AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 29 Diciembre  2006
LAS HIPOTECAS NACIONALISTAS PONEN EN EVIDENCIA A ZAPATERO
Editorial El Mundo 29 Diciembre 2006

Zapatero siempre ha confiado en que podría manejar a sus socios nacionalistas y lograr su apoyo hasta el final de la legislatura a cambio de concesiones más retóricas que reales. Pero la estrategia le está saliendo rematadamente mal a juzgar por la escalada de reivindicaciones que parten de Cataluña y Galicia, las dos comunidades en las que gobierna con partidos nacionalistas de signo radical como son ERC y BNG.

Nuestro periódico informaba ayer de la amenaza de un recurso de inconstitucionalidad por parte del Gobierno de Montilla contra un decreto del Ministerio de Educación que aumenta el número de horas de enseñanza del castellano en Cataluña. EL MUNDO publica hoy que la Xunta de Galicia amenaza con expedientar a los profesores que escriban en castellano a partir del próximo curso la programación de su asignatura.

La Xunta se ampara en un lamentable decreto aprobado por Manuel Fraga en 1997 en el que se establecía que «las actuaciones administrativas de régimen interno de los centros docentes se redactarán con carácter general en gallego».
Como la norma habla del «carácter general» del gallego, se había interpretado hasta ahora que cabían las excepciones, o sea, que se podía emplear el castellano. Pero la consejera de Educación del Gobierno que preside el socialista Emilio Pérez Touriño ha decidido cambiar la interpretación y pretende obligar a todos los docentes a expresarse en gallego bajo amenaza de suspensión de empleo o de traslado.

Lo que está sucediendo en estas dos comunidades no es una casualidad ni es el fruto de una enajenación pasajera. Es el comienzo de una larga serie de conflictos y exigencias que no han hecho más que comenzar. Ayer mismo, Montilla y los partidos nacionalistas catalanes demandaban a Zapatero que cumpla su compromiso de aplicar el nuevo sistema de financiación autonómica en 2008, invocando lo pactado en el Estatuto frente al criterio dilatorio de Solbes. Pero detrás vienen las reivindicaciones de la puesta en marcha de las comisiones bilaterales, de la gestión del aeropuerto de El Prat, de la delimitación de competencias, de la creación de la futura Agencia Tributaria, de las funciones del Tribunal Superior de Cataluña y de la reforma de 30 leyes estatales que hay que adaptar al Estatuto.

Hipoteca tras hipoteca, el dilema que se le va a plantear a Zapatero en su último año de legislatura es si está dispuesto a ceder a este permanente chantaje al que le van a someter los nacionalistas u opta por los principios de cohesión y solidaridad que siempre ha mantenido el PSOE y que le han proporcionado un amplio respaldo electoral en las comunidades donde no existe ese nacionalismo. Pues claro, para ello, tendrá que incumplir lo pactado e incluso lo legislado.

Zapatero está atrapado en este dilema porque no puede contentar a todo el mundo. Cada vez le será más difícil preservar el equilibrio entre un nacionalismo insaciable y la defensa de los intereses generales del Estado. Lo que estamos viendo estos días es la aceleración de la dinámica que él mismo ha creado al apoyar el Estatuto catalán y al alentar las desorbitadas exigencias de sus socios nacionalistas.

Izquierda liberal
En nombre del Estatut
Antonio Robles Libertad Digital 29 Diciembre 2006

Se veía venir. Ya habíamos advertido que acabarían por sacarse un truco de la manga para impedir que la tercera hora de castellano se imparta. En los recovecos nacionalistas primero se preguntan por lo más provechoso y después se buscan las razones o las sinrazones para justificarlo. Y, si de arrinconar la enseñanza del español se trata, entonces el recurso tramposo es inevitable.

Importa poco que todas las clases se den en catalán, menos aún que la propia enseñanza de la lengua española cuente con dos horas semanales frente a las cuatro de lengua catalana merced al incumplimiento de la normativa vigente y que el decreto del Gobierno central sobre enseñanzas mínimas ha tratado de restaurar. Debo recordar una vez más que no se trata de añadir una hora más, como arteramente se repite, sino de restaurar la hora de estructuras lingüísticas comunes amputada a la enseñanza de lengua castellana para añadirla a la catalana. Yo creía que era un titular de El Periódico de Cataluña y sin embargo es la consigna nacional. Todos a mentir mientras ensayan caras indignadas. ¡Qué poca vergüenza! (Les recomiendo una viñeta genial de Pallarès aparecida el pasado 22 de diciembre en la edición catalana de El Mundo. Nunca una imagen desnudó tan contundentemente una mentira.)

ERC, ICV y CiU arremetieron contra el decreto de mínimos, mientras el PSC callaba y otorgaba. Incluso el Consejero de Educación Ernest Maragall nos llegó a confundir con su intervención en el pleno de control al Gobierno el pasado viernes, día 22, en el Parlament de Cataluña. Contestaba el consejero al discurso étnico-lingüístico de la señora Irene Rigau, de CiU. Lo había logrado irritar con aquella estupidez de que el aumento de una hora de castellano acabaría con la rica fonética catalana de los niños de Bañolas. El Consejero le contestó que él por el contrario había constatado las dificultades de unos niños de Olot "para hacer una presentación pública en castellano en un concurso internacional en el Museo de la Ciencia".

Nadie nunca entre sus filas había denunciado evidencia tan corriente. Y menos en el parlamento. Por eso, el hemiciclo en pleno juró en arameo contra el atrevimiento de Ernest. Un rumor, mezcla de asombro y desaprobación, corrió como la pólvora mientras los tres diputados de Ciutadans sonreían la torpeza genial del consejero. Debo reconocer que por un momento logró equivocarme. Incluso para quienes tenemos vividos y rumiados todos los desengaños, las palabras eran atrevidas, muy atrevidas y más viniendo de quién venían.

Pero fue puro espejismo. Ayer sacaron el Estatuto como escudo para denunciar una "invasión de competencias" con la amenaza de recurrir al Constitucional si no se avienen a razones. Es decir, si no dan marcha atrás. El consejero de Política Territorial, Joaquín Nadal, hermano del director de El Periódico de Cataluña dejó claro que era "la preservación de competencias" del gobierno catalán la causa de la denuncia, no el contenido del decreto de mínimos.

Ahora resulta que la bondad o maldad de una acción política dependerá de si invade o no la letra del Estatuto de Cataluña. A este paso, el Estatut será la Biblia. No importará ya si un acto es bueno o malo, si está sujeto a derecho o no; lo que importará es si invade o no competencias del libro sagrado, interpretado por el ojo nacionalista. Es un aviso a navegantes: a partir de ahora esta será la murga. Cualquier cosa que no les interese será contrastada con la letra del Estatut. Con razones o sin ellas. ¡Qué Dios nos coja confesados!

Toda la tramoya surgida con Montilla es una evidencia de su voluntad por dar carrete y cansar al boquerón. Era evidente que los intereses nacionalistas de sus socios de Gobierno pesarían más que los intereses del Estado representados por sus compañeros del Gobierno español. A la primera oportunidad se ha demostrado. El algodón no engaña.

Todo esto de la lengua es muy cansado y aburrido. Desde las filas nacionalistas nos dicen que abusamos de la crítica a la política lingüística. Pero no me dejaré intimidar mientras no desaparezca la exclusión. A nadie se le ocurriría decir eso mismo de las denuncias a la especulación inmobiliaria o del maltrato a la mujer. Mientras no se respeten los derechos de todos los catalanes a utilizar y ver representadas sus lenguas en las instituciones, servidor seguirá en la brecha.

Pero lo peor de esto no es la lengua, será el enfrentamiento sistemático con el Gobierno central por aceptar éste el artículo 111 del Estatut que permite a la Generalitat blindar sus atribuciones en materias compartidas con el Estado. Pasen y vean cómo la política sirve a veces para crear problemas en lugar de solucionarlos.      antoniorobles1789@hotmail.com

PSOE
Disparate nacional
Agapito Maestre Libertad Digital 29 Diciembre 2006

Ramón Jáuregui quizá sea el político vasco más nefasto que ha tenido el PSOE en la democracia, entre otras razones, porque siempre habló y actuó como si fuera el más listo de la clase, cuando no ha dejado de ser nunca un chisgarabís en manos del nacionalismo vasco. Sus últimas declaraciones son la mejor prueba de que el Gobierno ya está preparando un Estatuto para dar cobijo al terrorismo. Era previsible –algunos lo habíamos dicho hace meses–, pero me deja estupefacto que lo anuncie el portavoz del PSOE en la Comisión Constitucional del Congreso, porque eso significa que harán un Estatuto nuevo sin importarles la Constitución. Lo decisivo es que ETA participe en el "juego político" sin detenerse en lo que nos importa: derrotar a ETA.

Si la Constitución para un miembro de la Comisión Constitucional es sólo un objeto de trueque con los terroristas, entonces todo está permitido. Vivimos instalados en un disparate nacional. España no es un país normal. ¿Exagero? Por desgracia, creo que me quedo corto. Tres ejemplos son suficientes. Primero, en el País Vasco es imposible vivir en libertad. Los terroristas lo ocupan todo. Segundo, en Cataluña a los niños españoles les impiden aprender español. El complot de nacionalista y socialistas ciega cualquier rayo de inteligencia. La basura nacionalista es una plaga. Tercero, en el resto de la nación la gente sobrevive imitando al perro del fabulista Esopo: no se molesta en limpiarse de pulgas porque volverían otras iguales.

¿Quién es el culpable del disparate nacional que vive España? Estoy convencido de que la sociedad española tiene el Gobierno que se merece. Es una sociedad lanar que vota socialista por servidumbre voluntaria. Los psicólogos sociales deberían explicar los extraños motivos que llevan a los individuos a votar, o sencillamente preferir, antes a quien les hace daño que a quien pudiera ayudarles a revolver sus problemas. Está en la naturaleza de este Gobierno desgobernar y crear problemas nuevos cada día a sus ciudadanos. Sin embargo, las expectativas de votos del PSOE, según todas las encuestas, apenas bajan si tenemos en cuenta los estropicios que perpetra este Gobierno. La base socialista vive feliz y contenta. Los votantes socialistas son implacables con la oposición y condescendientes hasta la estupidez con los suyos. Los votantes socialistas no actúan por razones sino por la fe. Sí, sí, por fe, a pesar de los fracasos de la izquierda... El gran tema de nuestro tiempo consiste en pensar, precisamente, cómo la izquierda en España se hizo creyente de un partido que todos los días la traiciona.

Quien piense hasta sus últimas consecuencias el trasvase de la fe cristiana al socialismo, tendrá en sus manos la posibilidad de poner fin al disparate nacional que vive España. En todo caso, esperemos que la reflexión sobre la España de Zapatero no nos conduzca al esperpento o la nostalgia; aunque, entre una y otra, hay quien prefiere describir pinturas y estatuas imaginarias. Es un juego entretenido que suele terminar con interrogantes de Perogrullo del tipo: ¿quién es más perverso, Zapatero o sus apologistas? ¿Quién hace más daño a la nación, los políticos socialistas o sus votantes? Ya digo, en este final de año, Maese Perogrullo sienta sus reales y no deja de interrogarse sobre el inmediato porvenir: ¿convocará elecciones generales anticipadas Zapatero? Creo que no; pero, por si acaso, preparémonos para lo peor. España, sin duda, es empeorable.

Las "perchas" y las traiciones de Jáuregui
EDITORIAL Libertad Digital 29 Diciembre 2006

Es cierto que los presupuestos vascos para el 2007, aprobados este jueves con el respaldo del PSE, son tan cicateros para las víctimas como generosos para los familiares de los presos de ETA. También es verdad que los firmantes del Pacto por las Libertades, además de consensuar una política caracterizada por la firmeza en la lucha contra el terrorismo, se comprometieron a no llegar a acuerdo alguno con las formaciones nacionalistas mientras estas no renunciaran al mal llamado derecho de la autodeterminación.

El respaldo que acaban de brindar los socialistas a los presupuestos de Ibarretxe no deja de ser, sin embargo, pecata minuta comparado con el grado de traición a las víctimas y al pacto por las libertades que exige el frente anti PP que Ramón Jáuregui acaba de señalar como el corolario de ese proceso de colaboración con ETA que los socialistas disfrazan como "proceso de paz". Con total desfachatez, y sin importarle la ruptura de la legitimidad democrática que conlleva sus palabras, Jáuregui ha señalado que el proceso de negociación "culminará en una reforma estatutaria, que será la percha de la que colgar la incorporación a la democracia de la izquierda abertzale".

Si los socialistas no están dispuestos, como dicen, a pagar políticamente nada a la organización terrorista, ¿por qué un "proceso de paz", que tiene como interlocutor a ETA, ha de culminar con una reforma del actual marco jurídico-político del País Vasco? Más aun cuando nada nos garantiza –todo lo contrario– que esa "reforma estatutaria", por muy inconstitucional que sea y muy consensuada que esté con los promotores del Plan Ibarretxe, vaya a satisfacer las exigencias de ETA para no hacer "reversible" su alto el fuego.

La jugada, sin embargo, no nos sorprende en absoluto pues, como recordarán los lectores, ya advertimos de ella meses antes de que se produjera el alto el fuego de los terroristas. Es el guión de Perpiñán. El frente anti PP y el fin del actual marco constitucional del País Vasco no son tanto la culminación como el origen de este mal llamado "proceso de paz". La alianza del Gobierno del 14-M con los separatistas vascos exigía reflotar el Plan Ibarretxe, eso sí, con otro nombre. Pero ese consenso de los socialistas con los separatistas vascos era electoralmente suicida sin un anestesiante "proceso de paz". Era por tanto imprescindible ponerse en contacto con ETA y comprometerse con ella a hacer a avanzar al País Vasco hacia la soberanía a cambio de una tregua. El objetivo de Zapatero no ha sido ni será nunca rendirse ante ETA, sino conservar el poder colaborando con ella todo lo necesario para poder maquillar de paz sus alianzas con los firmantes de Estella.

Cambiar de socios necesita muchas "perchas". Más aun si es para dejar a los que se ha tenido en el Pacto por las libertades para liarse con los del Pacto de Estella. Muchas perchas y muchas traiciones, ¿verdad, Jáuregui?

ME GUSTARÍA SER CATALÁN (O vasco, da igual)
Pedro de Hoyos Periodista Digital 29 Diciembre 2006

El Estado anda regalando estatutos a todos los que lo quieran. Ahora dice Ramón Jáuregui que hay que cambiar el estatuto vasco para que lo acepte Batasuna. Eso es hacer que la ley se adapte a los ciudadanos, en vez de los ciudadanos a la ley. Basta acogotar al Estado planteándole un reto político, económico o legal para que el Estado se acongoje, se baje los pantalones y se meta por ese sitio todas las alusiones constitucionales a la igualdad de los españoles (Ah, ¿pero quedan españoles?) ante la Ley. Sucedió con González, sucedió con Aznar y sigue sucediendo con Zapathuero. Hoy por hoy si usted es catalán o gallego, por ejemplo, puede opositar en toda España, pero no ocurre lo contrario, yo no puedo aspirar a una plaza de juez o de maestro en esas regiones. Si usted es vasco o navarro sus impuestos serán claramente distintos a los demás, usted saldrá beneficiado y los demás ciudadanos, perjudicados.

Sólo son pequeños ejemplos muy concretos de las distorsiones que acompañan a este ¿Estado de Derecho? El Estado se ha quedado siempre con las vergüenzas al aire ante nacionalistas de cualquier lugar. Sólo las pobres e indefensas regiones que no poseen un fuerte partido nacionalista salen permanentemente perjudicadas, enviando así un claro mensaje a los votantes sobre cuál es el voto útil.

Y aviso a presuntos lectores iracundos, lenguaraces y hábiles en el manejo del vocabulario escatológico de que mi crítica no es anticatalana o antivasca, sino anticatalanista o antivasquista, por ejemplo. Y “antiestatista”, pues es el Estado el que lo consiente. No debemos confundir a catalanes o vascos con sus respectivos partidos nacionalistas, como tampoco debemos confundir a los españoles en general con estos torpes e injustos desGobiernos que padecemos. Desde Pujol hasta ahora se ha regulado la recaudación de impuestos, por ejemplo el IVA que recogen las administraciones autonómicas, al dictado de CiU.

Y eso ha sido así con todos los gobiernos desde Felipe González. ¿Pero su obligación no era gobernar para todos los ciudadanos? ¿Estábamos todos los ciudadanos representados por los intereses de Pujol y Convergencia i Unió? Pues eso.
Claro que eso sería poco significativo si en las demás autonomías (este columnista escribe desde la multidividida Castilla, ¿por qué Castilla no es una autonomía como lo es Galicia, Cataluña o Andalucía?) tuviésemos políticos entregados al pueblo que defendieran sus intereses y si no les importara enfrentarse a sus respectivos partidos por el bien de sus regiones. Sin embargo hemos padecido a personajes tragicómicos como Pepe Bono, Barreda, Juanjo Lucas o Juanvi Herrera, que convierten ser español de Castilla en ser ciudadano de tercera regional al que se puede hacer cualquier diablura política, sin que nadie, en un pueblo abotargado y que asume anticipadamente su decrepitud, moviera una mano para evitarlo.

Espero con ansiedad este año nuevo que nos traerá elecciones locales y autonómicas, para comprobar una vez más que nada se mueve en el electorado castellano, sumiso a sus gobiernos, que protesta de los nacionalismos en la barra del bar pero es incapaz de sumarse a una acción política destinada a poner freno a esta discriminación anticastellana.

En Castilla y León se enfrentarán Luis Vicente Herrera, un presidente intrascendente, que nada pinta en el panorama político español, absolutamente desconocido fuera de los límites de su región, carente de influencia en el resto de España, y Ángel Villalba, representante de un partido socialista que se asocia encantado con los nacionalismos. ¿Izquierda y nacionalismo?: Si, el PSOE y sus hermanos pequeños, pero a los que está sometido el poder, del PSC y PSE.

De ese PSOE de Ángel Villalba ha salido el actual presidente de un Gobierno que ha recortado a última hora 190 millones de Euros de los fondos FEDER que previamente había prometido a su propia región. Quién va a fiarse entonces de alguien como Villalba incapaz de plantarse ante Zapathuero y decirle que Castilla y León sólo es una región... pero al menos es una región, y tiene los mismos derechos y muchas más necesidades que las nacionalidades.
Y también con idioma propio, por cierto.         http://pedrodeh.blogspot.com

Vencer a Zapatero
¿Podrá Rajoy?
Jorge Vilches Libertad Digital 29 Diciembre 2006

Las encuestas, incluso las que maneja el estadista Blanco, no son muy halagüeñas para el partido progre. "Empate técnico" y "ventaja decimal" son los eufemismos que los socialistas barajan para referirse a la respuesta adversa del electorado a su Gobierno. Y es que su intención ha sido conformar un régimen que excluyera del poder al PP. Con unas reglas de juego pactadas con los nacionalistas y los ecocomunistas. Un orden distinto, basado en emociones y sobreentendidos, como, por ejemplo, el deseo infinito de paz, o que cualquiera es una nación.

Pero el electorado no ha visto tanta dicha. La cesión preventiva al terrorismo etarra ha sido señalada por algunos socialistas como una traición. Y la barra libre para que todo grupo se definiera como nación no ha sentado bien a la izquierda clásica, incómoda ante la estulticia de campanario. ¿Dónde está la política socialdemócrata, redistributiva, estatista o, qué sé yo, obrerista? ¿Qué logros para la izquierda puede presentar Zapatero? Y se obtiene la callada por respuesta porque la retórica vacua es de corto recorrido cuando se tiene que gobernar.

La política zapateresca sólo ha conseguido el aplauso de los progres, siempre entusiasmados ante el relativismo, la facundia emocional y los prejuicios. Pero el recurso a las emociones que utiliza el Ejecutivo también levanta a la no izquierda, pero en sentido contrario. Ahora bien, ¿podrá Rajoy canalizar ese rechazo a la política del gobierno?

Las apelaciones del líder de la oposición a una gestión más eficaz y en línea con el resto de Europa en materias clave como la economía y la inmigración, o el refuerzo del Estado para que su existencia no sea sólo espiritual, deben contener algo más. En las circunstancias en las que estamos, de disminución de la pluralidad política en nombre de la pluralidad nacional, de acoso a las libertades individuales en pos de "derechos colectivos", no basta con recurrir a valores, hay que llamar también a las emociones.

A treinta años de la muerte del dictador que se apropió de los símbolos nacionales, es importante que el PP, un partido nacido en y para la democracia, no separe su discurso gestor del nacional y liberal. El dominio de la consigna prisaica y almodovariana no debe mantener como propios unos complejos que no corresponden histórica, personal ni políticamente al PP.

Porque, hoy, proteger el concepto de nación española es asegurar la igualdad de todos los ciudadanos en el ejercicio de sus derechos. Recurrir a la emoción liberal y nacional, entonces, debería ser el compañero político y electoral adecuado a la retórica de la gestión. Y la búsqueda del centro y el perfil bajo, como en 2004, no significan nada cuando cada convocatoria electoral, como está demostrado, es distinta.

Se equivocó la paloma
Lorenzo Contreras Estrella Digital 29 Diciembre 2006

Cuando Zapatero “colocó” a Montilla —José, no Josep— en la candidatura a la Generalitat catalana para acabar de desplazar a Pasqual Maragall y reconducir —eso creía— la política republicanizante, por él mismo propiciada desde Moncloa en una dirección al gusto zapateril, que no al gusto maragalliano, algunos creyeron que la deriva nacionalista de Cataluña perdería su radicalismo “made in Carod Rovira” para orientarse hacia una reconstitución del antiguo pacto PSOE-CiU, cuya primera edición fue protagonizada por Felipe González y Jordi Pujol. Se equivocó la paloma, se equivocaba. O también: creyó que el norte era el sur.

Apostando por el pujolismo bajo la reedición encarnada en Artur Mas, el listo de ZP imaginó que el problema entraba en vías de arreglo. Carod acabaría perdiendo su batalla y él, Zapatero, hallaría en Madrid, en el Parlamento central, el apoyo pragmático del CiU a cambio de que CiU se lucrara en Barcelona con el apoyo, no menos pragmático, del PSOE-PSC, o si se prefiere del socialismo catalán amontillado. ¿Nueva luna de miel Madrid-Barcelona? Enterrado políticamente Maragall, o más bien desterrado del poder, Montilla sería un molt honorable teledirigido por el nieto del abuelo; ya se sabe, el revolucionario heredero del capitán Lozano.

Pero no ha sido así. El hombre de Iznájar, de entrada, no ha sido teledirigido desde la Moncloa, sino secuestrado por el famoso Tripartito de Carod. Montilla, cada día más Josep y menos José —o Pepe—, se había visto obligado, por lógica de poder, a desechar el abrazo con CiU para no verse convertido en súbdito de Artur Mas y, en el fondo, del pujolismo. El precio era alto en esta opción tripartita. El bipartito Mas-Montilla se evaporaba como proyecto y el nuevo poder postmaragalliano pasaba a ser Montilla-Carod-Saura, o, para ser precisos, Carod-Saura-Montilla.

Acabamos de ver el primer gran síntoma: el Gobierno de Zapatero ha intentado por decreto que las horas lectivas de castellano en las escuelas catalanas de enseñanza primaria sean tres semanales y no dos. Y el Govern que preside Montilla, vigilado de cerca por Carod, se ha parapetado en el “Estatut” para negar la competencia el Gobierno central en eso de regular desde Madrid la administración de la enseñanza en castellano. ¡Regularla en Cataluña! ¡Y además otra hora lectiva!

El tema está planteado y es conocido. El hombre de Iznájar, el hombre del sur, se ha sentido del norte —da lo mismo que sea el noreste—. O se ha visto obligado a no ser del sur, donde se habla español/castellano con acento meridional. A la hora de verse condicionado también ha podido comprobar que CiU no iba a ser menos radical que Carod-Rovira. Si se oponía Montilla a la escalada nacionalista, todos contra el president charnego. Y éste ha reaccionado en la línea clásica y fernandina: vayamos todos juntos, y yo el primero, por la senda del Estatut.

¿Qué hará Zapatero, contradicho por su hombre en Cataluña? Su hombre o lo que él, ZP, creía que iba a ser su hombre en la Generalitat. Como fracaso, o síntoma de fracasos mayores, no está mal. Está fatal. Pero es así. Si la cosa pasa a mayores, no está mal. Está fatal. Pero es así. Si la cosa pasa a mayores, en el sentido de ventilarse la tercera hora lectiva del castellano como recurso amontillado ante el Tribunal Constitucional, no podremos decir como españoles normales que nos vamos a divertir. Y los castellano-hablantes de Cataluña se van a divertir todavía menos. Distinto será que lleguen a protestar con la sonoridad debida. Buena oportunidad se les presenta, para hacer patente su sentir, a Ciutadans de Catalunya, con Albert Rovira y Albert Boadella en primer término. Se trataría de dimensionar una movilización si el clima nacionalista se enrarece en mayor medida que hasta ahora. Se dirá que nos es para tanto. Bueno, pues no es para tanto. Adelante.

ANNUS HORRIBILIS
Editorial minutodigital 29 Diciembre 2006

Estaban arrinconados criminales, secuaces y cómplices. Ahora vuelven a pasear sus pistolones ostentosamente, desalojando la libertad hasta meterla en uno de sus zulos.

“ Con la libertad a quemarropa, ganaremos la calle a los de las pistolas. Si no lo hacemos, que nos arranquen a tiras el nombre de España y echen nuestras entrañas cobardes al almuerzo de las bestias. ”
El Estado de Derecho que dice sustanciarse en la Constitución de 1978 vuelve a ser incapaz de garantizar que en un trozo de España se pueda vivir sin estar bajo la coacción y la amenaza.

Así se resume lo cotidiano de miles de compatriotas escrito en los calendarios que agonizan en los últimos días de este 2006. La sociedad anestesiada prefiere la Paz que el tirano ofrece, convencida de que irá acompañada de la libertad ejercitada en un entorno sin dolor. Grave error. Falacia brutal que el pacifismo de salón ha logrado inocular en el inconsciente colectivo. La libertad es un lujo para los españoles afincados en Vascongadas. Lo es cada vez más para buena parte de los navarros. Sin embargo, está a salvo en el sur de Francia a pesar de que el tirano, aquí y allí, es el mismo. Sin duda Francia recuerda sin esfuerzo lo que significa rendirse al tirano sin presentar batalla.

2006 se cierra encerrado en un bidón lleno de explosivos. Paradojas de un “proceso de paz” en el que se hace acopio de pistolas. Acopio y barril que, según el Secretario de Estado para la Seguridad, no es un obstáculo para el “proceso de paz”. Paradojas de un Secretario para la Seguridad que no encuentra inseguro el armamento de los asesinos.

Se cierra también 2006 cerrando la boca de los catalanes que quieren hablar y aprender en castellano. Tampoco aquí llega el Estado de Derecho salvo, acaso, ese Estado mínimo al que el Presidente Montilla ha reducido lo común para maximizarse a sí mismo, a sus socios y a la Cataluña artificial que como sofisticados tramoyistas, están montando para ocultar una sociedad a la que lo español, mayoritariamente, aún le resulta propio.

Se cierra, en fin, 2006, reabriendo heridas. Se cierra una etapa de frágil reconciliación y se abre de nuevo, oficialmente, la puerta para el rencor que zarandea al enterrador que dormitaba después de dar sepultura a las miserias de unos y de otros. Al fin y al cabo, nada debe sorprender a una sociedad que desalojó a Dios y con Él, el sentido del perdón.

Parece encerrase 2006 en un cartucho de uvas que el ciudadano traga en una tregua entre la borrachera de la cena y el alcohol que seguirá bañando la noche. Paz para todos, hip, que ETA ya no mata.

El 1 de Enero, volveremos los españoles a echarnos la Patria a la espalda. Mascaremos unos mendrugos de dignidad y seguiremos ganándonos, a diario, el derecho a ser libres. Con la libertad a quemarropa, ganaremos la calle a los de las pistolas. Si no lo hacemos, que nos arranquen a tiras el nombre de España y echen nuestras entrañas cobardes al almuerzo de las bestias.

Los "accidentes mortales" que provoca ETA
Fernando Gallego Periodista Digital 29 Diciembre 2006

Zapatero ideológicamente está muy próximo a las motivaciones que llevan a determinados grupos a salvar sus diferencias con el resto de la sociedad por vía del terror. El ínclito ZP no es un presidente de gobierno al uso para una democracia situada en Europa Occidental. Este diletante es tan indulgente con el terrorismo, como pertinazmente implacable con sus antípodas ideológicas, y radicalmente sectario.

Cuando el terror segó la vida de 192 personas en un atentado sin aclarar, su ira no fue contra el terrorismo, sino contra un gobierno, que según él, había propiciado el atentado con su "guerra en Irak". Los malos oficiales, los de la verdad oficial, o sea los ofendidos por la "guerra de Aznar", son a los que llevan tres años mimando, consintiendo y aplacando con una "cataplasma" que se llama "alianza de civilizaciones". Son los que no respetan nuestra cultura ni nuestra civilización, y a los que según el dictado de la corrección oficial debemos proteger ejerciendo sobre nuestras consciencias la más feroz de las autocensuras.

El limitado Zapatero, o sea ZP, ha sido capaz de exhibir la procacidad consistente en establecer una contraposición entre las muertes debidas al cambio climático y el terrorismo, minimizando así, el oprobio que supone el terrorismo internacional para la vida humana.

Hoy zETAp, como sagazmente lo pasean en algunas pancartas, ha vuelto a dar otro paso de rosca en su inquietante predisposición a la comprensión del terror. Esta misma mañana, tras el consejo de ministros, tratando de resumir el estado del lamentable proceso de rendición ante ETA, además de vendernos humo, ha calificado a los asesinatos terroristas de ETA como "accidentes mortales".

El propósito de este post no es otro, que el de condenar semejante conducta de un político radical de izquierdas, que comprende la conducta terrorista de un grupo terrorista de izquierdas. Es un tanto precipitado, pero permite expresar mi repulsa ante semejante dislate, minutos antes de iniciar un viaje. Les deseo feliz año nuevo.

Nacionalismo, terrorismo y víctimas
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 29 Diciembre 2006

Nota: Este artículo ha sido publicado originalmente en el diario "Noticias de Gipuzkoa"

Cuando se lee un artículo como el que hace unos días publicaron en el periódico vasco “Noticias de Gipuzkoa” los profesores de la UPV Jon Gurutz Olaskoaga, Baleren Bakaikoa y Luis Bandres, se comprende fácilmente las razones por las que el terrorismo independentista vasco ha pervivido en Euskadi a lo largo de más de tres décadas y se observa, con horror, cómo en el País Vasco de nuestros días sigue siendo mucho más políticamente correcto despreciar a las víctimas y callar ante los verdugos que, por ejemplo, llamar asesinos a los que matan o calificar de totalitarios a quienes solamente desean imponer sus desvaríos ideológicos a base de violencia, amenazas y extorsión.

En su texto “Víctimas del terrorismo y apoyo” (Noticias de Gipuzkoa, 22 de diciembre de 2006, Pag. 5), Olaskoaga, Bakaikoa y Bandres se muestran muy hábiles a la hora de insultar a la hermana de un ciudadano asesinado por ETA pero, curiosamente, estas mismas personas que tanta destreza parecen tener para criticar con ferocidad a los demócratas vascos, pasan a convertirse en mudos sin solución cuando se trata de hablar de los terroristas de ETA o de los cómplice alegales de éstos. Sin lugar a dudas, resulta muy sencillo, y sobre todo físicamente muy seguro, definir públicamente a Maite Pagazaurtundua, presidenta de una Fundación que aglutina a más de un millar de víctimas del terrorismo, de “mesiánica y estrafalaria”, pero, por el contrario, puede resultar mucho más incómodo, más peligroso y, sobre todo, mucho menos provechoso socialmente en el ámbito vasco de opinión, decir públicamente otras cuestiones algo más peliagudas como, por ejemplo, que ETA es un movimiento totalitario que pervive sobre el empleo sistemático del terror o que los miembros de esta organización criminal, que no representan a nada ni a nadie, únicamente merecen ser perseguidos, detenidos y puestos a disposición judicial. Quizás por ello, nunca hemos leído artículos de Jon Gurutz Olaskoaga, Baleren Bakaikoa y Luis Bandres destacando cosas de este tipo o, en su defecto, textos de estos profesores en los que, al menos, se acusara de extravagante, por ejemplo, a un asesino confeso como Iñaki De Juana Chaos o en los que se definiera como “iluminados” a personajes esperpénticos y tan dados a la grandilocuencia amenazante como Arnaldo Otegi, Joseba Álvarez o Josu “Ternera”.

Victimizar a las víctimas se les da muy bien a quienes siempre saben posicionarse más cerca de los asesinos que de los asesinados, pero con su comportamiento infame, estas personas, las mismas que se rasgan dramáticamente las vestiduras cuando algunos afirmamos que el nacionalismo vasco en general lleva más de treinta años alimentando, comprendiendo, exculpando, justificando y matizando el terrorismo de ETA, solamente demuestran el desierto ético e intelectual en el que habitan. El pensamiento de Olaskoaga, Bakaikoa y Bandres que destila el artículo periodístico en cuestión es hijo de un nacionalismo extremo y reaccionario, y por lo tanto es una elaboración prepolítica y premoderna, que únicamente tiene significado para sus propios correligionarios y que no es capaz de soportar un análisis que vaya algo más lejos de la proclama, la arenga o el pregón propagandístico. El argumentario básico de su discurso es tan elemental que solamente puede contentar a los muy cercanos, a los despistados o a los muy convencidos. Y es que, en este sentido, hace falta tener muy mala bilis, muy poco conocimiento o muy poca vergüenza para, precisamente en el País Vasco, acusar de “radicalidad” a las víctimas del terrorismo, a Fernando Savater a José María Calleja o, incluso, ya que pasaban por allí, a los militantes de “Ciutadans”. ¿No resulta patéticamente sorprendente que estos flamantes profesores de la UPV acusen de extremismo a demócratas victimizados como los anteriormente señalados y que, por el contrario, no inculpen ni acusen de extremismo a tantos “Txapotes” como, por acción u omisión, hay en este país?, ¿No resulta auténticamente bochornoso que estos profesores de la UPV acusen de “radicalidad” a las manifestaciones convocadas por la AVT y que, por el contrario, callen herméticamente ante el terrorismo callejero que un día sí y otro también se genera en Euskadi desde la órbita del dúo ETA-Batasuna?.

Hay muchos aspectos del artículo de Olaskoaga, Bakaikoa y Bandres que merecen ser discutidos, pero, al parecer, lo que más ofende a estos ilustres profesores de la UPV es que se intente mezclar el nacionalismo vasco con el terrorismo independentista de ETA. Pues bien, para explicar este mestizaje para muchos indiscutible sería suficiente con recordar que ETA surgió de una escisión del PNV, pero lo más importante es que, desde que los terroristas cometieron su primer asesinato, el nacionalismo vasco, a pesar de condenar los atentados, ha otorgado a los terroristas cobertura ideológica, entendimiento, cercanía y calidez política. Lo cierto es que la mayor parte de los nacionalistas vascos contempla a los etarras como hijos ideológicos pródigos y descarriados a los que hay que atender y respetar en sus derechos. El nacionalismo vasco, es verdad, condena las muertes, pero ignora a los asesinos, y éstos, si son perseguidos, detenidos y juzgados, encuentran en los ámbitos nacionalistas vascos comprensión y apoyo. Esta intensa relación nacionalismo vasco-terrorismo independentista, siempre intuida y conocida, pero obviamente nunca evidenciada en público, se hizo patente el 12 de septiembre de 1998, cuando apenas 14 meses después de que los etarras asesinaran al concejal del PP Miguel Ángel Blanco, los partidos nacionalistas vascos y otras organizaciones sociales del ámbito nacionalistas firmaron con la banda terrorista el Pacto de Lizarra, un documento de contenidos maximalistas desde un punto de vista nacionalista pero que, además, incluía disposiciones no públicas en las que los firmantes del mismo se comprometían a trabajar en comandita para, entre otras cosas, eliminar de la actividad política, social y cultural de Euskadi cualquier presencia constitucionalista o estatal.

Por todo esto, Olaskoaga, Bakaikoa y Bandres harían bien en revisar la historia reciente de este país y, sobre todo, sería conveniente que revisitaran el pasado y el presente de nuestro territorio no desde el punto de vista de los verdugos, como suelen hacerlo, sino desde la mirada de los hombres y mujeres que en este país apuestan por la democracia y que, en este empeño, han dejado muchas veces su vida. Solamente así lograrán entender, de una vez por todas, que en este país las víctimas del terrorismo, los periodistas, los intelectuales constitucionalistas o los concejales del Partido Popular nunca se han dedicado a asesinar, extorsionar, chantajear o a amenazar, siniestras actividades comúnmente ejercidas todas ellas por otros a quienes Olaskoaga, Bakaikoa y Bandres parecen respetar muchos más que a las víctimas del terrorismo.
Blog de Raúl González Zorrilla http://gonzalez-zorrilla.blogspot.com/

El Psoe atrapado entre el interés nacional y sus pactos con los nacionalistas
La Xunta obliga los profesores a presentar su plan docente en gallego.
Amenaza con expedientes que pueden acarrear la suspensión de empleo y sueldo a quienes lo hagan en castellano
Algunos han contratado traductores para no perder la plaza y otros han acudido a la Fiscalía
PEDRO SIMÓN El Mundo 29 Diciembre 2006

MADRID.- La Xunta de Galicia está amenazando con expedientar a profesores por escribir la programación de su asignatura en castellano.

A diferencia de cursos anteriores, cuando la Consejería de Educación permitía que el resumen de contenidos de las materias se elaborara indistintamente en castellano o en gallego, el Gobierno autonómico ha decidido que, en este ejercicio 2006/2007, sea obligatorio que los docentes presenten la documentación pertinente en la lengua cooficial.

Aunque algunos profesores castellanohablantes han optado por contratar a traductores de gallego para que les hagan los deberes idiomáticos, otros se han negado y están pidiendo amparo, por escrito, a la Delegación provincial de Educación correspondiente y a la Fiscalía. Consideran que esta imposición institucional vulnera la Constitución Española y el artículo 314 de la Ley Orgánica 10/95, que prohíbe la discriminación por la lengua.

El propio Estatuto de autonomía de la comunidad especifica en su artículo tercero que «los poderes públicos de Galicia garantizarán el uso normal y oficial de los dos idiomas».

Modelo de Estado.
Los profesores recurren a la Delegación provincial de Educación y a la Fiscalía solicitando amparo.
Algunos han optado por contratar a traductores para cumplir con la Inspección.

La Xunta amenaza con expedientar a los docentes que no escriban en gallego el programa de su asignatura
PEDRO SIMÓN El Mundo 29 Diciembre 2006

Como pasa en toda España, cada curso, los docentes han de elaborar un resumen detallado de su materia con los epígrafes que ésta incluirá, para ver si el proyecto educativo del docente de marras se ajusta a los decretos donde se recogen los contenidos generales que ha de tener la asignatura.

En Galicia, los docentes de Primaria depositan este documento en el centro. Los de Secundaria, en cambio, han de remitirlo a la Consellería de Educación.

Hasta la fecha, en Galicia, en torno a un 60% de los enseñantes, según fuentes oficiosas, elaboraba esta documentación en castellano sin que hubiera existido el más mínimo contratiempo. Con el nuevo curso, la ley sigue siendo la misma, pero las normas del juego han cambiado.

El Gobierno de la Xunta se acoge a una interpretación reduccionista de la ley para apretar las clavijas al profesorado que se niega a pasar por el aro del gallego en los escritos que han de redactar como enseñantes. La situación actual es resultado de dos decretos elaborados durante la era de gobierno del PP, de una sentencia incumplida en la práctica y de una decisión política del nuevo Ejecutivo.

El decreto 247/95, por el que se desarrollaba la Ley 03/1983 de normalización lingüística, imponía el gallego como única lengua en las relaciones mutuas e internas de las Administraciones territoriales y locales. Recurrida esta norma en lo contencioso administrativo por la Asociación Gallega por la Libertad del Idioma (AGLI), el Tribunal Superior de Justicia de Galicia dio la razón a los demandantes, impugnó el decreto y obligó a modificarlo.

«La inconstitucionalidad (...) resulta manifiesta al determinar una patente desigualdad frente al uso del idioma castellano», falló la Justicia. «No existe razón para la inexistencia de la cooficialidad de los dos idiomas en lo concerniente a la propia Administración», añadió. Para el tribunal, se trataba de una manifiesta «discriminación» y el texto legal se había «extralimitado».

La Xunta procedió a acatar la sentencia y a modificar la norma. El nuevo decreto 66/97 calcaba el impugnado, sólo que añadiendo tres palabras mágicas: «Con carácter general». Así, su artículo tercero quedó como sigue: «Las actuaciones administrativas de régimen interno de los centros docentes, tales como actas, comunicados y anuncios, se redactarán, con carácter general, en gallego». Con lo que el tecnicismo «con carácter general» admitía la posibilidad de excepciones.

El decreto había estado hibernando desde entonces. Hasta que el nuevo Gobierno regional lo ha desempolvado y ha movilizado a la Inspección para hacer comulgar a los docentes con la neolengua, trasunto de aquella jerga orwelliana de 1984.

El asunto se lo han tomado a pecho muchos profesores y varias asociaciones cívicas de signo conservador, como la AGLI, Coruña Liberal o Vigueses por la Libertad. En un comunicado conjunto, estos colectivos denuncian el «creciente acoso de que vienen siendo víctimas por parte de las nuevas autoridades, y de sus correas de transmisión». Según ellos, la «pinza» tiene dos «palancas»: la Inspección, que está llevando a cabo una «normalización forzosa», y las organizaciones sociales «que profesan como ideología el totalitarismo lingüístico», que tratan de «erradicar el español» para «relegarlo a la intimidad o al uso privado, siguiendo los modelos catalán y vasco que relegaron al exilio a miles de docentes».

«El profesional que ha hecho su programación como siempre no tiene conciencia de haber hecho otra cosa que no plegarse al
capricho del inspector», dicen los colectivos. Por otra parte, añaden, «una programación docente no es un documento administrativo en sí». Con lo que «el único cargo que puede sustentar ese expediente es el de faltar a la obediencia debida».

Sea de una manera o de otra, las organizaciones denunciantes destacan la «imposibilidad de que exista un expediente sancionador para los insurrectos. Sobre el papel, las hipotéticas sanciones a las que se enfrentaría un funcionario que no atendiera a la obediencia debida, a pesar de los requerimientos de la Xunta, podrían ir desde la suspensión de funciones, teóricamente, por un máximo de tres años, hasta el traslado con cambio de residencia. Algo absolutamente inviable en la práctica, pues la jurisprudencia y el decreto legal permiten que la programación de la asignatura se haga en castellano.

Según la conselleira de Educación, Laura Sánchez Piñón, se está cumpliendo con la legalidad. Lo que conlleva, a su juicio, «que la programación didáctica de los diferentes departamentos se haga en lengua gallega, así como el resto de documentos del centro» (respuesta dada al PP en el Parlamento regional esta misma semana).

«Durante muchos años, la derecha estuvo haciendo una Política hipócrita en Galicia con el tema. Mantenía en un altar de dignidad a la esposa, pero amaba a la querida», ilustra José Antonio Amado, secretario de Coruña Liberal, una de las organizaciones beligerantes. «Hizo un altar para la lengua propia, el gallego, cuando en los pasillos del Parlamento se hablaba en español», añade. «El PP levantó un edificio formal de exaltación al gallego con aquel decreto, pero ningún docente era machacado para cumplir con esa normativa. Con el cambio en el poder, los nuevos se han encontrado con el trabajo hecho».

«La legalidad suprema descansa en la Constitución», dice José Luís Sesma, secretario de la Asociación Gallega para la Libertad del Idioma. «Y en ningún sitio de ésta se dice que haya que ser bilingüe».

En el formulario tipo que se está remitiendo a la Delegación provincial de Educación y a la Fiscalía, los damnificados exponen con ironía y cachaza su situación, el mejor homenaje a la lengua castellana que reivindican.

«Señor delegado (...). Yo ya he presentado la programación, como siempre, pero ahora la Inspección no la entiende en español, o, sin explicación lógica alguna, me exige un mero ejercicio de traducción».

«Me asiste el derecho a presentar la programación en la lengua oficial de mi elección, no en la de elección del señor inspector, en cuya lengua de uso o preferencia nunca se me ha ocurrido entrometerme (...)».

«Esta nueva exigencia no obedece a cambio normativo alguno, sino -salvo que la Inspección haya perdido la capacidad para entender la lengua española- a mero capricho, por lo que incide injustificadamente en mi libertad de uso de cualquiera de las dos lenguas oficiales, incurriendo por ello en varias faltas disciplinarias y, probablemente también, en un grave delito, de lo que doy cuenta al Ministerio Fiscal y traslado a usted».

La «fascistoide» obediencia debida
Pedro Simón El Mundo 29 Diciembre 2006

Cuentan los docentes que jamás se vio tamaño celo como el de este curso entre los inspectores de Educación de la Xunta de Galicia, peinando las aulas a la caza y captura del hispanoparlante un día sí y otro también. Tiran de listado en la zona, marcan un número de teléfono y preguntan a la dirección y a la jefatura de estudios por las ovejas negras.

Timoratos algunos y belicosos otros, los profesores tachan de «fascistoide» la obediencia debida que les reclama la Xunta y se organizan e intercambian experiencias en foros de internet. Dispuestos a dar la batalla por expresarse como quieran. ¿Con qué se come la escuela? Galicia caníbal, que dirían Os Resentidos.

«La Inspección ha llamado a los institutos para solicitar los nombres de los profesores que no han entregado la programación en gallego», señala una enseñante anónima. «A mí, concretamente, me lo comunicó mi directora. Tres días después me visitó la inspectora, la cual, con muy buenas palabras, intentó convencerme; ante mi negativa y mi petición de su orden por escrito dijo que al día siguiente me enviaría un requerimiento, que, por cierto, me advirtió, es el paso previo a un expediente. Esto fue dos días antes de vacaciones. Evidentemente estoy a la espera. Me he puesto en contacto con otros profesores que están en mi misma situación y el proceso ha sido el mismo», concluye.

«Poco antes de las vacaciones», expone otro docente, «me entrevisté con la inspectora que corresponde al centro en el que trabajo y le hice saber mi desacuerdo con el requerimiento de que la programación de la asignatura tenga que hacerse en gallego. Ella decidió volver tras las vacaciones, enviando previamente el requerimiento al centro. Debido a las vacaciones, no lo recibiré hasta enero. De no cambiar mi decisión, levantará el correspondiente informe. Después de consultar la legislación, la impresión que me queda es de absoluta perplejidad, pues me parece evidente la ilegitimidad de la medida que pretenden imponer».

«A mí, como jefa de estudios, se me pidió que diera la lista de los que no hacían la dichosa programación en gallego», nos cuenta por teléfono Rosa, nombre supuesto. «Evidentemente, dije que me negaba a delatar a unos compañeros. Porque lo que nos están pidiendo es exactamente eso».

Cuando el río Tajo es el "Teixo"
Pedro Simón El Mundo 29 Diciembre 2006

La legislación vigente en Galicia obliga a los centros de enseñanza a que impartan al menos un tercio de las asignaturas en gallego. Unos no lo cumplen (por lo que la Xunta prepara un decreto para elevar las exigencias); otros abrazan con
entusiasmo la lengua propia e imparten todassus materias en `galego'.

Hasta el punto de que, en algunos institutos, se llega a dar la propia lengua castellana en gallego lusista (de raíz portuguesa) en 2° curso de Bachillerato.

Ocurre en Galicia, donde en clase se enseña que el río Tajo es el 'Teixo', más de la mitad de la población es castellanohablante y el 'galego' está en minoría fuera del mundo rural y apenas se habla entre la población más joven.

En un intento del Gobierno regional de cambiar las tornas, la "Consellería" se está volcando en alentar el uso de la lengua cooficial en le Educación infantil, un etapa poco trilada hasta hoy. ¿Uno de los reclamos ? Los centros que la impulsen recibirán mejor dotación de materiales que los que no.

El Plan de Normalización Lingüística, aprobado en 2004 con el apoyo de todos los partidos, establecía que el 50% de las materias habrían de darse en gallego. Suficiente, según el Partido Popular. Un porcentaje "mínimo" que el decreto ahora en ciernes debe superar, según el BNG.

Muchos lo tienen claro en cualquier caso: la gran esperanza normalizadora será la reforma estatutaria.

Tensiones lingüísticas
El PP critica que en España "se dé al castellano un trato de lengua extranjera"
Ciutadans teme que la "presión nacionalista" lleve al Gobierno a retirar el decreto de Enseñanzas Mínimas, mientras Carod-Rovira rechaza la «invasión de competencias» del Estado en Cataluña
CARMEN REMÍREZ DE GANUZA El Mundo 29 Diciembre 2006

MADRID.- La secretaria ejecutiva de Política Social del PP, Ana Pastor, criticó ayer que en España «se le esté dando al castellano un trato de lengua extranjera, en cuanto al número de horas» lectivas.

La dirigente popular arremetió así no sólo contra la decisión del presidente de la Generalitat, José Montilla, de recurrir el Real Decreto de Enseñanzas Mínimas en la Educación Primaria sino contra el propio Gobierno por la precariedad de mínimos establecidos en dicha norma. En este sentido, Pastor apeló al «principio de igualdad entre los españoles contenido en nuestra Constitución» y también al recurso interpuesto por su partido contra el propio Estatuto de Cataluña, en el que se da cuenta de la discriminación del castellano en favor del catalán.

Además, Pastor, que criticó también a Montilla y a sus compañeros socialistas por «la mayor incoherencia que puede haber en un país» al recurrir una ley aprobada por el Gobierno «del que acaba de formar parte», reivindicó el «programa alternativo» del PP en materia de Educación, que será aplicado en todas las comunidades autónomas gobernadas por este partido.

Pastor añadió que el PP defenderá en las próximas elecciones la existencia de «enseñanzas comunes» en toda España frente al modelo de educación del PSOE basado en «17 sistemas distintos»

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández-Díaz, afirmó por su parte que el conflicto de competencias planteado por la Generalitat «confirma la castellanofobia del tripartito y CiU».

En declaraciones a Servimedia, Fernández-Díaz afirmó que la Generalitat «no hubiera impugnado» el Real Secreto de Enseñanzas Mínimas aprobado por el Gobierno de Rodríguez Zapatero «si el incremento de horas fuese de inglés en lugar de castellano».

Por otro lado, Ciutadans expresó ayer su temor a que la «presión de los nacionalistas» lleve al Gobierno de Rodríguez Zapatero a terminar retirando el real decreto que obliga a que en Cataluña se enseñe, al menos, tres horas de castellano a la semana.

José Domingo, diputado de Ciutadans y dirigente de esta fuerza política, dijo que espera que el Ejecutivo central defienda su competencia en materia educativa y que no haya «pactos» que le obliguen a retirar el secreto. Domingo expresó su temor de que ni siquiera se llegue a pronunciar el Constitucional sobre esta cuestión, fruto de la presión de los nacionalistas».

Por otro lado, el vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, recordó al Gobierno de Zapatero que «las leyes están para cumplirlas, incluso el Estatuto catalán». En declaraciones a Antena 3, el líder de ERC dijo que la cuestión no es tanto que se imparta una hora de más o de menos de cualquier lengua sino que el Estado asume competencias que no son suyas».

Arthur Mas exige el tripartito "eficacia"
El presidente de CiU, Artur Mas, exigió ayer al tripartito que «sirva de algo ante el Gobierno español» haciendo que «se retire o corrija» el Real Decreto de Enseñanzas Mínimas de Primaria, porque «no se trata sólo de presentar un recurso ni de protestar, sino de ser eficaces».

Mas aprovechó para recordar que los gobiernos convergentes «preservaron el modelo lingüístico escolar» de Cataluña.

En su opinión, tanto el real decreto como la renegociación de la financiación autonómica -recién anunciada por el Estado- demostrarán si la Generalitat es «capaz de influir decisivamente» en el Gobierno.

En declaraciones a Europa Press, Mas lamentó el «talante provinciano» del tripartito. Dijo que, si fuera un «talante nacional», no se habría «refugiado» en un dictamen jurídico de la Generalitat, sino que «habría plantado cara al decreto desde el primer día».

El líder convergente aplaudió, sin embargo, que el Ejecutivo catalán «haya hecho caso» a CiU al resistirse al decreto presentando el requerimiento de incompetencia, pero lamentó que «hayan tardado tantos días».

Mas confió en que ahora hagan «lo que hacían los gobiernos de CiU»: impedir que los sucesivos gobiernos centrales «resquebrajasen» el modelo lingüístico escolar.

Touriño presidirá la comisión de normalización lingüística.
Su objetivo será promover acciones encaminadas al fomento y uso del gallego en la Administración autonómica.
El Mundo 29 Diciembre 2006

SANTIAGO DE COMPOSTELA.-Ajeno a la polémica por la decisión de la Xunta de obligar a los profesores a presentar su plan docente en gallego, el Consejo de Gobierno autonómico aprobó ayer la creación de la Comisión Interdepartamental de la Xunta de Galicia para la Normalización Lingüística. El propio jefe del Ejecutivo regional, Emilio Pérez Touriño, presidirá dicha comisión, centrada en el impulso y la coordinación del proceso de normalización lingüística en la Administración autonómica.

El vicepresidente, el nacionalista Anxo Quintana, ocupará la Secretaría General de Política Lingüística, según el acuerdo del que informó la Xunta.

Esta Comisión nace como un instrumento de apoyo para hacer cumplir los objetivos que el plan general de normalización de la lengua gallega tiene establecidos para el sector de la Administración autonómica, y por lo tanto será la encargada de definir las líneas políticas de actuación en los diferentes sectores de la Administración gallega en lo relativo al proceso de normalización lingüística.

Además, promoverá acciones transversales para el fomento y el uso del gallego en los diferentes departamentos, direcciones generales y entidades dependientes de la Xunta, informa Servimedia.

Otra de sus funciones será promover acciones conjuntas para asegurar el cumplimiento de la legislación vigente en materia de política lingüística en el ámbito de la Administración autonómica y garantizar el respeto de los derechos lingüísticos en todos los campos, corrigiendo situaciones de discriminación por la lengua.

La Xunta aprobó también ayer la Ley de Emergencias, que pretende coordinar la respuesta a situaciones de riesgo. Dicha ley vio la luz el mismo día en que Antonio Espinosa, responsable de Protección Civil e impulsor del texto legislativo, cesó en el cargo «por motivos personales».

En la presentación de la nueva normativa, Touriño aseguró que los motivos de este cese son «personales y particulares», ya que Espinosa ha decidido regresar a trabajar a Madrid tras su «tarea básica de culminar el proceso de reforma» de las emergencias en Galicia, informa Efe.

Al ser preguntado sobre si estaba satisfecho por el trabajo desempeñado por Espinosa en las crisis de los incendios forestales del pasado verano y las recientes inundaciones -que tantas críticas y polémica desataron-, el jéfe del Ejecutivo autonómico respondió afirmativamente, añadiendo que Espinosa se marcha «con el reconocimiento de los servicios prestados».

Es el sexto relevo que se produce en la Consellería de Presidencia desde la toma de posesión en agosto de 2005 del Gobierno bipartito.

Atacan con cócteles molotov la sede conjunta de la UGT y del PSN en Estella y dos cajeros en Burlada
Ep - Pamplona.- La Razón 29 Diciembre 2006

Desconocidos han atacado durante esta noche con varias botellas incendiarias la sede del sindicato UGT y del PSN en Estella así como dos cajeros, uno del BBVA y otro de Caja Navarra, situados en Burlada. En los tres casos los daños han sido mínimos.

Según informó hoy la Delegación del Gobierno en Navarra, el ataque contra la sede que tienen la UGT y el PSN en la calle Doctor Huarte San Juan número 4, en Estella, se produjo a las 23,30 horas de anoche mediante el lanzamiento de siete botellas incendiarias, que impactaron contra la fachada, que quedó ennegrecida. De las diligencias se encarga Guardia Civil.
Asimismo, media hora más tarde, pasados tres minutos de la medianoche, desconocidos lanzaron una botella incendiaria contra un cajero del BBVA en Burlada, que impactó en la cristalera, que quedó ennegrecida. El cajero está situado en la Plaza Eugenio Torres, esquina con la calle Joaquín Azcárate.

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía inspeccionaron el lugar, donde encontraron otras dos botellas incendiarias que habían sido lanzadas contra el cajero de Caja Navarra situado a unos metros, también en la calle Joaquín Azcárate, número 1. Los cajeros han sufrido daños mínimos y no han quedado inservibles, añadió la Delegación.

LOS COMERCIOS RECURREN A CARTELES EN CATALÁN E INGLÉS
Sirera denuncia que el único objetivo de la Generalidad es "erradicar" el español
Muchos comercios de Barcelona han colgado los tradicionales carteles de felicitación de la Navidad en catalán y en inglés. La Generalidad, que persigue y sanciona a los establecimientos en los que figura el español no ha hecho nada esta vez. Algo que para el portavoz del PP catalán, Daniel Sirera, demuestra que el único objetivo del Gobierno de Montilla es "erradicar" el castellano. En Galicia, el Ejecutivo autonómico de socialistas y nacionalistas está amenazando con sanciones a los profesores que no entreguen la programación de su asignatura en gallego.
Libertad Digital Libertad Digital 29 Diciembre 2006

Las multas que la Generalidad impone a los establecimientos que sólo usan el catalán ha llevado a muchos de ellos ha colgar sus mensajes de felicitación este año en catalán y en inglés. En este caso, como ha denunciado el PP, el gobierno del tripartito ni ha abierto expedientes informativos ni ha protestado. En la COPE, el portavoz de los populares catalanes, Daniel Sirera, ha denunciado que se esta vulnerando la Ley de Política Lingüística.

Según sus palabras, la actitud de la Generalidad demuestra que sólo le molesta la presencia del español, más que defender que el catalán sea la lengua exclusiva de uso en establecimientos y comercios.

Hace un mes, el portavoz parlamentario del PP de Cataluña, Francesc Vendrell, anunció dos proposiciones de ley para modificar la Ley de Política Lingüística y eliminar las sanciones a comercios por el uso del castellano. Unas iniciativas con las que los populares pretenden que se garantice también "el derecho de los padres a escoger la lengua de escolarización de sus hijos".

RUBALCABA HABLA DEL "PROYECTO DE ZULO" DE AMOREBIETA
Zapatero califica de "accidentes mortales" los asesinatos de ETA y se niega a aportar novedades sobre la negociación
El presidente del Gobierno ha interrumpido por unas horas sus vacaciones en Doñana para presidir el último Consejo de Ministros del año y comparecer ante la prensa. Se esperaba alguna opinión o dato sobre la negociación con ETA. Y esta vez sí ha habido novedades porque el presidente del Gobierno ha calificado los asesinatos de la banda terrorista como "accidentes mortales". Dijo también que dentro de un año "estaremos mejor que hoy". Sobre el zulo hallado en Amorebieta no ha querido contestar pero lo ha hecho Rubalcaba: "Era un proyecto de zulo donde los terroristas iban a meter una serie de cosas".
Libertad Digital 29 Diciembre 2006

Tras la última reunión del Consejo de Ministros el presidente del Gobierno ha comparecido en rueda de prensa. Lo primero que ha hecho ha sido felicitarse, con ausencia de autocrítica, por que este que está a punto de acabar ha sido un año "muy positivo para España, que atraviesa un momento de gran crecimiento económico y de creación de empleo".

Tras un repaso a la situación económica y la política exterior, Zapatero ha hecho una mínima referencia a la negociación con ETA. Ha dicho que este año ha estado marcado por el alto el fuego de ETA. "Hace un año afirmé desde este lugar que podíamos estar en el principio del fin de la violencia y que el proceso de paz, que todavía no se había puesto en marcha, sería largo, duro y difícil. El Gobierno ha trabajado y trabaja con ese objetivo. Cada día trabaja por ver el fin de la vioencia y el terror. Un año despues he de decirles que en lo que respecta a la lucha contra el terrorismo estamos mejor que hace cinco años y que hace un año. Les expreso una convicción, dentro de un año estaremos mejor que hoy".

Nada nuevo ha dicho sobre la negociación con ETA en el turno de preguntas aunque ha vuelto a referirse a los atentados de los etarras como "accidentes mortales". Ya lo hizo en la primera entrevista que concedió después del alto el fuego del pasado mes de marzo. Entonces, hablando de posibles atentados pese a la tregua, admitió que podría haber algún "accidente".

Como viene siendo habitual en el discurso del Gobierno, sin concreción ni datos concretos, ha repetido que "seguirá trabajando dentro de los principios establecidos por el fin de la violencia". Tampoco ha querido hablar de la reciente aparición de un zulo de ETA. Ha dicho que no va a hacer "interpretaciones de hechos que se produzcan". Quien tiene que hacerlas, ha apuntado, es la Policía autónoma vasca. "Respetemos las cosas tal como se tienen que hacer", ha dicho.

Evita pronunciarse sobre la presencia electoral de Batasuna-ETA
Y ha vuelto a hablar de "interpretaciones" cuando le han preguntado si cree que Batasuna-ETA estará en las próximas elecciones. "Interpretaciones", ha matizado, que no tiene intención de realizar. "Como todos los demócratas, espero que se den las condiciones de respeto a la Ley de Partidos para que todos puedan estar presentes en la cita electoral", ha declarado el socialista.

Mismo discurso para eludir también una respuesta concreta sober un posible acercamiento de presos de ETA a cárceles del País Vasco. "Cualquier medida que se pueda producir en el futuro, no digo que se vaya producir, para contribuir al proceso de paz será comunicada en primer lugar a los grupos parlamentarios". Recordando lo dicho hace una semana por Rubalcaba, ha manifestado que ese comunicación llegará cuando haya información "relevante".

Tras señalar otra vez que "llevamos tres años sin víctimas mortales", Zapatero ha dicho que se tiene que contemplar lo que representa la tarea del fin de la violencia "como un proceso de paz". El presidente ha dicho que "no es conveniente estar pronosticando hitos" sino "trabajar día a día para que ese proceso cuaje y dé lugar al resultado que todos deseamos". "El Gobierno ha establecido claramente cuáles son las condiciones para que se produzca un dialogo entre el Gobierno y ETA", ha declarado.

Se especulaba con que Zapatero pudiera aludir de forma indirecta a un posible adelanto electoral, condicionado por la marcha de las negociaciones con ETA. Lo ha descartado. Su intención, ha dicho, es agotar los plazos de la legislatura.

El Poder Judicial descarta que el euskera sea «requisito obligatorio» para los jueces
El CGPJ rechaza una proposición no de ley aprobada por el tripartito y Aralar en el Parlamento vasco
ANTONIO SANTOS a.santos@diario-elcorreo.com/BILBAO El Correo 29 Diciembre 2006

La comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha vuelto a rechazar una proposición no de ley aprobada en el Parlamento vasco con el fin de que se considerara el conocimiento del euskera como «requisito obligatorio» para la selección de jueces y fiscales. El máximo órgano de gobierno de la Magistratura sostiene en un informe de apenas dos folios que la propuesta de la Cámara de Vitoria «no se acomoda» a la Ley Orgánica del Poder Judicial y que, de asumirse, rompería la «unidad de carrera» al establecer diferentes requisitos para ejercer en Euskadi y en el resto del Estado.

El posicionamiento del CGPJ se produce después de que el Legislativo de Vitoria aprobara el pasado 17 de noviembre, con los votos del tripartito y de Aralar, un texto en el que se instaba al Ministerio de Justicia, al propio Consejo General, a la Sala de Gobierno del Tribunal Superior y a la Fiscalía General del Estado a que consideren «obligatorio» y «prioridad absoluta» el conocimiento de la lengua vasca en la adjudicación de plazas. La moción exigía asimismo la posibilidad de que todos los juicios se realicen en castellano y euskera sin necesidad de utilizar intérpretes.

La comisión permanente del CGPJ abordó esta cuestión en su reunión de la pasada semana y acordó desechar la petición. Sin que llegara a pasar por el Pleno de esta institución, el secretario general elaboró un documento, que deberá ser trasladado a todos los partidos de la Cámara vasca en próximos días, en el que considera inviable la medida al no estar recogida en el ordenamiento legal. Además, recuerda que la designación y composición de los órganos judiciales es competencia del Gobierno central y no del Legislativo vasco.

El texto alude a pronunciamientos recientes del Consejo General, algunos de ellos referentes al renovado Estatuto de Cataluña, en los que se subraya que el conocimiento del idioma es un «mérito preferente» a la hora de seleccionar al personal, pero descarta el que pueda ser un condicionante «obligatorio o requisito de capacidad». Modificar esta calificación supondría, según el máximo órgano de gobierno judicial, «una compartimentación territorial de la carrera, que desvirtuaría de hecho su carácter nacional o único».

La respuesta del CGPJ al Parlamento vasco advierte, asimismo, que el uso de las lenguas cooficiales aparece regulado en la Ley Orgánica del Poder Judicial, ante lo que nada puede hacer. Reitera, en este sentido, que la utilización del euskera «en las actuaciones judiciales debe ser, al menos para los miembros de la carrera judicial y fiscal, facultativo, nunca preceptivo».

La seguridad frente a ETA costó 165 millones en 2006
ABC 29 Diciembre 2006 29 Diciembre 2006

Proteger a las personas e instituciones del País Vasco y Navarra que corren riesgo de sufrir un atentado por parte de ETA o de su entorno ha costado 164,5 millones de euros durante 2006.

Según datos del Ministerio del Interior y del correspondiente Departamento del Gobierno vasco, a los que ha tenido acceso Servimedia, las administraciones utilizaron este dinero para la asignación de escoltas, así como para la adquisición de automóviles y diversos sistemas de seguridad. La consejería que dirige Javier Balza destinó 60 millones de euros para costear la contratación de escoltas privados, mientras que otros 9,5 millones de euros se destinaron a pagar a los ertzainas fuera de servicio, a los que recurrió para llevar a cabo labores de protección.

Por su parte, sólo el Ministerio del Interior empleó en el año que acaba 95 millones de euros para garantizar la seguridad de las instituciones y de los cargos institucionales en el País Vasco y Navarra.

Recortes de Prensa   Página Inicial