AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 2 Octubre  2006

La soledad multitudinaria de las víctimas
EDITORIAL Libertad Digital 2 Octubre 2006

El día en que la "soledad" de lo más decente de la sociedad y la "soledad" del único partido de la oposición se decidan a hacerse compañía, la barra libredel PSOE en la sociedad y en el poder se habrá hundido para siempre. El desprecio del presidente del Gobierno y de su partido por el clamor popular contra ETA obedece al éxito del estigma de soledad y aislamiento que han conseguido endosar a la oposición en todas sus variantes y manifestaciones. Cualquiera que discrepe de la política divisionista y mesiánica de Rodríguez Zapatero pasa a engrosar el confín de las minorías aisladas y radicales. Todo el que expone pruebas de la impostura, se le sojuzga y escarmienta en la plaza pública, como está ocurriendo con tres de los mejores expertos de la Policía Científica española, linchados por el Gobierno y sus sicarios mediáticos, simplemente por señalar la falsificación, a manos de sus superiores, de uno de los informes del 11-M en el que se puso de manifiesto un posible lazo de ETA con la trama islamista.

Un Gobierno que manosea con tanta obscenidad la paz para arrogarse el derecho de representar a todas horas, y en exclusiva, la voluntad de la mayoría, no se detiene en barras a la hora de utilizar a la sociedad entera como escudo moral tras el que avanzar en su verdadero objetivo, la reducción del PP a mera coartada de legitimidad para un régimen de hegemonía prácticamente inexpugnable de socialistas y nacionalistas.

La abyecta ficción de la "soledad del PP", repetida como un mantra por la inmensa mayoría de los medios de comunicación, ha pasado a aplicarse, en vista del éxito, a cualquier estamento de la sociedad civil que no acate la política de cesiones a los terroristas, la opacidad del llamado "proceso de paz" o el poder de intimidación de los asesinos en calles y foros del País Vasco y de España.

De "El PP vuelve a quedarse solo en el Parlamento", tan familiar, hemos pasado a "Las víctimas vuelven a protestar solas, en contra del deseo de paz de la inmensa mayoría", que subyace en el desprecio de los jerarcas socialistas y gubernamentales por las iniciativas de la AVT.

Después de seis manifestaciones multitudinarias, millones de ciudadanos en las calles y una movilización cívica sin precedentes, para que el Gobierno no negocie con quien no quiere negociar, sino imponer su utopía racista, totalitaria y anexionista en el País Vasco y Navarra, el presidente del Gobierno considera amortizado el ruido de fondo y no piensa distraerse durante un solo segundo de su objetivo de cerrar un acuerdo con ETA, o crear una expectativa clara de que es posible antes de las próximas elecciones generales.

Buena prueba de ello lo constituye el mitin de este domingo en Alcorcón, en el que Rodríguez Zapatero no hizo ni una mención a las víctimas del terrorismo, pero homenajeó, en cambio, a los manifestantes de 2003 contra la guerra de Irak. Si puede permitírselo se debe, en buena medida, a que la oposición sociológica y política a este régimen opresivo ha acabado por interiorizar la mentira de que está sola y se resigna a salir a la calle de manera casi clandestina y casi siempre con más voluntarismo que organización.

El PP debe tomar buena nota de la potencia y la claridad moral de un sector de la sociedad civil que no se resigna a que su Gobierno traicione a los muertos y convierta a sus ciudadanos en siervos del Mal. Esa cara de la sociedad ha vuelto a dar este fin de semana una lección de dignidad, coraje y libertad simbolizada en el testimonio que Teresa Jiménez Becerril dirigió a la multitud manifestada en Sevilla, un desgarrador, sincero y hermoso alegato de la batalla que toca dar en la España de hoy. Cuando la dirección del PP recuerde que su "soledad" es un clamor de casi diez millones de electores y se decida a "oficializar" lo suyo con la calle, su base social estará menos sola y la mentira empezará a tenerlo francamente difícil.

La víctimas llenaron Sevilla de críticas a Zapatero y su negociación
Editorial Elsemanaldigital 2 Octubre 2006

Cientos de miles de personas se manifestaron ayer domingo en las calles de Sevilla convocados por las víctimas del terrorismo para expresar el descontento de muchos españoles con la negociación entre el Gobierno y la banda terrorista ETA. José Luis Rodríguez Zapatero tuvo que escuchar de nuevo las críticas de quienes ven en la negociación con los asesinos una concesión hacia las exigencias de éstos, y por tanto una rendición del Estado de Derecho.

Zapatero es el primer presidente del Gobierno de nuestra democracia que ha conseguido llenar su primer bienio en La Moncloa de manifestaciones populares masivas contra su gestión. Esto debería hacer reflexionar al PSOE, porque la estrategia de la tensión buscada aparentemente con un programa político abierto a hacer concesiones a los radicales tiene su precio en las calles y puede tener su precio en las urnas. No es fácil ganar con los extremistas lo que se pierde entre la gente normal.

Pero si no es fácil conservar y ganar votos, menos fácil aún es conservar una cierta credibilidad institucional. Francisco José Alcaraz, presidente de la AVT, hablo ayer acertadamente de "rebelión cívica por la memoria, la dignidad y justicia de las víctimas". Y es que nunca hasta ahora un Gobierno había estado tan lejos de las víctimas, que son depositarias evidentes del recuerdo y el honor colectivamente debidos a quienes sirvieron al Estado, murieron por España y en todo caso fueron asesinados por los enemigos internos de la convivencia. Zapatero se ha alejado de lo que representan las víctimas.

Prueba de esa lejanía fue la ausencia en la manifestación de ayer del presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y del alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín. Andalucía fue generosa y llenó las calles de su capital, pero ni el PSOE ni IU enviaron representantes a una gigantesca reunión de personas que pedían sencillamente lo que las instituciones están obligadas a dar y hasta ahora habían dado: solidaridad y dignidad a las víctimas del terror.

Zapatero va en otra dirección. Niega a las víctimas de ETA el reconocimiento que en cambio está dispuesto a negociar con los terroristas, y niega a las víctimas del 11-M la claridad en la investigación que como ciudadanos tienen derecho a pedir. ETA acaba de recibir de los socialistas el regalo de un debate en el Parlamento Europeo el próximo 25 de octubre, pero José Luis Rodríguez Zapatero en su mitin de Alcorcón de ayer mismo domingo no tuvo ni una sola palabra de recuerdo para las víctimas. Aparte de otros razonamientos, un Gobierno que divide a los españoles no es un Gobierno que dé confianza para el futuro.

ZP y las víctimas de ETA
Rodríguez en Alcorcón
Agapito Maestre Libertad Digital 2 Octubre 2006

La violencia en España lo ocupa todo. Las víctimas se rebelan civilmente contra esa violencia institucionalizada, pero los medios le prestan poca atención antes y después de la manifestación de Sevilla. Casi todos están ya al servicio del poderoso. En ese contexto de violencia callada contra las víctimas, Rodríguez va a Alcorcón para amenazar. Su "mitin" de Alcorcón causa pavor. Sus palabras traen miedo por todas partes. Él lo sabe. Él lo quiere. Lejos quedó el tiempo de la persuasión para este señor de Alcorcón, a él le basta con la intimidación. Él impone que no haya oposición.

Juega fuerte. No, no, no es cobarde. Sólo ventajista. Yo lo espero. Está en el bando de la destrucción. Los otros, los medios, los jueces, la policía, el ejército, las instituciones, sí, lo que queda de instituciones "pseudo-democráticas" lo respaldan. Lo siguen. Trae a Garzón de EEUU. Silencia a los disidentes, por decir algo, de su partido. Manda a la caverna a quien le apetece. Él se sabe, se siente, respaldado por el brazo fuerte de Caín. Fue a Alcorcón a asustar a los muertos, a las víctimas de ETA y también a las del 11-M. Fue a Alcorcón a reventar el acto de rebelión cívica de Sevilla, pero no lo consiguió. Y de paso, así es de trapacero el personaje, arremetió contra la oposición.

Rodríguez "de" Alcorcón flotaba respaldado por la violencia. La sangre de los españoles caídos sólo eran números, estadística, pura abstracción para este político sin escrúpulos, que seguramente ya habría firmado la independencia del País Vasco, si no fuera porque esa misma sangre lo retiene. No oía, no quería oír, los testimonios de las víctimas concretas. Parapetado en su policía "política", en sus jueces "políticos", en su partido "político", en su programa totalitario de hacer coincidir su "verdad" con la de los jueces y los "científicos", Rodríguez niega la vida, la falta de vida, concreta y singular. No quiere oír hablar de la muerte concreta del guardia civil Indiano, o del matrimonio Jiménez-Becerril, o de cualquier otro. Él sólo habla de la muerte en abstracto. Todo para este sujeto está sometido a ideología. La abstracción le impide ver la vida, la vida lesionada, de miles de seres humanos que no están dispuestos a seguir muriendo por el terror y viviendo de rodillas ante el asesino.

Rodríguez "de" Alcorcón mostró su auténtica cara. Estamos ante un "pequeño" dictador. Estamos ante un político totalitario. Estamos ante alguien que niega la esencia de la democracia: el debate. Ya no usa la palabra diálogo. Él lo ha remplazado por la mera polémica. Ya ni se refiere a las víctimas del terrorismo. Las ignora o las maltrata. Ya no se dirige únicamente a sus correligionarios, partidarios y simpatizantes, sino a los votantes de la oposición para que desoigan las políticas democráticas de la oposición. Ahí está el mejor Rodríguez, oponiéndose a nombrar las cosas por su nombre, proyectando sobre sus adversarios sus maldades. No soporta que la oposición sea oída y la estigmatiza. Quiere ser solo. Este hombre no ha perdido el juicio, sino que ha saltado todas la barreras de la política democrática.

Pero ni siquiera esa plática totalitaria consiguió hacernos olvidar que el domingo sólo hubo un acto cívico, político, en toda España. Lo protagonizaron los muertos, los caídos, las víctimas de la democracia. Sin sus historias concretas, sin sus testimonios, recogidos el domingo en Sevilla, los ciudadanos de España no seríamos nada. Al lado de las víctimas, toda la verborrea de Rodríguez "de" Alcorcón es miseria de alguien que no entiende que los muertos de España, los muertos de la democracia, los asesinados por el terrorismo no dejan respirar normalmente a los políticos, especialmente a los políticos cobardes, que juegan con la sangre derramada para mantenerse en el poder.

EL PSOE HUNDE LA CONFIANZA DEL PUEBLO EN LA JUSTICIA Y EN LA POLICÍA
Editorial minutodigital 2 Octubre 2006

Asistimos atónitos al hecho de que desde la misma policía se realice un chivatazo a ETA pare evitar la detención de terroristas. Un chivatazo que casualmente coincide con una llamada realizada desde la sede del PSOE a las cercanías del lugar donde operaban los terroristas alertados de la operación policial, sin que hasta el momento se hayan producido detenciones.

Batasuna sigue campando por sus respetos. Este fin de semana nuevamente se manifestaron en las tres capitales vascas reclamando el derecho a la autodeterminación, "única solución para garantizar una paz justa y duradera" y encauzar "por vías democráticas el conflicto armado". Todo ello con el beneplácito de una fiscalía y algunos jueces dispuestos a tragarse cualquier sapo jurídico que les cuente la banda, con tal de disimular su fragrante abandono de la defensa de la legalidad. Prefieren amparar el fraude de ley a aplicar el ordenamiento jurídico.

Y no contentos con unas Fuerzas de Seguridad que a pesar de que tenían controlados y fichados a todos los elementos que participaron en los atentados del 11-M, permitieron que, delante de sus narices, se perpetrase la masacre, -sin que hasta ahora conozcamos ningún tipo de cese ni de remodelación de mandos derivada de semejante ineptitud-, nos enteramos que la policía se dedica a manipular informes incómodos para las tesis del gobierno.

Curiosamente Garzón, que tan poca prisa se ha dado en esclarecer quienes son los responsables del chivatazo a ETA, en un pis pas, con solo oír a los mandos policiales denunciados por España y Libertad como responsables de la falsedad, ya ha imputado a los autores del informe original, en contra de cualquier razonamiento, no ya jurídico, sino lógico.

Todos conocemos las querencias del juez estrella, sino no se habría metido en las listas del PSOE, también es pública y notoria su ambición personal. Lo que es increíble, es que un individuo con tales antecedentes, de clara incidencia política, siga siendo juez de la Audiencia Nacional y tenga en sus manos la toma de decisiones de tal trascendencia política. La más elemental prudencia aconsejaría apartar de tal tribunal a cualquiera que tuviese tales vínculos y significación política. El pueblo español tiene derecho a un juez imparcial.

Pero en España el PSOE está hundiendo el Estado de Derecho y cualquier español puede observar con desanimo y preocupación como nuestra policía se llena de sospechosos comportamientos, nuestros fiscales no aplican la ley y nuestros jueces dictan sentencias a gusto de los vientos políticos que soplen.

Francamente es para estar alarmados.

Otra vez los ciudadanos
Editorial ABC 2 Octubre 2006

LAS víctimas del terrorismo defienden una causa justa. Más allá de cualquier consideración política o ideológica, millones de españoles apoyan a las personas que han sufrido en sus propias carnes el zarpazo de la violencia criminal. Ningún reconocimiento material o simbólico puede volver atrás la máquina del tiempo y recuperar unas vidas irrepetibles truncadas por el fanatismo, pero una sociedad democrática se dignifica a sí misma cuando tiene la grandeza moral de rendir homenaje a los que más han sufrido en nombre de la libertad de todos. Entre los mejores frutos del añorado Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, arrinconado por el Gobierno en su actual estrategia partidista, figura sin duda esa apuesta por prestar apoyo a quienes lo merecen más que nadie. Miles de personas (ayer en Sevilla, antes en Madrid y en otros lugares de España) han salido a la calle una y otra vez para estar junto a las víctimas y recordar a Rodríguez Zapatero cuál es su deber y su responsabilidad ante los ciudadanos.

Sólo una visión oportunista y sectaria permite ignorar el clamor de los españoles. Esta vez, Sevilla recordaba especialmente las agresiones sufridas, como bien expresa entre otros Teresa Jiménez-Becerril con su palabra sencilla y certera: «El Gobierno alimenta el recelo contra las víctimas de ETA», decía ayer en ABC. Las trabas políticas y burocráticas al legítimo ejercicio del derecho de manifestación de tantos miles de ciudadanos por la capital andaluza sólo han servido -como era de prever- para animar a muchos indecisos. De este modo, el Ejecutivo añade la torpeza a una frialdad injustificable, reflejada en la ausencia de los más altos cargos de la Junta de Andalucía (cuyo presidente, Manuel Chaves, lo es también del PSOE) y del propio alcalde de Sevilla. Ni esta ni otras contingencias empañan, por supuesto, el éxito cívico de una marcha multitudinaria que recuerda a los gobernantes que la gente no acepta su planteamiento sobre el sedicente «proceso de paz» y reclama un respeto absoluto hacia los valores y principios de la España constitucional ante la negociación con ETA. Un respeto que se pierde cuando se pretende «internacionalizar» el «conflicto», como ocurre con el debate del Parlamento europeo previsto -a instancias de los socialistas- para el próximo día 25.

La situación actual del proceso no invita al optimismo, que el presidente del Gobierno intenta mantener vivo de forma artificial. Los presos de ETA presionan ante una organización que parece más interesada en discutir sobre el eventual derecho de autodeterminación que en lograr el acercamiento de los suyos al País Vasco o la aplicación de beneficios penitenciarios. Crece la violencia callejera mientras los escoltas se mantienen en alerta y se refuerzan los sistemas de seguridad personal. El espectáculo lamentable de amenazas y tiros al aire ante la pasividad de los encargados de mantener el orden público ha sembrado el desconcierto en un Gobierno cuyo ministro del Interior deja transcurrir el plazo fijado sin informar, como había prometido, a los portavoces de los grupos parlamentarios. La única respuesta que se le ocurre a Zapatero es persistir en el empeño de aislar al PP en los márgenes del escenario político: ayer mismo insistió en ahondar en la división aparente entre una derecha razonable y una derecha «extrema» y para dar lecciones sobre respeto a las instituciones y al Poder Judicial. Por supuesto, ha preferido no escuchar la respuesta muy concreta de Rajoy ante los últimos acontecimientos judiciales, en el sentido de que no es responsabilidad de la oposición valorar las decisiones de los jueces. Se anuncian nuevas movilizaciones de las víctimas en otros lugares de España y también en Estrasburgo, ante el inoportuno debate planteado en la Eurocámara. Es una buena prueba de la vitalidad de la reacción social ante un Gobierno que sigue a lo suyo, más preocupado por explotar las estrategias cruzadas dentro del PP que por buscar una salida en este complejo laberinto.

Víctimas 5 – Rodríguez 0
Román Cendoya Periodista Digital 2 Octubre 2006

Miles de personas en Sevilla. Otra vez las víctimas en la calle. Así, Rodríguez va perdiendo por goleada su pulso contra las víctimas del terrorismo de ETA. Todas las manifestaciones convocadas por la AVT han sido un éxito. Cada manifestación pone en evidencia al Presidente del Gobierno. Rodríguez, con el fin de callar a las víctimas, ha utilizado todo. Recurrió a destacados personajes, que desde entonces han demostrado que anteponen su ideología a lo que se creía que eran principios, para desactivar las primeras convocatorias de la AVT. Ha usado todo su aparato mediático para descalificar y criminalizar a las víctimas a través de la ideologización. Los cantautores y titiriteros subvencionados del Régimen han repartido rosas blancas. Algunas víctimas ideológica y económicamente vinculadas al PSOE, han decidido apoyar, con toda legitimidad, el mal llamado proceso de paz del Presidente. Para eso crearon la plataforma “sí en mi nombre” que los medios del Estado intentan equiparar en importancia con la AVT. La derrota lleva al esperpento. La última medida contra las víctimas son los decibelios y el tráfico. La fortaleza moral y democrática de la sociedad española se refleja en el éxito que obtienen todas las acciones organizadas por la AVT.

Ahora bien, el mayor fracaso del Presidente ha sido la desaparición de la figura del Comisionado para las Víctimas del Terrorismo. Gregorio Peces Barba ha hecho un papelón. Todo un fracaso personal y político. Rodríguez, desde la soberbia de la izquierda, creyó que se podía pastorear, tutelar e ideologizar a las víctimas. Como las víctimas no claudicaron fueron tildadas de extremistas. Lo que haga falta para sacar rédito político del terrorismo. Peces Barba y el Comisionado se han terminado. Aunque por fracasar ha sido condecorado por el Gobierno. Como los policías que falsificaron el atestado de la no agresión a Bono. Cada una de las cinco manifestaciones es un éxito de las víctimas. Víctimas cinco, Rodríguez cero. Y la goleada va a continuar.

¡Cuidado ZP!: es duro tener a las víctimas en contra
Francisco Rubiales Periodista Digital 2 Octubre 2006

[A.Jiménez Becerril y Ascen, asesinados por ETA en Sevilla] Mientras caminaba por las calles de Sevilla, tras la manifestación del domingo, pensaba cómo debía trasladar lo que había visto a mi blog "Voto en Blanco". Pronto lo vi claro y decidí escribir dos posts con dos enfoques distintos, el primero debía ser informativo y su objetivo sería contar lo ocurrido y plasmar vivencias, mientras que el segundo debía resaltar la difícil que debe resultarle al gobierno socialista gobernar España y querer sacar adelante un acuerdo con el terrorismo teniendo a las víctimas de esos terroristas en contra.

Hoy por hoy, al margen de los argumentos y las razones, las víctimas del terrorismo son el mayor referente de la conciencia moral de España y una de las mayores concentraciones de autoridad moral del país. La de las víctimas es una autoridad que no puede discutírsele porque está cimentada en el dolor y el sufrimiento. El Estado y la sociedad están en deuda con esas personas, a las que el terrorismo ha golpeado con especial dureza. Gobernar con las víctimas en contra, como hacen hoy Zapatero y los socialistas, es dificil, pero firmar una paz de igual a igual, con perdón incluído, con esos terroristas y con las víctimas en contra, es toda una locura porque, quieras o no, te colocas siempre en el bando de los malos, en el de los canallas, mientras que las víctimas se mantendrán blindadas por la fuerza de su dolor, por la dignidad de su sufrimiento y por su enorme carga moral.

Lo vi claro en la manifestación: frente a Rajoy y el PP, ZP y sus socialistas son una opción frente a otra, una pugna entre semejantes, una concepción política frente a otra distinta, pero, frente a las víctimas, Zapatero y quien se ponga en ese lugar sólo es un políticucho sin talla, un pobre diablo vacío y frívolo que se equivoca al enfrentarse al núcleo de la conciencia nacional.

Y también vi claro que ZP terminaría perdiendo esta batalla porque, aunque tuviera razón, que no creo que la tenga, no puede imponer esa razón contra miles de gente que tienen el dolor y el sufrimiento por bandera y que de ese dolor extraen una fuerza enorme, una dignidad enorme y una determinación temible que, además, contagia a la parte mas ética, culta y noble de la sociedad española.

Bajo las banderas y las pancartas, rodeado de las víctimas y de la gente educada que asistía a la manifestación, gente incapaz de romper ni una sóla papelera, Zapatero parecía un tipo minúsculo, un pequeño villano, insignificante y ridículo, la misma imagen que proyectaban Arenas, Acebes y otros políticos presentes, minimizados cerca de aquella masa de humanidad, cargada de razón y de solvencia moral.

¡Escucha, ZP y acepta un consejo: cambia de política! Tengas las ideas que tengas, aunque creas que tienes la razón y que merece la pena acabar con el terrorismo, como sea, cerrar un pacto con ETA, con las víctimas del terrorismo en contra, es, además de ruín, imposible. Aunque no quería hacerlo, voy a contarte lo que escuché decir a una anciana en la manifestación: "estoy segura de que hasta nuestros muertos lucharán contra Zapatero". Se lo decía a una joven que le acompañaba, de unos 16 años.

Creo que te conviene rendirte.
 www.votoenblanco.com

El desamparo
Por IGNACIO CAMACHO ABC 2 Octubre 2006

NI una palabra. Eso es lo que el presidente Zapatero dedicó ayer a las decenas de miles de ciudadanos que se manifestaban en Sevilla a la misma hora que él celebraba un mitin preelectoral en Alcorcón. Ni una sola mención, ni la más mínima cita, ni una puntual referencia. Sólo silencio; un mezquino, ruin y cruel ninguneo en medio de su fanfarria partidista. Una ignorancia deliberada que se califica por sí misma, habida cuenta de que ese clamor estruendosamente desoído proviene de la memoria viva del horror, de las vestales de nuestra democracia. De las víctimas del terrorismo.

El debate político en España se ha envilecido de tal forma que pasa por encima de un detalle esencial: que las víctimas no han elegido su bando. Zapatero podía negociar o no, y eligió negociar. El PP podía apoyarlo o no, y eligió retirarse. Los propios terroristas podían haber optado por la acción política o el crimen, y eligieron el crimen. Pero las víctimas no eligieron el horror, ni sus familiares y allegados se involucraron voluntariamente en la tragedia de la orfandad, el luto y la desesperanza. Ellos resultaron elegidos por un azar macabro que les empujó por una pendiente irreversible de dolor, cuyo único paliativo posible es una cierta dignidad de la memoria, un mínimo rescate del olvido que ahora parece haberse convertido en un estorbo, un engorroso e inoportuno fastidio para los arúspices del pragmatismo.

Lo ha contado Teresa Jiménez Becerril, en cuyo coraje reside, junto al de otras mujeres valerosas -Irene Villa, Mar Blanco, Maite Pagaza, María San Gil-, la última frontera de la dignidad perdida: los eurodiputados socialistas les dieron la espalda en su reciente visita a Estrasburgo. Pusieron pretextos, disculpas, evasivas; tenían cosas más importantes que hacer que escuchar el relato del sufrimiento incomprendido. Por ejemplo, preparar el inminente debate que convertirá el «proceso de paz» en un asunto de política parlamentaria. La memoria del horror se ha vuelto molesta, perturbadora, pesada, demasiado embarazosa para la buena conciencia indolora de este tiempo acomodaticio y pactista. Dejaron solas a las víctimas, abandonadas a su desconsuelo. Como ayer Zapatero, en su frío, calculado desapego ante el clamor que reventaba la mañana indecisa, otoñal, de una Sevilla que no olvida a sus muertos inocentes ni a las vidas segadas en un forzoso tributo de sangre.

Y sin embargo, no habrá paz verdadera mientras el horror habite en los pliegues de una sociedad que se siente traicionada. Mientras un latido de amargura, abatimiento y tristeza palpite en el corazón de las tinieblas. Mientras miles de ciudadanos se sientan desoídos y postergados en su trágica soledad de víctimas, y teman que en su nombre se pueda perpetrar una ignominia. Mientras se les considere un obstáculo y se les niegue una palabra, un afecto, un gesto de solidaridad y amparo, una garantía moral de que no va a ocurrir nada de lo que tengan que avergonzarse.

La PaZP
Javier Orrico Periodista Digital 2 Octubre 2006

Todo lo que ha conseguido hasta ahora el Gran Guía de la España pluri-pluri ha sido resucitar a ETA. Devolverle el protagonismo como eje de la política vasca. Aquellos que habían desaparecido de las calles, conscientes de que la historia les estaba pasando por encima; de que la destrucción de las Torres Gemelas les condenaba a la extinción, a la condición de apestados en un mundo en el que sus métodos ya no tenían excusa ni redención posible –y sin las pistolas no son nadie-, y de que enfrente tenían a un gobierno dispuesto a no ceder un milímetro en sus reividincaciones, el de Aznar, se encuentran hoy rechuleando al País Vasco, extorsionando a sus empresarios, ocupando las calles otra vez, reeditando el terrorismo juvenil, manifestándose día sí y día también, y hasta siendo invitados ¡a la inauguración del curso en la Universidad vasca!, como si fueran lo que de facto han vuelto a ser: un partido político legal y legítimo a los ojos del nazionalsocialismo.

El partido político de unos tíos que la semana pasada se juntaron con los suyos en una reunión vigilada por la Guardia Civil, se subieron al escenario a pegar tiros y amenazar con más sangre, y se fueron tan panchos ante la mirada amable de unas fuerzas de seguridad -¡de qué seguridad, mon Dieu!- que, sin duda, tenían orden de hacer de don Tancredo. Pero si hasta se tiene la sospecha de que fuera el mismo jefe de seguridad del PSOE el que avisara hace meses a unos batasunos de que los iban a detener.

Si sobre los miles de asesinados, mutilados y destruidos anímicamente por esta gentuza, en nombre de la patria vasca, cupiera la ironía, entonces habría que decir que a la Luz Que Sonríe no lo comprendemos bien, que sin interlocutor no puede haber 'PaZP', y que, precisamente por eso, en lugar de rematarla, había que recuperar a ETA para que fuera la prueba innegable de que el diálogo (el gran fetiche ZP) es la ‘única vía para la resolución de conflictos’. O sea, la LOGSE, que le están aplicando la LOGSE a la ETA, un tratamiento preventivo dialogal para que entienda sus errores y no les ponga bombas ni les pegue tiros en la nuca a los amiguitos. Han reunido a Iñaqui Bilbao (el que se cagaba en el kilómetro 105 de los cuernos de Su Señoría el juez), Amaya y Chapote, y les están realizando una adaptación curricular basada en estrategias innovadoras que les motiven para reincorporarse a la sociedad –donde esperan estar en unos años- y montar una ONG de “Gudaris por la PaZP” o así. La verdad es que hasta yo renegaría de mis pecados y me haría amigo de Rubianes y Pilar Bardem con tal de que no me “implementaran” unas “estrategias innovadoras y motivadoras” de ésas.

Sólo así pueden entenderse los recientes acontecimientos, los cuales confirman, en efecto, la inteligencia táctica de los movimientos de Zapatero frente a los criminales políticos (y los políticos criminales), junto con la piedad y consideración hacia sus víctimas. Parece gilipollas, pero es sólo por lo sorprendente, lo inesperado de sus pasos para el engatusamiento de ETA, la cual, cuando ya lo haya conseguido casi todo, se encontrará sin argumentos para seguir la lucha, es decir, estará derrotada, aun creyéndose ganadora. ZP les va dando ‘cosicas’, como dicen los tenderos murcianos, alargando el tiempo de la negociación, los caramelos que los ‘blandos’ de la banda han de usar ante los ‘duros’ para que las fieras se mantengan en calma y le dejen ganar las elecciones. Y, luego, claro, la autodeterminación que ya anunció en el bar del Congreso, un acuerdo con Navarra si el PSOE y los nacionalistas se hacen con el Gobierno foral, y las transferencias penitenciarias a un Gobierno vasco asociado en igualdad con “España”, según el modelo que Maragall celebraba días pasados, para que Chapote y Bilbao, ya curricularmente adaptados, puedan gozar de un régimen como el de Vera. O sea, de lo que llamaremos ‘presos de calle’.

Así, la discusión sobre el ‘proceso de PaZP’ en el Parlamento europeo no es otra cosa que la última concesión, un viejo anhelo de todo el nacionalismo, pues supone la ‘internacionalización del conflicto’, en lengua batasuna. Es decir, nada menos que asumir que no se trata de un problema de terrorismo separatista en una de las regiones de España, sino de un conflicto ‘internacional’, entre dos ‘naciones’ europeas, una de las cuales se dispone a liberarse del yugo a que la otra históricamente la ha sometido.

Lo ha dicho Ibarreche ‘el Escabetxe’ para que no quede duda (el subrayado es nuestro). Según el presidente vasco, la decisión de la Eurocámara "coloca el proceso de paz en la agenda mundial", porque "Europa es nuestra casa" y es "un hecho importante" que "alcanzar la paz, alcanzar acuerdos políticos entre Euskadi y España, forme parte también de la agenda mundial". En fin, que esto es como el Líbano, el Sahara, Cachemira. Lo próximo será que vengan los cascos azules de la ONU. Y hasta es probable que eZPaña mande alguna fuerza a interponerse a sí misma, por no faltar, que a ZP le gusta estar en todo. Pero, pijo, ¿qué se puede esperar de un gobierno que acaba de autorizar un Instituto Cervantes en Gibraltar, como si fuera Mongolia exterior, y no una infame colonia en territorio español que venimos reclamando desde hace trescientos años?

Y, sin embargo, todo lo relatado no es lo más grave de esta agrupación de tontos con malafolla que nos gobierna. Es la iniquidad con la que tratan a las víctimas de ETA, la humillación a que han pretendido someterlas con las miserables condiciones impuestas para la manifestación de hoy en Sevilla. Se ríen de ellas y nos ofenden a todos. Mientras los etarras campan a capricho, disparan y van a Estrasburgo, a las familias de los que dieron su sangre por nuestra paz -la verdadera, sin ‘p’-, por la dignidad de una España que su gobierno envilece cada día, les van a medir los decibelios. Para que no griten mucho, que ya se sabe que ZP ama la música.

ETA pone el cazo, Zapatero piensa como llenarlo.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 2 Octubre 2006

Se veía venir otra no concesión de Zapatero a ETA a la que no piensa hacer ninguna concesión salvo entregarles Navarra, asumir el resultado de un referéndum de autodeterminación, legalizar a ETA Batasuna, y un par de cosillas más. A pesar de todo eso, Zapatero y sus chicos claudicantes saben que una ETA contenta es una ETA mansa, y nada amansa más que la pasta gansa.

Hoy El Confidencial Digital ya habla de que ETA le ha hecho llegar a Zapatero su escasez de circulante y este se ha puesto a analizar el asunto con la finalidad de dar una satisfacción a ETA, y conste que una satisfacción no es una concesión.

“Fuentes conocedoras de la marcha del “proceso de paz” han explicado a El Confidencial Digital que la banda terrorista ETA necesita garantizarse unos ingresos de 20 millones de euros, que no serían suficientes para sostener toda su estructura y demandas, pero que le permitirían ir tirando un tiempo.

El mensaje ha llegado al Gobierno, y en concreto al presidente, Rodríguez Zapatero, y se está analizando qué se puede hacer para resolver el problema y así quitar un obstáculo que tiene el “proceso de paz”: la financiación del entramado etarra.”

Según fuentes bien informadas a Zapatero le cuesta a veces concentrarse para pensar y más para analizar ciertos temas. Como me considero un buen ciudadano que desea que su presidente no se rompa la cabeza, porque ¿qué sería de nosotros con un presidente con la cabeza rota?, he decidido calentarme yo la cabeza y darle a Zapatero algunas ideas.

1.- El departamento de recaudación de ETA, experto en cobros difíciles se debe incorporar íntegro, y mientras ETA no los vuelva a necesitar si vuelve a las andadas, al departamento de la hacienda vasca para cobrar a los morosos fiscales y eso les reportaría un 20% de comisión. Esta fuente de ingresos para ETA ya por sí sola solucionaría gran parte de sus necesidades.

2.- Es evidente y queda meridianamente claro que ETA ya no es una banda terrorista sino un grupo angelical dedicado a la paz, por ello sus presupuestos se podrían cubrir colocando en los impresos de la declaración de la renta una nueva casilla, junto a las dos que hay para la Iglesia y las ONGs, aquellos que quieran que su 0,7% no vaya a ninguno de los anteriores sino a ETA basta que marquen la casilla correspondiente.

3.- Ya que es sabido que muchísimos etarras han terminado sus estudios universitarios sin dar un palo al agua y están licenciados en las más variadas titulaciones, a estos se les puede colocar en la administración estatal y autonómica vía oposiciones restringidas, hecho esto y en base a la teoría de ERC quedarían obligados a ingresar en las cuentas de ETA un 30% de sus emolumentos.

4.- Tras más de 30 años estudiando las técnicas y usos de la guardia civil y de la policía, se debería ubicar al resto de etarras en ambos cuerpos, y una vez dentro organizar grupos especializados en la lucha antiterrorista, pues nadie como unos terroristas pueden saber como combatir a los terroristas. Vamos Ben Laden se echaría a temblar al saberlo.

5.- Y último. Esta idea me parece genial hasta a mi mismo. Veamos el razonamiento. ETA al acordar la paz de pacotilla con Zapatero el pacificador se pretende conseguir que nuestro presidente gane de calle las próximas elecciones. Bastaría hacer con ETA lo mismo que Zapatero ha hecho en agradecimiento a quienes le facilitaron el ganar las elecciones del 2.004 y me refiero a Polanco.

Con un grupo editorial al que quitar el IVA, una cadena de televisión en abierto de ámbito nacional, unos 120 postes emisores con los que montar una bonita cadena de radio, algo de televisión digital por satélite y un par o tres más de prebendas y el problema de la financiación de una ETA legal y pacífica quedaría brillantemente resuelto.

Ya que muchos bocazas pondrían los decibelios en el cielo, habría que estar preparado para rebatirles con el argumento de que si con 20 millones anuales se consigue la paz, jamás la paz habría salido más barata.

Con una ETA recuperada para la sociedad se reducirían los gastos dedicados a la lucha antiterrorista en muchos cientos de millones de euros, con lo que éticamente no estaría mal el que quienes propiciaban tal ahorro se llevasen una parte en agradecimiento.

Y hasta aquí todo lo que yo puedo hacer para que la hoja de ruta de Zapatero al infierno llegue a buen término.

La Generalidad acosa todavía más el castellano en Cataluña.
Paco Sande Periodista Digital 2 Octubre 2006

Y además ahora en la televisión catalana, -y apropósito de que ahora también quieren selecciones nacionales catalanas- esta apareciendo un sketch publicitario en el que aparece un niño vestido con la camiseta de la selección española, que no deja jugar al fútbol a otro niño vestido con la camiseta de la selección catalana. Dios mío, Dios mío, ¿pero que mas quieren?

Solbes acaba de presentar unos presupuestos, que aumentan la inversión en Cataluña en 500 millones de euros, (83193 millones de pesetas), su principal cliente es el resto de España, a Galicia, por ejemplo nos venden hasta los libros de la asignatura de gallego, de verdad, se imprimen allí, el arroz, la coca cola, patees, salsas, y yo que se; traten de hacerle un boicot a los productos que vienen de Cataluña y ya verán lo limitados que se encuentran a la hora de comprar, no es solo el cava, no, ¿conduce vd un volskwagen?, pues esta marca de coches también tiene allí su sede y así podíamos continuar todo el día, lo tienen todo y todavía se quejan.

¿Y la selección?…¿supongo, que si quieren -por ejemplo- una selección de fútbol catalana, entonces el Barcelona, también competirá en la liga de fútbol catalana?, -jugara con el Español, con el Gramallet, etc., etc.-, y no en la liga española, -en este momento la mejor del mundo- y cuando el Barcelona ya no juegue contra equipos como el Atlético de Madrid, el Atlético de Bilbao, el Valencia, el Sevilla, el Betís o el Depor, y ya no haya los míticos derbis Barcelona-Real Madrid, ¿haber como se las arregla entonces el Sr. Laporta, -tan catalán él- para mantener un equipo con la mejor plantilla del mundo?...y es que antes de hablar se debe pensar. Aunque gracias a Dios no todo el mundo en Cataluña piensa lo mismo, y como para muestra un botón, ahí tenemos a Gasol.

El idioma castellano o español nunca ha estado más perseguido en Cataluña que ahora. No sólo se trata de los independentistas de ERC con Carod Rovira ni los nacionalistas de CIU con Artur Mas, sino de Montilla y los socialistas, que quieren ser más anti-españoles y anti-castellanos que nunca

Pese a todo, "Catalunya is Spain". Las embestidas diarias de la Generalitat a todo lo que tenga que ver con lo español son palmarias. Sobre todo al idioma. Estas arremetidas políticas para cambiar las costumbres de la sociedad catalana y llevársela al huerto nacionalista no provienen sólo de Artur Mas o de Carod. El charnego Montilla quiere aterrizar en Cataluña con el beneplácito de los nacionalistas y para eso nada mejor que atacar a lo español. Montilla, el cordobés.(sic)
Y en el País Vasco, la cosa no esta mejor, los niños están saliendo de las ikastolas como si hubieran pasado por un curso intensivo del Haré Krishna, con la diferencia de que allí si protestas demasiado, peligra tu integridad física.

Y es lamentable que justo ahora, cuando el español vive la mayor expansión de su historia y millones de personas en todo el mundo lo estudian para mejorar su futuro, las élites políticas de estas dos comunidades autónomas -estimuladas por la política irresponsable de Zapatero- se empeñen en encastillarse en sus propios prejuicios y en mermar las posibilidades profesionales de sus futuros votantes.

Pero bien, que haga la Generalidad esa lo que quiera, quien pierde aquí no es el castellano, el castellano –el español- esta bien, gozando de muy buena salud y creciendo, quien pierde son los catalanes, pues pierden la segunda mejor herramienta de comunicación –la primera es el ingles- que hay en el mundo.

Pero a mi sobre todo, lo que mas me preocupa, no es lo que estudien los niños en Cataluña, -que me preocupa, pero menos- a mi me preocupa lo que estudian los niños aquí en Galicia, por que soy gallego y aquí es donde vivo, y aunque aquí los nacionalistas-galeguistas son cuatro gatos, estos tratan de copiar de aquellos, - y como en este país hay unos políticos, que bien sean del pp., o bien del PSOE, con tal de ir de liberales y progresistas les dan hasta a la mujer si hace falta- a la chita callando lo van consiguiendo, y para ir empezando, por lo visto este año ya hay un proyecto experimental en el que 800 niños van a recibir sus clases totalmente en gallego, ¿supongo que estos niños, o mas bien los padres accederían al experimento voluntariamente y no lo harían en contra de su voluntad? Si es así esta bien, quieren convertir a sus niños en analfabetos funcionales, vale, cada cual es muy libre de hacer de su capa un sayo.

Pero, ¿Y por qué no hacen el mismo experimento con 800 niños que reciban las clases solo en castellano? Estoy seguro que a muchos padres les encantaría la idea.

Pero no lo van a hacer, no, ellos son los gallegos de verdad y se hará lo que ellos digan.

Pero eso no tenemos por que aceptarlo, y no lo vamos a aceptar, yo no lo voy a aceptar y nadie que no este de acuerdo debe aceptarlo, si un día le dicen que su hijo va a recibir clases solo en gallego y vd no quiere eso para su hijo, diga que no, proteste, proteste al colegio, al alcalde, a la Junta de Galicia, -no tengo por que escribir Xunta, si no me da la gana- al presidente del gobierno, al Rey y a Europa, si hace falta, pero no se rinda, no podemos rendirnos, Galicia no debe doblegarse ante el facherío galeguista-separatista, y no lo hará, no otra vez, como ellos mismos dicen: “nunca mais” nunca mas.

Y valga lo siguiente para terminar:
EL IDIOMA
Es un medio, no un fin.
Es para comunicarse, no para diferenciarse.
Es para unir pueblos, no para aislarlos.
Es una herramienta, no un arma.
Es una parte de la cultura, no es la cultura.
Es un vehículo de comunicación, no una bandera.
Es para entenderse, no para pelearse.
Es para andar hacia el futuro,
no para anclarse en el pasado.
Es para mirar más al mundo y menos al ombligo.
Es para utilizarlo nosotros
y no para que los políticos nos “utilicen”
Lamentablemente, hoy en día,
hay que decir”Debería ser” en vez de “Es

En Sevilla, los buenos claman contra los feos y contra los malos
Santiago Abascal elsemanaldigital 2 Octubre 2006

Hemos asistido en sólo unos días a tres escenas de una película, con protagonistas diferentes: Oyarzun, los asesinos; Estrasburgo, los cobardes; Hispalis, las víctimas y quienes las apoyan.

2 de octubre de 2006. La película del "proceso" nos ha deparado en la última semana tres escenas, tres fotogramas, que sirven por sí solos para explicar entero ese filme de terror del que Zapatero nos ha hecho protagonistas pasivos al conjunto de los españoles.

Las tres fotos fijas que nos ha mostrado la película están en la retina de cualquier buen observador. Primer fotograma: tres terroristas encapuchados y armados exhiben sus armas y sus amenazas amagando con romper el "proceso". Segundo fotograma: varios eurodiputados socialistas –emisarios del Gobierno- pretenden oscarizar la película –internacionalizar el conflicto- obteniendo el aval del Parlamento Europeo, satisfaciendo así una de las demandas históricas de los patrocinadores del filme; vamos, de los que se llevarán la recaudación, (ellos le dicen autodeterminación). Tercer fotograma: decenas de miles de españoles, protagonistas involuntarios del peliculón, extras secuestrados, protestan en las calles de Sevilla –en el enésimo clamor contra la dirección del filme- arropando a los que ya han sido los grandes damnificados del drama nacional –ya es un serial- que nos persigue desde hace treinta años.

Pero también pueden ustedes olvidarse de las escenas y mirar la película a través de la calidad humana y moral de sus protagonistas; tres sicarios armados, sanguinolentos y amenazadores; varios cobardes que corretean por todas partes, cada día más y más pavorosos, tratando de complacer a los sicarios; y cientos de víctimas sufridoras y valientes arropadas por miles y miles de resistentes que se niegan a participar en la farsa y claman por enrejar para siempre a los de la capucha y mandar a los cobardes a su casa.

El que tenga dificultades para identificar al bueno, al feo y al malo de la película, que se lo haga mirar. Porque es grave.

O ¿no está mal –por ejemplo- que los feos ll

Por la derrota de ETA
M.R. BALBONTÍN ABC 2 Octubre 2006

Su voz en la manifestación de ayer tenía enorme importancia, y fue la primera en alzarla. Teresa Jiménez- Becerril dijo sentirse «orgullosa de Sevilla, porque aquí se llama a los asesinos, asesinos, y porque aquí cualquier español puede venir a vivir en paz porque, afortunadamente, el espíritu de Alberto y Ascensión -su hermano y su cuñada, asesinados por ETA- sobrevive por encima del espíritu de «Txapote»», el terrorista acusado de ambas muertes.

Además de recordar a sus familiares víctimas de ETA y al resto de afectados por la banda terrorista, Jiménez Becerril instó al Gobierno central a «darle con la puerta en las narices a la organización y no que, por contra, esas puertas se han abierto de par en par y los voceros de ETA han sido recibidos por Zapatero entre sonrisas y apretones de manos».

También aseguró la hermana del que fue primer teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Sevilla, en referencia a las conversaciones que Rodríguez Zapatero y sus ministros están manteniendo en Europa, que no quiere ser europea si se trata de «una Europa que antepone los intereses políticos a los derechos humanos».

Finalmente, reconoció como «coherente» la ausencia en la manifestación de hoy tanto del alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, como del presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, porque, a su juicio, sería una «farsa que vinieran a darle un abrazo a mi madre cuando la están traicionando a sus espaldas».

El secretario general del PP, Ángel Acebes, declaró a los medios de comunicación, justo antes del comienzo de la manifestación, que «esta concentración es testimonio de la impresionante fortaleza que demuestra la sociedad ante la amenaza del el terrorismo y la inquietante debilidad que muestra el Gobierno con ETA». El dirigente popular señaló también que «la gente lo que quiere es derrotar a ETA, porque esta es la única garantía para acabar con el terrorismo, frente a las presiones y la debilidad». Igualmente, y en forma de recado al presidente del Gobierno, Acebes señaló que a su juicio, «cada vez son más los ciudadanos que quieren que el presidente del Gobierno esté aquí con ellos, y no en la mesa sentado con los terroristas».

Por su parte, el presidente del PP en Andalucía, Javier Arenas, señaló que el objetivo de la manifestación convocada en Sevilla por la Asociación de Víctimas del Terrorismo es «decirle al Gobierno que desde Andalucía tampoco aceptamos una negociación política con los terroristas» y añadió que «lo que hay que hacer es derrotar al terrorismo, nunca negociar, ni ceder, ni, desde luego, tragar con las pretensiones que nos plantean, ya que están fuera de nuestra convivencia democrática».

Los «ausentes» institucionales
Al igual que Ángel Acebes, Arenas también tuvo palabras para los «ausentes» y en concretó afirmó «echar de menos» a representantes de las administraciones públicas andaluzas.

El presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, consideró un «éxito» la manifestación, e indicó que esta protesta «es un mensaje muy alto y muy claro para decirle al Gobierno central que no puede estar llevando a cabo ese proceso de rendición con los terroristas, de espaldas al sentir de la mayoría de las víctimas y de la ciudadanía».

Euro aquellarre
Por ALBERTO SOTILLO ABC 2 Octubre 2006

Quien visite y no conozca el Parlamento Europeo corre el riesgo de quedar perdido para el resto de sus días entre corredores, salas, salones, salitas, patios, pasillos, ascensores que nunca para en el piso deseado, escaleras que bajan para luego subir y, entre todo ese laberinto, las más pintorescas comisiones. Uno puede caer en una comisión sobre la conveniencia de la enseñanza del latín, en un grupo de debate de la pesca del calamar en Micronesia, en una rueda de Prensa del presidente de Togo o en un concierto de la coral de Vilnius. Yo nunca he sido de los que decían que lo mejor que se puede hacer con la Eurocámara es cerrarla. La construcción de una Europa política no puede prescindir de un Parlamento supranacional. Pero, la verdad, a veces cuesta comprender esa irresistible manía de la Eurocámara de mojar en todas las salsas venga de donde venga la invitación.

Y ahora, va y acepta celebrar un debate sobre el diálogo con ETA, con la misma frivolidad con que discutiría sobre el proceso de democratización de Mongolia o el avance de la economía de mercado en Laos. La Eurocámara condenó en su momento los crímenes de ETA y apoyó la estrategia de aislar a la banda. Era la obligación de una institución que vela por la convivencia en Europa. Pero, más allá de los grandes principios, no se puede imaginar un lugar menos a propósito para debatir sobre ETA. No hay que hacer un gran esfuerzo de imaginación para saber cómo va a ser ese debate: vacuas declaraciones de cara a la galería, marisabidillas reticencias de los del norte hacia la «sangre caliente» del sur, la inevitable tentación de mantener cierta ecuanimidad entre «las partes en conflicto» y, para completar el aquelarre. la intervención de todos esos grupúsculos de vanguardistas de la berza que permitirán que Batasuna equipare la situación del País Vasco con la de Palestina, que se haga pasar a los etarras por resistentes películeros y otras insultantes mixtificaciones.

Es verdad que la Eurocámara respaldó el proceso de paz en el Ulster. Pero ni en sus peores pesadillas el Gobierno británico concibió la disparatada idea de que el Parlamento Europeo se convirtiese en escenario de debate sobre la cuestión. Llegado el caso, los súbditos de Su Majestad se habrían borrado de Europa. El debate es una exigencia de ETA, a la que Zapatero ha accedido con la conciencia de que será como celebrar un seminario sobre el terrorismo en el camarote de los Hermanos Marx. Lo que no se entiende es que la Eurocámara haya aceptado esa imposición que tan escaso bien hace a su dignidad. Va a ser una magnífica ocasión para que esa respetable institución muestre a los españoles la cantidad de marxistas-faccion-Groucho que hay en su seno. Sólo queda la esperanza de que, antes del debate, los proetarras se pierdan para el resto de sus días en el dédalo de sus corredores.

Movimiento cívico
MANIFESTACIÓN EN SEVILLA
El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Francisco José Alcaraz, llamó en Sevilla a una «rebelión cívica» contra el proceso de diálogo con ETA y para «saber la verdad» sobre l 11-M, al término de la manifestación de rechazo a la negociación, a la que asistieron mas de 300.000 personas
Redacción minutodigital 2 Octubre 2006

Mas de 300.000 personas de todas las edades y puntos de España acudieron ayer a la manifestación convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) para mostrar tanto una "rotunda oposición" al proceso de "cesión-negociación" entre "Batasuna-ETA" y el Ejecutivo central, como la "dimisión" del presidente del mismo, José Luis Rodríguez Zapatero.

La marcha, que comenzó en torno a las 12.35 horas en el paseo de las Delicias de la capital hispalense, discurrió bajo los lemas 'Rendición en mi nombre, No' y 'Queremos saber la verdad' y estuvo encabezada por el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz; la víctima de un atentado terrorista Irene Villa; la hermana del concejal sevillano asesinado por ETA, Alberto Jiménez Becerril, Teresa Jiménez Becerril; además de otros muchos miembros de la asociación.

A esta concentración, también acudieron "para mostrar su apoyo a las víctimas", los principales dirigentes del PP nacional y regional, como el secretario general, Ángel Acebes y el presidente andaluz, Javier Arenas, entre otros.

En el transcurso de la misma, Acebes aseguró que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "está cada vez más solo en su política de debilidad y cesión ante ETA y los terroristas". A su juicio, esta manifestación "es testimonio de la impresionante fortaleza de la sociedad ante el terrorismo y ante la inquietante debilidad del Gobierno ante ETA".

Por su parte, el presidente del PP-A, Javier Arenas, calificó esta movilización de "histórica" en Andalucía y lamentó la ausencia en esta convocatoria de representes de la Junta y de las administraciones públicas andaluzas, algo a lo que también hizo referencia en su discurso la hermana del concejal sevillano asesinado en 1998 por la banda terrorista, Teresa Jiménez Becerril.

Los manifestantes caminaron de manera pacífica por las calles hispalenses portando banderas de España y de Andalucía inscritas con mensajes como "No son presos, son asesinos" o "Queremos saber qué pasó".

También corearon consignas en contra de la actuación del Gobierno encabezado por José Luis Rodríguez Zapatero en la negociación con ETA como "España unida, jamás será vencida" y "Zapatero dimisión".

Al llegar a la Glorieta de los Marineros Voluntarios, la marcha se detuvo y se procedió a la lectura de los cuatro discursos que clausuraron la marcha. No obstante, antes se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas --momento en el que la gran mayoría de los asistentes rezó un padre nuestro-- y se las homenajeó con la música del pianista Manolo Carrasco, que ofreció al público una de sus piezas en directo.

"COHERENCIA" EN LA AUSENCIA DE CHAVES Y MONTESEIRIN
La primera en alzar la voz en el escenario fue Teresa Jiménez Becerril, quien afirmó sentirse "orgullosa" de su tierra --Sevilla-- porque "aquí se llama a los asesinos, asesinos, y porque aquí cualquier español puede venir a vivir en paz porque, afortunadamente, el espíritu de Alberto y Ascención --su hermano y su cuñada, ambos asesinados por ETA-- sobrevive por encima del espíritu de 'Txapote'", el terrorista acusado de ambas muertes.

Además de recordar a sus familiares víctimas de ETA y al resto de afectados por la banda terrorista, Jiménez Becerril instó al Gobierno central a "darle con la puerta en las narices a la organización y no que, por contra, esas puertas se han abierto de par en par y los voceros de ETA han sido recibidos por Zapatero entre sonrisas y apretones de manos".

También aseguró la hermana del que fue primer teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Sevilla, en referencia a las conversaciones que Rodríguez Zapatero y sus ministros están manteniendo en Europa al respecto de ETA, que no quiere ser europea si se trata de "una Europa que antepone los intereses políticos a los derechos humanos".

Finalmente, reconoció como "coherente" la ausencia en la manifestación de hoy tanto del alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, como del presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, porque, a su juicio, sería una "farsa que vinieran a darle un abrazo una víctima cuando le están traicionando a sus espaldas".

EL LOGRO DE ZAPATERO, "AUMENTAR LAS ACCIONES TERRORISTAS"
Por su parte, el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, recibido por los asistentes con gritos de "valiente" y "estamos contigo", arremetió contra Rodríguez Zapatero y apuntó, como su logro principal del "mal llamado" proceso de paz, "el aumento de las acciones terroristas".

Alcaraz citó en ese sentido situaciones como el incremento del terrorismo callejero así como de las extorsiones a los empresarios vascos, la continuidad de represalias con los amenazados "que tenemos que seguir con escoltas", la celebración "con total impunidad" de homenajes a terroristas y la permisividad con que la banda terrorista "haga manifestaciones y actividades como si fuera cualquier partido legalizado".

Además, reiteró su exigencia al Gobierno para que éste obligue a ETA a dejar las armas y para que "ponga en conocimiento de las autoridades jurídicas quiénes son los responsables de ese atentado que sigue sin resolverse", afirmó en referencia al 11-M.

Respecto al comunicado de ETA de la semana pasada en el que, en opinión de Alcaraz, aseguró "no estar dispuesta a disolver y dejar las armas", el presidente de la AVT afirmó que "Zapatero miente cuando dice que la violencia no tiene precio político y que la democracia española nunca aceptará el chantaje de la banda", ya que, a su juicio, "ZP lidera un miserable y cobarde gobierno que se ha rendido ante las pretensiones de unos terroristas".

Esto, junto al "no cumplimiento" del octavo punto del pacto antiterrorista --que pide la cohesión de instituciones, administraciones y ciudadanos ante ETA-- fue calificado por Alcaraz como una "auténtica traición" para con los españoles, por lo que llamó a los presentes a una "rebelión cívica que pida más justicia".

UNA NUEVA INVESTIGACION DEL 11-M
El vicepresidente de la AVT y padre de una de las víctimas del 11-M, Gabriel Morís, además de exigir responsabilidades al Gobierno sobre la autoría del citado atentado, también pidió "empezar de nuevo todas las investigaciones de lo ocurrido ese día, pero asegurando la independencia de todos los organismos que participen en las mismas".

También aprovechó Morís la ocasión para hacer un homenaje a su hijo y para darle las gracias a "todos los que no están de acuerdo con nuestro planteamiento", a los que deseó no convertirse en víctimas de ETA para que entonces "se acerquen las posiciones".

ZAPATERO, CHAVES Y EL PSOE IGNORAN LA MARCHA DE MILES DE PERSONAS CONTRA LA NEGOCIACIÓN
Las víctimas claman en Sevilla por "un presidente en quien poder confiar" para derrotar a ETA y saber la verdad del 11-M
Otro clamor contra el terrorismo, la misma indiferencia oficial. Unas 200.000 personas, según los organizadores, o 300.000, según la COPE, han pedido en Sevilla a José Luis Rodríguez Zapatero que no negocie con ETA y que se investigue hasta dar con todos los culpables del 11-M. En Alcorcón, donde daba un mitin, el jefe del Gobierno ignoró a las víctimas e insistió en identificar a la oposición como la "extrema derecha". Ni Chaves ni el alcalde Monteisirín acudieron a una manifestación en la que Teresa Jiménez Becerril deseó para sus sobrinos, huérfanos por culpa de ETA, un futuro "presidente del Gobierno en quien puedan confiar, y no uno que siga insistiendo en que pegar tiros es un buen comienzo". Acebes, Astarloa, Teófila Martínez y Arenas han representado al PP. El presidente de la AVT anunció nuevas manifestaciones, hasta que se escuche a las víctimas.
Libertad Digital 2 Octubre 2006

La manifestación convocada por la AVT en Sevilla, con los lemas Negociación, en mi nombre, no y Queremos saber la verdad, ha sido un éxito evidente. Según estimaciones no oficiales, entre 300.000 y 400.000 personas han marchado este domingo por las calles de la capital andaluza.

A esa hora del mediodía, Rodríguez Zapatero ofrecía un mitin en Alcorcón, sin hacer ninguna referencia a la petición de las víctimas de ETA y de miles de ciudadanos que las apoyan. El presidente ha vuelto a esparcir, eso sí, su odio a toda forma de oposición a su Gobierno –a la que ahora se refiere, en todos los mítines, como "extrema derecha"–, y ha rescatado el recuerdo de las manifestaciones contra la Guerra de Irak como su ejemplo de civismo más a mano. Zapatero dijo que el cambio de Esperanza Aguirre por Rafael Simancas simbolizará la superación del recuerdo del "sudor de lágrimas" de las manifestaciones de 2003 contra el PP y "devolver a Madrid la sonrisa".

En Sevilla, mientras tanto, la hermana del concejal del PP Alberto Jiménez Becerril, asesinado por ETA, ha vuelto a impartir una lección de dignidad, verdad y belleza con su testimonio a la multitud reunida por la AVT.

Teresa Jiménez Becerril se refirió a la provocación del delegado del Gobierno en Andalucía, que avisó de que vigilaría el nivel de decibelios de la manifestación anti-ETA. "Desde que mataron a mi hermano y mi cuñada, he intentado pensar en quienes lo hicieron, pero sólo me sale gritarles: asesinos", dijo, entre un estruendo de "asesinos, asesinos" que la secundó desde la muchedumbre.

La hermana del concejal asesinado por ETA sostuvo que el hecho de que "una banda terrorista asesine a una persona sería motivo suficiente para que cualquier Gobierno le cerrara la puerta a ETA. En cambio", advirtió Teresa Jiménez, "hemos visto que esas puertas están abiertas de par en par y lo próximo será ver a los señores Otegi y [Patxi] López pasearse de la mano por Europa".

Frente a la prepotencia del Mal, Teresa Jiménez ofreció el testimonio de su reciente viaje al Parlamento Europeo, como parte de una delegación de víctimas, y lamentó "lo triste que es ir mendigando a un belga, a un irlandés o a un inglés un poco de comprensión. Si Europa no sabe distinguir entre un terrorista y mi hermano Alberto, yo no quiero ser europea".

Jiménez Becerril denunció el abandono de la causa de las víctimas por parte de los europarlamentarios socialistas. Ninguno excepto Rosa Díez, reconoció, "vino a hablar con nosotros. ¿Y saben por qué? Porque no quieren venir donde estamos nosotros. No quieren ver el horror. Nosotros representamos la memoria viva de las víctimas de ese horror".

Desgarradora y directa, conmovedora y sincera, Teresa Jiménez Becerril tuvo palabras también para el presidente de la Junta de Andalucía y para el alcalde de Sevilla, ambas socialistas. "No sé si estarán entre nosotros", dijo la hermana de Alberto Jiménez Becerril, "pero no creo porque no sería coherente abrazar a mi madre cuando la están traicionando por la espalda".

Una de las manifestantes, en declaraciones a COPE, pidió la dimisión de Alfredo Sánchez Monteseirín como presidente de la Fundación Jiménez Becerril, cargo que desempeña en calidad de alcalde de Sevilla.

Teresa Jiménez tuvo palabras de aliento para sus sobrinos huérfanos. "Espero que tengan un presidente del Gobierno en quien puedan confiar, y no uno que siga insistiendo en que pegar tiros al aire es un buen comienzo", dijo, refiriéndose al último comunicado a tiros de ETA.

Invocó a Rodríguez Zapatero, para decirle: "Mis sobrinos son niños, pero no tontos, así que tenga el valor de explicarles qué está negociando usted con ETA", concluyó entre una clamorosa ovación.

Los siguientes oradores en subir a la tribuna fueron Gotzone Mora, concejal socialista de Getxo y una de las activistas más destacadas contra el terrorismo y la "obligatoriedad nacionalista", tal y como se refirió al dogma imperante en el País Vasco; Gabriel Moris, vicepresidente de la AVT y padre de una de las víctimas del 11-M, que volvió a exigir conocer la verdadera autoría de la peor masacre terrorista de la historia de España, y, por último, el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, que celebró el éxito de la convocatoria y anunció que seguirán manifestándose hasta que el presidente abandone su política de cesión a los terroristas.

Manifestantes de distintas comunidades españolas
La manifestación convocada en Sevilla por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) para mostrar la "rotunda oposición" al proceso de "cesión-negociación" entre "Batasuna-ETA" y el Gobierno comenzó en torno a las 12.35 horas en el paseo de las Delicias de la capital hispalense.

La marcha estuvo encabezada por el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz; la víctima de un atentado terrorista, Irene Villa; la hermana de el concejal sevillano asesinado por ETA, Alberto Jiménez Becerril, Teresa Jiménez Becerril; además de otros muchos miembros de la asociación.
A esta concentración, también acudieron, "para mostrar su apoyo a las víctimas", los principales dirigentes del PP nacional y regional, como el secretario general, Ángel Acebes, el secretario de Libertades y Justicia, Ignacio Astarloa, y el presidente andaluz, Javier Arenas, entre otros.

Los numerosos manifestantes llegados desde todos los rincones del país, caminaron de manera pacífica por las calles hispalenses portando banderas de España y de Andalucía, y coreando consignas en contra de la actuación del Gobierno en la negociación con ETA.

Sevilla también grita «no a la negociación»
Más de 100.000 personas arropan a las víctimas del terrorismo, que reprochan a Zapatero las «mentiras» del proceso de paz - La manifestación no contó con líderes del PSOE - La AVT prepara otra protesta en Bruselas
Andrés Muriel La Razón 2 Octubre 2006

Sevilla- No hubo sorpresas de última hora en la multitudinaria manifestación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) de ayer en Sevilla. Tal y como se preveía, ningún representante del Ejecutivo central ni autonómico estuvo presente en el acto que tenía como principal objetivo el rechazo al proceso de diálogo con la banda terrorista ETA iniciado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. El PSOE se adscribió al mutis, y ni siquiera el alcalde de la capital hispalense, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, se sumó a la manifestación, a pesar de que preside la Fundación Alberto Jiménez Becerril, cuyo nombre procede del concejal del PP asesinado junto a su esposa por ETA en 1998.

El acto sí contó con un masivo apoyo ciudadano. Pese a que fuentes policiales apuntaron la asistencia de 40.000 personas, el PP consideró estas cifras una «manipulación bochornosa» y cifró la asistencia entre 150.000 y 200.000 personas. La AVT no hizo estimaciones para no entrar en el baile de cifras.

La manifestación, que es la tercera que organiza la AVT desde que comenzó el llamado proceso de paz, se desarrolló bajo el lema: «Queremos saber la verdad. Rendición en mi nombre ¡no!», y será el punto de partida de varias movilizaciones que tendrán lugar en todas las comunidades españolas.

La representación política, que se limitó al Partido Popular, eligió un lema distinto, aunque en consonancia con el mensaje de la AVT: «Comprometidos con las víctimas del terrorismo». El presidente del PP, Mariano Rajoy, no acudió al acto, pero en su lugar estuvieron otros miembros de la dirección nacional del partido, como el secretario general, Ángel Acebes y el secretario ejecutivo de Justicia, Ignacio Astarloa. Por parte de la dirección regional, además del presidente del PP-A, Javier Arenas, acudieron una nutrida representación de presidentes provinciales como Teófila Martínez o Juan Ignacio Zoido.
Los manifestantes esgrimieron pancartas con mensajes como «negociar es claudicar» o «si tienes decibelios, ZP dimisión».

Este último mensaje, que se repitió mucho a lo largo del acto, se refería a la polémica que precedió la manifestación, ya que la Delegación del Gobierno exigió que los organizadores que no sobrepasaran un límite de decibelios ni ocuparan «de forma excesiva los espacios públicos», unos requisitos que desde la AVT se interpretaron como un intento de boicot.

«No estáis solos»
Las críticas más duras al Gobierno se produjeron cuando la marcha llegó a su fin,tras una hora recorriendo el Paseo de las Delicias. Teresa Jiménez Becerril, hermana del concejal asesinado en Sevilla; Gotzone Mora, en representación de Ciudadanía Democrática; Gabriel Moris, vicepresidente de la AVT, que perdió a un hijo en los atentados del 11-M; y Francisco José Alcaraz, presidente de la AVT, se expresaron sin ningún tipo de cortapisas, mientras gritos de «no estáis solos» interrumpían sus discursos.Tanto Jiménez Becerril como Alcaraz se refirieron a la medida anunciada por el PSOE esta semana de llevar al Parlamento Europeo la resolución del Gobierno del 17 de mayo de 2005 -que resume el Pacto Antiterrorista-, siguiendo los pasos del caso irlandés.

Alcaraz recordó que Zapatero «miente», porque el contenido de esta resolución recogía explícitamente que «a ETA sólo le queda un destino: disolverse y deponer las armas». En este sentido, el presidente de la AVT se preguntó: «¿Nos puede decir Zapatero el nombre y los apellidos de los terroristas que han decidido abandonar la violencia?, ¿No será “Txapote”?». Además, Alcaraz recordó que el texto recogía también que «la violencia no tiene precio político y la democracia española nunca aceptará el chantaje de la violencia». Según dijo, «otra mentira más».
Por su parte, Teresa Jiménez Becerril señaló que acababa de llegar del Parlamento Europeo, «donde he ido a contar el daño que ETA nos causó y el porqué no es moral negociar con quien ni se arrepiente, ni deja las armas. No se imaginan lo triste que puede llegar a ser ir mendigando a un diputado inglés, a un belga y a una irlandesa un poco de comprensión, sabiendo que al final, seguramente, darán su apoyo a este vergonzoso proceso de paz».

Precisamente, de cara al debate del día 25 de octubre en el Parlamento Europeo, las víctimas han comenzado a movilizarse para estar presentes. Miembros del colectivo de víctimas y del Parlamento de Estrasburgo están haciendo gestiones para reservar unas plazas en la tribuna de invitados a afectados por el terrorismo. Pero la lucha de las víctimas no acaba ahí, y según anunció Alcaraz, realizarán una «rebelión cívica» en Bruselas, donde harán una nueva protesta.

Gotzone Mora sí quiso distinguir entre víctimas y verdugos. Por eso, aseguró que «el bien es apoyar a las víctimas del terrorismo y el mal es sentarse a negociar o hacer concesiones a Josu Ternera, Otegui, al asesino De Juana Chaos y a cualquier otro que representa a una banda terrorista como es ETA-Batasuna».

De nuevo en referencia a las trabas de la Delegación del Gobierno que sembraron la polémica, Alcaraz acabó su intervención llamando a la «rebelión cívica en España», y pidiendo que estas voces superen en decibelios al ruido de las pistolas de ETA».

El «proceso»: las razones del bloqueo
J. M. Zuloaga La Razón 2 Octubre 2006

Madrid- La situación de «bloqueo» en la que se encuentra el «proceso» se debe a que el Gobierno y ETA mantienen dos concepciones diferentes del mismo. El Ejecutivo piensa que es un camino para llegar a la paz, al final del terrorismo. La banda, por el contrario, fiel a su historia y a los que han sido sus objetivos estratégicos, lo concibe como un medio para lograr la independencia del País Vasco (con la anexión de Navarra y territorios del sur de Francia) en el que quiere implantar el «socialismo» (una república de carácter marxista).

Algo ha tenido que fallar para que una negociación que se presentaba como la principal baza política de nuestro Gobierno haya encallado en tan poco espacio de tiempo. Las conversaciones previas que ambas partes han mantenido durante años, a través de los socialistas vascos y Batasuna, o directamente con la banda, no parecen haber servido para otra cosa que para conseguir la declaración de alto el fuego. Y eso a cambio de unas concesiones que los terroristas reclaman pero que el Ejecutivo ignora.

Mala información
Descartada la mala fe del Gobierno, hay que pensar que no ha tenido buena información. Los que le contaron que ETA estaba dispuesta a dejar las armas y poco menos que a rendirse (como los que, más tarde, le transmitieron que Batasuna estaba presta a legalizarse) manejaban fuentes a las que no se les debe consultar ni la hora o actuaban bajo el peligroso principio de decir al que está en el poder lo que quiere oír. O, lo que es peor, se guiaban por un voluntarismo suicida, según el cual los pistoleros estaban ya aburridos de serlo.

¿De qué datos concretos disponía el Gobierno para pensar que las cosas habían cambiado en ETA? Hay un personaje que tiene todas las claves para contestar a esta pregunta: el dirigente socialista vasco Jesús Eguiguren, que permanece en un absoluto silencio (¿obligado o voluntario?) y que ha sido el protagonista, junto con el etarra José Antonio Urruticoechea Bengoechea, «Josu Ternera», de las conversaciones previas que condujeron a la declaración de alto el fuego.

Eguiguren es una persona que vive desde hace muchos años con la obsesión de la «solución negociada» (del «conflicto», como tanto les gusta a los terroristas denominar el problema que ellos mismos han creado). Basta repasar las hemerotecas para encontrar numerosas declaraciones, en las que, ante el comienzo de una negociaciones, anunciaba el inminente final de ETA (1988-1989). Es más menos lo que, por lo visto, ha aventurado ahora, esperemos que con más tino, porque desde entonces la banda ha asesinado a muchas personas.

Un político tan proclive a las posturas negociadoras, defendidas por ETA desde la década de los setenta, cuando se apercibió de que no podía derrotar «militarmente» a España, ¿era la persona idónea para mantener los contactos con la banda? ¿No hubiera sido mejor un personaje no tan involucrado en el problema? Son preguntas cuya contestación ya no va resolver nada pero que pueden dar una pista sobre lo que ha ocurrido.

Compromisos
La situación de «bloqueo» se debe también, además de la diferente concepción del «proceso», a que la banda reclama el cumplimiento de unos compromisos que supuestamente se le hicieron y que fueron los que le decidieron a conceder el alto el fuego. Los meses previos al anuncio de la tregua estuvieron salpicados de tomas de postura de quienes dentro ETA se oponían a esta medida. LA RAZÓN informó en exclusiva de la carta que el preso José Javier Arizcuren, «Kantauri», miembro de una «ejecutiva» etarra dentro de las cárceles, con tanto peso como la que está en el exterior, había mandado a sus compañeros. Sólo una labor «pedagógica» de Josu Ternera, que esgrimió ante los «irreductibles», esos supuestos compromisos, consiguió convencer a la mayoría en una organización en la que se debaten los pasos a dar pero que, una vez decididos, ya no se discuten.

El Gobierno, en el segundo año de su mandato, se encontraba en caída libre en las encuestas. El PP no sólo se le había acercado sino que, según algunos sondeos, superaba al PSOE. La tregua era necesaria si se quería invertir esa tendencia y el anuncio de ETA lo permitió. Cabe pensar que Eguiguren y los que le acompañaron a los contactos con «Ternera» forzaron la situación. Las conversaciones previas, como ha quedado demostrado, no habían «cocinado» de manera suficiente el asunto y no se habían previsto muchas circunstancias. ¿Se prometió? ¿Se dieron por supuestas muchas cosas? ¿Se dieron a entender otras? Da lo mismo. ETA tomó nota de lo que, pensaban ellos, se le concedía y puso en marcha la maquinaria de la tregua para seguir en el camino de la consecución de sus objetivos.

Era una estrategia peligrosa y equivocada. La bestia no iba a tardar mucho en reclamar lo que consideraba suyo con advertencias tan significativas como la de que no se podía utilizar el «proceso» para tratar de obtener réditos electorales. El Gobierno había ganado la batalla de las encuestas pero se metía en un laberinto sin mapa.

Dos soluciones
Ante la situación de «bloqueo» caben dos soluciones. La que, al parecer, se intenta por parte de los socialistas vascos con el beneplácito de La Moncloa: constituir a toda costa la famosa «mesa» para que los proetarras, y también los nacionalista, piden contenidos concretos (en una palabra, discutir los plazos y los métodos que lleven a la independencia), y, de paso, hallar una fórmula para que Batasuna, legal o no, participe.

O por el contrario, suspender temporalmente el proceso, buscar un acercamiento sincero, sin trampas, con el Partido Popular y transmitir a los pistoleros y a los que les apoyan una imagen de unidad desde la unidad de España. Si alguien pretende ganar votos con el terrorismo que mire hacia atrás. No está tan lejano el 14 de marzo de 2004. Al final, siempre se pierde.

La AVT anuncia en Sevilla una "rebelión cívica" contra el proceso de paz con ETA
Hizo este anuncio tras la manifestación convocada por la propia organización, que congregó a miles de personas.
Efe. Sevilla El Confidencial 2 Octubre 2006

El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Francisco José Alcaraz, convocó el domingo en Sevilla a una "rebelión cívica" contra el proceso de diálogo con ETA y para "saber la verdad" de los atentados del 11-M.

Alcaraz hizo este anuncio al clausurar la manifestación convocada por la AVT -sobre la que rehusó facilitar el número de asistentes, aunque fuentes policiales calcula unas 40.000 personas - que congregó a miles de personas, muchas de ellas llegadas a la capital andaluza en los 260 autobuses fletados por la organización.

Esta "rebelión cívica" incluirá una próxima movilización en Bruselas, en protesta por que el Parlamento Europeo debata sobre este proceso de paz, iniciativa que Alcaraz calificó de "vergonzosa".

Interpretó que dicho debate evidencia "el precio político que el Gobierno ya ha pagado a ETA", pues uno de los objetivos de la banda terrorista es "internacionalizar el mal llamado conflicto vasco"·

El presidente de la AVT, al igual que los demás oradores, centró sus críticas en el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y en su Gobierno, al que calificó de "miserable y cobarde", y al que acusó de rendirse "ante las pretensiones de una banda terrorista". Aseguró que las movilizaciones de la AVT han conseguido "que los plazos pactados con ETA no se cumplan" y las justificó por que, en su opinión, "la sociedad está harta de un Gobierno que no vela por los intereses de millones de ciudadanos frente al chantaje de una banda de asesinos". "A esto se le llama, señor Rodríguez Zapatero, traición", espetó.

Ironizó sobre las advertencias de las autoridades para que la manifestación se ajustase a los niveles acústicos permitidos y apeló "al respeto a las víctimas" para invitar a que la voz "de los millones de personas" contrarias al proceso de paz "superen en decibelios al ruido de las pistolas de ETA". "El mayor respeto que pedimos las víctimas del terrorismo es que se sepa la verdad, pese a quien pese y caiga quien caiga", concluyó.

"¡Valiente!, ¡valiente!"
La profesora del País Vaco Gotzne Mora, recibida con gritos de "¡valiente!, ¡valiente!", destacó la "muerte civil" que padece la "resistencia activa constitucionalista", vasca y opinó que "cualquier negociación con los asesinos de ETA" o mantener una "equidistancia" respecto al proceso de paz o ante "las dudas del 11-M "supone legitimar los asesinatos y dar la espalda a las víctimas".

Teresa Jiménez Bacerril, hermana del concejal sevillano del PP asesinado junto a su esposa, declaró sentirse "orgullosa" de Sevilla "una tierra donde a los terroristas se les llama asesinos y donde cualquier español puede vivir sin miedo"

Censuró la ausencia en la manifestación del presidente andaluz y del alcalde de Sevilla, los socialistas Manuel Chaves y Alfredo Sánchez Monteseirín, aunque dijo que "no sería coherente que vinieran a darle un abrazo en público a mi madre cuando la están traicionado a sus espaldas".

Acebes, Astarloa y Arenas encabezan la manifestación
La manifestación, convocada bajo los lemas "Queremos saber la verdad" y "Rendición, en mi nombre no", contó con una amplia representación del PP, encabezada por su secretario general, Angel Acebes; el secretario ejecutivo de Justicia, Ignacio Astarloa, y el presidente regional, Javier Arenas.

Acebes dijo a los periodistas que Rodríguez Zapatero está "cada vez más sólo en su política de cesión ante ETA y los terroristas". Opinó que esta manifestación testimonia "la impresionante fortaleza de la sociedad ante el terrorismo y ante la inquietante debilidad del gobierno ante ETA".

La marcha se desarrolló sin incidentes, aunque cinco personas de avanzada edad tuvieron que ser evacuadas por Protección Civil a consecuencia de lipotimias o caídas, y los organizadores censuraron lo que consideraron escasa colaboración de las autoridades.

GARZÓN CITA A YOLANDA MORIN EN AUDIENCIA NACIONAL
Nota de prensa Plataforma España y Libertad  2 Octubre 2006

El Juzgado Central nº 5 de la Audiencia Nacional, cuyo titular es Baltasar Garzón ha citado a la Coordinadora General de Plataforma España y Libertad para que se ratifique en al denuncia interpuesta en su día contra los mandos policiales ante la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Bilbao, 2 de octubre de 2006.- El Juzgado Central nº 5 de la Audiencia Nacional, cuyo titular es Baltasar Garzón ha citado a la Coordinadora General de Plataforma España y Libertad para que se ratifique en al denuncia interpuesta en su día contra los mandos policiales ante la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

A tales efectos la coordinadora general de España y Libertad comparecerá en la Audiencia Nacional el próximo día 4 a las 10 horas para manifestar a Garzón que considera que carece de jurisdicción para investigar tales delitos y que su actuación no puede ir más allá de prevenir que el documento dubitado surta efectos en el Sumario 9/03 a la espera del resultado de la investigaciones realizadas por el órgano jurisdiccional adecuado. Y que por tanto la ratificación de la denuncia se realizará ante el juzgado competente y no ante el Juzgado Central nº 5 de la Audiencia Nacional, acto que resultaría nulo de pleno derecho.

Plataforma España y Libertad acompañará los escritos a través de los que promovió cuestión de competencia por inhibitoria ante los Juzgados de Plaza de Castilla y el escrito que se presentará ante la Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitando que la misma cumpla con su obligación legal de velar por la integridad de la jurisdicción y en su virtud inste la remisión de actuaciones por parte de Garzón al Juzgado competente.

Tras la comparecencia, Yolanda Morín atenderá a los medios que lo deseen a la salida de las dependencias de la Audiencia Nacional y facilitará a los medios copia de los documentos presentados.

En este sentido recordamos que España y Libertad ya interpuso el pasado día 26 cuestión de competencia por inhibitoria al comprobar que la Fiscalía de la Audiencia Nacional, en vez de solicitar la retirada del informe manipulado en el sumario del 11-M para su sustitución por el original y remitir las actuaciones al juzgado competente, remitió nuestra denuncia presentada el día 22 de septiembre al juzgado de Garzón.

Tal y como España y Libertad sospechaba, la intervención de Garzón en la investigación de la falsedad documental descubierta por el diario El Mundo, parece apuntar a desacreditar la opinión profesional de los peritos que relacionaban a ETA con uno de los implicados en los atentados del 11-M, a través del indicio del acido bórico hallado en casa de Hassan El Haski y un piso franco de los etarras en Salamanca.

Más información, Pelayo Uría, Dep. Prensa
902.445.450,GSM: 678 61 61 77
info@e-libertad.es, http://www.e-libertad.es

Terrorismo
LA GUARDIA CIVIL RECIBE ÓRDENES DE NO PROVOCAR A LOS PROETARRAS
Tales órdenes equivalen a facilitar la actividad delictiva de los violentos, y demuestra la nula voluntad del gobierno de perseguir tales actitudes, a las que, no lo olvidemos, ya el Presidente del gobierno en sede parlamentaria quitó importancia, al decir que el proceso de negociación iba a seguir adelante aunque la violencia callejera no cesase.
Redacción minutodigital 2 Octubre 2006

El nivel de degradación a que ha llegado este gobierno en su pacto con ETA no tiene límites. Su última instrucción para contentar a los terroristas ha sido impartir órdenes de no salir a la calle más de lo estrictamente necesario a la Guardia Civil en el País Vasco.

Según fuentes de la Asociación Independiente de la Guardia Civil (Asigc), el objetivo de esta iniciativa es "no provocar" a los jóvenes proetarras que practican el terrorismo callejero estos últimos días.

"Estamos aplicando servicios mínimos", explica uno de los guardias afectados. Según recoge el rotativo La Gaceta de los Negocios, estas ordenanzas se remontan a principios de septiembre y, aunque los agentes no lo quieren precisar, su origen hay que buscarlo en el Ministerio del Interior. “Claro, es que con estar allí, según ellos, ya estamos provocando”, comenta enfadado un agente del cuerpo, que prefiere no ser identificado. El Gobierno quiere cumplir así con una de las exigencias que la banda terrorista ETA viene solicitando en sus últimos comunicados: que se ponga fin a lo que llaman represión de que es objeto el mundo proetarra por parte de las fuerzas de seguridad y los jueces. Como el gobierno no puede dar la orden directamente de hacer la vista gorda ante los atentados de la kale borroka y demás actividades de Batasuna, ordena a la Guardia Civil reducir sus salidas y controles. La Gaceta de los Negocios afirma que los agentes de la Benemérita se encuentran recluidos en los cuarteles, a excepción de aquellos que tienen que salir para labores básicas.

Tales órdenes equivalen a facilitar la actividad delictiva de los violentos, y demuestra la nula voluntad del gobierno de perseguir tales actitudes, a las que, no lo olvidemos, ya el Presidente del gobierno en sede parlamentaria quitó importancia, al decir que el proceso de negociación iba a seguir adelante aunque la violencia callejera no cesase.

Interior forzó la salida del director de la Policía para frenar el escándalo por el ‘chivatazo’ a ETA
@O. L. F. El Confidencial 2 Octubre 2006

La salida de Víctor García Hidalgo de la dirección general de la Policía el pasado 8 de septiembre no fue fruto de una petición del político vasco -como entonces se encargó de recalcar Moncloa- sino una decisión de Alfredo Pérez Rubalcaba, quien con su cese intentaba poner fin al creciente malestar que el escándalo por el chivatazo a ETA había provocado en el seno de las Fuerzas de Seguridad del Estado y en la opinión pública. Así lo han asegurado en las últimas semanas a El Confidencial diversas fuentes policiales y políticas consultadas, que coinciden en señalar que la remodelación que preparaba el ministro del Interior era mucho menor en principio, pero que la reacción de uno de los principales afectados por la misma, el entonces comisario general de Información, Telesforo Rubio, llevó al político cántabro a ampliarla.

Siempre según estas fuentes, la primera idea de Interior era mover sólo algunas piezas del organigrama policial, entre ellas al cuestionado máximo responsable de la lucha antiterrorista, con la excusa de una promoción interna de los afectados. Sin embargo, el motivo que llevaba a Alfredo Pérez Rubalcaba a dar ese golpe de timón era poner fin al mal ambiente que dentro del Cuerpo había causado el escándalo del chivatazo a ETA que obligó al juez Fernando Grande-Marlaska a retrasar en mayo una operación contra la red de extorsión de la banda armada. La investigación que la Audiencia Nacional lleva a cabo ya apuntaba entonces precisamente hacia agentes de la Comisaría General de Información como los presuntos autores de la llamada a uno de los integrantes de la trama etarra para alertarle de las pesquisas.

Telesforo Rubio se negó entonces a que su cese pudiera ser interpretado como fruto de su supuesta implicación en aquel oscuro suceso -algo que él siempre ha negado recordando que él quedó al margen de la investigación precisamente por orden del juez-, y por ello se puso en contacto con el propio ministro y con el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, a los que conminó a buscar otros chivos expiatorios para el escándalo. Sorprendentemente, Interior decidió entonces incluir en la remodelación a Víctor García Hidalgo en su condición de primer responsable político de la Policía. La excusa buscada para justificar su inesperada salida fue una supuesta petición de abandonar el cargo que el propio afectado habría hecho a Alfredo Pérez Rubalcaba cuando éste había sucedido a José Antonio Alonso al frente del departamento.

Fuentes policiales aseguran a El Confidencial que el ministro intentó disimular aún más los verdaderos motivos del cambio con una importante remodelación del departamento que le llevó a unificar las direcciones generales de la Policía y de la Guardia Civil en una sola, al frente de la cual mantuvo al máximo responsable de la Benemérita, Joan Mesquida. Un inesperado movimiento que rescataba del cajón del olvido una de las propuestas electorales del PSOE en las que se hablaba de una unificación en el mando de los dos Cuerpos de Seguridad del Estado.

Malestar en el PSE
El cese de Víctor García Hidalgo no cayó bien en el seno del PSE –partido al que pertenece el afectado- entre otros motivos porque sus dirigentes se enteraron del mismo por los medios de comunicación. Los dirigentes socialistas vascos consideraban la presencia de su correligionario al frente de la Dirección General de la Policía como su cuota de poder en el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y que, por ello, Alfredo Pérez Rubalcaba debería haberles comunicado con antelación su salida del mismo. Alguno, incluso, apunta a este diario que el ministro del Interior debería haberles ofrecido otro cargo relevante, “como ha hecho el presidente con los catalanes, a los que ha mantenido al frente del Ministerio de Industria tras la salida de José Montilla”.

De hecho, la noticia corrió aquel día como un reguero de pólvora en las filas del PSE, la mayoría de cuyos miembros no salía de su asombro al enterarse. Como asegura a este diario un destacado político socialistas vasco, algunos dirigentes telefonearon al secretario de organización de la formación en Euskadi, Rodolfo Ares, para preguntarle si él, por la buena relación que mantiene con el ministro del Interior, estaba al corriente del inesperado movimiento. Ares lo negó.

Sumario secreto
Mientras tanto, la investigación del chivatazo a ETA -ahora en manos de Baltasar Garzón, quien relevó a Grande-Marlaska al frente del Juzgado de Instrucción número 5- continúa adelante bajo secreto de sumario. A pesar de éste, el pasado viernes se supo que la Guardia Civil había entregado al juez instructor un informe que analizaba los cientos de llamadas telefónicas realizadas aquel 4 de mayo, en torno a las once de la mañana, a terminales móviles situados en ese momento en las inmediaciones del bar Faisán de Irún, y que entre ellas aparecía una realizada por el jefe de seguridad del PSOE, Fernando Mariscal, desde la sede central socialista de la calle Ferraz de Madrid.

Según la versión del Gobierno y del partido socialista, el jefe de seguridad del PSOE telefoneó aquella mañana a su amigo Manuel Risco, jefe de la Brigada Operativa de San Sebastián, para felicitarle por su cumpleaños. Tanto las fuentes gubernamentales como las del partido aseguran que ésa no fue la llamada que alertó al sospechoso sobre los planes policiales. Fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que, de hecho, el juez Baltasar Garzón aún no ha llamado a declarar a Mariscal a pesar de que el informe obra en su poder desde hace bastantes semanas.

Los autores del informe del ácido bórico recurren la competencia de Garzón
Piden a la Sala Penal de la Audiencia que envíe a los juzgados ordinarios la posible falsedad
F. Velasco La Razón 2 Octubre 2006

Madrid. Los tres policías imputados por un delito de falsedad por el juez Baltasar Garzón no piensan permanecer impasibles ante esa acusación y sus abogados han comenzado a desplegar toda una serie de iniciativas jurídicas. La primera, y fundamental, es acudir directamente a la Sala Penal de la Audiencia Nacional para plantear la falta de competencia de Garzón a la hora de investigar nada relacionado con la presunta falsificación de determinados informes relacionados con el 11-M, según confirmaron a LA RAZÓN fuentes de la Confederación Española de Policía (CEP), cuyos servicios jurídicos han asumido la defensa de los tres agentes.

En este sentido, se esgrime que en el auto de imputación que dictó Baltasar Garzón no existe «ninguna vinculación ni referencia alguna al origen del sumario», al del atentado cometido por islamistas contra la Casa de España en Casablanca, «ni ninguna conexión con delitos de terrorismo».

Junto a ello, se sostiene que las diligencias practicadas por Garzón en relación con los tres policías imputados por él han ido encaminadas exclusivamente a determinar la posible falsedad documental, «que no es un delito que entre en la competencia de la Audiencia Nacional».

Por este motivo, acudirán directamente a la Sala de lo Penal para plantear la falta de competencia del magistrado, «porque ésta ya se ha pronunciado y no se ha producido nada para que pueda cambiar su criterio».

En relación con la imputación de los tres peritos que relacionaron ETA con los atentados del 11-M, Ignacio López, presidente de la CEP, declaró ayer a este periódico que, con respeto escrupuloso a la acción de la Justicia, «ni de lo practicado hasta ahora, ni de los registros efectuados ni de la argumentación del auto del Juzgado Central número 5 -el de la imputación- se infiere causa alguna de culpabilidad» de los tres policías.

En cambio,y tras defender la actuación de esos agentes en lo relacionado con los citados informes, dijo que lo esencial es determinar «cómo es posible que un informe pericial, que tiene que ir rubricado por los miembros que hayan practicado las pruebas, sea luego firmado por un único perito que, además, no haya participado en ellas».

En esta línea, Ignacio López resaltó que, en su opinión, «es evidente que los tres peritos -los imputados por Garzón por un delito de falsedad, castigado con penas de 3 a 6 años de cárcel- firmaron un informe que fue modificado y firmado por otro. Esto es lo realmente importante y no lo relativo a las fechas».

«Si los tres peritos, que estaban habilitados para realizar el informe, mantienen la vigencia del mismo, todo lo demás no dejará de ser maniobras de distracción», concluyó el presidente de la Confederación Española de Policía.

EL SINDICATO MANOS LIMPIAS SE QUERELLA CONTRA EL JUEZ
El registro de Garzón avala la tesis de los tres peritos mientras que sus abogados recurren la imputación
El magistrado tuvo cerca de 30 horas a su disposición a uno de los tres peritos que realizaron el informe que relacionaba a ETA con uno de los imputados del 11-M. Precisamente al que asumió la autoría del análisis. Como a los otros dos, le había citado en calidad de testigo y salió de la Audiencia imputado. Según desvela El Mundo, Garzón no consiguió el objetivo buscado al ordenar el registro en las dependencias de la Policía Científica: encontrar pruebas que avalaran la imputación por "falsedad en documento oficial". Por el contrario, ese registro exculpó a los tres agentes e incriminó a sus superiores. Los abogados de los peritos y el sindicato Manos Limpias han recurrido el auto de Garzón.
Libertad Digital 2 Octubre 2006

Ese registro se practicó el pasado viernes a las tres de la tarde y se prolongó hasta las once y media de la noche. El Mundo detalla este lunes que lo incautado avala "punto por punto las tesis de los peritos que realizaron el informe que relaciona a la banda terrorista ETA con uno de los principales imputados del 11-M". Lo llevaron a cabo dos inspectores de la Unidad Central de Inteligencia expertos en informática, otros dos agentes vigilaron la puerta de entrada a la oficina en la que los tres peritos tienen sus ordenadores y archivos y otros dos funcionarios ayudaron a la secretaria judicial.
El objetivo del juez era encontrar pruebas que avalaran la imputación por falsedad en documento oficial. Apunta el diario que con este registro, Garzón pretendía "desbaratar los argumentos de Manuel Escribano, el perito que asumió la autoría del análisis sobre la sustancia encontrada en el domicilio de Hasan Haski, que se llevó a cabo en el laboratorio de la Unidad de Análisis de la Policía Científica el 21 de marzo de 2005".

Sin embargo, la actuación policial en las dependencias de la Policía Científica, en la que estuvo presente el propio Escribano tomando notas con "su habitual minuciosidad", dejó el resultado contrario para el juez porque exculpa a los tres peritos e incrimina a sus superiores.

En ese registro los agentes encontraron grabado en un disquete de ordenador el informe 48-Q3-05, que determinó que la sustancia encontrada a Haski era ácido bórico. Es "exactamente igual al original que se entregó, en copia de papel y firmado por los tres peritos, a su jefe, Francisco Ramírez, el día 21 de marzo de 2005". Y también es el mismo que los tres peritos entregaron el pasado 11 de julio al jefe de la Unidad de Análisis, José Andradas, después de constatar que el primero había sido sustituido por otro falso firmado por el jefe de sección Francisco Ramírez.

Las presiones del jefe de los peritos
En el registro los agentes también encontraron un cuaderno manuscrito de Escribano donde el perito anota todos sus análisis. Ahí no sólo estaba consignado el informe manipulado por Ramírez sino que aparecen reflejadas las presiones que el perito recibió de sus superiores para que cambiara el texto. Detalla El Mundo que "en la misma hoja del cuaderno donde se reseña el informe, también escrito a mano, se hace constar que el día 22 de marzo de 2005 Ramírez pretendió que se modificaran las observaciones del informe pericial. Asimismo, Escribano apuntó que el día 24 de marzo (dos días después de la fecha que figura en el informe falso remitido al juez Del Olmo por Ramírez) el jefe de sección de la Unidad de Análisis volvió a insistir en su petición de que se retirasen las observaciones que vinculan al imputado por el atentado del 11-M con ETA".

Recuerda el diario que Escribano ha llevado a cabo cerca de 1.000 informes de explosivos en sus casi 18 años como facultativo de la Policía Científica y que hasta ahora "ninguno de sus informes había sido sometido a revisión o modificación por sus jefes. El primero ha sido justamente el que relaciona al 11-M con ETA".

Y concluye la noticia que firma Casimiro García Abadillo que "el tercer y definitivo dato que respalda la tesis de los peritos -es decir, que fueron su jefe, el señor Ramírez, y sus superiores los responsables de un delito de falsedad en documento público, y no ellos- es el libro de registro del laboratorio de la Unidad de Análisis". Es aquí donde consta que fue Escribano y no Ramírez el encargado de hacer los análisis sobre la sustancia encontrada en el domicilio de Hasan Haski.

El trato del juez a Escribano y su sarcasmos
Durante las cerca de 30 horas que Garzón tuvo a su disposición a Escribano, el juez "trató de forma muy dura" al perito. Según El Mundo, "en repetidas ocasiones le dijo que no le gritara (el perito tiene un elevado tono de voz, pero nunca le gritó) e incluso le advirtió de que no se riera de él, cosa que en ningún caso hizo el facultativo".

Antes había comparecido la también perito Isabel López, "quien, fruto de la presión a la que fue sometida, se echó a llorar delante del juez. Cuando la perito le mostró unos documentos que demostraban que las observaciones que interrelacionan sustancias son muy comunes en los informes periciales, Garzón le dijo en tono sarcástico que algunos de esos papeles se iban a ver pronto publicados en El Mundo".

HALLAZGO "FORTUITO" EN PLENA ESCALADA DEL TERRORISMO CALLEJERO
Policías franceses encuentran cerca de la frontera un escondite de ETA con armas
La Policía gala descubrió a finales de la pasada semana un escondite utilizado por ETA para guardar armas y productos con los que fabrica sus explosivos. El hallazgo, que no ha trascendido hasta este lunes, es el primero que se produce desde el pasado mes de marzo, cuando los agentes encontraron 650 kilogramos de polvo de aluminio y nitrato y decenas de detonadores y temporizadores en el suroeste del país vecino. El de ahora llega cuando la banda terrorista ha elevado el tono de sus amenazas y se ha disparado el terrorismo callejero.
EFE Libertad Digital 2 Octubre 2006

Agentes de la Policía francesa han descubierto muy cerca de la frontera con España un escondite de armas y productos susceptibles de servir para fabricar explosivos que atribuyen a ETA. Se trata de una decena de armas y de una cantidad todavía por determinar de clorato y polvo de aluminio. Estaba oculto bajo unas piedras. Según la agencia gubernamental EFE, el hallazgo se produjo la semana pasada de forma "fortuita" y no se han practicado detenciones relacionadas con él.

La nota difundida apunta que "los investigadores creen que se trata de un escondite antiguo, probablemente anterior al alto el fuego declarado por ETA a finales del pasado marzo, si bien no pueden datarlo con precisión". Y apostilla que "se trata aparentemente del primer hallazgo de este tipo en Francia desde marzo pasado".

Entonces, la policía francesa encontró unos 650 kilogramos de polvo de aluminio y nitrato y decenas de detonadores y temporizadores en un hangar agrícola en el departamento del Lot, al suroeste del país. Dos semanas antes, en ese mismo departamento, dos etarras atacaron a un par de gendarmes, a los que robaron sus armas reglamentarias y parte de sus uniformes.

Javier Moreno, concejal del PP en Astigarraga (Guipúzcoa):
«En mi pueblo no me hablan, me mandan cartas porque tienen miedo»

«Llevo año y medio de concejal y es la primera vez que sufro en mis carnes el amedrentamiento de Batasuna»
C. Morodo La Razón 2 Octubre 2006

Madrid- La localidad guipuzcoana de Astigarraga es bastión abertzale, gobernado por Batasuna hasta su ilegalización. El alto el fuego de ETA ha dado alas a sus herederos, la plataforma también ilegalizada «Astigarragatarrok», que aparece y desaparece en los plenos consistoriales con absoluta impunidad, como ocurre en tantos otros ayuntamientos vascos. Javier Moreno, 22 años, es el único concejal del PP en este pueblo de 4.500 habitantes, un microcosmos, por cierto, de la «nación vasca» nacionalista.

Este verano fue agredido e insultado por los batasunos al terminar el debate de una moción, le zarandearon y le escupieron en la cara. No se hablaba de presos ni de otra cuestión sensible para una crecida izquierda «abertzale», sino de la construcción de una incineradora de residuos. «Nadie puede querer el fin de ETA y la paz más que nosotros. Nadie. Pero no hay paz sin libertad y en juego no está sólo el supuesto fin de la violencia, sino también la libertad», advierte.

-¿Cómo están los ánimos en el País Vasco? ¿Usted percibe mayor o menor confianza en el fin definitivo de la violencia?
-Es verdad que uno puede pensar que vive más tranquilo porque, de momento, ya no tiene miedo a que le peguen dos tiros en la nuca... Pero hay terrorismo callejero, han vuelto las amenazas a los concejales, la presión social se ha incrementado después de un tiempo en el que Batasuna se había visto obligada a esconderse y a replegarse a causa de su ilegalización. Quienes vivimos aquí notamos cada día cómo todo el entorno batasuno se siente fuerte y capaz de ganar su guerra. La política del Gobierno nos está haciendo volver a los tiempos en los que la mayoría consideraba a Batasuna como un partido más. Campan a sus anchas, aunque el Tribunal Supremo haya dictaminado que son ETA.

-Al menos, el alto el fuego le permitirá moverse con más libertad.
-Bueno, todo dentro de un límite. Hay que estar aquí para saber lo que es esto. Astigarraga es un pueblo muy difícil... Mantengo dos escoltas que me acompañan a todas partes cuando salgo de mi domicilio. Nunca te llegas a acostumbrar a las limitaciones que te impone la escolta y ojalá pudiera prescindir de ella hoy mismo, pero las cosas no hacen aconsejable esa decisión. La tregua ha hecho que haya quien te mire más raro de lo habitual y que incluso te recrimine que mantengas la protección, como si, por ello, estuvieras poniendo piedras al llamado «proceso».

-Pero si la tregua sigue vigente, ¿se planteará recuperar una vida normal?
-Han vuelto las amenazas en la calle, ha vuelto la presión y ha vuelto el terrorismo callejero. Cada vez con mayor frecuencia hay incidentes en los plenos de los Ayuntamientos... La situación es incómoda, como ya le he dicho, la escolta me limita por completo mi vida, pero no me planteo renunciar a ella.

-¿Algún compañero suyo lo ha hecho?
-No, nadie. Aunque sí que he escuchado que algún socialista sí ha prescindido de la protección.

-Después de más de tres años sin muertos, después de más de seis meses de tregua, ¿usted todavía siente miedo?
-Debería decir que no, y es verdad que piensas que, de momento, no hay peligro del tiro en la nuca... Pero, por ejemplo, cuando asistes a los plenos en municipios como Astigarraga es inevitable sentir algo de miedo porque nunca sabes si los de Batasuna se van a presentar o no. Vienen y se van con total impunidad, y esto te obliga a estar tenso y nervioso.

-¿Está habiendo últimamente muchos incidentes en su pueblo?
-Este verano montaron una bastante grande con el pretexto del debate de una incineradora de residuos. Se presentó la ex alcaldesa de HB con tres concejales más y reventaron el Pleno, sin que el alcalde, nacionalista, hiciese nada para impedirlo. Aquello ha sido la experiencia más humillante de mi vida, porque cuando se levantó la sesión nos estaban esperando en la calle y nos recibieron con escupitazos. Mientras los escoltas te sacan de allí sientes una impotencia absoluta porque no puedes hacer nada. Nos rodearon el coche y se liaron a puñetazos con él, nos gritaron que «esto se arreglaba con dos tiros»... Mi carrera política empezó a ser más intensa en la etapa en la que la presión «abertzale» había prácticamente desaparecido como consecuencia de la política del Gobierno de Aznar. Los frutos de esa política, que contaba entonces con la colaboración del PSOE, se sentían todavía en los inicios de esta legislatura, pero ahora es cuando, por primera vez, estoy viviendo en carne propia la estrategia batasuna del amedrentamiento.

-¿En el Ayuntamiento de Astigarraga hay alguna representación permanente de Batasuna?
-Que sepa yo, el secretario interventor.

-¿Y qué ha cambiado en el pueblo en el que ejerce de concejal desde que se declaró el alto el fuego?
-Yo no sólo voy a los plenos, sino que también intento frecuentar la calle y pasear, aunque sea incómodo. Llevamos seis meses de tregua, pero la gente tiene miedo de acercarse y es muy raro que te salude. De puertas para adentro es otra cosa, claro, pero la batalla por la libertad hay que darla de puertas para afuera, en público, y ahí no hay avances. Entre las cosas que más me han llamado la atención desde que tomé posesión como concejal están las numerosas cartas de vecinos que llegan al despacho. Utilizan esa vía tan discreta para informarte de que tienen problemas con esto o con aquello y que necesitan tu ayuda. Te adjuntan su teléfono para que seas tú quien contactes con ellos o incluso te piden que vayas a visitarlos a su domicilio y así ellos se evitan tener que venir al Ayuntamiento, dar la cara y preguntar directamente por el portavoz del Grupo Popular. Yo estoy todos los días en mi despacho trabajando, y nunca recibo visitas. Cartas, sí, muchas. Astigarraga es un municipio de 4.500 habitantes, que ha gobernado siempre Batasuna, en el que todo el mundo se conoce, y en el que se asume la regla de que relacionarse con los del PP está mal visto hasta para hablar de temas del día a día como pedir una licencia de obra o avisar de que la baldosa de la acera se ha levantado.

-Aun con todo, ¿mantiene alguna esperanza en que esto pueda terminar bien?
-Me he resistido a dejar de tener esperanzas hasta el desafiante mitin de Oiartzun. En mi opinión, eso marca un antes y un después que no se debe pasar por alto, aunque la propaganda del Gobierno haya dicho lo contrario.

-Dicen que si ustedes, los del PP, son tan críticos es para poner piedras en el camino porque no quieren que los socialistas se apunten un tanto.
-Nadie puede desear tanto como nosotros que llegue el fin definitivo de ETA y que el País Vasco sea una comunidad autónoma normal, como cualquier otra de España, en la que no haya un grupo que quiere silenciar al resto e imponerle totalitariamente su modelo de «nación». Los más de ochocientos muertos, los miles de heridos y todas las víctimas hacen inmoral una paz en la que ETA pueda obtener un precio político por dejar de matar. El camino es claro: entrega de armas y perdón a las víctimas. El PP siempre ha trabajado por esa paz, pero no por la de la rendición de la democracia.

-El rechazo de un importante sector social a su partido en el País Vasco, que salgan encuestas que dicen que crece el apoyo a la independencia... Alguna vez se habrá planteado tirar la toalla.
-Ninguna. La independencia es imposible, nunca la van a conseguir y tienen que asumirlo. Ningún Gobierno democrático puede dar nada a los terroristas, y si lo hace lo pagará muy caro.

-¿Qué espera para el País Vasco?
-Que gane la libertad.

-¿Cuando no lleva el traje de concejal del Partido Popular se siente más libre?
-Siempre llevo puesto el traje de concejal del PP. No es posible compatibilizar la dedicación a mi partido, aunque sea esporádica, con otras ocupaciones, porque aquí es muy difícil encontrar trabajo llevando escolta. A nadie le interesa tener en su empresa a una persona que va con protección porque está todo muy mezclado y puede ser que el compañero de al lado sea nacionalista o batasuno. No se quieren líos.

-Todo cambiaría si ETA se acaba, ¿no?
-Una paz a costa de olvidar a las víctimas, una paz a costa de arrinconar totalitariamente a quienes no son nacionalistas, no hará que cambie nada. Y ése es el riesgo que hay. El mal llamado «proceso de paz» se abrió de tal manera que generó grandes expectativas, y todavía hay mucha gente que está convencida de que ETA no va a volver a matar nunca más. Pero no vale con que ETA no mate, si no que tiene que hacerlo, como ya le he dicho, a cambio de nada, a cambio de aceptar que la democracia española la ha vencido. Por cierto, la explosión inicial de optimismo ha ido menguando, la gente se resiste a dejar de confiar en la paz, pero, poco a poco, está creciendo un escepticismo no confesado en público.

-¿Qué margen tiene el Gobierno para ayudar a que avance la tregua?
-Ninguno. Hasta sería un error, en un momento como éste, que se hiciese algún gesto con los presos. Cuando la otra parte no es que no se haya movido ni un milímetro de sus planteamientos, sino que se cree que ha ganado terreno y que ha avanzado posiciones, cualquier gesto lo entenderá como una muestra de debilidad.

-Bien, pero un objetivo superior puede aconsejar huir de inmovilismos absolutos y justificar ciertos sacrificios.
-A estas alturas, y después de haber asfixiado a ETA como nunca lo había estado antes, los demócratas no tenemos que hacer ningún sacrificio. Y nadie nos lo puede pedir. El camino, ya se lo he dicho antes, es la entrega de las armas y el perdón a las víctimas. Y, por supuesto, cumplimiento íntegro de condenas para quienes están en la cárcel por haber cometido crímenes execrables de los que no se arrepienten en ningún caso.

-A su juicio, ¿qué es lo que mueve al presidente del Gobierno?
-Ganar las próximas elecciones generales. Suena duro, pero es lo que parece.

«Rajoy y San Gil dicen lo mismo»
-La dirección nacional del PP hace un discurso más modulado que el del PP vasco en relación al alto el fuego.
-Los discursos de Mariano Rajoy y de María San Gil dicen lo mismo. Tanto el mensaje que se transmite desde Madrid como desde el País Vasco es muy claro.

-¿Y cree que la sociedad lo entiende o que ir contra la ilusión de la paz puede tener un alto coste?
-No puedo negar que en el País Vasco tenemos serias dificultades. Se nos presenta como el partido del «no», como el partido que no quiere ese llamado «proceso de paz», como los malos de la película. A la larga se demostrará que estamos diciendo la verdad y que nunca hemos hecho partidismo de un asunto tan grave como la lucha antiterrorista. Se demostrará que quien lleva la careta y que quien ha mentido es el PSOE, traicionando incluso sus principios tradicionales.

-Discutirá mucho de todas estas cosas con sus amigos nacionalistas.
-No tengo amigos nacionalistas. Antes sí tenía una pandilla con la que salía todos los días, pero cuando entré como concejal mi círculo de amistades se cerró. Bueno, se redujo, sin más remedio, a los compañeros del partido. Vas con la escolta y esto significa ya que la gente no quiere que la señalen por la calle y digan «mira éste que va con el concejal del Partido Popular».

Un vasco de Granada
Javier Moreno nació en Granada. Sus padres se mudaron al País Vasco por razones de trabajo cuando él tenía un año y allí siguen. La política no le viene de familia, pero a los catorce años ya estaba pegando carteles y colaborando con el llamado club juvenil del Partido Popular. Cuenta que en casa intentaron hacerle ver que esto de la política, en el País Vasco, y dentro del PP, era una «locura», pero fue él quien acabó «camelándoselos» para que dieran su bendición. Con 22 años, lleva desde junio de 2005 como concejal en Astigarraga, feudo «abertzale» que acogió reuniones de la asamblea de municipios que salió del pacto de los nacionalistas con ETA en 1998. El PP vasco echa mano de los más jóvenes para cubrir incómodos huecos en los bastiones batasunos y a él le tocó tapar la baja de una renuncia por miedo.
Recortes de Prensa   Página Inicial