AGLI

Recortes de Prensa     Martes 19 Septiembre  2006

Esto no es tregua
Editorial ABC 19 Septiembre 2006

LA violencia callejera de los proetarras ha alcanzado este fin de semana una intensidad que ya no permite al Gobierno seguir eludiendo la gravedad de la situación. El método de mirar a otro lado para no ver el recrudecimiento de todas las tácticas habituales de ETA, excepto el atentado mortal, toca a su fin en cuanto la organización terrorista planta en las calles del País Vasco una campaña de destrucción de autobuses y cajeros, de sabotajes al Euskotren y de ataques a dependencias judiciales. Las esperanzas del proceso de «paz» no pueden seguir depositadas en la capacidad de autoengaño del Ejecutivo sobre la reversión que ha logrado ETA imponer a su decadencia operativa. Lo que se le había dicho a la sociedad española era que ETA estaba derrotada y que tanto la «kale borroka» como la extorsión a los empresarios eran incompatibles con el proceso de diálogo. Sin embargo, el llamado proceso de «paz» no discurre por el cauce de estas líneas rojas que había comprometido el Ejecutivo con la oposición y la opinión pública. Así, ni el proceso es viable, ni el Gobierno puede seguir reclamando paciencia y confianza.

Una vez más, se está confirmando que el fin del terrorismo no vendrá de la mano de una tregua de ETA y que los ceses temporales de la violencia terrorista responden exclusivamente a un análisis de oportunidad estratégica de la banda para conseguir sin muertos los mismos objetivos por los que lleva matando casi cuarenta años. Esta no es la tregua en la que ETA va a desaparecer ni a entregar las armas incondicionalmente, únicos objetivos legítimos de cualquier diálogo de un Gobierno democrático con una organización terrorista. La «kale borroka» es puro terrorismo y está alentada, porque así se declara en múltiples autos judiciales de la Audiencia Nacional, por el binomio ETA/Batasuna. Consolarse con el lamentable ejercicio falaz de calificar la quema de autobuses y cajeros como actos de debilidad de los terroristas sólo abunda en el error que están cometiendo el Gobierno y el PSOE de dar esperanzas a este proceso contra toda evidencia de que ETA ni renuncia a la violencia, ni está dispuesta a disolverse. Lo decían los etarras en sus comunicados, pero ahora lo dicen con hechos: para ellos esta tregua no ha abierto un proceso de paz, sino de autodeterminación.

Es una irresponsabilidad negar a la «kale borroka» el significado real que tiene en la estrategia general del terrorismo etarra. Fue un instrumento esencial para «socializar el conflicto», es decir, para llevar la violencia a las puertas de los ciudadanos; y también para consolidar la cantera de nuevos terroristas. Y hoy demuestra que ETA ha situado sus bazas sobre la mesa, con Batasuna plenamente operativa, el frente de presos reactivado -ya no hay presos que pidan a la banda el abandono definitivo de las armas- y la violencia urbana campando a sus anchas, porque, hasta el momento, no se ha producido una sola detención con motivo del centenar largo de actos de terrorismo callejero cometidos por los proetarras. Tras el desarme unilateral del Estado -paralización de la ley de Partidos, ruptura del Pacto Antiterrorista, inhibición de la Fiscalía-, ETA percibe que tiene la iniciativa y que su posición es más fuerte, sea cual sea el resultado de la negociación.

Además de pedir paciencia, el Gobierno debe explicar qué le queda aún a este proceso de negociación con ETA. Lo que estaría en manos del Ejecutivo -legalización de un nuevo partido de la izquierda proetarra y acercamiento de presos- no interesa a la dirección de ETA como únicas contrapartidas al fin de la violencia. Y lo que ahora interesa a la banda -la constitución inmediata de la mesa política para negociar el futuro del País Vasco- no deben concederlo el PSE-PSOE y el Gobierno bajo ningún concepto, salvo que estén dispuestos a entregar a los etarras un motivo de justificación de sus sangrientas cuatro décadas de existencia.

AVT
Vuelve la persecución
Ignacio Villa  Libertad Digital 19 Septiembre 2006

A Zapatero le molestan las víctimas del terrorismo. Le molestan desde el principio de la legislatura, y le molestan más ahora que se encuentra en pleno proceso de rendición ante ETA. Durante mucho tiempo, el rector Peces ocupó la plaza de comisario para el control político de las víctimas. Ahora que se ha ido, es evidente que detrás de toda la estrategia para desprestigiar y hundir a las víctimas se encuentra Rodríguez Zapatero.

La convocatoria de una nueva manifestación de víctimas del terrorismo en Sevilla para el próximo 1 de octubre ha vuelto a poner nervioso al Gobierno y especialmente a su presidente. Rodríguez Zapatero, sin el parapeto de Peces, ha quedado al descubierto. Y es que ha vuelto a poner en marcha la persecución contra la AVT.

Una vez conocida la convocatoria de la manifestación, y en plena tramitación de los permisos de la marcha, irrumpe el delegado del Gobierno en Andalucía, es decir, el delegado de Zapatero, advirtiendo que se medirán los decibelios de los gritos y protestas de los manifestantes el 1 de octubre. Es una provocación más de un Gobierno que ha perdido la calle hace mucho tiempo y que no sabe qué hacer para callar a las víctimas del terrorismo que no sea ordenárselo directamente.

Ante esta repentina preocupación por la contaminación acústica de las manifestaciones, es obligado hacerse algunas preguntas. ¿El Gobierno mantiene también ese control sobre el ruido de la manifestación que se organiza el día del orgullo gay? ¿Mide acaso lo que gritan los liberados sindicales en las manifestaciones del 1 de mayo? Es evidente que no, por lo que parece evidente que nos encontramos de nuevo ante una nueva persecución a las víctimas del terrorismo. Aunque esta excusa del ruido es cierto que nos suena de antiguo. Recuerden cuando el Fiscal General del Estado justificaba la detención ilegal de dos militantes del PP, en el famoso "caso Bono", por una supuesta "actitud vociferante". ¿Se figuran ustedes que puede pasar en Sevilla si la "doctrina Conde Pumpido" se aplicara a rajatabla? No íbamos a encontrar hueco en las comisarías de la capital andaluza para tantas detenciones.

El ataque a la libertad que este Gobierno ejecuta sin rubor que es como para asustarse. Prohibir que se grite en una manifestación es, directamente, destruir el derecho a manifestarse. Parece que Zapatero quiera volver a los años de hierro, los del "algo habrá hecho". Pero se equivoca si persiste en perseguir así a las víctimas, porque lo que hace es perseguir a la mayoría de los españoles, que estamos con ellas. Pero no parece dispuesto a rectificar.

Rancio conservadurismo
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 19 Septiembre 2006

Me ha llamado la atención, mi señor Zapatero, que en la gozosa conferencia política que acaban de celebrar los socialistas, hayan mostrado tanta pericia para localizar al enemigo. Un suponer, usted mismo, cuando en su discurso de clausura, situó al principal y único partido de la oposición en «la extrema derecha», mientra añoraba a la derecha democrática de la Transición, que merece «todo el reconocimiento público». Los enemigos de mis enemigos son mis amigos. Si uno ha elegido para el papel principal a Estados Unidos e Israel, es bastante lógico que nuestros amigos sean Castro, Morales, Chávez y Ahmadineyad y nuestro foro, los países no alineados.

Era usted muy joven por entonces, pero lo que se llamaba extrema derecha en la Transición sumó el 7,84% de los votos en el referéndum constitucional, y de ahí, aún habría que descontar los votos del entorno de ETA. O usted le llama extrema derecha a algo que no lo es, o muy mal ha debido de hacerlo la democracia para que la ultraderecha haya aumentado en ocho millones y medio de votos, 30 puntos, sus apoyos electorales.

Otro suponer, la posición de su partido respecto a la bronca que se ha montado en todos los países islámicos a cuenta del discurso del Papa en Ratisbona. Explica su secretario de Organización en un portentoso 'blog' recién abierto -Blanco sobre blanco- que «hay muchos cristianos -yo lo soy- a los que nos molesta que la Iglesia Católica se instale en un rancio conservadurismo y no evolucione al tiempo que lo hace el mundo».

Impresionante, presidente. Debo aclarar que no soy creyente, ni ciudadano vaticano, ni guardia suizo, y que el Papa no es mi guía espiritual, ni mi líder político, ni mi jefe militar, lo que me permite abordar la cuestión sin servidumbres personales.

Pero si lo fuera, lo mismo. ¿De verdad creen ustedes que la Iglesia representa un «rancio conservadurismo» en el lío con el mundo islámico? ¿Qué piensa de la igualdad de la mujer en esos países?¿Sabía usted que en 23 de los 24 miembros de la Liga Árabe (Egipto es la excepción) es delito la homosexualidad? ¿Que en nueve de ellos (Irán, Afganistán, Arabia Saudí, Mauritania, Pakistán, Qatar, Sudán, Yemen y Nigeria), el 'lavat', pecado de homosexualidad, lleva aparejada la pena de muerte por decapitación, ahorcamiento o lapidación? ¿Que otro tanto cabe decir de las penas que reserva la 'Sharia' para el adulterio o la blasfemia?

Mi admirado Javier Krahe cantaba «dejadme, ay, que yo prefiera, la hoguera, la hoguera, la hoguera». Hace siglos que la Iglesia Católica dejó de practicar aquella versión de la 'yihad' que fueron las cruzadas y de condenar a la hoguera a los reos del 'pecado nefando' y a las brujas, adúlteros y blasfemos. Krahe no podría haber hecho en cualquiera de estos países una versión islámica de su película 'Cocinar un Cristo' y vivir para contarlo.

Algo podrían decir sobre el tema las ministras de la paridad o Pedro Zerolo, dicho sea sin ánimo de señalar. s.gonzalez@diario-elcorreo.com

La línea roja del «proceso»
Por EDURNE URIARTE ABC 19 Septiembre 2006

Hay una cosa en la que estoy dispuesta a conceder una parte de razón a los observadores más optimistas o voluntariosos del «proceso de paz» de Zapatero. El presidente aún no ha hecho las concesiones que tantos y tantos tememos que va a hacer. El desastre anunciado por los agoreros no se ha consumado, o no se ha consumado del todo. Existen las insinuaciones, incluso las promesas, pero la realidad es que la mesa de negociación política no se ha constituido. Ni siquiera la mesa de presos.

Hasta cabe la posibilidad de que los acuerdos secretos revelados por ETA disten mucho de la versión de los terroristas.
Los optimistas y voluntariosos incluso añaden más. El proceso de negociación habría entrado en crisis este verano por la voluntad del Gobierno de paralizar la mesa de negociación política. Zapatero teme, esperan, que la mesa sea la línea roja que no puede cruzar, el paso que no tolerarán los movimientos sociales y la izquierda crítica que aún le conceden un margen de confianza.

Pero resulta que está a punto de cruzarlo, que la presión de ETA y el peligro de ruptura de la tregua son más fuertes que sus escrúpulos o su temor a la reacción de la opinión pública. El Gobierno ha anunciado en los últimos días momentos trascendentales y, sobre todo, ha filtrado a los medios de comunicación amigos su contenido concreto: conversaciones con ETA que incluirán la mesa de partidos. Otra cosa es cómo disfrace el Gobierno la mesa de partidos para que parezca algo diferente a lo que es, la negociación política con ETA a través de su brazo político. La estrategia hasta ahora era legalizar previamente a Batasuna, hacer pasar por un partido democrático a los emisarios políticos de la banda. Como Batasuna se resiste a hacer la pantomima de la repentina reconversión a la democracia, veremos qué se le ocurre al Ejecutivo para negociar con ella cambios en el estatus jurídico político del País Vasco como si no lo hiciera con ETA.

Lo que no acabo de entender es en qué han podido sostener los optimistas su esperanza. La paz de Zapatero es como lo de un politólogo, muy zapateril él, que hace algún tiempo publicó un libro en el que contaba con mucha arrogancia que tenía la fórmula mágica, brillante, para acabar con el conflicto que no habían logrado todos los expertos anteriores tras años y años de estrujarse los sesos. Dar a ETA lo que pide; eso sí, explicado en al menos 300 páginas. La fórmula mágica de la paz de Zapatero ha sido exactamente ésa desde el principio. Hacer concesiones a los terroristas en la mesa de presos y en la mesa de partidos. Así lo negoció secretamente con ETA. Y no le ha dado un ataque de sensatez democrática durante el verano. La mesa de negociación política es una línea roja para algunos ciudadanos, para los movimientos sociales y también para algunos intelectuales de izquierdas. No para el presidente.

Esperando a ETA
Pablo Sebastián  Estrella Digital 19 Septiembre 2006

Cuando Conde-Pumpido dice que se puede negociar con ETA sin violar la ley es para temerse lo peor, porque este fiscal general ha sido colaborador necesario en no pocas decisiones judiciales que permitían hacer la vista gorda con ETA y Batasuna. Por eso las palabras de Pumpido suenan a lo contrario de lo que dice y además miente desde la base de su afirmación porque ningún representante se puede sentar con ETA ni para negociar la paz, porque lo que tendría que hacer es denunciar esa reunión a jueces y policías, de lo contrario podría ser imputado como autor de colaboración con banda armada.

O sea, que vamos bien con Pumpido y el arranque del año judicial, y todos esos guiños a ETA a ver si rebajan un poco la tensión sobre sus exigencias en torno a la mesa política de Batasuna, porque nadie le ha pedido al fiscal general que haga esas declaraciones favorables al llamado proceso de paz. Y mucho menos delante del Rey y de los altos tribunales del Estado, a no ser que el famoso fiscal haya querido transmitir a su entorno y al resto de jueces y fiscales que el fin justifica los medios, es decir, que la paz debe ser favorecida incluso con una cierta flexibilidad del poder judicial.

Otros más entusiastas interpretarán las palabras de Pumpido como un aviso a Batasuna para que no se empeñe en actuar al margen de la Ley de Partidos, que, dicho lo dicho por Pumpido, tampoco podría ser violentado por el PSE-PSOE y sus continuos contactos con los jefes de Batasuna. Los que desearían normalizar e institucionalizar esa relación en la mesa de partidos políticos que por el momento ponen como condición previa para el inicio oficial del diálogo entre los jefes de la banda y el Gobierno.

Un encuentro varias veces aplazado que podría estar cerca, de creer a ciertos portavoces del Gobierno, y posiblemente acompañado de algunas nuevas concesiones del Ejecutivo a ETA —acercamiento de presos, etc.— de corte político, lo que nos explicaría, entre otras cosas, el discurso de Zapatero sobre el renacer de la extrema derecha, no vaya a ser que el PP y las asociaciones de víctimas del terrorismo decidan denunciar el proceso ante la opinión pública.

Pumpido habla de esperanza, y Zapatero habla de esperanza, mientras sigue la kale borroka quemando autobuses y desde Batasuna les recuerdan que si no hay avance político no habrá negociación sobre terrorismo.

Un asunto este de la negociación con ETA que, con la inmigración, el Estatuto catalán y el despliegue de tropas españolas en Líbano y Afganistán, constituyen los puntos base del futuro electoral del PSOE y los posibles motivos de un eventual adelanto electoral, sobre todo si la negociación con ETA fracasa, porque todas estas cuestiones no tienden a ir a mejor sino más bien a empeorar. El Gobierno lo sabe y va con pies de plomo, a la vez que, como ha hecho Pumpido, se pone la venda antes que la herida por lo que pueda pasar. Dice el fiscal general que se aplicará la ley, ¿empezando por los que vayan a negociar? Todo apunta a que será al contrario de lo que Pumpido acaba de declarar.

Libertad de expresión
El Islam frente al Papa
GEES  Libertad Digital  19 Septiembre 2006

El Papa Benedicto XVI no es infalible más que cuando habla ex catedra, pero sus palabras sobre la jihad no han sido equivocadas. La interpretación que el mundo musulmán actual hace de la "guerra santa" auspiciada por el Corán no es la quietista o de superación individual, sino la del Mahoma guerrero y expansionista. La jihad hoy es una guerra contra infieles, apostatas y corruptos cuyo objetivo no es sino la instauración de regímenes fundamentalistas en Oriente Medio, la recreación del califato allí donde el Islam rigió alguna vez y la sumisión del resto del mundo a su fe o al servilismo. En ese sentido, su santidad Benedicto XVI hace bien en situar a la jihad fundamentalista en el mundo musulmán, junto a la secularización galopante en Occidente, como uno de los peligros más graves contra el cristianismo.

Moratinos ha salido corriendo a decir que las disculpas del Papa eran más que necesarias. El no debe ser creyente en casi nada, salvo en la causa árabe y se equivoca en su planteamiento. Es el Islam quien debe arrepentirse de sus violentas formas de este fin de semana. Lo contrario sería quedar rendidos a su maligna voluntad.

Lo que ha venido a demostrar la reacción ante las consideraciones de Benedicto XVI es algo que todos sabíamos pero que nadie quiere expresar: el Islam moderado no existe. Al menos hoy en día. La agenda del mundo árabe y musulmán está dominada y determinada por los radicales intolerantes y fundamentalistas.

Considérese lo siguiente a modo de ejemplo: cuando se publicaron las viñetas con la imagen del profeta, el islamismo las condenó en un salto cualitativo histórico, pues la ley islámica se considera que tiene validez y rige en tierras del Islam, no en otras sociedades. Y sin embargo, se condenó a un pequeño país como Dinamarca que no sólo no está sometido al Islam, sino que nunca ha sido parte del Islam. Esta injerencia pone de relieve el carácter imperialista del Islam y su falta de respeto a las fronteras mundiales. Lo suyo es una auténtica cruzada de la media luna sin límites ni barreras. Para los islamistas, buena parte de Europa es el terreno del servilismo, el resto del continente, como Al Andalus, es, simple y llanamente, territorio del Islam a reconquistar.

Otro ejemplo, la liberación de los dos periodistas de la FOX, secuestrados por islamistas palestinos en Gaza, sólo fue posible tras una ceremonia en la que se obligó a punta de pistola a que tanto Steve Centani como Olaf Wiig se retractaran de sus creencias cristianas y abrazaran la fe del Islam. Para los radicales islamistas la conversión por la fuerza tiene la misma legitimidad, no lo olvidemos, que la hecha por pura voluntad. Si no rigen su vida a partir de ahora por la ley coránica serán considerados apostatas y blanco legítimo para ser castigados con la muerte.

La intolerancia islámica reclama ahora un mea culpa por parte del Papa. Si lo logra, a pesar de la buena intención papal de no soliviantar aún más lo ánimos, será el final de nuestra libertad de expresión global. La civilización cristiana en su conjunto quedará sujeta a esa figura tan querida del Islam, la dhimmitud, esto es, la sumisión de determinados individuos, que no profesan la fe del Islam, a los designios de éste. Si el Papa se retractase de sus palabras, la Iglesia Católica acabaría tarde o temprano de nuevo en las catacumbas, proscrita y sus rituales en la más pura clandestinidad. Y es que eso no es algo que pertenezca sólo a la Historia Sagrada, sino que es el día a día de los cristianos que tienen la desgracia de vivir en suelo del Islam.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

LA MUERTE DE EUROPA
Editorial  minutodigital 19 Septiembre 2006

El Islam acaba de protagonizar otra polémica antioccidental y, cómo no, el progresismo internacional, y con mayor dedicación si cabe el español, vuelve a hacerles el juego, practicando un seguidismo criminal y cobarde.

En España, el Gobierno socialista no ha dudado en manipular la información para alcanzar sus fines. Así, Televisión Española, en el telediario del Domingo, se inventó una rectificación del Papa que nunca se produjo. Y no se produjo por la simple razón que el Vaticano no reconoce unas ofensas que no existieron.
Hace justo una semana, el 12 de septiembre, el Papa pronunció un discurso en la Universidad de Ratisbona en el que sostuvo que ninguna religión puede imponerse violentamente, porque tal proceder no es razonable y la religión no puede ser contraria a la razón, pues Razón y Fe tienen un mismo origen divino, y por tanto es imposible que estén enfrentadas.

El Islam se llamó enseguida a andanas y sacó de contexto una referencia erudita de S.S. Benedicto XVI a una cita de hace más de 600 años: una cita del emperador bizantino Manuel II Paleólogo.

A partir de aquí diversas autoridades morales y políticas del Islam han empezado a tensar la cuerda. Han instado al Papa a rectificar sus palabras porque supuestamente son insultantes, varias iglesias han ardido en Palestina, una monja ha sido asesinada en Somalia... y en éstas la izquierda condena al Papa en vez de condenar a los fanáticos que están llevando a cabo represalias por unas ofensas que nunca existieron.

Esta actitud de la izquierda es la patente manifestación de la muerte acelerada de Europa. La izquierda se ha infiltrado en las arterias de Occidente y envenena, día a día, pausadamente, nuestra circulación sanguínea y hasta tal punto, que ya no es que seamos incapaces de defendernos de nuestros enemigos, es que ni siquiera somos capaces de reconocerle como tal. Desde 1945 hasta el día de hoy se ha producido tal inversión del sentido político de Europa que ya no somos capaces de defender nuestra propia idiosincrasia. Para el europeo la vida es el ejercicio de la Razón, lo cual no entra en contradicción con la fe. De hecho, durante la Cristiandad, cuando la Fe era una realidad cotidiana en la vida de los europeos, la Razón, por medio del tomismo, alcanzó sus más altas cotas de prestigio, mucho más que durante la pretendida Ilustración. Sin embargo, el progresismo ramplón, en vez de defender nuestra esencia europea, se ha decidido a rendirse ante el cerco de amenazas y coacciones del mundo islámico, dónde prima el sentimiento y la pasión sobre la Razón.

En España, el Gobierno socialista no ha dudado en manipular la información para alcanzar sus fines. Así, Televisión Española, en el telediario del Domingo, se inventó una rectificación del Papa que nunca se produjo. Y no se produjo por la simple razón que el Vaticano no reconoce unas ofensas que no existieron. El Papa no “ha dado” motivos de escándalo al Islam, es éste el que se “ha tomado” el escándalo sin causa objetiva para ello. No podemos olvidar, además, que ningún miembro del Gobierno ha condenado la actitud arrogante y amenazadora de numerosas autoridades islámicas, tanto políticas como religiosas.

Algunos creerán que renunciando a la defensa y cediendo ante las presiones islámicas evitarán un conflicto que muchos estimamos inevitable. No saben quizá, o no quieren saber, que con esta actitud tan sólo debilitan nuestra defensa y, lo más grave, participan en el asesinato de Europa, pues quien renuncia a defender la Razón renuncia, en ese mismo momento, a ser europeo, pasando a ser otra cosa: un renegado y un apatrida.

Una denuncia-primicia cargada de coraje, valentía y verosimilitud
Sancho Michell de Diego  minutodigital 19 Septiembre 2006

Ahora nos viene Chaves a decir que el PP no tenía otra cosa que hacer que falsificar la verdad cuando Zapatero lloraba por las víctimas del 11-M. Es que si no fuera tan dramático sería para tirarse por lo suelos de la risa.

Incluso Ernesto Ekaizer, el periodista de El País que acusó a El Mundo de sobornar a confidentes, ha tenido que reconocer a su Director que no tiene forma de acreditar sus falsas acusaciones al rotativo.

Hay que ver los estragos que está haciendo esta nueva y extraña, aunque no por ello inesperada, alianza mediática que ahora pugna por la versión oficial de los atentados de Madrid, una alianza formada por Prisa y Vocento. El caso es que El País ha tenido que reconocer que no tiene prueba alguna sobre si El Mundo pagó a Suárez Trashorras, lo cual deja en evidencia tanto al AL-BC como a Rub Al-Caba.

La denuncia-primicia hecha por Agustín Díaz de Mera en “La Mañana de COPE”, dirigida por Jiménez Losantos, y en presencia, entre otros, del mismísimo Pedro J. Ramírez, está cargada de verosimilitud; de verosimilitud pero, sobre todo, de coraje y valentía.

Ya habíamos escuchado esa versión de la desaparición del informe que el eurodiputado popular hacía referencia; aquél que acreditaría las relaciones de ETA con el 11-M y con esa banda de pseudo-islamistas medio-radicales y narcotraficantes asturianos. A esto hay que añadir un nuevo detalle, y es que el mismo fue encargado por Telesforo Rubio a instancias de no se sabe quién, y que se elaboró en la UCI por una mujer y un hombre, pero nunca llegó a manos del juez.

Aquí nos encontramos, ni más ni menos, ante un claro designio de orientar y dirigir políticamente las investigaciones de forma intencionada y deliberada. Más pronto que tarde sabremos quiénes boicotearon las investigaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por no ser éstas de su conveniencia.

Lo cierto es que todo parece indicar que existe un informe policial, realizado ya en tiempos del Gobierno socialista, que implica a la ETA en el 11-M y, de rebote, a quien horas antes había negado en la Cámara Baja su existencia, Don Alfredo Pérez, alias Rubalcaba.

Lo mismo acabamos por enterarnos de la existencia del informe con los análisis sobre los explosivos de los trenes, los cuales también apuntarán a la ETA. Seguro.

Objetivo, el Papa
Por SERAFÍN FANJUL ABC  19 Septiembre 2006

... Hay demasiados musulmanes obstinados en demostrarnos que el verdadero problema no es el islamismo sino el islam. Y si existen mulsumanes moderados, que aparezcan y paren esta escalada de irracionalidad...

SE equivocan de nuevo. Si la Iglesia católica por boca de sus jerarquías más significativas recula y ofrece a los musulmanes excusas, o aclaraciones, por una ofensa que no ha cometido, yerra gravemente. Desconciertan a la parroquia y favorecen futuros e inmediatos chantajes. Si tal hacen en procura del mal menor, para proteger a los fieles cristianos en los países islámicos (ya han asesinado a una monja en Somalia), están reconociendo de manera implícita que esas comunidades viven sometidas a situaciones que oscilan entre la intolerancia más cruda y la persecución desembozada y feroz. Es la propia Iglesia la mejor conocedora de todas estas calamidades y quizá por ello juega la carta del apaciguamiento, retrasando -igual que la mayoría de los tibios gobiernos occidentales- no ya la adopción de medidas concretas y eficaces para defender a nuestras sociedades, sino la mera comprensión de lo que sucede.

Por si alguien lo duda, unos barbudos paquistaníes (foto de portada de ABC, 16/9/06) nos refrescan la memoria esgrimiendo pancartas insultantes y amenazadoras. Como da la circunstancia de que las amenazas se lanzan en un país en que las matanzas de cristianos son endémicas, el asunto no es para tomarlo a broma y se comprende la preocupación de la Santa Sede por evitar otra oleada de Alianza de Civilizaciones semejante a la de enero, con su secuela de gobiernos europeos maestros en collonería, sus multinacionales francesas aclarando que sus productos nada tienen que ver con Dinamarca y nuestro Rodríguez poniéndose del otro lado, como siempre.

Por desgracia, en este asunto está todo dicho y ya sólo queda actuar, por ejemplo no desamparando a Ayan Hirsi Ali en Holanda, solidarizándose con los cristianos de Oriente Medio con algo más que palabras o apoyando el derecho a la libertad de expresión en Dinamarca o en Roma, un concepto ininteligible para la mayoría de musulmanes, habituados de toda la vida a que información y opinión bajen del cielo, o sea, de dictaduras militares, medievales dinastías despóticas o regímenes teocráticos.

A elegir. Mostrando y demostrando a esas masas fanatizadas que con amenazas no van a quebrantar la solidez de nuestros Estados, de nuestras convicciones democráticas y de la confianza en la Historia de que venimos. Seriedad y firmeza, de momento, porque otra cosa es pura redundancia: recordar el rosario interminable de atentados, asesinatos, encarcelamientos, presiones que padecen los cristianos desde Marruecos a Indonesia ya es perder el tiempo. Como lo es entretenerse sacando citas coránicas -a estas alturas- por parte de eruditos postizos o verdaderos, para dilucidar si el texto ofrece más o menos muestras de tolerancia o intolerancia. Y aprovecho la ocasión para recordar -porque hay gentes que no lo saben- que la mejor versión en español es la de Julio Cortés, sin prejuicios propagandísticos ni el prodigioso aval de Arabia Saudí, quintaesencia de objetividades. Lo que importa en este momento histórico es el uso que de él se ha hecho y se sigue haciendo.

Aunque Yihad y cuanto detrás viene significa antes que nada «acción violenta contra infieles o musulmanes apóstatas». Y ya está bueno de exégesis científicas para marear la perdiz. Nos interesan los actos y sus consecuencias no las elucubraciones de los multicultis, fabricadas con plantilla, explicándonos que no es lo mismo el extremista que el islam moderado: ¿dónde está el islam moderado? Yo no lo veo, con excepción de alguna publicación o algún simposio requeteminoritario, naturalmente en Europa, en que una marroquí o una tunecina se atreve a decir en público que el derecho de familia islámico es un abuso contra la mujer y no es poco por su parte.

No necesitamos chuscas exégesis coránicas de cuatro líneas (los autores son incapaces de añadir una quinta) en que se distingue entre la literalidad del texto (¿por qué la literalidad va a ser siempre negativa?) y las benéficas interpretaciones en que, al parecer, navega la inmensa mayoría de los musulmanes. Sorprendente Mediterráneo. La literatura árabe de todas las épocas -y digo de todas- está plagada de amenazas, condenas, burlas, improperios y maldiciones contra los cristianos y el cristianismo. Y contra los judíos. Desde la literatura oral (proverbios, cuentos populares, cancioncillas infantiles) hasta las crónicas históricas, la poesía o las obras misceláneas; y no digamos los escritos de temática religiosa. Pero ni siquiera eso es de primordial importancia, lo que de veras nos concierne son los actos y sus resultados y ahí sí que no podemos titubear.

Es sencillamente increíble que teólogos y jurisconsultos musulmanes no sepan distinguir una cita de un conjunto argumental o de la opinión en el discurso de un conferenciante (en este caso Manuel Paleólogo y el Papa Benedicto XVI), cuando la cultura islámica, desde la Alta Edad Media, se basa en la repetición de la repetición de la repetición -o su glosa- de dichos en cadena (el famoso isnad) atribuidos a fuentes más o menos creíbles. Por tanto, este guirigay -como el de las caricaturas de enero- es por completo artificial, un mero pretexto para arrinconarnos un poco más, paralizando de consuno nuestra capacidad de reacción ante el asalto que sufrimos. Que los multicultis hispanos, revestidos de pontifical, de buenismo, actúen de comparsas de los vociferantes bárbaros entra en lo esperable y no sorprende que se alineen con las mayores muestras de represión y fanatismo: a saber por qué lo hacen en realidad. Y va de fotos: ver ABC, 17/9/06, pág. 27, en que unas mujeres -suponemos- disfrazadas de Fantomas esgrimen pancartas en inglés (¿las habrán escrito ellas? ¿sabran lo que ahí reza?) donde se alude a la salud mental del Papa y se llama al despertar de la umma islámica. La imagen es tan grotesca -¿dónde están las feministas progres?- que provocaría la carcajada de no estar implicada la vida de tanta gente. Tan grotesca como ver al sultán de Marruecos pidiendo cuentas al Papa.

Desde que Juan de Segovia, en pleno siglo XV, propusiera una vía de acercamiento pacífico al islam («De Mittendo Gladio Divini Spiritus Incorda Sarracenorum») han transcurrido demasiados años sin resultado alguno. En los últimos tiempos la Iglesia católica ha prodigado los gestos amistosos, cuando no directrices de actuación que rebasan con mucho el respeto, por ejemplo renunciando al proselitismo en el norte de África. La pregunta inmediata es: ¿por qué los musulmanes pueden hacer prosélitos en nuestros países y la viceversa es impensable? ¿por qué la mera mención de esta circunstancia se considera islamofobia? Juan Pablo II, en un gesto a nuestro juicio innecesario y excesivo, pidió perdón a los musulmanes por las Cruzadas, como si las hubiera dirigido él y contra los moros actuales. Correlativamente me pregunto cuándo van a pedir perdón ellos por la irrupción en Egipto y el Imperio Bizantino del siglo VII, o a nosotros, españoles, por la invasión del VIII, por la piratería contra nuestras costas hasta principios del XIX, por el daño infligido a los cautivos en Rabat, Salé, Argel, en esa divertida situación -la de los presos- que a Juan Goytisolo parece una gozada multiculturalista.

Quienes estamos convencidos de que la pertenencia al género humano es un valor superior a creer en ningún libro o profeta y consideramos el derecho a la libertad y a la igualdad básica de todos los hombres un principio irrenunciable, intentaremos la coexistencia pacífica con todas las confesiones, pero no podemos cerrar los ojos ante el mayor conflicto de nuestro tiempo: hay demasiados musulmanes obstinados en demostrarnos que el verdadero problema no es el islamismo sino el islam, independientemente de lo que nosotros pensemos. Y si existen mulsumanes moderados, que aparezcan y paren esta escalada de irracionalidad. Por el bien de todos.
Catedrático de la UAM

Islam y libertad religiosa
Por VALENTÍ PUIG ABC 19 Septiembre 2006

EL extremismo religioso alcanza la magnitud de una amenaza global con estrategias de movilización y manipulaciones de la verdad que en sus momentos más álgidos -véase la reacción ante la conferencia de Benedicto XVI en Ratisbona- dan la razón a quienes temieron un choque de civilizaciones. Entre los países con índice más elevado de represión religiosa están Birmania, China, Eritrea, Irán, Corea del Norte, Arabia Saudí, Sudán y Vietnam, según el informe anual del Departamento de Estado norteamericano. Aquella vieja libertad religiosa que el secularismo considera una antigualla puede costarle la vida a quien quiera disfrutarla. Otros países son Turkmenistán, Pakistán y Uzbekistán.

Tal coerción a la libertad religiosa se está produciendo precisamente cuando -como dice el profesor Huntington- tiene su lógica que los procesos de globalización acaben provocando que entidades más amplias, como la religión o la civilización, adquieran una mayor importancia para los individuos y los pueblos. En las diferentes formas de respeto a las minorías religiosas estriba -por ejemplo- una clara distinción entre Occidente y el islam, sin garantía de reciprocidad. Todo tiene su vínculo con la libertad de expresión y la libertad de conciencia, como se ve en los países con regímenes autoritarios, netamente totalitarios o de naturaleza tan mixta como indefinida, según lo constatamos en Vietnam o China.

La ley garantiza la libertad religiosa en un Estado que, como Afganistán, tiene por religión el islam, pero la realidad del día a día es muy distinta, como sabe la minoría hindú. En Brunei se restringe la expansión de otras religiones que no sean el islam. En Birmania el régimen impone su versión del budismo. El budismo tibetano, el culto islámico y las iglesias cristianas están padeciendo drásticas formas de persecución y control en China. Cuba es manifiestamente hostil a la expresión de la libertad religiosa en los templos católicos. En Egipto, por ejemplo, el Estado -amenazado a su vez por el fundamentalismo- obstaculiza la conversión del islam a la cristiandad. En el caso de Irán, la situación ha empeorado, especialmente desde la llegada del presidente Ahmadinejad: los ataques contra ciudadanos de fe cristiana han ido en aumento. De Corea del Norte se tiene noticia de acoso a la práctica cristiana, bajo pena de trabajos forzados. Arabia Saudí no reconoce otra religión que el islam y la práctica pública de otras religiones está prohibida.

Esos son sólo unos ejemplos. De acuerdo con el apartado concerniente a libertad religiosa en el informe anual de «Freedom House» (2005), el número de países considerados «libres» era de 98; los «no libres» eran 45. En general, los observadores hablan de mejora paulatina, pero lo cierto es que toda represión de la libertad religiosa a inicios del siglo XXI, con internet y la televisión por satélite, es un siniestro vestigio de fosos y mazmorras, de intolerancia y de sistemas políticos al margen de la separación entre Iglesia y Estado. Así fue como la libertad religiosa, en no pocos aspectos, fue la primera de las libertades. No le valen eufemismos a la hora de denunciar cualquier violación de esa primera libertad.

Ortega y Gasset decía que la fe mahometana consiste, ante todo, en creer que los demás no tienen derecho a creer lo que nosotros no creemos. Sin duda el islam de hoy es mucho más diverso y evolutivo, pero a la vez percibimos un inquietante desequilibrio entre las minorías radicales y la mayoría moderada. En los últimos tiempos, quienes determinan cada vez más el tono del islam son los fundamentalistas y no las gentes de la moderación. Ese es un problema para el islam, pero también para el resto del mundo, y especialmente para quienes quieran ejercer la libertad religiosa en tierras hegemónicas del islamismo más inflexible. Ese islam moderado que iba a ser la solución está tardando mucho en dejar oír su voz.
vpuig@abc.es

Progres ante el islamismo
La hora de los héroes
José García Domínguez  Libertad Digital 19 Septiembre 2006

Que nadie lo dude, esta vez volverán a ser valientes; incluso, más que valientes, temerarios. Y denunciarán a pecho descubierto al Papa de Roma, sin importarles los terribles riesgos a los que habrán de exponerse. Pues, esta vez, que no lo dude nadie, nada los frenará. Nada. Ni siquiera esa entrecortada súplica de prudencia que siempre susurra el instinto de conservación ante el límite del abismo. Porque ellos no temen a las sórdidas mazmorras del Vaticano. Ni a la cruel ferocidad de las Teresianas. Ni al fanatismo asesino de los Carmelitas. Ni a la insaciable sed de sangre de los Cartujos. Ni a la ira ciega de los Franciscanos. Ni siquiera al irracional delirio genocida de los Agustinos.

Y es que ellos son así: audaces, bravos, osados. Idealistas. Por eso, aun a riesgo de sus propias vidas y haciendas, a los inteletuales de Pepiño no les temblará el pulso a la hora de redactar la inminente fatwa del PSOE contra Benedicto XVI. Igual que tampoco les ha faltado saliva para escupir al alimón sobre la tumba de Oriana Fallaci. Esa misma saliva que tragaran cuando se ejecute la condena a muerte de los yihadistas que pesa sobre Abdel Arman al-Rashed, el periodista musulmán que escribió este editorial en el diario saudí Asharq al-Awsat:

"Es un hecho que no todos los musulmanes son terroristas, pero es igualmente cierto que todos los terroristas son musulmanes. Los que secuestraron a los niños de Beslan eran musulmanes. Los que mataron a los doce nepalíes eran musulmanes. Los que hicieron saltar por los aires los complejos residenciales de Riad y de Coba eran musulmanes. Los que capturan rehenes y los degüellan son musulmanes. Los que realizan los ataques suicidas son musulmanes. Ben Laden es musulmán. Sus lugartenientes, sus consejeros, sus peones son musulmanes. ¿No nos dice eso nada sobre nosotros mismos y sobre nuestra sociedad?

El jeque Yusuf al-Qaradawi, padre de dos jóvenes que, protegidas por la policía inglesa, estudian en la descreída Gran Bretaña, justifica y aprueba los asesinatos de civiles americanos en Irak. Me pregunto cómo haría para mirarle a la cara a la madre de Nick Berg. Me pregunto también cómo puede pensar que vamos a creerle cuando predica en la televisión que el Islam es una religión de paz, de misericordia y de tolerancia. Nosotros los musulmanes estamos enfermos. Realmente enfermos, y de una enfermedad muy grave.

Una enfermedad de la que tendríamos que curarnos. Pero para curar una enfermedad, es necesario primero diagnosticarla, admitir que se tiene. Y nadie lo admite. Nadie confiesa estar enfermo. No podremos limpiar nuestro nombre si no reconocemos que el terrorismo se ha convertido en una indignidad totalmente islámica, en nuestro monopolio exclusivo. No podemos redimir a nuestros jóvenes si no nos enfrentamos a los jeques que para dotarse de legitimidad juegan a revolucionarios o a pseudo revolucionarios y envían a la muerte a los hijos de los demás. Pero a sus propios hijos, en cambio, los mandan a estudiar a las universidades americanas o europeas..."

Lo dicho, ha sonado la hora de nuestros héroes.

La venganza como esencia islámica
Lorenzo Contreras  Estrella Digital 19 Septiembre 2006

El erudito Joseph Ratzinger se equivocó en Ratisbona. Su cita de lo manifestado por el emperador bizantino Manuel II Paleólogo a un erudito persa, a finales del siglo XIV, era impecable y exacta. Pero el Islam no perdona, como no perdonó, a través del Irán de los ayatolás, al escritor hindú Salman Rushdie. Pueden ellos, los islámicos, perpetrar las mayores fechorías en nombre de Alá. La yihad es santa. Lo que contraría los principios coránicos y las interpretaciones de sus “administradores” es satánico. Mahoma es intocable, como se demostró con el asunto de las viñetas. El velo es intocable. Y cuando el Papa en Ratisbona —Alemania—recordó las palabras del emperador bizantino sobre la directiva del profeta de difundir por medio de la espada la fe que predicaba, hirvió el mundo musulmán. Hirvió de indignación. Y todo Occidente se ha estremecido por la sencilla razón de que no hay fronteras y estamos no ya infiltrados, sino invadidos por todo fanatismo musulmán que quiera tomarse la venganza por su mano. The New York Times ha calificado de trágicas y peligrosas las referencias del pontífice. El recuerdo de las torres gemelas, exponente de la victoria de Osama ben Laden, ha dejado en el corazón de la civilización occidental clavada la gumía del rencor islámico y eso, en lugar de encontrar respuesta adecuada, aconseja prudencia y miedo.

Los neoconservadores americanos, con Bush al frente, están acabando de completar el sentimiento antioccidental. Una monja benemérita que se dedicaba a practicar la caridad en Mogadiscio ha sido asesinada. Ha sido la primera de un posible desfile macabro. Aun así hay que ser ecuánimes. Thomas Carlyle, en su libro Los héroes, hizo ya en 1840 una referencia a “esta manera de propagar Mahoma su religión por la espada”. Pero también escribió que “ni en la mejor religión cristiana encontramos que haya desdeñado siempre la espada, cuando alguna vez ha conseguido tener una a su disposición. La conversión de los sajones por Carlomagno no fue por medio de la predicación”.

Serían innumerables otros ejemplos en esta misma línea. La diferencia entre el Islam y el Occidente cristiano o de influencia cristiana es que éste no se dedica ya a imponerse por la violencia en el orden de los valores religiosos. Busca otros objetivos nada relacionados con ningún paraíso ni bienaventuranza ultraterrena. Pero la verdad entendida como fe inquebrantable y puesta al servicio de la felicidad eterna y la mayor gloria de un Dios, en este caso Alá, es estremecedora y no deja de ser verdad operante; para los islámicos “su verdad” es superior a cualquier otra. En realidad, según ellos, la única verdad. El ya citado Carlyle, que escribió sobre Mahoma en términos respetuosos y en ocasiones incluso admirativos, dijo también: “La verdad de la doctrina de Mahoma está embutida en portentosos errores y falsedades; pero es su verdad y no sus errores lo que hace tener fe en ella: triunfó por su verdad. Forma bastarda de cristianismo, pero forma viviente, con un corazón vivo dentro de ella, y no pura lógica muerta, vacilante y estéril”. Y añadía que Mahoma vino a proponer algo así contra los idólatras: “Esos ídolos vuestros de madera son pura madera os digo. Nada pueden hacer por vosotros; constituyen una pretensión blasfema. Sólo Dios es; sólo Dios tiene poder; Él nos ha hecho”.

Y el autor, superleído en su siglo, concretaba: “Me place Mahoma por su total ausencia de hipocresía. El sublime perdón del cristianismo que presenta la otra mejilla cuando la una ha sido abofeteada no lo hallamos aquí: al contrario, tenéis que vengaros”.

Eso ya lo vemos. Ben Laden lo ha entendido a la perfección. Ahora, gracias a Ratzinger, pese a que ha pedido disculpas, en realidad perdón, las cosas se han complicado.

El Islam y Bin Laden están ganando la guerra a Occidente
Francisco Rubiales  Periodista Digital 19 Septiembre 2006

Mientras que algunos incautos (o cobardes) se entretienen en propagar la cándida "Alianza de Civilizaciones", el Islam y Bin Laden están ganando la verdadera "Guerra de Civilizaciones" que se está librando entre el mundo islámico y una parte de Occidente.

Los datos son tozudos y demuestran claramente que el Islam es quien está ganando la guerra. The Washington Post acaba de recordar que, mientras Bush y Blair, los paladines de Occidente en esta guerra, atraviesan los peores momentos de popularidad y ambos están a punto de ababdonar el poder, el odio a Occidente no deja de crecer en todo el mundo musulmán, mientras que Bin Laden, casi un desconocido hace una década, cuenta hoy con el apoyo pleno del 60 por ciento de los jordanos, el 51% de los paquistaníes, el 35% de los indonesios y no menos del 20% de los egipciós, palestinos, saudies y habitantes de otros muchos países musulmanes.

Lamentándose ante Der Spiegel, Zbigniew Brzezinski, el que fuera brazo derecho del presidente Jimmy Carter, ha declarado "desgraciadamente, nuestras tácticas tienen hoy tendencia a unir a nuestros enemigos y granjearnos las antipatías de nuestros amigos".

El español José María Aznar, uno de los aliados más incondicionales de Bush en la "cruzada" defensiva de la civilización occidental, está alejado del poder, tras haber perdido su partido, de manera inesperada, las elecciones generales españolas del año 2004, mientras que otra expresión de la derrota es la aparición de una camada de líderes occidentales, precedida por el español José Luis Rodríguez Zapatero, que está defendiendo la tesis de que la estrategia adecuada contra el Islam, incluso con el más radical, consiste en dialogar y en ceder terreno ante sus exigencias.

Para colmo de males, el Papa Benedicto XVI, en quien muchos veian un baluarte para la defensa de la cultura "cristiana" occidental, tras haberse atrevido a condenar en público la "ideología del odio" que forma parte de la esencia del Islam, se ha visto obligado a retroceder y a suavizar su mensaje ante la salvaje reacción de las fanáticos islamistas, que ya han asesinado a una religiosa católica, arrasado iglesias y que amenazan con hacer volar el Vaticano por los aires.

Otros datos que demuestran que el Islam gana esta guerra por goleada son los siguientes: en muchas ciudades europeas, las comunidades islámicas se radicalizan y funcionan como auténticas canteras de terroristas; el radicalismo islamista avanza alarmantemente en casi todos los paises musulmanes; los principales defensores de la resistencia occidental contra el extremismo islamista, George W. Bush y Tony Blair, están a punto de perder el poder, mientras que los hijos de la cobardía y del entreguismo frente al Islam ganan terreno en España, Francia, Italia y otros paises europeos.    www.votoenblanco.com

TAMBIÉN DELIMITA EL ESPACIO FÍSICO DE LA MANIFESTACIÓN
El Gobierno controlará el volumen de los gritos de protesta en la próxima manifestación de la AVT en Sevilla
Las víctimas del terrorismo saldrán a la calle el próximo 1 de octubre en Sevilla para censurar la negociación del Gobierno Zapatero con ETA. Una vez anunciado el lugar donde se celebrará el acto y solicitados los permisos correspondientes, las víctimas han visto cómo el Delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, no sólo les limita el espacio físico que puede ocupar la manifestación, sino, incluso, los decibelios que pueden alcalzar los gritos de protesta, tal vez para evitar las "actitudes vociferantes" que Conde-Pumpido denunció en otros actos.
Libertad Digital 19 Septiembre 2006

La Administración del Estado se está esforzando en poner las mayores trabas posibles a la manifestación que el próximo 1 de octubre recorrerá las calles de Sevilla para protestar nuevamente contra la negociación entre el Gobierno Zapatero y la organización terrorista ETA.

Así, la delegación del Gobierno, dirigida por Juan José López Garzón, ya ha informado a las víctimas del terrorismo las "recomendaciones" a las que tendrá que "ajustarse" para poder celebrar el acto. Entre estas recomendaciones se acota de forma importante el espacio que se puede utilizar de las calles por la que transcurrirá la manifestación.

"La manifestación comenzará a partir del cruce del Paseo de las Delicias con la Avenida de Roma, de manera que el tráfico entre el Puente de San Telmo y la Avenida de Roma no quede obstaculizado, permitiendo así la evacuación del tráfico rodado. A lo largo del recorrido, se deberá dejar expedito un carril de circulación de doble sentido, para el paso de transportes públicos y servicios de emergencia".

Pero no sólo se recortan espacios, sino también se indica con volumen se podrán lanzar las proclamas contra el Ejecutivo. "El uso de la megafonía, música, etc. Deberá adaptarse en todo momento a las prescripciones de las Ordenanzas municipales, no rebasando los límites máximos de emisión sonoro permitidos por éstas", advierte la Delegación del Gobierno.

A través de un comunicado, las víctimas llamaron a todos los ciudadanos a acudir a la marcha que discurrirá el próximo día 1 de octubre bajo el lema "Rendición en mi nombre, no" para "poner de manifiesto la voluntad mayoritaria de la sociedad española, contraria sin paliativos a que se realicen concesiones a los asesinos, y, en definitiva, a que el Gobierno de la Nación pague un precio político a los terroristas", porque, "permitir impunemente lo anterior supondría la mayor afrenta posible a la memoria de las víctimas del terrorismo, y, por lo tanto, doblegar nuestro Estado de Derecho a los designios de un grupo de criminales".

Recuerdan que "los recientes acontecimientos en el País Vasco y en la propia Audiencia Nacional demuestran que la actitud del Gobierno de la Nación conduce a trasmitir una imagen de debilidad frente a los terroristas, quienes además de continuar desarrollando periódicamente actividades de terrorismo callejero, así como extorsionando sistemáticamente a empresarios y profesionales, se permiten desafiar la legalidad vigente y lanzar amenazas a los jueces y tribunales, así como a los gobiernos de España y Francia", por lo que "consideramos que la actual situación refleja de manera nítida el proceso de rendición del Estado de Derecho frente a los asesinos de Batasuna-ETA, y queremos animar a la ciudadanía a que lleve a cabo una verdadera rebelión cívica frente al despropósito encabezado por el Sr. Rodríguez Zapatero", concluyen.

ETA cometió 46 atentados en 2005 que se saldaron con 101 heridos
Según la Memoria de la Fiscalía General, en el año pasado fueron detenidas 94 personas relacionadas con el entorno etarra.
OTR/ PRESS. Madrid Heraldo de Aragón 19 Septiembre 2006

Durante el pasado año ETA cometió un total de 46 atentados, en los que dejó un saldo de 101 heridos, aunque, afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas mortales. Así se recoge en la Memoria de la Fiscalía General correspondiente al año 2005, y cuyos datos revelan que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad detuvieron a 94 personas relacionadas con la banda terrorista. Además, durante este periodo se cometieron 72 acciones de kale borroka, por las que fueron detenidas 10 personas.

De los 94 detenidos por estar relacionados con ETA, los agentes de la Policía Nacional capturaron a 37, la Guardia Civil detuvo a 20, otros 36 fueron capturados en Francia y sólo uno por la Ertzaintza. En su informe anual, la Fiscalía destaca que desde la declaración del alto el fuego permanente por parte de la banda terrorista, el pasado 22 de marzo de 2006, se abre un "atisbo de esperanza para poder ver el fin y la disolución de ETA". En todo caso el Ministerio Fiscal quiere dejar claro sea cual sea el escenario político hacia el que se avance en el proceso, su respuesta al terrorismo seguirá siendo la misma: "firme, rigurosa, proporcional a la gravedad de los hechos y con un estricto respeto al principio de legalidad penal y procesal".

Como actuaciones más relevantes, en su memoria la Fiscalía destaca la detención de Yon Yoseba Troitiño Ciria, llevada a cabo el 28 de julio de 2005 en Brive la Gaillarde (Francia) como resultado del primer equipo conjunto de investigación hispano-francés, constituido en septiembre de 2004 y que ha sido prorrogado un año más en septiembre de 2005.
Kale borroka y extradiciones

La memoria anual, publicada con motivo de la apretura del curso judicial, no sólo se ocupa de recapitular todos los actos terroristas, sino que también recoge los actos de violencia callejera relacionados con el entorno etarra. En este sentido el informe señala que durante el pasado año se contabilizaron 72 acciones de kale borroka. Una cifra que supone un notable descenso en relación al año anterior, cuando se contabilizaron 240 actos de violencia callejera. Por estos actos de violencia callejera fueron detenidos un total de diez personas.

En el apartado de extradiciones, durante el pasado año fueron entregados en extradición 12 miembros de ETA y otras dos personas fueron expulsadas por las autoridades francesas. Se tratad de José Ramón Naviero Gómez, que fue expulsado el 16 de abril de 2005, y José Ignacio Herranz Bilbao, que fue expulsado por las autoridades galas el 20 de abril de 2005.

Cervantesvirtual reúne en una nueva sección sus contenidos lingüísticos
 La Razón 19 Septiembre 2006

Madrid- La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes reúne su importante colección de textos de carácter lingüístico en su nueva Sección de Lengua (www.cervant-esvirtual.com/seccion/lengua/), cuyo objetivo principal es dar a conocer las obras filológicas que a lo largo de la historia han contribuido a hacer del español la lengua en la que hoy se comunican más de 400 millones de personas y el vehículo de expresión de una rica y variada tradición literaria.

La nueva sección de cervantesvirtual.com inicia su andadura con el portal de «Historia de la Lengua Española» y se enriquecerá, en un futuro inmediato, con nuevos portales temáticos y de autor que completen la historia y la realidad actual del castellano desde los distintos enfoques y perspectivas que hoy ofrecen las ciencias del lenguaje.

Además de un extenso catálogo general, el apartado «Historia de la Lengua» ofrece acceso a catorce monografías que tratan sobre las principales etapas de la historia del español, desde la «Constitución de los primitivos romances peninsulares. Surgimiento y expansión del romance castellano» de Jaime Climent de Benito, hasta «El siglo XX y perspectivas para el siglo XXI» de Leonor Ruiz Gurillo y Larissa Timofeeva.

En esta sección se encuentra también la Biblioteca Filológica, un completo compendio de tratados sobre el origen de la lengua, gramáticas, ortografías, retóricas, poéticas y estudios lexicográficos. La Sección de Lengua cuenta además con un apartado de Investigación, que ofrece a los estudiosos acceso a distintos materiales sobre lexicografía, gramática, terminología, fraseología y pragmática, y otro tipo de enlaces, que remiten a las páginas electrónicas de otras fuentes documentales.

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, que se creó el 27 de julio de 1999 por iniciativa de la Universidad de Alicante, el Santander y la Fundación Marcelino Botín, se desarrolla en la actualidad bajo la tutela de la Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, institución sin ánimo de lucro presidida por el escritor Mario Vargas Llosa. Ha servido desde su nacimiento más de 320 millones de páginas y sus fondos, de libre acceso a través de la Red, presentan más de 21.000 registros bibliográficos, lo que la convierte en el portal de referencia internacional de todas las culturas hispánicas.

El apoyo a la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes es una de las tres áreas de actuación del programa Santander Universidades, mediante el que el Santander subvenciona y colabora institucionalmente en proyectos docentes, de investigación y tecnológicos de las universidades españolas, portuguesas e iberoamericanas. Las otras dos actividades con las que el banco hace efectivo su compromiso con el mundo universitario son los convenios de colaboración que mantiene con distintas universidades, que puede considerarse el proyecto fundamental y, además, el portal Universia, nacido como consecuencia del anterior.

Múgica dice que el recurso estará pronto
El Correo 19 Septiembre 2006

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica Herzog, aseguró ayer que está ultimando el recurso de inconstitucionalidad contra el Estatuto de autonomía de Cataluña y agregó que lo presentará «pronto» ante el Tribunal Constitucional. Múgica, que anunció en julio que está trabajando en la iniciativa, insistió en que la demanda «estará bien hecha».

La Nueva Gramática de la Lengua Española tendrá 2.000 páginas y se editará en DVD
El texto definitivo de las 22 Academias está previsto que se apruebe en marzo de 2007, en Colombia, y un año después estará en la librerías
Estrella Digital/Efe Zamora  19 Septiembre 2006

La Nueva Gramática de la Lengua Española, que por primera vez recoge la pecualiaridad de los distintos países hispanohablantes, tendrá más de 2.000 páginas divididas en 56 capítulos e incorporará un DVD con ejemplos de la entonación utilizada en las distintas áreas geográficas de habla hispana. Así lo dieron a conocer ayer en rueda de prensa en Zamora los miembros de la Asociación de Academias de la Lengua Española que forman parte de la Comisión Interacadémica que elabora el texto, que esta semana celebran en el Parador de Turismo de Zamora la penúltima reunión preparatoria de la Nueva Gramática.

El texto definitivo de la obra en la que trabajan conjuntamente las 22 Academias de la Lengua Española está previsto que se apruebe en marzo del próximo año en Colombia, aunque no estará en las librerías hasta un año después.

Junto a la versión extensa, la Asociación de Academias editará también una versión compendiada de la Nueva Gramática que tendrá entre 400 y 500 páginas y estará dirigida al público en general.

La obra abordará tanto cuestiones de fonética y fonología para las que se incorporará un DVD con voces de los distintas áreas lingüísticas hispanohablantes como aspectos de morfología y temas de sintaxis.

En la quinta reunión que se celebra en Zamora los académicos que preparan el texto analizarán las dudas e incorporaciones que las distintas academias han realizado a una decena de capítulos que tratan cuestiones de sintaxis y fonética.

También decidirán aspectos orto-tipográficos de la nueva obra de las Academias de la Lengua Española, tales como los tipos de letra que se utilizarán en los distintos apartados de la Nueva Gramática.

Para la última reunión preparatoria, que se celebrará en febrero del próximo año en un lugar aún no concretado, se ha dejado para el análisis de los académicos los doce últimos capítulos de la obra.

El nuevo texto presenta como novedad el concepto panhispánico de la obra, al analizar la gramática desde un punto de vista del "español total, no sólo de España", según aseguró el director de la Real Academia Española de la Lengua y presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española, Víctor García de la Concha.

El director de la Academia Mexicana de la Lengua, José Moreno de Alba, explicó que la Nueva Gramática, a la que han hecho aportaciones centenares de personas, es fruto del trabajo desarrollado durante más de cinco años para explicar cómo se habla el español en todo el mundo.

Se trata de considerar el español "en toda su enorme magnitud y riqueza", para lo que se incorpora la diversidad de los más de veinte países y más de 300 millones de hispanohablantes.

Estas diferencias del habla no sólo no impiden la comunicación sino que la enriquecen ya que en el léxico español de los distintos países hay más de un 80% de coincidencias, por lo que es una lengua "relativamente homogénea" y posee tal grado de unidad que "no es posible que hablantes de distintos países no puedan entenderse".

Así lo destacó el secretario de la Asociación de Academias de la Lengua Española, Humberto López Morales, que precisó que esta homogeneidad no se da en otros idiomas como el alemán, donde apenas podrían entenderse personas que hablen algunos dialectos suizos con los que hablen la variante del Norte de Alemania.
Recortes de Prensa   Página Inicial