AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 7 Agosto  2006

Pero... ¿qué es la democracia?¿Es esto?
Ernesto Ladrón de Guevara  minutodigital 7 Agosto 2006

De tanta intoxicación hasta nos hemos creído que estamos en un sistema democrático. ¿Es ésto un sistema democrático?

Yo sólo pregunto, sin ánimo de molestar:

¿Es democrático que en 1978 todos los españoles, incluidos los que no se consideran como tales, nos diéramos una Constitución que se nos vendió como norma de consenso y punto de reconciliación y que hoy es casi papel mojado porque nos han engañado los que nos decían que era un pacto de españoles para una España democrática?

¿Es democrático que desde Cataluña y con el voto sólo de los catalanes nos modifiquen de hecho la Constitución?

¿Es democrático que minorías impongan al conjunto de la sociedad española su proyecto político y personal de vida, mientras que la mayoría ve con impotencia que nos usurpan la voluntad general?

¿Es democrático que las cúpulas de los partidos políticos usurpen la voluntad de sus bases?

¿Es democrático que se negocie con una banda de asesinos para que dejen de matar? “...cueste lo que cueste” (Secretario General del PSOE de Alava dixit)

¿Es democrático que la autoridad legítima, elegida por la voluntad de los ciudadanos, se convierta en diana de quienes quieren subvertir el orden constitucional dejándose mancillar en su dignidad posibilitando el lanzamiento de huevos, en el “chupinazo” de Vitoria?

¿Es democrático que en lo que llevamos de mes se hayan tachado todos los topónimos castellanos de las señales de tráfico alavesas sustituyéndolas por pretendidas denominaciones euskericas inventadas, sin que tengan nada que ver con la etnografía o la historia alavesa?

¿Es democrático que se manipule el mandato constitucional y que donde pone “...se actualizarán los derechos históricos de los territorios forales...” se haya producido, mediante hechos consumados, una actualización de derechos históricos inexistentes de Euskal Herria?

¿Es democrático que se incumpla en el País Vasco la Ley de Normalización del uso del Euskera que dice que las políticas lingüísticas se modularán conforme a las distintas realidades socio-lingüísticas de cada zona?

¿Es democrático que en Cataluña se imponga el catalán como lengua única a la mayoría de la población que es castellano-hablante?

¿Es democrático que en Galicia se imponga el gallego cuando la absoluta mayoría de la población tiene el español como lengua habitual?

¿Es democrático que el ministerio fiscal esté bajo disciplina del Gobierno? ¿Es democrático que la cúpula del poder judicial esté bajo el auspicio de los partidos políticos? ¿Es democrático que no exista una real separación de poderes? ¿Es democrático que dentro de no mucho tiempo el poder judicial se fragmente y no exista un sistema unitario judicial en toda España, transformando así la soberanía nacional?

¿Es democrático que no haya un sistema educativo unitario en España y que se enseñen en las aulas mitos e historias que no tienen nada que ver con la Historia?

¿Es democrático que la igualdad de todos los españoles ante la ley y ante sus derechos y libertades supuestamente protegidos por la Constitución sea una mera proclama que no tiene existencia real?

¿Es democrático que la planificación urbanística esté en las manos de los caciques municipales fomentando una corrupción sin precedente en la Historia de España?

¿Es democrático que no existan listas abiertas en las elecciones políticas y sindicales, impidiendo la necesaria regeneración, fomentando la partitocracia, y confiscando el derecho de los ciudadanos a ejercer en plenitud su derecho a elegir sus representantes?

¿Es democrático que en ciertas provincias españolas un representante electo por los ciudadanos tenga un peso hasta diez veces inferior en número de votos que en otras provincias igualmente españolas?

¿Es democrático que partidos que no llegan ni al cinco por ciento de los votos se conviertan en verdaderas bisagras para configurar los pactos políticos que posibiliten la gobernabilidad de España?

¿Es democrático que muchos miles de ciudadanos hayan tenido que irse de forma forzada de Cataluña y País Vasco?

¿Es democrático que se siga extorsionando a empresarios y a gentes que no son de agrado de los regímenes nacionalistas?

¿Es democrático que tengamos un Rey que tiene una serie de prerrogativas constitucionales que apenas ejerce?

¿Es democrático...?

Que no nos engañen.

Ernesto Ladrón de Guevara
Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación
Procurador en las Juntas Generales de Alava

El Estatut, en el Constitucional
PEDRO GONZÁLEZ-TREVIJANO La Voz 7 Agosto 2006

SE HA PRODUCIDO lo esperado: la interposición del recurso de inconstitucionalidad por el Partido Popular contra el nuevo Estatuto de Cataluña. Algo que hemos tenido la oportunidad de seguir, casi en directo, con la entrega del correspondiente escrito en la ventanilla del órgano constitucional. Un recurso que también ha anunciado, ¡por si fuera poco!, el Defensor del Pueblo.

El recurso es extenso y pormenorizado, pues realiza objeciones a 223 artículos -la mitad del Estatut- y quince disposiciones adicionales. Se pide además una tramitación preferente y urgente, que evite los desafortunados efectos futuros de su puesta en marcha. Una entrada en vigor que tendrá lugar, tras producirse su publicación en el BOE el 9 de agosto.

Los principales aspectos del recurso son los siguientes. Primero, la injustificada consideración de Cataluña como nación, pues dicha expresión correspondería sólo a la nación española. Segundo, la indebida política lingüística desplegada por la Generalitat, y ahora santificada en el Estatut. Tercero, el extraño catálogo de derechos y libertades que distinguiría a catalanes del resto de los ciudadanos. Cuarto, la conformación de una Justicia independiente, rompiendo la unidad jurisdiccional y las atribuciones de autogobierno conferidas al Consejo General del Poder Judicial. Quinto, el blindaje de competencias, tanto legislativas, reglamentarias y de ejecución, ignorando las del Estado. Sexto, la enfermiza bilateralidad inspiradora del Estatut. Séptimo, la intromisión en materia internacional, permitiendo vetar decisiones del Estado en la Unión Europea. Y, octavo, la introducción de un modelo de financiación insolidario.

La labor del Constitucional es, desde luego, harto compleja. Una sentencia -me temo- que puede ahondar aún más en la crispación de nuestra España constitucional. Al tiempo que va a incidir en el mismísimo concepto de Constitución, y va a fijar, ¡no tengan dudas!, los límites de autogobierno del Estatuto que llegará, y pronto, del País Vasco a la Carrera de San Jerónimo.

En este contexto, la clase política debería haber evitado poner en tan comprometida posición al Tribunal Constitucional. Y es que, hasta ahora, las dos sentencias más polémicas, la 53/1985, sobre el aborto, y la 111/1983, de Rumasa, afectaban a aspectos más íntimos de la persona o a un concreto grupo empresarial, pero no al modelo de Estado y de Constitución. No tendría que haberse aprobado el Estatut sin el respaldo de las dos grandes formaciones políticas nacionales, asegurados paralela y escrupulosamente sus parámetros de constitucionalidad, mientras se impone el restablecimiento del recurso previo de inconstitucionalidad también para los estatutos de autonomía.

Sea como fuere, esperamos una sentencia decidida y clara, y no meramente interpretativa. Es mucho lo que está en juego. No tengo dudas de que el Tribunal Constitucional, aunque no debió estar en tal tesitura, sabrá decidir a la altura de dichas circunstancias.

Todo sigue igual
Raúl González Zorrilla  Periodista Digital 7 Agosto 2006

Mientras buena parte de los españoles se encuentra de vacaciones, el Gobierno ha anunciado que dedicará las próximas semanas estivales a profundizar en las negociaciones con la banda terrorista ETA. Suponemos que estos progresos en el diálogo con los asesinos se realizarán durante los últimos días del mes de agosto, cuando el presidente José Luis Rodríguez Zapatero ya haya regresado de su descanso vacacional en la siempre hermosa isla de Lanzarote y cuando, al mismo tiempo, la actividad socio-política del país se encuentre todavía sumida en esa profunda e inocente placidez que provoca el saber que, por unos días, es posible que no exista nada excesivamente urgente que llevarse a las agendas.

Tras la canícula, el otoño va a llegar cargado de noticias relativas al “proceso” y mucho me temo que la mayor parte de éstas van a resultar profundamente desalentadoras para quienes aún sigan confiando en el criterio certero, en el buen hacer y en la habilidad del Gobierno socialista para pilotar acertadamente una tregua indefinida de los terroristas que es, desde un primer momento, una gran trampa preparada para colocar de rodillas al entramado institucional español, para subyugar al sistema democrático, para poner en jaque las libertades de los ciudadanos y, sobre todo, para convertir en una gran victoria de los criminales lo que el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo había convertido en una dramática derrota de los terroristas.

Desde este Blog siempre hemos afirmado que la operación política diseñada por el Presidente del Gobierno, con la colaboración absolutamente entregada y satisfecha de los ultranacionalistas vascos, de los no menos radicales nacionalistas de otras comunidades españolas y de la izquierda menos unida y más obtusa y paleta que aún puede contemplarse en Europa, jamás podrá clausurarse con éxito porque parte de un principio absolutamente equivocado: el tándem ETA-Batasuna no ha dejado de ejercer y de apoyar la violencia porque sus huestes hayan asumido que colocar un coche bomba o disparar un tiro en la nuca de una persona inocente son actos odiosos, inmorales, intolerables, profundamente reprobables y destinados a ser castigados con todo el poder de las leyes. Muy al contrario, el parón que los asesinos y sus cómplices de paisano han dado a la actividad terrorista se ha debido a que éstos han contemplado la posibilidad de que el Gobierno socialista ceda en lo que ha de ser innegociable para cualquier gobierno democrático y a que han admitido que, en esta ocasión sí, es posible alcanzar muchas de sus más indecentes, abracadabrantes y fascistoides demandas ¿políticas?.

Es posible que el Ejecutivo no mienta (del todo) y no se haya negociado nada con la banda terrorista ETA. Pero lo que resulta innegable es que a los criminales de antaño, y a los portavoces políticos de éstos, se les ha hecho llegar el mensaje de que pueden convertirse en referentes de la paz en el País Vasco tras haber sido los máximos exponentes de la barbarie criminal que ha sacucido a este país desde hace casi cuatro décadas. Todos los datos descubiertos, las informaciones publicadas y el análisis de cómo se están comportando los principales actores de este “proceso” no dejan lugar a dudas: el dúo ETA-Batasuna quiere ganar, no contempla ni lejanamente una renuncia de ninguna de sus pretensiones elementales y sigue utilizando la amenaza del regreso a la violencia como una herramienta de eficacia máxima para someter al Gobierno a sus designios siempre perversos.

La no renuncia de ETA a la actividad terrorista, su tenaz negativa a reconocer cualquier legitimidad al sistema democrático español, la persistente utilización que el ultranacionalismo vasco hace de las continuas amenazas a los ciudadanos vascos no nacionalistas, la permanencia del chantaje económico a comerciantes y empresarios, y, sobre todo, las constantes amenazas que los fascistas de la ilegalizada Batasuna siguen profiriendo al resto de las formaciones políticas vascas (especialmente a las no nacionalistas), a las instituciones españolas y al sistema democrático ponen claramente de manifiesto que muy pocas cosas han cambiado en Euskadi. Lo único diferente es que los verdugos de siempre se encuentran cada vez más crecidos y las víctimas también de siempre continúan siendo despreciadas, ninguneadas y vilipendiadas no solamente por los asesinos sino sobre todo, y lo que es mucho peor, por quienes deberían estar a su lado, paliar su dolor y comprender su urgente necesidad de memoria, de verdad y de justicia.

Pero, ya lo saben, según nos iluminó el presidente Zapatero en su momento, Arnaldo Otegui es el futuro y el casi millar de personas que han sido cruelmente sacrificadas por los terroristas para alimentar la pesadilla falaz de la “patria vasca”, solamente son recuerdos del pasado. Pues bien, que otros miren hacia otro lado. Algunos seguiremos insistiendo y denunciando que nada ha cambiado en el País Vasco: que los fascistas de ETA-Batasuna han vuelto a controlar las calles de nuestros principales pueblos y ciudades, que el ultranacionalismo de PNV, EA y similares sigue manteniéndose como el pensamiento único dominante y que, hoy por hoy, Euskadi continúa siendo una tierra perdida para los ideales de tolerancia, democracia y libertad que tanto anhelamos.
Felices vacaciones.

Cataluña
Literatura subvencionada
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 7 Agosto 2006

La pródiga Generalidad acaba de llevar la alegría a treinta desconocidos (quizá no lo sean tanto en las oficinas públicas) en forma de generosas ayudas "a la creación literaria". Un número similar de afortunados las recibe anualmente. Cada "creador" se hace –tras exhibir unas pocas páginas de su proyecto, y siempre a condición de que estén escritas en catalán– con una cantidad superior a la que las editoriales suelen entregar en concepto de anticipo a la mayoría de autores profesionales.

La diferencia es que en este último caso es una empresa privada la que adelanta su propio dinero, obligándose el autor a entregar la obra en el plazo señalado si no quiere devolver la pasta. Por el contrario, en la creativa lluvia de millones, en esa lotería de clientelización social que se une a los famosos ochenta millones de euros en informes innecesarios, es la Generalidad la que regala nuestro dinero según criterios arbitrarios que sólo la arcana Institució de les Lletres Catalanes, dependiente del departamento de Cultura, conoce.

Es un regalo porque se da a cambio de nada: muchas de las obras subvencionadas no llegan a concluirse, y la mayoría de las que se concluyen –casi nunca en el plazo previsto– no llegan a publicarse, es decir, no interesan a ningún editor. Todo ello a pesar de la criba de calidad (ja) de la Institució y a despecho de la otra línea de ayuditas: las que, también a cargo del erario, reciben las editoriales por publicar en catalán, discriminación (¿positiva?) que durante mucho tiempo ha convertido en una inversión sin riesgo la edición de cualquier cosa –estrictamente cualquier cosa– siempre que estuviera escrita en esa lengua.

A esta orgía hay que añadir los innumerables títulos que la Generalidad edita por sí, sin encomendarse a nadie. Adivinarán ustedes el interés que despiertan entre el público. Por motivos explicables, la producción es siempre más onerosa de lo que marca el mercado. Acérquese el lector al EADOP y conozca las librerías de la Generalidad y los contenidos a los que las autoridades consideran adecuado sacrificar recursos.

Daniel Sirera, además de ser la única razón que queda en pie para seguir votando al PPC, suele denunciar cosas sabrosas. La última ha sido la discriminación, con motivo de la Feria de Francfort, de los autores catalanes en castellano.

Antes de la Generalidad y de las subvenciones, a pesar de todas las dificultades –a veces a pesar del exilio–, la literatura catalana mostraba gran dinamismo y calidad. Hoy se siembra de euros el campo (de los amigos) y nadie le llega a la suela del zapato a Foix, Espriu, Ferrater, Riba, Estellés, Palau i Fabra, Oliver o Gimferrer. O a Pla, Calders, Rodoreda, Villalonga (Llorenç), Pàmies (Teresa) o Moix (Terenci). La discriminación positiva del catalán está asesinando la literatura catalana.

Cataluña
Montilla, martillo de heretges
José García Domínguez Libertad Digital 7 Agosto 2006

Si la palabra dignidad formase parte del vocabulario de Juan Marsé, Eduardo Mendoza, Javier Cercas, Juan Goytisolo, Enrique Vila-Matas, Félix de Azúa, Javier García Sánchez, Ignacio Vidal Folch y para de contar porque no hay más cera que la que arde, los alemanes, esa gente tan extraña que aún conserva el sentido del ridículo, se verían obligados a suspender la Feria de Frankfurt de este año. Pues, como es fama, Pepe Montilla ha dado su bendición al apartheid gramático que le reclamaban sus iguales de la Esquerra con ocasión del evento. Así, Montilla acaba de sentenciar que una cosa es escribir en Cataluña y otra muy distinta ser escritor catalán. E igual que Artur Mas cuando anunciara airado que Roma no paga a charnegos desagradecidos –"Que monten un colegio privado en castellano para el que lo quiera sufragar, como se montó uno japonés en su momento"–, el de Iznájar ha asentido a que no se subvencione a cipayo alguno que ose expresarse en la lengua literaria de Pere Gimferrer.

Con lo que los arriba mentados habrán de buscarse una pensión con derecho a cocina en Frankfurt, ya que los socialistas del Govern sólo apoquinarán copas, viaje y estancia a Andreu Buenafuente – el literato más vendido en lengua catalana durante lo que llevamos del siglo XXI– y a un ramillete de glorias vernáculas de talla aproximada. Si se toma en consideración que, según datos de la propia Generalidad, el 53,5% de los catalanes posee como lengua propia el castellano –frente a un 40,3% cuyo idioma materno es el catalán–, quizás a alguien le quepa sorprenderse de que ese obsceno nuevo pasito del progrom cultural catalanista pueda llevarse a cabo con total impunidad. Al igual que quien nunca haya vivido en una sociedad enferma, tampoco sería capaz de comprender cómo la mayoría del paisanaje admite de grado ser estigmatizado por comunicarse en su propio idioma. Pero, como bien saben lectores del "Discurso sobre la servidumbre voluntaria", el único interrogante sensato frente a ese tipo de patologías colectivas es el de si vale la pena perder el tiempo tratando de curar a la legión de los adictos al soma del auto desprecio.

Razón de que lo que más debiera inquietarnos a los aborígenes en ese asunto del circo de Frankfurt no sea la cuestión, menor al cabo, de la exclusión de la narrativa catalana que se expresa en castellano, sino la clamorosa ausencia de la literatura catalana escrita en catalán. He ahí el gran escarnio: que una vieja cultura milenaria, la misma que engendró en su seno a autores como Espriu, Foix o Pla, tras miles de millones de euros tirados en subvenciones, haya de salir por el mundo sin poder enseñar algo más que las vergüenzas de Isabel Clara Simó. Como se entere Manolita Chen, se nos matricula en los cursos para sacarse el Nivel "C". Seguro.

Consumo interno
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 7 Agosto 2006

Durante meses, cada vez que los líderes de ETA o Batasuna han emitido un mensaje maximalista, una palabra más alta que otra, aparecía un portavoz del Gobierno o del PSOE invitando a no hacerles caso. «Son discursos para consumo interno», se escuchaba como disculpa. Era la frase mágica que servía para decirnos que no había que tener en cuenta aquellas soflamas dirigidas a las bases de la izquierda abertzale por mucho que entraran en abierta contradicción con las tesis del pacifismo gubernamental.

Las ediciones de los dos últimos días de 'El Correo' han dado cumplida cuenta de la radicalización del discurso de Batasuna y se ha explicado este fenómeno por la insatisfacción y el malestar de las bases sociales de la izquierda abertzale. Los dirigentes del partido ilegal no pueden hacer otra cosa porque su gente está radicalizada, pero resulta que, durante meses, esos mismos líderes y los de ETA han estado adoctrinando a los suyos con mensajes maximalistas.

Les han hecho creer que tenían la luna al alcance de la mano y ahora las famosas bases no se conforman con menos que la luna. Es normal, se cosecha lo que se siembra y ETA y Batasuna llevan meses diciendo que la tregua -el proceso- no era para avanzar hacia la paz, entendida como el final del terrorismo etarra, sino para avanzar hacia sus objetivos políticos tradicionales. Los suyos quieren palpar ya resultados de las promesas recibidas. A ésto es a donde nos ha conducido la sobredosis de mensajes de consumo interno que algunos creían tan inocentes.

Para afrontar este problema hay dos posibles estrategias. Una, la de exigir a los dirigentes de ETA y Batasuna que se ocupen ellos mismos de moderar a sus bases. Puesto que son ellos quienes más han contribuido a ese fenómeno de radicalización, les corresponde ahora desactivar el mecanismo que han creado y para ello podrían empezar por contarles la verdad a los suyos: que Batasuna está fuera de la ley y corre el riesgo de quedarse eternamente en esa situación; que ETA tiene los días contados, tanto si hay diálogo con el Gobierno como si no lo hay, y que está fuera de lugar pretender negociar contrapartidas con quien se dispone a salvarlos del naufragio.

La segunda opción, la más peligrosa, es la de considerar que el Gobierno tiene alguna responsabilidad y debe ayudar a los 'moderados' para que triunfen sobre los radicales y que la mejor ayuda es hacerles concesiones a los primeros para que se impongan sobre los segundos. Esta estrategia no es original pues en el Ulster ha sido la gran vaca que ha estado ordeñando durante años Gerry Adams para su propio beneficio político. Si los supuestos 'moderados' tienen beneficios, la existencia de los 'radicales' será necesaria para seguir cobrando peaje y no se avanzará nunca hacia su desaparición.

f.dominguez@diario-elcorreo.com

"Grotescos" en el mundo

EDITORIAL Libertad Digital 7 Agosto 2006

La deriva de la política exterior en manos de José Luis Rodríguez Zapatero y Miguel Ángel Moratinos parece haber tocado fondo con la gestión de las crisis de Oriente Medio y de Cuba. Aunque con este Gobierno siempre hay una sima más profunda, es difícil que la credibilidad, el prestigio y la influencia de España puedan hundirse más de lo que ya lo han hecho durante las últimas tres semanas, probablemente las más pródigas en muestras de radicalismo, temeridad e indocumentación de un mandato marcado por la especialización en todas esas actitudes.

No es sólo que el laborioso consenso sobre los ejes de la política exterior haya saltado por los aires con un Gobierno disolvente y letal para tantos consensos heredados de la Transición; grandes acuerdos cuyo servicio a la estabilidad, la riqueza y la solvencia de España ha quedado sobradamente contrastado durante los últimos treinta años.

No es sólo que una tradición de atlantismo y europeidad, de compromiso con la democracia y la libertad económica en Iberoamérica, de vocación moderadora en la ribera sur del Mediterráneo y de implicación activa en la solución del conflicto del Sáhara haya sido arramblada por otra ajena, de tercermundismo militante, que abraza a cualquier sátrapa, tirano o forma de criminalidad sectaria, a condición de que sean enemigos de la libertad y de quienes la han defendido junto a nosotros durante décadas.

Con ser graves, la ruptura del consenso y el abrupto reemplazo de Occidente por lo peor de la ideología tercermundista no agotan los estragos que Zapatero y Moratinos han causado en nuestra política exterior.

La insensata involución iniciada cuando Zapatero perpetró el desaire de no levantarse al paso de la bandera de los Estados Unidos durante el desfile del Día de las Fuerzas Armadas celebrado en Madrid en 2003 tendrá consecuencias palpables a medio plazo para la seguridad, la libertad y la calidad de vida de los españoles. El propio ministro de Defensa lo reconoció el pasado viernes: "La inseguridad de las familias españolas se genera a miles de kilómetros de distancia", dijo José Antonio Alonso, en una manifestación de sinceridad involuntaria, incongruente, en todo caso, con la acción de España en el mundo durante el mandato del Gobierno al que pertenece.

Las últimas tres semanas han sido una demostración de cómo dilapidar un acervo de lealtad al mundo libre, de cómo forzar a toda una nación a sentarse sobre el nido de las serpientes y de cómo transformar un país hasta ayer fiable en un país del que sólo se fían los terroristas, los dictadores y los iluminados. El elocuente desprecio de la secretaria de Estado norteamericana, que ha calificado de "grotesca" la gestión del Gobierno de España en la crisis del Líbano, es un adelanto de la intemperie que, de repente, nos volverá vulnerables por el norte y por el sur.

En Europa, ya hemos comprobado los primeros efectos de una política exterior suicida, con una drástica reducción de los fondos estructurales y de cohesión, una pérdida del peso político, alcanzado con tanto esfuerzo en la Cumbre de Niza, y una indolencia más que notable en la respuesta a la avalancha de pateras que asola a Canarias y Andalucía. Indolencia, por cierto, que es el resultado de una irritación también evidente de nuestros socios por la decisión unilateral de regularizar a más de un millón de inmigrantes indocumentados.

Por el sur, por el Magreb, seguirán llegando los desafíos del futuro, terrorismo, inmigración ilegal, narcotráfico, pero España ya no tendrá la fuerza ni los aliados necesarios para hacerles frente. En Iberoamérica, mientras tanto, los nuevos caudillos podrán saquear las empresas españolas, seguros de que el Gobierno español es su nuevo aliado y les devolverá la visita cargado de fondos de ayuda al desarrollo.

El jefe de la oposición, Mariano Rajoy, ha prometido que España tiene arreglo, después de dos años de fractura y aislamiento provocados por un Gobierno exaltado y temerario como el que pilota esta milenaria nación. Puede que recuperar la confianza de los españoles en sí mismos sea una meta titánica pero alcanzable, considerando nuestra secular cultura de la reconciliación. ¿Lo será también recuperar la confianza de nuestros aliados?

Diplomacia
IÑAKI EZKERRA i.ezkerra@diario-elcorreo.com 7 Agosto 2006

Sigue la Alianza de Civilizaciones anunciada por Zapatero y ya podemos apreciar algunos espectaculares resultados. Eso sí que es éxito y no lo de otros. El propio Zapatero se pone un pañuelo palestino y por poco no sólo no arregla la guerra sino que nos lleva a ella contra Israel. No hemos acabado por los pelos a tortas con los judíos gracias a los denodados esfuerzos diplomáticos de Moratinos, que la verdad es que hizo lo que pudo para conseguirlo dándole grititos a Mauricio Hatchuel.

Por si fuera poco el integrismo islámico no parece ablandarse ante estas concesiones porque sigue reclamando la propiedad de todo el territorio español y para colmo de males en las Canarias andan unos declarándole directamente la guerra a la civilización romana ni más ni menos, asegurando en su 'Estatut' particular que no tienen que ver nada con ella ni con su obra civilizadora y reivindicando a la par sus raíces étnicas como población protohistórica de origen norteafricano, o sea poniéndoles a los marroquíes los dientes largos mientras a esas islas llegan pateras y pateras con las que el Gobierno no sabe qué hacer. La verdad es que si uno fuera canario no andaría jugando con las cosas de comer y no se daría esas alegrías étnicas que nos podemos permitir los vascos y los gallegos desde aquí arriba, desde el Cantábrico y el norte de España. No es lo mismo hacerse el indígena y el espécimen racial en Donosti o en Vigo que en el norte de África teniendo al lado a Marruecos. La verdad es que eso era ya lo que nos faltaba: que la Alianza de Civilizaciones termine con Mohamed VI organizándonos -como su padre- una 'marcha verde' o una 'marcha fucsia' sobre Tenerife. Sería un lindo final.

Para meterse a un oficio uno debe saber si tiene o no las dotes necesarias. No se puede ir por la vida de pacificador si se es un revanchista vocacional o un patoso que habla todo el día de la Guerra Civil. Yo, por ejemplo, tengo un pariente que es la antidiplomacia en persona, el ser capaz de rememorar en el momento menos oportuno las viejas afrentas que todos habíamos logrado olvidar. No le haría ministro de Exteriores. Si la paz entre EE UU y la extinta URSS hubiera dependido de él habríamos tenido guerra nuclear. Habría sabido hallar las palabras precisas para desatar la hecatombe. Pienso en Zapatero y en su abuelo fusilado. Pienso en Aznar poniéndose las gafitas de Unamuno para decir en aquella universidad americana que el odio del Islam a España no es de ahora sino de hace siglos. Buena teoría para hacer amigos. No sé quién le hizo esa conferencia a Aznar pero me lo imagino. Sospecho que es el mismo genio de la diplomacia que estos días ve resucitar en la sociedad española el antisemitismo de 1492.

EL SECTARISMO GUERRACIVILISTA EN TVE
Editorial  minutodigital 7 Agosto 2006

No cabe duda de que la izquierda española ha llegado a un grado de cinismo respecto a los acontecimientos que rodearon la guerra civil dignos de los grandes maestros de la manipulación soviéticos. Y buena prueba de ello son los programas que bajo la etiqueta de documentales esconden su verdadera cara de piezas de pura propaganda política al servicio de uno de los bandos contendientes en aquella guerra fratricida.

Es el caso de la serie que emite la 2 de TVE, 'Memoria recobrada', dirigida por el promarxista Alfonso Domingo. Basta acudir a las declaraciones de su director para averiguar el grado de imparcialidad con que aborda la cuestión y por tanto la credibilidad que puede otorgarse a tal producto televisivo. Según este memorista “hay una parte de la sociedad, la más conservadora, (es decir la derecha) que se empeña en que existan dos Españas”. Por ello él y los suyos llegan al rescate. 'Memoria recobrada', “da voz a personas que sufrieron la represión del bando vencedor durante la Guerra Civil española y la posguerra”. La voz de los que sufrieron la represión de las izquierdas durante la II república y la guerra, por supuesto no se escucha, de manera que la serie simple y llanamente trasmite la idea de que uno de los bandos, el nacional por supuesto, se dedicó a matar gente a mansalva por pura maldad, mientras el otro, según parece, sufría la represión por el solo hecho de defender la libertad, la democracia y la solidaridad con los más necesitados.

Pero pueden estar tranquilos, pese a este calculado ejercicio de memoria y desmemoria, que silencia a unas víctimas para dar voz a otras según al bando que pertenecieran, “la serie no intenta avivar nada sino cerrar heridas”. Pero además la serie hace descansar mucho del peso de sus afirmaciones en meros testimonios de supuestos testigos o descendientes de las presuntas víctimas, que curiosamente siempre profesan la misma ideología. Según el director, después de 30 años de democracia los republicanos perdedores siguen aterrorizados, y por supuesto, “gracias a que se ofrecen estas declaraciones en televisión mucha gente ha perdido el miedo y está empezando a contar cosas”(sic). Nada más efectista que un ancianito contando atrocidades que contempló de jovencito. Como sus testimonios sean igual de fiables que el de aquellos testigos que aseguraron como habían visto arrojar cientos de cadáveres de asesinados por los nacionales al barranco del Carrizal en Orgiva (Granada)... Tras anunciar a bombo y platillo El País el descubrimiento de una fosa con más de 2.000 fusilados por los malvados nacionales, una excavación pagada con dinero publico realizada por una de las asociaciones para recuperar la memoria del bando republicano, encontró cientos de osamentas, sí, pero no de seres humanos, sino de animales, perros y cabras principalmente. Rojas suponemos que serian las bestias, a la vista del riguroso testimonio de aquellos que vencieron ese miedo a contarnos lo malos que fueron los fascistas con los animalitos.

Sarcasmos aparte, la productora del programa, la progresista Argonauta, ha puesto buen cuidado en que todos los participantes en el proyecto sean simpatizantes del bando republicano, incluidos conocidos militantes comunistas. Buscó a historiadores-publicistas de izquierda y para narradores de los episodios a intelectuales “comprometidos” como el cantautor Luis Pastor, que presentará el episodio 'Extremadura amarga', y a escritores como Juan Madrid, que conduce el episodio titulado 'Málaga, 1937, la carretera de la muerte'. Del asesinato de Calvo Sotelo, Paracuellos, las checas de Madrid y Barcelona, el tren de Jaen, la cárcel de Irún, los barcos prisión, los acantilados del Faro Mayor de Santander, Moncada y Rechat, la matanza del Cuartel de la Montaña, el santuario de Sta. María de la Cabeza, los asesinatos de religiosos etc etc. ni una sola palabra, no merecen la atención de episodio alguno.

Aún así los autores insisten en que “este trabajo es un intento de recuperar la dignidad y, en suma, de conocer mejor el pasado de un país”. Un pasado sesgado y manipulado por lo que se ve. “Cada cual tiene su opción ideológica, pero lo que expresamos es un pasado que debemos conocer todos”, señala Alfonso Domingo, conocido escritor prorepublicano. El problema es que se ha de conocer TODO el pasado, y no sólo el que conviene exagerar y tergiversar a los herederos ideológicos de uno de los bandos.

Algo más que una ventana
José Javaloyes  Estrella Digital 7 Agosto 2006

En el inmisericorde fragor de los bombardeos, ejecutados expansivamente sobre la geografía y la población libanesa por un Israel que apura hasta las heces la “racionalidad” de esta guerra que no comenzó, Estados Unidos y Francia han logrado el consenso para esa Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que zanje, desde la diplomacia, la respuesta militar judía contra el ejército chií de Hezbola, movido por control remoto desde Irán y Siria. La voz disonante es la del propio Líbano: sujeto pasivo – en su población y en su territorio – de una contienda que no ha podido ni evitar ni controlar. Algo impensable debido para su condición de Estado “coloidal”: sin estructura de poder ni capacidades soberanas con las que decidir sobre sus destinos, en la propia guerra y en la paz.

Anotado cómo Israel precisa el hecho de que Hezbolá ha lanzado más de 3.000 cohetes sobre su territorio (ayer con la muerte de 11 soldados, además de víctimas civiles), con una diferencia en crueldad e inmisericordia sólo establecida por la diferencia en las respectivas capacidades de dañar, es de advertir la satisfacción del presidente norteamericano por el acuerdo logrado con Francia. No podía ser de otro modo después de la gran manifestación en Bagdad de los chiíes de Iraq, en protesta por los bombardeos de Israel.

Esta manifestación, habida en la semana pasada, sin que la perturbaran las nuevas autoridades iraquíes ni la hostigasen las gentes de Al Qaeda, da la medida de hasta donde la situación actual en Oriente Medio, para los intereses de Washington, está mucho más fuera de control de lo que estaba hace tres años, antes de que comenzara la guerra de Iraq.

Y no está sólo deteriorada la situación, para los Estados Unidos y para Europa, en lo que respecta a los árabes. La República Islámica de Irán, globalmente acosada en la ONU por su programa nuclear, se encuentra, sin embargo, regionalmente fortalecida por el despliegue de su influencia en Iraq, Siria y el propio Líbano, donde actúa por interposición de protagonista a través de Hezbolá. El arco chií se abre como una navaja sobre el cuello de los intereses occidentales en la región, sin reparar demasiado en si tales intereses son de sede norteamericana o de sede francesa.

Tampoco se detiene ahí el negativo cambio, que conjuraría cualquier salida política inteligente desde el alto el fuego en el Líbano con el desarrollo de una reformulación global de la política de Occidente con los árabes. Algo a lo que urge el desplazamiento de éstos como Estados Nacionales en una deriva progresiva hacia el paradigma emergente de la “nación islámica”, promovida, en tenaza, por el yihadismo de Al Qaeda, desde el sunismo, y el activismo chií que ya opera en Iraq y hace la guerra en el Líbano.

El egipcio Ayman al Zawahiri, número dos de Al Qaeda, anuncia la reorganización terrorista de los Hermanos Musulmanes en su país, bajo el nombre de Gamaa Islamiya, comandados por Mohamed al Islambuli, hermano del militante que, en 1979, asesinó al presidente egipcio Sadat – que había firmado la paz con Israel – disparándole, durante un desfile, desde el propio carro de combate que comandaba como oficial..

Volviendo al consenso franco-americano sobre Líbano, parece una obviedad decir que la solución estable y definitiva del problema libanés – ahora expresado con Hezbolá, como antes lo expresaron los palestinos – pasa, como el propio régimen de Damasco ha dicho, por la solución del problema del Golán y de la paz entre Israel y Siria.

Más allá del conflicto por donde sangra ahora el Oriente Medio, está el asunto de la actual involución islamista desde lo que fue hasta ahora el choque con el nacionalismo árabe. Y, en este sentido, el caso de Hezbolá en el Líbano ejemplifica en qué puedan quedar los Estados árabes de la zona si prospera contra ellos el cambio islamista, en cualquiera de sus radicalismos, de la manera que prosperó en el Irán del Sha la revolución de Jomeini.

Si el mundo árabe involucionara globalmente hacia el islamismo, como pretenden por separado Irán y Al Qaeda, se cerraría globalmente a la modernidad, como ya se cerró el mundo persa con la involución teocrática del jomeinismo. Ahí y contra eso sí hace falta un pacto de civilizaciones, pero no la alianza que postula Rodríguez, al alimón, con los islamistas de Turquía y los integristas de Irán.        jose@javaloyes.net

Guerra contra Hezbolá
Tragedia griega, farsa diplomática
GEES Libertad Digital 7 Agosto 2006

Mientras la guerra se intensifica el juego diplomático también, más que nunca como puro juego, simulando que con la farsa del segundo se pueda detener la tragedia de la primera. Francia vuelve a castigarnos con sus delirios de gran potencia y Estados Unidos tiene que darle cuerda porque la presión internacional de los que viven sólo de las emociones que suscitan las imágenes que les meten por los ojos no se puede resistir frontalmente.

Ya se han puesto de acuerdo sobre un proyecto de resolución para un "alto el fuego permanente y un arreglo político a largo plazo". Gran milagro donde los haya. Si las resoluciones del Consejo de Seguridad ordenando la suspensión de hostilidades promovieran realmente la paz el Oriente Medio sería una balsa de aceite desde hace décadas. La tormenta de la opinión pública arrecia y los plazos son cada vez más cortos. El documento podría teóricamente votarse este lunes, pero cabría esperar que la discusión dure varios días y nos pongamos en el fin de semana. A nadie se le puede ocultar que sólo servirá para que Israel y Hezbolá se acusen mutuamente de no cumplir los requisitos mínimos para ponerla en práctica. Y dado que "todos somos ahora Hezbolá", como decían algunas pancartas de los manifestantes de Londres que parecían inspiradas por el ecuánime y compasivo espíritu de don José Blanco, el daño lo recibirá Israel y la beneficiaria será la organización terrorista cuyo principal objetivo es destruirlo y, de momento, hacerse con el incomparable prestigio de ser la única fuerza islámica y árabe capaz de haberse resistido al estado judío, lo cual, en no pequeña medida, ya lo tiene en su haber. El alto el fuego consagraría ese formidable activo.

El voto de Naciones Unidas no serviría para otra cosa porque, de hecho, lo que supuestamente tendría que ponerlo en práctica vendría después, en una incierta pero ya prevista segunda resolución que pondría en pie un ejército de cascos azules que apoyarían a las fuerzas armadas libanesas en controlar la franja fronteriza, lo cual es tan imposible como que el estado hebreo le regale a los radicales chiíes una rotunda victoria congelando en este momento el conflicto. De hecho, si lo segundo tuviera algunos visos de realidad lo primero no resultaría tan fantasioso.

¿Pero dónde está ese ejército nacional que las fuerzas extranjeras tendrían que apoyar para proceder al desarme de la imbatida y poderosa Hezbolá en cumplimiento de la resolución 1559 de finales del 2004, todavía sin estrenar? ¿Y de dónde van a salir los entre 15.000 y 20.000 hombres –de ambos sexos, por supuesto– que tendrían que ejecutar un mandato de imposición de paz, nada de mantenimiento, contra la inquebrantable determinación de combatientes cuyas extraordinarias capacidades bélicas ahora conocemos, y todo eso muchos meses después, lo más probable es que una eternidad, de que se les hubiera otorgado un alto el fuego que les permitiera recuperarse de los daños sufridos? Y en el fantástico supuesto de que se pudiera conjurar la existencia de esos bravos soldados locales y del ancho mundo, ¿cómo conseguirían lo que el ejército israelí no ha podido en tres semanas y no estamos todavía seguros de que pueda en otras tres más de ofensiva terrestre?

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Estado plástico
Por GERMÁN YANKE ABC 7 Agosto 2006

EN las últimas décadas del siglo XVIII, Estados Unidos era un hervidero. Unos querían asegurar las competencias de los Estados, otros formular y formalizar las de la incipiente Unión. Unos querían modificar las costumbres, dar carta de naturaleza distinta al sistema educativo y a los modos políticos, separarse en todo de la Corona Británica. Otros pretendían poner en valor, sin embargo, lo que consideraban principios fundamentales de la constitución no escrita de Gran Bretaña que, a su juicio, habían sido traicionados por el despotismo de monarcas y políticos. Se invocaba la razón, la religión, la moderación, la bondad, la revolución... Todo podía ser puesto en cuestión y todo defendido como nunca antes se había hecho. El doctor Benjamin Rush se paseó por allí y, en julio de 1782, sorprendido de que en Filadelfia -como manifestación de que toda extravagancia era posible- se celebrara el nacimiento del heredero de la Corona francesa, escribió que todo estaba, en Norteamérica, «en estado plástico».

Han pasado 225 años y estamos, aquí, en España, en un paradójico estado plástico. Lo estuvimos también hace menos tiempo, durante la transición de la dictadura a la democracia, aunque entonces todo se convirtió en flexible porque sabíamos, más o menos, que era lo nuevo que buscábamos: las instituciones democráticas en vez de la estructura orgánica del franquismo, la consolidación de la libertad individual en vez del paternalismo autoritario, la ciudadanía en vez de un agobiante sistema de súbditos controlados. Todo era flexible menos el modelo o, aún mejor, todo era flexible para lograr precisamente el modelo. No se trata ahora de deificar ni las actitudes ni los procedimientos, que sería tan absurdo como contraproducente, pero la plasticidad tenía un sentido.

Ahora hay quienes quieren modificar radicalmente las costumbres con un vértigo que impone nuevos cambios en cuanto uno repara en los anteriores. Y quienes quieren cambiar la Historia con el paradójico instrumento de la memoria. Como si se tratara, por tanto, de buscarse un acomodo personal en vez de institucionalizar un cierto concepto de la convivencia. Hay comunidades autónomas que quieren más competencias, pero el argumento ya no es la eficacia sino la emulación, ya no es la ciudadanía sino el carácter de nación, a veces étnica, con que se disfrazan. Todo, naturalmente, puede ser discutido, pero conviene subrayar que, ahora, lo que crece con tanta flexibilidad se aleja del concepto de ciudadanos libres e iguales ante la ley y se aproxima sorprendentemente a imperativas mistificaciones y a comunidades preexistentes. En definitiva a lo que Rush llamaría prejuicios y opiniones sacralizadas que quieren rendir la libertad.

El estado plástico, temporal por naturaleza, se nos ha convertido en Estado plástico, en el que se han solidificado las manías y las ambiciones del poder, como si la elección de los representantes supusiera el fin de la existencia de los representados.

Cuba
Una luz de esperanza
José Vilas Nogueira Libertad Digital 7 Agosto 2006

Mohínos y piadosos andan nuestros prisoecialistas; de morado penitencial se han vestido nuestros verdi-rojos comunistas. El demonio capitalista no da tregua a su sensible corazón: guerra y matanzas sin cuento, hambre y explotación por todas partes. Menos mal que les queda Cuba, reducto revolucionario, paraíso del proletariado. Pero, con riesgo del gran prostíbulo y de la gigantesca cárcel, el heroico comandante Fidel (tanto uniforme para tan pocas batallas) ha enfermado. Los buitres burgueses se han apresurado a enterrarlo, a él y a su revolución. Pero, "¡gracias a Marx, no lo conseguirán!". El comandante está vivo y en tal plenitud de sus facultades mentales que hasta él mismo redacta sus partes médicos. El poder revolucionario está asegurado en las manos de su hermano, el comandante Raúl, auxiliado por multitud de comandantes, capitanes y tenientes, hermanos, sobrinos, primos y toda la parentela revolucionaria.

Hablando en serio, si los innumerables crímenes que ha alentado y producido no le prestasen cariz dramático, el conjunto de supercherías características del marxismo resultaría muy divertido. Su éxito es ilustrativo de la inmensa capacidad de estupidez de la especie humana. Según esta singular doctrina, la historia es producto de la lucha de clases o, en formulaciones menos estrictas, de impulsos de masas, definidas con otros criterios. Los movimientos de estos gigantescos actores sociales responderían a determinaciones de física social (de aquí el carácter "científico" del socialismo marxista), en la formulación estricta, originadas en el nivel de desarrollo de las fuerzas de producción: y en formulaciones más laxas en cualquier cosa, pero siempre impersonal e irresistible. El individuo sería una piuma al vento arrastrado por colosales colectivos, por decirlo aderezando la donna del Rigoletto de Verdi con ropaje unisex.

Siendo así la cosa, poco debía importar la individualidad de los dirigentes políticos. Pues bien, la historia del comunismo revela todo lo contrario. Los dirigentes comunistas fueron y son tratados como divinidades terrenales. El marxismo es en realidad una religión, aunque se presente disfrazado de filosofía, sociología y política. Por eso, el culto a las palabras e imágenes de sus dirigentes sólo encuentra parangón en algunas religiones. Recuérdense las gigantescas imágenes de la trinidad comunista, Marx-Engels-Lenin, que hace años presidían el paisaje urbano en las naciones sometidas a esta cruel tiranía. Recuérdese el papel de guardián de la ortodoxia desempeñado por el Instituto Marxista Leninista de Moscú. Recuérdense el culto a Stalin, el culto a Mao, el culto al "gran líder" norcoreano Kim il Sung y a su hijo, el "querido dirigente", Kim Jong Il, ahora gran líder merced a la "burguesa" institución de la herencia, etc.

No mejor que ellos es el querido comandante Fidel, ni menos "burguesa" su sucesión por su hermano Raúl. ¿Sobrevivirá el despotismo comunista cubano a la muerte del dictador? No parece probable, pero tampoco hay que excluir que el futuro de Cuba, lamentablemente, se asemeje más al de Corea del Norte que al de Rusia o China. Lo que sí es seguro es que cuando se produzca el cambio, por años que dure la tiranía, nada quedará del "hombre nuevo" en cuya construcción simulan ocuparse los sacerdotes del crimen. Sólo decenios de infamia, que los "recuperadores de la memoria" blanquearán con aplicación de narcotraficantes. La enfermedad de Fidel enciende una luz de esperanza.

José Vilas Nogueira es catedrático de Ciencia Política en la Universidad de Santiago de Compostela

INDIGNACIÓN POR EL VIAJE DE MORATINOS A DAMASCO
Estados Unidos califica de "grotesca" la gestión del Gobierno español para convertir a Siria en "un agente de paz"
La parcialidad del Gobierno en la guerra del Líbano sigue irritando a los aliados de España. La entrevista de Moratinos con el presidente sirio Bachar al Assad ha colmado la paciencia de Israel y Estados Unidos, cuando parecía que nada podía superar las declaraciones anti-israelíes, las manifestaciones convocadas por el PSOE o la foto con la kefya palestina. A las quejas de Israel, se une ahora el desprecio de EEUU. Condoleezza Rice considera "grotesco" el intento del Gobierno español de implicar al régimen baazista en los asuntos de Líbano "como si fuera una especie de agente de paz". Invitar a Siria "a que regrese a los asuntos libaneses cuando ocupó brutalmente el país durante 30 años es grotesco", declara Rice a la revista Time.
Libertad Digital 7 Agosto 2006

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, considera "grotesco" tratar de implicar a Siria en los asuntos de Líbano "como si fuera una especie de agente de paz", en una entrevista con Time adelantada este domingo por la publicación.

"El problema no es que la gente no quiera hablar con Siria, es que Siria no parece escuchar o responder. En el caso de Líbano, invitar a Siria a que regrese a los asuntos libaneses como si fuera una especie de agente de paz cuando ocupó brutalmente el país durante 30 años es grotesco".

Rice telefoneó el pasado jueves por la noche al ministro español de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, después de que éste regresara de Beirut y Damasco y se entrevistara allí con el presidente sirio, Bachar al Assad, dentro de los esfuerzos por poner fin a los enfrentamientos entre Israel y la guerrilla chií libanesa de Hezbolá. Estados Unidos considera a Siria e Irán los principales apoyos de Hezbolá.

Moratinos dijo entonces que Siria deseaba ser parte de la solución, y no del problema, y que ejercería influencia sobre Hezbolá, siempre que cambien el "contexto político y militar" de Líbano.

Fuentes del Ministerio de Exteriores español informaron después de la conversación entre Rice y Moratinos, y precisaron que ambos ya habían quedado, antes del viaje del ministro, en analizar sus resultados, pero no dieron más detalles sobre su contenido. El Departamento de Estado no facilitó su versión de la conversación.

Opciones para un Irak unido
En su entrevista con Time, Rice se refiere a la situación en Líbano, a Irak y a Irán, y deja claro que no cree que Irak se dirija hacia una guerra civil, un riesgo del que avisaban esta misma semana el jefe del Estado Mayor estadounidense y el máximo comandante en la región. "Tienen un problema de violencia sectaria", admite, pero no han "descartado" un Irak unido.

La jefa de la Diplomacia estadounidense niega rotundamente que Oriente Próximo esté ahora peor que antes de la invasión estadounidense de Irak y añade que este país ya no representa una amenaza militar.

"Estamos en transición a un nuevo tipo de Oriente Próximo, y es muy turbulento, es incluso violento. Pero tiene, al menos, una oportunidad de ser un Oriente Próximo donde haya un Irak democrático, multiétnico, donde la gente resuelva sus diferencias mediante la política, no mediante la represión. Hay una oportunidad de que Israel y Palestina vivan uno junto a otro en paz, hay una oportunidad de que Líbano pueda controlar su propio territorio sin las fuerzas sirias", argumenta.

En cuanto a Líbano, afirma que si Hezbolá ha mostrado tener más capacidad de resistencia de lo esperado es porque ha utilizado los últimos 10 años de tregua para rearmarse, "y la relación reforzada que tiene con Irán y Siria para financiarse y para tecnología realmente ha mejorado sus capacidades".

Prioritario: desarmar a Hezbolá
Rice insiste en que Hezbolá debe ser desarmada y asegura que "el Gobierno libanés entiende su obligación de hacerlo", y para ello necesita ayuda de la comunidad internacional. A su juicio, Estados Unidos no ha perdido credibilidad en el mundo árabe por no haber pedido en la ONU un alto el fuego "inmediato".
"Creo que lo que minaría la credibilidad americana es si dijéramos algo en lo que no creemos. Nosotros también queremos un alto el fuego inmediato, lo que no queremos es uno que en unos pocos días o semanas dé lugar a más violencia", añade Rice que, además, asegura que confía en la palabra de Israel de que no extenderán la guerra a Siria o Irán.

Memoria histórica
LA IZQUIERDA DE MALLORCA HACE EL RIDÍCULO

Minuto Digital 7 Agosto 2006

La izquierda es así. Las prácticas soviéticas continuan utilizándose en España.

El caso parece de broma, pero esconde una campaña de la izquierda para criminalizar a todos aquellos que no comulgan con el pensamiento único zapateril.

Ha sucedido en Mallorca. Los medios de la isla han destacado que:

"La memoria de Antoni Amer Garanya, alcalde republicano de Manacor asesinado en 1936, fue ultrajada en la madrugada del jueves apenas doce días después de que la ciudad la recuperara de forma oficial. El busto que fue colocado en sa Graduada el pasado 22 de julio, el mismo día en que el retrato del hijo ilustre pasó a ocupar su lugar en la Sala de plenos que presidió durante cuatro años, apareció ayer con inscripciones fascistas."

La cuestión es que nuestros compañeros son muy torpes o desconocen de lo que hablan. En la fotografía puede observarse como las flechas pintadas con el yugo son siete, cuando el símbolo de la Falange contiene tan solo cinco. Lo de "Viva el Rey" no es muy común entre los falangistas, ya que son republicanos.

Estamos con toda seguridad ante un ataque grotesco de la izquierda contra sus propios símbolos para criminalizar a todos aquellos que no comulgan con el pensamiento único zapateril. Seguro que veremos mucho mas de todo esto.

Coordinadora por la Verdad Histórica
Mientras tanto, se ha puesto en marcha la Coordinadora por la Verdad Histórica, una iniciativa de diversos grupos políticos y asociaciones que pretenden "paralizar la Ley de la Memoria Histórica por revanchista e inoportuna". También pretenden celebrar un "20-N unitario y reivindicativo en Madrid y, especialmente, en el Valle de los Caídos".

El Gobierno reconoce al los terroristas 'maquis'
El Gobierno quiere hacer un reconocimiento público a los terroristas del ‘maquis’ que continuaron la lucha armada a favor de la República después de terminada la guerra. Este colectivo no ha sido incluido de forma específica en el proyecto de la llamada ley de la Memoria Histórica, pero la comisión interministerial dirigida por María Teresa Fernández de la Vega consideró “pertinente” tomar medidas que contribuyan a recordar su lucha.

El maquis, que fue responsable en España de aproximadamente 2.000 asesinatos, quiere ser ahora glorificado como ejemplo de resistencia democrática contra el régimen de Franco. Resistencia democrática a la que algunos quieren añadir a la ETA previa a la democracia, que según parece continuó la loable labor del maquis en su oposición al franquismo. Sin embargo el fenómeno del maquis, o bien constituyó un intento guerrillero controlado por el comunismo soviético, con lo cual bien se puede entender su carácter antidemocrático, o protagonizó los últimos episodios del bandolerismo español.

Al acabar la guerra, restos de unidades militares republicanas, generalmente milicianos huidos, se refugian en zonas agrestes y montañosas, con la esperanza de que los derroteros de la II Guerra Mundial posibilitasen una invasión de España que diese la vuelta al resultado de la guerra civil. Con el paso del tiempo los más pasan a Portugal o Francia y las reducidas y aisladas partidas que quedan se dedican a una actividad que más tiene que ver con el bandolerismo que con la resistencia organizada contra el régimen franquista. Muy temida en la zona extremeña, por ejemplo, fue la partida del Manco de Agudo como se conocía a José Méndez Jarramago. Sus acciones crueles son conocidas en todos los Montes de Toledo. Los secuestros, robos y asesinatos de esta partida se cuentan por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cáceres y Badajoz. El Manco de Agudo fue muerto en 1949 y su partida estaba teóricamente integrada inicialmente en el llamado Ejército Guerrillero del Centro.

Sin embargo subsisten algunas partidas mejor organizadas y con una clara misión política que reciben apoyo desde la URSS y que generalmente se han infiltrado en España a través de los Pirineos. Utilizan la misma estrategia del terror, que posteriormente sería extensamente utilizada por todos los grupos guerrilleros que proliferaron en la década de los 70. Su táctica era la de cometer robos para conseguir fondos, y amedrentar a las poblaciones y caseríos aislados para conseguir avituallamiento y refugio, cuando estos no simpatizaban con la causa republicana. Humildes autoridades locales, falangistas y guardias civiles fueron los principales objetivos de sus acciones armadas, junto a sabotajes de instalaciones estatales.

En su aplastante mayoría los componentes de los diversos maquis eran anarquistas o comunistas produciéndose ya a inicios de los años cuarenta un predominio de estos últimos. De hecho, su acción más importante —y totalmente fallida— fue la invasión del valle de Arán por parte de más de 3.000 combatientes organizados en Francia bajo la bandera del PCE y la dirección de Santiago Carrillo y el mando militar del teniente coronel Vicente López Tovar, militante comunista. La operación fue directamente autorizada por Stalín quien, a mediados de octubre de 1944, hizo saber al PCE por medio del secretario general del Komintern, Georgi Dimitrov, la necesidad de "obligar a los dirigentes socialistas, anarquistas y republicanos españoles a abandonar su política de pasividad y de espera a que el problema español lo resolvieran desde fuera los imperialistas (...) formar un gobierno o algo parecido que pudiera hablar y tratar en nombre del pueblo español [con el respaldo de] un movimiento popular cuya expresión principal sólo podía ser, en la situación de España, la lucha guerrillera".

Y el maquis pretendió ser ese instrumento político-militar al servicio del comunismo para aparentar la existencia de un movimiento popular.

Blog de la Asociación Libre de Ciudadanos por la Democracia
Filosofía Digital  Periodista Digital 7 Agosto 2006

La Asociación Libre de Ciudadanos por la Democracia (ALCD) ya tiene blog. Su dirección es:
http://www.democraciaconstitucional.org/

En ella encontraréis diversas secciones: Adhesiones, Artículos, Debate, Ideario, Noticias y Propuestas. El que lo desee puede participar en cualquiera de ellas. Excepto para los comentarios, sólo se pide que los textos se manden al e-mail del blog y estén firmados con nombre real.

Los blogs o particulares que deseen adherirse a la Asociación, y aprueben su ideario, podrán manifestarlo de la misma forma y se publicará en la sección correspondiente. Sólo los que expresen su voluntad en ese sentido, figurarán como blogs "Vinculados" a la Asociación. Los demás se incluirán como "Relacionados", siempre que desarrollen algún tipo de actividad ciudadana que tenga como objetivo declarado la democracia.

¡Ciudadanos españoles del siglo XXI, la democracia está al alcance de nuestra mano! ¡No la pidamos, tomémosla!

Noticia publicada en: http://www.filosofiadigital.com/

CONFLICTO EN ORIENTE PRÓXIMO
Israel responde a los ataques de Hizbulá bombardeando de nuevo el sur del Líbano
La guerrilla libanesa lanzó ayer su ataque más mortífero contra Israel
El Ejército israelí afirma haber capturado a uno de los guerrilleros que secuestró a dos israelíes
La ONU aplaza hasta el martes la votación de la resolución de alto el fuego por falta de acuerdo
AGENCIAS El Mundo  7 Agosto 2006

BEIRUT | JERUSALÉN.- El Ejército israelí ha bombardeado de nuevo los barrios del sur de Beirut y la localidad de Gazaniye, al sur del Líbano, en respuesta a los ataques perpetrados por la guerrilla de Hizbulá sobre Israel y que se saldaron ayer con la muerte de al menos 15 personas.

Según informaron fuentes policiales, al menos seis personas de la misma familia perdieron la vida durante el ataque sobre Gazaniye.

Los aparatos de combate israelíes resuenan todavía por el cielo de Beirut, por lo que no se sabe si los ataques sobre la capital han causado víctimas.

Mientras, en la aldea de Qana, al sur del Líbano, el Ejército israelí ha destruido una posición de lanzaderas de cohetes que horas antes atacó la ciudad de Haifa, donde murieron tres civiles y más de 60 resultaron heridos.

El ataque aéreo en Qana siguió a otro en la ciudad de Tiro, en la costa sur libanesa, desde la que Hizbulá también atacó este domingo la ciudad israelí de Haifa y otras localidades a su alrededor.

Además, el Ejército asegura que ha capturado a uno de los guerrilleros de Hizbulá que participó en el secuestro de dos soldados israelíes, en el ataque que desató el conflicto el pasado 12 de julio. No hay información de dónde o cuándo se ha producido la captura. El jefe de inteligencia israelí se ha limitado a informar que el militante fue capturado hace varios días.

Ayer, al menos 15 personas murieron en el mayor ataque perpetrado por la guerrilla chií contra Israel. En la localidad de Kfar Giladi, al norte de Israel, 12 soldados resultaron muertos y otras 13 personas heridas, cuatro de ellas de extrema gravedad, por los cohetes de Hizbulá.

Además al menos dos personas murieron y unas 60 resultaron heridas el domingo por la tarde en la ciudad israelí de Haifa, en un nuevo ataque con cohetes por parte de la guerrilla libanesa. Entre cinco y siete cohetes hicieron blanco en varios lugares, informaron los servicios de emergencia, y al menos uno de ellos impactó en un edificio que se ha desplomado, y del que han sido rescatados tres vecinos que habían quedado atrapados.

El más mortífero
Este ataque de la guerrilla sigue al de ayer por la mañana, que, con 12 víctimas mortales, se ha convertido en el más mortífero de Hizbolá.

"Este ha sido un ataque con muchas víctimas, muy duro, uno de los más duros hasta ahora, hemos tenido que repartir nuestras fuerzas entre muchos lugares y había muchos heridos", relató Shimón Abutbol, jefe de operaciones de la Estrella Roja de David en el norte de Israel.

Y es que, además del ataque en Kfar Guiladí, se produjeron más de una treintena de impactos en la ciudad de Kiriat Shmoná, un poco más al sur. Decenas de cohetes cayeron también en Tiberíades, Haifa y más de una decena de localidades.

En total han sido más de 160 cohetes los que Hizbulá ha disparado contra el norte de Israel, una cifra ligeramente inferior a la del sábado y a la del viernes. Y es que desde mediados de esta semana la guerrilla libanesa ha intensificado sus ataques en más del 50%, si se comparan las estadísticas de los últimos días con las de las tres primeras semanas de la contienda.

Los pequeños katiusha se han cobrado un alto número de víctimas civiles: 34 desde el 12 de julio, mientras que los militares muertos ascienden ya a 54. En Líbano, el gobierno ha cifrado las víctimas civiles entre 600 y 700, en tanto que Hizbulá no ha revelado el número de bajas en sus filas.

Según Israel, el número de milicianos muertos en los combates y en los bombardeos aéreos oscila entre los 250 y los 400.

El alto el fuego "se retrasa"
En el plano de la diplomacia el protagonismo lo ha acaparado el borrador de resolución presentado por Francia y Estados Unidos conjuntamente ante el Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas en el que piden el "cese completo de las hostilidades" entre Israel y las milicias libanesas Hizbulá.

Israel se mostró favorable a este borrador que pide un "cese total de las hostilidades sobre la base del cese inmediato por parte de Hizbulá de todos sus ataques y, de parte de Israel, de todas sus operaciones de ofensivas militares".

Mientras, el Líbano lo rechazó y pidió que "se reconsideren" algunos de sus aspectos por considerar que llevaría al país a la situación previa a la retirada israelí del sur de Líbano en 2000.

Este rechazo ha provocado que los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -EE UU, China, Rusia, Reino Unido y Francia- no hayan conseguido alcanzar un acuerdo sobre la demanda libanesa, de manera que la votación ha quedado aplazada hasta mañana.
Recortes de Prensa   Página Inicial