AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 16 Septiembre  2006

Replica de la Asociación por la Tolerancia a las declaraciones del conseller d'Educació i Universitats, Joan Manuel del Pozo (PSC) afirmando que Cataluña vive una etapa de «paz lingüística total»
Cartas al Director EL MUNDO Cataluña 16 Septiembre 2006

(ligeramente extractada)

El consejero de Educación y Universidades de la Generalitat, Sr. del Pozo, sabe que la “paz lingüística total” que asegura vive Cataluña es la misma que se vivía en la dictadura; o sea, impuesta. Desde luego, no creo que el PSC sea más beligerante que ERC. No podría sin que el caparazón democrático de la sociedad se resquebrajara definitivamente. Su fondo, se vació, no queda nada de él después de los decretos de inmersión (1993), de la Ley de Política Lingüística (1998) y de las instrucciones de principio de curso (ver pág. 10 a 14 de las de 2006) que año tras año revalidan la prohibición, de hecho, del uso del castellano o español como lengua vehicular.

¿Qué más podría hacer con los profesores que, a pesar de esta violencia normativa, siguen utilizando la lengua maldita en sus clases? ¿expedientarlos? ¿darles una baja laboral para que no contaminen esas mentes que ya perciben o creen que el español fuera del área de servicio es algo reprobable y de mal gusto?

Dice que “las familias que lo deseen pueden realizar el 100% de la primera enseñanza en castellano”. A ello tienen derecho incluso según la restrictiva ley de Política Lingüística (todavía en vigor, aunque con el Nuevo Estatut, que no contempla esa excepción, suponemos tiene los días contados para ser substituida por otra peor), pero el PSC, como los demás partidos nacionalistas, han estado ocultando y conculcando ese derecho.

Desde la Asociación por la Tolerancia llevamos años denunciando estos hechos ante los tribunales, de cuyas sentencias –favorables a nuestras demandas– han hecho caso omiso. Reto al Conseller a que haga público el número de escolares que están recibiendo el 100% –o simplemente el 50%– de sus clases en español. Si no hay ninguno, que no se escude en que no hay demanda, porque nos consta que entre miembros de nuestra asociación, hay padres que lo han solicitado y no lo han conseguido. Desgraciadamente, el PSC forma parte de este intento de control social a través de la lengua, y quiere evitar a toda costa que el ciudadano medio tenga un conocimiento culto del español. Eso, lo reserva para los vástagos de la élite que la cúpula del PSC representa, que puede costear caros colegios privados que ofrecen lo que ellos niegan al vulgo. Imponen prácticas lingüísticas tan impresentables y abyectas que necesitan negarlas.

Aquí no hay opinión, Sres. Aquí hay hechos incontestables. Cuenten los padres el número de libros de texto en castellano (aparte del de lengua española) que hay en las pesadas mochilas de sus hijos. Yo les aseguro que ninguno. ¿Quizás la información del Centro les llega en castellano o bilingüe? Tampoco. Invito a todo ciudadano a que contraste las palabras del Consejero con los hechos y vote en consecuencia.

Marita Rodríguez, Asociación por la Tolerancia, 8 de septiembre de 2006

¿Hacia dónde va España?

Por GRACIÁN. Colectivo que reúne a 60 intelectuales y profesores de reconocido prestigio ABC 16 Septiembre 2006

¿CÓMO está ahora España? ¿Hacia dónde va? ¿Qué queremos los españoles hacer con ella? Hay que considerar, por una parte, que los cuerpos políticos pueden enfermar, e incluso si no se tratan bien y a tiempo pueden morir, disolverse, romperse. Platón y Aristóteles hablaron de las repúblicas enfermas (que identificaban con las no sujetas a leyes), y Rousseau señaló que cuando la comunidad política deja de funcionar, el pacto social queda roto, y cada individuo o grupo recobra su libertad natural de hacer lo que quiera. «Si Esparta y Roma han perecido, ¿qué Estado puede tener la esperanza de durar siempre?», escribió en su Contrato Social, en un capítulo que precisamente tituló «De la muerte del Cuerpo Político» (Capítulo XI del libro III). Muerte que, de hecho, hemos comprobado multitud de veces a lo largo de la historia.

Como ha sido el caso, por citar sólo algunos ejemplos, de la Nación polaca (desapareció del mapa, hasta que en 1916 se proclamó de nuevo el Reino de Polonia), o de la palestina; y también el de la Unión Soviética; o, más cerca, en los Balcanes, el del Estado Federal de Yugoslavia, cuyos seis estados federales (autónomos) lucharon entre sí (Serbia, Croacia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Macedonia y Montenegro) hasta que consiguieron eliminar el cuerpo político común en el que se integraban, creando nuevos y más minúsculos Estados.

Parece lógico pensar, por otro lado, que el futuro de una comunidad política no se debe dejar al azar. Los efectos siempre corresponden a las causas, por eso somos previsores, pensamos en el mañana, para nosotros, para nuestra familia y, naturalmente, también para nuestra comunidad política. Esa es la razón por la que hoy día, tal como están las cosas, es lógico, lícito e incluso muy necesario preguntarnos qué está pasando con España, hacia dónde camina, si es que realmente va a alguna parte.

Nadie conoce el futuro. Pero saber lo que ya ha pasado, conocer bien el presente y aplicar a todo ello la experiencia, el sentido común y el conocimiento de los hombres puede llevar a advertir lo que se avecina en el futuro, si no se cambia la tendencia.

El pasado es bien conocido: España es uno de los cuerpos políticos más antiguos. Acaso nació en el año 201 antes de Cristo, cuando durante la segunda guerra púnica entre Roma y Cartago, aniquilado el ejército cartaginés en la decisiva batalla de Zama, se declaró la paz, Cartago abandonó Iberia, y ese territorio, también llamado Hispania, se convirtió en provincia romana. España nació definitivamente al mundo con plena autonomía y autocracia (soberanía, diríamos hoy) en el año 545, cuando se creó el Reino Hispano Visigodo, que incluso tenía una provincia gala (Septimania), y cuando poco después Leovigildo fijó la capital en Toledo, conquistó Málaga y Córdoba, fundó Victoriaco, la actual Vitoria, incorporó Galicia al Reino y se promulgó el Liber Iudiciorum, ley común aplicable a todos los territorios peninsulares. Iberia, Hispania, España, la Nación española, o como queramos llamarla, es una comunidad política muy antigua, lleva muchos años existiendo como tal.

¿Qué pasa ahora con España? Es un hecho que el proceso autonómico se ha desarrollado de manera general, homogénea y desbordando las previsiones constitucionales, y que eso nos ha llevado de hecho a un estado federal. Aunque la ley no lo diga, fácticamente hoy España es un estado federal, situación a la que nos ha traído el triunfo del uniformismo y una forzada interpretación «política» de la Constitución. Aquél provocó una «espiral diabólica» en la que, en una carrera sin final, una comunidad tras otra iban demandando más poderes. Hasta que ésta, la interpretación política, en un uso en fraude de ley del artículo 150.2 de la Constitución, supuso la quiebra del modelo constitucional y la implantación, por la vía de hecho, de un Estado español con diecisiete Estados miembros.

Pero la cosa no para ahí, y la espiral diabólica sigue su marcha: aunque la Constitución no consiente una confederación o una unión real de estados, ya hemos comenzado a sobrepasar el modelo federal, y estamos recorriendo la senda confederal. Se han dado muchos pasos que nos llevan más allá del esquema federal; primero de modo subrepticio, pero hoy ya a las claras, sosteniendo la confederación e incluso la separación. Estamos en una fase cualitativamente distinta, que es la del actual camino desde lo federal hacia lo confederal, el camino hacia un estado de tipo confederal o de características propias de la unión real de estados, con prestación de servicios comunes. Hay muchos ejemplos del camino confederal que estamos recorriendo, que subordinan España al poder de las comunidades: codecisión de éstas en la política exterior del Estado, administración única, negación de la Nación española como tal, conferencias sectoriales y conferencias de presidentes, educación, lenguas...

¿A dónde nos lleva esta senda? Si no cambiamos la tendencia, nos lleva a una comunidad de tipo confederal en la que el poder estará únicamente en manos de las comunidades autónomas. Por lo que otro fin posible es la desaparición de España, la muerte del Cuerpo Político Hispania. La espiral sigue, la senda confederal se intensifica y acelera, y ya se manifiestan con toda claridad voluntades secesionistas. Por tanto, el peligro de la desaparición de España es real. De momento, el fin es confederal y no de total desintegración, pero ésta no es impensable. Tal como van las cosas, negar el serio problema de la posible desaparición del Estado español es cerrar los ojos a la realidad de los cambios en curso, es practicar el avestrucismo político.

Todo esto lleva a plantearnos si la posible desaparición de España es algo bueno o malo. Y en este caso qué soluciones podemos dar al problema. A ambos asuntos se dedicarán los dos próximos artículos.

Oriana
EDITORIAL Libertad Digital 16 Septiembre 2006

Islamofobia se llama a lo suyo, al parecer, entre los cenáculos políticamente correctos de los intelectuales que viven de taparse los ojos. Algunos necios que no habían nacido cuando ella luchaba de adolescente en la guerra contra el fascismo, y que jamás han arriesgado nada por la libertad que ella defendió siempre, llegaron a compararla con Hitler. Y es que desde el 11 de septiembre hasta el quinto aniversario de los mayores atentados terroristas de la historia de la humanidad, ha sido la conciencia de Occidente, la voz que se ha levantado orgullosa para denunciar el abismo al que nos encaminamos si seguimos dejando hacer al islamismo.

Oriana Fallaci ya estaba mortalmente enferma el 11 de septiembre de 2001. El cáncer ya le había corroído las entrañas y vivía sola y silenciosa en Manhattan, trabajando en un libro que no vio nacer en vida. Pero lo que vio aquel día infausto hizo crecer en ella la rabia y el orgullo, y ponerse a hacer lo que sabía, que era escribir. Ella, que había entrevistado a Arafat, a Jomeini, a todos; que había contemplado la ruina en que se había convertido el Líbano, esa Suiza de Oriente Medio; que conocía al monstruo por dentro y por fuera; estaba convencida de que daba lo mismo lo que dijera, que nadie la escucharía. Pero tenía que hacerlo. Y así fue cómo una atea de izquierdas parió en dos semanas ese grito en defensa de su civilización e incluso, sí, de su religión, que circuló de mano en mano y del que luego se vendieron millones de copias en decenas de idiomas.

Nunca se había callado antes del 11-S y, desde luego, no lo haría después. Con el mismo desprecio con que los intelectuales la tachaban de "racista" ella les acusaba de ser unos traidores, de colaborar con el enemigo. De haber construido una Europa sin valores ni convicciones, lista para ser absorbida sin demasiado esfuerzo por una ideología intolerante y totalitaria, pero que cree en ella misma. Y el que sus libros se vendieran como rosquillas, mientras los de aquellos que la han despreciado tanto acumularan polvo en los estantes, no deja de representar una esperanza: la de que muchos en Eurabia, muchos más de los que le gustaría a esa progresía multicultural pacata y cegata, comprendieron que aquello que gritaba Fallaci era lo mismo que querían gritar ellos.

Estos días, los mismos islamofascistas contra quienes dedicó el esfuerzo de sus últimos años de vida se han ensañado con Benedicto XVI por afirmar que emplear la espada para difundir la fe va contra el hombre y contra Dios y que los atentados islamistas son atentados contra Dios. Son los mismos que la frieron a demandas en varios países de Europa por "racismo", como si criticar una religión –en definitiva, una idea– significase despreciar a sus practicantes por los genes con los que nacieron, en lugar de por aquello que hacen con sus vidas.

No deja de ser irónico que una atea militante pero católica, como se definía a sí misma reconociendo que su mente había crecido en una sociedad forjada por esa religión, confiara precisamente en el actual Papa Ratzinger para liderar la resistencia occidental contra el islamismo. No iba a poner sus esperanzas en líderes como "el irresponsable e insoportable Zapatero", el que propone aliarse con el Mal para que éste nos conceda la gracia de ser devorados un poco más tarde. Ella confiaba en que al fin alguien daría un puñetazo en la mesa y nos recordaría que la defensa propia es legítima, y que dejaríamos de escuchar a los chamberlains y daladiers de este mundo. Ojalá tuviera razón.

Entre 1977 y hoy
Navarra y el doble juego de Zapatero
Jaime Ignacio del Burgo Libertad Digital 16 Septiembre 2006

Escribí este artículo en diciembre de 1977, cuando el llamado "contencioso Navarra-Euzkadi" estaba en su punto más álgido, con motivo de la pretensión de incluir a Navarra en el Consejo General Vasco sin contar con la voluntad del pueblo navarro. Conseguimos ganar la partida al nacionalismo y Navarra siguió su camino sin romper con su trayectoria histórica, su identidad foral y su vocación española. No llegué a publicarlo, no sé muy bien por qué. Hace unos días revisando los papeles de mi archivo sobre las negociaciones que culminaron en la disposición transitoria cuarta de la Constitución apareció el borrador escrito a mano. Me parece oportuno publicarlo ahora porque, por desgracia, mucho de cuanto en él se decía mantiene rabiosa actualidad.

Los que por el mero hecho de discrepar de la idea de Euzkadi y de la pretensión del nacionalismo vasco de integrar a Navarra en dicho proyecto político estamos sometidos a presiones extraordinarias de tipo moral e incluso físico, no tenemos más remedio que denunciar la auténtica dimensión del problema nacionalista.

Se nos presenta en los medios informativos del PNV y demás movimientos "abertzales" como enemigos del pueblo vasco. Nuestra intransigencia, motivada por inconfesables intereses de clase, pone en grave peligro la paz de Euzkadi. Somos caciques, estamos vendidos al capitalismo o al "Opus", queremos continuar disfrutando de las prebendas del franquismo (pese a que ninguno de los parlamentarios de UCD ha ocupado un solo cargo político durante el pasado régimen). Por eso el pueblo nos ha juzgado ya, por ser enemigos de su causa. Merecemos el paredón. Y para nosotros –aunque tan sólo hayamos cometido el "delito" de discrepar democráticamente– no hay amnistía.

Se nos hizo objeto de serias advertencias en un acto público del PNV, en el que desfilaron uniformados batallones hasta el momento desarmados de dicho partido. Somos la versión actualizada del Conde de Lerín, el jefe de la facción beamontesa al que acusan de haber vendido a Fernando el Católico la independencia del Reino.

Pero es el caso que no somos nosotros los que fomentamos la división de Navarra. Éramos y somos todavía un Reino milenario, disfrutamos de un nivel de autonomía, con defectos ciertamente, pero que para sí quisieran algunos Estados federales o regionales autónomos de Europa, y constituimos una unidad moral o política, basada en la historia y en nuestra tenacidad a la hora de defender nuestra libertad colectiva. Pero a fines del siglo pasado llegó el germen disgregador del nacionalismo separatista vasco.

Un vizcaíno, Sabino Arana, se empeñó en demostrar que el pueblo vasco era una nacionalidad y, como tal, tenía derecho a constituirse en Estado soberano. Empezó pidiendo la independencia del Señorío de Vizcaya y acabó proclamando la independencia de Euzkadi, proyecto político integrador de los territorios vascos al Sur de Francia y al Norte de España. Y se empeñó en afirmar que como Navarra había sido en tiempos remotos cuna de los vascones, aunque fuera después crisol de etnias y culturas, también debía ser Euzkadi.

Desde entonces la discordia civil se introdujo en Navarra y en las Provincias Vascongadas. Porque no se trata de una concepción sobre la dimensión de la autonomía más o menos basada en circunstancias racionalistas. Se defiende una idea política incompatible con la pertenencia real y consentida a la comunidad española.

España es, en la concepción nacionalista de Sabino Arana, una potencia extranjera que ocupa el solar patrio. España oprime política, cultural, social y económicamente al pueblo vasco. Desconoce sus derechos forales que, según el nacionalismo vasco, son derechos de independencia, cuando fueron precisamente testimonios de integración hispana. Sabino Arana y sus seguidores no han escatimado manifestaciones de odio y desprecio hacia cuanto significa España. Hace unos días, Manuel de Irujo me remitía un número viejo de la revista clandestina del PNV en la que se afirmaba que la celebración del día de la Hispanidad en Guernica era una provocación al pueblo vasco. "Como si Hitler", decía textualmente, "hubiera celebrado en Jerusalén el día de la raza aria".

Hoy el PNV se presenta con un doble juego. En Madrid habla de paz, concordia, reconciliación. Ante el Parlamento defiende la autonomía e, incluso, tímidamente habla de solidaridad con los demás pueblos del Estado. Pero en Euzkadi el planteamiento es distinto. La autonomía es sólo un paso para la unificación futura de Euzkadi Norte y Sur en un solo Estado. En lugar de hablar de paz se declara la "guerra política" a los navarros que queremos seguir siéndolo. Se cantan las viejas canciones que hablan de guerra en defensa de la patria vasca y de su "ikurriña". Se conmemoran los hechos de guerra del Ejército vasco. Y en un periódico controlado mayoritariamente por el PNV y que defiende día tras día sus ideas se ha llegado a escribir que la guerra civil española no fue en Euzkadi tal guerra de hermanos, sino el fruto de la agresión de un Estado por otro, puesto que en octubre de 1936 Euzkadi reunía todos los caracteres de un Estado independiente. Y que la solución al problema de ETA sería la creación de milicias vascas integradas por los "gudaris" de dicha organización terrorista.

Esta es la auténtica realidad. Cuando nosotros [los navarros] combatimos la idea de Euzkadi defendemos simultáneamente la unidad española. Por eso, de vez en cuando hay anónimos comunicantes que nos gritan por teléfono "H.P. español". Por eso, y nada más que por eso, grupos radicales y extremos del nacionalismo vasco –que no se conforman con esperar paciente y democráticamente como al parecer preconiza el PNV, sino que desean la tierra prometida aquí y ahora–, pronuncian y ejecutan sentencias de muerte.

La UCD ganó las elecciones en Navarra. Tiene seis de los nueve escaños de la región. Y posee la misma legitimidad para hablar en nombre del pueblo que la del resto de los parlamentarios españoles, que invocan constantemente al pueblo al que representan.

El PNV, en cambio, que es minoritario en Euzkadi, incluyendo a Navarra, pretende erigirse en único portavoz de los deseos y aspiraciones del pueblo vasco. Y en Navarra, donde obtuvo el cinco por ciento de los votos, actúa como si hubiera ganado las elecciones.

Pero nosotros no nos dejaremos amedrentar por ninguna clase de coacción. Porque hemos erigido al pueblo navarro en supremo juez de nuestros actos. Y si un día ese pueblo, en un referéndum libre y democrático, que nosotros deseamos pero que ha sido calificado de "frustrante" por el más cualificado representante del PNV, se pronuncia a favor de Euzkadi aceptaremos su decisión, aunque reafirmaremos nuestro derecho a discrepar. Lo mismo que aceptamos el derecho a defender la integración en Euzkadi de los navarros que entienden que ésta es la mejor solución política para Navarra.

Pero, hasta que no llegue ese momento, seguiremos rechazando que por la vía del hecho consumado, ganando pequeñas batallas al margen del pueblo, se prejuzgue la integración en Euzkadi, que supone para Navarra cambiar su "status" más que milenario por otro diferente. Cambio de "status" que ningún demócrata puede discutir si el pueblo soberano así lo decide. Siempre, claro es, que lo que se discuta sea un proyecto de autonomía distinto al actual, pero dentro de la unidad española.

Porque si lo que se pone en tela de juicio es el ser o no ser miembro de la nación española el tema es diferente. Euzkadi no es el Sahara. Y no cabe la invocación a los derechos humanos para declarar su independencia.

Hoy como ayer el PSOE aparece dando la mano al nacionalismo vasco. Si el pueblo navarro con su voto no lo remedia, Rodríguez Zapatero ordenará al Partido Socialista de Navarra en mayo de 2008 que "eche" a UPN del Gobierno con el concurso de todos los nacionalistas, incluidos los votos de la "izquierda abertzale" o proetarra. Cuando lo haga dirá: "Yo no hago más que respetar la libre voluntad de los navarros". Pero resulta que desde 1981 el PSOE navarro no es partidario de la integración en Euzkadi, ni alienta la existencia de Euskal Herria. Los actuales dirigentes socialistas navarros no quieren ver a Navarra en ningún órgano confederal que permita hablar de "una nación, dos Gobiernos". La disposición transitoria cuarta impide a Rodríguez Zapatero "vender" a Navarra, pero "si los navarros quieren" procederá a entregar el Gobierno de Navarra a los nacionalistas, es decir, a quienes pretenden acabar con la identidad de nuestro viejo Reino y además destruir la unidad de España. Cuando en 1977 escribí el artículo transcrito el doble juego lo practicaba el PNV. Treinta años después lo protagoniza el propio presidente del Gobierno español. En 1977 sentíamos el aliento del presidente del Gobierno, Adolfo Suárez. Hoy tenemos la impresión de que quienes por ser navarros amamos a España somos un obstáculo para el entreguismo presidencial disfrazado de "proceso de paz".

Jaime Ignacio del Burgo es diputado por Navarra. Representa a UPN en el Comité Nacional del PP

Zapatero en el laberinto
Antonio Jiménez  Periodista Digital 16 Septiembre 2006

En contadas ocasiones recurro a la experiencia y conocimiento de Jaime Mayor Oreja para buscar algunos indicios y aclaraciones al desconcierto que me produce esta cosa que los políticamente correctos llaman "proceso de paz" y otros definen de "consecución de objetivos o de rendición", y no lo dicen por ETA.

El político popular vasco acreditó su prestigio en la materia cuando nos advirtió a todos, incluido Aznar, en 1998 de que la tregua declarada por la banda terrorista era una trampa que los pistoleros aprovecharían para reorganizarse y rearmarse sin sentir en sus cogotes el aliento de los miembros de las fuerzas de seguridad del Estado. Y así fue.

Una vez comprobada la inflexible negativa de la banda a dejar las armas y a renunciar al imposible idealista con el que justificaba su actividad asesina, regresó al lugar del crimen que es su hábitat natural. ETA repite ahora la historia pero con distintos actores.

En opinión de Mayor Oreja, ETA sigue representando el crimen mientras el Gobierno simboliza la mentira, personificada en la anterior tregua por el PNV.

Por tanto, asistimos a una asociación temporal entre el crimen y la mentira y aunque el Gobierno y el PSOE se esfuerzan en demostrar lo contrario, en el aire de la calle flota la sensación de que Zapatero no cuenta la verdad de su "proceso", o sea, de que está mintiendo.

La irrupción intempestiva del histórico ex dirigente etarra Julen Madariaga asegurando, desde su confinamiento parisino, que el socialista vasco Eguiguren le pidió por indicación de Zapatero, antes de las elecciones del 14-M, que le pusiera en contacto con ETA, es el anticipo, según el presidente de los populares en Bruselas, de lo que terminará haciendo ETA: contar todo lo que ha hecho y hablado con el Gobierno y el PSOE.

La banda terrorista, sostiene Mayor Oreja, mata pero no miente y más pronto que tarde nos dirá lo que significó el encuentro de Carod Rovira con Ternera en Perpiñán y la relación entre este mal llamado "proceso de paz" y el vivido en Cataluña hasta la aprobación del Estatut.

Las palabras de Madariaga hay que interpretarlas como otro aviso que la banda terrorista envía a Zapatero, cada día más perdido en el laberinto en el que se metió. La negociación saltará por los aires cuando el Gobierno, como se espera, le diga "no" a la autodeterminación.

Mientras tanto, con dificultades, Zapatero intentará "marear la perdiz" con acuerdos como la legalización de Batasuna y la incorporación de Navarra al País Vasco, ya pactada según Mayor Oreja, si UPN, Unión del Pueblo Navarro, no obtiene la mayoría absoluta en las autonómicas de mayo y pierde el Gobierno de la comunidad foral. Ya veremos.

No todos somos Rubianes
Federico Quevedo El Confidencial 16 Septiembre 2006

Por suerte, créanme. No lo somos porque, para bien de la convivencia en general, no todos somos unos groseros, unos impertinentes, unos maleducados, unos irrespetuosos, unos malhablados, unos soeces, unos lenguaraces, unos insolentes, unos descarados y unos chaqueteros. Y, sobre todo, no somos unos sectarios a pesar de que para las fuerzas de la izquierda formemos parte de una caverna tenebrosa. Ustedes, que son lectores inteligentes y avispados, convendrán conmigo en que si el actor Pepe Rubianes hubiera dicho de Catalunya en Telemadrid lo que de España dijo en la TV3, habría sido objeto de un verdadero linchamiento moral –si no del otro- por parte de la misma izquierda que ahora se lleva las manos a la cabeza simplemente porque, por una cuestión de respeto a las instituciones y a la nación que nos da cobijo, se le ha negado a un teatro público para representar su obra Lorca somos todos, que sí que podrá representar en una sala que le ha cedido el sindicatro CCOO. Y me parece bien.

Ni que decir tiene que en el caso contrario Rubianes habría sido objeto de una persecución implacable, declarado persona non grata en Catalunya, y que si alguna sede del PP se hubiera puesto a su disposición para representar su obra, habría sido quemada por las juventudes neonazis de ERC, y sus militantes molidos a palos por los mismos que el otro día llevaban camisetas en las que se podía leer Rubianes somos todos con el amparo de ese personaje que se ha mostrado capaz de dejar a Goebbels en pañales llamado José Montilla. Yo sé que al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, le ha costado tomar esa decisión, pero la aplaudo, porque no es pertinente que un político que cree en la idea de España y que asume el espíritu de concordia que hizo posible la transición acepte de buen grado que un sujeto afirme en una televisión controlada con dinero público, es decir, con los impuestos de todos los españoles: “Que se metan a España en el puto culo a ver si les explotan los huevos”.

En fin, no sigo transcribiendo las declaraciones de este personaje porque, sinceramente, me producen náuseas, y ustedes ya las conocen. En cualquier otro país serio, semejante alegato contra la nación, contra la Patria, sería objeto de denuncia y de sanción, pero en este nos seguimos avergonzando, por desgracia, de ser lo que somos, a pesar de que nuestra historia es rica en azañas que hemos conseguido llevar a cabo, precisamente, porque trabajamos codo con codo bajo una misma idea de España y de proyecto futuro en común. Pero esta es nuestra tragedia, la España inteligible sobre la que escribió Julián Marias, inmersa en un pesimismo antropológico que llevó a Ortega a afirmar que “por una curiosa inversión de las potencias imaginativas, suele el español hacerse ilusiones sobre su pasado, en lugar de hacérselas sobre el porvenir, que sería más fecundo”. El español no tiene la entereza moral del orgullo, más bien al contrario parece avergonzarse de sí mismo, y eso acaba en aquello que también denunciaba Ortega: “Hay pueblos que se quedan por siempre en ese estadio elemental de la evolución que es la aldea”.

Recientemente un amigo me contaba que durante un viaje al extranjero este verano, había coincidido en un grupo con otros españoles, lo cual no supo hasta que la guía preguntó las nacionalidades de los viajeros. No hubo problemas con los españoles hasta que llegó el turno a unos catalanes que, en perfecto castellano, negaron su españolidad para desconcierto de la guía y los organizadores del viaje, y vergüenza de mi amigo y el resto de los compatriotas allí presentes. Fuera de nuestras fronteras no se entiende esta obsesión antiespañola de vascos y catalanes, salvo en aquellos países que han sufrido el efecto de la balcanización y sus nefastas consecuencias. Pero, sobre todo, lo que es incomprensible es ese odio irrefrenable hacia todo lo español, como si de verdad durante siglos hubieran sido vendidos como esclavos a los señores feudales castellanos, cuando la realidad es que vascos y catalanes han contribuido de manera muy activa y generosa a la configuración de España como nación de ciudadanos libres e iguales en derechos y deberes.

Pero más sorprendente, si cabe, es el hecho de que la izquierda española, tradicionalmente centralista, se haya subido al carro de esta ola separatista y de odio hacia todo lo español, aunque si nos atenemos al devenir de nuestra historia, lo cierto es que unido a la izquierda ha ido siempre un espíritu antinacional y destructivo, quizás porque la izquierda es consciente de que las empresas nacionales son propias de una cultura liberal del esfuerzo y la libertad individuales, ajenas, obviamente, a su concepción totalitaria del poder. Solo desde esta perspectiva es comprensible el ataque despiadado y obsceno de Rubianes a España. Rubianes, gallego de nacimiento y educación, es tan español como cualquiera de nosotros, y el lo sabe, pero personaliza en la idea de España el odio que destila la izquierda hacia todo aquello que desborda sus esquemas utilitaristas, y no duda en participar de la propaganda totalitaria cuyas consecuencias “son la destrucción de toda moral social, porque minan uno de sus fundamentos: el sentido de la verdad y su respeto hacia ella” (F. A. Hayeck).

Por eso no todos podemos ser Rubianes. No podemos ser Rubianes los que creemos en la libertad individual, en la democracia, y en el respeto a las ideas de los demás. Y me responderán ustedes que hay que respetar a Rubianes... Si, pero no a sus insultos y sus obscenidades. No al modo grosero y lenguaraz con el que ataca una idea común y esencial para nuestra convivencia. Los mismos que defienden a Rubianes, los de la camiseta, son los que cuando el PP organiza un acto para sus militantes acuden a atemorizar, insultar e, incluso, agredir, simplemente porque no pueden aceptar que haya gente que no piensa como ellos, y hacen buena aquella afirmación de Mussolini según la cual “conforme la civilización asume formas más complejas, más tiene que restringirse la libertad del individuo”. Quienes creemos en la pluralidad no podemos ser Rubianes. Quienes creemos en la liberalización, no podemos ser Rubianes. Quienes creemos en el esfuerzo individual y colectivo como receta para el desarrollo, no podemos ser Rubianes.

Rubianes pertenece a la cultura del subsidio y la planificación, a la mentalidad de la subvención y la ayuda del Estado. Rubianes es de los que creen que la cultura, ‘su’ cultura, debe sufragarse con los impuestos de ciudadanos a los que se somete a la obligatoriedad ideológica y fiscal. Ellos no aceptan la discrepancia ni siquiera a la hora de decidir si nos gusta o no una determinada manifestación de ‘su’ cultura: aunque no paguemos el ticket de la entrada, habremos contribuido con nuestros impuestos a la supervivencia de lo que, probablemente, siempre será un alegato contra una parte de la sociedad cuyo fundamento ideológico es radicalmente distinto al suyo. No digo yo, que no lo se, que su obra Lorca somos todos, sea fruto de la subvención, aunque no me extrañaría. Pero si no es esa obra, será otra que, igualmente, incida en la separación, en la ruptura, en la consagración de las ‘dos Españas’ que tanto daño ha hecho a nuestra convivencia favoreciendo nuestro desarrollo como aldea en lugar de cómo país. Sinceramente, si Lorca levantara la cabeza, dudo mucho que estuviera de acuerdo con todo esto, y mucho menos con Rubianes.

¿Saben una cosa? De todo este fanatismo o, mejor, contra todo este fanatismo escribía, y lo hacía con una habilidad magistral, Orianna Falacci. Su muerte deja un vacío inconmensurable en la causa de la lucha por la libertad. Ojalá la haya acogido el cielo en su seno. Descanse en paz.

El PSOE condena a quien condena a ETA
Antonio Javier Vicente Gil  Periodista Digital 16 Septiembre 2006

Una de las maravillas incomprensibles del gobierno de Zapatero es el hecho de que siendo un gobierno sin rumbo sin embargo nos está llevando directamente al puerto de arrebatacapas donde toda iniquidad es posible, donde los justos son catalogados de malignos y castigados por ello, donde la verdad es un recuerdo y donde el bien solo se utiliza de coartada.

Que el partido que ha padecido con intensidad la vesania asesina de ETA defienda a quienes han matado a sus afiliados y ultraje a quienes aún tienen la entereza de condenar a los asesinos no es un partido, es un hatajo de cobardes buscando rédito político de su rendición a los verdugos etarras.

Que se pueda leer esto y pase desapercibido, sin que se desate un clamor popular que rompa los tímpanos de los Patxi López , Zapateros y Rubalcabas, solo es señal de que este país no merece ir a otro puerto que al de arrebatacapas antes mencionado.

Los socialistas vascos han abierto un expediente a Antonio María Aguirre, militante del partido y ex miembro de la Ejecutiva del PSE, por pertenecer al Foro de Ermua y compartir su decisión de querellarse contra la reunión entre Patxi López y Batasuna-ETA. Aguirre podría ser, incluso, expulsado del partido por una "falta muy grave".

Se puede llegar más bajo, que llegaremos, pero cada vez estos dirigentes socialistas vendidos a ETA lo harán más cargados de ignominia.

La hoja de ruta de Zapatero al infierno sigue quemando etapas y un tercio del país sigue sin querer enterarse, otro tercio se entera pero se dedica a correr velos y otro tercio se horroriza.

Fue la ETA
Paco Sande  Periodista Digital 16 Septiembre 2006

El gobierno sigue negando la participación de ETA en el 11M. (…)

¿Es que no os da vergüenza? ¿Cuánto tiempo seguiréis negando lo evidente? Ya es inútil, todo el mundo lo sabe, bueno ya lo sabíamos antes, pero ahora estamos seguros, lo ha confesado hoy el ex director de la policía, en el programa “La Mañana” de F. Jiménez Losantos. Hay un informe que demuestra las conexiones de la ETA en el 11M, ha dicho. Agustín Díaz de Mera ofrece detalles: "Tiene autores, un autor y una autora" y "contiene indicios y pruebas de las conexiones con ETA en un número significativo y preocupante". En cuanto a la campaña de PRISA, reveló presiones por parte de El País a antiguos mandos policiales "para sostener la tesis islamista".

Esto es serio, muy serio, ¿Qué esta pasando? ¿Por qué se pone tan nervioso el PSOE cuando le hablan de una conspiración? En realidad ellos debían de ser los primeros en querer esclarecer los hechos y sin embargo parecen querer entorpecer cualquier clase de investigación que se quiera hacer, desaparecen pruebas, y tratan de que nadie se fije en las que aporta el diario El Mundo con una contraprogramación por parte del periódico El País. Y este periódico ¿Qué interés tiene en que se sostenga la tesis islamista?

Y la ETA, ¿Por qué lo niega? Cuando un grupo terrorista comete un crimen “atentado” lo reivindica, por que de eso se trata, cometer el crimen para sembrar el terror y que el mundo lo sepa, para ellos poner asi sus condiciones desde una posición de poder, se entiende, no se justifica, pero se entiende y, sin embargo ahora lo niegan, ¿Por qué? Pues sencillo, por que esta vez no era para eso.
¿Entonces para que era...?

El presidente de EEUU, Richard Nixon, tuvo que dimitir por el caso “watergate”, fue acusado de haber puesto micrófonos para escuchar las conversaciones de sus adversarios políticos.
Aquello comparado con el 11M, no pasa de travesura, pero el dimitió, pero aquí, donde han muerto mas de 200 personas, no pasa nada.

Y, ya lo dije antes, ojalá solo sea la ETA, ojalá, por el bien de España, pido a Dios que no este también involucrado el gobierno Zapatero.

Por que la verdad es que no quieren saber, pusieron una comisión nombrada a dedo por el PSOE, que fue una pantomima, un juez inútil o que se hizo el inútil, llamaron a declarar a gente que nada tenia que aportar, ya me dirán que hacia allí la Sra. Manjón, -ella era una victima y podía poner el punto lacrimógeno, -y lo puso- pero no aportaba nada a la investigación, -me pregunto ¿Dónde estará ahora-no llamaron a otra que si tenia que ir, y para colmo la SER parecía estar siempre mas enterada que el gobierno, bueno un desastre, y se diga lo que se diga ya nada importa por que ahora toda España, toda, de derechas, de izquierdas, nacionalistas , y apolíticos, sabemos que la ETA estuvo detrás de todo y que hay todavía mucho por descubrir, y eso hay que investigarlo.

Por que seguimos teniendo dudas, por que es mentira, por que no se quiere poner en claro, por que ya nadie duda ahora en esta pobre nación, que es España, que hubo una confabulación para cambiar el rumbo de la política y el gobierno de este país, pero hagan lo que hagan, el mundo sabrá un día que el 11 M, fue el golpe de estado mas sucio y criminal de toda la historia.

El País Miente Otra Vez
José Donís Catalá  Periodista Digital 16 Septiembre 2006

1) Arcadi Espada, militante antifranquista y fundador con Boadella de Ciutadans per Catalunya: "EL PRECIO"
El hasta ahora sólo "SUPUESTO DELINCUENTE Trashorras está hablando con sus padres sobre la faena que le ha hecho (...) el Nayo (liberado de forma inexplicable por del Olmo). (...en) una entrevista el compinche (de Trashorras) lo acusó de colaboración con terroristas y tráfico de explosivos (recuerda que Trashorras trabajaba, y cobraba, bajo las órdenes del comisario "Manolón" de Avilés, e hizo informes sobre aquellos explosivos...). Los padres preguntan al hijo por la veracidad y (después de negarla):
"¿¡POR QUÉ!?"
PADRE: "Por qué piensas que lo hizo Nayo?"
TRASHORRAS: "Por dinero, si ya se sabe..."
MADRE: "Yo no sé por qué la justicia no le cierra la boca a el Mundo"
TRASHORRAS: (para justificarse, convencerlos de su hipótesis y tranquilizar a sus padres, el supuesto delincuente añade): "Mientras el periódico el Mundo pague, SI YO ESTOY FUERA, les cuento la Guerra Civil española".
UN AÑO DESPUÉS, AL DÍA SIGUIENTE DE QUE EL EX-COMISARIO GENERAL DE LA P.N. AFIRME QUE RUBALCABA ESCONDE PRUEBAS AL JUEZ (y Rubalcaba NO SE QUERELLA contra él ni dice que esté mintiendo... Dice que AHORA el informe NO EXISTE), EL PAÍS SACA UNA FRASE FUERA DE CONTEXTO EN PORTADA NACIONAL: "A CUALQUIER PRECIO". El País acusa "de pagar para que declare lo que se le indica que diga o lo que él sabe que quien le paga desea que diga".

2) Lavandera denuncia a "el País" el 14 de septiembre ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Asturias. La denuncia se especifica contra Ernesto Ekaicer y J.M.Romero, que, ayer mismo se referían al confidente policial como "delincuente" en 3 ocasiones, y una cuarta atribuyendo la expresión a un responsable policial que no identifican. SEGÚN EL MINISTERIO FISCAL, LAVANDERA NO TIENE ANTECEDENTES PENALES DE NINGUNA CLASE. (Lavandera fue quien en 2001 informó a la G.C. de que Antonio Toro y Suarez Trashorras buscaban a alguien que supiese montar bombas con móviles.

Siendo TESTIGO PROTEGIDO, su esposa FUE ASESINADA EN LA PLAYA; le ha sido retirada TODA PROTECCIÓN PORQUE "TIENE PERMISO DE ARMAS". Hace unos meses salvó la vida en un tiroteo del que no sabemos a día de hoy sus autores).

3) La declaración completa del ex-jefe de la Policía Nacional, Agustín Díaz de Mera. El País informa ayer de que Díaz de Mera "dirigió el asalto de los GEOS en Leganés". De Mera responde:
.-"El País MIENTE OTRA VEZ. Como es conocido de todos, yo no dirigí tal asalto".

Dinero sindical, dinero popular
Francisco Torres  minutodigital 16 Septiembre 2006

Las cuentas de los sindicatos vienen a ser algo así como las fabulosas cuentas del Gran Capitán; sólo que, Fernández de Córdoba, al menos, sí tuvo que explicar sus gastos a los reyes. Los grandes sindicatos han establecido, en España, una relación simbiótica con el Estado, altamente satisfactoria ya que éste les subvenciona y no les pide cuentas. Si el control de las cuentas de los partidos es un enorme castillo de naipes el de los sindicatos resulta inexistente.

Los sindicatos no viven de sus afiliados, viven a expensas de los Presupuestos Generales del Estado, o menos eufemísticamente hablando de nuestros impuestos. Nuestro dinero sufraga sus gastos, sus liberados, sus actividades y sus bagatelas. Un dinero que como no les cuesta ganarlo, como no nace del trabajo, manejan alegremente. Reivindicando un añejo patrimonio sindical -aunque tal sindicato no existiera en aquellos tiempos- se han hecho con una importante red de inmuebles inmejorablemente situados cuyas cargas también salen de nuestros impuestos. Sin el dinero público el actual sistema sindical, los grandes sindicatos, probablemente dejarían de existir.

Comisiones Obreras, que no vive de sus afiliados; que, según se dijo en su día, parece ser experta a la hora de utilizar las ventajas del sistema temporal de contratación, posee un magnífico local en el centro de Madrid, con un teatro incluido. A ese escenario, sufragado con nuestros impuestos, suben representaciones que difícilmente obtendrían el más mínimo respaldo del público. Comisiones Obreras, que vive de los dineros públicos, ha cedido ese teatro a Pepe Rubianes amparándose, como último recurso dialéctico, en que el “derecho al trabajo” no puede perderse por opiniones personales; porque sin ese argumento difícilmente podría explicarse el empeño sindical mostrado a la hora de conseguir que Rubianes actuara en Madrid de forma inmediata.

Las actividades de los sindicatos, culturales o formativas, también son posibles merced a la subvención oficial. Actividades que, en estos años, tampoco han estado libres de sospecha. La actuación del señor Rubianes en ese teatro, al igual que iba a suceder en el Teatro Español, la pagamos todos. Comisiones Obreras no ha tenido la decencia, tras admitir entre líneas que en la protesta ciudadana nada tenía que ver el contenido de la obra, de exigir al actor una retractación clara y sin máscaras de sus insultos a España y a los españoles. No lo ha hecho porque el brazo sindical del PCE sólo saca pecho en cuestiones políticas y cree que con su acción contribuirá a la manipulación de la memoria histórica, a la revancha histórica, que anida en el corazón de ese esperpento político que encarna Gaspar Llamazares.

“Zapadedo” y la Cataluña profunda celebran una fiesta inventada
Alfredo Casquero Algarra  minutodigital 16 Septiembre 2006

Cuando hace unos años el Partido Socialista inauguró la temporada propagandística del 98 con las cacareadísimas elecciones primarias, el desconocido José Luis Rodríguez soñaba con unos versos de Alberti, recitados por su esposa Sonsoles, en la terraza inmensa de cualquiera de los valientes y admirados cinecitos, (Bardem por ejemplo), luchadores incansables de las libertades democráticas. Había leído, no se acuerda dónde, que Alberti era un gran poeta perseguido por unos tipos muy malos, tan malos, que después de que la II República intentara, sin éxito, garantizar el orden y la concordia, por medio del diálogo y la comprensión declararon la guerra. En esa época, los viles lobos de las fuerzas fascistas trataban de impedir por todos los medios que el Partido Comunista llevara a cabo la transformación a la democracia de la España antigua, siguiendo el inmejorable ejemplo de la Rusia de entonces.

Ese sueño lo recordó una tarde cualquiera, meses antes de que se decidiera por aplastante bombazo su ascenso al poder, antes de que le llegaran los informes solicitados sobre las secretas reuniones con ETA, y en el preciso instante en que iniciaba las conversaciones con el PP para firmar el pacto antiterrorista. Ya era conocido. Mucho. Su talante, admirado dentro y fuera. El caso es que muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento mediático de la derecha tronante, el Presidente Zapatero recordó el final de Borrel, y el batacazo de Almunia, y se dispuso a hacer las primarias con el dedo índice, con el suyo, una democrática manera de evitarse todo tipo de incomodidades. Así, propinó un zapadedo a Maragall, otro a la Trini, y fue repartiendo dedazos por doquier conformando a su antojo las listas electorales; decidió también con su dedo mágico quién sería el alcalde de Barcelona, qué Estatuto habría de aprobarse y con quién, y hasta pactó el futuro Gobierno de Cataluña.

Zapadedos era un tío con suerte, sin duda. Ahora sus sueños eran más ambiciosos. Pensaba en una España convertida a su Alianza de Civilizaciones. Soñaba con una España libre de las caducas formas de la derecha cavernícola y con Rubianes, prócer del buen gusto. Imaginó a Cataluña que disfrutaba de unas envidiables cotas de libertad, celebrar sin estorbo la nueva historia de Casanova y Felipe V, después de quemar todos los libros, fascistas, que narraban historias tan distintas. Allí se podía insultar a España. Allí se podía acosar a los españoles, perseguirles, apedrearles, incendiar sus sedes, escupir a sus líderes y a los díscolos, sin que ningún periodista o político de relevancia , ninguna autoridad, ningún consejo de sabios impidiera el libérrimo ejercicio de aplastar al contrario.

Zapadedo sonrió y pensó en Madrid. Aún faltaba investir dedocráticamente al candidato. Alzó la mano, y apuntó. El alcalde de Madrid, había sido por fin designado.

Islamofascismo
Y ahora, a por el Papa
GEES Libertad Digital 16 Septiembre 2006

Cada vez ocurre más veces, y cada vez más periódicamente. El mundo oficial musulmán vuelve a clamar iracundo contra quien considera que en Europa se pasa de la raya. Tras la yihad de las viñetas, en la que por cierto Benedicto XVI denunció la grosería gratuita del diario danés, ahora le ha tocado a la propia cabeza de la Iglesia Católica, por unas supuestas declaraciones anti islámicas pronunciadas el jueves en la Universidad de Ratisbona.

Ocurrió en Alemania, y la reacción ha sido la habitual: quejas airadas del mundo islámico, quema de iglesias en Gaza, denuncias del lobby islamista en Europa y escándalo fingido en la progresía europea. Todos juntos y en unión. ¿Pero qué dijo el Papa realmente? Primero, que la yihad o guerra santa es irracional y atenta contra los mínimos principios humanos. Segundo, que quienes utilizan el terrorismo para defender a Dios están, en el fondo, atentando contra él. Y tercero, que buscar propagar la fe mediante la violencia va contra el hombre y contra Dios.

Benedicto XVI hizo más; recordó que el Islam moderado es bien distinto del islamismo radical, y que con el primero hay que colaborar. Para ello, apeló a las confesiones verdaderamente religiosas a unir fuerzas ante la secularización, el hedonismo y el relajamiento moral que vive Occidente. Recordó que, ante la enfermedad del ateísmo, las religiones deben trabajar juntas en virtud de la fe y de la razón. Por si fuera poco, el Vaticano estuvo rápido en recordar el sentido de las declaraciones papales, con unas disculpas que no han servido de nada, porque, casualmente, las cosas van por otro lado.

Lo que Benedicto defendió es algo afirmable por cualquier creyente bien nacido: "Quien quiere llevar a alguno a la fe necesita hablar bien y razonar correctamente y no usar la violencia y la amenaza". Para ello recordó una conversación entre el emperador bizantino Manuel II y un creyente persa, en la que el primero le recuerda al segundo que, pese a la apelación de Mahoma difundir la fe mediante la espada, el Islam es una religión de paz. Negando que el uso de la violencia sea esencial al Islam, el Papa no sólo no dijo que el Islam sea esencialmente violento, sino que afirmó expresamente lo contrario.

Pero hoy en Occidente calumniar, insultar y mofarse de la tradición católica es un derecho convertido en costumbre. Hoy está de moda afirmar que María no fue virgen, que Jesús tuvo hijos, que se acostaba con María Magdalena. No sólo el cristianismo, también los propios principios democráticos occidentales son hoy negados alegremente. Hay barra libre para proponer comportamientos antidemocráticos, se pide que se legalicen zoofilia y pedofilia, que las niñas lleven el rostro tapado, que se legalice la bigamia. Pero que a nadie se le ocurra recordar las cosas que hizo o dijo Mahoma, porque el islamismo se le vendrá encima con la colaboración entusiasta de los medios de comunicación europeos.

A Benedicto XVI se la tienen jurada dos grupos bien conocidos y activos. El islamismo radical no le perdona la tarea, iniciada por Juan Pablo II, para recristianizar una Europa que la estrategia islamista ve ya en sus manos a medio plazo. El progresismo bienpensante, anticristiano por antiliberal, no soporta que la cabeza de la Iglesia sea uno de los intelectuales más importantes del siglo XX. Los primeros se creen poseedores exclusivos de la religión islámica, en nombre de la cual expulsan a los moderados y asesinan en masa. Los segundos odian tanto los principios liberales que se alían con quienes no dudarían en acabar con su ateísmo en cuestión de segundos. Lo que dijera o no el Papa les trae a ambos sin cuidado: representa lo que unos y otros odian en su lucha por cambiar siglos de historia europea, que es la nuestra.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

El PP insiste en pedir informes sobre el 11-M que Rubalcaba «no aclara»
C. M. /I. G. M  La Razón 16 Septiembre 2006

Vitoria- El PP defenderá en el Congreso la próxima semana una moción que exige al Gobierno aclaraciones sobre distintos aspectos de la investigación de los atentados del 11-M, desde el tipo de explosivo empleado a la custodia de pruebas como la «mochila de Vallecas». La moción, formulada por el portavoz «popular», Eduardo Zaplana, es consecuencia de la interpelación que éste hizo al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, el pasado miércoles.

El PP insta al Ejecutivo a remitir al Parlamento en el plazo de una semana una serie de informes de la investigación de los atentados de Madrid y a dar las explicaciones «solicitadas en el debate de la interpelación urgente y que el ministro rehusó contestar».

Mientras, el Gobierno confirmó ayer, por boca de su portavoz, que la Policía ha remitido al juez y al fiscal responsables de la instrucción del sumario del 11-M todos los informes que se han elaborado, en los que se concluye que ETA «no tuvo nada que ver» con los atentados de Madrid.

Teresa Fernández de la Vega negó que en el Consejo de Ministros de ayer hubiera salido a relucir ni de forma «lateral, colateral o central» las distintas informaciones publicadas en los últimos días sobre el 11-M. Acto seguido, demandó «respeto a las víctimas», al trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y al de los jueces. «Un Gobierno responsable como éste deja trabajar y respeta a los jueces». De esta manera, respondió a las declaraciones del director general de la Policía en al última etapa del Gobierno del PP, Agustín Díaz de Mera, quien asegura que existe un informe policial que relaciona a ETA con el 11-M.

Josu Ternera campa a sus anchas por Navarra gracias a su condición de "negociador"
Periodista Digital 16 Septiembre 2006

(PD).- Josu Ternera pasa con frecuencia del Sur de Francia a España. Ha sido visto en diversas ocasiones en el País Vasco y Navarra. Según fuentes tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil, uno de los terroristas más sanguinarios de la historia de ETA, el ideador de la estrategia de ataúdes blancos, para asesinar a niños hijos de guardias civiles, incluido, desde enero de 2003, en la lista de delincuentes más buscados de Interpol, encabezada por Osama Bin Laden, ha sido seguido en ocasiones sin que se haya procedido a su detención.

[La portada de EPOCA.] ¿Por qué no se le detiene?, ¿quién le protege?. Tal y como cuenta Fernando Villagrán esta semana Época, fuentes policiales que insisten en mantener su anonimato, señalan en que ahora mismo el Estado de Derecho está en tregua en el País Vasco, y la Guardia Civil, maniatada; que no se producen detenciones porque hay orden de que sea así.

El que Josu Ternera no sea detenido, cuando las fuentes policiales coinciden en que hubiera sido factible en varias ocasiones, se debe a que es el interlocutor último del Gobierno en la negociación y el número uno de la banda terrorista, al que se supone todavía capaz de mantener la unidad en un proceso negociador. [Ternera y Txeroqui, dos asesinos y un destino.]

Apreciación ésta cada vez más cuestionada, a la vista del avance de las tesis de los más duros e irreductibles, tanto en Batasuna como entre los presos, que han situado como a su líder al jefe de los comandos, Txerokee.

Para Josu Ternera la primera prioridad es la legalización de Batasuna, mientras para Txerokee han pasado a ser los presos, cuyos familiares se inquietaron cuando se hicieron públicos los acuerdos tácitos alcanzados por Jesús Eguiguren y Arnaldo Otegui.

En lo que coinciden ambos es en considerar innegociable la asimilación de Navarra (donde los empresarios siguen en el punto de mira, sometidos a la expoliación) a la mítica Euskal Herria. De ahí vendrían los viajes que se señalan de Josu Ternera por tierras navarras, con la intención, más que probable, de reunirse con dirigentes de Batasuna y transmitir consignas y estrategias de cara a las futuras elecciones forales, que tienen un indudable carácter decisivo.

El PP promoverá una reforma para que el «exilio vasco» pueda votar en su tierra
C. H. ABC 16 Septiembre 2006

MADRID. El Foro de Ermua sumó ayer un aliado al conseguir que el PP apoye su propuesta de reforma electoral para que lo que dan en llamar la «diáspora vasca», -decenas de miles de ciudadanos expulsados de su tierra por la amenaza terrorista-, puedan tener voz y, también voto, en todas las decisiones que afecten al País Vasco, según explicó el presidente del Foro, Mikel Buesa, tras reunirse con el líder del PP, Mariano Rajoy.

Buesa, quien compareció ante la prensa en la sede del PP en compañía del secretario general popular, Ángel Acebes, explicó que desde 1970 han salido del País Vasco una media de cinco mil personas al año. El balance arroja que entre 150.000 y 200.000 ciudadanos «han sido literalmente expulsados por el terrorismo». Esta propuesta se materializará en otoño en un encuentro de la «diáspora» organizado por el Foro y que apoyó el PP por entender que servirá para transmitir al conjunto de la sociedad «lo que se ha sufrido y padecido en el País Vasco», según explicó Acebes.

El «número dos» del PP indicó que su partido estudiará la propuesta tras admitir que «tiene una cierta complejidad jurídica» y que se pretende un planteamiento «serio y eficaz» que haga posible que los «exiliados» tengan «derecho a decidir sobre el futuro del País Vasco». Se trataría de que pudieran participar en las consultas electorales en el País Vasco, esto es, autonómicas y locales y, llegado el caso, en un hipotético referéndum de reforma estatutaria o en uno de autodeterminación.

Por lo demás, el análisis de la situación política generada tras el «alto el fuego» no pudo ser más coincidente entre ambas organizaciones. Acebes lamentó el «retroceso» y la «involución» que se está produciendo en el País Vasco con el resurgimiento de la «kale borroka» y el desistimiento en el cumplimiento de la Ley. En este sentido comentó que «no está mal como algunos interpretan el imperio de la ley y hacen ejecutar las sentencias». Mikel Buesa no fue más optimista en su diagnóstico: «La política del Gobierno es equivocada. No se dan las condiciones necesarias para que pueda establecerse ningún diálogo con ETA».

«Izquierda abertzale»
Pero el principal reproche de Acebes fue contra los contactos entre el mundo etarra y el PSOE, que los primeros insisten en datar de hace unos cinco años. Tras recordar que también el socialista Jesús Eguiguren ha admitido la existencia de dichos encuentros, subrayó que mientras Zapatero era líder de la oposición y recibía informaciones «muy delicadas» sobre la lucha antiterrorista, había autorizado contactos con la «izquierda abertzale». En este punto, Acebes insinuó que el término «izquierda abertzale» «va a dar mucho que hablar en el futuro» como posible nueva «marca electoral» de los proetarras.

El PP está dispuesto a exigir desde sede parlamentaria que el Gobierno explique «qué alcance» tienen los supuestos compromisos alcanzados con ETA (que los socialistas insisten en negar) «y qué piensan hacer con ellos».
Por otro lado, Buesa arremetió contra el «pedigrí democrático» de los socialistas tras expedientar a Antonio María Aguirre, ex dirigente del PSE y actual miembro del Foro de Ermua, por la denuncia que esta organización presentó contra Patxi López por reunirse con Arnaldo Otegi. En este sentido, el «número dos» del PP denunció una «persecución antidemocrática» contra el Foro para pasar a afirmar que «esta es la España de Zapatero».

Alianza por los exiliados vascos
PP y Foro Ermua trabajarán para que puedan votar en su comunidad
C. M.  La Razón 16 Septiembre 2006

MAdrid- La reunión que ayer celebraron en Génova representantes de la dirección del PP y del Foro Ermua, dentro de sus habituales contactos, se cerró con un acuerdo para trabajar en la elaboración de una propuesta que lleve a que todas las personas que durante la última década han tenido que huir del País Vasco, por la amenaza del terrorismo, puedan votar en su comunidad en las próximas elecciones y tener voz ante posibles enmascaradas consultas relacionadas con la autodeterminación.

Según los cálculos del Foro Ermua, que detalló Mikel Buesa, la cifra de exiliados vascos está entre los «150.000 o 200.000». A ellos se dedicará precisamente este otoño una conferencia política. El secretario general del PP, Ángel Acebes, avaló la creación de un grupo de trabajo para estudiar este asunto que, según reconoció, «tiene cierta complejidad jurídica para llevarlo a cabo con garantías». «Todos estamos en deuda con estas personas para que se les reconozca su derecho a decidir sobre el futuro del País Vasco», dijo.

Acebes adelantó ayer que el PP mantendrá la presión para que Rodríguez Zapatero aclare los contactos que su partido inauguró con ETA «cuando estaba en la oposición y cuando ya había sellado el pacto antiterrorista con el Gobierno de Aznar». Está dispuesto incluso a llevar este asunto al Parlamento si no obtiene respuestas. Si se da credibilidad a informaciones de ETA o de Batasuna, frente a las negativas de dirigentes del PSOE, tiene su razón -explicó, tajante, Acebes- en que ha sido el propio Eguiguren quien se ha ufanado en público de sus contactos con el entorno proetarra, además de que Rodríguez Zapatero concediera condición de interlocutor a Otegi «por su discurso de paz».

HAN CAUSADO CUANTIOSOS DAÑOS
Terroristas callejeros atacan con cócteles molotov varios cajeros de entidades bancarias en Guecho, Amorebieta y Oiartzun
Un grupo de terroristas callejeros atacaron a lo largo de la madrugada de este sábado cuatro cajeros automáticos de diferentes entidades bancarias de BBK y BBV ubicadas en Getxo y Amorebieta (Vizcaya) y Oiartzun (Guipúzcoa). Los artefactos incendiarios han causado daños cuantiosos. Este nuevo caso de terrorismo callejero se suma al ataque al monolito que recuerda en Sangüesa (Navarra) a las dos últimas víctimas mortales de ETA. Este viernes jóvenes proetarras rodeadon de basura el monumento y pintaron sobre él un dibujo figurativo de una bomba explotando.
Europa Press Libertad Digital 16 Septiembre 2006

Según fuentes del Departamento vasco de Interior, el ataque que causó mayores daños materiales fue el registrado a las doce de esta medianoche en la Avenida Salsido de Guecho contra un cajero de la BBK y otro del BBV.

El impacto de los artefactos incendiarios ocasionó un fuego que obligó a desalojar el edificio en el que se encuentran ubicadas las entidades. Los daños ocasionados fueron cuantiosos, si bien no se registraron daños personales. El incendio fue sofocado por los bomberos.

Por otra parte, a las dos y media de esta madrugada, terroristas callejeros arrojaron cócteles molotov contra un cajero de la BBK del municipio guipuzcoano de Amorebieta, en la calle Txiki Otaegi, causando también importantes desperfectos.

El tercero de los ataques se registró a las diez y diez de la noche de este viernes en la calle San Esteban de Oiartzun (Guipúzcoa). Un grupo de violentos lanzaron un artefacto incendiario contra un cajero de la Kutxa originando un fuego que fue sofocado por los vecinos de la zona.

Los libros de texto del País Vasco incluyen ya a Navarra como parte de «Euskal Herria»
BEGOÑA LÓPEZ ABC 16 Septiembre 2006

PAMPLONA. Unión del Pueblo Navarro (UPN) presentará una serie de preguntas a la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, como responsable de la Alta Inspección, para conocer si es consciente de la situación que se vive en la enseñanza del País Vasco, ya que los estudiantes de esa comunidad utilizan libros en los que abundan mapas y tablas en los que se incluye a Navarra en «Euskal Herria».

El diputado regionalista Carlos Salvador denunció ayer en rueda de prensa «el adoctrinamiento nacionalista» que sufren muchos estudiantes del País Vasco, que, a través de los libros de las principales editoriales, «estudian que la Comunidad Foral de Navarra no existe». Este asunto se ha venido denunciando en ocasiones anteriores, pero sigue de actualidad tras un estudio realizado por el PP en el País Vasco, indicó Salvador tras asegurar que «no estamos ante una comunidad que garantice el derecho a conocer la verdad, única garantía para la libertad». «Se proyecta un ideario nacionalista inexistente, se adoctrina trasladando a las aulas un ideario político», sentenció.

Además, el diputado criticó «la mentira» a la que se somete a una sociedad. A juicio del representante de UPN, «una vez asumida esta irreal ficción, el victimismo, en casos extremos, puede ser utilizado como munición ideológica para justificar la barbarie etarra».

Los regionalistas continuarán con su crítica ante lo que consideran una provocación y trasladarán por escrito su malestar a los responsables de Educación del Gobierno vasco y de las editoriales, a través de una carta que ya está redactada y que firmará el secretario general de la Formación, Alberto Catalán.

Además, UPN presentará una serie de preguntas a la ministra de Educación para saber si tiene conocimiento de la situación, así como qué medidas va a tomar para «solucionar este atropello». Los socios navarros del Partido Popular apoyarán también aquellas iniciativas públicas y privadas que defiendan la historia propia y la realidad política e institucional de la Comunidad Foral.

Las víctimas serán escuchadas en Europa
ABC 16 Septiembre 2006

El europarlamentario Carlos Iturgaiz acusó al PSOE de ayudar a Batasuna a llevar el «conflicto vasco» a las instituciones europeas. Agregó que ETA no tiene voz en Europa y Batasuna está en la lista de organizaciones terroristas de la UE, por lo que llevan tiempo buscando «voceros» en Europa y el PSOE ha decidido serlo. Anunció que el PP llevará a Estrasburgo a las víctimas para que expliquen lo que de verdad ocurre en el País Vasco. En la Cámara europea comparecerán el Foro de Ermua, Basta ya y la AVT.

Garzón advierte de que el entorno etarra vuelve a «presionar» y «desafiar» al Estado
Suspende las marchas convocadas por Askatasuna para hoy en favor de los presos de la banda
F. Velasco  La Razón 16 Septiembre 2006

Madrid- «Queda meridianamente claro que los responsables de Askatasuna, o algunos de ellos, siguiendo instrucciones de los responsables del complejo terrorista o “motu proprio”, han decidido volver a la actividad orgánica que había desaparecido, y que ahora retoman con ánimo de presionar con actitud provocativa y desafiante al Estado de Derecho, a las Instituciones, y en particular al Poder Judicial a través de la Audiencia Nacional, cuestión que no se debe ni se puede pasar por alto, dado que se trata de actos proclamados, diseñados y ejecutados por una organización terrorista, como así están declaradas Gestoras Pro-Amnistía y Askatasuna por la Unión Europea... y consta indiciariamente acreditado en este Juzgado».

Esta rotunda afirmación la realiza el juez de la Audiencia Nacional en el auto donde prohibe las manifestaciones que representantes de Askatasuna habían convocado para hoy en San Sebastián, Bilbao, Vitoria y Pamplona, bajo los lemas de «¡Presos vascos a Euskal Herría!» y «¡Nada de condenas a muerte!». Pero el magistrado no sólo suspende esas marchas, sino que, además, advierte a sus convocantes de que serán imputados por los presuntos delitos de integración o colaboración con organización terroristas si, finalmente, las marchas se llegan a celebrar. Por ese motivo, ha requerido tanto a la Ertzaintza como a la Policía Nacional para que impidan la posible celebración de esas manifestaciones y que, además, requieran a los responsables de las mismas de que se abstengan de instar esas marchas, «advirtiéndoles de la responsabilidad penal en la que pueden incurrir, por los daños y desperfectos que puedan producir en la vía pública.

Recortes de Prensa   Página Inicial