AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 18 Agosto  2006

ETA amenaza con matar confirmando que Zapatero miente y constata fatal.
Antonio Javier Vicente Gil  Periodista Digital 18 Agosto 2006

Mucha gente llevamos diciendo hace muchos meses que el llamado proceso de paz de pega se basa en la mentira y en la ocultación de la realidad a la nación, y cada día que pasa se ve más claro que así es, en resumen lo dicho es:

1.- Todo el montaje tiene como finalidad última facilitar al PSOE el ganar las elecciones.

2.- ETA y Zapatero llevan años negociando. Mientras firmaba el Pacto Antiterrorista Zapatero ya estaba encamado con ETA.

3.- Durante esas negociaciones de años, Zapatero ha llegado a pactos con ETA incluyendo compromisos para hacer concesiones a falta solo de montar el paripé para hacérselos tragar al pueblo español

4.- Las compromisos adquiridos fueron, letra arriba letra abajo, los reclamados desde siempre por ETA, a saber, autodeterminación, fin se la persecución a ETA, presos a la calle y Navarra para la buchaca vasca y todo sin necesidad de que ETA abandone las armas, pues si las entrega no podrá tomar el poder en el nuevo estado vasco.

5.- A pesar de lo dicho y constatado por Zapatero, ETA no tiene en absoluto intención de dejar las armas ni de hacer un alto el fuego irreversible, cuando le interese volverá a matar.

6.- Si el proceso sale adelante, será gracias al PSOE con Zapatero como gran pacificador y con la oposición del PP, y si todo falla la culpa según Zapatero y sus chicos será única y exclusivamente del PP.

ETA confirma punto por punto que no ando muy desencaminado. Hoy ETA emite un comunicado en el que manifiesta:

1.- “La banda realiza una crítica directa al PSOE asegurando que este "quiere desarrollar su propio modelo de Estado y convertir el proceso en un mero instrumento para continuar en el poder”. Primera constatación de que los que pensamos como pensamos constatamos a priori mejor que Zapatero a posteriori.

2.- Aunque han aparecido muchas referencias a esos largos años de negociaciones Zapatero – ETA, hoy El País nos da una más a cargo de Otegi, recuerden el que según el PSOE no miente “Otegi acusa al PSOE de defender ahora lo contrario que en sus reuniones secretas” Segunda constatación de que no andaba muy errado.

3.- Según la organización terrorista, PSOE y PNV quieren "distanciarse de los compromisos adquiridos" Tercera constatación de que yo no mentía cuando decía que Zapatero mentía.

4.- En contra del compromiso de manos quietas, a pesar de que Zapatero ha hecho que no se detenga a etarras durante muchos meses, hasta que el juez Marlaska le salió respondón, ETA le dice que no cumple ese compromiso porque mantener una actitud "represiva es incompatible con el desarrollo de un proceso de negociación". Cuarta constatación de que Zapatero olvida que ETA no olvida los pactos previos.

5.- ETA, en sus comunicados, se ha hartado repitiendo que el proceso no es irreversible, pero Zapatero se empeña en constatar lo contrario, a ver como hace Zapatero para encajar en su cúmulo de mentiras lo que repite ETA por enésima vez “si continúan los ataques contra Euskal Herria, ETA responderá”. Quinta constatación de que Zapatero miente como un bellaco de tebeo y no sabe constatar cuando dice que ha constatado que los de ETA ya son buenos chicos y lo serán por siempre.

6.- ETA en cu comunicado “culpa a PSOE y PNV por ese bloqueo en las negociaciones. ETA achaca a estas dos formaciones "una clara actitud de tratar de retrasar los pasos a dar" para alcanzar la paz en el País Vasco.” O sea que desmonta la existencia del PP como chivo expiatorio. Sexta constatación de que el PSOE negocia con ETA concesiones de todo tipo y jaez.

O bien yo soy un genio de la predicción política, o bien es que todo estaba tan claro y el montaje es tan burdo que un zopenco como yo puede verlo tal como es desde hace ya muchos meses. Afirmo que genio predictor no soy, así pues lo que ocurre es que se les ve el plumero desde lejos. Es una pena que más de medio país no quiera ver ese plumero a pesar de su colorido y espectacularidad.

Lo malo de este comunicado es que casi con toda seguridad obliga a Zapatero a hacer un gesto, entiéndase como una concesión, hacia ETA para calmarla a la par que echa los perros contra el PP, Esperen y vean.

De todo lo dicho se deduce lo siempre dicho, Zapatero mintió, está mintiendo y mentirá.

Libertad asediada
Editorial ABC 18 Agosto 2006

DESDE el 11-S Occidente vive en guerra, aunque no nos guste reconocerlo. La presión terrorista no cesa y la estrategia de agresión que utiliza el islamismo totalitario pretende minar nuestra resistencia física y, también, nuestra coherencia intelectual y política. De hecho, no sólo quiere causar el terror causando muertes masivas. También busca secar las raíces morales que alimentan nuestra civilización liberal poniéndonos ante el terrible dilema de tener que elegir entre la seguridad y la libertad. Las sociedades abiertas están gravemente amenazadas y sería bueno que lo asumiéramos sin excusas ni medias verdades. Estamos hablando de un peligro real. Tan real como el rastro de terror que van dejando Al Qaida y sus franquicias a través de los brutales ataques acaecidos en Nueva York, Bali, Madrid, Londres o Bombay. Todos ellos son el testimonio geográfico que certifica que hay un islam totalitario que quiere, sencillamente, borrarnos del mapa: a nosotros y aquello que pensamos y creemos. Para hacer frente a esta agresión, Occidente y, en concreto Europa, deben blindarse mediante una aleación especial que logre un sutil equilibrio entre la seguridad y la libertad. La fórmula no será fácil encontrarla. Sobre todo porque tenemos enfrente a un enemigo que no desiste en su empeño y está dispuesto a todo, tal y como acabamos de ver nuevamente el pasado 10 de agosto, cuando los servicios de inteligencia británicos abortaron el intento de hacer estallar con explosivos líquidos varios aviones en vuelo trasatlántico.

Es evidente que hay que asumir sacrificios si queremos ganar esta guerra, pero nunca sin perder el norte que impone la vigencia de nuestra libertad. Para ello es imprescindible que la estructura de derechos que asegure su vigencia cotidiana siga siendo -en la medida de lo posible- real, ya sea en nuestra casa, en la calle, en un aeropuerto e, incluso, en la cabina de un avión de pasajeros. Seguridad, por supuesto, pero insistiendo para conseguirla en incrementar la eficacia de los medios técnicos y humanos, al tiempo que se amplían y unifican las redes de colaboración entre las sociedades abiertas.
La seguridad es imprescindible, pero no hasta el punto de que su consecución pueda asfixiar nuestra dignidad de ciudadanos libres. Si así fuera, el islamismo totalitario estaría derrotándonos allí donde descansa nuestra fortaleza más íntima: en ese soporte intelectual a través del que se identifica la idea misma de Occidente y Europa. Si todo se justificara en orden a salvaguardar nuestra seguridad, entonces estaríamos precipitándonos en el abismo de una sociedad que habría renunciado a su modo de vida al aceptar el enmudecimiento histérico de la libertad.

El Parlamento como estorbo
Editorial ABC 18 Agosto 2006

ES mucho más fácil hacer promesas que cumplir lo prometido. El candidato Rodríguez Zapatero aseguró en su discurso de investidura que iba a convertir al Parlamento en centro y eje de la vida política, de donde según él había desertado. Una vez presidente del Gobierno, parece que ha olvidado aquellas buenas intenciones. Ayer, la Diputación Permanente del Congreso rechazó la solicitud del PP sobre la comparecencia de los ministros implicados en la crisis de los incendios forestales de Galicia, en concreto, los de Medio Ambiente, Interior y Agricultura. El Grupo Socialista no ha mostrado reparos de ningún tipo para echar abajo la propuesta porque no es «útil ni adecuada ni urgente». El apoyo pleno de sus socios (a excepción de IU, que se abstuvo en la comparecencia de Cristina Narbona) vuelve a colocar en profundidades abisales la capacidad crítica de estos grupos que se dedican a ser la oposición de la oposición y palmeros de quien gobierna.

Se rechazó igualmente la convocatoria de un pleno extraordinario para debatir una proposición no de ley sobre la gravísima situación que afecta al patrimonio forestal en aquella región y que puede provocar que se presente una moción de censura por los populares ante el Parlamento gallego. Alguien debería explicar la ineficacia de los servicios estatales y la incapacidad de sus responsables para coordinar actuaciones con la Administración autonómica. Además, es imprescindible que la ministra de Medio Ambiente aclare el sentido de sus declaraciones poco afortunadas sobre determinados aspectos del asunto y que Pérez Rubalcaba sostenga o retire ante los representantes de la soberanía popular las insinuaciones sobre la eventual existencia de una trama organizada. Hay planteamientos que sólo pueden mantenerse si existen pruebas fehacientes y directas, que deben ser puestas -en su caso- a disposición de la Fiscalía y en conocimiento de la opinión pública. De lo contrario, cualquier alusión tiene que ser retirada de inmediato para evitar conductas incompatibles con las reglas del juego democrático. En este caso concreto, no valen las medias tintas ni las palabras con doble sentido: si no hay nada de lo dicho, el ministro del Interior habrá incurrido en una grave responsabilidad política.

Lo cierto es que el Congreso (por no hablar del Senado, siempre pendiente de la reforma que nunca se aprueba) arrastra una vida lánguida a lo largo de la presente legislatura. El PSOE y sus aliados más o menos formales mantienen un bloque sólido que rechaza sin miramientos las iniciativas de la oposición. Hace pocas semanas se aceptó a regañadientes la comparecencia de los ministros de Interior y Fomento por los lamentables incidentes en el aeropuerto de El Prat. Poco antes, Zapatero actuó en fraude de la soberanía popular al pronunciarse en los pasillos de la Cámara sobre el proceso de negociación con ETA, una burda maniobra para salvar el sentido literal de su promesa de hablar «en» el Parlamento sobre tan delicada materia. Parece que el Gobierno y el grupo que lo sustenta no piensan escarmentar.

El Congreso, institución clave en nuestro régimen parlamentario, es concebido como un estorbo, algo así como un trámite engorroso que conviene sustanciar cuanto antes o bien saltárselo directamente. El principio de que la mayoría gobierna es elemental en democracia, pero también lo es -con el mismo rango- que la minoría tiene el derecho y el deber de controlar al Gobierno y por ello los parlamentos modernos se configuran como la «casa de la oposición», donde se debate con luz y taquígrafos, lejos del secretismo de los despachos oficiales. Las vacaciones, por supuesto, no sirven de escusa puesto que la Diputación Permanente ejerce todos los poderes de las Cámaras cuando estas no están reunidas y, sobre todo, porque los ciudadanos exigen que los políticos se ocupen de los problemas que realmente importan y no sólo de debates identitarios o de cuotas de poder. El Gobierno, a través del grupo parlamentario socialista y con el apoyo de sus alidados, ha cometido un nuevo error que desprestigia a la Cámara y reduce a la nada las reglas sobre control político previstas por la Constitución.

En la línea de fuego
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 18 Agosto 2006

El Gobierno va a someternos a un tedioso, insufrible, ejercicio de preparación psicológica para la guerra en la que, de momento, van a participar unos centenares de soldados españoles, con riesgo, obviamente, de su vida. No enviamos delegados a un seminario sobre la Alianza de Civilizaciones. Se nos requiere para una misión de guerra, como lo es parar una guerra prácticamente imparable. Se nos pide que defendamos la paz, no por la Gran Vía madrileña, sino con la vida de los nuestros en la frontera líbano-israelí, donde está implantado, con permiso del Gobierno del Líbano, un ejército de terroristas, vanguardia a su vez del terrorismo internacional que sostienen los gobiernos de Siria y de Irán y las redes de Al Qaida y de otros movimientos islamistas.

Va a resultarle muy difícil al Gobierno español explicar la realidad para la que se nos requiere. Sencillamente, porque Zapatero y sus compañeros no valoran las razones de Israel para defender su existencia como Estado (su derecho a vivir, en definitiva) y no quieren hacerse cargo de la naturaleza agresiva de los movimientos yihadistas. Zapatero y el mundo progresista español quieren seguir tapando las motivaciones del fundamentalismo islamista con la causa palestina, mero pretexto a estas alturas.

Al Gobierno español le va a contrapelo, desde el punto de vista propagandístico, esta misión de Oriente Medio porque echa abajo la estupidez de la Alianza de Civilizaciones y porque termina con la impostura del pacifismo retórico. Esta misión nos enfrenta al coste real de la paz. ¿Será éste el comienzo del fin de un pacifismo cuco, cobarde e inmoral?

Tratarán de oscurecer la realidad. Podemos presumir que ZP y Alonso dedicarán más de una sesión parlamentaria a señalar las diferencias entre esta misión española de paz y aquella de Irak con la que se comprometió el belicoso Aznar. Esta de ahora va a funcionar con la música de La Marsellesa de fondo, mientras aquella se hacía a los acordes de Wagner, como en Apocalipse Now.

La misión le rompe los esquemas a Zapatero, que tenía la pretensión de ponerse de perfil ante la Yihad y su estrategia global, en la que figura como un objetivo deslumbrador la conquista de Al Andalus. ¿Una mera utopía? De momento, la instalación de una red de topos, que va desde la penetración en la enseñanza a la preparación de atentados...
A ZP lo que le iba es la actitud de don Julián y la apertura de un portillo a la «otra» civilización.

Todavía, el Estatuto catalán
JUAN JOSÉ SOLOZÁBAL /CATEDRÁTICO DE DERECHO CONSTITUCIONAL DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID El Correo 18 Agosto 2006

Creo que si en algo hay coincidencia, cuando nos referimos al Estado autonómico, es en destacar su carácter delicado y complejo. Se trata de un sistema que, como el federal, requiere de determinadas exigencias institucionales y sobre todo espirituales, sin las cuales su existencia puede ser bien precaria. Ocurre, como sabemos, que el sistema autonómico comparte con las formas políticas compuestas un determinado equipamiento institucional, pero también una cierta cultura asociada a las mejores cualidades de la democracia, como son la disposición para el acuerdo, el ejercicio compartido de las tareas, la voluntad de encontrar soluciones jurídicas a las disputas competenciales, etcétera. Por todo esto no dejan de percibirse con cierta preocupación algunos riesgos que se han echado sobre las espaldas del Estado autonómico, a mi juicio, con una sorprendente ligereza, perturbando ese clima, institucional pero sobre todo ideológico, que el Estado autonómico requiere como edificio institucional y especialmente como sistema de integración. Me refiero a la verificación de las reformas estatutarias y, además, a la imposición en una de ellas del deber de conocimiento del idioma propio a todos los ciudadanos de la comunidad autónoma.

Tengo que decir que mi oposición a las reformas estatutarias (y me refiero fundamentalmente a la del Estatuto de Cataluña y, de refilón, al proyecto Ibarretxe) en absoluto pone en cuestión no sólo la legitimidad sino la pertinencia de los cambios estatutarios. Y ello por muchas razones, que tienen que ver, primeramente, con la necesidad de mejorar determinadas regulaciones, así las que se refieren a las relaciones entre el Gobierno y el Parlamento de la comunidad autónoma, asunto tratado de forma harto somera en los estatutos; con la necesidad asimismo de contemplar cuestiones no percibidas en el momento de redacción del estatuto; y especialmente, porque la reforma estatutaria depara una ocasión a las nuevas generaciones de pronunciarse explícitamente sobre el estatuto de autonomía que han conocido pero no aprobado, lo que puede incrementar su legitimidad con un nuevo respaldo popular.

El problema es que la propuesta estatutaria catalana, como la del Parlamento vasco anterior, ha rebasado estos planteamientos, incurriendo, quizás, en dos errores de perspectiva, uno de calificación normativa y el otro marrando lo que la propia autonomía significa. En efecto, el Estatuto es una norma muy importante, cuasiconstitucional, pero no es una Constitución, a la que por el contrario se encuentra sometida, material, procesal y temporalmente, sin que, como es lógico, pueda pensarse en una aplicación del Estatuto sin referencia a la Carta Fundamental. En segundo lugar, lo que las reformas estatutarias denotan especialmente a través de su insistencia por detallar las atribuciones estatutarias, como un medio más de producir su 'blindaje' aunque sea a riesgo de convertir el tenor literal estatutario en una regulación reglamentista, es una comprensión bien limitada de lo que la autonomía significa, esto es, poder propio, pero que puede ejercerse no sólo en relación con el desempeño exclusivo de sus atribuciones sino como oportunidad de participación en decisiones que se toman en otros espacios diferentes al territorial propio, pero que lo afectan.

Así, con lo que nos encontramos en el caso del Estatuto catalán, especialmente en su propuesta original, es con un texto que aspira a ser un sucedáneo de una constitución nacionalista: tiene sesenta artículos más que la Norma Fundamental, contiene un catálogo de derechos y deberes sobre cuya calificación y estatus lo más suave que se puede hacer es recalcar su superfluidad, y no se corta en imponer determinadas decisiones institucionales al Estado, como ocurre en el caso de la administración única, las conferencias mixtas generales o la condición residual del derecho autonómico. De otro lado, el Estatuto no se para ante la definición de las competencias estatales, se trate de su configuración o de su alcance, como ocurre con la legislación básica o las leyes de transferencia o delegación. Todo esto trasluce una óptica, quiero decir, una posición ideológica o de cultura política más bien confederal, de difícil encaje constitucional, pues al final la referencia es un poder político propio que ignora o soslaya al poder constituyente español.

En relación con el Estatuto catalán cabe hacer complementariamente alguna consideración. En efecto, la propuesta de reforma estatutaria del Parlamento catalán pasó, sin especial problema, el filtro del Congreso y fue objeto de las correspondientes modificaciones, incorporadas al texto definitivo. Ello contrasta con lo ocurrido con el 'plan Ibarretxe', en el que la propuesta del Parlamento vasco no superó el trámite de la toma en consideración y fue rechazado en el umbral mismo del proceso parlamentario en las Cortes Generales. A mi juicio, la decisión del Congreso de los Diputados fue impecablemente constitucional, desde un punto de vista jurídico, pues el trámite de la toma en consideración opera un principio de economía en el procedimiento, evitando que el órgano en cuestión, por decirlo así, pierda el tiempo en la tramitación de asuntos sin visos de viabilidad alguna. Ocurría que las inconstitucionalidades del plan eran flagrantes, no constando, más bien todo lo contrario, voluntad alguna de asumir las modificaciones al respecto que la tramitación en las Cortes Generales pudiese introducir en la propuesta original.

Otra cuestión tiene que ver con el futuro del Estatuto catalán, ya se contemple su examen por el Tribunal Constitucional o su futuro desarrollo. Es cierto que la modificación de la propuesta parlamentaria, imprudentemente alentada en un momento primero, ha sido objeto de un serio recorte en las Cortes Generales, que ha eliminado sus perfiles más inasumibles. Al final con lo que contamos es con un Estatuto inútilmente sobrecargado en lo que se refiere a sus cláusulas sobre derechos y definiciones identitarias, y cuyo alcance está a merced de eventuales desarrollos, en especial de la legislación estatal. Se trata por tanto de un documento constitucional de los que un profesor alemán llamaría apócrifos. Lo contrario a lo que debe ser, en punto a la claridad y seguridad, un buen texto jurídico, con el que tanto las autoridades como los ciudadanos sepan a qué atenerse. Ahora bien, estos defectos en cierta medida se neutralizan debido a que la aplicación concreta del Estatuto, como decíamos antes, no permite prescindir de la Constitución. De manera que el alcance de las atribuciones competenciales de la comunidad autónoma debe establecerse teniendo en cuenta, en primer lugar, las posibilidades y límites constitucionales, lo que deja espacio suficiente a una intervención del Tribunal Constitucional. Conviene recordar a todos que la actuación del Alto Tribunal integra el sistema de reglas de juego de nuestro sistema político, de manera que dicha actuación no pone en cuestión la decisión del pueblo de Cataluña, como no ocurre nada parecido cuando actúa anulando una ley aprobada por los representantes del pueblo español en su conjunto.

En segundo lugar, cabe esperar una sentencia fundamentalmente interpretativa que, básicamente, resitúe de cara a su cumplimentación la posición constitucional del Estatuto, norma cuasiconstitucional, pero, como decíamos anteriormente, sometida a la Constitución y a la interpretación de la misma llevada a cabo por el Tribunal Constitucional, sin descartar que en determinados casos, por ejemplo el relativo a la imposición del deber de conocimiento del catalán, quepa un pronunciamiento anulatorio del Alto Tribunal.

¿Conocemos a los auténticos culpables del "bienio negro" de Zapatero?
Pascual Tamburri elsemanaldigital 18 Agosto 2006

José Javier Esparza, en su libro más reciente, ha llamado con acierto a lo que padecemos el "bienio necio". Su protagonista, José Luis Rodríguez Zapatero. La cosa tiene sus raíces en la historia del siglo XX, ya que durante la ahora beatificada Segunda República la cosa se organizaba en bienios. Vivimos un proceso de destrucción de la convivencia; y una serie de fuerzas dispersas reaccionan para defender un orden y una paz que Zapatero ha roto o puede romper. Pero es necesario saber por qué empezó y se asentó el bienio necio, porque sólo identificando a los culpables se podrá evitar la raíz de su obra.

Despreciar a Zapatero como tonto y a su equipo como iletrado es satisfactorio a corto plazo, pero no hace sino subrayar la importancia de la obra que, por otro lado, ya vemos que están haciendo. Intentar detener el tiempo en el 11-M y confundir la necesaria investigación de aquellos atentados con el centro de la vida pública española es enredar a muchos ciudadanos honestos en una nueva maraña conspiracionista, en el fondo muy similar a los viejos esquemas de la derecha decimonónica, que no ha dejado de ser intransigente, cerril y en cierto sentido antipática. Y suponer que la corrupción política va a cumplir la misma función higiénica que en los años 90 es mera nostalgia del primer aznarato.

Hasta ahí los pecadillos de la derecha al uso. Nada muy grave y todo con remedio. Peor solución tiene, en cambio, el síndrome de Estocolmo de otra parte de los teóricos enemigos de Zapatero; porque si mal está oponerse a él por cuestiones menores y desde bases frágiles, peor aún está aceptar lo esencial de su presunta legitimación histórica. Hay una parte del PP en concreto y del centroderecha en general que suele pretenderse moderna y que suele ser profundamente reaccionaria, que asume como culpa la gestión de Aznar, y que precisamente se lamenta de lo objetivamente menos malo de esa gestión. Porque seamos claros, el exhibido éxito económico de Rodrigo Rato lo podría haber protagonizado Pedro Solbes, pero en cambio la contundencia antiterrorista, el reforzamiento en la Unión Europea, la contención del imperialismo marroquí y el intento de sacar a España de dos siglos de aislamiento internacional, sin ser causas de la victoria de Zapatero, fueron lo más notable de aquellos años.

Ciertamente Zapatero ha liquidado todo eso. Hoy España no pinta nada en el mundo, y está en descomposición interna. No creo que debamos regodearnos en ello, ni aceptarlo. No volveremos ni a las Azores ni a Perejil ni a Diwaniya, porque la historia raramente pasa dos veces por el mismo sitio. Pero el reforzamiento exterior e interior de España, en los campos en los que tuvo lugar, y también en los que debió haber existido y no se dio, es una herencia positiva y quien quiera ser algo distinto de Zapatero deberá recogerla.

Sin embargo hay teóricos enemigos de Zapatero que no quieren asumir esto, tan empecinados en la irrealidad como los que se niegan a admitir que Zapatero venció y gobierna. Los que quieren hacerse perdonar todo eso, y muchas más cosas. Los que se encierran en un pesimismo suicida, se avergüenzan de existir y de haber existido, que quieren cambiar hasta de nombre. El "bienio necio" empezó aprovechando las varias debilidades y errores del "sistema Aznar" –otro bienio estúpidamente pasado, por lo que se dejó de hacer más que por lo que se hizo, eso sí- , se basa en la mentira y en la manipulación de las personas, pero la responsabilidad esencial en su duración y gravedad corresponde a quienes se equivocan de enemigo, y a quienes por un lado o por otro combaten enemigos lejanos o inexistentes. O han dejado de luchar.

El Bar de Moe –llámese Glory´s o como sea en cada lugar- es el refugio de estos Homer Simpson que se dicen enemigos de Zapatero y son en realidad una causa de su triunfo. Retirarse del frente en el momento de la lucha, elegir un enemigo en la misma trinchera o sencillamente inventarse un enemigo al gusto de cada uno son distintas maneras de colaborar con el adversario. Las bravatas en una barra de club nocturno valen lo mismo que las soflamas exquisitas para una docena de amigos: nada, salvo para eventualmente derivar hacia la acción estéril a una parte de la una reacción popular a la deriva, que en cambio con esfuerzo y sacrificio se podría disciplinar. Las cosas son así de sencillas, porque aquí no hay ni neutrales ni ajenos, y no oponerse al régimen naciente u oponerse mal pudiendo hacerlo bien es lo mismo que colaborar en su triunfo.

Hoy hace dos años exactos –18 de agosto de 2004, en los inicios del zapatazo- renuncié a subir el Aneto, por esperar la compañía adecuada; hice mal en no subir, porque había dado mi palabra de hacerlo y de todos modos el resto de la cordada comprometida nunca llegó. Cuando usted lea estas líneas yo estaré en esa cima, si Dios quiere. Ni creo en la paz perpetua ni deseo por principio la lucha por sí misma; pero prefiero sin duda adversarios nítidos, y tener la certeza de que quienes están a nuestro lado del frente cumplirán su palabra y lucharán contra el enemigo. Tolerar otra cosa sería, don Mariano, preparar otro bienio peor.

Incendios en Galicia
¿De qué vais, Nunca Máis?
Jorge Vilches Libertad Digital 18 Agosto 2006

Hay una norma no escrita desde que el género humano vio aparecer el primer gobierno: no hay un político que se responsabilice de sus errores. Normalmente se culpa a otra persona, al clima, a las circunstancias internacionales o a la mala suerte. También está la versión contrapuesta: es una maniobra de la oposición, una leyenda negra, una evidente exageración, un electoralismo vergonzante o la simple maledicencia. Existe igualmente el recurso al enemigo oculto: la conspiración o las tramas fantasma.

La desconfianza hacia la asunción de responsabilidad en el político ha sido, y es, tan evidente, que en las democracias –en Cuba no, por ejemplo– se articulan mecanismos para denunciar la culpa y forzar la dimisión. Pensemos –por qué ir más lejos– que la ministra Narbona es culpable por acción, omisión o emisión –¡que vaya cosas ha dicho!– de la prolongación de los incendios en Galicia. Que cosa más natural que la oposición exija que se salde su responsabilidad.

Pero aquí está la maniobra de la ministra Narbona, medios adictos y Nunca Máis (agárrese): en Galicia hay un "terrorismo incendiario", pero no una "trama", y una venganza de los populares despedidos por la Xunta. Al sol de Santiago de Compostela vimos alguna pancarta que rezaba: "Fuera PPirómanos". La responsabilidad de la ministra iría, entonces, más allá de los incendios.

La existencia de un "terrorismo incendiario" significa que hay una trama. Si ésta existe habrá una organización con unos objetivos y una infraestructura. Porque el "terrorismo" no deja de ser una actuación criminal de una banda organizada que pretende crear alarma social con fines políticos. Si además se apunta a personas relacionadas con el PP que, despechadas, se han dedicado a hacer fuego, la conclusión es que en Galicia hay un grupo terrorista del PP.

No contenta con esto, la ministra Narbona ha añadido una razón más a los incendios: el bajo nivel sociocultural en Galicia. Resumiendo: unos terroristas simpatizantes del PP han decidido sembrar el pánico en Galicia con el fin de erosionar al "gobierno de progreso" –así lo llaman, la culpa no es mía–; unos terroristas que, además, son unos garrulos. Una garrulería que habría convencido a un socialista, uno que se presentó a las elecciones de 1999, para sembrar el terror.

La argumentación no acaba aquí. Nunca Máis, la ministra y los medios afines rescatan el episodio del Prestige. Y falta uno: la guerra de Irak. "¿Cómo?", se preguntará el lector. Así: los incendios han tenido lugar por la mala política forestal de los gobiernos de Fraga, que ha estado más atento a la especulación que a la vida de los ciudadanos. Porque al PP, dirán, le interesa más el negocio que los seres humanos, como se ha visto en la guerra de Irak.

Y completo el cuento, la Xunta de Galicia, los bloqueros, intelectuales efímeros, cantantes ignotos, señoras airadas y jóvenes a la moda rastafari, desfilarán cariacontecidos por la Alameda de Compostela este domingo. ¿Se oirán voces contra la inoperancia de su gobierno, de los conselleiros, del nacionalista al frente del negociado, de la falta de previsión? De ilusión también se vive, y además adelgaza muchísimo.

Ineficiencia autonómica
Por FERNANDO CORTÉS ABC 18 Agosto 2006

El modelo autonómico es la piedra angular en la que se ha basado el espectacular desarrollo registrado por nuestro país en los últimos 20 años. Por lo menos eso es lo que dice casi todo el mundo. Yo, por mi parte, tengo serias dudas respecto a tan categórica afirmación. No hace falta que se declaren 1.800 incendios al mismo tiempo, como ha ocurrido en Galicia, para que uno se percate de que cuando tres administraciones -central, regional y local- se ponen a actuar al mismo tiempo y en el mismo escenario, las probabilidades de que todo termine en catástrofe se disparan. Cada día, en nuestras rutinas, padecemos la ineficiencia de un sistema que adolece de gigantismo y que acumula organismos, funcionarios y trámites en lo que podría parecer un simple intento de volver loco al ciudadano.

En realidad se trata de algo menos enrevesado. La Administración -cualquiera de ellas- es, en cierta medida, una enorme oficina de empleo y como tal se encarga de proporcionar trabajo a socios y simpatizantes del partido que en ese momento esté en el poder. La victoria del PSOE en las elecciones de marzo de 2004 nos ha permitido volver a ver a muchos viejos conocidos, que recuperan despacho y coche oficial después de haber pasado ocho años recorriendo imaginariamente la estepa siberiana a la que son desterrados los que pierden el favor de las urnas. Las mismas caras y las mismas frases que hace una década. Tan sólo ha cambiado, en algunos casos, el nombre del ministerio al que han sido asignados.

Los gobiernos de coalición tienen el problema añadido de que hay que colocar al doble o incluso al triple de gente, dependiendo del número de partidos políticos que integren el ejecutivo. En Cataluña, por ejemplo, son tres; en Galicia, sólo dos. Esto obliga a «desdoblar» los organismos públicos. La peor interpretación que se puede hacer del keynesianismo más radical.

La verdadera explicación del «milagro» español está en nuestra integración en la Unión Europea. Pero, ¿qué se hubiera podido hacer con el pastizal que la UE ha dedicado a nuestro país si no fuera por todo lo que han engullido las 17 administraciones autónomicas, con sus gobiernos, sus parlamentos, su policía y sus televisiones? Cada vez que lo pienso se me saltan las lágrimas.

Es la hora del 'nunca más' a la violencia
JOSÉ IGNACIO CALLEJA/PROFESOR DE ÉTICA SOCIAL CRISTIANA El Correo 18 Agosto 2006

Cierto día oí la noticia de que Zapatero se iba de vacaciones durante el mes de agosto. Creo que a Lanzarote. Pensé que un mes eran demasiados días de vacaciones para todo un presidente de Gobierno. Imaginaba yo que la presidencia del Gobierno no admitiría tan larga ausencia. Ya sé que hoy se puede gobernar desde cualquier lugar. La revolución de las comunicaciones lo permite, pero, con todo, me seguían pareciendo muchos días. Pensaba en que cualquier cargo medio en una empresa o, en su caso, un autónomo no siempre pueden tomarse un mes de vacaciones de seguido.

Sé que era fácil recurrir a la ironía, es decir, 'mejor así, para que se vea la inutilidad de la política'; o, por comparación con la Casa Real, '¿qué menos, si éstos otros parecen pasarse el verano en Mallorca!'.

Pero estos comentarios fáciles no me satisfacían. Así que me pareció exagerado para todo un presidente de Gobierno largarse un mes de vacaciones en un país convulso. Y el tiempo me ha dado la razón. No había salido de La Moncloa y la guerra de Líbano le seguía los pasos como su sombra. Pasaron cuatro días y hubo de acudir a Galicia. Al día siguiente lo reclamaban los cayucos de inmigrantes subsaharianos. Tres días más y las declaraciones sobre el 'proceso de paz' del País Vasco parecían un avispero sin orden ni concierto.

Y aquí quería llegar, porque me toca más cerca. Yo creo que Zapatero no puede irse de vacaciones así de alegremente. Alguien debe tomar la iniciativa y tranquilizar a muchos ciudadanos. Alguien debe decir que estamos hablando del final del terrorismo. Que no parezca que hablamos de que sus presupuestos políticos eran justos y, entonces, ¿a ver cómo los acogemos todos! Queremos la política para acabar con el terrorismo y, a la vez, pero bien separado, para hacer los cambios democráticos que los ciudadanos quieran. Insisto, bien separado.

He pensado así hace tiempo. Alguien tiene que ponerse al frente de la sociedad y decir que todo se acordará finalmente en el Parlamento y que nadie podrá estar en el acuerdo, ni al principio ni al final, sin renuncia expresa a la violencia. Todos los presupuestos políticos pasan por el debate y la formulación democrática, y todas las fuerzas políticas se atienen a esta regla. Zapatero no debería estar de vacaciones, sino de guardia, y, sinceramente, diciéndole a Batasuna que primero recupere su estatus democrático y luego acuerde en una mesa parlamentaria de iguales lo que se logre definir y concretar entre todos.

La forma de hablar de Batasuna, a mi juicio, es la de quien está haciéndonos un favor. Algo así como esto: 'No vamos a justificar más la violencia de ETA, pero sus presupuestos políticos eran justos y son obligatorios para todos'. Pues yo defenderé la política hasta en el infierno, pero los presupuestos políticos y objetivos de esta sociedad son los que ella quiera asumir y compartir democráticamente, los que se pacten entre sus miembros iguales y con los otros pueblos con los que convivimos. ¿Hasta para irse del Estado se requiere un pacto democrático!

En serio, no hay más espacio que el de la democracia y sus reglas, sus presupuestos valorativos y sus compromisos pactados; estos últimos, por lo general, provisionales, pero en tanto que vigentes, irrenunciables. Lo demás es música celestial, perdón, música nacional. Y la conciencia nacional es libre, opcional y, a mi juicio, una especie de sustitutivo de la religión en las sociedades laicas. Un poco de agnosticismo nacionalista no nos vendría mal.

Alguien quiere que demos por verdaderos y obligatorios los presupuestos políticos de ETA, con el pretexto de atender a las raíces del conflicto, y lo pretende sin decir ni pío sobre la violencia en política y sin pasarlo todo por el procedimiento democrático y el pacto entre ciudadanos distintos. Y una cosa es mostrar público y total arrepentimiento por algo, siempre tan difícil en la vida, y otra bien distinta no dejar ver con silencios, gestos y detalles varios que, en cuanto a la violencia, 'nunca más'.

Es hora de que algo de esto sea evidente para todos los ciudadanos. Podemos ser sutiles y flexibles, pero no estúpidos. Es la hora de que se vean estos signos. A mi juicio, son imprescindibles. En cuanto a la violencia, 'nunca más', pues, en caso contrario, todos los pasos se dan en terreno pantanoso y todos los lamentos son teatro. Yo así lo veo.

Mirar hacia otro lado
Luis del Pino  Periodista Digital 18 Agosto 2006

La información que hoy publicamos en Libertad Digital no es baladí. A aquéllos que no lo hayan hecho, les recomiendo que lean la noticia, donde se describe cómo en anteriores atentados (de ETA) pudo perfectamente determinarse los componentes de los explosivos utilizados analizando los restos de las explosiones. Como muy bien resume el editorial de hoy, "un informe de los mismos Tedax incorporado al sumario del 11-M demuestra que técnicamente es perfectamente posible realizar no sólo esos análisis, sino incluso averiguar a partir de los restos qué otros elementos forman parte de la bomba."

La cuestión básica es ésa: el actual Gobierno está ocultando a los ciudadanos españoles no sólo qué explosivo se empleó en los trenes de la muerte, sino también cuál era la composición de los artefactos utilizados. En los trenes de la muerte se recogieron muestras en los focos de explosión. Es lo lógico, y así consta en las declaraciones de los tedax que participaron en las labores de desactivación el 11-M. Las muestras de explosivo se analizaron, como ha declarado Sánchez Manzano. Por tanto, se conocen los componentes que aparecieron, porque sería inverosímil que en el mayor atentado de nuestra Historia no se puedan determinar los componentes de los explosivos, cuando en anteriores atentados se ha hecho y cuando se dispone de técnicas analíticas más que suficientes para determinar los componentes utilizando restos de tan sólo una diezmillonésima de gramo.

De la misma forma, también se recogieron en los focos de explosión muestras de los componentes electrónicos que pudieran haber formado parte de los artefactos, como es lógico y como consta en el Auto de Procesamiento. ¿Nos van decir que no se intentó reconstruir los iniciadores de los artefactos a partir de las muestras recogidas, cuando en todos los atentados anteriores se ha hecho? Entonces, ¿por qué nadie ha informado a la opinión pública y al juez de cuál fue el resultado de esos intentos de reconstrucción? ¿Qué se usó en las bombas del 11-M? ¿Teléfonos? ¿Temporizadores? ¿Relojes?

Además de demostrar que el Gobierno actual está mintiendo y que oculta a los españoles la verdadera naturaleza de las bombas del 11-M, estos datos ponen de manifiesto otra cosa de mayor importancia. Y es que queda perfectamente clara cuál ha sido la estrategia seguida con respecto al atentado en estos casi treinta meses transcurridos desde el 11-M: todos los esfuerzos de quienes crearon la versión oficial estuvieron dirigidos, desde el principio, desde la propia mañana de los atentados, a hacernos mirar hacia otro lado.

En lugar de mirar hacia los trenes, nos hicieron fijar nuestra atención en una furgoneta de Alcalá. En lugar de hablar de los análisis del explosivo de los trenes, nos hablaron del explosivo encontrado en una comisaría de Puente de Vallecas. En lugar de decirnos qué iniciadores se pudieron reconstruir a partir de las muestras recogidas en los trenes, nos presentaron un teléfono móvil hallado en Vallecas y nos hicieron mantener la mirada fija en él mientras nos conducían hasta un locutorio de Lavapiés. Todo lo que se hizo, desde un principio, no estaba destinado a otra cosa que a apartar nuestra vista, y la del juez, de aquellos trenes reventados donde 192 personas fueron asesinadas. Había que presentar a la opinión pública una realidad virtual y hacer que mantuviera su vista fija en ella. Había que hacerla mirar hacia otro lado.

(P.D. totalmente offtopic: ¿alguien sabe a qué episodio se refiere Dezcállar hoy cuando dice que ETA intentó usar en 1993 explosivo líquido en Mallorca?)

Un tal Blázquez da la sorpresa
Lorenzo Contreras  Estrella Digital 18 Agosto 2006

Los “pronunciamientos” públicos, desde sus tribunas eclesiásticas, de distintos prelados vascos, incluido el “jubilad” y equivoco José María Setién, sobre la paz en el País Vasco, merecen especial atención. El actual titular de la diócesis de Bilbao y presidente de la Conferencia Episcopal Española —española hasta el momento—, monseñor Ricardo Blázquez —“un tal Blázquez” según Arzalluz—, ha sido por su cargo el de voz mas resonante cuando ha dicho que la paz necesita para consolidarse que ETA pida perdón a sus víctimas. Requerimiento de difícil concreción porque ETA y sus adictos también creen tener víctimas en sus filas. Sucede que la organización terrorista y su brazo político, Batasuna, piensan haber ganado la partida. Y cuando alguien se siente o presiente vencedor no suele saber de generosidades y arrepentimientos que empañen la brillantez de su triunfo.

Blázquez se ha situado prácticamente en la línea del PP, cuya exigencia de solicitud previa de “perdón” para aspirar a negociar como condición para que la Ley de Partidos no se aplique a Batasuna y la negociación con ETA encuentre un principio de justificación, parece un escollo tal que incluso el Gobierno del señor Zapatero ha empezado a olvidar semejante requisito. Hasta ahora sólo se demandaba de Batasuna una condena de la violencia. Ahora Blázquez traslada a la mismísima ETA ese acto de contrición —¿o de atrición?—.

La Iglesia —¿española?— ya no es tan ambigua como contradictoria, por más que algunos pretenden que se ha producido una armonía en sus filas. Un ejemplo: frente al Blázquez que pide a los terroristas un reconocimiento de mal causado a personas, familias y pueblo, el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte ha aludido desde la basílica donostiarra de Santa María a los “principales responsables de la paz” para solicitar de ellos “signos políticos de distensión, acercamiento mutuo, diálogo auténtico, grandeza de alma y prioridad de la paz sobre los intereses partidarios”. ¿Y quienes son los “principales responsables de la paz”? ¿No hay en ese concepto una equiparación de ETA con el Gobierno y los partidos legales?

El jubilado Setién ha terciado en la incipiente polémica para decir que la Conferencia Episcopal carece de autoridad sobre cada uno de los obispos. Buena mano indirecta le ha tendido a su sucesor en la sede donostiarra, monseñor Uriarte. La jerarquía oficial católica, por el contrario, ya se expreso contra el “grupo terrorista” para negarle la condición de interlocutor político y representación política de nadie. Lo dijo el portavoz de la Conferencia, Juan Antonio Martínez Camino.

De todos los prelados vascos que se han ido manifestando, el que parece más realista en cuanto a las posibilidades de arreglo verdadero del llamado “conflicto”, es el obispo de Vitoria, Miguel Asurmendi, quien el 5 de agosto, en el día grande de las fiestas, indicó que la esperanza de paz se va debilitando por las dificultades que cotidianamente surgen. Lo más nítido de su homilía fue la tajante afirmación de que la paz a cualquier precio no es un bien deseable.

A quien no le suena esa fórmula que condena o rechaza la paz a cualquier precio? La Iglesia oficial podrá haber fracasado en su pretensión de acuñar una defensa de la unidad de España como obligación moral. La actitud del Gobierno contradice también esas aspiraciones, pero nadie las hace naufragar mejor que la propia ETA y el mismísimo Partido Socialista de Euskadi (PSE) cuando uno de sus más distinguidos representantes, el señor De Buen, anticipa la alta probabilidad de que los presos vascos, incluidos los de peor historial, sean indultados muy pronto. Monseñor Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal y obispo de Bilbao, ha salido de su silencio y abandonado momentáneamente su conocido “síndrome de Estocolmo”. ¿Volverá a ser “un tal Blázquez”?

ADELANTE CATALUÑA
Editorial  minutodigital 18 Agosto 2006

De igual manera que Cataluña ha visto nacer un alternativa de izquierda que quiere representar a todos aquellos ciudadanos descontentos con la política de alianza de los partidos tradicionales de la izquierda española con el separatismo, representada por Ciudadans de Catalunya, desde la derecha social nace una propuesta que también quiere ser un refugio para todos los ciudadanos catalanes descontentos con el PP de Piqué.

El presidente actual del Partido Popular de Cataluña, que proviene del PSUC, ha impuesto su visión centrista y conciliadora con los separatistas catalanes, pese a que las bases del partido rechazan su tibieza y añoran a un Vidal Cuadras beligerante contra el nacionalismo catalán. La estrategia de bajo perfil antinacionalista de Piqué no ha obtenido hasta la fecha ningún rendimiento electoral y ha provocado no pocos quebraderos de cabeza a la dirección nacional del PP debido a las continuas incongruencias que se detectan entre la línea de Piqué y la oficial del partido, lo que ha ocasionado duras criticas por parte de medios tan influyentes como La Mañana de la COPE.

El acuerdo electoral entre Alternativa Española y Democracia Nacional –Plataforma Adelante Cataluña- para concurrir a las elecciones catalanas unidos bajo un cabeza de lista independiente, Esteban Gómez Rovira, abogado del Estado que ha defendido el derecho a utilizar el castellano desde hace años, y que por ello sufrió tres atentados de Terra Lliure, no puede tener mayor valor testimonial del compromiso en la lucha por las libertades y el derecho a sentirse español en Cataluña.

Se nos brinda ahora la posibilidad a los catalanes que nos sentimos españoles y rechazamos la deriva nacionalista de ejercer un voto de castigo útil sin tener que apoyar a un partido de izquierdas, Ciudadans de Catalunya, meritorio, pero ajeno a nuestras sensibilidades. La coalición representa también ese tipo de derecha social que quiere estar cerca de los sectores ciudadanos más humildes, estudiantes, vecinos de barrio, pequeños comerciantes, asalariados, parados etc. con los cuales la derecha oficial nunca ha sido capaz de conectar. Se trata sin duda de una oportunidad de hacer por fin cambiar las cosas en el PP catalán, que dirigido por Piqué se ha mostrado a todas luces incapaz de liderar o atraer a los amplios sectores de la sociedad catalana no nacionalista.

Miseria y desolación
Ernesto Ladrón de Guevara  minutodigital 18 Agosto 2006

Decía Unamumo refiriéndose a Sabino Arana que su antiespañolismo le llevó, por ejemplo, a inventar nombres sin la menor raíz cultural —Gorka (Jorge), Kepa (Pedro), etc— o a imponer en la ortografía vascuence la «k», sin tradición en España ni, por supuesto, entre los vascos. O a crear la palabra “Euzkadi”, que irritaba al pensador vasco Unamuno: “grotesca y miserable ocurrencia de un menor de edad mental”; “terminacho espurio y disparatadísimo que forja con un sufijo “adi” [...] que se encuentra en nombres de arboledas y cosas así [...] como si al pueblo español le llamáramos ‘la españoleda’, al modo de pereda, robleda...”.

Pues bien, había un político vasco socialista cuyo apellido traducido al castellano es “palacio” que cuando este servidor compartía militancia política con él me acusaba de intransigencia e inflexibilidad por no aceptar las tonterías nacionalistas y la mentira que hay detrás de ellas. Yo me negaba a estar constantemente tragando sapos y aceptando mitos y falsedades por mucho que los nacionalistas se enfadaran conmigo. Porque en la transición democrática ya se había hecho una vergonzosa mimetización del mundo no nacionalista con los símbolos y mensajes sabinianos, como aceptar una bandera inventada por el fundador del PNV o una denominación para los territorios vascongados que correspondía a una nación ficticia denominada Euskadi y ahora Euskal Herria, o un himno que era el de los nacionalistas. De esa manera, se producía una identificación de la pertenencia a un territorio con la pertenencia a un partido, idea característicamente fascista en su más rigurosa acepción.

En esa línea de relativización de la verdad y de asimilación a las tesis nacionalistas, los socialistas pretenden hacernos creer ahora que la manifestación del domingo día 13 de agosto no conculca la Ley de Partidos y que tienen derecho a celebrarla los que claramente emulan y aclaman a ETA. Y nos dicen que ello es así porque no se puede evitar que individualmente los concurrentes a la misma ejerzan sus derechos, a pesar de haberla convocado Batasuna, haber hecho dicha organización ilegal ruedas de prensa, y haber realidades objetivas que muestran inequívocamente que Batasuna está tras esa manifestación. Pero como de lo que se trata es de no incomodar a los proetarras para que se plieguen al juego perverso del Gobierno en esa apariencia que nos pretenden vender de aproximación a un proceso de paz, la ley se mete en el congelador y pelillos a la mar.

Mientras tanto España arde, sin que ese tinglado de nacionalidades para dar de comer a los cacicatos de turno sea incapaz de poner en marcha instrumentos de prevención y de extinción de incendios. Es preferible, al parecer, gastar el dinero en imponer lenguas que son minoritarias por muy autóctonas que sean, o dedicarse a reformas estatutarias que profundizan la incapacidad de España para resolver los principales problemas estructurales: el problema del agua y el problema de la desertización.

En un futuro los gestores autonómicos no tendrán qué gestionar, salvo miseria y desolación.

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación
Procurador en las Juntas Generales de Alava
Envía al autor tus comentarios mailto:articulista@minutodigital.com?subject=CONTACTO CON ERNESTO LADRON DE GUEVARA

VINO PELEÓN PARA EL EJÉRCITO

José Manuel Cansino. Sevilla  minutodigital 18 Agosto 2006

El Consejero del Medio Rural de la Junta de Galicia, ejemplo de la parte de la tarta del poder que se meriendan los separatistas del BNG, acabó apenas pisar moqueta con un eficaz acuerdo que el gobierno regional mantenía con el Ejército, en virtud del cual, algunas unidades militares participaban en la vigilancia de los montes gallegos colaborando en la prevención de incendios. El acuerdo, además de bueno resultaba extraordinariamente barato, hecho sorprendente en las administraciones regionales poco ejemplares en el control del gasto.

El repudio a las “fuerzas de ocupación españolas” propio del separatismo que marca la agenda política de todos los españoles, se impuso a la preservación de una naturaleza que recibimos de los que nos precedieron y hemos de conservar para que la disfruten nuestros hijos. El resultado aparente podría ser, de cara a la opinión pública, un insultante baile de cifras entre las mínimas de la Junta de Galicia, las acrecentadas de la Comisión Europea y las mayores ofrecidas por el PP vía auxilio de la NASA. La aritmética de la tierra muerta también siembra el disenso en el erial de la política.

Lo cierto es que el Ejército volvió a ser requerido por los usufructuarios de la moqueta política y allá fue a sumar sus brazos a los de cuantos han combatido el fuego en los montes españoles de Galicia.

Este viaje de vuelta de los militares se ha producido pocas fechas después de que los nacionalistas catalanes de CiU, a quienes tampoco resulta ajena la definición de “fuerzas de ocupación españolas”, afeasen al Gobierno socialista de ZP no haber enviado al Ejército a resolver la huelga ilegal perpetrada en el Aeropuerto del Prat. Vivir para ver.

En cualquier caso, bien pensado, tampoco la reclamación nacionalista catalana se aleja mucho de las demandas ciudadanas, al menos si atendemos a las peticiones de quienes exigen la protección de la Guardia Civil para sus viviendas abandonadas a merced de los asaltos de las bandas armadas. Otro viaje de vuelta de los militares, en esta ocasión expulsados de Cataluña con el guante blanco del PP que decretó la cesión completa de competencias a los Mossos de Escuadra.

El Ejército español, las encuestas lo aseveran, es unas de las instituciones con menos prestigio entre la sociedad, tan es así que ha tenido que buscar una mejor consideración pública saliendo al extranjero.

El pacifismo de salón es parte del inconsciente colectivo nacional. Está tan presente en el ánimo político dominante que hasta se afirma sin rubor que el inminente despliegue de militares españoles en el Líbano tiene el mismo riesgo que el reparto de cartones de leche a los damnificados por una riada. Todo un desprecio a los que van a poner sus vidas en mitad de un conflicto que los conocimientos de política internacional de ZP no alcanzaban a ubicar.

No es el papel del Ejército influir en las decisiones políticas en una sociedad sanamente democrática. Esto es cierto salvo en un matiz. Como institución integrada por ciudadanos españoles, forma parte del cuerpo electoral. La familia militar, como cualquier otro colectivo social, puede prestar su apoyo electoral a quien confíe le va a dar la oportunidad de recuperar la dignidad robada. Una dignidad que, pese a desafortunados precedentes, no debe entenderse en clave de mayores sueldos y jubilaciones anticipadas, sino de reconocimiento social que merecen como significados servidores públicos.

A merced de unos políticos que escatimaron unos pocos euros para fletar un avión que los condujo a una muerte gratuita y de otros que acaban de desguazar los helicópteros Cougar como quien incinera un cadáver moteado de pruebas incriminatorias, la familia militar debe manifestarse electoralmente reclamando un honor que le corresponde. Ellos juzgarán si el apoyo debe ir a opciones políticas nuevas habida cuenta de que hasta ahora, todos los gobernantes acaban despachando su ejemplar entrega con rancho de fiesta y ración doble de vino peleón.

Obispos vascos
A. Basagoiti  minutodigital 18 Agosto 2006

Una vez más, y ya van unas cuantas, los prelados vascos vuelven a ser noticia por sus reflexiones políticas. El ex obispo de San Sebastián, José María Setién habla de la normalización y de la pacificación, el actual, Juan María Uriarte, pide a las partes que realicen gestos de distensión y de acercamiento, y el de Bilbao, Ricardo Blázquez, el único que ha estado acertado, le dice a ETA que lo que deben hacer los terroristas en pedir perdón a las victimas.

La experiencia nos dice que estos obispos nunca han tenido una gran visión política, en su momento vaticinaron desde sus púlpitos el aumento de violencia que iba a provocar la aprobación de la Ley de Partidos cuando la realidad ha sido todo lo contrario, gracias a esta Ley se ha disfrutado de más paz y menos ETA.

Lo grave y contradictorio resulta cuando vemos que el mismo día por un lado el Obispo de Bilbao y además Presidente de La Conferencia Episcopal, y por otro el Obispo de San Sebastián hacen un discurso tan diferente, Blázquez argumentando que ETA debería pedir perdón a las victimas de su violencia y Uriarte pidiendo gestos de distensión y diálogo entre las partes como si esto fuese una guerra. Lo mínimo que les podemos pedir a los representantes de la Iglesia es que mantengan una posición unitaria a favor de la paz y la libertad, y por lo tanto unidos en la derrota del terrorismo. Mientras esto no se cumpla, con su actitud están poniendo una vela a Dios y otra al Diablo.

Envía al autor tus comentarios articulista@minutodigital.com?subject=CONTACTO CON A.BASAGOITI

¿Qué es la ley? Lo que quiere el juez (Garzón, en este caso de Otegui y su conferencia barcelonesa)
Juan Pablo Mañueco  Periodista Digital 18 Agosto 2006

EL JUEZ GARZÓN, además de autorizar el encuentro de López con Otegui y luego la manifestación de “unos particulares” a la que acudieron todos los amigos de éste, también ha autorizado una conferencia cultural que el pensador Otegui tiene apalabrada en Barcelona y que había prohibido Grande Marlasca.

Ya saben la argumentación racional de Garzón: no es que se hubiera equivocado el concolega de Garzón, no, que eso sería políticamente incorrecto en un juez tan políticamente correcto como él... sino que el juez Grande había hecho “una interpretación extensiva de la ley”, que ahora ha venido a corregir el intenso juez que no quiere dejar de pertenecer a la familia de las garzas reales.

Extensivo, intensivo, estirado, replegado... ¿es un chicle? No. Es la ley. La politiley, se entiende. Que ya se sabe lo que ha sido en toda época: un capricho tensable hacia dentro o hacia fuera por el extensor o el intensor que quiera darle una extensión o una intención... O exactamente las contrarias.

Pura fuerza muscular para tensionar las leyes políticas (esa cosa tan poco legal, científicamente hablando) hacia donde se quiera tensarla: para allí tenerla tendida (tenso o tendido: participios del verbo tender) ante los pies de los césares políticos, que pueden extender la carrera del judicante o replegarla, hasta convertirla en nada...

¿Han entendido los lectores lo que es la ley política...? ¿Lo habrá entendido Garzón, que tan extensamente practica ese intenso entendimiento político...? La Gran Garza que por nada del mundo querría quedarse en Garceta (él sabrá si quiere que acabemos destacando en mayúsculas estas tres últimas letras) seguro que sí: cuando tocaba ser duro con ETA, duro con ETA; cuando toca abrir la mano, amplias alas... Eso sí que es morfología extensa.

POSDATA. Por lo demás, el juicio racional es éste, aunque obviamente ello no tenga nada que ver con los jueces políticos:

Si Batasuna ha sido ilegalizada, según la legislación vigente, por ser una formación vinculada al terrorismo, sus dirigentes son dirigentes vinculados al terrorismo. Y, desde luego, a Barcelona no les van a llevar por sus grandes dotes para el pensamiento, sino por lo que son y quieren seguir siendo. Puesto que no se arrepienten de nada.

Y, como estoy seguro que todos ustedes han comprendido el argumentario, cabe extraer otra conclusión: a Barcelona, tampoco conviene llevar al juez Garzón... No está dotado para el pensamiento.

Porque la otra conclusión que cabe, es decir, que estándolo haya dictado la resolución que ha dictado, sería peor... como cualquier perito en leyes –políticas– comprendería, en este peligroso último caso estaríamos hablando de prevaricación.

Dejémoslo en la primera racional sentencia.
www.democracia-real.org

Cómo construir una nación
Manuel Molares do Val  Periodista Digital  18 Agosto 2006

Solamente con dos ideas usted mismo puede construir su propia nación y exhibirla en el mercado internacional o, al menos, en el estatal, para reclamar la autodeterminación, incluso la independencia.

El método se extrae de un discurso de Francisco Jorquera, coordinador de la Ejecutiva del Bloque Nacionalista Gallego (BNG), en el que explica cómo conseguir que unos ciudadanos poco nacionalistas, como los gallegos, exijan crear una nación cuya existencia no se les había ocurrido antes.

Envuelto en entusiasmo patriótico, Jorquera desveló las entrañas del invento:

1.- Se requiere profundizar en la autonomía, pero entendida como un “proceso” en el que los futuros nacionales adquieran una “conciencia de que son un pueblo diferenciado” .

2.- Lograda esa creencia diferencial, se construye la “conciencia política como nación”.

Es decir, hay que buscar, cultivar y establecer incompatibilidades con los demás. Luego, debe crearse la conciencia de que es necesario establecer una nación basada en esas diferencias que antes pasaban desapercibidas.

Las nacionalidades históricas asientan los contrastes en que poseen un idioma autóctono, aunque en el caso vasco también haya apellidos y Rh, pero el proyecto Jorquera permite que cualquier acento como el andalú que proponen los llamados andalusíes, sirva para cultivar discrepancias.

Los gallegos podrían agudizar su particularismo apelando a sus originales incendios forestales, por ejemplo.

Conseguida así la “conciencia de pueblo diferenciado” se puede presionar hasta alcanzar la autodeterminación, previa a la independencia.

Jorquera no lo propone, pero los nacionalistas más extremistas podrían usar algún acto violento para acelerar, como ETA, la construcción de la “conciencia política como nación".

Obviamente, los demócratas creadores de la nacionalidad no agitarán el terrorismo, pero recogerán sus nueces condenando esa protesta extremista, pero aclarando que es contra los fascistas y centralistas que bloquean la emancipación.

Teherán, Tel aviv, Beirut
RAFAEL L. BARDAJÍ ABC 18 Agosto 2006

Si la Historia se escribe en la lengua de los vencedores, la de la guerra del Líbano tendremos que leerla en farsi, el idioma oficial de la República Islámica de Irán, la auténtica vencedora.

A pesar de lo que se dice desde posiciones anti-israelíes camufladas de derrotismo, Israel no ha perdido esta guerra. Cierto, no ha logrado la victoria aplastante y decisiva a la que nos tenía acostumbrado, pero no tanto porque el enemigo fuera distinto como por las vacilaciones de los responsables políticos en Tel Aviv. Así, la aviación de Israel ha demostrado una eficacia sorprendente, eliminando quirúrgicamente la mayoría de los cohetes de medio y largo alcance de Hizbolá, los Fajrs y Zilzals, despojando a los terroristas de su capacidad de alcanzar ciudades importantes en Israel. Las tropas terrestres, empleadas muy tardíamente, han podido establecer una zona de seguridad para que los «Katiuskas», cohetes de corto alcance, no lleguen a suelo israelí.

En contra de lo que proclama el líder de Hizbolá, Hasán Nasralah, su organización no ha salido triunfante de este enfrentamiento. Ha acabado con sus estructuras muy mermadas, sus cuadros diezmados, su milicia rota, su arsenal estratégico destruido y hoy le es mucho más difícil atacar de nuevo a Israel. Cosa que volverá a hacer en cuanto pueda. Es más, la gente de Hizbolá sabe ahora que Israel, cuando identifica una amenaza para su seguridad, actúa, aunque se equivoque en sus acciones. Su mejor deseo, haber acabado con la voluntad israelí de defenderse se ha evaporado. Es más, la estrategia de aislar diplomáticamente a Israel también ha sido un fracaso, pues Tel Aviv ha contado con Washington hasta el último minuto. Que el gobierno español les critique, se lo pueden permitir porque no pintamos nada.

Además, ahora en Israel acaba de comenzar la autocrítica sobre lo sucedido y la manera como se ha afrontado. Si sus líderes sacan las lecciones apropiadas y sientan las bases para otras campañas defensivas de mayor resolución y claridad, la capacidad defensiva israelí habrá salido beneficiada. El alto el fuego ha llegado demasiado pronto, pero no es el fin del mundo.

Con todo, el verdadero vencedor es Irán, quien tras la niebla de la guerra sigue escondiendo sus ambiciones nucleares, que han pasado por fuerza a segundo plano de la actualidad; ha chequeado su control y capacidad de maniobra de sus dos instrumentos en la zona, Hizbolá y Hamás; ha determinado la actitud y la posición de Siria, a la que tiene dominada en su proyecto estratégico; y con los beneficios del alza del crudo ha conseguido recursos suficientes en este mes como para sostener a la Autoridad Palestina otro año. Ahora bien, en nuestra mano está que esta victoria solo sea temporal.

España, santuario de terroristas
Por DIEGO MERRY DEL VAL ABC 18 Agosto 2006

«Algo más de dos años después de los terribles atentados islamistas del 11 de marzo en Madrid, la Policía teme que España se haya convertido en un santuario para terroristas, donde se forman los próximos kamikazes», afirma Le Figaro en un nada tranquilizador reportaje sobre la situación en nuestro país. Las dos mezquitas del Barrio del Puerto de Málaga «se encuentran desde hace varios meses bajo la lupa de los servicios secretos. El pasado mes de diciembre, la policía arrestó a una decena de presuntos terroristas que habían acudido a rezar a la mezquita de La Unión». Según el diario galo, el Ministerio del Interior no dispone siquiera de un registro exacto de los lugares de culto en el territorio nacional. «De las mil mezquitas existentes para el medio millón de musulmanes residentes, sólo 280 poseen una licencia en regla. Sin embargo, son las mezquitas clandestinas, instaladas en garajes y pisos, las que más preocupan a los servicios secretos españoles». El antiguo imán de la mezquita de La Unión, Félix Herrero, quien reconoce haber entablado amistad con los detenidos como presuntos terroristas, ha sido elegido presidente de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI), el interlocutor privilegiado del Gobierno.

En Gran Bretaña tampoco cunde el optimismo. En una encuesta realizada por el instituto YouGov para la revista The Spectator, cuatro de cada cinco británicos creen que Occidente está perdiendo la guerra contra el terrorismo y desean que Tony Blair tome sus distancias respecto a la política de la Administración Bush. Esto último no significa paños calientes. El 53 por ciento de los encuestados cree que Londres debe adoptar una política exterior más agresiva como respuesta a la amenaza terrorista.

Sobre la situación en el Líbano, el New York Times advierte que Occidente ya está llegando tarde. «Hizbolá se está haciendo cargo de la reconstrucción en el sur del Líbano, mientras el mundo discute sobre la formación de una fuerza de paz. Si las promesas de ayuda de Washington no se concretan, el Partido de Dios ganará la batalla por los corazones y las mentes antes de que lleguen los pacificadores». El mismo diario destaca que el número de ataques con bomba contra las fuerzas norteamericanas en Irak ha alcanzado un nuevo récord en julio, lo cual demuestra el constante refuerzo de la insurgencia a pesar de la muerte de Abu Musab al-Zarqaui.

RECHAZAN LA MANIFESTACIÓN CONVOCADA POR LA PLATAFORMA PRO-GUBERNAMENTAL
Tres asociaciones cívicas de Galicia refrescan la memoria a Nunca Máis
Las asociaciones ciudadanas y grupos cívicos de Galicia, Vigueses por la Libertad, Coruña Liberal y AGLI (Asociación Gallega por la Libertad de Idioma) han manifestado su sorpresa y repulsa ante la reaparición de Nunca Máis tras la ola de incendios en Galicia. Las asociaciones liberales de Galicia han denunciado que el lema de la manifestación convocada por Nunca Mais, Paremos el terrorismo incendiario, no duda en banalizar el fenómeno terrorista con tal de auxiliar a un Gobierno que ha fracasado en su gestión de la crisis.
Libertad Digital 18 Agosto 2006

Tres asociaciones cívicas de Galicia, Vigueses por la Libertad, Coruña Liberal y AGLI (Asociación Gallega por la Libertad de Idioma) han hecho público un comunicado para mostrar “su sorpresa e indignación por la interesada reaparición de la plataforma Nunca Máis” durante la ola de incendios que ha asolado Galicia. En esa nota afirman que la plataforma se ha alineado con “la estrategia defensiva” que mantiene el gobierno para eludir sus responsabilidades en el desastre, y señalan que el lema de la manifestación que ha convocado para este domingo incurre en “una banalización inadmisible” del terrorismo. El comunicado recogerá adhesiones en la web ardegalicia.info.

Las tres asociaciones recuerdan que “Nunca máis” fue montada con ocasión del desastre del Prestige y que, entonces, “todas sus protestas y movilizaciones se dirigieron contra los gobiernos autonómico y central”, a los que acusaron de ser “los únicos responsables de la catástrofe”, mientras “exoneraron a los propietarios del petrolero y su carga, llegando a personarse del lado de los contaminadores, y en contra del Estado español, en los procedimientos judiciales”.

El comunicado indica que, ahora,”los rescoldos de “Nunca Máis” se han reavivado para realizar la operación inversa”, que consiste en decir que “la gestión del gobierno ha sido impecable y los únicos culpables son, bien las personas que prenden fuego al monte, bien los anteriores gobernantes”. Un cambio de actitud que los firmantes consideran relacionado “con los cambios de gobierno habidos en Galicia y en España”.

Las tres asociaciones se muestran partidarias de que los ciudadanos pidan cuentas de su actuación a los gobiernos, pero aseguran que el objetivo de Nunca Máis no ha sido ése, “sino aprovechar las crisis para favorecer a unas opciones políticas y desacreditar a otras”. En esta ocasión, dicen, “se ha alineado con la estrategia defensiva del gobierno, que quiere desviar la atención de sus responsabilidades hablando de conspiraciones y presentando como novedosa la existencia de los incendiarios”.

Además, les parece grave que “para defender la actuación gubernamental, N.M. siembre cizaña entre la ciudadanía”, como han hecho miembros prominentes de la plataforma al hablar “sin pruebas” de una intencionalidad política de los incendios, con lo que han querido sugerir, dice la nota, “que tras ellos está la mano de la derecha”.

Las asociaciones se pronuncian contra la manifestación convocada por N.M. para el domingo, y denuncian que su lema principal: “paremos el terrorismo incendiario”, “incurre en una banalización inadmisible del fenómeno terrorista”. Los tres grupos cívicos entienden que la plataforma citada “busca sólo justificar la actuación del bipartito y esconder las responsabilidades que puede tener la administración en la tragedia”, y deploran “que en ese empeño no haya dudado en fomentar, de nuevo, la hostilidad y la división entre los gallegos”.

DENUNCIA LA PERMISIVIDAD PARA QUE LOS BATASUNOS TOMEN LA CALLE
Mikel Buesa cree que las últimas amenazas de ETA demuestran el fracaso de Zapatero y pide responsabilidades
El presidente del Foro de Ermua ha interpretado el último comunicado de ETA como una renovación de las habituales amenazas de la banda terrorista. A su juicio, los etarras no están satisfechos por cómo va la negociación con el Gobierno y culpa de ello a Zapatero, por cerrar acuerdos secretos que ahora no se están cumpliendo. "Si no a cuento de qué viene que el socialista Miguel Buen esté vendiendo la posibilidad de conceder indultos a diestro y siniestro", se ha preguntado Mikel Buesa en la COPE. La AVT cree que ha quedado en evidencia que la negociación pasa por el pago de un precio político a los asesinos.
Libertad Digital 18 Agosto 2006

La primera valoración que hace Mikel Buesa del comunicado etarra difundido este jueves por el diario Gara es que "ETA no está satisfecha por cómo va la negociación con el Gobierno". Considera el presidente del Foro de Ermua que este es el mensaje fundamental. Responde, ha apuntado en La Mañana de la COPE a que es "evidente" que el PSOE y ETA han emprendido un proceso de negociación y conversaciones que ha generado en la banda terrorista unas expectativas.

Según Buesa, esa confianza de los etarras puede que responda "a algún preacuerdo o sugerencia del Gobierno o puede que sea un delirio". Sin embargo, interpreta el comunicado, "las cosas no van por el camino previsto de los terroristas y amenazan con romper todo ese proceso". Esta situación denota, a su entender, que el Gobierno ha fracasado en la generación de esas expectativas y no ha logrado que el terrorismo termine. Argumento que utilizó Zapatero para justificar la negociación con ETA, "que todo se hacía para que el terrorismo se acabara".

Las expectativas del Gobierno para ETA
En medio de la negociación han surgido voces dentro del PSOE que preparan el terreno para posibles medidas de gracia a los etarras. Mikel Buesa no tiene dudas: "Lo del indulto viene a decirnos que las expectativas generadas en ETA respondían a algún tipo de planteamiento del PSOE, si no, a cuento de qué viene que el socialista Miguel Buen ande vendido la posibilidad de conceder indultos a diestro y siniestro y la posibilidad de soltar a los presos". Entiende que estos planteamientos no tienen sentido más que en el marco de algún acuerdo al que se hubiese podido llegar.

Sin embargo, considera que el PSOE se ha equivocado porque "creyó que podía generar este tipo de expectativas porque la sociedad iba a responder entusiastamente, con grandes deseos de paz e iba a aceptar las concesiones políticas y penales a ETA siempre que la violencia terrorista terminara". Tal y como ha recordado, lo que han mostrado las encuestas y las manifestaciones en el último año y medio es que la sociedad española "no acepta entusiastamente nada". Cifra en torno al 60 ó 70 por ciento los españoles que rechazan que "a ETA se le conceda ningún tipo de ventaja política y penal a cambio de que deje de matar". Esto explicaría que el Ejecutivo se vea ahora incapaz de seguir con ese proceso. Por eso concluye que "el Gobierno ha fracasado en esa política y alguien tiene que empezar a exigirle responsabilidades".

La permisividad del Gobierno con Batasuna-ETA
La cada vez mayor presencia de Batasuna-ETA en las calles considera Buesa que "forma parte del mismo juego". La permisividad con los batasunos y sus expresiones públicas "forma parte de esos acuerdos que el Gobierno haya podido alcanzar con ETA". Tal y como recuerda el presidente del Foro de Ermua, Batasuna-ETA ya ha dicho que no es un proceso de paz sino de autodeterminación y "cuando alguien interpreta lo que habla con el Gobierno en ese sentido es porque algo habrá así".

Por último, Buesa ha lamentado que ETA y Batasuna están "alcanzado la calle sin encontrar freno. Sólo actúa, y no siempre, la Audiencia Nacional, pero no es la que tiene que frenarlas, sino que primero debe hacerlo la Consejería de Interior del Gobierno vasco y si no, el Ministerio de Interior".

La AVT pide al Gobierno una "respuesta contundente"
A través de un comunicado, la Asociación de Víctimas del Terrorismo ha reclamado al Ejecutivo que dé una "respuesta contundente" a los asesinos. Es su primera reacción tras el último comunicado etarra. Según el colectivo que preside Francisco José Alcaraz, las nuevas amenazas de los terroristas demuestran "una vez más" que la banda es "lo que es", "un grupo de asesinos que sólo entiende el lenguaje de las armas y del dolor".

Además, considera que "de nuevo asistimos al bochornoso espectáculo de presenciar cómo el Gobierno de un Estado democrático se somete a los designios de una banda de asesinos, cuyo único fin es acabar con el Estado de Derecho del que disfrutamos todos los españoles".

Según la AVT, se confirma su teoría de que "la negociación entre el Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero y los asesinos de ETA se basa en el pago de un precio político a estos últimos". También hace un llamamiento "a la rebelión cívica de todos los españoles, ante lo que constituye una agresión intolerable a nuestro Estado de Derecho y a los fundamentos de nuestro sistema político democrático".

EN UN COMUNICADO REMITIDO AL DIARIO GARA
ETA amenaza con "responder" si Zapatero no cumple "los compromisos adquiridos"
La banda terrorista remitió este jueves un comunicado al periódico Gara en el que dice que el "proceso" está "inmerso en una crisis evidente". Coincidiendo con las palabras de Otegi –pronunciadas sólo horas antes y en las que aludía a Navarra, los presos y la legalización de Batasuna– ETA culpa al PSOE y al PNV de ese "bloqueo" y reprocha al Gobierno que no haya cumplido "los compromisos adquiridos". El comunicado es en sí una amenaza: si persisten los “ataques”, dice la banda, “ETA responderá”. El diario Gara acompañó la información con su opinión editorial.
Libertad Digital 18 Agosto 2006

El diario Gara sirvió el paquete completo: comunicado y artículo editorial. Horas antes, el líder de ETA-Batasuna ya lo adelantaba en su enésima rueda de prensa ilegal. Arnaldo Otegi dijo que no cabía en cabeza alguna pensar en seguir adelante sin satisfacer las pretensiones sobre Navarra, los presos o la legalización de su formación. Llamaba la atención a Zapatero invocando los compromisos adquiridos hace tanto tiempo.

A medianoche, los terroristas ponían negro sobre blanco la amenaza coincidiendo y haciendo mención a la timorata prohibición de un homenaje a etarras muertos que llegó tarde y no consiguió evitar el insultante acto. Hubo vítores a la banda y flores para los terroristas.

Según el comunicado, ETA considera que los dirigentes de los partidos políticos "no han respondido a la medida de su responsabilidad" ya que "en vez de dar pasos profundos para alimentar ese proceso y para construir un marco democrático en Euskal Herria, han actuado obcecadamente para desgastar las posiciones de la izquierda abertzale".

Envuelto en el habitual lenguaje, la banda asesina califica el actual momento de "gravedad", y dice que tanto PSOE como PNV intentan "desvirtuar y vaciar de contenido el proceso", identificando "la situación abierta con el fin de ETA y con que la izquierda abertzale admita dócilmente el marco actual". Más en concreto, respecto al PSOE añade que "quiere desarrollar su propio modelo de Estado y convertir el proceso en un mero instrumento para continuar en el poder". Acusa al partido en el poder y a los nacionalistas de Ibarretxe de "distanciarse de los compromisos adquiridos" y "poner nuevos obstáculos para que Euskal Herria se trabe en el fango del marco de negación y división".

Como viene siendo habitual desde que Zapatero abrió la puerta a la rendición, la banda terrorista advierte de que mantener una actitud "represiva es incompatible con el desarrollo de un proceso de negociación". Tras ello, llega una amenaza nítida: "si continúan los ataques contra Euskal Herria, ETA responderá". Sin embargo, y por grave que parezca, el ultimátum no es nuevo. Desde abril, la banda lo dejó dicho en uno de sus comunicados internos en Zutabe. Allí, como publicó Libertad Digital, quedaba clara la amenaza de muerte contra aquellos que osaran detener y hasta dilatar el proceso.

El diario Gara sirvió la información adjuntando su editorial. Basten dos fragmentos:
“En este sentido, no cabe sorprenderse ni rasgarse las vestiduras por el tono de gravedad que destila el comunicado que hoy publica GARA”
“Definitivamente, el periodo para los prolegómenos parece tocar a su fin y, en buena lógica, debe dar paso a una fase en la que los agentes políticos y la sociedad a la que éstos representan asuman sin perder tiempo sus responsabilidades”.
Llamamiento a la ciudadanía para “acumular fuerzas”

Los terroristas lanzan también en el comunicado un llamamiento a los vascos para que "acumulen fuerzas" y ejerzan "una presión popular con el fin de alcanzar una situación democrática basada en los derechos de Euskal Herria".

El chantaje de ETA pasa también por que cesen "la ocupación de las calles, los controles y amenazas de las fuerzas armadas, los secuestros de ciudadanos vascos y la vulneración de los derechos civiles y políticos de la izquierda abertzale". Lo que, traducido de su habitual lenguaje, significa que la Justicia y las Fuerzas de Seguridad del Estado no actúen contra el terrorismo.

UNA TREGUA VIGILADA POR LOS TERRORISTAS
EL CHANTAJE PERMANENTE: CINCO COMUNICADOS EN CINCO MESES
El comunicado de la organización terrorista ETA, remitido este viernes al diario Gara, es el quinto que la banda hace público desde su anuncio, el 22 de marzo pasado, de un "alto el fuego permanente".En este comunicado, y a punto de cumplirse cinco meses desde la suspensión de sus acciones armadas, ETA achaca la actual situación de crisis del proceso de paz en el País Vasco a la actitud de PNV y PSOE, y advierte de que "si continúan los ataques contra Euskal Herria, ETA responderá".
Efe Libertad Digital 18 Agosto 2006

En su nota publicada en la edición digital de Gara, ETA reitera su compromiso con los objetivos expresados en su declaración del 22 de marzo, insta a "adoptar compromisos y decisiones claras en esa dirección" y avisa de que el proceso está en un "impasse".

El primer comunicado en el que ETA anunció un "alto el fuego permanente" a partir de las 00:00 horas del 24 de marzo, fue dado a conocer dos días antes, esto es, el 22 de marzo de este año y en el mismo diario de la izquierda abertzale.

La ampliación de este anuncio fue hecha al día siguiente, 24 de marzo, a través de una segunda nota al Gara, en la que la banda armada, con este alto el fuego, expresó su disposición a "impulsar un proceso democrático en Euskal Herria" mediante "el diálogo, la negociación y el acuerdo".

Y agregaba la necesidad de "construir un marco democrático para Euskal Herría", y que "al final de ese proceso, los ciudadanos y ciudadanas vascas deben tener la palabra y la decisión sobre su futuro, dando así una solución democrática al conflicto".

Un tercer comunicado fue dado a conocer el 14 de junio pasado, y en él ETA expresó su voluntad de "llevar hasta el fin" el proceso e instó al Gobierno francés a negociar asimismo con el grupo armado.

Una de las novedades de esta tercera nota de ETA es que requería la "implicación de las autoridades francesas en el proceso de paz" al considerar que éstas no pueden ser "espectadores pasivos".

Su cuarto comunicado fue difundido una semana después, el 21 de junio, por EITB y varias emisoras de radio, y un día después de operación policial conjunta de Francia y España contra el aparato financiero de la banda, con doce detenidos.

En su anuncio, la banda emplazaba a las "autoridades españolas" a "adoptar y cumplir sus compromisos de alto el fuego, garantizando el cese total de la represión", y exigía al Gobierno "garantías suficientes de no injerencia por parte de los poderes del Estado" en el proceso de paz.

La banda terrorista reiteró que "la paz aquí y ahora es posible", así como "la voluntad y el deseo" de alcanzar "mediante el diálogo y la negociación una paz justa y duradera con el Estado español es total".

DENUNCIA LA PERMISIVIDAD PARA QUE LOS BATASUNOS TOMEN LA CALLE
Mikel Buesa cree que las últimas amenazas de ETA demuestran el fracaso de Zapatero y pide responsabilidades
El presidente del Foro de Ermua ha interpretado el último comunicado de ETA como una renovación de las habituales amenazas de la banda terrorista. A su juicio, los etarras no están satisfechos por cómo va la negociación con el Gobierno y culpa de ello a Zapatero, por cerrar acuerdos secretos que ahora no se están cumpliendo. "Si no a cuento de qué viene que el socialista Miguel Buen esté vendiendo la posibilidad de conceder indultos a diestro y siniestro", se ha preguntado Mikel Buesa en la COPE. Cree que ya ha llegado el momento de empezar a exigir responsabilidades al Ejecutivo del PSOE.
Libertad Digital 18 Agosto 2006

La primera valoración que hace Mikel Buesa del comunicado etarra difundido este jueves por el diario Gara es que "ETA no está satisfecha por cómo va la negociación con el Gobierno". Considera el presidente del Foro de Ermua que este es el mensaje fundamental. Responde, ha apuntado en La Mañana de la COPE a que es "evidente" que el PSOE y ETA han emprendido un proceso de negociación y conversaciones que ha generado en la banda terrorista unas expectativas.

Según Buesa, esa confianza de los etarras puede que responda "a algún preacuerdo o sugerencia del Gobierno o puede que sea un delirio". Sin embargo, interpreta el comunicado, "las cosas no van por el camino previsto de los terroristas y amenazan con romper todo ese proceso". Esta situación denota, a su entender, que el Gobierno ha fracasado en la generación de esas expectativas y no ha logrado que el terrorismo termine. Argumento que utilizó Zapatero para justificar la negociación con ETA, "que todo se hacía para que el terrorismo se acabara".

Las expectativas del Gobierno para ETA
En medio de la negociación han surgido voces dentro del PSOE que preparan el terreno para posibles medidas de gracia a los etarras. Mikel Buesa no tiene dudas: "Lo del indulto viene a decirnos que las expectativas generadas en ETA respondían a algún tipo de planteamiento del PSOE, si no, a cuento de qué viene que el socialista Miguel Buen ande vendido la posibilidad de conceder indultos a diestro y siniestro y la posibilidad de soltar a los presos". Entiende que estos planteamientos no tienen sentido más que en el marco de algún acuerdo al que se hubiese podido llegar.

Sin embargo, considera que el PSOE se ha equivocado porque "creyó que podía generar este tipo de expectativas porque la sociedad iba a responder entusiastamente, con grandes deseos de paz e iba a aceptar las concesiones políticas y penales a ETA siempre que la violencia terrorista terminara". Tal y como ha recordado, lo que han mostrado las encuestas y las manifestaciones en el último año y medio es que la sociedad española "no acepta entusiastamente nada". Cifra en torno al 60 ó 70 por ciento los españoles que rechazan que "a ETA se le conceda ningún tipo de ventaja política y penal a cambio de que deje de matar". Esto explicaría que el Ejecutivo se vea ahora incapaz de seguir con ese proceso. Por eso concluye que "el Gobierno ha fracasado en esa política y alguien tiene que empezar a exigirle responsabilidades".

La permisividad del Gobierno con Batasuna-ETA
La cada vez mayor presencia de Batasuna-ETA en las calles considera Buesa que "forma parte del mismo juego". La permisividad con los batasunos y sus expresiones públicas "forma parte de esos acuerdos que el Gobierno haya podido alcanzar con ETA". Tal y como recuerda el presidente del Foro de Ermua, Batasuna-ETA ya ha dicho que no es un proceso de paz sino de autodeterminación y "cuando alguien interpreta lo que habla con el Gobierno en ese sentido es porque algo habrá así".

Por último, Buesa ha lamentado que ETA y Batasuna están "alcanzado la calle sin encontrar freno. Sólo actúa, y no siempre, la Audiencia Nacional, pero no es la que tiene que frenarlas, sino que primero debe hacerlo la Consejería de Interior del Gobierno vasco y si no, el Ministerio de Interior".

Terrorismo
EL PSOE DISPUESTO A PERPETUAR EL TRAUMA DE LOS NIÑOS VICTIMAS DE ETA
Minuto Digital 18 Agosto 2006

Mientras el PSE reconoce ya por primera vez de manera pública que el gobierno Zapatero va a excarcelar a los presos etarras vía indulto, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (COVITE) ha presentado un estudio en el que desvela que los hijos o descendientes de las víctimas de ETA pueden verse afectados desde el punto de vista psicológico si saben que los miembros de la banda terrorista que asesinaron a sus familiares salen de prisión, no cumplen su condena o acaban viviendo cerca del lugar donde perpetraron el crimen y reside el entorno del asesinado.

La idea de que los asesinos de los familiares de un menor están en la cárcel, han cumplido condena o que están muy lejos, puede generar seguridad ante el futuro, y ante el temor del niño a que un hecho similar pueda volver a pasar COVITE ha editado una guía para ayudar a las familias con menores a enfrentarse a esta tragedia.

En este sentido, esta guía, que lleva por subtítulo "¿Cómo murió papá?, ¿por qué mamá va en silla de ruedas?, ¿qué le pasó al abuelito?", el colectivo de víctimas vascas ofrece unas pautas para informar del trauma vivido a los descendientes de quienes han sufrido acciones terroristas. A este respecto, el manual afirma, en primer lugar, que "la trágica existencia del terrorismo ofrece unas realidades tan crueles que hasta un adulto bien formado se estremece ante la visión de imágenes de atentados y de víctimas heridas y asesinadas". Por este motivo, se apunta que "es conveniente que en la transmisión de información al niño lo que debe ser resaltado es lo esencial y no lo accesorio, es decir, que la muerte o la minusvalía tienen su origen en un hecho violento y éticamente malo". A este respecto, los autores de la guía añaden que, a la hora de relatar lo sucedido, "sobran los detalles y las precisiones e, incluso, puede ser bueno que haya informaciones que no apunten a toda la verdad, sino a parte de ella". Asimismo, COVITE remarca que "ante la pregunta 'inquietante' de dónde están los que mataron, una contestación tranquilizadora es decir que están en la cárcel, que han cumplido condena o que están muy lejos. Esa idea puede ser generadora de seguridad ante el futuro y ante el posible temor del niño a que un hecho similar pueda volver a pasar".

En esta línea, la guía ofrece extractos de lo que podrían ser conversaciones de un niño con sus padres o sus abuelos sobre las circunstancias del atentado que sufrió la familia, de las consecuencias que ha tenido y qué ha sucedido con los que causaron todo este mal. En concreto, el manual hace referencia a que un padre o un abuelo podría relatar lo sucedido a un niño aludiendo a que "existen algunas personas que actúan de forma tan mala y cobarde, que se han creído con el poder de quitar la vida a los demás. Y eso no lo debe de hacer absolutamente nadie. Por eso nunca tampoco nadie debe tomarse la justicia por su mano. A los que matan a otra persona, la policía los detiene y los lleva ante el juez para que cumplan su condena".

Todo este esquema se verá roto si el PSOE lleva adelante su plan de pactar con ETA a cambio de concesiones judiciales y políticas. “Si ETA abandona las armas definitivamente en lugar de declarar una tregua o un alto al fuego que no terminarían de cerrar la acción terrorista, habrá determinada gente que, aunque hubiesen cometido un delito, podrán ser indultados", ha declarado el secretario general del PSE-EE de Guipúzcoa, Miguel Buen.

Movimiento cívico
CONCENTRACIÓN SANTIAGO COMPOSTELA
Galicia Minuto Digital 18 Agosto 2006

Un pequeño grupo de Mascaras Blancas Solidarias de la Plataforma España y Libertad, se concentró de forma simbólica frente a la Consellería do Medio Rural de la Xunta de Galicia en Santiago de Compostela.

La concentración cívica anunciada, había sido desconvocada por la Plataforma ante las copiosas lluvias que se han producido en Galicia.

De todas formas, y a efectos de hacer patente su solidaridad con las víctimas del fuego y sus familias, media docena de activistas de Plataforma España y Libertad procedieron a manifestarse en silencio como muestra de respeto y denuncia de una catástrofe evitable.

Previamente, España y Libertad, procedió a presentar denuncia penal contra el Conselleiro de Medio Rural, Suárez Canal, el Director Xeral de Montes, Blanco Casal y el Delegado del Gobierno en Galicia, Manuel Ameijeiras, como presuntos autores de un delito ecológico y de incendio imprudentes, de manera análoga a la que en su día la Plataforma Nunca Máis, presentó a consecuencia del desastre del Prestige contra las autoridades políticas de aquel momento. Igualmente solicitó la dimisión del conselleiro.

Durante la concentración silenciosa de cinco minutos varios miembros de la “kale borroka” del independentismo gallego hicieron acto de presencia agrediendo a los concentrados que debieron ser protegidos por los miembros de la Policía Nacional.

Según la Coordinadora General de España y Libertad, Yolanda Morín, “estos actos demuestran que se está reproduciendo en Galicia el esquema del terrorismo callejero vasco. Lo que demuestra que en España aún subsiste la amenaza de los violentos, que tan solo puede ser vencida mediante el fortalecimiento de la Constitución y la democracia"

Seguidamente, Morín, destacó que “aunque la concentración fue desconvocada debido a las condiciones climáticas adversas, no podíamos dejar de mostrar nuestra solidaridad con las víctimas del fuego, sus familias y la sociedad gallega”

Visitar la web de la Plataforma España y Libertad www.e-libertad.es

Recortes de Prensa   Página Inicial