AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 12 Febrero   2007

La tapadera electoral de ETA
Editorial ABC 12 Febrero 2007

PRONTO va a haber ocasión para saber si realmente la ley de Partidos Políticos sigue realmente vigente, es decir, en disposición de ser aplicada por los tribunales a instancia del Gobierno o del fiscal general del Estado. Hasta ahora, el apoyo del Ejecutivo a esta norma decisiva en el retroceso de ETA durante la pasada legislatura ha sido meramente simbólico. Pero ésta es de esas leyes que requieren de las instituciones públicas un imprescindible compromiso activo con sus valores y principios, una irrenunciable militancia democrática para hacerlas efectivas. El Gobierno ha demostrado que no tiene compromiso alguno con la ley de Partidos, más allá de ser objeto frecuente de discursos vacíos. La prueba es la actividad impune del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV), tapadera electoral que ETA activó cuando el Supremo ilegalizó las candidaturas de Aukera Guztiak, señuelo de Batasuna que monopolizó, a propósito o no, toda la atención del Gobierno y la Fiscalía. El PCTV fue investigado por el juez Grande-Marlaska, quien imputó a varios de sus dirigentes por integración y colaboración con banda armada.

Nada se ha vuelto a saber de este sumario. A pesar de todas las evidencias que demuestran su sumisión a los designios de Batasuna -por tanto, de ETA-, el fiscal general del Estado se ha manifestado públicamente a favor de la legalidad del PCTV. El PSOE no se cansa en repetir que el PCTV fue inscrito en el registro de partidos cuando gobernaba el PP, ocultando que aún no se había dictado sentencia contra el entramado batasuno y que la ilegalización de un partido no depende de sus estatutos sino de sus actos antidemocráticos.

Como hoy informa ABC, el PCTV ya está preparando las listas para las próximas elecciones municipales y forales del País Vasco. Y el Gobierno, que lo sabe, responde con una pasividad que es, realmente, un acto de complicidad para que la izquierda proetarra tenga un pasamontañas electoral, a pesar de que existen tantos indicios para ilegalizar al PCTV como los que hubo para ilegalizar a Batasuna. La decisión política del Ejecutivo y del Fiscal General es proteger al PCTV, que tiene contratados como asesores parlamentarios a destacados batasunos, que no ha condenado el atentado del 30-D, que se aprovecha de la infraestructura batasuna para recaudar fondos y apoyos, y que, en definitiva, prolonga la estrategia de ETA en el «frente institucional» que diseñó la banda terrorista cuando creó Herri Batasuna hace más de un cuarto de siglo.
A cada cual se le ha de juzgar por sus actos y sus omisiones. Pero, el nuevo ministro de Justicia no tiene cien días de gracia para ponerse a prueba. Su locuacidad sectaria le privó de esta cortesía y ahora tiene que retratarse con el Estado de Derecho y el principio de legalidad promoviendo las acciones legales necesarias para evitar que ETA vuelva a presentarse a las elecciones.

¿Está siendo Navarra invadida por el nacionalismo vasco?
Vicente A. C. M. Periodista Digital 12 Febrero 2007

Hay planes que de por sí pasan a ser maquiavélicos, por la carga de manipulación y torcimiento de la legalidad a la que nos tienen acostumbrados en los entornos abertzales. ¿Está siendo Navarra invadida por el nacionalismo vasco?. Esa es una pregunta que puede que tenga ya una respuesta afirmativa. Hay intensos rumores de que se está aumentando sospechosamente el empadronamiento en localidades forales navarras, de personas procedentes de la comunidad autónoma vasca. ¿Y por qué?. Es sabido que la futura integración de Navarra en el País Vasco, pasa por que la opción política gobernante lo proponga por aprobación de la mayoría del Parlamento Foral Navarro. En las próximas elecciones las diferencias de votos pueden ser solo del orden de unos pocos miles para vencer la resistencia de las fuerzas que se oponen a esa integración. Solo en el caso de que UPN consiguiera mayoría absoluta, se podría evitar el tripartito a la navarra,con la entusiasta participación del Partido Socialista Navarro, que si consiguiera el poder haría efectiva la claúsula 4ª de las disposiciones Transitorias de la Constitución española, cuyo texto dice:

1. En el caso de Navarra, y a efectos de su incorporación al Consejo General Vasco o al régimen autonómico vasco que le sustituya, en lugar de lo que establece el artículo 143 de la Constitución, la iniciativa corresponde al Órgano Foral competente, el cual adoptará su decisión por mayoría de los miembros que lo componen. Para la validez de dicha iniciativa será preciso, además, que la decisión del Órgano Foral competente sea ratificada por referéndum expresamente convocado al efecto, y aprobado por mayoría de los votos válidos emitidos.

2. Si la iniciativa no prosperase, solamente se podrá reproducir la misma en distinto período del mandato del Organo Foral competente, y en todo caso, cuando haya transcurrido el plazo mínimo que establece el artículo 143.


Es decir basta la mayoría simple del parlamento navarro para la propuesta del "Anschluss" o anexión. Eso recuerda tremendamente el inicio de la expansión territorial del III Reich, con la anexión de los sudetes y de Austria.

La lucha pues está en el censo electoral cuya balanza puede ser vencida a favor de las tesis anexionistas vascas, mediante la suficiente aportación de nuevos electores a este territorio foral. Si tenemos en cuenta los resultados de las últimas elecciones autonómicas veremos que es evidente la debilidad de las fuerzas Forales partidarias del mantenimiento de la independencia de Navarra en el conjunto de España.

Como se ve (en el gráfico .. UPN 41,23%-23 Escaños; PSN 21,14%-11E; IU-EBN 8,77%-4E; Aralar 7,75%-4E; CDN 7,66%-4E; EAJ/PNV/EA 7,43%-4E ) se está en un momento crítico en el que solo unos pocos miles de votos acabarán con los sueños de la mayoría de los navarros. De ser cierta esta idea de variación intencionada del censo electoral, debería hacerse una investigación y tomar las medidas legales necesarias, para evitar lo que sin duda puede ser un escándalo y manipulación electoral sin precedentes en la democracia española. El futuro de Navarra no puede estar en manos de quienes no tienen escrúpulos en movilizar a sus simpatizantes para cumplir con su misión usando la puerta falsa que les deja la ley electoral.

BATASUNA-ETA ya tiene su representación política en Navarra y su legalización es solo cuestión de días. Este Gobierno sigue con paso firme y decidido haacia su objetivo de cumplir sus compromisos y no hay nada ni nadie capaces de impedírselo.

Los profesorcitos del Constitucional
Agapito Maestre Libertad Digital 12 Febrero 2007

Corran a ver la exposición de retratos en el museo Tyssen de Madrid para entender la política española. Las caras, por no hablar de otras partes del cuerpo humano, revelan quienes somos. La cara no es, como creen algunos, una máscara. El rostro es todo. Sinceridad, bondad, vicio, virtud, en fin, cientos de caracteres están escritos en el rostro. Rápidamente asocié los rostros de la exposición a personajes públicos de la vida española. Recordé algunos de ellos y me dieron miedo. Producen horror, sobre todo, cuando sus gestos van acompañados de palabras. Resultan terribles. Son personajes que nos miran por encima del hombro. Nos aterran.

En un periódico del sábado, al lado de un documento firmado por 45 profesorcitos contra la recusación de Pérez Tremps, vi por casualidad el rostro de la presidenta del Tribunal Constitucional. Me quedé estupefacto. Supe al instante por qué esta institución está en almoneda. El rostro contraído, amenazante y resentido de la presidenta me dice tanto sobre el estado del Tribunal como las firmas ideológicas, interesadas y corporativistas de los profesorcitos de Derecho Constitucional. Por cierto, me gustaría contemplar los rostros de los firmantes para contrastar la coincidencia de sus intenciones con los de la presidenta del Tribunal, o con las de los magistrados Manuel Aragón y Elisa Pérez Vera, por poner algunos ejemplos.

¿Quizás los rostros de los firmantes nos dirían más sobre su pertenencia a una determinada "escuela ideológica" totalitaria, no importa ahora que sea schmittiana o marxista, que a una tradición intelectual que hizo de la ciencia una vocación, un destino, una ética, la weberiana? Recuerdo el retrato adusto de un Max Weber, el más honrado jurista y científico social de todos los tiempos, y lo comparó con algunos de los firmantes de este escrito contra la recusación a Pérez Tremps y me asusto. Estamos rodeados de ideólogos proclives a la defensa del totalitarismo. El Tribunal Constitucional, como la universidad española, están tomados por esta gente; pero, a veces, como es el caso de la recusación de Pérez Tremps, se producen disfunciones, o sea, medidas sensatas, y entonces se ponen en pie de guerra. Este manifiesto no tiene otra lectura. Es una forma de presión ideológica para que el Tribunal Constitucional siga dependiendo de los socialistas. Quieren hacer pasar por ciencia lo que es sólo basura ideológica y propagandística. Dicho en castizo: son unos caraduras.

El Tribunal Constitucional español es una de las instituciones más desprestigiadas de nuestro sedicente Estado de Derecho. Pocos son los magistrados no contaminados por la política socialista –algunos hablarían del totalitarismo izquierdista–, que pretende transformar la nación española en una confederación de naciones. Pocos podrían dictar una sentencia sin estar sometidos a las presiones ideológicas impuestas por la principal empresa de la política española, el PSOE. No pondría la mano en candela por más de cuatro magistrados de los doce que componen este curioso tribunal, que perdió toda su credibilidad con dos sentencias de infaustos recuerdos: la sentencia de expropiación de Rumasa y la sentencia que prohibía a los jueces elegir los miembros del Consejo General del Poder Judicial. Esos son sólo dos ejemplos de la conversión, o mejor, la degradación de una institución, que podría haber sido un sostén de la democracia, en una cloaca de intereses socialistas y personales. Ni que decir tiene que también habrá, como me enmendaría el profesor Nicolás, magistrados vinculados ideológicamente al PP; sí, pero aparte de que son menos, yo apenas noto que sus decisiones estén maltratando la Constitución.

Navarra: Zapatero se estrella, Otegi seduce y hacen patinar a Rajoy
Pascual Tamburri elsemanaldigital 12 Febrero 2007

Dicen los que creen entender de esto que Arnaldo Otegi ha renunciado al "soberanismo" y ha asumido el hecho autonómico, dentro del "proceso de paz" que los etarras se traen y se llevan con Zapatero. Quien no se alegra es porque no quiere. Para los abertzales no hay nada innovador en el anuncio del Otegi del miércoles pasado, pero sí hay novedades en el bando que lamentablemente dieron en llamar anti-nacionalista o constitucionalista. Y esas novedades no son buenas.

Otegi no ha dicho absolutamente nada nuevo. Una autonomía vasco-navarra "en el seno del Estado español" no es para el batasuno el final del camino, sino una etapa a cambio de la cual ETA podría dejar cómodamente de matar. En realidad, una vez asumida en La Moncloa la idea de una autodeterminación vasca-y-navarra, ahora la llaman "proceso de decisión", el nacionalismo vasco habría logrado todos sus objetivos políticos y militares.

La propuesta de Otegi contiene los dos ingredientes básicos del programa nacionalista, es decir, la territorialidad y la independencia. Las novedades están sólo en el formato institucional de la propuesta –en la táctica, digamos- y en la reacción de sus interlocutores y adversarios. Es decir, exactamente donde Otegi, Batasuna y ETA querían cambios.

Zapatero se pilla los dedos
El PSOE se escandaliza si se habla de una negociación con ETA ya en curso pero ¿qué debemos pensar si Otegi acaba de dar una respuesta precisamente al nudo en el que se atascó el "proceso" en 2006? Otegi acepta utilizar como instrumentos las instituciones existentes en España, las reglas de la Constitución hasta su límite y más allá de él. No es el primero en plantear algo así, ya que antes lo hizo a sueldo del PNV Miguel Herrero (y Rodríguez) de Miñón y el nacionalismo lleva treinta años construyendo una nación desde la legalidad española. Como con el plan de Ibarretxe, "de la Ley a la Ley", ironía del destino y cortesía de la genial Transitoria Cuarta.

Parece evidente que Zapatero no quería que Otegi hablase tan pronto; por otro lado el batasuno no ha sido desmentido, sino recibido casi con aplausos por PSE y PSN, como si hubiese descubierto un nuevo continente. Ahora bien, Zapatero está atrapado en su propia lógica. Al margen de lo lejos que en principio haya pretendido llevar sus "negociaciones" con ETA, está claro que sus consejeros le recomiendan que evite un atentado antes del 27 de mayo, así que tendrá que aceptar que Otegi chulee al Estado.

Arnaldo, el seductor
Si nos quedásemos en la superficie de las declaraciones tendríamos una contradicción más que llamativa. Parecería a un ingenuo lector de El País que Batasuna se ha convertido al autonomismo, mientras que PNV y EA siguen siendo soberanistas. Y todo esto no son más que los seductores efectos del plan de Arnaldo Otegi. Imaginemos que la izquierda abertzale se hace, temporal y aparentemente, autonomista. Las consecuencias en la gobernabilidad del País Vasco y en el futuro de Navarra pueden ser muy notables.

Si los votos de ETA-Batasuna dejan de "quemar", en el País Vasco puede haber una mayoría de izquierdas, es decir que esa autonomía generosamente ampliada bien podría tener a todas las derechas (PP y PNV) en la oposición y a las izquierdas (PSE y ETA, igualmente autonomistas… de momento) en el poder. La pesadilla de Sabin Etxea, modelo Artur Mas corregido y aumentado.

Y si ETA deja de matar y, además, se crea un nuevo cauce autonómico para que la anexión no sea humillante para el PSN, Navarra será fruta madura. Fruta madura para las izquierdas abertzales, claro, no para las derechas. En el fondo, dirán, no puede ser mal chico, trae la "paz", acepta un Estatuto y se viste de Adolfo Domínguez. Un demócrata, en suma.

Navarra en la factura de Rajoy
En los últimos días varios periodistas han coincidido en la misma idea: Otegi pide Navarra como precio, Zapatero se la puede ofrecer pero los navarros se van a resistir, como siempre, con éxito. Así lo ha escrito Carlos Herrera en ABC y luego en Diario de Navarra, y así, con no menor galanura, lo decía ayer Alfonso Ussía en La Razón. Me gustaría tener la misma confianza que ellos demuestran, pero tengo la suerte de vivir, precisamente, en Navarra.

Los navarros no somos extraterrestres. Los navarros del siglo XXI tienen las mismas aspiraciones que el resto de los españoles, es decir seguridad, paz, prosperidad y cuantos menos problemas mejor. Además, durante unas cuantas décadas, de modo culposo en unos casos o doloso en otros, se ha hurtado a los navarros un conocimiento exacto de su historia y de su naturaleza, de manera que, ante quienes niegan ambas, las respuestas pueden no ser las que algunos esperan.

Mi presidente Miguel Sanz dice que el plan de Otegi demuestra que ETA exige un precio a costa de Navarra. Y es verdad. No es menos cierto que ETA y el PSOE han dado en los últimos años un giro hacia un "navarrismo" sui generis, de exaltación localista con todos los sacramentos, verborrea foral, himno y bandera incluidos. Por un pudor incomprensible lo que se ha sembrado en los navarros ya desde el franquismo es básicamente eso mismo, rehuyendo casi cualquier mención a España, madre y origen de Navarra, cuna de todo fuero. Si ahora llega alguien y plantea la unión con el País Vasco con palabrería navarrista y navarrera, prometiendo paz y prosperidad, podríamos llegar a ver las consecuencias de tanto complejo pasado y presente. Y entonces Mariano Rajoy, lejos de tener la seguridad que por este lado le auguran Herrera y Ussía, tendría un frente abierto. Trataremos de evitarlo, pero es hora de enmendar los errores y cobardías que nos han traído aquí.

Imposición del gallego en la liturgia
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 12 Febrero 2007

El Consejo de la Cultura Gallega es un organismo estatutario, es decir, fue creado por el Estatuto de Galicia, en su artículo 32, del mismo modo que el Parlamento gallego o la Xunta de Galicia. El CCG nació el 8 de julio de 1983. No está de más recordar que el Estatuto de Autonomía de Galicia (6 de abril de 1981) fue aprobado con una abstención del 71,82%. Del reducido 28,18% que votaron en dicha ocasión, sólo lo hicieron a favor el 20,02%, es decir, una escasísima minoría de los gallegos con derecho a voto.

Doy estas cifras, aparentemente aburridas, para que vayan comprendiendo cómo toda la legislación sobre la imposición coactiva de la lengua gallega a la totalidad de la población de Galicia no nace de la voluntad mayoritaria del pueblo gallego, como debiera ser en una sociedad democrática, sino de una minoría ciudadana y, eso sí, de la mayoría de la clase política dentro de la cual no existe actualmente ningún partido político que defienda la libertad de idioma y los derechos lingüísticos de los gallegos hispanohablantes, como si éstos simplemente no existiésemos o fuésemos menos gallegos que los gallegohablantes.

Pues bien, del estudio realizado por Daniel López Muñoz y Bernardo García Cendán para el Consejo de la Cultura Gallega, titulado eufemísticamente "Receptividad del gallego en la liturgia" y subtitulado "Estudio de opinión y actitudes sobre una eventual introducción (sic) del idioma gallego como vehículo ordinario de la liturgia en Galicia", tomo el siguiente dato: Sólo el 7% de las misas que se celebran cada domingo en Galicia está en gallego y sólo un 14% de las parroquias tienen alguna celebración en gallego a lo largo de la semana.

Según el teólogo galleguista Torres Queiruga, "después del Concilio hubo un claro avance. Se dio una gran inquietud dentro de la iglesia gallega, hubo grupos muy concientizados y el mismo Concilio Pastoral de Galicia (1976) reconoció que se debía fomentar el empleo del gallego en la liturgia". Fruto de aquellos esfuerzos, el único exitoso fue, a mi modo de ver, la traducción de la Biblia al gallego impulsada por la Editorial Sept (Sociedad de Estudios, Publicaciones y Trabajos) y, de un modo especial, por su presidente Alfonso Zulueta de Haz, además fundador y primer vicepresidente del Partido Galego Social Demócrata (1974-1978) y personalidad relevante del Partido Galeguista.

"A partir de cierto momento se produce una inflexión en este proceso –sigue diciendo Torres Queiruga- y en la actualidad estamos en un claro estancamiento". El estudio de Daniel López y Bernardo García señala, muy honradamente por cierto, que la causa principal de este estancamiento es que la mayoría de la población gallega no quiere las misas en gallego.

Los esfuerzos de la administración autonómica por imponer el gallego como lengua única de la iglesia católica en Galicia son evidentes, como demuestran los siguientes puntos del "Plan general de normalización de la lengua gallega", editado por la Xunta de Galicia > Consejería de Educación y Ordenación Universitaria > Dirección General de Política Lingüística, y publicado siendo presidente D. Manuel Fraga Iribarne. Dicho Plan, en su Comisión Sectorial Nº 6. Sociedad: Subcomisión 6 A: Servicios Sociales, Creencias Religiosas e Inmigración, propone los siguientes puntos para imponer el gallego como lengua de uso ordinario en la iglesia católica y en otras confesiones cristianas:

– 6.1.16. Editar en gallego y a bajo precio los materiales para la catequesis en gallego negociando (sic) con la jerarquía su utilización preferente.

– 6.1.17. Reeditar los libros litúrgicos (sobre todo la Biblia) adaptándolos a la nueva norma del gallego y primando las ediciones de tamaño medio.

– 6.1.18. Doblaje al gallego y difusión de algunos vídeos especialmente significativos para la educación en la fe tanto en la catequesis como en la enseñanza religiosa.

– 6.1.19. Solicitar del obispo de Astorga la incorporación de la lengua gallega en la parte gallegohablante de su diócesis y la preparación de los seminaristas en esta lengua.

– 6.1.20. Solicitar de las jerarquías religiosas un incremento significativo de la utilización del gallego en la formación teológica y bíblica de los futuros sacerdotes y pastores y un mayor conocimiento da nuestra identidad cultural que permita una mejor inculturación de la fe.

– 6.1.21. Realización de cursillos para agentes pastorales y creyentes orientados no sólo a la formación lingüística práctica sino también, y sobre todo, a desinhibir (sic) el uso del gallego en sus actividades pastorales y a sentar criterios de cuál es el papel de la norma en la acción litúrgica.

– 6.1.22. Facilitar ayuda institucional para la traducción al gallego de los libros litúrgicos básicos de las otras confesiones religiosas.

– 6.1.23. Campaña con el eslogan: “Dios, que nos dio la palabra, las entiende todas (también el gallego)”.

– 6.1.24. Acuerdo con las jerarquías de las diferentes confesiones religiosas existentes en Galicia de remover prejuicios contrarios a la utilización de la lengua gallega en su ámbito específico.

– 6.1.34. Encuentro con las empresas fúnebres de Galicia para que, utilizando los materiales existentes en gallego (incluso en formato electrónico), practiquen con sus clientes la oferta positiva de ofrecerles de entrada sus servicios en gallego (notas necrológicas, coronas, recordatorios y lápidas), sobre todo a las personas que siempre lo hablaron.

– 6.1.35. Acordar con las autoridades religiosas una directriz recomendando la liturgia en gallego, como mínimo, en el caso de las personas que tuvieron el gallego como lengua habitual.

Este Plan que supone una clara intromisión institucional del poder político dentro del funcionamiento interno de las iglesias gallegas (pues el Plan también contempla las diversas comunidades evangélicas) ya está en marcha con la más absoluta indiferencia por parte la inmensa mayoría de los católicos y evangélicos, excepto de los colectivos paraeclesiales minoritarios vinculados al nacionalismo independentista, tales como la asociación Irimia, nacida en 1978, y otros relacionados con la revista "Encrucillada", de los que hablaremos en otra ocasión.

A todo esto quisiera añadir, para terminar, los siguientes datos proporcionados por la agencia Europa Press:

Las vocaciones al sacerdocio descendieron en Galicia en el curso 2006-07 un 8% frente al curso 2005-06, al bajar de 89 a 82 el número de seminaristas que aspiran a convertirse en sacerdotes en los seminarios mayores de las cinco diócesis gallegas.

La diócesis gallega con el mayor número de aspirantes a sacerdotes es Santiago con 30 en su seminario mayor; seguida de Tui-Vigo, con 17; Ourense, con 16; Lugo, con 15; y Mondoñedo-Ferrol, con cuatro, según las últimas estadísticas elaboradas por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades a las que ha tenido acceso Europa Press.

En Galicia todos los seminarios mayores y menores constataron un descenso en el número de seminaristas este curso respecto al pasado, al pasar de 444 a 369, menos la diócesis de Tui-Vigo, en la que el seminario mayor registró un incremento de cuatro seminaristas al pasar de 13 a 17, y en el de Lugo, que se mantiene en 15 el número.

Recordemos que las comunidades con el más bajo índice de vocaciones y de práctica religiosa son el País Vasco y Cataluña donde el nacionalismo ha invadido totalmente la vida eclesial.

¿Caerá la iglesia gallega en la misma trampa?

© Xoán Xulio Alfaya, 2007 Periodista Digital

El Estado fragmentado
POR FRANCISCO SOSA WAGNER ABC 12 Febrero 2007

EL debate territorial en España sigue y sigue y me temo que ni una catástrofe en el espacio sideral conseguiría paralizarlo: tal es el empecinamiento que entre unos y otros, aunque más unos que otros, hemos puesto en un asunto que logra arrinconar a los que tienen verdadera relevancia (me remito a la Tercera de ABC del día 6 firmada por Lamo de Espinosa, «El futuro nos arrolla»). De la misma manera que todo lo que arde es bueno para el poema, quiero pensar que todos los argumentos son buenos para el debate. Por eso aventuro la tesis del peligro que corren las estructuras políticas y administrativas con la reforma de los Estatutos de Autonomía.

Y esa aventura la hemos plasmado en un libro de reciente publicación (firmado con Igor Sosa Mayor, «El Estado fragmentado. Modelo austro-húngaro y brote de naciones en España», prólogo de Joaquín Leguina), escrito con deliberado tono polémico. ¿Por qué estudiamos esta experiencia histórica, aparentemente tan lejana? Pues porque, entre nosotros, ese modelo, muerto hace cien años, se ha manejado a lo largo del siglo XX como una fórmula para aglutinar las distintas «naciones» de que se compondría España. Las mismas ideas de «nación de naciones» o de «Estado plural», que tanto se airean, proceden del Imperio austro-húngaro. Hemos querido desmontar ese mito pues aquel pretendido modelo fraguó en un sistema político paralizado por los enfrentamientos «nacionales» y por los problemas lingüísticos.

De otro lado, Austria quiso resolver sus problemas internos privilegiando a uno de sus territorios, Hungría, creando una «dualidad» («Compromiso» de 1867) que se reveló como catastrófica. Estudiamos detenidamente el modo en que se alcanzaban acuerdos entre el poder austriaco y el poder húngaro en temas económicos, financieros, de competencias etc, y en relación con todo ello, el lector avisado sabrá advertir paralelismos con nuestra realidad de estos balbuceos del siglo XXI.
De otro lado, el paso de la «cooficialidad» a la lengua «propia», que se está admitiendo en las reformas, puede conducirnos a un embrollo similar al que padeció aquel Imperio. Parece mentira pero esas noticias referidas a Galicia, donde algunos quieren galleguizar los nombres o las inscripciones de las lápidas, dijérase que están sacadas de nuestro libro pues exactamente lo mismo, con los mismos ejemplos, ocurrió en aquellas latitudes.

Asimismo, y al hilo de las definiciones «nacionales» que se están introduciendo en los Estatutos, sostenemos que la idea de nación es un concepto político periclitado en la Europa Occidental y comunitaria. Fue un concepto revolucionario a finales del XVIII y principios del XIX que, sin embargo, acabó cayendo en las manos de fuerzas reaccionarias a finales de siglo. El hecho de que se mezclara más tarde con el de «patria» y luego con la idea funesta de la raza condujo a lo que todos sabemos.
Airear todo eso ahora es muy caduco y además entraña grandes peligros. España no es una «nación de naciones» pero, atención, si lo fuera, deberíamos callárnoslo y no decírselo a nadie porque las naciones de naciones han acabado como el rosario de la aurora: el citado Imperio austro-húngaro, Yugoeslavia, la URSS ...

A la vista de los textos legales que se están aprobando se corre el riesgo cierto de la fragmentación del Estado. El eslogan puesto en circulación por el PP según el cual «España se rompe» es equivocado porque España es un país serio, con gentes muy valiosas produciendo bienes, servicios, creando cultura, España, en definitiva, sigue siendo ese «asombro de esperanzas» de que habló Pablo Neruda. Pero, si España no se rompe, el Estado se fragmenta. El Estado será incapaz de hacer políticas de largo alcance, de verdadera transformación de la sociedad, o simples reformas, porque se queda sin competencias: lo estamos viendo con el agua, con las inversiones públicas, con la educación, es probable que con la ley-estrella del Gobierno, la de dependencia... Esto es lo que parece -en mi humilde opinión- contrario al pensamiento socialista que, si algunos lo tenemos asumido como propio, es porque siempre hemos defendido un Estado fuerte, único garante de la justicia y único lugar donde anida lo poco que de democracia existe en este mundo. No se entiende que al Estado se le vaya despojando de sus atribuciones y encima que se haga al amparo de esta ideología centenaria, debeladora de las estructuras locales y caciquiles. Tuve el honor de actuar desde un alto cargo en el Ministerio de Administraciones públicas en los años ochenta a las órdenes de los ministros Tomás de la Quadra-Salcedo y Félix Pons, y así veíamos las cosas entonces y así se ven por cierto hoy en el Dictamen del Consejo de Estado, emitido hace poco a instancia del propio Gobierno.

Esta nueva comprensión de los espacios territoriales que propicia el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, una persona a la que recuerdo -de joven- como un lector ordenado y concienzudo, precisamente de los clásicos del pensamiento político, confieso que no la entiendo.

Pero lo cierto es que en esta nueva situación estamos y algunos nos creemos en la obligación o simplemente nos tomamos la libertad de reflexionar sobre ella. El Estado ha sido introducido en un quirófano sin más luz que la de una vela. Y así se instauran mecanismos de bilateralidad que lo debilitan y lo entregan a poderes territoriales que se fortifican y se «blindan». El blindaje de competencias como la citada bilateralidad, que se «cuela» en las relaciones entre algunas Comunidades autónomas privilegiadas y el Estado, son contrarias al Estado federal. Cuando se ha estado aireando la fórmula federal como la mejor solución para articular nuestro Estado, hay que decir bien clarito que la bilateralidad es una amenaza para ese modelo, tal como se sabe en los países federales serios (los Estados Unidos, Alemania...). Pues tal bilateralidad, generalizada, lleva, no al federalismo sino a fórmulas confederales, y es triste que ya podamos empezar a decir en España que «hoy somos más confederales que ayer pero menos que mañana».

Porque tales elementos confederales son un retroceso en la historia y tendría gracia que los asumiéramos nosotros ahora cuando los norteamericanos, en la hora fundacional, es decir, a finales del siglo XVIII, los descartaron abiertamente. No estamos en condiciones de dar lecciones de federalismo a los Estados Unidos.

Me parece que en la hora presente se precisa de un espacio europeo fuerte, de un poder público fuerte legitimado democráticamente que ha de luchar contra aquellas resistencias sociales que son cápsulas donde anidan y se enrocan las injusticias sociales, hoy de alcance y dimensiones globales. Y de ahí, lógicamente, la reaccionaria aberración que supone el Estado fragmentado y las regiones con pretensiones de «Estaditos». Porque para los grandes poderes económicos, comerciales y financieros privados, que son inmensos y centralizados complejos, sometidos a «unidad de dirección», para esos potentes consorcios que atraviesan fronteras como la luz la superficie de un cristal y contemplan el planeta como una inmensa finca sin parcelar, nada resultará más beneficioso que disponer, como interlocutores, de poderes públicos «enanos», de Gobiernos y Administracionespúblicas «bonsais», con competencias falsamente «blindadas», fáciles de manipular y de conducir al huerto de sus propias aspiraciones e intereses. Me parece que la lucha por ese sagrado trofeo que es el interés general exige, tal como ocurre en toda lucha, contar con armas parejas.

FRANCISCO SOSA WAGNER
Catedrático de Derecho Administrativo
Facultad de Derecho. Universidad de León

La Cataluña que nos asfixia
POR EDURNE URIARTE ABC 12 Febrero 2007

Cuando el líder de un partido de centro-izquierda, de vocación moderada, socialdemócrata, europeísta, moderna, acaba actuando y hablando igual que un líder ultra, es que se ha producido una alarmante degradación de los principios liberal-democráticos en esa sociedad. La fusión se ha consumado en Cataluña. No hay forma de distinguir a Montilla de Carod. El lenguaje de Montilla es hoy el mismo que el del nacionalismo extremista de ERC. La recusación de Pérez Tremps le parece «un ataque a Cataluña». Y el fracaso de Gas Natural en Endesa. Y, seguramente, hasta la rescisión del contrato de Kelme con ese otro ultra llamado Oleguer, que, supongo, es catalán antes que ultra para este Montilla guiado por Carod.

Poco o nada queda del partido no nacionalista de centro-izquierda en Cataluña. Su nuevo ideario político está compuesto de nacionalismo, de razón étnica, de los deseos de la nación. Su inspiración es la voluntad de esa nueva gran diosa llamada Cataluña a la que ellos adoran ahora con la misma pasión étnica que los nacionalistas originarios. Los argumentos de la ciudadanía o de la izquierda se evaporaron. La razón democrática está al servicio de la grandeza nacional de Cataluña y los catalanes han sido suplantados por Cataluña.

El asunto Pérez Tremps es tan sólo el corolario de un profundo error político que es ese quebrantamiento de los consensos autonómicos de la Transición liderado por el PSOE. Para llegar a esto, a la liquidación de su partido en Cataluña, a un problema mucho mayor de integración de los catalanes, y, lo más grave, a actitudes generalizadas de intolerancia e insumisión hacia las leyes y los mecanismos institucionales. Y esa Cataluña de la razón nacional asfixia a su disidencia interior, PP, Ciutadans y la amplia masa silenciosa, y crecientemente al resto de españoles cansados de hablar en lenguaje democrático a quienes sólo se expresan en lenguaje nacionalista. No hay un choque entre Cataluña y España, como proclaman al unísono Montilla y Carod, sino entre nacionalismo y democracia. Si la razón nacional se impone a la democrática en el asunto Pérez Tremps, la crisis estallará definitivamente.

Castellano en Cataluña
De jueces "progresistas" y otras hierbas
José García Domínguez Libertad Digital 12 Febrero 2007

Salvador Espriu, el más laureado poeta del nacionalismo catalán –al tiempo que amadísimo hermano del camarada José Espriu Castelló, secretario general del SEU regional, jerarca de la Falange y temible martillo de demócratas en la Barcelona de los años cuarenta– solía repetir que su misión en este valle de lágrimas era recuperar los significados de las palabras. Nuestro llorado bardo se refería, claro, a la lengua vernácula. No obstante, catalán y castellano, al cabo hijos bastardos del latín ambos, comparten el sentido de muchos términos. Por ejemplo, la voz "liquidar" denota idéntica e inquietante realidad, tanto en el DRAE como en el Pompeu Fabra. (Liquidar: Hacer el ajunte formal de una cuenta. Poner término a algo o a un estado de cosas. Desembarazarse de alguien, matándolo.)

De ahí que no hubiese lugar a equívocos en aquella respuesta unánime y entusiasta que las supremas glorias vivas de la cultura catalanista ofrecieron, en 1977, a la siguiente pregunta de la revista Taula de Canvi: "¿A los catalanes (de origen o radicación) que se expresen literariamente en lengua castellana hay que considerarlos como un fenómeno de conjunto que hay que liquidar a medida que Cataluña asuma sus propios órganos de gestión política y cultural?". Lacónico, el gran Espriu (Salvador) confesó: "Espero y deseo que sí". Por su parte, Manuel de Pedrolo necesitaría una espesa coartada de cuarenta y tres palabras para repetir lo mismo: "No hemos de discutir a nadie el derecho a escribir en la lengua que quiera, pero nadie tiene derecho a convertir una lengua forastera en un arma de destrucción de la identidad del pueblo al cual pertenece o en el cual se inserta". En cambio, más en la línea marcial y conceptista del patriarca de la lírica doméstica, Antoni Comas no se anduvo con disimulos ni mojigaterías: "Como hecho colectivo, como fenómeno de conjunto, hay que liquidarlo a medida que Cataluña recupere su autonomía". Al igual que Joaquim Molas, otro decidido partidario de la solución final para los charnegos desagradecidos: "Si las soluciones son las que deberían ser, los que utilizan la lengua castellana tenderían a desaparecer".

Ahora se van a cumplir justo treinta años de esa solemne deposición colectiva de la crema de la intelectualidad nacionalista. Y en ese tiempo, sus aplicados discípulos –para qué ocultarlo– nos han ganado todas las batallas. Así, huelga recordar que su gallardo escupitajo en nuestras caras ya luce estampado con letras de oro en el articulado del nuevo Estatut. Eso sí, nos quedaba una última trinchera donde resistir: el significado de las palabras. Y han tenido que ser precisamente "los nuestros", los idiotas de Madrid, quienes nos expulsaran de ella; quienes hubieran de explicarnos que, en castellano de Castilla, "progresista" significa Pérez Tremps, Maria Emilia Casas y los otros cinco que han de daros la puntilla final.

Durante la dictadura de los milicos, en el aeropuerto de Montevideo alguien hizo una pintada célebre que rezaba: el último que apague la luz. Pues eso.

El País y Pérez Tremps
Catedráticos al servicio del Gobierno
José Vilas Nogueira Libertad Digital 12 Febrero 2007

Cualquiera sabe que, salvo en regímenes despóticos, un juez implicado con una de las partes debe abstenerse, y si no lo hace puede ser recusado. Es de sentido común: "no se puede ser juez y parte". Así lo entendió el Partido Popular, que recusó al magistrado del Tribunal Constitucional, Pérez Tremps, en la vista de su recurso contra el Estatuto de Cataluña, pues el citado señor emitió (y cobró) por encargo de la Generalidad un dictamen sobre algunos extremos del texto (y esta ley recoge las conclusiones del experto).

La Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (artículo 80) remite el tema de la recusación de sus miembros a la Ley Orgánica del Poder Judicial. Y, entre las causas de recusación, la última Ley enumera la de "haber (...) emitido dictamen sobre el pleito o causa como letrado, o intervenido en él como fiscal, perito o testigo" (art. 219). Una "recusación de libro", se ha escrito. Y así lo ha apreciado el Tribunal aceptando la recusación.

Pero muchas voces, particularmente entre profesores de Derecho Constitucional, han criticado la recusación. Uno de los primeros ha sido Javier Pérez Royo, que ha publicado en El País un artículo bajo el título de "Golpe de Estado". El lector quizá piense, ¿se habrá vuelto loco el profesor sevillano? ¿Acusar al Tribunal Constitucional de un golpe de Estado? Tranquilícese el hipotético lector. Acuda a la hermenéutica progre de nuestros profesores. No es el Tribunal que acepta la recusación el culpable del pretendido desafuero, es la parte que la insta. Admirable doctrina jurídica, ejemplo excelso de justicia totalitaria. Pero, ¿por qué los "malvados" del PP recusan sólo a Pérez Tremps? ¿Y por qué esta recusación irrita tanto a Pérez Royo y demás camaradas? Porque todo el mundo sabe de antemano que Pérez Tremps dirá amén al Estatuto.

El resto del artículo es de una menesterosidad intelectual y moral llamativa. Según Pérez Royo, el Estatuto de Cataluña es la norma de mayor calidad democrática de la historia de nuestra democracia. Según él, ha sido aprobada con el 75% del voto favorable de la ciudadanía, confundiendo la ciudadanía con los votantes (la mitad del censo), con lo cual su 75% queda reducido al 37%. Pero, aun con esta y otras manipulaciones, ¿y qué? La competencia del Tribunal Constitucional no es evaluar la "calidad democrática" de las normas, sino su conformidad con la Constitución.

Como no hay dos sin tres, tampoco hay dos sin cuarenta. El mismo diario informa que más de 40 catedráticos critican la recusación de Pérez Tremps. Da los nombres de los primeros once, por orden alfabético (lo que me proporciona un par de sorpresas). Esta crítica va por derroteros muy distintos. Su argumento central es insólito y pintoresco: si se recusa a los profesores jueces del Tribunal Constitucional se restringe gravemente la libertad de producción científica y de investigación. ¡O sea, la función judicial de los profesores es algo subsidiario de su actividad científica e investigadora! Es como postular que el enfermo haya de sufrir que experimenten en él tratamientos no contrastados para no perjudicar la actividad científica e investigadora del médico.

La consideración de otras estupideces del profesoral documento ocuparía más espacio del que aquí dispongo. Me limitaré a transmitirles una "noble" preocupación de nuestros profesores: "si admitiéramos la corrección del razonamiento en que la coyuntural mayoría del Tribunal Constitucional se apoya (...)". ¿Cuál es, sabios doctores, el criterio jurídico que discierne la mayoría coyuntural de la no-coyuntural? Si esa desgracia aconteciera, siguen, "estaríamos destinados a tener un Tribunal Constitucional lleno de ilustres desconocidos, personas desprovistas de opiniones previas antes de acceder a la magistratura (...), desconocedoras en profundidad de las materias de las que se ocupa la jurisdicción constitucional". Terrible perspectiva, ¿cómo iba a saber algo de estatutos de autonomía Pérez Tremps si no hiciese dictámenes para la Generalidad de Cataluña? Sería un ilustre desconocido.

En algunos países ha habido, y hay, jueces famosos por sus sentencias y no por los dictámenes hechos por encargo de los gobiernos, pero, sin duda, son países víctimas del capitalismo y del liberalismo salvajes. No nos dejaremos contaminar. Más de 40 catedráticos lo impedirán.

José Vilas Nogueira es profesor emérito de la Universidad de Santiago de Compostela

Cataluña
Códigos de familia
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 12 Febrero 2007

Carles Francino valora la negativa de un cómico a recibir galardón con FJL como "un acto de dignidad". Julia Otero apoya asimismo la decisión arguyendo que nuestro editor "no tiene código de conducta". Dos botones de muestra que recoge y resalta el diario dirigido por el hermano del conseller Nadal.

En realidad, aquí todos son hermanos. De algún modo turbio. Son una gran familia en la complicidad, por usar uno de los términos más socorridos y más exactos de la progresía. La difusa familia político-mediática se concreta y encarna en los Nadal, el uno al frente de las Obras Públicas (departamento, sabido es, de extraordinaria transparencia en la gestión); el otro al frente de El Periódico (medio, nadie lo ignora, de irreprochable independencia).

Si en la familia alguien desbarra, se sale en su defensa, y punto. Aunque llame puta a España y se cisque en ella en un canal público. "Todos somos Rubianes", exclama el aparato socialista. Tienen razón. Si un jugador del Barça se suma a la promoción del asesino De Juana y a raíz de ello le retiran el patrocinio, la familia se considera igualmente atacada: ¡Catalanofobia! A Cataluña, por lo visto, la representa un futbolista que despacha de esta guisa un atentado mortal: "Cuando Carrero Blanco ganó el concurso de salto de altura..." Invocan su libertad de expresión.

¿Libertad de expresión? Algunos catalanes no podemos trabajar en los medios de nuestra tierra porque no encajamos en los códigos y dignidad de la familia. Pero eso no es catalanofobia porque, para la familia, ciertos catalanes no somos catalanes. Cataluña se circunscribe a ellos. O a quienquiera que, viviendo aquí, se desmarque de España, la omita al menos, la odie, la desprecie, la insulte. Vengan entonces parabienes, risas, aplausos y solidaridad.

¿Qué somos los apestados de Cataluña? Españoles sin más, una cosa despreciable. Y el día en que ERC consiga su anhelada independencia seremos apátridas, pues lo peor de manifestarse españolista en Cataluña es el doble castigo: aquí la familia te mata de hambre y en Madrid nadie va a mover un dedo por ti. Demasiadas señales lo anticipan. Sí, seremos apátridas. A lo mejor nos vamos a Gran Bretaña en barco desde Gibraltar, como tantos doceañistas, a cultivar en vano, a solas, el sueño de nuestra España liberal.

Dan ganas de mandarlos a todos al carajo. Mientras tanto, sería deseable que la familia dejara de marear con zarandajas de códigos y dignidades. Sinceridad al menos en el odio: lo que sienten es que los patriotas pistoleros no acabaran en su día con FJL. Lo dieron tanto tiempo por muerto civil... Creyeron solventado el problema y acallada o ahuyentada la disidencia. Pero, ay, ¿qué ha pasado? Ha pasado lo que cantaba Aute: "Al mar tiré un pajarillo que maté. Al día siguiente, al borde de la playa lo encontré". O al borde del dial. De ahí la irritación.

LA TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA QUE NO HA HECHO LA IZQUIERDA
Editorial minutodigital 12 Febrero 2007

Empieza a ser preocupándote el alto grado de intolerancia que esta desarrollando la izquierda española. No son capaces de asimilar que los demás, los que no piensan como ellos, en democracia tienen los mismos derechos de opinión y crítica.

“ Nos encontramos ante una situación de negación del oponente político, de una intolerancia en estado puro, que nos empieza a recordar mucho a los argumentos que el PSOE usaba en el 34 para rechazar los resultados de las urnas y negarse a acatar pacíficamente un gobierno de la derecha de la CEDA ”
¿Cabe mayor cinismo que acusar al PP de ser “una derecha cada vez más extrema”, como ha hecho Fernández de la Vega este fin de semana, cuando el partido al que pertenece gobierna con el BNG, ERC y los comunistas de Izquierda Unida? ¿O es que ahora también nos va hacer creer que esos partidos, rabiosamente radicales, son el paradigma de la moderación?

Pero no solo cae la izquierda en una construcción intelectual profundamente contraria a los principios democráticos, consistente en predicar que hay que perseguir a la extrema derecha mientras proclama que la extrema izquierda, no solo es tolerable, sino que incluso es aceptable y recomendable gobernar junta a ella. También debemos ser conscientes que detrás de estas posturas, se esconde una vez más el mensaje de que solo la izquierda está legitimada para gobernar, porque la derecha es culpable. Culpable de explotar a los pobres, culpable de liberticidio, culpable del Prestige, culpable de la guerra de Irak, culpable de no querer la paz …

Como consecuencia de ello tan solo la izquierda tiene el patrimonio de poder criticar, descalificar y burlarse de la derecha, y cuando esta deja de callar y tiene el atrevimiento de contraatacar, la izquierda se siente también “legítimamente” ultrajada porque tales comportamientos “crispan” y deben ser oportunamente castigados con el rechazo social, tal y como por ejemplo pretenden Buenafuente y Del Olmo respecto a Jiménez Losantos.

Nos encontramos ante una situación de negación del oponente político, de una intolerancia en estado puro, que nos empieza a recordar mucho a los argumentos que el PSOE usaba en el 34 para rechazar los resultados de las urnas y negarse a acatar pacíficamente un gobierno de la derecha de la CEDA. Y es que aquí también nos encontramos con otro de los métodos de la izquierda para deslegitimar antidemocraticamente a la derecha. Acudir a la Guerra Civil enarbolando de nuevo la bandera de la intolerancia al erigirse ellos mismos en los únicos defensores de la democracia y la libertad frente a una derecha fascista. Nada más lejos de la verdad, la izquierda de aquel entonces era una izquierda marxista, revolucionaria y totalitaria que no tenía nada de demócrata.

La derecha española supo adaptarse a la democracia con una autentica transición en la que quiso olvidar el pasado. Pero mientras la izquierda siga sin reconocer su pasado totalitario, su grave culpa en el desencadenamiento de la guerra civil y los terribles crímenes contra la humanidad cometidos y siga empeñada en falsificar la historia pretendiendo apropiarse del papel de víctima, difícilmente podrá convencernos de que es auténticamente democrática y que aún no guarda los resabios totalitarios de su pasado marxista. Un pasado de intolerancia que a día de hoy sigue practicando.

El Gobierno quiere que ETA vuelva a las instituciones municipales
Santiago Abascal elsemanaldigital 12 Febrero 2007

El PCTV, cada día con más descaro, es un instrumento, impune, de ETA-Batasuna. Los terroristas tratarán ahora de obtener ediles, y el Ejecutivo mirará, de nuevo, para otro lado.

12 de febrero de 2007. Un día sí, y otro también. Las parlamentarias del PCTV garantizan la entrada en el recinto parlamentario vasco –e incluso en el hemiciclo- de los más altos representantes de ETA; abogados de la banda, portavoces de la ilegalizada Batasuna y representantes de todo tipo de organizaciones del entramado terrorista, desde Segi hasta Gestoras pro-amnistía. Es difícil que pase un viernes sin que alguno de estos sujetos honre con su presencia al Parlamento vasco, incluso con la posibilidad de comparecer en las comisiones y ofrecer su retahíla de disparates. Ya debía valer esta relación, fácilmente constatable por las fuerzas de seguridad, para acreditar la vinculación del PCTV con ETA- Batasuna. Pero ni el Gobierno de España ni sus parlamentarios autonómicos quieren ver la realidad. Ni siquiera la negativa a condenar el atentado de la T-4 ha sido suficiente para que la abogacía del Estado y la Fiscalía promuevan la ilegalización de los satélites etarras del Parlamento Vasco.

Esta situación inadmisible –provocada por la felonía y ceguera del Gobierno- aventura negros nubarrones para la democracia española en las próximas elecciones municipales. Los malos estarán en ellas y probablemente no encuentren ningún obstáculo en el camino.

Ahora se multiplican los movimientos tácticos de los terroristas: primero se burlan diciendo que sólo quieren la independencia a plazos –con una preliminar autonomía vasconavarra-, y después comienza la apertura de sedes electorales y el anuncio –pueblo a pueblo- de que se presentarán candidaturas municipales.

Desde el Gobierno ya nos empiezan a avisar –en realidad, a mentir- de que no habrá nada que hacer, que la presencia de individuos marcados en las listas no será suficiente para la ilegalización. Nos presentarán supuestos informes legales, nos dirán que el PP hizo no se sabe qué fechoría en la anterior tregua, y, entre dimes y diretes, los malos penetrarán de nuevo en las instituciones democráticas con la connivencia gubernamental.

Pero el Gobierno cuenta con un obstáculo no despreciable. Miles de vascos y españoles estamos dispuestos a señalar sus trampas todos los días. Miles de personas y un buen número de medios de comunicación están prestos a recordar cómo se ilegalizó desde el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional a las candidaturas municipales en 2003 tras la actuación de los abogados del Estado y de la Fiscalía. Entonces bastó con que algunos de los integrantes de tales listas hubieran participado en las candidaturas de EH, HB y Batasuna desde 1979 hasta 2001 en cualquier tipo de elección. Aquello era suficiente para demostrar la sucesión criminal de las nuevas candidaturas.

Habrá que presionar al Gobierno para que lo que ayer fue negro hoy no sea blanco, para que -si ETA introduce sus garras en los escaños de la democracia- sólo haya un culpable: José Luis Rodríguez Zapatero.

No hay paz sin vencidos
Santiago Casero minutodigital 12 Febrero 2007

Nos encontramos en la extraña y única situación donde la Historia la escriben los vencidos, en una sociedad donde los vencedores de nuestra última guerra civil han perdido la paz de Franco. Porque sí podemos hablar de la paz de un régimen surgido tras una cruenta guerra civil provocada tras años donde se habían perdido el orden, la ley y la libertad. Una paz surgida tras la asunción de los roles de vencedores y vencidos y que, a partir de ello, genere la tan necesaria reconciliación que toda sociedad necesita para afrontar la empresa conjunta del bien común. Ejemplo aprendido tras la guerra de Secesión norteamericana y que, en España, fue capaz de obrar el milagro económico de los sesenta donde, por mucho que nos digan ahora, la oposición a la dictadura se movía en las propias poltronas del Movimiento.

Hoy hablamos de paz cuando no ha habido guerra. Semánticamente sería más correcto, y en ello debemos movernos, desear la Justicia para evitar el desorden que reina en determinadas zonas de nuestra nación. Utilizar la grandeza del castellano y definir como asesinos a quienes nos presentan como “luchadores por la libertad”; hablar de sediciosos cuando nos los refieren como “hombres de paz”; denunciar la tiranía de ciertos gobiernos autonómicos cuando nos la disfrazan del “ejercicio del legítimo derecho que le otorgan los votos”; llamar traidor a quien nos camufla su presunta bonhomía como “talante”. Nos bombardean con un mal calificado “proceso de paz” porque saben, positivamente, que tras el mismo habrán vencedores y vencidos.

Y no queremos resignarnos a ser los vencidos en esta tragicomedia a la que asistimos desde la llegada de Zapatero al poder. No podemos perder una batalla donde hemos puesto los muertos, donde hemos perdido de dignidad al enterrarlos sin los debidos honores por miedo a que se interpretase como una provocación y donde nos humillan constantemente, quizás, porque saben que el simple apego a la Ley y a la Justicia no es suficiente cuando el enemigo utiliza la violencia, la extorsión, el terror y, sobre todo, la lesa traición a la Patria para conseguir unos objetivos que no son sino el triunfo de la corrupción, en las formas y en el fondo, como medio para conseguir el fin de dominar a todo el que no acepte la teoría del pensamiento único.

Si quieren que hablemos de paz, hablemos de paz. Pero lucharemos por una paz donde la vencedora sea la unidad incuestionable de España y la libre y pacífica convivencia entre sus hombres y sus tierras. Y donde los vencidos sean los terroristas de ETA que acaben, por asesinos, sus días en cualquiera de las cárceles del territorio español. Y que sean vencidos, ilegalizados sus partidos e inhabilitados públicamente, esos charlatanes que defienden el asesinato de su prójimo como legítimo para alcanzar su bienestar político y económico. Una paz donde sea vencido el PNV y se comprometa a ejercer su derecho a participar en política activa dentro del ordenamiento jurídico legal español como premisa irrenunciable para no seguir el camino de los batasunos. El árbol lo mueven los españoles y las nueces las recoge España.

Pero esto, escrito desde el más elemental sentido común que debe adornar a cada ser humano, sabemos que no es lo que pretende la tiranía que actualmente desgobierna nuestra nación. El arte de la política, para los que no han leído a Baltasar Gracián, no es sino una subjetiva interpretación de Maquiavelo que les permita arraigarse al poder mediante una doble sensación erótico-egocéntrica que entierre sus frustraciones personales. Es evidente, señor Zapatero, que el periodo de crispación, destrucción de valores y enfrentamiento social que ha sembrado desde que llegó al poder debe tener una salida con vencedores y vencidos. De usted depende, de momento, que a ese fin lleguemos tras un largo y tortuoso camino o tras despertarnos apaciblemente como si de una mala pesadilla se hubiese tratado.

Vertebrar la esperanza
Eduardo García Serrano minutodigital 12 Febrero 2007

Periodista. Director de "La quinta columna" en Radio Intercontinent

He perdido la fe en la paz. En la paz que vocea ZP, en la paz que sigue negociando con ETAsuna después de que la organización terrorista convirtiese el momento de gloria del presidente del Gobierno en un principio de ridículo en las 24 horas transcurridas entre su idílico discursito del 29-XII-06 y el atentado mortal del día siguiente en Barajas.

El millón largo de locos ( al decir de Ibarreche) que el sábado acudimos a la llamada de la AVT y del Foro de Ermua en Madrid queremos la derrota de ETAsuna, y en la vibración del dolor de las víctimas se desvanecen nuestras dudas. ZP, no. ZP busca la paz más allá de toda herida, busca la paz para satisfacer su ego enfermo y no por el bien de la Patria ni por el imperio de la Justicia. ZP es la evidencia de que cuando la falsa virtud se enorgullece se torna, además, indacorosa. Por eso busca a cualquier precio una paz indecorosa almibarada con vulgaridades retóricas, y para ello permanece aún después del atentado de Barajas, en las tinieblas de los acontecimientos convirtiendo cada uno de sus pasos políticos en una traición a España y a las víctimas del terror.

Tal es el entramado de estratagemas, falsedades y traiciones que ZP mismo desaparecerá detrás de esa estructura de actos irremediables, irá la culminación no de la victoria sobre ETAsuna, tampoco de esa paz indecorosa que trata de alcanzar a cualquier precio, porque no habrá paz. ZP será la culminación de una sucesión de acontecimientos que nos llevaran inexorablemente a la destrucción de todo lo que somos y de todo la que es España, pues están en marcha unos hechos puestos en movimiento mucho antes de la desgraciada victoria electoral de ZP aquél terrible 11-M, y ahora todos los actos del drama se encaminan hacia el desenlace con partidos que se nutren del odio a España, que han hecho una profesión (muy rentable, por cierto) del odio a España.

Nos hemos destruído a nosotros mismos. Quizá no lo sabemos, pero el hecho es indudable y cuando el horror que hemos incubado salga a la luz no será para comenzar nada, sino sólo para contemplar nuestra destrucción.

Al regresar de la manifestación me preguntaba a mí mismo ¿ qué hemos hecho para ser castigados no con el odio ajeno sino con el nuestro de tal modo que toda una nación decida morir, democráticamente (eso si)?

Somos muchos, es cierto. Pero, aún así, muy pocos frente a ese saco de pus que es el Pacto del Tinell integrado por socialistas, comunistas y separatistas. ¿Qué podemos hacer para vertebrar políticamente la fuerza y la esperanza que el sábado se rebelaron en Madrid?

Hienas
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 12 Febrero 2007

La verdad, uno hace sus promesas de enmienda y ¡los progres no le dejan cumplirlas!

En la última de El Faro del islam del domingo, se publica la habitual columna de Manuel Vicent que, como casi todos los columnistas del diario progresista de la mañana, se ha quedado viejo. Sin embargo, el título de la de ayer Hiena habrá llamado la atención a más lectores.

¿Y quiénes son las hienas? Pues señoras con abrigos de pieles... No, no me refiero a las ministras que posaron para Vogue en plan modelos maduritas y entre pieles para demostrar que había llegado el socialismo fashion.

Sigo, señoras con abrigos de pieles del barrio de Salamanca que van a las manifestaciones a gritar contra el bondadoso ZP. ¡Estos progres están tan obsesionados con las señoras del barrio de Salamanca como la soldadesca soviética con las jóvenes alemanas! ¿Sería que eran las abuelas que les habría gustado tener?

No comprendo ese odio al célebre barrio madrileño, porque en él han vivido numerosos socialistas y progres, desde el ministro de la República Fernando de los Ríos -en cuya casa ocultó a Indalecio Prieto después de la Revolución de Octubre- al pastor de almas Juan Luis Cebrián; éste ha cambiado el barrio por la más proletaria urbanización de La Moraleja. Los hermanos Solana, que también fueron al colegio de El Pilar, ya tampoco viven allí, han partido, solidarios, a vecindarios llenos de inmigrantes y mileuristas.

Fijaos qué vocabulario:

a esta señora, sin que nadie se lo explique, comenzó a crecerle pelo duro por todos los poros de su rostro, se le afilaron sus mandíbulas hasta formar un hocico agudo y de pronto su cabeza, que emergía por el cuello del abrigo de pieles, adquirió el perfil de una hiena. En ese instante se puso a vomitar insultos feroces contra el presidente Zapatero.

De esta manera copiada de los nazis y los bolcheviques, Vicent trata de despojar de humanidad a las abuelitas de derechas, al identificarlas con animales carroñeros, dispuestos a morder a una orden o a unas notas del himno nacional (¿qué les pasa a los progres con el himno nacional?, ¿es que prefieren las más pacíficas Internacional y Marsellesa?).

Esta columna se une a una tribuna de Javier Marías que describió una supuesta agresión a una amiga suya al final de una manifestación de la AVT.

Yo estuve en esa manifestación que denigra Vicent, cuyo éxito, a juzgar por las reacciones progres, ha sido inmenso, y, ciertamente, vi algún abrigo de pieles, pero no esos comandos peleteros de los que habla el progre valenciano ni oí esos "insultos feroces". En cambio las orejas de los progres no se ofendían por los "Aznar terrorista" ni "Aznar asesino" que se gritaban en las calles españolas desde la marea negra del Prestige hasta noche del 13-M. ¡Es la pega de entrar al mundo sólo por la puerta de El Faro del islam! Acabas viviendo como en Matrix.

Para mí que la izquierda, al comprobar que ha perdido la calle, ha comenzado –ella sabrá por qué- una campaña propagandísitca similar a la que practicó durante el año 1934 y que amparó su rebelión preventiva contra un Gobierno democrático.

Señoras con abrigos de cuello de marta cibelina. Vicent, que se te ha parado el reloj hace casi 30 años. Dentro de poco escribirás sobre falangistas con gomina y gabardina y troskistas con porros y trenka.

Los progres ya empiezan a oler... a naftalina.

Longevidad del resentimiento
Felix de Azúa El País 12 Febrero 2007

Recuerdo perfectamente con qué ferocidad despreciábamos a Adolfo Suárez. El plural se refiere a la izquierda de aquellos años. Ni siquiera le odiábamos, era demasiado insignificante. Un burócrata que sólo suscitaba el sarcasmo, un trepador cuyas contradicciones podían facilitar la insurrección proletaria. Es cierto que le había votado una mayoría de la población, pero ya se sabe: los españoles son franquistas, borregos, rancios. Supongo que eso es lo que piensan de Zapatero muchos nacionalistas.

Luego pasamos a despreciar a González. Algunos habían sido compañeros suyos en la Universidad de Sevilla: un chisgarabís, un pelmazo del que huía la gente. Los sarcasmos contra Suárez se hicieron más virulentos contra González. Basta con releer lo que escribían las grandes plumas de la izquierda sobre la entrada de España en la OTAN.

Ahora, cuando el país va regresando inexorablemente al Ruedo Ibérico, nos percatamos de que Suárez y González fueron una bendición inmerecida para una casta intelectual fatua y microcéfala. Un par de políticos inteligentes, prudentes, hábiles, que nos libraron de nosotros mismos. Si hubieran triunfado los míos, por ejemplo, Cataluña habría sido una república popular maoísta. Nunca se lo agradeceré suficientemente a Suárez y González.

Éramos jóvenes y en ese periodo amorfo llamado "juventud", que en España dura hasta los cuarenta años, está permitido ser un majadero y que sin embargo te haga caso la prensa. Pero ahora, cuando se reproduce el viejo estilo del rencor y el resentimiento, ya nadie es joven, ni siquiera los jóvenes son jóvenes. Los "jóvenes" nacionalistas vascos patean las tumbas de los asesinados por sus padres. Han nacido viejos.

El mes pasado, escribía Muñoz Molina en estas mismas páginas su desaliento ante el delirio en el que ha caído la casta dirigente. Era el grito espantado de alguien que, por vivir fuera, se percata de lo asombrosamente inútil que llega a ser la elite española. El delirio de la oposición, perpetuamente encadenada a sus tráficos vaticanos, a su ética momificada, ese espíritu de bronca tan compatible con la codicia. El delirio de los periféricos, reduciendo sus fortalezas regionales a siniestras aldeas endogámicas cada vez más hormigonadas. El delirio del actual gobierno, convencido de poder dialogar con los nacionalistas, desde los más presentables hasta ETA, y proponiendo alianzas con el Islam. Vaya panorama.

Hace unos días tuve ocasión de hablar con una persona excepcional. Ha conocido la esclavitud verdadera, la de las mujeres que se pudren en los países islámicos. Ha vivido en Somalia, Etiopía, Arabia Saudita, Kenya... Sabe que en este momento no hay mayor injusticia que el islamismo explotador de una mitad de la población condenada por su sexo. La miseria del proletariado en la época de Marx era un privilegio comparada con la miseria de millones de esclavas (laborales, familiares, sexuales) que se ocupan de la totalidad del trabajo de la aldea mientras los hombres se dedican a pavonearse rifle en mano y a rezar. No podía concebir que alguien como Zapatero, con mando en un país europeo, hablara de "alianza de civilizaciones" . ¿Qué civilizaciones? Si a sus hijas les hubieran cortado el clítoris y cosido los labios externos quizás no fuera tan frívolo.

Suárez dialogó con gente que le despreciaba, pero que estaba deseando salir de la cloaca. Es cierto que los comunistas seguían persuadidos de que no había nación en la tierra que pudiera compararse con la URSS (¡la de Breznev!), y que nuestros jefes hablaban en verso sobre Rumania y sobre la portentosa inteligencia de Ceacescu. Estos majaderos, sin embargo, ya no creían en sus propias mentiras y por lo tanto se podía dialogar con ellos. Suárez lo hizo y consiguió que entraran en el orden democrático al que juzgaban un modo de explotación más peligroso que el fascismo. Suárez dialogó porque lo que tenía delante era un fantasma que al oír el primer ring de monedas se esfumó como Drácula y se dedicó a proteger a las focas.

No es ese el caso de ETA, ni el de los islamistas que con tanta precisión describe una y otra vez Antonio ElorzaNi siquiera es el caso del PNV. Quizás Esquerra Republicana esté más cerca de la lucidez: por lo menos ya se les ha producido una escisión y eso indica que puede haber pensamiento incluso en una nevera. Ley de oro desde Maquiavelo es que no puedes dialogar con quien está persuadido de que tú eres débil y él es fuerte. Que Alá está de tu parte, o que están contigo Dios y las cajas de ahorro vascongadas más algún sindicato para que el amo no esté solo.

Nuestro presidente dice que hay que dialogar con los opresores. Parece que no haya dialogado en su vida con alguien que le toma por bobo. La quiebra de esos diálogos imposibles conduce a callejones sin salida. Los callejones sin salida generan frustración. La frustración es la madre del resentimiento. Hemos regresado a la política del resentimiento, la continuación del franquismo. El gobierno no piensa en los ciudadanos, el gobierno sólo piensa contra la oposición. Un gobierno que le tiene tal pavor a la oposición como para no abrir la boca sin mencionarla (¡mamá, mamá, mira lo que ha hecho Rajoy!), es un gobierno de una debilidad incompatible con cualquier diálogo. La consecuencia ha sido el fracaso del "proceso de paz", mal planteado desde su bautismo con esos términos episcopales.

¡Qué nostalgia de Suárez y González! El uno y el otro hubieron de vérselas con enemigos mucho más peligrosos que los que lidia Zapatero. Suárez con los franquistas, es decir, con la totalidad del poder económico, o sea el poder madrileño, vasco y catalán que era el único que había. González, con sus propias huestes, cabras locas, conspiradores del ochocientos. Ambos, con una ETA que en aquel momento no sólo era infinitamente más fuerte, sino que recibía el apoyo de toda la izquierda del país. Y sin embargo pudieron imponer su diálogo, es decir, meter en vereda a los inválidos morales en menos que canta un gallo.

¿Por qué entonces Zapatero no puede con unos adversarios desdentados como los del PP, y una ETA a la que ya sólo apoyan los caseríos y ni siquiera todo el PNV? Porque no logra convencer de su poder, es decir, el poder del Estado. Y cuando el Estado muestra su debilidad, el rencor, el resentimiento y el oportunismo ocupan la escena.

Si alguien desea conocer el desarrollo de una conciencia política racional y no visceral, lea la estremecedora autobiografía de Ayaan Hirsi Ali (Mi vida, mi libertad). Verá cómo la inteligencia unida al coraje puede vencer a la esclavitud en las condiciones más opresoras. Ayaan Hirsi es en verdad una revolución viviente porque dice aquello que todo el mundo sabe, lo evidente. Aquello que los islamistas ocultan, niegan, disimulan, disfrazan, porque amenaza el dominio que ejercen sobre la mitad de la población. Y lo dice sin rencor, sin odio, sin resentimiento hacia sus torturadores. Sabe que no hay posibilidad de diálogo, ni alianza que valga, hasta que millones de mujeres se persuadan de su poder. Por eso dialoga con las oprimidas, no con sus opresores. Será lento, pero no hay otro camino.

Aplíquese el cuento aquel que desee dialogar. Haga como Ayaan Hirsi, apueste por lo evidente sin rencor ni resentimiento. Utilice el poder del Estado para ayudar a los ciudadanos oprimidos, no para sumirlos en una mayor opresión dialogando con sus opresores. Y olvídese de la oposición. Está ahí para evitar el monólogo gubernamental.

Más tonto que Pepiño
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 12 Febrero 2007

Vuelve Pepiño a las portadas. Su contribución de esta semana a la Historia de las Ideas y las Formas Políticas en la que sin duda figurará como una de las más preclaras mentes de los siglos XX y XXI , ha sido presentar una denuncia por apología del terrorismo contra los participantes de la manifestación del pasado día 13 convocada por el Foro de Ermua.

Pide al Juzgado, como si no tuviera mejor cosa que hacer que semejante memez , que investigue exhaustivamente el asunto porque en el transcurso de la marcha se pronunció la siguiente cuchufleta contra él : “Ay Pepiño, que noble es tu fin, que la ETA nos mata. ¡Ay que coño! Que empiecen por ti!” .

Suena la cosa a chirigota de Cádiz , ripio carnavalero o todo lo más a rechifla y cierta mofa cabreada. Y en eso, con la reacción del aludido, va a convertirse y multiplicarse en estos días que viene. Menudo es el personal con estas cosas.

Creo que es cosa de agradecer . Porque con lo que hay sobre nuestras cabezas estas tonterías ayudan a relajarse un poco. La risa es buena. Aunque a los pobres del PSOE les va a costar un esfuerzo y varios “congos” el encontrar algún clavo al que agarrarse y defenderlo con la boca grande. Yo espero que aquí en “La Marea” alguno de los afines, aunque no quiero agredirlos diciendo que de él, sino de la sigla, buenos dialécticos y avezados polemistas, den con alguna salida digna o al menos para salvar los muebles.

Difícil tienen la cosa. El personaje es de los que causan sobre el electorado el mismo efecto que el pedrisco sobre las cosechas. Con un portaestandarte así uno no puede por menos que sentir pena de Presidente y la Vice. Que uno leía ayer en El Pais a la Fernandez de la Vega hablar de la tajante ruptura del “proceso” y su contundencia al no dejar sobre ello sombra de duda y sentía todas las ganas de confiar en ella y en que fuera esa la verdad y estuviéramos equivocados los tantos que nos olemos lo contrario. O sea, que esto o lo otro se critica. Pero con un respeto y un suponer en el criticado buena fé e inteligencia.

Pero aquí es imposible. Aquí lo único que puede suponerse, aunque el susodicho piense en que ya ha pasado, como dije, al temario de la asignatura de Historia de las Ideas y de las Formas Políticas, es que cambie el refranero. Hasta ahora se decía aquello de ser “más tonto que Abundio” . Pues ha caído en desuso. Eso era antes. Ahora se dice : “Eres más tonto que Pepiño”

P.D. Espero con impaciencia, acongojado, la correspondiente querella, aunque por calumnia no creo que se la admitan

Y los papis son... ¡Las víctimas del terrorismo!
José Donís Català Periodista Digital 12 Febrero 2007

El objetivo de cualquier gobierno ante una gran manifestación ciudadana no es, como pudiera pensarse, escuchar y ejecutar en consecuencia. Desde hace mucho tiempo –demasiado- distintos gobiernos se han acostumbrado a gobernar de espaldas a la calle, asumiendo que tienen a la mitad de la población “no controlada”, y que deben dirigir el país así: con unos y contra los otros. Es una hemiplejía no solo aceptada, sino buscada como forma de superar la falacia de las bochornosas leyes electorales con “votos por territorios”, listas cerradas y la nefasta ley de Hom.

La última gran manifestación contra la política de diálogo con los terroristas tuvo algunas características singulares:
El convocante, FORO ERMUA, es un reconocido grupo de luchadores demócratas, con más presencia de líderes socialistas que populares, y que saben muy bien utilizar los recursos que otorga el populismo bien entendido. El discurso final de Mikel Buesa fue tan estremecedor, contundente y dialécticamente bien construido, que cuesta imaginar a un líder popular alcanzar esas cotas de sentimiento colectivo... En la izquierda, para bien o para mal, siempre se ha sabido cuidar aquello de dirigirse al corazón ciudadano.

En segundo lugar, adelantándose a cualquier maniobra que intentase desactivar la marcha, FORO ERMUA daba unas
instrucciones muy concretas -sobre todo a los grupos de jóvenes que coordinaban la marcha- para que "cuiden" de que durante la manifestación no se viertan expresiones ofensivas "contra nadie, incluyendo al Gobierno Zapatero".
Tampoco será permitido grito alguno "de carácter preconstitucional, fascista o totalitario". Por lo que en “Eslóganes para una manifestación”, a título personal, yo te aconsejaba que “si gentuza de ese tipo desfila a tu lado, lo mejor es llamar al servicio de orden para su inmediata expulsión de la marcha”.

La manifestación, cualquiera de ellas, puede medir su éxito por los niveles de respuesta a que llegue el protestado (el gobierno de turno) en sus intentos por desacreditarla y borrarla del mapa. Todas las falsas polémicas, banderas e himnos, número de asistentes, mediciones científicas por metro cuadrado, búsqueda de elementos radicales y, cómo no, promoción de “supuestos fascistas”, de eslóganes impropios, provocación de violencia... Todo ello está en el “manual del buen progre totalitario”. Si aquello no funciona y si, además, se tiene pendiente una demanda por ofensas a un manifestante discapacitado, hay que neutralizarlo todo comiéndose el respeto por uno mismo. A eso juega hoy el bachiller y presunto bloguero Pepe Blanco.

El pasado martes 6 de febrero, en aquello que te escribí titulado “Herri Zapatuna”, preguntaba lo siguiente:
"¿Cómo puede alguien llegar a los niveles de bajeza moral e indignidad como para afirmar esto?:

El repugnante "Eta, mátalos" resonó como un eco aterrador en los años ochenta en las calles de Euskadi. El repugnante "Eta, mátalos" no necesita más que una persona inocente para señalar con el dedo, un fascista que lo pronuncie y un cómplice que mire para otro lado si le preguntan."
"El repugnante "Eta, mátalos" fue coreado en la manifestación secundada por el PP el pasado 3 de febrero en Madrid."


Muy fácil: basta con ser analfabeto funcional, tener serios problemas mentales, ser tonto del culo, dirigir Herri Zapatuna y llamarse Pepiño Blanco.

Era solo el primer aviso. La trompetilla de toriles sonaba de nuevo en mi cabeza cuando un (supongo) joven lector me decía muy educadamente esto que sigue:

.-“Me hace gracia que usted refleje los “españoles de segunda” cuando sin duda todas esas personas que salen con su banderita de Franco y cantando el Cara al Sol en una marcha que en teoría rechaza la violencia son los primeros racistas”.

Al explicarle quién era la gente del Foro y mi extrañeza por lo que me decía de banderitas y cantos, me daba un dato que yo desconocía:
.-“De acuerdo doy por bueno tu ultimo post pero sigo diciendo que en las noticias de Tele-5, que son las que habitualmente veo, se mostraron manifestantes con banderas franquistas y tonos de extrema derecha. (evidentemente supongo que seria una minoría pero tenían mucha trascendencia)    Saludos”.

Estaba cantado (no el Cara al Sol; lo que iba a suceder). Con una demanda en marcha por ofender gravemente a un señor poliomelítico y a la propia AVT, y descubierta la falacia sobre el falso uso ilegítimo del himno y la bandera de España, el acoso debe continuar. Muchos nos preguntamos porqué sencillamente el gobierno, en la persona de su presidente, no hace una declaración solemne asumiendo que las negociaciones han fracasado y que requiere de todos los españoles para combatir sin cuartel a ETA. Asumiendo que la banda intentara desatar una espiral de violencia, la actitud honesta de cualquier gobernante haría imposible no darle todo el apoyo ciudadano. Pero no; el presidente se enroca.

Este viernes, 9 de febrero, ante el Juzgado Central de Instrucción de Guardia de la Audiencia Nacional, José Blanco ha presentado otra denuncia:

"Actuando en su propio nombre" contra "quien resulte responsable de los hechos que a continuación se narran y que presentan los caracteres de ser constitutivos de los delitos de apología del terrorismo y provocación al terrorismo, previstos y penados respectivamente, en los artículos 578 y 579 del Código Penal".

"distintos asistentes a la misma gritaron a modo de lema lo siguiente: Ay Pepiño, Pepiño, Pepiño. Ay Pepiño que noble es tu fin, que la ETA nos mata, nos mata. Ay qué coño! Que empiecen por ti.

"Dado el contexto de una manifestación con motivo del último atentado de ETA, estas expresiones proferidas en público implican una provocación a ETA a matarle y un enaltecimiento de tales actos terroristas"

“A los efectos de la investigación de estos graves hechos delictivos propongo que se requiera a los organizadores y promotores de la manifestación, así como a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado la remisión al Juzgado, de cuantas grabaciones audiovisuales hayan tomado de la referida manifestación a los efectos de que puedan ser identificados, en su caso, los autores de los delitos aquí denunciados”.

Todo el fin de semana preguntándome quién serían esos “papis” contra los que decía haber luchado el nuevo ministro de justicia; y quién “sus hijos”. Su estreno en calidad de ministro no podía ser más esclarecedor. Ahora ya sabemos de quién hablamos:

And de winner (los hijos de sus papis) is... ¡Las víctimas del terrorismo!
El único colectivo suficientemente peligroso como para temerlo e intentar neutralizarlo “¡como sea!”

Nadie recuerda que los minoritarios grupos de Falange se sumaron a la manifestación anterior, la de apoyo al gobierno; aquella donde se pedía solapadamente más diálogo.

No albergo dudas sobre la mala fe del supuesto bachiller perpetrador junto a sus negros de bitácoras infames... Pero tampoco de que tales grabaciones existen. Esas, no tienen mayor importancia; seguro que pronto escucharemos otras con aquellos Cara al Sol de que me hablaban, banderas con águilas y gritos anticonstitucionales. Todo eso no es inventado:
Todo está muy oportunamente colocado donde debía estar; pero está.

Polanco paladín del asesino de Juana Chaos.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 12 Febrero 2007

Estos chicos de Polanco han tomado como cosa muy suya la defensa del asesino en serie de Juana Chaos. Ayer dedicaron el día a humanizar su perfil, haciéndonos llorar ante el develo del sanguinario criminal por su madre y ante lo buen chico que siempre fue si no tenemos en consideración los 25 asesinatos, 25. Hoy Polanco y sus muchachos se dedican a realizar auténticas labores de abogados defensores, más bien paladines del etarra dando todo tipo de argumentaciones jurídicas tendentes a dejarle claro al Tribunal Supremo que El País ya tiene una postura y que cualquier decisión del tribunal en contra de esa postura será una postura contra El País.

El segundo titular de El País para el alegato en defensa del terrorista asesino no tiene desperdicio, es una obra maestra de manipulación tendente a influir en la decisión del tribunal.

“El Supremo decide hoy si mantiene la pena de 12 años a De Juana por un delito de amenazas
La condena más alta hasta ahora fue de seis años en casos en que la presión surtió efecto”

Siguiendo una técnica habitual en estos chicos de Polanco, no intenten buscar en el artículo referencias a esas presiones, no aparece sobre el asunto ni una palabras, eso es convertir los titulares en actos de fe.

Deja bien clarito al tribunal que la sentencia más alta hasta ahora, se supone que para un delito similar, ha sido de 6 años, pero ojito al dato que aporta Polanco, esas sentencias máximas de 6 años fueron en casos en que la presión surtió efecto. O sea señores jueces, ni se les ocurra poner una condena mayor de 4 años porque ya les está diciendo Polanco que se encargarán de hacer correr la voz de que ustedes señores jueces han sido sometidos a presión y lógicamente esa presión ha surtido efecto, dicho de otro modo, dejarán caer la insidia de que se habrán doblegado ustedes a esa presión.

No me dirán que no es maquiavélico este Polanco y sus mozos. El resto del artículo mejor dejarlo que lo juzgue el lector, no es más que un puro alegato realizado por quien hace labores de defensa jurídica del asesino reincidente y sanguinario de Juana Chaos.

NOTA: hoy comienza mi sexto día de huelga de hambre para protestar por la limitación de la libertad del asesino de Juana Chaos para hacer su huelga de hambre tal y como el tipo ha decidido hacerla, será un asesino reincidente pero hay que reconocerle el derecho a irse al otro barrio por el atajo que el decida, lucho por su libertad a no comer.

Los nacionalistas esperan en Moncloa las municipales de Zapatero
POR PABLO SEBASTIÁN ABC 12 Febrero 2007

SIGUIENDO esas iniciativas tan modernas y progresistas que abandera la Generalitat de Cataluña y que permiten «okupar» y confiscar los pisos que son propiedad privada de los ciudadanos, los partidos nacionalistas que adornan la mayoría del Gobierno del PSOE han decidido instalarse en el palacio de La Moncloa ante el llamativo vacío de poder español que ha dejado tras de sí el fantasmal presidente de la sábana blanca, color de paz, y de la inagotable sonrisa que le debe producir el fastuoso espectáculo de la política nacional. O mejor dicho confederal y a la que se le acaba de sumar una lucha descarnada por el control político del Poder Judicial, que está manga por hombro desde el propio Consejo General del PJ, al Tribunal Constitucional o al Supremo, pasando por el Superior del País Vasco, o la Audiencia Nacional, donde el jueves se inicia el juicio por los atentados de la masacre del 11-M en Madrid y, donde seguramente se abrirá otro frente político. Y esta vez, mucho lo tememos, por la iniciativa de ciertos dirigentes del PP, los Zaplana, Acebes y Aguirre y sus respectivos medios de cabecera, El Mundo, la COPE y Telemadrid, que parecen empeñados en que el PP pierda las elecciones de mayo.

De aquí a las elecciones municipales, que Zapatero quiere convertir en un plebiscito sobre su política autonómica y de negociación con ETA y que serán un test crucial para Rajoy, todavía van a pasar muchas cosas. Y especialmente en el ámbito de la Justicia, donde se va a estrenar el inefable fiscal Bermejo como ministro, y donde no quedará magistrado independiente con cabeza o sin desprestigiar, ahora que el Gobierno y su corte de publicistas están tan excitados por el control del tercer poder del Estado para que no se le caiga al presidente su castillo de cartas de la legislatura: estatuto soberano catalán, negociación política con ETA y estatuto vasco con Navarra dentro y derecho de autodeterminación. Y al magistrado que se mueva se le manda una manifestación como hizo Ibarretxe ante el Tribunal Superior Vasco. O se les envían unos párrafos de prosa poética como los que ha escrito el analista Gil Calvo diciendo que una de las carencias de la Transición fue no depurar a los jueces franquistas como a los militares golpistas; o como los redactados por el profesor Pérez Royo, que comparó la recusación del magistrado Pérez Tremps del Tribunal Constitucional con un golpe de Estado: «...Se da por bueno el golpe de Estado y se acepta que, a través de una turbia maniobra y con un Tribunal Constitucional mutilado, se puede quebrar la voluntad democrática constituida...».

La única quiebra democrática a la que asistimos es el hecho de que una minoría que apoya a ETA y pide la independencia de Cataluña, como es ERC, impone una reforma de la Constitución encubierta por la vía de una ley orgánica, en pos de un modelo de Estado confederal, sin que la soberanía española sea consultada y sin que actúe el Tribunal Constitucional. Y si alguna duda nos quedaba, ahí está el moderado líder de CiU, Artur Mas, diciendo que «si el Estatut no cabe en la Constitución habrá que cambiar la Constitución». Mucho mas fácil sería cambiar al líder de CiU por otro con más sentido del Estado e inteligencia, porque Zapatero lo ha engañado como a un chino, aunque ahora le deje retozar en las alfombras de la Moncloa, en compañía de los otros «okupas» nacionalistas, Ibarretxe, Carod Rovira e incluso el batasuno Otegi.

Entre los cuatro tienen más poder en el Estado que el presidente Zapatero, que los deja hacer con la misma galanura con la que consiente que ETA domine las calles del País Vasco y consiga que el diario The Times presente al criminal De Juana Chaos como un separatista que padece la crueldad española, y que el ministro ruso de Defensa compare, en la cumbre de la OTAN, el País Vasco con Kosovo. Y en eso, el señor Ivanov, le ha dado la razón a Aznar que ya dijo lo de la balcanización, que está cada vez más activo y presente y que por fin ha reconocido que en Irak no había armas de destrucción masiva cuando empezó la guerra. Tarde, con la boca pequeña y como de pasada, pero rectificó un histórico error de su gobierno y del PP, que les ha costado muy caro a ellos y a todos los españoles.

Están Ibarretxe, Mas, Carod Rovira y Otegui, en el balcón del palacio de Zapatero para ver pasar las elecciones municipales del mes de mayo ante sus narices, porque si el PP pierde Navarra, como ha exigido ETA, el tembloroso castillo de naipes de Zapatero se puede volver a apuntalar. Y si además, en el cómputo de votos municipales, el presidente mantiene el tipo, entonces repetirán eso de que «el PP quiere ganar en los tribunales lo que pierde en las urnas» y darán por plebiscitada la política confederal y de pacto con ETA de Zapatero. De ahí la importancia de esta cita electoral. Rajoy lo sabe, como sabe que no cabe un empate. Y por ello debe poner toda la carne en el asador -sin que se le queme- y la moción de censura en el estrado del Congreso de los Diputados, no vaya a ser que pierda su última y mejor oportunidad. Motivos no le faltan, aunque las ganas están por ver. Ánimo Mariano, hay que hacer, lo que hay que hacer.

Un pacto a la «vasconavarra»
El PSN podría buscar un acuerdo con Nafarroa Bai para arrebatar el Gobierno de la Comunidad Foral a UPN y allanar la anexión
De cara a los votantes, los socialistas defienden que Navarra tendrá una autonomía «propia y diferenciada»
Carmen Gurruchaga La Razón 12 Febrero 2007

La anexión de Navarra al País Vasco es una petición recurrente de la llamada izquierda abertzale
Madrid- El PSN pretende, con toda legitimidad, articular una mayoría en torno a esta formación que desbanque de la presidencia de la Comunidad Foral Navarra a UPN. Es evidente que la única posibilidad de Miguel Sanz es obtener mayoría absoluta y que el candidato socialista, Fernando Puras, necesitará el apoyo de los nacionalistas aglutinados en torno a Nafarroa Bai.

Ése es, precisamente, el problema que ven algunos de los simpatizantes de los socialistas navarros: la hipoteca que adquiere el PSN si esta nueva suma sólo es posible hacerla con los nacionalistas. Y está claro que lo va a hacer. «Si puede haber una alternativa a UPN, se llevará a la práctica con respeto al modelo institucional», aseguró a LA RAZÓN un miembro de la dirección socialista navarra.

Debido a estas circunstancias, en la actualidad cohabitan dos grupos dentro del PSN. Por un lado están quienes creen peligroso acercarse al nacionalismo y prefieren pactar con UPN; por el otro, los que apoyan el acuerdo con Nafarroa Bai, cuya candidata a presidir el Gobierno de esa comunidad es Uxue Barcos. Estos últimos son mayoría, por lo menos en los órganos de dirección, pero no quieren asustar al electorado porque no está claro cuál de las dos opciones va a apoyar la ciudadanía de esa comunidad.

¿Sin recibir nada a cambio?
Éste es el motivo por el que todos los dirigentes del PSN coinciden en que su propuesta es la de una «Navarra autónoma, propia y diferenciada dentro de la España constitucional». La pregunta, sin embargo, surge desde sus propios compañeros que se cuestionan si los nacionalistas con los que van a pactar aceptarán no recibir nada a cambio. Máxime cuando, como ellos mismos reconocen, «Navarra es una comunidad plural en la que el nacionalismo es una de las sensibilidades que cala en la sociedad, igual que la española o la navarra».

En este sentido, el presidente del PNV, José Jon Imaz, señala que, como nacionalista, uno de sus objetivos es que haya «un marco propio y recíproco de relación entre las actuales dos comunidades autónomas». «Eso se conseguirá si la sociedad vasca y la navarra están de acuerdo y si es la voluntad de sus ciudadanos, no porque lo imponga nadie», añadió.

El actual candidato socialista a la presidencia de la Comunidad Foral Navarra, Fernando Puras, fue entre 1995 y 1996 consejero de Salud y de Bienestar Social del Gobierno de Navarra presidido por Javier Otano. El Ejecutivo navarro, que pactó el órgano común con José Antonio Ardanza en 1996, cesó ante la obligada dimisión de Otano y la llegada al Gobierno de UPN.

Sin embargo, en sus últimas manifestaciones rechaza con una rotundidad superior a la de cualquier dirigente de la derecha navarra que tras las próximas elecciones él vaya a allanar el camino a los partidos nacionalistas. «Si alguien quiere someter este tema a consideración, nuestro voto en el Parlamento será negativo y, si llegase a ser sometido a referéndum, cosa muy difícil por no decir imposible, la propuesta del PSN a los navarros sería la de mantenernos como una comunidad propia y diferenciada», afirma.

Si, por ejemplo, se le pregunta por la posibilidad de que, al tener que pactar con los nacionalistas, éstos exijan la puesta en práctica de la Disposición Transitoria Cuarta de la Constitución, que regula la unión de Navarra con la Comunidad Autónoma Vasca, responde: «Los navarros hemos venido decidiendo nuestro futuro y hemos decidido que queremos constituir una comunidad, y así será mientras la ciudadanía lo quiera. Y nadie más que los navarros, en el marco de la Constitución, deberá intervenir».

Su antecesor en el liderazgo, Carlos Chivite, también niega que un pacto entre socialistas y Nafarroa Bai sea el escenario en el que vaya a ponerse en práctica el órgano común. Según las fuentes consultadas por este periódico, es posible que, en caso contrario, se produzca una convulsión dentro de las filas socialistas, como sucedió en el año 1996 con Otano y que, como entonces, una parte se subleve y se muestre dispuesta a aparcar las diferencias que, en otros asuntos, les separan de UPN. «Tendrían también que rebelarse ante los dictados de Rodríguez Zapatero», afirma un ex socialista navarro.

Pese a tanta rotundidad a la hora de negar cualquier concesión a las pretensiones nacionalistas, son muchos los ciudadanos navarros que dudan. De hecho, se ha creado, dentro del PSN, una especie de «lobby» que, preocupado por la fuerza que está adquiriendo el nacionalismo en esa comunidad, trata de convencer a sus compañeros de que lo conveniente sería un acuerdo UPN-PSN, si ninguno de los dos partidos puede gobernar en solitario. En este grupo estaría, entre otros, el ex ministro Carlos Solchaga. Pero aunque, de momento, no da la sensación de que vaya a tener éxito, sí puede restar apoyos electorales a la opción de Puras.

Los estudios demoscópicos cifran en un 10% los votantes eclécticos que, asustados, podrían depositar su papeleta a favor de UPN. Es más, algunas encuestas indican que Nafarroa Bai podría superar al PSN y, en ese caso, el pacto no sería con un nacionalismo en inferioridad. Los navarros que apoyan cualquiera de las dos formaciones constitucionalistas tienen una enorme sensibilidad ante todo lo que esté relacionado con el terrorismo. Quizás por eso, los socialistas navarros no han considerado descabellada la propuesta de Arnaldo Otegi de crear una gran comunidad autónoma vasconavarra dentro del Estado español y sí, en cambio, han puesto el acento en la necesidad de que, previamente, condene la violencia.

A vueltas con la Disposición Transitoria Cuarta
Cuando el dirigente de la ilegalizada Batasuna Arnaldo Otegi se descolgaba a principios de esta semana con otra de sus propuestas «estrella», la fusión del País Vasco y Navarra en una única comunidad autónoma, muchos volvieron a recordar que esa posibilidad ya está prevista en nuestra Carta Magna, aunque desde luego no en los términos exactos que sugiere el portavoz batasuno.

Efectivamente, la posible incorporación de Navarra a la Comunidad Autónoma Vasca está contemplada en la Disposición Transitoria Cuarta que figura en la Constitución española. Es el único caso en que se plantea la posible unión de dos comunidades autónomas, ya que el texto prohíbe expresamente la federación de Comunidades Autónomas.

En concreto, la Carta Magna establece literalmente que «en el caso de Navarra, y a efectos de su incorporación al Consejo General Vasco o al régimen autonómico vasco que le sustituya (...) la iniciativa corresponde al Órgano Foral competente, el cual adoptará su decisión por mayoría de los miembros que lo componen. Para la validez de dicha iniciativa será preciso, además, que la decisión del Órgano Foral competente sea ratificada por referéndum expresamente convocado al efecto, y aprobado por mayoría de los votos válidos emitidos».

Un segundo punto de la Disposición también puntualiza que «si la iniciativa no prosperase, solamente se podrá reproducir la misma en distinto período del mandato del Órgano Foral competente, y en todo caso, cuando haya transcurrido el plazo mínimo que establece el Art. 143», y que es de cinco años entre uno y otro «intento».

Gotzone Mora:
"El nacionalismo vasco aspira a reeditar un Pacto de Estella al que se sumaría el PSOE"

Redacción Periodista Digital 12 Febrero 2007

Gotzone Mora sigue hablando alto y claro y diciendo lo que piensa. A pesar de que esos pensamientos vayan justo en sentido contrario de lo que defiende su propio partido. En un artículo escrito en La Razón alerta a Zapatero del peligro de pactar con los nacionalistas vascos.

Gotzone Mora, concejal socialista en Getxo, no está de acuerdo con la política antiterrorista de su partido. En un extenso artículo publicado en La Razón manifiesta su descontento y su decepción por cómo, a pesar del brutal atentado en la T4, el "proceso" sigue en marcha:

"A día de hoy, las discrepancias en materia antiterrorista entre los dos principales partidos nacionales parecen insalvables (...) Siendo grave más grave me resulta la actitud adoptada por los máximos diorigentes del PSOE, con el Presidente del Gobierno a la cabeza, con el fin de superar la coyuntura política en la que se hayan inmersos. Pese a quien pese, y a la vista de las circunstancias, es hora de hacer balance del proceso de negociación-cesión con ETA, y de analizar los resultados obtenidos al amparo del mismo".

"Se ha evidenciado una vez más lo que algunos hemos predicado permanentemente; que ETA como asociación criminal únicamente sabe hacer una cosa, delinquir y ello en sus variadas formas: presionando, agrediendo, secuestrando, extorsionando, asesinando, extendiendo el miedo mediante la `kale borroka´ ya medrentando a la población civil".

"Ni siquiera en esta desoladora coyuntura que al menos debería haber hecho recapacitar al Presidente del Gobierno ha sido capaz de asumir sus errores, de pedir disculpas por los mismos y de retornar a la senda que ha conducido a la etapa de mayor debilitamiento de ETA: la del Pacto Antiterrorista. Desgraciadamente, los dirigentes del PSOE actual, cegados por el odio a todo lo que represente el PP, han preferido, una vez más, buscar el equilibrio institucional al maparo de las minirías nacionalistas".

PREOCUPADA POR EL RUMBO DE ZAPATERO
Y se muestra profundamente preocupada por el rumbo que está tomando la actual política del Ejecutivo de Zapatero, que ha salido en defensa de Ibarretxe y ha hehco de Josu Jon Imaz un hombre clave en su futuro a corto plazo:

"Los que vivimos la política vasca, ya conocemos cómo termina la historia del nacionalismo `moderado´ frente al `radical´ dentro del PNV. En el fondo, no existe tal distinción, todos coinciden en los objerivos (la búsqueda de la independencia del País Vasco), si bien difieren en los ritmos y en las formas para conseguirlos".

"Quienes hemos padecido la verdadera faz del PNV, sabemos que cualquier similitud entre lo que pretende hacernos creer el Sr. Zapatero al jugar la carta de la moderación de dicho partido, y la realidad, es pura ficción (...) Cuando el Sr.Zapatero habla de la `moderación´ del PNV (...) considera adecuado que el consejero de Justicia de dicho Gobierno (Sr. Azkarraga) se querellase contra mí, por haber proferido las expresiones `terroristas´ y `asesinos´ contra los miembros de ETA en una concentración popular en repulsa de un atentado".

"Lo que a mi modo de entender ha retratado de manera más fidedigna la verdadera cara del nacionalismo vasco es su actuación en torno a la declaración de Ibarretxe. No contentos con organizar una manifestación popular de apoyo al lehendakari fundada en argumentos tales como que `no es un ciudadano normal´ o que `la justicia no puede controlar la actividad del presidente de la Comunidad´, la concentración de apoyo a las puertas de los juzgados fue digna de lástima".

"Esta gente no había entendido ni entiende nada de la demcoracia: ni sabía ni sabe lo que significa la separación de poderes, ni en el fondo respeta la labor judicial cuando va en contra de sus intereses".

¿VUELTA A ESTELLA?
Gotzone Mora alerta sobre una posible vuelta al Pacto de Estella, pero esta vez con el PSOE:

"A lo que aspira el nacionalismo vasco en su conjunto (incluyendo a Batasuna-ETA) es a reeditar un nuevo Pacto de Estella al que, esta vez sí, se sumaría el PSOE. Con ello, el nacionalismo vasco lograría concesiones políticas en su desenfrenado camino hacia la independencia, y el PSOE un aliado político de primer nivel con el fin de perpetuarse en el poder, excluyendo de manera definitiva al PP de toda posibilidad de Gobierno".

"Los amenazados por el terrorismo en el País Vasco podemos aguantar muchas cosas, pero jamás permitiremos que nos llamen tontos a la cara (...) Desengáñese, Sr. Presidente, cualquier mano tendida del nacionalismo en su conjunto es a cambio de cesiones que a medio y largo plazo ostentarán consecuencias irreversibles en el futuro de España. ¿O cree usted que el apoyo de un partido como el PNV, cuyo objetivo declarado a día de hoy es el ejercicio del derecho de autodeterminación, le va a salir gratis?"

"Desde el año 2004 he expresado en diferentes artículos de opinión el miedo personal a la deriva adoptada por mi partido, el PSOE. El Sr. Rodríguez Zapatero, muy mal aconsejado por sus asesores, ha centrado su estrategia política en llegar a acuaerdos con opciones nacionalistas periféricas para mantenerse en el poder, tratando de conseguir, por razones diversas, un objetivo común entre todosn ellos: marginar políticamente al Partido Popular".

Atacan el Ayuntamiento de Pamplona con nueve cócteles molotov
Los radicales quemaron también el coche de un ertzaina, cuatro cajeros y una sede del PNV
Redacción La Razón 12 Febrero 2007

PAMPLONA/BILBAO- La violencia callejera volvió ayer a sacudir las calles. Cajeros incendiados, ayuntamientos atacados o coches quemados son el resultado de la acción de los encapuchados de la kale borroka. Así, en el primero de los casos registrados ayer, una treintena de encapuchados lanzaron, en una acción coordinada, nueve cócteles molotov y varias piedras contra el Ayuntamiento de Pamplona, y otras seis botellas incendiaras más contra cuatro cajeros automáticos.

Según informó la Delegación del Gobierno, los daños materiales fueron «escasos». Asimismo, indicaron que la acción se produjo con un «nivel suficiente de organización y jerarquización».

En cuanto a las consecuencias, no se produjeron heridos por las llamas y los daños materiales ocasionados consistieron principalmente en el ennegrecimiento de la fachada del Consistorio y restos de la acción del líquido inflamable en los cajeros atacados. Además, una de las sucursales (de la Caja Rural, situada en la calle Mercaderes) presentó un cristal roto por el impacto de una tapa de alcantarilla, informa Ep.

«Kale borroka» en Azkoitia
Pero esta no fue la única acción violenta registrada ayer. En la localidad guipuzcoana de Azkoitia varios desconocidos rociaron con líquido combustible el coche particular de un ertzaina y lo prendieron fuego en la localidad, según informó un portavoz de la Ertzaintza.

Además,otro grupo de encapuchados atacó durante la madrugada del sábado con un cóctel molotov la sede social del PNV situada en el barrio de Santa María en la localidad vizcaína de Guecho, ocasionando leves desperfectos en el local. La portavoz del PP en el municipio, Marisa Arrúe, condenó el atentado en una nota en la que también expresó su alegría porque «los daños hayan sido mínimos».

Mientras esto ocurría, el Foro Ermua aseguró ayer que durante el mes de enero se produjeron, en el País Vasco y Navarra, 78 actos de violencia callejera. Esta cifra, según explicaron, supone un tercio de los que se registraron durante los nueves meses que duró el alto el fuego permanente declarado por ETA, un total de 259.

Estos datos se desprenden del primer informe elaborado por la plataforma que preside Mikel Buesa, desde que el atentado de ETA el pasado día 30 de diciembre en Barajas pusiera fin a dicha tregua.

El estudio precisa que la situación en la que se encuentra el preso etarra José Ignacio de Juan Chaos, y la reciente sentencia del Tribunal Supremo que declaró que Jarrai-Haika-Segi eran organizaciones terroristas han sido los detonantes de este incremento del terrorismo callejero.

Boicot a los patrocinadores proetarras
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 12 Febrero 2007

La empresa catalana de material deportivo "Munich", una compañía absolutamente anodina dentro de su sector, se ha ofrecido a patrocinar al deportista proetarra Oleguer Presas, después de que la compañía Kelme decidiera retirar su apoyo al jugador barcelonista tras mostrar éste su apoyo al terrorista de ETA Iñaki De Juana Chaos, responsable de 25 asesinatos de la banda criminal. Ante la propuesta pública de apoyo lanzado por esta empresa a un individuo como Oleguer Presas, que es lo suficientemente estúpido o lo suficientemente fascista como para apoyar a alguien como De Juana Chaos, desde este Blog del País Vasco hacemos un llamamiento público para boicotear cualquier producto de la compañía de material deportivo Munich y, por supuesto, trasladar nuestro apoyo consumidor a empresas como Kelme o a todas aquellas firmas que ponen la defensa de los derechos humanos más elementales y la defensa de nuestro ordenamiento democrático como base de sus acciones de responsabilidad social corporativa.

De Juana y trece togas
POR NIEVES COLLI ABC 12 Febrero 2007

MADRID. Todas las miradas volverán a estar puestas hoy en la decisión que adopte un tribunal, en este caso el Pleno de la Sala Segunda del Supremo. El asunto que los trece magistrados que lo integran deberán analizar -lo harán a puerta cerrada, sin vista pública- es la condena a doce años y siete meses de prisión que la Audiencia Nacional impuso en noviembre al etarra De Juana Chaos por un delito de amenazas terroristas. El Tribunal le absolvió del delito de pertenencia a banda armada al entender que nunca -pese a llevar cerca de veinte años en prisión- dejó de militar en ETA y que no podía ser condenado de nuevo por el mismo hecho delictivo.

Todas las partes personadas
La sentencia fue recurrida en casación al Supremo por todas las partes: la defensa, que solicita la libre absolución del etarra, en huelga de hambre (hoy cumplirá 98 días) desde que supo que iba a ser condenado, y por el fiscal, que plantea la alternativa (ya defendida durante el juicio) de rebajar la pena a cuatro años por un delito de enaltecimiento del terrorismo. En este caso, De Juana podría ser excarcelado en poco tiempo (decisión que correspondería a la Administración), pues ya obtuvo el licenciamiento definitivo de todas las condenas que sumó por su sangriento historial, y ésta es la única causa que le mantiene en prisión.

El tercer recurso es el presentado por la AVT, que solicita los 96 años de cárcel que en un principio pidió también la Fiscalía, al sumar a las amenazas un nuevo delito de pertenencia a banda armada. Ante la Sala se abren, por lo tanto, estas posibilidades, a la que se incluye una cuarta: confirmar los doce años y medio impuestos por la Audiencia Nacional.
Fuentes judiciales advierten que se trata de un asunto «técnicamente complejo» y que los magistrados ya empezaron a estudiar la documentación durante la pasada semana.

En cualquier caso, la trascendencia de la decisión que adopte el Pleno de la Sala Segunda va más allá de las consideraciones jurídicas -hecho del que el Tribunal es consciente-, pues la situación de este terrorista se ha convertido en motivo de enfrentamiento político después de que el fiscal inicialmente asignado al caso (Jésús Alonso) fuera sustituido por otro (Fernando Burgos) al negarse el primero a obedecer las instrucciones de su superior y rebajar la inicial petición de 96 años de cárcel.

El Pleno de la Sala Segunda está conformado en estos momentos por trece magistrados (dos aún no han tomado posesión) y hoy mismo podrían tener lista una resolución, según fuentes del TS. Otras piden paciencia y no descartan que la decisión se demore unos días, dada la complejidad del asunto y la enorme repercusión que tendrá el fallo, política, social y judicialmente, a la que los magistrados no son ajenos.

La resolución se antoja central para el devenir político. La excarcelación del terrorista sería, en términos objetivos, un alivio para el Gobierno, que siente la presión del mundo proetarra, que se ha agarrado a su nuevo mártir, antes repudiado, como bandera de reivindicación política.

Cohesión nacional
LOS CANDIDATOS DEL PP A LAS PRESIDENCIAS DE LAS CC.AA DEFIENDEN UNA ESPAÑA COHESIONADA Y FUERTE FRENTE AL ESTADO CONFEDERADO DEL PSOE
Esperanza Aguirre auguró que las próximas elecciones serán “trascendentales” porque los ciudadanos “tienen ganas de participar y hablar tras las manifestaciones de los últimos meses”
Minuto Digital 12 Febrero 2007

Los candidatos a presidir las doce Comunidades que celebran elecciones (excepto Navarra, donde el candidato es de UPN), así como los de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, fueron presentados oficialmente en Madrid en un acto presidido por el líder del PP, Mariano Rajoy este fin de semana.

Todos defendieron una España fuerte, solidaria y cohesionada frente al proyecto de José Luis Rodríguez Zapatero, poniendo énfasis en sus propuestas de futuro en la colaboración común de todos los españoles, en vez del proyecto disgregador que encabeza el PSOE.

Francisco Camps, resaltó que su autonomía es “ejemplo de gobiernos del PP”, “hay más empleo y más oportunidades”, y todo ello, dijo, “con lealtad absoluta al proyecto de España que hacemos grande en la Comunidad Valenciana porque queremos hacer grande a toda España”.

Juan Vicente Herrera, presidente castellano-leonés, expresó su deseo de seguir profundizando en el desarrollo autonómico de su Comunidad sobre las bases que constituyen el sello de identidad del PP, como son “la pertenencia de España, la plena vigencia de la Constitución y la exigencia de un Estado fuerte que garantice la solidaridad y la igualdad entre territorios”.

Por su parte Mariano Rajoy se hizo eco de la preocupación que se empieza a instalar en la calle debido al deslizamiento hacía la ultraizquierda de este gobierno. “Han puesto en marcha políticas de ruptura, de confrontación. Aquí nunca ha habido tanto radicalismo, nunca ha habido tantas cosas absurdas, nunca ha habido tanta división ni tanta falta de respeto a los intereses generales de los españoles”. Dijo el líder popular.

"Tenemos que dar confianza a quienes viven la desilusión de haber confiado en Zapatero", continuó el líder de la oposición, "que encontró una España unida en torno a un proyecto que era crecer y hacer creer el bienestar de los españoles y, dentro de poco, habrá una España dividida como nunca, discutiendo sobre su propio ser, con un horizonte lleno de incertidumbres".

En este sentido la presidenta de la comunidad madrileña, Esperanza Aguirre auguró que las próximas elecciones serán “trascendentales” porque los ciudadanos “tienen ganas de participar y hablar tras las manifestaciones de los últimos meses”.

Las Fuerzas de Seguridad aseguran que el PCTV está «totalmente subordinado» a ETA
JAVIER PAGOLA. MADRID. ABC 12 Febrero 2007

Las Fuerzas de Seguridad del Estado han constatado la «total subordinación» del PCTV al «complejo ETA / Batasuna», como cualquier otra «firma» de las que conforman el universo proetarra: Jarrai, Segi, Askatasuna, etc.

Las investigaciones arrancan desde el mismo momento en que el Partido Comunista de las Tierras Vascas emerge en 2005 como candidatura pantalla de Batasuna tras su ilegalización, y se mantienen vivas y actualizadas. Esta información se envía regularmente a la Audiencia Nacional, donde podría tomarse la decisión cautelar de cerrar la puerta a la marca fantasma de ETA / Batasuna para las elecciones municipales y forales en el País Vasco y Navarra si se aportan evidencias.

La Guardia Civil ya elaboró en vísperas de las autonómicas vascas de 2005 dos informes, que cayeron en saco roto, que confirmaban la vinculación del PCTV con Batasuna, como la recaudación de dinero en las «herriko tabernas» para sufragar la campaña. Desde entonces, se ha incrementado el nivel de «colaboración», hasta el punto de que el PCTV se ha convertido en una mera sucursal. Los «rastros» de esta relación subsidiaria son recogidos por las Fuerzas de Seguridad.

Miembros de la mesa nacional de Batasuna y dirigentes de EHAK se reúnen al menos una vez al mes para perfilar estrategias políticas a corto plazo. En estas «cumbres» se habla, por ejemplo, de la actitud durante el «proceso de paz». Los primeros acuden como representantes de Batasuna, no a título personal, por lo que con estos encuentros el PCTV está contribuyendo, según la investigación, a que la coalición de Otegi realice actividades políticas suspendidas en virtud de su ilegalización.

Recluido en el Parlamento
La línea de actuación general y las intervenciones puntuales de los «eusko komunistas» en el Parlamento vasco son impuestas al pie de la letra por Batasuna, según la investigación. Como hipoteca por prestarle sus votos, el PCTV (que nunca ha condenado el terrorismo) acoge en su infraestructura de la Cámara a seis jefes batasunos: Joseba Álvarez, responsable del «aparato internacional» de la mesa nacional; Raquel Peña, ex parlamentaria; Peio Gálvez, ex jefe de prensa de Otegi; Aitor Aranzábal, implicado en la causa contra EKIN, así como Mireia Unanunzaga e Íñigo Rivaguda. Todos ellos cobran puntualmente su sueldo de asesor del grupo parlametario del PCTV: 35.000 euros. También comparten asistencia letrada del grupo de abogados del «complejo ETA». Y, por supuesto, trasladan a la Cámara toda la estrategia proetarra, como el reciente debate sobre al excarcelación de De Juana Chaos.

ETA ha dado la orden expresa de que el PCTV no aparezca ni en sombra en cualquier escenario al que pueda acceder Batasuna. El partido permanecerá retenido entre las cuatro paredes de la Cámara de Vitoria mientras dure la legislatura. No está, ni se le espera, en el Foro de Debate Nacional -al que pertenecen incluso los «traidores» de Arala o los «autonomistas» de EA- ; no interviene en el «Aberri Eguna» (Día de la patria vasca); tampoco participa en cuantas manifestaciones convoca la izquierda abertzale en favor de los presos, la autodeterminación...

La banda transmitió la prohibición expresa de que participara en las rondas de contactos abiertas por Ibarretxe para hablar del «proceso». Prohibición que se hace extensiva a la hipotética mesa de partidos.

Candidaturas
Fuentes políticas vascas consultadas por ABC aseguran que desde hace tiempo el PCTV está confeccionando, con el máximo secretismo que le es posible, candidaturas para las municipales, así como para las Juntas Generales de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava y el Parlamento de Navarra. Para ello está reclutando, con apoyo e infraestructura de Batasuna, simpatizantes que no se han destacado para que superen el filtro de cualquier investigación. Pero se trata de una medida preventiva, ya que sólo concurrirán a la cita con las urnas si Batasuna no puede y se lo autoriza. En ese caso, sus representantes saben que en realidad serán listas propiedad de Batasuna y, por tanto, «tapaderas». Por este motivo, el PCTV tiene la consigna de no pronunciarse aún acerca de su participación en los comicios.

La coalición ilegal ha estado desde hace tiempo manejando todas las posibilidades, desde concurrir como partido refundado, con nuevas siglas y nuevos estatutos, hasta intentarlo con agrupaciones electorales, integradas por simpatizantes que no son conocidos, pasando, en efecto, por recurrir de nuevo a su «marca legal» del PCTV.

El atentado de Barajas, que no condenaron los Otegi, Permach y Parrena, así como su resistencia a aceptar la Ley de Partidos y a registrarse en la ventanilla del Ministerio del Interior como nueva formación digerible por el Estado y la Ley, le alejan de las dos primeras posibilidades y le acercan a la maniobra de camuflarse, de nuevo, en el PCTV.
Esta alternativa supondría para el Gobierno y el PSOE un «alivio». Fuentes políticas reconocen que el Ejecutivo no puede admitir en las elecciones una Batasuna que no condena el terror y mantiene el mismo formato, pero es consciente que la erradicación de la izquierda abertzale del mapa institucional supondría un obstáculo más de un «proceso» que Zapatero se resiste a dar por cerrado.

ponencia de la cámara vasca
Víctimas gallegas del terrorismo narran su desamparo en los «años de soledad»
El grupo presidido por Urkullu se reúne el jueves en La Coruña con el colectivo de damnificados
I. MEDRANO EL Correo 12 Febrero 2007

La ponencia de víctimas del Parlamento vasco pone este jueves en un hotel de La Coruña el punto final a la ronda de reuniones que ha mantenido en los últimos siete meses con colectivos de damnificados por la violencia de ETA de toda España. La última cita tendrá lugar con la Asociación de Víctimas del Terrorismo de la Comunidad Gallega. Previamente, la delegación de parlamentarios que preside el peneuvista Íñigo Urkullu, y de la que forman parte miembros de todas las fuerzas políticas con presencia en la Cámara vasca, salvo EHAK, ha mantenido reuniones con grupos de Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana, así como con el colectivo vasco Covite. La AVT de Francisco José Alcaraz no respondió a su emplazamiento.

Esta ronda de contactos ha sido la primera celebrada por el grupo de trabajo del Parlamento vasco fuera de Euskadi. Anteriormente, eran los representantes institucionales o los dirigentes de las diversas asociaciones quienes acudían a la Cámara de Vitoria para transmitir sus impresiones y demandas a puerta cerrada. Con esta serie de reuniones, los parlamentarios han pretendido mostrar su «respeto y consideración» hacia el colectivo de víctimas y conocer de primera mano sus reivindicaciones.

La iniciativa ha coincidido en el tiempo con otros gestos de especial calado político y simbólico que ha llevado a cabo la administración vasca. El más significativo se produjo el pasado 24 de noviembre, en Córdoba, donde el lehendakari Juan José Ibarretxe pidió perdón a las víctimas por la incapacidad mostrada durante muchos años por las instituciones de Euskadi para romper «la barrera invisible» que ha levantado la «violencia humana», que «impedía que pudierais sentir nuestro calor y reconocimiento». Ante un auditorio formado por más de doscientos ciudadanos andaluces damnificados por el terrorismo, el jefe del Gobierno vasco proclamó que «aún estamos a tiempo. Estamos a tiempo de decir 'lo siento' y de llenar ese hueco que un día se abrió con las víctimas del terrorismo».

Era la primera vez que un lehendakari comparecía personalmente ante un grupo de víctimas para trasladarles unas palabras de esta naturaleza. Juan José Ibarretxe ya se había expresado en términos parecidos unos meses antes, con ocasión del decimonoveno aniversario del atentado de Hipercor. En aquella oportunidad, lo hizo a través de un mensaje por escrito leído por la directora de Atención a las Víctimas del Gobierno vasco, Maixabel Lasa.

Tensión
Durante los contactos entre los parlamentarios vascos y los distintos colectivos de víctimas se han producido algunos momentos de tensión que podrían reproducirse el jueves en La Coruña. «Pero quien realmente nos tiene que pedir perdón es la banda terrorista», subrayan en medios de la asociación.

La reunión comenzará a las diez y media de la mañana. Íñigo Urkullu estará acompañado por la también parlamentaria jeltzale Gema González de Txabarrri, Jesús Loza (PSE-EE), Santiago Abascal (PP), Rafa Larreina (EA), Oskar Matute (EB), Aintzane Ezenarro (Aralar) y el letrado Andoni Iturbe. La víspera, la ponencia de víctimas contactará con parlamentarios gallegos en la sede legislativa de Santiago de Compostela.

Recortes de Prensa   Página Inicial