AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 24 Agosto  2006

País Vasco
Los que consienten
Cristina Losada Libertad Digital 24 Agosto 2006

Es sabido que existen, pero ese conocimiento peca de abstracto hasta que la silueta se rellena con gestos y expresiones. Por eso, y sólo por eso, conviene a los que no habitamos allí visionar la televisión que controla el gobierno vasco. Pasado el choque que produce comprobar cómo se reviste de normalidad la anomalía, topamos con los personajes. Los clones que manufactura la fábrica criminal aparecen en la pantalla con título de analistas. Son esos analfabetos funcionales tan respetables para el PNV como lo es el espectáculo de unas calles ocupadas por los seguidores de una banda de asesinos en un rincón de esta Europa democrática y selectiva en su defensa de los derechos humanos. Pero los que posan como verdaderamente respetables no son los ayudantes de los matarifes, sino otros: los que cubren de justificaciones la sangre vertida y consienten ese pogrom cotidiano que sufren los no nacionalistas.

Son esos ciudadanos de a pie, esas gentes del común, que toleran las tropelías y, en caso de duda, se ponen del lado de sus perpetradores. Podrán lamentar la quema de un autobús y el destrozo de un cajero, pero defienden con uñas y dientes el derecho de los terroristas a manifestarse, a homenajear a sus pistoleros y a convertir las fiestas en rituales, sí, pero de exaltación de los asesinos. Son esas personas mayores que abordan a Gotzone Mora en la calle para decirle que se vaya de su tierra. Es el rebaño de fieras que la rodea en su pueblo para insultarla. Es el señor, tan respetable él, que sale en la ETB, temblorosamente indignado contra María San Gil. ¡Había ido al mercado de Guecho a provocar! A cultivar su victimismo fue, bien a sabiendas de que se armaría. Aunque, chis, cuidado, que él condena esos actos de violencia. La misma cantinela repugnante que, desprovista de la coda condenatoria, aparecería luego escrita en una web próxima al PNV.

Los "analistas" etarras no ocultan que se perciben como ganadores en un futuro próximo. Si lo logran, y no será por falta de ayuda del PNV ni de Zapatero ni de cuantos respaldan su suicida juego con quienes no respetan regla alguna ni tienen otro designio que hacerse con el poder, esos programas de entretenimiento televisivo servirán para documentar cómo surgió un grumo totalitario en la cremosa superficie de la Europa del siglo XXI. Podrá verificarse así de qué pasta estaba hecha la parte de la sociedad civil que cedió ante el empuje de la violencia y clamó contra quienes querían hacerle frente. No existía la televisión en la época de ascenso del nazismo. Pero puede imaginarse a un Herr Schmidt cualquiera encocorado por la desfachatez de un judío, que había querido entrar donde no debía, en el espacio reservado para los buenos alemanes, los auténticos, y fue apaleado en consecuencia, justamente. Y ese Schmidt se parecería al tipo que acusaba a San Gil. Ambos olerían a la misma mezcla de sudor, miedo, sumisión e interés, efluvios de los que sale idéntica resultante: la culpabilización de las víctimas.

Ocurre en el País Vasco, pero podía suceder en cualquier otra parte. De hecho, sucede. Y sucedió. Encontró entonces, como encuentra ahora, sus tipos, sus caracteres, su población leal, marcados todos por la predisposición a aceptar el vasallaje a cambio de un poco de tranquilidad, esa que luego les será hurtada, sin remedio. Ahora son pequeños zetapés y los hay en toda España, por no ir más lejos. Creen, contra toda evidencia, que compran seguridad o poder con una chequera repleta de cesiones. Y están dispuestos a sacrificar a los que no pasen por el aro. La historia no se repite, pero debe consignarse que la tolerancia del poder judicial con la violencia y el derrumbe del Estado derecho ya precedieron a la instauración de la barbarie.

La grosera impunidad de Batasuna
Editorial ABC 24 Agosto 2006

LA manifestación que mañana se celebrará en Bilbao, en plena Semana Grande y convocada por un grupo de ciudadanos «anónimos» en defensa de la autodeterminación del País Vasco, ya no puede beneficiarse de duda alguna sobre su vinculación con la estrategia de la izquierda proetarra. El PP ha denunciado que hasta ocho de los convocantes fueron candidatos en listas «blancas» que acabaron siendo ilegalizadas, al quedar demostrado que constituían el fraude previsto por la Ley de Partidos para evitar que un partido disuelto (Batasuna) pueda comparecer con testaferros. Si, en su día, a estos candidatos se les privó judicialmente del derecho al sufragio pasivo, los mismos motivos habrían de servir para, al amparo de la misma Ley y por el mismo fundamento -la relación fraudulenta con el entramado batasuno-, no reconocerles el derecho de manifestación. La Fiscalía General ya ha dicho que no pedirá la prohibición del acto porque no hay indicios de ilicitud. Sin duda, nunca hay indicios cuando no se quieren ver, y así es como está funcionando el fiscal general. Al parecer, secundan su opinión la Policía y la Ertzaintza, donde parece que no hay ni un modesto archivo. Era bien sencillo de verificar, pero en esto de las verificacioens parece que no anda muy diestro el Ministerio del Interior.

En estas condiciones, con la Fiscalía neutralizada, la Ley de Partidos inhibida y la suspensión de actividades, decretada por Grande-Marlaska, burlada continuamente, es evidente que Batasuna encuentra una bateria de coartadas perfecta para obviar la legalización que le propone el Gobierno, pues es el propio Ejecutivo el que no promueve el cumplimiento de las leyes. Con qué autoridad moral va Rodríguez Zapatero a exigir a Otegi y compañía que acaten la Ley de Partidos si es el Ejecutivo el que la ha convertido en papel mojado. A saber: el entramado batasuno se manifiesta cuando quiere, convoca ruedas de prensa sin recato, lanza amenazas perfectamente inteligibles y tira de las orejas al Gobierno. Todo esto, a pesar de que los tribunales la han disuelto como partido político. Tácticamente, la situación es un desastre porque, en vez de animar a los dirigentes batasunos a una legalización real, haciéndoles sentir las consecuencias de su ilegalidad, se consiente que Batasuna crezca políticamente y recupere capacidad de movilización.

Lo más absurdo, sin embargo, es la teoría construida por el Gobierno en torno a la incidencia que tendría en el proceso de «paz» la legalización de la izquierda etarra. Plantear que la vuelta a la legalidad de Batasuna, se llame como se llame, será un aliciente para la pacificación es un alarde de ignorancia histórica. ETA ha tenido durante veinte años una sucesión de partidos y coaliciones legalizados -Herri Batasuna, Euskal Herritarrok y Batasuna-, en cuyos estatutos se apostaba por «vías democráticas». De esa situación de legalidad sólo se benefició la estrategia terrorista, y si algo hizo que declinara el terrorismo de forma definitiva fue, precisamente, la aplicación de la Ley de Partidos y del Código Penal a Batasuna. El Gobierno quiere ahora hacer lo contrario en un ejercicio de autoengaño irresponsable, pues nadie en su sano juicio puede creer que el partido que constituyan Otegi, Barrena o Etxebarría iba a situarse contra la violencia de ETA y al margen de sus directrices. La coordinación entre los últimos mensajes amenazantes de Batasuna, la reactivación de la «kale borroka» y el comunicado de ETA prueba que la aspiración de domesticar democráticamente a los batasunos es un acto de voluntarismo. Tanto como proponerle un trueque de legalización por acercamiento de presos.

La ilegalización ficticia en la que vive Batasuna es una buena situación para ETA, porque pone en evidencia la debilidad del Estado. En la lógica de los terroristas -quienes ya se han cobrado las piezas de la Ley de Partidos, el Pacto Antiterrorista y parte de la estrategia judicial- la tregua no es una oportunidad para acatar una legalidad que rechazan, sino, como ha dicho Mayte Pagazaurtundúa, para impulsar un proceso que les procure sus objetivos políticos. Y el Gobierno socialista le está poniendo en bandeja alguno de ellos.

Terrible medicina alemana
Por DARÍO VALCÁRCEL ABC 24 Agosto 2006

LA memoria de Alemania no se borrará en siglos. Alemania toma y toma enormes dosis de esa purga terrible, la memoria. Y sin embargo, el horror vuelve a veces. El olvido sería peor. Por eso admiramos la grandeza alemana, su opción a favor del terrible contraveneno de la verdad frente a la ocultación. El sentimiento de culpabilidad permanecerá en millones de alemanes, quizá durante un milenio. Fueron muchos los que llevaron a cabo, entre enero de 1942 y abril de 1945, la solución final, obedientes a Hitler y al nacionalsocialismo. En campos regidos por alemanes se exterminó a seis millones de judíos. Dos millones de internados de otro origen, muchos de ellos oponentes alemanes, murieron también. Aunque los crímenes atribuidos a Stalin o al primer maoísmo fueran numéricamente superiores, hay en el Holocausto un carácter único, de perversión químicamente pura, su abstracto racismo. Seis millones de hombres y mujeres, entre ellos 800.000 niños, fueron aniquilados por un motivo, ser judíos.

Ahora el escritor Günter Grass ha reconocido a los 78 años su voluntaria inscripción en la Waffen SS, a los 17 de su edad. Dice que tomó conscientemente su decisión en invierno de 1945 y que entonces no tenía información sobre las matanzas en los campos. Pero las insinuaciones y medias palabras eran constantes en las SS, ese ejército particular de Hitler. Un día de invierno de 1942, en una villa próxima a Berlín, junto a un idílico lago, la Wannsee, se reunió el lugarteniente de Himmler, Reynhard Heydrich, con 14 representantes de las SS y del gobierno nazi para decidir el exterminio. Los detalles de la reunión han sido escuetamente narrados por un profesor británico, Mark Roseman, en una obra distribuida por el propio gobierno alemán, en un escalofriante acto de penitencia. Las SS eran las primeras encargadas del trabajo. Es difícil asegurar que nada se sabía.

La tragedia alemana está lejos de la guerra civil española, aunque coincidieran en el tiempo y el espacio geográfico. Lo escrito estos días sobre Günter Grass no es fácil de trasladar a tierras de Castilla, Aragón o Cataluña. El escenario es diferente en casi todo. Cuando se tomaban las decisiones fatales de la Wannsee, el 20 de enero de 1942, en España cumplía sus primeros años una dictadura mediocre y cruel. La furia infernal de Hitler era en Franco oportunismo pegado al terreno.

En Stalingrado o en Dresde había bombardeos arrasadores mientras en España había racionamiento y pequeña corrupción.

Alemania estaba en guerra y cometió el mayor crimen entonces conocido. En España, Franco hizo fusilar en la posguerra una cifra, aún no definida, de decenas de millares de víctimas. A pesar de las distancias, surgen preguntas inevitables: ¿Por qué abogar por la abolición de la memoria? ¿Por qué defender el olvido? ¿Por qué mezclar, después de 70 años, dos elementos tan distintos como la reconciliación y el perdón, de un lado, de otro la goma de borrar? ¿Por qué aspirar a una memoria parcial, respetuosa del recuerdo de unos pero no de otros? ¿Cómo no entender que la memoria, de no estar enterrada por todos sin excepción, sale inevitablemente a flote? Los testimonios fehacientes, reunidos por los historiadores, no por los políticos, forman la historia. Memory should always speak, no matter how painful. Hoy vemos cómo uno de los escritores que mejor han reflexionado sobre la crueldad reconoce, al cabo de 60 años, haber formado parte del cuerpo más cruel del nazismo. Alemania es hoy un país distinto. Millones de extranjeros han recorrido sus calles durante el campeonato de julio y han admirado la normalidad alemana, el amor, por fin, a su bandera. Pero la canciller Angela Merkel lo recuerda: Alemania no enviará tropas a la fuerza de las Naciones Unidas en Líbano. Los alemanes no pueden imaginar a los soldados de la Bundeswehr enfrentados a soldados israelíes.

Escandaloso tercer grado a Vera
EDITORIAL Libertad Digital  24 Agosto 2006

Malversar 645 millones de pesetas y quedarse con 141 cuesta, en la España de Zapatero, un año y medio de cárcel. Ni un día más. Lo acabamos de ver con Rafael Vera, que en sus tiempos de alto cargo del Gobierno de Felipe González robó a manos llenas con el único fin de enriquecerse él y enriquecer a los que lo rodeaban. Desvió fondos destinados a la lucha contra ETA y, en torno a ellos, montó un entramado de espurios intereses en los que lo peor del felipismo se repartió un botín millonario. Y no estamos hablando de una sospecha más o menos fundamentada ni de una acusación sino de una sentencia judicial.

No deja de resultar chocante que esta "amnistía" encubierta de tercer grado haya sido avalada por Alfredo Pérez Rubalcaba que, en los años en que Vera perpetraba su asalto a las arcas del Estado, fungía como portavoz del Gobierno. Se dedicaba, entre otras cosas, a negar ante la opinión pública lo que, periodistas primero y jueces después, demostraban con hechos y pruebas irrebatibles. La desfachatez y la cara dura que exhibía entonces Rubalcaba era antológica y sólo comparable a la que ahora, diez años más tarde, hace gala al liberar a Vera.

Lo ha hecho, además, sin base alguna. Arguye el Gobierno que Vera estaba deprimido y que, dado su buen comportamiento, no hay riesgo de fuga. De lo que hay riesgo es de que, con arbitrariedades como esta, el Estado de Derecho se venga abajo el día menos pensado. Estar deprimido en prisión no es argumento válido para la obtención de beneficios penitenciarios por motivos obvios. Pero no sólo eso, otros presos ilustres de la camada negra del felipismo también pasaron por episodios depresivos y no fueron recompensados con el tercer grado.

Lo peor, sin embargo, no son las razones por las que han soltado a Vera, sino ignorar los motivos por los que el ex secretario de Estado debería seguir entre rejas. Por un lado, un año y medio por semejante robo a los contribuyentes es una pena desproporcionada a favor del preso. Por otro, Rafael Vera no se ha arrepentido en ningún momento de lo que hizo entonces, y uno de los principales parámetros que Instituciones Penitenciarias ha de tener en cuenta para conceder beneficios es el del arrepentimiento del reo. Vera no se considera culpable, luego es presumible que si estuviese otra vez en la misma situación, volvería a hacerlo, es decir, volvería a robarnos la cartera a todos. Por último, Rafael Vera no ha devuelto el dinero robado. Esto debería ser razón suficiente como para que cumpliese la pena íntegra, hasta el último día.

Escándalos como este, debidamente anunciados en plenas vacaciones de agosto para amortiguar la publicidad negativa que pudiera tener, nos confirman que Zapatero y los suyos son incapaces para casi todo, pero artistas consumados en ayudarse entre ellos. En Vera, además, confluyen dos hechos de gran importancia para los que gobiernan: la corrupción felipista y el día 11 de marzo de 2004. De lo primero han corrido un tupido velo y ni lo han reconocido ni han pedido perdón. De lo segundo se cuidan de que no se investigue nada. Ni lo que pasó en la línea férrea de Alcalá de Henares ni de otros acontecimientos menores que tuvieron lugar aquel día. Como, por ejemplo, la reunión en el penal de Ocaña entre Barrionuevo, Corcuera, Galindo y Rafael Vera o la del mismo Rubalcaba con el ex secretario de Estado antes del 13-M, tal y como ha recordado Alicia Castro. Algunos pensarán que es casual, otros, visto lo visto, que no tanto. Es hora de preguntarse por qué dos de ellos han sido favorecidos descaradamente por el actual Gobierno.

Rosa Díez dará nuevas excusas a quienes piden su expulsión del PSOE
Miguel Ángel Orellana elsemanaldigital 24 Agosto 2006

La brava eurodiputada socialista vasca no quiere callarse. No teme la expulsión del PSOE. Se sabe representante de una gran cantidad de socialistas que lloran ante los tratos de ZP con ETA.

24 de agosto de 2006. La cita será en el mes de diciembre y en pleno centro de Madrid. Esperan reunir nada menos que 2.000 personas para dar un impulso prenavideño a ese partido político extraño, ese partido contracorriente, el partido de la Ciudadanía, que así se hace llamar la criatura. La marca madrileña de la plataforma, liderada entre otros por el experto en Derecho Constitucional, Francesc de Carreras, el periodista y escritor Arcadi Espada y el dramaturgo Albert Boadella, no pretende realizar un meeting al uso, con aplausos reglados, megafonía a tope, banderas al viento y demás parafernalia que acompaña habitualmente la puesta en escena de este tipo de actos en un partido convencional.

Pretende ser ante todo un encuentro de intercambios de ideas, de puesta a punto, de inyección de pensamiento, discrepancia y de búsqueda del bienestar y el progreso de la sociedad y, que sobre todo, lo haga con el ánimo de lograr la justicia y la libertad. Es tal el entusiasmo que sus organizadores, según ha podido saber Elsemanaldigital.com, ya se han puesto manos a la obra para que sea un éxito. De entrada, las fuentes del partido de la Ciudadanía consultadas dicen contar ya con la participación de la eurodiputada del PSOE, Rosa Díez.

Díez viene consagrándose como el rostro visible de esa mayoría silenciosa de militantes y simpatizantes socialistas que hoy callan al cómo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, trata con la banda terrorista ETA. Son muchos los que se ven a sí mismos, se reconocen a sí mismos, en personas como Díez, Gotzone Mora o Pilar Ruiz, madre del asesinado Joseba Pagazaurtundua, la misma que escribió hace un año aquello de "sé que harás cosas que me helarán la sangre", en referencia a Patxi López, quien ha cumplido con creces el pronóstico.

Dicho lo cual, la supuesta participación de Rosa Díez en un acto de otro partido que no es el suyo puede acarrearle más de un quebradero de cabeza. En la sede de Ferraz están deseando tener la menor excusa para ponerla de patitas en la calle y, en esa ocasión, ella misma puede servírsela en bandeja. Dirigentes del PSE e incluso europarlamentarios del PSOE ya se plantearon pedir al partido durante el Comité Federal del 24 de junio que se la expulsase. Esto se debía a las actuaciones protagonizadas por la eurodiputada desde el anuncio del "alto el fuego", entre ellas, la asistencia a una manifestación convocada por la AVT. De hecho, existe un dossier de prensa con sus declaraciones y actuaciones.

Agosto se le ha nublado a Zapatero
Antonio Pérez Henares  Periodista Digital 24 Agosto 2006

Agosto se le ha atragantado a Zapatero. Al Gobierno, muy desaparecido, se le han nublado los horizontes y si una nube viene negra la otra no tiene mejor color.

El Gran Asunto, la negociación con ETA, lleva amenazando el trueno y avisando del rayo. Batasuna, lejos de ofrecer el menor síntoma que permitiera su paso a la legalidad persiste en la amenaza. Es la propia legalidad la que debe rendirse y plegarse a su exigencia. El comunicado del “Padrino” fue tan retador que obligó a la respuesta del silente Zapatero. El presidente sabe que esa es la carta a la que se está jugando todo el crédito. Lo malo es que lo saben también y perfectamente los terroristas y ellos, cuando juegan, lo hacen con la pistola encima de la mesa.

Ha estallado la tormenta de la emigración. Despejado el humo de los incendios gallegos los españoles se han dado de bruces ante lo que se sienten cada vez mas impotentes y comienzan a sentirse amenazados: una avalancha incontrolada, incontrolable y creciente ante la que parece nada puede hacerse excepto recoger los que llegan y desparramarlos por todo España. En cierto modo las Fuerzas de Seguridad han terminado por convertirse, simplemente, en los últimos transportistas para las oleadas que nos llegan.

El Estatut de Cataluña no solo no ha concluido como quebradero de cabeza. Comenzará a doler cada vez más. Maragall quiere retirarse demostrando que en efecto el Estado ha quedado en algo residual y el ultranacionalista Nadal, emboscado como tantos en el PSC, compite con Carod en carreras independentistas y quiere conquistar el Prat. La propuesta de creación de un Cuerpo de Inspectores de Hacienda exclusivamente catalán pero que controle todos los impuestos, los estatales incluidos, es de tal gravedad que hasta el progubernamental diario El País ha sacado el tema a su portada y avisado del calado profundo de un paso que afectara de manera decisiva y traumática a la unidad fiscal de España.

Serán los tres grandes nubarrones con los que vamos a entrarnos en septiembre y con lo que principiaremos una larguísima campaña electoral que empezara ahora , primero catalanas, luego municipales y autonómicas y de postre generales, y que no terminará hasta el 2008 si es para entonces nos queda una neurona viva. Nos aguarda mucho estruendo. Ha vuelto ya Pepiño Blanco. Pero soluciones y claridad, esas si que ni están ni parece que se las espere.

Los gallegos y la ministra
Juan Granados  Periodista Digital 24 Agosto 2006

"Los gallegos le tienen miedo a su propia debilidad" nos dice Cristina Narbona que es ministra de Medio Ambiente, luego, anclada ya definitivamente en el estereotipo, encuentra en Galicia todos los males derivados de la profundidad rural y la general ignorancia de sus naturales. Ahí, nos dice ahora, reside verdaderamente la razón última del fuego exterminador. Bueno, nada nuevo bajo el sol, no hay cosa que nos plazca más a los humanos que vulgarizar el conocimiento para anclarlo en la visión impresionista y en la gratuita generalización. Si es a base de glorificar lo propio y denostar lo ajeno, mucho mejor.

Uno de los cronistas clásicos cuya lectura me produce mayor placer es el anónimo redactor de la llamada “Crónica manuscrita del Gran Capitán”, para mí un ejemplo de cómo debe gobernarse el buen sentido y esa virtud que llamamos ecuanimidad. Pues bien, en cierta ocasión llegó a su conocimiento el comprensible malestar de Giovanni Francesco Gonzaga, Marqués de Mantua, al enterarse de que algunos de sus lugartenientes franceses solían llamarle a sus espaldas “italiano bujarrón”. El cronista, a pesar de que se ocupaba de glosar las peripecias y heroicidades del general enemigo del Gonzaga, tuvo a bien apiadarse del italiano, tratando de recordar al público general que, en punto de estereotipos, no hay que tomárselo muy a pecho pues todos andamos bien sobrados de motes y tópicos:

“El Gonzaga sintió mucho aquellas palabras, y las sintió como era razón, porque es costumbre entre los soldados y gente de guerra y en la paz asimesmo deshonrarse unos a otros e injuriarlos de palabras. A los italianos llaman los franceses y aún los españoles, bujarrones, es decir que se les acusa de echarse con muchachos. A los españoles llaman marranos y ladrones; los alemanes llaman a los suizos ordeña-vacas y éstos a los tudescos puercos sucios. A los ingleses, bestiales irracionales; a los portugueses locos elevados; y, en suma, tanto franceses como flamencos son tenidos por borrachos, meros cueros de vino”.

Esto se decía en torno al 1500, y así hemos seguido por lo que se ve, cultivando el erróneo mecanismo mental que nos conduce a hablar de colectivos y no de personas. Un hecho bien visible desde la irrupción de las ideologías proto nacionalistas en la Europa decimonónica. ¿Cómo olvidar las palabras de hiel con que regalaba cada martes y cada jueves Sabino Arana a los no-vascos? Aquellas cosas que decía de los “maketos”, fuera de toda racionalidad y de toda justicia:

"Gran numero de ellos parece testimonio irrecusable de la teoría de Darwin, pues mas que hombres semejan simios poco menos bestias que el gorila: no busquéis en sus rostros la expresión de la inteligencia humana ni de virtud alguna; su mirada solo revela idiotismo y brutalidad" (Bizkaitarra-27)

Muestra excelente de hasta que extremos de inmundicia intelectual puede conducir la cerrazón mental de un sujeto. Tampoco importa, si alguna vez, cosa poco probable, me viese tentado a suscribir veleidades nacionalistas, no tendría más que releer a Arana, ese fenómeno loado, idolatrado y canonizado hasta la extenuación por al menos la mitad de los vascos, para volverme contento al territorio del pensamiento libre, ese lugar difuso en conclusiones y asertos, donde lo más probable es, como mucho… ¿Quién sabe?

Pero, puestos a sufrir estereotipos, somos desde luego los gallegos víctimas propicias y preeminentes de sicofantes y libelistas. Tengo para mí que sobre esto de “los gallegos son…” se pueden escribir tratados enteros alrededor del tópico que identifica a los de nuestro origen con una cierta cortedad de luces embutida en un aliño tosco, provinciano y rural. Tipos primitivos y frugales somos los gallegos. Así por ejemplo, cuando en 1784 los operarios de la maestranza ferrolana solicitaban desesperadamente la mejora de sus salarios, el comandante de la real dependencia respondió a la petición con toda la fuerza de un poder que, si nunca lo fue, siempre se pretendió absoluto, dando cuenta con poco ingenio y puede que con peor intención, del más manido de los estereotipos sobre los gallegos:

“El honor y sudor de las maestranzas se ha de deber por vía del temor...Ferrol es caro, pero no para el operario gallego que ni conoce el luxo, ni necesita de otros géneros de primera necesidad que pan de borona, carne o sardina, unto y berciñas.”

Señal de que la impresión general sobre los nativos del reino de las siete provincias viene de bien lejos y siempre ha gozado de buena salud, ¿Quién no recuerda a aquel inefable Manolito Goreiro de las tiras de Mafalda? Cuánto nos hemos reído con él, y eso que el genial Quino quiso que Manolito, aunque gallego, no fuese obtuso del todo, de negocios entendía lo suyo, vamos que en el fondo era un auténtico liberal en medio de aquella pandilla de niñatos del mayo del 68.

Tal vez, el mayor vilipendio sufrido por los gallegos fue cosa de nuestra democracia, en los círculos ilustrados nadie podía entender como una comunidad rural y atrasada se empeñaba en consagrar como presidente a una legislatura tras otra a Manuel Fraga y por mayoría absoluta además…Si encima de pobres son bobos, se decía, ¡mira que votar a la derecha! Luego, recientemente, vino aquella jugosa polémica sostenida entre Pérez-Reverte y el nacionalista Francisco Rodríguez a propósito de ciertas acepciones del vocablo “gallego” que aún conserva el diccionario de la RAE, concretamente la 5. tonto y la 6. tartamudo.

En fin, ¿a qué seguir? Lo que yo me pregunto ahora es si será la ministra Narbona tan estulta como para no saber huir de los tópicos en sus declaraciones públicas. Naturalmente, la respuesta es negativa, claro que sabe producirse de otra manera más justa y más sensata, lo que ocurre es que no quiere. La ministra Narbona actúa así con manifiesta mala fe. No es idiota, es sectaria y, como se sabe, los sectarios están obligados a defender sus preceptos y convicciones a cualquier precio y por encima de cualquier mesura. Repartir deshonor general para los afectados siempre será mejor que apearse de la burra de la propia ideología. Ellos, los socialistas, no se pueden equivocar. Al fin, es miembro de un gobierno que acostumbra a dividir el mundo entre “los suyos” y “los demás”; las plantas desalinizadoras son buenas, los trasvases son malos; Hizbulá y Hamás son buenos, Israel es malo; Los nacionalistas buscan la paz, el PP la guerra; Chaves, Fidel, Mahmud Ahmadinejad, son estadistas notables, Bush y Blair son cerdos imperialistas; Endesa es taimada, Gas Natural es una empresa industriosa y admirable; ergo los leales andaluces del PER, los catalanes del Estatut, son probos ciudadanos y los gallegos ratones miedosos, ignorantes e inciendiarios, que se han empeñado, todos juntos, en amargarle el verano al gobierno. Ni Sabino Arana lo hubiese hecho mejor esta vez. Si todos siguiésemos tan repugnante modo de argumentar, a mí no me costaría nada decir que la ministra es ministra porque es de cupo y que, como se apellida Narbona, tiende al chauvinismo y a la ingesta desordenada de caracoles, o sea escargots.

Irán
La tragicomedia europea
GEES Libertad Digital 24 Agosto 2006

La progresía pseudoanalista española lleva semanas advirtiendo solemne de la obsesión norteamericana por Irán, que incluso explicaría la presente guerra del Líbano. El último prohombre en hablar, Máximo Cajal, ha defendido el derecho de Irán a poseer armas nucleares, con el sesudo argumento de que otros países las tienen. Sus declaraciones son exponente del clima intelectual español: indiferencia, pasividad, desconocimiento. Han provocado hilaridad y carcajadas pero, más allá de ello, representan la tragedia estratégica europea.

Más allá de la comedia, el régimen iraní tiene dinero, tiene ideas y carece de cualquier escrúpulo. Arma y mantiene a Hezbolá, extiende tentáculos por el Golfo, se alía con los regímenes menos recomendables del mundo como Corea del Norte o Venezuela, y busca construir la Bomba riéndose de la ONU. Ahora, las sesudas declaraciones de Cajal coinciden con un episodio significativo. La plataforma rumana en el Golfo "Orizont" ha sido asaltada por comandos iraníes y ha provocado el enfrentamiento entre Rumanía y Teherán. La cosa es ya evidente: mientras Europa critica a Israel, Irán se convierte en un peligro para todo el mundo.

La ventaja de este tipo de regímenes es que no sienten la necesidad de esconder sus intenciones, y con seguridad y desenvoltura nos dicen que lograrán sus propósitos y que Europa debe dejar sólo a Estados Unidos en la defensa de los principios democrático-liberales. En Líbano, Hezbolá recuerda su desprecio de la democracia y anuncia la aniquilación de Israel; en las aguas del Golfo, un comando que, según los rumanos, contaba con apoyo militar iraní asalta las instalaciones de otra nación. En la sacrosanta ONU, desprecio y juego del despiste. La coexistencia, el derecho internacional y la democracia son despreciadas y atacadas por Teherán, mientras aquí se defiende su derecho a poseer armas nucleares.

En una comedia chusca, hoy Europa se caricaturiza a sí misma aún más de lo que estamos acostumbrados. Sus dirigentes sacan pecho en nombre de la paz, lanzan empalagosos discursos y se esconden como niñas asustadizas ante la sola posibilidad de tener que enfrentarse con Irán en Líbano. Bien pensado, el Gobierno Zapatero sólo es el más aventajado alumno de esta apología del analfabetismo diplomático y lacrimógeno que paraliza Europa. Un día loan a Gandhi, otro defienden el derecho de Hamas a secuestrar personas, el tercero hablan de libertad y el cuarto proponen dar a Irán armamento atómico.

Los discursos y declaraciones melifluos, o la mal disimulada cobardía estratégica, serían divertidos si no escondieran un peligro mayor; frente a ella se alza una ideología que, encarnada en grupos y estados diversos, ha jurado reducir a cenizas la cultura occidental. Y lo hace de manera abierta: Nasralá, Ahmadinejad, Al Zawahiri ni disimulan ni esconden su intención de aniquilar Israel, dominar Oriente Medio o someter a Occidente. Mientras, aquí se hacen loas a la paz y a la libertad que nadie parece dispuestas a defender.

La tragedia de nuestro tiempo es que las democracias han renunciado al uso de la fuerza para defenderse justo cuando las dictaduras le han cogido el gusto a hacerlo. Éstos tienen rienda suelta cuando se le permite tenerla. Y ahora se les permite, quizá nuclearmente.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Partido Demócrata
Lo que fácil viene, fácil se va
Charles Krauthammer Libertad Digital 24 Agosto 2006

Con la derrota de Joe Lieberman en las primarias del Partido Demócrata de Connecticut, las fuerzas antiguerra están dispuestas para la toma del partido. Esa arrolladora victoria y la fuerza y la legitimidad electorales ganadas pueden llevar a la enérgica nueva izquierda demócrata a un considerable éxito en noviembre.

Pero para el Partido Demócrata será una indulgencia cara y breve. La guerra de Irak terminará, al igual que la presidencia de Bush. Pero el conflicto mayor que define nuestros tiempos –la guerra contra el radicalismo islámico, conocida más educadamente como guerra contra el terrorismo– continuará, como el recién frustrado complot aéreo londinense nos recuerda. Y los sentimientos pacifistas que subyacen a la victoria de Ned Lamont en Connecticut demostrarán ser desastrosos a largo plazo para los Demócratas, considerando largo plazo algo tan cercano como noviembre de 2008.

Considere una analogía que los pacifistas adoran: Irak como Vietnam. Rechazo la premisa, pero asumamos que es cierta a efectos de examinar las consecuencias políticas de los movimientos pacifistas.

El movimiento contrario a la guerra de Vietnam tuvo sus éxitos políticos. Fueron, al igual que en Connecticut el martes, principalmente destructivos. Una presidencia demócrata fue destruida (la de Lyndon Johnson), al igual que la candidatura de su aspirante a sucesor, Hubert Humphrey.

Al igual que Irak, Vietnam fue escenario de una lucha global mayor –la lucha contra la Unión Soviética y sus clientes comunistas por todo el mundo– y a comienzos de los años setenta, el partido recién reformado por McGovern y los suyos tenía que afrontar desafíos de la Guerra Fría aún mayores que Vietnam. ¿Resultado? El desastre político.

El sentimiento anti-Vietnam dejó un pacifismo residual, una aversión a la intervención y un instinto de acomodo que demostró ser muy caro para los Demócratas durante los años siguientes. El ejemplo más notorio fue el empeño progresista en congelar los arsenales nucleares –la idea estratégica más irracional de nuestra historia– en contraposición a la forma en que Ronald Reagan plantó cara al despliegue soviético de misiles en Europa Oriental.

Al margen del éxito Carter de 1976 –un accidente idiosincrático post-Watergate– los demócratas tipo "echa la culpa a América" ni siquiera fueron rival en política exterior durante el resto de la Guerra Fría. No fue hasta la desaparición misma de la Unión Soviética que la ciudadanía americana confiaría de nuevo la Casa Blanca a un demócrata.

Salir del agujero llevó a los demócratas años, ayudados en gran medida por senadores favorables a una defensa fuerte y a la Guerra del Golfo como Al Gore o Joe Lieberman. Todo se está deshaciendo por Irak. El fervor pacifista latente en el partido ha vuelto a aflorar pidiendo venganza. En Connecticut, de forma bastante literal.

A corto plazo, al igual que en los días de Vietnam, habrá "éxitos" como la purga de los demócratas de toda la vida como Joe Lieberman. Podría haber victorias mayores. Podrían elegirse suficientes Ned Lamonts en suficientes estados para dar una o dos cámaras del Congreso a los demócratas. Pero hasta los beneficios a corto plazo son inciertos. Lamont podría no lograr su propio estado. Ganó a Lieberman por poco en un universo electoral propiedad de los demócratas. En noviembre, los independientes y los republicanos entran en el proceso de selección.

Pero incluso asumiendo algunas victorias a corto plazo, ¿dónde estarán los demócratas cuando la guerra haya terminado y el presidente Bush se haya ido?

Lamont decía en su discurso de victoria que ha llegado el momento de "solucionar la fracasada política exterior de George Bush". Pero, como señalaba Martin Peretz en el Wall Street Journal a propósito de Irán, con la inminente amenaza islamista, las opiniones de Lamont son ridículas. La alternativa de Lamont a la política de Bush sobre Irán es "incorporar aliados" y "utilizar palos y zanahorias".

¿Dónde ha estado este hombre? Los negociadores con Irán han tenido zanahorias saliendo por sus orejas a lo largo de tres años de negociaciones infructuosas. ¿Aliados? Dejamos que británicos, franceses y alemanes negociasen con Irán durante esos tres años, sólo para que Irán comenzase un enriquecimiento de uranio a marchas forzadas que continúa hasta la fecha.

Lamont parece creer que deberíamos sentarnos con los iraníes y mostrarles el motivo por el que convertirse en potencia nuclear no es una buena idea. Esta recuerda la inmortal reacción del senador William Borah en septiembre de 1939 al escuchar que Hitler había invadido Polonia para empezar la Segunda Guerra Mundial: "Dios, si hubiera podido hablar con Hitler todo esto podría haberse evitado".

Esta inocencia al servicio del acomodacionismo recuerda también a la endeble política exterior de la izquierda demócrata post Vietnam. Perdió el momento –perdió el país– frente a Ronald Reagan y una política exterior firme que al final ganó la Guerra Fría.

Vietnam costó a los demócratas 40 años en las tinieblas exteriores de la política exterior. El sentimiento anti-Irak proporcionó a los demócratas pacifistas una buena noche con la elección de Lamont y podría darles un buen año o dos. Pero más allá de eso, será desolación.

Repartir la carga libanesa
José Javaloyes  Estrella Digital 24 Agosto 2006

Mientras ayer se debatía en Bruselas, a nivel de embajadores, la aportación de cada país miembro de la Unión Europea a la fuerza internacional para la paz en el Líbano, será mañana cuando, a nivel de ministros de Asuntos Exteriores y en presencia de Kofi Annan, secretario general de la ONU, se discutan otras cuestiones más complejas, como las tareas y las competencias de que dispondrá la FINUL: asunto de calado bastante como para que, posiblemente, se vote una segunda Resolución del Consejo de Seguridad que complete la 1.701.

De tal suerte está complicada y enredada la cuestión que el montante de soldados que cada país aporte a la fuerza internacional en el Líbano, estará fuertemente condicionado por cuales sean las órdenes y los criterios que pauten la labor de estas tropas. Se trata de cuestiones de enorme calado político y que, por tanto, que deben resolverse de manera clara.

De momento ya se produjo el paso atrás de la diplomacia francesa, opuesta a que sin más se neutralice política y militarme a Hezbolá. A despecho de que Carlos Martel parara en la batalla de Poitiers la penetración musulmana en Francia, luego de lo que había sido su paseo militar por la Península Ibérica, el Islam ha merecido muchas veces los miramientos de París. Hasta el punto de que el XVI, el siglo de la batalla de Lepanto, cuando la Cristiandad se hizo un solo brazo para detener la expansión del Turco, las naves de la Media Luna fondeaban en el puerto de Marsella.

La marcha atrás de los franceses ha hecho que fuera Italia la nación que militarmente dirija la fuerza internacional. Aunque también en este caso haya sido Máximo D´Alema, el ministro italiano de Asuntos Exteriores, quien asumiera el turno de las reticencias con Israel, al interpretar que no deben repetirse las actuaciones israelíes para evitar la llegada de armamento a Hezbolá, de procedencia iraní o de origen ruso, como fue el intervenido por los comandos judíos en la última operación militar que escandalizó al mundo, comenzando por el propio secretario general de la ONU. Por eso ha pedido el director de la diplomacia italiana que Israel se abstenga de nuevas cosas así, pues de lo contrario los italianos podrían hacer lo que los franceses, reduciendo su aportación de soldados a cantidades homeopáticas.

Pero no acaban ahí las reticencias y los reparos internacionales sobre qué debe hacerse para neutralizar Hezbolá como poder fáctico dentro del Estado libanés, capaz de desestabilizar el escenario en el Oriente Próximo y Medio. No eran iraníes las armas intervenidas por el comando israelí que “rompió” el alto el fuego. Procedían de Siria tales armas, pues el Gobierno de Damasco se las había comprado a Rusia. Moscú argumenta que en el comercio internacional de armas no existe tope que el derivado de la condición estratégica de algunas.

De qué lado del límite caen los misiles con que Hezbolá bombardeaba y puede bombardear de nuevo Israel, si es que se rompen las hostilidades? La situación en el Líbano, el alto el fuego, está prendida con alfileres. Y la diplomacia europea no parece suficientemente capacitada para apuntalarla. El despliegue de la fuerza internacional, por los problemas políticos que la preceden, puede tardar más tiempo del que fuera aconsejable y necesario.

jose@javaloyes.net

Estatuto de Cataluña
Cartas al Director ABC 24 Agosto 2006

Por ley orgánica 6/2006 de 19 de julio (BOE. del 20 de julio) se sanciona por el Jefe del Estado la «Reforma de la Autonomía de Cataluña». Según su artículo 1, «como nacionalidad» ejerce su autogobierno en la «Comunidad Autónoma de Cataluña». Se aprobó en referéndum -con las vicisitudes e injerencias del Ejecutivo, bien conocidas, y sin la firma del Rey- por un voto de cada tres catalanes.

Entró en vigor el 9-8-2006. En un pequeño pueblo de 31 habitantes, San Jaume de Frontanya -29 con derecho a voto-, los «si» y los «no» quedaron igualados a 7 en el referéndum, hubo 4 votos en blanco y 7 abstenciones. Es ejemplo de la «impresionante» aceptación del Estatut por el pueblo catalán. Presidió luego Maragall, con discurso casi «ecuménico»: «...Cataluña podrá hacer lo que quiera...», «...¡Cataluña, sin ser Estado, tiene el mayor autogobierno europeo!...»; «... España residual...».

Los juristas que hemos trabajado a fondo sobre el Estatuto catalán tenemos confianza en el «coraje» y alta visión del Tribunal Constitucional respecto a lo que es «sentimiento» de nación -también es sentimiento el que los españoles tenemos sobre Cataluña en España-, como así advirtió Ortega y Gasset y se ha probado en el referéndum.

También sobre el «adelgazamiento» del Estado-Administración, en cuanto a la proporcionalidad, igualdad y solidaridad en la financiación, o sobre la bilateralidad de competencias, la imperatividad del lenguaje, etcétera. Todo lo que se prescribe en el Estatuto no es bueno para Cataluña, aunque los «independentistas» piensen lo contrario. Hasta Bono -socialista- acaba de decir que «a los independentistas les daría un cabezazo al estilo de Zidane». Maragall se reserva el brillo de su «retiro» en la Diada de septiembre. Será su mejor mitin separatista, porque el «socialismo residual» ya no podrá usar de lo español. De sabios será rectificar. Queda mucha España..., en Cataluña misma. Que Dios ayude.
Jesús López Medel. Madrid

Las víctimas creen que el fiscal general «se está lavando las manos»
PABLO DOMÍNGUEZ ABC 24 Agosto 2006

MADRID. «La manifestación debería ser prohibida, pero no confiamos para nada en las autoridades», señaló ayer Mikel Buesa, presidente del Foro de Ermua. A su juicio, la posición del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido -no ve indicios que vinculen la marcha con Batasuna-, sería correcta jurídicamente en abstracto, pero «como desde ninguna instancia se está intentando tener pruebas, se está lavando las manos».

«Lo que todos sabemos, que Batasuna es la convocante, no es una realidad jurídica porque no se ponen los medios necesarios». Con estas palabras, Buesa se refería a la inacción que a su juicio están teniendo los servicios policiales, especialmente la Ertzaintza, «que se limita a comprobar quién es el convocante y nada más».

El presidente del Foro de Ermua señaló que esta falta de acción obedece a motivaciones políticas, ya que «tanto el Gobierno vasco como el central creen que pueden sacar algo». «El Gobierno vasco considera que permitiendo la manifestación ganará votos entre la izquierda «abertzale», mientras que el Gobierno central entiende que la no prohibición del acto facilitará la negociación con ETA», argumentó.

La desconfianza hacia el fiscal general también se da en la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), cuyo presidente, Francisco José Alcaraz, afirmó ayer que «a estas alturas, lo que sorprendería es que encontrara indicios». Asimismo, Alcaraz se mostró desesperanzado de que la manifestación sea finalmente prohibida, «especialmente sabiendo que es el juez Pedraz el que toma la decisión».

Incremento terrorismo callejero
El recrudecimiento de la «kale borroka» también fue abordado por Buesa, para quien la vuelta a la «ocupación del espacio público» obedece a un doble objetivo: se presiona al Gobierno de Zapatero para que legalice a la organización, y se «allana el camino electoral de Batasuna». «Se prepara el marco intimidatorio que les permite obtener votos. Esto es, el «voto del miedo»».

A este respecto, Alcaraz señaló que la violencia callejera evolucionará según actúe el Gobierno, ya que «esto no son más que presiones a Zapatero». «Si la manifestación se lleva a cabo, ETA habrá ganado una vez más el pulso», afirmó.

EL JUEZ PEDRAZ DEBE DECIDIR SI PROHÍBE LA CONVOCATORIA
Batasuna-ETA alardea de impunidad al confirmar su presencia en la marcha de Bilbao y llamar a la movilización

El sello de Batasuna-ETA no sólo está en el lema de la manifestación de este viernes en Bilbao, similar a los coreados habitualmente por la formación ilegal. Algunos de sus convocantes figuraron en las "listas blancas" con las que los batasunos pretendían burlar la Ley de Partidos. Además, dos de sus dirigentes, Joseba Permach y Joseba Álvarez, han confirmado que estarán presentes en la marcha al tiempo que, cogiendo el testigo de ETA, llamaban a la movilización. La responsabilidad de prohibir la convocatoria está en manos del juez Pedraz.
Europa Press Libertad Digital 24 Agosto 2006

Joseba Permach y Joseba Álvarez han comparecido en nombre de la ilegal Batasuna en la enésima rueda de prensa que se salta la ley. Lo han hecho para anunciar su presencia en la manifestación que protagonizan todos los años en Bilbao coincidiendo con el día grande de sus fiestas.

Tal y como han confirmado, este año volverá a repetirse el desfile de los batasunos. Además, han aprovechado para llamar a movilizarse en favor del "derecho de autodeterminación" y de una "resolución democrática del conflicto". Lo mismo que hizo ETA la pasada semana en el mismo comunicado en el que amenazaba con volver a matar si Zapatero no cumplía los "compromisos adquiridos".

Menos conversaciones y más dificultades
Permach y Álvarez se referido también al mensaje que el Gobierno lazó este miércoles a ETA a través de El País sobre los presos y la legalización de Batasuna. "Los presos tienen derechos reconocidos que no dependen de las situaciones políticas sino de los procesos", ha apuntado Álvarez sólo dos semanas después de que diera por hecho que la negociación de ETA con Zapatero deberá dejar a los etarras encarcelados en la calle.

Batasuna-ETA ha insistido en que "no hay ninguna motivación" para no respetar esos supuestos "derechos reconocidos" "si no es la instrumentalización política del colectivo de presos por parte del PSOE en un momento como éste".
Los dos batasunos han apuntado que "nadie se cree" que no hubiera conversaciones previas con el PSOE para llegar a la negociación con ETA y han reprochado a los socialistas que haya menos que entonces y que estén poniendo más dificultades.

FERNÁNDEZ ES EL PORTAVOZ DE LA FEDERACIÓN ISLÁMICA DE ESPAÑA
Arístegui denuncia amenazas de muerte después de que Yusuf Fernández le acusara de "islamofobia"
El portavoz de Asuntos Exteriores del Partido Popular en el Congreso ha denunciado a Libertad Digital una amenaza de muerte contra su persona vertida en una página fundamentalista islámica. “Yo hago personalmente responsable a Yusuf Fernández”, ha declarado Gustavo de Arístegui. Fernández es el portavoz de la Federación Islámica de España que había acusado al popular de ser “enemigo del Islam”. Una declaración que para muchos islamistas es suficiente para justificar un atentado personal.
Libertad Digital 24 Agosto 2006

En un artículo de 27 de junio, Yusuf Fernández llama a De Arístegui “uno de los personajes más representativos de la islamofobia en España”. El dirigente popular ha acusado a Yusuf Fernández de haberle señalado como “enemigo del Islam”, declaración que para muchos supone una invitación a atentar contra su persona. Las palabras de Fernández, portavoz de la Federación Islámica de España, han sido recogidas por Mohamed Al Moaddem en la página web www.elaph.com en un artículo que De Arístegui califica de “incendiario”. En él, haciéndose eco de la “denuncia” de Yusuf Fernández, Mohamed Al Moaddem llama al dirigente popular “enemigo del Islam”, haciendo referencia a su obra “La Yihad en España” como una “herejía”. Al Moaddem llama a los lectores a “denunciar” a Gustavo de Arístegui.

Estas acusaciones, que son muy graves dentro del Islam, han sido recogidas por un comunicado de un grupo que se hace llamar Yihad Islámica, en la página web www.ekhlass.info, según ha informado De Arístegui a Libertad Digital. En este comunicado se llama al atentado contra la vida del político español. La página, con sede en Arabia Saudita, está considerada muy fundamentalista y violenta, e incluso cercana a Al-Qaeda, de acuerdo con el popular.

Yusuf Fernández, "responsable"
Para Gustavo de Arístegui no cabe duda: “Yo hago personalmente responsable a Yusuf Fernández” de estas amenazas de muerte. “Unos señalan y otros disparan”, ha precisado. Gustavo de Arístegui reconoce que “no es la primera vez que me amenazan de muerte”, y ya se ha puesto en contacto con el Secretario de Estado de Seguridad para ponerle al tanto de las amenazas, y que se tomen las medidas oportunas para salvaguardar su seguridad.

Gustavo de Arístegui ha declarado a Libertad Digital que "no me van a callar. Como político, como diplomático y como intelectual, seguiré condenando la violencia, la tiranía y la opresión" del islamismo. El diplomático ha expuesto en sus obras su concepción de que el islamismo es una ideología, no una teología. Y como tal, "alimenta el terrorismo yihadista".

LAS LLAMADAS DEL LOTE DE LA MOCHILA NÚMERO 13
Rafá Zouhier se reunió con Jamal Ahmidan horas antes de ser detenido por la UCO
El análisis de los listados de llamadas de los teléfonos relacionados con el de la mochila de Vallecas sigue deparando sorpresas. En concreto, el del teléfono 656722489, que la Policía atribuye en un informe a Jamal Ahmidan, demuestra que al juez se le pueden haber estado ocultando durante dos años datos cruciales para la investigación. Ahora sabemos también que tan sólo unas horas antes de que Rafá Zouhier fuera detenido por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil se había reunido Ahmidan.
Luis del Pino Libertad Digital 24 Agosto 2006

El propio auto de procesamiento dictado por Del Olmo, donde se recogen los informes que la Policía y la Guardia Civil le han ido enviando, está lleno de contradicciones en lo que a ese teléfono 656722489 respecta.

Así, mientras que en su informe de análisis de las tarjetas de la trama 11-M (página 901 del auto de procesamiento), la Policía afirma textualmente que "no consta ningún contacto telefónico entre Zouhier y Jamal Ahmidan", en otro informe (página 1083 del auto) la Policía detalla hasta 6 contactos distintos entre el teléfono 656722489 de Jamal Ahmidan y Rafá Zouhier. Por su parte, la Guardia Civil afirma (en la misma hoja del sumario) que entre el 27 de febrero y el 11 de marzo de 2004 hubo un total de 17 contactos entre esos dos teléfonos.

El análisis de los listados originales de llamadas aportados por Movistar revela que el número total de contactos es de 19 (los 17 señalados por la Guardia Civil más los 2 contactos que la Policía señala los días 17 y 18 de marzo de 2004).

Pero el análisis de las llamadas y de las transcripciones telefónicas revela, además, otro dato fundamental: Rafá Zouhier se reunió con el propietario de ese teléfono 656722489 (que la Policía dice que es Jamal Ahmidan) durante la noche del 18 de marzo, horas antes de ser detenido por la UCO. Concretamente, en la conversación mantenida a las 3:55 de la madrugada, su interlocutor, que estaba esperando a Rafá Zouhier, le dice en árabe a Rafá "que se dé prisa".

Si es verdad, como afirma la Policía, que ese teléfono pertenecía a Jamal Ahmidan (informe de la Unidad Central de Inteligencia de la Policía Nacional remitido el 29 de septiembre de 2005 al juez), alguien tendría que explicarnos por qué después de dos años y medio nadie le ha preguntado a Rafá Zouhier por esa reunión con el que en aquel momento era el terrorista más buscado del país.

Y si ese teléfono no pertenece a Jamal Ahmidan, alguien debería explicarnos por qué se le ha vuelto a mentir al juez Del Olmo sobre la propiedad de ese teléfono y qué averiguaciones se han hecho para determinar el verdadero propietario. Propietario, por cierto, que podría aportar información muy interesante acerca de la compra de las tarjetas empleadas en la mochila de Vallecas.

DESVELAN LA EXISTENCIA DE "LUGARES SECRETOS"
Opositores iraníes denuncian que el régimen de Teherán tendrá una bomba nuclear a finales de 2007
El Consejo Nacional de Resistencia Iraní, a través de su presidente Mohammad Mohadessine, afirmó que las autoridades de Teherán han ordenado acelerar su programa nuclear para poder fabricar su primera bomba atómica a finales del año 2007. En una rueda de prensa en París, el líder opositor pidió a la comunidad internacional adoptar sanciones "inmediatas y globales" para detener a los que calificó de "régimen más peligroso del mundo". En Washington, el portavoz del Departamento de Estado, Gonzalo Gallegos, dijo que "se queda corta" la respuesta del régimen iraní al programa de incentivos políticos y económicos para que ponga fin a los procesos de enriquecimiento de uranio.
EFE Libertad Digital 24 Agosto 2006

En una conferencia de prensa celebrada en París, el dirigente del Consejo Nacional de Resistencia Iraní (CNRI), Mohammad Mohadessine, advirtió que Irán ha acelerado su programa nuclear para poder fabricar su primera bomba atómica a finales de 2007. Explicó que en plazo, los científicos iraníes tendrán suficientes centrifugadoras. Por ello instó a la comunidad internacional a adoptar sanciones "inmediatas y globales" contra el régimen de Teherán.

Para el CNRI, dijo, es necesario "imponer sanciones inmediatas y globales contra el régimen (iraní) constituye un primer paso para impedir al régimen más peligroso del mundo que se dote del arma más peligrosa". Según las informaciones obtenidas por la resistencia iraní, Teherán dispone ya de al menos quince centrifugadoras P2, que "han sido ensambladas y están en fase de prueba".

Con imágenes aéreas de apoyo, Mohadessine señaló la localización de una zona industrial situada en el nordeste de Teherán donde se trabajaría actualmente "día y noche" para fabricar "centenas de centrifugadoras P2" necesarias para la fabricación del arma nuclear. También localizó en un callejero de la capital iraní la presunta ubicación de la compañía estatal que gestiona secretamente este programa nuclear militar, conocida como TSA.

Muy corta respuesta
En tanto y en la primera reacción oficial de Washington al plan de incentivos internacional para que abandone sus planes nucleares, el portavoz del Departamento de Estado Gonzalo Gallegos indicó que la respuesta de Teherán "se queda corta" porque no cumple las condiciones fijadas por el Consejo de Seguridad de la ONU en la resolución 1696. En ella se exige a los iraníes la suspensión completa y verificable de todas las actividades de enriquecimiento y procesamiento de uranio.

Sin embargo, gallegos anunció que la respuesta oficial iraní "la vamos a revisar" antes de anunciar las posibles medidas que se adoptarán. Precisó que la administración estadounidense se mantiene en contacto estrecho con los demás miembros del Consejo de Seguridad para decidir "los próximo pasos" en relación con el contencioso iraní.

Añadió que aunque el Gobierno estadounidense reconoce la seriedad de la respuesta de las autoridades iraníes, añadió, insiste en que "se queda corta" con relación a los requisitos fijados por la ONU. No cumple claramente esos requisitos porque Irán ofreció una nueva fórmula para resolver la crisis mediante el diálogo, pero dijo que no pensaba poner fin a su programa nuclear, manifestó el portavoz.

CRITICA EL SECTARISMO DE LA TELEVISIÓN VASCA AL INFORMAR DEL CASO
El PP denuncia una campaña de difamación de los "secuaces de ETA" contra su concejal en Llodio
El PP de la comarca alavesa de Ayala ha censurado la campaña de difamación que se está llevando a cabo contra el edil de esta formación en el Ayuntamiento de Llodio, Mikel Urrechu. Este miércoles, el edil fue juzgado tras una denuncia por la quema de unas casetas festivas en el municipio. El fiscal pidió su absolución. Para Santiago Abascal, la denuncia tiene como "único objetivo crear el caldo de cultivo necesario" para que alguien atente contra un concejal "popular".
Agencias Libertad Digital 24 Agosto 2006

La Fiscalía ha pedido la libre absolución del concejal al estar basadas todas las acusaciones en simples "conjeturas". La denuncia de los proetarras en su contra llegó después de que el concejal pidiera en el Ayuntamiento la regulación de las casetas festivas porque consideraba que sirven para la "financiación de ETA-Batasuna". Locales como los que se le acusaba sin pruebas de quemar fueron en su día prohibidos en la capital navarra hace ya seis años. Se instalaban aprovechando el ambiente festivo de San Fermín.

En un comunicado, el presidente del PP de Ayala, Santiago Abascal, ha criticado "la falta de respeto a la ley de quienes están manipulando y difamando, como demuestra el hecho de que, a pesar de que el veredicto se podía haber pronunciado el miércoles mismo, independientemente de cuál hubiera sido éste, ya hubieran convocado una manifestación de acoso a Urrechu".

A juicio de Abascal, con la denuncia "lo que realmente persiguen es la difamación y poner en la picota pública al Partido Popular, sin reparar en el daño a la imagen de las personas, ni las graves consecuencias que encarna una acusación de este tipo, acusación que ningún testigo ha sido capaz ni de demostrar, ni de mantener ante el Tribunal".

Además de que ningún testigo ha sido capaz "ni de demostrar ni de mantener" ante el tribunal la implicación de Urrechu, Abascal ha recordardo que tanto en el juicio como públicamente el concejal ha negado su participación en los hechos, ocurridos hace una semana. El PP "no va a renunciar nunca a sus derechos ciudadanos, ni va a permitir que se creen guetos donde los amigos de los terroristas campen por sus respetos gracias a la coacción o al miedo", ha apuntado.

Finalmente, Abascal ha denunciado la cobertura informativa del juicio realizada por ETB al considerar que "tan solo informó de la petición de la acusación particular, escondiendo a los televidentes la petición de absolución del fiscal".
La falsa acusación de los proetarras contra el edil popular les ha servido para iniciar una nueva campaña de acoso contra Urrechu. Así, han pegado multitud de carteles por toda la localidad en los que se le acusa de pirómano. A esto, se une la convocatoria de una manifestación contra Urrechu este viernes en el centro del pueblo.
Recortes de Prensa   Página Inicial