AGLI

Recortes de Prensa     Martes 22 Agosto  2006

LA ESPAÑA INFECUNDA
Editorial  minutodigital 22 Agosto 2006

Todo cuanto acontece en la política de España es de una infecundidad desalentadora. Las fuerzas de izquierda son incapaces de advertir el peligro de su colaboración con el separatismo para llevar a efecto su plan de perpetuarse en el poder. Quizás seamos un pueblo demasiado individualista, envidioso y egoísta, demasiado dado a las deslealtades en el plano personal y colectivo como para poder construir una alternativa nacional justa, en la que de verdad todos podamos confiar y por tanto trabajar con ilusión. Esa ilusión y generosidad que es necesaria para que un proyecto sea fecundo. Que cada cual reflexione sinceramente sobre sus responsabilidades.

Una alianza que no solo amenaza la unidad de España e introduce la discordia en la convivencia ciudadana, sino que socava el Estado de Derecho, con continuas claudicaciones del imperio de la ley a la conveniencia política de momento, que ya no solo se circunscriben al proceso de negociación con ETA. Atentados contra la igualdad y la justicia que terminaran con la división del pueblo en ciudadanos de derechas y de izquierdas, en los que los primeros son tolerados como figurantes para representar la farsa de la democracia y los segundos constituyen el parapeto de unos reaccionarios disfrazados de “progres”, preocupados solo de sus egoísmos partidistas.

Porque no hay nada de innovador y progresista en estas fuerzas de izquierda, que solo miran al pasado ávidos de revancha, nos repiten un discurso lleno de manidos tópicos y solo conciben el futuro en términos de poder y dinero para ellos. No les interesa la articulación eficaz de nuestro pueblo ni el bien común a través del esfuerzo colectivo de la nación.

Pero si miramos a la derecha tampoco encontramos una alternativa ilusionante. Falta en al derecha oficial el afán decidido, franco y sin reservas para la iniciación de de una política nacional robusta, y sobra mucho el afán de protagonismo personal de Gallardones, Piqués, Zaplanas o Sorayas. No se trata de ganar o perder unas elecciones, sino de transformar una sociedad y romper de una vez con ese estigma cainita español que nos impide saltar la última barrera que hace a España diferente al resto de Europa. Una barrera ideológica que nos impide, a diferencia del resto de europeos, sentirnos orgullosos de nuestra patria y estar dispuestos a trabajar por ella, con independencia de nuestras simpatías por los partidos de la derecha o la izquierda.

Si, es cierto que se detecta un incipiente movimiento cívico, que fuera de las tradicionales organizaciones de izquierda comienza a adquirir protagonismo, pero que todavía incipiente, esta demasiado tutelado por poderes que desde los medios de comunicación quieren pastorearlo con el riesgo de limitar su espontaneidad, independencia y frescura.

Porque, la colaboración nacional, positiva, de todos ¿dónde aparece? Quizás seamos un pueblo demasiado individualista, envidioso y egoísta, demasiado dado a las deslealtades en el plano personal y colectivo como para poder construir una alternativa nacional justa, en la que de verdad todos podamos confiar y por tanto trabajar con ilusión. Esa ilusión y generosidad que es necesaria para que un proyecto sea fecundo. Que cada cual reflexione sinceramente sobre sus responsabilidades.

ETA, acumulando fuerzas
EDITORIAL Libertad Digital 22 Agosto 2006

El terrorismo callejero, ese al que los nacionalistas se refieren como "de baja intensidad", es uno de los principales síntomas que indican si una banda terrorista sigue o no en activo y cuál es su estado de salud. Durante los años más negros de la ETA, los incendios de autobuses y cajeros iban de la mano con los atentados y los secuestros. En el extremo opuesto, cuando la banda perdía fuelle, también lo hacían los vándalos que sembraban el pánico en los cascos viejos de las ciudades. De hecho, en los últimos tres años, una de las señales más definitivas del mal momento que atravesaba el entorno etarra era la práctica desaparición de los "chicos de la gasolina". En esto coincidían todas las fuerzas políticas a un lado y otro del espectro que marca la línea divisoria en el País Vasco. La ETA estaba dejando de ser un problema, al menos en la calle.

La razón última por la que la joven camada incendiaria de la ETA no ha campado por sus respetos en el último lustro ha sido sin duda la presión judicial y la determinación de no pasar una por parte de los políticos. La llegada de Zapatero al poder y, especialmente, los rumores de la futura negociación con la banda han hecho resurgir una cotidianidad que muchos vascos habían olvidado. Ha sido la confianza transmitida irresponsablemente desde el Gobierno lo que ha posibilitado este rebrote. Los cachorros de la ETA, anticipando un triunfo que ya dan por hecho, se han lanzado a la calle para poner su granito de arena al "proceso de paz" abierto desde hace dos meses.

Con esto Batasuna obtiene dos cosas: presencia en los medios a modo de recordatorio constante de que allí existe un problema, y presión sobre el otro lado de la mesa de negociación. La ETA y toda su militancia político-social quieren dejar claro al Gobierno que se encuentra en terreno minado; que, a la mínima, su contraparte puede volver por donde solía. Es de manual. Un terrorista al que no se le ha obligado a dejar las armas siempre las tendrá debajo de la mesa por si la negociación no discurre conforme estaba previsto.

Zapatero, cuyo "plan de paz" no es más que un megaproyecto propagandístico para asegurarse el poder otros cuatro años, no quiere saber nada de esto. Le da igual que los cachorros de la banda incendien autobuses o reinicien sus labores intimidatorias en las calles vascas. Lo importante para él es guardar las formas y mantener la máquina de desinformación funcionando a pleno rendimiento. La lógica del presidente, alterada por una enfermiza ambición de poder, nos puede traer más de un problema, sobre todo si su plan no sale de acuerdo a los gruesos trazos de los estrategas de Moncloa, peritos en propaganda pero auténticos indocumentados en materia de Estado.

El Gobierno de la Nación no puede sentarse a hablar con la ETA bajo ninguna circunstancia, exceptuando la de la rendición incondicional por parte de los terroristas. Esa es la única paz posible. El resto son juegos florales, discursos vacíos y un problema asegurado en el medio plazo. A estas alturas, sin embargo, nada hace pensar que en el Gabinete del 14-M vayan a recuperar el juicio. Aguantarán lo que haga falta yendo de derrota en derrota y de humillación en humillación hasta su victoria final. Sólo queda despejar la incógnita de si la ETA será lo suficientemente paciente como para soportar tanto teatro. Ellos acumulan fuerzas, nosotros las derrochamos.

ETA exige unos compromisos sobre los que el Gobierno de ZP calla
Ernesto Ladrón de Guevara elsemanaldigital 22 Agosto 2006

La pregunta está en el aire y en el Ejecutivo prefieren silbar despistadamente: ¿cuáles son esas promesas que una banda terrorista le exige públicamente a un Gobierno?

22 de agosto de 2006. ETA ha emplazado al Gobierno a cumplir los compromisos contraídos. ¿A qué compromisos se refiere ETA? ¿Qué es lo que nos oculta el Gobierno? ¿Por qué Zapatero no suelta prenda respecto a los acuerdos que posibilitaron la presente tregua condicionada? ¿Qué pacto negro suscribieron los dirigentes socialistas cuyo efecto sería poner en situación límite al sistema?

ETA avisa y dice que PSOE y PNV tratan de retrasar los plazos y poner nuevas condiciones. ¿A qué plazos se refiere ETA? ¿A qué se han comprometido PSOE y PNV para atraer a ETA a una tregua transitoria y cuál era el emplazamiento temporal para cumplirlo? ¿Tiene ese plazo algo que ver con lo que anunció Otegui de que para el 2008 habría un refendum de autodeterminación y que para el 2010 los vascos tendríamos la independencia?

ETA se lamenta de que "el proceso se mantiene estancado y continua la opresión política, militar y económica". ¿A qué proceso pactado se refiere ETA? ¿Qué proceso acordó Zapatero o sus aláteres con ETA? ¿Se refiere al proceso de independencia? ¿Zapatero negoció la autodeterminación con final separatista para el País Vasco, con la anexión de Navarra? ¿El pacto de Tinell con ERC y el Estatuto de Cataluña –a todas luces inconstitucional- han sido las puertas de entrada al llamado "proceso"? ¿Por qué ETA recuerda a Zapatero sus compromisos respecto a un proceso en el invernadero que se nos oculta?

ETA contamina pero raras veces miente respecto a sus acuerdos con el PSOE. ETA es deleznable y hay que acabar policial y judicialmente con ella, pero como los locos suele decir la verdad. ¿No es hora de que Zapatero y sus emisarios nos expliquen lo que hay detrás de esta tregua táctica de ETA? Que no nos digan que de lo que se trata es de la paz. Que nos expliquen lo que pasó el 11-M y también lo que hay detrás de esta tregua vestida de cordero que esconde un lobo. Tenemos derecho a conocer lo que han acordado con ETA. Hay mucha gente que exigen saber, y además tiene derecho a ello. No en vano nuestros dirigentes cobran sus emolumentos para servir a la sociedad, no para que ésta les sirva a ellos.

Por tanto, quien paga tiene derechos, entre otros a una información fidedigna y no manipulada de lo que se está haciendo en su nombre. Eso es el contrato social, puesto que los despotismos ilustrados, absolutismos y otros gobiernos de la especie autoritaria hace tiempo fueron superados. O al menos eso creíamos hasta ahora.

Además, ETA afirma que la represión es incompatible con la negociación. ¿Acaso el Gobierno pactó dejar impune a ETA y a su brazo político ilegalizado y mirar para otro lado en la aplicación de las leyes? ETA-Batasuna ha insistido hasta la extenuación que considera una agresión la asunción del marco jurídico tanto en su expresión política como penal. Sería deseable que el Gobierno nos sacara de la sospecha de que pudieran existir escabrosos acuerdos con ETA para hacer vista gorda de la comisión de delitos, como si éstos fueran desconocidos para el ministerio fiscal.

Una hipotética prevaricación de esa injundia sería inasumible e inasimilable para un régimen democrático, pasando éste a otro modelo de factura muy parecida a la de los sistemas autoritarios de ciertos lugares de Latinoamérica o de Oriente Medio con quienes tanto gusta mantener relaciones privilegiadas al Sr. Zapatero. ¿Está el presidente contribuyendo no sólo a la demolición de España sino al desmantelamiento de los elementos sustentantes de nuestra democracia que se basa tanto en el Estado Social como en el Estado de Derecho?

¿Por qué ETA advierte que se está utilizando esta confusa situación para que Zapatero mantenga su estatus gubernamental?

Algo sospechábamos algunos de que se pudiera presentar el tema de ETA como un barniz electoral, a igual que cada vez hay más indicios de que se instrumentalizó el 11-M para hacer trampas. ETA nos da la razón con su afirmación a los que lo intuíamos. Algo de eso puede haber, puesto que el margen para alcanzar acuerdos con una banda terrorista apenas existe, y máxime cuando ETA plantea exigencias que bajo cualquier punto de vista son inasumibles, salvo que decidamos hacer un harakiri colectivo.

¿A qué acuerdos incumplidos han llegado con ETA? ¿A la liberación de los presos o la vulneración de la política penitenciaria que ordenan los jueces? ¿A la legalización de Batasuna asesinando moralmente a las víctimas de la llamada "violencia de persecución" que suman miles? ¿A la paralización de la acción policial y de la intervención del ministerio público en la persecución del delito, para que los que incurran en flagrante conculcación de las leyes estén en el limbo de la impunidad? ¿Del abandono a los vascos de bien que han sacrificado y puesto en riesgo sus vidas y bienes por defender las libertades y el sistema democrático, dejándoles bajo las pezuñas ponzoñosas de la tiranía separatista?

¿A qué se refiere ETA? ¿Qué nos oculta Zapatero? ¿Hasta cuándo podrá seguir hurtando la verdad y engañando tanto a tantos?

Parece que poco tiempo queda para que se desvele la gran villanía. ETA empieza a cantar por peteneras por voluntad propia, por despecho o porque constata que no hay margen para burlar al Estado de Derecho.

El tiempo dejará al descubierto las miserias y felonías de quienes persiguen más el poder por el poder, con sus prebendas y ventajas, que el servicio al pueblo y el respeto a los principios y valores que justifican una sociedad civilizada.

Desgraciadamente el presente Gobierno de esta desdichada Nación sometida a incendios de todo tipo –no sólo de los bosques-, a la falta de resolución de los problemas que nos acucian como el de la inmigración, el del agua, el de la fútil y desacertada política exterior, a la manipulación y al engaño, ha confundido los intereses generales con los suyos propios, ha destrozado el pacto constitucional y ha inhabilitado el delicado equilibrio basado en el bipartidismo en esencia. Ha agredido al segundo partido y a destrozado la política de pactos de Estado con el partido alternante en la gobernabilidad de España, todo con el ánimo de dar un chavetazo o un castrazo, como cada cual quiera elegir.

Afortunadamente tenemos un responsable partido de centro-derecha, aunque a veces nos de la sensación de que se pasa en la prudencia.

El voto que vino en cayuco
Oscar Molina  Periodista Digital 22 Agosto 2006

Alguien me dijo una vez en una tertulia radiofónica que el problema de Zapatero es que no tiene convicciones. Ni estuve de acuerdo entonces ni lo estoy ahora: nuestro Presidente no sólo tiene convicciones, sino que además son muy firmes. Lo que ZP no tiene son principios.

Las convicciones de Zapatero pasan por hacer bueno todo aquello que contribuya a la instauración del régimen por el que fue fusilado su abuelo, ese Edén de Paz, Amor y Flores que en la nueva historiografía oficial fue la II República. Si para ello es necesario romper consensos en la Educación, parcelar el agua de todos o dejar a un lado a las Victimas del Terrorismo no pasa nada, porque ya se sabe que el fin justifica los medios. Y total, todo eso son minucias comparadas con el elevadísimo fin de devolver España (o lo que vaya quedando de ella) a los vencidos de hace setenta años. Aquí, en pos del ideal, vale todo. Vale pulpo como animal de compañía, y por valer, hasta sirve Suso del Toro como intelectual, a pesar de que su habilidad para la acusación sectaria e indemostrada sólo es equivalente a su incapacidad para la coherencia sintáctica.

A Zapatero le nubla la vista el objetivo, y cosas tales como el drama humano y la tragedia de quienes llegan a España a lomos de un cayuco se le dan una higa. A fin de cuentas, nuestro pívot de La Mareta no ve en esas precarias embarcaciones más que puñados de votos que desembarcan en nuestras costas. La urna que Zapatero tiene por cabeza pone a los inmigrantes cara de papeleta, y dibuja en sus negras manos el estrechamiento de la mano blanca que empuña la rosa. No son ilegales los que nos invaden en cayucos, ni carne humana para el tráfico de las mafias de la inmigración. Son los nuevos republicanos. Estos son los principios de ZP, anegados por la firmeza de sus convicciones.

Claro, que aún hay quien llama a esto “preocupación por los intereses de todos, políticas sociales, y trabajo por la Paz”. Y es que mientras se pueda llamar ideología a la colección de tópicos “Low-Cost” y a la demagogia encumbrada al rango de pensamiento político, triunfarán quienes simplemente sean capaces de sonreír aunque caigan chuzos de punta. Se llevarán el gato al agua los que mejor administren la morfina de colores al rebaño que vive en esta ciudad alegre y confiada, porque ciertas frases hechas liberan su conciencia y le prestan coartada para no poner proa a sus verdaderos problemas.

Tenía razón Caldera cuando decía que la regularización de inmigrantes no provocaría “efecto llamada”. En realidad, esto es una “llamada al efecto”, al efecto de votarle a él mañana.

El PSOE busca el aprovechamiento integral del inmigrante.
Antonio Javier Vicente Gil  Periodista Digital 22 Agosto 2006

El PSOE, con el efecto llamada a gritos de la ley Caldera, ha hecho correr por todo el Africa subsahariana su humanitarismo traducido al grito de “Vente pa España Sese, es un chollo y te llevan en avión la mitad del camino, en patera a Canarias y ya gratis te llevan a Madrid y con papeles de que no tienes papeles que valen como si tuvieses papeles”.

Hace unos días tuve que llevar a mi madre en coche y hablamos. Es una mujer semianalfabeta, pero muy inteligente y con 82 años. Tuvimos una conversación que intento transcribir.

- Antonio, lo que no entiendo es que esos del PSOE no pueden ser tan tontos como para no saber la que van a liar dejando entrar a tantos miles y miles de inmigrantes sin papeles. Si no tienen trabajo de algo tienen que comer, y cuando vayan mal las cosas serán muchos los que no tendrán trabajo y me da miedo lo que pueda pasar.

- Mira mamá, tontos no son, eso está claro, esto es una jugada muy estudiada y de la que esperan sacar grandes réditos todos con la finalidad de mantenerse en el poder por muchos años.

Para eso los inmigrantes les sirven para lograr dos objetivos políticos a cual más desvergonzado. Los progres ni son solidarios ni humanitarios, son unos apañados que intentan aprovecharse de los inmigrantes y conseguir así su aprovechamiento integral. Primero parten de la base de que todo inmigrante que entre en España gracias al humanitarismo interesado del PSOE les votará si tienen derecho al voto. Este proceso ya ha empezado, van a dar derecho al voto en las elecciones municipales y terminarán, a no mucho, dándoles ese derecho en todas las elecciones, con lo que se garantizan, según sus cálculos, unos cuantos millones de votos que harán que el PP no tenga ninguna alcaldía importante.

La segunda jugada maestra que piensan hacer con los inmigrantes es conseguir algo similar a lo que hizo Mitterrand en Francia, provocar la creación de un partido a la derecha del PP tipo Le Pen, que sea xenófobo y recoja a todos los votantes opuestos a la inmigración y preocupados por los problemas que puedan crear, para eso cuantos más inmigrantes mejor, a mas problemas peor para el PP. Si ese partido logra arrebatar al PP un 10% o más de los votos, ya nunca conseguiría el PP la mayoría absoluta, y como no tiene con quien aliarse para formar un gobierno de coalición será el PSOE quien gobierne aunque saque menos votos que el PP.

- Antonio, esto se parece cada vez más a lo que había antes de la guerra, con el Frente Popular con derecho a todo y haciendo muchas cosas malas. Tengo miedo, siento estar viviendo lo mismo por segunda vez.

Es muy triste que lo que ve con tanta claridad una anciana semianalfabeta de 82 años, que sabe escribir su nombre para firmar y poco más, no lo vean tantos millones de españoles, no tengan miedo ni quieran saber lo que se nos viene encima.

Sinceramente pienso que no hay derecho a que mi madre tenga que revivir semejante experiencia por segunda vez sesenta y pico años después, y mucho menos mis hijos.

Solo un matiz a los socialistas que quieren dar el voto a los inmigrantes. Hasta ahora se hacia eso con los extranjeros con un pacto entre dos naciones en el que la reciprocidad era la clave. Si los españoles pueden votar en Sierra Leona, los de Sierra Leona pueden votar en España, pero si ni siquiera saben lo que son elecciones municipales ¿cómo se va a pactar la reciprocidad?. Este es otro más de los trágalas del PSOE que bajo palabras sacrosantas como democracia y derechos ciudadanos.

Hoy publica un editorial al respecto El País, que se puede resumir en esta frase típica de la sinvergonzonería progre “En la tradición liberal democrática, vota el ciudadano avecindado en uno de los municipios del territorio y que paga sus impuestos. Si un extranjero regresa a su país, dejará de tener derecho a votar en ese municipio; pero mientras resida en él lo lógico es que pueda votar.” Tanto llanto jeremiaco por la tradición liberal democrática y tantas prisas por hacer lo que no se había hecho antes, y todo porque esperan que el nuevo voto inmigrante les favorezca. Verán, si les sale rana, como se apresurarán a decir justo lo contrario, que fue un experimento fallido y que hay que corregir.

El único camino
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 22 Agosto 2006

Nunca es tarde si la dicha es buena, mi señor Zapatero y, en el caso que nos ocupa, la dicha es regular. Empezó el mitin de Las Palmas diciendo que «el único camino para llegar a la paz es el camino de la legalidad y la democracia, empezando por la Ley de Partidos». La frase es buena, aunque los más exigentes la tachen de obvia: «hasta ahí podíamos llegar, que un gobernante no defendiera la legalidad como el único camino», vienen a decir, pero no tienen razón. Hasta ahí ya hemos llegado. No siempre los gobernantes han buscado la paz por el camino de la legalidad. Recuerdo un memorable artículo de José Ramón Recalde, en el que alertaba contra las dos tentaciones que un Gobierno podía tener para tratar de acabar con el terrorismo: trampear la ley por debajo de la mesa (se refería al GAL) o por encima (la negociación).

El único camino es el título que dio a sus memorias 'Pasionaria'. Ahora, al describir usted «el único camino» a recorrer por ETA y Batasuna, y el año pasado, al vaticinar: «el único destino que aguarda a ETA es el abandono de la violencia y la entrega de las armas», elude usted al sujeto coactivo, no dice quién les va a obligar si no sale de su buen natural. Un suponer: «el Gobierno se va a encargar de que ustedes no se salgan del camino/lleguen cuanto antes a esa Estación Términi». (Escójase la opción que corresponda a cada caso.)

El caso es que usted respondió al comunicado de su interlocutora e hizo bien; siempre es mejor eso que callar y permitir que sólo se expresen ellos. Los terroristas habían afirmado: «el proceso atraviesa una crisis evidente» y usted negó la mayor al replicar: «lo único que ha entrado en una crisis total y definitiva es la violencia, quien ampara la violencia y quien se sitúa detrás de la violencia».

La frase es aparente, pero mejorable. Por ejemplo: falta en la cadena lógica «quien practica la violencia», aunque tiene un inconveniente aún mayor, su falta de correspondencia con la realidad. Apenas dos horas después de pronunciarla, unos encapuchados incendiaban un autobús municipal y varios vehículos, obligando a desalojar un restaurante donostiarra.

Verá presidente, si se ha empeñado usted en negociar con ETA y la otra parte contratante afirma que el proceso está en crisis, es irrelevante acusarla de subjetividad. Si en una pareja, uno de los dos dice: «nuestro matrimonio está en crisis», es que está en crisis, no vale decir: «no haga caso, señor juez. Es que mi mujer está un poco chalá».

¿Recuerda la ferretería incendiada de aquel concejal de UPN en Barañain? Su ministro del Interior explicó que aquel ataque era «incompatible con el alto el fuego de ETA». Rubalcaba podría repetir lo mismo ahora para demostrar que no cambia de opinión así como así.

Sólo falta saber ahora qué significa «incompatible».

CERRADO POR VACACIONES
Editorial  minutodigital 22 Agosto 2006

En estas fechas de agosto es normal encontrar en muchos establecimientos el rótulo “Cerrado por vacaciones”. Sin embargo, lo que es de todo punto novedoso es encontrarnos con un Gobierno que pone en sus dependencias el mismo letrero.

No sabemos si en septiembre abrirán, pero en cualquier caso, se promete un inicio del curso político caliente, y no tan sólo por los incendios en Galicia, de los que ni el Gobierno central ni el autonómico quieren hacerse responsables. Además de éste, otros dos problemas de envergadura deberán ocupar al Gobierno. En primer lugar el terrorismo de ETA, que sigue actuando, pues no debemos olvidar que las acciones callejeras como las del pasado fin de semana son terrorismo, como en numerosas ocasiones sentenció el Tribunal Supremo. El segundo lugar tendrá que abordar la cuestión de la inmigración ilegal.

Con respecto a la inmigración, es la cuestión en la que se hace más evidente las vacaciones del Gobierno, pues ni Caldera aparece ni Zapatero dice o hace nada con relevancia política, pues no puede considerarse más que como burda propaganda su visita a un centro de atención a los inmigrantes el pasado fin de semana. Sin embargo, no debemos olvidar que son varios los inmigrantes muertos en el intento de alcanzar nuestras costas, y los únicos responsables políticos de tales muertes son Zapatero y sus Ministros. Su irresponsable política inmigratoria, unidas a las desafortunadas declaraciones de Caldera anunciando que puede que se regularice la situación de nuevos inmigrantes, o la posible concesión del voto municipal a los regularizados, provocan los intentos desesperados de éstos por alcanzar España. Por eso, sin temor a errar, podemos decir que Zapatero, Caldera y demás miembros del Gobiernos son los instigadores de las muertes de estos desafortunados inmigrantes: políticamente son responsables de varios homicidios culposos.

Sin embargo, todo esto parece importar poco al Gobierno. La muerte no van con ellos, como demuestra el inexistente interés por aclarar la responsabilidad en la muerte, el año pasado, de los retenes de Guadalajara o de las cuatro personas fallecidas en Galicia a raíz de la inoperancia del sistema de protección antiincendios en la Comunidad Gallega. A Zapatero sólo le importa que le dejen pasar en paz sus vacaciones, costeadas con el dinero de todos los españoles. Por eso, y sin preocuparse de que la Guardia Civil está desbordada para vigilar las costas canarias, decide dedicar la única patrullera disponible para guardar de la inmigración las costas de Tenerife a la guardia y custodia de su esposa Sonsoles, para que pueda practicar el buceo a resguardo de miradas curiosas, evitando así que se la pueda hacer una foto que sin duda sería portada de todos los periódicos. Y es que lo importante para el Presidente Rodríguez no es comportarse honestamente, sino simplemente que no haya fotos de su falta de honradez pública. Este es el Gobierno que tenemos: un Gobierno que llegó al poder pisoteando los cadáveres de los asesinados el 11-M y que no le importa dejar en su camino un reguero de sangre, muerte y desesperación.

Cataluña
El Estado en Blanco
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 22 Agosto 2006

De todos los errores y confusiones, trolas y embustes que adornan la carrera de Blanco, el mayor es el que acaba de soltar sobre Maragall. Sostiene Blanco que el heredero de Jaime I el Conquistador sobreactúa. Ojalá. Si fuera sobreactuación, estaríamos salvados. Pero sucede todo lo contrario. El nieto del poeta es así. Dice verdad, atributo insólito que, aun siendo el único que ostenta, puede llegar a salvarle el día del Juicio Final.

No se empeñe, Blanco, tontorrón. No insista en que las autonomías también son Estado. Ya lo sabemos, hombre. Viene en la Constitución, como la indisoluble unidad de la nación española. ¿Y qué? No pensará, infeliz, que puede darle lecciones a don Pasqual, licenciado en Derecho y doctor en Económicas. La etiqueta de Anís del Mono que usted ha enmarcado no está mal, pero sea consciente de sus limitaciones y no discuta.

El Estado en Cataluña es residual. Es un hecho. Y sólo la feliz circunstancia de que Maragall no pueda callar las verdades ha permitido que los adversos al nuevo estatuto hayamos tenido el amargo consuelo de ver confirmada nuestra alarma y nuestras tesis.

Le voy a contar un cuento, Blanco. El Estado comprende todas las instituciones públicas y, por tanto, también la autonomía catalana, la Diputación de Orense, el Ayuntamiento de Barbate, los juzgados de lo Penal de Granollers, el Senado y el Tribunal de Cuentas. Singular amalgama de poder ejecutivo, legislativo y judicial, el Estado. Con el Tribunal Constitucional sobrevolándolo todo y con el Rey arbitrando y moderando. Es un decir.

No hay que confundir "Estado" con "Administración del Estado", como hace usted para distraer a quienes no han tenido su suerte y no han podido matricularse en primero de Derecho. La Administración del Estado, que comprende las "administraciones" central y periférica, es un solo sujeto de derecho público diferente a las autonomías. Cada Comunidad Autónoma es, a su vez, un sujeto de derecho. Y también cada municipio. Por eso hay tres grandes órdenes administrativos: Administración del Estado, Administración Autonómica y Administración Local.

Lo que Maragall proclama es que el sujeto de derecho público conocido como Administración del Estado es residual en Cataluña. Lo sabe cualquiera. Y lo que sugiere es que España (¿sabe de lo que le hablo, no, Blanco?) es asimismo residual, hipótesis avalada por un preámbulo estatutario –el "prólogo" de Moraleda– que define a Cataluña como nación. Lo que justifica que regule para el resto de instituciones del Estado, sean ejecutivas, legislativas o enmarcadas en el poder judicial (y hasta para el Tribunal Constitucional; el Rey se ha librado por los pelos). En fin, flagrante ilegalidad, perversión y reforma irregular de la Constitución.

Que es lo que queríamos demostrar los contrarios al Estatuto y lo que ha insinuado su principal valedor, el doctor Maragall. A septiembre, Blanco.

Nazis
Cataluña, fábrica de cayucos
José García Domínguez Libertad Digital 22 Agosto 2006

Al fin, Mas, Duran Lleida y Carod han gestado una idea eficaz para poner coto a la nueva oleada de charnegos de todos los colores que se cierne sobre Cataluña. Y ya andan exigiendo que los inmigrantes demuestren saber Historia para poder votar en las municipales. Extraordinaria ocurrencia, lucidísima. Pues, a poco que apliquen en la labor, para mí tengo que el puerto de Barcelona se nos abarrotará de cayucos. Con destino de vuelta a Senegal, claro. Bastará con que, entre los contenidos mínimos a superar en el examen, se incluya de modo inexcusable el dominio de las obras completas del muy laureado doctor Robert, el mismo al que Narcís Serra erigió una estatua monumental tras ser elegido alcalde.

Aquel galeno Robert, gran patriarca del catalanismo, que en 1900, tras largos años de reflexión y estudio, sentenciara de modo inapelable que la configuración ósea de la raza catalana resulta dolicocéfala, frente a la tosca braquicefalia de los demás peninsulares. Huelga decir que la ciencia de su coetáneo Lluhí i Rissech, otro nacionalista moderado, asimismo deberá integrar ese currículum básico, gracias al que los recién llegados empezarán a saber lo que vale un peine en Casa Nostra. En concreto, les será de mucha ayuda para integrarse en lo que hay que memoricen esta sentencia de ese patricio: "La idea autonomista es simpática a los elementos de la raza aria de España y resulta terriblemente antipática a los elementos de la etnia semita".

Como también el párrafo que sigue, fruto éste del cráneo privilegiado de Joan Bardina, otro de los pioneros del movimiento catalanista: "Constatemos el parecido entre el carácter del pueblo castellano con el de la antigua Siria y podremos realizar un paralelismo entre las luchas que sostuvieron los griegos y romanos contra los persas y cartagineses, con las que han mantenido muchas veces las dos razas opuestas que habitan la Península Ibérica". Y este otro, obra de su igual Antoni Sayós i Paramon, un protoconvergente más de finales del XIX: "Es una cuestión de higiene social impedir la entrada en Cataluña de elementos personales, intelectuales, morales y políticos degenerados y producto de razas inferiores, además de decadentes, que se han introducido ejerciendo la acción desorganizadora que realizan los elementos biológicos perniciosos".

Tampoco sería mala idea introducir la modalidad del comentario de texto en los exámenes; el siguiente, deposición del mismo Sayós, se antoja ideal para los fines pedagógicos de la iniciativa: "Los zulúes, los castellanos y los antropófagos aún tardarán algunos siglos para gozar de los frutos de un positivo bienestar social, puesto que estas razas de espíritu regresivo son refractarias al progreso humano". Además, los alumnos que vayan a por nota habrán de superar, claro, una reválida. Inexcusable debiera de ser para éstos el conocimiento de la gran obra vital de Josep Vandellós, el amigo y discípulo de San Pompeu Fabra que en tiempos de la República fundó la discretamente hitleriana Sociedad Catalana de Eugenesia.

Como preceptivamente se ha de imponer que no ignoren la paternidad de la máxima "Sóc un nazi català", célebre divisa del famoso abuelo de David Madí, el actual portavoz de CiU. Sin olvidar, naturalmente, que todos los aspirantes a la matrícula de honor han de llorar al escuchar la dramática confesión que el niño Oriol Pujol hiciera en su día a su madre, Marta Ferrusola: "Hoy no puedo jugar, mamá: todos los niños son castellanos". Que Dios se apiade del práctico del puerto. Lo van a desbordar.

Golfus de Galicia
Carlos Juan Gómez Martín  Periodista Digital 22 Agosto 2006

[Galicia, verano 2006]
Menos divertidos que los de Roma, aquella delirante película de Richard Lester y muchos mas peligrosas para la libertad y la democracia. Me refiero, lógicamente, a la socialista y separatista “Nunca Máis”, organización creada con motivo del asunto del Prestige como ariete contra el PP gallego y nacional. Encabezada por dos escritores, como se autodenominan, desconocidos, fueron la punta de lanza de la ola de manifestaciones que sacudieron la región en aquella época. También dinamizaron la llegad de “voluntarios”, por cierto, que algún día se nos deberá explicar que utilidad tuvieron la mayoría de los mismos, que labor realizaron salvo el hecho de que corriera el alcohol, la droga y mucho sexo, pues el chapapote fue eliminado por los vecinos, las cuadrillas contratadas por la Xunta y el ejército, cuya labor en esa función no ha sido reconocida.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, tras la victoria del PSOE, Rivas y, sobre todo, Suso del Toro pudieron vivir del presupuesto ya que de sus libros era harto difícil. Tanto éxito tuvieron que el segundo se convirtió en el asesor intelectual de ZP, lo que dice mucho del nivel de nuestro Presidente del Gobierno.

En el último mes hemos asistido a la quema de Galicia y a sus tremendas consecuencias. Si bien los incendios, fortuitos o no, no son responsabilidad de autoridad alguna si que lo son las medidas a tomar, que fallaron estrepitosamente, entre otras causas por el desmantelamiento del sistema creado por Fraga. Junto a ello la nula voluntad de pedir ayuda, pues ya sabemos, Guadalajara es un triste recuerdo, que los socialistas y en este caso con el añadido de los nacionalistas, no necesitan ayuda de nadie, aunque se queden sin montes y muera gente. ¿Y que ha hecho la muchachada de “Nunca Máis”? naturalmente manifestarse….contra el PP, pidiendo, incluso, la muerte de Rajoy. Ello no debe sorprendernos, pues entre los miembros del BNG hay una fuerte corriente proveniente de los terroristas del Exército do Povo Galego y a los socialistas tampoco les tiembla la mano a la hora de atacar personas y sedes relacionadas con el PP. Así que nuestros “golfus” no han vista nada malo en la actuación del gobierno socialseparatista y si en el PP, al que el tal Rivas, autotitulado escritor, acusó de estar detrás de los incendios, supongo que comprando a gente del PSOE para que lo realicen pues de este partido es el único afiliado detenido.

La desvergüenza de estos pájaros sería casi de chiste sino fuese por lo peligrosos que pueden ser, pues sus amenazas de muerte no deberían caer en saco roto ya que son íntimos amigos de HB y ERC cabeceras políticas de ETA y de Terra Lliure respectivamente y herederos de los terroristas autóctonos.

Creo que ha llegado el momento de que desenmascaremos a todos estos mafiosos que además de ser un peligro para la estabilidad democrática y la libertad viven del presupuesto, es decir a nuestra costa, pues no son mas que unos parásitos sociales.

Galicia
Ficción y ciencia de los incendios
Cristina Losada Libertad Digital 22 Agosto 2006

Qué grandes titulares nos hemos perdido. Por ejemplo, éste: "De seis a siete años para que la naturaleza empiece a respirar". O este otro: "Hachazo a la economía gallega". O aquel: "¿Dónde está el gobierno? ¿Es que esto no es España?". Y los incontables de este tipo: Los decanos de tal, los técnicos de cual, los intelectuales en nómina, "culpan al gobierno de la catástrofe". Y nos los hemos perdido porque, esta vez, cuando el fuego quemaba en quince días en Galicia más hectáreas que en los últimos tres años, no había que magnificar la catástrofe. Ni, por supuesto, acudir a cálculos propios de la literatura de ciencia-ficción. Así que, en esta ocasión y con dichos argumentos, El País, que era el periódico que publicaba los citados, los ha evitado ejerciendo la contención.

La ciencia-ficción es un género literario respetable y, en todo caso, muy entretenido. Así que los aficionados no podrán sino lamentar que estos días se hayan incorporado a una ilustre lista de autores, como Asimov, Bradbury, Clarke, Lem, los Strugatski o Philip K. Dick, unos muermos del estilo de Touriño, Narbona, Rubalcaba, Anxo, Rego, Blanquito, Rodríguez el upegallo, el otro Rodríguez, o el alcalde Bugallo, quien, por cierto, está resultando uno de los más prometedores. Verdad que no parece que pueda dar una obra que sea para la Compostela del siglo XXI lo que fue en su tiempo La casa de la Troya, pero el hombre no escatima esfuerzos.

Tras inventarse una trama que intentaba cercar con fuego la residencia oficial del presidente de la Xunta, ha hecho un ejercicio de cálculo con el teorema opuesto al de Méndez, aquel famoso licenciado en inexactas, y ha multiplicado por diez, más o menos, que aquí la ciencia se inclina ante la ficción, el número de manifestantes que acogía el domingo la recoleta plaza de la Quintana en sus dos mil y pico metros cuadrados.

¿Qué por qué no fue más gente a una convocatoria de los niños mimados de los medios? No es ningún misterio. La clave para desentrañarlo la ha dado el propio de Medio Ambiente, el socialista Manuel Vázquez. Si, total, sólo ha ardido el 2 por ciento de la superficie de Galicia, quedando incólume y verdescente el 98 por ciento restante, es natural que menguara la tropa. A fin de cuentas, ante tal evidencia, la ciudadanía preferirá aplaudir en la intimidad el triunfo de la previsión y la eficacia del gobierno, a sumarse a una manifestación de apoyo incondicional, al viejo estilo de la plaza de Oriente.

Sea como sea, hemos asistido a un espectáculo inédito e irrepetible: a los del chapapote tras una pancarta en la que figuraba el término terrorismo. Lo adjetivaban, sí, como incendiario, pero no pretendían aludir a los de ETA que ese mismo día quemaban un autobús y varios coches. Hasta ahí podíamos llegar. Lo suyo es condenar el terrorismo de ficción, no el real. Que éste tiene para ellos justas causas, a las que son sensibles, mientras que el ficticio presenta la ventaja de que pueden achacárselo a su bestia negra de siempre. Y es por ese motivo que, cuando en años anteriores el número de detenidos por incendios era muy superior al de esta temporada, ese peculiar "terrorismo" no aparecía en sus proclamas. Entonces, no podían colgárselo al PP.

Manipular el pasado es antidemocrático
Francisco Rubiales  Periodista Digital 22 Agosto 2006

La verdadera democracia se nutre de la verdad y está reñida con la mentira.

Por esa razón, han sido los líderes totalitarios los que siempre han intentado manipular el pasado y el futuro, después de anestesiar y debilitar a sus pueblos en el presente para que no puedan rebelarse contra la mentira. Los verdaderos demócratas, por esa misma razón, suelen cuidarse mucho de intervenir en los procesos de decantación y fijación de la cultura y de la historia de los pueblos libres. Por esa misma razón es difícil encontrar en el mundo un nacionalismo que consiga ser democrático. Los nacionalistas representan, como decía George Orwel, "hambre de poder alimentada por el autoengaño", un ansia de poder que les lleva a crear un pasado imaginario que nunca existió.

El prestigioso Henry Kamen, en un artículo que publicó el sábado 22 de julio en las páginas 4 y 5 del diario "El Mundo", acusa al actual gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de sucumbir a esa tentación tipicamente nacionalista de "manipular el pasado para falsificarlo". Se refiere Kamen a la proclamación del año 2006 como Año de la Memoria Histórica y a los intentos que el actual gobierno realiza para resaltar los méritos de la Segunda República Española, a la que quiere presentar como un régimen ejemplar.

Tras afirmar que ni un sólo historiador de prestigio respalda la tesis de que aquella España Republicana fuera ejemplar, Kamen lamenta que el gobierno de una nación democrática, como se supone que es España, llegue a tener el poder necesario para manipular su Historia. "Eso ocurrió con Stalin y pasó con Franco. Ahora parece que podría pasar con un Gobierno socialista, que tiene puestas sus esperanzas en financiar una imagen altamente ficticia de la Segunda República y de los años de la Guerra Civil".

Kamen cita a Stanley Payne, uno de los principales hispanistas, quien demuestra en su más reciente libro (El colapso de la República) que tanto los líderes republicanos como los de la derecha fueron igualmente responsables del desastre acontecido y cita también a Anthony Beevor, quien sostiene que "la mayoría de los socialistas (españoles) todavía se niegan a admitir que "el ala izquierda del gobierno del Frente Popular de 1936 era cualquier cosa excepto una víctima inocente", para concluir que Franco aplastó la democracia, "Pero la irresponsabilidad de las facciones izquierdistas le dieron tal oportunidad".

Kamen sentencia que "una memoria historia patrocinada por el Gobierno (de Zapatero) no conseguirá otra cosa que exacerbar tensiones que más vale dejar tranquilas".

Y nosotros creemos que los gobiernos deben vencer las tentaciones cesaristas y limitarse a gobernar con eficacia. El actual intento del ejecutivo de Zapatero por intervenir en el historia reicente de España tiene una raíz intelectual y política arrogante y típicamente totalitaria, impropia de una democracia.

www.votoenblanco.com

El mundo está vivo
POR JULIO JOSÉ ORDOVÁS (*) ABC 22 Agosto 2006

AFERRADOS a un discurso viejo y vacío que suena cada vez más a arenga decimonónica, sin capacidad para ofrecer respuestas a las preguntas que plantea, con carácter de urgencia, una realidad tremendamente poliédrica y cambiante, los partidos denominados de izquierdas parecen haberse adentrado no ya en un túnel sin salida sino en una auténtica cueva, que, dicho sea de paso, nada tiene que ver con la de Platón. Y ni se dan ni quieren darse cuenta de que la gruta que siguen sólo les conduce al pasado. Aunque me temo que en esto peca uno de ingenuidad: si algo tiene claro la izquierda desde hace ya unos cuantos años, es que en el pasado vivía mejor. Entonces todo era más fácil: los malos eran muy malos y los buenos eran muy buenos. Qué lástima que la Historia (la Historia que desamordaza, la que desclasifica archivos y destapas alcantarillas y descorre lápidas, no aquella Historia trituradora y absolvedora con la que soñaba Sartre) les rompiera los esquemas, dejando bien a las claras que ni los unos eran tan malos ni los otros eran tan buenos. Qué lástima, sí, que salieran a la luz los campos de concentración soviéticos, los crímenes de Mao y tantísima sangre inocente derramada en nombre de la Revolución y el socialismo. Qué lástima, en fin, que el camino hacia la utopía estuviera sembrado de cadáveres, y que los responsables de esas matanzas no fueran ogros capitalistas ni asesinos en serie nazis, sino compañeros de viaje.

Con toda esa herencia sórdida, con ese espeluznante legado de sombras y de sangre, cuesta creer que todavía haya alguien capaz de proclamarse «rojo», y más cuando ese alguien resulta ser el presidente de una nación (porque este país, aunque lleva camino de convertirse en un gazpacho de naciones, hasta la fecha sigue siendo una nación, ¿no?). Se equivoca ZP: la España de hoy no necesita presidentes rojos ni azules, el mundo actual exige amplitud de miras y una apuesta inquebrantable por la libertad y contra el fanatismo. El siglo XX ha quedado ya atrás, más atrás de lo que nos parece. No debemos volver la espalda al pasado, pero tampoco vivir con un pie enterrado en él. La Historia, afortunadamente, no la escriben los políticos, ni los que están en el poder ni los que aspiran a él. La escriben los historiadores. La función de los políticos es escribir el presente y esbozar, en la medida de sus posibilidades, el futuro, dejando que los historiadores buceen libremente en el pasado, sin recibir presiones ni intromisiones de ninguna clase.

Lleva un largo, un muy largo tiempo la izquierda sin permitir la apertura de un debate de ideas en su seno, quién sabe si por falta de valor para llevarlo a cabo o por carencia, sencillamente, de ideas. Cerrada sobre sí misma y agarrada como a un clavo ardiendo a una ristra de dogmas políticos que ya no se sostienen -porque el mundo ha resultado ser más ancho y ajeno de lo que podía imaginar Marx-, su discurso doctrinario no sólo no ilusiona, sino que ni siquiera convence. Los fantasmas de la globalización y del neoliberalismo, todos esos fantasmas supuestamente apocalípticos que se ha ido sacando de la manga para seguir explotando su estrategia a la contra (sin duda la más rentable y la que menos desgasta), no asustan ni a los niños pequeños. Y eso por no hablar del rollo multiculturalista y de otras ingenuidades carnavalescas de las que se sirven para escurrir el bulto ante asuntos que no admiten paños calientes.

Resulta inaudito, por tanto, que la militancia izquierdista continúe arrogándose esa superioridad moral que tradicionalmente le ha permitido situarse por encima del bien y del mal, para desde allí juzgar a todo el mundo según sus propias leyes, sin que a ellos se les haya ocurrido rendir cuentas jamás, eso por descontado.

La situación en la que se encuentra la izquierda española, con respecto a otras izquierdas vecinas, es todavía más grave. Su connivencia y fusión con los nacionalismos, en una relación psicótica de parasitismo mutuo, la ha despojado de toda credibilidad. Además, ha hecho rodar tantas cabezas pensantes, y decir pensantes equivale a decir discrepantes, que se ha convertido en una especie de monstruo descabezado que se mueve, dando tumbos, impulsado por nada más que su propio instinto de supervivencia, que actúa de resorte. No sólo ha perdido las ideas y los argumentos: también ha perdido los papeles. La imagen que ofrece no puede ser más lamentable, y más angustiosa, teniendo en cuenta que es ella la que está al volante del país, conduciendo marcha atrás, con los ojos cerrados y con el pie pegado al acelerador.

Cuando cada vez tiene menos sentido hablar de derechas y de izquierdas, la izquierda más y más se empeña en hacer profesión de fe ideológica, sumida en un desquiciado y desquiciante ejercicio de anacronismo. Esa izquierda acrítica, acrítica sobre todo consigo misma, se sigue valiendo de sus utopismos simplistas y de una desfasada concepción del progreso para tratar de explicar los flujos y reflujos del mundo, en la creencia de que el mundo se quedó congelado en quién sabe qué agujero espacio-temporal del siglo pasado. Pero el mundo está vivo, y cada día gira a mayor velocidad, echando por tierra cualquier rumbo prefijado.

«Como en el pasado florece el futuro / en el futuro se pudre el pasado / siniestra fiesta de hojas muertas», escribió la gran poeta rusa Anna Ajmátova, a la que el comunismo le arrancó a tiras la esperanza en un futuro sin charlatanes y sin falsos profetas, en un porvenir del que de las ideologías totalitarias no quedara más que un rastro de ceniza, suficiente para haber aprendido la lección y no repetirla.
(*) escritor

Un verano que pasará factura
Lorenzo Contreras  Estrella Digital 22 Agosto 2006

La normalidad política está crucificada con tres clavos: el aviso etarra de que la organización terrorista responderá si la Ley de Partidos se sigue aplicando contra Batasuna y la persecución judicial prosigue su curso. El segundo clavo viene dado por las secuelas de los incendios de Galicia. El tercero viene determinado por los catastróficos efectos de la inmigración creciente de los “sin papeles”, que tiene consecuencias graves para Canarias, precisamente donde veranea Zapatero, cuya única reacción “in situ” ha sido felicitar a quienes se ocupan de tratar humanitariamente a los que llegan en cayucos. Qué menos.

ETA, en su comunicado amenazante, ha insistido en la versión de que el Gobierno incumple su palabra. La frase clave es ésta: los gobernantes españoles “se mueven en actitudes que los alejan de los compromisos adquiridos”. De nuevo, por tanto se replantea la gran cuestión de los precios políticos concertados y nunca reconocidos por las autoridades oficiales. Va a resultar, según estos indicios, que Zapatero practica una estrategia de ganancia de tiempo en la que ETA resultaría burlada y sería la única que pagase un precio político: el alto el fuego permanente —o prometido como tal— el 22 de marzo. La renta del actual presidente del Gobierno sería obvia: llegar a las elecciones generales con el activo de que no haya habido asesinatos durante su etapa de Gobierno, aunque la “kale borroka” siga manifestándose y las extorsiones no hayan casado.

Todo eso está por ver, como lo está igualmente el impacto electoral que puede tener lo ocurrido en Galicia con los incendios forestales, toda vez que Cristina Narbona, secundada por Rubalcaba, se ha sentido obligada a reconocer que la teoría de la trama orquestada por el PP como pirómano inductor carece de fundamento y por tanto de prueba. También el presidente de la Xunta, Pérez Touriño, se vio obligado a deglutir su famosa afirmación de que el incendio general estaba controlado. Ahora se ha encontrado ante la necesidad de admitir que su dictamen político “no fue afortunado”, pero que existía la urgencia de lanzar una mentira piadosa. No lo dijo así, pero ha declarado que era preciso “dar una esperanza razonable”. Viene a ser lo mismo.

Mientras tanto, la plataforma “Nunca Máis” reapareció con una nueva clave política: atacar en manifestación al PP, a propósito de los incendios gallegos, y olvidar a la Xunta como eventual responsable. La plataforma mostró su rechazo el “terrorismo incendiario” por las calles de Santiago de Compostela y, a diferencia de su actitud durante la crisis del “Prestige”, cargó contra la oposición. Los manifestantes preguntaban: “¿La culpa de quien es? De los 15 años del PP”. Una excelente manera de simplificar responsabilidades y sacudirle las pulgas a la Xunta y, de paso, al Gobierno del señor Zapatero.

El verano no ha sido una buena temporada para el señor Presidente del Gobierno. A los incendios y la amenaza de ETA se suma la gravísima cuestión de la inmigración descontrolada. Le va a resultar difícil a su Administración negar que con su política produjo el famoso “efecto llamada”. Y por más que presuma de buenas relaciones con África, lo cierto es que los focos territoriales de donde parten los cayucos no responden positivamente a sus constantes intentos de “razonar”. Los Gobiernos africanos concernidos se lavan las manos y no ofrezcan una mínima colaboración cuando se les pide, más bien se les suplica, que faciliten las repatriaciones. Cabe sospechar que ponen precio dinerario a “colaborar”. En realidad funcionan como una mafia más, por más que los ministros españoles viajen y la vicepresidenta Maria Teresa Fernández de la Vega trate de solemnizar los requerimientos de la “amiga España”. Por cierto, tampoco la UE se muestra solidaria con el problema español, que tarde o temprano será también problema de todos. De momento, cuidado con Canarias, cuya indignación puede tener expresiones políticas y no verbales.

Vuelve la "kale borroka" y demuestra la crisis negada por Zapatero
Elsemanaldigital 22 Agosto 2006

La banda terrorista ETA anunció hace pocos días que "el proceso está inmerso en una evidente situación de crisis". Y los terroristas, que son el origen y la causa de la violencia que José Luis Rodríguez Zapatero prometió liquidar desde la presidencia del Gobierno, son también los mejor informados sobre el "proceso de paz" emprendido por el PSOE. Algo está fallando y los ciudadanos empiezan a pagar las consecuencias.

Los terroristas y el Gobierno de España se han enzarzado en una espiral de acusaciones y reproches que ha obligado a Zapatero a abandonar su silencio, y que ha reactivado todos los viejos fantasmas del terrorismo callejero. La violencia vuelve abiertamente al País Vasco –de donde nunca desaparecieron la extorsión ni otras formas de coacción terrorista- mientras el Gobierno no renuncia a una negociación que todos los observadores consideran agonizante o destinada a un cambio profundo.

Las juventudes etarras respondieron a Zapatero quemando un autobús en San Sebastián, en plena Semana Grande, y los portavoces habituales de Batasuna explicaron las razones por las que, desde el punto de vista etarra, el "proceso" está en crisis, es decir, que debe cambiar si no se quiere que termine aquí. Y es que Zapatero está descubriendo que los terroristas y él no hablan el mismo lenguaje.

Para Zapatero, "lo único que está en crisis es la violencia, quien la ampara y quien se queda detrás de ella". Sin embargo, el final del terrorismo depende, según él mismo y por su decisión, de los mismos terroristas, con quienes ha abierto un proceso de diálogo. Es cierto que Zapatero quiere que esa negociación se desarrolle en el marco de las leyes –cambiándolas en su momento si es preciso-, pero no es menos cierto que ETA siempre ha dejado claro que no renuncia a ninguno de los objetivos estratégicos abertzales: anexión de Navarra y autodeterminación, previa legalización de ETA-Batasuna.

Diego López Garrido, portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, ha expresado la principal aspiración ahora mismo de Zapatero al instar a Batasuna a "tomar su gran decisión, que es optar de una vez por todas por las vías exclusivamente pacíficas y democráticas". Lo que para el PSOE y el Gobierno es sólo una cuestión de procedimientos, para Batasuna y ETA es el núcleo del problema: los abertzales tienen unos objetivos que no caben en la actual legalidad española, y si ésta no se cambia para hacerlos posibles no terminará la "violencia". Así de claro lo tiene Zapatero; mientras él habla de una legalidad formal los ciudadanos contemplan cómo los autobuses vuelven a arder.

El PSOE ha aprovechado la ocasión para reabrir su batalla particularista contra el PP. Y es que los de Zapatero acusan a la actual oposición democrática de haber estado dispuesta, durante la tregua etarra de 1998, a pagar un "precio político" por el fin de ETA. Lo cierto es que José María Aznar, teniendo en el Gobierno a Mariano Rajoy, no quiso pagar el precio de ETA, que era hace una década el mismo que ahora. Zapatero ha heredado el problema y tiene también un ejemplo en el que inspirarse. No puede haber ningún precio por el fin del terror nacionalista.

ANTE LAS AMENAZAS Y ATAQUES
El PP exige a Zapatero que ponga fin al "error" de dialogar con ETA
Servimedia elsemanaldigital 22 Agosto 2006

Zapatero devuelve la pelota a ETA en el cruce de acusaciones

El nuevo acto de "kale borroka" y la carta de amenaza remitida por ETA son, a juicio de los populares, motivos suficientes sobre la verdadera voluntad de la banda terrorista.

20 de agosto de 2006. El secretario ejecutivo de Comunicación del Partido Popular, Gabriel Elorriaga, exigió hoy al Gobierno que cumpla con su palabra y no avance en el proceso de paz tras el rebrote de "violencia callejera".

En rueda de prensa en la sede del PP en San Sebastián, Elorriaga condenó la quema de un autobús urbano en la capital donostiarra y recordó al presidente del Gobierno que dijo que no había lugar a las conversaciones ni al diálogo con ETA si persistían los atentados.

Además, enfatizó que el propio jefe del Ejecutivo precisó que "los actos de violencia callejera y la extorsión a empresarios" formaban parte de esos actos de terrorismo.

Por ello, el dirigente popular criticó que José Luis Rodríguez Zapatero practica la política del avestruz, pretende ignorar lo que ocurre y los hechos cada vez desmienten sus palabras porque "lo que está ocurriendo en el País Vasco es una reactivación de la actividad de los violentos y el resurgimiento de ETA-Batasuna provocado por la oportunidad política que el PSOE le ha brindado".

Elorriaga lamentó que vuelve la "violencia callejera" de la ilegalizada Batasuna mientras el presidente del Gobierno "trata de desviar la atención sobre lo que está pasando".

A su juicio, "el Gobierno debe rectificar cuanto antes el error que está cometiendo, dejar de dar alas a los terroristas y a todo su entorno y debería tomar las medidas oportunas para evitar que sigan ocurriendo este tipo de incidentes, celebrándose manifestaciones y exaltaciones de terroristas de manera ilegal, sin una respuesta contundente desde los poderes públicos", añadió.

En este sentido, el portavoz popular instó a que la Fiscalía General del Estado actúe para impedir las manifestaciones "ilegales" convocadas para la próxima semana en el País Vasco y evitar que se produzcan "algaradas callejeras". "Todos los días los hechos desmienten las palabras de Zapatero. Estamos viviendo un evidente retroceso democrático en el País Vasco y lo de ayer es un claro acto de terrorismo sin ningún tipo de paliativos y sin ningún tipo de matices", puntualizó.

Según Elorriaga, es necesario recuperar cuanto antes la firmeza democrática, la unidad de acción entre todos los demócratas y hacer frente a los desafíos de los terroristas con todas las armas que proporciona el Estado de Derecho.

Hezbollywood
Cutregrafía
Michelle Malkin Libertad Digital 22 Agosto 2006

Es la noticia que la élite periodística preferiría que se tragara la tierra. Después del reconocimiento por parte de Reuters de que uno de sus fotógrafos, Adnán Hajj, había manipulado dos fotografías de la guerra del Líbano –después de que los bloggers olieran sus crudas alteraciones con Photoshop– y todas sus 920 fotos de Reuters fueran retiradas, las pruebas de escenificaciones fotográficas y engaño mediático en Oriente Medio siguen surgiendo a raudales.

Charles Johnson, de Little Green Footballs lo llama "cutregrafía".

Una de las fotos de Hajj era una imagen icono de un niño muerto cubierto de polvo con un chupete azul limpio sujeto a su camiseta, mostrado por un encargado de los cadáveres en el lugar de un ataque aéreo israelí en Qana, en el Líbano. Los periodistas más comunes se han quejado de los recelos de los bloggers, planteados primero por EU Referendum, de que algunas de las crudas fotos de la escena pudieran haber sido simuladas. El fotógrafo del Washington Post Michael Robinson-Chávez, que estaba en Qana, se quejaba: "Todos estaban muertos, muchos de ellos niños. Nada estaba preparado". Pero la semana pasada, una cadena alemana de televisión emitía una grabación en video de la escena mostrando todo un director de propaganda (etiquetado como "tipo del casco verde") ajustando la postura del cadáver de un niño, cargándolo desde la ambulancia, colocándolo para las cámaras en dos puntos distintos, y apartando de en medio los espectadores para que las fotos fueran más claras.

Esta versión libanesa del director de cine de terror Wes Craven era identificada por Associated Press en un perfil muy amable con él como Salam Daher, que relataba a los reporteros, "Yo solamente soy un empleado de defensa civil. He realizado este trabajo toda mi vida". Pero esto es una declaración inculpatoria, no exculpatoria. ¿Cuántos "trabajos" más ha supervisado Daher? ¿Y cuantos más directores de escena mediática como Daher existen ahí fuera?

No todos los fotógrafos a ultramar miran hacia otro lado. La semana pasada, el fotógrafo Bryan Denton, radicado en Oriente Medio y cuyo trabajo aparece en el New York Times, desvelaba en la página web de fotografía profesional Light Stalkers que había observado de manera rutinaria la escenificación de fotografías –e incluso la exhumación de cadáveres– por parte de fotógrafos libaneses:

"He sido testigo de la práctica diaria de fotografías preparadas, un caso donde un grupo de fotógrafos de agencia estaban coreografíando la exhumación de cadáveres, dando instrucciones a los empleados de ambulancia para ponerse aquí o allí, pidiéndoles que pusieran así o asá los cadáveres, incluso extrayendo cadáveres que ya habían sido colocados en tumbas de modo que pudieran fotografiarlos en los brazos de la gente". Denton observaba que había sido testigo de la coreografía fotográfica en numerosas protestas y evacuaciones, así como en la ubicación de un ataque israelí en Chiyeh, el Líbano. Denton seguía con una segunda anotación relatando que amigos fotógrafos respetados en su Líbano le informaban de que "no era un incidente aislado" y que era "algo que llevo notando que sucede aquí más que en ninguna otra parte en la que haya trabajado previamente".

Que es probablemente el motivo por el que los bloggers han descubierto tantos y tan copiosos ejemplos de escenas de aspecto fraudulento, desde incontables peluches limpios como una patena yaciendo en el escenario de edificios destruidos hasta coranes colocados artísticamente entre escenas de destrucción, pasando por un impoluto vestido de novia sobre un maniquí en medio de una calle rodeada de pilas de escombros o coches intactos fotografiados en cunetas libanesas y dudosamente etiquetados como alcanzados por misiles israelíes.

Los pies de foto incorrectos (que por alguna extraña razón siempre perjudican la imagen de Israel y nunca la de Hezbolá) añaden otra dimensión al engaño cutre. Una imagen de Associated Press de un angustiado padre transportando a su hija de cinco años muerta hasta un hospital de la ciudad de Gaza la semana pasada culpaba de la muerte a un ataque israelí. Charles Johnson encontró una corrección posterior a ese pie de foto, que desvelaba que la niña había muerto en un accidente de tráfico en una curva. Yo misma encontré una fotografía de Reuters de una niña de 18 meses con dos piernas rotas que fue retirada por el servicio de noticias a finales de julio tras haber estado incluida entre un juego de fotografías de pacientes hospitalizados heridos en un ataque israelí. En la realidad, la niña había sido ingresada en una "hospitalización rutinaria".

Después apareció la manipulación del New York Times de un joven medio desnudo tumbado, copiando la postura de la Piedad, haciéndose el muerto entre los escombros de Tiro. ¿El pie de foto original de la página web del Times? "El alcalde de Tiro dijo que en las zonas más dañadas aún había cadáveres bajo los escombros". Resultó que "el cadáver" era "un empleado de rescate" presuntamente "herido" (con su gorra de béisbol sujeta perfectamente en su brazo mientras cerraba los ojos y echaba la cabeza para atrás) y había sido fotografiado en diversas escenas más corriendo alrededor de la zona del ataque.

¿Incidentes aislados? En un extraño momento de candor, Anderson Cooper, de CNN, revelaba la mecánica rutinaria de los recorridos propagandísticos de Hezbóllywood la semana pasada: "Yo me encontraba en Beirut, empotrado en esta especie de visita guiada a los territorios controlados por Hezbolá en el Líbano que ya estaban siendo fuertemente bombardeados. Claramente querían que saliera la noticia de las bajas civiles. Es por lo que te presionan, hasta el punto en que en esta gira en la que me encontraba, simplemente estaban prefabricando las noticias. Tenían seis ambulancias puestas en fila y decían –ya sabe, nos llevaron allí a los reporteros– que podías hablar con los conductores de las ambulancias. Y después, uno a uno, decían a los de las ambulancias que encendieran las luces de sirena y corrieran, y la gente que tomaba esa fotografías estaría informando, supongo, de que esas ambulancias estaban corriendo a tratar las bajas civiles, cuando en realidad estaban circulando calle arriba y calle abajo solamente para que la gente les sacara fotos".

"Simplemente prefabricando las noticias". Recuérdelo.
Mientras tanto, los tercos mediáticos siguen adelante. Joe Elbert, asistente del editor fotográfico del Washington Post, decía a la defensora del lector Deborah Howell en un exceso de autosatisfacción: "No utilizamos herramientas para cambiar la realidad". Últimas noticias: tú eres la herramienta que está siendo utilizada.

Con más perspectiva
Por FLORENTINO PORTERO ABC 22 Agosto 2006

Iraníes, sirios y dirigentes de Hizbolá parecen tenerlo muy claro: la victoria corresponde a las milicias islamistas. ¿Estamos frente a un ejercicio de propaganda o ante un análisis sincero? Si valoramos las bajas de ambos contendientes, sus pérdidas de material y lo que han sufrido sus posiciones, está claro que la superioridad israelí es total. Es verdad que los milicianos chiítas han lanzado cada día decenas de misiles sobre suelo israelí. Tan cierto como que eran de tecnología muy primaria y que el daño real ha sido limitado.

Para entender su perspectiva tenemos que ir más allá de un análisis militar, porque la guerra contra el terror es algo más que una guerra convencional.

Hizbolá, un ejército privado, ha sido capaz de mantener un pulso con Israel, lo que implica un aviso a la sociedad libanesa sobre los límites de su proceso de democratización, un recordatorio al Estado judío sobre la vulnerabilidad de su frontera norte, y un anuncio al conjunto del mundo árabe de la existencia de una vía, la que ellos representan, para liberarse de la supuesta opresión de Occidente. Siria e Irán han mostrado que tienen capacidad para abrir nuevos focos de tensión cuando lo consideren oportuno. En el plano diplomático, esta última semana ha sido enormemente ilustrativa de cómo se va a interpretar la resolución 1.701.

Desde la oficina del presidente del Gobierno libanés se nos ha aclarado que ellos no piensan desarmar a Hizbolá. Es decir, que están dispuestos a ignorar olímpicamente el mandato principal de la resolución. Todo lo más, negociarán con la milicia para que no saquen las armas a la calle. Ni se va a perseguir a sus miembros ni se van a buscar sus arsenales.

Francia sufrió un colapso cuando el Ministerio de Defensa dejó bien claro que la resolución era una chapuza y que bajo esos términos era inviable mandar tropas. Eso lo afirmaba un miembro del mismo gobierno que había negociado su texto, apuntándose el éxito, proponiéndose como líder de la fuerza y anunciando el envío de cinco mil hombres.

En el caso de que se llegue a un nuevo acuerdo que especifique más claramente cuál es el marco de actuación de la fuerza multinacional, el hecho capital continuará siendo su dependencia de la voluntad de un gobierno, y ya ha anunciado que no tiene voluntad de cumplir la resolución. ¡Cómo no van a sentirse victoriosos Hizbolá, Siria e Irán! ¡Han logrado que el Consejo de Seguridad imponga un alto el fuego que sólo les beneficia a ellos!

Franceses, italianos y españoles se convertirán en una fuerza sin misión clara, protegiendo, de hecho, a Hizbolá hasta que a esta organización terrorista le convenga volver a la acción, momento en que se encontrarán en el lugar menos apropiado.

Juaristi cree que el PSOE se deja engañar por ETA por oportunismo
ABC 22 Agosto 2006

SANTANDER. El catedrático de Historia y colaborador de ABC, Jon Juaristi, considera que el último comunicado de ETA y el rebrote de la violencia callejera en las calles del País Vasco no representan para él «ninguna sorpresa» y lamentó que el PSOE se haya «dejado engañar» por la banda por «ingenuidad y oportunismo».

Juaristi, que ayer participó en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en Santander, en el seminario «Nación y nacionalismo español en la época contemporánea», que patrocina la Fundación Vocento, sostuvo ante los periodistas que Arnaldo Otegi ha dado «una lección de política al Partido Socialista» y que los «gamberros de Batasuna» han superado en altura política a los «ingenuos del PSOE». Según Juaristi, para el Gobierno «ha primado el oportunismo sobre los nacionalismos» y su política está aquejada de un «complejo de inferioridad ante vascos y catalanes».

A su juicio, la actuación de Otegi «siempre ha consistido en la reclamación de independencia, la anexión de Navarra y el acercamiento de presos, pues Batasuna interpreta la política como una continuación de la Guerra Civil mientras que el PSOE lo hace como una fiesta de cumpleaños». En ese sentido, adujo que el PSOE «se ha dejado engañar» con la intención de incorporar para su partido «los votos de la izquierda del País Vasco» y que «no pretendían ningún proceso de paz». Por eso, Juaristi agregó que ahora la estrategia seguida por el Gobierno «está al borde de la catástrofe».

PARA EL PRIMERO, SE TRATA DE "UNA APELACIÓN AL RESENTIMIENTO"
Juaristi considera poco rigurosa la Ley de Memoria Histórica y Fusi advierte de sus posibles efectos laterales
El catedrático de Historia Contemporánea y escritor, Jon Juaristi, ha afirmado este lunes que el proyecto de ley que amplía derechos y reconocimientos a las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo, conocida como la Ley de Memoria Histórica, es una "apelación al rencor" y ha subrayado su falta de civismo y de rigor desde el punto de vista histórico". Para el historiador Juan Pablo Fusi, el texto es "relativamente prudente".
Europa Press Libertad Digital 22 Agosto 2006

Juaristi, que se encuentra en el Palacio de la Magdalena de Santander como conferenciante en el curso sobre "Nación y nacionalismo en la España contemporánea", ha considerado dicho proyecto del Gobierno como "una apelación general al resentimiento". Desde su punto de vista, tanto su elaboración como su contenido final han creado en la sociedad española "heridas irreparables".

En cambio, para el historiador Juan Pablo Fusi, que se encuentra en el mismo ciclo de conferencias, el proyecto es "mucho mejor de lo que en principio se dijo", y además es un texto "relativamente prudente". En ese sentido, ha dicho que entiende pero no comparte el deseo de algunas familias de que haya "un reconocimiento a sus víctimas" y ha advertido de que este proceso puede tener "derivaciones lamentables" que produzcan "efectos laterales".

El escritor Jon Juaristi ha explicado que el movimiento a favor de la recuperación de la llamada memoria histórica responde al deseo del partido socialista de "recuperar una guerra que perdieron" lo que está provocando "una revancha contra una parte de la sociedad española que ni siquiera la vivió". A su juicio, la Ley de Recuperación de la Memoria Histórica, responde a "lo mismo que hizo el franquismo" y supone "la creación de una historia oficial". El escritor, que estuvo vinculado a ETA en la lucha contra en franquismo y que estuvo al frente de la Biblioteca Nacional en la última legislatura del PP en el Gobierno, ha sostenido que la izquierda "no quiere ser menos que los franquistas", por lo que "la herencia del franquismo del PSOE es común a la derecha" y con ello, están realizando la "construcción de una ficción pseudo histórica".

Desde el punto de vista político, Juan Pablo Fusi ha declarado que la Transición "nunca se ha olvidado de la cuestión de la Guerra Civil" y ha resaltado que, desde 1940 hasta la actualidad, existen "unas 18.000 publicaciones" sobre ella. El historiador ha puntualizado que la Guerra Civil dejó "una huella indeleble" en los españoles y que "en España nunca han existido los juicios de Nuremberg".

Acebes reprocha al Gobierno que ETA ya esté «en situación de superioridad»
Achaca a Zapatero el «error» de creer y decir que la violencia está en crisis
R. N.  La Razón 22 Agosto 2006

Madrid- El secretario general del Partido Popular, Ángel Acebes, aseguró ayer que el proceso de diálogo abierto por el Gobierno con ETA ha traído «un rebrote muy importante del terrorismo urbano» que forma parte de la estrategia de «chantaje» de la banda terrorista para «generar miedo y terror».

Acebes manifestó ayer en Málaga que los últimos actos protagonizados el pasado fin de semana por la «kale borroka» en el País Vasco demuestran que «el Gobierno está cometiendo un error» al dialogar con la banda, que se encuentra en «una situación de superioridad». El dirigente popular lamentó que «ahora parece que, cuando hay un proceso de paz, vuelven a quemar autobuses y los cajeros de los bancos», mientras que «la política del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo y las modificaciones legales buscando la derrota de ETA consiguieron prácticamente acabar con el terrorismo urbano». «Desgraciadamente, todos los días nos están dando la razón. Hace 24 horas, Zapatero decía que lo que estaba en crisis es la violencia, y sin embargo pocas horas después vemos el rebrote de la kale borroka», criticó el líder popular.

Acebes abogó una vez más por «la aplicación de todas las posibilidades que da la ley y el Estado de Derecho» en la lucha contra el terrorismo e insistió en que «no se defraude y utilice al Estado para los fines de una banda terrorista».

Con relación a la convocatoria de una manifestación en favor de la autodeterminación del País Vasco para el próximo viernes, Acebes reiteró que habrá que «poner el máximo rigor, porque no puede aparecer como legal lo que es ilegal». El líder popular indicó que «en las manifestaciones, se intenta retorcer la utilización de la ley y el Estado de Derecho para aparecer como legal lo que no es».

Por su parte, el secretario general del PP vasco, Carmelo Barrio, afirmó que tendría que ser el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo el que atajara lo que ha denominado un «proceso de rendición» frente a ETA. Con respecto a la legalización de Batasuna, recalcó que «si algo ha machacado a ETA-Batasuna ha sido la Ley de Partidos y el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo», y se preguntó «por qué hay que replanteárselo», instando a Zapatero a «garantizar que esa Ley se cumpla». Barrio advirtió de que, «aunque se camufle», la manifestación convocada para el próximo viernes en Bilbao «es de Batasuna» y exigió al presidente del Gobierno «que haga algo» para impedirla. «Si se permite, se va a volver a producir que Batasuna campe por las calles de Bilbao como lo hizo por San Sebastián», añadió.

Apoyo a ETA. Para Barrio, Zapatero «tiene una buena oportunidad, a través del Fiscal General del Estado», para evitar que la marcha se desarrolle finalmente, ya que, precisó, «sabemos que el Gobierno vasco no va a mover un dedo». «Exigimos a Zapatero que haga algo para que esta expresión antidemocrática no se produzca», subrayó Barrio, para reiterar que la manifestación servirá «de apoyo a Batasuna y de apoyo a ETA». A su entender, tras constatar que «la burla al Estado de Derecho les salió bien» en San Sebastián, Batasuna ha convocado una nueva marcha en Bilbao «con el mismo tipo de convocatoria».

AVT y Foro Ermua reclaman que se impida la marcha
La Razón 22 Agosto 2006

El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Francisco José Alcaraz, aseguró que la marcha a favor de la autodeterminación es una nueva «burla» al Estado de Derecho y un «desafío a las leyes vigentes». Respecto a la convocatoria «anónima», apuntó que «la banda terrorista Batasuna-ETA» ha encontrado en esa fórmula una vía para eludir la aplicación de las leyes y, a través de esta artimaña, «campan a sus anchas por este país, con la responsabilidad de quienes gobiernan», informa Ep.

Finalmente, avanzó que la AVT instará a la Audiencia Nacional a que «investigue, aclare y evite» esta marcha convocada, según él, «por y para Batasuna- ETA», algo que también podría hacer finalmente la asociación Dignidad y Justicia. «Por el mero hecho de que quien la convoque sea una persona anónima, no puede ampararse en ese fraude de ley para cometer un delito», sentenció.

También el presidente del Foro Ermua, Mikel Buesa, exigió la prohibición de la manifestación. «Esta manifestación debería ser prohibida por el Gobierno vasco, en la medida en que está dando voz a una organización terrorista, como es ETA», aseguró. Buesa añadió que no confía en que Vitoria evite la marcha, sobre todo, según él, después de sus «muestras de entusiasmo para cooperar» con los terroristas para que logren tener expresión política en las calles.


LA AVT, ESPAÑA Y LIBERTAD Y ROSAS BLANCAS POR LA DIGNIDAD INSTAN A LA FISCALÍA A IMPEDIR LA MANIFESTACIÓN DEL VIERNES EN BILBAO
Nota de prensa  22 Agosto 2006

Durante la mañana de hoy se ha presentado denuncia contra los convocantes

Bilbao, 22 de Agosto de 2006.- La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), las Plataformas “España y Libertad” y “Rosas Blancas por la Dignidad” han presentado esta mañana una denuncia contra los convocantes de la manifestación anunciada para el próximo viernes en Bilbao.

Según se recoge en el escrito presentado ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco se ha presentado dicha denuncia por la preparación de la comisión de un delito de desobediencia y quebrantamiento de medida cautelar contra las cuarenta personas convocantes del acto, ya que las organizaciones denunciantes entienden que "han convocado una manifestación el próximo día 25 de agosto de 2006 en Bilbao en apoyo y propaganda de los fines políticos perseguidos por Batasuna-ETA"

El escrito también afirma que "con independencia de la persona física que haya solicitado la autorización ha sido evidentemente organizada y alentada por la ilegal Batasuna, incumbiendo al Ministerio Publico impulsar las investigaciones precisas para determinar la conexión de los 40 denunciados con la organización Batasuna y la verdadera realidad que se esconde detrás de una convocatoria realizada en fraude de ley con la clara intención de burlar las prohibiciones legales a que esta sometida la organización terrorista."

El escrito "insta al Ministerio Fiscal para que ejerza las acciones jurídicas pertinentes para que dicha manifestación convocada por Batasuna no llegue a celebrarse."

Por último, la AVT desea solicitar al Presidente del Gobierno de la Nación, José Luís Rodriguez Zapatero, que impida que los violentos vuelvan a tomar las calles de Bilbao. Consentir que se celebren este tipo de actos supone doblegar al Estado de Derecho a los designios de una banda de criminales, y permitir que quienes amparan y justifican a los asesinos de ETA tomen impunemente las calles de nuestras ciudades para amedrentar a la sociedad y realizar todo tipo de acciones terroristas como ya sucedió en Guecho y San Sebastián.

Asimismo, la AVT desea informar que su equipo jurídico presentará a lo largo de las próximas horas un escrito en la Audiencia Nacional solicitando igualmente que se impida la citada manifestación.

Más información: Yolanda Morín, Coordinadora General
902.445.450  GSM: 678 61 61 77
info@e-libertad.es
http://www.e-libertad.es

Recortes de Prensa   Página Inicial