AGLI

Recortes de Prensa     Martes 7 Noviembre  2006

Galicia y el idioma
La amputación indolora
Cristina Losada Libertad Digital 7 Noviembre 2006

El establishment gallego discrepa en ciertas cosas, pero mantiene un sólido consenso en torno a una: no permitir que los ciudadanos elijan libremente el idioma que prefieren de los dos cooficiales. La mano conminatoria aún no penetra en los hogares ni desciende multa en ristre al comercio y a la industria. Ahí ejerce, de momento, la presión y la persuasión, hermanas de la disuasión, y madres de la represión. La labor se hace chequera en mano. Los gobiernos autonómicos no han ahorrado al contribuyente campañas ni subvenciones. Si usted ha de imprimir unos folletos, le saldrán a muy buen precio, casi gratis, si se pliega tácitamente al principio de que el castellano es lengua extraña y opresora y merece la expulsión. Si la administración aporta fondos a un evento, será bajo idénticas condiciones. Si un escritor gallego utiliza el idioma maldito, no existirá como escritor gallego, como no existía, por ejemplo, la finalista del último premio Planeta.

La lengua "impropia" desapareció hace tiempo del ámbito público. En la enseñanza, acosan y achican sus reductos. Unos profesores de Lengua Castellana de Ferrol acaban de ser expedientados por elaborar el programa de su asignatura en... español. La hazaña es obra de un socialista, no de un nacionalista. La distinción pronto carecerá de sentido. Las diferencias entre ambos, y el tercero en discordia, el PP, son en este asunto de matiz. Los colegios han recibido la inspección y algunos la sanción, para que cumplan leyes unánimemente aprobadas. En la sanidad pública se proscribió hace un año la escritura en el idioma estigmatizado. En resumen, la desconfianza del poder político y sus satélites y parásitos académicos, mediáticos y sociales hacia la libre decisión de los individuos entre las dos lenguas teóricamente oficiales es absoluta. No creen en la capacidad de supervivencia del gallego, y eso que siguió hablándose durante la dictadura que lo marginó. En realidad, no creen en su supervivencia como Poder, o sea, en la acumulación de poder, si renuncian a instrumentalizar el idioma y a transformar a una sociedad bilingüe y plural en una monolingüe y homogeneizada por la adoración o, al menos, la sumisión, al becerro de Breogán.

Una mutación así no puede hacerse sin atropellos. Pero ninguna de las imposiciones que hincan en el cuerpo social la reconocen como tal. ¡Quia! El prolongado consenso sobre la bondad de aplicar la discriminación positiva hacia el gallego y la discriminación sin adjetivos hacia el español, ha difuminado el auténtico paisaje de eso que los nacionalistas, aficionados al vocabulario bélico, denominan "la batalla por la lengua". No es coña. Van a crear unas brigadas de "voluntarios lingüísticos", un ejército más de la "normalización", para actuar entre sus presas favoritas: los niños. Y como a todos los imbuidos de pulsiones totalitarias, el adoctrinamiento, la presión y el castigo, les parecen de lo más normal. O sea, quieren erradicar uno de los idiomas que se hablan en Galicia, y aun se jactan de que la amputación es indolora y hasta deseada.

Un diputado del BNG, al despotricar contra el triunfo de Ciudadanos en Cataluña, ha podido así decir que ese partido nace "para crear un conflicto donde no lo hay" y poner el acento "en una cuestión falsa como es la lengua". Ni que se mirara al espejo. Son los nacionalistas los que han creado el conflicto y han falseado la cuestión. Pero no son ellos los únicos tripulantes de ese barco que empujan corrientes irracionales. El PSOE y el PP hacen de grumetes, de cocineros e incluso de remeros. Han dicho algunos del PP, para distanciarse de Ciudadanos, que la lengua no es la única ni la fundamental cuestión. Qué vista la suya. O qué escaqueo. No percibir que la cuestión del idioma es la clave del proyecto excluyente y segregador del nacionalismo identitario es como no haberse enterado de que en la Alemania nazi la piedra angular era lo que eufemísticamente llamaban la cuestión judía. Pues no quieren enterarse.

La versión oficial del 11-M, sin "obstáculo" fiscal
EDITORIAL Libertad Digital 7 Noviembre 2006

Vaya por delante, una vez más, que si la masacre del 11-M hubiera sido obra, única y exclusiva, de terroristas islamistas contrarios al apoyo español a la intervención aliada en Irak, es decir, si la desacreditada "versión oficial" fuera cierta, la vileza del Gobierno del 14-M culpabilizando de la misma al Gobierno del PP no sería menor que la de aquellos apologistas del terrorismo nacionalista que culparon del secuestro y posterior asesinato de Miguel Ángel Blanco a la política de dispersión de presos que, ciertamente, tanta animadversión generaba y genera entre los etarras.

Lo escandaloso, pues, para nosotros del escrito firmado por los fiscales del caso, Olga Sánchez y Javier Zaragoza, no es tanto que ponga de relieve la lógica e indiscutible animadversión del terrorismo islámico hacia determinadas políticas del Gobierno de Aznar, tales como el impulso a las detenciones de Abu Dahdah y otros miembros de la célula española de Al Qaeda apenas un mes después del 11 de Septiembre, o el muy posterior respaldo del Ejecutivo popular al derrocamiento aliado de Sadam Husein. Lo grave es que los fiscales utilicen esa evidente animadversión de los terroristas islámicos hacia la política del PP para dar por buena una desacreditada versión oficial de la masacre que, apoyándose en falsas pruebas y en falsos testimonios, sin indagar clamorosos indicios de una posible conexión etarra y sin esclarecer el sospechoso papel de algunos miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, ha terminado por reconocer –tal y como hizo el juez Del Olmo en el, por lo demás, bochornoso auto de conclusión del sumario– su ignorancia sobre el nombre y el número exacto de personas que trasladaron y colocaron las bombas.

Se supone que la Fiscalía debía ser la primera interesada en dilucidar tan determinantes extremos. Pero a la vista está que esta Fiscalía dependiente de Conde Pumpido tampoco va a ser "obstáculo" para la desacreditada versión oficial del 11-M. Una versión desacreditada que, para colmo de la infamia, es utilizada por el Gobierno del 14-M, no para arremeter contra los islamistas, sino, por el contrario, a favor de su criminal y ciertamente indiscutible oposición a la política antiterrorista del PP. Y es que cuando el colaboracionismo con el terror se disfraza de "infinitas ansias de paz", no hay que extrañarse de que los terroristas, tanto galgos como podencos, quieran sacar tajada hasta de los escritos de la Fiscalía.

Algunos nos deben una explicación
Luis del Pino Libertad Digital 7 Noviembre 2006

La juez Gallego ha dejado sin efecto la imputación a los tres peritos que elaboraron el informe del ácido bórico donde se hacían referencias a ETA. La jugada de Garzón queda, así, definitivamente anulada.

En estos momentos, quienes están imputados son cuatro superiores de esos peritos: Ramírez, Andradas, Mélida y Santano. Es decir, están imputados, como mandaba el sentido común, aquéllos que presuntamente manipularon (o toleraron que se manipulara) un informe pericial para eliminar unas referencias objetivas a ETA. Están imputados, en definitiva, aquéllos que al parecer decidieron arrogarse la capacidad de determinar qué información podía llegar a manos del juez del 11-M y cuál no.

Son muchos los que tendrían que dar explicaciones en torno a este episodio, además de esas personas que están imputadas. Tendría que dar explicaciones, por ejemplo, el Gobierno bajo cuyo mandato se falsificó un informe de la investigación del 11-M. Y esas explicaciones deberían responder a tres preguntas fundamentales: ¿Existió una orden para que se eliminaran en los informes policiales del 11-M todas las referencias a ETA? ¿Hay algún otro informe pericial del 11-M que haya sido manipulado en éste u otro sentido? ¿Desde cuándo tuvo conocimiento el Ministro de Interior de este episodio de manipulación y qué medidas disciplinarias ha adoptado o piensa adoptar?

Tendrían que dar explicaciones también aquellos partidos que se hicieron una foto en el Congreso para hacer patente su pacto de sangre destinado a impedir que en la sede de la soberanía popular se pueda preguntar por el 11-M. ¿Piensa impedir Coalición Canaria, por ejemplo, haciéndose así cómplice del silencio del Gobierno, que el PP pregunte en el Parlamento por esta falsificación de un informe del 11-M? ¿Piensa impedirlo CIU? ¿Piensa impedirlo la Chunta Aragonesista? Lo pregunto, más que nada, porque algunos electores tienen la buena costumbre de tomar nota de las posiciones morales que cada uno adopta.

Tendrían que dar explicaciones, por último, los medios de comunicación que mintieron y manipularon para tratar de achacar conductas delictivas a tres funcionarios policiales honrados, con el fin de tapar a los que verdaderamente eran presuntos delincuentes. ¿Dónde quedan las tonterías sobre que el informe pericial manipulado era un borrador? ¿Dónde quedan las estupideces sobre la relación entre el ácido bórico y el olor de pies? ¿Van a informar a sus lectores sobre la exculpación de los peritos, con el mismo despliegue tipográfico que utilizaron para difundir mentiras sobre ellos? ¿Van a disculparse ante esos policías honrados a los que difamaron? ¿Van a informar claramente a sus lectores de que existen suficientes indicios como para que una juez considere que desde instancias dependientes del Ministerio de Interior se ha manipulado un informe sobre el 11-M dirigido al juez Del Olmo?

P.D. 1.: Mientras tanto, continúa la guerra judicial soterrada en la Audiencia Nacional. El Gobierno continúa poniendo trabas al trabajo de aquellos fiscales que se niegan a dulficicar el trato a la banda terrorista ETA. Al mismo tiempo, nos llegan rumores de una mala noticia: al parecer, la juez Teresa Palacios habría decidido renunciar al Juzgado Central de Instrucción número 3. Perdemos a una buena juez, me temo.

P.D. 2: Es hora de nuevo de movilizarse. La AVT ha convocado una gran manifestación en Madrid para el próximo 25 de noviembre. Estoy seguro de que en esa manifestación vamos a encontrar, codo con codo con nosotros, a muchos más votantes del Partido Socialista que en la manifestación anterior. Las alarmas están sonando ya a todo volumen. Recomendable el artículo que Fernando Savater publica en El País criticando la política antiterrorista del Gobierno. Nunca es tarde si la dicha es buena.

El oximoron de Arenas
Eduardo García Serrano minutodigital 7 Noviembre 2006
Periodista. Director de "La quinta columna" en Radio Intercontinental

De todos los procesos estilísticos en retórica, dialéctica y literatura, el oxímoron es el más peligroso pues al enlazar, con fuerza y por la fuerza, valores contrarios y conceptos antitéticos disloca y separa, pervierte y viola el idioma, destruye las conciencias y, en política, vuelve loco tanto al que lo usa como al que lo escucha, pues ya no se sabe lo que se dice y, por lo tanto, no se ve lo que se mira. Los revolucionarios franceses de 1789 fueron muy hábiles en el uso de tan peligroso recurso retórico/político y crearon algún oxímoron tristemente célebre por sus terribles consecuencias en el plano de la realidad. Por ejemplo:”Estableceremos la tiranía de la libertad” o “La piedad revolucionaria será cruel”.

El PP, Javierito Arenas y esa fraternidad de bandoleros del Presupuesto General del Estado que es la familia Chaves, acaban de redactar un oxímoron peligrosísimo (como todos) en el preámbulo del nuevo Estatuto de Andalucia diciendo, a rebufo del Estatuto Catalán, que “Andalucía es una realidad nacional en la indisoluble unidad de la Nación Española”.

Lamentable por su bajeza e indignidad, la voz de Javierito Arenas riza volutas con chorros de demagogia y cantinfleo dialéctico porque, como mercader profesional de la política y mediocre sofista sabe, al igual que el PSOE, que es tan posible dar buena forma a lo falso como una forma falsa a lo bueno.

Javierito Arenas sabe que, al final, no será él, sino Mariano Rajoy, el que resultará aplastado por el peso de sus incoherencias. Y cuando ese momento llegue (que llegará) Javierito acudirá al refugio de Gallardón, que es donde PP y PSOE confluyen y sin dejar de proclamar su voluntad constitucional cada día se alejan más de ella obedeciendo a intereses que les divorcian de la Nación Española, mientras España, como un barco silencioso en su crujiente arboladura, se desguaza entre traidores, nacioncillas de todo pelaje y realidades nacionales que nos conducen a las tribus y a las aldeas de los vacceos y de los olcades, de los vetones y de los oretani, de los carpetanos y los edetanos, de los ilergetes y los bargusios, de los ernesios y los andosinos, de los ausetanos y los bastetani, de los bástulos y los turdetani, de los túrdulos, de los lusitanos y de los celtíberos. Porque ahí es donde vamos a llegar cuando el último gilipollas con tres votos y seis escaños proclame nación o realidad nacional al puñado de hectáreas de su pedanía o de su municipio, sin que nadie pronuncie, ordenadas y lúcidas, las palabras que inventaron a España. Sin que nadie abrace esa palabra, España, y la mantenga izada. Sin que nadie, desde un escaño parlamentario, desde una tribuna pública, desde una cátedra , un aula escolar o una residencia regia sea capaz de proclamar que España es la única Nación posible y legítima, universal e histórica que cabe en el mapa de su geografía y de nuestro corazón desde los Pirinéos al Teide y desde las Baleares a Extremadura, y que luchar por ella siempre, siempre, siempre merece la pena, incluso por el solo recuerdo de lo que España fue.

Cómo ser socios de Montilla
POR VALENTÍ PUIG ABC 7 Noviembre 2006

REPETIR el tripartito catalán tiene algo más de penitencia que de acto político. Quizá sea el deber de penar por algo ignoto y superior a la culpa personal lo que ha llevado a José Montilla a rearmar uno de los «mecanos» más destructivos que teníamos a mano. No puede ser tan sólo un afán político. Es como el capitán Ahab y la gran ballena blanca, aunque para sus socios el regreso tiene componentes festivos. Carod-Rovira prácticamente resucita, y los eco-comunistas acuden al complot para paralizar toda obra pública en Cataluña y contribuir al deterioro del crecimiento económico. Para cerrar el trato, las conversaciones han sido presumiblemente de notable profundidad y con un elemento indiscernible de lírica: importa el futuro de la lengua catalana en Perpiñán, un mejor sistema punitivo para la reinmersión lingüística, la interacción de los Países Catalanes, cómo integrar a los presos de ETA, lo transitoria que es la Constitución de 1978, los «castellers» y, en fin, todo lo que afecta directamente a la ciudadanía de Cataluña. Dicho sea de paso, casi todo lo que nunca había importado para nada a José Montilla. El sacrificio es inmenso.

Hay generaciones perdidas y generaciones perdedoras. Montilla asume el destino de una generación política que para salvarse de las garras de CiU se ha metido en la cueva del dragón. Está en manos del Carod, que dijo «no» al «Estatut» de Zapatero, y de un Saura que cae simpático a un buen puñado de electores aunque represente -o precisamente porque la representa- la combinación de dos de las ideologías más obsoletas del siglo: un comunismo depilado y el talibanismo ecologista. Afirman los tres socios que su vocación de gobierno es cohesiva y no de frentismo. Por mucho que Montilla prospere en la labor imposible de domesticar a sus dos socios, ¿hasta qué punto la ambición negativa no suma más entre los tres que la ilusión positiva? Dicho en otros términos, quién sabe que noción de la libertad comparten y qué propósito de igualitarismo defienden. Se requerirán decorados de dimensión wagneriana para camuflar la naturaleza frentista del acuerdo.

Sus precedentes, más allá del primer tripartito en la Generalitat, están en el Ayuntamiento de Barcelona, que es en este momento uno de los desbarajustes más acusados de nuestra vida pública. Pues es ese experimento la causa de que el socialismo esté perdiendo concejales en una de sus mejores plazas. Luego, el experimento fue revalidado por el Tinell, donde se puso por escrito que el PP quedaba extramuros del sistema político de la catalanidad de izquierdas. Zapatero lo bendijo asomándose al balcón de la Generalitat, como luego dijo que iba a aprobar el «Estatut» tal como se lo enviase el tripartito. Visita de Carod a Perpiñán, alcaldadas de Pasqual Maragall, hundimiento del Carmelo, redacción de un nuevo estatuto autonómico irrealista y carente de visión de lealtad constitucional, referéndum con mucha abstención: todo eso es lo que Montilla ha decidido reeditar. La calidad tipográfica viene muy dañada por el abstencionismo y por la importante pérdida de votos del socialismo en Cataluña, hasta el punto de que los resultados de Pasqual Maragall habían sido mejores.

En tales circunstancias, hay periodistas extranjeros que se preguntan con extremada candidez en qué queda la tan traída y llevada sociedad civil catalana. La verdad es que tal sociedad civil prácticamente no existe, y que ni tan siquiera el «lobby» empresarial catalán ha sido en los últimos tiempos capaz de articularse en defensa de sus propios intereses. Ahí viene Carod-Rovira, dispuesto a protagonizar la promoción navideña del cava. La desazón ante estos últimos acontecimiento afecta en mucho la remota posibilidad de que la capacidad de mando de Montilla pueda controlar los efectos colaterales de su Gobierno autonómico. A ese hombre de pocas palabras le va a hacer tambalear el «tsunami» de la demagogia de sus socios. Es una mala hora para el socialismo de lo posible en España, para una alternancia con cordura. Para Cataluña, tal reincidencia es ese síntoma que los médicos auscultan gravemente sin poder hacer nada.
vpuig@abc.es

Rajoy: ¡en lugar de criticar a Ciutadans, aprende de ellos!
Francisco Rubiales Periodista Digital 7 Noviembre 2006

Mariano Rajoy ha destilado decadencia y espíritu antidemocrático al comparar a Ciutadans con el GIL y el partido de Mario Conde. Ha sido un desliz autoritario y sucio del lider de la derecha española, que asquea a los millónes de demócratas españoles que hemos interpretado la irrupción de Ciutadans como una esperanza democrática.

Aconsejamos a Rajoy que, en lugar de atacar a Ciutadans, aprenda de ellos. Si lo hace, ganará las próximas elecciones, porque la sociedad española anhela recuperar la democracia que los partidos políticos le han arrebatado. Si no lo hace, será una lástima para este país y el PP verá como su enorme poder actual se derrumba como un castillo de naipes ante el avance de los ciudadanos y de la democracia.

Los peores pronósticos hablaban de que los partidos políticos tradicionales reaccionarán mal ante la llegada de Ciutadans y procurarían liquidarlos ¿Los meterán en la cárcel como hicieron con Mario Conde? ¿Los infiltrarán, acosarán y desprestigiarán hasta el exterminio, como hicieron con el GIL? Si eligen este camino, se equivocarán porque si bien el partido de Mario Conde y el GIL fueron perversiones, hijas de la misma democracia degradada donde hoy florecen y se sienten a gusto el PSOE, el PP, Izquierda Unida y la jauría nacionalista del odio, el caso de Ciutadans es disitnto, producto de la rebeldía del ciudadano ante la democracia secuestrada y ante la oligarquía de partidos que ha ocupado el Estado español.

Lástima que haya sido Rajoy el primero en disparar contra Ciutadans y el que lo ha hecho con munición de carga hueca. Esa reacción demuestra que el PP es un miembro distinguido, como el PSOE, Izquierda Unida y los nacionalismos gobernantes, del monopolio político que controla España al margen de la ciudadanía.

Su ataque a Ciutadans ni siquiera responde a una cuestión ideológica, de principios o de matamáticas electorales. Es únicamente producto del miedo a perder el control del poder y la reacción enrabietada del niño al que obligan a compartir su caramelo. Ciutadans ha quitado más votos al PSC que al PP; Citadans ha apelado al ciudadano, mientras que el PP y el PSC no han dejado de alejarse de la ciudadanía; Citadans ha sido valiente y firme ante el abuso nacionalista, mientras que el PP y el PSC, acomplejados y cobardes, se han arrodillado ante el anticonstitucional nacionalismo catalán.

Rajoy debería meditar y tomar medidas urgentes y drásticas para cambiar su partido y sacarlo pronto de la alienada oligarquía partidista que monopoliza el poder en este país, si no quiere que el viento de la historia lo borre del mapa político español.

Si Ciutadans, como promete, apuesta por la democracia auténtica, por la separación e independencia de los poderes básicos del Estado, por la eliminación de las antidemocráticas listas cerradas y bloqueadas, si exige que los partidos sean financiados por sus militantes y simpatizantes, no por el Estado, y si abre las puertas a la participación de los ciudadanos en la política, hoy exiliados del sistema ante el monopolio que ejercen los partidos, que empiecen a temblar los Rajoy, los Zapateros, los Llamazares y demás dinosaurios desvencijados de la política española, porque habrá sonado la hora del relevo y de la verdadera democracia.       www.VotoenBlanco.com

ZP. Zapatero Patético
Román Cendoya Periodista Digital 7 Noviembre 2006

[ZP. Zapatero Patético]
La actitud que el Presidente Rodríguez Zapatero está manteniendo ante los últimos acontecimientos políticos en España es una prueba evidente de que su único proyecto es permanecer en el poder. En Rodríguez no hay ideología. No es izquierda y tampoco es “progresista”. Rodríguez es un “bluff” inconsistente sin ninguna coherencia. Son varias las pruebas que permiten asegurarlo. ¿Cómo se entiende que su apuesta de gobierno para Cataluña sea CiU?
Algunos pueden argumentar que Rodríguez lo hace por sus convicciones democráticas, por el respeto que para él supone la voluntad de los ciudadanos. Los paniaguados del buenismo mantienen que las convicciones democráticas de Rodríguez son tantas, que José Luis renuncia a que el PSC gobierne en Cataluña porque CiU es el partido más votado y con más escaños. Ja. ¿Y en Galicia? ¿No fue el PP el partido con más escaños y con más votos? ¿Los gallegos no se merecen el mismo respeto? Rodríguez no tiene convicciones democráticas y es un incoherente. Su coherencia y sus convicciones dependen de cómo se puede asegurar un poder más cómodo y duradero en su poltrona de Madrid.

Rodríguez no tiene proyecto de izquierdas y se puede dudar mucho de que él mismo sea de izquierdas. Para cualquier militante auténtico de izquierdas es inexplicable que alguien así pueda querer que Cataluña vuelva a ser gobernada por una derecha, burguesa, capitalista y nazionalista. Esto es especialmente incomprensible para la auténtica izquierda catalana. Rodríguez no es progresista cuando, pudiendo evitarlo, desea que los conservadores y demócratas cristianos catalanes recuperen el gobierno de Cataluña. Muy rojo.

Rodríguez sólo piensa en permanecer en el poder de la mano de quien sea y al precio que sea. Todo vale. La derecha nazionalista, la izquierda, los terroristas, … lo que sea con tal de poder seguir disfrutando del avión oficial para ir a las rebajas de Londres o a escuchar los cánticos de Sonsoles en Alemania. Lo de la negociación política con ETA es un escándalo que produce vergüenza ajena en todo aquel ciudadano que tenga un mínimo de dignidad democrática. Con Rodríguez a la cabeza el gobierno, su partido y todos los palmeros de su discurso están mintiendo y engañando flagrantemente a la sociedad española. Ya sabemos, y más vamos a saber, las intensas negociaciones políticas entre el gobierno y miembros de ETA. No importa, Rodríguez ha unido su destino a los terroristas y nos quiere distraer diciendo que lo peligroso es lo del cambio climático. Ése es el respeto a los amenazados y a las víctimas. Lo peor es que encima demuestre lo que es de España para afuera. El sábado Uribe lo puso en su sitio. ZP. Zapatero Patético.
Enlace permanente 4 comentarios • Trackback (0)

Y digo España
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 7 Noviembre 2006

Las múltiples tensiones nacionalistas que han surgido en España alentadas por el falso progresismo del Partido Socialista en el Gobierno y bien alimentadas desde los ámbitos vasco y catalán más patrioteros están dando luz a una situación socio-política vergonzante en la que hablar de España como nación comienza a ser algo absolutamente anacrónico. A tenor del predominante pensamiento único "buenista", pronunciar el nombre de España en alto no tiene ningún sentido y solamente sirve para crispar el ambiente y provocar que las hordas totalitarias independentistas salgan a la calle en San Sebastián o Barcelona con el fin de apalear a los ciudadanos demócratas y pacíficos.

Qué quieren que les diga. Quienes llevamos viviendo en Euskadi más años de los que podemos recordar somos muy conscientes de cuáles son las instituciones que garantizan nuestra libertad, de cuál es la Administración que ha de garantizar nuestro derecho a disentir, de dónde se encuentran las ciudades en las que podemos expresarnos sin temor y de qué lugar ocupa en nuestra vida diaria el sentimiento nacional. Para los muchos vascos y catalanes, y dentro de poco gallegos, valencianos, mallorquines y andaluces, que somos víctimas de la opresión nacionalista, España es, principalmente y aunque a muchos les pese, el lugar donde podemos liberarnos de la antropofagia política de nuestras comunidades, de la ignorancia cultural que en nuestros territorios han extendido los PNV, CiU o ERC de turno, de la represión ejercida en nuestra tierra por los comisarios políticos, culturales y económicos del nacionalismo en el poder y, en fin, del clima de cerrazón moral que imponen quienes siguen siendo antes deudores de un presunto pueblo que orgullosos ciudadanos de la libertad.

La “nación de naciones” del Partido Socialista Obrero ¿Español? y de José Luis Rodríguez Zapatero es una inmensa majadería no solamente porque es una antítesis absurda sino porque, además, donde menos nación, en el sentido decimonónico de la palabra, hay hoy es en el término España. A la ignorante e intransigente progresía española le molesta mucho, y con razón, el orgullo patriotero, la prepotencia étnica, la batalla de la banderas, el militarismo que supuran la mayoría de los himnos y el tufillo claustrofóbico que se desprende de los grandes discursos vernáculos, pero, al parecer, a la izquierda solamente le incomoda este clima cuando es la derecha quien lo provoca. Si los salvapatrias, los abanderados, los racistas, los patrioteros o los separatistas son los nacionalistas del PNV, del PNV, de CiU, de ERC o de Batasuna, la cosa cambia y todo puede y debe ser aceptado y dado por bueno.

Para quienes intentamos escapar de la amenaza de los reinos taifa, España, como territorio democrático común, con una enriquecedora y abierta tradición cultural, con un idioma en expansión, sólidamente implantada en el marco internacional, con una democracia consolidada y abierta a los ciudadanos de cada una de sus regiones, significa nuestra tierra de promisión y es, hoy en día, el gran país, de tolerancia y de civilidad, de los españoles que solamente deseamos ser ciudadanos de una democracia occidental y no siervos de una presunta patria siempre violenta y fantasmal.
Blog de Raúl González Zorrilla

CANELA FINA
Cataluña, las espadas en alto
LUIS MARIA ANSON El Mundo 7 Noviembre 2006

¿Qué le convenía a Zapatero? Que Montilla y el PSC apoyaran a Mas para que Convergencia entregara sus escaños al PSOE tras las elecciones generales de 2008, aislando despectivamente al Partido Popular.

¿Qué le convenía a Montilla? El tripartito, para encaramarse, tras su ruidosa derrota, a las poltronas de la Generalidad.

¿Qué le convenía al PSC? Seguir chupando moqueta en un Gobierno tripartito dominado por los socialistas.

¿Qué le convenía a los comunistas? El tripartito, única fórmula de permanecer parcialmente en el poder, con cargos, sueldos, prebendas y enchufes.

¿Qué le convenía a ERC? El juego de la llave, de oca en oca y tiro porque me toca, para sacar las máximas concesiones de su apoyo, bien a Convergencia, bien al PSC.

¿Qué le conviene a España? Como a la Francia de 1958, una ley electoral que impida el chantaje de los partidos bisagra, los cuales, como es lógico, se han multiplicado como hongos. Fraga, que arrolló en las elecciones gallegas, fue desplazado por el apoyo al PSOE de un pequeño partido independentista. Matas, vencedor apabullante en la anterior legislatura balear, sufrió el acoso de cinco partidos minoritarios para arrodillarle. Lo que ocurrió en Andalucía con los presupuestos, en Cantabria, en Aragón y en infinidad de pueblos y ciudades es de pesadilla. De Gaulle resolvió el chantaje de los partidos diminutos en autonomías y municipios, modificando la ley electoral de la IV República, de forma que el gobierno fuera a parar automáticamente al partido mayoritario. Para las elecciones generales arbitró el procedimiento de la doble vuelta. Eso dejó fuera de juego al partido comunista y sus chantajes, y posteriormente, no se olvide, al de Le Pen.

En España, la fragmentación de la vida política partidista, con primas desmesuradas para las bisagras, terminará por instalarnos en la ingobernabilidad que padeció la IV República francesa. La reforma de nuestra anticuada ley electoral debería ser preferente en los programas de los grandes partidos. No es así porque se atiende a intereses fugaces y puntuales. Algún día contaré una reunión en mi despacho del ABC verdadero con Rubalcaba, y las posiciones de González en el Gobierno, entonces, y Aznar en la oposición, sobre este asunto.

Mas, en fin, consigue una victoria clara y rotunda. Montilla, una derrota espectacular. Pero los partidos bisagra deciden torcer la voluntad popular. ¿Qué habría pasado si comunistas, socialistas y Esquerra se hubieran presentado a las elecciones formando una coalición? Eso sería plenamente democrático. Las alianzas a posteriori deforman de alguna manera la voluntad de los ciudadanos.

¿Qué va a pasar ahora? Aseguran los expertos monclovitas que hay un acuerdo subterráneo Zapatero-Montilla para que éste ocupe durante un tiempo la Presidencia de la Generalidad y después ceda el paso a Mas con el compromiso de que Convergencia apoye al PSOE tras las elecciones generales. Do ut des. Si esto no fuera así, el presidente por accidente hará todo lo posible para que se produzca una crisis en el tripartito, encaramar a Mas en la Generalidad y conseguir lo que le conviene: aislar al PP tras las generales. Las espadas, pues, están en alto. Conocemos el acuerdo para que gobierne el tripartito, a pesar de su fracaso. Desconocemos las negociaciones bajo cuerda y la estrategia a medio plazo de Zapatero, de Mas y, tal vez, de Montilla.       Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española

La AVT convoca otra manifestación el día 25
Redacción  La Razón 7 Noviembre 2006

MADRID- La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) ha convocado «a toda la ciudadanía» a «una gran manifestación» que se celebrará el 25 de noviembre en Madrid, en la que exigirá que «el Gobierno deje de claudicar ante los asesinos de ETA y que la reforma del Código Penal no beneficie a los terroristas». En un comunicado, la AVT argumenta la decisión de convocar esta manifestación «ante el afán del Gobierno de ocultar y silenciar a todos aquellos que dejan en evidencia su proceso de rendición», según informa Efe.

«Desde la AVT pedimos que todos los ciudadanos de bien, las víctimas, los colectivos y organizaciones ciudadanas, hagan suya esta manifestación, la fomenten y difundan·, añaden desde la asociación. Los miembros de esta asociación esperan que la ciudadanía sea también protagonista de la «rebelión cívica» y acuda a esta manifestación convocada para las cinco de la tarde del sábado 25 de noviembre.

En la nota, la AVT sostiene que «desde que ETA-BATASUNA declarara una tregua trampa el 22 de marzo, con vigor desde el día 24 del mismo mes, el Gobierno no ha dejado de ceder de manera continuada ante las exigencias de los terroristas». «Han sido ocho meses de continuas claudicaciones frente al chantaje de los asesinos, jalonadas de evidentes desprecios a las víctimas del terrorismo. El vaso, colmado ya hace tiempo, sigue rebosando», advierten. Para la asociación, la reforma del Código Penal «está pasando casi inadvertida» y va a suponer una «gravísima irresponsabilidad» pues, en su opinión, «podría dejar en entredicho al Estado de Derecho».

El Tribunal Supremo anula la absolución de Atutxa
Ep - Madrid.-  La Razón 7 Noviembre 2006

El Tribunal Supremo acordó hoy por unanimidad estimar el recurso presentado por el sindicato de funcionarios Manos Limpias y anular la absolución del ex presidente del Parlamento vasco Juan María Atutxa, al entender que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) es competente para estudiar el caso y decidir si cometió o no un delito de desobediencia al negarse a disolver el grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak por orden del alto tribunal.

El Tribunal Supremo informó hoy de que la Sala, presidida por Juan Saavedra y compuesta por Perfecto Andrés Ibáñez, Andrés Martínez Arrieta, Siro García y Julián Sánchez Melgar, decidió devolver las actuaciones al Tribunal Superior de Justicia vasco para que vuelva a dictar sentencia contra Atutxa, el ex parlamentario de EA Gorka Knrr y la representante de EB Kontxi Bilbao, como solicitaba Manos Limpias.

El TSJ vasco absolvió a los tres imputados al entender que gozaban de inviolabilidad parlamentaria y que habían actuado en el marco de sus funciones en la Mesa del Parlamento autonómico. En los próximos días se conocerá el contenido íntegro de la resolución adoptada.

En la vista celebrada hoy, el abogado de Manos Limpias, Jaime Alonso, sostuvo que los acusados no estaban protegidos por la inmunidad parlamentaria. En su opinión, "negarse abiertamente a cumplir" una resolución del Tribunal Supremo "no puede estar protegido por la inviolabilidad parlamentaria", ya que ésta sólo se refiere a las opiniones manifestadas por los representantes públicos en el ejercicio de sus funciones.

Además, se opuso a que el TSJPV fundamentase la inviolabilidad parlamentaria de los acusados en el Estatuto de Autonomía del País Vasco. Según el sindicato, la absolución de los parlamentarios vascos supondría que estos son "inmunes e impunes" a la Constitución Española y que gozarían de derechos "distintos" a los de los representantes políticos del resto de españoles.

Por el contrario, el fiscal del Tribunal Supremo Luis Navajas solicitó a la Sala que confirmase la absolución de los tres parlamentarios vascos por negarse a disolver Sozialista Abertzaleak, como ordenaba el alto tribunal al considerarlo sucesor de Batasuna.

El representante del Ministerio Público pidió la desestimación del recurso presentado por Manos Limpias y se remitió a su informe, en el que entendía que los procesados gozaban de inviolabilidad parlamentaria y que sus actos fueron llevados a cabo en el ejercicio de su cargo.

Además, sostiene que los acusados no incurrieron en responsabilidad penal puesto que sus actos no cumplen los requisitos exigidos por el Tribunal Supremo para que sus actos sean constitutivos de un delito de desobediencia, como son la "rebeldía" o una "pertinaz postura de pasividad" respecto a las decisiones judiciales.

Por su parte, el abogado de los acusados, Alberto Figueroa, pedía al alto tribunal que confirmase la sentencia del TSJPV porque los actos de los representantes de la Cámara vasca estaban encaminados a "proteger" la autonomía parlamentaria.
El letrado criticó que el recurso de Manos Limpias sostenga que no se juzga a los parlamentarios por "opinar", sino por "desobedecer" las órdenes del Tribunal Supremo. Sin embargo, Figueroa afirmó que los actos de sus defendidos están "irrescindiblemente unidos" a su opinión como parlamentarios, protegida por su inviolabilidad como representantes autonómicos.

Además, aseguró que los procesados estaban "atados de pies y manos" para obedecer la orden del Tribunal Supremo, ya que la Junta de Portavoces del Parlamento autonómico aprobó una resolución que se oponía a la disolución del partido abertzale, "y la Mesa no podía actuar contra la Mesa de Portavoces".

El alto tribunal había suspendido la vista del recurso contra la absolución el pasado mes de junio ante la recusación presentada por los imputados contra dos de los magistrados que iban a estudiar el caso, José Manuel Maza y Luis Román Puerta.

Ambos, tras tener constancia del incidente de recusación, presentaron sendos escritos, aceptados por el tribunal, en los que se abstenían de participar en la resolución del recurso, al entender justificado el motivo alegado de que ambos habían formado parte de la Sala del 61 que ilegalizó Batasuna, en marzo de 2003.

SEGUNDA SENTENCIA CONTRA LA GENERALIDAD
El Supremo da la razón a la COPE y la cadena seguirá emitiendo en Cataluña
La Sección cuarta de la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Supremo ha dado la razón a la Cadena COPE tras el recurso de casación que presentó contra la decisión que tomó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña el 12 de enero de 2004 cuando avaló la decisión del gobierno catalán en 1998 que denegó la renovación y declaró extinguidas las concesiones de emisoras de frecuencia modulada de la COPE en Manresa, Barcelona y Tarragona, informó esta emisora.
Libertad Digital 7 Noviembre 2006

La sentencia, que fue notificada el pasado 3 de noviembre, anula la decisión del gobierno catalán por lo que la Cadena COPE podrá seguir emitiendo con normalidad en estas frecuencias en Cataluña.

El Supremo ya emitió una sentencia parecida cuando hace un año falló también a favor de la COPE estimando otro recurso de la emisora de radio contra la decisión de la Generalidad de no renovar la concesión para la gestión de la emisora en Barcelona. La sentencia reconocía claramente el derecho de la COPE a la renovación de dicha concesión. El Gobierno catalán dijo entonces que acataría la sentencia pero que eso no afectaría a futuras decisiones.

La decisión de retirar las licencias a la COPE las tomó el entonces gobierno de CiU y otorgó al Grupo Godó la licencia denegada en Barcelona.

CARRILLO, EL ASESINO DISFRAZADO
minutodigital 7 Noviembre 2006

Debemos recordar, ya que los desmemoriados historiadores olvidan días como este, que Carrillo es el responsable directo del mayor genocidio de la guerra civil española: entre 8.000 y 12.000 personas fueron masacradas en Paracuellos de Jarama bajo su dirección. La mayor matanza, no solo de nuestra contienda civil, sino la mayor perpetrada en toda la historia contemporánea de Europa Occidental, ni los nazis siquiera cometieron en aquella Europa del Oeste una salvajada de tal calibre.

Conforme a la jurisprudencia establecida en los juicios de Nuremberg, para juzgar a los genocidas y los crímenes contra la humanidad, Carrillo, debería haber acabado sus días, en justicia, colgando de una soga.

Sin embargo para los progres recuperadores de "su" memoria histórica, mientras las victimas, por ejemplo, de la dictadura argentina merecen, en justicia, que los tribunales actúen contra sus verdugos, sea cual sea el país en que se les localicé, las victimas españolas del totalitarismo marxista, no sólo no merecen un recuerdo, sino que además han de ser insultadas y ultrajadas, haciendo pasar a su más señalado verdugo por un político demócrata.

De Carrillo hemos tenido que escuchar que “creía que toda su vida había luchado por la democracia y la libertad”. La desfachatez con que miente, revela que no existe en él el más mínimo atisbo de arrepentimiento o remordimiento.

Hoy, cuando se cumplen 70 años del genocidio de Paracuellos, debemos recordar, aunque sea muy brevemente, lo que ocurrió en noviembre de 1936 en Madrid. Tras el fracasado alzamiento de julio, 10.500 presos políticos llenaban las cárceles de Madrid, a los que había que añadir un número indefinido, de detenidos en comisarías y chekas, que podrían cifrase en otras 3.000 o 5.000 personas. La cercanía de las tropas nacionales hizo decidir al gobierno de la República que era necesario deshacerse de tal número de “fascistas” que amenazaban la retaguardia.

El genocidio parece que fue autorizado por el Ministro de Justicia, al anarquista García Oliver, y el Ministro de Gobernación Angel Galarza, sin embargo, indubitadamente, fue la Junta de Defensa de Madrid, que asumió el mando en la capital tas la evacuación del gobierno de la República, quien ejecutó materialmente el exterminio. La Consejería de Orden Público, directamente responsable, y bajo cuyo mando operaban las Milicias de Vigilancia de la Retaguardia que perpetraron el genocidio, era ocupada por Santiago Carrillo, antiguo militante de las Juventudes Socialistas que se había incorporado al PCE. Los presos fueron trasladados en autobuses municipales hasta Paracuellos, donde las fosas comunes, ya preparadas con antelación, esperaban a los infelices, allí fueron tiroteados o ametrallados y sepultados. Hay que añadir los muertos en otras muchas “sacas”, además de La Modelo, Aravaca, Porlier, San Antón … Entre 8.000 y 12.000 personas fueron asesinadas, políticos como Ramiro Ledesma o Fernando Primo de Rivera, el ya anciano Melquiades Alvarez, o Ricardo de La cierva, intelectuales como Ramiro de Maeztu o Pedro Muñoz Seca, militares, religiosos, empresarios y simples ciudadanos que no apoyaban al Frente Popular fueron las victimas de Carrillo, el mayor asesino de la historia de España.

Del Burgo discrepa de Miguel Sanz y considera delito reunirse con Batasuna
Regionalistas y populares se esfuerzan en dejar claro que no hay diferencias «de fondo» en su discurso El Gobierno foral exige a Zapatero que excluya a Navarra del proceso
OLATZ BARRIUSO o.barriuso@diario-elcorreo.com/BILBAO El Correo 7 Noviembre 2006

UPN y el PP se esforzaron ayer en negar que existan discrepancias «de fondo» entre ambas formaciones -que mantienen un acuerdo de colaboración estable desde hace más de quince años-, tras las declaraciones del presidente del partido regionalista y del Gobierno de Navarra. En una entrevista con EL CORREO, Miguel Sanz subrayó que aunque no cree «acertado ni coherente» recibir a Batasuna como han hecho el lehendakari Ibarretxe o Patxi López, un paso que les ha costado a ambos la apertura de un proceso judicial, tampoco «consideraría delito» reunirse con los integrantes de la formación ilegalizada precisamente porque ya no existe como tal.

Mientras el PP vasco -impulsor de la denuncia admitida a trámite contra el líder del PSE- puntualizó que sólo a los jueces les corresponde decidir si se ha incurrido o no en un hecho delictivo, el diputado de UPN y miembro de la dirección del Grupo Popular en el Congreso Jaime Ignacio del Burgo reconoció que discrepa del líder de su formación en este punto, aunque no hay diferencias, dijo, «ni siquiera de matiz» entre regionalistas y populares.

Del Burgo, uno de los rostros más mediáticos de UPN -ha participado, por ejemplo, en la comisión de investigación del 11-M en la Cámara baja-, admitió en declaraciones a este periódico que, según su criterio, la apreciación del presidente Sanz «tal vez no sea la más acertada» y quiso hacer una «matización» a lo dicho por el jefe del Ejecutivo foral. «Una cosa es tomarse un café con Otegi y otra reunirse de forma oficial con quienes dicen representar oficialmente a una formación inexistente», subrayó el diputado regionalista, para quien esto último supone «una clarísima vulneración» de la sentencia del Tribunal Supremo de proscripción de Batasuna y un acto «de rebeldía» ante las decisiones judiciales.

Del Burgo hizo hincapié en que lo importante es que el discurso de su formación y el del PP pivotan sobre el mismo eje -rechazo de las exigencias etarras de autodeterminación y territorialidad y defensa a ultranza de la especificidad de Navarra como comunidad foral- y consideró que sería «suicida» distanciarse del PP y arriesgarse a perder el cobijo de un grupo de 148 diputados, líder de la oposición.

Posición propia
Ni PP ni UPN quieren dar más relieve del necesario a los matices que Sanz ha introducido en su mensaje, a medio año de las trascendentales elecciones forales. Ya hace dos semanas, el máximo mandatario navarro dijo atisbar «signos de que las pistolas dejarán paso a la paz», una afirmación que, según Del Burgo, los «hechos» se han encargado de desmentir. El PP, crítico en ese momento con Sanz por boca del eurodiputado Carlos Iturgaiz, reniega ahora de reacciones precipitadas y cierra filas con el jefe del Ejecutivo foral. Sí ve en su discurso una «posición propia», como corresponde a una formación distinta no sujeta a disciplina de partido, pero nada que, ni de lejos, pudiera hacer replantearse el pacto. El portavoz del PP en Euskadi, Leopoldo Barreda, subrayó que su partido «no ha prejuzgado» la existencia de delito al denunciar a López sino que se ha limitado a exponer unos hechos en la convicción de que existe «infracción» de una sentencia del Supremo. No obstante, en la denuncia se citan hasta tres posibles delitos: desobediencia, desobediencia cometida por autoridad y quebrantamiento de medida cautelar.

Los socialistas vascos, en cambio, sí aprecian en las palabras de Sanz un tono «completamente diferente» al de Mariano Rajoy o María San Gil. «Desde la discrepancia con la política de pacificación del presidente Zapatero, es más coherente con una derecha razonable y no con la que pretende instrumentalizar absolutamente todo para atacar al Gobierno», opinó Rodolfo Ares, denunciado también por el PP.

Mientras, el presidente Sanz anunció ayer la adopción de un acuerdo oficial del Gobierno foral para «exigir» a José Luis Rodríguez Zapatero que aclare qué compromisos ha adquirido con ETA y «qué alcance tienen en relación con Navarra». El texto reclama al presidente un «compromiso político y público de excluir a Navarra de cualquier proceso de diálogo con ETA».

En gallego porque sí
POR ÉRIKA MONTAÑÉS ABC 7 Noviembre 2006

SANTIAGO. Galicia representará el próximo lunes en el Consejo de Ministros de la Unión Europea que debatirá sobre políticas de juventud al resto de las Comunidades españolas. Y lo hará, como resaltó ayer el vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, en la reunión preparatoria en Santiago ante los delegados de Castilla-La Mancha, Asturias, Cataluña o Navarra, entre otros, «por primera vez en la historia, en gallego», la mejor muestra, para Quintana, de que «podemos trabajar en este idioma con total normalidad».

Acostumbrados ya a las «bombas» lingüísticas con que sorprende el Bloque Nacionalista un día sí y otro también -la pasada primavera sembró la discordia al pretender propagar su política sobre el gallego a 18 municipios de Asturias, cuatro de Zamora y tres de Cáceres, al tiempo que su propuesta de Estatuto recoge la anexión de pueblos de Castilla y León-, el número dos del bipartito gallego, quien encabeza las políticas de Bienestar e Igualdad Social de este Ejecutivo, trasladará en Bruselas las prioridades de las autonomías españolas en materia de juventud. Se centrarán, siempre por boca de Quintana, en llegar a acuerdos sobre los distintos observatorios de juventud existentes en el marco comunitario y en perfilar «una política común basada en la pluralidad y diversidad de Europa».

Esa misma pluralidad es de la que pretende hacer gala el vicepresidente de la Xunta «falando» gallego ante los parlamentarios europeos y así se vanaglorió de encarnar «la primera intervención de un representante político que hablará en gallego y hará uso del derecho que lo avala», desde la aprobación del empleo de las lenguas cooficiales por parte de la UE, que contó con el voto en contra del PP.

Sin embargo, y pese a la pasión con que anunció su incursión en el epicentro ejecutivo comunitario, Quintana no podía adivinar que el matiz a sus palabras provendría del partido con el que gobierna, el PSOE, pues no pasaron cuatro horas desde su encuentro con delegados autonómicos y la Xunta remitió una nota en la que aclaraba que sería un consejero socialista, Ricardo Varela, que encabeza el departamento de Trabajo, el que hoy mismo se expresaría por primera vez en representación de toda España en la lengua vernácula.

Desmentido de sus «socios»
«Se trata -afirma el comunicado oficial de la Xunta- de la primera vez que un miembro del Ejecutivo autonómico participa de manera activa en una reunión de estas características como representante en lugar del ministro del ramo».
En esa reunión de Varela, donde abordará la nueva propuesta directiva de orientación del tiempo de trabajo laboral, que permite la ampliación de la jornada a 48 horas, sí estará presente el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, si bien será el consejero el que preste su voz -eso sí, en gallego- en el turno de España y se adelante al mérito que se arrogó su «socio» en Galicia.

Caras gilipolleces
Nota del Editor  7 Noviembre 2006

No sé de donde van a sacar los traductores-intérpretes de gallego a las otras ciento y pico lenguas nacionales y regionales que hay en la Unión Europea, pero yo me ofrezco a que me contraten de traductor gallego-bable-gallego, con buen salario, dietas, gastos de viaje y premios de productividad (improductivo, penoso y gravoso es todo el tinglado), porque para las gilipolleces que dicen y van a decir no hace falta mucha preparación pseudolingüística. Aunque preferiría que me mandasen en comisión de servicio los tres  años y medio que el gobiernillo vasco considera necesarios para que sus funcionarios más dotados e inteligentes consigan aproba el perfil lingüístico de vasco, pero como yo no podría estar entre esos dotados e inteligentes, pues aceptaría de buen grado el mismo trato, para conseguir ese perfil en silbo gomero, y en el año 2010 ya podría hacer de traductor-intérprete de gallego-silbo gomero-gallego para los panzistas de la Junta de Galicia en sus viajes a todo tren pagados con los impuestos director, indirectos, circunstanciales y terrenales de algunos.

Alguien se preguntará que es eso de los impuestos terrenales, pues sí, son esos fortísimos impuestos que nos vemos obligados a pagar incluídos en el precio de cualquier piso, y que sirven, no para urbanizar, sino para llenar los bolsillos de los políticos de turno, del algunos promotores inmobiliarios poco escrupulosos, pagar divertimentos innecesarios organizados por los alcaldes para su gloria y adoctrinamiento de sus súbditos.

"OCULTA" LA VERDADERA DEMANDA DE PLAZAS DEL MODELO A
El PP denuncia una "operación planificada" del Gobierno vasco para acabar con la enseñanza en castellano en los centros públicos
El parlamentario vasco del PP Santiago Abascal acusó este martes al Gobierno vasco de desarrollar una "operación planificada" para terminar con la oferta de enseñanza en castellano en los centros públicos del País Vasco a través de la "ocultación" de la verdadera demanda de plazas del modelo A (enseñanza en castellano con el vasco como asignatura). El PP estudia la posibilidad de pedir la apertura de una investigación y la creación de un órgano independiente que analice los hechos.
Europa Press Libertad Digital 7 Noviembre 2006

 En una rueda de prensa ofrecida en la sede del PP en Vitoria, el parlamentario popular calificó de "papel mojado" los datos aportados por el Departamento de Educación, que cifran en 31.000 las solicitudes de modelo A, ya que, según indicó, en esa relación no figuran todas las peticiones que se han formulado, entre ellas la referente a su propio hijo. "¿Si los datos del hijo de un parlamentario han sido ocultados, que más no habrán hecho?", se preguntó, para a continuación mostrar su desconfianza hacia el Departamento.

Abascal recordó que en el pleno de la semana pasada, el consejero de Educación, Tontxu Campos, certificó la "fiabilidad" de los datos del Departamento a pesar de que, añadió, ni la solicitud de una plaza para su hijo ni otra similar cursada en Zarauz constaban en los datos oficiales. Ante esta situación, y a pesar de la respuesta del consejero, el parlamentario del PP aseguró tener la "sospecha de que muchas solicitudes, no sabemos si cientos o miles, están siendo ocultadas". A su juicio, este modo de proceder respondería a "una operación planificada del Gobierno para terminar con la oferta de enseñanza en castellano".

El PP está analizando la posibilidad de solicitar el amparo de la Mesa del Parlamento por recibir datos "falsos" del Departamento en respuesta a una pregunta parlamentaria sobre este tema. También baraja la posibilidad de solicitar que se abra una investigación y crear un órgano independiente que se encargue de estudiar la situación. Además, Abascal pidió a los padres que deseen inscribir a sus hijos en el modelo A que no se "arredren" a pesar de los intentos de los responsables de determinados centros de "inhibir" las matriculaciones en esta modalidad. También animó a quienes hayan presentado solicitudes para inscribir a sus hijos en este modelo a
remitir los datos al PP para "cotejarlos" con la documentación de la Consejería.

Recortes de Prensa   Página Inicial