AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 17 Noviembre  2006

Zapatero, al más puro estilo Perpiñán
EDITORIAL Libertad Digital 17 Noviembre 2006

El dirigente etarra, Arnaldo Otegi, ha vuelto a salir a la palestra para exigir avances en el "proceso de paz" advirtiendo que "de la situación de crisis se puede salir de dos maneras: o explota, y vamos todos hacia atrás, que es una opción que yo creo que nadie quiere; o el proceso sale reforzado".

Si ese chantaje político, que no sólo ETA denomina "proceso de paz", no avanza a la velocidad deseada por los terroristas no es, sin embargo, por la renuencia de Zapatero a dar "más pasos" por esa senda polvorienta, ajena "al Estado de derecho y esas zarandajas", sino por la resistencia de muchos jueces que, a diferencia de Conde Pumpido, no están dispuestos a ensuciar sus togas para que "todo tenga cabida, tenga el alcance que tenga", tal y como Zapatero se comprometió a cambio del comunicado de tregua.

Zapatero, no obstante, se ha comprometido nuevamente a que "sin violencia, podemos dar pasos para un diálogo que permita el fin de tanto horror de 40 años, y que, con violencia, esos pasos será mucho más difíciles".

Si el final de la "violencia" de ETA ya no ha de interpretarse como el final del "horror" ¿qué "pasos y qué dialogo" son esos que han de darse para que una situación conduzca a la otra, cuando lo cierto es que ETA exige por no volver a matar lo mismo por lo que nos ha estado matando durante 40 años? Ciertamente, pretender satisfacer a los etarras al mismo tiempo que nos matan, sería "más difícil", muchísimo más difícil. Ni que fueran islamistas.

Zapatero
Un Gobierno en ruinas
Ignacio Villa Libertad Digital 17 Noviembre 2006

La imagen que ofrece cada día el Gobierno Zapatero es la de un Gobierno incapaz de gestionar, con prioridades equivocadas y sin ánimos de perseguir objetivos que mejoren la vida de los españoles. Lleva ya muchos meses fuera de juego, sin pulso, sin ritmo y atrofiado por el excesivo personalismo de su presidente, atrapado en su mundo irreal de fuegos artificiales.

Estos últimos meses se han sucedido sin descanso asuntos clave como el proceso de rendición ante ETA, la inmigración ilegal masiva y descontrolada, la farsa de la alianza de civilizaciones o los vuelos turísticos "gratis total" de Zapatero que han tapado la inoperancia de un ramillete de ministros incapaces que llevamos ya tres años sufriendo. Aún así, al final tanta incompetencia termina por aflorar, ofreciendo una imagen lastimosa del gabinete.

Lo cierto es que Zapatero, la referencia absoluta de este Gobierno, se encuentra en el momento más complicado de la legislatura. La opinión de los más cercanos se va tiñendo de desengaño cada día que pasa y su discurso melifluo ya no le permite vender humo con la facilidad con que lo hacía antaño; sus mensajes floridos, que antes impactaban, ahora aburren. Con el 11 de marzo con cada vez más hipótesis abiertas, con el proceso de rendición en un callejón sin salida, con esa derrotada OPA que intentó imponer políticamente, con una política exterior tercermundista, con la inmigración ilegal sin resolver y pese a que los medios a su servicio manipulen de una forma chusca y torpe como pocas, Zapatero ha entrado ya en la cuesta abajo de la legislatura.

Ha tocado fondo. Aunque guarden las encuestas bajo siete llaves, no cabe duda de que la imagen que ofrece el Gobierno es la de un Ejecutivo en estado terminal que intenta enfrentarse, sin éxito, a un vendaval que lo derriba constantemente. Por eso no resulta extraño que varios ministros hayan preferido dar la espantada en la próxima sesión de control al Gobierno, incapaces como son de responder a las preguntas de la oposición. Son ministros sin respuestas y sin proyecto; un Gobierno en ruinas. Con este panorama, no es descabellado un adelanto de elecciones.

Zapatero empieza a dar miedo
Pablo Sebastián Estrella Digital 17 Noviembre 2006

Esperamos, confiamos que el presidente Zapatero tenga en la Moncloa algún dato o documento que le garantice cualquier fórmula de viabilidad al llamado proceso de paz. Porque si todo lo que tiene es su olfato, su sonrisa y su disposición, van listos él, su Gobierno, su partido y España con lo que puede ocurrir con esta banda de terroristas que son capaces de todo, incluso de volver a matar como lo han hecho tantas veces, por más que lleven más de tres años sin disparar. Ojalá, por el bien de todos, que Zapatero tenga algo, porque meterse en las negociaciones en las que se ha sumergido sin un gran pacto político previo entre los demócratas es toda una temeridad.

Y aunque estamos —y están sobre todo en la Moncloa— a la espera de nuevas noticias de Batasuna y ETA, también esperamos con el mismo interés la decisión del Tribunal Supremo sobre Jarrai —los cachorros de la banda— o sobre la huelga de hambre con la que De Juana quiere condicionar la marcha del proceso negociador. Dos cuestiones que podrían, según su desenlace, favorecer o empeorar una situación que ya está de por sí bastante deteriorada y al borde de la ruptura.

El presidente sigue optimista, recibe el apoyo de Chirac y, no contento con el lío que tiene organizado en toda España, se mete a solucionar la crisis de Oriente Próximo, pidiendo un final de la violencia en esa zona imposible del mundo cuando hasta ahora no ha conseguido el final de la violencia en el País Vasco. Se presenta Zapatero como el gran pacificador de Tierra Santa con una osadía asombrosa y sin tener en cuenta que él, precisamente, es un interlocutor no aceptado por ninguno de los dos actores que tienen en su poder la fuerza y la llave del conflicto: Israel y Estados Unidos. Dos países a los que se ha enfrentado Zapatero de manera directa durante los conflictos del Líbano e Iraq.

Chirac le sigue el juego a Zapatero como quien oye llover y el presidente español, que pretendió reunirse con el francés adornado de una corte de reyezuelos autonómicos que no fue admitida por el galo, se va tan contento del encuentro bilateral en el que faltó el ministro de Interior, Sarkozy, como prueba directa de Francia de no querer implicarse en el famoso proceso negociador que nadie sabe cómo va, salvo que lo sepa este genio de la Alianza de Civilizaciones y de la paz mundial que es Zapatero.

A dónde va el presidente y a dónde nos lleva? Puede que no lo sepa ni él mismo, como ya lo demostró al meterse en el laberinto del Estatuto catalán, o cuando anunció el gran candidato para la Alcaldía de Madrid, y no digamos cuando promete el final de la violencia de ETA a cambio de no sabemos qué, pero nos tememos lo peor. A la vista de lo que va de legislatura, y aunque la economía va bien, Zapatero empieza a dar un poco de miedo a quienes siguen de cerca la actualidad, y aquí incluidas muy destacadas personalidades de su partido y de su entorno mediático y cultural. Veamos lo que ocurre en las próximas horas y días, pero la situación es para preocupar.

Los “cachorros” sólo iban “a lo suyo”
Lorenzo Contreras Estrella Digital 17 Noviembre 2006

El cinismo se ha convertido más que nunca en arma de combate político. A medida que crecía el escándalo por el intento de quemar a dos policías municipales en Bilbao, el mundo etarra fue percatándose de la conveniencia de idear un ardid para que toda su estrategia de victimismo siga funcionando, cuando es ese mundo, precisamente, el verdugo de sus enemigos a escala de agresión mortal. Por eso, cuatro días después de recibir toda clase de descalificaciones y soflamas, ha inventado que todo se produjo cuando uno de los agentes, lejos de ser quemado o estar a punto de serlo, resulto ser el culpable de lo ocurrido por la sencilla razón de que “se mojó en el forcejeo” con los cachorros de ETA cuando éstos se disponían a prender fuego con gasolina a un contenedor. Según uno de los testimonios aportados por los proetarras para exonerar a los agresores el agente, “a lo que se ve, en el forcejeo se mojó algo, pero por casualidad”. Y el testigo utilizado argumentó: “Los chavales estaban a lo suyo”.

Y tan a lo suyo. Lo que ocurre es que necesitan obrar sin obstáculos. Y cuando los obstáculos surgen se ve que los pobres chavales no tienen más remedio que remover esos impedimentos para la importante obra de “estar a lo suyo”.

En esta curiosa polémica, si cabe llamarla así, los proetarras, es decir, los “cachorros” de la banda, que vienen a constituir su “frente de juventudes”, la han emprendido contra el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, que ha respaldado la “versión oficial”. Dicen los sicarios que el regidor ha perdido la contienda por ocho testimonios contra ninguno. Lo que se dice una goleada por 8-0.

Para abundar en un muestrario de “argumentos, los sicarios juveniles encuentran cierto apoyo mediático, por ejemplo El Correo Español, según el cual los jóvenes, al observar que un policía municipal estaba hablando desde el escenario de los incidentes por el “walkie-talkie”, supusieron, los muy ingenuos, que estaba avisando a la policía autonómica, o sea, a la Ertzaintza. Fue entonces cuando “un grupo entre 25 y 30 jóvenes”, antes de dispersarse, roció a un agente con un spray cuyo contenido le afectó a los ojos. El Correo dixit. Y añade, para uso de los coleccionistas de testimonios, que el aerosol “habría alcanzado también a una mujer y a su hija que paseaban por la zona”. En otras palabras, un nuevo episodio de los famosos “daños colaterales” que se registran en los combates bélicos y, por virtud de los cuales, pagan justos por pecadores.

Lamentan los componentes de la kale borroka, a través de sus valedores mediáticos, que a este “supuesto encontronazo” se le haya tildado de “intento de asesinato”. ETA no lo habría tolerado porque habría ido contra su alto el fuego “permanente” y, por tanto, contra su palabra pacificadora. Esto último no lo aducen ellos, sino que es una deducción que el cronista que firma estas líneas formula a la luz de los datos obrantes. Pero lo mismo habría sido una de las excusas si al frente guerrillero se le hubiese venido a las mientes. Es una lástima para la validez de las intenciones pacificadoras de ETA, tan dada a impulsar lo que se suele llamar “terrorismo de baja intensidad”, que Arnaldo Otegi, el falso Gerry Adams vasco, se haya ofrecido recientemente al Gobierno para conseguir que la kale borroka deje de funcionar. Lo cual viene a ser un reconocimiento de que la tal organización callejera recibe órdenes, y el señor Otegi es muy capaz de impedir, si se lo propone, que tales órdenes se transmitan.

Así pues, en relación con el episodio de Bilbao, primero ocurrió que un agente “se mojó” de gasolina, y después, de acuerdo con la otra versión, un “aerosol” sustituyó a la gasolina para perfeccionar los detalles de la historia o más bien historieta.

Un cheque en blanco
POR CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 17 Noviembre 2006

La necesidad de un adelanto de las elecciones generales es hoy mayor que cuando, hace unos meses, escribí en esta columna sobre esa posibilidad. De entonces para acá han aumentado los riesgos de ruptura del «proceso de paz» por parte de ETA, lo que dejaría al Gobierno al desnudo. Las declaraciones de la banda son cada vez más amenazadoras, de tal modo que los Blanco y los Rubalcaba se han visto obligados a admitir públicamente la situación de bloqueo. Cunde el desánimo en los medios oficiales. Hace unos días estuvo en un tris la ruptura del alto el fuego. Unos criminales estuvieron a punto de convertir en teas a dos policías municipales. «Gravísimo» sentenció Imaz mientras Egíbar trata de excitar a las bases del PNV. Se habla de una posible ruptura de este. Las dos partes enfrentadas tironean de Ibarretxe con pretensiones de atraerse su apoyo. Porque el «proceso de paz» ha llevado al protagonismo a ETA en detrimento del PNV. Radicales y moderados temen salir mal parados de la locura montada por Zapatero si no actúan inteligentemente.

Por otra parte, la temeridad de las políticas de Zapatero en relación con el País Vasco puede llegar a afectar a una parte del electorado socialista en el caso de que éste no pueda tapar su relativismo moral con el gancho que supone la esperanza de la «paz». Si para ETA el «alto el fuego» no le está reportando contrapartidas mientras para el electorado socialista las violaciones del Estado de Derecho no tienen una justificación visible, es evidenteque está fracasando el «proceso de paz». Está creciendo la desconfianza del electorado socialista hacia la estrategia de Zapatero hasta el punto de que se teme que no tiene ya capacidad para desbloquear el proceso.

El Gobierno podría adelantarse con la convocatoria de unas elecciones legislativas en las que pediría al electorado un voto de confianza mediante el que pudiera tomar decisiones tan arriesgadas como necesarias para llevar adelante de forma definitiva el proceso y superar las dificultades que le plantea el PP. Una llamada angustiada en nombre de la «paz». Un cheque en blanco.

La iglesia vasca denuncia el terrorismo pero jamás ha condenado a los asesinos
Raúl González Zorrilla  Periodista Digital  17 Noviembre 2006

Un reciente documental de televisión ha puesto nuevamente de manifiesto el papel absolutamente inicuo que la Iglesia vasca ha desempeñado en relación con el terrorismo de ETA. En este momento en el que con la anuencia del Gobierno socialista y la conformidad del Vaticano destacados clérigos vascos están llevando a cabo un importante esfuerzo para intervenir en la negociación política impulsada por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, resulta especialmente vergonzoso el esfuerzo eclesial por exigir a las víctimas del terror etarra que perdonen a los victimarios y el interés de algunos sacerdotes por propagar la idea perversa de que en Euskadi existen dos bandos enfrentados con idénticas responsabilidades en el terror padecido a lo largo de casi cuarenta años.

La memoria colectiva es quebradiza, y más en los tiempos que corren, y por ello resulta conveniente recordar algunos detalles para situar con precisión cuál es el papel que han jugado las sacristías en el mantenimiento de la actividad terrorista durante décadas. En este sentido, hay que señalar que ningún cura ha sido nunca asesinado por ETA, pero sí han sido varios los canónigos detenidos y juzgados por pertenencia a esta organización criminal. De hecho, en la reciente historia vasca hay no pocos párrocos criminales, párrocos cómplices de los asesinos, párrocos que han participado en secuestros y un sinfín de templos que se han utilizado como refugio de pistoleros etarras, de terroristas callejeros y de familiares de presos de ETA. Y es que desde que el 17 de marzo de 1978 ETA asesinara al técnico de Iberduero Alberto Negro con el apoyo logístico de un sacerdote rural hasta el momento presente, en el que muchos hemos escuchado al cura donostiarra recientemente fallecido José Manuel Balentziaga, “Balentxi” proferir gritos de ¡Gora ETA! o ¡ETA, Mátalos!, son muchas las atrocidades proetarras cometidas por la Iglesia nacionalista vasca.

En Gipuzkoa, el territorio de España donde ETA ha cometido prácticamente la mitad de sus crímenes, la Iglesia, hasta la fecha, ha organizado una única misa en recuerdo de las víctimas del terrorismo. Un servicio en más de tres décadas. Esta celebración, que tuvo lugar en el mes de octubre de 1998 en la Catedral del Buen Pastor de San Sebastián, no contó con la presencia en la misma del entonces obispo de San Sebastián, José María Setién, ya que éste se negó a impartirla, y, además, durante la ceremonia se censuraron varias preces (oraciones) de las que el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco había preparado para la liturgia. En aquellas preces, incluso, el párroco Bartolomé Azurmendi suprimió directamente todas las referencias que se hacían a España, a las víctimas de los cuerpos de seguridad o a la necesaria libertad de los ciudadanos.

Curiosamente, en este mismo templo, en la donostiarra Catedral del Buen Pastor, familiares de presos de la banda terrorista ETA han estado encerrados periódicamente durante años expresando así su petición de acercamiento de los asesinos a cárceles de Euskadi. El obispo y el párroco de turno nunca pusieron trabas a las concentraciones llevadas a cabo por estas persona, aunque, por el contrario, nunca permitieron concentraciones similares por parte de las víctimas del terrorismo a las que hoy se atreven a exigir la concesión del perdón.

Ciertamente, no se puede decir que toda la Iglesia vasca haya sido cómplice de ETA y del ultranacionalismo vasco. Pero un reciente estudio revelaba que el 80% de los sacerdotes vascos se declara nacionalista y que al menos otro 10% se reconoce como perteneciente al entorno de la ilegalizada Batasuna. Salvo honrosas excepciones que pueden contarse con los dedos de una mano (Jaime Larrínaga, Antonio Beristain, Alfredo Tamayo Ayestarán, Rafael Aguirre, Fernando García de Cortázar), la Iglesia vasca ha tenido con respecto a las víctimas del terrorismo de ETA un comportamiento atroz, inmoral, indecente y vergonzoso. Y, por supuesto, esta institución, que legalmente debería encontrarse al borde la ilegalización por incumplir las normativas más elementales en cuanto a igualdad de género y respeto a las minorías, ha sido una de las que más ha contribuido a legitimar moralmente el terrorismo en Euskadi.

En este orden de cosas, la Conferencia Episcopal, más que preocuparse por la concesión o no del perdón por parte de las víctimas (asunto absolutamente personal que solamente compete a cada unas de éstas), haría bien en demandar a los verdugos que dejaran definitivamente las armas, en exigir comportamientos cristianos a los muchos ciudadanos vascos que todavía apoyan el terror y, sobre todo, en solicitar que la Justicia, piedra central de sus creencias espirituales, se cumpla en Euskadi.

El sacerdote vizcaíno Jaime Larrínaga, hoy “exiliado” en Madrid por las amenazas vertidas contra él desde ámbitos del nacionalismo vasco más radical y violento, me lo explicó un día muy claramente: "La Iglesia vasca, y esto no es ningún secreto, es en su mayoría profundamente nacionalista. Cuando hay que nombrar a algún obispo para alguna de las diócesis vascas se emplean, por parte del clero de esta región, todos los medios para que sea un obispo nacionalista. Se podría exigir que fuera un buen pastor, católico, universal, abierto para una sociedad y una iglesia plural. Pero no. La Iglesia vasca solamente muestra su cara nacionalista. Ha sacralizado Euskadi, y la ha colocado por encima del Evangelio y de Dios.

Dentro de esta concepción nacionalista, los terroristas, los que hacen el "trabajo sucio", son considerados como los hijos "descarriados", como los hijos pródigos a los que hay que atender y respetar en sus derechos. La Iglesia sí que condena las muertes, pero ignora a los asesinos, y los asesinos, cuando son detenidos y juzgados, encuentran en la Iglesia amparo y defensa. De esta forma, la Iglesia, al mostrarse piadosa con los crueles, se convierte en cruel con las víctimas. La Iglesia vasca siempre ha denunciado los crímenes de ETA, pero jamás ha condenado a los asesinos”.

La lengua viva
Decálogo de Peñalba
Amando de Miguel Libertad Digital

Continúan las "razones para votar a derechas", el texto que empezó a gestarse en el mitin de Peñalba (Collado-Villalba), el 20 de octubre de 2006.

5. La política negativa de claudicación lleva a que el Gobierno español actual se alíe positivamente con algunos regímenes de dudosa raigambre democrática: Marruecos, Bolivia, Venezuela, Cuba, Turquía. Esa simpatía por el despotismo y el populismo significa que el Gobierno español actual comete una verdadera traición a Occidente.

6. Ante una situación tan grave, son insuficientes las posturas que significan meramente "entender la realidad". Esa es la posición intelectual en la que hasta ahora me he situado. Es menester dar un paso más. Hay que transformar la realidad, con las modestas fuerzas de cada uno. Nos encontramos en un momento de emergencia nacional parecido al de 1808. Nos espera un movido bicentenario de lo que propiamente se llamó Guerra de la Independencia.

7. Las próximas elecciones municipales van a ser tan decisivas como las de 1931, en las que se dio paso, no ya a un cambio de Gobierno sino de régimen político. La gran diferencia es que ahora, por fortuna, estamos en un país urbano y próspero. Pero, al igual que en 1931 o en 1808, la situación actual es la de una amenaza de descoyuntamiento de la nación. España no debe reducirse a ser lo que quede después de que algunas regiones hayan decidido desgajarse del tronco común sin que se nos pida la opinión al pueblo español. Lo pésimo es que en algún caso esa decisión la tome una banda terrorista.

Me refiero al descoyuntamiento de la nación española como una metáfora organicista. También se puede decir desmembramiento. Se parte de la noción de la nación como un ser vivo. Si se acepta la imagen alternativa de la nación como una construcción histórica, debida al esfuerzo de muchas generaciones de españoles, sería mejor hablar ahora de demolición o de disolución de España. Sea cual sea la metáfora, el hecho estremece.

8. Por el momento la ideología dominante en la mayor parte de España es la de izquierdas. Su éxito mayor es paradójico: consiste en fomentar la despolitización de una parte de los españoles, cuidadosamente desinformados. Las personas desinformadas tienden a creer que "todos los políticos son iguales", en el sentido de que son igualmente mendaces o corruptos. No es así, desde luego. Por lo mismo hay muchos españoles de toda condición que mantienen algunos valores que no son los de ganar dinero y divertirse por encima de todo.

Paradójicamente, la desinformación de una gran parte del electorado aporta votos a la izquierda. Muchos de los que se desinteresan de la política forman una especie de ejército de reserva para ser movilizados únicamente en el día de las elecciones con viscerales eslóganes. Por ejemplo: "no a la guerra" o "la derecha es el fascismo asesino". Incluso se promueven gritos positivos en favor de la "paz", el "progreso" o la "memoria histórica". Esa calculadísima estrategia electoral hace necesario que la coalición nacionalista-socialista ponga un especial cuidado en el control de los medios de comunicación, que son, por tanto, de confusión. Es fácil ese control de los contenidos de los medios, pues el grueso de los empresarios del sector y más aún de los periodistas son afines al nacionalismo o a la izquierda radical.

Víctimas del terrorismo
Rehabilitación ciudadana
Agapito Maestre Libertad Digital 17 Noviembre 2006

Coinciden las declaraciones de Hernando, diputado nacional del PSOE, con las del político socialista Peces Barba a la hora de reducir a las víctimas del terrorismo a ser meros objetos de una alevosa compasión o, por el contrario, individuos susceptibles de ser perseguidos por el poder si no aceptan el estatuto de víctimas que les da el Gobierno. Hernando amenaza a las víctimas porque utilizan el dinero de los Presupuestos Generales del Estado para rehabilitarse, precisamente, en el espacio que se le había arrebatado: el espacio público. Tampoco entiende las exigencias ciudadanas de las víctimas Peces Barba, quien ha llegado a decir que sus demandas, genuinamente ciudadanas, le entraban por un oído y le salían por otro. Declaraciones impropias de alguien que pretende ser filósofo del derecho y de la política.

Ni uno ni otro consiguen entender que la víctima tiene que responder en el ámbito de acción en que se le ha ofendido. Quien ha sido víctima de una acción terrorista en la esfera pública, tendrá que recuperar ese espacio de ciudadanía o, por el contrario, le habrá vencido el terrorismo. ETA, en efecto, mata a ciudadanos españoles. El terror de ETA no se ejerce contra un individuo anónimo sino contra un ciudadano español, precisamente, por ser un hombre que se define en el espacio público español. Lo normal, pues, debería ser que la primera rehabilitación a la que aspira la víctima es la ciudadana, porque es lo primero que el terror trata de aniquilar. Entonces, ¿por que se escandalizan Hernando y Peces Barba porque las víctimas quieran rehabilitarse en el espacio público, o sea, como ciudadanos? ¿Por qué se extrañan de su participación en la vida pública?

Seguramente porque ellos ya se han entregado a las exigencias de ETA, no soportan que las víctimas quieran para sí los foros públicos, espacios comunes, donde ejercer como hombres libres que no se rinden a una panda de criminales. En este sentido, la acción de la Asociación de Víctimas del Terrorismo es ejemplar. Su rebelión cívica es antes que nada una contestación ciudadana contra quien les impide rehabilitarse en el ámbito público. Por desgracia, hay muchas víctimas que ya se han entregado a las pretensiones de ETA no sólo porque han renunciado al espacio público que les habían arrebatado, sino porque se someten a las mismas causas que los terroristas utilizaron para atentar contra ellos. Quizá sea el caso del diputado socialista Madina. Quien cree resuelto el asunto, de acuerdo con Peces Barba, a que la víctima sea indemnizada de acuerdo con una sentencia rigurosa.
¿Estaría de acuerdo Madina con el proceso de negociación con ETA del Gobierno, si su indemnización por haber sido víctima fuera rebajada, o mejor, pactada con los terroristas de tres millones de euros a trescientos?

Las víctimas piden aclaraciones
Luis del Pino Libertad Digital 17 Noviembre 2006

La Asociación de Ayuda a las Victimas del 11-M, dirigida por Angeles Domínguez, ha presentado un escrito de acusación, en nombre de decenas de víctimas del atentado, en el que manifiesta su escepticismo ante la instrucción del sumario realizada por el juez Del Olmo.

Pide en primer lugar la Asociación que se efectúe un análisis de los restos encontrados en los focos de explosión de los trenes. Resulta de mero sentido común que no se inicie el juicio sin que se confirme cuál era la composición de las bombas, es decir, cuál fue el arma del crimen. Señala también el escrito que las tres pruebas fundamentales del caso (furgoneta Kangoo, mochila de Vallecas, coche Skoda Fabia) pudieran no ser otra cosa que señuelos destinados a construir una falsa trama islamista a la que culpar de los atentados. Exige, por último, la Asociación que se investiguen los diversos indicios que apuntan a ETA, no porque sostenga que ETA está detrás, sino porque existe la sospecha de que pudiera estarlo y existe la certeza de que ha habido intentos deliberados por parte de funcionarios policiales para borrar del sumario toda referencia a ETA.

Un escrito, el de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, lleno por tanto de sentido común. Yo no sé quién cometió los atentados, pero de lo que ya no cabe duda a estas alturas es de que nos han mentido hasta la saciedad. Y nadie miente de manera gratuita en un tema donde las falsificaciones se pagan con pena de cárcel. Si se han manipulado informes, si se han ocultado datos, si se han amañado pruebas... tiene que haber algún motivo. ¿Qué es lo que nos tratan de ocultar a los españoles? Quienes exigimos la verdad del 11-M estamos dispuestos a aceptar cualquier versión veraz que nos brinden, incluida la de que fue Al Qaeda. Pero lo que no estamos dispuestos a aceptar es que nos presenten una concatenación de mentiras para apuntalar una versión oficial insostenible.

Por cierto, aquí podeis ver un croquis que uno de los Tedax que participó en el desescombro de Leganés le entregó al juez Del Olmo. Como se puede ver en el croquis, la explosión de una masa de Goma-2 arroja numerosos pequeños fragmentos de material explosivo que quedan sin detonar y que, por tanto, se podrían perfectamente someter a análisis. Si en los trenes hubieran explotado, como nos dicen, bombas compuestas por diez kg de Goma-2 y un único detonador, hubieran quedado pegotones sin detonar por todo el escenario. La única manera de evitar que queden fragmentos de masa explosiva sin detonar es rodeando de cordón detonante la masa y utilizando varios detonadores, para que se produzca una detonación más o menos simultánea en toda la masa explosiva.

Están mintiendo con respecto a la composición de las bombas de los trenes y con respecto a la ausencia de análisis. Y lo saben. Y saben que nosotros también lo sabemos.

P.D.: Mañana sábado a las 12 estaré dando una conferencia en Alcalá de Henares. La conferencia será en la Casa de la Salud, C/ Santiago 13.

Guía para la resistencia en la vida cotidiana: no todo está perdido
Aumentar el tamaño de fuenteReducir el tamaño de fuenteEstilo de letra TimesEstilo de letra VerdanaImprimirEnviar a un amigo
José Javier Esparza elsemanaldigital 17 Noviembre 2006

Lo que tenemos encima es una forma muy particular de nihilismo. Ante semejante marea, vale la pena resistir. Pero nadie vendrá a sacarnos las castañas del fuego. Hemos de hacerlo solos.

17 de noviembre de 2006. Tenemos enfrente un enemigo poderoso y proteico, que adopta mil caras y con cada una de ellas extiende su presión. Aparece envuelto en palabras de paz, pero a su paso despierta discordia y resentimiento. Dice trabajar por nuestra libertad, pero cada don que nos hace representa una cadena más fuerte, un látigo que flagela más hondo, en el espíritu, allá donde las llagas no curan. Podemos identificar a ese enemigo con un rostro concreto, una sonrisa de mirada circunfleja en un cartel electoral; podemos ponerle los nombres de disgregación nacional, desprecio a la vida, inversión de todos los principios verticales, empezando por aquel que exige aplicar justicia al criminal. Pero el mal está más hondo, porque bajo la actual turbulencia es fácil descubrir la huella culpable de la omisión y la pasividad de tiempos anteriores. A ese mal que se precipita sobre nosotros podemos llamarlo nihilismo. No es sólo nuestro, pero eso no alivia la pena, sino que la intensifica. El verdadero problema está ahí. ZP sólo es una anécdota instrumental.

¿Desde dónde resistir a la corriente? En la derecha siempre se ha pensado que alguien vendría a sacarnos las castañas del fuego: los militares, los obispos, las instituciones. A veces incluso ha funcionado. Pero eso ya se acabó. El "orden" ya no es lo que era. Hace tiempo que los grandes poderes –los de verdad, los que cortan hoy el bacalao- han descubierto que el nihilismo es un excelente negocio. Nadie vendrá a apiadarse de nuestras convicciones. La misma consideración vale para el recurso mágico al Mercado. Pensar que la prosperidad es un fin en sí misma no deja de ser una superstición moderna. Precisamente la actual situación de España demuestra que la descomposición nacional, social y cultural es perfectamente compatible con un mercado vigoroso. Huyamos de los ídolos de barro.

Como nadie vendrá a sacarnos las castañas del fuego, hay que tomar conciencia de que hemos de hacerlo nosotros solos. "Somos muy pocos", dice la multitud. Bueno: eso nunca ha sido un obstáculo para actuar. Siempre será menor el número de los conscientes que el de los inconscientes, el de los comprometidos que el de los indiferentes, el de los héroes que el de los combatientes. Esto está en la naturaleza de las cosas. Y también lo está que el elemento decisivo en todos los avatares colectivos sea precisamente esa minoría de los conscientes, de los comprometidos, de los héroes –unos héroes que ya no podemos entender al estilo de Carlyle, el número exiguo de los "hombres fuertes", sino que ahora hemos de concebir al estilo "emboscado" de Jünger: hay un héroe allá donde haya una persona singular dispuesta a defender su libertad interior y sus principios. Es esa minoría decisiva la que puede cambiar el curso de las cosas.

¿Dónde está esa minoría decisiva? Probablemente aquí, leyendo. No necesita un director; brota de la propia marcha de las cosas. Tampoco es preciso organizarla: la misma confrontación con la realidad hará surgir un frente común. E incluso será mejor que no se organice, que comparezca con la fuerza imprevisible de lo espontáneo, allá donde haya un principio vertical que defender. Cuanto menor sea la organización, más difícil será sufrir la represión. Lo importante es la voluntad de resistir.

¿Elucubraciones teóricas? Quiá: ésa es la típica objeción de quienes nunca quieren pasar a la práctica. Hay mil barricadas, interiores y exteriores, desde donde ejecutar la resistencia: asociaciones de padres de alumnos, de telespectadores, de consumidores, de vecinos; grupos parroquiales, deportivos, sociales, culturales, hasta de defensa de la nación; también se puede –se debe- resistir en la educación cotidiana de los hijos, en la selección de las formas de ocio, en el control de la televisión, en el apoyo a tales o cuales periódicos, en la elección de este o aquel escritor, de esta o aquella cadena de radio. En nuestra vida diaria hay docenas de situaciones en las que el resistente, el emboscado, puede ejercer su derecho supremo a la libertad interior. De eso, si usted quiere, podemos hablar la semana que viene.

Zapatero el mendaz convierte la mentira en razón de Estado.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 17 Noviembre 2006

Como jamás he estudiado ciencias políticas y reconociendo mi escasez teórica en ese campo, me he aproximado al diccionario para ver como define lo que yo quiero expresar con el término “razón de estado”, y justo dice lo que yo creí que significaba, a saber “ Consideración de interés superior que se invoca en un Estado para hacer algo contrario a la ley o al derecho.”

Hasta el momento me corroía la duda sobre el motivo último de la contumaz mendacidad de Zapatero, de sus ministros y correligionarios políticos en puestos de poder. Hoy, tras leer las declaraciones del presidente del gobierno en el encuentro con Chirac he llegado a la conclusión de que está convencido que la mentira es necesaria para conseguir el bien último que es la paz de pega y por tanto la ha convertido en razón de estado, en su justificación.

Es incomprensible que un hombre que se supone con dos dedos de frente aparezca declarando que mintió en sus declaraciones anteriores y que seguirá mintiendo en las futuras, y todo ello sin que le mude la color.

Las declaraciones son increíbles por negar la realidad del día a día conocida por todos, y es que esa realidad, básicamente, son su propias declaraciones anteriores.

“ Zapatero indicó que el Ejecutivo "está en condiciones de ser el primer garante del Estado de Derecho, la primera institución que ha de velar por que las leyes se cumplan y dar el respaldo a quienes cada día desarrollan esa labor", esto es, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los jueces y la Fiscalía.”

No se puede decir que miente como un bellaco, porque bellaco quiere decir también pícaro, astuto y sagaz, y él de eso no tiene mucho ya que ningún pícaro diría tan a las claras que miente cada vez que habla.

Nos dice que vela para respaldar a las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado, cuando hemos visto como ha intentado enchironar a 3 policías honestos a los que en 3000 informes anteriores al del ácido bórico jamás les habían eliminado ni una línea y sin embargo apoya a los responsables de la alteración del informe actualmente imputados por la justicia.

Dice lo mismo de respaldar a los jueces, y vemos a sus gentes todos los días acogotar, apabullar y estigmatizar a los jueces y miembros del CGPJ que no les bailan el agua. En lo único que dice verdad es en el respaldo que da a la fiscalía cuando trabaja como bufete de abogados defensores de los intereses de ETA. Ese respaldo se vio claramente en la remoción de Fungairiño porque era un brioso luchador contra ETA.

Resumiendo, como Zapatero habla en Zapaterés, se puede decir que dice lo contrario de lo que dice, que está en condiciones de conseguir que el ejecutivo deje de ser el primer garante del estado de derecho con tal de conseguir que ETA diga que serán buenos por un tiempo.

"El Gobierno ha expresado y reitera que sin violencia, podemos dar pasos para un diálogo que permita el fin de tanto horror de 40 años, y que con violencia, esos pasos serán mucho más difíciles"

Reconoce que ahora hay violencia, cuando nos había dicho anteriormente muchas veces que había constatado que la violencia había terminado. O nos mintió o no nos dijo la verdad. A continuación de decir eso, nos dice que miente de nuevo por razón de estado, "nada puede abrirse paso con la violencia" manifiesta unos segundos después de decir que con violencia los pasos si se darán aunque serán más difíciles. ¿Ustedes entienden como todo un presidente del gobierno puede decir en una misma frase una cosa y su contraria?, yo si lo entiendo, se considera más allá de la ley y de la decencia.

La vicepresidenta de la Vega no le anda a la zaga en mendacidad y trapacerías.

La paz se hará con y en el recuerdo a las víctimas o no se hará", señaló para añadir que ese logro "será de todos y para todos, o no será".

Esta mentira es la bellaquería más grande, la ruindad más cargada de vileza que nunca ha pronunciado nadie en el gobierno Zapatero, decir que la paz se hará con las víctimas, cuando la AVT ha hecho varias manifestaciones millonarias exigiéndole al gobierno precisamente lo contrario, que cese sus negociaciones con ETA y que el próximo día 25 volverán las víctimas a salir con la ciudadanía a la calle para reclamarle lo mismo. Este gobierno se place con toda la ruindad del mundo en anular a las víctimas porque no se avienen a sus designios entreguistas a ETA. No olviden los atronadores aplausos de los parlamentarios del PSOE cuando un bocazas dijo que la AVT se gastaba las subvenciones en autobuses.

Creen estos gobernantes socialistas que la razón de estado les autoriza a la mentira, la falsedad, la ruindad, la doblez y la deslealtad con las víctimas. Cree la vicepresidenta que con esas palabras conseguirá hacer olvidar las incontables veces que han intentado eliminar socialmente a las víctimas negándoles el pan y la sal y haciéndolas aparecer ante la sociedad como seres vengativos y revanchistas que en su obcecación quieren ver fracasar su malhadado plan de paz de pacotilla.

De la Vega termina sus declaraciones preguntándose: “ ¿es razonable tanta intolerancia, tanta intransigencia, tanta deslealtad ..............? “. Parece que por fin habla como hay que hablarle a ETA, pero no, su vileza y servilismo hacia ETA se lo impide, en cambio la pregunta va dirigida al principal partido de la oposición. Dan ganas de hacer algo con esta mujer, lo que no se es el qué. Siempre el mismo mensaje, ETA es buena, solo tiene algunos tropiezos o accidentes, pero el PP es malo de solemnidad, intolerante, desleal y intransigente.

No obstante podemos dormir tranquilos porque nuestra vicepresidenta se encarga de tranquilizarnos:

la "paz se hará sin precio político o no se hará", y sólo será posible "desde la legalidad y sin ninguna forma de violencia".

¿Por qué será que no la creo?, igual es porque Zapatero ha dicho que se puede hacer la paz habiendo violencia de ETA aunque será más difícil.

La hoja de ruta de Zapatero al infierno se sigue cumpliendo paso a paso, se miente cuando hay que mentir y se falta a la verdad tantas veces como lo exija el proceso de entrega a ETA de nuestro futuro.

No sería mala idea guardar estas declaraciones y compararlas con lo que dirán dentro de no mucho.

FRAGA EN EL LABERINTO AUTONÓMICO
Editorial minutodigital 17 Noviembre 2006

El veterano líder conservador, Manuel Fraga, ha terciado en el proceso de reformas estatutarias aplaudiendo el nuevo Estatuto Andaluz, un texto que, en su preámbulo, se refiere a Andalucía como realidad nacional según recogía el Manifiesto andalucista de Córdoba de 1919. Un Manifiesto tan compartido por los andaluces como la fe del difunto Papa Clemente del Palmar de Troya. El apoyo político que el partido de Rajoy ha prestado al Estatuto de Andalucía tiene dos explicaciones, que no justificaciones.

“ El representante de la coalición radical de izquierdas (IU) decía del Estatuto Andaluz que era “la materia de nuestros sueños sociales y de nuestros sueños federales” ”
La primera es considerar que esta referencia en tan importante Ley, es inicua. En absoluto. Amén del auxilio interpretativo que los preámbulos legales prestan a jueces y magistrados en sus sentencias, la referencia estatutaria a una indefendible realidad nacional andaluza es semilla fértil para un futuro movimiento separatista andaluz, hasta ahora sólo preocupado en participar en la tajada urbanística.

La segunda es el síndrome de la UCD. En 1980, en plena esfervescencia autonómica, una UCD que se conjugaba en sus propios estertores, se empleó en la campaña electoral por el primer Estatuto con el lema, “Andaluz, este no es tu Estatuto”. La izquierda jamás lo olvidó. Además y a consecuencia de ello, las disensiones internas en el partido parido en los laboratorios del anterior Régimen, se agravaron con la salida del ex ministro Manuel Clavero, ahora asesor del nuevo Estatuto. Entre sumarse al carro autonómico y reincidir en el error ucedista, el PP ha optado por lo primero. Ahora sabemos que con el aplauso de Fraga.

Aplauso es el que Fraga ha dedicado a un texto por el que el líder comunista Gaspar Llamazares se felicitaba en el debate sobre su aprobación definitiva. El representante de la coalición radical de izquierdas decía del Estatuto Andaluz que era “la materia de nuestros sueños sociales y de nuestros sueños federales” (véase página 10582 del Diario de Sesiones), añadiendo que el Estatuto respaldado por el PP formaba parte de “un modelo autonómico que era de Estado de las autonomías hasta hace muy poco tiempo y que ahora va por el camino de convertirse en un Estado autonómico de carácter federalizante”.

El respaldo del PP a un estatuto que golpea de nuevo la Unidad de España explica que buena parte de su electorado reflexione en torno al voto útil. Así, si en cuestiones como el asesinato legal que supone el aborto, votar al PP o votar a partidos como “Ciutadants” tiene el mismo efecto, al menos éstos no son rehenes de los complejos “populares” a la hora de defender que no hay más Nación que la española.

Inquietud creciente
Editorial El Correo 17 Noviembre 2006

La constatación de que ETA ha reiterado el envío de cartas de extorsión a empresarios y la conclusión por parte de la Policía Judicial francesa de que fue la banda terrorista la que asaltó una armería cerca de Nimes aumentan la inquietud sobre la evolución del llamado 'proceso de paz'. Desde que ETA declarara su tregua han sido muchos los hechos y las palabras que invitaban a albergar serias dudas sobre su disposición a renunciar a las armas. Pero durante las últimas semanas esas dudas razonables se han ido convirtiendo en una clara preocupación respecto a una eventual ruptura del alto el fuego por parte de la banda terrorista. El temor está ya presente en la conciencia ciudadana. La persistencia cotidiana de actos de violencia, los mensajes amenazadores o chantajistas que parten de la propia ETA o su entorno y los datos que evidencian que la banda terrorista está aprovechando este tiempo para reactivar su capacidad intimidatoria contribuyen a un pesimismo ambiental que sólo el anhelo social de que la violencia se acabe de una vez y para siempre logra paliar. El propio Gobierno se ha visto obligado, como no podía ser de otra forma, a variar el tono de sus intervenciones públicas; y su insistencia en que 'con violencia nada de nada' constituye un mensaje inequívoco que obliga a ETA a demostrar fehacientemente que su propósito no es otro que acabar con su propia actividad.

Todavía es prematuro concluir si la iniciativa auspiciada por el presidente Rodríguez Zapatero partía de un diagnóstico equivocado y de una actitud excesivamente voluntarista a la hora de ensayar una vía dialogada para el final del terrorismo. Pero las pruebas e indicios que apuntan en esa dirección continúan acumulándose sin que se haya visto u oído nada que invite al optimismo. El retorno de ETA a la comisión de atentados más destructivos que los que provoca la kale borroka es un escenario que el Gobierno debe atajar no mediante el cultivo de la ambigüedad o mediante la profusión de mensajes ideados para disuadir, contentando a aquellos terroristas que pudieran estar pensando en la ruptura de la tregua. Entre otras razones porque cualquier esperanza que se albergue respecto a un cambio de actitud en ETA y en la izquierda abertzale pasa por que el Ejecutivo logre enfrentar a ese mundo sectarizado por el terrorismo con la ineludible realidad de la sociedad democrática y del Estado de Derecho. De forma que con un mismo mensaje -el de los principios democráticos constitucionales- se consiga tranquilizar a la sociedad sobre los límites que han de encuadrar todo contacto con una banda terrorista y dejar claro a ETA que es ella la que está obligada a cambiar.

LA PELOTA DE ETA
POR ANTONIO JIMÉNEZ El Ideal Gallego 17 Noviembre 2006

Nunca dudé de que la pelota no estuviera en el campo de ETA. La ha tenido siempre en sus pies, bajo control y vigilada por el punto de mira de sus pistolas. La pelota simboliza el control de ETA sobre el "proceso" de Zapatero; es la banda la que marca desde el primer instante el tempo de la negociación con el Gobierno. Por eso me llama la atención que Zapatero declare a "Le Figaro" que "la pelota está ahora en el campo de ETA", cuando no dejó de estarlo en ningún momento. Y esa falta de control del balón por parte del Gobierno, durante un partido intenso, incierto y peligroso ante un rival traicionero, desconfiado y violento suele perderlo quien no tiene la pelota. Zapatero debería aclarar el alcance de sus palabras cuando asegura que si "ETA da un paso adelante, el Gobierno dará otro" y, sobre todo, hasta dónde está dispuesto a caminar al lado de la banda terrorista sin traspasar las líneas rojas de la Constitución y del Estado de Derecho como le exige Batasuna y la propia ETA para que el partido concluya.

En la Audiencia Nacional hemos asistido a un nuevo juicio contra etarras, que lejos de expresar algún gesto de pesar han reído mientras su víctima, en esta ocasión el socialista vasco Eduardo Madina, contaba ante el tribunal su tragedia personal, -la amputación de una pierna a consecuencia de la explosión de la bomba que pusieron bajo su coche-, y la pérdida de su madre, meses después, víctima "de la sombra de pena y tristeza" que envolvió a su familia tras el atentado. Nada ha cambiado, por tanto, en el campo de ETA. Es la misma pelota de siempre, golpeada con la misma saña y rencor. En ese sentido, me sorprendió el candor con que el presidente del Senado, Javier Rojo, expresó su tristeza por no advertir ni un atisbo de arrepentimiento en los etarras enjuiciados. ¿Acaso han hecho algo distinto los De Juana Chaos, Iñaki Bilbao, la Tigresa, Gadafi o Belén González Peñalba, entre otros pistoleros que han desfilado por la Audiencia en los últimos meses? El desconcertado Rojo asistió al juicio junto a otros dirigentes socialistas vascos que hace unos días cuestionaban la condena a De Juana y pedían a los jueces que tuvieran en cuenta la realidad social del momento antes de emitir sentencia. Les pregunto si ese criterio, el de "evaluar la realidad del momento", debe tenerlo también en cuenta el tribunal antes de pronunciarse contra los terroristas que segaron la pierna de un compañero y y para los que la fiscalía solicita 20 años de cárcel.

El suicidio de De Juana
ANDRÉS MONTERO GÓMEZ /PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA DE LA VIOLENCIA El Correo 17 Noviembre 2006

Ignacio De Juana quiere suicidarse. José Bono ha asegurado que podría haberlo decidido antes de asesinar a veinticinco personas. Si el terrorista etarra hubiera tomado antes la decisión de abandonar el planeta Tierra, el dolor no se habría convertido en el rostro de esa veintena amplia de familias que él destrozó. Si los asesinos a lo largo y ancho del planeta eligieran la violencia hacia sí mismos antes que la violencia hacia los demás, lo sentiríamos mucho por ellos, pero aceptaríamos algo más sus decisiones de muerte. Si un asesino en potencia desaparece por voluntad propia antes de hacer el mal, está haciendo algo de bien.

De Juana Chaos quiere suicidarse lentamente después de haber hecho mucho mal a otros seres humanos. Ha asesinado con decidida intención y premeditación. Por supuesto, en su mente gravitan constantemente ideas políticas con las que ha racionalizado su conducta asesina. Ignacio de Juana se dice a sí mismo que es un soldado en un conflicto y que ahora está preso por el enemigo. Así le es más sencillo llevar en su conciencia el peso del mal que ha ocasionado. Algunos opinan que Ignacio de Juana Chaos es un psicópata porque quería brindar con champán por el asesinato de seres humanos en Sevilla, cometido por terroristas de ETA. Desde aquí les sugeriría que no se apresuraran con las etiquetas. A veces la realidad psicológica del mal es mucho más trágica que las etiquetas con las que tratamos de presentarlo como una anormalidad. Es menos doloroso para nosotros, los ciudadanos que convivimos con nuestros pequeños y grandes roces, atribuir una conducta tan aberrante como el asesinato sistemático de seres humanos a una anormalidad patológica. Sin embargo, en la mayoría de los casos de asesinos por conveniencia, ya fueran los nazis que gaseaban a judíos, los serbios que violaban a mujeres en masa o los etarras que nos han arrancado ochocientas vidas, son personas normales que han fabricado razones para imponer violentamente su voluntad a los otros.

La mayoría de los terroristas son personas que han decidido que su razón, que sus ideas, pesan más que la vida de otros. Ignacio de Juana Chaos decidió, intencionada y meditadamente, que la democracia política a la que ahora pretende querer dedicarse con sus artículos de opinión está por debajo de su voluntad y de la voluntad del resto de etarras. Los terroristas son personas que piensan que sus ideas, las que sean, están por encima de la vida de otras personas y que tienen legitimidad para arrancar vidas y brindar con champán por ello. Ya sé que no parecen muy normales, pero la historia está llena de personajes que creyeron que podían imponer su voluntad a los demás por medio de la fuerza. Ignacio es uno de ellos.

Esta vez, Ignacio de Juana ha decidido que su huelga de hambre llegue hasta el final. De Juana es un preso, está cumpliendo la condena que le corresponde por sus asesinatos. Nuestro sistema de convivencia basado en la ley dispone las condiciones para suspender los derechos de determinados ciudadanos que amenazan al colectivo. Es lo que le ocurre a Ignacio de Juana, que ya tiene suspendidos algunos de sus derechos y al que se le suspenderá alguno más, porque nos está amenazando de nuevo. El derecho a alimentarse como quiera, dentro de las condiciones restringidas de la prisión, se le va a acabar en cuanto su vida corra peligro. Ayer mismo, la Audiencia Nacional autorizó los controles médicos para preservar su salud, incluida la asistencia hospitalaria. Y hay dos motivos para ello. El primero, que tiene algunos cuestionamientos éticos y jurídicos, está relacionado con la obligación de los poderes públicos de salvaguardar la vida en casos en los que perciben una situación de riesgo, todavía más si esa vida está bajo la responsabilidad de las instituciones públicas penitenciarias. El segundo, es que el intento de suicidio progresivo de De Juana es nuevo instrumento etarra de amenaza a nuestra convivencia.

En efecto, De Juana pretende instrumentalizar el proceso de desactivación de ETA manipulándolo. Ignacio de Juana es un elemento coactivo de ETA en la negociación con el Gobierno español. El mundo de ETA tiene una variedad de resortes para introducir presión en la ruta hacia su desaparición. Tenemos que acostumbrarnos a que ETA observa cada suceso de la realidad política, judicial o policial con sus propios códigos. Los códigos de ETA son aquéllos que le han servido para mantener treinta años de asesinatos. De manera que no nos tiene que sorprender que los etarras consideren que cada paso del Estado de Derecho es equivalente a un paso de ETA, que la apertura de una causa judicial se corresponde con el robo de unas armas o que una condena amerita un rebrote de la kale borroka. Aunque nos disgusten, los rechacemos y nos parezcan intolerables, son derivaciones habituales en el proceso de desactivación de un grupo terrorista. La huelga de hambre de De Juana es otro ingrediente más en la coctelera de presión que ETA tiene prevista para coaccionar al Estado en la negociación.

De Juana tiene doble valor estratégico para ETA. De entrada, sirve para amenazar al Gobierno con acciones de violencia concatenadas hacia el incremento de la tensión, activando la kale borroka para protestar, en apariencia, por la evolución de las causas judiciales. Pero sobre todo a ETA le sirve de revulsivo interno. José Antonio Urrutikoetxea y Otegi son conscientes de que la maquinaria de ETA no puede estar detenida tanto tiempo antes de finiquitar su identidad, porque está concebida para la acción terrorista. También lo son de que no pueden traspasar ciertos límites, porque el fin del terrorismo les interesa sobre todo a ellos, después de haber agotado el ciclo de la violencia y con el futuro político de las nacionalidades abierto. De modo que ETA tiene que mover sus fichas con medida. Y lo ha hecho en dos de sus frentes más sensibles para plantear problemas internos: las nuevas generaciones abertzales y el colectivo de presos.

Las nuevas generaciones abertzales han crecido socializadas y adoctrinadas endogámicamente en la creencia de que estaban luchando contra algo. Ahora es difícil decirles que esperen su turno en las listas de Batasuna para ser concejales noveles de un ayuntamiento. ETA necesita recanalizar todo ese totalitarismo larvado en cerebros adolescentes. Es un proceso complicado que, estoy seguro, resolverán. El otro vector interno de vulnerabilidad en ETA son los presos. Otegi y 'Josu Ternera', y los mismos presos menos atolondrados, saben que es el único ingrediente de la negociación técnica por donde van a obtener concesiones. Sin embargo, será muy lento y más sencillo para 'Ternera' en la clandestinidad que para Ignacio de Juana con una nueva condena de doce años a sumar. Por lo tanto, a Ignacio de Juana y a los presos, ETA los ha convertido un rato en protagonistas, activando la kale borroka de paso. Una amenaza al Estado que el Gobierno debe saber poner en contexto con sentido, otorgarle el significado adecuado en un proceso a medio plazo que será difícil.

De momento, los socialistas están haciendo buen uso de mensajes de firmeza a través de los medios de comunicación. Toda negociación con un grupo terrorista en una democracia trasparente tiene dos escaparates que tratan de vender al consumidor el producto más atractivo. Aquí tenemos dos, con los escaparatistas de ETA vistiendo a sus maniquíes de violencia controlada y con los del Estado vistiendo a los suyos con estrategias de comunicación, de momento acertadas. Tras los escaparates está la trastienda, donde se negocia. A De Juana le pondrán en tercer grado al final de la próxima legislatura porque se le ha roto un riñón en sus huelgas de hambre. Es un precio que pagaremos.

¿Izquierda o Derecha?
Francisco Rubiales Periodista Digital 17 Noviembre 2006

Mientras nos tomábamos unas cervezas, me decía ayer mi amigo Juan:

"Ya sé que tú piensas que el PSOE y el PP son partidos parecidos, casi idénticos en su poco respeto a la democracia, pero si te obligaran a elegir entre uno y otro y a pronunciarte, ¿tu que dirías?".

Me quedé pensando y le respondí:

"Como sabes, mis raíces son de izquierda y mi cultura también, pero la razón me lleva a posiciones desconcertantes. Los veo a ambos alejados por igual del ciudadano y empatados en su obsesión por el poder, en su débil democracia intena y en su escaso respeto por la verdadera democracia. Ni siquiera en los estilos o en lo ideológico es fácil diferenciarlos porque esos partidos han adoptado el mismo modelo arrogante de comportamiento y han reducido su armadura ideológica al mínimo. Sin embargo, hay un factor donde es posible encontrar diferencias sustanciales entre uno y otro: mientras que el socialismo crece y se expande donde existe pobreza e incultura, la derecha liberal prospera y avanza donde reinan la prosperidad y la cultura. Esa diferencia explica por qué el PSOE suele dominar en las áreas rurales, pueblos pequeños y barriadas marginales, mientras que el PP es preponderante en las ciudades grandes y en los barrios donde viven las clases medias y altas, más cultas y mejor informadas. Es la única gran diferencia que percibo".

Juan, que es socialista desde 1982, continuó la conversación con la siguiente frase:

"Yo también veo eso, pero prefiero interpretarlo de otro modo: el PSOE es el partido de los pobres y el PP el de los ricos".

"Vale, lo puedo admitir -le dije-, pero, si es así, tendrás que reconocer que los partidos, al moverse por ansias de poder, tienden a cuidar y potenciar su electorado, sus nichos de votos. Entonces, el PSOE crecerá expandiendo la incultura y la pobreza, que es su caldo de cultivo óptimo, mientras que el PP tendrá que potenciar la cultura y la prosperidad en la sociedad, si es que quiere gobernar. Esa es la diferencia que sigo percibiendo".

Y continué: "No te preocupes, por lo menos coincidimos en lo fundamental, que lo importante ya no es ser de derecha o de izquierda, sino ser o no ser demócrata.. La verdadera diferencia está entre ser ciudadano libre o esclavo manipulado. Recuerda la famosa cita de Ortega y Gasset":

"Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejia moral."

Voto en Blanco (pulsa para visitar el blog Voto en Blanco original)

La Fiscalía avisa que el futuro penal del «complejo ETA» depende de que Segi sea o no organización terrorista
NATI VILLANUEVA. MADRID. ABC 17 Noviembre 2006

La Fiscalía del Tribunal Supremo advirtió ayer a la Sala Segunda que no considerar a Jarrai, Haika y Segi organizaciones terroristas (y calificarlas de simples asociaciones ilícitas, como hizo la Audiencia Nacional) supone echar por tierra todas las investigaciones contra el entramado de ETA que durante años han entendido que el terrorismo es un concepto más amplio que empuñar las armas.

Por ello, el recurso de casación presentado en el Tribunal Supremo contra la sentencia dictada por la Audiencia Nacional en junio de 2005 (que concluyó que no hay organización terrorista sin armas) supone algo más que la definición que se dé a la trama juvenil de ETA. Así, de que se revoque o no aquella sentencia depende el futuro de todas las causas abiertas en la Audiencia Nacional (unas, todavía en instrucción, y otras ya en juicio) contra los que, al menos hasta ahora, se habían considerado los aparatos institucional, político, social o mediático de ETA.

En su exposición durante la vista pública del recurso de casación que tuvo lugar ayer, la fiscal Pilar Fernández Valcárce -que mantuvo el mismo criterio que en su día motivó el recurso de su compañero Enrique Molina- advirtió precisamente de la «enorme incidencia» que la calificación jurídica de Segi como organización terrorista tiene sobre las causas relacionadas con ETA que permanecen abiertas. Entre ellas se encuentra el sumario de Batasuna y las «herriko tabernas», el macrojuicio de Ekin que aún se está celebrando en la madrileña Casa de Campo, la «asamblea de electos» Udalbiltza, Egunkaria (como sucesor del diario Egin) o Gestoras pro Amnistía.

Además, la fiscal mostró su disconformidad con el criterio «tremendamente restrictivo» que sobre el concepto de terrorismo adoptó la Audiencia Nacional, máxime cuando el relato de hechos de la sentencia de la Sección Cuarta no se corresponde con los fundamentos de Derecho, pues la simple lectura de los primeros implicaría una sentencia condenatoria por terrorismo. En este sentido, subraya que la resolución de instancia habla de artefactos explosivos, algo que, a diferencia de lo que sostuvieron los magistrados, el Código Penal también considera armas. Para la Fiscalía se dan todos los presupuestos para poder calificar a la trama juvenil de ETA como organización terrorista, pues además de su estabilidad en el tiempo (su existencia, con el nombre de Jarrai -posteriormente convertida en Haika y Segi- se remonta a 1978), tiene como finalidad sembrar el temor en la sociedad y desestabilizar las estructuras del Estado de Derecho.

«Complementa» a ETA
La sentencia recurrida, argumentó la fiscal, admite que, tras su creación, Jarrai quedó «sujeta a la supervisión de ETA» y que fue la banda criminal la que «impuso las directrices para presionar a la ciudadanía». La actividad de la trama juvenil de ETA, en muchos casos cantera de los que empuñan las armas, «complementaba» la estrategia de la organización terrorista, estrategia que la propia banda «diseñaba y controlaba». En su recurso, el Ministerio Público también hace hincapié en que el Tribunal Constitucional ha configurado en su doctrina un concepto de terrorismo que se basa en el «propósito de difundir una situación de inseguridad por la repetición de actividades» y la capacidad de producir «situaciones de terror en la colectividad».

Tanto la Fiscalía como la Asociación Víctimas del Terrorismo coinciden en que los actos de terrorismo callejero abanderados primero por Jarrai y luego por Haika y Segi se encuadran claramente en el concepto que el máximo intérprete de la Constitución ha dado al terrorismo. En este sentido, ambos subrayan que lo importante para que se pueda hablar de terrorismo es «la naturaleza de la acción cometida y la finalidad perseguida con esa actuación», que es «el ataque conjunto a la sociedad democrática».

Por su parte, el abogado Íñigo Iruín, en representación de la media decena de letrados que defendían a los 24 condenados por asociación ilícita, defendió la tesis de la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional cuando decidió no calificar a la trama juvenil de ETA de organización terrorista. Hacerlo, dijo Iruín, supondría ampliar el concepto de terrorismo, hacer una interpretación extensiva y fuera del marco legal. El abogado aseguró que la propia resolución recurrida reconoce que en una primera fase Jarrai participó en «actos puntuales sin una estructura específica» y que en una segunda etapa «desplegaba actividades legítimas». Eso, según Iruín, es difícilmente compatible con calificar jurídicamente a Jarrai, «movimiento juvenil», como organización terrorista.

En opinión de los letrados, tampoco se ha demostrado que los 24 condenados hayan participado en algún hecho delictivo relacionado con terrorismo. A su juicio, la Fiscalía y la AVT están construyendo el proceso a la inversa: en vez de empezar con hechos delictivos atribuibles a personas individuales y llegar de esta forma a las organizaciones Jarrai, Haika y Segi y de ahí, en su caso, a ETA, «lo que se está haciendo es partir» de ETA, para, amparándose en la «complementariedad» de las acciones («un concepto penal inexistente» apuntó Iruín), imputar a estas 24 personas delitos que no han cometido.

El PP denuncia amenazas a profesores gallegos por preparar sus clases en castellano
L. R. S. La Razón 17 Noviembre 2006

MADRID- El PP denunció ayer los casos de amenazas de expediente a los profesores de lengua y literatura castellana de centros educativos de Galicia que elaboran la programación de sus clases en castellano, en vez de en gallego, y pidió al Ministerio de Educación que garantice su derecho a usar el español. La diputada María Jesús Sainz y el portavoz de Educación del grupo popular en el Congreso, Eugenio Nasarre, presentaron una proposición no de ley en la que se insta al Gobierno a intervenir en este asunto a través de la Alta Inspección.

En concreto, el PP reclama que se garantice «el derecho y libertad de los profesores de lengua y literatura castellanas a elaborar la programación en castellano». Según María Jesús Sainz, en Galicia se han dado casos en los que los inspectores han amenazado con expedientar a los profesores que redactan en castellano la programación, un «documento pedagógico» en el que se reseñan los contenidos, lecturas o tipos de exámenes.

La secretaria primera del Congreso destacó que obligar a usar el gallego supone darle al castellano estatus de lengua extranjera, además de una práctica «inadmisible» y «antipedagógica». Por su parte, Eugenio Nasarre expresó su temor a que estos casos sean el primer paso para implantar en Galicia el «aberrante» modelo de Cataluña, donde se usa el catalán para dar clases sobre estructuras lingüísticas de la lengua castellana

PROFESORES GALLEGOS DENUNCIAN PRESIONES DE LA JUNTA
El PP pide en el Congreso que se garantice el derecho de los profesores a elaborar el programa de lengua y literatura española en castellano
El Grupo Parlamentario Popular ha presentado una Proposición no de Ley pidiendo que se garantice el derecho de los profesores de lengua y literatura castellanas a elaborar la programación didáctica en castellano. La diputada popular María Jesús Sainz ha denunciado que "en los centros educativos de Galicia a los profesores de Lengua y Literatura castellanas se les está obligando a realizar la programación didáctica de su asignatura en lengua gallega e incluso se les amenaza con abrirles expedientes disciplinarios si dicha programación la realizan en castellano".
Libertad Digital

En el texto que ha enviado al Cogreso, el PP recuerda que la Constitución establece en su artículo 3 que el castellano es la lengua española oficial del Estado y que todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Sainz ha criticado que en los centros gallegos se vulnera el derecho y la libertad de los docentes a utilizar la lengua oficial de todos los españoles que además es la de su asignatura, cosa que revierte también en un perjuicio pedagógico porque la programación didáctica es un documento de formación e instrucción que los padres y alumnos tienen derecho a conocer y por tanto lo coherente es que lo lean en la lengua instrumental en la que se imparte la materia.

El PP recuerda que la Ley Orgánica 2/2006 de Educación establece que la Alta Inspección tiene entre sus competencias la de velar por el cumplimiento de las condiciones básicas que garanticen la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de sus derechos y deberes en materia de educación, así como de sus derechos lingüísticos. Para Sainz es "claramente antipedagógico que una programación pensada en castellano, con referencias a autores en castellano, con títulos en castellano, con análisis de estructuras lingüísticas y gramaticales castellanas y también literarias tenga que traducirse al gallego".

Sainz denunció que "por parte de la Xunta de Galicia se están dando instrucciones a la Inspección para que se amoneste a los profesores de lengua y literatura que hacen la programación de su asignatura en castellano". "En casos como éste están entrando en el terreno de la confrontación y el sectarismo inadmisibles con el espíritu de armonía que debe reinar en los centros educativos", recalcó.

Sainz aseguró que en el PP consideran que las políticas lingüísticas "no pueden basarse en forzar a nadie, en imponer a nadie un idioma ni mucho menos en sancionar, y encima mucho menos si estamos hablando de sancionar a profesores de lengua castellana".

El portavoz de Educación del PP en el Congreso, Eugenio Nasarre, corroboró lo dicho por Sainz y dijo que el modelo que defiende su partido es que "en aquellas Comunidades Autónomas en las que hay dos lenguas cooficiales tiene que desarrollarse un modelo bilingüe de enseñanza orientado a dos objetivos: que al final de la Educación Básica todos los alumnos tengan pleno dominio oral y escrito de la lengua castellana y en su caso de la lengua oficial de la Comunidad Autónoma y en segundo lugar que ambas lenguas sean lenguas vehiculares de forma equilibrada en el conjunto de las asignaturas y de materias de la enseñanza".

En su opinión, "esto es el espíritu del Pacto Constitucional educativo lingüístico que en estos momentos se está queriendo romper con esta ofensiva nacionalista para marginar y eliminar la enseñanza del castellano en la escuela".

Cortos celtas
Nota del Editor 17 Noviembre 2006

Eso va por el PP de Rajoy, cortos, siempre se quedan cortos en la defensa del español, y celtas por aquello de que hay algunos oriundos de Galicia que se creen celtas: tendrían que haber escuchado la conferencia de Jesús Laínz en la presentación de la Fundación para la Defensa de la Nación Española.

Tiene enjundia la memez de quedarse sólo con el programa de lengua y literatura castellanas (en mi época se decía de lengua española, pero ahora ese vocablo sólo lo utilizamos los españolistas más rancios, según nuestros minoritarios enemigos: ¿ y las demás asignaturas, que? matemáticas, filosofía, química, física, inglés, etc., ¿ en "lengua propia" ?

El PP del Sr. Rajoy, y antes el del Sr. Aznar, por dignidad democrática, por ética y por sentido constitucional, tendrían que irse, ido a su casa, claro,  sin antes haber vendido el idioma español por un pequeño puñado de votos nacionalistas (como dijo muy bien ayer Jesús Laínz, denominarles nacionalistas es error importante, pues a lo más que llegan es a separatistas, o según mi opinión a separato-panzistas.

Bueno, alguien me preguntará y Fraga, qué ?: pues eso, el radiactivo Fraga, pasará a la historia como Fraga I El Normalizador, separatista infltrado, machacador de los derechos constitucionales de los gallegos español-hablantes de muchas generaciones, de muchas personas y familias machacadas por su imposición lingüística, eterno vividor de los presupuestos generales del estado, o sea de nuestros impuestos.

Y cortos porque se tragan todas las trolas de PSOE sin rechistar.

Yo cuando veo a alguien del PP, siempre que puedo acercarme, y si no tengo algo más importante que decirle, como en la última ocasión, en que solté el libro de Manuel Jardón "La "normalización lingüística", una anormalidad democrática, El caso gallego", se me ocurre decirles que, si al verme, a mí, ciudadano español-hablante y por tanto ciudadano de segunda o tercera, no les da vergüenza ser políticos y del PP.

Claro, si veo a alguien del PSOE, cambio de acera, por si acaso, y no me toco la cartera para no dar pistas.

Estos del PP, se ve que no han pisado un centro de enseñanza hace mucho tiempo, a ver que hacen si ven cualquiera de los múltiples panfletos que en "lengua propia" (el español, la impropia, hace años que está desterrada) dicen "si te hablan en castellano, denunciales"

P.D: tanto en el PP como en el PSOE, hay algunas excepciones, aunque para una mente españolista como la mía, resulta incomprensible que pueda haber gente que pertenezca a un partido, ya el nombre indica algo malo, y por definición no tienen principios éticos, sólo pretenden conseguir el poder, según ellos mismos afirman.

Y allá en su frente, Estambul, o de cómo ZP se ha vendido al Islam por un plato de lentejas
Federico Quevedo El Confidencial 17 Noviembre 2006

“No hay un Islam moderado. Hay musulmanes moderados”. La frase, contundente, dicha por un diplomático de la zona con destino en Madrid, encierra toda una explicación de buena parte de lo que está ocurriendo en Oriente Próximo. En occidente existe una corriente, probablemente bienintencionada, que lleva a creer que existen dos formas de islamismo, una moderada cuyo máximo exponente sería Turquía, y otra radical que se personaliza en el régimen iraní. Pero no es así. El Islam encierra en sí mismo una concepción sistémica excluyente: no hay más dios que Alá, que impregna toda la existencia íntima y colectiva, y todo buen musulmán debe llevar el nombre de Alá hasta los confines de la tierra, por la fuerza si es necesario, y convertir a los infieles al Islam. Basta leer la Al-Fath –La Victoria- o sura 48 del Corán para comprender estos extremos y la influencia que tiene la religión sobre cada ámbito de la existencia de sus fieles, hasta el punto de condicionar la política en todos sus extremos.

Digo esto porque, si bien es cierto que todas las religiones han tenido algún momento de fanatismo a lo largo de su historia, el Islam mantiene ese componente de exclusión todavía hoy; y en lugar de haber evolucionado a lo largo de los siglos hacia posiciones más moderadas, la lectura fiel de las suras no permite ni la más mínima concesión a una interpretación libre que favorezca el entendimiento con el mundo occidental. Si a eso unimos una facilidad clamorosa por encontrar motivos para el victimismo, como es la situación del pueblo palestino, el caldo de cultivo para el fanatismo está perfectamente cocinado y listo para ser ingerido desde hace años, y la lógica evolución de esa manera de entender la relación del Islam con el resto del mundo no podía ser otra que la de acabar en manos de una red terrorista como Al Qaeda, que ha hecho de la fe una particular forma de reclutamiento. Y antes de que me increpen por la referencia a la situación palestina, déjenme que les diga que no niego los derechos que les son propios a ese pueblo, pero no son los únicos que sufren en el mundo –ahí tenemos el ejemplo de los tutsis, los chechenos, los cristianos de Sudán...- y sin embargo no se dictan por ellos fatwas de condena a Occidente.

Pero la causa árabe siempre ha contado con el apoyo de perfectos indocumentados que han creído que la yihad estaba justificada y han convertido a los terroristas en estrellas del celuloide. Hoy es Zapatero. En su día fue Jean Genet quien se dejó extasiar por la causa revolucionaria de los terroristas islamistas y logró que toda Europa prestara atención a los muchachos de Arafat. Si hoy viviera Genet, sin duda buscaría hasta en los rincones de la tierra a Bin Laden para entrevistarle y darle un beso en la mejilla. Y Zapatero, si pudiera, iría con él. La Alianza de Civilizaciones no es más que una cesión indecente de nuestros valores al universalismo del Islam. No existe Alianza, sino entrega. Zapatero ha hecho de su producto estrella -ese par de folios con los que se pasea por el mundo llevándolos en una carpeta bajo el brazo, y que le han servido a Máximo Cajal para abrir despacho a las puertas de Wall Street y ponerle una mesa y secretaria a Kofi Annan- una razón de su propia convicción determinista del momento en el que vivimos: algo le debe al Islam que debe devolverlo en forma de humillación de los valores occidentales.

El documento elaborado el pasado fin de semana en Turquía supone una cesión sin precedentes de un líder occidental a las pretensiones expansionistas de los líderes islamistas. ¿Autocensura? No entiendo cómo es posible que el presidente de un país democrático defienda la autocensura para evitar que el Islam pueda verse contrariado por los efectos que tiene la libertad de expresión, salvo que no crea en la libertad de expresión. Pero todavía más perplejo me ha dejado la referencia del documento a la necesidad de avanzar en la protección y la igualdad de la mujer en el mundo occidental, y que no haya ni un asomo de autocrítica del mundo islámico a, por ejemplo, la lapidación de mujeres enterradas hasta la mitad de su cuerpo en Irán, o la condena a muerte y la horca para los homosexuales. Solo puedo entender ese extremo de una manera: mientras Zapatero, en nombre de sabe Dios quiénes, pide perdón por los excesos de Occidente sobre el Islam, el Islam no se arrepiente de ninguno de sus excesos sobre Occidente ni sobre los valores de libertad, democracia e igualdad que son propios a nuestra cultura.

Estambul se ha convertido en el paradigma de nuestra derrota. Si el sentido común de los gobiernos europeos no lo impide, la apuesta española por favorecer la entrada de Turquía en la UE tiene un elemento casi nihilista de reconquista musulmana del paraíso perdido. No pretendo ser apocalíptico, pero en la intencionalidad de la Alianza de Civilizaciones, además de una estupidez inmediata, existe una cesión a medio y largo plazo a la pretensión islamista de imponer su civilización, entre comillas, a la nuestra. No existe posibilidad de convergencia: el islamismo, sea cual sea, tiene vocación de preeminencia. Por eso, allí donde gobierna la religión islámica, no existe la libertad religiosa, ni siquiera es posible construir una iglesia para las colonias de europeos. Mientras nosotros nos vanagloriamos de editar libros de religión islámica en editoriales católicas, ellos se ríen porque saben que eso no ocurrirá nunca en ningún estado árabe. Está prohibido. Pero su expansión es lenta e inexorable, y si no somos conscientes de que su odio se dirige hacia nosotros, no tardaremos en caer bajo el influjo del terror.

Zapatero ha convertido la Alianza de Civilizaciones en la excusa perfecta para que el islamismo encuentre una nueva vía de engatusamiento de una buena parte de la voluntariosa sociedad occidental y, sobre todo, de la española. Pero no es más que un engaño, una nadería que, sin embargo, resulta ser un buen producto de marketing político del que sólo se ve la fachada y se oculta el interior, porque el interior es tenebroso y seguramente produciría una reacción bien distinta. El interior, permítanme que les diga, se ha construido sobre los muros del odio y la exclusión. Por eso la Alianza de Civilizaciones, en sí misma, no es más que una perogrullada sin fundamento, una nadería boba y buenista que no hay por donde cogerla. Díganme, si no, que puede extraerse de la definición del propio Zapatero: “La Alianza de Civilizaciones es... la alianza de los hombres, y mujeres, comunes y corrientes. Los hombres y mujeres que cada día conviven y cooperan pacíficamente, y que de esa manera hacen avanzar el mundo. Cada día la historia de sus vidas será más la historia de la humanidad. Y nosotros, sus representantes, debemos dar testimonio de ello, por eso debemos ser los primeros, los primeros en poner los medios para la paz. La paz, noble aspiración de los seres humanos”. Para echarse a temblar.

CATALINA NAVARRO, MIEMBRO DE LA AVT DE ANDALUCÍA
«No veo posible la reconciliación de víctimas y asesinos»
Asegura que «hay ciertas heridas que no se curan nunca» y rechaza cualquier beneficio penitenciario a los reclusos de ETA
ANTONIO SANTOS a.santos@diario-elcorreo.com/BILBAO El Correo 17 Noviembre 2006

SU TRAGEDIA PERSONAL
Quedó viuda un 2 de enero de 1979 cuando una bomba trampa asesinó en Pamplona a su marido, Francisco Berlanga, artificiero de la Policía Nacional. Ella, malagueña, tenía 24 años y tres hijos de 5, 3 años y 9 meses. El atentado ocurrió a las nueve de la mañana. Nadie le llamó. Se enteró por sus amigas y la radio.

Catalina Navarro narró ayer en Bilbao su dramática experiencia como víctima del terrorismo dentro de las jornadas que Gesto por la Paz ha promovido para impulsar la reconciliación de la sociedad con este colectivo. Miembro de la AVT de Andalucía, viuda desde hace casi 28 años reconoce que aún siente rabia por los asesinos de su marido y por las consecuencias que el atentado tuvo en sus tres hijos.

-Eduardo Madina decía esta semana que años después de su atentado tiene heridas profundas sin curar. ¿Y en su caso, 28 años después?
-Igual soy muy retorcida pero esas heridas no se te curan en la vida. Me dejaron a tres hijos pequeños sin su padre, con grandes secuelas psicológicas. Tanto que aún llevan la rabia dentro por esa gentuza que le quitó la vida a su padre.

-¿ETA debe pedir perdón?
-Yo no quiero su perdón.

-¿Y que se arrepienta de sus actos?
-Estaría bien, pero no lo veo. Ellos matan a sangre fría, no en un arrebato. Quizás ahora no tanto, pero he querido la muerte para ellos siempre. Quiero la pena de muerte para los terroristas.

-¿Entendería que el Gobierno concediera beneficios a los presos?
-Me niego totalmente. Ya que no se les puede quitar la vida, por lo menos que cumplan su condena.

-¿Y el acercamiento a Euskadi?
-Tampoco. Que cumplan condena donde estén, que a mi marido no me lo devuelve nadie. Y su muerte no se me ha olvidado ni un solo día.

-¿Qué opina del proceso de paz?
-Evidentemente estoy a favor de la paz, pero no estoy de acuerdo en negociar con ETA. Que el Gobierno hable para ver cómo dejan las armas, sí. Pero sin contrapartidas. Porque los terroristas no tienen derecho a nada.

-¿Cuál es el papel de las víctimas? ¿Deben intervenir en el proceso?
-Depende de cómo actúen los políticos. Si se lo conceden todo a ETA, nos tendremos que echar encima del Gobierno.

-Se habla de propiciar una reconciliación social. ¿La ve posible?
-No veo posible una reconciliación entre víctimas y asesinos. Sólo podremos vivir tranquilos si ellos asumen que tienen que dejar las armas por sí mismos. Nada más.

-¿El rebrote de la kale borroka debe llevar al Gobierno a romper todo hilo de contacto con ETA?
-No creo en el proceso de paz. El asesino es un asesino. Ésta es una tregua trampa como la del 99. No tardarán mucho en empezar a matar de nuevo. No saben hacer otra cosa.

-¿Están las víctimas reconocidas?
-Para nada. Lo único que hemos ganado en estos años es que al menos podemos hablar, porque hace 28 años, ni eso. A mí me mandaron callar mi rabia en el entierro de mi marido. Y eso duele mucho.

-¿Qué necesitarían para sentirse resarcidos?
-El Gobierno debería hacer más por las víctimas. Para empezar, las medallas y los diplomas no sirven. Lo que vale son las ayudas, que podamos vivir con dignidad después de una pérdida tan grande. A mí me dejaron con tres hijos y con una mísera pensión por muerte natural de mi marido. Y de natural no tenía nada.

-Los Gobiernos central y vasco empiezan a tomar medidas a favor de las víctimas. ¿Más vale tarde que nunca?
-Sí, pero lo tenían que haber hecho desde un principio. Están empezando a intentar reconocernos.

Presentación de La Fundación para la Defensa de la Nación Española en La Coruña

Nota del Editor 17 Noviembre 2006

Ayer se presentó la Fundación para la Defensa de la Nación Española (Denaes), (www.nacionespanola.es) en La Coruña. El día anterior había aparecido una pequeña referencia en La Voz de Galicia, hoy otra todavía menor.

Los organizadores se mostraron ligeramente decepcionados por no haber conseguido llenar el aula de la Caja deAhorros de Galicia en la ex-céntrica Ronda de Nelle, pero, un jueves cualquiera, a las 8 de la tarde, con los medios silenciando las actividades de las asociaciones cívicas, como ya sabemos y sufrimos los veteranos, no tenían razón: allí estuvimos  un considerable número de asistentes, y lo más importante, todos compartiendo el ideario de la fundación; de hecho, en AGLI, tenemos el orgullo de haber organizado conferencias con ponentes de vuestro patronazgo y que también comparten nuestros ideales como Alejo Vidal-Quadras, Gustavo Bueno, e indirectamente a través de Coruña Liberal y la AVT a Jaime Larrinaga, y como defensores especializados en los derechos constitucionales de los español-hablantes, tambien hemos tenido el honor de tener entre nosotros a Manuel Jardón y Juan Ramón Lodares, que desgraciadamente se fueron en plena juventud, y el crítico de los mecanismos de adoctrinamiento educativo-totalitario de los separatistas vascos, Ernesto Ladrón de Guevara, entre otros.

Santi Abascal, sociólogo y congresista por el PP en las vascongadas, no contó con el apoyo de sus colegas regionales y locales del partido, afortunadamente, porque, al menos, se habrían sonrojado: había muchos padres que no consiguen que sus hijos sean escolarizados en su lengua materna, español, y muchos profesores  amenazados por la inspección educativa de la Junta de Galicia por no presentar en "lengua propia" su programa educativo,  obligados a vivir en "lengua propia" porque las paredes de sus centros están llenas de panfletos en esa lengua que adoctrinan al alumnado con consignas como "si te hablan en castellano, denúnciales" y otras lindezas totalitarias de igual o mayor rango, pues dentro de nada, los marcarán con la "Ñ", ahora ya los marginan, silencian, aislan, amenazan, y todo ello propiciado por la imposición lingüística de Fraga I el normalizador.

Inició la presentación el delegado de la Fundación en Galicia, Pedro Luaces, con breve repaso de la vida y objetivos de la misma, y después de unos calurosos aplausos pasó la palabra al escritor y abogado Jesus Lainz, autor de "Adiós,  España. Verdad y mentira de los nacionalismos", que además de dedicar y firmar numerosos ejemplares de sus obras antes y después del acto, nos deleitó con una visión comparativa algunas naciones, incluyendo España: desearíamos poder disponer del texto de su conferencia en la dirección de la Fundación, merece la pena su difusión urbi et orbi.  

En tercer lugar habló Santiago Abascal Conde, hizo un repaso de los problemas que en España se han creado desde la transición nada ejemplar, puesto que de aquellas cesiones aparecen estos barros, e igualmente desearíamos  también disponer del texto de su conferencia.

El coloquio fué muy animado,  muchas preguntas y comentarios de personas muy motivadas, y mucha incidencia en la importancia de la defensa de la lengua española como elemento cohesionador.

Y si a alguien le sabe a poco este resúmen, pues ya sabe, a calentar butacas en estos actos, que aunque siempre se pone, entrada libre y aforo limitado, los organizadores hacen todo lo posible para que nadie se quede fuera.

José Domingo, número dos del Partido de la Ciudadanía
“La reedición del tripartito ha sido una mala noticia porque es un Gobierno fracasado”
Ciutadans se enfrenta hoy a su primera sesión constitutiva del Parlament con ilusión y con una especie de “reconciliación con el sistema democrático”
Gema Ortega Madrid Estrella Digital 17 Noviembre 2006

José Domingo Con mucha ilusión, y con una especie de "reconciliación con el sistema democrático" después de los resultados obtenidos el pasado 1 de noviembre en las elecciones catalanas, el Partido de la Ciudadanía (Ciutadans) se enfrentará hoy a su primera sesión constitutiva del Parlament. José Domingo, uno de los tres diputados que representarán al nuevo partido en la Cámara catalana, habló ayer con ESTRELLA DIGITAL y revisó las líneas básicas que van a defender durante la nueva legislatura, en la que prometen llevar "el sentido común y la racionalidad a las Cortes de Cataluña".

- ¿Esperabais tener tal acogida por parte del electorado catalán?
- Reconocemos que era algo bastante difícil de conseguir, pero ha ocurrido, y en parte ha sido como una especie de reconciliación con el sistema democrático.

- El hecho de haber recibido 86.697 votos que os han permitido entrar el el Parlament con tres escaños, ¿demuestra que en la sociedad catalana existe cierta sensación de hartazgo con todo lo que envuelve al mundo de la política?
- Sí, es cierto que la gente está harta, se ha producido una especie de distanciamiento, y eso se ha demostrado en el alto índice de abstención, no sólo en las últimas elecciones, sino también en el referéndum del Estatut y en las votaciones de la Constitución Europea.

Existe un claro cansancio de la forma de hacer política. El tripartito fue un mal gestor, dejaron atrás a muchas personas que confiaban en ellos y ahora están pagando las consecuencias al haber sido menos apoyados.

- ¿Qué piensa el Partido de la Ciudadanía sobre la reedición del tripartito?
- Para nosotros ha sido una mala noticia, es un Gobierno fracasado, y uno de los indicios que demuestran que esto es así es que se ha querido maquillar el asunto con un nuevo nombre (Entesa Nacional pel Progrés), pero es más de lo mismo. Las últimas declaraciones de Carod decían que se iban a tratar temas para facilitar la cohesión social, pero la finalidad que se busca de nuevo es la de la cohesión nacional.

Lamentamos que se vuelva a incidir en el aspecto identitario del Gobierno y se vuelvan a repetir los mismos errores. Son ideas que han fracasado, donde prima la construcción nacional, y esto no es lo que han elegido los catalanes, es un error volver a ir por ahí.

- ¿Qué les provoca que despúes de haber cosechado un gran éxito en las pasadas elecciones se les haya llegado a considerar un partido de extrema derecha?
- Al principio nos causaba mucha indignación, pero al final te das cuenta de que esas barbaridades sólo conducen a la carcajada. También se nos ha tachado de partido de extrema izquierda, va en función de los intereses de quien lo defina en cada momento.

- ¿Y sobre las informaciones que han apuntado a que el Partido de la Ciudadanía está financiado por la FAES (Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, que preside José María Aznar)?
- A nosotros nos gustaría invitar a otros partidos a que sigan nuestro modelo de financiación. No hemos contado con ninguna agencia, los militantes han sido los que han estado pegando carteles por millones de sitios, y lo han hecho perdiendo horas de sueño. Han sido ellos mismos los que nos han financiado.

- Por qué defienden con tanta fuerza el poder utilizar el castellano en Cataluña?
- Nosotros lo que defendemos es la libertad individual, que cada uno pueda utilizar la lengua que le plazca, pero para ello todas las administraciones públicas deben dejar que cada uno elija.

Carece de sentido que el Estatut recoja que la lengua de Cataluña sea el catalán, y estamos en contra de estos principios porque la sociedad catalana es bilingüe y las instituciones también tienen que serlo.

- ¿Qué va a aportar Ciutadans al Parlamento catalán
- Nuestra entrada en el Parlament va a ir encaminada a buscar la normalidad de la calle. Queremos llevar a la Cámara el sentido común y la racionalidad. No vamos a votar el no por el no y no vamos a apoyar el reforzamiento de la construcción nacional.

El Partido de la Ciudadanía va a aportar medidas de corte social, de educación, de seguridad ciudadana y vamos a controlar la acción del Gobierno y el gasto público.

- ¿Estáis pensando en llevar vuestras ideas a otras Comunidades Autónomas
- En el Congreso General de julio se acordó que el ámbito del partido es de ámbito nacional, y el grado de simpatía en otros puntos del país es muy alto. Estamos creciendo mucho, pero lo único que pedimos es la reflexión para tomar decisiones que no sean precipitadas.

- ¿Acabará esta vez el tripartito la legislatura o volverá a haber elecciones anticipadas?
- Nosotros deseamos que acaben la legislatura y que se acabe felicitando a los que han gobernado. Buscamos una estabilidad del sistema y nos gustaría poder participar apoyando con nuestras ideas.

El problema es que tenemos experiencias desastrosas del tripartito y las diferencias del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, respecto a ERC es un punto bastante negativo para el buen funcionamiento de este nuevo Gobierno.

alto el fuego permanente
ETA envía nuevas cartas de extorsión a empresarios vascos
Reclama entre 50.000 y 70.000 euros en un tono poco agresivo y asegura a los chantajeados que tendrá en cuenta «su aportación»
ÓSCAR B. DE OTÁLORA o.b.otalora@diario-elcorreo.com/BILBAO El Correo 17 Noviembre 2006

ETA ha enviado en las últimas semanas una nueva oleada de cartas de extorsión a empresarios vascos en las que les reclama una cantidad cercana de entre 50.000 y 70.000 euros. Como en otras misivas que han llegado después de la tregua de marzo, la banda emplea un tono menos amenazante en su chantaje y exige a los empresarios «una contribución».

Las cartas comenzaron a llegar a sus destinatarios en octubre y en las últimas semanas se ha producido un goteo de denuncias a los mandos de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Según fuentes de la lucha antiterrorista, cuantificar el número de misivas recibidas es complejo, ya que se tiene el convencimiento de que muchos empresarios no han denunciado la llegada de estos mensajes. En algunos casos, los destinatarios se han limitado a poner las hechos en conocimiento de las distintas patronales vascas.

Las cartas son idénticas a las remitidas el pasado mes de julio. En ellas, los terroristas exigen cantidades que oscilan entre los 50.000 y los 70.000 euros y se les asegura que el texto es una forma de «invitarle a participar en la construcción del futuro» del País Vasco. En la misiva se recuerda a los empresarios el proceso abierto en Euskadi tras el alto el fuego de las organización terrorista. «Euskal Herria se encuentra en un momento de cambio político» por lo que las cantidades exigidas son necesarias «en concepto de ayuda económica para el proceso de liberación y construcción nacional», agregan. Las cartas están en escritas en euskera y en castellano e incluyen el organigrama de la banda para autentificar su origen. Las cartas -fechadas en septiembre- se despiden con un «respetuoso y cálido saludo revolucionario».

Investigación
La primera vez que se tuvo conocimiento de estas cartas fue en julio cuando el presidente de la patronal navarra, José Manuel Ayesa, denunció que asociados suyos estaban siendo objeto de este tipo de extorsión. En ese momento, ni el Gobierno ni los máximos responsables del Ministerio de Interior quisieron afirmar con certeza que la banda estuviese detrás de estos intentos de chantaje y aseguraron que se había abierto una investigación para determinar cuál era su origen.

Por entonces, el Ejecutivo que preside Rodríguez Zapatero se encontraba inmerso en el denominado 'proceso de verificación' con el que intentaba establecer si la voluntad de ETA de detener su actividad era sincera y, por lo tanto, podía plantearse un diálogo con la banda «en ausencia de violencia», tal y como establecía la resolución del Congreso de los Diputados de mayo de 2005 que autorizaba al presidente a intentar contactos con ETA. En aquellas fechas se había producido ya el ataque de violencia callejera a la ferretería de un edil de UPN de Barañain, que el Gobierno central consideró ajeno a la actividad de la organización armada o de Batasuna y atribuyó a grupos de incontrolados.

Problemas económicos
Las cartas del mes de julio, por otra parte, llegaron un mes después de que una el Cuerpo Nacional de Policía desmantelase en Irún una red de cobro del 'impuesto revolucionario' que llevaba más de veinte años operando en el País Vasco. Esta trama tenía su centro en el bar Faisán de Irún, propiedad de Joseba Imanol Elosúa, por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska de dirigir al grupo de personas que se encargaba de enviar las cartas de extorsión y de canalizar más tarde los pagos hacia ETA. Durante la operación se encontraron evidencias de que esta célula vinculada al 'aparato financiero' de la banda había continuado trabajando después del alto el fuego, en gran parte, gestionando el cobro del chantaje a algunos empresarios que habían aplazado los pagos de la extorsión.

El presidente de la patronal navarra, -que la pasada semana ya denunció la existencia en Navarra de una nueva remesa de cartas-, se preguntó ayer por qué «las fuerzas de seguridad, la Delegación del Gobierno o el Ministerio de Interior no admiten que se está produciendo esta extorsión». En opinión de José Manuel Ayesa, si él dispone de las cartas y no le cabe duda de que están llegando «no me cabe en la cabeza que ni las autoridades judiciales, las políticas ni los medios policiales tengan la misma certeza que yo». «Que todo el mundo tenga la seguridad de que cuando nos decidimos a hacer una denuncia es porque tenemos la constancia real».
 

Recortes de Prensa   Página Inicial