AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 9 Octubre  2006

Mentir a todos, menos a ETA
EDITORIAL Libertad Digital 9 Octubre 2006

Al principio, era fácil llevar la cuenta de los incumplimientos del presidente sobre lo que prometió hacer y no hacer para negociar con ETA. Los plazos rodaron de pronto de fechas; el cese de la violencia se verificó con el mismo respeto a la verdad que guía otros informes de los mandos policiales nombrados por Alonso y Rubalcaba; la pregonada transparencia se volvió esfinge; el respeto al Parlamento se quedó en simple gusto por sus pasillos; perseguir terroristas dejó paso a servirles chivatazos; y, en fin, pronto se vio que ETA y el PSOE se conocían de viejo y que su trapicheo en nombre de la paz tendrá precio y lo cobrarán sólo los terroristas.

Con ser infame, sin embargo, la estafa parecía acotada a las dimensiones de una certeza inefable aunque inequívoca: la de que el llamado "proceso de paz" no sería lo que su promotor había prometido. Muchos españoles –millones, a juzgar por el éxito de las protestas contra la negociación– desconocían hacia dónde se dirige, pero enseguida se dieron cuenta de que no será hacia la derrota de los terroristas.

La coartada moral de la paz ha sido el anestésico multiusos que un político ventajista como el presidente de este Gobierno ha aplicado para manipular la esperanza de la gente mientras teje lo que quiera que sea con ETA en un barrizal cada vez más turbio e infestado de embustes.

En un preciso momento de este embaucamiento llamado "proceso de paz" en el que los terroristas entran por la puerta y la Justicia salta por la ventana, la mentira ha pasado a ser lo único cierto de lo poco que se ve y lo mucho que se sospecha de los tratos de Zapatero con ETA. Ese peligroso punto de inflexión, en el que hay que volver del revés las palabras de un político para conocer todo lo que dicen y lo que tapan, se ha producido este fin de semana, por partida doble.

La televisión noruega, citando a su Gobierno, ha confirmado este sábado la existencia de contactos de representantes del Gobierno y de la banda terrorista en Oslo. Poco antes, sin sospechar que sería puesto en evidencia por las autoridades noruegas, el ministro español de Interior había negado todo contacto con ETA. "No aún, y no en Oslo", dijo Pérez Rubalcaba con esa facilidad que tiene para hacer de la mentira un alarde de economía expresiva y con el rostro encallecido desde la última vez que dijo la verdad. En el dilema de a quién creer, si al Gobierno noruego que dice que los enviados de Josu Ternera y los de Zapatero se están reuniendo bajo la mediación de los mismos asesores que prepararon los acuerdos de Oslo entre Israel y el movimiento terrorista de la OLP, o bien a Rubalcaba, el portavoz del Gobierno del GAL y el responsable de la falsificación de informes de la investigación del 11-M, cualquier testigo de nuestro tiempo con dos dedos de frente lo tendrá muy claro.

El otro signo de que la negociación con ETA discurre por un tobogán de etapas apresuradas y secretas hacia los objetivos de la banda –autodeterminación, Navarra y amnistía– y de Zapatero –un poder absoluto con una oposición que se resigne a ser comparsa de legitimidad o desaparezca– lo ha servido este fin de semana el presidente del Gobierno, con la patraña de su "cercanía" personal al PP ante el proceso de paz.

Su prioridad debería haber sido responder a la acuciante pregunta que hace siete días, y en nombre de sus sobrinos huérfanos por culpa de ETA, le formuló Teresa Jiménez Becerril durante la multitudinaria manifestación de oposición al diálogo con ETA celebrada en Sevilla: "Señor Presidente", le dijo la hermana del concejal Alberto Jiménez Becerril, asesinado por terroristas junto a su esposa, "mis sobrinos son niños, pero no son tontos. Explíqueles mirándoles a los ojos qué es lo que está usted negociando con ETA".

La prioridad de Zapatero debería ser, a fecha de hoy –más de una semana después del plazo al que él mismo se comprometió para informar del llamado "proceso"–, comparecer en el Parlamento y explicar qué hace tratando con ETA cuando la banda ni deja las armas ni renuncia a sus objetivos políticos ni acata la Constitución.

Sin embargo, ha descubierto que mentir a la opinión pública sobre su cercanía a los principios defendidos por el principal partido de la oposición o despreciar a las víctimas le sale gratis. Va a seguir faltando a su palabra y a su deber de gobernante cuantas veces le sirva a su propósito de apañar con ETA una paz que le ayude a ganar las próximas Elecciones Generales a cambio de entregar a la banda cualquier cosa que pida.

La novedad, en ambos síntomas, no son gobernantes socialistas que mienten, por muy desdichada y persistente que resulte esta tara en los últimos 100 años de la Historia de España. La novedad es que dan por amortizada a la oposición representada por el PP y las víctimas de ETA, cuya autoridad moral incluso han dejado de considerar una cortapisa a su objetivo de poder.

El PP tiene un serio desafío: truncar la natural evolución de un gobierno falsificador a un gobierno despótico entre la indiferencia de la gente.

PP
El discurso de España
Agapito Maestre Libertad Digital 9 Octubre 2006

Sólo hay una manera de acabar con las disensiones dentro del PP. Sólo hay una cuestión central que pueda limar asperezas entre los líderes populares. Sólo hay una forma de zanjar el asunto del centro y la derecha dentro del PP. Sí, los populares sólo pueden ponerse de acuerdo entre ellos sí asumen la defensa conjunta y apasionada de la nación democrática española. Tal y como están de avanzadas las negociaciones entre el Gobierno y ETA, el PP tiene que gritar por todas partes y a todos los ciudadanos la principal razón de ser de los españoles: la nación española es innegociable. La defensa a ultranza de la nación democrática española es la principal tarea política del PP.

Eso significa que es menester seguir investigando en el 11-M, entre otras razones, porque fue un hecho traumático en la historia de la democracia española; en cierto sentido, fue un parte-aguas de nuestra historia reciente. Pero, por idéntica razón, a saber, que siga existiendo España como nación democrática, es necesario seguir investigando, escudriñando y criticando todo lo que hace este Gobierno para pactar con ETA el fin de la violencia y, según todos los datos, el fin de España como nación.

El PP necesita difundir para aquí y ahora un discurso efectivo que asegure la continuidad de la democracia española, o sea, que mantenga una fe ciega en las instituciones democráticas, que el Gobierno está cuestionando un día sí y otro también por sus "pactos" y "cambalaches" con los terroristas. Lejos de mi posición mantener que no pudieran existir relaciones entre el 11-M y ETA; pero, si en política hemos de atenernos a la realidad más o menos contingente, hoy deberíamos ejercer la crítica con más intensidad sobre aquellos aspectos que el Gobierno de la nación quiere hacer saltar por los aires. Salvo que pretendamos claudicar ante un mundo, sin duda alguna verosímil, de conjeturas racionalistas o, algo peor, poblado de cuestiones contra-fácticas, tenemos que reconocer que, hoy por hoy, es más peligroso el proceder del Gobierno contra España como nación democrática que su "obstinación" por no querer investigar las relaciones entre el 11-M y ETA.

Por lo tanto, mientras vivimos instalados en un suelo de realidades más o menos cercanas, y nada más cercano que la negociación del Gobierno con ETA, que algunos interpretamos como la rendición de la nación a la banda terrorista, la oposición tiene el deber de informar, criticar y movilizar sin cortapisa alguna toda la siniestra operación del Gobierno antes de que sea demasiado tarde. Cierto que el PP no ahorra críticas contra el Gobierno en este asunto pero, a veces, uno tiene la sensación de que se duerme en los laureles; por ejemplo, aún no ha hecho una declaración contra Zapatero porque tengamos que enterarnos por un Gobierno extranjero, el de Noruega, que el PSOE negocia con una banda de criminales en su país. El PP debería actuar aún más coordinado y con una sola voz ante este proceso de claudicación, aunque sepamos que es una cuestión que quizá no "interese" o no "venda" lo suficiente ante los españoles, cansados del "problema vasco". Pero es una cuestión de principios. De supervivencia racional. Y, en estos momentos de declive del Estado de Derecho, los españoles necesitan visualizar un partido con principios sólidos democráticos que den sentido a su nacionalidad y devenir político.

El PP debería ser aún más crítico sobre las falsas promesas, las medias verdades, y, en fin, sobre las mentiras manifiestas del Gobierno a la hora de defender el principio de España como soporte de la nación democrática. Exijamos, pues, que se investigue más y mejor sobre el 11-M, pero seamos realistas y reparemos que la nación española, España, como principio de solidaridad y razón de ser nuestra ciudadanía democrática, está en cuestión por las negociaciones del Gobierno con ETA. La defensa de ese discurso nacional debería ser, insisto, la primera asignatura política del PP. En otras palabras, si el PP logra mostrar con contundencia que tiene un discurso claro y distinto sobre la nación española, como lo tenía en 1996 y 2000, la ciudadanía verá con nitidez la extrema ineficacia de Zapatero en la gestión de la administración, el pacto turbulento del Gobierno con ETA, su dejadez en la investigación del 11-M y, sobre todo, la perversidad de la "política" de emigración del Gobierno.

Esas fracturas imposibles ya suturar en lo que queda de legislatura por este Gobierno serán moneda común entre los ciudadanos, si el PP hace un esfuerzo de pedagogía política del que hasta ahora ha carecido. Rajoy tiene que mostrar que este partido no pertenece a unos u otros, sino que es un partido potencialmente de todos. Es un partido genuinamente democrático. Claro que tiene un electorado en la derecha y en el centro, pero el PP se dirige a toda la ciudadanía. ¿O es que acaso cuando gobernó sólo lo hizo para un sector de españoles? No, gobernó para todos. Pues eso es lo que ahora tiene que dejar claro Rajoy: el PP no tiene un poseedor material sino que es potencialmente de todos, especialmente de todos los ciudadanos que quieren seguir llamándose españoles.

EL PAÍS VASCO, LA NUEVA ISLA DEL DOCTOR MOREAU
Editorial minutodigital 9 Octubre 2006

El la obra “La isla del Doctor Moreau” H.G. Wells fabulaba con la utopía de un científico que soñaba con crear una nueva humanidad modificando animales mediante su genialidad quirúrgica, para lograr que saltando etapas evolutivas y alcanzasen casi de inmediato las habilidades racionales del hombre.

En España parece que el País Vasco se ha convertido en ese laboratorio político del Doctor Moreau que quiere ver alumbrar una nueva sociedad, una nueva nación. El separatismo vasco, desde Sabino Arana, con el PNV de sustrato y luego con la izquierda aberzale de vanguardia, se ha dedicado, aplicado a la tarea de construcción nacional, no a humanizar animales, sino a bestializar seres humanos.

Porque uno se pregunta qué clase de bestias son capaces de salir a las calles para aclamar a un asesino que ha matado a 25 personas por la espalda, como De Juana Chaos. ¿Cómo es posible que tanta gente haya hecho de unos criminales sus héroes de referencia? La respuesta está en los largos años de un separatismo aleccionador, que ha convertido en alimañas a personas, usando el odio a España como evangelio. Pueden estar satisfechos, ciertamente han creado una nueva raza, pero no de vascos perfectos, sino de monstruos inhumanos.

Pero lo peor es que en España nos ha salido un aprendiz de brujo que no quiere cerrar ese laboratorio para terminar con la pesadilla. Rodríguez Zapatero sueña con un futuro de España modificado mediante los métodos salidos de ese laboratorio de engendros. Un futuro en el que una aristocracia de izquierdas gobernaría una reconciliada Unión de Repúblicas Ibéricas.

Porque lo que Zapatero está negociando con ETA-Batasuna no es la paz, sino que es la legitimidad del modelo de sociedad que llevan 40 años intentando imponer a sangre y fuego. Y cuando el PSOE tolera manifestaciones a favor de los asesinos de ETA o facilita el acceso a las instituciones internacionales a los separatistas violentos, lo que hace es justificar sus crímenes que al fin y a la postre han resultado útiles. Lo que Zapatero está haciendo no es trabajar para poner fin a los violentos, sino facilitar su tarea de conseguir que su experimento consiga por fin reducir a cenizas la idea de España.

Zapatero y Blanco
Tolerancia cero contra el PP
Isabel Durán Libertad Digital 9 Octubre 2006

El secretario de Organización del PSOE ha sentenciado que va siendo hora de que el Partido Popular "empiece a pensar en sus responsabilidades" porque cuando gobernó con Ángel Acebes como ministro del Interior "sufrimos el mayor número de víctimas". Acto seguido, en el Ayuntamiento de Pasajes se ha producido un ataque de terrorismo callejero, uno más de los habituales en el País Vasco tras la conversión de ETA-Batasuna en héroes nacionales por obra y gracia de Rodríguez Zapatero. El ataque a la Casa Consistorial, además del consiguiente destrozo del mobiliario, ventanas y lo que se tercie, llevaba incluida una tremenda pintada: "PSOE asesino". ¿Lo han condenado Pepiño Blanco o su jefe de filas? Ni mentar. La única ocurrencia del presidente del Gobierno ha sido asegurar que se siente cerca del PP. ¿Cercano a la nueva extrema derecha?

No cuela. Ni siquiera con Zapatero de poli bueno y Pepiño de poli malo. El gallego expone abrupta, tosca, analfabeta y torpemente la antidemocrática línea trazada por Zapatero, dedicado "como sea" a mantenerse en el poder. Da igual que los proetarras tomen las calles, extorsionen, amenacen con volver a matar, aplaudan a los Txapotes y a los Bilbaos o envíen mensajes cariñosos al asesino múltiple que brindó por la sangre derramada de Alberto Jiménez Becerril y de su mujer, Ascen, cosida también a tiros por acompañarle en ese momento y gritar de terror. Acoso al partido de la calle Génova por preguntar, por querer conocer la verdad, por indignarse ante la victoria etarra. Por ser, en definitiva, la ultraderecha imaginaria.

Quien se presentó como el principal valedor del pacto antiterrorista de cara a la galería por mero cálculo electoral, a sabiendas de que lo estaba trampeando, hoy no sólo es su principal enemigo. Zapatero ha conseguido convertirse con su actitud traidora, falaz y antidemocrática en el principal apoyo de los proetarras; es el oxígeno, la coartada y hasta la justificación de la banda. "Los vascos harán lo que libremente decidan", les dijo solemnemente en su declaración institucional. Da igual que ahora diga que ni Oslo ni Navarra y que "se siente" cercano al PP. Carece de credibilidad.

Y si no, atentos a lo dicho al mismo tiempo por Blanco: "Invito al PP a que deje de poner palos en la rueda para que no haya ni una víctima más". Del Pacto por las Libertades al Pacto por la Indignidad. Zapatero, erigido en presidente de la tolerancia cero, no contra los terroristas sino contra el PP. Que se dice pronto.

Zapatero recula y respeta la violencia de ETA, su seña de identidad.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 9 Octubre 2006

Por fin Zapatero ha captado la idea de que ETA quiere seguir manteniendo sus señas de identidad para el futuro, y la principal seña de identidad de ETA es la violencia que ejerce para conseguir sus objetivos y que desea seguir ejerciendo. Gracias a Dios que Zapatero, echando mano de famoso talante, ha logrado desbloquear el proceso.

Si para ETA es vital tener a sus presos en las calles, Zapatero lo hará, que ETA siente que lo suyo es conseguir la autodeterminación, pues Zapatero allanará caminos y trochas, que los etarras no serían nada sin tener a Navarra en su buchaca, ahí sale Zapatero haciendo encajes de bolillos si preciso fuese.

Pero quedaba algo que hasta hoy Zapatero no había llegado a percibir en toda su intensa realidad, que ETA no quería dejar de ser ETA, por tanto sería inhumano por parte de Zapatero el obligarles a dejar de ser lo que son, especialistas en tiros en las nucas ajenas y en bombas de diseño.

Al Gobierno le bastaría para formar la mesa de partidos que Batasuna-ETA "aceptara el juego político" dentro de las instituciones sin que eso conllevara necesariamente condenar la violencia”

Reconozco que Zapatero es un incomprendido, muchas gentes no captan que él está dispuesto a lo que preciso fuese para que nos alcance a todos la paz de los corderos en el matadero.

Hoy El País, alma mediática de Zapatero y sus huestes da un ejemplo de cómo conseguir que la violencia de ETA se convierta en pecata minuta, en pura irrelevancia, y lo hace con su afamado estilo encubridor.

La violencia callejera de baja intensidad no acaba de apagarse en el País Vasco y Navarra. Esta noche, varios desconocidos atacaron la puerta de los juzgados de la localidad navarra de Tudela con tres artefactos incendiarios, de los que sólo dos llegaron a explotar, causando "daños mínimos".

. . . . . . .
Dos de los botellines ardieron y mancharon "levemente" la acera y las escaleras de acceso al inmueble, mientras que el tercero no llegó a incendiarse.

El País nos tranquiliza porque la violencia es de baja intensidad. Yo nada más leer eso he respirado tranquilo. Al decir que la violencia no acaba de apagarse nos quiere imbuir la idea de que se está apagando y ya le falta poco. Gracias a eso esta noche podré dormir y todo gracias a Polanco. Españoles todos, queden tranquilos que la violencia solo causa daños mínimos consistentes en manchar aceras levemente.

Yo comprendo a Zapatero, ¿quien en su sano juicio querría condenar una mancha leve en una acera sabiendo que dicha condena nos condenaría a no gozar de la paz.?

La hoja de ruta de Zapatero al infierno se podría resumir en la respuesta que Zapatero da a las peticiones de ETA: “Si buana”.

La calma de los corderos
Manuel Molares do Val Periodista Digital 9 Octubre 2006

Fernando Savater ha descrito sabiamente a esas actrices que regalaron hace unos días sus “flores blancas por la paz” en el Festival de San Sebastián a actores extranjeros, rehuyendo acercarse a los terroristas callejeros que incendiaban autobuses y espantaban ciudadanos muy cerca de ellas.

Dice Savater que “estas damas de la caridad son toda una metáfora del llamado “proceso de paz”, según lo entienden algunos: consiste en pedir calma a los corderos, a la espera de que su sumisión convierta en vegetarianos a los lobos”.

Y es cierto que el llamado “proceso de paz” está calmando a muchos corderos ante ETA. El Gobierno, asustado por la violencia de 130 ataques callejeros en los seis últimos meses, se ha plegado ya a dos de las primeras condiciones de los terroristas:

1.- Internacionalizar el problema, como si hubiera dos estados en conflicto, al llevar el caso de ETA y su negociación con España al Parlamento Europeo: Y buscarse a Blair como aliado para dar la imagen de de hay un gran conflicto, casi una guerra, entre comunidades diferentes, como en el Ulster.

2.- Proteger a ETA. Al extremo de que la Policía y/o el PSOE alertaron a los recaudadores etarras de que iban a detenerlos. Además, ocultaron pruebas, seguramente de poco valor, como la del ácido bórico, para desvincular ETA del 11M.

Si los españoles viven impasibles esta situación es que sufren la calma de los corderos y no quieren saber que los acosan lobos carnívoros.
Una calma que sólo rompen los portavoces más agresivos del Partido Popular, aunque no los más respetados, y los medios informativos que acusan a este Gobierno de gravísimas irregularidades.

Quizás esas denuncias tan llamativas, no siempre demostrables ni bien documentadas, provocan un cansancio que lleva al adormecimiento suicida de los ovinos.

Ibarra ante el mesías
Javier Orrico Periodista Digital 9 Octubre 2006

Una de las mayores desgracias de España es no haber contado nunca con una izquierda completamente liberada del gen marxista-leninista. Ni durante la II República, a pesar de que ahora quieran presentar como democráticas a unas izquierdas cuya finalidad, salvo rarísimas excepciones, era la implantación de un régimen revolucionario y totalitario, una dictadura antiburguesa y anticapitalista, como sabemos bien los que fuimos aleccionados en nuestros años juveniles con ese objetivo; ni en la actualidad, donde tras la caída del Muro de Berlín y la evidencia de lo que habían construido, ya no pueden presentarse contra el sistema económico, pero mantienen la voluntad de reinventar la sociedad, de decirle a “las masas” cómo tienen que vivir, fumar, engordar, pensar o recordar, pues no hay mayor totalitarismo que el de querer hasta cambiar la memoria de los pueblos. Antes de ellos no hubo nada, todo fue despreciable, contaminado por las aristocracias o las burguesías. Ese es el gen marxista-leninista-roussoniano que, aun no pareciéndolo, alienta con milenarismo sectario en ese engendro desdichado de nuestra peor izquierda que es Zapatero, el nuevo mesías descremado, el enviado para revelarnos la verdad baja en nicotina que nos negábamos a admitir: la de que España nunca existió.

Todo el pensamiento de ZP –pensamiento y ZP es un oxímoron-, adquirido en sus largas conversaciones con quien le puso en el cargo, Maragall, y confirmado por sus amistades con Puigcercós e Imaz (¿lo veremos amigueando con Otegui? Lo veremos), es que los males de España tienen su origen en un equívoco: que creímos ser una nación milenaria –la más evidente de Europa, Pirineos de por medio, y políticamente la más antigua- cuando no éramos sino un grupo de pueblos ajenos unos a otros, naciones diferenciadas que fueron sometidas por la malvada Castilla a un proyecto expansivo e imperial destinado a sojuzgar nuestras profundas diferencias culturales, de la jota a la sardana.

Nada importa, claro, la Historia verdadera, pues se puede reescribir, como nos enseñaron Stalin, Sabino Arana –que se quejaba de que la historia real de las Vascongadas no cuadraba con sus teorías, achacando a la estupidez de sus paisanos el no haberse comportado en el pasado de manera que se justificaran sus mentiras del presente-, y ahora ZP (Ver el episodio de ‘borrado’ de alcalde PP recientemente sucedido en Málaga, al modo como Stalin borraba a Trotsky de las fotos y los libros, antes de borrarlo del todo a mazazos). Y así, él, ZP, castellano de nación y leonés de adopción, pero embargado de generosidad histórica, ha venido, gracias a Rubalcaba y a Alá, a restañar las viejas heridas, el error original.

No sé si todo se debe a un inconfeso nacionalismo leonés, primera nación ‘sometida’ por Castilla y cuya liberación vendría después de la Cataluña carolingia, la Vizcaya señorial, la Galicia irmandiña, las Canarias guanches, la Andalucía islamizada, la Navarra regresada, el Aragón almogávar, la Mancha campo de golf –nadie se engañe, para eso quieren el Tajo-, y la Murcia convertida en secarral ecológico por su lealtad a Castilla y como escarmiento catalán para pobretes sublevados.

Este dislate -posible sólo en un español inculto, embaucador y gandul como ZP, un payo que no ha trabajado jamás, sin más experiencia de la vida y de la Historia que haber calentado banquillo durante veinte años- es lo que se esconde bajo el nombre de “Estado plurinacional” que hace unos días aprobó el propio PSOE en una comisión del Congreso. Aunque luego dijeron que lo corregirían en el Senado.

La respuesta a cómo ha podido llegar el socialismo español a semejantes bajuras, nos la dio Rodríguez Ibarra hace una semana en el diario El País, las páginas empresariales de la corporación que sostiene al gobierno. Allí, no sabemos si a modo de comunicación interna, tras revelar que su marcha de la política no se debía a enfermedad alguna, afirmaba el ‘bellotari’, entre otras cosas, que Zapatero maneja una "regla de tres muy sencilla, pero demasiado simple y equívoca" sobre el modelo de Estado: "Cuanta más descentralización y más traspaso de competencias mejor para España". Lo que, según el propio Ibarra es "conclusión fácil pero equivocada, muy equivocada".

Sin embargo, lo más terrible de cuanto dice Ibarra es que, al menos según él, Zapatero está guiado por la idea "muy peligrosa" de que "cuantas más competencias ceda menos responsabilidades tendrá ante los ciudadanos". Ahora, todavía espantados, entendemos por completo el titular: “El problema es que Zapatero no ha explicitado su modelo de Estado”. Y el pasmo del propio Ibarra cuando afirma que la solución es "definir, con claridad y sin complejos, cuáles son las competencias, las responsabilidades que un Gobierno central jamás, jamás, puede ceder". Así pues, ya no lo dice sólo un servidor, sino que según uno de los principales protagonistas del socialismo español de la democracia, estamos en manos de un absoluto irresponsable cuya única idea de España es desprenderse de ella, deshacer el Estado y convertirse en un rey constitucional bis. Igual les propone a Felipe y Letizia reinar juntos, con Sonsoles al canto.

“Todo está mucho más claro”, que decía Pedro Salinas sobre la poesía como iluminación de la realidad. La idea de España de ZP, esa que no puede explicitar, claro, es la de Maragall y Carod, Otegui e Imaz, y toda la cohorte pluri-pluri y nazionalsocialista (Nafarroa bai, la Chunta, el Bloc, el BNG, ‘Madrazares’, EA), además de la familia de Chaves, las constructoras electrificadas, la Caixa, la Kutxa y hasta la madre que parió a Panete, siempre que odie a España, en todos los cuales piensa apoyarse para su perpetuación. Otras veces he escrito que se iba poniendo flequillo de Napoleón, y es que piensa coronarse. Y Garzón de chambelán.

Qué tristeza, Juan Carlos, tanto que te defendimos, comprobar que tú, y Guerra, y Vázquez, y Leguina, y cuantos parecíais hombres decentes, centuriones leales a Roma antes que a Calígula, habéis callado o apoyado el Estatuto catalán que constituía el caballo de Troya de cuanto ahora denuncias, cobarde y en retirada, en lugar de haber echado a Zetalígula cuando aún era tiempo. Qué cobardía la vuestra. Qué sentimiento de farsa ver a este socialismo apayasado de Blanco y de Caldera, de Montilla y Zerolo –“el pensamiento débil”, tú mismo lo confiesas-, imperar sobre quienes decíais amar a España y hoy la abandonáis. ¿Cómo no os dais cuenta de que tras ZP no quedará ni la sombra del socialismo español porque ya no habrá España? Marchaos, desde luego, y para siempre. Os perseguirá la coartada que fuisteis.

Presos y derechos
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 9 Octubre 2006

Hace exactamente un año, en octubre de 2005, Gesto por la Paz abría un debate en su revista, 'Bake Hitzak', sobre la excarcelación de los presos de ETA. Los miembros del grupo pacifista habían constatado que terroristas con un denso historial de crímenes a sus espaldas salían a la calle después de haber cumplido menos de veinte años de cárcel y sin haberse arrepentido de sus acciones. La conmoción social causada llevó a Gesto por la Paz a dar la palabra a víctimas, juristas, políticos y analistas para que afrontaran la discusión desde diferentes puntos de vista.

La oportunidad de aquella reflexión es mayor todavía doce meses más tarde porque un grupo de fuerzas políticas y sociales se ha empeñado en hacer de la situación de los presos de ETA el asunto más importante del debate político vasco. La cuestión se plantea en la calle, en el Parlamento y en los medios de comunicación y muy a menudo se hace con trazos gruesos.

Hemos visto este fin de semana que detrás de una pancarta en favor de los «derechos de los presos» se manifiestan miles de personas pidiendo algo a lo que no tienen derecho los reclusos: la excarcelación solamente por haber cumplido tres cuartas partes de la condena, el traslado a prisiones del País Vasco o la amnistía. Nada de esto, enunciado tal como lo hacen quienes lo solicitan, es derecho de los presos. Si lo fuera, les bastaría con acudir a los tribunales de la misma manera que han reclamado, a veces con éxito y otras sin él, otras cuestiones como la progresión de grado, tener celdas de no fumadores o que la Administración les pagara el sueldo durante el tiempo de estancia en prisión por la condición de funcionario del etarra reclamante.

En estos días la visita del primer ministro británico a Madrid y de una delegación del Gobierno vasco al Ulster ha vuelto a abrir una cadena de comparaciones entre el caso de Irlanda del Norte y el País Vasco. Todo el mundo dice inspirarse en el modelo irlandés. Y una de las cuestiones que se ha suscitado ha sido, precisamente, la excarcelación de los terroristas presos. Se ha resaltado la rapidez con que fueron puestos en libertad los reclusos de las bandas paramilitares del Ulster, antes de acabar el proceso de paz y sin limitaciones, quizás con la intención de que aquí se copie la iniciativa.

Lo que no se dice es que uno de los errores reconocidos por el Gobierno británico es, precisamente, haberse precipitado en la excarcelación de los terroristas presos. Dado que el caso de Irlanda ofrece lecciones para hacer una cosa y la contraria, tal vez de dónde deberíamos aprender más es del modelo vasco, de la historia pasada de las conversaciones con ETA. f.dominguez@diario-elcorreo.com

No son independentistas: son fascistas
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 9 Octubre 2006

Pasqual Maragall, presidente de la Generalitat, y Juan José Ibarretxe, lehendakari vasco, no tuvieron ayer ningún apocamiento a la hora de presidir un partido de fútbol entre las selecciones autonómicas de Cataluña y Euskadi que, ya antes de empezar, se había convertido en un vergonzoso espectáculo del más grosero nacionalfascismo. Si a estos mandatarios sin vergüenza les hubiera quedado un mínimo de dignidad, habrían abandonado el Nou Camp al comenzar a verse y escucharse los primeros apoyos a la banda terrorista ETA y a los delincuentes, encarcelados o no, que forman parte de la misma. Pero ellos permanecieron allí, entusiastas y emocionados, y siguieron disfrutando de una patética función de reivindicación patriotera, chabacana, burda y violenta en la que no cesaron los aullidos de “españoles hijos de puta” o “puta España”.

El problema de Pasqual Maragall y de Juan José Ibarretxe, y de sus respectivas formaciones, no es, como muchas personas creen, que sean más o menos nacionalistas o más o menos independentistas: el drama de esta horda de politicastros es que son unos fascistas de la misma calaña que quienes el pasado sábado se manifestaron en San Sebastián clamando por la libertad de un asesino como Iñaki de Juana Chaos o igual que quienes ese mismo día destrozaron el Ayuntamiento de la localidad guipuzcoana de Pasajes. Yo nací en esa población y conozco bien a quienes llevan varias décadas apoyando, justificando y alentando todo tipo de actos de violencia terrorista; también conozco bien a la mitad de la población de ese municipio que, como tantos otros ciudadanos vascos, lleva años mirando hacia otro lado, casi siempre a un partido de fútbol, a una competición de traineras o a una prueba ciclista, cada vez que los criminales asesinan, extorsionan, amenazan o chantajean a una nueva víctima; y, por supuesto, también conozco de cerca a muchos pasaitarras ultranacionalistas que, como Juan José Ibarretxe o Pasqual Maragall ayer, ante las proclamas del ¡ETA mátalos! sonríen, ponen cara de circunstancias y se colocan el gesto habitual que utilizan cuando intentan ignorar el rugir de las fieras. Un independentista democrático presenta sus ideas, explica su programa y busca apoyo entre otros ciudadanos afines; un nacionalfascista pide clemencia para quienes asesinan en nombre de una bandera; margina, excluye y difama a quienes no considera de los suyos, y siempre que puede, organiza, financia e impulsa actos de estética neonazi en los que los vítores siempre son para los criminales.

Hay que detener a esta gente con las leyes y con las urnas, pero, sobre todo, hay que atajarla definiéndola como lo que son: unos fascistas que, como tales, están llevando a las instituciones de las que forman parte a posiciones que están siempre mucho más cerca de ETA y de sus acólitos que del entramado democrático español y que están colocando en una situación de quiebra técnica a algunos de los pilares fundamentales del Estado. Que los representantes máximos de dos de las principales comunidades autónomas del país presidieran ayer orgullosamente, y bien respaldados por las televisiones públicas que tan bien ellos mismos manipulan, el aquelarre nacionalfascista que tuvo lugar en Barcelona es, por su carácter simbólico, un acontecimiento de máxima gravedad. Aunque no menos grave que el hecho de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, haya sido, en primera y última instancia, el que haya abierto la veda para que se produzcan estos sucesos éticamente dramáticos que convierten a España en el primer país de la UE empeñado en lanzarse, consciente y libremente, por el precipicio sin regreso del más completo desmembramiento democrático y de la más absoluta anomia moral.
Blog de Raúl González Zorrilla

Al Colegio de Periodistas de Cataluña
Emilio Javier Arroyo Periodista Digital 9 Octubre 2006

Espacio de Libertad

Me cuentan como anécdota que en unos cursos de formación, uno de los alumnos al final de las horas lectivas y antes de regresar a su lugar de destino, hizo una singular reclamación por escrito. Su queja no iba dirigida ni contra los profesores, ni contra el curso de formación, ni contra las instalaciones. No, la reclamación decía algo tan de moda como esto: "en este centro hay prensa ideológicamente contaminante", en referencia a la presencia en el centro de formación de El Mundo. Allá cada cual.

Pero lejos de ser una anécdota, que lo es, pasa también por ser una nueva vuelta de tuerca en la política de soviet socialista en la que el Gobierno quiere convertir a España hasta situarla en los países no alineados.

Me he pensado mucho si escribir este artículo o no, pero al final me he decidido a hacerlo por desahogo mental, porque creo que es justo, y porque aunque mi opinión sea sólo una gota en el ócéano, me veo obligado a ello. No es mi intención dar lecciones a nadie porque no soy quien, pero sí tengo el derecho de expresar lo que creo sobre este comunicado y sobre esta profesión.

Hace unos días el Col·legi de Periodistes de Catalunya, o sea el Colegio de Periodistas de Cataluña para quienes no tenemos estatut, emitió un comunicado que pasa por ser lo más antiprofesional, inexacto, y aberrante que he leído en el transcurso de mi carrera profesional.

El texto, publicado ya en varios medios de comunicación, dice en uno de sus párrafos: "la nueva junta del Col·legi de Periodistes se ve en el deber de pronunciarse sobre prácticas que afectan gravemente a las instituciones del sistema democrático, ponen en peligro la convivencia, erosionan el conjunto de la profesión y tienen como primeras víctimas, muchos de los periodistas que trebajan en los medios que los protagonizan".

Y añade "este es el caso de las campañas que, con motivo del sumario del trágico atentado del 11-M, han puesto en marcha las direcciones del diario 'El Mundo', la cadena 'Cope' y 'Libertad Digital', con tal de conseguir fines políticos y económicos que nada tienen que ver con el periodismo. Con el agravante de que uno de estos medios depende directamente de la Conferencia Episcopal Española".

Leído ésto se me ocurren varias preguntas, y la primera de ellas es ésta: ¿qué ha ocurrido con el periodista que duda de todo, que pone todo en tela de juicio, que pregunta, que mete el dedo en el ojo del poder, que vigila los excesos de éste, y que indaga para conocer la verdad?. Ahora a bucear en un sumario, más aún en uno como el del 11-M, se le llama campaña. A dudar se le llama poner en riesgo. ¿Ya no queréis saber? ¿Ya está saciada vuestra curiosidad, cumplido el deber?. Esto último quizá sí.

Yo no se en el caso del 11-M cuál es la verdad y si existe o no una verdad única, probablemente no. Tengo mi teoría, como todos, tengo claras algunas cosas, y muy poco otras. Pero ¿que ha pasado de repente con los que querían saber la verdad el 12, 13 y 14 de marzo?. Ya no están, ya lo saben, tienen la versión oficial, la correcta, la única fuera de la cual no hay salvación.

Este es el nuevo periodismo, el que no piensa, no pregunta, no investiga, el que da por cierto la primera versión que se le ofrece, no vaya a ser que acabemos por no llevarnos bien con el poder y no obtengamos a cambio licencias para emitir, más publicidad institucional y alguna molestia. Total ¿que más da, que importa?. Mejor no ser señalado, nadar a favor de corriente.

¿Es a eso a lo que os referís cuando hablais de "intereses económicos"?. Lo digo, porque la prensa catalana, en especial, ha tenido la oportunidad y la obligación, diría yo, de denunciar algunos abusos, algunas intenciones no del todo claras en la Generalitat de Cataluña, pero no lo ha hecho. Se ha mantenido en un sepulcral silencio ¿por qué?.

No sé qué va salir de la investigación de El Mundo, pero como periodista no puedo negar el derecho, y sobre todo algo que se le olvida a los del Col.legi de periodistes, la OBLIGACION que tiene, que tenemos, los periodistas de ver más allá, de investigar, de perseverar, de buscar.

Y luego saldrá lo que tenga que salir si la investigación está bien llevada, cualquiera que haya hecho periodismo lo sabe. Si al final, no se demuestra nada de lo que publican estos medios, serán ellos los que queden en un mal lugar ante sus lectores, los que tengan que dar explicaciones a su audiencia, pero por qué negarles el derecho a investigar. La lectura de ciertas cosas, ¿no os hace dudar de nada?. Antes de la denuncia está la sospecha, el aportar datos que no casan con lo oficial.

Tenemos esa obligación no con nosotros, que tambien, sino fundamentalmente con los lectores, los oyentes, los televidentes, en definitiva, con la sociedad. Pero eso se olvida cuando se escribe pensando en no molestar a quien tiene el poder, aquí o allí. Es algo fácilmente entendible si no se es un comisario político que es en lo que se han convertido muchos, iba a decir compañeros.

"El Col·legi de Periodistes de Catalunya considera que los responsables de estos medios vulneran de forma repetida –tal como ocurrió en la ofensiva contra el Estatut de Catalunya-, los principios éticos de la professión, en especial los que se recogen en los dos primeros puntos del Codigo Deontológico", dice el colegio de periodistas de Cataluña.

Hiere a los ojos leer la palabra "código ético" pronunciada por vosotros. Por mucho que algunos quieran revestirse de ética ya no saben lo que es, si alguna vez la conocieron.

¿No teníais un código ético que os obligara a denunciar el 3%?, ¿qué pasó de aquello?. ¿Dónde estaba la ética cuando se vino abajo el Carmelo y cientos de familias quedaron en la calle?. Entonces no hubo denuncia, no hubo titulares que pusieran el dedo en la llaga de la incompetencia gubernamental (en este caso de la Generalitat), ni pedísteis responsabilidades políticas. Serían inventos de Madrid, como siempre. Total, la gente que se queda sin casa no reporta nada a la prensa catalana. Silencio.

Y cuando Cebrián reconoció que El País había publicado noticias falsas ¿dónde estuvo entonces vuestro comunicado de protesta por una mala praxis profesional?.

¿Por qué no tuvísteis la valentía de hacer una nota pública en defensa de los altos valores éticos del Col.legi cuando la Cadena Ser "encontró" terroristas suicidas con doble capa de calzoncillos en los trenes del 11-M?. Quizá es que entonces no se puso en riesgo ¿como decís?, "las instituciones del sistema democrático" ni se puso "en peligro la convivencia". Total como había en marcha un golpe de Estado que todavía no nos ha explicado Almodovar, todo valía ¿verdad?. No pasa nada.

Lo explicáis muy claramente en vuestra nota: "estas prácticas (las de El Mundo, la Cope y Libertad Digital) afectan gravemente al papel que han de ejercer los medios de comunicación en las democrácias. Por eso, el Col.legi de Periodistes de Catalunya hace una llamada a todos los periodistas a asumir los principios éticos de la profesión y recuerda a la sociedad que campañas como las emprendidads por las direcciones de 'El Mundo', 'La COPE' y 'Libertad Digital', no pueden ser consideradas periodismo".

¿Y las prácticas en la TV3?, ¿esas no afectan gravemente al papel que han de ejercer los medios en una democracia?. No recibí ningún comunicado vuestro cuando Rubianes en esa televisión pública se cagó en "la puta España".

Claro aquello era otra cosa, era humor, y por eso el presentador de la TV3 en vez de pensar que esas palabras podían herir a alguien o erosionar la convivencia, alentó al personaje a seguir. Entonces, una vez más, nadie "vulneró los principios éticos de la profesión". Lo de la puta España hay que enmarcarlo, diréis seguramente, en el libre ejercicio de opinión. Se os ve el plumero.

Hablais de "la ofensiva" que sufrió el Estatut, como si vosotros no llevárais en "ofensiva" años y años. Decir que el Estatut es inconstitucional, rompe con la solidaridad entre regiones y nos convierte, como dice Solbes, en un Sudoku presupuestario, es atacar a Cataluña. Suena demasiado a ERC, podríais haber sido algo más originales y menos políticos. Con el Estatut no estamos hablando de "intereses económicos" ¿verdad que no?

Lo de los tres medios que denunciáis no es periodismo, y yo me pregunto si en esta época difícil que nos ha tocado vivir vais a ser vosotros quienes digáis qué es periodismo y que no, qué es lo que está bien y que es incorrecto. ¿Va a ser así?. Eso es lo que pretendéis en mi opinión alentando junto a IU un Estatuto del Periodista del que muchos hablan sin haber leído.

Acabaremos dando explicaciones al poder de lo que escribimos y los que nos neguemos, como es natural, acabaremos ¿donde? ¿en prisión?. Lo único en lo que estoy de acuerdo con vosotros es cuando afirmáis que "la libertad de expresión tiene sus únicos límites en las leyes con que se ha dotado un país democrático como el nuestro". Lástima, que eso no os lo creáis.

DENUNCIA CONTRA FÚTBOL CLUB BARCELONA Y FEDERACIONES CATALANA Y VASCA
Nota de prensa  España y Libertad 9 Octubre 2006

La Ley del Deporte prevé una multa de entre 60.0001 euros y 650.000 euros, en caso de infracciones muy graves, cuando el acto deportivo “resulte un acto de exaltación xenófoba, racista o de apoyo y justificación de las acciones violentas o terroristas, o menosprecio de sus víctimas o familiares”.

Madrid, 9 de Octubre de 2006.- España y Libertad interpondrá mañana día 10 por la mañana, denuncia administrativa contra la Federación de Fútbol Catalana y Federación de Fútbol Vasca, que organizaron en el Nou Camp el pasado día 8 un encuentro amistoso entre las selecciones de Cataluña y Euzkadi, así como contra el propietario del campo donde se jugó el partido, el Fútbol Club Barcelona.

La denuncia considera que las continuas manifestaciones antiespañolas son equiparables a las manifestaciones racistas y xenófobas, ya que no es tolerable que insultos contra extranjeros se sancionen y queden impunes símbolos y expresiones claramente antiespañolas. La introducción de las pancartas, símbolos, emblemas o leyendas análogos, que los organizadores permitieron, especialmente aquellos que suponían un acto de apoyo explicito al etarra De Juan Chaos y a otros miembros de la banda terrorista ETA, convirtieron un encuentro de fútbol en un evento político que,a demás de ser ultrajante para España y los españoles, ayudaba y justificaba los comportamientos violentos y terroristas de ETA-Batasuna, en claro menosprecio a las víctimas del terrorismo y en especial a los familiares de las personas asesinadas por el etarra De Juana Chaos.

Conforme a los arts. 66 y 69 de la Ley del Deporte tales comportamientos se consideran infracciones muy graves, y como tal han de ser sancionados sus responsables, en este caso la Federación de Fútbol Catalana y Federación de Fútbol Vasca como organizadores y el Fútbol Club Barcelona como propietario de las instalaciones deportivas donde sucedieron los hechos.

La Ley del Deporte prevé una multa de entre 60.0001 euros y 650.000 euros, en caso de infracciones muy graves, cuando el acto deportivo “resulte un acto de exaltación xenófoba, racista o de apoyo y justificación de las acciones violentas o terroristas, o menosprecio de sus víctimas o familiares”. Así como la posibilidad de la inhabilitación para organizar espectáculos deportivos hasta un máximo de dos años y la clausura temporal del recinto deportivo hasta un máximo de dos años.

Más información: Yolanda Morín, Coordinadora General
902.445.450, GSM: 678 61 61 77
info@e-libertad.es, http://www.e-libertad.es

Y después de lo del "Camp Nou", ¿qué dicen los "críticos póstumos" del ´Estatut´, Ibarra, Bono, Guerra, González...?
Juan Pablo Mañueco Periodista Digital 9 Octubre 2006

El Estado ZurraPa de Residuo Rodríguez, o sea, eso en lo que Maragall ha convertido a España, porque ha así lo ha querido el golpista contra la Constitución y mentiroso compulsivo que nos preside, celebró su fiesta a cara descubierta este domingo en el "Camp Nou": banderas independentistas, carteles y pancartas de apoyo a ETA, mofa de cuanto sonara a España...

El futuro, que ya viene...
La obra política de Residuo Rodríguez está clara desde hace mucho tiempo, desde que se vieron sus ganas infinitas de acabar con la Constitución, a través del ´Estatut´. Falta el remate de ETA, y Residuo Rodríguez podrá considerarse satisfecho...

Pero yo me pregunto qué pensarán, después de lo del "Camp Nou", esos críticos políticos "post morten" que después de acabar admitiendo el Estatuto, andan diciendo que no están de acuerdo con muchas cosas que ellos mismos han votado o apoyado con su silencio, cuando debieron criticarlas.

Ibarra, Bono, Guerra, González (y todos los socialistas, cuando hablan en privado)..., ¿qué pensarán de "su obra", o simplemente estarán cobrando tan ricamente sus sueldos y pensiones?

Juan-Pablo Mañueco
-----------------
9-Octubre-06

Golpismo contra la Constitución en el "Camp Nou", golpismo en la Moncloa y en espera de la "Mesa de partidos", que será el golpismo contra el Parlamento

El espectáculo del "Nou Camp" lo ha escenificado perfectamente. Tras el golpe contra la Constitución que ZP obligó a perpetrar a los parlamentarios socialistas con la aprobación del "Estatut", Maragall y toda la muchachada nacionalista de Cataluña y Euskadi se han ido a celebrar su euforia en el "Nou Camp", perfecto escenario de estas "sus luchas" identitarias.

Sin ZP, sin el Partido Sucursalista Obediente del Estatut (PSOE) que lleva pagando sus deudas con el PSC (Partido Socialista Central) y con la banca que les financia a ambos desde el comienzo de la Transición, para que en España haya "naciones y colonias" y diferencias inadmisibles entre unas y otras, y sin el fascismo monoidentitarista de los partidos de las Comunidades que más deberían saberse plurales en su interior (Cataluña y Euskadi), no habríamos llegado a este punto de descomposición y de vulneración de la Constitución.

Ahora ya sólo queda que ZP internacionalice más el "conflicto" vasco, según le exige ETA, y que se convoque la "Mesa de partidos" a fin de que parlamenten fuera del Parlamento los que quieran sentarse a escuchar los chantajes de ETA, para que el golpismo del Gobierno contra la Constitución se complete también con el golpismo contra el Parlamento.

ZP, legitimísimo presidente de España tras las elecciones del 14-M. Sí. Pero ZP, golpista contra la Constitución, contra la igualdad de derechos de los ciudadanos y de los territorios y, pronto, contra las funciones del Parlamento. También.
www.democracia-real.org

Detergente
IÑAKI EZKERRA i.ezkerra@diario-elcorreo.com El Correo 9 Octubre 2006

Se dice estos días que el apoyo de Blair al 'proceso de paz' de Zapatero supone un buen golpe para Aznar, pero en realidad lo que supone es un golpe que el propio Zapatero se ha propinado a sí mismo y que le ha propinado también a su 'pacifista proceso'. ¿Qué aval para cualquier iniciativa que invoque la palabra 'paz' puede encerrar la firma de un señor de la guerra? A Blair -como a Aznar y a Bush- le llamó 'asesino' ese mismo pacifismo que defiende el 'proceso de paz' a muerte. ¿Cómo no le 'criminaliza' a Blair la misma contienda de Irak que le 'criminaliza' a Aznar cuando en el caso del primero sí hubo una efectiva -no ya simbólica- participación bélica que quedó además enturbiada con aquel álbum de torturas practicadas por soldados británicos que dio la vuelta al mundo, cosa que no sucedió con nuestros soldados?

¿Blair avalando paces? ¿Es que basta con que alguien apoye el 'proceso de paz' para que se olviden todas las manchas que se le atribuían un minuto antes; para que quede absuelto de sus errores y rehabilitado, rectificado, borrado y lavado todo su pasado; para que retoquemos -¿con Tipex?- la foto de las Azores; para que le saquemos por vía urgente y fantástica de esa foto? La rehabilitación, la redención, lo que podríamos llamar 'el milagroso lavado de Blair' nos da buena idea del sentido moral que por aquí tenemos. Nos da una aproximada medida de lo que llamamos 'memoria histórica'. Nos da la exacta talla del valor que tiene aquí la verdad. Da igual lo que hayas hecho y de qué se te haya acusado. Da igual que fueras el mismo portavoz del Gobierno de los GAL y que dijeras que no pasaba nada cuando estaba pasando todo.

Los mismos que son capaces de relacionar con la 'guerra sucia' a cualquier pobre paisano que no comulgue con ellos aceptan al antiguo portavoz de aquel triste Gobierno como gran interlocutor válido para la negociación. Da igual también que en la misma España que saca una ley contra la 'violencia de género' un tribunal te haya declarado culpable de practicar esa misma violencia y no otra. Todo eso, que se te recordaría si no apoyaras el 'proceso de paz' y que te lo estarían refrotando todos los días por las narices, se olvida si apoyas dicho 'proceso'. El 'proceso de paz' te da unas credenciales nuevas de 'demócrata', pero, por el contrario, niega toda tu trayectoria democrática y tu vida coherente como te opongas a él. Es como el detergente del anuncio. 'Es el que mejor lava su ropa y su ayer ominoso, señora'.

Y ante la tentación uno responde como el ama de casa tozuda del anuncio: 'Gracias, pero prefiero mi jabón de toda la vida'.

Los presos vascos
Vicente Torres Periodista Digital 9 Octubre 2006

Es fácilmente comprensible, incluso para mentes tan obtusas como las de Otegi, Barrena y adheridos, que en el momento en que ETA desaparezca por completo, y ojalá eso ocurra enseguida, los presos etarras serán trasladados al País Vasco, pues no es de suponer que en esas circunstancias se empeñen en mantener actitudes que aconsejen lo contrario. De modo que todas las manifestaciones que hacen para pedir el acercamiento tienen otra finalidad distinta, que no cabe calificar sino de espuria, puesto que es imposible que estas gentes hagan algo que no lo sea. Ahora bien, sus manifestaciones no deberían tener apenas participantes y siempre hay muchos más de la cuenta.

Todos los que acuden son más de la cuenta. Este hecho es en sí mismo un fracaso de los líderes de opinión vascos, o para ser más exactos, de algunos líderes de opinión vascos, puesto que los hay que van mucho más allá de lo que la prudencia aconseja, dada la gran cantidad de asesinos sueltos que hay por aquellas tierras.

Si todos los líderes hicieran lo que deben, esto es, combatir el terror con todas sus fuerzas, es impensable que hubiera quien se pusiera detrás de pancartas tan infames como las que exhiben estos homínidos que pretenden, entre otras sandeces, la pureza de su raza; yo, desde luego, no tengo nada que ver con ellos. Siguiendo las leyes de Darwin, los etarras y sus simpatizantes son una especie a extinguir, dada su manifiesta inutilidad y eso tratándolos benévolamente, puesto que más que inútiles son perniciosos. Los líderes de opinión vascos que no hacen todo lo que pueden pertenecen al sector nacionalista y al sector clerical. Es posible que digan que sí han hecho algo, pero el hecho de que hay gente que acude a esas manifestaciones evidencia que no han hecho lo suficiente.

Marta Reglero Mangada
Más sobre el valor de la palabra dada
'En compañía del sol'

NO SE REFLEJÓ EN LAS ACTAS DE INSPECCIÓN
La Comisaría General de Información ocultó que en el piso de Leganés habían aparecido datos relativos a un comando etarra
Eliminar cualquier referencia a ETA parece haber sido la consigna durante la instrucción del 11-M. El ejemplo de los informes falsificados sobre el ácido bórico no es el único, ni tampoco el más grave. En el desescombro del piso de Leganés se encontró documentación referida a un grupo etarra que operaba en Navarra. Dichos documentos fueron ocultados por la Policía en los sucesivos informes enviados al juez Del Olmo.
Luis del Pino Libertad Digital 9 Octubre 2006

Rodríguez Zapatero ya lo dejó bien claro en su comparecencia parlamentaria de diciembre de 2004 ante la Comisión del 11-M: en el sumario de los atentados de Madrid no hay ningún indicio que apunte a la banda terrorista ETA. Tres meses después, sus subordinados no dudaban en mutilar un informe pericial para eliminar las referencias a ETA que en él aparecían. El presidente del Gobierno no podía quedar por mentiroso.

Hace un par de semanas, el escándalo saltaba al conocerse la mutilación de ese informe sobre el ácido bórico que tres peritos habían elaborado. Pero no es el único caso en que la “brigada de limpieza” de Rodríguez Zapatero ha intervenido en el sumario con el fin de borrar cualquier mención a la banda asesina con la que el Gobierno ha pactado.

Según ha podido saber Libertad Digital, en el piso de Leganés aparecieron documentos referidos a los movimientos de un grupo etarra que operaba en Pamplona. El contenido de esos documentos no fue reflejado en las actas de inspección del piso ni en los informes enviados a Del Olmo sobre los efectos intervenidos en Leganés.

La Comisaría General de Información, dirigida entonces por Telesforo Rubio, omitió toda mención de esos documentos en los exhaustivos informes en los que detallaba cada papel y cada libro encontrados después de la explosión del piso. Así, esos documentos no aparecen mencionados ni en el primer informe elaborado por la CGI en mayo de 2004, ni en el mastodóntico informe de 280 páginas que se elaboró en agosto de 2005 detallando toda la documentación encontrada en Leganés. Los abogados personados en la causa no han tenido la posibilidad de analizar dichos documentos, puesto que en la actualidad ni siquiera se encuentran custodiados en el juzgado de Del Olmo.

Los documentos de Leganés y los informes sobre el ácido bórico se vienen a sumar a otros casos de ocultación de datos sobre ETA en el sumario del 11-M, que ya habían sido denunciados anteriormente por distintos medios de comunicación. El periódico El Mundo, por ejemplo, informó hace ya unos meses de que la Policía ocultó la aparición de un temporizador artesanal de fabricación etarra en el registro del piso de Mouhanad Almallah. La emisora CityFM denunció a su vez, hace algunas semanas, que también se ocultó que en el registro del piso de Mohamed El Egipcio había aparecido un teléfono Alcatel One Touch manipulado como los que ETA ha utilizado en diversas ocasiones en sus artefactos explosivos. Libertad Digital, por su parte, también informó anteriormente de que no se han incorporado al sumario, por la oposición de la Fiscalía, las diligencias abiertas por el avistamiento de tres etarras en Madrid en las fechas del atentado.

Rodríguez Zapatero tenía razón: no hay ningún dato en el sumario que apunte a ETA. Todos han sido cuidadosamente eliminados. Mientras tanto, el Gobierno sigue ocultando los informes de análisis del explosivo de los trenes. Pura casualidad, por supuesto.

La televisión noruega confirma que el Gobierno y ETA han contactado en Oslo
ERIK BERGREN. OSLO. ABC 9 Octubre 2006

Casi a la misma hora de que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, lo desmintiera, el pasado sábado la TV2 abrió su espacio de noticias de las 21.00 horas con la confirmación de que el Gobierno de Noruega «toma parte activa en las negociaciones de Oslo» entre el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y la banda terrorista ETA.

La televisión citó «fuentes del Ejecutivo» de Noruega y recalcó el papel que esa nación, conocida como «el Apóstol de la Paz», siempre ha jugado en los «conflictos internacionales».

La información publicada por ABC el pasado sábado referente a que el Gobierno y ETA habían contactado ya en Oslo para abordar la negociación «armas por presos» ha dado la vuelta a Escandinavia. Los medios de información de estos países nórdicos sin ninguna excepción, incluidas las televisiones y radios, así como los diarios más prestigiosos como el «Aftonposten» noruego y el «Svenska Dagbladet» sueco han reproducido esa información con toda clase de comentarios.
Así, se hacen eco de que los representantes del Gobierno español y de la banda criminal están en Oslo con el conocimiento del Ejecutivo de Noruega para negociar la erradicación final del terrorismo. Escriben que esas negociaciones se celebran «a puerta cerrada y en el mayor de los secretos».

Los medios de comunicación de esos países reproducen los comentarios del pragmático consejero de Información del Ministerio de Asuntos Exteriores noruego, Björn Janhsen, quien al ser consultado por ABC el viernes, en vez de negar las conversaciones entre el Ejecutivo de Zapatero y ETA en ese país, algo que hubiera sido lógico de ser inexistentes, prefirió la fórmula diplomática de «no desmentimos ni confirmamos que tengan lugar esas negociaciones».

Por su parte, el «Dagavisen», que titulaba ayer su crónica «Encuentro en Oslo de ETA», escribe textualmente que el consejero de Información del Ministerio de Asuntos Exteriores Jahnsen, ante la insistencia de la agencia oficial noruega de noticias ANB, dijo únicamente: «No queremos comentar el tema». Asimismo, el embajador de España en Oslo, también consultado sobre el asunto por la agencia, contestó con un lacónico: «No comments» (sin comentarios). Ese rotativo termina su información recordando que «hace menos de medio año se supo que Noruega juega un papel central en el proceso entre ETA y el Ejecutivo de España. Entonces se dijo que la tregua concertada entre ambas partes se negoció con gran misterio en Oslo el pasado otoño». Aquellos contactos preliminares entre emisarios de La Moncloa y de la banda terrorista tampoco fueron entonces reconocidos por el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero.

En círculos políticos se comenta que es probable que el lugar donde se celebran, o podían haberse celebrado los encuentros, es el Holmen-Kollen al norte de la capital. Un precioso y solitario hotel en pleno bosque con una pista de salto de esquí olímpica, únicamente visitado en invierno por los entusiastas de ese deporte.

Con todo, fuentes conocedoras del proceso consultadas por ABC explican que no necesariamente todo el proceso de la «negociación técnica» entre el Gobierno de Zapatero y ETA tiene que desarrollarse en Oslo. Así, la capital noruega podría acoger una primera fase y, de haber avance, las conversaciones podrían trasladarse a otro país europeo. Sería una de las exigencias de ETA, no sólo por razones de seguridad, sino también en su pretensión de extender la «internacionalización del conflicto vasco».

SU NUEVO LIBRO, DE LA NOCHE A LA MAÑANA, SE PUBLICA EL 10 DE OCTUBRE
Federico Jiménez Losantos recorre la historia reciente de España desde la memoria de sus años en la COPE
Las vidas paralelas de España y la COPE durante los últimos quince años hacen recuento en la memoria de Federico Jiménez Losantos, un testigo indispensable para conocer una y otra. La Esfera de Los Libros publica este martes 10 de octubre De la noche a la mañana, el nuevo libro del director de La Mañana y editor de Libertad Digital. En este volumen entre la crónica política y la memoria personal, Jiménez Losantos recorre la historia reciente de España desde su experiencia en la radio de la Conferencia Episcopal, de cuyo éxito e influencia en la sociedad española –lo que llama "el milagro de la COPE"– es uno de sus artífices. El Mundo publica este domingo un adelanto, en el que narra su vivencia de la muerte, el 3 de mayo de 1998, del periodista Antonio Herrero, amigo y mentor de Jiménez Losantos en la radio. LEA AQUÍ el extracto de dos capítulos de De la noche a la mañana.
Libertad Digital 9 Octubre 2006

El periodista y escritor Federico Jiménez Losantos se asoma a la historia reciente de España desde su memoria personal como comunicador de la cadena COPE. Su nuevo libro, De la noche a la mañana (La Esfera de los Libros, 2006), es una crónica política de la última década pero también una memoria de la COPE vista por uno de los protagonistas de su crecimiento como medio galvanizador de la opinión liberal e ilustrada tras la operación concertada por el PSOE y el Grupo PRISA que echó el cierre a Antena 3 de Radio, en 1992.

El Mundo publica este domingo un extracto en el que el autor relata cómo se enfrentó a la muerte accidental del periodista Antonio Herrero, el 3 de mayo de 1998. Por primera vez, Federico Jiménez Losantos cuenta que la noche anterior había cenado, junto al periodista –hoy eurodiputado– Luis Herrero, con José María Aznar en La Moncloa, y que el presidente les había pedido a ambos que se desmarcaran de Antonio Herrero, un periodista incómodo por su independencia que se había convertido en un problema para el Gobierno de Aznar.

El presidente los había convocado en La Moncloa para "anunciarnos la condena de Antonio (...) y la voluntad de salvarnos de la quema profesional a nosotros dos. Siempre que respaldásemos su postura, obviamente. O, lo que venía a ser lo mismo, siempre que no hiciéramos causa común con el condenado", revela el autor de De la noche a la mañana.

Al día siguiente, 3 de mayo de 1998, la noticia del fallecimiento de Antonio Herrero mientras practicaba submarinismo sobrecogió a sus amigos:

"Toda la noche anterior se me vino encima de golpe. Y sobre mi pena, sentí como una piedra negra en el pecho la pena de Luis, su amigo, cuya preocupación sólo unas horas antes, a la misma puerta de la misma casa desde la que estaba hablando, no era enfrentarse con el presidente del Gobierno sino tener que decírselo a Antonio".

Federico Jiménez Losantos es autor, entre otros libros recientes, de España y libertad, Federico responde. Los chats en Libertad Digital, y Con Aznar y contra Aznar.

Islam
CON EL ISLAM NO SE PUEDE DIALOGAR
"La esposa sólo puede cortarse el pelo con el permiso del marido"
Redacción minutodigital 9 Octubre 2006

El Obispo de Huesca y Jaca, Mons. Sanz, ha criticado, sin aludir expresamente a Zapatero, su idea de alianza de civilizaciones. El prelado argumenta que "hay alianzas imposibles de civilizaciones heterogéneas, en las que en el mejor de los casos sólo cabe la paridad del mutuo respeto, pero nada más", para añadir que "con el sector más beligerante del islam extremista no se puede dialogar –como con ningún grupo terrorista–, y menos todavía pactar".

En cuanto a la reciente polémica sobre las presuntas ofensas del Papa a los musulmanes en su discurso en Ratisbona, en el que recordó lo irracional de la hijad coránica, el obispo de Huesca-Jaca, en su pastoral titulada “Dos alas para volar (fe y razón)” explica cómo "el Papa tan solo ha dicho lo que cualquier persona de bien, sensata, amante de la libertad y la verdad puede decir: que la religión y la violencia no pueden ir unidas, pero sí la religión y la razón" porque "la fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad".

Recordemos que en la última cinta remitida por Al Qaeda, Aymán al-Zawahiri y Azzam al-Amriki, hacían gala de la intolerancia religiosa más irracional que sirve de modelo a todos los extremistas musulmanes. La cinta hacía un alegato religioso a la conversión de Occidente al islam. Como en todas las proclamas fundamentalistas de los muslmanes, la de Azzam contiene avisos de muerte y males futuros para quienes no se avengan a convertirse.

Pero es que son numerosas las manifestaciones de intolerancia y las incitaciones a la violencia que vienen del mundo islámico. La famosa televisión Al Yazira, sirve de plataforma para un programa titulado “La vida y la Charia” dirigido por el jeque Youssef Al Qaradawi. En sus emisiones hay una mezcla de religión con política en la que, por ejemplo, se predica que conforme al Corán "la esposa sólo puede cortarse el pelo con el permiso del marido", a la vez que se presenta a los terroristas suicidas palestinos como "mártires".

La última hazaña del programa de Al Yazira ha sido fijar como objetivo terrorista a un profesor francés por haber escrito un artículo crítico con el islam en el diario Le Figaro. El profesor de filosofía Robert Redeker lleva escondido desde el pasado 20 de septiembre tras haber recibido amenazas de muerte por parte de islamistas, tras la emisión del programa de Al Qaradawi. El número de Le Figaro con el artículo de Redeker fue prohibido en varios países pertenecientes al islam moderado como Túnez y Egipto. ¿Se imaginan el escándalo si un país occidental prohibiese un periódico por contener un artículo crítico con la Iglesia católica? ¿Por qué entonces debemos otorgar un trato diferente al mundo musulmán?

LLEVAN AL CAMP NOU LA CAMPAÑA A FAVOR DEL TERRORISTA DE JUANA
Las selecciones de Cataluña y País Vasco escenifican su esperpento en medio de pancartas independentistas
Algo más de 55.000 espectadores, entre ellos Pasqual Maragall y el lehendakari Ibarretxe, se reunieron en el Camp Nou para presenciar el amistoso entre Cataluña y el País Vasco, en el que, más allá del fútbol, ambas selecciones aprovecharon para pedir el reconocimiento oficial y su participación en competiciones internacionales. En las gradas hubo un gran número de pancartas reivindicativas, mayoritariamente a favor de la independencia de ambas comunidades autónomas y de la puesta en libertad del etarra De Juana Chaos.
Libertad Digital 9 Octubre 2006

Maragall e Ibarretxe presidieron el partido en el palco del Camp Nou, aunque también se dieron cita otras personalidades políticas como los presidentes de los Parlamentos catalán y vasco, Ernest Benach e Izaskun Bilbao, respectivamente; varios consejeros de ambos Gobiernos como los catalanes Francesc Baltasar y Ferran Mascarell y la vasca Miren Azkarate, además de Artur Mas y Joan Puigcercós.

La cita convirtió el Camp Nou en una gran manifestación de marcado carácter reivindicativo en que el público exhibió numerosas pancartas de contenido puramente político en favor de la independencia de Cataluña y el País, entre ellas una gigante y ya famosa con el lema "Catalania is not Spain" y también varias para pedir el acercamiento o la libertad de los presos de ETA, una de ellas dedicada al etarra Iñaki de Juana Chaos, que permanecieron colgadas en la grada durante todo el encuentro.

Una de las escenas de la jornada llegó en el descanso del partido, cuando la mayoría de aficionados se quitaron sus camisetas, en una acción promovida por la Plataforma Por el Derecho a Decidir y que se deriva del polémico anuncio de la Plataforma Pro Selecciones Deportivas Catalanas, en el que un niño vestido con la camiseta la selección española prohibía jugar a otro que llevaba de la catalana, que se la acababa quitando para poder jugar.

Un mar de senyeras y también muchas ikurriñas invadieron las gradas del Camp Nou. También se produjo la quema de varias bengalas al inicio del partido, cuando ambos equipos saltaron al terreno de juego, en el que los vascos posaron junto a una pancarta para pedir la oficialidad de su selección. El speaker del estadio repasó también los resultados de todos los partidos internacionales de clasificación para la Eurocopa de 2008, entre ellos el Suecia-España (2-0), que fue recibido por la grada con una sonora pitada.
Empate en un vistoso partido

En lo estrictamente futbolístico, ambas selecciones empataron a dos goles. Aduritz (m.20) y Llorente (m.64) adelantaron a los vascos, pero Verdú (m.67) y Luque (m.84) sellaban la igualada definitiva en la recta final del choque.

Recortes de Prensa   Página Inicial