AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 6 Octubre  2006
Manifiesto de Foro El Salvador ante las diversas agresiones totalitarias perpetradas contra Navarra.
Foro El Salvador  6 Octubre 2006

Foro El Salvador, asociación nacida en defensa de las víctimas del terrorismo y del pluralismo social y cultural anegado por el nacionalismo excluyente, desea manifestar su preocupación ante la situación a la que se está arrastrando a Navarra en el marco del mal denominado “proceso de paz”.

El terrorismo de ETA sigue actuando impunemente en nuestra Comunidad Foral emitiendo mensajes, de hondo calado simbólico, dirigidos a allanar la resistencia social y política de los navarros ante los siempre operativos planes anexionistas del conjunto del nacionalismo vasco. Nos referimos, entre otros, al atentado contra el comercio de un concejal regionalista en Barañain, acaso el primero de la recrudecida fase de “kale borroka”; las extorsiones a empresarios; el atentado perpetrado contra el monumento erigido en memoria de las dos últimas víctimas mortales causadas por ETA, en Sangüesa; y los realizados contra Onda Cero de Pamplona y Diario de Navarra en la persona de un repartidor del norte de la Comunidad.

Las continuas manifestaciones y demás demostraciones de poder que vienen desarrollándose en diversas localidades navarras, de la mano de organizaciones del complejo ETA/Batasuna, persiguen un doble objetivo: atemorizar a la ciudadanía movilizada en la defensa de la identidad foral navarra en el marco de la Constitución española; y trasladar a la agenda política y gestión de tiempos impuestas por ETA/Batasuna en el llamado “proceso de paz” a la propia Navarra, concebida como “precio político” de una supuesta “pacificación”.

ETA/Batasuna persiste en su tradicional esquema leninista de la conquista del poder, sirviéndose de todos los medios a su alcance que le puedan acercar a sus objetivos secesionistas y revolucionarios de siempre: participación institucional, insurrección popular, “lucha armada”, alianzas con sectores domesticables de la “burguesía progresista”, etc.

El hilo conductor de las acciones terroristas mencionadas se dirige expresamente contra la libertad de expresión y, por lo tanto, contra la libertad de conciencia; táctica empleada en toda ocasión por los totalitarios y sus colaboradores, conscientes o inconscientes, en todo el mundo.

Otros movimientos en el tablero político, como la reunión celebrada en Elizondo entre representantes del PSE-EE, PNV y la ilegal Batasuna, al objeto de “desbloquear”, supuestamente, el denominado “proceso de paz”, manifiestan igualmente una unívoca carga simbólica: Navarra es espacio decisivo en la “construcción nacional vasca”; de modo que siempre estará presente como objetivo en cualquier mesa o debate en el que se pretenda –supuestamente- afrontar el fin de la violencia terrorista.

El debate político navarro se está trasladando perversamente al binomio “progresismo versus reacción” cuando el realmente existente, y así percibido por el conjunto de la ciudadanía, es el de “terrorismo totalitario versus libertad”; eterno debate entre los liberticidas, de cualquier modalidad, y los defensores de las libertades individuales y colectivas.

Para eludir este juego perverso, que aleja a los navarros de sus intereses reales empujándolos a imprevisibles escenarios, únicamente es posible responderle desde la revitalización del Pacto Antiterrorista, la unidad de las fuerzas democráticas ante las embestidas totalitarias y excluyentes, y la rectificación en esa dirección de la desconcertante, por no aplicarle calificativos mucho más duros, táctica seguida por el Gobierno de la nación, su partido, y sus mujeres y hombres en Navarra.

Hacemos un llamamiento a la responsabilidad personal y a la conciencia ética de los políticos y dirigentes de la sociedad navarra, para que alejen definitivamente, de sus intereses partidistas a corto plazo, las tácticas y estrategias impuestas por los totalitarios; no en vano aceptar su metodología siempre implica avances en los objetivos marcados por los terroristas y sus cómplices, así como los consiguientes retrocesos en las libertades, lo que hiere gravemente a la dignidad de las personas alienadas por estas perversas maniobras políticas.

Por último, invocamos al sentido de responsabilidad histórica de los navarros para que, por encima de intereses partidistas bastardos y la supuesta amabilidad de un estilo de vida “europeo”, conformista y consumista, nos mantengamos vigilantes y en disposición de defender los principios de la foralidad en libertad en las urnas; pero también en la interacción social pacífica.

Pamplona, 4 de octubre de 2006
Para más información: Jaime Larrínaga (Presidente), 913080254
José Luis Orella (Portavoz), 630231132
José Basaburua (Delegado en Navarra), 651101668
Correo electrónico: foroelsalvador@wanadoo.es
Página web: http://www.foroelsalvador.blogia.com

De victoria en victoria hasta la derrota final
Por ROSA DÍEZ ABC  6 Octubre 2006

Esta mañana me decía un amigo: «Rosa, no le des más vueltas: ya nos han derrotado». Estábamos hablando del «proceso»; más en concreto, de la mesa de partidos cuya constitución, metodología y alcance está, según todos los datos, prácticamente ultimada.

Los periódicos del grupo Vocento han venido informando de los pasos que se estaban dando en las últimas semanas para «desatascar» ese «elemento fundamental» a juicio de los terroristas que es la mesa de partidos; después de la última amenaza de los terroristas, Moncloa y PSOE se pusieron manos a la obra. El acto terrorista de Oiarzun ha dado resultados espectacularmente positivos para la estrategia de los que acabaron disparando al aire pero anunciando que tenían la sangre (la nuestra, naturalmente) preparada. Finalmente ayer, ABC explicaba los pormenores de los acuerdos hasta ahora alcanzados, entre los que está el compromiso de abordar en ese foro extraparlamentario la autodeterminación y la territorialidad.

Es tan obvio el retroceso democrático que supone el hecho de que el PSOE, el partido que gobierna España, esté dispuesto a abordar en una mesa extraparlamentaria la autodeterminación y la territorialidad que sólo me queda denunciar el hecho; como quien presenta una demanda ante el Juzgado porque las palabras no le han servido para intentar convencer al agresor de lo inadecuado de su conducta y se siente en la necesidad de reclamar que se aplique la ley en defensa de unos derechos que considera violados.

Habrá quien diga desde las filas del Gobierno o del Partido Socialista que van a hablar de esas cosas para decir que no. No será verdad. Porque si se está dispuesto a hablar de un supuesto no aplicable en la democracia española -ni en ninguna otra-, como es la autodeterminación, es que se está dispuesto a aceptar el principio sostenido por ETA de que en España no ha habido democracia y por eso nos han perseguido y asesinado. En este caso aceptar el debate para llegar a acuerdos es aceptar los planteamientos de los terroristas. Es aceptar que el terrorismo tenía causas, objetivos legítimos, por mucho que sus métodos no lo fueran. Es retroceder democráticamente, recorrer un camino desde la democracia hacia el totalitarismo.

Que nadie se engañe: la constitución de la mesa extraparlamentaria para abordar los temas que le correspondería abordar -en todo caso- a la instancia legitimada para representar la voluntad de los ciudadanos no será dar un paso para incorporar a los terroristas al juego democrático, sino perder una parte de la legitimidad democrática para acercarnos a ellos. Es la rendición ideológica. Es optar por recorrer el camino hacia la paz de Azkoitia. Es el desestimiento; es nuestra expulsión.
Si se alcanza un acuerdo para debatir la autodeterminación y la territorialidad en esa mesa extraparlamentaria se confirmará nuestra derrota. Será la derrota de los constitucionalistas, la derrota de los demócratas, de los que hemos defendido las reglas del juego democrático, de los que defendemos la Constitución, de los que queremos derrotar el terrorismo, de los que sabemos que la derrota del terrorismo requiere de la derrota ideológica y semántica de la banda. Si se acepta el debate, la victoria ideológica y semántica, la victoria total, será de los terroristas.

Si se acepta ese debate en esa mesa extraparlamentaria, la democracia estará remunerando el terror, los mil muertos, los exilados, el miedo que nos infringieron, la libertad que nos quitaron. Los actos de los terroristas habrán tenidos sentido; los nuestros, los de los ciudadanos constitucionalistas, los de las víctimas, los de los resistentes, no.

Carlos Martínez Gorriarán lo explica mejor de lo que yo puedo hacerlo en su artículo portada de Basta Ya en el día de ayer: «A estas alturas no caben muchas dudas razonables de que el presidente Zapatero, con el apoyo casi unánime de su partido, sea por convicción o por miedo, y de todos los demás con excepción del PP, el único que conserva la cordura en este asunto, está dispuesto a enviar representantes a una mesa, llamada de partidos, cuya misión será pactar con ETA y los demás nacionalistas determinados cambios de las instituciones vascas, con vistas a persuadir a los terroristas de que para conseguir sus intereses, aunque sean ilegítimos, les irá mejor "haciendo política" que pegando tiros y poniendo bombas. A eso le llaman "la paz", y conseguirla es la única justificación de la mesa de partidos, poco interesados en la libertad».

Ya se sabe que el problema de ceder al chantaje es que si pagas una vez estás preso para siempre. Y con ETA hemos empezado a pagar desde el mismo día que en plena ola de asesinatos los emisarios del PSOE empezaron a sentarse con los terroristas. A partir de ahí, todo ha sido ir cediendo. Desde la declaración del Congreso de mayo de 20050 -buscada al margen del Pacto y cambiando de socio para complacer a ETA que quería que se visualizase que «iba en serio»-, hasta los inclumplimientos reiterados de los compromisos adquiridos en sede parlamentaria, desde la necesaria verificación de la ausencia absoluta de violencia, comunicación al Parlamento del inicio de las conversaciones, hasta la negación de que se iba a hablar de autodeterminación o de Navarra con la banda. Incumplimientos que tuvieron su culminación cuando el propio presidente les explicó a los periodistas que iba a «respetar la voluntad de los vascos», que es como ETA llama a la imposición de sus tesis. Y, además, aceptación de la discusión del «proceso» en el Parlamento Europeo -una de las más viejas aspiraciones de la banda-, reconocimiento como interlocutor político de Batasuna-ETA mientras ésta sigue en la lista Europea de Organizaciones Terroristas, homologación de la situación del País Vasco con Irlanda -otra de las reivindicaciones más queridas de la banda-, aprovechando la visita de Blair...

Todo han sido cesiones. Todo desde el principio, desde hace más de cuatro años, desde que nos engañaban con desmentidos y buenas palabras a quienes seguíamos en primera línea pensando que arriesgábamos la vida por defender un futuro en libertad. Se han traspasado ya todas las líneas rojas; todas. Pero me dicen que en Moncloa están contentos. Que creen que tienen asegurada la reelección, la próxima victoria. Es posible. Iremos de victoria en victoria. Hasta la derrota final.
Si quienes tienen la obligación de velar por la integridad de las instituciones democráticas no creen en ellas, si nos dejan solos, ¿qué podemos hacer más allá de declararnos -y sentirnos- derrotados? Sólo nos queda la denuncia; la denuncia y la palabra en la plaza pública. Vendrán tiempos peores. Por eso pienso que es la hora de prepararnos recomponiendo complicidades transversales entre demócratas, entre gentes que, al margen de su ideología, estemos unidos por lo fundamental; unidos en un compromiso de resistencia ante el fanatismo y de defensa y fortalecimiento de nuestras instituciones. Unidos por la convicción de que el objetivo es la libertad. Y que por eso y para eso merece la pena seguir luchando.

Cuatro verdades sobre el 11-M (y sobre lo que pueda haber detrás)
José Javier Esparza elsemanaldigital 6 Octubre 2006

El garzoneo judicial a cuenta de los peritos ha llevado las cosas a un punto sin retorno: o uno está con el Gobierno y su versión oficial, o uno está en la turbia cloaca de la conspiración.

6 de octubre de 2006. Lo que oficialmente sabemos, no nos lo creemos; lo que creemos, más vale ni pensarlo. Dos años y medio después del mayor atentado de la historia de España, los ciudadanos tienen todas las razones del mundo para no fiarse de nadie. No hay español consciente que no albergue negrísimas sospechas. ¿Nos dejarán decir cuatro verdades?

Una: Ya nadie cree la versión del Gobierno. Desde el primer momento –demasiado temprano, ¿no?- el Gobierno ha insistido no sólo en una neta autoría islamista, sino, sobre todo, en una vinculación directa de los atentados con la guerra de Irak. Esa tesis, hoy, dos años y pico después, no se sostiene. La conexión Al Qaeda-guerra de Irak ha quedado completamente desacreditada. Primero, por la fecha de preparación de los atentados, muy anterior a la guerra. Después, por el perfil de los supuestos asesinos, insólito en esa red. Tercero, porque carecemos de pruebas fiables en ese sentido, dada la misteriosa inexistencia de análisis de los explosivos. Como el asunto no está claro, lo lógico es dudar. Y por la misma razón, parece poco lógico que el Gobierno no haya tenido nunca la menor duda.

Dos: El problema no es si ETA está detrás; el problema es que el Estado oculte pruebas. Nadie, en efecto, está en condiciones de afirmar que ETA tenga vinculación directa con aquellos crímenes (al menos, nadie fuera de la investigación). Pero el hecho es que a todos consta que el sumario del 11-M está plagado de pruebas falsas, reconstruidas o directamente ocultadas, y algunas de esas pruebas enmascaradas –ni siquiera pruebas, apenas tenues indicios fortuitos- señalan a ETA. Cuando alguien echa tierra encima de un objeto, es porque pretende que no se vea. Es así que el Gobierno –o un sector de él-, la policía –o un sector de ella- y los tribunales –o un sector de ellos- han echado tierra encima de varias pruebas del 11-M. Por consiguiente, nos obligan a pensar que esas fuerzas, encarnación del Estado, pretenden que algo no se vea en el 11-M. Lo que no pueden esperar, además, es que la opinión pública acepte semejante monstruosidad como algo natural. Al contrario, es la propia actitud del Estado la que está levantando sospechas.

Tres: La guerra mediática es síntoma de algo más gordo. Lo importante de la tensísima polémica en torno al 11-M no es que los medios de comunicación anden a la gresca; al contrario, eso es bastante habitual. Lo verdaderamente llamativo es que tras las posiciones de unos y otros se percibe con claridad una fenomenal apuesta de poder, y ya se sabe que esas apuestas vuelan muchos metros por encima de las cabeceras de los periódicos. La presión del poder establecido en torno a este asunto es tan intensa, tan vehemente es su persecución de cualquier duda o cualquier sospecha, que forzosamente hay que pensar en algún gato encerrado, o más bien, por las dimensiones, en un león. El gran misterio del 11-M ya no es quién mató a casi doscientas personas, sino por qué se persigue con tanta energía a quien se aleja un milímetro de la versión oficial. Este capítulo promete darnos grandes sorpresas en los próximos años. ¿O quizá meses?

Cuatro: Esto se ha convertido ya en un problema de Estado y todos nos estamos retratando. Tal y como se han puesto las cosas –sobre todo por las exigencias de la línea gubernamental-, está resultando imposible mantener la neutralidad. El Gobierno pide que comulguemos con ruedas de molino. Los hay con grandes tragaderas, pero los actos de fe conviene reservarlos para lo sobrenatural, no para el señor ministro del Interior. Aquí hay algo oculto que va engordando y engordando. Cualquier día explotará. Para entonces ya nos habremos retratado todos. Y en ese momento tendremos un problema que va a condicionar durante años la vida pública española. Una irresponsabilidad más en el balance de este Gobierno que padecemos.

La cola del escorpión o de cómo ETA escribe en letras de sangre el epitafio de Zapatero
Federico Quevedo El Confidencial 6 Octubre 2006

Zapatero ya ha cedido. Créanme cuando les digo que es así. Ya había cedido antes, cuando se comprometió a negociar la paz y trasladó a ETA su disposición a poner sobre la mesa todos los objetivos de la pandilla de canallas, e hizo gestos evidentes, concesiones gratuitas y humillantes a los ojos de la sociedad, como la defenestración del fiscal Fungairiño, la ruptura del Pacto Antiterrorista con el PP, la vista gorda al PCTV o la permanente abstención de la Fiscalía a la hora de actuar contra Batasuna en sus incumplimientos de la Ley de Partidos, por citar solo unos destacados.

Rodríguez, sin embargo, no quería recorrer todo el camino de las pretensiones etarras, porque era consciente del coste electoral que esto suponía, y desde que la banda decretara el alto el fuego-trampa venía negociando a la baja con su interlocutor, es decir, con Batasuna.

Durante todo este tiempo, el Presidente ha creído que su sola presencia era suficiente para conseguir de ETA el marco adecuado para una posterior victoria electoral, es decir, el abandono de las armas como consecuencia de unas concesiones mínimamente asumibles por la sociedad, que no eran otras que la legalización de Batasuna y el acercamiento de presos al País Vasco, junto al excarcelamiento de algunos de ellos aquejados de determinadas enfermedades, y las postergación de los verdaderos retos de la pandilla de canallas a una segunda legislatura. Creyó que se valía por sí mismo para lograrlo, aupado por su propia vanidad y la visión cósmica de su papel en la Tierra: el reto mesiánico de lograr la Paz allá donde ésta es un bien ausente, pero no a costa de la firmeza necesaria para enfrentarse al terror, sino mediante la cesión y la claudicación al mismo. Y eso es, exactamente, lo que ha ocurrido en las últimas dos semanas.

La vuelta del verano había enfriado notablemente las esperanzas de que el falso proceso de paz llegara a buen término, y la aparición de dos canallas en el mitin de Oiartzun hace dos fines de semana disparando tiros al aire y exigiendo prácticamente la rendición del Estado a los asesinos, acabó por hundir al Gobierno en el pesimismo. Pero en estas dos semanas se han sucedido los contactos, con Batasuna-PNV, y con ETA –Josu Ternera ha sido el interlocutor-, y el Gobierno de Rodríguez ha claudicado definitivamente en aquellos asuntos que son esenciales para el mantenimiento de la actual estructura del Estado y la dignidad de las víctimas. El primer síntoma de que se había llegado a alguna clase de acuerdo lo tuvimos, de manera sorprendente, con el anuncio de que el Parlamento Europeo iba a dar voz a ETA, a través de Batasuna, y gracias al apoyo del PSOE, para que explique lo que ellos llaman el “conflicto” a toda Europa. ¿Qué más se había pactado?

Pues bien, la parte no visible, al menos por ahora, de los pactos, incluye un acuerdo de gobernabilidad en Navarra si en las próximas elecciones autonómicas UPN pierde la mayoría de la que goza en la Comunidad Foral y la suma del PSOE con los nacionalistas llega a la mitad más uno de los diputados. Batasuna ha accedido a que el paso de la euskaldinización de Navarra se produzca en ese escenario, y que no se lleve a cabo por la fuerza si UPN vuelve a gobernar. Pero si logran arrancar el Gobierno de las manos de UPN, tal y como ya explique hace tiempo, y de acuerdo con la propia Constitución, se propondrá un referéndum en el ámbito vasco-navarro sobre la anexión de la comunidad foral a lo que ETA llama Euskal Herría.

Pero este no es el único acuerdo. El segundo tiene que ver con la legalización de Batasuna, que se llevará a cabo por la vía de la aceptación a través de la creación de una mesa de partidos extraparlamentaria, de manera que en la misma entrará a sentarse ETA-Batasuna, y se ausentará el PP, lo que de facto implica un reconocimiento de legalidad al entorno etarra y el incumplimiento de la Ley de Partidos, al tiempo que una negación de la Democracia y la representación popular.

El último de los acuerdos se refiere a la autodeterminación del País Vasco. Rodríguez ha aceptado hablar en la mesa de partidos sobre lo que ETA llama “derecho a decidir”, una definición de la autodeterminación que el PSOE ya ha asumido como propia, al igual que ha asumido la denominación de izquierda abertzale para referirse al entorno de los asesinos.

Es cierto que en este punto el acuerdo entre Rodríguez y ETA está más verde, pero la simple aceptación del objetivo supone una sumisión al mismo que llevará, finalmente, al Estado a claudicar en su deconstrucción. Rodríguez se ha entregado a ETA, ha permitido que la pandilla de asesinos decida su agenda política y dejado en sus manos su propio futuro político, sin darse cuenta, o dándosela, de que ETA es como el escorpión que acaba hincando su cola venenosa incluso en aquellos que le han prestado ayuda para alcanzar sus objetivos.

¿Se acuerdan de la fábula del escorpión y la rana? De una u otra manera, ETA firmará el acta de defunción de Rodríguez. Es una banda criminal, una mafia implacable cuyo único objetivo es hacer del País Vasco una república comunista gobernada por ellos, y bien sea porque al final aparezca con toda su crudeza la implicación de la banda terrorista en el 11-M, bien porque al contrario de lo que quería Rodríguez se vea obligado a claudicar en todas sus pretensiones, bien porque vuelvan a matar o bien por las tres a la vez.

El caso es que el Presidente ha entregado su futuro político a una banda de tipos despreciables que ha demostrado ser bastante más lista que él no fiándose de alguien que ya carga con el sanbenito de infiable, y obligándole a situarse en el escenario que ellos habían definido. Miren, que alguien del entorno del Gobierno o del PSOE se chivara a ETA de que un juez iba a por ellos y que Rodríguez prácticamente lo justifique en el Parlamento, es de una gravedad inimaginable, pero no es más que la demostración palpable de que Rodríguez ha entregado a ETA las esencias del Estado de Derecho y de nuestra libertad.

ZP, ETA y España
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 6 Octubre 2006

Uno de los mayores desprecios que habrán podido hacerse a la idea de España y uno de los daños mayores que se habrán infligido, a lo largo de su historia, a la realidad nacional española es el cometido por Zapatero al haber llevado a un foro internacional la cuestión «territorial» planteada por ETA. Equivale a considerar a los nacionalistas vascos como el sujeto histórico representativo del País Vasco, legitimado para debatir con el Gobierno de todos los españoles.

Zapatero no es ni ingenuo ni inocente al trasladar el debate a Estrasburgo: al hacerlo permite que se plantee el debate sobre la autodeterminación ante la opinión pública internacional y de este modo consigue que los españoles vayan acostumbrándose a las tesis de una cierta independencia: de un Estado libremente asociado en el seno de la Unión Europea.
Con el pretexto de la búsqueda de la «paz» (¿por qué no del final del terrorismo?) Zapatero deja que se trate fuera de España nada más y nada menos que la forma del Estado, incluida la posible separación de un parte de su territorio. Es una humillación a la que se somete a sí mismo como presidente y a la nación que representa, pero ¿acaso no ha dicho en más de una ocasión que la Nación es un vocablo sin contenido alguno? Por otra parte, ¿quién puede creerse que este viaje a Estrasburgo vaya a llevar a la «paz» Zapatero oculta su convicción de que ETA está en guerra con el «Estado» y éste con ETA desde hace cuarenta años. Y que ese es un pleito sobre el que es conveniente que hablen personas neutrales. Por lo mismo, la internacionalización del «problema» planteado por los nacionalistas vascos -terroristas y no terroristas- es un viejo sueño de éstos que, al fin, pueden vivirlo gracias al Gobierno socialista.

La implicación de Tony Blair responde al mismo esquema. Con un agravante. En este caso ZP da a entender que para él el País Vasco es a España lo mismo que el Ulster a Gran Bretaña.
¿Puede concebirse una desgracia mayor para un país, una nación, un Estado que el propio jefe de Gobierno los tenga en tan menguada y falsa consideración?

CATALUÑA: CONTRA LA MUTACIÓN CONSTITUCIONAL
Editorial  minutodigital 6 Octubre 2006

El Tribunal Constitucional acaba de admitir a trámite el recurso del Defensor del Pueblo contra 112 artículos y cuatro disposiciones adicionales del Estatuto Catalán.

Enrique Múgica ha resultado ser, a la postre, el único socialista comprometido con la idea de España más allá de declaraciones mediáticas de algunos conmilitantes, que jamás se tradujeron en eficaz defensa de la igualdad de los españoles.

Múgica ha demostrado además, ejercer su responsabilidad como “Ombudsman” por encima de las banderías que hoy contaminan al Poder Judicial y comprometen su independencia. El recurso del Defensor del Pueblo -139 folios de sólida fundamentación jurídica- lo reafirman como reputado conocedor del Derecho en el ejercicio del artículo 54 de la Constitución Española, que le faculta para actuar ante el Tribunal Constitucional.

La también reputada jurista y profesora universitaria, Consuelo Martínez de Sicluna, en una reciente conferencia pronunciada en la capital de España, definía las consecuencias de la aprobación del nuevo Estatuto Catalán en términos de mutación constitucional, en cuanto que subvierten el Texto de 1978.

Así lo entiende Múgica que comienza argumentando que el nuevo Estatuto desconoce la soberanía nacional, quebranta la igualdad y desvertebra el Estado, al tiempo que introduce, con la expresión “nación catalana”, una realidad incompatible con la nación española.

Con tono más propio de proxeneta que de representante público, algún destacado miembro de las instituciones autonómicas catalanas ha advertido de las graves consecuencias que se derivarían de una hipotética estimación, por el Tribunal Constitucional, del recurso del Defensor del Pueblo. Convencidos estamos de que la Sentencia no estará contaminada por las amenazas de este personajillo y de sus palmeros.

El recurso del “Ombudsman” se une al ya presentado por el PP y por otras comunidades autónomas pero añade un aspecto de suma importancia para la resistencia cívica. En el convencimiento del Defensor del Pueblo para promover su recurso han pesado las más de 500 quejas de los ciudadanos sobre la actual política lingüística de la Generalidad. Es importante que la lección sea ejemplificante, por ejemplo, para los ciudadanos valencianos que han de soportar un nuevo Estatuto con la bendiciones del PP y del PSOE que, en lo lingüístico, cae abiertamente en la política de inmersión.

La sociedad civil está dando un paso al frente alzando su voz contra el proceso de deconstrucción de España que se nos inflige. Junto a la cotidiana tarea de defender a la Patria, la libertad y la igualdad entre todos los españoles, queda la esperanza en la solidez de las instituciones de las que nos hemos dotado. La actuación del Defensor del Pueblo es un elemento esencial para que los españoles mantengamos la confianza en nosotros mismos.

Rubalcaba
Todo esto nos suena
Ignacio Villa Libertad Digital 6 Octubre 2006

Sorprende en Rubalcaba –bueno, no– esa repentina defensa de la "independencia" del juez Garzón. Habría que preguntarse si no era también independiente el juez Grande Marlaska cuando investigaba el chivatazo a ETA desde el Ministerio del Interior. O las razones que hubo, en su momento, para fulminar al fiscal Fungairiño de la Audiencia Nacional. ¿Es acaso el modelo de independencia judicial que predica Rubalcaba el que representa el Fiscal General del Estado? ¿Piensa el ministro del Interior que la amistad entre Conde Pumpido y Javier Zaragoza influyó para que este último fuera nombrado como sustituto de Fungairiño? Después del constante uso político de la justicia en favor del Gobierno durante esta legislatura, que ahora venga el ministro Rubalcaba para explicarnos qué es la justicia independiente y cómo se la respeta no deja de ser una burla a los ciudadanos.

Pero lo que no debemos hacer nunca es perdernos en estas cosas y olvidarnos del fondo de la cuestión, por más que el Gobierno se ponga nervioso y encienda sus ventiladores, cada vez más viejos y en peor estado. Porque lo realmente importante es que el Gobierno está ocultando la verdad real sobre el 11 de marzo. Una vez desmontada la verdad oficial sobre la matanza de Madrid, por la falsedad de las pruebas oficiales, el Ejecutivo ha perdido el norte. Desde ese momento, la larga cadena de despropósitos y de errores que ha cometido evidencian un claro intento de entorpecer cualquier investigación que pueda aclarar la verdad. ¿Qué razones hay para que el Gobierno se niegue a la verdad del 11 de marzo? Si el culpable de todo fue el Partido Popular, como dicen las terminales mediáticas socialistas, ¿a que viene ese pavor por descubrir la verdad?

El numerito montado por el juez Garzón con los peritos del informe del ácido bórico no ha sido al final sino una forma de tapar otra jugada: la de exculpar de todo el escándalo del "chivatazo" a ETA al jefe de seguridad de Ferraz, al que desde luego no ha interrogado con la fiereza del tercer grado que ha perpetrado a tres honrados policías. Que se cuenten cosas como ésta es lo que Rubalcaba quiere impedir cuando dice que hay que dejar trabajar a los jueces con independencia. No es lo que decía en la década de los 90 cuando la investigación sobre el terrorismo de Estado perpetrado por los GAL saltó a las primeras planas. Tampoco lo decía el mismo Rubalcaba, no hace muchos meses, cuando el juez Marlaska actuaba con contundencia contra el terrorismo. Y menos aún cuando el fiscal Fungairiño era destituido políticamente.

El ministro del Interior tiene un verdadero problema: está acabado. Ha perdido reflejos y carece de capacidad de reacción. Ha desfigurado tanto la verdad que ya no se cree sus palabras ni él mismo. Resulta tan cotidiano oírle mentir que ha perdido toda credibilidad. Rubalcaba se encuentra noqueado, sabe que antes o después el 11 de marzo se va a convertir en su tumba política y, por lo tanto, su recorrido es francamente pequeño. Son además tantos los errores que están cometiendo, tantos los cabos sueltos, tantas las pistas que ya no pueden ocultar y tanta la torpeza del Gobierno, del Fiscal General del Estado o de jueces como Baltasar Garzón que se está todo precipitando mucho más rápido hacia su final. Un final similar al del Gobierno de los GAL.

Rubalcaba, entonces y ahora
EDITORIAL Libertad Digital 6 Octubre 2006

Resultaría ridículo escuchar a Rubalcaba defender "la independencia de los jueces". Pero no lo es tanto; cuenta con la amnesia de los medios que lo apoyaron mientras se iban conociendo los espeluznantes detalles del terrorismo de Estado planeado y ejecutado por el anterior Gobierno del PSOE, y con el simple desconocimiento de las nuevas generaciones de españoles que auparon a los socialistas al poder el 13 y el 14 de marzo de 2004. Nadie quiere recordar lo que decía el mismo Rubalcaba hace diez años del mismo Garzón.

En 1996, el Garzón "independiente" de hoy no era "el paladín de la independencia de la justicia". Entonces, los autos del juez eran "eminentemente políticos" y una "carta abierta" al Gobierno; parecían más una "réplica parlamentaria". Un año antes, cuando aún ejercía de portavoz del Gobierno que encubría los GAL, criticaba al magistrado por "dar verosimilitud" a las "mentiras" de Damborenea, uno de los que tiraron de la manta. Para Rubalcaba, Garzón tenía "un mono tremendo de Parlamento, prensa y medios de comunicación".

Nadie que conozca un poco la trayectoria del juez duda de sus ansias de estrellato. Lo importante, en todo caso, es discernir si éstas le han llevado a aplicar la ley con rigor y justicia o a inhibirse y enredar. Cuando Felipe González pagó su silencio llevándole de número dos en sus listas fue un ejemplo claro del segundo caso. Cuando abandonó la política despechado por el posterior ninguneo del socialista y se puso a escarbar en busca de la X de los GAL lo fue del primero. En estos últimos años hemos tenido también claros ejemplos de estos comportamientos. Si durante los años de Aznar buscó la fama siendo el más implacable perseguidor de los asesinos de ETA, hoy se ha convertido en el mejor cómplice del Gobierno en el proceso de rendición y en otras cosas. Por ejemplo, en la labor de procurar la muerte civil a los policías honrados a quienes los nombrados a dedo por el PSOE falsificaron los informes.

Lo cierto es que lo dicho por Alfredo Pérez Rubalcaba es contradictorio, no ya con sus propias declaraciones con respecto al mismo juez que ahora intenta defender, sino con la costumbre inveterada de su partido de destruir a los jueces que no le son afectos. Ya Alfonso Guerra declaró que Montesquieu había muerto, es decir, que lo habían matado. Y tenía razón, porque la ley de 1985 consagró la sumisión del Poder Judicial al Parlamento, y la irremediable politización de las más altas magistraturas. Una ley que, por cierto, el PP tuvo oportunidad de reformar durante la legislatura anterior cumpliendo su programa electoral, pero que prefirió sacrificar en aras del "consenso", también conocido como complejo.

Pero el PSOE no se quedó allí. Cuando el pobre Marino Barbero, juez del Tribunal Supremo, intentó instruir el caso Filesa, se le negó toda colaboración por parte del Estado y tuvo que aguantar toda suerte de improperios, incluyendo que Rodríguez Ibarra lo comparara con la banda terrorista ETA. Tuvo que abandonar la judicatura y murió, poco después, completamente consumido. Ese sumario lo desmontaría después Bacigalupo, el juez que importó Felipe González de Argentina como muestra de su honda preocupación por la independencia judicial, y que sería después protagonista de otro de los claros ejemplos de cómo se las gastan los socialistas. Y es que resulta difícil de olvidar el linchamiento a Javier Gómez de Liaño, condenado sin pruebas porque Bacigalupo se consideró capaz de presumir en qué estaba pensando el juez cuando tuvo la ocurrencia de intentar juzgar a Polanco, actuando siempre de acuerdo con el fiscal. Doctrina inaudita sobre la prevaricación que el propio Bacigalupo no siguió en otros casos, ni antes ni después. El único caso en que la telepatía se aceptó como prueba para condenar a un juez intachable.

Así pues, si hemos de decidir qué versión de Rubalcaba hemos de creernos, la decisión es sencilla: ninguna. Ni hoy se ha convertido a la fe de la división de poderes ni entonces era mentira que el Gobierno hubiera montado los GAL. Es cierto que los jueces han de ser independientes del poder político, pero nunca independientes de la justicia. Algo que sucede con demasiada frecuencia cuando los intereses del PSOE están en juego.

Poder Judicial
De pendencias
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 6 Octubre 2006

La independencia judicial, de cuya conculcación y desconocimiento acusa el calamar gigante Rubalcaba a los populares, siempre ha sido muy contemplada por los socialistas. Contemplada para liquidarla. Cuando Guerra enterró a Montesquieu y el Tribunal Constitucional tragó con la politización definitiva de la justicia, empezó el PSOE a demostrar lo que entiende por independencia judicial.

Por si no hubiera quedado claro, Rodríguez Ibarra encabezó una jauría socialista que devoró a un pobre juez enfermo con ocasión del caso Filesa, uno de los muchos latrocinios socialistas. Sacaron a relucir los problemas del indefenso Barbero con una hipoteca, y el hombre se murió del disgusto. Independencia judicial sería tal vez la del juez Pasqual Estevill, ex pastor extorsionador que llegó a vocal del Consejo General del Poder Judicial a propuesta de los nacionalistas catalanes. ¿Independencia de qué? De la ley. Del Código Penal. De la vergüenza.

Hay tanta independencia judicial en España que hasta Polanco puede ser investigado. Siempre y cuando el juez que lo haga esté dispuesto a perder su condición, ser linchado en cuarenta editoriales de El País y ver su vida privada –convenientemente distorsionada– en los papeles. Lo que no acaba de entenderse es por qué, siendo los jueces tan independientes, todo el mundo sabe cuáles serán sus resoluciones antes de que las tomen sus órganos colegiados. Basta contar los que ha puesto uno u otro partido.
Independencia judicial también puede querer decir que se mantenga en la cárcel quince años a un marroquí cuya inocencia consta, y no pase nada. O que un instructor de la Audiencia Nacional llame asesino al presidente del gobierno, con impunidad. Independencia judicial es expresión que acaso signifique solamente la absurda continuidad en la judicatura de un ser que se aferra a un asunto para el que no es competente, somete a los testigos a un tercer grado y luego los imputa, privándoles de su abogado y de su derecho a no prestar declaración. Y a continuación pide amparo, independiente de la opinión pública.

11-M
Dreyfus entre nosotros
Jorge Vilches Libertad Digital 6 Octubre 2006

Resulta verdaderamente complicado explicar a alguien que no haya vivido en España en los últimos años –y casi a los que estamos aquí– qué está pasando con la investigación del 11-M. No obstante, para aclararlo se puede hacer cierta comparación con un caso que conmocionó a Francia –y al resto de Europa– y en el que estuvo en juego algo más que la "verdad": el affaire Dreyfus.

Empecemos por aquí. Tres días antes de las elecciones del 14-M se produjo el más grave atentado terrorista de la historia de España. Todo indicaba que había sido ETA hasta que aparecieron unas "pistas" que condujeron a unos "islamistas". Los muertos eran un castigo a España por su implicación en la guerra de Irak. El resultado electoral dio la victoria a la oposición, que había canalizado toda la movilización contra el conflicto bélico y el gobierno Aznar. Los medios de comunicación afines a los socialistas responsabilizaron al gobernante PP de los atentados, y una comisión parlamentaria cerró en falso la investigación: fueron islamistas para castigar la "foto de las Azores". El buenismo y el antiamericanismo quedaron reconfortados.

Pero hete aquí que, dos años después, aparecen informaciones en El Mundo y Libertad Digital mostrando que se han falsificado documentos oficiales para que concuerden con la versión oficial. En ese momento, el partido del gobierno y los medios afines tachan a dichos informadores de extrema derecha y golpistas, acusándoles de desestabilizar la democracia española, cuestionar la legitimidad de la victoria del 14-M e inventar una "teoría de la conspiración". Y las instituciones se implican: todo el Parlamento –menos el PP– decide que no se debata nada más sobre el 11-M y se movilizan algunos jueces para corroborar la versión socialista sobre el atentado. La cuestión, de esta manera, deja de ser meramente policial y judicial, y la convierten en una cuestión de Estado, en sostener o desestabilizar el sistema.

Y aparece Dreyfus entre nosotros. El capitán judío Alfred Dreyfus fue acusado de un crimen que no cometió, y en su degradación y castigo intervinieron el ministro de la Guerra, los jefes del Estado Mayor y los tribunales. El nacionalismo autoritario y el antisemitismo se sintieron satisfechos. Un año después, el coronel Henry, nuevo Jefe del Servicio de Inteligencia, falsificó papeles –qué casualidad– para incriminar a Dreyfus y corroborar la versión oficial. De la creencia en la culpabilidad de Dreyfus parecía depender la estabilidad del régimen, de sus instituciones y valores. Pero fue justamente lo contrario: su cuestionamiento, la nueva investigación y la movilización por la verdad permitieron salvar la III República. No importó entonces lo mucho que gritaron los antidreyfusards, aquellos autoritarios antisemitas que se arroparon en el sistema y el patriotismo, cuando únicamente veían en peligro su posición y honor.

Los documentos falsificados para ocultar el nombre de ETA han aparecido en plena negociación con la banda, en el centro de una negociación de cuyo buen término depende, en gran medida, la suerte electoral del Gobierno y del propio Zapatero. Han surgido, justamente, cuando el Ejecutivo está propiciando la reordenación –esta vez confederal– de España, la invención de un nuevo Estado plurinacional. No es de extrañar que, así, algunos socialistas y sus aliados digan, con insultos propios de la jerga franquista del NO-DO, que desestabilizan el sistema aquellos que cuestionan la verdad oficial del 11-M.

Instituciones
El ejecutivo socialista deslegitimado
Agapito Maestre Libertad Digital 6 Octubre 2006

El ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, ha hecho unas declaraciones propias de un totalitario, o mejor, de alguien incapaz de reconocer que la oposición política desempeña un papel clave en las democracias occidentales. Cuando Sevilla dice que la crítica de la oposición deslegitima las instituciones democráticas, confunde al Gobierno con las instituciones democráticas. Entre políticos totalitarios es normal esta confusión: identifican la institución del Gobierno con la tarea perentoria de un determinado gobierno. El gobierno actual socialista, como antes el gobierno popular, está lejos de representar todas las aristas de la institución del Gobierno de la Nación. Para que lo entienda el señor Sevilla se lo digo de otro modo: la actual administración socialista no agota la administración del Estado. Las críticas al gobierno socialista no deslegitiman, por lo tanto, la institución del Gobierno sino a su "ocupación" socialista.

Por lo mismo, puedo decir que el Gobierno de Zapatero es legal, pero llegó al poder en unas condiciones tan extrañas que su legitimidad de origen no sólo sigue siendo precaria sino inexistente. Mientras que en la legalidad se está, la legitimidad se gana cada día. Sevilla, sin embargo, también confundirá interesadamente la legalidad y la legitimidad. Es consciente de que todo el poder alcanzado el 14-M apenas ha conseguido alguna racionalidad con sus políticas arbitrarias y partidistas. No ha conseguido limpiar su horrorosa actuación entre el 11-M y el 14-M. No ha logrado superar el peligroso juego de "queremos saber" –grito socialista de los días 12, 13 y 14 de marzo– sobre la sangre derramada de cientos de inocentes. Más aún, ese grito se ha vuelto definitivamente contra el Gobierno, porque oculta sistemáticamente cualquier información que pudiera ser relevante para descubrir qué pasó realmente el 11-M.

Los nervios y las malas maneras socialistas proceden de esa carencia de legitimación democrática. Porque el Gobierno está asustado como un animal herido, corremos el riesgo de ser alcanzados por sus agresivos zarpazos. El problema, sin embargo, no reside en su falta de legitimación, sino que su tarea de desgobierno está deslegitimando instituciones básicas de la democracia. Hace tiempo, sí, que la democracia está en peligro. Hace tiempo, sí, que vivimos como si estuviéramos en una estado de excepción permanente. Hace tiempo, sí, que nadie sabe a qué atenerse con el presidente del Gobierno. O sea, cuando una nación no sabe a qué atenerse, o mejor, cuando en ella todo puede suceder, estamos a las puertas de un Estado totalitario.
Las instituciones, en efecto, no están deslegitimadas por la tarea de la oposición, tampoco por la tarea crítica de cuatro o cinco medios de comunicación, sino porque el Gobierno se ha encargado de utilizarlas sólo y exclusivamente para su servicio. La oposición ha sido barrida por mor de un partido socialista que pacta con el nacionalismo antes que con un partido nacional. Deslegitimada la nación, la institución de la nación española, todo lo demás se cae por su peso. Eliminado el pilar básico, la nación, el resto de instituciones son un juego en manos de políticos tramposos y ventajistas. En eso estamos. Todo depende de la arbitrariedad del poderoso.

El negocio del deporte
Frenazo al spot de la polémica
Juan Manuel Rodríguez Libertad Digital 6 Octubre 2006

El tristemente famoso CAC queda otra vez en evidencia tras la orden emitida por un juez de suspender inmediatamente la emisión por televisión del anuncio de la plataforma pro selecciones deportivas catalanas, el del santo niño catalanista y el demoníaco, malévolo y opresor niño español. Lo que me da más tristeza y más rabia es que, suspensión mediante, el anuncio llevaba emitiéndose en la televisión pública catalana desde hacía diez días. Bienvenida sea, por lo tanto, la decisión del juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 9 de Barcelona, aunque su señoría no se haya pronunciado sobre el fondo del recurso presentado por el partido político Ciudadanos de Cataluña.

No hay por dónde agarrar el spot, ni en el fondo ni tampoco en la forma, aunque el juez estime ahora que "concurren razones de urgencia que aconsejan en este momento la suspensión de la emisión", al considerar que los niños, "principal público al que va dirigido" el anuncio, podrían sufrir evidentes daños y perjuicios de difícil restauración". Pero si, en vez de niños, resultase que los protagonistas del anuncio fueran personas mayores de edad, éste continuaría teniendo un contenido esencialmente político y seguiría siendo un auténtico disparate cuya verdadera finalidad es el enfrentamiento de los catalanes entre sí, y de los catalanes con el resto de españoles.
Por fin, diez días y veinte emisiones después, un juez ordena ahora suspender el anuncio, lo que no impide en absoluto que siga teniendo una desagradable sensación de frustración tras una inacción galopante por parte de absolutamente todo el mundo. Al final, la plataforma ha logrado su objetivo que no era otro que el de publicitarse. Su presidente declaró hace sólo algunos días que una ficción les permitía constatar una realidad incontestable. Tiene razón sólo en una cosa, y es que es un hecho realmente incontestable –y espero que lo siga siendo– que la única representación internacional oficial a nivel de selecciones deportivas corresponde al Reino de España. El juez, con su decisión de esta misma tarde, lo único que hace es recordarle a estos individuos que el fin nunca justifica los medios. Aunque, reitero, insisto, el anuncio haya estado emitiéndose durante los últimos diez días.

Puede comentar la columna de Juan Manuel Rodríguez en su blog.http://www.libertaddigital.com/bitacora/juanma/comentarios.php?id=1515#comentarios

Socialismo
Zapatero, ¡aprende de Prodi!
Jorge Valín Libertad Digital 6 Octubre 2006

Romano Prodi se impuso en las últimas elecciones italianas. Posiblemente lo recuerde por su promesa electoral de retirar las tropas italianas de Irak. Lo que pasó más inadvertido fue el paquete de medidas "liberales" que quería introducir como la ampliación de nuevas licencias de taxis, cierta liberalización de los comercios y farmacias, eliminación de los trámites de notaría en algunos casos, etc.

Los cambios le están costando muchas quejas, no de los consumidores, que están encantados, sino de los que quieren retener sus privilegios estatales en detrimento del ciudadano. Pese a ello, Prodi ha querido ir más allá y esta misma semana anunciaba que el gobierno ha aprobado un "estricto" presupuesto para el 2007. Una medida será hacer pagar una cantidad de dinero a aquellas personas que vayan a urgencias innecesariamente y obliguen a desperdiciar recursos y tiempo a los que están enfermos de verdad. También ha tomado una fantástica medida que tendrían que copiar todos los países del mundo: ha reducido un 30% los abultados sueldos de sus ministros, suyo incluido.

¿Tiene algo que ver la izquierda de Zapatero con la de Prodi? Ni mucho menos.

1. Zapatero pasa de todo y se sube el sueldo año tras año. Además recientemente los políticos españoles se auto concedieron más "derechos señoriales", y esto sin contar con casos como el de Maragall, que se ha otorgado una pensión de retiro de 125.000 euros. Así da gusto ser socialista.

2. La izquierda de Zapatero, a diferencia que la de Prodi, prefiere gastar nuestro dinero en cosas que pasaron hace setenta años y que todo el mundo menos él ha superado. Así, ha propuesto la ley de la memoria histórica, nos ha costado 60 millones de euros que no pagará Zapatero, sino nosotros. Curiosamente el mayor perceptor de esta ley (entre partidos, organizaciones sindicales y particulares) ha sido el PSOE, con 10,7 millones de euros. ¡Qué casualidad!

3. A igual que Prodi, Zapatero también se ha retirado de Irak, pero éste nos ha metido en todos los conflictos armados que le ha dado la gana porque, según él, son conflictos y guerras "legales", esto es, autorizadas por Naciones Unidas, esa organización que sólo destaca por su ineptitud y criminalidad, escándalos de corrupción, recurrentes actos de trata de blancas, violaciones, drogas, irregularidades casi surrealistas y un sinfín de porquerías más.

4. La izquierda de Zapatero también nos prometió más seguridad, por eso hay un auténtico pánico creciente con la inseguridad ciudadana y el año que viene el estado tiene previsto ingresar con el nuevo carné por puntos 322 millones de euros en multas, un 46% más que este año. ¿Realmente cree que hay tantos "malos conductores" como para pagar esa cantidad? Con esta nueva ley todos los conductores son potenciales víctimas del presidente: los buenos, los malos y los regulares, no es más que una ley recaudatoria.

5. Otra proeza de la izquierda de Zapatero ha sido subir la presión fiscal e impuestos en un tiempo record: dedicamos más de cuatro meses de nuestro trabajo anual al pago de impuestos, o dicho de otra forma, más de una tercera parte de nuestra vida la hipotecamos sin que nosotros queramos para mantener al estado y a toda su parafernalia. Si le parece poco, tranquilo, porque las nuevas subidas de impuestos ya programadas para el año que viene aumentarán esta cuota.

6. La visión absolutista de Zapatero también ha reducido la libertad de forma evidente y partidista con órganos de censura como ley audiovisual, la ley anti–tabaco, la nueva ley de enseñanza, y ahora quiere controlar las llamadas telefónicas y bloquear discrecionalmente el tráfico por Internet.

7. Ha colocado en los principales órganos reguladores a sus amigos que hacen todo lo que les dice, ha preparado y manipulado estrategias empresariales como la fallida OPA sobre el BBVA y el acoso a Endesa.

8. Mantiene un estado policial en el control fiscal que un juez del Supremo, Manuel Vicente Garzón Herrero, no ha dudado en llamar "Guantánamo Tributario" tildando de ilegales las nuevas normas y atribuciones de Hacienda. A ver cómo acaba, el juez, claro.

9. Y para colmo, los presupuestos del 2007 sólo engordan más al Estado. Y los excesos no se acaban aquí, son interminables.

Las medidas de liberalización de Prodi no son ninguna panacea. Italia sigue siendo un país muy intervencionista y no tiene ninguna intención de dejarlo de serlo, pero al menos Prodi está tomando un camino que difiere totalmente del socialismo cerrado y autoritario de Zapatero. El socialismo a la italiana se va abriendo lenta y poco a poco a la realidad y a la globalización. Por el contrario, la izquierda de Zapatero evoluciona hacia atrás: hacia la omnipotencia estatal, hacia el control absoluto del poder político en total detrimento de la libertad individual y al saqueo masivo de nuestros bolsillos.
Señor Zapatero, que le hayan votado casi once millones de personas no le da autoridad alguna a esclavizar mediante leyes e impuestos a los más de treinta millones restantes. Modernícese, y en lugar de emular a dirigentes como Chávez, Castro o Morales fíjese en otros políticos más próximos como Romano Prodi, que aunque no nos guste a los liberales, practica al menos una izquierda más sensata y moderna.

Jorge Valín es miembro del Instituto Juan de Mariana http://www.juandemariana.org/

Moros y cristianos... sin moros
Por ANTONIO BURGOS ABC 6 Octubre 2006

SE veía venir. Y eso que no se cumple ningún aniversario redondo de las Navas de Tolosa, de Covadonga, de cuando Almanzor perdió el tambor en Calatañazor o de cuando Boabdil se pegó en Granada una pechada de llorar bastante importantita. Cautiva y derrotada la Historia Contemporánea con la Memoria Amnésica, la guerra civil no ha terminado: continuamos dándole al manubrio del ludibrio y comienza ahora la reescritura de la Edad Media de acuerdo con la praxis de lo políticamente correcto. De aquí a nada, del mismo modo que los republicanos han ganado ya la batalla del Ebro y los nacionales nunca entraron en Madrid, ni tomaron Teruel, ni ocuparon Barcelona, Rodrigo Díaz de Vivar será derrotado por la morisma, por lo que habrá que reeditar una versión políticamente correcta, no racista ni sexista, del Poema del Cid para uso de escolares, sin que las tierras de Castilla se ensanchen con galopada alguna de silla de caballo cristiano.

Como en el corrido de Pancho López, lo que tenía que pasar pasó, y en esta España light del café sin cafeína, la cerveza sin alcohol, el yogur sin grasa, el helado sin azúcar, la tregua sin entrega de armas y el socialismo sin vergüenza, ya hemos inventado la fiesta de moros y cristianos sin moros: sólo con cristianos. Y no para uso interno de mi querida tierra zapatera de Elche y chocolatera de Villajoyosa, sino para la exportación. Aguanten la risa, por la gloria de Mahoma, que esto es muy serio: con motivo del desfile del Día de la Hispanidad por la Quinta Avenida, los moros y cristianos de Alcoy viajarán a Nueva York... pero sin moros. Con la excusa de que a las tropas de la morisma y cristiandad alcoyanas les pasa como a las Fuerzas Armadas españolas todas: que faltan efectivos. Y como no era cosa de reforzar las escuadras con los armaos de la Macarena, que no pintan allí nada, pues, ea, toma del frasco, por la Quinta Avenida de Nueva York desfilarán los moros y cristianos sólo con cristianos. Cumpliendo así de paso las aspiraciones del presidente de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas e imán de Málaga, que exige que las fiestas de moros y cristianos sean suprimidas «en aras de la buena convivencia». De la Alianza de Civilizaciones, vamos.

No sé si para contemplar las aguerridas escuadras cristianas alcoyanas, pero la Quinta Avenida va a estar así, María, así, de bote en bote, de antropólogos y etnógrafos, para deslumbrarse ante la invención de la más insólita fiesta que vieron los siglos. A saber, los moros y cristianos sin moros. Que tienen que ser algo tan raro como una corrida de toros sin toros, una cofradía de Semana Santa sin pasos, un partido de fútbol sin balón, una carrera de caballos sin caballos, un concierto sin orquesta o un cine sin pantalla. Cuadratura del círculo absoluta, completamente del todo, que decía Agustín, El Chimenea de Cádiz. Sólo comprensible gracias a la legendaria moral alcoyana. De ahí también el interés añadido de los antropólogos. Mucha más moral que el Alcoyano famoso tienen los moros y cristianos de aquella noble tierra. Hay que tener mucha moral para organizar un desfile de moros y cristianos sin moros de ninguna clase. Incluso sin magrebíes, que es como en el lenguaje de lo políticamente correcto deben ser llamadas tales fiestas: de honorables magrebíes y despreciables cristianos que siguen al carca de Ratzinger.

Esto es un primer paso. En el siguiente, veremos cómo tales fiestas levantinas serán autorizadas solamente si se asegura la victoria de la Media Luna sobre la Cruz, de los moros sobre los cristianos, como ya ocurre con la memoria histórica de la batalla del Ebro. Hasta llegar al fin último, que será reescribir la Reconquista como se ha reinventado la guerra civil. Ya verán ustedes cómo ríe Boabdil cuando los Reyes Católicos sean derrotados y, como el de la checa de Bellas Artes, nunca vayan a Granada.

Un país escindido
Por XAVIER PERICAY ABC 6 Octubre 2006

Nadie que conozca mínimamente la realidad catalana puede extrañarse de la solución dada por el Gobierno de la Generalitat a la presencia de la cultura catalana en la próxima edición la Feria de Fráncfort, donde será la invitada de honor. Cataluña es un país escindido. A un lado están las instituciones, autonómicas, provinciales y locales; al otro, la gran mayoría de los ciudadanos.

Y así como las primeras han convertido el catalán en su única lengua, es decir, en la lengua de la Administración, la enseñanza y los medios de comunicación públicos, los segundos utilizan indistintamente el catalán o el castellano según el interés o la necesidad o, simplemente, según les venga en gana. De ahí que el dinero público previsto para la Feria -incluidos los seis millones de este coto privado catalán que es el Ministerio de Industria- vaya a parar a quienes escriben en catalán.

Los demás, los que escriben en castellano, deben conformarse con que les financie el viaje la industria editorial o, lo que es lo mismo, la realidad. Eso, en el mejor de los casos.

El juez ordena la suspensión inmediata del anuncio de las selecciones catalanas
Xiana Siccardi La Razón 6 Octubre 2006

Barcelona- El Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) volvió a recibir ayer un nuevo varapalo. El juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 9 de Barcelona ordenó la suspensión inmediata de la emisión del polémico anuncio de la Plataforma Pro Selecciones Deportivas Catalanas, al considerar que podría fomentar «comportamientos discriminatorios» entre menores, debido a que está protagonizado por niños.

La formación política Ciutadans-Partit de la Ciutadania solicitó en los tribunales la suspensión del anuncio «por contener un mensaje que además de político, atenta contra los valores de concordia, solidaridad y convivencia cívica que debe presidir todo mensaje publicitario».

En un auto hecho público ayer, el juez sostiene que aunque «no es objeto de la presente resolución efectuar un análisis sobre el contenido, finalidad y efectos» del spot -una cuestión que «queda diferida para un momento procesal posterior»- sí en algunos casos se puede dictar una resolución con carácter de urgencia «aún sin oír a la otra parte», en caso de que pudiera haber «daños o perjuicios irreparables». Por ello, y «tras el visionado en repetidas ocasiones del CD (...) sí concurren razones de urgencia que aconsejan en este momento la suspensión de la emisión del anuncio», concluye.

Argumenta su decisión amparándose, en primer lugar, en que el spot está protagonizado exclusivamente por niños, «lo que de entrada supone una llamada de atención a los mismos como principal, aunque no exclusivo público» y, aunque no fuera ésta la intención de los publicistas, «no se puede negar que los anuncios protagonizados por menores atraen principalmente la atención de estos».

En segundo lugar, el juez considera que el contenido del anuncio «podría fomentar entre los niños -principalmente, aunque también entre los mayores- comportamientos discriminatorios en cuanto a la participación en la práctica de un deporte por el hecho de portar un tipo u otro de camiseta cuando es sobradamente conocido, a poco que se sepa de fútbol, lo que el color de una y otra representan».

La Generalitat proclama en Fráncfort que sólo es catalana la literatura escrita en catalán

RAMIRO VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL FRÁNCFORT. ABC 6 Octubre 2006

Invitado de honor iban a ser primero «els països catalans», luego Cataluña, luego la industria editora de Barcelona, por fin la cultura catalana y ahora, en postrer intento reductor: la «literatura catalana» que -como ayer dijo tres veces el conseller de cultura- «es la que se escribe en catalán». Naturalmente en todo el proceso el problema siempre era sólo uno y además extraliterario: qué hacer con el castellano.

Tres años después del primer anuncio de la Generalitat, la cuestión candente no parece ser: qué grandes catalanes y con qué grandes obras van a sorprender al mundo en 2007, sino en qué lengua escriben y si eso duele o no. El conseller Mascarell pidió no reducir la cuestión a una lista, pero cuando se reparte dinero público resulta inevitable. La tónica que se impone es: más ayuda a quien más lo necesite, o sea, a quien escribe en catalán. La fórmula para paliar la discriminación sería que los grandes autores, que suelen escribir en castellano, viniesen a costa de su editores, lo que no sería tan extraño. El correoso proceso, sin embargo, recuerda lo adelantado por Eduardo Mendoza: «Si lo pueden hacer feo, lo harán feo».

Autores y editores asumen para este diario la difícil combinación entre máxima proyección, de una meritoria industria editorial secular, y oportunidad única para unos esforzados editores en catalán que se sienten, como dice Elena Martí, como «una hormiga junto a un gigante». Es decir, el problema es que Ruiz Zafón eclipsase en la foto a todo un Gimferrer o a una primeriza Casilda Güell.

El Ramon Llull ha encargado al crítico Harold Bloom un ensayo sobre tres claves de la literatura catalana y, en «Llull y la tradición catalana», hace un recorrido desde aquél a Ausias March y a Espriu, aunque se detiene en el anarquista leonés de origen vasco Buenaventura Durruti para hallar similitudes con el alma catalana en «su organizado desorden». En su prólogo, Jordi Llovet encara la asumida dificultad de definir un canon literario catalán.

El director del Institut presentó el logotipo de Barceló como «una mujer que, pese a su fragilidad es capaz de superar retos con gracia». Con lo que hay que cuidar hoy el símil, no está claro cómo le pueda sentar a la mujer la explicación, o a Cataluña. La figura del mallorquín representa a una mujer levantando una gran carga.

Con más entusiasmo la comisaria Anna Soler-Pont dijo querer empezar fuerte, aprovechando el verano previo para una serie de exposiciones en museos de la ciudad del Rin, y adelantó algún concierto, espectáculo de danza y presentaciones científicas y académicas. Aunque la definición programática «tiene aún 12 meses por delante» según el conseller Mascarell, el director de la Feria dijo animosamente que pocos «han tenido con tanta antelación un programa tan claro». José Montilla, candidato a la Generalitat, aclaró ayer que el ejecutivo tendrá en cuenta que «en la cultura catalana son pieza esencial los autores en catalán pero también los catalanes que crean en castellano».

El miedo del caricato
La política sigue sin ser la mejor pariente de la cultura y unas tiras cómicas sobre Mahoma han venido a estrangular también a la industria del dibujo y el cómic, donde si pintar no es aún generalmente peligroso -en Dinamarca hay 12 en la clandestinidad- sí se ha llenado de reservas mentales, lo que es un estadio cercano. «La gente tiene miedo», decía ayer el dibujante Ralf König, que en este año ha visto rechazados siete dibujos con referencia al islam. Otros pintores hablan ya de autocensura entre los artistas y los editores no están exentos. La reciente censura de una pieza, en una ópera antes muy dada al escándalo, empujaba ayer a Die Welt a sondear en Fráncfort a las grandes editoriales: Eichborn, como Piper, Ullstein, Kiepenheuer, Aufbau, Propyläen se prometían no ceder en un título controvertido ni sacar texto alguno del catálogo por más que hubiera amenazas, que aún no las hay.

Lea el diálogo Del 5 de octubre
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 6 Octubre 2006

Este diálogo con Juan Carlos Girauta tuvo lugar entre las 18.15 y las 19.15 del jueves 5 de octubre.
Buenas tardes a todos. Es un placer estar con vosotros.

-He oído que va a votar a Ciudadanos de Cataluña. Si es cierto, me gustaría saber el por qué; aunque si no desea contestar, naturalmente, está en su derecho.
- Votaré a Ciudadanos en las autonómicas porque he dejado de creer en Piqué, tras su humillante y repetido ofrecimiento a Artur Mas para lo que sea. En las municipales regresaré a mi voto habitual: el PP. En la persona del candidato Alberto Fernández.

- ¿No cree que debería venir a las Baleares a dar conferencias? Aquí el nacionalismo no está nada arraigado, pero hay mucho interesado en privarnos de libertad. Además, los catalanes como usted hacen que la mayoría de los baleares no tengamos que mirar mal a todos los catalanes, a quienes vemos un poco como invasores imperialistas.
- Le aseguro que estaré encantado de ir a dar una conferencia, o las que sean, a las Baleares. Lo que ocurre es que nadie de allí me ha invitado todavía. He tenido una relación estrecha con la ciudad de Palma.

- Don Juan Carlos: Soy un fiel seguidor suyo, tanto en La Linterna como en La Tarde. ¿A qué cree que se debe el nerviosismo del PSOE y sus múltiples voceros mediáticos cada vez que se habla del 11-M? ¿No cree que si no tuvieran nada que esconder aclararían sin problemas todos los puntos oscuros de la masacre? Gracias, y ánimo.
- Es que ese oscurantismo y ese obstruccionismo es lo alarmante. Sobre todo teniendo en cuenta que los socialistas nunca le han hecho ascos a nada que pueda perjudicar al PP, y en definitiva era este partido el que gobernaba. La actitud del PSOE no cuadra ni con su tradición agresiva –jamás deja escapar una oportunidad de fastidiar al PP– ni con sus supuestas ganas de conocer la verdad... justo hasta el 14-M.

- Son bastantes los colaboradores de Libertad Digital desde Cataluña: usted, García Domínguez, Vázquez-Rial, Antonio Robles, Jorge Valín, Rallo, Toni Mascaró, Albert Esplugas. ¿Se conocen todos? ¿Se ven a menudo? ¿No podrían hacer una LD para Cataluña? Cuánto bien haría.
- Nos conocemos algunos. Pepe García Domínguez y yo somos amigos desde hace más de veinte años. Conozco y admiro a Horacio Vázquez Rial. También he coincidido en alguna ocasión con Antonio Robles. Creo que hay alguna iniciativa de reunir a todos los que usted cita, y alguno más, en breve.

- Buenas tardes, don Juan Carlos. Aunque es cierto que se encuentran algunos profesores muy coherentes y sensatos, en la Facultad de Periodismo donde yo estudio es triste descubrir que la mayor parte del alumnado es puramente de izquierdas, (porque, según se dice, no ser de izquierdas es ser franquista). ¿Qué le recomienda a un estudiante que quiere ser imparcial en semejante ambiente? Muchas gracias, y enhorabuena.
- A los estudiantes les recomiendo leer y leer, sin tregua. Tal como está el mundo universitario, y más en Cataluña, y mucho más en Periodismo, lo mejor es que se empiecen a formar por su cuenta.

- Buenas tardes, Sr. Girauta. Un poco de política ficción. Si la debilidad interna de España no impide el avance soberanista de los nacionalistas/independentistas vascos y catalanes, ¿qué recurso nos queda a los ciudadanos? Ante una hipotética Cataluña independiente, ¿qué haría usted? Saludos desde BCN, y mucho ánimo.
- Lo único claro es que tenemos la obligación moral y cívica de defender nuestras posiciones sin miedo y sin complejos, y de defender a toda costa la unidad de España, que es por cierto la única garantía de que se repetarán nuestros derechos fundamentales. Si eso falla, habremos hecho todo lo exigible. A partir de ahí... prefiero no pensarlo.

- Como catalán, me dolió mucho que el PPC fuera una moneda de cambio de la política nacional del PP. ¿Cree que Ciutadans podria ser la Unión del Pueblo Navarro de Catalunya?
- Si se refiere a que Ciudadanos hiciera de PPC, creo que en la calle Urgel le pondrán algún reparo. No sabe hasta qué punto aman sus cargos los políticos de todos los colores. Tampoco creo que Ciudadanos estuviera dispuesto.

- Buenas, don J. Girauta: Cuando desde la izquierda pura y dura te etiquetan de extrema derecha, te están llamando nazi y fascista. ¿Por qué los dirigentes del PP toleran estos insultos terribles? ¿Es que en el PSOE no hay una extrema izquierda larvada?
- Como lo de "fascistas" ya no se lo cree nadie, ahora dicen "derecha extrema". El sentido que cabe darle es el mismo: una invitación al discrepante para que calle y no moleste, so pena de verse personalmente atacado. Es la táctica de siempre. La única manera de capear eso es tratarlos exactamente igual. Si le llaman "facha", usted no se apoque. Es fundamental poner al progre a la defensiva porque él siempre llega, sin causa que lo justifique, muy crecidito.

- Don Juan Carlos, ¿le veremos proximamente en LIBERTAD DIGITAL TV? Muchas gracias.
- Esa es una pregunta que tendrán que hacérsela a Javier Rubio.

- ¿Piensa acudir a alguna de las 28 concentraciones de los Peones Negros que habrá el próximo miércoles 11 de octubre para exigir la verdad del 11-M?
- Sí, tengo pensado acudir a la de Barcelona. Los peones negros están cumpliendo un papel fundamental, son la demostración de que vale la pena defender las ideas y valores de la libertad, porque siempre habrá alguien que se sume; siempre alguien más eficaz y más valiente.

- Buenas tardes. No sé si habrás oído las declaraciones del imán de Málaga en las que dijo que hay que eliminar fiestas tan tradicionales como las de Moros y Cristianos. ¿Qué te parece? ¿Crees que empezarán, por miedo, algunos municipios a prohibirlas? ¿No nos están ganando la reconquista?
- Estoy seguro de que empezarán a prohibir esas fiestas por incorrectas, y que dentro de unos años habrán desaparecido. Lo sucedido en Alemania con la ópera de Mozart no se habría podido superar aquí. Tarde o temprano, en España se censurará a Cervantes y a Quevedo. Lo digo sin ironía.

- Buenas tardes. ¿No cree usted que la idealización de la época de la II República se debe a la ignoracia generalizada de la historia de España contemporánea?
- Sin duda. Si la propaganda diseñada en su día por la Comintern ha funcionado en épocas en que la gente estudiaba de verdad, imagínese ahora. Lo sorprendente es que los protagonistas de aquellos hechos ya reconocieron todos lo errores y culpas. Ahora llega ZP con su neosectarismo a reeditar un cuento de buenos y malos que reproduce la visión del Frente Popular. Es increíble. Pero cierto.

- Ante todo, enhorabuena por su labor y por sus artículos. Bueno, le pregunto si vio la pelicula Alatriste. En caso afirmativo, ¿qué le pareció? Y en caso negativo, humildemente, le recomiendo que la vea.
- Muchas gracias. He visto Alatriste, y creo que mi opinión no es tan favorable como la suya. En todo caso, se agradece este primer intento de dramatizar y llevar al cine retazos de la historia de España, que algunos creen que es una marca inventada por Franco.

- Saludos. Viendo el desastre del PP en materia de comunicación (no digamos ya el PPC), da la impresión de que sus dirigentes llevan tatuada en la espalda una frase muy habitual en las pandillas de moteros de los años 60: "No me sigas... Estoy perdido". ¿No te parece? Ánimo, y adelante.
- Pues a veces pienso eso, sí. Creo que el PP es un partido honrado y eficaz, pero debe atravesar una crisis o catarsis para volver a representar la ilusión, y esa crisis pasa por lo contrario de lo que le aconsejan sus adversarios (cosa que debiera parecer evidente, y sin embargo no lo es): Gallardón y Piqué han de sufrir sendas derrotas para que el partido se regenere.

- Don Juan Carlos, como autora de un artículo bastante discutido sobre José Antonio Primo de Rivera, ¿ha tenido usted que revalorar su figura de alguna manera? Y si sí, ¿en qué sentido?
- Como sabrá, mi último libro se ha centrado en Azaña. Me ha sorprendido extraordinariamente descubrir el respeto y admiración que profesaba José Antonio a don Manuel, respeto reiterado tras haber sido encarcelado (para no salir) y tras ver su formación prohibida por el Gobierno que Azaña presidía. José Antonio tenía una esmerada educación, pero unas veces era un ingenuo (como en la ocasión citada) y otras un pésimo estratega, como cuando aconsejó a los suyos que apoyaran al Frente Popular y en ningún caso a la CEDA.

- ¿Tieen algún otro libro en perspectiva?
- Sí, en noviembre publicaré una obra cuyo contenido no quiero adelantar, pero que dedica muchas páginas a hablar del fenómeno de LIBERTAD DIGITAL y de sus implicaciones.

- Enhorabuena por su labor desde una tierra gobernada por unos políticos hostiles a la libertad y la independencia. Dos preguntas: ¿Por qué deberíamos leer su libro? ¿Cree que en Cataluña algún día se podrá volver a vivir en libertad, independientemente de la ideología de cada cual? Muchas gracias y mucho ánimo. Sigan adelante.
- Muchas gracias. Respondo: 1) Porque, con toda modestia, no he caído en la fascinación de Azaña, a diferencia de casi todos los que han escrito sobre él. Y porque conviene dotarse de datos y argumentos ante el bombardeo zapaterino de la memoria histórica. 2) Creo que en Cataluña hemos de vivir en libertad, les guste o no a los nacionalistas y a sus aliados. A pesar de su control de la cultura, los medios, la las universidades, etc., vivir en libertad es una decisión nuestra (un imperativo nuestro), no de ellos.

- Buenas tardes, Juan Carlos. ¿Qué piensas a cerca del cambio de la ley electoral y las listas abiertas? ¿Será posible algún día? Los políticos tiemblan al oírlo.
- Buenas tardes. Pues algún día habrá que plantearse la cuestión muy en serio. Las listas cerradas no dejan de ser un trágala. Con listas abiertas, por ejemplo, yo podría votar al PPC en las autonómicas, escogiendo solamente a un par o tres de los candidatos y devolviendo el resto a sus fundaciones nacionalistas y a sus despachos.

- ¿Qué ideales políticos piensa usted que serían los indicados para que los catalanes votasen más a menudo a un partido, llamémoslo así, españolista?
- No me acaba de gustar el término "españolista". Los ideales que han de conducir a cualquier catalán "amb seny" a votar a Ciudadanos o al PPC son los que recoge e instuitucionaliza la Constitución del 78. No necesitamos ponernos trascendentes. Los de los ojos en blanco son ellos, los nacionatas.

- D. Juan Carlos: Si Mariano Rajoy no ganara las próximas elecciones generales, aun cuando su partido consiguiera un buen resultado en las próximas municipales, ¿qué piesa que debería ocurrir en el PP? ¿Habría que dejar que el liderazgo de Rajoy se asentara durante otros cuatro años más, o que el PP eligiera, quizá, otro líder? ¿Esperanza Aguirre, por ejemplo?
- Esperanza Aguirre es el líder que escogeríamos todos los liberales. Dicho esto, Mariano Rajoy es el presidente actual, y no debería obsesionarse con ganar o perder sino con hacer lo que debe en esta difícil situación. Y, en general, lo está haciendo. Lástima que a todos se les escape la cuestión catalana...

- Enhorabuena por su trabajo: me encanta escucharle en La Linterna. ¿Cree usted que la situación en Cataluña y España es salvable?
- Muchísimas gracias. Rotundamente sí, es salvable. Sólo depende de que los que no seguimos la corriente nos expliquemos, nos quejemos, nos opongamos, nos resistamos, argumentemos, etc. Nada está escrito, y quien más valga se llevará el gato al agua. ¿Quién cree usted que vale más, ZP, Carod o Rajoy? Pues eso.

Ha sido un placer. Un abrazo a todos los liberales, que ya son legión.

Lea el diálogo Del 4 de octubre
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 5 Octubre 2006

Este diálogo con Federico Jiménez Losantos tuvo lugar entre las 19.15 y las 20.15 del miércoles 4 de octubre.

Hola, amigos, buenas tardes.

- Estimado D. Federico: ¿Cómo cree usted que acabarán todos estos manejos de Garzón con los peritos policiales?
- Deberían acabar con Garzón en el banquillo, pero, de momento, con Garzón, el ABC y el Gobierno en ridículo.

- Muy buenas tardes. ¿No tiene la sensación de que la izquierda no tiene ni ha tenido nunca reparos en llevar las cosas al extremo, hasta el punto del enfrentamiento civil armado? ¿Dónde está esa izquierda moderada de cuya existencia tenemos certeza?
- Había una izquierda más decente en el 34, cuando Besteiro se rebela contra la bolchevización de Largo Caballero y la marcha hacia la guerra civil. La izquierda ha ido a peor con respecto a los 80.

- Buenas tardes, don Federico. ¿Se arrepiente ahora de no haberle metido más caña a Piqué cuando lo entrevistó, después de la bravuconada de éste el otro día? ¿Se atreverá a volver a su programa después de acusarlo de cobarde? Un saludo.
- Bueno, el PP (Pobre Piqué) no invita a abusar, pero sí, creo que viene esta semana o la que viene. Me dan pena las buenas gentes del PPC.

- ¿Por qué no se dijo desde un principio que lo que entregaron los peritos a sus jefes en julio de 2006 era una copia fiel del informe del día 21 de marzo de 2005? Nos hubiéramos ahorrado el linchamiento en los medios.
- Es que se trataba de linchar, no de contar la verdad, que por otra parte era evidente. Han tratado de aterrorizar a cualquier policía que pueda contar irregularidades o falsificaciones sobre el 11-M.

- ¿Cree que lo que ha dicho Piqué, que si no saca buenos resultados se va, es cierto? A a mí me va hacer votar a Ciudadanos de Cataluña sólo para ver si de verdad se marcha y deja paso a gente un poco más centrada en sus ideas y más lógica con los ideales del PP, y no a un nacionalista como él. Gracias, y mucho ánimo; estamos aquí.
- Gracias, y nosotros aquí y, gracias a internet, allí y en todas partes. Pero Piqué no es el único responsable del hundimiento del PPC. Antes lo fue Aznar, y ahora lo es Rajoy.

- Buenas tardes, don Federico. ¿Cree usted que, como antaño a los liberales españoles no llamaban afrancesados, hoy esa misma gente nos llama americanados? Gracias, y ánimo.
- Hombre, ser proamericano es ser amigo de la libertad. Los afrancesados cuando Napoleón eran esbirros de la tiranía. Además, los afrancesados no eran liberales, eran o conservadores carcas u oportunistas, más algún despistado. Pero entonces había nación. Ahora, no.

- Don Federico, soy oyente suyo. ¿Ha pensado en la posibilidad de que este Gobierno sea capaz de un dar un pucherazo en las próximas elecciones generales?
- Con lo que están haciendo con el 11-M, cualquier hipótesis siniestra puede resultar optimista.

- Buenas tardes, don Federico. Vi Munich recientemente y me impactó mucho, aunque me parece increíble que en Munich en el 72 no se suspendieran los JJOO tras la masacre. ¿Se podría considerar Israel el Estado occidental "cornudo y apaleado" del siglo XX? ¿Qué causó en aquellos momentos que no se cancelaran, el hecho de que ya comenzara a ser Eurabia-Europa? ¿O tal vez el cercano pasado judeófobo alemán?
- Israel ha conseguido reunir dos de los movimientos más abyectos de la historia occidental: el odio a los judíos y el odio a la libertad. Vi hace poco la película y me impresionó, sobre todo, lo fácil que lo tenían entonces los terroristas.

- Buenas tardes, D. Federico. Mi pregunta es por qué no se hace hincapié, en las informaciones sobre el 11-M, en el hecho de que Sánchez Manzano redactó el único informe sobre lo que explotó en los trenes, cuando no tiene cualificación profesional (cosa que él mismo reconoció ante el juez del Olmo) para hacer análisis, con lo que no ha podido hacer un informe pericial, ni firmarlo.
- Tampoco Ramírez el Malo y lo firma, y entierra el informe verdadero en típex vivo. Es una mezcla de malicia e incompetencia. Pero nada comparable al trabajo sucio de Polanco y Vocento. Eso es peor que un mal policía. Es un fenómeno propio de las dictaduras iberoamericanas.

- Buenas tardes, D. Federico. ¿Sería posible cambiar la actual ley electoral? En mi opinión, ahí radica gran parte del problema de los nacionalismos. Muchas gracias.
- Puede cambiarse la ley electoral, pero es más importante cambiar las costumbres del PSOE, y eso me parece más difícil. Lo esencial era que no se rompieran los consensos de la Transición, y están irreversiblemente rotos.

- Don Federico, ¿ha llegado el momento de dejar de votar a Gallardón, o todavía no?Gracias.
- Yo he anunciado que votaré a las carpas del Retiro, que comen papel. Prefiero uno del PSOE a las claras que un polanquista encubierto. Ahora bien, hay que votar a Esperanza. No sea que con el agua sucia tiremos también el niño.

- Don Federico, ¿en qué se diferencia el GAL de Felipe González y la práctica autorizada por Bush de raptar individuos sospechosos, llevarlos a cárceles secretas y torturarlos, sin preocuparse de que pudieran ser inocentes (como hay varios casos, ahora, que se saben). ¿Por qué es peor González que Bush?
- Porque Bush lo hace con la ley en la mano (otra cosa, amiga De Valera, es que a usted no le gusten los USA), mientras que González lo hizo todo al margen y en contra de la Ley. De todas formas, me parece que alguien se ha olvidado de que estamos en guerra con el islamismo. Y lo estamos.

- ¿Cree Ud. que la defensa que al parecer ha efectuado el Rey, en conversación con Esperanza Aguirre, de la postura del Gobierno en el asunto de la OPA de Endesa es una anécdota o demuestra una sumisión total de D. Juan Carlos a las tesis del Gobierno socialista?
- Del Gobierno y de La Caixa. No se olvide de la inauguración del fálico edificio Agbar en plena OPA sobre Endesa. ¡Cómo nos acordamos de Sabino!

- Don Federico: En primer lugar, gracias por “estar ahí”. En segundo lugar, ¿no cree que en esta historieta del proceso de rendición los más tontos de la película son los del PNV? Porque … ya me dirá: ¿qué pintan los burgueses del PNV en una “Euskal-herria socialista”?
- Serán unas víctimas muy convincentes. Como dijo Yezov, antecesor de Beria, antes de recibir un tiro en la nuca en la Lubianka: "Díganle a Stalin que muero con su nombre en los labios". Los sacrificos humanos en el ara de las tribus son así.

- Hola, Federico. En FAES hay un vídeo de Mauricio Rojas en el que comenta que el liberalismo ha sido una muy buena herramienta para liberarse de tiranías pero que no ha proyectado una idea de comunidad con claridad, de ahí que el socialismo, el nacionalismo y el islamismo, a pesar de ser respuestas patológicas, sigan siendo atractivas. ¿Qué opinas al respecto? ¿Recomiendas alguna lectura sobre el tema?
- Creo que es cierto, y que España es de los países que, por defender la idea de España, está evitando ese peligro. Pero en los círculos académicos y "libertarios" de los USA se advierte esa frivolidad, que, más que individualista, es suicida. Hace falta Estado si no se quiere ser pasto de las mafias.

- ¿Qué tipo de medidas concretas y eficaces se podrían tomar para evitar o ralentizar la inmigración ilegal?
- Hace como diez o quince años yo escribí en Época más de un artículo diciendo que había que encauzar la llegada de ilegales iberoamericanos para evitar a la morisma insoluble. Lo ideal sería que el que viniera tuviera un contrato de trabajo, pero eso es más fácil decirlo que hacerlo. Una vez aquí, lo esencial es integrarlos, educarlos, españolizarlos. Porque sus hijos son españoles.

- No saben nada los ingleses: a cambio de metérnosla doblada con Gibraltar, un político en retirada como Blair viene a hacerse una foto. Por cierto, ¿Blair no era un fascista tenebroso amigo de Bush y de Aznar? Esto parece 1984, de Orwell.
- Pero no es cierto que hayan instalado un daguerrotipo de Bush para reptir con ZP la foto de las Azores. Ni los ingleses podían llegar a más ni España a menos.

- Yo, como votante del PP, exijo a este partido que deshaga todas y cada una de las leyes esenciales que ha dictado el PSOE (matrimonios homosexuales, derogación del Trasvase del Ebro, Ley de Educación, etcétera), siempre que se puedan deshacer, claro, porque algunas, como el Estatut, no hay ya quien las mueva. ¿No cree que ésta es la única manera de que no gobierne siempre la izquierda?
- En todo caso, es la única posibilidad de que la gente joven y no tan joven no se desencante de la política. En algunos casos, los cambios son de fondo, como la educación; en otros, como el llamado matrimonio gay, basta una ley de parejas civiles homosexuales. Se la pedimos a Aznar cuando estaba en el Poder, pero nada, ni caso.

- El modelo sueco económico era lo más “salvable” del socialismo. ¿Qué opinión tiene del modelo económico de los países nórdicos?
- Acabo de grabar una promoción para LIBERTAD DIGITAL TV sobre la serie de Henning Mankell, que es el acta de defunción del Estado de Bienestar sueco. Pero es también la metáfora de Europa, sin norte y abrumada por una inmigración incontrolada. Y no puede ser bueno un Estado donde se llegó a pagar el 80% de impuestos.

- Girauta y Dominguez van a votar a Ciudadanos. ¿Usted también lo haría? ¿Cree que pueden sacar diputados que hablen castellano y defiendan a las personas no nacionalistas en el Parlament?
- Yo lo dije desde el principio y me ratifico. Aunque no me gusta el candidato, de Ciudadanos me fío; de Piqué, no.

- Don Federico: ZP negocia con la ETA, y yo me pregunto: ¿pero con quién se cree ZP que está negociando? Esto no puede salir nunca bien, que son terroristas. ¿Usted cree que no se da cuenta o que quiere verlos como muchachitos independentistas?
- Es que Zapatero es una mezcla inextricable de cara dura y estupidez. Los etarras, además de asesinos, son gente muy lista: la prueba es que son los únicos terroristas europeos con posibilidades de llegar al Poder. Pero es Zapatero el que ha rehecho a ETA.

- En “informativos” Telecinco se dice que el ácido bórico no tiene ninguna vinculación con el terrorismo; ahora, además de TVE, etcétera, tenemos la Cuatro, con Iñaki, y La Sexta mintiendo descaradamente, o increpando a los que investigan. Sin televisiones, ¿no cree que un documental cinematográfico sobre el 11-M no vendría mal?
- Por supuesto. En LIBERTAD DIGITAL probablemente tendremos que hacer un programa fijo sobre las investigaciones del 11-M. Al menos, que no se diga que no hubo nadie que cumpliera con su deber.

- ¿Qué opina de las declaciones de Gabilondo esta mañana?¿Piensa tomar medidas contra él? Un saludo, y todo mi apoyo.
- ¿Qué medidas? ¿Denunciarlo a Garzón? Ojo, que habla el de los terroristas suicidas, el golpe del PP y demás fechorías del 11 al 14-M, incluyendo el cerco a las sedes del PP el 13-M. Qué mal está terminando Iñaki.

- ¿No cree que si, a pesar de que los inmigrantes vinieran con contrato, la presión inmigratoria no cesaría hasta que, por saturaciòn del mercado de trabajo, las condiciones laborales que se encuentren aquí no sean mucho mejores que las de sus países de origen? Se lo dice un economista.
- Pero los mercados de trabajo, sobre todo en sociedades modernas de servicios, son todo menos rígidos. En España está durando el impulso económico más de lo esperado por la afluencia continua de inmigrantes. Pero mientras la diferencia de nivel de vida sea la que es, me temo que lo único que podemos hacer es echar ilegales, no cerrar las fronteras.

- La estrategia del PSOE y el ABC es romper al PP, dividiéndolo entre demócratas y radicales. ¿Por qué el PP no responde de igual modo, diviendo al PSOE entre demócratas (los constitucionalistas Rosa Díez, Redondo, Vázquez, etcétera) y el sector de la extrema izquierda (más cerca de Castro y Batasuna que de la democracia), que serían los ZP, Blanco, Garrido, Rubalcaba, Simancas, Jordi Sevilla?
-  Es que los del PSOE no existen apenas. Son símbolos de resistencia, no alternativas políticas. Gallardón, en cambio, sí es la alternativa al PP de Aznar. Hay mucho pájaro en el PP, y no son gaviotas.

- ¿Se vé usted en la cárcel por sus opiniones, como antaño? Un fuerte abrazo, y gracias por existir.
- En la dictadura tuve suerte. Pude ir cuatro años a la cárcel, que era la pena por asociación ilegal, pero como pintaba muy poco ni se molestaron en detenerme. Ahora estamos mucho peor. Pero, en todo caso, uno debe estar de acuerdo con su propia conciencia. La legalidad o la ilegalidad vigentes son accesorias.

- ¿Vio usted la película Alatriste? En caso afirmativo, ¿qué le pareció?
- No, no la he visto. Mi mujer dice que Vigo no puede estar más guapo. No lo dudo.

- D. Federico: ¿Qué le parece que uno de los protagonistas de las mentiras del 11 al 14M, me refiero a Gabilondo, pretenda dar lecciones de democracia a la COPE?
- El maestro Ciruela no sabía escribir y puso escuela. Hay mucho ciruelo por ahí.

- ¿No cree que el partido socialista, como en épocas anteriores, está haciendo lo que le viene en gana? ¿Cuánto tendremos que aguantar antes de llegar a una sublevación?
- Lo malo es que la alternativa ya no es ni una sublevación ni un golpe, como antaño. Sólo la degradación vertiginosa del régimen constitucional.

- Hoy he oído o leído varias veces que al final, más tarde o más temprano, lo del 11-M se conocerá en todos sus extremos. La cuestión: para cuando se conozca, ¿habrá una posible marcha atrás o ya no importará nada la verdad?
- A los progres no les importa nada la verdad. Y si pudieran hacer desaparecer a todas las víctimas del terrorismo, lo harían para eliminar testigos. Pasó con el GAL, que no era tan grave como el 11-M. Pero ni entonces se vieron comportamientos tan abyectos como los de PRISA y Vocento. Entonces el ABC estaba con los nacionales.

- El otro dia vi por primera vez unos informativos de La Sexta. En menos de un minuto me di cuenta de qué palo van. He decidido solamente leer periódicos y oír la radio: creo que es la única forma de encontrar pluralidad de ideas. ¿Por qué no es posible que haya pluralidad en la televisión?
- Porque falta un mes para que empiece LIBERTAD DIGITAL TV.

- En su opinión, ¿es constitucional el estatuto que se va a aprobar en Andalucía?
- Desde el estatuto de Cataluña no hay Constitución. Tampoco nación. ¿Qué más nos da lo que supongan tales o cuáles estatutos? Si no hay cimientos, sobran las terrazas.

En fin, amigos, gracias y hasta la próxima.

EL AYUNTAMIENTO RECURRIÓ EL AUTO DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE XUSTIZA EN EL QUE LO INSTABA A CUMPLIR LA LEGISLACIÓN
El Supremo rechaza otro recurso del Concello y lo obliga a utilizar A Coruña
El Gobierno local, que desde 1992 intenta sin éxito que se considere oficial La Coruña, pretendía que la sala plantease una cuestión de inconstitucionalidad de la Lei de Normalización Lingüística.
MARÍA BALLESTEROS
María Ballesteros. A Coruña La Opinión 6 Octubre 2006

El Tribunal Supremo ha rechazado un nuevo recurso de casación interpuesto por el Ayuntamiento en su infructuosa cruzada en defensa de La Coruña -una guerra en la que no ha ganado una sola batalla judicial desde 1992- y lo obliga a usar A Coruña como único topónimo oficial de la ciudad, como ya hizo el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) a instancias de A Mesa pola Normalización Lingüística.

Aunque el fondo de la cuestión del topónimo ya está resuelto judicialmente -el alto tribunal gallego, el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional han fallado de forma reiterada contra las pretensiones del Concello-, lo que ahora pretendía el Gobierno local con este recurso, presentado cuando todavía era alcalde Francisco Vázquez, era que el Supremo anulase el auto del TSXG que lo insta a ejecutar las sentencias y a cumplir, por tanto, la ley y el auto del mismo tribunal en el que rechazaba un recurso de súplica del Ayuntamiento, quien argumentaba que se le estaba impidiendo usar el nombre tradicional.

El Gobierno local quería con este recurso de casación, presentado en febrero de 2004, que el alto tribunal plantease además una cuestión de inconstitucionalidad del artículo 10 de la Lei de Normalización Lingüística, que establece la gallega como "única forma oficial" de los topónimos.

La sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo responde al Concello que se equivoca al asegurar que se prohíbe en los autos usar La Coruña. "Lo que se afirma reiteradamente en los autos es que, si se trata de utilizar la denominación oficial, únicamente es válida la de A Coruña", razonan los magistrados, quienes rechazan la pretensión del Ayuntamiento de volver a entrar al fondo de una cuestión ya "resuelta" por el TSXG y "confirmada" en casación por el Supremo.

A Mesa pola Normalización Lingüística ha recibido con satisfacción esta nueva sentencia que otra vez le da la razón en un proceso judicial iniciado en 1992, pero sus dirigentes esperan ahora escuchar "dos voces": la del alcalde Javier Losada y la del presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño. "Losada tiene una oportunidad de oro de demostrar si es un fotocopia de Francisco Vázquez o va a cumplir la ley", declaró el presidente de la plataforma, Carlos Caión, quien al jefe del Ejecutivo gallego le pide que ejerza como tal y que deje la actitud "indolente, cuando no cómplice" adoptada hasta ahora. "No puede olvidar que es el presidente de la Xunta y que no puede ser valedor de delincuentes", señaló el dirigente de A Mesa.

La plataforma en defensa del gallego considera especialmente grave además que el Ayuntamiento de A Coruña haya intentado "echar abajo" con su recurso la Lei de Normalización Lingüística, que fue aprobada por unanimidad en el Parlamento de Galicia en 1983. "Fue aprobada por todos y es un principio fundamental de convivencia", añadió Caión.

Tras esta nueva resolución,
A Mesa reclama al Gobierno local coruñés que propicie un "tiempo nuevo" y que deje de "malgastar dinero público para ir en contra del gallego", en palabras del presidente de la entidad, quien reclama a Losada muestras de que va a hacer cumplir la ley.

"A la propia Mesa nos resulta difícil contabilizar las sentencias dictadas hasta ahora -explicó el dirigente de la plataforma-; el Concello nunca ganó ninguna sentencia, todas nos dieron la razón, y ya basta. Que cumpla la legislación, por favor".

Supremo inconstitucional

Nota del Editor 6 Octubre 2006

 ¿ Pero como diáblos puede ser constitucional una ley que impone como oficiales los topónimos en una lengua que nadie tiene el deber de conocer ?

Gobierno del 11m
LOS SOCIALISTAS ARREMETEN CONTRA EL VOCAL DEL PODER JUDICIAL QUE DENUNCIÓ LAS EXTRALIMITACIONES DE GARZÓN
No se trata de una cuestión jurídicamente controvertida. Para que ustedes lo entiendan, si cualquier alumno de la facultad de derecho sostuviese en un examen que la competencia para enjuiciar un delito de falsedad documental corresponde a la Audiencia Nacional obtendría un cate morrocotudo. Pero Garzón y la Fiscalía de la Audiencia Nacional sí lo sostienen. Todos sabemos porque.
Redacción  minutodigital 6 Octubre 2006

Desde las filas socialistas arrecia la campaña contra quienes critican profesionalmente a Garzón. La polémica sobre la competencia de la Audiencia Nacional para enjuiciar las denuncias sobre la falsedad de los informes policiales sobre el 11-M no es más que un montaje para ocultar una cacicada judicial con clara intencionalidad política. No se trata de una cuestión jurídicamente controvertida. Para que ustedes lo entiendan, si cualquier alumno de la facultad de derecho sostuviese en un examen que la competencia para enjuiciar un delito de falsedad documental corresponde a la Audiencia Nacional obtendría un cate morrocotudo. Pero Garzón y la Fiscalía de la Audiencia Nacional sí lo sostienen. Todos sabemos porque.

El Ministro de Justicia ha hablado de “interferencias nada inocentes” en la labor judicial. ¿No deberíamos hablar más bien de las interferencias nada inocentes de algunos jueces y fiscales en la vida política española?

Pero los mismos que ven "ataques injustificados y reiterados" contra el juez Garzón en todos los que critican su actuación manifiestamente ilegal, se emplean a fondo en criticar a otro juez. Se trata del vocal del Consejo General del poder Judicial José Luis Requero, que presentó una queja contra el juez Garzón para que se investigasen sus extralimitaciones en el interrogatorio a los tres peritos del ácido bórico.

El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, afirmó, en referencia a la decisión del Consejo General del Poder Judicial de investigar al juez Garzón que la función del CGPJ es la de "gobernar los asuntos internos de la judicatura nombrando jueces, inspeccionando y disciplinando, pero también garantizar su independencia". "Por ello pensamos que no tiene precedentes que desde el CGPJ se inicien actuaciones inspectoras sobre una actuación estrictamente jurisdiccional", sentenció.

Requero no solo esta recibiendo críticas por su actuación profesional en el CGPJ, sino que incluso se están sacando desde filas socialistas cuestiones de carácter personal, como su posible pertenencia al Opus Dei. A nadie se le ha ocurrido criticar a Garzón por sus creencias religiosas, ni sabemos cuales son ni nos interesan. Sin embargo la izquierda que tan dada es en ver la paja en el ojo ajeno y a ignorar la viga en el propio no duda en acudir a cuestiones intimas de la vida privada para criticar una actuación profesional que no le conviene.

Dos querellas contra el magistrado
ABC 6 Octubre 2006

Son ya dos las querellas que contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón han sido presentadas en el Tribunal Supremo. Ambas están relacionadas con el caso del ácido bórico, en el que han sido imputados por falsedad documental los tres peritos de la Comisaría de Policía Científica que en un informe vincularon a la banda terrorista ETA con los atentados del 11-M.

Una de las querellas está firmada por Cayetano Blázquez Manzón, quien acusa al titular del Juzgado número 5 de la Audiencia Nacional de prevaricación. La segunda fue presentada hace días por el sindicato «Manos Limpias», del que es secretario general el ultraderechista Miguel Bernard Remón.

Además de estas dos querellas, en el Tribunal Supremo se ha recibido otra de la asociación «España y Libertad». Está dirigida contra la Fiscalía de la Audiencia Nacional, de la que es titular Javier Zaragoza. Al igual que las anteriores, esta tercera querella tiene como motivo la actuación del Ministerio Público en este caso.

Del Burgo carga contra Garzón y le acusa de ser un juez al servicio del Gobierno
ABC 6 Octubre 2006

MADRID. El diputado de Unión del Pueblo Navarro (UPN) y miembro de la dirección del Grupo Popular en el Congreso, Jaime Ignacio Del Burgo,aseguró ayer que el juez Baltasar Garzón pone «en riesgo» su propia independencia judicial al «secundar la política del Gobierno. Creo que Garzón debería pedir amparo de sí mismo».

De esta forma respondía a la decisión de Garzón de solicitar amparo al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ante las críticas recibidas por parte de este diputado y de varios medios de comunicación tras imputar un delito de falsedad a los tres peritos que elaboraron un informe que relacionaba el 11-M y ETA. Según Del Burgo, es «insólita» la actuación de juez «a sabiendas de que no tenía competencias para ello.Cualquier estudiante de Derecho sabe que la Audiencia Nacional es un tribunal especial que tiene tasadas perfectamente sus competencias y que se refieren únicamente al ámbito del terrorismo y del narcotráfico organizado. Por eso dije que a lo mejor la política había entrado en su despacho».

El diputado del Grupo Popular cree que el juez Garzón «hace incursiones en el ámbito político cuando quiere» y, de hecho, recordó sus artículos «censurando las actuaciones del Gobierno de José María Aznar en la guerra de Irak» o sus afirmaciones en París a favor del proceso de paz porque «hay que hablar con el diablo si es necesario».

También citó como ejemplo el hecho de que ayer mismo dictara un auto exculpando al jefe de seguridad del PSOE de dar el «chivatazo» a la red de extorsión de ETA, precisamente media hora antes de que el líder del PP, Mariano Rajoy, interrogara por este asunto al presidente del Gobierno.

Por su parte, el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, respaldó a Del Burgo y apuntó que Garzón no tiene «la más mínima razón» para pedir amparo al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por las críticas que el también dirigente de Unión del Pueblo Navarro (UPN) le ha dirigido.

«Conozco las actuaciones del señor Del Burgo y todas tienen el respaldo del Grupo Popular», subrayó Zaplana. «A mí siempre me ha gustado, cuando he tenido la responsabilidad política, asumirla hasta el final y no escudarme en ningún compañero o decir que no soy el máximo responsable».

Respeto a la justicia
En relación a esta polémica, el senador y presidente fundador del PP, Manuel Fraga, afirmó ayer en Murcia que los medios de comunicación «se encuentran bastante divididos y en posiciones partidistas», y acusó al Gobierno de ser el responsable de la «crispación» que existe en el país.

El ex presidente de la Xunta de Galicia no quiso pronunciarse sobre la petición de amparo al Consejo General del Poder Judicial solicitada por el juez Baltasar Garzón por los ataques que considera que está recibiendo, afirmando que estas cuestiones son competencia del citado órgano porque «yo sí tengo un gran respeto por la justicia».
Recortes de Prensa   Página Inicial