AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 24 Enero  2007

El arma del crimen
EDITORIAL Libertad Digital 24 Enero 2007

Catorce meses después de que se lo pidieran a él, y años después del momento en que hubiera debido encargarlo sin necesidad de que se lo sugiriera nadie, se van a analizar los restos de los explosivos que estallaron en los trenes. Esos mismos que nos dijeron que eran "compuestos genéricos de dinamita" pero sin especificar qué compuestos concretos eran, que es como si nos dijeran que un trozo de metal es una "pieza genérica de un coche" sin ser capaces de aclarar si es una bujía, un amortiguador o el cigüeñal.

Si los que apoyan la veracidad de la versión oficial lo hicieran por convencimiento y no por sectarismo, deberían estar ahora mismo aplaudiendo la decisión de la Audiencia Nacional de ordenar que se analicen los restos de explosivos del 11-M. Al fin y al cabo, en los trenes estalló Goma-2 ECO, ¡y vale ya! ¿No? Por tanto, nada en esos análisis dirá nada distinto a lo que ya sabíamos y encima permitirá cerrarles un poco la boca a esos periodistas tan molestos, empeñados en saber la verdad sobre lo que sucedió aquel día. Como, por ejemplo, esa pequeña minucia del arma con el que se cometió el crimen.

Pero, con ser sin duda lo más importante, la carencia de análisis que determinen el explosivo no es el único problema del sumario instruido, es un decir, por Juan del Olmo. Hay una furgoneta vacía que aparece repleta de los más variados objetos tras su paso por dependencias policiales. Hay una mochila que nadie vio en los trenes y cuyas características difieren de lo que se sabe de las explosiones pero que sirvió para detener o ver cómo se suicidaban los principales acusados. Hay un Skoda Fabia que hasta el mismo juez se vio obligado a rechazar como prueba, pese a lo cual mantiene que los objetos hallados en él sí tienen valor. Las principales pruebas en las que se sostiene el caso se caen por su propio peso. Y han transcurrido casi tres años desde la masacre. Tres años, en su mayor parte, perdidos.

También hay una serie de hilos que nadie ha querido investigar. Casualidades asombrosas como que los etarras detenidos en Cañaveras viajaran a la vez que quienes transportaron la Goma-2 ECO desde Asturias. O radicales negativas a esa sandez de que ETA y los islamistas son "como el agua y el aceite", en la forma de un papel en el que Benesmail, lugarteniente de uno de los muertos de Leganés, tenía el teléfono de Henri Parot junto a la fórmula de la cloratita. Líneas de investigación que, es verdad, es muy posible que no conduzcan a ningún sitio, pero que en un Estado de Derecho digno de tal nombre deberían haberse seguido hasta el final.

Un suceso tan crucial para nuestra historia y nuestra convivencia en común como el 11-M no puede quedarse ni se quedará sin investigar hasta el más nimio de los detalles. Dentro de unos años, se echará la vista atrás y se medirá cómo se comportó y qué dijo cada uno sobre este atentado y los datos de la investigación. Equivocándonos o acertando, nosotros no tenemos ninguna duda de que estamos haciendo lo que podemos por averiguar la verdad. No todos pueden decir lo mismo. Empezando, desgraciadamente, por quienes tenían el deber de hacerlo.

Grupo Prisa
Zapatero y sus intelectuales
Agapito Maestre Libertad Digital 24 Enero 2007

Es bueno fijarse en los comportamientos de los intelectuales de Zapatero para saber la deriva de su Gobierno. Tengo la sensación de que los escritores e intelectuales que apoyan a Zapatero, casi todos ellos integrados en el Grupo Prisa, están desazonados con su líder. Éste les ha traicionado. Son conscientes de que Zapatero ya no los usa ni como adorno de sus imbecilidades. Zapatero se sobra con las fórmulas pseudo-religiosas que le suministra Torres Mora, quien ha llegado a decir en un arrebato místico que los terroristas de Barajas "han caído en su propia trampa, porque ellos abrieron una puerta a la esperanza y ya no pueden cerrarla". La esperanza a prueba de bombas todo lo cura. El nuevo salvador no necesita de los viejos intelectuales, porque le bastan las idioteces y maldades que le suministra el nuevo sacerdote de la religión del diálogo, el entendimiento y la esperanza con los terroristas.

Los viejos intelectuales de Zapatero no saben qué decir ni qué hacer ante la entrega de Zapatero a la nueva "religión" de la democracia con los terroristas. Apoyaron a Zapatero y su "negociación" con ETA, pero ahora se arrepienten, porque Zapatero ha fracasado. No soportan por más tiempo el fracaso y menos la estulticia intelectual a la hora de explicarlo, pero, por otro lado, no tienen coraje civil suficiente para criticarlo. Anhelan la libertad, pero no tienen valor para quererla. Están en un callejón sin salida. Ellos gritan, pero la gente pasa de ellos. No crean opinión pública. Nadie les interesa sus paparruchadas. No tienen vida. Están muertos.

Y, lo que es más grave, ellos saben que están muy mal situados. Tiene que ser terrible la auto-percepción de su falsa ubicación política. Desubicados intelectualmente, sin saber qué decir y, sobre todo, sin saber qué escribir van dando tumbos de un lado para otro sin que nadie les preste atención. Y encima los jefes de la secta los desprecian por rastreros. Están al borde de un ataque de histeria intelectual. O hacen apología de la mezcla de estulticia y maldad de Zapatero o miran para otro lado. O escriben inmundicias o no escriben sobre nada.

Terrible, sí, es la situación de esos intelectuales que confiaron en que ellos serían los líderes de opinión del socialismo de Zapatero, incluso apostaron por el proceso de negociación con los criminales de ETA, pero, al final, todo ha quedado en nada. De fracaso en fracaso, sin saber a qué carta quedarse, ni siquiera albergan ya la esperanza de cantar un día que Zapatero es el príncipe de la paz. No saben cómo superar su mala conciencia. Han perdido el sitio porque apostaron a favor de un impostor. Ya sólo les queda escribir y actuar desesperadamente. Unos, carentes de todo talento y moralidad, dan palos de ciegos contra una asociación, la Asociación de Víctimas del Terrorismo, que no sólo ha movilizado a millones de ciudadanos a favor de la libertad, sino que es un estímulo constante para traer más y mejor democracia. Otros, con más olfato político que moral insinúan tímidas críticas a Zapatero, acompañan una manifestación de Guardias Civiles uniformados, o sea, una manifestación ilegal. En fin, las reacciones de unos y otros son síntomas evidentes de un gran fracaso político y moral del Gobierno de Zapatero.

El precedente del etarra De Juana
Editorial ABC 24 Enero 2007

LA Audiencia Nacional prevé adoptar hoy una decisión que, según cómo la resuelva, puede provocar un escándalo de imprevisibles consecuencias: la excarcelación o no del etarra De Juana Chaos, autor de 25 asesinatos. Al parecer, su salud se ha deteriorado debido a una voluntaria huelga de hambre. Su estado es muy grave y los jueces quieren conocer el criterio de la Fiscalía y de la AVT. Más allá de que la sentencia que le condenó a doce años de cárcel por amenazas terroristas no sea aún firme, su excarcelación sería la peor decisión que podría tomarse, un golpe moral a las víctimas que trasladaría a la sociedad un mensaje negativo y muy difícil de digerir.

Constituiría una inaceptable cesión del Estado de Derecho a un chantaje y, en la práctica, un peligroso precedente: una gratuita invitación a los demás presos a buscar remedios individuales a su situación carcelaria mediante el retorcimiento de la ley.El Estado de Derecho no se plegó al chantaje de ETA en momentos dramáticos: Miguel Ángel Blanco y tantos otros darían fe de ello si vivieran. Los jueces han de meditar mucho. No cabe interpretar la ley de manera que favorezca excepciones para un asesino como De Juana, menos aún cuando la propia ley ofrece soluciones evidentes como su alimentación forzosa. Del acierto y solidez que demuestra la Justicia depende el grado de confianza que el ciudadano deposita en ella. La Sala ha de tenerlo en cuenta.

Perder peso y ganar impunidad
EDITORIAL Libertad Digital 24 Enero 2007

Ni que decir tiene –o tal vez, sí– que el etarra Iñaki de Juana Chaos no se ha puesto en huelga de hambre en señal de protesta por el último atentado de ETA, ni en señal de arrepentimiento por las decenas de asesinatos que él mismo ha perpetrado, ni por los centenares de asesinatos que ha celebrado, ni por las nuevas amenazas que ha proferido desde la cárcel. Su huelga de hambre se alinea, por el contrario, con esa causa chantajista y criminal, en la que no ha dejado de militar, y en contra de ese Estado de Derecho que hace justicia a sus víctimas y que nos protege al resto de ciudadanos.

Tras el atentado de Barajas, ETA reanudaba sus amenazas, entre las que señalaba el caso de este sanguinario terrorista preso. Si el Estado de Derecho no debe ceder a los chantajes de los terroristas que siguen en libertad, menos aun al de uno preso. ¿O es que la vida de este etarra, que nadie salvo él pone en riesgo, vale más que la de cualquier persona inocente?

Que este criminal irredento se oponga "de forma violenta" a la alimentación artificial no debe ser excusa para que no se le suministre a la fuerza, cosa que no será difícil dada su supuesta y extrema debilidad. En cualquier caso, la obstrucción a la Justicia, en fase de ejecución de sentencia, que constituye su chantajista huelga de hambre, debería ser, si no sancionada, al menos no premiada con una prematura e injusta puesta en libertad.

Lo demás sería dar a los presos la llave de su impunidad, condenado a sus víctimas al hambre y sed de Justicia.

11-M
En su mitad podrido
Luis del Pino Libertad Digital 24 Enero 2007

Como el olmo viejo al que cantaba Machado, el sumario del 11-M instruido por Del Olmo está medio podrido. Hace catorce meses que al menos una de las acusaciones le pidió al juez instructor que solicitara a la Policía los originales de los análisis de los focos de explosión de los trenes, pero Del Olmo no consideró procedente hacerlo. Total, ¿para qué averiguar el arma del crimen?

La sala encargada de enjuiciar el 11-M va a ordenar que se realicen, con carácter previo a la vista oral, nuevas pruebas periciales sobre los explosivos que aclaren qué fue lo que estalló en los trenes. El hecho de que la sala ordene la práctica de esa "prueba anticipada" (como se la conoce en el argot jurídico) indica que sí que era necesario realizar investigaciones adicionales, antes de que el juicio se celebre, sobre qué fue lo que mató a 192 personas. O sea, que Del Olmo volvió a actuar de manera incorrecta al no acceder a las peticiones de los abogados de la acusación: tres años después de los hechos y tenemos que ponernos ahora, en vísperas del juicio, a averiguar lo que ni el juez, ni la fiscal, ni la Policía han querido investigar hasta ahora. Estaban demasiado ocupados dejando que se pudriera el sumario de la mentira.

Mientras tanto, Sánchez-Manzano rompe su silencio para hacer unas declaraciones a través del sindicato SPP. He de confesar, después de leer esas declaraciones varias veces, que sigo sin entender qué es lo que quiere decir el ex-jefe de los Tedax. Evidentemente, con su nota, no está contestando a las informaciones publicadas por El Mundo este domingo (¿cómo va a desmentir lo que él mismo ha dicho ante el juez?). Sánchez-Manzano tampoco aclara en la nota ningún hecho objetivo.

No aclara ni qué muestras se recogieron en los trenes; ni por qué no se enviaron esas muestras a la Policía Científica (como manda el protocolo de actuación); ni por qué no envió al juez el original de los informes o notas informativas sobre los análisis realizados el propio 11-M en el laboratorio de los Tedax; ni por qué se tardó seis semanas en hacer llegar al juez un informe-resumen sobre los focos de explosión; ni por qué en ese informe no se detallan los componentes individuales detectados; ni si existen duplicados de las muestras, para hacer contra-análisis; ni dónde están los soportes de análisis cromatográfico que se utilizaron (donde tienen que seguir estando las muestras originales, que se podrían someter a contra-análisis); ni por qué hay Tedax (como su subordinado Cáceres Vadillo) que afirmaron ante el juez que en los trenes podría haberse utilizado explosivo militar.

Pero entonces, si no contesta a nada de lo que El Mundo publicó, ni tampoco aclara nada sobre los hechos objeto de debate, ¿a qué viene esa nota que nada dice? ¿Está lanzando un mensaje a alguien? ¿Quizá a aquéllos de los que recibió las órdenes entre el 11-M y 14-M?

Los acontecimientos se están acelerando y hoy estamos mucho más cerca de conocer quién ordenó poner en marcha una inmensa falsificación a partir de la propia mañana de los atentados. Y quizá a algunos no les apetezca cargar con culpas que, en realidad, no fueron nunca suyas. El problema que tienen los árboles podridos es que un vendaval los puede tirar abajo fácilmente. Y a nadie le gusta que se le desplome encima un sumario putrefacto.

Opine sobre este asunto en el blog de Luis del Pino. http://www.libertaddigital.com/bitacora/enigmas11m/comentarios.php?id=1792

Resistencia
Francisco José Alcaraz, presidente de la Asociación Víctimas del Terrorismo ABC 24 Enero 2007

ETA asesinó a mi hermano cuando yo tenía 17 años y a mis sobrinas gemelas, que contaban con poco más de 3 años. El dolor y vacío que te deja es algo que no quisiera que nadie de los que me calumnian y sirven de propaganda de la mentira pudiera sufrirlo. ETA mata y otros rematan. Estos últimos son quienes, amparándose en la mentira, la calumnia y la difamación constante contra mi persona y contra el colectivo que represento, intentan provocar nuestra muerte civil, nuestra muerte como ciudadanos.

Nunca he militado en ningún partido, y creo que nunca lo haré. Es triste que quienes no tenemos un carné político seamos perseguidos de forma constante y acusados vilmente para poder deslegitimar nuestra voz. Conozco a víctimas con carné y militancia activa en partidos políticos y, curiosamente, a ellos nunca se les acusa de partidismo, defiendan una postura u otra.

La cuestión es derribar a Alcaraz y a la AVT. Sin Alcaraz y la AVT el proceso de rendición es mucho más fácil. He podido ver manifestaciones en las que, amparándose en la solidaridad con las víctimas del terrorismo, se han portado pancartas contra la AVT y Alcaraz, comparándonos con los terroristas. He podido leer en distintos medios de comunicación calumnias y mentiras contra la AVT, contra sus trabajadores, contra mi familia y contra mi persona. Mentiras que después se difunden como la pólvora en foros y en blogs. Incluso mentiras que son realizadas por alguna víctima del terrorismo.

Es indignante. Llevo muchos años leyendo el periódico portavoz de ETA, el diario «Gara», y nunca he visto tantos insultos y desprecio contra las víctimas como los que algunos medios, que dicen llamarse progresistas, hacen contra la AVT y mi persona. Algunos de ellos incluso mienten descaradamente, hasta tal punto que publican sueldos falsos de nuestros trabajadores, adjudican falsas responsabilidades en la AVT a mi esposa y me atribuyen sueldos y dietas inexistentes. Y la realidad es que ningún miembro de la Junta Directiva y de las delegaciones cobra nada, absolutamente nada, por la labor que hacemos. Vivo de mi trabajo, de mi empresa. Pero claro, a quienes mienten y calumnian les cuesta creer todo esto porque son incapaces de hacer algo de forma altruista y no conciben que, por encima del dinero, está la defensa de la dignidad de nuestra familia asesinada.

Algunos diputados socialistas, incluso, han llegado a acusarnos de gastar el dinero en manifestaciones y no atender a las víctimas. Cuántas mentiras y calumnias escupen quienes quieren a toda costa hundir a la AVT. Otros, más cobardes si cabe, ocultos detrás de seudónimos, han llegado a decirme que «me tocó la lotería el día que asesinaron a mi hermano». Otros piden que me asesinen, que soy un terrorista, y todo esto con el beneplácito y la cobertura de los responsables de sus webs. Qué indecentes. Se esconden como lo hacen los etarras cada vez que cometen un atentado, a sabiendas del delito que están llevando a cabo.

Pues, a pesar de todo esto, quiero decir alto y claro a todos los que nos atacan cobardemente que no van a conseguir que, como víctima del terrorismo y como ciudadano, abandone las reivindicaciones de memoria, dignidad y justicia, pese a quien pese. Estos cobardes pueden y están haciendo mucho daño al colectivo que represento y a mi persona, pero hay algo que no tienen en cuenta: quienes más daño nos han hecho han sido los terroristas y, a pesar de ello, no han conseguido acallar nuestra voz. Por ello, quiero que sepan que sus insultos, mentiras, amenazas y calumnias caerán en saco roto, pues la verdad y la razón se imponen con el tiempo. Quienes han iniciado esta campaña contra la AVT y contra mi persona deben saber que nunca nos rendiremos.

Seguiremos exigiendo justicia, sin tomarla por nuestra mano porque, para eso, ya esta nuestro Gobierno. Él es responsable de hacer cumplir la leyes y perseguir a los asesinos y sus cómplices, que arrebataron la vida de nuestras familias. Por este motivo, cuando un Gobierno asume esa responsabilidad en nuestro nombre, tenemos todo el derecho de exigir el cumplimiento de las leyes y que se luche contra ETA o cualquier organización terrorista. Si este o cualquier Gobierno no lo hace, tenemos el derecho y el deber moral de exigirlo. Y si molesta porque no quiere o no puede hacer cumplir las leyes vigentes, o prefiere estrechar las manos ensangrentadas de los asesinos de nuestras familias, que sean valientes y que no nos traicionen. Que no nos engañen diciendo que mantendrán las leyes vigentes. Que tengan la valentía de decirnos a las víctimas, a la cara, que van a negociar con nuestros asesinos, que van a decir que Otegui es un hombre que lucha por la paz o que somos víctimas de accidentes.

El titulo de esta carta es «Resistencia», en honor al mejor discurso que he escuchado en un acto de la AVT. El homenajeado sólo pronunció esta palabra y se le entendió a la perfección. Eso es lo que pido a todas las personas de bien que no están dispuestas a claudicar a los intereses de ETA y sus compañeros de viaje. El que tenga oídos, que oiga.

Fuego de artillería
Por Ignacio Camacho ABC 24 Enero 2007

ESTÁ convencido. Quizás aún no se trate de una estrategia, con sus tiempos y sus fórmulas, pero a todas luces es fruto de una decisión, interiorizada tras un proceso personal de escucha, análisis y reflexiones: ha decidido ir a por Zapatero. Sin piedad, a la yugular, de un modo terminante y definitivo. A un año de las elecciones -en la previsión más larga-, Rajoy ha considerado llegado el momento de atacar con todo lo que tiene. Va a jugar su órdago sin ambages. Con toda la artillería.
El aspirante tiene sangre en las pupilas y escupe fuego. Ha visto tambalearse a su oponente y no piensa dejarle un respiro. En alguna parte hay encuestas, sondeos, estudios de opinión que detectan la debilidad del presidente, la licuación de su escaso crédito, una percepción progresiva y constante de que el país va a la deriva, sin rumbo ni pulso. Rajoy es tímido y de natural moderado, pero se siente decepcionado personalmente por Zapatero y ha alcanzado la convicción de que tiene que poner pie en pared. El hombre sensato, el político con sentido de Estado que lleva dentro se ha rebelado contra su propia prudencia táctica. La tromba crítica del día 15 en el Congreso no fue un calentón: fue un punto de no retorno.

Lo dijo ayer en el Foro de ABC: «El debate sobre si soy más duro o menos es una tontería, un enredo, ganas de no decir la verdad. Lo importante, lo grave, es que no hay Gobierno, que el Estado se degrada, que se han roto las reglas básicas del juego democrático. Esto no hay quien lo aguante». Y a partir de ahí, ha sacado el mazo y se ha convertido en un bulldozer, un martillo pilón, un ariete. Quiere ganar por KO, demoler al adversario, sacarlo del ring, dejarlo hecho unos zorros, abrirlo en canal delante del electorado. Está convencido de que tumbar al presidente es una prioridad nacional, y se la va a jugar en un ataque torrencial, a cara de perro.

Su diagnóstico es feroz. «Tenemos un Gobierno ignorante, incompetente, al que se le ha ido el país de las manos y además no le importa». «Hay una absoluta ineficacia para resolver los problemas que preocupan a la gente normal». El alma burguesa del registrador de la propiedad apela al sentido común para proponer una alternativa razonable a la desquiciada agenda de un presidente al que hasta algunos de los suyos empiezan a contemplar como un político sin brújula. Su propuesta es la de un hombre perplejo que se subleva ante la trivialidad ambiental y pega un puñetazo de inconformismo sobre la mesa.

No tiene vuelta atrás, ni parece quererla. No teme pasarse de rosca ni asustar a un pueblo pancista y anestesiado por las éticas indoloras; sabe que le acusarán de nihilista y de apocalíptico, pero ha decretado por su cuenta el estado de emergencia y va a llevarlo a los últimos efectos. Es su apuesta definitiva, un envite tajante y frontal que sitúa la escena política española en una temperatura de fusión. Al rojo vivo.

El dilema
Por César Alonso de los Ríos ABC 24 Enero 2007

¿Por qué ha vuelto el lendakari a encontrarse con Otegi? ¿Por qué ha vuelto a desafiar la ley? Es evidente que los dos son conscientes de que Otegi no puede actuar en nombre de Batasuna y de que Ibarretxe no puede recibirle como tal. Oponen su concepto de legitimidad al Estado de Derecho y pretenden que este ceda, mire hacia otro lado, se suicide en definitiva. Yo creo que los nacionalistas de un signo y de otro llegaron a pensar que el Gobierno había diseñado el «proceso de paz» y confiaba en poder llevarlo adelante con éxito porque partía de que podría ir sorteando el Estado de Derecho. Con seguridad Conde Pumpido y Garzón fueron malos consejeros cerca del Gobierno.

Tanto Batasuna como el PNV confiaron en que el Gobierno sería capaz de manejar la voluntad del poder judicial y de ese modo podrían ponerse en marcha las mesas políticas sobre las que hablaban los representantes de las dos partes en las negociaciones de paz.

Ahora se ve que todo era un delirio. La última prueba ha sido la sentencia del Tribunal Supremo sobre la condición terrorista de Jarrai. No sólo hay un debilitamiento sino desaparición de los aparatos del Estado de Derecho sino que hay una demostración de su rigorismo. En este caso el Supremo ha corregido a la Audiencia Nacional.

Pero si los etarras y sus socios han terminado por caer en la cuenta de la incapacidad de Zapatero para manejar a su antojo al poder judicial, el Gobierno y los suyos han podido comprobar a su vez que Batasuna les había hecho concebir falsas esperanzas en relación con su legalización. Pensaron que aceptarían las exigencias de la Ley de Partidos y no ha sido así.

Cabe decir, por tanto, que el «proceso de paz» se montó sobre un falso entendimiento. El terrible atentado de Barajas ha sido la forma que tiene ETA de expresarse habitualmente. Un modo de decir que no está dispuesta a hacer la más mínima corrección no sólo sobre el futuro pero ni siquiera sobre las valoraciones de su pasado. La independencia como meta y la consideración de una historia revolucionaria. Así que si el dilema es ETA o el Estado de Derecho, la paz de Zapatero deberá pasar por la liquidación de este.

La política exterior, ante los Estatutos de Autonomía
Por José María Beneyto ABC 24 Enero 2007

EL actual proceso de reforma de los Estatutos de Autonomía, uno de los cuales -el Estatuto de Cataluña- se halla ya plenamente vigente, a la espera de la decisión del Tribunal Constitucional, ha buscado dotar al Estado de las Autonomías de una nueva naturaleza, donde la definición del modelo se pretende realizar desde los Estatutos y no desde la propia Constitución, con lo que las funciones del Estado vendrían a ser una resultante de la previa definición del ámbito político de las autonomías.

Con ello lo que en realidad se ha generado son unas enormes trabas para llevar a cabo la requerida modernización y actualización del título VIII de nuestra Carta Magna y de los Estatutos, desde la perspectiva del respeto al pacto básico entre los dos partidos nacionales y los partidos nacionalistas que hizo posible la transición política a la democracia y la Constitución de 1978.

Frente a las reformas sobre la base del consenso y del principio de lealtad institucional, el nuevo Estatuto de Cataluña, por lo que hace referencia a la política exterior, prevé, por ejemplo, el reconocimiento de una acción exterior autónoma de la Generalitat con aquellas regiones europeas con las que Cataluña pueda compartir intereses económicos, sociales, culturales o medioambientales, la participación directa de Cataluña en organismos internacionales de carácter social, cultural o deportivo, la posibilidad de abrir oficinas de representación exterior, y la obligación del Estado de emprender las acciones necesarias para el reconocimiento de la oficialidad del catalán en la Unión Europea y en tratados internacionales.

Se intenta con ello crear una especie de quasi-sujeto de Derecho internacional, en flagrante contradicción con las normas de Derecho internacional y de nuestra Constitución, que lógicamente otorgan la competencia exclusiva en materia de relaciones internacionales al Estado, único ente capaz de concluir válidamente acuerdos internacionales, asumir obligaciones en nombre de España y de las Comunidades Autónomas respecto de otros Estados y organizaciones internacionales, y ejercer la representación exterior a través de Embajadas y legaciones diplomáticas. Es también el Estado, de acuerdo con nuestra Constitución y las normas internacionales, el único responsable frente a otros Estados extranjeros y organizaciones -inter- o supranacionales.

Frente al curioso experimento de dadaísmo constitucional al que asistimos, una reforma racional y limitada de nuestra Constitución debería tender a constitucionalizar aquellos principios que forman el entramado básico de los Estados compuestos como el nuestro; principios que deben garantizar que las relaciones entre el Estado central y las Comunidades Autónomas no degeneren en un juego de suma cero, en el que cada una de las partes entiende que lo que gana la otra es una pérdida para aquella, y viceversa. El carácter reivindicativo del proceso autonómico ha generado una inextricable desconfianza mutua, hasta convertirse en el nudo gordiano de la actual deriva estatutaria hacia prácticas que -implícita o explícitamente- ponen en cuestión la tajante declaración de nuestra Constitución, según la cual el único sujeto constituyente es el pueblo español, en el que reside la soberanía nacional y del que emanan todos los poderes del Estado, incluidos las competencias que ejercen las Comunidades Autónomas.

Urge por tanto recuperar el consenso constitucional y urge la constitucionalización de los principios de lealtad institucional, de colaboración con el Estado central («Bundestreue», en la terminología alemana), de cooperación y coordinación, y también, el principio de unicidad en la representación y en la acción exterior del Estado.

Desde los orígenes del Estado moderno, desde Maquiavelo, Bodino, Hobbes, Locke y Althusio, existe una clara conciencia sobre la estrecha vinculación entre la política exterior y la política interior. Un proyecto de vida en común fuerte y cohesionado, como del que hablaba Ortega, es capaz de diseñar una estrategia clara de defensa y promoción de los intereses nacionales en el exterior. Y a la inversa: una acción coherente de política exterior genera cohesión interna, instrumentaliza objetivos, moviliza recursos e intereses comunes. La debilidad de nuestra actual política exterior es fiel reflejo de la paradójica deconstrucción del sistema constitucional al que estamos asistiendo, de la fragilidad y la fragmentación internas.

En un periodo histórico en el que el extraordinario dinamismo de las empresas españolas en el exterior es visto como un motivo de emulación, no son pocos los observadores exteriores que no pueden ocultar su extrañeza ante la falta de un diseño racional y consensuado que manifiesta el actual debate estatutario.

Recuperar la vigencia del pacto básico constitucional no significa sin embargo ocultar o silenciar los logros del Estado de las Autonomías, en términos de descentralización y cercanía a los ciudadanos, de autonomía política y desarrollo económico, de vigorización de nuevos centros urbanos y regionales dotados de una extraordinario dinámica de desarrollo social, económico y cultural.

Tanto el Estado de las Autonomías como la internacionalización y la «europeización» de la acción del Estado no son de forma ineludible líneas de fuerza cuyo efecto necesario sea el debilitamiento del Estado central. En el caso de la integración europea, su historia ha puesto de manifiesto que se trata de un proceso diseñado por y para los Estados, los únicos con capacidad de concluir e introducir reformas en un Tratado de naturaleza internacional como el de la Unión Europea, y también los actores principales de la acción de las instituciones comunitarias, a través sobre todo del Consejo de Ministros y de sus órganos auxiliares.

Si ya resulta enormemente compleja la gestión de una Unión ampliada hasta veinticinco, y muy próximamente, hasta veintisiete Estados miembros, imaginemos lo que significaría la participación de más de seiscientas regiones europeas en la toma de decisiones.

Conforme el desarrollo de la integración europea ha ido adquiriendo una dimensión más política, la Unión Europea no ha hecho sino reforzar el papel de los Estados como sus principales interlocutores y actores. Hoy la Unión, de acuerdo con los tratados vigentes, debe respetar la identidad nacional de los Estados miembros y es el máximo garante de sus funciones esenciales. Bien lejos todo ello de la utopía de una Europa de los pueblos o de las regiones. Como muestra palmariamente el caso español, la integración en el mercado interior y en las políticas comunitarias, el ingreso en la moneda única y la aplicación del Pacto de estabilidad, junto con la participación activa en la política exterior y de seguridad común y la cooperación en materias de seguridad e interior, ha dotado al Estado -y a la sociedad civil- de unos poderosísimos instrumentos para actuar con inusitados éxitos y eficacia en el mundo exterior.

Todo ello no obsta para afirmar que las Comunidades Autónomas tienen el derecho y el deber de participar en la acción del Estado en la Unión Europea y en la escena internacional, como entes que forman parte del Estado y coadyuvan a la cristalización de una única voluntad exterior. Deben por tanto mejorarse los canales de participación de las Comunidades Autónomas en la conformación de la voluntad estatal; es preciso dotar de mayor eficiencia al órgano encargado de realizar esta coordinación de cara a las instituciones europeas, la Conferencia de asuntos relacionados con las Comunidades Europeas; y es necesario otorgar mayores competencias a los representantes autonómicos en la Representación Oficial en Bruselas. Estos y otros mecanismos similares son perfectamente legítimos en el marco de la lealtad mutua, la cooperación y la coordinación, en el marco del pacto básico de nuestra Constitución que hoy urge revitalizar.
JOSÉ MARÍA BENEYTO Catedrático de Derecho Internacional y Derecho Comunitario Universidad CEU San Pablo

La extraña elocuencia de la familia Paz
IGNACIO RUIZ QUINTANO -No permitiré que gente desaprensiva desprestigie nuestra ciudad, intoxicando con que bandas callejeras hacen difícil la seguridad ciudadana.
Por Ignacio Ruiz Quintano ABC 24 Enero 2007

EN España, para hablar bien de España, no hay que hablar de España, sino de la familia Paz.
La familia Paz es la célula de un sociedad que hace cosas antropológicamente tan raras que nadie sabe por qué no vienen en «La rama dorada» de Frazer. Así, cuando la Eta asesina a un transeúnte, en lugar de salir todos corriendo detrás del etarra, la familia Paz se congrega alrededor de un tótem y, con su mejor cara de oveja, exige la paz... a la víctima, como esas tribus africanas que montan un danzón para implorar la lluvia, sólo que en las tribus africanas nadie llama fascista al que no danza. Y los antropólogos del Comité Contra la Tortura rinden visita a Chaos -privilegio que nunca concedieron a Ortega Lara- para abrirle la gatera, mas su celda no la ocupará Ternera, el macho alfa de la paz.

La cosa viene de lejos. El mismo Américo Castro admitió que los españoles son tal vez el único pueblo del Occidente que considera nulos o mal venidos acontecimientos o siglos enteros de su historia, y que casi nunca ha experimentado la satisfacción gozosa de vivir en plena armonía con sus connacionales: «Se vive entonces como si la vida, en lugar de caminar hacia delante, sintiera la necesidad de desandar, de comenzar nuevamente su curso.» Y en ésas está la familia Paz.

La familia Paz es progresista, y por consiguiente, plural. Tiene un papá, Rodríguez, y varias mamás, todas con aire a mamá de Brian, como corresponde a las verdaderas fisonomías de progreso. También tiene abuelos: Abuelo Paz (Carrillo) y Abuela Paz (Fernández). Y muchos tíos, incluido ese tío del pueblo, Revilla, que viene con «sobaos» a la capital para mojar en «la guerra civil», y esa tía de la capital, Narbona, que va con mariconadas al pueblo para quitarle de torear. Se ve que Tía Paz no ha oído hablar del origen árabe de las corridas de toros (tesis defendida por Moratín, padre) ni se ha fijado en los adornos mudéjares de las Ventas del Espíritu Santo («si esas cosas las inspira el Espíritu Santo -dijo Foxá a propósito de los pellizcos de monja contra España de Pío XII-, yo me hago del tiro de pichón»), pero allá se las componga Tía Paz con los yihadistas de su Alianza de Civilizaciones.

Moros o cristianos, si la familia Paz la toma con los toros es porque el nacimiento de la fiesta de los toros coincide con el nacimiento de la nacionalidad española, y eso, decía Pérez de Ayala, hace que las corridas sean una cosa tan nuestra como el habla que hablamos, razón por la cual la familia Paz también la tiene tomada con el español, que no es sólo un idioma, sino la unidad española. La familia Paz es cosmopolita y, no sé si lo hemos dicho, pacifista. El cosmopolitismo, como saben los spenglerianos, es literatura, y no puede ser otra cosa: fuerte en cuanto a las razones, pero débil cuando hay que defenderlo, no con nuevas razones, sino con sangre.

-Su éxito significa la abdicación de la nación en la historia, no a favor de la paz eterna, sino a favor de otra nación.
El cosmopolitismo de la familia Paz está enraizado en el viejo y trágico proverbio español que tan frescachonamente ha hecho suyo la egabrense ministra Calvo, que dice: «Lo que es del común no es de nengún.» Es un cosmopolitismo que ensalza la bondad democrática de la estulticia contra la maldad aristocrática de la inteligencia, y con tal rencor, que un personaje de natural equidistante como Rajoy casi tiene que irse de España sólo por haberse sentado intelectualmente sobre un cosmopolita de plastilina. El objetivo de tanto cosmopolitismo es una nueva experiencia democrática, que en realidad es la más vieja: la democracia sin oposición. Tomada al pie de la letra, esa idea fue la que llevó de madrugada a los «prietistas» a meter en una camioneta al jefe de la oposición.

Lo resumió un mejicano que observaba a un grupo de españoles exiliados:
-Hasta los tontos se vuelven elocuentes para hablar mal de su país.

NI LEY NI ORDEN
Editorial minutodigital 24 Enero 2007

Que Cándido Conde-Pumpido opine que Ibarreche no comete delito al entrevistarse con Otegui puede hasta parecer normal si lo consideramos una opinión personal de quien suponemos no está muy al tanto de las leyes en este país.

Pero que el Fiscal General del Estado tenga la misma opinión sobre la reunión del Lehendakari con el representante oficial de una organización ilegalizada al amparo de la Ley de Partidos, es algo que roza el surrealismo más obtuso. Batasuna no tiene ni voz ni voto en el panorama político español y, además, está considerada por la UE como una organización terrorista. Si las instituciones se pasan la Ley por el forro de sus caprichos y a quien le corresponde velar por su cumplimiento mira para otro lado y da sus bendiciones a ello, la situación no parece muy halagüeña.

Claro que lo de la UE tampoco nos sorprende al enviar una comisión para visitar al “prisionero” de Juana. El “prisionero” se encuentra enfadado porque, en su juventud, acabó con la vida de veinticinco “opositores” a los deseos de libertad en Euzkadi y, por ello, el Estado que pretende destruir le condenó a pasar dieciocho años a la sombra. Cuando iba a salir a continuar su lucha por la libertad mediante el diálogo, ese Estado de Derecho le condenó a doce años más ya que, según se desprendía de sus artículos, el diálogo que predicaba no se correspondía con el de una persona que hubiese redimido sus penas, reinsertándose, durante su época en la cárcel. De Juana, el enfadado, inició una huelga de hambre con el objeto de hacer al Estado de Derecho bajarse los pantalones y, renunciando a sus mecanismos legales, le pusiera en libertad. La Audiencia parece que ya ha tomado buena nota y, en aras del orden público que pudiera resquebrajarse por la alarma social que entre sus acólitos produjese su muerte, planea enviarle a su casa. En España no queremos un Bobby Sands porque, entre otras cosas, no tenemos una Thatcher.

Parece que los políticos pretenden salvaguardar el orden aunque, para ello, utilicen la injusticia como arma. Orden callejero que permita a los “latin kings” apoderarse de los parques e instalaciones deportivas de los barrios o que impongan el terror cuando la noche se adueña de nuestras ciudades. Con la Policía, impotente, mirando hacia otro sitio, los jueces tratándoles benévolamente por su condición de víctimas de la globalización y los políticos reagrupándoles en asociaciones culturales subvencionadas, es nuevamente el pueblo español quien se lanza a la calle a pedir orden y ley. Hoy en día Alcorcón y Móstoles están unidas por una calle. La pena es que ninguno de los alcaldes de ambas localidades le llegue a la suela del zapato a Andrés Torrejón.

LA VIOLENCIA QUE NUNCA ABANDONARÁ LA IZQUIERDA ABERTZALE
Editorial minutodigital 24 Enero 2007

Los dirigentes, intelectuales y comunicadores de la izquierda española se niegan a reconocer en público que la izquierda aberzale jamás abandonará la violencia como elemento integrante de su credo, precisamente porque su esencia se fundamenta en el pensamiento revolucionario marxista que se articula en torno a la idea de que la fuerza es legitima para imponer el cambio político.

“ Los aberzales no engañan a nadie, el dirigente batasuno Arbulo de nuevo reafirmó durante el fin de semana los fines revolucionarios del MLNV, que "no piensen que la izquierda abertzale vaya a renunciar a su proyecto político: la independencia y construir este país desde la izquierda". Más claro agua. ”

Batasuna cree a pies juntillas en una clase obrera vasca doblemente oprimida y acosada, por el capitalismo y por el imperialismo españolista, y por tanto, mientras mantenga esa ideología, siempre contará con el recurso de la violencia para oponerse a lo que consideran una injusticia intolerable. “Nosostros, marxistas y , por tanto, patriotas, en nuestro análisis de la situación nos confirma que frente al nacionalismo burgués y pequeño burgués, está naciendo un patriotismo revolucionario y que la actitud independentista corresponde cada vez más a la práctica del proletariado. La aparición de un nuevo campo en Euskadi no es el abertzalismo sino el socialismo abertzale ", proclamaban en una de sus publicaciones iniciales los integrantes del MLNV (Movimiento de Liberación Nacional Vasco).

No nos dejemos engañar pues, Batasuna-ETA, jamás van a abandonar la violencia, a lo sumo podrán renunciar estratégicamente a su utilización en un momento determinado, porque para ellos la negociación también es un instrumento revolucionario. Matan para debilitar al gobierno hasta conseguir que se siente a negociar, y negocian para lograr nuevas condiciones y mejores bases para continuar la lucha hasta el triunfo final de sus objetivos independentistas y revolucionarios.

La oleada de violencia que ha sacudido al País Vasco este fin de semana tras conocerse la sentencia del Supremo que considera terroristas a las organizaciones Jarrai, Haika y Segi demuestra una vez más la realidad de lo anteriormente expuesto. Y desde luego los aberzales no engañan a nadie, el dirigente batasuno Arbulo de nuevo reafirmó durante el fin de semana los fines revolucionarios del MLNV, que "no piensen que la izquierda abertzale vaya a renunciar a su proyecto político: la independencia y construir este país desde la izquierda". Más claro agua.

En esta situación por tanto, debemos decir que Zapatero, el PSOE y todos los que apoyan la negociación con ETA-Batasuna, al interrumpir el proceso de derrota del MLNV, serán los responsables del fortalecimiento de la izquierda aberzale y de la prolongación en el tiempo de esta amenaza revolucionaria violenta, con todas las muertes y sufrimientos que puedan ocasionar

El proceso
Gustavo de Arístegui Periodista Digital 24 Enero 2007

El Presidente del Gobierno se ha quedado sin legislatura, su programa era más corto que la noche de S. Juan, estaba diseñado para quitar la mayoría absoluta al Partido Popular, pero no para gobernar España. Ser presidente, unos dicen que por accidente, otros que por sorpresa, hubo de improvisar equipo, improvisar un programa, no así proyecto. El proyecto empieza a ser cada vez más claro, meridiana y preocupantemente claro.

Por una parte cuestionar la transición democrática española, elogiada, admirada y hasta envidiada por medio mundo, tratando de instalar en una parte de la opinión pública que la transición no era otra cosa que un claudicante punto medio entre la dictadura y la democracia, craso error. La transición transformó a la España de la dictadura, a la España dividida, a la España hijastra, más que hija ,de la Guerra Civil, en una democracia moderna, pujante, con una de las constituciones más garantistas y avanzadas de nuestro continente.

El proyecto del presidente del gobierno no sólo es revisionista, no sólo reinventa la Historia, sino que es profundamente revanchista. De este revanchismo surge un irrefrenable deseo de hacerle pagar, no se sabe muy bien qué deuda, a la derecha democrática de España. El Partido Popular representa a más de diez millones de españoles, gobernó España con eficacia, honestidad, afán y espíritu modernizador. Con no pocos éxitos y resultados que han producido unas rentas de las que aún hoy sigue viviendo el gobierno socialista. Marginar, arrinconar, despreciar, fustigar al partido mayoritario de la oposición, está creando un clima de profunda e intensa tensión social y, lo que es peor, en el ánimo de algunos ciudadanos, incluso algunos analistas, empieza a instalarse la sensación de que el Partido Popular es en realidad la única organización criminal que existe en España. A las pruebas me remito, pancartas en la reciente manifestación en las que se equiparaba a la organización terrorista Batasuna con un partido democrático como lo es el Partido Popular.

El proyecto lleva aparejada la honda convicción del presidente Rodríguez Zapatero de que, además de la suerte y la intuición que él está convencido tiene a raudales, consiste en arreglar los endémicos males de España, que ninguno de sus predecesores supo y/o pudo resolver. Ante el problema territorial, cesiones sin límites; plegarse a los problemas y ceder ante las exigencias nunca ha sido solventar un problema sino ahondarlo, amen de crear otros nuevos hasta más graves.

El segundo mal que asola a la democracia española es el terrorismo y frente a negociaciones que hoy sabemos nunca tuvieron carácter político, nos encontramos entre la terrible y desafortunada frase del presidente del gobierno que sirvió de clave de bóveda de todo el proceso, es decir “paz primero, política después”. Dice el presidente del gobierno, dice el PSOE, que no se han hecho cesiones ante el terrorismo, en fin enumeradas están y entre ellas cabría destacar el intento de permitir la celebración del congreso de Batasuna en Bilbao, la destitución fulminante del fiscal Fungairiño, la presencia del Partido Comunista de las Tierras Vascas en el Parlamento Vasco (a pesar de los más de treinta indicios de vinculación a ETA que descubrieron las fueras de seguridad y que no existían cuando fue inscrito), la desactivación de la Fiscalía General del Estado, y tantas otras que quizá no conozcamos. Se dijo que no habría precio político por la paz, un artículo de opinión no es lugar para juzgar la intención, es hasta posible que no quisiera pagar precio político, pero su frase daba claras esperanzas a los terroristas de que el precio político vendría después de la paz, “paz primero política después”.

La discrepancia estaba en el momento del cobro, para el Gobierno ex post, o así lo interpretaron los terroristas, y para estos últimos ex ante, parece evidente que ellos pensaban que la discrepancia era puramente temporal y no de fondo.

En este minuto no sabemos aún si el presidente del gobierno ha renunciado para siempre a negociar con quien no quiere la paz y sólo quiere imponer su opresiva ideología, brutales fines y dictadura totalitaria a todos los vascos y, por extensión, al resto de España. Conviene subrayar que el PP jamás ha dicho cosa distinta a lo largo de esta falsa tregua de rearme, que lo que defendía hace tres años, codo con codo con el Partido Socialista. Cabrá, en consecuencia, exigir responsabilidades a quienes cambiaron de posición, tan abrupta como subterfugiamente, atendiendo más, como apuntan todos los indicios, a consolidarse en el poder, sellar alianzas estables con ciertos aliados, aislar a la oposición y, si fuera posible, destruir su reputación, manchar su buen nombre para presentarse a las elecciones, en las que difícilmente podrán exhibir ante la ciudadanía balance alguno, pidiendo el voto con la excusa de la inexistencia de alternativa. Todo esto es tan grave, tan preocupante, tan dramático que, puesto sobre el papel, no solo me aterroriza, si no que me entristece profundamente. ¿Cómo nos han podido traer hasta aquí?. ¿Cómo es posible que esa magna obra colectiva de todos los españoles que es la democracia, la libertad y la reconciliación, haya sido puesta en solfa por quien debería ser el presidente de todos, no sólo de aquellos que le votaron y quizá, sobre todo, de aquellos menos moderados que le votaron?.

La huelga de hambre deja obsoletas las fugas.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 24 Enero 2007

Al parecer estamos próximos a verificar la valía como herramienta de fuga, como si fuese la nueva lima del preso, de la huelga de hambre. Yo tengo la convicción de que el intento de dar suelta al asesino múltiple y reincidente de Juana Chaos no es simplemente resultado del pampaneo que el gobierno y la fiscalia se traen con ETA hace tiempo sino que es algo más sutil y maquiavélico, lo que se intenta es conseguir una solución a la masificación en las prisiones.

Sale de Juana Chaos y el resto de presos traducen el mensaje, basta unos días en huelga de hambre y a la calle, así que todos a ponerse en línea y dentro de un par de meses tenemos las cárceles vacías mientras el maldito asesino etarra se carcajea en la erriko taberna de al esquita tomando unos chupitos con alguna tapa.

¿ Han leído en algún lado la intención de soltar al etarra asesino pero que en cuanto recupere 7 kilos volverá a prisión?, yo no.

Si el etarra quiere irse al otro barrio, yo soy partidario de dejarlo en paz, después de todo sería un acto de justicia sobrevenida, el humanitarismo de la sociedad ya se lo hemos demostrado poniendo a su disposición recursos sanitarios y toda la comida que necesite.

Para El País sin embargo es razón más que suficiente la huelga de hambre para que la justicia deba actuar con toda la piedad humana que la ley le permite.

Ultima pregunta. ¿existe una especie de igualdad ante la huelga de hambre?, en tal caso habrá que pensar en reconvertir muchas cárceles en espacios de utilidad social.

La vieja imagen del familiar llevándole al preso una lima dentro de una hogaza de pan partir de ahora solo causará risa.

Yo solo pienso en los 25 asesinados por de Juana Chaos, allá donde estén jaleando al tipo y dándole ánimos para que haga su voluntad y no de doble ni renuncie a su huelga de hambre por nada del mundo.

La lengua viva
Hablas regionales
Amando de Miguel Libertad Digital 24 Enero 2007

José Paulino Cañas Escamilla (Granollers, Barcelona) observa que en Cataluña, a pesar de la presión oficial en favor del idioma catalán, muchos extranjeros lo que aprenden en seguida es a chapurrear el español. Por ejemplo, los jugadores o el entrenador del Barcelona F. C., los hijos de los inmigrantes. Avanza una explicación: "Yo creo que la lengua española es más fácil de aprender que otras, y en ese saco meto al catalán". No estoy muy de acuerdo con esa interpretación, aunque reconozco la facilidad fonética del español (solo cinco vocales). Pero lo que explica la anomalía señalada por don José Paulino se basa en que el español es un idioma de comunicación internacional, como lo es (en mucha mayor medida el inglés). Un emigrante español que se trasladara a Irlanda lógicamente aprendería el inglés antes que el gaélico. Ese mismo emigrante, puesto en Bruselas, se soltaría en francés antes que en flamenco.

Alejandro Puig Barañac me corrige: "el aparato fonético de un castellanoparlante es exactamente igual al de un catalán, por lo tanto no es motivo para no pronunciar bien ciertas palabras o sonidos". Me explico. Cuando me refiero al "aparato fonético" no lo digo en el sentido fisiológico. Claro es que la laringe, la lengua y demás elementos de ese aparato son comunes a la especie humana. Ahora bien, en un sentido cultural es claro que en unas culturas y lenguas se pronuncian con facilidad sonidos o fonemas que no existen fuera de ese círculo. Un niño que se críe en un medio castellanoparlante pronunciará fácilmente el sonido "jota", pero le será difícil hacerse con la "ese" líquida. Al revés le ocurrirá a un niño criado en Inglaterra.

Otra cosa. Don Alejandro asegura que si "un catalanoparlante no habla del todo correctamente el castellano, en seguida es reprendido o ridiculizado. En cambio, cuando un castellanoparlante habla mal el catalán no se le puede decir nada". No es esa mi impresión. Hay lenguas en las que se tolera mal que las hablen defectuosamente los ajenos a ellas; así, el francés o el catalán. En cambio, hay otras en las que esa tolerancia es amplia; por ejemplo, el castellano y sobre todo el inglés. Esa tolerancia no es un rasgo moral ni indica superioridad. Simplemente, la tolerancia que digo la expresan los hablantes de las lenguas expansivas, las que las aprenden un número creciente de personas. La percepción contraria de don Alejandro es solo la expresión de la hipersensibilidad lingüística en la que viven hoy los catalanes. Pocas veces se habrán hecho más esfuerzos públicos para expandir un idioma como en el caso del catalán. Pocas veces se habrán obtenido éxitos tan magros. Sería bueno que las autoridades lingüísticas de Cataluña pensaran en otros métodos para proteger el idioma catalán.

Pido perdón por mi argumento de que el aparato fonético de un castellanoparlante es distinto al de un catalanoparlante. Ahora queda claro que me refiero a un aspecto cultural. ¿Tan difícil es comprender que lo del "aparato fonético" es en sentido figurado? La prueba es que algunas variaciones prosódicas son peculiares de los canarios, los gallegos, los mexicanos, etc. Espero que esta explicación aplaque incluso a Roger de Llúria, quien, al referirse a mi frase sobre el aparato fonético, dice: "He leído muchas tonterías suyas, pero como esta, ninguna [...] Esta vez ha metido usted la pata, don Amando. Y perdone la expresión, pero también podría haber dicho: la ha cagado, De Miguel". Pues de momento no le perdono la grosería.

José Fernando Silva cuenta su caso: "Soy madrileño, he vivido 30 años en Cataluña y hablo un catalán bastante bueno. Fui locutor de radio en castellano. Nadie me obligó a aprender el catalán, pero me pareció lo más lógico [hacerlo]. Ya que estaba allí lo aprendí en unos cinco meses, aunque luego, claro, lo fui perfeccionando. Es cierto, me costaba decir Sabadell, etc. Lo que hice fue decir Sabadelle o Martorelle. Solo unas cuantas veces. Luego quité la e final y ¡ya sabía pronunciarlo! No era tan difícil". Espero que ese ejemplo sirva a muchos castellanoparlantes de Cataluña.

Toño (Salamanca) quiere saber qué significado tiene la palabra telar, que la ha oído en Zamora y León. Muy sencillo. Aparte de su significado común (= máquina para tejer) en tierras castellanas un telar es tanto como decir un lío, una confusión, o también un trasto o cosa inservible. Se supone que en una casa campesina tradicional el cuarto del telar era un desorden, una pieza llena de trebejos.

Agustín Fuentes ha tratado de investigar si en la cultura valenciana subsiste la expresión "señor amo". Por lo que le cuentan esa forma de referirse a una persona "la usaban los arrendatarios de las alquerías para hablar del dueño de la casa y tierras que las tenían alquiladas". Por mi parte creo recordar que en casa de mi abuelo Amando, él era "el amo" para los criados y con mayor respeto lo era también el dueño de la dehesa que tenía arrendada mi abuelo. Entiendo que en ningún caso indicaba una relación posesiva como podía darse en tiempos de la esclavitud.

Contacte con Amando de Miguel mailto:fontenebro@msn.com

11-m: un juicio para la verdad
Editorial ABC 24 Enero 2007

LA Audiencia Nacional dictó ayer un auto fundamental para la celebración del juicio del 11-M. La resolución fija la fecha de inicio de las sesiones -el 15 de febrero- y decide las pruebas que deberán practicarse. Entre ellas, el Tribunal ha acordado dos especialmente significativas: llamar como testigos a tres etarras, entre ellos, Henri Parot; y ordenar la práctica de nuevos análisis periciales de los restos de explosivos utilizados para determinar, de forma definitiva, sus componentes. La citación de los etarras se debe a la posible relación que mantuvieron con terroristas islamistas en la cárcel.

Concretamente, a Bensmail -lugarteniente de Lamari, uno de los presuntos autores del 11-M suicidado en Leganés- se le intervino en su celda un papel con el teléfono anotado de Parot. En cuanto a los restos de explosivos, el auto subraya la «necesidad de despejar toda duda sobre el particular», dudas sustentadas en el hecho objetivo de que en ninguno de los doce focos de explosión se identificó el material empleado. Las condiciones puestas por el Tribunal para la realización de los análisis rodean de absolutas garantías las nuevas pruebas. La Audiencia actúa con buen criterio. No sólo son necesarias esas pruebas para acreditar hechos relevantes, sino también para liberar a la acción judicial de todo el entramado de hipótesis conspiratorias sobre la falta de resultados concretos en la fase sumarial. Nada mejor que llevarlas a juicio y dejar que sea un tribunal independiente el que saque sus conclusiones, las únicas válidas en un Estado de Derecho.

¿Diálogo? No, gracias
ANUEL MONTERO /CATEDRÁTICO DE HISTORIA CONTEMPORÁNEA DE LA UPV-EHU EL Correo 24 Enero 2007

Pocas palabras se han usado y gastado más en el País Vasco de la última década que 'diálogo'. En el discurso del nacionalismo resulta omnipresente. A juzgar por la frecuencia y contundencia con que se reivindica se diría que el objetivo nacionalista no es ya incrementar el autogobierno, llegar a la independencia o la construcción nacional. Siguen siendo éstas las finalidades, pero en la plaza pública da la impresión de que la solución final reside en el diálogo, que se presenta como una estación término. ETA cometió la barbaridad de Barajas para 'dialogar'. La inmediata reacción del tripartito fue llamar a manifestarse 'por la paz y el diálogo'. Querría decir algo diferente a los bárbaros, pero la aparente tropelía no cuajó. Para rematar la faena el lehendakari, en funciones de espontáneo, nos dijo a los que por allí andábamos, si la crónica es correcta, que «habéis venido para exigir a ETA el fin de la violencia para abrir una nueva oportunidad, (y) a trasladar la necesidad de diálogo». Como muchos no fuimos a trasladar a nadie 'la necesidad de diálogo', sino a decir no a ETA y al terrorismo (pese a los circunloquios, es lo que movió a la gente), algo anda mal.

La palabra 'diálogo' suena amable. Por eso inunda los discursos nacionalistas. Evoca el colmo de la democracia y la escena dicharachera de gente hablando risueña un buen rato mientras arregla el mundo y mejora las cosas en alegre camaradería. Es lo que, lúcido, transmite el diccionario: «Diálogo: Plática entre dos o más personas, que alternativamente manifiestan sus ideas o afectos» o «discusión o trato en busca de avenencia». Descontado que aquí no se trata de intercambiar afectos y que ideas no nos sobran y las que hay las sabemos de sobra, nos quedan la plática, la discusión y la búsqueda de avenencias. Y por eso hablar del sempiterno diálogo queda bien, pues insinúa hermosos propósitos, ser un buen tipo y no tener intención de romper nunca un plato. Así, todo el mundo coincide, cuando a los encuestados del euskogobierno les inquieren más o menos: 'Usted qué prefiere, ¿acabar con el terrorismo dialogando o a golpes?'. A esta pregunta tramposa el encuestado, pillado distraído, suele responder que, cómo no, a diálogo limpio y nada más. A todos nos gusta ser buenos. Y así salen las cuentas y las encuestas y los grandes apoyos virtuales a las propuestas bienhechoras.

Sin embargo, este diálogo del que nos habla el nacionalismo constituye una impostura. Es falso que busque como objetivo inmediato arreglar el problema del terrorismo. Es falso que sea una forma de profundizar en la democracia y la convivencia. Es falso que constituya un procedimiento amable de afrontar los problemas políticos.

Entiéndase: no se niegan aquí las virtudes políticas del diálogo, hablando se entiende la gente. Es más, el constante diálogo político, social, cultural entre distintas ideologías, grupos, intereses, sensibilidades, etcétera, resulta consustancial a la democracia. Ésta pone las reglas de juego para su desarrollo. La democracia posee incluso instituciones como el parlamento creadas específicamente para dialogar, y el intercambio de ideas le es lo propio, en las contiendas electorales, en las instancias públicas a diario, en los medios de comunicación... Basta ojear cualquier día el periódico para comprobar hasta qué punto el diálogo -político, económico, social, sindical, institucional - y su práctica resultan inherentes a la democracia.

Sucede que cuando las ingenierías del nacionalismo hablan de las virtudes de dialogar están refiriéndose a otra cosa. No al diálogo consustancial a la democracia, basado en unas reglas del juego articuladas, previamente aprobadas y conocidas, y en el respaldo social que tengan las ideas de cada cual, sino a otra cosa diferente al normal diálogo democrático, el que se sujeta a las reglas. Quizás con ese diálogo excepcional del que hablan se quiere sustituir esta democracia por otra, y hacerlo por la puerta de atrás, sin llamar a las cosas por su nombre. En todo caso, resulta falso que sustituir el diálogo normal por una suerte de diálogo misterioso sea profundizar en la democracia.

Tampoco es cierto que constituya una forma amable de afrontar los problemas colectivos. Será más cordial que pegarse tiros, pero en los términos que se plantea ('dialogar' versus funcionamiento normal de la política) quiere decir: que se propone como ruptura de este régimen democrático; que súbitamente, y sin enterarnos, dejan de respetarse las reglas del juego y bases jurídicas del sistema; que serán sustituidas por otras; que el proceso no se ajustará a los cauces democráticos actuales. No sé si conviene una ruptura -entiendo que no, y tengo la impresión de que una quiebra de este tipo provocaría pavor en la ciudadanía-, pero eso nos propone el 'inocente' diálogo que se nos plantea.

Y vamos con la primera afirmación, que es crucial, la de que es falso que el llamado nacionalismo moderado recurra al 'diálogo' para arreglar el problema del terrorismo. No es así: quizás los tripartitos piensen que con el diálogo que sueñan se terminaría el terrorismo, pero esto no es su objetivo inmediato. Lo que sostiene el nacionalismo es que el diálogo constituye un instrumento para cambiar en un sentido nacionalista nuestro estatus jurídico y político, incrementar el autogobierno y aproximarnos a la autodeterminación. En esto el nacionalismo moderado resulta claro. El diálogo y la negociación son, en su concepto, formas de lucha, los medios para conseguir avances en la construcción nacional. Desde los tiempos de Lizarra se une a las invocaciones al diálogo la idea de que le seguirá un referéndum, que mostraría la capacidad de decisión de los vascos, o algo así. Y el 'diálogo y la negociación' son el mecanismo que una y otra vez se propone para sacar del pozo el plan Ibarretxe, pues su fracaso no desanima a sus mentores y erre que erre lo ondean una y otra vez. Este diálogo resulta un arma de guerra y lo más opuesto a una amigable charla en la que se intercambien ideas y propuestas.

Conviene señalar que en este concepto 'diálogo' no consiste en hablar, sino en una 'conversación resolutiva' tras la que se tomarían 'ipso facto' medidas rupturistas. Si no se llegase a éstas dirían los nacionalistas que no había habido diálogo, pues éste consistía en darles la razón. Por eso deben romperse las reglas del juego, los votos, el Parlamento

Cuando el nacionalismo moderado nos habla de diálogo lo que busca es desarrollar sus ideas, sin más alternativas discursivas. Y entiende que si esto se produjera, es decir, si hubiera 'diálogo' y por tanto se desarrollara el programa nacionalista, ETA desaparecería, con sólo una 'negociación técnica'. Por eso, el fin del terrorismo no constituye en sí mismo el objetivo del diálogo. Su propósito es desarrollar el programa nacionalista y los nacionalistas suponen que, de rechazo, se liquidaría el terror. Subyacen aquí dos axiomas del nacionalismo moderado que nunca se han demostrado y que todo indica son falsos: a) la idea de que si el País Vasco incrementase su fisonomía nacionalista (incluso contra la voluntad de los vascos, que en esto parecen no contar) ETA desaparecería -¿por qué iba a hacerlo? Si obtuviese cosas como su territorialidad, su éxito sería un acicate para seguir- y b) la idea de que ETA lucha por los objetivos de todo el nacionalismo y que sólo es la expresión radical de las urgencias nacionalistas. Al margen de que resultan obvias las distancias vitales de las bases del PNV y la batasunía, ETA asegura que además de la independencia busca el socialismo (¿se imaginan el socialismo de éstos?); no suena a lo del PNV. Tal vez los 'revolucionarios' consideran a los nacionalistas moderados unos compañeros de viaje. Tendría su gracia, pero mejor no realizar el viaje para averiguarlo.

Fraccionamiento del sistema sanitario
Juan Francisco Martín Seco Estrella Digital 24 Enero 2007

Que viene el lobo. Todos conocemos la fábula de Esopo y recordamos cómo el pastor asustaba gratuitamente a sus vecinos con la presencia del lobo. Cuando el lobo llegó de verdad, nadie le creyó. Al PP le puede suceder algo similar, adopta con frecuencia tonos tan apocalípticos que termina perdiendo credibilidad. El PSOE sabe sacar ventaja de tal actitud: puesto que las predicciones de la oposición están lejos de cumplirse al cien por cien, descalifican y ridiculizan toda su crítica, aun en aquellos planteamientos en los que pudieran tener razón, y presentan como perfectas todas las actuaciones del Gobierno.

Tomemos como ejemplo la política autonómica y territorial. El PP llevó su crítica al Estatuto de Cataluña a posiciones demasiado catastrofistas, lo que ha permitido al Gobierno y a su entorno mofarse razonando del siguiente tenor: “El Estatuto se ha aprobado y, en contra de algunas profecías, España continúa sin dividirse”. El argumento es en verdad simplón e implica un concepto de España metafísico o hipostasiado, algo próximo a la definición joseantoniana de unidad de destino en lo universal. Ser o no ser. Otros preferimos hablar del Estado español, y tener de él un concepto funcional, conglomerado de múltiples facetas o funciones. La unidad no se plantea como todo o nada. La unidad no se pierde en un único momento. La división es algo progresivo y parcial que acaece según se van quebrando y troceando cada una de las competencias del Estado.

Se han dividido la sanidad, la educación, los tributos; se ha fraccionado la política agrícola, la medioambiental, la de vivienda, la fiscal, la comercial, la de emigración, la industrial, la lingüística, buena parte de las obras públicas, los servicios sociales y un largo etcétera. Incluso en algunas Autonomías también está transferida la Policía. ¿Acaso no son más los lazos que se han roto que los hilos de unión que permanecen? Cierto que todo esto no cabe imputársele en exclusiva al Estatuto de Cataluña, cierto que viene de más atrás, pero es innegable que éste y el resto de estatutos, que lo copiarán aunque sea de forma parcial, van a colaborar intensamente a que este proceso continúe y a que la separación se ahonde mucho más.

¿Unión o división? División, sin duda, de la política de emigración, cuando los responsables de la Generalitat en esta materia lanzaron el otro día el globo sonda de que se iba a crear para los emigrantes un carné de aptitud que midiese el grado de catalanidad asimilado por el extranjero, englobando por supuesto el conocimiento de la lengua catalana. Vamos, algo así como el certificado de pureza de sangre de otras épocas históricas, o el certificado de buena conducta del franquismo.

¿Unión o división? División, ciertamente, en la sanidad. Esta prestación se encuentra cerca del caos desde que se transfirió su competencia a las Autonomías, que parecen en buena medida incapaces de gestionar un servicio tan esencial y mucho menos garantizar su homogeneidad en todo el territorio nacional. La disparidad y la pluralidad de situaciones reina en el conjunto, desde la retribución del personal hasta en uno de los mayores problemas para los pacientes: las listas de espera.

También el Ministerio de Sanidad y Consumo se ha mostrado incapaz de unificar los tiempos máximos de demora en todas las Comunidades Autónomas, a pesar de anunciar en abril del 2004 que no deberían pasar de siete días para una prueba de diagnóstico, diez días para la primera consulta con un especialista y cuarenta y cinco días para una intervención quirúrgica programada. Estos tiempos, tres años después, constituyen una utopía y la situación es radicalmente distinta según donde resida el paciente, ya que cada Autonomía ha establecido periodos diferentes en su ley de garantías.

Buen ejemplo de esta disparidad se encuentra en las posiciones extremas de Castilla-La Mancha y Cantabria. Mientras que en la primera se establece que la demora en las pruebas diagnósticas no puede pasar de siete días, en Cantabria se fija en treinta, y en las operaciones quirúrgicas estos tiempos pasan a ser de noventa y ciento ochenta días, respectivamente.

Por otra parte, los plazos de demora fijados son más teóricos que reales, puesto que las trampas para ocultar los incumplimientos de las propias normas dadas son generalizadas. Quizá las más llamativas sean las que realiza la Comunidad de Madrid, cuyos datos no son admitidos por el Ministerio de Sanidad al falsearlos por medir la espera para la operación únicamente a partir del día en que están realizadas las pruebas de anestesia, momento muy cercano a la intervención.

Las Comunidades se quejaron de que la transferencia de la sanidad se había hecho por parte del Gobierno del PP con un importante déficit de financiación, pero ello no impidió que todas ellas la aceptasen aunque no estuvieran dispuestas a acudir al llamado céntimo sanitario. Han logrado más financiación del Gobierno del PSOE. Sin embargo, no está muy claro que hayan empleado estos nuevos recursos en la sanidad, como tampoco está claro que estén dispuestas a elevar los impuestos cuando los servicios sanitarios lo exijan. Reclaman corresponsabilidad fiscal (rotura también del sistema fiscal), pero únicamente para bajar los impuestos; subirlos resulta muy impopular.

www.telefonica.net/web2/martin-seco

La huelga de hambre de De Juana pone a prueba a la Audiencia
Estudia hoy si le deja en libertad condicional por el riesgo que corre su salud ? Rajoy advierte de que se podría crear un «peligroso precedente
F. Velasco La Razón 24 Enero 2007

Madrid- La liberación del etarra Juan Ignacio de Juana Chaos se ha convertido desde hace meses en una reivindicación permanente y constante desde los sectores proetarras. La reacción a la condena a 12 años y 7 meses de cárcel que le impuso en noviembre del pasado año por «marcar» objetivos -el presidente de la Sala Penal de la Audiencia, Javier Gómez Bermúdez, y a cinco directores de prisiones- a la banda terrorista en dos de sus artículos, provocaron noches de violencia callejera de especial intensidad. Hoy, la misma Sala que le condenó puede decidir que el etarra, autor de 25 asesinatos, no tenga que regresar a la prisión . Y ello, a pesar de que, tal como reconoció la propia sentencia, «ha seguido perteneneciendo y militando en la banda terrorista» y de que ejerce como líder del colectivo de presos etarras. De esa forma, con la huelga de hambre puede conseguir lo que no logró en los tribunales de Justicia, eso sí, a expensas de lo que resuelva el Tribunal Supremo. Y, mientras tanto, la fiscalía ha solicitado que se confirme esa condena.

El Tribunal pidió ayer al fiscal, defensa y AVT que informasen sobre si, a la vista del informe médico sobre el estado de salud de De Juana Chaos remitido desde el hospital 12 de octubre, donde está ingresado, es procedente suavizar o atenuar la situación penitenciaria del interno -libertad provisional, arresto domiciliario o control telemático-. La Sala podría decretar la prisión atenuada de De Juana, según fuentes jurídicas, lo que significaría que al salir del hospital no tendría que regresar a prisión.

«Chantaje» de un «mártir»
La AVT se ha opuesto radicalmente a esa posibilidad y pide que si se agrava la situación se proceda a alimentarle forzosamente. Pero, además, se entiende que se trata de un «chantaje» del etarra para lograr su libertad: «La situación médica es creada directamente por el interno en un proceso de chantaje procesal con el objeto de conseguir su libertad sin cumplimiento de penas y sin la aplicación legal de las mismas, creándose una situación de víctima del sistema penal, de mártir de la izquierda aberchale, sin arrepentimiento, formando parte de la organización terrorista, defendiendo sus fines y medios».

De esta forma, se reclama que De Juana siga en prisión hasta que cumpla la mitad de la pena impuesta, siempre que el Tribunal Supremo no haya resuelto antes su recurso, y que, en caso necesario, «se proceda a la alimentación y mantenimiento forzoso» del etarra.

La fiscalía presentará su dictamen hoy mismo, y, según confirmaron fuentes del Ministerio Público presentará varias alternativas, ya que, a la vista de que si se le alimenta forzosamente su vida puede correr peligro, la propia ley prevé que pueda continuar cumpliendo condena en su propio domicilio.

Informe médico
En cuanto al informe médico remitido desde el Hospital 12 de octubre, tras un minucioso relato de la evolución del etarra desde la primera huelga de hambre, y de constatar de que será necesario proceder a la alimentación forzosa si persiste en su actitud, también se concretan las posibles consecuencias: «Es evidente que de persistir el paciente en su actitud, a la vista de la evolución y de los datos existentes en la literatura científica, hay un alto riesgo de producirse un proceso de deterioro progresivo, en relación no sólo a la ausencia de alimentación voluntaria, sino al propio proceso de ayuno-realimentación no fisiológico y a las medidas de contención que se hayan de tomar, ante la falta de colaboración del paciente..., a medio plazo una situación irreversible con resultado de muerte o grave secuelas». Y concluye el dictamen médico con que no es «descartable en modo alguno» que pueda producirse alguna circunstancia que pueda «condicionar muerte súbita, no prevenible a pesar de los controles realizados».

Pese a ello, y tal como informó el pasado sábado este periódico, De Juana reconoció a miembros del «comité anti-tortura» del Consejo de Europa, que le visitaron en el hospital los pasados días 14 y 15, que se encontraba bien y que la atención que recibía era correcta. De hecho, al igual que ocurriera en su primera huelga, el etarra ha ingerido durante la que mantiene todavía alimentos sólidos, como jamón de york y yogures.

Al dirigente batasuno Arnaldo Otegi le faltó tiempo ayer, una vez que se conoció que la Audiencia estudiaba suavizar la situación penitenciaria de De Juana Chaos, para volver a reclamar su excarcelación. En ese sentido, señaló que ese preso tenía que «estar en la calle hace mucho tiempo», ya que, a su juicio, fue condenado por dos artículos de opinión «aplicando el derecho penal del enemigo, el derecho penal personalizado».

«Preparada e inteligente»
De forma simultánea, la fiscalía del Supremo ha pedido que se confirme la condena que se impuso a De Juana o, alternativamente, se le rebaje a cuatro años de cárcel si se entiende que los hechos son constitutivos de un delito de actividad terrorista en relación con enaltecimiento del terrorismo y no de delitos de amenazas.

En el dictamen de la fiscalía se define al etarra como «persona preparada, de verbo fácil e inteligente» y que, por tanto, «el inducir que está perfectamente capacitado para atisbar las consecuencias de sus actos -en relación con los dos escritos-, es algo que se antoja simplemente como inevitable».

Junto a ello, el Ministerio Público recuerda cómo la propia sentencia consideró probado que De Juana ha seguido perteneciendo a ETA y ejerce como líder del colectivo de presos de la banda, por lo que «en esas condiciones, inducir que sigue integrado y en contacto con la dirección de ETA y que actúa a su impulso y bajo sus dictados es lógico, razonable y acorde con las máximas de experiencia».

Pero a la vez, no se opone a que el Supremo rebaje sustancialmente la condena, al considerar «incuestionable» que el contenido de los dos artículos se enmarca en un delito de coacciones en relación con terrorismo, ya que la finalidad de esos artículos, señala al respecto, «no es otra que mover al ánimo de las personas que en ellos se mencionan a fin de realizar las acciones que estén a su alcance, para conseguir el fin propuesto, que no es otro que alcanzar la excarcelación de su autor.

Grave «precedente», para el PP
Para el presidente del PP, Mariano Rajoy, la decisión de aplicar medidas cautelares al etarra Iñaki de Juana Chaos por su grave estado de salud puede crear un peligroso «precedente». Por ello, pidió a los jueces que, antes de tomar esta decisión, tengan en consideración qué pasaría si todos los presos de la banda siguieran el mismo ejemplo. El jefe de la oposición expresó su más absoluto «respeto», sea cual sea la decisión que tomen los jueces en el caso del preso etarra, destacando que «lo que haga un juez a buen seguro está bien hecho». Pero sí quiso matizar «una cosa». «¿Qué ocurriría si todos los etarras hicieran lo que está haciendo el señor De Juana Chaos?», se preguntó.

«Con este atentado ya he comido yo para todo el mes. ¡Perfecto!»
Las cartas de De Juana, autor de 25 asesinatos, resumen su «doctrina»
E. F. La Razón  24 Enero 2007

MADRID- Su «grave estado de salud» puede hacer que la Audiencia Nacional le conceda incluso la libertad condicional, pero tal vez le impida escribir una de las cartas a las que es tan aficionado para celebrar la noticia con sus incondicionales. Y es que José Ignacio de Juana Chaos, uno de los asesinos más sanguinarios de ETA, ha aprovechado los años pasados entre rejas para seguir impartiendo su particular «doctrina» a través de epístolas cargadas de odio, revancha y desprecio por las víctimas de sus camaradas terroristas.

Nacido en Legazpia (Guipúzcoa) el 21 de septiembre de 1955, De Juana llegó a engrosar las filas de la incipiente Ertzaintza antes de huir a Francia en 1983 por su vinculación con la banda. En 1986 se convirtió en el máximo responsable del «comando Madrid» y no tardó en sembrar el terror en la capital: ametrallamiento de tres militares, doce guardias civiles muertos al estallar un coche bomba en la plaza de la República Dominicana , asesinato del militar Fausto Escrigas... En un año, De Juana mató a 25 personas en once atentados, una carrera criminal a la que la Policía puso fin con su detención el 16 de enero de 1987.

Desde entonces, los días del sanguinario etarra han trascurrido tras los muros de distintas prisiones del territorio nacional. Allí, alejado de las bombas y las pistolas, De Juana se ha refugiado numerosas veces en la pluma para seguir aportando su granito de arena a la «causa» etarra.

El mejor ejemplo de su «prosa» data de 1998. Apenas unos días después de que un terrorista asesinara de dos tiros al concejal del PP Alberto Jiménez-Becerril y a su esposa Ascensión García, De Juana describía a una amiga sus sentimientos: «Me estoy tragando todas las noticias de la ekintza -atentado- de Sevilla. Me encanta ver las caras desencajadas que tienen». El etarra ahora en huelga de hambre no dudaba en asegurar que «con esta ekintza ya he comido yo para un mes. ¡Perfecta! Ahora están empezando a recoger el sufrimiento que desde hace décadas vienen repartiendo entre los presos». «En la cárcel, sus lloros son nuestras sonrisas y terminaremos a carcajada limpia», auguraba.

En 2004, De Juana repitió con dos artículos publicados en el diario proetarra «Gara». En el titulado «El Escudo», exige al Gobierno que saque sus «sucias manos» del País Vasco, mientras que en «Gallizao» arremete contra varios directores de prisiones. Ambos sirvieron para mantenerle en la cárcel... hasta ahora.

ESPAÑA Y LIBERTAD INSTA A QUE SE IMPIDA ACTO IZQUIERDA ABERTZALE EN MADRID
Nota de prensa España y Libertad 24 Enero 2007

En dicho acto participará Carmelo Landa, miembro de la cúpula directiva de Batasuna, al que se presenta, no a título particular sino como representante de la izquierda aberzale

Bilbao, 24 de enero de 2006.- EL próximo día 27 de enero a las 12,30, Izquierda Castellana ha organizado un acto en la sala CAUM, Plaza de Tirso de Molina nº8 (Madrid), bajo el lema de “reafirmar nuestra apuesta, que creemos que es la de todos los antifascistas madrileños por una solución dialogada y democrática al llamado conflicto vasco”.

En dicho acto participará como se anuncia en la pagina web nodo50, Carmelo Landa, miembro de la cúpula directiva de Batasuna, al que se presenta, no a título particular sino como representante de la izquierda aberzale

España y Libertad entiende que los hechos denunciados son constitutivos, en cuanto a Carmelo Landa miembro de Batasuna que va a intervenir en el acto como represéntate de la izquierda aberzale, de un delito de quebrantamiento previsto y penado en el artículo 468 del C.P. con penas de prisión de seis meses a un año.

España y Libertad cree que el mencionado acto organizado por Izquierda Castellana se encuentra afecto a las causas de prohibición recogidas en el auto de fecha 17.01.06., acordando la suspensión de actividades de BATASUNA, dada la relación directa con esta organización de Carmelo Landa.

En este sentido, España y Libertad recuerda que "por parte de este Juzgado ya en ocasiones anteriores ha tenido la ocasión de pronunciarse en supuestos similares en los que ha acordado las medidas pertinentes para evitar la vulneración de la suspensión judicialmente acordada, en este sentido citamos el auto de fecha 23 de junio de 2006, que ordenó suspender la conferencia que se iba a celebrar el día 26.06.06 en el salón Gran Vía del hotel Palace de Barcelona, organizado por “TRIBUNA DE BARCELONA, en la que participaba Otegui como representante de la organización ilegal."

Por último, España y Libertad pide "que con carácter cautelar se requiera personalmente a Carmelo Landa, con apercibimiento de comisión de delito de desobediencia en orden a que se abstenga de consumar su intervención en el acto anunciado por Izquierda Castellana" y que "se libre oficio a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Madrid y Delegado del Gobierno en Madrid, a fin de que tomen las medidas necesarias para la suspensión de la mencionada reunión."

Más información
Pelayo Uría, Prensa, 902.445.450, GSM: 678 61 61 77
info@e-libertad.es, http://www.e-libertad.es

La Xunta promocionará el gallego en las maternidades para revertir la "tendencia desgalleguizadora" de la familia
La secretaria general de Política Lingüística de la Xunta de Galicia, Marisol López, presentó este martes una campaña publicitaria para promover una imagen "actual" del gallego. La campaña llevará por título "En gallego, tienes todo por decir". Lo más llamativo de esta campaña ideada por el gobierno de coalición PSOE-BNG es que entre los objetivos prioritarios está la promoción del gallego en maternidades, durante los meses de embarazo, para, según explicó López, intentar revertir la "tendencia desgalleguizadora" de la familia.
Agencias Libertad Digital 24 Enero 2007

Según la Xunta de Galicia la campaña publicitaria será global para promover una imagen "actual" del gallego, con el objetivo de que "toda la sociedad, y en especial los jóvenes, lo identifiquen con la modernidad y el prestigio". Marisol López dijo que la campaña "En gallego, tienes todo por decir", que estará presente durante todo 2007 en medios de comunicación y en las ciudades gallegas "no pretende aumentar el número de hablantes, sino que persigue crear un clima social positivo y conectar al idioma propio con los referentes de la contemporaneidad".

En este sentido, hizo especial referencia a la importancia de que los jóvenes perciban el gallego como una lengua "de hoy y de futuro", pues, precisamente, es en las franjas de menor edad en las que se registra una pérdida más acuciada de gallego hablantes. Según dijo López la gente joven es "objetivo prioritario" de esta acción divulgativa, por lo que se prevén varias actuaciones relacionadas con el ocio y el tiempo libre, "por su gran importancia a la hora de definir la identidad de los jóvenes", enfatizó.

Y tan jóvenes, ya que la secretaria general de política lingüística anunció, pese a que según ella misma el objetivo no es aumentar el número de hablantes, que la campaña contará con actuaciones de promoción en las maternidades y durante el embarazo para intentar revertir la "tendencia desgalleguizadora" en la familia. También los mayores serán centro de atención, como garantía del mantenimiento y trasmisión de la riqueza lingüísticas y de las singularidades del gallego en las distintas áreas.

Además, la Xunta dice que pretende favorecer "un escenario multilingüe" en el ámbito escolar, aunque, eso sí, con el gallego como "idioma vehicular". López también hizo hincapié en la importancia de ligar el gallego al comercio y a la economía y, este sentido, aseguró que este idioma "es una valor añadido a la hora de vender". Así, esta campaña también tendrá presencia en áreas comerciales de los principales núcleos de población gallegos.

Terrorismo
DEMOLEDOR INFORME DE MIKEL BUESA SOBRE LA ACTIVIDAD TERRORISTA DE ETA DURANTE LA TREGUA
En terroristas disponibles las autoridades francesas señalan que la base humana de ETA se ha reforzado, de manera que dispone de 516 militantes en suelo galo.
Minuto Digital 24 Enero 2007

Foro de Ermua ha hecho público el 5º informe de verificación de la violencia terrorista que demuestra que ETA en ningún momento dejo la actividad delictiva durante la falsa tregua, pese a lo cual el gobierno siguió negociando.

300 empresarios extorsionados
Durante los 9 meses de “alto el fuego” ETA siguió extorsionando a los empresarios vascos y navarros, se han detectado seis oleadas de cartas de extorsión. Según el informe alrededor de tres centenares de empresarios han podido ser receptores de cartas amenazadoras en las que se les exigen pagos de entre 18.000 y 70.000 €, llegándose en algunos casos hasta los 100.000.

Recaudación de 72.000 euros a través de la red de herriko tabernas
Pese a que en teoría la actividad del entorno etarra estaba prohibida y las herriko tabernas no deberían estar en funcionamiento, el estudio elaborado por Mikel Buesa ha comprobado que, con apoyo de las herriko tabernas y la colaboración de EKIN, ETA ha realizado en el mes de abril una campaña de recaudación de fondos entre sus simpatizantes por medio de la emisión de unos 1.200 bonos de 60 € cada uno. Esta emisión ha sido colocada en su totalidad o en su mayor parte, por lo que los fondos allegados a la banda terrorista podrían ascender a 72.000 €.

En el mes de agosto se ha tenido noticia de que en diversas localidades del País Vasco, aprovechando las fiestas patronales, se han realizado ventas de productos y rifas para obtener fondos con destino a ETA. No se tiene noticia de ninguna actuación policial ni judicial encaminada a acabar con estas prácticas.

259 acciones de terrorismo callejero
Durante la fase de 9 meses de tregua de ETA no ha cesado en ningún momento la llamada violencia de baja intensidad. Los daños materiales ocasionados por estos ataques pueden estimarse en una cifra de 2.428.800 €. Según el estudio de Mikel Buesa en 2004 se produjeron 19,6 acciones en promedio mensual; un año más tarde ese promedio se elevó hasta 31,5; y el período más reciente se han registrado 28,8, lo que demuestra que a diferencia de lo afirmado por el gobierno la violencia nunca ceso en el País Vasco y Navarra.

Rearme de ETA durante el alto el fuego
En 2006 ETA ha robado en Francia al menos 68 vehículos, de los cuales 50 durante el período de «alto el fuego». Asimismo, en ese período ha asaltado una armería, dando como resultado el robo de 350 pistolas, además de munición y piezas de recambio. A lo largo de 2006 se han descubierto también 14 viviendas o locales utilizados por ETA. A lo anterior se añade la experimentación de nuevos tipos de bombas lapa y el reinicio a partir de septiembre de la compra de material electrónico para la construcción de artefactos explosivos. Según el estudio ETA dispone de 5,3 toneladas de material para fabricar explosivos (clorato sódico y polvo de aluminio), 20.000 originales de documentos de identidad y materiales para su falsificación, dos troqueladoras, 30.000 placas de matrícula y 350 revólveres y pistolas. En terroristas disponibles las autoridades francesas señalan que la base humana de ETA se ha reforzado, de manera que dispone de 516 militantes en suelo galo.

Atentado mortal en la T-4 de Barajas
Por último todos conocemos el resultado mortal del último atentado de ETA, ese con el que la banda explica que no ha roto la tregua y tras el cual el gobierno sigue insistiendo en negociar.

IÑAKI EZQUERRA, PORTAVOZ DEL FORO ERMUA
"Hoy el que paga el impuesto de ETA te mete la bola de que no ha pagado y de que es un “resistente”. Algo es algo. Por lo menos se ven en la necesidad de mentir"
Minuto Digital: (25.01.2006) 24 Enero 2007

¿Qué hace un intelectual de prestigio como usted metido en estos líos?

Hago lo que me parece que inevitablemente debe hacer alguien que, como yo, se dedica a escribir en una situación tan inadmisible como la vasca y en un momento tan crítico como el que vive España. Yo creo que ese famoso consejo que a veces te dan los tuyos de “no digas nunca lo que piensas” lo podría llevar a la práctica alguien que vive de vender coches o pescado, pero no alguien que vive precisamente de lo que piensa como es mi caso. Para mi profesión eso sería catastrófico.

Yo me he encontrado en esta situación de un modo natural, sin forzarme, sin ninguna conciencia de hacer nada que sea extraordinario, simplemente intentando ser consecuente no ya con mis convicciones éticas y mi ideología sino con algo más prosaico e inmediato como es mi propio trabajo. No soy yo el que está fuera de lugar sino los que han creado esta situación delirante, o sea ETA y los nacionalistas. Por mi parte hago lo que sé, que es hablar y escribir. Llevo toda la vida diciendo lo que pienso en mis artículos y mis libros, participé activamente en la Transición primero, luego en el Movimiento Pacifista y ahora en el Movimiento Cívico. Si no lo hubiera hecho, si no llego a escribir lo que pienso cuando escribo me habría salido una úlcera de estómago o vete tu a saber.

Eran muchos, desde diferentes tribunas, los que daban por fenecido el movimiento de resistencia ciudadana en el País Vasco ¿Lo hacían por interés político?¿Personalismos?

En el mejor de los casos ha habido gente que daba por finiquitado el Movimiento Cívico por pesimismo. En otros casos ha sido por interés ideológico en que desapareciera o por interés práctico de hacer méritos para un partido. Y luego, en efecto, hay también personalismos. Hay gente que es como el perro del hortelano, que si ellos no se mueven no soportan que otro se muevan. Los personalismos son muy peligrosos. Yo creo que la situación tan dura que vivimos los demócratas en Euskadi hace comprensible cierta vanidad que nos compense de la situación de estigmatización y “apartheid”, de desprecio hacia nuestro testimonio que padecemos. Es humano que exista esa pequeña vanidad a la que agarrarte, ese orgullito de no haber cedido. Lo que no entiendo ni entenderé nunca es que la vanidad llegue a actuar en contra de la causa que defiendes y por la cual te están persiguiendo. Eso es de necios. Pero pasa. El ser humano es asombrosamente contradictorio y estúpido.

Desde la concentración de Madrid están ustedes en boca de todos ¿Ha marcado el acto de Madrid un antes y un después para Foro Ermua?

Sí por varias razones. Primero porque era un acto arriesgado con los pocos medios de que disponemos. También porque era llevar el Movimiento Cívico del País Vasco a Madrid y porque ideológicamente abordábamos de un modo lógico y coherente pero novedoso el debate estatutario que afecta no sólo al País Vasco sino a Cataluña, a Galicia y a todos los españoles. Hay a quien le cuesta todavía comprender que la actual subasta estatutaria que han montado los nacionalismos llamados “periféricos” presenta, aparte de unos postulados antidemocráticos basados en la negación del individuo, un discurso chantajista que en el fondo de la misma naturaleza que el ultimátum sobre el acercamiento de los presos de ETA que le costó la vida a Miguel Ángel Blanco. A la bufonada de Carod-Rovira en el Pacto Perpiñán y a la estrategia de los nacionalistas –expresa en la Declaración de Barcelona- de presionar unidos –esto es con Batasuna- para avanzar hacia el objetivo común de la independencia se añade ahora este destemplado desafío estatutario que amenaza con la desestabilización, la guerra vil y lo que haga falta así como el hecho evidente de que lo que se consiga imponer en el Estatut es la llave de lo que se consiga en Euskadi y en Galicia. Debemos hablar claro y sin complejos a la hora de defender la unidad de España porque es por esa unidad por la cual ETA nos amenaza y ha cambiado nuestra vidas, porque para ETA significamos España y le estorbamos en la medida en que le hace daño esta significación. Sería una paradoja ridícula que no defendiéramos los principios y los valores con los cuales el mundo de ETA nos identifica no de manera gratuita y por los cuales nos hemos complicado la existencia. Eso sería como si a un ladrón que nos dispara porque no le dejáramos robar le explicáramos que no somos policías y que tampoco creemos mucho en la propiedad privada. El paso que hemos dado en el Foro Ermua consiste en que estamos ensanchando y delimitando ese espacio discursivo e ideológico en el que la unidad de España cabe como concepto democrático, como bandera movilizadora y como valor moral sin incurrir ni en el franquismo ni en el nacionalismo.

Ahora se han marcado unas metas que pasan por Barcelona y Bilbao. Sin duda se sienten ustedes fuertes, pero ¿confían en la respuesta ciudadana? ¿de los medios de comunicación?

Confiamos en que navegamos en la dirección adecuada del viento democrático y en que, por esa mis razón, quienes no nos apoyan hoy nos apoyaran mañana porque no les quedará más remedio. Lo que es consistente y es de verdad dura mientras que las argucias, las tácticas y las estrategias interesadas se caen por su propio peso. En cuanto a la respuesta ciudadana nosotros no somos políticos profesionales y por lo tanto no nos dejaría en evidencia la falta de asistencia a nuestras convocatorias. No estamos en el espacio público para demostrar que somos la repera arrastrando a las multitudes sino para despertar la conciencia ciudadana individuo por individuo. No necesitamos votos sino compromiso porque no vamos a ganar o a perder ningunas elecciones ni a ejercer el poder. Por de pronto lo que necesitamos es ejercer el derecho de opinión. Eso ya es mucho. La masiva respuesta que tienen nuestras concentraciones es simplemente prueba del éxito y de que hemos sido entendidos. La escasa respuesta sería la prueba de que somos más necesarios que nunca y de que hay que seguir trabajando en esa dirección, haciéndonos entender, luchando por hacer valer nuestros valores y principios que son los de todos los españoles. La escasa respuesta no nos pondría en evidencia a nosotros sino a la sociedad. Además, cualquier constitucionalista del País Vasco está más que acostumbrado a la soledad y a los fracasos. No hemos conocido otra cosa en treinta años. Estamos ya curados de espanto.

Usted ha sido muy valiente a la hora de denunciar el papel de la Iglesia Vasca en la perpetuación del problema terrorista en el País Vasco, ¿ha cambiado algo, o sigue pensando que la iglesia mantiene un silencio cómplice con el separatismo vasco?

La situación no ha cambiado en absoluto. La Iglesia vasca no es que sea cómplice del nacionalismo vasco. Es el nacionalismo vasco. Han cambiado algo las formas. Se ha producido un proceso paralelo al del PNV propiciado por elo paso del tiempo y la caducidad de sus líderes. Setitén se ha jubilado en la Iglesia como Arzalluz en la política y esto es un alivio simplemente por el hecho de perderlos de vista, pero lo mismo que Imaz anda intentando dar gato por liebre con un lenguaje más hipócrita y jesuítico el Obispo Uriarte acaba de decir que “la aplicación inmediata de la justicia puede obstaculizar el camino hacia la paz” y se ha quedado tan ancho. Realmente yo me alegro de ser agnóstico. Si fuera católico sufriría mucho en el País Vasco. Aguantar un mitin todos los domingos de tu enemigo es una mortificación. Si existe el cielo los cristianos vascos demócratas ya se lo han ganado sólo por eso, por las tergiversaciones, las omisiones, el feo estilo de la mayoría de los curas vascos, su complicidad con el poder, sus guiños cómplices con los bestias pardas de ETA, su frialdad, su viscosidad moral, su infamia… ¡Qué tíos más repugnantes! Yo iría contento al infierno antes que compartir la eternidad con ellos. Aún así hay excepciones admirables como Antonio Beristain, Fernando García de Cortázar, Jaime Larrínaga… Con esos el infierno si existe sería más que llevedero.

También son muchas las voces que acusan a grupos empresariales vascos de apoyar al separatismo abertzale, ¿son cómplices esos grupos de la falta de libertades en el País Vasco?

Por supuesto. Hay una ETA financiera que es la que va a ser sentada en el banquillo del Macrojuicio contra ETA y que es la que sostiene a ETA económicamente cuando le faltan recursos. Con ese dinero se puede prolongar y se está prolongando la vida de la lacra terrorista. Luego hay sectores empresariales que simplemente son miedosos y tragan con lo que les echen. Pero algo se ha cambiado. Hace treinta años estaba hasta mal visto por la sociedad vasca que la familia de un secuestrado no pagara el rescate. Se condenaba el impago más que el propio secuestro. Hasta ahí llegaba la desfachatez de la cobardía o de la complicidad, la tergiversación de valores y principios. Además de estigmatizar ETA a esas víctimas con el sufrimiento las estigmatizaba la propia sociedad culpabilizándolas de que no pagaran a los secuestradores o sea de que no cometieran lo que a todas luces es un delito, puede que comprensible pero un delito al fin y al cabo ya que pagar a ETA es pagar futuros asesinatos. La sociedad vasca se permitía juzgar así a la víctima con esa falsa moral. Hoy el que paga el impuesto de ETA te mete la bola de que no ha pagado y de que es un “resistente”. Algo es algo. Por lo menos se ven en la necesidad de mentir. Se ha avanzado un poco. Al menos en la visión moral del problema las cosas han empezado a estar en su sitio.

¿La sociedad vasca sigue enferma al tolerar que los violentos marquen su destino político?

Por supuesto que la sociedad vasca está enferma pero la enfermedad ha calado también en la sociedad española, lo cual demuestra el poder y la responsabilidad que tiene buena parte de nuestra clase política al inocular el virus de ese conformismo social ante el terror. Ha habido varios momentos en que la sociedad vasca ha reaccionado contra ETA. Pienso en las movilizaciones pacifistas por el secuestro de Julio Iglesias Zamora y en la revolución democrática de Ermua. Pero luego esa misma sociedad ha dejado que los nacionalistas, que tuvieron que sumarse a ese rechazo de ETA para no quedar en evidencia, borrasen las pistas de esas rebeliones. Hoy los nacionalistas se aprovechan de la legitimidad que les dio esa condena del terrorismo para hacer valer el chantaje y rechazar a las víctimas. Hoy hemos retrocedido a la época anterior al Pacto de Ajuria Enea pero el nacionalismo se aprovecha de la legitimidad que le dio aquel pacto. Hoy el PNV no condena a ETA con la misma apariencia contundente que en la época Ardanza. Es como si dijeran: como ya hemos cumplido y hemos condenado formalmente a los terroristas eso nos da legitimidad para no condenarlos ahora ni formalmente siquiera y presentarlos como las víctimas. Lo grave es que en el resto de España ha pasado otro tanto a partir del 11-M y gracias a los dirigentes socialistas. Hoy el PSOE no condena públicamente a ETA con el vigor del pasado para no molestarles a los terroristas. Y lo mismo hace el Parlamento de Cataluña. Con que hiciera un declaración contra la tutela de ETA quitaría argumentos a la ahora evidente relación entre esa banda terrorista los procesos de reformas estatutarias. En este sentido estamos peor que hace tres años aunque no haya atentados mortales. Hay un vaciamiento ideológico y moral en la oposición a los partidos nacionalistas que éstos aprovechan para ganar terreno y cuyas graves consecuencias no han sido calculadas por sus responsables.

Desde luego las autoridades nacionalistas en el poder no han contribuido mucho a terminar con la lacra del separatismo violento. ¿cree que el PNV es parte del problema y no una solución?

Ha sido siempre una parte del problema y además la principal parte. Mientras el PNV esté en el poder ETA seguirá existiendo. Aunque sólo fuera por la cobertura ideológica y “moral” que le da a ETA. Y por supuesto le da mucho más que cobertura ideológica y “moral”. Le da apoyo financiero con el dinero público que destina a las familias de ETA. Y eso es lo que se ve. Así que no hay que ser muy lince para imaginarse lo que no se ve. Lo más dramático de todo no es que el PNV no sirva como “partido guía” para acabar con ETA sino que ya no sirve el PSOE tampoco. Por otra parte hay una novedad en el planteamiento de la actual negociación que preconiza el Gobierno y es su bifurcación a dos bandas: una negociación penitenciaria con ETA y otra que llaman “política” con el PNV y que queda camuflada en la reforma estatutaria prometida. Antes la negociación se planteaba con todo el bloque nacionalista o hacikendo el PNV como que era mediador cuasndo era parte interesada. Ahora no. Ahora se usa la negociación con ETA para tapar la negociación con el PNV. Y esto es todavía más delirante si cabe porque el PNV no garantiza siquiera el final de la violencia y ETA hace como que se desentiende de esa reforma y no le satisface cuando el despedazamiento de la Justicia le pone obviamente los dientes largos ya que sirve a sus intereses y a su estrategia independentista. Es decir que ETA puede estar inactiva mientras el PNV logra pasos como ese despedazamiento del sistema español de Justicia y, ciando ya se ve que no se puede conseguir nada más de Zapatero volver a asesinar. ETA volverá a intentar asesinar cuando sepa que ya no puede sacar nada más de Zapatero. Y entonces nos podemos encontrar perfectamente con un escenario en el que ETA vuelve a matar y el PNV vuelve a quejarse como hizo al día siguiente de conseguir el Estatuto de Guernica. Este es el plan de unos y otros: volver a la actitud y a la salud reivindicativas de 1979 como si no hubieran conseguido nada. Otra cosa es que ETA esté en peor situación que entonces y el propio nacionalismo. Y que nosotros les dejemos montar ese escenario. Para evitarlo estamos trabajando algunos.

¿Cree que si Batasuna y todo el entorno etarra se hubiese ilegalizado mucho antes, ahora ETA probablemente no existiría?

No es que lo crea yo. Es evidente.

Algunos españoles no logramos comprender por qué teniendo a ETA contra las cuerdas, se ha abandonado por parte del PSOE el pacto antiterrorista que tan buenos resultados estaba dando. ¿Cuál sería su explicación?

La buena fe del PSOE no desde luego. En el mejor de los casos la explicación estaría en la necesidad de pagar la táctica electoralista con la que se echó al PP del poder y los apoyos precarios para sostenerse. Hay otros explicaciones más graves como que el PNV y ETA sepan cosas inquietantes que les sirven para presionar. La pregunta entonces sería: ¿Qué saben para que les dé tan buenos resultados?

¿Qué opina de que pese a estar ilegalizada y declarada organización terrorista, Batasuna actué prácticamente como una organización legal con el consentimiento de autoridades autonómicas y nacionales?

Lo peor de esto es que tal situación convierte a España en un país poco serio. No hay cosa que más debilite al Estado de Derecho –más que el terrorismo- que hacer leyes que no se cumplen. Este hecho produce la impresión en los ciudadanos de que la ley está para saltársela. Crea una cultura de la burla a la ley y a la impunidad que es la que quieren los nacionalistas. Lo más trágico es que esa permisividad no es agradecida ni por ETA ni por los nacionalistas sino interpretada como carta de legitimidad y de que la ley no aplicada es injusta. Lo decía hace poco Mariano Ferrer en un programa de la ETB 2: “Una prueba de que es absurda la Ley de Partidos es que no se ha aplicado y Batasuna ha tenido abiertas hasta ahora sus sedes”. Esta es la manera en la que el mundo nacionalista paga a Zapatero los gestos erróneos de “buena voluntad”. Dice un refrán que “al villano dale el pie que se tomará la mano” y otro que “de bien nacidos es ser agradecidos”. Los nacionalistas no saben lo que es el agradecimiento y son especialistas en tomarse la mano cuando les das el pie. Y España es una gran nación con un sabio y magnífico refranero popular. ¿Quién ha dicho que no existe el pueblo español?

Recortes de Prensa   Página Inicial