AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 8 Octubre  2006
Gobierno Zapatero
La España invertida
Ignacio Cosidó Libertad Digital 8 Octubre 2006

Dos años de gobierno socialista han logrado ponerlo todo patas arriba. En la España de Zapatero nada es ya lo que parece. Las palabras se emplean en sentido contrario a su verdadero significado. A una misión de guerra Zapatero la denomina misión humanitaria. La negociación política con los terroristas es para el Gobierno un proceso de paz. El centro político pasa a llamarse ahora extrema derecha. Los inmigrantes ahogados en el Atlántico son efectos colaterales. Una reprimenda en el Consejo Europeo es para Rubalcaba un espaldarazo a la política de inmigración española y los reproches casi unánimes de los ministros de Interior europeos son producto, según Caldera, de la envidia que siente nuestros socios por su gestión.

En la España invertida de Zapatero el Gobierno se dedica a hacer oposición del pasado y la oposición a proponer las medidas que debería proponer el Gobierno. El Gobierno se afana en crear problemas y la oposición en tratar de solucionarlos. Cuanto más se busca un consenso por parte del Gobierno, mayores son los insultos y las descalificaciones hacia con quiénes se busca el acuerdo. El dialogo se convierte así en un arma para arrojársela al contrario.

En este mundo al revés de ZP la policía avisa a los terroristas de que están siendo investigados por los jueces. El ministro del Interior está mucho más ocupado en sacar a la calle a los asesinos que están en la cárcel que en meter en la cárcel a los terroristas que aún están en la calle. El Fiscal General se transforma en realidad en un defensor de los terroristas. Los actos de terrorismo callejero se convierten en chiquilladas que nada tienen que ver con ETA. Las cartas de extorsión a los empresarios son para Rubalcaba cartas amistosas. Un partido ilegal como Batasuna se transforma en un interlocutor político necesario y un terrorista como Otegi es en realidad un hombre de paz. Por el contrario, las victimas se convierten en agentes vociferantes potencialmente peligrosas.

En esta España invertida el padre pasa a ser progenitor A y la madre progenitor B. Las parejas homosexuales se transforman en matrimonios. Los inmigrantes irregulares en residentes legales. La eutanasia se convierte en el derecho a vivir la muerte con dignidad. Una vivienda es en realidad una solución habitacional. Los medios de comunicación que no son afines al Gobierno son delincuentes enmascarados de periodistas. Las críticas al Gobierno se transforman en conspiraciones en contra del Estado.

Para Rodríguez Zapatero la alianza con las tiranías se disfraza de Alianza de Civilizaciones. Cuba, Venezuela o Irán se convierten en modelos de democracia, mientras Estados Unidos es el causante de todos los males del mundo. Pero el principal aliado de Bush en la guerra de Irak, Tony Blair, se transforma de repente en un príncipe de la paz si avala la negociación con ETA. La vencedora en las elecciones de Alemania y hoy canciller es realidad una fracasada. El ministro de Interior francés, y posible próximo presidente de la República, un indocumentado al que no hay que escuchar.

En la España invertida las nacionalidades se convierten en naciones, las regiones en realidades nacionales y España pasa de Nación a plurinacionalidad. El presidente del Gobierno impulsa la disgregación del Estado, mientras que son algunas comunidades autónomas las que piden un Estado fuerte. El dinero se reparte en función del criterio que a cada uno le plazca, el PIB, la población o el territorio, aunque al final dos más dos ya no sean cuatro.

Nadie discute la inmensa capacidad de este Gobierno para volver las cosas al revés, para convertir lo negro en blanco y lo blanco en negro y para ocultar la realidad que no le interesa. Pero detrás de tanto engaño, de tanta mentira y de tanta ocultación sigue existiendo una España real, la de los españoles que prefieren seguir llamando a las cosas por su nombre, la de una gran mayoría social que se siente cada vez más incomoda en esta España del revés. Son cada vez más los ciudadanos los que creen que para acabar con tanto desajuste será necesario volver a colocar a la oposición en la oposición y al gobierno en el gobierno.

Ignacio Cosidó es senador del Partido Popular por Palencia.

Inmigración y terrorismo
Editorial ABC 8 Octubre 2006

LA inmigración, al margen de ideologías y de opciones políticas, se ha convertido ya en el principal problema para los españoles, seguido a gran distancia por el terrorismo, según se desprende del Barómetro de otoño realizado para ABC por Demoscopia. El 41 por ciento de los encuestados manifiesta su preocupación por un asunto ante el que una abrumadora mayoría (76 por ciento) cree que el Gobierno ha hecho gala de improvisación. Revelador resulta el porcentaje de votantes socialistas (69 por ciento) que cuestiona la capacidad del Ejecutivo para afrontar la situación con una política clara y concisa. Pocas veces un problema ha concitado tanta unanimidad y pocas veces el electorado socialista y del PP han coincidido tanto en el diagnóstico. Si a ello añadimos el dato de que son sustancialmente más los españoles que consideran que el PP gestionó con mayor acierto la política inmigratoria, parece obvio que el PSOE se encuentra en una compleja y delicada situación que amenaza con frustrar sus expectativas electorales, más aún cuando un 45 por ciento de los entrevistados establece una relación causa efecto entre la actual situación y el proceso de regularización puesto en marcha en 2005 por el Ejecutivo. Uno de cada tres votantes del PSOE sustenta esta opinión, que se extiende progresivamente en el electorado a medida que crece la percepción del problema en la opinión pública.

Igualmente notorio resulta el dato de que dos de cada tres españoles creen que España ha alcanzado el máximo nivel de inmigración, lo que obliga a una primera reflexión: mientras distintos organismos públicos y privados insisten en que la estabilidad del mercado de trabajo y del crecimiento económico depende, en gran medida, de que el sistema siga incorporando inmigrantes, los españoles parecen pensar lo contrario. De nuevo, la percepción de la calle parece moverse por derroteros distintos al de los informes de los expertos. A tenor del resultado de la encuesta -coincidente con otras que han visto la luz en meses pasados- parece obvio que los españoles consideran que ha fracasado la política inmigratoria del Gobierno, obligado a rectificar sobre la marcha y empeñado ahora en una compleja estrategia de acercamiento al PP por la vía de un pacto de Estado que el principal partido de la oposición rechaza, al considerar -no sin razón- que obedece a un movimiento táctico con el que el Gobierno pretende descargar el peso de sus errores pasados. Mariano Rajoy ya dejó clara su postura, ratificada este fin de semana en la conferencia interterritorial sobre inmigración, en la que propuso un amplísimo abanico de medidas para tratar de paliar el problema demostrando capacidad de reacción ante un asunto sensible en el que se erige como sólida alternativa frente a la ineficacia del Gobierno.

Tras la inmigración, el terrorismo sigue ocupando un lugar destacado entre los grandes problemas. Al cumplirse un semestre de la declaración de «alto el fuego permanente de ETA», crece y se extiende el desánimo en la opinión pública, desvaneciéndose -según pone de manifiesto el Barómetro- el optimismo que revelaba la anterior encuesta publicada por ABC a los pocos días del comunicado etarra. Si hace medio año, un 65 por ciento se mostraba esperanzado, frente a un 31 por ciento que no ocultaba su escepticismo, la situación ha dado un giro sustancial, siendo ahora una mayoría del 52 por ciento la que se muestra escéptica frente a un 44 por ciento que aún conserva intacta su esperanza. El incremento del terrorismo callejero, la «exhibición» de ETA y de algunos de sus presos más sanguinarios, como Txapote y Bilbao, y, sobre todo, la ausencia de información en torno a un «proceso» plagado de incógnitas, han provocado el vuelco y frustrado los anhelos de una inmensa mayoría de españoles. Hoy, el 74 por ciento considera que es perfectamente posible que ETA vuelva a utilizar las armas, un porcentaje similar al que ofrecían los sondeos con motivo de la tregua etarra en 1998. Más grave para el Gobierno resulta el hecho de que un 56 por ciento de los encuestados considera que no se dan las condiciones aprobadas en el Congreso para un eventual diálogo con ETA. Sustancial giro que complica el escenario y el horizonte político que maneja el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero en un momento especialmente delicado por la presión creciente de ETA/Batasuna.

¿En qué no has mentido, Zapatero?
Luis del Pino Libertad Digital 8 Octubre 2006

¿Hay algo en lo que no hayas mentido, Zapatero?

Mentiste al decir que querías un Pacto por las Libertades y el Terrorismo para luego mantener, simultáneamente, conversaciones secretas con los asesinos antes del 11-M.

Mentiste al decir que no pagarías precios políticos para luego permitir que el nuevo avatar de los proetarras, el PCTV, se volviera a sentar en el Parlamento Vasco.

Mentiste al decir que pedirías permiso para negociar al Parlamento para luego anunciar unilateralmente en un pasillo que iniciabas el camino de rendición del Estado.

Mentiste al decir que sólo negociarías en ausencia total de violencia, para luego continuar tu proceso de rendición del Estado mientras ETA envía a sus cachorros a quemar autobuses, cajeros, sedes de partidos, comercios de concejales del PP, ...

Mentiste al decir que la única salida de ETA era el abandono de las armas, para luego prestarle cobertura internacional llevando sus reivindicaciones al Parlamento Europeo.

Has defenestrado a todos aquellos que podían, desde dentro de tu partido, oponerse a la rendición del Estado. Has ordenado o consentido que se dieran avisos a los colaboradores de los asesinos, para desbaratar operaciones judiciales contra ellos. Has permitido que el brazo político de los asesinos tome las calles, a pesar de estar ilegalizado. Has tratado de de dividir y de acallar a las víctimas mediante la coacción y la amenaza. Has usado tu puesto como jefe de Gobierno para consolidar la cobertura mediática del proceso de rendición del Estado. Has traicionado, en fin, a una Constitución que prometiste defender.

Y has hecho todo eso en contra de lo que declaraste en el propio programa electoral por el que fuiste votado.

¿En qué más nos mentiste, Zapatero?

¿Por qué dijiste que habían aparecido terroristas suicidas en los trenes?

¿Por qué policías afines a tu partido han falsificado informes en la instrucción del 11-M?

¿Por qué se utilizaron una furgoneta falsa, una mochila falsa y un coche Skoda falso para vendernos una falsa trama islamista?

¿Por qué tu Ministerio de Interior ha mentido al juez, ha ocultado datos, ha manipulado indicios y ha tratado de llevar en una dirección incorrecta la instrucción del 11-M?

¿Por qué has utilizado a la Fiscalía para ocultar a los españoles la verdad?

Mañana por la mañana, de 10 a 11, la Cope emitirá su programa mensual dedicado a las víctimas de los atentados del 11-M. A esas víctimas que en estos momentos se preguntan si es que hay algo en lo que hayas dicho la verdad, Zapatero.

Los pro-etarras asaltan un Ayuntamiento y Zapatero pide paciencia
Elsemanaldigital 8 Octubre 2006

El "proceso de paz" emprendido por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero con la banda terrorista ETA sigue su curso jalonado por esos "accidentes" que desde el primer momento el presidente advirtió que se podrían producir. El último ha consistido en el asalto de la casa consistorial de la localidad guipuzcoana de Pasajes, y la reacción de Rodríguez Zapatero ha sido pedir "paciencia" desde Valencia.

La paciencia con los pro-etarras parece implicar, como se está comprobando, el regreso a la situación que existía en el País Vasco antes de que las medidas antiterroristas de los Gobiernos de José María Aznar hubiesen conseguido acabar con la kale borroka. Por lo demás, la violencia callejera, lejos de respetar a quienes hacen continuas cesiones a la banda, sigue siendo tan indiscriminada como siempre, y en el caso de Pasajes se ha cebado con un Ayuntamiento socialista que acaba de patrocinar un acto que incluía un homenaje a los asesinos etarras.

Hay que recordar que no hace mucho el PSE se oponía en el Parlamento vasco a una propuesta formulada por el PP para que se condenase el recrudecimiento de la kale borroka, alegando que la aprobación de la misma supondría poner obstáculos al "proceso de paz". Así pues, es legítimo concluir que hemos entrado en una fase de tolerancia hacia la violencia callejera y el enaltecimiento de los terroristas, con marchas como las que se han llevado a cabo de nuevo este fin de semana.

Con este panorama, que sólo se puede calificar de grave retroceso en la lucha antiterrorista, no se entienden las continuas quejas de Rodríguez Zapatero por la falta de apoyo del PP al "proceso de Paz". Desde el punto de vista de los ciudadanos y del Estado de Derecho, no se observa indicios de paz alguna --lo cual no es extraño, dado que no estábamos ni estamos en guerra--, sino un puro y simple deterioro de la seguridad pública y la convivencia ciudadana en el País Vasco.

En cuanto a los avances que puede aportar la negociación con los terroristas, las perspectivas no son mejores. Se habla de crear una mesa de partidos que daría carta de naturaleza a la ilegal Batasuna, de medidas a favor de los presos etarras, de decidir el futuro de Navarra a espaldas de sus instituciones y sus legítimos representantes.

El "proceso de paz" en el que han depositado sus expectativas de mantenerse en el poder Rodríguez Zapatero y, detrás de él, todo el PSOE sin más fisuras que la representada por algunos militantes socialistas vascos, amenaza con dejar como únicos resultados una ETA reforzada y una sociedad española profundamente dividida en lo que nunca había habido dudas: la determinación de hacer prevalecer el Estado de Derecho y la democracia sobre la violencia terrorista.

Madrid, una comunidad agraviada
Editorial ABC 8 Octubre 2006

LAS cifras y los datos demuestran que el Gobierno socialista está practicando una política discriminatoria con los madrileños, a los que ha convertido en rehenes de su batalla política con la Comunidad, cuya presidenta, Esperanza Aguirre, ha denunciado la fuerte reducción de las inversiones del Estado.

La idea de que a Zapatero no le importa Madrid ha calado en la opinión pública y puede tener una influencia notable en las urnas. La presidenta regional califica los presupuestos de «sangrantes e injustos» para la Comunidad y reta a la ministra de Fomento a que explique qué hará en 2007 con el dinero de los madrileños. Los ciudadanos perciben con claridad que es posible financiar el Metro y al mismo tiempo anunciar rebajas de impuestos. Los populares han dado prioridad a la eficacia en la gestión y el servicio a los ciudadanos por encima de disputas estériles sobre la identidad o el reparto de cuotas de poder. Los resultados saltan a la vista. La Administración madrileña es a día de hoy el emblema de la oposición en sus expectativas de recuperar la confianza de la mayoría a nivel nacional, al igual que ocurre en otros ámbitos como la Comunidad Valenciana.

Aprobado el Estatuto catalán, el Ejecutivo tiene que hacer frente a un compromiso de financiación que le exige concentrar en Cataluña una parte sustancial de las inversiones, aunque los nacionalistas, en plena campaña electoral, siguen sin estar satisfechos. Las cuentas se atienen a una regla elemental: si unos salen ganando, otros resultan perjudicados. En este caso, los números ofrecen un resultado concluyente que el Gobierno no consigue ocultar bajo argumentos de apariencia técnica: Madrid y los madrileños pierden con los Presupuestos diseñados por el Gobierno de Rodríguez Zapatero.

La maniobra del PSOE para recuperar la «joya de la corona» del Partido Popular es tan burda que amenaza con convertirse en un bumerán para las aspiraciones socialistas. Su objetivo permanente de «todos contra el PP» se convierte en un absurdo «todo contra Madrid» ante el que los madrileños, por encima de ideologías, habrán de responder en las urnas el próximo año. Aunque Rodríguez Zapatero insiste en que Madrid le importa mucho, castigar a los votantes en los territorios que gobierna el adversario es el mejor camino para perder otra vez las elecciones.

Una cita imaginaria

JAVIER ZARZALEJOS El Correo 8 Octubre 2006

«Antes de que volvieran a manifestarse en Sevilla se lo habían advertido. Las víctimas no pueden ser un obstáculo para la paz. Les habían advertido que la paz exigiría sacrificios, para las víctimas, se entiende. Saben que tendrán que perdonar, perdonar obligatoriamente. El proceso, tarde o temprano, exigirá que renuncien al perdón como una decisión que se empeñan en que sea personalísima y libre, y concedan el perdón a quienes nunca lo han pedido porque nunca han reconocido la maldad del daño que causaron. Puede ser difícil, sí, pero tampoco hay que llevar las cosas al límite porque éstos no pueden volver como derrotados, ni pueden renegar de su propia biografía.

A las víctimas les habían recordado que su cuarto de hora de gloria había pasado y que ha llegado el momento de hacer política. Y, si no, que se atengan a las consecuencias. Es bastante fácil. Unas pancartas bien elegidas, unos gritos subidos de tono y ¿ya está! En vez de víctimas, la extrema derecha. A partir de ahí, todo vale.

Deberían saber que las sensibilidades en España no se estremecen cuando la izquierda se hace acompañar en su agitación callejera de las abominables bandas ultras que exaltan las peores dictaduras -Castro arrasa en estos festejos- y airean efigies y símbolos que ya figuran en largos capítulos del libro negro de los totalitarismos. Pero una cosa es manifestarse por la paz y otra eso de 'En mi nombre, no'. Cómo reprochar que los anhelos de paz de una multitud comprometida les llevaran a corear aquello de 'Aznar, asesino' para poner fondo sonoro a las imágenes sonrientes de la cabecera de las manifestaciones. Pero gritarle a este presidente del Gobierno que protagoniza la oportunidad histórica de poner fin al terrorismo no es de recibo.

Las víctimas referenciales ya no son ésas, por mucho que en otro tiempo llegamos a creer que fueron las que interpusieron su sacrificio entre el terrorismo y nuestra libertad. Hay que destruir los mitos. La Transición no fue esa modélica empresa colectiva que nos han contado. En realidad, sólo ahora es cuando el pluralismo y los derechos empiezan a encontrar reconocimiento. La prueba es irrefutable: José Luis Rodríguez Zapatero ha sido -ha tenido que ser- el primer presidente del Gobierno que se ha comprometido formal y públicamente a respetar lo que decidan los vascos. Los de siempre, malévolamente, pusieron en circulación la especie de que aquella declaración era parte de una coreografía previamente pactada con ETA y Batasuna que -insistían- habrían exigido ese compromiso como prenda de confianza en las intenciones del Gobierno al dar luz verde a las negociaciones con la banda.

Sin embargo, aquella declaración sólo resultó extemporánea para los pesimistas reventadores del proceso que siguen sin comprender la grandeza del gesto. Lo que realmente hacía Rodríguez Zapatero no era asumir como propia la formulación nacionalista de la autodeterminación, sino empezar a llenar una laguna profunda en la calidad democrática de este país.

Y ahora, cuando surge la democracia auténtica con la contribución de los nacionalismos, gracias al vaciado de la Constitución -que, para qué engañarse, fue impuesta por los poderes fácticos ante la debilidad pactista de una izquierda timorata-, nada mejor que esas otras víctimas que remiten a la confrontación sangrienta entre españoles pero que son el antecedente legitimador y justiciero que se necita para poner a la Transición en su sitio. Aquello terminó mal pero para algo tenía que servir esta inexplicable fascinación por la derrota y el fracaso que posee a los españoles. Así que a cada tiempo, sus víctimas. Y éste no es tiempo de transversalidades, salvo las que permitan garantizar el poder con los nacionalistas. No es tiempo de reivindicar la Constitución y la libertad en las calles del País Vasco, sino la paz y el respeto a la diversidad.

¿La mesa de partidos, concesión a ETA? No, en absoluto. Se trata de profundizar en la democracia. Si la mesa es extraparlamentaria es porque la izquierda de este país ha tenido la valentía de reconocer un déficit democrático que permanecía varado. Nos guste o no, las instituciones se quedan pequeñas para la dimensión histórica y la ambición de este proceso. Otra cosa es que los talibanes, los militantes del fundamentalismo democrático, aprovechen la situación para estrechar el sitio contra el Gobierno. Hicimos muy mal cuando acordamos un Estatuto que no consiguió atraer a ETA. El nacionalismo no se encuentra cómodo en la Constitución y el nacionalismo de ETA no se encuentra cómodo en el Estatuto. Hasta ahora pensábamos que el problema era el nacionalismo y ETA. Ésta, por su sangrienta aversión al Estatuto; aquél, por su fobia a la idea misma de una Constitución española que lo integre. No se trata de exonerarles de sus responsabilidades pero ¿por qué insistir tanto, desde 1839, en la unidad constitucional de la Monarquía? Y, por otra parte, si no vamos a sacralizar la Constitución que es consecuencia de una transición política tramposa y amnésica, ¿cómo vamos a convertir al Estatuto de Gernika en otro tabú, si es el fruto fallido de aquélla?

La cintura -ya lo dijo Zapatero- es la esencia de la democracia y si la izquierda es la democracia se debe precisamente a que ha demostrado tener esa cualidad versátil. Propone el Pacto por las Libertades y lo desmonta, apoya la ilegalización de Batasuna y se reúne públicamente con ellos; pide a Europa que ahora consagre como interlocutores a los que un par de años antes pedía oficializar como terroristas. Lo de comprometerse a respetar lo que decidan los vascos ya está explicado y eso, además, no es cintura, es convicción democrática profunda. Podrá argumentarse que las condiciones de la resolución parlamentaria de mayo de 2005 no se dan. Pero eso sería una interpretación reduccionista, de leguleyo puntilloso. Todo el mundo sabía de qué iba el asunto. Éste es uno de los casos en los que el contexto manda sobre el texto. Por eso se precipitaron los que sostuvieron una interpretación literal de la resolución que hacía incompatible la kale borroka con la paz. Pero también ahí Zapatero ha sabido reaccionar con cintura y ha puesto las cosas en su sitio corrigiendo el enfoque: lo verdaderamente incompatible con la paz es la impaciencia.

Con paciencia, todo llegará porque todo puede corregirse. No hace mucho los socialistas tenían que afrontar las acusaciones de los nacionalistas. Que si manipulaban a las víctimas, que si eran corresponsables de esta democracia de baja calidad, que si utilizaban el terrorismo para ganar votos. Ahora una estrategia verdaderamente magistral ha llevado a los socialistas a ocupar ese espacio y son ellos los que profieren contra sus antiguos aliados, lo que en su momento tuvieron que soportar. Ya sabemos que los puentes con el lado oscuro nunca llegaron a romperse y, afortunadamente, eso permitió descubrir que lo que perjudicaba a los socialistas era su cercanía al PP. Por eso los nacionalistas, con ETA incluida, les metieron en el mismo saco de excluidos a través del Pacto de Estella. Pero luego no ha habido ningún problema de entendimiento cuando se ha corregido el tiro y unos y otros se han dado cuenta de que el único a excluir es el PP. ¿No es increíble? Lo admirable es cómo se ha dosificado este giro. ¿Quién se acuerda de que, horas después del anuncio de alto el fuego, Zapatero se comprometió ante Rajoy a convocar el Pacto Antiterrorista?

Hasta que la derecha asuma que es prescindible, aunque exhiban unos cuantos millones de votos, puede haber algún coste a corto plazo, pero la confianza que se está construyendo con la izquierda abertzale y la implicación del otro nacionalismo en el proceso lo compensa. Es fácil de entender. No podrá haber acuerdo y, en último término, paz si no se avanza en la construcción de un lenguaje y un marco de referencia comunes. No es poco lo que ya se comparte y cuando empiece la mesa ya se verá. Con diferencias de grado, coinciden en descalificar la Transición -y la Constitución que es tributaria de ésta- como un proceso trucado. Coinciden en que las víctimas son las únicas que no pueden hablar de terrorismo porque está claro que no son objetivas. Comparten la preocupación por la baja calidad de la democracia española después de ocho años de gobierno de la derecha. Están de acuerdo en que el Gobierno del Estado ha de comprometerse a respetar la voluntad de los vascos en un marco europeo que ya no interesa como apoyo a la lucha antiterrorista sino como instancia de 'facilitación', palabro que suena mal pero que pertenece al argot norirlandés. Se verá el 25 de octubre en Estrasburgo. Con el PP, según recordó Zapatero, sólo se compartía el dolor por las víctimas y ya ni eso, así que no hay comparación

Lo que resulta desalentador es que no sean más, en realidad, que no sean todos, los que reconozcan tanta paz como se esconde en esta histórica aproximación. Cuánta crispación nos habríamos ahorrado si en 1998, en vez de caer en la trampa del frente constitucionalista patrocinado por el PP para defender un marco estatutario agonizante, hubiéramos reconocido con naturalidad que el Estatuto estaba muerto como ya para entonces habían proclamado los nacionalistas en Gernika. Ahora se admite y no pasa nada. Porque por mucho que se empeñen, aquí nunca pasa nada y si pasa, se le saluda Y es que esta convergencia que tan espontáneamente se está produciendo descubre las raíces comunes de una izquierda vasca que está por completar. Desde luego ayuda el que los socialistas, treinta años después, hayan redescubierto el antifranquismo. El antifranquismo tiene sus iconos y su escalafón. Quién sabe. Lo que hoy pueden parecer desacuerdos insuperables, aunque cada vez menos, ¿por qué no pensar que en un futuro no muy lejano queden reducidos a simple cuestión de acentos? En el Partido Socialista de Euskadi dirigentes con auténtica visión ya han hablado del feliz futuro que aguarda a esa gran coalición de gobierno, alojada en la nueva casa común, trasversal a más no poder, sin el PNV y sin el PP o, en otras palabras, con Batasuna.

Y si todo falla, nadie podrá decir que se ocultaron los riesgos y trabajos de un camino largo, duro y difícil. Con estos tres adjetivos se conjurarán todos los peligros. Indefinidamente. Ésa puede ser la gran jugada de Zapatero: hacer que se olvide que hay un proceso que promete la paz para que los ciudadanos crean que la paz es el proceso».

Fin de la cita.

Prudencia y lealtad constitucional
José Antonio Portero Molina La Opinión 8 Octubre 2006

En julio el PP presentó un recurso de inconstitucionalidad contra el EA de Cataluña. Hace semanas hizo lo propio el Defensor del Pueblo recibiendo descalificaciones nada justificables. La presentación de ambos recursos, con muchas coincidencias en los preceptos impugnados y en las muy sólidas argumentaciones, era imprescindible y debe, por ello, ser bienvenida. Desde las filas del nacionalismo catalán Artur Mas ha dicho lo que sólo a un nacionalista se le podía ocurrir: "si el Estatuto no cabe en la Constitución habrá que reformar la Constitución".

Muchas de las objeciones recogidas en los recursos son compartidas por la opinión mayoritaria en los círculos jurídicos más solventes. Esos círculos cuyos miembros aportan con su saber e independencia de criterio, por encima de los legítimos y coyunturales vaivenes políticos, la solidez que necesita el Estado de Derecho. El Tribunal Constitucional es la cima de ese Estado de Derecho y a él le corresponde ahora resolver si el EA de Cataluña, ya en vigor, ha sido o no respetuoso con la Constitución. Así es como funcionan los países civilizados y no desde la arrogancia. Es la hora de la verdad y el TC no debe hacerse esperar, porque de su sentencia dependen las demás reformas en marcha y, a la postre, la orientación del Estado de las Autonomías. Ha sido un acierto la presentación de los dos recursos y es una lástima que la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional no conserve, para estos supuestos, la vía previa del recurso que fue suprimida en 1985, porque hubiera permitido un juicio de constitucionalidad antes de la entrada en vigor del EA, con menos prisas y sin tanta tensión política.

Como el asunto es grave porque se impugnan muchos artículos y la competencia misma de un Estatuto para regular un sinfín de materias, me pareció muy prudente e impecable el argumento con el que Núñez Feijóo, en el debate del pasado lunes, rechazó la invitación a sumarse con urgencia al consenso en la Ponencia que prepara la reforma del EA de Galicia. El dirigente popular quiere conocer la sentencia del TC sobre el EA catalán. Quiere redactar un EA procurando que no choque con la CE y, en ese sentido, supongo que Feijóo tiene bien presentes, y comparte, los 408 folios del recurso interpuesto por su partido. Y hace bien.

La reacción a la postura de Feijóo, una muestra de prudencia política y de lealtad constitucional, ha provocado de inmediato que el BNG le eche los perros encima acusándole de estar a las órdenes de Zaplana y de conformarse con que Galicia tenga un Estatuto de segunda. Lo primero no hace sino confirmar que el PP es un partido serio con responsabilidades en cada esquina política de España y que, como es lógico en cualquier partido que se tenga por tal, actúa con disciplina. El BNG que también es un partido serio actúa con la misma disciplina, sólo que en las cuatro esquinas de Galicia. Al PP le importan todos los Estatutos y el Estado de las Autonomías al completo y al BNG sólo le importa el EA de Galicia. La segunda acusación es una pura falacia porque Feijóo aseguró que si el TC da el visto bueno al EA catalán, él lo suscribiría. Por otra parte ya es hora de que los nacionalistas abandonen los mensajes demagógicos porque saben bien que, tras veinticinco años de construcción autonómica, no hay diferencias de relieve entre Comunidades Autónomas imputables a los Estatutos. Y ahí les duele.

Lo que sucede es tan sencillo como esto: donde no hay partidos nacionalistas, Valencia, Baleares, Aragón, el PP y el PSOE han consensuado las reformas estatutarias sin dificultades, y en Andalucía están limando las diferencias; donde el nacionalismo está presente, el acuerdo es imposible. Y es porque los nacionalistas siguen empeñados en explicar la Constitución y el Estado de las Autonomías como dos imposiciones insoportables. Ese es el problema, no el hallazgo de una fórmula mágica para el Preámbulo, pieza literaria, jurídicamente irrelevante, del Estatuto sobre la que, no obstante, también se pronunciará el Tribunal Constitucional.

José Antonio Portero Molina es catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de La Coruña

España
La AVT lleva a la cárcel de Soto su rechazo al posible acercamiento de presos de ETA
Las víctimas exigen al Gobierno que no ceda al «chantaje» ni pague un precio político por la paz

R. N. La Razón 8 Octubre 2006

Madrid- Las víctimas del terrorismo continúan plantando cara al «proceso de paz» impulsado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Apenas una semana después de abarrotar las calles de Sevilla, medio centenar de miembros de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) se manifestaron ayer a las puertas del centro penitenciario de Soto del Real (Madrid) para expresar su rechazo al diálogo del Gobierno con ETA y al acercamiento de presos de la banda terrorista a las cárceles vascas.

Así lo puso de manifiesto el delegado de la AVT de Madrid, Juan Antonio García Castelo, quien señaló que aceptar las «exigencias» de ETA «supondría ceder a su chantaje y pagar un precio político, presos por paz». García Castelao anunció que la AVT de Madrid se movilizará en sucesivas convocatorias y recordó que «a los asesinos en prisión se les puede ver y hablar con ellos». «Si sus familiares tienen que desplazarse lejos y sufren incomodidades, la culpa sólo es del asesino», subrayó.

El delegado de la AVT en Madrid tampoco ahorró críticas a las palabras del obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, sobre las víctimas y el papel de la iglesia en el proceso de paz. De hecho, recordó al sacerdote «la importancia de recordar el quinto mandamiento de la Ley de Dios, no matarás».

Los participantes en esta manifestación, que llegaron a las doce del mediodía en un autobús hasta las puertas de la cárcel de Soto, portaban pancartas con fotografías de los etarras, como las que suelen llevar los representantes de Batasuna y los familiares de presos cuando se concentran. Sin embargo, en este caso las imágenes iban acompañadas de la fecha de su primer asesinato, los días transcurridos desde entonces y el número de víctimas y heridos que han provocado.

Entre los «representados» estaba la foto del presidente del Gobierno, con la frase «la esperanza de ETA». Los miembros de la AVT también exhibieron las caras de miembros de la banda como Santiago Arrospide Sarasola («Santi Potros»); Domingo Troitiño Arranz; Francisco Múgica Garmendia, («Pakito»); José Ignacio de Juana Chaos; Idoia López Riaño («Tigresa»), o Jose Antonio Urrutikoetxea («Josu Ternera»). Asimismo, también llevaban pequeñas pancartas con los lemas «No a los beneficios penitenciarios», «Cumplimiento íntegro de las condenas» o «Rendición en mi nombre no», que también vitorearon en el transcurso de la manifestación.

Y mientras las víctimas renegaban del posible trato de favor a los encarcelados, en el País Vasco sigue la presión para conseguir justo lo contrario. Miles de personas se manifestaron ayer por las calles de San Sebastián en defensa de los derechos de los presos de ETA, en un acto que contó con la presencia de numerosos dirigentes de Batasuna, Aralar y los sindicatos LAB y ELA, informa Ep.

El hallazgo de 100 matrículas falsas confirma la actividad de la banda en Francia
J. M. Zuloaga La Razón 8 Octubre 2006

madrid- El material de ETA encontrado en un merendero de la localidad de Marais d’Orx, a unos treinta kilómetros de Bayona, formaba parte de una entrega inmediata, ya que se hallaba escondido en unos cubos de basura, según han informado a LA RAZON fuentes antiterroristas. Estas fuentes no se explican por qué, como se hizo hace unos días con un «zulo» en la población de Saint Etienne de Baigorri, no se ha montado un dispositivo de vigilancia con el fin de detener a las personas que pudieran acudir a recogerlo.

El material, que según las citadas fuentes era una entrega de un «aparato» de la banda a otro -probablemente del de «logística» al «militar» o al «político»-, consistía en una troqueladora para hacer matrículas, un centenar de placas y los números que se utilizan en la fabricación de las mismas. Se hallaba dentro de dos cubos de basura y fue encontrado por unos cazadores que dieron aviso a la Gendarmería.

El hecho de que estuviera en los citados cubos, que suelen ser vaciados cada cierto tiempo, hace suponer que era una entrega inmediata y demuestra que la banda se mantiene activa en territorio francés. Hace unos días, las Fuerzas de Seguridad francesas montaron un dispositivo en torno al «zulo» de Saint Etienne de Baigorri. Había varios bidones con armas y explosivos enterrados en el suelo. Era poco probable que miembros de la banda acudieran al lugar pero se mantuvo una vigilancia durante cuatro días y, finalmente, se dio a conocer el hallazgo a la opinión pública. «En España habríamos estado meses», subrayaron las referidas fuentes.

La «kale borroka» arrasa el Ayuntamiento de Pasajes
La Razón 8 Octubre 2006

El terrorismo callejero dejó ayer su sello en el Ayuntamiento de la localidad guipuzcoana de Pasajes. Varios desconocidos se colaron por la mañana en el inmueble y destrozaron todas las sillas del salón de plenos, además de realizar pintadas contra el PSOE y a favor de la excarcelación de De Juana. Los violentos también causaron daños a una torreta de telecomunicaciones en el polígono industrial Jundiz de Vitoria.

Violencia callejera
Desconocidos atacan con cócteles los juzgados de Tudela aunque causan "daños mínimos"
Desconocidos han atacado esta madrugada la puerta de los juzgados de la localidad navarra de Tudela con tres artefactos incendiarios, de los que sólo dos llegaron a explotar y causaron "daños mínimos".
AGENCIAS La Opinión

Según explicó a Efe la Delegación del Gobierno en Navarra, el suceso se registró sobre las 2,30 horas cuando desconocidos lanzaron contra la puerta de los juzgados, en el número 4 de la calle Pablo Sarasate de Tudela, tres botellines de cristal que contenían un líquido inflamable de baja concentración, por lo que los especialistas de la Policía Nacional interpretan que se trata de gasóleo.

Dos de los botellines ardieron y mancharon "levemente" la acera y las escaleras de acceso al inmueble, respectivamente, mientras que el tercero no llegó a incendiarse.

Las mismas fuentes señalaron que el Cuerpo Nacional de Policía no descarta, por la similitud de los botellines incendiarios, que los autores de estos hechos sean los mismos que los del ataque contra los juzgados de Tafalla el pasado 17 de septiembre.

En nombre del Gobierno, la delegación rechazó estos hechos como "condenables, especialmente por perturbar la pacífica convivencia de la sociedad tudelana, navarra y española" y los consideró "estériles porque no van a amedrentar ni condicionar a ningún agente político, social o económico, como tampoco a ninguna institución, incluidas las judiciales".

En ese sentido, el propio delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa, contactó hoy telefónicamente con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Juan Manuel Fernández, a quien trasladó "la solidaridad del ejecutivo central con el ámbito judicial navarro".

ELECCIONES 2007 Domingo, 8 de octubre de 2006 - 04:00 h.
Sanz dice que una mesa de partidos en Navarra sólo ayudaría a los terroristas
El consejo político de UPN ratificó por unanimidad a Sanz, Barcina y Casado
El presidente de UPN, Miguel Sanz, quiso zanjar ayer la polémica sobre la constitución de una mesa de partidos reclamada por la ilegalizada Batasuna. «Una mesa de partidos en Navarra, ahora o después de las elecciones, sólo ayudará a ganar a los terroristas y, desde luego, hará que Navarra desaparezca del Estado de las autonomías», advirtió. Por esa razón, anunció, «ni ahora ni nunca UPN formará una mesa para complacer a Batasuna». Sanz se dirigió así al consejo político de UPN después de haber sido designado por unanimidad, junto a Yolanda Barcina y Luis Casado, como candidatos regionalistas al Gobierno, el Ayuntamiento de Pamplona y el de Tudela, respectivamente.
NATALIA AYARRA. PAMPLONA. Diario de Navarra 8 Octubre 2006

Si la propuesta de Batasuna de crear una mesa de partidos en el País Vasco en la que haya representación de Navarra para hablar sobre el futuro de esta comunidad tiene dos escollos importantes (la mayoría de los partidos navarros rechaza que se hable de la Comunidad foral en dicha mesa, y el PSE exige a Batasuna que asuma la ley de partidos para crear el citado foro), el presidente de UPN se dedicó ayer a desterrar la esperanza nacionalista y de IU de que UPN podría formar parte de una hipotética mesa de partidos que se creara en Navarra.

«Que no nos vengan con cuentos», señaló. «Es inadmisible que el PSE y el PNV digan que una mesa de partidos en Navarra sólo ayudaría a UPN a ganar con mayoría absoluta», expuso. Su conclusión ante estos planteamientos es que «si no nos ayudara a ganar con mayoría absoluta», el PSOE y los nacionalistas «celebrarían la mesa, la constituirían en Navarra».

Complacer a Batasuna
Por esta razón, añadió, «una mesa de partidos en Navarra, ahora o después de las elecciones, sólo ayudará a ganar a los terroristas y, desde luego, hará que Navarra desaparezca del Estado de las autonomías». De forma que Sanz dejó bien claro que «ni ahora ni nunca UPN formará una mesa para complacer a Batasuna». Con esta afirmación, Miguel Sanz lanzaba además una advertencia a los socialistas navarros, que se han mostrado favorables a «crear» una mesa de partidos en el seno del Parlamento foral después de las elecciones. UPN, hasta el momento, se había limitado a señalar que la comisión parlamentaria de Convivencia y Solidaridad podía ser el foro adecuado para debatir sobre las consecuencias del alto el fuego de ETA, y Miguel Sanz aclaró ayer que los regionalistas no promoverán la creación de ninguna mesa que pueda «complacer» a Batasuna.

El presidente regionalista advirtió ante el consejo político de su partido que «los navarros no podemos jugarnos 12 siglos de historia en un día en las elecciones». Por ello, pidió a los ciudadanos que exijan a los políticos «respuestas contundentes» para que expliquen con quiénes van a gobernar, «a fin de que no se hagan trampas», dijo.

Por su parte, no tuvo problemas en señalar a las formaciones con las que no está dispuesto a formar Gobierno: Aralar o Batasuna. «No sólo nos diferencia el tema de las pistolas o el terrorismo», sino que les separa «algo tan sustancial como el modelo institucional» que cada uno defiende para Navarra. «Nosotros no podríamos gobernar con quien pretende otra realidad político e institucional diferente a la reflejada en el Amejoramiento y en la Constitución española, al margen de que defiendan o dejen de defender el terrorismo», concluyó.

A pesar del tono muy serio en el que habló de estas cuestiones, el presidente regionalista quiso transmitir ayer a los dirigentes de su partido optimismo electoral. En varias ocasiones a lo largo de su discurso se mostró «convencidísimo» de que «UPN va a ganar las elecciones» y, además, «va a hacerlo con resultados que se calificarán de históricos». UPN y CDN, insistió, repetirán en el Gobierno de Navarra y en el Ayuntamiento de Pamplona después de las elecciones de 2007. Sanz reclamó el esfuerzo de todos los regionalistas para conseguirlo.

Hallan en Las Landas el tercer escondite de ETA descubierto en dos semanas
Unos cazadores encontraron en dos bolsas de basura una troqueladora y matrículas robadas en marzo en Lyón
FERNANDO ITURRIBARRÍA f.iturribarria@diario-elcorreo.com GRÁFICO:/CORRESPONSAL. PARÍS El Correo 8 Octubre 2006

Un nuevo escondite, el tercero en dos semanas, con material de ETA ha sido localizado por las fuerzas de Seguridad galas en el suroeste de Francia. En esta ocasión un grupo de cazadores alertó ayer por la mañana a la Gendarmería del hallazgo en Labenne (Las Landas) de una máquina troqueladora y placas de matrícula que habían sido robadas en la región de Lyón (centro-este) en marzo, en fechas próximas al inicio de la tregua.

El material estaba escondido en el interior de dos bolsas de basura descubiertas en una finca privada situada en un extremo de las marismas de Orx, una reserva de caza de propiedad estatal. El lugar del hallazgo se encuentra en el término municipal de Labenne, localidad de Las Landas situada a 20 kilómetros al norte de Bayona, no lejos del municipio de Saint Vicent de Tyrosse.

Dentro de las bolsas había una máquina para troquelar matrículas automovilísticas y un centenar de placas vírgenes de fabricación francesa. Los investigadores han constatado que el material procede de un robo perpetrado el pasado marzo en un almacén de la provincia de Ain (región de Ródano Alpes).

Del caso se ha hecho cargo la Policía Judicial de Bayona con el concurso de sub-dirección de asuntos terroristas de la Dirección Central de la Policía Judicial en París (antigua DNAT).

Los investigadores barajan como hipótesis de trabajo que el escondite consistía en un depósito transitorio de material para la entrega diferida entre estructuras clandestinas de ETA. El lugar escogido, junto a una reserva natural boscosa, está muy cerca de la autopista A-63 y de la carretera nacional RN-10, los principales ejes viarios de la región.

En un bosque de la también localidad landesa de Peyrehorade, distante 30 kilómetros al este, se descubrió el pasado 24 de setiembre una papelera municipal, esta vez enterrada. En su interior había fascículos con consignas del aparato de seguridad, mapas de carreteras, horarios de trenes y cuatro cedés para el aprendizaje del francés, entre otros documentos.

El otro hallazgo data del 29 de setiembre cuando un excursionista descubrió en las estribaciones del monte Iparla, cerca de la frontera navarra, el arsenal más voluminoso incautado a ETA desde el inicio de la tregua. Dentro de cinco bidones, disimulados bajo piedras en dos zulos, había 134 kilos de materias primas para la fabricación de explosivos, media docena de armas de fuego, munición y detonadores. El material llevaba meses abandonado en el lugar. En la etiqueta de un paquete, figuraba la fecha 'abril 2006', posterior al comienzo del alto el fuego.

GUARDIA CIVIL
Una muestra recuerda a 236 asesinados por ETA
El Correo 8 Octubre 2006

Los 236 guardias civiles víctimas del terrorismo protagonizan la muestra 'La Guardia Civil . Frente al terrorismo. Por la libertad, por las víctimas' que se inauguró ayer en Oviedo. En ella se pueden ver fotos de las víctimas, vídeos sobre los atentados, réplicas de artefactos utilizados por la banda y una copia del zulo donde estuvo secuestrado Ortega Lara.

AYER FUE ASALTADO EL AYUNTAMIENTO DE PASAJES
Lanzan cócteles molotov contra un juzgado de Navarra en otro acto de 'kale borroka'
EFE El Mundo  8 Octubre 2006

PAMPLONA.- Desconocidos han atacado esta madrugada la puerta de los juzgados de la localidad navarra de Tudela con tres artefactos incendiarios, de los que sólo dos llegaron a explotar y causaron "daños mínimos". Este nuevo episodio de 'kale borroka' se produce un día después del asalto de encapuchados al Ayuntamiento de Pasajes.

Según explicó la Delegación del Gobierno en Navarra, el suceso se registró sobre las 2.30 horas cuando desconocidos lanzaron contra la puerta de los juzgados, en el número 4 de la calle Pablo Sarasate de Tudela, tres botellines de cristal que contenían un líquido inflamable de baja concentración, por lo que los especialistas de la Policía Nacional interpretan que se trata de gasóleo.

Dos de los botellines ardieron y mancharon "levemente" la acera y las escaleras de acceso al inmueble, respectivamente, mientras que el tercero no llegó a incendiarse.

Las mismas fuentes señalaron que el Cuerpo Nacional de Policía no descarta, por la similitud de los botellines incendiarios, que los autores de estos hechos sean los mismos que los del ataque contra los juzgados de Tafalla el pasado 17 de septiembre.

En nombre del Gobierno, la delegación rechazó estos hechos como "condenables, especialmente por perturbar la pacífica convivencia de la sociedad tudelana, navarra y española" y los consideró "estériles porque no van a amedrentar ni condicionar a ningún agente político, social o económico, como tampoco a ninguna institución, incluidas las judiciales".
Destrozos en el Ayuntamiento de Pasajes

Este nuevo episodio de 'kale borroka' se produce un día después del asalto de encapuchados al Ayuntamiento de Pasajes. Los violentos rompieron numerosos cristales del interior del Consistorio y se ensañaron, según la primera edil, con el salón de plenos, donde rompieron "todas las sillas" y causaron daños en la mesa en la que se reúne la corporación en las sesiones plenarias. Los radicales, además, realizaron numerosas pintadas con textos como 'PSOE hiltzaile' (PSOE asesino) o a favor de la excarcelación del preso de ETA Iñaki de Juana Chaos.

En las últimas semanas se ha producido un rebrote de la lucha callejera en el País Vasco. Hace unos días, el dirigente de Batasuna Joseba Permach acusaba al Gobierno de utilizar la 'kale borroka' como excusa para obstaculizar el proceso de paz.

COMPARECENCIA EN UN JUZGADO DE INSTRUCCIÓN
Los peritos del 11-M dicen a la juez que sus jefes respetaron los informes hasta que citaron a ETA
* Gallego mantuvo a Escribano y López en calidad de testigos
* La defensa solicitará la nulidad de todas las diligencias de Garzón
Agencias El Mundo  8 Octubre 2006

MADRID.- Los peritos de la Policía Científica Manuel Escribano e Isabel López declararon este viernes ante la juez de instrucción número 35 de Madrid, Gemma Gallego, que normalmente sus informes no eran revisados por sus superiores, al contrario de lo que ocurrió con el referido al ácido bórico hallado en casa de un procesado por el 11-M, según informa EL MUNDO.

Este texto indicaba que la citada sustancia también fue hallada en un piso franco de ETA desmantelado en Salamanca en 2001 y en la casa de un joven antisistema detenido en 1999, lo que sugería la "posibilidad" de que "los autores de estos hechos estén relacionados entre sí y/o hayan tenido un mismo tipo de formación y/o sean los mismos autores".

El inspector jefe Escribano relató a la juez que el 21 de marzo de 2005 metió el informe 48-Q3-05 en un sobre junto a una nota informativa y lo dejó en el despacho de su superior, Francisco Ramírez. "A los dos o tres días", Ramírez le pidió que suprimiera la referencia a ETA por ser una pura elucubración y aquél se negó a modificar su texto.

La referencia temporal de "dos o tres días" después del 21 de marzo es llamativa, porque el documento oficial enviado al juez Juan del Olmo, sin menciones a la banda terrorista, lleva fecha de 22 de marzo de 2005.
La copia de julio

El testigo indicó también que el pasado 11 de julio el jefe de la Unidad Central de Analítica, José Andradas, le encargó recopilar todos los informes sobre explosivos realizados para el sumario del 11-M. Escribano fue a los sobres donde se conservan y se dio cuenta de que el dictamen 48-Q3-05 no era el que él elaboró con sus compañeros, sino otro, el firmado en exclusiva por Ramírez, que mantenía el mismo número de referencia.

El inspector jefe puso esta circunstancia en conocimiento de Andradas, a quien entregó una copia del informe original conservado en su ordenador y que los tres peritos volvieron a firmar ese día de julio, según informa María Peral en EL MUNDO.

Escribano explicó que su intención fue recopilar "todos" los informes sobre el 11-M, como se le había encargado, y que constara que el auténtico informe 48-Q3-05 fue el elaborado por él y sus dos compañeros. Precisó que Andradas le firmó un "recibí" de la documentación. Preguntado si era habitual que sus superiores revisaran y corrigieran sus dictámenes, Escribano respondió que no. Manifestó que normalmente los informes que entregan los peritos a sus superiores son enviados tal cual a la autoridad correspondiente, lo que no se hizo precisamente con la pericia 48-Q3-05.

Con posterioridad a Escribano testificó Isabel López, que entró a declarar 30 minutos antes de la hora señalada ya que la comparecencia del primero se desarrolló con agilidad. Por contraste, Garzón hizo esperar al inspector jefe más de siete horas antes de recibirle declaración, ya en la madrugada, mientras que a López la recibió a las 19.15 horas, cuando la había citado a las 17.00.

La perito señaló que a ella no le solicitaron directamente que cambiara el dictamen del 21 de marzo de 2001, sino que Escribano le informó de su conversación con Ramírez. Añadió que, a la vista de que la copia del informe original no estaba en el sobre donde debía conservarse, le pareció lógico firmar otra copia del mismo dictamen íntegro para dárselo a Andradas.
Continúan como testigos

La juez Gemma Gallego se ha hecho cargo del caso después de que Baltasar Garzón se inhibiera por falta de competencia de la Audiencia Nacional. En sus actuaciones, el magistrado había imputado falsedad en documento oficial a los dos peritos citados y a un tercero, Pedro Manrique.

Desvinculándose de la decisión de Garzón, la magistrada Gallego rechazó la petición de la Fiscalía de que los peritos declarasen en calidad de imputados y no como testigos.

Los dos primeros peritos en declarar, que trataron infructuosamente de evitar al cerca de medio centenar de periodistas y cámaras que les esperaban a las puertas del despacho de Gallego, contestaron a las preguntas que les formularon la juez y la fiscal.

Escribano, que estaba citado a las 10.00 horas, fue el primero en comparecer ante la juez y permaneció en su despacho cerca de dos horas; posteriormente, sobre las 12.00 horas, llegó al juzgado su compañera, quien al ver a los periodistas se tapó la cara con una carpeta, provocando con ello que la reconocieran y creándose así un gran tumulto de cámaras.

Esa situación hizo que López pidiera a la juez protección para poder abandonar el juzgado preservando su intimidad. De este modo, la perito salió del despacho de la juez, tras declarar durante más de hora y media, tapándose la cabeza con su chaqueta y escoltada por el jefe de seguridad de los Juzgados de Plaza de Castilla y unos siete guardias jurado.

Los dos peritos declararon en la causa que la juez Gallego abrió tras admitir a trámite las denuncias que la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M y la plataforma España y Libertad presentaron en los Juzgados de la plaza de Castilla de Madrid contra el ex comisario general de Información Telesforo Rubio y los superiores de los tres agentes imputados.
Nulidad de los testimonios ante Garzón

Según informaron fuentes jurídicas, una vez que Garzón ha decidido inhibirse de la investigación de esta supuesta falsedad documental en favor del Decanato de los Juzgados de Plaza de Castilla, los abogados de los peritos tienen previsto solicitar la nulidad de las actuaciones realizadas hasta la fecha por el magistrado de la Audiencia Nacional en virtud del artículo 238 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

Dicho artículo establece que los actos procesales serán nulos de pleno derecho cuando se produzcan por o ante tribunal con falta de jurisdicción o de competencia objetiva o funcional, cuando se realicen bajo violencia o intimidación o cuando se prescinda de normas esenciales del procedimiento, siempre que, por esa causa, haya podido producirse indefensión.

Las actuaciones también serán nulas, entre otros casos, cuando se realicen sin intervención de abogado, en los casos en que la ley la establezca como preceptiva.

Estos dos peritos, y un tercero —Pedro Manrique— que ha sido citado para el próximo lunes, declararon la pasada semana como testigos ante Garzón en el marco de una denuncia por presunta falsedad documental dirigida contra sus superiores, pero éste acabó imputándoles a ellos ese delito después de que admitieran haber manipulado dicho informe para darle un carácter oficial.

Tras esta diligencia, los peritos denunciaron presuntas irregularidades en el cambio de situación procesal y "el humillante y vejatorio trato" recibido por parte de Garzón.

Losantos no deja títere con cabeza en su nuevo libro
Miguel Pato Periodista Digital  8 Octubre 2006

Es Federico en estado puro. El genio de la COPE ha sido con la pluma tan fiel a si mismo, como lo es cada amanecer, cuando irrumpe como una fiera por los micrófonos de la COPE. En su honor hay que admitir que no se corta un pelo. Anunció hace unos días que lo contaría “todo” y por lo que hemos leído, cuenta bastante. «De la noche a la mañana», su libro, que estará en los escaparates este martes y del que El Mundo adelantó este domingo varios fragmentos, será el best-seller de la temporada.

Los primeros fragmentos del libro de Jiménez Losantos salen a la luz, el mismo día en que Pedrojota Ramírez, su amigo, socio y "compañero de viaje", revela en su periódico alguna de las conversaciones que tuvo con Garzón en la etapa en que El Mundo publicaba a diario asuntos vinculados al GAL que el juez los investigaba. Lo publicado, como es obvio, tiene cualquier intención, menos la de apoyar al juez, ahora que se le vincula en demasía con el Gobierno a cambio de favores políticos por defender la aventura negociadora en la que se ha embarcado Zapatero.

Por otra parte, es importante subrayar que el lanzamiento del libro, este martes 10 octubre, coincidirá con la presentación del canal de televisión de Libertad Digital, que cuenta con media docena de licencias concedidas por la Comunidad de Madrid, la Comunidad de Valencia y otros.

Y es que la casualidad en prensa rara vez es fruto del azar. Entre los fragmentos destados del libro de Jiménez Losantos se encuentra uno en el que se trata abiertamente lo que sucedió las 72 horas posteriores a la masacre del 11-M. Federico afirma, una vez más, ahora por escrito y en formato libro que

Hoy sabemos con toda seguridad que lo que nos contaron sobre los presuntos autores del 11-M era mentira. No sabemos qué fue exactamente lo que pasó, pero sí que la manipulación del «factor islámico» por el PSOE y Polanco, o viceversa, convirtió el mazazo psicológico sufrido por la izquierda en un auténtico golpe mediático infligido a la derecha.

11-M LA MANIPULACIÓN DEL FACTOR ISLÁMICO

En ese momento del relato, con el juez Baltasar Garzón azuzando las brasas de la justicia para derribar la tesis de El Mundo, el locutor estrella de la COPE habla de la “manipulación vergonzosa” por parte de Zapatero del sumario de 11-M. Para el autor el terrorismo islámico tuvo un carácter secundario en el 11-M por la existencia de confidentes o pequeños delincuentes «moritos».

Losantos apostilla demoledor que

Si los pseudoislamistas fueron la coreografía, el guión y ejecución sólo pudo corresponder a las dos fuerzas con capacidad para acometer esa masacre: la ETA o los servicios secretos españoles. O una combinación de ambos.
(…)
Para los izquierdistas, tras el susto terrible de una masacre etarra que los hubiera hundido electoralmente, se trataba de actuar a toda prisa, para darle la vuelta a la situación.

En la manipulación a la que acude Losantos para ratificar su tesis y sus temores, el locutor escribe que ahora que “sabemos que todo lo que nos dijeron era falso, de cabo a rabo, de principio a fin” defiende que alguien tuvo la habilidad suficiente para hacer “girar a la opinión pública”.

11 millones de personas acabaron respaldando los supuestos argumentos de los presuntos asesinos contra el Gobierno legítimo de la nación, llegando al extremo de justificar a los verdugos por la sangre derramada de las víctimas.

AQUELLOS MARAVILLOS MONTAJES

En su larga carta dominical, que titula con maestría "El festín de Blatasar" y acompaña de una cita de Heinrich Heine, el siempre hábil Pedrojota se apoya, otra vez, en su amigo Losantos para tratar de consolidar la línea de investigación y las tesis conspirativas que desde El Mundo mantienen desde hace meses las mejores plumas del rotativo.

Con el amplio coro de afirmaciones sobre la implicación de ETA en el 11-M y las ganas de ocultarlo por parte del PSOE emitidas una vez más Losantos, Pedrojota lanza una nueva ofensiva contra el frente abierto esta semana.

Garzón sólo piensa en sí mismo y se muestra (Pedrojota) casi herido por aquella vez que le brindó todo su apoyo al magistrado cuando se setía amenazado muy seriamente por el felipismo. La conversación entre el director de El Mundo y Baltasar Garzón reza que

Pocos minutos antes de la medianoche del martes 7 de febrero de 1995 llamé por teléfono al juez Garzón a su domicilio para mostrarle mi solidaridad frente al infundio que, según acababa de escuchar por la radio, publicaría al día siguiente uno de los dos diarios que con más entusiasmo han aplaudido ahora sus desmanes procesales.

- Mira, Baltasar, tú sabes que cuando nos ha parecido mal algo que has hecho lo hemos publicado y ahí están las peripecias de estos últimos años, pero cuando se recurre a cosas de este tipo...

- La presión es tremenda. Hay momentos en que me dan ganas de dejarlo todo...

- No, eso no puedes hacerlo.

- Pues ya ves, de momento ya han metido a mi familia. Y preparan no sé qué historias de putas y de droga...

- Que sepas que te vamos a apoyar a tope porque lo que está en juego es que en España la Justicia sea igual para todos...

- Van a decir que voy violando prostitutas, que consumo cocaína y que me he reunido en secreto contigo y con el PP...

- Pero es imposible demostrar lo que no ha existido...

- Eso no importa. Pedro J., están desesperados. Son capaces de matar si hace falta. Tengo razones para temer por mi vida.

A tenor de lo que al poco tiempo pasó y que tuvo que padecer el propio Pedrojota, este añade que

Si hubiera imaginado la que me iban a montar a mí un par de años después, probablemente la burla despectiva ante tan patético relato no se habría abierto camino junto al escalofrío que producía pensar que si los agentes de Corcuera y Vera habían intentado endosarle lo de las putas, tal vez también estuvieran, en efecto, preparando el darle matarile.

Pero ahora la realidad con este juez de Audiciencia Nacional es bien distinta. Ahora se enfrenta de cara a aquello que defiende El Mundo y que él quiere desacreditar a toda costa. Por eso Pedrojota subraya las palabras del presidente del Poder Judicial, Francisco Hernando, cuando el jueves comentó que

Un juez con la entidad y la experiencia de Garzón difícilmente podría sentirse intimidado por la gavilla de críticas periodísticas que ha disonado estos días del coro de las generalizadas con que la mayoría de los medios ha acogido su montaje contra los tres honrados policías que osaron intentar advertir al nuevo ministro del Interior de la falsificación de su informe.

LA GUERRA DE MEDIOS EN MONCLOA Y LA BOFETADA DE AZNAR

La última etapa del filipismo y la primera legislatura de Aznar estuvieron jalonadas de una serie de cruentos combates a través de las ondas y de los rotativos. Jiménez Losantos vivió aquella época en la que la corrupción era ya sangrante en un PSOE adocenado en el poder desde los micrófonos de la COPE.

Estaba en la COPE porque la primera gran batalla estaba perdida. El propio Federico, Luis Herrero y Antonio Herrero se refugiaron en la cadena de la Conferencia Episcopal, con José María García a la cabeza, tras ser despedidos de Antena 3. Losantos califica aquella época como en la que defendían a Aznar “como única alternativa lógica al felipismo”.

Pero el Losantos que conocemos y que solivianta las mañanas de España ya apuntaba maneras entonces y no se vende ni a su mejor amigo. En su libro narra, ganada la ya la partida al PSOE, como desde COPE se le reprochaba a Aznar

Su olvido de las promesas de regeneración democrática en el caso de los papeles del CESID y la decapitación de Vidal-Quadras en el PP de Cataluña.

En el escenario de una cena en Moncloa con Aznar, Botella, el hijo mayor de éstos, Luis Herrero y Federico se produjo, tal vez a raíz de estas críticas, un duro rapapolvos del nuevo presidente a la actitud de Antonio Herrero del que, poco más, pedía su cabeza.

Lo de Antonio Herrero en La mañana» le resultaba «intolerable». Y una y otra vez, mientras cuidaba con eficacia sonámbula la combustión del habano, repetía la misma palabra: «Intolerable».

Una actitud, la de José María Aznar, que al actual dirigente de La Mañana le parecía desproporcionada. Para Losantos no se podía olvidar que fuera Antonio Herrero “la pieza clave” para poder realizar “una crítica implacable a la corrupción y al crimen de Estado del felipismo”.

Sin la radio, sin aquella radio madrugadora e implacable de Antonio, cada periódico por su lado y todos en bloque no hubieran alcanzado la eficacia galvanizadora en la derecha moderna y la disuasión moral en cierta izquierda antigua que dejó de apoyar al PSOE.

LA QUEMA PROFESIONAL DE ANTONIO

De aquella cena en la que Aznar se mostraba implacable, Federico reproduce un extracto de la conversación en la que su posición hacia Antonio Herrero parecía inamovible y profundamente crítica.

-¡Es que no se puede oír! ¡Éstos -y señalaba la escalera por la que se había ido su hijo; supusimos que el otro no-oyente era Ana Botella- es que ya no le oyen!

-Bueno, pues que no le oigan. Se supone que esto es una democracia, ¿no? Que pongan a Luis del Olmo, Radio Nacional o, como le dije a Carlos Aragonés el otro día, poned todos el hilo musical, que es lo que os va. Así os enteraréis de lo que pasa.

-Te digo que es que es intolerable. Lo del CESID (escuchas ilegales en una sede de Batasuna) es intolerable. Las cosas que ha dicho Antonio son intolerables.

-Las que diga la SER hay que tolerarlas, claro. Lo que diga Antonio, no. ¡Que tengas a los chapuzas del GAL a las órdenes de Eduardo Serra: eso sí es intolerable!

Llegados a ese punto de bloqueo, yo no quería ver, o simplemente no veía, qué sentido tenía la discusión y, por ende, la cena, hasta que Luis, que por haber nacido en un gobierno civil tiene una percepción olfativa y hasta adivinatoria de la política, lo puso de manifiesto con toda crudeza:

-Mira, Presidente, antes de seguir, que el malentendido no quede entre nosotros: antes me colgarán del palo mayor que traicionar a Antonio.

Pero el triste objeto de aquella cena, que seguro resultó indigesta para Losantos y Luis Herreo era no más que defenestrar a Antonio Herrero. Como así fue. De hecho fue una lucha de poder cuando el presidente les invitó a salvarse de aquella quema profesional a los dos comensales. Es decir, lo que Aznar les invitó y sugirió no hacer en aquel momento era causa común con el “condenado”.

Cuando las víctimas plantan cara a sus verdugos
Agencias Periodista Digital  8 Octubre 2006
 La Asociación de Víctimas del Terrorismo se plantó ayer ante la madrileña cárcel de Soto del Real para reiterarle al Gobierno Zapatero su clara oposición al acercamiento de presos de ETA al País Vasco y mostrar la «verdadera» cara de los terroristas.

Para desenmascararlos «internacionalmente», los asistentes portaban pancartas con los rostros de «esos presos asesinos», cuyas fotografías «cada día son paseadas impunemente por las calles del País Vasco» como si fuesen «héroes», y exhibieron el historial delictivo de los etarras.

Esta concentración es la segunda cita que convoca la AVT desde el fin del verano tras la manifestación de Sevilla del pasado sábado, en la que denunciaban "la política de rendición" que lleva a cabo el Gobierno Zapatero en el proceso del fin del "proceso de paz".

Pero, por si la iniciativa faltaba de tirón, la AVT ha optado no sólo por mostrar las fotografías de los encarcelados sino que además ha incluido en las pancartas el historial delictivo de los terroristas en lo que, según la asociación, es un medio de mostrar "internacionalmente la verdadera cara de los asesinos de nuestros familiares".

El colectivo quiere recordar al Ejecutivo socialista que el acercamiento de presos a las cárceles vascas supondría "ceder a su chantaje" y "pagar un precio político" ya que, según el presidente, "ya son muchas las personas que han sido secuestradas y asesinadas por esta política de presión".

Sobre la evidente indiferencia hacia las víctimas del terrorismo y hacia su dolor, escribía en ABC, este domingo, Ignacio Camacho una columna titulada "Paz sin justicia", de la que reproducimos un fragmento:

Desde su lúcida soledad de cascarrabias, Ramiro Pinilla ha celebrado el Nacional de Literatura con una impecable requisitoria moral sobre el terrorismo: «Me duelen los 900 crímenes y la actitud de medio País Vasco mirando a otro lado».

Con un certero hachazo de aizkolari, el viejo novelista del drama pétreo de los valles del Norte ha levantado astillas en el tronco carcomido de una sociedad enferma, sin cuya silenciosa anuencia cómplice no se explica la longevidad de la carnicería.

Recuerdo muy bien una escena de la campaña electoral de 2001. ETA acababa de asesinar a un dirigente del PP en Zaragoza, y en una plomiza tarde bilbaína se concentraban en la Plaza Moyúa los habituales de la resistencia: Ibarrola, Vidal de Nicolás, Savater, la gente del Foro de Ermua y de Basta Ya.

Un puñado de personas decentes aguantaba la mirada indiferente de los transeúntes del centro junto a una boca de Metro diseñada por Norman Foster. Pasaron dos señoras bien vestidas, fenotipo gemelo de la apacible burguesía que merienda en el barrio de Salamanca, en Los Remedios o en Sant Gervasi.

Miraron al grupo estoico con el mismo desapego displicente que el resto de los viandantes, y una le transmitió a la otra el diagnóstico de la situación: «Ya están ahí los de siempre».

Los de siempre eran esas docenas de ciudadanos honrados que no se resignan ante la rutina del crimen.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial