AGLI

Recortes de Prensa    Martes 13 Febrero   2007


Una injusticia que alivia al Gobierno y satisface a ETA
EDITORIAL Libertad Digital 13 Febrero 2007

Ante la escandalosa sentencia del Tribunal Supremo que reduce de doce a tres años la pena por amenazas del sanguinario etarra José Ignacio de Juana Chaos, lo primero que queremos hacer es transmitir nuestra solidaridad a todas y cada una de las víctimas del terrorismo. Si a todas ellas, como a la inmensa mayoría de los españoles, les debió resultar indigerible que, en virtud del antiguo código penal de 1973, De Juana Chaos pasara menos años en la cárcel que el número de personas a las que había asesinado, la injusta reducción de la pena por las amenazas que este irredento criminal ha perpetrado desde la cárcel, vuelve a ser un motivo de desesperación ante el mal estado de nuestra Justicia.

Aunque sea obligado su acatamiento, nosotros queremos ejercer, no ya nuestro derecho, sino nuestro deber de discrepancia ante una bochornosa resolución que no ha considerado en su justa gravedad las amenazas que ha perpetrado, no ya un mero delincuente en prisión, sino un irredento miembro de una organización terrorista. No tienen la misma gravedad las amenazas que pueda hacer un delincuente a título personal contra un juez o contra trabajadores de instituciones penitenciarias, que la que pueda perpetrar un dirigente etarra como De Juana, al que le respaldan, además de su historial, decenas de pistoleros que siguen en tan injusta libertad como la que pronto él mismo pueda disfrutar.

El problema está en el cambalache que esos criminales prófugos de la justicia comparten con un Gobierno que, como el de Zapatero, disfraza de "paz" la cesión a sus exigencias. El problema está en un Gobierno que, tras el comunicado de reivindicación del atentado de Barajas en el que ETA reprocha al Ejecutivo "la crueldad sin límites mostrada por el fiscal en el juicio contra Iñaki de Juana", pasa a reclamar la impunidad del preso, presionando primero a favor de su chantajista huelga de hambre y después a favor del recurso etarra ante el Tribunal Supremo. Todo ello a favor de una pronta puesta en libertad, que ni constituía un gesto humanitario, ni constituye ahora un acto de justicia: Tan sólo un gesto, un infame gesto más, para ganar tiempo intentando contentar a quienes abiertamente aspiran a conseguir todo aquello por lo que han matado.

Si bochornosa ha sido la presión del gobierno y su servil fiscalía, no menos vergonzosa ha sido la campaña de sus medios de comunicación, empezando por el diario El País, que este fin de semana se ha dedicado a maquillar la imagen de este irredento criminal. Eso, por no hablar de la incompetencia –cuando no complicidad– de unas ordenes que, tal y como ha denunciado la Confederación Española de Policía, impedían los cacheos en el privilegiado régimen de visitas que gozaba el preso en el hospital. Eso ha permitido al sanguinario terrorista hacer declaraciones a medios extranjeros que, si bien podrían ser constitutivas de un nuevo delito de apología del terrorismo, sólo trataban de buscar adeptos a su causa.

En cuanto a los dirigentes del PP, esperemos que ningún complejo les haga caer en la trampa "políticamente correcta" de tratar con el mismo rasero resoluciones judiciales de muy desigual acierto. El problema no está en la crítica o en el respaldo de los políticos a determinadas resoluciones judiciales –sean estas del TSJPV, de la Audiencia Nacional, del Tribunal Supremo o del Tribunal Constitucional–, sino a qué tipo de sentencias, dentro de su obligado acatamiento, muestran su agrado o disconformidad. Valorar de la misma forma cualquier resolución judicial, con independencia de su naturaleza, sería caer en un nihilismo político y un positivismo jurídico que nada tiene que ver con el respeto al Estado de Derecho.

Si el Gobierno de Zapatero se retrata cada vez que se desmarca de todas las encomiables sentencias que han contrariado a los nacionalistas o a sus criminales compañeros de viaje, esperemos que el PP tenga la dignidad de mostrar su rotunda disconformidad ante las criticables sentencias que, como la que nos ocupa, los satisfacen.

En cualquier caso, y al margen de la satisfacción y el alivio con la que ETA y el Gobierno del 14-M hayan recibido la noticia, advirtamos una vez más de la ofensiva del mal llamado "proceso de paz" contra el Estado de Derecho. Advertimos de ella antes del comunicado del "alto el fuego", y lo seguimos haciendo después del atentado de Barajas.

De Juana Chaos
Desfachatez sin límites
Ignacio Villa Libertad Digital 13 Febrero 2007

Después de conocer la decisión del Tribunal Supremo de reducir la pena del etarra De Juana Chaos muy por debajo, incluso, de las previsiones más benévolas con el etarra, sólo queda una pregunta por hacer: ¿y ahora qué? ¿Qué más hace falta para humillarse ante los terroristas? Esta rebaja tan llamativa certifica de forma absoluta que el proceso de rendición sigue en marcha tras ese parón pasajero que fue el atentado de Barajas. Rodríguez Zapatero, con tal de mantenerlo vivo, es capaz de cualquier cosa, de cualquier gesto de sumisión y aceptación de las exigencias terroristas.

Desde hace días, el Gobierno está sometiendo al poder judicial a la máxima presión de la que es capaz para que la pena de De Juana Chaos sea reducida; el último en aparecer en escena ha sido el presidente del Senado, Javier Rojo, que ha estirado un poco más la cuerda hablado de desproporción en la pena, dinamitando así el papel institucional que debería guardar todo presidente de la Cámara Alta. Pero como buen socialista, las instituciones le importan poco; lo único que cuenta es emplear todos los medios a su alcance para alcanzar su objetivo.

Un claro ejemplo de esa voluntad de utilizar todo lo que encuentren ha sido la denuncia que el secretario de organización del PSOE, José Blanco, ha puesto ante la Audiencia Nacional por una grabación –que curiosamente sólo tenía la SER– de la manifestación del Foro Ermua donde se hacia una chirigota contra él. Incluso alguien como Pedraz se ha visto obligado a rechazar la demanda, puesto que la acusación de "apología del terrorismo" no tenía ningún sentido. El Foro Ermua sospecha incluso que esa tonadilla que nadie escuchó más que el Grupo Prisa podría no haberse producido en la manifestación, pues en la grabación está sospechosamente ausente el ruido de fondo natural en una marcha tan numerosa y apretada. No es más que un episodio más de esa larga serie que inauguraron los terroristas suicidas del 11-M y que continuó con la persecución de dos militantes del PP por estar a cinco metros de José Bono en una manifestación y con los insultos que el propio Blanco o López Garrido sometieron a un enfermo de polio por acudir en silla de ruedas a una manifestación de la AVT. Por cierto, distinguidos portavoces socialistas, aún estamos esperando que pidan disculpas.

La imagen del PSOE y del Gobierno es patética. Mientras le abren la puerta de la cárcel a De Juana Chaos, se entretienen en denuncias contra los que defienden a las víctimas del terrorismo y luchan por la libertad. Esa es la desfachatez de un Gobierno desquiciado. Hasta tal extremo son capaces de llegar, que no sería raro que el numerito de Blanco fuera un patético intento de desviar la atención sobre De Juana Chaos. Para los socialistas, todo vale.

De Juana Chaos
Rebajar y rebajarse
Cristina Losada Libertad Digital 13 Febrero 2007

Entre el posado del Vogue y el de De Juana se encierra todo un programa de gobierno: el que oscila entre la frivolidad y la indecencia. Entre posar vestido con una toilette de modernidad de imitación, bisutería tan desgastada como malgastada en sus figuras, y posar desnudo sin intentar siquiera guardar las apariencias. Ya no les importa que se les vea el plumero. Más aún, lo agitan sin descanso, para que se vea bien. A fin de que hasta el más lerdo entienda que hacen lo posible, y lo imposible, para que un terrorista que asesinó a 25 personas, y no ha dejado de pertenecer a la banda, de reivindicar sus crímenes, de burlarse de las víctimas y de proferir amenazas, se libre de la cárcel y sea enviado a casa, a descansar. Mucho les urge que salga De Juana de su ficticia huelga de hambre. Harta necesidad tienen de enviarle a ETA el mensaje de que, si de ellos dependiera, lo ponían ahora mismo en libertad. Tanta, que están dispuestos a arrostrar el escándalo y la impopularidad. Pues si hay en estos momentos en España una causa impopular es la del sanguinario De Juana.

Como en otros trances similares, ha recaído en los dirigentes socialistas vascos el papelón. Perdidas las inhibiciones, no les importa subirse a la mesa para el striptease. Proclaman así que el terrorista ya cumplió por sus veinticinco asesinatos con sus 18 años a la sombra, que la nueva condena ha sido desproporcionada, que tienen la esperanza de que el Supremo la rebaje y que no conviene retroalimentar la "épica de la violencia". Desde luego, quienes no están para epopeyas son estos chantres. Su tiempo heroico pasó a la historia. Los bardos no cantarán su valor, sino su cobardía. Y su traición a lo que ellos presentaban, hace dos años y medio, como sus convicciones. Ya previó esta mutación, con la lucidez que confieren el sufrimiento y el conocimiento de ese material humano, la madre de Joseba Pagaza: haréis cosas que nos helarán la sangre. Y el invierno aún no ha acabado. Sin pudor se desnuda el socialismo gobernante para defender a un criminal despiadado y suplicar a ETA que le suelte unos billetes para ir tirando. O que no tire de la manta. Tanto les urge.

La campaña de blanqueo y humanización del tal De Juana se ha desplegado antes de la sesión del Supremo que ahora mismo deliberaba, como una presión nada sutil que desmiente todo ese alarde de inquietud por la "politización" de la Justicia que la acompaña. Deploran la "politización" los voceros del partido en el Gobierno al tiempo que le indican al tribunal qué desean que resuelva. Aunque hablar de politización es deliberadamente confuso. De lo que aquí se trata es de instrumentalizar a la Justicia para facilitar los proyectos del Gobierno, de usarla como hombre de paja. Y el proyecto consiste hoy en contentar a la ETA siendo indulgentes y complacientes con uno de sus más significados criminales. Consiste en pisotear las tumbas de sus veinticinco víctimas y las de todas las demás víctimas del terrorismo. Y consiste en ceder a un chantaje. De tal modo lo han aclarado los proetarras, cuya campaña de presión ha corrido paralela a la del Gobierno: la rebaja de la condena del presunto ayunador decidida por el Supremo se interpretará, por mucho condimento jurídico que le eche al asunto, como un rebajamiento ante el chantaje terrorista.

Tremendo dilema ése, que no preocupa a este gobierno. Ante la disyuntiva, no duda: rebajarse ante los terroristas es bueno y necesario. Más necesario que nunca. Y cueste lo que cueste. Como sea.

De Juana, en manos del Gobierno
Editorial ABC 13 Febrero 2007

LA Sala Segunda del Tribunal Supremo decidió ayer rebajar la condena impuesta a De Juana Chaos por la Audiencia Nacional de doce a tres años. Esta drástica reducción viene dada por el cambio de delito por el que ha sido definitivamente condenado este contumaz etarra, a quien el Supremo imputa ahora uno de amenazas no terroristas en concurso con otro de enaltecimiento del terrorismo. Es en estos momentos cuando el respeto a los jueces debe ser una actitud real y no retórica, pues, sin duda, la sentencia del Supremo -que hace pocas fechas dictó la histórica sentencia de condena a Jarrai, Segi y Haika- va a provocar justificada perplejidad y desazón en buena parte de la opinión pública. Y hay que recordar que ese respeto fue el que no tuvo el presidente del Gobierno cuando dijo del etarra De Juana que «era partidario del proceso» el mismo día en que su juicio en la Audiencia Nacional quedó visto para sentencia. Respeto que tampoco tuvo ayer el presidente del Senado, Javier Rojo, quien calificó de desproporcionada la condena impuesta a De Juana, también en premeditada coincidencia con la sesión en la que los magistrados del Alto Tribunal debían resolver los recursos de casación interpuestos contra la primera condena. Cuando estas presiones a la judicatura, aun hechas con impostada sutileza, proceden de los más altos representantes del Estado, se hacen aún más intolerables.

La mínima pena impuesta a De Juana Chaos facilitará su pronta excarcelación, pues ya ha cumplido dos años de los tres de prisión que se le han impuesto. Cuando se conozca la sentencia íntegramente podrá valorarse con conocimiento de causa qué criterios ha seguido la Sala Segunda para considerar que las amenazas de un etarra -que sigue siendo etarra- pueden no ser terroristas y, al mismo tiempo, un acto de enaltecimiento del terrorismo. Sin duda, técnicamente será posible esta concurrencia de delitos, pero merece una argumentación muy convincente, tanto como la que descarte el delito de pertenencia a organización terrorista, que era otra posibilidad que tenía el Supremo y que la Audiencia Nacional hizo valer recientemente en la nueva condena impuesta al no menos terrorista Henri Parot.

Desde que se notifique la sentencia a las partes defensoras y acusadoras, la suerte de De Juana Chaos pasará a manos del Gobierno, a través de Instituciones Penitenciarias, a cuyos funcionarios, entre otros, amenazó en el diario «Gara». A partir de ese momento, el Gobierno tendrá prácticamente las manos libres para poner a De Juana en su casa, porque la concesión de un tercer grado sólo podrá ser recurrida por el Ministerio Fiscal ante el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria. La plena subordinación de la Fiscalía General al interés político del Ejecutivo hace impensable una discrepancia entre una y otro. Aún así, la reforma del Código Penal y de la ley General Penitenciaria introducida por la ley de cumplimiento íntegro de las condenas por delitos de terrorismo -y el enaltecimiento es uno de ellos- condiciona la concesión de beneficios penitenciarios a terroristas al cumplimiento de determinados requisitos que De Juana no cumple en absoluto, como la colaboración con las autoridades, el repudio a la violencia, la petición de perdón a sus víctimas y un pronóstico favorable de reinserción. Sus declaraciones al diario británico The Times demuestran que este etarra se ratifica en los crímenes que cometió, lo que, en sentido estricto, podría ser otro delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas, por el que el etarra debería ser investigado.

Sin duda, la sentencia del Supremo sobre De Juana Chaos allana al Gobierno la solución de un obstáculo en la negociación con ETA, pero debe quedar claro que Rodríguez Zapatero no está legalmente obligado a excarcelar al etarra antes del cumplimiento íntegro de su condena. Si lo hace, será una decisión estrictamente política, protegida por el blindaje que le preste la legislación penitenciaria y la cobertura del Ministerio Fiscal. Y, en tal caso, el chantaje de la huelga de hambre habrá sido un éxito.

Caso De Juana Chaos: una sentencia que se acata, pero sin compartirla
Editorial Elsemanaldigital 13 Febrero 2007

Los magistrados del Tribunal Supremo decidieron por mayoría ayer lunes rebajar a 3 años la condena del asesino etarra José Ignacio De Juana Chaos. Tras una larga deliberación, cinco horas reunidos, el Pleno de la Sala Segunda aceptó el recurso de la defensa contra la sentencia de la Audiencia Nacional que le había condenado a 12 años y 7 meses de prisión por un delito de amenazas terroristas. El sanguinario terrorista había publicado, mientras cumplía condena por los veinticinco asesinatos de los que es culpable, dos artículos en el diario proetarra Gara amenazando y ridiculizando a jueces, funcionarios de prisiones y víctimas del terrorismo, entre otros.

Tras la condena en primera instancia la Asociación de Víctimas del Terrorismo solicitó al Tribunal Supremo que elevase a 96 años la condena, petición que ayer fue rechazada. Al tipificarse los hechos atribuidos a De Juana como "amenazas no terroristas", el asesino puede quedar en libertad antes de un año, tras haber cumplido un tercio de su condena ya como preso preventivo. Esta sentencia por supuesto hay que acatarla, aunque otra cosa diferente es compartirla. Más aún, la sentencia causará sin duda en millones de españoles especial desagrado e incluso preocupación. Considerar las amenazas en el periódico Gara del sanguinario terrorista De Juana Chaos como "no terroristas", tal como hace el Tribunal Supremo, supone dejar indefensos a los amenazados por ETA.

A la nueva sentencia, más liviana para el delincuente, se habían anticipado en los días y horas anteriores a la misma importantes representantes del nacionalismo moderado y del PSOE, como el presidente del Senado Javier Rojo, que había considerado "desproporcionada" la pena de 12 años impuesta al etarra por la Audiencia Nacional. Conviene tener presente que la izquierda abertzale y el entorno de ETA habían planteado en torno al caso De Juana un auténtico desafío al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero: si el presidente quería que su "proceso de paz" con los terroristas se reanudase la liberación de De Juana era una condición previa. Por desgracia, en esta ocasión, parece que la política ha precedido a la justicia.

José Ignacio De Juana llevaba más de noventa días en huelga de hambre declarada, y está ingresado en régimen penitenciario en el Hospital Doce de Octubre de Madrid, donde está recibiendo un trato de favor, con continuas visitas no controladas de su novia y donde incluso ha concedido una entrevista con posado fotográfico incluido al diario británico The Times. Ya antes de recibir la noticia de su pronta liberación, De Juana ha sido tratado por los responsables de Interior con privilegios impensables en otros casos.

La política no debe interferir en el curso de la justicia. La independencia judicial, pilar sobre el que se sustenta el Estado de Derecho, no es un privilegio de jueces sino una garantía de que todos los ciudadanos somos tratados por igual ante la Ley. Por más que De Juana sea un asesino múltiple convicto aborrecible no debe olvidarse que ya cumplió condena por sus 25 asesinatos, y que si esa condena de 18 años impuesta en su día es leve, los legisladores deberían reformar el Código Penal para que este tipo de injusticias no puedan repetirse en el futuro. Igualmente, nuestro Estado de Derecho se basa en el cumplimiento de la Ley y no en las conveniencias de la política.

El destino de De Juana depende ahora del Gobierno al quedar el preso definitivamente condenado en manos de Instituciones Penitenciarias. Al ministro de Interior Alfredo Pérez Rubalcaba y a la directora general correspondiente, Mercedes Gallizo, hay que exigirles que el terrorista –ni arrepentido ni reinsertado- no reciba, con su nueva condena, ninguna ventaja que el resto de delincuentes no esté disfrutando.

El criminal De Juana se ha salido con la suya
Luis Miguez Macho elsemanaldigital 13 Febrero 2007

Antes de empezar con las sesudas reflexiones jurídicas que cabe esperar de alguien de mi formación, quiero dejar claro que comparto del todo la primera idea que se le viene a la cabeza a cualquier ciudadano de bien lego en Derecho que se entera de que al asesino múltiple Ignacio De Juana Chaos el Tribunal Supremo le ha rebajado su última condena por amenazas de doce a tres años de cárcel, con la posibilidad de abandonar de inmediato la prisión: se ha salido con la suya en el pulso que tiene emprendido no contra el Gobierno, sino contra la sociedad española en su conjunto, con el apoyo del propio Gobierno, las fuerzas que están detrás de éste y hasta una campaña internacional perpetrada por el diario (inglés, cómo no) The Times.

Una vez sentado esto, paso a las consideraciones jurídicas. El presente caso nace de que ese sujeto cumplió tan sólo dieciocho años de cárcel por veinticinco asesinatos, gracias a que redimió el resto de la condena mediante los beneficios penitenciarios que preveía el anterior Código penal; ante el escándalo de que pudiese salir a la calle semejante criminal, para nada reeducado o reinsertado, sino orgulloso de sus actos, hubo que buscar la salida de imputarlo nuevamente por su contumacia en la práctica del terror aun desde la propia cárcel.

Por veinticinco asesinatos, durante la mayor parte de la historia de la humanidad y en todas las civilizaciones y culturas, conocidas y desconocidas, incluida la nuestra, sólo existía un castigo imaginable. Bien, tras la instructiva y unánime avalancha de execraciones de la pena capital que ha producido recientemente el ajusticiamiento de cierto tirano mesopotámico, no creo que haya nada que añadir, pero sí habrá que recordar cuál es la finalidad constitucional de las penas privativas de libertad.

Esa finalidad, como es bien conocido, es la reeducación y la reinserción social. El problema radica en que en una sociedad de principios y valores puramente formales como es la nuestra, la reeducación y la reinserción social no se entienden en sentido moral como el arrepentimiento del criminal que lo vuelve apto para regresar a la sociedad dispuesto a no repetir el mismo error. Por eso, es perfectamente posible que alguien como De Juana pueda "redimir" condena, mostrándose a efectos legales reeducado y reinsertado, y seguir tan contento de sus veinticinco asesinatos.

Pero si sigue siendo terrorista en su corazón, y vuelve a exteriorizarlo de alguna forma, como ocurrió en este caso con las amenazas que llevaron a su nueva condena, ¿cómo se puede desaprovechar la ocasión de corregir lo que es una evidente injusticia material? En la situación de enfrentamiento político total que hoy vive España, no hay neutralidad técnica en la que quepa refugiarse en estos asuntos.

La primera función del Estado sigue siendo la de proteger a sus ciudadanos, que es lo único que le legitima para reclamarles obediencia, y sobre todo la obediencia suprema de renunciar a la autodefensa. Y para proteger, tiene que castigar proporcionadamente a los criminales, y si no lo hace, pierde su legitimidad, y supongo que tampoco tengo que decir nada más sobre esto, porque se entiende perfectamente lo que viene a continuación.

El Gobierno quiere que ETA vuelva a las instituciones municipales
Santiago Abascal elsemanaldigital  12 Febrero 2007

El PCTV, cada día con más descaro, es un instrumento, impune, de ETA-Batasuna. Los terroristas tratarán ahora de obtener ediles, y el Ejecutivo mirará, de nuevo, para otro lado.

12 de febrero de 2007. Un día sí, y otro también. Las parlamentarias del PCTV garantizan la entrada en el recinto parlamentario vasco –e incluso en el hemiciclo- de los más altos representantes de ETA; abogados de la banda, portavoces de la ilegalizada Batasuna y representantes de todo tipo de organizaciones del entramado terrorista, desde Segi hasta Gestoras pro-amnistía. Es difícil que pase un viernes sin que alguno de estos sujetos honre con su presencia al Parlamento vasco, incluso con la posibilidad de comparecer en las comisiones y ofrecer su retahíla de disparates. Ya debía valer esta relación, fácilmente constatable por las fuerzas de seguridad, para acreditar la vinculación del PCTV con ETA- Batasuna. Pero ni el Gobierno de España ni sus parlamentarios autonómicos quieren ver la realidad. Ni siquiera la negativa a condenar el atentado de la T-4 ha sido suficiente para que la abogacía del Estado y la Fiscalía promuevan la ilegalización de los satélites etarras del Parlamento Vasco.

Esta situación inadmisible –provocada por la felonía y ceguera del Gobierno- aventura negros nubarrones para la democracia española en las próximas elecciones municipales. Los malos estarán en ellas y probablemente no encuentren ningún obstáculo en el camino.

Ahora se multiplican los movimientos tácticos de los terroristas: primero se burlan diciendo que sólo quieren la independencia a plazos –con una preliminar autonomía vasconavarra-, y después comienza la apertura de sedes electorales y el anuncio –pueblo a pueblo- de que se presentarán candidaturas municipales.

Desde el Gobierno ya nos empiezan a avisar –en realidad, a mentir- de que no habrá nada que hacer, que la presencia de individuos marcados en las listas no será suficiente para la ilegalización. Nos presentarán supuestos informes legales, nos dirán que el PP hizo no se sabe qué fechoría en la anterior tregua, y, entre dimes y diretes, los malos penetrarán de nuevo en las instituciones democráticas con la connivencia gubernamental.

Pero el Gobierno cuenta con un obstáculo no despreciable. Miles de vascos y españoles estamos dispuestos a señalar sus trampas todos los días. Miles de personas y un buen número de medios de comunicación están prestos a recordar cómo se ilegalizó desde el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional a las candidaturas municipales en 2003 tras la actuación de los abogados del Estado y de la Fiscalía. Entonces bastó con que algunos de los integrantes de tales listas hubieran participado en las candidaturas de EH, HB y Batasuna desde 1979 hasta 2001 en cualquier tipo de elección. Aquello era suficiente para demostrar la sucesión criminal de las nuevas candidaturas.

Habrá que presionar al Gobierno para que lo que ayer fue negro hoy no sea blanco, para que -si ETA introduce sus garras en los escaños de la democracia- sólo haya un culpable: José Luis Rodríguez Zapatero.

Nene, pupa
POR IGNACIO CAMACHO ABC 13 Febrero 2007

ESOS cretinos en pandilla que le cantaban ripios a Pepe Blanco en la manifestación del Foro de Ermua, sugiriéndole a ETA que lo victime con preferencia, merecen un escarmiento por su redonda memez sin fisuras, pero no parecen reos de un delito de apología del terrorismo. Si acaso lograsen resultar identificados, un juez de paz debería condenarlos a aprobar la flamante «Educación para la Ciudadanía» con el temario más progre que se les ocurra a los pedagogos progubernamentales, castigo más que sobrado para sus perezosos cerebros de botarates, y luego a resumir un par de novelas de José Saramago. O acaso bastaría con la divulgación de sus identidades, en público escarnio de su indigencia mental. Si existen, claro, porque Mikel Buesa sospecha que se trata de un montaje, reacio intelectualmente a aceptar que haya compatriotas tan imbéciles. Es de temer, sin embargo, que sean reales, porque la estupidez humana es tan infinita que hasta las causas más nobles pueden congregar a alguna indeseable recua de tarados.

Legítimamente ofendido por la sandez, Blanco ha querido sin embargo sobreactuar, y ha pinchado en hueso. La Audiencia se ha sacado de encima el expediente en tiempo récord, con tanta celeridad que al juez Pedraz sólo le ha faltado precisar que no está para dirimir tonterías de políticos en celo. Andamos todos quejándonos, con razón, de la excesiva judicialización de la escena pública y sale Blanco, que tantas costras tiene en su caparazón de aparatchik, a hacerse la damisela herida. Un tipo que anda todo el tiempo, desde buena mañana, repartiendo cera a los adversarios no puede gritar «nene, pupa» cuando le salpica una esquirla.

Salvo que su intención fuese otra. La de desprestigiar la manifestación del día 3, cuyo éxito representa un serio dolor de cabeza para el zapaterismo. Buscando a los descerebrados de turno para hacerse la víctima compungida de un atropello, el número dos del PSOE ha tratado de socavar al conjunto de los manifestantes y, sobre todo, de poner en solfa la causa que los sacó a la calle. Unos extremistas en el bando adversario siempre vienen bien para descalificar al conjunto. Es un truco de agit-prop tan viejo que hasta lo conocía Goebbels.

Si busca apologetas del terrorismo, Pepiño Blanco no tiene más que pedir alguna grabación de cualquier acto organizado por los batasunos, esos hombres de paz a los que ahora dirige sus mejores cortesías. O leerse el par de articulitos de De Juana Chaos que en el momento de presentar su querella estaba analizando el Supremo. Ahí tiene material de sobra para movilizar a sus amigos de la Fiscalía. Pero eso no se toca, que da calambre. Es más rentable tirar los pies por alto a cuenta de un grupito de mentecatos aficionados a las cancioncillas ripiosas. Por fortuna, estos escandalitos tan volátiles duran lo mismo que los «canutazos» mañaneros de los profesionales de la logomaquia política. Un suspiro, un relámpago, un pestañeo. Nada.

Las responsabilidades de los Lesgiladores...
José Luis Palomera Ruiz Periodista Digital 13 Febrero 2007

Las responsabilidades hay que pedírselas a quienes las tienen, no se trata de cebarse con un cruel asesino, en este caso, que no en sus veinticinco asesinatos, víctima de pasadas incompetencias de la nefasta justicia española.

A nadie neutral de políticas y en su sano juicio..., se le escapa que la situación de Juana Chaos y la de otros por salir, no es más que torpezas de juristas sin que al parecer éstos tengan por su parte responsabilidad alguna...No es de recibo, que este individuo, cuyo salvaje currículo asesino es de veinticinco víctimas y además se enorgullece de lo mismo, a los dieciocho años de vivir en la pensión de tres estrellas -también llamadas prisiones en España, las cuales de lo único que te privan, en algunos casos, es de salir de sus instalaciones- quede en libertad.

Si no está en prisión por sus numerosos crímenes no es culpa de él precisamente.

El terrorista ya ha pagado sus veinticinco asesinatos, en virtud del código penal de 1973, el cual aún estaba en vigor, cuando los legisladores vieron lo que se venía encima, demasiado tarde, ya que el nuevo código redactado en nada le afectaba.

No falto a la verdad si digo, y digo, que los que tenían obligación, repito, quienes sean, legisladores, magistrados, fiscales o políticos, en cuanto corresponde con el año 1973 hasta la ratificación del nuevo código, de preservar que las normas de ley no representarían un bochornoso insulto para la sociedad de donde emanan, dispensaron al terrorista 18 años de prisión por veinticinco asesinatos. Y resulta que hoy el mismo asesino se encuentra en situación extrema, por entender, yo también lo entiendo, que el mismo está en prisión, por las presiones sociales debidas a las supuestas responsabilidades de los garantes de ley, y no por la ley, la cual ya cumplió.

La sociedad tiene todos los derechos, pero no siempre todas las razones, la sociedad española debería solicitar la apertura de expediente por parte de la administración correspondiente en virtud por la cual se depuren responsabilidades y prisión para quienes cobrando del pueblo hicieron dejadez de sus funciones, si así se demostrase.

La muestra del patético código penal español hoy es pública y palpable, uno de los asesinos más crueles prefiere morir voluntariamente que pagar por dos artículos casi los mismos años que por asesinar a veinticinco personas inocentes.

Este remiendo de ley produce tal hedor dictatorial que nadie en su sano juicio puede entender que por dos artículos, amenazas verbales incluidas, se pueda penar con doce años, es decir seis menos que los que cumplió por asesinar a veinticinco seres humanos.

Seamos sensatos ciudadanos y pidamos en virtud de ser los únicos perjudicados, que asuman sus responsabilidades y no echen la basura de sus injusticias a la sociedad.

El "favor" de que la sociedad padezca estas incomprensibles normas y doctrinas se le debemos a todos aquellos que licenciados en leyes han regido el País durante estos últimos treinta años.

Anteriormente el código penal "regalaba sangre inocente" ya que cada asesinato, producía ocho-nueve- meses.
Las normas entonces no se revisaron y ahora en virtud de penar asesinatos pasados se ceban con minucias comparativamente .

Este asesino se merecía no haber tenido ni la más remota esperanza de salir de prisión en vida, sin embargo, le proporcionaron esas esperanzas en realidades, y ahora amasan justicias y políticas eludiendo responsabilidades, mientras otros tratan de confundir a la sociedad.

Una vez visto lo visto, posiblemente dejará su huelga de hambre, es lo más inteligente ya que su prisión es preventiva, la sentencia de doce años la tiene recurrida, puede ser que luego la misma se le quede en casi nada. Resulte lo que resulte sin duda volverá a estar en la calle, igual que los pésimos gestores de justicia. Los cuales por lógica ley, entiendo deberían estar presos, y desgraciadamente para la sociedad, que confío en sus gestiones, los terroristas en libertad.
No obstante, en unos años, otros de su misma calaña saldrán en libertad, ya pueden ir preparando sus señorías magistrales léxicas coartadas en bien de no alarmar a la sociedad, aún están a tiempo de penalizar nuevas faltas, a falta de asumir con todo el peso de la ley sus responsabilidades.

Objetivos del PSOE: etarras a la calle, víctimas a la cárcel.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 13 Febrero 2007

Ni las rebajas de enero llegan a adquirir un aspecto de frenesí y agitación como las rebajas del proceso de paz de pacotilla en las que se ve una estampida de jueces, fiscales, políticos, periodistas e incluso hombres de buena fe y mala conciencia todos ellos para conseguir la mejor rebaja para ETA. Hasta ahora esta carrera por rebajar penas a ETA iba comandada por la fiscalía, pero al parecer se ha dado un salto cualitativo de gran significado.

A mi eso de respeto la sentencia aunque no la comparto no me va. Simplemente me parece una sentencia adecuada a los tiempos que corren, pues si un tribunal ha condenado al etarra de las hambres a 13 años, otro perfectamente podría haber asumido la misma jurisprudencia en lugar de buscar recovecos a la baja.

Da que pensar que quienes defendemos el derecho del asesino reincidente a pudrirse en la cárcel seamos malvados vengativos que solo queremos el dolor de una buena persona que ya ha cumplido su pena por sus asesinatos y ahora estaba condenada por un simple delito de opinión. De paso las buenas gentes son aquellas que lloran leyendo la historia de un de Juana Chaos cuidando de su mamá y llamándola semanalmente para expresarle su desvelo.

Da que pensar que la fiscalía lleve muchos meses diciendo 2 donde antes decía 12, y siempre en casos relacionados con ETA.

Da que pensar que medio país ande luchando por ETA y otro medio país ande pidiendo que se luche contra ETA.

Da que pensar que están partiendo en dos este país pero aquí no pasa nada.

Da mucho que pensar el que tengamos ir por ahí batiéndonos el cobre con la progresía amante de la paz adornada con alguna que otra bomba de ETA y mucha kale borroka intentando explicarles porqué ETA nos parece una terrorífica banda terrorista de asesinos sin compasión.

Da mucho que pensar que el PSOE haya peleado como un león para liberar al asesino etarra y ande luchando para meter en la cárcel a algunas víctimas por manifestarse.

Da que pensar que las amenazas de de Juana Chaos no les parezcan a los del PSOE nada grave y una cancioncilla dicha para que la graben en la SER en la manifestación organizada por el Foro de Ermua les parezca puras amenazas terroristas y hayan buscado encarcelar a cuantos pudiesen.

Se ha cerrado el circulo, el mismo día el etarra a la calle y buscando meter a las víctimas del terrorismo a la cárcel.

La hoja de ruta de Zapatero al infierno va llegando a los puntos clave, ahora toca sacar de la carcel a los etarras y meter en chirona a las víctimas molestas.

NOTA: Doy finalizada mi huelga de hambre en su séptimo día ya que Otegi le ha preparado una sopa para cuando el asesino de Juana cruce la frontera de Euskalerría.

El Gobierno vasco prohíbe el testimonio de las víctimas en los colegios
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 13 Febrero 2007

Ciertamente, en algunos centros educativos vascos, donde los etarras son permanentemente justificados, donde la palabra España es un insulto, donde la historia es reiteradamente manipulada a través de libros de textos bien financiados por el Ejecutivo autónomo y donde la actividad criminal de ETA solamente es una anécdota, el testimonio, las palabras, la presencia, el habla y el alegato de una víctima del terrorismo puede resultar extraordinariamente demoledor no solamente para los estudiantes sino también para los educadores y los responsables del colegio.

El Gobierno Vasco, formado por el PNV, EA e Izquierda Unida, considera que el testimonio directo de las víctimas del terrorismo en las escuelas de Euskadi puede resultar demasiado “abrupto” y, por ello, los estudiantes de esta comunidad solamente podrán recibir las opiniones de las víctimas a través de testimonios escritos. Así lo manifestó ayer el director de Derechos Humanos del Gobierno vasco, Jon Landa, cuya oficina depende directamente del Departamento de Justicia, del que es responsable el inefable consejero Joseba Azkarraga. Curiosamente, la decisión del Gobierno autónomo de vetar la presencia de las víctimas en los colegios y escuelas vascas se conoció el mismo día en el que el Joseba Azkarraga mostró su total apoyo a la excarcelación del asesino etarra Iñaki De Juana Chaos.

Con esta decisión vergonzante, los nacionalistas vascos, liderados por el PNV y bien respaldados últimamente por la actividad del Partido Socialista de Euskadi (PSE), no solamente vuelven a situarse más cerca de los verdugos que de las víctimas de éstos sino que, además, vuelven a demostrar que su empatía con las miles de personas que en Euskadi y en el resto del país han sufrido la violencia independentista es absolutamente nula. La Real Academia Española de la Lengua señala que palabras como “escabroso”, “intrincado”, “fragoso” y “áspero” son sinónimos de “abrupto” y es que, en esencia, los nacionalistas vascos consideran que pocas cosas pueden resultar más intrincadas y escabrosas que meter a una víctima del terrorismo en determinadas ikastolas. Ciertamente, en algunos de estos centros, donde los terroristas etarras son permanentemente justificados, donde la palabra España es un insulto, donde la historia es reiteradamente manipulada a través de libros de textos bien financiados por el Ejecutivo autónomo y donde la actividad criminal de ETA solamente es una anécdota, el testimonio, las palabras, la presencia, el habla y el alegato de una víctima del terrorismo puede resultar extraordinariamente demoledor no solamente para los estudiantes sino también para los educadores y los responsables del colegio.

Desde este Blog del País Vasco lo hemos señalado en muchas ocasiones: los nacionalistas vascos, y más recientemente demasiadas personalidades del Partido Socialista, condenan tenuemente los atentados de ETA, pero permanentemente se olvida de nombrar a los criminales y, cuando éstos son detenidos, siempre encuentran en el PNV y en formaciones cercanas apoyo, comprensión y cariño (ver, por ejemplo, caso De Juana Chaos). Para los nacionalistas vascos la existencia de las víctimas del terrorismo (que “siembran odio”, en palabras del Lehendakari) es un incordio, una impostura y un acto de hostigamiento, ya que éstas permanentemente recuerdan quiénes fueron los asesinos de sus familiares, saben quiénes alentaron la comisión de los mismos, no olvidan el nombre de los que durante tantos años han amparado a los terroristas y, sobre todo, son un testimonio vivo de la infamia y la vergüenza permanente en la que se ha sumido el País Vasco desde que ETA cometió su primer crimen y la mayor parte de los ciudadanos de Euskadi, especialmente los nacionalistas, miraron hacia otro lado. Por ello, en el País Vasco de hoy, un tunante como Jon Landa, que afirma que los “presos de ETA necesitan una respuesta justa” y que señala que en la paz “no puede haber ni vencedores ni vencidos”, también considera que las víctimas deben tener un “aterrizaje suave en la comunidad educativa” vasca. Al director de Derechos Humanos del Gobierno de Vitoria solamente le ha faltado decir que, quizás, lo más adecuado sería que, simplemente, las víctimas del terrorismo desaparecieran para siempre del país y, por supuesto, de las vidas privadas, profesionales y educativos de los siempre políticamente correctos nacionalistas vascos.
http://gonzalez-zorrilla.blogspot.com/

Suprema Justicia, ¿alguien la entiende?
Vicente A.C.M. Periodista Digital 13 Febrero 2007

Los vericuetos de la Ley, así como los Caminos del Señor son infinitos. Sinceramente me reconozco como lego en cualquier tema que tenga que ver con la ley de enjuiciamiento criminal y la que especialmente se aplica a los delitos de terrorismo. Lo que de verdad me resulta sorprendente e inexplicable es ver la disparidad de criterios y el resultado final de un juicio por apología del terrorismo y pertenencia a banda armada. Me refiero, como no, al caso del etarra de Juana Chaos.

Tenemos que recordar sucintamente que el personaje es un terrorista que fue condenado a más de 3000 años de prisión por el asesinato de 25 personas inocentes en actos terroristas. De los 30 años máximo que permite la ley , ha cumplido 18 años efectivos, habiéndose beneficiado de rebajas de condena por múltiples y variadas causas, muchas de ellas de dudosa aplicabilidad. Durante su encierro no ha manifestado jamás el arrepentimiento, ni su renuncia a seguir en la ETA, sino muy al contrario, ha festejado la muerte de otras víctimas causadas por sus compañeros de ETA y se ha dedicado a publicar cartas con amenazas directas y a animar a ETA y su entorno a seguir en su lucha, es decir a continuar realizando actos terroristas. Al ser juzgado por esas manifestaciones, la fiscalía solicitó 96 años de condena, que luego sorpresivamente rebajó a un abanico entre 4 y 12 años. Finalmente, la Audiencia Nacional le condena a la pena de doce años y el etarra la recurre al Tribunal Supremo y se pone en huelga de hambre a la que se le da una cobertura informativa y proyección muy inusual, acabando con el esperpento de la edición de fotografías en la prensa extranjera y nacional.

Durante este periodo de "huelga", que siempre ha sido un chantaje evidente y un pulso al Estado de Derecho, el preso ha obtenido unos beneficios de visitas y acceso injustificados para su estado real de salud y su condición de preso preventivo. Recordemos que se pone en huelga voluntariamente. Se comenta incluso la laxitud en los controles policiales y la falta de medios adecuados, por el hecho de haberle trasladado a una Unidad Hospitalaria externa al recinto pentenciario.

Por otra parte, la presión mediática ha sido insistente y constante, sobre todo con las manifestaciones favorables de periódicos del Grupo Prisa y de altos dirigentes del PSOE y del Gobierno, presentándonos al etarra, como un hombre descarriado, pero que desea la paz y que estaba siendo injustamente castigado por expresar su opinión. Ahora resulta que las amenazas de un asesino, se consideran solo opiniones sin mayor importancia y alcance.

Pues tras todo este grotesco espectáculo, no nos puede extrañar el fallo de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, que incluso ha ido más allá de la condena solicitada por la Fiscalía, que de por sí ya era mínima y ha sentenciado una condena que de hecho, pone a disposición del Gobierno el poder cumplir con uno de los compromisos de buena voluntad en el proceso de negociación. La libertad de de Juana Chaos es cuestión de poco tiempo.

Ayer fue un día triste para los demócratas y para quienes aún creíamos en las Instituciones como garantes de los derechos. Ayer fue otra bofetada a la dignidad de las víctimas del terrorismo, que ven impotentes como quedan en libertad quienes se encargan de apuntar con su diana e incitan a disparar.

Las sentencias se acatan, pero ni se comparten, ni en este caso se entienden.

Irak
Las armas que encontró Zapatero
GEES Libertad Digital 13 Febrero 2007

Dice ahora el presidente Rodríguez Zapatero que en Irak sí que hay armas de destrucción masiva. Según él, dos: el odio y la guerra. Y lo dice para contestar unas afirmaciones del anterior presidente, José María Aznar, hechas en un coloquio, donde dijo que él sabía ahora que Saddam no tenía armas de destrucción masiva. Al actual inquilino de La Moncloa le han salido las dos palabras que mejor conoce: odio, como el que está generando entre los españoles, y guerra, a la que tanto dice odiar, pero a la que recurre constantemente si eso le sirve para ganar posiciones. Igual da que sea la de Irak como la civil del 36. O la de Afganistán.

Ya hemos dicho en estas páginas que Rodríguez Zapatero tiene corta la memoria, pues él nunca dijo en su momento que Saddam no tuviera las armas, sino que defendió otra vía para desarmarle (y como él oros tantos socialistas españoles y europeos, con Solana a la cabeza). Pero no es el momento de repetirse, sino de pedirle responsabilidades a Rodríguez Zapatero por lo que ha contribuido a esas dos armas que dice haber encontrado en Irak. Porque, en realidad, no se las ha encontrado. Él ha ayudado a fabricarlas.

En primer lugar, hay que decirle al sonriente presidente español que si no se hubiera enrolado en la política de pancartas y manifestaciones y no hubiera apoyado la división de los occidentales liderada por Chirac, es más que probable que Saddam hubiera hecho concesiones que hubieran impedido la intervención militar. Si se le hubiera hecho creer a Saddam que la guerra era inminente e inevitable, tal vez hubiera reaccionado de otra manera. Pero ahora sabemos que las manifestaciones, las divisiones y una opinión pública entregada al pacifismo de la mano del socialismo real le hicieron pensar que el ataque era simplemente una bravuconada de Bush que nunca tendría lugar.

En segundo lugar, con la decisión de Zapatero de salir huyendo de Irak, en lugar de fortalecer una imagen de determinación entre las fuerzas de la coalición, lo que hizo fue exactamente lo contrario: alimentar en la guerrilla y terroristas la idea de que podían vencer a los soldados de la coalición, de que si aguantaban su victoria estaba cantada.

Rodríguez Zapatero habla de destrucción masiva porque contra todas las estadísticas oficiales, incluidas las que le facilita el CNI, ha preferido abrazar un estudio más que criticado en el que se afirma que en Irak, según su peculiar metodología, deberían haber muerto ya (todo es una especulación) más de 600.000 personas. Que conste que en Irak han muerto ya demasiadas, sea cual sea su número. ¿Pero qué ha hecho Zapatero para impedir esta matanza? Una sola cosa: volver la cara hacia el otro lado y permitirse el lujo de criticar a quien intenta parar la violencia en Irak. ¿Pero es que acaso el Gobierno socialista ha secundado los llamamientos de las organizaciones internacionales para ayudar al Gobierno iraquí legítimamente elegido? No, el Irak de Rodríguez Zapatero es el de cuando se manifestaba por la Puerta del Sol, no el país al que contribuir a estabilizar.

El odio ya existía con Saddam; la guerra abierta que hoy vemos, desde luego que no. Pero si tanto ama la paz, ¿por qué Zapatero no hace algo al respecto? ¿Acaso prefiere ver cómo se matan los iraquíes y cómo caen los soldados norteamericanos y británicos porque así puede seguir machacando al PP aquí en nuestro terruño? Al final, el peor arma de Saddam van a ser los Zapateros del mundo, empezando por el nuestro.

Zapatero
Otra vez la guerra de Irak
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 13 Febrero 2007

Rodríguez ya está en campaña. Quizá por lo corto de su repertorio, ha desempolvado el viejo éxito "La guerra de Irak", trufado de adjetivos que siempre empezaban por "i". No lo decoremos: se trata de reavivar las ascuas de un incendio que puso en serio peligro la convivencia y que sólo él provocó al criminalizar a media nación.

Los momentos estelares del artista conocieron el acorralamiento físico del adversario. La costumbre de plantarse ante las sedes del PP para llenarlas de estiércol, amenazar a sus militantes y acusarlos de asesinar niños procede de un momento preciso y kafkiano: la metamorfosis de Gregorio Samsa Rodríguez –pseudo Besteiro, pseudo Sagasta– en un ser temible y absurdo.

Rompió todos los límites, escritos y no escritos, del sistema. Su estrategia acabó triunfando con la veloz, fulminante explotación de una oscura masacre, la intoxicación masiva, la deslegitimación del Gobierno, el acoso a un partido y la subsiguiente captación de un millón y medio de votos radicales que no volverán a favorecerle... salvo que les eche más carnaza. Ojo, Rodríguez, que aquella carnaza fue mucha, y están mal acostumbrados.

Pretende que volvamos a enzarzarnos con lo de las Azores en vez de hablar del fortalecimiento de la ETA que él ha propiciado. Aznar dice verdad: nadie dudaba de la posesión de armas de destrucción masiva por parte de Sadam. Era lógico: la actitud del tirano, empezando por la sistemática obstrucción a los inspectores de la ONU, confirmaba las sospechas. Un poco de memoria: el debate no era entonces si existían o no tales armas, sino el modo de afrontar el desafío de un genocida embravecido, su violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad y de las condiciones que interrumpieron la guerra por Kuwait.

Rodríguez llenó la prensa y los foros de mentiras acerca de la posición de España. Inició la deslegitimación del PP insistiendo en que Aznar gobernaba contra la mayoría del pueblo español. Lo remató al difundir, en los peores momentos de una crisis nacional, la especie de los terroristas suicidas y envió a Rubalcaba, a quien no se le conoce una sola verdad, a acusar al Gobierno de mentir. Curiosamente, desde entonces los socialistas no han hecho más que entorpecer la investigación de los atentados.

Paseaban pancartas con las fotografías de los diputados populares y la palabra "asesinos". Jugaron con la convicción (acertada) de que la derecha era más decente que ellos y jamás les iba a responder acorralando sedes socialistas. No sé si estoy mordiendo el anzuelo recordando todo esto, porque, repito, lo que Rodríguez desea es que no hablemos de la ETA. Y sus deseos siempre van en dirección contraria a los intereses de España.

El Supremo pone a De Juana a las puertas de una próxima libertad

Rebaja la condena de 12 años y 7 meses a 3 años - Los magistrados sostienen que las amenazas que lanzó en sus artículos no eran terroristas
F. Velasco La Razón 13 Febrero 2007

Madrid- Menos de cinco horas emplearon los 13 magistrados del Pleno de la Sala Penal del Tribunal Supremo en decidir que las amenazas que el etarra José Ignacio de Juana Chaos dirigió, a través de dos artículos que publicó en el diario «Gara», al magistrado de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez y a un grupo de funcionarios de prisiones no pueden considerarse terroristas.

Ese ha sido el argumento principal para estimar parcialmente el recurso de la defensa de De Juana y rebajar su condena de 12 años y 7 meses que le impuso la Audiencia a 3 años. Esta decisión implica la más que probable inminente puesta en libertad del etarra, bien porque se le conceda el tercer grado penitenciario por razones de salud o por reunir próximamente los requisitos para acceder a la libertad condicional. En concreto, en el próximo mes de abril cumplirá las tres cuartas partes de la pena, pues lleva en prisión provisional por esta causa desde principios de enero de 2005.

Centro del debate
La resolución fue adoptada por once de los trece magistrados, quienes sostuvieron que los hechos en los que incurrió De Juana eran constitutivos de un delito de amenazas no terroristas, del artículo 170.1 del Código Penal, en concurso ideal con otro de enaltecimiento del terrorismo; mientras que los otros dos se inclinaron directamente por absolver al etarra. En concreto, Joaquín Giménez y Perfecto Andrés Ibáñez fueron quienes defendieron que De Juana no había incurrido en ningún delito. En este sentido, la mayoría de la Sala esgrimió que las amenazas vertidas en esos dos artículos no podían considerarse terroristas porque existía una falta de concreción para llevarlas a cabo y porque no tenía capacidad suficiente para decidir que la banda terrorista las pusiese efectivamente en práctica, y no sólo por el hecho de que estuviese en prisión, sino también porque no tenía un respaldo implícito y suficiente de la dirección de la banda.

Una vez que se llegó a esta conclusión, la discusión se centró en debatir si se trataba de un delito de amenazas no terroristas en concurso real con uno de enaltecimiento del terrorismo, o si, por contra, se trataba de un concurso ideal.

Si los magistrados se hubiesen inclinado por la primera opción, la pena sería de cuatro años, lo que hubiese implicado que el Gobierno sería quien tuviese el futuro de De Juana en sus manos. Finalmente, esta tesis fue rechazada por mayoría de la Sala Penal.

Menos que el fiscal
Pero no fueron estas las únicas posturas que se defendieron, ya que uno de sus integrantes planteó la posibilidad de que se pudiese condenar a De Juana Chaos por un delito de pertenencia a banda armada -tal como recientemente acordó la Audiencia Nacional respecto a Henri Parot-.

La decisión de la Sala es incluso más benigna que la alternativa que planteaba la fiscalía, la cual pedía que se confirmase la condena que le impuso la Audiencia, o, alternativamente, 4 años de cárcel por actividad terrorista en relación con enaltecimiento del terrorismo.

El fiscal destacaba que las expresiones vertidas por De Juana en esos dos artículos suponían una «amenaza velada, pero real» proferida por quien «actúa a impulso de la organización terrorista y bajo sus dictados». Pese a apuntar que no puede afirmarse que obedeciesen a un encargo directo de la organización terrorista, el fiscal indicaba que «lo único que sí se puede afirmar es que en muchas ocasiones las personas vinculadas a ETA han actuado en forma similar, si es que no idéntica».
La AVT, por su parte, reclamaba al Supremo que elevara la condena de De Juana hasta los 96 años de cárcel, la misma pena que pedía la Fiscalía antes de modificar sus conclusiones provisionales en el juicio celebrado en la Audiencia Nacional.

Posibilidad de tercer grado
Una vez que el Supremo ha rebajado notablemente la condena al etarra, éste podría incluso no tener que regresar a prisión, una vez abandone el hospital donde es atendido de la huelga de hambre que mantiene, al menos hasta ayer.

De Juana es ya un preso penado, con lo que Instituciones Penitenciarios, desde hoy mismo, puede otorgarle el tercer grado penitenciario, en cualquiera de sus variantes. En c concreto, podría concedérselo en virtud de los establecido en el artículo 104.4 del Reglamento Penitenciario, donde se establece que «los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal».

Entre las variantes de ese tercer grado figura la posibilidad de que el preso no tenga ni siquiera que ir a dormir al centro penitenciarios, sino que podría incluso disfrutar de una auténtica libertad con la sola obligación de «fichar» en la prisión determinados días.

De esa forma, si Instituciones Penitenciarias, dependientes del Ministerio del Interior, opta por otorgarle el tercer grado, De Juana estaría en esa situación hasta que cumpliese las tres cuartas partes de la condena, momento en que pasaría a obtener la libertad condicional.

Lo que sí parece claro es que con esta decisión, el futuro procesal del etarra parece que lleva a una libertad más cercana que lejana. Habrá que esperar para ver si mantiene hasta entonces la huelga de hambre o también, como ha hecho el TS, la «revoca».

SE PREGUNTA CÓMO SE VA A ENCAJAR "LA CUADRATURA DEL CÍRCULO"
Requero "no entiende" que De Juana siga "integrado en ETA" pero sus amenazas no se consideren terroristas
El vocal del CGPJ José Luis Requero ha dicho que "no le cuadra" la sentencia del Supremo que rebaja la condena a De Juana. El juez "no entiende" que se diga que "ha amenazado y sigue integrado en ETA" pero que "sus amenazas no son terroristas", una conclusión que ha permitido al Supremo condenarle a sólo tres años de cárcel. El vocal está ahora a la espera de conocer la sentencia para ver cómo el tribunal ha "encajado la cuadratura del círculo". Lo único "positivo", según Requero, es que ahora es el Gobierno quien debe decidir si saca a De Juana de prisión. "Que no pida más a los tribunales que hagan el trabajo sucio", ha exigido.
Libertad Digital 13 Febrero 2007

En una entrevista para La Mañana de la COPE, José Luis Requero ha dicho que está "a la espera de conocer la sentencia para ver cómo se encaja la cuadratura del círculo". "No se entiende", ha lamentado antes de recordar que sus palabras en los dos artículos de Gara se han llegado a interpretar como "un exabrupto de la libertad de expresión".

"Cualquiera que lo lea llega a la conclusión de que no es una simple amenaza", ha denunciado Requero al recordar los propios testigos "dijeron que se sintieron amenazados" por unas frases escritas por quien "es cabecilla de una organización terrorista". "Vamos a ver cómo se encaja", ha dicho en alusión al texto de la sentencia que se hará público en unos días.
Requero ha recordado que la situación en torno a De Juana tiene su origen en el código penal vigente desde los años 70, que ha provocado que "un individuo" que ha cometido 25 asesinatos "salga a la calle" en poco tiempo "porque es lo previsible en le código penal". Hasta el año 2003, recuerda Requero, no se hizo una reforma que suponía que el etarra "no hubiera salido, como mínimo, en 40 años". "Se ha beneficiado de un código penal" elaborado por "una España confiada" que no preveía este tipo de conductas.

El vocal ha descrito el momento en que a De Juana le correspondía salir de prisión tras cumplir 18 años de cárcel. En ese instante, "sale el ministro diciendo que hay que buscar cargos para tenerle en prisión", ha indicado Requero en alusión a las declaraciones de Juan Fernando López Aguilar que fueron el punto de partida de "los pendulazos" de la Justicia con peticiones de 96 años de cárcel que después fueron de doce y que han terminado siendo tres. "Cualquier persona" puede preguntarse ahora "dónde se ha cometido el error". "Esto no tiene fácil explicación", ha lamentado.

FRACASA EL INTENTO EUROPEO POR CONTENER AL RÉGIMEN DE TEHERÁN
Un documento de la UE afirma que Irán está ya en condiciones de fabricar una bomba nuclear
El periódico Financial Times desvela un documento de la Unión Europea en donde se afirma que el régimen de Irán se encuentra en condiciones de fabricar una bomba nuclear en dos o tres años sin que la comunidad internacional pueda "hacer gran cosa" por impedirlo. El equipo del Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, explica que el retraso del programa nuclear iraní responde más a limitaciones técnicas que a las presiones diplomáticas. El texto llega a la conclusión de que "los problemas con Irán no se resolverán sólo con sanciones económicas" y reconoce el fracaso de los intentos europeos de comprometer a los iraníes en un proceso negociador.
EFE Libertad Digital 13 Febrero 2007

Un documento elaborado por un equipo de trabajo de Javier Solana, Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, afirma que la comunidad internacional ya no puede "hacer gran cosa" por impedir que el régimen de Irán fabrique una bomba nuclear.

El documento, revelado por el periódico Financial Times, explica que el programa nuclear de la República Islámica se ha retrasado más por las limitaciones técnicas que por las presiones diplomáticas. El texto reconoce el fracaso de los intentos europeos de comprometer a Irán en un proceso negociador al respecto.

El periódico predice que las conclusiones pesimistas del informe serán aprovechadas por los partidarios de una solución militar, que temen que Irán esté capacitado para producir suficiente material fisible para construir una bomba en un plazo de dos o tres años.

El documento, fechado el siete de febrero y distribuido el lunes pasado entre los veintisiete gobiernos europeos, advierte que "en algún momento es de esperar que Irán adquiera la capacidad de enriquecer uranio a la escala necesaria para llevar adelante un programa armamentista". Añade que "en la práctica los iraníes han seguido su programa al propio ritmo, y el factor limitativo han sido las dificultades técnicas encontradas más que las resoluciones de las Naciones Unidas o de la Agencia Internacional de la Energía Atómica".

El texto llega a la conclusión de que "los problemas con Irán no se resolverán sólo con sanciones económicas". Explica también que el rechazo por parte de Teherán de la propuesta que hizo Solana el pasado verano "hace difícil creer que, al menos a corto plazo, (Irán) esté dispuesto a establecer las condiciones para que se reanuden las negociaciones".

Las víctimas se desmoronan
BLANCA TORQUEMADA ABC 13 Febrero 2007

MADRID. Un temor apenas esbozado hace pocos días por una persona estrechamente vinculada a la AVT («no quiero ni pensar que el Supremo rebaje la pena a De Juana») se ha convertido en realidad y en un auténtico mazazo para las víctimas de ETA, que anoche expresaron a ABC su desaliento tras la decisión del Tribunal Supremo. Muchas de ellas ven en entredicho (y más aún cuando el etarra acaba de exhibir en «The Times» su obscena ausencia de arrepentimiento) la fortaleza del Estado de Derecho y la independencia del Poder Judicial, pilares en los que se viene sosteniendo su exigencia de memoria, dignidad y justicia.

Humillación
Singularmente agraviada (mejor dicho, hondamente abatida) se sentía tras conocer este fallo judicial la familia del concejal del Partido Popular Alberto Jiménez Becerril. Su hermana Teresa manifestó («desde un profundísimo dolor íntimo y humano, que nada tiene que ver con la política ni con las asociaciones de víctimas») que «quien haya consentido esta ignominia ha de saber que lo han conseguido: su risa, la del etarra, está siendo en estos momentos nuestro llanto». «No es impotencia lo que nos embarga -añade-, sino sensación de humillación, y mira que estamos acostumbrados a los atropellos en los dos últimos años. Las declaraciones del presidente del Senado el mismo día en el que el Supremo debía decidir, las fotos en «The Times», o que la vicepresidenta nos diga que no vamos de buena fe forman parte de un goteo de tortura al que se nos está sometiendo para que desistamos. Nos quieren minar y lo están consiguiendo. La madre de la niña asesinada en Santa Pola no ha ido a la última manifestación porque ya no puede más». Concluye, sin asomo de duda, que «desde que asesinaron a Alberto y a Ascen, nunca nos habíamos sentido tan desgraciados. Las víctimas jamás nos hemos tomado la Justicia por nuestra mano. Todas las que yo he tenido ocasión de tratar son buenas personas, y creo que si el etarra se hubiera arrepentido, tendríamos ahora otra actitud».

Nada más trascender la noticia, el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, expresaba a este diario su profundo malestar ante un hecho «que, sinceramente, no me esperaba». Para Alcaraz, «resulta muy triste pensar que lo ocurrido no sólo estará celebrándolo la banda, sino también quienes han sacado la cara por este terrorista, el último el presidente del Senado, y antes Patxi López y el propio Gobierno. Hemos asistido a un bochornoso espectáculo de la presión a la que los socialistas y sus medios de comunicación afines han sometido al Tribunal Supremo».

«La situación es tan grave -añade-, que ahora debemos reflexionar y meditar en qué país vivimos cuando representantes de los ciudadanos se han dedicado a amparar públicamente a un asesino para el que no cabe reinserción porque no se arrepiente». Por eso, la primera impresión de la AVT es de una «tristeza y alarma» que dará paso «a movilizaciones inmediatas» que se concretarán cuando la entidad que preside analice la situación con más reposo».

Manuel Bermúdez, quien vio morir a doce compañeros guardias civiles en el más sangriento atentado de De Juana en la plaza de la República Dominicana de Madrid, calificó ayer de «lamentable», en declaraciones a Ep, la rebaja de la condena del etarra, y aunque recordó que «las víctimas llevamos acatando las decisiones judiciales desde que ETA empezó a matar», estimó que la verdadera responsabilidad de esta situación recae en la Fiscalía «que no ha ejercido su labor y ha optado por defender a este asesino en serie». Desde el recuerdo a sus compañeros asesinados, reprochó actitudes como la del presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, demandando clemencia para el etarra.

También Cristina Cuesta, portavoz del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite), se sumaba al desencanto por esta decisión «a la espera de poder analizarla más sosegadamente cuando sepamos con detalle en qué se ha fundado. Confiábamos en que se mantuvieran los 12 años». Cuesta recuerda a quienes consideraban «desproporcionada» la pena de doce años que «no les si se pone en relación con los tres mil años a los que fue condenado por ser un asesino múltiple. Además, no incurrió en un delito de opinión, sino en una amenaza terrorista, porque este individuo se ríe del sistema repetidamente».

«Quizá cambiar la Ley»
El presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, prefiere «no criticar al Supremo, porque en el Foro no tenemos razones para pensar que haya actuado por razones distintas al cumplimiento de la Ley. Nuestra reflexión después de este resultado es que a lo mejor es la ley lo que hay que cambiar». «Más que a cuestionar al Supremo -opina- habría que denunciar la reducción de penas fraudulenta de la que se benefició en su momento este sujeto gracias a un expediente académico íntegramente falso en el que se reflejaban unos estudios que no había realizado. Una auténtica vergüenza contra la que posiblemente ya no se podrá hacer nada porque el asunto habrá prescrito».

Igualmente, hubo reacciones de los Cuerpos de Seguridad del Estado. El secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José Manuel Sánchez Fornet, manifestó a Servimedia que esta reducción de pena al etarra José Ignacio de Juana Chaos es «la peor noticia que se podía dar a las víctimas y a las fuerzas de seguridad». Se preguntó «cómo alguien puede interpretar que las amenazas vertidas por una persona con el historial de De Juana no tienen una naturaleza terrorista».

El castellano, lengua materna de la mitad de los catalanes
MARÍA JESÚS CAÑIZARES. BARCELONA. ABC 13 Febrero 2007

La lengua materna de la mitad de los catalanes es el castellano y el sentimiento nacionalista es relativamente bajo. Estas son algunas de las conclusiones de una encuesta elaborada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), donde también se destaca que los catalanes no están satisfechos con los resultados de las elecciones autonómicas del 1-N. Como tampoco están contentos con la gestión del anterior tripartito gobernado por Pasqual Maragall.

Los resultados se basan en 1.965 entrevistas realizadas entre el 6 y el 14 de noviembre de 2006. Según el estudio, el 50,3 por ciento de la población asegura que su lengua materna es el castellano y un 41,6 por ciento, el catalán. El 6,2 por ciento otorga esta categoría a ambas lenguas por igual. Asimismo, el 58,6 por ciento no se considera nacionalista catalán, frente a un 38 por ciento que sí lo es.

El 53,9 por ciento de los entrevistados declara que sus padres nacieron en Cataluña, pero un 26,8 por ciento lo hicieron fuera de esta comunidad y el 19,1 por ciento dice que uno de ellos nació fuera. El 41,6 por ciento del colectivo encuestado afirma que se siente tan español como catalán, mientras que un 7,6 por ciento dice sentirse más español que catalán y un 8,8 por ciento, únicamente español. El 24,7 por ciento dice sentirse más catalán que español y un 13,8 por ciento se siente sólo catalán.

Rechazo al 1-N
En el terreno estrictamente político, el 46 por ciento de los encuestados valora negativamente los resultados de las autonómicas celebradas el 1-N, ante un 37,2 por ciento que lo hace positivamente. Asimismo, el 35,5 por ciento de la población sondeada habría preferido una coalición de gobierno liderada por CiU con PSC o con ERC -como se sabe, la reedición del pacto entre PSC, ERC e ICV impidió a los nacionalistas gobernar pese a ser la formación más votada-. El 26 por ciento opina que la mejor opción es el tripartito de izquierdas.

En una puntuación del 0 al 10, el líder político mejor valorado es Artur Mas (CiU), con un 5,24, seguido del actual presidente de la Generalitat, José Montilla (4,73 por ciento), Joan Saura (4,7), Josep Lluís Carod-Rovira (4,2 por ciento), Albert Rivera (3,19 por ciento) y Josep Piqué (3,13 por ciento).

Según se desprende del sondeo, la campaña electoral apenas despertó entusiasmo entre los votantes. Así, el 66,8 por ciento confiesa que siguió los actos preelectorales con poco o ningún interés y el 67,2 por ciento dice que la campaña no le sirvió de nada para decidir su voto. Como hecho relevante de esa campaña, los encuestados recuerdan el DVD distribuido por CiU (12,9 por ciento), las críticas de tipo general contra los políticos (4,8 por ciento) y la firma ante notario que los nacionalistas efectuaron para excluir al PP de cualquier tipo de pacto (3,4 por ciento).

Todo ello da las claves del desinterés catalán por unas elecciones que tuvieron lugar tras un farragoso proceso de reforma estatutaria. El 32,6 por ciento reconoce no haber votado el 1-N, y de éstos, el 19,5 por ciento lo justifica en el hecho de que no había ninguna alternativa que le satisfaciera, mientras que un 18,7 por ciento está convencido de que votar no sirve para nada.

Suspenso a Maragall
Los encuestados suspenden la gestión del anterior ejecutivo gobernado por Pasqual Maragall. Así, el 31 por ciento considera mala o muy mala la actuación de la Generalitat durante esos tres años, mientras que un 45 por ciento la califica de regular. Los entrevistados son especialmente críticos con las políticas de inmigración -el 36,8 por ciento la cree mala y el 22,9 por ciento, muy mala- y vivienda -un 40,9 por ciento la califica de mala y un 26,1 por ciento, muy mala-. Algo mejor parada sale la sanidad, donde el 36,1 por ciento la valora como buena, y la educación, el 25,5 por ciento cree que es buena. La gestión de la seguridad es entendida como mala o muy mala por un 42,7 por ciento, mientras que esa calificación es otorgada a la creación de empleo por un 39,5 por ciento de los encuestados.

Facilidades para los inmigrantes que aprendan catalán
ABC 13 Febrero 2007

La Generalitat no obligará a los inmigrantes a aprender el catalán, pero sí les facilitará el certificado de arraigo -como vía de regularización- si ponen especial empeño en el aprendizaje de esta lengua. Así lo contempla la ley de Acogida de Inmigrantes que prepara el Gobierno de Montilla. El secretario para la Inmigración, el republicano Oriol Amorós, señaló que el proceso de acogida que contempla el Gobierno, al no ser obligatorio para la obtención de dicho certificado, «no debe dar derechos especiales a los inmigrantes», pero admitió que se trata de una herramienta que les beneficiará. Es decir, que la Generalitat sí tendrá en cuenta, a la hora de favorecer la regularización de un inmigrante, si ha seguido estos cursos.Un proceso que hará especial hincapié en el aprendizaje del catalán. Según Amorós, «si empiezas aprendiendo el castellano, luego no aprendes el catalán, pero si empiezas aprendiendo el catalán, luego sí aprendes el castellano».

¿Había o no había terroristas suicidas islámicos en el piso de Leganés?
 Periodista Digital 13 Febrero 2007

A sólo tres días de que se inicie el juicio sobre el brutal atentado del 11-M los Debates de Periodista Digital se han ocupado del tema con un apasionante cara a cara entre Enrique de Diego, periodista especializado en temas policiales y director del programa A Fondo en Intereconomía; y Luis del Pino, uno de los investigadores alrededor de estos atentados que más impacto ha tenido gracias a su bitácora “Los enigmas del 11M” en Libertad Digital.

[Enrique de Diego y Luis del Pino]

¿Ha habido pruebas falsas o simplemente errores policiales? ¿Ha realizado el juez Del Olmo una instrucción correcta del voluminoso y complicado sumario? ¿Se nos está intentando “vender” una “versión oficial” simulada o lo que están intentando vendernos es un disparate conspiranoico? ¿Fueron los islamistas de Leganés quienes pusieron las bombas en los trenes? Para Enrique de Diego no cabe duda de ello según todas las pruebas e indicios, mientras que Luis del Pino defiende un punto de vista diametralmente opuesto.

Otra cuestión clave ha despertado la mayor polémica: ¿se suicidaron o no se suicidaron los terroristas en el famoso piso de Leganés? Según Luis del Pino nada prueba que los terroristas estuviesen vivos cuando llegó la Policía, mientras que para Enrique de Diego todas las pruebas y los testimonios aseguran que sí y que hicieron explotar sus bombas intentando matar a los GEOS.

En estas y otras cuestiones cada uno de los invitados ha defendido su punto de vista y su propia visión con muy pocos puntos de acuerdo, aunque podemos destacar un par de ellos: que quizá con este juicio por fin sepamos la verdad o, al menos, las mentiras que se nos han contado; y que se está prestando menos atención de la que merece al terrorismo islamista, que sigue constituyendo una grave amenaza para España.

INCÓGNITAS POR DESCUBRIR
Casi tres años después del atentado y a sólo tres días de que se inicie el juicio algunas encuestas señalan que la sociedad tiene todavía muchas dudas sobre qué ocurrió en ese día nefasto y quiénes son los verdaderos culpables. ¿Qué sabemos y qué no sabemos del atentado del 11M? Nos responde en primer lugar Luis del Pino:

[Luis del Pino] Aunque parezca que no, sabemos muchísimas cosas, por ejemplo, sabemos que desde las fuerzas de seguridad del estado se crearon pruebas falsas para presentar a los españoles una trama islamista como responsable de los atentados. Básicamente se nos han vendido cuatro pruebas para apoyar esa versión oficial: la mochila de Vallecas, la furgoneta de Alcalá, el coche Skoda Fabia y el piso de Leganés, pero desde algunos medios hemos ido demostrando que todas son absolutamente insostenibles.

Así que ahora en el juicio sobre el propio 11M poco vamos a aprender, porque los verdaderos responsables no van a ser juzgados, pero sí que espero que por fin se pongan de manifiesto, y por eso me alegra que se inicie el juicio, esas falsedades que hemos venido denunciando, por lo que al final sí sabremos algo importante: que alguien mintió y lo hizo conscientemente para presentar esa falsa trama islámica con la que se pretendía ocultar a los verdaderos responsables de los atentados que no sabemos quienes son, pero que sí podemos pensar que no son islamistas porque nadie crea una falsa trama islámica para tapar una trama islámica verdadera. Si el 11M hubiera sido de verdad lo que nos han dicho no habría habido necesidad de ninguna de las mentiras que nos han contado.

Enrique de Diego muestra su felicidad, pero plantea la primera discrepancia:
[Enrique de Diego] Porque empieza un juicio que mucha gente ha intentado que no se celebrara y, por tanto, que empiece a funcionar la justicia en su tramo final es una buena noticia. Esto no quiere decir que vayamos a saber toda la verdad porque probablemente eso es imposible, pero parte con buenas perspectivas: por ejemplo, el presidente de la sala, Gómez Bermúdez es un hombre de gran profesionalidad y fuera de toda sospecha; también podemos estar seguros de que no habrá impunidad, puesto que los estarán allí los principales responsables de un atentado que es básicamente un tema de integrismo islámico, y no tengo la más mínima duda de esto como no la tienen la mayoría de los españoles.

Es evidente que en torno al 11-M, tanto antes como después del atentado, se producen fallos, pero yo no percibo pistas falsas y no creo que los mandos policiales nombrados por el PP estuviesen en ninguna conspiración. Si que pienso que aquellos días hubo una manipulación terrible por parte del PSOE y de la SER contra el Partido Popular no era la situación tranquila o relajada con la que podemos analizar el sumario sino un auténtico momento de caos, descontrol y tensión.

Ambos contertulios coinciden en que es una buena noticia que se inicie el juicio y destacan la capacidad del juez Gómez Bermúdez, pero ¿están satisfechos con el trabajo realizado hasta ahora por Del Olmo?

No coincido en una de las cosas que ha dicho Enrique, que es que la mayor parte de la sociedad está convencida de que el 11-M fue un atentado islamista; la realidad, al menos según las encuestas, es que un porcentaje extraordinariamente alto de los españoles reconoce que no sabe lo que pasó, la cifra era de aproximadamente un 70 % e incluía a votantes tanto del PSOE como del PP.

Y es que si aceptamos por buena esta explicación oficial resulta que después de tres años de investigaciones, y ahora respondo a lo que nos preguntabas, hemos llegado al juicio sin saber qué explosivos se usaron en los trenes, recordemos que ahora hay que hacer nuevos análisis porque el juez del Olmo no lo ordenó en su momento; sin saber cómo estaban hechas las bombas porque no ser recogieron partes y se reconstruyeron sino que se dio por buena la famosa mochila de Vallecas; sin saber donde se montaron, ni quién las montó ni quien las metió en los trenes, pues según la versión oficial solo se ha identificado a dos de los que colocaron las bombas, Jamal Zougam y Allekema Lamari, y además las declaraciones de los testigos son contradictorias entre sí y no les sitúan donde las bombas de verdad estallaron.

Además, si aceptamos esa versión oficial que culpaba a Al Qaeda y que asegura que las bombas se montaron en la casa de Morata de Tajuña… ¿cómo es posible que ni siquiera se haya tomado declaración al dueño de esa casa, que es el único personaje del sumario convicto por ser miembro de Al Qaeda? Es todo mentira y llegamos al juicio con la versión oficial a punto de desmoronarse.

Enrique de Diego prefiere mostrar más cautela:
Yo no voy a llegar a conclusiones o a dictar sentencias. Además, no entiendo muy bien eso de la “versión oficial”, no sé si se refiere al ministerio del Interior de Ángel Acebes que fue bajo quién se hizo la investigación. Sin duda el juez Del Olmo ha contado con pocos medios pero ha hecho un trabajo suficiente para llegar a juicio, que es lo que muchos querían evitar. Y sí, ha habido algunas chapuzas como el tema de los explosivos, que me parece que pueden estar relacionadas con el caos de aquellos días y que si bien son imperdonables no implican una sospecha generalizada.

¿SUICIDIO O ASESINATO?
Uno de los elementos que mayor polémica ha suscitado en el debate ha sido lo sucedido en Leganés, ¿se suicidaron de verdad los terroristas en aquel piso o todo es un montaje? Para Enrique de Diego el tema no ofrece dudas:

Hay un suicidio en Leganés, un suicidio evidente y manifiesto que cuesta la vida a un esforzado servidor de la ley que es Francisco Javier Torronteras, hay diálogos con los que estaban dentro, se les conmina a rendirse sin éxito, entonan cánticos religiosos… y sobre todo eso hay testigos presenciales como los propios GEOS. Yo no comparto la afirmación de que todo esto son pistas falsas, pero ya lo veremos en el juicio.

Pero Luis del Pino tiene una opinión muy distinta:
Precisamente esta semana la revista Interviú saca unas fotos del sumario en alta resolución y color de esos suicidas de Leganés y resulta que en ellas se ven dos cadáveres que no están mutilados por la cintura como lo estarían si se hubiesen hecho explotar cinturones de explosivos, sino que lo están por las piernas. Está claro que estos dos sujetos no se suicidaron.

Enrique de Diego expone su punto de vista:
Yo creo que nunca sabremos exactamente qué es lo que sucedió dentro del piso porque han muerto todos, no sabemos como actuaron los explosivos o si todos tenían un cinturón puesto, de hecho al parecer había uno debajo de un colchón… Podríamos especular con la posibilidad de que algunos fuesen más partidarios del suicidio que otros, pero el hecho innegable es que explotaron y mataron a un GEO.

Luis del Pino replica: "Niego a la mayor, explotó una carga y murió un GEO, pero allí no se suicidó nadie". A lo que Enrique de Diego responde:

¿Entonces quién los mató, quién los metió en mitad de más de trescientos policías? ¿Afirmas que cuando los GEOS hablaban con ellos y les conminaban a rendirse y estos respondían y entonaban cantos religiosos se trataba de grabaciones magnetofónicas?

Para Luis del Pino la explicación es compleja:
Lo que afirmo es que ni un solo GEO declara en el sumario haber visto a nadie, ni ningún vecino o ningún policía hasta dos años después de los hechos y justo dos días después de que denunciáramos este hecho en Libertad Digital. También se habla de ráfagas de metralleta pero resulta que no hicieron ni un solo agujero en las proximidades del piso ni hirieron a nadie ni se han encontrado luego casquillos de bala en el piso, ¡vaya ráfagas de metralleta!

Otro problema es que tenemos hasta tres versiones policiales diferentes de lo que ocurrió ese día: uno que dice que se llegó a ese piso por el tiroteo de Zarzaquemada, otro que por el rastro de las tarjetas telefónicas y el tercero que viendo qué pisos había alquilados por árabes o musulmanes.

Una duda que mucha gente comparte es por qué los terroristas no se suicidaron cuando cometieron su gran atentado en los trenes. Enrique de Diego nos aclara que no todos los atentados islamistas recurren a terroristas suicidas:

Inmediatamente después del 11-M se hizo uno en Bombay y años antes uno con un camión bomba en las Torres Gemelas de Nueva Cork. Lo que sí hay en el mundo del terrorismo islamista es la idea de que todos los infieles e incluso los musulmanes no extremistas pueden ser exterminados y la consideración, desarrollada en Palestina por amas, de que eso no es un suicidio sino usar el propio cuerpo como arma, con lo cual sortean la prohibición del suicidio que hay en el Hadiz, así que ante esa situación cada integrista actúa al respecto como estima más oportuno. El suicidio tiene además una función de emulación, es un mensaje a su gente de que la cultura occidental no ha podido con el terrorista en cuestión y que su fe le lleva a optar por la vida eterna y las 72 huríes.

Y llega en este punto una de las pocas coincidencias de opinión que hemos visto en este animado cara a cara. Así Enrique de Diego nos habla de la amenaza islamista:
Quiero aprovechar este apasionante debate para decir que el integrismo islámico sigue siendo un gran problema para España, pues estamos dentro de sus objetivos y lo estaremos siempre, ya que este país es parte de Dar al Islam, la tierra del Islam, territorios que han sido gobernados por musulmanes y reclamo, por tanto, que en ningún caso sirva alguna de las interpretaciones que se ha hecho del 11-M para que bajemos la guardia ante esta amenaza que además va paralelo a un proceso de “islamización” de algunas zonas de España.

Unas palabras con las que Luis del Pino sólo puede mostrarse conforme:
Estoy completamente de acuerdo con eso, Enrique, el islamismo es un peligro y en España no estamos tomándolo con la suficiente consideración y deberíamos tenerlo en cuenta precisamente por el carácter fanático de los islamistas que les lleva hasta incluso suicidarse. Por eso no sólo pido sino que exijo que se de a ese problema un tratamiento serio.

Y con este punto de acuerdo en un debate en el que ha tenido muy pocos podemos despedir este debate, que tendrá su continuación ya que tanto Enrique de Diego como Luis del Pino se han comprometido a un nuevo cara a cara en el futuro cuando el juicio avance y haya nuevos elementos que comentar. Muchas gracias a nuestros dos contertulios cuyas opiniones e informaciones han sido, sin duda, de excepcional interés.

AUDIENCIA NACIONAL CITA A MANUEL GALLASTEGUI, TIO DE LA TERRORISTA IRANTZU GALLASTEGUI
Nota de prensa Plataforma España y Libertad 13 Febrero 2007

El Juez Del Olmo cita, en calidad de denunciante, a la Plataforma España y Libertad, organización que denunció a Gallastegui el pasado 14 de Julio.

Bilbao, 12 de Febrero de 2007.- El Juzgado Central de Instrucción nº 3 ha admitido a tramite la denuncia presentada en su día por Plataforma España y Libertad en contra de Manuel Gallastegui, tío de la terrorista IRANTZU GALLASTEGUI, por las declaraciones vertidas por el mismo el pasado día 12 de Julio, en un reportaje realizado y emitido por Telecinco sobre el secuestro y asesinato del concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco en el que Gallastegui justificó los asesinatos de ETA.

Sus palabras exactas fueron: "¿Por qué tenemos que pedir perdón? ¿Quién nos ha pedido perdón a nosotros por cuarenta años de franquismo?", “En ETA no hay gente de esa a la que le guste matar, no la hay. Es su deber, matan porque es un deber patriótico".

Tras interponerse la correspondiente denuncia por parte de España y Libertad el denunciado Iker Gallastegui ha sido citado a declarar en calidad de imputado el próximo día 22 de Febrero ante la Audiencia Nacional, citación que ha hecho extensiva a España y libertad en calidad de denunciante.

Plataforma España y Libertad acusó en su denuncia del 14 de julio de 2006 a Iker Gallastegui de cometer un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo previsto y penado en al art. 578 C.P. “El enaltecimiento o la justificación por cualquier medio de expresión pública o difusión de los delitos comprendidos en los artículos 571 a 577 del C.P o de quienes hayan participado en su ejecución, o la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares se castigará con la pena de prisión de uno a dos años”.

P. Uría, Prensa, 902.445.450, GSM: 678 61 61 77
info@e-libertad.es, http://www.e-libertad.es

NUEVO EPISODIO DE VIOLENCIA CALLEJERA
Colocan tres barricadas de fuego en vías de acceso a Bilbao y provocan cortes de tráfico
EFE ELMUNDO 13 Febrero 2007

BILBAO.- La Ertzaintza y dotaciones de bomberos han retirado esta mañana un total de tres barricadas colocadas en diversos puntos de Bilbao, según informó este cuerpo.

Además de la barricada de fuego de la calle Juan de Garay, grupos de desconocidos también han colocado contenedores y neumáticos incendiados en la N-634, a su paso por el barrio de Txurdinaga, y en la calle Botica Vieja, en el barrio de Deusto.

Las barricadas han afectado al tráfico rodado, con cortes totales de carreteras, aunque a las ocho y media de la mañana ya se había recuperado la normalidad en la circulación rodada, según la misma fuente.

Este nuevo episodio de violencia callejera se produce después de que este fin de semana unos 30 radicales encapuchados lanzaran 15 cócteles molotov contra el Ayuntamiento y cuatro sucursales bancarias en Pamplona.

Recortes de Prensa   Página Inicial