AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 3 Febrero   2007

MANIFESTACIÓN en MADRID
Foro de Ermua  3 Febrero 2007

Sábado 3 de Febrero a las 17:00h
En solidaridad con las víctimas Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio
POR LA LIBERTAD. DERROTEMOS JUNTOS A ETA. NO A LA NEGOCIACIÓN
Se iniciará en la Plaza de Colón, seguirá hasta La Cibeles para terminar en la Plaza de la Independencia donde se leerá el manifiesto del Foro de Ermua.
Si no puedes asistir a la de Madrid: LA CORUÑA
Se iniciará en el Obelisco y seguirá por la C/ Real para terminar en Maria Pita, donde se leerá el manifiesto de Foro de Ermua.
(Organización local: AVT, Coruña Liberal, Peones Negros, AGLI, etc.)

POR LA LIBERTAD, DERROTEMOS JUNTOS A ETA, NO A LA NEGOCIACIÓN
MANIFIESTO DEL FORO ERMUA  3 Febrero 2007

(últimas novedades www.foroermua.com )

“Si me matan, no quiero que digan en mi epitafio que moría por la paz, sino que luché por la libertad”
Mario Onaindia.


Es una obligación moral comenzar mostrando nuestra solidaridad con Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, asesinados por ETA en la T4 de Barajas el 30 de diciembre, y con sus familiares y amigos, así como con el resto de los casi mil asesinados, los heridos y mutilados, los extorsionados, los amenazados, los desterrados, aquéllos a quienes el terrorismo ha dejado una marca indeleble en sus vidas.

Con el brutal atentado de Barajas ETA ha puesto de manifiesto, una vez más, su naturaleza criminal y fascista. No es nada nuevo: desde hace decenas de años la banda ha venido ejerciendo la violencia con el único objetivo de obligar a los representantes políticos a sentarse a negociar bajo amenaza y chantaje e impedir que los ciudadanos podamos pensar, expresarnos y comportarnos libremente. Por eso el proyecto terrorista ataca directamente a la libertad, al Estado de Derecho y a la Constitución que pretende violar y por eso son la Constitución, el Estado de Derecho y la libertad los que requieren una defensa activa y comprometida de toda la sociedad.

Ése es el motivo de que esta manifestación sea algo más que la expresión de la solidaridad con Carlos Alonso, Diego Armando y el resto de las víctimas: es también la expresión pública de la coincidencia y unidad de todos los presentes en el rechazo frontal del terrorismo y de cualquier negociación con los terroristas. No es una convocatoria ni de izquierdas, ni de derechas, ni de centro, es una convocatoria para todos los ciudadanos que quieran defender la libertad, confíen en el Estado de Derecho, en la derrota de ETA y que se opongan a la negociación con los asesinos. En un asunto de tan vital trascendencia no debe haber otro objetivo que la disolución total de ETA y la entrega de las armas: ésta es una cuestión de principios democráticos irrenunciable. Y para conseguirlo es necesario sacar las enseñanzas adecuadas de las equivocaciones cometidas a lo largo de tantos años de existencia de la banda.

No queremos mirar atrás para reprochar nada a nadie, sino para aprender de los errores y no volver a incurrir en ellos:

1. Debemos aprender de nuestro pasado que ETA no pone en riesgo la paz, sino la libertad y que cuando se ha hablado de “proceso de paz” para referirse al diálogo con los asesinos, se ha utilizado un término engañoso; España no está en guerra: no volvamos a repetir este error.

Pedimos que no se hable de paz, cuando lo que se requiere es un proceso de libertad y de aplicación de la ley, para que haya justicia.

2. Debemos aprender de nuestro pasado que las víctimas del terrorismo que dicen “no a la negociación” no hacen partidismo, sino que defienden los principios y valores por los que muchos de ellos se han convertido en víctimas. No se han politizado como víctimas, sino que precisamente los han convertido en víctimas, en su mayoría, por sus posturas políticas o personales frente a ETA o frente al nacionalismo o por su entrega en defensa del Estado de Derecho. Por eso ha sido una equivocación establecer diferencias entre las víctimas y olvidar las peticiones de las asociaciones que mayoritariamente las representan. No volvamos a repetir este error.

Pedimos que se respete y escuche la opinión de las víctimas, sin estigmatizarlas y sin acusaciones de politización que sólo vienen a hacer más profunda la herida que les ha dejado el terrorismo, ya que se les supone incapaces de tomar mantener opiniones o tomar decisiones al margen de los intereses de los partidos políticos. Seamos solidarios con todas las víctimas de ETA, hoy especialmente con Carlos y Diego, por la cercanía de su asesinato, pero con todas las anteriores también.

3. Debemos aprender de nuestro pasado que las mal llamadas treguas de los terroristas no son más que una parte de su estrategia terrorista, una pieza lógica y esencial de su proyecto para imponer su voluntad por medio del terror y obligar al Estado a sentarse a negociar bajo amenaza. Ha sido una equivocación responder a esa estrategia con ofertas de diálogo o modificaciones de la política antiterrorista: no volvamos a repetir este error.

Pedimos el compromiso firme para no volver a modificar jamás la actitud y las medidas contra ETA porque ésta decida declarar una tregua. Sólo el anuncio incondicional del abandono inmediato y definitivo de las armas y de toda la actividad terrorista, acompañado de hechos que lo acrediten con absoluta seguridad, deberá valer para los demócratas.

4. Debemos aprender de nuestro pasado que no hay nada que negociar con ETA. En primer lugar porque no hay espacios legítimos entre la Democracia y el proyecto liberticida de la banda. Y en segundo lugar porque los intentos de diálogo no son gratuitos: sirven para legitimar a los terroristas, para hacerles concebir esperanzas y para que puedan recomponer sus fuerzas y animar a sus bases; la política de hacer, prometer o insinuar concesiones no logra, como se ha visto, más que fortalecer a los terroristas. Por eso la negativa a cualquier diálogo o negociación es el único camino para que pierdan toda esperanza de conseguir ninguno de sus objetivos y se extienda así entre sus filas y simpatizantes la desmoralización. Una desmoralización que acelere la degeneración y consiguiente derrota de ETA y la conquista de la libertad. Frente al fascismo de ETA no cabe más alternativa que la firmeza democrática, la movilización ciudadana y la persecución judicial y policial. Por eso, cuando se han abierto escenarios de negociación con la banda, se ha tomado el camino equivocado: no volvamos a repetir este error.

Pedimos que se rechace cualquier tipo de diálogo o negociación con ETA y que se apueste por su derrota con todos los instrumentos del Estado de Derecho.

5. Debemos aprender de nuestro pasado que la unión de las principales fuerzas políticas de España en una política antiterrorista sustentada sobre bases claras y de firmeza, apostando por la derrota de ETA y contra la negociación, es el mejor camino para reducir a los terrorista a la incapacidad y marginalidad y conseguir, finalmente, su derrota y el triunfo de la libertad. La ruptura del Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo fue una equivocación: no volvamos a repetir este error.

Pedimos la recuperación del Pacto de Estado por las Libertades y contra el Terrorismo en toda su integridad. Pedimos unidad en la lucha antiterrorista basada en unos principios conocidos y claros que eliminen del horizonte cualquier posibilidad de negociación o final dialogado con la banda.

Precisión en los términos, solidaridad y respeto a las víctimas, unidad en la firmeza y en la defensa de la libertad y la Constitución, rechazo explícito y contundente de toda negociación, abandono de cualquier horizonte de final dialogado de ETA y compromiso para obtener su derrota con todos los medios del Estado de Derecho. Ésas son nuestras peticiones y nuestras democráticas exigencias.

El criminal atentado de ETA en la T4 de Barajas exige una respuesta ciudadana y popular masiva, como la que ejemplarmente protagonizó la sociedad española tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Como entonces se puso de manifiesto, sólo una multitudinaria respuesta social de este tipo –capaz de desbordar y superar las divisiones y los recelos partidistas– tiene la fuerza necesaria para combatir a los terroristas, sus cómplices y quienes los amparan, los financian o los justifican. Exigimos a todas las fuerzas políticas democráticas que se unan a la inmensa mayoría de los españoles para llevar a cabo esta urgente tarea. Quienes se opongan a este camino de unidad y firmeza asumirán una gravísima responsabilidad ante la sociedad española.
_________________________________

NOTA: El Foro Ermua comunica que esta declaración ha sido enviada por correo certificado al Presidente del Gobierno, Consejo de Ministros, principales directores de informativos, secretarios generales de los principales sindicatos, así como a líderes de los distintos partidos con representación en el Parlamento.

Para más información:
Mikel Buesa 650 974 204
Inma Castilla de Cortázar 686 652 710
Iñaki Ezkerra 657 700 792

Una manifestación necesaria
Por Mikel Buesa Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid ABC 3 Febrero 2007

EL Foro Ermua, junto a más de un centenar de organizaciones civiles, nos convoca hoy en Madrid a una manifestación en cuyo lema se sintetizan las aspiraciones que, con respecto a la violencia terrorista, expresa la mayoría de la sociedad española: «Por la libertad, derrotemos juntos a ETA. No a la negociación».

Empecemos por el principio. Cuando, después del paréntesis estival, asomaba el otoño de 2005 y se rumoreaba insistentemente que la negociación entre el Gobierno y ETA se encontraba ya en marcha, según todas las encuestas disponibles, en torno a seis de cada diez españoles aprobaba su realización con la condición de que la organización terrorista hubiera abandonado previamente las armas. En aquel momento sólo un poco menos de la mitad de los españoles creía que esa negociación había empezado y la confianza en que pudiera conducir al final de ETA apenas alcanzaba a un tercio de ellos. El mal llamado «proceso de paz» suscitaba poco entusiasmo y, sobre todo, dividía a la opinión pública en dos mitades casi iguales en lo que a las cuestiones políticas se refiere, aunque no así en lo relativo a las de tipo penal o penitenciario, pues eran dos tercios los españoles que rechazaban la aplicación de medidas de gracia a los etarras encarcelados, y casi el sesenta por ciento los que repudiaban su acercamiento al País Vasco.

La declaración de un «alto el fuego» por parte de ETA, aunque acogida con alharacas, en una confusa expresión de voluntarismo y apoyo mutuo, por parte del Gobierno, el Partido Socialista y los nacionalistas, añadió algunos cambios a la pauta ya descrita de la opinión de los españoles. Así, la aprobación de la negociación, siempre condicionada a la renuncia a la violencia por parte de ETA, aumentó en siete puntos porcentuales; y el escepticismo cedió el paso a la esperanza. Pero a la vez se configuró un nítido rechazo a la posibilidad de llegar a acuerdos políticos con la banda terrorista -singularmente en lo relativo a la autodeterminación del País Vasco y a la entrada de Navarra en el paquete negociador- y se reafirmó la objeción a cualquier trato de privilegio de sus presos. En resumen, en aquel momento quedó definida una mayoría social netamente diferenciada que, sin hacer ascos a un posible diálogo del Gobierno con ETA, una vez que ésta hubiese dejado el terrorismo, tenía claro que, en las conversaciones correspondientes, no había nada que hablar acerca de las aspiraciones independentistas de esa organización, ni tampoco sobre el perdón a sus miembros.

Esa mayoría de españoles ha seguido con preocupación y decepción los acontecimientos que se sucedieron en los nueve meses siguientes. Advirtió la deliberada ambigüedad del Gobierno, con su presidente a la cabeza, en un discurso político destinado más a confundir que a aclarar las cosas; y reaccionó con un creciente escepticismo, de manera que si en marzo seis de cada diez ciudadanos acogía esperanzado el «alto el fuego», ya en octubre se había producido un vuelco en sus sentimientos y eran dos tercios los que se mostraban desconfiados. Esa misma mayoría observó que la violencia no cesaba. ETA seguía extorsionando a empresarios, mantenía abiertas sus campañas de intimidación a los concejales de distintos partidos en muchos pueblos del País Vasco, el terrorismo callejero era cada vez más intenso y destructivo, y los de Batasuna habían tomado la calle desafiando las prohibiciones que pesaban sobre ellos después de su ilegalización. Pero además, la violencia se acompañaba de una política gubernamental cada día más condescendiente con el entramado terrorista: los fiscales dejaron de actuar con firmeza; los actos públicos de Batasuna fueron tolerados con el pretexto del respeto a los derechos individuales; Otegui se convirtió en un «hombre de paz» mientras se empezaba a considerar a los representantes de ETA interlocutores válidos dentro del proceso político; y De Juana Chaos, a la vez que chantajeaba al Estado, era rehabilitado por el mismísimo presidente del Gobierno.

Llegamos así a una situación en la que, como expresó al mediar los años treinta el escritor alemán Lion Feuchtwanger, «el imperio de la sobria razón se derrumbaba y el pueril revoco de la lógica estaba siendo arrancado». Ya no se entendía nada y el discurso gubernamental iba por un sitio, mientras los hechos se encaminaban por otro. Diciembre se despedía con el año, cuando el terrible atentado de la T-4, con su estela de muerte para Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate, y su rastro de destrucción material nos sorprendió a todos, dejando en evidencia al Gobierno y, muy singularmente, al presidente Rodríguez Zapatero. Éste había pronunciado el día anterior una proclama saturada de optimismo y quedó inmediatamente claro que tal arrebato carecía por completo de fundamento. Sorprendentemente, muchos días después, en un debate parlamentario forzado por la oposición, el presidente consideró que su euforia había sido un error, lo que a muchos nos dejó perplejos pues nunca un sentimiento constituye un yerro, aunque sí pueda ser un signo de simpleza. Y eso le sirvió para soslayar que su verdadero desacierto había sido creer en una teoría del final del terrorismo que establecía que la desaparición de ETA sólo podría ser el resultado del reconocimiento, cuando menos parcial, de sus pretensiones políticas.

El Gobierno ya ha pronunciado su diagnóstico y se ha reafirmado en su aspiración de llegar a algún acuerdo con ETA y, de paso, con el conjunto del nacionalismo, pues parece que del terrorismo todos pueden sacar tajada. Lo de Barajas ha sido «un accidente», un incómodo acontecimiento que se quiere borrar de la historia por mor de la «paz». La olla podrida del olvido ha sido una vez más la próvida propuesta de los que nos mandan. Metamos en ella a las víctimas y a su reivindicación de justicia, parecen decir mientras se aprestan a soltar unos cuantos euros en forma de generosa indemnización. Metamos también la libertad, esa incómoda palabra por la que tantos están dispuestos a sacrificar su vida. Y no cerremos el puchero, pues todavía caben en él las ideas de todos esos españoles que consideran que la democracia es incompatible con las cesiones a los terroristas.

El Gobierno nos ha decepcionado. Su presidente, ignorando todos los antecedentes de nuestra historia democrática, no ha querido ponerse a la cabeza de la resistencia de la sociedad civil frente al terrorismo. Y por eso ha llegado la ocasión de decir basta; el momento de evocar el viejo poema de Gabriel Celaya, reclamarnos «españoles con futuro» y recordar con él la consigna: «¡A la calle que ya es hora de pasearnos a cuerpo!». La oportunidad está ahí, a las cinco de esta misma tarde, en Madrid, entre Colón y la Puerta de Alcalá: ¡A la calle, ciudadanos! Manifestemos alto y claro lo que la mayoría queremos: que ETA sea derrotada y sus militantes vencidos, que no se negocie con ellos, pues es nuestra libertad la que está en juego. Y recordémosle a Rodríguez Zapatero que ésta es la última vez que se lo diremos: mañana ya será tarde y, a partir de ese momento, dejaremos que sea aplastado por la pavorosa rueda que él mismo ha puesto en movimiento.

La manifestación de quienes luchan contra el terrorismo
EDITORIAL Libertad Digital 3 Febrero 2007

Para vencer al terrorismo hay que destruir su capacidad de hacer daño, aumentar el precio de recurrir a la violencia y desacreditar los objetivos de quienes empuñan las armas ofreciendo información y argumentos y reduciendo su capacidad de hacer proselitismo. Durante las legislaturas de Aznar se empezó a recorrer ese camino empleando los métodos policiales, endureciendo las leyes, desacreditando el nacionalismo vasco e ilegalizando las organizaciones y partidos que formaban parte de ese "frente amplio" que aconsejaba la doctrina leninista como modo de acabar con la sociedad burguesa.

La progresía –que no es ni de lejos toda la izquierda pero en cuyas filas milita orgullosamente Zapatero– nunca ha querido que se haga esto. Para ellos siempre ha sido el diálogo la manera de acabar con el terrorismo. Esto se debe a que consideran que, en el fondo, todo aquel que no sea de derechas no es malo del todo y si llega al extremo de tirar de pistola ha de haber necesariamente alguna "causa objetiva" que le lleve por el mal camino. Basta con mostrar buena voluntad y disposición a acabar con el "conflicto vasco". Esta forma de ver el mundo resulta muy gratificante, pues permite verse a uno mismo como alguien superior moralmente a los demás, esos que "no quieren la paz" aunque sean víctimas directas del terror. Pero la consecuencia inevitable seguir ese camino es el fortalecimiento del terrorismo.

El Foro de Ermua ha convocado una manifestación para este sábado 3 de febrero, a las cinco de la tarde, en la madrileña plaza de Colón, bajo el lema "Por la libertad. Derrotemos juntos a ETA. No a la negociación". No es sólo, que también, una marcha de apoyo a las víctimas, ninguneadas y agredidas por este Gobierno. Unas víctimas que le han hecho al Estado de Derecho el mayor regalo que podían ofrecerle, no tomarse la justicia por su mano, y que ven como el PSOE se lo paga procurando que las condenas a los asesinos de sus familiares sean lo más leves posibles. Esta manifestación representa, sobre todo, la oportunidad de gritar alto y claro que el Gobierno está llevando a cabo una política ante el terrorismo cuya consecuencia directa e inmediata es fortalecer a la banda y permitirle que recupere en las calles del País Vasco todo lo que había perdido en los últimos años.

Hace pocas semanas pudimos ver como los sindicatos organizaban una manifestación con el mismo recorrido que la del Foro de Ermua, en la que no se vio una sola bandera de España que no fuera de la Segunda República. Aquel fue un acto de apoyo incondicional a Zapatero, que a partir de entonces ha demostrado tener toda la intención de seguir por donde solía antes del 30 de diciembre. El atentado ha sido para él un "accidente" en la negociación, fruto de "malentendidos", que sólo pueden superarse con más diálogo. Así pues, no cabe protestar como hace De la Vega porque esta manifestación contra ETA sea también contra el Gobierno. La política ante el terrorismo de Zapatero ha hecho que todo aquel que sinceramente desee el fin de ETA no pueda sino manifestarse contra este Gobierno.

Los partidos nacionalistas, todos, siempre han obtenido réditos tangibles por la supervivencia de ETA y es normal que apoyen las delirantes propuestas de Zapatero, que les garantizan –como han podido ver en Cataluña– muchas más nueces del árbol que agitan los terroristas. No es el caso de los socialistas o, al menos, de aquellos socialistas que no comparten la visión de los progres sobre el terrorismo. Deberían acudir mañana a acompañar a las víctimas y al Foro de Ermua. En caso contrario, estarán colaborando con la continuación del proceso de Zapatero, que no es otra cosa que un proceso de rendición de España y del Estado de Derecho ante los etarras.

Manifestación coherente
Editorial ABC 3 Febrero 2007

A pesar de la insistencia con la que el PSOE y el Gobierno niegan que el alto el fuego de ETA haya supuesto un precio político, la división social sobre la política antiterrorista de Rodríguez Zapatero es, en sí misma, la gran baza que los terroristas han obtenido desde que lograran colar el discurso de una paz negociada. Esta división, con su reflejo en la ruptura del Pacto Antiterrorista, no se ha reparado siquiera en parte tras el atentado del 30-D, con el que ETA canceló brutalmente el argumento favorito del Gobierno -más de tres años sin muertos- para justificar el final dialogado de la violencia. Los asesinatos de los dos inmigrantes ecuatorianos no sólo no ha conllevado una inmediata y drástica rectificación del Gobierno, sino que, dando la vuelta a su propia argumentación, parecen servir de base para propalar la idea de que ahora, para evitar más muertos, también es más necesario que nunca el diálogo.

Roto el cheque en blanco que Zapatero pidió a la sociedad, la manifestación convocada para hoy por el Foro de Ermua es una respuesta cívica justa a la política del Gobierno sobre el fin negociado del terrorismo. Desgraciadamente, el doble asesinato de Barajas no fue seguido de una gran manifestación unitaria, como se merecían estas dos nuevas víctimas de ETA y como sucedió en enero de 2000, después de que los etarras revocaran la tregua de 1998. El PSOE se empeña en culpar de todo al PP, pero cuando un Gobierno no consigue adherir a la sociedad y al principal partido de la oposición a su política contra el terrorismo, debe mirarse a sí mismo antes que a los demás; sobre todo si los aliados que recaba nunca han apoyado la derrota incondicional de ETA.

Además de estas razones de fondo político para acudir a la manifestación de hoy en Madrid, hay motivos éticos, históricos y de coherencia moral que refuerzan la convocatoria. Entre ellos está la propia entidad convocante. El Foro de Ermua representa el legado de la gran rebelión cívica contra el terror y la complicidad nacionalista. Se cumplirá en unos meses el décimo aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco, detonante que arrancó la mordaza impuesta a los no nacionalistas del País Vasco y les animó a plantar cara al PNV y a ETA, quienes, en respuesta a este movimiento de auténtica liberación democrática, se unirían en 1998 en el Pacto de Estella para abordar una limpieza ideológica del País Vasco. El llamamiento hecho por el Foro de Ermua, acusado injuriosamente por Ibarretxe de sembrar odio y discordia, renueva hoy con igual fuerza el propósito de no ceder más al chantaje terrorista, de no caer en la trampa de creer que a ETA sólo se le puede contener, pero no vencer. Si algo demostró el segundo mandato del Gobierno de Aznar, gracias al consenso con el PSOE, es que a ETA se le puede vencer con la ley en la mano y sin más concesiones al nacionalismo. Por eso hoy, cuando Zapatero ya ha dejado claro que no tiene incoveniente en seguir negociando con ETA, rebosa coherencia la cita en Madrid. El mensaje del Foro de Ermua y de los colectivos que la secundan -incluido el PP- es claro y diáfano. El del Gobierno, pertinaz en su error, no.

Del cero al infinito
Por M. Martín Ferrand ABC 3 Febrero 2007

EL intimismo de patio de vecindad, que dio de comer a varias generaciones de escritores costumbristas, resulta imposible en el Madrid de hoy. Las realidad escapa de las corralas y se convierte en épica. La capital de España tiene ya más manifestaciones callejeras que verbenas populares y el organillo ha cedido su puesto sonoro a la megafonía con las que amplifican sus vibrantes arengas quienes marcan el rumbo de tan abnegados trasatlánticos de la opinión pública. Los sábados madrileños son un intento, no municipal, para la peatonalización de las grandes vías. Sea cual fuere el argumento, la fórmula denuncia la ineficacia de los foros clásicos, tal que el Parlamento, para canalizar la voz de la calle y evidenciar la demanda de los ciudadanos.

Me gustaría acudir esta tarde a la manifestación que convoca el Foro de Ermua, a la que se ha unido un centenar de organizaciones cívicas. Las expresiones no equívocas confortan -no hay nada más perverso que lo anfibológico- y la pancarta con la que expresa sus intenciones la manifestación, a la que también se añade el PP, es clara y diáfana: «Por la libertad. Derrotemos juntos a ETA. No a la negociación». Hay en ella notables diferencias con la que, en curiosa coincidencia, ha convocado también para esta tarde el Obispado bilbaíno con un lema más vacuo y disperso: «Muévete por la paz».

Todos cuantos predican «la paz», sin matices, resultan sospechosos. ¿Hay alguien que la rechace? Es como proclamarse a favor de la circulación de la sangre en los animales mamíferos. La libertad es otra cosa. Muchos la niegan, de palabra o de obra, y tratan de esconderla en el fondo del desván, como un objeto valioso, pero prescindible. Moverse por la paz resulta más exótico. Es acercarla a la gimnasia. ¡Qué cosas se le ocurren al obispo de Bilbao y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez! Es la suya una propuesta saltarina, juguetona. Tan válida y absurda como cualquiera de sus contrarias, como, por ejemplo, échate una siesta por la paz. Todo depende de la situación en la escala de valores que cada cual quiera atribuirle a la paz, especialmente abundante en los cementerios, y a la libertad, tan escasa en el País Vasco.
La pancarta del Foro de Érmua -Dios les bendiga, ya que no lo hace monseñor Blázquez- es impecable. Además de por la libertad, que es lo primero y constituye el objetivo máximo de las democracias verdaderas, se trata de derrotar a ETA y de negar, en aras de la dignidad y la Justicia, cualquier negociación con una banda asesina. Salir a la calle y corear un eslogan, la moda capitalina, es algo, en principio, tan difuso que conviene dejar bien sentada la intención que lo promueve. En los casos que hoy concurren se enfrentan dos ideas de España: una la afirma y otra la niega. Están, para nuestro mal, entre el cero y el infinito.

Cataluña
Tres eran tres... las horas de castellano
Francisco Caja Libertad Digital 3 Febrero 2007

¿Cómo es posible que el "incremento" de una hora en la enseñanza del castellano en la enseñanza primaria genere un conflicto político de semejantes proporciones? "¡Es el fin del sistema escolar de Cataluña!", proclaman los próceres de la patria, y se derraman ríos de tinta como acompañamiento del inminente entierro de la lengua catalana. Cómico, si no fuera real. Pero es real, con la realidad de un engaño monumental.

Porque, en primer lugar, ese "incremento" no es tal, sino el cumplimiento estricto de una legalidad que fraudulentamente había sido vulnerada por el Gobierno catalán. Al igual que la asignatura de Lengua y Literatura Catalana, la asignatura de castellano (Lengua y Literatura Castellana), de acuerdo con los anteriores decretos de enseñanzas mínimas, había tenido siempre tres horas de docencia. Pues bien, a grandes males, grandes remedios. Un avispado funcionario de la catalanización total encontró la solución: como determinadas estructuras gramaticales son comunes al catalán y al castellano, las "estructuras comunes" se impartirían en catalán. Resultado: la asignatura de castellano se reducía a dos horas, y la de catalán pasaba a tener cuatro. Lo que el actual decreto, el de la controversia, prohíbe expresamente en su Anexo III. Sin duda, la consigna del subdirector de Lengua y Cohesión Social, el insigne Josep Vallcorba, se imponía: "No basta con que toda la enseñanza se haga en catalán: debemos recuperar el patio, el pasillo, el entorno".

Algunos incluso enseñaban el castellano en catalán; hasta se editaban textos escolares de castellano en catalán. Ocupación total. En algunos patios escolares se imponía obligatoriamente el catalán como lengua de juego. Había que recuperarlo. La guerra total: todos a las trincheras... o a las "aulas de acogida", verdaderos correccionales lingüísticos en los que se recluye a los niños (extranjeros) cuyos padres residen en Cataluña desde hace menos de dos años. Y no importa que hablen un castellano mejor, incluso, que la mayoría de los ciudadanos catalanes. ¿No dice la Ley de Política Lingüística que los niños no pueden ser separados en "grupos-clases" por razón de lengua? Había que recuperar el espacio.

El decreto de enseñanzas mínimas, la gran amenaza para la lengua catalana, es como el chocolate del loro: toda la enseñanza se imparte exclusivamente en catalán, excepto la asignatura de castellano. Y el loro, aquí los escolares catalanes, ni pía ya; simplemente fracasa: Cataluña es una de las comunidades autónomas españolas con mayor fracaso escolar (31%). Un fracaso escolar que es, además, selectivo: lo padecen un 18,6% de los escolares catalanohablantes y un 42,6% de los castellanohablantes. Veinticuatro puntos de diferencia.

Que nadie tema: a pesar de que la presencia del castellano en la escuela se reduce a las dos horas de la asignatura de castellano, los niños catalanes, nos aseguran los nacionalizadores escolares, alcanzan el mismo nivel conocimiento del castellano que los demás escolares españoles, cuya enseñanza es íntegramente en castellano. Entonces, una de dos: o los estudiantes catalanes son unos genios, o los del resto de España son unos idiotas. Otra posibilidad es que el castellano se aprenda sólo, que no haga falta la escuela para ello. Entonces, que a los niños del resto de España les enseñen también en catalán.

La realidad es otra. Las evaluaciones de competencias básicas en Primaria y Secundaria realizadas por el Ministerio de Educación y por la propia Generalidad de Cataluña muestran unas cifras concluyentes: el nivel global de conocimiento del castellano es inferior en un 7%, aproximadamente, al del catalán. En Secundaria, por ejemplo, el nivel de la lengua catalana alcanza un 71%; el de la castellana, un 58. En el conocimiento de literatura, períodos, autores y obras, la media obtenida por los alumnos catalanes es de suspenso: 35%, frente al 71% de los alumnos del resto de España. Y no hablemos del dictado.

La conclusión es aterradora: los escolares catalanes acaban la enseñanza obligatoria con graves dificultades para expresarse por escrito con coherencia y corrección. Un éxito para el "sistema escolar catalán". Mai que més un sol poble!

Francisco Caja es presidente de Convivencia Cívica Catalana. http://www.convivenciacivica.org/

Por las víctimas y por España
Motivos para manifestarnos
José María Marco Libertad Digital 3 Febrero 2007

El significado de las manifestaciones en contra de la actitud del Gobierno socialista ante el terrorismo ha ido evolucionando con el tiempo.

Siempre, y una vez más este sábado 3 de febrero, nos manifestaremos en solidaridad con las víctimas del terror nacionalista. Nos reuniremos para dejar bien claro que las apoyamos, que no las hemos olvidado, que no estamos dispuestos a que se las deje de lado.

También nos hemos manifestado, y esta vez lo haremos otra vez, en contra de la política de Rodríguez Zapatero y su Gobierno ante el terrorismo. Escribo "ante" porque Zapatero y su Gobierno no tienen, rigurosamente hablando, una política antiterrorista. No la han tenido nunca ni –a estas alturas ya ha quedado bien claro– la van a tener. Por razones que con el tiempo tal vez se acabarán por saber, la política de Zapatero ante el terrorismo ha sido la de la cesión permanente, la de la rendición preventiva, la de desarticular el Estado y desmovilizar la sociedad española ante el terror. Es lo que se ha llamado "la paz", el "proceso de paz". Las posiciones que ha venido adoptado últimamente el Partido Socialista del País Vasco muestran la obsequiosidad a la que está llegando el gobierno socialista ante los etarras. Cabe preguntarse si dentro de poco tiempo no habrá llegado el momento de dejar de hablar de terror nacionalista y empezar a hacerlo directamente de terror social nacionalista, o nacional socialista, como se prefiera.

La novedad, después del atentado de Barajas y la más que cordial, meliflua, relación que han empezado a mantener Rodríguez Zapatero con los nacionalistas vascos, es la cuestión nacional, en términos que empiezan a llegar a un punto algo más que inquietante. Ahora ya no cabe ninguna duda, excepto para quienes sigan empeñados en ponerse las consabidas orejeras ideológicas. El PNV, que considera el atentado de Barajas una oportunidad, va a exigir del gobierno de Rodríguez Zapatero el desmantelamiento de la nación española, de España. Y si no lo impedimos, lo conseguirá.

Por eso en la manifestación del 3 de febrero debe quedar bien claro que los que estamos ahí, estamos no sólo con las víctimas del terror, no sólo contra la negociación con los terroristas, sino también, y esta vez quizá más que nunca, por la nación española.

La forma de dejar bien claro esto resulta sumamente sencilla y, me parece, evidente para todo el mundo. Todos los que han ido acudiendo a las manifestaciones de estos años lo han ido entendiendo, por otra parte, con una perfecta claridad. Cada vez ha habido más y más banderas de España. Es la única base posible de la democracia, de nuestra libertad.

¿Cuánto vale la palabra de Zapatero?
Luis del Pino Libertad Digital 3 Febrero 2007

Mañana, 3 de febrero, nos manifestaremos en Madrid para exigir al PSOE que cumpla sus compromisos.

Más de cien organizaciones, incluidas numerosas asociaciones de inmigrantes, sindicatos y partidos políticos, se han adherido ya a la convocatoria del Foro de Ermua. En esa manifestación, diremos alto y claro que los ciudadanos españoles no admiten la negociación con criminales. Le recordaremos al Gobierno que, según todas las encuestas, el 80% de los españoles rechaza cualquier tipo de concesión a quienes han asesinado a casi mil personas.

Le exigiremos en esa manifestación al PSOE el cumplimiento estricto del programa con el que concurrió a las elecciones, el programa con el que Zapatero fue elegido el 14-M, en cuya página 46 decía lo siguiente:

Nos comprometemos al cumplimiento escrupuloso y estricto del Pacto de Estado Por la Libertad y Contra el Terrorismo suscrito entre el Partido Socialista Obrero Español, el Partido Popular y el Gobierno de la Nación y, en especial, a renunciar a la utilización política del terrorismo; nos comprometernos a mantenerlo vivo y en vigor hasta la derrota total de ETA o su disolución efectiva.

Muchas personas votaron al Partido Socialista el 14-M pensando que elegían, entre otras cosas, una determinada política antiterrorista. Muchas personas votaron a Zapatero pensando, entre otras cosas, que España se merece un Gobierno que no mienta. Que España se merece, por tanto, un Gobierno que cumpla con los compromisos adquiridos en su programa electoral.

Porque no estamos hablando de cosas accesorias, sino de uno de los ejes fundamentales de la acción política de cualquier gobierno en España. Incumplir el programa electoral en materia antiterrorista, e incumplirlo, además, en contra de la opinión de la inmensa mayoría de los españoles, es una burla a la ciudadanía y un engaño a los electores.

Si Zapatero quería variar radicalmente de política antiterrorista con respecto a lo que prometió en su programa, su obligación hubiera sido convocar elecciones y concurrir a ellas anunciando claramente sus intenciones y pidiendo a la ciudadanía su opinión.

Si quería negociar con asesinos (en lugar de usar el Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo para derrotarles) hubiera debido preguntar a quienes le votaron el 14-M si están de acuerdo.

Lo contrario es mentir a los votantes y manipular a los electores. Y por eso vamos a salir a la calle mañana. Y por eso habrá con nosotros muchas personas que sienten que su voto del 14-M ha sido traicionado por este gobierno. Las calles de Madrid volverán a ser escenario de una rebelión cívica contra un gobierno mentiroso y manipulador.

Mañana sábado, 3 de febrero, a las 5 de la tarde, nos vemos en la Plaza de Colón.

La tentación totalitaria del PSOE frente a la movilización ciudadana
Enrique de Diego  elsemanaldigitall 3 Febrero 2007

A lo que estamos asistiendo es a la movilización de la sociedad civil, casi a su surgimiento. Y eso es algo que pone muy nervioso al Gobierno de Zapatero, empeñado en borrar toda disidencia.

3 de febrero de 2007. Con frecuencia, grupos de ciudadanos conscientes, movimientos cívicos son los que lideran el debate, marcan la agenda y sacan a la gente de la calle, en defensa de grandes principios, que perciben en cuestión, incluidas la libertad personal, la convivencia y la supervivencia de la nación.

Esa sociedad civil no se posiciona contra los partidos, ni está contra el Sistema, sino que convoca a todas las formaciones a acudir junto a ellos, como ha hecho el Foro de Ermua, respecto a la manifestación de Madrid.

El Partido Socialista tiene la tendencia instintiva a situar a esa sociedad civil emergente como un simple tentáculo del Partido Popular e identifica las manifestaciones cívicas –también las que ha ido convocando la Asociación de Víctimas del Terrorismo- como emanaciones de la estrategia de Génova. Se trata, obviamente, de una simplificación y de un error de diagnóstico. Pero más allá del despiste en la forma, y del instinto de propaganda, tan acentuado en el Partido Socialista, lo que se atisba es una inquietante tentación totalitaria. La deslegitimación de la sociedad civil es siempre muy acusada en el totalitarismo, que parte de la idea del Estado-partido y que identifica a todo lo que se mueve con algún interés oculto de carácter directamente partidario.

La sabiduría popular ha señalado siempre que uno termina pareciéndose a aquellas personas con las que se codea y el PSOE lleva demasiado tiempo en tenida con la banda terrorista para que no esté calando la participación en un mismo orden moral y se vayan estableciendo curiosas afinidades en la dialéctica amigo-enemigo.

El fenómeno más importante que se está produciendo es, de hecho, la toma de conciencia de ciudadanía de un número cada mayor de españoles –orgullosos de serlo y que lo exhiben sin pudor- y la creciente fortaleza de músculo de los movimientos asociativos que canalizan la vitalidad de una sociedad civil, que muchos se empeñan, contra la evidencia, en considerar adormecida.

ANTE EL BOICOT DEL GOBIERNO A LA MANIFESTACIÓN DEL FORO DE ERMUA
Mikel Buesa: "Es la primera vez que un presidente no se pone a la cabeza de la resistencia contra el terrorismo"
Sólo el Gobierno piensa que una manifestación contra ETA es un acto de "mala fe". "Son meras excusas para justificar que ningún miembro del Gobierno va a la manifestación", ha interpretado Mikel Buesa, en declaraciones a COPE. El representantes de las víctimas subraya que "es la primera vez que un presidente no se pone a la cabeza de la resistencia de la sociedad civil frente al terrorismo" y que "es evidente que no quiere saber nada con los ciudadanos y que lo que quiere es pactar con ETA". Otra víctima del terrorismo, Teresa Jiménez Becerril, ha expresado en Libertad Digital Televisión, su confianza en la respuesta de la sociedad civil, "es lo último que nos queda". El Gobierno vasco ya ha adelantado que apoya la contra-manifestación convocada por el Obispado de Bilbao, bajo el lema Muévete por la paz.
Libertad Digital 3 Febrero 2007

El presidente del Foro de Ermua refuta las "excusas" del Gobierno para no adherirse a la manifestación convocada este sábado en Madrid con el lema Por la libertad. Derrotemos juntos a ETA. No a la negociación.

"El que tenga alguna duda, que la despeje tranquilamente", dijo Mikel Buesa, en declaraciones a La Mañana del Fin de Semana, de COPE. "A pesar de las declaraciones de la vicepresidenta Fernández de La Vega, nuestra manifestación va contra ETA. Queremos la derrota de ETA, lo decimos claramente en el lema", ha subrayado.

A su juicio, las razones de Fernández de La Vega "son meras excusas para justificar que ni ella ni el presidente ni ningún miembro del Gobierno va a la manifestación. Es la primera vez que el presidente no se pone a la cabeza de la resistencia de la sociedad civil frente al terrorismo. Es evidente que no quiere saber nada con los ciudadanos y que lo que quiere es pactar con ETA. Como creemos que con ETA no se debe pactar, por ese motivo vamos a manifestarnos pacífica y masivamente".

Buesa señala que el intento de boicot del Gobierno y de la Dirección del PSOE no representa a todo el socialismo. "De hecho, el manifiesto de la manifestación será leído por un histórico del socialismo vasco, Antonio Aguirre, conjuntamente con Conchita Martín, víctima del terrorismo", según ha explicado Buesa.

Y es que en la manifestación de este sábado, subraya, "estarán españoles de todas las clases, condiciones e ideologías. Porque lo que queremos es la derrota de ETA".

El Foro de Ermua ve "obcecación" en la insistencia del Gobierno de negociar con ETA: "tener el final dialogado de la violencia, como dicen ellos, cuando la experiencia demuestra que es una vía que fracasa estrepitosamente".

Buesa se refirió, además, a las declaraciones del presidente del Gobierno vasco, al declarar ante el TSJPV, por reunirse con la organización terrorista Batasuna-ETA. Juan José Ibarretxe dijo vivir en "un país de locos", simplemente porque el Tribunal pretende aplicar la Ley de Partidos y le pide explicaciones por su encuentro con una organización ilegal.

"Es un país de locos", concede Mikel Buesa, "porque son locos los que nos están gobernando. Dado que llegan pronto elecciones, lo que tenemos que procurar es desplazarles de los puestos del poder. Cada uno, votando por la opción que le parezca más interesante, porque con estos gobernantes, vamos a la catástrofe", ha dicho a COPE el presidente del Foro de Ermua.

Monseñor Blázquez
El euskobispo
Pablo Molina Libertad Digital 3 Febrero 2007

Mira que hay sábados en el año que relucen más que el sol. Pues nada, va el obispo de Bilbao y convoca una manifa en el País Vasco el mismo día que el Foro de Ermua y cien asociaciones más en Madrid. Naturalmente no lo ha hecho por joder, sino para que los amantes de la paz no tengan que desplazarse hasta la capital del Estado vecino.

El lema que ha elegido Monseñor para movilizar a su grey es de lo más marchoso: "Muévete por la paz" (coño, Monseñor, no sabía que estábamos en guerra), curiosa apelación al "movimiento" más propia del anuncio de una fiestaca rave que de una llamada grave a la conciencia ciudadana para acabar con el terror. Lo paradójico del caso es que uno acude al documento elaborado por la Conferencia Episcopal que él mismo preside en torno a este asunto y no aparece por ningún sitio la necesidad de moverse, como no sea el movimiento estrictamente necesario para que los terroristas acudan a la cárcel, que es básicamente lo que piden quienes se manifiestan con el Foro de Ermua en la capital.

El texto con el que Blázquez ha dado a conocer su iniciativa, "invita a mirar también los pasos de otras personas y quiere animar a sumarse a otras iniciativas y propuestas que se ofrecen en medio de nuestra realidad". Con esas "otras iniciativas y propuestas" se refiere lógicamente a cualquiera excepto las que proponen las víctimas del terrorismo, que al parecer no son del agrado de Monseñor; por eso se monta su propia manifa.

Por supuesto Monseñor Blázquez es muy libre de convocar las manifestaciones que su recta conciencia cristiana le dicte, aunque algunas de ellas, como en este caso, escandalicen a no pocos católicos. Este viernes Mikel Buesa, presidente del Foro de Ermua, criticaba en una televisión la iniciativa episcopal afirmando que "obispos como estos son los que han hecho que pierda la fe", llamada de atención que Monseñor debería tener en cuenta pues todos sabemos lo que su "Jefe" opinaba de quienes causaran escándalo.

Y mientras tanto los seminarios del País Vasco continúan plácidamente casi vacíos (el de Vitoria lo pueden convertir cuando quieran en un "hotelito con encanto"), prueba de los extraordinarios frutos apostólicos que la acción pastoral de Blázquez y sus coleguis de la curia está alcanzando en aquellas tierras. Pero todo sea por el bien supremo de la construcción nacional. Lo demás se nos dará por añadidura. Hasta la paz.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana

La manifestación del Foro de Ermua exigirá el rechazo de la negociación con ETA y contará con la asistencia del PP y de la AVT
Efe - Madrid.- La Razón 3 Febrero 2007

La presencia de la plana mayor del Partido Popular, encabezada por su líder Mariano Rajoy y el ex presidente del Gobierno José María Aznar, marcará la manifestación convocada para esta tarde en Madrid por el Foro Ermua en contra de la negociación con ETA, a la que también asistirá la AVT.

Bajo el lema «Por la libertad. Derrotemos juntos a ETA. No a la negociación», la marcha, que comenzará a las 17.00 horas, discurrirá entre la plaza de Colón y la Puerta de Alcalá, donde dos familiares de víctimas asesinadas por ETA, un miembro del Foro Ermua y un representante de la comunidad ecuatoriana leerán el manifiesto que pondrá fin al acto.

En el texto se exige «rechazo explícito y contundente de toda negociación, abandono de cualquier horizonte de final dialogado de ETA y compromiso para obtener su derrota con todos los medios del Estado de Derecho».

Está previsto que tras la pancarta principal se sitúen los miembros de las asociaciones convocantes, entre ellas el presidente del Foro Ermua, Mikel Buesa, víctimas del terrorismo, como los padres del concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco y la hermana y madre de Alfonso Jiménez Becerril -edil sevillano asesinado junto a su mujer en 1998-, así como integrantes de movimientos cívicos.

Tras ella también se colocarán representantes políticos, entre ellos el líder del PP, Mariano Rajoy, el ex presidente José María Aznar, las presidentas de este partido en el País Vasco y Madrid, María San Gil, y Esperanza Aguirre, respectivamente, y una representación de empresarios vascos y navarros extorsionados por la banda.

A pesar de que en la presentación de la convocatoria, el presidente del Foro Ermua, Mikel Buesa, insistió en que se trata de una manifestación «incluyente», a la que están invitadas todas las personas de bien, y en la que sólo se «excluye a ETA», la organización no ha invitado a los partidos que forman el Gobierno vasco.

Alrededor de 1.200 personas integrarán el dispositivo que velará por la seguridad de los asistentes que llegarán procedentes de todas las comunidades autónomas, según los organizadores, que cifraron entre 250 y 300 los autobuses que llegarán a la capital mañana.

Henri Parot, condenado a 11 años por integrarse de nuevo en ETA desde prisión
A partir del año 2001 intervino «de modo activo y relevante en los planes criminales» de la banda
R. Coarasa / F. Velasco La Razón 3 Febrero 2007

Madrid- El etarra Henri Parot añadió ayer una muesca más, la vigesimoséptima, a su ya prolijo historial de condenas. La Audiencia Nacional le ha condenado a once años de prisión al considerar que el recluso, una vez en la cárcel, volvió a integrarse en ETA al remitir, en mayo de 2001, una carta a la dirección de la banda en Francia en la que animaba a sus compañeros a atentar contra objetivos «vitales» para forzar al Gobierno a negociar. No obstante, la sección primera de la Sala de lo Penal le ha absuelto del delito de proposición para cometer atentados terroristas, por el que la Fiscalía solicitaba una pena de 15 años de cárcel, ya que su actuación no se desprende una «acción precisa» que permita atribuirle un delito de atentado o de estragos, aunque fuese en grado de conspiración o proposición.

El Tribunal no tiene dudas de que Parot volvió en 2001 a «reanudar sus contactos con la cúpula» de la banda terrorista ETA, en Francia. Para ello, utilizó el envío de cartas, una correspondencia que iba dirigida «a influir en las acciones de la organización, proponiéndoles un determinado modo de desarrollar su actividad, buscando objetivos más vitales contra el Estado, como forma de lograr sus objetivos».

Dentro de esos contactos, afirma la Sala al respecto, en junio de 2001, cuando Parot se encontraba en la cárcel de Córdoba, hizo llegar a la dirección de la banda una carta en la que proponía «volar» edifcios enteros «vitales para el Estado», como el Banco de España o las bolsas de Madrid y Barcelona.

En esa misiva, que fue encontrada en el apartamento en Francia que habían ocupado los dirigentes etarras Juan Antonio Olarra Gudiri y Ainhoa Múgica Goñi, enviaba también un dibujo de la prisión y proponía que se secuestrara un helicóptero para poder propiciar su fuga. Pero, además, el Tribunal llega a la convicción de que esa no fue la única carta que Parot remitió a los dirigentes etarras, ya que, al menos, hubo otra anterior.

De esta forma, Parot había logrado un «canal de comunicación estable» con la banda terrorista, donde realiza «aportaciones relevantes sobre la estrategia que tenía que seguir la organización terrorista, sobre los objetivos que tenía que buscar la banda, reclamando que sean más vitales» los atentados. Así, y «a pesar de los obstáculos» que suponían su situación en la prisión, Henri Parot «reanudó una pertenencia en ETA activa y eficaz» desde 2001.

Madrid
Más de 140 organizaciones participarán en la manifestación del Foro de Ermua contra la negociación con ETA
´Por la libertad. Derrotemos juntos a ETA. No a la negociación´ será el lema de la pancarta principal que el Foro de Ermua portará hoy en Madrid en una manifestación que contará con la asistencia de la plana mayor del PP, con su líder a la cabeza, Mariano Rajoy, Ciutadans per Catalunya y con más de 140 organizaciones civiles, sindicales y políticos, entre ellas la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), los sindicatos policiales, SUP y CEP, y la Federación de Ecuatorianos de Madrid (FEM).
EUROPA PRESS La Opinión 3 Febrero 2007

Este acto tendrá lugar tan sólo tres semanas después de que la Federación Nacional de Asociaciones de Ecuatorianos en España (FENADEE), UGT y CCOO hicieran lo propio en una marcha "por la paz y contra el terrorismo´ que sí contó con el apoyo del Gobierno, que ha declinado, por el contrario, asistir a esta nueva convocatoria.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, dio a entender que el Ejecutivo no estará presente en la marcha de mañana, no sin antes recalcar que el Gobierno "apoya" y está "con todos" los que acudan "de buena fe" a la misma "para luchar contra el enemigo común: el terrorismo".
Al igual que el PSOE, los sindicatos UGT y CCOO tampoco estarán presentes en la protesta, a la que, sin embargo, es posible que acuda algún miembro de la FENADEE, aunque lo hará a título personal, como así lo recalcó hoy el secretario de Comunicación de la citada Federación, Esteban Melo. Una afirmación esta que choca con la declarada a Europa Press por su presidente, Santiago Morales, quien aseguró que una representación de la misma respaldará la manifestación.

"ABIERTA Y NO EXCLUYENTE"
A pesar de las ausencias, el Foro de Ermua, en boca de su presidente, Mikel Buesa, dejó claro desde el principio que esta manifestación iba a ser "abierta y no excluyente" --muy al contrario de lo que, a su juicio, ocurrió con la protesta del pasado 13 de enero--, y que la ciudadanía iba a conocer día antes de su celebración no sólo el lema final sino el contenido del manifiesto.

En dicho manifiesto, que será leído por Conchita Martín (viuda del comandante Blanco, primera víctima mortal tras la ruptura de la anterior tregua de ETA) y Antonio Aguirre (ex-dirigente y actualmente militante de base del Partido Socialista de Euskadi), el Foro de Ermua reclama al Gobierno unidad frente al terrorismo y lanza duras críticas contra la política antiterrorista del Gobierno.

A pesar de mostrarse contrario a la actuación del Ejecutivo, el Foro de Ermua ha dado orden sus Juventudes Unificadas, a las Nuevas Generaciones del PP y a estudiantes de diversas universidades españolas para que ´cuiden´ que durante el recorrido de la manifestación, que arrancará a las 17.00 horas en la Plaza de Colón y culminará en la Puerta de Cibeles, no se viertan expresiones ofensivas "contra nadie, incluyendo al Gobierno", como tampoco "de carácter preconstitucional, fascista o totalitario".

Tras una intensa campaña informativa, que ha llevado incluso al Foro de Ermua a repartir papeletas en las principales bocas de metro de Madrid, alrededor de 250 autobuses, fletados por el PP y la AVT, principalmente, partirán mañana desde diferentes provincias españolas para participar en esta nueva manifestación, que de manera simultánea se celebrará en Barcelona, A Coruña, Pontevedra, Las Palmas de Gran Canaria e Ibiza.

RAJOY, A LA CABEZA DE LA MARCHA
Todos ellos marcharán detrás de una pancarta --flanqueada por dos banderas gigantes, una española y otra ecuatoriana--, que será portada, entre otros, por representantes de la comunidad ecuatoriana, por los presidentes del Foro de Ermua y la AVT, Mikel Buesa y Francisco José Alcaraz, por el líder del PP, Mariano Rajoy, y previsiblemente por el secretario general de Ciutadans, Antonio Robles, los principales sindicatos policiales y algún miembro de la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES).

Tras ellos se situarán diversos responsables ´populares´, como Ana Pastor, Soraya Sáenz de Santamaría, Ignacio Astarloa, Gabriel Elorriaga, Eduardo Zaplana, Pío García Escudero, Jaime Mayor Oreja o Alejo Vidal Quadras, entre otros, y representantes de las CCAA, como Esperanza Aguirre, Alberto Ruiz Gallardón, María San Gil, Carmelo Barrio, Javier Arenas, Francisco Camps o Josep Piqué. El ex presidente del Gobierno José María Aznar también ha confirmado su participación en la manifestación.

La marcha contará también con la asistencia de la Fundación Miguel Ángel Blanco, la Fundación Gregorio Ordónez, Rosas Blancas por la Dignidad, la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M o la AVT por parte del colectivo de víctimas. Esta última asociación portará durante el recorrido el conocido eslogan ´Rendición en mi nombre, No´.
Las dos únicas asociaciones de víctimas que acudieron a la manifestación del pasado 13 de enero, la Federación Autonómica de Asociación de Víctimas del Terrorismo (FAAVT) y la asociación que preside Pilar Manjón, serán esta vez las grandes ausentes.

Fuentes del Foro de Ermua informaron a Europa Press de que también secundarán la protesta el presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), José Manuel Ayesa, el portavoz de la Plataforma de Empresarios Vascos y Navarros impulsada por el Foro de Ermua, Ricardo Benedí, o las hermanas de la fallecida ex ministra de Agricultura y vicepresidenta de la Comisión Europea, Loyola de Palacio, entre otras personalidades. La familia de las dos víctimas aún no ha confirmado su presencia en esta convocatoria, informaron las mismas fuentes.

LLAMAMIENTO A LA PARTICIPACIÓN EN LA MANIFESTACIÓN DE ESTE SÁBADO
Teresa Jiménez Becerril: "Confiamos en los españoles, en el pueblo, es lo último que nos queda"
La hermana del concejal sevillano del PP, Alberto Jiménez Becerril asesinado por ETA junto a su mujer Ascensión García, ha hecho un llamamiento en Libertad Digital Televisión para que los ciudadanos acudan este sábado a la manifestación contra el terrorismo y la negociación convocada por el Foro de Ermua. Como Ortega Lara días atrás, Teresa Jiménez Becerril ha destacado el clima de hostilidad hacia las víctimas del terrorismo creado en los últimos años por lo que ha pedido que el respaldo de los españoles, "lo último que nos queda", sea "lo más grande posible".
Libertad Digital 3 Febrero 2007

Teresa Jiménez Becerril estará este sábado junto a su madre en la manifestación por la derrota de ETA y contra la negociación con los terroristas convocado por el Foro de Ermua. En una entrevista en Libertad Digital TV, Jiménez Becerril ha contado que su madre, que ha criado a los tres hijos de su hermano, que los terroristas dejaron huérfanos el 30 de enero de 1998, "está bien cansada porque los tres niños crecen y ya son adolescentes" pero dejó claro que ETA "no pudo con ella, ni pudo con los niños, mi madre está aquí –en Madrid– y mañana irá a la manifestación".

Sobre los niños contó que desde que se ha visto obligada a salir en los medios de comunicación para defender la dignidad de las víctimas le preguntan cosas en relación con ETA y que "se habla con ellos pero nunca inculcándoles odio". Como ejemplo señaló que "no le conté que De Juana Chaos se había reído de sus lloros, no tenemos odio si yo lo tuviera se lo hubiera transmitido a esos niños".

Al vivir en Italia, Teresa Jiménez Becerril dijo que allí "no dan crédito" a lo que sucede en España en relación con ETA. "Cuando se enteran lo que le pasó con mi familia dicen y ¿ustedes que hicisteis?, nada ,llorar y cuidar a los niños". En Italia dijo "no entienden que nadie se haya tomado mínimamente la justicia por su mano". En este contexto, Jiménez Becerrill expresó su estupor porque Chaves viese "razonable liberar" a De Juana. Siguiendo con las reacciones que percibe en Italia dijo que "se quedan sorprendidos que tenga que volver a una manifestación después del ultimo atentado" porque "no se creen" que no haya cambiado en nada en el Gobierno.

"Yo tengo hijos pequeños y me gustaría no estar siempre de arriba para abajo cogiendo aviones", señaló Jiménez Becerril, al tiempo que explicó que "cuando tenemos que hacer esto es porque es lo último que nos queda, no confiamos en el Gobierno por una seria de cosas que estamos viendo, y en los que confíamos es en los españoles, el pueblo, es lo último que nos queda y esperamos que vengan a la manifestación" de este sábado.

Teresa Jiménez Becerril aclaró que "nadie va contra el Gobierno, yo me dirijo a Zapatero porque es el que tiene la llave, pero yo no salgo a manifestarme contra el Gobierno, sólo que no se negocie, que no hablen de política mientras están matando, es algo tan sencillo que un niño lo entendería".

Sobre calificar a De Juana como "un hombre de paz" –como hizo Zapatero– Jiménez Becerril dijo que "un hombre de paz era mi hermano no de Juana Chaos, cualquier persona con sentido común dice si estos son los hombres de paz yo en este proceso no me meto". Y lo que ya le parece una "degradación moral" es que haya quien diga que lo sucedido tras el último atentado "ha sido una cosa buena porque hemos comprobado que incluso ETA con muertos quiere seguir negociando". " Es que es una cosa tan simple, cualquier persona sabe que no hay que negociar con una banda terrorista son cosas muy elementales muy simples" reiteró Jiménez Becerril.

También consideró que conceptos como "conflicto o bandos están viciando el lenguaje". "En este momento, si yo llevara un cartelito que pusiera paz, ETA va leer tiempo, impunidad. acercamiento y va a leer una serie de cosas que yo no quiero que lea, voy a llevar otro que ponga derrota, condena, lucha que suenan peor que dialogo o paz", explicó.

Para Jiménez Becerril "es increíble" que De la Vega diga que los manifestantes de este sábado están de "mala fe". Y lo enmarca en la "hostilidad" que en los últimos años "han querido echar" sobre las víctimas. Cree que han logrado calar en parte del pueblo el mesaje de la "crispación" y cuenta que ahora mira "en un aeropuerto por si alguien te mira diciendo ¿y ésta?, eso antes era impensable, eso que ocurría antes sólo en el País vasco están intentando que pase en el resto de España, no lo están consiguiendo, pero están haciendo todo lo posible". Añadió que al pretender "demonizar" a las víctimas "están perdiendo el enemigo, esto no sería tan importante porque después de lo que hemos pasado podemos con estos insultos y mucho más, pero quien se beneficia es ETA, ellos –los terroristas– se frotarán las manos al verlo, a quien hace bien todo esto es a ellos".

Cuando se recordó el hartazgo mostrado por algunas víctimas con este Gobierno, como la madre de Irene Villa, Jiménez Becerril da "gracias a Dios" por estar "mucho fuera" de España y "librarse" pero explicó que "para nosotros es un sufrimiento increíble ver como tu presidente se porta así", priorizando en el entendimiento con el nacionalismo y fomentando hostilidad hacia las víctimas. "Ha conseguido crear un clima de hostilidad, que comprendo que la madres de Irene Villa esté desesperada", añadió Jiménez Becerril. Para finalizar volvió a hacer un llamamiento a la participación en la manifestación de este sábado: "A nosotros nos quedan ellos, los ciudadanos, la madre de Irene Villa no tiene que irse de España, cuando vea la manifestación y la cantidad de gente que va a haber, Zapatero se está cargando el país, nos está dividiendo, cuando se te cierran todas la puertas la única que te queda abierta es la de la calle y la de la gente que venga, y espero que sea lo más grande posible".

EL PP NO LOGRA QUE EL AYUNTAMIENTO ACEPTE SU PROPUESTA
Los socialistas de Barcelona comparan el castellano con el "árabe o el urdu" para rechazar el bilingüismo en la capital
El grupo municipal del PP en Barcelona se ha quedado solo en la defensa de una propuesta en la que reclamaba que el consistorio se adhiriese al Día Internacional de la Lengua Materna, como vía para expresar "la conformación plural y bilingüe de la capital", donde conviven el catalán y el castellano. El presidente del grupo del PP ha criticado, que para rechazar la propuesta, el portavoz socialista, Carles Martí, haya comparado el papel del castellano en Barcelona "con el árabe o el urdu". Alberto Fernández Díaz ha criticado esta política "monolingüe", pero "que no duda en volverse bilingüe para cobrar impuestos".
EFE Libertad Digital 3 Febrero 2007

El PP había presentado una declaración para que el Consistorio se sumase a este día, que no ha recibido el apoyo de ningún otro grupo municipal y que según el portavoz socialista, Carles Martí, tenía un carácter demagógico que buscaba abrir un "debate general que no tiene nada que ver con la dinámica municipal y nada que ver tampoco con el uso colectivo e institucional de las lenguas oficiales".

El presidente del grupo del PP, Alberto Fernández Díaz, ha criticado que para rechazar la propuesta Martí haya comparado el papel del castellano en Barcelona "con el árabe o el urdú" y ha defendido "que el castellano y el catalán son el idioma materno de los barceloneses al cincuenta por ciento, y no los compare con estos idiomas".

El concejal popular se ha reafirmado en su crítica hacia la política lingüística del Ayuntamiento "monolingüe, en catalán, para informar y ofrecer servicios a los ciudadanos, pero que no duda en volverse bilingüe para cobrar impuestos". El presidente del grupo popular ha asegurado que Barcelona ha perdido una nueva oportunidad para reconocer el papel del castellano y comenzar a dirigirse a los ciudadanos "en las dos lenguas y que sea el ciudadano el que decida la lengua con la que quiere relacionarse con la administración".

El portavoz del PSC ha afirmado que el Ayuntamiento ha defendido siempre las lenguas maternas de todos los ciudadanos que viven en Barcelona, "ya sea el catalán, el castellano, el aranés, el francés o el árabe". Martí ha asegurado que sobre este asunto ya se ha posicionado el parlamento catalán y el pueblo catalán con la aprobación del Estatuto, y ha calificado de "oportunista" la propuesta de Fernández Díaz, "que demuestra el valor que le merecen las lenguas, absolutamente instrumental".

El concejal socialista ha añadido que "nadie tiene dos lenguas maternas, porque madre sólo tenemos una, por lo menos hasta ahora, y por tanto la lengua de la madre es la lengua de todos y cada uno de nosotros" y en este sentido, ha añadido que "no hay madre de primera y madres de segunda y por tanto basta de demagogia".

POLÉMICA
PSOE y PP critican la imposición del mandilón en las «galescolas»
Feijoo ironiza sobre la «prenda identitaria» y los socialistas rechazan su obligatoriedad
El BNG dice que el uniforme evita que los niños se manchen y cree ridículo el debate
* Los nacionalistas alegan que su uso protege de la «plastilina»
(Firma: Luís Villamor | Lugar: santiago) La Voz 3 Febrero 2007

El concurso de ideas para diseñar la ropa de trabajo del personal y alumnado de las galescolas -guarderías públicas que dependen de la Xunta- ha desatado una trifulca dialéctica entre las tres fuerzas políticas de la Cámara, que, curiosamente, ha llevado a populares y socialistas a colocarse en un plano crítico similar, mientras el Bloque defiende la propuesta de Vicepresidencia al asegurar que el uniforme evita que se manchen los niños, por lo que tacha de ridículo el debate.

El presidente del PPdeG se refirió a la prenda como «mandilóns identitarios», un sarcasmo que Alberto Núñez Feijoo ideó ayer cuando viajaba en el AVE desde Sevilla a Madrid, al leer las informaciones de prensa, según explicaron sus colaboradores. Feijoo manifestó después -ya en Fitur- que en Galicia hacen falta «menos mandilóns identitarios e máis estaleiros», y puntualizó que, por desgracia, Touriño se ocupa más «de solventar os problemas co seu socio de Goberno que de solucionar os problemas de Galicia».

A los socialistas tampoco les gustan los mandilones. El diputado Guillermo Meijón duda incluso de que su imposición resulte constitucional, y hace referencia a una resolución del Defensor del Menor de Madrid, en la que esta institución insistía en que no se puede obligar a los alumnos a llevar un determinado uniforme en la escuela pública. El diputado subraya que, «na propia orde da Xunta, se fala de que se quere formar aos cativos na tolerancia, no respecto e na imaxinación», una observación que, a su juicio, «non casa cunha vestimenta uniforme para alumnos e persoal». Los socialistas se muestran contrarios además a obligar a los profesionales educativos a llevar «unha indumentaria uniformada».

Al PSOE no le vale la escusa de atacar la obsesión por la ropa de marca, de los que defienden que el mandilón elimina las diferencias de clase en la escuela y, al margen de las etiquetas, pone a todos los alumnos en el mismo plano. «É máis importante realizar un labor educativo tanto na casa como na escola para que os rapaces aprendan a asumir de forma crítica e reflexiva o tema da vestimenta», sostienen en las filas socialistas.

Foro Ermua
Manuel Molares do Val Periodista Digital 3 Febrero 2007

Lo ocurrido en Bilbao merece reflexión: masas de militantes del PNV y de IU increparon y llamaron asesinos y fascistas a los miembros del Foro Ermua por haber denunciado a Juan José Ibarretxe ante la Justicia porque, en calidad de lehendakari, recibió al líder de la ilegal Batasuna, el proetarra Arnaldo Otegui.

Insultos y humillaciones que obligan a recordar la fundación del Foro Ermua por ciudadanos vascos horrorizados tras el secuestro y asesinato con sádico ensañamiento de Miguel Ángel Blanco, en julio de 1997.

La indignación ciudadana recorrió toda España a partir de ese pueblo de 16.500 habitantes del que Blanco, de 29 años, era concejal del PP. Y nadie se vengó, pudiendo haberlo hecho.

Sólo se creó el Foro Ermua para exigir que se le aplicara la ley a los terroristas. Porque donde no hay ley hay violento desquite.

Los fundadores fueron figuras señeras vascas: Vidal de Nicolás, Agustín Ibarrola, José Luis López de Lacalle, Carlos Totorika, Jon Juaristi, Mikel Azurmendi, Francisco Doñate, Iñaki Ezquerra, Edurne Uriarte, Fernando Savater, Cristina Cuesta, Javier Corcuera, Raul Guerra y Txema Portillo.

Durante casi diez años sus propuestas se escuchaban y sus análisis teóricos se estudiaban. Y aunque ETA asesinó a varios de sus miembros, como el periodista López de Lacalle o el diputado socialista Fernando Buesa, el Foro se mantuvo legalista.

Pero el proclamado proceso de paz de Zapatero cambió la situación. El Foro sufre boicots, le exigen silencio, que traicione su ideario. Paz: el 30 de diciembre una bomba etarra mató a dos personas y destruyó parte del aeropuerto madrileño.

Ahora, en nombre de esta paz claudicante, responsables del PNV, de IU y algunos del PSOE, insultan al Foro Ermua mientras proclaman a ETA pacifista, quizás para escapar de su línea de fuego.

---------------------------
NOTA:
El Foro Ermua ha convocado para hoy, día 3, a las 17,00 horas, una manifestación en Madrid contra ETA y sus asesinatos, los dos últimos el pasado 30 de diciembre. Pero, especialmente, para rechazar toda negociación con esta banda de asesinos.

A esta convocatoria se han sumado decenas de organizaciones de demócratas y de víctimas.

Es de desear que no sea aprovechada por grupos fascistas para exhibir su extremismo, como desean numerosas fuerzas que se dicen defensoras de la paz con rendición y sin dignidad, y que esperan ansiosamente desacreditar a los organizadores.

Nuestras instituciones
FERNANDO SAVATER El Correo 3 Febrero 2007

Cuentan que, en su época de gloria presidencial, el general De Gaulle se tomaba muy a pecho las opiniones que la televisión francesa (entonces no había la proliferación de cadenas actual) ofrecía sobre su Gobierno. Y las comentaba con el paciente Pompidou. Cuando eran elogiosas, apostillaba satisfecho: «Ya ve usted lo que dice nuestra televisión». Si eran tibias o poco entusiastas, carraspeaba: «Vaya, dice la televisión ». Pero si por un acaso eran francamente críticas y adversas, tronaba: «¿Ha visto lo que dice su televisión?».

He recordado esta anécdota al ver la pancarta de la manifestación del lunes: 'En defensa de nuestras instituciones'. Como ya se ha hecho notar, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco es una institución tan 'nuestra', es decir tan propia e imprescindible del régimen autonómico de la CAV como la lehendakaritza o cualquier otra (y como las del resto del Estado español, claro está). No deja de ser preocupante -aunque ya llueve sobre sumamente mojado- que el Ejecutivo vasco parezca considerar propias solamente las instituciones que le son favorables y cuando lo son, mientras que si se comportan con una independencia que le resulta molesta las tenga por 'indeseables' o imposiciones venidas de algún mundo extraño. Aunque en un tono más burgués y sosegado, los manifiestos que fueron leídos al final de la marcha por los dos lehendakaris anteriores tenían un cierto toque de 2 de Mayo y de homenaje al alcalde de Móstoles: '¿Ciudadanos, la patria está en peligro!'. El mensaje público que nos da esta gente siempre viene a ser el mismo: cuanto favorece el libre juego del nacionalismo es sin duda 'nuestro' y en cambio nos es ajeno lo que suena a control de los apetitos nacionalistas por un Estado de Derecho que responde a criterios no territoriales ni etnicistas.

Últimamente se nos asestan todos los días notables sandeces sobre la justicia en los países democráticos y sobre el papel de la judicatura. Por ejemplo, una de ellas -con motivo del rechazo de la excarcelación de De Juana Chaos- es que la justicia 'no debe ser vengativa'. Toda justicia penal está fundamentalmente basada en la reciprocidad de devolver mal por mal, es decir, en una forma de venganza institucional regulada y disuasoria que sustituya a la inevitable venganza personal, desmesurada e inacabable. ¿Acaso no es el castigo una forma de venganza? Es verdad que en la época moderna se ha introducido un elemento de regeneración y reinserción del reo (nunca automático, siempre voluntario y sometido a comprobación) pero ello no impide que el fondo vengativo de 'saldar cuentas' esté siempre presente. Negarlo es sólo un eufemismo bienpensante, como llamar 'empleadas de hogar' a las criadas o 'tercera edad' a quienes somos viejos. Pues bien, ahora se nos informa, como si de un gran descubrimiento se tratase, de que 'los jueces no son vacas sagradas' y también de que 'las sentencias judiciales no deben condicionar la política'. Merecen comentario tan sesudos descubrimientos.

Porque, en efecto, los jueces no son vacas sagradas. Ni los árbitros de fútbol, cuyas decisiones deben ser acatadas en el campo de juego porque si no sería imposible el partido. Ni tampoco los políticos, ya sean presidentes, ministros o diputados. Ni siquiera los obispos son vacas sagradas, por mucho que hagan sonar sus esquilas. En todos estos campos hay muchos cabestros, desde luego, pero ninguna vaca sagrada. Precisamente la división de poderes, cuya teorización se atribuye con más o menos propiedad a Montesquieu, se basa en que la sociedad democrática debe considerar sospechosa toda pretensión de que un poder sea 'sagrado', es decir: intocable, incontrolable. Las instituciones se sirven de contrapeso unas a otras: el ejecutivo no legisla ni juzga sino que gobierna, el legislativo ni gobierna ni juzga sino que legisla, el judicial aplica las leyes que no crea sin pretender gobernar. Lo pueden hacer bien, mal o regular pero ninguna de estas instancias tiene derecho al 'noli me tangere'. Ni desde luego ninguna puede proclamar con arrogancia absolutista: 'el pueblo soy yo, quien me ofende a mi está ofendiendo al pueblo soberano'. ¿Venga ya!

Pero los indignados suelen añadir que los jueces 'no pueden condicionar la política'. ¿Y si fuera precisamente al revés? Batasuna es un partido ilegal dentro de España y considerado terrorista en la UE. Si el lehendakari se entrevista con sus conocidísimos portavoces públicamente, no una sino varias veces, la última de ellas después del atentado de Barajas que no han condenado (sólo se muestran 'confundidos' por el comunicado de ETA), ¿no es acaso Ibarretxe quien está intentando condicionar la legalidad tratando como respetables 'sensibilidades políticas' a planteamientos fuera de la ley y de la simple decencia? ¿No da apariencia de legalidad y normalidad democrática a lo que explícita, reiterada y sangrantemente la conculca? La actitud del lehendakari interfiere con el ámbito de la legalidad que los jueces tienen que hacer cumplir por lo menos tanto como cualquier sentencia judicial puede incidir en las prácticas políticas. Y para muchos ciudadanos -vascos y del resto de España, que en estos asuntos todos tenemos voz y voto en el Estado del que formamos parte- tan 'nuestra' y respetable es la institución judicial como la presidencia autonómica que encarna Ibarretxe o cualquier otro cargo público. Por cierto, a estas alturas siempre hay alguno que salta: pero es que a los jueces no se les elige por votación, como a los políticos. Cierto, pero ello se debe a que para ser juez hacen falta ciertos conocimientos específicos mientras que no se requiere ninguno para ser político. Ni para ser votante.

Es muy posible que Ibarretxe no haya cometido ningún delito recibiendo a Otegi, sólo una imprudencia y una muestra más de que no es el lehendakari de todos, como presume, sino profundamente sectario (se reúne con Batasuna porque expresa una 'sensibilidad' social pero no responde al abogado del Foro Ermua porque este movimiento 'sólo busca el odio y la crispación': actitud repugnante donde las haya, por mucho que se la celebren los acólitos). Y si no ha delinquido, naturalmente no tiene nada que temer de los jueces, ni de derechas ni de izquierdas. Pero a muchos nos tranquiliza saber que si ahora (o mañana, nunca se sabe) cometiese un delito, sería juzgado como cualquier otro ciudadano. Porque las instituciones autonómicas vascas son parte del Estado de Derecho español y no desde luego un Estado aparte ni un territorio fuera del alcance de las leyes vigentes. Que los nacionalistas se manifiesten cuanto quieran para arropar a su líder, pero que no se les olvide esa sencilla verdad esencial.

Elogio del manual de autoayuda
FÉLIX De Azúa El Periódico  3 Febrero 2007

Acabo de ver en los telediarios las imágenes del lendakari Ibarretxe entrando en los juzgados arropado por el PNV en pleno y unos cientos de fieles risueños y aplausivos. Gente de edad avanzada, bien trajeados, en fin, burguesía vascongada. El mensaje era: "No hay más justicia que la que dicte el Jefe". Anima mucho. Porque la cuestión no es si debe o no debe ese señor reunirse con quién le dé la gana, sino que está de presidente gracias a un sistema legal que dice no admitir. A mi me alegra tanto como que Imma Mayol esté "contra el sistema", porque eso nos va arrimando al momento más brillante de la historia de España: el del anarquismo. Y yo, como todos los gandules, soy anarquista.

Es conocida aquella escena en la que un filósofo, preguntado sobre si creía en Dios, respondió que no, pero que ya no recordaba por qué. Los creyentes tienen graves problemas para creer que alguien no cree. Y los que no creemos ni en dioses ni en patrias, al final nos olvidamos de las razones por las que consideramos religión y nacionalismo unos sentimientos que ja- más deben impregnar la vida pú- blica y aún menos las leyes. Este olvido es, en parte, aburrimiento, porque tratar de razonar con los creyentes es un ejercicio extenuante. Puedes repetir mil veces el razonamiento. Da lo mismo: ante la ausencia de argumentos, el creyente se bunkeriza. Es como aquel falangista con quien dialogaba un progre de la universidad y que acabó aullando con rostro amenazador: "Mira, más vale que te calles porque me estás convenciendo y te voy a dar una hostia".

Como no es fácil recordar los argumentos irrebatibles por los que el nacionalismo es una ideología reaccionaria y nadie de izquierdas puede ser nacionalista, Félix Ovejero, que es rojo, acaba de publicar Contra Cromagnon (Montesinos) , una guía que contiene los razonamientos imprescindibles, bien ordenados y a la mano. Hay que llevarlo en el bolsillo y cuando nos topemos con un creyente altivo y pendenciero decirle: "Espera un momento". Y desenfundar el Ovejero. A su sola vista, el creyente huirá espantado.

Jaime Ignacio del Burgo, diputado nacional de UPN-PP
«Zapatero con Navarra se ha comportado con una absoluta deslealtad»
Por Juan C. Osta Periodista Digital  3 Febrero 2007

El socavón que ha supuesto en la política antiterrorista llevada a cabo por el Ejecutivo de Zapatero el atentado del pasado día 30 de diciembre en Barajas ha revolucionado la política hasta convertirla en un auténtico hervidero. Consustancial al "proceso" es la Comunidad Foral de Navarra, pues ETA ha dicho por activa y por pasiva que no hay solución que valga sin la territorialidad, que llaman ellos al hecho de la anexión de esta comunidad autónoma al País Vasco. Hablamos con Jaime Ignacio del Burgo, estandarte de la foralidad en el Parlamento Nacional, diputado en Cortes de UPN-PP, sobre la repercusión del atentado tanto sociológica como políticamente.

¿Qué incidencia ha tenido este trágico fracaso en la política del gobierno de Zapatero en la intención de voto en Navarra, según las encuestas?
Pues no lo sé porque no tenemos ninguna encuesta. Sin embargo yo tengo la impresión de que sí, de que el electorado navarro ha despertado ya y sabe muy bien lo que va a hacer en mayo de 2007 porque sabe lo que está en juego. Y, desde luego, con actuaciones como las que ha protagonizado el Gobierno, con asuntos como el de De Juana Chaos ha dejado tan perpleja a la sociedad Navarra que, desde luego, estoy absolutamente convencido de que eso le va a pasar mucha factura al Partido Socialista.

¿Ha perdido la sociedad navarra la confianza en Zapatero?
Es que en Navarra sigue existiendo la misma desconfianza. Es decir, aquí sabemos que el proceso de paz no ha concluido, porque el señor Zapatero ya lo dijo hace tiempo. Dijo que si se producían accidentes, como se habían producido en el caso irlandés, pues que había que mantener siempre un hilo de comunicación, por mínimo que este fuera. Estoy convencido de que es el mismo gesto que con De Juana Chaos que creían que se iba a poder excarcelar estaba dirigido a ver si se ponía de nuevo en pie el proceso.
Pero sobre Navarra ya ha dicho el Gobierno que no está en el tablero de las negociaciones.
No, pero es que dicen que todo es mentira. Se han puesto de manifiesto las grandes mentiras que dijeron respecto a Navarra, dijo el propio presidente del Gobierno. Bueno, pues yo tengo que decir que diez días antes del atentado en la moción que nosotros presentamos a consideración del Pleno del Congreso, el Partido Socialista y el Gobierno votaron en contra.

¿ETA aceptaría algún tipo de acuerdo sin Navarra?
Nosotros sabíamos cuales eran las exigencias de ETA porque se las ha estado diciendo desde el primer día: autodeterminación y Navarra, en los aspectos políticos. ¿Cómo pueden decir que nosotros mentíamos? Eso es así. Los terroristas les exigen este precio político. Ustedes no quieren tener claridad y no quieren pronunciarse en el Congreso de forma rotunda diciéndoles a los terroristas olvíndense de esto porque por aquí la democracia española nunca va a pasar. Entonces, ¿qué quieren ustedes que pensemos nosotros?

O sea, que Navarra, según usted y su partido, sigue estando encima de la mesa.
Si quieren llegar a un final negociado y los terroristas les exigen sobre todo que la cuestión de Navarra tiene que estar presente, de la misma manera que la autodeterminación, entonces la conclusión es evidente. Si usted consigue volver a poner en marcha el proceso de paz estará dispuesto a negociar sobre las exigencias de los terroristas, porque si no qué sentido tiene. Qué pasa, ¿que el presidente del Gobierno quería engañar a los batasunos?

Entonces, el presidente Zapatero no está diciendo la verdad sobre Navarra.
El señor Rodríguez Zapatero con Navarra se ha comportado con una absoluta deslealtad. Con total deslealtad. Entre otras cosas porque ni siquiera quiere recibirnos, es decir con un presidente que no ha tenido ningún empacho en mandar interlocutores a reunirse con ETA, no tiene tiempo, o no ha considerado conveniente, reunirse con un presidente democrático como es el presidente del Gobierno de Navarra. Y en el Congreso se reúne con todos los portavoces parlamentarios y excluye a UPN en la ronda parlamentaria. ¿Qué quiere que pensemos? Que es una actuación absolutamente desleal. No hay claridad, usted no informa adecuadamente, pues entonces ¿qué quiere usted que pensemos los demás?

Parece que la relación del PSOE con los nacionalistas va viento en popa. No se puede decir lo mismo de la que tiene con ustedes...
Más que viento en popa. El último día, en la sesión del Congreso, se produjo un gran idilio político entre la diputada Uxue Barkos y el presidente Zapatero. Hasta el punto de que el presidente dijo que estaba totalmente identificado con lo que acababa de decir sobre Navarra la señora Barkos. Y que precisamente, basándose en esa identificación, anunciaba que podrían llegar a nuevos acuerdos y entendimientos. Es decir, estaba anunciando los pactos futuros con Nafarroa-Bai, que no nos olvidemos, es el frente nacionalista integrado por todos aquellos que tienen en su programa y en sus ideologías la ruptura de la unidad de España y la integración de Navarra en Euskadi.

Pero, el candidato socialista Fernando Puras parece que no está muy de acuerdo con todo esto.
Lo que diga el señor Puras en estos momentos, la verdad es que no sirve para nada. El pobre señor Puras está haciendo un papel verdaderamente penoso. Porque al final todos sabemos que será el señor Zapatero el que dicte la última palabra. Ya lo ha anunciado en el Congreso, además. Ahí sí que no ha habido doblez, ahí sí que ha habido claridad. El presidente está dispuesto a pactar con Nafarroa-Bai porque comparte el análisis que sobre la situación de Navarra hace la señora Barkos.

MARCHA A LAS CINCO DE LA TARDE EN MADRID
El Foro de Ermua pide a los manifestantes que no haya insultos contra el Gobierno
* 'Por la libertad. Derrotemos juntos a ETA. No a la negociación' será el lema principal
* Mariano Rajoy encabezará la representación del PP, junto al ex presidente Aznar
* En Bilbao, la Iglesia vasca convoca una marcha para esta tarde a la que acude el PSE
AGENCIAS El Mundo 3 Febrero 2007

MADRID.- 'Por la libertad. Derrotemos juntos a ETA. No a la negociación' será el lema de la pancarta principal que el Foro de Ermua portará hoy en Madrid en una manifestación que contará con la asistencia de la plana mayor del PP, con su líder, Mariano Rajoy, a la cabeza.

También han confirmado su asistencia Ciutadans per Catalunya y más de 140 organizaciones civiles, sindicales y políticos, entre ellas la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), los sindicatos policiales, SUP y CEP, y la Federación de Ecuatorianos de Madrid (FEM).

El presidente del PP, Mariano Rajoy encabezará la representación de este partido en la manifestación, a la que asistirán también los presidentes de esta formación en prácticamente todas las comunidades autónomas.

El ex presidente del Gobierno José María Aznar ha confirmado su asistencia, junto a los portavoces parlamentarios en el Congreso y en el Senado, Eduardo Zaplana y Pío García Escudero, respectivamente, así como los secretarios ejecutivos Gabriel Elorriaga, Ana Pastor, Soraya Sáenz de Santamaría, Ignacio Astarloa y Miguel Arias Cañete. Junto a la cúpula del PP estarán, además, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón.

Por su parte, cuestionada sobre si el PSOE acudirá al acto, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, dio a entender que el Ejecutivo no estará presente en la marcha, no sin antes recalcar que el Gobierno "apoya" y está "con todos" los que acudan "de buena fe" a la misma "para luchar contra el enemigo común: el terrorismo". Al igual que el PSOE, los sindicatos UGT y CCOO tampoco estarán presentes en la protesta.

Donde sí estará una importante delegación del PSE, con Patxi López a la cabeza, será en Bilbao, donde a las seis de la tarde hay una marcha por la paz convocada por la Diócesis de Bilbao.
'Abierta y no excluyente'

A pesar de las ausencias, el Foro de Ermua, en boca de su presidente, Mikel Buesa, dejó claro desde el principio que esta manifestación iba a ser "abierta y no excluyente", muy al contrario de lo que, a su juicio, ocurrió con la protesta del pasado 13 de enero.

En el manifiesto final, que será leído por Conchita Martín (viuda del comandante Blanco, primera víctima mortal tras la ruptura de la anterior tregua de ETA) y Antonio Aguirre (ex-dirigente y actualmente militante de base del Partido Socialista de Euskadi), el Foro de Ermua reclama al Gobierno unidad frente al terrorismo y lanza duras críticas contra su política antiterrorista.

A pesar de mostrarse contrario a la actuación del Ejecutivo, el Foro de Ermua ha dado orden a sus Juventudes Unificadas, a las Nuevas Generaciones del PP y a estudiantes de diversas universidades españolas para que "cuiden" de que durante el recorrido de la manifestación, que arrancará a las 17.00 horas en la Plaza de Colón y culminará en la Puerta de Cibeles, no se viertan expresiones ofensivas "contra nadie, incluyendo al Gobierno", como tampoco "de carácter preconstitucional, fascista o totalitario".

Tras una intensa campaña informativa, que ha llevado incluso al Foro de Ermua a repartir papeletas en las principales bocas de metro de Madrid, alrededor de 250 autobuses, fletados por el PP y la AVT, principalmente, partirán desde diferentes provincias españolas para participar en esta nueva manifestación, que de manera simultánea se celebrará en Barcelona, A Coruña, Pontevedra, Las Palmas de Gran Canaria e Ibiza

Este acto tendrá lugar tan sólo tres semanas después de que la Federación Nacional de Asociaciones de Ecuatorianos en España (FENADEE), UGT y CCOO hicieran lo propio en una marcha "por la paz y contra el terrorismo" que sí contó con el apoyo del Gobierno, que ha declinado, por el contrario, asistir a esta nueva convocatoria.

Diálogo con un terrorista vasco
Federico Quevedo El Confidencial 3 Febrero 2007

Todavía no sé muy bien qué hacía allí, al lado de aquel tipo con varias decenas de muertos a sus espaldas, mirando los dos al infinito de la noche, perdida la mirada en un mar de incomprensión mutua. ¿Ha merecido la pena?, le pregunté, temeroso de la respuesta. Él, que hasta ese momento se había mantenido como inerte, levantó un poco más sus ojos y esbozó una leve sonrisa de satisfacción. “Les odiaba”, contestósin dudarlo. “Les odiaba con toda la fuerza de mi alma”, añadió. Pues yo creo que nada bueno puede construirse sobre los cimientos del odio y del resentimiento, le dije. “Tú eres un maketo”, y en su mirada comprendí que, en cualquier otra circunstancia, no habría dudado ni una décima de segundo en descerrajarme un tiro en la nuca y escaparse riendo celebrando la osadía. “Tú eres un maketo y nada sabes de lo que significa sufrir la opresión y el engaño de los tuyos. Desde aquel falsario que mintió y utilizó la religión contra el viejo reino, hasta los hijos de Sabino que hoy nos mienten. Mintieron los Austrias, los Borbones, los González, Aznar y Carrillo; los Maroto y Dorregaray, los Unzueta y Onaindia… Sólo Franco no nos mintió. Los recuerdos de la paz de Bergara, la abolición de 1876, el timo de Santoña, el engaño de la Transición, la Constitución, el estatuto… nos han hecho saber que, cuando vosotros habláis de paz, no es lo que nosotros llamamos paz, que vuestra libertad no es la libertad de todos; no es nuestra libertad”. ¿Opresión? ¿Qué opresión? ¿Es que no sois libres de defender vuestras ideas sin necesidad de utilizar la fuerza de las armas? ¿No os dais cuenta de que sois vosotros los que estáis impidiendo el ejercicio de la libertad con vuestra actitud violenta? El contestó sin inmutarse: “Dispersión penitenciaria, carcelaria e intracarcelaria. Malos tratos, torturas renovadas en el tiempo pero permanentes en las formas y tan antiguas como lo es la represión política. Agresiones. Sufrimiento para nuestros familiares y amigos. Compañeros enfermos a los que se chantajea con la gravedad de la situación. Esa es la represión que tu pueblo practica contra el mío”.

Pues yo no veo eso, le dije. Yo veo instituciones democráticas, un pueblo con libertad para elegir a sus representantes y un espacio político en el que cada uno puede defender sus ideales en el ejercicio de la razón y de la libertad, y precisamente sois vosotros los que impedís que esa libertad se pueda ejercer en toda su extensión. No sois vosotros los que os sentís amenazados y os veis obligados a llevar escoltas. Somos nosotros los que sentimos miedo, los que tememos que detrás de cada esquina se esconda la muerte, los que vivimos la intranquilidad permanente de saber que alguien nos vigila, los que callamos para que nadie pueda delatarnos, los que miramos dentro de cada portal y debajo de cada coche y cada día que pasa lo contamos como uno más que Dios nos ha regalado para estar con los nuestros... “Palabrería de mujeres y de cobardes. Aquí en Euskal Herria hace mucho tiempo que se desprecia la retórica de los tenderos de la esperanza, sofistas que nunca creyeron y que ya apenas engañan. Palabras pocas y hacer, callar y luchar. Ese es nuestro lema”. Entonces se levantó casi de golpe, como impulsado por un resorte no sé si de odio o de violencia, o de ambas cosas a la vez, y cerrando su puño en gesto de agresión, me dijo: “Hoy como ayer la capacidad de autoorganización de nuestro pueblo ha mantenido la creatividad y el fuego rebelde de las antiguas matxinadas. Y la nueva clase trabajadora vasca y el movimiento popular son hijos del viejo movimiento obrero, de hace un siglo, de aquellos primeros independentistas y de anteriores insurgencias que nunca se rindieron. Y, como ellos, tampoco nosotros nos vamos a rendir. Vamos a seguir luchando hasta haceros derramar la última gota de vuestra sangre”.

¿Ese es el problema?, le dije. ¿No sois capaces de defender vuestra ideología marxista y revolucionaria con la fuerza de la razón y tenéis que imponerla con la fuerza de las armas? Volvió a reírse y me contestó como el que contesta a un niño que quiere aprender los primeros pasos de la vida: “Seremos independientes siendo socialistas. Independencia y socialismo, al igual que liberación nacional e internacionalismo, son el anverso y reverso de la moneda. La independencia no nos la van a facilitar en este rincón de Europa. No somos Lituania, ni Montenegro, y esperemos no ser la Chechenia a la que Rusia engañó como Madrid a los saharauis. Pero la independencia y el socialismo son construcciones inseparables y que al margen de su reconocimiento y realización total son procesos que hemos iniciado con el movimiento popular”. Te has aprendido bien los recursos a la demagogia, pero eso no hace sino acrecentar el fundamentalismo sobre el que estáis construyendo una falsedad que, sin embargo, conculcáis a los vuestros desde que nacen..., le espeté. ¿No te das cuenta de que eso es tan fascista como la actitud que achacáis a los españolistas? Pero él, en lugar de dar una oportunidad a la reflexión, se mantuvo terco en sus trece: “Fueron 40 los años de la noche negra del fascismo. Las esperanzas heroicas de los últimos luchadores fueron muriendo en la margen de una nación española, que nunca llegó a serlo, y que silenciosa o engañada asistió al sangriento carnaval de una, grande y libre. La izquierda histórica desapareció en la lucha o se disolvió en los nuevos posibilismos, detrás del Suresnes del PSOE, o la legalización negociada del Partido Comunista. Hubo resistencias guerrilleras heroicas y traicionadas. En Euskal Herria la memoria histórica y la endémica capacidad de autoorganización de los vascos mantuvo una impermeabilidad social que protegió las primeras movilizaciones populares, y que permitió el mantenimiento de núcleos obreros organizados y localizados en la margen izquierda, el Alto Deba y Goiherri; la misma que inició, desde Arantzazu, aquel movimiento cultural proscrito, esperanzas y luchas nuevas... y Euskadi Ta Askatasuna”.

Me estás hablando de algo que no existe, de un conflicto que os habéis inventado de la nada, sin fundamento histórico ni social, ¿quieres hacer el favor de recurrir a los libros de historia y comprobar que nunca hubo una Patria Vasca y que, por el contrario, siempre habéis sido uno de los pueblos más activos en la construcción de la Nación española? No. No podía hacerlo, porque eso sería como traicionar su propio subconsciente. “La larga historia documentada de Euskal Herria es la de la resistencia de un pueblo que se autoorganiza continuamente para mantener su identidad, a través de invasiones, agresiones y diferentes formas de dominación de los estados vecinos, de legislaciones, cultura y políticas dominantes, que no han impedido la recreación de nuestra memoria histórica y la voluntad de construcción de una nueva formación social independiente”, me soltó, impávido, sin mover ni un músculo que delatara una mínima concesión a la duda. Me di por vencido. Era imposible hacerle reflexionar y que su razón mandara sobre sus sentimientos manipulados por una ideología anuladora de la razón humana. Bien, le dije, pero, ¿eso no lo puedes defender con la fuerza de la palabra? “¡No nos dejáis!” y, cogiéndome de los hombros, empezó a chillarme: “¡La tenéis clara! ¡Iros a la mierda porque no vais a ganar! ¿O es que todavía no os habéis dado cuenta de que tenemos un escudo invulnerable que no es otro que la razón? Sois un poder totalitario y fascista, rescribís la historia y nos intentáis manipular, y ello como estrategia de guerra con el único y declarado objetivo de nuestra asimilación, del logro de la renuncia a nuestros principios, valores y derechos, y nuestra integración en vuestro sistema. Vuestros jueces son prevaricadores; vuestros políticos, corruptos; vuestra policía, profesionales de la tortura, carceleros sin escrúpulos. Sois aburridos, cansinos y previsibles. ¿De verdad creéis que podéis acabar con el MLNV? ¿Que vais a conseguir doblegar a un pueblo o, al menos, silenciar sus pasos? ¡Sacad vuestras sucias manos de Euskal Herria! Sacadlas porque otro camino solo implicará más sufrimiento”.

Me quedé como inerte, aterrorizado ante la violencia verbal que acababa de desplegar contra mí... Pero, entonces –le dije-, explícame por qué tenéis tanto interés en el ‘proceso’, de qué queréis hablar si no estáis dispuestos a ceder en nada, porque en un diálogo siempre tiene que haber espacios de renuncia... “No te equivoques”, me dijo, sentándose de nuevo y volviendo a elevar su mirada hacia la infinitud de la noche... “el proceso no es un proceso para construir una paz falsa sin contenido; el proceso no puede ser, sin más, un proceso para integrar a la izquierda abertzale en la normalización política; por lo tanto, no penséis que la izquierda abertzale va a aceptar mansamente el actual marco sin ningún cambio político. Y tampoco puede ser un proceso que desemboque en el actual marco, debe hacerse para que abra un camino hacia una verdadera situación democrática, porque si es un verdadero proceso habrá que recorrer ese camino. Por lo tanto, os equivocaréis si os limitáis a intentar desactivar la lucha armada de ETA”... Entonces, perdona, ¿me estás diciendo que va a haber más muertos? De nuevo esbozó una leve sonrisa... “No te quepa la menor duda”. Yo también perdí mis pensamientos en ese inmenso mar de mutua incomprensión, y pensé para mis adentros... ¿Qué coño hago yo intentando razonar con este tipo?

fquevedo@elconfidencial.com

A favor, en contra y quizá
Por Edurne Uriarte ABC 3 Febrero 2007

Algunos bienintencionados a la par que despistados lamentan la división ciudadana en las manifestaciones contra el terrorismo y abogan por que nos manifestemos unidos puesto que, dicen, estamos de acuerdo en lo esencial, en nuestro rechazo a ETA. Pues no, ése es el problema últimamente, que no estamos de acuerdo en lo esencial, que el No a ETA puede significar en España cosas completamente diferentes y no igualmente respetables. Y, de hecho, el No a ETA de la manifestación convocada por Ibarretxe en Bilbao o el de la apoyada por el Gobierno en Madrid tiene poco que ver con el No a ETA del Foro Ermua hoy.

O que una cosa es la movilización por el diálogo, por la paz o por el proceso y otra la movilización antiterrorista o por la derrota de ETA. Hasta la etarra Belén González Peñalva podría manifestarse por el diálogo, por el proceso y por la paz. Lo contó esta semana en la Audiencia. Está por el proceso, como De Juana. Y sus compañeros estuvieron a punto de manifestarse con Ibarretxe en Bilbao en lo que pudo convertirse en la manifestación contra ETA más excepcional de nuestra historia, con los propios terroristas sosteniendo la pancarta.

No es que ETA haya provocado una esquizofrenia manifestativa a los demócratas. Esa esquizofrenia en que la gente está en contra de la violencia pero a favor de la negociación, a favor del fin de la violencia pero en contra de quienes quieren derrotar a los violentos, a favor de Zapatero y de Ibarretxe, en contra de Rajoy, pero quizá a favor de Otegi, fue fabricada por los demócratas.

Es deliberada. En el País Vasco fue articulada hace tiempo por un nacionalismo que quiso compaginar los pactos con ETA con la teoría de los derechos humanos. En el resto de España ha sido pergeñada en los tres últimos años por un Gobierno que tiene que vestir la Paz de Constitución, de reglas democráticas y de ética. Y que saca a la gente a la calle para una cosa y para la contraria, para el repudio del terrorismo y para el abrazo dialogante con los terroristas. Y que pretende confundir eso con lo que no es, la movilización antiterrorista.

El País manipula la venda.
Antonio Javier Vicente Gi Periodista Digital 3 Febrero 2007

El País, siguiendo las directrices marcadas sobre la manifestación de hoy convocada por el Foro de Ermua contra ETA y la no negociación, la considera como una herida en los ijares del PSOE y por ello ya coloca la venda antes de que se produzca la herida. No contentos con tan caritativa acción se ven impelidos, como casi siempre, a manipular dicha venda y titulan en primera página “El PP se moviliza para superar hoy la manifestación del 13 de enero”. No me dirán que no le echan morro manipulador estos progres de la división Das Reich mediática del PSOE.

El mensaje es demoledor en su iniquidad, los progres se manifestaron el día 13 arropados por todas las organizaciones de ecuatorianos para defender la paz, mientras que hoy los vengativos y revanchistas de derechas del PP se manifiestan única y exclusivamente para intentar darle en los morros a los luchadores por la paz llevando a más gente que la que hubo el día 13 de enero y encima informa en su segundo titular que lo harán sin la asistencia de las asociaciones de ecuatorianos.

La cifra a batir según El País es de 171.000 personas, sea cual sea el resultado de la manifestación ya tienen respuesta para explicar el asunto en caso de que haya una menos asistencia como que el país prefiera la unidad de acción contra el terrorismo o dicho en sus propios términos editoriales “Sumar contra ETA”, para el caso de que la afluencia de manifestantes sea manifiestamente más numerosa que el pasado día 13 se ponen la venda hoy dejando claro que todo ha sido cosa de la movilización del PP de sus 700.000 militantes y su pérfida acción de fletar autobuses, que no hay nada más miserable hoy en España que fletar autobuses para ir a manifestarse a Madrid.

Hoy al menos veremos la confirmación de tres mentiras más de Zapatero. La AVT apoya la manifestación de hoy y la vicepresidenta ya ha dicho que no acudirá ni Zapatero ni el PSOE porque los manifestantes van a protestar contra su gobierno.

Podemos decir que la enésima mentira de Zapatero fue la que dijo en el Congreso con motivo del debate sobre la política antiterrorista "Y, en séptimo lugar, he mantenido mi compromiso con las víctimas para oírlas, tenderlas, no abandonarlas."

Aunque en cierto modo se podría decir que Zapatero no mintió porque jamás abandonará a las victimas porque nunca ha estado junto a las víctimas.

El nuevo estatuto de Andalucía es una 'estafa pública'
Francisco Rubiales Periodista Digital 3 Febrero 2007

Mario Acosta, representante de Ciudadanos en Andalucía Occidental, considera que el Estatuto de Andalucía que se somete a referendum el próximo 18 de febrero es "un nuevo paso hacia la desconfiguración de la nación española, un atentado contra su ordenamiento constitucional y una estafa pública".

Con el Estatuto "se pretende legalizar la creación de un virreinato o taifa regional completamentre al margen de los verdaderos intereses de los ciudadanos, sin ninguna necesidad ni petición de éstos".

El nuevo Estatuto andaluz, en opinión de Ciudadanos, el partido que se presentó con éxito en las últimas elecciones catalanas apelando a la ciudadanía, enfrentándose a los abusos del nacionalismo y promoviendo una regeneración de la democracia que otorgue protagonismo a los ciudadanos, "pretende crear la necesidad de una identidad andaluza tan falsa y nefasta para la población como útil a los nuevos caciques privilegiados".

Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía considera que el Estatuto andaluz, que ni siquiera es capaz de entuasiasmar a los políticos que lo han promovido y redactado, "es un reglamento carcelario con pinta de Constitución aldeana, donde se quiere regular la más mínima expresión ciudadana y dotar de un exhaustivo control a la sociedad", que, además, es incompatible con la democracia.

"En su objetivo de colaborar para que la vida nacional no derive hacia más despropósitos ni delirios promovidos o permitidos por los partidos tradicionales o el Estado español, Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía,se opone radicalmente a este nuevo intento de contrabando político y pide a todos los andaluces que rechacen este esperpento gramatical y de toda índole como forma de expresar disconformidad con el mismo. Llamamos a la población a votar NO en las urnas y comprendemos a las personas que prefieran otra manera de manifestar su rechazo. En todo caso, votar afirmativamente es condenarnos a tener menos libertad y dejar campo libre a los que nos engañan para que sigan practicando políticas antisociales, presuntamente ilegales y en todo caso injustas. C´s interpondrá recurso de inconstitucionalidad ante el TC. si sale aprobado el nuevo estatuto", ha declarado Mario Acosta a www.VotoenBlanc.com .

La manifestación del sábado es de gente de mala fe
Vicente A. C. M. Periodista Digital 3 Febrero 2007

Tras el Consejo de Ministros de hoy, la hierática Vicepresidenta Dª María Teresa Fdez. de la Vega,ha dicho que el Ejecutivo "ya estuvo presente en la primera" marcha cuando desfiló con "los ciudadanos de buena fe". Así que considera, por deducción lógica, que los ciudadanos que acudan a la manifestación de mañana lo hacen "de mala fe" y que su intención no es ir contra ETA y contra el proceso de negociación, sino alevosamente contra el Gobierno. Así que no van a asistir. Esta definición y avance de pitonisa, es realmente chocante, ya que se atreve a calificar los hechos futuros, sin siquiera abordar el lema real de la manifestación. Resulta que el convocante, el Foro de Ermua, va a ser un grupo de gente de mala fe, que solo busca la desacreditación y ataque contra el Gobierno, en vez de la derrota de ETA y la aplicación del Pacto contra el Terrorismo.

Me parece que el Ejecutivo en pleno se ha contagiado de una paranoia obsesiva persecutoria, viendo enemigos por todas partes menos por donde realmente están, en sus nuevas alianzas con los separatistas y en su obstinación en seguir negociando con los terroristas, al precio que sea y pase lo que pase. Es decir, la vieja metodología zapateril del "como sea". Las manifestaciones de la Vicepresidenta no se pueden considerar sino una salida de tono y una mala excusa, donde no puede agarrarse a otros topicazos, como cuando quien convocaba era la AVT. Ahora, quiere desacreditar al Foro de Ermua cuyo máximo representante, Mikel Buesa sigue siendo un referente de la integridad en la lucha contra el sin sentido del terrorismo de ETA. Quizás le moleste al PSOE y al Gobierno ir del mismo lado que el PP, cuya sola presencia le produce urticaria, como a Carod Rovira y a los del Pacto de Tinell.

Está claro que el lema de la manifestación le incomoda a este Gobierno, pues a pesar de sus manifestaciones en contra, todo apunta a que se han renaudado las conversaciones, como dice BATASUNA-ETA, sin partir de cero e intentando sentar las bases sólidas para avanzar en la negociación. Es decir,traducido al vulgo: vayamos al grano de los compromisos o tendréis otro atentado más violento y más cercano. Las cosas están claras para los "patriotas" o Abertzales. Para el Gobierno también lo está y su predisposición es total y absoluta, eso sí con la necesaria discreción. ¿Es esa una actitud beligerante o de claudicación?. No tengo ninguna duda de la sumisión vergonzante frente al chantaje. No hay voluntad de vencer, sino de ser vencido. No hay voluntad de imponer la legalidad, sino de flexibilizarla y adecuarla a las pretensiones de ETA y los nacionalistas.

Se queja la Vicepresidenta de que se pudiera protestar contra el Gobierno ¿Le extraña o es plenamente consciente de que está en la oposición de todo lo que moralmente significa el Foro de Ermua?. La verdad, es que la excusa ha sonado a falsa, a improvisada y a una mera defensa de una acción de Gobierno que no es comprendida ya ni por sus propios militantes. Mañana se plasmará en la calle la verdadera política que reclama el pueblo español. Contra ETA y contra la negociación.

El Lehendakari majareta y otros chiflados
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 3 Febrero 2007

Efectivamente, el país que preside Juan José Ibarretxe es un territorio rebosante de psicópatas, necios y borricos que homenajean a los asesinos de ETA mientras desprecian a las víctimas de los criminales. Es, además, un territorio que se ha convertido en el reino absoluto de lo cretino y de lo necio porque ya me dirán ustedes cómo se puede considerar a un lugar en el que a los crímenes de ETA, al auge del terrorismo callejero y al aumento de los atentados contra ciudadanos demócratas se responde con concentraciones organizadas por clérigos cerriles como Ricardo Blázquez que llama a la sociedad vasca “a moverse por la paz”.

Sin que sirva de precedente, Juan José Ibarretxe tiene absolutamente toda la razón al afirmar que vivimos “en un país de locos”. Probablemente, con su declaración despectiva el Lehendakari quería referirse a España, la única esperanza de civilidad que nos queda a los vascos no nacionalistas, pero en una cosa sí acertaba el gran vasco que “no es una persona cualquiera”, a decir de sus correligionarios amontonados alrededor del destino universal de la causa independentista vasca: nos encontramos en un territorio absolutamente plagado de perturbados y chiflados presidido por un gran majadero, Juan José Ibarretxe, que acusa a una organización democráticamente modélica como el Foro de Ermua de sembrar “odio y confrontación” mientras él apuesta por dialogar “hasta el amanecer” con miembros (algunos de ellos ex terroristas) de una organización ilegalizada por pertenecer a un entramado terrorista.

Efectivamente, el país que preside Juan José Ibarretxe, y que su partido, el PNV, lleva gobernando desde hace casi tres décadas, es un territorio rebosante de psicópatas, necios y borricos que homenajean a los asesinos de ETA mientras desprecian a las víctimas de los criminales. Es, además, un territorio que se ha convertido en el reino absoluto de lo cretino y de lo necio porque ya me dirán ustedes cómo se puede considerar a un lugar en el que a los crímenes de ETA, al auge del terrorismo callejero y al aumento de los atentados contra ciudadanos demócratas se responde con concentraciones organizadas por clérigos cerriles como Ricardo Blázquez que llama a la sociedad vasca “a moverse por la paz”.

Ciertamente, el gran timonel de los vascos nacionalistas, el Lehendakari Juan José Ibarretxe ha hecho un análisis rotundamente acertado: este es un país repleto de chalados y desequilibrados. De hecho, el lehendakari Ibarretxe, que es el gran majareta, ha contratado a un grupo de “expertos internacionales” para que le asesoren sobre cómo conseguir la paz (¿alguna vez habrá pensado este hombre en apoyar a la policía y los jueces para que detengan y juzguen a los terroristas?).

Esta asesoría plurinacional del Lehendakari, en su primer informe, ha extraído una conclusión no menos ida y pirada: según interpretación de estos “sabios”, el atentado de ETA en Barajas no tiene por qué acabar con el “proceso de diálogo” ya que lo que de verdad supone es “una oportunidad para nuevas negociaciones”. Pienso lo mismo que usted, amable lector: están como cabras. De cualquier forma, la enajenación colectiva en el país del Lehendakari majareta no tiene límites. Baketik, el Centro por la Paz de Aranzazu, promovido por los franciscanos (¡otra vez la Santa Madre!) y bien financiado por las administraciones nacionalistas, también ha hecho su análisis del atentado etarra en la T4 y ha llegado a conclusiones que si bien no son estrictamente locuelas, sí que tienen cierto aire de misticismo iluminado.

Lean y entenderán a lo que me refiero: “Un paso atrás (el atentado de Madrid es, simplemente, un paso atrás) no anula la determinación y la esperanza de la paz. No se mide la energía del sol según llueva o esté despejado (...) La paz, el fin de la violencia, el acuerdo la reconciliación son procesos irreversibles. No dependen de un hecho concreto o de la voluntad de un único actor, son la consecuencia de un contexto social, histórico, político, internacional y ético que no tiene vuelta atrás”. Ahí es nada. Lo que dicen estos curas nacionalistas es que Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, los dos ciudadanos ecuatorianos asesinados por los criminales, no deben preocuparse: su muerte no cuenta porque la historia nos empuja, indefectiblemente, hacia la paz. Ya pueden estar satisfechos sus familiares.

En fin, que sí, que el Lehendakari majareta sabe perfectamente a lo que se refiere cuando habla de “vivir en un país de locos”. Probablemente se está refiriendo a vivir en un país en el que la policía recibe órdenes directas para ser “prudente” y exquisita con quienes apoyan a los terroristas de ETA; probablemente se refiere a vivir en un país donde las calles de muchos pueblos llevan nombres de consumados asesinos mientras las tumbas de sus asesinados son pisoteadas y profanadas; quizás, es posible que el Lehendakari quiera referirse con su acusación de locura y tarambana al hecho de vivir en un país en el que cientos de miles de ciudadanos no nacionalistas no pueden ejercer con libertad y seguridad sus derechos más elementales; o quizás también es posible que el Lehendakari majareta, al hablar de locuras colectivas, quiera hacer mención a su reciente declaración ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

De hecho, la investigación del Lehendakari por este órgano de justicia es el gran ejemplo de la locura en la que vive un territorio cuyo presidente, absolutamente demenciado tras tantas noches sin dormir hablando con batasunos, proetarras y miembros de organizaciones ilegalizadas por terroristas, ha de ser judicialmente investigado por su irresponsabilidad al combatir el crimen con la palabra y no a través de la policía, de la Justicia y de los recursos que el Estado de derecho pone a su disposición.
Blog de Raúl González Zorrilla

El BNG impondrá un «uniforme identitario» en las «ikastolas» gallegas
ÉRIKA MONTAÑÉS SANTIAGO. ABC 3 Febrero 2007

La iniciativa de la Xunta de Galicia de implantar las «galescolas», una red de de escuelas infantiles para niños de 0 a 3 años de titularidad pública que se mira conceptualmente en el espejo de las «ikastolas» vascas, ha estado saludada por la polémica desde su misma gestación. Sin embargo, ha sido el proyecto de plantear un concurso para el diseño de ropa del personal educativo y alumnado que consiga «una imagen común en todos los centros» de la red de «galescolas» y que «permita a los usuarios identificar fácilmente los centros de una red creando una identidad propia», el que ha disparado el nivel de controversia y amenaza con provocar otro cisma en el bipartito. Una «imagen común» que pretenden extender hasta el mandilón de los escolares.

Los dos pesos pesados de la Vicepresidencia de la Xunta, el líder del Bloque Nacionalistas Gallego Anxo Quintana y el secretario general de Relaciones Institucionales, Antón Losada, llevan más de un año pergeñando la creación en esta legislatura de la red de «galescolas». En este tiempo se han reunido con asociaciones de padres, con destacamentos de alcaldes partidarios y detractores de estos centros educativos para cantarles las bondades de «la formación de los niños en la tolerancia, el respeto y la imaginación» que promueven.

Silencio roto
La iniciativa nacionalista había recibido la callada por respuesta desde el gabinete de Emilio Pérez Touriño y el Grupo socialista. Hasta ahora. La publicación, por parte de la Vicepresidencia de la Xunta en el Diario Oficial de Galicia (DOG, de 30 de enero de 2007) del polémico concurso abierto de ideas ha removido la enésima crisis entre el PSOE y el BNG.
Dicta la orden del DOG que la convocatoria, premiada para el valiente diseñador con 6.000 euros, tiene la finalidad de «conseguir una imagen común en todos los centros que integren la red de las «galescolas» que permita a los usuarios identificar fácilmente los centros de una red creando una identidad propia». Ofrecer una imagen como «red institucional de Galicia con identidad propia» son las palabras clave de un polémico uniforme que, además, según defienden los nacionalistas, deberá poseer las siguientes características: no sólo deben estar esos «trajes» al uso avalados por la funcionalidad y libertad de movimientos, así como resistencia a la tracción, abrasión, extensión, rozamiento, suciedad, y ser de fácil manejo, sino que «deben encajar con el logotipo escogido para identificar las «galescolas»».

Menos mandilones identitarios
Con tales requisitos, no es de extrañar que los otros dos grupos políticos gallegos hayan tenido que releer más de una vez la orden del concurso y reaccionar. El Partido Popular en esa comunidad ha pedido al presidente de la Xunta, en boca de su líder Alberto Núñez Feijóo, «menos mandilones identitarios» y más prioridades para Galicia en infraestructuras, sanidad o vivienda.

Curiosamente, la respuesta más enervada ha llegado desde los socios de los nacionalistas. Las consideraciones del portavoz de Educación del PSOE gallego, Guillermo Meijón, no tienen desperdicio. Meijón se irrita al contraponer la titularidad pública de las «galescolas» con el hecho de llevar un determinado uniforme. Puede entrañar, incluso, «ciertas dudas de tipo legal», apostilla el diputado, quien recrimina a Quintana y sus acólitos que la mejora de la oferta educativa que preconizan «no implica en modo alguno un uniforme, más bien lo contrario» y considera «mucho más positivo que la vestimenta refleje la identidad de quien la porta y la propia diversidad».

Coto a la imaginación
Meijón no tiene reparos en achacar que la uniformización de los escolares «parecía una cuestión cerrada en los tiempos actuales, quedando relegada al ámbito de ciertos centros de fácil identificación». Se pregunta Meijón si la Vicepresidencia dice querer formar en la imaginación, por qué va a imponer una vestimenta «lo que no parece que case con la imaginación».
Varios dirigentes del Bloque salieron ayer al paso de las críticas, con «pildoritas» como las de Francisco Jorquera, portavoz de la Ejecutiva del BNG, que atribuyó la idea del concurso a la necesidad higiénica de que los niños menores de tres años no se manchen en las «galescolas»; a la pericia «progresista» de establecer «criterios de uniformidad en los centros para solucionar los problemas que se derivan de las diferencias de recursos económicos entre unas familias y otras» y, finalmente, a la impronta de los tiempos. «Los medios de comunicación, el Bloque, la Xunta y las consejerías tienen su propia identidad corporativa». Ergo, las «galescolas», también.

Recortes de Prensa   Página Inicial