanzar sus objetivos de independencia y «limpieza ideológica». Se vieron obligados a cambiar la estrategia, fraguada en un acuerdo con las formaciones nacionalistas, con el PNV a la cabeza, temerosas de perder su hegemonía política en el País Vasco. Arzalluz pactó con ETA para poner en marcha el pacto de Lizarra.

Unos y otros acordaron en esta localidad navarra ofertar la paz a una sociedad ansiosa de disfrutarla a cambio de la independencia, a lo que ETA contribuyó declarando una tregua y dejando a Ibarretxe la defensa del discurso de la autodeterminación. Los terroristas consiguieron acabar con la tradicional ambigüedad del PNV, colocándolo en posiciones soberanistas e impidiéndole que tuviera ningún tipo de entendimiento con «populares» ni socialistas. Pero la cosa no les funcionó, la sociedad española no se tragó la trampa y la unión de los dos principales partidos nacionales propició que el Estado impulsara medidas que conducían a la desaparición de ETA. El pacto por las libertades y contra el terrorismo, la ley de Partidos, la eficacia policial y la colaboración internacional consiguieron demostrar que con ETA se podía acabar, que se le podía derrotar sin tener que pagar ningún precio político. Lizarra dejó entonces de tener sentido, porque ese presunto objetivo que tenía para que los terroristas dejasen las armas ya no tenía sentido. El Estado de Derecho se las estaba quitando sin hacer ninguna concesión a cambio. ETA, y también ciertos sectores nacionalistas, volvió a asustarse, con una banda terrorista condenada a su desaparición sin conseguir ninguno de sus fines. Nuevo cambio de estrategia para renovar la táctica.

Quienes fracasaron en Lizarra pensaron que la única salida que les quedaba era minar la unidad expresada por el PP y el PSOE en la lucha contra ETA. En definitiva, imposibilitar la eficacia del Estado contra ETA y así garantizarse alguno de los objetivos históricos de su macabra existencia. Y en ello estamos. Los nacionalistas han ofrecido al PSOE el Gobierno por muchos años a cambio de que éste reconozca la necesidad de modificar la España constitucional.

ETA ha puesto encima de la mesa del Gobierno un alto el fuego para facilitarle a Zapatero su presentación como el nuevo adalid de la paz. A cambio, el Ejecutivo socialista ha desactivado las medidas puestas en marcha por el Estado de Derecho en la lucha contra el terrorismo. Es decir, el PSOE ha asumido, a cambio de mantenerse en el poder, que es preciso hacer concesiones a ETA para que nos deje en paz. Qué se ofrece, y cómo, viene concretado en la declaración hecha por Otegui en el velódromo de Anoeta, en la que reclama dos mesas de negociación, una política y otra referida al futuro de ETA, y el derecho a decidir de los vascos.

El cambio de Gobierno en España de marzo de 2004, después del brutal atentado en Madrid, contribuyó de forma positiva a esa estrategia, pero estoy convencido de que si el Partido Popular hubiese ganado esas elecciones, la oferta a los socialistas también se habría materializado, para apartarlos de la unidad en la lucha contra el terrosismo. No hubieran podido ofrecerles la consolidación del mando gubernamental, pero sí el acoso y derribo al Ejecutivo y al partido de Rajoy.

Los partidos son libres de establecer las líneas por las que discurre su política, y los gobiernos están en su derecho de acordar sus tácticas, pero el resultado del viaje que han dado desde el espíritu de Ermua al proceso de Anoeta es una traición no sólo a las víctimas, sino a los millones de personas que salieron a las calles del País Vasco y del resto de España exigiendo la desaparición inmediata de ETA. La reacción ciudadana de aquel verano perseguía acabar con el terrorismo y las políticas actuales van dirigidas a satisfacer las exigencias de los terroristas. Nueve años después de este terrible crimen, tengo la sensación de que a Miguel Ángel Blanco lo están rematando, esta vez su memoria.
(*) Presidente del PP de Vizcaya

Espíritu de Ermua
¿Dónde estaba Zapatero el 12 de julio de 1997?
Ignacio Villa Libertad Digital 12 Julio 2006

Parece que fue ayer aquella tarde calurosa del mes de julio en la que los asesinos de ETA mataban a Miguel Ángel Blanco; los mismos con los que, nueve años después, el Gobierno de Zapatero está negociando la claudicación de la democracia. El presidente del Gobierno, con un gesto que prefiero no calificar, se ha rendido ante los terroristas, ultrajando a las víctimas, manchando su recuerdo y ofendiendo su memoria.

Hace nueve años que asesinaron a Miguel Ángel Blanco por la espalda, en un acto tan vil que sólo admite como respuesta la aplicación estricta de la ley. Pero nueve años después Rodríguez Zapatero se sienta a negociar la rendición con aquellos asesinos. Nueve años después el panorama es desolador. Nueve años después la angustia vuelve al corazón de los españoles al percibir que la muerte de tantos y tantos ciudadanos asesinados por los terroristas pueden ser un sacrificio inútil.

La esperanza es que, nueve años después, la movilización social que nació en aquellos días todavía sigue viva. Conocida como el "espíritu de Ermua", surgió como respuesta a la barbarie terrorista; nueve años después aquella reacción tiene otro destinatario bien diferente. Ahora el reproche es para Zapatero. ¡Cómo han cambiado las cosas! Entonces era impensable que el Gobierno de la España demócrata se pusiera al servicio de los terroristas pero, nueve años después, en esas estamos.

La muerte de Miguel Ángel Blanco fue un mazazo que recorrió España entera. Fue un asesinato a cámara lenta; la bajeza y la miseria más absolutas. Era la cobardía llevada al extremo. Millones de españoles se lanzaron a la calle en centenares de ciudades y pueblos de España. Fue el momento clave en el que la solidaridad general entre todos los españoles que entonces nació permitió afrontar la lucha contra el terrorismo de manera definitiva. El "espíritu de Ermua", que supuso por primera vez el acorralamiento social de los terroristas, nos permitió ver a toda la sociedad española cerrando filas en torno a los mismos ideales y principios.

Ahora las cosas han cambiado radicalmente gracias a José Luis Rodríguez Zapatero. Por cierto, ¿dónde estaba Zapatero aquel 12 de julio de 1997? ¿Salió a la calle? ¿Se sumó a ese espíritu de Ermua? Porque si no lo hizo, lo que ha venido después resulta fácil de entender. Pero si resulta que sí se manifestó aquellos días habrá que afirmar que el cambio sufrido por el actual presidente del Gobierno es estremecedor. Una transformación terrible, sin precedentes. Cabe esperar de él cualquier cosa. Para empezar, el entierro del "espíritu de Ermua". Como si fuera poco.

NUEVE AÑOS DESPUÉS...
Editorial minutodigital 12 Julio 2006

... y no ha servido de nada. Aquél doce de Julio de 1997 el pueblo español pedía libertad, sin ira, pero sobre todo libertad. La libertad que un asesino etarra había robado, cobardemente y con un tiro en la nuca, a un joven que siempre nos dio la impresión que su única ambición era esa: que hubiese libertad.

Los días de cautiverio, cortos pero intensos, habían dejado la percepción en los españoles que esta vez no era un farol de los terroristas y que, de no acceder el Gobierno a sus ilícitas pretensiones, el final sería el que decidiesen unas alimañas que no tienen derecho a considerarse seres humanos. Pasábamos horas ante el televisor familiarizándonos con los padres y la hermana de Miguel Ángel y habíamos conocido a un hombre que se vestía por los pies, Carlos Totorika, y que era el alcalde Ermua por el PSOE, quizás no el mismo PSOE que ahora se sienta con Otegui o quizás sí, que ya nada sabemos con certeza qué es lo que es.

Y así llegó el final. Recordamos aún el temblor que recorrió los cuerpos de los españoles de bien cuando los teletipos anunciaron que, una vez cumplido el plazo, las fuerzas de seguridad habían encontrado un cuerpo frágil, encogido y tembloroso al que aún le quedaba un hilillo de vida que se escapaba como ahora se escapan nuestras esperanzas de paz y concordia. El asesino, ese retrógrado al que hace unas semanas veíamos reírse, aún enjaulado, de los familiares de Miguel Ángel, no había sido capaz ni de acabar sin sufrimiento con la vida de un hombre maniatado, arrodillado y miedoso de un fin que adivinaba pero que no comprendía.

Después, el clamor popular, la ira de los bien nacidos. Piel de gallina al ver por televisión como los pamplonicas suspendían las fiestas de San Fermín, ese patrón del que ahora los poseídos por el odio también reniegan, y se desprendían de sus pañuelos rojos para anudarlos en la verja de la catedral preparados para lo que pudiera venir. Justicia popular que purificaba, mediante el fuego redentor, la herriko taberna de Ermua donde se habían emborrachado de rencor y resentimiento quienes denunciaron, secuestraron y asesinaron a Miguel Ángel.

Luego, un paso atrás. Jamás hubimos de ofrecer la nuca a las pistolas de la cobardía y de la coacción. Jamás debimos mostrar unas manos blancas sino mostrar las nuestras, encallecidas tras generaciones de lucha por la construcción de una nación donde no cupieran sino la libertad, la dignidad y la justicia. Nueve años sin Miguel Ángel y más de treinta pagando un goteo de víctimas, cual si hubiese sido un peaje necesario, para llegar a este callejón sin salida donde nos lleva un Gobierno también nacido del dolor que parieron unas urnas anonadadas o enloquecidas.

Hoy hace nueve años que lloramos por Miguel Ángel. Tal vez, desde donde se encuentre, él llore hoy por todos nosotros. Y, quizás, sea el momento de homenajearle con las palabras que un insigne político del siglo XX, hoy considerado políticamente incorrecto por quienes trapichean en el pesebre patrio, dedicó a otro hombre también abatido ruinmente por las balas de la inquina: “Que Dios te dé el eterno descanso y a nosotros nos lo niegue hasta que sepamos recoger el fruto que siembra la semilla de tu muerte”.

Miguel Ángel, descansa en paz.

La guerra de Humpty Dumpty
Por IGNACIO CAMACHO ABC 12 Julio 2006

LA principal habilidad política de Zapatero, en la que hay que reconocerle consumada pericia, consiste en envolver los conceptos incómodos en una superestructura léxica, o semántica, que acolcha los significados entre capas de relatividad y los edulcora a la medida del discurso muelle y tranquilizador del pensamiento débil. La técnica del eufemismo alcanza así gran virtuosismo retórico: la autodeterminación se convierte en «derecho a decidir»; la nación catalana es una «realidad nacional»; el entorno terrorista se trueca en «izquierda abertzale»; la negociación con ETA es un «proceso de paz», y hasta el rosario del Papa se vuelve, en manos de Sonsoles, un curioso «collar de perlas con una cruz».

El viejo truco autoritario de Humpty Dumpty -«las palabras significan lo que yo quiero que signifiquen»- endulzado con la sonrisa beatífica del talante y el buen rollito. Pero con el mismo trasfondo de poder que dejaba a Alicia atónita ante la explicitud diáfana del mensaje: quien manda, manda. Esto es, posee la facultad suprema de decidir lo que significan las cosas, y hasta sus propios nombres.

En este contexto de almíbar político, que trata de pintar un mundo feliz sobre la terca realidad de conflictos y pasiones, las Fuerzas Armadas representan todo un desafío conceptual, porque su función propia es muy difícil de encajar en la melosa filosofía del flower power. Para contrarrestar la comprometida evidencia de la necesidad de un Ejército con sus deberes inherentes de disciplina y su fundamental capacidad para ejercer la violencia, la retórica oficial trabaja intensamente sobre la idea benefactora de una organización dedicada al mantenimiento de la paz, lo que aproxima la milicia a la aplaudida noción bienpensante de una suerte de oenegé con metralletas, naturalmente desprovistas de su enojosa carga de mortífera agresividad. Ocurre, sin embargo, que en ocasiones la realidad se niega a aceptar su reblandecido statu quo y se muestra con toda su crudeza desgarrada en el desagradable escenario de la muerte.

Es lo que acaba de ocurrir en Afganistán, como hace un año con el helicóptero de Herat, planteándole al Gobierno la tesitura de admitir que mantiene tropas en una guerra imposible de disfrazar con melifluos retruécanos. De paso, el ataque mortal al convoy español recuerda a la ciudadanía que está siendo defendida por mercenarios -lo siento, así se llaman- suramericanos ante la falta de vocaciones para sostener un ejército profesional autóctono. Ambas evidencias resultan profundamente engorrosas para un Ejecutivo aficionado a las lecturas de conveniencia, que ha resuelto la papeleta negándole al soldadito peruano los funerales de Estado que su sacrificio merecía. Es decir, tratando de borrar la doble evidencia de que enviamos a militares extranjeros a participar bajo nuestra bandera en una guerra lejana. Demasiado cruel para el «ansia infinita de paz» de un Humpty Dumpty que podrá dominar el significado de las palabras, pero al que le brinca en las manos la elocuencia de las realidades.

Darwin, Mas y Zapatero
Por M. MARTÍN FERRAND ABC 12 Julio 2006

CUANDO Charles Darwin expuso su teoría evolucionista, buena parte del mundo civilizado, la más puritana y conservadora, entró en una crisis que aún perdura en muchos rincones del mundo. En Massachusets se cuenta todavía que a finales del XIX la esposa del obispo anglicano de Worcester, al tener noticias de las teorías darwinistas, dijo en ejemplo de prudente resignación cristiana: «Esperemos que no sea cierto que descendamos del mono; pero si lo es, recemos para que no llegue a saberlo todo el mundo». Así, mutatis mutandi, funciona el mecanismo lógico de José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente que sonríe sin que nadie consiga averiguar por qué. Está el hombre atrapado en una maraña de embustes con los que ha ido parcheando su difícil situación de poder y, al tiempo, sabe muy bien cuál es la realidad, especialmente en lo que respecta a la actitud etarra y las demandas de sus cabecillas; pero, cuasi infantilmente, espera que un golpe de viento -o de fortuna- cambie la realidad y, en el peor de los casos, espera que nadie llegue a enterarse de lo que todos sabemos ya.

Los efectos del zapaterismo -que nadie sepa de la misa la mitad- son muy distintos según sea el receptor de sus mensajes. Mariano Rajoy, escarmentado por la experiencia, no le pasa una al líder socialista y su radicalidad, bien fundada, opera en su contra. Aquí y ahora prima la simpatía sobre el rigor. El espíritu de la esposa del obispo de Worcester está muy extendido entre nosotros y, aunque el secreto lo sea a voces, lo correcto es mantener la discreción. Nada de sobresaltos y disgustos.
Otros, como Artur Mas, se apuntan a la escuela y siguen las enseñanzas del singular líder leonés. Se trata de convertir en doctrina, en formulación teórica y hasta en protesta moral lo que nos viene dado por los hechos. Así, muy en serio, asegura Mas que renunciará a la presidencia de la Generalitat si CiU no vence en número de escaños cuando suene la hora, adelantada, de las elecciones catalanas. Con líderes así de finos en la destilación del pensamiento político no queda tropa para poder formar, al clásico modo, un pelotón de los torpes.

Nuestra pintoresca normativa electoral, una de las dos patas con las que camina la rémora de nuestro sistema democrático, permite y conduce a extraños resultados electorales, como bien nos enseña la experiencia. Lo normal ante tan poco deseable e incierto estado de cosas sería cambiar el reglamento del juego, buscar uno más conveniente y asumible; pero en la anormalidad, que es lo nuestro, las circunstancias llevan a la acuñación de teorías estrambóticas. Zapatero miente; Mas especula; ETA, o su sombra, nos va comiendo la merienda... Pero todos tranquilos. El carné por puntos y otras majaderías afines tienen enfrascada a toda la nación en la reflexión sobre lo accesorio. Nada de tratar lo fundamental. Si venimos del mono, que no se entere nadie.

ZP aspira a un régimen
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 12 Julio 2006

Como he dicho en alguna otra ocasión, a Zapatero le ha salido todo mal hasta la fecha excepto las elecciones del 14-M, e incluso en este punto no es seguro que la operación propagandística de aquellas setenta y dos horas previas no se le termine torciendo.

Con la masacre del 11-M está ocurriendo lo mismo que sucede con todos los grandes episodios, que, o tardan tiempo en aclararse, o no se esclarecen nunca. Terminan convirtiéndose en un arma arrojadiza contra los favorecidos por él. Cui prodest?

En este caso, el Gobierno parece empeñado en ponerse en la diana al entregarse a ETA. Se ha comprometido en unas negociaciones con esta sin exigirle antes el obligado arrepentimiento y la promesa de renunciar a la utilización del terror. Los socialistas se sientan en la mesa con los criminales humillando de una forma terrible a las víctimas. Con un sentido muy particular de la moral (sin ella, quiero decir), piensan que la «realista» sociedad española perdonará todo el día en que se llegue a la «paz».

En estos momentos comienza a crecer la sospecha de que al Gobierno puede salirle mal el «proceso». Creen que los etarras, además de ser criminales, son chapuceros, y es posible que no sea así, esto es, que administren su capacidad para la negociación con el mismo rigor con el que administran el terror. Así, ahora, se descubren las mentiras del Ejecutivo en relación con sus encuentros con ETA, y aún seguiremos enterándonos de todas las supercherías del mundo. Por una razón muy sencilla: cuando un Gobierno, como el de Zapatero, pasa por encima de toda consideración moral, está entrando en terrenos excesivamente peligrosos.

Como he recordado en alguna ocasión, Zapatero no es precisamente Maquiavelo. Cuando uno lo es no debe parecerlo. Todo el mundo sabe que jugó con el pacifismo al denunciar la política de Aznar en Irak, pero es a él a quien le matan los soldados. Por cosas como ésta tengo la seguridad de que Zapatero irá quedando desnudo ante el electorado, aunque no sé si en términos suficientes. Si no es así, se entregará a todas las exigencias de ETA y nos encontraremos un buen día con que nos ha cambiado el sistema por un «régimen», y entonces de nada valdrá la alternancia. Habremos pasado del sistema al «régimen».

A Rubalcaba, sólo peticiones de dimisión
EDITORIAL Libertad Digital 12 Julio 2006

El desmoronamiento de esa farsa conocida como la "versión oficial del 11-M" no puede ser más absoluto después de las informaciones que señalan que el explosivo utilizado en la masacre era distinto al que tenían los islamistas. Aunque debería ser inevitable que el juez del Olmo solicitara una verificación del contenido de los análisis de las muestras de los trenes, practicados el 11-M y que no obran en el sumario, ¿qué se puede esperar de un juez que reconoce en su auto de conclusión del sumario que no es capaz de precisar quién, cómo y cuándo colocó los explosivos de la masacre?

Al margen de la incesante labor de investigación de los escasos medios de comunicación que nos negamos a secundar el bochornoso carpetazo a la mayor masacre terrorista de nuestra historia, los ciudadanos podrían también encontrar consuelo en la retomada iniciativa parlamentaria del PP respecto al 11-M y en su batería de preguntas, si no fuera porque van dirigidas a Alfredo Pérez Rubalcaba.

Al margen de que dirigir 200 preguntas a un personaje como Alfredo Pérez Rubalcaba es tanto como quedar a la espera de 200 mentiras en forma de respuestas, al ministro del Interior sólo cabe exigirle que asuma sus responsabilidades políticas, en forma de dimisión, por la colaboración con banda armada perpetrada por sus subordinados que "chivaron" a los etarras el seguimiento ordenado por el juez Marlaska. Eso, si no es el propio ministro del Interior el que tenga que asumir responsabilidad penales en el caso de que la ayuda policial facilitada a los extorsionadores de ETA contara con su conocimiento.

Damos por supuesto que, respecto al 11-M, el objetivo del PP al dirigirse a ese manipulador compulsivo que dirige el Ministerio del Interior, no es tanto esperar de él aclaraciones veraces, sino contribuir a que no se cierre en el ámbito político y mediático la investigación de una matanza, en la que hay, tal y como ha señalado Zaplana, "más incógnitas que hechos esclarecidos".

Sin embargo, un "hecho esclarecido" es que el ministro ni ha dimitido ni ha informado de los nombres y apellidos de los delincuentes que tiene a su cargo. Si encubre esta colaboración con ETA, ¿cómo no va Rubalcaba a encubrir la versión oficial del 11-M?

Gobierno Zapatero
Salvajismo ideológico y deslegitimación política
Agapito Maestre Libertad Digital 12 Julio 2006

Hablo con un profesor de Ciencia Política de la Universidad de Francfort interesado hace años en la política española. Aquí les dejo las primeras impresiones de la conversación de toda una tarde. Mi amigo alemán me cuenta con cierta timidez algunas de las tesis defendidas en un ensayo sobre el Gobierno de Zapatero, que pronto verá la luz en una editorial importante de Berlín. Las investigaciones de la prensa española sobre el 11-M, especialmente El Mundo y este periódico, han sido estímulos decisivos para este politólogo, que considera irrelevante las metodologías comparatistas a la hora de estudiar la política española. En otras palabras, lo descubierto por esta prensa convierte a España en un país singular, a veces absolutamente diferente, al resto de la Europa más civilizada. Parece que España, por desgracia, vuelve a ser objeto de atención por el resto del mundo civilizado antes por el extravío ideológico de nuestros gobernantes que por la sensatez de su ciudadanía.

Aturdido aún por la respuesta ciudadana a la visita del Papa a Valencia, mi interlocutor me confiesa que le resulta incomprensible que el Gobierno de España esté enfrentado con la máxima potencia mundial, EEUU, y con la mayor fuerza espiritual de Occidente, el Vaticano. Imposible digerir para este geómetra de las ideas el comportamiento de Zapatero con Benedicto XVI. En efecto, si difícil fue comprender la actitud de Zapatero ante la bandera de EEUU, aún le resulta más absurda la negativa del presidente del Gobierno de no despedir como se merece un jefe de Estado. Y, sobre todo, se pregunta el profesor alemán: ¿cómo explicar la conducta de un hombre que no quiere asistir a la misa del Papa, a pesar de haber asistido a los bautizos y comuniones de sus hijas? "Falta de coherencia", seguramente, sería la expresión que mejor definiría la situación en términos personales.

Pero, en términos políticos, creo que hay otra expresión más feliz. Sí, porque me niego a entrar por esos caminos que califican la conducta política remitiéndose a la vida privada, prefiero buscar una categoría, un concepto claro y distinto, para comprender lo que está pasando en España. Vuelvo a dar mil rodeos para entender el "permanente golpe de Estado" al que asistimos en los últimos meses, y, al final, me encojo de hombros hasta balbucear: "el proceso revolucionario abierto por Zapatero ya ha desembocado en salvajismo ideológico", o sea, todo puede pasar. Mañana, por ejemplo, puede acabarse con la Ley de Partidos, y con ella 160 artículos del Código Penal, igual que ayer, o sea el sábado, se le llamó collar de perlas a un rosario.

Mi amigo me interrumpe y me recuerda al fin sus dos tesis fundamentales sobre España. Primero, nada tiene que ver la política de Zapatero con las políticas socialdemócratas del resto del mundo, o sea, nada que ver con el famoso pacto entre las diferentes fuerzas políticas para asegurar el futuro del Estado de bienestar. La política de Zapatero es mínima porque ha querido "legitimarse" ocultando sus debilidades. Segundo, el Gobierno ha sido vencido en su principal obsesión: pasar de largo del 11-M. En efecto, los analistas del proceso político español, tanto los observadores españoles como los extranjeros, ya no pueden dejar de vincular el poco interés del Gobierno por saber qué sucedió el 11-M, por un lado, con las conversaciones entre el Gobierno y ETA, por otro. He ahí, concluye mi amigo, la primera prueba de que el Gobierno ha fracasado en su intento por alcanzar cierta legitimidad para no convocar elecciones anticipadas.

Quizá eso no signifique que el Gobierno está derrotado. Eso sólo se sabrá después de unas elecciones. Pero, cuando los más reputados investigadores del mundo vinculan el 11-M al proceso de rendición del Gobierno a ETA, podemos decir que el Gobierno está cada vea más deslegitimado para cualquier acción política que no sea convocar cuanto antes elecciones generales.

La versión de ETA
ANTONIO ELORZA /CATEDRÁTICO DE PENSAMIENTO POLÍTICO EN LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE El Correo  12 Julio 2006

Para alguien que siguiera con atención el desarrollo de los acontecimientos a partir del 22 de marzo, la información publicada el día 10 por 'Gara' no constituye sorpresa alguna. Se ajusta a las sorprendentes relaciones asimétricas establecidas entre el Gobierno y ETA-Batasuna desde el momento en que el primero decidió ejercer cuantas presiones estuvieran en su mano para frenar la acción judicial de Grande-Marlaska contra el vértice del partido ilegalizado. Otegi llegó entonces a bromear apuntando que quien deseaba realmente legalizar a Batasuna era el partido socialista.

Tanto el Gobierno como los medios de comunicación en TVE y prensa bajo su control han hecho cuanto ha estado en su mano para presentar el alto el fuego como signo seguro del abandono definitivo de la 'lucha armada', así como para ofrecer una imagen del nacionalismo radical favorable en todo a 'la paz', por contraste con las actitudes 'irresponsables' del PP y díscolas de otros, tales como Rosa Díez o Gotzone Mora, a quienes se invitaba lisa y llanamente a abandonar el partido. Mientras ETA y Batasuna seguían sin rectificar un ápice de sus planteamientos estratégicos sobre la independencia, la territorialidad (Euskal Herria soberana como meta) o la valoración positiva de la labor criminal desarrollada por ETA, el Gobierno exhibía un optimismo ilimitado, condenando de paso al PP, cuya cerrilidad en el tema le ayuda mucho, y a cualquiera que dentro o fuera del partido abrigase la menor tentación de discrepar. El crítico se convertía, más que en disidente, en indeseable, y por añadidura en cómplice del PP. En cuanto a la radicalidad de las manifestaciones de dirigentes de Batasuna, o de los propios comunicados 'para franceses' y 'para españoles' de ETA, serían simples concesiones formales para consumo interno, de manera que los terroristas y seguidores más recalcitrantes digirieran el proceso de paz.

Ahora ETA repite la jugada que en la tregua anterior hiciera contra el PNV al comprobar que 'el proceso' no se desarrolla enteramente según sus deseos: tira de la manta y presenta ante la opinión una crónica de las negociaciones secretas que llevaron a su declaración de 'alto el fuego permanente'. «Gobierno español y ETA -afirma 'Gara'- cerraron en febrero un acuerdo con compromisos y garantías». Según la información ofrecida por el diario, al compromiso etarra de no atentar a partir del 22 de marzo correspondió el gubernamental de dar un visto bueno en el futuro a la autodeterminación: «en concreto, aceptó que respetaría las decisiones que sobre su futuro adopten libremente los ciudadanos vascos», suscribiendo de paso el principio de territorialidad por lo que toca a «los cuatro herrialdes bajo administración española». En lo sucesivo, los portavoces de ETA insistirán en la firmeza, tanto de su voluntad de solución final como de mantenimiento de sus objetivos. Y las palabras de Zapatero, tajantes en cuanto a su deseo de alcanzar «un gran pacto político de convivencia» y eufemísticas en su adhesión a «los valores constitucionales» o a «la legalidad», les parecerán de perlas. Lógico. Los vencidos en la guerra del terror ocupan el espacio privilegiado de la escena política y se permiten ofrecer una imagen de patriotas consecuentes y responsables, auténticos vencedores políticos y morales del conflicto, sin que el Gobierno, ansioso de 'paz' a toda costa, haga nada por evitarlo. En este 'remake' del Convenio de Vergara, nuestros modernos carlistas no sólo van a conservar sus grados, sino que obtendrán la llave de la puerta -la puerta abierta sería demasiado- para alcanzar sus objetivos.

Lo más probable es que Zapatero siga impertérrito su camino, declarando por persona interpuesta que no va a comentar lo que diga o no diga ETA mientras el 'alto el fuego' sea respetado. Sin embargo, la descripción por ETA de la génesis de ese 'alto el fuego', y de los supuestos compromisos asumidos por el Gobierno, plantea problemas que en un régimen democrático como el nuestro no pueden en modo alguno ser soslayados. Si la versión de los hechos ofrecida por 'Gara' es falsa en lo esencial, es decir, si Zapatero no se comprometió en modo alguno a autorizar una u otra variante de autodeterminación, aplicada a las comunidades de Euskadi y de Navarra, conviene manifestarlo ante la opinión. No es posible sentarse a la luz pública con un tramposo, terrorista por más señas, o con los delegados de ese tramposo, y seguir tratando con él o con ellos cuestiones de Estado, obviando que en cualquier momento pueden tergiversar a voluntad los contenidos de la negociación. La sociedad vasca, la sociedad española en su conjunto, tienen como mínimo el derecho a que sea veraz aquello que se les cuenta y a que toda intoxicación resulte de inmediato desautorizada.

Ahora bien, si aquello que relata 'Gara' es verdad, esto es, si hay ya un compromiso previo con el alcance del descrito, y con ETA como interlocutor, queda claro que las profesiones de fe legalistas del Gobierno, su afirmación de que no habrá precio político, e incluso el montaje de las dos mesas, pierden toda credibilidad, ya que los acuerdos en la fundamental serían simplemente ratificados en la accesoria por el brazo político. Se trataría en el fondo de una partida a dos, entre ETA y Zapatero, únicos jugadores efectivos, y con la Constitución sobre el tapete para satisfacer las aspiraciones de la organización terrorista. Sin entrar a discutir si ello es razonable, que no lo parece, hay una cuestión previa cuya sombra ya planeó sobre el episodio del Estatut: nada autoriza a José Luis Rodríguez Zapatero, presidente de un Gobierno constitucional, para poner en marcha un proceso político con un contenido explícito que ya de entrada es manifiestamente opuesto, no a 'valores constitucionales' o a una legalidad difusa, sino al espíritu y a la letra de la ley fundamental de 1978. Si lo juzga indispensable, en su papel de adalid de la paz, tiene el deber, y habría que recordarle desde todos los ángulos e instituciones ese deber, de convocar elecciones, presentándose ante los españoles con un programa en el cual figurase explícitamente esa voluntad de otorgar a los vascos -incluyendo por fuerza a los navarros-, una capacidad de decisión sobre su destino político que la Constitución vigente no autoriza, a efectos de lograr la paz a cualquier precio.

Pero siempre sería mejor que la falsedad del relato made in ETA fuera constatada, aunque ello supusiera un enfado para la banda y sus voceros políticos. Y para ello no basta con la negación pura y simple, ni hay razón para el aplazamiento de información anunciado por Rubalcaba: bastaría con acotar el campo de la contrapartida gubernamental a la tregua. De ser razonable la concesión, la mayoría de los vascos y de los españoles en su conjunto lo entenderían. Otra cosa es jugar con fuego, dejando por entero a ETA la iniciativa en cuanto a la creación de imagen del 'proceso'.

Terror y Afganistán
Pablo Sebastián Estrella Digital 12 Julio 2006

Cuando en España no acabamos de salir de la espiral del terrorismo de ETA, ahora envalentonado por el llamado proceso de paz, en la India una banda de desalmados que han imitado el atentado del 11M en Madrid han provocado siete explosiones en otros tantos trenes que han provocado más de ciento sesenta muertos y decenas de heridos, dejando en Bombay la marca del terrorismo islámico que se estrenó con la masacre del 11S en Washington y Nueva York. Confirmando que nadie está a salvo de semejante e irracional locura donde se mezclan patrias y religiones por encima de la vida de muchas personas inocentes, y poniendo en entre dicho las medidas de seguridad de las primeras potencias del mundo y con más motivo las de países como la India, nación emergente en la industria y el comercio mundial donde la masificación impide los controles mínimos que aporten seguridad.

En España, las noticias del terrorismo tampoco cesan aunque afortunadamente y por el momento no se registran crímenes, pero sí van apareciendo poco a poco pruebas y más datos sobre las acciones de ETA, como se ha visto ayer con motivo de la detención de dos nuevos socios de la banda integrados en el comando de extorsión que capturó el juez Marlaska, y cuya caza ha seguido el juez Garzón, aunque no sabemos bien si como una respuesta calculada a la información del diario pro etarra Gara, que anunciaba horas antes la existencia de pactos indecentes entre los terroristas y el Gobierno, rompiendo los que se presumían pactos de silencio a los que el Ejecutivo habría respondido con las nuevas detenciones llevadas a cabo en Navarra en ese pulso soterrado que ambas partes mantienen sobre el liderazgo y la iniciativa de la negociación.

Asimismo, ayer se celebró en Madrid el funeral oficial del soldado español de origen peruano fallecido en Afganistán tras la explosión de una mina al paso de una patrulla española, lo que eleva a cerca de ochenta el número de muertos de soldados españoles caídos en esa guerra latente afgana, en la que no sabemos bien por qué está España y a la que el Gobierno de Zapatero ha enviado más soldados para hacerse perdonar por Estados Unidos la intempestiva retirada de las tropas españolas que estaban desplegadas en Iraq.

Por qué está España en Afganistán, colaborando en un conflicto muy ajeno a nuestra geoestrategia y a nuestros intereses generales, y estrechamente ligado al paso de los oleoductos del petróleo de dicha zona, en la que están interesadas otras potencias? No tiene sentido alguno la presencia de tropas españolas en Afganistán por mucho que estén amparadas por la ONU y bajo el mando de la OTAN, una organización que ha perdido su razón de existir, que pretende ampliar el compromiso español en zonas como el aeropuerto de Zaragoza y que sigue sin dar respuesta a dos conflictos que sí afectan directamente a la seguridad e integridad territorial de España como son Ceuta, Melilla y Gibraltar.

Una presencia española en Afganistán que podría ser utilizada por los terroristas del campo islámico como argumento para repetir una masacre en nuestro país, de la misma manera que los autores del 11M utilizaron la guerra de Iraq para justificar el terror que invadió la capital española o la ciudad de Londres. Motivo por el cual, sumado a otros muchos como los aquí citados, el Gobierno de Zapatero debería ordenar de una manera pactada con sus aliados la retirada española de la tierras afganas, porque demostrado está que no están allí sólo para funciones humanitarias sino para participar en el cinturón militar que Washington y sus aliados han desplegado en la zona, por donde se dice que aún deambula Ben Landen y la cúpula de Al Qaeda sin que nadie pueda dar con ellos.

Sorprende que un Gobierno que alardea de pacifista siga empeñado en este despliegue y en otros que no son de nuestra incumbencia, mientras las fronteras españolas se inundan cada día, desde los Pirineos a Canarias, de una inmigración ilegal que se muestra cada vez más imparable y que está provocando una crisis política y social de envergadura que este Gobierno no quiere ver, ni afronta con todos los efectivos posibles a su alcance, como puede ser el ejército en algunos casos. Y sorprende también que la oposición del PP no apoye esta retirada, por mucho que les duela a sus amigos de Washington, porque España ya ha cumplido con creces y con muchas vidas con su compromiso afgano, que en principio sólo era para apoyar el proceso electoral y que ahora empieza a convertirse en una presencia estable y cada día más peligrosa, como se acaba de probar.

Se produjo el abrazo del oso
Lorenzo Contreras Estrella Digital 12 Julio 2006

ETA ha tenido siempre a su alcance un arma más poderosa que la pistola colocada sobre la mesa de sus negociaciones con el Gobierno español del turno, en este momento el que preside José Luis Rodríguez Zapatero. Tal arma consistía y consiste en romper la discreción de las conversaciones y contactos cada vez que le conviniera. Ahora le ha convenido hacerlo. Una pistola se dispara y todo lo estropea. Una revelación inconveniente en el momento menos oportuno para la parte contraria equivale a un chantaje que la priva de su última y decisiva defensa: la de mantener la estrategia de la mentira y liquidar la posibilidad de seguir ganando tiempo.

Esta vez, como en tantas otras, ETA ha sido dueña del tiempo. El Gobierno tenía que vender al electorado español una política antiterrorista de elevado precio. Pero venderla cuando mejor cuadrase, al efecto de poder desarrollar frente al futuro votante la estrategia de la ocultación de la otra parte en el diálogo. Y esa colaboración no podía ser segura. Por la sencilla razón de que ETA tiene también un reloj que emplear, un tiempo con el que trabajar. El mismo tiempo pasa para todos, y también para la banda terrorista. Las elecciones se echan encima. Las dos partes necesitan abordarlas ventajosamente. El Gobierno —quiérese decir Zapatero— poniendo cara de inocente que dicta escrupulosamente sus decisiones en beneficio del pueblo español y de una Patria en precario llamada España. ETA preparando su imagen de organización celosa que no duda en ofrecer a los suyos el producto de su superioridad ante la meta cercana y no se deja arrebatar la baza del oportunismo. Menos aun, conceder al adversario la posibilidad de economizar las concesiones llamadas “compromisos y garantías”.

Para ETA, la pistola ha sido en esta ocasión urgir el pago del precio prometido. Y el Gobierno ha quedado en situación de deudor moroso. La banda ha dicho con toda probabilidad la verdad que Zapatero temía dar a conocer antes de lo previsto. Ha dicho, concretamente, que ella, con el alto el fuego, ha pagado su parte del acuerdo, reducir las extorsiones o acciones contra personas y bienes y dejar de incrementar sus arsenales. Ha dejado, en definitiva, de disparar “a cambio de”. Necesita ahora, y cuanto antes, que dejen de detener etarras, que apresuren su puesta en libertad y sus beneficios penitenciarios, que el Gobierno garantice el proceso de los preparativos para el referéndum de autodeterminación y que comprometa su palabra de respetar los resultados. Previamente exige la supresión de la Ley de Partidos y, por consiguiente, la devolución de Batasuna al terreno de la legalidad sin necesidad de que Batasuna repudie la violencia.

Algo ha debido temer ETA a la vista de las declaraciones oficiales sobre la imposibilidad constitucional de la autodeterminación y el mantenimiento del ritmo judicial de condenas acompañadas de nuevas detenciones. No le ha bastado que el Gobierno haya acelerado la puesta del juez Marlaska fuera del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, donde Baltasar Garzón, recuperado para su efectiva titularidad, se ha acercado a los puntos de vista del Gobierno y a los criterios del obediente fiscal Cándido Conde-Pumpido.

Al Gobierno le ha llegado el turno de tergiversar. Ha dicho que la Ley de Partidos sigue vigente cuando en realidad la ha violado mediante la autorización de reuniones y negociaciones con los principales dirigentes de Batasuna. Lo último que ha hecho como Gobierno ha sido negar que existan acuerdos con la banda terrorista. Ahora puede convertirse en el mentiroso de la película. ETA ha procurado que así lo parezca. Y lo parece. Poca gente dejará de creerlo. Zapatero aceptó el abrazo del oso. Y el oso no perdona si su apetito no se sacia.

Política, derecho y sentimientos
JOSÉ LUIS MEILÁN GIL La Voz 12 Julio 2006

LA NEGOCIACIÓN con ETA ha quedado abierta de un modo oficial. No es la primera. También lo intentaron Felipe González y Aznar. Las circunstancias son diferentes. Entonces, con una cadencia indescifrable para los ciudadanos, pero cierta, se producían secuestros y atentados y se engrosaba la lista de los muertos. Ahora, se airea que han pasado tres años sin que las autoridades tengan que acudir a un funeral y reiterar la condena del terrorismo. Ahora, ETA está más apremiada que el Estado democrático de derecho, que no ha cambiado, al que aquélla declaró unilateralmente la guerra.

La cuestión no es negociar con ETA, sino cómo se hace. Rodríguez Zapatero eligió el modo y el lugar del anuncio. Podía haberlo transmitido desde la Moncloa, como legítimo presidente del Gobierno, o en un pleno del Congreso de los Diputados. Lo hizo, sí, en el Congreso, de espaldas al hemiciclo. Toda una imagen. Con ello, aparte explicaciones de evitar un enfrentamiento con el PP, se alimenta la sensación de que el actual Parlamento está superado. Se apela directamente a los ciudadanos, a la opinión pública, que los medios de comunicación reflejan o ayudan a configurar.

La reunión del PSE con Batasuna -así se informa en titulares de prensa con presunción de veracidad- contribuye a que pierda crédito la Ley de Partidos, que permitió la ilegalización de Batasuna. Disminuye la confianza en la función del Parlamento y en el valor de las sentencias. Las contradicciones de los jueces y las posiciones de la Fiscalía desconciertan. Sobran subterfugios dialécticos. Los ciudadanos Patxi López y Arnaldo Otegi pueden reunirse cuando y donde tengan por conveniente, sin esconderse. Faltaría más. Pero la foto del encuentro, buscada y cacareada, es algo más que la constatación del ejercicio de un derecho fundamental. Da pie para que se piense que se ha actuado en «fraude de ley». Un compromiso que era preciso cumplir por exigencias del guión. Se sale del paso con unas declaraciones de circunstancias, siempre en un ambiente de medida ambigüedad que no tranquiliza, propiciado desde la Presidencia del Gobierno.

Se insiste machaconamente en el cambio de la realidad social que ha supuesto la declarada voluntad compartida de negociar, en una lectura discutible del Código Civil. Pero parte de esa realidad es que, al tiempo que se negocia y se dialoga, un tribunal impone una condena de cincuenta años a dos miembros de ETA por el asesinato de un concejal del PP. La actitud y las palabras provocadoras de imputados en el macrojuicio que se está siguiendo golpean la sensibilidad. La aplicación del Derecho se encuentra aquejada de una suerte de esquizofrenia. Emerge la sombra de que está instrumentalizado por la política, rasgo que pugna con la independencia de la justicia.

La hoja de ruta sigue implacable el calendario fijado. Al objetivo previsto de que acabe de una vez por todas el terrorismo -deseado por todos- han de condicionarse, al parecer, los sentimientos. La prisa que se observa deja un halo de frío pragmatismo. Será, sin embargo, en el terreno emocional de la gente corriente -que se conmueve con tragedias como la de Valencia- que quizá en su mayoría aún mira para otro sitio para no encontrarse con los ojos de las víctimas o con su propia dignidad, donde se dilucidará la suerte de la decidida andadura que ha emprendido el presidente.

ETA dirige la orquesta
Santi Lucas elsemanaldigital 12 Julio 2006

La banda terrorista ETA exige a Zapatero que pulverice la Ley Orgánica de Partidos que condujo a Batasuna a su ilegalización judicial por el Tribunal Supremo. Pero se lo ordena al presidente del Gobierno, no para eliminar las trabas legales de una próxima rehabilitación, no. Tampoco como una condición indispensable para borrar las huellas del pasado, lavar la infamia y saludar a la democracia con un nuevo cuño. El fundamento alevoso y cínico empleado por los terroristas para reclamar que se liquide la Ley de Partidos del año 2002 es que esa norma les ataca e incomoda profundamente, además de haberse vuelto inútil.

Con toda lógica, Batasuna dice que no necesita renovar una evaluación democrática positiva puesto que el PSE y el Gobierno, al reunirse con ellos, ya les han concedido la interlocución necesaria y el aval preciso para representar a ETA en la negociación abierta. En el fondo, si Batasuna se enseñorea, se exhibe, comparece, opina y marca la pauta con toda la insolencia y sin ninguna cortapisa, lo de la Ley de Partidos se antoja una caduca fruslería legalista. Batasuna gira de nuevo la rosca del estado de Derecho para burlar las leyes y afianzar todas sus demandas sin concesiones de ninguna clase. Nos han perdonado la vida de momento, y ya es bastante con ello.

La Ley de Partidos fue una oportuna iniciativa para extirpar de nuestra democracia cualquier tumor maligno que se reprodujera entre sus miembros contaminando la convivencia y justificando o exculpando el terrorismo. Prevé en su artículo 9 una docena de causas por las que un partido político puede ser declarado ilegal. Todas ellas, sin excepción, se pudieron (se pueden) identificar nítidamente con la actividad y las intenciones de Batasuna, motivo fundamentado por el cual los tribunales de justicia la declararon fuera de la ley. Ahora, las reglas del juego y el escenario lo marcan ellos y no quieren que siga vigente un mecanismo que les retrata fielmente como lo que han sido y son.

Como el secretario del PSE, Patxi López, ha dicho que la exigencia de Batasuna no se atenderá y la Ley de Partidos no se va a modificar, lo más fácil es que ya esté pactada su derogación, de acuerdo con la relación empírica y embustera que se ha establecido por Zapatero entre las palabras y los hechos a propósito de la negociación con ETA y los límites de la cesión que se han fijado.

Las informaciones de 'El Confidencial' dejan en evidencia al Gobierno Zapatero frente a ETA
Jesús Cacho El Confidencial 12 Julio 2006

Les supongo al tanto de la tormenta política provocada por la publicación el lunes, en el diario Gara, del acuerdo que el Gobierno Zapatero y ETA cerraron en febrero pasado, acuerdo “que contempla compromisos y garantías por ambas partes” y que ha dejado al Ejecutivo en una situación más que comprometida, literalmente con el culo al aire, que es lo que suele ocurrir cuando uno acepta bailar con lobos de colmillos tan afilados como los de la banda terrorista.

El mismo lunes, este diario, por una de esas casualidades de la vida que a veces se producen, proporcionaba a sus lectores una información muy similar a la del diario vasco, sólo que mejor contada, más completa, y desde luego obtenida por vías distintas a las de Gara, a pesar de lo cual la competencia ha ignorado, con honrosas excepciones, el magnífico scoop –uno más de los muchos que se está apuntando en lo referente a las negociaciones sobre el llamado ‘proceso de paz’- de Oscar López-Fonseca, cosa que nos preocupa relativamente poco, porque lo único que aquí nos importa son nuestros lectores.

Escribía el lunes López-Fonseca en este diario que emisarios del Gobierno mantuvieron al menos tres encuentros con el número uno de ETA, Josu Ternera, meses antes de que la banda hiciera público su ‘alto el fuego permanente’. Dos de dichas reuniones se celebraron en Ginebra, Suiza, y la tercera en los alrededores de Oslo, la capital noruega. Según las fuentes manejadas por nuestro redactor, los tres encuentros se celebraron en el segundo semestre de 2005, cuando el Gobierno Zapatero parecía plenamente enfrascado en el lío estatutario catalán.

Pues bien, López-Fonseca volvía ayer a obsequiar a los lectores del Confi con otra exclusiva que completaba la del lunes, según la cual los tres encuentros mantenidos por el máximo dirigente de ETA y los emisarios del Gobierno sirvieron, entre otras cosas, para que el jefe de la banda diera garantías a sus interlocutores de que no se producirá ninguna escisión en la organización terrorista, temor que al parecer acongoja a Zapatero, porque ya se encargará él de impedir que eso ocurra. Josu Ternera aseguró que tomaría “medidas”, y no me pregunten cuáles, aunque me las imagino tratándose de ETA, en el caso de que a Txeroki, jefe del aparato militar, considerado el principal dirigente opuesto al “alto el fuego”, se le ocurriera desmandarse.

La importancia de las informaciones suministradas estos días por El Confidencial se antoja definitiva, en tanto en cuanto pone al descubierto el verdadero estado de cuestión tan fundamental para España y los españoles, y no sólo para los vascos, como es el final de la violencia etarra. Vaya por delante, como he dejado escrito en otras ocasiones, que uno cree que Rodríguez Zapatero tiene todo el derecho, incluso la obligación, de acabar con el terrorismo por todas las vías democráticas posibles que, naturalmente, no incluyan la rendición del Estado de Derecho ante los violentos, en cuyo caso los terroristas verían justificados sus crímenes.

Pero da toda la impresión de que no estamos ante una negociación en marcha, sino ante la mise en scène, la venta al pueblo soberano, la escenificación de un acuerdo ya cerrado, amañado tras las bambalinas, lo cual explica la euforia de la que hacen gala los etarras estos días, y explica también la sensación extendida de que son ellos quienes manejan el tempo de la negociación o, mejor dicho, el tempo de lo que en cada momento es preciso desvelar, de las malas noticias que de forma paulatina hay que ir comunicando a ese pueblo supuestamente soberano a quien hay que convencer para que acepte, entre otras cosas, el trágala del derecho de autodeterminación que exige el nacionalismo vasco.

En el filo de la navaja en la que ZP se ha sentado a negociar de espaldas a media España, se afianza la sospecha de que el proceso no lo lleva el presidente del Gobierno de España, el presidente de todos los españoles, sino el secretario general y líder del Partido Socialista Obrero Español, un hombre ansioso por arrancar no el acuerdo que más convenga a los intereses generales, sino el acuerdo –el que sea, “como sea”- que mejor cumpla al aparato del PSOE, el acuerdo que afiance a ZP en el poder per secula seculorum con la ayuda de los nacionalismos periféricos, dejando a media España, la otra media, extramuros del sistema, en la oscuridad, herida y ofendida por una paz que será más rendición que imposición sobre el terror de los valores del Estado de Derecho. Es verdad: España no se merece un Gobierno que mienta.

11-M: Afganistán pone en peligro la coartada iraquí
Carlos Ruiz Miguel elsemanaldigital 12 Julio 2006

El proceso de cesión a las exigencias de ETA avanza rápidamente. Al mismo tiempo ¿casualidad? asistimos al escandaloso cierre del sumario del 11-M por un juez que reconoce ¡¡que hay datos clave no verificados!! El juez, incapaz de probar que el atentado fuera obra de Al Qaeda, dice que la presencia española en Iraq "influyó" en el atentado. Pero el juez, se olvida ¡ay! de Afganistán. Recordemos aquella portada de El País del 14 de marzo de 2004 (día de las elecciones generales): "Todos los indicios señalan a Al Qaeda" (cursiva mía). Y recordemos también el texto de la noticia de portada: la masacre de Madrid fue "una respuesta a la colaboración con Bush (...) en Irak y en Afganistán" (cursivas mías, de nuevo).

Ironías del destino. En el mismo momento en que se pone toda la carne en el asador de la "coartada iraquí", la "mentira originaria" salta por los aires. El sábado 8 de julio un soldado español murió asesinado por un ataque integrista contra nuestras tropas en Afganistán. Ya en agosto de 2005, la "mentira originaria" sufrió un duro revés con el ocultado ataque al helicóptero Cougar en Afganistán .

Como ya dije en este mismo lugar, la presencia española en Irak no se diferenciaba en nada, ni jurídica ni políticamente, de la presencia en Afganistán. La maquinaria de desinformación masiva ha hecho creer lo contrario, pero la realidad es la que es. Recientemente, alguien tan autorizado como Inocencio Arias, entonces embajador de España en la ONU, ha reafirmado que jurídicamente no hay ninguna diferencia entre la intervención española en Irak y en Afganistán.

Y ahora ¿qué? Pues ahora veremos quién tiene y quién no tiene vergüenza. Ahora veremos si Llamazares responsabiliza de la muerte del soldado al presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero. Ahora veremos si el juez Del Olmo en su auto dice que la intervención española en Afganistán "influyó" en los autores del atentado del 11-M.

Por cierto: mientras no se aclare la autoría del 11-M, ¿no sería prudente no entablar negociaciones con ETA?

Del Espíritu de Ermua al de Anoeta
A. Basagoiti minutodigital 12 Julio 2006

Se cumplen nueve años del asesinato del concejal popular Miguel Ángel Blanco, escasos días después de la reunión del PSE-EE con Batasuna. Los que estaban con el Espíritu de Ermua, con la rebelión contra el terrorismo, están ahora en el espíritu de la cesión a ETA.

La reacción ciudadana contra el secuestro y asesinato de Blanco Garrido provocó un cambio de estrategia en ETA, llegando a creer incluso en su pronta desaparición, quedando como unos delincuentes y sin conseguir sus fines. Por eso llamaron a la puerta del PNV, que rápidamente se apuntó al mercadeo en el Pacto de Lizarra.

Aquello de Estella también le pareció insuficiente a la banda terrorista, porque había un Gobierno de la Nación y una oposición trabajando codo con codo para desmantelar a la banda, una posición que no auguraba nada bueno para los terroristas. Se veía de nuevo con las manos vacías y tuvo que modificar su estrategia, ahora abduciendo al PSOE con lo de la paz

El resultado es que ETA ha conseguido deshacerse del Espíritu de Ermua, que le llevaba a la desaparición, para sacar ventaja con el Espíritu de Anoeta (exigencias de ETA expuestas en el velódromo donostiarra para dejarnos vivir). Y es aquí donde ha encontrado a Zapatero. En 1997 mataron a Miguel Ángel, en el 2006 otros le están rematando.

¿A qué más están dispuestos los socialistas vascos?
Sancho Michell de Diego  Periodista Digital 12 Julio 2006

Tras su reunión con ETA/Batasuna, el líder del socialismo vasco, Patxi López, ha señalado que “tendremos que hacer cosas que nos cuesten más que la reunión con Otegui”. Ya se lo dijo la madre de Pagaza: “Harás cosas que me helará la sangre”. Ahora la disyuntiva de López es esta: o helar la sangre de los españoles de bien, o sacrificar el interés electoral de Zapatero en aras de la dignidad de la nación. Y ya que los socialistas vascos parecen dispuestos a hacer cosas que les costarán mucho, podemos proponer un cierto número de asuntos que darían la justa medida de su capacidad de sacrificio.

Uno, expresar sin ambigüedades su compromiso con la nación española, con su unidad, con su permanencia histórica.

Dos, recuperar íntegramente la letra y el espíritu del pacto por las libertades y contra el terrorismo, para que los criminales abandonen toda esperanza.

Tres, aplicar la Ley de Partidos, para que nadie pueda estar en la vida pública sin una clara condena del terror.

Cuatro, exigir a los terroristas que entreguen las armas.

Cinco, garantizar a la nación española que ningún crimen quedará sin castigo y que no habrá la menor concesión política al terror.

Este sería un buen programa.

FUNDACIÓN DENAES, PARA LA DEFENSA DE LA NACIÓN ESPAÑOLA

La fiscalía demuestra que Caín no mató a Abel.
Antonio Javier Vicente Gil  Periodista Digital 12 Julio 2006

Recientes noticias informan sobre la contradicción entre las declaraciones del comisario jefe de los TEDAX Juan Jesús Sánchez Manzano en la Comisión de Investigación del 11-M, donde informaba que en 8 de las explosiones de los trenes se detectó nitroglicerina y lo que figura en el sumario del 11M donde se dice en varios informes de los expertos que analizan los explosivos encontrados en la mochila de Vallecas, en la Kangoo, en la vía del AVE y en el piso de Leganés en ninguno de ellos aparece nitroglicerina.

Ante este torpedo, uno más, en la línea de flotación del sumario del 11M, la fiscalía de la Audiencia emite un comunicado en el que dice que “no es cierto que el explosivo que estalló el 11-M fue distinto del que tenían los islamistas porque no existe ningún dato, indicio o prueba, directa o indirecta, en la causa penal que avale la afirmación de que había nitroglicerina entre los restos de las explosiones que se produjeron en los trenes".

Según este sistema de argumentación y extrapolándolo a cualquier delito se puede decir alto y claro que Caín no mató a Abel porque “no existe ningún dato, indicio o prueba, directa o indirecta, en la causa penal que avale la afirmación de que Caín mató a Abel”

Que ETA no ha tenido absolutamente nada que ver con el 11M queda demostrado ya que “no existe ningún dato, indicio o prueba, directa o indirecta, en la causa penal que avale la afirmación de que ETA haya tenido intervención en el atentado a los trenes”

Que es falso que ciertos policías han ocultado información al Juez y le han puesto pruebas falsas queda demostrado por la fiscalía porque “no existe ningún dato, indicio o prueba, directa o indirecta, en la causa penal que avale la afirmación de que la policía ha ocultado información al Juez ni de que le hayan proporcionado pruebas falsas”

Y siguen tomándonos por tontos.

Desconcertante matanza en Bombay
EDITORIAL Libertad Digital 12 Julio 2006

Por tercer año consecutivo, el terror vuelve a viajar en tren. Esta vez ha sido Bombay, la ciudad más próspera y poblada de la India. Hace menos de una semana se celebraba en Londres el primer aniversario de los atentados del 7 de julio, pero el terrorismo no descansa jamás, acecha sin tregua y propina su certero y cobarde golpe en cualquier lugar, en cualquier momento, cebándose siempre sobre gente inocente e indefensa. Al cierre de esta edición, el número de muertos supera las 160 personas, y es probable que, conforme avancen las horas, se vea incrementado; ya por el hallazgo de nuevos cadáveres entre el amasijo de hierros al que han quedado reducidos los vagones afectados, ya por el gran número de heridos –algunos muy graves– que han ocasionado las explosiones.

Aunque ningún grupo ha reivindicado la cadena de atentados, esta carnicería vuelve a poner de manifiesto que el terrorismo es uno de los principales problemas a los que se enfrenta el mundo actual. Un terrorismo desatado y tremendamente mortífero. No existen atajos ni soluciones fáciles para enfrentarse a él y, naturalmente, no es posible la componenda y el arreglo. Frente al terrorismo sólo cabe oponerse firmemente y combatirlo sin pausa con toda la fuerza que otorga el derecho internacional.

Este ataque no es el primero que sufre la India. Desde hace veinte años el inmenso y superpoblado país asiático padece una actividad terrorista persistente y muy sangrienta, tanto de grupos sijs como de organizaciones islámicas que reclaman la independencia de la región de Cachemira. Pero estos dos polos no son los únicos en el complejo caleidoscopio terrorista de la India. Hace pocos meses, el 28 de febrero, un atentado de un grupo maoísta ocasionó más de 20 muertos en la región de Chattisgarh. Es por esto que, hasta que alguien reivindique las bombas de Bombay, tanto el Gobierno indio como los analistas internacionales están presos del más absoluto desconcierto. Muchos han sembrado el terror en los últimos años, y todos ellos lo han hecho sin escatimar ni violencia ni muerte. Los de ayer, ¿quiénes son?, ¿qué quieren?

Sea quien sea el responsable de esta matanza, lo esencial no cambia. El terrorismo es una amenaza creciente y, acorde con los tiempos, perfectamente globalizada. Los gobiernos de todo el mundo tienen la obligación de orquestar una respuesta coherente y efectiva, adecuada también a los tiempos que corren. Si no es así, el nuevo siglo que acabamos de estrenar será el de los terroristas imponiendo su ley a placer por todo el globo. Esperar a que amaine no es una solución; rendirse a ellos, tampoco.

11-j, ahora la India
Editorial ABC 12 Julio 2006

LA lista de ciudades atacadas mediante atentados terroristas que causan gran número de víctimas se ha ampliado con el que ayer sacudió a la capital económica de la India, Bombay, donde fueron asesinadas en torno a doscientas personas y centenares resultaron heridas. En efecto, esta onda de dimensiones planetarias -cuyo comienzo se fijó en el ataque al World Trade Center de Nueva York el 11 de septiembre de 2001- sigue su siniestro discurrir a través de los continentes, como un tsunami que desgraciadamente un día también pasó por Madrid y por Londres.

Es posible que los autores hayan copiado el «modus operandi» de aquellos atentados contra objetivos de la red de transporte público, aunque esta circunstancia no pruebe que se trate de autores de la misma cuerda. La ausencia de reivindicación no puede ser tampoco un argumento para descartar o confirmar tal o cual teoría. Si en este caso los indicios apuntan hacia ramificaciones del conflicto con los musulmanes de la región de Kachemira, ello tampoco convertiría este ataque criminal en un asunto puramente local: el terrorismo es un crimen que desafía a la sociedad universal, a la civilización en su conjunto, y, como se demuestra en este luctuoso caso de Bombay, es inútil buscar razones políticas, geográficas o religiosas para intentar explicar lo que son crímenes contra la Humanidad. En Bagdad, en Kabul, o más recientemente en las cercanías de la ciudad afgana de Farah, donde murió un soldado español, el terrorismo es siempre una expresión puramente criminal y debe ser condenado sin restricciones.

En este caso, el Gobierno hindú ha apuntado, con sus propias informaciones, a grupos de militantes extremistas musulmanes instalados en el vecino Pakistán, y por ello hay que hacer un llamamiento expreso a la moderación en cualquier decisión que pudieran tomar en este momento las autoridades, creyéndose legitimadas por el dolor de la herida recibida. La India y Pakistán son potencias nucleares cuyas relaciones estaban siendo laboriosamente restauradas con ingentes esfuerzos por parte de la comunidad internacional, y no se puede dejar que sean los criminales quienes cambien el rumbo político de una potencia regional como la India, de la que se debe esperar un comportamiento responsable.

La India es una sociedad en franco camino de progreso, cuyas transformaciones están empezando a tener efecto en la mejora de las condiciones de su población, ligadas a una evolución económica muy prometedora ¿Cuáles serían las razones con las que los criminales explicarían en este contexto histórico un «castigo» semejante a sus ciudadanos? El terrorismo no nace de la pobreza, como han dicho algunos de los que intentan justificarlo, sino que se caracteriza precisamente por impedir la creación de riqueza y de bienestar en las sociedades donde actúa.

Terrorismo en un avispero
Por LUIS IGNACIO PARADA ABC 12 Julio 2006

LOS atentados de ayer en Bombay, la capital financiera de India, llevan el sello del terrorismo islamista. Pero no parece que respondan sólo al conflicto que enfrenta a esos dos países desde 1949 por el control de Cachemira, una tierra que ambos países reclaman como propia. Es muy probable que la criminal acción que se ha llevado por delante la vida de centenar y medio de personas apunte más alto. India acusa a Pakistán de ayudar a los terroristas que tratan de tomar el control de la porción regida por hindúes y se niega a negociar con los musulmanes paquistaníes. Pero ocurre que India depende de Washington para ejercer presión sobre Pakistán, que se hizo aliado clave de Estados Unidos en la guerra contra el terror tras los atentados del 11-S. Por eso, hace cuatro meses, el presidente Bush visitó Pakistán, donde se reunió con el jefe del Gobierno, Musharraf, un hombre que llegó al poder en 1999 tras un golpe de Estado, se autoproclamó comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, añadió a esos cargos el de presidente y se fabricó un Parlamento y un plebiscito para perpetuarse en el poder.

El Gobierno de Pakistán ha colaborado tímidamente en la lucha contra el terrorismo, deteniendo algunos cabecillas. Pero se sospecha que mantiene campos de entrenamiento de guerrilleros islamistas que atentan en India periódicamente y esconde bajo protección al líder de Al Qaida, Osama Bin Laden, en una zona montañosa de Pakistán, fronteriza con Afganistán. Las presiones estadounidenses no han podido ir más allá de la diplomacia. Porque está en juego la seguridad del oleoducto que atraviesa Afganistán y llega a la provincia pakistaní de Beluchistán, y porque Pakistán posee armas nucleares. Y aunque el riesgo de que puedan caer en manos de terroristas es muy pequeño, no es descartable. Para colmo, India, también aliada de Estados Unidos, posee igualmente armamento nuclear. Así que el conflicto de Cachemira no puede ocultar el inmenso avispero político de la zona.

Identidad
itor Monje Garrido/Berriz. Vizcaya
Cartas al Director El Correo

Ni la 'identidad nacional de Euskadi' ni el 'respeto a la voluntad de los vascos democráticamente expresada' me parecen cosas democráticas. Los 'pueblos' no puede tener 'identidad' porque es algo que pertenece a cada individuo. Y la demo- cracia consiste en atender a su opinión respetando esa identidad. En esta Euskadi de hoy se hablan siete u ocho idiomas, convivimos tres millones de habitantes... ¿Dónde radica la identidad única y definitoria del pueblo vasco? Se creará una mesa de partidos. ¿Será democrática? No, porque estos partidos atenderán a su opinión y estrategia de partido y volverán a despreciar la opinión de las personas.

La personalidad e identidad del individuo se abandonan en aras de una realidad grupal ciertamente virtual. ¿Tendrán miedo los políticos de encontrarse con las opiniones y modelos que cada individuo quiere? ¿Cuándo aprenderemos a convivir con las personas que disienten? ¿Qué es de verdad Euskadi y su autodeterminación? ¿Tenemos miedo de desarrollar nuestra propia opinión y delegamos en los 'partidos políticos'?

AVT y Foro de Ermua denunciarán mañana la «claudicación» del Gobierno ante ETA
EUROPA PRESS | MADRID ABC 12 Julio 2006

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y el Foro de Ermua, entre otros, denunciarán mañana en diversas concentraciones en 22 capitales de provincia lo que entienden como la "claudicación" del Gobierno ante la banda terrorista ETA y el inicio de un camino hacia la ruptura de España como nación.

Coincidiendo con el noveno aniversario del concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco, secuestrado y asesinado por la banda terrorista en 1997, estas asociaciones y los otros dos convocantes (la Fundación para la Defensa de la Nación Española y Rosas Blancas por la Dignidad) advertirán asimismo de que el anuncio del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sobre el inicio del diálogo con ETA "supone el inicio de un largo, duro y difícil camino hacia la ruptura de España como nación".

Por eso, ven "imprescindible" que la ciudadanía se movilice "masivamente" para decirle al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero que "la deriva a la que está conduciendo" a España, además de ser "un insulto y un desprecio a la memoria de las víctimas del terrorismo, conlleva un ataque frontal e irreparable" contra el Estado de Derecho, según un comunicado conjunto de las cuatro asociaciones.

"Ceder al chantaje de los terroristas (...) implica legitimar los asesinatos y la extorsión de los asesinos y la negación de las víctimas, que han sido precisamente quienes lo han dado todo en defensa de nuestra democracia y libertades públicas", añade la nota.

Alcaraz en Sevilla y Pilar Elías en Bilbao
El presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, participará en el acto de Sevilla y en su discurso, según contó a Europa Press, arremeterá contra el proceso iniciado por el Gobierno para buscar el fin de ETA, que, según él, se ha convertido en un "proceso de rendición".

'Rendición, en mi nombre no' es precisamente el lema de las 22 concentraciones que a las 20.30 horas se celebrarán simultáneamente en las siguientes capitales de provincia: Alicante (Plaza del Ayuntamiento), Badajoz (Avenida de Huelva), Cáceres (Plaza Mayor), Granada (Fuente de las Batallas, Puertareal), Huesca (Plaza de Navarra), La Coruña (Plaza de María Pita), Lugo (Plaza Mayor) y Madrid (Monumento a la Constitución), Bilbao (Plaza Moyúa) y Barcelona (Plaza de Sant Jaume).

Asimismo, también acogerán concentraciones las ciudades de Murcia (Plaza del Ayuntamiento), Orense (Plaza Mayor), Oviedo (Plaza del Ayuntamiento), Palencia (Plaza del Ayuntamiento), Salamanca (Plaza de la Constitución), Santander (Plaza del Ayuntamiento), Sevilla (calle Menéndez y Pelayo, esquina San Fernando), Valencia (Plaza del Ayuntamiento), Vigo (calle Príncipe, 50), Valladolid (Plaza San Pablo), Vitoria (Plaza de Correos) y Zaragoza (Plaza de España).

Algunas otras ciudades españolas también prevén sumarse a esta iniciativa, pero aún no está confirmado el nombre de las mismas, según informaron a Europa Press fuentes de la AVT. En la cita de Madrid intervendrán el vicepresidente de esta asociación, Gabriel Moris, así como el presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa; en Barcelona lo hará Juan José Martínez Ferrá, mientras que en Bilbao será la concejal del PP en Azkoitia, Pilar Elías, la que encabece la concentración.

Cuatro años de desmentidos para ocultar los contactos
ABC 12 Julio 2006

22 de agosto de 2002
«A estas alturas resulta a todas luces evidente que HB (sea cual sea el nombre con que se disfrace) no tiene intención de independizarse de ETA, porque forma parte del mismo entramado». (Artículo de Patxi López, «La hora de la dignidad democrática»)

25 de febrero de 2004
El secretario general del Partido Socialista de Euskadi (PSE), Patxi López, afirmó ayer sin tapujos en Alicante que «quienes acusan al PSOE de pactar con ETA son «unos carroñeros políticos»».

24 de mayo de 2005
El presidente José Luis Rodríguez Zapatero afirmó ayer ante la Ejecutiva Federal del PSOE que «no ha recibido ofertas de ETA y que no hay contactos con la banda terrorista (...)».

9 de diciembre de 2005
«No han existido contactos con Batasuna en los últimos cinco años por parte del PSE ni nadie del PSOE». (Diego López Garrido, entonces secretario general del Grupo Socialista del Congreso, Efe).

24 de marzo de 2006
«La declaración de alto el fuego permanente que difundió ETA el miércoles 22 de marzo se fraguó en contactos celebrados en Ginebra (Suiza) y Oslo (Noruega) desde junio del año pasado (...)». (Portada de El País).

24 de marzo de 2006
«Batasuna y PSE llevan seis años dialogando sin interrupción y con interlocución creciente».

26 de marzo de 2006
«El diálogo con la izquierda abertzale ha sido muy útil para llegar a este punto al que hemos llegado, aunque, en teoría, ni Batasuna ni los socialistas hemos hablado de forma oficial». (Jesús Eguiguren, presidente del PSE-EE).

23 de junio de 2006
«No ha habido ni hay ningún compromiso con ETA». (María Teresa Fernández de la Vega, La Moncloa)

10 de julio de 2006
«Gobierno español y ETA cerraron en febrero un acuerdo con compromisos y garantías. El Ejecutivo de Zapatero se comprometió a respetar lo que decidan los ciudadanos de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa, y a adoptar garantías para el proceso».

Bombay sufre una matanza en hora punta
- Ocho explosiones simultáneas en una misma línea de tren causan más de 160 muertos en la capital financiera de India - Los atentados coincidieron con el regreso a casa de miles de personas - Ningún grupo terrorista ha reivindicado los ataques
G. Suárez ABC 12 Julio 2006

Bombay, Londres- Los atestados trenes de Bombay se convirtieron ayer en el nuevo blanco del terrorismo más feroz con la detonación simultánea de ocho artefactos explosivos que arrancaron la vida a más de 160 pasajeros, según fuentes policiales que añadieron que el número de fallecidos aumentaría en las próximas horas por la gravedad de muchos de los heridos. Las bombas estallaron en plena hora punta, cuando los vagones estaban repletos de miles de empleados, que regresaban a sus hogares desde sus puestos de trabajo en la capital financiera del país. Al elegir esta hora del día, los terroristas aprovecharon al máximo el potencial asesino de sus bombas, que destruyeron por completo los trenes y salpicaron las vías con las pertenencias de los pasajeros, centenares de los cuales resultaron gravemente heridos en la masacre.

A partir de las seis de la tarde (hora local), los servicios de emergencia comenzaron a recibir llamadas de distintos puntos de la línea de ferrocarril de la ciudad, que fue clausurada poco después. Según las primeras informaciones, todas las bombas estaban colocadas en vagones de primera clase y estallaron a la altura de las estaciones de Khar, Mahim, Mira Road, Jogeshwari, Borivali, Matunga y Bandra, a las afueras de la ciudad. Cuando las ambulancias llegaron al lugar de los hechos, se encontraron con un espectáculo dantesco, con muertos tirados por los suelos y centenares de personas tratando de rescatar a los pasajeros que habían quedado atrapados entre los restos del tren. Nada más conocerse la noticia, el primer ministro indio, Mahmoud Singh, pidió calma a la población y describió la masacre como «un intento cobarde de difundir el odio».

Mientras, su ministro del Interior, Shivraj Patil, aseguró que los cuerpos de seguridad tenían indicios de que un ataque era inminente, aunque no pudieron pararlo a tiempo al desconocer el lugar o momento preciso de la ofensiva. Según la BBC, las sospechas iniciales sobre los posibles autores de la matanza recayeron en tres grupos distintos: islamistas asociados con Al Qaida, independistas cachemires o la delincuencia organizada, aunque no se descartaba una alianza entre ellos. «La sofisticación de la operación apuntaría al terrorismo islámico, aunque es demasiado pronto para hablar con certeza», recalcó la cadena.

No se trata de la primera vez que la ciudad, el nodo comercial de la antigua colonia británica, se ve sacudida por el terrorismo. En 1993, más de 250 personas fallecieron en una serie de explosiones coordinadas, mientras que en agosto de 2003 otras 44 perecieron en un doble atentado con coche bomba. Por su parte, la capital, Nueva Delhi, sufrió en octubre del año pasado otro triple ataque que dejó 66 muertos. Bombay lleva décadas sufriendo tensiones entre musulmanes e hindúes, por lo que sectores de la Prensa local acusaron inmediatamente a grupos terroristas que luchan para que India renuncie a su parte de Cachemira, mayoritariamente islámica. De hecho, los atentados de Bombay llegaron horas después de la muerte de al menos siete personas en ataques con granadas en Srinagar, la ciudad más importante de la Cachemira india.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, expresó su «horror» por los atentados. En un comunicado, Annan deploró los ataques y el lanzamiento de granadas en Srinagar, otra ciudad de India, que dejó al menos cinco muertos, y dijo que «estos actos no pueden ser justificados por ningún motivo». «Estos actos sirven sólo para reafirmar que el terrorismo constituye una de las más serias amenazas a la paz y a la seguridad internacional», declaró. Annan agregó que «pone en evidencia la necesidad de intensificar de forma urgente acciones coordinadas de todos los países para derrotar el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, sin importar quiénes, cuándo y por qué cometen estos actos». El secretario general expresó sus profundas condolencias a los familiares de las víctimas y al Gobierno de la India por la matanza.

Sin víctimas españolas.
Por el momento se desconoce si hay extranjeros entre los muertos o heridos por los atentados. El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación indicó a Europa Press que es «muy improbable» que haya víctimas españolas. Asimismo, aseguró que el Gobierno se ha puesto «a disposición” de las autoridades indias para ayudar en lo que sea necesario, pero que de momento no ha habido «ningún tipo de llamamiento internacional» por parte de India en este sentido.

El Ministerio se mantiene en contacto con la Embajada española en Nueva Delhi, la cual, a su vez, recibe informaciones de las autoridades locales, declararon fuentes diplomáticas a la agncia Europa Press. En cualquier caso, según estas fuentes diplomáticas, «Bombay no es un destino preferente para los turistas españoles», aparte de que el tipo de atentado, perpetrado en el sistema ferroviario de cercanías de la capital financiera india, hace «mucho más improbable» que afectara a turistas, «y menos a españoles».

Nido de terroristas y mafiosos
AP ABC 12 Julio 2006

MADRID. La cautela con la que han reaccionado las autoridades de la India al no adjudicar una autoría definida a los atentados de ayer, ni tan siquiera una línea de investigación concreta, es el reflejo de la complicada situación de la ciudad de Bombay, donde docenas de grupos terroristas y/o mafiosos tienen su feudo.

La capital industrial y financiera de la India, oficialmente llamada Mumbay, es la quinta mayor aglomeración urbana del mundo con unos veinte millones de personas de todo tipo y condición. Un verdadero hormiguero humano difícil de controlar.

Hace trece años, el 13 de marzo de 1993, Bombay ya fue el escenario de una matanza múltiple. Concretamente trece explosiones (la mayoría de coches-bomba) que causaron 260 muertos y 1.200 heridos. En un primer momento las investigaciones apuntaron a «una conspiración internacional», fórmula con la que Nueva Delhi se suele referir a los separatistas de Cachemira apoyados por Pakistán. Con el tiempo se llegó a la convicción, que no certeza, de que se trató de una acción provocada por las mafias locales posiblemente en conexión con el terrorismo internacional.

Atentado en Cachemira
Aquel mismo día, en cinco ataques con granadas murieron otras ocho personas, cinco de ellas turistas, en Srinagar, la capital de la Cachemira india. En este caso los investigadores lo tenían más fácil y la autoría de los atentados se atribuyó en todo momento a los milicianos islamistas.

Cachemira es el principal foco de conflictos entre la India y Pakistán. Zona en litigio entre ambos países desde su independencia en 1947, es una pequeña región en la vertiente de los Himalayas que a día de hoy sigue dividida en dos zonas: una de 13.297 kilómetros cuadrados controlada por Islamabad y otra de 203.703 controlada por Nueva Delhi.

El conflicto de Cachemira. aunque es de claro origen político, se identifica habitualmente con el choque de religiones: musulmanes paquistaníes contra hindúes indios. Pero podría adquirir un carácter internacional si alguna de las dos partes, potencias atómicas, hiciera uso del armamento nuclear.

Bombay también ha sido escenario de enfrentamientos religiosos. El más importante se produjo en 1992 tras la destrucción de la mezquita Babri de Ayodhya, y hubo en él unos 700 muertos.

Tras la cara amable de Bombay, la de los turistas encantados con la Puerta de la India o la de los platós de cine de Bollywood, se esconde una ciudad más siniestra, la del hampa.

Barrios en los que la Policía no se atreve ni a entrar. Zonas en las que vivió a sus anchas el terrorista venezolano Ilich Ramírez, más conocido como «Carlos». En los que tienen guarida grupos islamistas radicales como Harkat ul-Mujaideen, de origen paquistaní; Lashkar e Tayyiba, separatista de Cachemira; Hizbul Mujahideen, o el Movimiento Islámico de Estudiantes de la India (SIMI), por citar sólo unos pocos.

Y controlando la situación, como un gran capo del narcotráfico que tan pronto extorsiona a las estrellas del cine como se aprovecha de los correos de Al Qaida, aparece Dawood Ibrahim, personaje incluido por la Administración de Bush en la lista de jefes de los carteles internacionales de la droga.
Cualquiera de ellos podría ser el autor de los atentados de ayer, a solas o en grupo.

«Txeroki» se blinda del «aparato político» para estar operativo si se rompe la tregua
J. PAGOLA. MADRID. ABC 12 Julio 2006

El «aparato militar» de ETA, que desde hace más de dos años controla Garikoitz Aspiazu, «Txeroki», se ha «blindado» respecto al «aparato político» dirigido por José Antonio Urrutikoetxea, «Josu Ternera», con el objetivo de prevenir la respuesta policial y de lanzar una ofensiva terrorista en caso de que el proceso de negociación fracase.

Según fuentes antiterroristas, esta decisión de aislarse se debe a que «Txeroki» teme que los movimientos que se vean obligados a realizar durante el «proceso de paz» los «políticos» a las órdenes de «Josu Ternera» les convierte en vulnerables, al ser susceptibles de estar sujetos a vigilancia policial. El «aparato militar» no quiere «contaminarse» por ese margen de «mutua confianza» que en una negociación deben darse ambas partes. «Si el proceso salta por los aires, la represión va a descargar contra nosotros, mientras los «políticos» -en alusión a los hombres de «Ternera»- se van a ir de rositas». Este viene a ser el «análisis» de Aspiazu que, probablemente, ha tenido en cuenta lo que ETA cree que ocurrió durante la tregua de Estella. Así, el 1 de agosto de 1999 la Policía francesa detuvo en Tarbes al etarra Joaquín Etxeberria Lagisket, que hacía labores de «correo» entre el entonces jefe del «aparato político», Miguel Albizu Iriarte, «Mikel Antza», y los interlocutores del Gobierno de Aznar.

El precedente de «Carmen»
Menos de tres meses después, el 25 de octubre, los agentes galos arrestaban en Pau a Belén González Peñalba, «Carmen», que integró, junto al citado «Mikel Antza» y Vicente Barandiarán, «Willy», la delegación de ETA que se había entrevistado en mayo de aquel mismo año en Suiza con los representantes gubernamentales Ricardo Marí Fluxá, Javier Zarzalejos y Pedro Arriola. La banda atribuyó esas detenciones a los seguimientos a los que habían sido sometidos ambos etarras del «aparato político» durante el proceso.

El blindaje al que se ha sometido el «aparato militar» le ha forzado a una retirada táctica absoluta, a una auténtica «parada técnica». De hecho, «Txeroki» ha replegado a Francia todos sus «comandos» operativos.

Fuentes de la lucha antiterrorista insisten en que ETA en su conjunto acata la decisión de mantener el actual «alto el fuego permanente» defendido por «Ternera» en el debate abierto a finales del pasado año. Sin embargo, consideran que si a medio o largo plazo hubiera una escisión dentro de la banda, esta estaría liderada por «Txeroki», que ya en el citado debate mostró ciertas reticencias hacia la tregua. La preocupación de las Fuerzas de Seguridad se centra precisamente en el hecho de que, tras «blindarse», ahora se dispone de menos información en torno a los pistoleros, aunque, según aseguran los expertos, la Policía tiene abiertas distintas investigaciones.

Precisamente, algunos medios atribuían ayer al sector de «Txeroki» las filtraciones a «Gara» sobre los compromisos que el Gobierno de Zapatero habría adquirido con ETA antes del alto el fuego, con el objetivo de sabotear el proceso. Sin embargo, el rotativo abertzale daba a entender en su editorial de ayer que se había visto obligado a publicar esa información para forzar al Gobierno a aplicar lo supuestamente acordado con la banda ETA. «Un normal desarrollo de lo previsto en los encuentros entre ambas partes», aseguraba, «hubiera sido sin duda la mejor salvaguarda de que el nivel de discreción con el que se gestó todo se hubiese mantenido». «Consecuentes con nuestra trayectoria -concluía-, apelamos desde Gara a la verdadera responsabilidad, a que los agentes respeten la palabra dada».

El juez Garzón ordena dos detenciones el día después de que ETA presionara al Gobierno
- La Policía arrestó en Guipúzcoa al antiguo director de «Egin» y a otro individuo, a los que se relaciona con el cobro del «impuesto revolucionario» - El Constitucional rechaza el recurso de Otegi contra su condena por injurias al Rey
J. M. Zuloaga / R. L. Vargas ABC 12 Julio 2006

Madrid- Sólo un día después de que el diario abertzale «Gara» hiciese públicos los supuestos acuerdos alcanzados el pasado mes de febrero entre el Gobierno y ETA que habrían posibilitado la declaración del alto el fuego el pasado 22 de marzo, y que incluirían, entre otras cosas, la paralización de las detenciones de miembros de la banda, las Fuerzas de Seguridad, a instancias del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, practicaron dos nuevos arrestos relacionados con la trama de extorsión encargada de la gestión y el cobro del conocido como «impuesto revolucionario».

En concreto, agentes de la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron en San Sebastián y Cestona a Pablo María Muñoz Peña y Jesús Iruretagoyena de la Fuente. Ambos, según el Ministerio del Interior, habrían realizado funciones de mediación entre los extorsionados y la banda, Muñoz con los empresarios navarros e Iruretagoyena en la zona de Zumaya y las localidades limítrofes. Tras los arrestos, Garzón ordenó sendos registros en sus domicilios, en los que se incautó diversa documentación que está siendo analizada para esclarecer los hechos.

Auto de Marlaska. Muñoz Peña, director del «Diario de Noticias» de Navarra y Guipúzcoa y antes del «Egin», fue incluido por el juez Fernando Grande-Marlaska en un auto en el que se le imputaba como presunto «intermediario» de la red. Al parecer, fue citado en su declaración por Jean Pierre Harocarene, también periodista de la Cadena Ser y encarcelado por formar parte de la trama de extorsión.

Al tener conocimiento de la existencia de este auto judicial, Pablo Muñoz difundió el pasado sábado un comunicado en el que señalaba que su única relación con Harocarene derivaba de la colaboración de éste en el área deportiva de «Noticias de Gipuzkoa». Muñoz añadía que «jamás he participado en ninguna intermediación por la extorsión de empresario alguno» y consideraba «inmoral e injustificable negociar, facilitar o amparar el pago de cantidad alguna a ninguna organización terrorista». El periodista precisaba que «ni conozco, ni me conoce, ni tengo ni he tenido relación alguna con el empresario navarro J. Marticorena, para quien, según el auto del juez, actuaba como intermediario».

Por su parte, Iruretagoyena fue detenido y procesado en 1980 por su participación en actividades en beneficio de ETA y se le vincula con la banda terrorista en sus diferentes etapas históricas, donde ha desempeñado, entre otras labores, las relacionadas con el cobro del chantaje terrorista, según informa Interior.

Con las de ayer, ya son catorce las detenciones practicadas dentro del sumario abierto el pasado 20 de junio contra la trama de extorsión de la banda terrorista en España y el sur de Francia. A ellas se suman las de dos empresarios navarros del sector de la construcción.

Por otra parte, Arnaldo Otegi cosechó ayer un nuevo varapalo judicial. El Tribunal Constitucional (TC) ha inadmitido a trámite un recurso presentado por el portavoz de la ilegalizada Batasuna contra la Sentencia del Tribunal Supremo que le condenó a un año de prisión por un delito de injurias graves a Su Majestad el Rey. El Alto Tribunal considera que las afirmaciones del líder de Batasuna, que calificó al Monarca como «el responsable de los torturadores», superan de manera «patente», por su notorio «carácter infame», el nivel de lo lícito. Para los magistrados, sus palabras suponen un «evidente menosprecio» a Don Juan Carlos y a la institución que encarna su persona «afectando al núcleo último de su dignidad», por lo que rechazan que las mismas, como mantenían los abogados de Otegi, puedan estar amparadas por el derecho a la libertad de expresión, informa Ricardo Coarasa.

Jefe de los torturadores. El portavoz batasuno arremetió contra el Rey con motivo de una visita de Sus Majestades al País Vasco. En una posterior rueda de prensa celebrada en San Sebastián, el líder batasuno manifestó: «¿Cómo es posible que se fotografíen hoy en día en Bilbao con el Rey español, cuando el Rey español es el jefe máximo del Ejército español, es decir, el responsable de los torturadores y que ampara la tortura y que impone su régimen monárquico a nuestro pueblo mediante la tortura y la violencia?».

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) del País Vasco absolvió a Otegi por estos hechos al considerar que esas expresiones constituían una crítica dirigida, no contra la persona del Monarca en su condición de persona particular, sino en la de persona que encarnaba la Institución. Así, argumentaba, el objeto de la crítica no era la dignidad de la persona, sino el prestigio de la Institución que la misma encarna. La Sentencia fue recurrida por el Ministerio Fiscal ante el Tribunal Supremo que, finalmente, condenó al líder de Batasuna a la pena de un año de prisión por un delito de injurias graves al Rey.

Detenido el director del «Diario de Noticias» por mediar en las extorsiones
N. VILLANUEVA ABC 12 Julio 2006

MADRID. La investigación de la red de extorsión de ETA se cobró ayer dos nuevas detenciones: la del periodista Pablo Muñoz Peña, ex director de «Egin» y actual director del rotativo navarro «Diario de Noticias», y la de Jesús de la Fuente Iruretagoyena. Sus nombres aparecían ya en un auto de Grande-Marlaska como «intermediarios» en la gestión y cobro del llamado «impuesto revolucionario».

Con estos arrestos, llevados a cabo por orden de Garzón en San Sebastián y Cestona respectivamente, ya son 16 los detenidos en esta causa, a la que hay que sumar las imputaciones de cuatro empresarios navarros y vascos y la del dirigente peneuvista Gorka Aguirre. Es precisamente en el auto en el que Grande-Marlaska imponía una fianza a este último en el que se cita a Muñoz y a Iruretagoyena como «intermediarios» de la red de extorsión. Su misión, dice esa resolución, era la de «ponerse en relación con el extorsionado, activar procesos de negociación, articular plazos y vías seguras de pago, entregar recibos, poner en circulación cartas de extorsión» e, incluso, recibir en ocasiones dinero.

El nombre del ex director de «Egin» aparecía en una segunda ocasión en ese auto, cuando el juez relataba cómo uno de los detenidos el 20 de junio, el también periodista Jean Pierre Harocarena, «indicó a un conocido suyo, Pablo Muñoz, quien intermediaba en la extorsión a un empresario navarro (J. Marticorena), cómo una de las «vías» (para pagar) podía ser la de Gorka Aguirre».

El director de «Diario de Noticias»difundió el 7 de julio una nota en la que negaba su implicación en la red de extorsión etarra y aseguraba no tener ninguna relación con Marticorena o Aguirre. En los domicilios de los detenidos, que previsiblemente declararán mañana ante Garzón, se ha intervenido diversa documentación. También se registró la sede del periódico en Huarte (Navarra).

Al etarra Jesús de la Fuente se le relaciona con el secuestro, tortura y asesinato de tres jóvenes gallegos en el sur de Francia en 1973.

Fuentes de la investigación aseguraron que ETA invertía parte del dinero obtenido mediante el «impuesto revolucionario» en una sociedad radicada en Liechtenstein, país que figura desde 1999 en la «lista negra» de paraísos fiscales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), informa Efe.

Por otra parte, Garzón citó ayer como testigos a la esposa y al hijo del presunto miembro del aparato de extorsión de ETA Joseba Imanol Elosua. Ambos fueron sometidos a una diligencia de reconocimiento fotográfico para esclarecer el presunto «chivatazo» que alertó de esta operación. Los dos testigos manifestaron que no habían reconocido a ninguna de las personas de las fotografías que les fueron mostradas en el Juzgado. Hoy está previsto que comparezca el propio Elosua, en prisión desde el 24 de junio por su presunta colaboración con ETA.

POR ORDEN DE LA SUBDELEGADA ETELVINA ANDREU
Marimar Blanco denuncia que el Gobierno pretende impedir el homenaje en Alicante a su hermano Miguel Ángel
Este miércoles 12 de julio se conmemora el noveno aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco. En La Mañana de COPE, su hermana María del Mar ha hecho un llamamiento a los españoles para que se sumen a las concentraciones que en todo el país han convocado los colectivos de víctimas del terrorismo: "Hoy es un día perfecto para recuperar el espíritu de Ermua", ha dicho Marimar, que denunció que la subdelegada del Gobierno en Alicante, Etelvina Andreu, ha denegado el permiso a las víctimas para que se concentren en recuerdo de Miguel Ángel. Algo similar ha ocurrido en Oviedo. CONSULTE AQUÍ LOS ACTOS PROGRAMADOS.
Libertad Digital 12 Julio 2006

Marimar Blanco ha denunciado en La Mañana de la COPE el último episodio de la campaña del Gobierno para ensuciar la "maravillosa labor de la AVT". Según ha relatado, los españoles no podrán acompañar en las víctimas en su concentración en homenaje a Miguel Ángel porque la subdelegación del Gobierno no ha dado el permiso. "Es un dato muy importante que todos deben saberlo: denunciar cualquier acción que el Gobierno lleve a cabo en contra de las víctimas". La hermana del concejal del PP asesinado hace nueve años se ha quejado de que sea la primera vez que alguien del Ejecutivo no permite a las víctimas concentrarse "de una manera cívica en las calles". "Me parece que hay que denunciarlo, es una de las labores que las víctimas tenemos que hacer", declaró.

Las concentraciones al cumplirse nueve años del asesinato de Miguel Ángel Blanco se van a repetir por toda España. Marimar participará en la de Vitoria. El objetivo, ha explicado, es "volver a recuperar el espíritu de Ermua, aquellas masivas concentraciones que se produjeron no sólo en las calles de Ermua sino en toda España, donde se oía un único clamor de libertad". Ha recordado que fue la primera vez que "todos salimos a la calle contra esa dictadura de los terroristas que condenaba a una muerte segura a una persona inocente".

"Al Gobierno le vale cualquier final del terrorismo"
Maria del Mar Blanco confía en que sirva para algo, por eso ha hecho un llamamiento para que la gente salga a la calle "para manifestarnos en contra de esta política de rendición del presidente del Gobierno ante los terroristas". A Zapatero le ha reprochado que le valga "cualquier final" para el terrorismo porque "no quiere vencedores ni vencidos sino un final basado en la equidistancia entre verdugos y víctimas".

No le sorprende esta actitud del jefe del Ejecutivo. Como relata en el homenaje a Miguel Ángel Blanco que Libertad Digital ha publicado, Marimar ha recordado que ya pasó algo parecido hace nueve años con el PNV. A los pocos días del asesinato de su hermano "al PNV le entró terror a perder el control social y el apoyo de Batasuna y eso le llevó a pactar con ellos en el Pacto de Estella". Pero no sólo los nacionalistas abandonaron ese "espíritu" sino que "también el PSOE lo ha abandonado pese a que en aquella época fue de la mano del PP en la política de no rendición de un Gobierno que estaba siendo chantajeado".

Ha recordado que crearon juntos el Pacto Antiterrorista e impulsaron la Ley de Partidos. "Pero llega al poder y cambia la política antiterrorista y ahora en vez de estar de la mano del PP como hace nueve años vemos que está pactando con los batasuneros, con los terrositas, y lo que no quedará por ver porque llevamos dos años viendo engaños".

"Zapatero no va a poder con nosotros"
Comenzaron, ha denunciado, con una "tremenda campaña" para "ensuciar la memoria de las victimas y la maravillosa labor de la AVT". Su mensaje entonces a José Alcaraz fue que si habían conseguido sobrevivir a lo peor, al asesinato de algún familiar, tenían que ser "más capaces de conseguir que este señor, por muy presidente que sea, no va a poder con nosotros porque contamos con un gran apoyo social". Se ha podido ver en el respaldo conseguido en las cuatro grandes manifestaciones en contra de la negociación de Zapatero con ETA. "Mientras sigamos teniendo el apoyo social, el cariño y la solidaridad, ni Zapatero ni nadie que pretenda que la gente se olvide de nosotros no lo va a conseguir".

Pese a todo, reconoce que las víctimas están "en unos momentos muy difíciles" aunque ha agradecido la firmeza del PP. "Aunque digan que estamos siendo utilizadas, pero lo único que hace el PP es demostrar que desde el principio al final está con las victimas. Para el PSOE formamos parte del pasado porque ahora no está con las victimas sino negociando con los terroristas".

PESE A ELLO, LA CONVOCATORIA SIGUE EN PIE
La delegación del Gobierno en Asturias deniega a la AVT el permiso para concentrarse en contra de la negociación con ETA
Un retraso en el aviso administrativo ha sido la excusa esgrimida por la Delegación del Gobierno en Asturias para no conceder a la AVT concentrarse este miércoles en contra de la negociación que el Gobierno Zapatero mantiene con los terroristas de ETA Pese al rechazo, desde la asociación de víctimas confirmaron a Libertad Digital que la convocatoria se mantiene y que protestarán, tal y como estaba previsto, en la plaza del ayuntamiento ovetense. El encargado de leer el comunicado de la AVT en la capital asturiana será un guardia civil herido en un atentado de ETA.
Libertad Digital 12 Julio 2006

El delegado del Gobierno en Asturias, el socialista Antonio Ramón Trevín Lombán, ha denegado el permiso solicitado por la delegación regional de la Asociación Víctimas del Terrorismo para concentrarse este miércoles en la plaza del Ayuntamiento. Una concentración que forma parte de las movilizaciones que la AVT, la Fundación para la Defensa de la Nación Española, el Foro de Ermua y Rosas Blancas por la Dignidad han convocado, coincidiendo con el octavo aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco, para protestar por la negociación entre el Gobierno Zapatero y los terroristas de ETA.

La delegación del Gobierno ha justificado su decisión en el hecho de que la solicitud administrativa de las víctimas de ETA no se presentó con los diez días de antelación que establece la ley. Un precepto que no se ha tenido en cuenta en innumerables ocasiones, autorizándose las concentraciones solicitadas si las mismas no eran perjudiciales para el normal funcionamiento de la ciudad, caso de la concentración de la AVT.

Pese a la denegación del permiso, desde la delegación asturiana de la AVT confirmaron a Libertad Digital que la convocatoria se llevará a cabo tal y como estaba previsto, aunque disolverán la concentración si así lo ordenan las Fuerzas de Seguridad. El encargado de leer el manifiesto que la AVT en la capital asturiana será Luis Marugán, un guardia civil que resultó herido en un atentado de ETA en el País Vasco.

Aznar, en un acto homenaje a Miguel Angel Blanco, acusa al Gobierno de mentir “en nombre de la paz”
Federico Quevedo El Confidencial 12 Julio 2006

El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, ha dirigido duras palabras a la política del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero en el marco de un homenaje al concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco, asesinado hoy hace nueve años por la banda terrorista ETA: “No seremos nosotros los que alentemos la mentira, menos todavía si la mentira se construye y se extiende en nombre de la paz”, afirmó Aznar.

Tras la proyección de un vídeo, y en presencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que acudía a Navacerrada a participar en el Campus FAES, Aznar dirigió unas breves palabras en recuerdo del concejal asesinado, en las que dijo que este recuerdo “sería estéril si, al mismo tiempo, no reafirmáramos nuestro compromiso con el sentido de su muerte y el de las demás víctimas”.

Aznar, que era presidente del Gobierno cuando ETA secuestró y posteriormente, asesinó a Blanco después de que el Ejecutivo se negara a ceder a sus exigencias, afirmó, en referencia al actual Ejecutivo socialista, que “no contarán con nosotros para que los terroristas se burlen ahora de la ley. No escucharemos a los que hablan de perdón cuando en realidad quieren decir impunidad”.

Tras señalar que “es la lucha por la libertad lo que está en juego y, ahora, vuelve a estar en peligro”, el ex presidente se refirió a los atentados de Bombay, que han costado la vida a cerca de 200 personas, para señalar que los terroristas “han atacado la libertad”, y mostró su “mas absoluta condena”.

ESPAÑA Y LIBERTAD ANIMA A LOS CIUDADANOS A MANIFESTARSE EN EL NOVENO ANIVERSARIO DEL ASESINATO DE MIGUEL ÁNGEL BLANCO
Nota de prensa  España y Libertad 12 Julio 2006

Bilbao, 12 de Julio de 2006.- La Coordinadora General de la Plataforma España y Libertad, Yolanda Morín, ha escogido Bilbao como ciudad para manifestarse en el noveno aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco. Los miembros de España y Libertad participarán en las concentraciones que se realizan en sus respectivas ciudades.

España y Libertad considera de enorme importancia que los ciudadanos salgan hoy a la calle en todos los puntos de España en los que se celebran concentraciones ya que representan la voluntad ciudadana de no ceder al chantaje terrorista ni a las políticas de rendición frente a los violentos.

Desde España y Libertad se hace un llamamiento a la ciudadanía para que el Espíritu de Ermua tome otra vez nuestras calles y se lance un mensaje de resistencia democrática frente a los violentos.

María José Peinado, Comunicación España y Libertad
902.445.450  GSM: 678 61 61 77
info@e-libertad.es   http://www.e-libertad.es

Dictaduras
BUSH TOMA LA INICIATIVA EN CUBA ANTE LA INEFICACIA EUROPEA
Minuto Digital 12 Julio 2006

Ya sucedió con la guerra en la ex Yugoslavia, que solo alcanzó solución cuando los EE.UU. tomaron cartas en el asunto ante la vergonzante inoperancia de Europa. Ahora de nuevo EE.UU. tiene que salir al paso de la pasividad europea con la dictadura castrista. Pasividad en buena medida auspiciada por los socialistas españoles, que se han convertido en los principales valedores de la tiranía ante la Unión Europea.

Estados Unidos anunció el lunes que intensificará su apoyo a los grupos de oposición que promueven elecciones multipartidistas en Cuba, al mismo tiempo que prometió endurecer su embargo de más de cuatro décadas contra la isla de gobierno comunista. En un momento en el que el presidente Fidel Castro se aproxima a los 80 años, el mandatario de Estados Unidos, George W. Bush, ha aprobado un presupuesto de 80 millones de dólares para acelerar un cambio de gobierno en Cuba.

"El informe demuestra que estamos activamente trabajando para el cambio en Cuba, no simplemente esperando un cambio", dijo Bush en el comunicado. "Llamo a todos nuestros amigos demócratas y aliados alrededor del mundo a que se unan a nosotros para apoyar la libertad para el pueblo cubano", añadió.

El Gobierno estadounidense también prometió "desalentar a terceras partes a intervenir y estorbar la voluntad del pueblo cubano" de una futura transición hacia un sistema multipartidista.

Caleb McCarry, un funcionario del Departamento de Estado nombrado coordinador para la transición en Cuba, dijo que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, estaría apoyando la continuidad de la "dictadura" en la isla.

Los 80 millones de dólares aprobados por Bush se destinan a fortalecer "movimientos democráticos" en la isla caribeña y facilitar el acceso de los cubanos a información "no censurada" en lo próximos dos años, dijo el informe.

La Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre presidida por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, indica que el Gobierno estadounidense se compromete a promover el acceso sin restricciones a Internet y garantizar transmisiones de fuentes independientes de información a la isla.

El Instituto Cervantes desembarca por fin en China con la mayor sede del mundo
PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. ABC 12 Julio 2006

Quince años después de su fundación, el Instituto Cervantes desembarcará por fin esta semana en China para difundir la cultura española y el castellano en el gigante asiático. Aunque con cierto retraso con respecto a sus competidores ingleses del British Council y galos de la Alliançe Française, esta institución pública dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores llega a la capital del coloso oriental con el firme propósito de recuperar el tiempo perdido.

Para subirse al imparable carro de esta potencia emergente, que está experimentando una profunda transformación social desde que su economía viene creciendo de forma continuada más de un 9 por ciento cada año, Pekín contará con la mayor sede del Cervantes en todo el mundo. El edificio, de 3.000 metros cuadrados repartidos en cuatro plantas, será inaugurado este viernes por los Príncipes de Asturias, que hoy aterrizan en Shangai en viaje oficial para reunirse con la colectividad española y mañana presiden en esta misma ciudad un foro empresarial hispano-chino.

Dos millones de euros de presupuesto
Una vez abierto, el recinto pequinés contará con 20 aulas, un salón de actos con capacidad para 70 personas, una sala de exposiciones y una biblioteca con 20.000 volúmenes que llevará el nombre de Antonio Machado. Además de ofrecer más de 2.000 películas y discos, los 20.000 títulos que atesoran los fondos fonográficos y videográficos de la Sociedad General de Autores de España (SGAE) estarán disponibles para los usuarios del centro a un módico precio de descarga por internet que ronda los dos euros.

Junto a las obras de habilitación de este moderno inmueble, estratégicamente situado cerca de la zona de las embajadas y del Estadio de los Trabajadores, el presupuesto para el presente año del Cervantes chino ascenderá a dos millones de euros, con los que se contratará al personal docente y a sus empleados y se llevarán a cabo numerosas actividades culturales.

Con la puesta en marcha de dicho centro, la institución española dispone ya de 58 sedes en 38 países, por lo que ahora procederá a su expansión por Asia. «Este año hemos abierto institutos en Sofía (Bulgaria), Palermo (Italia), ahora Pekín y, en los próximos meses, tendremos cuatro nuevos recintos en Brasil, que se unirán a los de Sao Paulo y Río de Janeiro», se congratula el director del Cervantes, César Antonio Molina, quien desveló el interés de la institución por Extremo Oriente.
«Aparte del centro filipino de Manila, el primero en abrir en Asia, ya disponemos de aulas en Yakarta (Indonesia), Hanoi (Vietnam), Kuala Lumpur (Malasia) y Nueva Delhi (India), por lo que nuestra intención consiste en ina-ugurar nuevas sedes en Tokio (Japón), Seúl (Corea del Sur) y, más adelante, Sydney (Australia)», anunció Molina, quien también mostró su interés por que la ciudad china de Shangai cuente con aulas del Cervantes en el futuro.

Cinco mil estudiantes de castellano
El objetivo del Instituto Cervantes se basa en captar 21.000 alumnos antes de 2010 y ofrecer 100.000 horas lectivas al año, por lo que ofrecerá diversos cursos especializados de enseñanza del español que costarán unos dos euros la hora. En China, sólo unas 5.000 personas estudian castellano, que se imparte en 20 universidades. Pero, según la directora del Instituto Cervantes de Pekín, Inmaculada González Puy, «la gran competitividad existente en esta sociedad está llevando a los jóvenes a estudiar más de un idioma». En este sentido, la responsable del centro de la capital china, que lleva varios años viviendo en el gigante asiático, apostó «por romper la imagen que se tiene aquí del castellano como una lengua minoritaria, ya que 400 millones de personas lo hablan y cada vez hay más relaciones entre China y Suramérica».

A la espera del inicio de los cursos en septiembre, la sede pequinesa desplegará una intensa actividad cultural en el verano. Para empezar, el instituto celebrará una exposición que, denominada «Laberinto de museos», ofrecerá un recorrido por los 16 principales templos del arte contemporáneo español. Además, y para saludar el aterrizaje de esta institución en el coloso oriental, el grupo de fusión «L´Ham de Foc» («Anzuelo de fuego») ofrecerá hoy un concierto en el Teatro Poly, donde el viernes también actuará la compañía de danza Gelabert & Azzopardi, que llevará sus modernas coreografías a la capital china. Un concierto del grupo de música electrónica «Dwomo», una retrospectiva del pionero del cine Segundo de Chomón y una mesa redonda sobre cultura y diversidad complementarán un fin de semana con claro sabor hispano en Pekín.

Resistencia cívica
¿NUEVOS TIEMPOS CON EL PSOE?
EL AYUNTAMIENTO DE BARAKALDO, VIZCAYA, CONTRATA A SOZIEDAD ALKOHOLIKA
La buena sintonía del PSOE con Batasuna-ETA logra que toquen dos días -el 17 y el 20 de julio- en las fiestas de El Carmen
Minuto Digital 12 Julio 2006

El grupo musical Soziedad Alkoholika vuelve a la carga de mano de aquellos que permiten que los mensajes difamatorios contra las víctimas se escuchen en España.

Si ya venía siendo doloroso comprobar como Soziedad Alkoholika, grupo procesado por la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo, tocaba en numerosas localidades españolas ahora lo será aún más, ya que el Ayuntamiento de Barakaldo, gobernado por el PSOE de Patxi López ha contratado, no una sino dos veces en la misma semana, al grupo en cuestión.

Soziedad Alkoholika, que en anteriores ocasiones han cedido el escenario donde tocaban a encapuchados para quemar la bandera de España,se mofarán, si nadie lo impide, de las numerosas personas amenazadas y víctimas asesinadas por el terrorismo de ETA y humillarán su memoria en caso de que finalmente se realice el concierto.

Envía tu mensaje de protesta al alcalde de Barakaldo, Antonio Rodríguez Esquerdo desde la web del Ayuntamiento:

Pincha aquí http://www.barakaldo.org/barakaldo/SConsultaSugerencias?idi=es&op=1

Recortes de Prensa   Página Inicial