AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 1 Enero  2007
COMUNICADO DE ENTIDADES CÍVICAS TRAS EL ANUNCIO DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE PERSEVERAR EN SU POLÍTICA SOBRE TERRORISMO
Comunicado de repulsa por el atentado de ETA el 30.12.2006
Coruña Liberal 31 Diciembre 2006

Las entidades Coruña Liberal (asociación cívica para la defensa de los valores constitucionales), Ciudadanía Democrática, AGLI (asociación gallega para la libertad de idioma) y Plataforma cívica Cordobeses por la libertad condenan el atentado perpetrado por la banda terrorista ETA y exigen la dimisión de Rodríguez Zapatero.

En cualquier país democrático un ataque terrorista, además de la condena de los criminales que lo perpetran, debe implicar el apoyo unánime del pueblo al gobierno del momento. Lamentablemente, aquí, la política seguida por el presidente Rodríguez Zapatero durante este bienio negro ha resultado ser cómplice objetiva de los enemigos de España en su proceso declarado de destrucción de la nación, la legalidad constitucional y la convivencia democrática y pacífica entre los españoles.

Las actuaciones del Ejecutivo preñadas de inhibición, temor y respeto a lo despreciable, las humillaciones a la Ley y al Estado de Derecho que ha jurado defender institucionalmente, han coadyuvado al rearme moral, económico y político del enemigo que es quien lleva ahora la iniciativa sometiendo no ya al gobierno sino a España a toda clase de chantajes y vejaciones.

El último atentado mortal de ETA sucede a las pocas horas de que un ufano presidente Rodríguez Zapatero demostrara una vez más o bien su hipócrita cinismo o bien su más absoluta ignorancia para conocer lo que está pasando y actuar en consecuencia. Ambas hipótesis le incapacitan para seguir en la Moncloa. Para colmo, su respuesta tras el atentado tambien ha sido decepcionante. Su negativa a romper de forma clara y contundente el proceso de negociación iniciado con los terroristas, su afectado disimulo de futuro rigor, desmentido por el lenguaje gestual: mirada errática, nerviosismo descontrolado, demuestran hasta que punto es rehén de la banda nacionalista asesina ETA y él lo sabe.

Por todo ello, no queda más remedio que solicitar la dimisión del actual presidente.

Y si esta no se produce por propia iniciativa, hacemos un llamamiento a la gente decente de su partido, que no quiera hacerse cómplice del presente estado de cosas, para que busque una solución rápida y contundente dirigida a poner fin a esta etapa de ignominia, velando así también por los legítimos intereses del PSOE a largo plazo.

A la oposición organizada políticamente bajo el Partido Popular le cabe también una grave responsabilidad de la que no puede ni debe inhibirse. Debiera promover los mecanismos que le permite la constitución: Solicitud enérgica de dimisión, moción de censura, presión para lograr elecciones anticipadas...Y es que en esta hora de la verdad ya no caben más contemplaciones. Si esto sigue así, es todo el sistema constitucional el que se va a derrumbar como el aparcamiento de la Terminal 4 de Barajas. Y en las próximas elecciones no sólo se va a jugar un cambio de gobierno, sino, quizás, un cambio de régimen que puede desbordar a todas las actuales instituciones.

Un proceso largo, duro y difícil
Luis del Pino Libertad Digital 31 Diciembre 2006

Acabo de volver de la manifestación convocada por la AVT en la Puerta del Sol, que estaba llena a rebosar de personas que a duras penas conseguían contener la indignación.

Indignación contra una banda de asesinos que ha vuelto a sembrar la muerte y la destrucción en Madrid. Indignación también contra un Gobierno que pretende seguir el proceso de concesiones a los asesinos, independientemente de lo que éstos hagan. Aunque hayan vuelto a matar.

La indignación contra los asesinos se da por descontada. Los asesinos hacen lo que saben hacer: matar para conseguir sus fines, sean éstos cuales sean. Podemos indignarnos, pero no sorprendernos. Nada hay en el atentado de ayer que sea distinto, en el fondo, de tantos otros atentados que ha habido antes. En nada se diferencian los muertos de ayer de los que perdieron la vida en los centenares de atentados previos. Nada ha hecho ayer ETA que no haya hecho antes.

Lo que no se da por descontado en ninguna democracia es la actitud de un Gobierno mentiroso, irresponsable y claudicante que ha conseguido, en sólo tres años, desbaratar todo lo logrado a lo largo de décadas de lucha antiterrorista. Lo que no se da por descontado en ninguna democracia es que un Gobierno herede del anterior una banda asesina acorralada y moribunda y consiga hacerla revivir para, a continuación, tenderla la mano. De ahí la indignación.

* Porque tenemos un Gobierno que llegó al poder a través de un atentado cuya autoría sigue intentando que no se aclare.
* Porque tenemos un Gobierno que ha llegado a falsificar informes para evitar que pudiera investigarse cualquier responsabilidad de ETA en la masacre del 11-M.
* Porque tenemos un Gobierno que ha permitido que ETA se rearme y se reorganice, alcanzando las detenciones de etarras mínimos históricos.

* Porque tenemos un Gobierno que ha sido capaz de llevar al Parlamento Europeo una propuesta de apoyo a ese falso proceso de paz, cumpliendo así una de las exigencias históricas de la banda terrorista: la internacionalización del conflicto.
* Porque tenemos un Gobierno que está procediendo a una auténtica purga de los fiscales que más se habían distinguido en la lucha contra ETA, empezando por el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño.
* Porque tenemos un Gobierno que ha consentido que el PSE de Pachi López se reúna públicamente con Batasuna, dándole un marchamo de legitimidad a lo que no es sino el brazo político de una organización que, entre otras cosas, ha asesinado a muchos socialistas vascos.

* Porque tenemos un Gobierno que no duda en amenazar de expulsión a concejales socialistas vascos por manifestar su desacuerdo con una política antiterrorista claudicante, pero se apresura a arropar a auténticos ladrones a los que no sólo no se expedienta, sino que se promociona.
* Porque tenemos un Gobierno que no duda en insultar a las víctimas de todas las maneras posibles, llegando a la abyección de faltar al respeto a los minusválidos.

* Porque tenemos un Gobierno que ha pretendido dividir y acogotar a esas mismas víctimas, para intentar evitar que constituyeran un obstáculo dentro de su proceso de acuerdo con ETA.
* Porque tenemos un Gobierno cuyo presidente se ha atrevido a calificar de "hombre de paz" a uno de los más sanguinarios asesinos de esa banda.
* Porque tenemos un Gobierno que no se ha cortado a la hora de ordenar a la Fiscalía que rebaje sus peticiones de condena a los asesinos.

* Porque tenemos un Gobierno que ni siquiera se ha privado de quitar los apoyos administrativos al fiscal que lleva el más importante de los casos contra ETA: el macrojuicio contra su aparato de finanzas.
* Porque tenemos un Gobierno que oculta a los españoles quién dio, desde instancias policiales, el chivatazo a ETA de que se iba a producir una operación contra su red de extorsión.
* Porque tenemos un Gobierno que ofrece su mano, un día sí y otro también, a Batasuna para que pueda presentarse de nuevo a las elecciones municipales, como si ignorara cuántas personas han sido asesinadas gracias a los datos proporcionados por cargos públicos municipales de esa formación terrorista.

* Porque tenemos un Gobierno que no ha dudado en mentir, diciendo que no se sabía si era ETA quien había reventado el comercio de un concejal del PP en Barañain; que no se sabía si era ETA quien había robado 350 pistolas, que no se sabía si era ETA quien mandaba cartas de extorsión.
* Porque tenemos un Gobierno que ha engañado al pueblo español, iniciando un proceso de claudicación ante ETA que no estaba en su programa electoral.

* Porque tenemos un Gobierno que ha engañado al Parlamento, iniciando reuniones con la banda asesina antes de que quedara constatada su "voluntad inequívoca de abandonar las armas", como el Parlamento aprobó.
* Porque tenemos un Gobierno que ha aprobado un nuevo estatuto para Cataluña, tal como ETA puso como condición de cara a declarar una nueva tregua trampa.

* Porque tenemos un Gobierno que se ha atrevido a ofrecer un nuevo Estatuto de autonomía para el País Vasco a la medida de la "izquierda abertzale".
* Porque tenemos un Gobierno que ha llegado a declarar que hace falta flexibilizar la política penitenciaria que se aplica a los asesinos.
* Porque tenemos un Gobierno cuyo presidente ni siquiera se atreve, al comparecer tras el último atentado, a llamar a asesinos a los asesinos.

* Porque tenemos un Gobierno que ha traicionado la memoria de las casi 1000 personas asesinadas por ETA; que atenta todos los días contra su dignidad; que trata de evitar que obtengan justicia.
* Porque tenemos un Gobierno que ni siquiera después de que ETA vuelva a matar está dispuesto a interrumpir su camino de rendición ante la banda.

Nada de eso es admisible. Nada de eso es esperable en un régimen democrático. Por eso la indignación de la gente.

Nadie puede sorprenderse de que los asesinos asesinen, pero nadie puede esperarse que un Gobierno pretendidamente democrático facilite a los asesinos su tarea. Ni por acción, ni por omisión.

¿"Un proceso largo, duro y difícil", dice usted, señor Zapatero? ¿Le parece a usted moral hablar en esos términos cuando lo de "duro y difícil" significa consentir que se asesine a ciudadanos inocentes?

Los españoles no queremos su "proceso". Lo que queremos es que el Gobierno cumpla con su obligación de acabar policialmente con los asesinos. Y, si no cumple con su obligación, que se vaya a su casa.

P.D.: El martes día 2 a las 12 de la mañana, delante de todos los ayuntamientos españoles, se celebrarán concentraciones silenciosas de repulsa a la nueva demostración de barbarie de ETA, convocadas por la AVT. Allí estaremos de nuevo.

2007: ¿Adiós, Navarra?

Pascual Tamburri elsemanaldigital 1 Enero 2007

Un año nuevo, con las ilusiones que trae cada primero de enero. Pero 2007, además de las esperanzas y los temores de siempre, renovados con el "accidente" de ETA en Barajas, nos trae una certeza: en mayo habrá elecciones, municipales en toda España, autonómicas en muchas regiones, forales en Navarra. Y con todo lo que está pasando, la alianza de Zapatero con los nacionalistas de todos los pelajes y sus negociaciones con ETA, lo de Navarra es importante. Algunos dicen que decisivo.

Dicen que mi amigo Jaime Ignacio del Burgo ha declarado que "si UPN no revalida la mayoría absoluta los efectos para Navarra serían devastadores". Estoy convencido de que esa frase no ha podido salir literalmente de él por dos razones importantes. Para empezar, UPN nunca ha tenido mayoría absoluta, de hecho nunca ha habido una mayoría absoluta en el Parlamento foral y es muy difícil que se den nunca, con un sistema electoral proporcional en una sociedad tan compleja como la nuestra; no se puede revalidar un título que no se ostenta. Por lo demás, un demócrata como Del Burgo puede discrepar de lo que las urnas eventualmente traigan, y comparto su opinión negativa; pero unas elecciones libres, si asumimos que son fuente de verdad y de legitimidad, no pueden ser literalmente "devastadoras" .

Devastadoras, de verdad, sólo son las bombas, quienes las ponen y quienes se equivocan en la manera de combatirlas. ¿Se nos va a morir Navarra en 2007? Estoy seguro de que no. Y además espero que los navarros fieles a España y a la libertad sean muchos, la mayoría, y haré lo que esté en mi mano. Pero hay que poner, para el año que empieza, algunas cosas en su sitio. Hoy, sólo el aperitivo.

Podemos hablar de las instituciones, por ejemplo. Si Miguel Sanz y UPN necesitaron el apoyo del CDN de Juan Cruz Alli (leal e intachable, la verdad sea dicha) en la legislatura iniciada en 2003 fue porque previamente se había modificado el Amejoramiento, suprimiendo la designación automática como presidente del candidato de la fuerza más votada, a falta de una mayoría estable. Un bonito cambio, entre otros, que a la larga ha generado inestabilidad y miedos. Tal vez convenga pensar más las cosas, en el futuro.

Tendremos que hablar de la cultura popular. Porque está claro que un movimiento de fondo de la sociedad, generosamente financiado por cierto por el centroderecha navarrista cuando ha gobernado, favorece ligeramente a la coalición abertzale de Patxi Zabaleta y Uxue Barkos. Claro, claro, está muy bien mejorar el PIB, subir las pensiones y construir carreteras, pero olvidarse de la educación y la cultura en el día a día político –que no es el administrativo-, encargar la gestión de la toponimia a teóricos técnicos, nacionalistas en la práctica, aceptar la financiación de ikastolas ilegales, deslizar viejos y falaces lugares comunes nacionalistas en libros escolares recién publicados y entregar de hecho la acción social al rival político es un problema. Mayor que las urnas, por cierto.

Y habrá que pensar en el navarrismo. Ahora todo el mundo es navarrista, el PSN de Fernando Puras habla de "comunidad diferenciada", ETA y Batasuna enarbolan la bandera de Navarra –por cierto, queridos alumnos: diseñada sólo en 1910, no exageremos- y Nafarroa Bai repite literalmente un eslogan de UPN cuando dice que "Navarra será lo que los navarros quieran". Nadie quiere anexionar Navarra a Euskadi como en 1977, y lo que se está haciendo es mucho más inteligente: halagar el autonomismo de los navarros, cultivado hasta la hipertrofia en tres décadas de autosatisfacción, para llegar mucho más suavemente, y con muchos más apoyos, a la meta deseada.

Esto tiene sus causas, que merecen un análisis más largo. Pero tiene una consecuencia que va a marcar el año: el alarmismo no sirve. Anunciar que viene el lobo sirvió, y de mucho, cuando el lobo aullaba de verdad, en 1976-1982. Nos hemos pasado treinta años esquilando a las ovejas para que el lobo venga ahora con pelliza, y vamos a llegar a las urnas sin que los navarros de a pie sepan exactamente qué identidad real se quiere dar al proyecto "no-nacionalista" y "no-violento". Y al final la gente de la calle es la que tiene razón, no sólo en democracia, y hay que ir a escuchar; el "proceso" entre Zapatero y ETA sigue, las bombas son sólo una parte del recorrido, y Navarra -la única Navarra que hasta ahora ha existido, la Navarra foral y española- está mucho más en discusión que nunca. Estamos a tiempo de defenderla mejor.

La situación (I)
Pío Moa Libertad Digital 1 Enero 2007

Zapo ha sido el mayor benefactor que la ETA haya tenido en su historia, comparable solo a aquellos gobiernos franceses que en situaciones críticas para la banda de asesinos le facilitaron un seguro refugio donde reponerse. Zapo también ha sacado a la banda del pozo donde la había sumido Aznar y la ha colocado en una cima de gloria, desde la cual dicta la agenda de la democracia y chantajea a la sociedad española: "Si no aceptáis mi 'paz'…ateneos a las consecuencias".

No sobra insistir en las causas de todo esto. El gobierno y la ETA comparten un fondo ideológico común. Ambas son socialistas, detalle no irrelevante pero casi siempre olvidado. Ambas tienen ideas muy similares, generalmente poco compatibles con la democracia, sobre la causa de los males del mundo y sus soluciones. Y tienen intereses básicos comunes, en especial la demolición de la Constitución y lo que llaman herencia del franquismo. En fin, comparten ideas, sentimientos e intereses fundamentales, sin los cuales jamás podría explicarse lo que ocurre.

También desean ambos acabar con la violencia. Pero no como Aznar, que quería y estuvo cerca de conseguir el fin de la violencia derrotando a la ETA. Zapo y su gobierno quieren conseguirlo mediante una ETA triunfante, facilitándole casi todos sus objetivos.

En el "casi" radica el problema, pues hay, naturalmente, diferencias de matiz, que pueden hacerse importantes. La ETA es enemiga de España y Zapo es solo indiferente. La ETA busca la secesión de lo que llama Euscalerría o Euskal Herria, y Zapo quiere una España residual que le permita mantenerse en el poder. La pieza maestra de toda la maniobra han sido los estatutos balcanizantes: España se reduciría a un conglomerado de "naciones" separadas a casi todos los efectos, pero con esa unidad residual que permita asegurar el poder socialista mediante una alianza estratégica con los separatistas, teniendo así a raya a las "fuerzas de la reacción". Esto debiera bastar a la ETA, pero parece no ser así.

En este panorama, el atentado de ayer no significa el final del proceso, como Zapo dejó bien claro pese a su retorcimiento expresivo. Un proceso que ya ha alcanzado logros tan importantes como los estatutos catalán, balear, valenciano o andaluz, no va a echarse a perder por una bomba más o menos, unos muertos más o menos. Liquidar la Constitución no es tarea fácil, ya lo anunció el individuo reiteradamente: será un proceso largo, duro y difícil, o algo así. De todos modos, el gobierno debe de estar sorprendido por el último atentado etarra: ¡qué ingratitud! ¿Cómo han podido hacerle esto a él? Alguien debiera explicárselo.

¿Estaba advertido el Gobierno desde septiembre de un atentado etarra?
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital  1 Enero 2007

Entre la catarata de informaciones que se han publicado desde que ETA anunciase el alto el fuego en marzo y el Gobierno socialista verificase que los etarras iban de buena fe ha pasado desapercibida una muy importante.

José María Zuloaga, periodista vasco experto en terrorismo –tuvo que dejar San Sebastián por la limpieza étnica etarra-, publicó el 30 de septiembre pasado un reportaje en La Razón con el título de "ETA da un ultimátum al Gobierno para que cumpla sus promesas". El plazo vencía en diciembre.

Si Rodríguez y Pérez Rubalcaba estaban advertidos, ¿por qué el primero afirmó que dentro un año íbamos a estar mejor que ahora y el segundo confesó que no tenía "ningún indicio" de que ETA iba a romper su tregua? ¿Nos han mentido o es que no hacen caso de los informes policiales que les molestan?, ¿o son unos incompetentes? Recordemos que Rubalcaba, ministro en los Gobiernos de los GAL, habló de un proyecto de zulo y el Bobo Solemne aseguró que el asesino de De Juana Chaos apoyaba el proceso de paz.

Mientras tanto, El Faro del islam trata de exonerar a Rodríguez de toda responsabilidad en el atentado. Está claro que la bomba la han puesto los etarras, pero Rodríguez ha aflojado el dogal que estaba ahogando a ETA. El editorial de El Faro del islam nos ordena que no caigamos en "repróches estériles".

Y el nacionalismo vasco moderado –con el que el PSOE ha negociado la aprobación de los presupuestos generales y de los autonómicos- prosigue corriendo por la autopista hacia la autodeterminación, asfaltada con los esqueletos de cientos de víctimas. Lo ha dicho Juan José Ibarretxe, tan hipócrita como cursi, en su mensaje de fin de año:

Es preciso no condicionar ni mezclar el fin de la violencia de ETA con el derecho a decidir nuestro propio futuro, ni tampoco al contrario, condicionar el derecho a decidir, que nos asiste democráticamente, al final de la violencia de ETA. (...) Un nuevo año es una nueva oportunidad para seguir avanzando, para hacer realidad nuestros sueños y no olvidéis que los únicos sueños que no se realizan son los que nunca se han tenido. No dejéis de soñar, no dejéis que nadie arrebate vuestros sueños.

Spock no se entera de que hay dos personas que han dejado de soñar. Su desprecio a los muertos es esta vez disculpable, pues el Bobo Solemne se ha limitado a suspender las negociaciones con ETA. Tres veces le pidieron los periodistas que aclarase si suspendía o rompía las conversaciones y tres veces dijo que sólo las suspendía... ¿hasta cuándo?

Y una última curiosidad. Hemos visto imágenes de la furgoneta-bomba aparcada en Barajas. También vimos imágenes de los terroristas suicidas de Londres entrando en el metro. ¿Por qué no hay imágenes de los supuestos terroristas suicidas de Leganés –suicidados, según la versión oficial, no para cometer los asesinatos, sino para evitar su detención- en las estaciones donde se nos ha dicho que colocaron las mochilas que estallaron en Atocha el 11-M?

¡¡QUEREMOS SABER!!

El gesto y el bufón
Javier Orrico Periodista Digital 1 Enero 2007

Si le quedara un ápice de decencia, hoy habría presentado su dimisión. Verlo amenazar contundentemente a ETA al grito de "ya no me junto contigo, Arnaldín", ha sido uno de los momentos más patéticos de la comedia bufa que desde hace tres años escenifica este impostor. ZP es un bufón que se le ha colado al Rey como valido, un contador de chistes al que la ETA tiene cogido por las pelotas (vascas) y que sabe que depende de ella para seguir gobernando la Corte. Ya poco más le queda.

Esto no ha sido más que el primer aviso. En un país que se sume en el desastre cada vez que pasa algo extraordinario, ante la demostrada incompetencia de un gobierno zote, lo que ETA nos propone y le ofrece a Zapatero es el caos: colapsar el país, llevar el terror a los centros de comunicaciones y el pánico a la población.

Nadie podrá decir ya que ETA no ha hecho un gesto. Esta ha sido su cabeza de caballo entre las sábanas. Lo que le han dicho es que si con bombas llegó al poder, con bombas lo pueden echar. Estamos en manos de un pelele prisionero de la ETA, de un listillo que se creyó que jugaba una partida de monopoly y no un juego mortal.

Lo terrible es que en este juego de truhanes, en este "Día de los tramposos" los que mueren no son los canallas, los que negocian el poder sobre la vida de los demás, sino los inocentes.

LOS ASESINOS DE LA ETA: OTRA MASACRE EN MADRID
Antonio García Fuentes Periodista Digital  1 Enero 2007

Cuando esto escribo: Los asesinos de la ETA, acaban de ejecutar otro macro atentado en el aeropuerto de Barajas… (se dice que han muerto dos, pero visto y analizado ello, pudieron ser varios cientos) mientras pienso si escribo o no un artículo, me ha venido a la mente la masacre de Madrid (Marzo 2004)... aquella otra del Hipercor de Barcelona... y no sé por qué... "mi olfato", me dice que todo ello está relacionado y huele a... "las mismas firmas". Está claro que los autores son los asesinos de la ETA... el otro de Madrid, no se sabe y lo peor es que no quieren que lo sepamos... en fin... pobres diablos los asesinos, que para vivir o medrar, tienen que "buscarse la vida", de forma tan asquerosa, repelente, incalificable o yo que sé... ¿Y su conciencia... la tendrán... o son de piedra?... ¡Nó... en absoluto, la tienen y saben lo que hacen!... como yo sé, que su subconsciente les pedirá cuentas antes o después, si es que ya no se lo está pidiendo a algunos... y entonces… no habrá drogas suficientes para quitarles el remordimiento de sus sucias conciencias... ¡¡MATAR INOCENTES!!... se necesita ser pobres, pobres, pobres, pobres... poseedores de todas las pobrezas de este mundo y de todas sus miserias.

Estoy pensando en el Gobierno de España… ¿pero tenemos gobierno?... en todo el aparato policial, judicial y político que pagamos y soportamos; sin que al parecer a estos asesinos, les importe “un comino”, todo ese aparato que se dice estatal y que se dice representa los intereses de “un pequeño poblado”… algo así como cuarenta y cinco millones de habitantes, todos ellos contribuyentes a ese Estado y al mantenimiento de sus estamentos… pues sepa el que no sepa, que simplemente por comer y beber agua, estamos pagando impuestos, así pues; contribuyentes somos todos.

He leído algunos artículos, oído a responsables e… “irresponsables” y tristemente saco la conclusión, de que los asesinos de la ETA, son ya “un Estado dentro del Estado”… al que parasitan, exprimen, exigen y por cuanto se deduce… lo tienen “atado y bien atado” (¿recuerdan la frase?)… el nefasto Zapatero (Presidente de Gobierno, por si alguien no lo sabe o duda de ello) hechas unas tristes declaraciones, nueve horas después del atentado del aeropuerto madrileño… se dice que ha vuelto al real sitio de Doñana (Coto de caza para los reyes de España: a Zapatero y su consorte y pese al republicanismo de que presume y predica, le gustan los placeres de la realeza y por ello va a esos lugares “muy bien acompañado y escoltado”)… se supone que a contar patos, gansos y posiblemente a mirar con lupa los pocos linces que allí quedan (pobrecitos: “los linces”)… donde seguro que se comerá las uvas regadas con exquisito “cueva” y mirando, con “esa mirada perdida que ya tiene”… a los infinitos cielos del poder y además sin preocupación alguna, puesto que cuando deje la presidencia… le queda paga y “servidores” como para vivir principescamente el resto de su larga vida… que se le supone; o sea “una ganga por los servicios prestados a España”… diría más cosas… pero, como ya le han dicho… “los que se atreven”, todo lo que se puede decir educadamente a un político, para que dimita y se vaya… prefiero terminar con un amén… Jesús… que es como terminaba sus oraciones mi entrañable, buena e inolvidable, abuela Rosario.

Pensando igualmente que afortunadamente, el pueblo sobrevive siempre a sus políticos… incluso a sus malos políticos… incluso a los malísimos y detestables políticos… ¿En qué lugar situará la Historia de España al nefasto Zapatero?

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen.ciudad.org (allí más)

El 30-D supone el principio del fin de José Luis Rodríguez Zapatero
Alfonso Basallo elsemanaldigital  1 Enero 2007

Un atentado en una estación contribuyó a que llegara al poder (11-M), un atentado en un aeropuerto (30-D) debería suponer su caída política. Todo acaba pasando factura.

31 de diciembre de 2006. Como un eslogan cursi (hoy te quiero más que ayer pero menos que mañana), Zapatero ha escrito involuntariamente su epitafio político. El atentado de Barajas ha dejado en evidencia su optimismo antropológico sólo un día después de que asegurara que estamos ahora mejor que hace un año y que aún estaremos más guay el que viene.

"Hoy estamos peor que ayer" se ha visto obligado a admitir, pero no renuncia a su ingenuismo (o a su cara dura) al vaticinar que en el futuro estaremos mejor. El, desde luego que no.

Tras el atentado de Barajas y su decisión de no romper el proceso (aunque suspenda el diálogo), Zapatero ha agotado en diez minutos el escaso crédito que le quedaba. Y lo ha agotado porque:

- Ha cedido al chantaje terrorista. Y lo ha hecho con –probablemente- dos muertos en la mesa. La decencia, esa rara avis del zapaterismo, le exigía suspender no sólo el diálogo sino también el proceso.

- Se ha puesto al mismo nivel que los correveidiles del crimen, al coincidir con el mismo mensaje de Arnaldo Otegi –otro que tampoco considera que el puente esté roto-.

- Ha demostrado que no controlaba el proceso, y que los sagaces sabuesos de Interior carecían de información: es evidente que un atentado de esta magnitud estaba preparado mucho antes de que exhibiera su ingenuidad ("estamos mejor que hace un año").

- Ha tomado el pelo a los españoles con el mal llamado proceso de paz. Resulta sarcástico decir que con violencia no se va a ninguna parte, cuando los etarras no han hecho otra cosa durante estos nueves meses (desde ataques a autobuses hasta el intento de quemar vivo a un policía).

- Se ha reído de las víctimas del terrorismo.

- No ha garantizado la seguridad de los ciudadanos, el deber más elemental de un gobernante. Porque con el atentado de Barajas vuelve a planear sobre nuestras cabezas la espada de Damocles de las masacres y del miedo.

- Ha proporcionado un inestimable balón de oxígeno a los etarras, con estos nueve meses de flirteo con el Mal. La banda si que está ahora mejor que hace un año y, si no se recupera el consenso con la oposición y la lucha antiterrorista, gozará de un estatus más privilegiado el año que viene.

Para este viaje no hacían falta estas alforjas. Cuando ETA declaró el alto el fuego, dejó de apuntarnos… nada más. Es como el matón que levanta el dedo del gatillo pero no lo suelta. Eso sólo significaba una cosa: que condicionaba el uso de las armas a un precio político. Es evidente que si no mediara un precio político, la banda terrorista podía haber entregado los kalashnikov y las bombas. Si no lo hizo es porque esperaba a ver si el Gobierno cedía a sus exigencias.

Ya se sabía, por tanto, que ETA no tenía interés en renunciar a la violencia mientras no consiguiera sus objetivos: la autodeterminación de Euzkadi y la llegada al poder, mediante una Batasuna legalizada. Pero el Gobierno ha jugado irresponsablemente con el ansia de paz de los españoles y ha coqueteado con una pandilla de delincuentes, provistos de coartada política.

Por todas estas razones, Zapatero debería dimitir. La actuación de ETA-Batasuna y del presidente este fin de año tiene un coste político que el segundo debe pagar al haber defraudado la confianza de los ciudadanos.

Si un atentado en una estación contribuyó a su llegada al poder (11-M), otro atentado en un aeropuerto (30-D), debería significar su caída. Aunque, paradójicamente, los autores del primero buscaban desalojar al PP y los del segundo no han pretendido, probablemente, derribar a Zapatero.

Es hiperdudoso que el presidente coja la puerta. Aunque el numantinismo implica, a su vez, un durísimo desgaste que le va a perseguir durante el resto de la legislatura, con los lebreles del PP y la airada ciudadanía en los talones.

Lo patético es que el atentado no ha modificado el encefalograma plano de su hoja de ruta. No ha cambiado ni su talante ni su inconsistencia. Lo único que se le borró el sábado, en la rueda de prensa de La Moncloa, fue la sonrisa.

Tras el "trágico accidente mortal" de Barajas, Zapatero debe dimitir
Santiago Abascal elsemanaldigital  1 Enero 2007

Por supuesto que el Gobierno no es responsable material de un atentado criminal, pero sí lo es moral de la fortaleza etarra y culpable de la nauseabunda comparecencia del presidente.

1 de enero de 2007. Queda feo decirlo. Puede resultar pretencioso. Pero es la verdad. Algunos ya veníamos advirtiendo de la posibilidad de ruptura del irreal "alto el fuego" criminal y habíamos dejado nuestras sospechas negro sobre blanco en columnas como ésta. Pero no tiene mérito alguno. Nuestros artículos, nuestras palabras respondían a un sentir mayoritario, eran el eco de una impresión generalizada en la sociedad española.

El atentado de Barajas es monstruoso. Sobra decirlo. Todos ustedes han visto las imágenes de la devastación y el rostro desolado de los familiares de los desaparecidos. El atentado es obra de ETA. Sobra también decirlo pero es oportuno tras las acusaciones de Pepiño Blanco al PP en el sentido de que se culpaba del mismo al Gobierno.

En todo caso, el Gobierno tiene mucho que ver en el rearme –en sentido estricto y en sentido figurado- de la organización criminal que ha puesto la bomba en Barajas. Y el Gobierno es –además- responsable, culpable, autor material, de dos ruedas de prensa nauseabundas (una el día anterior al crimen y otra inmediatamente después de él). En la primera comparecencia Zapatero nos vendió optimismo y aromas de rosa y la definición horripilante de los atentados como "trágicos accidentes mortales". Después, en un acto de humillación y ridículo para Zapatero, llegó la megabomba etarra con la que el presidente hubo de engullir su optimismo. Horas después llegó la vergüenza y la indecencia de Zapatero en una rueda de prensa indigna de un país democrático y de un presidente decente. Una hora antes había hablado uno de los autores morales del crimen: Arnaldo Otegi.

Otegi habló –en libertad bajo fianza- en nombre de ETA-Batasuna, no fue detenido, desafió al Gobierno y dijo que el proceso no había de romperse. Zapatero, una hora después, conociendo esas declaraciones, dijo que ya había advertido de que el proceso sería "largo, duro, y difícil" y que "hoy es un día difícil". El proceso, por lo tanto, sigue. Zapatero, en consecuencia, coincidió esencialmente en sus posiciones con el capo de la mafia que colocó el explosivo devastador.

Sólo caben dos posibilidades en un país civilizado y democrático tras estas ruedas de prensa. El presidente del Gobierno debe dimitir, y el malnacido capo Otegi ha de ser detenido por delitos de integración en banda armada y amenazas y por la violación del auto que le impide representar a la organización terrorista Batasuna.

Entre tanta ignominia. Entre tanta cobardía. Entre miserables y mafiosos sólo queda una esperanza: la nación española sublevada, movilizada, en la calle, frente al Gobierno mezquino y cobarde y frente a los asesinos con los que nunca se ha dialogar o negociar. Sólo así podrá el pueblo español salir de entre los escombros en los que probablemente han quedado sepultados para siempre dos jóvenes ecuatorianos y con toda seguridad cualquier prestigio de un Zapatero que ayer tocó con los dedos, acarició, su fin político.

El fracaso de las profecías del antisemita Zapatero
Doctor Shelanu Periodista Digital  1 Enero 2007

Un día antes del atentado terrorista en el aeropuerto en Madrid por los criminales de la organización nazional-comunista ETA, el presidente socialista del gobierno español, José Luís Rodríguez Zapatero, que goza de la admiración del terrorismo internacional, y según informa IRNA, la agencia oficial del régimen islamista de Irán,
defendió el programa nuclear iraní en el marco de la legalidad internacional.

En cuanto a Oriente Medio, Zapatero destacó que la Unión Europea debe poner todo su empeño, como una de las partes del cuarteto encargado de abordar el tema palestino, para redoblar los esfuerzos para consolidar el alto el fuego en Líbano y Gaza.

El presidente español consideró una “cuestión determinante” la solución del tema palestino para resolver las crisis que hay en Oriente Medio, y se manifestó esperanzado en que el 2007 sea un año en el que avance la paz y se cree un ambiente celebrar una conferencia internacional sobre la paz en Oriente Medio.

El presidente Zapatero, expresó el 29.12.06 su “convicción” de que “dentro de un año estaremos mejor que hoy” en la búsqueda del fin de la violencia terrorista, y aseguró que el Ejecutivo va a seguir trabajando “dentro de los principios establecidos” para conseguirlo.

Zapatero en su rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa subrayó que la situación de la lucha contra el terrorismo ha mejorado en los últimos cinco años y también durante 2006, pese a los últimos episodios del rearme de ETA y de violencia callejera.

Al cabo de unas horas, las pretensiones de paz y no violencia se esfumaban en Madrid.
Para Zapatero la solución del tema palestino es una cuestión determinante para resolver las crisis que hay en Oriente Medio.
Zapatero repite en versión moderna el eslogan clásico antisemita de que “los judíos son la raíz de todo el mal”.

Zapatero quiere creer y expone reiterativamente el mito de que solucionando el conflicto palestino-israelí, que en realidad es el conflicto árabe-israelí, se solucionarán todos los problemas del mundo árabe y/o musulmán.

Una persona, con inteligencia mediana, como la que se puede presumir que posee Zapatero, sabe que eso es totalmente falso y que las matanzas entre sunnitas y chiítas en Irak y Pakistán, la violencia de los musulmanes sunnitas contra los cristianos coptos y chiítas en Egipto, que la violencia de los islamistas contra los cristianos en Filipinas, o contra los budistas en Tailandia, o de la violencia asesina de los islamistas contra los hindúes en la India, de la violencia entre facciones musulmanas en Somalia, del genocidio en Sudán, de la mutilación genital que sufren unos tres millones de mujeres en el mundo musulmán, de los conflictos entre kurdos con turcos, o con los árabes de Siria, Irak o con los persas musulmanes de Irán, la represión política en Irán, Siria, Egipto y en todo el mundo árabe o de la represión marroquí contra los saharauis o del conflicto afgano entre los islamistas talibanes y el resto de musulmanes o de las reivindicaciones que todos los musulmanes e islamistas y sin excepción hacen sobre el Al-Andalus, no tienen ninguna relación con Israel.

Binyamín Netanyahu ha documentado en su libro A Place Among the Nations años atrás, y Ben-Dror Yemeni lo ha hecho recientemente en las páginas de Maariv, la cantidad de árabes y palestinos muertos en las guerras e intifadas contra Israel totaliza unos 60.000 en un período de casi seis décadas. En ese mismo lapso de tiempo unos 5.000.000 de árabes y musulmanes fueron asesinados en diversas guerras civiles e interestatales en la región. Así se revela una sucesión de tragedias humanitarias abismal: la invasión egipcia al Yemen provocó 250.000 muertes, la guerra civil argelina se cobró 1.000.000 de vidas, la guerra civil libanesa otras 130.000, la incursión líbia a Chad generó 100.000 víctimas fatales, las dos guerras civiles en Sudán costaron alrededor de 2.500.000 vidas, la guerra civil somalí mató a medio millón, y la guerra entre Irán e Irak se cobró otro millón más. Estos guarismos desconsideran represiones internas que derivaron en miles de muertes tales como la de jordanos contra palestinos en 1970/71, la de sirios contra musulmanes radicales en 1982, e iraníes jomeinistas contra ciudadanos disidentes en los últimos 27 años.

La obsesión expansionista chiíta de Irán y su “tolerancia” en el plano de la dhimmitud –ciudadanos de segunda clase- de los cristianos y judíos-. La persecución de los apostatas en el mundo musulmán.

Para cualquier inteligencia normal nada de todo esto ha ocurrido porque Israel exista o no.
Nada de esto ocurrió ni ocurre a causa de la existencia de Israel.

La obsesiva idea de los antisemitas, Zapatero es un claro exponente de este burdo antisemitismo, es que Israel, “el judío” es la causa de todos los males.

Zapatero en su delirio antisemita distorsiona la percepción de la realidad al centralizar en Israel todos los conflictos. Zapatero en su actitud de dhimmi envió a su antecesor socialista Felipe González a rendir pleitesía a M. Ahmadineyad.

Zapatero, un gobernante que es incapaz para arreglar los problemas en su propio país, pretende presentarse como un paladín capaz de solucionar los conflictos mundiales. Cree que él tiene la solución de la complejidad de todos los problemas y conflictos humanos en su Alianza de Civilizaciones

El antisemitismo de Zapatero le pervierte la capacidad de análisis, auque racionalmente sabe que ni Irán ni Siria están fomentando una guerra civil en Irak para que los árabes-palestinos sean independientes. También sabe que los dirigentes islamistas de Irán quieren destruir a Israel porque rechazan la existencia de un estado judío, como en Europa los antisemitas rechazaban al judío y los nazis no aceptaban que el judío pudiera existir.

Zapatero sabe que Israel nunca ha querido la destrucción de ningún país ni comunidad árabe, por mucho que la “boca” del PSOE, don Pepiño Blanco, haya demonizado Israel y lo haya culpabilizado.
Zapatero sabe que los dirigentes del la República Islámica de Irán, empezando con Jomeini, quieren destruir Israel, no por como es, sino por que es, porque existe.

Los gobiernos europeos saben que un Irán nuclear no sólo es un peligro mortal para Israel, sino también para los mismos europeos. También lo saben los árabes. De ahí procede el temor de los árabes de Arabia Saudita a que los americanos abandonen Irak y los iraníes engrandezcan su poderío.
Un Irán nuclear implica un efecto dominó sobre futuros aspirantes al club atómico y la extensión del chantaje nuclear por estos países y la certeza de que el terrorismo devendrá nuclear.

Zapatero sabe que Irán es responsable directo del terrorismo de Hesbulá, que dirige entre bambalinas los hilos de Hamas y que Ahmadineyad se siente poseído de la Verdad Absoluta de su Yihad por y para Alláh.

Si Zapatero no se dejase llevar por su antisemitismo y pensase racionalmente vería que el interés iraní de destruir nuclearmente a Israel afectaría a la misma población árabe-palestina (que vive dentro de Israel) a la cual dice defender.

Una conflagración nuclear en la zona tendría efectos catastróficos para toda la humanidad, especialmente para la población israelí, árabe y europea.

Zapatero se manifiesta como un iluso cuando considera que Irán –gran exportador de petróleo y gas- utilizará la energía nuclear únicamente para producir energía y que se mantendrá en el marco de la legalidad.

Los sueños de Zapatero en su suelo patrio, que conoce mejor que el de Oriente Medio, se desvanecen en horas. ETA le despertó de su estado somnoliento con el atentado en el aeropuerto de Madrid el 30.12.06

Los sueños de Zapatero respecto a Irán, país y cultura que conoce muchísimo menos, devienen en pesadilla.
La obsesión enfermiza de Zapatero y otros líderes mundiales, como Toni Blair, Jacques Chirac, Kofi Annan, entre otros, de focalizar y centralizar todos los males en Israel no son más que la versión moderna del mito medieval de que “el judío es la raíz de todos los males”.

El mito muestra cuan acomplejados estaban los antisemitas que le otorgaban al judío de poderes casi sobrehumanos y también manifiesta la poca o nula capacidad autocrítica que tienen los antisemitas.

Zapatero haría mejor en concentrarse en defender su patria, pensar en el bien de sus conciudadanos y no creerse un transformador del mundo. Su ignorancia e inmodestia son atrevidas.

La modestia es señal de inteligencia.

Zapatero y sus fans tienen que pensar que su país es codiciado por los islamistas, y estos “no juegan con chinitas”.
El terrorismo de ETA es brutal y criminal, el de los islamistas es de mayor calado.

A Zapatero y sus fans no les va a servir de nada rendir pleitesía y hacer la corte a los dirigentes del Yihad. Por mucho que los terroristas de Hamas ensalcen a Zapatero, cuando a los islamistas les interese atentar en España para revertirla al Islam, no lo van a dudar, lo harán y punto.

Parafraseando a los Romanos en tiempos de Viriato, los islamistas le dirán a Zapatero y a los gobernantes chamberlainos: “el Islam no paga a los traidores”.

Zapatero ha de despertar del estado soporífero en que está inmerso y pensar que el terrorismo yihadista y etarra utiliza excusas para su actividad mortífera, y que las excusas no son más que excusas.

El hecho de focalizar y centralizar el terrorismo y los conflictos en Oriente Medio en Israel genera a los antisemitas como Zapatero la perdida de la objetividad y análisis pertinente sobre dichos problemas condenándose a repetir los mismos errores.

ZAPATERO HA DEFENDIDO LA VIABILIDAD DEL PROCESO DESDE ANTES DEL COMUNICADO DEL 'ALTO EL FUEGO PERMANENTE'
Zapatero, en su comparecencia para hacer balance de 2006, vaticinó que dentro de un año 'estaremos mejor que hoy' con relación al final de ETA
Redacción minutodigital 1 Enero 2007

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha venido defendiendo la viabilidad del denominado proceso de paz incluso desde antes de que ETA declarara su 'alto el fuego permanente' el pasado 22 de marzo. Y lo hizo hasta ayer mismo, cuando al referirse a esta cuestión afirmó: 'Dentro de un año estaremos mejor que hoy'.

El 10 de febrero de 2006, en rueda de prensa en La Moncloa, Zapatero mostró su 'convicción' de que se podía estar en el 'principio del fin' de la violencia terrorista de ETA. Un mes y doce días después, el 22 de marzo, la banda terrorista anunció su alto el fuego permanente. Ese día, el presidente acogió con 'cautela y prudencia' el comunicado y auguró que el proceso sería 'difícil y largo', expresando su deseo de contar con todas las fuerzas políticas.

También remarcó que se tomaría su tiempo para comprobar si en el comunicado de la banda se daban las condiciones para pedir al Parlamento autorización sobre el fin dialogado de ETA, tal y como se contiene en la resolución aprobada por el Congreso de los Diputados en mayo de 2005.

El 28 de marzo, Zapatero inició su ronda de contactos con las fuerzas políticas recibiendo en La Moncloa al presidente del PP, Mariano Rajoy, a quien trasladó que, dada la trascendencia del proceso, la información esencial del proceso se produciría 'directa y exclusivamente' entre ambos.

PRIMEROS ATAQUES Y CARTAS DE EXTORSIÓN.
En abril, mientras el jefe del Ejecutivo comenzaba a recibir los llamados informes de verificación de Interior comenzaron los primeros ataques. En la noche del 23 al 24 de abril fue atacada una compañía de seguros en Getxo (Vizcaya) y el 22 de abril, una ferretería de un concejal de UPN en Barañaín (Navarra). A ello se sumaron las denuncias de cartas de extorsión por parte de empresarios navarros.

El Gobierno, por boca de la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, afirmaba entonces que según sus datos, estos atentados no fueron ordenados por ETA.

El 21 de mayo, Zapatero anunció en la celebración de la Fiesta de la Rosa en Barakaldo (Vizcaya) que en junio comunicaría a las fuerzas políticas el inicio del proceso de diálogo con ETA 'para ver el fin de la violencia'. Entonces, el presidente de Gobierno lamentó que aún hubiera 'mucha gente' que lanzase 'dudas e incertidumbre' y aseguró que 'el empeño y la determinación' del Gobierno para el fin de la violencia era 'absoluta'.

'BASES SÓLIDAS'.
En esas fechas comenzó a ser especialmente visible el enconamiento de las relaciones con el PP, cuando, en pleno Debate sobre el Estado de la Nación, el secretario general del PSE, Patxi López, anunció su intención de reunirse con Batasuna. Días después, el 6 de junio, el líder de la oposición --que consideraba que existía un pacto para dejar fuera del principal debate del año el terrorismo-- anunció en el Pleno del Congreso que su partido rompía 'toda relación' con el Ejecutivo mientras no se rectificase y anulase la relación con Batasuna.

Zapatero respondió asegurando que 'hay bases sólidas' para abordar el proceso de paz y se mostró 'convencido' de que existían 'condiciones de autorizar el inicio de los contactos con ETA a fin de ver el fin de la violencia'.

El 29 de junio, el jefe del Ejecutivo anunció ante la prensa en el Congreso que el Gobierno iba a iniciar el diálogo con la banda con el principio 'irrenunciable' de que las cuestiones políticas 'sólo se resuelven con los representantes legítimos de la voluntad popular'. 'El Gobierno respetará las decisiones de los ciudadanos vascos que adopten libremente respetando las normas y procedimientos legales', añadió.

TIROS EN OYARTZUN Y ROBO DE PISTOLAS
El recrudecimiento de la 'kale borroka' durante el verano tuvo uno de sus momentos más duros el 23 de septiembre, cuando tres encapuchados leyeron un comunicado de la banda que remacharon a tiros en Oyartzun (Guipúzcoa). En los días posteriores, Zapatero aseguró en el Pleno que el Gobierno mantenía sus 'planes', sus 'principios' y 'sus expectativas' en torno al proceso de paz.

El 25 de octubre, días después de que ETA robara en la localidad francesa de Vauvert 350 pistolas, Zapatero aseguró que el hecho era 'grave y serio' y que tendría 'consecuencias'.

El 8 de noviembre y al ser preguntado sobre las sentencias que en esos momentos emitían los tribunales contra ETA y por la huelga de hambre del etarra José Ignacio de Juana Chaos, Zapatero indicó que podía haber 'factores' que dificultasen e hiciesen 'el proceso con más tarea, con más esfuerzo'. No obstante, precisó que el proceso de paz no dependía de una sentencia, sino que el 'problema de fondo' era la 'voluntad de ETA de dejar las armas'.

Durante este mes, y con el telón de fondo de las declaraciones de Batasuna de que el proceso de paz era inviable, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, defendió la tesis de que no había 'cambios' en el proceso de paz y que sólo se avanzaba dentro del 'respeto a la Ley, a la palabra y sin ningún tipo de violencia'.

Después de que la semana pasada se conociese la existencia, a primeros de diciembre, de una reunión entre el Gobierno y ETA --no confirmada ni desmentida por el Ejecutivo--, ayer Zapatero, en su comparecencia para hacer balance de 2006, vaticinó que dentro de un año 'estaremos mejor que hoy' con relación al final de ETA. Una vez más, advirtió a Batasuna de que para concurrir a las elecciones habrá que cumplir 'lo que dice la ley, nada más allá de lo que diga la ley ni nada menos de lo que la ley exija a los partidos políticos'.


Recortes de Prensa   Página Inicial