AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 2 Marzo   2007
O con las víctimas, o con los terroristas
EDITORIAL Libertad Digital 2 Marzo 2007

Al Gobierno de Aznar lo sometieron a un fuerte chantaje. Prometieron asesinar a un joven concejal de Ermua en dos días si no acercaban los presos etarras al País Vasco. Antes habían secuestrado a Ortega Lara con idéntico objetivo. No cedió ni un milímetro, porque no podía ni debía hacerlo. El funcionario de prisiones, rescatado por la Guardia Civil, pudo decirle a Mayor Oreja que había hecho bien. Miguel Ángel Blanco nunca pudo imitarlo.

Al Gobierno de Zapatero, en cambio, lo han sometido a un chantaje ridículo. Una huelga de hambre de un etarra, de un asesino en serie, de un cómplice que afirma "comer" con los asesinatos de sus compañeros. El peligro, que muriera una alimaña criminal por la que ninguna persona decente derramaría una sola lágrima. El precio, rendir al Estado de Derecho y negarle la Justicia a las víctimas del terrorismo. La rebelión cívica encabezada por la AVT comenzó precisamente por la posibilidad de que De Juana saliera de la cárcel, en aquella manifestación cuyo protagonismo robó el agredido imaginario, y tuvo su último episodio en la concentración del sábado en la que se volvía a exigir que cumpliera íntegramente su pena. Pero el Gobierno no tiene oídos para las víctimas, sólo para los terroristas.

Rubalcaba se ha escondido tras "razones humanitarias", por la posibilidad de que De Juana Chaos muriera por su huelga en las próximas semanas. Es la misma razón que el diario proetarra empleaba para exigir la excarcelación. Es una curiosa forma de morirse de inanición, esa de andar en la cama y en la ducha retozando con la novia. Y es que las mentiras de Rubalcaba cada vez son menos creíbles. Pero aunque fuera cierto, que es evidente que no lo es, ¿acaso es ese un argumento para dejar en libertad a nadie? La situación del etarra era voluntaria, de modo que, si de verdad fuera esa la razón real para dejarlo libre y no una lamentable excusa, el ministro del Interior estaría dando el mayor de los incentivos a todos los presos de España para hacer lo mismo que el asesino en serie.

Pero ha hecho algo más, ha justificado su decisión en que la preocupación por la vida de De Juana marca la diferencia "entre los terroristas y los que no lo somos". En el momento de soltar a uno de los mayores asesinos que España ha tenido la desgracia de ver nacer, encima ha querido situarse moralmente por encima de quienes exigían que cumpliera íntegramente el año escaso que le quedaba entre rejas. El portavoz del Gobierno de los GAL pretende además darnos lecciones de moral a los españoles. Pero ya nadie le quitará el sambenito de haber sido el liberador de De Juana Chaos, aunque sea una etiqueta injusta. Su responsabilidad ha sido la de obedecer las órdenes de José Luis Rodríguez Zapatero, el único responsable de que el etarra vaya a estar pronto en la calle para amenazar, y quién sabe si volver a matar.

"Quien es misericordioso con los crueles, acaba por ser cruel con los misericordiosos", asegura el Talmud. Durante todo el tiempo que el proceso de rendición ha ocupado los titulares, la progresía bienpensante se ha encargado de señalarnos la senda correcta entre los asesinos y sus víctimas, entre ETA y el PP, entre Otegi y Alcaraz, como si el virtuoso punto medio que predicaba Aristóteles pudiera encontrarse entre el mal y el bien, y no entre dos males igualmente condenables, el exceso y el defecto. Pero aún en ese perverso universo moral que iguala a Iñaki de Juan Chaos y Miguel Ángel Blanco, la libertad concedida a De Juana por el Gobierno no está en ningún punto medio, virtuoso o no. Está, consciente y plenamente, con los verdugos.

De Juana, héroe, mártir y asesino suelto
CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN Profesor de la UPV y portavoz de Basta Ya ABC 2 Marzo 2007

LA historia general de la infamia relatará que el día 1 de marzo de 2007 una ambulancia que conducía camino de un hospital a un terrorista convicto y contumaz, Ignacio de Juana Chaos, liberado por el gobierno español con toda clase de subterfugios torticeros tras dos medidas huelgas de hambre a cámara lenta, fue recibido como un héroe por sus fanáticos partidarios, que apostados en la carretera hacían flamear banderas y enseñas de celebración para recibirle como si de un vencedor del Tour de Francia se tratara, en vez de un sujeto que ha pasado en la cárcel menos de nueve meses -la gestación al revés: una ironía siniestra- por cada uno de los veinticinco asesinatos perpetrados, que acaso repetiría de no impedirlo la desaparición física de sus víctimas.

Esa historia recogerá también que el gobierno que le manda a casa sin cumplir condena, y sin que se den ninguno de los supuestos del código penal para conceder el segundo grado penitenciario, es un gobierno que ha mentido, y que no ha tenido la decencia de usar su prerrogativa de indulto para, al menos, asumir todo el costo -y las supuestas ventajas- de su acto «humanitario», sin contaminar a otras instituciones del Estado ni sembrar la confusión en la hastiada ciudadanía. Y esa historia deberá también dar fe de que numerosos medios de comunicación, nacionales e internacionales, con el The Times a la cabeza, se prestaron gozosamente a colaborar en la desinformación de la verdadera situación, vida y catadura del exrecluso de Juana Chaos, mintiendo también sobre supuestas «liberaciones» irregulares de etarras presos por otros gobiernos anteriores -y admitiendo, con esa excusa, que iba a perpetrarse una arbitrariedad. La historia general de la infamia deberá pues señalar el 1 de marzo de 2007 como un notable hito del inacabable deterioro del Estado de derecho en España, de humillación de las víctimas y perseguidos por ETA y euforia de esa banda, y de entrega de pies y manos no sólo de un gobierno, sino de todos los partidos que lo sostienen, al chantaje más descarnado.

A De Juana le reciben sus fanáticos admiradores como si hubiera ganado el Tour, decía, y es innegable que ha ganado al Estado su tour de force. A lo largo de estos meses hemos asistido al constante incremento del número de declaraciones que, con falaces argumentos humanitarios, han trasladado a la opinión pública esta falacia: si De Juana muere en prisión, aunque sea por su voluntad soberana, el Estado se habrá convertido en asesino. Y todos nosotros quedaríamos, claro, contaminados por esa sangre vertida. Algunos histriones han empeorado el esperpento trufando sus declaraciones de ridículos epítetos adversativos para salvar las apariencias: ojalá se muriera en la cárcel el maldito asesino, pero... José Luis, no nos podemos permitir ese precio a dos meses de las elecciones; y por unos meses solamente... no vayan a empeorar las cosas.

Pues bien, esos dicterios exculpatorios no añaden nada, salvo hastío, a la operación retórica que han liderado: ayudar a ETA, y en general a cualquier terrorismo y violencia política, no ya a equiparar la «violencia legítima del Estado» (que legitima y legisla cómo tener encerrados contra su voluntad a los asesinos y criminales) con la «violencia terrorista», sino a ir bastante más lejos. Porque la liberación subrepticia de De Juana admite en la práctica que la «violencia terrorista» es defensiva y moralmente superior al monopolio estatal de la violencia. En efecto, ¿qué otra cosa significa liberar a un asesino condenado, que nos desafía y chantajea a todos sin arrepentirse de nada, sino que su derecho privado a matar y chantajear prevalece sobre el derecho a la justicia, la seguridad y la libertad de todos nosotros?

Lo sucedido va más allá de un fracaso limitado del Estado de derecho: es un torpedo a su línea de flotación. Ha dado de lleno, y pronto le seguirán otros: hay centenares de etarras presos que pueden imitar esa conducta, y si este gobierno no ha encontrado un solo argumento que le impida poner en libertad a ese sujeto, tampoco encontrará ninguno mejor para ir soltando a los que se pongan en la misma situación. Tras la huelga de hambre a plazos y cámara lenta, tendremos amnistía a plazos y cámara lenta. Y sin la menor renuncia ni condena de la violencia, sino incrementando su eficacia. Estupendo.

En el plano de la moral pública, quizá lo peor haya sido la conversión de un caso de justicia y aplicación del derecho en una orgía de falso humanitarismo, deleznable y sentimental. La estúpida elección que han planteado tantos oportunistas -el gobierno no debe permitir que De Juana se convierta en un mártir, mejor que se quede en un héroe para los suyos-, ha conseguido regalarles todo. Desde hoy, De Juana no sólo es un mártir para los suyos -lo ha sido desde que fue capturado por la Policía y condenado por los tribunales-, sino además un héroe. Mártir y héroe de una tacada. Y navegante y pastor de pueblos, dueño de la «hoja de ruta». Autor famoso cuyos textos leen con fruición sus émulos y admiradores.

Naturalmente, hay que indagar las razones del gobierno de Zapatero para plegarse a este chantaje con un desenlace largamente anunciado. Algunos estimarán que esto forma parte de la «hoja de ruta»; otros, que liberar así a un asesino emblemático es un precio pequeño comparado con el gran premio de la paz. Lo veo de otro modo: este gobierno ha perdido cualquier capacidad de resistir el chantaje etarra. Sus propias maniobras le han dejado en un estado de enorme debilidad, transfiriendo a ETA su fortaleza cedida. Y es así porque el llamado «proceso de paz», una invención destinada al fracaso desde el principio y puesta en evidencia por el atentado de Barajas, sólo puede proseguir a condición de que nada desnude aún más su esquelética vacuidad. Un nuevo atentado etarra, ahora buscando muertos si muriera De Juana, cumpliría esa trágica función aclaratoria. El riesgo de que De Juana fuera víctima de su propia obstinación daría a ETA la excusa necesaria para una «respuesta» mortífera a la violencia del Estado. Y más con un gobierno que considera vivo el «proceso» pese a los asesinatos de Estacio y Palate, pues, ¿por qué iban a cambiar las cosas otras víctimas adicionales? ¿No está ETA derrotada, mate a quien mate?

Toda la esperanza del gobierno descansa en conseguir prórrogas adicionales del partido en juego. Y sin duda la banda dará esas prórrogas a un precio cada vez más alto, esperando el único resultado que acepta: todas sus exigencias. Y tal resultado ya no es imposible con este gobierno, sino probable... si lo toleramos.

De Juana Chaos
Hay que volver a Ermua
Ignacio Villa Libertad Digital 2 Marzo 2007

La noticia filtrada de madrugada a los medios afines en la que se confirmaba la excarcelación del etarra De Juana Chaos, ha llevado el estupor a quienes aún creían que Zapatero no era capaz de hacer algo así, ha provocado el desasosiego en millones de españoles y ha vuelto a llenar de tristeza y sufrimiento los corazones de todas las víctimas del terrorismo.

La excarcelación del etarra, el que supuestamente estaba en las últimas por su huelga de hambre mientras era sorprendido dos veces este fin de semana acostándose con su novia, es la firma que rubrica el certificado de la rendición. El Gobierno ha aceptado las condiciones de los etarras, ha cedido a sus exigencias, ha renunciado a su obligación de vigilar el cumplimiento del Estado de Derecho. El Gobierno ha abandonado a todos los españoles y se ha sometido al chantaje de ETA. Ha bajado la cabeza ante los terroristas.

¡Como han cambiado las cosas! Todos nos acordamos de aquel mes de julio del 97, cuando la banda terrorista secuestró a Miguel Ángel Blanco. Entonces plantearon un tremendo chantaje a José María Aznar: el Gobierno tenía que acercar presos al País Vasco o el concejal del PP sería asesinado. Fue una cuenta atrás angustiosa, en la que toda España contó los minutos hasta el cumplimiento del ultimátum etarra. El Gobierno no cedió y Miguel Ángel Blanco fue asesinado. Aquella salvajada etarra fue respondida como nunca antes lo había sido ninguno de sus crímenes. Nació el "Espíritu de Ermua". Millones de españoles se lanzaron a la calle con las manos blancas, pidiendo la derrota de ETA. Fue la rebelión cívica más importante de la historia de la democracia española. Aquellos días de julio cambiaron nuestra historia reciente y reforzaron la democracia y la convivencia cívica en España.

Ahora, años después, la situación es bien distinta. Rodríguez Zapatero ha tenido encima de la mesa el nuevo chantaje de ETA y se ha doblegado sin rechistar. El presidente ha cedido a las pretensiones terroristas, aceptando las reglas que le marcan para continuar en este proceso de rendición. Para Zapatero, el atentado de Barajas ha sido un simple accidente que en nada ha cambiado las cosas; como mucho las ha retrasado un poco. Eso sí, muy poco. Dos meses después de la voladura del parking de la T-4, Zapatero excarcela a De Juana Chaos. Es una humillación para todos los españoles.

La situación que ha creado Zapatero requiere de una reacción ciudadana, inmediata y contundente. Sin tutelajes políticos. Hay que volver más que nunca al "Espíritu de Ermua", hay que salir a la calle. Para exigir a este Gobierno que deje de regalarle España y nuestra libertad a los terroristas. Volver a Ermua es lo único que nos queda a los españoles de bien, porque de Zapatero y su Gobierno ya hemos visto lo que podemos esperar. Nada de nada.

Punto de no retorno
Luis del Pino Libertad Digital 2 Marzo 2007

De Juana Chaos, asesino de 25 españoles, va a quedar en libertad en las próximas horas. Lo que no consiguió con esos 25 asesinatos, que era doblar la mano al Gobierno español, lo va a conseguir ahora, gracias a que en La Moncloa se aloja alguien dispuesto a dejar que le doblen la mano.

Y si en La Moncloa hay alguien dispuesto a ceder a las pretensiones de los terroristas es porque hace tres años alguien hizo volar cuatro trenes y consiguió el vuelco electoral que las encuestas no auguraban. De Juana sale hoy libre gracias a que un atentado masivo cambió el rumbo de la Historia de España.

¿Es meramente casual esa relación de circunstancias o se trata de una relación de causa-efecto? No lo sabemos aún. Pero lo que sí sabemos es que nos mintieron a la hora de adjudicar la autoría de esos atentados. Al igual que sabemos también que el Gobierno ha hecho lo posible y lo imposible por entorpecer las averiguaciones tendentes a determinar quiénes fueron los verdaderos autores. Lo mismo que somos conscientes de que personas acusadas de falsificar informes del 11-M para eliminar referencias a ETA no sólo no son apartadas de sus cargos, sino que incluso son promocionadas.

A la luz de los acontecimientos, en las próximas horas se decidirá qué acciones se toman como respuesta a la nueva cesión a la banda terrorista. Por el momento, quedémonos con dos cosas: la necesidad de cerrar filas, más que nunca, detrás de los movimientos cívicos, que ya están en marcha para decidir la mejor forma responder a la nueva provocación del Gobierno de Zapatero; y, en segundo lugar, la necesidad de mantener, más que nunca, la más absoluta de las calmas ante lo que no es sino otro pago (y no va a ser el último) de Zapatero a ETA.

Vivimos desde el 11-M en una situación de golpe de estado permanente. La puesta en libertad de este asesino no constituye ningún punto de no retorno. El punto de no retorno fue el propio 11-M, que puso en marcha la dinámica que ha conducido, de manera inexorable, a que ese asesino pueda salir a la calle en breve plazo. Y la lucha contra la alianza que ha hecho posible esta situación va a ser larga, difícil y llena de sinsabores. Pero es Zapatero, no nosotros, quien tiene motivos para perder la calma. Porque sabe que, haga lo que haga, algunos van a tener que responder ante la Justicia por sus actos. Puede que De Juana haya saldado ya, con la Ley en la mano, sus 25 asesinatos. Pero aquellos que mataron a 192 españoles aún no han tenido que enfrentarse a su castigo. Y les aseguro que tendrán que hacerlo. Y Zapatero también lo sabe.

La humillación del Estado
Editorial ABC 2 Marzo 2007

LA excarcelación de De Juana Chaos se consumó ayer con el traslado del etarra a un hospital de San Sebastián,una decisión que representa la humillación del Estado ante el chantaje de un asesino que, cumplido su objetivo, decidió ayer mismo abandonar la huelga de hambre que utilizó como instrumento de presión. El ministro de Interior asumió personalmente la responsabilidad de la decisión, pero su exposición a la indignada opinión pública no libera a Zapatero de ser la instancia política que sostiene esta injusta decisión, que se hace aún más hiriente por los intentos del Gobierno de presentarla como una expresión del principio humanitario y de la legalidad vigente. El fraude de ley, el abuso de poder y la arbitrariedad que configuran esta excarcelación nunca podrán hallar una mínima disculpa o atenuación por más que se abracen sus autores a los grandes valores de la justicia. De Juana estaba recibiendo un trato humanitario, porque estaba bajo control médico; su situación era legal, porque estaba cumpliendo una condena firme; y también era justa, porque es un etarra convencido que no se arrepiente ni ha pedido perdón.

Prueba de que todo ha sido una mascarada para doblegar al Estado, es la decisión del etarra de volver a comer nada más llegar al País Vasco, hecho éste que debería llevar al Ministerio de Interior a revocar la concesión del segundo grado, porque ha desaparecido la causa que ponía en riesgo la vida del preso; o, aun cuando lo mantuviera en dicho grado, reingresarlo a prisión, porque el segundo grado se corresponde con el régimen penitenciario ordinario, no con un cumplimiento de la condena en la casa del preso. Si De Juana regresa a su domicilio, y no a la cárcel; y si se pasea por las calles, y no en el patio de la prisión, la ofensa a las víctimas del terrorismo habrá alcanzado una cota insospechada y el Gobierno habrá provocado una crispación social de consecuencias impredecibles.

Legalmente, la decisión del Gobierno es una tosca manipulación de la legislación penitenciaria, aunque vaya respaldada por un auto del Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria, del que, con todo respeto, hay que decir que es un simple manifiesto del pensamiento políticamente correcto, sin razonamiento jurídico concreto ni evaluación alguna de las condiciones reales del preso. La premisa de toda esta maniobra pseudojurídica es considerar que De Juana Chaos estaba enfermo. La premisa es falsa, y a partir de esta constatación todo el andamiaje legal de la excarcelación se desmorona, lo que debería dar lugar a la correspondiente exacción de responsabilidades.

Lo que separa a los demócratas de los terroristas no es la angelical diferencia que ayer dibujó el ministro de Interior en torno a la vida humana y el humanitarismo, sino el respeto a la ley, aunque esto obligue a los gobiernos de las democracias a soportar presiones con consecuencias trágicas. La excarcelación de De Juana Chaos no acredita que la democracia sea mejor que el terrorismo, lo que ya estaba acreditado desde mucho antes y, sin duda, cuando el etarra se hallaba preso. Lo que sucede es que hay gobiernos que hacen débiles a las democracias. Cabe recordar que cuando Chamberlain anunció que había pactado con Hitler «la paz con honor», Churchill le contestó: «Hemos perdido el honor sin ganar la paz».

Desde ayer, ETA ha reforzado su posición en el proceso de negociación y la del Gobierno se ha encogido a niveles nunca conocidos, porque la ley se ha sometido a la conveniencia de una estrategia pactista con el terrorismo. Cuando el Gobierno británico de Margaret Thatcher decidió no ceder al chantaje del terrorista norirlandés Bobby Sands, quien sí hizo una verdadera huelga de hambre, sentó las bases de una posición de fuerza que luego permitió, con todos los defectos e insuficiencias que se conocen, el cese definitivo de la violencia del IRA, sin alterar el estatus de Irlanda del Norte como parte del Reino Unido. La firmeza permitió la paz para poner fin a una guerra civil. Pero la debilidad obsesiva del Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero nunca traerá la derrota de ETA.

De Juana Chaos
Decisión cruel
Agapito Maestre Libertad Digital 2 Marzo 2007

La decisión de Pérez Rubalcaba no es humanitaria, ni legal, ni personal. Es una decisión tomada por Zapatero directamente para castigar a las víctimas del terrorismo. Zapatero ha respondido a los miles de personas que salen a la calle a protestar. Su política de entendimiento con ETA y los nacionalistas no admite crítica alguna. La decisión de Zapatero era esperada. Tenía que contestar rápidamente y con contundencia a la concentración de la AVT. Era necesario volver a sacrificar a las víctimas.

Ya lo anuncié aquí, en mi anterior columna, cuando dije que, mientras Sarkozy se emociona por las manifestaciones pacíficas contra el terrorismo, Zapatero, por el contrario, las utiliza para hacer todo lo contrario. La prueba es evidente: el sábado miles de personas le piden a Zapatero el cumplimiento integro de las penas para De Juana Chaos y a los pocos días él les contesta sacándolo a la calle. Es la diferencia entre un político demócrata y un político con principios totalitarios.

Pero, más allá de las valoraciones sobre la justeza democrática de las posiciones de Zapatero, seamos realistas. Analicemos su respuesta a la AVT y veremos que es el primer acto de su campaña electoral dirigido hacia una sociedad débil, sin principios y dispuesta a tragar todo lo que le echen los socialistas con tal de seguir pactando en una nación desvertebrada y sin pulso. Nadie se engañe con las paparruchadas de Rubalcaba sobre la piedad con un terrorista. No hay razones humanitarias, menos aún legales, pues cualquier jurista sensato podría demostrar que hay fraude de ley en la decisión del Gobierno de dejar en la calle a De Juana Chaos, sino una táctica política terrible para llevar a cabo su estrategia de negociación con los terroristas y nacionalistas.

No perdamos el tiempo con los "ideologemas" de Pérez Rubalcaba y comentemos lo esencial. La decisión responde a un proceso de negociación política entre terroristas, nacionalistas y socialistas para mantenerse en el poder y sacar fuera de juego al PP. Es una decisión más contra la democracia. El Gobierno ha hecho lo que se esperaba. No entra en ningún chantaje sino, simplemente, quiere seguir liderando el proceso con los terroristas y los nacionalistas. Por lo tanto, por favor, que nadie diga que el PSOE se equivoca con los terroristas o que se entrega a ETA. Esto es radicalmente falso. El Gobierno está en lo mismo que los terroristas.

En efecto, de acuerdo con ETA en general, y Otegi en particular, el Gobierno decide sacar a la calle al asesino De Juana Chaos, porque a todos les resulta, simplemente, disfuncional para su "proceso" que el criminal esté en el hospital. Mejor un escándalo durante unos días, quizá una semana como mucho, que soportar la protesta de la calle contra el Gobierno por los histrionismos del criminal. De paso, se da un escarmiento a las víctimas, que durante dos años han mantenido a este tipo en la cárcel. Zapatero ha sido fiel a su estilo inflexible, terrible y cruel con las peticiones de las víctimas. Se la tenía jurada y lo ha hecho: De Juana a la calle es el primer acto, reitero, de una durísima campaña electoral, que sólo tiene un objetivo, mantenerse en el poder destruyendo la nación y, por tanto, la democracia. Vale.

Solidaridad entre terroristas
Pío Moa Libertad Digital 2 Marzo 2007

Dice Rajoy que la ETA ha conseguido doblegar al gobierno. Miente a los ciudadanos, y miente a conciencia. La realidad clamorosa es que la ETA y el gobierno, juntos, han logrado doblegar al estado de derecho, dando la libertad a un asesino desalmado y jactancioso, después de aplicarle una “pena” ad hoc. Los enterradores de Montesquieu han infligido un tremendo golpe, uno más, a la democracia, para favorecer a sus amigachos etarras.

Tras mostrar su endeblez moral, Rajoy ha tenido el desparpajo de pedir a los españoles que le “ayuden a reparar esta deuda de justicia”. ¿Qué piensa hacer este hombre? ¿Revocar la sentencia del asesino? Sin duda nos está tomando el pelo. Como con los estatutos balcanizantes que él mismo promueve. O como con la Constitución europea, por poner dos casos que vienen enseguida a la cabeza. Lo preocupante es que no se vislumbra en el PP al Churchill que denuncie claramente a estos chamberlains de tres al cuarto y pueda regenerar al partido.

Pero vamos con el asunto De Juana, uno más entre tantos premios del gobierno a los terroristas, aunque puede ser la gota que colme el vaso por sus especiales características de crueldad y humillación a las víctimas y a la sociedad entera. Realmente, ¿qué podía esperarse? Zapo, cargo importante del PSOE cuando este practicaba el terrorismo desde el poder, con el ministro portavoz del GAL y la corrupción… Es la solidaridad entre terroristas. El problema no está en que el asesino haya sido liberado por su amigo Zapo. El problema está en que Zapo siga en libertad y en el poder. Un problema muy grave, muy serio, para la democracia. Desde que subió al gobierno, el niñato habilidoso no ha cesado un momento de favorecer al terrorismo nacionalista vasco y al islámico. Ya he explicado la razón profunda de ello: todos comparten un fondo ideológico, que les lleva a pintar a las democracias como las responsables de los “océanos de injusticia y pobreza”… causados efectivamente por gente como ellos.

Cuando señalo estas evidencias, surge un coro demasiado unívoco para ser espontáneo, un coro obviamente entrenado por el partido-GAL, el partido-Filesa nunca regenerado, que me acusa de haber sido a mi vez terrorista. Voy a aclarar un par de cosas a esos rufianes: yo luché contra una dictadura cuando la mayoría de ellos no hacían nada o trepaban en la administración franquista. Considero que la violencia contra una dictadura está moralmente justificada. Otra cosa es que pueda ser políticamente estúpida, como lo fue; y que quienes luchábamos, con violencia o sin ella, buscáramos una tiranía cien veces peor que la de Franco, lo cual también ocurría. La oposición activa antifranquista, con poquísimas excepciones, era mucho más antidemocrática que aquel régimen. Lo dejó de relieve el episodio Solzhenitsin; y cualquiera con un mínimo de sentido crítico lo comprende en cuanto escarba bajo las pomposas declaraciones de aquella gente en pro de las “libertades”.

En cambio el gobierno GAL y sus amigos y beneficiados de la ETA están luchando en plena democracia contra ella, contra la convivencia en paz y en libertad producto de la Transición, una transición que ya entonces quisieron impedir mediante la "ruptura".

Y aun si lo que llamábamos lucha armada nunca pasó de terrorismo, sigue habiendo una distancia entre quienes arriesgábamos la vida frente a una dictadura y quienes asesinan o benefician a los asesinos en una democracia, desde la impunidad –que esperemos no se prolongue demasiado– y saqueando los fondos reservados.

-----------
La Fundación DENAES para la Defensa de la Nación Española, junto con las organizaciones Asociación de Víctimas del Terrorismo y el Foro España, convocamos a todos los asturianos para concentrarse mañana viernes 2 de marzo, a las 21:00 horas, en la plaza de la escandalera de Oviedo, como acto firme de protesta y repulsa cívica ante la decisión del Ministerio del Interior de atenuar la prisión al asesino etarra De Juana Chaos, y permitir que termine de cumplir su condena en un centro sanitario de Guipúzcoa, y posteriormente en su domicilio particular.

Las organizaciones cívicas convocantes exigiremos mañana la dimisión del Ministro del interior, Sr. Pérez Rubalcaba y del Presidente del gobierno, Sr. Rodríguez Zapatero, responsables directos de esta humillante y absurda decisión política que pone al estado de derecho contra las cuerdas, y representa una clara ofensa tanto para las víctimas del terrorismo como para los ciudadanos de bien. Hora es que la ciudadanía alce su voz y reclame al gobierno de España un giro de 180 grados en su política de cesión ante el terrorismo separatista, dado que en ningún programa electoral del PSOE se propuso, en ningún momento, negociar con la banda armada ni sus secuaces políticos. Por tanto dicho gobierno no se encuentra legitimado en nombre del pueblo soberano para actuar en tan graves y trascendentes asuntos, sin previa consulta. Por el honor, la memoria de las victimas, la libertad de todos los ciudadanos de España, sea cual sea su región de residencia, y la igualdad de todos ante la ley, ¡¡acudamos mañana viernes a la plaza de la escandalera en Oviedo!!

Organizaciones cívicas convocantes:
Fundación para la Defensa de la Nación Española, Plataforma Cívica Foro España y Asociación Víctimas del Terrorismo.
¡¡Colabora y envía este mensaje o un sms a todos tus contactos!!
Joaquín Santiago, Delegado de DENAES en Asturias.

Rubalcaba
El ministro suicida
GEES Libertad Digital 2 Marzo 2007

La hoja de ruta marcada por ETA al Gobierno pasa en los próximos meses por tres exigencias ineludibles sin las cuales los terroristas atentarán con mayor o menor intensidad. La primera, ya cumplida, el traslado de De Juana Chaos a su casa. La segunda, la legalización de Batasuna para presentarse a las próximas elecciones autonómicas. La tercera, el pacto en Navarra del PSOE con los nacionalistas para empezar el desguace social y cultural de la Comunidad Foral. El primer acto ya se ha desarrollado.

Y una vez más, con el oficio de Rubalcaba ejerciendo de señuelo de Zapatero. En un tema mortal de necesidad, el ministro mezcló en su comparecencia ideas contradictorias. Lo peor: que afirmó que se limitaba a cumplir mecánicamente la ley, pero al mismo tiempo que se hacía él responsable de una medida "humanitaria". No había salida alguna a tan perverso acto. Es tal la felonía, que Rubalcaba estaba condenado de antemano, y ni su oficio le salvaría de la quema. Y no lo ha hecho.

Rubalcaba comparecía al mediodía, cuando De Juana había salido por la puerta de atrás e iba camino de San Sebastián y los proetarras esperaban en las cunetas vascas el paso de la caravana para dar vivas al terrorista. Mezcló conceptos, ideas, certezas y vaguedades que no le salvarían del desastre. Diciendo que la cosa era legal buscó aliviar su desgraciado papel, pero lo ha liado aún más, porque dejar enchironado al psicópata era tan legal como llevarlo a su casa.

Y lo esperable, la reacción de airada indignación de la sociedad española. Las víctimas huérfanas de Gobierno, se espantan y se soliviantan, mientras Batasuna lo celebra a lo grande. La imagen del terrorista aclamado victorioso ha provocado un sentimiento de humillación que ha prendido también entre la clientela socialista. A izquierda y derecha cunde la sospecha y la indignación ante unos acontecimientos inauditos en un Gobierno occidental y democrático. Se trata del mayor error cometido hasta ahora por Zapatero, de un alcance moral y político incalculable, puesto que ni los suyos pueden ya negar los oscuros tratos con ETA.

Y la cara del desvergonzado y macabro espectáculo de los últimos días, con el colofón del jueves, es el ministro de interior, pese a que es Zapatero quien tiene como obsesión lograr un pacto con ETA. Desde su escondite monclovita, Zapatero ha enviado a Rubalcaba a sufrir las iras de la sociedad en un tema evidentemente explosivo. Cansado, desmotivado, salió el jueves a la plaza pública a inmolarse por su presidente. Pues, bien, Zapatero ha conseguido que Rubalcaba se convierta en el ministro del Interior que llevó a De Juana a su casa. De él lo conocíamos todo, pero ahora sabemos que su generosidad no tiene límites, hasta el punto de suicidarse políticamente en nombre su jefe. Ahora queda por saber si la onda expansiva del escándalo De Juana llega hasta el sótano de La Moncloa donde ZP se esconde.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Una infamia de imprevisibles consecuencias
Pablo Sebastián Estrella Digital  2 Marzo 2007

Lo ocurrido con De Juana Chaos, su puesta en libertad vigilada tras aceptar el Gobierno el chantaje de la huelga de hambre del terrorista no arrepentido de sus crímenes, es muy grave, una infamia política y moral y una derrota en toda regla del Estado de Derecho por causa de un Gobierno que se ha rendido ante las presiones del terrorista, así como de la propia ETA y de su entorno político, de los que Zapatero a lo mejor espera algún tipo de compensación en los próximos días. La decisión del Gobierno ha provocado una dura y justificada respuesta de la oposición y una ola de indignación en toda España, y de especial manera en los colectivos próximos a las víctimas del terrorismo, fuerzas de seguridad y ejército, los que más han sufrido las acciones criminales de ETA.

Lo ocurrido ayer con De Juana es algo muy propio de Zapatero, de esa extraña mezcla de presunto talante que esconde la falta de talento y de capacidad de entender y valorar lo que muchas de sus decisiones significan a la luz del Estado de Derecho, la dignidad nacional y los sentimientos de los ciudadanos, lo cual suele importar más bien poco al presidente mientras las encuestas preelectorales no le anuncien una debacle, y mientras la oposición del PP siga haciendo las cosas mal o regular. Lo ocurrido con De Juana es una falta el respeto no sólo a la ley, sino también a las víctimas de los terroristas y al sentir general de los españoles, de izquierdas o de derechas. Y si Zapatero ha tomado esa decisión sin más, sin contrapartida alguna por parte de la banda, y sólo por miedo a que le pongan otra bomba en campaña electoral, entonces el disparate habrá sido aún mayor porque habrá aceptado el castigo que ETA le puso en Barajas como merecido —letra con sangre entra, se dirán los etarras— y habrá enseñado a la banda lo que tiene que hacer para conseguir ventajas. De la misma manera que De Juana enseñó a cualquier preso cuál es la fórmula para salir de la cárcel: la huelga de hambre.

Cabría imaginar que Zapatero tiene un plan secreto según el cual el Gobierno manda a De Juana a su casa, ETA anuncia que deja las armas, Batasuna condena la violencia y acude legalizada a las elecciones y el presidente se presenta ante los españoles como el gran artificiero de la paz etarra y arrasa al PP en las elecciones de mayo. Pero mucho nos tememos que estamos otra vez con los ensayos, las improvisaciones del presidente sin garantía de respuesta por parte de ETA, y que todo esto es un gesto, un regalo a la banda para que no suelte otra bomba y no les estropee la campaña electoral. Por ello han preferido convertir a De Juana en un héroe en vez de que los suyos lo presenten como un mártir que reactive el regreso de ETA a los coches bombas o a los tiros por doquier.

En todo caso, la decisión de Zapatero de mandar a De Juana a su casa tras chantajear al Gobierno con su huelga de hambre es una infamia cuyas consecuencias están por ver, aunque ya tenemos las primeras a la vista: el terrorista recibido en el País Vasco como un héroe por el entorno de ETA; y ayer noche una ruidosa manifestación improvisada en el centro de Madrid convocada por personas próximas a las víctimas del terror y por ciudadanos indignados que culpan a Zapatero de esta nueva crisis y disparate que ya se verá qué secuelas nos trae. La primera de ellas ha sido, como es lógico, el abandono de la huelga de hambre por parte de De Juana, que se considera vencedor del pulso que ha echado y ganado al Gobierno.

El líder de la oposición, Mariano Rajoy, le ha exigido al presidente que rectifique esta decisión, lo que a estas alturas resulta impensable, y ha culpado a Zapatero de todo ello a pesar de que el ministro de Interior, Rubalcaba, intentó presentarse como el responsable de la iniciativa haciendo alarde de unos argumentos humanitarios y de salud que no se corresponden ni con la realidad ni con la verdad, porque De Juana entró en el hospital de San Sebastián por su propio pie, lejos del presunto estado de coma del que hablaba el diario por etarra Gara.

El líder de la oposición, Mariano Rajoy, acusó ayer al Gobierno de haberse doblegado ante el chantaje del etarra y anunció un llamamiento a los españoles para reparar esta injusticia que incluye un desafío y una derrota del Estado democrático y de Derecho. De ahí que lo ocurrido en el día de ayer con el etarra De Juana tenga más trascendencia que la propia historia del etarra, la batalla política y el proceso de negociación con ETA, porque lo que se ha dejado en evidencia es la capacidad de los terroristas para amenazar no sólo a los ciudadanos a los que persiguen y matan, sino al Gobierno y Estado. Y todo ello haciendo la apología del terrorista De Juana, al que ha convertido en héroe local y triunfador de esta crisis que el presidente Zapatero quiere presentar como la decisión de un Gobierno de izquierda y humanitario que se considera seguro de su base electoral. Lo suficiente como para tomar decisiones de esta envergadura, una vez que la reciente bomba de ETA en Barajas no parece que haya afectado demasiado sus expectativas electorales, según la última encuesta del CIS. Y eso que estamos a sólo tres meses de las elecciones autonómicas y locales del mes de mayo, que serán el gran tribunal español sobre Zapatero y su gestión. Y también sobre la presunta alternativa que lidera Rajoy desde el primer partido de la oposición.

Joder con Rubalcaba…
Germán Yanke Estrella Digital 2 Marzo 2007

Joder con Rubalcaba, si me permiten una expresión que no denota sino espanto. El habilidoso político, ahora ministro del Interior, la chinga cuando se pone teórico. Para justificar el sorprendente régimen penitenciario que el Gobierno ha decidido para el terrorista De Juana Chaos, el ministro ha dicho cosas pasmosas, incongruentes, indignas (intelectualmente indignas) para referirse a un asunto tan grave.

Pérez Rubalcaba, en su comparecencia ante la prensa, ha afirmado que, a diferencia del comportamiento de De Juana Chaos con las víctimas de sus asesinatos, el Estado se preocupa por la vida y que precisamente en eso radica “nuestra legitimidad moral”. La intencionada tergiversación es peor que el silencio, más valdría que el ministro hubiera dicho que no quería dar explicaciones o que tomaba la decisión porque sí, si no desea hacer comentarios sobre los pactos y las conversaciones con Batasuna que sin duda están detrás de la misma. ¿Preocupación por la vida? El Estado debe prestar protección a las vidas que están amenazadas, que es lo que no ha hecho, y no a la vida de quien amaga con un suicidio voluntario para chantajear al propio Estado. La legitimidad moral viene no de balbucear ante las víctimas que uno no es como los asesinos, sino en decir claramente a los asesinos (y actuar en consecuencia) que uno es, precisamente, como las víctimas. Es decir, que sabe de su inocencia y la comparte, y que sabe que son víctimas porque hay verdugos.

El ministro, además, se abona a una trampa dialéctica. No es lo mismo que la decisión adoptada sea legal (es decir, que no pueda ser recusada ante los tribunales) que sea una imposición legal, como habilidosamente se quiere hacer ver al mezclar motivos jurídicos con los llamados “humanitarios”. Evidentemente, no es la única decisión que el Gobierno podía adoptar, y si ha optado por los beneficios penitenciarios escandalosos en vez de por el cumplimiento íntegro de la pena, debería dar una explicación seria. No mejor, que seguramente no la hay, pero sí más clara.

Tampoco dejar de llamar la atención que el ministro, como si nada, convierta este régimen penitenciario en un recurso médico: si no toma esa decisión, explica, el preso podría morir en pocas semanas. Pero bueno… ¿se salva la vida del preso por modificar las condiciones de prisión o por abandonar la huelga de hambre? ¿Sabía Pérez Rubalcaba que, automáticamente, De Juana Chaos iba a desistir de la huelga de hambre después de haber dicho que la mantendría hasta la libertad total? ¿Y cómo, en su caso, lo sabía? ¿Se ha negociado previamente con el preso una cosa y la otra?

La alusión a los motivos “humanitarios” es paradójica. ¿Qué significa humanitario? Nada mejor que acudir al diccionario. La palabra, como hemos escuchado en cada misión internacional del Ejército, tiene una acepción referida a las guerras, es decir, lo que sirve para paliar los efectos de las mismas. No es el caso, evidentemente. También se dice humanitario de lo que mira al bien del género humano. Si el ministro se apunta a esa acepción, estaríamos ya en la degradación absoluta de la moral a la que alude. Y, por último, humanitario significa benigno, caritativo, benéfico. No creo que ser interesadamente benigno con un criminal, caritativo con sus aspiraciones, benéfico para el cumplimiento de su chantaje sea un buen fundamento de la legitimidad moral del Estado.

De Juana Chaos, para empezar, ya ha dejado la huelga de hambre. Pronto estará en su casa. ¿El humanitarismo del ministro, preocupado por su salud, hará que, por el bien del género humano, vuelva el terrorista a la cárcel en cuanto se recupere?

En vez de añadir a la vergüenza el castigo de las justificaciones impresentables, más valdría que el Gobierno hablara claro y explicara por qué acepta el chantaje del terrorista, qué espera conseguir a cambio, qué está negociando, por qué prefiere evitarse un lío con los proetarras que la indignación de las víctimas, por qué tiene más fuerza la pretensión de ETA y Batasuna que la literalidad de la sentencia del Tribunal Supremo.

La increíble hazaña del garañón moribundo
Lorenzo Contreras Estrella Digital 2 Marzo 2007

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior —en definitiva, el Gobierno—, ha decretado un segundo grado penitenciario para el terrorista etarra De Juana Chaos bajo la forma de ingreso en el hospital Donosti de San Sebastián, antecedente de su prisión atenuada a domicilio. O sea, el llamado tercer grado hasta cumplir teóricamente la totalidad de la pena que le fue en principio aplicada. Lo de “aplicada” pertenece al reino de la ficción y de la mascarada. ETA, más que De Juana, se ha apuntado un éxito. Esto ya no es libertad bajo palabra, que suele decirse, sino libertad bajo chantaje. Ni la banda podía subir tanto ni el Gobierno del señor Zapatero caer tan bajo. Pero así ha sido. Se trata del primer precio político que se paga a raíz de las declaraciones de Otegi sobre la inexistencia de precios políticos. Queda abierto el camino de las grandes concesiones. ETA le ha ganado un pulso al Ejecutivo. ¿Habría ocurrido lo mismo con Felipe González en la Moncloa? El que fuera presidente del Gobierno alardeaba de proclamar que quien le echara un pulso, lo perdería. Probablemente así habría ocurrido ahora. Sería difícil concebir otra cosa, porque descender al abismo de la abyección política como acaba de hacer Zapatero es algo verdaderamente inimitable. González no lo habría tolerado. Ahora bien, todo sea por la paz. Por la paz previo pago del correspondiente peaje político. Y aún podría ocurrir que ZP ganase las próximas elecciones generales.

Todo este desenlace, en primera fase, se ha producido después de lamentables escenas en el hospital 12 de Octubre, donde el presunto moribundo De Juana Chaos superaba por la gracia de Zapatero y sus adláteres el peligro de perecer, lo cual habría sido ciertamente una auténtica pena. Antes de los acontecimientos finales del traslado del terrorista a su patria vasca, el moribundo pudo practicar el sexo en su habitación hospitalaria con su novia, pareja o lo que fuese. Vigilando la puerta, y se supone que oyendo los jadeos propios de tan típica ceremonia amorosa, un retén de policías tenía que soportar la humillación de custodiar a este original moribundo. Lo que se ha contado en relación con la evacuación de la dama y la cólera del terrorista interrumpido en sus quehaceres erótico-sexuales es algo que, de ser cierto, habla por sí solo de otra humillación: la del propio Gobierno de ZP. El reglamento penitenciario permite el acceso de otra persona a la habitación de un preso sometido a vigilancia y custodia por enfermedad, si bien bajo condiciones muy estrictas de registro y supervisión que no parecen haber sido respetadas. Los registros electrónicos practicados a la dama encargada de consolar al triste De Juana no han sido valorados por los técnicos como suficientes para garantizar a plenitud de la situación que las normas prevén.

El esperpento se ha consumado. Ni Valle Inclán habría podido imaginar un escenario parecido. El autocondenado a morir por inanición resulta que gozaba de excelente salud o de las precisas y suficientes fuerzas para hacer frente a los compromisos de la cortesía sexual. Mientras tanto, los policías llegaban por su cuenta a la conclusión de que “aquello” pasaba de castaño oscuro, pero eran incapaces de aplicar a este escarnio la energía prohibitiva y moderadora que el caso demandaba. Pepiño Blanco bendecía a distancia la previsión oficial de evitar la defunción del terrorista, a los efectos de impedir que se convirtiera en héroe. Pero la verdad es que a De Juana ya no hay nadie que le apee de tan excelsa categoría.

El ex cautivo pasará a la historia por haber atravesado estas singulares vicisitudes. Un moribundo garañón no es cosa de todos los días. Dicen que, una vez separado de su consoladora compañía femenina, se tendió en una manta. Pero la teoría del “top-manta” aplicado al macilento cromo humano del inhumano etarra parece que no tiene venta posible. Se cree que De Juana completó su descanso sin mayores problemas. Y en colchón.

Una cesión intolerable
CARMELO BARRIO/SECRETARIO GRAL. PP DEL PAÍS VASCO El Correo 2 Marzo 2007

El 'culebrón' protagonizado por el etarra De Juana Chaos, terrorista convencido y declarado, nunca arrepentido y responsable de 25 asesinatos, ha tenido un desenlace desolador, porque el único camino posible para conseguir la erradicación de ETA, la deslegitimación de su proyecto totalitario y anexionista, y el aislamiento político de sus apoyos sociales -tan responsables de la falta de libertad del País Vasco como los pistoleros- es la aplicación estricta de la ley.

Es desolador para la mayoría de españoles y vascos que no aceptamos el chantaje de ETA que se le conceda a De Juana el beneficio penitenciario de cumplir cómodamente en casa su condena, gracia concedida en exclusiva por el Gobierno de Zapatero para tener contenta a una crecida ETA-Batasuna y que el proceso de negociación y rendición pueda seguir así su curso sin 'contratiempos'.

Nunca un Gobierno democrático había caído tan bajo ante una banda de asesinos. Ya no de las vanidades, el presidente Zapatero se está consumiendo en la hoguera de las cesiones, descendiendo cada día un escalón más en la pendiente del amilanamiento ante ETA. Ni es la primera ni será la última, pero la cesión ante la huelga de hambre resume a la perfección la posición de debilidad del Ejecutivo y el desamparo de quienes estamos en el blanco de ETA y vemos cómo los terroristas están ganando la partida y cómo el Estado de Derecho se desarma.

Un Gobierno y un presidente que cuentan en cesiones y trágalas sus actuaciones en la lucha contra ETA, un Gobierno que inexplicablemente ha cambiado la eficacia del Pacto por las Libertades y la Ley de Partidos, que había dejado a ETA debilitada, reducido la kale borroka y expulsado de las instituciones a Batasuna, por el diálogo, el pacto y la negociación con quienes aún no han renunciado a imponer por la fuerza sus objetivos totalitarios. El PSOE, cuando está en el Gobierno, siempre levanta de sus cenizas a ETA: lo hizo con los asesinatos de los GAL y lo hace ahora con la estrategia opuesta.

Zapatero vuelve a humillar a las víctimas. ¿Veremos a De Juana y Otegi brindar con champán por haber ganado la partida de la huelga de hambre? ¿Seguirán otros reclusos su ejemplo? ¿Veremos incluso a De Juana ir en las listas de Batasuna por su pueblo en las próximas elecciones como vimos a 'Josu Ternera' presidir la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco? Es indispensable recuperar la cordura democrática y la política más eficaz en el debilitamiento de ETA y la consolidación de la paz, la convivencia y la libertad. Desde el PP vamos a seguir denunciando los excesos y los errores del Gobierno y nos comprometemos a plantar cara a los terroristas y a no ceder a su chantaje. Es el único camino para acabar con la lacra del terrorismo que ya dura demasiado.

Polígrafo sobre el Juana Chaos
Por Antonio Burgos ABC 2 Marzo 2007

EN el hueco de la tarde no hay cadena de televisión que se precie que no tenga su polígrafo o detector de mentiras, hijo o nieto de la Máquina de la Verdad con la que Julián Lago enseñó a España entera a tragarse los bloques de anuncios con resignación cristiana:

-Espere, espere. De eso no me va a responder ahora. A eso me va a contestar...¡después de la publicidad!
En estos programas, un señor con una cara tristísima, con una pinta espantosa de aburrido funcionario de la cuestión, que se ve que no le tiene al asunto afición ninguna y que va allí para ganarse un jornal, aplica los cables de los aparatos de la tensión y los enchufes del electro a quien por ello cobra. Según la tarifa del insultómetro. ¿Que no sabe usted qué es el insultómetro? Muy sencillo: el que aplican las televisiones a los mindundis, ganapanes, pelanduscas de lujo o en cartoné, portacuernos, montajistas y demás gentuza que han convertido en famosos sin causa justificada, que salen mucho en la tele exclusivamente porque salen mucho en la tele, y que se prestan a estas públicas perrerías del polígrafo y lo que haga falta tras trincar la tela.

Consiste la tarifa del insultómetro en que según acepten en el contrato que les nombren con mayor o menor intensidad sus castas todas, más o menos dinero se llevan para su casa, así como son menores o mayores sus estipendios si a ellas las acusan o no de haber ejercido la prostitución y a ellos de vivir o no de las viejas ricas.
Gracias al polígrafo, las marías echan la tarde contemplando cómo un señor o señora que no tienen el menor interés dicen la verdad o... son como el presidente del Gobierno. Le enchufan aquello, le ponen los cables, le rodean el pecho con un sensor y le preguntan al tío:
-¿Era un montaje cuando usted dijo que había hecho el amor con el carnero de la Quinta Bandera de la Legión?

Y el otro:
-No, a la que yo le hablaba era a la cabra que tiran desde la torre. Yo soy de ese pueblo, y como se enteraron, por poco me tiran a mí también desde la torre detrás de la jodida cabra...
Y tras la sarta de chorradas en forma de preguntas, en las que al compareciente trincante lo llaman de todo y por su orden, sale la voz campanuda del locutor, que resume:

-A la pregunta de... ¿Ha hecho el amor con el carnero de la Quinta Bandera de la Legión? Ha respondido que no. Y el polígrafo determina que...
Y salta el tío del polígrafo, con una cara de triste como si se hubiera tragado los cables, y tras dejar un silencio la mar de laaaaaaaaaaaargo para dar interés, suelta, muy entrecortadito y picadito:
-Que dice la verdad...

Y así todo. Dinero y tiempo perdidos. A lo que de verdad tenían que aplicar el polígrafo no era a las pelanduscas famosas porque un torero les hizo una barriga, ni a los maromos enamoradores de viejas pellejas o puretonas calentonas, sino a los políticos, a los presidentes de los bancos, a la Comisión Nacional de Valores, al fiscal del Estado. A Pepiño Blanco. A Rubalcaba. O ponerlos a pares. ¿Se imaginan a Esperanza Aguirre y a Gallardón con los cables del polígrafo puestos al alimón, a ver quién los funde antes diciendo mentiras sobre el otro? Ahí sí que de verdad el polígrafo sería un invento de utilidad nacional. Eso sí que de verdad subiría la audiencia de las cadenas de televisión. Que le enchufaran los cables, le pusieran los manguitos y le preguntaran a bocajarro, ¿qué digo yo?, a Zapatero, y que luego dijera el locutor, mientras el tío del chisme pone la cara de estaca antes de contestar:

-A la pregunta de... «¿Entra el traslado del asesino Juana Chaos a las Vascongadas dentro de lo que ha pactado usted vergonzantemente con la ETA por debajo de la mesa para la rendición de España ante los terroristas?» Ha respondido que no, que de eso tiene la culpa el PP. Y el polígrafo determina que...

-¡Fueeeeeego! ¡Un extintor! ¡Que vengan los bomberos!

El polígrafo no está preparado para esta triste España increíble del No Passsssa Nada.
ANTONIO BURGOS

EL DERECHO A LA JUSTICIA
POR ANTONIO JIMéNEZ El Ideal Gallego 2 Marzo 2007

Antes metía estomago para salir en la foto del "Times" y ahora podrá sacar pecho. Iñaki de Juana le echó un pulso al Estado y ganó. Zapatero ha claudicado ante el chantaje del pistolero al autorizar su excarcelación e incumplir la palabra dada en el Parlamento, donde socialistas y populares acordaron que ningún terrorista abandonaría la cárcel sin haber cumplido íntegramente la condena, salvo que mediara una declaración de arrepentimiento o de perdón a las víctimas. De Juana no sólo no se ha arrepentido o pedido perdón a los familiares de los 25 inocentes a los que asesinó, sino que se reafirmó en las declaraciones al rotativo inglés en que no tenía remordimiento. La firmeza del Estado se desmoronó con la decisión de Zapatero.

El presidente del Gobierno es el único responsable de que el terrorista haya conseguido su objetivo mediante un ayuno voluntario de dudoso rigor a tenor del tiempo transcurrido, 114 días, desde que lo inició, sin que haya perdido la conciencia o entrado en coma temporal en algún momento. Al contrario, ha tenido el privilegio, incluso, de retozar con su novia en la cama del módulo de seguridad del hospital donde estaba ingresado por tratarse de un "hombre que está en el proceso", como dijo Zapatero. De Juana ha batido todos los registros conocidos de resistencia física, sin ingerir alimento sólido, cosa que contrasta con las huelgas de hambre protagonizadas por los terroristas del IRA y que pasados dos meses les abocaban a la muerte. La diferencia entre el chantaje de los pistoleros del IRA y el De Juana, además de en el ayuno, estuvo en la firmeza exhibida por Margaret Thatcher, quien desde el minuto uno dejó claro que los terroristas no ganarían su apuesta: "Ellos han decidido morir así; es su voluntad", repetía cada vez que se le mentaba la situación de los presos del IRA.

Hoy más que nunca me solidarizo con las victimas, y especialmente con Teresa Jiménez Becerril, quien habrá recibido en Italia la excarcelación del terrorista que "comió para todo el mes" por la satisfacción que le produjo el asesinato de su hermano y su cuñada, con el rostro anegado por las lágrimas. Hoy más que nunca recuerdo escéptico las palabras del cardenal de Sevilla, Carlos Amigo, a las victimas: "Os pueden pedir generosidad y comprensión hacia vuestros verdugos, pero nadie puede arrebataros el legítimo derecho que tenéis a exigir justicia plena por el inmenso mal que os causaron".

Motivos humanitarios
Por Ignacio Camacho ABC 2 Marzo 2007

MENOS mal que Otegi aclaró el otro día que el Estado no debe pagar ningún precio político a ETA. Si no fuese por esta tranquilizadora declaración, correríamos el riesgo de cometer la gravísima injusticia de pensar que la infame excarcelación de De Juana Chaos representa el primer abono a cuenta de la reapertura del «Proceso». Y que, una vez abierta la ventanilla de pagos, el siguiente será con toda probabilidad el paso libre de Batasuna, disfrazada bajo listas blancas, a las elecciones locales y forales de mayo. Y que el Gobierno se ha bajado los pantalones para ciscarse en las víctimas. Por fortuna, las palabras premonitorias de Otegi constituyen un balsámico respiro para nuestra sobresaltada conciencia ciudadana. Podemos sosegarnos; no estamos ante el Día de la Vergüenza, ante la ignominiosa cesión moral de un Estado en quiebra bajo la coacción, sino ante el desprendido gesto humanitario de un Gobierno sensible y altruista.

Ningún motivo de alarma, pues. Cuando veamos a este irredento y jactancioso matarife pasearse a cuerpo por las calles de San Sebastián; cuando reciba en su casa a los ideólogos del «fin de la violencia» y su novia les sirva almendritas y jamón de york; cuando escriba artículos doctrinales sobre la lucha armada; cuando tras las próximas elecciones le pongan su nombre a una biblioteca o un polideportivo en algún ayuntamiento gobernado por los batasunos, ningún ciudadano de bien debe sentir un ápice de indignación, sino una íntima cosquilla de orgullo cívico. De Juana no ha vencido su escandaloso desafío; al contrario, ha sufrido la humillación insondable de comprobar la superioridad moral de un Estado sano y fuerte que lo castiga dejándole marcharse a su casa tras sufrir el penoso castigo de ocho meses de presión por cada vida segada. Así se mide la grandeza de los gobernantes, por su sentido compasivo, por su audacia para los gestos generosos más allá de la cicatería y de la incomprensión. Con las víctimas es fácil conmoverse; lo complejo, lo difícil, lo realmente bizarro, es mostrar un grado de humanidad superior en el perdón y en la gracia.

Como nadie va a pagar precio político alguno, como De Juana se va a su casa por un motivo de estricta índole humanitaria, como Zapatero persiste incólume en su determinación de no mover un dedo hasta que ETA renuncie a la violencia y Batasuna la condene, no hay nada que temer. Si los batasunos se presentan camuflados a las elecciones será porque no exista prueba alguna que los vincule al terrorismo, y si Navarra decide tras los comicios asociarse al País Vasco será bajo el más delicado respeto a la voluntad expresa de los navarros. Nadie va a promover nada, ni a permitir nada, ni a conceder nada que no responda a la legalidad institucional y a la legitimidad democrática.

Qué intensa satisfacción, qué relajada paz espiritual produce tener un presidente tan responsable y magnánimo. A un hombre así, tan firme en los principios y tan flexible en los detalles, quizá no sea mucho rogarle que mostrase una aproximada nobleza y una idéntica piedad con los inocentes que con los culpables, con las víctimas que con los verdugos. Si es posible, incluso, sin mediar chantaje. Por simples motivos humanitarios.
IGNACIO CAMACHO

la fragilidad del Estado
Por M. Martín Ferrand ABC 2 Marzo 2007

LOS ciudadanos sabemos y asumimos que, al votar, elegimos a unos representantes que, ya en el ejercicio del poder, podrán hacerlo mejor o peor. Algo que no sólo depende de su voluntad y talento. Lo que convierte a José Luis Rodríguez Zapatero en un caso insólito es que lo más notable de su acción de Gobierno no es que sea buena o mala, sino que tiende constantemente a la ruptura del Estado, a su desintegración territorial y moral. El traslado del etarra José Ignacio de Juana Chaos desde el hospital 12 de Octubre al País Vasco es, por ejemplo, el éxito de un chantaje, una prueba más de la alarmante fragilidad que define a Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba y demás miembros de la troupe de malabaristas en leyes y principios que nos han tocado en suerte.

Cuando las enfermedades son muy graves, como es el caso que nos afecta en la actualidad, no suelen cursar con un único síntoma. Estos tienden a ser plurales. Los incidentes generados en el encuentro futbolístico entre el Betis y el Sevilla, algo que no es menor porque acontezca en el ámbito del deporte, indican, como el caso De Juana, la debilidad por la que atraviesa el principio de autoridad en los diferenciados planos de la Nación, las Autonomías y los Ayuntamientos. La explosión de violencia era previsible y no estaba suficientemente prevista. El enfrentamiento y el perfil de José María del Nido y Manuel Ruiz de Lopera, dos joyas con dientes, es muestra del caos y descontrol que gobierna el mundo deportivo, no muy distinto al de muchas de las actividades más comunes entre nosotros.

En el teóricamente más fundamental mundo económico se produce, con la especificidad que le corresponde, algo parecido. La entrada de una empresa pública (!) italiana en la lucha por el control de Endesa le pone la guinda a una tarta que, contra la ley y la lógica del mercado, viene siendo amasada por las manazas gubernamentales en beneficio de paniaguados sucesivos e intereses más cercanos a los de la gobernación de Cataluña, la prosperidad del PSC o la fortuna de unos cuantos amiguetes que los más legítimos y fundamentales de los accionistas de la compañía.

Valgan las tres muestras anteriores, entre un centenar de otras posibles, para demostrar la alegre irresponsabilidad con que Zapatero, mal acompañado y peor aconsejado, se enfrenta a los problemas e inquietudes del país con el único propósito aparente de mantenerse en La Moncloa. Cuando el ejercicio del poder se concentra en el deseo excluyente de la propia prosperidad, con desprecio a los adversarios y olvido de los ciudadanos, queda definido un modelo que quiebra los supuestos de nuestra mal pactada democracia y afianza el dominio de un único partido. Aun así, aquí triunfa la alegría de vivir y estamos todos muy contentos. Los socialistas más, naturalmente.
M. MARTÍN FERRAND

Zapatero asesta un golpe mortal a la democracia y pone al Estado de rodillas ante ETA
Federico Quevedo El Confidencial 2 Marzo 2007

Se acabó. Si el Estado de Derecho podía vivir una semana negra, ha sido esta. A partir de ahora, y en lo que reste de legislatura, iremos asistiendo a una mayor degradación de las leyes y normas fundamentales que rigen nuestra convivencia en libertad. Ya da igual. El Gobierno ha transgredido todas las normas fundamentales del Estado de Derecho y de decencia democrática. Si ya había muerto Montesquieu, ahora Zapatero ha asestado un golpe mortal a la democracia misma, y ha abierto el camino para ir cavando poco a poco la tumba de la libertad. Los mismos que llamaron asesinos a los del PP por la Guerra de Iraq, ahora pactan, negocian, se inclinan y rinden al Estado de Derecho a los verdaderos asesinos, a los malnacidos como De Juana Chaos que se ha reído de sus víctimas, de la sociedad, y de la democracia con una falsa huelga de hambre -¿cómo puede alguien que lleva semanas sin comer tener fuerzas para echar un quiqui detrás de otro con su novia?- con la que ha chantajeado al Gobierno hasta conseguir lo que quería: irse a su casa.

Dije cuando ETA puso la bomba de Barajas, y lo repito con mayor convicción ahora, que Zapatero tiene que irse. No ha habido un presidente más indigno del cargo que ostenta. Lo que ha hecho cediendo ante el malnacido de De Juana es repugnante y ensucia el buen nombre de la institución que representa. Me contaron que el pasado fin de semana, después del mitin en el que Zapatero colmó de elogios a otro malnacido llamado Arnaldo Otegi, en una conversación con otros compañeros de su partido, se le escuchó la siguiente frase: “Prefiero a Otegi antes que a Rajoy”. No me sorprende nada. Zapatero ha demostrado ya hasta qué punto es capaz de rebajarse a las pretensiones de los terroristas. En su quehacer político hay una absoluta ausencia de ética y de moral, no hay más principio que el de la permanencia en el poder, y se ha situado al mismo nivel de desprecio de la democracia, la libertad y la vida que sus amigos los terroristas de ETA. Sí, sus amigos. El gesto con De Juana es el gesto de quien abraza la causa de los terroristas, el gesto de quien transmite a los asesinos que matando obtendrán sustanciosas recompensas... el gesto de la debilidad y de la rendición ante la bestia.

Y esa no es una causa humanitaria. Escuchar a las palabras de Rubalcaba no puede resultar más indignante. Humanitario fue, en efecto, el Gobierno del PP cuando excarceló a terroristas que se encontraban aquejados de enfermedades terminales. Esa sí es la grandeza de la democracia y la demostración de que somos muy superiores a ellos. Pero esto no. Si De Juana está enfermo es porque él, voluntariamente, ha querido estarlo, y en su mano estaba evitarlo. Por eso lo que ha hecho este Gobierno no es una acción humanitaria, sino ceder a un burdo y humillante chantaje. Humillante porque hace aflorar, con toda la crudeza posible, la vergüenza ajena que produce escuchar a Rubalcaba decir que estaba en peligro de muerte un tipejo infecto y nauseabundo que dos días antes estaba echando un polvo con su pareja en la cama del hospital. ¡Venga ya! ¿Es que nos toman por idiotas? ¿Es que se ha creído este Gobierno que somos gilipollas? ¿Hasta cuándo esta mentira y este engaño masivo al que nos tiene sometidos Zapatero? Porque no nos vamos a creer que fue una decisión unilateral de Rubalcaba, quien a la vez que se autoproclamaba autor del Día de la Vergüenza, filtraba a El País y al ABC –últimamente siempre juntos para todo, señor Zarzalejos- que la decisión la habían tomado, conjuntamente, Zapatero, De la Vega y Bermejo.

¡Ya está bien de tanta ignominia, de tanto insulto a la memoria de las víctimas, de tanto desprecio por quienes han sufrido el zarpazo de la bestia! Nunca tanta indignidad recorrió esta nación centenaria... No es posible transigir, no ha lugar al conformismo. Está en juego la libertad y la dignidad de todos los españoles. Y esos socialistas de bien, esa gente de izquierda sensata y razonable, ¿hasta cuándo piensa seguir callada amparando el Golpe de Estado que Zapatero y ETA han puesto en marcha para hacerse definitivamente con el poder? Ayer creía que Zapatero no podía haber llevado a cabo esta acción obscena e insultante, que obviamente ha generado un rechazo mayoritario de toda la sociedad, sin tener pactada con los malnacidos asesinos de ETA una acción que contrarrestara el efecto pernicioso de esta humillación colectiva. Pero es posible que no. Es posible que lo haga por convicción, porque se siente más cerca de De Juana que de los demócratas, más cerca de Otegi que de Rajoy, más cerca del mal que del bien, y porque necesite hacer un gesto que los asesinos sepan apreciar en toda su magnitud. Zapatero actúa movido por sus entrañas, no por su razón, ni siquiera por su corazón. Lo hace conducido por el odio, el rencor y el resentimiento, y por eso no le importa retorcer el Estado de Derecho hasta el extremo de vulnerarlo.

Es lo que ha hecho, y esta es la segunda zona de sombra de esta semana, pactando con Enel el bloqueo de la OPA de E.ON. Ha actuado por despecho. Había decidido, por sus santos cojones, que E.ON y Pizarro no se saldrían con la suya, y lo va a conseguir, aunque sea a costa de violar las leyes más fundamentales de la democracia y del Estado de Derecho. Aquí ya, lo de menos, es que Blanco diga la chorrada esa de la “intuición” de Clos y a renglón seguido Enel reconozca que se habían reunido hace cuatro días con el ministro de Industria. No, aquí lo grave es que, estando dentro de la legalidad, el modo en que el Gobierno ha operado tergiversa el principio esencial de no intervención al que debe someterse el Ejecutivo en su acción política. Por eso es tan grave lo de Enel y lo de De Juana, porque el Gobierno, incluso actuando dentro de una legalidad que demuestra debilidades y lagunas, ha vulnerado principios esenciales que hacen posible la democracia y la convivencia en libertad. Un gobierno que actúa desde el interés particular, favoreciendo determinados intereses privados en detrimento de las leyes del mercado, un gobierno que utiliza el aparato del Estado en contra de la oposición democrática –desapercibida ha pasado la decisión de Conde Pumpido de frenar la investigación a los ex alcaldes socialistas de Ciempozuelos mientras todos los instrumentos de la Fiscalía se dirigen a buscar mierda en el PP y a ponerla donde no la hay-, y un gobierno que cede al chantaje del terrorismo en contra de la opinión mayoritaria de la sociedad, es un gobierno inmoral, y la moral es parte esencial de la acción política.

Una indecencia detrás de otra. El Gobierno utiliza los resortes del poder en provecho propio, abusa de las instituciones, viola la ley, vulnera los fundamentos... y al frente un presidente del Gobierno que ha deshonrado su cargo, que ha humillado al país, que ha sometido a la Nación a la vergüenza de propios y extraños, al escarnio de la risa sanguinaria y cruel de los malnacidos. Ayer, De Juana y Otegi brindarían por su victoria sobre la democracia española y por haberla sometido a sus designios. Bochorno, ultraje, infamia... los calificativos se quedan cortos para definir la más abyecta de las decisiones que podía adoptar este Gobierno dentro del margen que le había otorgado el Tribunal Supremo. El de ayer pasará a la historia como el Día de la Vergüenza, como el día en el que se consumó el pacto ETA-Zapatero para destruir la democracia. Por eso, solo cabe la rebelión cívica contra un Gobierno inmoral, deshonesto y que ya no representa a los ciudadanos. Al menos a mí, aquí lo digo, ya no me representa ni Zapatero es mi presidente. No puede serlo quien se abraza con el asesino de 25 víctimas inocentes y afirma no estar arrepentido de sus crímenes. Ahora sí es necesario esgrimir todas las acciones posibles de protesta que permite la democracia. Ahora si que hay que llenar las calles de un inmenso grito de repulsa y de rechazo, y pedir a Zapatero que se vaya, para siempre, y cuanto más lejos, mejor.

Un nuevo fraude de ley
Por Julio Banacloche ABC 2 Marzo 2007

Con el habitual desprecio a la ley que suele caracterizar sus actuaciones en relación con Batasuna y ETA, el Gobierno ha vuelto a perpetrar un gravísimo fraude de ley al conceder al asesino De Juana Chaos el segundo grado penitenciario, con el fin de que así pueda acceder en breve a una situación de semilibertad no prevista por nuestra legislación.

A fin de que sea valorado como merece, hay que resaltar que el Gobierno ha evitado conscientemente acudir al sistema de la libertad condicional, que se puede otorgar a los penados clasificados en tercer grado, para impedir así la correspondiente tramitación de un expediente y la necesaria decisión del Juez Central de Vigilancia Penitenciaria sobre el cumplimiento de los requisitos que permiten acceder a dicho grado, entre ellos el rechazo del terrorismo y la expresa petición de perdón a las víctimas. Como De Juana Chaos no parecía estar por la labor de arrepentirse, ni el Gobierno de exigírselo, éste ha decidido evitar así el control judicial directo de las condiciones previas del tercer grado. Según parece, la pretendida fundamentación de la decisión se encuentra en la consideración de De Juana como «un enfermo muy grave con padecimientos incurables».

El propio ministro del Interior ha declarado que la decisión se toma por «razones humanitarias y legales». Pues bien, esas afirmaciones son falsas desde una óptica estrictamente jurídica: ni De Juana es un enfermo grave, ni padece una enfermedad incurable, ni la ley permite el acceso a la nueva situación en la que se encuentra. Por otra parte, habrá que ver cómo se justifica que un preso en segundo grado pueda estar tranquilamente en su domicilio, como se ha afirmado ya que pasará en pocos días con De Juana Chaos.

Hay, pues, que decir la verdad sobre este asunto: estamos ante una decisión estrictamente política, de casi imposible control judicial real, y realizada en manifiesto fraude de ley.

Los que nos dedicamos al Derecho observamos con desolación cómo en este caso la Fiscalía General del Estado, una vez más, se ha plegado a los deseos del Ejecutivo, incumpliendo flagrantemente su deber de proteger la legalidad.

Alguien deberá exigir en algún momento responsabilidades jurídicas a Cándido Conde-Pumpido por su reprochable conducta. De igual modo que la sentencia del Tribunal Supremo sobre las amenazas de De Juana Chaos fue un ejemplo de cómo los magistrados pusieron el respeto a la ley por encima de sus propias convicciones personales, esta decisión del Gobierno es una lamentable muestra de la prevalencia del oportunismo político sobre la legalidad vigente. Pero que no se olvide que eso tiene un precio. Las costuras del Estado de Derecho están a punto de estallar ante tanta iniquidad y tanta ofensa.

Zapatero cruza la última raya sin temor a las consecuencias
Editorial Elsemanaldigital 2 Marzo 2007

Pocas veces una decisión de un Gobierno ha producido tal grado de indignación social en España como la adoptada este viernes por José Luis Rodríguez Zapatero: en la práctica, y prescindiendo de tecnicismos jurídicos, liberar a un asesino bajo el chantaje impuesto por ese mismo asesino. Un chantaje cuyo precio no era la vida de Ignacio de Juana Chaos, por valiosa que la consideren -y así lo han declarado estos días- tanto Alfredo Pérez Rubalcaba en representación del Ejecutivo como José Blanco en representación del PSOE.

No: el precio de la vida de este criminal era la amenaza velada de una oleada terrorista si él moría, y el fin de una negociación con ETA a la que, sin que los españoles sepan por qué -pues no constaba así en el programa electoral socialista- el presidente del Gobierno ha ligado su futuro político.

Hasta tal punto es consciente Zapatero de estar cometiendo una irresponsabilidad, que Rubalcaba, además de asumir él la decisión, ha pergeñado unos argumentos para defenderla totalmente inconsistentes, como lo son los empleados contra el PP por Diego López Garrido.

Rubalcaba se ha amparado en que De Juana ya no está en la cárcel por asesinato, sino por amenazas. Algo que es verdad, pero una verdad que no hace al caso: porque en las decisiones sobre la calificación penitenciaria de un preso cuenta siempre, y mucho, su historial.

El ministro del Interior aduce luego el peligro de muerte en que se halla este delincuente. Pero si así fuese, las medidas adoptadas concluirían con su recuperación, y sin embargo Rubalcaba ya ha explicado que, tras el alta hospitalaria, cumplirá el resto de la condena en su casa.

Igualmente falaz ha resultado López Garrido al aducir contra el PP los acercamientos y excarcelaciones de etarras durante la etapa de Gobierno de José María Aznar. Primero, porque no se puede equiparar -cuando de esos casos se trate- a una persona enferma con una persona que se causa a sí misma un daño físico dejando de comer. Y segundo, porque ninguno de los acercamientos y excarcelaciones que se produjeron en dicha etapa fueron obtenidos bajo coacción del interesado.

Mariano Rajoy se lo ha dicho a Zapatero con meridiana claridad: "Los chantajistas jamás se conforman, y quien cede al chantaje, ya no es una persona libre". En esa trampa ha caído el presidente del Gobierno, pero no podrá aducir jamás en el futuro que nadie le advirtió. Lo ha hecho reiteradamente el presidente del PP con tanta firmeza como serenidad, situándose como una referencia moral y política para los españoles en una jornada aciaga para los intereses del Estado y humillante para todo el pueblo español (castigado con la violencia de ETA desde hace cuatro décadas) y en particular para las víctimas directas de esta banda terrorista.

El criminal a quien Zapatero ha beneficiado no esperó mucho para proclamar que abandona su huelga de hambre, y así hacer patente su triunfo. El presidente del Gobierno, sin importarle las consecuencias, le ha marcado a los terroristas el camino para conseguir sus fines. Es la última raya que le quedaba por cruzar en el despropósito de su negociación con ETA.

LA SONRISA DEL ASESINO
Editorial minutodigital 2 Marzo 2007

Taconeando sobre las lápidas de veinticinco muertos, el pijama manchado de semen y borracho de victoria, el criminal Juan Ignacio De Juana Chaos ha regresado a su tierra. ETA ha vencido al Estado que administra el Partido Socialista.

Una huelga de hambre retransmitida sorbo a sorbo, ha sido capaz de poner de rodillas a un Estado que, seguirá siendo “De Derecho” sólo para los incondicionales, porque para millones de compatriotas este “Derecho” ha perdido su sentido de Justicia.

Ante semejante claudicación, que no busquen los tibios, a este lado de la Patria, el piquete de alabarderos que haya de salir en defensa de sus tribunales. Que cada cual apeche con sus crímenes; los unos por acción y los otros por omisión.

Lo que ahora queda es colgar del balcón crespones negros y ganar la Justicia, en la calle primero y en las urnas después. Pidamos que las fórmulas políticas caducas dejen espacio a otras nuevas, y con la serenidad que esta grave situación merece, tengamos claro que no es tiempo para el desánimo, sino época de retos. Precisamente por ello, sobran los faltos de moral y faltan los brazos anudados que restituyan al Pueblo Español en su dignidad; una dignidad que no se entregó en ninguna consulta electoral al PSOE.

Si al final de una jornada tan ignominiosa como la de ayer, hemos de concluir que un puñado de asesinos son capaces de robarnos la libertad, será sólo porque nunca fuimos merecedores de ella.

Es tiempo para la revuelta civil contra el Gobierno; contra el hacha y la serpiente. Por dignidad; hay que borrar la sonrisa del asesino.

Reivindicación del ama de casa (defensa de Toñi Santiago y algo más)
José Javier Esparza elsemanaldigital  2 Marzo 2007

El rifirrafe entre una víctima del terrorismo y una periodista de izquierdas ha puesto sobre el tapete un asunto interesante: ¿Por qué la izquierda desprecia a las madres de familia?

2 de marzo de 2007. A Toñi Santiago le mató ETA una hija. Es una víctima del terrorismo. Como tal, opinó sobre la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas, esa marca de lance del mundo batasuno. Y entonces una conspicua periodista progre, Margarita Sáenz Díez, desdeñó la opinión de la señora Santiago porque tales cosas no pueden estar dentro del "ámbito de reflexión" de "una madre de familia". Toñi Santiago respondió que ser madre de familia no significa ser tonta. En efecto. Y más allá del asunto concreto de discusión, este episodio ha puesto de manifiesto el profundo desprecio que la opinión progresista dispensa a las madres de familia.

Discurso implícito de la Saénz: la opinión de una señora que está en su casa es inferior. ¿Por qué? Porque no trabaja, o sea que "no sabe"; es ciudadana de segunda. Es hilarante la manera en que toda esta patulea progresista –las margaritas y tal- termina dando munición al sistema, a este orden atroz en el que las personas sólo tienen valor si poseen independencia económica, o sea si son "económicamente viables"; donde el valor de la gente depende su eficacia como engranaje de la Gran Máquina.

Será por la globalización, pero nunca había circulado tan libremente la estupidez.

Vayamos al asunto de las madres, que es lo más importante del episodio. Alguna vez habrá que plantearse el absurdo en el que vivimos. Estamos en una sociedad que se pasa la vida quejándose de que los niños están solos, de que ya no se educa "en valores", de que los jóvenes pasan demasiado tiempo ante la televisión, de que se abandona a los abuelos, de que la natalidad está al borde del colapso… Pero esta sociedad doliente, que se lamenta de tales cosas, es la misma que margina, discrimina y desprecia a la madre de familia, al ama de casa, a la que ha hecho una profesión –la profesión peor pagada del mundo- de ser madre y esposa; es decir, a esa persona que ha venido asegurando durante siglos que los niños no estén solos, que en el hogar se eduque en valores –éstos sin comillas: valores vivos-, que los jóvenes tengan un referente a su lado, que alguien cuide a los abuelos, que siga habiendo partos. O ¿quién creéis, dolientes críticos progresistas, que garantizaba todas esas cosas? Las madres de familia; nadie más.

El mal no está sólo en un lado, lamentablemente. La derecha española, con ese pelo de la dehesa monetaria que tiene, se propuso ayudar a las "madres trabajadoras" y no se le ocurrió otra cosa que derramar una escueta soldada –una minucia, por otro lado- sólo para las madres que trabajan fuera de casa. Ah, vaya: y las que trabajan en casa, ¿qué? ¿Son metecas? Ahí la derecha española, esta cosa tan blandorra y necia que nos aflige, dio la medida de su ser: no entiende el mundo más que como una pura circulación de dinero, no ve otra cosa que PIB y estadística, no ve la sociedad sino como "mercado de trabajo", no ve otra ciudadanía que la que se contabiliza en el impuesto de la renta, no ve a la gente más que como contribuyentes y votantes. Y a las amas de casa, seguramente, no las ve sino como oprobiosos estorbos, porque no cotizan a la Seguridad Social. Y el día que ya no haya mujeres en condiciones de parir y cuidar niños, porque todas estén trabajando con contrato temporal en el sector terciario, no os preocupéis, españoles: para eso vienen los ecuatorianos y los marroquíes, a traernos los niños que nos faltan. Al final –vamos, haced memoria- en eso consistía el proyecto social del Partido Popular. Ya digo que la estupidez circula demasiado libremente con la globalización.

Pues no, señores y –sobre todo- señoras: lo que hoy se está haciendo en Europa es exactamente lo contrario: primar al que tiene hijos y ayudar a la mujer que asume el reto de quedarse en casa a bregar. En Alemania o en Gran Bretaña, incluso en Francia –que a esto va llegando más tarde-, las ayudas se dirigen sobre todo a compensar a unas familias donde las mujeres, cultas, con frecuencia universitarias, que podrían ser profesionales, eligen la opción más dura, la que menos gusta en el mundo feliz de la publicidad y el mercado: parir y criar. ¿Ayudan los Estados por filantropía? No: ayudan porque, si no, en muy breve plazo vamos a ser una sociedad desierta donde el Sistema, forzado a engordar burocracia, tendrá que gastar fortunas en cuidar a los niños solos, a los ancianos abandonados, a los jóvenes desorientados, a los "educadores" a tiempo completo. Y pronto ya no quedarán ciudadanos suficientes a los que seguir expoliando los impuestos necesarios para pagar el dispositivo. Es comprensible, ¿verdad?

Por supuesto, está muy bien que las mujeres trabajen fuera de casa. Desde que dejó de ser preciso tener músculos abundantes para garantizarse la supervivencia, pocas cosas hay que no pueda hacer una mujer. Pero hay algo que sólo pueden hacer ellas (vosotras): parir. Y hay algo que nadie hace mejor que ellas (vosotras): criar. Y si es justo que las mujeres puedan trabajar fuera de casa (demasiadas veces, por cierto, en condiciones indignas), no debería serlo menos que puedan trabajar en su casa con la mayor dignidad. Y si además de eso conseguimos que alguien, en España, afronte de una vez en serio el dilema de conciliar vida familiar y vida laboral, gastándose dinero de verdad –el dinero que nos quitan a todos-, todavía mejor.

El modelo antropológico que nos están imponiendo es este: ya no hombres y mujeres, sino individuos trabajadores-consumidores; ya no una sociedad, sino un mercado de trabajo; ya no unas familias, sino unidades neutras de cotización y consumo. ¿Y esto es el progreso de la humanidad?

Por eso hay que reivindicar a las madres de familia; contra la patulea progresista.

¿Por qué Zapatero ha cedido al chantaje del asesino De Juana?
Redacción Periodista Digital 2 Marzo 2007

Un Estado democrático ha transigido al chantaje del terror. A diferencia de lo que otros gobiernos hicieron con situaciones semejantes, el Ejecutivo que preside Zapatero ha optado por contentar a los asesinos y dejar un poco más desprotegidos si cabe al conjunto de los españoles.

ETA va ganando el pulso con el Gobierno. Y en gran medida deben su ventaja al chantaje de De Juana Chaos. Resulta incomprensible que una huelga de hambre falseada durante meses haya conseguido hacer que el Gobierno ponga en libertad a un preso que asesinó a 25 inocentes.

No actuaron igual otros gobiernos. No se hizo lo mismo que con De Juana cuando, gobernando también el Partido Socialista, varios presos del GRAPO intentaron chantajear al Ejecutivo con huelgas de hambre. De hecho, varios presos llegaron a morir, tal y como recoge Telecinco:

"En 1990 la Justicia ordenó suministrar asistencia médica y alimentos a un grupo de reclusos de esta organización en huelga de hambre una vez que su vida corría peligro. Los GRAPO presentaron un recurso y el Tribunal Constitucional tuvo que sentenciar sopesando sobre el enfrentamiento de dos derechos constitucionales: el derecho a la vida y el derecho a la integridad física y moral, en su dimensión de exclusión de toda intervención exterior no consentida en el cuerpo de una persona".

"Al final el Tribunal Constitucional sentenció que la administración forzosa de alimentos a los internos en huelga de hambre es un medio imprescindible para evitar la pérdida de su vida, pero que ha de hacerse no lesionando más allá de lo necesario el derecho a la integridad física y moral y la dignidad del sujeto".

Igual sucedió bajo el mando de "la Dama de hierro": Margaret Thatcher ni se inmutó cuando 10 presos del IRA murieron tras mantenerse durante semanas en huelga de hambre. "Ellos no dieron ninguna oportunidad a sus víctimas", dijo la premier. ¿Dio De Juana oportunidad a sus 25 víctimas?

EXITOSO CHANTAJE DEL CRIMINAL
Cientos de personas se congregaron la noche de este jueves a las puertas del ministerio del Interior pidiendo la Justicia que Rubalcaba negó con su decisión. España es hoy un país más injusto y más inseguro, donde los verdugos son premiados por celebrar con champán las muertes de las víctimas, que siguen llorando gracias a esa temible sociedad entre los terroristas y el Gobierno.

¿Y a partir de ahora? ¿Qué pasará cada vez que ETA, o que cualquier preso, quiera algo? ¿Se convertirá el chantaje de los malos una técnica habitual? ¿Será la cesión del Estado la respuesta cotidiana? Esta nueva situación muestra un horizonte desalentador cuyas consecuencias aún se desconocen.

El día que De Juana sea diputado
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 2 Marzo 2007

La ciudadanía española está conmocionada. Y el gobierno lo sabe. Y Zapatero se parapeta detras de Rubalcaba hasta que pase la tormenta. Habrá otras nubes. La siguiente en descargar es la presentación de Batasuna a las municipales.

Pero los terminales mediáticos, los periodistas con hilo directo a la Moncloa se mostraban ayer gratificados y hasta convencidos no solo de la bondad de lo sucedido sino de los grandes días que se anuncian para el futuro. El Proceso de Paz esta más que resucitado y Zapatero se lanza en tromba, aunque todavia con algo de disimulo por su senda.

Por desgracia, parece que el pueblo llano está un tanto reticente y tarda en olvidarse de los centenares, casi mil, asesinatos y no acaba de creerse que lo de la T-4 y los dos ecuatorianos muertos sea tan solo un accidente, una contrariedad en el camino de la paz de la que ETA es la garante y Otegui el risueño, agradable, benéfico, servicial y encantador compañero de camino y recadero.

Resulta tambien mas que difícil justificar ante las gentes ciertas cosas. Una de ellas el muy humnitario gesto con De Juana ese que ya nos dijo que "sus lloros son nuestras sonrisas y terminaremos a carcajada limpia"

El chantaje y la cesión ante el mismo , lo reconoce, intentando justificarlo hasta el editorial de El Pais. Lean . "Según Acebes el Gobierno ha cedido a ese chantaje, humillando a las victimas de De Juana. Son palabras mayores.- apostilla pero de inmendiato, con tan sólo el punto de por medio continua.- Muy posiblemente la medida no se habría adpotado sin el chantaje de muerte voluntaria. No hay porque disimular esa realidad".

O sea, que si que ha habido chantaje y que se ha cedido.

Es más el periódico, voz y guia gubernamental, desmonta incluso algunos de los argumentos más repetidos por los corifeos "La ley no obliga a atenuar la prisión de De Juana, por lo que sería más exacto decir que la decisión entra dentro de lo que ley permite y aún esto con una interpretación favorable"

Inlcuso va más allá y hace trizas otras de las consignas y hasta uno de los argumentos que ellos mismos suministraban ayer: "Es cierto que que la situación de peligro de muerte en que se pone un reclsuo en huelga de hambre no puede equipararse a la del preso con una enfermedad terminal al que se concede el regimen abierto por presumirsele "escasa peligrosidad".

Esto lo dice El País, cuyo argumento maximo para posturalrse definitivamente a favor de la medida es que era "El mal menor". Asi titula su revelador editorial.

Si en territorio afín se intenta así aminorar el impacto y limitar los daños es porque esto ha supuesto un verdadero scok en la opinión publica, votantes socialistas incluidos. Y lo sigue siendo hoy, después de ese día triste, en que solo estuvieron alegres y a carcajada limpia los verdugos porque lo que aún hiere más en las entrañas y resulta mas esclarecedor sobre las mentes es el jolgorio de Batasuna, el recibimiento al "héroe", que deja en su sitio y en el barro las sucias intenciones de Rodríguez Ibarra escudadas tras de los insultos (ahora es cuando lo han convertido en un héroe, bocazas), y el trato de libertad total recibido en la habitación del hospital , para nada un módulo carcelario, y sí convertida en una romería iniciada por un exultante Otegui.

El régimen de visitas serán los médicos quienes lo decidan y cuando engorde y se vaya a casa me imagino que acabará por salir a dar un mitin de las elecciones municipales, a las que ya nadie duda el Gobierno ha decidido que Batasuna, convenientemente blanqueada, pueda participar sin trabas. Y se me ocurre la pregunta. Tan sólo de plazo porque el hecho casi lo doy por descontado:¿Cuando veremos Ignacio de Juana Chaos, con 25 asesinatos a las espaldas como si fueran sus medallas en el pecho, de concejal de ayuntamiento o como diputado en Vitoria o ¿por qué no? en el mismísimo Congreso? Que a nadie le extrañe , Josu Ternera llegó a ser miembro de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco.

Mientras hay a quien se le llena la boca hablando de que todo esto ejemplariza la grandeza del Estado de Derecho. Pues sin ser ni juez, ni jurista, ni letrado me parece que es una verdadera aberración, una ignominia y una burla contra los mas elementales principios de justicia y de sentido común. Esto es una rendición, una cobardía y una vergüenza para un pueblo que supo plantarle cara con coraje, y confiando en la justicia y en la democracia, al terrorismo. No merece que un Gobierno arrastre su dignidad como ofrenda ante el altar de una organización asesina.

P.D. El pueblo español no quería que España interviniera en la guerra de Irak que repudiaba mayoritaria y firmemente. Aznar gobernó contra la voluntad de su pueblo.

El pueblo español no quería que de Juana Chaos fuera excarcelado-lo reconocía implícitamente hoy mismo la propia vicepresidenta Maria Teresa Fernández de la Vega- y deseaba que cumpliera los tres años de la última condena que el Tribunal Supremo le había impuesto por un delito de amenazas y enaltecimiento del terrorismo. El Gobierno ha decidido gobernar, pues su envío a casa es un acto de gobierno, contra la voluntad de su pueblo.

Recuerdo que por aquel entonces también hubo elecciones municipales y autonómicas. Y pasó muy poco. Ni se movió el mapa.

¡Zapatero y Rubalcaba dimisión!
Raúl Tristán Periodista Digital 2 Marzo 2007

Ayer noche,sobre las 23:00, nos vimos, en Canal 44 Zaragoza, en el espacio "Debate en libertad", que dirige y modera Fernando Sancho, periodista y empresario, director de Canal 44 Zaragoza y del periódico "Empresarios de Aragón", entre otros. Como contertulio, estuvo Fernando Ledesma Gelas, secretario en el Comité Ejecutivo del PP en Zaragoza, S.E. Participación y Sectorial (Infraestructuras.

Como no podía ser menos, el debate se centró en el triste acontecimiento que marcó la jornada, y que marcará por desgracia a este país para siempre:  la primera vez que un Estado europeo se rinde, claudica, ante el chantaje terrorista.

Ahora puede decirse alto y claro que en España el Estado de Derecho ha muerto, lo ha asesinado el triunvirato cafre que ha trasladado el Gobierno desde la Moncloa a un frenopático: Zapatero, Rubalcaba y Blanco. Tres individuos indignos de figurar en los anales de la democracia española, y sí de dar con sus huesos en prisión como traidores al Estado español.

En la tertulia no pudo por menos que relacionarse esta patética humillación con los atentados del 11-M, y Fernando Sancho se sorprendió ante mis palabras dado que, desde que participo en este debate, he mantenido una postura moderada, alejada en cierta medida de las tesis conspiracionistas que sobre el 11-M ha levantado Luis del Pino y que ha difundido el movimiento popular de los Peones Negros.

Pero la oscuridad tan absoluta en la que nos sumerge el juicio por aquellos atentados que se está celebrando en la actualidad, con complejas tramas policiales, de servicios de inteligencia corruptos, de confidentes traidores, de drogadictos y camellos, de mineros ladrones y de musulmanes que no se inmolan, de mochilas ubicuas, de explosivos de composición variable o ignorada, etc... sumado a la tragedia antidemocrática perpetrada ayer por nuestro Gobierno; a la indiferencia ante el atentado, que no accidente, de la T-4, con dos víctimas mortales, dos inocentes olvidados por Zapatero y sus secuaces; y a los reconocidos contactos y negociaciones entre ETA y un PSOE en la oposición en 2002, hecho que debería haber sido llevado a los tribunales por constituir una traición al ordenamiento democrático y de la que los españoles parecen no querer darse de cuenta, aun a pesar de su enorme, capital transcendencia...

Digo que, todo ello, sumado y ordenado cronológicamente, contribuye a llevarnos a afirmar, sin género alguno de dudas, que determinados líderes del PSOE urdieron una trama oscura de poceros, de expertos en cloacas y alcantarillados (y en eso el PSOE tiene sobrada y demostrada experiencia: Felipe González Mister X, GALindo, Vera, Rubalcaba...) con el único ánimo de desalojar al PP de Moncloa, aunque para ello hubiera de pagarse un alto precio (eso sí, seguramente no llegaron a valorar adecuadamente que el coste en vidas humanas iba a ser tan elevado, pero ya se vio lo ocurrido con el GAL: estos fontaneros, algunos de los cuales repiten en el turbio negocio, son unos chapuceros inútiles, unos verdaderos desgarramantas, unos torpes).

Y Rubalcaba, capataz de poceros por antonomasia, se ha declarado único responsable de este asunto, como asumiendo las posibles culpas que el pueblo pueda intentar hacer recaer sobre Zapatero, que se escuda de ese modo de la crítica y salva su trasero para las próximas elecciones, caso de que las aguas se putrefacten en su vaso o la tierra se abra bajo sus pies. Todo Capo que se precie tiene siempre una mano ejecutora a su servicio que será la que sufra las consecuencias de acatar las órdenes recibidas...

El caso es que Fernando Sancho vaticinó hace tiempo estos derroteros terribles de la política socialista, y tanto él como Fernando Ledesma auguran tiempos peores: la legalización del brazo político de los terroristas para que puedan participar en las próximas elecciones municipales y autonómicas, y un posterior pacto en Navarra entre los socialistas y los radicales, que lleven a situar a Navarra en la esfera del País Vasco... Todo a su tiempo.

El gobierno ha preferido tener un héroe vivo que un mártir muerto (en esto Llamazares en su línea, que ya sabemos de qué pie cojea este caballero) porque ese es uno de los puntos exigidos en la Hoja de Ruta que el terrorismo le ha marcado a Zapatero.

El pueblo debería reaccionar y rebelarse. Los ciudadanos deberían exigir la inmediata dimisión de Rubalcaba y de Zapatero y convocarse elecciones anticipadas.

Y como esto es poco creíble que pueda llegar a ocurrir, al menos los votantes socialistas deberían sentirse insultados por un individuo que, más que dirigir un país, debería dirigir un vertedero de basura, una escombrera, pues está sumiendo al PSOE en la bajeza moral más repugnante desde Felipe González y sus escándalos de corrupciones y GALes, y lo grave es que no sólo el PSOE, sino todo este país está siendo desmembrado, despedazado, por las continuas ideas irracionales y peregrinas de unos individuos que parecen haber surgido, cobrado vida, de una historieta cómica de Ibáñez (algo así como Pepe Gotera y Otilio, Mortadelo y Filemón y el Superintendente Vicente...).

Lo trágico es que esto no es un TBO, sino la vida real, la realidad de nuestro país, un país que están llevando a pique unos señores que son capaces de sacrificarnos a todos con tal de seguir apoltronados en sus sofás. Y encima, el responsable máximo de todos estos desaguisados actúa convencido de encontrarse en posesión de la verdad y de la razón...

Es lo mismo que les pasa a locos y perturbados, alienados y trastornados, y curiosamente a dictadores y déspotas: que creen que todo el mundo está equivocado menos ellos...

Ha Ganado
Por Teresa Jiménez-Becerril ABC 2 Marzo 2007

Las carcajadas de De Juana Chaos llegan hasta Sevilla donde espero que mis sobrinos no las oigan y se abandonen al llanto que durante tantos años hemos intentado evitar. Hoy, esos niños han crecido y aunque nosotros sigamos ocultándoles todo lo que guarda relación con el mundo de ETA, para no sacarlos del escondite donde entraron para poder seguir viviendo, los periódicos caen en sus manos, las televisiones y radios están encendidas y la noticia de la liberación del múltiple asesino etarra que escribió que comía de su dolor, llegará a sus mentes aún inmaduras, sin que podamos evitarlo. ¿Qué idea de «justicia» pueden sacar si con un simple cálculo deducen que por cada asesinato ha pagado este terrorista siete meses de prisión? ¿Quién es capaz de explicarles que se le ha rebajado su condena de tres mil años a treinta, para sumando beneficios quedar en dieciocho? ¿Cómo entenderán que un terrorista, que sigue siéndolo y que desde la cárcel ha señalado nuevas víctimas a ETA, haya burlado la ley hasta el punto de no ser considerado tal? ¿Quién les hará entender que se liquida la última condena impuesta y se le manda a casa sin más,saltándose unos años, que para los familiares de los que él asesinó representaban toda una vida, la de sus jóvenes víctimas inocentes?

Yo, en estos momentos, no sería capaz de contestar a sus claras y directas preguntas; ¿Por qué sale a la calle el que se reía cuando mataron a papá y a mamá? ¿Ya se ha vuelto bueno? Ya le dije hace meses al Sr. Zapatero que iba a mandarle a los hijos de Alberto y Ascen a La Moncloa para que les explicase por qué estaba siendo tan complaciente con los asesinos de sus padres. Hoy tengo un motivo más para mandárselos. No insista en que el Gobierno no tiene nada que ver, que esta rebaja de condena y su puesta en libertad son decisiones judiciales... Usted es nuestro referente, yo no conozco a los jueces, en cambio a usted le conozco, Sr. Zapatero, usted es el Presidente de todos los españoles y mis sobrinos lo son y necesitan más que nadie que usted les explique por qué murieron sus padres y si esas muertes tuvieron algún sentido. Espero que usted tenga una buena respuesta, porque no quisiera que crecieran sin creer en valores tan necesarios como son la justicia y la libertad. Ellos son el futuro y los niños aprenden por imitación. Y el chantaje es un arma que los pequeños conocen bien, es triste que comprueben que funciona y aún más triste el quedarse sin palabras ante ellos para negar el hecho.

Me dirijo a la mente y al corazón de quien me escucha y me lee,sin complejo de sentir a la vez que pensar, y por ello para frenar la fuerza de mis palabras hace falta un batallón de tertulianos airados y de gobernantes inquietos, porque la moral, el honor, el valor y casi siempre la razón sostienen a las víctimas. Insisto, ¿quién hablará con mis sobrinos, lo hará Rubalcaba que ha meditado mucho antes de tomar esta decisión tan humanitaria para el criminal De Juana, y tan poco humanitaria para los que sufrimos por su culpa? No lo hará nadie y menos ninguno de quienes nos gobiernan, porque no pueden decirle la verdadera razón por la que lo han liberado y callarse les parecerá menos deshonroso que mentir a unos niños.

La víctima y el verdugo
Por César Alonso de los Ríos ABC 2 Marzo 2007

El Gobierno anunció el miércoles la concesión de la prisión atenuada al terrorista De Juana. El mismo día Irene Villa anunciaba su retirada de las actividades públicas como víctima. La coincidencia de los hechos es significativa; la conclusión, estremecedora. Es la foto de nuestra situación política: el terror gana la batalla y la pierden la dignidad, la libertad y la justicia. El veinticinco-veces-asesino ha tenido el apoyo del Gobierno, y éste se ha vengado con las víctimas. ¿Quiénes son estas para intervenir en política? Y ¿quién es la oposición para jugar con ellas? El verdugo se ha salido con la suya, y la víctima ha dicho que se retira. Es una revelación de nuestra situación política. Irene venía soportando el maltrato que los socialistas dan a las víctimas y se había puesto como límite el primer asesinato. Así que el 30-D dijo «basta». Se retira al deporte.

Porque nuestro presidente contempla el terror con una perspectiva histórica. Filosófica incluso. Hace unos meses se lo explicó a la madre de Irene Villa en una famosa recepción en la Moncloa. Dijo que él podía entender muy bien el sufrimiento de aquella puesto que él lo había tenido como nieto que perdió al abuelo en 1936, esto es, antes de que él naciera. El presidente tiene una concepción metafísica del dolor, y es que él contempla la violencia como un factor de la Historia. Incluso la de este bestia (digo yo) que es De Juana. Y con la misma cachaza plutarquiana valora el dolor de la madre de Irene Villa. Por eso, al valorar la figura de su abuelo el capitán Lozano piensa en la Revolución de Asturias; en la tarea represora de aquel cumpliendo órdenes del general López Ochoa; en su fusilamiento; en el trabajo de su padre como funcionario franquista...

Al liberar a De Juana, Zapatero ha querido dar una lección a la derecha. Situarla frente al patriotismo vasco que aquel representa como heredero de los nacionalistas perseguidos. En definitiva, Zapatero está con De Juana, esto es, con la paz en el País Vasco y la independencia de éste. Es decir, con el futuro. Porque Irene es el pasado para ZP. Las víctimas son el pasado. De Juana es el futuro. El verdugo es el futuro.

De Juana, el asesino, es mi vecino
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 2 Marzo 2007

Gracias al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, tengo un nuevo vecino en mi ciudad: el asesino Iñaki De Juana Chaos, que ayer fue recibido con honores de héroe por tantos proetarras como todavía pululan por las calles del País Vasco, vegetará pronto, en cuanto abandoné el hospital, en una vivienda situada en el barrio donostiarra de Amara, el mismo lugar donde yo vivo. Desde hace más años de los que somos capaces de recordar, quienes habitamos en Euskadi estamos acostumbrados a esta tipo de aberraciones: a convivir con quienes horas antes han estado gritando ¡ETA mátalos!; a compartir plaza con quienes siempre tienen una palabra de apoyo para los verdugos y frases de desprecio hacia las víctimas; a comprar en los mismos hipermercados en los que los artífices del terrorismo callejero se abastecen de los productos químicos necesarios para sus cócteles molotov, o a pasear por los mismos parques donde orgullosamente deambulan los líderes más radicales de Batasuna o por donde gravitan antiguos etarras convertidos hoy en ciudadanos libres, que no arrepentidos, gracias a un ordenamiento jurídico que ofrece las máximas garantías a los delincuentes y que desampara totalmente a las víctimas de éstos.

Algo muy profundo falla en nuestro ordenamiento institucional cuando asesinos en serie como Iñaki de Juana Chaos, que apenas han cumplido unos años de prisión, recorren tranquilamente las calles de las capitales vascas recibiendo el apoyo de sus colegas, recogiendo las felicitaciones de no pocos ciudadanos subyugados ante la presencia del titán que dejando de comer consiguió doblegar a un Gobierno y demostrando al mundo que, en España, gracias a un dúctil Ejecutivo socialista formado por una camarilla prepotente de irresponsables, de estúpidos y de ignorantes, resulta mucho más fácil ser un asesino persistente que una víctima inocente.

El desmoronamiento institucional al que José Luis Rodríguez Zapatero está abocando al Estado español debido al empeño presidencial por mantener viva una perversa negociación política con los criminales, se está convirtiendo en un asunto de la máxima gravedad. El Ejecutivo ha entrado en una dinámica rendicional que continuará con el reagrupamiento de los presos etarras en cárceles del País Vasco y que a corto plazo proseguirá con la progresiva excarcelación de los miembros de ETA internados en las diferentes prisiones del país. Pero es que, además, lo más grave es que esta infame Administración ha conseguido voltear los más elementales principios éticos, ideológicos, políticos y culturales para dar luz a una realidad virtual en la que el totalitarismo ultranacionalista es contemplado como una fuerza de progreso, en la que los proetarras de hoy son considerados como los líderes del País Vasco de mañana y en la que todo es aceptable si se embadurna suficientemente con esa repulsiva palabrería de catequista cursi, de “new age” desfasada, de infantilismo intelectual y de debilidad moral que caracteriza al Presidente y a su equipo de Gobierno.

El día próximo en que me cruce en la calle con un asesino como Iñaki de Juana Chaos será el día en el que sabré, definitivamente, que el sistema de libertades que tantos españoles con tanto esfuerzo han ayudado a levantar en los últimos treinta años se encuentra absolutamente entregado, diezmado y vendido. Porque un Estado que doblega las leyes para satisfacer a los criminales, que presiona a las instituciones para impedir el funcionamiento natural de éstas, que somete a la democracia a la absoluta indignidad de compartir mesa con todo tipo de totalitarismos y que no solamente no defiende, sino que además desprecia y humilla, a sus ciudadanos más débiles -las víctimas- no merece tal nombre. Solamente es un sucio e ignominioso corral donde siempre vence el gallo más fuerte, el que más mata.
Blog de Raúl González Zorrilla

El criminal que venció a un Estado.
Mario J. Hurtado Palmero Periodista Digital 2 Marzo 2007

Es espeluznante. Finalmente, el Gobierno español ha accedido, sometiéndose a un chantaje sin precedentes, a dejar salir a un terrorista, asesino convicto y confeso, camino de su casa. De Juana Chaos está en "prisión atenuada".

Lo cual no es sino un sucio eufemismo para ocultar que el asesino está en libertad, en su casa y seguramente con sólo un par de polis en la puerta. No importa que haya terminado con la vida de veinticinco personas. No importa que no haya mostrado arrepentimiento ni haya tratado de solicitar el perdón de la sociedad. No importa que haya brindado y haya reído hasta el vómito con cada uno de los crímenes de sus compañeros en ETA. Como dice el maestro Antonio Burgos: No importa. No passssssa nada.

El GObierno de España, presidido por el perverso-imbécil-payaso de José Luis Rodríguez Zapatero, le ha dejado salir. Dicen que es una cuestión humanitaria. Mentira. LO que pasa es que tienen miedo de que ETA les ponga otra bomba y mande a tomar por culo su proceso de paz, y por tanto el resultado de las elecciones. Rubalcaba, aprendiz de Goebbels junto al repugnante José Blanco, argumenta que "a nosotros nos importa la vida" y que esa es la "diferencia moral entre demócratas y terroristas". Qué falsedad, que hipocresía... qué mierda.

La pura verdad es que una alimaña asesina y asquerosa se ha burlado de todo un Gobierno -y por transitividad, de toda una nación-. Mientras decía morirse, resulta que se dedicaba a joder con su novia en la cama del hospital -¿se quitaría la sonda nasogástica?-. Y estos mentirosos, cobardes, indecentes y sinvergüenzas que tenemos por gobernantes no sólo no han hecho nada por evitarlo. Además lo dejan suelto.

Que no me digan que sigue en prisión, que no es verdad. El mismo Sr. Mentiroso Pérez Rubalcaba decía días atrás que no había trato de favor con el criminal, y resulta que le tapan la boca al día siguiente con una orden por escrito de que no se registrara a la mencionada pareja del tipo. Ese cerdo no ha estado en prisión, ha estado tranquilamente en su cama de hospital -ocupando un espacio más que necesario para otras personas inocentes, por cierto- haciéndose fotitos, follando y quién sabe qué mas. Y mientras un Gobierno débil y mentiroso preparaba su salida como contrapartida para que ETA deje de hacer lo único que sabe: MATAR.

Lo peor, ver cómo esa escoria va a ser recibida en el País Vasco. Lo aclamarán como a un héroe. Hay que joderse.

Perdonen si el artículo de hoy está desordenado o contiene ideas inconexas. Tengo que hacer serios esfuerzos por no vomitar.

El gobierno se ha rendido definitivamente ante ETA
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 2 Marzo 2007

[El asesino De Juana Chaos sin sonda] Madrid, 1 de marzo de 2007. Ante la excarcelación del sanguinario terrorista De Juana Chaos, la Asociación de Víctimas del Terrorismo quiere manifestar su malestar y su dolor:

1.- Si ya era difícil, ahora resulta imposible ocultarlo. José Luis Rodríguez Zapatero sigue cediendo al chantaje de la banda terrorista ETA BATASUNA concediendo a De Juana la “prisión atenuada en su domicilio” o, lo que es lo mismo, su excarcelación. Este hecho deja mucho más patente si cabe el camino que el Gobierno socialista se ha marcado desde un principio ante los asesinos: sentarse con ellos, asentir sin remilgos ante el chantaje del terror y agachar la mirada ante los asesinados, los heridos, las extorsiones y los desafíos de los terroristas y sus cómplices.

2.- La decisión se toma atendiendo a su “grave estado de salud”. Una ironía macabra, si atendemos al “estado de salud” de aquellos a los que asesinó, mutiló, desequilibró social y psíquicamente, amenazó, etc. Además, el estado de salud del asesino De Juana se lo ha provocado él mismo, es transitorio y supone un chantaje. Las víctimas del terrorista son las mismas a las que el Gobierno actual ha despreciado y atacado con todos sus medios y en connivencia con sus terminales mediáticas de forma abyecta y vil en los últimos tres años.

3.- Aún más, no han pasado dos meses del brutal atentado perpetrado en la Terminal 4 de Barajas en el que fueron asesinados dos ciudadanos ecuatorianos, tras el que Zapatero dio por “suspendido” el proceso de rendición y no se ha producido ningún cambio positivo. De hecho, la excarcelación de De Juana supone una de las mayores traiciones a las víctimas y a la sociedad. Ni siquiera comparable a la incomprensión y a la vergüenza de “los años de plomo”.

4.- Invitamos a toda la ciudadanía a que siga apoyando a las víctimas del terrorismo y muestre su rechazo a esta infame rendición.

Asociación de Víctimas del Terrorismo

De los polvos de Chaos a los lodos de Zapatero.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 2 Marzo 2007

Morir de risa haciendo el amor, eso fue de lo que salvó Rubalcaba y Zapatero, con su humanitarismo puesto en práctica salvando vidas con los GAL, a De Juana Chaos liberándole. La tomadura de pelo era de las que harán historia, el asesino jurando y perjurando que si no le daban la libertad absoluta seguiría con su huelga de hambre y sexo y ya ven, ha llegado al País Vasco y a seguir comiendo pero ahora con luz y taquífragos que no es mala forma esa de comer. No hay peor primo que el que se deja timar sabiendo que le están timando solo para contentar al timador.

Un asesino fiero y sanguinario
que en huelga de hambre anduvo muchos días
comiendo solo pan y chucherías,
logró endulzar con sexo su calvario.

No es huelga de hambre eso del de Juana
a Zapatero lo ha hecho un gran vasallo
de la banda ETA y sin dar mucho el callo
solo comiendo poco y con desgana.

De aquellos polvos vienen estos lodos,
van a soltar a todo aquel que avisa
que no va a comer por sus buenos modos.

El Rubalcaba, haciendo caso a Prisa
soltó al etarra según dijo a todos
para evitarle así morir de risa.

Rosa Díez: "Me siento avergonzada y humillada por el Gobierno y por el PSOE"
Redacción Periodista Digital 2 Marzo 2007

Rosa Díez, eurodiputada socialista, se siente "avergonzada y humillada por el Gobierno y por el PSOE". Así lo muestra en un desgarrador artículo publicado por El Mundo.

La liberación del sanguinario etarra De Juana Chaos no ha dejado indiferente a nadie. Y mucho menos a Rosa Díez, una de las pocas voces coherentes en materia antiterrorista en el seno del Partido Socialista. La eurodiputada del PSOE ha utilizado en esta ocasión las páginas de El Mundo para exponer su opinión (€):

"Todos han cometido errores; pero ninguno tan brutal, tan ignominioso como esta cesión pública al chantaje de los terroristas. La decisión tomada ayer por el Gobierno y por el PSOE es legal; pero es profundamente indigna e injusta. Pueden hacerlo; pero no estaban obligados a hacerlo".

Tal y como cuenta:

"Desde el mismo momento en que este terrorista lanzó un reto al Gobierno, hemos vivido situaciones verdaderamente lamentables. Hemos escuchado por boca de dirigentes del PSOE y de responsables del Gobierno cómo se equiparaba una huelga de hambre con una enfermedad; hemos escuchado argumentos a favor de que se sacara al `enfermo´ terrorista del hospital para que se `curara´ en su casa; hemos visto cómo el Gobierno trataba de que los jueces le resolvieran la papeleta decidiendo ellos mismos que suicidio y enfermedad terminal son la misma cosa".

"Como el Gobierno no pudo conseguir que los jueces le hicieran el trabajo sucio, ayer ha tenido que hacerlo a las claras. El PSOE y el Gobierno han tenido que desvelar que prefieren ceder al chantaje antes que mantener la dignidad".

"HEMOS DE SEGUIR HACIENDO LO QUE HACEMOS"
Y asegura que seguirá firme haciendo lo que hace:

"Hemos de seguir haciendo lo que hacemos: hablar alto y claro, calificar políticamente las decisiones de este Gobierno y de este PSOE que nos avergüenzan; desenmascarar su actitud; colocarles ante el espejo de lo que están haciendo, mostrarles los límites que han traspasado, el nivel al que han llegado; denunciar las promesas que han incumplido. Cada uno de nosotros, todos los que no compartimos lo que está haciendo este Gobierno y este PSOE en materia de lucha contra el terrorismo, no tendremos disculpa si callamos".

"Si callamos seremos cómplices. Si callamos seremos responsables de que las víctimas de ETA se sientan hoy más solas, más abandonadas a su suerte; ellas, que nunca pidieron otra cosa que memoria, dignidad y justicia. Ellas, que han de saber que, a partir de ahora, serán sometidas a un proceso de deslegitimación; porque quienes han cedido al chantaje no podrán mirarlas a la cara y habrán de deshumanizarlas para poder seguir mirándose al espejo".

"No callar; denunciar los hechos que nos parezcan reprobables; no tener miedo a hacerlo; eso es lo que debemos seguir haciendo. Y pertrecharnos un poco más por dentro para no sufrir personalmente demasiado y poder seguir adelante. Porque vienen tiempos difíciles y en esta trinchera no sobra nadie".

NI DEBEMOS CALLAR NI DEBEMOS DEJAR QUE NOS ENGAÑEN
Y concluye:

"Soy ciudadana española; y militante socialista desde hace más de 30 años. Hoy me siendo doblemente avergonzada y humillada. En esa doble condición sé que tengo el deber de denunciar esta última decisión del Gobierno y del PSOE. Lo hago desde la convicción de que es mi obligación como ciudadana y como socialista. Ni debemos callar ni debemos dejar que nos engañen; quienes han optado por ceder ante el chantaje de los terroristas deben enfrentarse a las consecuencias políticas que esa decisión conlleva".

"No consentiremos que la enmascaren como si de un gesto humanitario se tratara; es una decisión política que no está basada en el humanitarismo, sino que es consecuencia de la cobardía. Por eso es una decisión tan peligrosa. Más vale que tengamos esto claro; aunque no sea más que para estar prevenidos".

ESTE VIERNES A LAS 20 HORAS EN TODOS LOS AYUNTAMIENTOS
La AVT, Foro de Ermua y Peones Negros se suman a las concentraciones convocadas por la Fundación DENAES
Las asociaciones AVT, Foro de Ermua, Ciudadanía Democrática, Convivencia Cívica Catalana, Rosas Blancas por la Dignidad, HazteOir.org y Peones Negros se han adherido al llamamiento de la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES) para concentrarse frente a todos los Ayuntamientos de las capitales de provincia este viernes a las 20 horas como muestra de repulsa a la decisión del Gobierno de excarcelar al sanguinario terrorista De Juana Chaos.
Libertad Digital 2 Marzo 2007

Para la Fundación para la Defensa de la Nación Española la cesión ante el chantaje del etarra es una decisión gravísima sin precedentes en un Estado democrático y de consecuencias imprevisibles. El presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, confirmó este jueves a Libertad Digital que su asociación se adhería a la convocatoria.

La Fundación DENAES ha pedido la dimisión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, por haber cedido al chantaje del sanguinario terrorista Ignacio de Juana Chaos. Para la Fundación "ya no representan a la sociedad española que asiste soliviantada a una decisión que demuestra hasta qué punto está dispuesto a ceder el Gobierno en su negociación política con los terroristas".

Las reacciones a la decisión del Gobierno continúan. El filósofo Fernando Savater aseguró este viernes que la decisión del Gobierno no es más que "una decisión política que implica la aceptación del chantaje del terrorista al Gobierno". "La decisión del Gobierno Central no tiene nada de humanismo, es una invención increíble que toma por tonta a la gente porque se supone que de ahí se van a sacar beneficios en el proceso de paz", declaró Savater, quien aseguró que "nunca se ha dejado del todo en el diálogo con ETA y probablemente dé réditos electorales a corto plazo en el País Vasco".

Asimismo, Savater aseguró que, quizás, de toda la relación del Gobierno de la Nación con el problema vasco, "el verdadero momento torpe y el acto reprobable ha sido esta decisión sobre de Juan Chaos, que ahora es cuando se ha convertido en héroe", algo que supone "el entusiasmo de sus seguidores y el balón de oxígeno que reciben a partir de esta decisión". "La situación cambiará a peor", aventuró el filósofo, quien aseguró que "los más brutos de la clase son los que se van a reforzar más". Así, destacó el hecho de que el Gobierno vasco, tras tomarse esta decisión, anunció que "esto contribuiría a disminuir la crispación, lo que quiere decir que la única crispación que cuenta es la de los violentos".

La presidenta de la Fundación Miguel Ángel Blanco, Mari Mar Blanco, hermana del concejal del PP en Ermua secuestrado y asesinado por ETA, calificó de "indecente" la decisión de Interior. "Queremos declarar que indecente es aplicar beneficios penitenciarios a un terrorista que continúa haciendo exaltación del terrorismo, que no se ha arrepentido de sus crímenes y que ha salido victorioso en el chantaje impuesto al Estado y a las instituciones", señala la Fundación Miguel Ángel Blanco.

En un comunicado, dice que, ante ese "chantaje", el Gobierno "ha cedido sin la más mínima consideración a las víctimas del terrorismo, a su dignidad y a su sacrificio". Añade que "la familia de Miguel Ángel Blanco estuvo de acuerdo y apoyó la firmeza del Gobierno español, que en ningún momento entró a considerar las pretensiones mafiosas de ETA y que ni por causa humanitaria a una víctima inocente, como todas, cedió ante el chantaje que los terroristas querían ejercer".

La Fundación señala que "el Gobierno socialista muestra una vez con estas declaraciones su falta de sensibilidad con las víctimas y su irresponsabilidad para acabar con ETA con decencia: derrotándola definitivamente" y concluye diciendo que "no podemos consentir que la memoria de Miguel Ángel Blanco y el significado de su asesinato sea también ensuciado por el ministro del Interior".

Queridos Amigos de la Nación
Os comunicamos que hoy viernes 2 de marzo a las 20.00 horas nuestra fundación ha convocado concentraciones frente a todos los Ayuntamientos de las capitales de provincia como muestra de repulsa a la decisión del Gobierno de excarcelar al sanguinario terrorista De Juana Chaos.

A la convocatoria ya se han adherido la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), el Foro de Ermua, Ciudadanía democrática, Convivencia Cívica Catalana y Peones Negros y contamos con todos vosotros, los Amigos de la Nación, para expresar nuestro rechazo al trato de favor concedido a ese execrable asesino.

La cesión ante el chantaje terrorista, sin precedentes en un Estado democrático, tiene consecuencias imprevisibles y deja herido de muerte al Estado de Derecho. Ante ello exigimos la dimisión inmediata del ministro del Interior y del presidente del Gobierno porque ya no representan a la sociedad española que asiste soliviantada a una decisión que demuestra hasta qué punto está dispuesto a ceder el Gobierno en su negociación política con los terroristas.

Desde DENAES hacemos extensiva esta invitación toda la sociedad española para que participe en esta concentración en defensa de la dignidad de la Nación Española, y para que exprese su indignación ante un gobierno que ha traicionado a las víctimas del terrorismo, a la ley y a España.

COMUNICADO DE PRENSA ANTE LA EXCARCELACIÓN DE de JUANA CHAOS.
CONVIVENCIA CÍVICA CATALANA 2 Marzo 2007

Venciendo el sentimiento de honda repugnancia e indignación moral que nos produce la excarcelación de quien representa el más bajo estrato moral al que puede degradarse una persona, queremos trasmitir a nuestros conciudadanos las siguientes reflexiones:

1) Ni el espíritu ni la letra de nuestro ordenamiento jurídico autoriza la decisión de excarcelar a un convicto que no sólo no está arrepentido, que no sólo no ha reparado la responsabilidad civil derivada de sus delitos, sino que se jacta de ellos y se «alimenta» -son sus palabras- del sufrimiento de sus víctimas. Si cualquier medida penitenciaria tiene como finalidad la reinserción del delincuente, ¿puede alguien de buena fe sostener que la excarcelación de de Juana Chaos persigue ese fin?

2) La decisión de Rodríguez Zapatero tiene la consecuencia objetiva de que el chantaje del terrorista de de Juan Chaos haya alcanzado su propósito: la impunidad de su delito. De Juana Chaos ha desafiado el Estado de Derecho declarándose en huelga de hambre con el único fin de ponerse al abrigo de las consecuencias de sus delitos y reivindicar la legitimidad de sus acciones criminales. ¿Puede ser justa una decisión que lo permite?

3) No es en ningún caso lícito invocar razones de humanidad para justificar la decisión. El falso humanismo que se invoca en el caso es expresión de la máxima inhumanidad. El Estado de Derecho no puede ceder ante la premeditada violencia terrorista que de Juana Chaos ejerce ahora contra su propia persona a falta de otra víctima. El verdadero fundamento de la decisión de su excarcelación está en esa violencia que en ningún caso puede travestirse en una medida penitenciaria por razones de humanidad.

4) Con su decisión el gobierno de Rodríguez Zapatero ha contraído una responsabilidad de tal magnitud que le obliga a presentar su dimisión inmediata: su decisión sanciona la legalidad de esa forma de chantaje al Estado e invita a los terroristas a seguir esa vía para obtener la impunidad. Rodríguez Zapatero ya ha hecho dimisión de su autoridad. Al suprimir el ámbito universal de aplicación de la Ley su autoridad ha quedado en entredicho porque ello supone a su vez la cesión del monopolio del Estado de la violencia legítima y la inerme exposición a la violencia terrorista de aquellos que han hecho justamente dimisión de la violencia privada en manos del Estado para constituirlo como tal.

5) En consecuencia, exigimos de nuestros representantes políticos, de nuestros diputados y senadores, y especialmente de los pertenecientes al P.S.O.E, que exijan la inmediata dimisión del Presidente del Gobierno en sede parlamentaria para poner fin inmediato a la –si no la remedian- definitiva quiebra del Estado de Derecho que implica la decisión de la excarcelación del terrorista de Juana Chaos, con la legitimación de la violencia privada.

Barcelona 1 de marzo de 2007
Francisco Caja, Presidente de CONVIVENCIA CÍVICA CATALANA

No hay término medio
Foro Liberal "ciudadanos por una democracia activa" Coruña Liberal, Vigueses por la Libertad y AGLI 2 Marzo 2007

No hay término medio entre la dignidad y la cobardía, ni entre la justicia y la iniquidad, ni entre la rectitud y la inmoralidad, ni entre la justicia y la impunidad, ni entre la honestidad y la mentira. No cabe la cesión al chantaje y al mismo tiempo la defensa del Estado. No cabe la componenda entre la vileza y la integridad, ni entre la corrupción y la limpieza. No se pueden mezclar el agua y el aceite. Este gobierno, este hombre despreciable que lo preside, no tiene ni puede tener nada que ver con la gente honesta de este país. Vive en un universo de rencores y de odios enquistados que le sitúa emocionalmente más cerca de los asesinos que de sus víctimas, más próximo a los criminales que a la oposición democrática. Su mundo no es el nuestro, aunque por desgracia sus decisiones sí nos afectan. Su escala de valores no roza ni tangencialmente la nuestra. No existe ni el más mínimo espacio de diálogo ni de acuerdo posible con este hombre. Y si existiese, él se encargaría de eliminarlo.

El o nosotros. No hay más.

ANTE LA EXCARCELACIÓN DE IÑAKI DE JUANA CHAOS EL FORO ERMUA PIDE LA DIMISIÓN DE RODRÍGUEZ ZAPATERO Y LLAMA A EXTENDER LA REBELIÓN CÍVICA
COMUNICADO DE PRENSA DEL FORO ERMUA 2 Marzo 2007

Bilbao, 1 de marzo de 2007. Ante el anuncio hecho esta madrugada de la salida de prisión del asesino terrorista De Juana Chaos cuando todavía le queda por cumplir casi un año de su rebajada condena por amenazas, queremos hacer llegar a los ciudadanos lo siguiente:

1º.- El FORO ERMUA sabe de fuentes absolutamente fiables que la decisión de excarcelar a De Juana Chaos ha sido una decisión personal del Presidente del Gobierno, Sr. Rodríguez Zapatero.

2º.- La salida de prisión de De Juana cuando aún le queda por cumplir casi un año de la nueva condena impuesta es un repugnante insulto a las víctimas del terrorismo, a la justicia, a la democracia y a la sociedad española.

3º.- La excarcelación de De Juana Chaos significa la rendición definitiva del Gobierno frente a ETA, con esta grave cesión, y acredita que el Ejecutivo continúa negociando en secreto con la banda terrorista y ha mentido nuevamente a los españoles.

En los días posteriores al atentado de Barajas, tanto el Presidente Zapatero, como la Vicepresidenta Fernández de la Vega y el Ministro Pérez Rubalcaba afirmaron repetidamente -si bien el primero lo hizo de forma calculadamente confusa- que “el proceso de fin dialogado del terrorismo está roto, liquidado, acabado y es insalvable”.

4º.- Fue el actual Ministro de Interior quien en su día dijo: “los españoles se merecen un Gobierno que no les mienta”. Ciertamente nos merecemos un Gobierno que no nos mienta y que no nos traicione. Y las afirmaciones categóricas del Gobierno del Sr. Rodríguez Zapatero son, desde hace tiempo, sistemáticamente desmentidas por unos hechos que prueban que estamos siendo traicionados por nuestro propio Gobierno.

5º.- Desde el comienzo del proceso el 22 de marzo de 2006, el Foro Ermua, el Partido Popular y prácticamente todas las asociaciones cívicas y de víctimas del terrorismo hemos renovado periódicamente -la última vez, tras el atentado de Barajas- nuestro ofrecimiento al Gobierno de apoyarle en una política para derrotar a ETA. Rodríguez Zapatero ha rechazado y despreciado una y otra vez nuestra mano tendida, eligiendo a Batasuna y a los demás independentistas como sus socios, en un intento antidemocrático de arrinconar a más, a muchos más, de la mitad de los españoles que están representados por el Partido Popular y por el movimiento cívico que incluye muchas bases de la izquierda social española, entre ellas a numerosos militantes del PSOE.

6º.- Con esta excarcelación Rodríguez Zapatero ha agotado definitivamente la poca credibilidad y legitimidad democrática que le quedaba ante la mayoría de los españoles, porque millones de ciudadanos hemos salido en nueve ocasiones a la calle -en poco más de dos años- sin que el Presidente haya hecho otra cosa que ignorar y despreciar este clamor ciudadano, el Foro Ermua no puede esperar ya que este Gobierno cumpla con su obligación de defender la libertad de los españoles frente a la amenaza terrorista. El Foro Ermua pide la dimisión del Gobierno de Rodríguez Zapatero y la convocatoria anticipada de elecciones generales, en la que el pueblo soberano decida qué política frente al terrorismo merece su confianza. Ningún trapicheo con ETA de última hora nos hará apartarnos de esta posición.

7º.- Si Rodríguez Zapatero siguiera agarrándose al Poder de la mano de ETA, en un nuevo acto de irresponsabilidad, los dirigentes socialistas, si quieren salvar una mínima dignidad para su partido y evitar su descalabro colectivo, deberían poner en marcha sin demora su sustitución de las responsabilidades que ostenta y para las que supone un gravísimo peligro.

8º.- Es radicalmente falso que la legislación penitenciaria obligue a la liberación del asesino De Juana Chaos. Más aún, es radicalmente falso que la legislación penitenciaria permita la liberación de De Juana o la atenuación de su prisión[1][1].

El Gobierno hace los pagos que ETA le exige sin importarle pisotear la ley, las víctimas o la ética.

9º.- El Gobierno ha traspasado todos los límites éticos y morales concebibles al acordar el regreso de De Juana Chaos a su casa. Esta decisión no puede quedar sin respuesta.

Hacemos un llamamiento a los españoles para que prosigan con tenacidad su rebelión contra la situación a la que nos está llevando este Presidente. Sólo la recuperación de la revuelta de Ermua, sólo un movimiento ciudadano masivo e imparable que anteponga los principios éticos a las siglas partidistas, podrá detener la locura a la que nos conduce el Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Especialmente llamamos a dar la cara, a comprometerse públicamente y a poner los valores por encima de los intereses mal entendidos del partido a la multitud de socialistas que en privado abominan de las decisiones que toma un Gobierno que cada vez se distancia más de la población y de la esencia de la democracia, y también del socialismo. En la actual situación permanecer en silencio es convertirse en cómplice de los desastres que está provocando Rodríguez Zapatero.

[1] El artículo 63 de la Ley Orgánica General Penitenciaria establece que la clasificación del interno –primero, segundo o tercer grado- deberá basarse en la personalidad, historial individual, familiar, social y delictivo del mismo, duración de la pena, el medio al que probablemente retornará y los recursos, facilidades y dificultades existentes en cada caso y momento para el buen éxito del tratamiento [resocializador]. Asimismo, el artículo 72.5 de la citada Ley establece que para acceder al tercer grado deberá haber satisfecho la responsabilidad civil derivada del delito.

Todos los criterios de valoración en el caso de De Juana son contrarios a la concesión del tercer grado penitenciario.

El apartado 104.4 del Reglamento General Penitenciario establece que, por motivos humanitarios y atendiendo a su escasa peligrosidad, se podrá clasificar en tercer grado a los penados enfermos muy graves que tengan enfermedades incurables. Obviamente no es el caso de De Juana, quien no está enfermo, sino en huelga de hambre voluntaria, ni se encuentra en una situación incurable, ni tiene una peligrosidad escasa, sino todo lo contrario.

Por otro lado, las medidas correspondientes al tercer grado (regreso al domicilio) sólo se pueden aplicar a quien esté en otro grado inferior dentro de un programa de resocialización inexistente e imposible en este caso.
--------------------------------------------------------------------------------
[1][1] El artículo 63 de la Ley Orgánica General Penitenciaria establece que la clasificación del interno –primero, segundo o tercer grado- deberá basarse en la personalidad, historial individual, familiar, social y delictivo del mismo, duración de la pena, el medio al que probablemente retornará y los recursos, facilidades y dificultades existentes en cada caso y momento para el buen éxito del tratamiento [resocializador]. Asimismo, el artículo 72.5 de la citada Ley establece que para acceder al tercer grado deberá haber satisfecho la responsabilidad civil derivada del delito.

Todos los criterios de valoración en el caso de De Juana son contrarios a la concesión del tercer grado penitenciario.

El apartado 104.4 del Reglamento General Penitenciario establece que, por motivos humanitarios y atendiendo a su escasa peligrosidad, se podrá clasificar en tercer grado a los penados enfermos muy graves que tengan enfermedades incurables. Obviamente no es el caso de De Juana, quien no está enfermo, sino en huelga de hambre voluntaria, ni se encuentra en una situación incurable, ni tiene una peligrosidad escasa, sino todo lo contrario.

Por otro lado, las medidas correspondientes al tercer grado (regreso al domicilio) sólo se pueden aplicar a quien esté en otro grado inferior dentro de un programa de resocialización inexistente e imposible en este caso.

De Juana, héroe, mártir y asesino suelto
CARLOS MARTINEZ GORRIARAN, www.bastaya.org 2 Marzo 2007

La historia general de la infamia relatará que el día 1 de marzo de 2007 una ambulancia que conducía camino de un hospital a un terrorista convicto y contumaz, Ignacio de Juana Chaos, liberado por el gobierno español con toda clase de subterfugios torticeros tras dos medidas huelgas de hambre a cámara lenta, fue recibido como un héroe por sus fanáticos partidarios, que apostados en la carretera hacían flamear banderas y enseñas de celebración para recibirle como si de un vencedor del Tour de Francia se tratara, en vez de un sujeto que ha pasado en la cárcel menos de nueve meses –la gestación al revés: una ironía siniestra- por cada uno de los veinticinco asesinatos perpetrados, que acaso repetiría de no impedirlo la desaparición física de sus víctimas.

Esa historia recogerá también que el gobierno que le manda a casa sin cumplir condena, y sin que se den ninguno de los supuestos del código penal para conceder el segundo grado penitenciario, es un gobierno que ha mentido, y que no ha tenido la decencia de usar su prerrogativa de indulto para, al menos, asumir todo el costo –y las supuestas ventajas- de su acto “humanitario”, sin contaminar a otras instituciones del Estado ni sembrar la confusión en la hastiada ciudadanía. Y esa historia deberá también dar fe de que numerosos medios de comunicación, nacionales e internacionales, con el The Times a la cabeza, se prestaron gozosamente a colaborar en la desinformación de la verdadera situación, vida y catadura del exrecluso de Juana Chaos, mintiendo también sobre supuestas “liberaciones” irregulares de etarras presos por otros gobiernos anteriores –y admitiendo, con esa excusa, que iba a perpetrarse una arbitrariedad. La historia general de la infamia deberá pues señalar el 1 de marzo de 2007 como un notable hito del inacabable deterioro del Estado de derecho en España, de humillación de las víctimas y perseguidos por ETA y euforia de esa banda, y de entrega de pies y manos no sólo de un gobierno, sino de todos los partidos que lo sostienen, al chantaje más descarnado.

A De Juana le reciben sus fanáticos admiradores como si hubiera ganado el Tour, decía, y es innegable que ha ganado al Estado su tour de force. A lo largo de estos meses hemos asistido al constante incremento del número de declaraciones que, con falaces argumentos humanitarios, han trasladado a la opinión pública esta falacia: si De Juana muere en prisión, aunque sea por su voluntad soberana, el Estado se habrá convertido en asesino. Y todos nosotros quedaríamos, claro, contaminados por esa sangre vertida. Algunos histriones han empeorado el esperpento trufando sus declaraciones de ridículos epítetos adversativos para salvar las apariencias: ojalá se muriera en la cárcel el maldito asesino, pero… José Luís, no nos podemos permitir ese precio a dos meses de las elecciones; y por unos meses solamente... no vayan a empeorar las cosas.

Pues bien, esos dicterios exculpatorios no añaden nada, salvo hastío, a la operación retórica que han liderado: ayudar a ETA, y en general a cualquier terrorismo y violencia política, no ya a equiparar la “violencia legítima del Estado” (que legitima y legisla cómo tener encerrados contra su voluntad a los asesinos y criminales) con la “violencia terrorista”, sino a ir bastante más lejos. Porque la liberación subrepticia de De Juana admite en la práctica que la “violencia terrorista” es defensiva y moralmente superior al monopolio estatal de la violencia. En efecto, ¿qué otra cosa significa liberar a un asesino condenado, que nos desafía y chantajea a todos sin arrepentirse de nada, sino que su derecho privado a matar y chantajear prevalece sobre el derecho a la justicia, la seguridad y la libertad de todos nosotros?

Lo sucedido va más allá de un fracaso limitado del Estado de derecho: es un torpedo a su línea de flotación. Ha dado de lleno, y pronto le seguirán otros: hay centenares de etarras presos que pueden imitar esa conducta, y si este gobierno no ha encontrado un solo argumento que le impida poner en libertad a ese sujeto, tampoco encontrará ninguno mejor para ir soltando a los que se pongan en la misma situación. Tras la huelga de hambre a plazos y cámara lenta, tendremos amnistía a plazos y cámara lenta. Y sin la menor renuncia ni condena de la violencia, sino incrementando su eficacia. Estupendo.

En el plano de la moral pública, quizás lo peor haya sido la conversión de un caso de justicia y aplicación del derecho en una orgía de falso humanitarismo, deleznable y sentimental. La estúpida elección que han planteado tantos oportunistas –el gobierno no debe permitir que De Juana se convierta en un mártir, mejor que se quede en un héroe para los suyos-, ha conseguido regalarles todo. Desde hoy, De Juana no sólo es un mártir para los suyos –lo ha sido desde que fue capturado por la policía y condenado por los tribunales-, sino además es un héroe. Mártir y héroe de una tacada. Y navegante y pastor de pueblos, dueño de la “hoja de ruta”. Autor famoso cuyos textos leen con fruición sus émulos y admiradores.

Naturalmente, hay que indagar las razones del gobierno de Zapatero para plegarse a este chantaje con un desenlace largamente anunciado. Algunos estimarán que esto forma parte de la “hoja de ruta”; otros, que liberar así a un asesino emblemático es un precio pequeño comparado con el gran premio de la paz. Lo veo de otro modo: este gobierno ha perdido cualquier capacidad de resistir el chantaje etarra. Sus propias maniobras le han dejado en un estado de enorme debilidad, transfiriendo a ETA su fortaleza cedida. Y es así porque el llamado “proceso de paz”, una invención destinada al fracaso desde el principio y puesta en evidencia por el atentado de Barajas, sólo puede proseguir a condición de que nada desnude aún más su esquelética vacuidad. Un nuevo atentado etarra, ahora buscando muertos si muriera De Juana, cumpliría esa trágica función aclaratoria. El riesgo de que De Juana fuera víctima de su propia obstinación daría a ETA la excusa necesaria para una “respuesta” mortífera a la violencia del Estado. Y más con un gobierno que considera vivo el “proceso” pese a los asesinatos de Estacio y Palate, pues, ¿por qué iban a cambiar las cosas otras víctimas adicionales? ¿No está ETA derrotada, mate a quien mate?

Toda la esperanza del gobierno descansa en conseguir prórrogas adicionales del partido en juego. Y sin duda la banda dará esas prórrogas a un precio cada vez más alto, esperando el único resultado que acepta: todas sus exigencias. Y tal resultado ya no es imposible con este gobierno, sino probable… si lo toleramos.

De Juana tenía razón
Íñigo Elizalde Purroy Periodista Digital  2 Marzo 2007

Vergüenza ajena. Repulsa. Tristeza. Rabia. Desgraciadamente no podemos añadir a esta lista la sorpresa. El terrorista, asesino, la sabandija que pidió champán para celebrar el asesinato de Tomás Caballero, se ha salido con la suya. A conseguido doblegar a todo un Gobierno de una de las naciones en teoría más desarrolladas del mundo.
El Gobierno socialista de Felipe González no cedió en los años ochenta al chantaje al Estado de Derecho de terroristas de los GRAPO. No lo hizo porque no podía hacerlo, era inconcebible. Margaret Thatcher también fue retada por los terroristas del IRA. En este caso, todos los presos de la banda se pusieron en huelga de hambre y tras la muerte de dos de ellos, la primera Ministra dijo que lamentaría la muerte de todos ellos. Esto provocó el abandono de la huelga de hambre del resto de terroristas.

Los terroristas, son  fanáticos pero no tontos y saben con quién se juegan los cuartos. Distinguen un Gobierno fuerte y uno débil. Zapatero acaba de pagar un precio político que sin embargo ha sido vestido de falsa humanidad.

De Juana mató a 25 personas y mutiló e hirió a cientos más. Destrozó familias, expectativas, ilusiones. La única manera de paliar el dolor de las víctimas, estaba en la mano del Gobierno: la justicia. Pero ese camino no coincide con la famosa "hoja de ruta". La sociedad española no merece este Gobierno. "España merece un Gobierno que no le mienta". Esta fue la reflexión que hizo Zapatero tras el 11-M. Tenía razón, pero quizá no conozca el refrán castellano que dice: "consejos doy, para mí no tengo". Y es que su Ministro de Justicia López-Aguilar aseguró hace dos años que su Ejecutivo haría todo lo que estuviera en su mano, buscaría el menor resquicio legal, que permitiera que De Juana siguiera en la cárcel. MINTIÓ.

"Disfruto al ver sus caras desencajadas. Sus lágrimas son nuestras sonrisas, sonrisas que se convertirán en carcajadas". Tenía razón. No me cabe duda de que De Juana se ríe a carcajada limpia de este Gobierno, pero no es eso lo malo. Lo malo es que las víctimas, las personas a las que debemos tanto, también son objeto de su risa.

Las víctimas sacan su indignación a la calle

Cientos de personas se concentraron ayer frente al Ministerio de Interior y hoy los afectados se movilizarán en el Hospital Donostia
J. Márquez La Razón 2 Marzo 2007

Madrid- Las víctimas del terrorismo llevaban semanas poniéndose en lo peor, y ayer finalmente sus temores se hicieron realidad. La indignación por la «prisión atenuada» de la que ya disfruta el etarra José Ignacio de Juana Chaos se extendió como la pólvora desde primera hora entre los colectivos que agrupan a todos aquellos que han sufrido en primera persona el zarpazo de la violencia de ETA. Las posteriores explicaciones de Alfredo Pérez Rubalcaba, lejos de apaciguar los ánimos, encendieron aún más la llama de la «rebelión cívica» que defienden colectivos como la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Y ese clamor no tardó en extenderse a la calle.

Fue el Foro Ermua el primero que permitió a los ciudadanos canalizar su frustración ante la decisión del Ejecutivo sobre el futuro penitenciario del preso. Tras recibir «cientos» de correos espontáneos en su página web, la asociación que preside Miguel Buesa decidió convocar para ayer mismo una concentración de protesta frente a la sede madrileña del Ministerio de Interior ante lo que consideraron un «repugnante insulto» a las víctimas del terrorismo, a la justicia, a la democracia y a la sociedad española. El llamamiento del Foro Ermua era extensivo a otros colectivos, y la propia AVT -que el pasado sábado abarrotó la plaza de Colón para homenajear a las 25 víctimas mortales de De Juana y exigir el cumplimiento íntegro de su condena- se sumó inmediatamente a la iniciativa. No fue la única y, a las ocho de la tarde -hora fijada para el comienzo de la protesta-, cientos de personas expresaron con gritos y pancartas su radical desacuerdo con la medida a escasos metros del despacho ministerial de Rubal caba. Los asistentes cortaron el tráfico en la Castellana al comienzo de la protesta esquivando el cordón policial desplegado junto al Ministerio. Algún coche quedó atrapado en medio de la marea humana, que lanzaba gritos de «Zapatero terrorista», «Rubalcaba, da la cara» o «Rubalcaba dimisión» y llevaban banderas de España y pancartas en las que se podía leer «Con ZP es gratis matar» . A la cita no faltó la teniente de alcalde y concejala del Área de Empleo y Servicios a la Ciudadanía de Madrid, Ana Botella, mujer del ex presidente del Gobierno José María Aznar, que fue recibida con gritos de «valiente, valiente».

A la espera de que este tipo de actos de repulsa se repitan en la capital -de hecho, el PP aseguró ayer que no descarta ningún tipo de medidas para demostrar su rechazo a la decisión-, hoy será el colectivo de víctimas del País Vasco el que tomará el relevo en las calles. Los afectados por el terrorismo en esa comunidad tienen previsto trasladarse a lo largo de la jornada al Hospital Donostia de San Sebastián para dejar patente su condena al al traslado a este centro de De Juana Chaos para que comience su periodo de «prisión atenuada».

Fuentes del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite) aseguraron a Servimedia que su intención es celebrar una rueda de prensa frente a este centro médico donostiarra a primera hora de la tarde.

A esta convocatoria también están llamados todos los ciudadanos vascos que, como ellos, rechacen que el Ejecutivo haya variado la situación penitenciaria del etarra como respuesta a la huelga de hambre que mantiene desde noviembre. Covite se ha manifestado en contra de que se redujese la condena a De Juana.

También la Fundación para la Defensa de la Nación Española (Denaes) ha convocado a los ciudadanos hoy a las ocho de la tarde frente a los ayuntamientos de toda España para protestar por lo que considera «una cesión al chantaje gravísimo» de un terrorista. Este llamamiento cuenta con el apoyo de la AVT.

El español se redescubre en Colombia
Cartagena de Indias acoge, a partir del 26 de marzo, el IV Congreso de la Lengua que debatirá sobre la expansión del idioma - Los Reyes, en un acto en Medellín, presidirán la sanción de la nueva Gramática que aprobarán las academias
J. Ors La Razón 2 Marzo 2007

MADRID - Después de México, España y Argentina le ha tocado el turno a Colombia. La sede del Instituto Cervantes de Madrid acogió ayer la presentación del IV Congreso Internacional de la Lengua Española que, bajo el título «Presente y futuro de la lengua española: unidad en la diversidad», propuesto por el país anfitrión, se celebrará en la ciudad de Cartagena de Indias entre el 26 y el 29 de marzo. «¿Qué es lo que pretendemos discutir? El español está en expansión y hay que estudiar qué lenguas se convertirán en un idioma de comunicación internacional», explicó el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, en un acto al que también asistieron el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos; la ministra de Cultura, Carmen Calvo; la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera; la ministra de Cultura de Colombia, Elvira Cuervo de Jaramillo; la directora del Instituto Caro y Cuervo, Genoveva Iriarte; el director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina, y el secretario general del IV Congreso Internacional de la Len gua Española. «El español tiene dos frentes para consolidarse -prosiguió García de la Concha-. La ciencia y la tecnología y la diplomacia, donde el español no tiene el reconocimiento, por su número de hablantes, que se merece».

El congreso acogerá cerca de un millar de participantes relacionados con el idioma. Y se ha desarrollado un programa que abarcará una serie de actividades que se dividirán entre Cartagena de Indias y Medellín, una ciudad a la que se pretende impulsar después de las reformas educativas y sociales que ha introducido su alcalde, Sergio Fajardo. En esta localidad se procederá a la presentación, como explicó García de la Concha, de «dos objetivos principales: la aprobación de los nuevos estatutos que conviertan legal lo que ya es una norma real ; y la aprobación de la gramática, que desde 1931 no se ha publicado otra. Desde hace 10 años trabajamos en una gramática total que será descriptiva y normativa: será una radiografía de lo que es el español en todo el mundo».

En los días previos a la inauguración, a la que asistirán los Reyes de España, se celebrará el XIII congreso de la Asociación de las Academias, que será el marco de las medidas anteriores. Pero uno de los momentos más esperados será el homenaje a Gabriel García Márquez, con motivo de sus 80 aniversario, los 60 años de la edición de su primer relato, los 40 de la publicación de «Cien años de soledad» y los 25 del Premio Nobel. Participará en él su amigo Carlos Fuentes, se proyectará un fragmento del documental «Buscando a Gabo» de Francisco Bottía y se le entregará la edición conmemorativa que la RAE ha preparado para homenajear al escritor colombiano. «Su importancia -recalcó, de nuevo, García de la Concha- es que ha sido el propio escritor el que ha revisado página a página esta edición». Saldrá a la venta en todos los países el mismo día en que se presente el libro.

Premio de las academias
César Antonio Molina adelantó otros eventos que se irán sucediendo a lo largo de estas intensas jornadas de trabajo. «Se quiere aprobar el Sistema de Certificación del español como Lengua Extranjera; se van a reunir los principales responsables de los suplementos culturales de Iberoamérica y España; el curso de español para televisión; el español curricular y la enciclopedia del español en el mundo».

Entre los actos destaca también la primera edición de la entrega del Premio de la Asociación Academia de la Lengua y se prevé que acudan cerca de 1.200 personas al auditorio en Cartagena de Indias. La cita estará estructurada en cuatro sesiones plenarias. La primera estará dedicada a «El español, instrumento de integración iberoamericana»; el segundo a «El español, lengua de comunicación unviersal», el siguiente «Ciencia, técnica y diplomacia en español» y el último, llamado «Unidad en la diversidad lingüística».

La ministra de Cultura, Carmen Calvo, avanzó una colaboración: «Igual que se intenta fomentar la lectura y las bibliotecas públicas, esta vez hemos vuelto la mirada a los archivos con un programa de ayuda a los archivos iberoamericanos». La idea es poner al día todos estos centros y establecer una relación entre todos los que existen en Iberoamérica. madrid
Nunca Carmen Calvo había advertido tiempo atrás que «la Ley de Cine no iba a contentar a todos» y que no era un texto «para tirar cohetes». Sin embargo, esta semana, el enfrentamiento entre Cultura y las televisiones se hacía aún más evidente, hasta el punto de que Uteca decidía el martes retirar formalmente la Propuesta Alternativa realizadaque había hecho a las bases de la nueva norma (invertir 220 millones en cine español), actitudiniciativa que era calificada de «desmedida» desde el Ministerio. Tras el Consejo de Ministros de ayer, la vicepresidenta primera del Ejecutivo se pronunciaba por primera vez sobre el texto para declarar que «nos estamos dando tiempo para llegar a un acuerdo. Es necesario encontrar el consenso entre los grupos políticos, los operadores de televisión (...) y los intereses del cine europeo y del cine español. Si hay algo que caracteriza a este Gobierno es la búsqueda del consenso, el diálogo y el intento de lograr acuerdos», declaró. Ayer por la tarde, el director del gabinete de Rodríguez Zapatero, José Enrique Serrano, convocaba a los cuatro ministerios implicados -además de Cultura, Industria, Economía y Administraciones Públicas- en Moncloa para tratar de acercar posturas en torno al tema, una reunión que, según fuentes cercanas a Presidencia, se celebraba para «recabar informes técnicos».

Fuentes de La Moncloa confirmaron ayer a LA RAZÓN que esta ley saldrá adelante siempre y cuando cuente con el consenso necesario del sector: «Si no hay acuerdo correrá, salvando las distancias, la misma suerte que la ley del vino». Es decir, el Ejecutivo la retirará si no llega a un pacto con los afectados por esta norma, tal y como paralizó la tramitación elste martes del polémico proyecto sobre el consumo de bebidas alcohólicas. De confirmarse esta posibilidad, el Gabinete Zapatero habrá retirado en menos de dos semanas 3tres proyectos de ley para evitar una factura electoral de los mismos en las próximas elecciones municipales y autonómicas del 27 de mayo.

No obstante, estas fuentes gubernamentales se mostraron esperanzadas sobre las posibilidades «reales» de cerrar un acuerdo en los próximos días sobre la Ley de Cine. Para ello el Gobierno está dispuesto a rebajar sus pretensiones iniciales.

Falta de diálogo y de respeto
El secretismo rodeaba el encuentro de ayer, cuya celebración no se confirmó por parte de Moncloa. Desde Cultura se aseguraba a este periódico que son «constantes y semanales las reuniones entre los distintos ministerios implicados y no tenemos constancia de que éste [por el de ayer] sea tenga un caracter diferente»nes entre los distintos ministerios implicados y no tenemos constancia de que éste [por el de ayer] sea diferente».

Por su parte, el Partido Popular pidió ayer que no sea Cultura, sino la vicepresidencia primera del Gobierno, quien tome las riendas del trámite de la Ley de Cine. La portavoz de Cultura en el Congreso del PP, Beatriz Rodríguez Salmones,, acusó al Gobierno de «crear problemas en vez de solucionarlos», de falta de diálogo y de respeto, y señaló su agresividad hacia quienes se muestran en desacuerdo con su propuesta, y pidió «que se abra un periodo de reflexión» .

Rodríguez Salmones presentó ayer además una propuesta alternativa para la ley de Cine, en la que habría un nuevo punto 15, por el cual se crearía un «nuevo marco fiscal» que: «incentive la inversión de entidades no vinculadas al mundo del cine». Este marco fiscal también deberá someterse «al escrutinio previo por parte de la Comisión Europea para que evalúe su no consideración como Ayuda de Estado por aplicación de la excepción cultural». Además, deberá «encajar dentro de los esquemas de incentivos previstos de la normativa fiscal española, con los ajustes previstos para amoldarse a las características del sector cinematográfico». Este modelo, explicó Rodríguez Salmones, imita al que rige en Irlanda, donde las desgravaciones a empresas ajenas al mundo del cine que inviertenan en películas llegan al 80 por ciento. Un modelo que, aseguró, es «el más generoso y el último admitido por la UE»..l. Además, explicó, tiene el visto vueno de los responsables de economía y fiscalidad de su partido, quienes «aseguran que es posible».

La portavoz popular pidió «la comparecencia urgente» de la ministra, del director general del ICAA, Fernando Lara, y del ministro de Industria. «Queremos conocer las propuestas de unos y otros, puesto que sabemos que están enfrentadas», aseguró. De paso, pidió también la comparecencia del titular de Administraciones Públicas, «para que dé cuenta de cómo se está tramitando la transformación en agencia del ICAA».

Teresa J. Becerril, hermana de víctima: «Le han quitado la condena y nos la han echado a nosotros»
 La Razón 2 Marzo 2007

Era la una de la madrugada del 30 de enero de 1998. Alberto Jiménez-Becerril y Ascen, su mujer, habían estado tomando una copa en un céntrico bar situado a pocas decenas de metros de la catedral de Sevilla. A la salida, Alberto Jiménez-Becerril y su esposa se dirigían caminando hasta su casa, en una calle junto al Palacio Arzobispal, bajo la influencia del pararrayos de la Giralda. No llevaban escolta. Esa noche el matrimonio no pudo caminar más de 500 metros cuando en una cuesta que baja a la catedra alguien se les acercó por la espalda. Según las primeras investigaciones policiales se pensó que podría tratarse de dos personas. El primer tiro, iba dirigido a la nuca del concejal del PP, disparo que alcanzó la sien de Alberto. La bala, del calibre 9 milímetros parabellum, la munición de ETA, le atravesó la cabeza y se incrustó en la pared del Arzobispado. Pocos minutos después acababan con la vida de su mujer. Con estos dos asesinatos, la banda terrorista extendía a toda España sus atentados contra los concejales populares y ampliaba su reto al Gobierno de Aznar.
Él era Delegado municipal de Hacienda, auténtica mano derecha de la alcaldesa Soledad Becerril, teniente alcalde de la capital hispalense y concejal por el Partido Popular.

Tenía tres hijos con edades comprendidas entre los cuatro y nueve años que se quedaron húerfanos.
Teresa Jiménez Becerril, hermana de Alberto Jiménez Becerril aseguró ayer que, al acordar la prisión atenuada para el etarra José Ignacio de Juana Chaos, el terrorista que «comió para todo el mes» por la satisfacción que le produjo el asesinato de su hermano Alberto, el Gobierno «le ha quitado un año de condena que le quedaba por cumplir y nos lo han echado a nosotros». Teresa Jiménez añadió que el ministro de Interior Alfredo Pérez Rubalcaba «no ha contado con las víctimas en la meditación que dice que ha tenido para tomar la decisión».

A Jiménez Becerril le cuesta ver «ningún motivo humanitario en la excarcelación del etarra, ya que el comportamiento que ha tenido no inspira en absoluto los motivos humanitarios que nos ha descrito el ministro de Interior».
Asimismo aseguró que Rubalcaba debería «tener la decencia de decirnos la verdad» y afirmar claramente que ésta decisión «viene mejor a los planes que ellos tienen» en relación a la negociación con la banda terrorista ETA.

Marimar Blanco pide a Rubalcaba que «deje de echar más basura» en la memoria de su hermano
Madrid. EP ABC 2 Marzo 2007

Marimar Blanco, la hermana del concejal del PP de Ermua asesinado por ETA en 1996, pidió hoy al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que "deje de echar más basura" en la memoria de Miguel Angel Blanco y defendió que hace díez años "no se cedió" ante la organización terrorista y que ayer "tampoco se tenía que haber cedido".

De esta forma respondió Blanco, en declaraciones a Europa Press, a las palabras que pronunció Rubalcaba, quien consideró que la Democracia hubiera otorgado una prisión atenuada, como la que se dio ayer al preso de ETA José Ignacio de Juana Chaos, de haberse podido salvar la vida de su hermano.

Para la hermana del concejal 'popular', con estas declaraciones, el titular de Interior lo que hace es echar "más basura, si cabe, de la que ayer echó" a los ciudadanos españoles y, en especial, a las víctimas del terrorismo. Y, en concreto, se refirió a su hermano para pedirle que "deje de ensuciar su memoria".

"Me repugna y me parece mentira que Rubalcaba salga en defensa de los terroristas", manifestó Marimar Blanco, y lo que es peor, apuntó, "que siga vertiendo más basura a las víctimas". "Ya está bien", enfatizó.

Dicho esto, criticó que el Ejecutivo haya "cedido" ante el "chantaje" de la banda terrorista otorgando prisión atenuada al preso Iñaki de Juana Chaos. "Hace díez años --subrayó--, el Gobierno no cedió, y díez años después, tampoco tenía que haber cedido".

En este sentido, Blanco consideró que el Ejecutivo "ha pagado un precio político cediendo ante el chantaje" de la decisión personal del etarra De Juana de comenzar con su huelga de hambre, que ayer abandonó. "Este asesino no estaba en peligro, no como mi hermano, a quien, desgraciadamente, no le dieron la opción de vivir o de morir", puntualizó.

Por todo ello, la hermana del concejal del PP de Ermua destacó la necesidad de un nuevo cambio de gobierno. "España necesita un cambio porque lo que está en peligro es la memoria y la dignidad de las víctimas del terrorismo", concluyó.

Miles de personas protestan ante la sede de Interior por el traslado del etarra
Los manifestantes, entre ellos Ana Botella, fueron convocados por el Foro Ermua
MELCHOR SÁIZ-PARDO/COLPISA .MADRID El Correo 2 Marzo 2007

Varios miles de personas se concentraron ayer a las partir de las 20,00 horas frente al Ministerio del Interior, en el céntrico paseo de la Castellana de Madrid, para protestar por el cambio del régimen penitenciario de Ignacio de Juana y su traslado a San Sebastián. El edificio fue protegido por una nutrida dotación de antidisturbios. La concentración fue convocada por mensajes 'sms': «Concentración hoy 20:00 horas Ministerio del Interior. Paseo de la Castellana 5 Madrid. No a la rendición ante ETA. PÁSALO». Aunque la mayoría de los mensajes eran anónimos, algunos, según indicaron personas que recibieron el aviso, llevaban la firma del Foro Ermua.

A la hora fijada, una marea humana empezó a reunirse en los aledaños del ministerio y pronto quedaron ocupados los doce carriles del paseo de la Castellana y la cercana Plaza de Colón. Los reunidos se encontraron con una fuerte presencia policial que fue reforzada a medida que aumentaba el gentío. Los agentes no intervinieron hasta primeras horas de la noche para disolver la manifestación. En ese momento los uniformados detuvieron durante unos segundos a una persona que formaba parte de un grupo que portaba símbolos preconstitucionales. La acción provocó gritos de «traidores» y «mercenarios».

Entre los participantes en la protesta estaban la concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, recibida con gritos de «valiente, valiente», el ex alcalde José María Álvarez del Manzano y el líder ultraderechista Ricardo Sáenz de Ynestrillas con su hermano, muy jaleados y aplaudidos a su llegada. También había representantes de la AVT.

Dos grandes pancartas ocuparon un lugar preferente en la concentración: «25 muertos y a casa», en referencia a las víctimas mortales del terrorista, y «ETA ni perdón ni olvido». El destinatario principal de las consignas coreadas fue el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tachado de «traidor» y «embustero» y al que se le pidió la dimisión. Uno de los gritos más repetidos fue el de «España merece otro presidente».

Enseña falangista
Pero el líder socialista no fue el único objetivo de la indignación de los manifestantes. El ministro del Interior no se libró: «Rubalcaba siempre igual, ahora con la ETA y antes con el GAL». Todo el vocerío estuvo acompañado de las alusiones de rigor a «España, España» y «libertad, libertad». Proliferaron asimismo las pancartas de la Asociación de Víctimas del Terrorismo con la leyenda «Memoria, dignidad y justicia». La estampa se completó con una nutrida colección de banderas de España, acompañada de alguna enseña falangista.

Los concentrados exhibieron fotografías de víctimas del ETA, entre las que destacó una con la imagen del concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco acompañada de una pregunta: «¿de qué sirvió que el Gobierno no cediese ante ETA?». Los manifestantes también entonaron el himno nacional con la letra apócrifa empleada durante la dictadura franquista.

El país de ZP
LO QUE DECÍAN LOS ALTOS CARGOS DEL GOBIERNO SOCIALISTA SOBRE EL ASESINO DE JUANA
Vera no ha admitido los hechos por los que ha sido condenado ni ha devuelto los más de 600 millones de los que la sentencia considera probado que se apoderó.
minutodigital 2 Marzo 2007

Los socialistas han pasado de “construir” imputaciones penales para De Juana a llevarlo en palmitas a su casa. Hace casi dos años, los cortesanos de Rodríguez se indignaron cuando se supo que el asesino saldría en libertad y ahora se alegran de haber salvado de la muerte.

En junio de 2005 se supo que Iñaki de Juana Chaos, miembro de ETA y asesino de 25 personas, saldría en libertad en agosto, al considerar las autoridades penitenciarias que su condena a 3.000 años de cárcel se extinguía después de haber cumplido sólo 18 años. Gracias a diversos beneficios penitenciarios, redujo 12 años del máximo de 30 que estaría en prisión.

Entonces, el Gobierno socialista, todavía no tan implicado como ahora en las negociaciones con ETA, anunció que estaba dispuesto hasta a “construir” nuevas imputaciones legales y revisar sus reducciones de condena para mantener al asesino encarcelado.

Recordamos las declaraciones y actuaciones de JUAN FERNANDO LÓPEZ AGUILAR, entonces ministro de Justicia y ahora candidato a la presidencia del Gobierno autónomo de Canarias. En cuanto se supo de la inminente liberación de De Juana, López Aguilar dijo en junio de 2005 que había instruido “con carácter general y permanente al Ministerio Fiscal que recurra todas las excarcelaciones de etarras, que vigile con el máximo celo el cumplimiento, de acuerdo con el rigor que la ley exige, de los beneficios penitenciarios en cada caso individualizado”.

Y añadió: “Ahora se verá (...) si es posible que se pueda construir una nueva imputación penal por pertenencia a banda armada, amenazas o por continuidad de alguna forma de la actividad terrorista, incluso desde la cárcel”, en referencia a los artículos amenazantes que el asesino nacionalistas vasco publicó en ‘Gara’.

También declaró: “La garantía que el Gobierno quiere ofrecer a la ciudadanía es la de su compromiso con la evitación de la impunidad y con la persecución, con el máximo celo, de los crímenes terroristas con todo el rigor de los instrumentos a su alcance”.

El fiscal general del Estado, CÁNDIDO CONDE-PUMPIDO, expresó su respeto por la decisión del juez, pero explicó: “Cuando no se está de acuerdo se recurre, que es lo que ha hecho el Ministerio Fiscal en este caso y hará en otros”. Por sus indicaciones, los fiscales pidieron 95 años por delitos de amenaza y de integración en banda terrorista y un par de años después el traslado del asesino a su domicilio.

JOSÉ ALONSO, amigo íntimo de José Luis Rodríguez Zapatero, entonces ministro de Interior y ahora de Defensa, dijo: “Es tremendo que un terrorista, seguramente de lo más sanguinario que ha producido la organización terrorista ETA en su historia, vaya a quedar en libertad”. No se le conoce ninguna declaración en estos últimos días sobre el trato de favor al terrorista De Juana y la afrenta que supone para las víctimas del terrorismo.

Jon Juaristi gana el Premio Azorín con su primera novela 'La Caza Salvaje'
La obra es una crítica a los pequeños nacionalismos y discurre en el País Vasco en el periodo comprendido entre la Guerra Civil Española y el nacimiento de ETA
Alicante Efe Estrella Digital 2 Marzo 2007

el XXXI Premio Azorín de Novela, dotado con 68.000 euros y convocado por la Diputación de Alicante -sureste- y la editorial Planeta, con su primera novela, "La Caza Salvaje", según el fallo del jurado dado a conocer anoche. Un total de 179 novelas procedentes de España, Europa y del continente americano han concurrido a la presente edición de un certamen que en los últimos años han ganado Francisco Javier Pérez, Angela Becerra, Manuel Mira, Javier García Sánchez, Eugenia Rico y Dulce Chacón. En la novela, Juaristi parte del mito de los cazadores infernales del bosque para relatar la vida de un cura vasco "pícaro, oportunista, sin convicciones y sin escrúpulos que decide que para sobrevivir" en el periodo comprendido entre la Guerra Civil Española y el nacimiento de ETA "tiene que mentir y traicionar".

Juaristi (Bilbao, 1951) explicó en rueda de prensa que se trata de una novela de ficción en la que el protagonista, Martín Abadía, "tiene un referente real" que ha existido y cuya influencia ha pesado en el nacionalismo vasco entre la entreguerra y los años de aparición de la banda terrorista.

Pese a que aseguró que "no es un ajuste de cuentas con los nacionalistas vascos", admitió que "muestra el camino sin salida de los pequeños nacionalismos (europeos) que intentaron poner a su favor a los totalitarismos importantes de la Europa de entreguerras", en referencia implícita al Nazismo y Comunismo.

En su opinión, estos nacionalismos "irredentos", que no llegaron a lograr la independencia de un territorio en los siglos XIX y XX, trataron de "congraciarse" con el Nazismo, primero, "hasta que vieron que a Hitler no les interesaba nada" y con el stalinismo, después.

A lo largo de las cerca de 450 páginas de "La Caza Salvaje", el protagonista instrumentaliza su carácter "disoluto y sin escrúpulos" para sobrevivir a distintas situaciones en la Alemania nazi, la Yugoslavia comunista y la España de la posguerra, entre otros escenarios europeos.

Concepción clásica
En el ámbito literario, Juaristi explicó que ha escrito "La Caza Salvaje" porque no quería "morir sin escribir una novela", y subrayó que se ha divertido y que ha seguido una concepción clásica para elaborar una obra "como un espejo a lo largo del camino de una vida", y que para reforzar la ficción ha introducido alteraciones "visibles" tanto de cronología como de geografía.

Planeta sacará a la venta el 3 de abril esta primera novela de Juaristi, después de salir elegida en la votación final con el respaldo de cinco de los siete miembros del jurado.

Entre los galardones que ha recibido Juaristi en el pasado, ex director de la Biblioteca Nacional entre 2001 y 2004 y del Instituto Cervantes, destacan el Premio Nacional de Periodismo Francisco Cerecedo y el Premio Nacional de Literatura por "El Bucle Melancólico", ambos en 1998.

Como portavoz del jurado, el escritor Fernando Sánchez Dragó afirmó que, pese a ser la primera novela, se trata de una obra de "considerable envergadura" que tiene la "sincronía" de nacer en un momento de sucesos con el trasfondo de la actualidad política.

Justicia y desprecio
ANTONIO PAPELL El Correo 2 Marzo 2007

Durante los años ochenta, cuando todos estábamos enfrascados en la apasionante tarea de redondear y dar consistencia al joven régimen entre grandes dificultades -Miláns, Armada y Tejero daban su golpe de Estado en 1981 y el terrorismo martilleaba sanguinariamente sobre la sociedad española sin cesar ni un momento-, nadie se preocupó en prever la posibilidad, inimaginable en aquella época, de que ETA pudiese sobrevivir todavía algunas décadas, por lo que procedía revisar la legislación del franquismo con el fin de asegurarse de que los más abyectos criminales de la organización no salieran de prisión aprovechando las paternalistas ventajas del viejo Código Penal de la dictadura, aquel régimen represivo que, al parecer, trataba de lavar su mala conciencia mediante concesiones de aquella índole (la famosa redención de penas por el trabajo, por ejemplo). Y así, cuando uno de los más sanguinarios etarras, De Juana Chaos, en prisión desde 1987, fue condenado a más de 3.000 años de cárcel por 25 asesinatos, ya estaba sobreentendido que no cumpliría más de veinte, sin que la irretroactividad de la ley penal, consagrada en la Constitución, permitiera después cambio alguno a este respecto. Como se sabe, De Juana saldó su deuda formal con la Justicia en 18 años y ya estaría en la calle si no hubiera sido procesado y condenado por dos amenazantes artículos publicados en 'Gara', que han dado lugar a una inefable secuencia de despropósitos jurídicos saldados por el Supremo con una pena menor de apenas tres años de prisión, mucho después de que la Fiscalía, enajenada por las presiones de la opinión pública, hubiera llegado a anunciar que pediría 98 años de cárcel por aquellos opúsculos. Aunque ya no tiene sentido la duda, muchos juristas se han preguntado en todo caso si es razonable juzgar por ser de ETA y proclamarlo a quien acaba de cumplir una sentencia por diversos crímenes en su nombre.

A todo esto, el cínico criminal en cuestión, airado por la persecución penal de sus escritos que le impedía salir a la calle, decidió en su momento chantajear al sistema mediante una huelga de hambre intermitente. Y ahora el Gobierno, en aplicación estricta del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario vigente desde 1996 y a través de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, ha propuesto al juez de Vigilancia Penitenciaria la prisión atenuada para el reo, decisión que puede salvar su vida. Hasta el último momento, el Partido Popular se ha mostrado partidario de exigir a De Juana, que ya está en Euskadi, el cumplimiento estricto de la pena en régimen carcelario.

En el terreno abstracto de lo puramente humano y personal, es muy difícil acopiar alguna dosis de piedad hacia este sayón repulsivo que no dio oportunidad alguna a sus víctimas. Nadie derramaría una lágrima por su muerte, aunque fuera entre los retortijones de la inanición. Pero el Estado democrático está en la obligación de la grandeza. Y quienes tienen el mandato de gestionarlo, en la de tratar de impedir la muerte, cualquier muerte. Y la de evitar, como dijo brutalmente Rodríguez Ibarra, que este sujeto indigno se convierta en héroe para la minoría fanática que ha arropado su sanguinaria desviación.

Esta opinión no desautoriza en absoluto la tesis del PP, que sin duda recoge mejor que la contraria la justa indignación de las víctimas del criminal en serie: buena parte de la opinión pública se siente representada por esta inflexibilidad, que sin embargo el PP revisaría sin ninguna duda si fuera él el encargado en este momento de hacer cumplir las leyes. A fin de cuentas, la democracia se resume gozosamente en esta contradicción: a la oposición le corresponde expresar su opinión; al Gobierno, buscar la síntesis que represente el bien común.

El sistema legal de nuestras democracias trasciende por fortuna de la ley del Talión, aquel principio jurídico de justicia retributiva en el que la norma imponía un castigo que se identificaba con el crimen cometido y que tiene su expresión más genuina en la expresión 'ojo por ojo, diente por diente' que aparece en el Éxodo, uno de los libros del Viejo Testamento. En una democracia como la nuestra, el respeto a las reglas de juego que nos hemos dado -la seguridad jurídica- y la capacidad de contención que relativiza la idea de venganza son pilares fundamentales de civilización a los que no podemos renunciar. En consecuencia, nada se destruye por el hecho de que el verdugo De Juana Chaos salve finalmente la vida de su propia locura por la mano oportuna del Estado. Al contrario: la indignación que produce la procacidad obscena de este desalmado tiene, a modo de contrapunto, la satisfacción de ver cómo nuestras instituciones son capaces de evitar el ensañamiento, de actuar con sutileza y magnanimidad, de despreciar en silencio a este abyecto asesino.

CASO DE JUANA
En el fondo, a nadie le importa
JOSEBA ARREGI El Correo 2 Marzo 2007

Es difícil valorar lo que implica la decisión del Gobierno de permitir que el etarra De Juana termine de cumplir su pena de cárcel en situacion de prisión atenuada -en función de la evolución de su salud- en su propio domicilio bajo vigilancia policial. Y es difícil porque las consideraciones legales -las previsiones de la Ley Penitenciaria-, las consideraciones comparativas -los presos de ETA que en situación de enfermedad obtuvieron en otros tiempos el tratamiento previsto que ahora se otorga a De Juana- e incluso las consideraciones simplemente humanas y humanitarias quedan eclipsadas por las consideraciones políticas.

El etarra Iñaki de Juana Chaos, autor de muchos asesinatos, además de rebajar la vida de los 25 asesinados por él a mero instrumento de su proyecto político, ha hecho de su propia vida un instrumento más de su lucha: se ha puesto a sí mismo al borde de la muerte para forzar una sentencia exculpatoria. Él es el que menos se podrá extrañar si su caso no puede ser valorado desde la simple y obligada perspectiva humana, sino sólo desde el contexto de instrumentalidad inhumana y antihumana a cuyo servicio ha dedicado él toda su vida.

La pregunta acerca de la instrumentalidad de la decisión del Gobierno para que pueda cumplir el resto de la condena en su casa implica, además, que De Juana se ha convertido en un caso. Un caso que ni siquiera llegará a obtener el nivel de símbolo que quizá él mismo haya buscado, o que otros querían que él llegara a ser. Porque se trataba, desde un principio, de un posible símbolo cuya instrumentalidad borraba lo mínimo que se puede pedir a un símbolo: una fuerza significativa en sí mismo.

Si De Juana se ha convertido a sí mismo en un mero instrumento de un proyecto político que, asentado sobre 25 asesinatos, es ética y políticamente inasumible; si la organización terrorista a la que pertenece, ETA, siempre ha transformado a sus presos en instrumento de su lucha política -conviene no olvidar que los líderes de Batasuna proclamaron el derecho de los presos al cumplimiento íntegro de la pena-, el resto de actores políticos han tratado el caso también de forma meramente instrumental.

Para el PP ha sido una ocasión más para mostrar su firmeza ante ETA y ante los integrantes de la organización; una ocasión para oponerse a cualquier medida de gracia o de rebaja de penas; una ocasión más para afirmar su mayor, o quizá única y exclusiva, cercanía a las víctimas. Para el PP, De Juana ha sido el instrumento para poner contra las cuerdas al Gobierno, un instrumento a través del que ha podido expresar con claridad populista su oposición a cualquier flexibilidad en la cuestión de los presos.

Para el Gobierno, De Juana Chaos también ha terminado siendo un mero instrumento. En lugar de crear una atmósfera en la que se hubiera podido tomar la decisión oportuna sin tener en cuenta otros aspectos, sus ganas de que se reanude el llamado proceso, su necesidad de ofrecer gestos que apuntalen sus interpretaciones de las opiniones de algún líder de Batasuna, junto con sus temores a que un desenlace fatal de la huelga de hambre de De Juana diera paso a alguna acción mortal de ETA con la consecuencia de imposibilitar cualquier reanudación del proceso, han hecho que primaran las consideraciones instrumentales sobre cualquier otra.

En el fondo a nadie le importa De Juana Chaos. Lo que importa es si lo que suceda con él puede servir para ponerle las cosas difíciles al Gobierno, especialmente sospechando que está interesado en que Batasuna esté presente en las elecciones locales y forales. Lo que importa es que lo que suceda con De Juana no impida que surja la esperanza, por mínima que sea, de reanudar el proceso y poder así permitir que, de una forma u otra, Batasuna participe en las próximas elecciones: porque dejando que De Juana cumpla la pena en su casa, ETA se pueda ver animada a declarar una tregua ampliada, y Otegi impulsado a ser el nuevo profeta del autonomismo.

A nadie le importa De Juana Chaos. Ni a él mismo. Aunque pudieran existir razones importantes para que se tuvieran en cuenta cuestiones de humanidad, a pesar de que su situación de enfermedad se deba a una decisión propia y con intención de someter a chantaje al Estado. A nadie le importan tampoco las consecuencias que todo este debate pueda tener en la sociedad vasca. Una sociedad vasca que, lejos de las proclamas laudatorias de los políticos, se va salvando a base de no preocuparse demasiado de estas cuestiones. Una sociedad que en algunos de sus sectores ha perdido la capacidad de una reacción ética seria, y que en otros, mayoritarios, ha ido construyendo un callo suficientemente denso como para que todas estas cuestiones le permanezcan exteriores.

Entre todos estamos perdiendo la oportunidad de reflexionar en serio sobre lo que ha hecho posible toda esta situación. Un Código Penal que siempre va saltando de extremo a extremo, del extremo de una liberalidad ingenua al extremo del cumplimiento completo de las penas, dejando de lado soluciones más adecuadas. Por ejemplo la de que el Código pueda seguir siendo liberal, pero con la previsión de que el juez, en atención a la gravedad de la culpa, pueda imponer un mínimo de años que en cualquier caso deberá cumplir el condenado. Así ocurre en Alemania con los penados por los asesinatos cometidos en nombre de la RAF: uno de ellos deberá seguir sin prisión atenuada, a pesar de llevar ya más de 24 años, por haber enviado recientemente un saludo a un congreso de anticapitalistas proclamando la necesidad de acabar con el sistema.

Estamos perdiendo la oportunidad de reflexionar sobre los caminos no para conseguir la reconciliación en la sociedad vasca -nos debería dar vergüenza hablar siquiera de reconciliación en la situación actual-, sino simplemente para preguntarnos qué vamos a hacer para recuperar un mínimo de nervio moral. La instrumentalidad lo devora todo. La táctica del momento lo engulle todo.

Y ni siquiera la atenuación de la prisión a De Juana permitirá que un rayo de humanidad pueda iluminar la triste realidad política vasca. Porque el mismo De Juana no lo permite. Porque todos los demás actores coinciden con él en instrumentalizarlo.

Final esperado
ANTONIO ELORZA El Correo 2 Marzo 2007

La huelga de hambre de Ignacio de Juana pesaba como una losa sobre la conciencia del Ejecutivo y nada tiene de extraño que haya aprovechado los menores resquicios legales a su disposición para alcanzar un final feliz en esta historia. Como tantas otras veces, el que ha dado la cara es el ministro Rubalcaba, aun cuando verosímilmente la resolución haya sido alcanzada en un encuentro al más alto nivel, presidido por Zapatero, y con la participación de la vicepresidenta del Gobierno, del ministro de Justicia y del propio Rubalcaba. En la explicación dada por este último había aspectos poco creíbles y otros perfectamente evitables. Así, la referencia a los supuestos antecedentes del PP: nada tiene que ver la excarcelación de un enfermo terminal con la aplicación de una situación excepcional a quien es dueño y señor del propio juego de la muerte. Por eso mismo carecía de base la eventual aplicación del artículo 104.4 del Reglamento Penitenciario, en virtud del cual la reclasificación de un enfermo podía verse justificada en caso de «penados enfermos muy graves con padecimientos incurables». El artículo 100.2 ofrecía un marco más flexible, al mirar a situaciones individuales para la aplicación «de un programa específico de tratamiento que de otra forma no pueda ser ejecutado». Difícilmente podía prever el legislador que esta circunstancia, la imposibilidad de realizar otro tratamiento, pudiera ser debida a la negativa del penado. Así que en vez de «razones legales y humanitarias», esgrimidas por Rubalcaba, sería más ajustado hablar de «razones humanitarias y políticas», respetando en la resolución los requisitos formales fijados por la ley.

Lo cierto es que difícilmente hubiera sido justificable una muerte, para un observador imparcial, y no sólo para un militante abertzale, a la vista de lo sucedido con el segundo juicio y la segunda condena, ahora por tres años, que ha provocado la respuesta de De Juana en forma de huelga de hambre. Para abordar el tema con objetividad hay que dejar fuera, de entrada, la condición criminal del sujeto y la posible benevolencia del tratamiento por él recibido en años efectivos de prisión tras su cascada de crímenes. Era de lamentar que De Juana saliera libre, tanto por la importancia de esos crímenes como por el talante sanguinario del sujeto, suficientemente probado en sus cartas donde celebra desde la cárcel ulteriores matanzas de ETA. Tal vez los tres años por las dos cartas fueran una pena adecuada, pero hay que tener en cuenta el baile de peticiones, de casi un siglo primero, de doce años después, ofreciendo en consecuencia la Justicia la imagen deplorable de que no se trataba de aplicar la norma, sino de poner en práctica algo parecido a la ley del Talión para que De Juana siguiera entre barrotes. En ese marco se inscribe su respuesta, así como el respaldo recibido por la misma, según el cual el criminal pasaba a ejercer de mártir.

Por añadidura, la lectura de las dos cartas no deja claro nada sustancial, salvo la pertenencia de De Juana a un 'nosotros' no designado explícitamente, pero que de modo inequívoco corresponde al colectivo terrorista. Es un tipo brutal, con una prosa que mezcla elementos propios del radicalismo abertzale -'la txakurrada', 'el enemigo'-, con atisbos de un aspirante a escritor, en las metáforas relativas a los muros de la cárcel, y un fondo omnipresente de violencia que en el tratamiento del otro recuerda al lenguaje del fascismo español. Ciertamente, las imágenes de los componentes del personal de prisiones son expresivas de un odio manifiesto, en tanto que sus alusiones a la estrategia de su organización apuntan a la exigencia de continuidad en la misma: «Vamos a ganar (...). Y lo demás es fácil: trabajo, sacrificio, aprender de los errores y no meternos palos en la rueda de nuestra propia bicicleta». Pero no dice que haya que matar al personal de prisiones criticado ni que sea imprescindible practicar la lucha armada. Esto último es claramente sugerido. Ahora bien, no parece juicioso acumular por eso años de cárcel sobre alguien y, como fin de fiesta, cargar con su muerte.

Los costes de la operación no pueden, sin embargo, ser ignorados. Un penado que desacata abiertamente la sentencia que le concierne, iniciando una huelga de hambre al fin triunfante, se constituye con facilidad en héroe para los suyos, y en peligroso antecedente para conductas similares por parte del colectivo de presos de ETA. El PP y los seguidores de Batasuna están aquí de acuerdo: es una victoria simbólica de ETA. De modo correlativo, para las víctimas del terrorismo es un mal día, que confirma la desolación producida por un hecho menos comentado pero a mi entender más grave: el voto favorable del PSE en el Parlamento vasco a las ayudas a los presos de ETA. Mientras la AVT confunde su misión con la de un partido de movilización antisistema, Zapatero y su partido han decidido pasar por alto lo que significan las víctimas para la reconstrucción de la democracia en Euskadi.

Todo indica que entre el Gobierno y Batasuna vuelven a existir eso que de forma tópica viene llamándose buenas sensaciones. Otegi habla sobre lo del precio y ZP le felicita. El Gobierno cierra el caso De Juana y éste, con el respaldo o bajo el impulso de Batasuna, pone el colofón de abandonar la huelga de hambre. Hasta el 'parque jurásico' de la política abertzale reabre sus puertas para que mi viejo amigo Txomin Ziluaga alabe las posibilidades que ofrece «la autonomía de transición» de 'Hegoalde', que este sábado nos van a recomendar en Pamplona para llegar al 'happy end'. Según cabía esperar de las maniobras elusivas de ZP en enero, y aunque sea necesario seguir guardando las formas, el atentado de la T-4 queda muy lejos y vuelve 'el proceso de paz', en espera de que hable ETA. Y como antes del 30 de diciembre, con la seguridad por parte de ETA y Batasuna de que el presidente del Gobierno busca desesperadamente el acuerdo, lo necesita porque en ello le va la piel de su supervivencia política. Es el primero en esperar que los abertzales le hagan posible de algún modo dar el paso de la legalización ante las próximas elecciones. Punto débil incuestionable de su capacidad negociadora. En este sentido, el desenlace del caso De Juana supone una confirmación, más allá de la feliz circunstancia de haber sido evitada una muerte.

Reportaje
El Verbum estrenará «Os Barballocas, os salvadores da língua»

Los superhéroes del gallego, contra el «mal-dito» español
Una empresa viguesa de gestión cultural crea una obra de títeres para niños, con buenos que hablan gallego y luchan contra el malo, que se expresa en castellano
(Firma: B. R. Sotelino | Lugar: vigo) La Voz 2 Marzo 2007

Verbalinda es una bruja buena que planta semillas de gallego y Maldito le quiere destrozar el huerto

El próximo domingo, el Museo Verbum llevará la palabra hasta los límites de la confrontación lingüística en un espectáculo pensado para un público acostumbrado a lidiar cada día con el «coñecemento do medio», (también conocido como «coñe») pero sin el bagaje suficiente para saber que en esto de las palabras también hay buenos y malos.

Quien les llevará a plantearse este tema quizás sean Os Barballocas, unos personajes que acaban de nacer de la imaginación de un creativo grupo de vigueses que han montado una empresa de gestión de proyectos culturales, Mekané Didáctica. Rocío Marín y Pedro A. Cordón son los directores. Ambos son licenciados en Geografía e Historia y cuentan con una abultada experiencia en el sector de la gestión cultural que va desde el Palacio Pitti de Florencia o el Guggenheim de Venecia al museo Marco de Vigo o el Centro Cívico de Teis, donde desarrollan talleres para niños. Pero ahora se enfrentan a su primer proyecto como empresa y para empezar han inventado a unos superhéroes singulares en forma de títeres de guante.

Viaje a la Festa do Queixo
La historia de los cuatro buenos y un malo, comienza en el S. XII en el Reino de Galicia y su vida transcurre entre O Castro Outo, Boiriz y Capita Augusti. Se llaman Verbalinda (la meiga creadora de la lengua gallega, que tiene un laboratorio donde planta semillas de diferentes lenguas), la niña Falamunda, de origen suevo, (protectora de la lengua) el niño Pepiño, que es romano, la vieira Sarela (un ordenador portátil que teletransporta a los Barballocas en el tiempo, ¡y llegan hasta la mismísima Festa do Queixo en el siglo XXI!) y el malvado Maldito, bautizado así aprovechando el juego que da su traducción castellana (Mal dicho).

El malo, que odio Galicia, habla español y alguna palabra en inglés, quiere conseguir que todos los niños hablen mal el gallego, olviden la historia, la cultura y la lengua gallega, y los buenos tienen un objetivo: animar y motivar a los niños y sus familias a utilizar la lengua gallega, o como reza la nota enviada por el Verbum, «conseguir que todos os que viven ou viviron na nosa terra falen galego e que o falen correctamente».

Nacionalismo
Según cuenta Rocío Marín, el proyecto se gestó sin ninguna intención maniquea. «Aparentemente queda muy radical, pero la verdad es que surgió pensando cómo podíamos hacer ¡nosotros, que no hablamos gallego casi nunca y que antes hablábamos castellano siempre! para que los chavales se interesaran por el idioma. Y se nos ocurrió crear unos héroes».

La codirectora de Mekané asegura que el espectáculo no es ni galleguista ni nacionalista, sino que lo que se busca es motivar al público infantil creando unos personajes atractivos, «ya que hasta el malvado es simpatiquísimo», y añadiendo elementos ligados a la vida cotidiana. «Por ejemplo, hemos diseñado unos colgadores de puertas como los de los hoteles con Verbalinda y Maldito, para que los pongan en las habitaciones en las que se habla gallego o en las que se habla castellano».

El espectáculo se estrenará este domingo, 4 de marzo, a las 12 horas en el Verbum, pero ya hay un montón de Concellos de diferentes puntos de Galicia ((Marín, Oroso o Carnota, entre ellos) interesados en contratar a «Os Barballocas, os salvadores da língua galega», superhéroes de cartón que quizás acaben en un cartoon . Verbalinda, Pepiño, Falamunda, Maldito y Sarela se quedarán durante todos los domingos de marzo en el museo vigués protagonizando talleres y cuentacuentos. Como empresa, la intención de Mekané es potenciar el sector artístico y cultural gallego. Por ahora han sido seleccionados por la Xunta para el programa A Cultura Circula.

 MANIFESTACIONES
Más de 700 personas participaron en Vigo y A Coruña en las protestas contra la pena de De Juana
(Firma: Redacción digital | Efe) La Voz 2 Marzo 2007

Los manifestantes, convocados por la fundación Denaes con el apoyo de PP, lanzaron duras críticas contra Zapatero.

Más de trescientas personas se han concentrado en Vigo para protestar contra la decisión del Gobierno de suavizar el régimen penitenciario del etarra Iñaki de Juana.

Convocados por la fundación Denaes, con el apoyo de PP y de varios colectivos, los manifestantes han lanzado duras críticas contra el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al que acusaron de ceder al «chantaje» de ETA.

La concentración tuvo lugar en la plaza do Rei, sede del Ayuntamiento, y en ella tomaron parte varios integrantes del PP del Consistorio así como simpatizantes de esa formación y miembros de colectivos tales como Vigueses por la Libertad.

Durante el acto se leyeron comunicados de esos y otros colectivos como el Foro de Ermua en los que reprocharon que el Gobierno preste más atención a los terroristas que a las víctimas.

Los manifestantes exhibieron también pancartas con la mención «Derrotemos juntos a ETA. No a la negociación» o «Zapatero traidor, nefasto para España, dimite».

Asimismo, los participantes han denunciado lo que consideraron como una «excarcelación» de De Juana y han acusado a Zapatero de «inútil, cobarde y traidor»

El portavoz del Ayuntamiento, José Manuel Figueron, que ha participado en la concentración, ha criticado la «actitud poco responsable de Zapatero» y ha considerado que la rebaja de la decisión sobre De Juana representa «una humillación hacia las víctimas del terrorismo y las personas de buena fe» que «defienden este país».

Figueroa ha opinado que «una persona que ha matado a 25 personas no merece ningún trato de favor» por parte de las autoridades y ha apostillado: «no se pueden permitir chantajes».

Las concentraciones de rechazo contra la decisión del Gobierno se llevaron en otras localidades gallegas, al igual que en otras ciudades españolas, convocadas por colectivos próximos al PP.

En A Coruña, al menos cuatrocientas personas se concentraron ante la Plaza de María Pita y han gritado consignas de «España no se vende» y «Zapatero dimisión». Se dio lectura a un manifiesto en el que se denunciaba que por primera vez un «gobierno se vendía» al chantaje terrorista.

Recortes de Prensa   Página Inicial