AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 20 Septiembre  2006
Alta traición
Pío Moa  Libertad Digital 20 Septiembre 2006

El actual e ilegal gobierno de España, quinta columna del fundamentalismo musulmán (“alianza de civilizaciones”) y del terrorismo separatista (“proceso de paz”, estatutos anticonstitucionales, etc.), está echando abajo la Constitución, reviviendo los odios de la guerra civil y arrasando el sistema de convivencia democrática construido en la Transición.

Por estas causas, muchos (Vidal Quadras, Cristina Alberdi, etc.) hablan, hablamos, de alta traición y de la necesidad de llegar a encausar por ese delito a estos gobernantes. Sin embargo, la alta traición se define técnicamente como cooperación o incitación a un enemigo exterior para que ataque a España por las armas. ¿Se da tal cosa?

Tanto la ETA o los grupos separatistas como el extremismo musulmán, incluyendo en él a Marruecos, constituyen dos auténticas potencias exteriores, aunque los miembros de los primeros sean españoles legalmente. Sus aspiraciones a disgregar España, a ocupar ciudades o regiones españolas, o a transformar el país en Al Andalus, consigna cada vez más en boga en el Islam radical y en el no tan radical, son manifiestas y no necesitan muchas aclaraciones. La colaboración del gobierno con esas potencias, tampoco, pues está a la vista de quien no quiera cerrar los ojos.

Falta solamente la incitación a las armas. Pero esta no es necesaria cuando el grupo traidor se halla en el poder. Entonces le basta ceder “pacíficamente” a las exigencias de los enemigos del país, a los enemigos de la democracia española. Y es precisamente lo que hace el gobierno, y justamente en nombre de la “paz”. Lo cual no hace desaparecer las armas: estas se muestran, de momento, solo como chantaje: “si no hay rendición, no habrá paz”.

Por tanto, opino, puede hablarse fundadamente de alta traición, y convendría emprender acciones sobre esa base.

Dejo para otra ocasión el análisis de las concepciones que han llevado a tal abyección a estos siniestros personajes. No son ningún secreto, pero constantemente encontramos que la evidencia es precisamente lo más difícil de percibir.

ETA no matará... si la obedecemos

EDITORIAL  Libertad Digital  20 Septiembre 2006

Pese a que se acaban de contabilizar nada menos que 111 actos de terrorismo callejero desde que ETA anunció su última tregua, el ministro de Justicia, López Aguilar, ha tenido la desfachatez de asegurar que "la violencia social está desapareciendo" y que "en este submundo se está llegando a la idea de que con la violencia no se llega nada". Poco importa también que los miembros de ETA-Batasuna insistan abiertamente en no condenar sus crímenes y en asegurar que la "paz" sólo se alcanzará si se obtienen los soberanistas objetivos políticos por los que han perpetrado –y siguen justificando– casi un millar de asesinatos; el ministro de Justicia rompe una lanza por todos ellos asegurando que "el mensaje de firmeza –del Gobierno– no pasa en ningún caso por hacer desaparecer de la sociedad a quienes durante tanto tiempo han jaleado la violencia".

Vaya por delante que aquí, textualmente, nadie ha pretendido nunca "hacer desaparecer de la sociedad" a nadie, salvo aquellos compañeros de partido del señor López Aguilar que, en tiempos de González, autorizaron el secuestro y asesinato de sospechosos de pertenecer a esa misma "izquierda abertzale" que ahora tiene el Gobierno del 14-M de compañera de viaje. Lo único que se ha pretendido –y sólo desde la segunda legislatura de Aznar– es que la ley margine de las instituciones y de las subvenciones públicas a quienes, como los batasunos que ahora maquilla el ministro de Justicia, se niegan a condenar la violencia y sirven de representantes políticos de una organización terrorista.

Ya sabemos que con Zapatero esa legislación antiterrorista ha quedado –como diría Otegi– neutralizada "de facto". Sin embargo, ya está bien que un ministro de Justicia se dedique a denigrar solapadamente una legislación que formalmente dice respetar, mientras maquilla al "submundo" proetarra asegurándonos que su disposición es mejor de la que es.

Tanto ETA como sus representantes batasunos han insistido en que volverán a la abierta "lucha armada" si Zapatero no cumple "los compromisos adquiridos". Los terroristas podrán decirlo más alto –y sobre todo, de forma más sangrienta–, pero han dejado muy claro que no les basta su impunidad, sino que además exigen que "ninguna legislación, ordenamiento jurídico ni Constitución sea obstáculo" para sus objetivos secesionistas.

Mientras tanto, el ministro de Justicia nos asegura que "ETA no volverá matar". Y claro que los terroristas no volverán a hacerlo, siempre y cuando Zapatero haga realidad esas infames y explosivas esperanzas que, primero secreta y después públicamente, indujo en ETA al asegurar que, con la tregua, "todo tendría cabida, tenga el alcance que tenga". Con esa servidumbre, ciertamente, hasta el terrorismo callejero podría desaparecer.

Izquierda liberal
El lenguaje nacionalista del señor Piqué
Antonio Robles  Libertad Digital 20 Septiembre 2006

Se veía venir. Tanto se acercaba al nacionalismo, que al final ha acabado por utilizar sus mismas estrategias de criminalización. Lo he escrito un millón de veces: ya que no pueden con las ideas, ensucian a quienes las sostienen. El fin siempre es el mismo, impedir la existencia del pensamiento distinto al propio.

Acaba de decir el candidato del PP a la presidencia de la Generalitat, Joseph Piqué a propósito de Ciutadans, que éste "es un partido que tiene posiciones de extrema derecha y a la vez intenta mantener cierto pseudoprogresismo, como la defensa de la eutanasia y el aborto". Les juro que Ciutadans no mató a Manolete; aunque a este paso no sé si alguien habrá de creerme.

El exabrupto es tan burdo, la acusación tan delirante que cuando vea transcritas sus palabras en los periódicos se sentirá ridículo. Me han advertido que esto de la política era muy sucio pero no que fuera una película de ciencia ficción. A ver si ahora resulta que el señor Boadella, un símbolo de la libertad, Francesc de Carreras, el hombre bueno por excelencia (el mejor Síndic de Greuges si hubiera dos dedos de frente en la política catalana) o el presidente, Albert Rivera, cuya pasión intelectual es el constitucionalismo, son indeseables cucarachas.

Aunque lo cierto es que este absurdo desenfoque casi ni ha de tenérsele en cuenta, viendo cómo se apunta a la acusación de antinacionalistas: "se limitan a hacer antinacionalismo burdo y, al final, se trata de un fenómeno que aporta a la política catalana un exceso de frivolidad y falta de seriedad".

Acabáramos, también él se suma a la defensa del nacionalismo, abiertamente, como los propios nacionalistas. Y encima nos llama frívolos el representante de un PPC que, en nombre de pactos vergonzosos, sacan o meten acusaciones de corrupción en los cajones, permiten que se pasee el 3% por el hemiciclo como un fantasma y gastan nuestro dinero en un forum de las culturas para capricho y disfrute de una clase política derrochona y folklórica.

Ya tiene un punto más para ser admitido en el oasis catalanista. No solamente quiere pactar con ellos, también quiere expulsar a sus adversarios políticos de la vida social a base de falsear su naturaleza. No son formas ni maneras. Se pueden criticar las ideas, pero no acabar o pretender acabar con las personas. Reconocer lo que somos es una de las más elementales y primeras formas de educación. Por eso, a mi el señor Piqué me parece un demócrata, aunque no esté de acuerdo con sus ideas. Como no me duelen prendas en reconocer que el líder de su partido, el señor Mariano es todo un señor, educado y liberal, respetuoso y desenfadado. Aunque no esté de acuerdo con sus ideas.

Esta inexplicable salida nos indica hasta que punto los nervios le han traicionado. Sabe que sus propios votantes desautorizan el acercamiento o el pacto con los catalanistas. Están hartos de la sumisión a CiU, al nacionalismo a secas. Y ven impotentes cómo su líder se ofrece al pacto una vez más. No le pasa desapercibido a la militancia que los seis o siete diputados que podrían sacar los acabarán rentabilizando los nacionalistas. Solos no harán nada y en compañía harán lo que CiU quiera; es decir, lo contrario de lo que quieren los militantes populares.

Sentir el aliento en el cogote de unos Ciudadanos sin complejos, abiertamente beligerantes con la política lingüística e identitaria del nacionalismo, le quita el sueño. Por eso ha reaccionado así, porque en su propio partido están desertando hacia el discurso autónomo, limpio y desnudo de Ciutadans. Han intuido que defenderemos lo que nadie más defiende ni defenderá en Cataluña, incluido su propio partido.

Y no se equivocan, saben que cinco o siete diputados del PP no representan nada en Cataluña, pero tres diputados de Ciutadans romperán la omertá política catalana y devolverán los asuntos públicos a la gente. Esta especie de clase aparte que han formados nuestros representantes con su lenguaje propio, sus ritos y su desprecio por los asuntos cotidianos de la gente debe desaparecer ya. Y, hoy por hoy, sólo Ciutadans puede y quiere hacerlo.

Nadie podrá detener ya este fenómeno social. El cuerpo limpio de Albert ha dado la vuelta al mundo y ha desarbolado todas las pantallas diseñadas para impedirnos llegar a la gente. Habrá más sorpresas.    antoniorobles1789@hotmail.com

Empequeñece más la E del PSOE
José Javaloyes  Estrella Digital  20 Septiembre 2006

Llega un punto en que, por imperativo de coherencia, hay que hacer mutis por el foro. Ahora es Rodríguez Ibarra, el seis veces electo presidente de la Junta de Extremadura, quien anuncia que no se presentará a las próximas elecciones. Antes fue José Bono quien dimitió como ministro de Defensa en una peregrina hipótesis de autoinmolación en el altar de la Patria. Dos figuras encasilladas en la E del PSOE, variablemente retóricas y distintamente tronantes, no estarán por tanto en el escándalo y el crujir de dientes cuando se consume el despropósito estatutario, con tanta firmeza timoneado por el actual secretario general de Ferraz y turnante huésped de la Moncloa.

La retirada de estos “españolistas” furibundos, que dicen los horteras del nacionalismo catalán, reduce la incongruencia formal que ha parecido existir en algún momento entre la sede del Partido y la residencia de este presidente del Gobierno. Ya son dos menos los primates del socialismo que circulaban por el carril de la izquierda centrada y española, y que en esta legislatura se centrifuga a contrarreloj, impulsada por este asteroide sin deriva ideológica suficientemente identificada.

Como dice un viejo amigo y compañero de lápida, no es posible soplar y sorber al mismo tiempo. De esta suerte, cuando por azares de la vida resultan impracticables ambas cosas, es lo normal y propio que se anuncie, se ensaye o se practique la retirada por el foro. Seguirán los demás con sus festines, pues aún resta media legislatura y nadie renunciará a creer que pasará aquello que más le conviene.

Suceda lo que suceda, lo cierto es que tanto Juan Antonio Rodríguez Ibarra como José Bono corresponden a un tiempo del izquierdismo con el que se podían identificar tantos militantes y votantes del PSOE. Se amortiza con ello parte del discurso nacional que siempre tuvo el partido fundado por Pablo Iglesias; un discurso en ocasiones federalizante, pero nunca confederalizante para, de hinojos, darle gusto al encelado nacionalismo: submundo catapultado colectivamente al poder del Estado por el impulso preelectoral, criminal y oscuro del 11M.

La retirada de esos naipes españoles de la baraja socialista y la entrada en el mazo de cartas que reparte la Moncloa, de naipes y escaleras de color nacionalista, dispara, de una parte, la coherencia interna de la caravana parlamentaria que trafica con el poder, y de otra, establece la previsión de que militantes del PSOE y votantes del centro-izquierda español tomen nota suficiente de lo sucedido en la legislatura transcurrida y les nieguen el voto.

Tales son los términos reales del cambio sucedido en España, en el campo del poder parlamentario y del partido del Gobierno; es decir, las mutaciones efectivas que han sobrevenido en el tablero de la política nacional. Lo otro, declamado por el presidente al que no le sale una, como mutación poco menos que parafascista en el seno del único partido de la oposición, resulta en realidad lo que siempre se llamaron “maniobras de distracción” y mañas de propaganda.

Lo que en verdad se rompe es la coherencia sociológica y la sintonía ideológica entre la mayoría gobernante y las masas de sus votantes, no el interno equilibrio del partido de la oposición —al margen de las incuestionables tensiones, opciones y corrientes— y en la sintonía ideológica de este partido con quienes le sufragaron en las urnas.

Más allá de los estragos vitales ocasionados por el superado infarto que sufrió en el pasado otoño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra anuncia su retirada al Aventino, igual que lo hizo José Bono, para ver caer los cascotes desde la barrera. Al fin y al cabo, la Política, como la Historia, es una curva cerrada, de trayectoria elíptica en torno al sol de las evidencias, hacia las que siempre se progresa por el paso inapelable del tiempo.     jose@javaloyes.net

Aguirre
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 20 Septiembre 2006

HA ido ganando todas las batallas de imagen. Tampoco ha tenido que esforzarse demasiado. Le ha bastado con dejar que fuera aflorando la realidad misma. Así, la universitaria con matrículas se impuso al arquetipo de niña bien; la hándicap cinco pulverizó a la «pija»; la funcionaria de nivel treinta y madre no casaba con la marquesona latifundista y ¿cómo podía ser inculta una lectora de Popper y Hayek? El recurso de sofocar el aura cultural que le da ser una Gil de Biedma acusándola de desconocer a Saramago no pasó de ser una broma de sábado noche en cenas de progres.

Sus enemigos de izquierda todavía no han encontrado el campo en el que puedan darle seriamente la batalla. Tratan de descalificar su ideología liberal con las connotaciones derechistas que le añade el «neo». Desde la caída del muro de Berlín, la izquierda marxista ha necesitado demonizar el liberalismo. Si había fracasado una de las dos grandes ideologías, era preciso terminar con la otra. Aún más: si la socialdemocracia se trufaba cada día más con políticas liberales, había que hacer un maniqueo a partir del «neo».

Como se ve, los enemigos de Esperanza Aguirre parecen condenados a criticarla mediante desfiguraciones. Se diría que no creen en la potencialidad de los mensajes socialistas frente a los liberales. Es verdad que la Aguirre se lo ha puesto difícil: viene cargando su programa con el máximo de políticas sociales que puede soportar el funcionamiento del mercado y el resultado le está dando la razón: la región madrileña «es» uno de los grandes aciertos europeos. Es la tercera región de la UE con mayor crecimiento (por encima de la parisina) y la que tiene la más alta productividad de las comunidades españolas. Su renta per cápita está por encima de la media española en un treinta por ciento...

¡Qué diría hoy Maurici Serrahima al comprobar que aquel despreciable «desierto» madrileño del que habló en su famosa respuesta a Julián Marías es más creativa que su «industriosa» Cataluña!

Descubrí a Esperanza Aguirre cuando, siendo ministra de Educación, denunció la gran estafa que habían hecho Rubalcaba y los nacionalistas periféricos a los bachilleres al birlarles la enseñanza de las Humanidades mediante la inclusión de la Historia y la Geografía en unas asignaturas llamadas Ciencias Sociales. Querían ocultarles, así, España como realidad histórica y como obviedad geográfica.

La niña pija, la marquesona, dirige hoy la región que para muchos españoles se ha convertido en el bastión de nuestra fe en la Nación y, además, en el éxito del liberalismo conservador.

Momento precioso
TONIA ETXARRI El Correo 20 Septiembre 2006

Llegaron, por fin, los expertos internacionales que, con tanto anhelo, esperaba Ibarretxe. Y desfilaron por Ajuria Enea, vieron y sentenciaron. Y lanzaron dos ideas para que las vayamos digiriendo hasta que el próximo viernes el mismo lehendakari las desarrolle ante el Parlamento vasco en Vitoria. Una, facilita titulares porque el portavoz de los mediadores, Andrea Bartoli, quizás influenciado por el estado de ánimo exhibido por el propio lehendakari en la pasada tregua en la que repetía constantemente que estábamos viviendo «momentos ilusionantes», se mostró persuadido de que nos encontramos en un «momento precioso». La segunda idea era de mayor calado. La negociación debe tener dos apoyos paralelos; es decir, la mesa del gobierno con ETA y el foro político. Es decir: las dos mesas. Tal como quería el entorno de Otegi, que debería darles las gracias personalmente porque el lehendakari y su Gobierno ya no defienden en solitario el foro extraparlamentario sino que ha logrado que le sigan los expertos del momento.

Antes que ellos, y desde 1986, han desfilado otros muchos observadores y, quizás, vengan otros, pero estos ya han hecho su trabajo, aunque por sus reflexiones se les note algo despistados. No tiene desperdicio la alusión de la vicepresidenta del Instituto para la Paz de Estados Unidos, Pamela Aall, a las razones de ETA para practicar el terrorismo. Teniendo en cuenta que esta observadora se muestra convencida de que « la incapacidad para hablar hizo pensar a ETA que la violencia era la solución», luego no deberíamos de extrañarnos de cómo se está reescribiendo la Historia.

A la oposición del PP le parece un escándalo. María San Gil piensa pedir al Gobierno vasco toda la información relacionada con los gastos derivados del trabajo y viajes de estos expertos con cargo al erario público porque cree que si, a estas alturas, el lehendakari sigue necesitando costearse el trabajo de los expertos, señal de que no está preparado para liderar el Pais Vasco en este «momento precioso».

Pero Ibarretxe va a lo suyo y añade la tercera pata del mobiliario: la sociedad a través de los ayuntamientos, que viene que ni pintado en este curso de elecciones municipales pero que se trata de una vieja idea. ¿Recuerdan el ruido de Udalbiltza entre el frustrado Pacto de Estella y el rechazado Plan Ibarretxe?

Se está caldeando el ambiente para el pleno del debate de política general en Vitoria mientras en Madrid José Blanco venía a reconocer que, a pesar del rebrote del terrorismo callejero, el gobierno de Zapatero no desaprovechará ninguna oportunidad para avanzar en la negociación que lleve al final de la violencia. ¿La kale borroka es incompatible con la democracia pero podría ser compatible con la negociación? La incógnita se despejará en cuestión de días.

t.etxarri@diario-elcorreo.com

Manifestación
La AVT contra el totalitarismo andaluz
Agapito Maestre  Libertad Digital 20 Septiembre 2006

Dos maneras existen de medir la vileza de los políticos en ejercicio. La primera consiste en analizar el grado de desvío de su comportamiento de acuerdo a determinadas formas consagradas en la democracia. El segundo consiste en valorar su comportamiento con respecto a modelos sociales y políticos desarrollados en el seno democrático. En efecto, por un lado, en la vida política existen fórmulas, conceptos y doctrinas que pueden servirnos para calibrar el grado de democracia alcanzado por una sociedad, por ejemplo, la doctrina del equilibrio de poderes; a quien crea que esa doctrina ha muerto podemos catalogarlo entre los partidarios, si no del totalitarismo, sí de un régimen político que bordea la democracia. Están en los límites del sistema democrático. En este contexto no podemos dejar de recordar el exabrupto de Guerra, cuando dijo que Montesquieu había muerto. El inventor del control de poderes, que es otra manera de llamarle al enfrentamiento equilibrado entre el poder judicial, legislativo y ejecutivo, ya no era referencia para el socialismo en el poder.

Por otro lado, cuando un político se enfrenta o pone en cuestión instituciones que son una referencia de vida democrática, entonces estamos ante un comportamiento que corre el riesgo de situarse al margen del sistema, o mejor, hace de ese enfrentamiento un arma mortífera contra el desarrollo democrático. Es el caso del antiguo y único Alto Comisionado de las Víctimas del Terrorismo, que se enfrentó a la Asociación de Víctimas del Terrorismo sin percatarse de que la referencia democrática era, y sigue siendo, la Asociación y no el Alto Comisionado. Prueba de lo que digo es que el Alto Comisionado ha desaparecido y la Asociación permanece.

Pues bien, una mezcla de esas dos vilezas es lo que refleja el comportamiento del delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, con la AVT. Las trabas, dificultades y zancadillas, que está poniendo este político, que a veces rozan el ridículo, a los convocantes de la manifestación del 1 de octubre en Sevilla, son más propias de un político indecente con el sistema democrático y vil con las víctimas del terrorismo, que de alguien que se llama a sí mismo demócrata. ¿Por qué se porta tan antidemocráticamente con la AVT? Sencillamente, porque es un totalitario, alguien que es incapaz de pensar al margen de las consignas del presidente de la Junta de Andalucía y de su jefe político Zapatero.

Mal hace el señor López Garzón exigiéndoles a los manifestantes de la AVT que no griten contra los terroristas. Y peor aún hará si lleva a efecto la amenaza de multarlos porque los manifestantes en sus gritos de rabia y dolor traspasen la barrera de decibelios permitidos en la calle. ¡Hay que ser cursi y malvado! Y digo que hace mal porque el desprecio al que se verá sometido no será nada comparado con el que soportan Alfonso Guerra y Peces Barba.

Entérese, señor delegado del Gobierno en Andalucía, usted no es nada, si acaso sólo un "mandao", al lado de una gloriosa asociación civil. Entérese, señor López Garzón, que usted no se representa ni a sí mismo al lado de la AVT, que es referencia de ciudadanía, ejemplo de comportamiento cívico, modelo de excelencia política, en fin, columna vertebral de nuestra leve democracia. Entérese, López Garzón, que lo mire por donde lo mire, le guste más o menos la cara del presidente de la AVT, usted está enfrentándose a un metro, a un patrón de medida, de la democracia. Usted, señor López, al lado de la principal referencia de ciudadanía de España, no es nada.

Diálogo de civilizaciones
Otra vez: vivan las cadenas
José María Marco  Libertad Digital 20 Septiembre 2006

Los progresistas y los líderes políticos y de opinión europeos, que parecen casi todos cortados por el mismo patrón de cobardía e inconsciencia, hablan sin tregua de diálogos y convivencia. Los campeones de esta actitud son nuestros gobernantes socialistas. Se atreven a todo, incluso a enmendarle la plana a Benedicto XVI en un asunto que no les debía concernir, según sus convicciones laicistas, como es el diálogo entre religiones.

Ahora sugieren que el Papa ha desencadenado la ola de violencia con su lección en Ratisbona, que merece ser leída íntegra. El argumento que utilizan Moratinos, Zapatero y amigos progresistas consiste en afirmar que una posición beligerante, o aunque sólo sea crítica, ante el islamismo radicalizará al conjunto de los musulmanes, llevándoles a caer en la trampa que les tiende el islamismo. La susceptibilidad estaría tan a flor de piel, que más vale el silencio que intentar aclarar las cosas antes de empezar cualquier diálogo.

Es al revés. Dejando aparte la discusión acerca de la verdadera naturaleza del islam y la posibilidad de que la doctrina musulmana evolucione hasta el respeto de los derechos humanos, es evidente que hay decenas y probablemente centenares de millones de musulmanes en todo el mundo que no pueden estar de acuerdo con la violencia ejercida en nombre de su religión.

Ahora bien, esas personas están sometidas a la represión y al miedo: por parte de gobiernos dictatoriales y podridos, y por parte de grupos terroristas, como Hamás y Hezbolá. Si los líderes y los gobiernos de los países democráticos insisten en el diálogo con los terroristas y los dictadores, como está haciendo el gobierno español, conseguirán aumentar su poder. Los millones de musulmanes que podrían empezar a alejarse, a manifestarse públicamente, a perder el miedo y al final a rebelarse contra la tiranía que se les quiere imponer en nombre del islam, podrían empezar a hablar libremente, como ha ocurrido en Irak y como los terroristas quieren impedir a toda costa que siga ocurriendo en ese mismo país por medio de una violencia bestial a la que los progresistas nunca prestan la menor atención, como no sea para responsabilizar de ella a Estados Unidos.

Así ocurrió, por cierto con los movimientos de disidentes en los países comunistas. También entonces los progresistas criticaban a Reagan, a Thatcher... y Juan Pablo II. Hasta que los alemanes echaron abajo el Muro de Berlín y la Unión Soviética se hundió.

La posición del diálogo a toda costa, como se viene practicando con el terrorismo nacionalista en España, no ayudará a encontrar una solución consensuada y una convivencia pacífica. Al contrario, dará argumentos al terror, reforzará la posición de los criminales y de quienes los apoyan, y convencerá a la gente, la gente común y corriente, que si quieren seguir viviendo, aunque sea mal, no les queda más remedio que aceptar la brutalidad y la barbarie institucionalizada. A eso están contribuyendo Rodríguez Zapatero y sus amigos.

Lo de Rubianes es libertad de expresión, pero lo del Papa…
Antonio Martín Beaumont  elsemanaldigital 20 Septiembre 2006

Islam quiere decir, según parece, "sumisión". Sumisión, claro, se entiende, a la voluntad de Alá, único Dios, expresada por última vez en el Corán dictado al Profeta, Mahoma. El Islam es la más joven de las grandes religiones monoteístas y se distingue porque no ha cambiado ni en el fondo ni en la forma desde el siglo VII de la era cristiana. Decir que el Islam es "medieval" es impreciso, porque la civilización musulmana sólo ha conocido una era, una cultura, una manera de hacer las cosas, y nunca por cierto ha pretendido engañar a nadie.

El Islam se predica con las armas porque siempre ha sido así y porque dogmáticamente no puede ser de otra manera. En ciertas circunstancias el poder musulmán puede tolerar la práctica privada de las otras "religiones del libro" (judaísmo y cristianismo), pero los infieles serán siempre inferiores jurídicamente y la tolerancia será siempre precaria y graciable, como demuestra la azarosa existencia de las comunidades cristianas en los países musulmanes. Eso cuando no han desaparecido.

El Papa tiene derecho a explicar esas diferencias entre cristianismo e Islam. Es más, desde el punto de vista de su Iglesia tiene la obligación de hacerlo, y los Estados democráticos occidentales tienen el deber de garantizar su libertad de expresión. Porque ésta no es un lujo, sino el legado más precioso que el cristianismo ha dejado a Occidente. Sin duda, el cristianismo se ha defendido con la espada en otros siglos, pero nunca ha hecho de la expansión violenta de la fe un dogma. Si el Islam consigue imponer los complejos o el silencio en Occidente no será la Iglesia quien más pierda, sino la democracia y la libertad tal y como hoy las entendemos.

En el discurso de Ratisbona, Benedicto XVI no defendía algo privativo de la Iglesia católica, sino que anunciaba un debate del que depende el futuro de nuestras sociedades. Y ante eso no cabe la neutralidad, porque sería sólo una forma de complicidad con el exclusivismo religioso similar a la que, por ejemplo, exhibe el consejero delegado de PRISA, Juan Luis Cebrián, cuando nos habla en un artículo en El País de una "insidiosa Reconquista ibérica" como un problema estructural de nuestro país. Si la Reconquista no se hubiese consolidado como proyecto europeo, la Península hoy no sería ni europea, ni democrática, ni en ella se podría defender la libertad de expresión. No es coherente que las mismas personas que han defendido la libertad de expresión del cómico Pepe Rubianes -que no sería posible ni en Marruecos ni en Pakistán, no se olvide- se la nieguen al líder de la religión que inventó la idea misma de libertad.

La extrema derecha de Zapatero
Luis Miguez Macho elsemanaldigital 20 Septiembre 2006

Ya estamos acostumbrados a que cuando la izquierda se queda sin argumentos pase al insulto, y los venablos que lanza contra el centroderecha que demuestra tener convicciones son siempre los mismos: "facha", "ultra", "de extrema derecha". La novedad es que Rodríguez haya recurrido a este rancio expediente con el fin de poner la guinda a la campaña político-mediática para que no se investigue el 11-M.

La extrema derecha a la que alude Rodríguez son periodistas que no provienen precisamente de la derecha tradicional y que, tras una evolución personal e ideológica, han recalado en una determinada concepción del liberalismo. Los políticos del PP que les hacen caso en esto tampoco proceden de la AP de Fraga, como resaltaba ayer nuestro director, sino de la UCD que Rodríguez pone como ejemplo de un centroderecha a su gusto, es decir, de un centroderecha acomplejado y abocado a la autoinmolación. Por el contrario, los periodistas y los políticos que están con Rodríguez en que no se remueva el 11-M son la derecha de toda la vida.

En este lío morrocotudo, en el que los liberales resultan ser la extrema derecha y los conservadores el centroizquierda, o se tienen las ideas claras, o se corre el riesgo de perder definitivamente el rumbo, en beneficio de Rodríguez y su banda de radicales que se ponen como panteras, ellos sabrán por qué, cuando alguien pregunta por las incongruencias de la versión oficial del 11-M.

Lo primero que hay que decir es que un Alberto Ruiz-Gallardón, por criticables que sean algunas de sus poses, políticamente hablando no es el enemigo del centroderecha, sino parte del mismo desde mucho antes que los que le atacan con la fe del converso. El centroderecha es plural, y esa pluralidad se extiende a todas las expresiones en la sociedad de este sector ideológico, incluidos los medios de comunicación. Por eso resultaría rechazable cualquier intento de construir un lobby mediático del centroderecha que impusiese un pensamiento único basado en una cierta interpretación del liberalismo.

Ahora bien, si el político madrileño se merece que se le critique cuando actúa mal, lo mismo cabe aplicar a los medios de comunicación que adoptan posiciones incomprensibles para su público. Y es que hay una parte de los poderes fácticos tradicionales de la derecha española que no ha sido capaz de asumir el despertar de la base social del centroderecha tras lo ocurrido entre el 11 y el 14 de marzo del 2004.

El PP, como bien ha dicho Ruiz-Gallardón, no puede hacer del 11-M el eje de su acción política, pero renunciar a que la masacre se investigue debidamente, paguen los verdaderos responsables y se saquen las lecciones oportunas para que algo parecido no vuelva a ocurrir sería suicida, además de profundamente inmoral. En definitiva, Ruiz-Gallardón no es el enemigo, pero Federico Jiménez Losantos y Pedro J. Ramírez tampoco.

ACLARA QUE SE TRATA DE "DERECHOS, NO DE COMPETENCIAS"
El Defensor del Pueblo recurre el Estatuto de Cataluña ante el Tribunal Constitucional
Lo había anunciado hace un mes pero este martes ya es un hecho. El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ha interpuesto ante el Tribunal Constitucional un recurso contra el nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña al entender que existen "indicios de inconstitucionalidad" en el texto. Y buena prueba de ello es que el Estatuto ni siquiera contempla que el cargo de Múgica tenga potestad para proteger los derechos y libertades recogidos en la Constitución española. Según el texto catalán, esa función la tiene "con carácter exclusivo" el llamado "Sindic de Greuges", es decir, el defensor del pueblo catalán.
Europa Press  Libertad Digital 20 Septiembre 2006

Múgica confirmó el mes pasado su intención de recurrir el Estatuto por posible vulneración de las garantías para las libertades y derechos fundamentales recogidos en el Capítulo IV del Título I de la Carta Magna. Así, recordó entonces que los artículos 53 y 54 de la Constitución convierten al Poder Judicial y al Defensor del Pueblo en los garantes del Título "nuclear" de la norma fundamental.

Sin embargo, el Estatuto determina en su artículo 78 que es el 'Sindic de Greuges' o Defensor del Pueblo catalán quien tiene la función de proteger y defender los derechos y las libertades reconocidos por la Constitución y el Estatuto y quien supervisará, "con carácter exclusivo", la actividad de la Administración de la Generalitat o de los organismos públicos o privados vinculados o que dependan de la misma, entre otros. Los responsables del texto Estatutario establecieron también que esa figura y el Defensor del Pueblo "colaboran" en el ejercicio de sus funciones, pero Múgica no cree que sea suficiente para garantizar que todos los ciudadanos, incluidos los de Cataluña, tendrán la opción de defender sus derechos fundamentales a través de la institución de la que él es responsable.

"El capítulo IV del Título I habla de 'Garantía de Libertades y Derechos Fundamentales'. Es el Título fundamental, nuclear de la Constitución. En ese capítulo IV, se habla de que el Poder Judicial y el Defensor del Pueblo, artículos 53 y 54, están obligados a defender los derechos fundamentales de los ciudadanos", subrayó entonces Múgica a Europa Press.

El artículo 53 dice que los derechos y libertades reconocidos en el Capítulo II del primer Título constitucional –que se refiere a derechos considerados fundamentales– vinculan a "todos" los poderes públicos. Ese mismo artículo, en su apartado segundo, recalca que "cualquier ciudadano" podrá recabar ante los tribunales ordinarios por el procedimiento basado en principios de preferencia o sumariedad y, en su caso, por recurso de amparo ante el TC, la tutela de las libertades y derechos reconocidos en el artículo 14 (igualdad de españoles ante la Ley sin discriminación posible por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o "cualquier otra condición o circunstancia personal o social") o reconocidos en la Sección Primera del Capítulo II, esto es, "derechos fundamentales y libertades públicas".

"El reconocimiento, el respeto y la protección de los principios reconocidos en el Capítulo III (que versa sobre principios rectores de la política social y la economía) informarán la legislación positiva, la práctica judicial y la actuación de los poderes públicos –dice el 53.3–. Sólo podrán ser alegados ante la jurisdicción ordinaria de acuerdo con lo que dispongan las leyes que los desarrollen".

El otro artículo citado por Múgica, el 54, asevera que una Ley orgánica regulará la institución del Defensor del Pueblo, "como alto comisionado de las Cortes Generales", y será designado por éstas "para la defensa" de los derechos comprendidos en el Título I, "a cuyo efecto podrá supervisar la actividad de la Administración, dando cuenta a las Cortes Generales".

Son derechos no competencias
Aprobado ya el nuevo Estatuto de Cataluña, Múgica insistió en que su labor es defender "derechos" y no "competencias" de la institución que actualmente preside como, según denunció, han querido hacer ver algunos políticos catalanes. "Algún político catalán ha dicho que el Defensor del Pueblo va a presentar recurso porque se le quitan competencias en Cataluña... Realmente creo que hay políticos que no superan el analfabetismo político estructural", remachó.

"El defensor defiende los derechos, no las competencias, de ciudadanos catalanes que quieran dirigirse al Defensor del Pueblo por considerar que le puede atender mejor que otros", recalcó, agregando que con el texto Estatutario ya vigente los catalanes que crean menoscabados algunos de sus derechos fundamentales no podrán recurrir a la institución que él dirige en caso de que se trate de "competencias o facultades" del Gobierno de Cataluña.

A juicio de Múgica, la aprobación del Estatuto conlleva que haya ciudadanos que no están en "igualdad" con otros españoles en lo que concierne a las garantías para sus derechos fundamentales, dado que ya no podrán elegir entre el 'Sindic' y el Defensor del Pueblo. "Un andaluz, por ejemplo, puede dirigirse al Gobierno de Andalucía a través del Defensor del Pueblo andaluz. Pero puede ir a través del andaluz y a través del Defensor del Pueblo español", expuso a modo de ejemplo.

"¿Pero por qué no va a poder venir a mí el ciudadano de Sabadell o de Tarrasa que considera que sus derechos a aprender y hablar el castellano son menoscabados?. Y yo no digo que lo sean, sino que considera él que son menoscabados –adujo–. ¿No puede él dirigirse al Defensor del Pueblo para que reclame a la Generalitat? ¿Por qué no va a poderse dirigirse a mí como hasta ahora? Sus derechos son menoscabados. La igualdad está rota".

El recurso está basado, fundamentalmente, en los dictámenes y recomendaciones de los catedráticos de Derecho Constitucional Roberto Blanco Valdés (Universidad de Santiago) y Pedro de Vega (Universidad Complutense de Madrid) y el catedrático de Derecho Administrativo Tomás Ramón Fernández-Rodríguez, también de la Universidad Complutense.

"Nos ha ayudado un equipo magnífico de letrados que tenemos aquí y han visto, tanto ellos como nosotros, que hay elementos de inconstitucionalidad. Pero como el texto es tan prolijo, difícil, queremos todavía estudiarlo más e interponer el recurso en su momento, sobre por todo aquello que consideramos estrictamente que menoscaba el ejercicio de libertades y derechos fundamentales de los españoles", incidió.

De la convivencia a la dignidad
Diez personalidades vascas glosan la figura de otras diez, de diferentes ideologías, en la obra 'Reconociéndonos'
MIKEL MADINABEITIA/SAN SEBASTIÁN El Correo 20 Septiembre 2006

«Imponer por encima de todo la persona, el otro, dejando a un lado la inclinación política que pueda tener cada uno». Ésta fue la idea que motivó al sociólogo y profesor de la Universidad de Deusto Javier Elzo para enfrascarse en un «interesante» proyecto. Porque, como defiende, «es necesario abrirse y escuchar a los que piensan de una manera distinta». Elzo es uno de los autores del libro 'Reconociéndonos', una obra que ve ahora la luz tres años después de ser promovida por Zuhaitzpean, una asociación sociocultural de Zarautz.

El libro nace con el objetivo de «promover la pluralidad» a través de varias personalidades de distintos ámbitos. El proyecto fue presentado ayer en la biblioteca Koldo Mitxelena de San Sebastián por el miembro de Zuhaitzpean José Luis López de Lacalle, hijo del periodista José Luis López de Lacalle, asesinado por ETA en mayo de 2000, en un acto en el que participaron además el propio Elzo y otros dos de los autores: el profesor y miembro de ¿Basta ya! Carlos Martínez Gorriarán y la ex parlamentaria de IU Kati Gutiérrez. A la presentación acudieron, además, Pilar Ruiz Albisu, madre de Joseba Pagazaurtundua, asesinado por ETA en febrero de 2003, el ex consejero vasco y víctima de la banda José Ramón Recalde, su esposa María Teresa Castells, y Esozi Leturiondo, viuda de Mario Onaindía.

Diez personalidades vascas glosan las figuras de otras diez, de diferentes ideologías. Así, María Teresa Castells, propietaria de la librería Lagun, que varias veces ha sido objetivo de actos de violencia callejera, ha sido el personaje que el sociólogo Elzo ha definido. Además, Joseba Arregi trata la figura de Mario Onaindía; Kepa Aulestia, la del cantautor Xabier Lete; Carlos Martínez Gorriarán, la del escultor Jorge Oteiza; y Kati Gutiérrez, la de Pilar Ruiz Albisu, entre otros.

En el prólogo, Zuhaitzpean sostiene que «el nuevo consenso que se debe impulsar» en el País Vasco «sólo será posible si se defienden los valores de la vida, la libertad y el pluralismo político y cultural». «Este 'Reconociéndonos' es diálogo que entendemos necesario para esta sociedad, diálogo de la memoria, entre ciudadanos libres, no el diálogo de los que se dicen de mirada limpia y proclaman su objetividad escondidos detrás de un relativismo moral repugnante», agrega.

«Tragedia griega»
La ex parlamentaria de IU Kati Gutiérrez reveló que se encontraba en Andoain, en la manifestación por el asesinato de Joseba Pagazaurtundua, cuando los promotores de esta iniciativa se pusieron en contacto con ella.

La madre de Pagazaurtundua, Pilar Ruiz, fue la figura que le propusieron retratar. «Investigué su historia, me entrevisté con ella, y descubrí a una mujer protagonista de una tragedia griega», aseveró. La ex parlamentaria de IU recalcó que «poner ideas en común y avanzar es positivo en estos momentos, ya que lo único que queremos es lograr la convivencia entre los vascos». «De la convivencia a la dignidad», concluyó.

OTRO INCENDIO EN UNA GASOLINERA AFECTA A TRES CAMIONES
Acusan de un delito de terrorismo a dos encapuchados que prendieron fuego a la estación de Rentería
La escalada de terrorismo callejero en el País Vasco no cesa. En la noche del martes, unos encapuchados prendieron fuego en la estación del Euskotren de la localidad guipuzcoana de Rentería y causaron importantes daños en el lugar. Dos de los proetarras fueron detenidos por la Policía y han sido acusados de un delito de terrorismo. Además, la Ertzaintza investiga otro fuego provocado en una gasolinera de Arrigorriaga que afectó a tres camiones. Pese a estos ataques, que superan el centenar desde el alto el fuego de ETA, el ministro de Justicia dice que "la violencia social está desapareciendo".
Agencias  Libertad Digital 20 Septiembre 2006

El incendio de Rentería se registró en la estación exterior del Euskotren del barrio de Gastaño, informaron a Europa Press fuentes del Departamento de Interior Vasco. Las tres personas accedieron a las 22:40 a la estación con los rostros cubiertos y tras obligar a abandonar su puesto a la jefa de estación prendieron fuego en la misma rociándola con un líquido inflamable. Se ocasionaron daños de consideración.

A los cinco minutos de producirse el incendio, que fue sofocado por los bomberos, una patrulla de la Ertzaintza observó que tres personas se daban a la fuga al detectar la presencia policial. Los agentes comenzaron una persecución y detuvieron a dos de ellos, dos varones de 30 y 32 años, mientras que el tercero consiguió huir. Ambos permanecen en dependencias policiales acusados de un delito de terrorismo.

Poco después, los agentes localizaron una garrafa de cinco litros que desprendía un fuerte olor a gasolina, que presumiblemente fue utilizada para incendiar la estación. La garrafa fue hallada en el trayecto que separa la estación del lugar donde fueron vistos los tres sospechosos.

Además, dos camiones resultaron calcinados y un tercero se vio afectado en un incendio "provocado" que se produjo en la gasolinera de Arrigorriaga (Vizcaya) a la 1:30 de la madrugada, según informó el departamento de Interior, que investiga si se trata de un acto de terrorismo callejero o de delincuencia común.

Un asesor de la Generalitat cobra dos veces por un informe plagiado de la red
El PP lleva hoy a la Fiscalía el escándalo de los estudios adjudicados por el tripartito
Tate Santaeulària  La Razón 20 Septiembre 2006

Barcelona- El escándalo de los informes llega hoy a la Fiscalía. Las prácticas poco modélicas de la Generalitat en relación a la contratación de estudios se han convertido ahora en posibles casos constitutivos de delito, a juicio del PP de Cataluña. Sobre todo a raíz del último hallazgo del diputado del PP y promotor de la investigación, Daniel Sirera. Se trata de un estudio elaborado por el asesor de la Generalitat, Antonio Gutiérrez Rubí, plagiado en su integridad, por el que la Administración catalana ha pagado dos veces la cantidad de 11.948 euros.

El caso objeto de controversia es un estudio encargado por el departamento de Cultura, cuando éste era dirigido por la consejera Caterina Miera, a la empresa Facsimil S.L, cuyo administrador es Antonio Gutiérrez, según el Registro Mercantil consultado por este diario.

El 21 de marzo de 2005, la mujer de Gutiérrez, Belén Peris, se puso en contacto con el departamento de Cultura para notificar que la Consejería les había encargado la elaboración de un informe sobre Cultura on-line cuyo pago debía realizarse antes del 18 de abril. Ciertamente, en el contrato se establece la adjudicación de este estudio titulado «la cultura digital y democracia on line» a la empresa Facsimil, por el que se reembolsará una única factura de 11.948 euros. Sin embargo, en el listado total de los informes aparece el estudio en dos ocasiones, liquidado en distintos momentos.

Este hecho llevó a Sirera a intentar consultar los expedientes de ambos estudios, comprobando, para su sorpresa, que se trataba de un único informe por el que el departamento de Cultura había reembolsado dos veces la cantidad de 11.948 euros, lo que supone un total de casi 24.000 euros (cuatro millones de las antiguas pesetas). El importe nada desdeñable se puede convertir en malversación de caudales públicos, según Sirera, si se tiene en cuenta que el contenido (37 páginas) ha sido plagiado en su integridad de la red. Y es que Gutiérrez se dedicó a cortar y pegar párrafos de estudios, ponencias y artículos que encontró en Internet. Así pues, la introducción es una copia literal, eso sí, traducida al catalán, de un texto que aparece en la ciberoteca de la Obra Social Bancaja. Las primeras páginas, concretamente de la tres a la ocho, se han plagiado de una ponencia de Ana María Raad, concretamente del «Estudio de la cultura en la sociedad de la Información». De la misma autora son las páginas ocho y nueve, aunque, en esta ocasión, del texto titulado «mediación digital y exclusión: una referencia final».

La parte central del informe, es decir, de la página 10 a la 21, el asesor de la Generalitat echó mano del artículo de Javier Cremades García titulado «Cultura e Internet: una nueva revolución que también copia de forma literal». Finalmente, del folio 22 al 37, Gutiérrez copia un artículo de Rolando Palacios.

Sirera denunció ayer las múltiples trabas que se ha encontrado durante la investigación por parte de la Generalitat. De hecho, bajo el amparo del Parlament, sólo pudo consultar informes en la Consejería de Cultura, Relaciones Institucionales y Consumo. Aunque en el último departamento no le dejaron fotocopiar nada ni consultar los expedientes. Por ello, el PP decidió llevar el caso a la Fiscalía para que José Maria Mena inicie de oficio una investigación y pueda recabar toda la información. Sirera remitirá a la Fiscalía el listado de todos los informes que ha encargado el Ejecutivo catalán durante su legislatura e incluirá a modo de ejemplo el expediente de este informe de Gutiérrez para que indague si se trata de un caso de malversación de caudales públicos.

Antonio Gutiérrez tildó ayer de «delirantes» las acusaciones lanzadas por el PP catalán y anunció que iniciará «acciones legales» contra el partido, en defensa de su propia «honorabilidad profesional».

UN GRUPO DE NIÑOS ENCONTRÓ LOS EXPLOSIVOS EN UNA CASETA ABANDONADA EN VIEIRA DO MINHO
La policía lusa halla 26 bombas que vincula con independentistas gallegos
Junto a los artefactos, se encontraron folletos y pegatinas propagandísticas de Resistencia Galega, un grupo que se constituyó en julio de 2005 y casi desconocido para la policía.
Redacción. Santiago La Opinión 20 Septiembre 2006

La Polícia Judiciária de Portugal investiga el hallazgo en el municipio de Vieira do Minho, situado a apenas cinco kilómetros de la frontera con Ourense, de 26 bombas de fabricación casera junto a folletos y pegatinas de propaganda de un grupo independentista llamado Resistencia Galega, una organización casi desconocida y que opera en la comunidad desde julio de 2005, tras escindirse de otras formaciones radicales.

Un grupo de niños encontró el pasado domingo por la tarde, en una antigua caseta de vigilancia forestal, artefactos explosivos de fabricación artesanal, así como manuales escritos en español y en portugués y productos necesarios para la elaboración de bombas. El lugar en el que fue hallado el material explosivo está situado a cuatro kilómetros del centro de la villa portuguesa de Vieira y a unos 40 kilómetros del ayuntamiento ourensano de Lobios. Según fuentes de la Guardia Nacional Republicana, las 26 bombas estaban listas para ser detonadas y el material llevaba como máximo un mes en el lugar en el que fue encontrado.

Además, los agentes también localizaron sustancias para fabricar más artefactos explosivos, como aluminio y clorato de potasio, sustancias que están siendo analizadas por el Laboratorio de la Policía Científica lusa.

De confirmarse la autoría de Resistencia Galega, éste sería el primer hallazgo en Portugal relacionado con la actividad de un grupo independentista gallego ya que hasta el momento no se tenía constancia de que en el país vecino existiese ninguna corriente de apoyo a estos grupos extremistas.

Fuentes policiales consultadas por Europa Press indicaron que una de las líneas de investigación que ahora se pueden abrir es comprobar el historial de ciudadanos portugueses que a finales de los años 70 estaban vinculados a movimientos anarquistas y extremistas para ver si pudiesen haber establecido líneas de colaboración con el independentismo gallego.

Las autoridades policiales de Portugal ya se han puesto en contacto con la Guardia Civil española que, según las fuentes consultadas, también les manifestó su "sorpresa" ante el hallazgo al no tener constancia de que grupos independentistas de Galicia escondiesen material explosivo en el país vecino, así como por la propia actividad del denominado grupo Resistencia Galega. Aunque el caso está en manos de los cuerpos policiales lusos, no descartan colaborar si así se lo solicitan.

Localizados en Portugal propaganda y explosivos de independentistas gallegos
Fuentes policiales no descartan que tengan relación con el prófugo Antom García Matos
El material se encontraba en un refugio forestal abandonado desde el año 2002
(Lugar: j. á. f. | redacción) La Voz 20 Septiembre 2006

Explosivos de factura artesanal, manuales para la fabricación de los mismos, escritos tanto en portugués como español, y propaganda del grupo independentista Resistencia Galega, fueron aprehendidos el pasado lunes por la Guardia Nacional Republicana (GNR) en un refugio forestal abandonado, cerca de la localidad portuguesa de Mata de Turio, del municipio de Vieira do Minho, en el distrito de Braga.

El material fue descubierto de forma casual por un grupo de niños de edades próximas a los 15 años. Uno de ellos puso el hecho en conocimiento de las autoridades, ante el temor de que los más jóvenes, que jugaban con ellos, sufriesen un accidente.

Según fuentes policiales portugueses aludidas por el diario Jornal de Noticias en su edición digital de ayer, algunos de los artefactos encontrados ya estaban en condiciones de ser detonados

La sección de Combate o Bandidismo de la Policía Judiciaria de Oporto se hizo cargo de la investigación y trasladó el material a los laboratorios de la policía científica, que se encarga de analizar la composición de los explosivos.

Toninho
Los hechos fueron puestos ayer en conocimiento de las autoridades policiales españolas, que de momento no han tenido acceso al material incautado.

Fuentes de la Guardia Civil conocedoras de las investigaciones llevadas a cabo en los últimos meses sobre los grupos radicales independentistas gallegos no descartan que el material encontrado esté relacionado con Antom García Matos, Toninho , uno de los presuntos líderes del independentismo radical gallego, que ya fue condenado por su pertenencia al Exército Gerrilheiro do Povo Galego Ceive.

Toninho fue uno de los diez detenidos en la redada llevada a cabo en noviembre del año pasado por la Guardia Civil en el marco de la operación Castiñeira y que, junto a sus compañeros, quedó en libertad con cargos por orden del juez Santiago Pedraz.

En busca y captura
García Matos también está imputado en otra causa abierta en el Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional en la que se investiga la autoría de las bombas colocadas el 23 de julio del 2005 en un cajero de Santiago, y contra una empresa constructora con sede en Oroso, casi un año más tarde.

Desde hace más de dos meses el aludido juzgado tiene decretada una orden de busca y captura contra Toninho y se daba por descontado que había huido Portugal.

Se da la circunstancia de que el lugar donde fueron encontrados los explosivos y la propaganda está muy próximo a la frontera con la provincia de Ourense.

Resistencia Galega, según fuentes de la investigación, estaría integrada por los grupúsculos más radicales del independentismo gallego que pretenden recoger el testigo y los métodos de lucha del desaparecido Exército Gerrilheiro al que perteneció en su día García Matos.
Recortes de Prensa   Página Inicial