AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 15 Julio  2006
No puede salir bien
Enrique de Diego elsemanaldigital  15 Julio 2006

Lo más llamativo del proceso negociador con la banda terrorista en el que se ha introducido el Gobierno es que no puede salir bien. Sólo se entiende como la búsqueda, por el ejecutivo, de un dinamismo que le lleva a asumir riesgos innecesarios, y a ganar tiempo. Y también como una fórmula con la que, en su permanente huida hacia delante, el Gobierno pretende sanar la fractura en su legitimidad de origen que arrastra desde el 14 de marzo de 2004.

No es que no se den las condiciones, es que, en sentido estricto, nunca se pueden dar. La idea de que el Gobierno puede entablar conversaciones y alcanzar un entendimiento con un grupo totalitario entra dentro de las ilusiones peligrosas. El Gobierno, aunque da muestras de una gran banalización a la hora de respetar la Ley, se tiene que mover en las coordenadas del Estado de derecho, y de la democracia, mientras ETA-Batasuna aspira a una fórmula de poder total. Aunque Zapatero parece dispuesto a sustraerse al imperio de la Ley, hay ciertos límites que ni él puede saltarse.

No es de los menores entre los errores de diagnóstico la tan inapropiada como recurrente comparativa con el Norte de Irlanda. También la idea de que ETA-Batasuna ha variado sus planteamientos, que el presidente por accidente, en su inanidad, ha llegado a establecer, en privado, en que ahora en La Moncloa el inquilino es de izquierdas.

Lejos de la carretadas de sentimentalismo pacifista que se han volcado sobre la opinión pública lo que percibimos en estos primeros compases es el reforzamiento de los duros. Ahora son Joseba Permach y Rufino Etxebarria quienes han tomado el protagonismo, con desdoro de Arnaldo Otegi, ese presunto hombre de paz del imaginario zapateril. El único efecto positivo que podría deducirse de esa decidida entrada en una callejón sin salida sería la escisión de ETA, con salida de quienes añoran el presupuesto público, pero con el inconveniente del resurgimiento de otra aún mucho más cruel, a la que se ha dado tiempo para reorganizarse.

Lo que hace imposible el proceso es que por mucho que ceda Zapatero nunca cederá bastante para ETA.

Otrosí: desde el respeto a las esforzadas e interesantes investigaciones periodísticas sobre el 11-M, que nos llevan a exigir queremos saber, en torno a ellas ha ido tomando cuerpo una teoría conspirativa delirante según la cual, más o menos, la masacre la perpetraron etarras, pero un grupo de policías al servicio del PSOE cogieron a delincuentes comunes islámicos, los llevaron a un piso de Leganés y los suicidaron, llevándose por delante, de paso, al policía Torronteras. Todos los datos desmienten tal elucubración.

El sumario del miedo
EDITORIAL Libertad Digital 15 Julio 2006

Lo cierto es que, de ser cierto que en los trenes se encontraron restos de nitroglicerina, el sumario entero se viene abajo. Es decir, más aún de lo que ya estaba. La dinamita, inventada por Alfred Nobel, se creó con el objeto de disponer del alto poder explosivo de la nitroglicerina pero sin la inestabilidad de ésta, que explota a la mínima. Por eso es un componente de casi todas las dinamitas, pero no de todas, que la han sustituido por otros compuestos químicos como el nitroglicol. La Goma-2 ECO, la dinamita con la que se traficaba desde Asturias, que tenía la mochila que nunca estuvo en la estación de El Pozo y que explotó en Leganés, esa que permitió encontrar a los que luego morirían en ese municipio madrileño, no tiene nitroglicerina en su composición. Luego, si como declaró Sánchez-Manzano en la comisión del 11-M y se dijo ya el mismo día de la masacre, había restos de nitroglicerina en los trenes, lo único que cabe concluir es que no se usó Goma-2 ECO o se usó esa dinamita y además otro tipo de explosivo. Otro tipo de explosivo que, casi no hace falta indicarlo, no había en la falsa mochila ni estaba a disposición de los "pelanas de Lavapiés".

Por eso resulta de extrema importancia aclarar si es cierto lo que dijo bajo juramento en la sede de la soberanía nacional el jefe de la unidad especialista en explosivos de la Policía. Existe un informe con el análisis de los focos de explosión de los trenes, que no se ha incorporado al sumario después de 28 meses de investigaciones, un sumario que el juez ha dado por cerrado. La Fiscalía General del Gobierno se movilizó para presentar las excusas pertinentes, al afirmar que en los análisis no se había encontrado nitroglicerina sino unos "componentes de dinamita" que no especifica. Pero en todo análisis lo que se encuentra son productos químicos, con nombres y apellidos. Resulta poco creíble afirmar que esos productos no son nitroglicerina sin detallar qué eran en realidad.

No obstante, aunque el papel de una Fiscalía aún más sumisa que en los gloriosos años del Pollo del Pinar produzca vergüenza ajena, el estrellato en este asunto pertenece, como no podía ser menos, al ministro de Interior Alfredo Pérez Rubalcaba. El que fuera portavoz de los GAL y, por tanto, hombre versado en el uso de la mentira para el encubrimiento de los más graves delitos, ha afirmado que el comisario Sánchez-Manzano cometió, simplemente, un error. No como Acebes y el resto del Gobierno que, como todo el mundo sabe gracias a las palabras de Rubalcaba durante el día de reflexión, no se equivocaron sino que mintieron como cosacos durante aquellos días de marzo. El error es curioso: "donde dijo nitroglicerina, quiso decir dinamita". De donde cabe deducir que las palabras, una vez corregidas, del jefe de los TEDAX en la comisión fueron: "Logramos encontrar restos de dinamita, y la dinamita es el componente de todas las dinamitas". Muy creíble, señor ministro. Lo cierto es que en sus buenos tiempos como portavoz del Gobierno de los GAL lo hacía mucho mejor.

Y es que existen pocas alternativas. Puede que Sánchez-Manzano, el comisario que tuvo bajo custodia la famosa mochila sin comunicárselo al juez, dijera la verdad y, entonces, 28 meses de investigación habrán de tirarse a la papelera. También es posible que no la dijera, en cuyo caso la obligación de su ministro es cesarle por su papel en la comisión, además de investigar por qué esos informes no se han enviado en todo este tiempo al juez. No tendría que haber, en principio, razón alguna para optar firmemente por ninguna de las dos alternativas. Pero sería sencillo librarnos a todos de dudas: bastaría con hacer público el informe de marras. Si no se hace resulta difícil no empezar a escoger la alternativa más creíble. Y es que parece que todos –el juez, el Gobierno, la Fiscalía, la prensa progresista, etc.– le tienen verdadero pánico a que el sumario refleje todo lo que se sabe sobre los atentados. ¿Por qué?

Concentración AVT en Murcia
Aquí la sociedad civil
Pablo Molina Libertad Digital 15 Julio 2006

Convocados por las víctimas del terrorismo y el Foro de Ermua, entre otras asociaciones, los murcianos teníamos una cita el miércoles pasado en la Glorieta de España (con perdón). Y allá que nos fuimos, a dar vivas a Zapatero, el Gandhi leonés. Al final no le jaleamos, pero nos acordamos mucho de él, del fiscal Pompidú, de Rubalcaba, y, en fin, del gobierno que vino a devolvernos la libertad, secuestrada tras ocho años de mandato de la derecha. Un gobierno que no miente. Que no miente más porque no puede.

Reunir a tres mil personas en el mes de julio, con treinta y cuatro grados de temperatura y en una ciudad cercana a la playa como Murcia, no es algo que esté al alcance de cualquiera. El Delegado del Gobierno, cuyas hazañas democráticas, sobre todo en materia de inmigración ilegal, algún día glosaremos debidamente, aún debe estar preguntándose de donde salieron tantos irreverentes, dispuestos a incumplir su deseo tácito de que la concentración no se llevara a efecto.

Las concentraciones ciudadanas organizadas por la derecha tienen una diferencia esencial con las algaradas del rojerío en lo que se refiere a civismo. Cuando nos retiramos todos el miércoles al finalizar el acto, el lugar estaba hasta más limpio que cuando llegamos. El rastro que la izquierda deja tras sus pasacalles, en cambio, es detectable hasta por satélite. Ni pintadas, ni contenedores volcados, ni destrozos del mobiliario urbano. Y es que la sociedad civil convocada por las víctimas del terrorismo es respetuosa hasta lo enervante. Yo iba con ganas de jaleo, más que nada por no dejar en feo a mi mujer, que me considera un botarate irredento, pero a pesar de la enorme riqueza léxica de la lengua castellana, lo más fuerte que se le llamó al presidente del gobierno fue traidor. También hubo banderas, todas constitucionales, a diferencia de las manifestaciones de la izquierda, en las que tremolan sin cesar trapillos totalitarios de todo signo y condición, con abundancia especial del morado republicano. Es lógico; unos estamos en la España constitucional y otros no. Las banderas son sólo el símbolo que ejemplifica esta diferencia esencial.

En el acto del miércoles hubo un recuerdo, conmovedor como siempre, para Miguel Ángel Blanco, cuyo asesinato está ya grabado en la Historia de España para deshonra de nuestra generación. Cuando el tren del tiempo avance unas estaciones, alguien tendrá que explicar a sus contemporáneos cómo fue posible que el gobierno de un país se rindiera ante los autores de una vileza tan atroz.

Estas concentraciones ciudadanas en defensa del decoro nacional, y no hay nada más digno que defender la memoria de nuestros mártires, son la prueba esencial de que existe una sociedad civil que ya no fía su futuro a las componendas entre políticos y que está decidida a reclamar directamente su derecho a decidir y a ser respetada. El ejemplo de un “peón negro” de los habituales del blog de Luis del Pino (Dios te bendiga Luis), que, a pesar de su avanzada edad, repartió entre los asistentes hasta el último ejemplar de una hoja informativa sobre las mentiras del 11-M (con toda seguridad impresa con su propio dinero), es otro motivo más para estar seguros de que, aún en las circunstancias más adversas, siempre quedará gente dispuesta a agitar las conciencias de los demás en busca de la verdad, la dignidad y la justicia.

Pero todo esto no es nada comparado con la que se puede organizar cuando por fin conozcamos las claves que conectan el 11-M, el 14-M y el proceso de rendición actualmente en marcha. Todos las intuimos, así que el toro ya está colocado en suerte. Sólo falta que Luis del Pino, Libertad Digital y El Mundo entren a matar. Estoconazo hasta la bola, no lo duden. Vayan preparando los pañuelos blancos.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana

Secesionismo lingüístico
Manuel Molares do Val Periodista Digital 15 Julio 2006

El nuevo Estatuto catalán y el nacionalista que trata de crearse en Galicia no rompen España, pero crean un secesionismo cultural y laboral que provoca desencuentros con ciudadanos de otras regiones, lo que sí genera hostilidades mutuas.

Declarar obligatorio el conocimiento del catalán, el gallego, o el euskera después, para acceder a numerosas actividades en esas CC.AA. reduce notablemente las oportunidades para quienes no hayan nacido en ellas.

Esta aduana para la mayoría de los españoles es, aparentemente, un triunfo cultural y laboral de los habitantes originales de las Comunidades, que tendrán menos competencia externa para triunfar.

Pero las autoridades de regiones que son “no naciones”, donde habitan dos tercios de los españoles, podrían responder con una represalia típicamente diplomática, la retorsión.

Los políticos de esas “no naciones” pueden decidir no facilitarle trabajo ni contratos a quienes presenten títulos o referencias de las comunidades que rechazan a los que no hablan sus idiomas locales.

Decenas de millares de trabajadores, profesionales y empresarios catalanes, gallegos o vascos podrían encontrase sin salida fuera de su tierra de origen.

El amor al idioma regional está afectando ya a algunas funciones privadas típicamente liberales: pocos abogados no catalanes pueden actuar en Cataluña si desconocen el idioma local.

Como respuesta, hay letrados castellanohablantes que están reclamando en sus Colegios que se rechace a sus colegas catalanes como medida de retorsión por lo que consideran una agresión laboral.

La medida será inconstitucional, pero también debería serlo consagrar en los Estatutos el conocimiento obligatorio de una lengua no común en toda España, lo que hace extranjeros a la mayoría de los españoles en tres regiones.

Rechazar en numerosas funciones a los usuarios de la lengua común crea secesionismos culturales y laborales, y le reduce sus derechos a los ciudadanos.

Asignatura para el adoctrinamiento
Editorial ABC 15 Julio 2006

EL Gobierno está empeñado en no dar tregua al sistema educativo español y se dispone a implantar una asignatura, Educación para la Ciudadanía, planteada como un adoctrinamiento ideológico destinado a los alumnos mayores de diez años. El primer argumento en contra de esta asignatura es conceptual. El Estado no puede atribuirse la función de educar a niños y jóvenes en valores morales como una responsabilidad del sistema de enseñanza y, menos aún, como requisito para la formación de esos alumnos en su condición de buenos ciudadanos. Esta especie de «Estado ético» que busca realizar al ciudadano exclusivamente con su adoctrinamiento es incompatible con un principio básico de libertad individual y, sobre todo, con el respeto a las convicciones que cada familia quiera transmitir a sus hijos. El Estado que se hace custodio de valores morales es una amenaza para la sociedad democrática; pero se convierte en un auténtico peligro cuando pretende ser, además, educador de las nuevas generaciones. Podrá decirse que, con este reproche, no se podría educar en la igualdad a quienes profesan una religión que discrimina a la mujer. Sin embargo, este razonamiento es falaz porque la ciudadanía democrática se basa en el respeto a las leyes, aunque no gusten, y no en hacer proselitismo de criterios morales.

Con la coartada de querer hacer buenos ciudadanos -como si este objetivo no se consiguiera con la transmisión de conocimientos, el ejercicio de la autoridad académica y la inculcación del esfuerzo y del respeto como pautas de conducta-, el Ministerio de Educación ha incluido en la Educación para la Ciudadanía una apología de la diversidad de tipos de familia. Es decir, una contraprogramación de lo que el progresismo denomina familia «tradicional» para referirse a la fundada en el matrimonio entre hombre y mujer. El propósito es, una vez más, impregnar la formación de los niños y los jóvenes -sometidos a la presión de secundar lo que oyen para poder aprobar- de una formación preordenada ideológicamente, exenta de cualquier valor que la izquierda califique como conservador, y tanto da que esto se proyecte en el adoctrinamiento sobre la familia «moderna» que en el estatuto académico del alumno. Si la defensa de esta asignatura y, en concreto, de la enseñanza de la «diversidad familiar» es la realidad, como han señalado altos cargos del Ministerio, nada impedirá adoctrinar sobre otras realidades, como el aborto, la poligamia o la promiscuidad sexual, conceptos en los que la izquierda suele conjugar -y está escrito- categorías tan eufónicas como derechos, libertades o multiculturalismo.

Ni este Gobierno, ni otro de signo ideológico contrario, tiene derecho a hacerse valedor de unos criterios morales que no son unánimes y que tampoco abocan a una mejor ciudadanía, pues quien rechaza el matrimonio homosexual no es, por este motivo, peor ciudadano que el que lo acepta. Una cosa es acatar, respetar y cumplir la ley, que es lo que debe hacer todo ciudadano, y otra muy distinta es estar de acuerdo con ella.

¿Ciudadanos o progres?
Por CARMEN MARTÍNEZ CASTRO ABC 15 Julio 2006

He leído con un interés casi enfermizo los contenidos de esa curiosa asignatura que se ha inventado el Gobierno: Educación para la Ciudadanía. A los niños se les enseñará a ser solidarios por obligación, se les instará a participar en todo tipo de consultas electorales so pena de ser considerados malos ciudadanos y se les explicará que el diálogo es el mejor método para abordar cualquier tipo de conflicto. Se les instruirá sobre las perversiones de la globalización y en una pirueta final, se les señalará quiénes son responsables de las guerras. ¿Hay quién dé más por menos? La educación para la ciudadanía es una fábrica de pequeños zapateritos: delgados como juncos, campeones del relativismo moral y sectarios hasta la médula. Nuestros niños se alimentarán en el futuro de raciones de verdura para el cuerpo y de Alianza de Civilizaciones para el espíritu. Estudiarán la familia biparental, la monoparental, la homosexual y la reconstituida. Prepárese querido lector para el momento en que el más avispado de sus hijos o sus nietos pida ayuda en esta insólita disciplina académica. ¿Se puede ser a la vez familia homosexual y reconstituida? ¿Tal vez homosexual y monoparental? ¿Cómo se compatibiliza la familia monoparental y la reconstituida? ¿Qué pintan los abuelos, los cuñados o las consuegras en este delirio de corrección política aplicado a la familia?

Hace tiempo que el profesor Rodríguez Braun me enseñó a recelar de todo gobernante que prometa acabar con la pobreza; ese tipo de discurso esconde tras su fachada populista una serie de medidas antiliberales que acaban generando mucha más miseria que la que pretender erradicar. Del mismo modo leo los planes del Gobierno para la asignatura de Educación para la Ciudadanía y me pongo en guardia porque no estamos ante un proyecto para formar ciudadanos sino para formar progres. Me veo rodeada en un futuro no muy lejano de un ejército de criaturas apolíneas y sanísimas, educadas en la estricta observancia del pensamiento único progresista. Cuenten las referencias en el texto a la palabra libertad: ni una sola. Tan noble concepto queda fuera del imaginario de esta ciudadanía engañosa, forjada al calor del buenismo y reacia a asumir responsabilidades.
Hagan un último ejercicio intelectual. Les reto a que apliquen esta disciplina académica a la España plurinacional de nuestros desvelos: imaginen las exigencias para ser un buen ciudadano en el País Vasco o en la Cataluña del tripartito y tiemblen conmigo. El legítimo y saludable recelo respecto al intervencionismo del Estado se convierte en este caso en un imperativo democrático. Dejemos al Estado la obligación de enseñar Matemáticas o Historia y que cada familia pueda transmitir libremente a sus hijos sus personalísimos valores morales. Para lo demás nos llega el Código Penal.

Economía para la ciudadanía
Por CARLOS RODRÍGUEZ BRAUN ABC 15 Julio 2006

Me entero gracias a doña Joaquina Prados, de «El País», que la asignatura Educación para la Ciudadanía pretende enseñar la conveniencia de «ser críticos con los gobernantes». Yo la aprobaría con una nota elevada, porque mi opinión es que la asignatura Educación para la Ciudadanía debería denominarse Educación para la Propaganda: es una completa basura totalitaria mediante la cual los gobernantes pretenden someter aún más a los ciudadanos, intoxicándolos con los camelos antiliberales del pensamiento único. Estos camelos pasan por importantes aspectos no económicos, por ejemplo, por la devaluación del papel de las familias frente al de las autoridades, o por la hostilidad a la Iglesia o al matrimonio, pero siempre son camelos antiliberales, es decir, procuran minar las instituciones y libertades ciudadanas, y justificar por consiguiente el avasallamiento de las mismas por la política y la legislación. Pero esto también se observa en las ideas económicas que sobre la Educación para la Propaganda tiene a bien adelantarnos el diario «El País».

Se habla explícitamente de «la feminización de la pobreza». ¿Alguien cree que las ideas que se van a transmitir son las de la libertad para las mujeres y la necesidad de que el Estado no intervenga en los bienes y los derechos de los ciudadanos, por ejemplo mediante leyes de igualdad?

En el apartado correspondiente a la globalización «se enseña que existe relación directa (sic) entre el modo de vida del Primer Mundo y las consecuencias en el Tercero». ¿Alguien cree que se va a recomendar el comercio libre y el fin de la PAC, y se van a denunciar el 0,7 % y las políticas socialistas de los corruptos dictadores del Tercer Mundo?

Y ahora, la perla económica: «pagar impuestos para redistribuir la riqueza y proteger a los necesitados es un concepto tan elogiado como la necesidad de moderar el consumo de bienes asequibles para los menores: juguetes, libros (!), discos, informática». Resulta asombroso que se piense que la moderación en el consumo de cualquier cosa en los menores de edad debería estar en manos de alguien que no sean sus padres. Pero lo de los impuestos resulta inquietante porque pulveriza toda noción de que el poder debe estar limitado. Al parecer, si ese poder usurpa los bienes de los ciudadanos para redistribuirlos y proteger a los «necesitados», eso no es así, esa noción desaparece. Y a nadie le preocupa, salvo a algunos grupos que «El País» nos informa que son «ultraconservadores». Con esa gente, claro, no vale el aplauso porque sean críticos de los gobernantes.

Barrio Sésamo
Luis del Pino Libertad Digital 15 Julio 2006

Ante el emplazamiento claro y concreto que el periódico El Mundo le ha hecho, pidiéndole que exhiba los informes de análisis de los focos de explosión de los trenes, para ver si contienen o no la palabra nitroglicerina, el ministro Rubalcaba ha hablado. Y no ha exhibido los informes, pero lo que ha dicho no puede ser más esclarecedor: afirma que Sánchez Manzano se equivocó en la Comisión 11-M al hablar de "nitroglicerina", porque lo que quería decir era "dinamita".

Teniendo en cuenta que Sánchez Manzano dijo en la Comisión del 11-M que "la nitroglicerina es el componente habitual de todas las dinamitas", lo que Rubalcaba nos está diciendo es que la frase correcta sería: "la dinamita es el componente habitual de todas las dinamitas".

Debo confesar mi perplejidad después de leer esa frase. Todo tipo de dudas filosóficas me asaltan el cerebro. ¿Puede algo ser componente de sí mismo? ¿Es la parte lo mismo que el todo? ¿Es el todo algo más que la suma de las partes? Si la parte y el todo son iguales, ¿tiene existencia el todo sin la parte? ¿Puede existir la parte sin el todo? ¿Está Rubalcaba tomando la parte por el todo o el todo por la parte? ¿Puede un todo que es igual a la parte tener partes? Si la parte es igual al todo, ¿es la parte parte de la parte? ¿Está Rubalcaba compuesto de partes o la única parte es Rubalcaba, que lo es todo? ¿Cuando Rubalcaba dice esa chorrada, se parte?

Aunque lo que más extrañado me tiene son las dudas de carácter práctico. ¿Para fabricar dinamita, es necesaria dinamita? ¿Hace falta entonces una tercera dinamita para fabricar la segunda? Si la dinamita se fabrica con dinamita, que a su vez se fabrica con dinamita, ¿son necesarias dos partes de dinamita para fabricar una? ¿Hay alguna dinamita primigenia no compuesta de dinamita? ¿Será eso que llaman el Big Bang?

¿Y qué me dicen ustedes a la hora de los análisis? Llegan los tedax a las estaciones, recogen muestras, y para ver si es dinamita tratan de comprobar si el componente habitual es dinamita. Pero para ver si el componente habitual es dinamita necesitan ver si ese componente está compuesto de dinamita. Y para ver si está compuesto de dinamita necesitan analizar el componente del componente del componente, para ver si es dinamita, etcétera. ¡Claro! ¡Así no es de extrañar que no haya análisis! Lo que pasa es que todavía no han concluido, porque están comprobando si el componente del componente del componente del componente .... del componente es dinamita. El análisis sólo termina cuando fallece el encargado de realizarlo.

¿Tan poca estima tiene Rubalcaba por los ya escasos defensores de la versión oficial como para tratarlos como si no hubieran visto el capítulo primero de Barrio Sésamo?

El órdago
ANDONI UNZALU GARAIGORDOBIL El Correo 15 Julio 2006

Antes de comenzar quisiera recordar algunas obviedades; cosas de sentido común que no debiéramos tener que recordar, pero parece que sí, que a algunos se nos olvida.

1. Todo gobierno tiene la obligación de intentar poner fin a la violencia terrorista lo antes posible.

2. Los objetivos de toda política antiterrorista son siempre dos: evitar los futuros atentados y ataques a la libertad utilizando para ello todos los recursos de que dispone el Estado de derecho y no permitir que la actividad terrorista consiga los objetivos por los que está matando.

A partir de ahí debemos pedir al gobierno correspondiente esfuerzo, valor y sentido de responsabilidad. Conviene recalcar que la lucha antiterrorista no es matemática pura. Hay líneas de trabajo que dan resultados positivos y otras que fracasan. Por ejemplo, la sociedad española y sus gobiernos han tardado 25 años en plantear la ilegalización de los partidos que tengan complicidad con grupos terroristas (una medida tan beneficiosa cuando se ha aplicado); es más, en los años 80 se planteaba exactamente lo contrario con la esperanza de que los escaños del Parlamento vasco y el Congreso civilizaran a Herri Batasuna. Eran tiempos en los que HB se negaba a ocupar sus escaños en el Parlamento vasco o el Congreso y pensábamos que la práctica política diaria terminaría por obligarles a reconocer y legitimar las instituciones democráticas. Paradojas de la vida. De todos los puntos del Pacto de Ajuria Enea sólo se ha cumplido éste; vaya que si fueron al Parlamento y, al final, les hemos tenido que echar.

Otro ejemplo es el de la dispersión de los presos; una medida administrativa adoptada con amplio consenso de los partidos políticos y, recuerdo, con el apoyo expreso del PNV. Se pensaba que con la dispersión se haría imposible o, al menos, se reduciría de forma drástica la manipulación y control por parte de ETA de los presos y sus familiares provocando disensiones y críticas desde estos colectivos. (Un asunto que raramente se difunde en la sociedad vasca; los presos realmente nunca han tenido derecho a la defensa o libertad de escoger abogado; ETA ha controlado 'manu militari' estos aspectos). Parecían objetivos razonables pero la dispersión fracasó, y fracasó hace bastantes años pero ahora ha cambiado su función; la dispersión actualmente se plantea como moneda de cambio para el final de la violencia terrorista.

El alto el fuego es un triunfo del Estado de Derecho y del Gobierno. Y digo que es un triunfo porque, pase lo que pase, los días de tregua son días arrancados para la libertad, uno a uno, a la muerte terrorista, y es un triunfo, también, porque estoy convencido de que aunque se rompa, ETA volverá con mucha menos fuerza y apoyo del que tenía antes del 22 de marzo. El riesgo de que se rompa es real, y más alto de lo que reconoce el Gobierno, pero a pesar de todo es obligación del Ejecutivo intentarlo, aunque seguramente sin tanta euforia.

Para llegar a esta situación el Gobierno ha negociado con ETA. Es del más elemental sentido común. En esto de la negociación los gobiernos y partidos políticos nos tratan a los ciudadanos como si fuéramos niños pequeños. En la época de Argel se hablaba de negociación con ETA. Después se pasó a hablar de contactos, luego de toma de temperatura -que parecía que había funcionarios del gobierno con termómetros en el maletín tomando la temperatura por toda Europa-. De la medicina se pasó al lenguaje militar y se hablaba, después, de canales de comunicación. Y por fin hemos encontrado la palabra definitiva, el 'diálogo'. Me parece que los diccionarios debieran actualizar esta entrada ya que ha multiplicado en poco tiempo sus acepciones. En general se utiliza como un velo que oculta las intenciones reales del que lo emplea aunque me parece que son tres las más usuales actualmente: 1. término que sirve como coartada para no tener que definir las posiciones propias. 2. Para la derecha significa fundamentalmente miedo de que bajo su disfraz se ocultan negociaciones ilegítimas. 3. Para los nacionalistas significa requerir o exigir a los otros partidos que acepten sus postulados o reivindicaciones partidistas.

Sin embargo, la negociación es una palabra que a mí me gusta en su significado original; es actividad diaria, consustancial a la sociedad y convivencia. La negociación no es en sí misma algo negativo, sino necesario en cualquier ámbito. La cuestión es cómo se negocia y qué. No es lo mismo sentarte a negociar con el 'malo' en la esquina de un bar que invitarle a cenar al salón de tu casa con la familia. Y, sobre todo, el negociador debe saber qué no puede negociar, en qué cosas no puede ceder. Ésta me parece la cuestión fundamental. La verdad, hasta la fecha, los negociadores de los diferentes gobiernos han tenido claro hasta dónde podían llegar o, mejor, hasta dónde no podían ir. Suponemos que los negociadores actuales lo tienen igual de claro que los anteriores.

Sin embargo, en la situación actual se da una circunstancia que anteriormente no se ha dado o, no al menos de forma tan brutal. La apuesta definitiva de los dos partidos mayoritarios en torno al final del 'proceso'. Esta apuesta no busca, en realidad, tanto el fin de la violencia como derrotar definitivamente a su adversario político. Yo, que no tengo ni idea de jugar al mus, las raras veces que me siento comienzo a pegar órdagos sin mirar las cartas, cosa que pone de los nervios a los adversarios. Pero una vez lanzado el órdago soy prisionero de mi propia apuesta y un 'muslari' con nervio templado siempre me gana.

Tengo la impresión que el PP ha lanzado un órdago al PSOE con una sola carta; el proceso de negociación con ETA va a fracasar y ese fracaso se va a llevar al páramo de la oposición al presidente Zapatero. El presidente, por su parte, acepta el órdago y piensa que el proceso saldrá bien y su triunfo enterrará definitivamente las posibilidades de acceder al gobierno del PP.

Si esta hipótesis tiene fundamento, ya digo que es impresión personal, la situación cambia radicalmente y, además, a peor. Con esto no pretendo decir que los mencionados partidos no quieran, realmente, terminar con la violencia terrorista, lo que quiero manifestar es que junto a los problemas y objetivos de la negociación del fin de ETA, paralelamente y condicionándola, va adquiriendo primacía el interés por derrotar al adversario, o al menos no quedar uno mismo fuera de toda posibilidad de poder.

Es lo peor que nos podía pasar a los ciudadanos vascos: que el tan ansiado final del terrorismo se convierta en pelota de ping-pong en el enfrentamiento de los partidos mayoritarios.

Una vez lanzado el órdago, el vértigo de cada parte se irá haciendo mayor, convirtiéndolos a ambos en prisioneros de su apuesta, impidiendo de este modo cualquier cambio en su estrategia; al uno le obligará a endurecer su discurso, hasta llevarle a actuaciones que realmente busquen el frasco de la negociación. Al otro, el miedo al fracaso le restringirá drásticamente su autoridad en la negociación, cayendo fácilmente en la tentación de cruzar la raya que el negociador del Estado de Derecho nunca debe cruzar.

Y que nadie piense que en un órdago siempre hay uno que gana. Cuando hay muchos órdagos únicamente gana el tabernero que sirve las copas.

A mí me gustaría que en un futuro cercano pudiera achacar estas palabras al desvarío producido por el bochorno de estos días. Ojalá, seré el primero en alegrarme.

La traición de ZP
Alberto Noguera Periodista Digital 15 Julio 2006

Recuerdo perfectamente la sonrisa aquella en el balcón de Ferraz y los chavales abajo gritando "no nos falles". Recuerdo aquella oratoria hueca: "un ansia infinita de paz", bla, bla, bla. Yo tenía algunas dudas, por un lado deseaba que desapareciesen los mentirosos del PP, pero por el otro intuía que Zapatero sería un muñeco publicitario de poca consistencia. Lo que nunca imaginaba es que llegara a traicionar de forma tan grave a aquella juventud que lo había encumbrado.

Cuando ZP llegó a la Moncloa vio la verdadera realidad económica de España: nuestro PIB se retroalimenta a través de deudas y de sobrevaloración de inmuebles. Si una constructora hace un piso y lo vende por 300.000 euros, eso es lo que computa para el PIB, aunque realmente ese piso no debiera valer más de 100.000. Pero además esos 300.000 euros salen de una deuda que un ciudadano contrae para los próximos 30 años.

Dicho de otra forma: nuestra economía sólo produce para sí misma, empujando el crecimiento a través de créditos que no sabemos cómo vamos a pagar. El déficit exterior es del 7% del PIB y pronto puede ser del 9%. El prestigioso economista Juan Velarde ha dicho que "España avanza hacia una grave crisis de forma inevitable". Pero eso les da igual a los ministros, ellos siguen manipulando en TVE y presumiendo de cifras positivas. Mientras, en el Financial Times ya insinúan que nos podrían sacar del euro. Ya hace tiempo que escribí que cuando el PSOE se viese contra las cuerdas, utilizaría TVE como un arma electoral más, tal y como hizo el PP.

La única forma de seguir funcionando sin una grave recesión es que la burbuja se siga inflando. ZP quiere llegar como sea a las próximas elecciones. Y así, lo principal es no hablar mucho de economía, y sobre todo no admitir que los pisos ya no se pueden vender, que los precios comienzan a caer, que los vendedores ya se desesperan y que los promotores ya ven a 350.000 personas en la calle a medio plazo.

Todo esto no le interesa a ZP. Los importante es callar, dejar que los jóvenes más ingenuos sigan firmando hipotecas demenciales, dejándose su futuro en una buhardilla miserable. No le interesa restituir las desgravaciones por alquiler, aunque estemos construyendo más viviendas que Alemania, Francia e Inglaterra juntas, aunque seamos el país europeo con más viviendas por habitante, aunque el mercado de alquiler siga subdesarrollado. Ese es el pago que nos da por los votos: mentiras, silencios, retórica y unas zapatillas KelyFinder para patear las calles.

La vivienda en España es un negocio piramidal. Quienes entren los últimos lo perderán casi todo. ZP lo sabe, calla y no hace nada. ¿No es eso aún peor que lo que hizo Aznar?

Cuando un político vive en el populismo, pensando en las fotos, analizando encuestas cada día, acaba por no tomar ninguna decisión, por mostrar buena cara a todo el mundo, soltar propinas aquí y allá, pero falta el valor para acometer reformas profundas. Nos hemos pasado dos años hablando de estatuts y de pateras. Se ha dado papeles a todo quisque. Ahora las constructoras e inmobiliarias ya caen fuertemente en Bolsa. El tiempo se acaba y las elecciones están aún lejos. Como decía uno en un foro: qué caro que nos salió el 11M.

Fuera equívocos
Editorial El Correo 15 Julio 2006

Las palabras del presidente Rodríguez Zapatero, ayer, negando que su Gobierno haya establecido compromisos con ETA o con Batasuna y reiterando que existen «buenas condiciones» para acabar con el terrorismo, permitirían conducir el debate público en torno al alto el fuego hacia cauces de mayor prudencia y sensatez si el proceso no se hubiera convertido en fuente constante de polémica debido fundamentalmente al engreimiento de la izquierda abertzale. En una situación de confianza y normalidad entre Gobierno y oposición, las declaraciones del presidente serían suficiente mentís como para acallar especulaciones y evitar las graves acusaciones con las que el PP afea su conducta al Ejecutivo. Pero si ello no es así es tanto porque el partido de Rajoy ha decidido oponerse a la iniciativa de Rodríguez Zapatero como porque éste ha optado por prescindir del freno que supondría para sus intenciones el previo acuerdo con el PP.

En su esfuerzo por eludir la derrota frente al Estado de Derecho tanto ETA como los dirigentes de la izquierda abertzale insisten en transmitir mensajes de victoria a sus seguidores. Que ello parezca lógico no quiere decir que sea admisible para la sociedad y sus instituciones. Todo lo contrario. Ni la banda terrorista ni los portavoces de Batasuna pueden poner condiciones para su renuncia definitiva al uso del terror. Y no sólo porque la resistencia social frente a su dictadura y la aplicación de la ley han evidenciado su extrema debilidad. Sobre todo porque ningún poder fáctico puede determinar bajo amenaza el rumbo que ha de adoptar una sociedad libre.

Es probable que, en su necesidad por convencerse y convencer a los suyos de los frutos obtenidos en los prolegómenos del diálogo formal con el Gobierno, tanto los interlocutores de ETA como los representantes de la izquierda abertzale hayan querido ver en la actitud de Rodríguez Zapatero y en sus pronunciamientos concesiones que le aproximaban a las tesis defendidas por la trama etarra. Ése ha sido siempre el riesgo que han representado los contactos con ETA: que la banda percibiera en el interlocutor gubernamental una disposición abierta al trueque político. Las disensiones que en las últimas semanas hayan podido manifestarse en el seno de la izquierda abertzale posiblemente reflejan, de una parte, tonos de mayor o menor optimismo y, de la otra, actitudes más o menos pretenciosas de cara a las conversaciones con el Ejecutivo y con las demás formaciones políticas. Parece también lógico que sea así. Pero ello no puede convertirse en argumento chantajista para condicionar la actuación inmediata de un Gobierno tan comprometido con la vía abierta hacia el diálogo; ni debe llevar a la sociedad a sentirse concernida por las dificultades que presenta la izquierda abertzale a la hora de aceptar la inexorable realidad. Es posible que el Gobierno no deba hablar más de lo que lo hace. Pero sí es necesario que hable más claro. Lo requiere la opinión pública y lo necesita la izquierda abertzale. No sea que los silencios y los equívocos acaben generando mayor confusión en la sociedad y propicien el envalentonamiento de ETA en un momento tan crucial.

Crisis en Oriente Medio
Los límites de Hezbolá
GEES Libertad Digital 15 Julio 2006

Lo que diferencia a un grupo terrorista de un régimen democrático y parlamentario, es el hecho de que aquel no se encuentra sujeto a ningún límite político ni legal, y mucho menos moral. La democracia, como régimen que reconoce derechos y deberes, muestra así una debilidad fundamental ante quienes no le reconocen a ella ni los unos ni los otros. Ello se pone de manifiesto, una vez más, en Oriente Medio.

Así, la lucha entre Israel y los grupos terroristas Hamas y Hezbolá viene marcada por esta asimetría; la fortaleza militar israelí se encuentra cada día limitada por consideraciones legales, morales y éticas. Por el contrario, la aparente debilidad de ambos grupos terroristas se contrasta con una total ausencia de miramientos de ningún tipo. Para ellos, aunque parece ridículo recordarlo, todo está permitido contra Israel, mientras que para Israel no todo está permitido contra ellos.

Dentro de estos límites está, naturalmente, el de la comunidad internacional. En el caso del Líbano, los hechos debieran parecer claros, pese a la desinformación habitual; hace un par de días terroristas de Hezbolá penetraron y atacaron Israel, se llevaron secuestrados a dos soldados y asesinaron a otros dos. Retirados en sus bases del sur del Líbano, jugaron con las cartas marcadas; saben que todo les está permitido. Efectivamente, Europa silenció estos hechos y espero a la reacción de Israel para cargar...contra Israel, mientras los mísiles de Hezbolá caían sobre Haifa.

Tanto Hamas como Hezbolá usan el sur del Líbano y Gaza para, escondidos entre la población civil, lanzar sus ataques. Una de las características esenciales de estos grupos terroristas es buscar necesariamente la confusión con la población civil. Escondiéndose entre mujeres y niños, evitan la acción israelí, y cuando ésta es inevitable, consiguen cargar la responsabilidad de los muertos que ellos mismos han buscado sobre el Gobierno de Tel-Aviv.

La obligación táctica, estratégica y moral de Israel es evitar la muerte de inocentes, pero el problema con el que se encuentran los soldados israelíes es que eso es precisamente lo que buscan los terroristas de Hezbolá: llevarles al límite para esperar que cometan el error que abrirá los telediarios en Europa. Así, combaten sujetos a unos límites que sus propias sociedades les fijan; el problema es que tales límites se han convertido en armas en manos de Hezbolá.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

No nos callamos
Cartas al Director La Opinión  15 Julio 2006

Que no puedan decir nunca que hemos consentido porque hemos callado: no estamos de acuerdo con la negociación con los terroristas.
Pensamos que el Gobierno ha claudicado frente a ETA.
Estamos convencidos de que van a producirse concesiones inaceptables.
No nos callamos.
No nos ocultamos.
Si esto va a suceder que no sea en nuestro nombre.
Ahora, nueve años después de aquella manifestación de dolor y rabia ante la muerte de Miguel Ángel Blanco, nos hemos vuelto a congregar para gritar bien fuerte: "Rendición en mi nombre, NO".

Coruña Liberal.
Pilar Pato Alonso
A Coruña

ASTARLOA: "ES LA CRÓNICA DE UN DESASTRE ANUNCIADO"
Montilla promete hacer de Cataluña "tierra de oportunidades" mientras los funcionarios emigran a otras regiones
Mientras 649 funcionarios de Justicia de Cataluña han pedido traslado a otras Comunidades, el candidato de los socialistas catalanes a la Presidencia de la Generalidad, José Montilla, se lanzó este sábado a la carrera electoral asegurando que su proyecto político es convertir a Cataluña en la "nación de las personas y de las oportunidades". Desde el PP, Ignacio Astarloa ha calificado como la "crónica de un desastre anunciado" el éxodo de funcionarios ante la presión nacionalista sobre todas las facetas de la vida pública y privada de Cataluña. Montilla no se olvida de Maragall, a quien agradeció su "tozudería, complicidad y generosidad".
Europa Press Libertad Digital 15 Julio 2006

"Ahora es la hora de los catalanes" es la frase que sirvió de credencial al primer secretario del PSC en el acto de su proclamación como candidato socialista a la Generalitat durante el Consell Nacional celebrado en Tarragona, en el que recibió el apoyo del 98,23% de los miembros del máximo órgano de dirección del partido entre congresos.

Con una emocionada intervención en la que alternó por fases el catalán y el castellano, Montilla presentó su proyecto para Cataluña basado en la "construcción social" después de 30 años de debate político centrado en la "construcción nacional".

Montilla se comprometió a sacar el máximo rendimiento del Estatut en la nueva etapa política que se abre en Cataluña y poner las oportunidades que ofrece "al servicio del país real".

Incluyó en su discurso un sentido homenaje a Pasqual Maragall, al que agradeció "el trabajo que has hecho, el trabajo que haces, el trabajo que harás", pero también dio gracias por su "tozudería, complicidad y generosidad". El Palau de Congresos de Tarragona, lleno a rebosar, se unió en una ovación que el presidente de la Generalitat respondió emocionado.

El candidato socialista se presentó como "hijo de un pueblo de andalucía, pero catalán" y con la intención de convertirse en Presidente de la Generalitat para "servir a todos los catalanes, los de origen y los de destino". Destacó la valentía del PSC por su designación como candidato y aseguró que los socialistas dan una "lección" a quienes "levantan el fantasma de la división y hacen distinciones entre catalanes".

El proyecto de Montilla para Cataluña rehúye de "llenarse la boca constantemente con la palabra nación" y apostó por la "nación de las personas y de las oportunidades". "Es la hora de los catalanes, de los ciudadanos", apostilló.

El Consell Nacional del PSC proclamó hoy oficialmente a José Montilla candidato a la Presidencia de la Generalitat con un 98,23% de los votos, tomando así el relevo del presidente del partido y de la Generalitat, Pasqual Maragall, que fue candidato socialista en las dos últimas elecciones catalanas.

El presidente del Consell Nacional, Higini Clotas, fue el encargado de anunciar el resultado de la votación en la que participaron 337 miembros del Consell, de los que 331 votaron a favor (98,23% de los votos), hubo un voto en contra (0,29%) y cinco en blanco (1,48%).

Mas de seiscientos funcionarios de Justicia abandonan Cataluña y sólo 29 se trasladan a la comunidad
EL NUEVO ESTATUTO LES OBLIGA A HABLAR CATALÁN
Un total de 649 funcionarios de la Administración de Justicia en Cataluña cesan esta semana en sus plazas por haber pedido destino fuera de la comunidad a través del concurso de traslados. Por contra, sólo veintinueve funcionarios del resto de España llegarán a Cataluña durante el verano. Este resultado se dio a conocer dos años y medio después de la última convocatoria. En años anteriores a la aprobación del Estatuto el número de funcionarios que solicitan anualmente un cambio de destino para marcharse de Cataluña era de doscientos
Europa Press Libertad Digital 15 Julio 2006

Desde el Gobierno catalán, la directora general de Relaciones con la Administración de Justicia, Núria Cleries, consideró que el gran porcentaje de interinos "trastoca mucho" el funcionamiento de los juzgados y supone un "mal endémico". Cleries explicó que el proceso de sustitución de los funcionarios debería haber terminado en septiembre, pasadas las vacaciones y cuando ya estuvieran totalmente preparados los nuevos interinos.

Según la Generalidad, la situación podrá mejorar cuando empiecen a trabajar los 650 interinos que la Consejería de Justicia está formando. Sin embargo, estos trabajadores llegarán sin experiencia alguna y con una formación de solamente 65 horas impartidas por otros profesionales del mundo judicial. La próxima convocatoria de oposiciones está prevista para dentro de un año y podría incluir 1.200 plazas para Cataluña, del total de 4.000 en toda España. Hasta entonces habrá unas 1.900 plazas cubiertas por interinos, casi un 30% del total, incluidos los 400 interinos que cubren bajas.

Por todo ello, la única salida que le queda la Consejería es esperar que con el desarrollo del nuevo Estatuto la Generalidad pueda convocar sus propios concursos, que incluirían el requisito de la lengua catalana. Con ello, se intentaría evitar que muchos funcionarios del resto de España llegasen a Cataluña para coger experiencia y que después volvieran a sus lugares de origen.

El presidente del Consejo de Ilustres Colegios de Abogados de Cataluña (CICAC), Pere Lluís Huguet, mostró su "preocupación" por esta situación y reclamó una vez más que se transfieran las competencias a la Generalidad para convocar oposiciones. Según el CICAC, es "urgente" modificar la gestión del personal de la Administración de Justicia por la "falta de agilidad" actual, lo que provoca este "colapso" en los juzgados.

El español crecerá en China a caballo de su desarrollo económico
Manuel Calderón La Razón 15 Julio 2006

Pekín (China)- En un país como China las estadísticas, para hacer honor a su inmensidad, suelen ser también gigantescas, y más en el momento de fulgurante desarrollo que vive. Últimos datos: si en la actualidad, 40 millones de personas estudian mandarín fuera de China, esperan que en cuatro años se llegue a los 100 millones. Y no precisamente por ser la lengua de Confucio o Li Bao, sino por ser una herramienta de negocio a corto plazo. La inauguración ayer del Instituto Cervantes de Pekín ha llegado, por lo tanto, en el momento más adecuado. El autor de «El Quijote» es tan sólo el pretexto, pero lo cierto es que en el trasfondo está el imparable ímpetu económico de China con la perspectiva de convertirse en la primera economía del mundo, incluso por delante de los Estados Unidos, en menos años de lo que se espera.

Por delante del francés.
El nivel de estudio del español se ha multiplicado por diez , ocupa el cuarto lugar entre las lenguas foráneas (por delante del japonés y el francés) y es la segunda de estudio en primaria y secundaria. Hace diez años sólo existían siete instituciones de enseñanza del español y ahora se enseña en veinte universidades. Ayer, los Príncipes de Asturias inauguraron la sede del Instituto Cervantes en Pekín, el mayor de los centros abiertos en todo el mundo (de un total de 58). El edificio, de seis plantas y 3.000 metros cuadrados, se encuentra en el centro de Pekín, dispone de 20 aulas, sala de exposiciones y biblioteca dedicada a Antonio Machado, compuesta de veinte mil volúmenes, lo que supone ser la mayor biblioteca de libros en español de Asia. A las diez de la mañana, Don Felipe y Doña Letizia fueron recibidos a las puertas del centro, en una bulliciosa avenida atestada de coches y ciclistas, por un grupo de danza vestido de dragones.

Instituto Confucio.
En su discurso, el Príncipe recalcó la coyuntura en la que se abre este Cervantes, sobre todo tras la firma de la Declaración Estratégica Conjunta entre ambos países. En el manejo apabullante de estadísticas recordó que si la lengua china supone una quinta parte de las que se hablan en el mundo, unida al español, ambos idiomas alcanzarían una tercera parte. Dentro de estos acuerdos se contemplaban la apertura del Cervantes en Pekín y la del Instituto Confucio en España. Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, que acompañó a los Príncipes de Asturias a este viaje, anunció que en 2007 se abrirá en Shanghai el segundo Cervantes de China, que coincide además con el Año de la Cultura Española en este país.

La fuerte demanda del aprendizaje de español coincide también con dos acontecimientos puntales: los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y la Exposición Universal de Shanghai de 2010. El director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina, enmarcó esta inauguración en la capital de China dentro de la expansión prevista en Asia que contará, además de Shanghai, con sedes en Tokio y Seúl. En la actualidad está presente en las ciudades de Manila, Nueva Delhi, Yakarta, Hanoi y Kuala Lumpur. Paralelamente a la inauguración de Cervantes de Pekín, se abrió la exposición «Laberinto de museos», centrada en el mapa de museos existente en España desde los últimos veinte años. Se trata de un recorrido por 16 centros de arte, sus proyectos museográficos, colecciones y arquitectura. La lista incluye al Marco (Vigo), CGAC (Santiago de Compostela), Artium (Vitoria), Meiac (Badajoz), Es Baluard (Palma de Mallorca) o el CCA (Sevilla).

China prevé abrir 150 museos de arte contemporáneo en los próximos años y hasta se maneja el precio que se pagaría por comprar una colección que albergaría alguno de estos nuevos centros: 200 millones de dólares. Pero lo más novedoso es el interés que el arte contemporáneo chino ha despertado internacionalmente. Por primera vez, la pasada Bienal de Venecia premió a un artista de esta nacionalidad, Cai Wo Guo Quiang y también al frente de la Bienal de Estambul se encuentra su compatriota Hoy Ramru.

Hervidero artístico.
Pero no hay que irse lejos para comprobar este auge artístico en el país de la Gran Muralla; en el mismo Pekín, en la zona fabril de Dashanzi, unas antiguas factorías dedicadas en su tiempo a la construcción de material electrónico para el ejército está ocupada ahora por estudios y talleres de artistas. Allí se celebró el pasado mayo el Festival de Arte Contemporáneo de Dashanzi, que ha llamado la atención de la crítica internacional, que fija su interés en busca de nuevas propuestas, como también lo ha hecho en la industria del cine. La enorme transformación que está sufriendo este milenario país ha convertido a Pekín en un hervidero de artistas de un dinamismo e independencia envidiable. Obviamente, pagan con su dinero sus proyectos y encima tienen que sortear a la censura, como ya sucedió en el centro BizArt de Shanghai, donde fue clausurada una exposición sin previo aviso (se fue la luz) al parecer como consecuencia de los desnudos femeninos que presentaba el artista Zhang Ding.

Gobierno vasco, Xunta y Generalitat exigen al Estado impulsar el uso de sus tres lenguas
AGENCIAS/SAN SEBASTIÁN El Correo 15 Julio 2006

El Gobierno vasco, la Generalitat de Cataluña y la Xunta de Galicia firmaron ayer un convenio sobre política lingüística con el objetivo de «aunar esfuerzos» para que el Estado «sea consecuente con su carácter plurilingüe» y avance hacia «el pleno reconocimiento en pie de igualdad» del español, el euskera, el gallego y el catalán, las «cuatro lenguas oficiales» de España.

El viceconsejero de Política Lingüística del Ejecutivo vasco, Patxi Baztarrika, y sus homólogos en la Generalitat y en la Xunta, encabezaron una reunión en San Sebastián donde esbozaron el protocolo de colaboración que, con una duración de tres años, será desarrollado y concretado anualmente.

La primera labor que realizará la mesa de trabajo constituida ayer, explicó Baztarrika, será el seguimiento de la aplicación de la Carta Europea de las Lenguas en el ámbito del Estado. Otro de los objetivos de este acuerdo será el «intercambiar y contrastar experiencias, así como impulsar proyectos y actuaciones en beneficio de una mayor igualdad entre las lenguas».

Baztarrika recordó que «el 40% de la población del Estado español tiene dos lenguas» y que, por lo tanto, España es «plurilingüe», con lo que las diferentes instituciones deberían adoptar actitudes de protección del euskera, el catalán y el gallego. Por ello, los tres gobiernos autonómicos han acordado solicitar «medidas efectivas» para la normalización del uso de estos idiomas «en los diferentes ámbitos de la Administración», como son el Congreso, Senado, instancias judiciales y las radio-televisiones estatales.

Siesta a la española
Nota del Editor 15 Julio 2006

Si, la sociedad española anda sesteando y los que trabajan en su destrucción no paran, son incansables, no les importa quedarse sin vacaciones, sin festivos, trabajar horas extras, noches, lo que sea necesario para destrozar España y conseguir otro feudito.

Recortes de Prensa   Página Inicial