AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 21  Diciembre  2006
Hay acuerdo PSOE-Batasuna: detener la tregua no anularía el proceso
Pascual Tamburri elsemanaldigital 21 Diciembre 2006

Para ETA hay cosas no negociables. Esto lo sabía Zapatero antes de empezar, como lo han sabido todos los aspirantes a interlocutores de la banda desde los tiempos del coronel San Martín en los "servicios". ETA quiere un Estado vasco soberano que abarque cuatro provincias españolas (cuatro y pico si incluimos Trucíos y Treviño), y nunca va a renunciar a esa meta. Podrá caminar más o menos rápidamente, podrá ir por uno u otro camino, pero ETA no va a dejar de pedir eso al Estado español, gobierne quien gobierne.

Hay quien piensa que Zapatero es tonto, o que fue un iluso al iniciar su diálogo con ETA. Yo no lo creo así. El PSOE sabe, desde hace cuatro décadas, que ETA está dispuesta a hablar de las modalidades, formas y pasos de rendición de España, y que en eso –sólo en eso- pueden ser flexibles, generosos y comprensivos. El "proceso" nunca fue ni pudo ser un verdadero "proceso de paz" en el que ETA se disolviese y el Gobierno mostrase una cierta magnanimidad, sino que desde el principio fue planteado por ETA como un proceso hacia la autodeterminación. Zapatero lo ha aceptado así al reunirse hace una semana con ETA, a pesar de todo, al pedir hace cuatro días a Batasuna que se cumpla lo anunciado en Anoeta y al intentar colocar anteayer al PP donde lo necesitan los independentistas.

Las cartas están sobre la mesa, y pase lo que pase siguen moviéndose. Insisto: pase lo que pase. Al aceptar negociar con ETA y Batasuna en los términos marcados por estas organizaciones, el Gobierno de Zapatero y su partido han cruzado un Rubicón. Aunque ETA haga una "tregua de la tregua" y reanude alguna más de sus actividades –en realidad son pocas las cosas que no hace- el PSOE ya habrá dado un paso político irreversible hacia la autodeterminación. Y salvo que el PSOE renueve totalmente su elite dirigente la cosa volvería a empezar, o se retomaría, más pronto que tarde.

Me van a permitir ustedes ir un paso más allá. Estamos en medio de rumores de ruptura de la tregua, y no sé si serán veraces o no. Pero si resultasen serlo al PSOE no le vendría del todo mal. Al fin y al cabo hay ya demasiados votantes socialistas descontentos con la negociación y sus previsibles resultados. A Zapatero, con su potencia mediática, no le resultaría tan desagradable llegar a las urnas con la "tregua" rota, pero poco: unas bombas, unas payasadas más de Garzón y cosas así.

Con aire de dignidad ofendida, el presidente podría salir a explicarnos que ETA se ha asustado ante su firmeza negociadora y que además la culpa de la ruptura es de Rajoy. Convencidos de tamaño coraje, muchos españoles que hoy dudan votarían a Zapatero en unas elecciones anticipadas. Con ese aval a su "negociación con firmeza", Zapatero podría volver a negociar, con más capacidad de atender las peticiones de la banda. Y con un poco de (mala) suerte, con Navarra en la mano. Si sigue la tregua, Zapatero está cediendo; si se interrumpe, cederá después, porque no es tonto.

Proceso de rendición
Último día de otoño
GEES Libertad Digital 21 Diciembre 2006

Acabó el otoño y con él el supuesto plazo fijado por la banda terrorista ETA a Zapatero para desbloquear la negociación entre ambos. Casualmente, en ese mismo momento varios medios de comunicación informaban sobre un supuesto primer encuentro directo entre el Gobierno y los terroristas. El ministro del Interior no desmintió esa información, aunque tampoco la confirmó. Abandonó, eso sí, la cantinela de que el proceso no arranca para situarnos en una nueva dimensión, el proceso se encuentra en su "fase preliminar".

En las semanas previas al fin de este otoñal ultimátum el proceso de negociación ha vivido cierta esquizofrenia. Por un lado, ETA y sus representantes políticos no han cejado de lanzar el mensaje de que el proceso está muerto, hundido, bloqueado y roto. Por otro, Zapatero tampoco se ha cansado de decir que el proceso está vivo, que mantiene las mismas expectativas de paz que cuando lo inició y que no hay riesgo de que ETA vuelva matar.

¿Quién tiene razón? No es fácil responder a esta pregunta en un proceso que no sólo se oculta celosamente a la opinión pública, sino que está plagado de mentiras y dobles juegos desde su mismo inicio. Pero hay tres posibles escenarios tras el final de este otoño.

El primero es que la negociación se desbloquee por cesiones políticas significativas de Rodríguez Zapatero, en dirección a la legalización de Batasuna, el reconocimiento del derecho de autodeterminación del País Vasco o la anexión de Navarra. Este escenario daría lugar a un acuerdo previo en la mesa de partidos, la presentación de Batasuna en las próximas elecciones locales y el inicio posterior de un proceso de normalización del País Vasco que diera satisfacción a las demandas de ETA plasmadas en el acuerdo de la mesa.

El segundo escenario es que el proceso de negociación continué de crisis en crisis, pero sin que ninguna de las partes se atreva a romperlo definitivamente. Este sería el escenario preferido por Zapatero, al menos hasta las próximas elecciones, porque mantendría en la sociedad las expectativas de paz sin necesidad de descubrir el precio que habría que pagar por ella. Es difícil, por el contrario, que ETA pueda consentir esta situación de bloqueo por mucho tiempo.

El tercer escenario es que ETA rompa el alto el fuego. Esta posibilidad tiene a su vez diversas variantes. Los terroristas pueden darlo formalmente por finalizado, pero no atentar por el momento. Es una posibilidad muy poco probable. Los etarras pueden volver también a cometer atentados espectaculares, pero sin victimas, una alternativa mucho más factible. Por último, la peor hipótesis es que ETA vuelva a matar.

Es evidente que Zapatero hará todo lo posible por salvar el proceso. Pero será muy difícil que lo logre sin antes derrotar al Estado de Derecho para poder garantizar a los terroristas la impunidad que le exigen, ganándose al mismo tiempo la complicidad del Partido Popular para poder pagar el precio político que ETA le pide sin arruinarse electoralmente. La conclusión es que la peor hipótesis es al mismo tiempo la más probable. Queda por ver en que medida este proceso le ha servido a ETA para fortalecerse.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Zapatero se aferra al «proceso»
Editorial ABC 21 Diciembre 2006

DESDE el momento en que el Gobierno afirma que no hay «información relevante» sobre el proceso de negociación con ETA, la posibilidad de que uno y otra hayan mantenido un encuentro oficial o meramente «técnico» no aporta datos nuevos, porque no se ha producido lo que realmente interesa: la decisión por parte de ETA de renunciar incondicionalmente a la violencia, entregando sus armas y disolviéndose. Rajoy anunció, desde que se dio a conocer el alto el fuego, que sólo apoyaría un contacto con ETA para comprobar si esta organización terrorista ha decidido abandonar las armas. No hay motivo para que el líder del PP cambie de criterio de cara a su encuentro con Rodríguez Zapatero mañana en La Moncloa.

En todo caso, esa actitud de claridad y firmeza se ve ratificada ante la confusión que el Gobierno ha generado desde el principio sobre teóricas líneas rojas, condiciones previas volátiles y objetivos finales no conocidos de la negociación con ETA. Rajoy debe blindarse frente a este despropósito y mantener su discurso en las mismas coordenadas que ha venido defendiendo. Si el Gobierno se reúne o no con ETA se sabrá antes o después, pero lo que importa es que esa reunión, cuando se produzca, respete la condición mínima que dicta el sentido común y la dignidad del Estado, es decir, sin violencia terrorista de ninguna clase; y lo que importa también es que en esa hipotética reunión quede claro que el fin del terrorismo es incondicional y que exigirá de los etarras actos inequívocos, como la entrega de armas, de la disolución de la organización terrorista y la puesta de los etarras a disposición judicial. Sin la más mínima contrapartida política.

Como no se dan las condiciones para mantener ese primer contacto con ETA («con violencia, el proceso no avanza», dijo la vicepresidenta primera del Gobierno), si se ha producido, es un nuevo error del Gobierno. Hay violencia terrorista en las calles del País Vasco, sigue la extorsión, la izquierda proetarra aumenta su desafío al Estado de Derecho y ETA se reafirma tanto en sus objetivos tradicionales -autodeterminación y Navarra- como en su disposición a utilizar la «lucha armada», es decir, el terror para conseguirlos si no los alcanza mediante la negociación política con el Gobierno. El encañonamiento de una pareja de gendarmes por parte de dos etarras, ayer en Francia, y el posterior secuestro de una conductora para facilitar la huida de los terroristas, es el contrapunto a la ausencia de «información relevante» sobre el proceso, porque demuestra que la información que se conoce es la de una ETA cuyos «actos inequívocos» confirman que no renuncia ni va a renunciar a la violencia.

Cuestión distinta de la trascendencia de que haya habido o no un encuentro con ETA es la valoración que merece el Gobierno por no tener el respeto debido a la opinión pública española y eludir la confirmación o el desmentido explícito de si ese encuentro se ha producido. La discreción en democracia exige confianza en el Gobierno y, en este momento, la mayoría de los españoles no se fía de lo que les dice el Ejecutivo socialista, después de que éste hubiera estado negando durante meses los contactos con Batasuna y la propia ETA, previos al alto el fuego de 22 de marzo pasado. No es de recibo que el Gobierno pase por encima de una información que lo sitúa en una reunión con una organización terrorista y la despache con llamamientos a la discreción, que más parece una venda en los ojos.

La polémica sobre este supuesto primer encuentro ETA-Gobierno enturbia la reunión de mañana entre Rajoy y Zapatero, pero consolida la posición del primero para demandar del jefe del Ejecutivo información y lealtad, no sólo con el PP, sino principalmente con los ciudadanos, acostumbrados hasta hace no mucho tiempo a que el Gobierno de la Nación tratara con mayor seriedad y rigor los asuntos relacionados con ETA. El discurso del PP sobre los límites del proceso de negociación con los terroristas cobra fuerza ante la imagen de desorden que transmite el Gobierno, obligado a ganar tiempo, lastrado por la larga nómina de portavoces que hablan de los contactos con ETA y por su dependencia respecto de las decisiones que los terroristas puedan tomar en el futuro. Simplemente, basta con decir que no hay nada que negociar ni dialogar con ETA.

El gran pitorreo del cumplimento laxo de Zapatero.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 21 Diciembre 2006

A que extremo habrá llegado la situación de las negociaciones con ETA que hasta El País ya editorializa, diciendo a su modo que Zapatero mintió cuando dijo que no habría dialogo con ETA con violencia. Comprenderán ustedes que ese incumplimiento de sus propias palabras y de la resolución del Congreso que ponía la condición de la no violencia para negociar, El País lo denomine a su manera para que el varapalo que parece endosarle el presidente sea como esos azotes que se dan los sadomasoquistas en el culete, simples caricias.

En el editorial, al incumplimiento absoluto, total, flagrante, abusivo, cargado de mendacidades El País lo denomina “cumplimiento más que laxo”

“Ello no obsta para reprochar al jefe del Gobierno por su cumplimiento más que laxo de las condiciones de la resolución parlamentaria de mayo de 2005 y de su declaración del pasado junio que condicionaban el inicio de los contactos a la ausencia de violencia.”

Que tiempos estos donde la ignominia de Zapatero ya comienza a remover hasta las conciencias de sus ideólogos y guías espirituales y políticos de El País.

El editorial, como es norma de la casa, es un precioso ejercicio del famoso estilo “ si pero”.

1.- Da por buena la reunión con los asesinos de ETA porque clarifica la situación y dice que se han obtenido garantías de los etarras de que por ahora no rompen la tregua.

2.- Dice que la cita no fue estéril

“ Si los emisarios de Zapatero salieron de la reunión con ese mensaje, la cita no fue estéril, dado que en momentos muy difíciles, y éstos lo son, hay que esforzarse en mantener el hilo y pulsar la temperatura “

Que Zapatero siga negociando con ETA a pesar toda la violencia que ETA desata un día si y otro también es un autentico pitorreo de nuestro presidente para con sus conciudadanos, pero eso si, un pitorreo laxo.

Aquí hay solo una cosa clarísima que El País intenta ocultar tras sus habituales cortinas de humo que hoy quieren ser un poquito lacerantes con Zapatero y es que ETA no engaña a nadie, sabemos lo que quiere, sabemos lo que hace, sabemos porque hace lo que hace, lo publica, lo repiten en declaraciones casi semanales, quieren obtener sus exigencias sin disolverse ni entregar las armas, presionando con la kale borroka, continuando con la extorsión a los empresarios y rearmándose para la futura lucha por el poder en el País vasco independiente.

Aquí el único que engaña es Zapatero, que miente y miente cada día en un intento de convencernos que conseguirá la paz perpetua irreversible y permanente de ETA a cambio de nada, aunque su nada incluya todas las exigencias de los asesinos pero eso si, camufladas bajo una verborrea infinita en la que las mentiras son incumplimientos laxos, los atentados de ETA en las calles son obstáculos y el incendio de cajeros, autobuses, y sedes de partidos son una muestra fehaciente del alto el fuego.

La hoja de ruta de Zapatero al infierno tiene previsto que cuando haga aguas se utilizarán para taponar esas vías de agua al PP, a las víctimas y a los medios que no quieren ocultar sus perversas iniquidades.

Cuando salga Rajoy de su encuentro con Zapatero, ya dirán sus voceros que el proceso de paz está estancado por culpa del PP.

Secretos y mentiras
POR EDURNE URIARTE ABC 21 Diciembre 2006

Alfredo Pérez Rubalcaba debió de realizar una previa e intensiva sesión de ejercicios de autosugestión para ser capaz mantener la cabeza alta en esa esperpéntica rueda de prensa en la que informó a los periodistas que no tenía nada que informar y que, si lo tuviera, tampoco informaría porque el proceso requiere que los acuerdos con los terroristas sean secretos. Este político es el mismo que el día 13 de marzo de 2004 llamaba a la movilización ciudadana acusando al Gobierno de mentir por haber cometido la tropelía de no cerrar la línea de investigación etarra 48 horas después de la masacre del 11-M.

Enredado en la teoría de la conspiración, el PP nunca supo denunciar el auténtico agujero negro del 11-M que fue ese socavón moral de una oposición que no dudó en manipular el miedo al terrorismo, al islamista, para provocar un vuelco electoral. Por otros motivos, ahora tampoco lo tiene fácil para desenmascarar este otro agujero negro de la ética democrática en el que se utiliza de nuevo el ansia de seguridad y el miedo al terrorismo, al etarra, para sostener la negociación en contra de los principios establecidos en primavera por el propio Gobierno. Y para negarla y ocultarla bajo las excusas de la discreción y la prudencia.

Hace unos días, un líder del movimiento Hamás amenazaba declarando que «si nuestras exigencias no se cumplen a través de la paz, las lograremos mediante la resistencia». Los terroristas de otras tierras argumentan como los de aquí: nuestras exigencias son irrenunciables, sea a través del «proceso de paz» o a través de nuevos atentados mortales. Y los últimos datos muestran que mientras ETA no se ha movido un centímetro de ese principio de negociación, el Gobierno vuelve a saltarse los suyos.

El secretismo de Rubalcaba sobre la reunión con ETA de la semana pasada, su apuesta por la mesa de partidos horas antes y la desmovilización etarra en la convocatoria de ayer indican que el Gobierno prosigue con la negociación política y con las cesiones. Pero según el líder de la movilización por la verdad del 13-M, esta verdad no se puede contar. Por sentido de la responsabilidad, compréndanlo.

El juego de las “líneas rojas”
Lorenzo Contreras Estrella Digital 21 Diciembre 2006

Sería divertido si no fuese dramático. Resulta que la situación política —corrupciones aparte— se va convirtiendo en un conjunto de verdades a medias o tal vez de mentiras incompletas. Porque resulta que Zapatero llama a Rajoy, éste se muestra dispuesto a girar la correspondiente visita a la Moncloa, pero entre sí no se garantizan nada de nada, salvo que van a verse, van a charlar con más o menos tensión y se inclinan a decirse cuáles son las llamadas “líneas rojas” que ni uno ni otro piensan traspasar. Se sabe que Rajoy se ha marcado cuatro de esas líneas inviolables: primera, que el Gobierno no negocie con Batasuna ni pague un precio político en ninguna llamada Mesa de Partidos; segunda, que el Gobierno no permita la participación de Batasuna en las elecciones próximas o más bien nunca mientras ETA no se disuelva; tercera, que la lucha antiterrorista se reemprenda con la actuación del fiscal general del Estado (¡!) y de los Cuerpos de Seguridad; cuarta, que la anexión de Navarra al País Vasco no se plantee.

Las “líneas rojas” de Zapatero están implícitas en los tres grandes principios que el presidente del Gobierno se ha formulado: tiempo, temple y tenacidad. Todo lo que se oponga a alguna de las tres “T” daría al traste con el famoso “proceso”. Ya se sabe qué se entiende ahora por “proceso”. En realidad todo es proceso. Es la palabra de moda.

Un profesor de la Universidad del País Vasco, evidentemente identificado con el abertzalismo, ha escrito en Gara, el periódico oficioso de ETA, por no decir oficial, una reflexión según la cual el PSOE no demuestra hasta ahora el temple necesario, tampoco sabe administrar el tiempo, de manera que, según el profesor, “nuestra última esperanza es que al menos tenacidad no le falte al socialismo español, porque los tropiezos no han hecho más que empezar”. Pues estamos listos; o sea, están listos los que hoy contienden con los gestos y las palabras, mientras ETA prepara los explosivos y engrasa las pistolas.

¿Se puede pensar que el rechazo del precio político —Navarra, presos, autodeterminación, territorialidad, etcétera— significa forzosamente el fracaso irremisible de la llamada pacificación? Cuando el mundo abertzale, o una parte con él, medita sobre las declaraciones recientes del que fuera dirigente nacionalista Txema Montero, tiende a la siguiente conclusión: llevar las cosas al límite no tiene por qué significar la caída al abismo, sino tan sólo hacer saber que esa caída es posible. Entonces se abre paso la alternativa del denominado “ultimátum escalonado”. La tregua “permanente” dependería, volviendo al juego de las “T”, de la tenacidad y templanza de Zapatero, pero, sobre todo, de su renuncia a jugar con el tiempo, porque “su tiempo”, arguye el abertzalismo intelectualizado, es “nuestro tiempo”.

A Zapatero unas veces se lo llama desde ese mundo hostil “político valiente”, y otras se le culpa de conducir “el proceso” hacia un “callejón sin salida”. Todo, por tanto, vuelve a tornarse sombrío a poco que las circunstancias se modifiquen en sentido desfavorable para los intereses independentistas. Aun así, a los dirigentes proetarras o simplemente etarras del todo, aunque aparenten circular civilmente por la vida vasca, se les cruzan los cables de cuando en cuando, de tal manera que un personaje tan radical como Pernando Barrena ha sido capaz de decir que la izquierda “abertzale” está dispuesta a “invertirlo todo” para lograr una solución. Pero una solución que, según sus palabras, se formularía así: “Queremos un escenario sin un vasco preso en España o Francia y sin nadie en el exilio. Si no es para eso, que no cuenten con nosotros”. Claro es que tal formulación lo que indica es que lo piden todo sin ofrecer nada. Ya lo han expresado en un manifiesto 150 “juristas” en Barcelona: “Fin de todas las leyes de excepción”. Y a circular libremente. ¿A cambio de qué?

La voz ausente
FLORENCIO DOMÍNGUEZ EL Correo 21 Diciembre 2006

Todos los signos externos emitidos por ETA y su entorno durante los últimos tres meses venían alimentado el pesimismo sobre la suerte del proceso de diálogo con la banda terrorista: ha habido reafirmación de las exigencias políticas maximalistas, exhibición de armas, reabastecimiento de arsenales, aumento de la presión callejera y política, amenaza de poner fin a la tregua, etc.

El Gobierno dice que no creía en el ultimátum implícito que había fijado ETA y que concluía en el día de hoy, pero a medida que se ha ido acercando esa fecha se ha preocupado de agilizar las gestiones, movimientos y contactos para asegurarse de que concluido el otoño no acabara con él la tregua iniciada en marzo. Establecidos esos contactos la semana pasada, de pronto ha desaparecido del horizonte la amenaza de que la rueda de la historia volviera a girar hacia atrás.

La realidad, sin embargo, no ha cambiado en absoluto: ETA sigue defendiendo un modelo de proceso que colisiona frontalmente con el esquema autorizado por el Congreso de los Diputados en su momento. La banda sigue reclamando la aceptación de la autodeterminación y Navarra como cuestión innegociable. La última crisis ha sido provocada precisamente porque los terroristas querían garantías sobre estas exigencias, garantías que ninguna formación democrática puede darles.

Los acontecimientos ocurridos en los últimos dos meses han evidenciado, por otra parte, que la banda terrorista ha cortado las alas a los líderes del partido afín para asumir ella misma un protagonismo político que parecía haber delegado en Batasuna. Ha sido la crisis del discurso de Anoeta y los perdedores de esa crisis han sido los Otegi, Barrena y compañía a quienes la banda ha dejado desairados. Lamentablemente, los jefes de ETA siguen siendo los jefes del conjunto de la izquierda abertzale y la esperanza de que los líderes políticos fueran capaces de imponerse a los cabecillas de la banda se ha desvanecido. Esta lección deberá ser anotada por el Gobierno para el futuro.

Sería una buena noticia que se confirmara que ya no hay peligro de ruptura de la tregua porque quienes amenazaban con romperla hayan reconsiderado sus posiciones. Por ahora se han escuchado opiniones al respecto de todo el mundo, salvo de la propia organización terrorista. La de ETA es la voz ausente en este momento y la que realmente interesa escuchar para saber si la euforia de estos días tiene fundamento o es un espejismo pasajero.

f.dominguez@diario-elcorreo.com

La comparecencia de la nocturnidad
EDITORIAL Libertad Digital 21 Diciembre 2006

No sabemos si, tal y como apuntó El País en marzo, el Gobierno de Zapatero y ETA llegaron a consensuar el texto del primer comunicado de "alto el fuego" de la organización terrorista. Lo que resulta patente es el empeño del Gobierno por ocultar todos los contactos que, con anterioridad y posterioridad a dicho comunicado, han estado manteniendo los socialistas con la organización terrorista. Y eso pese a que de dichos contactos ya han dado relativa cuenta algunos otros medios de comunicación.

Ese estratégico empeño gubernamental por hacernos creer que estamos en las "fases preliminares" del "proceso" es lo más bochornoso y claro que hemos podido extraer de la vacua e inaceptable comparecencia de Rubalcaba, quien no ha querido ni desmentir ni confirmar el encuentro en este mes de diciembre al que hoy hacían referencia algunos periódicos.

Lo de la "fase preliminar" es una expresión maestra de la manipulación, sólo digna del sin par Rubalcaba, que sirve tanto como guiño a ETA para que tenga paciencia para lo mucho que le queda por cobrar, como forma de curarse en salud ante los ciudadanos por si ETA la perdiera antes de tiempo.

Para Rubalcaba es fundamental que la gente no sea consciente –o ni siquiera recuerde– que este mal llamado "proceso de paz" surgió de una oferta de colaboración a la banda armada por parte del Gobierno del 14-M. Así se refleja no sólo en esos "compromisos adquiridos" que ETA recuerda insistentemente al Ejecutivo, sino incluso en aquella pública oferta gubernamental de impunidad y de consenso político con los separatistas –incluida la "izquierda abertzale"– para "superar" el actual marco-jurídico político del País Vasco. Si el Gobierno de Zapatero ofreció eso a través de las páginas de El País, a cambio de una tregua "cuanto antes", imagínense las esperanzas que, en la clandestinidad y sin más testigos que los terroristas, tuvo que alimentar en ETA para conseguir que la banda diera el paso de anunciar una tregua en pro del avance hacia los totalitarios objetivos soberanistas por los que los terroristas han estado matando a tantos españoles durante tanto tiempo.

No vamos a ser nosotros quienes digamos que Zapatero haya defraudado a ETA, menos aún en un día en que el Gobierno no ha hecho el menor comentario a la fuga, a punta de pistola, de unos etarras en Francia y en una jornada en la que ha hecho la vista gorda ante la multitud de manifestaciones proetarras que han burlado impunemente la ley de partidos. Sin embargo, la inmoral colaboración y lo gestos de buena voluntad hacia los criminales y a los que los jalean no alcanzan todavía a lo que los etarras esperan lograr de este indecente Gobierno, aunque sea mucho más de lo que hayan podido obtener de ningún otro.

Es por ello más necesario que nunca que la derecha no insensibilice a los ciudadanos denunciando al gobierno en base a los objetivos máximos que siempre ha perseguido la organización terrorista para dejar definitivamente de matar. Lo que hay que fijarse es en el Estatuto de Guernica y en que no pasen desapercibidas las concesiones que Zapatero vaya haciendo a la organización terrorista para hacerla creer que continuando juntos, aunque sea despacio, ambos siguen teniendo mucho que ganar.

El empacho autonómico
Luis Miguez Macho elsemanaldigital 21 Diciembre 2006

Los procesos de reforma de los Estatutos de Autonomía están teniendo un efecto no previsto por sus impulsores y del que, o bien no son muy conscientes, o bien no le dan todavía importancia. Hablo de la reacción de hartazgo que han provocado en la opinión pública y que, a diferencia de otras reacciones similares ante caprichos de los políticos que no tienen mucho que ver con las necesidades y aspiraciones de la gente normal, está generando una reflexión más profunda sobre el funcionamiento real del Estado de las Autonomías y sus repercusiones sobre la vida del ciudadano común.

De las reformas estatutarias poco queda por decir a estas altura: si se hiciesen de manera leal, tendrían que servir para adaptar los Estatutos a la consolidación del Estado autonómico producida en estos últimos veinticinco años; pero como en muchos casos esa lealtad no existe, de lo que se trata, y resulta imposible disimularlo, es de engordar todavía más el poder y los privilegios de la clase política autonómica y de su entorno clientelar, convertidos en una verdadera oligarquía neo-caciquil.

Al ciudadano medio no le va a arreglar nada que se reforme el Estatuto de su Comunidad autónoma. Ahora bien, hay una diferencia sustancial entre que el proceso se haga con la debida autocontención y lealtad o, por el contrario, se lance por el despeñadero de la voracidad autonomista, y esa diferencia afecta nada menos que al ámbito de libertad individual y colectiva del que disfrutamos los españoles.

La asombrosa constatación a la que se está llegando en la calle (y no sólo en la calle, porque el murmullo también ha alcanzado a ciertas elites) es que las peores, las más molestas restricciones a la libertad que sufre un ciudadano español del año 2006, viviendo en un régimen democrático plenamente homologado al de de todos los países desarrollados de Occidente, provienen de las Comunidades autónomas. Y no me refiero solamente a casos patológicos como los de Cataluña y el País Vasco, sino en general a toda una serie de trabas que el Estado autonómico ha provocado para la primera libertad que trajo la Revolución liberal, que es la de circulación y establecimiento, junto con la de mercado, en todo el territorio nacional.

Cada nueva "profundización en el autogobierno" significa para el ciudadano medio restricciones adicionales a las posibilidades de vivir, trabajar y comerciar en y con cualquier parte de España, porque las actuales oligarquías autonómicas, como ocurría con los caciques de la Restauración, necesitan sociedades cerradas sobre sí mismas que aseguran la lealtad de las clientelas que constituyen el soporte social de su poder y sus privilegios. Ante esto, la primera reacción ciudadana es el desinterés y la abstención; la siguiente será la rebelión cívica.

La lengua viva
Variedad lingüística y conflictos
Amando de Miguel Libertad Digital 21 Diciembre 2006

Fernando Crusellas Abián (Zaragoza) comenta algunas peculiaridades regionales en el habla del español de España. Las resumo:

1. Introducción del leísmo por parte de los jóvenes aragoneses. Un error más general es el les en una frase como "ya se les dije (a ellas o ellos)" en lugar de "ya se lo dije".
2. Un giro muy característico de Aragón es "ya se li dicho", en lugar de "ya se lo he dicho".
3. En Vascongadas, Navarra y La Rioja utilizan el condicional en lugar del pretérito imperfecto de subjuntivo. Por ejemplo, "si mi abuela tendría pedales, sería una bicicleta".
4. "En Cataluña siempre se ha hablado un perfectísimo español […] Como ejemplo ahí tenemos a su compañero Juan Carlos Girauta. [No obstante] la política lingüística de los últimos decenios [en Cataluña] ha conseguido que los catalanes de menos de 30 años se expresen en una jerga muy similar a la de los indios en las praderas del Far West".
5. A don Fernando le horroriza el "han habido" de algunos catalanes y, en cambio, le encanta el qué en algunas frases interrogativas. Por ejemplo, "¿qué podría decirme la hora que es?".
6. Don Fernando opina que en Andalucía se habla "un español riquísimo" y "se mantienen muchos arcaísmos impagables y sabrosos".

Mª Paz Velázquez (Cádiz) cuenta que, en su ciudad, todavía se refieren al "montañés" de su barrio, un tendero proveniente de lo que ahora es Cantabria. Ella misma es originaria de la Montaña y asegura que lo de "Cantabria no lo reconozco". Concluye: "Nos están haciendo una España irreconocible con la tontería de los nacionalismos". Añado, como curiosidad, que en el Tesoro de Covarrubias se dice: "Cantabria. Vulgarmente se dice Vizcaya, y por otro nombre Lipúzcoa o Guipúzcoa". Es decir, en el pasado se hacía equivaler Cantabria al País Vasco. Lo más probable es que el topónimo de la Montaña fuera una traducción del latín Cantabria. El origen de esa voz está en la raíz can (= piedra, peña) y –bria (= fortaleza) en alguna lengua ibérica; en castellano tenemos canto, cantera, acantilado. Quizá haya algún parentesco con Canterbury en Inglaterra.

Francesc Camprubí se rebela contra mi expresión "el valenciano de Elche". Se pregunta: "¿Por qué si llama al catalán que se habla en Valencia valenciano, no llama al español que se habla en Perú peruano?". Muy sencillo. Porque los de Elche llaman "valenciano" a su idioma particular (cuando no es el castellano o español). De igual manera los del Perú llaman "español" a su idioma característico (cuando no es el quechua). Si los peruanos dijeran "peruano" para referirse al español, yo así lo llamaría. Esto de los idiomas es esencialmente democrático.

Luis Argüello comenta un escrito oficial emitido por un Ayuntamiento de una capital catalana. El escrito está en catalán con una "traducción literal castellana". En castellano dice que la empresa a la que se dirige va a ser "objeto d’inspección" según "el que dispone [y no "lo que dispone] l’art. 150" del Real Decreto que se cita. Don Luis comenta que la inspección va a ser complicada, puesto que, como el mismo escrito reconoce, las fábricas de la empresa están "alrededor del territorio nacional". Don Luis comenta: "¿En Andorra, Francia, Portugal y Gibraltar, por ejemplo?". El escrito tutea campechanamente al destinatario: "podéis interponer recurso, sin perjuicio de que, si lo consideráis conveniente, interpongáis...", etc. Para terminar, el escrito avisa: "En ningún caso la interposición de recursos no suspende la acción administrativa". Don Luis comenta: "Yo aquí me rindo; no sé si quiere decir que se suspende o no".

José Martínez Tortosa (Barcelona) se lamenta de las "multas lingüísticas" que se han establecido en Cataluña. El testimonio es de escalofrío:

En muchos casos, se trata de pequeños comercios que son multados por utilizar el español en lugar del catalán. Conozco el caso de un amigo que ha cometido el "delito" de usar el castellano en los letreros de su tienda. Los inspectores lingüísticos le visitaron, le dijeron que esos carteles no se ajustaban a la legalidad y le obligan a utilizar el catalán bajo amenaza de ser multado si no lo hace. Son unas multas vergonzosas que atentan contra la libertad de las personas para utilizar la lengua que libremente decidan. Es inaceptable además de muy inquietante lo que está pasando en Cataluña: que se multe a los ciudadanos en función de la lengua que utilizan en sus comercios.

Contacte con Amando de Miguel mailto:fontenebro@msn.com

Sobre la Ley de Normalización Lingüística
Cartas al Director, Faro de Vigo 21 Diciembre 2006

"¡Ah de la vida!... ¿Nadie me responde?" Esto se preguntaba Quevedo en un soneto que todos los años comento a mis alumnos de Lengua Española en mi instituto. También es lo que yo mismo me cuestiono tras no recibir respuesta por parte de la Administración a una única incógnita: ¿por qué se amenaza de expediente a los profesores de lengua española por redactar las programaciones didácticas en español, si no son documentos administrativos y el español es una lengua oficial? Los profesores nos hemos dirigido ya a inspectores, a delegados provinciales, a los responsables políticos de Educación, a la Secretaria de Política Lingüística, al propio presidente Touriño y siempre con resultados semejantes: silencio o lavarse las manos. Y lo peor de todo es que en privado muchos de estos cargos reconocen que la interpretación de la Ley de Normalización en que se basa esta actuación carece de sentido. Sin embargo, nadie mueve un dedo. Al fin y al cabo, ¿cuántos votos representan unos cuantos profesores atónitos, enfadados y asustados? ¿Es mucho pedir que se analice esto desde la corrección pedagógica y no desde la política?

Por último, un apunte curioso. Como a mí también me ha tocado escuchar las palabras mágicas: "expediente disciplinario", se me ocurrió investigar un poco para saber de dónde salía esta novedosa y utilísima reforma. Me puse en contacto con institutos de Cataluña y de Euskadi, supuestos modelos a tener en cuenta en nuestro proceso de normalización, y resultó que allí en ningún momento se les planteó llevar a cabo una medida de este cariz. Es más, me costó hacerles entender el problema por teléfono. Quienes dirigen entonces nuestro sistema educativo, ¿están tan lejos de las aulas y del resto de la realidad educativa española que ignoran que las programaciones son una herramienta educativa y como tales deben usar perfectamente la lengua que enseñan? Para más inri, los profesores de lengua española hemos tenido que aguantar ofensas de todo tipo: nuestros inspectores, la mayoría legos en nuestra materia y ciertamente jóvenes, acusan a profesores con treinta años de servicio de insubordinación; nuestros dirigentes insultan nuestra formación docente y nuestra madurez intelectual cuando insinúan en los medios que estamos manipulados ideológicamente (por el tripartito será, visto lo visto)...

En fin, dime cómo tratas a tus educadores y te diré qué sociedad quieres.

Eduardo S.P., Santiago de Compostela

PRESENTA EN MADRID LA ECLOSIÓN LIBERAL
Juan Carlos Girauta: "Los progres están nerviosos porque se enfrentan a una generación liberal que les planta cara"
Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, y el editor de Libertad Digital, Federico Jiménez Losantos, han presentado este miércoles en Madrid el último libro de Juan Carlos Girauta, La eclosión liberal. El periodista y colaborador habitual de este periódico, ha declarado en su presentación que "los progres están nerviosos", porque se enfrentan a "una generación que les planta cara y les argumenta y que no se sienten herederos de nadie más que de su libertad". Jiménez Losantos ha destacado que el libro "es muy importante, porque es el primero que levanta testimonio de un fenómeno sorprendente", la oleada de liberalismo en España.
Libertad Digital 21 Diciembre 2006

La sala Granada del Hotel Intercontinental de Madrid se ha llenado para albergar la presentación del último libro de uno de los autores más asiduos de Libertad Digital: Juan Carlos Girauta. Tras La República de Azaña, ha publicado en el sello Martínez Roca La eclosión liberal, un libro que aborda el reciente éxito del liberalismo entre un número creciente de españoles, que se suscriben, ha declarado Federico Jiménez Losantos, "en torno a las ideas de España y de libertad. Dos conceptos que ahora tienen detrás a cada vez más gente más preparada intelectualmente".

El aforo no fue suficiente para poder acomodar a todos los que acudieron a la presentación, entre quienes estaba el director de Libertad Digital y varios colaboradores, como Pío Moa, José García Domínguez o Alicia Delibes, entre otros.

Juan Carlos Girauta comenzó su comunicación con el público diciendo que "hoy me he dado cuenta de que La eclosión liberal se vende en la sección de empresa del aeropuerto de Barcelona. Y tiene sentido", porque a su juicio, "muchos liberales españoles están interesados no sólo en economía, sino también gestión estratégica, ya que tratan de aplicar aquellos conceptos del mundo de la empresa" al debate de ideas. Un conjunto de instrumentos que él ha utilizado "para explicarme porqué ha ocurrido lo que ha ocurrido".

Y lo que ha ocurrido es que "los progres se están poniendo nerviosos, porque se enfrentan a "una generación que les planta cara y les argumenta y que no se sienten herederos de nadie más que de su libertad".Los nuevos liberales parten, además, "de la premisa de la defensa de la nación española, en el sentido gaditano de la expresión".

Esta eclosión liberal "sería imposible sin la revolución de las telecomunicaciones, que ha roto las barreras de entrada a la expresión de las ideas". Pero también "sería imposible sin un grupo de intelectuales que ha puesto su empeño en la empresa de transmitir unos valores de libertad". Es un fenómeno que "resulta de una combinación entre la gente, el momento de la tecnología y el momento político y social".

Por lo que se refiere a las telecomunicaciones y a Internet, Girauta ha destacado el papel jugado por Libertad Digital en este renacer del liberalismo en España, ya que con él "surge un medio que tiene tirón masivo y que no renuncia a la calidad en la información y en la opinión". Un medio que "no renuncia a ser un medio de referencia en el liberalismo".

Juan Carlos Girauta ha explicado ante la audiencia que "yo sentí una epifanía cuando leí Lo que queda de España", obra de Federico Jiménez Losantos, porque ví que todo lo que nos había llevado a mí y a gente como Pepe García Domínguez, que está aquí, a abandonar la izquierda, todo ello, tenía un sentido".

Cuando él militó en la izquierda, ha dicho, para declararte en ese espectro ideológico "tenías que manejarte con una serie de planteamientos y de esquemas y haber leído un conjunto de libros". Por contraste, "ser progre nunca ha sido tan barato como hoy". De hecho, "ahora basta con decirlo. Basta con decir 'soy de izquierdas', por ejemplo. O 'yo detesto a Bush'. O 'yo detesto a Esperanza Aguirre', por ejemplo".

Esta indigencia intelectual de la izquierda fue destacada por Federico Jiménez Losantos, quien dijo: "No verán a los socialistas defender una idea. Porque el socialismo no es una idea. Es una voluntad de poder". Frente a ellos se ha levantado "una generación de liberales con una preparación extraordinaria". Una generación que cree en "las libertades individuales, la nación española, el Estado de Derecho, la defensa de la tradición de Occidente, de los Estados Unidos y de Israel". Y que está dispuesta a "plantarle cara a la vida y no arredrarnos y enfrentarnos con los progres". Y advierte: "esto es irreversible".

Los nuevos liberales pertenecen a "una generación que se ha arorrado la bazofia que nos tuvimos que tragar otros. No han tenido que leer a Galiano, a Marta Harneker". A su juicio, "el libro de Juan Carlos Girauta es muy importante, porque es el primero que levanta testimonio de un fenómeno sorprendente". Tras haberlo leído, dijo que "le he dicho a Recarte y a Javier Rubio que tenemos que contar la historia de Libertad Digital".

Como prueba de la ascensión del liberalismo en los últimos años, puso como ejemplo a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que acompañaba al autor en la presentación, y de quien Losantos dijo: "ha pasado de concejala del Ayuntamiento de Madrid a presidenta de la Comunidad de Madrid". Y apostilló: "de momento". Aguirre ha recordado que "yo fui de las 100 personas que estábamos suscritos a los libros de Unión Editorial". Explicó que "cuando leía esos textos ví que era como poner en negro sobre blanco la realidad. Que eran las ideas que se refrendan en la realidad. Son las ideas que más contribuyen a la prosperidad de los ciudadanos; especialmente de quienes más lo necesitan". Unas ideas que se basan en tres principios: "vida, libertad y propiedad".

Aguirre alabó a Juan Carlos Girauta, porque "es catalán, que vive en Cataluña y que ejerce de tal, pero también ejerce de patriota y de liberal". Y porque, como liberal, "está forzado a enfrentarse a la progresía reinante. Por lo que está forzado a crearse un bagaje intelectual, que pone al servicio de la libertad". Pero también destaca su "generosidad; casi heroísmo, porque un comprometerse con el liberalismo y la defensa de España en Cataluña supone enfrentarse a una serie de sinsabores profesionales y personales".

Esperanza Aguirre se explica "el enfado de los progres" en que "han dejado de pensar y de escribir", que se enfrentan a una eclosión liberal de la que es claro ejemplo Libertad Digital, donde trabajan "jóvenes periodistas con una muy sólida formación intelectual, filosófica, económica". Los liberales reciben los "ataques de los progres, no van más allá de la repetición de los tópicos, que además han sido desmentidos por la realidad. O no van más allá del insulto personal en el que, eso sí, son unos maestros".

La presidenta de Madrid ha declarado que "toda mi vida política, de casi 25 años, la he dedicado a defender, a difundir y a llevar a la práctica, lo que es más difícil, las ideas liberales".

La Policía francesa halla una carga de explosivos de ETA en un bosque
Dos miembros de la banda, pistola en mano, lograron escapar de un control de la Gendarmería
Uno de ellos secuestró a una mujer para seguir la fuga
J. M. Zuloaga La Razón 21 Diciembre 2006

madrid/ san sebastián-Dos pistoleros de ETA consiguieron huir el martes por la noche de un control de la Gendarmería tras encañonar con sus armas a los agentes que trataban de identificarlos. En plena efervescencia de noticias sobre la supuesta buena marcha del llamado «proceso de paz», uno de los dos miembros de la banda terrorista secuestró a una ciudadana francesa para que le llevara en su automóvil y poder eludir de esta manera el cerco policial. Estos hechos se producen el mismo día en que fuentes antiterroristas han revelado a LA RAZÓN que el pasado día 12 fue encontrada, escondida en un bosque del sur de Francia, una carga de explosivo pentrita que, según todos los indicios, iba a ser recogida por activistas de la organización criminal.

Control rutinario
El enfrentamiento con la patrulla de la Gendarmería se produjo en el Departamento de Gers. Eran las cuatro menos cuarto de la madrugada cuando, en una carretera cercana a la localidad de Nogaro, agentes de la Gendarmería habían establecido un control rutinario. Una furgoneta Renault Kangoo, ocupada por dos individuos, se acercó al punto donde estaba el control y, al apercibirse de la presencia de los agentes, dio media vuelta. La maniobra fue observada por un gendarme que se acercó al coche y vio cómo el copiloto empuñaba una pistola.

Uno de los etarras se apeó del automóvil y encañonó a los gendarmes que pretendían evitar que el vehículo escapara.
Los dos hombres lograron huir mientras los gendarmes daban la alerta y salían en su persecución. Poco después, encontraron la furgoneta abandonada en la carretera. En el interior del vehículo fueron hallados sacos de dormir, material de montaña y «ziriak», unas piezas con aspectos de sacacorchos fabricadas por ETA para robar automóviles.

Varias horas después, a las ocho de la mañana, uno de los fugitivos armado con una pistola logró detener un vehículo conducido por una mujer y, tras amenazarla con el arma, la obligó a transportarlo hasta la localidad de Nogaro, donde se apeó.

Fuentes antiterroristas que cita la agencia Vasco Press han señalado que se trabaja con la hipótesis de que los dos etarras decidieron separarse al abandonar el vehículo.

Las autoridades francesas pusieron en marcha poco después el plan Epervier (Gavilán) que incluye el establecimiento de controles y el empleo de helicópteros para buscar a los fugitivos.

Por otra parte, el pasado día 12, en un bosque cercano a la localidad de Urrugne, en el País Vasco francés, un ciudadano encontró semiocultas dos bolsas con un polvo blanco que pensó que era cocaína.

Comunicó el hecho a la Gendarmería que, al comprobar que podía tratarse de un explosivo, puso el asunto en manos de la Policía Judicial, que es en Francia el cuerpo competente en temas de terrorismo.

Una vez efectuados los análisis, se comprobó que se trataba de pentrita, un explosivo que utiliza ETA como reforzador para sus artefactos, en especial en los coches bomba.

Aunque la cantidad no es muy elevada, un medio kilo en total distribuido en dos paquetes (hay que tener en cuenta que es un reforzador), las fuentes consultadas por LA RAZÓN dan una gran importancia al hallazgo y lo citan como una prueba más de los trabajos que desarrolla la banda en suelo galo que no hacen presagiar un próximo fin de las actividades criminales.
La pentrita, según se indica en el manual de la banda para la formación de nuevos pistoleros, «es un cuerpo sólido, cristalizado, incoloro o ligeramente blanquecino que puede prensarse hasta conseguir una buena densidad».

Es el «explosivo más sensible al choque, frotamiento o chispa entre los explosivos rompedores y explota al impacto de una bala de fusil (...) su velocidad de detonación es de 8.300 metros por segundo (...) la pentrita es, pues, un explosivo muy potente», agrega. «Se emplea sobre todo en la fabricación de cordón detonante y asociado a un explosivo primario», señala el manual. La pentrita, al ser utilizado como reforzador de otros productos, consigue que los artefactos tengan un mayor poder destructivo. El hecho de que ETA esté trabajando con este explosivo es un motivo más de preocupación, según las citadas fuentes.

Múgica será reprobado sin opción a defenderse
E. L. P. La Razón 21 Diciembre 2006

Madrid- Ya hay fecha. Enrique Múgica, Defensor del Pueblo, será reprobado en el Congreso el próximo 14 de febrero. Motivo: sus críticas al Estatuto de Cataluña, y especialmente, su iniciativa de llevar ante el Constitucional la reforma estatutaria.

La decisión ya estaba tomada hace semanas por los grupos del Parlamento, pero la fecha la acordó ayer la Mesa y la Junta de la Comisión Mixta en respuesta a una iniciativa de IU-ICV que, en su día, no vetó el PSOE en la Mesa del Parlamento.

La reprobación se celebrará en comisión y sin audiencia previa de Múgica, es decir, que el Defensor del Pueblo no podrá defenderse de las acusaciones que le hagan. Así lo aconseja un informe jurídico de los letrados de la Cámara Baja, que establece también que terminado el debate sobre la cuestión, sus señorías decidirán por mayoría simple si es pertinente someter a votación la propuesta de reprobación y cese en los plenos del Congreso y del Senado. Y si así fuera, Múgica sí tendría entonces derecho a defender sus posiciones ante sendas Cámaras.

«Al Defensor del Pueblo -sostiente el estudio jurídico- no se le dará audiencia en la sesión de la Comisión Mixta. Esa audiencia sólo tendrá lugar ante los plenos de cada Cámara en la hipótesis de que la Mesa, una vez conocido el parecer de la Comisión Mixta, decidiera elevar la iniciativa de cese a los mismos».

Sin embargo, aunque Múgica no podrá comparecer ante la comisión, sí podrá asistir como invitado a la misma, después de que ayer prosperara una propuesta de IU para que el Congreso le invitara formalmente a asistir a la sesión de reprobación y cese.

IU-ICV justifica su invitación en la conveniencia de que Múgica escuche el criterio de los distintos grupos parlamentarios, ya que en sus comparecencias ante la comisión para explicar sus informes «acostumbra a marcharse antes de que comiencen a intervenir los portavoces».

Aunque el resultado del debate se conoce de antemano porque tanto PSOE como PP han anunciado su voto en contra, lo cierto es que las minorías logran por primera vez en la historia de la democracia que un Defensor del Pueblo pase por el trance.

Un ertzaina dispara al aire al verse rodeado por radicales en Amorebieta
La prohibición de Garzón no impide que se celebren algunas de las manifestaciones convocadas por Askatasuna
BILBAO EL CORREO 21 Diciembre 2006

Un agente de la Ertzaintza efectuó un disparo al aire ayer en Amorebieta, ante la actitud amenazante que adoptó un grupo de radicales cuando les conminó a disolver una concentración ilegal. Fue el incidente más grave registrado durante la jornada de movilizaciones en favor de la autodeterminación promovida por el colectivo de apoyo a los presos de ETA Askatasuna, que se llevó a cabo a pesar de la prohibición dictada la víspera por Baltasar Garzón.

La concentración de Amorebieta no figuraba entre las proscritas por el juez de la Audiencia Nacional, ya que ni siquiera había sido comunicada. Según informó el Departamento de Interior, un grupo de simpatizantes de la izquierda abertzale se congregó a las 19.30 horas en la calle Sabino Arana de la localidad vizcaína. Una patrulla de la Ertzaintza salió a su encuentro para informarles de que la convocatoria no había sido notificada y, por tanto, era ilegal. Cuando los agentes intentaban identificar a los participantes en el acto, éstos respondieron con empujones y forcejearon con los ertzainas, según Interior. Sólo depusieron su actitud y se dispersaron después de que uno de los agentes efectuara un disparo al aire con bala de fogueo. Varios de los concentrados fueron finalmente identificados.

La Ertzaintza impidió otra manifestación en Rentería, ésta prohibida expresamente por Garzón. El magistrado había concretado horas antes la orden de prohibición dictada el martes, a través de una disposición en la que precisaba que el veto sólo afectaba a los actos «específicamente auspiciados por Askatasuna o Segi». En total, nueve convocatorias en Euskadi y doce en Navarra.

Entre ellas figuraba la de Rentería. Cuando la Ertzaintza acudió a disolverla, los manifestantes empezaron a lanzar objetos contra los agentes, que realizaron una carga con material antidisturbios y dispersaron a los radicales. Media hora después se registraron escaramuzas en el casco viejo, donde se cruzaron varios contenedores.

Cientos de asistentes
Sí se celebraron, en cambio, varias de las convocatorias prohibidas, como las de Bilbao, Vitoria y Azpeitia. En la capital vizcaína, varios cientos de personas desfilaron por la Gran Vía tras una pancarta con el lema en euskera 'Por la autodeterminación. Condiciones democráticas para Euskal Herria'. Los portavoces de Askatasuna y Etxerat, Juan María Olano y Estanis Etxaburu; el responsable del Movimiento pro Amnistía Julen Larrinaga e históricos dirigentes de Herri Batasuna como Tasio Erkizia o Karmelo Landa, entre otros, encabezaron la marcha, que discurrió sin incidentes y ante una discreta vigilancia policial.

En Vitoria, más de trescientas personas se manifestaron también sin altercados. Según el coordinador de la ilegalizada Batasuna Hasier Arraiz, la Ertzaintza había analizado las resoluciones de la Audiencia Nacional y consideraba que no había ningún problema para la celebración del acto.

En San Sebastián, la marcha había sido convocada por el Movimiento pro Amnistía y, por tanto, no estaba prohibida. Aunque estuvo precedida por la quema de un contenedor y otros altercados en el barrio de Amara, durante el trayecto no hubo incidentes. Varios cientos de personas recorrieron el centro de la ciudad, entre consignas de «PSOE asesino, PNV colaborador» o «PSOE, la represión no es el camino» y a favor de Iñaki de Juana Chaos. A su llegada a la calle Hernani, agentes antidisturbios de la Ertzaintza identificaron a Joseba Permach y Joseba Álvarez, tras lo cual continuó la marcha.

El Movimiento pro Amnistía, integrado por organizaciones como Batasuna, Askatasuna o LAB, ya había anunciado antes de que Garzón concretara qué actos estaban prohibidos que mantenía las movilizaciones por «responsabilidad política». El sindicato liderado por Rafael Díez Usabiaga celebró también por la mañana sus concentraciones previstas en las tres capitales vascas y en Navarra, que no habían sido prohibidas.

Además de los incidentes reseñados, la jornada se saldó con la quema de neumáticos en la estación de Renfe en Vitoria, que obligó a cortar el tráfico ferroviario cerca de una hora; o el encierro de una quincena de simpatizantes de la izquierda abertzale en la catedral de Pamplona durante cuatro horas.

Francia condena por primera vez a dos abogados por complicidad orgánica con ETA
Askatasuna denuncia la «crueldad» y la «aterradora estupidez política» de las autoridades galas
FERNANDO ITURRIBARRÍA/CORRESPONSAL. PARÍS El Correo 21 Diciembre 2006

Los abogados Unai Errea e Itziar Larraz, del colegio de San Sebastián, ingresaron ayer en prisión por orden del Tribunal Correccional de París que los condenó a cuatro y tres años de cárcel, respectivamente, por complicidad orgánica con ETA. Askatasuna denunció la «crueldad sin nombre» del Estado francés así como su «aterradora estupidez política» y exigió a los gobiernos de París y Madrid que pongan fin a «esta estrategia de guerra».

Entre gritos reivindicativos de un puñado de simpatizantes, Errea y Larraz fueron esposados a la espalda y evacuados de la sala de vistas por un retén de gendarmes. Apenas les dieron tiempo para despedirse de sus familiares y amigos en cumplimiento inmediato del auto de prisión incondicional que acababa de pronunciar el juez Philippe Vandingenen, presidente del tribunal.

La expeditiva e inusual medida fue el colofón, inesperado para la mayoría de los observadores, de la lectura de un veredicto particularmente severo e inédito pues, por primera vez, condena a dos abogados habituales de presos de ETA por complicidad orgánica con sus actividades clandestinas. El veredicto, espejo casi exacto de la petición fiscal, añade como sanciones accesorias la prohibición temporal durante diez años del ejercicio profesional de la abogacía y de residencia en Francia.

La sentencia impone cinco años de prisión a los presos Ainhoa Mujika, Lorentxa Beyrie, Aintzane Orkolaga y Josetxo Otegi por consideralos destinatarios de los documentos de ETA que sus abogados introdujeron en los establecimientos penitenciarios al margen de los conductos reglamentarios. Los dos últimos se negaron a ser conducidos ante el tribunal para asistir a la lectura del veredicto. También se les castigó al destierro definitivo, salvo a Beyrie que tiene ciudadanía francesa.

A juicio del fiscal antiterrorista Jean Michel Bourlès, la transmisión de documentos juzgada constituye una «comunicación institucionalizada» entre la dirección de ETA y sus militantes presos en el marco de una estructura dependiente del aparato político denominada 'H-Alboka'.

La defensa anunció la inmediata presentación de una petición de puesta en libertad de sus dos colegas y de un recurso ante el Tribunal de Apelación contra una sentencia tildada de «inadmisible». «Asistimos a un ensañamiento descabellado y una represión desproporcionada», valoró la abogada Irène Terrel, quien subrayó que «ni siquiera se les ha dejado el tiempo de ejercer todas las vías de recurso antes de meterlos en prisión». «Es obligado constatar que teníamos motivos para recusar al presidente de este tribunal», agregó.

Recusación rechazada
La recusación, que había sido formulada en la apertura de la vista oral, fue rechazada la víspera por el primer presidente del Tribunal de Apelación de París, Renaud Chazal de Mauriac, en una decisión inapelable. Errea y Larraz comparecieron en el juicio, celebrado a primeros de mes, en libertad condicional. El primero permaneció encarcelado en régimen preventivo en la prisión parisiense de La Santé los últimos ocho meses del año pasado.

En un comunicado titulado 'Terribles condenas en París, nuevos pasos en la represión', Askatasuna opinó que esta «primicia» judicial muestra «la voluntad de las autoridades francesas de alinearse con España en la búsqueda del más mínimo pretexto para mantener a los presos vascos el mayor tiempo posible tras las rejas». «Es el camino opuesto a una resolución democrática del conflicto , a la justicia y a la democracia», añadió.

CONFERENCIA DE RAMÓN PERALTA EN SEVILLA “LA IDENTIDAD NACIONAL DE ESPAÑA”
La conferencia se anunciaba con el sugerente y provocador título de “La identidad nacional hispánica”
Redacción La Razón 21 Diciembre 2006

Convocados por el Club MINUTO DIGITAL, la Editorial ACTAS, la Asociación Cultural ADEMÁN, y el Foro SEVILLA NUESTRA, se dio cita en la ciudad del río Betis un numeroso grupo de personas, que abarrotaron el Salón de Grados de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla. El motivo era escuchar lo que tenía que decir Ramón Peralta -profesor de Derecho Constitucional en Madrid, pero más conocido de todos por su presencia en las ondas como colaborador del periodista Enrique de Diego en ese valiente programa, “El País de las Maravillas”, que tanta expectación despierta últimamente- en una conferencia que se anunciaba con el sugerente y provocador título de “La identidad nacional hispánica” y en la que Peralta trato de condensar el contenido de su último libro: “Teoría de Castilla. Para una comprensión nacional de España”, ya en su 2.ª edición.

Desde luego no defraudó al auditorio. Tras ser presentado por José Manuel Cansino, profesor de Cc. Económicas de la Universidad hispalense y presidente de la Asociación Ademán, comenzó explicando la formación de España a partir de un pequeño y heterogéneo grupo de ciudadanos –propietarios libres, campesinos-soldados, caballeros villanos, hidalgos, una peculiar comunidad como conjunto de colonos- que desde el norte de España, en los valles entre Cantabria y Galicia, se lanzó a una permanente lucha contra el dominio musulmán, conformándose como una sociedad de frontera, reconquistando y repoblando, expandiéndose palmo a palmo pero sin pausa, el solar patrio con el objetivo final de reconstruir el antiguo Reino visigótico de Toledo, hasta alcanzar la unidad territorial con la toma de Granada en el 1492 para entonces dar el salto a América y así alumbrar el que será –y es- el único país del mundo con vocación bicontinental. El autor de “Teoría de Castilla” siguió, como en una segunda parte de su disertación más vibrante, desmontando los mitos y tabúes del sistema político actual, cuestionando temas tan importantes como el Estado de las autonomías, acerca del cual el profesor de Derecho Constitucional se pregunta para qué sirven diecisiete mini estados, diecisiete gobiernos y diecisiete parlamentos; el parlamentarismo, tal y como está concebido en la actualidad, entendiendo que no representa realmente a los ciudadanos; la ficción de los símbolos impuestos; los nacionalismos reductores y excluyentes, etc. y animó a todos a la rebelión activa contra las perversiones del sistema.

A continuación, y tras una larga ovación, dio comienzo una Mesa Redonda, a la que estaban invitadas diversas personalidades de la vida cultural andaluza. A los profesores Cansino y Peralta, se unieron don Aquilino Duque, don Nicolás Sala y don José Martín.

El poeta y escritor Aquilino Duque, Premio Nacional de Literatura, tras contar al público algunas experiencias en que, con Miguel Delibes en 1983, y algo antes con Rafael Alberti y el jesuita catalán Batllori como testigos, se adelantó a los hechos con una preclara y triste percepción de los tiempos desintegradores que habrían de venir, dio la bienvenida a Ramón Peralta a las filas de un elenco de historiadores y politólogos, como el ya fallecido Antonio Domínguez Ortiz, Jesús Laínz o Pío Moa, entre otros, que están rehaciendo la historiografía en combate frontal contra la falsificación y la tergiversación de la auténtica Memoria, que es la Historia veraz y objetiva.

El periodista y escritor Nicolás Sala, que fue director del ABC de Sevilla, puso el énfasis en la denuncia de los monopolios y el dirigismo de los medios de comunicación, denunció la cultura única, ensalzó la labor de los pocos independientes que luchan en solitario, y transmitió, quizás con desolación pero con realismo, la poca esperanza que hoy le cabe para la solución de los gravísimos problemas de identidad que tiene España.

En su turno en la palabra, el catedrático de Derecho Procesal José Martín, hizo un voto de confianza en la numerosa juventud que poblaba la sala, la juventud de España, que, entiende, sabrán construir el futuro.

Se suscitó entonces un amplio debate entre la mesa y el público, que puso punto final a una jornada de una calado intelectual y patriótico intenso y de gran altura.

FRACASO TOTAL
Batasuna pierde capacidad de movilización en Navarra
Elsemanaldigital 21 Diciembre 2006

Las dos concentraciones convocadas por la izquierda abertzale en Pamplona fueron un fracaso: una apenas reunió a doscientas personas y la otra directamente la desconvocaron.

20 de diciembre de 2006. La manifestación más importante que había convocado Batasuna en Navarra no se celebró finalmente este miércoles. La prohibición del juez Baltasar Garzón obligó a rectificar las intenciones de la izquierda abertzale. En cambio, para hacerse notar, un pequeño grupo optó por protagonizar un encierro en la Catedral de Pamplona.

El camino a la sala de los encierros, realmente un anexo al que se accede desde el claustro, ya se lo conocían de anteriores ocasiones. Regresaban así a un modo de acción que no utilizaban desde hace tres años, cuando protestaban por la muerte del panadero Ángel Berrueta. Desde el suceso, que se produjo poco después de la una de la tarde, los miembros del Arzobispado intentaron que salieran por iniciativa propia para evitar tener que denunciar los hechos y que tuviera que actuar la Policía Nacional. Finalmente y tras seis horas de conversaciones el grupo se decidió a salir.

Cuando sí pudieron manifestarse los grupos afines a Batasuna en Pamplona fue por la mañana, y en este caso estuvo presente Perardo Barrena. La concentración tuvo lugar ante la sede de la Delegación del Gobierno en Navarra. Apenas dos centenares de personas se acumularon en torno a la fuente central de la Plaza de las Merindades. La convocatoria, que llevaba el sello del sindicato nacionalista LAB, no tuvo el éxito esperado. El número de asistentes fue tan escaso que el despliegue de Policía Municipal previsto se hizo innecesario: no fue necesario cortar las calles porque podían estar en las aceras.

Y no sólo eso, la convocatoria realmente hablaba de una "cadena humana" entre la Delegación y la Plaza del Castillo. Pues bien, este segundo punto tampoco pudo cumplirse ya que, pese a tratarse de dos puntos muy cercanos, era necesario que un mayor número de personas secundaran la manifestación. Ante la imposibilidad de llevar a cabo su protesta tal y como estaba prevista, los manifestantes recorrieron la distancia en pequeños grupos y frente a la Diputación foral se limitaron a corear algunas de las exigencias de ETA: la puesta en libertad de los presos de la banda, la territorialidad y la autodeterminación.

Ni el PSC rebaja el acoso al castellano en los comercios
EL MUNDO, CATALUNYA, 21 Diciembre 2006

El pasado 7 de septiembre, la Agència Catalana de Consum acordaba multar con 600 euros al propietario de la centenaria horchatería La Valenciana de Barcelona porque en uno de sus establecimientos los rótulos no estaban en catalán. Aunque el expediente se inició un año antes, tras una denuncia de Omnium Cultural y con el republicano Josep Huguet al frente del Departament de Comerç, Turisme i Consum, la decisión de multar con 600 euros al propietario del establecimiento se adoptó hace apenas tres meses, cuando ERC ya no estaba en el Govern. Además, en el momento de imponer la sanción, la Agència Catalana de Consum dependía administrativamente del Departament de Treball i Indústria, como refleja la propia multa, cuyo titular era el socialista Jordi Valls. Pudiendo haber rebajado la presión sobre el castellano que ERC llevó a paroxismo durante su permanencia en el Govern, el PSC hizo oídos sordos y el propietario de la horchatería La Valenciana, que prefiere no hablar para no tener más problemas, tuvo que abonar la sanción.

Es grave que una entidad que recibe cuantiosas subvenciones públicas y que aboga por la promoción de la cultura y la integración, como Omnium Cultural, se dedique a ejercer de policía lingüístico, pero es todavía más grave que el PSC, cuyos votantes castellanohablantes no son pocos, vaya multando a los particulares por utilizar un idioma u otro. El presidente de la Generalitat, José Montilla, será interpelado hoy por el líder de Ciutadans, Albert Rivera, sobre su política lingüística y tendrá, por tanto, una ocasión única para proclamar en el Parlament que el castellano es tan lengua común como el catalán y que se acabaron las sanciones por usar el español.

Recortes de Prensa   Página Inicial