AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 4 Septiembre  2006

La secesión vasca
MIKEL BUESA. Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid ABC 4 Septiembre 2006

... Una importante proporción de los vascos considera que el negocio de la independencia ofrece pocas perspectivas para su bienestar, lo que se encuentra en consonancia con los resultados de los estudios prospectivos de que disponemos...

ENTRE los elementos que determinan la incertidumbre de un momento político como el actual, en el que el empuje del nacionalismo se ha visto reforzado por el reconocimiento formal de la negociación entre el Gobierno y ETA, la cuestión de la secesión del País Vasco juega, sin duda, un papel muy relevante. Esta apreciación puede sorprender a más de uno porque, aparentemente, ese tema se encuentra fuera del debate y nadie parece querer referirse a él de una forma explícita. Sin embargo, en los ya múltiples comunicados de ETA, en las recurrentes declaraciones públicas de Batasuna y en sus manifestaciones multitudinarias, la reclamación de la secesión, a través del eufemismo del «derecho a decidir de los vascos», es omnipresente; y otro tanto ocurre con los demás partidos nacionalistas, algunos de los cuales no se recatan en aclarar que, por medio del reconocimiento de ese derecho, pretenden lograr la independencia. Más aún, ha sido el propio presidente Rodríguez Zapatero el que, aprovechando la ambigüedad de la fórmula, ha adoptado el mismo lenguaje que los terroristas al señalar que «el Gobierno respetará las decisiones de los ciudadanos vascos que adopten libremente» (sic). Por tanto, es evidente que la de la secesión es la cuestión de fondo y que, una vez resuelta, será en el marco de la Euskal Herria independiente donde se dirima el reparto del poder entre nacionalistas.

Pues bien, en estas circunstancias tiene un indudable interés la discusión acerca de la secesión del País Vasco -tal vez unificado con Navarra, si las pretensiones nacionalistas alcanzan su extremo- y de sus efectos sociales, teniendo en cuenta la información y los estudios de que se dispone sobre este asunto.

Lo primero que debe destacarse es que el debate secesionista tiene lugar en una sociedad en la que el sentimiento nacionalista es amplio, aunque minoritario. Los resultados del Euskobarómetro señalan a este respecto que, en los últimos veinte años, ese sentimiento lo manifiestan, según la fecha elegida, entre un mínimo del 36 por ciento de los vascos en 2002 y un máximo del 49 por ciento en 1995, correspondiendo al momento actual la proporción del 46 por ciento. A su vez, en igual período, se declaran no nacionalistas entre un 41 y un 54 por ciento, en 1987 y 2003 respectivamente, siendo la cifra más reciente del 47 por ciento. Por tanto, no parece razonable pensar que una mayoría de vascos puedan ser proclives a apoyar la política secesionista; y así lo aclara, en efecto, la citada encuesta cuando señala que sólo entre el 25 y el 41 por ciento de los entrevistados -en 2001 y 1995, respectivamente- tienen grandes deseos de independencia, y que la opinión opuesta supera siempre el correspondiente porcentaje. Así, actualmente, mientras que hay en el País vasco un 39 por ciento de independentistas, el 47 por ciento de la población se muestra contrario a la independencia.

Por tanto, debe quedar claro que el debate de la secesión es, estrictamente hablando, una controversia nacionalista que sostiene una minoría de la población vasca; y ni siquiera de todos los nacionalistas, pues casi un tercio de ellos son contrarios a la independencia. Más aún, esa controversia sólo ha sido posible gracias a que ETA la ha mantenido viva al apelar a ella como razón de ser del terrorismo. Y, por tal motivo, no sorprende que sean relativamente pocos los vascos que creen que su nivel de vida vaya a mejorar con la independencia. Así, el último Euskobarómetro cifra ese grupo en el 29 por ciento de la población, siendo destacable que está formado casi en su totalidad por nacionalistas. Adicionalmente señalaré que el optimismo ante la solución independentista es dominante, en una proporción de cuatro a cinco, entre los partidarios de Batasuna, mientras que alcanza sólo a dos de cada cinco seguidores de la coalición PNV-EA. En el extremo opuesto se ubican los que entienden que con la independencia van a salir perdiendo; un 23 por ciento en total, al que hay que añadir otro 19 por ciento que hace depender esa pérdida de las circunstancias concretas en las que se produzca el hecho secesionista. Ni que decir tiene que estas percepciones son mayoritarias entre los que no se consideran nacionalistas, principalmente entre los electores populares y socialistas.

En síntesis, una importante proporción de los vascos considera que el negocio de la independencia ofrece pocas perspectivas para su bienestar, lo que se encuentra en consonancia con los resultados de los estudios prospectivos de que disponemos, de acuerdo con los cuales un País Vasco independiente, por efecto de la aparición de una frontera con el resto de España y de la Unión Europea, puede ver retroceder significativamente sus niveles de producción y empleo, haciendo descender su renta por habitante.

Pero más inquietantes son las respuestas que han obtenido los investigadores del Euskobarómetro al indagar acerca de las actitudes que adoptarán los vascos si, en efecto, la independencia se convierte en un hecho. A este respecto, la conclusión que obtiene el equipo que dirige Francisco Llera es terminante: «En esta hipótesis -la de la secesión- y según sean las condiciones de la independencia, hasta una cuarta parte de los vascos pensaría en abandonar su tierra». En otras palabras, la secesión vasca, a la luz de las percepciones actuales de la población que tiene una experiencia vital del trasunto nacionalista, puede acabar desencadenando una diáspora de dimensiones colosales que sobrepasan con mucho a la que ya ha tenido lugar durante los últimos treinta años. Así, de manera inmediata, alrededor de 125.000 personas han decidido ya marcharse si se proclama la independencia; y otras 425.000 no descartan esa opción aunque, por el momento, prefieren esperar a ver cómo se desencadenan los acontecimientos. Si tenemos en cuenta que, en el presente, al menos 150.000 vascos viven un exilio obligado por el terrorismo y el nacionalismo en otras regiones de España, esto implica que, en la hipótesis extrema, unos 700.000 ciudadanos se verán privados del derecho fundamental de residir en su propio país.

Estas cifras globales esconden tras de sí la evidencia de que el exilio forzado por la secesión lo será principalmente del segmento de los ciudadanos que no comulgan con el nacionalismo. El Euskobarómetro revela, en efecto, que cuatro quintas partes de los votantes del Partido Popular y casi la mitad de los socialistas han decidido o no descartan marcharse. En consecuencia, ha de concluirse que, tal como se percibe por una buena parte de los vascos, la quimera independentista encierra un proyecto genocida basado en la limpieza ideológica de la población. Esa percepción no debe juzgarse exagerada, pues en lo fundamental coincide con las formulaciones que, sobre la nacionalidad vasca, se han realizado por los diferentes partidos nacionalistas, y que encontraron una expresión jurídica en el proyecto constitucional conocido como Plan Ibarretxe. Por ello, hay que llamar la atención a los muñidores socialistas de la negociación con ETA, no vaya a ser que, arrastrados por el entusiasmo pacificador, acaben descubriendo que, como escribió Dzevad Karahasan en su Diario de un éxodo, es posible «perder el mundo igual que yo perdí mi casa mientras la miraba y descubría que era hermosa».

COMIENZA UN CURSO DECISIVO PARA ESPAÑA
Editorial  minutodigital 4 Septiembre 2006

Tras el paso del ecuador de esta legislatura, nos encaminamos a los momentos decisivos que determinaran la consolidación de los brutales giros que el gobierno Zapatero ha impuesto a la política española. La inmigración, la revancha histórica de la guerra civil, el trato a la religión católica, la política exterior seguirán sin duda siendo puntos de fricción sobre los que la sociedad seguirá dividida. Y es que este es el balance del gobierno de Zapatero, poco más ha hecho en la legislatura que partir en dos a la sociedad y lograr que de nuevo las dos Españas sean una realidad.

Nunca la sociedad ha estado tan dividida en los últimos 30 años, debido a una forma de gobernar que ignora y desprecia el sentir de media España, para, desde el rencor y la nostalgia revolucionaria, intentar aplicar en exclusiva los puntos de vista de un partido que solo quiere tener en cuenta su opinión y la de unos socios radicales, ultraizquierdistas y separatistas.

La negociación con ETA, marcará el destino de esta legislatura, y de manera trascendente el de la propia España. Evidentemente el pacto con ETA no solo afecta a la paz, -sobre la que el gobierno quiere todos los focos encendidos- sino que afecta a la unidad de España, la integridad del Estado de Derecho y la dignidad de las víctimas. Comienza también su andadura el nuevo estatuto catalán, modelo de la nueva España federal por la que apuesta el PSOE, pero sobre la que no se atreve a consultar al pueblo. Modelo que sin duda será fuente de fuertes tensiones y que servirá para abrir aún más la brecha que los separatistas y los grandes partidos nacionales han consentido que se produzca entre regiones españolas. La inmigración, la revancha histórica de la guerra civil, el trato a la religión católica, la política exterior seguirán sin duda siendo puntos de fricción sobre los que la sociedad seguirá dividida. Y es que este es el balance del gobierno de Zapatero, poco más ha hecho en la legislatura que partir en dos a la sociedad y lograr que de nuevo las dos Españas sean una realidad. La izquierda española ha olvidado, una vez más, que existen cuestiones que están por encima de las izquierdas y las derechas, y que la patria y la armonía nacional nunca deben ser sacrificadas a los intereses de un partido o una casta.

Hoy nos despertamos del sopor del verano y de nuevo nos deberemos enfrentar a la realidad. Y debemos ser conscientes de que todo depende de nosotros. El futuro será lo que hoy hagamos o dejemos de hacer. Sabemos que disfrutar de la comodidad es lo que apetece y que es muy fácil arreglar España desde el café o el bar, con una copa en la mano. Está muy bien seguir Minuto Digital o la COPE y criticar en la tertulia a este gobierno, dejando que unos pocos hagan todo el esfuerzo, pero aún mejor estaría abandonar egoísmos comodones y hacer algo verdaderamente útil para España y echar una mano. De ustedes depende el futuro y ustedes serán los responsables de de lo que ocurra, luego no se lamenten si un día la fuerza del derecho queda definitivamente suplantada por del derecho de la fuerza y su feliz siesta queda rota por una pesadilla que hoy podemos evitar.

Zapatero sigue a lo suyo
Editorial ABC 4 Septiembre 2006

LA sociedad española contempla con perplejidad la ineptitud del Ejecutivo en muy diversos sectores, pero Rodríguez Zapatero continúa en su línea de siempre. La crisis de la inmigración ilegal no tiene visos de solución, el proceso vasco parece fuera de control y la economía empieza a mostrar algún síntoma de inquietud, mientras que el presidente del Gobierno sigue a lo suyo. De ahí que resulte pertinente y necesario que la oposición aporte soluciones como las que seguramente depararán las conferencias sectoriales (seguridad ciudadana, modelo territorial, inmigración y reformas estructurales económicas) que piensa llevar a cabo Mariano Rajoy.

Porque ni siquiera la merma de las expectativas electorales del PSC en Cataluña hace que el secretario general del PSOE altere su discurso de piñón fijo: «Cambiará el mundo, pero yo no», parece pensar Zapatero, que continúa aferrado a una imagen ya marchita de diálogo y talante, habla de la paz como si fuera su marca registrada y echa la culpa al PP de todos los males sin excepción, ya sean pasados, presentes o futuros. Si hay incendios forestales, se insinúa la existencia de una trama organizada. Si llegan más cayucos y alguien menciona el «efecto llamada», aparecen de inmediato algunas cifras distorsionadas sobre la etapa de los gobiernos anteriores. Si los nacionalistas se exceden de largo en sus exigencias, la responsabilidad es de la derecha por no haber entendido la «justicia» de sus reivindicaciones.

Y ahora toca hablar de la guerra. Después de presentarse como adalid de la paz, Zapatero está dispuesto a compensar la retirada precipitada de Irak enviando soldados españoles a todas partes. Cuando la oposición exige explicaciones de cómo, dónde y para qué van a actuar nuestras tropas en Oriente Próximo, elude la respuesta acusando a sus adversarios de haber participado en una guerra ilegal. Por supuesto, el Parlamento -que había prometido potenciar- se convierte en un estorbo y ni siquiera está dispuesto a intervenir en la sesión del día 7, que otorgará autorización formal a una decisión que en la práctica está ya en plena ejecución.

La política democrática exige respeto al adversario y consenso en los asuntos de Estado. Ni una cosa ni otra se perciben en la actitud del líder socialista, con grave deterioro de las reglas del juego limpio que distinguen al sistema constitucional de cualquier otro régimen político. Por otra parte, culpar a un partido que no gobierna desde hace dos años y medio de lo mal que van las cosas es una ofensa al sentido común y un desprecio a la capacidad intelectual de los ciudadanos. Zapatero ha de dar la cara en el asunto del Líbano y no delegar en la vicepresidenta y el ministro de Defensa. Debe afrontar también un debate pendiente en la Cámara sobre el proceso vasco, eludido en su día mediante la falacia inaceptable de convocar una rueda de prensa en el edificio del Congreso. Sobre todo, tendrá que demostrar a la opinión pública que ha logrado superar la larga fase de la sonrisa beatífica y el «buenismo» que -cuando se enfila ya la última parte de la legislatura- resultan impropios del Gobierno en una sociedad democrática madura.

Que vayan a la guerra González, Cebrián y Tariq Ramadán
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 4 Septiembre 2006

Aunque estamos ya relativamente acostumbrados a las estafas intelectuales y morales de la Izquierda, el PSOE siempre encuentra modo de sorprendernos. Ahora resulta que el PP tiene que apoyar el envío de tropas al Líbano porque a Zapatero le conviene, sin una misión antiterrorista concreta, sin poder desarmar y liquidar a Hizbulá, sin poder al menos defenderse si la marabunta islamista los agobia, es decir, que van a que los maten sin poder defenderse. Y algunos conservadores, que por hipertrofia de su condición, son capaces de conservar hasta las latas caducadas, aún quieren presentar esa sumisión al capricho zapateril como una prueba de responsabilidad, de eso que suele llamarse “sentido del Estado” y que suele consistir en una inmoralidad disimulada por las mayorías.

Aquí la única responsabilidad real que tiene el PP es la de poner al PSOE ante sus responsabilidades. Y la primera responsabilidad de Zapatero y Polanco, que tanto monta, es la de querer la expulsión del PP de la vida política y la fundación de un régimen despótico matizado por la corrupción, un Neoméxico editado por Santillana. Si eso es así, y es exactamente así, todo lo que no sea demostrar que puede ser un hueso durísimo de roer, resultará, para el PP, una pérdida de tiempo. Para ellos y para sus diez millones de votantes.

Zapatero no puede cambiar el guión sobre la marcha y, de pronto, invitarnos a una escena de la película cancelada. No puede poner en marcha las conversaciones con la ETA, el disgregador y separatista Estatuto de Cataluña, la liquidación de la herencia de Aznar y la persecución de cualquier vestigio del bando ganador de la guerra civil, al que previamente se identifica con el PP, sin que pase absolutamente nada, sin que el PP sea otra cosa que ese perrito faldero al que, como está algo mohíno, hay que repetirle la orden dos veces para que salte y haga cabriolas. Si el Gobierno quiere compañía, ya tiene a Polanco y su inmenso imperio para entretenerse. El PP tiene que atender a sus votantes y al futuro de España, y ambas cosas pasan por hacer una oposición a cara de perro a este Poder despótico, antiliberal y antinacional que nos ofende a cada paso.

La expedición al Líbano responde exclusivamente a los intereses de este fin de semana de Zapatero, que no tienen que ser los mismos que la semana que viene. Este año pasado, Cebrián agasajó, con su esposa como anfitriona en la Fundación Atman, a Tariq Ramadán, un sujeto con orden de caza y captura en los países occidentales más importantes como presunto cerebro del terrorismo islamista actual, el que nace universalmente el 11 de Septiembre. Lo mejor, pues, es que vayan juntos Cebrián y Ramadán como escudos humanos para que Hizbulá renuncie a su pretensión genocida de aniquilar al Estado de Israel o, por lo menos, a sus amigotes de las barbas. La semana pasada, el amigo íntimo de Cebrián y antiguo inquilino monclovita, Felipe González, se presentó en Teherán en calidad de mediador, no se sabe entre quién, pero sobre todo para defender el derecho del régimen islamofascista de los ayatolás a tener la bomba atómica, que ya se sabe para qué la quieren. ¿Y van a ir soldados españoles a morir en el Líbano a tiros o a bombazos de una banda criminal iraní, que eso es Hizbulá, que tan bien se lleva con la flor y nata de la progresía española? ¿Por qué?

Los soldados tendrán que ir, porque es su obligación legal obedecer al Gobierno, pero la obligación del PP es impedirlo. Ni un solo apoyo institucional a los que se están cargando las instituciones. Ni un vaso de agua a los que culpan al PP de los incendios de Galicia. Ningún apoyo en la lucha supuestamente antiterrorista a quienes prefieren pactar con Irán que con Estados Unidos y con la ETA que con María San Gil. El PP no tiene que demostrar nada. El que tiene que demostrar que no tuvo nada que ver con el terrorismo, es decir, con el 11M es Zapatero. Y pese al esfuerzo de su Gobierno y su Cándido en la eliminación de pruebas, lo tiene cada vez más difícil. ¿Quiere ayuda ZP para una acción militar? Pues que, a cambio, abra de nuevo y en serio una auténtica Comisión Parlamentaria de investigación sobre el 11M, agravando las penas por perjurio con muchos años de cárcel. ¿Qué no quiere? Pues con su pan se lo coma. Que vayan a la guerra del Líbano los amigos de Zapatero y del dinero, del turbante contante y sonante, o sea, Felipe González, Cebrián y Tariq Ramadán. A los demás, déjennos en paz.

La alternativa
Germán Yanke ABC 4 Septiembre 2006

QUIZÁ para algunos resulte esperanzador, pero a mí me parece más bien paradójico que, mediada ya una de las más vertiginosas y polémicas legislaturas de los últimos treinta años, el PP se disponga a formular, vía convenciones y otros encuentros, su alternativa al Gobierno. De todos modos, si lo logran les cambiará el semblante, que ahora resulta un tanto desasosegado. Al fin y al cabo, casi dos años y medio diciendo que no a la inmensa mayoría de las propuestas gubernamentales —algunas esperadas, propias del programa ya conocido del PSOE, otras improvisadas, bastantes estrafalarias— terminan cansando. Decir que no agota, y quizá por ello Víctor Hugo, consciente de lo monumental de un ejercicio de esa naturaleza, decía que Dios —y sólo Dios— era el «gran negador».

Se podrá estar de acuerdo o no con el PP pero está claro que sus dirigentes no son divinos. Y es cierto que hay asuntos a los que no se puede contestar otra cosa que no. Una suerte de nacionalismo contagioso, a veces étnico, pretende, con el apoyo del Gobierno, modificar no sólo el texto de la Constitución, que sería lo de menos, sino el consenso con el que se estableció, a la muerte de Franco, una ciudadanía democrática. Si este desbarajuste es una «alternativa», sería absurdo exigir al PP la formulación de otra, es decir, que abandonara también el consenso de la Transición y el concepto de ciudadanía. Más vale decir que no.

Pero los políticos tienen que ocuparse también de esos «grandes problemas que están en la calle», por utilizar la tópica expresión de Nietzsche, y que, sin dejar de tener conexión con los principios generales de la organización de un país, son los que nos afectan de modo concreto y cotidiano. Ahí no bastan las grandes formulaciones ni decir sólo que no. Quizá el PP, desconcertado primero con las circunstancias en que perdió las elecciones y después por la prisa reformista del PSOE (un tanto hamletiana, si se me permite: cambiar todo en todas partes para huir de la propia confusión), no ha respondido adecuadamente ni con proyectos propios ni con la presentación de un equipo adecuado para llevarlos a la práctica.

Tendría que haber sido el propio PP el primero en reparar en esas carencias. Al fin y al cabo, ese partido —con su actual presidente como uno de los protagonistas— fue capaz, junto a la retórica del «váyase, señor González», de dominar las cuestiones palpitantes de la actualidad, responder a ellas y adelantarse incluso a toda la maquinaria gubernamental. Por eso sorprende que, pasado el primer desconcierto, el PP haya estado, más que paralizado, removido por el no, dejando a unos descontentos y a otros, los que sólo quieren una negación más contundente, enfadados.
Vendrá bien el cambio al PP si finalmente se produce. Para ser alternativa hay que tenerla. Y hacer que se vea.

La cabeza de Maragall adorna el otoño político
Por Pablo Sebastián ABC 4 Septiembre 2006

La cabeza de Maragall, separada de su tronco político de un certero tajo, rueda por las alfombras del palacio de la Moncloa clamando venganza a los pies de su verdugo, el presidente Zapatero. Aquel amigo y hoy traidor a quien el dirigente catalán ascendió al poder del PSOE en el Congreso donde Bono -otro cadáver- perdió su oportunidad. A Maragall lo decapitaron con el terrible alfanje de plomo como al negro Al-Lubiyá cuando se descubrió en el serrallo que no era eunuco como debía. Así lo contó en un hermoso relato Camilo José Cela, quien el día que alcanzó el Nobel fue vilipendiado por los mismos que han pasado el verano tapando las andanzas juveniles de Günter Grass.

Se anuncia un curso espectacular. Pasen y vean al hipnotizador de serpientes con Rajoy en la Moncloa para representar, ¡otra vez!, el papel de doña Inés en la escena del sofá con este incansable Tenorio que le tomará la mano y el pelo con la misma soltura con la que le sedujo y engañó durante el pasado debate sobre el estado de la nación.

Si Zapatero llama a Rajoy es porque lo necesita. No es para hablar de sus pretendidas reformas constitucionales sino porque las noticias que le llegan de la negociación con ETA y Batasuna no son buenas y, aunque no hay sangre y piensan que el alto el fuego no tiene marcha atrás, en la Presidencia se temen lo peor: Otegui dice que Batasuna se queda y Ternera exige autodeterminación.

El cortejo de la política se estrenará con un debate previo sobre envío de tropas y navíos españoles al Líbano -«allá muevan feroz guerra, ciegos reyes...»- cuando los españoles saben que la flotilla sería mas útil en Senegal para compensar la ausencia de la UE ante la oleada de los desamparados ilegales que arriban a Canarias, más de 1.500 este fin de semana. Otra vez, con el Líbano, saldrán a colación las respectivas alianzas de PP y PSOE, con USA y UE como en la guerra de Irak, mientras desde sus Fundaciones, FAES y Alianza de Civilizaciones, los ex presidentes Aznar y González echan su cuarto a espadas, uno sin descartar un bombardeo OTAN y otro a pachas con Ahmadineyad.

Pero el Líbano, donde el PP dirá amén, sólo será el inicio de un curso que tiene en las elecciones catalanas el examen crucial. Por eso Zapatero segó la cabeza de Maragall. Necesita a Montilla para recuperar el voto catalanista-español con vista a las elecciones autonómicas y generales de 2008; y a CiU para la estabilidad de su Gobierno, por sus problemas con ERC, y los Presupuestos de 2007 ya a la vista. También quiere Zapatero que el ambiguo Piqué/PP sufra en Cataluña un descalabro que casi inhabilitaría a Rajoy como alternativa nacional.

Zapatero sabe que está en juego su presidencia y su temeraria reforma constitucional encubierta, que podría derrumbarse si cediera uno de sus pilares. Los que entrelazados están en sus cimientos porque conviene recordar, para entender lo que ocurre, un dato crucial: en mayo de 2004 ¡sólo días después de la formación del Gobierno! ETA ofreció al presidente negociar el final de su violencia. Zapatero guardó el secreto y trenzó esta oportunidad con sus necesidades y objetivos: apoyando el estatuto soberano de Cataluña en pago a sus socios nacionalistas y como prueba a ETA de su talante federal para luego reproducir el modelo en el País Vasco. Y, consumada la carambola, poder presentarse a los ciudadanos como el mago de la estabilidad y la paz, llevando bajo el brazo un pacto de hierro con los nacionalistas que impediría por mucho tiempo la alternancia del PP.

Ese es el plan, que se completa con la bonanza económica y la abundancia ideológica y social (memoria histórica, dependencia, igualdad, pensiones). Pero el cántaro de los sueños de Zapatero tiene fisuras que hoy soportan el disfrute del poder. Problemas con los nacionalistas, el PSC, el PSE y los barones históricos del PSOE que aún retumban al fondo de la vasija de barro que ETA podría dinamitar. Aunque imaginamos que unos y otros se preguntarán que ¿dónde van a encontrar un aliado mas fácil y cómodo que este presidente federal?

Difícil será frenar el desvarío de tan extraña coalición, aunque no imposible si Rajoy ofreciera un discurso razonable con portavoces con credibilidad y un equipo de primer nivel como alternativa de Gobierno para conectar sin estridencias con la mayoría de la sociedad. Hablando de presente y futuro sin mirar atrás en pos de conspiraciones y ese pasado de errores del PP y horrores del 11-M que el PSOE supo aprovechar. Que aún sigue vivo en la memoria de los españoles y que podría convertir a Rajoy y a los suyos en estatuas de sal.      psebastian@abc.es

Nuevo curso político
España por dentro, por fuera y por encima
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 4 Septiembre 2006

El curso político que empieza prolongará lo que hay: España por dentro, quebradiza; España por fuera, entregada a temerario vaivén; España en los papeles y las ondas, falseada. Y al que intente su retrato realista, insulto y garrotazo.

Dentro, Montilla se ha sacudido a Maragall y a Clos y ha tomado el control absoluto del PSC. Creen los ingenuos que, con la marcha del sector nacionalista, que ya ha empezado, el socialismo catalán será más integrador. El abstencionista cinturón industrial, que iba a ser despertado por Ciudadanos de Cataluña, ahora puede encumbrar a Montilla. ¿Integración? Montilla fue el alma de los Pactes del Tinell. Zaragoza, su hombre fuerte, el padre de campañas fratricidas: si gana Cataluña, no gana el PP, ¿recuerdan? Tras el socialismo aburguesado e insensato, el socialismo tosco y maniqueo. Y más insensato.

Fuera, el presidente "rojo" ha dilapidado el prestigio de España. Cómo será la cosa que hasta el mayor peligro del planeta, el presidente iraní, lo considera uno de los suyos. El conseguidor González opina que tanto alboroto es injustificado y todo viene de las necesidades energéticas de Irán, que, como sabemos, anda escaso de petróleo. Pero Máximo Cajal, el máximo de Rodríguez en la Alianza de Civilizaciones, defendió el acceso iraní a las armas nucleares. A todo esto, tras destilar judeofobia en manifestaciones y declaraciones, los socialistas envían a nuestros soldados al Líbano a obedecer a Annan, el responsable del genocidio ruandés, el hombre que gusta de imponer la equidistancia entre los terroristas y sus víctimas, entre los exterminadores y los exterminados.

Y luego está lo de las libertades, empezando por la de expresión, que el PSOE lleva muy mal. La COPE sigue como un cohete, para desesperación de progres y censores, valga la redundancia. Sabido es que el Parlamento Europeo no es un parlamento; ahora consta que su presidente tampoco es un presidente. Si lo fuera no tomaría decisiones parciales, ilegales e inmotivadas para abortar la iniciativa de 700.000 ciudadanos que denuncian el acoso a la emisora. Tampoco fue Borrell, al final, candidato a la presidencia del gobierno. Tampoco sus escrúpulos con los dineros eran tantos. Tampoco se merendó a Aznar en aquel debate del estado de la nación. Tampoco sirvió de nada la tarjeta del NIF, que él se inventó. ¿Ha hecho algo Borrell alguna vez aparte de envanecerse?

La soledad del 11-M
Lorenzo Abadía  Periodista Digital 4 Septiembre 2006

Es francamente lamentable que de todos los medios de comunicación social nacionales, aunque la cuestión es de tal envergadura que hasta el más humilde medio local debería subrayarlo, solamente dos, además del que ha obtenido la exclusiva, se hayan hecho eco de una noticia que podría tener tantísima transcendencia. La COPE y Libertad Digital han sido los únicos medios que se han reflejado la noticia publicada hoy por el diario El Mundo, cuyo contenido fue anunciado ayer. Ni La Razón de Vara, ni el ABC de Zarzalejos, ni La Estrella Digital de Pablo Sebastián, por supuesto ninguna televisión (no he visto Telemadrid), ninguna emisora de Radio (no he oído Intereconomía), ni siquiera este independiente medio donde tan cómodamente alojo mi blog, Periodista Digital, han considerado importante que la única persona encarcelada e imputada por los hechos ocurridos el 11 de marzo de 2004, que tanto están contribuyendo a cambiar la historia de España, manifieste por vez primera que existió una trama en los servicios de inteligencia, encaminada a propiciar un Golpe de Estado y cambiar el gobierno de España y que fue persuadido por la policía a declararse culpable, con la promesa de dinero y de una reducción de pena.

¿Cómo es posible que el 80% de la ciudadanía española hoy se desayune con la medalla de oro mundial de no sé qué deporte y no tenga conocimiento de una declaración que cuestiona toda la instrucción sumarial del atentado terrorista con mayores consecuencias en la historia de Europa? ¿Cómo es posible? ¿Cómo es posible que a todos estos profesionales no les importe pasar por el único objetivo de la labor periodística, que es la contribución a la difusión de la verdad objetiva? No son PRISA, que yo sepa.

Todos los medios a los que me he referido, los que existían, terminaron publicando la trama de los GAL y los que hoy niegan a los ciudadanos el derecho a estar informados, están haciéndoles un flaco favor, como españoles, como demócratas y como personas de bien.

España no podrá ser la misma sin que los hechos que propiciaron el 11-M hayan sido completamente esclarecidos. Y a este sano propósito están contribuyendo muy pocos.

11M, ya llega el monstruo terrible, la horrible verdad.
Antonio Javier Vicente Gil  Periodista Digital 4 Septiembre 2006

La frase es demoledora. Cuando desde instancias distintas al meollo de inculpados se está llegando a terribles conclusiones, en las que ciertos miembros de las fuerzas de seguridad o bien están implicados o bien están en el ajo del atentado del 11M, viene uno de los cabezas de turco máximos, uno de los teóricos responsables principales, Trashorras y dice:

Soy una víctima de un golpe de Estado que se ha tratado de encubrir detrás de las responsabilidades de un grupo de musulmanes y de los confidentes, cuando estaba todo perfectamente controlado por los Cuerpos de Seguridad. Existen complicidades que el juez no está dispuesto a descubrir; si no, deberían estar detenidos o imputados agentes de varios Cuerpos de Seguridad"

Golpe de estado, encubrimiento, musulmanes de pega, confidentes, control total de los cuerpos y fuerzas de seguridad, complicidades a muchos niveles, llamativas incomparecencias ante el juez de ciertos agentes. Añadámosle a eso pruebas falsas, informes ocultos, testigos falsos instruidos por la policía, mochilas de pega, furgonetas llenas de elementos de prueba de pega, coches de pega, a este juez muchos se la han pegado y no quiere saber, a ver que hace tras las imputaciones de uno de los imputados.

Ya sabemos lo que dirán, que la palabra de un terrorista dinamitero no es para tenerse en cuenta. Pero esta frase estoy seguro pasará a la historia de la ignominia. Porque además de que lo diga Trashorras desde dentro del complot asesino según la versión oficial, son muchas las pruebas que confirman lo que dice. Más terrible no puede ser y más cierto tampoco.

Llega la hora de la verdad, el canto del coro siempre empieza con el de un solista, llega la hora del espanto, llega el momento del horror, llega el momento de echarse a temblar porque cuando se vean descubiertos no agacharan la cabeza, entonaran el mea culpa, se entregaran en manos de la justicia y aceptaran su destino, eso no lo harán. Se revolverán como fieras acorraladas intentando llevarse por delante la justicia, la patria, la nación, el país y nuestro futuro. ETA ya empieza a frotarse las manos.

Los que desde el principio hemos sabido la asqueante verdad, hemos sabido que antes o después los muertos surgirían exigiendo justicia, pero también que los responsables de una masacre tan atroz, realizada única y exclusivamente con fines políticos y de poder no van a dudar en defenderse caiga quien caiga y lo que caiga.

Si recordamos los GAL y multiplicamos aquello por mil podremos aproximarnos a intuir lo que nos espera.

Ya llega el monstruo terrible, la horrible verdad. Llega sediento de horror y con ansias de devorar nuestro futuro.

Es triste decirlo, la verdad nos hará libres, pero ¿después de cuantas calamidades y sufrimientos?

Sabremos lo que pasó y nos horrorizaremos ante tanta vesania. Millones no querrán saber, millones sabrán y mirarán hacia El Tomate, y algunos millones lloraremos y exigiremos justicia.

El mayor riesgo que corremos es que la derecha gallardonita y amante de los paños calientes, se rinda al chantaje de llevárselo todo por delante y acepte colaborar en enterrar la verdad bajo la sinrazón de la razón de Estado. Cosas tan grandes no se han visto, pero si hay antecedentes suficientes como para hacernos temer lo peor. Echaran mano del CNI para cargarse políticamente (aunque ya lo dudo) a Rajoy y dejar vía libre al gran contemporizador.

Al tiempo.

Movimiento cívico
Grupos cívicos denuncian la discriminación contra el idioma español en Galicia
Un creciente número de ciudadanos se dirigen a estas asociaciones en busca de defensa de sus derechos constitucionales
Minuto Digital 4 Septiembre 2006

Las asociaciones ciudadanas y grupos cívicos de Galicia, AGLI (Asociación Gallega para la Libertad de Idioma), Coruña Liberal y Vigueses por la Libertad, quieren llamar la atención de sus conciudadanos sobre una nueva actuación de la administración regional que, bajo la apariencia del fomento de la lengua autóctona, oculta la realidad de la exclusión de la lengua común de los españoles, el propósito de hacerla desaparecer de la vida pública y, si les fuere posible, de la vida social y privada de la población.

RELACIONADOS
Los jóvenes rehúsan hablar en gallego
Entrevista a Asociación Gallega para la Libertad de Idioma
El Parlamento europeo rechaza el uso del vascuence, el catalán y el gallego

Hace unos meses, la Consejería de la Presidencia convocaba unas oposiciones con exclusión expresa del español en los exámenes. La reacción de AGLI la obligó a rectificar, aunque de manera torpe y chapucera. La exclusión del español y el desprecio a quienes, legítimamente, lo tienen como primera o única lengua, o que optan por su uso, es constante y sistemática en todos los ámbitos a los que esta administración llega con su acción directa o indirecta.

Ahora, la consejera de Educación, Laura Sánchez Piñón y la Secretaria general de política lingüística -órgano perfectamente prescindible-, Marisol López, anuncian que para este curso, un número de niños de primera enseñanza podrán realizar su aprendizaje íntegramente en lengua gallega. Tal medida parecería inobjetable, si todos los niños en Galicia tuviesen el mismo derecho. Es decir: el derecho de recibir la enseñanza en cualquiera de las dos lenguas oficiales, de acuerdo a la opción manifestada por sus padres.

Sin embargo, esa medida, que se disfraza de mera ampliación de posibilidades, pone de manifiesto lo siguiente: primero, el hecho de que ningún niño podía recibir enseñanza íntegramente en la lengua de preferencia de sus padres, y, que, a partir de ahora, sólo la recibirá ese 1,33 % de privilegiados de educación infantil; segundo, que este gobierno autonómico, al igual que los anteriores, se propone seguir caminando por las vías catalana y vasca de imposiciones lingüísticas, aunque para ello reduzca las oportunidades de los ciudadanos y pisotee derechos individuales. Un creciente número de ciudadanos se dirigen a estas asociaciones en busca de defensa de sus derechos constitucionales.

Las entidades cívicas que han denunciado estos extremos quieren llamar la atención sobre "el modelo educativo perverso construido en esta región por unos políticos rendidos al proyecto nacionalista. Tal situación se ha agravado en esta legislatura, al haberse entregado determinados departamentos al partido menos votado y más nacionalista, que así dispone de la posibilidad material de dar rienda suelta a su hostilidad por el español, y como consecuencia de semejante fobia, por los ciudadanos que lo hablan.

Los grupos cívicos también consideran que "tales manifestaciones de odio hacia la lengua común de los españoles y de discriminación de sus hablantes deben cesar radicalmente. Al mismo tiempo, la administración ha de dar los pasos necesarios para garantizar el acceso a la enseñanza en la lengua de preferencia de sus padres a todos los niños que tengan que escolarizarse en territorio de la comunidad autónoma, y en cualquier nivel de la enseñanza."

Derechos humanos
Los jóvenes rehúsan hablar en gallego

Un informe elaborado en 2004 por la Xunta, presidida entonces por el ex ministro Manuel Fraga, mostraba el menguado éxito de las medidas de fomento del gallego. Al igual que ocurre en el País Vasco con el euskera.

El informe, presentado en septiembre de 2004, afirmaba que entre un 15% y un 27% de los menores de diez años que viven en núcleos estrictamente urbanos nunca hablan gallego y entre un 10% y un 20% ni siquiera lo saben hablar.

En la última década se ha incrementado en un 6% el número de personas que aseguran que nunca hablan en gallego. Son las generaciones de más edad las que más lo usan: un 75% de los mayores de 65 años. Por el contrario, en los estratos más jóvenes desciende progresivamente la utilización de este idioma.

Ante esta realidad, los comisarios políticos nombrados por el PP fraguista recomendaban el aumento de la dosis de galleguización a costa de los impuestos ajenos.

Entre las medidas que proponían estaba la vigilancia de los colegios para que en ellos se cumpliesen las normas de uso del gallego y hacer obligatoria la enseñanza en un 50% en esta lengua. También se proponía pagar a los funcionarios que empleasen el gallego en las conversaciones y la atención al público, obligar a los médicos de la sanidad pública a redactar las recetas en gallego y exigir a la industria farmacéutica el etiquetado en gallego (como en Cataluña).

Grupos cívicos denuncian la discriminación contra el idioma español en Galicia
Luis Balcarce  Periodista Digital 4 Septiembre 2006

Las asociaciones ciudadanas y grupos cívicos de Galicia, AGLI (Asociación Gallega para la Libertad de Idioma), Coruña Liberal y Vigueses por la Libertad, quieren llamar la atención de sus conciudadanos sobre una nueva actuación de la administración regional que, bajo la apariencia del fomento de la lengua autóctona, oculta la realidad de la exclusión de la lengua común de los españoles, el propósito de hacerla desaparecer de la vida pública y, si les fuere posible, de la vida social y privada de la población.

Hace unos meses, la Consejería de la Presidencia convocaba unas oposiciones con exclusión expresa del español en los exámenes. La reacción de AGLI la obligó a rectificar, aunque de manera torpe y chapucera. La exclusión del español y el desprecio a quienes, legítimamente, lo tienen como primera o única lengua, o que optan por su uso, es constante y sistemática en todos los ámbitos a los que esta administración llega con su acción directa o indirecta.

Ahora, la consejera de Educación, Laura Sánchez Piñón y la Secretaria general de política lingüística -órgano perfectamente prescindible-, Marisol López, nos anuncian que para este curso, un número de niños de primera enseñanza podrán realizar su aprendizaje íntegramente en lengua gallega. Tal medida nos parecería inobjetable, si todos los niños en Galicia tuviesen el mismo derecho. Es decir: el derecho de recibir la enseñanza en cualquiera de las dos lenguas oficiales, de acuerdo a la opción manifestada por sus padres.

Sin embargo, esa medida, que se disfraza de mera ampliación de posibilidades, pone de manifiesto lo siguiente: primero, el hecho de que ningún niño podía recibir enseñanza íntegramente en la lengua de preferencia de sus padres, y, que, a partir de ahora, sólo la recibirá ese 1,33 % de privilegiados de educación infantil; segundo, que este gobierno autonómico, al igual que los anteriores, se propone seguir caminando por las vías catalana y vasca de imposiciones lingüísticas, aunque para ello reduzca las oportunidades de los ciudadanos y pisotee derechos individuales. Un creciente número de ciudadanos se dirigen a estas asociaciones en busca de defensa de sus derechos constitucionales.

Las entidades cívicas que suscriben este comunicado quieren llamar la atención sobre el modelo educativo perverso construido en esta región por unos políticos rendidos al proyecto nacionalista. Tal situación se ha agravado en esta legislatura, al haberse entregado determinados departamentos al partido menos votado y más nacionalista, que así dispone de la posibilidad material de dar rienda suelta a su hostilidad por el español, y como consecuencia de semejante fobia, por los ciudadanos que lo hablan.

Tales manifestaciones de odio hacia la lengua común de los españoles y de discriminación de sus hablantes deben cesar radicalmente. Al mismo tiempo, la administración ha de dar los pasos necesarios para garantizar el acceso a la enseñanza en la lengua de preferencia de sus padres a todos los niños que tengan que escolarizarse en territorio de la comunidad autónoma, y en cualquier nivel de la enseñanza.

Los islamistas se ríen en las narices de Occidente
Doctor Shelanu  Periodista Digital 4 Septiembre 2006

Al Qaeda llama a los norteamericanos y occidentales a convertirse al Islam.

Ayman al Zawahri, lugarteniente de Osama bin Laden, ha emplazado vez a los "infieles" estadounidenses en particular y a los occidentales en general a convertirse al Islam, y añadió que "Alláh envió a su profeta Muhammad como guía y con la religión de verdad para estadounidenses y occidentales en general... y le envió como su heraldo",

Para los occidentales, que vivimos en una cultura laica y de respeto por las creencias, en donde estas son cuestiones personales, parece del todo inverosímil, pueril y ridículo los llamados a la conversión al Islam que habitualmente dirigentes musulmanes e islámicos realizan.

Ha habido famosas peticiones de conversión al Islam, como la del presidente de la Unión de los musulmanes de Italia (UMI), Adel Smith, que dirigió al Papa de Roma, declaración hecha el 4 de noviembre del 2001 en la RAI, en la emisión del programa Porta a Porta, en la que dijo:

“Obispo de Roma, en el nombre de todos los musulmanes que comparten con nosotros este deber misionario, Lo invito a abandonar la religión idolatro-politeísta católica que predica y pronuncie la shahada, predicción de fe de los musulmanes [...], dentro de poco tiempo encontrarán el Dios del Universo, de todo ser, de todas las cosas. Salven sus almas. Cuando se encuentren frente del juicio de Alá, ya no podrán decir que no fueron invitados a unirse a la verdadera fe, el Islam.”

También destaca la que clérigos iraníes pidieron a Fidel Castro, el dictador comunista de Cuba, que se convirtiera al Islam

También el presidente de la República Islámica de Irán, Mahmmud Ahmadineyad escribió a George Bush, presidente de los EEUU, “para invitarlo al Islam y a la cultura de los profetas.”

Jomeini el 8 de enero de 1989 escribió una carta pidiéndole lo mismo a Gorbachov.

M. Ahmadineyad insistió el 19 de mayo 2006 en darnos la solución a todos los problemas de la humanidad:
“El mensaje que el pueblo iraní tiene para el mundo es este, que regrese a la senda de Dios, de la justicia, de la ley y de la paz, y este mensaje tiene también un papel determinante en nuestra política exterior”, ha declarado del presidente de la República Islámica de Irán.
La senda de Dios es la que el Islam piensa, y en concreto el chiísmo, con una justicia islámica, la ley es la Sharia, y la paz es la que Muhammad (Mahoma) entendía: la paz bajo la Espada del Islam. Esto se concreta en el eslogan:
“EL ISLAM ES LA SOLUCIÓN”

Hay una larga retahíla de peticiones cuyo objetives obedecer la ley coránica que exige pedir al infiel que se convierta al Islam, y en caso de que no lo acepte pueda ser eliminado, por oponerse a Alláh. En el Yihad primero hay que exigir al infiel la conversión, si no lo acepta se le puede combatir.

Los islamistas, tanto sunnitas como chiítas creen en los Hadizes que proclaman la caída de Roma– significa la cristiandad- será conquistada por la espada del Islam, de acuerdo con la profecía de Muhammad.

Estas organizaciones de masas, que se merecen todo el respeto, según el criterio del ex secretario general del Partido Comunista Español, Santiago Carrillo y el ministro de Exteriores de Italia, Massimo D'Alema son el brazo armado del Yihad, tanto Al Qaeda, por parte de los sunnitas como Jisbulá por parte de los chiítas iraníes.

Los fanáticos islamistas repiten constantemente lo que piensan y lo que quieren hacer, el Yihad. Mientras los occidentales duermen en el sopor de la multiculturalidad y relativismo moral, creyendo que son fanfarronadas de lunáticos que desvarían y alucinan, no queriéndoles dar importancia.

La carrera armamentística de Irán, la alta criminalidad de Jisbulá y de Al Qaeda son minimizadas. ¿Qué se necesita para que Occidente de despierte de su soporífero estado?

¿Qué haya más 11 M , 7 J, 11 S?, ¿Qué los terroristas de Jisbulá, Hamas, Al Qaeda arrasen media Europa?
Europa fue débil y cobarde en los años treinta del siglo pasado, y ante las bravuconadas de Hitler y los nazis se tuvo una actitud chamberliana, que sólo sirvió para permitir armarse más y mejor a la Alemania nazi. Los actuales chamberlianos europeos, especialmente Zapatero y Chirac, juntamente con Rusia y China, pero por diferentes motivos, están permitiendo a los nuevos nazis de Irán que los dirigentes de este país se “rían ante sus narices” en el tema de la carrera nuclear y que Jisbulá se rearme.

"ME DIJO LO QUE DEBÍA DECIR ANTE EL JUEZ Y LO QUE DEBÍA CALLAR"
Suárez Trashorras denuncia que la Policía le engañó para que incriminara al Chino en el 11-M
El principal imputado por la masacre del 11-M, el ex minero y confidente Emilio Suárez Trashorras, denuncia en El Mundo que confesó su primera versión convencido de que formaba parte de un programa de testigos protegidos. Entonces, creyendo que iba a obtener beneficios del pacto con la Policía, implicó en su declaraciones a Jamal Ahmidan. Insiste en que fue un "golpe de estado" y que todo lo que hizo fue bajo la supervisión de Manolón, su controlador en la Policía. El atentado dice que "no ha sido más que una operación policial que se descontroló (...) Ésta es la única explicación coherente, a no ser que existan complicidades ocultas, al igual que ocurrió con el Gal".
Libertad Digital 4 Septiembre 2006

Ya lo había adelantado El Mundo en su edición de este domingo y un día después publica una primera parte de la entrevista en exclusiva que el ex minero y confidente de la Policía, Emilio Suárez Trashorras, ha concedido a Fernando Múgica. Se trata de un testimonio clave por ser el del principal imputado por la masacre del 11-M. Se enfrenta a una petición fiscal de más de 3.000 años de cárcel y en el sumario se le acusa de haber robado y proporcionado los explosivos a los considerados autores materiales del 11-M. Desde hace dos años y medio está encarcelado en la madrileña prisión de Alcalá Meco.

El diario que dirige Pedro J. Ramírez abre su portada con uno de los principales titulares que deja Trashorras en esta entrevista: "La Policía me ofreció dinero y un piso para que incriminara a Zougam y El Tunecino". A lo largo de su conversación con Múgica, el ex minero explica que sólo después de declarar lo que la Policía le había dicho que declarara se dio cuanta de que ese "pacto" no iba a cumplirse y de que le habían "utilizado, engañado y traicionado".

Para entonces ya había aportado una primera confesión creyendo que formaba parte del programa de testigos protegidos. "Soy una víctima de un golpe de Estado que se ha tratado de encubrir detrás de las responsabilidades de un grupo de musulmanes y de los confidentes cuando estaba todo perfectamente controlado por los Cuerpos de Seguridad. Existen complicidades que el juez no está dispuesto a descubrir". Y matiza ahora que cuando confesó ante el juez que Jamal Ahmidan, al que nunca se refiere como El Chino sino como Mowgli, "llevaba los explosivos" fue porque así se lo pidió la Policía. Dice que fue "amenazado y coaccionado" y desvela una negociación "ofreciéndome todo tipo de cosas para que mantuviera ante el juez una versión que incriminara ante todo a el Tunecino y a Jamal Zougam".

Una declación incriminatoria a cambio de dinero y un piso
Cuenta que la Policía comenzó por ofrecerle dinero, luego una vivienda. Le hablaron, siempre según su testimonio en El Mundo, de que formaría parte del programa de protección de testigos y de que no se formularían cargos contra él por la "Operación Pipol" sobre tráfico de drogas en la que estaba implicado desde 2001. Y señala: "El atentado del 11-M no ha sido más que una operación policial que se descontroló y se les fue de las manos a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. Ésta es la única explicación coherente, a no ser que existan complicidades ocultas, al igual que ocurrió con el Gal".

Detenido seis días después del 11-M, apunta que al verse engañado quiso rectificar esa primera declaración ante el juez. Entonces contó que no había visto explosivos aquella noche del 29 de febrero en el maletero del coche de Jamal Zougam y que lo que transportaron en autobuses a Madrid El Gitanillo e Ivan Granados fue droga y que todo lo que dijo en su primera versión era por encargo de la Policía, para la que trabajaba desde el 2001. Ya no le creyeron.

Infiltrado en la banda de Mowgli a las órdenes de Manolón
Sobre su relación con el inspector Manuel García Rodríguez, el jefe de estupefacientes de la comisaría de Avilés para el que trabajaba como confidente, explica que "ha quedado demostrado a lo largo del sumario que iba mucho más lejos que la de un confidente cualquiera o una relación de simple vecindad o amistad". Y señala a Manolón como al persona que le pidió "que me infiltrara en la banda de Mowgli".

Durante la entrevista lanza graves acusaciones contra su controlador en la Policía. "Han manipulado pruebas y ocultado otras. Tenían datos y pruebas suficientes para que Jamal Ahmidan fuese detenido bastante antes del 11-M (...) Me decían que estaba todo controlado. Dejaron que llegara al piso de Leganés y que todos ellos cometieran el suicidio colectivo". Son muchas las preguntas que se hace ahora: "¿Por qué no querían capturar vivo a Jamal Ahmidan? ¿Tiene algún sentido que llevara meses denunciando las actividades ilícitas de Jamal, que yo supiera que los tenían totalmente controlados y que en esas circunstancias le proporcionara explosivos? No hay nadie que pueda creérselo".

Cae Abu Hamman, el número dos de la red terrorista en Irak
Namir Sobhi  La Razón 4 Septiembre 2006

bagdad- El Gobierno de Bagdad anunció ayer la detención del «número dos» de la organización Al Qaida en Irak, identificado como Abu Hammam y acusado de haber perpetrado el atentado contra un mausoleo chií en febrero pasado en Samarra.

El consejero de Seguridad Nacional iraquí, Muafaq al Rabie, comunicó en una rueda de prensa la captura en «una operación conjunta estadounidense-iraquí» de Abu Hammam, pero no precisó ni cuándo ni dónde se produjo el arresto. Al Rabie dijo que el verdadero nombre de «Abu Hammam» es Hamed Al Suaidi, pero no reveló su nacionalidad ni ningún otro detalle sobre su persona.

«Al Qaida está muy debilitada, ha recibido un duro golpe», dijo el consejero. La operación de captura del presunto terrorista se produjo «tras recibir información de inteligencia», según Al Rabei. Al verse atrapado, «Abu Hammam» intentó utilizar como escudos humanos «a mujeres y niños», pero los soldados que participaban en la operación conjunta consiguieron reducirlo.

El consejero responsabilizó a «Abu Hammam» de numerosos atentados con bomba, el más grave de ellos el del pasado 22 de febrero contra un mausoleo chií en Samarra, 125 kilómetros al norte de Bagdad. El atentado contra la cúpula del mausoleo de Ali al Hadi, uno de los doce imames más venerados por los chiíes de todo el mundo, desató una ola de violencia sectaria sin precedentes en Irak que ha causado ya cientos de muertos, tanto suníes como chiíes.

Según Al Rubei, «Abu Hammam» era el «número dos» de la organización terrorista, justo por debajo de Abu Ayub al Masri, el hombre que tomó la dirección de la organización en Irak tras la muerte del jordano Abu Musab al Zarqaui el pasado 7 de junio por un bombardeo estadounidense.

Pena capital.
Un investigador del Ejército de EEUU ha recomendado que se someta a cuatro soldados a una corte marcial y que se les condene a muerte si son declarados culpables de asesinar a tres iraquíes, publicó ayer el diario «The Washington Post». Los soldados, que están confinados en Kuwait, mataron a tres detenidos durante una operación cerca de Samarra en mayo, pero ellos mantienen que lo hicieron en legítima defensa después de que los iraquíes se resistieran. Efe

Convivencia, agredida y multada
ABC 4 Septiembre 2006

Las asociaciones Convivencia Cívica Catalana y Universitarios Liberal Demócratas (ULD) denunciaron ayer que el pasado viernes, 1 de septiembre, fueron agredidos por un «radical independentista en actitud violenta» durante una recogida de firmas en Cornellà de Llobregat (Barcelona), según informaron en un comunicado ambas agrupaciones. Convivencia Cívica y ULD instalaron cerca del Ayuntamiento del municipio una mesa de firmas para pedir que se garantice que los padres puedan escoger la lengua vehicular de enseñanza de sus hijos. Fue entonces cuando un joven los insultó tachándoles de «charnegos», «escoria» y «fachas». El joven llegó a agredir a uno de los miembros de la recogida de firmas y robó dos pliegues de firmas ya rellenados, según las asociaciones. Tras la huida del joven y según el relato de las asociaciones, llegó la Policía Local, que no atendió al herido y ordenó que se dejaran de recoger firmas y se desmontara la parada «de inmediato», tras multarles por venta ambulante.

EL PP DENUNCIA EL "ADOCTRINAMIENTO" QUE SUFREN LOS NIÑOS
La bandera, el nombre y el mapa de España desaparecen de la mayoría de los libros de texto vascos
En sus libros de Conocimiento del Medio, los escolares vascos pueden encontrar afirmaciones como ésta: "El conjunto de territorios donde vivimos los vascos recibe el nombre de Euskal Herria". Además, ése es el mapa que predomina en la mayoría de los volúmenes. En algunos casos, ni siquiera aparece el de España. También se omite la bandera, el nombre desaparece a favor del eufemismo "Estado español" y se ignora la existencia de la comunidad autónoma. Así lo ha denunciado Santiago Abascal, secretario de Educación del PP vasco, que ha presentado un informe comparando libros de seis editoriales. El partido exigirá al Gobierno que revise sus contenidos.
http://www.ppvasco.com/pv/ficheros/Documentos/dossier_libros_texto.doc
Libertad Digital 4 Septiembre 2006

En una rueda de prensa, Santiago Abascal ha presentado un estudio sobre los contenidos de los libros de Conocimiento del Medio de los tres últimos cursos de primaria con una comparación entre lo que enseñan seis editoriales distintas. Las conclusiones del informe señalan que Edelvives, Erein y Elkarlean reflejan unos contenidos que el PP califica de "ideológicos, falsos y abusivos". La tendencia nacionalista también está presente en Edebé y Anaya, aunque es menor. El enfoque de la editorial Santillana lo califican de "correcto", aunque indican que la ausencia de la bandera española es prácticamente total.

En concreto, las tres editoriales con contenidos más tendenciosos se distinguen, según dicho informe, por la "ocultación de la realidad institucional, sociológica e histórica" de España a través de la ausencia de mapas de nuestro país, de la bandera o del propio nombre. A cambio, aparecen numerosos mapas de Euskal Herria, tanto como "entidad cultural" como para reflejar la geografía de la zona o las invasiones durante la Edad Media. Tampoco aparecen, o son muy escasos, los mapas de la comunidad autónoma vasca.

En algunos de ellos, se reflejan los datos demográficos de Navarra dentro de los del País Vasco, bajo la denominación general de Euskal Herria. Además, los niños deben aprender esta definición: "El conjunto de territorios donde vivimos los vascos recibe el nombre de Euskal Herría. En todos ellos se habla el euskera y se mantienen las tradiciones y la cultura vascas".

"¡Cuidado! Aquí somos euskaldunes"
La elección de las fotografías también refleja el "adoctrinamiento" nacionalista que reciben los niños, según el documento. En uno de los volúmenes, de la editorial Elkarlanean, aparece el cartel de bienvenida de la localidad guipuzcoana de Usurbil. En él se puede leer, en euskera: "¡Cuidado! Aquí somos euskaldunes". Otros reflejan carteles y señales de tráfico con letreros sólo en vascuence, o Ayuntamientos en que ondea en solitario la ikurriña.

Por las "consecuencias", "confusión" y "desorientación" que estos contenidos pueden tener en la mente de los pequeños, el PP exigirá "al Ministerio de Educación y a la Delegación del Gobierno que activen la Alta Inspección de Educación y revisen los contenidos tendenciosos en los libros de texto" analizados. También, según ha anunciado Santiago Abascal, el PP vasco pedirá al Ejecutivo de Ibarretxe en el Parlamento autonómico los datos de distribución de los volúmenes "para conocer "el impacto y el daño causado en los escolares" de la comunidad autónoma.

Abascal ha advertido de que las falsedades que incluyen estos textos pueden ser "peligrosas" para "el futuro de la convivencia", poniendo el ejemplo de la visión que ofrecen de Navarra, de la que ocultan su carácter de comunidad autónoma. "Se miente a los alumnos sobre la realidad del medio ambiente socio-político y se crea una frustración de consecuencias calculables", ha denunciado el representante del PP, que también ha apuntado que la inclusión de estos contenidos puede constituir un "hecho delictivo".

DENUNCIA LOS "INFINITOS COMPLEJOS" DEL AYUNTAMIENTO
Abascal advierte a Gallardón que será "cómplice de un enemigo de España" si deja a Rubianes actuar en el Español
El presidente de la Fundación para la Defensa de la Nación Española ha calificado de "hondamente inmoral" el hecho de que el actor Pepe Rubianes, que insultó gravemente a España y los españoles en un programa de TV3, vaya a actuar en el Teatro Español, propiedad del Ayuntamiento de Madrid. Santiago Abascal denunció que ahora se vaya a "retribuir con fondos públicos" a un "sujeto" que expresó "públicamente su odio a España". También lamentó el "grado de impunidad" al que ha llegado "la fobia" a nuestro país y el ejemplo que representa de ello el Ayuntamiento de la capital, al que reprochó sus "infinitos complejos" respecto a la "cuestión nacional".
Libertad Digital 4 Septiembre 2006

En un artículo publicado en la página web de la Fundación para la Defensa de la Nación Española, Santiago Abascal recuerda los "agresivos exabruptos" contra España que lanzó el actor en un programa de la televisión pública catalana. Pepe Rubianes exclamó "que se vaya a la mierda la puta España" y mandó "a tomar por culo a estos españoles", unos graves insultos por los que se querelló la Fundación y por los que le imputó el juez.

Abascal lamenta en el escrito "el ínfimo nivel", de "cloaca", el sentimiento "antiespañol en Cataluña". Y critica que ahora sea el Ayuntamiento de Madrid el que preste su apoyo a Rubianes para el estreno de la obra "Lorca somos todos" en el Teatro Español, "para más INRI". Abascal afirma que es "hondamente inmoral retribuir con fondos públicos, del bolsillo de los madrileños" a alguien que "ha expresado públicamente su odio a España".

Además, Abascal advierte que si no rectifica el Ayuntamiento, se habrá convertido en "cómplice de un enemigo declarado de la unidad y dignidad de España". El presidente de la Fundación que se querelló contra el actor finaliza el artículo preguntándose si "tanto pesan los complejos para cometer" este error.

Movimiento cívico
PEPE RUBIANES EN MADRID
Basta ya de insultos. Basta ya de soportar el yugo "progre" del pensamiento único. El 19 a las ocho, todos deberíamos concentrarnos frente al Teatro Español para dejar bien claro que todo tiene un precio, que aquí ya no salen gratis más insultos, que se escuche nuestra voz.
Minuto Digital 4 Septiembre 2006

Pepe Rubianes, más famoso por sus insultos a los españoles que por su buen hacer como actor, llega a Madrid. El Teatro Español, propiedad del Ayuntamiento de Madrid, acoge desde el próximo 19 de septiembre la obra "Lorca somos todos" que dirige el propio actor.

No podemos olvidar los insultos de Rubianes a España y a todos los españoles; es por ello que se hace absolutamente necesaria la protesta cívica contra él.

El próximo día 19 de Septiembre, a las ocho de la noche, deberían concentrarse frente al Teatro Español, todos aquellos españoles que no perdonan los insultos de Rubianes.

Vivimos en una España en la que cada día se insulta a las víctimas de la Guerra Civil, a los católicos, a las víctimas de ETA o el GRAPO... una España en la que una persona como Pepe Rubianes puede decir libremente en una televisión pública -que pagamos todos- que la unidad de España le suda tal o cual parte de su cuerpo o que España pasa a llamarse desde ahora "puta España".

Basta ya de insultos. Basta ya de soportar el yugo "progre" del pensamiento único. El 19 a las ocho, todos deberíamos concentrarnos frente al Teatro Español para dejar bien claro que todo tiene un precio, que aquí ya no salen gratis más insultos, que se escuche nuestra voz.

Recortes de Prensa   Página Inicial