AGLI

Recortes de Prensa     Martes 5 Marzo   2007

De Juana Chaos
Aplaudir hasta ensordecer
Cristina Losada Libertad Digital 6 Marzo 2007

Sólo él sabe por qué ha soltado al terrorista, pero ellos aplauden. Aplauden hasta reventarse las manos, sólo encallecidas de eso, de fingir entusiasmo. En estos arrabales del poder, la simulación es el valor más seguro. La lealtad mayor no ha de esperarse de los sinceramente convencidos, sino de los que fingen siempre, en toda circunstancia y ante cualquier decisión del Líder. Lo harán mientras siga siéndolo; luego traspasarán, por un módico precio, sus vítores a otro. Pero, hoy, el Líder es el que acaba de darle un final feliz a la campaña Save De Juana, lanzada por oenegés del historial humanitario de ETA y Batasuna, apoyada desde instituciones como la presidencia del Senado y publicitada por prestigiosos medios internacionales. El jefe ha tenido que mentir sobre las excarcelaciones permitidas por otros gobiernos, y ellos han bendecido esa falsedad y otras. Porque creen, sí, en lo del mal menor. Creen que el mal menor consiste en representar a los tres monos clásicos –el que no ve, el que no oye, el que no habla– y a uno nuevo: el monito palmero.

La reunión del Comité Federal del PSOE ha sido un éxito. Una apoteosis propia de Comité Central. La ovación al líder ha resonado en todos los rincones del país. Igual que las aclamaciones de la vieja guardia. El matarife de una banda terrorista podía haber sido un mártir más. La suprema inteligencia del líder lo ha convertido en un héroe. ¡Bravo! Los aplausos ensordecen. Justo lo que necesita la claque. Aplaudir para no oír. Para acallar, no la voz de la conciencia, ¿qué conciencia?, sino el murmullo del temor y la duda. ¿Y si hubiera sido un error?

– Camarada, ¿ha dicho usted un error? ¿Piensa usted que el Partido puede equivocarse y cometer errores?
– ¡No! ¡Jamás! ¡Nunca! Nosotros, que detentamos la capacidad crítica, por eso mismo la hacemos estallar en salvas y hurras.

Cuando se apaciguan, no sin esfuerzo, pues los hay que sobreactúan y, cuando muere el aplauso, vuelven a resucitarlo, Pepiño anuncia un nuevo vídeo. Una secuela del anterior, aquel que iba sobre lo que hizo Aznar en la tregua del 98. Fue lo único bueno que realizó el malvado Aznar. ¿O fue malo? Qué lío. Hombre, Pepiño, márcate un vídeo heterodoso de verdad. Uno que ilustre la bondad y el valor de ZP. Si tan orgulloso está el Partido de haber salvado a un asesino en serie de la ETA, hay que pregonarlo en la propaganda electoral. Si ha sido una decisión humanitaria y valiente, habrá que recordarla. "ZP es tan bueno, que no quiso dejar que muriera". "La vida es un valor tan supremo para él, que hasta una escoria como De Juana mereció su compasión". Más breve y comercial: "ZP: suave con los terroristas y duro con las víctimas".

Pero como el presidente afirma que seguirá trabajando por la verdad y que no insultará a nadie, lo que prepara Pepiño es una serie como la de los Invasores, en la que todos los que protestan por la excarcelación del mártir levantarán el dedo meñique en señal de que son de la extrema derecha, la derecha extrema, o fascistas. Orwell elaboró una lista de personas y cosas que había oído tildar de "fascistas": granjeros, tenderos, Kipling, Gandhi, homosexuales, hostales juveniles, astrología, mujeres, perros... Había allí de todo. Aquí también. Entre los "ultras" que sacará Pepiño incluso hay socialistas, con y sin carné, con y sin cargo. Con cargo, todo sea dicho, pocos.

Y, sin embargo, les convendría saber por qué. Por qué su imagen y la del vampiro (se nutría de las víctimas de los atentados, según propia confesión) han quedado unidas para siempre. Pues puede ser aún peor que un error y una iniquidad. Ceder ante una banda terrorista no evita males mayores: conduce a ellos.

De Juana Chaos
Del estiércol a la derecha extrema
Ignacio Villa Libertad Digital 6 Marzo 2007

En ningún momento de la actual legislatura ha estado tan nervioso el PSOE. Ha cundido el pánico al observar el fuerte deterioro político que está sufriendo por la decisión del Gobierno de excarcelar al etarra De Juana Chaos. Ante la incapacidad de defender la decisión con argumentos de peso, porque no los hay, los socialistas han vuelto a utilizar su estrategia habitual en estos casos, que no es otra que el insulto, la descalificación y la mentira.

Para empezar, y como réplica ante la manifestación convocada para el sábado 10 de marzo por el Partido Popular, los socialistas han sacado listas de presos etarras excarcelados por Aznar y hasta han llegado a afirmar, por boca de Felipe González, que el Gobierno del PP negoció con ETA para intentar evitar el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Sabíamos ya de la mezquindad, la ruindad y la falsedad de Pepe Blanco y los suyos, pero está visto que siempre son capaces de superarse. Lo que resulta más incomprensible es su continua torpeza.

Y es que, por más que Rodríguez Zapatero vuelva la mirada hacia el pasado, no puede encontrar precedente alguno a lo que ha hecho si no es cambiando los datos y mintiendo. El presidente del Gobierno sabe perfectamente que puede contar las batallitas que quiera, que el coro de palmeros mediáticos del que disfruta le aplaudirá y repetirá lo que diga aunque sea falso. De hecho, puestos a hablar de fantasma del pasado siempre nos quedan los GAL, una historia que de algo le ha de sonar al actual ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Aznar no cedió al chantaje de ETA cuando secuestro a Miguel Ángel Blanco. El director de El Mundo intentó sin éxito que un antiguo dirigente etarra preso en Francia, que había devenido en crítico con la banda y con la violencia que ésta ejercía, hiciera un llamamiento para evitar el asesinato. El Gobierno se limitó a acelerar el papeleo que permitiera la visita de la abogada que debía gestionar el asunto, sin prometerle nunca nada a un terrorista convicto y confeso aunque, al contrario que De Juana, arrepentido. En cuanto a las excarcelaciones, fueron presos con enfermedades terminales que, en la mayoría de los casos, murieron al poco de salir de la cárcel.

Zapatero, en cambio, ha cedido miserablemente al chantaje de los terroristas ante la huelga del sanguinario De Juana Chaos. La diferencia está tan clara que, además de estas acusaciones falsas y manipuladas, la reacción ante la manifestación convocada por el Partido Popular ha consistido en calificarle de extrema derecha, de derecha rancia, de la España del aguilucho y demás sandeces. Los socialistas siempre incrementan sus insultos cuando están nerviosos y se sienten amenazados. Pero cabe responderles que quienes llenaban de estiércol las sedes del PP durante la guerra de Irak y violaron el día de reflexión el 13 de marzo no pueden pretender darnos lecciones a los demás. Y es que en estos años han demostrado que no son capaces de ir más allá de la exclusión y el pensamiento único.

El Gobierno se presenta tres años después de las elecciones con un nivel de deterioro muy grande, muy alejado de los intereses de los ciudadanos y habiendo perdido la calle. Estos son los que piensan que echar estiércol a las sedes del PP es un gesto de pluralismo y concordia, mientras que manifestarse contra la excarcelación del etarra De Juana Chaos es propio de la derecha extrema. Habrá por tanto que esperar de ellos lo peor, pues su reacción será la de un animal infectado de rabia.

La respuesta
Editorial ABC 6 Marzo 2007

MARIANO Rajoy anunció ayer personalmente que la manifestación convocada por el PP contra la excarcelación de De Juana Chaos se celebrará el próximo sábado. Es la primera vez en esta legislatura que los populares toman la iniciativa para salir a la calle y denunciar la política del Gobierno sobre ETA. Por tanto, y al margen de las razones para la convocatoria, es evidente que Mariano Rajoy ha dado un paso al frente en el momento más crítico del mandato de Zapatero, asumiendo que es suya y de su partido la responsabilidad de traducir políticamente un descontento ciudadano creciente por el deterioro del Estado en la lucha contra ETA, un descontento fundado ante las evidencias de que De Juana no se merece en absoluto el trato que ha recibido. La información que ayer publicó ABC sobre la vulneración de una instrucción de Instituciones Penitenciarias puso de manifiesto el carácter arbitrario de la excarcelación del etarra. Y la que publicamos hoy, más desoladora si cabe, deja al descubierto, de puño y letra y en negro sobre blanco, la miseria moral del personaje que ha doblado el pulso al Estado de Derecho, incomprensiblemente rendido a quien llega a tildar el asesinato de un concejal de «jubilación forzosa».

Por eso, Rajoy acierta al ponerse al frente de un movimiento de opinión general en la sociedad, que ya no está dispuesta a seguir confiando a ciegas en la palabra del presidente del Gobierno, ni en sus profecías sobre el fin de un terrorismo, que ayer mismo se cobró su tercera víctima mortal en la persona de un anciano que tuvo que ser hospitalizado hace dos meses como consecuencia de un ataque de «kale borroka» a su domicilio. Tres muertos ya en el balance de ETA desde que anunciara su peculiar «alto el fuego» de 22 de marzo de 2006. La convocatoria de la manifestación está plenamente justificada: un régimen democrático se sustenta en el control al poder por los ciudadanos y en la libertad para expresarse sobre el gobierno del país. Las urnas son una más de las expresiones democráticas. Este es un momento histórico para que la sociedad española tome conciencia de la gravedad de la situación y cargue con la responsabilidad de impulsar un cambio político, cada día más necesario y apremiante. Por su parte, el PP tiene ante sí un tiempo de decisiones estratégicas que pueden marcar el futuro de España a largo plazo, porque las consecuencias de estos tres años de mandato socialista han conmovido hasta los cimientos del orden constitucional y el Estado de Derecho. Por todo esto, la manifestación del próximo sábado representa un hito de la legislatura y debe ser asumida por el PP con la trascendencia de lo que es capaz de cambiar el curso de los acontecimientos. Es muy importante, para que realmente la convocatoria atraiga a los ciudadanos al margen de su ideología, que la manifestación discurra pacíficamente, sin brotes extremistas, sin simbologías desfasadas, sin excesos verbales.

El PP ya sabe a qué se enfrenta. El PSOE ha puesto en marcha la maquinaria de la propaganda, en la que la verdad está descartada de antemano. Los socialistas avisan de que habrá otro vídeo sobre Aznar -esta vez dedicado a la tregua de 1998- y ayer se repartieron, como manual de adoctrinamiento, un informe sobre la reagrupación de presos etarras durante el secuestro de Ortega Lara. ¿Sigue empeñado el PSOE en convencer a los españoles de que Aznar era un blando que negociaba con terroristas? ¿No era la intransigencia de Aznar la causa de nuestros males y una excusa para ETA y los nacionalistas? Es digno de subrayar que el ministro del Interior vaya a comparecer en el Congreso para dar cuenta de la política penitenciaria de los gobiernos del PP. Habrá que ver qué tiene que decir de decisiones que él no tomó y cómo justifica que excarcelar arbitrariamente a un etarra como De Juana Chaos antes de que cumpla su condena sea equiparable a mover a presos de cárcel, sin sacarlos a la calle. La inclinación del PSOE por la manipulación es síntoma de una profunda preocupación por el cariz que está tomando la reacción social. La disciplina de partido acalla las críticas, pero los socialistas transmiten vértigo por el aventurerismo de Zapatero. Además, se exponen a recibir réplicas que actualicen el pasado de los Gobiernos socialistas y las «políticas» que aplicaron para acabar con ETA. Sobre todo, empiezan a ser conscientes de que se están confirmando los peores pronósticos acerca de la actitud de Zapatero frente a ETA. Y de que los ciudadanos ya saben que éste es un proceso de negociación que sigue adelante no a pesar de los muertos del 30-D, sino gracias a ellos.

El PP vuelve a la calle
Pablo Sebastián Estrella Digital 6 Marzo 2007

Crece la tensión y el enfrentamiento entre el PSOE y el PP por causa de la política del Gobierno sobre el terrorismo. El líder de la oposición ha convocado para el sábado una nueva manifestación en Madrid y la decisión ha provocado en el PSOE inquietud y un profundo malestar porque teme las consecuencias electorales de esta movilización que tiene su punto de partida en la reciente liberación de De Juana Chaos decidida por el presidente Zapatero. Aunque el punto de arranque de toda esta crisis no es otro que la desafiante decisión del presidente de abordar la negociación con ETA sin el consenso del PP, en plena actividad de la banda y uniendo semejante proceso a la reforma del modelo de Estado, iniciada con el Estatuto catalán. Es, pues, responsabilidad exclusiva de Zapatero, su Gobierno y su partido la crisis de convivencia y tensión política que invade el momento español.

La decisión del PP de volver a la calle y de no plantear el debate exclusivamente en el seno del Parlamento, por ejemplo con una moción de censura, puede ser discutible e incluso arriesgada, pero mucho más criticable es la política que sobre el terrorismo está ejecutando el Gobierno de Zapatero, que ahora se agarra a anteriores decisiones de los gobiernos de Aznar, en caso nada comparables como los del secuestro de Ortega Lara o el asesinato de Miguel Ángel Blanco, que contaron con el consenso del PSOE, un pacto o acuerdo entre los dos grandes partidos que ahora, por decisión de Zapatero, brilla por su ausencia.

Rajoy ha decidido convocar la nueva manifestación contra Zapatero por la puesta en libertad de De Juana Chaos con el lema de “España, por la libertad, no más cesiones a ETA”, y esta iniciativa y el impacto que el caso De Juana ha producido en la sociedad española —y no sabemos hasta qué punto en el cuerpo electoral— ha provocado lo que se ha dado en llamar el contraataque del PSOE, lanzado por José Blanco, quien anunció el listado de cesiones a ETA en los gobiernos de Aznar, con especial énfasis en lo que Blanco calificó como concesiones a ETA para salvar la vida de Miguel Ángel Blanco, con el acercamiento de presos etarras al País Vasco. Una acusación del portavoz del PSOE que parece el colmo de la infamia, porque comparar la ejecución criminal de Miguel Ángel Blanco con la huelga de hambre voluntaria del terrorista De Juana es una bajeza de un calibre pocas veces visto en la política española.

Muy mal tienen que estar las cosas para que el PSOE recurra a desesperados trucos de regreso al pasado —un mirar hacia atrás que suelen imputar al PP por sus apoyos a las teorías conspirativas del 11M— con comparaciones tan indignas como la de la situación de De Juana con el asesinato de Blanco y el secuestro de Ortega Lara. La cara de estupor, lejos de su habitual sonrisa, que exhibe Zapatero en sus últimas comparecencias da idea aproximada de lo que está pasando en el Gobierno, en el PSOE y puede que también en sus bases electorales. Con el error añadido que supone decir que Aznar cedió ante ETA, para reconocer que ellos también lo han hecho, pero en circunstancias no comparables ni admisibles si fuera cierta su primera imputación a Aznar, que en todo caso pertenece al pasado.

Comparar a Miguel Ángel Blanco con Iñaki de Juana Chaos es un disparate de José Blanco que tiene, una vez hecho, difícil arreglo y que puede acarrearle al PSOE daños muy superiores a los ya cosechados por la liberación del criminal De Juana. Pero ello nos da una idea del desconcierto y los niveles de disparate, en continua escalada, a los que se está sometiendo el PSOE y el palacio de la Moncloa en una desesperada fuga hacia delante que ninguno de ellos sabe a dónde conduce, y en la que involucraron a Felipe González, que ha salido, bastante mal por cierto, en socorro de un Zapatero en el que no tiene ninguna confianza, por más que desprecie al PP.

Un Partido Popular que ha vuelto a escoger la calle en lugar del Parlamento —con la que debiera ser una obligada moción de censura a Zapatero, a lo mejor la presentan después de la manifestación— para jalear a sus bases, a sus electores y para intentar abanderar la indignación nacional por la liberación de De Juana. De ahí el lema de la manifestación del sábado, donde los populares, con Rajoy a la cabeza, querrán movilizar a todos los suyos contra el Gobierno.

Naturalmente, mientras el PP ataca y el PSOE contraataca, en ETA deben de estar más que encantados con el espectáculo de la crispación en torno al debate terrorista, sobre todo una vez que ETA ha ganado el pulso sobre De Juana y que Batasuna se ha hecho dueña de las calles del País Vasco, por donde deambula y convoca manifestaciones, mítines y ruedas de prensa como si ya fuera un partido legal, gracias a la complacencia del Gobierno de Zapatero, en el que el ministro Rubalcaba se ha ofrecido como escudo humano del presidente, y aparece dispuesto a liderar, en compañía de Blanco, el nuevo regreso al pasado del PP con el que pretenden justificar los injustificables errores de su Gobierno que a la vista están.

Sin entender en la Moncloa, el Gobierno y el PSOE, que lo que ocurriera años atrás, en un intento desesperado por salvar la vida de Miguel Ángel Blanco, no es comparable desde ningún punto de vista, político, jurídico ni moral, con lo que acaba de hacer el presidente Zapatero a favor de uno de los verdugos más sanguinarios de ETA, que por su cuenta se ha puesto en huelga de hambre para chantajear al Estado.

No sabemos si la política, los líderes y la estrategia del PP son los más adecuados para hacer frente a la actual crisis nacional en la que estamos inmersos, por más que una gran parte de la ciudadanía se ausente de este debate. Pero sí tenemos la certeza de que en la presidencia del Gobierno se ha perdido la brújula de la decencia política, jurídica y moral que debe presidir el comportamiento de los primeros dirigentes del país. Y no hay fin, por ambicioso que sea, como la búsqueda de la entrega de las armas de ETA, que hoy pueda justificar estos comportamientos que repugnan al conjunto de los ciudadanos españoles, en medio de los desafíos y la chulería de Batasuna, y cuando apenas pasaron dos meses desde que ETA hiciera estallar su último coche bomba en Barajas matando a dos inocentes y causando enormes destrozos y más terror.

Además, no existe en el comportamiento de Zapatero la menor lógica o razonamiento político, sólo la cosa del talante humanitario, que justifique tamaños errores, salvo el imaginar que ha entrado en una fase de pleno desvarío tras el atentado de Barajas, que teme otra segunda bomba y acelera por ello las concesiones a ETA, o que guarda en la caja fuerte del Estado, que siempre suele estar vacía, el acta de rendición de ETA que él hará pública en los próximos días, lo que es imposible de imaginar. Entonces, ¿a dónde va Zapatero? ¿Hasta dónde quiere obligar a su Gobierno, partido, bases y electores a seguirle a ciegas camino del precipicio por donde deambula? Al margen de todo lo que está ocurriendo, que no es poco, el comportamiento del presidente merecería un estudio psicológico o al menos una razonable explicación que al día de hoy nadie puede dar.

El miedo guarda la viña
Lorenzo Contreras Estrella Digital 6 Marzo 2007

Inevitablemente, el “caso De Juana” ha eclipsado los temas más candentes de la actualidad que no guardan relación con ese tremendo asunto. Incluso el juicio del 11M ha perdido presencia en la curiosidad pública, cansada ya, por otra parte, de tanta confusión y tanta versión contradictoria. Ahora lo que apremia al espectador es la gravedad de las expectativas que se han abierto. Más que la camuflada puesta en libertad del terrorista etarra, alarma la evidencia y repercusión del chantaje ante el que Zapatero ha sucumbido. Había otros procedimientos menos ruines para salvar políticamente, en el orden personal, la situación, es decir, salvarla en el sentido que al Gobierno y al PSOE dirigente les interesaba. Pero ZP no quería enfangarse con demasiada evidencia, de manera que desplazó hacia Rubalcaba la responsabilidad de sucumbir sin honor. No ha conseguido zafarse él mismo de ese deshonor, pero lo ha intentado cobardemente. Rubalcaba ha sido el gato con cuya zarpa ha pretendido el amo sacar la patata del fuego.

Para completar su falsa protección, ZP, no se sabe si con chantaje por su parte, ha recabado el apoyo de Felipe González. González ha cedido a la presión y ha justificado la derrota moral y política de ZP, con la cual no habría transigido el propio González si le hubiese correspondido padecer tal coacción etarra. Ha hablado el ex presidente del “valor supremo de la vida”, de la vida del etarra, que nunca estuvo probadamente en peligro aunque pudiera admitirse lo que alguien ha llamado “una dieta de adelgazamiento” por parte del personaje. Zapatero ha negado que la “salvación” de De Juana haya sido fruto del miedo, sino obra del sentido de la responsabilidad. Nadie habló de miedo presidencial, porque la causa fundamental de la decisión de ceder al chantaje fue sobre todo un bellaco interés basado en futuras conveniencias electoralistas. De manera que el señor presidente, ese que los españoles no nos merecemos (o tal vez sí), ha utilizado el clásico subterfugio de la excusatio non petita.

El verdadero debate sobre la situación está definitivamente fuera del Parlamento. Está en la calle y en los medios de comunicación. Los partidos tienden a escurrir el bulto de la responsabilidad. Al PP sin embargo le llevan las circunstancias a dar la cara de modo más directo que antes. Porque hasta ahora lo que ha hecho es emboscarse en la reacción de la gente común, estimulándola sin aceptar el compromiso directo de la trinchera. En cierto modo, también los Rajoy y compañía han hecho lo que Zapatero con el “caso De Juana”: utilizar la zarpa del gato para sacar la patata del fuego. Pero cada día pueden hurtarse menos al cuerpo a cuerpo, alejado de la retórica cómoda de la discusión parlamentaria, con todas las broncas incluidas. Tienen que ir aceptando lo que Azaña llamaba discursos a campo abierto. Mucho debe también temer Zapatero que la lucha política se abra más allá de los acogedores muros de las Cámaras. Por algo se va negando a comparecer en los mítines públicos. Hasta empieza a ocurrir que ya no acepta los plenos extraordinarios y monográficos del Congreso cuando lo que se ventila, con la TV al quite, afecta demasiado directamente a su imagen. Él mismo, al negar su miedo al chantaje etarra, ha mencionado la soga en casa del ahorcado. Tiene miedo. Más bien pánico. Probablemente se refugiará en la estrategia de la adivinación del sentir ciudadano, abusará de los sondeos que pagamos todos en busca de la certidumbre de que el terreno no se pierde. Y entonces, ¿cómo resistirse a la sospecha de que adelantará las elecciones a la menor ocasión propicia?

Para eso, ETA tiene que ayudarle, naturalmente previo pago del importe correspondiente. No nos engañemos: las facturas están ya explícitamente extendidas. No hace falta enumerarlas. En el País Vasco, es el PSE, con los Patxi López, los Eguiguren y otras compañías, el que ha de completar el juego sucio que ya tiene avanzado y practicado el señor presidente del Gobierno y líder del partido llamado PSOE. Lo que ya ocurrió en Cataluña con el PSC ha marcado, según suele decirse, la hoja de ruta. El socialismo vasco no necesita otros maestros.

España, por la libertad
POR MARIANO RAJOY ABC 6 Marzo 2007

DESDE sus inequívocas y profundas convicciones democráticas, el Partido Popular convoca a manifestarse a todos los españoles que se sienten molestos y disgustados por la excarcelación del asesino Ignacio De Juana Chaos. Los populares queremos que el pueblo español pueda manifestarse pacíficamente el próximo sábado 10 de marzo contra una decisión que consideramos inaceptable ya que supone una gravísima cesión al chantaje que ETA viene planteando a la sociedad española desde hace más de treinta años. Con esta iniciativa queremos que todos los ciudadanos que desean la victoria de la democracia sobre la banda terrorista puedan decir al presidente Rodríguez Zapatero lo que opinan sobre su decisión de excarcelar a un asesino tan sanguinario y despreciable como De Juana Chaos.

El pasado jueves dije en Vitoria lo que pensaba sobre esta cesión. Le pedí al presidente del Gobierno que diese la cara, que compareciese ante las Cortes y que rectificase su decisión. No ha hecho nada de lo que le solicité y por eso mi partido apela directamente a los ciudadanos para que puedan ejercitar el derecho democrático a manifestarse contra una decisión política que supone, por primera vez en muchas décadas, la cesión de un Gobierno de España al chantaje de ETA. Nunca antes había sucedido algo así. Ni Adolfo Suárez, ni Leopoldo Calvo-Sotelo, ni Felipe González o José María Aznar hicieron lo que José Luis Rodríguez Zapatero ha hecho y eso que tuvieron que hacer frente a situaciones durísimas en las que el terrorismo de ETA llegó a desestabilizar atrozmente la normalidad de nuestra vida democrática; baste recordar ahora la firme respuesta que dio la sociedad española -encabezada por el Gobierno de entonces- al chantaje que los etarras plantearon con el secuestro de Miguel Ángel Blanco.

Lo que hizo el Gobierno el pasado jueves acordando la excarcelación de De Juana Chaos es exclusivamente el producto de la debilidad del Sr. Rodríguez Zapatero. Lamento decirlo así, pero es mi obligación hacerlo. ETA ha doblegado la voluntad de un presidente del Gobierno que ha tenido miedo de ver morir a un terrorista en la cárcel. ETA ha conseguido torcer el curso de los acontecimientos que imponían la dignidad de nuestras instituciones democráticas. Es más, los terroristas han logrado una victoria inaceptable sobre nuestra democracia al ver cómo el presidente Rodríguez Zapatero cedía ante algo a lo que no estaba legalmente obligado. Y es que la situación por la que atravesaba De Juana Chaos no era la de un enfermo al que cabe aplicar una medida de generosidad, sino la de alguien que voluntariamente utilizaba su propia vida chantajeando al Estado de Derecho con una huelga de hambre. Por eso es intolerable que el Gobierno eluda su responsabilidad con el argumento de que ha adoptado una medida humanitaria similar a las que llevaron a cabo otros gobiernos en el pasado. Lisa y llanamente, eso es falso. Nunca antes un gobierno ha modificado la situación penitenciaria de un criminal como respuesta al chantaje de una huelga de hambre.

De Juana Chaos ha sido excarcelado por debilidad. Por miedo a tener que afrontar la situación de hacer frente a la hipótesis de la muerte de un asesino que no se arrepiente de sus asesinatos, que no ha tenido el más mínimo deseo de pedir perdón o de mitigar, de un modo u otro, el dolor causado a sus víctimas. Por eso, la decisión del presidente Rodríguez Zapatero es una decisión política: un acto de generosidad hacia alguien que no lo merecía ni lo merece. De hecho, ofende a la verdad quien diga que es un acto de humanidad. No es humanitaria una decisión así y menos aún justa. Estamos ante la decisión de un presidente débil que ha querido tener un gesto de buena voluntad hacia un asesino a sueldo de una banda terrorista que hace tan sólo dos meses volvió a atentar contra la democracia española al asesinar a dos personas en la T-4 del aeropuerto de Barajas.

La sociedad española está dolida por una decisión así, una decisión que no entiende, ni aplaude ni justifica. Lo único que saben los españoles es que un terrorista ha recibido un trato de favor y que el Gobierno no ha sido capaz de explicar de forma solvente cuáles son los motivos que avalan legítimamente su decisión. Después del atentado en la T-4, vimos al Sr. Rodríguez Zapatero eludir su responsabilidad y ahora volvemos a verlo en el papel de quien es incapaz de estar a la altura de lo que procede en el presidente del Gobierno de España, en este caso, de explicar a los españoles por qué ha respaldado la excarcelación de un asesino como Ignacio De Juana Chaos.

Por todos estos motivos creo que los españoles están en su derecho de poder decir al Gobierno lo que piensan de una decisión que premia a los terroristas al burlar el respeto que se merecen las víctimas y al dañar la dignidad de nuestra democracia. La sociedad española no se merece una decisión así. Por eso no acepto esta situación y apelo a los ciudadanos para que se manifiesten democráticamente por una decisión que compromete de manera muy grave la imagen y el crédito de nuestro país. Es la primera vez que una sociedad abierta que se respeta a sí misma adopta a través de su Gobierno legítimo una decisión que supone en la práctica torcer su fortaleza soberana ante el chantaje de una banda terrorista. Me niego a que esta decisión pueda adoptarse sin que los responsables de la misma vean cómo los ciudadanos expresan democráticamente a través del ejercicio del derecho de manifestación su malestar y su desacuerdo. Es hora de que los españoles expresen lo que piensen y que lo hagan con la dignidad de un pueblo que dice en la calle que no está dispuesto a que se le avergüence con la decisión de un Gobierno que ha conseguido agradar a una banda de asesinos. Por eso, el próximo 10 de marzo pido a los españoles que acompañen al Partido Popular en lo que es un acto de reparación de la dignidad de nuestra democracia.
MARIANO RAJOY
Presidente del Partido Popular

Navarra, la gran esperanza
LÍNEA EDITORIAL minutodigital 6 Marzo 2007

El Gobierno del Sr. Rodríguez Zapatero se ha rendido a ETA, lo cual supone la entrega de la libertad de los españoles y de la Unidad de España a los que odian a España. Sin embargo, aún queda por formalizar la Paz al “diktat” que ETA quiere imponernos, nuestra vergonzante Paz de Versalles.

Mientras la Paz no se firme, no estará todo perdido, y para que pueda formalizarse es requisito indispensable la entrega de Navarra a la voracidad del nacionalismo vasco. El medio jurídico la entrega ya sabemos cual es: la aplicación de la Disposición Transitoria Cuarta de la Constitución Española, esa disposición suicida que los constituyentes aceptaron sin necesidad alguna.

Sin embargo, para la puesta en marcha de este procedimiento se necesita el control de las instituciones navarras, lo que vuelve a colocar a Navarra, como ya ocurriera en el siglo XIX y XX, como la primera valedora de nuestra libertad e integridad territorial. Por eso, a partir de ahora, y hasta la celebración de las próximas elecciones municipales y autonómicas, Navarra es la gran esperanza de España. Si sabe defender su libertad, cueste lo que cueste, habrá salvado la nuestra.

Si en las próximas elecciones ganara la informal coalición formada por Aralar, EA, PNV, Batzarre y PSN, la guerra estará, salvo intervención milagrosa de nuestro patrono Santiago, prácticamente perdida.

La palestra está, pues, acotada. Las armas, elegidas. El duelo, planteado. Ahora sólo queda esperar la victoria electoral de UPN en el combate por nuestra libertad.

Por eso, no podemos dejar de apelar a la responsabilidad de los miembros del UPN en la toma de sus decisiones, ya que pocas veces en nuestra historia la libertad de tantos dependió de tan pocos. Los españoles, de hecho, no pueden regatear ningún esfuerzo en Navarra, no pueden permitir que por falta de medios o personas la batalla se pierda. No puede tolerar que ningún navarro que sepa amar a España y a Navarra se quede en casa sin votar por cualquier cuestión baladí. Tampoco podemos dejar de solicitar a los socialistas navarros que aun tengan dignidad, y se sientan navarros y españoles, que abandonen su partido antes de que el mal sea irreparable; y pedimos el abandono porque hoy por hoy nadie creería ninguna declaración de españolidad en un partido que se ha mostrado tan sumiso a la línea marcada por Zapatero. España no puede correr el riesgo de confiar en quién ya tantas veces le ha defraudado.

Sin duda, por otra parte, se está haciendo necesaria la convocatoria de una gran manifestación cívica en Navarra para defender su libertad foral en el seno de la indisolubilidad de España. Por Navarra, por España, recordad, navarros, que “para ser buen navarro, dos cosas son menester, amar a España y sus fueros y luego...lo que hay que tener”.

La provocación o de cómo la izquierda esconde tras la infamia su propia insensatez
Federico Quevedo El Confidencial 6 Marzo 2007

No era necesario romperse mucho la cabeza para saber por donde iban a atacar las huestes socialistas y su vanguardia mediática. Unos días después de las elecciones de marzo, el director de cine Pedro Almodóvar anunciaba, a bombo y platillo, que el PP había estado preparando un Golpe de Estado en las horas previas a la jornada electoral. Semejante infamia se la tuvo que tragar ante la evidencia de los hechos, pero ahí quedó. Este domingo pasado el dirigente socialista vasco Miguel Buen –cree el ladrón que todos son de su condición- aseguraba que sectores de la calle Génova estaban intentando provocar una reacción del Ejército... Ejército en el que manda, que yo sepa, un tal José Antonio Alonso, ministro de Defensa del Gobierno de Rodríguez Zapatero, a quien no le he escuchado nada sobre esta nueva infamia urdida por el PSOE, y que no es más que la culminación de una auténtica escalada de despropósitos. Esto es lo que la izquierda sabe hacer cuando las cosas se le tuercen: urdir infamias, provocar... Intentar situar al centro-derecha liberal y democrático en los aledaños del sistema, cuando realmente lo que cabría preguntarse es dónde se encuentra hoy el PSOE... ¿más cerca de ETA que de los demócratas?

Porque esto es lo realmente grave del drama al que estamos asistiendo, que no sabemos dónde se sitúa el PSOE cuando parece que busca los mismos fines y que comparte los mismos objetivos que la banda terrorista. Por eso no comprendo que muchos socialistas de bien callen y otorguen... pero, sobre todo, no entiendo que muchos simpatizantes de la izquierda que siempre han mostrado firmeza en la defensa de la democracia y de la libertad, y de la dignidad y la justicia para con las víctimas del terrorismo, ahora, por temor a que la última jugada de Zapatero les haga perder el poder, hayan esgrimido sus dardos envenenados hacia el PP por el simple hecho de que este partido mantenga la cordura entre tanta locura colectiva a la que estamos asistiendo. Ejemplos tenemos, algunos tan cercanos como el de mi compañero de fatigas en esta sección de opinión. Pero no, querido Antonio, por mucho que tú te empeñes porque ya no sabes a qué agarrarte para justificar lo injustificable, no hay ultraderecha ni nada que se le parezca en el PP. Ayer, en una soberbia crónica de nuestra compañera Julia Pérez, descubrimos la verdad de lo que había pasado en Lorca: que los manifestantes del PP repudiaron a los que aparecieron allí esgrimiendo símbolos fascistas y gritando ¡heil Hitler! brazo en alto. ¿Hace lo mismo el PSOE cuando en las manifestaciones de la izquierda se esgrimen banderas republicanas inconstitucionales y se elevan proclamas marxistas y antidemocráticas?

A no ser, querido Antonio, y esto es lo que creo yo que pasa, que la izquierda tenga venia de vuecencia para todo y la derecha no la tenga para nada. Ni siquiera para protestar. Entonces estaba bien que las masas populares se echaran a la calle contra la Guerra de Iraq. Pero que el PP llame a la movilización ciudadana contra una decisión que resulta manifiestamente injusta e infamante para una gran mayoría de los ciudadanos de este país, eso es considerado por las huestes de Ferraz como una radicalización y un peligro para la democracia, y se compara a los cristianos con las fieras que se los comían. Pues bien, aquí el único peligro para la democracia que yo veo es el de un Gobierno que ha cedido a un chantaje terrorista, y eso sí que supone un peligro serio, porque ha hecho temblar, aunque todavía hoy no nos demos cuenta, las estructuras de todo el Estado de Derecho. Precisamente porque creo en la democracia y porque creo, también, que está en peligro pero por razones bien distintas a las que esgrimen Blanco y sus secuaces, es por lo que me parece extremadamente necesario que la ciudadanía exprese en la calle el absoluto rechazo que le produce la decisión de Zapatero de poner a De Juana en la calle y haber cedido a su chantaje. Eso es expresión de libertad, de la libertad que esos malnacidos de ETA quieren quitarnos a ti y a mí, querido Antonio... No lo olvides nunca.

Pero era evidente que la izquierda iba a sacar de nuevo los doberman de paseo. La acusación al PP de situarse en la ultraderecha era el único argumento que le quedaba al PSOE para evitar un desgaste aún mayor del que ya está sufriendo por la decisión, personal, de Rodríguez Zapatero. Y no solo por esto. De aquí a que lleguen las elecciones generales vamos a asistir una radicalización sin precedentes del discurso de la izquierda contra el PP. La provocación va a ser brutal, todo con tal de mantenerse en el poder. Y cuando digo todo, digo todo, porque ya una vez se utilizaron los resortes del Estado para el crimen, y este Gobierno tiene para eso muchos menos escrúpulos que aquel, mucha más sangre fría, y un absoluto desprecio por la moral, por la libertad y por la vida humanas, salvo, claro, por la de De Juana Chaos, como ya se ha visto.

El PP no debe caer en esa provocación, aunque a veces sea difícil aguantar tanta infamia, tanto insulto y tanta injusticia. Pero hay que hacerlo en nombre de la libertad y de la democracia. Merece la pena el sacrificio, porque al final tendrá la recompensa de la justicia. Y no caer en la provocación significa hacer, como hizo ayer Rajoy, oídos sordos a la infamia, por mucho que fastidie y que duela escuchar algunas cosas que sabemos son fruto de su nerviosismo, y de su intolerancia y sectarismo. Ni caso. Los demócratas a lo nuestro, que es defender la dignidad de nuestro país y del Estado de Derecho, y ojalá que todo esto sirva para despertar las conciencias de muchos, una labor para la que sería inestimable la ayuda de muchos socialistas de bien que tienen nombres y apellidos: Joaquín Leguina, Rosa Díez, Nicolás Redondo, Gotzone Mora (se que ya lo hace), Mayte Pagaza, Ibarra... y tantos otros que en su fuero interno saben que lo que ha hecho Zapatero poco o nada tiene que ver con los principios que ellos mismos defienden y por los que han muerto muchos de sus compañeros.

“Una nueva generación de políticos ha tomado el relevo a los agentes de la transición y lo ha hecho con criterios adánicos, como si la Historia se iniciara precisamente con su llegada al poder, adscribiéndose, también, a la fe del carbonero. Una fe mostrenca que se resume en una frase anunciadora de inmediatos desastres: Eso lo arreglo yo en dos patadas”. Lo dice Joaquín Leguina en el prólogo al libro de Francisco Sosa Wagner El Estado fragmentado, de recomendabilísima lectura. La dirige directamente a Zapatero y su generación. Al margen de las patrañas que pueda inventarse González -¿ya se ha olvidado de los GAL y de la cal viva?- no se sabe a cambio de qué favor que pueda hacerle Zapatero, todos sabemos que los políticos de aquella generación nada tienen que ver con los de ésta, y que nunca el Gobierno de González hubiera cedido al chantaje de un etarra como lo ha hecho este. A las pruebas me remito: no cedió al chantaje de los terroristas del GRAPO en huelga de hambre. Esta es una generación de políticos que se caracteriza, también en palabras de Leguina, por “el desprecio por el pensamiento y por la academia, la endogamia política y unos currículos poco presentables, donde brillan por su ausencia las experiencias laborales ajenas a la política, esas que exigen cotizar a la Seguridad Social por cuenta propia o ajena”. Un entramado que, añade, “no anuncia, a mi juicio, sino males”. Y así nos va.

Rajoy asume el liderazgo
EDITORIAL Libertad Digital 6 Marzo 2007

Se trata de la primera manifestación que convoca y lidera el principal partido de la oposición, de cuantas manifestaciones se han producido contra ese paulatino, indefinido e inacabado proceso de disolución nacional y constitucional, que José Luis Rodríguez Zapatero decidió hacer suyo, con tal de lograr, para sí y contra el PP, el apoyo de los nacionalistas y la esperanzada complicidad de la propia organización terrorista ETA.

Aunque apaciguadoras ofertas de colaboración por parte socialista a formaciones abiertamente separatistas –incluida la propia ETA–, ya se gestaron con anterioridad a que el partido de Zapatero sirviera y se sirviera políticamente del terrorismo islamista para ganar las elecciones, el Gobierno del 14-M, bien por voluntad propia o por exigencia de ETA, decidió, al poco de llegar al poder y por una tregua "cuanto antes", hacerlas públicas en el diario El País. En ese diario, y meses antes de que ETA diera el paso de atender las colaboracionistas solicitudes de "alto el fuego", "fuentes socialistas" ofrecieron a la organización terrorista "dar una salida a los presos", además de comprometerse a consensuar con todas las formaciones –"incluida la izquierda abertzale"– un nuevo marco jurídico-político para el País Vasco.

Bien está que la excarcelación del sanguinario De Juana haya servido para que ahora algunos en el PP hayan recuperado la sensibilidad y la perspectiva pero, ¿a qué creían que se referían esas "fuentes socialistas" con lo de dar "una salida a los presos"? ¿A darles una vuelta para que vean las tumbas de los asesinados, a ver si así se despertaba su inexistente arrepentimiento?

Aquella oferta genérica socialista de "dar salida a los presos" hecha antes del comunicado de "alto el fuego", se convirtió en exigencia concreta de ETA tras su impaciente y criminal advertencia en Barajas. Tras ese "accidente", Zapatero, más que abortar el proceso, ha dado muestras desde el primer momento de querer atender el insaciable y criminal aviso de ETA. Fueron los terroristas los que, en su último comunicado, exigían no como condición suficiente, pero sí necesaria, la ahora lograda excarcelación de De Juana. Eso, por no hablar de otra oferta socialista, ahora convertida en exigencia de ETA, que consistía en "dejar a un lado al PP-UPN y la derecha fascista del Estado Español". Así lo hizo el Gobierno de Zapatero, junto a nacionalistas y separatistas, cuando, con los cadáveres de Barajas aún calientes, se opuso a todas y cada una de las propuestas de endurecimiento contra ETA planteadas por el Partido Popular.

Al nihilista de Zapatero la vida de De Juana Chaos le importa lo mismo que le importó la vida de los etarras Lasa y Zabala, asesinados con el visto bueno de sus compañeros de partido. Centrarnos sólo en la vida de De Juana Chaos –que sólo el etarra ha puesto en hipotético peligro– es hacer ininteligible, tanto el chantaje al que ya ha cedido el Gobierno como los muchos que le quedan por atender si Zapatero quiere llegar sin más "accidentes" a las próximas elecciones. Si Rajoy quiere recuperar la iniciativa no sólo ha de convocar manifestaciones, sino dejar claro que en ellas rechazan no sólo esta última cesión, sino el perpetuo chantaje que supone el proceso de rendición, cuya fuerza no está en la cura de adelgazamiento de un asesino encarcelado, sino en la que ejercen los etarras fuera de prisión.

Si tienes un ratito
Luis del Pino Libertad Digital 6 Marzo 2007

La liberación de De Juana ha tenido una virtud: la de poner las cartas sobre la mesa. Hasta ahora, aunque algunos avisáramos de que los planes del Gobierno estaban ya trazados y de que incluían la liberación de etarras con delitos de sangre, mucha gente pensaba que no eran otra cosa que exageraciones nuestras, que el Gobierno no se atrevería a tanto. Pero es que no es cuestión de atrevimiento, sino de necesidad: Zapatero no puede hacer otra cosa. La cesión al chantaje planteado por De Juana ha abierto los ojos a muchos. O, mejor dicho, les ha hecho perder toda esperanza de que el Gobierno detenga su camino hacia el abismo. Todos sabemos ya que no hay vuelta atrás posible: quien manda actualmente en España se llama ETA.

De modo que no queda otro camino que esa rebelión cívica que Alcaraz lleva reclamando desde hace ya muchos meses. Una rebelión que se va a plasmar en numerosas iniciativas a lo largo de los próximos meses. Muchas de ellas están en marcha ya.

Si tienes un ratito, pásate por la República Dominicana, donde la gente ha comenzado espontáneamente a depositar coronas y velas en memoria de los asesinados por De Juana en esa plaza madrileña. O pon en tu balcón una bandera con un crespón negro, como ha pedido el Foro de Ermua, en protesta por la liberación de ese primer asesino. O acude a las concentraciones que este viernes se celebrarán en todos los ayuntamientos o a la gran manifestación que tendrá lugar este sábado.

En los próximos días se darán a conocer nuevas iniciativas. Son ya tres los muertos de la banda terrorista ETA desde ese 30-D en que la palabrería hueca de Zapatero quedó al descubierto entre los escombros de Barajas. Y, a esos muertos, Zapatero responde con la liberación de un asesino. Así que nuestra obligación es recordar esa ignominia a los ciudadanos, garantizar que la tengan presente cada día de los próximos meses. Ni siquiera el cuasi-monopolio televisivo va a poder evitar que los españoles tengan presentes cada día los dos grandes logros del Gobierno Zapatero: las carcajadas de De Juana y las lágrimas de las víctimas. Y esas carcajadas y esas lágrimas van a ser lo que acabe electoralmente con Zapatero. Y con ese partido que ha consentido sin mover un músculo la traición a sus propios muertos.

Si tienes un ratito, tendrás muchas oportunidades de ayudarnos en los próximos meses a garantizar que así sea.

Atrezo humanitarista para Zapatero
POR VALENTÍ PUIG ABC 6 Marzo 2007

DE todas las seguridades que pueda dar el enemigo, ninguna mejor que su fundamento sea más el no poder atacarnos que el no querer hacerlo. Lo decía el maestro Guicciardini hace siglos. No ha sido esa la prioridad de Zapatero en el tratamiento penitenciario de De Juana Chaos. Si hay que creerle literalmente, al terrorista se le cambió de hospital por humanitarismo, en virtud del bien superior que es la vida. Lo que falla es la relación silogística entre salvar una vida y el cambio de hospital. Más bien es que De Juana Chaos reanuda su normalidad digestiva al conseguir que se le traslade de hospital. Si es así, el humanitarismo de Zapatero viene a ser lo mismo que el conjunto maniobrero de su estrategia buenista y, en consecuencia, De Juana Chaos se convierte en otro beneficiado de una tesis del mal menor que bascula en detrimento de mal mayor, que es el deterioro manifiesto del bien común de todos los españoles. Zapatero no retira el pie del acelerador, la sociedad española se encrespa, la ilegal Herri Batasuna trastoca el mapa de Navarra y De Juana Chaos legitima su idilio.

El humanitarismo buenista, si fuese el caso que De Juana Chaos ha sido la solución a un problema, es solución que fácilmente generará nuevos problemas, no menos difíciles que el presuntamente resuelto. Se traslada unos kilómetros el núcleo del conflicto, en la suposición de que un simple trayecto en ambulancia difumina ese conflicto, lo aparta del corazón de la vida pública y queda en manos de otras fuerzas exteriores a las que atribuirle el mal: la política antiterrorista del PP, por ejemplo. Tenderle la mano a ETA y darle la espalda al PP: aparece incluso un personaje del socialismo que atribuye al centro-derecha de Mariano Rajoy la siniestra intención de agitar negativamente la conciencia de las salas de armas. Es un gesto que el PSOE recompensará cualquier día, aunque de todos es sabido que lo que ocupa a las Fuerzas Armadas es, entre otras cosas, saber qué hay que hacer en Afganistán.

Para los poderes del buenismo zapaterista, es anacrónico invocar de nuevo precedentes como la «línea de firmeza» que fue la política del Estado italiano cuando las Brigadas Rojas secuestraron a Aldo Moro. En aquellos años caóticos, a las Brigadas Rojas -según sus estrategas admitieron a «posteriori»- la política de firmeza les cogió por sorpresa: en primer lugar porque no se lo esperaban, y en segundo lugar porque no creyeron que el Estado la mantendría hasta el final. Siendo una situación muy distinta al caso de De Juana Chaos, cabe la suposición de que ETA esté operando con las mismas hipótesis, incentivadas con la actitud desconcertante de Rodríguez Zapatero. Lo terrible es que, en este caso, la realidad por venir las confirme de forma definitiva. La osadía de la apuesta de Zapatero y su forma de arropamiento humanitarista tiene algo de miembro del Ejército de Salvación jugándose las cejas en un garito clandestino. El cajero le ha cambiado el valor de la línea de firmeza por un puñado de fichas que va deslizando sobre la mesa de la ruleta. Claro que no faltará quien diga que la apuesta vale la pena. También puede aducirse que el buen gobierno requiere calibrar el sentido de la proporción más allá del posible rédito electoral.

Lo decía Guicciardini: busca del enemigo disponer las cosas del tal modo que el fundamento de tu seguridad sea, dada la mala condición de los hombres y las variaciones de los tiempos, más el no poder atacarte el enemigo que el no querer hacerlo. ETA puede cuando quiera. Aquí el buenismo no sirve, porque la manipulación del sentimentalismo expansivo es practicable con las buenas gentes y las masas, pero no con el terrorismo etarra. Sin línea de firmeza, el buenismo no convierte a De Juana Chaos en un ser más crédulo e influenciable, sino que lo justifica como guardián implacable y feroz al cabo del laberinto de la violencia organizada. Ese proteccionismo «light» que es el buenismo no cunde cuando se trata de afrontar el terror. Desafortunadamente, el talante y el diálogo muy pronto se desustancian porque corresponden a un estadio muy posterior a la barbarie. vpuig@abc.es

La ola
POR IGNACIO CAMACHO ABC 6 Marzo 2007

DESPUÉS del atentado de Barajas, Zapatero estuvo durante unos días groggy, noqueado, contra las cuerdas, bloqueado en Doñana sin atreverse a darse la cara, aturdido e inerme. Por las razones que fuesen, falta de pegada, sentido de la responsabilidad o acaso una llamada a la calma de quien podía hacerla, el PP no lo tumbó entonces, declinando la tentación de agitar masas. El PSOE reaccionó, convocó la manifestación del 13 de enero y permitió que el presidente tomase oxígeno, recibiese de ETA el mensaje que esperaba y recuperase el aliento y la iniciativa. De qué manera, por cierto: crecido hasta reabrir el «Proceso» y sentirse con fuerzas para desafiar a la opinión pública con la excarcelación de De Juana.

Ahora, ante la inflamación de rabia y estupor que la victoria del chantaje etarra ha desencadenado en la calle, el partido de la oposición ha decidido apretarle al Gobierno las tuercas del descontento antes de perder comba por segunda vez. Hay dudas en el PP sobre si hacerlo con guante de seda o con puño de hierro, pero parece que, visto el incandescente clamor de las encuestas, prevalece la decisión de no soltar presa. Aquí se va a ver si, además de partido, los populares tienen una organización capaz de permeabilizar la ciudadanía más allá de los límites de la política convencional.

Porque no se trata sólo de convocar una manifestación de gente convencida, que ya ha habido muchas, sino de hacer que cale un mensaje. El de que hay que cambiar de rumbo antes de que el desvarío sea irreversible. Esa clase de mensajes que llegan a la playa de la opinión pública navegando bajo la espuma de la política, entreaguas del ruido mediático y parlamentario. En el boca a boca, en la tertulia, el café, la oficina, el mercado, el correo electrónico, los móviles, la cena de los viernes por la noche. Para eso se necesita una estructura, una organización engrasada y capaz que vaya mucho más allá del «canutazo» ante la prensa en la mañana de los lunes, más allá de las estrategias de medios y de la conspiración cortesana, que son cajas de resonancia limitada. Se necesita un partido, un trabajo y un método. Como mínimo, a la altura del PSOE, verdadero especialista en la articulación de estrategias de agitación social.

Si al PP se le escapa esta oportunidad, como se le escapó la de enero, no volverá a tener una igual. La verdadera moción de censura la tiene que plantear en las elecciones locales y regionales de mayo, y si las gana le quedará el debate del Estado de la Nación para dejar al Gobierno triturado y exánime antes del verano. Pero el sorpasso se lo juega ahora. No tanto en la movilización callejera como en el silencioso espacio social en que cuajan los estados de opinión.
El reto es complicado para Rajoy porque le obliga a hacer surf sobre una ola gigante y afilada, con riesgo serio de batacazo y voltereta. Su problema es lograr que el partido le sostenga la tabla por debajo de la espuma.

Lo que no prescribe
PEDRO ARIAS VEIRA La Voz 6 Marzo 2007

LA GRAN mayoría somos viandantes perdidos en el tiempo; no hacemos la historia, sólo administramos nuestras muy condicionadas vidas personales. Miramos la vida pública con recelo, apenas esperamos nada de ella, sabemos que obedece a unas leyes que controlan unos pocos a los que generalmente no conocemos. Las dolorosas secuelas de la experiencia nos han hecho escépticos, minimalistas, apostantes del mal menor. Ya no pedimos lo bueno; ni se nos ocurre soñar con lo mejor, sólo procuramos un mínimo de supervivencia, que los de fuera no crucen nuestro umbral de íntima dignidad. Somos demócratas porque esperamos que su sistema de contrapoderes sirva para frenar a los más crueles, a los nihilistas insensibles, a los fanáticos sin autocontrol, a los saqueadores posmodernos, a los que no toleran la posibilidad de felicidad o virtud. Por eso, el tiempo nos convierte en una tribu que simplemente procura una autodefensa elemental, un tiempo de reposo para lamernos las heridas y recuperar la voluntad de vivir. Pero incluso eso se nos niega.

En este dramático país, que por inercia llamamos España, hubo un grupo de personas que decidieron imponer su voluntad a base del terror contra los más indefensos, los más confiados, a veces los más valientes y habitualmente los más vulnerables. En ocasiones acertaron en su objetivo directo contra los más poderosos, pero nunca han cambiado la historia de la gran mayoría; sólo han producido dolor inimaginable en las víctimas y la rotación de los titulares privilegiados en los puestos de mando. Cuando hicimos la transición y logramos la Constitución se proclamó la amnistía, el olvido voluntario del pasado para trabajar con sensatez por otro futuro posible. Pero ellos siguieron matando a los más débiles; y los fuertes que debieran resistírseles siguieron cediendo. Hasta que se les miró de frente y se les confrontó a la firmeza legal y la violencia legítima del Estado. Entonces retrocedieron. Pero ahora han vuelto, sin que sepamos bien por qué, a recuperar el protagonismo perdido y la capacidad de marcarnos la ruta.

De Juana Chaos es su exponente más emblemático. Representa la inhumanidad triunfante, la impunidad satisfecha, el espejo de nuestra derrota. Para justificar su dejadez ante sus víctimas y la sordera ante la desesperada voz de los que las apoyamos, el Gobierno alega prescripciones, reglamentos, letras pequeñas y humanidad, mucha humanidad; la generosidad impostada. Palabras vacías. No hemos perdido la razón, tampoco los sentimientos. Sabemos que la maldad no prescribe, que sólo se transforma; nos lo dice la infalible ley de las entrañas interiores, de la conciencia sin tapujos. Si perdemos este último reducto de la supervivencia sólo habrá mentira permanente, la deriva interminable en el laberinto del autoengaño colectivo.

El PP saldrá a la calle de modo enteramente legal y legítimo
Elsemanaldigital 6 Marzo 2007

El Comité de Dirección del PP convocó ayer lunes para el próximo sábado, 10 de marzo, a las 17.00 horas, una manifestación bajo el lema España por la libertad. No más cesiones a ETA. La manifestación nace como culminación del movimiento cívico de protesta contra la concesión del segundo grado penitenciario al terrorista Ignacio de Juana Chaos.

El "proceso de paz" iniciado por el presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha generado ya varias concentraciones multitudinarias, convocadas por la Asociación de Víctimas del terrorismo, el Foro de Ermua o la Fundación para la Defensa de la Nación Española en rechazo a las concesiones del PSOE a la banda terrorista ETA. El Partido Popular se ha adherido a todas ellas, pero la del sábado será la primera gran manifestación convocada directamente por el centroderecha. Desde el punto de vista del PP los privilegios concedidos por el Gobierno a De Juana anuncian ya sin equívocos un rumbo peligroso de la política de Zapatero. Para el PP, "una irresponsabilidad insuperable".

Ante la situación de alarma social suscitada, Mariano Rajoy ha explicado que la convocatoria va dirigida "a todos los españoles" porque la lucha contra ETA "no es de derechas ni de izquierdas". Nadie puede cree que el PP haya dado pasos tan drásticos contra el Gobierno sin meditarlos seriamente. En realidad, lo que los populares van a pedir en las calles es lo mismo que según todas las encuestas una amplia mayoría de españoles desean, ya que la política antiterrorista abandonada por Zapatero no era la del PP, sino la de todos.

Conviene recordar ahora cómo, a comienzos de esta misma legislatura, el entonces ministro de Justicia, el socialista Juan Fernando López Aguilar, dijo enfáticamente que "la excarcelación de De Juana Chaos no debe suceder bajo ningún concepto". Sin embargo, chantajeado por la huelga de hambre del criminal y presionado por las exigencias públicas de ETA y de Batasuna, Zapatero ha hecho lo que hace tres años habría sido impensable.

Nunca en democracia un Gobierno había cedido así a la coacción terrorista. Lo grave no es tanto el caso De Juana como la actitud de cesión y renuncia que predomina ahora en el PSOE. El partido del Gobierno ha antepuesto sus proyectos electorales y sus cálculos de poder a la unidad antiterrorista. Zapatero, con su decisión, ha indignado y dividido a los españoles, y es tarea de la alternativa política a este Gobierno señalar sus errores, movilizar a la sociedad y ofrecer respuestas a la inquietud de la gente. El PP no sólo tiene derecho a salir a la calle, sino que realmente tiene la obligación de cumplir esa función. El sábado, entre la Puerta de Alcalá y la plaza de Colón, no estará sólo un partido, sino que gentes de muy distinto signo –incluyendo votantes decepcionados por Zapatero- se darán cita para pedir justicia.

No es rendirse al terrorismo, sino al gobierno cómplice.
Pío Moa Libertad Digital 6 Marzo 2007

Acebes: “la manifestación quiere trasladar al gobierno el mensaje de que la sociedad no se rinde ante el terrorismo”. ¡Hombre, Acebes! Los terroristas son unas cuantas cuadrillas de pistoleros, y usted los está convirtiendo en una superpotencia. Pues claro que España no se va a rendir a unos cuantos pistoleros, la idea es simplemente grotesca. El problema no está en ellos, está en el gobierno del niñato, que los apoya, colabora con ellos, los ha hecho grandes cuando antes estaban cerca de la ruina gracias, entre otras cosas, a la labor de usted mismo. Pero usted no se atreve a señalar esta evidencia, se asusta cuando la banda del niñato les acusa de ir más contra ella que contra la ETA, no sabe qué responder. Usted, como Rajoy, no se atreve con el verdadero peligro, no plantea bien el problema, y así no lo resolverá jamás. Mientras los aliados de los asesinos les llaman a ustedes golpistas y extrema derecha, ustedes se dirigen a ellos con el falso respeto de los lacayos, fingen que no ven sus fechorías y hasta les ofrecen su ayuda, y ahora la de la sociedad, para que no “se rindan”. ¿Cómo llamar a esa “política”?

-------
El jueves, a las 7,30, en el CEU, calle Julián Romea, tendré el honor de presentar la Historia general de la guerra de España, de los hermanos Ramón y Jesús Salas Larrazábal. La mejor obra de conjunto que se haya escrito hasta ahora sobre la guerra civil, tanto por la cuidadosa atención a los datos como por la ponderación del estilo y la agudeza del análisis. Absolutamente superior, desde luego, a las de Beevor, Bennassar, no digamos de Preston, Greene y tantos otros, que a estas alturas siguen intentando convencernos de que Stalin y sus protegidos defendían la democracia, de que lo malo de la insurrección del 34 fue la represión de la misma, o que la oleada de asesinatos, incendios y asaltos que siguió a las elecciones del 36 no era un proceso revolucionario, sino manifestaciones de “alegría republicana”. Superior también a la de Hugh Thomas, pese a ser esta mucho más ponderada que las de Beevor y compañía, y haberla corregido sustancialmente el autor en sucesivas ediciones.

Cuando me preguntan por las mejores obras sobre la guerra, coincido con Ricardo de la Cierva en señalar tres: la Historia del Ejército Popular de la República, de Ramón Salas Larrazábal, las monografías de Martínez Bande, y La guerra civil española. Revolución y contrarrevolución, de Burnett Bolloten. Cada uno de ellos estudia minuciosamente aspectos parciales, pero fundamentales, de la guerra, y el de Bolloten es especialmente valioso para entender las pugnas dentro del Frente Popular. Hay que añadir, como visión general, esta de los hermanos Salas.

Causa y efecto
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 6 Marzo 2007

A fuer de sincero, mi señor Zapatero, debo decirle que el secretario general de su partido en Guipúzcoa no responde exactamente al estereotipo del intelectual contemporáneo. El señor Buen es sin duda un gran pensador alternativo y sería un pasable catedrático por el cuarto turno, si no fuera por dos pequeños detalles: su interpretación del presente y la del pasado.

Miguel Buen ha dicho que «algunos sectores del PP» están «intentando provocar, en algunos casos, al Ejército». La acusación es demasiado grave para sostenerla con tan poco argumento: en qué casos, cómo, cuántas veces. A partir de ahí no es extraño que llegue a compararle a usted con Manuel Azaña. Injustamente. A la larga se ve que es usted más alto, más joven y mejor parecido. Por lo demás, un Plutarco de nuestro tiempo las pasaría putas para reescribir sus vidas paralelas: usted y Manuel Azaña; Zaplana y José Ortega y Gasset.

Creo que no han evaluado ustedes bien los costes de la 'Operación De Juana' y esa es la razón de su desconcierto y de sus analogías improbables. Se han emperrado ustedes en que aceptemos 'pulpo' como 'animal de compañía' y 'huelga de hambre' como 'enfermedad incurable'. Debe de ser por los nervios.

Me temo, presidente, que el señor Buen no está sólo en esas comparanzas. Su secretario de Organización hizo ayer dos declaraciones impresionantes: que «Otegi es un ciclotímico» y por eso no ha dicho en Pamplona lo que ustedes esperaban, y que «de la mano de Rajoy están floreciendo los aguiluchos de la derecha más extrema».

Usted mismo ha terciado en esta lamentable polémica al acusar al PP de acercar presos para liberar a Ortega Lara. Le recuerdo algunos datos: ETA secuestró al funcionario de Prisiones el 17 de enero de 1996 para exigir al Gobierno (socialista) el acercamiento a Euskadi de sus terroristas presos. Faltaban 107 días para que Aznar fuese investido presidente del Gobierno. Ortega fue liberado por la Guardia Civil el 1 de julio de 1997. No parece que Aznar diera mayor satisfacción a ETA que Felipe González en los tres meses y medio que gobernó con el secuestrado en el zulo de Mondragón, porque exactamente nueve días después de su liberación, la banda terrorista secuestró a Miguel Angel Blanco y exigió a cambio de su vida el acercamiento de los presos etarras a las cárceles del País Vasco. Es un hecho que lo asesinaron dos días más tarde. Ese argumento es para estricto consumo interno, presidente; vale para un video de Pepe Blanco, pero no para establecer relaciones causales concluyentes.

A uno le gustaría que ustedes tratasen al partido de la oposición como al líder de la ilegal Batasuna y que llamasen «ciclotímico» a Rajoy. Por otra parte, que el Señor, en su infinita misericordia, se apiade de ustedes si van a negociar con ese conocimiento de su interlocutor. ¿Arnaldo un ciclotímico?

Podríamos empezar por distinguir el reino vegetal del animal. ¿Florecen los aguiluchos?¿Paren las berzas?¿Hay piedras fanerógamas?     s.gonzalez@diario-elcorreo.com

Seudo-democracia dictatorial
Francisco Rubiales Periodista Digital 6 Marzo 2007

¿Estamos gobernados en España por una dictadura democrática o por una democracia dictatorial? Sinceramente, creo que sí, que nuestro gobierno, democrático por su elección y formato, tiene comportamientos claramente dictatoriales.

La dictadura es, esencialmente, "el monopolio del poder". Cuando se adoptan decisiones en contra de lo que el pueblo quiere, se está considerando el poder como monopolio y se practica la dictadura.

El gobierno es democrático porque ha sido elegido democráticamente y se atiene, en algunos de sus comportamientos, a las reglas del juego democrático. Pero también es dictadura porque funciona como tal en múltiples aspectos, sobre todo porque adopta con frecuencia decisiones contrarias a lo que piensan y demandan la inmensa mayoría de los ciudadanos.

La reciente decisión del gobierno de atenuar el régimen penitenciario y trasladar al País Vasco al asesino en serie De Juana Chaos es un claro ejemplo de comportamiento dictatorial. Las encuestas demuestran que dos de cada tres españoles son contrarios a esa medida, lo que refleja una actuación del gobierno en contra de la voluntad popular.

Sin embargo, ese comportamiento no es una actuación aislada, sino el resultado de una conducta escasamente democrática, la consecuencia de una concepción del poder autoritaria y antipopular que otorga al gobierno Zapatero claros matices de dictadura blanda.

Dictadura es beneficiar a una banda criminal, rompiendo el principio de igualdad ante la ley, aunque sea para firmar con los criminales una "paz".

Dictadura es perseguir y acosar a la oposición, cuando la democracia exige que sea la oposición la que acose al gobierno. Dictadura es cerrar los oídos y no hacer caso a las manifestaciones de más de un millón de ciudadanos protestando en la calle. Dictadura es aprobar leyes fundamentales, como los estatutos de Cataluña y Andalucía, con el ridículo apoyo de uno de cada tres ciudadanos, en el caso catalán, y todavía menos, en el caso andaluz. Dictadura es, sobre todo, tomar decisiones que afectan a la vida y al destino de una comunidad en contra de la opinión mayoritaria de los ciudadanos.

Si alguien tiene dudas, que someta a consulta demoscópica popular la aplicación de ventajas y privilegios penitenciarios al terrorista de De Juana Chaos o el Estatuto de Cataluña, consultas que el gobierno no hace porque sabe de antemano que los resultados pondrán en evidencia su comportamiento antidemocrático.

Dictadura es ocupar y someter a la sociedad civil, impidiendo que ésta actue como contrapeso del poder político, como establece la democracia. Dictadura es expulsar al ciudadano de la política, ejercerla como monopolio desde los partidos y llamar al ciudadano, que es el soberano del sistema, sólo una vez cada cuatro años para que elija en las urnas entre unas listas que no puede alterar y que han sido elaboradas previamente por las elites de los partidos políticos.

También es dictadura nombrar magistrados desde los partidos, eliminar la necesaria independencia de los poderes básicos del Estado, invadidos por los partidos políticos o impedir que los representantes elegidos por los ciudadanos como diputados en el Parlamento puedan votar según sus conciencias o en el sentido que les demandan los electores.

Dictadura es también someter a los medios de comunicación a través de pactos y alianzas de intereses y utilizar a esos medios de comunicación afines para confundir, desinformar, engañar y someter.

Dictadura es intervenir en el mercado para que ganen las empresas amigas y para aplastar a las que se consideran adversarias. También lo es perseguir a los adversarios, marginar a los disidentes e impedir que los que no son amigos del gobierno ganen concursos públicos.

Y decenas de comportamientos más, desgraciadamente habituales en la "democracia degenerada" española.

www.VotoenBlanco.com

Escalada de Zapatero destinada a apuntillar al PP.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 6 Marzo 2007

Desde que Zapatero entró a la Moncloa por la puerta falsa de 4 trenes volados con sus pasajeros está siguiendo dos líneas de actuación con el objetivo único de seguir en el poder per in secula seculorum. La primera es colgarse la medalla de haber conseguido la paz para lo cual está entregado a ETA en cuerpo y alma, si la tiene. La segunda es hacer desaparecer del mapa político al PP, hecho eso ya tiene garantizada la victoria por incomparecencia del contrario.

Según viejas técnicas nazis, el primer paso para eliminar a quienes se desea ver desaparecer, aunque sea políticamente, es deshumanizarles. Los judíos para los nazis eran infrahumanos, el PP para Zapatero y sus cuates no es un partido político es la extrema derecha más extrema. Está en marcha una escalada que pretende conseguir ese objetivo. En los últimos días se podían leer un ramillete de noticias sobre hechos que avalan el hecho de esa escalada.

1.- El alcalde y una concejal de Mogán (Gran Canaria), ambos del PP, fueron detenidos el pasado 23 de enero sin una orden judicial, por decisión de la Policía.

2.- Un nuevo edil del PP ha sido detenido por la Policía Nacional. Manuel Fernández es el concejal de Urbanismo de Alhendín (Granada) y, aunque las fuentes policiales no precisaron el motivo de la detención

3.- En un salto sin precedentes, el PSE ha imputado al PP el intento de "provocar al Ejército" para dar un golpe de Estado.

El dirigente del PSE-PSOE, Miguel Buen, ha ido este domingo más lejos. Buen, presidente socialista en Vizcaya, acusó a algunos sectores del PP de "estar intentado provocar, en algunos casos, al Ejército"

4.- Pepe Blanco dice que el PP ha enloquecido, que Rajoy está llevando al PP a la extrema derecha y que lucen en las manifestaciones símbolos no constitucionales.

5.- En la concentración ante el ministerio del Interior hace unos días se destacó por la división Das Reich mediática del PSOE la agresión por parte de manifestantes del PP a una persona que salía del ministerio.

El proceso implica que la provocación esté a la orden del día y estoy convencido de que esta escalada, si el PP no se doblega y se aviene a desactivarse gallardonizandose encontrarán a su Marinus van der Lubbe y al día siguiente ya se podrá iniciar el ataque final al PP.

Los estrategas del PSOE no son muy originales, utilizan viejas técnicas, muchas de ellas utilizadas ya en el foro romano, la principal la provocación o la realización de actos reprobables que se atribuyen luego a quien se quiere eliminar.

Cuando Hitler quiso quitarse de en medio a todos los partidos de izquierda en Alemania en 1933 utilizó al mencionado Marinus van der Lubbe un ex comunista holandés, enfermo mental y albañil desempleado que había estado rondando por Europa en los últimos dos años antes de 1933 como cabeza de turco del incendio del Reichstag. Los chicos de Goering lo incendiaron y colocaron allí a van der Lubbe para que lo encontrara semidesnudo la policía.

Esto nos lleva a intentar saber qué arma utilizará Zapatero para conseguir su objetivo, y queda claro que el arma es la Ley de Partidos.

1.- Es un hecho que ETA Batasuna le ha puesto como condición a Zapatero la derogación de la ley de partidos.

2.- Es un hecho que Zapatero quiere que ETA Batasuna participe en las elecciones.

3.- Es un hecho que Zapatero esta trabajando activamente para que las concesiones que le pide ETA puedan llevarse a término sin que se alce la nación en rebeldía social y por ello mienten y ocultan.

4.- Utilizando una vieja técnica de las gentes del PSOE, la de la propia convicción, que utilizan para decir las más increíbles imputaciones yo tengo la convicción personal de que no derogan la ley de Partidos por un único motivo, quieren tenerla en vigor para aplicársela al PP si no encuentran otra forma de doblegarlo.

Si uno se lee la Ley de Partidos se ve muy claramente que lo que está haciendo Zapatero es ir acumulando imputaciones al PP que permitan una futura solicitud de disolución. Por ejemplo si leen este párrafo en dicha ley “Un partido político será declarado ilegal cuando su actividad vulnere los principios democráticos” se entiende fácilmente porqué los del PSOE dicen y repiten eso de que el PP vulnera los principios democráticos siendo de extrema derecha.

Zapatero, tan aficionado a derogar leyes, no derogará esta, pueden estar ustedes seguros, así como pueden estar seguros que no se la aplicará a ETA Batasuna pero si lo hará al PP, así está escrito en su hoja de ruta al infierno.

Mentiras y cintas de vídeo
Antonio Jiménez Periodista Digital 6 Marzo 2007

Si los dirigentes socialistas de ayer y de hoy, incluidos los decepcionantes González y Bono, dedicaran sus esfuerzos y desvelos a convencer a la indignada ciudadanía de la excarcelación del etarra De Juana en vez de cargar la suerte contra Rajoy y el PP, igual podrían amortiguar la caída electoral que las encuestas auguran al PSOE mientras no amaine la tormenta política desatada por la lamentable y provocadora decisión de Zapatero.

El gobierno de Zapatero aparenta no importarle tanto que la opinión publica mayoritariamente, votantes socialistas incluidos, haya entendido la excarcelación del etarra en términos de cesión a un chantaje, como el rechazo, la crítica y las movilizaciones contra la medida del principal y único partido de oposición en España.

Entre la laboriosa De la Vega , el sacrificado y fiel Rubalcaba y el histrión José Blanco, han agotado el muestrario de adjetivos para descalificar a Rajoy o al PP.

Es evidente que Mariano Rajoy es "el líder de la derecha peor valorado de toda la democracia", según recuerda la vicepresidenta del Gobierno, porque no ha hecho causa común con Zapatero en su claudicante "proceso de paz" y en la reforma constitucional emprendida por la puerta falsa de la modificación de los estatutos de autonomía.

Los reiterados y desesperados ataques contra el PP por la convocatoria de la gran manifestación que movilizará a cientos de miles de personas el próximo sábado en las calles de Madrid, sugiere el apreciable coste político que el Gobierno de Zapatero y el PSOE empiezan a percibir por el caso De Juana Chaos.

No hay razones humanitarias o legales suficientes para justificar que un gobierno se pliegue a las exigencias de un convicto de 25 asesinatos y salga antes de cumplir el último año y pico de cárcel que le quedaba. Y menos cuando el terrorista sigue sin arrepentirse , pedir perdón o sentir algún remordimiento. Blanco anuncia la inminente puesta en circulación de otro vídeo de su acreditada factoría de ficción para echárselo a la cara al PP.

Si el contenido es tan objetivo y cierto como el último filme editado en Ferraz, o como su hipócrita apreciación sobre la intuición, exenta de conocimiento, aseguró, del ministro de Industria Joan Clos sobre las intenciones de Enel en Endesa, asistiremos a otra apoteosis de la manipulación informativa y política puesta al servicio del poder.

Aznar no cedió nunca a chantaje alguno de ETA, como demostraron el terrible asesinato de Miguel Angel Blanco y el largo secuestro de Ortega Lara, liberado por la Guardia Civil, ni su gobierno excarceló a etarras que no fueran víctimas de enfermedades sobrevenidas, algunas terminales, durante su reclusión. Todo lo demás son patrañas, intoxicaciones y "cocinadas" cintas de vídeo para maquillar la deplorable actuación de Zapatero ante el pulso del etarra de Juana Chaos.

Iniciativa popular
Cartas al Director ABC 6 Marzo 2007

Han pasado más de veinte años desde que una bomba asesina, activada por miembros de la banda criminal ETA, segara la vida de doce guardias civiles en la madrileña plaza de la República Dominicana. Vivo cerca de ese lugar y ni una sola vez que paso por allí dejo de recordar a esos jóvenes héroes, mártires de la democracia, que en la flor de la vida perecieron víctimas de una brutal y despiadada acción terrorista. Uno de los autores de sus muertes, el etarra Juan Ignacio de Juana Chaos, está ahora tratado con guante de seda por el Gobierno del señor Rodríguez Zapatero.

Resulta, por ello, doloroso que en más de dos décadas, en las que tristemente el fenómeno nauseabundo del terrorismo no ha dejado de golpearnos reavivando siempre los recuerdos más tristes, ninguna autoridad o estamento, ni el Ayuntamiento de Madrid, ni la Comunidad, ni el Ministerio del Interior ni el propio Gobierno de la nación, hayan tenido iniciativa alguna destinada a recordar el martirologio ocurrido en esa plaza, ni siquiera hay una placa.

Ha tenido que ser la espontaneidad popular la que, en una soleada mañana de domingo de marzo, inundara el lugar de ramos de flores evocando los nombres de los mártires y perfumando su gloria. Es desalentador que mientras tanto el Gobierno ande tan preocupado por la salud del, asesino del que todos conocemos, por desgracia, el nombre ¿Cómo se llamaban aquellos doce guardias civiles asesinados?
Paulino Baena Díaz. Madrid

Rectificación
José Donís Català Periodista Digital 6 Marzo 2007

De sabios es rectificar y yo, sin serlo, rectifico. Seguramente debo ser para algunos, un "aguilucho de la derecha más extrema".

De quitarse el sombrero la estrategia de Mariano Rajoy. Esperar al movimiento ciudadano y después, encabezarlo. Cuando cada ciudadano NECESITA que alguien, aunque sea de un partido distinto al suyo, tome la voz de la calle como propia.

La posición del Partido Popular, así como de medios como Periodista Digital, ABC, Intereconomía o Tele-Madrid desde ese punto de no retorno que significa LA PRIMERA CESIÓN DIRECTA A UN CHANTAJE TERRORISTA EN TODA NUESTRA HISTORIA, está siendo IMPECABLE. Por eso no van a dejarles de llamar, a ellos y a muchos demócrátas más, "la derecha más extrema"; curioso circunloquio que esconde la imposibilidad de recurrir al manido y falseado concepto de "extrema derecha". El único "extremo" que sufre nuestra sociedad es el TOTALITARISMO, sin distinción de manos ni falsas ideologías. Totalitarismo nacionalista, socialista, comunista, fascista, neonazi, islámico y religioso; todo es lo mismo.

Totalitario es el bachiller Pepiño Blanco cuando dice:
"De la mano de Rajoy están floreciendo los aguiluchos de la derecha más extrema".

Como cada maestro con su librillo actúa, son distintas las respuestas posibles a un verdadero ESTADO DE EXCEPCIÓN como el que vivimos.

El PP ha tardado, es cierto; pero ha conseguido así que la iniciativa ciudadana se adueñe de la calle, que la legítima y verdadera indignación espontánea movilice a los más remisos: ahora es cuando un partido de gobierno debe abanderar la protesta. Impecable, repito, Mariano Rajoy.

La actitud de la redacción de medios como Periodista Digital hace más fácil que la izquierda honesta, los conservadores sensatos, el ciudadano medio, sin fanatismos, acceda a la INFORMACIÓN que no puede sino revolver espíritus libres.

EL SÁBADO DÍA 10, QUIEN PUEDA, A MADRID.
"ESPAÑA POR LA LIBERTAD. NO MÁS CESIONES A ETA".

"Queremos que sea una manifestación abierta para todos los ciudadanos, sean del partido que sean" "sean de derechas, de izquierdas o de centro, hayan votado lo que hayan votado".

Según Borja Ventura, de P.D. Rajoy dice en la tercera de ABC:
"Que el pueblo español pueda manifestarse pacíficamente el próximo sábado 10 de marzo contra una decisión que consideramos inaceptable ya que supone una gravísima cesión al chantaje que ETA viene planteando a la sociedad española" "que todos los ciudadanos que desean la victoria de la democracia sobre la banda terrorista puedan decir al presidente Rodríguez Zapatero lo que opinan sobre su decisión de excarcelar a un asesino por primera vez en muchas décadas, la cesión de un Gobierno de España al chantaje de ETA. Nunca antes había sucedido algo así"

"Los terroristas han logrado una victoria inaceptable sobre nuestra democracia al ver cómo el presidente Rodríguez Zapatero cedía ante algo a lo que no estaba legalmente obligado" "Es la primera vez que una sociedad abierta que se respeta a sí misma adopta a través de su Gobierno legítimo una decisión que supone en la prácticaorcer su fortaleza soberana ante el chantaje de una banda terrorista".

"Por eso, el próximo 10 de marzo pido a los españoles que acompañen al Partido Popular en lo que es un acto de reparación de la dignidad de nuestra democracia".

Si cayeran en la trampa, Mariano y las direcciones de todos los medios fuera de La SECTA, tendrían más trabajo defendiéndose de injurias que denunciando la realidad. Nadie escuchará una sola explicación por parte de los rendidos; toda su estrategia consiste en mezclar falsas acusaciones, fabricar noticias bomba hechas de humo y su preferida: inventar una "derecha extrema" con la que "no se puede dialogar".

Su error: que esa supuesta "derecha extrema" se manifieste por millones en las calles, demostrando que nada tiene de radical el sentido común, la dignidad y la lucha por las libertades.

TENDRÁN QUE TRAGARSE SUS AGUILUCHOS, SUS PACTOS Y SU INFINITA COBARDÍA.

La huída hacia delante es hacer "como sea" que ETA no mate antes de las elecciones, pero la lógica nacionalista multiplicada por el terrorismo no funciona así.

.-¿De Juana en la calle?: ¡20 presos más en dieta de la alcachofa! Más un etarra ya y seis de ETA esperando (La Razón).
.-¿Conceden una liberación?: ¡Dame Navarra y no te mato!
.-¿Se manifiesta el pueblo?: ¡Vuelve la extrema derecha! (Ahora, "derecha extrema").
.-¿Convoca el PP?: ¡Golpe de Estado! ¡Y además, militar!

De pronto vetan televisiones, desaparecen contertulios, se cierran blogs a mansalva... Ahora, repetir hasta la saciedad que la derecha es "extrema", y que no hay debate posible con golpistas. Aguiluchos, franquismo, Guerra Civil, la infatigable búsqueda de cabezas rapadas y saludos hitlerianos, minuciosos visionados de fotos para "encontrar al facha"... Todo vale, pero nada de ello tiene que ver con lo que está ocurriendo.

Las consignas fueron perfectamente explicadas en el "Adiós" de Don Luis Solana:

Aquí no se puede dialogar entre conservadores y progresistas. Aquí se pretende laminar a una cierta izquierda y potenciar una derecha extrema... los bárbaros del golpismo editorial estarán felíces... su táctica: ahogar con textos impresentables cualquier diálogo o discepancia.

Me entristece que esto no haya sido posible sin alguna colaboración tolerante... os avisaré de dónde estoy cuando encuentre un espacio aireado

"Aquí", ¿dónde, señor Solana?:
¿En España? ¿En la calle, en la red? ¿En Periodista Digital o EN SU BLOG?

Veo que "dialogan" sin problemas los de Enrique Meneses o la parroquia de Pérez Henares. Dialogan en Crisis Hoy, en Dios ha muerto... ¡Hasta "dialogan" en Bokabulario o El Dorado!

¿Dónde es "AQUÍ", señor Solana?
Porque en su delirante "AQUÍ" campan los "bárbaros del golpismo" para "ahogar con textos impresentables cualquier diálogo" y "potenciar una derecha extrema" (¡mira! como Pepiño...), con la "colaboración tolerante" (complicidad, dígalo) de "AQUÍ", que no es "un espacio aireado".

O sea, a ver si lo entiendo: "AQUÍ" es Periodista Digital que son la extrema derecha golpista, ¿es eso? Vale.
Pues resulta que se ha dado cuenta ayer mismo, fíjate.

Usted no ha tenido una "tolerante colaboración" en el asunto. No, solo era su blog; lo escribía, lo editaba, lo controlaba, abría o no los comentarios pudiendo escoger sus contertulios, contestaba o no a los participantes... ERA SU BLOG.
¿No ha visto la casilla para "deshabilitar comment" o cerrarlos? Qué cosas... ¿Y la teclita esa de "BORRAR"? Sí hombre, click y ya está; a seguir escribiendo... ¡Incluso podía usted plantear sus normas! ¡De verdad!

Felipe, de profesión "sus monopolios" miente con descaro y pide a todo pagano que "no se deje arrastrar por la crispación que el PP está creando". La carga de la prueba recae sobre quien acusa, señor González, que ya nos contó lo del "golpe de ánsar" en Venezuela... Y Aznar le contesta resumiendo la situación:

"no son más que patrañas para tapar la escandalosa cesión al chantaje de ETA que ha hecho el Gobierno socialista".

Sí, la "derecha extrema", ya sabes, esos que no paran de hablar de la guerra... Por eso El Plural nos informa que "Militantes del PP, junto con falangistas, insultan a Zapatero":

la connivencia entre el PP y las organizaciones y militantes de extrema derecha se repite cada vez con más frecuencia

"Agresiones" -dice: "algún militante socialista ha tenido que ser atendido tras ser alcanzado por huevos duros"... ¡Qué horror! ¡Rubalcaba no da crédito a sus ojos!: "Es verdad que nunca me los imaginé del brazo, codo con codo con la extrema derecha, con Sáenz de Inestrillas". Pero aún hay esperanza, ¡menos mal!

frente a estos descontrolados manifestantes, supuestamente protestando por el traslado de José Ignacio de Juana Chaos, se concentraban un grupo de militantes del PSOE que portaban una pancarta en la que se podía leer "ZP, gracias por devolvernos la ilusión".

Aaaaah... Ya me siento mejor. Sí ¡gracias, Zetapé!
Sopena sentencia, y Mariano no se entera:

Este tremendo vendaval antidemocrático que sacude España y que ha estado diseñado por los estrategas genoveses, reforzados por la extrema derecha versión falangista junto a otros ingredientes no menos repulsivos, no ha sido dirigido de modo prioritario contra ETA. Ha sido dirigido contra el Gobierno y, muy singularmente, contra su presidente. ¡Qué gran favor están haciendo los energúmenos conservadores a los núcleos más radicales o más duros de ETA!


¡Hasta nos avisa que en las próximas concentraciones "habrán algaradas espontáneas"!
Porque debe ser sin duda esa "derecha extrema", la golpista, quien tiene su pensamiento puesto en 1.936.
Miguel Buen, presidente del PSE en Vizcaya, acusó al PP de estar "incluso intentando provocar en algunos casos al Ejército". Y claro, Zapatero está sometido a verdadero "acoso" pues

"Hay mucha gente que está comparando este momento y esta posición actual del PP con la que tuvieron la CEDA y los partidos de la extrema derecha contra Azaña en su mandato como presidente de la República". Todo ello porque "dirigentes del PP" se han "mezclado peligrosamente" con gente "de la catadura" del ultra Ricardo Sáenz de Ynestrillas y "otros elementos tan peligrosos como él".

¡Coño! ¡Igualito que Solana y Sopena! ¡Qué casualidad!

Sobre el gallego
Cartas al Director Faro de Vigo 6 Marzo 2007

Leí hace pocos días una entrevista que le hicieron a Anxo Quintana en un periódico nacional y debo decir que me maravilló soberanamente que viniera a decir que no se respetan los derechos de los que quieren "vivir en gallego".
¿Cómo es posible que el señor vicepresidente de la Xunta de Galicia diga que no se respetan los derechos de los que quieren "vivir en gallego" si lo que no hay son derechos de los que queremos "vivir en Galicia" sin tener que "vivir en gallego"?

¿Cómo es posible que diga que "cada uno hable lo que le de la gana", si va a obligar a nuestros hijos a hablar, a oír y a aprender el gallego sin remisión, en perjuicio del español? Han obligado a escribir todos los documentos oficiales y todos los carteles públicos en gallego. Es obligatorio saber gallego para acceder a un puesto de trabajo público en Galicia. Los anunciantes envían su publicidad en gallego. Los carteles de los supermercados, autobuses, etc. están en gallego. Pretenden imponer el gallego incluso desde el seno materno. Hasta la Iglesia Católica ha sido chantajeada para poner los catecismos en gallego.

Somos los castellano-parlantes los que no tenemos derecho a "vivir en español" (estando en España, por otra parte).
Sinceramente, me pasma sobremanera semejante desfachatez y que el señor Quintana se ponga la careta de mártir por el derecho a "vivir en gallego" porque no encuentra un muñeco que "fale galego", (¡lo que faltaba!), cuando es a nosotros a los que el "Galiza ceibe" nos importa un pimiento a los que no respetan la libertad de elegir: el gallego en Galicia es una imposición, no una elección.
Virginia R. Mateos - Vigo

Good Morning
PELLO SALABURU El Correo 6 Marzo 2007

Una información periodística aparecida hace pocos días llevaba el siguiente titular: 'La UPV favorece a los profesores en euskera de cara a obtener los complementos salariales'. Información a la que acompañaba un comentario titulado 'Coeficiente lingüístico'. Creo que tanto la información como algunas afirmaciones valorativas que se deslizan en el texto no responden exactamente a la realidad.

Pertenezco a la Comisión de Expertos de UNIQUAL, Agencia de Evaluación de la Calidad y Acreditación del Sistema Universitario Vasco. No sé si tengo méritos suficientes para integrar esta comisión, aunque sí considero que son al menos equiparables a los de quienes critican las decisiones tomadas por la agencia. Según una de ellas, en adelante, a la hora de cobrar complementos de productividad en la UPV-EHU, siempre que la actividad desarrollada en el ámbito universitario supere la mitad de la jornada, se puntuará con un 20% más que las de quienes desarrollan su actividad sólo en castellano.

Ésta puede ser una propuesta discutible: ¿Por qué no primar la actividad en euskera con un 50% más, o con un 20% menos (al fin y al cabo estamos hablando de un idioma de segunda, no internacional y seguramente incluso no apropiado para la actividad universitaria, que requiere de idiomas más capaces y floridos)? Sin embargo, esta segunda posibilidad, la de primar menos, no era posible, aun cuando en opinión de comentaristas tan pegados a esa tradición internacional que empieza en Portugalete y termina en las Siete Calles, o quizás en Hondarribia, hubiese razones muy sólidas para ello. No es posible, porque el Decreto de Complementos elaborado por el Departamento de Educación (no por la agencia ni por la Comisión de Expertos), y publicado en el BOPV, indica al menos en cinco ocasiones que en la UPV-EHU se debe primar de forma especial la actividad desarrollada en esta lengua. Por tanto, la responsabilidad de la Comisión empieza en ese punto, en determinar el porcentaje o el modo de primarlo, pero no en el hecho mismo de puntuar de forma especial la actividad en euskera. Algo de esto, me refiero a temas de apoyo a la lengua vasca, etcétera, debe de decir también, si no me equivoco, la legislación básica que de forma democrática hemos elaborado entre todos y que con tanta fiereza se suele defender para otros temas. En este punto, como digo, la información periodística a la que me refiero es confusa, porque apunta responsabilidades donde no debe.

La UPV-EHU ha realizado un esfuerzo especial, en ocasiones un esfuerzo duro, para encontrar profesorado capaz de dar respuesta a la enorme demanda que el euskera ha tenido en la educación superior. Lo que se podía ofrecer ha ido siempre por detrás de lo que realmente la sociedad, a través de los alumnos matriculados, ha ido exigiendo. En estos momentos, por ejemplo, más de la mitad de los alumnos que solicitan entrada en esta Universidad realiza su examen de Selectividad en lengua vasca. Siempre que hay coyunturas tan marcadas se suelen originar consecuencias inesperadas. Pero el que eso sea así no autoriza a nadie a que funcione a base de tópicos nunca probados. Se podría traer a colación aquí lo sucedido en el sistema universitario de EE UU (el mejor del mundo) en la década de los 70, pero no lo hago por no minusvalorar los conocimientos de tantos expertos que miran al mundo con mente más abierta que los pobres vasquitos.

Lo cierto es que la mayoría de los profesores que imparten docencia en euskera en la UPV-EHU lo hacen en condiciones distintas, en muchos aspectos, a las de los compañeros que imparten docencia sólo en castellano. Estamos hablando de un colectivo formado por profesores en general más jóvenes, que tienen, en muchas ocasiones, grupos mayores de alumnos que los de castellano y que deben impartir varias materias. Es difícil generalizar en estas cosas, pero el profesorado que enseña en lengua vasca se encuentra, además, con otra dificultad añadida: la falta de materiales adecuados en muchas materias. Todas estas razones obligan a un esfuerzo personal adicional. Está bien que la ley prime ese esfuerzo e incentive a quien quiera integrarse en este proceso, siempre que pensemos que los vasco-hablantes tenemos algunos derechos que van un poco más allá que escuchar a Benito Lertxundi en nuestra sala de estar.

Quien realiza investigación sabe que no hay lenguas para realizar investigación. Me pregunto qué lengua utiliza alguien que practica un cultivo en un laboratorio, analiza las propiedades de determinadas superficies o se interesa por la fonética de un idioma... cuando está investigando. Por supuesto, otra cosa distinta -ya que nos ponemos puntillosos- es que existan lenguas francas de comunicación en la ciencia. En este sentido es el inglés la lengua dominante. Pero, esté presente el euskera o no, lo cierto es que el inglés es todavía muy marginal en la Universidad. De eso no tienen culpa los profesores de euskera, entre quienes hay, a propósito, muchos que hablan este idioma también (lo de 'también' es pertinente en esta ocasión).

Decir que el euskera es la lengua que peor «hablamos» de «nuestras» dos lenguas oficiales es mucho decir. En cualquier caso, esos matices los tendrán que hacer quienes, en efecto, las hablan y las tienen por suyas. Lo demás es una temeridad, y una afirmación bastante más peligrosa que una falta sintáctica. Como tampoco se ajusta a la verdad decir que convocar plazas con perfil bilingüe es un obstáculo para la excelencia. Lo cierto es que en esta ocasión un indicador clave e imprescindible de la excelencia (no el único, por supuesto) será el conocimiento de la lengua, si la razón de ser de la convocatoria es precisamente cubrir la necesidad de profesorado bilingüe. Porque si se quita esa razón, es más que probable que en muchos casos no sea necesario contratar a nadie, por mucho castellano que sepa y por muy abultado que sea su currículum (el mundo está lleno de grandes académicos, que hablan perfectamente español pero que no enseñan en el País Vasco).

La Comisión de Expertos propuso, y la agencia lo aceptó, que se primase con un 20% más la docencia en euskera. La propuesta fue realizada de forma unánime por expertos entre los que hay personas que no son de aquí y han demostrado su categoría intelectual, a nivel internacional, desde hace muchos años. La formulación inicial se debe precisamente a uno de ellos. El resto, incluyendo a académicos que tienen enorme experiencia en agencias de evaluación en toda Europa, la encontró natural y no se suscitó ninguna discusión. Es una pena que nuestro internacionalismo (no sé si todavía proletario) no sea capaz de ver lo que otros internacionalistas (con seguridad no proletarios, pero con gran experiencia científica y académica) ven de forma tan sencilla.

¿El título de este artículo? Quiere decir varias cosas, pero su equivalente castellano más habitual suele ser 'buenos días'. La equivalencia en euskera es más ajustada, porque es también en singular, como el inglés: 'Egun on'. Pues eso: egun on a todos. Y a todas.

Para la posteridad and hope one day to say good bye
Nota del Editor 6 Marzo 2007

No lo decimos nosotros, lo dicen ellos: por utilizar la lengua regional, 20% más de remuneración.
Pero éso es sólo la punta de iceberg, pues para conseguir el puesto, la lengua regional fue un criterio discriminador absoluto. Además de disparate, es una estupidez sólo comparable con con la estupidez nazi-separatista de pretender conseguir una sociedad cerrada.

EDUCACIÓN
Los alumnos exentos de gallego tendrán que ir a clase para facilitar su integración
santiago La Voz  6 Marzo 2007

?l nuevo decreto de normalización lingüística para fomentar la enseñanza en gallego regula la exención de la lengua gallega, pero obliga a asistir a las clases para facilitar la integración lingüística. De hecho, el incumplimiento de esta asistencia puede acabar revocando la exención.

Ésta es una de las medidas que incorpora el borrador aprobado por los tres grupos parlamentarios, que el BNG ve como un instrumento para alcanzar la galleguización plena del sistema educativo.

Manuel Parga y Bieito Lobeira, diputados nacionalistas, explicaron ayer los avances que implica este texto respecto al anterior decreto, en el que, entre otras novedades, se establecen cursos específicos de terminología en gallego para el profesorado que accede mediante una oposición, que tendrán que realizarse en el período de prácticas.

Parga y Lobeira recordaron el plan específico destinado a la población inmigrante, el hecho de que se regule la enseñanza de adultos en gallego -que a partir de ESO se hará en la lengua propia de Galicia- o el que se potencien los equipos de normalización lingüística y se otorguen a sus coordinadores los mismos derechos económicos y administrativos que a los jefes de departamento.

Materias
Respecto a las distintas etapas educativas, los principales avances en cuanto a porcentaje de docencia en gallego se aprecian en secundaria y en bachillerato, donde hasta el momento la tasa se sitúa en torno a un tercio del total y a partir de ahora se garantiza un mínimo del 50%.

Además, en el primer ciclo de primaria -seis y siete años- los niños recibían la docencia siguiendo la norma de infantil, es decir, teniendo en cuenta la lengua materna de la mayoría. Con el nuevo decreto, ya en este primer ciclo se establece un mínimo del 50% de clases en gallego, sea cual sea la lengua materna de los menores. El BNG recuerda además que en el caso de centros plurilingües el decreto sigue regulando que haya una proporcionalidad entre las materias en gallego y en castellano.

Del Burgo critica a Antonio Catalán por pedir la ruptura de UPN con el PP
Recuerda que el empresario navarro es amigo íntimo de Zapatero
DIARIO DE NAVARRA 6 Marzo 2007

El diputado navarro Jaime Ignacio del Burgo replicó ayer al empresario corellano Antonio Catalán Díaz, presidente de la cadena hotelera AC Hoteles, por manifestar que le encantaría «que UPN pactara con el PSN y se desmarcara totalmente del PP». Del Burgo afirma en este sentido que «no parece que la mejor forma de ayudar a la candidatura de Miguel Sanz sea propugnar la ruptura del pacto con el PP, como lo ha hecho quien dice ser su mejor amigo».

Antonio Catalán, la pasada semana dijo que esperaba que Miguel Sanz siguiera siendo el presidente del Gobierno de Navarra tras las próximas elecciones del mes de mayo, «porque los navarros queremos seguir siendo navarros», subrayó Catalán.

El diputado de UPN recuerda que «el pacto de 1991 permitió a UPN llegar al poder, gracias a la generosidad del Partido Popular que aceptó disolverse en Navarra para evitar que la ruptura del voto de centro derecha beneficiara al PSOE». A juicio de Del Burgo, el pacto ha funcionado «de forma plenamente satisfactoria», y añade que UPN no puede olvidar los ocho años de gobierno Aznar, «que permitió a Navarra avanzar de forma notable en la senda de la modernización y del progreso social».

Asimismo, Del Burgo indica que aquel pacto fue posible por la coincidencia ideológica entre ambos partidos.

El diputado navarro reconoce el «extraordinario mérito» de Antonio Catalán como empresario, pero también apunta que Catalán «es muy consciente de que ningún empresario debe enfrentarse al poder constituido». «Sabemos, porque él mismo lo ha dicho, que es también amigo íntimo del presidente Rodríguez Zapatero. Podría prestar un gran servicio a Navarra si lograra convencer al presidente que pactar con Nafarroa Bai no es lo más aconsejable», indica Del Burgo.

Por último, manifiesta que «sembrar división en las filas de UPN no es la mejor manera de contribuir al triunfo del partido».
_______________________________________________________________
DIARIO DE NAVARRA Domingo 4 de marzo de 2006

ENTREVISTA CON ANTONIO CATALÁN DÍAZ PRESIDENTE DE AC HOTELS Y PREMIO A LA TRAYECTORIA PROFESIONAL DE LA RIBERA

“Me encantaría que UPN pactara con el PSN y se desmarcara totalmente del PP”

El empresario corellano califica las próximas elecciones de «fundamentales» y cree que es el peor momento para mantener la ambigüedad sobre Navarra.

Antonio Catalán, presidente de AC Hotels, recibió el viernes el premio a la trayectoria profesional que otorga la Asociación de Empresarios de la Ribera. En su discurso, y ante la sorpresa de muchos, entre ellos el candidato socialista Fernando Puras, dijo que esperaba que Miguel Sanz siguiera siendo el presidente tras las próximas elecciones: «Porque los navarros queremos seguir siendo navarros».

Su referencia al futuro presidente de Navarra en su discurso sorprendió a muchos.

-Me posicioné primero por Navarra y quise dejar claro que estas elecciones son fundamentales para su futuro. Quiero ser navarro y español, y no quiero ser vasco. Dije lo de Miguel Sanz porque es el único que está defendiendo de forma fehaciente el tema de Navarra. No tengo dudas de que si no gana él, tendremos un cuatripartito o lo que sea. Pero tampoco me posicioné tan directamente. Yo quería abogar porque la gente vote a quien defienda Navarra desde un posicionamiento claro

-¿Y cómo ve las próximas elecciones?
-Me encantaría que PSN y UPN hiciesen un pacto y que UPN se desmarcara totalmente del PP. UPN es un partido mucho más progresista y creo que ahora mismo no le beneficia la situación. El pacto recogería el sentir de la mayoría de los navarros porque se defendería su identidad. Eso es lo que quise decir. No creo que haya diferencias ideológicas entre Fernando Puras y Miguel Sanz, pero ninguna. Creo que al PSOE le irían mejor las cosas en Navarra con una posicionamiento claro de su posición. Cuando mejor salieron las cosas fue cuando gobernó el PSN con el apoyo de UPN.

-¿Por qué cree que UPN se tiene que desmarcar del PP?
-Yo, personalmente, no coincido en absoluto con las tesis del PP. Ya he dicho que UPN es más progresista. Me desmarcaría totalmente de las prácticas del PP. No tienen muchas cosas que ver. Creo que a UPN y PSN les unen muchos más temas porque Navarra se ha gobernado históricamente con la unión de estos partidos.

-Usted también es amigo del presidente Zapatero.
-Son cosas distintas, mis amigos son mis amigos. No los tengo por interés porque no hago obras públicas ni me tienen que hacer concesiones. No soy sospechoso de tener que mariposear o asistir a los desayunos en Madrid con Miguel Sebastián, Miguel Sanz o el presidente de Asturias; y estaré encantado de estar la semana que viene en el desayuno con Fernando Puras en Madrid.

-¿Le atrae la política?
-Pues no, me va bastante bien en lo mío. Pero estoy muy preocupado con Navarra y nos tenemos que implicar todos, no sólo los políticos. Navarra se ha convertido en el eje de campaña porque en infraestructuras, educación o sanidad somos la primera comunidad y es difícil hacer campaña sobre esto. Sólo quise decir a la gente que no me quiero ver en manos nacionalistas. Si el 51% de los navarros quiere ser vascos, yo seré de Pozuelo de Alarcón. Eso es la democracia. Aunque seguro que los nacionalistas no plantearían ahora un referéndum porque está perdido antes de empezar.

-¿Le hizo especial ilusión recibir un premio en su tierra?
-Lo de ayer -por el viernes- fue distinto. Hasta me emocioné porque ves gente, te acuerdas de cuando eras pequeño... Me pareció totalmente emotivo.

«No es cuestión de ideologías, sino de sentido común»
POR PABLO MINGOTE ABC 6 Marzo 2007

MADRID. Centenares de personas se han acercado hasta el lugar del atentado más sangriento del asesino De Juana Chaos: La plaza de la República Dominicana de Madrid. Allí, de forma espontánea, han organizado un homenaje a los doce guardias civiles que fueron asesinados el 14 de julio de 1986, y que representa, de nuevo, una crítica a la decisión del Gobierno de conceder la prisión atenuada al pistolero de ETA.

Mientras que el autor de 25 asesinatos reposa con total tranquilidad y ningún cargo de conciencia en una cama de hospital en San Sebastián a la espera de ser trasladado a su casa, la indignación aflora entre las personas que depositan ramos de flores, encienden velas y se acercan hasta el lugar del atentado, donde doce cruces blancas recuerdan a las víctimas.

Ana Querejeta, una joven vasca militante de nuevas generaciones del PP, con las manos pintadas de blanco, es rotunda: «Hemos puesto un altar a las víctimas porque Zapatero le pone un altar a los asesinos», a lo que añade que «no vamos a estar encerrados en nuestras casas viendo cómo venden nuestra libertad».

Para Querejeta, «no es una cuestión de color, hay gente de derechas, hay gente de izquierdas, cualquier persona que tenga un poco de sentido común se opone a esta rendición».

Al tiempo que Ana recoloca una bandera de España que hay sobre los matorrales de uno de los parterres de la plaza antes de «irse a trabajar», un hombre mayor, de pelo cano y largo, que no quiere hablar pero al que se ve visiblemente emocionado, se encarga casi con devoción de que no se apaguen las más de cincuenta velas blancas y rojas que hay entre la hierba y los más de 200 ramos de flores. Flores que no dejan de crecer con los ramos que la gente va dejando.

Ramón, un señor mayor que se declara votante arrepentido del PSOE, niega con la cabeza mientras al observar la ofrenda floral se lamenta: «Es una humillación para nosotros, nos vemos totalmente desamparados por el Gobierno».

Pedro, uno de los numerosos jóvenes que se acercaron ayer a la plaza, decía que «lo que tenemos que hacer es seguir el lema de la AVT porque las víctimas tienen que ser lo primero. «Memoria» para no olvidar y que nadie tenga que pasar por el calvario por el que pasaron las víctimas de De Juana, «Dignidad» y «Justicia», y lo que ha sucedido es pura injusticia».

Bárbara, que llega acompañada por su madre para depositar un ramo de claveles blancos, cuenta que ha ido «porque estoy indignada» con la política antiterrorista de Zapatero. Pese a no vivir por la zona, el atentado lo recuerda «perfectamente. Mi padre era militar y trabajaba en la Dirección General de la Guardia Civil, por lo que en casa lo vivimos mucho, un gran impacto». Sobre la decisión de atenuar la pena del asesino, Bárbara opina que «la liberación de De Juana es una injusticia tremenda, se han olvidado de las víctimas. A este señor que ha decidido suicidarse le han puesto una cama estupenda en el País Vasco».

Gema, una mujer que aquel aciago día tenía 15 años, recuerda el atentado. «Yo estaba en casa y se oyó como una explosión de gas. Aquello fue tremendo, una gran impresión en todo el barrio porque todos conocemos militares o agentes que vivían por aquí».

Hasta la plaza se acerca gente de todo tipo, desde curiosos que hacen fotos y preguntan qué sucede hasta personas que exclaman frases como «¡claro que hay que recordarles, si no se olvida!» o «De Juana es un sinvergüenza, pero el más sinvergüenza es Zapatero».

A medido día se organiza un pequeño revuelo entre los presentes. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y la teniente de alcalde de la ciudad, Ana Botella, fueron hasta la República Dominicana para rendir homenaje a los asesinados y depositar sendos ramos de flores.

Doce cruces blancas recuerdan a los doce agentes de la Guardia Civil asesinados -con una media de edad que no superaba los 25 años- con una furgoneta-bomba. Una matanza ahora recordada.

Un canal público en EE UU que emite sólo en español
24/7 Periodista Digital 6 Marzo 2007

La presencia de la comunidad latina en EEUU continúa en auge y es cada vez más visible. Una nueva cadena de televisión, V-me, emite desde ayer toda su programación en español, en asociación con la televisión pública estadounidense.

V-me incluye programas populares de la televisión pública adaptados para la comunidad hispana y películas producidas en América Latina que no se distribuyen por los canales tradicionales.

La nueva cadena retransmite las 24 horas a través de cable digital y vía satélite. Su objetivo, según sus responsables, es convertirse en una alternativa para los hispanos con una programación de producciones originales y estrenos exclusivos.

El proyecto ha tardado siete años en gestarse. La emisión llegará a 18 ciudades y su audiencia se calcula en 28 millones de hogares.

II JORNADAS DE SOLIDARIDAD CON LAS VICTIMAS DEL TERRORISMO, CIUDAD DE ZARAGOZA
www.convive. net 6 Marzo 2007

Iniciativa ciudadana CONVIVE inaugura las II JORNADAS DE SOLIDARIDAD CON LAS VICTIMAS DEL TERRORISMO, CIUDAD DE ZARAGOZA 2007 en las que colabora la Asociación Victimas del Terrorismo y la Dirección General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo del Ministerio del Interior.

Dichas jornadas serán inauguradas, el martes 6de marzo a las 19:00hs en el Centro de Historia Plaza San Agustín 2 Zaragoza.

MARTES 6 DE MARZO, A las19hs. INAGURACION DE LAS JORNADAS
Sergio Remón Cobeta. Presidente de Iniciativa Ciudadana CONVIVE.
José Marco. Delegado en Aragón de la Asociación Victimas del Terrorismo.
Javier Fernández. Delegado del Gobierno en Aragón.

De 19:30 a 21hs Charla inaugural: “Consecuencias sociales y políticas del terrorismo” Por Rogelio Alonso

Os agradecemos la colaboración que nos podéis prestar en la divulgación de estas jornadas y su contenido.

El programa de las jornadas se puede consultar el la web www.convive. net
Iniciativa Ciudadana CONVIVE
Apartado de Correos 411, 50080 Zaragoza
Telf: 976 33 10 44, convive@convive. net

Recortes de Prensa   Página Inicial