AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 26 Octubre  2006

Batasuna lo celebra gracias a Zapatero
EDITORIAL Libertad Digital 26 Octubre 2006

El objetivo que perseguía José Luis Rodríguez Zapatero a la hora de llevar a Estrasburgo el mal llamado "proceso de paz" era doble. Por un lado, trataba de satisfacer una exigencia histórica de los terroristas como ha sido siempre la de legitimar su papel de interlocutores válidos a nivel internacional. Por otro lado, Zapatero trataba de aprovechar en su favor esta servidumbre para mostrar una imagen de absoluta soledad del Partido Popular español frente a un unánime respaldo de Europa a su chalaneo con ETA.

Pues bien. A pesar de la profunda división que se ha vivido este miércoles en el Parlamento Europeo –321 votos a favor de la resolución impulsada por el gobierno español, frente 311 votos en contra y 24 abstenciones–, hay motivos más que suficientes para que los proetarras lo hayan celebrado por todo lo alto. Los dirigentes de Batasuna, que se habían trasladado a Estrasburgo para arropar la iniciativa del gobierno, han celebrado el bochornoso espectáculo vivido en la Eurocámara como un "día histórico". El dirigente batasuno Joseba Álvarez ha aprovechado la aprobación de la resolución propuesta por los socialistas para pedir al PSOE que utilice este "blindaje internacional" para "seguir avanzando –léase cediendo- con más audacia".

La satisfacción mostrada por el Gobierno y el PSOE no ha alcanzado las eufóricas cotas de sus chantajistas compañeros de viaje, pues, aunque hayan satisfecho una exigencia de ETA, no han logrado que el maquillaje de esta servidumbre les alcance para lograr el unánime espaldarazo europeo al infame proceso político que padece nuestro país.

Las energías de los socialistas, más que a celebrar la pírrica aprobación de su resolución, se han dirigido a intensificar las mentiras, más indispensables aún para arropar su inmoral e ilegal chalaneo con los terroristas. Un ejemplo muy claro de la radical desfachatez con la que el PSOE utiliza la mentira lo constituye las declaraciones de su portavoz López Garrido, quien este miércoles ha enmarcado el robo de armas en Francia por parte de ETA en un supuesto rechazo de los terroristas a la bochornosa iniciativa del gobierno en Estrasburgo. ¡Y eso que los proetarras la han celebrado ante las cámaras de televisión!

Por mucho que el propio Zapatero también haya querido anestesiar a la opinión pública con sus vacuas declaraciones al respecto, lo cierto es que el robo de armas en Francia no viene sino a confirmar la amenaza hecha pública por ETA de "volver a la lucha armada" si Zapatero no cumple los "compromisos adquiridos" que llevaron a la organización terrorista a anunciar su alto el fuego.

Ciertamente, Zapatero ha cumplido este miércoles uno, uno más, de esos "compromisos adquiridos". Lo malo es que, tal y como le han recordado los eufóricos dirigentes batasunos que se han concentrado ante la Eurocámara: "El siguiente paso esponer en marcha en Euskadi el espacio de diálogo político y eso tiene que producirse lo antes posible".

Y es que si algo está claro es que ETA y sus partidarios quieren exprimir lo más posible esta sucia paz con la que Zapatero pretende presentarse a las próximas elecciones.

Debate en Europa
Del proceso de rendición a la derrota consumada
Ignacio Villa Libertad Digital 26 Octubre 2006

El pleno de este miércoles en Estrasburgo ya resultaba de por sí lamentable por no ser otra cosa que una cesión a exigencias de los terroristas, pero al celebrarse un día después de que la banda terrorista ETA haya robado casi 400 pistolas en el sur de Francia el espectáculo ha sido, si cabe, aún es más bochornoso. Pero a Zapatero no parece importarle lo más mínimo. Ha apostado tanto por la vía de la rendición que no entra en sus planes dejar una rendija abierta por la que poder rectificar.

Quizá lo más grave es que el presidente del Gobierno haya forzado la máquina hasta el punto de dividir Europa en dos para, al final, no lograr su objetivo de recibir un respaldo internacional a su proceso, teniendo que volver de Estrasburgo con el rabo entre las piernas. El resultado de la votación de la Eurocámara no podía ser más gráfico. Los socialistas han ganado con una magra diferencia de 10 votos. Es más, si tenemos en cuenta también abstenciones como la de Rosa Díez, que se negó a entrar a votar, lo cierto es que la iniciativa socialista ha salido de la Eurocámara con un apoyo inferior a la mitad de los diputados. Tan pequeño ha sido el margen que la imagen ofrecida con ese resultado es la de la división ante el terrorismo; la peor que pueden ofrecer los demócratas, después de la del que se rinde. Una imagen que Europa no debería permitirse, y no ya por ETA, sino por el terrorismo islamista.

Zapatero ha entregado además a ETA otro preciado botín. Los terroristas han campado por sus fueros en el Parlamento europeo; alguno ha entrado en la tribuna de invitados mientras otros han montado un auténtico mitin fuera del recinto con banderas, pancartas y toda la maquinaria de la propaganda. Se les ha dejado coger todo el aire que la lucha contra el terrorismo –esa sí, consensuada– les había hurtado abriéndoles las puertas de Europa, que tenían cerradas por estar incluida Batasuna en la lista de organizaciones terroristas. Una escena deplorable, vergonzosa y humillante para tantas miles de víctimas del terrorismo que, atónitas, observan cómo Zapatero ha cedido una vez más a las pretensiones de los terroristas.

El pleno de este miércoles en Estrasburgo ha sido un triunfo de ETA no sólo por el resultado, sino porque ha demostrado que el Gobierno está entregado a sus exigencias. ETA ha vuelto a Europa gracias a Zapatero. Y es que, ¿para qué ha servido realmente el debate del Parlamento Europeo? Para nada que no sea escenificar la humillación y la derrota.

Zapatero coloca a ETA en Europa con su "iniciativa de paz"
Editorial Elsemanaldigital 26 Octubre 2006

El Parlamento Europeo fue ayer miércoles el escenario de una fase más en el "proceso de paz" entablado entre el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y la banda terrorista ETA. En el curso del "proceso" ETA exigió una internacionalización del mismo, y el Grupo Socialista presentó una moción que lo defendía en la Eurocámara de Estrasburgo. Tras una sesión tormentosa y en presencia de destacados representantes nacionalistas y radicales, el Parlamento Europeo se dividió casi por la mitad y apoyó con una exigua mayoría lo que ETA y el PSOE deseaban que se aprobase.

Así las cosas, el mismo Gobierno que acudió a las elecciones europeas de 2004 anunciando que "volvíamos a Europa" ha completado el lema llevando a las instituciones de la Unión al grupo terrorista más sanguinario de la Historia de España, que es a la vez el más antiguo de los que actúan en el continente. El mismo ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba, que cuando el PSOE estaba en la oposición apoyó las iniciativas del Partido Popular para poner fuera de la Ley a Batasuna en tanto que parte de ETA, hoy está en la vanguardia del "proceso". El mismo presidente del Parlamento Europeo Josep Borrell, que en otros tiempos se declaró enemigo del terrorismo y aun del nacionalismo, ayer acogió una iniciativa que legitima a los terroristas. El mismo eurodiputado Enrique Barón, que en la anterior legislatura apoyó la inclusión de ETA y de Batasuna en todos los elencos internacionales de grupos terroristas, hoy apadrina una iniciativa para hacer internacional el triunfo de los compañeros de "diálogo" de Zapatero.

Si de triunfo terrorista puede hablarse no es tanto por el contenido de la moción socialista ni por la muy apurada victoria de la misma, sino sencillamente porque se ha presentado, porque la ha presentado el Grupo que respalda al Gobierno de España y porque su presentación ha conseguido dividir a los demócratas españoles y europeos. Desde ayer, la "iniciativa de paz" ha dejado de ser una cuestión interna española, que solamente podía resolverse dentro de la soberanía y la legalidad españolas, y ha pasado a ser un asunto que el Gobierno ha sometido a la consideración internacional.

ETA está en Europa, y lo de menos es el follón procedimental con el que transcurrieron las votaciones, o el farragoso formalismo de la Eurocámara, que sólo parece sencillo y comprensible a los eurodiputados, pero que resulta inevitablemente lejano de los ciudadanos normales. El vicepresidente de la Comisión Europea, Franco Frattini, no contribuyó con su discurso a la claridad general, porque a pesar de pertenecer a Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi integrado en el Partido Popular Europeo junto al PP, asumió una prudencia institucional que muchos de los presentes consideraron excesiva. En su cautela pudo influir el hecho sin duda insólito de que el aval al diálogo con los terroristas procedía del Gobierno de un Estado miembro de la Unión, y era rechazado por la oposición; y también su militancia en el socialismo italiano antes de que los escándalos de corrupción de hace una década lo llevasen al centroderecha. Con o sin Frattini, ETA está en Europa y Europa está dividida en torno al terrorismo.

ETA, sin embargo, sigue siendo un grupo terrorista. Los delincuentes de la banda secuestraron el martes a tres personas y robaron un importante arsenal de armas en Francia. La Audiencia Nacional ha procesado a Arnaldo Otegi y a treinta y siete compañeros suyos en Batasuna por pertenencia a banda armada. El Gobierno de Zapatero quiere pactar con ellos una paz cualquiera, pero ETA no ha dejado de ser lo que siempre ha sido.

Proceso de rendición
Game over
GEES Libertad Digital 26 Octubre 2006

El presidente del Gobierno se parece cada vez más a uno de esos esmerados concursantes televisivos que deben superar pruebas cada vez más difíciles luchando además contra el cronometro. Hasta ahora, cada vez que ETA ha hecho sonar la alarma, Zapatero se ha sacado un comodín de la manga para no ser eliminado, ya sea el reconocimiento político de Batasuna, la utilización de la Fiscalía para favorecer a los terroristas o la proclamación del derecho a decidir de los vascos. Pero las pruebas que ETA exige son cada vez más insalvables y Zapatero les ha dado además a los terroristas el control del tiempo.

En la trepidante montaña rusa en que se ha convertido el proceso, Zapatero sonríe confiado en que al final será él quien se lleve el premio gordo de la paz. Pero las señales que emite ETA en los últimos meses no pueden ser más descorazonadoras, incluso para un optimista compulsivo como nuestro presidente del Gobierno. Batasuna no cesa en denunciar que el proceso está en crisis. La propia ETA da muestras inequívocas de su voluntad de seguir con su actividad terrorista, ya sea con disparos al aire en un descampado del País Vasco, quemando autobuses y cajeros en las ciudades o con robos de pistolas en Francia.

La fecha límite para el juego son las próximas elecciones municipales. O Zapatero logra que Batasuna pueda concurrir a las mismas y se haya constituido además la mesa de partidos que decidirá el fututo del País Vasco, o ETA dará por concluida su tregua y lanzarán una nueva campaña de asesinatos. Para hacérselo más difícil al concursante, ni ETA tiene voluntad alguna de desaparecer, ni Batasuna gana alguna de condenar el terrorismo. Los terroristas piensan que con el alto el fuego ya han cumplido su parte del contrato y que ahora le toca a Zapatero hacer frente a sus compromisos.

¿Podrá Zapatero superar esta nueva prueba? No lo tiene fácil si no cambia antes la Ley de Partidos. La decisión del Tribunal Supremo de clausurar las herriko tabernas y la de la Audiencia de encausar a los más altos dirigentes de Batasuna por pertenencia a ETA ponen en entredicho la capacidad del presidente para garantizar la impunidad judicial a sus interlocutores políticos. En estas circunstancias, es jurídicamente imposible que Batasuna pueda concurrir a las elecciones, al menos en su configuración actual.

¿Aceptará el público que el concursante haga trampas para llevarse el premio? Es evidente que toda la sociedad española anhela la paz tanto como el propio Zapatero, pero a diferencia de él no todos están dispuestos a alcanzar la paz a cualquier precio. Lo más triste es que si Zapatero es finalmente eliminado del juego serán otros los que paguen las últimas consecuencias de su fracaso.      GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Una derecha acomplejada, muerta en Sevilla y enterrada en Estrasburgo
Pascual Tamburri elsemanaldigital 26 Octubre 2006

En Sevilla se tramó el crimen, y el engendro feneció en Madrid, en la Carrera de San Jerónimo. Un democristiano, Javier Arenas, pactó con un marxiano, Alfonso Guerra, que de una manera alambicada Andalucía podría ser una "realidad nacional" con los votos del PP. Un vagón de complejos para Javier Arenas y Arenos, al que sus melindres de sacristía rancia le han hecho votar un bodrio que además habla de consejeros y consejeras, como podría hablar de tontas y tontos.

No es un problema de Arenas/Arenos, como no lo fue de Alzaga/Alzago. Es un problema estructural de esa familia ideológica que ellos/ellas representan. El miedo al enemigo, el complejo de inferioridad, las ganas de agradar, de consensuar, de oponerse pero poco, y a la hora de gobernar con los votos de los demás ser los más suaves, para hacer política de izquierda y preparar el triunfo de ésta. Qué bien lo sabe Chaves.

Si ustedes quieren ver más muestras del mismo cáncer, veamos qué está pasando con ETA. Un democristiano que a menudo no lo parece, Jaime Mayor Oreja, ha tenido que echar el resto durante un mes para que el Partido Popular Europeo apoyase al PP español en Estrasburgo. No es normal que el gran partido europeo de la derecha tenga dudas o requiera tales esfuerzos para entender algo tan evidente como lo que se defendía. Y menos mal que el PPE es cada vez menos un partido democristiano.

Tengo para mí que Mayor Oreja habría tenido menos dificultades si el proceso de desdemocristianización del PPE hubiese avanzado más. El jefe de filas, Poettering, ya nos dio una muestra de sus complejitos frente a la izquierda y a los nacionalistas, y menos mal que le han tapado la boca en Helsinki. Todos los eurodiputados del PPE menos un cierto/cierta Brepoels apoyaron al PP, lo que no es poco. Pero los liberales, los comunistas y los verdes votaron con ETA, quiero decir con el PSOE. ¿Y los democristianos de la diáspora, el pueblo elegido expulsado de la casa común? Ahí estaban los de CiU, Ignasi Guardans i Cambó acusando al PP de "una presión sucia y brutal", y los clericales vascos ya se imaginarán ustedes.

Lo mejor del caso es lo que han tenido que hacer PP y PPE para intentar ganar las votaciones de ayer, y para lograr el resultado digno de un empate técnico (así lo llamaría mi presidente Miguel Sanz). Porque el éxito de Mayor Oreja se ha debido a que diputados No Inscritos, de Independencia y Democracia y de la Unión por la Europa de las Naciones han votado con el PP sin pedir nada a cambio, cosa que no han hecho sus hermanos en la fe laica de Sturzo. Y ahora que truena vemos que el centro democristiano no es la única derecha posible.

La derecha es por naturaleza plural. Resistir a los enemigos de la libertad y del orden sólo desde una de las opciones posibles es una derrota segura; elegir la DC como esa opción única sería, además, deprimente. Ayer tuvimos una aplicación y ampliación del viejo deseo de Aznar, que antes fue de Manuel Fraga, de una única derecha plural que conquiste desde la modernidad una mayoría natural. Ayer votaron Luis de Grandes junto a Philippe de Villiers, Carlos Iturgaiz y Luis Herrero-Tejedor junto a Angelilli, Foglietta, Muscardini, letones, daneses y una avalancha de polacos, mi amigo Javier Pomés junto a un catedrático francés llamado Martínez y a Aleix Vidal-Quadras.

Una derecha que quiera ganar debe ser liberal, social, laica, cristiana, nacional y popular a la vez. No hay que inventar nada, sino elaborar una síntesis vencedora de verdades parciales. Nunca más una secta impotente, como las derechas testimoniales. Nunca más un cetáceo acomplejado sin ideales, como el centro democristiano. A ver si esta vez aprendemos la lección, porque si no ETA va a ganar, como esta semana ya ha ganado en Sevilla y en Estrasburgo.

UN CHISTE MACABRO
Editorial minutodigital 26 Octubre 2006

Escuchar al presidente del Gobierno de España en cualquier comparecencia ante los medios empieza a convertirse en un chiste macabro. Chiste porque difícilmente nos podemos creer la realidad de cualquier tono que quiera darle a sus palabras. Hasta los actores de serie B lo hacen mejor.

Macabro porque desgraciadamente en sus manos está el futuro de este país. Por tanto, tomarse a guasa sus palabras no es un ejercicio de inteligencia. Todo lo contrario.

Ayer, Zapatero habló de ETA y el mal llamado proceso de paz. Se congratuló por el apoyo de la Eurocámara. Un triunfo de los asesinos, que ven como su actividad delictiva toma carácter internacional. Lo que el presidente obvió es el justo margen por el que salió adelante la resolución. Tan sólo diez votos de diferencia. La división es, pues, patente. Más cuando este Gobierno es incapaz de explicar qué oscuros motivos le mueven a mantener el deseo de negociar con un grupo terrorista que no renuncia a ninguno de sus objetivos. Es más, como hemos conocido el día previo al debate en Estrasburgo, los matarifes utilizan la tregua para rearmarse. Aunque siempre podrán decir en El País que los etarras roban armas para tener qué entregar el día que se desarmen y caigan rendidos a los encantos de ZP.

El tono y la actitud del presidente del Gobierno es simplemente patético. No sólo le cuesta reconocer las evidencias, sino que además pretende aparentar una postura de firmeza ante estos delincuentes con chapela que no es tal porque hace tiempo que no hace otra cosa que comer de su mano. "Es un hecho grave", dijo ayer en alusión al robo de las armas; "y habrá consecuencias en su momento", apostilló. Lo dicho, un chiste macabro de un mal actor. Hasta sus amigos de la pancarta lo hacen mejor cuando tienen un rato libre para ponerse delante de la cámara. Pero esto no es una mala película. Es el futuro inmediato de una España constitucional, que empieza a tener pinta de papel mojado.

Estatuto andaluz
De fósiles y cráneos
Cristina Losada Libertad Digital 26 Octubre 2006

Al emerger otra "realidad nacional" –Cataluña es definida en el nuevo Estatuto como "nación" y como "realidad nacional"– de las aguas de aquello que sobre el devaluado papel constitucional sigue siendo una nación, he de recurrir a San Cosme. Según el cuento de Joselín, con ocasión de la romería de aquel santo en un pueblo de Galicia, visitaban unos forasteros la ermita a él dedicada. Fue guiándolos el monaguillo por los rincones del templo, echándole al asunto mucha labia. Cuando llegaron ante un sepulcro, señaló una calavera que allí se encontraba y dijo que era la del propio santo. Junto a ella, había otro cráneo de menor tamaño y uno de los visitantes quiso saber de quién era. "Esa, señor –dijo el guía con tono de suficiencia–, esa é a calivera de San Cosme cando era pequeno". Pues bien: la existencia de naciones en el seno de una nación reconocida como único sujeto constituyente en la Carta Magna, pertenece al mismo reino de lo absurdo que la salida del monaguillo del cuento.

Llámese a esas naciones pequeñas con el eufemismo que se quiera, escóltense si se desea de votos por la unidad de España que sólo acentúan el estrabismo que produce la lectura de las fórmulas. Da exactamente igual cómo se revista, enmascare, encuadre y adorne. Si España es una nación no puede albergar a otras naciones. Dicho de otro modo: sólo si no fuera una nación sería posible, pero entonces no tendríamos una nación de naciones como dicen algunas luminarias, sino otra cosa. Como es sabido, los nacionalistas no reconocen a España como nación. En eso son coherentes. El PSOE y ahora, por lo cocinado en los hornos andaluces, también el PP, no.

En Andalucía han rescatado un fósil de 1919 para poder incrustar la cuña deseada por los socialistas, que tras promover el Estatuto catalán y mientras llega la faena vasca, hacen lo que decía el general Eisenhower: si no puedes resolver un problema, agrándalo. Aquí con efectos deletéreos. Un nanosegundo después del consenso, ya proclamaba Chaves que finalmente el PP había pasado por el aro de la realidad. De la irreal realidad nacional que han alumbrado en aras, según el PP, del mal menor. Pero, ¿no es el objetivo, y el mayor mal, de esta camada de cambios estatutarios introducir abiertamente o de macuto la calavera de San Cosme cuando era pequeño? Al minuto siguiente, se decía en Galicia que así se desbloqueaba el "Estatuto de nación". El fósil, en este caso, será lírico-musical y mitológico: el himno gallego que nos hace hijos nacionales del céltico Breogán.

Nadie quiere ser menos que nadie. ¡A ver! Y menos que nadie las castas dirigentes regionales. El poder quiere más poder. Hacen creer a los ciudadanos que hay que ponerse el entorchado de nación para que caiga el premio gordo, en lugar de advertirles de que ese juego acaba con la lotería. Se apuntan con irresponsable frenesí a la carrera de "tonto el último" abierta por quienes no tienen intención alguna de sostener el proyecto común. Que los nacionalistas empujen hacia ese precipicio, se entiende. Que Zapatero introduzca en el sistema nuevas cargas explosivas de efectos más o menos retardados tampoco mueve a la extrañeza. Él y su corte creen que ganarán con el derribo. Pero, ¿y el PP? Pues al PP le pasa como a la que tiene dos novios a la vez. Está en dos dinámicas distintas que finalmente acaban siendo contrapuestas. Resulta así que los dos grandes partidos nacionales no sólo no han frenado la germinación de las semillas disgregadoras que se sembraron en la Constitución en el ingenuo y vano deseo de integrar a los nacionalistas. Ahora están plantando en los Estatutos, y bien creciditas, las especies que culminarán esa labor depredadora y divisiva. Sobre la sepultura de las libertades que se está cavando habrá, como en la de San Cosme, dos cráneos. Privilegiados.

Enderezar el rumbo
Editorial El Correo 26 Octubre 2006

El debate en el Parlamento europeo sobre el llamado 'proceso de paz' al día siguiente de que ETA sustrajera 350 armas condujo al resultado que cabía esperar. El contenido de las intervenciones de los distintos portavoces ofreció más confusión que claridad no sólo porque reflejó la abierta discrepancia entre las dos grandes formaciones españolas. También porque demostró que en el resto de Europa persisten algunas visiones distorsionadas del drama del terrorismo en Euskadi y en el conjunto de España. Nada más elocuente que la votación final -con 321 parlamentarios a favor de la resolución promovida por el PSOE, 311 en contra y 24 abstenciones- para comprobar que hubiese sido mejor no haber celebrado o haber pospuesto la celebración del debate para un momento más oportuno, sin el grado de división y la incertidumbre actuales.

La obstinación socialista en granjearse el respaldo de las instituciones europeas a su iniciativa de paz había convertido la votación en poco menos que en un fín en sí misma. Como si la victoria en el foro europeo sobre las tesis defendidas por el PP nos acercara más rápidamente al final definitivo del terrorismo. Es cierto que sólo una lectura interesada del texto aprobado podría llevar a la conclusión de que su contenido respondía a la concepción que ETA tiene del 'proceso de paz'. Pero, especialmente tras el robo con violencia perpetrado en suelo francés, es evidente que la banda terrorista ha podido asistir con satisfacción a la enésima escenificación de la división entre los demócratas e incluso entre las propias víctimas.

El Gobierno incurriría en un serio error si pensara que el debate y la votación de Estrasburgo han fortalecido su iniciativa y su posición tanto ante ETA como ante aquellos sectores políticos y de opinión que vienen oponiéndose o mostrando serias discrepancias respecto a la gestión gubernamental del 'alto el fuego permanente' de la banda terrorista. Entre otras razones porque, tras semanas de kale borroka y mensajes amenazantes de ETA y del talante inmovilista exhibido por los dirigentes de Batasuna, el robo de armas perpetrado con toda probabilidad por un comando etarra contradice frontalmente la condición «para un final dialogado» explicitada en la resolución del Congreso de los Diputados y recogida en el texto aprobado en Estrasburgo: una clara voluntad para poner fin a la violencia por parte de ETA. La pretendida soledad del Partido Popular en materia antiterrorista corre el riesgo de conducir al Gobierno socialista a una grave equivocación si continúa sin percatarse de que la distancia a la que su iniciativa se está situando respecto al primer partido de la oposición debilita al Ejecutivo ante ETA. Porque si ya la fractura entre las dos formaciones llamadas a sucederse en el Gobierno de España constituye en sí misma la peor de las situaciones para enfrentarse al terrorismo, la quiebra adquiere tintes extraordinariamente peligrosos en el momento en que el Ejecutivo trata de encarar el tramo crucial de la formalización de las conversaciones con ETA.

Es lógico que, en estas circunstancias, y ante la implacable oposición que ejerce el PP, surja la preocupación de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero se sienta tentado a atender a las exigencias etarras con el único fin de acelerar el proceso y eludir el peligro de un revés inmediato. Ese es precisamente el terreno que busca ETA: un Ejecutivo que evita reconocer su comprometida situación mediante constantes referencias a la soledad del PP. Ninguna catastrofismo de la oposición debería servir como excusa para que el Gobierno renuncie o se niegue abiertamente a rectificar el rumbo de su gestión. En este sentido urge que el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero dé cuenta precisa de su verificación del alto el fuego y esté dispuesto a que sus interpretaciones puedan ser públicamente contrastadas con la percepción que tanto el resto de las fuerzas políticas como la propia ciudadanía tienen al respecto. La opinión pública sabe y valora el hecho de que hayan transcurrido más de tres años sin atentados mortales por parte de ETA. Pero cada irrupción de la banda en escena y cada declaración de los portavoces de la izquierda abertzale generan el lógico temor de que, en cualquier momento, los episodios de violencia callejera puedan dar paso a lo peor.

En su comparecencia de ayer el presidente Rodríguez Zapatero anunció que, de confirmarse la autoría de ETA en el robo de las armas, el hecho «tendrá consecuencias». Una vez más, el lenguaje críptico del presidente defrauda la necesidad que siente la ciudadanía de contar con un relato explícito sobre la situación, las intenciones del Gobierno y las condiciones que a su entender ha de hacer cumplir la democracia. No es suficiente con que ETA haya dejado de asesinar. No es suficiente con que ETA deje de emplear la violencia física. Es imprescindible que la sociedad tenga la plena seguridad de que la amenaza directa o latente del terrorismo haya desaparecido para siempre. Como ayer mismo recordaba el vicepresidente de la Comisión Europea, el horizonte no puede ser otro que «el desarme total y la disolución del grupo terrorista». Pero lo relevante es que dicha meta se vea reflejada, sin opacidades ni circunloquios, en cada paso que dé el Gobierno y en cada palabra que pronuncien los gestores directos de su iniciativa de paz. Convertir la necesaria discreción gubernamental en silencio o enigma sólo beneficia a los terroristas y a la perpetuación de su presencia fáctica.

El núcleo de la cuestión
JOSEBA ARREGI El Correo 26 Octubre 2006

Cuanto más se acompaña todo lo que sucede desde que la noticia de una posible tregua de ETA hizo su aparición, y desde que, con todo el derecho del mundo, el Gobierno de Rodríguez Zapatero respondió con el intento de entablar conversaciones para facilitar y apresurar, si es posible, el fin de ETA, tanto más se gana la sensación de que toda la cuestión se está reduciendo a que no haya más muertos, quiero decir, que no haya más asesinatos, y a las tácticas que puedan conducir a ello. El argumento de que llevamos más de tres años sin muertes y de que el mejor homenaje a las víctimas es que no haya más muertos se ha establecido como la corrección suprema en política de pacificación.

Y no es que sea poca cosa el que en tres años no haya habido asesinatos. Y tampoco es poca cosa el que en el futuro no se produzcan más asesinatos, aunque uno no deje de pensar que es la obligación ordinaria de todo gobierno que asume la responsabilidad en un Estado de Derecho impedir que se asesine impunemente a sus ciudadanos, como es la obligación de todo gobierno tratar de impedir que haya muertos en accidentes, y como todo gobierno trata de impedir que existan muertes de cáncer de pulmón evitables, costes evitables en la sanidad pública, usando todos los medios coercitivos a su alcance.

Pero quizá sea bueno volver a pensar que en ese dogma de corrección política no está dicho todo. Que no sólo se trata de que llevemos tres años sin asesinatos, y de que no los haya más. Algunos inocentes creían, creíamos, que se trataba de algo más: que se trataba de recuperar la libertad perdida, que se trataba de una ocasión para que la sociedad vasca recuperara su nervio moral, que se trataba de una gran ocasión para que la sociedad vasca y cada uno de sus ciudadanos mirara a la historia de estos últimos treinta años y se preguntara -sí, se preguntara- dónde ha estado durante ese tiempo, qué ha dicho y ha dejado de decir, qué ha apoyado y ha dejado de apoyar, qué ha permitido y qué ha dejado de permitir, qué ha legitimado y qué ha tratado de deslegitimar. Que se trataba de la memoria de las víctimas, entendiendo por víctimas primeramente a los asesinados mismos y a quienes fueron objeto de atentado mortal, aunque fuera frustrado.

Pero curiosamente, después de que instrumentalmente -porque encajaba bien en la táctica del momento- se hablara tanto de las víctimas, del respeto y reconocimiento que merecían, del perdón debido, de la memoria como fundamento del futuro democrático y humano, de la reconciliación incluso, todas esas cuestiones parecen haber desaparecido del horizonte de preocupaciones políticas y ciudadanas. Ya sólo importa el fin, que no haya más muertos, y ese fin justifica casi cualquier medio, cualquier táctica, con la salvaguarda genérica del respeto a la legalidad, aunque en la interpretación de la misma puedan abrirse resquicios o portones enteros de flexibilidad.

Y ciertamente sí se trata de algo más. O mejor dicho: la pregunta es cómo vendrá calificada la ausencia de asesinatos, cuál será el contexto de significación que acompañará a la ausencia de asesinatos. Se trata de si será asumida como un acontecimiento sin significación, sin calificativos, sin valoración alguna, buena en su propia desnudez. O si se tratará de una ausencia de asesinatos que pueda ser calificada como triunfo de la libertad, como triunfo del Estado de Derecho, una ausencia de asesinatos dotada de dignidad porque se asienta en la memoria de los asesinados, en la memoria de las causas de los asesinatos, en la memoria y en el recuerdo de la intención de los asesinos.

Nos estamos acostumbrando a pensar que en la historia humana existen procesos y desarrollos en los que todos ganan y nadie pierde, procesos y desarrollos de suma positiva. Y aunque sabemos que, a pesar de que la globalización no tenga vuelta, en ese proceso no todos ganan, sino que existen perdedores claros; aunque sepamos que todos los procesos y desarrollos humanos, los culturales, los sociales, los políticos, los científicos, los económicos y los técnicos, todos van acompañados de luces y sombras, de ganadores y perdedores, queremos entregarnos a la ilusión de que en el caso de la desaparición de ETA no va a ser así.

Y sin embargo lo será. La única cuestión es tratar de saber quiénes serán los ganadores y quiénes los perdedores.Y no cabe duda de que la cuestión afecta no sólo a personas concretas, sino a estructuras formales e institucionales. Se trata de saber si ganan el Estado de Derecho, el Estado constitucional, la democracia y la libertad, o si ganan los terroristas porque en la reforma del Estatuto de Gernika, o en el nuevo marco, se cuelan objetivos que fueron razón de los asesinatos. Y todos sabemos que no van a salir ganadores los terroristas porque se les reconozca explícitamente su victoria, porque se les reconozca que los asesinatos han servido para algo, a pesar del discurso estéril del PP.

Pero entre el reconocimiento explícito y perceptible por cualquiera y la clara e igualmente por todos reconocible derrota de los terroristas de ETA se maneja una multitud de escenarios, se articula una cantidad de formulaciones jurídico-políticas ante las cuales lo mínimo que se puede decir es que no son inocentes en la cuestión de la que se trata. Porque son precisamente esas formulaciones las que harán que lo que suceda sea un mero acontecimiento sobre cuya significación será mejor no hacer demasiadas preguntas, o será un acontecimiento con profundo significado democrático, con un significado de dignidad y de respeto a la memoria de los asesinados. Porque los acontecimientos no significan por sí mismos, sino por los discursos que los acompañan. Y en esos discursos los términos que se empleen en el acuerdo entre los partidos políticos vascos serán determinantes.

¿Será lo mismo hablar de reforma de Estatuto que hablar de nuevo marco? Quienes fueron asesinados lo fueron por representar el Estatuto de Gernika y la oposición a un nuevo marco para Euskadi. ¿Será indiferente hablar de derecho a la decisión de los vascos o no hacerlo, y en qué sentido? ¿Será inocente, con la mirada puesta en la intención de los que asesinaron y en el resultado de esa intención, los asesinatos, hablar de una soberanía pero distintos ámbitos de decisión? ¿Son los ámbitos de decisión algo distinto a ámbitos de soberanía? Si lo son, ¿en qué se diferencian? ¿Indicarán todos esos términos que en realidad al Estatuto vigente, producto, entre otras cosas, de la palabra del pueblo vasco, le faltaba algo, se sustentaba en algún déficit democrático estructural que ha habido que corregir, y que por lo tanto alguna razón tenían quienes se oponían al mismo?

Es, ciertamente, muy importante llevar a buen puerto el esfuerzo para que ETA desaparezca definitivamente de la sociedad vasca. Todos ganaremos con ello. Pero la desaparición debe ser de verdad, real. Y no lo será si en el futuro acuerdo que alcancen los partidos vascos, o algunos de ellos, se encuentra algún elemento político del proyecto de ETA, reconocible como tal. En este caso ETA sobrevivirá en la forma institucional futura de Euskadi y no habrá desaparecido.

No hay fórmulas inocentes, las palabras, como las imágenes y los ejemplos, las carga el diablo. Cuando la causa de que estemos hablando de la desaparición de ETA y lo que es preciso hacer para asegurarnos de que se produce es una historia de asesinatos, de terror -usar la violencia contra bienes y personas concretas, de forma discriminada, para someter al imperio del miedo y del terror a grupos de población enteros, no simplemente cometer una masacre violenta-, de amenazas, de intimidación, de negación de la libertad, las palabras y los términos en los que quede fijada la fórmula que selle su desaparición no son nada inocentes, no pueden ser considerados en su desnuda instrumentalidad, poseen efectos significativos que califican el futuro de la sociedad vasca y su libertad.

La verdadera cuestión a la que nos enfrentamos no es, por lo tanto, sólo el qué de la desaparición de ETA, sino el cómo de esa desaparición. Por eso está peleando tanto ETA-Batasuna por ese cómo. Por eso sigue presionando con el abastecimiento de pistolas y revólveres. Por eso ajusta a su interés el debate del Parlamento europeo. Y por eso debe ser el cómo de la desaparición de ETA un cómo de dignidad democrática, de consolidación del Estado de derecho, del Estado constitucional, y de respeto a la memoria de los asesinados, lo que implica no olvidar la intención y la razón que los causó.

Sin renuncia a la violencia
ANDRÉS MONTERO GÓMEZ/PRESID. SOCIEDAD ESPAÑOLA PSICOLOGÍA DE LA VIOLENCIA El Correo 26 Octubre 2006

ETA no necesita armas para un proceso de desarme. Esposar a los familiares de los directivos de una armería francesa para llevarse revólveres y pistolas es un movimiento táctico destinado al proceso de negociación. En la mentalidad de ETA, el atraco es el equivalente de las acciones judiciales o policiales en España. No olvidemos que nosotros sabemos que son terroristas, pero ellos creen que son una especie de ejército de liberación que aplica el terrorismo porque luchan contra un Estado que les supera en medios. También el asesino de una mujer se dice a sí mismo que no tuvo más remedio que aplicar la violencia porque 'ella se le iba de las manos'.

La hora de ruta hacia la desaparición del terrorismo etarra estará trufada de subterfugios. Es natural que ETA no se extinga sin transmitir a los suyos que no han sido derrotados del todo. Los demás sabemos íntimamente que no sólo han sido batidos, sino incluso que si no hubieran cometido asesinatos durante estos años, el avance y el panorama políticos de Euskadi estarían, más o menos, donde están. También es cierto que algunos argumentarán que la implantación nacionalista no sería la que es sin ETA, aunque me temo que el planteamiento es falso. Los nacionalistas estarían donde están si ETA no hubiera existido, aunque es verdad que no se habrían aprovechado políticamente, directa o indirectamente y a veces, de los efectos de la violencia terrorista sobre la población. Tampoco habría posibilidad de instrumentar el terrorismo y a sus víctimas si ETA no hubiera existido. Lo que está claro es que en lo más íntimo, los más espabilados de ETA saben que han estado asesinado con un discurso prefabricado y que no han obtenido ninguno de sus objetivos. Ni los obtendrán.

Otra cosa serán los juegos malabares que ETA, el Gobierno y el PSE tendrán que escenificar para despistar y presentar como blanco aquello que es negro. El Gobierno de España necesita que la población tenga la percepción de que Batasuna renunciará a la violencia para participar en un proceso electoral. Batasuna, de su lado, necesita que sus bases no crean que abjuran del pasado violento de ETA, el brazo terrorista de la izquierda abertzale. Ahora mismo la izquierda abertzale en su conjunto debe percibir que están poniendo a la democracia contra las cuerdas, lo cual es bueno para la negociación. Lo importante para el Gobierno, y su empeño, será que esa creencia no se corresponda con la realidad de las cosas. Al final es todo un juego de subterfugios, juego trágico porque se realiza a costa de unas víctimas que, en todo el escenario, son las que menos peso tienen en la balanza de cálculos electorales, prospectivas sobre futuros políticos de unos y de otros, y ejercicios de poder.

Batasuna no renunciará a la violencia porque no es necesario. Tampoco es necesario legalizar a Batasuna. Lo venimos nombrando así -legalización- y de esa manera es coreado por los medios de comunicación por un efecto de inercia pero, en realidad, Batasuna ya no puede ser legalizada puesto que se han demostrado sus conexiones con ETA y, de seguido, procedía su suspensión en función de Ley de Partidos. Por otro lado, sostenidas también han quedado diversas imputaciones criminales en virtud del Código Penal. No es pues legalización. De lo que se trata en este momento es de que la izquierda abertzale, y especialmente sus dirigentes, puedan concurrir a las elecciones con una marca política propia. Es, por tanto, registro y alta de un nuevo partido político, salvo que quieran operar bajo las siglas ya constituidas de EHAK.

No existe ninguna exigencia legal que obligue a la nueva marca política de Batasuna a renunciar expresamente a la violencia. El único requisito es que su funcionamiento interno sea democrático y que la violencia no se encuentre ni entre sus fines ni entre sus medios. Esto es, la nueva Batasuna, con el nombre que quiera elegir, no debe promover conductas ilícitas. Si así lo hiciera, sería ilegalizada después de ser habilitada. Ahora mismo podrían presentar sus papelitos si quisieran. El mero atascadero visible sería que la nueva Batasuna se pareciera mucho a la antigua, tal vez por idéntica composición de sus estructuras, y entonces se pudiera aplicar el parámetro de fraude de ley (mismo perro con distinto collar) para no autorizarla como partido político. Es un problema salvable con poco que se esfuercen. Si la nueva marca de Batasuna está remozada es suficiente para que el Gobierno y la fiscalía del Estado salven la cara en la no incoación de un proceso ilegalizador, el escollo no será tal. Luego quedan el Congreso o el Senado para instar al Gobierno a ilegalizar, pero no parece que el PP en solitario vaya a tener demasiado éxito en ese empeño. Así que tendremos Batasuna con otro nombre sin que renuncie expresamente a la violencia. Por eso Zapatero les ha dicho que no se preocupen de la vertiente legal.

ETA vence: mal día para nuestra democracia
Antonio Martín Beaumont elsemanaldigital 26 Octubre 2006

Ayer fue un mal día para España. ETA, después de más de cuarenta años de lucha armada contra el Estado, las leyes y las instituciones, ha conseguido uno de sus objetivos más antiguos y, hasta la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero, más impensables. El crimen ha empezado a ser rentable.

El movimiento independentista armado, eso que ahora empieza a ser políticamente correcto en el PSOE llamar "la izquierda abertzale", ha exigido desde la Transición que el problema vasco, un problema que antes de los asesinatos sólo existía en la ideología nacionalista, se internacionalice. ETA no sólo quiere que el Estado ceda lo que en su tiempo reflejaba la "alternativa KAS" -anexión de Navarra, liberación de los presos, independencia y el día de mañana el socialismo-, sino que además la rendición se haga con testigos y garantes internacionales, que impidan que el Gobierno cambie de opinión o se vuelva atrás.

Esa internacionalización estaba en la lista de peticiones de ETA a Zapatero. Y el presidente del Gobierno parece rendido. Por el simple hecho de que el "proceso de paz" haya viajado al Parlamento Europeo ETA ha obtenido una victoria; importaba poco quién votase a favor de la cosa, y menos aún si vencían o no. La victoria estaba cantada porque el Grupo Socialista pagó el precio que ETA quería: presentó su moción y la sometió a votación.

La segunda parte de la victoria de ETA estuvo en la confusión que la propuesta ha creado. Por un momento ni los miembros del Grupo Popular ni los demás amigos que el PP y España tienen en las instituciones europeas supieron qué pensar, qué hacer o qué votar. En las filas socialistas el desconcierto ha sido similar, y muchos diputados de izquierdas han votado a favor de lo que pedía el socialista Enrique Barón sólo por disciplina. Frente a tanta perplejidad y división entre los grandes partidos españoles los nacionalistas estuvieron más unidos y arropados que nunca; como dijo el eurodiputado Jaime Mayor Oreja, fue "una victoria moral para ETA".

Por último, Zapatero y su equipo en las instituciones europeas han logrado una tercera victoria para ETA. Por muy poco, dicen (321 contra 311 diputados), pero la moción socialista, que habla de "paz" para el País Vasco como si hubiese habido una guerra o como si pudiese haber negociación o comparación entre quienes defienden las leyes y quienes las violan. ETA tuvo ayer un buen día, y en consecuencia no lo tuvieron nuestra libertad ni nuestra democracia.

Zapatero y el cañón de la pistola
Pablo Sebastián Estrella Digital 26 Octubre 2006

La fama de equilibrista con suerte y de optimista antropológico que ha acompañado al presidente Zapatero empieza a resquebrajarse porque no se puede llevar tantas veces el cántaro a la fuente sin riesgo alguno, y menos sobre un alambre que en las últimas horas se ha confundido con la prolongación del cañón de una de las pistolas robadas por ETA en Francia. Y porque sus amigos y aliados empiezan a estar un poco cansados de tener que sostener la red que ofrece seguridad al presidente del Gobierno con el argumento de que lo importante no es sólo la vida política del artista sino no perder el poder. Acaba de ocurrir en el Parlamento Europeo, donde la Cámara de la UE ha dado su apoyo al proceso negociador con ETA a las pocas horas de que la banda terrorista robara 350 pistolas y diera así una prueba y una señal de la verdadera intención que tiene sobre su esperado desarme, sobre el alto el fuego —que ha roto con este atraco acompañado de secuestros— y sobre el deseado final de la violencia.

Produciendo de paso todo ello la mayor de las incertidumbres y el riesgo de que dicha acción de ETA sea el preámbulo de la ruptura de la negociación, como se especula en algunos medios de comunicación próximos al Gobierno —El País, 25-X-2006—, lo que dejaría al Parlamento Europeo y a todos los que han apostado por el citado proceso en la peor situación posible, incluidos el propio Zapatero, su Gobierno y su partido.

Ya ocurrió algo parecido con el Estatuto catalán, que hubo de ser rectificado después de que Zapatero prometiera apoyar en Madrid lo que aprobara la Cámara catalana, y a la vista están las consecuencias para el PSOE y el PSC de ese disparate y de la alborotada gestión del Gobierno tripartito de Maragall, que se acabó cobrando la cabeza del propio presidente de la Generalitat. Un Maragall en retirada, y sustituido en el débil liderazgo de Montilla en el PSC al que la reciente encuesta del CIS le concede una clara derrota frente a CiU en las elecciones del próximo miércoles, aquí incluida una pérdida de tres diputados.

Y a no perder de vista lo ocurrido con la candidatura a la Alcaldía de Madrid, para la que el presidente Zapatero —tras la burla y fuga de José Bono— ha sido incapaz de encontrar un candidato de cierto nivel para medirse con Gallardón y al final ha tenido que optar por su asesor Miguel Sebastián, que viene de fracasar en todos los enredos financieros propiciados desde el palacio de la Moncloa, como se vio en el burdo intento de Sacyr de hacerse con el control de BBVA o de Gas Natural en su intento de comprar Endesa que desembocó en un conflicto con la Comisión Europea y el en desembarco anunciado de E.ON en el sector energético español.

No está, ni mucho menos, el equilibrista de la Moncloa para sonrisas ni para lanzar cohetes al viento porque tiene poco que festejar, aunque el Parlamento Europeo le ha dado un respiro mientras ETA, suponemos, está repartiendo sus nuevas 350 pistolas entre sus comandos y seguidores, imaginamos que para estar todos bien pertrechados porque no acaba de verse el final de ese túnel negociador donde no se sabe bien quién está y qué es lo que están negociado en medio de tanta confusión y tanta oscuridad.

Una vez más, en todo esto, aparece la improvisación, la falta de proyectos y equipos de un cierto nivel, y de manera especial la ausencia del diseño de un proyecto político y de un horizonte o meta a la que llegar. Y todo ello desde una clara debilidad parlamentaria que deja a Zapatero en manos de sus aliados nacionalistas, cuando no en manos de ETA en lo que a su apuesta negociadora se refiere. Sin embargo el presidente tiene a su favor el poder y el BOE, que no son poca cosa y que, a fin de cuentas, son los argumentos de peso con los que todavía consigue apoyos para gobernar y seguir en el poder. De igual manera que cuenta con la colaboración gratuita de la dirección del PP, que lejos de hacer una inteligente oposición —el CIS declara en su último informe que lo que más preocupa a los españoles es la inmigración, el paro y la vivienda, incluso por encima del terrorismo de ETA— y transmitir sus críticas y mensajes con credibilidad para atraer los sectores más preparados y centrados de la sociedad, se dedican a mirar hacia atrás a buscar la mano negra del 11M y a pelearse entre ellos, aunque a veces toman iniciativas con algunos aciertos, como en inmigración, o como acaba de ocurrir en Andalucía con la decisión de Javier Arenas de sumarse al nuevo Estatuto andaluz, tras elaborar un preámbulo que tiene más que ver con los jeroglíficos del antiguo Egipto que con una declaración de los principios políticos e históricos del autogobierno de Andalucía, mezclando nacionalidad con realidad nacional, Blas Infante y la “unidad indisoluble de la nación española” (sic). O sea, la gallina.

Una gallina campera y andaluza con la que el PP espera no perder comba en el sur, por más que la sigue perdiendo en Cataluña si Pique pierde dos escaños como dice el CIS, mientras parece que aguanta en Madrid porque el candidato que la Moncloa presentará contra Gallardón no supone el menor riesgo para el alcalde, aunque en la Comunidad de Madrid la presidenta Aguirre —dedicada a dar palos a la libertad de expresión y a promocionar el periodismo de la extrema derecha— no lo tendrá tan fácil. Y unimos Cataluña, Andalucía y Madrid porque en esa tres comunidades suele estar el núcleo decisivo de los votos y escaños que deciden una contienda electoral nacional, y aunque el PSOE en Madrid está como estaba o peor, y pierde algunos apoyos catalanes y andaluces, el PP tampoco parece dar el salto cualitativo —también baja Piqué y ya veremos qué pasa con Aguirre— ni suficiente como para convertirse en una alternativa de poder. Las cosas, en general y sobre todo en la política —la economía puede incluso que mejore con la salida de Sebastián de la cocina financiera de la Moncloa—, no van muy bien para Zapatero, pero su desgaste y desacierto no parece redundar en beneficio de Rajoy. Lo que quiere decir que la situación general se mantiene en un statu quo o en foto fija, salvo que ETA, rearmada hasta los dientes, se decida a disparar.

Victoria pírrica
Germán Yanke Estrella Digital 26 Octubre 2006

En el Parlamento Europeo llaman debate a cualquier cosa. Unos cuantos monólogos —afortunadamente breves— en los que se reiteran obviedades y sencillos argumentos ya conocidos se presenta como “un debate de gran altura política”. Luego votan y se arman un lío de espanto, hasta el punto de que dura más la discusión sobre procedimientos que la exposición del núcleo del asunto que, como se sabe, era lo que el Gobierno español llama “proceso de paz”.

El PSOE —más el PSOE que el Grupo Socialista de la Cámara, como es lógico— pretende ahora felicitarse del resultado de la votación, que es lo único que les queda después de modificar una y otra vez la propuesta original española e incluso querer cambiarla a última hora para convertir en resolución las palabras del vicepresidente de la Comisión, Franco Frattini. Pero el resultado de la votación es pírrico tanto desde el punto de vista de los números como del de los efectos políticos. Sólo 10 votos de diferencia a favor del texto de apoyo al “proceso”, menos de la mitad de los presentes en el Parlamento si contamos las 24 abstenciones. Y la consecuencia política es que han trasladado a Europa la división y la polémica sobre una cuestión que sólo tiene un modo de plantearse: de acuerdo a la ley y con el beneplácito de Gobierno y oposición en España.

La actitud de los colegas europeos del PSOE, además, ha resultado incluso más prudente que el entusiasmo de los socialistas españoles añadiendo y subrayando los peligros del “proceso”, la reivindicación del significado de las víctimas y el hecho innegable de que, mientras se tramitaba la resolución esperanzadora, ETA secuestraba y robaba revólveres y pistolas. La petición del líder de los populares europeos en el Parlamento, más que moderada, de “un gesto” de Batasuna y ETA demostró lo poco (o lo nada) que se ha movido la banda y su entorno y subrayaba el otro “gesto” que llenaba las páginas de los periódicos: el robo y el aprovisionamiento de armas.

Luego aparecen los que dicen lo que otros callan, pero no se puede negar que captan el aire del asunto mejor que muchos silenciosos. Los verdes criticando la política antiterrorista de Aznar por “dividir” a los ciudadanos. Es decir, olvidando lo que los socialistas parecen querer olvidar también aunque con más pudor: que existía, y al parecer fue propuesto por ellos, el Pacto Antiterrorista en el que se establecía una política común y la no colaboración con quienes lo hicieran de un modo u otro con Batasuna. También los extravagantes ignorantes que se creen que el asunto de ETA es como resolver los problemas de la minoría danesa en Alemania o la alemana en Dinamarca para terminar, con más claridad que la retórica del día, en que “más vale un referéndum que el terrorismo”. Porque hasta los extravagantes advierten por dónde van las cosas, aunque les falten los detalles.

Ya que se trataba de una batalla entre partidos más que de un análisis del terrorismo, ya sea el nacionalista vasco o cualquier otro, y ya que se trataba también, desde el PSOE, de escenificar la “soledad” del PP español en otro contexto, los conservadores españoles, aun perdiendo la votación, se pueden dar por satisfechos. Conocían el reparto de votos en la Cámara, pero no han quedado ni solos ni desacreditados. Es decir, nadie ha aportado un argumento serio en contra de sus recelos.

El eurodebate de Estrasburgo
Lorenzo Contreras Estrella Digital 26 Octubre 2006

Ha ocurrido lo previsto: PSOE y PP no han consensuado una resolución común sobre el llamado proceso de pacificación del País Vasco o, si se prefiere decirlo de otro modo, sobre el “conflicto vasco”, que en la retórica independentista habría dejado de ser para Europa, tras la reunión parlamentaria de Estrasburgo, una “cuestión interna española”.

Si esta pretensión cristalizara en algo fundamentado, la victoria de ETA ya no sería discutible y, a pesar del apoyo a su política, Zapatero, ganador pírrico, tendría que anotarse un importante borrón en su pasivo. A Rajoy, como líder del PP, le quedaría la protección de la lógica cuando, dirigiéndose a Zapatero en las vísperas del eurodebate, preguntó: “¿Es correcto que ETA, por ser organización terrorista, pueda lograr lo que Ibarretxe no pudo por no ser terrorista?”

ETA, antes de que el debate se celebrara, había colgado de sus hombros la piel del cordero, pero los salvajes de su organización realizaron cerca de Nimes, en Francia, un importante robo de armas, lo cual ha permitido que durante el debate se comentara que la banda no sólo no ha condenando la violencia, sino que además ha incrementado su arsenal mortífero. Simultáneamente, por orden del Tribunal Supremo, la Guardia Civil registraba una cantidad de herriko tabernas para inventariar sus fondos, siempre sospechosos a pesar de la teórica administración judicial que había sido ordenada con motivo de la ilegalización de todo el entrono de ETA, con Batasuna al frente.

Cabría preguntarse de qué ha servido para los informes de España llevar el problema vasco a Estrasburgo y darle ventilación internacional. Es cosa de la que algún día, quizá no muy lejano, tendrá que responder el actual presidente del Gobierno. El “acto de guerra” perpetrado por la banda en Nimes desautoriza política y éticamente a quien, como jefe del Ejecutivo, había fundado en la declaración etarra de alto el fuego permanente todos sus ulteriores pasos negociadores con los ladrones de armas y acumuladores de un arsenal no precisamente destinado a proteger los valores de la paz.

Lo probable o probabilísimo es que ETA, aparte de prepararse para tiempos violentos, siga en su actual actitud de no disparar a matar. ¿Hasta cuándo? Si esa duración se prolonga, entreverada de kale borroka y de práctica de extorsiones, ZP podrá esperar con cierto alivio la llegada de la fecha en que las elecciones generales del 2008 tengan que celebrarse. A la banda le interesa la permanencia de un personaje tan propicio para ella en el palacio de la Moncloa. Ya lo ha dado a entender con toda claridad en algunas de sus comunicaciones públicas, a través de esbirros o simpatizantes en ocasiones.

Pese al robo del armamento en la mismísima víspera del eurodebate, la Cámara de Estrasburgo no se ha pronunciado debidamente en términos de condena, salvo alguna que otra tibia referencia del vicepresidente del Parlamento europeo, Franco Frattini, tan preocupado el hombre por el destino de las víctimas. Mientras tanto, instada y condicionada por el quinto mandamiento, la Iglesia oficial española —dividida sin embargo en sus actitudes a tenor de las diócesis y territorios bajo su jurisdicción—ha condenado el diálogo y la negociación con una formación dedicada al terrorismo como arma de lucha.

El atraco de Nimes, con todas las características de una operación mafiosa que incluía rehenes para forzar las puertas del establecimiento donde se hallaban las armas, constituye, por otro lado, una prueba ética, y no sólo política, para ese aspirante a Gerry Adams que se llama Arnaldo Otegi. ¿Qué dirá ahora, excepto nada de nada? ¿Y la Iglesia vasca, donde el obispo de Bilbao, monseñor Blázquez, actual presidente de la Conferencia Episcopal, padece el síndrome de Estocolmo?

Sombra de causalidad
José Javaloyes Estrella Digital 26 Octubre 2006

Por una raspada mayoría de sólo 10 votos, el Parlamento Europeo ha endosado el proceso del presidente Rodríguez con ETA, mientras el Grupo Popular Europeo, a 24 horas del nuevo avituallamiento de armas por parte de la banda, le exige a los terroristas que las entreguen todas.

Pero sobre todos los datos de la jornada en Estrasburgo, dos son los rasgos que prevalecen: en la iniciativa del Gobierno de negociar con los etarras, desde el precedente del Pacto de Perpiñán entre éstos y el entonces conseller en cap de la Generalidad de Cataluña, Carod-Rovira, ya no es sólo España la que aparece dividida ante ese empeño, sino que, también, la escisión alcanza, conforme las votaciones de ayer en Estrasburgo reflejan, a la entera Unión Europea.

El otro rasgo, no menos mosqueante, es la sombra de causalidad que ayer se hacía notar, al cerrarse con éxito esa operación de imagen en que el Gobierno se empeñó, para no comparecer ante el mundo en su sonora soledad, puesto que no es compañía la asistencia de sus socios en el poder, nacionalistas y comunistas diversamente emboquillados. El bloque de opinión opuesta a la aventura, ésta es la realidad, representaba hasta ayer a media nación; desde ayer, también a media Europa. La sombra de causalidad se levanta como un puente entre dos orillas: la ribera siniestra del 11M que invirtió cuantas hipótesis electorales habían sido establecidas para tres días después, y la orilla esta por la que ahora caminamos los españoles en particular y los europeos en general. Es decir, este escenario en el que hoy celebran el mundo etarra y el sedicente nacionalismo democrático la más grande victoria política que nunca les cupo imaginar.

Estamos ante algo que, internacionalmente, tiene inquietante semejanza, pese a su tan distinto contenido material, con la Declaración Balfour, acabada la Primera Guerra Mundial, por la que la utopía sionista ponía el pie sobre el primer escalón que llevaría casi 30 años después a la creación del Estado de Israel.

Aquello por lo que se venía a prometer un Hogar Nacional para los judíos fue sólo un suceso declarativo por parte británica; pero tan declarativo como constituyente. Esto de ayer ha sido un hecho declarativo también, aunque por parte de una institución de la UE. Algo que endosa, nos guste o no, un proceso que no es de paz sino de deconstrucción nacional de España; prefigurando también la de Francia, como ayer hacía notar a Le Figaro el presidente del Partido Popular.

Tal promesa británica trajo finalmente una crisis crónica en el Mediterráneo oriental, que arrastra más de medio siglo. Esto de ayer empuja a una desestabilización política en el extremo occidental del Mediterráneo, cuyas consecuencias últimas resultan insondables, puesto que no hay precedentes, y por ello se carece de referencias sobre los frutos de la negociación, de igual a igual, entre un Estado y una organización terrorista.

Vigoroso contrapunto interno, español, ha sido la declaración del presidente del Consejo General del Poder Judicial, en el sentido de que la Justicia es independiente de cualquier proceso que no sean los suyos; es decir, los que corresponden constitucionalmente a la independencia de los jueces. El mensaje, como claramente se advierte, es réplica severa a la demanda del fiscal general del Estado de que las togas, en la aplicación de la ley, se ahormasen a las circunstancias inherentes al “proceso de paz”.

Y, a propósito, ¿cómo puede hablarse de que un proceso o camino conduce a la paz cuando en el mismo están ausentes la Verdad, la Libertad y la Justicia. La Verdad, porque todo se articula sobre una enorme mentira histórica sobre el ser de España; la Libertad, porque no la tienen la mitad de los vascos, que padecen ahora, todavía, la extorsión y la violencia urbana, después de haber sufrido con los demás españoles los asesinatos desde 1968; y la Justicia, porque se sufre la iniquidad de que los rigores de la ley se templen con mimo y cuidado exquisito para los asesinos y sus cómplices.

Se comienza hablando de accidentes y casualidades, y al cabo se acaban estableciendo causalidades.

jose@javaloyes.net

Estatuto Andaluz: el PP se ha equivocado
Francisco Rubiales Periodista Digital 26 Octubre 2006

Empeñado Javier Arenas en no quedarse fuera de la un Estatuto Andaluz que, como el catalán, ha sido elaborado por políticos profesionales, sin que nunca respondiera al interés del pueblo, ha arrastrado al PP a cometer uno de los mayores errrores estratégicos de la presente legislatura al decir "si" al documento.

El PSOE necesitaba la adhesión del PP para obtener así un "placet" moral y global a su política de transformación territorial de España y de reforma camuflada de la Constitución, iniciada con el Estatuto de Cataluña, al que seguirán nuevas y sorprendentes concesiones en el País Vasco, Navarra y otros territorios.

Con ese "si", el PP pierde toda legitimidad para cuestionar la conmoción territorial que está impulsando el PSOE en España y, concretamente, el Estatuto de Cataluña, un documento que es mucho más indigno, totalitario y anticonstitucional que el andaluz.

¿Qué gana el PP de Andalucía al sumarse al Estatuto? Nada. Su problema no es, como creen sus líderes, el aislamiento político, sino todo lo contrario, el aislamiento ciudadano, su desconexión con la ciudadanía andaluza, su falta de ímpetu y de ideas para desplegar una oposición enérgica al ya eterno y cansado PSOE y para ofrecer al ciudadano andaluz una alternativa política fiable e ilusionante.

El "si" popular traiciona los cuatro millones de firmas ciudadanas solicitadas por los populares contra la transformación territorial y la reforma camuflada de la Constitución. Después de tantos meses polemizando y de tantas críticas, enmiendas y amenazas, el PP sólo ha conseguido proyectar a la sociedad andaluza el mensaje de que es un partido más, muy parecido a los demás, alejado de los ciudadanos y, eso sí, con "hambre de gobierno", lo que significa, sólo, que tiene prisa por disfrutar del poder que el PSOE posee acapara desde hace un cuarto de siglo, tras ganarle una elección tras otra.

Votar "no" al Estatuto Andaluz habría servido al PP para enviar un mensaje claro a la sociedad: somos diferentes, somos demócratas y nunca aprobaremos un Estatuto que no haya sido consultado a los ciudadanos, elaborado teniendo en cuenta las inquietudes, deseos e ilusiones de una ciudadanía a la que hoy ha demostrado ignorar, como suelen hacer los partidos políticos en las partitocracias, no en las verdaderas democracias.     www.VotoenBlanco.com

DISCRIMINACIÓN
POR J.A. MARTÍNEZ SEVILLA El Ideal Gallego 26 Octubre 2006

Pues va a ser que no. La sardana reverencial, el chistu acrobático y la llorona gaita no han sido panaceas para erradicar nuestra vieja picaresca y devolver a los territorios autonómicos, junto a su noble hidalguía,la aplicación de una justicia justa y el viejo señorío que obliga en el ejercicio del poder a sacrificarse por la comunidad.

Ética para gobernar. Una libertad local y autonómica, como foco de proximidad al administrado, que demanda el cumplimiento del Derecho sin adherencias que los prostituyan, llámense política de "ladrillazo", recalificación urbana, alternancia en decisiones judiciales según el cristal de los juzgadores, descalificación paranoica del antagonista... Un camino enlosado de frustración y desasosiego. Verse ombligo sensual y placentero, cuando lo que importa es la equilibrada virtud de la verdad matemática.

Un vistazo a nuestra piel histórica así lo confirma. Nada nuevo sobre corrupción, tráfico de influencias, decisiones arbitrarias de los encaramados al poder. Subsisten la finca propia y el derecho de pernada confundiendo la soberanía popular con la propiedad privada del partido político y sus aliados en el machito. Después, por contraste, muchos dicen que La Coruña no es gallega ni autonómica. Lo más un grano enquistado en el noroeste. Ya me dirán.

Desde el dichoso estatuto todo ha sido persecución, acoso sistemático, terreno conquistado y tierra quemada sobre nuestra demarcación municipal: los presupuestos más raquíticos por vecino cuando aportamos los mayores impuestos, el recochineo de cambiar nuestro nombre por imperativo legal, posponer siempre el reconocimiento mientras se potencian otras localidades.

La autonomía posibilitaba una descentralización española que la Xunta ha hecho más aguda con su política de campanario y rueiro.

Ahí está nuestra última discriminación judicial.

¿Llegó la hora de romper amarras con esa Galicia que ni nos reconoce ni nos comprende?

Zapatero no rompe el «proceso» pese al rearme de ETA
LUIS AYLLÓN / MARIBEL NÚÑEZ, CORRESPONSAL ABC 26 Octubre 2006

MADRID/ESTRASBURGO. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer que si se confirma que ETA ha sido la autora del robo de 350 pistolas en Francia, se trata de «un hecho grave y serio» que «tendrá consecuencias».
Zapatero, que compareció en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro belga, Guy Verhofstadt, señaló cuando se le preguntó si podía confirmar la autoría de ETA y si, de ser así, lo considera una violación del alto el fuego, respondió que aún debe esperarse a que concluya la investigación. No obstante, reconoció que «es probable que haya sido ETA». «Si se confirma el hecho es grave y serio y tendrá consecuencias en su momento».

Ante la petición de los periodistas de que precisara qué tipo de consecuencias y si podría llegarse a dar por roto el denominado «proceso de paz», dijo que no iba a precipitarse. «Es una cuestión seria y hay que tener en cuenta todos los elementos de la investigación», añadió.

Al insistir los informadores en conocer si la confirmación de la autoría del robo por ETA lo consideraría el Gobierno una violación del alto el fuego, Zapatero se limitó a repetir: «Es un hecho grave y serio y tendrá consecuencias».
El jefe del Ejecutivo se refirió también a la votación en Estrasburgo y expresó su «satisfacción por ver que cuenta con el compromiso de solidaridad de la UE». Zapatero contó con el apoyo expresó de Verhofstadt, quien «saludó» la resolución votada en la Eurocámara.

Si alguien estaba contento ayer en Estrasburgo, además de los socialistas tras su pírrica victoria, éstos eran Batasuna y el PNV, que coincidieron en calificar de magnífica noticia el voto a favor del «proceso de paz».

El responnsable de Relaciones Internacionales de Batasuna, Joseba Álvarez, que participó en una concentración de unos 600 simpatizantes, consideró una «decisión histórica y victoria política» para el País Vasco que el Parlamento Europeo debatiera sobre el proceso, «ya que el PP no quería ni que se produjera la discusión». Avisó que ahora le toca el turno al Gobierno para dar pasos. En este mismo sentido se manifestó el cabecilla de LAB, Rafael Díez Usabiaga, quien aseguró que el próximo movimiento lo tiene que hacer el Gobierno. Según Usabiaga, lo ocurrido ayer es como «ganar una meta volante en una larga etapa». Añadió que en el debate «se han mencionado los ingredientes para solucionar el conflicto, como el problema político, el diálogo, el pueblo y el respeto de su voluntad».

Por su parte, el eurodiputado del PNV, Josu Ortuondo, explicó que hasta ahora el «conflicto vasco» era «un asunto interno de un Estado miembro, cosa que ahora ha cambiado gracias a un Gobierno socialista que hace esfuerzos para encontrar un camino para el diálogo».

OCHO INFORMES CON DATOS CONTRADICTORIOS Y FALSOS
El inspector que ocultó la radiografía de la mochila de Vallecas intentó cambiar su versión de los hechos un año después
Antes de que fuera desactivada la mochila de Vallecas, los tedax hicieron una radiografía. En ella se apreciaba que esa supuesta bomba no podía haber detonado jamás porque tenía dos cables sueltos. Sin embargo, su existencia fue ocultada al juez Del Olmo durante más de cuatro meses. El inspector Cáceres la mantuvo en su poder durante ese tiempo. Ahora desvela La Gaceta que este jefe policial pidió notas informativas a sus subordinados un año después del 11-M para reflejar una versión distinta de la desactivación.
Libertad Digital 26 Octubre 2006

Esas notas informativas fueron remitidas a la Comisaría General de Información en abril de 2005, más de un año después de la masacre y después, también, de que los tedax encargados de la desactivación de la mochila de Vallecas prestaran sus primera declaraciones ante el juez Del Olmo. En junio, esas notas llegaron a la Audiencia Nacional, remitidas por Telesforo Rubio, ya destituido como comisario general de Información. Especificaba que envía los documentos "a efectos de conocimiento" del magistrado. Según desvela este jueves La Gaceta, estos documentos aparecen en el sumario "con los nombres y los carnés profesionales de los funcionarios policiales que los firmaban completamente tachados, a diferencia del resto de diligencias, donde estos datos aparecen visibles".

Añade que fue el inspector Cáceres el que solicitó las notas informativas y que "no consta en ningún lugar que exista una solicitud previa del juez Del Olmo". La orden del inspector llegó a ocho subordinados pero no al tedax que se encargó de desactivar manualmente la mochila de Vallecas. Y precisa el diario que aunque "se centran en los mismos hechos, el procedimiento de desactivación de la mochila número 13, los documentos se contradicen entre sí en numerosas ocasiones. Y peor: algunas de las descripciones que relatan son falsas. Las notas informativas chocan con las primeras declaraciones realizadas por los Tedax un año antes. Al mismo tiempo, aportan datos completamente nuevos que se le ocultaron al magistrado en aquellas comparecencias iniciales, cuando era más necesaria la colaboración de estos funcionarios del Estado".

En el sumario consta, según declararon al juez, que "el operador número uno, con carné 64.501, desactivó personalmente la bomba y llevó la iniciativa de la operación en todo momento, tal y como ordena la normativa de esta unidad policial. El operador número dos en aquel dispositivo, con carné 65.255, se limitó a declarar al magistrado en aquel momento que apreció que el continente era una bolsa de deportes". Un años después, en las notas informativas las versión es otra y "los operadores dos y tres asumen un papel más intenso en la desactivación del artefacto".

Sostienen que fue el inspector Cáceres el que coordinó la operación. Para La Gaceta, esto "nunca ocurrió y, de ser cierto, habría sido improcedente porque la competencia para tomar estas decisiones siempre recae en el operador número uno de turno". Los documentos también reflejan que fue el comisario general de Seguridad Ciudadana el que pidió que se realizara la radiografía. Y para recrear la escena varios subordinados recurren a un relato calcado, "palabra por palabra". Y vuelve a matizar el diario que "estos hechos nunca pudieron ocurrir, porque el comisario general de Seguridad Ciudadana, Cuadro Jaén, llegó al parque de Azorín después de que se hiciera la placa, la única que hay de las mochilas. Es llamativo que los dos subordinados de Cáceres dan la misma versión falsa de los hechos".

Concluye La Gaceta que "los acontecimientos se parecen peligrosamente a la escena que protagonizó el comisario Sánchez Manzano en su comparecencia en el Congreso de los Diputados. Además de equivocarse en la composición de la Goma 2-ECO, declaró que participó directamente en la desactivación de la mochila de Vallecas. En privado, ante los representantes sindicales, Sánchez Manzano no tuvo más remedio que reconocer que se mantuvo al margen y que no tenía (ni tiene) ningún conocimiento de explosivos. Se colgó una medalla que no le correspondía".

ALERTA DE LAS "ACTUACIONES OSCURAS" DE ALGUNOS FUNCIONARIOS
La Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M pide que no se cierre el sumario porque no se sabe qué explotó en los trenes
La asociación que preside Ángeles Dominguez ha presentado este jueves en la Audiencia Nacional sus alegaciones para que se practiquen nuevas diligencias y no se cierre el sumario que investiga los atentados del 11 marzo. Destacan que hasta ahora, tal y como ha reconocido la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal, ni siquiera se conoce el explosivo utilizado en los trenes, y muchas de las pruebas fundamentales, como la mochila de Vallecas, el Skoda, la Kangoo o la composición de la mochila detonada en el Pozo, se encuentran en entredicho.
Libertad Digital 26 Octubre 2006

El documento de alegaciones presentado al magistrado, al que ha tenido acceso este periódico, comienza recordando la "alarma social creada por el carácter incompleto del Sumario", así como "la existencia de lo que se ha venido a llamar los agujeros negros de los atentados", los cuales solicita que se investiguen.

Considera uno de los hechos más importante que todavía no se sepa cuál fue el explosivo empleado por los terroristas para llevar a cabo la masacre. Así, afirma que "el Sumario no explica el tipo de explosivo empleado en los atentados. Se habla de la aparición de componentes de dinamita pero se ha ocultado al Instructor y a las partes -por las razones que sea- de qué componentes se trata. (...)Y esa cuestión es clave, ya que según cuales sean los componentes encontrados, se podría determinar qué tipo de dinamita se empleó".

La Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M afirma que "la autenticidad de los explosivos hallados en la furgoneta Renault Kangoo y en la mochila de Vallecas está en entredicho. Hay claros indicios de que ambas pruebas no son sino meros señuelos-trampa para confundir la investigación".

Rememora como la mochila no fue detectada en ninguna de las dos inspecciones que se realizaron en la estación de cercanías de El Pozo, ni tampoco en la que se hizo antes de subir los bultos encontrados a las furgonetas para su transporte, a pesar de su considerable peso. Sin embargo, si fue detectada otra mochila con explosivos, que fue detonada por los Tedax, y cuya descripción del contenido fue variando hasta asemejarlo al de la mochila de Vallecas.

Del mismo modo, recuerda que la fugoneta Renault Kangoo fue registrada por dos agentes y dos unidades caninas expertas en explosivos y concluyeron que "estaba completamente vacía", hasta que es llevada a las dependencias policiales en Canillas, donde se encuentran 61 objetos, entre ellos, dinamita Goma 2 ECO y detonadores. El mismo tipo de dinamita aparecida en la mochila de Vallecas. A esto añade la aparición del Skoda, "en el que nadie había reparado durante meses", y que tiene en su interior pruebas concluyentes para incriminar a algunos sospechosos.

La asociación que preside Ángeles Dominguez destaca que en los análisis de explosivos, la Goma 2 ECO encontrada en la Renault Kangoo está contaminada con la misma sustancia, menetamina, que la muestra patrón de Goma 2 ECO aportada por la policía, lo que podría hacer suponer que "la muestra patrón aportada por los Tedax y la de la furgoneta Renault Kangoo proceden del mismo cartucho". A esto, unen la comparecencia de Manzano en el Congreso sobre los informes realizados en las primeras horas, tras la explosión.

"Juan Jesús Sánchez Manzano, Inspector Jefe de la Unidad de Desactivación de Explosivos y NBQ, afirmó en la Comisión Parlamentaria de Investigación sobre el 11-M, en el Congreso de los Diputados, que el componente encontrado era, concretamente, nitroglicerina. Si esto es cierto, el explosivo empleado fue Titadyne, que es el tipo de dinamita que incluye este componente, el cual no se da, por ejemplo, en la Goma 2 ECO". (...)"Afirmar, por tanto, con los datos que nos ofrece el Sumario, que el explosivo empleado fue Goma 2 ECO es irresponsable y gratuito". (...) Existen indicios racionales de que el explosivo empleado en los atentados pudo ser Titadyne, el explosivo utilizado por la banda terrorista ETA en los últimos años".

Así, añade que la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal ha reconocido recientemente, en un auto emitido el pasado 2 de octubre de 2006 que, "en efecto, no conocemos el tipo de explosivo que se utilizó en los trenes".

Actuaciones Oscuras
Las alegaciones presentadas por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M hace alusión también a "la actuación presuntamente irregular de algunos funcionarios de los Cuerpos de Seguridad del Estado". Así, cree que hay "indicios fundados de que el Inspector Jefe de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y NBQ, Juan Jesús Sánchez Manzano, ha venido encubriendo a los autores intelectuales de los atentados desde el comienzo de la instrucción del Sumario".

Sobre la actuación de este agente destaca, entre otras, dos actuaciones. La primera su comparecencia en el Congreso, en la que habla del hallazgo de nitroglicerina en los primeros focos de la explosión, lo que significaría que el explosivo fue Titadyne, para cambiar su versión posteriormente, y decir con nitroglicerina se refería a dinamita en general.

"La explicación ofrecida por el Sr. SÁNCHEZ MANZANO, en una nota publicada por el diario El País el día 16 de julio de 2006, en la que afirmaba que la mención a la nitroglicerina se debió a la asociación del citado término con la palabra dinamita, ya que la nitroglicerina está exclusivamente ligada a las dinamitas en general y no a ninguna en concreto, siendo en este contexto explicitado en el que se produjo, es decir, por asociación natural, sería cómica sino estuviéramos hablando del mayor atentado terrorista de la historia de España. Esto es, que, según dicha nota, cuando el Sr. Sánchez Manzano decía la palabra nitroglicerina, en realidad lo que quería decir es dinamita".

"Y es cómico porque las palabras textuales de Sánchez Manzano, como hemos dicho, fueron las siguientes: cuando se hace el análisis de los restos del foco de la explosión logramos encontrar restos de NITROGLICERINA, y la NITROGLICERINA es el componente de todas las DINAMITAS. Esto quiere decir que, según el Ministerio del Interior, lo que Sánchez Manzano quiso decir es exactamente: cuando se hace el análisis de los restos del foco de la explosión logramos encontrar restos de DINAMITA, y la DINAMITA es el componente de todas las DINAMITAS. Sin comentarios".

La segunda actuación controvertida que señalan las alegaciones fue intentar que pasase desapercibida que tanto la Goma 2 ECO encontrada en la Kangoo como la muestra patrón que aportó el Tedax estaban contaminadas por la misma sustancia: menetamina.

Otra de las actuaciones "presuntamente irregulares" sería la presunta falsificación del informe del ácido bórico, y que actualmente se encuentra investigando la juez Gema Gallego en la Audiencia Provincial de Madrid. Además, apunta a la existencia de "indicios fundados de que los manipuladores policiales de los numerosos confidentes que participaron en los hechos, así como los responsables de las escuchas y seguimientos sobre algunos de los presuntos autores, han venido encubriendo a los autores intelectuales de los atentados".

Las alegaciones presentadas aseguran que "tampoco han quedado aclaradas cuestiones trascendentales sobre la explosión ocurrida en Leganés el 3 de abril de 2004".

PORQUE TODOS LOS PARTIDOS SON NACIONALISTAS
Boadella: "La política catalana se parece cada vez más a un régimen"
El dramaturgo Albert Boadella dijo este miércoles que "la política catalana se parece cada vez más a un régimen", en el que sólo hay "una oposición con matices", porque todos los partidos están por el nacionalismo. Así lo manifestó en una conferencia que pronunció en Sevilla en la que analizó la evolución de la sociedad catalana en las últimas décadas, en la que, según dijo, el nacionalismo "ha ido en retroceso".
EFE Libertad Digital 26 Octubre 2006

A una semana de las elecciones autonómicas, el impulsor de la plataforma Ciudadanos de Cataluña, que recientemente se ha constituido como partido político, alertó de que esa apuesta por el nacionalismo supone una "declinación muy arriesgada y hay muchos ciudadanos que no se sienten vinculados a esos delirios".

El dramaturgo explicó que esta alternativa, de la que forman parte ciudadanos de todo tipo, pretende "recuperar el sentido común", lo que dará representación a mucha gente de que se siente identificada con lo que hay ahora.

Boadella definió esta formación política como un partido no nacionalista, pero tampoco antinacionalista, porque "no creemos que los territorios no tienen derechos, sino los ciudadanos", aseveró el dramaturgo, quien dijo situarse fuera de los tópicos de la izquierda y la derecha y dejar una posición abierta a todo.

Sobre los socios de gobiernos que se crean tras las elecciones consideró que en Cataluña se ha llegado a una situación en que "cualquier combinación es mala y cuesta saber qué es lo mejor".

A juicio de Albert Boadella, una unión entre PSOE y CiU significa liquidar a la oposición y CiU y PP tampoco es posible, pues daría lugar a una situación "esperpéntica".

"La política catalana está contaminando el conjunto de España a través de reivindicaciones y agravios comparativos", opinó el dramaturgo, lo que crea un juego de competencias y malas relaciones entre comunidades que no es la mejor fórmula para hacer una política positiva, pues si esta región se define como nación -explicó- saldrán otras que también lo harán.

ALABA EL TRABAJO DE MAYOR OREJA PARA SUMAR APOYOS
Iturgaiz acusa al PSOE de llevar la división al Parlamento Europeo mientras ETA "se frota las manos"
El eurodiputado del Partido Popular ha calificado la jornada de este miércoles en Estrasburgo como "una de las más tristes de la democracia". Pese a la victoria moral de los populares y el fracaso del PSOE en su intento de aislarles en la Cámara europea, para Carlos Iturgaiz sólo ETA-Batasuna "fue el único que ganó" al conseguir su objetivo de internacionalizar un conflicto inexistente. Los socialistas, les ha reprochado en la COPE, "se han prestado y han hecho de voceros". Lo más "terrible", en palabras del ex presidente del PP vasco, es que los terroristas controlaran el debate desde la tribuna de invitados.
Libertad Digital 26 Octubre 2006

Carlos Iturgaiz ha reconocido en La Mañana de la COPE que el de este miércoles fue uno de los días más tristes de su vida política "porque el daño que se ha hecho a la democracia y al estado de derecho es grandísimo". A su juicio, en el debate en el Parlamento Europeo "la única que ganó fue ETA-Batauna", que siempre ha querido internacionalizar un inexistente conflicto. Al PSOE le ha reprochado que se prestara e hiciera "de vocero".

La satisfacción de ETA, ha relatado el eurodiputado popular, tiene que ser doble porque además de la "internacionalización del conflicto", entre sus objetivos conseguidos también está el dividir a los demócratas. "Más división que la de ayer no se puede realizar". Lo de menos, ha dicho, fue el resultado de la votación porque "era una desgracia y una tragedia ver a gentuza, a terroristas, cómo se paseaban por la Cámara de la libertad y la democracia, se paseaban como pedro por su casa".

Iturgaiz ha destacado el esfuerzo que, encabezado por Mayor Oreja, ha realizado el PP para llevar la realidad etarra a los europarlamentarios. Según ha contado, fuera cual fuera su signo político, "la mayoría de los eurodiputados de los 24 países, con España exceptuada, todos decían lo mismo, cómo se les ocurre traer este tema a la Cámara si es irracional y un verdadero escándalo que se debata aquí". Estas reacciones, en su opinión, provocaron el PSOE se fuera dando cuenta "de que cometían un error, en principio querían darnos un rejón pensando que nos íbamos a quedar solos. No es que hayamos sacado 80 votos, es que hemos sacado 311 y ellos 321, la división es evidente y quien se frota las manos es ETA-Batasuna".

La victoria de ETA
"Tenemos la sensación de que hemos perdido todos. Antes de saber el resultado de la votación yo decía que nos daba igual que ganara una resolución u otra, que hubiera mayor o menor diferencia porque sólo planteando el debate ya habíamos perdido todos los demócratas y había ganado ETA, sólo había que oír sus ruedas de prensa, inflados, jactados, hablando de victoria para ellos. Esto quien se lo ha puesto en bandeja a ETA-Batasuna es el PSOE y Zapatero".

Para Iturgaiz lo anecdótico fue el error de Borrell, con la modificación del reglamento que provocó que los grupos "se le echaran encima". "Lo terrible es que en la tribuna de invitados estuvieran sentados los jefes de los que roban armas y van secuestrar en Francia, sentados como buitres vigilando el proceso y lo que ocurría y ellos encantados, sentados en una Cámara de la libertad y los derechos humanos, ellos que no respetan los derechos humanos ni la libertad".

Proceso de rendición
EL PSOE IMPEDIRÁ EL RESARCIMIENTO ECONÓMICO DE LAS VÍCTIMAS A COSTA DE BATASUNA
El Supremo apunta que el informe pericial de los liquidadores revela que existen "numerosos bienes y derechos que, son formalmente ostentados por determinadas asociaciones culturales y, en algunos casos, sociedades mercantiles"
Redacción minutodigital 26 Octubre 2006

Los Tribunales siguen adelante con el proceso de disolución de Batasuna. Una parte muy importante es la liquidación de su patrimonio. Cuestión que adquiere especial importancia ya que al tratarse de una parte integrante de ETA serviría para pagar las indemnizaciones a las víctimas y para resarcir al estado, es decir a todos los españoles, de los perjuicios ocasionados por los atentados cometidos por el separatismo vasco.

El juez Garzón, que había ordenado la administración judicial del patrimonio de Batasuna, nunca llegó a hacer efectiva la medida y ahora es el Tribunal Supremo quien ha dictado un auto que establece un plazo de 72 horas para realizar el inventario de cara al proceso de liquidación, tras el cual se pondrán a disposición de la Justicia todos los bienes que puedan ser de Batasuna, aunque estén a nombre de terceras personas. En este sentido el Supremo apunta que el informe pericial de los liquidadores revela que existen "numerosos bienes y derechos que, formalmente ostentados por determinadas asociaciones culturales y, en algunos casos, sociedades mercantiles, que aparecen como titulares de las denominadas genéricamente herriko tabernas, pertenecerían en realidad, material y efectivamente a la propia Batasuna". Es en el marco de este proceso en el que se produce la entrada de la Guardia Civil por orden del Supremo en las herriko tabernas vascas y navarras.

Sin embargo fuentes jurídicas consultadas por minutodigital apuntan a que el gobierno socialista podría intentar retrasar y paralizar este proceso en espera de la legalización de Batasuna. Las partes personadas (abogado del Estado, Ministerio Fiscal y Batasuna) tienen ahora un mes de plazo para que exponer las alegaciones que consideren oportunas sobre las medidas cautelares que podrían adoptarse para asegurar, en su caso, la efectividad de una posterior resolución de la Sala que acordara la liquidación patrimonial de los locales, bienes muebles y enseres de las herriko tabernas, liquidación que pasaría por la venta en pública subasta o a través de empresas especializadas con concierto con la administración de justicia, los bines de los batasunos. Durante todo este lento proceso judicial las instrucciones que pueden recibir abogado del estado y Ministerio Fiscal por parte del gobierno apuntan a una ralentización del mismo en espera de una solución definitiva para la legalización de Batasuna.

violencia callejera
Tres detenidos por la explosión de un artefacto en un cajero de Vitoria
El arresto se produjo a las 0.30 horas, minutos después de que la bomba casera, camuflada en una mochila, estallara
EUROPA PRESS MADRID El Correo 26 Octubre 2006

La Ertzaintza ha detenido en la madrugada de hoy a tres personas por haber colocado presuntamente un artefacto explosivo contra un cajero automático en Vitoria, ha informado el Departamento vasco de Interior.

El arresto se produjo a las 0.30 horas, minutos después de que el artefacto mixto, camuflado en una mochila, hiciera explosión en el citado cajero de una entidad bancaria, precisó la misma fuente en un comunicado.

Alrededor de la medianoche la Ertzaintza recibió una alerta sobre la presencia de una mochila sospechosa en el interior de un cajero automático de la calle Duque de Wellington de la capital alavesa. De inmediato, agentes de la comisaría de Vitoria se desplazaron al lugar y, tras confirmar la existencia del artefacto, acordonaron la zona, al tiempo que se movilizaba la Unidad Especial de Desactivación de Explosivos de la Policía Vasca.

"Daños considerables"
Pocos minutos después la mochila explotó y provocó un incendio que fue sofocado por los bomberos y que ha causado daños "considerables" en el cajero, según el Departamento vasco de Interior. La mochila contenía un artefacto mixto compuesto por una bombona de camping-gas, un garrafa de líquido inflamable, dos aerosoles y dos cohetes pirotécnicos, precisó la misma fuente.

Las detenciones de los tres individuos se produjeron en las cercanías del lugar del ataque, donde los agentes detectaron un vehículo sospechoso en el que viajaban tres personas, a las que pidió identificarse y detuvo como presuntos autores de la colocación del artefacto. Los arrestados fueron trasladados a dependencias de la Ertzaintza.

Borrell permite a los proetarras sentarse en la tribuna junto a las víctimas
La Razón  26 Octubre 2006

Estrasburgo- El secretario general del sindicato abertzale LAB, Rafael Díez Usabiaga -imputado por la presunta financiación de ETA a través de las herriko tabernas-, el ex eurodiputado batasuno Koldo Gorostiaga, y el imputado del PNV por la red de extorsión de ETA Gorka Agirre, accedieron ayer a la tribuna de invitados del Parlamento Europeo sin mayor problema, junto con otros seguidores de Batasuna, gracias a la invitación de uno de los promotores del llamado Grupo de Amigos del País Vasco, el eurodiputado alemán de Izquierda Unitaria Helmuth Markov.

Ante esta situación, el presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, afirmó que se había «aplicado estrictamente la lista que nos han enviado las autoridades españolas» y señaló que Gorostiaga mantiene una acreditación en su condición de ex parlamentario. Borrell justificó la actuación de los servicios de seguridad de la Cámara al afirmar que «la lista que tenemos en el Parlamento no la recogemos en los árboles que crecen enfrente, nos la mandan las autoridades españolas y a ellas les corresponde actualizarla». Además añadió que «hubiera sido una arbitrariedad por mi parte, por parte de los servicios del Parlamento decir que el señor fulanito de tal no está en la lista, pero yo, que soy más sabio y más listo que el ministro del Interior español, no le dejo entrar». Junto a los anteriores estuvieron presentes Nekane Erauskin (Partido Comunista de las Tierras Vascas), Martin Aramburu (EA), Ainhoa Beola (Aralar), el sacerdote irlandés Alec Reid, y los miembros del Gobierno vasco Miren Azcárate, Javier Madrazo y Esther Larrañaga.

Desde la tribuna también asistieron al debate los miembros del Foro Ermua Mikel Buesa e Iñaki Ezkerra, que mostraron su indignación por la presencia Batasuna, junto a representantes de la AVT, la Fundación en defensa de la Nación Española y otras víctimas como Gorka Landaburu. Fuera del Parlamento, cientos de simpatizantes de Batasuna instalaron una ikurriña gigante, junto a banderas de Batasuna, Navarra o de Escocia, además de pancartas que exigían el acercamiento de presos. Canciones en euskera -incluida el «Eusko gudariak»- y exhibiciones de levantadores de piedras y cortadores de troncos se mezclaron con gritos de independencia y el discurso del batasuno Joseba Álvarez.

A escasos doscientos metros, varias decenas de ciudadanas españolas residentes en Estrasburgo, acompañadas de sus hijos enarbolaron banderas españolas y gritaron consignas a favor de las víctimas y contra el debate que se celebraba en la Cámara. A ellos se sumaron un grupo de Nuevas Generaciones del PP de Toledo.

La cuna del español acoge desde hoy un congreso para evaluar su peso en el mundo
LOGROÑO.S. B. ABC 26 Octubre 2006

José Luis Rodríguez Zapatero presidirá esta tarde en el monasterio riojano de Yuso de San Millán de la Cogolla la inauguración de la I Acta Internacional de la Lengua Española, que bajo el título «Activo cultural y valor económico creciente» analizará hasta el domingo el peso económico del español en el mundo, uno de los aspectos más novedosos y menos estudiados de nuestro idioma.

La cuna del castellano -fue en San Millán donde se encontraron en el siglo X los primeros escritos en español- abrirá de esta manera el primer encuentro de una serie de cinco «Actas» orientadas a promover y difundir la lengua española mediante la realización del análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades) sobre diversos aspectos del español a escala mundial.

Estas «Actas» se llevarán a cabo con carácter anual en España y distintos países de Iberoamérica en virtud de un convenio suscrito entre el Ministerio de Cultura, la Fundación Biblioteca de Literatura Universal (BLU) y la Fundación El Monte, organizadores de estas importantes citas lingüísticas. Además de Zapatero, hoy intervendrán el prior del monasterio de Yuso, Juan Ángel Nieto; el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, y el presidente riojano, Pedro Sanz.

Separatismo
LA TELEVISIÓN VASCA "VETA" AL PP
Urquijo pregunta a Ortúzar en su iniciativa “por qué razón para ETB no existieron los actos, singularmente relevantes, del PP"
Redacción minutodigital 26 Octubre 2006

El Partido Popular del País Vasco ha pedido explicaciones en el Parlamento, mediante la presentación de una pregunta dirigida al director de EiTB, por el “veto reiterado” que sufren sus actos en los espacios informativos de la cadena pública.

Los ‘populares’ vascos hablan de “desprecio” a la tercera fuerza del País Vasco por parte de la dirección del ente público y añaden que “la borrachera de proceso que invade a los responsables de la cadena les hace ningunear la actividad política de quien representa como el Partido Popular a una parte muy importante de la sociedad vasca, que también ve los teleberris y paga con sus impuestos una cadena que debería ser de todos”.

El parlamentario vasco del PP Carlos Urquijo ha presentado, para respuesta por escrito del director de EiTB, Andoni Ortúzar, una pregunta en relación a “dos omisiones relevantes detectadas la presente semana en los teleberris y en los espacios informativos de la cadena”.

En concreto, el PP se refiere a la noticia de la presentación ante el Tribunal Constitucional de un recurso contra el canon de la Ley de Agua y al acto de conmemoración del Estatuto que los ‘populares’ vascos con su presidenta, María San Gil, a la cabeza celebraron hace dos días en la Casa de Juntas de Gernika.

El lunes, los teleberris ignoraron la rueda de prensa sobre el recurso por el canon del agua y el martes, en el teleberri de la noche de ETB 2 ni mencionaron el acto del Estatuto en Gernika y en el informativo en euskera sólo mereció unas imágenes de cinco segundos con voz en off.

“Hemos denunciado en muchas ocasiones , tanto públicamente como en el Consejo de Administración de EiTB, la estrategia de ninguneo seguida por EiTB en relación con las informaciones generadas por el Partido Popular, señala Urquijo en su pregunta, y estas denuncias no han tenido efecto de ningún tipo ya que lejos de corregirse la situación, ha aumentado la marginación a que se nos somete en la radiotelevisión pública vasca”.

“Como carece de explicación profesional este veto, entendemos que el mismo obedece a otro tipo de razones que deben ser explicadas”. Urquijo pregunta a Ortúzar en su iniciativa “por qué razón para ETB no existieron los actos, singularmente relevantes, del PP mencionados” y “por qué se vetó el resumen de estas informaciones, circunstancia que se ha convertido en habitual en la radio televisión pública vasca”.

El Vaticano falla en contra de Lérida el último recurso de los «bienes de la Franja»
J. BASTANTE Heraldo de Aragón 26 Octubre 2006

MADRID. El Tribunal de la Signatura Apostólica (máximo órgano judicial de la Iglesia católica) ha dictado una resolución canónica, contra la que ya no cabe recurso eclesiástico alguno, en la que recuerda que las 113 obras de arte en litigio entre los Obispados de Lérida y Barbastro-Monzón se encuentran «en depósito y no a título de propiedad» en el Museo Diocesano de Lérida, por lo que «corresponden a parroquias de la diócesis de Barbastro-Monzón».

Dicho fallo responde al último recurso planteado por la diócesis catalana, en el que se pedía que se dejara sin efecto el decreto formulado el pasado año por la Congregación de Obispos, en la que se instaba al Obispado de Lérida a devolver de forma inmediata los «bienes de la Franja» a la diócesis aragonesa.

En una nota oficial, el Obispado de Lérida reconoció que el Vaticano ha rechazado su recurso, indicando que la diócesis «se someterá a las decisiones que establezcan los tribunales de la Iglesia». Por su parte, el obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, mostró ayer su satisfacción ante la decisión del Alto Tribunal, que «evidencia que los tribunales vaticanos mantienen una misma posición desde que hace más de diez años comenzara este litigio». Desde el comienzo de esta controversia, Roma siempre se ha posicionado en contra de las tesis leridanas.

Recortes de Prensa   Página Inicial