AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 8 Marzo   2007
Política lingüística
Necios y nacios
Cristina Losada Libertad Digital 8 Marzo 2007

No me gusta insultar (en público, quiero decir), pero pienso que hay, verdaderamente, necionalistas. El palabro está inventado y disiento del uso que suelen hacer de él las autoridades en la materia. De los nacionalistas no diría que son necios. En cierto sentido, no lo son en absoluto. Su persistencia en el mapa político de Europa tras las experiencias nazionalistas, y su fructífero viaje de la minoría marginal a la minoría cuasi hegemónica en España son hechos que demuestran que saben jugar sus cartas. Y cartas manchadas de sangre, como aquí es el caso. Nacionalismo y sangre vienen juntos desde el principio: Blut und Erde. Y debe de apelar a ingredientes, que si no están en la sangre, sí en otros fluidos de la especie, para haber conseguido llegar adonde ha llegado. Pues su discurso no puede ser más simplón, más carente de interés y más, eso sí, tonto. Pero, ay, ha tenido éxito. Y no ya entre quienes compran el pack completo, como es evidente, sino, sobre todo, entre los que no. De ahí el triunfo.

Contemos los votos de los partidos abiertamente nacionalistas en España y nos sale una ridiculez. Aún en las regiones donde han gobernado o gobiernan, existe un amplio sector que no les da su confianza en las urnas. Y, sin embargo, no pocas de esas personas que no votan a los nacionalistas y que ni hartos de vino (mientras la autoridad permita el exceso) se considerarían fieles de ese sucedáneo de religión, comparten tabúes y tótems de los seguidores de Sabino Arana, Prat de la Riba o Castelao. Comparten los complejos. Mejor dicho, los hacen suyos. Y si el surgimiento del nacionalismo y su pervivencia están relacionados con la explotación de los sentimientos de inferioridad, el contagio se extiende gracias a su capacidad para generar sentimientos de culpa. O para satisfacerlos, si los consideramos, al modo de Paul Johnson, como "ese vicio corrosivo de los hombres civilizados".

De otra manera, no acaba de entenderse que las políticas de imposición lingüística perpetradas en Cataluña, el País Vasco y Galicia, y un posible etcétera hayan sido aceptadas hasta ahora con casi total sumisión por las poblaciones afectadas. A excepción de unas minorías, nadie ha movido un dedo. Ni los más perjudicados. Cierto que los dos grandes partidos las han legitimado, cuando no capitaneado ellos mismos. Y que han asumido la escala de valores de la que emanan. Pero hay vida fuera de los partidos. Y esa vida no se ha manifestado. ¿Por no meterse en política, como aconsejaban las mamás en tiempos de Franco y el propio dictador? Puede ser. Pero a cada paso, uno se encuentra, por ejemplo, en Galicia, con castellanohablantes que piensan que el ideal es que todo el mundo hablara siempre en gallego. Que lamentan obstaculizar el advenimiento de esa Arcadia maravillosa y homogénea. Que admiten el maniqueo esquema que prescribe que usar un idioma es bueno y usar el otro, como ellos hacen, malo. O que, ante alguna objeción, salen con un "pero a mí me gusta el gallego". ¿Y a quién no?

He dicho en Galicia, pero ese tipo aparece en cualquier parte, hasta en Madrí. Es aquel que ha interiorizado una parte, la sustancial, de los valores de los nacionalistas. Sin darse cuenta. Como si fuera lo más natural. De un modo similar a cómo, según los marxistas, se participaba de la ideología dominante. Claro que en esa escuela de pensamiento y acción política, no se les llamaría necionalistas, sino, con menos melindre, "tontos útiles".

Política antiterrorista
El blandengue de Aznar
GEES Libertad Digital 8 Marzo 2007

Al PSOE no se le ha ocurrido mejor argumento para contener la indignación popular contra su decisión de liberar cobardemente al terrorista De Juana Chaos que acusar a Aznar de haber sido un blando con ETA. La mentira es tan burda que ni un cuerpo de ejército mediático podría lograr que esa calumnia penetrara minimamente en la opinión pública española. No se lo van a creer ni los más votantes más recalcitrantes del propio PSOE, precisamente porque durante los ocho años de gobierno del PP la consigna de la izquierda fue el inmovilismo y el belicismo de Aznar en la lucha contra el terrorismo. Incluso se difundía la vileza de que, al haber sido victima el propio Aznar de un atentado de ETA, estaba inhabilitado para dirigir la lucha contra el terrorismo.

Lo cierto es que la primera decisión del Partido Popular al llegar al Gobierno fue cortar de raíz las múltiples vías de contacto y diálogo que el Gobierno terminal de Felipe González tenía abiertas con la banda terrorista ETA. Para ello hubo que sortear la presión que los anteriores responsables de Interior socialistas que consideraban un grave error romper todos los puentes con la banda terrorista.

Lo cierto es que ni durante el secuestro de Ortega Lara ni en el posterior de Miguel Angel Blanco el Gobierno de Aznar se permitió no ya la más mínima cesión al chantaje terrorista, sino ni siquiera reabrir esa interlocución de forma alguna con ETA. La prueba es que el concejal de Ermua apareció en una cuneta del País Vasco con dos tiros en la cabeza y que Ortega Lara hubiera muerto de inanición enterrado en su agujero sino lo libera la Guardia Civil.

Lo cierto es que durante la tregua-trampa de 1998 el PSOE presionó en público y en privado para que Aznar acercara más presos, redujera la presión de las Fuerzas de Seguridad del Estado contra la banda terrorista y aceptara entablar una negociación con los terroristas.

La política antiterrorista de Aznar no sólo fue la más limpia y transparente de la democracia, sino con gran diferencia la más eficaz. Fue tan positiva que el propio Zapatero se subió de forma oportunista al carro de la victoria sobre ETA, aunque a escondidas mantuviera simultáneamente conversaciones secretas con los terroristas, como ha quedado demostrado. No es descartable que Zapatero pase en el futuro del fracaso de su negociación con ETA a la guerra sucia sin pasar en ningún caso por el Estado de Derecho. En ese caso, Aznar será también el incitador de esa guerra.

De las arenas del Sahara a la excarcelación de De Juana (o viceversa)
Luis Miguez Macho  elsemanaldigital 8 Marzo 2007

En realidad, todo empezó en las arenas del Sahara Occidental cuando todavía era una provincia española. Aquella primera cesión en los albores del actual régimen democrático que fue la entrega del territorio a Marruecos prefiguró las que vendrían a continuación a favor de los nacionalistas disgregadores internos.

Los mismos argumentos que hasta el día de hoy se han seguido manejando para justificar el trato de privilegio dispensado a unas minorías que nunca han dejado de actuar con completa deslealtad hacia la Nación y el Estado, utilizando hasta el crimen para obtener sus fines, son los que fundamentan el apaciguamiento a cualquier coste (incluido el sacrificio de nuestros intereses nacionales y de las exigencias de la más elemental justicia) con el régimen despótico del vecino del sur.

En unas fechas en las que, significativamente, han coincidido la humanitaria excarcelación del sanguinario criminal De Juana Chaos y la visita del actual presidente del Gobierno a Marruecos para, renunciando al último resto de dignidad que a España le quedaba en relación con el Sahara Occidental, admitir su anexión por la fuerza a Marruecos, es bueno recordar cómo empezó el camino que llevó al 11-M y a la lamentable situación actual.

Se repite con frecuencia que José Luis Rodríguez Zapatero ha roto los consensos de la Transición para encaminarnos a un nuevo régimen político que excluiría al PP e integraría a ETA. Sin embargo, quien quebró esos consensos, pero no los visibles, sino los tácitos y vergonzantes, fue José María Aznar en su segundo mandato.

Los quebró cuando se atrevió a marcar distancias con una derecha económica que, por intereses mercantiles bien visibles, siempre había apoyado al régimen marroquí, y asumió, no de boquilla, pancarta y gesto fácil como la izquierda, sino seriamente, como objetivo de su política exterior, hacer efectivo nuestro compromiso y nuestra responsabilidad con la descolonización del Sahara Occidental, porque conviene a los intereses nacionales españoles y es de justicia.

Perejil vino después, y con ello la constatación de que una política exterior inane a la sombra de Francia, otra de las pesadas hipotecas de la Transición, no sirve para nada a un país que, homologado políticamente al Occidente desarrollado, quiere hacer valer en el mundo su peso económico, cultural e histórico. Lo demás, la apuesta atlantista y la respuesta que recibió aprovechando la debilidad espiritual de una sociedad atontada por un falso pacifismo que, no lo olvidemos, es el mismo que subscribe un asesino múltiple como De Juana Chaos, es bien conocido.

Porque la otra gran ruptura del segundo mandato de Aznar fue la del deber de rendir pleitesía a los nacionalistas, basado en la falacia de que un Estado democrático no puede derrotar a una organización terrorista con un cierto apoyo social. Por medios exclusivamente legales, el Estado fue capaz, vaya si lo fue, de poner de rodillas a los criminales.

Habrá quien piense que, a la vista de lo que está sucediendo, todo aquello fue inútil y hasta contraproducente. No obstante, mereció la pena y hay una herencia que ha quedado y que anuncia un futuro mejor: una parte importante de la población española, antes silente y resignada, hoy hace oír su voz y ha cobrado una nueva conciencia de lo que significa el patriotismo. Eso que faltó en la Transición, hoy lo hemos ganado en el dolor y en la prueba.

Un Gobierno descompuesto
Editorial ABC 8 Marzo 2007

EL presidente del Gobierno confirmó ayer, en la sesión de control en el Senado, que la respuesta a la indignación popular por la excarcelación del etarra De Juana Chaos va a ser una revisión manipuladora del pasado para intentar demostrar ahora que José María Aznar también cedió ante ETA. José Luis Rodríguez Zapatero no podía haber hecho peor apuesta, pero quizá la elección de esta táctica, políticamente suicida, se explique por el grado de nerviosismo y desconcierto que atenazan al PSOE y a su Gobierno ante las dimensiones del error cometido con De Juana. Lo peor es que esto no ha hecho más que empezar, a la vista de que el propio jefe del Ejecutivo dejó en el aire la gravísima insinuación de que el sanguinario Iñaki Bilbao pudo asesinar a un concejal socialista en 2003 gracias a que, estando el PP en el gobierno, ese etarra fue excarcelado en 2000 después de pasar diecisiete años en prisión sobre una condena total de 52. Si Rodríguez Zapatero o cualquier miembro de su Gobierno persevera en esta forma de responder a la ofensiva política de la oposición, el resultado va a ser una escalada verbal de consecuencias imprevisibles. Por lo pronto, el PSOE ya se está arriesgando a enfrentarse con su propio pasado, del que también forman parte los trece años ininterrumpidos de gobierno en los que no modificó el sistema de beneficios penitenciarios -es más, lo confirmó en la reforma penal de 1983 y lo suprimió en 1995-, ni reformó los criterios de aplicación de la libertad condicional, ni de ejecución de las condenas para garantizar su cumplimiento íntegro.

En todo caso, el Gobierno parte de un error de percepción que va a condenar al fracaso su estrategia de crispación. La sociedad española tiene interiorizada la certeza de que la política antiterrorista del PP fue la más eficaz de toda la democracia, que se ejecutó siempre con escrupuloso respeto al Estado de Derecho y, sobre todo, que se basó en la firme decisión de no ceder al chantaje terrorista. Intentar convencer a la opinión pública de lo contrario, es decir, de que Aznar se plegó a ETA y benefició arbitrariamente a etarras como Iñaki Bilbao o De Juana Chaos, es el síntoma más evidente de la incipiente desesperación del Gobierno y del Partido Socialista ante una reacción cívica que los desborda y deja sin argumentos políticos. Las decisiones sobre beneficios penitenciarios venían obligadas por la legislación aplicable a los casos de esos etarras y eran intervenidas directamente por los juzgados de Vigilancia Penitenciaria. En cambio, la excarcelación de De Juana Chaos ha sido una decisión discrecional del Gobierno, basada en un simple cálculo de las necesidades del proceso de diálogo con ETA, y sólo es imputable a la voluntad personal de José Luis Rodríguez Zapatero.

Pero no es este debate sobre la legalidad de las decisiones lo que ahora importa a Rodríguez Zapatero. Tampoco es, desde el punto de vista del PP, lo más importante para liderar la movilización social que tomará cuerpo el próximo sábado en Madrid. La finalidad inmediata de esta estrategia de discordia cívica promovida por el Gobierno es provocar reacciones descontroladas en la sociedad, imputarlas a la «extrema derecha» y así señalar al PP como un partido extremista para evitar que recabe el apoyo de los votantes moderados del PSOE. Por eso, este es el momento en que la derecha española debe evitar caer en las provocaciones de la izquierda, porque es exactamente lo que buscan estas acusaciones retrospectivas que ahora practica el PSOE. La sociedad española -no sólo la derecha democrática- se enfrenta a una situación política muy delicada. La polarización que está azuzando el Gobierno para mantener cohesionados a los segmentos más extremistas de la izquierda no debe encontrar reflejo en los sectores de la sociedad que aspiran a una nueva forma de gobernar España, con acuerdos de Estado, con políticas de consenso y con objetivos comunes para la nación.

A Zapatero se le cae el talante
Pablo Sebastián Estrella Digital 8 Marzo 2007

Al presidente Zapatero se le ha caído el talante y no se comporta como el gobernante de todos los españoles sino como un agresivo jefe de partido de la oposición, confundiendo su función en su vano intento de silenciar y controlar al Partido Popular con amenazas y acusaciones falsas, impropias de un jefe de Gobierno, sobre lo que en su día hizo el PP en su política antiterrorista, que en ese tiempo era compartida y avalada por el PSOE. Y todo ello para intentar justificar la excarcelación del criminal De Juana, que ha ganado el pulso al Gobierno con su huelga de hambre, y también en un intento desesperado de Zapatero para alcanzar dos objetivos que resultan difíciles de compaginar, como son la vuelta a la negociación con ETA y mantener la unidad y movilización de su partido.

El PP ha convocado una manifestación en Madrid para el sábado contra la liberación de De Juana, pero al final es el propio Zapatero el que con sus modales y nerviosismo se está convirtiendo en el verdadero animador de la marcha del PP, de la que su Gobierno y su partido intentan sacar ventajas con un furioso y desmedido ataque a los ya pasados gobiernos de Aznar, que en esto de la política antiterrorista no causarán efecto alguno, sino un mal mayor y más creciente en las filas y dirigentes moderados del PSOE, en donde los disparates de Zapatero no dejan de hacer mella, hasta el punto de que circulan rumores, cada vez más insistentes, sobre una posible revuelta interna e incluso sobre el abandono del partido de destacados militantes socialistas del País Vasco, donde las altas cotas de indignación de los socialistas que allí han sufrido y soportan el terrorismo y las amenazas de ETA parecen haber superado todo lo soportable.

Hablar a estas alturas de la política antiterrorista y penitenciaria de los gobiernos del PP es una falacia, en nada comparable a lo que está ocurriendo con De Juana o con el mal llamado proceso de paz con ETA, bajo el bombardeo de Barajas y el renacer de la kale borroka que ya se ha cobrado la vida de otro ciudadano inocente. Y no digamos si en ese ataque de locura que invade la Moncloa y la sede central de PSOE se permiten comparar la excarcelación de De Juana con cualquier intento para salvar al asesinado Miguel Ángel Blanco o al torturado, con 500 días de infame prisión, Ortega Lara. Y todo ello ocultando en este caso Zapatero que todas las iniciativas de los gobiernos de Aznar en estos asuntos fueron aprobadas y apoyadas por el PSOE y Zapatero, como presume el propio presidente del Gobierno cuando se queja de la falta de apoyo del PP a su política sobre el terrorismo, que nunca quiso consensuar con el PP sino con todos los partidos nacionalistas, incluida Batasuna.

Una vez más, y ya van muchas, la incompetencia política y el desprecio por la legalidad, la Constitución y la Democracia por parte de Zapatero se hace patente y patética, como se evidenció en su actuación de ayer en el Senado, en la que, como le dijo Rajoy, habló más como un hooligan que como jefe del Gobierno. Intentando, desde el Gobierno, el control de la oposición, cuando es la oposición la que tiene que controlar al Gobierno en una democracia que se precie de serlo.

Cree Zapatero que, con todo este ruido, sus votantes, militantes y dirigentes se van a unir en torno a su persona para hacer frente a un PP al que quieren llaman hipócrita —para hipocresía sus concesiones a ETA para salvar la negociación—, pero se equivoca porque la gran mayoría de sus seguidores, como lo han revelado las encuestas, están en contra de la excarcelación de De Juana y del acatamiento de su chantaje, y si pudieran ellos harían otra manifestación en contra de su presidente y líder del partido. Y si esto no ocurre es porque están las elecciones municipales a la vuelta de la esquina y en el PSOE han tocado la corneta del cierre de filas, aunque ya veremos si el trompetazo no arrastra un aumento de la abstención, como ya les ha ocurrido en Cataluña y Andalucía, a propósito de sus respectivos Estatutos.

El presidente está jugando con fuego y se puede quemar porque su escapada hacia nadie sabe dónde parece más una desbandada que otra cosa, y prueba que carece del menor proyecto político, sensato y razonable para España. Acusa al PP de hacer política con el terrorismo —que fue lo que hizo el PSOE en las elecciones del 2004, y puede que de una manera tan justificada como la de ahora—, y resulta que su única política consiste en estigmatizar al Partido Popular, al que está llevando en volandas, revaloración el papel de Rajoy —dentro y fuera de su propio partido— que estaba muy bajo de valoración y, entre otras cosas, ayudando a convocar la manifestación del sábado e incluso la moción de censura a la que se resisten los del PP, pero que acabará presentándose en el Congreso si Zapatero se resiste a debatir en la Cámara la excarcelación de De Juana. Y con mayor motivo si triunfa, como parece previsible, la manifestación que se acaba de convocar.

Al presidente se le ha caído el talante y también la sonrisa. Está crispado contra el PP y sabe que hay ruidos de indignación en el PSOE. Y en un intento desesperado intenta unir a los suyos acusando a los demás de lo que es su exclusiva responsabilidad: la infame excarcelación de De Juana en pago a ETA para volver a parlamentar.

Chantaje De Juana
Réquiem por el Estado
José García Domínguez Libertad Digital 8 Marzo 2007

Muerta y enterrada la Nación en los 223 nichos y 15 disposiciones adicionales del Estatuto de Cataluña, ya sólo restaba darle sepultura al Estado. De ahí que ayer se procediera a incinerar sus restos en el Senado durante la ceremonia civil que presidió don José Luis Rodríguez Zapatero. Descanse en paz, pues, la que, desde su nacimiento en el siglo XV, fuera la primera institución europea en dotarse de autoridad para establecer normas jurídicas de obligado cumplimiento y soberanía sobre el territorio en que habrían de aplicarse. Sus deudos, cuarenta y cinco millones de apátridas retornados al estado de naturaleza desde hace veinticuatro horas, ruegan una oración por su alma.

"No estamos ante la primera vez que un Gobierno cede ante un chantaje de ETA", con esa sentencia lapidaria acredita el informe forense oficial las causas del óbito. Desde el punto de vista técnico, nadie habrá de negar que el certificado de defunción es impecable. Pues quizás el concepto de nación no fuese ni discutido ni discutible en ningún texto jurídico del mundo, salvo en los españoles. Pero, en relación a la naturaleza del Estado, ni siquiera en este sórdido almacén de desguaces hubo jamás disputa. El Estado es –era, fue– quien ejerce el monopolio de la violencia legítima. Por tanto, pudo sobrevivir al argumento para imbéciles, el de las razones humanitarias y la pena, penita, pena porque el Carnicero no me come nada y se me está quedando en los huesos.

Igual que hubiese soportado esa basura que escupe Mister X sobre la memoria de Miguel Ángel Blanco (existen dos balas del nueve milímetros parabellum que acreditarían por sí solas la firmeza moral de sus cimientos). Como también habría sabido reciclar la otra montaña de escoria, esa que Zapatero en persona catapulta contra la vida rota de Ortega Lara (él, Ortega, su sufrimiento, su memoria viva, le habría servido de tabla de salvación). A todo podría haber sobrevivido. A todo, salvo a ser desposeído pública, oficial, obscena y solemnemente de la prerrogativa que le otorgaba su razón de ser: el monopolio de la violencia.

Difunto el Estado, desde ayer es ETA la llamada a ocupar el vacío que deja. Ella dictará – dicta ya– las normas por las que todos nos habremos de regir. Y bien harán los antiguos lectores del BOE en suscribirse al Zubate, si en verdad desean saber a qué atenerse a partir de ahora. Mas consolémonos. Nos habrán dejado sin Nación ni Leviatán, pero nos queda el humor (negro): "Debemos absolver y absolvemos al procesado José Ignacio De Juana Chaos del delito de integración en banda armada", rezaba la sentencia del Supremo.

Revolución ciudadana
LÍNEA EDITORIAL minutodigital 8 Marzo 2007

El Ejecutivo de Navarra ha anunciado la convocatoria de una manifestación en Pamplona para el sábado 17 de marzo, a las 17.00 horas, ante las "actitudes poco razonables del Gobierno de España y de su presidente", José Luis Rodríguez Zapatero, en torno al futuro de la Comunidad Foral.

El movimiento cívico, aunque bien intencionado, es incapaz de promover una revolución pacífica como la que apuntábamos desde Minuto Digital tomando como ejemplo la Revolución Naranja de Ucrania en 2004.
Parece que el Ejecutivo navarro hubiera tenido en cuenta la editorial de nuestro periódico de hace unos días en la que se pedía precisamente eso, una respuesta contundente de los navarros a la deriva socialista que ha puesto en juego ni más ni menos que la cohesión de España.

Recordamos otra vez a nuestros lectores que desde Minuto Digital entendemos que Navarra se ha convertido, junto a la resistencia que se viene ejerciendo por parte del Partido Popular en el País vasco, la última trinchera en esta lucha que se libra entre aquellos que piden libertad con dignidad y justicia, y los que entienden la libertad como una mera herramienta política a la que se puede vaciar de contenido y hacer de ella un eslogan o un bonito lema para una pancarta.

La situación española es de tal gravedad que en Minuto Digital acogemos con enorme ilusión la iniciativa de los navarros y la de los populares en Madrid. El movimiento cívico, a pesar de haber logrado movilizar millones de personas en diversas manifestaciones, no ha logrado hacer tambalear al Ejecutivo socialista. Tendrá que ser el Partido Popular y sus socios (caso de UPN), arropados por las organizaciones de víctimas y de ciudadanos, los que se empeñen en poner a cada cual en su sitio.

Si el Partido Popular y Unión del Pueblo Navarro han decidido salir a la calle es, entre otras razones, por que han constatado que el movimiento cívico no tiene la fuerza suficiente ni el grado de unidad necesario para conformar una respuesta real a las políticas disgregadoras del PSOE. El movimiento cívico, aunque bien intencionado, es incapaz de promover una revolución pacífica como la que apuntábamos desde Minuto Digital tomando como ejemplo la Revolución Naranja de Ucrania en 2004.

La suma de las corrientes políticas y cívicas en una sola, o arropadas, podría ser una solución al problema. Por eso, la adhesión entusiasta de organizaciones cívicas como Plataforma España y Libertad o Foro Ermua a la manifestación del sábado, solo puede ser algo positivo teniendo en cuenta que es un primer paso en la articulación de una verdadera resistencia ciudadana ante los despropósitos de aquellos que quieren vender nuestra Historia por un puñado de votos.

La liquidación de España (I)
Pío Moa Libertad Digital 8 Marzo 2007

Que España vive un proceso bastante rápido de liquidación cultural y política me parece una evidencia. El aspecto más ruidoso es la conversión del estado español en residual, a mayor gloria del PSOE y los separatistas, y el desgarramiento de la nación en un surtido de nacioncitas de fantasía. Pero, con todo su ruido, es solo el factor de destrucción menos importante. Observen ustedes el argumentario de la mayoría de quienes critican a los separatistas. Viene a decir: “Pero, hombre, en pleno siglo XXI, cuando España se va diluyendo en un recuerdo, dentro de una Europa anglizada lingüística y culturalmente, donde pierde con rapidez su soberanía y se convierte cada vez más en una marca folclórica y turística, nos salen ustedes con esos particularismos…”. Generalmente no se dice con esta crudeza, pero es el fondo clarísimo de miles de críticas a los separatismos.

Crítica sin sustancia porque, si España se diluye de ese modo, ¿qué más da que ocurra lo mismo con una Cataluña, unas Vascongadas o una Andalucía nominalmente independientes? ¿Por qué acompañar al resto de España en ese proceso de disolución y no participar en él cada región por su cuenta? A fin de cuentas, va a dar lo mismo.

No hay, por tanto, defensa de España en ese sentido, sino contribución a una liquidación en apariencia menos dolorosa, pero mucho más eficaz y decisiva que la de los separatismos.

Y, tanto en un caso como en el otro, la actitud intelectual es la misma: el legado español apenas tiene importancia, su mantenimiento puede resultar muy costoso e inconveniente, y es mejor “adaptarse”, porque “el mundo va por ahí”.

La crisis política y la carencia de una jefatura de Estado que la encare
Por Javier Martín* El Confidencial 8 Marzo 2007

El agravamiento de la crisis política, con motivo de las decisiones adoptadas por el Gobierno sobre el miembro de ETA en huelga de hambre, pone a prueba el funcionamiento de las instituciones democráticas, cuyo objetivo debe ser prestar servicio a los ciudadanos y escuchar sus demandas. Eso es especialmente necesario en momentos de incertidumbre o desazón como los que esta viviendo España en esta legislatura, cuyo abrupto nacimiento parece haberle inoculado el virus de la destemplanza y la sinrazón. Y en ese juego de las instituciones, que regula la Constitución de 1978, se observa la carencia de una Jefatura del Estado con suficientes facultades y legitimidad democrática, para encarar una crisis que atenaza al Gobierno, a las Cortes Generales, al Poder Judicial y al propio Tribunal Constitucional.

Los casi treinta años de vigencia de la Constitución han ido poniendo de manifiesto sus fallos y carencias, que se han ido cubriendo o eludiendo cuando los dos grandes partidos que la sustentan, el PSOE y el PP, tenían un entendimiento básico acerca del mantenimiento de un orden constitucional que resultaba beneficioso para sus intereses. Pero cuando tal entendimiento se rompe, como es el caso, nos enfrentamos a la realidad que se deriva de una Constitución que no dispone de mecanismos eficaces para resolver una crisis política y constitucional, planteada por la ruptura de los dos socios fundadores y garantes de aquella.

Porque la crisis existente no es una mera discrepancia sobre la gestión del Gobierno, sino que afecta al núcleo fundamental del orden constitucional: la cuestión nacional, el papel del Estado y la defensa de la libertad y la igualdad de los ciudadanos. Hasta ahora, la bonanza económica permite soslayar gran parte de esos problemas, pero eso no significa que no existan y que, como una espada de Damocles, amenacen el futuro del país. Se esta sembrando incertidumbre y discordia y la cosecha no puede ser buena. Es verdad que los acontecimientos discurren con gran rapidez, y a veces parecen olvidados, pero cada uno de ellos va dejando su poso de inquietud que puede trocarse en odio o resentimiento de algunos sectores de nuestra sociedad. Y ese debería ser el punto al que no habría que llegar; de ahí la importancia de las instituciones y la necesidad de suplir las carencias de la Jefatura del Estado, que contempla la Constitución.

Es harto repetido que la Constitución de 1978 fue un expediente arbitrado para dar una salida democrática a la dictadura anterior, respetando al sucesor en la jefatura del Estado nombrado por el general Franco. Para ello se llegó a una transacción que consistía en mantener la Monarquía, institución hereditaria y no democrática, a cambio de despojar al Rey de facultades para ejercer como Jefe del Estado: su figura quedó convertida en un órgano de representación sin capacidad de decisión sobre materias que afecten al gobierno o al funcionamiento del orden constitucional. Y así ha sido todos estos años hasta el punto de que nunca nadie se pregunta cuál es el papel o la responsabilidad del Rey en el funcionamiento de la gestión de los asuntos públicos. Solo, en tiempos recientes, con motivo de la guerra de Iraq, en algunas manifestaciones se hacía esa pregunta. Ahora, al menos públicamente, nadie la hace, lo que no significa que no haya conciencia de que algo falla en el engranaje constitucional.

Desde la perspectiva democrática no se pueden pedir facultades y poderes para instituciones que no lo sean, ni tampoco parece justificado el mantenimiento de un status institucional, que pudo ser útil en un período concreto, pero que el paso del tiempo, la consolidación democrática y el aumento de los problemas que afectan al propio ser del Estado, lo han devaluado ostensiblemente. Por esa razón, y también por culminar la evolución política de España, sería interesante que en la agenda de reformas constitucionales, que engorda cada vez más, se considerara la propuesta de que nuestro país, que es una potencia económica de primer nivel y que pretende ser una democracia avanzada, se dote de una Jefatura del Estado, cuyo titular sea elegido por los españoles para que pueda ejercer la autoridad y potestad que se deriva de ser el máximo garante de la soberanía nacional.

*Javier Martín es escritor.

¡Resucite, Don Quijote!
Manuel Molares do Val Periodista Digital 8 Marzo 2007

Don Quijote recupera la razón ante la muerte. Reconoce su locura. Pero poco puede reprochársele porque sus andanzas servían a la justicia, a la que como caballero andante se había entregado.

Volvería a enloquecer de haber asistido el último fin de semana al Comité Federal del PSOE, donde se proclamó etérea y frailunamente la vida de un asesino como supremo valor, no la justicia, la honradez, la dignidad o la verdad.

La historia humana, construida con entrega y sacrificio por los héroes, también los socialistas, carece de sentido para ese Comité poco identificable con la historia de su partido. El progreso y la persistencia de los pueblos, alcanzados por servir valores superiores a la propia vida, están desahuciados.

Ahora, y en nombre de la magnanimidad y del buenismo se ensalza la rendición ante los chantajes de los terroristas como el sádico asesino en serie De Juana Chaos.

“Hemos pagado un precio inteligente”, dicen. Muchos medios informativos extranjeros resaltan que esta “inteligente” España perdió sus legendarios honor, dignidad y orgullo.

Cuando la supuesta inteligencia es realmente egoísmo y miedo, se crea una sociedad asustadiza, asentada sobre la necesidad de la supervivencia individual.

Establecida esta escala de valores, cada miembro del Comité Federal del PSOE puede vender al país y renunciar a la autoridad que lo sostiene sin remordimiento alguno para conservar su propia existencia, lo que es su valor absoluto.

Veamos a los niños. La “Educación para la ciudadanía”, bajo esa mentalidad, les enseñará que no hay valores superiores por los que sacrificarse. Aprenderán a elogiar la cobardía, y creerán que honor y dignidad son activos fascistas.

Si resucitara, Don Quijote cuerdo se enfrentaría a quienes se llaman inteligentes dejándose chantajear, amedrentados, y cuya ausencia de valores necrosa y extingue las sociedades.

En España florecen los aguiluchos
Francisco Rubiales Periodista Digital 8 Marzo 2007

"Si permites que te gobiernen los porqueros, sólo puedes considerarte un cerdo"
F. Rubiales

Algunos creen que Zapatero pasará a la historia por haber legalizado el matrimonio gay o por haber arrinconado a la Iglesia en la católica España o por haber "convertido" al asesino De Juana Chaos en un "hombre de paz", pero se equivocan porque ZP pasará a la historia, sobre todo, por haber desenterrado al cadaver mejor sepultado de la historia de España, el del general Franco, al que casi todos los españoles, por consenso, habíamos depositado bajo una pesada losa de plomo al aprobar la Constitución de 1978.

Zapatero comparte la clásica enfermedad de la izquierda radical española, que siempre que toma el poder se desmadra, comete abusos y despierta los peores fantasmas, provocando enormes sufrimientos a la sociedad y su propia destrucción. Ya ocurrió cuando la II República que, acogida con alborozo por la mayoría de los españoles, pronto se convirtió en rehén de los radicales socialistas y comunistas hasta que consiguieron que un tal Franquito, general pequeño y con apariencia insignificante, pusiera sobre la mesa dos crueles y enormes testículos de acero que hicieron sangrar a España durante décadas.

Ahora Zapatero, sin una gota de memoria histórica, está repitiendo los errores de sus antepasados socialistas republicanos y está cometiendo excesos e imprudencias que pueden traerle a España angustias inmerecidas y a él mismo, la destrucción. Su táctica de acorralar a la oposición y de empujar a la derecha hacia la extrema derecha, en apariencia brillante y ocurrente, es demencial y está consiguiendo, como primer efecto, que florezcan los aguiluchos, que algunos españoles empiecen a añorar a Franco y que muchos pregunten a Google cual era la letra del "Cara al Sol".

El PP, que no es mejor que la izquierda radical y que, en el último cuatrienio de Aznar demostró ser un partido por lo menos tan autoritario, arrogante y alejado de la ciudadanía como el propio PSOE, se está beneficiando de la torpeza de ZP y está recibiendo apoyos tan inesperados como inmerecidos.

Los centristas, que siempre fueron la pieza clave electoral en España, indignados ante las alianzas tácticas de Zapatero con nacionalistas radicales anticonstitucionales y antiespañoles, se acercan con la nariz tapada al PP, que también recibe apoyos de una derecha extrema que revive pese a que, desde la desaparición de Blas Piñar, había quedado reducida a cuatro nostágicos y siete descerebrados.

Pero Zapatero, enfermo de radicalismo, como lo estuvieron, entre otros, Prieto, Largo Caballero y su amigo nonagenario, el cruel Santiago Carrillo, está resucitando no sólo el cadaver de Franco sino también a los olvidados aguiluchos fascistas, logrando lo que hace apenas tres años parecía imposible, que muchos españoles deseen ponerse la "camisa nueva" y que otros sueñen con que "en España empiece a amanecer".

Insensato estratega de pacotilla, Zapatero, obsesionado por acorralar a un PP que tal vez fuera arrogante pero que era demócrata, ha preferido hacerse la foto política con la banda antiespañola de los Otegui, Ibarretxe, Carod Rovira y Artur Más. Mediocre como sólo puede serlo un político profesional de partido sin tradición democrática, incluso ha preferido al asesino en serie De Juana Chaos, antes que dar la mano al odiado registrador Mariano Rajoy.

En fin, toda una historia de desatinos y de errores temerarios que también están despertando a una ciudadanía española que hasta hace poco se sentía a gusto en la pocilga y que estaba acostumbrada a soportar la pseudodemocracia reinante, pero que ahora, espoleada por la "locura zapatera", empieza a despreciar a los "políticuchos", a cuestionar el sistema, a pensar que la democracia es una oligocracia, a añorar el protagonismo que le han arrebatado al ciudadano y a rumiar el criterio de que "si permites que te gobiernen los porqueros, sólo puedes considerarte un cerdo".   www.VotoenBlanco.com

El Presidente descompuesto, exaltado y contradictorio
Vicente A.C.M. Periodista Digital 8 Marzo 2007

No ha querido dar la cara ante el Congreso, aunque ha tenido que acudir al Senado y soportar las acusaciones que se le han planteado desde el PP. No sé si el mal humor se debe a su última visita a Marruecos y su total sumisión a la política del monarca alauita. Todo puede ser, porque en un día, Zapatero ha cambiado la tradicional neutralidad española y apoyo a la decisión de la ONU, por la postura más imperialista de Marruecos sobre el Sáhara occidental. Quizás sea que en la Cumbre de presidentes europeos de la UE, le está esperando Frau Merkel, para comentarle un par de cosas sobre la OPA de EON a ENDESA y el intervencionismo descarado de este Gobierno. El caso es que sea como fuere, Zapatero estaba esta mañana preso de un nerviosismo , desencajado, exaltado en sus intervenciones y contradictorio en sus respuestas.

Todo su empeño ha sido cumplir su promesa de dar datos sobre la política de excarcelaciones y concesiones a ETA del Gobierno del PP durante el periodo 1996 - 2004. Y datos ha aportado todos los disponibles y que son públicos, pero sin aclarar las circunstancias de cada uno, sino dejando que la duda quedara como un comportamiento cínico del PP, al criticar lo mismo que ahora el PSOE y este Gobierno han hecho con el etarra de Juana Chaos.

Ante las propias contradicciones en las que caía, al final no ha tenido más remedio que llamar al entendimiento y reclamar que en el tema de la lucha anti terrorista los dos partidos principales deben ir de la mano. Rajoy, por su parte, ha hecho un llamamiento similar, pero mucho me temo que la sinceridad solo esté del lado que nunca se ha movido de la orilla del Pacto, el PP.

Zapatero está preso de los acuerdos con los nacionalistas. Zapatero es un rehén de sus propios compromisos previos con ETA y por ello, nunca puede volver al Pacto con el PP, porque quedaría en evidencia y perdería todos los apoyos parlamentarios. Así que no espero ningún movimiento de Zapatero, salvo seguir en su indigno camino de rendición, en el que solo parará por una debacle electoral en estas próximas elecciones municipales y en las autonómicas, sobre todo en la de Navarra. Las concentraciones del próximo viernes en toda España y la manifestación del próximo sábado en Madrid, serán un auténtico examen de selectividad que evidenciará la toma de conciencia y la indignación del pueblo español, independientemente de su ideología, respecto a la política de Zapatero con ETA.

Esta es la hora de que expresemos nuestro rechazo frontal y exijamos el cumplimiento de la Ley, no el "fraude" que se ha cometido dejando libre a un terrorista nada "inofensivo", sino soberbio, orgulloso y considerado héroe por sus camaradas. El sábado debemos todos acudir cívicamente y demostrar que Zapatero se ha equivocado y que el pueblo español no transige con rendirse ante ETA. Que los españoles tenemos orgullo para tener presentes a las víctimas, para saber que con los terroristas, no se negocia, sino que se les rinde y se les detiene. Por todo ello, debemos estar todos en esa concentraciones del viernes y en la manifestación del sábado en Madrid, que una vez más dará orgullosamente la talla de la dignidad de un pueblo.

RECHAZADA LA RECUSACIÓN DE RODRÍGUEZ ZAPATA
Fracasa la última maniobra de Montilla para inclinar al Constitucional a favor del Estatuto
El pleno del Tribunal Constitucional (TC) rechazó por unanimidad la recusación del magistrado Jorge Rodríguez Zapata planteada por el Gobierno de la Generalidad de Cataluña en el recurso del PP contra el Estatuto. Esta recusación, según reconoció el propio José Montilla, buscaba neutralizar la recusación de Pablo Pérez Tremps, que dejó en minoría a los magistrados que, a priori, son contrarios al recurso del PP. El alto tribunal rechaza "ad limine" (de plano) la recusación, porque considera que el estudio en el se basa la Generalidad para recusar a Zapata es "doctrinal y científico" y "no puede constituir el soporte de una sospecha fundada de parcialidad".
Agencias Libertad Digital 8 Marzo 2007

Para presentar la recusación, motivada exclusivamente por razones políticas, la Generalidad se apoyó en el hecho de que este magistrado elaboró un estudio sobre temas relacionados con el Estatuto de Cataluña, titulado "Evolución de la aplicación de los principios contenidos en la Carta Europea de Autonomía Local por la Jurisprudencia del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo". El estudio fue encargado por una fundación privada antes del inicio del proceso de reforma del Estatuto catalán.

El trabajo realizado por Rodríguez Zapata, del que él mismo informó al Pleno antes de ser recusado, estudia la incidencia del citado documento europeo en ambos altos tribunales en los diez últimos años.

En un auto firmado por los diez magistrados que componen el Pleno, en el que no han participado el recusado Pablo Pérez Tremps y el propio Rodríguez Zapata, se afirma que el trabajo jurídico por el que la Generalidad ha recusado a éste último "no puede constitutir el soporte de una sospecha fundada de parcialidad". Agrega que el alcance del trabajo "no es otro que intervenir en un análisis racional de la repercusión de la Carta Europea de Autonomía Local en la jurisprudencia ordinaria" y en la del propio TC, por lo que la recusación debe ser rechazada.

El alto tribunal, que este martes nombró ponente del incidente al magistrado Pascual Sala, recuerda que el escrito que propone una recusación "debe expresar "concreta y claramente" la causa prevista por la ley y, por añadidura, que "no basta afirmar un motivo de recusación", sino que "es preciso expresar los hechos concretos en que la parte funde tal afirmación", y en caso contrario se rechazará. En este sentido, recuerda la recusación presentada contra la presidenta del TC, María Emilia Casas, también rechazada, para afirmar que "no cabe olvidar que, en la medida en que las causas de recusación permiten apartar del caso al juez predeterminado por la ley, la interpretación de su ámbito ha de ser restrictica y vinculada al contenido del derecho a un juez imparcial, interpretación restrictiva que se impone más aún respecto de un órgano, como es el Tribunal Constitucional, cuyos miembros no pueden ser objeto de sustitución".

El pleno del TC rechaza la recusación al considerar que el "trabajo jurídico" del magistrado "no puede constituir el soporte de una sospecha fundada de parcialidad" ya que "su alcance no es otro que intervenir en un análisis racional de la Carta Europea y Autonomía Local (CEAL) en la jurisprudencia Ordinaria y en la de este Tribunal". Para el TC el estudio de Rodríguez Zapata "es un trabajo doctrinal y científico" que se centra en recoger "de forma descriptiva y sistemática" la repercusión que ha tenido la CEAL en "la jurisprudencia del Tribunal Supremo" y en la de este tribunal.

El auto del pleno asegura que el trabajo elaborado por el magistrado recusado por el gobierno de la Generalitat "se limita a establecer principios generales relativos, entre otros, a la competencia y recursos financieros de los entes locales". "Por consiguiente", prosigue el auto, el magistrado en su estudio "no entra en detalle de competencias y recursos financieros de dichos entes" y añade que "únicamente los somete a la Constitución y a la Ley que variará lógicamente en los diferentes Estados miembros del Consejo de Europa".

Con esta decisión, el reparto de fuerzas entre los magistrados que se presumen más o menos partidarios del Estatuto de Cataluña queda inclinado a favor del segundo grupo, al contar con seis magistrados, mientras que el primero sólo pertenecerían cinco tras aceptarse la recusación de Pérez Tremps el pasado 5 de febrero. No obstante, aún está pendiente que se resuelva el recurso de súplica contra esta decisión presentado por la Generalitat, que cuenta con el informe favorable del fiscal.

Si la recusación de Rodríguez Zapata, hubiera prosperado, se habrían equilibrado las fuerzas de los dos sectores en los que está dividido el pleno del Constitucional, ya que el pasado 5 de febrero el TC acordó apartar de las deliberaciones sobre el Estatuto de Cataluña a Pablo Pérez Tremps . Si se hubiese recuperado el "equilibrio" decidiría el voto de calidad de la presidente, María Emilia Casas, que es contraria al recurso del PP.

Pérez Tremps había elaborado, cuando aún era magistrado del Constitucional, un dictamen a petición del Instituto de Estudios Autonómicos de la Generalidad de Cataluña, para que este órgano asesorara al Parlamento catalán sobre el texto del nuevo Estatuto. Según el TC, este dictamen supuso una "intervención indirecta" en la elaboración de esta ley de reforma de este texto, por lo que el magistrado debía ser apartado de las deliberaciones sobre el recurso de inconstitucionalidad.

Lapsus de seductor
ÁNGEL COLLADO. MADRID. ABC 8 Marzo 2007

Desde que calificó de «accidente» el atentado de la T-4, Zapatero no había tenido un «lapsus» o error dialéctico de tal calibre. «No es la primera vez que un Gobierno cede al chantaje de ETA», dijo el presidente del Gobierno en un arranque de frase desafortunado de por sí, que, con la consiguiente interrupción de los senadores del PP, pareció una confesión en toda regla. Luego lo intentó enmendar con la misma frase, pero con el añadido de que «es la primera vez que un partido se atreve a decir que un Gobierno ha cedido al chantaje de ETA».

Fue un error especialmente grave para alguien que presume -al menos eso dicen sus asesores- de ser un maestro en la frase corta, el mensaje sencillo, que puede parecer de «Barrio Sésamo», pero, al parecer, epata a la opinión pública y sirve para ganar elecciones.

El ambiente en el Senado no estaba para fallos. Los parlamentarios del PP estaban guerreros y Pío García Escudero había puesto el dedo en la llaga del problema de fondo -la cesión ante ETA- y lo que le preocupar ahora al Gobierno: el rechazo de la sociedad.

Como después del atentado de la T-4, Zapatero se refugia en la ambigüedad y los ataques a la oposición. Presentó la excarcelación de De Juana Chaos como un mero asunto burocrático, dio las explicaciones de todos los trámites sin reconocer que era el Ejecutivo quien los había puesto en marcha, parecía todo una decisión del juez de vigilancia penitenciaria. Pura legalidad. Pero luego pasó a imputar a decisiones del Gobierno del PP las excarcelaciones o acercamientos de presos etarras como si fueran ajenas a los mecanismos legales y a las decisiones de los jueces. Y comparó el permiso a De Juana para irse a casa con las autorizaciones a los terroristas con enfermedades terminales a morir en su domicilio.

Nada nuevo sobre el guión anunciado, pero lo espetó como si fuera una «revelación». Ni la opinión pública, ni los medios de comunicación, ni los anteriores Gobiernos del PSOE y del PP ni la propia ETA sabían hasta ahora que el caso De Juana tuviera precedentes. Zapatero ha encontrado 306.

Otra novedad es que el presidente del Gobierno se «crispó» o le crisparon los senadores del PP. Los propios estuvieron muy comedidos en el apoyo a su jefe. Pedro Solbes ojeaba la prensa salmón en su escaño hasta que el jefe del Ejecutivo fue interrumpido por enésima vez.

El principal logro del jefe del Ejecutivo es que no dio explicación alguna de su decisión en la hora que duró la pregunta parlamentaria convertida en debate. Sacó a relucir la guerra de Irak, el 11-M y hasta entró a dar consejos a la oposición para volver al poder. Cuanto más tiempo le daba Rojo -todo lo que quiso tomarse Zapatero-, en más asuntos ajenos a la cuestión entraba. Por supuesto, no aclaró si el asesino volverá a la cárcel cuando se recupere de la huelga de hambre «atenuada».

Zapatero sí explicó al PP que para ganar elecciones hay que «seducir» a la sociedad. El Don Juan, el Giacomo Casanova del 14-M, intenta ahora mantener al mismo los favores de la opinión pública enfadada por sus cesiones a ETA y las negociaciones con la propia banda. Retos de seductor.

Zarzalejos: «Los intelectuales de izquierdas han abandonado a Zapatero»
R. DANIEL. LEÓN. ABC 8 Marzo 2007

El director de ABC, José Antonio Zarzalejos, aseguró ayer en León que «los intelectuales, y muy especialmente los de la izquierda, han abandonado a José Luis Rodríguez Zapatero y son incapaces de dar cuerpo a las decisiones del Gobierno».

Como prueba de la sledad del Ejecutivo en la cuestión territorial, citó las declaraciones realizadas a ABC de algunos destacados intelectuales, como Carmen Iglesias, Antonio Muñoz Molina, quien en una entrevista decía que «ahora parece que la transición fue una bajada de pantalones ante la extrema derecha» o el historiador Manuel Fernández Álvarez, quien mantiene que «esto suena a resquebrajamiento».

Durante una conferencia organizada por el Círculo Empresarial Leonés, Zarzalejos calificó de «situación patética» el hecho de que la izquierda haya renunciado a la izquierda y haya perdido sus perfiles, por lo que votar al PSOE puede ser votar a gente como Carod Rovira».

«El PSOE de Rodríguez Zapatero nada tiene que ver con el PSOE de Felipe González en aspectos como política exterior o autonómica. González aprobó la LOAPA para contener el carácter centrífugo de los nacionalismos, mientras que Zapatero pone las principales cuestiones de Estado en manos de las minorías radicales», añadió.

Zarzalejos criticó duramente la política del Gobierno, caracterizada por el «revisionismo absoluto de la Transición», especialmente grave en la cuestión territorial, y muy ligado con el mantenimiento del terrorismo. Tras analizar las «contraprestaciones» que durante la etapa democrática ha conseguido el PNV, mostró su decepción por la «gran traición» del nacionalismo, que ha impedido que el incremento de la libertad y de la autonomía registrado durante los últimos años se haya traducido en una disminución del terrorismo.

«La cuestión nacionalista y la cuestión terrorista, algo que durante los últimos cincuenta años nos ha dado mucha guerra, están íntimamente ligadas, y mientras la convergencia de fines de ETA y los programas nacionalistas siga siendo el sustrato común de la soberanía, el terrorismo estará legitimado», aseguró.

Cataluña se ha convertido en otra expresión de ese cuestionamiento de la territorialidad que viene provocado por el afán revisionista del Gobierno. Zarzalejos advirtió que los movimientos centrífugos son «insaciables y estamos haciendo una España desigual». Zapatero está reactivando la cuestión territorial y terrorista, porque el PSOE no cree en el Pacto de la Transición y cree que puede solucionar los problemas incumpliéndolo, según dijo Zarzalejos, para quien el presidente del Gobierno está intentando cambiar la Constitución a través de los Estatutos, con decisiones como el blindaje de competencias y la bilateralidad en la relación entre el Estado central y algunas comunidades.

«ETA quiere ganar por goleada»
Si contraproducentes son las decisiones de Zapatero en materia territorial, «suicida» es la negociación con el terrorismo en la que «parece empeñado». «Con ETA se ha intentado todo: la amnistía, la reinserción, el incremento de los niveles de autonomía..., pero ETA quiere ganar por goleada y Zapatero se confunde porque los terroristas quieren la impunidad».

El director de ABC fue más allá a la hora de asegurar que si De Juan Chaos se hubiera muerto no habría pasado nada, «como nada ocurrió cuando se ilegalizó Batasuna o se encarceló a la Mesa de HB». La política de Zapatero ha revertido la situación con ETA, que se crece cuando «nota la debilidad», aseveró, a la vez que mostró su apoyo a las decisiones del PP en materia de terrorismo.

«¿Me vais a matar de una puta vez?»
Tras ser liberado, Ortega Lara reconoció a Mayor Oreja la firmeza del Gobierno del PP
J. M. Zuloaga La Razón 8 Marzo 2007

Madrid- La operación en la que fue rescatado José Antonio Ortega Lara demuestra que la lucha antiterrorista, la única opción válida para acabar con ETA, no tiene color político. Se inició con el Gobierno de Felipe González y concluyó cuando José María Aznar era presidente. La pista para llegar hasta la empresa Jalgi de Mondragón, en la que estaba el zulo en el que la banda criminal retenía, desde enero de 1996, al funcionario de prisiones, se obtuvo en Francia seis meses después del comienzo del secuestro, cuando fue arrestado el jefe del «aparato de logística», Julián Achurra, «Pototo».

Este individuo, junto a otro cabecilla, Juan Luis Aguirre Lete, «Isuntxa», había entregado en 1987 a los miembros del «comando Gohierri» treinta millones de pesetas para que alquilaran la nave de Mondragón y construyeran dos zulos. Uno era fijo y estaba en la empresa y el otro era móvil, en el interior de una maquinaria que transportaban en una furgoneta, en el que metían a la persona secuestrada para llevarla hasta las instalaciones de Jalgi.

Entre la documentación intervenida a «Pototo» fue hallada la pista. Tras una laboriosa investigación, se consiguió identificar a los miembros del «comando» y se localizó la nave de Mondragón. Las vigilancias que realizó la Guardia Civil permitieron descubrir que los etarras llegaban a la empresa con comida pese a que almorzaban fuera.

Dos secuestros
ETA mantenía, en junio de 1997, a dos personas secuestradas. Una de ellas era Cosme Delclaux, hijo de un empresario de Bilbao. La banda escogió para liberarle la misma fecha en que iba a ser rescatado Ortega Lara, el 1 de julio de 1997. Esta circunstancia dio lugar a que alguien pensase que ambos hechos estaban relacionados. Nada más lejos de la realidad. El primero era una decisión de ETA, tras el pago de una cantidad de dinero, y el segundo una operación contra ETA, que se denominó «Delfín-Pulpo».

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón se desplazó a Guipúzcoa para seguir de cerca los trabajos de la Guardia Civil y, una vez detenidos los miembros del «comando», se personó en la nave de Jalgi a la que fue conducido uno de los etarras, Jesús María Uribeechevarría Bolinaga, con el fin de que indicara el lugar exacto en el que estaba el «zulo». Lejos de colaborar, negaba una y otra vez que Ortega Lara estuviera allí retenido. Pasaban las horas y el juez Garzón llegó a pensar en algún momento en abandonar el lugar ya que quería entrevistarse con el recién liberado Delclaux. Los miembros de la Guardia Civil, con la tenacidad que caracteriza, insistieron en el valor de las pistas que tenían y, al final, poco después de las seis de la mañana, tras mover a mano entre varios hombres una pesada máquina, se dio con el escondrijo.

«Matadme de una puta vez». José Antonio Ortega Lara no se terminaba de creer que los que entraban en el zulo eran miembros de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Benemérita. Pensaba que eran los integrantes del «comando» que querían someterle, como es habitual en los secuestros de ETA, a una prueba. Los terroristas, con su mente perversa, hacen creer al secuestrado que llegan las Fuerzas de Seguridad. Éste grita alborozado y dice dónde está; en ese momento los pistoleros se descubren y le advierten que, si se da el caso y se le ocurre avisar, le matarán. De esta manera garantizan que si alguien llega cerca del «zulo» y el secuestrado lo nota, permanezca en silencio.

Operación policial
Cuando Ortega Lara habló con el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, le dijo que ya sabía que su partido, al que él mismo pertenecía como militante de base (por eso lo secuestraron), no iba a ceder nunca al chantaje de los terroristas. Fue la profesionalidad de la Guardia Civil la que logró que el funcionario de prisiones volviera con su familia. No fue fruto de ninguna negociación con los pistoleros, acercamiento de presos u otro tipo de «gestos» hacia la banda criminal.

Carta de una víctima a ZP: "Con su maldito talante ha vuelto a asesinar a mi hija"
Redacción Periodista Digital 8 Marzo 2007

La carta es desgarradora, como desgarrador es el testimonio de todas y cada una de las víctimas del terrorismo. La firma Toñi Santiago, madre de Silvia, asesinada por ETA en Santa Pola (Alicante) hace casi cinco años.

En una nota remitida a Periodista Digital, Toñi Santiago dice:

"Quiero dirigirme a ustedes, ya que siento la necesidad de contar y transmitir a aquellas personas de bien, que puedan o quiera leer este artículo, cómo me siento en estos tristes momentos que estamos viviendo en nuestro país".

[Toñi en el funeral de Silvia] En la carta, Toñi comenta:

"Carta al Sr. Rodríguez Zapatero":

"Soy Toñi Santiago, madre de Silvia, asesinada en Santa Pola (Alicante) el día 4 de agosto de 2002 por la banda terrorista ETA".

"Sr. Zapatero, quiero que sepa que con su cobardía, con su desvergüenza, con su indignidad, con su maldito talante, con su pacto con los etarras, con su declaración del día 29 de junio para iniciar el proceso de dialogo, usted, transcurridos casi cuatro años, ha vuelto a asesinar a Silvia. Usted sólo ha conseguido que los sentimientos que tuve que vivir aquella tarde del atentado, vuelvan a resurgir hoy en mí".

AQUELLOS SENTIMIENTOS HAN VUELTO
"Sentimientos que todavía trato de canalizar, después de casi tres años de ayuda psicológica y de un tratamiento médico contra la ansiedad. Con su gestión en la política antiterrorista, ha conseguido que tenga el mismo desprecio por usted que siento por los asesinos de mi hija, de sus colaboradores y de quienes aplauden y festejan los atentados y que, para mí, son tan asesinos como aquellos que colocaron el coche bomba, cargado con 50 Kg. De explosivo, debajo del balcón de mi casa. Usted se ha puesto de rodillas ante esos asesinos, usted y su gobierno han claudicado ante esos canallas, pero por favor no nos pida a las víctimas comprensión".

"Sr. Zapatero, usted no cuenta con mi autorización para negociar con la sangre de mi hija. Usted que fue tan cobarde el pasado día 28 de junio de no querer mirarme a los ojos en el Congreso de los Diputados, usted que dio las ordenes oportunas para impedir que accediéramos a las proximidades del recinto con una corona de flores, humillándonos y tratándonos como si fuésemos delincuentes, usted no conseguirá silenciar mi voz. En su anuncio de negociación, tan esperado por la banda terrorista ETA, usted nombra a las víctimas del terrorismo, a su memoria, a su dignidad y a su honor".

"Casualmente siempre olvida usted mencionar la palabra "justicia". En los dos años y medio que lleva en el poder, nunca le he escuchado mencionar esta palabra cuando se refiere a las víctimas. Justicia es lo que espero conseguir contra los miserables que asesinaron a mi hija, aunque pacte usted con ellos o con el mismísimo demonio..."

[Restos del coche-bomba que colocó ETA en Santa Pola] "HA PACTADO CON EL MISMÍSIMO DEMONIO"

"Por último le rogaría que no hable usted tan alegremente del dolor de las personas que hemos sufrido un atentado terrorista. A mí, como madre de Silvia, me ha demostrado que no le importa lo más mínimo el asesinato de una niña inocente".

"Sr. Zapatero, desgraciadamente para mí, todos los días 4 de agosto que me queden por vivir tengo que recordar que, ese fatídico día mí hija fue brutalmente asesinada. En mi memoria quedará, que mientras usted celebra alegremente su cumpleaños ese día, en unión de sus dos hijas y de su esposa; a mi hija, con seis añitos no le permitieron cumplir ninguno más esos individuos con lo que usted ahora negocia".

"A Ella y a todas las personas que fueron asesinadas les va a tener que agradecer su continuidad en el gobierno. No me queda la menor duda de que esas ansias de poder es lo que le lleva a usted a traicionar la memoria de las víctimas inocentes".

Señor Zapatero, "NEGOCIACION EN MI NOMBRE NO".
PÁSALO, PORQUE SILVIA SE MERECE ESTO Y MUCHO MÁS.

educación
El nuevo modelo lingüístico exigirá a los alumnos un nivel mínimo de euskera
El consejero de Educación presenta hoy en el Parlamento su propuesta, que persigue que los escolares dominen las dos lenguas del País Vasco
El proyecto contempla evaluaciones oficiales a los estudiantes
MARTA FDEZ. VALLEJO m.f.vallejo@diario-elcorreo.com/BILBAO El Correo 8 Marzo 2007

El nuevo modelo lingüístico exigirá a los alumnos un nivel mínimo de euskera

El consejero de Educación lleva hoy al Parlamento vasco la propuesta de modelo lingüístico con la que su departamento pretende «garantizar» la competencia de los escolares «en las dos lenguas oficiales de la comunidad», según recoge el informe que presentará Tontxu Campos en la Cámara. El Gobierno vasco sostiene que el sistema actual no logra que todo el alumnado finalice la enseñanza obligatoria con un dominio suficiente del euskera como argumento para acometer una reforma que marcará el futuro del sistema educativo en la comunidad.

El Departamento ha diseñado un modelo que se apoya en un pilar fundamental: exigir a los centros, por primera vez, que alcancen unos objetivos mínimos y concretos en euskera y castellano al finalizar Primaria y Secundaria, las etapas que constituyen la enseñanza obligatoria. Es un cambio significativo ya que hasta ahora escuelas e institutos públicos y colegios concertados pueden ofrecer cualquiera de las tres líneas educativas -A, en castellano, B, bilingüe, y D, en euskera--, con las que obtienen diferentes niveles de competencia en las dos lenguas oficiales, sin que la Administración les someta a controles o les reclame unos resultados concretos. Campos ya ha apuntado en numerosas ocasiones que «no se está cumpliendo la ley», en la que se exige que los jóvenes vascos dominen los dos idiomas oficiales al acabar la enseñanza obligatoria, a los 16 años.

Títulos europeos
Los técnicos de Educación han apostado por fijar esos objetivos tomando como referencia las titulaciones sobre idiomas reconocidas en Europa. En concreto, barajan que se pida al final de la etapa de Secundaria, a los 16 años, un B2, unos conocimientos que equivalen al 'First' de Inglés -por debajo del EGA-; mientras que los niños deberían alcanzar un B1 -el peldaño anterior al 'First'- al terminar la Primaria, con 12 años. En lengua extranjera -ya sea francés o inglés- la exigencia sería más suave, y los estudiantes vascos tendrían que lograr ese nivel B1 al concluir la Secundaria.

El sistema que defenderá Campos hoy ante los grupos parlamentarios introduce otra novedad en la enseñanza vasca: las evaluaciones oficiales a todos los alumnos para detectar su conocimiento real de los dos idiomas oficiales y de la lengua extranjera. Habrá una primera prueba general a los estudiantes antes de comenzar a introducir la reforma educativa, que revelará a cada colegio en qué situación se encuentra: si tiene que reforzar el euskera o si debe hacer hincapié en el castellano -que serán los menos-. Esta prueba universal se realizaría en cuarto de Primaria y segundo curso de la ESO. Las posteriores evaluaciones de nivel se llevarían a cabo al final de las dos etapas obligatorias.

Con esas condiciones de partida, cada centro de enseñanza tendrá autonomía para concretar su proyecto lingüístico. Único por colegio, escuela e instituto. Ese proyecto responderá a las necesidades del alumnado al que atienden y a su entorno sociolingüístico, como ya proponía el Consejo Escolar de Euskadi. No es lo mismo una ikastola de Bermeo -que podría precisar alguna materia en castellano-, a una escuela del centro de Bilbao, en la que sería necesaria una enseñanza íntegra en euskera para superar los niveles mínimos en ese idioma oficial.

Flexibilidad
El consejero describirá hoy el modelo que ha preparado su equipo como «flexible», gracias a ese margen de autonomía que deja en manos de los centros para concretar su línea educativa. Los expertos del Departamento apuntan, además, que su aplicación no será traumática ya que se hará de forma gradual y en principio no precisaría un cambio legislativo. La ley actual ya exige alcanzar unas competencias en euskera y castellano.

Educación pretende lograr un amplio consenso en la comunidad educativa con su propuesta. De hecho, la apuesta del Gobierno vasco recoge las demandas principales del Consejo Escolar de Euskadi, organismo consultivo en el que están representados todos los sectores de la comunidad educativa. Por su parte, Kristau Eskola -los colegios concertados religiosos- apoyan también un sistema que dé autonomía a los centros y, a la vez, establezca unos objetivos concretos que permitan avanzar en la euskaldunización. Los padres de la escuela pública vasca defienden una enseñanza en la que el euskera sea lengua vehicular como mínimo en un 50% de las materias.

En la práctica, esta reforma supondrá la desaparición de la enseñanza íntegra en castellano, de la línea A. El programa que ha elaborado el equipo de expertos del Gobierno vasco deja claro que el euskera debe emplearse en cualquier modelo como lengua vehícular -para impartir asignaturas-. Por otro lado, las pruebas del Instituto Vasco de Evaluación e Investigación ya han demostrado que la línea A no alcanzaba los objetivos mínimos en euskera.

Cumplimiento de una ley anticonstitucional
Nota del Editor  8 Marzo 2007

De acuerdo con la Constitucion Española, el único deber lingüístico que tienen los ciudadanos es conocer el castellano, en sitio alguno dice que haya que conocer y menos dominar la lengua regional; si alguien quiere conservar la lengua regional, que la coloque cuidadosamente en un bote, pues en modo alguno puede obligar a las personas a que la estudien para asegurar su persistencia; todo lo relacionado con las lenguas regionales debe ser de libre elección, y sin jamás olvidar el deber de conocer el español.

LENGUA
La Xunta regalará a las embarazadas un kit para educar a sus hijos en gallego
El maletín de Política Lingüística llevará un cedé de nanas y una guía de nombres autóctonos
La campaña «E logo!» fomentará la lengua propia entre las orquestas y los centros comerciales
 Domingos Sampedro | Lugar: santiago La Voz 8 Marzo 2007

Cuando venga al mundo un bebé gallego y suelte su primer berrinche, puede que ni traiga el pan debajo del brazo ni tenga asegurada plaza en la guardería. Pero no le faltará, eso sí, una guía para que sus padres le pongan un nombre galaico o un disco para dormirse con nanas cantadas en la língua nai . El departamento de Política Lingüística de la Xunta lanzará una acción selectiva para impulsar el uso del gallego desde la cuna, distribuyendo un maletín a todas las embarazadas para animarlas a que se comuniquen con sus pequeños en la lengua propia de la comunidad.

Esta actuación, que se desarrollará con la colaboración del Servizo Galego de Saúde (Sergas), es sólo una de las acciones incluidas en la campaña que lleva por título En galego, tes todo por dicir. E logo! , que aspira a pescar galegofalantes en los ámbitos donde el castellano está más implantado, como son las notarías, las nuevas tecnologías o las primeras etapas de la educación.

La secretaria xeral de Política Lingüística, Marisol López, compareció ayer ante la comisión de Cultura del Parlamento para desgranar el programa operativo de medidas que llevará a cabo su departamento a lo largo del 2007. Y entre otras cosas, comentó la acción sectorial «para que as embarazadas se animen a educar aos nenos en galego».

Política Lingüística utilizará la red del Sergas para repartir a las pacientes, a partir de abril, una especie de kit que contendrá un minidiccionario de nombres gallegos, un díptico con las letras de nanas tradicionales, así como un disco compacto de cantigas de berce de varios autores y distintos estilos. De igual modo, se incluirá un Diario de Xestación, en el que las mamás podrán colocar desde las ecografías hasta la primera huella del pie del bebé.

Política Lingüística también desarrollará acciones similares para fomentar el uso del gallego entre las orquestas y en fiestas populares, estableciendo un premio al efecto, así como en los grandes centros comerciales, donde los monitores jugarán los sábados en gallego con los pequeños.

Dudas para seguir esta estrategia en Asturias y Castilla y León
TERRITORIOS LIMÍTROFES
La responsable autonómica de Política Lingüística, Marisol López, presentó al Parlamento los principales elementos del programa operativo para el 2007, dotado con más de 22 millones de euros, entre los que destacan la recién constituida Comisión Interdepartamental de la Xunta, para promover la normalización del gallego en la Administración, el Consorcio de Planifificación Lingüística, en el que tendrán representación las universidades y la Real Academia, así como el Consorcio Termigal, que coordinará todas las acciones sobre terminología.

López pasó de puntillas sobre una de las cuestiones idiomáticas que siempre levanta pasiones, como es el impulso del gallego en las áreas de influencia de las comunidades de Asturias y Castilla y León.

El diputado del BNG Bieito Lobeira consideró necesario, «sin que sexa imperialismo», dijo, que desde la Xunta se apoye a los colectivos que fomentan el gallego en el Bierzo o en la franja occidental astur, e incluso que se propicie que los medios públicos de comunicación, como la TVG, puedan ampliar su señal en los territorios limítrofes.

La responsable de Política Lingüística, en cambio, advirtió que este asunto «é moi complexo», porque hiere susceptibilidades. Aun así, dijo que se apoyarán las actividades cuando así se solicite desde fuera de Galicia.

Los colegios tendrán hasta 2.500 euros para la normalización lingüística
(Lugar: la voz | santiago) La Voz 8 Marzo 2007

La Secretaría Xeral de Política Lingüística acaba de publicar en el Diario Oficial de Galicia una convocatoria de ayudas para fomentar el uso del gallego en la enseñanza. Estos planes serán realizados por los equipos de normalización lingüística de los centros educativos públicos de la comunidad, y el importe máximo destinado a cada centro será de 2.500 euros.

Política Lingüística destina un total de 800.000 euros a esta iniciativa, en la que la calidad de los proyectos será prioritaria a la hora de conceder ayudas. Los equipos interesados en acceder a estas deben presentar una copia del proyecto en el que se especifiquen las medidas que se desarrollarán para el cumplimiento del plan específico para la enseñanza en lengua gallega.

Entre los criterios que se valorarán para aprobar las ayudas figura la implicación de los miembros de la comunidad educativa, la originalidad de las propuestas para conseguir un uso real del gallego, el empleo de nuevas tecnologías o la colaboración con otras instituciones para potenciar el idioma propio fuera del ámbito educativo. Todos estos criterios contarán un 70% en la calificación total, mientras que el 30% restante recae en el número de estudiantes del centro.

El plazo para la presentación de solicitudes termina el 29 de marzo y la resolución se publicará en la web de la Secretaría Xeral de Política Lingüística.

Leche materna
Nota del editor  8 Marzo 2007

Ya han conseguido cerrar el círculo de la opresión, desde la cuna hasta la tumba, la lengua "propia" cubre con su manto místico a los desventurados siervos que van deambular entre la bruma galáctica.

Afortunadamente, en el maletín de indoctrinación no incluirán una caja de leche maternizada, debidamente rotulada en la lengua "propia", habida cuenta de que la leche maternal es una fuente de salud de incalculable valor para esos proyectos de ciudadanos que vienen al mundo y ya les despojan de la libertad.

Aquí se dedican a dilapidar el dinero que debería estar en los bolsillos de los pocos que pagamos impuestos, y de paso a dejar que el tejido productivo y la investigación se oxiden para que sea más fácil trasladarlo a países inteligentes.

Recortes de Prensa   Página Inicial