AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 11 Octubre  2006
Réquiem por la Nación
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 11 Octubre 2006

EL «proceso de paz» sale adelante. Golpe a golpe. ¿Quién podrá impedirlo? No, desde luego, la Fiscalía General del Estado, no el Parlamento, no los partidos... De Juana Chaos saldrá de la cárcel en dos años. Un buen acuerdo para veinticinco asesinatos. Los ciudadanos socialistas leen la noticia impertérritos: ¿acaso no es De Juana Chaos un libertador que tuvo el coraje de levantarse contra un Estado opresor? Los «populares» encajan furiosos la noticia. Pero ¿qué hacer? Mientras, sus dirigentes se entretienen buscando fórmulas para la «realidad nacional» andaluza. ¿Quién podrá acusarles de no defender la «indisoluble unidad de España»?

La decepción es sofocante. ¿Quién no sabe a estas alturas que el Estado de Derecho es una ficción? Un pelele en manos de Zapatero, de López Aguilar, de Rubalcaba. Los periodistas ladramos (en el mejor de los casos) pero el Poder sigue cabalgando, es decir, arrollando leyes, pateando sobre el sentido común. A muchos les consuela pensar que todo esto se sabrá, que todo eso se contará y que nuestros nietos se espantarán ante el relato... si es que no se les ha arrancado la conciencia y han sido todos contratados para la representación de un inmenso, generalizado, fantástico Gran Hermano...
El «proceso de paz» va ya más deprisa que lo que suponía Zapatero. Eguiguren azuza a Rubalcaba un poco torpón ya. Las mesas, las mesas. Las selecciones de fútbol vasca y catalana se enfrentan como nacionales y abren así una Liga en la que irán entrando todos. De momento se abrazaron Ibarretxe y Maragall. ¿Lo hará en su día Núñez Feijóo? Será difícil para Arenas negarse una vez que Andalucía sea proclamada la «realidad nacional» por referéndum popular.

De todo lo que hay y ha sido historia va a quedar una cáscara estatal para justificar unos Presupuestos de los que puede mamar Cataluña. La que fue locomotora de España gracias al proteccionismo. Después, gracias a Franco.

¿Qué explicarán de todo esto los constitucionalistas?

Golpe a golpe, día a día, todo se rompe sin que quieran darse cuenta de ello los ciudadanos. ¿Que se rompe España? Mete la mano en la herida. Toca y comprueba. Y ni aun así. Cervantes sabía bien hasta qué punto llegaba el sentido realista del español. Tuvo que inventarse a un loco para explicar la tragedia. Al menos ¿podremos morir con la placidez del hidalgo?

El PSOE entierra el Estado
Rafael M. Martos Periodista Digital 11 Octubre 2006

Que Zapatero se está cargando el concepto de nación española parece evidente, por mucho que en el 12 de Octubre luzcan una campaña publicitaria bajo el slogan "Día de la Fiesta Nacional".

Pero ese no es el problema de fondo, puesto que el concepto de "nación" tiene mucho de sentimental, y nadie puede obligarnos a sentir lo que no sentimos, por lo que cada cual puede sentir como nación un territorio distinto a otro (España frente a Andalucía, por ejemplo), e incluso sentir la misma nación, pero hacerlo de un modo distinto (unos se alistan en ETA y otros se apuntan al PNV).

Va todo esto a que lo más peligroso no es acabar con el concepto de nación tradicional, si no acabar con el Estad. Eso sí que da escalofríos.

Cuando el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dice que ante las anunciadas movilizaciones de los colectivos "antisistema" se anula "por seguridad" una cumbre de ministros que se iba a celebrar en Barcelona, cabe pensar que el Estado es incapaz de garantizar la seguridad de los ciudadanos. Y si esto es así, el Estado ha dejado de existir.
Cuando el Estado es incapaz de garantizar que un partido político haga campaña por una opción en un referedum, o de hacer campaña electoral, y a pesar de haber tres o cuatro cuerpos policiales en territorio catalán, los violentos consiguen su objetivo, es lógico pensar que el Estado no funciona, está muerto.

Cuando el Estado no tiene criterio, y pide una condena de 96 años y mañana una de seis para el mismo delincuente y por los mismos delitos, es una incoherencia impropia, pero si además por medio está la cesión ante una huelga de hambre, y por tanto la cesión a un chantaje... ya no hay Estado.

Si la Justicia condena a policías por metir y falsear documentos, y el Gobierno los asciende y los recompensa, está claro que el Estado no existe.

Cuando el presidente del Gobierno, Zapatero, no condena los ataques a las sedes del PP en la noches del 11 al 14 de Marzo, cuando se le pide que lo haga en el Parlamento, es como para pensarse si tiene la más remota idea de qué es un Estado democrático y cuales son sus funciones. Y si luego se hace el remoló para condenar las agresiones a los dirigentes del PP catalán, ya dá más miedo.

Cuando resulta que en España hay unas Cortes Generales elegidas democráticamente por los ciudadanos, y en el País Vasco un Parlamento propio elegido también por sufragio universal, es evidente que la creación de la denominada "mesa de partidos", sólo busca evidenciar que las instituciones del Estado no son válidas, por lo que hay que saltárselas y crear algo paralelo a media. El Estado deja de existir.

Cuando se deja que las Autonomías pillen cada una lo que pueda del decrépito Estado, chocando entre ellas cuando rehacen sus estatutos, es porque no se cree en el Estado.

Si la verdad de una comisión de investigación la establece la mayoría política y no la razón, el Estado deja de ser necesario.
Cada cual es libre de sentir como nación aquel trozo de tierra que quiera, y cada cual es libre de sentirla como quiera, pero el Estado nos concierne a todos.

Descanse en paz.

NADA ES CASUAL
POR ANTONIO JIMÉNEZ El Ideal Gallego 11 Octubre 2006

Ni siquiera las dos derrotas consecutivas de la selección española de fútbol que la sitúan en su punto de mayor descrédito pueden comentarse con ese relativismo distante y desapasionado que aconsejan los lances deportivos. Justo cuando el equipo de España empieza a sumergirse en el pozo del desprestigio, en medio de la apatía de la afición, resurgen con fuerza las exigencias de los nacionalistas catalanes y vascos a favor de sus selecciones para competir en torneos internacionales. No digo que el preocupante deterioro del equipo nacional sea consecuencia de una acción coordinada de manera intencionada por el nefasto Villar y el anodino Aragonés, pero lo parece. Nunca antes se había dado un matrimonio de inconveniencia más funesto para el fútbol nacional como el tándem Villar-Aragonés y que no se atreve a importunar el secretario de Estado, Lissavetzky.

España viaja hacia el abismo y el Ejecutivo socialista, tan aficionado al intervencionismo, opta por mirar para otro lado. Mientras tanto, el Camp Nou escenifica la apoteosis del independentismo catalán y vasco con la excusa de un partido. Los resultados, las victorias y las derrotas deportivas son casi siempre imprevisibles y, a veces, fruto de la casualidad, pero las actitudes políticas no. No es casual que los nacionalistas catalanes y vascos avancen en su deriva excluyente y separatista, incluyendo el deporte como eficaz exponente de sentimientos patrios, mientras se deprecia en la misma proporción la marca España. España cotiza a la baja en fútbol de la misma forma que se devalúa como sustantivo hasta desaparecer del articulado de las leyes.

Stanley Payne asegura que "el desarrollo de los nacionalismos de los últimos años es un intento de destruir la estructura y modelo de Estado de España" y hasta que no consigan la independencia no se conformarán. La culpa de todo, sentencia el historiador norteamericano, la tienen Zapatero y su Gobierno, "el peor de la democracia". Sin ser tan contundente como Payne, el siempre locuaz presidente extremeño, Rodríguez Ibarra, sugería recientemente, en "El País", el problema que supone que "Zapatero no haya explicitado aún su modelo de Estado" ( quizá porque no tiene, añado yo) y "la visión simplista y equívoca que tiene sobre el debate territorial". De esa indefinición y falta de firmeza del Gobierno se aprovechan quienes convierten el Camp Nou en batahola separatista y escaparate apologético del terrorismo.

Instituciones
Del entusiasmo a la depresión política
Agapito Maestre Libertad Digital 11 Octubre 2006

Enrarecida la escena política española por un Gobierno, que ha hecho de la ruptura, la discontinuidad y la negación del adversario político su forma peculiar de existencia, el esplendor de las ideas democráticas, de sistemas y teorías políticas sobre nuestra situación en el mundo, coincide con la pobreza de convicciones democráticas. El gobierno de Zapatero trata a la oposición como si ésta tuviera que ganarse a cada momento el derecho de existencia. Zapatero y Blanco tratan al PP como si éste tuviera que dar razones permanentemente sobre su derecho a existir. La cooperación entre fuerzas de distintos signos ideológicos ha dado paso, casi de modo definitivo, a un enfrentamiento frontal entre opciones políticas que no sólo se niegan el derecho a la diferencia sino incluso su existencia. Las descalificaciones, los improperios y la falta de sentido común, o sea político, que caracterizan al Gobierno respecto a la oposición en determinados asuntos, empiezan a ser dramáticos. No se trata de una crisis de instituciones sino de la negación de la institución de la oposición política.

Mientras la retórica democrática sigue poblando de ruidos nuestra escena política, el fracaso de las instituciones democráticas es ya narrado hasta por el más humilde cronista de la vida institucional. El Ejecutivo tiene un déficit de legitimidad democrática que está manchando incluso a la oposición. Un ejemplo de esa carencia es que De Juana Chaos, un terrible asesino de 25 inocentes, condenado a 3.000 años de cárcel, pueda verse "indultado", o libre de la prisión, por la política de entrega de Zapatero al terrorismo de ETA.

Que De Juana Chaos pudiera estar en la calle dentro de un corto plazo produce algo más que consternación temporal. Sí, posiblemente, esa política no tenga otro sentido que crear desidia política en los ciudadanos, o peor, depresión política del que será difícil salir indemne. El caso del terrorista de ETA es el último ejemplo de una acción política de carácter totalitario, que está sumiendo a la ciudadanía española en un estado de depresión colectiva. Por este camino, se diría que el entusiasmo político en la vida política española está dejando paso, definitivamente, a la depresión. Hay muchos responsables de este dislate moral y psicológico, pero, mientras no se demuestre lo contrario, aparte de algunos medios de comunicación, el Gobierno es el principal actor de este degradante proceso.

Aunque está por ver el rédito electoral que sacará de esta estrategia Zapatero, el Gobierno no ha hecho otra cosa que alimentar el odio entre regiones y comunidades y, en definitiva, entre vidas humanas para erigirse en pacificador de los conflictos que él mismo creaba. La reforma de los Estatutos de Autonomía sin contar con la oposición, o mejor, sin tener presente el común denominador de todas ellas, la nación española, es sólo otro ejemplo alarmante de ese proceso de ruptura y enfrentamiento guerra civilista entre opciones políticas.
En fin, el Gobierno ha tenido éxito, si lo que pretendía era alejar por vía de la depresión a los ciudadanos de las instituciones. Pues que, hoy más que ayer, el ciudadano medio comienza a experimentar con frecuencia inusitada miedo ante el otro, ante otra vida, ante otra alternativa. El Gobierno de Zapatero ha logrado degradar el entusiasmo de la transición y de la naciente democracia en depresión colectiva. La vida política concebida como respeto por las instituciones y el adversario político cesa por la depresión, por cierta nostalgia sin solución, que todo lo invade. El entusiasmo es ya pasado. La tristeza, la desilusión y el sentirse inferior al otro es, por desgracia, el estado político del español medio. Por el bien de todos, esperemos que la dejadez, desidia y falta de energías sean pasajeras. Evanescencias democráticas.

ETA logra internacionalizarse
Lorenzo Contreras Estrella Digital 11 Octubre 2006

Desde Oslo, las autoridades noruegas han negado que allí existieran en días pasados contactos negociadores entre representantes del Gobierno español y dirigentes de ETA. Pero el problema del rechazo a tales diálogos persiste, porque quienes consideran una traición y una bellaquería política esas situaciones no se plantean una cuestión de lugar, sino la peligrosidad de una actitud gubernamental que no dan por desaparecida, sino en creciente avance. Y si no es Oslo puede ser Paris, o Praga, o Ginebra, porque la geografía política ofrece abundancia de sedes. Rubalcaba ha considerado “incorrecta” la versión relacionada con Oslo. No ha dicho pérfida ni mendaz. En realidad ha venido a indicar que los rastreadores de pistas no han dado con el sitio exacto.

Se habla, pues, la geografía, pero se comenta mucho menos la casi seguridad de una internacionalización del “conflicto”, que haría de ETA la viva expresión de una organización redentora de los oprimidos vascos, después de una dura lucha en la que ellos, los etarras, han puesto las bombas y las balas y los “opresores” los muertos, mutilados y otra variedad de víctimas, niños y gente inocente en muchísimos casos.

Es igual: la llamada “negociación”, que por ser tal ya sería capitulación de España, va dando sus pasos preparatorios. Fuentes oficiales así lo admiten. De momento, el rebelde Iñaki de Juana, tras abandonar su huelga de hambre, ya tiene un pie en la calle, aunque en su historial haya veinticinco asesinatos. El Gobierno se ha asustado con la prueba de fuerza intentada por el sanguinario etarra, sencillamente porque todo lo que contribuya a estropear los planes zapateriles de llegar a las elecciones con la bandera —provisional, claro— de la pacificación, pone en peligro la victoria en las urnas. Zapatero prepara su equipo negociador, y parece que de nuevo, como en el caso del “tapado” para aspirar a la alcaldía de Madrid, tiene problemas de personal adecuado. Tan es así que se habla de Javier Moscoso para hacer pareja con Eguiguren en las eventuales conversaciones con ETA. Moscoso fue con González ministro de la Presidencia primero y después Fiscal General del Estado. Eguiguren, uno de los hombres fuertes del socialismo vasco, ha sido el personaje que abrió el proceso de contactos secretos con la banda terrorista. Y si Moscoso fuese elegido para el delicado menester de “negociador” acumularía en su haber la circunstancia de estar muy ligado a Navarra, aunque sea riojano de nacimiento. Como se sabe, Navarra es la piedra de toque de los arreglos “finales”, por más que los actuales gobernantes del “Estado español” juran y perjuren que Navarra es intocable a la hora de las peores transacciones para la llamada pacificación.

La internacionalización del “conflicto” es pretendida por “Askapena”, representativa de la izquierda abertzale, con la idea de que se platee en el Foro Social Mundial, uno de esos inventos que pretenden arreglar los problemas políticos del planeta a base de discursos y grandes declaraciones en las que suelen participar resonantes nombres del numenclator mundial, entre ellos Saramago, Pérez Esquivel, Mayor Zaragoza, Ignacio Ramonet, etcétera.

Lo terrible es que ETA lo va a conseguir. Va a lograr que su largo historial asesino le convierta en una organización armada respetable por la supuesta nobleza de sus fines. La cuestión se va a dilucidar en el Parlamento europeo, donde el día 25 de octubre se celebrará un debate sobre “Euskal Herria”, un rótulo que compromete también a Francia porque incorpora al País Vasco-Francés, aunque en este caso ETA se quedaría con un palmo de narices.

Un eurodiputado escocés, Alyn Smith ha visitado el País Vasco invitado por Eusko Alkartasuna y, naturalmente, ha sido entrevistado en la prensa abertzale. Y ha dicho: “El debate del 25 de octubre es muy importante, ya que todas las visiones estarán allí y 732 personas escucharán esas visiones —no dice versiones—, logrando así una perspectiva más real. Respecto a la visión del PP, es cierto que no se corresponde con la actitud del Parlamento europeo, pero es una visión más que en mi opinión se debe respetar”.

A los abertzales no las ha podido agradar que este eurodiputado escocés haya considerado la realidad escocesa diferente de la vasca, porque “en Escocia no se puede hablar de conflicto”. Ni aquí tampoco, porque lo único que en España ha existido es un terrorismo al que nunca el llamado “Estado español” ha respondido en los mismos términos que se emplean en una situación conflictiva, es decir, bélica. Lo de Irlanda sí fue un enfrentamiento dentro de esos parámetros.

Cuando Alyn Smith ha sido requerido para aportar una visión escocesa de la situación vasca se ha limitado a declarar que la perspectiva desde Escocia es diferente porque allí nunca ha habido violenta política. Smith ha añadido: “Yo soy nacionalista democrático y siempre he creído en la discusión y en el diálogo”.

Con estos criterios europeos, a ETA la va a resultar difícil colocarse la piel del cordero democrático. Por ahora le conviene seguir absteniéndose de matar, aunque entre la “kale borroka” y la extorsión y el chantaje debería costarle sudores convencer a la Europa democrática de la respetabilidad de su causa.

La internacionalización del terrorismo etarra
José Luis Manzanares Estrella Digital 11 Octubre 2006

El Parlamento europeo se ocupará de nuestras conversaciones con ETA y su acólito Batasuna en ese llamado proceso de paz cuyas aguas discurren por cauces subterráneos para llegar mejor al mar océano, o sea, a la versión ibérica de la armonía perpetua que soñara Kant. Una exhibición de la ropa sucia y ensangrentada que hasta ahora veníamos lavando en casa con resultados cada vez más satisfactorios. No es que deleguemos en nuestros vecinos, aliados y amigos la responsabilidad por lo que pueda ocurrir en adelante, pero sí que buscamos —y obtendremos sin duda— un apoyo que, cantado de antemano, no tendrá otras consecuencias prácticas que ahondar las graves diferencias ya existentes entre los partidarios y adversarios de una negociación con terroristas envalentonados. ETA no mata desde hace tres años, pero continúan el cobro del llamado impuesto revolucionario y los desmanes públicos con quema de autobuses e incendio de cajeros automáticos y sedes judiciales. Ni siquiera nos ponemos de acuerdo en lo que sea el cese de la violencia. Y el negociador se sienta a la mesa con la pistola al cinto y los explosivos en estado de revista.

Todos queremos acabar con el complejo etarra, pero sin concesiones inconstitucionales o premios políticos. Sólo que ese objetivo pasa para unos por la derrota definitiva de la banda, mientras que otros, más optimistas, confían en que la rendición se alcance mediante la persuasión y el ofrecimiento de algunas medidas humanitarias por eso de que a enemigo que huye, puente de plata. La dirección de nuestra política compete exclusivamente al Gobierno español, de modo que en Estrasburgo mal pueden hacer otra cosa que entrampillar un innecesario visto bueno a las iniciativas de Madrid. Ahora, con la nueva vía, igual que cuando la lucha contra ETA se centraba casi por completo en el esfuerzo conjunto de policía, jueces y legisladores. Un nuevo cambio de estrategia, volviendo al anterior planteamiento, contaría también con el beneplácito de la Unión Europea.

El tiempo nos dirá si la internacionalización del conflicto redunda o no en beneficio de unos terroristas que siempre desearon ser reconocidos y tratados al margen de la legalidad vigente —la de España— como si los profesionales del tiro en la nuca fueran los heroicos soldados o gudaris de una nación soberana que repele al enemigo exterior. Se acude a la sesgada comparación con el Ulster, se buscan la comprensión y el arbitraje foráneo, y se dispone de un formidable altavoz para instar la creación de un nuevo Montenegro en el golfo de Vizcaya. Un país que se integraría de inmediato en la Unión Europea, pacífico y democrático. Nunca faltará quien se preste al juego. Tampoco algún prohombre con vocación de mediador y en paro. Pero mejor sería un notario que diera fe de la derrota incondicional de ETA.

El PP catalán en estado de sitio
EDITORIAL Libertad Digital 11 Octubre 2006

Matonismo, crispación, violencia e insultos. Esto fue lo que Ángel Acebes y Josep Piqué recogieron este martes en su visita a Martorell. Sólo querían hablar, expresar libremente sus ideas ante el público que, voluntariamente, había ido a escucharlas. Pero un nutrido grupo de vándalos les estaban esperando fuera para impedírselo o, como mínimo, para amargarles la noche. Como en otra época, como si los dos líderes del Partido Popular se hubiesen deslizado por el túnel del tiempo. Así está Cataluña después de tres años de gobierno tripartito ultranacionalista y 25 de catalanismo hegemónico en todas las parcelas de la sociedad.

Lo vimos durante la campaña previa al referéndum del Estatuto. En aquellas semanas, los militantes de Ciudadanos de Cataluña y los del Partido Popular sufrieron en sus propias carnes las agresiones verbales –y en algún caso físicas– de un nacionalismo tan pagado de sí mismo que se cree con patente de corso para imponer a placer su ley. Lo de siempre perpetrado por los de siempre.

Siendo preocupante que el único partido de oposición no pueda celebrar actos políticos en Cataluña, lo es mucho más que este tipo de actitudes se hayan normalizado hasta el extremo de que nadie, a excepción de los que las padecen, protesta por ellas. La triste consecuencia es que el Partido Popular, en Cataluña, está sumergiéndose en la clandestinidad a pesar de contar con 15 escaños en el Parlamento autonómico. Le están empujando a hacerlo, cierto, pero los complejos de algunos de sus dirigentes, la obsesión por no hablar demasiado alto, le condena a un ostracismo que, en cierto modo, se impone desde dentro.

Esto, obviamente, no es excusa para la continua inacción del Gobierno Zapatero. Hace unos meses nadie movió un dedo para librar a populares y Ciudadanos del acoso nacionalista. Se dejó hacer del mismo modo en que, durante la guerra de Irak, los que mandan en el PSOE permanecieron mudos cuando grupos de izquierdistas airados sitiaron y atacaron muchas sedes del Partido Popular por toda España. Todavía no lo han condenado, y eso que va para tres años que están al frente del Gobierno. No lo han hecho porque la violencia piquetera de estos grupúsculos de jóvenes antisistema es tremendamente eficaz para sus fines.

El PSOE los utiliza para hostigar al adversario y jamás les pone problemas. Lo acabamos de comprobar en la misma Barcelona, donde se ha cancelado una cumbre de ministros de Vivienda porque los cachorros de la izquierda tenían previstas movilizaciones masivas, con todo el aparato violento que este tipo de carnavales lleva aparejado. Esta violencia no se condena, no se combate, y, como resultado inevitable, se perpetúa y se legitima.

Las agresiones de este martes son una prueba más de que la extrema izquierda, por violenta y antidemocrática que sea, puede moverse a su antojo y emplearse a fondo siempre y cuando lo haga contra el Partido Popular. En Cataluña ese fenómeno se vive con especial crudeza, porque al izquierdismo radical se le une en explosivo cóctel el nacionalismo irredento de una juventud iletrada e ignorante. Si ellos actúan no sucede nada. Todo marcha conforme al guión. Nadie condena los insultos y los mítines reventados a golpe de alarido. Este martes tampoco. Nada ha cambiado. Cataluña está, definitivamente, enferma.

Reversionismo histórico español
Sancho Michell de Diego  minutodigital 11 Octubre 2006

Especial revuelo ha causado en la izquierda española la conferencia del historiador norteamericano Stanley G. Payne en Georgetown, en presencia del Príncipe de Asturias; en la misma, Payne aseveró que “quien desee en España la Tercera República merece ir al manicomio”.

Así de claro se mostró el ilustre académico, quien advirtió sobre los riesgos de una mal llamada “Segunda Transición”, atribuyendo este revisionismo a la izquierda más radical. En ésta deberíamos incluir, sin dudarlo, a cierto grupúsculo del Partido Socialista, ese núcleo que gira en torno al Presidente del Gobierno, partidario de ignorar unos antecedentes lamentables.

Lo que sí es cierto es que la Primera República paralizó España; y la Segunda lo dividió en una terrible Guerra Civil, la misma que ahora resucitan los socialistas en forma de repugnantes iniciativas parlamentarias como la Ley de la Memoria Histórica. Zapatero no parará hasta reescribir la historia, en un sentido favorable a los suyos, a los “rojos”, como él mismo ha reconocido, anhelando hacerlos vencedores de una batalla ya lidiada y olvidada, eso nos parecía, por todos los españoles.

En España, la Corona como institución -encarnada en la figura de Don Juan Carlos I- ha desempeñado un imprescindible y determinante papel en el establecimiento de una democracia constitucional consolidada, sólo equiparable a la de las primeras potencias mundiales.

Es por ello por lo que no le falta razón a Payne, a pesar de la intencionada mala interpretación de sus palabras. Porque sólo desde la insidia podría llegar a cuestionarse la eficacia de la Monarquía, símbolo de la unidad y permanencia del Estado, como elemento vertebrador en la historia de España.

Ese republicanismo casposo, latente en ciertos sectores y ambientes “progres”, podríamos situarlo en el centro del desorientado ideario de la izquierda española, la misma que va revelando sus verdaderas intenciones y sus viejas señas de identidad antidemocrática a pasos agigantados.

Convirtiendo en socios a formaciones radicales, nacionalistas y separatistas como Izquierda Unida y Esquerra Republicana de Cataluña, el Presidente del Gobierno no hace sino perjudicar notablemente la estabilidad institucional del país, dando alas a unos aliados decididamente declarados “anti sistema”.

Recuerden declaraciones como la de Rodríguez Zapatero, cuando aseveró que España tiene “un Rey muy republicano”. Esta afirmación es fruto de su empatía hacia una corriente política contemporánea denominada “republicanismo cívico”, expresión equívoca que no todo el mundo sabe situar en el contexto de la democracia deliberativa y otras doctrinas de moda en la izquierda actual.

Por su parte, la derecha responsable y madura siempre ha manifestado un claro apoyo a esta milenaria Institución, que la inmensa mayoría de los españoles identifica con los valores y principios constitucionales expresados en la Carta Magna. Por eso resulta tan importante conocer lo que Payne acaba de explicar en el centro mismo de Estados Unidos sobre España.

Este oportuno viaje oficial del Príncipe de Asturias a Estados Unidos se enmarca en vísperas del Día de la Hispanidad, y esperamos que haya servido para reforzar los lazos y afectos existentes ambos países mediante el vínculo ejercido por la Corona; eso, a pesar del justificado desprecio que ha de sentir Estados Unidos hacia un Presidente del Gobierno español que, muy al contrario del ex-Presidente José María Aznar, ha desdeñado reiteradamente a una gran nación ignorando su bandera.

Se saque la conclusión que se saque de las manifestaciones de Payne, deberíamos reflexionar concienzudamente sobre el rumbo tomado por un país en alza como España desde marzo de 2004. A la vez, cabe pensar dónde está hoy España ante los ojos de Estados Unidos, tras haber caído España en las redes de un resentido visceral como Zapatero, desinformado reversionista de la historia de España, y que jamás sería hoy Presidente sin un 11-M, justo el turbio episodio que su Gobierno se niega a esclarecer.

© Artículo de opinión publicado por Sancho Michell de Diego en USA Digital ( http://www.usadigital.org ), 6 de octubre de 2006.

Incoherencias populistas
Miguel Ángel Loma  minutodigital 11 Octubre 2006

Si ya resultó desconcertante que, teniendo el PP planteado un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de matrimonios homosexuales, uno de sus políticos más emblemáticos matrimoniara a dos militantes peperos, en septiembre les faltó tiempo a dos concejales del mismo partido en Sevilla, para asistir a la primera unión marital entre dos varones militares que ofició el alcalde socialista Monteseirín en el ayuntamiento hispalense. Y lo más desconcertante del episodio, es que la presencia de ambos concejales no se debió a razones de amistad o compromiso con la pareja de amorosos militares, sino simplemente a que uno de éstos había manifestado días antes del «milimonio», que les haría ilusión contar en la formalización de su enlace homosexual con la presencia de representantes políticos de todos los partidos, y especialmente del PP.

Con las elecciones municipales a la vuelta de la esquina y conociendo lo cuidadoso que son los políticos para evitar resbalones que pongan en peligro su inclusión en las listas electorales, es fácil deducir que la presencia de los dos concejales no se debió a una iniciativa personal tomada al margen del partido, sino que obraron con pleno conocimiento y consentimiento de los altos cargos del PP. Conviene mostrar buen rollito tolerante, por detrás y por delante, y si para rebañar unos votos hay que aparcar las convicciones, se aparcan y en paz. Aunque el tema del aparcamiento nunca ha sido un gran problema para quienes aspiran a moverse en vehículo oficial.

En otro apartado, pero en similar línea de incoherencia, por esas mismas fechas el PP acusaba de inhibición al PSOE, como partido gobernante de la nación, por no ejercer las funciones de Alta Inspección que, en materia educativa, corresponde a las Delegaciones del Gobierno; y por mirar para otro lado ante los mendaces contenidos de los libros de texto y la sectaria educación que se está impartiendo en las escuelas del país vasco.

La acusación se ajusta a la realidad porque demostrado está que una de las causas trascendentales para que se haya extendido el cáncer secesionista en Vascongadas, nace del adoctrinamiento sectario que esta comunidad realiza en sus escuelas, inoculándoles a los críos el rabioso virus antiespañol. Es difícil encontrar otra nación en la tierra que lleve una política tan suicida con su propia esencia como la nuestra; con el agravante de que la Constitución dispone de resortes suficientes para combatirlo, resortes que nunca se han querido poner en funcionamiento por los partidos con representación parlamentaria. Pero la incoherencia del PP en este asunto radica en que el veneno educativo, que ahora denuncian, viene vertiéndose desde hace décadas, y no recuerdo que durante los ocho años que el PP se mantuvo en el Gobierno (cuatro de ellos, cuatro, con mayoría absoluta) hiciera mucho por evitarlo. Por lo visto no se enteraron de lo que estaba sucediendo en las provincias vascongadas cuando la Alta Inspección dependía de las Delegaciones del Gobierno de Aznar.

Las últimas guindas de incoherencia populista están aún calentitas, han brotado por el oeste y por el este. De un lado, el líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, acaba de declarar en el parlamento de esta región que si el Tribunal Constitucional dice que es legal, aceptará la definición de Galicia como nación en el Preámbulo del Estatuto Gallego. (Como parece que nadie de su partido le ha corregido, sospecho que se acaba de abrir la puerta para admitir a Andalucía como «realidad nacional» en el Estatuto Andaluz). Y de otro lado, el inefable Piqué se ha descolgado felicitando a Moratinos por la última bajada de pantalones en las cesiones de soberanía acordadas con Gibraltar.

Los anteriores ejemplos no son actos aislados («puntuales», se dice ahora) de cuatro chiquichancas del PP que van por libre; en absoluto. Paulatinamente comprobamos cómo este partido, con tal de tocar poder, va abdicando de principios que ellos mismos presentaban como irrenunciables hasta hace cinco minutos. Su objetivo es acercarse hacia esa masa de votantes fluctuantes que se mueven entre PP y PSOE, y que, según los expertos, son quienes al final deciden las Elecciones en España. Pero con un PSOE peligrosamente escorado hacia la izquierda más demagógica, el PP se ve arrastrado a buscar el centro en ámbitos donde difícilmente hubiéramos presumido que se moverían, porque con los corrimientos ideológicos tan acelerados que estamos padeciendo, el espacio que ahora nos venden como de centro, hace unos pocos años se hubiera considerado propio de la izquierda del PSOE. Es un fenómeno similar a lo que ocurre con quienes abusan de la cirugía estética y los estiramientos de piel; que al final para encontrarse el ombligo necesitan un GPS.

Terrorismo e inmigración, son los únicos temas en que, por el momento, el PP se mantiene firme y sin modificar apenas su discurso, pero dudo de que ambos asuntos constituyan garantía suficiente para mantener la fidelidad del sector de su electorado que les vota tapándose la nariz; esos mismos que en la intimidad te confiesan que ya no encuentran diferencias sustanciales de principios entre PSOE y PP, pero al llegar las Elecciones terminan votándoles. Con sus nuevas «aperturas ideológicas» quizás el PP sea capaz de arañar votos de la citada masa fluctuante, pero puede costarle un disgusto si el sector del electorado al que me he referido antes, en un acceso de coherencia, supera el síndrome del mal menor y elige una alternativa que defienda sin complejos los valores en que creen.

El perdón cristiano al etarra
Por IGNACIO RUIZ QUINTANO ABC 11 Octubre 2006

LA lógica progresista es simple, mediterránea y más fresca que la vulva oferente de una rana. «¡Qué alivio!», suspiran los lógicos progresistas al enterarse de que «el compañero Chaos», acojonado ante la eternidad, se ha rajado del régimen alimentario que nos vendía por huelga de hambre. En el Camp Nou de Barcelona, una pancarta ha exigido la libertad del famoso matarife en nombre del progreso. Y es que, en pura lógica progresista, los etarras no son sino una banda de progreso, y sus víctimas, lógicamente, unos fascistas.

Los fascistas, como todo el mundo sabe, van a misa, y, si van a misa, ¿por qué no perdonan a unos bandidos que, llegados a la edad provecta, no desean más que algo de paz? Es el «argumento» más socorrido últimamente, y en los restaurantes siempre aparece un progre que lo suelta en la mesa a la hora de cenar. «¿Es que usted no quiere que se acabe la Eta?» «Hombre, si las víctimas...» «¿Víctimas? ¡Cuadrilla de meapilas y chupacirios es lo que son! Si quieren seguir yendo a misa, tendrán que perdonar.»

-La Iglesia tiene el papel institucional de recordar la importancia del perdón- ha terciado el obispo de San Sebastián.
Ah, el poder de perdonar. De «gracier», por decirlo con el chic de lo francés. Cuando Laertes está al borde de la muerte le ruega a Hamlet «intercambiar perdones». A Rodríguez, el habitante de La Moncloa, se le encendió una bombilla: «¿Y si los etarras perdonaran la vida a las víctimas a cambio de que las víctimas perdonasen la muerte a los etarras?» Rodríguez, que no perdona al franquismo el fusilamiento de su abuelo, quiere que las víctimas perdonen a la Eta el asesinato de sus hijos.

Por la paz. «¡Haz de mí, Señor, un instrumento de tu paz! Donde hay odio, lleve yo amor. Donde hay ofensa, lleve yo perdón. Donde hay discordia, lleve yo armonía... Etcétera.» Las víctimas, sin embargo, no ven el momento de perdonar a sus verdugos, mientras la propaganda progresista trata de comparar las cartas a «Gara» de Chaos desde la cárcel con los poemas que desde el destierro escribió Ovidio para obtener el perdón imperial y que le fuese permitido el retorno a Roma. Hablando de cosas imperiales, se dice que para llevar la mediación etarra Rodríguez ha puesto el ojo en el frescales de Clinton, quien podría aplicarle a La Tigresa el reputado método Lewinsky. Con Clinton metiendo su flor en la bocacha de La Tigresa y con la Iglesia recordando la importancia del perdón, no hay «proceso de paz» entre una banda de progreso y un gobierno de más progreso todavía que pueda echarse a perder.

Progreso, en español, significaba adelantamiento. Después vinieron los progres con su «progrés», que ya no significa un simple avance espacial, sino el medio de efectuar la perfección moral implícita en la idea de «la humanidad». Quien dude, pues, de la perfección moral implícita del «proceso de paz» no es progresista. No son progresistas las víctimas, que carecen de la perfección moral de Rodríguez para perdonar a un Chaos, a un Chapote o a un Bilbao. Las víctimas saben, como el obispo de San Sebastián, que incluso la Iglesia, para otorgar el perdón, exige la confesión, y no están seguras de que un Bilbao, un Chapote o un Chaos experimenten sentimientos de contrición (de «contero», «triturar») o de atrición (de «attero», «romper»). ¿Están sus corazones «triturados» por la contrición o «rotos» por la atrición»?

Almafuerte condenó el perdón en unos versos blasfemos: «Cuando el Hijo de Dios, el inefable, / perdonó desde el Gólgota al perverso..., / puso, sobre la faz del Universo,/ la más horrible injuria imaginable.» Monseñor Uriarte es muy libre de poner para el perdón el ejemplo de Nuestro Señor, pero Pilar Elías también es libre de alegar que Nuestro Señor resucitó al tercer día y tiró derecho para el cielo, sin tener que convivir en la carpintería con el centurión romano que lo crucificó.
La Iglesia tiene el papel institucional de recordar la importancia, no del perdón, sino de la paciencia sin límites de Job ante la faz de la calamidad.

Intolerancia y talante
Antonio Gázquez Periodista Digital 11 Octubre 2006

Tal vez la palabra “talante” sea conocida hasta por niños de pecho en este País, donde día a día está creciendo la intolerancia como signo de identidad de determinadas regiones. Pero quizás, no se conozca bien lo que significa el vocablo talante, que no es nada más que el “disposición o manera de hacer una cosa”.

Cuando llegó al poder el señor Rodríguez Zapatero esta palabra la puso de moda, la convirtió en su logotipo, en la marca registrada del gobierno, pero como muchos símbolos de esta sociedad pronto se quedó vacía de contenido y de continente. Pronto era solo un conjunto de letras que no significaba absolutamente nada. Pero ésta, como muchas otras palabras, podríamos considerar que tiene su antónima, o por lo menos puede ser su hija contraria: la palabra “intolerancia”.

El talante del Presidente de Gobierno ha llevado al aumento exacerbado de los nacionalismos periféricos, a la intolerancia y a que los intolerantes se conviertan en minorías tan ruidosas y posiblemente irascible que a quien no entran en su nacionalismo intolerante se convierte automáticamente en sus enemigos.

La sociedad catalana, que presumía ante el resto de la sociedad española, de ser tan europea, tan de libre pensamiento, tan moderna y en la que cabían cualquier pensamiento y opinión, se ha convertido en cerrada, intolerante y excluyente. Se puede decir que es una minoría los que ejercen la intolerancia callejera, pero existe una mayoría nacionalista y silenciosa que la permite.

He oído decir que en el país vasco se vive bien si no te metes en política y además comulgas con las ideas del PNV. Pues bien en Cataluña, si eres nacionalista se vive perfectamente si además practicas el catalán y presumes de su catalanismo. Ser charnego de pensamiento no es buena cosa, porque los tiempos no están para pensar por libre.

Condenado al sobresalto
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 11 Octubre 2006

Cada día, a veces cada pocas horas, leo los periódicos en Internet y un escalofrío cargado de estupor me sobresalta. Lo impensable toma cuerpo, lo increíble está ahí, ya ni suelto un improperio, solo leo y me pregunto, ¿qué delito cometí para tener que dar tanto respingo de incredulidad maltrecha?.

Un juez empapela a los justos y exime de toda culpa a los inicuos sin tener jurisdicción para ello y yo me sobresalto.

Mi gobierno negocia con terroristas incluso a que hospital llevar a un maldito asesino de decenas de personas en huelga de hambre. No digo que hubiese dado saltos de alegría si muere de hambre, pero deberían haberlo dejado cumplir su voluntad, igual quería expiar sus crímenes y no le han dejado. Y yo siento una sacudida.

En Martorell las serpientes cuyos huevos se han incubado durante años de nacionalismo están reptando por la espiral del horror, del grito al huevo, del huevo al empujón, del empujón a tirar botellas, de las botellas a las bengalas, de las bengalas a la sangre en sus distintas modalidades. Y yo me siento estupefacto.

Mi gobierno se achanta ante la violencia antisistema y suspende una cumbre de ministros de vivienda. Y yo me angustio.

Se autoriza un partido internacional entre las naciones de Cataluña y el País Vasco en el que el juego carece de importancia pues se trata de hacer una exaltación del separatismo, y yo pienso en Yugueslavia horripilado.

Oigo a Zapatero decir que él se siente cómodo y feliz en Cataluña no como otros dirigentes tras las agresiones de Martorell, y me siento inmerso en el desvarío viendo que la dictadura nos esta envolviendo.

Se que intentan imponer el sin sentido anestesiándonos con una pasmosa sobresaturación de aberraciones envilecidas, yo al menos intento pasar del asombro aturdido al grito de ¡Por ahí no paso!. Quieren condenarme al sobresalto, quieren mi silencio, pero no lo tendrán.

Los mil rostros del fascismo
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 11 Octubre 2006

La historia con mayúsculas tiende constantemente a repetirse y más tarde o más temprano siempre regresan a la actualidad algunos de los horrores que más sangre han costado a la humanidad en su lucha por alcanzar sociedades democráticas, tolerantes y libres. El fascismo y los fascistas, por ejemplo, siempre vuelven para convertir a los hombres en guiñapos y para recordarnos que nunca estamos del todo a salvo de los que jamás aprenderán a vivir en libertad. Los fascistas siempre regresan y llenan las calles de odio, convierten las banderas en amenazas, y espolean y jalean a los que tienen como único objetivo destruir el entramado de valores, leyes e instituciones que garantizan nuestra convivencia en libertad.

Ya lo he señalado alguna vez en este blog. Actualmente, el mayor potencial de éxito de los movimientos fascistas, y la razón fundamental de su pervivencia y de su constante resurgir a lo largo de las últimas décadas, radica en que sus hordas son capaces de camuflarse entre los gestos, los comportamientos, las declaraciones y los programas políticos de gentes y grupos que, en principio, apenas levantan sospechas democráticas y que, generalmente, se camuflan extremadamente bien bajo la amplia sombrilla que protege a los grupúsculos radicales de izquierda y a las múltiples organizaciones ultranacionalistas que campan a sus anchas en España y en el resto de la Unión Europea.

Que no nos engañen. Si nos fijamos bien, todos están cortados por el mismo patrón. Por ejemplo, ¿qué diferencia al islamista fanático que coloca una bomba en un centro comercial londinense de los brutales independentistas catalanes que ayer intentaron golpear a varios líderes del Partido Popular en Cataluña?, ¿qué distingue el discurso racista de la ultraderecha europea de la violencia verbal que despliegan las huestes de la ilegalizada Batasuna cada vez que tienen un micrófono delante?, ¿cuántas y que espantosas similitudes no pueden establecerse entre los grupos de neonazis alemanes que propinan una paliza a un turco berlinés y los grupos de hombres y mujeres brutales y cobardes que en Euskadi o en Cataluña golpean a pacíficos ciudadanos que solamente desean exponer públicamente y en libertad sus posicionamientos ideológicos y sus pensamientos políticos?.

Los grandes fascistas que han mancillado la historia europea y nuestros nacionalfascistas de andar por casa (ya saben, los jóvenes tarantinos ultracatalanistas que revientan todo tipo de actos democráticos, los secuaces de la banda terrorista ETA que se esconden en las sedes sociales de Batasuna, etc) siempre aparecen como antiguos fantasmas en épocas de crisis, de desconcierto y desazón generalizada. En el País Vasco les conocemos muy bien. Venden calderilla ideológica para justificar sus fechorías sangrientas, desarrollan vergonzantes discursos ultranacionalistas para justificar la eliminación física del ¿'enemigo'?, utilizan un lenguaje violentamente amenazador e inmiscuyen sus tentáculos en todos los ámbitos institucionales que garantizan la solidez y la continuidad de cualquier comunidad mínimamente desarrollada. Su objetivo es terminar con los sistemas democráticos que no sirven a sus intereses particulares y patrioteros, y, sobre todo, extender el terror y el miedo como único recurso del que disponen para tratar de imponer al resto de los ciudadanos lo que nunca logran conseguir a través de las urnas.

Un rápido repaso a la historia de este siglo nos enseña sin ningún tipo de duda que con el fascismo solamente se puede acabar en la calle, con medidas políticas, policiales y judiciales, pero también dando la cara ciudadana por la vida en tolerancia, por la convivencia pacífica y por algo tan simple como el derecho a poder expresarnos sin amenazas y sin miedo. En libertad.

Blog de Raúl González Zorrilla http://gonzalez-zorrilla.blogspot.com/

Los antisistema "suspenden" una cumbre y agreden a Acebes y Piqué
Editorial Elsemanaldigital 11 Octubre 2006

Los próximos lunes y martes, 16 y 17 de octubre, estaba prevista la celebración de una cumbre ministerial de la Unión Europea en Barcelona sobre la vivienda y sus problemas. Teniendo en cuenta la escasa actividad y los poco visibles logros de la ministra del ramo María Antonia Trujillo desde que se creó la cartera en 2004, la cumbre era una ocasión muy relevante de ofrecer a los españoles y a sus propios colegas europeos un balance del trienio y de sus proyectos de futuro. Nada de eso sucederá porque el Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero ha decidido suspender la reunión.

Al parecer, la Junta de Seguridad de Cataluña, una entidad consultiva en la que participan representantes de la Generalitat catalana y del Gobierno central, recomendó anteayer lunes que la cumbre no se celebrase, por razones de seguridad. El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, como jefe de la Policía y de la Guardia Civil, es sin embargo el responsable máximo de la seguridad de un evento internacional de tal importancia, y ha respaldado la decisión. Según Trujillo, Rubalcaba y la Junta catalana, los violentos altercados callejeros que colectivos okupas, antisistema, anarquistas y de extrema izquierda extraparlamentaria han organizado desde el pasado fin de semana podrían incrementarse en torno a las celebraciones del 12 de Octubre y poner en peligro la seguridad de la reunión de ministros europeos.

Una muestra de las acciones de los radicales de izquierda e independentistas se tuvo ayer en el Centro Cívico de Martorell, donde en un mitin del PP los antisistema insultaron, lanzaron botellas y bengalas y llegaron a golpear al secretario general de ese partido, Ángel Acebes, al presidente del PPC, Josep Piqué, y al portavoz del PP en el Parlament, Francesc Vendrell.

Y ahora dice Rubalcaba que "en materia de seguridad más vale prevenir que curar". Ahora bien, su decisión es extremadamente grave, porque si las razones publicadas hasta ahora son las únicas existentes sería la primera vez en una democracia europea que unos grupos de extremistas totalmente marginales y minoritarios consiguen condicionar la vida de un Estado de Derecho con la mera amenaza de la violencia. En suma, es la misma filosofía de la política que ha llevado a los dirigentes del PSOE a negociar con los terroristas de ETA o a ceder a las exigencias de los terroristas islamistas. Y en Barcelona Rubalcaba tiene medios sobrados para garantizar la seguridad, por lo que su decisión de no usar esos medios tiene un alto contenido político.

Es cierto que en Barcelona ha crecido indebidamente un ambiente antisistema fuera de la legalidad y de la convivencia democrática. Pero la responsabilidad de esa situación es de los gobernantes, y muy en especial de los sucesivos alcaldes que se han mostrado demasiado a menudo comprensivos y tolerantes con bandas y grupos organizados de ese origen. Pasqual Maragall, ahora presidente de la Generalitat, y Joan Clos, ahora ministro de Industria, no pueden ocultar que los antisistema han recibido un trato privilegiado durante sus mandatos.

Un Gobierno democrático, sin embargo, tiene ante todo el deber de garantizar el orden y la seguridad en todo su territorio. Rubalcaba y Zapatero quieren evitar escenas de enfrentamientos callejeros porque serían poco oportunas en la campaña electoral del candidato del PSC José Montilla, pero deben valorar también qué deterioro sufre la imagen de España en el extranjero con esta decisión más cobarde que prudente, y cuántos ciudadanos perderán su confianza en las instituciones si ven que éstas se rinden ante los violentos y los extremistas.

EL MALTRATADOR Y LA BESTIA
Editorial  minutodigital 11 Octubre 2006

Como no podía ser de otra manera, el inicio de las conversaciones entre el partido del Gobierno y la banda asesina ETA las han llevado a cabo mediante un maltratador de mujeres (violencia de género) y una bestia (ex miembro de la Comisión de Drerechos Humanos del parlamento vasco y huido para no enfrentarse a la Justicia tras la masacre realizada en Zaragoza y Vich) como es Josu Ternera.
Quizás eligieron Oslo porque dicen que “la distancia es el olvido” aunque, del mismo modo, pudo primar el frío clima que impidiese “calentones innecesarios” entre dos personas tan propensas a solucionar las cosas de manera no pacífica.

“Rasputín” Rubalcaba niega en su enésima mentira que estas conversaciones se hayan producido. Quizás tenga razón por cuanto lo que menos se puede producir entre estos dos sujetos es eso: una conversación; pero lo que no nos creemos es que, como mínimo, no se hayan sentado juntos a la misma mesa. Traiciones y mentiras en lo que ha dejado de ser un Estado de Derecho, triunfo del terror, jueces jugando a ser políticos y políticos travestidos en jueces es un panorama como para no asustarnos de nada. Y, mientras tanto, la mujer de Baglietto y la madre de Pagazaurtundúa abandonadas por sus correligionarios más preocupados en recoger los frutos de las urnas.

De Juana Chaos muestra su rostro más “humano” y abandona la huelga de hambre por “peticiones de su novia”. ¡Qué bonito es el amor!, ha debido pensar la Fiscalía porque, inmediatamente, ha decidido solicitar una rebaja de la pena para que los dos tortolitos disfruten, en libertad, de su nido de amor. Amor que, por otra parte, también profesaban a los suyos los familiares de los veinticinco asesinados por este “valiente” gudari que dirigió el sanguinario Comando Madrid.

El maltratador y la bestia han allanado el camino para que se recorra sin sobresaltos extraños el “proceso de paz”. Luego vendrán las conversaciones en la mesa de partidos, con una Batasuna legalizada y, después, el abrazo entre el Presidente del Gobierno y el “lehendakari” bajo la atenta mirada de Rubalcaba y de Mikel Antza, tras el que de Juana Chaos podrá pasear tranquilamente y tomar chiquitos entre las muestras de agradecimiento de sus vecinos. Lástima que Ramón Baglietto y Joseba Pagazaurtundúa, en compañía de otro millar de españoles, no puedan asistir a esta bucólicas escenas. Pero para ZP y Rubalcaba, las cosas como la paz no tienen precio.

Cataluña
Plantar cara
Daniel Sirera Libertad Digital 11 Octubre 2006

Zapatero ha tirado la toalla. Las calles ya no son de los ciudadanos libres y responsables sino de los violentos. Violentos que en el País Vasco se dedican a quemar cajeros, contenedores y a lanzar artefactos explosivos contra viviendas y sedes de partidos políticos. Violentos que en Barcelona se dedican a hacer apología del terrorismo en los campos de fútbol ante el silencio cómplice del presidente de la Generalitat y de los responsables de seguridad del Camp Nou.

La claudicación de Zapatero ante la amenaza y el chantaje de la violencia y la extorsión es tal que el Gobierno del PSOE ha decidido suspender la cumbre de ministros de vivienda de la UE prevista para los días 16 y 17 en Barcelona aduciendo "motivos de seguridad". La Junta de Seguridad de Cataluña, presidida por Pasqual Maragall, acordó este lunes suspender la reunión ante la posibilidad de altercados callejeros provocados por grupos antisistema. Son los mismos sujetos indeseables que han atacado con bengalas a Piqué y a Acebes en un acto público en Martorell. Son los mismos que día tras día atacan y agreden a quienes no piensan como ellos. Y son los mismos que pueden hacer lo que hacen porque el resto de fuerzas políticas callan, miran hacia otro lado y jamás condenan este tipo de acciones violentas.

Hace tiempo que denunciamos que la democracia está secuestrada en Cataluña. Lo que es lamentable es que el Gobierno de España no haga nada para liberarla. Resulta impropio de una democracia occidental que los violentos ocupen la calle y los demócratas corramos a escondernos. Debemos plantarle cara a los violentos. A los violentos y a quienes les permiten impunemente que lo sean.

Daniel Sirera es portavoz adjunto PP en el Parlamento de Cataluña

Okupas
El escaño robado como metáfora
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 11 Octubre 2006

No sé qué será exactamente la Campaña del Milenio de la ONU, pero seguro que animará las cuentas corrientes de unos cuantos solidarios profesionales. De momento ya le ha dado alguna que otra alegría a los creativos del "marketing viral" que simularon el asalto al Congreso de los Diputados para levantarle el escaño a Rodríguez. No veo por qué ha tenido que disculparse ante la cámara la coordinadora neoyorquina de la cosa milenaria, Eveline Herfkens. La verdad es que el spot de los encapuchados era una metáfora perfecta de lo que está pasando con nuestra soberanía.

Y lo que está pasando es que tipos emboscados, anónimos y delincuenciales –que luego no son tanto lo primero ni lo segundo– violan a su antojo el ordenamiento jurídico que se ha dado el pueblo español mientras los encargados de velar por la seguridad (jurídica y ciudadana), en vez de impedírselo, colaboran con ellos en el asalto.

He ahí la adaptación de la Fiscalía a los planes de rendición ante la ETA, la inaplicación de cuantas normas obstaculicen el ansia infinita de paz del sectario monclovita, la promoción del asesino de veinticinco personas dejándole noventa y seis años en seis, la lenidad partidaria que acaba computando en trece años las penas por actos de kale borroka para los que se pedía cuatrocientos. He ahí también la suspensión de la cumbre de ministros europeos de la Vivienda en Barcelona.

Cumbre no se celebrará porque doscientos radicales (según los cifró Clos) deciden qué puede y qué no puede hacerse en mi ciudad. Amenizan desde hace años las fiestas de barrio con su violencia. Hace poco dejaron en coma a un guardia urbano. Nadie les planta cara porque doscientos okupas antisistema dan más miedo (o infunden más respeto) que la mafia rumana o kosovar. Imposible olvidar la comprensión que vienen mostrando nuestras instituciones con estos amigos de lo ajeno cubiertos bajo no sé qué causa.

Se empeñan ahora Generalidad y Ayuntamiento en sacudirse la responsabilidad de esta dejación de sus obligaciones. Pero la decisión se tomó en la Delegación del Gobierno con representantes de las tres administraciones. Aquí, donde todo se acaba confundiendo en un gran magma público, el portavoz de los Mossos d’Esquadra ha tenido el valor de justificar así la suspensión de la cumbre europea: las elecciones autonómicas están cerca y los radicales absorberían demasiado espacio en los medios. ¿Le preocupan al señor mosso las consecuencias sobre la campaña de Montilla? ¿Desde cuándo motiva la policía decisiones operativas mediante consideraciones políticas? Desde que ni siquiera hace falta disimular.

El Estado en polvorosa
Por IGNACIO CAMACHO ABC 11 Octubre 2006

CANGUELO. Puro canguelo. Cuando un puñado de bárbaros desharrapados logra que se suspenda una cumbre europea bajo la simple amenaza de armar un alboroto no puede hablarse de prudencia, ni de cautela, ni de prevención, sino de un Gobierno cagado de miedo, temblón de piernas, embarazado de un pánico reverencial al cumplimiento de sus elementales obligaciones. Una cobardía inexplicable que desnuda a un Estado en desbandada y lo pone en fuga delante de un grupo de radicales envalentonados. Un Estado que retrocede acojonado con todos sus antidisturbios, sus guardias civiles, sus mossos d´esquadra, sus policías locales. ¿Será por cuerpos de seguridad? ¿Para qué sirve tanta gente armada si sus mandos políticos se asustan ante la mera hipótesis de una refriega callejera?

No hay mayor confesión de impotencia y de debilidad que la que el Gobierno ha proclamado en Barcelona al suspender la cumbre de ministros de la Vivienda por temor a los altercados de ese colectivo marginal al que las autoridades llevan tiempo entregando las calles de la capital catalana. Tanto Fórum de las Culturas, tanto diálogo multilateral, tanto escenario alternativo como el ex alcalde Clos propiciaba para convertir Barcelona en la Porto Alegre del Mediterráneo, ha concluido con la rendición de la ciudad ante una tribu de okupas con capuchas y bazookas de fabricación casera. He ahí a los verdaderos amos de la calle: un puñado de borrokitas crecidos por la retirada de un Estado incapaz de ordenar a sus numerosas fuerzas que repartan una vulgar somanta de palos.

Sin orden no existe libertad. Se trata de un principio elemental de la sociedad organizada. No funciona la democracia cuando el Estado renuncia al monopolio de la fuerza y abandona a los ciudadanos ante el empuje de los vándalos. Cuando la autoridad queda tirada en la calle. Cuando el poder prefiere huir en polvorosa bajo la amenaza de un grupo antisistema. Cuando el Gobierno declina su jerarquía y su arbitrio, preso de una mezcla de vergüenza, confusión, zozobra y miedo ante la coacción de aquéllos a quienes en el fondo considera parte de su clientela.

El ministro del Interior, Pérez Rubalcaba, ha preferido afrontar el ridículo internacional de suspender una cumbre antes que tomar las decisiones a las que le obliga su responsabilidad. El «ansia infinita de paz» del zapaterismo desemboca en un pavor infinito al compromiso que supone el ejercicio del poder. El Gobierno cede ante los terroristas, cede ante los presos en huelga de hambre, cede ante los okupas catalanes, cede ante cualquier violento que le plantee un desafío incómodo para su vacuo discurso indoloro. Pero al ceder el Gobierno cede el Estado, cede la democracia y cede una ciudadanía desprotegida e inerme. Tenía razón Maragall: el Estado es ya un mero residuo de sí mismo. No sólo en Cataluña, sino en toda España.

Etarras y progresistas
Ocasión perdida
José María Marco Libertad Digital 11 Octubre 2006

Un amigo mío está indignado. La coincidencia, por llamarla de alguna manera, entre la decisión de la Fiscalía de la Audiencia Nacional de rebajar la petición de pena al etarra de Juana Chaos y el abandono por parte de éste de la huelga de hambre que venía manteniendo nos ha privado de un posible espectáculo que, de haberse llevado a cabo, habría sido como mínimo memorable.

Y es que, como sabemos todos, los progresistas, en particular la rama intelectual y la de los titiriteros subvencionados, se ha venido manifestando en estos últimos años por las causas más diversas. Recordamos el famoso lema del Nunca Mais (al Partido Popular) en Galicia, el apoyo a Sadam Hussein o la negativa a condenar el terrorismo etarra en la gala de los Premios Goya del año 2004, que vino a ser una expresión de apoyo a los asesinos. (Es de suponer que les agradecían la benevolente protección demostrada durante tantos años en el Festival de San Sebastián.)

Pues bien, ahora la cuadrilla progresista, encabezada por Alejandro Amenábar y alguno de los Bardem, quiero decir los fautores de aquella película que elogiaba el suicidio y por tanto la práctica de la eutanasia como el ápice de la libertad, ya no podrán manifestarse en el hospital de Madrid para defender su causa, encarnada por este héroe que quiso morir, en pleno uso de su libertad y su arbitrio, por puro idealismo.

¡Qué pancartas nos hemos perdido! ¡Qué eslóganes! ¡Qué expresiones de indignación moral contra un gobierno socialista que impone por la fuerza sus criterios morales! ¡Qué apología de la autonomía, pero de la autonomía de verdad, la del individuo para hacer con su vida lo que desee! Y qué espectáculo habríamos contemplado viendo a los progresistas subvencionados argumentar frente a los etarras, deseosos de salvar la vida a su colega –al igual que el gobierno–, que la libertad que ellos defienden es de un valor superior a la defendida por los nacionalistas...

Estamos llegando a tal extremo de sinrazón en la vida pública española que la indignación de mi amigo, que en cualquier otro país no pasaría de ser un sarcasmo, cobra aquí una dimensión verosímil.

Ángel Acebes ha hablado, con razón, de que el partidito que disputaron las selecciones de fútbol de las regiones catalanas y vasca es una metáfora perfecta del régimen al que aspira Rodríguez Zapatero. (Me parece que Acebes dijo España, pero eso ya no es España, es otra cosa.) Una manifestación a favor de la muerte voluntaria y la eutanasia ante el hospital donde el gobierno cuidaba con mimo a un asesino en serie a costa de los contribuyente y los demás pacientes, como si en los hospitales públicos hubiera sitio y recursos de sobra, habría sido la encarnación perfecta de una mentalidad –el nihilismo del progresismo español hoy en el gobierno– empeñado en seguir en el poder a costa de lo que sea, incluido el desmantelamiento de la nación, la demolición de la Constitución y el desprecio hacia la vida como la máxima expresión de la libertad.

Menos da una piedra
TONIA ETXARRI El Correo 11 Octubre 2006

En pleno ecuador de las fechas que maneja ETA como 'clave' para comprobar si los nuevos gestos del Gobierno les dan alguna pista de que van a poder obtener beneficios a cambio de su alto el fuego, llega la declaración de apoyo al proceso de seis ilustres internacionales. Ni son tantos como los que van a suscribir la declaración del 25 de octubre en el Parlamento europeo, ni tan doctos como ellos presumen. De los seis, dos que han salseado por Euskadi todo lo que les ha permitido la minuta de las invitaciones oficiales, no gozan, precisamente, de prestigio desde que fracasaron en sus particulares trayectorias.

Pero, tal y como están las cosas, «menos da una piedra» dicen los socialistas del 'aparato', que se muestran dispuestos a justificar cualquier indicio de cesión ante el chantaje de la banda terrorista que dejó de matar esperando que se le premie por ello. ¿Que el preso de ETA De Juana Chaos abandona su huelga de hambre al mismo tiempo que la Fiscalía se plantea rebajarle noventa años de petición de cárcel? No hay que ser mal pensados. Si bien es cierto que los portavoces de Batasuna han insistido, durante todo el verano, en que las leyes debían adaptarse a la voluntad del pueblo vasco y no al revés, no hay que relacionar que la Fiscalía haya colgado el cartel de 'rebajas' con la presión que se ha estado ejerciendo desde el entorno de la banda terrorista. ¿Que se están pasando con el terrorismo callejero de los fines de semana? Vale, pero no es para dramatizar, en opinión del portavoz de los socialistas en el Parlamento vasco.

Y así se va haciendo historia. El ministro López Aguilar, pasando verdaderos apuros cuando le acercan un micrófono; teniendo en cuenta que este titular de Justicia, hace tan sólo un verano, llegó a decir que De Juana Chaos (entonces se le denominaba «uno de los más sanguinarios») no debía salir de la cárcel «bajo ningún concepto», se hace la lengua un lío diciendo que no está para desmentir «la mentira de todas las mentiras». Pero de la «impunidad» a la que se refería hace un año, ya no dice ni palabra. El protagonista de la huelga de hambre dijo que había depuesto su actitud, entre otras cosas, por «innumerables peticiones» que había recibido. Y la pregunta de ayer, aun a riesgo de que ser considerados «contrarios» al proceso, no era otra que si la petición del Gobierno estaba entre la multitud.

Eguiguren se ha paseado por el paraíso de Noruega y el ministro Rubalcaba, hábil con el juego de palabras, negando que «en este momento» se estuviera produciendo una negociación entre ETA y representantes del Gobierno. Al final del partido se podrá comprobar si el Gobierno de Zapatero ha cedido o no a las presiones de la banda. Pero el presidente sabe que, en cuanto se ponga en marcha la mesa extraparlamentaria de partidos, no se hablará de otra cosa.
t. etxarri@diario-elcorreo.com

Veinticinco asesinatos
Editorial HERALDO DE ARAGÓN 11 Octubre 2006

HACE poco más de un año, el ministro de Justicia recordaba que, sin perder el respeto debido a la ley y a los tribunales, debía impedirse la excarcelación de un terrorista que no había mostrado actitud de "resocialización" si había para ello "resquicio" legal. Contra ese atendible criterio, Iñaki de Juana Chaos, pistolero de ETA condenado por veinticinco asesinatos, quizá se beneficie de una rebaja drástica en la petición inicial de 96 años de condena -que quedarían por debajo de 27 y más bien cerca de 6- por dos artículos amenazadores que publicó estando preso. Fuera de contexto, podría parecer excesiva la petición primera. Pero el fondo argumental se basaba en un resultado que, inapropiadamente, llevaba a que este brutal sujeto, condenado a más de 3.000 años de cárcel por sus 25 víctimas probadas, cumpliese apenas 18, menos de un año por cada asesinado.

Esa desproporción hiriente podría paliarse con una aplicación severa de la ley en castigo de ulteriores delitos de amenazas e integración en banda armada que, además, evidenciaron que De Juana no tiene intención de abandonar su actitud ni siente arrepentimiento. Si la Fiscalía varía sustantivamente su criterio, nace la sospecha de que, sin que le falten razones, por haberlas también para lo contrario, en el cambio ha podido pesar la conveniencia política. La ley necesita respeto y cumplimiento y no puede aplicarse a capricho, pero los propósitos que enunció el ministro ya no parecen congruentes con la nueva actitud de la Fiscalía. La cual, por su calidad de institución jerárquica y unitaria, no debiera a su vez mudar de criterio tanto y en tan poco tiempo.

El catalán contra el castellano
Javier Gómez de Liaño El Mundo 11 Octubre 2006
 
Los hechos son recientes. El mes pasado, un coro de vociferantes nacionalistas vapuleaba a la escritora Elvira Lindo por pronunciar en Barcelona el pregón de las fiestas de la Mercé en castellano. Incluso uno de los asistentes al acto llegó a definir las palabras de Lindo como «intento de genocidio de la lengua catalana». Pocos días antes, al futbolista camerunés del Barça, Samuel Eto o, le acusaban de «provocar a toda una nación» por haber rogado a una periodista catalana que le hablase en castellano, pues no entendía lo que le preguntaba. Son dos historias que traigo a colación para abordar, una vez más, ese mal al que cabría llamar papanatismo nacionalista y que puede encubrir, además de la intolerancia, la estulticia de quienes lo practican con más aplicación de la precisa.

Está visto que para algunos en Cataluña la lengua es condición diferencial, por mucho que la Constitución no lo tolere. Recuerdo a quien leyere que el artículo 14 de nuestra Ley de leyes dice: «Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social». Ya sé que es un artículo tópico desde el punto de vista político, pues proclama una norma inequívoca y generalizada en todas las democracias, pero su sentido es claro.

No cabe duda de que en el terreno político hemos avanzado lo suficiente como para considerar inadmisible que se impida a un rumano, a una mujer o a un protestante acceder a un empleo por motivo de su condición, pero también es evidente que aún hay ámbitos y lugares en los que no puede darse por definitivo el final de las exclusiones. Para algunos fanáticos y a la vez mediocres, hablar el castellano en Cataluña está fuera de las posibilidades de una buena parte de españoles -catalanes o no catalanes-, olvidando que el catalán es patrimonio de todos, lo mismo, aunque quizá no en igual medida, que el recio castellano, el bucólico gallego o el misterioso vasco. España incluye en su forma de ser una lengua catalana y una gallega y una vasca, pero también -y obviamente- una castellana, que para no pocos españoles es el español por antonomasia.

«No hay lenguas oprimidas, como dicen los nacionalistas. Han inventado ese fantasma como un arma política, entre otras». Así lo sostiene Francisco Rodríguez Adrados, catedrático de Universidad y académico de la Lengua y de la Historia. Mucho me temo que la pretensión de esos nacionalistas extremos es arrinconar al castellano como una lengua de cuarta. Impedir que una escritora lea un pregón en castellano constituye una ofensa a todos los españoles y tan aviesas y demenciales actitudes como las que comento son propias de políticos y pseudopolíticos que entienden la cuestión lingüística como una guerra.

Conozco a bastantes catalanes bilingües y plurilingües, en el sentido más aproximado al conocimiento de dos o más lenguas. Algunos han llegado a decirme que Cataluña puede existir sin España y, sin embargo, España no puede existir sin Cataluña, cosa que, desde la realidad histórica, es al revés. Para otros, más sensatos que los anteriores, una sociedad bilingüe en iguales proporciones es aquélla en la que cuando alguien inicia una conversación, uno de los dos tiene iguales probabilidades de ser contestado en el mismo idioma. A propósito, recuerdo que en el año 1981, durante una conferencia que ofrecí en el Colegio de Abogados de Barcelona sobre la situación penitenciaria de Cataluña, al reproche de un joven letrado catalán por no expresarme en su idioma contesté que si el trabajo me dejaba tiempo, en un par de años estaría en condiciones de poner las resoluciones judiciales en catalán, siempre que me lo pidiera la mayoría de los abogados.

A mi juicio, Elvira Lindo -aparte los motivos que puedan tener los amantes del buen escribir-, al pronunciar su pregón en castellano desbarató una de las coartadas de esos burócratas de la cultura que se amparan en el nacionalismo sectario y demostró que en Cataluña algunos ignoran que quien habla y escribe bien el español tiene mucho ganado para leer el catalán y escribirlo. También Samuel Eto o pudo haber caído en la trampa, pero se dejó de componendas y pidió a su entrevistadora que le hablará en castellano. Su oficio de deportista -ponga lo que ponga un contrato- no le exige claudicación alguna.

Su éxito, al igual que el del pregón de Elvira Lindo, no hace sino reafirmar una vieja idea, que en ningún caso poseo en exclusiva. Me refiero a que, por desgracia, la vía de la inteligencia tropieza con obstáculos por todas las esquinas. Junto a la alegría de sus triunfos, Lindo y Eto o nos han planteado un par de interrogantes de no muy difícil contestación. ¿Acaso, tras ese tipo de actitudes y comportamientos no se esconden los síntomas de la vulgaridad? ¿Cuántas personas piensan que el secreto del talento radica en el idioma que se emplea? Una respuesta nos la ofrecía Pilar Rahola hace sólo unos días: «Los idiomas no se salvan boicoteando a escritores amigos que tienen algo que decirnos, y que lo dicen en su bella lengua. Muy al contrario, contaminar los problemas estructurales, con polémicas de baja estofa y poca utilidad, ayuda a deteriorarlos». Para mí, hacer de la lengua una bandera encaminada a dividir a los españoles y ejercer revanchismos respecto de un tiempo en el que el español jugó el papel de lengua impuesta es un error flagrante, típico de ilustrados de pacotilla.

En buena ley, nadie debe negar a nadie su absoluto derecho a expresarse en su lengua originaria, esa fortuna que hace que el hombre siempre se sienta rico. Las lenguas son del pueblo que las habla, no de sus mandarines. Recuérdese a Miguel de Unamuno cuando defendía con pasión que debíamos salvar, con «respeto y protección» -como rezaba la Constitución de 1931-, los idiomas de Rosalía y Maragall, pero que no se podía imponer un idioma a un español que no lo hubiese tenido como lengua materna, si no era el castellano, hablado por todos, usado por millones de hombres.

En España hay una Constitución lo suficientemente clara y sólida como para saber que el castellano es nuestra lengua común, que la lengua común de España es el español y éste la lengua común en todas las partes. Como sentencia José María Blecua, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, «al final, el español es sólo uno: el que nos une al mundo, el que denomina la vida, el amor, la muerte y las pequeñas cosas». Resulta inaceptable pretender cambiar una lengua por otra, cuando lo inteligente es sumarlas y cultivarlas.

Todas las lenguas son bellas, aunque, claro está, unas más que otras. Heidegger piensa que la lengua es la casa habitada por el hombre y vigilada por los poetas. Yo me proclamo admirador de cuantas existen y conozco, sin hacer excepciones. La lengua es la herramienta del nacionalismo, sí, pero también lo es de las muchas facetas de la cultura. Y la cultura es mezcla, pluralidad, «hibridación», como señala Octavio Paz en su Itinerario. Hagamos oídos sordos a la fantasía y a la provocación de convertir a las lenguas en armas de guerra bajo las que, a veces, subyace la mala uva. Para mí la identificación entre lengua y nación catalana tiene, o puede tener, un peligroso tufo que es necesario evitar.

El intento de sabotaje del pregón de Elvira Lindo, patrocinado por ERC y el acoso al deportista Samuel Eto o por querer hablar en castellano son dos nuevos excesos, propios de la predisposición de ánimo de esos independentistas radicales que pretenden, día sí, día también, dinamitar la convivencia y los pilares básicos de la nación española.

Javier Gómez de Liaño (abogado y magistrado en excedencia).

Corea del Norte
¿Tan mal lo ha hecho Bush?
GEES Libertad Digital 11 Octubre 2006

Las críticas arrecian desde la izquierda. Los más irresponsables afirman sin pudor que el pobre Kim se ha visto obligado a desarrollar el arma nuclear para defenderse de las agresiones de Bush. La ignorancia es osada. ¿Qué necesidad hay de molestarse en comprobar cuándo y por qué comenzó el programa nuclear? ¿Para qué repasar, o leer por primera vez, cómo Clinton trató de contenerlo y cómo fue engañado? Los más moderados acusan al presidente norteamericano de haberse distraído con temas menores, léase Irak, y haber desatendido los mayores: Irán y Corea. Estos últimos, que sí conocen el dossier y saben de qué hablan, no juegan del todo limpio; tampoco es costumbre hacerlo en política. La razón de que se atacase a Irak y no a los otros es que era viable. La invasión y cambio de régimen en Corea del Norte o Irán es una tarea mucho más complicada. Pero además ellos no la hubieran apoyado. Sin recurso a la fuerza, ¿cómo había que haberlo hecho? El silencio es sepulcral.

Bush no ha tenido nunca una política hacia Corea del Norte, quizás porque nunca creyó que hubiera solución. Dio carta blanca a los diplomáticos, que jugaron a fondo la opción multilateral. Mucho Consejo de Seguridad, mucha reunión con rusos y chinos, mucha declaración de que se perciben limitados pero esperanzadores avances... para nada. La diplomacia era, es y será inútil mientras Corea del Norte esté decidida a disponer de armamento nuclear y China a consentirlo.

Por lo tanto, lo que hay que dejar claro es que Estados Unidos ha jugado a fondo la carta de Naciones Unidas y que ha sido esta organización la que ha vuelto a fracasar, ante la división de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Que es el Consejo, junto con Corea del Norte, el responsable de esta gravísima quiebra del régimen de no proliferación. Que Pyongyang debe sufrir sanciones, aunque sean inútiles para el objetivo principal. Que China debe pagar un precio. Que los estados del área del Pacífico-Índico tienen que comprender la gravedad del comportamiento de Corea del Norte y de China, y adoptar medidas para garantizar su seguridad.

Puesto que el hecho es difícilmente reversible hay que adaptarse a un nuevo entorno. Lo primero es inutilizar el paso dado, mediante escudos antimisiles, capaces de derribar los norcoreanos y de golpear su territorio con precisión. Las armadas norteamericana, japonesa y taiwanesa tienen un papel importantísimo que jugar en el futuro, junto con sistemas establecidos en tierra. Lo segundo, controlar el tráfico marítimo y aéreo para impedir que el régimen de Pyongyang exporte material peligroso. Lo tercero, potenciar procesos en marcha como la reorganización de la defensa y el rearme japonés y la formación del eje India-Australia-Japón-Estados Unidos, comprometido con la defensa de la democracia liberal, en la lucha contra el islamismo y en la contención de China.
Bush ha hecho lo que estaba en su mano para mantener en pié el régimen de no proliferación y han sido otros los que lo han minado, envueltos unos en la retórica multilateral y otros en la pacifista o en la firme voluntad de acabar con él. Ahora se trata de dar forma a un nuevo sistema diplomático, donde el compromiso con los principios y valores universales actúe como elemento de cohesión. Bush no tenía una política sofisticada, pero sabía lo que hacía.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Regresa el principio de disuasión nuclear
José Javaloyes Estrella Digital 11 Octubre 2006

Persuadido de que teniendo la bomba atómica puede disuadir a enemigos y adversarios, además de fidelizar a sus aliados, el tirano de Pyongyang hace un segundo movimiento, después de la detonación subterránea del lunes, y se atreve con un jaque a la Casa Blanca, exigiendo conversaciones para evitar una guerra nuclear. “O me sacas del pozo (del aislamiento internacional), o te mato” —parece decir en realidad Kim Jong II—, el segundo titular de la tiranía dinástica de Corea del Norte.

El asunto quedaría en patéticamente ridículo si no mediara, como lo hace, un riesgo cierto de catástrofe no sólo nuclear —también química y bacteriológica, por la disponibilidad de misiles con que lanzarlo todo—, después del desafío a la redonda que acaba de hacer quien ha convertido a su país en potencia atómica, bien que al precio de reducirlo a rebaño famélico y depauperado.

El despliegue diplomático de Washington para articular una amplia gama de sanciones de todo tipo excepto las militares, en el texto de la Resolución que debe votar el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, va a encontrar asistencias no conseguidas en el caso de Irán, también con su problema nuclear pero en un estadio de evolución posiblemente primario. Ambos casos guardan las sabidas concomitancias y relaciones de afinidad. Y en el caso de Irán, además, por su condición de potencia exportadora de petróleo, aparecen intereses que no juegan cuando de Corea del Norte se trata.

Tanto la postura rusa como la china han sido hasta la fecha, por lo que corresponde a la República Islámica, de resistencia clara a que las sanciones del Consejo de Seguridad fueran severas en exceso, o simplemente severas, significativas, pese a las continuas demoras de los iraníes en cumplir los impuestos plazos de desactivación de su programa de enriquecimiento de uranio.

Ocurre ahora que China, protectora de una u otra manera de Corea del Norte en las Negociaciones a Seis para detener su proceso nuclear, ha censurado claramente la prueba atómica efectuada el lunes. Y ello no sólo implica que Pyongyang se quedaría en esta ocasión sin su único aliado, sino que China se podría abstener de vetar la Resolución del Consejo de Seguridad, que fueran los términos de las sanciones en ella contenidos.

Pese a la pretensión norcoreana de que el problema se considere sólo como una cuestión bilateral con Estados Unidos, lo cierto es que la condena por la prueba de un arma atómica, procede de la entera comunidad internacional, entendida como el conjunto de todos los Estados importantes. La crítica respuesta de China se ha venido a producir, además, en un momento de deshielo en las relaciones entre Pekín y Tokio, y cuando Japón, en todo este grave episodio, aparece como la parte más directamente afectada por la amenaza nuclear norcoreana.

El varapalo a Corea del Norte en la Resolución del Consejo de Seguridad parece enteramente asegurado. De lo único que habría disuadido Kim Jong II con su exhibición de músculo atómico, sería que los desacuerdos continuaran. Consiguiendo así un cuadro, bien poco sólito, de consenso internacional.     jose@javaloyes.net

Las víctimas pueden creer que «la venganza es mejor que la Justicia» por el caso De Juana, asegura Buesa
«Las víctimas de ETA pueden llegar a creer que la venganza es mejor que la Justicia»

J. BASTANTE. MADRID. ABC  11 Octubre 2006

Sólo Batasuna, el Ejecutivo vasco y el Gobierno y sus aliados no criticaron la decisión de la Fiscalía de la Audiencia Nacional de estudiar la rebaja de la pena del etarra José Ignacio de Juana Chaos, autor de 25 asesinatos. El resto no escatimó críticas. Desde el PP, Mariano Rajoy lo calificó de «vergüenza nacional» y «escándalo descomunal», y desde el Foro de Ermua, Mikel Buesa lanzó la advertencia más dura: «No me sorprendería lo más mínimo que entre las víctimas empezara a haber casos de personas que piensen que la venganza es mejor que la Justicia, y, si eso ocurre, la responsabilidad será de Zapatero, que no habrá sabido conducir las cosas hacia un verdadero Estado de justicia».

También la voz de la Iglesia se oyó ayer. Fue la del arzobispo de Toledo y vicepresidente de la Conferencia Episcopal, Antonio Cañizares, quien dijo que la «solución política no está en mis manos, pero sí decir que la sociedad debe defenderse del terrorismo de ETA o de cualquier otro terrorismo, porque si no siempre habrá grupos que tengan una justificación» para usar la violencia. Recordó al Gobierno socialista que «con el terrorismo no se negocia», puesto que «sería dar la razón a unos actos que no tienen ninguna justificación». En declaraciones a «Antena 3», el purpurado pidió «pensar mucho las cosas» antes de hablar con la banda y alertó del peligro de que «se atisbe que detrás de todo esto haya una justificación del terrorismo». «Hay una condición para hablar con ETA: primero, que desaparezca», indicó Cañizares, quien recordó que «el terrorismo de ETA es intrínsecamente perverso, y lo primero que tiene que hacer ETA es desaparecer como tal».

Para el presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, el «cambio de posición» de la Fiscalía es «absolutamente inaceptable e incomprensible», y lo que es peor, dijo, responde a una motivación «de naturaleza política». «El empeño del Gobierno de negociar con ETA le conduce a desactivar a los órganos del Estado que se ocupan de la represión del terrorismo, como la Fiscalía», denunció el presidente del Foro de Ermua, quien lamentó que el Ejecutivo quiera, a través de los fiscales, establecer «un simulacro de Justicia, y no una verdadera Justicia».

El caso del etarra De Juana es para Mariano Rajoy una «vergüenza nacional», ya que la posible la rebaja de la Fiscalía -de 96 a 6 años- «es una invitación a todas las personas que estén en la cárcel a que hagan una huelga de hambre y así les rebajan la pena». Pero el presidente del PP fue más allá y aseguró que no tiene «la menor duda» de que en su actuación el Ministerio Público sigue «los parámetros del Gobierno».

Más duro si cabe se mostró el número dos de los populares, Ángel Acebes, que afirmó que es «tremendo» que un terrorista culpable de 25 asesinatos «esté a punto de salir a la calle». Recordó que «cuando mataron al matrimonio Jiménez Becerril, De Juana Chaos dijo que «sus lloros son nuestras sonrisas y acabaremos a carcajada limpia»; efectivamente, hoy se debe de estar riendo a carcajada limpia».

Comparecencias en el Congreso
Y por eso el PP quiere que los ministros de Interior y Justicia y el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, expliquen las razones que han llevado al Ministerio Público a estudiar una rebaja tan considerable.

Al paso de este aluvión de críticas salió inmediatamente el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que en primer lugar exigió a los dirigentes populares «respeto» para la decisión del fiscal como una expresión del Estado de Derecho. «Es el mismo Estado de Derecho que existía con Rajoy, que yo respeté entonces, y que yo pido a Rajoy que respete ahora», dijo.
Sobre De Juana también se pronunció el portavoz de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi. Y lo hizo para negar «rotundamente» que su formación haya negociado con el Gobierno este asunto. «Eso no es verdad», apostilló.

Desde el Gobierno vasco celebraron la decisión de la Fiscalía de la Audiencia Nacional que calificaron como un signo «que indudablemente puede favorecer el proceso de paz» y que a su juicio responde a una inspiración política. La portavoz del Ejecutivo de Vitoria, Miren Azkárate, afirmó que este tipo de medidas están «más de acuerdo con los tiempos que estamos viviendo», ya que la petición inicial para De Juana era demasiado «abultada».

«Excesiva» pena
La Fiscalía de la Audiencia Nacional también intentó contestar al alud de reproches recibidos por la posible reducción de la petición de pena para el etarra. En un comunicado, el Ministerio Público apunta que la pena de 96 años de cárcel solicitada para De Juana por las presuntas amenazas vertidas en dos cartas publicadas por «Gara» puede ser «excesiva y desproporcionada», pero también afirma que todavía es pronto para hablar de una «sustancial reducción», algo que muchos ya han dado por sentado. La Fiscalía precisa que la posible rebaja de la petición de pena no se decidirá hasta la celebración del juicio.

Así el Ministerio Público señala que «rechaza por absolutamente infundadas» las afirmaciones «que dan por cierta y segura una sustancial reducción» en su petición, o que vinculan esta hipotética rebaja «con otras circunstancias ajenas al proceso» judicial, en relación con las informaciones que relacionan el anuncio de la Fiscalía con el «proceso de paz» o con la huelga de hambre de De Juana.

Gobierno del 11 M
EL PSOE PROSTITUYE LA JUSTICIA PARA PONER EN LA CALLE A LOS ETARRAS
Nosotros solo lamentamos que no llevase hasta sus últimas consecuencias esa huelga para que este asesino se encontrase con su merecido
Redacción  minutodigital 11 Octubre 2006

No es ninguna novedad, MinutoDigital fue el primer medio en avisar, hace ya más de un año, que el PSOE no se atrevería a una excarcelación masiva de etarras y que los iría poniendo en libertad gradualmente, utilizando a la justicia. ETA no ha abandonado las armas y ni siquiera Batasuna ha condenado la violencia y pedido perdón por sus actos cuando el PSOE ya aplica dicha doctrina.

Por un lado la Fiscalía y las defensas de siete acusados por actos de kale borroka llegaron a un acuerdo en el juicio que se celebró contra ellos en la Audiencia Nacional, rebajando la pena de prisión de 400 años a 13 años, entre todos.

Pero lo más grave es el acuerdo respecto al asesino De Juana Chaos. Esta escoria ha abandonado su huelga de hambre a cambio de un gesto del PSOE. Y ese gesto consiste en que la fiscalía rebaje su petición de cárcel contra el asesino de 96 años a 6, con la consecuencia de que verá allanado el camino para su excarcelación, que se producirá dentro de unos dos años debido a esta rebaja. El propio De Juana Chaos indicó en una carta hecha pública el lunes por el diario Gara y fechada el día 8 de octubre coincidiendo con el abandono de la huelga de hambre que llevaba a cabo desde el pasado 7 de agosto, que su decisión no estuvo condicionada "por su estado de salud" que considera "un asunto secundario". Nosotros solo lamentamos que no llevase hasta sus últimas consecuencias esa huelga para que este asesino se encontrase con su merecido.

¿Y las familias de las 25 personas asesinadas por esta alimaña? Solo les queda escupir a la cara a Rodríguez Zapatero y a Candido Conde Pumpido, los artífices de que su verdugo salga a la calle gracias a que están dispuestos a prostituir al Ministerio Fiscal y a la justicia española para contentar a ETA y sacar a la calle a sus asesinos presos.

Un ejemplo de lo que está por venir como consecuencia del pacto ETA-PSOE.

ETA
El PP de Aragón relaciona la excarcelación del comando Zaragoza con el proceso de paz
Gustavo Alcalde lamentó ayer la decisión de la Audiencia Nacional de excarcelar a los etarras Aitor Lorente y David Pla, sospechosos del asesinato de Giménez Abad y recuerda que ambos siguieron a otros políticos "para matarlos".
EUROPA PRESS/Zaragoza HERALDO de Aragón  11 Octubre 2006

El presidente del Partido Popular de Aragón, Gustavo Alcalde, lamentó ayer la decisión del magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz y de la Sala de lo Penal de ese mismo tribunal de confirmar la excarcelación de los etarras Aitor Lorente y David Pla. Alcalde recordó que sí se ha demostrado judicialmente que los dos terroristas hicieron seguimientos a otros políticos aragoneses a los que acechaban "para matarlos, para que sus comandos operativos vinieran con la información de estos dos individuos y los mataran".

El máximo responsable del PP aragonés indicó que "igual no se puede demostrar que participaron en el seguimiento de Giménez Abad, pero hay pruebas de que siguieron a otros". Tras calificar a Pla y Lorente de "tiparracos", Alcalde arremetió contra la "obsesión" del presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez, por "plegarse y ponerse de rodillas ante ETA", aludiendo así a la decisión del Ejecutivo central de negociar con la banda armada. "Hay determinados miembros de la Justicia que parece que apuestan por esta tesis" negociadora.

"Es impresentable"
Precisamente, Alcalde se refirió a la decisión de la Fiscalía de la Audiencia Nacional de solicitar formalmente la reducción de la actual condena de prisión que cumple el etarra José Ignacio de Juana Chaos, quien el pasado domingo, 8 de octubre, concluyó una huelga de hambre de 63 días. "Me parece que estamos en una situación absolutamente impresentable", señaló el sucesor de Giménez Abad al frente del Partido Popular de Aragón.

La viuda del político asesinado por ETA en mayo de 2001, Ana Larraz, no quiso valorar la decisión de la Audiencia Nacional, aunque sí mostró su disgusto por la confirmación de que Pla y Lorente seguirán en la calle.

El pasado mes de agosto, después de que el juez Pedraz rectificara a Baltasar Garzón y reiterara que el comando Zaragoza debía quedar en libertad, todos los sindicatos policiales criticaron duramente el criterio seguido por la Audiencia Nacional en este sumario. Organizaciones como el Sindicato Unificado de Policía , la Confederación Española de Policía o la Unión Federal de Policía llegaron a calificar a Pedraz como "juez pijo-rojo o yuppi-progresista", al tiempo que alabaron la actuación de Garzón.

Por otra parte, la asociación de víctimas Dignidad y Justicia confirmó a principios de septiembre su intención de denunciar por prevaricación al juez Santiago Pedraz ante sus "controvertidas" decisiones judiciales sobre ETA. Como primer paso, esta entidad interpuso un recurso de apelación ante el auto de Pedraz que dio vía libre a una manifestación celebrada por esas fechas en Bilbao y en la que participaron miembros de Batasuna.

Radicales catalanes zarandean a Acebes y a Piqué
Medio centenar de independentistas tratan de boicotear un mitin del PP en Martorell - Los ataques al partido de Rajoy reaparecen a pocos días del inicio de la campaña - La consejera de Interior se desplaza al lugar y se reúne con los populares
T. Santaeulària/M. Espanyol La Razón 11 Octubre 2006

Barcelona- La historia se repite. Los populares volvían ayer a ser víctimas de intentos de agresiones a las puertas de la campaña electoral catalana que arranca este domingo. Unos 50 independentistas se plantaron ayer en la entrada del centro cultural de Martorell, sabedores de que el secretario general del PP, Ángel Acebes, iba a pronunciar un mitin en este lugar de la localidad barcelonesa.

Al grito de «fuera fachas de Martorell», los radicales izaron «esteladas» -la bandera independentista catalana- y lanzaron varias bengalas. Eran las 19.10 horas y la tensión se respiraba. Poco podían hacer los siete agentes de la Guardia Civil que estaban en el lugar de los hechos. Ni siquiera tuvieron tiempo de hacer un cordón policial, la operación más usual en este caso. No había Mossos d’Esquadra, porque el cuerpo de la policía autonómica todavía no está desplegado en esta localidad.

Uno de los momentos de máxima tensión llegó cuando un radical empujó a un hombre mayor que se había acercado a los chavales para pedir calma. El empujón cogió desprevenido al hombre que «cayó al suelo redondo», según el concejal del PP, Alberto Villagrasa, testigo del suceso. Al ver al hombre en el suelo, algunos jóvenes intentaron acercarse para golpearle, pero un grupo de personas se interpuso entre el anciano y la «marabunta», entre ellas el presidente del grupo municipal popular, Alberto Fernández. Empezaba así una serie de disturbios.

Minutos más tarde llegaban los protagonistas del mitin: Acebes, acompañado del candidato del PP catalán, Josep Piqué, y el director de campaña, Francesc Vendrell. Los tres sufrieron varios empujones, llegando a zarandearles, e intentos de agresión por parte de los radicales que se les tiraron encima antes de entrar al auditorio. La hora aproximada que duró el mitin no amansó a las fieras del exterior, jóvenes de dieciséis a veinte y pocos años. A la salida se volvieron a oír las proclamas en boca de los jóvenes de «Martorell es un pueblo trabajador. No queremos fascistas» o «Fascistas = terroristas». Piqué y Acebes lograron, tras más de hora y media de incertidumbre, salir por la puerta principal, pero los radicales se les volvieron a echar encima, con clara intención de apalearles. Incluso hubo una pequeña carga policial. Ésta vez sí hubo un cordón de seguridad. Y es que si a la entrada sólo había siete agentes, a la salida el número de policías se había multiplicado por tres. Aún así, los independentistas no cesaban, y siguieron al PP. De hecho, cuando ya estaban dentro de los coches oficiales, los radicales les tiraron piedras, rompieron los retrovisores de los automóviles y les siguieron insultando. Los militantes asistentes al acto, por seguridad, salieron por la puerta de atrás.

Rangel, desaparecido
De nuevo dentro, Piqué pidió a los asistentes que aguardaran en el vestíbulo antes de abandonar el Centro, hasta que la Policía organizara la salida. Durante una larga espera, Piqué llamó al delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel para advertirle de la situación, pero fue imposible localizarlo. Entonces, optó por ponerse en contacto con la consejera de Interior, Montserrat Tura quien tampoco logró dar con Rangel. Piqué, enfurecido, denunció la situación a Tura que se desplazó al lugar de los hechos, y se reunió con la dirección del PP en un área de servicio de la zona. Los populares, ya sanos y salvos, no daban crédito a la desaparición de Rangel.

«Esto no pasa por casualidad, sino por sembrar división»
El secretario general del Partido Popular, Angel Acebes, afirmó tras los incidentes registrados antes del mitin que «todo esto no pasa por casualidad; cuando se siembran divisiones, cuando se siembra confrontación, al final se recoge lo que vivimos en Martorell: que se pretende coartar la libertad y fomentar el odio. Unos cuantos fomentando el odio y la agresión y otros defendiendo la libertad y la convivencia, ésa es la diferencia entre unos y otros, pero tiene responsables. Un Gobierno que lleva dos años y medio sembrando la división y el enfrentamiento en lugar de sembrar la convivencia y el acuerdo». El presidente del PPC, Josep Piqué, aseguró que «no es fácil ser del PP en Cataluña; no se trata sólo de la anécdota de hoy», -por ayer-. Por su parte, Josep Antoni Duran Lleida, reclamó ser «respetuosos» con todas las opciones políticas, sean del partido que sean y piensen lo que piensen». El líder de CiU dijo que haber perjudicado a Cataluña no es «ninguna justificación para que haya algún tipo de agresión o altercado». Además, advirtió de que «eso es dar votos al Partido Popular».

Al margen de estos hechos, en plena campaña, el objetivo de todas las formaciones catalanas, inclusive el PPC, es combatir el fantasma de la abstención. Los populares han considerado que una de las fórmulas que puede despertar a su electorado -que vota en las generales pero no en las autonómicas- es intensificar la presencia de los líderes estatales. De hecho, el secretario general del PP, Ángel Acebes, ha incrementado notablemente sus visitas a Cataluña en esta precampaña electoral y lo seguirá haciendo durante la misma. Pero Acebes no será el único que pisará territorio catalán en los próximos días con motivo de la contienda electoral. La dirección del PP, salvo Eduardo Zaplana, desembarca en Cataluña para apoyar a Piqué.

El terrorismo callejero continúa, pese al final de la huelga de hambre del preso
J. M. Z. La Razón 11 Octubre 2006

Madrid/Vitoria- Quienes anunciaban el final del terrorismo callejero tras la conclusión de la huelga de hambre del preso etarra de Juana Chaos se equivocaban. Una furgoneta de Telefónica fue atacada ayer en Vitoria tras un ataque de «kale borroka», según informaron a LA RAZON fuentes antiterroristas. La acción criminal tuvo lugar a pleno día, sobre las tres menos cuarto.

La furgoneta, una Renault Kangoo, se encontraba en la calle Hortaleza de la capital alavesa
y quedó parcialmente destruida por el fuego. Fue necesaria la intervención de los bomberos para apagar las llamas, que no produjeron daños materiales en las inmediaciones.

La Ertzaintza encontró en el lugar de los hechos gasolina, un aerosol y un petardo pirotécnico, elementos que utilizan de forma habitual los que cometen este tipo de atentados.

El terrorismo callejero se ha incrementado de forma notable desde el pasado 18 de agosto, cuando ETA hizo público un comunicado en el que reclamaba, y lo hacía por tercera vez desde el comienzo de la tregua, el cumplimiento de unos supuestos compromisos adquiridos por el Gobierno, a través de sus intermediarios, para que la banda anunciara el alto el fuego.

Desde el Ejecutivo y desde las filas socialistas se ha vinculado el incremento de esta actividad criminal con la citada huelga de hambre. Su finalización debería haber conllevado la desaparición de los atentados callejeros de ser cierta esta teoría.
Sin embargo, todo parece indicar que ETA va a continuar utilizando la «kale borroka» como forma de presión al Gobierno y a los partidos políticos para que se constituya la mesa para la independencia.

«Maniobra para desacreditar a los policías»
 La Razón 11 Octubre 2006

La Confederación Española de Policía (CEP), cuyos servicios jurídicos han asumido la defensa de dos de los tres peritos, salió ayer al paso de las acusaciones que vierte el juez Garzón en su auto contra los tres agentes que elaboraron tan controvertido informe. Su secretario general, Ignacio López, aseguró que todo lo contenido en la resolución del magistrado relativo a la presunta falsificación del informe «no tiene validez jurídica alguna, porque se ha inhibido en favor de los juzgados de Plaza de Castilla, reconociendo que es incompetente en lo que afecta a la falsificación». Pero, además, destacó que, en el fondo, se trata de «una maniobra para desacreditar a estos funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, los cuales, por cierto, siguen en la situación procesal de testigos». En esta línea, insistió en que la acción de los peritos se ajustó a la legalidad, por lo que «en ningún momento incurrieron en falsedad documental», como sostuvo Garzón.

Las familias darán asistencia jurídica a los objetores de la Educación para la Ciudadanía
La polémica asignatura tendrá 50 horas en un curso de Primaria, las mismas que la enseñanza religiosa
Celia Maza/Mar Villasante La Razón 11 Octubre 2006

MADRID- La asignatura de «Educación para la Ciudadanía» sigue dando de que hablar. El Foro Español de la Familia ha sido quien ha dicho la última palabra, de momento, al anunciar ayer que proporcionará apoyo y asistencia jurídica a las familias que, a principios del curso 2007-2008, quieran negarse a que sus hijos estudien dicha materia.

En otras palabras, la asociación anima a los padres a ejercer su derecho a la objeción de conciencia para oponerse a que sus hijos aprendan ciertos contenidos referentes a modelos de familias y matrimonio u orientación sexual, entre otros, que entran en conflicto con las convicciones de muchas familias españolas. José Gabaldón, presidente del Foro de la Familia, recalcó que no se trata de una desobediencia a la Ley, sino del «ejercicio de un derecho amparado por la Constitución» y que, por tanto, «tomarán toda clase de medidas contra aquellas administraciones que se opongan a que los padres que lo deseen lo ejerzan con total libertad».

Vigilar los contenidos
Por su parte, el vicepresidente de dicha asociación, Benigno Blanco, anunció que van a poner en marcha un observatorio para vigilar de cerca el contenido y desarrollo de la materia para que el Gobierno sea «respetuoso» con la educación en valores que se desea impartir en el seno familiar. «En el supuesto teórico de que haya sentido común por parte de todas las autoridades que deben intervenir en este proceso de definición de la asignatura, nuestra propuesta desaparecería porque no es una objeción frente a la asignatura sino frente al contenido que quiera sustituir la libre decisión de los padres en materias que afectan a la formación moral y religiosa de los chicos», puntualizó Blanco.

El vicepresidente de la asociación reconoció que, de momento, están «preocupados» ante la posibilidad de que los textos de la asignatura -cuyo decreto estará preparado para su aprobación definitiva a final de año- puedan llevar implícito un «contenido ideológico y moral» contrario al que miles de familias quieren para sus hijos, ya que, según Blanco, van a ser «cientos de miles de padres» los que se van a negar a que sus hijos la estudien.

«No creo que ninguno tenga problemas porque nadie puede ser sancionado por ejercer un derecho previsto en la Constitución», apuntó. Blanco aseguró que no quieren que los niños que no estudien esta materia tengan menos horas, por lo que los pondrán a disposición del centro para aprovechar esta hora con otras actividades educativas.

El vicepresidente del Foro de la Familia denunció que ya los primeros borradores de los textos para impartir «Educación para la Ciudadanía» -dados a conocer entre mayo y junio y elaborados por grupos «del entorno ideológico del PSOE»- contenían «propuestas para introducir el laicismo como ideología de Estado» e «ideas del actual Gobierno» respecto a temas como el matrimonio, la familia o la sexualidad.

Según Blanco, «no buscan el enfrentamiento» con el Ministerio de Educación del que, tal y como recalca la asociación, no han recibido respuesta ante sus constantes invitaciones de reunirse para hablar de la cuestión.

Equiparables
Mientras, el Ministerio debatió ayer con los representantes de las comunidades autónomas los contenidos mínimos de la etapa de Primaria. Para la polémica asignatura, que en este tramo se impartirá en 5º o 6º, el Ministerio propone 50 horas, prácticamente las mismas que le corresponden a Religión para uno de estos cursos. La enseñanza religiosa se mantiene en 315 horas para los seis cursos de Primaria, es decir, una media de 52 horas cada año.

El Ministerio quiso destacar que los alumnos tendrán 45 horas más de Matemáticas y de Lengua Extranjera. Pero estos datos se refieren al conjunto de los seis cursos de la etapa, de manera que, como media, el incremento sería de sólo siete horas al año en cada una de estas materias. Incluso en los dos primeros años se mantienen las horas de Matemáticas, que sí que aumentan considerablemente en el segundo ciclo (3º y 4º), de 170 a 210, y en el tercero (5º y 6º), de 170 a 175.

Además, según el borrador de Real Decreto presentado ayer, los alumnos tendrán, en total, 25 horas menos de Lengua y Literatura castellanas. Y no es la única asignatura que pierde carga lectiva, porque para conseguir más Matemáticas y Lengua Extranjera, el horario global de Primaria tiene que bajar en el resto de las materias: Conocimiento del medio natural, social y cultural tendrá 490 horas en total (25 menos); Educación Artística, 315 horas (35 menos); y Educación Física, 315 horas (35 menos).

El Constitucional admite a trámite el recurso del Defensor del Pueblo contra el Estatut
El recurso va concretamente contra 112 artículos y cuatro disposiciones adicionales del Estatuto de Autonomía de Cataluña
Efe/ Estrella Digital 11 Octubre 2006

Madrid
El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el recurso presentado por el Defensor del Pueblo contra 112 artículos y cuatro disposiciones adicionales del Estatuto de Autonomía de Cataluña. En una providencia, la sección segunda del Pleno del Tribunal acuerda la admisión a trámite y da traslado de las actuaciones al Congreso, Senado, Gobierno, Generalitat y Parlamento de Cataluña para que en el plazo de quince días puedan formular alegaciones.

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, presentó el pasado 19 de septiembre un amplio recurso de 139 folios en el que estructuraba sus impugnaciones en torno a siete aspectos: derechos y deberes, lengua, competencias, justicia, Sindic de Greuges, relaciones bilaterales con el Estado y derechos históricos y carácter nacional.

La decisión de llevar el asunto ante el TC originó numerosas críticas desde buena parte de los partidos políticos contra Múgica, al que sí respaldó el PP.

De hecho IU e ICV, han llegado a pedir al Congreso y al Senado que reprueben la actuación "parcial e ideológica" del Defensor en este asunto y que voten su cese.

Horas después de formalizar el recurso, Múgica defendió en una comparecencia ante la prensa su "independencia total" y aseguró que la presentación del recurso no se hizo "desde una perspectiva política, sino exclusivamente técnico-jurídica".

Garantías
Múgica subrayó que la decisión de recurrir "obedece a la estricta función de garantía de las libertades y derechos fundamentales que la Constitución reserva a la institución del Defensor del Pueblo" y aseguró que "todos y cada uno de los motivos de inconstitucionalidad alegados responden de manera escrupulosa, sobria y precisa a la defensa de los derechos de todos los ciudadanos".

La admisión a trámite ha sido acordada por la sección segunda del Pleno del Tribunal, de la que, junto al magistrado Jorge Rodríguez-Zapata, forman parte dos magistrados que han sido recusados, no en la tramitación de este recurso sino en la del presentado por el PP.

Se trata de Pablo Pérez Tremps, recusado por el PP por haber colaborado en los análisis previos a la redacción del estatuto, y Roberto García Calvo, al que la Generalitat ha anunciado que recusará por "falta de imparcialidad".

El recurso del Defensor del Pueblo es el segundo de inconstitucionalidad admitido a trámite por el TC tras el presentado por un centenar de diputados del PP.

Además, varias comunidades autónomas han presentado ya o lo harán en los próximos días sus recursos contra diversos aspectos del texto catalán, que están pendientes de admisión a trámite.

Hoy mismo, a través de otra providencia, el TC pide al Gobierno murciano que subsane algunas deficiencias del recurso que presentó hace unos días.

Así le concede cinco días para que aporte certificado de que la decisión de recurrir la adoptó el Consejo de Gobierno de la Comunidad el pasado 8 de septiembre.

Hasta ahora, el Gobierno murciano sólo ha enviado un borrador del acta de la sesión de ese día en el que "no aparecen concretados los preceptos" del Estatuto que se pretenden impugnar.

POLÍTICA
El PP lanza una ofensiva en el Congreso ante la «vergüenza nacional» de la Fiscalía
El Gobierno niega «interferencias» políticas y defiende la autonomía del Ministerio Público
M. IGLESIAS/COLPISA. MADRID El Correo 11 Octubre 2006

Al líder de la oposición le parece «una vergüenza nacional», «inaceptable» y «un escándalo descomunal» el hecho de que la Fiscalía haya anunciado que va a rebajar la pena que tenía previsto so- licitar para el etarra Iñaki de Juana Chaos y anunciara su cambio de criterio precisamente al día siguiente de que el recluso abandonara una huelga de hambre de 63 días. El PP ha reaccionado ante esta coincidencia con una ofensiva parlamentaria que no excluye la petición de explicaciones al presidente en el Congreso en la sesión de control de la próxima semana.

El PP relacionó el abandono de la huelga por parte del interno con la rebaja de la pena anunciada por la Fiscalía, y atribuyó ambos acontecimientos a una negociación entre el Gobierno y la banda terrorista. El partido opositor ignoró el desmentido que hizo en rueda de prensa el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, quien consideró tales informaciones «carentes de fundamento». El ministro aseguró que la calificación penal del delito por el que se juzga a De Juana «no está sujeta a interferencias», y dijo que compete a la Fiscalía y al Poder Judicial decidir «conforme a derecho».

En una interpretación diametralmente opuesta, Mariano Rajoy acusó a la Fiscalía de actuar «con parámetros de Gobierno», mientras que el portavoz del grupo popular en el Congreso, Eduardo Zaplana, denunció que el cambio de la condena solicitada «huele por todas partes a decisión política y a una orden política», y dijo que supone un giro de 180 grados que obedece «a las conversaciones que pueda haber en estos momentos».

Rajoy, en declaraciones a Catalunya Radio, confió en que «este escándalo no se consume» y expresó su más rotunda oposición a la reducción de pena, que en su opinión es «una invitación a todas las personas que están en la cárcel a que hagan una huelga» para salir antes de prisión. El Gobierno de la Comunidad de Madrid, del PP, también terció en la polémica y pidió el cese del fiscal general.

Cambio de criterio
El grupo popular del Congreso solicitó ayer la comparecencia urgente de los ministros de Justicia e Interior, así como la del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, para que expliquen si el Gobierno negoció con Batasuna al objeto de que De Juana pusiera fin a su huelga de hambre. Zaplana pretende que argumenten también a qué obedece el cambio de postura del fiscal sobre la pena del etarra. «Es intolerable que la Fiscalía pueda cambiar de criterio en función de sus negociaciones con ETA», acusó el portavoz popular. «El Estado de Derecho no puede estar permanentemente sometido a negociación».

Pero los esfuerzos del grupo popular por someter a sus preguntas a los dos ministros y al fiscal general no se traducirán en una realidad porque el PSOE lo impedirá. El portavoz socialista, Diego López Garrido, declaró que tales comparecencias «están absolutamente fuera de lugar» y argumentó que «en España la Justicia es independiente». Negó cualquier relación entre el cambio de opinión de la Fiscalía y el proceso de paz, y defendió la autonomía de los fiscales. «Es un caso de estricta actuación judicial que nada tiene que ver con la política», aseguró.

Zaplana, por su parte, añadió que Rajoy no descarta preguntar por este asunto al presidente del Gobierno en la próxima sesión de control en el pleno del Congreso. Además de pedir explicaciones sobre el caso de Iñaki de Juana Chaos, el PP también quiere que José Luis Rodríguez Zapatero se pronuncie en sede parlamentaria sobre las informaciones y desmentidos de los últimos días en relación con la apertura de conversaciones entre el Ejecutivo y la banda terrorista en Oslo.

Mientras, el portavoz de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, dio por buenas las gestiones que haya podido hacer el Gobierno para conseguir que el recluso abandonara la huelga de hambre siempre que haya actuado «dentro del marco de la legalidad». Observó, asimismo, que «la política penitenciaria no puede desarrollarse a golpe de telediario».

Educación propone una reorganización del horario escolar de enseñanzas mínimas de Primaria
Los alumnos tendrán 45 horas más de Matemáticas y también de Lengua Extranjera en el conjunto de la etapa y 25 menos de Lengua y Literatura castellanas
Los contenidos básicos de las enseñanzas mínimas requerirán el 55% de los horarios para las CCAA con lengua cooficial y el 65% para las que no la tengan
Estrella Digital 11 Octubre 2006

Madrid
El Ministerio de Educación y Ciencia ha propuesto una reorganización del horario escolar de enseñanzas mínimas de Primaria por la que los alumnos tendrán 45 horas más de Matemáticas y también de Lengua Extranjera en el conjunto de la etapa y 25 menos de Lengua y Literatura castellanas. El Anexo III del borrador de Real Decreto de Enseñanzas Mínimas de Primaria distribuye las distintas materias en 3.305 horas para el conjunto de los seis cursos (tres ciclos), 20 más que las establecidas en el Real Decreto vigente 1006/1991, de 14 de junio, derivado de la LOGSE. El primer ciclo se mantiene en 1.085 horas; el segundo aumenta en 20 (1.120 horas) y el tercero continúa en 1.100 horas.

El artículo 6.3 de la Ley Orgánica de Educación (LOE) del 2006 establece que los contenidos básicos de las enseñanzas mínimas requerirán el 55% de los horarios escolares para las comunidades que tengan lengua cooficial y el 65% para aquéllas que no la tengan.

El Ministerio y las CCAA debatieron ayer en la Comisión General de Educación el borrador de Real Decreto. Según la propuesta, serían 560 horas de Matemáticas, 385 de Lengua Extranjera (que comienza a impartirse en el primer ciclo) y 875 de Lengua y Literatura castellanas.

La carga lectiva global de Primaria bajaría en el resto de materias: Conocimiento del medio natural, social y cultural tendrá 490 horas en total (25 menos); Educación Artística, 315 horas (35 menos); y Educación Física, 315 horas (35 menos); en tanto que Religión se mantiene en 315 horas; y la nueva área de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos dispondrá de 50 horas en uno de los dos cursos de tercer ciclo (quinto o sexto).

El Real Decreto de 1991 establecía el horario de Religión para esta materia o "actividades de estudio". La propuesta ministerial actual dice que los centros docentes arbitrarán las medidas oportunas para que los alumnos que no estudien Religión reciban la "debida atención educativa" a fin de que la elección de una u otra opción (cursar o no estas enseñanzas) no suponga discriminación alguna.

Lenguas cooficiales
Según el borrador de Real Decreto, las comunidades que tengan lengua cooficial dispondrán para la organización de las enseñanzas de dicha lengua del 10% del horario escolar total que se deriva del anexo citado, "no pudiendo detraer de un área una cifra superior a 35 horas".

Los contenidos de estructuras lingüísticas que puedan ser compartidos por varias lenguas en un mismo ciclo podrán impartirse de manera conjunta.

En este caso, según el anexo citado, "si la lengua de enseñanza de estas estructuras comunes fuera diferente del castellano, deberá garantizarse que el alumno recibe enseñanzas de lengua y literatura castellanas o en lengua castellana en un número de horas no inferior al que corresponda al área en aplicación de los criterios anteriores".

El borrador de Real Decreto establece un tiempo diario de lectura de media hora como mínimo en el aprendizaje de las distintas áreas curriculares y todos los cursos.

"Cambios equilibrados"
En conferencia de prensa, el secretario general de Educación, Alejandro Tiana, dijo que el número total de horas se había incrementado ligeramente porque la normativa establecía hasta ahora una proporción algo por debajo de los porcentajes de enseñanzas mínimas.

En un receso de la reunión, destacó que "el conjunto de las áreas instrumentales" (lenguas y Matemáticas) experimenta un "refuerzo" horario "reducido" y que las variaciones no son espectaculares porque ello iría en detrimento de otras. "Hemos optado por hacerlo equilibradamente", señaló.

Sobre eventuales modificaciones del borrador de Real Decreto, Tiana, comentó que las CCAA han preferido que se cambie la redacción de ciertos puntos, que no precisó, porque creen que podrían interferir en su capacidad de organización y autonomía, y han pedido introducir referencias de la LOE no incluidas, aunque las variaciones "no cambian radicalmente" el documento.

Opinión de las familias
Preguntado por el currículo de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, Tiana señaló que el último borrador presentado a las CCAA no ha recibido objeciones sustanciales y es "perfectamente aceptado" por éstas. "Entendemos, insistió, en que no invade la capacidad de las familias para determinar la educación moral de sus hijos y, por lo tanto, no entendemos que se pueda plantear una objeción de conciencia".

La Comisión trató también los borradores de Real Decreto del Observatorio de convivencia y prevención de la conflictividad escolar y de reforma del Consejo Escolar del Estado.

ESTATUTO DE CATALUÑA
La Generalitat se persona ante el Constitucional contra el recurso del PP y recusa a un magistrado
El juez García-Calvo emitió un voto particular en el que expresó sus opiniones y "prejuicios" sobre el texto estatutario
Efe Barcelona Estrella Digital 11 Octubre 2006

El gobierno de la Generalitat ha acordado personarse ante el Tribunal Constitucional para formular alegaciones ante el recurso de inconstitucionalidad del PP contra el Estatut y ha decidido también recusar al magistrado del TC Roberto García-Calvo Montiel por falta de "imparcialidad" en este caso. En la rueda de prensa posterior a la reunión del gobierno catalán, el conseller portavoz del ejecutivo, Joaquim Nadal, explicó que, en el auto del pasado 15 de marzo por el cual el TC decidió no admitir a trámite un recurso del PP contra la tramitación en el Congreso de la reforma del Estatut, García-Calvo emitió un voto particular en el que expresó de forma "muy contundente" y "brutal" sus opiniones y "prejuicios" sobre el texto estatutario.

Nadal recordó que, en su voto particular, el magistrado señalaba que la reforma estatutaria catalana era una "anómala maniobra que constituye tan grave atentado a la Carta Magna".

Además, opinaba que el Estatut "homologa determinaciones políticas soportadas en criterios disolventes de quienes, en contra de las actuales trayectorias de las naciones de nuestro entorno europeo, abanderan experimentos de tinte independentista que fisuran o propician la fractura de España tal como está concebida en el artículo segundo del actual primer texto legal".

La Generalitat entiende que estas opiniones explicitan su "toma de posición personal, una profunda convicción plenamente conforme con los planteamientos de la parte recurrente y una clara preconcepción y animadversión del contenido y alcance" del Estatut.

En la recusación a este magistrado el gobierno catalán podría coincidir con el Parlament, que iniciará mañana los trámites en defensa del Estatut a raíz del recurso de inconstitucionalidad del PP y decidirá si recusa a García-Calvo para que no participe en el proceso del mencionado recurso.

Alegaciones en defensa de la constitucionalidad
Por otra parte, el gobierno catalán ha acordado comparecer ante el TC en el recurso de inconstitucionalidad promovido por el PP contra varios preceptos del Estatut, con el fin de formular, en un plazo de 15 días, alegaciones en defensa de la "constitucionalidad" del texto.

Según la Generalitat, buena parte de las imputaciones que plantea el PP al Estatut tienen carácter "preventivo", ya que "en el mismo recurso se admite la posible interpretación de muchos preceptos del Estatut en conformidad con la Constitución".

Por otro lado, en la reunión del próximo martes el gobierno catalán decidirá si también formula alegaciones al recurso de inconstitucionalidad presentado por el Gobierno central contra la Ley de la Comunicación Audiovisual de Cataluña.

Nadal comentó que las conversaciones con el Gobierno para buscar una solución a este asunto "van avanzando", pero aún no han dado sus frutos.
Recortes de Prensa   Página Inicial