AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 22 Enero  2007

La "libertad" de Feijóo invade mi libertad y mis derechos constitucionales.
Nota del Editor 22 Enero 2007

En la entrevista que Federico Jiménez Losantos en su programa matinal "La mañana" en la Cope, ha hecho a Alberto Núñez Feijóo, presidente del PP en Galicia, éste afirma, aparte de las típicas tonterías como el "sentimiento nacional" gallego dentro "de la unidad de España" , que Galicia es una "nacionalidad histórica", otras cosas más graves como que los límites" para la reforma son "la Constitución y los intereses de Galicia", vamos que los intereses generales se la sudan.

Cuando este profesional de la política dice que la comunidad tiene una lengua propia, implícitamente está afirmando que el español es una lengua impropia en esta comunidad. 

Cuando este profesional de la política dice que el PP apuesta por la libertad de los padres, hay que recordarle que la nefasta y anticonstitucional Ley de Normalización lingüística es un aborto, con perdón, del PP.

Cuando este profesional de la política dice que el Gobierno "está intentando trasladar que en los primeros años de la infancia el idioma sea el gallego", implícitamente está afirmando que en los segundos años de la infancia el gallego será inoculado.

Cuando este profesional de la política dice que él ejerce su libertad al hablar exclusivamente en gallego en el parlamento de Galicia, implícitamente está imponiendo a los demás el deber de conocer la lengua regional, cosa que todavía no dice la Constitución Española, pero ya llegará, sobre todo si en el Tribunal Constitucional no aplican el sentido común, o sea, la constitución, como ocurre frecuentemente.

Cuando este profesional de la política dice que el PP está a disposición de cualquier persona que sufra una discriminación por dirigirse en castellano a la administración, a los que sufrimos la imposición lingüística y nos hemos dirigido tanto al Defensor del Pueblo en Galicia, como al anterior presidente del gobierno,  Aznar, como al de la Junta de Galicia,  Fraga, podemos demostrar que está tratando de tomarnos el pelo.

Cuando este profesional de la política ha dicho en la entrevista que en Galicia no hay problemas de imposición lingüística, de laminación de los derechos de los padres y profesores castellanohablantes, F.J. Losantos le ha replicado que AGLI , Asociación Gallega para la Libertad de Idioma tiene abundante documentación demostrando lo contrario, y esto indica que este profesional de la política no sabe leer o no tiene tiempo para leer, pues recientemente se le entregó el libro "La "normalización lingüística". Una anormalidad democrática. El caso gallego" de Manuel Jardón. (la versión digital se puede descargar en la página inicial).

Con este PP no nos hacen falta más normalizadores.

11-M
La policía tiró el arma del crimen a la alcantarilla
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 22 Enero 2007

Más de una vez hemos comenzado un artículo diciendo: "Las últimas revelaciones sobre el 11-M son de tal gravedad que nadie en el Gobierno ni en la oposición, en la clase política y los medios de comunicación, podrá mirar desde ahora a otro lado". Pensemos en la continua demolición del sumario, en la demostración en los medios de comunicación de que las pruebas fundamentales del sumario estaban escandalosamente manipuladas, desde la mochila de Vallecas hasta el Skoda Fabia pasando por la furgoneta de Alcalá. Pero pensemos también en quién ha llevado a cabo contra viento y marea el desenmascaramiento de tantas mentiras: al principio y siempre en primer lugar El Mundo; después, Libertad Digital, que a las aportaciones de Luis del Pino ha añadido el nacimiento de los Peones Negros, conciencia crítica de una sociedad que se niega a condonar la masacre como un accidente en nuestras biografías sentimentales, al modo gallardonesco. Y pensemos, además, en la miserable y pertinaz campaña que desde los medios prisoicos se lleva a cabo contra estos investigadores anónimos y contra la AVT desde que proclamó el "queremos saber la verdad sobre el 11-M" como una de sus banderas de movilización fundamentales. El Gobierno y sus secuaces parlamentarios o mediáticos han competido en vileza para dar por locos a los decentes. Así que no podemos tener mucha confianza en los resortes morales de los inmorales.

Sin embargo, lo que este domingo publicaba El Mundo es de una gravedad extrema: Manzano, ex jefe de los TEDAX, ese hombre digno de toda sospecha, confesó al juez Del Olmo que había perpetrado el delito (porque delito es o lo parece) de no enviar a la policía científica las muestras de los trenes con restos de explosivo para determinar cuál era éste y cómo estaba compuesto. En todo crimen la investigación parte del análisis del arma. Pues bien, Manzano dice que arrojó el arma al contenedor de la basura. Y el juez ni siquiera le pregunta por qué. Es más, ni siquiera incluye en el sumario un dato tan revelador. Peor aún: la fiscal, que pidió formalmente que el testimonio de la criminal negligencia de Manzano constase en él, pronunció en público aquella frase inolvidable: "En los trenes ha estallado Goma 2 ECO ¡y vale ya!" . Y ella sabía que no había ningún análisis científico, ninguna prueba de que fuera ese explosivo o cualquier otro, porque no hay análisis científico de los restos de los trenes y, por tanto, no hay pruebas de nada.

¿Cómo puede seguir libre Sánchez Manzano? ¿Cómo puede seguir de juez Juan del Olmo? ¿Cómo puede seguir de fiscal Olga Sánchez? ¿Cómo puede este Gobierno, nacido del 11-M, seguir ocultando los datos esenciales de la masacre pese a que cada vez se hace más sospechoso de participar en la burla a las víctimas del 11-M y a la Justicia? El policía ha tirado el arma del crimen a la alcantarilla. ¿Cómo pueden respirar tantos pechos de lata, tantos medios de latón, tanto desertor moral, tanto sepulcro blanqueado?

Zapatero y ETA
Los minutos de la basura
José García Domínguez Libertad Digital 22 Enero 2007

Han comenzado, al fin, los minutos de la basura. Nadie se extrañe, pues, de que a Maite Fernández le haya dado por ponerse a jugar a la comba con su cordón sanitario. Ni de que los correligionarios de Miguel Ángel Blanco ya se le antojen "indignos" e "infames" a la viceautista por empecinarse en usar el Pacto Antiterrorista contra los terroristas, y no en su favor. Ni tampoco de que mientras Maite da saltitos en el charco de bilis de Federico Luppi, el sector cromañón del PNV saque a la pista a Egibar para animar el baile. Pues, si la Fernández hace piernas para la galería con la cinta aislante del lazareto, ellos no van a ser menos. Al cabo, aunque ahora todos sean de la misma cuerda, el genuino cordón umbilical con la ETA sigue atado y bien atado al ombligo incorrupto de la Sabin Etxea. Por eso, cuando el PNV bueno de Imaz y el PNV malo de Ibarretxe quieren recordarnos que en el PNV de Sabino Arana madre no hay más que una, sueltan a Joseba para que nos lo explique, otra vez.

Y Joseba, con paciencia infinita, nos lo explica otra vez. Y otra vez le pide "altura de miras" al Niño de la Bola para salvarlo de "caer como otros". Quizás, las cuatro plantas del parking de Barajas fueran poca altura para la mirada siempre inocente del Niño, barruntan los jelkides. De ahí que quieran que mire más alto, mucho, mucho más alto; que sepa que del mismo cielo le pueden caer los clavos en el próximo accidente. Pero el Niño no mira ni hacia arriba ni hacia abajo. El Niño tiene la mirada perdida, absorta, ida sobre la portada del cuento de Borges que le regaló Suso de Toro. "No te puedes imaginar, Sonsoles, cuántos chinos podrían haber sido emperadores de la China. Muchísimos. Ni te creerías que incluso llegó a ocupar el trono uno que era clavadito como yo. Uno que se hizo llamar el Primer Emperador, que fue el que ordenó construir la Gran Muralla para que los bárbaros jamás pudieran volver a invadir su reino, y así eternizar a su estirpe el Palacio Prohibido. Además, para que veas, resulta que ese mismo fue el que dispuso que se quemasen todos los libros anteriores a él, el que decreto la sistemática abolición del pasado".

Y mientras, Maite sigue jugando a la comba con la serpiente. Y mientras, Pepiño sigue sin dar con el botón para borrar aquel post en el blog heterodoso ("Con violencia no hay diálogo, y sin diálogo no hay proceso"). Y mientras, Joseba termina de atar todos los cordones al cordón, aclarándoles que PNV no hay más que uno y a ti te conocí en la calle. Y mientras, el Niño que sigue con la mirada perdida. Y mientras, los minutos de la basura que se eternizan.

Extraña actitud del Gobierno tras la sentencia sobre Jarrai
Editorial Elsemanaldigital 22 Enero 2007

El pasado viernes 19 de enero una sentencia del Tribunal Supremo confirmó lo que parecía obvio para casi todos menos para la Audiencia Nacional: que los grupos pro-etarras forman parte del entramado de ETA, y que, como la banda, sus dirigentes y sus miembros son susceptibles de ser condenados por terrorismo. Las organizaciones juveniles de ETA y Batasuna –Jarrai, Haika y Segi- no sólo son ilegales, sino que son a todos los efectos partes de la banda. La nueva situación tras la sentencia ha aumentado la presión sobre el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ya en dificultad por la voladura del "proceso de paz" con la banda tras el criminal atentado del 30 de diciembre en la T-4 de Barajas, y puede condicionar la agenda política de los próximos meses.

Por una parte, si la adscripción de las organizaciones juveniles al llamado –por ellos mismos- Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) las convierte en organizaciones terroristas, esto implica que todo el MLNV está fuera de la Ley y es susceptible de la misma clasificación penal. Batasuna y sus "cachorros" son partes de la banda terrorista, y pronto podrían verse ante los Tribunales de Justicia causas similares contra el resto de organizaciones proetarras. ETA se ha quedado sin partido y sin juventudes, y podrá quedarse de seguirse el mismo razonamiento jurídico sin sindicatos, sin grupos culturales o sin cualquier otra tapadera. Por otro lado, el Partido Popular de Mariano Rajoy ha instado al Gobierno a aplicar la Ley de Partidos al Partido Comunista de las Tierras Vascas, algo difícilmente cuestionable vista la decisión del Supremo y la actitud que ha venido desarrollando este partido desde que llegó al Parlamento vasco.

Zapatero no puede rehuir su responsabilidad. Es el Gobierno, y en particular el ministro del interior Alfredo Pérez Rubalcaba, el que ha de hacer aplicables las decisiones de los Tribunales. Incluso si no son de su gusto o de su conveniencia, los gobernantes están sometidos al Poder Judicial, salvo que logren una modificación de la normativa jurídica. En la Constitución española de 1978 la separación de los poderes no es completa, pues están obligados a colaborar entre sí, y este caso es un ejemplo más.

Sucede sin embargo que el Gobierno da la impresión de estar incómodo con el acoso policial y judicial a ETA. Sólo cuatro de los veintitrés miembros de Jarrai directamente condenados por terrorismo han sido detenidos. Amaia Arrieta, Olatz Cerro, Iker Frade e Igor Ortega han sido los únicos capturados por las fuerzas de Policía. Incluso dos personas detenidas por la Ertzaintza -Asier Arraiz y Oier Martínez del Campo- con motivo de los desórdenes promovidos por los "independentistas" han sido ya puestas en libertad. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega ha afirmado que el Gobierno estudiará "con atención" el contenido de la sentencia contra Jarrai "porque seguro que nos aportará cosas importantes", pero lo cierto es que los condenados han podido huir ante la falta de contundencia de los órganos dependientes del Ejecutivo e incluso existen sospechas, que deben aclararse cuanto antes, de que se podría haber producido una "filtración" anticipada de la sentencia que habría ayudado a escapar a los ahora reclamados judicialmente.

El Gobierno de Zapatero quiere retomar, tal vez con nuevas formas, el "proceso de paz". En ese sentido un exceso de presión judicial, sin voluntad política de acabar policialmente con ETA, está llevando a más violencia callejera y hace aumentar el temor a nuevos atentados de ETA. Sin embargo, los medios de comunicación afines al Ejecutivo han hecho saber que el día 30 de diciembre el líder de Batasuna, Arnaldo Otegi, y el dirigente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, estaba reunidos precisamente mientras se conocía el atentado. Es toda una señal de dónde quiere encontrarse un Gobierno que de momento aún no ha anunciado su posición respecto a la manifestación de las víctimas del terrorismo del próximo 3 de febrero.

Zapatero y ETA
Filtraciones y chivatazos
Isabel Durán Libertad Digital 22 Enero 2007

La impresión es que en el País Vasco las cosas van a ir definitivamente a peor. De hacer caso a las numerosas alarmas que llegan de allí, los "chicos de la gasolina", como un día los denominó miserablemente Arzalluz, están dispuestos literalmente a ir a la "guerra"; es más, están decididos a hacerla contando con la anuencia y protección de sus mayores de ETA. Y todo porque al final la Justicia les ha declarado lo que son, terroristas, y porque, en consecuencia, van a ir a la cárcel a cumplir al menos seis años de encierro.

Claro está que irán si se les encuentra, que eso está por ver. Hasta ahora sólo cuatro de veintitrés están en prisión. ¿Y los demás? Rubalcaba "vaticinó" que todos terminarán detenidos, pero a un ministro del Interior no se le paga por hacer profecías voluntaristas, sino por ofrecer resultados concretos. Y ahora brillan por su ausencia. Por tanto, es lícito preguntarse: ¿Por qué no se ha encontrado al resto de los terroristas?

Han pasado ocho meses ya desde que se descubriera el chivatazo a la trama de extorsión de ETA. El juez Grande Marlaska localizó su procedencia: nada menos que un móvil de la Policía vinculado al ex jefe de seguridad del PSOE. Del caso nunca se ha sabido una palabra más.

ETA es ETA, e incluye su organización juvenil y sus miembros fugados
Santiago Abascal elsemanaldigital 22 Enero 2007

La sentencia del Supremo que proclama la identidad de metas y estructuras entre ETA y Jarrai es un jarro de agua fría para los terroristas y el Gobierno, y una bendición para los españoles.

22 de enero de 2007. Todos los españoles han podido ver los destrozos multimillonarios ocasionados durante la última década por los alevines de ETA en las calles del País Vasco. Algunos españoles, además, hemos padecido directamente la existencia de estos cuerpos auxiliares de ETA y sabemos de los destrozos -no cuantificables- que han provocado esos malnacidos en el alma de muchos vascos a los que se ha inoculado el miedo para siempre. Jarrai, Haika y Segi han hecho llegar el terror de ETA a cada esquina del País Vasco.

La quema del negocio familiar, las manifestaciones insultantes y amenazantes frente al domicilio familiar, las pintadas sobre unos caballos, las pintadas amenazadoras por todo el pueblo, los pasquines con mi foto en la universidad, y alguna que otra agresión. Esos son los recados de ETA que Jarrai trasladó a mi familia desde el 96 hasta el 2001. Por eso, algunos ya decíamos en 2000 lo que hoy ha dejado sentenciado el Tribunal Supremo (TS) y la policía conocía desde siempre, a saber, que Jarrai "y otras tantas organizaciones camufladas como ecologistas, feministas, sindicalistas y juveniles conforman una red mafiosa, la Cosa Nostra. Es un Estado paralelo dentro del propio Estado y un ejército de 200.000 chivatos al servicio de ETA". La frase en cuestión supuso, por otra parte, el aumento de la simpatía hacia mí. Me lo demostraron, entre otros modos ya relatados, seleccionándola para su propaganda junto a una de Jaime Mayor Oreja y otra de Jean-Pierre Chevènement, que también sabían entonces lo que hoy confirma el TS.

Pero, historietas al margen, hoy lo esencial es que el Tribunal Supremo ha desoído las insinuaciones de un Gobierno débil y una fiscalía mamporrera. Porque la sentencia que avala la identidad de objetivos y estructuras de Jarrai, Haika, Segi y ETA es un jarro de agua fría contra los criminales etarras, pero también un grave contratiempo para el Gobierno rendido que saca la bandera blanca después de un bombazo horrible porque desea continuar el chalaneo con los terroristas. Ése es el problema del Gobierno; que Zapatero no controla a los jueces y que los de ETA, en su concepción totalitaria, no conciben la separación de poderes y no aceptan negociar con la representación de un Estado democrático en el que los jueces no obedecen otra cosa que la Ley.

Sin embargo, podemos observar con decepción cómo alguien ha decidido filtrar el fallo y las órdenes de detención antes de que se produjeran. El Gobierno no puede controlar a todos los jueces, pero puede hacer otras cosas. La huida de 19 de los terroristas alertados evidencia en cualquier caso su nivel de organización y su militancia en ETA. A estas horas ya estarán en Francia, probablemente armados, y tarde o temprano empuñarán las pistolas contra todos nosotros. También contra quienes torpe, estúpida y traidoramente han provocado su fuga.

Por salud democrática boicot a un Rajoy gruñón, aguafiestas y crispado
Antonio Martín Beaumont elsemanaldigital 22 Enero 2007

Ahora toca consenso. Sí o sí. ¿Y ETA? Hay que luchar por la paz, reivindicar al sorprendido Arnaldo Otegi y apoyarse en el PNV de Josu Jon Imaz y Juan José Ibarretxe para dialogar.

22 de enero de 2007. Qué pronto han enseñado la jugada. Pero ¿no trabajaban sin desmayo para sumar al PP a ese gran pacto democrático que trata de tejer el presidente contra el terrorismo? Eso dicen Zapatero y Fernández de la Vega y Rubalcaba y, también, Blanco. Por más que no parezca la mejor manera de sumar voluntades al consenso liderar un boicot de todos los grupos del Congreso –menos el PP, claro- contra las propuestas de Mariano Rajoy para arrinconar a ETA, como hizo el PSOE el miércoles.

Pero de eso se trataba. En realidad de eso se ha tratado desde que Zapatero llegó a La Moncloa. De aislar al PP. De arrinconar a la única alternativa posible. De formular un nuevo Pacto del Tinell pero a lo grande: no sólo en Cataluña, en toda España. Pues ya está hecho. Aunque para ello haya que llevarse por delante las más básicas normas del parlamentarismo democrático. Aunque se niegue el debate en el Congreso de los Diputados a los representantes de casi el 40% de los españoles. Habemus "cordón sanitario". Encima justificándolo como necesario para evitar que el PP desmoralice a los españoles en materia tan sensible con las propuestas que "deriven en debates estériles".

O sea, que si le ponen sordina al PP en el que debe ser el gran templo democrático de la discusión no es porque se salten las normas escritas y no escritas que mantienen en pie a las Cortes, evitando que se refleje con "luz y taquígrafos" lo que no interesa oír. No, faltaría más: ¡es por el bien de los españoles! Incluso, si se apura, lo hacen los socialistas generosamente por el bien de Mariano Rajoy, pues el PSOE está preocupado porque el PP va a perder las próximas elecciones. Y es que al final, si nos fijamos con atención, Zapatero, "un caballero de la política", como él mismo se ha definido, busca favorecer a Rajoy para que no se confunda con propuestas que, si se debatieran, beneficiarían electoralmente al Gobierno. En fin...

Mientras esto se hace, el "extraño" presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, tras visitar a Zapatero en taxi para regalarle anchoas de Laredo, se marca unas declaraciones subidas de tono advirtiendo que si llega Rajoy al Gobierno habrá una guerra civil. ¿Catastrofista? ¡Qué va! ¡Catastrofista el PP! ¡Y amante de la crispación además! Al menos de eso acusan unos y otros a los de Génova cuando tratan de hacer, con mayor o menor acierto, la labor que la Constitución marca a la Oposición. Y aparecen además siempre encuestas, como la del periódico El Mundo tras el último debate parlamentario, que avalan la acusación.

Ahora toca, por el bien común de los españoles, consenso. Sí o sí. ¿Y la política antiterrorista? ¿Y ETA? Lo importante es seguir luchando por la paz, se dice una y otra vez desde ámbitos monclovitas. Hay que darle la mano a Otegi para ilusionar a la "izquierda abertzale" con la política. Ésa es la estrategia que se engrasa desde Presidencia del Gobierno: hay que reivindicar a una Batasuna engañada por ETA sin olvidarse del PNV; el de Imaz, el de Ibarretxe, el de Egibar si se apura también, que tanto ha peleado y sigue peleando por el diálogo para llegar al final de la violencia en el País Vasco. ¿Y el excluyente pacto de Estella? "Son otros tiempos", dicen los socialistas a día de hoy.

Y ¿quién sobra en toda esta fiesta feliz del presidente? Pues según el guión mediático marcado por La Moncloa, "el aguafiestas de siempre", "el enano gruñón", "el que sólo pone palos en la vía para la paz": el "duro", "crispado" y "catastrofista" PP de Rajoy, "la derecha tramontana, cerril, casi gótica" a la que es imprescindible acordonar por salud democrática, según el sueño del intolerante peliculero Federico Luppi.

Fin del recreo
f.dominguez@diario-elcorreo.com FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 22 Enero 2007

Con el coche bomba de Barajas, ETA transmitió el mensaje claro de que se acabó el recreo y ahora toca la vuelta a la rutina. Algunos de nuestros dirigentes políticos han asumido la situación con todas sus consecuencias: ahí están los mensajes públicos del ministro de Interior, de la vicepresidenta del Gobierno o de los dirigentes del PNV Josu Jon Imaz e Iñigo Urkullu.

Unos pocos, cargados de voluntarismo, piensan que es posible seguir en términos parecidos a los de antes de la bomba, reanudando el diálogo con ETA en cuanto se deposite en el suelo el polvo de la explosión del aeropuerto y actuando como si nada hubiera pasado, como si hubiera que resignarse al atentado porque estaba en el guión o, en todo caso, como si de lo ocurrido no hubiera que sacar ninguna conclusión política. El problema es que la bomba del 30 de diciembre puso en evidencia que el proceso de negociación con ETA estaba ya podrido el día 29 y es imposible dar marcha atrás, porque nada de lo ocurrido después del 22 de marzo tiene utilidad ahora.

A la tregua del pasado año se llegó después de casi dos años de intercambio de mensajes entre el Gobierno y ETA, de gestiones secretas y supuestos acuerdos previos. El clima de euforia con que el actual equipo dirigente socialista se planteó ese proceso de negociación es irrepetible: la confianza ciega en el presidente, el optimismo de los recién llegados al poder, el hecho tantas veces citado de los tres años sin muertes, la ilusión -adanismo le llama Kepa Aulestia- de creer que se recorría un camino por el que nadie había transitado antes, las supuestas promesas de dejarlo hechas por líderes de ETA.

Ahora todo eso está destrozado: el presidente está tocado, aunque una política de firmeza le puede permitir recuperarse, el contador del tiempo sin muertos está otra vez a cero, los protagonistas del intento se sienten engañados y nadie puede ofrecer ya desde ETA la menor garantía. En este momendo nadie se fía de nadie. Si antes, con todo a favor, fueron necesarios casi dos años para llegar a la tregua y en nueve meses de alto el fuego no se avanzó nada, pensar que en cuestión de meses se puede repetir el proceso es de un optimismo patológico. Los optimistas antropológicos de ayer son hoy unos desengañados y los representantes de ETA ni siquiera se sabe quiénes son.

Quizás sea la hora de aplicar el consejo que José Luis Rodríguez Zapatero, en enero del año 2001, una vez fracasado el experimento del Pacto de Lizarra, le daba al PNV: «A aquellos que invocan el diálogo como un método de acción política fundamental, les digo que cambien, que dialoguen, pero que dialoguen con los demócratas».

La política de apaciguamiento de ZP y la intransigencia como síntoma de honradez
Jesús Cacho El Confidencial 22 Enero 2007

“Sería erróneo suponer que, en el régimen constitucional de España, sólo han fracasado ciertos hombres, ciertos partidos y organizaciones. Han fracasado también, y sobre todo, ciertos métodos (...) Por eso no bastará quitar unas personas para que entren otras; habrá que restaurar en su pureza las doctrinas y acorazarse contra la transigencia. La intransigencia será el síntoma de la honradez”.

Estas palabras fueron pronunciadas por Manuel Azaña con motivo de la crisis de la Monarquía de Alfonso XIII, y vienen como anillo al dedo a la hora de intentar arrojar alguna luz sobre la confusa situación política actual. Resulta que, apenas unas semanas después del mayor atentado terrorista perpetrado por ETA en mucho tiempo, que ha puesto en quiebra técnica el gran objetivo político de esta legislatura, el llamado “proceso de paz” con el nacionalismo violento, gran parte de la “opinión publicada” vive inmersa en una especie de esquizofrenia intelectual que le lleva a arrear estopa por igual al gran responsable de dicha quiebra, José Luis Rodríguez Zapatero, y a quien, como jefe de la oposición, está obligado a denunciarla, Mariano Rajoy.

Cuando parece evidente que el señor Zapatero, el particular Chamberlain (“un hombre animado por la esperanza de pasar a la historia como fundador de la paz”, en opinión de Churchill) que ahora nos gobierna, no se ha apeado de su política de apaciguamiento y sigue erre que erre en su intento de edificar sobre los escombros de la terminal de Barajas el edificio imposible de un acuerdo con ETA sin concesiones políticas, las tintas se cargan contra el señor Rajoy y su lenguaje de dureza al denunciar los riesgos de ese empeño para la salud del Estado de Derecho. Si hemos de hacer caso a no pocos creadores de opinión, la gente está escandalizada con el lenguaje de dureza de Rajoy, al punto que parece que el culpable de nuestros males no es la inexperiencia y el infantil voluntarismo –en el mejor de los casos- de Zapatero, sino la mala leche verbal de Rajoy tratando de ponerle frente a sus responsabilidades.

Parodiando las palabras de Azaña, estamos, pues, en el reino de la transigencia, en el país que reniega de la intransigencia de los hombre libres dispuestos a defender su libertad, el país pastueño que no quiere que nadie le amargue el café con las verdades del barquero, el país dispuesto a embarcarse en la aventura del ansia infinita de paz sin importarle si el camino emprendido conduce al precipicio. El 30 de septiembre de 1938, Chamberlain volvió a Londres tras la conferencia de Munich convencido de haber asegurado la paz (Peace for our time!) con nuevas concesiones territoriales para el insaciable régimen nazi, arrancando de Churchill aquella famosa y sombría reflexión que ha pasado a la historia: “Por evitar la guerra hemos perdido el honor: tendremos guerra y deshonor”.

Parece evidente que con la política del appeasement será muy difícil, por no decir imposible, que el Gobierno español, cualquier Gobierno, consiga el milagro de que ETA deje voluntariamente las armas. Pero, lo que es tanto o más importante, por el camino corremos el riesgo, lo estamos corriendo ya, de asestar un durísimo golpe, de consecuencias quizá irreparables, al sistema de libertades consagrado en la Constitución de 1978. Para nadie es un secreto que el fracaso de la política del Gobierno Zapatero para con ETA no ha hecho sino agravar la crisis, para algunos terminal, que desde hace años atenaza al régimen de Monarquía constitucional o, más exactamente, del régimen salido de la famosa Transición política abierta tras la muerte de Franco.

Muchos pensaron que la prosperidad económica y la mano dura con los nacionalismos periféricos (esencia destilada de las legislaturas de Aznar) iba a ser amalgama suficiente para mantener en pie un sistema convertido en un mal remedo de democracia (listas cerradas, justicia dependiente, medios de comunicación domesticados, corrupción extendida y elites empresariales acostumbradas a hacer negocios a la sombra del poder político). El vistoso edificio, sostenido únicamente por la bonanza económica de que disfruta España, empezó a derrumbarse como un castillo de naipes el día en que el batallón de derribos pasó a ser dirigido por el propio presidente del Gobierno, cuyo entorno ideológico considera, mirando por el retrovisor de la Historia, que hay que restablecer la legalidad constitucional que significó la caída de la Monarquía de Alfonso XIII y la proclamación de la II República -legalidad violada por el alzamiento de Franco en el 36-, merced a la alianza del socialismo con los partidos nacionalistas y a la exclusión de la derecha franquista del juego político.

Es obvio, o a mí me lo parece, que la voladura de la T-4 de Barajas y sus dos víctimas inocentes suponen la quiebra del proyecto, tan voluntarista como sectario, de involución histórica de Zapatero –el acuerdo con ETA y la integración de la izquierda abertzale en ese nuevo Régimen es una parte del mismo-, que como daño colateral deja tocada de muerte a la Constitución de 1978, lo que es tanto como decir al sistema de convivencia entre españoles. De modo que ésta es la encrucijada ante la que nos encontramos, y ante ella no valen los paños calientes y las frases galantes entre Gobierno y oposición. Es la hora de la intransigencia de los justos, la hora de los hombres de Estado, tan escasos siempre en la Historia de España, dispuestos a olvidarse de las posiciones partidarias para pensar en colectivo.

No son pocos los liberales sinceros que sostienen que, si la derecha quiere volver a gobernar, está condenada a enarbolar con decisión la bandera de las reformas permanentes que Aznar abandonó en su segunda legislatura, para hacer de la española una sociedad rica, abierta, libre, solidaria, radicalmente reñida con la corrupción, capaz de compartir un sistema de valores y de encontrar su lugar en el mundo globalizado. Y está por ver si Mariano Rajoy va a ser capaz de encandilar a los españoles con ese discurso, con una propuesta que sea algo más que una ajustada -por dura que haya parecido a algunos- denuncia de los errores de Zapatero desde la tribuna del Congreso. Está por ver si va a ser capaz de proponer esa gran reforma constitucional, ese gran proceso de regeneración democrática que reclama nuestro feble sistema de convivencia (“los problemas de la democracia se arreglan con más democracia”) capaz de unir a los españoles –también al nacionalismo moderado- en un proyecto colectivo. Está por ver si...

Zapatero y el PNV
Germán Yanke Estrella Digital 22 Enero 2007

El optimismo “antropológico” del presidente del Gobierno ha dejado ya de ser tal. Se ha convertido en una peligrosa ingenuidad que, si excita la animadversión de la oposición, también trae de los nervios a sus partidarios. En privado sobre todo, pero a estas alturas también en público, son muchos los que se preguntan por la fiabilidad o el sustento racional (o razonable) de las aventuras de José Luis Rodríguez Zapatero. Para consolarse, o más bien para no pensar en ello, andan por ahí buscando un exabrupto del PP —o inventándoselo— para dar rienda suelta a su malestar.

Ahora, el presidente se parapeta —y parapeta la insistencia en reiniciar el “proceso” cuando lo considere oportuno— en el PNV, aplaudido por sus diputados en el Congreso hace ahora una semana. Sin embargo, el PNV, también en la versión estratégicamente moderada de Josu Jon Imaz, no ha modificado un ápice sus posiciones y lo convierte en aliado imposible. El nacionalismo vasco sigue pensando que hay un derecho a la autodeterminación y que el final de la violencia precisa una modificación institucional que facilite el aterrizaje de terroristas y colaboradores en la política. Incluso su sector más moderado defiende, con bombas o sin ellas, el cambio de la política penitenciaria, la derogación de la Ley de Partidos, las “mesas” de negociación, la presencia de Batasuna en las elecciones, etc. El acuerdo es imposible, decía antes, salvo que el PSOE cambie, para seguir de la mano de los nacionalistas, su doctrina tradicional y su propio programa político.

Pero el presidente debe tener en cuenta que el PNV, hoy, es una olla a presión. Xabier Arzalluz, el año pasado, dibujaba con simplicidad pero con acierto dos sectores: los que “quieren” pactar, por afinidad en los fines, con Batasuna (intentando “civilizarla” a su modo) y los que “prefieren” intentar hacerlo con el PSOE. Él, explicaba, no era de estos últimos, como no lo es Joseba Egibar, presidente de la organización del partido en Guipúzcoa, ni parece que lo sea la de Álava, ni da muestras de serlo Juan José Ibarretxe, que tiene una influencia evidente en el partido por el poder de su Gobierno en un entramado de clientelismo que en el País Vasco es fantástico.

Si Rodríguez Zapatero no tiene cuidado, puede que se encuentre pronto con la versión aún no menos conveniente del PNV. Y lo que es peor, puede que, a base de declaraciones de amor, la propicie. Si el portavoz parlamentario Erkoreka dijo la semana pasada que el acuerdo posible es de “mínimos”, es decir, el de no atender a las “provocaciones” del PP, ayer mismo, Joseba Egibar, el más serio adversario de Imaz, definía como “adocenado” a un PNV que se limitase a resolver las “urgencias” del presidente actuando como una suerte de “cortafuegos que le limite el terreno al PP”.

La tesis de Egibar, que el PSOE puede acabar propiciando por un entusiasmo más ingenuo que lo permitido, es que si el presidente quiere “hincar el diente” al tema vasco debe ir aproximándose al derecho de autodeterminación. Es de quienes le reprochan a Rodríguez Zapatero, porque sabe lo que se juega y cómo se juega en el seno del PNV, que “utilice” a Imaz y “ningunee” a Ibarretxe. Zapatero debería darse cuenta de que está ante una nueva trampa. Un poco de cautelosa prudencia no le vendría mal.

LA VIOLENCIA QUE NUNCA ABANDONARÁ LA IZQUIERDA ABERTZALE
Editorial minutodigital 22 Enero 2007

Los dirigentes, intelectuales y comunicadores de la izquierda española se niegan a reconocer en público que la izquierda aberzale jamás abandonará la violencia como elemento integrante de su credo, precisamente porque su esencia se fundamenta en el pensamiento revolucionario marxista que se articula en torno a la idea de que la fuerza es legitima para imponer el cambio político.
Batasuna cree a pies juntillas en una clase obrera vasca doblemente oprimida y acosada, por el capitalismo y por el imperialismo españolista, y por tanto, mientras mantenga esa ideología, siempre contará con el recurso de la violencia para oponerse a lo que consideran una injusticia intolerable. “Nosostros, marxistas y , por tanto, patriotas, en nuestro análisis de la situación nos confirma que frente al nacionalismo burgués y pequeño burgués, está naciendo un patriotismo revolucionario y que la actitud independentista corresponde cada vez más a la práctica del proletariado. La aparición de un nuevo campo en Euskadi no es el abertzalismo sino el socialismo abertzale ", proclamaban en una de sus publicaciones iniciales los integrantes del MLNV (Movimiento de Liberación Nacional Vasco).

No nos dejemos engañar pues, Batasuna-ETA, jamás van a abandonar la violencia, a lo sumo podrán renunciar estratégicamente a su utilización en un momento determinado, porque para ellos la negociación también es un instrumento revolucionario. Matan para debilitar al gobierno hasta conseguir que se siente a negociar, y negocian para lograr nuevas condiciones y mejores bases para continuar la lucha hasta el triunfo final de sus objetivos independentistas y revolucionarios.

La oleada de violencia que ha sacudido al País Vasco este fin de semana tras conocerse la sentencia del Supremo que considera terroristas a las organizaciones Jarrai, Haika y Segi demuestra una vez más la realidad de lo anteriormente expuesto. Y desde luego los aberzales no engañan a nadie, el dirigente batasuno Arbulo de nuevo reafirmó durante el fin de semana los fines revolucionarios del MLNV, que "no piensen que la izquierda abertzale vaya a renunciar a su proyecto político: la independencia y construir este país desde la izquierda". Más claro agua.

En esta situación por tanto, debemos decir que Zapatero, el PSOE y todos los que apoyan la negociación con ETA-Batasuna, al interrumpir el proceso de derrota del MLNV, serán los responsables del fortalecimiento de la izquierda aberzale y de la prolongación en el tiempo de esta amenaza revolucionaria violenta, con todas las muertes y sufrimientos que puedan ocasionar

Invitación a la unidad al grito de “infames”
Sancho Michell de Diego minutodigital 22 Enero 2007

Uno no sale de su asombro cuando presencia episodios como los acontecidos este fin de semana en torno, como no, al denominado “proceso de paz”, de rendición y claudicación en realidad, del Gobierno de Rodríguez. Y es que la Vice-Vogue, Maritere, no ha tenido mejor ocurrencia que ofrecer al Partido Popular una invitación a la unidad en la lucha contra la ETA, llamándoles “infames, indignos e intolerantes” por su actual política, que en realidad es la de siempre: a los asesinos se les derrota con la Ley en la mano, utilizando todas las armas del Estado de Derecho, por la vía policial y judicial, y volviendo al originario Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. Eso es para de la Vega-Vogue ser unos “infames”. Pues nada, muy bien, sigamos a sí.

Por su parte, desde el PNV, con el que Zetapé aspira a forjar un consenso sin dicho Pacto y sin el PP, le advierte ahora de que “caerá, como han caído otros presidentes”, si pretende un nacionalismo “adocenado” que renuncie al “derecho a decidir del pueblo vasco”.

Es indudable que este nuevo Pacto que Rodríguez ofrece a todas las fuerzas políticas sin distinción alguna, además de pretender ocultar su fracaso en materia antiterrorista, provocará un mayor distanciamiento, una ruptura y un enfrentamiento entre los demócratas en la lucha contra la ETA. Hay que subrayar la exclusión de la mitad de españoles, por lo que el nuevo Pacto no sólo supondrá un claro retroceso en la lucha contra el terror, sino también, claro está, una amenaza para el sistema de libertades.

Esta semana el Gobierno ha mostrado su disposición a “leer con la máxima atención” la sentencia del Tribunal Supremo contra el entramado juvenil de ETA, porque “seguro que aporta elementos interesantes”, en un alarde de resignación sin paliativos, consecuencia de una incómoda decisión judicial que perturba seriamente el nuevo guión del diálogo con los terroristas previsto por Rodríguez Zapatero.

La única intención de este Presidente del Gobierno no es sino perpetuarse a costa de la justicia de los muertos y la libertad de los vivos. Si algo es cierto es que un próximo Gobierno del PP no permitiría sobrevivir a la banda terrorista; su obligación es ahora, como así lo está haciendo, velar por el cumplimiento de la sentencia del Alto Tribunal hasta acabar con todos y cada uno de esos criminales; y como ya hiciera en su día con la ETA, ha de forzar la inclusión de Jarrai en el listado internacional de organizaciones terroristas.

Bipartidismo español
Manuel Molares do Val Periodista Digital 22 Enero 2007

Aunque bajo gobierno socialista, España está regida por un bloque de independentistas, comunistas y regionalistas que llamaríamos Frente Popular si no fuera que es un Frente Antipopular (FA), porque su principal objetivo es desmantelar, precisamente, al Partido Popular, que representa a media España.

Cuando ZP, De la Vega, Rubalcaba o el portavoz socialista López Garrido afirman que todos los partidos están contra el PP, debe interpretarse que esa hostilidad corresponde a la coalición gobernante enfrentada a la única oposición existente.

España ha derivado en menos de tres años de un sistema pluripartidista a un bipartidismo en el que la oposición centroderechista es más progresista en algunos aspectos que el Frente Antipopular.

Cuando el PSOE era únicamente un partido de izquierdas y no la cabeza del FA, consideraba a todos los ciudadanos iguales siguiendo las inspiraciones revolucionarias francesa, marxista, pablista y reformista del felipismo.

La necesidad de que algunos independentistas ultras ayudaran a que ZP pudiera gobernar desmanteló la solidaridad socialista, su doctrina fundamental, y los ciudadanos dejaron de tener los mismos derechos y deberes.

Renació así desde el Gobierno la ideología antisocialista, preilustrada y preindustrial, según la cual el origen histórico y geográfico establece disparidades, como ha aprobado el Estatuto de Cataluña.

El PP, que se oponía a esta distinción, fue el único que defendió los avances sociales que habían sido patrimonio de la izquierda, puesto que la derecha era la que defendía antes tales diferencias. Las ideologías, al revés.

Tras renunciar a su identidad, el PSOE rodó al abismo: cesiones a los independentistas no violentos, como el PNV y ERC, y promesas a los agresivos, como Batasuna.

Y para ocultar esas desviaciones, acusa sistemáticamente de deslealtad a la única oposición existente y a los socialistas que denuncian esta traición a la ideología.

El inglés antes que el castellano en las aulas catalanas
Editorial El Mundo 22 Enero 2007
Una educación trilingüe, en catalán, castellano e inglés. Ésa es la promesa de Ernest Maragall para el próximo curso. Y es evidente que suena a gloria bendita. Sólo que parece extraño que desde la Conselleria de Educació se defienda con ahínco que el próximo año ya se podrán impartir matemáticas o sociales en inglés, pero todavía no sepan cómo resolver su contencioso con el Gobierno central para poder impartir una tercera hora de castellano.Sobre todo cuando la solución que se había barajado hasta ahora para poder aplicar el decreto de primaria era, precisamente, la de impartir o matemáticas o sociales o cualquier otra asignatura -evidentemente, excepto gimnasia- en castellano.

La decisión de ofrecer a nuestros jóvenes una educación trilingüe es aboslutamente loable, como también es absolutamente cierto que el inglés, cada vez más, es imprescindible para acceder al mercado laboral. Sólo que de igual manera que el inglés es necesario también lo es el castellano. Y sería impensable que los jóvenes catalanes tuvieran un mayor dominio del inglés que del castellano; sobre todo porque, y a nadie se le escapa, actualmente, ya cuentan con más conocimiento de la lengua de Pompeu que de la de Cervantes, como el propio conseller de Educació tuvo a bien reconocer pese a provocar el desagrado y las críticas de sus socios de gobierno de Esquerra.

¿Aceptarán ahora los de ERC que matemáticas no se imparta en catalán sino en inglés? Y, en ese caso, ¿no hablarán de retroceso en los derechos de los catalanohablantes? En definitiva, que la idea de Maragall de impartir clases en inglés es fabulosa siempre y cuando no haya problemas para que también se impartan en castellano. Ése sería el modelo ideal. Entonces las aulas catalanas serían verdaderamente trilingües.

¿Y si en las próximas elecciones, en vez de votar al Gobierno, se elige a la oposición?
Carlos Sánchez El Confidencial 22 Enero 2007

Las peleas políticas a cuenta del terrorismo han degenerado en una curiosa situación. Digna de estudiarse en las mejores escuelas de ciencias sociales y políticas. Resulta que el Gobierno echa en cara a la oposición -entendido este concepto como el segundo partido con más escaños de los que están representados en el Parlamento- que su nefasto comportamiento ha acabado por arruinar –o, al menos, ha deteriorado- la vía de diálogo emprendida por Zapatero con el mundo de Batasuna y la dirección de ETA. Una opción, por otra parte, tan legítima como cualquier otra, pero a todas luces incompatible con el actual Pacto Antiterrorista, que, como se sabe, ninguno de los dos firmantes ha denunciado, al menos públicamente. En política, aunque se intente, es difícil estar en misa y repicando las campanas al mismo tiempo, y sólo los grandes líderes, que no es el caso, han conseguido convencer a la opinión pública de que el aceite y el agua pueden mezclarse rompiendo las leyes de la naturaleza.

Lo curioso de este discurso -culpar al PP del fracaso- es que viene a situar la carga de la prueba en la oposición y no en el Gobierno, algo verdaderamente singular en términos constitucionales, toda vez que introduce en el debate político una novedosa situación: En caso de que algo salga mal, pongamos por caso la estrategia antiterrorista o la política de inmigración, ¿quién tiene la culpa, el Gobierno o la oposición?

Zapatero y su entorno mediático -ya se sabe que España es un país de joselitos o belmontes- piensan que la culpa es del adversario, que no sólo carece de altura de miras para entender este momento histórico -el derivado del célebre mitin de Anoeta- sino que, además, pone en peligro la paz social dejándose llevar por los cantos de sirena que le brindan los sectores más duros y cerriles de su partido en materia antiterrorista, los Aznar, Acebes y compañía.

El pensamiento de Rajoy

Desde el principal partido de la oposición, como es lógico, se ven las cosas de otra manera. El esquema de pensamiento de Rajoy y los suyos es mucho más simple. Al Gobierno le corresponde llevar la iniciativa como, por otra parte, reconoce el propio Pacto Antiterrorista. Por coherencia con este esquema de pensamiento, si el proceso embarranca -aceptemos este término aunque sólo sea como una convención- la culpa, o mejor dicho, el responsable es el Ejecutivo, que se ha metido él solito en un callejón sin salida.

El politólogo Maurice Duverger escribió hace casi 60 años un brillante ensayo sobre los partidos políticos -la versión española está publicada en Fondo de Cultura Económica- en el que distingue dos tipos de oposición. La que funciona en el marco de un régimen bipartidista perfecto -como en Estados Unidos o el Reino Unido como consecuencia de sus sistemas electorales respectivos-, y la que se mueve dentro de un régimen multipartidita, donde el juego de mayorías y las alianzas políticas están a la orden del día. Duverger apunta dos tipos de corolarios en caso de uno u otro régimen. En los sistemas bipartidistas -republicanos o demócratas, conservadores o laboristas-, la oposición tiende a la moderación, ya que la lucha política supone cierta alternancia en el poder en un período más o menos corto. Anguita diría que hay alternancia en la formación del Gobierno, pero no hay opciones alternativas.

Por el contrario, en los sistema multipartidistas “la oposición tiende a una demagogia natural”, probablemente debido a que, en sentido inverso, los partidos que no están en el Gobierno pueden entregarse a críticas sin medida sin tener que ser colocados por la opinión pública contra la pared. Es lo que en términos castizos se llama hacer un brindis al sol. Si alguien tiene escasas garantías de que puede acceder al poder, lo lógico es que pida el oro y el moro, dando lugar a lo que en términos políticos puede denominarse demagogia.

La leal oposición
Duverger, por último, apunta un detalle. El hecho de que en Inglaterra el jefe del partido minoritario cobre un sueldo pagado por el Estado y reciba el título de ‘líder de la oposición al Gobierno de Su Majestad’ es la prueba del nueve de que existe una lealtad institucional entre el Gobierno y la oposición.

La Constitución del 78 no confiere a la oposición -entendido este concepto como el segundo partido más votado- un estatus singular. La democracia española no funciona institucionalmente como si se tratara de un régimen bipartidista, pero de hecho lo es. Y aquí se esconde, probablemente, la fuente de muchos de sus males. Es evidente que, salvo el PSOE y el PP, ningún partido tiene posibilidad cierta de formar Gobierno, lo que atendiéndonos al esquema argumental de Duverger explica su demagogia natural.

Pero lo malo es que esta demagogia natural ha envenado la vida pública en múltiples ocasiones. Cuando el PSOE de Felipe González dijo aquello de ‘OTAN, de entrada, no’, esa posición política era típica de una formación con nulas probabilidades de formar Gobierno. Lo cierto es que al sevillano le faltó tiempo para dar un sí sin condiciones. Lo mismo le va a pasar al PP en el momento que vuelva a formar Gobierno. Tendrá que aceptar y asumir algunas de las polémicas normas y decisiones aprobadas por el PSOE de Zapatero. No parece probable que Rajoy -o su sucesor- apueste por que las tropas españolas vuelvan a Iraq o que declare la nulidad de la Ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo. Ni siquiera, y aunque Zapatero hubiera aprobado indultos individuales para los terroristas de ETA, el PP habría procedido a encarcelar de nuevo a los afectados sobre la base de que se trata de crímenes no indultables, apelando para ello a normas internacionales sobre derechos humanos.

De ahí que, a estas alturas de la película, haya que pedir cierta sensatez a los líderes de los principales partidos de la oposición. Causa verdadero sonrojo ver a todo un Gobierno con once millones de votos a sus espaldas echarse en manos del Partido Nacionalista Vasco para tejer su estrategia antiterrorista, lo que desde luego no quiere decir que no sea saludable lograr que el PNV reme en la misma dirección para acabar con ETA.

A más de uno habría que recordarle que el propio concepto de oposición –y por eso hay que ejercerla de forma razonable- forma parte de la separación de poderes. Es de perogrullo, pero a veces se olvida. Sin oposición, no hay Gobierno democrático. Así de claro. Lo que hay es poder autoritario. Y sin una oposición responsable -en sintonía con su futuro quehacer en las tareas de Gobierno-, tampoco se puede hablar de un sistema político maduro y democrático. En el que los dos principales protagonistas jueguen sus verdaderos roles. Y no los que les escriban las minorías.

La Guardia Civil no, por favor
Por Ignacio Camacho ABC 22 Enero 2007

EL proyecto político de Zapatero es tan errático que cuantas más promesas electorales deje sin cumplir, tanto mejor. No hay más que recordar la que ha liado con las reformas territoriales: maldita la hora en que se le ocurrió prometer que aceptaría cualquier estatuto que le enviase el Parlamento catalán. Al final tuvo que desmentirse a sí mismo, pero el proceso abierto con tamaña irresponsabilidad ha dejado daños irreversibles en la estructura del Estado. Por eso más vale no recordarle otros compromisos, a ver si hay suerte y deja quietas algunas de las pocas cosas que aún siguen funcionando medio razonablemente, como es el caso de la Guardia Civil.

Si la Guardia Civil dejase de ser militar se resolvería sin duda una curiosa paradoja nominal, pero es bastante probable que empeorase el servicio público que la mantiene como una de las instituciones mejor valoradas de España. El éxito de la Benemérita -cuyas virtudes acabaron liquidando el recelo de los republicanos, primero, y de los felipistas después- reside en su capacidad de abnegación, en su disciplina, en su fiabilidad y, sobre todo, en su rigurosa lealtad al Estado, cuya cohesión vertebra de forma significativa, a veces exclusiva, en miles de poblaciones rurales. Todo eso puede quedar en entredicho si se convierte en un cuerpo funcionarial y sindicalizado, transformación que sin duda satisfaría a muchos de sus integrantes como los que el sábado se manifestaron vestidos de verde en Madrid, pero dudosamente redundaría en beneficio de los ciudadanos. La desmilitarización y reforma de la Guardia Civil es un viejo cliché progre al que no pudo sustraerse el Zapatero-candidato pero, al igual que ocurrió con sus antecesores, la experiencia pragmática del poder ha persuadido al Zapatero-presidente de que ciertas cosas estaban bien organizadas antes de que él decidiese reinventarlas desde su arrogante adanismo.

De modo que, por sugestivo que resulte ver a varios miles de picoletos gritando «Zapatero, embustero» por las calles, en este caso es preferible hacer la vista gorda ante el incumplimiento. Con este presidente especializado en desbaratar todo aquello sobre lo que pone las manos, lo más práctico es procurar que se olvide de que todavía quedan algunas instituciones ajenas a su experimentalismo reformista. Y si hay que recordarle el programa electoral, que sea en el párrafo referido a la política antiterrorista, donde se comprometía a persistir en el Pacto por las Libertades para derrotar a ETA. Eso tampoco lo ha cumplido, y es bastante más importante.

A la Guardia Civil es mejor no menearla mucho. Habrá que mejorar sin duda las condiciones de los agentes, pero lo sustancial conviene no tocarlo. Que en un año de mandato que le queda, y sin Bono de cortafuegos, este hombre es todavía bien capaz de dejarla hecha unos zorros. Zapatero no es que sólo acierte cuando rectifica -por lo general, también desatina en las correcciones-, sino que el único modo de que no yerre consiste en que se esté quietecito. Mejor no darle ideas, no vaya a ser que se las tome en serio.

La memoria rota
Por Juan Manuel de Prada ABC 22 Enero 2007

UN viajero que quisiera conocer lo que es la España actual, convertida en almoneda de la sinvergonzonería, podría hacerse una idea bastante exacta visitando la exposición «El Archivo de la Memoria Rota». Cuando se cumple el primer aniversario de aquel despojo famoso del Archivo de la Guerra Civil, consumado con nocturnidad y alevosía, el Ayuntamiento de Salamanca ofrece a la curiosidad ciudadana pruebas irrebatibles de la verdadera naturaleza del desaguisado.
Pocas veces se ha logrado, de forma tan gráfica y elocuente, desenmascarar la desfachatez de unos gobernantes que han hecho de España una finca sobre la que ejercen con desparpajo la arbitrariedad y la rapiña, convencidos de que cualquier derecho puede ser risueñamente pisoteado, si a cambio se obtienen réditos políticos. Si la justicia no actúa antes de que dicha exposición se cierre, podremos afirmar sin rebozo algo que ya sospechábamos desde hace tiempo: en España ha dejado de regir el principio de división de poderes.
En «El Archivo de la Memoria Rota» se exponen treinta y ocho documentos procedentes de las quinientas cajas que fueron trasladadas a Cataluña al amparo de una sedicente «Ley de Restitución» elaborada ad hoc, en flagrante contradicción con las normas de archivística internacional. Son, todos ellos, documentos que en nada atañen a instituciones ni a ciudadanos catalanes; documentos que muestran a las claras la marrullería y precipitación de un expolio que no tenía otro objetivo que satisfacer el capricho de unos demandantes que no anhelaban tanto una restitución para la que les faltaban títulos de derecho como escenificar su fuerza y poner de rodillas el sentido común. Esos treinta y ocho documentos exhibidos en Salamanca demuestran que al frente de España existe un Gobierno de chalanes capaz de acceder a cualquier petición caprichosa, capaz de vender a su propia madre, si se trata de asegurar el culo en la poltrona.

La exposición de Salamanca, como ha asegurado su comisario, Gonzalo Santonja, «se instala en el asombro». El asombro de que semejante atropello pueda consumarse en un país en el que presuntamente rige el imperio de la ley; el asombro de que los funcionarios que han promovido y auspiciado este cambalache indecoroso, empezando por la propia ministra de Cultura, no hayan respondido aún ante los tribunales.

La exposición ofrece, además de este puñado de documentos incontestables, algunos motivos para el regocijo (ya se sabe que algunas veces conviene reír, para no llorar). Los organizadores han querido que, al lado de cada documento, figure una copia del mismo facilitada por el Ministerio de Cultura; copias con las que debería nutrirse ese pomposo Centro de la Memoria Histórica prometido (por supuesto, se trata de una promesa incumplida) por nuestra dilecta fraila a la ciudad de Salamanca, a cambio de que aceptara resignadamente el expolio.

El visitante de la exposición disfrutará comprobando la bajísima calidad de las copias, realizadas chapuceramente en una fotocopiadora con el tóner descangallado, una de esas fotocopiadoras que esperan la jubilación arrumbadas en algún pasillo ministerial. Y, last but not least, el visitante también podrá endulzar su indignación visitando lo que el ingenio popular ya ha bautizado como «habitación de la risa», una sala oscura con pantallas táctiles donde se ven y escuchan los testimonios de diversos prebostes socialistas, antaño dispuestos a defender con su vida (sic) la unidad del Archivo de Salamanca y hoy convertidos en mamporreros indignos del cambalache zapateril.

La «habitación de la risa» tiene un no sé qué de atracción de barraca. Y es que España -o sus migajas- se ha convertido en una barraca del susto y la enormidad, de la carcajada sarcástica y el cinismo desatado; se ha convertido en almoneda de la sinvergonzonería y en patio de Monipodio de la arbitrariedad y el chanchullo. Viajen a Salamanca para comprobarlo.

¿Obligados a confiar en ETA?
ROGELIO ALONSO /PROFESOR DE CIENCIA POLÍTICA EN LA UNIVERSIDAD REY JUAN CARLOS
El Correo 22 Enero 2007

Días antes de que ETA volviera a asesinar en Barajas, el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, escribía una carta en la que reproducía errores que han permitido consolidar en ciertos sectores de nuestra sociedad actitudes que dificultan la erradicación de la violencia terrorista. Su tradicional carta de adviento, titulada 'Busca la paz y corre tras ella', utilizaba una retórica aparentemente vacía que resultaría irrelevante si no aportara ideas claves con las que sostener un peligroso sistema de valores y comportamientos frente al terrorismo. La influencia social y política de la Iglesia vasca acentúa la importancia de un mensaje que recibió amplia cobertura mediática. Destacaba en el mismo el habitual recurso a los eufemismos eludiendo cualquier alusión explícita al terrorismo perpetrado por ETA y a la constante amenaza de esta organización terrorista sobre la sociedad a la que Uriarte se dirigía. A través de tan deliberada omisión se encubría la verdadera y patente realidad de una sociedad cuyos deseos de paz -término, éste sí, profusamente empleado por el obispo- se topan con un obstáculo fundamental: la intimidación de una organización terrorista que priva de libertad a los ciudadanos mediante la aplicación del terror.

Esta deformadora ausencia que relativiza el dolor de las víctimas del terrorismo y las consecuencias políticas de la violencia sirve para redefinir el auténtico problema al que se enfrenta el País Vasco, manipulación que permite proponer fórmulas que se presentan como resolutorias cuando, por el contrario, lo que hacen es beneficiar los intereses de la organización terrorista y su entorno. Así ocurre porque la eliminación referida complementa la deshumanización de las víctimas del terrorismo a la que también recurre el terrorista, facilitándose la equiparación de violentos y amenazados en la asignación de responsabilidades para alcanzar la paz.

Uriarte distribuía equitativamente la culpa y la responsabilidad por las dificultades que atravesaba «el camino hacia la paz» entre representantes políticos democráticamente elegidos y una organización terrorista, reclamando de ambos 'interlocutores', colocados en el mismo plano de legalidad y moralidad, que recuperasen la «confianza mutua». Con ese fin planteaba: «Recuperar la confianza reclama ofrecer signos inequívocos de una auténtica voluntad de paz. Tales signos producen una distensión, bien necesaria en estos momentos. El cese total de la kale borroka y algunas medidas penitenciarias de carácter humanitario serían unas primeras señales prometedoras». Repárese en la injusticia que supone demandar de un Gobierno democrático «signos inequívocos de una auténtica voluntad de paz» y «distensión» frente a una banda terrorista que ha continuado amenazando a lo largo de su declaración de «alto el fuego». El obispo subrayaba este maniqueo esquema de perversos parangones al exponer lo siguiente: «El diálogo suele bloquearse con frecuencia porque los interlocutores, condicionados por el entorno, no renuncian a aspiraciones maximalistas o no se apean de posiciones excesivamente rígidas. La paz posible reclama una pronta renuncia a ambas actitudes. La grandeza de ánimo para recortar aspiraciones y el coraje para flexibilizar posiciones desatascan los bloqueos que, si se prolongan, pueden acabar arruinando los procesos. Comprendemos que resultan muy costosas las dos actitudes requeridas. Pero la paz es un bien superior que merece y necesita estas renuncias».

Sin duda el cumplimiento de la legalidad es una «aspiración maximalista» de irrenunciable cumplimiento para un gobierno democrático, sin que por tanto sea rigurosa su equiparación a las ambiciones absolutistas y criminales de una organización terrorista que encuentra en el 'diálogo' propuesto un rentable sustituto a la estricta aplicación de la ley que tanto la debilita. Asimismo mediante esa profusa utilización de términos positivos como 'paz' y 'diálogo', tan frecuentes también en el discurso del lehendakari, se volvía a soslayar que son las constantes demostraciones de violencia de ETA el único obstáculo que se erige en ese «camino hacia la paz» inalcanzable mientras se continúe ignorando la injusticia que supone exigir a quienes se ven privados de su libertad lo mismo que se reclama de aquéllos que les amenazan. Decepcionante ha de resultar para los amenazados que esta autoridad eclesiástica propugnara el olvido y la indulgencia apelando a la ansiedad colectiva de una sociedad deseosa de ver el final del terrorismo, ejerciendo de ese modo una sutil coacción al augurar su conclusión siempre y cuando el Estado aceptara 'renuncias' que deben leerse como concesiones a una organización terrorista y, por tanto, como incentivos para su perpetuación.

Este tipo de discurso parece inspirado en la propaganda de Elkarri, que tan hábilmente logró presentarse como un bienintencionado y neutral 'mediador' en el 'conflicto vasco', en contra de toda evidencia y pese a defender una agenda política coincidente con la del nacionalismo institucional. Estos actores han banalizado el coste humano del terror propagando una ideología comprensiva de la violencia etarra mediante la tergiversación de su etiología, o sea, el absolutismo ideológico de individuos fanáticos que persiguen la imposición violenta de un ideario nacionalista en contra de la voluntad de la sociedad. Se ha construido así una equidistancia entre demócratas y terroristas, que lógicamente deslegitima a los primeros ante tan desigual referente, provocando la desmoralización de quienes sufren la intimidación de los violentos y la injusta incomprensión de aquéllos que deberían mostrar una solidaridad declarada pero que las comparaciones referidas invalidan. Así ocurre porque, como el comunicado de Uriarte sugería, los autodenominados 'mediadores' inventan una ETA generosa y razonable, asumiendo como realistas sus planteamientos mediante la comparación de una organización terrorista con un Gobierno democrático y reclamando concesiones de éste para reparar «la pérdida de confianza mutua».

Como demuestra la dilatada experiencia en negociaciones con ETA que nuestro país puede exhibir, y a la que los 'mediadores' parecen ajenos, no es un Gobierno democrático el que ha de generar confianza en una organización terrorista, sino ésta la que debe demostrar a quienes ha asesinado y amenazado su voluntad de aceptar las reglas de la democracia. Así se deducía de las declaraciones del ministro Jordi Sevilla en enero de 2005 al advertir a ETA de que una tregua sería ya «insuficiente», pues «si quieren ser creíbles tienen que decir dónde y cuándo abandonan las armas» (EL CORREO, 23-1-2005). Tan coherente declaración ha sido ignorada por responsables políticos que, seducidos por la propaganda terrorista, han obviado el condicionante que supone sufrir décadas de terrorismo y las lógicas reticencias que en amplios sectores victimizados genera el compulsivo acto de fe que se ha requerido de ellos al dudar con toda razón de las falsas intenciones de paz de la banda.

Así lo ilustraban, por ejemplo, las críticas que recibieron el pasado mayo quienes acertaron al definir como hipócritas unas declaraciones de Batasuna nada relevantes a pesar de ser sobrevaloradas por el Gobierno, como resumía un artículo publicado en 'Gara' el 9 de mayo con el significativo título '¿Qué buenos son ahora los de Batasuna!': «No era la primera vez que Batasuna se solidarizaba con quienes habían padecido las consecuencias de un ataque de kale borroka o de una acción de ETA, tampoco era inédito que ese tipo de hechos fueran calificados de 'muy graves'. La novedad en torno a las palabras de Joseba Permach del pasado 24 de abril sobre lo acontecido horas antes en Barañain y en Getxo estuvo en la reacción del Gobierno español y de determinados medios de comunicación. Lo que meses antes se habría tachado de insuficiente, se calificaba de 'recorrido del camino en la buena dirección'».

La difusión de responsabilidad que emana de las reclamaciones y equiparaciones de Uriarte evoca a las tácticas de Batasuna y ETA, formaciones que han insistido en su presentación del Gobierno español como responsable de las dificultades por las que atravesaba 'el proceso' al negarse a 'dar pasos' como los exigidos por la organización terrorista. Por ello la retórica del obispo y de otros 'mediadores', presentando como realistas, necesarias y razonables 'renuncias' del Estado y de la sociedad que resultan contraproducentes, irracionales e injustas, expone similitudes con la propaganda con la que el entorno terrorista intenta deslegitimar a quienes respetan la legalidad pese a sufrir su amenaza. Poco o nada ha contribuido tan peculiar y engañosa 'cultura de la paz' a acercar el final del terrorismo. Por tanto, y puesto que a pesar de los últimos asesinatos cometidos por ETA todavía hay personas que continúan apelando al 'diálogo', demandando que la sociedad confíe en quienes apoyan y justifican la violencia, oportuno parece recordar los negativos efectos de semejantes trampas.

El Gobierno vuelve a las andadas
Pablo Sebastián Estrella Digital 22 Enero 2007

Mientras crece la violencia de la kale borroka por la última sentencia del Tribunal Supremo, que sitúa en el terrorismo a las organizaciones juveniles de la banda, y se teme que ETA reaparezca con fuerza para dar crédito al anuncio oficial de ruptura del alto el fuego, el Gobierno de Zapatero ha desplegado una campaña de descalificaciones contra el PP, al que acusa de no querer la unidad en la lucha contra ETA, cuando en realidad es Zapatero quien no quiere luchar contra ETA sino dialogar y volver a la mesa de negociaciones lo antes posible, aunque no sabemos bien para qué, porque ETA ya ha puesto muy claras sus condiciones políticas y ha enseñado en Barajas cuáles son sus argumentos. Está visto que al presidente una bomba y dos muertos no le impresionan, por más que lo dejaron desconcertado, en ridículo y asustado el pasado 30 de diciembre.

Por eso todo este proceso ha estado basado en tres grandes mentiras: no es verdad que el Gobierno lidere la lucha contra ETA, argumento con el que exigen un cheque en blanco del PP, porque desde que Zapatero está en Moncloa esa lucha contra ETA sólo la libran los policías franceses; no es verdad que el PP no haya querido apoyar la negociación, sino que Zapatero ha desechado previamente su presencia porque sabía que él pensaba hacer concesiones políticas a ETA y que el PP no aceptaría; no se trata de un proceso de paz, aunque así lo ha aceptado el Gobierno, porque aquí en esta guerra sólo matan unos, los etarras, los de siempre.

Sin embargo el Gobierno, que va de fracaso en fracaso, continúa manteniendo apoyo social gracias, entre otras cosas, a su gigante y obediente aparato de propaganda y a los errores de bulto del PP y su entorno mediático, que les sirven para disfrazar de montaraces las posiciones políticas del PP, a las que el atentado de ETA ha dado la razón, como se la volverán a dar los etarras, que con toda seguridad volverán a atacar. Si lo hicieron en pleno proceso y euforia de paz, imagínense ahora que estamos en la ruptura, mientras se van desvelando, poco a poco, las mentiras del presidente sobre la fallida negociación.

En prevención de la próxima aparición de las actas de las negociaciones de ETA con el Gobierno, el palacio de la Moncloa ha comenzado a filtrar al diario El País, a través de su conducto habitual, su versión sobre los múltiples contactos que los representantes de Zapatero han mantenido con ETA antes, durante y después de la proclamación del alto el fuego, que han sido muchos más de los reconocidos por el Gobierno, como publicó el diario Gara, próximo a ETA. Y que han dejado en evidencia la decisión de Zapatero de poner en marcha una mesa de negociación política con ETA, lo que en sí constituye una seria concesión política, aunque ETA quería más: que en esa mesa quedará aprobado el derecho de autodeterminación del País Vasco y una relación institucional con Navarra, asuntos de los que han hablado con los etarras aunque no se llegara a ningún acuerdo.

Decir que esto es un error de Zapatero es equivocarse porque Zapatero ha querido que así sea, está dispuesto a reconocer el llamado conflicto político vasco del que habla ETA y actúa en consecuencia abriendo una negociación política con la banda o con Batasuna, que son la misma cosa, aunque según la Moncloa ahora son los jefes de ETA los que dirigen a su pretendido brazo político. No hay error de Zapatero, sino su decisión de hablar con ETA de política, abriendo una puerta que ETA pretende abrir de par en par para colar por ella todas sus pretensiones políticas, que han dejado de lado otras sobre los presos, abandono de las armas, etcétera. Porque, como es sabido, ETA pretende, sobre y ante todo, justificar sus cerca de 850 crímenes con una victoria política.

El presidente Zapatero, mientras se hace la víctima de la presunta intolerancia del PP, empieza a salir de su depresión postatentado de Barajas, y regresa a las andadas, buscando un pacto con Ibarretxe, quien por lo que se ve piensa hacer de intermediario entre Batasuna y el PSE-PSOE, hasta que amaine un poco la tensión social por causa del gran atentado de Barajas. Y va camino de que, como pretende ETA, desaparezca el Pacto Antiterrorista y cualquier otro pacto, porque el PNV ha puesto sus condiciones —legalización de Batasuna y acercamiento de presos—, que aunque las acepta Zapatero en público no las pueden acatar.

El Gobierno se volverá a equivocar y hace toda clase de guiños a ETA porque temen un segundo atentado y quieren llegar a las elecciones municipales sin más muertos. Y por eso no quiere que se ilegalice al PCTV, las otras siglas de Batasuna, para que el mundo de ETA pueda participar en las elecciones municipales vascas y no tengan que esperar otros cuatros años para ocupar poder local y sueldos, asuntos cruciales para el entorno político y social de ETA. Y para llevar a cabo este regreso a las andadas Zapatero y su gente necesita, paralelamente y para distraer a los suyos, mantener una bronca permanente con el PP.

Lo que dice la “revista” de la banda terrorista ETA
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 22 Enero 2007

En el último “Zutabe” de la banda terrorista ETA, los asesinos incluyen un apartado que apenas ha sido citado pero que, en mi opinión, tiene una gran importancia. En la sección que titulan, “La Revista de ETA”, la organización criminal se indigna por el hecho de que la mayoría de los medios de comunicación consideren la revista “Zutabe” como el boletín interno de ETA. “La realidad es diferente”, afirman los terroristas. “El ‘Zutabe’ no es el boletín interno de ETA. El ‘Zutabe’ es la revista de ETA con proyección a la calle que se dirige a los miembros de ETA, a los de la Izquierda Abertzale y a los ciudadanos vascos. La revista ‘Zutabe’ se reparte y se divulga en la calle. Es una herramienta para que los ciudadanos vascos tengan las lecturas y las reflexiones que realiza ETA”.

Todo esto tendría una importancia relativa si en el mismo ‘Zutabe’, correspondiente a octubre de 2006, dos meses antes del atentado de Barajas, ETA no habría incluido una reflexión en la que los criminales afirman, con absoluto cinismo, que “se ha confirmado que el proceso de negociación es una nueva fase de la lucha de liberación” y dejan meridianamente claro, por si había alguna duda al respecto, cómo entienden ellos el proceso negociador con el Gobierno socialista.

Por si todo esto fuera poco, el último “Zutabe” confirmaba ya que el proceso de diálogo de ETA con el Gobierno es, en realidad, un proceso de negociación política en el que la banda terrorista marca claramente el método y los objetivos que se tienen que conseguir con la misma. Es interesante, además, el hecho de que para la banda terrorista ETA la puesta en marcha de lo que ellos denominan Mesa de Resolución (Mesa de Partidos), y el hecho de que ésta alcance resultados válidos, es más importante que el otro espacio negociador en el que los terroristas “hablarán directamente” con los Gobiernos sobre “presos, desmilitarización, etc”.

Esto demuestra, como se venía señalando desde diferentes ámbitos, que ETA, ya recién terminado el verano del pasado año, no solamente no tenía ninguna voluntad de abandonar las armas sino que, además, seguía considerando que la “lucha” es el único método para que los Gobiernos demuestren su voluntad de “darle una solución racional al conflicto dando pasos concretos y valientes”. Los terroristas lo dejan absolutamente claro en su “revista”: “ETA nunca se lo ha jugado todo a una carta y esta vez tampoco lo va hacer”.

¿Cómo puede decir el presidente del Gobierno que no estaba informado de que los terroristas podían volver a atentar?, ¿Cómo pueden afirmar destacados representantes del Ejecutivo que quedaron sorprendidos ante el atentado de Barajas?, ¿Cómo se explica que, a sabiendas de todo esto, el Partido Socialista de Euskadi, aún hoy, sigua hablando y negociando con Batasuna?
Blog de Raúl González Zorrilla http://gonzalez-zorrilla.blogspot.com/

El cordón sanitario se puede transformar en soga del ahorcado
Vicente A.C.M. Periodista Digital 22 Enero 2007

Las maniobras empezadas por el PSOE y este Gobierno para establecer esa barrera infranqueable , ese llamado "cordón sanitario" contra el PP, puede que a corto plazo se transforme en la soga en la que se ahorquen las ambiciones y las mezquindades de sus responsables. Se creen que pueden dominar todos los medios de comunicación. Se creen que pueden acallar a los jueces. Se creen que con un Fiscal General maleable pueden someter la acción de la Justicia. Se creen que porque cuenten con unos apoyos policiales serviles, pueden maniatar al Estado de Derecho. Se creen que el tiempo borrará las huellas de este nuevo criminal atentado de ETA. Pues están muy equivocados.

Es repugnante oir las declaraciones de personajes como Trinidad Jimenez, repitiendo como un loro las consignas de su ejecutiva y comparando a España con Irlanda. Apuesta por el diálogo con los terroristas, con los mismos que en Madrid, de la que es representante municipal, han vuelto a atentar con víctimas mortales. Es indigna de representar a ningún ciudadano de esta ciudad. Pues ese es el talante pacificador de los máximos representantes del PSOE, prefieren dialogar con criminales a volver a sentarse con el PP y derrotar a ETA. Prefieren aliarse con los separatistas, a formar un frente común con la representación de la inmensa mayoría del pueblo español. Y la respuesta al por qué de esa actitud tan terca es simple, anular al PP de la vida política española. Ese es el verdadero y único objetivo que persiguen.

Habíamos sido testigos de maniobras de todo tipo para acabar con los terroristas, acoso policial, acoso judicial al entramado social de apoyo, algunas tan condenables como la creación del GAL haciendo terrorismo de Estado. En fin luces y sombras, pero siempre con la meta de obligar a esa banda terrorista y a los que les apoyan a que tuvieran la certeza de que jamás conseguirían sus propósitos por esa vía y que su destino eran las cárceles. Pues ahora este panorama ha cambiado completamente. Zapatero, el gran impulsor de la "infinita voluntad de paz", empuña la rama de olivo y se la ofrece sin pudor a ETA, suplicando un alto el fuego y sentarse a dialogar a pesar de los atentados. Solo hay un impedimento para su descabellado y loco plan, la desleal alianza y la Ley de Partidos y de lucha contra el terrorismo que el mismo impulsó y firmó con el PP. Eso le incomodaba y aprovechó todos los resortes del poder que administra desde su cargo, para adecuar a su "proceso" las Instituciones encargadas de la lucha contra terrorista. Pero no contaba con la oposición leal de algunos jueces, de algún fiscal y, sobre todo, con la poca prensa libre y medios de comunicación no controlados por su poderoso aliado mediático. Eso no ha podido evitar la ralentizacióny respuesta de ETA ante el escaso y lento avance en el cumplimiento por Zapatero de los pactos alcanzados. Ahora quiere hacer el cordón separador y salvador de su cuello, organizando nuevos pactos y nuevas leyes más livianas que permitan su diálogo y la mesa de partidos. Pero ahí siempre encontrará en frente al PP.

El cordón sanitario , va a transformarse en la soga del ahorcado, y quizás el nudo ya lo haya hecho quien hasta ahora era su sostén. El 30D no solo murieron a manos de terroristas de ETA dos inocentes y se derrumbaron las plantas del aparcamiento de Barajas, sino también las partes del falso escenario de cartón piedra que Zapatero y su Gobierno habían creado, llamando a los etarras "hombres de paz". Una imagen vale más que mil palabras, y ese día todos los españoles pudieron ver las imágenes de la verdadera cara de esos "hombres de paz" con los que este Gobierno y su soberbio Presidente quieren seguir negociando, como sea.

Pardillo Rajoy
Pío Moa Libertad Digital 22 Enero 2007

"Rubalcaba pide al PP que se una a la paz, y Rajoy responde que "sólo se une a los diez millones que quieren derrotar a ETA".

Pésima, pero cuán pésima respuesta. ¿Es que sólo diez millones de españoles quieren derrotar a los asesinos? ¿Es que Zapo y su pandilla quieren la paz? Nunca deja de maravillarme cómo el PP cae en todas las trampas que le tienden los colaboradores de la ETA, sean separatistas o sociatas.

Le propongo otra declaración, parecida a esta: "Señor Rubalcaba: la paz ya existe desde hace muchos años, y la ETA no es un problema bélico, sino de orden público, como demostró el anterior gobierno del PP. La paz de que ustedes hablan es el ataque a la Constitución y al estado de derecho, y no es de extrañar que la intenten lograr ustedes poniéndose de acuerdo con la ETA. Gracias a su gobierno, la ETA está más fuerte, más amenazante y más influyente en la política española que nunca. Nosotros, como la inmensa mayoría de los españoles, queremos que la paz continúe, una paz con libertad, y que el estado de derecho, la Constitución, no se sometan al chantaje de los pistoleros. Quienes amenazan la paz son ustedes. Ustedes y la ETA".

Se puede decir con más o menos palabras y aclaraciones, pero esta sería una respuesta clara, veraz e ilustrativa para la gente. El PP debe arrancar de manos del gobierno y de la ETA la bandera de la paz y mostrar y demostrar una y mil veces lo que hay debajo de su demagogia. Ese es el mensaje que debe hacer llegar al pueblo de manera insistente, tenaz, serena y con mil datos, porque, si no, quedará como enemigo de la paz, y los pistoleros y sus colaboradores como adalides de ella. Ya está ocurriendo. Y eso no lo debe el PP a nadie más que a su propia torpeza y confusión de ideas. Y el mal lo sufre la democracia española.

"Estoy haciendo lo que creo, lo que pienso que tengo hacer, lo que creo que es bueno para España, los españoles y acabar con ETA", aseveró el líder del PP, pese a que indicó que hay muchas veces en la vida en que lo fácil es mirar para otro lado".

Patético, señor Rajoy. Sobra por completo esa retórica defensiva y absurda de "lo que creo". También Zapo hace lo que cree, ¿y qué? Eso se da por supuesto, y en realidad a nadie le importa. Y usted equivoca el problema, que no radica ahora en acabar con la ETA, lo cual no está por el momento a su alcance en ningún sentido. Y tenga cuidado con la palabra negociación, tan diestramente explotada por los filoterroristas. No es que negociar son esa gente sea perder, como usted dice, es que negociar con los asesinos es colaborar con ellos, máxime después de más de dos décadas de fracasos en esa vía. El problema está en la COLABORACIÓN del gobierno con los asesinos y contra la democracia. ¿Por qué no se atreve usted a decir estas cosas? Deje usted de fingir que Zapo es un ingenuo o un bobo al confiarse a la ETA. No es ingenuo ni tonto, es un cómplice político consciente, porque no es demócrata ni español, él mismo ha reconocido esto último y sus actos prueban lo primero.

Señor Rajoy, usted no acaba de darse cuenta de lo que está en juego. Quien mira hacia otro lado es usted, y, efectivamente, resulta lo más fácil. ¿No cree que lleva usted demasiado tiempo dedicado a ese ejercicio?
----------------
Después de saber que la mayoría de los implicados en la matanza del 11-m eran confidentes o personas controladas por la policía, este nuevo dato, ¿no puede llamarse colaboración policial (de un sector policial) con los terroristas? ¿Y el juez? ¿En qué país estamos?

"El juez Del Olmo ha tratado de ocultar el testimonio de Sánchez-Manzano. El ex jefe de los Tedax reconoce ante el juez que ni analizó científicamente los focos del 11-M ni sabe lo que explotó No hubo informe hasta quince días después y no se remitieron la muestras a la Policía Científica, como es preceptivo."
---------------
Odiseus
No pienses en lo que va a pasar, sino en lo que puedes hacer. En lo que cada cual tiene la posibilidad y la responsabilidad de hacer para que una Infame Alianza de demagogos, separatistas y terroristas no eche abajo la convivencia democrática conseguida por España desde la Transición. Cada uno tiene su responsabilidad.

Para coordinarse, únete a "Ciudadanosporlaconstitución":
http://es.groups.yahoo.com/group/ciudadanosporlaconstitucion/
odiseus48@gmail.com

No analices, muchacho
Luis del Pino Libertad Digital 21 Enero 2007

Leyendo hoy El Mundo, no he podido evitar acordarme de una poesía que un amigo mío siempre repite y cuyo autor desconozco:

Si quieres ser feliz,
como me dices,
no analices, muchacho,
no analices.

Publica hoy El Mundo, en un artículo de Casimiro García Abadillo y Manuel Marraco, las declaraciones de Sánchez-Manzano ante el juez Del Olmo. Son varios los hechos que quedan al descubierto:

1. Sánchez-Manzano no envió las muestras recogidas en los trenes a la Policía Científica, como era su obligación.

2. Los análisis de los focos de explosión se hicieron en la Unidad dirigida por Sánchez-Manzano, que carecía de laboratorio propiamente dicho, según reconoce éste.

3. Sánchez-Manzano declaró al juez Del Olmo que los medios disponibles en su unidad sólo permitían detectar "componentes genéricos" de dinamita, sin poder especificar cuáles.

4. Sánchez-Manzano declaró al juez que no es experto en explosivos.

5. Sánchez-Manzano declaró que la mención a la nitroglicerina en la Comisión de Investigación fue "un error" debido a su no experiencia en explosivos.

Las consecuencias de esos hechos son demoledoras:

1. No hay un solo dato que permita afirmar que en los trenes estalló Goma2-ECO. Por tanto, no hay un solo dato objetivo que vincule con los trenes de la muerte a la mochila de Vallecas o a la trama asturiana.

2. El juez Del Olmo no le preguntó a Sánchez-Manzano por qué no se habían enviado las muestras a la Policía Científica. Dada la carencia de medios en la Unidad de Tedax dirigida por Sánchez-Manzano, el no envío de las muestras a la Policía Científica sólo pudo deberse a una decisión deliberada de ocultar lo que había aparecido en los focos de explosión de los trenes. El hecho de que esos análisis hubieran correspondido (en caso de enviarse las muestras a la Policía Científica) al equipo dirigido por el perito Escribano quizá explique por qué no se quisieron enviar las muestras a la Policía Científica.

3. Hay que recordar, a este respecto, que Sánchez-Manzano llegó el 11 de marzo con las muestras de los trenes al complejo policial de Canillas a eso de las 12 de la mañana, así que la decisión de ocultar esas muestras se tomó con una extraordinaria rapidez (menos de cinco horas después de las explosiones).

4. El único informe existente sobre los focos de explosión de los trenes (en el que se habla de "componentes genéricos de dinamita") es jurídicamente inválido, puesto que está firmado por un único perito (la jefa de análisis de los Tedax) y fue hecho en un laboratorio que no es tal (según declara el propio Sánchez-Manzano). La jurisprudencia señala que el único caso en que es válido un informe pericial firmado por un solo perito es cuando quien hace las pruebas es un laboratorio homologado.

5. El juez Del Olmo no solicitó (que sepamos) que se realicen contra-análisis. Lo normal es que no se hayan consumido todas las muestras recogidas en los trenes, así que podrían solicitarse nuevos análisis. Pero, aunque se hubieran consumido todas las muestras, la técnica utilizada por los Tedax (cromatografía de capa fina) es normalmente no destructiva, así que las muestras deberían estar disponibles para la realización de contra-análisis.

6. Por otro lado, la cromatografía de capa fina sí que permite separar los componentes de los explosivos, en contra de lo declarado por Sánchez-Manzano. Incluso aunque se admitiera que dicha técnica no permite diferenciar entre componentes similares (por ejemplo, la nitroglicerina y el nitroglicol), no existe ninguna duda de que permite diferenciar entre componentes como la nitroglicerina y los toluenos, lo que permitiría arrojar luz sobre el tipo de dinamita empleado (si es que había dinamita en los focos de explosión). ¿Aparecieron dinitrotoluenos en los análisis? Porque, si aparecieron, entonces una posibilidad sería que se hubiera utilizado dinamita Titadyne.

7. Finalmente, si admitimos como verdadero lo declarado por Sánchez-Manzano (que sólo se puede detectar con las técnicas utilizadas la presencia de componentes genéricos de dinamita), entonces debemos concluir que ni siquiera existe evidencia de que en los trenes se usara dinamita. Por ejemplo, si en lugar de dinamita se hubiera empleado en los trenes nitroglicerina mezclada con RDX (el explosivo militar usado por ETA en Barajas), podrían quedar en los focos de explosión restos de nitroglicerina, que aparecerían en los análisis, según Sánchez-Manzano, como "componentes genéricos de dinamita".

Resumen en forma de pregunta: ¿quién puede tener la frialdad suficiente como para decidir, menos de cinco horas después de las explosiones, y cuando aún se estaban contando los cadáveres, que había que ocultar las muestras recogidas en los focos de explosión de los trenes y hacer aparecer, en su lugar, Goma2-ECO en la furgoneta de Alcalá y en la mochila de Vallecas?

Algunas piezas blancas están en posición comprometida. El no analizar no siempre trae consigo la felicidad, en contra de lo que sostiene la poesía que citaba al principio.

EL II PROCESO DE PAZ
POR ANTONIO PÉREZ HENARES El Ideal 22 Enero 2007

Medio mes del bombazo, la sangre y la "suspensión" cautelar primero y la liquidación transitoria y ya ha sido anunciado el II Proceso de Paz. Zapatero no se atrevió a hacerlo en el Parlamento donde escenificaba el papel del víctima ante el maligno Rajoy, pero ya elevó su sonrisa y deslizó sus intenciones en uno de esos desayunos con político que han desplazado de la actualidad a las tardes con presentación de libro. En el último nos desayunamos con la colocación de la primera piedra, con la inauguración del II Proceso de Paz de Zapatero.

Ya se está de nuevo en el camino y en la cantinela. Batasuna puede no ser tan mala como se pinta y de nuevo los botones de ETA se convierten en la esperanza de ZP. No irán a la elecciones con su piel, pero Zapatero vuelve a hacerles guiños y a dirigirles sonrisitas y puede que les deje ponerse otra. De hecho se enfada, ni oír hablar quiere de ello y rompe los puentes por pedir que se comiencen a dar los pasos judiciales para ilegalizar a quienes han demostrado ahora no ser más que las asistentas de Otegui y Cía., el presunto Partido Comunistas de las Tierras Vascas. O sea, que se rompe la relación con el PP y se reabre con Batasuna. Se retoma la ilusoria estupidez de que Batasuna puede mandar sobre ETA, obligar a ETA a abandonar las armas. Ni puede, ni quiere. No existe evidencia mayor ni más demostrada. Hasta el discurso tras el atentado fue sincronizado y dirigido. ETA le dijo al botones lo que tenía que decir. Lo dijo exactamente, que se mantuviera el alto el fuego con bombas y eso fue el comunicado de ETA. Ahora lo que vuelve es el juego. Porque quieren la bomba y la papeleta. Y mi miedo creciente es que ZP se lo entregue.

Porque estamos ya en el II Proceso de Paz. Los mismos con las mismas y PNV de estrella. El proceso ni se ha roto ni se ha liquidado. Se ha sucedido. Lo que se ha hecho añicos es el Pacto Antiterrorista sustituido por una especie de inmensa asamblea de facultad, de Alianza de las Civilizaciones y de todos los Humanos y Humanas, donde los que más gritarán serán lo que están a favor de las tesis políticas de los terroristas. Zapatero ha renunciado definitivamente a lo que ha sido una política antiterrorista compartida por los dos grandes partidos que pueden gobernar España. Y ha sido él quien la ha roto, por mucho que haga malabarismo de imagen. El juego victimista puede dar resultados. Creo que cuela cada vez menos. Aislar al PP en el Parlamento en operaciones palilleras y juegos de reglamento puede dar titulares, pero habrá cada vez más que piensen que a quien habría que aislar es a ETA y a Batasuna.

Critiqué el tono y la ferocidad implacable de Rajoy en su intervención parlamentaria. Con lo que está haciendo Zapatero sus durísimas palabras va empezando a cargarse de razones. Este presidente parece que quiere seguir montado en el tigre y se siente gratificado con los ánimos de los nacionalistas. Está por ver si la sociedad española está por esa cabalgada. El II Proceso de Paz va a ser mucho más difícil de convertir en el mantra de esperanza y de futuro que el primero. Que se lo pregunten a Felipe González, por ejemplo.

CONSTRUYENDO LA IDENTIDAD
No la paz sino la victoria
Xuan Cámara minutodigital 22 Enero 2007

El sábado 13 de Enero la izquierda a salido por fin a la calle a socorrer a su atribulado presidente desaparecido en los jardines de Doñana mientras Eta segaba de nuevo dos vidas en lo que según Zapatero ha sido un “trágico accidente”.

La manifestación tenía por objeto recuperar la “unidad de los demócratas” y es curioso que los que públicamente afirman eso luego en la práctica quieran enterrar el Pacto antiterrorista porque presupone acuerdos entre los dos grandes partidos nacionales y claro para los socialistas el objetivo final no es derrotar a Eta sino expulsar de los pactos de estado al PP, institucionalizar el apartheid contra los más de 10 millones de votantes populares ;A los progres de la guitarrita, a Rosa León,Bebé,Sabina, Bardem y cia los 200 españoles asesinados el 11M o los casi 1000 por Eta se la traen floja ¿no han tenido la desfachatez de pedir un “cordón sanitario” para el PP mientras las “rosas blancas” lamían las babuchas a los terrorista?,¿visteis a los Bardem y cia manifestarse el 11M ante la embajada de Marruecos o las mezquitas integristas? ¿era Aznar el culpable del 11M y no lo es Zapatero del 30E? los proxenetas de los presupuestos del estado,del canon, de meterle mano a las TV privadas con tal de seguir chupando subvenciones para producir birrias que no ven ni sus amigos.¿Quereís la paz? ¡Sea! ¿a qué precio? Porque el PSOE ya a legalizado el brazo político de Eta (el Partido Comunista de las Tierras vascas) se a absuelto a Jarrai mientras la “kale borroka” destruye haciendas y quema vivas a personas, se a llevado a Estrasburgo las demandas de los etarras de “internacionalizar el conflicto” y Cataluña disfruta de una “tregua” permanente porque así lo quiso Carod Rovira.

Fue Friedrich Nietzsche el gran pensador europeo quién dijo “No os aconsejo la paz,sino la victoria. La victoria debe ser vuestra paz”.La paz con la que sueñan Ibarreche,Otegui,Zapatero ,Carod Rovira o Llamazares es incompatible con la existencia de España como nación, es incompatible con un principio sagrado de la izquierda (la de verdad no las alcahuetas de la “hoz y el martini”)como es la solidaridad interterritorial, es incompatible con el derecho a la libertad y a la seguridad de los españoles y es incompatible con el básico principio de igualdad de los españoles ante la ley .

Los españoles queremos la victoria no la paz , el honor y la gloria a los españoles asesinados por Eta no ripios de Octavio Paz, no dejar caer en el olvido a los que llevaron a España en su corazón ,la victoria para todos los caídos.

Xuan Cámara
Licenciado en C. Políticas y colaborador de "Razón española y "Hespérides" también colabora en la tertulia "Punto de Vista" de Radio Intercontinantal

Victor Pérez Díaz
La mentira de un científico
Agapito Maestre Libertad Digital 22 Enero 2007

Hace mucho tiempo que aprendí que en nombre de la ciencia pueden cometerse los mayores abusos. La mentira "científica", o mejor, emitida en nombre de la ciencia puede ser fácilmente utilizada para justificar cualquier tipo de salvajada "política". Eso he sentido al leer en ABC una entrevista con Víctor Pérez Díaz, de profesión sociólogo. Ante las preguntas políticas del entrevistador, especialmente cuando se refiere a los compromisos del Gobierno con el nacionalismo vasco y catalán, Pérez Díaz nos advierte varias veces que habla desde una perspectiva ajena a la lucha política por el poder. Quiere hablar sólo como científico. Quiere ser, repitamos la palabra mágica de los científicos sociales, "objetivo". Está bien. Juzguémoslo como científico.

¿Qué aspectos relevantes pueden destacarse del entrevistado como científico? A decir verdad, no demasiados. Hallo la entrevista llena de tópicos, lugares comunes y ganas de quedar bien con el PSOE y el PP. Todo ella es políticamente correcta. Entrevista para olvidar, porque los diagnósticos sobre los males de España –débil identidad colectiva, confusa memoria histórica, negación del futuro y percepción falsa de nuestro lugar en el mundo– no están suficientemente justificados, o sea, sus causas aparecen en una nebulosa oscura, y el pronóstico es peor que falso, inexistente. Este científico social no sabe, o mejor, no tiene una idea de España como nación. Más aún, prefiere hablar antes de "casa dividida" que de nación, o sea, nada. Ganas de engañarse.

Desliza, sin embargo, algunas opiniones que no sólo son discutibles, sino que ponen en tela de juicio el saber sobre el que se parapeta el entrevistado. Sí, dice el sociólogo, el científico de la sociedad, el hombre que analiza objetiva y distanciadamente la comunidad política en la que él reside, que el mayor problema de España en general, y de nuestra Constitución en particular, es que dio un trato igual a lo que es desigual. Sí, Pérez Díaz, el sociólogo, mantiene que Cataluña y el País Vasco han sido tratadas del mismo modo que el resto de las comunidades autónomas. Absurdo. ¿El País Vasco tratado igual que la Rioja? ¿Cataluña tiene las mismas cadenas de televisión que Extremadura? ¿Andalucía tiene los mismos Fueros que Navarra?...

En fin, el Estado-nación, España, apenas existe en Cataluña y País Vasco, pero el sociólogo Pérez Díaz dice que han sido tratadas del mismo modo que el resto de comunidades. Basta con señalar que Cataluña tiene un Estatuto que la define como nación por un lado, y que los nacionalistas del País Vasco siguen manteniendo en vilo al resto de España por su terror y amenazas de secesión por otro, para saber que nunca fueron tratadas esas comunidades en pie de igualdad con el resto de comunidades. ¿Cómo es posible que un científico social mantenga esa majadería intelectual? ¿Cómo un hombre sabio puede mantener lo que cualquier ciudadano, que preste un mínimo de atención al devenir de España en los últimos treinta años, puede desmontar de múltiples maneras?

No seré yo quien conteste a esos interrogantes, pero de su respuesta seria y sensata depende el futuro de una universidad, la española, que hoy por hoy es inexistente, si los mejores están representados por el sociólogo Víctor Pérez Díaz.

No es extraño que muchos españoles tengamos la mosca detrás de la oreja. La filtración de la sentencia del Supremo puede haber favorecido la huida de los delincuentes. Detenciones ilegales, manipulación de informes policiales al juez, ocultación de datos a la Justicia... la España de Zapatero huele a banana y empieza a dar miedo.

El gran fracaso de la inmersión
POR MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA ABC 22 Enero 2007

La aprobación del nuevo Estatuto abre la puerta a una nueva fase en la normalización lingüística en Cataluña al establecer, por primera vez, «el deber de conocer el catalán». Carod-Rovira ha anunciado que encargará un estudio para adaptar la Ley de Política Lingüística de 1998 a la reforma estatutaria, lo que PP y Ciutadans interpretan como un posible endurecimiento delas medidas para fomentar una política de inmersión que ha demostrado su incapacidad de frenar el avance del uso social del castellano, además de favorecer el fracaso escolar. Por contra, otras reformas estatutarias han evitado profundizar en esta cuestión, como es el caso de la Comunidad Valenciana o Galicia.

La Fundación Jaume Bofill, dedicada al análisis de la realidad socioeducativa, ya advirtió de la situación en un estudio basado en los resultados del Informe PISA 2003. Los resultados son preocupantes en lo que respecta a comunidades y países donde hay más de una lengua oficial. En Cataluña, Bélgica o Suiza, donde la libertad de los padres para elegir la lengua de escolarización de sus hijos está muy limitada, la diferencia en el rendimiento académico entre los nativos e inmigrantes es muy elevada -prácticamente se duplica-. Por contra, en donde se favorece la lengua materna, no hay diferencias tan acusadas. La conflictividad que genera la cooficialidad lingüística no es exclusiva de Cataluña.

España
En España se aplican modelos escolares que oscilan entre el separatismo lingüístico y el bilingüismo total, todos ellos amparados por la Constitución de 1979. Lo que prohíbe la Carta Magna es la existencia de modelos territoriales puros en comunidades autónomas donde existen dos lenguas oficiales.

Cataluña. El proceso de inmersión lingüística comenzó a finales de los 70 y se hizo oficial mediante la Ley de Política Lingüística de 1983, reformada en 1998. La enseñanza en catalán es obligatoria en todos los niveles educativos, mientras que las asignaturas de castellano, inglés u otro idioma suman tres horas semanales. Una sentencia del TSJC reconoció el derecho de los padres a escolarizar a sus hijos en su lengua materna en la primera enseñanza. Un nuevo decreto del Gobierno central amplía las horas de o en castellano, lo que según los nacionalistas vulnera el nuevo Estatuto, que recoge por primera vez la obligatoriedad de conocer el catalán. La vicepresencia del Ejecutivo, en manos de ERC, lo ha aprovechado para proponer el refuerzo de la presencia del idioma en los ámbitos administrativos.

Comunidad Valenciana. El sistema bilingüe existente ha facilitado la pacificación sobre esta materia, antes y durante la reciente reforma estatutaria. El nuevo texto establece la cooficialidad del castellano y el valenciano, pero se prevé que una ley pueda hacer excepciones de territorios de enseñanza y de uso del valenciano. Los alumnos pueden escoger entre la línea catalán/valenciano, o la línea de castellano.

Galicia. El sistema es bilingüe, lo que obliga a impartir en gallego un número mínimo de asignaturas. En los primeros niveles educativos, la ley establece que las clases se impartan en la lengua materna predominante en el alumnado. A partir del segundo ciclo de primaria (8-9 años), el castellano sólo es obligatorio para la asignatura de esa lengua. Las diferencias entre PP, BNG y PSOE respecto a la equiparación del estatus jurídico del gallego con el castellano han hecho fracasar la reforma estatutaria.

País Vasco. Esta comunidad ofrece un amplio abanico de posibilidades de elección -en euskera, en castellano o mixto-. En las «ikastolas» (escuelas privadas), la enseñanza es exclusivamente en vasco.

Italia
La Constitución reconoce la existencia de varios modelos lingüísticos escolares muy diferentes. En la región del Valle de Aosta, el Estatuto de Autonomía establece que en las escuelas se impartirá un número igual de clases de lengua italiana y francesa, y se puede enseñar algunas materias en francés. Se trata de una regulación flexible, pues abre la puerta al bilingüismo total, aunque las leyes estatales establecen requisitos para integrar a alumnos procedentes de otras partes del territorio. Por contra, en Bolzano, en la región de Trentino-Alto Adigio, donde existe una minoría alemana, el Estatuto reconoce el derecho a la enseñanza en la lengua materna, lo cual favorece el separatismo lingüístico.

Bélgica
Bélgica, de estructura federal, cuenta con cuatro regiones lingüísticas: la región de lengua neerlandesa (Flandes), la de lengua francesa (Valonia); la región de lengua alemana y la región bilingüe de Bruselas-Capital. Dispone de diversos modelos de enseñanza, que pasa por el monolingüismo existente en las regiones valona y flamenca, al bilingüe de Bruselas. La enseñanza forma parte de las competencias de cada comunidad desde 1988.

Suiza
La Constitución de 2000 establece que las lenguas oficiales son el alemán, el francés y el italiano así como el romance en lo que respecta a la relación de la Confederación con la población de lengua romance. Se aplica el principio de territorialidad, por lo que en los cantones monolongües la única lengua de enseñanza y administrativa es la oficial -en un cantón francés no se puede exigir un servicio en alemán-. En Berna la administración central es trilingüe (alemán, francés e italiano) y debe utilizarse también el romance.

Canadá
La lengua de uso en las escuelas es competencia de cada una de las provincias. Destaca el caso del Quebec, región con mayoría francófona y donde se ha producido un arduo debate linguístico. El aumento de la inmigración de habla inglesa ha dado lugar a un refuerzo del francés mediante normas muy punitivas -se intentó sancionar a los alumnos que no utilizaban el francés. Los hijos de inmigrantes que viven en Quebec están obligados a acudir a la escuela francesa, excepto aquellos que demuestran una relación con la comunidad inglesa. La administración permite y fomenta la educación en la lengua materna.


EL TC TIENE QUE PRONUNCIARSE SOBRE LA RECUSACIÓN DE SU MAGISTRADO
El juez Pérez Tremps cobró seis mil euros de la Generalidad por un informe que se incluyó en el Estatuto
El Mundo publica este lunes en su portada el justificante de pago que entregó la Generalidad al juez Pablo Pérez Tremps por un dictamen jurídico sobre el Estatuto catalán. Fueron 6.000 euros por un estudio sobre las relaciones exteriores de Cataluña. Parte del informe jurídico se incluyó en el Estatuto. El contrato fue suscrito tres meses antes de que Pérez Tremps fuera nombrado magistrado del Constitucional, el mismo órgano que tiene que pronunciarse sobre la constitucionalidad de la reforma catalana. El PP le ha recusado. También hizo lo mismo con la presidenta del TC, María Emilia Casas. Su marido, el catedrático Jesús Leguina, participó en el mismo informe. En este caso la recusación ya ha sido rechazada.
Libertad Digital 22 Enero 2007

El Gobierno autonómico catalán quería que el magistrado Pablo Pérez Tremps analizara la viabilidad constitucional de algunas de sus propuestas estatutarias y para ello le encargo un informe jurídico. Fue tres meses antes de que fuera nombrado magistrado del Tribunal Constitucional. El dinero pactado con el consejero Joan Saura lo cobró sólo semanas antes de que accediera al tribunal que debe pronunciarse sobre el recurso de inconstitucionalidad que el PP presentó contra el Estatuto.

El objetivo del informe, detalla María Peral en su información, era "analizar la viabilidad constitucional de determinadas propuestas planteadas por la propia Generalitat". El entonces catedrático presentó sus "sugerencias" y buena parte de ellas se incluyeron casi de forma literal, en el proyecto de reforma del Estatuto que el Parlamento catalán envió al Congreso.

Recusación por las dudas sobre su imparcialidad
Es por este informe de encargo, sobre el que El Mundo publica este lunes en su portada el justificante administrativo de pago, por lo que el PP ha recusado al magistrado del TC. Duda que "reúna la apariencia de imparcialidad necesaria para intervenir como juez en este proceso, ya que cobró de una de las partes que están personadas por asesorarla, precisamente, sobre lo que es objeto del recurso".

Y detalla El Mundo que el Instituto de Estudios Autonómicos, organismo dependiente de la Generalidad "que actuó como cerebro del nuevo estatuto", remitió al Constitucional un expediente sobre la contratación de Pérez Tremps en el que explicaba que objetivo del contrato con el juez. Este expediente lo desconocía el TC en enero de 2006, cuando rechazó la primera recusación del PP a Pérez Tremps. Ahora, este órgano judicial debe pronunciarse sobre una segunda recusación.

En busca de complicidades "de gente de mucho peso"
Al resolver la primera, el Constitucional sostuvo que el documento de Pérez Tremps era un "artículo doctrinal", un "trabajo académico que no se ha realizado en posición de parte, ni en auxilio de parte". Ahora El Mundo desvela que había un contrato por medio y que el magistrado recibió por su trabajo seis mil euros de la Generalidad.

En el Parlamento catalán, en mayo de 2006, el presidente del Instituto de Estudios Autonómicos, Carles Viver, adelantó que habían encargado "diez trabajos "(...) a diez profesores de fuera de Cataluña sobre los aspectos más polémicos". El objetivo, reconocía, era "que nos ilustren, nos den su parecer. Y también, evidentemente, para buscar complicidades por parte de estos autores, que realmente son gente de mucho peso".

SE ELIMINA DEL PROGRAMA A LOS REYES CATÓLICOS O A CERVANTES
El Gobierno permite que los nacionalistas "manipulen al pueblo" con el plan educativo de la Historia de España
Los estudiantes de comunidades autónomas en las que los partidos nacionalistas tienen poder de decisión podrían acabar su enseñanza obligatoria sin saber quiénes eran los Reyes Católicos, Carlos I o qué fue la Revolución Francesa. Eso sí, con 16 años es posible que conozcan todos los detalles de su pasado regional. Según La Razón, el PP denuncia que el plan de enseñanzas mínimas aprobadas por el Ministerio de Educación permite a cada Gobierno autónomo elaborar una Historia a medida y en función de su ideología política. La Asociación Nacional de Catedráticos de Instituto advierte de que "algunas comunidades autónomas manipulan la historia" y con ello "se puede manipular a un pueblo".
Libertad Digital 22 Enero 2007

Gracias al plan de enseñanzas obligatorias aprobado por el departamento que dirige Mercedes Cabrera, un joven de 16 años podría acabar su enseñanza obligatoria sin saber quiénes eran personajes históricos de la relevancia de Isabel y Fernando o sin tener ni idea de que España fue durante siglos una potencia mundial aunque.

Por el contrario, este mismo joven puede acabar su enseñanza obligatoria siendo un auténtico expertos en los pormenores de lo sucedido en su comunidad autónoma Todo esto, según informa este lunes el diario La Razón, dependerá del diseño de estudios que hagan los gobiernos autónomos en los que se viva y de la programación de los profesores.

Según ha denunciado ya el Partido Popular, estas normas aprobadas por el Ministerio de Educación permiten que las autonomías elaboren una Historia a medida y acorde a sus principios políticos e ideológicos. El PP argumenta que el Gobierno ha cedido a las exigencias de los nacionalistas y ha eliminado una parte importante del plan de estudios consintiendo la "manipulación y mutilación" de una parte importante de la Historia de España.

"Excesivo dirigismo"
La reforma de las Humanidades vigente en las escuelas desde 2001 corregía la indefinición de la Logse en áreas como la Historia y la Literatura e introducía un canon que se consideraba exigible en toda España. Hay que recordar que aquella reforma propició el enfrentamiento político del PP con CiU y PNV.

Con los nuevos decretos de enseñanzas mínimas, la asignatura de Historia se convierte en "Cambios en el tiempo", pero lo importante –se queja el PP– es que se queda con "un programa vacío de contenidos pero con un excesivo dirigismo sobre cómo debe hacer el profesor su trabajo".

El portavoz de Educación del PP en el Congreso, Eugenio Nasarre, ha destacado el interés de siempre de los nacionalistas por dejar fuera dos siglos de nuestra historia en los que resultan incómodos temas como el de los visigodos, Bizancio, Carlo Magno, la Revolución Francesa, el nacimiento de Europa, la Reconquista y la España como punto de encuentro de culturas. Nasarre explica que "la Historia se vacía y ese espacio lo ocupan las comunidades autónomas para hacer sus propias historias".

En su lugar, nuestros jóvenes estudiarán "La sociedad medieval. Origen y expansión del Islam", "La sociedad, la economía y el poder en la Europa feudal", "La península Ibérica en la Edad Media. Al Andalus y los reinos cristianos" o las "Características del Estado Moderno en Europa". Todo lo demás queda al gusto de cada comunidad autónoma. Por supuesto, bajo el epígrafe de "bases históricas de la sociedad actual", se estudiarán las "transformaciones en la España del siglo XX: crisis del Estado liberal; la II República; Guerra Civil y Franquismo".

Ni autores ni sus obras
En esta misma línea de eliminar personajes y puntos fundamentales se puede encontrar la Literatura. Deja de ser imprescindible "El poema de Mío Cid", "El Conde Lucanor", Garcilaso de la Vega, Luis de Góngora, Francisco de Quevedo, "El Lazarillo de Tormes", "El Quijote", Lope de Vega, Calderón de la Barca, Espronceda, Gustavo Adolfo Bécquer, Benito Pérez Galdós o la Generación del 98 y la del 27.

Las nuevas directrices sólo exigen la "lectura de varias obras adecuadas a la edad", "recitado de poemas", "diferenciación de los grandes géneros literarios" o "desarrollo de la autonomía lectora y aprecio por la literatura como fuente de placer y de conocimiento de otros mundos y culturas". De esta forma desparecen autores y obras concretas.

"Manipular al pueblo"
La presidenta de la Asociación Nacional de Catedráticos de Instituto, Pilar Cavero, denuncia que "no hay interés en que se conozca la Historia" y que "el poso cultural se ha barrido con las enseñanzas mínimas". Entiende que el resultado será "una sociedad inculta que, al carecer de referencias históricas, puede ser mucho más manipulable".

Cavero sigue, porque si "algunas comunidades autónomas manipulan la historia", añade, "con la manipulación de la historia se puede manipular a un pueblo". Por esto, esta catedrática defiende la existencia de "un tronco común de conocimiento, con programas lógicos y coherentes. Nuestra Historia es la que es y es la que hay que enseñar".

Terrorismo
LOS SOCIALISTAS DIALOGABAN MIENTRAS ETA MATABA EN BARAJAS
El PSOE quiere hacer creer a la opinión pública que hay batasunos buenos que desean la paz y etarras malos que se niegan a dejar las armas.
Minuto Digital 22 Enero 2007

Lo ha rebelado la propia cadena SER, el pasado 30 de diciembre, día en el que ETA colocó una furgoneta-bomba en el aparcamiento de la T-4 del aeropuerto de Barajas que costó la vida a Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, el líder de Batasuna, Arnaldo Otegi, se encontraba reunido con el dirigente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren.

Según pretende hacernos creer la emisora de PRISA, Otegui se enteraría del atentado en ese mismo momento a la vez que el interlocutor del PSOE. Tal estrategia de manipulación se enmarca dentro de la campaña que está desarrollando el PSOE en apoyo de la decisión de Zapatero de seguir negociando pese a los asesinatos de ETA. La idea que se quiere inocular en la opinión pública es que la cúpula dirigente de Batasuna no sabía nada de la bomba y que en buena parte no comparte la decisión de ETA de perpetrar nuevos atentados para presionar al gobierno en la negociación que ellos llaman proceso de paz. Según Zapatero las declaraciones de Otegui acerca de que el comunicado de ETA creaba cierta "confusión" al defender una "respuesta" a los "ataques a Euskal Herria" y mantener al tiempo vigente la tregua, "no deberían de pasar desapercibidas".

De esta manera se pretende abrir una puerta para permitir a la organización aberzale presentarse a las elecciones municipales, bajo la disculpa de que algo esta cambiando en el seno de Batasuna, supuestos cambios que los demócratas deben apoyar en aras de lograr la paz.

Así el PSOE quiere hacer creer a la opinión pública que hay batasunos buenos que desean la paz y etarras malos que se niegan a dejar la ramas. De esta manera Zapatero quedaría plenamente justificado para seguir negociando con esos batasunos “buenos”, bajo el paraguas dialéctico de la famosa frase pronunciada por Aznar durante la tregua trampa del 98: "Todo Gobierno debe hacer todo lo que esté en su mano para buscar los caminos de una paz definitiva”.

Claro que el PSOE se olvida de la segunda parte de la frasecita de marras: “con respeto absoluto a las reglas del Estado de Derecho, con fidelidad a la Constitución y a la Ley"

"VOLVERÍA A INCLUIR" LA MENCIÓN AL "SENTIMIENTO NACIONAL"
Feijoo acusa a Touriño de preferir "no tener problemas con sus socios" a lograr una reforma estatutaria
El presidente del PP gallego ha marcado los límites de la reforma estatutaria, "la Constitución y los intereses de Galicia", que ha quedado bloqueada tras la última reunión de los populares con el Gobierno y sus socios. La definición de la comunidad, la lengua y la financiación han sido varios de los escollos para lograr el acuerdo. Feijoo ha defendido la inclusión del término "sentimiento nacional" gallego dentro "de la unidad de España" en el preámbulo, como fórmula para sumar a los nacionalistas, pero el término no ha sido suficiente. Una situación de la que el dirigente popular ha culpado a Touriño: "Prefiere no tener problemas con sus socios".
Libertad Digital 22 Enero 2007

En una entrevista para La Mañana de la COPE, Alberto Núñez Feijoo explicó que Galicia es una "nacionalidad histórica" sólo desde el siglo XX, y en concreto desde 1936, fecha en que se aprobó el primer Estatuto. Pero recordó que un Estatuto "no es más que una ley orgánica un estatuto" y que "el derecho de autonomía no emana de un derecho histórico sino de la Constitución. Su partido, afirmó, está "dialogando" sabiendo "cuáles son los límites" para la reforma: "la Constitución y los intereses de Galicia".

Unos principios de los que supone "que serán comunes con cualquier demócrata" aunque recordó que el BNG, socio del PSOE en la Xunta, "nunca ha votado a favor de la Constitución". Para Feijoo, sería bueno que los nacionalistas "se incorporasen a la vida constitucional, pero no a costa de cualquier precio". "Si Touriño está en la hipótesis de que ocurra lo que ocurra debe de estar dentro" de la reforma, "nosotros no", proclamó Feijoo, antes de reprocharle que "si hubiera sido valiente hoy habría un Estatuto" pactado "entre el PP y el PSOE".

Para Feijoo, "ahora un debate sobre el estado plurinacional", un debate al que no se apunta. "Lo hemos dicho desde siempre: Galicia es una nacionalidad histórica y sólo sector minoritario dice que es una nación", indicó el presidente del PP de Galicia recordando la definición de Galicia en la Constitución. "Es un marco institucional de las mayorías, hagámoslo caso", pidió.

Respecto a la propuesta de su grupo para el preámbulo, la mención del "sentimiento nacional", gallego, explicó que "hay gente que lo tiene" porque identifica la región con "su cultura específica" y su "habla", "sin que eso rompa con la nación española ni con la Constución". También, dijo, era una fórmula para "intentar decirle al bloque gallego que se sumara" a la Carta magna al añadir las palabras "dentro de la unidad de España". "Me parecía que era algo que teníamos que plantear para que el BNG se sumara" porque "es bueno para Galicia". "Lo volvería a hacer", remarcó.

El compromiso de Feijoo con los castellanohablantes
El tema de la lengua ocupó buena parte de la entrevista. Feijoo destacó que el PP apuesta por la libertad de los padres mientras que el Gobierno "está intentando trasladar que en los primeros años de la infancia el idioma sea el gallego". Una circunstancia que el dirigente popular atribuye al "complejo de inferioridad de los nacionalistas gallegos", que creen que "lo de Cataluña hay que importarlo".

Según Feijoo, "cada vez que hay denuncia" en relación con la lengua "la apoyamos", una postura que coincide con la que han mantenido en el Estatuto al negarse a hacer obligatorio el conocimiento del gallego. "Cualquier persona" que sufra una "discriminación por dirigirse en castellano" a la administración está a "la disposición del PP". "Quedamos obligados a este cumplimiento", afirmó.

Respecto a la posibilidad de que el PP utilice el castellano en la cámara autonómica, Feijoo abogó por la "libertad" de los diputados. "Yo lo hago en gallego porque si la comunidad tiene una lengua propia, está bien dirigirse en gallego. Me tienen que dar el derecho de opción. Es mi lengua materna", indicó Feijoo.

«El extremismo y su marginalidad política apuntan a una ETA convertida en grupo mafioso»
POR JUAN PEDRO QUIÑONERO ABC 22 Enero 2007

PARÍS. Jean-François Daguzan es uno de los mejores especialistas europeos en seguridad, defensa y amenazas terroristas. Profesor de la Universidad de París, investigador en la Fondation pour la Recherche Stratégique (FRS), ha trabajado en Oxford y, como consejero de sucesivos ministros de Defensa, en el Institut des Hautes Etudes de la Défense Nationale (IHEDN). Autor de una veintena de ensayos de referencia, acaba de publicar un libro hoy indispensable. Terrorisme (s) (Ed. del Centro National des Recherches Scientifiques).

-En un marco de amenazas globales, ¿cuáles son las características particulares del terrorismo de ETA?
-De entrada, hay que recordar que ETA nace en el seno de la familia nacionalista vasca, cuyo patriarca fundacional, Sabino Arana Goiri, fue un vasco conservador de un racismo obsesivo, que echó los fundamentos de unos estatutos partidistas absolutamente racistas.Para algunos ultranacionalistas vascos, la llegada de la democracia en España no fue nada bueno, porque quitó un pretexto para su lucha. De hecho, cuanto más evolucionaron los estatutos de autonomía hacia una situación casi federal, ETA se radicalizó más.

-La construcción de «Euskalherría» pasa por la ruptura de las fronteras de dos Estados soberanos, Francia y España...
-Efectivamente. No olvide usted que ETA nació a la sombra de los movimientos revolucionarios de los años sesenta y setenta del siglo pasado, cuya primera aspiración era la liberación y la independencia, a través de la lucha armada. Se trataba de un proyecto, digamos que clásico, desde hace un siglo, o más. Con unas señas de identidad más o menos comunes, por todas partes: defensa de proyectos culturales, a través de la fuerza armada, con el objetivo último de imponer los criterios propios mediante la violencia revolucionaria. En el caso del IRA irlandés, aquel conflicto entró en una fase que todavía será larga y compleja, pero que ha evolucionado hacia la paz, con algunas derivas mafiosas. Comenzamos a comprobar que los supervivientes del IRA son grupúsculos con características mafiosas, que no vacilan en el recurso al atraco a mano armada o al tráfico de drogas, para sobrevivir y prolongar su lucha sin fin.

-¿Le parece posible una deriva mafiosa de ETA?
-Es una cuestión que hay que estudiar en detalle, pero que me parece muy probable. Negándose a aceptar la vida democrática, en España y el País Vasco francés ETA se radicaliza, al mismo tiempo que se margina ella sola de la vida política. Michel Wievorka fue uno de los primeros en subrayar la paradoja cada día más evidente: ETA se radicaliza de manera ciega, atroz, asesina, al ritmo de las transferencias de competencias, al mismo ritmo que decrece la importancia del movimiento obrero. Cuanto más y mejor funcionan la democracia y las instituciones, más exige ETA con acciones criminales llamadas a preservar intactos sus mitos fundacionales. Cuanto más y más se han consolidado las libertades, las transferencias y los poderes autonómicos, más se radicaliza ETA, en cabeza de un terrorismo nacionalista revolucionario.

-¿A dónde conduce tal movimiento?
-Hacia la esquizofrenia y las derivas mafiosas. ETA no tiene ninguna razón para seguir su lucha. Pero sus dirigentes han entrado en una lógica de soledad, aislamiento, locura.

-Esa deriva esquizofrénica, ¿no pudiera enmascararse tras la retórica de una parte significativa del nacionalismo radical y menos radical, que comparte en buena medida algunos de los objetivos últimos del ideario teórico de ETA?
-Sin duda. Pero, la gran mayoría de las familias del nacionalismo vasco tomaron en su día la vía de la legalidad, la vía democrática de expresión y defensa de sus ideas. Los vascos nacionalistas y demócratas todavía tienen que hacer un gran esfuerzo: aceptar que es imprescindible abandonar lo que ellos llaman la «lucha armada», para integrarse definitivamente en la vida democrática, de manera plena e incondicional, respetuosa de las diferencias que pueden haber con los vascos no nacionalistas.

-Al mismo tiempo, tal análisis comporta algo trágico. Los moderados defienden la legalidad democrática y los radicales apoyan la violencia. Pero, de alguna manera, inconfesablemente, algunos moderados esperan o han podido esperar beneficiarse del avance de su causa, cuando los radicales «pesan» o «presionan» a través de la violencia y el crimen...
-Como dudarlo... en verdad, tal juego táctico continúa pesando de manera inquietante, pero el ejercicio pleno de las libertades cívicas exige el fin incondicional de la amenaza terrorista; no se puede ser libre, cuando alguien te pone en la sien la amenaza de una pistola. Es capital que PNV y EA reclamen de manera solemne el desarme y el fin incondicional de ETA.

-¿Qué hacer?
-Yo creo en la virtud de la libertad, la democracia y los procesos democráticos. Indisociables del Estado de Derecho. Ya se vio en tiempos del GAL lo que podía dar de sí una guerra sucia. Las armas del Estado son las tradicionales: el Derecho, la Justicia, la Policía, el respeto de las libertades. No se puede ceder en el terreno del Derecho, ni hacer concesiones en el terreno de la Justicia y las libertades. Si el Gobierno Zapatero ha intentado negociar con ETA, ETA le ha demostrado, a través del absurdo, la esquizofrenia y la tragedia, que no es posible negociar con ellos. Es posible que Zapatero haya actuado de buena fe. La realidad más brutal le recuerda y nos recuerda que hay una parte que desea negociar y otra parte que no desea negociar y se refugia en la mentira, la locura, el crimen. ETA siempre está presta a coger sus pistolas y sus bombas, para seguir hacia delante, hacia ninguna parte. El Estado debe defender y reafirmar sus principios. El Estado español lleva treinta años demostrando que su camino, el camino de la libertad, el Derecho, la Justicia, es el buen camino. Debe seguir por esa senda, la suya. Son los asesinos quienes deben rendir sus armas.

Europeos periféricos
Por Juan Pedro Quiñonero ABC 22 Enero 2007

La gestión gubernamental de treguas y cuestiones nacionalistas parece debilitar el puesto de España en Europa.
«¿Puede todavía España frenar sus nacionalismos?», se pregunta en París Christian Galloy, director de Latin Reporters. Y escribe: «La reivindicación nacionalista es por esencial insaciable mientras no exista la nación que se pretende. Cada escalón del camino que conduce hacia la emancipación nacional sólo incita a tomar el escalón siguiente. Esta lógica es todavía más evidente en España, ya que el modelo electoral permite multiplicar la influencia de los partidos nacionalistas, minoritarios, con una representación que no corresponde a su importancia demográfica. De los once partidos presentes en las Cortes, ocho son nacionalistas, independentistas o regionalistas».

Mientras que Europa se pregunta qué hacer ante la «balcanización» definitiva de los Balcanes, en Serbia y Kosovo, International Herald Tribune (IHT), en París, saca esta consecuencia indirecta: «Un proceso de eventual independencia de Kosovo tendría implicaciones internacionales al convertirse en un precedente para otras regiones o provincias». Ante la callada inquietud que suscitan tales problemas, IHT incluye a España junto a este grupo de países: Grecia, Chipre, Rumanía y Eslovaquia. En Londres, Financial Times subraya que las elecciones serbias dejan al descubierto la inquietud de la UE ante el fantasma, siempre presente, de la balcanización, mientras Moscú se sirve del grifo del gas para dividir a los europeos.

En París, Les Echos ha publicado un análisis de Jacques Hubert-Rodier que insiste en la consternación de los grandes actores europeos (Alemania, Inglaterra, Francia) ante la multiplicación de llamaradas nacionalistas más o menos radicales. España es citada como ejemplo «lancinante». Las llamaradas de kale borroka sólo acentúan la inquietud teñida de desconfianza. La BBC británica habla de bandas violentas enfrentadas a pedradas, estacazos y cócteles molotov con una Policía que intenta frenar el acoso de los partidarios violentos de la independencia, transmitiendo la imagen de divisiones devastadoras para la influencia diplomática.

España
Los huidos de Jarrai se enteraron antes que la Policía de que iban a ser detenidos
Las Fuerzas de Seguridad no fueron informadas de la sentencia del TS antes de que fuese dictada
J. M. Zuloaga / R. L. Vargas La Razón 22 Enero 2007

Madrid- Las Fuerzas de Seguridad recibieron la orden de detención de los 23 miembros de Jarrai que debían ingresar en prisión después de que la sentencia del Tribunal Supremo se hiciera pública y, por lo tanto, sin capacidad para reaccionar. La mayoría de estos individuos, 19 a media tarde de ayer, permanecen en ignorado paradero y fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZÓN consideran que va a resultar complicada su localización.

Lo lógico, según estos medios, es que se hubiera dado a las Fuerzas de Seguridad un margen de varias horas para tener localizados a los individuos que debían ser arrestados. En cuanto saltó la noticia, los proetarras adoptaron una serie de medidas que hacían muy difícil su localización y se escondieron en lugares previamente fijados para el caso, de que la sentencia del Tribunal Supremo les fuera desfavorable.

La difusión por algunos medios de comunicación, en especial a raíz de las investigaciones de los atentados islamistas del 11-M en Madrid, de métodos que utilizan las Fuerzas de Seguridad para poder localizar a determinados individuos, entre ellos la telefonía móvil, ha hecho que los sospechosos extremen las medidas de seguridad y el trabajo policial sea cada vez más complicado. Medidas de este tipo han sido adoptadas incluso por miembros de la «mesa nacional» de Batasuna para evitar que se conociera el lugar en el que iban a celebrar sus reuniones.

Las fuentes consultadas creen que algunos de estos individuos van a intentar pasar la frontera para esconderse en Francia. El que se puedan integrar en ETA resulta una incógnita ya que están fichados, sus rostros son conocidos y pesan sobre ellos órdenes internacionales de búsqueda y captura. «Quizás tres o cuatro, pero no más», agregaron.

No se descarta, por otra parte, que varios de estos huidos se puedan presentar voluntariamente o que se «entreguen» con un acto de carácter propagandístico, una rueda de prensa o algo similar.

En cualquier caso, subrayan los mencionadas fuentes, han dispuesto de mucho tiempo para preparar lo que iban a hacer si la sentencia del Tribunal Supremo conllevaba su ingreso en prisión, como así ha sido. Si la Justicia hubiera avisado con una cierta anticipación, las Fuerzas de Seguridad hubieran podido desplegar los medios efectivos para evitar la huida de estos individuos.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) afirmó ayer que la situación legal de los miembros de Jarrai, Haika y Segi condenados por el Supremo impedía tenerlos bajo «seguimiento» para impedir una eventual fuga. En declaraciones a Servimedia, José Manuel Sánchez Fornet, secretario general del SUP, se preguntó si «se puede mantener un seguimiento a alguien que no está condenado, si esto no atenta contra sus libertades».

Sin embargo, la Confederación Española de Policía (CEP) cree que debería haber habido un «control más cercano» sobre los condenados. Ignacio López, secretario general de esta organización, dijo que «lo más lógico es que hubieran tenido algún tipo de control, más que nada por que lo que se debatía eran delitos de terrorismo».

La Policía y la Guardia Civil alertaron al Gobierno de la reorganización de ETA
J. PAGOLA. MADRID ABC 22 Enero 2007

Durante todo el «proceso de paz», José Luis Rodríguez Zapatero dio toda la prioridad, a veces de forma concluyente, a las informaciones que sobre ETA le llegaban de medios políticos -los socialistas vascos, el PNV...-, en detrimento de la que le proporcionaban las Fuerzas de Seguridad de manera periódica, fruto de las investigaciones, según miembros de la lucha antiterrorista.

Estos agentes no ocultan su malestar, al considerar que los Servicios de Información se han convertido en los «cabezas de turco» a raíz de que ETA rompiera el «alto el fuego permanente» con el trágico atentado de Barajas. Horas después de que explosionara la furgoneta en Barajas, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que no disponían de un solo dato que apuntara a que ETA iba a romper la tregua. Pero los Servicios de Información ya venían alertando de esa posibilidad, aunque no la consideraraban tan inminente. «Hay que reconocer que tras el anuncio del alto el fuego no esperábamos un atentado inminente, entre otras cosas, porque la banda no había anunciado que rompía la tregua. Pero sí se han elevado a los mandos informes que apuntaban a que se estaba reorganizando. El hallazgo del zulo de Achondo sí nos puso ya sobre la pista de que ETA podría reaparecer en cualquier momento», afirman agentes antiterroristas. Pese a ello, no se decretó el estado de alerta. La prueba es que, un día antes del atentado de Barajas, Zapatero hizo una descripción optimista del presente y futuro del «proceso».

Fiarse de los terroristas
La actitud de La Moncloa de primar la información «política» sobre la policial se fue acentuando a medida que avanzaba el «proceso de paz». La ventaja radicaba en que era directa, proporcionada por la propia ETA-Batasuna en sus contactos con el Gobierno. Al final, la administraba un reducido número de asesores de la máxima confianza de Zapatero. Pero, lógicamente, no estaba avalada por una investigación técnica y rigurosa. Se sustentaba en la «buena fe» que pudieran inspirar los terroristas, en dar pábulo a lo que transmitía «Josu Ternera». Y de esos mensajes el Ejecutivo dedujo que «Ternera» iba en serio en su pretensión de finiquitar la banda. Paralelamente, el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil llevaban a cabo sus investigaciones, que se materializaban en informaciones que semanalmente eran elevadas a Interior. No se trataba de alertas concretas acerca de una inminente reaparición de ETA, porque no había pruebas concluyentes de ello, pero sí de informes que apuntaban a que la banda no cesaba de reorganizar su infraestructura en Francia. En España se han llegado a detectar seguimientos a posibles objetivos.

Incluso se aportaron hasta dos atestados de sendos coches que terroristas de ETA habían calcinado completamente en bosques próximos a la región de Las Landas con un explosivo reforzado -podría ser hexógeno, utilizado también en Barajas-. Personas del entorno de Zapatero minimizaron aquellos hechos, al defender la hipótesis de que los etarras habían destruido ambos vehículos para borrar toda huella, probablemente al sospechar de que estaban marcados por la Policía. La Guardia Civil, sin embargo, advirtió de que podría tratarse de ensayos de la banda en busca de potenciar los explosivos para futuros atentados. La explosión en la T-4 parece avalar más esta última hipótesis.

Las Fuerzas de Seguridad del Estado insistían, pues, en que al margen de lo que transmitieran los interlocutores de ETA a los emisarios de Zapatero, no había ningún dato del que se pudiera concluir que la banda iba a abandonar las armas. Obviamente, había menos movimientos de los etarras en España porque, a partir del anuncio del alto el fuego permanente, ha habido meses en los que ETA no ha tenido un sólo «comando» operativo en nuestro país. Los «legales» estaban «dormidos» en el País Vasco, mientras que los «liberados» se habían replegado a Francia.

Sin embargo, los Servicios de Información advirtieron ya julio de que, una vez que Zapatero anunció el inicio del «proceso de paz», iba a aumentar la violencia callejera, al considerar los terroristas que, llegado a este punto el compromiso de La Moncloa, los cócteles molotov no iban a romper las negociaciones. Poco después, la Guardia Civil advirtió de que ETA había conseguido formar nuevos «comandos» para intensificar la escalada de «kale borroka», con el objetivo de presionar al Gobierno. De ambas circunstancias informó ABC, pero desde el Gobierno se cuestionó el dato.

Reorganización en Francia
Pero la reorganización en Francia ha sido total. El robo de material para hacer explosivo y de las 350 armas no son más que la punta del iceberg. Y en varias ocasiones han sido las Fuerzas de Seguridad españolas las que ha facilitado datos sobre ello a la Policía gala.

En septiembre, la Policía alemana detectó a dos individuos que podrían pertenecer a ETA. Estaban acompañados de un holandés fichado como delincuente. Al final se les perdió la pista. Quedó la duda de si se trataba de etarras encargados de abastecerse en el Este de Europa de armas o explosivos.

ETA lanza a sus «comandos» a una noche de fuego contra la sentencia del Supremo
P. M. F. ABC 22 Enero 2007

BILBAO/PAMPLONA. Pese a que la batería retórica de Batasuna no deja de hablar de la necesidad de reanimar el «proceso de paz», la noche del sábado registró un repunte de alta densidad de violencia por parte de grupos proetarras que protestaban contra la sentencia del Tribunal Supremo contra Jarrai. La refriega se saldó con tres detenidos y el ataque -con variada gama de objetos arrojadizos- contra agentes policiales, sedes del PSE y sucursales bancarias.

Ataque contra la Ertzaintza
Lo que ha sido calificado por el Gobierno vasco de «manifestación no comunicada» en la localidad vizcaína de Munguía fue un enfrentamiento en toda regla de un grupo de abertzales con agentes de la Ertzaintza. Una lluvia de piedras y botellas fue el supuesto acto de protesta. Varias decenas de jóvenes abertzales organizaron una refriega en torno a las tres de la madrugada, en la que fue detenido un varón de 17 años acusado de desórdenes públicos.

En el municipio de Marquina, agentes de la Policía vasca realizaron una carga para disolver a otro grupo de «abertzales» que pretendían realizar una manifestación no autorizada para protestar por la persecución de los miembros de Haika, Segi y Jarrai.

Por otra parte, y sin salir de la provincia de Vizcaya, la sede del PSE de la localidad de Iurreta sufrió el lanzamiento de pintura roja hacia las dos y media de la madrugada. Y en Lekeito, ardieron varios neumáticos y contenedores, lo que requirió la intervención de los bomberos.

En Zumárraga, ya en Guipúzcoa, un grupo de individuos que no ha sido identificado, rociaron con líquido inflamable una sede de los socialistas vascos en la calle Bidelzar, y después le prendieron fuego. Además, en Eibar, unos vecinos avisaron a la Ertzaintza a las tres de la madrugada de que había un grupo de contenedores ardiendo en la Plaza de los Ciclistas. El fuego fue apagado unos 30 minutos después por los bomberos.

Batalla campal en Pamplona
Pero el punto central de la revuelta fue Pamplona. Las calles de la capital de Navarra se convirtieron en la noche del sábado al domingo en un campo de batalla. Varias decenas de jóvenes, muchos de ellos encapuchados, «tomaron posiciones entre las calles Mercaderes y Jarauta al filo de la media noche», según informó la Delegación de Gobierno de Navarra, «ante las unidades de intervención del Cuerpo Nacional de Policía, que ya estaban desplegadas en la zona en previsión de posibles altercados». El primer ataque contra los agentes se produjo media hora después, a las doce y media, cuando los agresores, que usaban «contenedores de basura para protegerse», arrojaron contra los policías «piedras, botellas incendiarias y cohetes».

La batalla campal continuó en el casco antiguo pamplonés hasta las cuatro de la madrugada «con cargas y repliegues alternativos del Cuerpo Nacional de Policía, que en su actuación ha intentado evitar cualquier perjuicio para quienes no estuvieran protagonizando las algaradas», indicó la Delegación. ya que se trata de una zona por la que mucha gente sale de copas los fines de semana.

La Policía detuvo a dos sujetos acusados de desórdenes públicos. Los arrestados son I. A . A., de 16 años, apresado por arrojar piedras contra los agentes y a quien se le intervino un tubo de plástico para lanzar artefactos, y J. C. A., de 19 años, a quien además se le imputa un delito de resistencia a la autoridad ya que en el momento de ser arrestado se opuso y agredió a un agente. La Delegación del Gobierno informó de que I. A. A. fue puesto en libertad tras prestar declaración al tratarse de un menor de edad. El otro detenido permanecía al cierre de esta edición en dependencias de la Jefatura Superior de Policía y no había prestado declaración.

Llamamiento a Batasuna
Los partidos políticos vascos hicieron, tras la noche de terrorismo callejero, hicieron un llamamiento a la ilegalizada Batasuna para que controle la situación y evite nuevos actos de «kale borroka». Los socialistas vascos, que sufrieron el ataque de una de sus sedes, criticaron la actuación de los batasunos después de la ruptura de las negociaciones de ETA con el Gobierno, y consideraron que atentados del fin de semana demuestran que Batasuna «no está preparada para la paz».
El PNV también se sumó a la condena de la «kale borroka» y aconsejó a Batasuna que busque «una identidad propia» al margen de ETA. Sin embargo, el presidente de los nacionalistas vascos, afirmó que la sentencia del Supremo contra Jarrai «no es el camino adecuado para el futuro».

Por otra parte, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma, preguntó al líder de Batasuna hasta cuándo va a seguir «callada» la izquierda abertzale y recordó que la violencia es «incompatible» con el diálogo y la paz. Así, Luesma denunció que «una vez más el terrorismo callejero, la violencia injustificable y sin sentido protagonizaron las últimas horas en nuestras calles», los ciudadanos vieron «asaltada» su convivencia, las sedes de formaciones políticas fueron «víctimas del chantaje y de la amenaza».

Los Reyes Católicos y Cervantes se despiden de los alumnos españoles
Las enseñanzas mínimas eliminan contenidos que dejan en manos de las autonomías
Mar Villasante La Razón 22 Enero 2007

madrid- Los jóvenes de algunas comunidades autónomas podrían acabar su enseñanza obligatoria, con 16 años, sin saber quiénes eran Isabel y Fernando, sin saber que España fue durante siglos una potencia mundial aunque, eso sí, conozcan al dedillo los pormenores de su pasado regional. Dependerá del diseño de estudios que hagan las comunidades en las que vivan (y de la programación de los profesores) porque, según denuncia el Partido Popular, las enseñanzas mínimas aprobadas por Educación para las enseñanzas obligatorias permiten que las autonomías elaboren una Historia a medida y acorde a sus principios políticos e ideológicos.

Argumentan los populares que el Gobierno se ha cargado de un plumazo una parte importante de la Historia de España en una «manipulación y mutilación» que ha vaciado deliberadamente el tronco común de enseñanza para saciar las exigencias de los nacionalistas.

Atrás quedará, a partir del próximo curso, aquella reforma de las Humanidades que propició un enconado enfrentamiento político del PP con sus entonces socios catalanes y vascos de CiU y PNV.

Canon imprescindible
La reforma, finalmente aprobada y vigente en las escuelas desde el año 2001, venía a corregir la indefinición de la Logse en áreas como la Historia y la Literatura para introducir un canon que se consideraba exigible en toda España, pero molesto para algunas comunidades. El objetivo primordial era potenciar las áreas instrumentales de Lengua y Matemáticas con una mayor dotación horaria y mejorar el conocimiento de la cultura clásica.

Aprobados y publicados los nuevos decretos de enseñanzas mínimas, la nueva situación resulta más grave en Secundaria que en Primaria donde, por cierto, la Historia son «Cambios en el tiempo», y en la que el principal partido de la oposición se queja de la presentación de «un programa vacío de contenidos pero con un excesivo dirigismo sobre cómo debe hacer el profesor su trabajo».

Pero es en la ESO, etapa que comprende de los 12 a los 16 años, donde ciertos hechos claman por su ausencia: desaparece el reino visigodo, «una de las grandes batallas del debate de las Humanidades», resalta el portavoz de Educación del PP en el Congreso, Eugenio Nasarre, quien destaca el interés de los nacionalistas por dejar fuera dos siglos de nuestra historia. Y es que no menos incómodo que el tema de los visigodos puede resultar Bizancio o Carlo Magno, el nacimiento de Europa y, por supuesto, la Reconquista y la España como punto de encuentro de culturas.

Síntesis inconcreta
En su lugar, las enseñanzas aprobadas por el Gobierno se reducen a una síntesis en la que se esquivan los puntos escabrosos y que se limita a hablar de «La sociedad medieval. Origen y expansión del Islam»; de «La sociedad, la economía y el poder en la Europa feudal»; «La península Ibérica en la Edad Media. Al Andalus y los reinos cristianos» o las «Características del Estado Moderno en Europa». Lo demás queda al arbitrio del desarrollo de contenidos que haga cada comunidad autónoma. Los gobiernos del PP, que diseñan un plan común a todos sus territorios, ya adelantan que van a recuperar todas esas figuras que consideran ineludibles.

Entre esas cuestiones ineluctables se encuentran, como no, los hitos que han marcado toda la Edad Moderna, desde los Reyes Católicos a Carlos V y la Monarquía Hispánica de Felipe II.

Tampoco se escapa de la criba la Edad Contemporánea, donde hasta la Revolución francesa queda diluida en «revoluciones políticas y cambios sociales». La LOE, explica Nasarre, vuelve al modelo de la Logse, en el que «la Historia se vacía y ese espacio lo ocupan las comunidades autónomas para hacer sus propias historias».

Lo que sí se mantiene, en 4º de ESO y bajo el epígrafe de «bases históricas de la sociedad actual», son las «transformaciones en la España del siglo XX: crisis del Estado liberal; la II República; Guerra Civil y Franquismo».

Literatura
Hay un «empobrecimiento» de las materias que transmite sus «miserias» a la Literatura, dice el PP. Los grandes escritores de las letras españolas también quedan en la cuerda floja, si las comunidades autónomas no utilizan su margen de desarrollo para introducirlos, porque desaparecen de forma expresa del currículo.

Así, por ejemplo, los contenidos obligatorios para 3º de ESO incluían «El poema de Mío Cid» y «El Conde Lucanor» dentro de la Literatura Medieval, mientras que la parte de los Siglos de Oro se inspiraba cuando menos en Garcilaso de la Vega, Luis de Góngora y Francisco de Quevedo, en lo que a lírica se refiere, y en «El Lazarillo de Tormes» o «El Quijote» en la prosa. Ni Lope de Vega ni Calderón de la Barca se salvan. Todos se van, románticos (Espronceda y Bécquer) y realistas (Pérez Galdós y Leopoldo Alas «Clarín»), la Generación del 98 y la del 27.

Lejos del detalle, las nuevas directrices sólo exigen que se ofrezcan enseñanzas sobre «lectura de varias obras adecuadas a la edad», «recitado de poemas», «diferenciación de los grandes géneros literarios» o «desarrollo de la autonomía lectora y aprecio por la literatura como fuente de placer y de conocimiento de otros mundos y culturas». Ya no hay autores ni obras concretas.

Para la presidenta de la Asociación Nacional de Catedráticos de Instituto, Pilar Cavero, «las enseñanzas mínimas son un problema si no se hacen bien y no partimos de unos troncos comunes». En su opinión, «no hay interés en que se conozca la Historia» y su desconocimiento no sólo afecta a los alumnos, sino incluso a los profesores: «Ahora hay muy pocos que sepan de Historia», lamenta.

Se ha concebido «un sistema educativo totalmente utilitarista», denuncia Cavero, y «el poso cultural se ha barrido con las enseñanzas mínimas». El resultado, dice, será «una sociedad inculta que, al carecer de referencias históricas, puede ser mucho más manipulable». Y sí, «algunas comunidades autónomas manipulan la historia», añade la representante de los catedráticos, quien recuerda que «con la manipulación de la historia se puede manipular a un pueblo».

La historia común, insiste, resulta crucial para la cohesión de un pueblo. Por ello, defiende la existencia de «un tronco común de conocimiento, con programas lógicos y coherentes. Nuestra Historia es la que es y es la que hay que enseñar», sentencia, para luego advertir: «No vamos por buen camino, no podemos vaciar culturalmente a las generaciones».
Recortes de Prensa   Página Inicial