AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 1 Septiembre  2006
Grupos cívicos denuncian la discriminación contra el idioma español en Galicia
Comunicado de Prensa  1 Septiembre 2006

Las asociaciones ciudadanas y grupos cívicos de Galicia, AGLI (Asociación Gallega para la Libertad de Idioma), Coruña Liberal y Vigueses por la Libertad, quieren llamar la atención de sus conciudadanos sobre una nueva actuación de la administración regional que, bajo la apariencia del fomento de la lengua autóctona, oculta la realidad de la exclusión de la lengua común de los españoles, el propósito de hacerla desaparecer de la vida pública y, si les fuere posible, de la vida social y privada de la población.

Hace unos meses, la Consejería de la Presidencia convocaba unas oposiciones con exclusión expresa del español en los exámenes. La reacción de AGLI la obligó a rectificar, aunque de manera torpe y chapucera. La exclusión del español y el desprecio a quienes, legítimamente, lo tienen como primera o única lengua, o que optan por su uso, es constante y sistemática en todos los ámbitos a los que esta administración llega con su acción directa o indirecta.

Ahora, la consejera de Educación, Laura Sánchez Piñón y la Secretaria general de política lingüística -órgano perfectamente prescindible-, Marisol López, nos anuncian que para este curso, un número de niños de primera enseñanza podrán realizar su aprendizaje íntegramente en lengua gallega. Tal medida nos parecería inobjetable, si todos los niños en Galicia tuviesen el mismo derecho. Es decir: el derecho de recibir la enseñanza en cualquiera de las dos lenguas oficiales, de acuerdo a la opción manifestada por sus padres.

Sin embargo, esa medida, que se disfraza de mera ampliación de posibilidades, pone de manifiesto lo siguiente: primero, el hecho de que ningún niño podía recibir enseñanza íntegramente en la lengua de preferencia de sus padres, y, que, a partir de ahora, sólo la recibirá ese 1,33 % de privilegiados de educación infantil; segundo, que este gobierno autonómico, al igual que los anteriores, se propone seguir caminando por las vías catalana y vasca de imposiciones lingüísticas, aunque para ello reduzca las oportunidades de los ciudadanos y pisotee derechos individuales. Un creciente número de ciudadanos se dirigen a estas asociaciones en busca de defensa de sus derechos constitucionales.

Las entidades cívicas que suscriben este comunicado quieren llamar la atención sobre el modelo educativo perverso construido en esta región por unos políticos rendidos al proyecto nacionalista. Tal situación se ha agravado en esta legislatura, al haberse entregado determinados departamentos al partido menos votado y más nacionalista, que así dispone de la posibilidad material de dar rienda suelta a su hostilidad por el español, y como consecuencia de semejante fobia, por los ciudadanos que lo hablan.

Tales manifestaciones de odio hacia la lengua común de los españoles y de discriminación de sus hablantes deben cesar radicalmente. Al mismo tiempo, la administración ha de dar los pasos necesarios para garantizar el acceso a la enseñanza en la lengua de preferencia de sus padres a todos los niños que tengan que escolarizarse en territorio de la comunidad autónoma, y en cualquier nivel de la enseñanza.

PNV-EA: Caminos separados en el mapa del nacionalismo vasco
Editorial ABC 1 Septiembre 2006

EL bloque nacionalista vasco empieza a sentir los efectos de la proximidad de las elecciones forales y municipales de mayo de 2007, agudizados por el cambio de coordenadas en que las distintas formaciones vascas venían moviéndose hasta ahora. Eusko Alkartasuna -socio de gobierno del Partido Nacionalista Vasco- ha decidido no concurrir en coalición con este partido a los próximos comicios. La formación fundada por Carlos Garaikoetxea, tras escindirse del PNV, ha resuelto de esta forma su tradicional incertidumbre preelectoral: seguir a la sombra del PNV y asegurarse una cuota de poder político que, de otra manera, sería improbable, o entrar en riesgo cierto de ser absorbido por el partido de Josu Jon Imaz ante la falta de iniciativa propia. Esta segunda opción es la elegida por la directiva de EA, no sin un amplio debate interno y por un estrecho margen a favor. Sin duda, hay factores nuevos que explican el paso dado por EA, cuyos dirigentes habían normalizado la paradoja de apuntalar en el poder al partido del que se escindieron. Es posible que en el futuro puedan hacerlo nuevamente, pero ahora concurren circunstancias que apuntan a otras posibilidades, no precisamente halagüeñas para el interés general, ni para un futuro constitucional, en la medida en que, por un lado, certificarían la radicalización -superior a la que ya se ha producido- de un nacionalismo democrático hasta ahora más o menos contenido por la hegemonía del PNV, y, por otro, estarían alimentadas por el nuevo y peligroso papel que está jugado el Partido Socialista de Euskadi.

Hace tiempo que el PNV ve con preocupación lo que pasa en el País Vasco, en tanto está implicando una merma de la solidez de su poder político. Los resultados electorales de 2005 fueron un revés para los de Sabin Etxea, al demostrar que el extremismo oportunista del Plan Ibarretxe reforzó a los proetarras llamados PCTV, que alcanzaron una representación superior a la de Batasuna en 2001. El movimiento electoral interno que se produjo en el nacionalismo transfirió poder a la izquierda controlada por ETA y dio paso a una Cámara vasca mucho más soberanista. Simultáneamente, el PSE ha sellado su voluntad de suplantar al PNV en la política vasca, no venciéndole con una alternativa constitucional, sino con un nacionalismo prestado, pero, por ello mismo, carente de escrúpulos y dispuesto a ponerlo en práctica con el furor del converso. El rechazo al Plan Ibarretxe en el Congreso no habría sido más que una táctica de desgaste del lendakari y su partido para que, a partir de la propuesta rechazada en Madrid, los socialistas buscaran en Vitoria una mayoría transversal de izquierda. De ahí que el PSE, el PSOE e incluso el Gobierno central hayan empezado por usurpar el lenguaje nacionalista y hacer propias leyendas como la del «respeto a la libre voluntad de los vascos» (el derecho de autodeterminación) o la búsqueda de «soluciones al conflicto» (negociar políticamente con ETA) a través de mesas extraparlamentarias sin legitimidad institucional alguna.

En este novedoso escenario, el avance de las demandas nacionalistas ya no depende tanto de que el PNV revalide necesariamente su mayoría parlamentaria y controle Ajuria Enea. Antes bien, Eusko Alkartasuna ha entendido que el «proyecto nacional vasco» también puede ser, con todo realismo, el objetivo de un programa de gobierno suscrito con el PSE de Patxi López y con el partido testaferro que Arnaldo Otegi -con la vista gorda del Gobierno y la Fiscalía- se saque de la manga. Los propios socialistas vascos asumieron en documentos previos a las elecciones de 2005 que la reforma del Estatuto vasco habría de culminar el «proyecto nacional» de la sociedad vasca. Si además han aceptado el método de negociación propuesto por ETA en el Velódromo de Anoeta, la dinámica natural de tanta coincidencia acaba con un pacto de poder político y un cambio de escenario. Cada vez suena menos a disparate la aplicación en el País Vasco de una coalición de gobierno de izquierdas, como la del infausto tripartito catalán, que reclute desde el socialismo hasta la izquierda proetarra, pasando por el independentismo de Eusko Alkartasuna, una formación que se libera del PNV para explorar, por su cuenta, las posibilidades de un nuevo y más radicalizado mapa de alianzas.

Víctimas
Antonio Quintana Guerrero  minutodigital 1 Septiembre 2006

Dicen que la fuerza más poderosa del universo es el chisme en clara contraposición a la honestidad y la moral, y es que el chisme o el chismoso solo pretenden indisponer a unas personas contra otras. Es más, el chismoso por regla general agrega su propio tono al rumor aliñando como ingrediente esencial la mentira y así cambia los hechos.

Ignacio de Juana Chaos, asesino de al menos 25 personas califica el llamado "proceso de paz" en los mismos términos que Zapatero: será "largo y duro". Realmente es poderoso es el encantamiento de las palabras.

El asesino articulista del diario Gara, dice que "habrá que hacer un gran esfuerzo para entrar en un restaurante y encontrarte con tu torturador sentado en la mesa contigua, o cruzarte en el portal con quien fue responsable de tanta represión y sufrimiento. ¡Será muy duro!".

Tamaño dislate solo puede venir de un demente, alguien cegado por la sangre de sus victimas, de los que fueron y no están simplemente por decisión de un grupo de bandoleros y su brazo ejecutor.

¿Cuál será el grado de dureza emocional de los familiares de sus víctimas, si este asesino chismoso se cruza con ellas?

La historia de las victimas de ETA debe ser incorporada a nuestra visión de futuro, no como algo obsesivo, sino como una lección cuya importancia trasciende todo nivel para adquirir una dimensión de alcance nacional.

¿Dará Rodríguez Zapatero con la tecla, capaz de convertir a los asesinos de decenas de crímenes, en simples ciudadanos? Seguramente no.

Lo realmente cierto es que en la lucha contra el terrorismo no valen atajos, por la sencilla razón que esos atajos suponen un ataque al sistema democrático, y en este contexto las víctimas deben tener la consideración de Víctimas de la Democracia, con mayúscula sin tapujos y a las claras.

Existe pues la necesidad de reparar moralmente a las víctimas del terrorismo. Las víctimas encarnan el sufrimiento y el dolor que padece la sociedad vasca y la sociedad española. Son la expresión descarnada de la violencia ETARRA y sus palmeros batasunos. Son la evidencia de la desigualdad política que la acción criminal de ETA ha instaurado en la sociedad.

Los terroristas han matado sin distinciones policías, guardias civiles, militares, policías municipales, hertzianas, o funcionarios de prisiones. Han asesinado a civiles, ya fueran trabajadores o parados, obreros o directivos, empleados por cuenta ajena, empresarios o funcionarios. Tampoco hay distinción de sexo o edad, ancianos, gente madura, jóvenes, adolescentes y niños. Han secuestrado y extorsionado.

La labor pendiente a realizar respecto a las víctimas del terror son la de perpetuar su memoria, devolverles la voz que les quitaron expresando públicamente sus ideas opiniones y reivindicaciones, narrar la verdad de todos esos años de terror y difamación y exigir justicia y libertad luchando contra la impunidad de los asesinos.

Es materialmente posible ser solidario con las víctimas y a la vez compartir mesa y mantel con el brazo político de los asesinos y con los mismos asesinos. Pues ello evidencia a todas luces la debilidad del Gobierno frente a ETA-Batasuna, al tiempo que es lamentable ver como día a día los batasunos ocupan impunemente las calles con su propaganda y obsesiones, y los asesinos reclamen el cumplimiento de los compromisos adquiridos al gobierno de Zapatero.

Así es imposible abordar con limpieza el futuro que nos espera.

¡YO ACUSO!
José Donís Català  Periodista Digital 1 Septiembre 2006

YO OS ACUSO

A vosotros, fariseos, falsos, señoritos que os decís “del pueblo”; os acuso de engañarnos, de manipular, mentir, falsear pruebas, robar, secuestrar y asesinar... Y sobretodo, a vosotros que sólo amáis el poder, os acuso de traición. Os lo escupo en la cara: SOIS UNOS TRAIDORES.

Empezasteis por traicionar a los que entregaron sus vidas en una guerra de hermanos. Hundisteis nuestras ilusiones en montañas de porquería. Robos, cohecho, oficinas que pasan del “milmillón” con el hermano del vicepresidente, al “montillón” con un ministro aspirante a bachiller (la mujer de Maragall acaba de darse de baja en el PSOE...). Siempre para comprar más poder, siempre más. Se os perdonó que el propio estado se constituyera en aparato terrorista de represión; que torturaseis a cientos de personas, que asesinarais al menos a 27 españoles. Los secuestros, los tiros en la nuca y las uñas arrancadas; aquellos sintecho sometidos a experimentos químicos por Defensa... Todo fue perdonado porque eran demasiados años esperando vuestra llegada. Saca si quieres a R. Vera de la cárcel, pero al menos que el criminal se arrepienta y que devuelva los 850.000 euros que se embolsó para sí mismo.

Justo hoy, aunque lo adelantara en marzo F. Múgica, sabemos que la tercera y última prueba que relacionaba a los pseudoislamistas-confidentes con el 11-M también es falsa (tras la Renault Kangoo y el Skoda). Lo dice el juez, lo dice la P.N. en un informe oficial: la mochila de Vallecas fue manipulada en el IFEMA por alguien que no es del grupo de terroristas.

Traicionáis ahora a miles de españoles con cuerpos desmembrados, niñas de piernas arrancadas, niños de ojos como lunas mirando los sesos de su padre derramados. Sois la escoria más putrefacta que podía producir esta Nación pródiga en asesinos. No conocéis la moral ni la ética; todo vale si con ello vuestros bolsillos llenos explotan de codicia y poder. No existe límite. Tanto da traicionar al pueblo saharaui como difamar la memoria de los soldados que vosotros enviáis a morir en vuestras guerras “humanitarias”. Un joven de Bolivia, andaluz, peruano o vasco, que muere por España, acribillado de metralla, reventados sus cuerpos en guerras sangrientas –las vuestras- no merece más que el infinito desprecio de “una muerte accidental”; y su esposa o esposo, que vinieron buscando una vida mejor, nunca serán tratados como consorte de quien dio su vida bajo vuestras órdenes; no cobrará el mínimo consuelo de los héroes.

¿Dónde quedó el "NO A LA GUERRA", presidente? Ya eres el jefe de gobierno español que más tropas a enviado al combate, y el que ha tenido más soldados muertos en acción de guerra desde la 2ª G.M. con F. Franco... Sois en eso parecidos. "No saldrá un sólo soldado español en misión al extranjero sin pasar por el Parlamento", por eso te votamos: los 24 militares desplegados en la guerra del Líbano están allí, y ni siquiera sabemos para qué. Tu vicario en la Alianza de Civilizaciones , Máximo Cajal, defiende el uso de la bomba atómica, y además, el derecho a utilizarla por la más sangrienta y fanática dictadura religiosa. Hoy el presidente González estrecha las manos chorreantes con la sangre de 7.800 homosexuales ejecutados por serlo. Aznar no tuvo reparo en invitar al asesino Jatamí humillando a la Reina de España , pero pretender que el país con las mayores reservas de petróleo y gas utilice la energía atómica para fines pacíficos, es, una vez más, llamarnos imbéciles a todos los españoles.

Que Caldera es limitadísimo intelectualmente lo sabíamos, pero tan inmoral como para llamar a los más de 3.000 muertos en el mar "efecto colateral" es inaudito. El siniestro sarcasmo de Rubalcaba diciendo que "en las costas españolas no muere nadie" se lleva la palma; tenemos 3.000 "efectos colaterales", hombres, mujeres y niños... Que vosotros habéis llamado.
Habéis traicionado lo más sagrado: el alma de pueblos milenarios, la tradición de familias que fuimos esclavos, luego siervos, campesinos y proletarios, y ahora “el pueblo”, o la “ciudadanía” como os gusta decir; para que vosotros sigáis allá arriba –como siempre- en el pedestal de los tiranos.
Sé que el voto es una mentira, que todo es falso, que con bazofia televisiva y fútbol tenéis las cartas marcadas; pero pese a ello ahí está aquel voto, y no os lo di para esto. Sabed al menos que yo, un voto entre millones, os acuso de alta traición, el más deleznable de los crímenes, el más sucio y repugnante, aunque vuestras uñas brillen con su manicura perfecta: vosotros, TRAIDORES, no tenéis uñas sino garras.

Un día os sentaréis ante el tribunal de la Historia para dar cuenta a vuestros hijos y explicarles porqué nos habéis engañado y perpetrado la traición. Decidles entonces que fue por dinero, por las mismas monedas de los asesinos de Viriato, por aquellas de Judas... Contadles cómo acabaron aquellos, y cómo vosotros... Porque Roma sigue sin pagar a traidores. Confesad en voz alta que ante el brillo del oro os vendéis como prostitutas.
PUTAS Y TRAIDORES, DE ESO OS ACUSO...

“Digo lo que veo, cuento sencillamente (...) Puse al desnudo las llagas de los pobres. Mi obra no es obra de partido ni de propaganda; es una obra de Verdad”.- Émile Zola, París, 1840-1902
(J´accuse..! Fue publicado por el periódico L´Aurore en 1898. La cita anterior es de su carta a Albert Milland).

P.D. Que conste que he sido suave; algo flojito, lo sé, pero es que apenas ha comenzado el curso... Ya me pondré serio, ya...
¡Bienvenidos amigos y menos amigos! ¡Ya estamos aquíiiiii..!

Un «capitán» en Moncloa
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 1 Septiembre 2006

Muchos periodistas de Madrid han calificado a Clos como un desecho de tienta. No es una exageración. Por lo mismo, queda claro hasta qué punto Zapatero es el Presidente rehén de un gobierno rehén. Del PSC, en este caso.
En la operación ha mandado Montilla. Él ha impuesto al Ministro. No Zapatero. Pero esto no termina de ser asimilado por muchos analistas que, a los dos días, ya están pensando que el PSC es una federación obediente a los designios de Madrid. De Zapatero. No termina de entrarles en la mollera, ni a los próximos al PSOE, ni a los próximos al PP, cuál es la realidad de las relaciones que existen entre los dos partidos socialistas y que son mucho menos subordinadas de lo que se quiere creer.

Durante el proceso de negociaciones del Estatuto de Cataluña, algunos ingenuos llegaron a creer que el PSC era un cero a la izquierda y que todo se lo habían cocinado Zapatero y Mas. Creyeron que Maragall fue el sacrificado cuando la sacrificada fue la Nación española y cuando aquel fue el gran triunfador. Nunca se ha querido entender, desde Madrid, que el Estado plurinacional es una idea de Maragall, que fue él quien puso a Zapatero, que fue él quien puso a Patxi López y que con la aprobación del Estatuto da por coronada su vida política. Que esa era su aspiración, que con el Estatuto ha conseguido la mayor cota de soberanía de todos los tiempos para Cataluña y que, con ello, ha dejado atrás en la Historia a Jordi Pujol. Como pudo decir hace unos días, lo que queda del Estado en el Estatuto es algo residual. En definitiva, él, Pascual Maragall, ha conseguido la situación ideal para el hamletiano catalanismo: entre la independencia y una situación de privilegio en el adorable Estado multinacional que les está montando este buen muchacho de León llamado José Luis.

El PSC ha colocado a uno de sus «capitanes» en el Gobierno de Madrid y Maragall, a su sucesor en la alcaldía. En «Onze» de Septiembre celebran el Estatuto que, por vergüenza, no pudieron festejar el día en que se aprobó el Estatuto. No era para celebrar ese día, sólo uno de cada tres catalanes votarán a favor de la «nación» catalana. Con la celebración de esta díada, Pascual Maragall dice «adeu» a su carrera política dejando un Estatuto con el que un día puede decirle a España «adeu». De momento, vendrá al Gobierno de España su sucesor, este desecho de tienta al que había que premiarle con algo. Porque para eso está Madrid.

Izquierda liberal
Caridad, solidaridad, justicia
Antonio Robles Libertad Digital 1 Septiembre 2006

La Constitución española tiene muchas virtudes y algunos defectos. Uno de ellos es el concepto de "solidaridad" para designar las relaciones económicas entre las diferentes regiones de España. Por razones que deberíamos conocer al dedillo, las élites nacionalistas de las regiones más ricas lo adoptaron con sospechoso ardor. No es casualidad que cada vez con mayor descaro hayan esgrimido tal concepto para acabar precisamente con la solidaridad entre todos los españoles.

El último, Pascual Maragall: la solidaridad con el resto de España ha tener un final. El recién estrenado Estatuto está en ello. El hombre que pretendió un federalismo asimétrico militando en un partido socialista habla transparente. O nos permite ver con claridad lo que el concepto ocultaba. Y es que el error nace del término mismo de solidaridad.

La distribución de la riqueza, el equilibrio entre desiguales a lo largo de la historia se ha pretendido subsanar de múltiples maneras y se le ha denominado de variadas formas. Las más comunes serían la caridad, la solidaridad y la justicia. Las tres vienen de contextos distintos y amparan su legitimidad en fundamentos muy diferentes.

La caridad viene del mundo cristiano, también del musulmán. Es limosna que se da o auxilio que se presta a los necesitados. Nace de la compasión que sentimos por los que sufren y están necesitados de lo más imprescindible sin que adivinemos capacidad u oportunidad para salir por sí mismos de su pobreza.

No hay en la caridad elaboración jurídica ni derecho positivo, sólo sentimientos morales y ninguna obligación legal. El que la recibe espera de la buena voluntad de la propiedad algunas migajas. Y el que la da no tiene más deber que su mala conciencia o la vanidad de sentir agradecimiento. Aunque puede paliar muchos sufrimientos, la caridad suele dar sólo lo que le sobra.

La solidaridad, es por el contrario, ofrecer, dar a los demás lo que a pesar de sernos útil y sin sobrarnos, preferimos compartir con los demás por humanidad. Aquí hay una mayor implicación moral, pero en uno y otro caso, siempre hay un propietario que determina desde sí la acción. En uno y otro caso, el beneficiado depende completamente de la arbitrariedad del benefactor. Si éste no decide ser generoso, nadie le podrá pedir cuentas por ello en la tierra. Si acaso en el cielo, pero para entonces todos calvos.

Sólo el concepto de "justicia" nace y tiene justificación en el derecho positivo, se rige por la razón y busca la equidad a costa incluso de la voluntad y propiedad de quien tiene poder para ejercerlas.

En una sociedad democrática de derecho las relaciones políticas y económicas deberían estar basadas por principio en el concepto de "justicia", nunca en el de "solidaridad" y mucho menos en el de "caridad". Estos dos últimos se deben reservar para la esfera de lo privado, como jugar al golf o dedicar el tiempo libre al cuidado de las mariposas. Mientras tanto, la atención en el hospital, la educación de nuestros niños, la igualdad de oportunidades y la distribución de la riqueza habrían de estar regidas por el concepto de "justicia". Y éste habrá de estar determinado por relaciones democráticas y plasmadas en leyes positivas.

Si así fuera, no nos encontraríamos con esta pandilla de timadores profesionales que van largando como loros que Cataluña está harta de pagar más de lo que recibe. Cataluña no paga nada, sólo lo hacen los contribuyentes particulares obligados por el fisco. Tanto en Cataluña como en Madrid. Y para colmo, los contribuyentes de esta última comunidad aportan más del doble que los contribuyentes con residencia en Cataluña. ¡Ya está bien de engañar a la gente!

No importa, ellos repiten y repiten y repiten y al final repite la comunidad entera: "Cataluña no puede seguir siendo el banco de España ni su espónsor permanente". Están hartos de ser solidarios. ¡Qué les zurzan a los extremeños! Esta justificación inmoral basada en el concepto de solidaridad convierte a unas comunidades en propietarias y a otras en subsidiarias.

Alguien debería explicar en este país por qué se pagan impuestos, quienes tienen la obligación permanente de hacerlo en mayor medida y para qué sirven. Y mientras llega el mago que haga comprender lo obvio, reduzcamos la palabra solidaridad a la esfera privada y exijamos justicia distributiva entre territorios y ciudadanos.

La distribución de la riqueza entre los españoles no ha de tener un final; si acaso, tal distribución habría de extenderse a todas las regiones de la tierra. Una manera sencilla de acabar con los cayucos de todos los mares.

antoniorobles1789@hotmail.com

Unas declaraciones de Joan Mesquida
Luis del Pino Libertad Digital 1 Septiembre 2006

Anteayer le hicieron una entrevista al Director General de la Guardia Civil, Joan Mesquida, en la Cadena Ser. El entrevistador le preguntó por el 11-M, buscando su opinión sobre "los intentos de deslegitimación" de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que se estaban llevando a cabo desde el PP y desde ciertos medios de comunicación. Mesquida, en su contestación, dijo que es que hay personas empeñadas en demostrar que fue ETA y que lo que han hecho es partir de la conclusión buscada ("Ha sido ETA") para luego interpretar todas las dudas que puedan ir surgiendo de acuerdo con ese axioma de partida.

Déjeme decirle, Sr. Mesquida, antes que nada, que me parece usted un hombre discreto y educado, y déjeme también que le felicite por la labor que la Guardia Civil ha realizado (dejando de lado ciertas excepciones que no vienen al caso) en las investigaciones del 11-M. En aquellos pocos aspectos (fundamentalmente la trama asturiana) donde se ha permitido a la Guardia Civil intervenir en las investigaciones, los informes enviados al juez son infinitamente más exhaustivos, minuciosos, documentados, claros e incluso bien presentados, que los que Del Olmo ha recibido de la Comisaría General de Información de la Policía. A cada quien, lo suyo.

Pero, aclarado esto, déjeme decirle que anda usted algo atrasado de noticias en lo que respecta al actual estado de las investigaciones. A estas alturas, Sr. Mesquida, no estamos discutiendo si ETA participó o no participó en el 11-M. De lo que estamos hablando, por si no ha seguido usted las investigaciones, es de si las cloacas del Estado participaron sólo en la colocación de pruebas falsas o tuvieron, también, una participación en la propia masacre.

Déjeme que le cuente las alternativas que existen a día de hoy:

Si hay algo de cierto en toda la historia que nos han contado (es decir, si el grupo de personas actualmente imputadas tiene responsabilidad en los atentados), entonces las cloacas del Estado no sólo habrían participado en la creación de varias cortinas de humo posteriores al 11-M, sino que también habrían colaborado en el asesinato de 192 personas, por cuanto es imposible que un grupo de confidentes y controlados de los servicios del Estado pudieran cometer esa masacre sin consentimiento previo de sus controladores.

La alternativa más benévola es que todo lo que nos han contado sea mentira. Porque en ese caso podríamos agarrarnos, como un clavo ardiendo, a la hipótesis de que la participación de las cloacas del Estado se ha limitado a crear, con posterioridad al 11-M, las mentiras necesarias para tapar a los autores del atentado. Autores que no conocemos quiénes son, aunque a todos se nos pueden ocurrir posibles sospechosos, entre ellos ETA.

Desgraciadamente, Sr. Mesquida, cada vez ese clavo arde más, y ya no estamos nada seguros de que podamos llegar a agarrarnos. Las mentiras posteriores al 11-M han sido ya documentadas hasta la saciedad, pero cada vez son más los indicios que apuntan a que esas cortinas de humo venían preparándose antes del atentado.

Quiero decirle con esto, Sr. Mesquida, que, cuando nos acusan de estar empeñados en que fue ETA, no puedo evitar una sonrisa. Porque quien debería estar, a estas alturas, defendiendo la hipótesis de que fue ETA, y sólo ETA, es usted. Cualquier otra de las alternativas existentes es infinitamente más terrible.

Probablemente usted no me crea, pero déjeme, de todos modos, que finalice diciendo que nada me satisfaría más que estar equivocado y que ver despejadas todas mis dudas, gracias a que este Gobierno se decidiera, por fin, a dar las explicaciones exhaustivas, creíbles y coherentes que la sociedad española merece. Es más, estoy seguro de que mucha gente que cree honestamente en la versión oficial está echando también de menos, desde hace mucho tiempo, esas explicaciones.

Un saludo afectuoso.

¿Efecto llamada o llamada al efecto?
Ernesto Ladrón de Guevara  minutodigital 1 Septiembre 2006

He leído un artículo de Luis María Ansón clarividente, como los habituales en él. Dice el Sr. Ansón que tras el resultado efectivo de la campaña de “papeles para todos” se esconde la perversa intención de cambiar la estructura electoral, o lo que es lo mismo la voluntad de los españoles, sumando votos cautivos y condicionados de miles, por no decir millones, de pobres emigrantes a los que se regala una regularización como vía para el ejercicio del derecho de voto, para cambiar la soberanía nacional según conveniencia.

No fue suficiente el golpe de mano del 14-M tras un 11-M de confusa autoría. Ahora se trata de perpetuarse en el poder como sea, bien buscando frenéticamente los votos de los que están rompiendo España, bien dando graciosamente el voto a los que “cotizan”, es decir a unos emigrantes que procuran para sí, como es de todo punto de vista lógico, mejorar las condiciones de vida, y lo hacen invadiendo España con la pasividad y la parsimonia de quienes no les preocupa nada el futuro de los españoles, sólo su propio pesebre.

Estamos ante un efecto llamada y ante una llamada al efecto, electoral.

El efecto llamada, más bien el efecto de infiltración masiva de emigrantes, es consecuencia de una regularización de los emigrantes ilegales irresponsable que fue criticada por todo aquel que tuviera dos dedos de frente y por el resto de los países de la Unión Europea que ahora, con razón, miran para otro lado. Se lamentan estos gobernantes inmorales y critican a una Unión Europea que plantea que arreglen el problema los que lo han provocado. El efecto ha sido algo premeditado y con alevosía para producir un cambio de la composición del voto, es decir, para dar otro golpe a la democracia y a la natural transparencia y nobleza que obliga a todo aquel demócrata que se precie. Pero demócrata no es aquel que se predica como tal, sino el que por sus hechos actúa en consonancia. Ser demócrata es una concepción vital y un estilo de ser. Es evidente que el Partido Socialista no es demócrata. Por sus actos se le conoce.

Ernesto Ladrón de Guevara  minutodigital
Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación
Procurador en las Juntas Generales de Alava

Con las armas en prevengan
Lorenzo Contreras  Estrella Digital 1 Septiembre 2006

Ojo por ojo, diente por diente. La Ley del Talión en política. Sólo que en apariencia. Una parte de los cuadros dirigentes del PP sugieren la votación negativa al envío de militares españoles a Líbano. El problema es que los efectivos ya están en marcha y, por tanto, los preparativos se encuentran avanzados. De manera que la famosa ley de la venganza, esta vez en política, no encontrará verdaderas posibilidades de aplicación. Es prácticamente imposible que el PP se atreva a dividir la decisión del Congreso de los Diputados. En primer lugar, porque sobre su actitud gravita el antecedente de haber contribuido a la operación angloamericana contra Iraq. Pesan las Azores, aunque algunos crean que eso está olvidado. En segundo lugar, porque hay mucha opinión crédula que valora la participación militar española en Líbano como una generosa contribución al mantenimiento del relativo alto el fuego ahora existente y, por consiguiente, al logro de la paz. ¿Paz en medio del fuego cruzado en cualquier momento?

La Ley del Talión no encuentra fácil encaje. El recuerdo de las condenas que recayeron sobre la Administración Aznar, sobre todo las emitidas desde las filas socialistas con miras electorales, persiste. El “No a la Guerra”, ahora sustituido con militares profesionales por el “Viva la Paz”, irrita a los “malos” de antes y desmiente a los “malos” de ahora. Malos de ahora porque ¿dónde quedaron las promesas zapateriles según las cuales ni un soldado español pisaría un territorio en guerra o con riesgo de guerra sin el visto bueno del Parlamento?

El fraude zapateril ha sido colosal. Antes de que la Cámara legislativa se pronuncie el próximo día 7, los militares de élite españoles han llegado a Beirut para planear las condiciones de nuestra participación en la construcción de una paz sin garantías. Mucha cobertura de la ONU, cierto. Pero el terrible riesgo, ¿no contradice las promesas de Zapatero?

Una vez más, el presidente del Gobierno demuestra que su célebre talante pacifista consiste en el arte del equívoco, del disimulo y de la mentira. Y como hasta ahora la suerte le acompaña, y él lo cree firmemente así, toda su estratagema se ve favorecida. Y de qué modo. De manera que ahí estamos ya con nuestra ONG armada hasta los dientes y parte de nuestra flota de guerra engrasando las máquinas.

Si la operación se ve adornada por la fortuna, ya podrá el hombre de la sonrisa eterna airear el recuerdo de lo mal que lo hizo Aznar y la retribución electoral que él mismo merece. Atrás quedará la experiencia de Afganistán, los muertos allí pegados, y la adversidad del viento traidor que derribó presuntamente el helicóptero Cougar según la versión facilitada y fomentada por ese personaje, José Bono, que tanto se ha distinguido por la sinceridad fingida. Aquello fue perfecto. No quedaron ni las huellas. No se abrió investigación. ¿Para que? Bono podía decir, como Felipe II, que él no envió a sus soldados a luchar contra los elementos.

Zapatero no busca tanto la paz de Líbano como unos votos aleatorios para el año 2008. Y sobre todo deshacer de paso su leyenda de insolidaridad con las “grandes causas” de Occidente. Sabe además que en España no se van a mover en su contra los eternos integrantes de Nunca Mais o de las marchas antibelicistas de artistas que buscan galardones suplementarios, ahora acogidos en su mayoría a los beneficios del silencio.

Resumiendo: los primeros 24 militares de élite ya están en Líbano buscando acomodo mientras las armas callan y el Parlamento se da cita para: legitimar la intervención "benéfica". Pero las armas de nuestros soldados están sólo en prevengan. Hay que recordar a Clausewitz: “Si vis pacem, para bellum”.

Ahora queda por despejar una incógnita inesperada. ¿Que significa el viaje de Felipe González a Teherán y su entrevista con Ahmadineyad? ¿Un intento de mediación para evitar un agravamiento de la crisis nuclear abierta por los preparativos iraníes de poseer el arma atómica? ¿Contaría esa operación con algún aval internacional occidental? ¿Lo sabría Washington de antemano? ¿Ha sido una pirueta diplomática de Zapatero con la increíble colaboración de González? ¿Por que ocurre esto inmediatamente después de que Máximo Cajal, asesor íntimo de ZP, haya defendido el derecho de Irán a poseer arsenal nuclear con la vista puesta en hostilizar a Israel? ¿Por qué, además sucede este episodio cuando se cumplía el plazo de la ONU para que Irán detuviese su peligrosa operación? ¿En qué situación queda Kofi Annan y de paso España?

El despliegue de Hizbolá
Rafael L. Bardají ABC 1 Septiembre 2006

Contra toda la demagogia, Hizbolá no ha ganado la guerra del Líbano. Puede que Israel no lograse una de sus aplastantes victorias, pero la gente de Nasralá ha encajado un severo golpe, militar y político.

Lo que Hizbolá necesita ahora son tres cosas. La más urgente, quitarse la presión militar israelí de encima. Algo que ya ha conseguido con el alto el fuego y que espera disfrutar hasta cuando le convenga con el despliegue de los cascos azules, entre ellos los españoles.

En la medida en que las tropas bajo mando de Naciones Unidas no desarmen a las milicias islamistas, éstas harán lo que han venido haciendo bajo la atenta mirada de los soldados de la Fuerza Interina de Naciones Unidas en el Líbano en todos estos años, organizarse, armarse y atacar. Y no podemos olvidar que Hizbolá es una organización terrorista a escala global, con atentados que superan con mucho el estrecho marco del Oriente Próximo.

A Hizbolá, por tanto, le interesa y mucho el despliegue de la fuerza internacional. Así como ha utilizado a buena parte de civiles como escudos humanos, aspira a que los cascos azules les sirvan de rehenes ante cualquier intento de actuación militar por parte de Israel.

Naciones Unidas es para Hizbolá su mejor seguro de vida en estos momentos. Los terroristas islámicos saben que ningún soldado va a usar la fuerza en su contra y que tampoco van a querer sellar de verdad su mejor ruta de aprovisionamiento, la frontera con Siria. Hizbolá sabe perfectamente que esas son misiones para las que Naciones Unidas ni está preparada ni quiere estarlo.

Las otras dos cosas son una mejor imagen interna, pues las críticas a sus acciones arrecian dentro del Líbano y para eso también necesita una tranquilidad militar relativa: despreocuparse de los israelíes momentáneamente para seguir secuestrando el aparato político libanés.

El despliegue de la ONU también le supone un respiro en la medida en que congela el status quo político y no traduce la culpabilidad de Hizbolá en presión alguna. Y ganarse de nuevo a su base, para lo que Hizbolá tiene que gastarse sumas importantes de dinero en contentar a los damnificados por su aventura de desafiar a Israel. Los dólares le llegan de los beneficios que Irán obtiene del alto precio del crudo.

Hizbolá no está mejor ahora que antes de las hostilidades y la comunidad internacional, con su obsesión por detener las acciones bélicas y por tratar a Israel de la misma forma que a un grupo terrorista, se ha negado la posibilidad de marginarla políticamente. Los cascos azules no van a alimentar a los reformadores libaneses. Van a cuidar que los elementos de Hizbolá vivan tranquilos, seguros de que Israel no les va a bombardear.

Irán
La fe atómica mueve montañas
Jorge Vilches Libertad Digital 1 Septiembre 2006

No es un capricho del "Gran Satán". No es un antojo de Estados Unidos y de los gobiernos europeos de derecha el que el Consejo de Seguridad de la ONU haya dado un ultimátum para que Irán deje su programa de enriquecimiento de uranio. La razón es bien simple: no armar a un Estado, el iraní, en el que no se confía como promotor de la paz, sino todo lo contrario. Resulta más que lógico impedir que un país cuyo gobierno está detrás de Hezbolá y desea públicamente la desaparición de Israel, posea la tecnología nuclear suficiente como para ponerla al servicio de la guerra.

Si la ONU ha establecido sus propias normas y canales de presión, sus interlocutores y plazos, ¿a qué viene que un enviado del gobierno español, sin mandato alguno de las Naciones Unidas, se presente en Teherán para darle la razón a Ahmadineyad? La fuerza de un organismo internacional está no sólo en su poder militar –de lo que habría mucho que hablar– sino en que su voz, sus resoluciones y ultimátum se conviertan en la única voz de sus miembros. Así se le confiere autoridad y respetabilidad. Y esto lo deberían saber todos los que sostuvieron, y se aprovecharon, del "No a la guerra".

Ahora que las potencias parecen moverse a través de la ONU, de la legalidad, para mantener el status quo en Oriente Medio, no es inteligente la intervención unilateral de España en la cuestión. El Consejo de Seguridad dice que Irán debe detener su programa nuclear, pero Felipe González y Máximo Cajal dicen lo contrario. Y no dan la razón a Ahmadineyad porque el enriquecimiento de uranio sea para fines pacíficos, porque de ser así, Máximo Cajal no habría dicho que es lógico que Irán tenga la bomba atómica si sus vecinos la tienen. El gobierno español defiende la "Alianza de Civilizaciones" –una idea nacida, por cierto, en Irán– pero no respalda a su mayor encarnación, la ONU, en su intención de preservar la paz. Se da la razón al gobierno islamista de Irán en contra de lo dicho por la ONU, pero España manda sus tropas junto a las de Naciones Unidas para contener a las milicias libaneses mantenidas por los iraníes.

Asistimos a un doble juego. Por un lado se envían soldados para interponerse entre israelíes e islamistas libaneses, lo que no es del agrado del mundo musulmán, que esperaba una dura condena de Israel por la matanza de civiles. Por otro lado, para no alterar a Irán, que se ha convertido en el mayor foco de inestabilidad de la zona, se donan 31 millones de euros para la reconstrucción del Líbano –la UE donará 42– y se pasa la mano diplomática por su lomo apoyando el plan nuclear de Ahmadineyad.

No es malo tener una "democracia deliberativa", pero sí una diplomacia nacional deliberativa, con distintas opiniones e iniciativas sin coordinación, que llevan a contradicciones e incoherencias. Si todo esto es poco comprensible desde aquí, no sé si alguien lo entenderá fuera. Quizá, en el futuro, tras la resolución de la Conjetura de Poincaré, los más sabios de la Tierra se dediquen a descifrar la política exterior española.

Márchese, señor Ahmadineyad
EDITORIAL Libertad Digital 1 Septiembre 2006

Estados Unidos está actuando como todos los progres del mundo exigían que actuara, a través de la ONU. El Consejo de Seguridad le dio un ultimátum a Irán para que abandonara sus actividades nucleares y se sometiera al control de los inspectores del egipcio El Baradei, director de la Agencia Internacional de Energía Atómica. El informe presentado por éste el día que expiraba el plazo no deja lugar a dudas: Irán no sólo no ha abandonado su programa sino que lo ha acelerado. El embajador estadounidense en la ONU, John Bolton, lo ha dejado claro, asegurando que la negativa a ser inspeccionado sólo puede ser debida a que el programa iraní no tiene por objetivo el uso civil de la energía nuclear sino el militar.

Y es que no es sólo la administración Bush quien ha advertido de los grandes riesgos que supondría un Irán nuclear en manos de los ayatolás. Tanto la ONU como países tan poco afectos al dirigente norteamericano como Francia han mostrado su preocupación, si bien, en su estilo habitual, no parecen tener muy claro qué hacer al respecto. Hay pocas voces que disientan. Está Hugo Chávez, claro, que asegura que su país "estará junto a Irán en cualquier momento y bajo cualquier condición", porque "juntos podrán derrotar al imperialismo", a quien el presidente iraní considera "un hermano y ojalá un compañero de lucha". Pero, en principio, ningún país serio se ha alineado con Irán en esta crisis.

Claro está, si exceptuamos el nuestro. Aunque Zapatero no haya sido tan explícito como Chávez, lo cierto es que Máximo Cajal ha dejado por escrito que "Irán tiene derecho a disponer de armas atómicas". Y siendo el embajador del presidente para la Alianza de Civilizaciones, un invento iraní que a la mayoría se nos antoja una estupidez pero que para el ejecutivo parece ser muy importante, no parece que la gravedad de sus declaraciones le haya costado el puesto, de donde cabe presumir que el presidente las apoya. Más aún cuando ha dado su beneplácito al viaje que el ex presidente socialista Felipe González ha hecho al Irán de los ayatolás pocas horas antes del vencimiento del ultimátum y la presentación del informe sobre las actividades nucleares de la teocracia islámica, viaje en el que ha corroborado las palabras de Cajal.

Resulta difícil no ver la mano del Zapatero envuelto en el pañuelo palestino tras estos movimientos. Concuerda además con su desmedido interés, que le ha hecho incluso saltarse su propia ley de defensa, en enviar soldados españoles al Líbano. Puesto que empieza a parecer claro que la fuerza de interposición no va a desarmar a Hezbolá sino a impedir que lo haga Israel, no resulta extraño que envíe emisarios a apoyar a quienes desean "borrar del mapa a la entidad sionista".

Las personas de bien, en cambio, tienen otro objetivo: que los ayatolás no sólo abandonen su programa nuclear sino que dejen de colgar de grúas a homosexuales y mujeres que se defienden de intentos de violación. Que se marchen y dejen de tiranizar a su pueblo. Sólo si se marchan Ahmadineyad y los suyos podremos respirar tranquilos sin la amenaza nuclear de los islamistas. Esa amenaza en la que los socialistas parecen tener tanto interés.

Terrorismo islamista
"Odiamos Canadá"
Robert Spencer Libertad Digital 1 Septiembre 2006

Investigadores han descubierto recientemente una serie de mensajes en foros de Internet redactados por las esposas de un grupo del que se sospecha pertenece al terrorismo islámico. En ellos se pueden encontrar estos comentarios:

"Conoce a lo que harás frente un día. Que te llamen terrorista, que te hagan parecer un salvaje, pero ten presente que ESTO [el ejército americano] es la escoria del planeta, el destructor sin civilizar de la humanidad".

"[Y] si [mi marido] rechaza alguna vez una oportunidad clara de irse a la jihad, entonces quiero acogerme al divorcio".

"Todos los políticos musulmanes son corruptos. No hay ninguno que esté dispuesto a llevar el país según las leyes de Alá, en su lugar luchan por controlar el país según las leyes de la democracia".

"¿Acepta usted un sistema que separa la religión del estado? ¿Va a prestar juramento y alianza a un partido que coloca leyes seculares por encima de las leyes de Alá? ¿Va a idolatrar lo que ellos idolatran? ¿Va a arrojar por la ventana lo más importante que te convierte en musulmán?"

"Que Alá aplaste a esos judíos, los someta, les humille. Que Alá convierta en viudas a sus esposas y en huérfanos a sus hijos".

"Que Alá maldiga a los judíos. Ameen"

Estos mensajes y muchos otros del mismo estilo no fueron escritos en Pakistán, Arabia Saudí o Yemen. Fueron redactados en Canadá por varias de las esposas de los conspiradores terroristas jihadistas arrestados recientemente: Mariya, la esposa del presunto líder del complot, Fahim Ahmad; Nada Farooq, esposa de Zakariya Amara, de quien se cree que era el segundo de abordo; Rana, la mujer de otro sospechoso, Ahmed Ghany; y Cheryfa MacAulay Jamal, una conversa al Islam y esposa de Qayyum Abdul Jamal, que presuntamente incitaba a otros a actuar con sus feroces sermones predicando la jihad y el odio contra cristianos, judíos y Occidente, y cuyas violentas exhortaciones eran toleradas por los encargados de la mezquita porque les sacaba la basura.

Los analistas de izquierdas que explican la jihad islámica como reacción a la opresión y las atrocidades de Occidente, así como aquellos a izquierda y derecha que presumen que la educación y la exposición a los valores y la cultura occidentales aplacarán la fuerza de esa jihad, tienen verdaderas dificultadas para explicar el fenómeno de jihadistas y simpatizantes jihadistas que nacen y crecen en países occidentales. Por supuesto, el Council on American Islamic Relations y otros portavoces islámicos intentan llenar este vacío con sus informes tan publicitados de crímenes de odio contra musulmanes en países occidentales, pero cuando lo mejor que puedes aportar como prueba son unos cuantos insultos en un supermercado, es difícil establecer la tesis de la opresión de musulmanes a gran escala.

Pero, si no están oprimidos, ¿qué podría haber inspirado de manera plausible el odio y el desprecio que sienten estas mujeres hacia su propio país? Cuando se le preguntaba qué es lo que pensaba que era único de Canadá, Nada Farooq contestaba: "¿A quien le importa? Odiamos Canadá".

¿Por qué alguien que reside en Canadá y se beneficia de su libertad y su prosperidad odiaría Canadá? Casi seguro porque se le ha enseñado a hacerlo. Nada Farooq y las demás mujeres que redactaron los comentarios de arriba han sido educadas sin duda en que toda cultura y sociedad no musulmana es jahiliyya: ignorante y bárbara, sin valor y digna sólo de ser despreciada.

El comentarista egipcio del Corán y teórico de la Hermandad Musulmana Sayyid Qutb (1906-1966), cuyos escritos son populares hoy entre los musulmanes de Occidente, enfatizaba esto: "Tolerar los conceptos de la Jahiliyya [sociedad de los infieles] que está presente en el mundo y coexistir en la misma tierra junto con un sistema jahili no es la tarea del Islam... El Islam no puede aceptar ninguna mezcla con la Jahiliyyah. O el Islam prevalece, o la Jahiliyyah; no hay ningún término medio posible. Las órdenes proceden de Alá o de la Jahiliyyah; o la sharia de Alá prevalece o lo harán los deseos de la gente: 'Y si no te responden, entonces ten presente que ellos solamente siguen su propia lujuria. ¿Y quien está más perdido que aquel que sigue sus propios deseos pecaminosos sin la guía de Alá? ¡Ciertamente! Alá no guía a los desobedientes'. [Corán 28:50]... El principal deber del Islam es reemplazar a la Jahiliyyah de la dirección del hombre, con la intención de elevar a los seres humanos a la posición elevada para la que Alá les ha escogido".

De igual manera, Syed Abul Ala Maududi (1903-1979), fundador del partido político paquistaní Jamaat-e-Islami, que aún es el mayor exponente del Islam político en Pakistán, afirmaba que los no musulmanes "carecen por completo de derecho a conservar el poder en cualquier parte de la Tierra de Alá o a dirigir los asuntos colectivos de los seres humanos según sus propias doctrinas equivocadas". Si lo hacen, "los fieles estarán en la obligación de hacer todo lo posible para arrebatarles el poder político y hacerles vivir sometidos al estilo de vida islámico".

Esto es un tema de convicción religiosa. Estas ideas no serán refutadas mediante educación acerca de valores occidentales, que representan parte de la jahiliyya despreciada por estas mujeres y sus maridos, o mediante un mejor acceso a la vivienda o el empleo. Una lección relevante que las autoridades deberían extraer de estos mensajes en Internet es que el terror islámico no es un problema que pueda solucionarse mediante ingeniería social. No puede ser aplacado mediante gestos de buena voluntad, negociaciones o concesiones. En los países occidentales existe hoy una enorme y creciente población de musulmanes, entre los cuales hay muchos que no tienen intención de asimilarse o adoptar los valores y perspectivas occidentales, y que clasifican a Occidente con igual desprecio y desdén que muestran estas mujeres en Internet. La ideología de la jihad debe ser confrontada y combatida como tal, o continuará extendiéndose y alimentando a terroristas y subversivos.

Pero para que las autoridades entiendan esto y tomen medidas positivas para tratar con ello, primero tendrían que admitir que el Islam lo tiene todo que ver con el terrorismo, algo que hasta ahora se han enorgullecido en negar. Y esa negación solamente garantiza que habrá muchas células de la jihad más en Canadá y en los países occidentales con las esposas de los conspiradores aplaudiendo desde la barrera.

González, con apoyo de Zapatero, respalda el desafío de Irán a la ONU
Editorial Elsemanaldigital  1 Septiembre 2006

La República Islámica de Irán desarrolla en la actualidad un programa de enriquecimiento nuclear que viola el Tratado de No Proliferación de armas atómicas. Según la Agencia Internacional de Energía Atómica "Irán no ha suspendido sus actividades relacionadas con el enriquecimiento" de uranio. Irán avanza hacia el dominio de la energía nuclear, declaradamente con fines pacíficos pero sin controles internacionales y con más que posibles finalidades militares. Hoy viernes ha vencido el ultimátum impuesto por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas al país musulmán en la resolución 1.696, sin que haya habido una respuesta positiva. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha declarado que su país "no cederá a la intimidación".

Los países occidentales están preocupados por lo que pasa en Irán. Una vez más la seguridad colectiva está en peligro por la violación de las resoluciones de la ONU, pero los miembros de ésta no logran ponerse de acuerdo en las soluciones. La República Islámica, con su historia reciente de guerras y de terrorismo, es un candidato inquietante para ingresar en el "club nuclear". Sus vecinos y enemigos podrán sentirse amenazados y querer un rearme del mismo tipo. Y semejante carrera de armamentos no deja tranquilo a nadie, por más que se pretenda mantener la ficción de la igualdad jurídica entre los Estados. La cuestión ahora mismo es cómo controlar la potencia nuclear iraní sin que en Oriente Medio se agraven los problemas ya existentes.

La Unión Europea tiene una postura común de inquietud y de rechazo a la política iraní. El responsable de la política exterior común, Javier Solana, comparte sus preocupaciones con Estados Unidos. Oficialmente también España la compartía, en apariencia, pero José Luis Rodríguez Zapatero acaba de dar un gran traspiés internacional con la visita a Teherán del ex presidente socialista Felipe González. González, con apoyo de Zapatero, terminó su vista privada a Irán entrevistándose con el presidente Ahmadineyad, precisamente cuando los iraníes proclamaban su intención de no respetar el ultimátum internacional. Ahamdineyad agradeció la postura "lógica y positiva" de España en la crisis nuclear y la retirada de las tropas españolas de Irak en 2004. González –que había enviado tropas españolas al Kurdistán iraquí tras la guerra del Golfo, en 1991- aseguró ayer públicamente que Irán es un país fundamental dentro de la escena internacional. Los medios de comunicación iraníes se hicieron eco de este inesperado respaldo, y el presidente iraní trató de sembrar la discordia entre europeos y americanos. Precisamente cuando tienen que ponerse de acuerdo en la ONU para decidir qué se hace con la ilegal energía nuclear iraní.

Esta entrevista pone en un grave aprieto a Zapatero. Mientras que se inicia el despliegue de tropas españolas en el sur del Líbano, motivado por las acciones del grupo proiraní Hezbolá, González ha declarado en Teherán que, en la guerra no declarada entre Israel y Hezbolá en territorio libanés, "Israel se ha enfrentado a la derrota con sus políticas en la zona" y que "cree que la única solución a la crisis de Irak es la salida de las fuerzas ocupadoras de este país". Sin un desmentido oficial esas declaraciones reflejan la opinión del actual Gobierno, y del mismo modo está gravemente comprometido el rechazo español al programa nuclear iraní. Si se trataba de cambiar de alianzas exteriores se ha elegido un camino poco habitual; si es sólo el fruto de una cierta ligereza estival, hay que pedir más rigor a los asesores exteriores del Gobierno socialista. Ninguno de nuestros hasta ahora aliados puede aprobar estas posiciones.

APUNTA A ALGUIEN NO RELACIONADO CON LA AUTORÍA DEL 11-M
La Policía contradice la versión oficial al sostener que la mochila de Vallecas pudo ser manipulada en Ifema
El pasado mes de marzo, la Dirección de la Policía emitió una nota con la que pretendía desmontar una información de El Mundo sobre la mochila de Vallecas. Entonces apuntó que ésta había estado siempre bajo custodia y que no había podido ser manipulada. Si embargo, en el sumario consta un informe de agosto de 2005 que pone en duda la versión oficial. El texto fue remitido al juez Del Olmo por la Unidad Central de Información Exterior y la Unidad Central de Inteligencia y sostiene que la mochila "pudo ser manipulada por personas no identificadas en el Ifema".
Libertad Digital 1 Septiembre 2006

La información que revela este viernes El Mundo añade más sospechas sobre la ya cuestionada mochila de Vallecas. El informe, que la Policía concluyó con fecha de 10 de agosto 2005 y que remitió al juez que instruye la masacre de Madrid, sostiene que en esa mochila, que en realidad era una bolsa de deportes de lona de color azul, se encontraron restos de ADN de un varón que no ha podido ser identificado y al que se le asignó la denominación de "Perfil 11".

Esos restos se localizaron en uno de los protectores de la bolsa, en su parte exterior. Cotejados con los datos de ADN de los imputados como autores o colaboradores de la masacre, las dos unidades de elite dependientes de la Comisaría General de Información concluyen que no pertenecen a ninguno de ellos.

Apunta Casimiro García Abadillo en la noticia que firma en El Mundo que el informe, del que publica una imagen en portada, sostiene que "existe un vestigio físico sobre la parte externa de la mochila-bomba desactivada por el Tedax, registrado como PERFIL 11, que por las peripecias sufridas por dicha mochila y porque pudo ser manipulada por personas no identificadas en Ifema, consideramos que no necesariamente pertenece a un terrorista. Dado que este perfil no aparece en ningún escenario, lo probable es que no pertenezca a ninguna persona relacionada con la autoría de los atentados".

ADN no necesariamente de un terrorista
Y añade la información que, "según esa tesis, como aún no ha podido identificarse el ADN aparecido en la mochila-bomba de Vallecas se da por hecho que pudo ser manipulada por algún desconocido en el recinto ferial de Madrid (Ifema)". Nada dice de que pudiera tratarse de un terrorista no identificado hasta la fecha.

Este informe, con fecha de agosto de 2006, es totalmente opuesto a la versión oficial que difundió la Dirección General de la Policía el pasado mes de marzo. Con él pretendía salir al paso de la información que desveló entonces El Mundo: que el inspector jefe Miguel Ángel Álvarez había denunciado al director general de la Policía, Víctor García Hidalgo, que los objetos recogidos en la estación de El Pozo no habían sido inventariados en el lugar de los hechos y, además, que podía haberse roto la cadena de custodia. Cuando fue citado por el juez Del Olmo ratificó esta información y, además, no reconoció la mochila que le fue mostrada como la que él pensaba que podía haber sido la que contenía la bomba.

Contradicciones con la versión oficial
Cuatro días después la Dirección General de la Policía emitió la nota para replicar a El Mundo: "Todos los efectos recogidos en los distintos trenes que fueron objeto de atentados terroristas del 11-M y, por supuesto, aquellos a los que hace específica referencia el medio de comunicación, han estado siempre bajo custodia policial. Bajo ningún concepto, han podido ser objeto de ningún tipo de manipulación".

El diario que dirige Pedro J. Ramírez acompaña esta información de un editorial en el que se pregunta "quién colocó la mochila que cambió la historia de España". Sostiene que "la apertura del curso político coincide con el naufragio definitivo de la versión oficial de los atentados del 11-M". Además, plantea nuevos interrogantes: "por qué los policías creen que la bolsa fue manipulada precisamente en Ifema y no en la estación de El Pozo o en la Comisaría de Puente de Vallecas" y "por qué proclaman que el ADN pertenece a una persona ajena a la preparación de los atentados y no a un terrorista desconocido".
Acto seguido apunta que "es evidente que quienes redactaron el informe saben más de lo que dicen, lo que no es sino otro motivo más —y ya son tantos— para pedir una auditoría independiente de la turbia investigación de los atentados".

La Xunta recurrió a brigadistas que no había contratado por el idioma en plena crisis de los incendios, según el PP
A. Martínez El Confidencial  1 Septiembre 2006

Entre el 4 y el 14 de agosto, cuando la ola de incendios forestales arrasaba Galicia y los equipos de extinción no daban abasto, la Xunta recurrió a brigadistas que había rechazado previamente por no tener un título de lengua gallega, según denuncia un alcalde del Partido Popular de Galicia.

“En plena crisis, cuando el presidente (Emilio Pérez Toruriño) decía que la situación estaba controlada, llamaron a gente con experiencia que no habían contratado por el idioma. Esa gente se quedó fuera, gente que llevaba trabajando desde el Plan Infoga, por no tener el título de gallego. Pero en medio de la crisis llamaron a algunos de ellos para que se incorporarán con urgencia sin solicitarles el título”, asegura Adolfo Gacio, edil del municipio coruñés de Boqueixón que el miércoles lideró la revuelta de los 30 alcaldes populares que abandonaron sendas reuniones con los conselleiros de Presidencia, José Luis Méndez Romeo (PSdeG), y de Medio Rural.

Desde la consellería de Medio Rural, que dirige Alfredo Suárez Canal (BNG) y sobre la que recae la lucha contra el fuego, niegan de forma rotunda que tener una titulación en gallego fuese un requisito indispensable para integrar las brigadas contra incendios. “No se rescindieron contratos por el idioma. Hay una argumentación que sostiene que se cargaron a los jefes de dispositivo con experiencia. No es cierto. Se les ofreció quedarse a la mayoría, pero muchos se fueron por (una cuestión de) edad. No es un problema de idioma. Para trabajar en la Xunta, para trabajar en cualquier servicio público, no se pide una titulación en gallego sino el haber estudiado. Vale con un título de graduado escolar”, asegura un portavoz de la consellería.

Por el contrario, el edil de Boqueixón sostiene que la supuesta exigencia del idioma provocó un grave retraso en la formación de las brigadas. “Cuando llegó el mes de julio las cuadrillas no estaban constituidas. Los motobombistas (conductores de autobombas forestales) necesitaban el curso de gallego y la selección duró mucho tiempo porque hubo muchas reclamaciones de gente que quería participar en el colectivo contra incendios y fue rechazada. En la convocatoria venía muy clarito: el título de iniciación o perfeccionamiento de gallego puntuaba en la selección. La constitución de las cuadrillas se comenzó muy tarde debido a esas reclamaciones. Si la crisis llega a ser en julio, no habría habido nada preparado”, añade.

Los insultos y la ‘espantada’
En cuanto a la ‘espantada’ que protagonizaron los ediles del PP minutos después de comenzar una reunión con Méndez Romeu y Suarez Canal, Gacio sostiene que estuvo motivada por los insultos que les dedicaron varios diputados del Bloque Nacionalista Galego al culpabilizar a los populares de la catástrofe, al tiempo que exige a todas las formaciones políticas un profundo “ejercicio de autocrítica”.

“Lo que pasó en la reunión no estaba orquestado desde el PP; de hecho, algún alcalde se quedó. Fueron los propios alcaldes los que, visto lo visto, decidieron marcharse. Estos días varios diputados del BNG lanzaron acusaciones duras contra la falta de colaboración de los alcaldes del Partido Popular cuando la responsabilidad de los incendios recae en la consellería. A ningún alcalde le interesa que el monte de su concello arda y que se ponga en duda la colaboración de los alcaldes del PP es de una ridiculez espantosa”, señala.

“Todos los alcaldes estuvieron a pie de fuego. Xosé Sánchez Bugallo (edil de Santiago) dejó sus vacaciones y se puso al frente del operativo. No se puede poner en duda a los alcaldes ni del PP, ni del PSOE, ni del Bloque, pero había que echar balones fuera y culpar a alguien”, concluye.

De nuevo, desde Medio Rural niegan las acusaciones del edil de Boqueixón y aseguran que “hubo datos de que algunos alcaldes del PP estaban dificultando las labores de extinción pero eso nunca salió de la consellería”.

AUNQUE MANTIENEN QUE LOS PROETARRAS CONVOCARON LA MARCHA
Dignidad y Justicia renuncia a querellarse contra Pedraz por permitir la manifestación de Batasuna-ETA
Diginidad y Justicia no se querellará finalmente contra el juez Pedraz, que permitió que Batasuna-ETA se manifestase el pasado viernes en Bilbao. La asociación había presentado un recurso contra la decisión del magistrado, en el que denunciaban las evidencias que probaban que los proetarras estaban detrás de la convocatoria. Sin embargo, Pedraz desestimó el texto al considerar que se trataban de "meras conjeturas". Pese a que la asociación había asegurado este miércoles que se querellaría contra el juez, este viernes se ha limitado a presentar un recurso de apelación en la Audiencia Nacional.
EFE Libertad Digital 1 Septiembre 2006

En el escrito presentado este viernes, Dignidad y Justicia insiste en que Batasuna-ETA estaba detrás de la manifestación y que la "única conjetura" existente es la conclusión del informe policial, que sostuvo que la aparición de dos carteles con el nombre del partido ilegalizado en los que se hacía un llamamiento a participar en la marcha era una iniciativa "a título individual" y que, por tanto, no fue de Batasuna-ETA.

"¿Cómo puede considerarse una iniciativa particular la colocación de carteles con el emblema de una asociación de Batasuna. ¿Cómo puede estimarse la ausencia de vinculación objetiva cuando los dirigentes de Batasuna realizaron declaraciones sumándose a la manifestación del mismo día de la aparición de los carteles?", se pregunta la asociación en el recurso. Además, Dignidad y Justicia recrimina a la Policía, que emitió los informes "a la luz de una información periodística, sin que efectuaran investigaciones previas".

La asociación a pesar de que en el escrito, que resolverá la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, califica de "manifiesto error" la decisión de Pedraz de permitir la marcha, por el momento no se ha querellado contra él como anunció esta semana su presidente Daniel Portero.

Portero aseguró que se querellarían contra el magistrado por estimar que ha incurrido en prevaricación por negligencia o bien por omisión del deber de perseguir delitos. "La ley es una y los jueces deben interpretarla en el mismo sentido", concluyó Portero, que también dijo que los informes policiales en los que se basaron Pedraz y la Fiscalía para no prohibir la marcha del viernes eran "deficientes".
Recortes de Prensa   Página Inicial