AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 21 Septiembre  2006
Estatuto: un recurso oportuno
Editorial ABC 21 Septiembre 2006

ACIERTA plenamente el Defensor del Pueblo al interponer recurso de inconstitucionalidad contra el capítulo referido a los derechos fundamentales y libertades públicas del Estatuto catalán. Como es notorio, la sentencia del TC tendrá en su día una importancia decisiva para la continuidad del modelo territorial vigente. Voces muy autorizadas -a las que ahora se suman Enrique Múgica y el equipo de prestigiosos juristas que le asiste en el recurso- entienden que el Estatuto no se ajusta a la Constitución ni a la propia jurisprudencia del máximo intérprete de la Carta Magna. Las alegaciones que presente el Defensor, junto con las ya formuladas en el recurso del PP, permitirán al TC comparar estos argumentos jurídicos con la defensa que el Gobierno y las instituciones autonómicas afectadas van a realizar en favor de la constitucionalidad del texto.

Las buenas razones nunca sobran y por ello resulta inaceptable la reacción de los partidos catalanes, excepto el PP, descalificando el recurso y cuestionando la imparcialidad de su autor. Todo lo contrario: el Defensor del Pueblo es definido por la Constitución como «alto comisionado» de las Cortes Generales para la defensa de los derechos fundamentales y libertades públicas. Con buen criterio, el recurso se limita a impugnar los preceptos que pueden afectar a la igualdad ante la ley de todos los españoles, valor supremo de nuestro ordenamiento jurídico. Aquí se incluyen -de forma directa o indirecta- materias como la lengua, la soberanía, la administración de Justicia y el derecho a recurrir ante el Defensor estatal cuestiones referentes a las competencias de la Generalitat. La impugnación no alcanza, en cambio, a la distribución de competencias o a las relaciones bilaterales entre el Estado y la Comunidad autónoma, entre otros elementos muy controvertidos del Estatuto.

Cuando está en juego el sistema territorial basado en los principios de unidad y autonomía, las instituciones tienen el derecho y el deber de ejercer las competencias que les corresponden en defensa objetiva de la Constitución. No sirve la pasividad disfrazada de prudencia o mirar hacia otro lado con la esperanza de que las cosas se resuelvan solas. De hecho, estamos asistiendo a una mutación que conduce desde el Estado autonómico a una especie de modelo confederal indefinido. El TC tiene ante sí una grave responsabilidad y debe ser bienvenido cualquier elemento que se aporte legítimamente para contribuir a que los magistrados formen su juicio de constitucionalidad. Si molesta al Gobierno o a sus socios, o si se produce en plena precampaña electoral, son cuestiones de oportunidad política a las que el Defensor del Pueblo debe ser ajeno. Enrique Múgica, como defendió ayer en su rueda de prensa, ha demostrado su independencia y ha puesto en valor la institución de la que es titular.

Gallardía del Defensor del Pueblo Acoso escolar
Por LUIS IGNACIO PARADA ABC 21 Septiembre 2006

TAL y como había anunciado varias veces, el Defensor del Pueblo ha llevado al Tribunal Constitucional un recurso contra el Estatuto catalán. Desde hace tiempo, Enrique Múgica sostiene que el texto contiene preceptos y expresiones que denotan indicios de inconstitucionalidad en lo que se refiere a los derechos y libertades fundamentales. Como la defensa de esos derechos es, precisamente, la finalidad que determina la actuación de la institución que representa, su actuación no trata de enmendar competencias del Congreso ni del Parlamento de Cataluña, sino garantizar la igualdad de todos los españoles en materias como la lengua, la soberanía y la administración de Justicia, así como el derecho para poder recurrir ante el propio el Defensor en cuestiones referidas a competencias de la Generalitat, algo que el propio Estatuto adjudica al Sindic de Greuges, el defensor catalán.

Como era de esperar, la decisión de Múgica ha provocado una reacción fulminante de descalificaciones entre los dirigentes políticos catalanes que, muy probablemente, desconocen el derecho y la obligación que el Defensor del Pueblo de hacer lo que ha hecho. Que José Montilla haya considerado que es una decisión profundamente equivocada no significa otra cosa que demostrar que pone los intereses de su partido y los de su candidatura a la presidencia de la Generalidad por encima de la del conjunto de los españoles, incluidos los catalanes. Parece lógico que CiU pida la comparecencia urgente del Defensor en el Parlamento. Pero no que ERC diga que se trata del «segundo afeitado» del texto, ni que ICV pida su dimisión por sectario. Justamente lo que no ha sido Múgica es sectario. Porque la misión del Defensor del Pueblo es ser el alto comisionado de las Cortes Generales al servicio de los ciudadanos. Precisamente para defender sus derechos y libertades frente a la actuación de cualquier Administración. Para eso está. Y ha demostrado que por encima de partidismos y conveniencias.

Izquierda liberal
¡Ole tus razones, defensor del pueblo!
Antonio Robles  Libertad Digital 21 Septiembre 2006

Cada día estoy más convencido de que las decisiones personales de los responsables políticos tienen una influencia decisiva en la historia.

Durante los 23 años del ex presidente Jordi Pujol se taponaron innumerables denuncias por abusos lingüísticos que llegaban de padres y maestros a la Alta Inspección del Estado en Cataluña. Esas denuncias deberían haber llegado al Ministerio de Educación y Ciencia. Pero nunca llegaron; quedaban enterradas en los cajones del inspector del Estado en Cataluña, el socialista Jordi Doméndez durante el gobierno de Felipe González, y nunca les dieron curso. La decisión personal de una persona apagó durante una década cualquier queja ciudadana.

Pujol y Felipe González tenían sus desencuentros, pero Pujol sabía negociar siempre muy bien las obsesiones. Y de la misma manera que consiguió anular a la Alta Inspección del Estado en Cataluña, también logró durante años convencer a los diferentes presidentes del Tribunal Constitucional, en especial a Álvarez de Miranda, para que no fallaran en ningún caso contra la línea inconstitucional de la práctica lingüística de la Generalitat. La última vez que lo consiguió fue a propósito de la segunda ley de política lingüística, finalmente aprobada en 1998. En aquella ocasión presionaron desde Miquel Roca hasta el mismo Aznar, a su vez presionados por Pujol. Queda escrito. De aquellos polvos estos lodos, o esta realidad social o este Estatuto.

Ahora también una personalidad sola, a remo, tiene los arrestos democráticos suficientes para oír la llamada de diferentes ciudadanos de Cataluña y presentar recurso de inconstitucionalidad contra determinados preceptos del actual Estatuto de Cataluña.

Los políticos nacional catalanistas están acostumbrados a hacer e imponer lo que les da la gana como si no vivieran en un marco constitucional. El referente nacional lo consideran más fundacional que las propias leyes que nos hemos dado todos democráticamente. De ahí, que cualquier revés a sus intereses se traduzca en un ataque a Cataluña, y no como un conflicto formal en la interpretación de la ley. Por eso, le han llovido críticas al Defensor del Pueblo, Enrique Múgica desde todos los sectores.

Un sólo hombre puede estar restaurando más justicia que el aparato del Estado entero. Sus arrestos nos salvan a todos de esta mediocridad ambiental. Es evidente que la igualdad de los españoles ante la ley se vulnera con el Estatuto de Cataluña, es evidente que esta herramienta nacionalista supone la "exclusión práctica de la lengua cooficial castellana en las relaciones del ciudadano con la Administración y en el sistema educativo" (Enrique Múgica dixit), es evidente que su propia función de defensor de todos los españoles queda cercenada en Cataluña y los ciudadanos catalanes indefensos.

Todavía hay quien se sorprende que Portabella, concejal de ERC por Barcelona, haya anunciado su negativa a asistir al pregón de las fiestas de la Merçé porque la escritora gaditana Elvira Lindo lo hace en castellano. ¡Como si eso fuera novedad! Estamos hartos de ver esas actitudes en la práctica cotidiana de centros escolares e instituciones; se han impuestos en circulares y, ahora, en el propio Estatuto. ¿De qué se sorprenderá la gente?

Por eso es tan importante el recurso de anticonstitucional del defensor del pueblo, Enrique Múgica. Gracias. Los Ciudadanos, como los niños, confiamos siempre que un hombre bueno aparezca en la pantalla. Y esta vez, sí, esta vez ha aparecido usted. Gracias.     antoniorobles1789@hotmail.com

Los residuales
Por FRANCISCO RODRÍGUEZ ADRADOS ABC 21 Septiembre 2006

... España fue creciendo siglo tras siglo después de que los árabes la hicieron residual: unos trocitos en los montes cántabros y pirenaicos. No invadió a nadie.Vinieron a ella todos por bodas o tratados. Les atraía un gran faro, el modelo antiguo de Hispania...
LEO que, según el señor Maragall, el Estado español (y supongo que la lengua) es residual en Cataluña. Ya lo habíamos sospechado, ahora lo confirma una voz autorizada.
Aunque me choca un poco el vocablo. Yo había oído hablar de las aguas residuales y hasta de los residuos sólidos. No de un Estado residual.

Vean «residuo» en el Diccionario de la Academia. Tiene varias acepciones:
1. Parte o porción que queda de un todo. 2. Aquello que resulta de la descomposición o destrucción de algo. 3. Material que queda como inservible después de haber realizado un trabajo.

Elijan. Creo que cualquier acepción vale para España. Y para cualquier nacionalismo.
Y conste que nada tengo contra los residuales. Yo mismo lo soy: un hombre que se ocupa de los clásicos griegos, latinos e indios y de historia y lenguas y literatura, ¿cómo no va a ser residual en estos tiempos? Es un título que me honra. Y me parece que el señor Maragall, por lo que leo, es más bien residual en la política catalana. Alguna ventaja tenemos los residuales: podemos decir las verdades que nos da la gana. Vean al señor Maragall, vean su discurso residual, que fue su canto del cisne.

Porque, en cuanto a la España residual o el español residual, me gustaría decir algo.
España fue creciendo siglo tras siglo después de que los árabes la hicieron residual: unos trocitos en los montes cántabros y pirenaicos. No invadió a nadie: ni a Galicia ni a los vascos ni a Cataluña. Vinieron a ella todos por bodas o tratados. Les atraía un gran faro, el modelo antiguo de Hispania. Que ofrecía amparo y guía. Sólo invadió al islam, que la había invadido.
Un poco triste que ahora se quede en un residuo. En un residuo entre residuos. Mal para todos.

¿Y qué decir del español, que es el castellano ampliado? Venían a buscarlo todos. En él escribían gallegos como Valle o la Pardo Bazán, asturianos como Palacio Valdés o Pérez de Ayala, vascos como Unamuno, valencianos como Blasco Ibáñez, alicantinos como Azorín. ¡Y catalanes como Verdaguer y tantos más!

Y no es que no existieran otras lenguas. Dignas y respetadas. Un lingüista muy distinguido, Moreno Cabrera, ha escrito un libro «La dignidad e igualdad de las lenguas». Yo lo suscribo. Los sistemas de comunicación son semejantes. Y despiertan semejante amor.

Pero en España sobre lenguas hay mucha ignorancia. Hay los hechos sociales: cada lengua tiene su función, no se las puede imponer por coacción ni desterrarlas con coacción. Y el hecho social fundamental es este: la gente, allí donde hay varias lenguas, busca una común para entenderse. La más extendida, la de más prestigio. En España es el español, en él hablan todos, hasta los separatistas. Por eso es la lengua oficial de España: no a la inversa.

Y esto no es desdoro para nadie. Hay quien tiene otra lengua materna y la usa con los que también la tienen: no hay nada que objetar. Pero tiene además la común, para participar en la voz de la nación total. Para otros, la lengua materna y la común coinciden. Es igualmente normal. No vamos a lamentarnos como aquél que se quejaba de que en Valladolid, decía, no tenían «lengua propia».

Pero cuando un problema de convivencia, que la gente resuelve, lo toman en sus manos los que buscan estropear las cosas, todo se envenena. ¿Por qué ese afán por hacer residual lo que era (y es) central, por meterlo en el trastero? ¿Por qué ese afán por hacer residual, también, a España?

Mal para todos. No es que sea anticonstitucional, es que es suicida. Fueron unos pequeños grupos que aspiraban, simplemente, al poder. Casi lo han logrado. Mal asunto. Los que estamos fuera de toda apetencia de poder, lo vemos claramente.

Es triste lo que ha pasado con esa Constitución de 1978, no ya lo que pasa ahora. No es sino más de lo mismo: ya que no tienen los votos para abrogarla, la dan por no existente. En fin, todos la hemos elogiado, yo también: es o era la Constitución de la concordia. Pero hay un hecho claro: lo de la «unidad indisoluble» de España y lo del español (no se atrevieron, dijeron castellano) como lengua oficial y lo de exigir a los partidos respeto «a la Constitución y a la Ley», jamás se ha cumplido. Desde el comienzo mismo hubo partidos legales (de los ilegales no hablo), nacionalistas o separatistas, como quieran llamarlos, que pasaban de esto. Y desde el principio hubo campañas contra la lengua española.

Ningún Gobierno hizo frente al problema. ¿Por evitar males mayores? Quizá. Y porque todos han necesitado, en algún momento, los votos de esos partidos. Unos partidos que en sus regiones jamás lograron mayoría, en España, sin embargo, daban la mayoría.

Y, así, los buenos deseos (pia desideria, wishful thinking) de la Constitución sobre la nación y la lengua y los partidos se quedaron en residuales. Como, en pequeño, Maragall o yo. ¡Somos tantos los residuales! Casi dan ganas de gritar «uníos, hermanos residuales». A lo mejor, al final, no lo somos tanto.

En fin, disculpen: mejor reír que llorar. Bromas aparte, lo que sucede es serio, potencialmente trágico. ETA y Batasuna estaban ya casi acabadas y ahora esperan lograr con ayuda del «proceso» lo que con las pistolas no lograron. Esperemos que fracasen. En Cataluña casi todo lo tienen «transferido». Y ¿qué decir de la lengua? Me invita gente amiga a un simposio sobre algún tema clásico: la portada del programa está en catalán, francés e inglés. Lenguas con mil méritos, pero algo falta. Ya sé, las circunstancias que decía don José. Pero hay también hay el «yo»: no voy.

Y, por cierto, ¿no será residual también, ya puestos, el Partido Socialista? Porque no es que vaya a llegar el Socialismo, no, hace tiempo que llegó. El Socialismo lo han incorporado a su programa todos los partidos, con los matices que sean. Ya los liberales ingleses del siglo XIX (¡si no, se les escapaban los votos!), los conservadores españoles (Dato), Franco (el Instituto Nacional de Previsión). Y hasta Pericles: no lo invento ahora, lo he escrito antes y otros lo han escrito conmigo.
Llegadas las masas a la escena política, consolidada la democracia igualitaria, la atención a lo social se impone. La cuestión es hacerlo de manera inteligente, no arrasándolo todo.

Pero al triunfar el Socialismo, el Partido Socialista se ha quedado sin doctrina, sin programa propio. Lo de obrero y español otros lo han criticado, yo me limito a criticar lo de socialista. No porque no sea cierto, sino porque es una marca que es ya de uso común.

¿Qué hacer, entonces? Porque, evidentemente, no quieren cerrar el partido, se comprende. Tienen que buscarse un nuevo programa, desde el momento en que eligieron la democracia liberal dejando la revolución, que a algunos les suena bien todavía, pero ya no es acorde con los tiempos.

Y ¿qué hacer, entonces? Ya lo ven: los pactos consabidos, el uso abusivo de la palabra «paz», la ayuda de profesionales del follón, los dicterios contra el otro bando, una leyes que a muchísimos irritan y son de dudosa constitucionalidad, pero que esperan que les traigan votos. Anestesiar a la gente con propaganda que suena a humana y populista. Falsificar la Historia. Más o menos, como en la segunda República, tan elogiada ahora.

Todo esto no encubre demasiado el carácter residual del Partido. Y de sus sindicatos y de tantos aspectos de su política.
El pobre Pericles no tenía esos recursos o los utilizaba tímidamente, pese a lo que dijeran sus críticos, que ya los había. Su democracia acabó por derrumbarse. Y él se quedó en residual a secas dentro de la Historia de Grecia.

Al menos, creó un ideal para el futuro.
En fin, discúlpennos a los residuales. Algunas verdades decimos.
de las Reales Academias Española y de la Historia

Información contra ideología
Agapito Maestre Libertad Digital 21 Septiembre 2006

Las informaciones publicadas por el diario El Mundo y Libertad Digital sobre el 11-M y la "política", o mejor, carencia de política antiterrorista, y el consiguiente desprecio de las víctimas está situando al Gobierno socialista al borde de la quiebra moral y política y, sobre todo, en los límites de un Gobierno puramente ideológico sin otro ánimo que sembrar de mentiras el espacio público para mantenerse en el poder. El Gobierno socialista, en efecto, está peor que quemado. Está deslegitimado por reducir su actuación a la creación de una ideología, que provea a los ciudadanos de un arma poderosa para que no tenga que pensar, para que no pregunte por la eficacia del Gobierno o, lo que es lo mismo, para que el ciudadano no refute la tarea del Gobierno con sus fracasos, y, sobre todo, para que el ciudadano no distinga entre el bien y el mal, entre gente que lucha por hallar verdades, por un lado, y gentes que se conforman con decir "todos son iguales", o que la mentira es la base de la democracia, por otro.

De acuerdo con esas tres funciones ideológicas, Pérez Rubalcaba ha contestado la información exacta de El Mundo sobre la manipulación de un documento fundamental para analizar la relación entre ETA y el atentado del 11-M. Si dejamos aparte la amenaza lanzada contra El Mundo sobre la forma de presentar la noticia, o sea, sobre si es o no susceptible esa noticia de una acción judicial, que es tanto como poner en cuestión el sagrado derecho de información del periódico, la respuesta del ministro del Interior es propia de un político totalitario sin otro objetivo que crear una ideología precisa para negar lo real.

Pérez Rubalcaba se ha negado a contrastar la opinión de El Mundo, y en vez de considerar la posibilidad de que alguien dentro de su departamento esté manipulando pruebas, contesta sin ambages que el ministerio del Interior jamás falsificó un documento sobre la relación entre el 11-M y ETA. Lo determinante siempre es dispensarnos a los ciudadanos, a los funcionarios y a sí mismo de investigar la verdad o falsedad de la información. Aunque tenga que inventarlas, a Pérez Rubalcaba sólo le interesa mantener contundencias y negar, omitir u olvidar todo lo que signifique algo nuevo. En segundo lugar, Rubalcaba quiere establecer una verdad inamovible, algo que no lo exponga al criterio de la falibilidad y la eficacia de su gestión, a saber, "no hay ninguna relación entre ETA y el 11-M" porque lo dice el ministro sin aportar ninguna otra información suplementaria. Y, en tercer lugar, se remite a la Comisaría General de Información para que ofrezca una nota explicativa sobre la maldad de la noticia; en realidad, para que nos ofrezca una verdad oficial, sin reparar en que en el ámbito de una democracia de opinión pública, como se supone que es la española, son los ciudadanos los que, en primer y último término, tienen que valorar la justeza, el bien o el mal de la información suministrada por El Mundo.

En fin, si dejamos aparte las burradas cometidas en la cuestión de la inmigración, dos son los frentes que provocan deslegitimación en este Gobierno y en los dos se recurre tanto a la manipulación de la justicia como a la producción de ideología, o sea, a la falsificación permanente de la realidad. Por fortuna, en los dos ámbitos el Gobierno está siendo vapuleado. Por un lado, pocos son los ciudadanos libres que creen al Gobierno cuando éste afirma remitir al ámbito jurídico todo lo que tiene que decir sobre el 11-M. Por otro, muchos menos están dispuestos a aceptar que el PSOE, paradójicamente, abandone el ámbito judicial y de aplicación rigurosa de la ley para resolver las peticiones de ETA con una tregua-trampa. En el primer caso, el Gobierno se lava las manos recurriendo a los jueces; en el segundo, son los jueces los que tienen que hacer la vista gorda para que el ejecutivo pueda pactar y cambalachear con los terroristas. En los dos casos, se trata de imponer una única "verdad" oficial que, afortunadamente, hoy ya se ha revelado como una gran mentira gracias a los periódicos que aún no han renunciado a la sagrada tarea de la información.

Por fortuna, hoy por hoy, la prensa libre, sí, El Mundo y Libertad Digital, están, pese a lo que diga la ideología, ganando. La información de El Mundo sobre la manipulación de un documento del Ministerio del Interior es la mejor prueba de que la función de información del periódico no sólo se está imponiendo a su función movilizadora, sino que también está desmontado a los medios de comunicación que comen en la mano de Rodríguez Zapatero o, lo que es lo mismo, son obedientes a la consigna emanada de La Moncloa hace meses: guardar silencio riguroso sobre el 11-M.

El colapso del «proceso de paz»
Editorial ABC 21 Septiembre 2006

EL presidente del Gobierno negó ayer en el Senado que el PSOE hubiera mantenido contactos con Batasuna durante el segundo mandato de Aznar y después de haber firmado el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. Es la primera vez que Rodríguez Zapatero se manifiesta en estos términos sobre las conversaciones de los socialistas vascos, concretamente de su presidente, Jesús Eguiguren, con líderes de la ilegal Batasuna, entre ellos Arnaldo Otegi. Han pasado seis meses desde que ETA anunciara el alto el fuego, a raíz del cual diversos medios de comunicación dieron cuenta detallada de los contactos entre Eguiguren y Otegi, que habrían comenzado en 2002 y en un caserío de Elgoibar, para continuar, después, en Azpeitia. Igualmente, se han dado a conocer amplias referencias a los contactos entre emisarios del actual Gobierno y representantes de ETA, desde junio de 2005, y que habrían tenido lugar en Ginebra (Suiza) y Oslo (Noruega).

Antes, incluso, del anuncio de alto el fuego, destacados dirigentes del PSOE como José Blanco y Diego López Garrido comprometieron su palabra y negaron rotundamente los rumores de las conversaciones entre el Partido Socialista de Euskadi y Batasuna. Sin embargo, tanto los dirigentes batasunos como sus medios afines insistieron en la veracidad de esas informaciones, que el propio Jesús Eguiguren vino a confirmar en una entrevista publicada cuatro días después del anuncio de tregua y en la que afirmaba que «el diálogo con la izquierda abertzale ha sido muy útil para llegar a este punto al que hemos llegado, aunque, en teoría, ni Batasuna ni los socialistas hemos hablado de forma oficial». Confirmación, por tanto, de primera mano.

El discurso esquivo que juega con las palabras -como si la relación política con el brazo político de ETA distinguiera entre lo «oficial» y lo oficioso- no distorsiona la conclusión final de que los socialistas vascos estuvieron hablando (con carácter negocial o meramente dialogal, tanto da) con una Batasuna ilegal y disuelta, mientras ETA seguía atentando y pese al pacto antiterrorista firmado por el PSOE y el PP.

Como mínimo, resulta extraño que el presidente del Gobierno haya tardado tanto en desmentir una implicación tan grave de su partido en conversaciones con una organización terrorista, siendo falsa, según dijo ayer, y tan lesiva como lo ha sido para su propio crédito personal en este tiempo. Es comprensible que Mariano Rajoy haya manifestado su inquietud por esta sorpresiva declaración del presidente, que desmiente a la dirección del socialismo vasco y abre la incógnita de lo que pueda decir ETA, que ya dejó en evidencia al PNV en 1999 cuando este partido negó pactos secretos y los etarras los dieron a conocer mediante la publicación del documento suscrito con los nacionalistas en agosto de 1998, verdadera guía del bloque nacionalista desde entonces.

En condiciones normales de transparencia informativa y de relación institucional con el Partido Popular, la palabra del presidente del Gobierno habría de considerarse incuestionable. Pero, como el propio Ejecutivo ha hecho imposibles tales condiciones, lo más suave que se puede decir por ahora es, por un lado, que la sociedad española no sabe a quién creer -actitud ciudadana que resulta dramática para un Gobierno democrático- y, por otro, que el proceso de diálogo con ETA está llevando la confusión al PSOE y al Ejecutivo, provocando exhibiciones de contradicción realmente graves. Si el ministro de Justicia, López Aguilar, afirmaba el martes que la «violencia social» estaba desapareciendo del País Vasco, ayer mismo Patxi López decía que la «kale borroka» impedía que el proceso avanzara. Eguiguren se jactó de los puentes tendidos con Batasuna y, ayer, el presidente del Gobierno los negó.

La crisis -colapso cabría decir- de un «proceso de paz» al que Batasuna ha puesto de plazo hasta el «otoño», tiempo en el que habría de constituirse la mesa política, explicaría esta sucesión de desmentidos débiles y discursos contradictorios. Pero no se puede estar a todas las bandas y lanzar mensajes antagónicos para complacer a todos, porque ETA -y Zapatero debe saberlo de una vez por todas- es incompatible con la sociedad española.

Voceros de la censura
EDITORIAL Libertad Digital 21 Septiembre 2006

Tras el acuerdo del PSOE y las formaciones nacionalistas para que el parlamento ya no pueda tratar y debatir ninguna resolución del principal –y único– partido de la oposición en lo relativo a la masacre del 11-M, el Colegio de Periodistas de Cataluña ha emitido un bochornoso, liberticida e insultante comunicado contra el diario El Mundo, la cadena COPE y nuestro periódico, por no haber dado carpetazo a las investigaciones y no callar ante las clamorosas dudas, contradicciones y manipulaciones detectadas en la llamada "versión oficial" del atentado.

Si la pretensión del PP de que el parlamento contribuya a esclarecer toda la verdad de la mayor masacre perpetrada en nuestro país supone, para los socialistas y sus aliados, "un ataque a la dignidad del parlamento", los pocos medios que tenemos esa misma legítima pretensión –compartida, por cierto, con la inmensa mayoría de los ciudadanos y de las víctimas de esa masacre– vulneramos, según el Colegio de Periodistas de Cataluña, "los principios éticos de la profesión, en especial los que se recogen en los dos primeros puntos del Código Deontológico".

La desfachatez no puede ser mayor, puesto que esos dos puntos citados vienen a señalar, precisamente, que hay que "observar una distinción entre los hechos y las opiniones", así como "difundir únicamente informaciones fundamentadas, evitando afirmaciones o datos imprecisos que puedan lesionar la dignidad de las personas o provocar daños y descrédito injustificado a entidades públicas y privadas".

Es precisamente el comunicado de marras el que vulnera esos dos principios, al tratar de dañar el crédito de nuestro periódico, el de la COPE y el de El Mundo, sin más fundamento y sin más ejemplo de supuesta "vulneración de principio éticos" por nuestra parte que nuestra "ofensiva contra el estatuto de Cataluña".

Comprendemos que para el pensamiento único nacionalista que, desgraciadamente, impera en Cataluña, nuestra profunda y argumentada oposición a ese estatuto soberanista ya es motivo suficiente para ser excomulgados. Sin embargo, no deja de resultarnos patético contemplar a un colegio de periodistas utilizar tan sectario argumento contra la libertad de expresión e información de quienes no se pliegan a sus postulados.

En cualquier caso, y aún sin salirnos de esa "versión oficial" del 11-M, es el propio juez instructor del caso quien, en el auto de conclusiones, reconoce abiertamente que "la investigación no ha conseguido dar respuesta a cuestiones tales como el número exacto de personas que intervinieron en el traslado y colocación" de las bombas. Que haya medios que no se interesen por esas y muchas otras incógnitas decisivas respecto a la masacre ya es, para nosotros, un lamentable ejemplo de labor periodística; el colmo es que, encima, pretendan a través de instituciones colegiadas denigrar y poner una mordaza a los que no estamos dispuestos a dar carpetazo al asunto.

El hecho cierto, tal y como se puede comprobar leyendo íntegramente el comunicado, es que la correa de transmisión mediática de esa mordaza política que se ha impuesto al parlamento no pretende refutar o contrastar las informaciones ni discutir las opiniones que cuestionan la versión oficial del 11-M. Solo pretenden silenciarlas. Tanto en el parlamento como en los medios de comunicación.

Las chapuzas de Rubalcaba
Pablo Sebastián Estrella Digital 21 Septiembre 2006

El ministro Rubalcaba está en apuros y con él su Gobierno y los grupos parlamentarios que el miércoles anunciaron el bloqueo de la acción parlamentaria del PP sobre el 11M, en una iniciativa muy poco democrática que además obliga al PP a seguir los encargos de su diario de cabecera, y en este caso con razón porque o Rubalcaba ha mentido en el Congreso de los diputados, durante la pasada interpelación al Gobierno sobre el 11M, o le han tomado el pelo en el seno de la Policía, o se ha pasado de listo al anunciar que no existía documento alguno donde se hablara de relación de ETA con el 11M, lo que ha resultado ser falso porque documento lo hubo, aunque ahora digan que era un borrador y que el definitivo, ¡oh casualidad!, no cita a ETA aunque el borrador sí lo hacía.

El caso es que estamos ante una burda y calculada manipulación de un documento de escaso o relativo interés policial o judicial pero cuya manipulación revela el intento de tapar las siglas de ETA, lo que da alas a la teoría conspirativa, deja en muy mal lugar al Gobierno y relanza a los activistas del PP, que esta vez, y con motivo, volverán otra vez a interrogar a Rubalcaba sobre este incidente y sobre el 11M. A ello tenemos que añadir que una vez más el Gobierno ha caído en una trampa mediática-política porque cuando el PP pregunta en el Congreso al ministro sobre el documento alterado o desaparecido, el periódico El Mundo ya lo tenía y lo que buscaba era la chapuza o las mentiras del ministro para meterlo de bruces en el atolladero en que está. Ésta es una práctica habitual del diario en cuestión.

El informe en cuestión de los peritos de la Policía —presunto borrador— en que se subrayaba la coincidencia de la presencia de ácido bórico en la casa de uno de los terroristas islámicos del 11M, encontrada en marzo del 2005, con restos del mismo ácido en una casa utilizada por ETA en Salamanca en el 2001, ha sido manipulado por la Policía para eliminar toda referencia a ETA, lo que en ningún caso constituía prueba alguna para determinar la relación entre ambos grupos terroristas, como lo señalan los peritos, que a la vez coinciden en que el ácido bórico puede ser utilizado para muchas cosas, como la ocultación del rastro de explosivos.

Pero no siendo determinante esta coincidencia no había por qué ocultarla, ni tampoco que borrarla del informe final enviado al juez Del Olmo, aunque sí cabía matizarla a la vista de las muchas interpretaciones que permite el caso del ácido bórico. ¿Por qué se ha mutilado o alterado dicho documento antes de enviarlo al juez? Pues no lo sabemos, a la vista de las declaraciones de Rubalcaba y de la Policía, empeñados ambos en hablar de borrador cuando se habla de ETA y de informe oficial cuando se eliminan alusiones a la banda terrorista, según la decisión final de los jefes de la Policía, los que además añaden que el ácido bórico no tiene relación efectiva con explosivos o con el terrorismo.

Sin embargo, una vez más, los trucos de unos y las manipulaciones informativas de los otros han servido para dar pie a la política y recalentar el ambiente, sin que de todo ello pueda desprenderse prueba alguna de la relación de ETA con el 11M, pero sí las artes malabares de la Policía, las chapuzas o mentiras de Rubalcaba y las trampas que les ponen al Gobierno —con la ayuda de dirigentes del PP— los activistas de la gran conspiración del 11M, y todo ello en un momento en el que el Parlamento, el PSOE y sus aliados han anunciado un cerco político al PP. O sea, vuelta a la crispación y al lío de las manipulaciones mutuas para crear desasosiego o indignación, según se mire, en el conjunto de la población. Lo que buscan algunos y a lo que ayudan otros en este extraño espectáculo de la confusión.

El Gobierno ha tocado fondo
Ignacio Villa Libertad Digital 21 Septiembre 2006

Al ejecutivo que salió de los atentados del 11 de marzo se lo está llevando la corriente de sus propias artimañas. Habían colocado algunos mecanismos de contención pensando que los españoles se iban a olvidar de la matanza de Madrid, entretenidos por el día a día. Pero dos años y medio después, lo cierto es que el grito de que queremos saber la verdad empieza a ser una petición generalizada en toda la opinión pública.

Zapatero, desde su llegada a Moncloa, ha intentado frenar la avalancha, pero finalmente se ha visto superado. Con el paso de los meses la teoría oficial sobre la masacre ya no se la cree nadie, las pruebas que la sostenían se han desmontado y continúa sin despejarse la autoría de los atentados. Desde el Gobierno pensaron que con cuatro distracciones de nada los españoles se iban a olvidar de la matanza; incluso han jugado a dividir desde dentro al Partido Popular con la colaboración impagable de Ruiz Gallardón y de Piqué. Pero todo ha sido en vano.

Dos años y medio después queremos saber la verdad. Ya no hay teoría oficial; en el fondo, no sabemos nada. Y encima, nos enteramos de que se han falsificado documentos policiales para evitar relación alguna entre ETA y los atentados. El ejecutivo se encuentra en estos momentos en un callejón sin salida. Rubalcaba, el hombre milagro puesto a defender el fuerte, como ya hizo en otras ocasiones, se encuentra hundido por el peso de sus propias palabras en el Congreso. Por el momento han decidido acurrucarse en el ácido bórico pensando que la tormenta de la falsificación va a pasar. Pero esta vez no es una simple tormenta; es un temporal que sólo amainará cuando el ejecutivo deje de poner obstáculos en el camino hacia la verdad.

Cuando ha pasado tanto tiempo desde el atentado más grave de la historia de España y el gobierno sigue sin aclarar nada, no puede evitar que crezca la sospecha de que algo le va en este partido. Y cuanto más tiempo pase, más grande será la duda. Semejante comportamiento ha conseguido que nos encontremos en una legislatura convulsa y estéril, exactamente igual a la última de Felipe González, entre el 93 y el 96. Entonces la causa era el GAL y la corrupción. Ahora, ¿qué motivos son?

Alta traición (II)
Pío Moa Libertad Digital 21 Septiembre 2006

La degradación de las instituciones y los partidos ha quedado confirmada una vez más por la negativa de las Cortes a investigar el 11-m, con la grotesca argucia del “respeto” a las instituciones. Más el intento asociado y renovado de silenciar los medios de información democráticos. Y las actividades del gobierno, su Infame Alianza con terroristas y separatistas, su carácter de quinta columna del radicalismo etarra y del secesionismo, entran en lo que siempre y en todas partes se ha llamado traición: a España y a la democracia. Son hechos ciertamente más graves que los cometidos en el pasado por un PSOE que jamás se regeneró de su corrupción y terrorismo de partido en el poder. Tan bien representados por el actual ministro del Interior.

¿Qué función cumple, en este contexto, una acusación de alta traición? No cabe esperar que ella tenga éxito en la burocracia institucional: ningún partido es capaz siquiera de plantearlo en las Cortes, por claros que sean los hechos; y el poder judicial, largamente erosionado por los enterradores de Montesquieu y poco prestigiado entre el pueblo, ofrece insuficientes garantías. Pensemos en el Tribunal Constitucional, bajo la presidencia de una señora promovida por el PSOE y cercana a la “sensibilidad” del PNV, es decir, de un partido opuesto desde el principio a la Constitución. Su presidencia implica el respaldo de la mayoría del tribunal. No hace falta una vista de lince para entender qué significa el caso.

Pero no fue el poder judicial ni los partidos, empezando por el PP, quienes sacaron a la luz la gigantesca corrupción del PSOE y su terrorismo. No fueron ellos quienes sensibilizaron a los ciudadanos en defensa de los más elementales principios democráticos, entonces en proceso de rápida corrosión. Tampoco fue la prensa, como se afirma, sino solo alguna prensa y algunos periodistas. A los cuales los medios de masas encubridores del delito intentaron hundir llamándoles “el sindicato del crimen”; y el PSOE, directamente, con otros métodos mafiosos bien conocidos.

Hoy el número de periodistas y medios defensores de la democracia es inferior al de aquellos años, y el PP muchos menos consecuente –y aun entonces solo lo fue cuando le ponían todas las bazas en bandeja–. Por ello la Infame Alianza se siente fuerte. En cambio crece el número de ciudadanos dispuestos a resistir al ataque generalizado contra la unidad y la libertad de España. La acusación de alta traición no tiene, hoy por hoy, otro sentido que el de informar de los hechos y movilizar a la ciudadanía: información, organización, movilización.
---------
Colegio de Periodistas (intoxicadores) de Cataluña

La bestia
Javier Pérez Pellón Estrella Digital 21 Septiembre 2006

Existe la yihad, la Guerra Santa, de aquellos fanáticos sanguinarios que utilizan el afilado corte de la cimitarra para degollar cristianos o infieles en general, llámense sintoístas o budistas o hinduistas o, y sobre todo, judíos, o que esgrimen sus kalasnikov o se embuten de explosivos para desventrarlos en masa y hacerles saltar en mil pedazos, desmembrando sus cuerpos, regando con ríos de sangre inocente el Próximo y el Extremo Oriente, África, Europa y América.

De dónde procede la Bestia? ¿Desde dónde llega y hacia dónde se dirige su feroz barbarie?

El intelectual Abdel Rahman al-Rashed, escritor y periodista saudí, escribió hace un par de años una editorial en su periódico Asharq al Awsat que “no todos los mulsumanes son terroristas, pero lo que es cierto es que todos los terroristas son mulsumanes”. Desde entonces este periodista árabe no se mueve sin escolta, al igual que sucede en la civilizadísima ciudad de Milán con el egipcio, nacionalizado italiano, Magdi Allan, subdirector de Il Corriere della Sera, por escribir en defensa de los valores tolerantes del Occidente que chocan contra el fanatismo del terrorismo islámico. Llámese a este terrorismo Hezbollah, Hamas, Hermanos Mulsumanes, talibanes, Shabah o las mil una de las tantas denominaciones que surgen apenas se comete un asesinato de masa en nombre de Alá. Por ejemplo, el de la falsamente llamada guerrilla de Chechenia, hijos del Islam todos sus componentes y que, en su nombre, en Beslán degollaron y ametrallaron en una escuela ¡cuántos niños y niñas, estas últimas después de haberlas violado! ¿Hoy existe todavía alguien que lo recuerde?, ¿fueron 150 o 200 o 300?

Existe otra yihad de la palabra, otra Guerra Santa, también hija de la Bestia, edificada con el material de la amenaza, de la calumnia y del chantaje. A esta última pertenecen esas imágenes en una web de matriz islámica, en las que aparece el Papa Ratzinger, con el semblante de Drácula con la sangre que le corre de sus incisivos de vampiro y le escurre por la boca o con la tiara en cuyo centro ondea la cruz gamada y frases como éstas “Decapitarle”, “Cerdo siervo de la cruz” “Odioso malvado” “Satanás lapidado“ “Alá te maldiga” “Vampiro que chupa la sangre” “Adorador de un mono clavado en una cruz” y en otra en la que se ve la miguelangelesca cúpula de San Pedro abrazada por la bandera del Islam con el siguiente escrito: “No existe otro Dios fuera de Alá y su profeta Mahoma. Alá es grande”.

Yo no se si la sutil y dos veces milenaria diplomacia vaticana habría tenido que aconsejar a Benedicto XVI una mayor prudencia en sus reflexiones estrictamente históricas al condenar la yihad en su ya célebre intervención durante su último viaje a Alemania, dado el crítico momento actual de conflicto Occidente-Islam en el Oriente Próximo.

Aunque yo sea del parecer que esas palabras, como otras que hubiera pronunciado el Pontífice, en contra de la aberrante violencia, llámese Guerra Santa o terrorismo, no han sido nada más que un pretexto para azuzar ese odio manifiesto que una buena parte del mundo islámico nutre por esta nuestra civilización occidental que ahínca sus raíces en la tradición judeocristiana y que el Papa no tenía por qué rectificar ni una sola coma de cuanto había dicho.

De lo que sí podemos estar seguros es que desde la publicación de aquellos ingenuos chistes sobre Mahoma aparecidos en un pequeño periódico danés toda Europa ha aceptado, tácitamente, que la libertad de sátira es válida para todos, sean este todos cristianismo, judaísmo, budismo, brahmanismo…, menos que para el islam, en cuyo caso hay que autodisciplinarse con la propia autocensura, para no herir los sagrados sentimientos religiosos de los hijos de Alá.

Sí señor, a esto se llama libertad de prensa y la demostración palpable en que políticos y los media han dado el bochornoso espectáculo de hacérselo en los pantalones. Porque espectáculo bochornoso lo es también el que nadie o muy pocos hayan defendido al Papa, y entre esos pocos haya tenido que ser la derecha, heredera del fascismo, los antiguos verdugos, los que condenan a los actuales verdugos y antiguos aliados del nazismo durante la Segunda Guerra Mundial, palestinos, legión árabe, mulsumanes bosnios…

Y por eso leo con estupor que ese alegre, algunos dicen corrupto, presidente francés Jacques Chirac proponga que el Occidente no condene a Ahmadineyad, presidente de Irán, ese mismo que promete destruir las murallas de Roma y arrojar a todos los judíos al mar. Sí, ese mismo con el que el primer ministro italiano Romano Prodi flirtea por aquello del petróleo y recibe la amigosa visita de Felipe González, enviado especial de ese Zapatero que por estrategia electoral promete deshacerse de 800.000 islámicos clandestinos en nuestros país, quizás digo yo, arrojándoles a las aguas del mar océano.

Y no sé por qué, a propósito de esa inesperada visita de F. González a la que un día fue la capital del trono del Pavo Real, será por asociación de ideas o algo así, me viene a la mente eso que he leído sobre la presunta arrasadora de bienes y pertenencias públicas, la ex alcaldesa de Marbella, que en una interceptación telefónica declara que ella no firmaba nunca un papel gratis.

Desde que hace tres años dijera a Philippe Villiers aquello de “Mi querido amigo, las raíces de Europa son tanto mulsumanas como cristianas”, cargándose con ello el preámbulo de la naciente Constitución Europea, del presidente francés uno se puede esperar cualquier clase de insensatez, y más si está apoyado por otro insensato, el socialista Laurent Fabius, al decir “Cuando las Marianne de nuestros municipios adopten el rostro de una joven francesa, emigrante nacionalizada, habremos dado un gran paso adelante para vivir plenamente los valores de la República”.

La grande Oriana Fallaci preveía una Europa convertida en una Eurabia. Con el discurso del Papa y sus ataques al mismo por parte del mundo islámico y la mayor parte de una izquierda europea, obsoleta y reaccionaria, la conversión de Europa en Eurabia se ha consumado, ha tenido lugar.

Se cuenta que una vez el general De Gaulle pronunció un discurso en una ciudad de provincia francesa y que sus palabras encendieron el ánimo de los presentes.

Al final se le acercó un admirador y le dijo: “Mon general, muerte a los cretinos”. “Su programa es demasiado ambicioso”, contestó el viejo soldado.

Mi firme pensamiento es que el heroico general francés, en un momento de profética visión del futuro, estas palabras se las dedicó a todos ustedes J. Chirac, su sucesor, a L. Fabius, Romano Prodi y, por qué no, a F. González, Solana, Zapatero…, y a otros muchos que andan por ahí, predicando desde los púlpitos de esa izquierda, repito, reaccionaria y obsoleta de Eurabia.

El "frente anti PP" se disuelve en ácido bórico
Editorial  Elsemanaldigital 21 Septiembre 2006

El diario El Mundo publicó ayer jueves en exclusiva las dos redacciones del informe policial oficial sobre el hallazgo de ácido bórico en las investigaciones por los atentados del 11–M. Según una primera versión la presencia de esa substancia, bastante poco habitual en el equipo de un comando terrorista, constituiría un posible nexo con el piso franco de la banda ETA localizado previamente en Salamanca. Esa consideración de los técnicos policiales fue suprimida, junto a cualquier referencia a ETA, en la segunda versión del documento. A lo largo del día se cruzaron las acusaciones en diversos medios periodísticos y políticos, de las que cabe extraer una sola conclusión cierta: la investigación debe continuar.

La Policía científica niega ahora la manipulación denunciada por El Mundo, y los responsables del Ministerio del Interior aseguran que la primera redacción del documento debe considerarse "un simple borrador"... aunque resulta llamativo que un simple borrador esté redactado en papel con membrete oficial. El periódico que los ha publicado ha remitido los documentos al juez de la Audiencia Nacional Juan Del Olmo, mientras que el ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba, en una declaración aparentemente contundente, dice que Interior "jamás ha falsificado informes". Un doble original, o un borrador no confirmado, en efecto, no son documentos falsos.

La cuestión que se debate no es sólo, o no debe ser, una supuesta falsedad documental o una cuestión técnica de ácidos y de explosivos. El hecho central de este debate público es que aún no se conocen aspectos esenciales del 11–M, que sigue siendo un tema políticamente abierto y decisivo, y que ninguna hipótesis puede darse por descartada ni por confirmada. No importa demasiado el ácido bórico, aunque también, sino la sospechosa preocupación en hacerlo desaparecer de la investigación.

El miércoles el PSOE y los grupos minoritarios de la oposición parlamentaria acordaron negar al PP el derecho a pedir explicaciones sobre el 11–M en el Congreso de los Diputados. Ante la evidencia de que ni los jueces, ni los políticos, ni los periodistas poseen aún toda la verdad sobre los terribles atentados en los trenes de Atocha, resulta aberrante negar a los representantes electos de diez millones de españoles que eleven las inquietudes de éstos. Si realmente no hay nada que ocultar y si la gestión de los documentos ha sido la correcta, José Luis Rodríguez Zapatero se ha equivocado con su gesto escasamente democrático. Y si el Gobierno sabe más de lo que dice, el PP no sólo tendría el derecho, sino también el deber, de pedir explicaciones.

Todos contra el PP
Antonio Martín Beaumont elsemanaldigital 21 Septiembre 2006

La legislatura de Zapatero se inició con dos acontecimientos políticos de calado. Uno, la masacre del 11-M, determinó el resultado electoral del 14 de marzo de 2004, y exige una explicación convincente que aún no se ha dado. Otro, anterior, es el llamado Pacto del Tinell, que une a izquierda y nacionalistas y que aún hoy explica tanto los apoyos parlamentarios del PSOE como la política del Gobierno: todo vale con tal de aislar al PP y de generar un nuevo marco institucional dejando fuera al centroderecha.

Ayer vimos en Madrid una aplicación extensiva del Pacto del Tinell: en el Congreso de los Diputados el PSOE y los grupos minoritarios -CiU, ERC, PNV, IU, CC y Mixto, incluyendo diversos diputados nacionalistas- se comprometieron a vetar toda iniciativa parlamentaria del PP sobre los terribles atentados de los trenes de Atocha. Diego López Garrido, portavoz socialista, se ha mostrado satisfecho de las bondades democráticas de este pacto, que coloca abiertamente a "todos contra el PP". Ya no se trata de la gobernación de Cataluña, sino de la de toda España.

Probablemente el Grupo Parlamentario socialista no es consciente de la gravedad de este paso. O sí. Dándolo, y pretendiendo que "ya sabemos la verdad" sobre el 11-M, y que en todo caso no deben investigarlo los representantes electos de la voluntad popular, el atentado acaba de convertirse en la piedra angular del sistema político español. Negar, dudar o cuestionar la "versión oficial" coloca al PP fuera de un pretendido "arco constitucional"; y los socios de Zapatero en este nuevo "pacto de Madrid" consideran carente de legitimidad política a un partido respaldado por casi diez millones de votos. Inaudito.

En España hay precedentes de pactos ad excludendum en política. El Pacto de Ostende y el Pacto de San Sebastián, basados en la exclusión, llevaron a sendos y prolongados periodos de inestabilidad, en los siglos XIX y XX. El afán de Zapatero de consolidarse en el poder y de diseñarse a su gusto una oposición domesticada puede ser un antojo que, como la Historia muestra, puede salirnos caro a todos.

RETRATADOS
Editorial  minutodigital 21 Septiembre 2006

Esta foto no es baladí. Es un retrato que todo ciudadano de bien debiera guardar en su memoria. Más que por los presentes, por a quienes representan.

Son los portavoces de todos los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados a excepción del Partido Popular. Es decir: PSOE, IU/ICV, CC, PNV, CIU, ERC y Grupo Mixto. Todos ellos unidos contra la investigación del 11-M. Acusan al PP de intentar "emponzoñar" en el Parlamento la investigación policial y judicial de los atentados al tiempo que manifiestan su apoyo a las instituciones del Estado de Derecho. Las mismas que no dudan en atacar cuando se trata de defender a ETA o de recuperar una memoria histórica sectaria que ensalza la canalla II República - pala ideal para enterrar nuestro actual régimen constitucional -.

Esta imagen es pues la foto de la infamia. De una cutre, necia y sin escrúpulos clase política que se une contra la verdad; que intenta por todos los medios evitar el esclarecimiento de unos atentados que tan trágicamente han marcado la Historia reciente nuestro país, pero que a todos ellos les ha dado un poder y un protagonismo que jamás soñaron. Su lucha no es pues contra el partidismo ciego de una formación política, sino contra la luz que posiblemente pondría fin a este cuento de hadas que viven y que no es otro que el adiós a la España del 78. Esa misma que tanto le ha molestado siempre a los nacionalismos periféricos y que tanto también ha desagradado a buena parte de la izquierda española porque simplemente no llegó de su mano y su tufo sectario.

La instantánea reúne pues a quienes algún día el pueblo español deberá pedir explicaciones por esta actitud histérica destinada a enterrar lo que cada vez es un deseo mayor entre los ciudadanos: que se sepa quienes están realmente detrás de la mayor matanza terrorista sufrida por este país jamás. No fueron quienes nos contaron.

No creemos, por otro lado, que el 11-M deba ser el eje central de la oposición del PP al aficionado y cada vez más temerario Gobierno del PSOE. Ahora bien, tampoco aceptamos este sospechoso empecinamiento de socialistas y socios varios por hundir en el inmenso océano del olvido tan grave asunto. No sólo las víctimas merecen que se haga Justicia. También quienes matan para conseguir sus fines deben tener claro que por mucho que cueste este es un Estado de Derecho en el que ni un sólo crimen queda impune. Y contra esta certeza suprema hacen causa común todos los presentes en la foto. Ellos sabrán por qué.

La educación nos hace libres
Ernesto Ladrón de Guevara  minutodigital 21 Septiembre 2006

En “Monodiálogos”, el grandioso Unamuno establece un soliloquio en forma de preguntas y respuestas. Para discernir sobre el concepto de educación pone en consideración la necesidad de partir de la instrucción como herramienta para formar mentes que sean capaces de pensar desde el conocimiento cierto, desde la verdad, y así caminar en ese transcurso evolutivo hacia el ideal de la perfección humana como efecto. Es decir, tomando la educación como proceso y resultado de un perfeccionamiento intencional de las facultades humanas, y desde la instrucción como instrumento.

Tomemos un fragmento de su disquisición:

“--Bueno, aquí la instrucción se supedita a la educación –-me dijo.

Y yo, al oírlo, torcí el gesto, cosa que no pudo escapársele.

--¿Qué? - añadió-. ¿Es que usted no cree que el fin principal de la escuela, de una escuela siquiera, es educar y no instruir?

-- No – le repliqué--; es que creo que lo que lo que educa es la instrucción; que no hay nada más educativo que la verdad, y la verdad por la verdad misma; que la investigación de la verdad pura, y sean cuales fueren las consecuencias de ésta, es lo que educa más y mejor al hombre, lo que le hace más perfecto ciudadano; es que creo que la suprema y más acabada disciplina es la de la verdad. Hay gentes que si estuvieran de veras instruidas, es decir, de veras bien educadas, de veras bien disciplinadas, no torcerían la verdad, no amañarían en un tribunal, pongo por caso, resultados falsos, desechando pruebas o inventándolas, ni aun para salvar cualquier prestigio que fuera, ni aun para salvar, según ellos entienden la Patria”

Viene esta referencia unamuniana a cuento de una carta al director en un diario nacional que me ha soliviantado. No por causa de la autora de la misiva epistolar sino por la denuncia expresada en la misma.

La cuestión viene referida a un lamento que hace por el empeño de nuestros políticos socialistas y nacionalistas de buscar que la universidad sea un ámbito endogámico, con puertas traseras para el acceso a la docencia funcionarial, despreciando méritos, capacidad y la libre concurrencia. Estas posibilitan en parte el lograr la selección de los mejores en la búsqueda de esa verdad abogada por Unamuno como fuente educacional. La citada denunciante esgrimía que siendo Ingeniera de Montes, número uno de su promoción, Premio Extraordinario de doctorado, con un amplio currículo investigador y con experiencia docente como profesora asociada, las universidades retienen, sin sacarlas a concurso, plazas de su ámbito de conocimiento. Mientras, el Gobierno prepara una reforma universitaria que se basa en el método del dedo como forma de selección del profesorado que ahondará aun más en una endogamia suicida para la calidad científica de las universidades.

Porque, como todo el mundo sabe, quienes ahora abogan por liquidar los concursos públicos de oposición de ámbito nacional son aquellos que accedieron a sus plazas por la puerta falsa de los P.N.N. (profesorado no numerario), verdadera puerta trasera, en muchos casos, para acceder a la titularidad sin libre concurrencia de méritos.

Pero en este contexto general en el que en Galicia, País Vasco y Cataluña se ponen puertas al campo impidiendo que profesores cuya lengua habitual sea la de Cervantes accedan a la actividad educativa, moviendo de sus destinos, ganados por sistemas objetivos de selección, a cientos de profesores que peinan canas, imponiéndose de forma manifiestamente inconstitucional la lengua de sus aldeas, depreciando los valores profesionales, los méritos docentes y académicos, y las capacidades demostradas; ya no es la verdad como objetivo –tan buscada por Unamuno como vía para la educación-- sino el nepotismo despótico el que prima desde la Primaria hasta los últimos escalones del perfeccionamiento universitario. Porque con ello consiguen dos resultados: colocar a los afines y adocenar las conciencias para que piensen según el patrón de conveniencia.

Decía don Miguel respondiéndose en el soliloquio:

“—Pero, ¿por qué mete usted a la ciencia y a la instrucción en este fregado?

--Las meto porque lo más de lo que está pasando ahora aquí, y a que usted y yo estamos aludiendo, sin mencionarlo expresamente, se debe a falta de instrucción y hasta a deficiencia intelectual –por torpe cultivo de la mente— de los actores del drama. O tragicomedia o sainete si usted quiere. ¿Usted cree, verbigracia, que es educativo, que es disciplinario, enseñar Historia de España para encender el patriotismo ortodoxo y declamar sobre las llamadas glorias nacionales? ¿No cree usted que es más educativo, mucho más educativo, enseñarla como quien enseña Química? Y al enseñar Química, nadie se indigna contra el ácido prúsico, ni canta las excelencias del platino, ni se pone a comparar los méritos del sodio y del potasio, ni otras mentecatadas por el estilo”

Aplíquese ahora el dicho a lo que pasa en nuestras autonomías de campanario y tamboril y deduzcamos el resultado.

Este menosprecio a la verdad, con un relativismo que cuestiona los mecanismos de avance hacia la excelencia en la formación de nuestros ciudadanos, nos llevará a la pérdida del principal elemento e ingrediente que tenemos para el progreso en un mundo cada vez más globalizado e interdependiente. Con la movilidad profesional que a no mucho tardar imperará –aparte del fenómeno inmigratorio- los españolitos nos quedaremos en tercera regional, -salvo en baloncesto, claro-.

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación
Procurador en las Juntas Generales de Alava
mailto:articulista@minutodigital.com?subject=CONTACTO CON ERNESTO LADRON DE GUEVARA

11-M: la obsesión suicida del PP
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 21 Septiembre 2006

El PP perdió las elecciones y el poder por causa del 11-M y de su gestión del 11-M
Pues bien, dos años y medio despues la estrategia esencial de oposicion del PP es regresar al 11-M. No recuerdo en toda mi vida de analista politico estupidez mayor.

El PP perdió las elecciones y el poder por causa del 11-M y de su gestión del 11-M
El PSOE y Jose Luis Rodriguez Zapatero gobiernan en España desde la primavera de 2004.
El PSOE ganó raspando, pero ganó, las elecciones europeas y luego pareció remontar y despegarse en intención de voto.
Desde hace un año ha atravesado , sin embargo, por momentos dificles. El Estatut y Maragall lo pusieron contra las cuerdas. Las encuestas daban empate y hasta a los populares por delante. El anuncio de tregua por parte de ETA supuso un enorme balón de oxígeno.

Pero ahora atraviesa una situación más que difícil. El asunto ETA se envenena. El terrorismo callejero rebrota con enorme intensidad y la amenaza se concreta a cada día que pasa. ETA exige lo que ningun gobierno de España puede conceder: la rendición de la dignidad y la traición a su pueblo.

La emigración se le ha ido más que de las manos. Desbordados, sin un discurso creible ni soluciones tan solo esperan que les salve el temporal en el mar que impida que sigan saliendo los cayucos.
Pues bien: la estrategia esencial de oposicion del PP es regresar al 11-M
No recuerdo en toda mi vida de analista politico estupidez mayor.
El rival con los flancos en carne viva y ellos empecinados en regresar al lugar donde les dejan cada vez los lomos hechos autético picadillo.

Zaplana y Acebes, obsesionados con esa cuestión , devuelven una y otra vez a sus huestes al lugar de la derrota.
Quizá sea su batalla, pero esa ya la perdieron. Empeñarse en seguirla perdiendo en el mismo lugar es inaudito.
Pues bien, así han inaugurado el curso y así se reestrenan de oposición en una etapa decisiva, que comienza con las elecciones catalanas, prosigue con las autonomicas y municipales y concluye con las generales del 2008.
El agradecimiento del PSOE a tales estrategas del PP debiera de concretarse. Propongo que les pongan una calle y una estatua. "A Zaplana y Acebes, el PSOE agradecido".

Y nada que sigan con el 11-M. Que no vean lo contento que se pone Zapatero. O no sea han dado cuenta que si por un segundo se les olvida son ellos quien lo sacan a pasear.
Lo dicho: no he visto jamas pegarse tantos tiros en el pie como los que se está pegando el PP. Y es que alguno de los que pululan por la calle Genova lo que está pidiendo a gritos es un sicólogo. Y la oposición que alguien marque un rumbo de futuro y no quiera hacer volver el barco siempre a Trafalgar.

Buscando el voto islámico
Manuel Molares do Val Periodista Digital 21 Septiembre 2006

Todos los partidos políticos intuyen que los inmigrantes musulmanes votarán mayoritariamente a la izquierda cuando puedan participar en las elecciones españolas.

Los activistas de los inmigrantes y los conversos españoles al islam, mayoritariamente exmarxistas y exfranquistas, le piden a sus hermanos que apoyen al PSOE, alegando que lo enriquecen con su discurso espiritual, ecologista, antiimperialista, anticapitalista, antiglobalización, victimista y antijudío.

La actual dirigencia socialista celebra la llegada de este aljibe de votos que le aportan un sello de tolerancia multicultural. Aunque trae también demandas medievales que aceptará, aunque públicamente las descarte.

Ya es visible esta unión de una izquierda, antiguamente racionalista y emancipadora, con esta ultraderecha religiosa. Que utiliza la democracia buscando obtener influencia para imponer leyes premodernas e irracionales, inicialmente, a su propia comunidad; después, a todos.

Las recientes manifestaciones antiliberales, proislámicas y groseramente antijudías de la izquierda por las calles españolas, junto con las declaraciones antiisraelíes de ZP y José Blanco podrían ser parte ya de las campañas para atraer el voto musulmán.

Que sabe que el zapaterismo le paga cualquier precio a las minorías que le permitan seguir gobernando. Tras las demandas nacionalistas, vendrán las islámicas, las de esa “umma”, o comunidad de creyentes, cuyas mujeres tienen distinto valor que los hombres, que condena a muerte a sus renegados y a los blasfemos. Que se diga, ¿es cierto o no?. Pues ahora, cinco millones de marroquíes, descendientes de moriscos, quieren ser españoles.

Imagínese la España del nacionalcatolicismo, años 1940. También tenía su discurso espiritual, ecologista, antiimperialista, anticapitalista, aislacionista, victimista y antijudío.

Pero no llegó a los asesinatos de estos días en el mundo islámico por unas inocuas palabras de un líder religioso no católico. Aquella España estuvo aislada de Occidente y sin Plan Marshall por impedir la libertad religiosa.

El proceso de la mentira (I)
A. Basagoiti minutodigital 21 Septiembre 2006

El proceso de negociación con ETA se sustenta en la resolución aprobada en el Congreso de los Diputados el diecisiete de abril del pasado año. El Grupo Socialista consiguió la mayoría para una moción que decía: “Si se producen las condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad para poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos procesos de diálogo entre los poderes competentes del Estado y quienes decidan abandonar la violencia.”

Un año después se está incumpliendo lo que ellos mismos escribieron y aprobaron. Nadie ha demostrado una actitud inequívoca de poner fin a la violencia. El terrorismo urbano y la extorsión empresarial así lo demuestran. Como tampoco han decidido apuntar que van a abandonarla. ETA sigue teniendo comandos y no han entregado las armas. Y a pesar de todo dialogan.

El resultado de la negociación y del incumplimiento de su propia palabra es evidente. ETA se envalentona y el precio de la paz sigue subiendo. Sólo me queda transmitirles una frase que no es mía pero que es oportuno recordar : ¡Necesitamos un gobierno que no nos mienta!.

mailto:articulista@minutodigital.com?subject=CONTACTO CON A.BASAGOITI

Separatismo
EL “ESTATUT” INCONSTITUCIONAL
A juicio de Múgica, la aprobación del Estatuto conlleva que haya ciudadanos que no están en "igualdad" con otros españoles en lo que concierne a las garantías para sus derechos fundamentales
Redacción minutodigital 21 Septiembre 2006

Una figura tan independiente como el Defensor del Pueblo, el socialista Múgica, así lo considera. Y no solo él sino el equipo de letrados de la institución. Los catalanes ya no tienen el derecho a acudir al Defensor del Pueblo, institución pata la protección de todos los españoles. Solo podrán acudir al 'Sindic de Greuges' o Defensor del Pueblo catalán. Se trata de uno de los recortes soberanistas de este estatuto que contempla a Cataluña como algo diferente a España.

A juicio de Múgica, la aprobación del Estatuto conlleva que haya ciudadanos que no están en "igualdad" con otros españoles en lo que concierne a las garantías para sus derechos fundamentales, dado que ya no podrán elegir entre el 'Sindic' y el Defensor del Pueblo. "Un andaluz, por ejemplo, puede dirigirse al Gobierno de Andalucía a través del Defensor del Pueblo andaluz. Pero puede ir a través del andaluz y a través del Defensor del Pueblo español", expuso a modo de ejemplo.

"¿Pero por qué no va a poder venir a mí el ciudadano de Sabadell o de Tarrasa que considera que sus derechos a aprender y hablar el castellano son menoscabados?. Y yo no digo que lo sean, sino que considera él que son menoscabados –adujo–. ¿No puede él dirigirse al Defensor del Pueblo para que reclame a la Generalitat? ¿Por qué no va a poderse dirigirse a mí como hasta ahora? Sus derechos son menoscabados. La igualdad está rota".

El recurso está basado, fundamentalmente, en los dictámenes y recomendaciones de los catedráticos de Derecho Constitucional Roberto Blanco Valdés (Universidad de Santiago) y Pedro de Vega (Universidad Complutense de Madrid) y el catedrático de Derecho Administrativo Tomás Ramón Fernández-Rodríguez, también de la Universidad Complutense.

"Nos ha ayudado un equipo magnífico de letrados que tenemos aquí y han visto, tanto ellos como nosotros, que hay elementos de inconstitucionalidad. Pero como el texto es tan prolijo, difícil, queremos todavía estudiarlo más e interponer el recurso en su momento, sobre por todo aquello que consideramos estrictamente que menoscaba el ejercicio de libertades y derechos fundamentales de los españoles", incidió.

Movilización
LOS MOVIMIENTOS CÍVICOS EN MARCHA
Numerosos grupos cívicos se están movilizando también en apoyo de las concentraciones de los Peones Negros en numerosas provincias españolas.
Redacción minutodigital 21 Septiembre 2006

Comienza el nuevo curso político y los movimientos cívicos se ponen en marcha.

Con toda seguridad la movilización convocada por la AVT va a ser la más importante de los próximos meses. Bajo el lema "En mi nombre,NO!", la Asociación de Víctimas del Terrorismo llama a todos los españoles a manifestarse en Sevilla el próximo día 1 de Octubre en lo que se espera, será otra enorme manifestación de apoyo a las víctimas, su dignidad y la justicia para ellas y sus familias.

Las AVT, Rosas Blancas por la Dignidad y Plataforma España y Libertad no descansaron en Agosto, ya que de forma conjunta intentaron evitar la manifestación que finalmente celebró Batasuna-ETA en Bilbao mediante la interposición de una denuncia ante la Fiscalia Superior del País Vasco.

Convivencia Cívica Catalana, presidida por Francisco Caja, ya está trabajando en diferentes causas en defensa del castellano en Cataluña.

Foro Ermua sigue su batalla cívica con numerosas denuncias. El que seguramente es el movimiento cívico de referencia -no de víctimas- en España ha visto como se ha abierto expediente de expulsión por parte del PSE contra uno de sus valientes dirigentes, Antonio Aguirre, por apoyar la querella que el Foro interpuso contra el propio Partido Socialista de Euskadi tras su reunión con Batasuna.

Numerosos grupos cívicos se están movilizando también en apoyo de las concentraciones de los Peones Negros en numerosas provincias españolas.

La Fundación DENAES se presentó también en Bilbao inmersa en una agria polémica en torno a su Presidente, el magnífico diputado popular en el Parlamento vasco, Santi Abascal. DENAES es el único movimiento cívico presidido por un político profesional en activo, lo que ha levantado suspicacias entre ciudadanos que entienden incompatible los dos cargos por motivos obvios.

El brillante político vasco ha creado reticencias incluso dentro del propio Partido Popular. Según ha podido saber Minuto Digital desde el PP ya se le habría enviado algún mensaje en relación a lo sensible de la situación. Abascal, enormemente querido en el PP, podría estar perdiendo apoyos dentro de su partido debido a esta arriesgada aventura. Así y todo, la Fundación se presentará en Salamanca próximamente.

DENUNCIA UN BOICOT CONTRA CIUDADANOS
Boadella cree que parte de la ciudadanía catalana y navarra actúa "con revanchismo" hacia España
Albert Boadella, miembro de la plataforma Ciudadanos de Cataluña, afirmó este jueves en Pamplona que existen "ciertos paralelismos" entre el nacionalismo en Cataluña y el nacionalismo vasco en Navarra, y advirtió de que una parte de la ciudadanía de ambas comunidades tiende a actuar "con revanchismo hacia lo que se entiende como España". Boadella denunció el boicot que sufre su plataforma en los medios de comunicación catalanes por estar "contra el régimen".
Europa Press) Libertad Digital 21 Septiembre 2006

Boadella, uno de los miembros de la plataforma antinacionalista a la que también pertenecen otros representantes de la cultura catalana, consideró que "lo que ocurre en Cataluña se puede reproducir en Navarra en un cierto tiempo" y apuntó que "es interesante repasar la historia para comprobar cómo el nacionalismo se va apoderando de una sociedad". El director de la compañía de teatro Els Joglars hizo estas manifestaciones a los medios de comunicación antes de su participación en los cursos de verano José Javier Múgica, organizados por UPN en memoria de su concejal asesinado en Leitza el 14 de julio de 2001 por la banda terrorista ETA.

Albert Boadella apuntó, sobre los citados "paralelismos" entre las dos regiones, que "Navarra y Cataluña son dos comunidades muy importantes, con una facilidad de alguna parte de la ciudadanía para instigar el sentimentalismo, para pasar cuentas con el pasado, con el revanchismo hacia lo que se entiende como España". Además, en el caso de Navarra, explicó que "hay una comunidad como Euskadi a la que le gusta mucho Navarra y quiere conseguir un poco más de territorio".

Precisamente en relación con el proceso de paz y el futuro de la Comunidad foral, Boadella advirtió de que "tal como el Gobierno ha actuado con Cataluña, es fácil que lo haga con otras comunidades". "Digo eso porque finalmente el señor Zapatero, al dar barra libre a los catalanes, de alguna forma es el responsable de la deriva nacionalista que ha tenido Cataluña en los últimos tiempos", añadió.

Preguntado sobre la capacidad de su plataforma para hacer que su mensaje cale en la sociedad, Boadella explicó que su grupo se encuentra en "una situación difícil y dura, porque los medios catalanes nos boicotean por todos los lados". "Lo difícil es llegar al ciudadano. Primero, porque no somos un partido establecido, y segundo, porque estamos contra el régimen", afirmó. En este sentido, Boadella defendió que "Cataluña tiene instaurado un régimen nacionalista, aceptado por la derecha y por la izquierda, y romper ese estatus va a ser muy complicado". "Nosotros estamos esperanzados por lo menos de poner una pequeña brecha al Parlamento y si no ocurre así, seguiremos dando la lata", explicó.

El representante de la plataforma catalana declaró, además, que su grupo tiene un "interés muy notable" por difundir su mensaje en el resto de España y declaró que hay "cantidad de comunidades y ciudades en España que nos han pedido que organicemos plataformas similares". En este sentido, apuntó que es posible que, "si tenemos éxito en Cataluña, este tipo de plataformas tengan irradiación al resto de territorios, porque nosotros estamos a favor de las personas, y no de los territorios". "Creo que este sentimiento existe en España. Hay una saturación del nicho de tribus", consideró.

El terrorismo gallego hace de Portugal la «base logística» de sus actividades
La Policía lusa investiga el hallazgo de 26 bombas junto a propaganda de «Resistencia Galega»
Un arsenal del terrorismo gallego ha sido hallado en Portugal, lo que confirma que este país es utilizado como «base logística».
J. M. Z. La Razón 21 Septiembre 2006

Madrid- Las sospechas de las Fuerzas de Seguridad de que el incipiente terrorismo gallego podía utilizar Portugal como «base logística» se confirmaron el pasado domingo cuando un grupo de niños encontraron, en el municipio de Vieira do Minho, cercano a la frontera, un arsenal con 26 bombas de fabricación casera junto a folletos y pegatinas de propaganda de un grupo independentista que se autodenomina «Resistencia Galega».

Fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZÓN han señalado que se sospecha que es en territorio luso donde se esconde Antonio García Matos, alias Toñiño, considerado como uno de los cabecillas del independentismo gallego de carácter radical, contra el que la Audiencia Nacional ha dictado una orden de búsqueda y captura por terrorismo. Este individuo, que fue detenido en su día por la Guardia Civil, se halla en libertad después de que varios juzgados de la Audiencia Nacional y de Santiago de Compostela rechazaran la competencia para investigar los supuestos delitos que se le imputaban. Finalmente, fue un magistrado de dicha Audiencia el que dictó la requisitoria por terrorismo con el fin de que se le arreste. El Consejo General del Poder Judicial ha abierto una investigación para determinar si se ha producido algún tipo de irregularidad en este asunto.

El lugar en el que fue hallado el material explosivo está situado a unos cuatro kilómetros del centro de la citada localidad portuguesa. Las 26 bombas de fabricación artesanal estaban listas para ser detonadas y llevaban como máximo un mes en el lugar en el que fueron encontradas. Además, también se hallaron sustancias para fabricar más artefactos explosivos, como aluminio y clorato de potasio, informa Ep.

«Resistencia Galega» es un grupo que aboga por la independencia de Galicia, defiende su consecución mediante fórmulas de «violencia política» y preconiza «una resistencia ilegal». Las Fuerzas de Seguridad españolas siguen sus movimientos desde el año pasado, cuando el 20 de noviembre de 2005 se publicó el denominado «Manifiesto da Resistencia Galega», un documento en el que asumían la autoría de diversos atentados cometidos en esta Comunidad en los últimos años.

PORTABELLA NO ACUDIRÁ AL ACTO
Los nacionalistas catalanes firman un manifiesto en contra de que Elvira Lindo dé el pregón de la Mercé en castellano
La Coordinadora de Asociaciones por la Lengua Catalana (CAL) ha obtenido el apoyo de noventa entidades de diversos sectores de la sociedad civil a un manifiesto en el que se manifiestan en contra de que la escritora Elvira Lindo pronuncie este viernes el pregón de las Fiestas de la Mercé en castellano.
EFE Libertad Digital 21 Septiembre 2006

Este manifiesto ha sido también promovido por la Plataforma por la Llengua y el CIEMEN, ante la decisión del Ayuntamiento de la capital catalana de que la creadora de "Manolito gafotas" fuese la designada para pronunciar el pregón en castellano, una polémica que ha tomado un carácter político, después de que el segundo teniente de alcalde, el republicano Jordi Portabella, haya anunciado su ausencia del acto.

Las entidades que dan apoyo al manifiesto señalan que la decisión de la corporación no beneficia al "cosmopolitismo de Barcelona, sino que sustituye la lengua común y propia de Cataluña, tal y como sucede siempre con el bilingüismo institucionalizado, y va también en detrimento de los centenares de lenguas que se hablan en la ciudad".

En este sentido, añaden que la elección de Lindo no promueve la lengua de inclusión social, "y contradice la política lingüística de la UE, la cual quiere favorecer y promover las lenguas con dificultades para que puedan convertirse en normales en su propio territorio".

Entre las asociaciones adheridas a este manifiesto se encuentran el Forum Catalá per al Dret a l'Autodeterminació, Estat Catalá, Consell Nacional de la Juventut de Catalunya, Institut de projecció exterior de la cultura catalana, Plataforma d'Amics d'en Carod Rovira de Pineda de Mar, Lobby per la independencia, Som 10 milions, Amics dels monuments colomencs o la Asociació Catalana d'Esperanto.



Recortes de Prensa   Página Inicial