AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 12 Octubre  2006
La Galicia invisible
Fernando González Macías La Opinión 12 Octubre 2006

Lleva uno suficientes años ejerciendo el periodismo como para saber hasta qué punto es falso aquel axioma de que los medios son un reflejo de la sociedad a la que sirven. Cada día tengo más claro que la prensa, la radio y la televisión nos ofrecen una imagen muy distorsionada de la realidad gallega, que es mucho más compleja y plural de lo que muchos creen. Los que se asoman a internet habitualmente saben, sin embargo, que hay otra Galicia, que no tiene nada de virtual, que es mucho más real que la mediática, y que te sorprende por su extraordinaria vitalidad.

Gracias a la Red hemos descubierto un movimiento cívico en expansión que, por su inveterado espíritu crítico, por nadar contra corriente y por ser políticamente incorrecto, está sometido a una ominosa ley del silencio. Seguro que ese silencio no obedece a una estrategia de los poderes establecidos, no lo imponen los que mandan, aunque les venga bien para perpetuarse más cómodamente en el poder, sino que es una responsabilidad personal e intransferible de los profesionales de la comunicación. Por la comodidad de la rutina, la mayoría de nosotros nos hemos acostumbrado a las noticias precocinadas y a no cuestionarnos nada, como si nos asustara pensar que puede haber vida más allá de nuestras habituales fuentes estandarizadas de información, de los comunicados y las ruedas de prensa. Puede que sea del todo cierto que los periodistas ya no perseguimos la noticia, sino que ahora la noticia nos persigue a nosotros.

Es difícil, si no imposible, encontrar en las páginas de un periódico gallego los puntos de vista de AGLI, la Asociación Gallega para la Libertad del Idioma, muy crítica con la política lingüística de la Xunta, tanto de la actual como de la anterior, en la medida en que el gallego se normaliza por la vía de la imposición. Movimientos como La Coruña Liberal, Vigueses por la Libertad y otros de signo similar, a pesar de su imparable crecimiento, no existen para nuestros medios de comunicación convencionales, tal vez porque ponen en cuestión aspectos clave de esta llamada segunda transición o la reinvención de España, asuntos en los que hay muchos intereses creados, los de la propia clase política, y a los cuales tampoco son del todo ajenas unas empresas periodísticas dependientes en exceso de los dineros públicos.

La actual mecánica informativa es tan perversa que muchos ciudadanos que presumen de ser gente bien informada ignoran que en este país hay bastantes más de tres fuerzas políticas y un montón de sindicatos, del mismo modo que son ajenos a la existencia de una constelación de colectivos sociales de toda índole, que componen un tejido asociativo muy rico en matices, en el que trabajan, por afán de servicio o por puro idealismo, miles de activistas que, bien mirado, hacen por Galicia tanto o más que todo ese entramado político e institucional de cargos, carguitos y carguetes, que llena un día sí y otro también las páginas de los periódicos y los espacios informativos radiofónicos y televisivos.

Puede que el acusado desinterés de mucha gente del común (y sobre todo de los jóvenes) por la cosa pública tenga algo que ver con la pobreza del paisaje intelectual que le trasladan los medios de comunicación, que no resulta nada estimulante para ellos. Y probablemente también las figuras dominantes en ese tedioso panorama no sientan la necesidad de cambiar de papel, porque tienen la seguridad de que no irrumpirán en la escena nuevos actores que les quiten protagonismo. O sea, que la anodina Galicia que sufrimos difícilmente mejorará mientras la otra, la más viva, siga siendo invisible.

FERNANDOMACIAS@TERRA.ES

De Juana Chaos
La grande bouffe etarra
Cristina Losada Libertad Digital 12 Octubre 2006

Cuando asesinaron al matrimonio Jiménez Becerril, el 30 de enero de 1998, el terrorista De Juana Chaos se congratuló y celebró obscenamente que sus correligionarios hubieran segado la vida de dos personas. Le alegraban a este sujeto "las caras desencajadas de los familiares en los funerales", y también dejó este dato sobre sus hábitos alimenticios: "Esta última acción de Sevilla ha sido perfecta; con ella, ya he comido para todo el mes". Con los casi mil asesinatos, entre ellos, 25 cometidos por él, y otras muchas barbaridades perpetradas por las huestes de ETA debía de estar de sobra nutrido este sujeto. Como para aguantar, lo menos, varios años sin probar bocado. De modo que la cuestión no es sólo por qué se pusieron tantos cuidados y medios para paliar su huelga de hambre, sino por qué se le daba de comer en la cárcel. Y la única respuesta aceptable es la que apuntaron las víctimas del terrorismo: para que cumpliera su condena y se pudriera en prisión.

Ambas cosas, como sabemos, no son sinónimas. Matar en España le resulta barato a casi todo el mundo, pero si los crímenes se firman con las siglas de ETA salen prácticamente gratis. Que si beneficios por aquí, que si negociaciones por allá, los asesinos etarras y el resto de sus delincuentes encuentran la puerta abierta más pronto que tarde. La mínima exigencia de las víctimas, y de cualquier ciudadano decente, o sea, que se haga justicia, se ha visto así constantemente burlada. Como ahora tras el numerito del ayuno de De Juana. Y de tal modo que, al ceder al pequeño desafío del Carpanta del asesinato político, este gobierno que gusta de usar el modelo irlandés como espejito mágico les está diciendo a las víctimas que han sido idiotas por no haberlo seguido en su día con todos sus componentes, o sea, con paramilitares unionistas incluidos.

El ayuno del etarra mereció todo tipo de cuidados, mediaciones y preocupaciones. No podía faltar la atención del gobierno vasco, cuyo titular de Justicia comunicó la angustia que sentían él, la sociedad y las instituciones todas por el deterioro de un criminal tan valioso. Veinticinco asesinatos lo prueban, desde luego. Ni la gestión de un obispo que, como otros sacerdotes vascos, reserva su labor humanitaria para los verdugos, excluyendo siempre a las víctimas. Ni tampoco los esfuerzos del gobierno por salvar al que engordaba con la sangre ajena. Qué contraste su conducta samaritana y solícita hacia el etarra con el desprecio que demuestra hacia los que han sufrido y sufren los embates de la banda. Qué digo desprecio: persecución y linchamiento.

Hace dos semanas, en La Linterna de la COPE, Teresa Barrio, la madre de Alberto Jiménez Becerril, decía que los dirigentes del PSOE de Andalucía y Sevilla nunca habían manifestado preocupación o afecto por su familia. Ni antes ni ahora.
¿Cómo explicarlo? ¿Porque el concejal asesinado era del PP? ¿O constituía esa indiferencia un síntoma de otro tipo de enfermedad moral, además de la del sectarismo? He escrito "además". Incorrecto. La tal patología no la provoca un virus diferente a aquel que sitúa al partido y, por mediación del mismo, al poder por encima de todo y de todos. Allí donde ese principio es el único que vertebra la actividad política, las conductas abyectas son la norma y las contrarias, la excepción. Y allí donde existe ese caldo de cultivo se crían especimenes como ZP. Tipos dispuestos a pactar con el diablo a cambio del poder eterno. A servirle los manjares que solicite. A redondear con el postre que no le pertenece a él, sino a todos los ciudadanos, el banquete de ETA. La cual no piensa suicidarse, como no pensaba hacerlo De Juana Chaos. Su ansia de poder iguala, si no supera, a la de los camareros de la grande bouffe etarra.

La comodidad de Zapatero en Cataluña
EDITORIAL Libertad Digital 12 Octubre 2006

Movido por la necesidad de no aparecer como el partido intolerante y antidemocrático que es tan cerca de las elecciones, el PSC ha decidido expulsar a uno de sus militantes, que organizó y justificó los ataques al PP. No parece, sin embargo, que vaya a hacer otra cosa que exculpar a uno de sus concejales, también protagonista de los hechos, quizá porque éste ya tiene un cargo de verdad. Tampoco hay que excederse, habrá pensado Montilla. Y con razón, porque ha sido el empleado de La Caixa quien más lejos ha llevado su condena.

Los nacionalistas, con Duran Lleida y Carod a la cabeza, ya han hecho desfilar la retahíla de excusas. Para el primero, estas cosas deben evitarse no porque sean muestra de totalitarismo, sino porque dan votos al PP. Para el segundo, unos gestos que nadie ha visto y para cuya interpretación harían falta especialistas serían al parecer razón suficiente para justificar el acto. A eso se reduce Cataluña, a día de hoy.

Incesantemente, en todos los medios y en todas las escuelas, se educa en el odio a España. Se repite por doquier que cualquier crítica a los próceres de la patria catalana, es un ataque a Cataluña. Se insiste en que explicar que el Estatuto es malo para España y malo para los catalanes es insultar a Cataluña. Y luego se pretende quedar como un demócrata de los pies a la cabeza por expulsar del partido al producto de ese lavado de cerebro constante, propagado con el aplauso de los políticos nacionalistas y socialistas las 24 horas del día por prensa, radio y televisión.

Es natural que Zapatero se sienta "cómodo" en Cataluña. Es la región española donde existe menos libertad para discrepar del pensamiento único. Es el lugar en el que el silencio ante el abuso está más extendido. Es la comunidad autónoma en la que la transición jamás se llevó a cabo. Es, en definitiva, el modelo de la "España plural" con la que sueña el presidente del Gobierno. Que nadie se espere, por tanto, una condena. El que los populares no puedan celebrar un acto sin que les linchen, como en su día el acoso a las sedes del PP, a Zapatero le parece muy bien.

A la Subdelegación del Gobierno en La Coruña:
Coruña Liberal  12 Octubre 2006

La Junta directiva, en su propio nombre y en el de la asociación cívica Coruña Liberal para la defensa de los valores constitucionales,

Que, en ejercicio del derecho de reunión pacífica conforme al art. 21 de la Constitución, vamos a convocar a cuantos conciudadanos podamos para reunirnos en frente de la sede de la Delegación del Gobierno en Galicia, [Plaza de Orense, 11, 15004 La Coruña] el próximo día 11 de octubre a las 20:00 hs. y durante aproximadamente una hora, para manifestar nuestro desacuerdo con la política del Gobierno en materia de terrorismo en general, y su inactividad o conformismo con la insatisfactoria investigación de los 192 asesinatos del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

Prevemos una asistencia de unas setenta personas, incapaces de hacerle daño a nadie. Si algún daño hubiere, vendrá de personas distintas, y opuestas a los convocados, si, a su vez, fueren convocadas “espontáneamente” con el propósito de coaccionarnos, por quienes han demostrado esas mañas.

Queremos manifestar al Gobierno, especialmente a su Presidente, que en nuestro nombre no puede reunirse a “hacer la paz” con nadie porque nunca hemos estado en guerra; tampoco puede pactar excepciones o privilegios en la aplicación de las leyes con los que se remunere el crimen, se le reconozca utilidad política o se le otorgue justificación a posteriori; tampoco puede, en nuestro nombre, fraccionar la soberanía nacional -suplantándola primero, mediante el golpe de estado con el que se arroga el poder constituyente y se burla a la vez del legislativo y del judicial-; tampoco puede dotar de status internacional a una banda terrorista: aún no hay dos naciones en conflicto, por mucho que su estupidez política lo anticipe.

Queremos decirle que somos muy conscientes de que el “proceso” en que nos ha metido no es “de paz” sino de traición para la rendición, y que no nos callaremos ante su infamia.

Nuestra protesta no va dirigida a la persona del Sr. Delegado del Gobierno, sino al Gobierno y a su Presidente.
La Coruña, 03 de Octubre de 2006    www.peonesnegros.com

PSC
Los miserables
José García Domínguez Libertad Digital 12 Octubre 2006

Lo peor para el compañero López, que por tal respondía el chivo expiatorio de la bullanga de Martorell, no va a ser que Montilla me lo haya regurgitado "fulminantemente" de las Juventudes Socialistas. Sino que, por el mismo precio, lo ha expatriado del Limbo de los Justos, pues también allí hacen parada y fonda todos los progres que iban para tontos con balcones a la calle. Y es que ése era el gran drama del compañero López: que, a estas alturas del partido, aún no se había enterado de que en el PSC todavía hay clases. Cavilaba el muy simple que en el cortijo de la calle Nicaragua todo el monte es orégano.

Y de ahí le viene la ruina que se acaba de buscar el solito. De ahí, de ese cotidiano torturarse para sus adentros. "¿Acaso voy a ser yo, López, menos que el hijo del compañero Joan Clos, Ignasi Clos, que es okupa en el barrio de Gràcia, y que ha conseguido anular toda una Cumbre Internacional de Ministros de Vivienda en Barcelona? ¿Acaso yo, López, he de rebajarme también ante Jordi Batlle, el nen del compañero director general de Prisiones, Albert Batlle? ¿Yo, López, contenerme, mientras Batlle junior incendia el mobiliario urbano durante el Día de la Hispanidad, antes de ser detenido por las fuerzas de ocupación y ser devuelto a la calle, tras la preceptiva llamada de su papá a los maderos españoles?".

Pues, ya ves que va a ser que sí, compañero López. Y espera, que lo más duro aún está por llegar. Porque lo chungo no es que Duran Lleida te ande llamando "bobo" por no haber aguardado a después de las elecciones antes intentar abrirles la cabeza a Piqué y a Acebes. Ni tampoco ese artículo feroz que acaba de dedicarte Pepe Antich. Porque aún debes estar temblando con el "no es así como se defienden las ideas ni como se contribuye a dar una imagen positiva de Cataluña" que ha susurrado el señor director de La Vanguardia, ese indiscutido heredero de Anna Politskovskaya.

No, lo crudo de verdad va a llegar con esas camisetas que ha mandado estampar el compañero secretario de Organización, Pepe Zaragoza. El "yo no sé quién es el tal López ni lo he visto en mi vida" que desde ayer luce en el pechito el politburó en pleno de la Banda Trapera del Río. En fin, que no es que no te vayan a agradecer los servicios prestados a la Causa; es que ni van a mirarte cuando te los cruces por la calle. Créeme, López, sé de lo que hablo.
Qué cruel es la vida. Que te tengas que comer el marrón precisamente tú. Justo tú, López, que antes de salir con los compis a por Acebes y Piqué habías sido el primero del Partido en resolver el crucigrama en catalán del diario del señor Conde de Godó. ¿Te acuerdas? Línea cinco, horizontal: "El combustible habitual de la COPE. Tres letras". Odi (odio), gritaste eufórico. Y pensar que sólo fue ayer.

Violencia selectiva
Luis del Pino Libertad Digital 12 Octubre 2006

Un fantasma recorre España: el fantasma del nacional-socialismo. Como sucedió con el ascenso de su predecesor alemán, la conquista de todos los resortes del poder y del lenguaje ha venido realizándose de manera paulatina, sin que la sociedad reaccionara.

En la Alemania nazi, las leyes que obligaban a los judíos a llevar en la ropa una estrella de David no fueron un comienzo, sino un final: el final de un proceso en el que previamente se había inculcado en la sociedad la doctrina de que el judío no era un alemán, ni siquiera un ser humano. El genocidio culminado en las cámaras de gas no hubiera sido posible si esa sociedad envilecida no hubiera aceptado previamente la violencia selectiva, no hubiera interiorizado la propaganda nazi y no hubiera aceptado sin reaccionar la repulsiva tesis de que los judíos eran un enemigo del pueblo, un cáncer que había que extirpar. Y contra el que todo valía.

Se equivocan quienes piensen que las muestras crecientes de violencia contra los no-nacionalistas en Cataluña provocarán necesariamente una reacción en defensa de los agredidos. Puede ser justo lo contrario, tal como la experiencia nazi nos muestra. La violencia gradual, dirigida y selectiva (las pintadas insultantes, la destrucción de los comercios de judíos, las palizas) fue en sí misma un instrumento que los nazis emplearon de forma eficacísima precisamente para separar a los judíos del conjunto del cuerpo social.

Porque el ser humano es cobarde por instinto y la visión de las agresiones despierta en él, lo primero, un sentimiento de alivio por no ser él el agredido. Vencer la cobardía instintiva y rebelarse contra la injusticia y contra las agresiones requiere un esfuerzo consciente y voluntario. Y no todas las sociedades son capaces de ese esfuerzo.

La sociedad alemana, que no quiso parar aquel crescendo de violencia selectiva, fue así aceptando de manera inconsciente la tesis nazi de que el judío era diferente a los demás alemanes: "debe de ser verdad que no son como nosotros, porque ellos suscitan un rechazo que nosotros no suscitamos". Está claro cuál es el siguiente paso del discurso: "si ellos despiertan rechazo, será porque poseen alguna cualidad que provoca ese rechazo". A partir de ahí, aceptar que el judío era no-humano era sólo cuestión de tiempo.

Anteayer, los escuadrones gangsteriles del nacional-socialismo catalán volvieron a agredir a militantes y dirigentes del PP que celebraban un mitin, mientras buena parte de la sociedad catalana mira para otro lado y piensa: "está claro que no son catalanes como nosotros, porque ellos suscitan el rechazo de algunos catalanes y nosotros no".

Pero no es sólo la sociedad catalana la que ha aceptado el envilecimiento, sino también buena parte de la izquierda española. Zapatero se encargó también anteayer de hacerlo explícito de la forma más miserable posible: "Yo me siento muy a gusto en Cataluña, a diferencia de otros dirigentes". Otros dirigentes, parece sugerir, que son los que tienen la culpa, porque en realidad forman parte de un cáncer social que hay que extirpar: son los otros, los no-catalanes, los no-demócratas, los no-humanos. En definitiva: los del PP, contra los que todo vale. Zapatero dejó claro con sus palabras, de forma muy cruda, que continuará permitiendo las pintadas amenazantes, los ataques a sedes y las agresiones físicas contra el PP y contra los no nacionalistas en general, ataques que irán en aumento a menos que la sociedad catalana, y la sociedad española en su conjunto, reaccionen.

La violencia nacionalista-socialista avanza de manera impune, en un proceso gradual que recuerda mucho, demasiado, al ascenso del nazismo. El proceso que estamos viviendo tiene, incluso, su propio incendio del Reichstag: los trenes reventados del 11-M.

Aunque aún queda una oportunidad para parar a la bestia, si la sociedad es capaz de rebelarse contra los violentos y de abominar de esa calculada estrategia de violencia selectiva. Zapatero debe abandonar el poder antes de que sea demasiado tarde para una izquierda cuya inmersión en el pozo de la ruindad es ya casi irreversible.

P.D.: Ayer, 11 de octubre, primer aniversario del blog, las concentraciones pacíficas de la Plataforma Peones Negros fueron un rotundo éxito. Se ha pasado de 20 a 29 ciudades y la asistencia volvió a incrementarse con respecto al mes anterior: 600 personas en Valencia, 1000 en Granada, 500 en Alicante, 300 en Badajoz, 1500 en Madrid, 2500 en Murcia, 300 en Sevilla, 100 en el Puerto de la Cruz, 300 en Bilbao, 400 en Barcelona, 600 en Santander, 400 en Oviedo, 150 en Coruña, 500 en Almería, 250 en Zaragoza, 30 en Fresnedoso de Ibor, 250 en Jaén, 200 en Alcalá de Henares, 200 en Palma de Mallorca, 150 en Albacete, 600 en Santander, 400 en Oviedo, 50 en Toledo, 50 en Santa Cruz de Tenerife, 250 en Málaga, ... Gracias a todos por la extraordinaria labor que estais haciendo.

Violencia política en Cataluña
Editorial ABC 12 Octubre 2006

LA agresión de la que fueron objeto en Martorell Ángel Acebes y Josep Piqué no es un incidente aislado, sino el fiel reflejo del clima generado en Cataluña por una clase política que rubricó un acuerdo infame de exclusión del Partido Popular que ahora se extiende a la calle. Quien siembra vientos recoge tempestades en forma de debilitamiento de la democracia. Tanto esfuerzo en señalar al PP como «enemigo de Cataluña» no podía dejar de tener su reflejo en ciertos sectores sociales, dispuestos a pasar de las gravísimas palabras de los políticos -suscritas en el Pacto del Tinell- a la violencia de los hechos consumados. Alguien debería sentirse responsable de haber incendiado el paisaje político catalán y alguien debería asumir el error inmenso de estigmatizar a una opción política por el mero hecho de oponerse legítimamente al Estatuto catalán. Nada de lo ocurrido es fortuito porque estamos ante un proceso de largo y peligroso recorrido que no nace en la calle, sino en los despachos de una clase dirigente catalana que se comportó de manera irresponsable.

Hasta el momento, nadie ha sido detenido por las coacciones y agresiones sufridas por ambos dirigentes populares, y mientras no se depuren responsabilidades penales por este tipo de violencia sectaria, sean condenadas sin paliativos por el Gobierno y todos los partidos políticos y sean marginados, de forma efectiva y no retórica, sus autores, el Estado de Derecho tendrá una grave excepción en Cataluña. Es inadmisible que el Partido Popular sufra, campaña tras campaña, un acoso violento y coactivo constante, que no se puede despachar como episodios aislados o reacciones marginales, pues reflejan algo más grave que la predisposición a la violencia de determinados sectores de la izquierda y del nacionalismo catalanes.

Tales actos muestran hasta qué punto los discursos políticos que abogan por marginar a una formación democrática como el PP, que califican a los discrepantes del régimen nacionalista como anticatalanes y que, de forma cínica, condenan pero justifican las agresiones, calan en los extremistas, que se consideran legitimados para traducir en violencia las consignas incendiarias contra el PP.

Es encomiable, sin duda, que la Mesa del Parlamento catalán condenara las agresiones a los dirigentes populares y que José Montilla ordenara la «expulsión inmediata» del secretario de las Juventudes Socialistas de Martorell, participante en la encerrona. Pero todos llegan tarde y mal. Llegan tarde porque hay un daño grave y estructural a la convivencia política en Cataluña desde que el socialismo se alió con el nacionalismo más extremista para impulsar un proceso de limpieza ideológica en la sociedad catalana, centrado en la expulsión del PP de la vida política. Y llegan mal porque la mayoría de esas condenas suena hueca, sobre todo en aquéllos que, a renglón seguido, culpan al PP de la violencia que sufren y se lamentan de las agresiones sólo por el beneficio electoral que pueden obtener los populares. Por eso, Rodríguez Zapatero no debería complacerse en lo bien que se le recibe en Cataluña, a diferencia «de otros», esos «otros» que, al mismo tiempo que el jefe del Ejecutivo pronunciaba esta dramática obviedad, estaban siendo acorralados por militantes del PSC e independentistas.

En estas condiciones, la campaña electoral en Cataluña puede ser un ejercicio de hipocresía si el PP no tiene garantizada la igualdad con las demás formaciones para dirigirse a sus militantes y ciudadanos. Pese a que son los nacionalistas quienes hablan de la «mala calidad de la democracia española», es precisamente donde ellos gobiernan o monopolizan la vida pública el ámbito en el que más deterioradas están las libertades públicas y los derechos individuales.

Seis colaboradores de ETA, protegidos por el Estado
Pascual Tamburri elsemanaldigital 12 Octubre 2006

El nacionalismo vasco está de fiesta, y está todo él unido en la misma emoción. En realidad, poco hay de nuevo en los nombres, pero es significativo el momento: seis conocidos "amigos de Euskal Herria" suscribieron esta semana y dieron a conocer en la prensa separatista una Declaración internacional de apoyo a la paz en Euskadi. No estoy muy seguro de que llamar "personalidades de relevancia internacional" a los firmantes sea su mejor y más completa definición, pero el nacionalismo y el socialismo han hecho un esfuerzo máximo para unir en un documento las firmas del democristiano Francesco Cossiga, el socialista Mario Soares, el (ex) terrorista Gerry Adams, el surafricano (sin más adjetivos: su impresionante currículum está publicado) Kgalema Motlante, el radical de izquierdas Cuahtémoc Cárdenas y el Premio Nobel de la Paz, viejo amigo de los Montoneros, Adolfo Pérez Esquivel.

Lo singular del caso es que estos seis firmantes, tan del agrado de Arnaldo Otegi, tan bien pagados todos ellos por el PNV, la Fundación Sabino Arana y el Gobierno de Juan José Ibarretxe, se meten en camisa de once varas. Realmente, se entromenten en la legalidad española, y en varios aspectos concretos de su declaración la violan, la niegan o inducen a hacerlo, de tal manera que sostienen las mismas tesis de ETA.

Dicen los cipayos de lujo del nacionalismo armado que hay "dos partes, la vasca y la española". Bien, esto es una falsedad histórica, es una falsedad política y es la negación directa de la Constitución vigente. Los españoles y los vascos no son categorías excluyentes, ya que los vascos son –aparte de su voluntad de serlo o no- españoles. Y desde luego, si alguien va a cambiar ese hecho objetivo no ha sucedido aún, salvo en la voluntad de ETA, y no va a suceder porque nos lo diga esta variopinta colección de quislings.

Ciertamente en el País Vasco y en Navarra –que no aparece mencionada por su nombre- no están en pleno vigor los "derechos democráticos universales", y es precisa una "normalización democrática". Pero esto no sería así si el nacionalismo, armado y desarmado, no hubiese creado tal situación.

Así que, señores mercenarios de la firma, por supuesto que hay "dos partes involucradas", pero no son España y "los vascos", sino los que matan y comparten objetivos con los que matan frente a los que sufren el terror, el acoso, la limpieza étnica y las mentiras del nacionalismo. Y ustedes, al amparo de una legalidad discutiblemente manejada por Zapatero, están ayudando al primer bando. He ahí todo el "problema vasco". No les necesitamos a ustedes.

¿Qué pasa en Cataluña?
M. MARTÍN FERRAND ABC 12 Octubre 2006

QUIENES tenemos la experiencia y la memoria de una Cataluña confortable y esponjosa, abierta y cosmopolita, asistimos con tanto dolor como inquietud a un proceso degenerativo que marca el retroceso cultural y convivencial de una tierra que siempre estuvo en la vanguardia española y que, en la actualidad, abunda en síntomas de trogloditismo antidemocrático. En las últimas horas, por no abundar en la distancia de los recuerdos, se han suscitado en Cataluña tres inequívocas y significativas señales de alarma: la agresión, en Martorell, a Ángel Acebes y Josep Piqué; la supresión de la cumbre de los ministros europeos de Vivienda que se iba a celebrar, en Barcelona, el lunes próximo y, a la vista de la tensión dominante, una recomendación de los Mossos d´Esquadra para que no se celebre este domingo el encuentro futbolístico entre el Barça y el Sevilla.

Lo de Acebes y Piqué se comenta por sí solo. Una sociedad que no es capaz de tolerar la presencia y el pregón de unos líderes políticos con representación en el Congreso y en el Parlament y que, al grito de «fuera fachas», agrede a los líderes de un partido legal decae en el derecho al respeto. Tanto como las autoridades que no fueron capaces de prevenir y, en su caso, reprimir tan bárbara conducta. Malos vientos y peores augurios en el arranque de una campaña electoral en la que, con base en el Pacto del Tinell -éste sí que profundamente fascista-, se trata de marginar al partido que, se supone, preside Mariano Rajoy. La radicalidad excluyente, y más cuando cursa con violencia, puede bautizarse con distintos nombres, pero sólo uno resulta certero y preciso: totalitarismo.

El caso de la suspensión, por razones de seguridad de la cumbre de los ministros de Vivienda de la UE, hermana las incapacidades de María Antonia Trujillo, vieja conocida en los escenarios del ridículo, con las del titular de Interior y los responsables del orden público en la Generalitat. Si el movimiento «okupa», raíz de la cuestión, resulta incontrolable para todas nuestras policías -muchísimas, demasiadas- no es cosa de ahorrarles unos gritos a los colegas europeos de la singular señora Trujillo. Más bien parece obligado decretar el estado de sitio y señalar un toque de queda en hora anterior a la puesta de sol.

Amplíese la consideración anterior, que no es baladí ni retórica, al temor de los Mossos de que un Barça-Sevilla pueda llegar a desatar un grave tumulto callejero para formularnos una pregunta crucial: ¿Qué pasa en Cataluña? No hay efectos sin causa y la vigente quiebra del sentido de la autoridad, piedra angular de la convivencia democrática, toma razón del extenuante y continuo debate sobre las responsabilidades y ámbitos de actuación de los distintos planos de la autoridad en un punto concreto de España. Una nación no se rompe por sus límites regionales, lo hace por donde puede.

Los claudicantes
ALFONSO ROJO ABC 12 Octubre 2006

Sólo les falta decretar que los 12 de Octubre, nos vistamos de penitentes y pidamos perdón. Todos juntos. Por las carabelas de Colón, la conquista de México o la epopeya de Pizarro. Y que repitamos las genuflexiones, pero mirando hacia el otro lado, en los aniversarios de la toma de Granada y de la Batalla de Lepanto. No hagan gestos de escepticismo, porque todo se andará.

El rifirrafe de las viñetas de Mahoma puso en evidencia la falta de espíritu, criterio y convicciones que aqueja a la Vieja Europa. Todavía más sonrojante fue lo ocurrido con Hirsi Alí, esa bella diputada holandesa de origen somalí que anda en vilo desde que abjuró del islam y apareció en «Submission», la película del asesinado Theo van Gogh.

Los opulentos vecinos de Hirsi no querían vivir al lado de semejante «riesgo» que, por si fuera poco, rebajaba el valor de sus propiedades y presentaron una demanda para que fuera desahuciada. Lo consiguieron el pasado 27 de abril y desde entonces, Hirsi reside en Estados Unidos.

Hace un par de semanas nos enteramos de que la Opera de Berlín cancelaba la representación de «Idomeneo» de Mozart, por temor al enojo de los musulmanes. Es evidente que el canguelo afecta también a los países de nuestro entorno, pero lo de aquí es especial. En Berlín tuvo lugar un acto de autocensura, una cobarde renuncia al ejercicio de la libertad de expresión, pero fue perpetrado por el timorato director de la Opera.

Lo de los vecinos de Hirsi Alí fue una repugnante exhibición de egoísmo e insolidaridad, pero sus autores son simples particulares, arropados por un juez inane. Uno puede criticar al empresario que paga a la organización terrorista, pero siempre queda como atenuante el miedo y la sospecha de que la autoridad competente quizá no hizo bastante para difuminarlo.

Lo que no es de recibo es que sea precisamente el Estado el que claudique y doble la rodilla atenazado por el canguelo, como acaba de ocurrir en Barcelona.

Que todo un ministro del Interior, como Pérez Rubalcaba, apele a la posible reacción vandálica de los «antisistema», para justificar la suspensión de la Cumbre de Ministros europeos de la Vivienda, sólo pasa en España. No hace ni tres meses que usó un argumento similar para explicar que se permitiera a los empleados de tierra del aeropuerto del Prat ocupar las pistas y bloquear durante muchas horas a miles de pasajeros.

Dentro de poco, entre los trámites oficiales para celebrar una cumbre internacional, dar un concierto o pronunciar una conferencia, estará obtener el oportuno permiso previo de los «okupas», de los facinerosos del saco de sal nacionalista o de la tuna de Farmacia. Vamos de claudicación en claudicación, hasta la rendición final.

«DEMOCRACIA EXPEDITIVA» EN CATALUÑA
ALFREDO AYCART ABC 12 Octubre 2006

El presidente de la Generalitat durante la República y la Guerra Civil, Lluis Companys, tan añorado por los nacionalistas, acuñó en su día la defensa de la «democracia expeditiva», un método que permitiría eludir las leyes para dar al pueblo la obra hecha. El benevolente Manuel Azaña interpretó la ocurrencia como una suerte de «despotismo demagógico» en sus «Diarios de guerra» cuya lectura, de gran actualidad, recomiendo encarecidamente.

Pues bien, ya tenemos la democracia expeditiva en marcha en la Comunidad catalana, tanto en sus aspectos más pacíficos -si puede considerarse plenamente «pacífica» la deliberada conculcación de la Constitución- como en su vertiente más violenta: la feroz campaña desatada para eliminar al PP del escenario político catalán, por las buenas, vía aislamiento, o por las malas, con el recurso a la violencia.

Uno no puede menos que intuir cierto cinismo en la declaración unánime del Parlamento catalán rechazando los ataques sufridos el pasado martes por el secretario general del PP, Ángel Acebes, y el presidente de los populares en aquella Comunidad Histórica, Josep Piqué, cuando intentaban defender su programa electoral.

Y cuando hablo de cinismo me refiero a la tropelía de José Luis Rodríguez Zapatero, quien, lejos de defender como presidente del Gobierno los principios y el orden democráticos, se ufanaba, minutos después de la agresión, de que él «se siente cómodo en Cataluña», no como otros dirigentes nacionales. Pero también a la constatación de que, en el del miércoles, como en otros incidentes similares, estarían implicados dirigentes de algunos de los partidos que luego condenan los hechos.

La «democracia expeditiva» que quería Companys parece estar ya en marcha en una Comunidad donde se hace una vez más realidad otra de las denuncias del propio Azaña -cuyo pensamiento completo es útil recordar, si se quiere que la «memoria histórica» sea algo más que un peligroso instrumento de lucha partidista-, cuando aseveraba que «en Cataluña, a un partido que no era exclusivamente catalán, todos los demás le tratarían mal y, a ser posible, ignorarían su existencia»; denunciaba que en Cataluña «se ha estado gobernando bajo un inmenso chantaje», y reclamaba que el Estado recuperara el Orden Público. ¿Les suena?

Las Juventudes del PSC encabezaron la agresión a Acebes y Piqué
Montilla expulsa al primer secretario de la JSC de Martorell y avisa de que echará a todos los que atenten contra la libertad de reunión
T. Santaeulària La Razón 12 Octubre 2006

barcelona- Todo empezó anteayer por la noche. Horas después de los zarandeos e insultos que recibieron los líderes del PP en un mitin en Martorell. Un miembro de las juventudes del PSC en Martorell reconocía, vía e-mail, a un programa de televisión que esta agrupación política juvenil, y él personalmente, estaba en el lugar de los hechos cuando acontecieron los intentos de agresión. La presunta implicación de los jóvenes socialistas en el ataque saltaba de inmediato a la palestra. Y a primera hora llegada un comunicado firmado por el primer secretario de la JSC de Martorell, Jordi López Forn donde reconocía su participación.

En esas líneas, López Forn denunciaba «el abuso de las fuerzas del estado (Guardia Civil) en relación a las personas que nos manifestábamos de forma pacífica» y en ningún momento condenaba el ataque como había reclamado el líder del PP catalán, Josep Piqué. De hecho, contestaba a Piqué que «en relación a lo que él califica de vergüenza a esta manifestación, nosotros consideramos que es un vergüenza que venga una persona como Ángel Acebes que desprecia Cataluña y nos insulta».

Manifestación vía sms y e-mail
«La manifestación se ha convocado de forma popular (vía e-mail, sms) y nosotros no queremos mostrarnos como convocantes sino que miembros de la JSC han participado», rezaba el comunicado. A su vez, el primer secretario de la JSC de Martorell reconocía que les habían abucheado, pero descartaban de plano intentos de agresión y haber lanzado huevos como se les había atribuido.

El comunicado lejos de ser una denuncia, justificaba lo ocurrido. Una postura que indignó al primer secretario del PSC, José Montilla quien no dudó en actuar con mano firme. Montilla ordenó con gran celeridad expulsar al primer secretario de las juventudes de Martorell. Ocurría a primera hora de la tarde, poco después de que Piqué hubiese pedido al PSC que abriera un expediente a las JSC por estar en la concentración que dio lugar al altercado. El candidato a la Presidencia de la Generalitat ya había llamado a primera hora al líder del PP catalán, Josep Piqué y al líder municipal, Alberto Fernández para expresarle su solidaridad y más absoluta condena por los ataques que sufrieron él y Ángel Acebes.

La aclaración de lo que pasó la hizo el primer secretario de la JSC, Raúl Moreno, quien sostuvo que si hubo presencia en esa protesta de miembros de la JSC, en todo caso sería a «título personal». Con estas palabras descartaba toda implicación del PSC en los altercados. Por la tarde-noche, el candidato, José Montilla, avisó que «en el PSC no tiene cabida nadie que atente contra la libertad de reunión», en alusión al expulsado Jordi López. «Después de comprobar que en este acto había participado un miembro de las JSC» de Martorell, «he solicitado al secretario general de las JSC que excluya a esta persona de nuestras siglas», explicó Montilla.

Sin embargo, la polémica no sólo afectó a la organización de jóvenes socialistas, sino que también podía salpicar al equipo de gobierno municipal de Martorell. El concejal del PP de la localidad, Francesc Arpal aseguraba ayer convencido de que el regidor de promoción económica del Ayuntamiento, Antoni Mantis Aragües estaba presente en la manifestación increpando a los populares. De hecho, fuentes del PSC aseguraron, a este diario, que no descartaban la presencia de algún miembro del gobierno en el lugar de los hechos, pero en ningún caso para manifestarse, sino para intentar controlar la situación. Sea como fuere, el edil popular reclamará la dimisión de Francesc Arpal, según aseguró a este diario. Horas después, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Martorell confirmó la presencia de dos concejales socialistas en el mitin del PP -Xavier González -Gobernación- y Toni Mantis -Comercio-, pero desmintió tajantemente que participasen en la agresión. «Tanto uno como otro fueron a comprobar el funcionamiento del dispositivo de seguridad, una vez conocimos los incidentes que se estaban produciendo», explicó la alcaldesa Dora Ramon.

Al margen de los hechos objetos de controversia, la respuesta de la clase política catalana fue unánime. Todas las formaciones, sin excepción, condenaron sin fisuras los ataques a Acebes y Piqué. El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, desde París, fue especialmente contundente «lo que vivimos en Martorell es fascismo. No hay nada más que decir». El titular de la Generalitat, atribuyó la agresión a «grupúsculos de carácter fascista» que «deben ser perseguidos» porque lo que cometieron «es un delito». Maragall consideró que «estos grupos son una amenaza real para los derechos de todos los ciudadanos» y afirmó que hay que combatirlos «desde la acción policial».

En la misma línea se manifestó el candidato del PSC a la Presidencia de la Generalitat, José Montilla que condenó enérgicamente los ataques a Acebes y Piqué, por parte de «intransigentes» que son «una muestra de que también hay intolerantes en nuestra casa».

Desde ERC, el líder Josep Luís Carod-Rovira expresó su rechazo más absoluto a los hechos de Martorell, pero puntualizó que «pese a todo» el PP «puede hacer actos electorales donde quiera. Yo no puedo hacer un acto político fuera de Cataluña». En este sentido, recordó que cuando hizo actos en Salamanca o Madrid le gritaron «¡Carod-Rovira, la horca está vacía!» o «Carod está es tu caja». Finalmente, el independentista instó a los especialistas a que vean la grabación completa de los hechos ocurridos en Martorell y analicen los «gestos y las caras» de los líderes del PP para llegar a «alguna conclusión».

Mucho más sereno se mostró el secretario general de ERC, Joan Puigcercós que tras condenar los ataques sentenció que este tipo de actuaciones no conducen a nada, salvo crear un clima de enfrentamiento que no es real.

Los de CiU también se pronunciaron al respecto. El convergente, Artur Mas, afirmó que se trata de un incidente que traspasó las líneas rojas, mientras que el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida señaló que no cree necesario telefonear al líder del PP catalán para mostrarle su solidaridad y recordó que él no recibió su llamado cuando fue víctima de un boicot en Sevilla. «El señor Piqué lo que tiene es ganas de quejarse», sentenció Duran. También, el líder de ICV, condenó las agresiones.

TAMBIÉN HA ADMITIDO EL RECURSO DEL PP
El Constitucional admite a trámite el recurso del Defensor del Pueblo contra el Estatuto de Cataluña
El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el recurso presentado por el Defensor del Pueblo contra el Estatuto de Cataluña, dirigido contra 109 artículos y cuatro disposiciones adicionales del texto. Es el segundo recurso contra el Estatuto que el Alto Tribunal admite a trámite, después de que el pasado 28 de septiembre admitiese del presentado por el PP. Enrique Múgica apeló al "valor superior de la igualdad" en que "se fundamenta" la Constitución Española para justificar el recurso de inconstitucionalidad contra el Estatuto, que en diversos aspectos sienta a su juicio una "desigualdad" entre ciudadanos.
Europa Press Libertad Digital 12 Octubre 2006

El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el segundo recurso contra el Estatuto de Cataluña. El Defensor del Pueblo dio a conocer este recurso el pasado 19 de septiembre. Enrique Múgica apeló entonces al "valor superior de la igualdad" en que "se fundamenta" la Constitución Española para justificar el recurso de inconstitucionalidad contra el Estatuto de Cataluña, que en diversos aspectos sienta a su juicio una "desigualdad" entre ciudadanos.

Por otro lado, el Tribunal Constitucional ha hecho pública este miércoles una segunda providencia sobre el recurso de la Región de Murcia, a cuyo gobierno da un plazo de cinco días para que subsane varios errores. En concreto, le pide que aporte la certificación del acuerdo de Gobierno de recurrir el Estatuto del 8 de septiembre, puesto que lo entregado es un "borrador" del acta de la sesión en la que el Ejecutivo autonómico tomó la decisión. "Es insuficiente para acreditar el acuerdo", expone el Alto Tribunal. Además, reclama al Gobierno murciano que concrete los preceptos del Estatuto que pretende impugnar.

La Región de Murcia es la primera Comunidad Autónoma que ha recurrido el Estatuto. Han anunciado una medida similar, pero no la han llevado a efecto, Aragón, La Rioja, Comunidad Valenciana y las Islas Baleares.

Desigualdad, ciudadanía y nación
Al dar a conocer su recurso, el Defensor del Pueblo resumió en siete capítulos sus argumentos contra el Estatuto: la regulación de derechos y deberes y los principios rectores, el origen del poder de la Generalidad (que sea el pueblo catalán, lo que "expresa una diferenciación" con la soberanía nacional); también, la regulación de la lengua, el capítulo judicial, las competencias, la bilateralidad y la exclusividad del Síndic de Greuges para supervisar a la Administración catalana.

El primero de esos siete bloques de inconstitucionalidad es el relativo a los orígenes de los poderes de la Generalidad, que según el Estatuto se encuentran en el pueblo de Cataluña y en los derechos históricos de éste. "Expresa una diferenciación inadmisible respecto del principio de la soberanía nacional que según la Constitución reside en el pueblo español. Esa diferenciación da lugar, como consecuencia, a desigualdades evidentes para una parte de los ciudadanos", expuso Enrique Múgica.

El Defensor reiteró que rechaza el término nación empleado para Cataluña, que a su juicio "no sólo encierra una inconstitucionalidad manifiesta sino que, como fuente de múltiples preceptos, invade gran parte de la norma estatutaria y, como modelo a seguir por otros estatutos, preludia la desvertebración del Estado de las Comunidades concebido por la Constitución". "Puede desvertebrar el Estado de las Autonomías", recalcó, rechazando la expresión de ruptura de España.

Desigualdad lingüística
De "especial importancia" calificó Múgica también el capítulo de la cooficialidad de las lenguas, debido a las más de 500 quejas recibidas en la institución. Entre otros argumentos, el Defensor señaló que existen "limitaciones y restricciones" al uso del castellano, que se "coarta" la libertad de expresión, que se produce una "exclusión práctica de la lengua cooficial castellana" en las relaciones del ciudadano con la Administración, en el sistema educativo y en la toponimia. En otro apartado se recurren todos aquellos artículos de derechos y deberes y de principios rectores, un listado que "ahonda todavía más en esa desigualdad" entre españoles. "Es impropio de una norma de este rango y puede llegar a obstaculizar las propias funciones legislativas de las Cortes", agregó.

Respecto al Poder Judicial y la Administración de Justicia, otro capítulo recurrido, Enrique Múgica explicó que tienen una "repercusión notable en el sistema de garantías constitucionales". Y en cuanto al apartado del Síndic de Greuges, el Defensor rechaza la exclusividad que el Estatuto le concede para supervisar la actividad de la Administración catalana.

Los dos últimos bloques del recurso reúnen la regulación de las competencias de la Generalidad, el blindaje, y las relaciones entre el Estado y el Ejecutivo autonómico, la bilateralidad. Sobre este segundo apartado, Múgica señaló que se "imponen" unos mecanismo de colaboración que afectan a la igualdad entre territorios "y, por consiguiente, a la igualdad de los ciudadanos que residen en ellos".

EXPLICAN QUE EL JUEZ "GRITABA FUERA DE SUS CASILLAS"
Los peritos amplían su denuncia contra Garzón por sentirse tratados "como delincuentes y no como testigos"
El Servicio de Inspección del Consejo General del Poder Judicial tiene en su poder desde el martes dos extensos escritos de los peritos Manuel Escribano e Isabel López en los que amplían la denuncia contra Garzón. El Mundo ha adelantado que ambos relatan detalladamente su comparecencia en la Audiencia el pasado 28 de septiembre. Afirman que se sintieron tratados como delincuentes y no como testigos, condición en la que habían sido citados, y sostienen que el magistrado "gritaba fuera de sus casillas" y que su obsesión era la palabra ETA".
Libertad Digital 12 Octubre 2006

El pasado 3 de octubre los peritos que elaboraron el informes sobre el ácido bórico que vinculaba el 11-M con ETA denunciaron ante el CGPJ al juez Garzón. Este martes han ampliado esa denuncia con dos detallados escritos en los que relatan cómo se produjo su comparecencia en la Audiencia nacional. Entraron como testigos y salieron como imputados. Sobre este hecho, Manuel escribano e Isabel López sostienen que se sintieron tratados como delincuentes y no como testigos.

Escribano explica que el 28 de septiembre llegó a la Audiencia Nacional a las cinco de la tarde. A esa hora le había citado el magistrado titular del Juzgado número 5. Sin embargo, no empezó a declarar hasta la una de la madrugada. El inspector jefe detalla que "nadie del Juzgado me avisó de cuándo iba a producirse mi declaración, razón por la cual no pude cenar" y que el instructor mantuvo con él una actitud "intimidatoria". De Garzón dice que "intentó amedrentarme", que le gritó "airadamente" cuando quiso corregir su declaración al entender que "varias de las respuestas a mí atribuidas no se correspondían con lo que yo había dicho y/o querido decir".

También Isabel López ha dirigido al CGPJ un escrito de ampliación de su denuncia. Cuenta El Mundo que ahí explica, pese a que el magistrado había justificado "su intervención en el caso por la necesidad de aclarar si debía imputar a Haski por tenencia de explosivos, la primera pregunta fue si la perito sabía que El Mundo había publicado en su edición del 21 de septiembre el informe sobre el ácido bórico firmado por ella y sus dos colegas".

López apunta que la "obsesión" de Garzón durante las cuatro horas que duró el interrogatorio fue "por qué relacionábamos nuestro informe con ETA" y que sostiene que al magistrado "no le interesaban" sus explicaciones de que el ácido bórico, además de como insecticida, puede utilizarse para conservar sustancias explosivas y para enmascararlas con el fin de impedir que las detecten los perros.

NO HAY DETENIDOS
Terroristas callejeros atacan la Comandancia de Marina de San Sebastián y una estación de tren de Baracaldo
Los terroristas callejeros siguen actuando impunemente en las calles del País Vasco. Los últimos ataques se han registrado en San Sebastián y Baracaldo. En la capital guipuzcoana un grupo de terroristas callejeros atentó con cócteles molotov contra la Comandancia de Marina. En el municipio vizcaíno los proetarras lanzaron un artefacto contra la estación de RENFE. No ha habido daños personas y no se han practicado detenciones.
EFE Libertad Digital 12 Octubre 2006

El primero de los ataques, según ha explicado la Policía autonómica, se produjo sobre las 23:10 horas de este miércoles, cuando un grupo de proetarras lanzó varios "cócteles molotov" contra la Comandancia de Marina de San Sebastián. De los artefactos lanzados solamente dos llegaron a impactar contra la fachada de la Comandancia, que quedó ennegrecida.

Horas después, sobre las dos de la madrugada, un artefacto, probablemente de confección casera, según la Ertaintza, explosionó en la entrada de la estación de Renfe de Baracaldo. La explosión produjo daños en la puerta y rompió varios cristales.

Un centenar de ataques en la "tregua"
Hasta el 31 de agosto, y según el tercer informe de "verificación de la violencia terrorista" del Foro de Ermua, se han registrado 89 acciones de terrorismo callejero. Según la plataforma que preside Mikel Buesa, los daños materiales ocasionados por estos ataques pueden estimarse en una cifra aproximada de medio millón de euros.

El último ataque se ha producido en una jornada en la que los proetarras llamaron con poco éxito a la protesta para reclamar la excarcelación del etarra Ignacio de Juana Chaos, asesino de 25 personas y condenado a más de 3.000 años de cárcel. Tras redimir condena, fue nuevamente procesado por integración en banda terrorista cuando estaba a punto de ser puesto en libertad. Sin gesto alguno de arrepentimiento y con un historial repleto de manifestaciones de desprecio a las víctimas, desde principios de agosto está en huelga de hambre para exigir su excarcelación. Su ayuno está siendo aprovechado por Batasuna-ETA y su entorno para desplegar una campaña de exigencia de amnistía y de acercamiento de los presos etarras al País Vasco.

LAS JUVENTUDES DEL PSC ORGANIZARON EL ATAQUE AL PP
Sirera califica de "auténtica vergüenza" que los medios catalanes conviertan "a las víctimas en verdugos"
El portavoz del PPC ha enmarcado la agresión a Acebes y Pique en una campaña en la que, "durante mucho tiempo", todas las fuerzas políticas, "incluyendo obviamente al PSC, se han dedicado a satanizar al PP, haciéndonos parecer como algo muy perjudicial para los intereses de Cataluña". Lo último, ha denunciado en la Cope Daniel Sirera, es que haya algunos medios de comunicación que ahora se están dedicando "a convertir a las víctimas en verdugos". "Es una auténtica vergüenza, muy propio de la izquierda", ha apuntado.
Libertad Digital 12 Octubre 2006

El Periódico de Cataluña abre su portada este jueves con un destacado titular en el que apunta que "El altercado de Martorell se vuelve contra el PP". Según esta información, un alto cargo del PPC agredió a un manifestante del acto de Martorell. Junto a la noticia, repetida con insistencia en los boletines informativos de la Ser, aparece un editorial en el que reclama que la dirección del partido expulse a este dirigente.

En La Mañana de la Cope, el portavoz del PP, Daniel Sirera, ha calificado de "auténtica vergüenza" que algunos medios conviertan ahora "a las víctimas en verdugos". Sin embargo, no le sorprende porque "es muy propio de la izquierda".

No sólo se refería con estas palabras al titular de apertura de El Periódico. También ha relatado que este miércoles "había un medio de comunicación en Cataluña que calificaba de provocador a Acebes por el simple hecho de que salió del mitin por la puerta principal, cuando, según este mismo medio podía haberlo hecho por la puerta de atrás". Para Sirera este hecho es muy significativo de que está ocurriendo: "Simplemente calificar de provocación a Acebes y Pique por hacer lo que en cualquier país normal y democrático se podría hacer, que es salir tranquilamente de un acto por la puerta principal, creo que ya pone de manifiesto hasta qué punto se está jugando con las libertades en este país".
Los argumentos del PSC contra Acebes

Sobre el comunicado de las Juventudes del PSC, en el que reconocían que formaron parte de la protesta contra Acebes porque consideraban que era una "provocación" su visita a Cataluña, el portavoz de los populares catalanes cree que es "una clara muestra no sólo de la intolerancia, sino de la absoluta falta de respeto hacia el estado de derecho y la libertad en Cataluña y en España".

A su juicio, la agresión se debió a que en Cataluña "el único partido que no es nacionalista es el PP, incluso lo es el PSC, y no toleran que alguien no nacionalista pueda venir a cantarles las verdades. Lo que no toleran es que haya alguien que pueda pensar diferente a como piensan ellos". Eso, ha apuntado Sirera, junto que durante mucho tiempo, "todas las fuerzas políticas, incluyendo obviamente al PSC, se han dedicado a satanizar al PP, haciéndonos parecer como algo muy perjudicial para los intereses de Cataluña".

Federico Jiménez Losantos le ha preguntado con ironía "si desmentía que Acebes agrediera con sus costillas el puño de un militantes del PSC". "Totalmente. Ni Acebes ni ningún militantes del PP, somos personas muy tranquilas, muy moderadas, ese tipo de cosas las dejamos para los que solo saben hacer eso, que es practicar la violencia, ya sea verbal o física", ha sido la respuesta de Sirera.

Además ha recordado que aunque en este último caso con Acebes ha habido condena del PSC, no siempre es así sino que "en otras ocasiones ha mirado hacia otro lado o ha justificado esas agresiones contra el PP (...) Cuando se les exige que lo hagan y no lo hacen es cuando la sociedad catalana se da cuenta de que algo está pasando, y cuando un partido político no condena la violencia es un partido que, de alguna manera, la justifica o la alientan con su silencio cómplice".

TAMBIÉN LA PRESENCIA DE PANCARTAS PROETARRAS
Convivencia Cívica denuncia ante la Fiscalía la quema de banderas de España en el acto separatista del partido Cataluña-Euskadi
El presidente de Convivencia Cívica Catalana ha presentado ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña una denuncia por la "quema de banderas de España" durante el acto separatista del partido entre Catalunya y Euskadi y por las "pancartas de temática proetarra" que se pudieron ver durante el encuentro. Francisco Caja reclama que el Ministerio Público "cumpla con sus obligaciones" y actúe para evitar la impunidad de este tipo de actos.
Agencias Libertad Digital 12 Octubre 2006

Francisco Caja considera que estos actos "constituyen, a todas luces, un delito de ofensas contra España y sus símbolos y otro de exaltación del terrorismo, respectivamente, ambos tipificados en el Código Penal".

En la denuncia, Convivencia Cívica solicita al fiscal que "inicie las acciones penales legalmente previstas contra los presuntos responsables de los delitos que se cometieron durante la celebración del encuentro" y que, a su juicio, suponen "un grave desafío para la autoridad del Estado y un agravio comparativo para con el resto de ciudadanos, a los que no se les aplica la misma indulgencia a la hora de aplicarles las normas penales".

A través de un comunicado, el colectivo que preside Caja explica que reclama a la Fiscalía que "cumpla con las obligaciones que le impone el ordenamiento Jurídico e inicie las debidas acciones penales", ya que "la tolerancia con esta serie de actos vandálicos y delictivos es totalmente perjudicial para el sistema democrático".

Convivencia Cívica Catalana dice que tanto la quema de banderas como las pancartas de apoyo a ETA están "perfectamente grabadas en vídeo y documentadas" y que la Fiscalía debe actuar para evitar "la impunidad de estas acciones, que suponen un grave desafío para la autoridad del Estado y un agravio comparativo para con el resto de ciudadanos, a los que no se aplica la misma indulgencia a la hora de aplicarles las normas penales".

El TSJ vasco limita a un delito la causa contra Ibarretxe por reunirse con Otegi
M. LUISA G. FRANCO ABC 12 Octubre 2006

BILBAO. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) confirmó ayer la admisión a trámite de la querella presentada por el Foro de Ermua contra el lendakari Juan José Ibarretxe y contra los dirigentes de Batasuna Arnaldo Otegi, Juan José Petrikorena y Pernando Barrena por la reunión que mantuvieron el pasado 19 de abril en Ajuria Enea.

Pese a la confirmación de la admisión a trámite de la querella, el Tribunal limitó el ámbito de la causa penal al estimar parcialmente los recursos presentados por los querellados, que fueron apoyados por la Fiscalía. Ibarretxe, Otegi, Petrikorena y Barrena serán investigados sólo por un presunto delito de desobediencia (a la sentencia del Tribunal Supremo que ilegalizó Batasuna), pero no por el delito de quebrantamiento de medidas cautelares (respecto del auto de prórroga de suspensión de actividades de Batasuna dictado el pasado mes de enero por el juez Fernando Grande-Marlaska).

Además, el Foro de Ermua había solicitado que se ampliara la querella por un tercer delito -de prevaricación-, extremo que ha sido rechazado por el Tribunal Superior vasco.

El auto dictado ayer por el TSJPV, del que ha sido ponente su presidente, Fernando Ruiz Piñeiro, justifica su decisión de rechazar la querella por el delito de quebrantamiento de medidas cautelares en la resolución con la que, el pasado mes de julio, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón autorizó una reunión entre dirigentes del PSE y miembros de la ilegal Batasuna.

El TSJPV entiende que, pese a ser posterior al encuentro del lendakari con los batasunos (abril), el auto de Garzón contiene unos razonamientos que «matizan», «puntualizan» o «perfilan» la medida cautelar de suspensión de actividades que pesa sobre Batasuna y que son aplicables también a la reunión convocada por Ibarretxe. Garzón señalaba que «a priori» no puede extenderse la prohibición «de hablar o exponer ideas» sin saber si tendrán contenido delictivo o no. Es decir, el magistrado aseguraba que establecer limitaciones a este tipo de encuentros «convertiría al juez en una especie de controlador de la acción política de un partido democrático [PSE], acción que sería ilegal por contraria a derecho».

Voto particular
La decisión del Tribunal Superior de Justicia vasco contó con el voto particular discrepante del magistrado Antonio García Martínez, en cuya opinión la reunión de Ibarretxe con Otegi, Barrena y Permach se produjo «bajo el imperio» del auto de enero, el que prorrogaba la suspensión de todas las actividades «orgánicas, públicas, privadas e institucionales» de Batasuna. Por esta razón, este magistrado cree que también debería haberse admitido la querella por el delito de quebrantamiento de medida cautelar. El auto contó con un segundo voto discrepante -el de la magistrada Nekane Bolado-, partidaria de admitir en su integridad los recursos de los querellados.

El Rey inaugura el nuevo Cervantes y resalta el español como «lengua de futuro»
R. C. La Razón 12 Octubre 2006

Madrid- Los Reyes, acompañados por la Infanta Elena, inauguraron ayer la sede del Instituto Cervantes, situado en un histórico edificio en el corazón de Madrid, en plena calle de Alcalá. Don Juan Carlos dijo de esta institución, que hasta ahora había tenido sus dependencias repartidas por varios rincones de la capital, que el idioma español es un «valor en alza» que nos une y, además, «favorece la diversidad». El Rey añadió que, después de quince años, el Instituto Cervantes es hoy «un referente de modernidad e innovación» para acrecentar el peso del español en el mundo, según informa Efe.

El Rey reiteró el compromiso de la Corona con la institución que ahora cumple 15 años, un «actor influyente» en el tejido cultural internacional. El Cervantes tiene abiertas sedes en 60 ciudades de 38 países, a las que se unirán en 2007 otras cuatro en Brasil, así como en Shangai, Tokio y Nueva Delhi.

Antes del acto formal de inauguración, los Reyes y la Infanta Elena asistieron a la reunión anual de su Patronato, que contó también con la presencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y de los ministros de Exteriores, Educación y Cultura. Para Zapatero, «el Cervantes, quince años después de su fundación,es uno de los institutos culturales más importantes del mundo».

El último galardonado con el Premio Cervantes, Sergio Pitol, así como representantes de las letras y la cultura en español -Josefina Aldecoa, Cristóbal Halffter, Ana María Matute o Eduardo Arroyo- y de la Universidad y las Reales Academias, acudieron ayer al Patronato, así como el actual presidente del Instituto, César Antonio Molina. Ante ellos, el Rey dijo que nuestra comunidad lingúística es una de las más relevantes y creativas «por dinamismo, capacidad integradora y esencia plural», y el español, «una lengua de futuro».

Lengua sin presente
Nota del Editor 12 Octubre 2006

Este humilde editor, ha tenido que tranquilizar su racional necesidad poítica republicana para mejores tiempos, la compañía no era nada conveniente; siendo ateo, a causa de estos político-panzistas que sufre España ha tenido que poner la X en la casilla de la Iglesia; siendo sufridor de la imposición lingüística del PP y de su incompetencia, tuvo que votarles en las últimas elecciones, y ahora tiene que aguantar que el rey, ciudadano de primera clase gran lujo en la sistemáticamente incumplida constitución española, diga que el español es una lengua de futuro: aquí nadie dice la verdad, que es la lengua impropia, a erradicar, infligiendo a sus hablantes todas tropelías que los han convertido en ciudadanos de cuarta, ni siquiera de segunda, pues además están obligados a pagar todo tipo de impuestos que utilizan los de siempre para marginarlos más, para despojarlos de derechos ciudadanos y políticos: debería decir que es la lengua sin presente, sólo tiene que darse una vuelta por cualquier centro educativo o administrativo regional autonosuyo.

Recortes de Prensa   Página Inicial