AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 30 Noviembre  2006

Gobierno Zapatero
El verdadero escenario de la rendición
Ignacio Villa Libertad Digital 30 Noviembre 2006

Ha sido un día muy largo. Por la mañana, en la Audiencia Nacional, el sanguinario etarra Txapote ha vuelto a representar a los interlocutores del Gobierno; una triste imagen, sin duda. Con asesinos como él está negociando la rendición y la renuncia a nuestras libertades el Gobierno socialista. Txapote, asesino de Blanco, Múgica y Ordoñez, es el rostro visible de la prepotencia y de la chulería de unos etarras que se saben fuertes, que se saben con la sartén por el mango en un proceso pactado entre el Gobierno y los terroristas en el que la democracia tiene todas las de perder.

Escuchar a María San Gil, testigo del asesinato de Gregorio Ordoñez hace doce años, cómo Txapote mataba por la espalda al joven concejal de San Sebastián nos coloca en el verdadero escenario de la rendición. No estamos en esa Jauja creada por la fantasía de Rodríguez Zapatero, sino en una situación en la que el presidente parece haber ofrecido voluntariamente sus manos y sus pies para que la banda terrorista ETA las ate con sus caprichos y exigencias. Por mucho vídeo de intoxicación de Blanco que publiciten los medios adictos, por muchas declaraciones vacuas que profiera Zapatero, por muchos arrebatos de furia que muestre la vicepresidenta en el Congreso, la realidad es la que es; la imagen de Txapote de desprecio y chulería es la realidad de esta negociación que tiene como objetivo final la claudicación de la España democrática.

Y la realidad es tan sobrecogedora que por la tarde, en la sesión de control al Gobierno, a la vicepresidenta De la Vega se le ha escapado que el Gobierno se encuentra en "situación de máxima alerta ante ETA". Poco después esa información era matizada desde Moncloa diciendo que lo que había querido decir es que "esa alerta es la misma de siempre". Las cosas no están precisamente bien como para que la vicepresidenta tenga "lapsus" de esta importancia en una cuestión clave. Por muchas aclaraciones que se intenten hacer después, lo cierto es que cuando a alguien del Gobierno se le escapa una afirmación de ese calibre es que las cosas no van bien. No estaría de más que, al menos, tuvieran la honradez de explicárselo a los españoles.

La incapacidad silenciosa y la cobardía escondida están siendo las características de este proceso de rendición, lo que evidencia que tienen mucho que esconder y nada de lo que alardear. Cuando se ocultan las cesiones sólo queda hacer vídeos malos manipulando el pasado para justificar el presente y taparse los ojos ante el futuro.

INTERPELACION DEL DIPUTADO JAIME IGNACIO DEL BURGO SOBRE EL LLAMADO PROCESO DE PAZ Y NAVARRA
A continuación reproducimos la intervención íntegra del diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo sobre la negociación con ETA y Navarra dirigida al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.
Libertad Digital 30 Noviembre 2006

Congreso de los Diputados
Sesión plenaria de 29 de noviembre de 2006

Sr. Presidente, Señorías, Señor ministro

Ningún grupo terrorista ni ningún partido político que apoye la práctica de la violencia o se sostenga en ella para conseguir sus fines está legitimado para erigirse en representante del pueblo de Navarra. En consecuencia, rechazamos toda posibilidad de que ETA, o cualquier organización respaldada por la misma, sea reconocida en negociaciones políticas que pretendan condicionar el desarrollo libre del sistema democrático en general y el propio de Navarra en particular.

Acabo de dar lectura a la Resolución que este mismo Congreso de los Diputados aprobó por amplísima mayoría el 27 de junio de 2005.

Si se producen las condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad de poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos procesos de diálogo entre los poderes competentes del Estado y quienes decidan abandonar la violencia, respetando en todo momento el principio democrático irrenunciable de que las cuestiones políticas deben resolverse únicamente a través de los representantes legítimos de la voluntad popular. La violencia no tiene precio político y la democracia española nunca aceptará el chantaje.

Este pronunciamiento forma parte de la Resolución aprobada por esta misma Cámara el 17 de mayo de 2005.

El 22 de marzo de este año, ETA declaró un alto el fuego permanente. Desde el primer momento, y lo ha reiterado una y otra vez desde entonces, ETA ha dejado bien claro que sólo se disolverá si se producen las siguientes circunstancias:

1ª. Los Estados español y francés deben reconocer la existencia de una nación a la que llaman Euskal Herria integrada por Alava, Guipúzcoa, Vizcaya y Navarra, en el lado español, y tres territorios vascos del sur de Francia. Con esto, dicen los terroristas, se resolverá el conflicto político secular que enfrenta al pueblo vasco con España y Francia.

2ª. Constitución de una mesa multilateral de agentes políticos, sociales, económicos y sindicales de toda Euskal Herria para negociar un nuevo marco o estatus político que deberá reconocer el derecho de autodeterminación y la pertenencia de Navarra a Euskal Herria.

3ª. Sometimiento del acuerdo alcanzado a referéndum de todos los ciudadanos de Euskal Herria.

4ª. Aceptación sin reserva alguna por los Estados español y francés del contenido del acuerdo y del resultado de la decisión de la ciudadanía vasca.

5ª. Negociación bilateral ETA-Estados para la “desmilitarización” del conflicto que habrá de concluir con la excarcelación de lo que llaman “prisioneros políticos vascos”.

Asimismo, tanto ETA como Batasuna exigen al Gobierno para poner en marcha el proceso la aceptación de las siguientes cuestiones previas:

-El levantamiento de la ilegalización de Batasuna.
-La desactivación de la Justicia.
-El cese de toda acción policial de carácter represivo.
-La inclusión en el orden del día de la mesa de diálogo político del debate sobre la autodeterminación y el futuro de Navarra.

Dijo el presidente del Gobierno que ETA, “prácticamente”, había cesado en su actividad criminal. Pero no dijo la verdad. Desde la declaración de alto el fuego, ETA viene desarrollando una intensa actividad delictiva. En el País Vasco y Navarra se viven episodios cada vez más violentos de kale borroka. Se produjeron atentados como el de Barañáin, de cuya autoría nunca más se supo. Continúa la extorsión sobre los empresarios vascos y navarros. Para más inri, en vísperas del debate en el Parlamento de Estrasburgo ETA robo de más de trescientas armas de fuego en Francia.

A estas alturas, es inútil que el Gobierno intente hacer creer que el alto el fuego se produjo por decisión unilateral de la banda. La política de gestos dirigida a convencer a ETA de que podía confiar en el presidente del Gobierno ha fracasado. La única respuesta al cada vez mayor desarme jurídico y político del Estado dentro y fuera de España ha sido la intransigencia de la banda y la creciente altanería de Batasuna. Ni la legalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas, ni el cese del fiscal Fungairiño, ni la presión sobre el poder judicial ejercida por el Fiscal General del Estado, ni su indigno apoyo al recurso ante el Tribunal Supremo de uno de los más sanguinarios etarras, ni la permisividad ante la actividad de Batasuna que se burla día tras día de las decisiones judiciales que ordenaron su ilegalización y disolución, ni la parálisis de nuestros agentes al ambos lados del Pirineo, ni la aceptación de la exigencia de internacionalización del conflicto al promover el pronunciamiento del Parlamento de Estrasburgo como si ETA hubiera dejado de ser un asunto interno español, todo ha sido inútil. Ni siquiera el último mensaje lanzado por el secretario general de los socialistas vascos sobre constitución de un Órgano Permanente entre la Comunidad Vasca y la Comunidad Foral como sucedáneo transitorio de la anexión de Navarra ha servido para nada entre otras cosas porque Batasuna lo considera prematuro.

Nunca la democracia española pagará precio político ni cederá ante el chantaje del terror. Pues ya lo ha hecho, Señorías. El presidente, en su declaración del zaguán del Congreso del pasado 29 de junio, aceptó abrir el proceso de negociación con ETA al tiempo que autorizaba la creación de una mesa de agentes del País Vasco para acordar un nuevo estatus. Se comprometió a respetar el derecho a decidir de los vascos. En suma, Señorías, el presidente está dispuesto a pagar precio político por la paz pues acepta vincular el cese de la violencia a la consecución del nuevo marco fruto de la voluntad del pueblo vasco. ¿Mas qué ocurriría si de la mesa salen propuestas que vulneran la Constitución? ¿Cómo pretende el presidente cumplir su compromiso de respetar la decisión de la ciudadanía vasca? He aquí nuevas preguntas sin respuesta.

El presidente, además, anunció que a finales de septiembre el ministro del Interior informaría sobre la marcha del proceso de negociación con ETA. Estamos en noviembre y todavía no lo ha hecho. En cambio, la opinión pública francesa sí ha podido enterarse, por boca del presidente del Gobierno, que “nosotros hemos cumplido nuestra parte del contrato. La pelota está en el campo de ETA”. Moncloa dice que el presidente nunca pronunció la palabra “contrato”. Es posible. Pero si el balón está en campo contrario es porque los dos equipos habían acordado ponerse la camiseta y salir al campo a jugar el partido.

Sr. Ministro, El Grupo Popular representa a casi diez millones de españoles. En su nombre le requiero para que suba a esta tribuna y deje bien claro que el Gobierno está dispuesto a respetar las resoluciones del Congreso de los Diputados y que, por tanto, no aceptará la constitución de ninguna mesa de diálogo para debatir con los apoderados de ETA o bajo la tutela de la banda terrorista ningún nuevo estatus para el País Vasco. Proclame que el Gobierno no tiene la menor intención de reconocer la existencia de la ensoñación euskalherríaca. Afirme que el Gobierno no consentirá la celebración en Navarra de ningún referéndum que no esté expresamente contemplado en la Constitución. Anuncie que el Gobierno no negociará con ETA otra cosa que su disolución incondicional y que ninguna medida de gracia será posible mientras no medie el arrepentimiento de los criminales y el resarcimiento del daño causado a sus víctimas. Declare que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado perseguirán a los terroristas allí donde se encuentren. Exprese el máximo respeto a la independencia de los jueces. Requiera a Batasuna a condenar de forma rotunda e inequívoca a ETA si quiere estar presente en las próximas elecciones forales y municipales y adviértale que no consentirá maniobras fraudulentas para violar la ley. Lance un mensaje de tranquilidad a la sociedad navarra, dejando bien claro que el Gobierno no permitirá que nadie suplante la voluntad de sus instituciones ni se negocie el futuro de Navarra en ninguna mesa o foro extraparlamentario.

Llevamos tres años sin víctimas mortales. Somos los primeros en reconocer que esto es bueno para todos. Pero el Estado democrático no puede rendirse ante el terror. Si se hacen concesiones políticas para alcanzar la paz, el terrorismo quedará legitimado como método de acción política y los crímenes de ETA habrán conseguido su objetivo.

Todavía están a tiempo. Enderecen el rumbo. Vuelvan a la senda de la Constitución. Escuchen el clamor de las víctimas. No se engañen a sí mismos ni engañen a la opinión pública con vídeos engañosos. Nosotros nunca cedimos ante ETA ni estuvimos dispuestos a permitir el menor avance político de los terroristas. Olvídense de intentar refundar una convivencia imposible con quienes se alimentan de odio y de revancha. Reaviven el espíritu del pacto por las libertades y frente al terrorismo. Si así lo hacen, encontrarán el respaldo leal y sin reserva alguna del Partido Popular y de Unión del Pueblo Navarro.

Proceso de rendición
Crónica de una muerte anunciada
GEES Libertad Digital 30 Noviembre 2006

La edición de un video por parte del PSOE para denunciar las cesiones del Partido Popular durante la tregua de ETA en 1998 es la mejor prueba de que la negociación iniciada por Rodríguez Zapatero con la banda terrorista está abocada al fracaso. Sólo desde el convencimiento de que ETA volverá a matar se explica que el presidente del Gobierno quiera ahora lanzar la gran mentira de que Aznar fue en realidad mucho más generoso y flexible con los terroristas de lo que Zapatero está dispuesto a serlo.

El vídeo tan torpemente presentado por José Blanco es en realidad una maniobra de defensa anticipada ante la inminencia de una ruptura definitiva de la tregua actual por parte de ETA. El mensaje es doble. Por un lado, la culpa del fracaso del proceso, que ya se asume, la tiene el Partido Popular por no apoyar al Gobierno en su negociación con los terroristas. Por otro, que Zapatero se ha mantenido firme, al contrario que Aznar, sin ceder a ningún chantaje de los terroristas. Se trata de dos grandes falacias, pero hace mucho que el PSOE se ha instalado en la mentira como ideología política.

Se trata de una estrategia de tierra quemada porque el vídeo tendrá un efecto devastador sobre el proceso iniciado por Zapatero. Viene a decir a los negociadores del otro lado de la mesa que en contra de todo lo dicho y prometido hasta ahora, Zapatero será en realidad mucho más duro e inflexible de lo que era Aznar. Si el presidente ha permitido que este vídeo se difunda es porque tiene información fidedigna de que la ruptura de la tregua es inminente. En otro caso, el vídeo sólo podría interpretarse como un boicot del proceso por parte del propio PSOE, lo que no parece muy plausible.

Por otro lado, el vídeo contradice otro de los ejes del discurso que los socialistas han utilizado hasta la saciedad durante los últimos meses: que el terrorismo nunca debe ser utilizado como argumento en la lucha partidista. ¿Hay algo más partidista que recriminar con carácter retroactivo el comportamiento de hace ocho años de un gobierno cuyo partido hoy se encuentra en la oposición? ¿Con que legitimidad moral se permitirá ahora el presidente censurar a Mariano Rajoy cuando éste le interrogue en el Congreso sobre su gestión del proceso actual?

Los posibles errores en la gestión de la tregua de 1998 están sustanciados por dos procesos electorales posteriores. Pero la responsabilidad política de haber abierto un proceso de negociación que ha fortalecido a la banda terrorista está aún por dilucidar. Si ETA vuelve a matar, lo que por desgracia viene a predecir el vídeo del PSOE, Rodríguez Zapatero tendrá que responder por la responsabilidad histórica de haber renunciado a la derrota definitiva de la banda terrorista cegado por el botín electoral de una paz anticipada.    GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Usted tiene la respuesta
POR TERESA JIMÉNEZ-BECERRIL ABC 30 Noviembre 2006

¿Por qué las víctimas no se manifestaban cuando gobernaba José María Aznar? Dígamelo usted, señor Zapatero. ¿Por qué entonces consentimos los atropellos que hoy denunciamos? Hablaré en mi nombre.

En 1998, cuando la banda terrorista declaró la tregua, mi primer sentimiento fue de rabia: contra el destino, contra Aznar y contra ETA, por no haber anticipado unos meses antes esa decisión, permitiendo a mi hermano y a su mujer seguir vivos. No sentí alegría tras el anuncio de 1998, como no la sentí tras el del 2006. Ninguna noticia proveniente de quienes mataron a los míos ha conseguido que yo me sienta feliz. Respeto a las víctimas que declararon tras el alto el fuego estar dichosas; yo, por el contrario, ni lo estuve con la tregua-trampa, ni lo estoy hoy. Llámenme egoísta, pero si la esperanzadora noticia del alto el fuego conlleva que nosotros, las víctimas, paguemos el precio más alto, es decir, el de la legitimación de los objetivos de los asesinos, entonces comprendan que para mí el anuncio sea un poco menos bueno.

En 1998, mi única preocupación era que los hijos de mi hermano vivieran tranquilos. Las noticias de ETA terminaban con un rápido «click» del mando a distancia para que mis sobrinos no revivieran su calvario. ¿Por qué ahora y no antes?, me preguntaba sin entender lo que estaba pasando. Gracias a Dios que ustedes han sacado «el vídeo» de lo que ocurrió hace diez años, porque yo, semanas después de la muerte de mi hermano, no estaba para ver etarras en la tele. Me imagino que amenazarían a los jueces como ahora, que robarían pistolas, que intentarían quemar guardias y que la mesa política estaría puesta como hoy. ¿Por qué entonces no se sentaron los comensales? Reconozco que el dolor y la preocupación por la suerte de tres niños sin padres impidieron que profundizase en el grado de «acercamiento» del Gobierno de Aznar. Según su vídeo, los gobernantes de entonces se sometieron a la voluntad de los terroristas. Si así fue, ¿por qué el partido de la oposición no corrigió esa situación? Si ustedes hubieran sido menos generosos, como dicen que fueron, y hubieran hecho una sana oposición, quizás ETA no nos habría engañado, aunque yo no creo que sus intenciones fueran tan altruistas: ustedes apoyaron porque no vieron motivos para no hacerlo, como también Felipe González encontró apoyo en su día y como en 1978 la UCD fue sostenida por todos, sin contar mínimamente con las víctimas, cometiendo, a mi juicio, uno de los mayores pecados de nuestra democracia.

Por muchos videos que ustedes monten, ni los hechos, ni el escenario, son los mismos. La repulsa social, unida a la eficacia policial y al consenso político, habían debilitado a ETA. Usted, señor Zapatero, tiene derecho a interpretar que con el débil se trata mejor. Permítame que, vistas las consecuencias del trato, difiera: el enemigo se ha fortalecido y no se sentará a la mesa de la negociación para comerse las migajas. Su error de cálculo ha sido que una ETA debilitada y dividida aceptaría cualquier cosa. No pensó que esa debilidad podía se consecuencia de una buena política antiterrorista que nació tras la burla de la tregua de 1998. La actual, aún sin muertos, no tiene futuro, y el sábado cientos de miles de personas se lo dijeron. ¿Que por qué le gritaron a usted embustero y no se lo llamaron a Aznar en la tregua anterior? ¡Y yo qué sé! Se ve que no mentiría. No se olvide usted que, pasados los años, no sólo le insultaron en la plaza pública, sino que le arrebataron el poder en las urnas y su partido no permaneció ajeno al ruido que más tarde las bombas convirtieron en ensordecedor.

Su equipo de gobierno puede estar frotándose las manos por el gol que le ha metido a las víctimas, aunque yo me temo que se lo ha metido usted en propia puerta, porque cuando la gente se echa a la calle es por algo, y eso es lo que usted debería estar analizando en vez de buscar en la actuación de los otros justificación a la suya. ¿Qué quiere usted escuchar de Teresa Jiménez-Becerril?, ¿que Aznar se equivocó al buscar el acuerdo? Pues ahí lo tiene: «Aznar se equivocó como hace todo aquél que negocia con terroristas». Se ve que no llegó lo suficientemente lejos como para ganarse el despreció de las víctimas. Debería usted reflexionar sobre por qué usted es considerado un traidor para la mayor parte de ellas y no seguir buscando la respuesta en la manipulación del PP. Aunque usted les tema, en esta lucha no son ellos los fuertes; es el motivo de la protesta lo que arrastra a la gente a acudir a nuestra llamada. Si la razón y la moral no nos legitimasen, ya podría marchar con nosotros el Santo Padre (con todos mis respetos), que al final nos quedaríamos solos.

Una de las críticas que más me sorprendió tras la manifestación es la que decía que nuestra protesta no debía ir de la mano de reivindicaciones sobre la unidad de España. Quien ha sacado esa conclusión olvida por qué han muerto tantos inocentes: «ETA mata porque quiere una patria».

Cuando algunos manifestantes gritaban «España unida jamás será vencida», que sonaba como una bofetada fascista, querían decir que si todos los españoles estamos unidos, un grupo de asesinos no impondrá su ley. La unidad de España y la negociación con ETA están estrechamente relacionadas, y no es casualidad que sea este Gobierno quien más esperanza dé a la banda terrorista de que puede alcanzar su sueño. He aquí una respuesta de por qué los miles de españoles que se manifestaron por sexta vez el sábado no lo hicieron con Aznar, porque entonces no se temía que esos contactos terminaran en un País Vasco independiente.

Si el anterior presidente negoció, se equivocó, como usted se equivoca hoy. Si a él no se le agotó la confianza, no fue como se dice al final del vídeo «por las ansias infinitas de paz de la sociedad española», sino porque no llegó donde ustedes pretenden llegar. Sé que las circunstancias no son las mismas, y aunque usted insista en que las suyas son mejores, muchos españoles no lo perciben, y permítame decirle que su crédito se está escapando por las grietas del «proceso».

Gregorio Ordóñez no exageraba
Germán Yanke Estrella Digital 30 Noviembre 2006

En el escenario del llamado “proceso de paz” se considera menos de lo que se debiera la verdadera naturaleza de la banda y la realidad humana e ideológica de los terroristas de ETA. Da la impresión a menudo de que se contempla el “proceso” como una maquinaria que hay que mantener en marcha a toda costa sin detenerse en el contenido del mismo y en lo que, más allá de los eufemismos interesados y la cosmética, es ETA. Los procesos judiciales que se están celebrando estos últimos meses en la Audiencia Nacional, además del espanto momentáneo que producen las actitudes de algunos terroristas, sirven para reflexionar sobre ello.

Acaba de iniciarse el juicio contra García Gaztelu, alias ‘Txapote’, por el asesinato del dirigente popular Gregorio Ordóñez. Recordar aquella jornada conmociona mi ánimo, no puedo ocultarlo, por mi larga relación con el asesinado, al que conocí cuando sólo era un adolescente. Un adolescente valiente y coherente, he de añadir, como sin duda podrán reconocerlo quienes le conocieron en esos años o después. Además, golpea ese ánimo ya conmocionado rememorar la última vez que le vi, apenas un mes antes de ser asesinado. En el Hotel de Londres, también un día lluvioso de Navidad, Gregorio Ordóñez me contaba, con la pasión verbal y gestual que en todo ponía, sus investigaciones sobre la infiltración de ETA en la Policía Municipal de San Sebastián y la angustia con que muchos vivían la presión terrorista en la capital guipuzcoana. Como réplica a algo de lo que me dijo, o a su tono, le dije que no deberíamos exagerar, y recuerdo como un aldabonazo su respuesta: “¿Exagerar? Cuando me peguen un tiro ya me dirás, Germán, si exagero o no”. Se lo dieron, y de qué manera, y ya no pude rectificar ante él y reconocer que no exageraba.

Intento analizar ahora que, a pesar de las apariencias, no hay modo de exagerar ante el peligro de una banda terrorista como ETA y el de sus integrantes totalitarios, que tienen en su arquitectura mental y moral, como parte fundamental de su ideología, la violencia. El llamado ‘Txapote’, ahora juzgado de nuevo después de haber sido condenado por terribles asesinatos, y otros de sus compañeros terroristas lo han demostrado con su desprecio a la ley y a las víctimas, con su actitud mafiosa en los tribunales, con sus declaraciones o berridos totalitarios antes las cámaras y los testigos. No me estoy refiriendo a cómo eran cuando cometieron los crímenes por los que ahora son juzgados, sino de cómo siguen siendo hoy. Lo suyo no representa un instante de enloquecimiento violento, sino un modo criminal y permanente de entender la vida. O de despreciarla, al menos la de los demás.

Conviene tenerlo en cuenta en un tiempo en el que más valdrían la prudencia y las cautelas, las líneas rojas bien definidas, que el entusiasmo por una “paz” que, a todas luces, es imposible construir con ellos. En este contexto, las palabras de la vicepresidenta Fernández de la Vega en la última sesión parlamentaria de control al Gobierno suponen una mezcla de preocupación y tranquilidad, aunque resulte paradójico, más allá de las reiteradas críticas a la oposición, que son parte, al parecer, de la estrategia del Gobierno en esta cuestión. Preocupación porque señala el peligro o, por decirlo de otro modo, nos habla no de un cierto peligro sino de un peligro cierto: las Fuerzas de Seguridad están en máxima alerta. Y tranquilidad, como decía, porque se disipa, al menos por el momento, la idea, no fundamentada, de que ETA ya no podría actuar como antes por la fuerza de las circunstancias o por la virtud demiúrgica de la maquinaria del “proceso”. Tener las cosas claras no siempre conlleva las mejores soluciones, pero sin duda ayuda. Si la vicepresidenta no exagera en las cautelas, y no lo hace, imaginen Gregorio Ordóñez…

Algo más que palabras
Editorial HERALDO DE ARAGÓN 30 Noviembre 2006

Repetir una y otra vez que en el "proceso de paz" no cabe la violencia, como hace el presidente del Gobierno, mientras los etarras manifiestan de mil modos su preferencia exclusiva por ella -robo de pistolas, exhibición de encapuchados armados, ataques a sedes de partidos, vandalismo callejero con intentos de homicidio, extorsiones a empresas, amenazas en los juzgados- empieza a ser difícil de aceptar.

Es cierto que el proceso de extinción de ETA será largo y difícil, pero no puede incluir tiempos neutros que sirven a la banda para ganar tiempo y recuperarse de la precaria situación material, política y social, agudizada tras la matanza islamista del 11-M en Madrid, que la obligó a interrumpir sus crímenes de sangre. El ministro del Interior pide que no se haga exégesis de los textos etarras. No se requiere, pues el panfleto oficial de la organización terrorista, además de amenazar a los periodistas franceses, afirma que la violencia callejera es la respuesta a los "ataques judiciales y policiales a la izquierda aberzale", lo que no necesita interpretación. Si los jueces y las fuerzas de seguridad cumplen con su función, dice ETA, habrá violencia callejera. Y el precio exigido es también explícito: que Batasuna participe "en las próximas elecciones de 2007".

Por descontado que el Gobierno no puede ceder y así ha dicho que será. Pero si, además, hay quien asegura -el nacionalista Joseba Egibar- que el Estado, al actuar como debe, da razones, excusas o motivos a los violentos, conviene que el presidente, al que toca la iniciativa en este difícil proceso, desvanezca dudas y añada a sus declaraciones verbales gestos eficaces dirigidos a la oposición, a las organizaciones ilegales y a los políticos "comprensivos" con éstas. A las palabras hay que sumar hechos que infundan confianza a quien más la necesita: la sociedad española, que vive intranquila y dividida una situación que requiere todo lo contrario.

ETA, ZP y el bloqueo dinámico
Lorenzo Contreras Estrella Digital 30 Noviembre 2006

Lo normal es que a Zapatero le invadan ahora mismo dos obsesiones: procurar que el llamado “proceso” de pacificación en el País Vasco, su actual bloqueo según se dice, no desemboque en una ruptura verdadera, y que la política internacional de su Gobierno, en el aspecto militar, no degenere en una implicación trágica de nuestros contingentes destacados lejos de nuestras fronteras. En ambos casos, las respectivas actitudes llevan aparejadas un fundamental objetivo: que no haya muertos en las filas españolas. Porque si los hubiere puede peligrar el verdadero sentido de la estrategia zapateril: la renovación del mandato presidencial, o sea, cuatro años más de poder en la Moncloa.

Por mucho que se hable de una ruptura del dichoso proceso vasco, cuesta trabajo creer que vaya a producirse. Porque, sencillamente, eso es algo que no conviene a ninguna de las dos partes implicadas en el contubernio del armisticio separatista. Mientras no haya muertos, ZP siempre podrá decir, junto con sus edecanes, que el progreso inmóvil de la pacificación va desarrollándose felizmente. Será algo parecido al funcionamiento de ese artilugio para entrenarse que consiste en correr sobre una cinta que se mueve en sentido contrario al “avance” del deportista, de tal manera que el ejercicio se efectúa, el movimiento sin avance se produce y no cabe decir que la cosa está bloqueada de verdad. Al menos no lo parece, de tal modo que, como recientemente declararon Rubalcaba y Patxi López, no es previsible “una ruptura del proceso”.

Es una deducción racional, pero no porque el Gobierno conduzca la operación supuestamente dinámica en el sentido de avance, sino porque a ETA no le conviene que la ficción se desvanezca y, en consecuencia, ZP afronte un auténtico riesgo de perder el mando del Gobierno en Madrid. La banda terrorista sabe perfectamente que un Zapatero no brota así como así en el campo de la política. Se trata de un hongo rarísimo. Eso de hacer concesiones sustanciales sin que parezca que las hace, esa continua referencia al bloqueo que no se bloquea, pero que parece bloqueado, con lo cual el Gobierno da la impresión de firmeza y ETA la sensación de que no transige en sus reivindicaciones, es un perfecto milagro de la representación escénica.

Hace unos días, en Gara, órgano oficial de ETA aunque sólo quiera pasar por oficioso, se podía leer, en sumarios periodísticos, esta maravilla de confesión informativa: “Rubalcaba pone por límite la Constitución pero habla de reflejar la voluntad de los vascos”; “Ahora tratan de presentar con naturalidad la existencia de conversaciones con Batasuna”.

Lo que haya por debajo de estas palabras es de libre interpretación. Conversaciones, haylas. Es que no ha dejado de haberlas desde antes de que ZP ganara las elecciones por accidente. Y la Constitución como límite que el Gobierno no está dispuesto a traspasar ni a dejar que otros lo traspasen es una de esas fantasmagorías políticas que ayudan a mantener el “tinglado de la antigua farsa”, como escribía Benavente en Los intereses creados. Intereses creados, a dúo, nunca mejor dicho.

Así pues, nada de muertos, aunque ardan cajeros bancarios, se mantengan las extorsiones y se roben armas. La abstención de muertos es esencial para que la farsa de la pacificación siga llamándose “proceso”. Y, por supuesto, nada de muertos tampoco en Afganistán y Líbano mientras pueda evitarse. Y se intenta a toda costa, no tanto por piedad hacia los posibles caídos en combate o episodios bélicos, sino por autocompasión de Zapatero a la hora de defender el primado de sus ambiciones políticas. O sea, nada de entierros capaces de arruinar el crédito del gran pacificador que nos sacó de Iraq e inactivó las armas de ETA. Hay que ganar las elecciones del 2008. Después, si hace falta, que venga el Diluvio.

LA ¿DIGNIDAD? DEL NACIONALISMO VASCO
Pedro de Hoyos Periodista Digital 30 Noviembre 2006

Conviene de vez en cuando escuchar a las víctimas, víctimas con nombres y apellidos, como Ana Iríbar y prestarles mucha atención. Pasa uno tantos tiempos escuchando y leyendo a los líderes de los partidos nacionalistas que termina intoxicado de egoísmo, nacionalismo, absolutismo, egotismo, victimismo, sabinismo, vasquismo, territorialismo y todos los “ismos” que pueblan el imaginario político de ese rincón del Cantábrico. Escuchar a las víctimas es algo muy conveniente que yo hago de vez en cuando, por varias razones, también para compensar tanto “ismo”

Así, escuchando a los que han perdido un marido, un padre o un hijo a manos bárbaras del terrorismo percibe cómo tiene que ser la vida en el País vasco de un no nacionalista. Leo y escucho, me informo, me entero y comprendo. Oigo llorar de rabia a quien me dice que se ve obligada a saludar en vasco cuando entra a la tienda. Se me ocurre una comparación: ¿no vivirán los no nacionalistas del democrático País Vasco como los nacionalistas vivían en el País Vasco de Franco? Puro franquismo. En tiempos de Ibarreche. De Ibarretxe, quiero decir. Puro frankismo.

¿Cuáles son los primeros valores para un partido democrático? ¿Qué consideraciones han de ponerse por encima de otras? ¿Qué debe primar en un partido? ¿Qué ideales son anteriores a los demás? ¿Es el nacionalismo un valor anterior a la justicia, a la igualdad, a la libertad u otros cualesquiera de los valores propios de una democracia? No debería un auténtico demócrata defender la Declaración de los Derechos Humanos antes que defender el socialismo, el liberalismo o el nacionalismo? ¿No se dignifica como ser humano quien defienda posiciones semejantes a éstas?

¿Pero defienden estas posiciones los partidos nacionalistas vascos cuando no impiden, toleran y tal vez auspician el dolor de quienes no comparten sus posiciones? ¿Son demócratas quienes vuelven la vista cuando alguien pierde cualquier derecho, tal vez el primero de todos, al entrar en una tienda? Puro franquismo vasco. Euskal frankismoa.

¿Y dónde poner a las decenas de miles de votantes que mantienen con su voto a semejantes partidos? No olvidemos que Hitler también era un demócrata. Hasta Franco convocaba aquellos referendums que le interesaba cuando le interesaba.

Conviene escuchar a las víctimas, conviene saber qué necesitan. A las víctimas de las dictaduras y a las víctimas de las democracias imperfectas. Es muy humano cobijarse a la sombra del que tiene el poder. O las pistolas. O el poder de las pistolas. O el poder gracias a las pistolas. Pero ponerse en el lugar de los que sufren la dictadura o la democracia, es divino.
Yo he apoyado que Zapatero negociara con ETA para que acabaran los asesinatos. Yo creía en su derecho a negociar como creí en el de todos los presidentes anteriores. Que negociara la entrega de armas. Que negociara que ETA aceptara las reglas de la Democracia. Eso era, o debería ser, un proceso de entrega de armas, no se podía llamar proceso de paz, porque no había guerra, sólo terrorismo, porque todos los muertos los pone el mismo bando, los ponemos los del mismo bando. Las balas las ponen siempre los mismos, los asesinos los ponen siempre los mismos.

Pero ETA no entrega las armas, se rearma. Pasa el tiempo, estamos ya en diciembre y ETA no acepta la Democracia, sigue intransigente, intolerante y fascista. Y sigue teniendo la comprensión de cierta parte de los políticos y del pueblo vasco. Como Franco, Como Hitler.

Y el tiempo pasa. Primero las armas, luego la política. Primero la democracia, luego el nacionalismo. Primero las víctimas, luego los programas. Primero el Derecho, luego también. A eso se llama ser digno, a eso se llama ser humano, a eso se llama dignidad.

MENUDA BROMA MACABRA
Editorial minutodigital 30 Noviembre 2006

Este miércoles el sanguinario etarra Txapote afrontaba el juicio por el asesinato, en 1995, de Gregorio Ordóñez. Horas antes del juicio, su viuda Ana Iribar, la viuda de Gregorio Ordóñez, afirmaba que, aunque "hoy se hace justicia en la Audiencia Nacional", el juicio no será suficiente mientras no haya libertad en el País Vasco y no haya "una sociedad con vencedores y vencidos". A ello añadía: "No queremos compartir vecindario, ni escuela, ni partida de mus, ni txikiteo con ellos. Que no nos hablen de reconciliación, las víctimas nunca hemos compartido mesa de juego con los terroristas, y nos cuesta entender el hecho de que algunos dirigentes políticos demócratas las compartan con ellos al margen de las instituciones".

Ya en la Sala de la Audiencia Nacional, acompañando a Ana Iríbar y al resto de la familia de Gregorio Ordóñez, estaban varios dirigentes del PP vasco. También, su presidenta, María San Gil, quien el día del asesinato de Gregorio Ordóñez estaba con él en el bar de San Sebastián en el que tuvo lugar el atentado. En su testimonio ante el tribunal, San Gil relataba que todo ocurrió "en un segundo" aunque cuando vio la pistola "en la nuca de Gregorio" le dio tiempo a pensar "menuda broma macabra".

En el otro lado de la moneda, a varios miles de kilómetros de Madrid, José Luis Rodríguez Zapatero, ante las nuevas amenazas de ETA, prefería dedicar más tiempo a criticar de nuevo, una vez más, la oposición del PP a su proceso de rendición. Sin irnos tan lejos, otros miembros del Gobierno socialista obviaban la realidad y en el caso del ministro del Interior incluso aseguraba no tener constancia de las nuevas cartas de extorsión enviadas por la banda asesina. Y todo ello sin olvidarnos del escandaloso caso de intentar tapar el atentado contra dos policías locales de Bilbao que a punto estuvieron de ser quemados vivos por dos proetarras.

Todos estos apuntes, que son la cara y la cruz de una realidad espantosa, nos dejan varias conclusiones. La primera de todas y la más importante es que el Estado de Derecho sigue funcionando a pesar del PSOE y sus oscuras intenciones. Y esta realidad es, sin lugar a dudas, el mayor consuelo para todas las víctimas y sus familiares. Pero en el otro lado de la balanza, desgraciadamente, nos encontramos a un Poder Ejecutivo empeñado en acorralar la Ley. Y para ello, no duda cada día en echar más leña al fuego mintiendo, ocultando e incluso acomodando la legalidad vigente a las exigencias etarras. Ellos dicen que para alcanzar la paz - ¿Qué paz? ¿Cuando hemos estado en guerra? -. La gente de bien pensamos, cada vez con menor resquicio para la duda, que para cumplir con la parte que les toca de un trato. Y aunque todo va muy deprisa, a los españoles nos está dando tiempo a pensar "menuda broma macabra".

Los frutos del terrorismo palestino
EDITORIAL Libertad Digital 30 Noviembre 2006

La ausencia del ministro de Interior francés Sarkozy vació de contenido una cumbre hispano-francesa que tenía como principal asunto a tratar a la banda terrorista ETA. De modo que Zapatero improvisó un "plan de paz" para Oriente Medio; se ve que lo de España es tan sencillo y está tan bien encaminado que, evidentemente, ZP sabía que debía ser generoso y exportar su ansia infinita de paz al extranjero. Ya hizo una improvisación semejante camino de la ONU, y como en Nueva York cualquier tontería es bien recibida siempre que sea antiamericana, el mismo padre de Kojo Annan celebró la ocurrencia de la "Alianza de Civilizaciones". Sin embargo, Israel es un país serio y no tardaron en llover las críticas a la propuesta, ay, española.

Pero no cabe duda de que por fin la propuesta de Zapatero y Moratinos ha encontrado el suelo fértil que buscaba. Si ya los terroristas de Irak celebraron nuestra retirada y los de Hezbolá alabaron las condenas inmediatas a Israel –con kefiya incluida– tras la respuesta militar al asesinato y secuestro de sus soldados por los terroristas, ahora es Hamás quien ha apreciado en su justa medida el "plan de paz" de Zapatero. Y lo ha hecho en los términos más apropiados y correctos en los que se puede evaluar todas las iniciativas de ese tipo que han surgido hasta ahora de este Gobierno: "por fin la intifada ha dado sus frutos".

Con Zapatero, todo terrorismo parece dar sus frutos. Los da, desde luego, el de ETA, que ha logrado internacionalizar el "conflicto", que un presidente español reconozca el derecho de autodeterminación, que el PSOE haya destruido el Pacto Antiterrorista y que se haya desandado todo el camino recorrido estos años en la lucha contra la banda. Los da el terrorismo palestino, que a cambio de matar transeúntes y viajeros de autobús consigue que se atiendas sus reivindicaciones. Y, sean quienes hayan sido los autores, todas las hipótesis apuntan a que también consiguieron sus frutos los asesinos del 11-M.

Zapatero es alabado por ETA y criticado por el PP. Del mismo modo, es bien recibido por Hamás y despreciado por Israel. Si hay algo de lo que puede presumir, es de coherencia.

El recuerdo de Ordóñez y la mirada de San Gil
EDITORIAL Libertad Digital 30 Noviembre 2006

Mientras Zapatero mantiene su calculado y colaboracionista "proceso de paz" con ETA, el juicio del asesino de Gregorio Ordóñez nos ha hecho recordar, una vez más, cómo la "memoria, dignidad y justicia" de todas y cada una de las víctimas debe ser el referente insoslayable para oponerse al ilegal, inmoral y contraproducente intento gubernamental de satisfacer a sus verdugos.

Gregorio Ordóñez fue uno de los pioneros en el ámbito político en denunciar, alto y claro, que no hay paz sin libertad y justicia y que cualquier intento de contentar o apaciguar a los etarras no hacía más que fortalecerlos. Pocos años antes de su asesinato, ETA había llegado a la conclusión de que debía "socializar el sufrimiento", especialmente contra los políticos, confiando en que de esta forma obtendría más rendimientos a sus ofertas de "paz". Hasta 1995 la mayoría de sus víctimas eran policías, militares y ciudadanos anónimos.

ETA eligió "muy bien" su víctima para iniciar lo que sería, a partir del asesinato de Ordóñez, una abierta escalada contra cargos públicos y políticos. La contagiosa valentía con la que Gregorio Ordóñez plantaba cara, no sólo a los etarras, sino a la complicidad y los lugares comunes del nacionalismo vasco, era un riesgo que no se podía extender.

El espíritu de Gregorio Ordóñez, como el posterior Espíritu de Ermua, aunque latente siempre en la mayoría de los ciudadanos, ha tenido avances y retrocesos en su pugna con el paradigma del "final dialogado de la violencia"; un paradigma del que todavía no han salido buena parte de nuestras élites políticas y mediáticas, y sobre el que Zapatero ha edificado su intento de acabar, con el anestésico del "alto el fuego" y el consenso de los separatistas, con el actual y constitucional "marco jurídico-político" del País Vasco.

Ese espíritu de implacable resistencia, que el pasado sábado se revivió en las calles de Madrid, lo hemos vuelto a ver este miércoles en la mirada que su entonces secretaria y actual presidenta del PP vasco ha dirigido al asesino de su compañero. San Gil, que estaba junto a Ordóñez cuando lo asesinaron, ha mantenido una mirada a Txapote que bien valdría por todo este editorial.

El País confirma que Zapatero ordenó no detener etarras.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 30 Noviembre 2006

Vengo analizando hace meses los editoriales de El País y siempre me ha llamado la atención el hecho de que intentando defender lo indefendible, el entreguismo de Zapatero a ETA, se les cuelan informaciones que confirman precisamente lo que quieren negar. Hoy en su editorial titulado “Primeras consecuencias” dice que la detención de los etarras del equipo de logística de ETA en Francia es una de las consecuencias de las que habló Zapatero tras el robo de las 350 pistolas, luego si no es por eso no los habrían detenido.

Uno de los datos más llamativos del timo del proceso de paz es el hecho de que las fuerzas de seguridad españolas llevan muchísimos meses sin detener etarras, salvo alguna excepción obligada por algún juez no concienciado de la necesidad de que la justicia se adapte a la realidad del proceso.

El editorial de El País dice “la detención de tres presuntos miembros de ETA ayer en Francia es seguramente una de las consecuencias que anunció el presidente del Gobierno tras el robo de armas de Nimes. Es de esperar que esas detenciones tengan también consecuencias políticas respecto a la desconfianza del primer partido de la oposición en relación a la actitud del Gobierno en estos momentos críticos del proceso iniciado con el alto el fuego de marzo.”

1.- Comienza con un paño caliente al hablar de “tres presuntos miembros de ETA”, saben seguro que son de ETA, tanto que ellos mismos así lo afirman en el titular sobre esa noticia en portada:

“Detenido en Francia el jefe del aparato logístico de ETA, Zigor Garro

Otros dos etarras han sido arrestados. La operación, conjunta entre España y Francia, continúa abierta”

Como es habitual en estos incoherentes de El País, ya tanto el titular como el propio artículo no aseguran que sean etarras.

“Detenido en Francia el supuesto jefe del aparato logístico de ETA, Zigor Garro Pérez

Marina Bernadó, colaboradora del comando Barcelona, y Ekain Mendizabal Múgica han sido también arrestados en una operación conjunta de la policía francesa y española

Tres presuntos miembros de ETA, dos hombres y una mujer, fueron detenidos ayer en el sur de Francia, según han informado a este periódico fuentes de la investigación.”

2.- Al decir que las detenciones son una de las consecuencias de las que hablo Zapatero tras el robo de las pistolas está diciendo que si no hubiesen robado las pistolas no habrían detenido a estos tipos de ETA en iguales circunstancias, o sea que alguien, Zapatero con toda seguridad, había ordenado no detener etarras y que ahora ha dado orden de detener solo a unos pocos del aparato logístico, pero que seguramente ya no habrán más detenciones.

Como digo, El País es la mejor fuente para conocer la realidad de lo que hace Zapatero.

3.- Están ya en tan baja forma los editorialistas que no dándose cuenta de que lo que afirman causará alarma en el partido de la oposición nos dicen que ahora el PP deberá volver al redil de los corderos aquiescentes y con el oficio de palmeros del proceso de paz con truco.

4.- Confirma el editorial la técnica de Zapatero para cumplir con su palabra de que con violencia no hay negociación pero negociando en realidad con la violencia de por medio, vean

“El último Zutabe de ETA, conocido ayer, justifica el rebrote de la coacción callejera (que incluye ataques a sedes de los partidos) como respuesta a las actuaciones judiciales y policiales contra la ilegalizada izquierda abertzale;
....
Las cosas están mal, pero peor lo tiene ETA, y eso hace que todavía estemos ante una oportunidad mejor que las de 1989 y 1998.”

Queda bien claro que les importa una higa la realidad, reconocen que las cosas están mal, pero se seguirá la negociación tras una paradiña, porque la violencia etarra nos depara una oportunidad mejor que las de 1989 y 1998.

Resumiendo, el editorial viene a decir que para Zapatero la situación actual es propicia para el proceso de paz de coña, les da igual la violencia, ellos dicen que el momento es genial a pesar de lo mal que está la cosa. Han conseguido una nueva cuadratura del círculo, mentir incluso cuando dicen la verdad.

La hoja de ruta de Zapatero al infierno necesita de El País como emisor de cortinas de humo que oculten la realidad de la iniquidad del proceso de paz.

Galicia
El bilingüismo del PP
Cristina Losada Libertad Digital 30 Noviembre 2006

Pensaba yo que cuando el PP de Galicia hablaba de "bilingüismo armónico" se refería a una cosa, aunque a decir verdad no sabía bien a qué. Pues si el bilingüismo a secas, sin adjetivos, estaba y está, modestia aparte, al alcance de mi entendimiento, acompañado de ese armónico me sonaba a música celestial, o sea, a sinfonía no de este mundo, sino de otro. Pero el caso es que recientemente he caído en la cuenta de que podía tener, el concepto aquel, un significado distinto. Y éste se me hizo patente cuando, hace dos semanas, dos diputados del PP presentaron en el Congreso una proposición para que se deje en paz a los profesores de Lengua y Literatura Española que quieran escribir la programación de su asignatura en el idioma que enseñan.

El asunto venía a rebufo de las presiones y amenazas a los docentes gallegos que se empeñan en utilizar el idioma común de los españoles en su labor profesional. Y lo curioso era que mientras el PP tomaba esa iniciativa en Madrid, no decía una palabra sobre el tema en Compostela. A ver si en eso consiste el bilingüismo. En tener dos lenguas o dos discursos que se utilizan según el lugar, el ambiente y las circunstancias. Muy armónico no parece, desde luego, eso de que un partido denuncie un abuso a varios cientos de kilómetros y no allí donde se comete. Pero la incoherencia tiene su explicación: las normas que obligan a usar el gallego como lengua vehicular de los documentos administrativos en la enseñanza fueron aprobadas por el PP gallego.

Lo mismo puede decirse de una Ley de Normalización Lingüística y un Plan de ídem que, aunque en teoría asumen la cooficialidad, en la práctica han permitido erradicar el español del espacio público. En suma, el PP gallego ha contribuido como el que más a que el castellano se haya vuelto, fuera del ámbito privado, en un idioma apestado. Ya han visto los profes recalcitrantes que, por emplearlo, uno se convierte poco menos que en un delincuente. Esta figura del delito lingüístico se perfila, tras la fregona, el chupa-chups, el autogiro, la guerrilla y alguna otra genialidad que me dejo en el tintero, como una de las grandes innovaciones españolas. El PP de aquí y de acullá podrá reclamar, con razón, su parte de gloria en el invento.

Y si son ciertas las filtraciones sobre lo que se debate en la ponencia que pergeña a puerta cerrada la reforma o el revolcón del Estatuto, va a seguir haciendo méritos en el empedrado del camino de la imposición lingüística. El actual Estatuto no incluye el deber de conocer el gallego. Lo intentaron en su día, con Fernández Albor a la cabeza, pero el Constitucional no lo tragó. Pues bien, los populares están dispuestos, por lo visto, a insertar en el nuevo texto una estrofa que establezca la igualdad plena de ambas lenguas o el mismo estatus jurídico. De ahí a la obligación que los nacionalistas quieren calzar a toda costa, y los socialistas con ellos, media un suspiro. El argumento que La Voz de Galicia ponía en boca de un dirigente del PP era sustancioso. "El Estatuto –decía esa fuente anónima– no tiene por qué ir más allá, porque después es cosa del gobierno que haya en cada momento poner el acento en una u otra política lingüística". O sea, que se plantaría la semilla para la obligatoriedad del gallego, y dependerá de quien gobierne el que se cultive y se aplique, o se tenga manga ancha y se deje hacer a la gente.

No sé qué es más preocupante, si la irresponsabilidad o la esquizofrenia que revelan estos hechos. Sólo sé que en Galicia el PP sigue sin defender la elemental libertad de idioma.

María San Gil
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 30 Noviembre 2006

Conozco a un puñado de ciudadanos vascos, dignos, prudentes y valientes y, no sé la razón, pero hoy me he acordado de ellos. Son hombres y mujeres que han optado por la resistencia firme frente a la barbarie estruendosa, por la calidez de los círculos cercanos ante la brutalidad de los espacios públicos y por la civilidad más recia como antídoto contra la violencia fría y vacía que sigue bañando las calles de esta tierra. Ellos saben qué tipo de sociedad quieren y, como los antiguos monjes medievales guardaban los tratados de los sabios ante los feroces ataques de los guerreros, han apostado por la defensa a ultranza de todo aquello que un día nos hará mejores y que servirá para recomponer un país que aún tardará varias generaciones en recuperarse de la destrucción ética provocada por los terroristas, por los cómplices de éstos y por quienes comprenden a los primeros y apoyan a los segundos.

Estas personas de las que hablo son pequeños héroes anónimos, furtivos en su propia tierra, que llevan grabada en la frente aquella frase de Francisco de Quevedo en la que el autor de "El Buscón" afirmaba que "donde existe poca justicia, resulta muy peligroso tener razón". Por ello, guardan en su particular caja fuerte algunos versos de Bertold Brecht, varias películas de Woody Allen, capítulos olvidados de la Biblia y algunos artículos de Francisco Tomás y Valiente que los más descerebrados del lugar jamás se molestarán en leer. A veces, agotados de sobrevivir en una de las regiones éticamente más desoladas de Europa, estos modelos de civilización que conforman el cada vez más voluminoso exilio interior vasco han renunciado a darse contra un muro para defender los principios democráticos más básicos, los derechos individuales y los pilares fundamentales de la convivencia civil. A cambio, se dedican exclusivamente a salvar lo que se pueda del naufragio colectivo en el que hemos sucumbido desde el momento en el que el nacionalistas y socialistas apostaron por sentar a los etarras en las mesas de hablar y desde el día en el que no pocos decidieron apoltronar a los criminales en las más altas cumbres del poder.

Estos hombres y mujeres de los que hablo son personas corrientes y molientes encerradas en una torre de marfil a la que nunca pensaron que tendrían que volver. Convencidos de que colectivamente son muy pocas las cosas que nos quedan por perder, estos nuevos y voluntarios expatriados se pasean como lúcidos fantasmas por las calles vascas contemplando impasibles cómo la aberración se convierte en normalidad, como el abuso de los violentos se transmuta en costumbre y como la legalidad aceptada por la mayoría estalla ante la negociación política emprendida por el Ejecutivo socialista con quienes jamás aceptarán ninguna norma de convivencia democrática. Para compensar tanta impudicia, a ellos se les puede ver en bancos solitarios enseñando a sus hijos a leer mientras los fascistas encapuchados destrozan un autobús o negando con insistencia su presencia en todos esos locales pestilentes que hacen ostentación permanente del terror y que se dedican a la pompa pública de la barbarie terrorista.

No se confundan. Estos cruzados vascos de la civilidad no pertenecen a ese grupo de abanderados del pesimismo histórico a los que tan acostumbrados estamos en este país. Ellos, mejor que nadie, confían en que a la Euskadi convulsa de hoy le suceda un futuro cargado de posibilidades; pero, por si ese tiempo tardara en llegar, han decidido crear pequeños espacios ilustrados en los que se manosea la palabra España sin que nadie resulte sospechoso, en los que se guardan viejos recuerdos de tolerancia y donde a nadie se le revuelven las esencias nacionales cuando se habla de la cultura viva, mestiza y cosmopolita que caracteriza a nuestro mundo. La verdad es que son unos ciudadanos muy especiales. Saben del valor de una caricia cuando todo a su alrededor parece venirse abajo, comprenden a la perfección que la dignidad de cualquier persona vale más que miles de banderas ondeando al viento y asumen que están encerrados en un callejón sin salida: o resistir íntegros al chantaje cotidiano de los que quieren imponer su ideología sangrienta a base de violencia y amenazas, o marchar definitivamente a parajes más idílicos donde solamente se vivan los problemas propios de una sociedad avanzada de comienzos del siglo XXI.

A pesar de todo, que nadie se lleve a engaño: son autoexiliados, pero no son ingenuos ciegos y sordos dispuestos a aceptar cualquier ofensa o humillación. Son pacíficos, y solamente utilizan las armas de la ley, el lenguaje y la razón, pero hay quien dice que, en algunas ocasiones, se les ha visto crispar el rostro, apretar los puños con fuerza, y llorar. Personalmente, si yo fuera de esos que están dispuestos a destrozarlo todo para construir una nueva sociedad basada sobre la impostura y el horror, me lo pensaría dos veces antes de seguir por ese camino de perdición. Algunas de estas personas han enseñado los dientes para defender las amarillentas páginas de la primera edición de una Constitución, otras se han arremangado con decisión para proteger el derecho de todos los Arcadi Espada del mundo a decir lo que piensan y se sabe a ciencia cierta que algunos, los más exaltados y atrevidos, han jurado defender hasta el final el régimen de libertades que un día ayudaron a levantar. No es broma. Creo que esta gente recuerda lo que es perder la libertad y pienso también que no olvida todos los sufrimientos que un día tuvieron que padecer para recuperarla.

No sé la razón, pero ayer, viendo a María San Gil declarando ante un psicópata asesino como Javier García Gaztelu, 'Txapote', me he puesto a pensar en estos ciudadanos vascos de los que ahora les he hablado.
http://gonzalez-zorrilla.blogspot.com/

ZIGOR GARRO PÉREZ, MARINA BERNARDÓ Y EKAIN MENDIZÁBAL
Detenidos tres etarras en el sur de Francia tras meses de vigilancia por parte de la Policía gala
Agentes de la División Antiterrorista francesa detuvieron este miércoles por la noche a tres terroristas de ETA. Se trata de Zigor Garro Pérez, Marina Bernadó y Ekain Mendizábal Mújica. El primero está considerado el jefe de la logística de ETA y podría estar relacionado con el robo de armas en Vauvert. La segunda, es una huida del grupo "Barcelona". El tercero figuraba en la lista de los más buscados por Interior desde 2003. Otros dos terroristas de ETA, según varias agencias de información, se habrían fugado. Presidencia del Gobierno rectificó la "máxima alerta" anunciada por De la Vega a primera hora de la tarde. La operación parece ser fruto de varios meses de vigilancia por parte de la Policía gala y habría contado con información policial de Madrid.
Agencias Libertad Digital 30 Noviembre 2006

Los tres terroristas de ETA, dos hombres y una mujer, fueron detenidos en la localidad de Québac, situada en el departamento de Lozere (sur de Francia), según informaron fuentes próximas a la investigación. Los etarras no se resistieron en el momento de su arresto, que se produjo a última hora de la tarde.

La Policía francesa, que llevaba entre mes y medio y dos meses, según las fuentes, vigilando el chalet de la localidad francesa donde vivían dos de los arrestados, se ha incautado en el registro practicado de un ordenador que podría contener información de vital importancia. Además, las autoridades galas intentan localizar a otras dos personas, que se habrían fugado en el desarrollo de los arrestos y que habrían concertado una cita con los detenidos, añadieron las mismas fuentes.

La primera identidad que trascendió fue la de Zigor Garro Pérez, máximo responsable de la estructura de ETA dedicada a facilitar logística. Precisamente, Garro Pérez está siendo juzgado en rebeldía en Francia en el mismo juicio en el que la banda amenazó al país vecino con "extender el conflicto" si no colabora en la negociación.

El proceso judicial abierto contra la estructura logística de ETA por el denominado zulo de Txernóbil se dirige contra 14 integrantes de la banda terrorista. Dada su vinculación a esta estructura y su no asistencia al proceso judicial, el presunto etarra habría escalado posiciones hasta llegar a dirigirla. El zulo de Txernóbil, situado en la finca de Rivière-Saas-et-Gourby, fue descubierto por la policía francesa en julio de 2002.

La segunda identidad confirmada fue la de Marina Bernardó, que se encontraba en búsqueda y captura. Pareja sentimental de Zigor Garro, perteneció al grupo Barcelona de la banda terrorista y está acusada también de ayudar a otros miembros de ETA, como Fernando García Jodrá, a huir de España.

El tercero de los detenidos es Ekain Mendizábal Mujika, nacido el 25 de febrero de 1981 en Lazkao (Guipúzcoa), que figura desde septiembre de 2003 en la lista de terroristas más buscados que configura el Ministerio de Interior para solicitar la colaboración ciudadana a través de Internet. El juez Baltasar Garzón le procesó el 13 de mayo de 1999 por varios atentados, junto a su hermana Idoia Mendizábal Múgica, Idoia Garmendia Imaz, Iñaki Zabalo Lapitzondo, Aitor Aseguinolaza Iztueta, Arizt Ceberio Aramburu y Ander Geresta Azurmendi.

El departamento de Lozere donde se han practicado estas tres últimas detenciones es vecino del de Aveyron, donde el pasado viernes la policía encontró un coche robado y abandonado por dos presuntos etarras que una semana antes habían dejado de forma precipitada su vivienda de alquiler en Montjaux, a menos de 50 kilómetros donde fue hallado el vehículo.

Según informa Europa Press, la colaboración entre las autoridades de ambos países fue determinante en este caso, ya que la operación se realiza de forma conjunta con el Cuerpo Nacional de Policía español. La información que condujo a los arrestos partía de la Comisaría General de Información de la Policía española, y los contactos entre el director de la Policía francesa, Michel Caudín, y el director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, fueron permanentes.

"LE PIDO QUE DIGA ESO, QUE BARRENA MIENTE COMO UN BELLACO"
Rubalcaba evita desmentir a Batasuna sobre Navarra pese a la petición expresa de Del Burgo
El diputado del PP, Jaime Ignacio del Burgo reclamó este miércoles a Rubalcaba que desmintieran la afirmación de Batasuna de que Navarra ha estado "desde el primer momento" en la negociación con ETA. "¿Afirma que Barrena miente? –le preguntó–. Le pido que diga eso, que miente como un bellaco. Eso es lo único que le pido". Sin embargo, el ministro de Interior evitó responder a esta cuestión tan concreta y se limitó a decir que UPN plantea esta cuestión porque teme perder las elecciones.
Agencias Libertad Digital 30 Noviembre 2006

Del Burgo pidió al ministro que lance "un mensaje de tranquilidad" a la sociedad navarra y proclame que no va a "tolerar que nadie suplante la voluntad de sus instituciones". A su juicio, los socialistas están a la espera de que se produzca "el relevo" en el Gobierno foral para "entregar el gobierno a los nacionalistas". "Y a partir de ahí, tendrá las manos libres para sentar a Navarra en la mesa de negociaciones –enfatizó–. Dígame que esto es de una mente calenturienta y que nunca han pensado ni aceptarán llevar a Navarra a la mesa de negociación".

El diputado de UPN señaló que el portavoz de Batasuna, Pernando Barrena, ha afirmado hoy mismo que Navarra ha estado "desde el primer momento en el proceso aunque algunos prefieran negarlo". "¿Afirma que Barrena miente? –le preguntó a Rubalcaba–. Le pido que diga eso, que miente como un bellaco. Eso es lo único que le pido". Según recalcó, el Gobierno debe respetar las resoluciones del Congreso y "no aceptar ninguna mesa de diálogo extraparlamentaria" para debatir peticiones de "ETA-Batasuna" relativas a la "ensoñación" de Euskalherria o la celebración de un referéndum que incluya Navarra.

Del Burgo censuró que Rubalcaba haya pretendido hacer un "debate sobre la tregua de 1998". "La comparación entre lo que ocurrió entre 1998 y lo que estamos viviendo en este momento es radicalmente diferente y lo sabe perfectamente", señaló, tras recordar algunas manifestaciones que hace ocho años hizo el actual ministro de Interior. A continuación, hizo un repaso de las últimas acciones de ETA, como el robo de 350 pistolas en Francia, las cartas de extorsión o el terrorismo callejero para recalcar que el presidente del Gobierno "no dijo la verdad" cuando afirmó que la organización terrorista había cesado en su actividad criminal.

"Vuelvan a la senda de la Constitución"
Finalmente, acusó al jefe del Ejecutivo de pagar un precio político a ETA porque "si el balón está en el campo contrario es porque los dos equipos habían decidido ponerse la camiseta y salir al campo a jugar". Según dijo, el Estado democrático "no puede rendirse ante el terror" y "si se hacen concesiones políticas, el terrorismo queda legitimado". "Están a tiempo, enderecen el rumbo y vuelvan a la senda de la Constitución", aseveró, para añadir que de esta forma conseguirán el respaldo del PP.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo que la acusación que se lanza desde UPN y el PP acerca de que los socialistas pretenden negociar el futuro de ETA en el marco del proceso de paz es un "dislate" con fines electoralistas, primero porque "es mentira" que desde el PSOE se plantee esa posibilidad, y segundo porque, incluso si quisieran modificar el estatus de la comunidad foral, no dependería de un Gobierno, sino de los propios navarros. Señaló que esas insinuaciones se vierten ante el riesgo de que UPN pierda la mayoría absoluta en las elecciones de mayo de 2007. "Ustedes creen que levantando el fetiche de que los socialistas quieren la unión con Euskadi, ganarán –explicó–. Por eso estamos en este debate".

Según dijo, la declaración del presidente del gobierno sobre el hipotético diálogo con ETA "clarificó la terminología" y "marcó las reglas del juego", y entre ellas ya citó "la sujeción a la legalidad", que en el caso de Navarra es el Amejoramiento. "Ese es el marco legal en el que todos nos debemos mover, empezando por el Gobierno", proclamó.

Rubalcaba: "nos gusta la singularidad de Navarra"
Rubalcaba agregó que el Amejoramiento es "una singularidad notable" que "establece que Navarra es la más singular de todas las comunidades". "Y al Gobierno le gusta la singularidad de Navarra, que dice bien a las claras que Navarra nunca será lo que los navarros no quieran que sea –enfatizó–. Esa es la situación y a ella hay que remitirse". Por ello, instó al PP y a la UPN a dejar de hablar de cuestiones como la unión de Navarra con Euskadi, pues ni el Gobierno socialista lo ha planteado ni podría hacerlo porque, aunque quisiera, "nunca se podrá hacer si no lo quieren los navarros, que tienen primera y la última palabra".

El ministro se preguntó por qué Del Burgo no planteó sus dudas al presidente José María Aznar durante la tregua de 1998. "¿O es que cuando fueron a Suiza no sabían que ETA tenía un pacto con los nacionalistas? –inquirió–. El precio político de la tregua del 98 se pagó por adelantado y ése fue el problema y la culpa no es de los socialistas". Además, recordó que la expresión "proceso de paz" ya fue utilizada por Aznar en octubre de 1998, sólo quince días después de la declaración de tregua de ETA, y que volvió a utilizarla en otras ocasiones, como antes se había recogido en distintas iniciativas del Parlamento navarro. Igualmente, pidió saber por qué Aznar pudo acogerse al punto 10 del Acuerdo de Ajuria Enea para justificar el diálogo de 1998 y sin embargo ahora se reprocha al Gobierno socialista.

Su conclusión es que el PP, estando en la oposición, se ha dedicado a "oponerse sistemáticamente" a la política antiterrorista del PSOE porque está en el Gobierno, vulnerando "la esencia" del Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo. Y todo ello, agregó, a debilita al Estado y sólo beneficia a los terroristas. "¿A quién se cree que beneficia eso? ¿Por qué salen cinco veces a la calle a gritar contra el Gobierno en lugar de hacerlo contra ETA? Ustedes saben que cuando estamos juntos, somos fuertes, y ahora ustedes ahora debilitan al Estado", zanjó.

Ana Iribar: «Reclamo para el País Vasco un futuro con vencedores y vencidos»
«No queremos compartir partida de mus, ni vecindario ni «txiquiteo» con asesinos»
BLANCA TORQUEMADA. MADRID. ABC 30 Noviembre 2006

Pidió un futuro limpio, «con vencedores y vencidos». Ana Iríbar compareció junto a su cuñada, Consuelo Ordóñez, y desgranó con dignidad incombustible cómo está siendo, desde hace tantos años, su «proceso». Un «proceso» que no arrancó aquel día de 1995 en el que ETA asesinó a su esposo, el joven teniente de alcalde de San Sebastián, Gregorio Ordóñez, sino mucho antes «cuando empezaron los insultos, las amenazas, las pintadas en nuestro portal que Goyo se encargaba de limpiar para que yo no pudiera verlas...».

Después del trago amargo de la Audiencia Nacional a primera hora de la mañana (donde tuvo que afrontar en sede judicial los detalles de aquella muerte anunciada, injusta, cruel, en presencia del acusado del crimen, el asesino en serie «Txapote») la viuda de Ordóñez ofreció una rueda de prensa en un hotel de Madrid en la que se desbordó el aforo de la sala. Maite Pagaza, la familia de Fernando Múgica, Marimar Blanco, Cristina Cuesta, Daniel Portero o Mikel Buesa fueron sólo algunos de quienes ayer arroparon a Ana Iríbar y a Consuelo Ordóñez y brindaron a la sociedad un nuevo testimonio de que la unidad de los demócratas sí existe en la «base» aunque se haya liquidado desde las instancias gubernamentales. Esta vez acudieron en tributo a la memoria de una víctima que lo fue por militar en el Partido Popular, como en otras ocasiones se han movilizado para revindicar a los asesinados por ser socialistas.

No fue el de la viuda, en nombre de la Fundación Gregorio Ordóñez, un alegato ofuscado, sino un sólido ejercicio de lucidez, argumento a argumento y certeza a certeza. Primero colocó en su justo lugar al procesado: «Un criminal inhumano -dijo de «Txapote»- que asiste a los sucesivos procesos ajeno al dolor de los familiares de sus víctimas, sin la menor muestra de arrepentimiento, sin esa humildad inherente a quien se sabe culpable. Es un ejemplar más de la tribu nacional-terrorista, educado en el odio y en la mentira, con plomo en las entrañas y miedo en las venas». En su miseria moral «no está solo», adujo Ana Iríbar, sino alentado por «el aspirante a demócrata Otegi» y por «un Gobierno nacionalista vasco que mantiene su política de ayuda a los familiares de los terroristas para visitar a los presos, mientras niegan apoyo a los de las víctimas». Denunció también el asedio del odio «más allá de la muerte»: «Atentaron en tres ocasiones contra su tumba, atacaron a su hermana, nos negaron iglesias para celebrar su funeral. Nos fuimos del País Vasco. Y hoy se hace justicia».

«No queremos más Azcoitias»
«Nuestro «proceso» ha sido -argumentó, tomando prestadas las palabras del presidente del Gobierno- duro, largo y difícil». En ese punto, advirtió que se mantendrá en «permanente vigilancia» del cumplimiento íntegro de las penas. Y aseguró que el camino andado «no será suficiente mientras queden por resolver decenas de casos que no deben, no pueden prescribir».
Luego se refirió, inevitablemente, a esa impunidad social que no computa en el «debe» de quienes aspiran a ser reconvertidos en demócratas en el proceso de negociación: «La condena no será suficiente si el asesino de mi marido abre una cristalería en la puerta de mi casa. No queremos más Azcoitias en el País Vasco. No queremos compartir vecindario, ni escuela, ni partida de mus, ni «txikiteo» con ellos. Que no nos hablen de reconciliación, por favor, las víctimas nunca hemos compartido mesa de juego con los terroristas y nos duele y nos cuesta entender el hecho de que algunos dirigentes políticos socialistas y nacionalistas las compartan con ellos al margen de las instituciones. Son demasiados años sin poder pasear por determinadas calles o entrar en determinadas tiendas y, sobre todo, demasiados años de silencio. El juicio de hoy no será suficiente mientras no haya libertad. Que no se nos hable de «proceso de paz» porque en el País Vasco no hay guerra sino tragedia impuesta por la organización terrorista ETA».

Por eso, Iríbar, que sufrió el asesinato de su esposo cuando su hijo tenía sólo un año, hizo notar que un cierto respaldo social, o incluso un apoyo masivo, no puede legitimar en ningún caso al terrorismo totalitario: «Ser elegido por miles de alemanes no hizo de Hitler un demócrata».

Así, reiteró que «el juicio de hoy no será suficiente sin la vigencia de la Ley de Partidos» y ofreció su traducción de lo que debe significar un «proceso duro, largo y difícil» en los términos exigidos por la dignidad de las víctimas: «Entiendo que el presidente se refiere a que larga será la estancia de los etarras en la cárcel, duras sus condenas y difícil su reinserción».

El PSOE adapta la regulación del TC al nuevo Estatuto catalán
J. L. LORENTE ABC 30 Noviembre 2006

MADRID. El PSOE cede a las pretensiones de los partidos nacionalistas y abre la puerta a la participación de las autonomías en la designación de miembros del TC. Así lo acordó ayer la ponencia parlamentaria encargada de la reforma de la ley orgánica del Tribunal Constitucional durante una reunión a puerta cerrada en el Congreso de los Diputados. El PP fue el único grupo que se opuso a la enmienda presentada por CiU, ERC y PNV.

En concreto, la enmienda establece que «los magistrados propuestos por el Senado serán elegidos entre los candidatos presentados por las asambleas legislativas de las comunidades autónomas en los términos que determine el Reglamento de la Cámara».

Los nacionalistas se felicitan
En la actualidad la designación de los doce magistrados que componen este órgano se reparten entre el Congreso -que elige a cuatro-, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) selecciona a dos magistrados y otros dos el Gobierno, a los que se suman los otros cuatro jueces a designación del Senado.

Los nacionalistas e independentistas catalanes se felicitaron ayer por el éxito alcanzado, ya que se trata de la primera reforma de ley orgánica que se «adapta» al nuevo Estatuto de su comunidad autónoma. Precisamente, la reforma aprobada ayer se añade a la previsión del nuevo texto estatutario que establece -en su artículo 180- que la Generalitat participará en los procesos de designación de magistrados del Tribunal Constitución.

El portavoz en materia de Justicia de CiU en el Congreso, Jordi Jané, aplaudió la aprobación de esta propuesta de los nacionalistas, ya que «abre la vía para la participación de las comunidades autónomas en la designación de magistrados al Tribunal Constitucional». En este sentido, recordó que «hasta el momento las autonomías nunca participaron formalmente en el proceso de proponer candidatos, mientras que sí lo hace el Gobierno directamente eligiendo a dos magistrados». «Teniendo en cuenta que el Tribunal Constitucional tiene que resolver muchos conflictos entre el Gobierno y las comunidades autónomas, es lógico que estas últimas puedan participar en las propuestas de selección de miembros del TC», afirmó.

Además, el portavoz de Justicia de CiU señaló que, sin cambiar la Constitución, «con el texto acordado se abre una vía importante, a través de los cuatro magistrados que elige el Senado, para establecer la participación de los parlamentos de las comunidades autónomas en los procesos de renovación del Tribunal Constitucional, como un primer paso en el reconocimiento de esta necesaria participación autonómica en este ámbito».

ERC: «Un gran avance»
También el portavoz parlamentario de ERC, Joan Tardá, calificó de «gran avance» que los parlamentos autonómicos puedan proponer magistrados del TC. «Se trata de un primer paso muy importante en el proceso de descentralización del Poder Judicial en el Estado español», afirmó tras destacar que es la primera ley orgánica que se «adapta» al Estatuto catalán.

El grupo de ERC mantendrá vivas para el debate en comisión de la reforma otras enmiendas, entre ellas una que se refiere a la posibilidad de que las comunidades puedan presentar un conflicto negativo de competencias o aquella que señala que cuando el Gobierno presenta un recurso de inconstitucionalidad contra una norma autonómica, el Tribunal Constitucional pueda rechazar la suspensión automática de la norma mientras se decide el recurso.

Las víctimas no se rinden
José Donís Català Periodista Digital 30 Noviembre 2006

De manera similar al famoso "Qui Prodest" de los Philip Marlow romanos, para medir la eficacia de un acto se puede recurrir a sus efectos contrarios: a mayor reacción, mayor eficacia.

Es la primera regla de los REACCIONARIOS, del pensamiento único y el totalitarismo.
Anoche veía en la TV3 un reportaje sobre lo de siempre... Que si la oprimida cultura catalana, que si la momia de Franco, que no debe tener ni gusanos de lo vieja que es... La "heróica" Pasionaria en el exilio (ni una palabra de que compitió con el momio a ver quién era más asesino y cruel). En fin, ahora resulta que eran todos demócratas, unos héroes, todos luchando 40 años contra el fascismo...

Bueno, pues todo esto, a cuento de que impresionaba ver la barbaridad de gente manifestándose en Barcelona para dar su apoyo al dictador. ¿Y porqué? ¿Porqué se manifestaban?:

Pues por el "efecto reacción".
El régimen de Franco había recibido un buen palo en Naciones Unidas tras la condena a muerte de un héroe de la resistencia francesa, un español del PCE. Los REACCIONARIOS organizaron todo un show en Madrid y Barcelona con el baño de masas enfervorizadas ante la vista de su "caudillo", más o menos medio millón en cada ciudad y el NO-DO funcionando a todo trapo.

La manifestación de las víctimas del terrorismo ha sido un éxito absoluto. Basta analizar el atrincheramiento de los nuevos REACCIONARIOS, es decir, el señor Rodríguez, presidente del gobierno, que puede acabar destruyendo el PSOE por ese camino. Parece casi un juego de niños editar un DVD con declaraciones sacadas de contexto, olvidando que Batasuna era un partido legal (no había sentencia del Supremo asimilando esa formación a ETA), o metiendo frases de un "protavoz del gobierno" cuando ya no era tal. Todo eso sumado a la burda manipulación de pretender paralelismos entre una situación y otra.

Lo más grave es, quizás, esa obsesión de todos los políticos por el "TÚ MÁS". Supongamos por un momento que el DVD del Ministerio de Adoctrinamiento y Propaganda estuviera en lo cierto y ambos casos fueran comparables:

¿Y qué? ¿Qué sería la conclusión que de ello se extrae?
¿Que se deben repetir lo errores? No es suficiente con una TREGUA-TRAMPA, ahora nos avisa la France que ETA se está rearmando, que el propio Txeroki está organizando a más de 500 fanáticos asesinos para la reentré bestial de la violencia, que ya tienen las armas más difíciles de conseguir (armas cortas)... ¡Y además no las compran! No, perpetran un atraco con secuestro y robo de vehículos dejando huellas etarras a tut i plen. Consiguen que el gobierno lo niegue, que el presidente prometa "medidas en caso de" y que nuestro ministro de interior desacredite a su homólogo francés. Cuando ya tienen la ensalada aliñada, sacan un Zutabe chuleando de que las pistolas las tienen ellos y que cuidadín, que quién dispara, manda...

Pues no, no mandan.
Porque no nos da la gana rendirnos.

Porque a quien le han matado un hijo, asesinado a su esposa o reventado los sesos de su padre, tiene un concepto distinto del miedo.

Algunos han perdido tanto que ni siquiera sienten más miedo. No pueden. La memoria y dignidad de los asesinados empuja con fuerza a los que quedan aquí, defendiendo aquello por lo que ellos lucharon.

Hoy se juzga a los ASESINOS MAFIOSOS que presuntamente mataron a Gregorio Ordóñez.

"Concentración en memoria y recuerdo de Gregorio Ordóñez"
Estimados amigos:

Mañana miércoles, día 29, se celebra por la mañana en la Audiencia Nacional la vista oral del juicio contra Txapote y otros etarras acusados del asesinato de Gregorio Ordóñez, teniente de alcalde de San Sebastián, en enero de 1995.

Todas las personas que quieran acompañar a los familiares de Gregorio Ordóñez, deberán acceder a la Audiencia Nacional por la puerta de la calle Génova, a partir de las 9:45 horas.

Por la tarde, en San Sebastián, COVITE (Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco) y la Fundación Gregorio Ordóñez han convocado a una concentración en los Jardines de Alderdi Eder, junto al Ayuntamiento, a las 19:30h.

Llamamos a cuantas personas tengan disponibilidad a participar en ambas actividades como apoyo directo a los familiares y en recuerdo de Gregorio Ordóñez, así como para reiterar nuestra negativa a que las víctimas del terrorismo sean marginadas de la discusión en torno a las vías para acabar con el terrorismo.
Foro Ermua

EL COMANDANTE PIZARRO SOLICITÓ UN PUESTO DE COMISARIO
La Generalidad rechaza el ingreso en los Mossos de un guardia civil por no tener el "nivel c" de catalán que tampoco tiene Montilla
La paulatina desaparición de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado ha motivado que muchos agentes soliciten el ingreso en la Policía autonómica. Este es el caso del comandante de la Guardia Civil, Pedro Pizarro. Según informa el diario e-noticies.com, Pizarro, adscrito hasta ahora al Aeropuerto del Prat, se presentó al concurso que asignará los seis nuevos comisarios de los Mossos de Esquadra pero su solicitud fue rechazada por no tener el nivel de catalán requerido. Es el conocido como "nivel c", al que no llega el presidente de la Generalidad, José Montilla. Las fuentes consultadas por e-noticies.com argumentan que "no es un requisito para ser presidente de la Generalidad".
Libertad Digital 30 Noviembre 2006

Las fuentes próximas al Departamento de Interior de la Generalidad que cita e-noticies.com al comandante Pizarro "en todo caso se le va a hacer un examen, pero no lo va superar". Al plantearles que Montilla tampoco tiene ese nivel de catalán, las mismas fuentes lo admiten pero señalan que no "es requisito para ser presidente de la Generalidad". Además añaden que el "jefe de los mossos de Sabadell también proviene de la Guardia Civil, pero superó los exámenes de catalán".

El diario e-noticies.com señala que el caso del comandante Pizarro no es el único, ya que también fue rechazado por el mismo motivo un responsable de una policía local, cuyo nombre no ha trascendido. El gabinete de prensa de Interior de la Generalidad y el de los Mossos de Esquadra no han querido hacer ninguna valoración oficial.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial