AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 30 Diciembre  2006

Trágicos accidentes mortales
EDITORIAL Libertad Digital 30 Diciembre 2006

"Usted ha traicionado a los muertos", dijo hace tiempo Rajoy, provocando un gran escándalo entre los innumerables fariseos que pueblan nuestra vida política. "Cuando el presidente habló de accidentes mortales se refería a los atentados", aclaró ayer el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda. Año y medio ha transcurrido entre las dos declaraciones. El tiempo da y quita razones, y ha sido en este caso crucial para demostrar hasta qué punto el líder del PP tuvo razón en aquel duro debate sobre el estado de la Nación.

Los eufemismos se emplean para ocultar la crudeza que el término real y exacto al que sustituyen tiene, precisamente por ser fiel reflejo de aquello que define. Lo que nunca se podía imaginar antes de la actual legislatura es que el presidente del Gobierno sintiera la necesidad de ocultar el horror del terrorismo, llamando "trágicos accidentes mortales" a los atentados y asesinatos de la ETA. Porque la principal diferencia entre el eufemismo gubernamental y las palabras que definen correctamente la realidad es que en el primero desaparece el culpable, el origen de la acción que lleva a la muerte. Un atentado tiene un responsable; un accidente, no.

Las palabras de Zapatero no son un desliz inocente. Forman parte de todo un largo proceso de blanqueamiento moral de los etarras. El sanguinario De Juana Chaos, el que brindaba con champán los asesinatos cometidos por sus correligionarios, era para el presidente, más que cualquier otra cosa, alguien "favorable al proceso de paz". El repugnante Otegi, el portavoz de la banda asesina, el que justifica constantemente las atrocidades de la ETA, hace para el jefe del Ejecutivo "un discurso por la paz". Si los etarras pasan de asesinos a políticos más o menos accidentados, parece pensar ZP, quizá sea más sencillo vender a los españoles las cesiones que planea para el futuro, después de haberse cruzado ya de brazos ante el PCTV, aceptado la mesa de partidos y adormecido a la Fiscalía frente a los terroristas.

Sólo quedan dos barreras frente a los proyectos del Gobierno: la opinión pública que tiene en el PP su portavoz y en las víctimas del terrorismo su base moral y lo que queda de las instituciones que aún no está sometido al PSOE. No parece que la inmoralidad de eliminar a los terroristas como variable fundamental de los atentados vaya a ganarle apoyos al presidente en su proceso de rendición del Estado de Derecho. Pero servirá para recordar el alcance de la traición a la que ha sometido a las víctimas, equiparándolas con los fallecidos en una catástrofe aérea o una colisión ferroviaria.

Virus lingüístico
POR EDURNE URIARTE ABC 30 Diciembre 2006

Creo que la batalla por la libertad lingüística es una de las razones principales que explica el buen resultado de Ciutadans en las elecciones catalanas. Esta plataforma ha sabido reconocer que el espacio de la rebeldía en Cataluña es sobre todo lingüístico porque es en la lengua donde las tentaciones opresoras del nacionalismo identitario son más agudas. Como única seña de identidad diferenciada, el catalán es para los nacionalistas el vehículo esencial de la catalanización. Y el problema es que esa catalanización es forzosa.

La opción al libre uso del castellano, y la educación es un ejemplo, es completamente ficticia. Y las cosas no hacen más que empeorar. Si ya es grave que no se pueda ejercer el derecho a recibir la educación en castellano, es políticamente desolador que un socialista andaluz que ni siquiera domina el catalán se oponga ahora a esa pobre y miserable tercera hora de castellano a la semana en primaria. No es que el castellano vaya a invadir las escuelas catalanas. Tan sólo pretende aumentar ligeramente su ridícula y simbólica presencia, pero Montilla ha dicho no como si de un terrible asalto de agentes extranjeros se tratara. Para justificar esta completa sumisión a la catalanización forzosa de los nacionalistas, ha apelado vergonzantemente al conflicto de competencias.

No le importa dejar en evidencia a Zapatero y aquello del nuevo Estatuto que mejoraba las relaciones con Cataluña sin debilitar al Estado. Mejor enredarnos con las competencias para evitar explicar lo que no puede explicar con la cabeza alta, su renuncia a garantizar el bilingüismo y su asunción de la intolerancia nacionalista hacia el castellano.

El Gobierno vasco ha lanzado recientemente una campaña llamada «Ukan» en la que un simpático y encantador virus llamado así contagia a los vascos del deseo de comunicarse en euskera. Como los cuerpos vascos, muy semejantes a los catalanes, no generan el virus por si solos, el Gobierno vasco hace lo que el catalán. Lo inocula a la fuerza, vía consejerías de educación. Y una vez marginado el castellano, Ukan te pide que sonrías. Tienes motivos: ya eres un buen vasco. O un buen catalán.

La cuestión lingüística en la educación en Galicia
Luis Miguez Macho elsemanaldigital 30 Diciembre 2006

Acaba de saltar a la primera plana de los medios de comunicación nacionales el conflicto que está ocasionando en Galicia la pretensión de la Consellería de Educación de la Xunta (en manos, por cierto, de los socialistas y no de los nacionalistas del BNG) de obligar también a los profesores de lengua y literatura española a presentar la programación docente en gallego. La noticia ha llamado especialmente la atención porque es la primera vez que un conflicto lingüístico de cierta importancia se produce en Galicia, si exceptuamos la polémica por la denominación oficial de la ciudad de La Coruña,

Cuando el PP estaba en la Xunta, estableció que determinadas materias de la enseñanza no universitaria se impartan necesariamente en gallego, con el objetivo de que todos los alumnos reciban una educación bilingüe, frente a la alternativa de prever grupos separados por razón del idioma; alternativa mucho más acorde, por cierto, con el derecho que los tratados y declaraciones internacionales reconocen a los padres a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos, así como con el respeto que esos mismos textos imponen por el idioma del niño, pero que, para el PP gallego, presenta el peligro de escindir la sociedad en comunidades separadas por razón de la lengua.

De esta forma, en teoría se da una situación de desequilibrio a favor del gallego, pues en cualquier centro educativo se podrían impartir todas las asignaturas (menos lengua y literatura española, claro) en gallego, pero no al revés. En la práctica, la situación real es de una anarquía consentida que, sin embargo, había evitado hasta ahora los conflictos lingüísticos. En algunos centros públicos y, desde luego, en buena parte de los privados y concertados, sólo se imparten en gallego las asignaturas mínimas, y aun con éstas hay una cierta flexibilidad; en otros centros públicos y en alguno privado, la enseñanza es casi totalmente en gallego.

La primera vuelta de tuerca para romper esta armonía basada en la autorregulación social la acaba de dar el bipartito (e insisto, ha sido el PSOE y no el Bloque), echando mano de otra disposición, especialmente desafortunada, de esa misma normativa aprobada en la época de Fraga: la que establece con carácter general que los documentos y actuaciones internas de los centros educativos se harán en gallego. En esto se basan para exigirles a los profesores de lengua y literatura española que redacten la programación docente en gallego.

Digo desafortunada porque nada justifica que se imponga a los funcionarios y a los órganos administrativos que utilicen una lengua cooficial y no la otra en las relaciones administrativas internas, no con los ciudadanos: en un sistema democrático, el único fundamento jurídico que permitiría forzar la libertad individual de los funcionarios para utilizar cualquiera de las lenguas cooficiales es la necesidad de atender a los ciudadanos en el idioma de su elección. Por eso, como profesor de Derecho administrativo, ofrezco desde aquí mi asesoramiento gratuito a cualquier afectado que quiera defender su libertad frente a esa intolerable imposición lingüística.

Pero no es en los tribunales donde se va a ganar esta batalla, sino mediante la rebelión cívica. Toda norma que injustificadamente pretenda forzar la libertad individual de utilizar cualquiera de las lenguas cooficiales debe considerarse no vinculante para quien no sea nacionalista y no comparta esa concepción de la eufemísticamente llamada "normalización lingüística". Que se sancionen entre ellos, si eso les divierte.

Al castellano, ni agua
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 30 Diciembre 2006

Siendo presidente de Cataluña un señor nacido en la provincia de Córdoba, de nombre José Montilla, cuya lengua materna le puede permitir comunicarse con cerca de 500 millones de personas por todo el mundo, el gobierno de esta comunidad, de siete millones de habitantes, pertenecientes al Estado Español, cuya lengua oficial común es esta, el castellano o español, se opone y recurre ante los tribunales el que sus niños de primaria estudien ¡tres horas semanales! de esa lengua común, oficial en su Nación y universal.

Para ello, incluso, el señor Montilla, hasta hace dos días ministro del gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero se enfrenta a este, al ejecutivo y a su propio partido. Gran parte de los propios votantes catalanes del señor Montilla son además de origen emigrante como el y castellano parlantes en su inmensa mayoría.

El disparate en si mismo: negativa de una Comunidad Autónoma dentro de un Estado a estudiar ¡tres horas semanales! la lengua común y oficial de ese Estado, se completa con el hecho de que haya un Estatuto aprobado en las Cortes Generales con el voto del partido que sustenta a ese gobierno central y al autonómico, el PSOE-PSC, que “blinda” la posibilidad de la comunidad autónoma a actuar de esa manera. Este es uno de los dislates inauditos , en absoluto “cepillados” de Estatut de Cataluña. En materia de enseñanza, (competencias compartidas), art 111, para actuar por parte del Estado las normas han de tener rango de ley aprobada en el Parlamento. Las tres horas mínimas de castellano fueron a través de Decreto.

Ahora la Generalitat acudirá muy posiblemente en base a ello al Tribunal Constitucional donde por cierto esta también el citado artículo pero en esta ocasión cuestionado como inconstitucional por diversas instancias, entre ellas el Defensor del Pueblo y el Partido Popular. Parece, a la luz de los hechos, que alguna razón pueden tener y ,a la vista de los acontecimientos, que el Gobierno y el PSOE debieran replantearse la cuestión.

Porque la batalla jurídica no puede ocultar el atentado contra el sentido común. Ni la obsesión nacionalista, que no es la de defender el catalán, sino de extirpar el castellano, como bien se demuestra aquí. El nacionalismo es lo que tiene. No es amor a lo suyo, eso lo compartimos todos con nuestra tierra, es convertirlo en confrontación, en agravio, en “odio al otro” . Más razonable y mínima no podía ser la cuestión. Tres horas a los niños de lengua común a la semana. Mas visible no ha podido quedar el plumero de quienes pretenden , por mucho de que hagan guiños de despolitización de la lengua, convertirla en el eje de su sectarismo, de su agresión a todo lo que suponga nexo de unión entre los españoles y de la vulneración de su libertad. Empezando por el adoctrinamiento forzoso de la infancia y acabando en las multas a los tenderos por rotular en castellano.

Y luego, los voceros gubernamentales, siempre con su visión de la “vida en rosa” dicen que no hay problema. Que nos lo inventamos. Pues ahí lo tienen. Es el primero del tripartito al Gobierno de España, la primera en la frente de Montilla a Zapatero. Buen rollito. Pero ¡menuda mala leche!.

P.D. Y ahora continua, que ya con el gobierno de Fraga se disparató bastante en tal sentido, la cosa en Galicia. Se exige a los profesores que entregen su proyecto "solo" en gallego y parece "poco" que solo se de el 50 por 100 de las clases en gallego. O sea, una nueva contra el idioma comun, considerado enemigo a exterminar de los nacionalistas.

Y conste, ni el catalán ni el gallego, hermosas lenguas que hay que cuidar y desarrollar, tienen culpa de nada. Ni han de ser vista jamas como enemigas de las otras. Esa estupidez solo está en la mente de los fanáticos que las convierten en arma y elemento de confrontación en vez de instrumento de comunicación y diálogo entre los hombres.

Comparecencia de Zapatero
Esto se llama rendición
Ignacio Villa Libertad Digital 30 Diciembre 2006

Resulta increíble que haya quien siga apoyando el "proceso" de Rodríguez Zapatero después de echar de viva voz al jefe del Gobierno que los centenares de atentados de ETA, con los que han asesinado a muchas personas y destrozado miles de familias, son meros "accidentes mortales". ¿Qué se puede decir ante tanta miseria, tanta ruindad y tanta mezquindad? ¿Sería capaz Zapatero de decir a la cara a las miles de personas afectadas directa o indirectamente por el terrorismo etarra, una por una, que lo suyo es un accidente fruto de la mala suerte?

Todavía habrá quien diga que lo que Zapatero ha puesto en marcha durante su mandato no es un proceso de rendición ante los terroristas etarras. Y seguirán comparando este alto el fuego pactado por el socialista y la ETA con la tregua-trampa del año 98. Pero después de escuchar a Zapatero resultará más difícil que convenzan a alguien. Estamos en un proceso de rendición del Gobierno ante ETA, donde lo esencial y básico está ya acordado, y en el que, en ocasiones, se presentan problemas por las distintas necesidades políticas que puedan tener los interlocutores en un momento determinado. Además, por lo que estamos viendo, la banda asesina no ha cedido en nada hasta ahora. El único que ha optado por hacer concesiones en nuestro nombre ha sido el presidente del Gobierno.

Zapatero, en la última rueda de prensa del año, ha actuado además de profeta. Dice el presidente que el año próximo va a ser mejor que el actual en lo que se refiere al " final de la violencia". Ya sabemos que retiró de su vocabulario la palabra "terrorista" hace mucho, muchísimo tiempo, y que en su lugar habla de violencia sin más adjetivos. Ahora, además, pretende hacernos creer que sus posee una bola de cristal propia que le permite ver que todo va a mejorar. Los que somos más escépticos con las artes de la adivinación debemos limitarnos a echar la vista atrás a todo el camino recorrido en esta legislatura. Y visto así resulta difícil acompañar al presidente en sus viajes por mundos felices, principalmente porque no existen.

La comparecencia final del año del presidente del Gobierno no ha podido resultar más demoledora a los ciudadanos de bien. Escuchar a Zapatero calificar de accidentes a los atentados de Hipercor, Puente de Vallecas, Plaza de la Cruz Verde o a los asesinatos de Fernando Buesa, Fernando Múgica o Gregorio Ordoñez no admite ya calificativos. Ha llegado demasiado lejos como para tener margen para ninguna otra maniobra que no sea rectificar.

Comparecencia de Zapatero
Engorros mortales
José Antonio Martínez Abarca Libertad Digital 30 Diciembre 2006

Los clásicos siempre estaban condicionados por el dibujo celeste de las rapaces o el aspecto de los tumores de las ocas sagradas. El único cuyo comportamiento no estaba influido por pájaros y truenos fue el orgulloso Julio César, y éste, según cuentan, terminó peor que Cagancho en Almagro. Luego, cuando se decidió que nadie tenía apuntado en el agua lo que debía a las fuerzas que gobiernan el cosmos, a tener una suerte u otra en la vida se le llamó azar, albur, efecto mariposa, "baraka" y mil cosas más. También se le llamó accidente.

Estaban los deterministas y los del libre albedrío, los fatalistas y los defensores del poder absoluto de la causalidad o la casualidad. Todo estaba inventado para interpretar lo que de malo o bueno nos ocurre en la existencia, hasta que ha llegado la revolucionaria teoría del actual presidente del Gobierno español sobre cómo ocurren los percances que nadie puede evitar.

Zapatero define los asesinatos y las bombas, sobre todo si son de ETA, como "accidentes mortales". A ver si lo hemos entendido: un señor pone una "lapa" con temporizador debajo de un coche, llega otro señor y arranca el coche, el coche explota y contra lo que pudiera parecer no hay ninguna conexión causal entre el primer señor, que pasaba por allí, y el segundo señor, al que hay que recoger de los árboles cercanos con la cucharilla del café. Eso es un "accidente mortal", es decir, un azar mortal o una casualidad mortal. Un inconveniente mortal. Porque si consideráramos que el primer señor ha sido culpable de la muerte del segundo, ya no sería un accidente ni un azar ni una casualidad ni un inconveniente, sino un crimen terrorista de grande como el sombrero de un picaor. Como diría don José Plà, "impresionante asunto".

No se había producido una aportación así a las humanidades desde que el considerado peor grupo femenino de cantautoras americanas adolescentes de toda la historia, las Jaggs, publicaron con dinero de su papá su celebérrimo Philosophy of the world, donde pedían por la paz del mundo de una manera muy similar a como lo hace Zapatero, y sin embargo en la tierra de las oportunidades no llegaron a presidentes de Gobierno sino sólo a amas de casa.

Hasta ahora, los accidentes ocurrían porque alguien estaba en el lugar justo en el momento equivocado, y la intervención humana se limitaba al descuido. Ahora se incluye dentro de la categoría de descuido el que una bala se aloje en la nuca de alguien porque la nuca se prolonga en el cañón de una pistola que a su vez termina en el brazo espontáneo de un paseante con afición a los "accidentes mortales". Ya no es necesario, por ocioso, el conocido dicho de la honorata societá: "haz que parezca un accidente". ¿Cómo que sólo parezca? Cualquier crimen es un accidente. Y, como todo el mundo sabe, en el 11-M los trenes de cercanías se salieron accidentalmente de la vía por esas cosas que pasan.

El Estado de la señorita Pepis
POR IGNACIO CAMACHO ABC 30 Diciembre 2006

CUANDO la ministra Narbona salió con su peregrina ocurrencia de acabar con la muerte de los toros en la plaza, un simple director general de la Junta de Andalucía le puso las peras al cuarto: en el nuevo Estatuto de autonomía, vino a decir, las competencias sobre la lidia las voy a tener yo, y ya pueden los ministros cantar misa u orar mirando a la Meca; aquí se va a hacer lo que nosotros queramos. No se puede retratar de un modo más nítido la verdadera «realidad nacional» de España tras la oleada de reformas estatutarias que ha propiciado el Gobierno a partir de la deriva catalana. El Estado va a quedar convertido en un aparato residual sin apenas influencia práctica en la gestión de los asuntos públicos. Con las competencias y los recursos para aplicarlas en manos de las administraciones territoriales, el poder del Gobierno se limitará a la elaboración de vagas leyes de regulación general... siempre que no colisionen con las legislaciones autonómicas.

Lejos de acabarse con el Estatuto catalán, el problema de la estructura del Estado no ha hecho sino comenzar de nuevo en un inquietante proceso de desguace. Zapatero lo acaba de comprobar cuando la Generalitat de su teórico correligionario Montilla ha emprendido la escalada de pleitos competenciales y de financiación, que pronto cuajará en la exigencia de que se cumpla de manera real la bilateralidad consagrada en el nuevo texto. Luego llegarán Andalucía, Valencia, Galicia, Canarias y todo el resto, en cola para demandar el cumplimiento efectivo de sus flamantes normas. Si el Gobierno pensaba marear la perdiz va listo; abierta la espita del nuevo orden autonómico, el vapor de la cohesión estructural se escapa a toda presión por la rendija y no habrá manera de devolverlo a su ser. Se trata de una reforma políticamente irreversible.

Este Gobierno pasará a la Historia por haberse hecho a sí mismo el harakiri de la autodisolución, convirtiéndose en un poco más que un mero órgano colegiado de supervisión administrativa. Ha liquidado la España de los ciudadanos para sustituirla por una confusa nación de territorios en la que las verdaderas decisiones de poder van a quedar al albur caprichoso de los dirigentes de las autonomías. Es decir, ha consagrado un principio de desigualdad que ni siquiera se ha molestado en corregir de manera retórica o teórica en algunos de los nuevos textos estatutarios, trocados en constituciones en miniatura de unos Estados de la señorita Pepis que acumulan para sí mismos toda la capacidad de distribución de recursos públicos.
Por eso, cuando Zapatero saca pecho al hacer balance de su gestión anual, no se entiende muy bien de qué país está hablando. Porque pronto no presidirá más que formalmente un territorio que, en el caso de la mayoría de los Ministerios, apenas si pueden gobernar más allá de los límites de las ventanas de sus despachos.

España
Malestar con los «trágicos accidentes» de Zapatero
 La Razón 30 Diciembre 2006

La manera del presidente del Gobierno de referirse ayer a los atentados de ETA como «trágicos accidentes mortales» movió los cimientos del País Vasco, no sólo en el PP y en los colectivos de víctimas, sino también en algunos sectores socialistas. La malhadada expresión se entendió como una fórmula, voluntaria o no, de suavizar una realidad que ha costado casi un millar de muertos y miles de heridos.

Entre las voces que criticaron la actitud de Zapatero está la del parlamentario vasco popular Santiago Abascal, cuya familia, desgraciadamente, está marcada por la persecución proetarra. A su juicio, aludir a las víctimas del terrorismo como «trágicos accidentes mortales» sólo lo puede hacer un «desalmado o alguien que justifique el terrorismo», informa Servimedia.

Abascal afirmó que Rodríguez Zapatero «ha superado todos los límites, ha roto todas las barreras y ha caído en la más absoluta bajeza moral» al tratar a los asesinados por ETA «como simples víctimas de una fatalidad», como si hubieran muerto en accidentes de tráfico o en siniestros laborales. También destacó que es «verdaderamente inaceptable» que el presidente del Gobierno hable de las víctimas del terrorismo como «trágicos accidentes mortales», puesto que demuestra que «ha dado un paso más en la traición a las víctimas del terrorismo y ha apostado por la rebaja total en el enfrentamiento a ETA y en la calificación del terrorismo». El dirigente popular, presidente de la Fundación para la defensa de la Nación española, recordó asimismo al jefe del Ejecutivo que entre las víctimas del terrorismo hay destacados miembros del Partido Socialista como Ernest Lluch o Fernando Buesa.

El Gobierno deja en manos del Tribunal de Estrasburgo la legalización de Batasuna
Rodríguez Zapatero pronostica sobre el «proceso de paz» que «dentro de un año estaremos mejor que hoy»
Inmaculada G. de Molina La Razón 30 Diciembre 2006

Madrid- El Gobierno deja la legalización de Batasuna en manos del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, que en febrero próximo se pronunciará sobre el recurso presentado por la formación abertzale contra su ilegalización. Según fuentes jurídicas consultadas por este diario, la sentencia podría considerar nula su ilegalización. Por tanto, podría concurrir a las elecciones municipales del 27 de mayo bajo las siglas actuales, una de sus principales reinvidicaciones hasta la fecha.
De confirmarse este fallo, Estrasburgo allanará el camino del «proceso de paz». El Gobierno considera clave para que el diálogo avance precisamente que la izquierda abertzale esté presente en la próxima cita con las urnas. Pese a ello, el jefe del Gobierno recurrió ayer a la discreción al referirse a esta cuestión. Y se limitó a asegurar que el Ejecutivo respetará, como no podía ser de otra manera, cualquier resolución judicial que le vincule.

Es más, esgrimió el cumplimiento de la legalidad y, por ende, de la Ley de Partidos para que Batasuna pueda concurrir a los comicios. «Como todos los demócratas, espero que se den las condiciones de respeto a la Ley de Partidos para que todos estén presentes en las citas electorales». Incluso apeló a su condición de presidente para no transmitir su opinión personal sobre si la izquierda abertzale, al final, concurrirá o no a los comicios. Con esta declaración evitó también pronunciarse sobre si se puede presentar a las elecciones, aunque persista la violencia callejera y ETA no haya desaparecido, condiciones impuestas por el PP para que la formación ilegalizada esté en la cita del 27-M.

Absurdo
José Luis Rodríguez Zapatero compareció ayer ante la prensa, al término del último Consejo de Ministros del año, para realizar un balance de su gestión en este ejercicio. Su repaso por las distintas materias estuvo exento, al contrario de lo que ocurriera un año antes, de autocrítica. Tan sólo la empleó el presidente a la hora de reconocer que «me hubiera gustado ir más deprisa» en el fortalecimiento del sistema de seguridad.

Aprovechó la ocasión para efectuar un balance en materia de política antiterrorista, en un año «significado» por el alto del fuego permanente decretado por ETA el pasado 22 de marzo. «En febrero pasado afirmé que estábamos en el principio del fin del terrorismo. Y el Gobierno ha trabajado cada día del año para que cuaje. Un año después les digo que estamos mejor que hace cinco años y mejor que hace uno. Y dentro de un año estaremos mejor que hoy», pronosticó. Por eso calificó de «absurdo» que se afirme que ETA-Batasuna hoy está más fuertes que hace doce meses. «Entonces, ¿estaba más débil hace seis o quince años?», se interrogó. A renglón seguido, demandó una aproximación más sensata al trabajo que se efectúa en el proceso.

«Es de sentido común -prosiguió- que hoy se está mejor que hace un año cuando había bombas y, sin duda, mejor que hace cuatro cuando teníamos trágicos accidentes mortales», diagnosticó. Por ello realizó «una mínima apelación a la objetividad». «Ahora se está mejor con un alto el fuego permanente que hace un año», sentenció, pese al rebrote de la violencia callejera.

La discreción, un deber
Incluso evitó pronunciarse sobre el zulo de la organización terrorista encontrado la semana pasada con 50 kilos de «explosivos» en su interior. «No voy a interpretar ningún hecho». Para ello, esperará a que la Policía Autónoma vasca concluya su investigación. Y recurrió a la discreción para evitar confirmar los contactos que mantienen mediadores en su nombre con la cúpula etarra. Así, pasó de puntillas sobre el encuentro del pasado 14 de diciembre entre el Gobierno y la banda que sirvió para desbloquear el proceso. «La discreción, por sentido de la responsabilidad, es la manera de actuar sobre el posible diálogo con ETA. Forma parte de mi deber, porque en ella reside también la propia seguridad del Estado», advirtió.

De ahí que apelara la hora y media que se prolongó su comparecencia ante la prensa a la discreción cada vez que se le interrogaba sobre los contactos del Ejecutivo y los terroristas. Eso sí, dejó claro que parte del éxito del proceso reside también en la discreción que se emplee. Zapatero ni confirmó ni desmitió si en los próximos meses ordenará el acercamiento de los presos etarras a las cárceles próximas a Euskadi. No obstante, puntualizó que serán los grupos parlamentarios los primeros en conocer esta decisión, si, al final, la adopta.

Al menos cuatro heridos tras la explosión de un coche-bomba en la T-4 de Barajas
Ep/Efe - Madrid.- La Razón 30 Diciembre 2006

Los heridos por la explosión de una bomba en la terminal 4 del aeropuerto de Barajas se ha saldado al menos con cuatro heridos leves: dos policías nacionales, un taxista de 65 años y una cuarta persona trasladada al hospital Ramón y Cajal, según informó un portavoz de Emergencias Madrid, que precisó que todos ellos están heridos con carácter leve.

Los policías nacionales pertenecen a la Unidad de Intervención Policial y fueron atendidos por el Samur (los servicios de emergencias del Ayuntamiento de Madrid) en el lugar de los hechos, la segunda planta de la zona D del aparcamiento.
Uno de ellos presentaba cortes leves y el otro contusiones leves, precisó el portavoz, que indicó que en principio no serán trasladados a ningún hospital y recibirán el alta allí mismo. El tercer herido es un taxista de 65 años, que presenta una contusión en un costado y que fue dado de alta en el lugar de los hechos. La explosión le sorprendió mientras estaba estacionado en la parada de taxis. Un cuarto herido, cuyo sexo se desconoce, fue atendido por el Summa (los servicios de emergencias de la Comunidad de Madrid) y trasladado al hospital Ramón y Cajal por la Cruz Roja, con dolores en el oído y en el cuello, añadió el portavoz.

La actividad de la T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas está paralizada y la gente que se encontraba en la misma ha sido desalojada, después de que se registrase la explosión de una bomba esta mañana en el aparcamiento de la misma causando al menos cuatro heridos, informaron fuentes aeroportuarias.

Las aerolíneas cuyos vuelos salen de la T4 recomiendan a los pasajeros que fueran a volar en el día de hoy que de momento no vayan al aeropuerto de Barajas y se mantengan «a la expectativa» de las comunicaciones que puedan realizar tanto AENA como Iberia para ver cómo evolucionan los acontecimientos porque «la terminal está cerrada».

Los accesos a la terminal están cortados y tanto el personal de las aerolíneas, como de AENA o los pasajeros han sido desalojados, de forma que en estos momentos en la terminal tan sólo se encuentran efectivos policiales.
Como consecuencia de la onda expansiva se derrumbó la techumbre del aparcamiento.

La colocación de la furgoneta cargada de explosivos fue comunicada al servicio de ayuda en en carretera DYA y a los bomberos de Madrid antes de que se produjera la deflagración, según informó un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Tras recibir este aviso, se activó el protocolo que rige la actuación de las fuerzas de seguridad en este tipo de sucesos. Así, hasta el aparcamiento de la T-4 se desplazaron efectivos de la Unidad de Intervención Policial del Cuerpo Nacional de Policía, varios miembros del TEDAX, agentes de la seguridad privada del aeropuerto así como facultativos del Samur-Protección Civil y varias dotaciones de los bomberos.

atentado en madrid
Estalla un coche bomba en el aeropuerto de Barajas tras recibirse un aviso en nombre de ETA
Un hombre que ha dicho hablar en nombre de ETA anunciaba sobre las 8.30 horas la colocación del vehículo en el aparcamiento de la T4
Una explosión ha tenido lugar sobre las 9:00 horas de esta mañana en el aparcamiento de la Terminal 4 de Barajas, lo que ha provocado heridas muy leves a al menos cuatro personas. Un hombre que ha dicho hablar en nombre de ETA anunciaba sobre las 8.30 horas la colocación del coche bomba.
AGENCIAS / MADRID El Correo 30 Diciembre 2006

Según informaron fuentes policiales, un comunicante anónimo avisó en nombre de ETA de la existencia del coche bomba en llamada realizada a la asociación de ayuda en carretera DYA de San Sebastián, a la que avisó de que el estallido se produciría a las 9:00 horas. El aviso permitió a la Policía acordonar desalojar las instalaciones aeroportuarias y acordonar los aparcamientos.

Una altísima columna de humo emergía a las 10.30 horas de la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas. La Guardia Civil controla los accesos a la terminal y está desviando el tráfico. Un helicóptero del Samur sobrevolaba la zona.
La deflagración se produjo en el Módulo C del parking, a la hora señalada en el aviso. El estallido produjo importantes daños materiales en el edificio, pero apenas cortes leves a algunos de los policías, bomberos y personal sanitario que organizaban el cordón de seguridad, alcanzados por los numerosos cristales que estallaron con la deflagración del explosivo.

El vehículo utilizado por los terroristas fue una furgoneta Renault, modelo 'Traffic', con matrícula 6605-DKY falsa. La Policía no duda, en primera instancia, en atribuir el atentado a ETA, que el pasado 22 de marzo declaró un alto el fuego que dijo permanente y que, hasta la fecha, no había roto de manera formal.

Dos llamadas
El comunicante llamó desde un móvil a la Asociación de Ayuda en Carretera de Guipúzcoa (DYA) anunciando que a las nueve de la mañana iba a hacer explosión un coche bomba en la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas. En esta llamada el individuo no mencionó que hablará en nombre de ETA.

La llamada fue realizada desde un móvil. Poco después los operadores de la DYA intentó llamar al número del móvil, pero comunicaba. La DYA dio aviso a la Ertzaintza que, a su vez, trasladó el mensaje al Cuerpo nacional de Policía y la Guardia Civil.

Media hora más tarde, a las 8:30, otro comunicante llamó a Sos Deiak Guipúzcoa, según ha informado la Ertzaintza. En esta ocasión sí que dijo que hablaba en nombre de ETA y repitió los datos que había facilitado a la DYA encareciendo que la llamada fuera tenida en cuenta.

T4 colapsada
La Consejería de Justicia e Interior ha activado el nivel 2 de emergencia, por lo que han quedado activados todos los servicios de emergencia como bomberos y Samur. La actividad de la T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas está paralizada y la gente que se encontraba en la misma ha sido desalojada.

Las aerolíneas cuyos vuelos salen de la T4 recomiendan a los pasajeros que fueran a volar en el día de hoy que de momento no vayan al aeropuerto de Barajas y se mantengan "a la expectativa" de las comunicaciones que puedan realizar tanto AENA como Iberia para ver cómo evolucionan los acontecimientos porque "la terminal está cerrada".

Los accesos a la terminal están cortados y tanto el personal de las aerolíneas, como de AENA o los pasajeros han sido desalojados, de forma que en estos momentos en la terminal tan sólo se encuentran efectivos policiales. Sin embargo, hay tráfico aéreo de aviones comerciales, que podrían salir de las otras tres terminales del aeropuerto de Barajas.

A la espera
Por su parte, el Gobierno está a la espera de que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad recaben todos los datos y detalles sobre la furgoneta cargada de explosivos para hacer una declaración, han informado fuentes gubernamentales. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ayer regresó a Doñana para pasar el fin de año se encuentra en contacto desde primera hora de la mañana con los máximos responsables del Ministerio del Interior analizando los datos sobre la explosión.

No obstante, se ha sabido que Zapatero ha llamado esta mañana por teléfono al líder del PP, Mariano Rajoy, para informarle sobre el atentado terrorista. Según las mismas fuentes, el jefe del Ejecutivo trasladó al líder de la oposición que previsiblemente había sido la banda terrorista ETA la autora de la furgoneta-bomba colocada en el aeródromo madrileño.
Las mismas fuentes han indicado que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad están realizando una rápida investigación sobre las circunstancias de la explosión, para así tener datos objetivos y que el Gobierno se pronuncie sobre este acto terrorista que ha sido reivindicado por la banda terrorista ETA.

Reforma de la Constitución
J.M.G. Páramo La Opinión 30 Diciembre 2006

A quienes seguimos la prensa progresista, igual que la revolución del reformismo del PP, nos consta que Rajoy es un defensor de lo mejor para España y, desde luego la Constitución no parece un tabú para él porque se mostró partidario total del primer Informe del Consejo de Estado para su reforma; y, como muchísimos ciudadanos desea con toda seriedad que se retome el Recurso previo de Inconstitucionalidad. Sin trampas se ha opuesto al nombramiento de los puestos clave del Tribunal Constitucional que hubiera evitado la frivolidad de los Estatutos. El presidente del PP, Sr. Rajoy, refleja la importancia democrática de la separación de poderes y la confección de una opinión pública ante el panorama sombrío de la política española. El Estado, efectivamente, se hace tan residual como la concepción comunista de la libertad, aquella que queda como residuo tras el cumplimiento de lo obligatorio; de la complejidad humana y totalitaria.

El Sr. Rajoy aprovecha lo que puede; otros hacen lo que les conviene para alcanzar sus fines partidistas como sea, sin atender a los órganos de asesoramiento, desmadrados, como en Cataluña, con daño a las autonomías y a las expectativas lícitas de todos. El consumismo y la masificación actual dan pocas posibilidades. La inundación de inquietud, el precedente de la cuestión de los estatutos de autonomía daña a las Autonomías y a España y a su unidad, a la Administración local y las expectativas lícitas de nuestra integración en Europa. Las medidas propuestas podrían esbozarse así:

Elevar a dos tercios la mayoría necesaria para que los parlamentarios autonómicos modifiquen los Estatutos. Incrementar las mayorías para el nombramiento de los miembros del TC, TS y CGPJ. Fijar un baremo de competencias intransferibles del Estado (Política Exterior, Defensa, Seguridad y coordinación de los Gabinetes de Gestión de Crisis). Clarificar las competencias en materias esenciales para garantizar la igualdad autonómica en derechos y obligaciones. Dar otra redacción al Art. 150.2 CE eliminando supuestos de transferencia -no indispensables aunque inherentes a las facultades del Estado-, explicitando la delegación del ejercicio de sus facultades. Todo lo anterior está cargado de sentido común y funcionalidad.

Se deben modificar los mecanismos de reparto de lo esencial como el agua. Preserva al TS de recursos de casación de recursos esenciales. Crear una Agencia de Gestión de Crisis. Pactar una Ley de Educación: materias, esfuerzo, calidad. Esa ley de capacitar a toda la población posible dentro y fuera de España, similar en resultados a la inglesa, americana o alemana, donde la privatización es prioritaria y la selección del profesorado se hace por Comités no docentes que se asesoran y eligen lo más prestigioso. Es necesario recordar que la educación es para que un pueblo y sus ciudadanos mejoren, no una falsa oportunidad manipuladora para conseguir más votos progres con fracaso. A corto y medio plazo, los temas son el profesorado, la habilitación, otros mecanismos y siguiendo como en EEUU, valores de esfuerzo, calidad y excelencia; a largo plazo hay que reducir o anular el poder profesoral como en los países poseedores e la mejor enseñanza superior. Catálogo sanitario para prestaciones básicas y recuperación del Recurso Previo de Inconstitucionalidad insistimos. Personalmente respecto a los rumores de un adelanto electoral o de quiebra del "mal llamado proceso de paz" y otras novedades hay que mantener la prudencia alerta porque el predominio mediático de las izquierdas imputarán la responsabilidad de todo lo que fracase al PP. Se comenta también que el "sabio Pepiño" recibirá el premio Nobel a la mentira.

Búlgaro, rumano y gaélico elevarán a 23 el número de lenguas oficiales de la UE a partir del 1 de enero
Se suman a ellas el empleo de las lenguas cooficiales españolas que ya se permite desde 2005
EP - Bruselas El País 30 Diciembre 2006

Las Direcciones Generales de Interpretación y de Traducción empezaron en enero de este año a contratar personal capaz de traducir al rumano, búlgaro y gaélico que para enero del año que viene ascenderá, entre agentes contractuales y externos, a 132 profesionales que trabajarán con búlgaro, 135 con rumano y cinco con gaélico, aunque en este último caso la adaptación a esta lengua será gradual.

El comisario de Educación, Formación, Cultura y Multilingüismo, Jan Figel, dio la bienvenida a la llegada de estas tres lenguas que fortalecerán la "diversidad de lenguas" en la UE que, dijo, "es nuestra riqueza común". "La promoción de esta diversidad constituye una prioridad clara para la Comisión Europea", afirmó. Bruselas indicó en un comunicado que los costes de traducción para toda la UE en 2006 se elevaron a 800 millones de euros y que está previsto que solo para la Comisión el presupuesto ascienda en 2007 a 302 euros, lo que corresponde a 0,63 por ciudadano europeo al año.

Por lo que respecta a la interpretación, el gasto total en la UE en 2005 se elevó a 190 millones euros, 0,42 euros por ciudadano y año, y, al igual que ocurre con la traducción, no está previsto que la llegada del rumano, búlgaro y gaélico suponga costes adicionales. La preparación lingüística de la Comisión de cara a la adhesión de Bulgaria y Rumania empezó en enero de este año, cuando se contrataron los primeros traductores e intérpretes, que a día de hoy ascienden a 40 traductores contratados por cada una de las dos lenguas a los que se suman una reserva de 50 traductores externos rumanos y 50 búlgaros.

Asimismo, a día de hoy trabajan como intérpretes en el Ejecutivo comunitario tres profesionales por lengua, a los que se suman otros seis respectivamente en el Parlamento Europeo. Adicionalmente, los servicios de interpretación de la UE cuentan con 39 profesionales búlgaros y 42 rumanos de manera externa. En cuanto al gaélico, de momento funcionará la derogación acordada con el Gobierno de irlanda en virtud de la cual hasta dentro de cinco años solamente se traducirán a esta lengua los reglamentos adoptados por acuerdo del Consejo y el Parlamento, así como las comunicaciones de los ciudadanos con las instituciones. Para ello, el Ejecutivo comunitario ha reclutado ya a cinco traductores.

La interpretación directa, sin embargo, seguirá un ritmo más lento, ya que de momento ningún intérprete con los que cuentan las instituciones comunitarias puede trabajar en gaélico, pero ya se están formando para ello tres profesionales que se espera puedan empezar a trabajar en esta lengua a partir del verano del año que viene.

Por otra parte, el 1 de enero terminará la derogación de tres años que existía con respecto a las traducciones de textos al maltés, de manera que a partir de esta fecha la UE podrá asegurarlas en esta lengua de la misma manera que en el resto.

Lenguas cooficiales españolas
Además de las 23 lenguas oficiales que tendrá la UE el 1 de enero de 2007, los ciudadanos y representantes políticos ya pueden utilizar y dirigirse a las instituciones europeas en las lenguas cooficiales españolas: el gallego, el euskera y el catalán/valenciano. En diciembre de 2005 el Consejo de la UE llegó a un acuerdo para permitir su uso de las lenguas cooficiales que se fue concretando a lo largo de 2006 mediante la firma de convenios administrativos entre el Gobierno y las diferentes instituciones comunitarias.

A día de hoy, los ciudadanos pueden dirigirse en una de estas lenguas y recibir contestación en ellas en sus comunicaciones a la Comisión Europea, la Eurocámara, el Consejo de la UE, el Comité de las Regiones y al Defensor del Pueblo de la UE. También se traducen los textos jurídicos de los acuerdos comunitarios. De la misma forma, los representantes de las comunidades autónomas afectadas que participan en los consejos de ministros y en el Comité de las Regiones pueden intervenir, previa notificación, en estas lenguas.

La institución que planteó más problemas para permitir su uso ha sido el Parlamento Europeo, donde tras sucesivas votaciones finalmente no se permite más que la presencia del euskera, gallego y catalán/valenciano en las comunicaciones de los ciudadanos. Sin embargo, no se logró el deseo del Gobierno de que los parlamentarios que lo deseen puedan dirigirse en las sesiones plenarias en las lenguas cooficiales.

Recortes de Prensa   Página Inicial