AGLI

Recortes de Prensa     Martes 24 Octubre  2006
ETA en Estrasburgo
Por CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN ABC 24 Octubre 2006

NO es ningún secreto que ETA y sus socios llevan años intentando entrar en las instituciones internacionales. Su objetivo es que alguien influyente reconozca que han tenido razones para matar, y que admita que la banda representa la soberanía vasca en lucha inmemorial contra España, potencia ocupante. La invitación a exponer sus argumentos en sede internacional ya resulta suficiente para convertir su inmunda propaganda en razones respetables, aunque los medios no se compartan del todo.

Y todos los nacionalismos irredentos europeos, del flamenco al escocés pasando por el catalán y el corso, apoyan su pretensión porque esperan aprovechar el precedente sentado. Es posible que en el futuro el debate europeo sobre el «proceso de paz vasco-español» (porque esa es la imagen que se va a dar, una Paz de Westfalia entre Euskalherria y España) sea comparado con la autodeterminación explosiva de las repúblicas de Yugoslavia, la secesión más pacífica de Chequia y Eslovaquia o la independencia de las repúblicas bálticas, tutelada por la OTAN.

Al fin y al cabo, un Estado miembro de la Unión aceptará someter al arbitrio de terceros, en un Parlamento sin responsabilidades en el asunto -mientras se elude el debate en los parlamentos español y vasco-, las reclamaciones independentistas de una minoría muy violenta y fanatizada que pretende arramplar con todo un territorio (territorialidad) y someter a sus habitantes (autodeterminación a la fuerza) a cambio de la paz (el proceso en marcha). Esto ya se sabía. Lo que nadie se esperaba es que la invitación a ETA partiera... del Gobierno del Estado democrático que ETA combate a muerte, y justo cuando la banda pedía negociar las condiciones de su disolución. Y todo para mostrar «la soledad del PP». A la luz de este disparate, se comprende que Zapatero despierte tanta curiosidad internacional como gobernante de inesperadas iniciativas.

Con la mira puesta en el reconocimiento internacional, los etarras han perseverado hasta ser escuchados en los despachos más influyentes del mundo, de Ginebra a Nueva York pasando por el Vaticano. Han mentido y ocultado sus crímenes, obteniendo el apoyo de numerosas instituciones internacionales y el de intelectuales de moda como el ubicuo Saramago, tropiezo de todas las sopas, pacifistas profesionales como Pérez Esquivel, y declinantes pavos reales que intentan atraer la atención haciendo la rueda, caso de Mario Soares y Cossiga.

Los sucesivos gobiernos españoles de la democracia han reaccionado tarde y mal ante esta ofensiva inacabable. Quizás porque les parecía absurda y sin futuro alguno, en todo caso con arrogante dejadez. Organismos financiados por nuestro bolsillo, en particular las Naciones Unidas y su dirección de Derechos Humanos en Ginebra, han terminado dando más crédito a la lluvia de denuncias de la nube de «organizaciones cívicas» proetarras que a las explicaciones del Estado español y a las razones de las víctimas de ETA. Los relatores de derechos humanos de Naciones Unidas se deleitan redactando siniestros informes donde España aparece con una calificación de Estado torturador y policial peor que la de Marruecos o Cuba. La explicación es muy sencilla: por cada hora de trabajo y cada euro que el Estado o las organizaciones españolas han dedicado a este asunto, ETA y sus adlátares han dedicado cien veces más. Por la parte que me toca, puedo asegurar que las propuestas y advertencias que hemos hecho desde organizaciones como Basta Ya han sido sistemáticamente ignoradas desde que gobierna Zapatero, deshaciendo los prometedores progresos anteriores.

Lo peor es que el debate de Estrasburgo forma parte de la degeneración de la democracia española, donde la clase política hace y deshace a capricho, difama a las instituciones que no controla, organiza agresiones contra sus rivales y miente a la opinión pública con singular desparpajo. Porque debemos recordar que el PSOE jamás dijo a sus votantes que aceptaría la internacionalización del contencioso con ETA con la excusa de obtener un apoyo que ya disfruta; al contrario, margina a Rosa Díez, la única que se atiene a su compromiso con los electores que le votaron. Ni Enrique Barón adelantó que defendería un acto ilegal como la presencia de una delegación de ETA-Batasuna en el hemiciclo de Estrasburgo. Pequeños aperitivos, en todo caso, de otros sapos gigantescos que en nombre de la paz se nos irán presentando para ingerirlos con agradecimiento.

Durante estos años ha existido la ilusión de que las instituciones europeas eran un apoyo seguro contra el terrorismo y el nacionalismo étnico. ¿Pero cómo esperar en lo sucesivo que Europa apoye la lucha contra lo que ETA representa cuando es el propio partido del Gobierno, con sus socios, quien pone en entredicho una resistencia cívica y democrática que nos ha costado centenares de vidas? Si el «proceso» fracasa y vuelven los asesinos, ¿volveremos a pedir que ETA-Batasuna sea considerada una organización terrorista, tras haberla presentado en sociedad y declarado que constituye un «interlocutor necesario» para una paz que, según Patxi López, «exige compartir algunas razones del otro»? (¿Qué razones, Patxi? ¿Las que había para asesinar antes o para dejar de hacerlo ahora?)

La cosa está clara. Fuera cual fuera su hermosa intención, el gobierno de Zapatero se ha unido al coro de biempensantes y almas bellas que ve en ETA una organización algo violenta pero con una causa justa que puede resolverse amigablemente. Naturalmente, la mayoría de las organizaciones y personajes que han justificado todos estos años a ETA dicen actuar siguiendo móviles humanitarios: conseguir el final de la violencia. Proclamar ahora que nadie tiene derecho a matar a otro es pura banalidad, pero se convierte en algo mucho peor cuando se sugiere que el asesinato obedece a la intransigencia de la víctima. Y este es el mensaje que, quiérase o no, saldrá el día 25 del galáctico hemiciclo: ETA tenía razones para matar.

No se me escapa que la absurda idea de que el Parlamento europeo delibere sobre el «proceso de paz» tiene muchos partidarios. Son más o menos los mismos que apoyan la mesa de partidos, la intimidación de las víctimas y demás chanchullos en curso. Es lógico, porque las razones para apoyar estas cosas son las mismas, y se resumen en un relativismo ético y político insondable. Superando al Groucho Marx que decía «estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros», los mismos que se afanan en justificar la mesa de partidos y el debate de Estrasburgo pretenden escamotear el hecho de que la una y el otro nunca tendrían lugar de no exigirlos ETA. Lo que roza el sarcasmo es que, además, nos pidan tragar sin rechistar la estúpida falacia de que los terroristas serán razonables después de que les hagamos todas las concesiones que quieran. Que tras relegalizar de facto a Batasuna, violar los procedimientos democráticos con mesas extraparlamentarias, atacar la autonomía judicial manipulando la fiscalía, y conceder que «el pueblo vasco tiene derecho a decidir incluso sobre su vínculo con el Estado», entonces los terroristas se apaciguarán y pasarán a dialogar amigablemente el reparto de carteras con socialistas y nacionalistas gobernantes.

La verdad: si se trataba de conseguir la paz comofuera, paz a la franquista, nada hubiera sido más sencillo que dar la razón a ETA desde el principio. Nos hubiéramos ahorrado funerales, dolor y persecución. Estafa, inmensa estafa la de Estrasburgo.
Profesor de Filosofía. Universidad del País Vasco

Debate en Europa
El pleno de la rendición
Ignacio Villa Libertad Digital 24 Octubre 2006

El pleno que este miércoles se celebra en Estrasburgo, en el Parlamento Europeo, es el pleno de la rendición. Nunca un gobierno democrático había utilizado de esta manera la sede parlamentaria de la Unión para la "puesta de largo" de unos terroristas. Después de que el PP y el PSOE hayan luchado conjuntamente, no hace tantos años, para incluir a Batasuna en la lista internacional de organizaciones terroristas, ahora los socialistas se someten al dictat de la banda para volver a introducir a los terroristas en las instituciones internacionales.

El Gobierno de esta forma acepta una nueva imposición de los terroristas, una reivindicación histórica por la que los etarras han matado y ante la cual nunca antes había cedido ningún Ejecutivo. Es lo que los terroristas llaman "la internacionalización del conflicto" y que no es otra cosa que una miserable cesión ante la ETA. Si Moncloa consiente en esto, como si no tuviera importancia, parece evidente que también cederá en muchos otros frentes que hasta la llegada de Zapatero parecían intocables. Por lo que parece, con el leonés vale todo, incluida la autodeterminación, por mucho que la vistan como "derecho de los vascos a decidir".

Zapatero busca en Europa y en distintos foros internacionales la complicidad con el proceso de rendición que en España no encuentra. En su prepotencia, piensa que hablando en el Parlamento europeo del proceso iniciado tras la tregua de ETA va a acallar las críticas. Pero la realidad, aunque triste, es tozuda. El robo por parte de ETA de casi doscientas pistolas en la localidad francesa de Nimes es la confirmación de que los terroristas siguen hablando el mismo lenguaje de siempre, el del terror, por mucho alto el fuego que hayan anunciado. Ante este robo el Gobierno calla, y es que no es fácilmente explicable que actúen y hablen como si ETA hubiera entregado las armas cuando las está robando para recuperar su operatividad.

En todo caso, este robo no hace sino resaltar la contradicción en la que el Gobierno Zapatero hace incurrir a España. Mientras abre las puertas del Parlamento europeo a Batasuna, en España, la Audiencia Nacional recuerda que Batasuna es parte de ETA y, por lo tanto, Arnaldo Otegi y 37 de sus compañeros de partido deberán ser procesados por pertenencia a banda armada. ¿Quién explicará a los europeos esta contradicción? ¿Cómo se puede entender que, mientras el Gobierno asegura que Batasuna quiere la paz, la Justicia insiste en que son terroristas? Así funciona el teatro del absurdo de Rodríguez Zapatero, el escenario surrealista de un Gobierno que pretende engañarnos de mala manera, jugando con la vida y la dignidad de los españoles por espurios motivos electoralistas.

Este miércoles, cuando comience el debate sobre ETA en el Parlamento europeo, los terroristas habrán ganado otra batalla. Y el proceso de rendición habrá dado otro paso irreversible. Ojalá no dé muchos más.

ETA, en la escena europea
Editorial ABC 24 Octubre 2006

LA celebración, mañana, en el Parlamento europeo de un debate sobre el proceso de negociación política entre el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y la banda terrorista ETA no se deberá a una iniciativa propia de los eurodiputados socialistas, sino a la decisión estratégica del Ejecutivo de Madrid de internacionalizar el «conflicto vasco». El pleno de la Cámara europea deberá pronunciarse sólo dos días después de que la sala del Tribunal Supremo encargada de la ejecución de la sentencia de ilegalización de Batasuna ordenara, ayer, la entrada en las «herriko tabernas» para inventariar sus locales y enseres, al considerar que existen indicios que las vinculan con la formación proetarra. Es decir, que mientras Europa se dispone a debatir sobre el «proceso», el Supremo recuerda que Batasuna sigue siendo ilegal.

Según una información exclusiva que hoy publica ABC, previamente a la exportación a Estrasburgo del diálogo con ETA, el Gobierno encomendó a Javier Solana, alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad Común, la captación de un grupo de expertos con prestigio internacional, aunque con escasa proyección pública, para que actuaran como mediadores con la banda terrorista y cooperaran en la implicación de otros gobiernos europeos, lo que se habría conseguido en el caso de Gran Bretaña, Francia, Suecia, Noruega, Holanda e Italia. La mayoría de estos expertos son de nacionalidad extranjera y alguno ha participado en actos de mediación entre el Gobierno turco y la comunidad kurda. Su anonimato se guarda con sumo celo, porque se considera imprescindible para la continuidad de su participación.

La internacionalización del proceso de diálogo con ETA se configuraría así como una segunda fase del plan diseñado por Rodríguez Zapatero, una vez culminada la primera fase, que habría tenido como contenido las negociaciones previas, durante los últimos años, entre dirigentes del socialismo vasco (como Jesús Eguiguren) y de la ilegalizada Batasuna (como Arnaldo Otegi), de las que resultó la declaración de «alto el fuego permanente» hecha pública por los etarras el 22 de marzo pasado. En este sentido, el aval que mañana podría prestar el Parlamento de la Unión Europea al proceso de negociación política con ETA actuaría como impulsor de una nueva declaración de la banda terrorista, en términos no precisados, pero que serían suficientes para que, a su vez, el presidente del Gobierno realizara una comparecencia pública para anunciar nuevos compromisos.

Por tanto, la inmersión del proceso de negociación con ETA en la política europea responde a un plan predeterminado del Gobierno, con el que se pretende obtener de los terroristas un afianzamiento del «alto el fuego» que ahora es permanente, pero no definitivo. Este tránsito del proceso de diálogo con ETA al escenario internacional cuenta con la oposición del PP y de las víctimas del terrorismo, que lo consideran como un éxito estratégico sin precedentes de la banda terrorista. Y así ha sido recibida en la izquierda proetarra y sus medios afines la celebración del debate en el Parlamento europeo, en la medida en que el terrorismo de ETA ha pasado de ser tratado por la Unión Europea como una actividad criminal señalada en la lista de organizaciones terroristas a un conflicto entre dos partes -ETA y el Estado- a las que se emplaza a negociar para resolver las causas de la violencia.

En sus pronunciamientos, los medios proetarras consideran que, con este debate, Europa acepta que en el País Vasco hay un «conflicto político», que la violencia de ETA es fruto de ese conflicto y que el problema enfrenta a dos sujetos políticos, que serían el Estado y el pueblo vasco. Satisfacción de la izquierda abertzale que es tanto mayor cuanto este nuevo paso en el «proceso» no ha supuesto de los terroristas una renuncia previa a las armas, ni una declaración de cese definitivo de la violencia, ni una petición de perdón a las víctimas. Los terroristas pisan las tablas internacionales. Están donde querían.

Satisfacción etarra
Satisfacción etarra
Por EDURNE URIARTE ABC 24 Octubre 2006

El mejor indicador para valorar las consecuencias del debate de mañana en el parlamento europeo es la reacción de los círculos etarras. Y se resume muy fácilmente: están encantados. Hace unos días, Otegi celebraba que, «por primera vez», el parlamento europeo «hablará del proceso de solución en Euskal Herria». Y un editorial de Gara se congratulaba: después de años intentando criminalizarnos, ya tenemos respaldo internacional al reconocimiento de que existe un conflicto y hay que erradicar las causas.

Es decir, varios años de trabajo del estado español tirados por la borda. Porque eso es precisamente lo que escenificará mañana el grupo socialista con lo del «proceso de paz»: el conflicto. Costó ingentes esfuerzos diplomáticos hacer entender a Europa que aquí no hay conflicto ni partes, que se trata de un problema criminal y no político. Nos desesperamos durante mucho tiempo por el santuario francés que, no lo olvidemos, persistió porque Francia, como el resto de Europa, creía que se trataba de un conflicto político entre revolucionarios antifranquistas y un nuevo estado español aun no tan democrático como la avanzada Francia.

Tardamos más de veinte años en establecer la definitiva e incuestionable legitimidad de la democracia española y la ilegitimidad, radical y absoluta, de ETA. Y en un solo mes, el PSOE ha puesto en peligro la anhelada distinción. Aun en el supuesto de que perdiera la votación, el mal está hecho, porque el conflicto y las partes han sido nuevamente puestos en circulación por Europa. Pero no por ETA, como siempre. Ahora, por el gobierno español.

El PSOE sabe perfectamente lo anterior, pero no le importa porque está dispuesto a utilizar todo tipo de medios para llevar adelante la negociación política con ETA. Y el debate cumple dos funciones. La primera ha sido reconocida por periodistas cercanos a Moncloa, aunque Rubalcaba aún no les ha llamado infames como a Pío García Escudero. Se trata de ofrecer algo más a ETA para lograr su acuerdo previo para la mesa de partidos. Y la segunda, el gobierno logra un nuevo cheque en blanco para pagar el precio político. Y a ver quién protesta si tiene respaldo de la comunidad internacional. Como diría Zapatero, Bush invadió Irak en contra de la legalidad internacional pero yo negociaré con ETA en plena legalidad. El qué, es lo de menos.

Debate europeo y pistolas robadas
Pablo Sebastián Estrella Digital 24 Octubre 2006

No es la primera vez que la Unión Europea participa en el fragor de la política española, aunque esta vez lo hace a petición y por iniciativa del Gobierno de España y a favor de la puesta en marcha oficial —oficiosamente ya funciona— del proceso de la negociación con ETA para el final del terrorismo, que el Ejecutivo de Madrid califica de proceso de paz y que la oposición mayoritaria, representada por el PP y apoyada por el grupo más conservador de la Cámara europea, considera inaceptable por cuanto internacionaliza lo que ETA llama “conflicto político”. Algo parecido y en otras circunstancias ya ocurrió con motivo de la guerra de Iraq, pero esta vez ocurre en torno a lo que los portavoces del PP califican de un “asunto interno”, que es lo que siempre decía Francia a la hora de referirse al terrorismo etarra, lo que tampoco es verdad, y buena prueba de ello está en el robo, ocurrido ayer en el sur del país galo, de trescientas cincuenta pistolas a manos de un comando de ETA, lo que certifica que la banda está operativa y se prepara para seguir su mortífera marcha si el llamado proceso fracasa en su actual intento de negociación.

Una noticia ésta, la del robo de armas por un comando etarra, que ha sorprendido y que ha dejado desconcertados a los negociadores españoles, sobre todo porque acaba de ocurrir en un momento en el que el Parlamento Europeo está a punto de abordar este debate, en el que se aprobará una resolución favorable a la negociación, y que camina en contra de los llamados objetivos de paz, porque en el campo terrorista no vale la máxima de si vis pacem para bellum, más bien indica que al menos un sector de la banda no está muy a favor de la negociación ni plenamente decididos al abandono de las armas, sino a pertrecharse de más artillería (ligera en este caso).

Por qué ETA robó las pistolas francesas en las circunstancias actuales? He aquí una pregunta de difícil respuesta que revela la complejidad del mundo etarra. Por una parte se dirá que el alto el fuego de la banda no afecta a Francia porque el Gobierno de París no aceptó negociaciones con ETA, precisamente porque considera la cuestión asunto interno de España; por otro lado se puede pensar que el sector duro de ETA que lidera ‘Txeroki’ hace así acto de presencia frente a los negociadores de ‘Ternera’; y finalmente cabe imaginar que estamos ante un nuevo acto de presión al Gobierno de Zapatero para obligarle a dar pasos políticos —en el caso de la legalización de Batasuna y de la puesta en marcha de la llamada mesa de partidos—, a sabiendas de que ETA siempre utilizó la fuerza y el “cuanto peor mejor” para ellos en las más contradictorias circunstancias.

Por ello el asalto del comando etarra a una empresa que disponía de un gran depósito de pistolas en las proximidades de Niza no puede ser interpretado como un hecho casual o inoportuno por un sector de ETA, sino como algo calculado con lo que ETA quiere dar pruebas de su fortaleza y capacidad de acción, como diciendo que la negociación y la búsqueda de un acuerdo final y pacífico debe llevarse a cabo o volverán los tiros. Lo que para el Gobierno de Zapatero constituye un duro y nuevo revés, por más que ya se sabe que tanto el presidente como su entorno parecen preparados para soportar estos y otros desafíos de mayor alcance, como son el regreso de la violencia callejera, puede que nuevas extorsiones a empresarios y alguna acción de más importancia —los que se dicen atentados de baja intensidad—, siempre que no se incluya el asesinato, que sería el punto de ruptura del proceso negociador.

En esta situación, sin duda complicada y difícil, el Gobierno de Zapatero juega a la total resistencia de las invectivas etarras y de su entorno y precisamente busca el apoyo de la Unión Europea para blindar, en lo posible, su posición ante la opinión pública. A la vez que transmite al entorno etarra, en justa correspondencia, que el Estado de Derecho no se puede cruzar de brazos con la facilidad que lo hacen el fiscal general y algunos de los jueces afectados por este debate, de ahí el inventario de la herriko tabernas que el Tribunal Supremo hace en estos días, o el procesamiento de Otegi y de otros dirigentes de Batasuna por parte de la Audiencia Nacional.

El presidente del Gobierno sigue, pues, con el pie en el acelerador, considera que por el momento la opinión pública apoya el proceso mientras ETA no mate, celebrará el apoyo de la Unión Europea, donde cuenta con el respaldo inicial de la Comisión y de los grupos socialistas, liberal, de la izquierda y los verdes, para sacar adelante una resolución de corte similar a la aprobada por el Congreso de los Diputados. Mientras que el PP sigue con el pie puesto en el freno de la negociación y mantiene el apoyo de los conservadores de la UE, así como de la Asociación de las Víctimas del Terrorismo y de la Conferencia Episcopal, que ayer hizo pública una declaración de su portavoz, Martínez Camino, en la que se afirma que no puede haber negociación política con los terroristas, lo que va en contra de la posición de los obispos del País Vasco, especialmente del de San Sebastián, monseñor Uriarte, y en cierta manera de la declaración del Papa, que abogó por apoyar el “proceso de paz”.

El trámite del Parlamento Europeo tendrá luego su repercusión en el español y sobre todo en la opinión pública, y llegará a tan sólo una semana del resultado electoral de los comicios catalanes, donde el PP, si pierde en Europa y no queda bien en Cataluña, va a sufrir un segundo revolcón. De la misma manera que falta por ver qué impacto tiene en el seno de ETA y Batasuna la apuesta mayoritaria de la Asamblea de la UE, y el uso que de esta decisión y su resolución acaban haciendo los propios etarras. Por una parte con el disfrute de la “internacionalización del conflicto” que denuncia el PP, pero por otra con una lectura, que defiende el Gobierno de Zapatero, según la cual ésta puede ser la última oportunidad de ETA para dejar la violencia de una manera ordenada, porque si tras este revuelo y esfuerzo político fracasa el proceso, a ETA no le quedará más salida que su rendición sin contrapartida alguna. Y por supuesto que se olvide, ante la Unión Europea, de volver a matar. E incluso a actuar como lo hizo ayer en Francia en un alarde de fuerza que ya veremos cómo va a acabar.

Silencio ante ETA
Germán Yanke Estrella Digital 24 Octubre 2006

El presidente del Gobierno pedía hace tiempo, e insiste en cuanto tiene oportunidad, que hubiera silencio y tranquilidad para llevar adelante su plan de “diálogo” con ETA. El PP tendría que dejar de ser un obstáculo, los movimientos cívicos del País Vasco deberían callar, las víctimas del terrorismo cesar en sus quejas y los medios de comunicación moverse por el escenario con una entregada prudencia, todo ello dicho, por cierto, con sordina y moderación. El pago a esa generosidad y la causa de la misma no sería, por otra parte, sino la confianza (la fe más bien) en el presidente que sabe más que todos los demás, que cuenta con las claves que a los otros faltan y que, naturalmente, quiere el bien y la felicidad de todos y cada uno de ellos.

A Batasuna y ETA, que son la misma cosa según la Justicia española y la evidencia pública, les debería exigir el cumplimiento de la ley, pero en el país en que cada vez hay más cosas que son discutidas y discutibles tampoco vamos a pedir peras al olmo. No extraña, por ello, que el fiscal general y otras autoridades dependientes del Ejecutivo de un modo u otro traten de hacer una y otra vez interpretaciones de lo que en realidad es el ordenamiento jurídico según las conveniencias políticas, los estados de opinión y las necesidades estratégicas del Gobierno. Pero dejando a un lado el cumplimiento de los pactos que se dicen vigentes y de la legislación, el presidente no parece pedir —al menos no se le nota— a los dirigentes de la banda y sus colaboradores el silencio y la prudencia que solicita a otros.

Para colmo (es decir, después de negarse a condenar la violencia, a disolver la banda, a seguir amenazando y extorsionando y a desplegar con el beneplácito de tanto bienpensante una de las más estrafalarias doctrinas totalitarias que puedan defenderse en el comienzo de este siglo), la banda terrorista se sigue haciendo con explosivos, las Fuerzas de Seguridad sospechan de pruebas y ensayos de nuevos métodos con ellos y ahora, para remachar los procedimientos habituales, roba armas en Francia. Para ruido, hay que reconocer que el de estos dialogantes reconocidos es más que llamativo.

Éste es el ambiente en el que se va a discutir este miércoles el “proceso” en el Parlamento Europeo. Y es el escenario en el que el Gobierno ensaya fórmulas para la legalización de Batasuna, sistemas leguleyos para reconocer el derecho de autodeterminación de tal modo que se pueda admitir y negar al mismo tiempo (según el destinatario de las explicaciones) y otras ventajas comerciales para quienes sigan sin matar aunque sigan vigilantes y preparados para hacerlo.

No se pide, por tanto, silencio para conseguir la paz, sino complicidad para consumar una vergüenza. Y cuando se apuran dicen eso de que ETA lleva más de tres años sin matar. ¿Qué argumento es ése? Lo único que revela ciertamente es que dejó de matar cuando gobernaba el PP, así que alguna eficacia debía tener aquella política.

Del asesinato a la tomadura de pelo
José Luis Manzanares Estrella Digital 24 Octubre 2006

La llamada refundición de condenas es una excepción a la regla general del cumplimiento sucesivo e íntegro de todas las penas impuestas a una misma persona. A su tenor, la duración de su suma no podrá superar determinados límites legales. Así, el terrorista condenado a treinta años de prisión por cada uno de sus diez asesinatos cumplirá un máximo de cuarenta. Es una previsión que sólo se predica de los delitos que tengan alguna conexión entre sí. Sucede, sin embargo, que el Tribunal Supremo se alejó de esta exigencia expresa y abrió paso a una jurisprudencia que, en aras de los principios de humanidad y resocialización (al parecer desatendidos por el legislador), aprecia la conexión siempre que el nuevo delito se cometa antes de que la anterior sentencia haya ganado firmeza. Lo que quizá pasó inadvertido es que con esta muy discutible doctrina se abrió una puerta a la impunidad.

Incluso el asesino ya condenado por múltiples asesinatos a cientos de años de prisión, pero que cumplirá muchísimos menos, podrá seguir delinquiendo gratis hasta que aquellas sentencias sean confirmadas en casación. El nuevo crimen se agrupará con los anteriores y quedará en nada. Y si esto sucede con los asesinatos —el de un funcionario de prisiones, por ejemplo— lo mismo ocurre con cualquier otro delito. Así, los juicios por amenazas en sede judicial pueden convertirse en una cadena de actos fallidos por los que al castigo de tales conductas se refiere, pero muy útiles para la propaganda subversiva del terrorista beneficiado por aquella generosa interpretación. La Administración de Justicia perderá lamentablemente sus energías y su tiempo con un mensaje de aparente rigor.

Ignoro si las gravísimas amenazas vertidas últimamente en la Audiencia Nacional contra Garzón y otros magistrados —de palabra y con inequívocos gestos de disparo en la nuca— disfrutarán o no de esa impunidad anticipada, pero se entenderá que al hilo de aquellos bochornosos espectáculos uno se pregunte si en su día se reflexionó suficientemente sobre las consecuencias de dicha exégesis en tan delicada materia. Se nos anuncia que habrá nuevos juicios —el ya celebrado lo fue también por amenazas al propio Garzón durante las diligencias penales instruidas contra este mismo etarra—, de modo que podemos entrar en una sucesión interminable de procedimientos y vistas penales que sólo servirán para que la banda terrorista aumente su presencia televisiva. Y lo peor de todo es que, con la ley en la mano, resulta imposible poner fin anticipado a lo que constituye un verdadero abuso del derecho por parte de estos personajes. Delinquen precisamente para que se les vuelva a juzgar.

Nos asesinan, nos amenazan y, además, nos toman el pelo.

El “proceso” y los procesamientos
José Javaloyes Estrella Digital 24 Octubre 2006

Cuando el proceso político del presidente Rodríguez es llevado hasta el Parlamento Europeo, sin haber arrancado nunca formalmente del Congreso de los Diputados, la Audiencia Nacional confirma el procesamiento de Otegi y otros imputados de pertenencia a ETA. Una vez más, y sobre la misma materia, la política del Gobierno y sus aliados nacionalistas y comunistas camina a su aire, al margen de códigos y otros valores establecidos, mientras que el orden jurídico se despliega conforme con los valores que le son propios, y de acuerdo con las pautas y códigos a que se debe, por ser los propios del Estado de Derecho.

A día de hoy, casi cabe hablar, por tanto, de choque de trenes. El Parlamento Europeo, una instancia no competente, y de la mano del Ejecutivo, se injiere en un ámbito que corresponde —de forma dramáticamente específica, orgánica—, a la soberanía del pueblo español. Y lo hace en una materia que se confirma como procesalmente activa, en lo penal y en lo político. A la metamorfosis política del Derecho que practica esta Moncloa sucede la metamorfosis geográfica: los cerros de Úbeda se han mudado a Estrasburgo, pues es por allí por donde ha salido el Gobierno que surgió de las elecciones subsiguientes a los atentados del 11M, en cuya autoría aún no se ha podido probar el concurso de ETA.

Así las cosas, mientras el “proceso de paz” tras el “alto el fuego” de ETA toma hoy el meandro de Estrasburgo —tan inveraz como el entero “proceso”—, la Audiencia Nacional confirma el empapelamiento del portavoz etarra y otros 40 individuos imputados de pertenencia a la banda. Además, en tanto todo esto ocurre, dos magistrados, en un caso rebajan la fianza impuesta al primero, y en otro autorizan a imputados en semejante responsabilidad criminal, de complicidad con ETA, a que concurran hoy al paripé estrasburgués. Algo con que Rodríguez se procura cobertura internacional o supranacional para su proyecto antinacional de claudicación del Estado frente al terrorismo.

En pocas ocasiones como la presente pueden cruzarse tantos asuntos en órbitas de colisión y contradicción, como en esta ocasión de ahora. Sólo faltaba para el espectáculo los sucesos que desencadena la orden del Tribunal Supremo de que se inventaríen las herriko tabernas de Batasuna, con las réplicas callejeras del abertzalismos que ello ocasiona ya: manifestaciones de protesta a la luz del día y actuaciones de kale borroka tras la puesta de sol. Puras vísperas de la representación, en Estrasburgo, de la farsa europarlamentaria.

Cómo ante un escenario así dispuesto iba el Partido Popular, o cualquiera otro que no tuviera los intereses que corresponden a los socios parlamentarios del Gobierno, a suscribir un pacto de adhesión a la trapisonda de jurisdicciones y poderes constitucionales organizada por Rodríguez? El problema no estriba en que la desinformación propagandística orquestada genere simpatías para etarras y nacionalistas en general, sino en el ridículo que el Gobierno de Rodríguez derrama, internacionalmente con ello, sobre la vieja y venerable nación española.     jose@javaloyes.net

LA UNIDAD DE ESPAÑA COMO HORIZONTE
Editorial minutodigital 24 Octubre 2006

Mañana se celebrará en el Parlamento Europeo un debate sobre el proceso de negociación del Gobierno socialista con la ETA. Pocos debates europeos han levantado en España tanta expectación como éste; y pocos han producido tal polarización en el propio Parlamento Europeo.

Y es que, aunque nadie lo cite expresamente, en la mente de todos se presenta una duda sobre el funcionamiento de la propia Unión. ¿Hasta dónde puede llegar ésta en relación con la definición nacional de los Estados miembros? No debemos olvidar que el fracasado proyecto de Constitución Europea establecía que la delimitación del espacio soberano de los Estados a éstos solos competía: la Unión no se inmiscuiría en asuntos de definición de fronteras.

El PSOE, en su inconsciencia política, ha enfrentado al Parlamento Europeo a uno de sus peores demonios: a la toma de decisiones sobre cuestiones que afectan sólo al ámbito interno de los Estados europeos. Si Europa se inmiscuye en asuntos internos tan delicados como estos, corre el riesgo de enajenarse la adhesión de aquella parte de los ciudadanos del país europeo en cuestión que no vea refrendada su postura. El riesgo, pues, es grande para el Parlamento, y el posible beneficio escaso.

Sin embargo, la negociación con la ETA no es el único frente abierto sobre la Unidad Nacional. Las reformas de los Estatutos de Autonomía llevan tiempo incidiendo sobre este aspecto sin que en el panorama político actual adivinemos elementos que nos puedan servir para acallar nuestros temores. El PP, que es el único partido que ha asumido la defensa de España, está cometiendo algunos errores que pueden ser decisivos. En primer lugar, no ha sabido denunciar la colaboración, por omisión si se quiere, pero colaboración al fin y al cabo, de la figura que debiera ser el principal garante de la Unidad Nacional: Juan Carlos de Borbón. Es precisamente el Rey quien debiera liderar la defensa de la Unidad de España, pues no en vano la Unidad es el elemento clave de nuestro actual sistema político (Artículo 2 de la Constitución: “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación Española”), y el Rey es símbolo de su unidad (Artículo 56 de nuestra Constitución). Cualquier intento que haga el PP de defender la Unidad Nacional está abocado al fracaso si no cuenta con la participación del Rey... salvo que cambiemos nuestro propio sistema constitucional.

El segundo elemento clave en la defensa de la nuestra unidad es la despolitización de la lucha que hay que emprender. El PP es verdad, tiene que suplir la desidia del Rey en esta defensa, pero debe cuidar mucho las formas para no caer en un burdo partidismo que pueda alejar a parte de la cada vez más escasa izquierda democrática de estos postulados. La mejor forma de evitar el partidismo es implicando a la propia sociedad española. Por eso, no sólo debe apoyar toda iniciativa ciudadana surgida para defender a España, sino que debe desalentar a aquellas que pretenda hacerlo con espíritu partidista. Sólo así, podremos empezar a revertir una situación que por la propia naturaleza de las cosas debe finalizar con un cambio de la Ley Electoral. España no puede seguir soportando las presiones de unas nacionalista hambrientos de España. Tenemos que evitar la presencia en el Parlamento español de todo partido nacionalista o regionalista, que deben encontrar su representación en el Senado y en los Parlamentos Autonómicos, no en el Nacional. Ya es hora, pues, de que el PP haga público un proyecto de modificación de la Ley Electoral que sirva para salvaguardar nuestra unidad. Responsabilidad del PSOE será no querer apoyar tal modificación, si bien entonces se vería enfrentado directamente con la mayor parte de sus votantes, que siente España como una realidad viva y por la que merece la pena trabajar.

Pactar cuando conviene
Editorial ABC 24 Octubre 2006

LA última ocurrencia del Partido Socialista ante la avalancha de escándalos urbanísticos es proponer al PP un pacto de Estado contra la corrupción. El «caso Ciempozuelos» -cuyos detalles ha desvelado ABC- es la gota que colma el vaso de una opinión pública que vuelve la vista atrás y recuerda los peores tiempos de la última legislatura de Felipe González. Poner el ventilador en marcha, como pretende el PSOE, es una estrategia llamada al fracaso, porque las acusaciones sin prueba contra responsables populares no son comparables a los casos patentes de irregularidades imputables a ediles socialistas. No existe, pues, tal corrupción «generalizada», sino personas y hechos concretos que deben ser investigados hasta el más mínimo detalle. Es tiempo de que actúe la Fiscalía y, cuando proceda, el Poder Judicial, ya que se trata de presuntos hechos delictivos y no de sospechas abstractas. Por ello, los ciudadanos no aceptan imputaciones genéricas, sino que exigen la asunción de responsabilidades en el plano jurídico y político. Las leyes están para ser cumplidas, y no para lanzar cortinas de humo o maniobras de distracción. De ahí que, con toda lógica, Mariano Rajoy acuse a los socialistas de crear primero los «líos» y reclamar después un pacto, algo similar a lo que ocurre en materia de inmigración.

Es muy significativa la postura del Ejecutivo a la hora de buscar el consenso con la oposición. Ante todo, promueve una política de aislamiento, unas veces formalizada (como en el pacto del Tinell) y otras practicando día a día en el Congreso de los Diputados la táctica de «todos contra el PP». Además, lleva a la ruptura material el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, de modo que quiebra la voluntad común en el asunto más grave que afecta a nuestro sistema democrático. En cambio, cuando se encuentra en problemas, Zapatero invita al pacto a los populares y, si recibe una negativa razonable, les acusa de practicar una oposición irresponsable. La maniobra se ha repetido tantas veces que ya no engaña a nadie. En el caso del Urbanismo, la tramitación en las Cámaras de un proyecto de ley del Suelo (elaborado por el ineficaz Ministerio de la Vivienda) sirve de pretexto para ofrecer un acuerdo que apunta incluso a recuperar competencias para el Estado, lo que obligaría a forzar la jurisprudencia del TC, muy criticada por la doctrina jurídica, que otorga a las comunidades autónomas una especie de monopolio sobre las competencias urbanísticas. Más valdría, por tanto, cumplir los pactos de Estado que siguen formalmente en vigor (sobre todo, el relativo a la lucha contra el terrorismo) y dejarse de propuestas que sólo buscan beneficiar a un Gobierno en apuros.

Pactos envenenados
EDITORIAL Libertad Digital 24 Octubre 2006

La cuestión es bien sencilla: cuando el PSOE se siente débil pide diálogo, pactos y arreglos; cuando se siente fuerte machaca sin piedad al adversario valiéndose de todo lo que encuentra a su alcance. Lo hemos visto en el asunto de ETA y la lucha antiterrorista. Cuando el PP gozaba de una generosa mayoría absoluta, fue Zapatero el que rogó a Aznar firmar un pacto contra el terrorismo, al dar la tortilla la vuelta años después, dio por terminado el diálogo con la oposición y se aplicó sin miramientos a su política antiterrrorista, la de la rendición.

Un caso similar y más reciente ha sido el de la inmigración ilegal. En un terreno en el que el Gobierno está haciendo el mayor de los ridículos y se encuentra debilitado, en un callejón sin salida, pide pacto con la oposición, es decir, con el PP, para fortalecerse y para que su ineptitud pase desapercibida. Cuando lo hayan conseguido, cuando la alarma social haya amainado se olvidarán del pacto y, como siempre, se dedicarán a lo suyo.

En esto de la corrupción urbanística, que es un cáncer que afecta a todo el tejido municipal de España gracias a lo defectuoso de la ley, el PSOE se lleva la palma. Las irregularidades en Ciempozuelos no son más que la gota que ha venido a colmar un vaso que lleva mucho tiempo lleno. En Ferraz lo saben, saben que socialismo y apaños urbanísticos son casi sinónimos, de ahí que ahora vengan con el "pacto contra la corrupción". Contra esa lacra no es necesario pacto alguno entre los políticos que la hacen posible cada día sino que la ley actúe, pero que lo haga de verdad.

Es hora de que el Partido Popular, engañado tantas veces, rehuya los pactos envenenados y se afane en ofrecer un modelo urbanístico alternativo que conjure de una vez por todas la corrupción. La propuesta liberalizadora que presentó este lunes Rajoy va por el camino adecuado, porque, como bien apuntó el líder del PP, "la corrupción va unida a la condición humana". De nada sirve una ley o un pacto político, el que se corrompe lo hace a sabiendas de que se está corrompiendo sin importarle lo más mínimo la ley. Este tipo de ideas nuevas, que rompen con la tradición intervencionista de la izquierda, son las que esperan los españoles que confían en las bondades de la libertad, también en el terreno urbanístico.

Debate en Europa
Legalizar ETA
José María Marco Libertad Digital 24 Octubre 2006

El debate del Parlamento Europeo sobre el proceso de paz equivale a un debate acerca la legalización de la banda terrorista. Ese es el alcance del asunto.

Conviene felicitarse, por eso, de que el Partido Popular español haya conseguido limitar los daños previsibles. De todos modos, y con independencia del resultado de la votación, ya se ha hecho un mal considerable. Nadie se ha hecho nunca muchas ilusiones acerca del Parlamento Europeo. Pero que un foro que aspira a representar al conjunto de la población de Europa acepte una discusión como esta significa de por sí que en ese foro no se conoce con claridad lo que es la democracia ni el papel de las instituciones en la defensa de la libertad.

Por otra parte, ha quedado claro que la izquierda europea no anda tan lejos como algunos suponían del socialismo à la Rodríguez Zapatero. Conozco a muchas personas, a priori bien informadas, que sostenían que la izquierda del resto de Europa mantenía con claridad principios que el PSOE ha olvidado en España, como son la defensa del Estado, el respeto a la legalidad, el sentido de la lealtad nacional. El apoyo al PSOE en este asunto demuestra que al igual que aquí, esos principios pasan a segundo plano cuando se trata de mantenerse en el poder. No somos una excepción en Europa. Probablemente seamos una vez más la punta de lanza de un movimiento más amplio.

Ese movimiento ya está alcanzando en España su velocidad de crucero. El debate en el Parlamento Europeo le dará carta de naturaleza en el resto del continente. Aquí ya vivimos desde hace tiempo en una nueva zona, turbia y pantanosa, en la que las instituciones han dejado de proteger la libertad y la seguridad de los ciudadanos y ni siquiera intentan ya limitar las arbitrariedades del poder. Se puede hablar con los terroristas y al mismo tiempo firmar el pacto antiterrorista. Se pueden dar por buenas manifestaciones terroristas y criticar las de las víctimas. Se puede presionar a una institución como la del Defensor del Pueblo con fines estrictamente electorales, o tal vez de ejemplaridad para los propios miembros del partido en el gobierno.

En el fondo, se está sembrando la idea de que la violencia es un instrumento político legítimo. Supongo que el grupo del Partido Popular Europeo se habrá dado cuenta de que al apoyar la legalización de los etarras lo que la izquierda está planteando es también la supervivencia del centro derecha como entidad política.
Frente a eso, en España se han levantado algunos jueces y determinadas instituciones judiciales, algunos medios de comunicación y una parte de la opinión pública movilizada en torno a nuevos movimientos sociales y organizaciones de todo tipo. No parece mucho, pero es gigantesco. Los populares deberían dejar constancia de esa realidad en el Parlamento Europeo.

Debate sobre ETA
Europa invertebrada
Agapito Maestre Libertad Digital 24 Octubre 2006

No es casual que ETA robe 200 pistolas en Francia un día antes de que se apruebe en el Parlamento europeo una resolución a favor de sus métodos criminales para conseguir objetivos políticos, que eso es en esencia de lo que trata la abstrusa resolución. El robo de 200 pistolas por parte de ETA es una indicación, una amenaza, al acéfalo Parlamento europeo de que seguirán por la vía de la extorsión y el crimen hasta conseguir la independencia de los "territorios vascos" de España y Francia. A pesar de todo, y esto es lo grave, el grupo socialista del parlamento europeo, junto con los diputados "liberales" y ecologistas, no querrán oír hablar durante la sesión del miércoles en la Eurocámara del robo de esas 200 pistolas, porque los pone en evidencia, los descalifica, para hacerse cargo de la cuestión terrorista como principal dificultad para desarrollar la democracia en la UE, aparte de cuestionar, en definitiva, sus declaraciones de boquilla a favor de la "paz".

Los criminales de ETA han jugado fuerte. Así es el terrorismo. Se le concede algo y piden todo. Se esperaba. Por eso, si el grupo socialista de la Eurocámara no habla de ese robo, o peor, si hay alguien que argumenta que las dos cosas no tienen relación, estarán contribuyendo no sólo a la falsificación del debate, sino sobre todo a institucionalizar una retórica vacía allí donde se necesitan criterios claros para construir instituciones democráticas de carácter supranacional. El robo de ETA de 200 pistolas en Francia pone en evidencia a los políticos de la Unión Europea, que aplauden la negociación de un Gobierno, con apenas legitimidad democrática, con una banda de criminales que no sólo se ha arrepentido de sus asesinatos, sino que hacen ostentación, un día antes del debate de Estrasburgo, de sus métodos criminales para alcanzar metas políticas.

El robo de 200 pistolas por parte de ETA, un día antes de que se institucionalice la "cultura" de la muerte y el asesinato como métodos políticos, pone en evidencia no sólo al Gobierno de Zapatero sino que la Unión Europea es una entelequia vacía. Si el Parlamento europeo vota, finalmente, una resolución a favor de que el terrorismo de ETA sea un interlocutor valido de un Gobierno nacional, estará destruyendo la base de resolución de conflictos a través del consenso. Por este camino, Europa no podía caer más baja. ¡Qué lejos queda la cultura democrática de EE UU de la europea a la hora de combatir el terrorismo! En verdad, América lo combate, Europa lo tolera. Terrible. El cinismo más horrible está, definitivamente, instalado en Europa.

A diferencia de la democracia norteamericana, de una nación cada vez más unida contra el terrorismo, la Unión Europea muestra síntomas alarmantes de debilidad a la hora de combatirlo. La tradición socialista, siempre tan receptiva a aceptar la violencia como camino de liberación, vuelve a sus andadas y, sirviéndose de las instituciones democráticas, confunde interesadamente conflicto con violencia para hacerle un hueco al terrorismo europeo e internacional. Vuelve, sí, la "cultura" de la violencia a hacer acto de presencia en Europa. Tragedia a la vista. Tiempo habrá de pensar cómo en Europa, especialmente en el seno de las instituciones europeas, están instalándose formas diferentes de "incultura" nacionalista y terrorista, pero, ahora, hay que levantar acta de este hecho que no sólo atenta contra la cultura democrática sino contra las diferentes maneras de vertebrar Europa, especialmente contra el mercado y los estados nacionales.

Proceso de rendición
Primeras señales de vida institucional
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 24 Octubre 2006

Llegan pruebas del contraataque institucional al despotismo que columbramos la semana pasada. Véase el poder judicial. El Tribunal Supremo, por decisión unánime, se dispone, tras tres torpes años, a la liquidación de Batasuna. Y cita como imputado al asaltapiscinas y asaltaemisoras Puig. La Audiencia Nacional confirma el procesamiento de unos cuarenta batasunos, destacándose Otegi como mensajero de tan buenas nuevas que podría sustituir al calvo de la lotería. La juez Gallego sigue imputando a altos cargos de la policía científica en inquietante orden ascendente. Preparado, Santano. Por fin, la entrevista en El Mundo a Gómez Bermúdez, encauzada en el sentido común y en la sensatez jurídica –digan lo que digan, digan lo que digan los demás– provoca un ataque de urticaria a los amigos del carpetazo, del pasar página, del prejuicio y del mirar al futuro quietos cual maniquíes, congelados, sin juego en el cuello ni en los ojos (es decir, merluzas, merluzos), que es como querrían a los suyos Gallardón y Piqué, los inmovilistas del PP.

Cuando aún no se ha repuesto el frente anticonstitucional –mentiroso y vario como un caleidoscopio– de tal baño de realidad togada, llega la escena del Parlamento Europeo, que nadie quiere perderse por las expectativas creadas. Pondrá en evidencia, con luz y taquígrafos, en griego y portugués, en danés y húngaro, a través de decenas de noticiarios nacionales, la precariedad política, intelectual y moral de la zapaterada.
En cuanto al Defensor del Pueblo, le han afectado tanto los insultos y amenazas de los separatistas y demás bufones siniestros de la corte como a mí un estreno de Almodóvar o una columna de Gala. O sea, nada, rien, nothing, res de res. Los recursos de inconstitucionalidad que se agolpan a las puertas de Domenico Scarlatti 6 podrían interrumpir la larga siesta que impidió suspender en su día los efectos del maligno estatut. Estarían en plena fase REM, o soñando con sentencias eléctricas. Ahora habrán de correr para arreglar mal que mal el estropicio. En resumen, bien.

Rajoy contra ZP, con una ETA a la que el PSOE le abre la Eurocámara
Antonio Martín Beaumont elsemanaldigital 24 Octubre 2006

Mañana miércoles ETA obtendrá una victoria sin precedentes. El Parlamento Europeo va a tratar la negociación política abierta por José Luis Rodríguez Zapatero con la banda terrorista. Desde el punto de vista de los etarras lo de menos es el resultado de las votaciones, porque lo esencial ya está logrado. Sea cual sea el resultado del debate, grandes fuerzas políticas europeas defenderán, en cierto modo, los planteamientos de la ilegal Batasuna, con lo que el proceso en curso ha adquirido una dimensión internacional, garantía además para los terroristas frente a los cambios de signo político en La Moncloa.

Quien sí está preocupado hoy por las negociaciones, las mociones y las votaciones en el Parlamento Europeo es Zapatero. No quiere quedarse con las vergüenzas al aire, y ha desplegado una estrategia en tres fases.

El objetivo primario del PSOE era lograr el aislamiento del PP y una imagen ante la opinión pública de respaldo transversal a la negociación. Parece que Jaime Mayor Oreja y Aleix Vidal-Quadras han ganado por la mano a José Borrell y Enrique Barón y que el PP tendrá un respaldo más que amplio, así que nada de marginarlo.

La segunda opción que manejaba La Moncloa era arrancar a Mariano Rajoy uno de esos famosos "pactos de Estado". Habrían querido ahogar al PP en consenso, para decir que los de Génova apoyan lo que hacen. Pero esta vez el líder popular se ha plantado, y se han quedado con un palmo de narices.

La tercera opción es más sutil. Los medios afines al Gobierno están filtrando la idea de que un acuerdo entre populares y socialistas era posible y estaba fraguándose, y esto cuando ya sabían que no era así. ¿Por qué retorcer la realidad desde La Moncloa? Para crear en los ciudadanos la impresión de un acuerdo, y acusar a continuación al PP de defraudar esas esperanzas y de estar "contra la paz". Que es lo que están haciendo ahora mismo, con la inestimable ayuda por cierto del juez Baltasar Garzón, que permite que acusados de terrorismo asistan al debate. ¡Vaya circo!

Internacionalizar el conflicto
SANTIAGO GONZÁLEZ s.gonzalez@diario-elcorreo.com El Correo 24 Octubre 2006

Con su permiso, mi señor Zapatero, voy a tratar de explicarle un par de cuestiones ante el espaldarazo que espera usted mañana del Parlamento europeo: debe saber que su decisión de llevar este asunto hasta Estrasburgo satisface una viejísima aspiración de los etarras y su entorno: la internacionalización del conflicto. Verá, los nacionalistas, cruentos o no, siembre han tenido los sueños poblados de cascos azules. La ONU ocupándose del conflicto vasco, Otegi o Ternera repitiendo palabra por palabra en Nueva York el mítico discurso de Yaser Arafat en noviembre de 1974. Y si no puede ser la Asamblea General, tampoco está mal el Europarlamento.

Seguramente ustedes sólo piensan en los beneficios partidarios de un voto favorable a su propuesta en Estrasburgo, tal como lo expresó con cegadora claridad su secretario de Organización, al anunciar: «doble derrota del PP en la Eurocámara».

No han calibrado, sin embargo, hasta qué punto van a legitimar a ETA y Batasuna, incluidas ambas en la lista de organizaciones terroristas hasta la sesión de mañana, que pasarán a ser a los ojos de Europa «interlocutoras del Gobierno español en el proceso de paz».

Ellos lo saben muy bien: «La comunidad internacional ha introducido el conflicto en su agenda», decía Permach el 30 de septiembre. «El conflicto vasco deja el miércoles de ser 'cuestión interna' para Europa», contaba ayer su prensa amiga. Da la impresión, además, de que la fecha ha sido elegida por ellos, 25 de octubre, el aniversario del Estatuto. El 13 de septiembre, antes, incluso, de que el debate fuese aceptado en la Eurocámara, Barrena anunció que se celebraría a finales de octubre. Y va el portavoz de su grupo parlamentario y dice que «el PP se ha convertido en el altavoz de ETA».

Esto tiene una gran importancia simbólica, presidente. Ellos nunca han aceptado el Estatuto ni las instituciones que de él dimanan. Por eso quieren definir el futuro de Euskadi en mesas constituidas extramuros del ámbito parlamentario. Llama mucho la atención, presidente, que usted haya aceptado esas mesas, en contra de sus previsiones de hace unos meses, haya dado por buena la marginación del Parlamento vasco, haya incumplido su palabra de pedir al Congreso autorización para negociar con ETA, sustituyendo el debate parlamentario por una rueda de prensa sin preguntas. Pero sobre todo, lo que más mueve a perplejidad es que proporcione al Parlamento Europeo la posibilidad que le ha negado al nuestro: la de pronunciarse sobre ese anacoluto sintáctico y moral que es 'el proceso de paz'.

Si considera, finalmente, que no va a conseguir del todo evidenciar la soledad del PP y que la anterior unanimidad del Parlamento europeo va a quedar sustituida por una mayoría exigua, como la obtenida en el Congreso el 17 de mayo de 2005, cuando cambió los 148 escaños que aportaba el PP al Pacto Antiterrorista por los 38 de sus socios comisionistas, el desastre estará servido.

Una parte de la Justicia independiente saca los colores a Zapatero
Editorial Elsemanaldigital 24 Octubre 2006

Ayer lunes por la mañana el Tribunal Supremo, en aplicación de la Ley de Partidos que el PSOE votó junto al PP y considerando que Batasuna está definida dentro y fuera de nuestras fronteras como una parte de la banda terrorista ETA, ordenó el registro e inventario policial de las de herriko tabernas existentes. Para los jueces estos locales pueden ser sedes y órganos de financiación del brazo político de la banda.

Más allá del hecho concreto, la orden judicial de ayer muestra que al menos parte del Estado de Derecho sigue su funcionamiento normal al margen de la voluntad política de llegar a un acuerdo con los terroristas. No deja de ser notable que algunos jueces sigan aplicando la Ley a Batasuna mientras que el PSOE negocia con los terroristas y envía mensajes a la justicia en sentido contrario, pero la división de poderes, por incompleta que sea en nuestra Constitución, debe tener estas consecuencias. Los jueces independientes, en la medida en que los sean realmente, son la mejor garantía para las instituciones y los principios que las inspiran.

Para los ciudadanos que ETA siga teniendo locales abiertos al público en el País Vasco y en Navarra puede resultar sorprendente, a más de tres años de la ilegalización de Batasuna, o mejor dicho de su reconocimiento como parte del entramado criminal. Sin embargo la llegada al poder de José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 hizo que los órganos del poder ejecutivo se hayan ido retirando progresivamente de la lucha contra ETA, que ha quedado sólo en manos de los jueces que han perseverado en la tarea. Y hay jueces dispuestos a aplicar la Ley, al menos en el Tribunal Supremo, aunque desde la Audiencia Nacional los magistrados Santiago Pedraz y Baltasar Garzón hayan decidido casi a la vez facilitar a dos acusados de colaboración con ETA la asistencia al debate parlamentario de mañana en Estrasburgo.

Hasta que se demuestre lo contrario ante los tribunales ETA es una organización de criminales, con métodos contrarios al Código Penal y con fines incompatibles con nuestro ordenamiento jurídico democrático. Batasuna no es más que otra parte de la misma organización. Sus miembros, por el hecho de serlo, son enemigos del Estado. Su patrimonio, incluyendo las herriko tabernas si en sentencia firme se acredita su dependencia, socialmente innegable, está destinado a la confiscación en beneficio del conjunto de los ciudadanos, incluyendo las víctimas del terrorismo.

Mientras el Tribunal Supremo defendía así los intereses de los españoles aplicando la Ley el presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha dado a ETA una victoria internacional gratuita. Es, por lo menos, para enrojecer de vergüenza.

De la fragilidad de la democracia
Pío Moa Libertad Digital 24 Octubre 2006

De la noche a la mañana la democracia puede hundirse o sufrir graves daños, los habría sufrido ciertamente sin los bastiones de resistencia de la COPE, de las investigaciones de El Mundo, de Libertad Digital, Intereconomía y otros cuantos, muy pocos. Durante el felipato la democracia pudo haberse transformado en una corrupta y disimulada dictadura tipo PRI mejicano. Solo lo impidió la resistencia de una minoría de medios de comunicación y periodistas (mucho más que la del PP, ciertamente).

La llegada del PP al poder auguraba una regeneración democrática… que no llegó en puntos tan esenciales como la independencia judicial o los medios de comunicación. En cuanto a estos últimos, la política de Aznar fue simplemente nefasta, y hoy el sindicato del crimen, el auténtico, es mucho más poderoso y ramificado que nunca. Vuelto el PSOE al poder, gracias a los errores, insuficiencias y no pocas golfadas del PP, Zapo y los separatistas aprendieron la lección, y en esta segunda embestida contra la democracia han procurado silenciar los medios contrarios, ante todo a la COPE, y, dentro de ella, a Jiménez Losantos en primerísimo lugar.

Ha sido, sigue siendo, todo un espectáculo el de los filesios, los gales no regenerados, los montillas, los colaboradores del terrorismo etarra o islámico, los del 3%, los terralliures y stalinistas apenas o nada reciclados, etc., etc. sentando cátedra de ética contra la COPE; asombroso el circo montado por quienes llamaban “sindicato del crimen” a los periodistas que destapaban los robos y delitos de sangre del PSOE, por quienes promovieron los asaltos a las sedes del PP, inventaron terroristas suicidas el 11-M, llamaban asesino a Aznar y justificaban a los autores de la matanza, por los negociantes de la pornografía, los comecuras y enemigos de cualquier valor cristiano… gritando y rasgándose a coro las vestiduras por la falta de espíritu cristiano y los malos modos de la COPE. Y qué decir del compinchamiento de algunos curas y obispos, principalmente separatistas, con tan ejemplar caterva. O el de un rey empeñado, según parece, en desacreditar a la institución monárquica…

El libro de Jiménez Losantos sobre su experiencia en la COPE es, simplemente, de lectura obligada para quien quiera abrir los ojos a la situación presente. Nos hace comprender la fragilidad de la democracia y la necesidad de su defensa, si queremos seguir siendo ciudadanos y no súbditos de cualquier “civilización” o de los liberticidas empeñados en traernos "la paz".

--------------
La memez: “No tenéis un contrato porque no sabéis inglés", asegura a los estudiantes de periodismo el célebre (memo) M.A.R., antiguo portavoz o cosa así del PP.
------------
Para coordinarse por la unidad de España y la democracia: odiseus48@yahoo.com

La nueva guerra civil
Manuel Molares do Val Periodista Digital 24 Octubre 2006

Como ya es costumbre, los independentistas catalanes siguen agrediendo a los políticos del PP cuando asisten a mítines, mientras reaparecen otras violencias graves: en la fiesta del 12 de octubre en Pamplona se produjeron cinco heridos en enfrentamientos entre abertzales vascos y falangistas navarros.

Recuérdense estos y similares hechos, porque la Historia se preguntará cómo empezó la nueva guerra civil que destruyó España.

Deberá responderse: al degradarse la legalidad buscando una hipotética paz, con cesiones del Gobierno a los independentismos para que no molestaran y/o dejaran de matar.

Se olvidó que los independentistas siempre logran imponer sus exigencias de autodeterminación, la limpieza étnica y el expansionismo agresivo hacia los “territorios irredentos” vecinos.

Con sus sentimientos pisoteados, fueron navarros, primero ultraderechistas, pero gente común después, quienes rechazaron que sus nuevos amos les impusieron una dictadura social e ideológica, su prepotencia y un idioma innecesario.

A los navarros se les unieron cántabros, riojanos y castellanos parte de cuyos territorios también consideraban propios los nacionalistas vascos. Mientras, toujours la France! permanecía intocada.

Aprovechando la descomposición de España, los independentistas catalanes se abalanzaron violentamente sobre los que llaman Països Catalans, pero valencianos y mallorquines rechazaron al imperialismo barcelonés.

Los nacionalistas gallegos exigieron el Bierzo y otras zonas limítrofes cuyos habitantes tampoco aceptaron la absorción.

En el sur, los autoproclamados andalusíes llamaron a los norteafricanos a que tomaran como suyo y reconquistaran al-Andalus, que es casi toda España, y llegaron oleadas de invasores a Península e Islas precedidos por terroristas suicidas.

La Historia dirá: todo empezó cuando un Gobierno reinterpretó la Constitución con talante bombaboso y un pacifismo de buen rollito como el de Chamberlain, el británico que entregó al horror nazi sus “territorios irredentos”, las Navarras, Valencias-Baleares, Bierzos y al-Andalus-Canarias de centroeuropa.
-------------------

La AVT convoca cuatro concentraciones en Bruselas, Estrasburgo y Madrid
César Sinde Periodista Digital 24 Octubre 2006

[www.elforo.intereconomia.com]

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha convocado para esta semana varias movilizaciones contra el debate sobre la negociación con ETA en el Parlamento Europeo. La AVT quiere mostrar su absoluto rechazo a que la negociación con ETA se trate en el Parlamento Europeo, donde el miércoles se dará voz a ETA-Batasuna, a pesar de que ésta se encuentra en la lista de grupos terroristas de la UE.

Hoy martes la AVT celebra otra concentración a las 18.00 horas frente a la sede del Parlamento Europeo en Madrid, en el número 46 del Paseo de la Castellana, a la que acudirá el presidente de la misma, Francisco José Alcaraz.

Rajoy avisa de que ETA podría conseguir lo que Ibarretxe no logró con su plan

El presidente del PP, Mariano Rajoy, advirtió ayer de la posibilidad de que la negociación con la banda terrorista ETA conceda a la organización lo que el presidente vasco, Juan José Ibarretxe, no logró por no ser un terrorista y presentar su plan de nuevo Estatuto para Euskadi ‘cumpliendo la legalidad’.

Rajoy se preguntó si sería ‘correcto que ETA, por ser organización terrorista, pudiera conseguir lo que Ibarretxe no pudo por no ser terrorista’ y aseguró que que, en su opinión, la banda está teniendo ‘un plus’ por ser una organización terrorista ya que, en la actualidad, ‘se negocia con ella pagos políticos’.

Asimismo, el líder de la oposición denunció el ‘error’ que supone el debate que el Parlamento Europeo celebrará el próximo miércoles sobre la negociación con ETA porque sólo conseguirá ‘dividir’ a los europeos, después de que el mismo debate haya partido en dos a la sociedad española, y recordó que uno de los objetivos de ETA es precisamente la creación de tres estados, ‘el francés, el español y el vasco’.

Además, denunció que hasta la fecha, ETA está marcando ‘el guión’ de la negociación y sólo se habla de lo que ella quiere, es decir, de ‘hacer mesas de partidos, de cambiar el marco jurídico y político español, de Navarra e incluso de Francia, de constituir una eurorregión’ y advirtió de que un Estado de Derecho no puede negociar con una banda terrorista porque estaría convirtiendo el terrorismo en ‘instrumento útil para hacer política’ y obtener ‘ventajas’.

Preguntado si creía realmente que el presidente del Gobierno estaba rindiendo el Estado ante ETA, consideró que de momento ‘se están tomando muchas decisiones que no tomó ningún gobierno anterior’ y que se está haciendo porque son ‘exigencias de ETA’. Puso como ejemplo el debate en Estrasburgo, del que ‘Batasuna anunció la fecha de la celebración antes de que el Parlamento Europeo tomara decisión alguna’ o la creación de la mesa de partidos.

Con respecto a la eventual rebaja por parte de la Fiscalía en la pena que pedirá por delitos de amenazas terroristas al etarra de Juana Chaos, afirmó ver una ‘absoluta relación de causa efecto’ con respecto a la huelga de hambre llevada a cabo por el etarra y advirtió de que eso supone ‘la aceptación de un chantaje’.

Separatismos
EL PPDEG APOYA LA SUPRESIÓN DEL ESPAÑOL COMO IDIOMA DE REFERENCIA EN GALICIA
La medida se adoptó a iniciativa del BNG, y por supuesto se trata sin duda del típico paso de inmersión lingüística para eliminar el español como idioma de referencia. Lo escandaloso es que el PPdeG haya apoyado la iniciativa.
Redacción: 29.09.2006 minutodigital 24 Octubre 2006

En Galicia tan solo el 10 % de la población es gallego-parlante, pero eso al parlamento gallego le da igual. Si la realidad social no se ajusta a sus postulados políticos, lo que hay que hacer es cambiar la realidad, aunque sea a martillazos. Las tres fuerzas políticas con representación en Galicia se han puesto de acuerdo para reclamar que la Xunta inste al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio que las empresas de telefonía que operan en esa Comunidad exijan el gallego como «idioma de referencia» en todas las operaciones, de modo que también se reclame su conocimiento a todas las personas que dan respuesta a las llamadas de consulta o atención al cliente. De tal manera que el 90 % de los gallegos, que se expresa en español se encontrar con que se les contestará en gallego cuando se pongan al teléfono y además se impedirá el acceso al empleo como teleoperadores a aquellas personas que no conozcan la lengua oficial autonómica.

La medida se adoptó a iniciativa del BNG, y por supuesto se trata sin duda del típico paso de inmersión lingüística para eliminar el español como idioma de referencia. Lo escandaloso es que el PPdeG haya apoyado la iniciativa.

La política lingüística del PP de Fraga fue tan antiespañola como la de CiU o el PNV en Cataluña y País Vasco y por lo que observamos Núñez Feijoo sigue el mismo ejemplo.

Continúa por tanto la esquizofrenia dentro del PP. Mientras sus políticos de referencia nacional y europea, como Zaplana o Mayor Oreja se rompen la espalda por defender unos principios de cohesión nacional, personajes como Piqué, Gallardón o Núñez Feijoo se dedican a meter palos en las ruedas de un PP defensor de la identidad nacional española. ¿Tomará Génova medidas algún día para coordinar a sus políticos y evitar estos espectáculos bochornosos imponiendo la disciplina de partido? ¿O tendrán que ser los votantes de derechas los que de una vez por todas manden un mensaje claro a la dirección del PP?.

USARON UNAS ESPOSAS ROBADAS POR LA BANDA
El 'modus operandi' convence a la policía de que ETA está detrás del robo de 350 armas en Francia
* Tres personas entraron en una empresa importadora de armas en la localidad de Vauvert
* Los asaltantes utilizaron unas esposas robadas el 5 de marzo a gendarmes franceses
AGENCIAS El Mundo  24 Octubre 2006

BAYONA (FRANCIA).- Un 'comando' de ETA, compuesto por al menos cinco personas, robó anoche 300 revólveres, 50 pistolas, munición y piezas sueltas de estas armas cortas en una empresa de localidad francesa de Vauvert.

La acción se prolongó ocho horas y durante ese tiempo secuestraron a una mujer y a su hijo para forzar a la propietaria del establecimiento a quitar la vigilancia y a desactivar las alarmas del local.

El 'modus operandi' ha convencido al Ministerio del Interior español "por completo" de que ETA está detrás del robo, en lo que coincide con la policía francesa que ya ha corroborado su autoría.

El asalto se inició a las 19.00 horas y concluyó a las 03.00 de la madrugada, según informaron fuentes de la investigación a la agencia Vasco Press.

Los presuntos etarras, que iban encapuchados, irrumpieron en la casa del hijo y la nuera de los propietarios del negocio, situada en Vestric, cerca de Vauvert, y sorprendieron a la mujer y a un hijo que tiene nueve o diez años.

Ambos fueron secuestrados e introducidos en el coche de la rehén con el que se trasladaron hasta el domicilio particular de los propietarios del almacén de armas, donde se encontraba sola la esposa del dueño del negocio, suegra y abuela de los dos primeros rehenes.

El 'comando' debía de haber vigilado la empresa y a dicha familia durante algún tiempo porque conocía los nombres de pila de los niños. Los encapuchados, una vez en la empresa de armas, indicaron al empresario que si no causaba problemas, sus familiares serían liberados esta mañana, como ocurrió.

Los asaltantes advirtieron a la mujer que tenían en su poder a los dos familiares y le exigieron bajo amenazas que colaborara con ellos. La propietaria fue obligada a llamar por teléfono a la sede de la empresa Sidam para indicar a los empleados de seguridad que se podían marchar y pedirles que no conectaran las alarmas ya que, según les dijo, ella misma tenía que acercarse poco después para realizar unas gestiones.
[foto de la noticia]

La propietaria del establecimiento fue inmovilizada mediante el empleo de cinta de embalar, mientras que el niño y su madre fueron atados con unas esposas de la Gendarmería que, según se pudo comprobar posteriormente, habían sido robadas por otro 'comando' de ETA a una pareja de agentes de este cuerpo el pasado 5 de marzo en la localidad de Figeat, departamento de Lot.

A las tres de la madrugada, los cuatro hombres y la mujer que integraban la célula de ETA terminaron de sacar las armas y se marcharon, dejando a sus rehenes en el interior. Varias horas más tarde, la propietaria logró romper las ligaduras de la cinta de embalar con que había sido amarrada y dio la voz de alerta a la policía.
¿Qué apunta a la autoría de la banda?

Fuentes de la lucha antiterrorista de España y Francia han señalado dos cuestiones que les llevan a concluir que ETA está detrás del suceso. La primera es que el 'comando' utilizó para retener a los secuestrado unas esposas robadas en marzo a unos gendarmes, dos semanas antes de que la banda terrorista declarase el alto el fuego permanente.

Aquel día, los agentes franceses habían ido a identificar a un individuo sospechoso que estaba junto a un Opel Zafira en las cercanías de un Centro de Armamento del Ejército francés. Un etarra sorprendió por detrás a los gendarmes a los que arrebataron dos pistolas, un subfusil, los uniformes y las esposas. Los policías fueron atados en un granero y abandonados.

Además, el robo es muy parecido a otro cometido por la banda terrorista en 2001, también en el sureste francés. Un comando de ETA, integrado por ocho encapuchados armados, robó 1,6 toneladas de explosivos, 20.000 detonadores y cordón detonante en un depósito cerca de Grenoble, después de secuestrar a la familia del dueño.

Las autoridades francesas han activado este lunes el plan "Epervier", con controles en las carreteras, para tratar de encontrar a los autores del atraco.

ETA tiene un comando especializado en realizar asaltos en Francia
La célula ha perpetrado seiso robos en los que se ha apoderado de más de 5.000 kilos de explosivo, armas, matrículas y documentaciones falsas
Vasco Press - Bilbao.- La Razón 24 Octubre 2006

ETA tiene desde hace al menos cuatro años un comando especializado en realizar asaltos en Francia para suministrar de armas y explosivos al aparato logístico de la organización terrorista.

En seis robos consumados esta célula se ha apoderado de más de cinco mil kilos de explosivo, cientos de armas, 30.000 placas de matrículas vírgenes, troqueladoras y material para la falsificación de pasaportes y documentos de identidad. Una característica de las actuaciones de este grupo es que, en ocasiones, los asaltos tienen una duración de varias horas.

La primera operación de este grupo, cuyos miembros suelen operar vestidos completamente de negro, con botas militares y guantes, tuvo lugar el 21 de octubre de 2002 en la localidad de Jonzac. En aquella ocasión, otros tres individuos armados con pistolas se apoderan de 400 placas de matrícula vírgenes, tras maniatar a dos empleados de un taller de la firma Renault.
Los asaltantes, que hablaban también en francés con acento español, intentaron llevarse la troqueladora, pero no lo consiguieron porque estaba atornillada. El segundo asalto perpetrado por la célula etarra se produjo el 22 de abril de 2005 en la localidad de Saint Benoit, donde seis individuos encapuchados asaltaron una fábrica de la empresa Quadrimex y se apoderaron de 4.000 kilos de clorato sódico, empleado para la fabricación de cloratita. Una célula similar a la que ayer perpetró el robo de las armas en Vauvert, formada por tres hombres y una mujer, asaltaron la empresa Fasver y se apoderaron de ordenadores con material para a confección de pasaportes. El asalto tuvo una duración de dos horas.

El 22 de diciembre de 2005 dos hombres y una mujer armados con pistolas se apoderaron de 1.290 kilos de polvo de aluminio en la empresa Radium Bronze. El último asalto llevado a cabo por este grupo tuvo lugar el 15 de marzo pasado en Replonges (Ain), donde los etarras, vestidos completamente de negro, asaltaron una empresa y se apoderaron de dos troqueladoras y 30.000 placas de matrícula vírgenes. Los ladrones permanecieron más de una hora en el interior del local, después de dejar atado con cinta adhesiva al único empleado.

La Ley audiovisual catalana provoca un retroceso en la libertad de prensa
El informe de Reporteros Sin Fronteras coloca a España en el puesto 41, uno menos que en 2005
A. D. M. Madrid La Razón 24 Octubre 2006

Alas habituales presiones y agresiones de los periodistas españoles por parte del mundo etarra, este año se ha unido la aprobación de la ley audiovisual catalana, dos motivos por los cuales España ha retrocedido un puesto -ahora se sitúa en el 41 de un total de 168 países- en el ranking que Reporteros Sin Fronteras (RSF) elabora cada año sobre libertad de prensa en el mundo. En lo referente a la citada ley catalana, «desde Reporteros Sin Fronteras analizamos minuciosamente el texto y todos coincidimos en que había varios artículos contrarios a la libertad de expresión como eran los referidos a la hora de controlar los contenidos infantiles que al final podían derivar en contenidos de opinión, o a la hora de imponer sanciones por invadir frecuencias», explicó a LA RAZÓN Rafael Jiménez Claudín, secretario general de RSF.

Modificar los artículos
Para Jiménez Claudín, el problema radicaba en «el carácter tan genérico de los artículos. Por eso -añade-, incluso llegamos a enviar un comunicado a la Generalitat en el que solicitábamos la modificación de algunos de esos artículos. Se nos ofreció una reunión que no se llegó a producir y la ley sigue sin modificar».

Cabe destacar de este quinto informe anual que mientras «los estados más represivos siguen siendo los mismos, algunos países en desarrollo se deslizan hasta la cabeza de la clasificación, adelantando a veces a las democracias occidentales». Sin embargo, RSF alerta sobre «la lenta, pero constante, degradación de la situación en Estados Unidos, Francia y Japón». La gran potencia mundial (53) ha perdido nueve puntos «por el deterioro de la atmósfera entre la prensa y la Administración del presidente George W. Bush desde que, invocando a la seguridad nacional, considera sospechoso a cualquier periodista que cuestione su “guerra contra el terrorismo”». El caso de Francia, que baja cinco peldaños con respecto a 2005 y 24 en cinco años, también es preocupante. Hay que recordar que en el otoño de 2005 varios periodistas de este país fueron agredidos durante un conflicto sindical en Córcega y durante las manifestaciones en los suburbios.

Las polémicas caricaturas de Mahoma publicadas en un diario danés han relegado a Dinamarca, que ostentaba el liderazgo, al puesto 19. Por primera vez en los últimos años, en este país donde se respetan mucho las libertades fundamentales, algunos periodistas han tenido que ser puestos bajo protección policial, a causa de las amenazas debidas a su trabajo. En cambio, con excepción de Yemen (149) -donde se cerraron varios medios de comunicación tras la publicación de las caricaturas- y Arabia Saudí (161), todos los estados de la península arábiga han experimentado una fuerte subida en la clasificación. Kuwait (73) conserva su puesto de líder del mundo árabe, justo delante de los Emiratos Árabes Unidos (77) y Qatar (80).

Por primera vez, según destaca el informe, hay dos países que aparecen entre los veinte primeros. Bolivia (16), cuyos periodistas disfrutan de una libertad comparable a la de sus colegas austriacos o canadienses, es el primer estado del hemisferio Sur. Bosnia continúa su subida desde la guerra de la ex Yugoslavia y Ghana se sitúa en la cuarta posición del continente africano.

El «trio infernal» de la libertad de expresión lo continúan encabezando Corea del Norte -168 y última posición-, Turkemenistán (167) y Eritrea (166) por sus torturas a periodistas, la violencia extrema con quienes critican al gobierno y la dominación absoluta de la prensa.

Cambios de régimen
En la otra cara de la moneda figuran los países que, tras un cambio en la cabeza del Estado, su libertad de prensa resulta mucho más saludable. Es el caso de Haití, que ha pasado del puesto 125 al 87 en dos años, tras la marcha al exilio del ex presidente Jean-Bertrand Aristide, a principios de 2004. Togo (66) ha ganado 29 puestos tras la muerte, en febrero de 2005, de Gnassingbé Eyadèma, la llegada de su hijo a la cabeza del poder y los esfuerzos de reconciliación, llevados a cabo con la participación de la oposición y apoyados por la comunidad internacional. Otra de las escaladas más llamativas es la que ha experimentado Mauritania. El golpe de Estado en agosto de 2005 terminó con la censura que hasta entonces se abatía sobre la prensa local. En el lugar 138 en 2004, el país ocupa ahora la posición 77. Una de las remontadas más importantes del ranking.

«España va a salir debilitada»
Aleix Vidal-Quadras / Europarlamentario del PP
C. M. La Razón 24 Octubre 2006

Madrid- Vidal-Quadras ha sido una de las voces más críticas con los excesos nacionalistas. Desde su atalaya europea mantiene vivo ese pulso que conecta con una defensa acérrima de la
Nación española, y lo hace desde una posición distante con la actual dirección del PP de Cataluña, organización de la que fue presidente.

-¿Qué consecuencias cree que tendrá el debate en la UE sobre el «proceso»?
-Va a ser profundamente negativo para España porque va a elevar a ETA al rango de interlocutor internacionalmente reconocido. La profunda división de la sociedad española se va a trasladar a un foro supranacional debilitando la imagen y el prestigio de nuestro país.

-¿Los grupos europeos tienen claro qué van a votar mañana?
-Durante bastantes años hemos intentando hacer una labor de información sobre el alcance del problema del País Vasco, pero los colegas europeos tienden a identificarlo con Irlanda del Norte. El PSOE, además, ha fomentado el equívoco, lo que es terrible ya que una de las más antiguas aspiraciones de ETA es eso que se ha llamado la «internacionalización del conflicto».

-¿Por qué no ha sido finalmente posible un acercamiento de posiciones entre su partido y los socialistas después de que se hubieran nombrado hasta interlocutores por las dos partes? Dicen que ha sido Rajoy quien lo ha vetado.
-El acuerdo era imposible porque los planteamientos de salida era contrapuestos. Siempre hemos dicho que dar una repercusión internacional al terrorismo de ETA era un disparate que perjudica a España y beneficia a la banda. A partir de esta premisa, es lógico que no hubiera margen para el pacto una vez que ha sido el PSOE quien ha decidido llevar este asunto a la UE.

-¿Cómo cree que terminará al final la votación?
-Mi pronóstico es que tendremos una votación reñida y quien gane lo hará por un margen muy estrecho. -¿Qué apoyos tiene ya seguros su partido?
-El Grupo Popular Europeo está unido y mantendrá una posición muy homogénea. Contamos también con el respaldo del grupo de la Europa de las Naciones y de todos los que están a nuestra derecha. Nos consta que hay división de opiniones entre los liberales, y no descartamos alguna fuga de los socialistas franceses después de la carta abierta que Batasuna les ha hecho llegar.

-¿Cuál sospecha que será el siguiente paso del Gobierno en el ámbito internacional en relación a la tregua?
-Primero hay que ver si este intento termina con éxito o no. Después, mi impresión es que superado el trámite del Parlamento Europeo se va a intentar elevar el asunto al Consejo Europeo para forzar también un apoyo explítico.
-Los socialistas se justifican en que están siguiendo el mismo guión que Blair en el caso del IRA.
-No tiene nada que ver una cosa con la otra. El primer ministro británico pidió el apoyo del Parlamento Europeo para los Acuerdos de Stormonnt, mientras que en España no se ha producido ningún acuerdo, sino que ETA mantiene intactas sus exigencias políticas y en ningún momento ha mostrado arrepentimiento.

Las comunidades autónomas pretenden diseñar el «mapa judicial» en su territorio
Madrid es la única con competencias en materia de Justicia que no ha firmado aún el acuerdo
F. Velasco La Razón 24 Octubre 2006

Madrid- Las comunidades autónomas que tienen asumidas las competencias en materia de Justicia consideran que deben tener un papel mucho más importante en todo lo que supone el diseño del «mapa judicial», en lo relacionado con el crecimiento de la Planta y Demarcación Judicial, es decir, con la creación de los nuevos juzgados.

Éste es uno de los acuerdos alcanzados en la última reunión de la Comisión de Coordinación, que se celebró en Bilbao, de las nueve comunidades que tienen esa competencia. Este acuerdo ha sido trasladado a la Comisión Permanente del CGPJ. Sólo Madrid se reservó la adhesión al acuerdo suscrito, por lo que la directora general de Relaciones con la Administración de Justicia, María José Cejuela, no firmó el texto acordado.

En el documento suscrito se esgrime que la cercanía de las comunidades autónomas a la «realidad de la Administración de Justicia y sus necesidades de medios para solventar las cargas de trabajo» las convierte en un «observador privilegiado para constatar la prioridades de crecimiento» de la Planta y Demarcación judicial. «Ello es razón suficiente para atribuir la competencia decisoria a las mencionadas comunidades», se concluye al respecto.

Sobre esta reclamación, fuentes del grupo mayoritario del Consejo General del Poder Judicial la rechazaron de plano, ya que «se trata de una competencia del Estado. Una cosa es que las comunidades, como el propio Consejo, puedan ser oídas, que sí es fundamental, y otra muy distinta asumir una competencia que la Constitución reserva en exclusiva para el Estado».

Competencia sobre personal
Pero esa no es la única reivindicación de los responsables de Justicia de esas ocho comunidades, ya que también reclaman «la transferencia de la gestión de la cuenta de consignaciones y depósitos, así como de las tasas judiciales». Y, de la misma forma, también reclaman que se lleven a cabo las modificaciones legales oportunas que posibiliten «la competencia plena autonómica sobre el personal al servicio de la Administración de Justicia».

Por otro lado, pero de cierta forma relacionado directamente con lo anterior, en uno de los primeros puntos del acuerdo suscrito por las comunidades autónomas, éstas reclaman al Gobierno la necesidad de desarrollar «las competencias autonómicas plenas y directas, con el fin de garantizar la calidad de la prestación del servicio público de la Administración de Justicia, en especial en la gestión de los medios personales».

La cuestión del uso de las distintas lenguas oficiales ha sido otro de los temas abordados. Al respecto, los responsables de Justicia de las citadas comunidades acordaron «promover la normalización del uso de todas las lenguas del Estado, en sus respectivos territorios, en la actividad diaria de la Administración de Justicia».

Así, se sostiene que la reforma de la Administración de Justicia debe servir también a la prestación del servicio público «en todas las lenguas del Estado, en sus respectivos territorios, y tener esta circunstancia su reflejo en las relaciones de puestos de trabajo».

También hay un especial llamamiento a la necesidad de «reflexionar sobre el papel del secretario judicial como elemento imprescindible en la nueva organización de la oficina judicial».

La Audiencia Nacional confirma el procesamiento de la cúpula de Batasuna
NATI VILLANUEVA. MADRID. ABC 24 Octubre 2006

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional no tiene dudas: Batasuna es una de las organizaciones y empresas que utilizan «las posibilidades que brinda» el ordenamiento jurídico para desarrollar sistemas de control social y de financiación «bajo la superior relación y tutela de ETA». Estos sistemas están dirigidos a consolidar social y económicamente a la organización terrorista y, por tanto, su estrategia independentista «fuera de los cauces democráticos y de terror en el llamado frente institucional».

Con este argumento, la Sección Cuarta de lo Penal ha decidido confirmar los 38 procesamientos de la cúpula de Batasuna, cuyas vistas de apelación se celebraron el pasado miércoles y en las que el fiscal defendió la vinculación de los batasunos con la organización terrorista.

Hombres clave en el «proceso» Según ha podido saber ABC, en un auto dictado ayer la Sala considera acreditada la cooperación de los proetarras en «actividades públicas o privadas que pudieran tener por finalidad desarrollar la estrategia de atemorización social que guía a la banda terrorista ETA».

Entre los integrantes de la formación ilegalizada cuyo procesamiento ha sido confirmado se encuentran Arnaldo Otegi y Rufino Etxebarria, ambos hombres clave (el segundo, comisario político en la sombra) en el «proceso de negociación» entre ETA y el Gobierno; el huido Jon Salaberria, Juan Cruz Aldasoro, los acusados de Ekin Karmelo Landa y José Luis Elkoro o los ex parlamentarios vascos Joseba Álvarez, Joseba Permach y José Antonio Urruticoechea «Josu Ternera», en estos momentos máximo responsable «político» de la banda terrorista y paradójicamente un «negociador» en busca y captura. Las vistas de apelación contra los autos de procesamiento de los tres últimos todavía no se han celebrado, con lo que la confirmación de la decisión de Garzón se mantiene todavía en suspenso. Con ellos, el número de procesados en esta causa -conocida como Batasuna/«herriko tabernas»- se eleva a 41.

Conforme a los artículos 516.2 (integración) y el 576 (colaboración con organización terrorista) del Código Penal (los que cita la Sala), la cúpula de Batasuna se enfrentaría a penas de prisión de 6 a 12 años de e inhabilitación especial para empleo o cargo público de 6 a 14 años en el primero de los casos, y entre 5 y 10 años de prisión en el segundo.

Aval a la instrucción
La Sección Cuarta, formada por los magistrados Fernando Bermúdez de la Fuente, Carmen Paloma González Pastor y Juan Francisco Martel, avala la instrucción que a lo largo de los últimos años ha llevado a cabo el juez Baltasar Garzón contra el entramado etarra y, a diferencia de la defensa de los batasunos, considera que existen indicios de que los procesados participaron en la estrategia criminal de ETA. «El tribunal considera totalmente adecuado y cabal el desarrollo histórico basado en indicios convenientemente expresados (...)», señala el auto.

Garzón procesó a 36 miembros de Batasuna en enero de 2005 y a los otros cinco (entre ellos, a Otegi, Permach y Álvarez) en febrero y junio, tras perder éstos la condición de aforados del Parlamento vasco.

Montilla pide «flexibilidad» con el catalán en las universidades
IVA ANGUERA DE SOJO ABC 24 Octubre 2006

BARCELONA. El candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, José Montilla, pidió ayer más «flexibilidad» en el uso del catalán en las universidades de esta comunidad para favorecer la llegada de estudiantes extranjeros y de profesores visitantes que no dominen esta lengua. Montilla hizo esta reflexión en la Universidad Pompeu Fabra (UPF), la universidad pública con un poso más catalanista, probablemente porque es obra de los gobiernos autonómicos de CiU y fue, durante años, la niña de los ojos de Jordi Pujol.

Con esta afirmación, el candidato socialista abría además un debate frenado durante años en Cataluña, ya que siempre se ha negado que el uso del catalán impidiera la llegada de alumnos y profesores a sus centros. Montilla hizo estas reflexiones en un desayuno dedicado a presentar sus propuestas en políticas de I+D a investigadores y profesionales relacionados con las nuevas tecnologías, que lamentaron ante el líder del PSC la falta de un liderazgo claro en este terreno en el Gobierno tripartito. El candidato aseguró, en este sentido, que «es absolutamente necesario que las políticas de innovación sean de todo el gobierno y lideradas por su presidente», por lo que se comprometió a hacer de este ámbito uno de los ejes de su gestión si preside la Generalitat. Sin referencias directas a sus antecesores en el Palau de la Generalitat, vino a reconocer que la gestión del tripartito no favoreció las políticas transversales.

El Ministerio, en campaña
Montilla defendió, además, que el PSC es la única garantía de «un gobierno fuerte de izquierdas» en Cataluña, por lo que concluyó que votar a los socialistas catalanes «tiene doble valor». Tras el encuentro en la UPF, Montilla aprovechó la «coincidencia» para participar la inauguración de una carpa informativa sobre nuevas tecnologías del Ministerio de Industria. Curiosamente, el Ministerio que hasta hace apenas dos meses ocupó Montilla ha iniciado en la ciudad de la que fue alcalde durante dos décadas, Cornellà de Llobregat, la muestra que debe recorrer 20 ciudades de toda España, y lo ha hecho precisamente en el ecuador de la campaña electoral catalana.

El español crecerá en las próximas décadas más rápido que el chino, el inglés, el francés y el ruso
Servimedia /Madrid ABC 24 Octubre 2006

La lengua española, que actualmente cuenta con 438,5 millones de hispanohablantes en todo el mundo, crecerá con un ritmo sostenido en los próximos años, más deprisa que el chino, el francés, el inglés y el ruso.

Ésta es la principal conclusión del II Seminario Internacional "El valor económico del español: una empresa multinacional", organizado por la Fundación Telefónica en Montevideo.

Este seminario se ha celebrado en el marco de un proyecto de investigación que, por primera vez, analiza cómo la lengua española se ha convertido para toda la comunidad iberoamericana y sus empresas en fuente generadora de riqueza y en un activo económico fundamental.

El análisis demo-lingüístico del español en países donde no es lengua oficial o nacional arroja una cifra aproximada de 40,5 millones de hablantes en todo el mundo. Estados Unidos concentra la mayor parte, con 36 millones de hispanohablantes nativos aproximadamente.

Otras importantes comunidades de hispanohablantes se encuentran en Brasil, Canadá, la Unión Europea y Oceanía, así como en las Antillas holandesas y otros países caribeños. El grupo de hablantes no nativos de español ronda los 23 millones, entre los que se encuentran los hablantes de español como segunda lengua o como lengua extranjera y los usuarios de variedades de mezcla bilingües y residentes extranjeros en países de habla hispana.

Asimismo, se aprecia un ritmo de crecimiento sostenido del español con tendencia a la estabilización en las proyecciones a largo plazo. En 2020, los hablantes de español en los países donde es oficial alcanzará los 431 millones, según los expertos.

España, destino de la inmigración
Otra de las conclusiones del encuentro es que el uso del español multiplica por cuatro la elección de España como país de destino de la inmigración internacional.

De este modo, entre los cerca de cuatro millones de inmigrantes registrados en España, cerca del 40% provienen de países que usan el español como lengua propia.
Recortes de Prensa   Página Inicial