AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 9 Marzo   2007
Manifestación del PP
A la calle por la libertad
Jorge Vilches Libertad Digital 9 Marzo 2007

Los socialistas zapaterescos y sus medios afines denuncian que el PP rompe el consenso tradicional en la lucha contra el terrorismo. Esto es imposible por la sencilla razón de que el Gobierno no "lucha contra el terrorismo"; cede y negocia con ETA-Batasuna, pero no lucha. ¿O es que negociar con un terrorista, y ceder, significa "luchar" contra él? No se puede romper, en consecuencia, lo que no existe.

Los periodistas afines al zapaterismo acusan a los populares de promover una "revuelta callejera" y un "golpe de Estado", de unirse a la "extrema derecha" y de portar banderas "preconstitucionales". Incluso hay quien ha escrito en un medio digital que los del PP no son demócratas, sino "conversos, oportunistas o acomodaticios". Los que esto escriben están utilizando el mismo lenguaje franquista que denunciaba el "contubernio de Munich". Porque tienen miedo a esta protesta social que rompe el mito tonto de la izquierda como la única portavoz del pueblo.

El desconcierto les lleva a decir que la manifestación convocada para este sábado es por puro "electoralismo". Corroboran así, inconscientemente, que la cesión del Gobierno a ETA-Batasuna es tan indigna que su mera denuncia restará votos al PSOE. Y su temor y desconocimiento les hace olvidar que las elecciones son el único modo de sustituir al Ejecutivo de Zapatero.

Insisten, además, en que el PP está obsesionado por recuperar el poder. Pues claro, ¿qué pensaban? Es su obligación, su objetivo, su razón de ser: corresponder al deseo de los millones de votantes no izquierdistas de tener un Gobierno que resuelva problemas, no que los cree.

Y los separatistas, satisfechos por el enfrentamiento entre los dos partidos nacionales, avisan de que el PP roza el "riesgo de la fractura social". Esto no sorprende, pues no se puede esperar otra cosa de los que abominan del pluralismo y de la labor de oposición, de los que trabajan sin descanso por la comunidad étnico-lingüística. Porque son los que entienden que la libertad es rotular la panadería en catalán, eso sí, con el color que quiera el propietario.

La intoxicación sobre la política antiterrorista del Gobierno Aznar no ha hecho más que revalorizarla frente a la negociación y cesiones de Zapatero. ¿O es que ETA-Batasuna es ahora más débil que hace tres años? Todo lo contrario. Hay motivo. Sí, hay motivo para oponerse a la política del Gobierno. Se trata simplemente de exigir que se vuelva al acoso sin tregua al terror, a la búsqueda y captura del mundo etarra, a los valores liberales que sostienen la democracia.

Porque es hora de defender la libertad, máxime si una parte de la sociedad, como escribió Hayek, "la da por segura y ni advierte de dónde amenaza el peligro ni tiene valor para librarse de las doctrinas que la comprometen".

De qué sufren unos y de qué otros
POR MKEL AZURMENDI ABC 9 Marzo 2007

HAY un señor sensible que resulta que es ministro del Gobierno socialista y nos dice que lo importante es sensibilizarse ante el valor de la vida humana. Y que la diferencia entre nosotros y ellos, los asesinos, es la dignidad moral que nos lleva a valorar la vida e impedir que un preso en huelga de hambre ponga fin a sus días. Y por esa nuestra grandeza moral ha resuelto enviar de permiso para siempre a un preso. A casita, porque era un preso que prefería morir a vivir entre rejas. Y para más virtud de ese ministro, ha anticipado que habrá mucha gente de bien que no vea bien esa medida pero que, como él es valiente y como actúa en la legalidad, pues a la calle con ese preso. Todos conocen ya la historia de ese preso que se ha estado alimentando de carcajadas. De las que le producía cada asesinato por parte de sus conmilitones. Como éstos matan ya poco, o sólo matan ecuatorianos, el pobre no se podía alimentar ya de carcajadas y estaba que se moría de hambre en un hospital. El pobre.

Entiéndase la poca credibilidad de ese ministro al formar parte de un gobierno repleto de señores y señoras que, mira por dónde, comenzaron a gobernar saludando las intenciones y logros de un señor que quería poner fin a su vida y pudo ser ayudado mar adentro en la dignidad humana de suicidarse. Señores, la eutanasia forma parte de la dignidad moral, sostienen desde entonces los ministros. Antes de eso sostuvieron que no era indigno asesinar a más de una docena de etarras pagando a policías corruptos y a matones extranjeros. Y ese ministro, tan sensible hoy con el preso etarra que aparentemente quería suicidarse, jamás mostró sensibilidad alguna cuando a un ciudadano hendayés lo secuestraron por orden de los suyos y casi liquidaron. O cuando vertieron cal viva sobre dos muertos que anteriormente fueron dos vidas humanas que se llamaban Lasa y Zabala. Entonces ese ministro tan sensible era ministro portavoz del Gobierno socialista.

Hay otro señor que no es ministro, pero como si lo fuera. Porque también es socialista y es vasco y es parlamentario y es de los que se sensibilizan ante el sufrimiento. Y dice que los familiares de presos etarras también sufren y, como ha estudiado a fondo el tema, afirma que sufren tanto como las familias de los asesinados por esos presos. Y por eso vota en el Parlamento vasco que se les subvencione con nuestro dinero el viaje a las cárceles. Y así, con el dinerito para el viaje y los paquetes para sus queridos familiares presos, ya sufren menos todos ellos. Qué bien, cómo progresa la moral de los socialistas, autoproclamado faro humanizador del progreso político que nos aguarda.

Y cómo progresa la moral de sus nuevos amigos nacionalistas vascos que reciben al preso en el hospital y afirman que lo van a tratar con todo el mimo del mundo. Y, de paso, el mismo día envían a sus ertzainas con la parafernalia de guerra para disuadir la expresión pública de su sufrimiento y escarnio a las víctimas como Pilar Ruiz, Concha Motos, José Mari Múgica y muchas otras, menos conocidas pero arropadas por tres centenares de ciudadanos donostiarras en silencio. Y mientras lloraban en el marco incomparable donostiarra, a sólo unos metros de distancia los familiares de etarras presos efectuaron su procesión semanal de los viernes cortando el tráfico de las calles donostiarras y enarbolando, una a una, las fotos de los asesinos presos, tan queridos y sufrientes en las cárceles de la enemiga España. Y los donostiarras que sosteníamos a duras penas el llanto de las víctimas, solamente pudimos gritar ¡asesinos! a los componentes de aquella patibularia procesión. Y los ertzainas nos infundían miedo sólo a nosotros mirándonos desde sus pasamontañas negros no sabremos nunca con qué sentimientos de sensibilidad moral, e impedían que nos moviésemos o que leyésemos unas palabras de aliento mientras protegían aquel desfile de familiares de asesinos. Y, por fin, gritamos ¡libertad! y nos fuimos para nuestras casas sin que nos detuvieran a ninguno.

¿Desconocen los socialistas que, además de los etarras, todos los presos han sido conducidos a las cárceles precisamente para que sufran? Sufran privación de libertad y de restricción de ciertos derechos sociales y políticos. Esa es la manera nuestra de hacer justicia. En lugar de devolverles ojo por ojo y fusilarlos al alba por sus crímenes, nuestra venganza es perdonarles la vida y retenerlos bajo rejas. Es decir, que sufran algo por lo que hicieron. Se trata del mínimo dolor sin el cual no hay reparación de la justicia. Sufrimiento no bastante para reparar los delitos que cometieron, porque ya no podrán resucitar a quienes asesinaron ni recomponer el drama humano de hijos huérfanos, padres o hermanos truncados y de miles de tullidos. Y sería de justicia que la recuperación social de esos criminales requiriese cierta compunción del alma y una condena cierta del mal que generaron sus fechorías. Así como un ánimo de no reincidir en las andadas. Pero nuestro Código Penal anda loco de puro sufrimiento pro reo y las medidas carcelarias que competen a los gobiernos son completamente arbitrarias. Y ministros tan sensibles como el aludido pueden saltarse incluso el procedimiento normal de la institución penitenciaria.

Sufrir es lo propio de la naturaleza humana y, seguramente, de toda la viviente, sean animales o plantas. Y tanto la ciencia como la democracia se inventaron para evitar sufrimientos innecesarios al humano, para constreñirle menos y favorecer al máximo su expansión. Pero existen los asesinos y violadores, hay ladrones y gentes de mal que multiplican el sufrimiento de los humanos exclusivamente por su interés personal. E infligen daño, humillación y sufrimiento moral. Pero también el Código Penal y, por supuesto, los gobiernos pueden infligir humillación y sufrimiento moral a las víctimas cuando instituyen o aplican una justicia insuficiente.

Las víctimas del terrorismo son sociales y no naturales o accidentales, son inocentes y absolutamente políticas: el asesino pretende cambiar nuestras instituciones al aterrorizarnos a todos. Las víctimas lo han sido en nuestro nombre, en defensa del Estado de Derecho y por eso la mayor parte de ellas han sido selectivas, calculadas meticulosamente para el logro de los objetivos terroristas. Y son revictimizadas cada vez que se las ha echado al olvido y a la omisión de actos de reconocimiento por nuestra parte. Cuando se ha banalizado el crimen («no tenía sentido...», «era un asesinato inútil...», etc.) se estaba incoando un proceso de mayor sufrimiento a las víctimas porque vaya si les era útil a los terroristas cada asesinato. Cuando se han equiparado la víctima del terrorismo con las víctimas del tráfico o con los familiares de los asesinos o hasta con el sufrimiento de éstos, se está incrementado el sufrimiento y humillación de las víctimas.

La justicia suficiente que únicamente pueda reparar a la víctima del terrorismo es la justicia política, aquella que, además de castigar, combate la barbaridad ideológica y política que posibilita eliminar al semejante. Una justicia que juzgue la causa terrorista y sus supuestos ideológico-políticos. Si esto no está siendo juzgado por los tribunales, habrá que sacarlo a la plaza pública. El Gobierno socialista no va poresta senda y no se merece existir. Traiciona a la ciudadanía que está por una justicia que no humille y dañe a las víctimas.
MIKEL AZURMENDI
Profesor y escritor

El acoso al TC no arroja la toalla
EDITORIAL Libertad Digital 9 Marzo 2007

Si el ex ministro de Justicia socialista Fernando López Aguilar acaba de arremeter contra el Tribunal Constitucional por su "truculenta y torticera" decisión de recusar a Pérez Tremps, no menos bochornosa resulta la amenaza del presidente de la Generalitat de no renunciar al "estatuto" soberanista catalán si el Alto Tribunal lo declara inconstitucional. Esta ha sido la reacción de Montilla, propia de un "desacato preventivo", una vez se ha sabido que el Tribunal Constitucional ha aceptado rechazar por unanimidad y de plano la recusación del Rodríguez Zapata, planteada con total desfachatez por la Generalitat como forma de contrarrestar una recusación de libro como era la del otro magistrado.

Si la advertencia de Montilla nos recuerda al "drama" que Maragall anunciaba en 2003 si el Congreso rechazaba el estatut que surgiera de Cataluña, el vuelco electoral del 14-M ha hecho que estas inaceptables presiones se dirijan contra el Tribunal Constitucional.

Cometeríamos un error, sin embargo, tomando la vergonzosa reacción socialista como una simple pataleta de quienes temen que su "pulpo" no sea admitido por el tribunal como "animal de compañía". Más aún después de la cacicada de mitad de semana con la que el PSOE ha roto el consenso en la tramitación de la Ley del Tribunal Constitucional...

Ante tanta maniobra y tanta presión del Gobierno y sus aliados, ninguna aritmética nos debe tranquilizar ante la decisión más trascendental de cuantas haya tenido que tomar un tribunal en la historia de España.

Manifestación del PP
¡Preparados, listos!
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 9 Marzo 2007

Nadie va a poder evitar que el PSOE envíe a la Gran Manifa alguna piara subcontratada. Extrema izquierda que se hará pasar por una colección de devotos marianistas de extrema derecha. Sólo pueden venir de Ferraz. El grupo a simular no existe ni ha existido nunca en el mundo real; lo debemos a la fértil imaginación de la progresía de Cueto, que acuñó también la voz “ciberfachas” para referirse a los que aquí escribimos. ¡Cuántas ideítas, Cueto, cuánta creatividad malograda! Ondearán los farsantes banderas inoportunas, brazo en alto y cantando el Cara al sol: “¡Miren, miren, señores periodistas, fíjense bien, somos fascistas del PP! ¡Aquí, fotógrafo, aquí!”

Tampoco habrá modo de impedir que se reedite la más cansina injusticia de la prensa doméstica y domesticada, consecuencia de un exceso de bilis, de una carencia de lecturas o de una inmersión sectaria de aquí te espero. O de todo a la vez. Hablo de la omnipresencia de los comediantes de Blanco en las ilustraciones, compartiendo página con cronistas y columnistas programados. Esos que, sin importar lo que tengan delante, sólo ven abrigos de visón, pradas y guccis.

No sólo las becarias padecen ese grave sesgo perceptivo, querido Arcadi. El mal aqueja a redacciones enteras, corresponsalías, sección gráfica, máquinas, colaboradores externos, consejo editorial y firmas invitadas. Lo que le pasa al periodismo de aquí con “la derecha” habría interesado enormemente a la Gestalt.

– ¿Qué ve usted, señor periodista? – preguntaría el circunspecto psicólogo alemán sujetándose las gafas sin montura con el dedo índice sobre la nariz. Y mostraría la fotografía de unos muchachos normales y corrientes, sin identificación de clase social, sentados en el suelo frente al ministerio del Interior, entre velas encendidas y fotocopias de un retrato de Miguel Ángel Blanco.
– Veo un grupo exclusivísimo de pijos. Ostentan de su posición. Visten marcas de lujo. Son gente despectiva e insolidaria. Merecen un escarmiento, espero que la policía los haya dispersado.
– ¡En efecto, lo ha hecho! – constataría asombrado el alemán.

Y la psicología de la percepción venga a avanzar, y la credibilidad de la prensa española y la imparcialidad de la policía de Rubalcaba, como Tom Waits: Going down, down, down. Concluyo: si se topa usted, amigo, con fascistas conspicuos en las manifestaciones de viernes y sábado, no olvide darles recuerdos para Blanco y Rubalcaba, sus mandantes.

La "crispación"
Manifestación y medios de comunicación
Agapito Maestre Libertad Digital 9 Marzo 2007

Ni El País se cree las simplezas del Gobierno sobre la excarcelación del sanguinario De Juana Chaos. Ya no importa que Zapatero y su gente mientan y mientan. ¿Quién cree a López Garrido o a Rubalcaba? Nadie que tenga decencia democrática. La crisis de gobernabilidad ha tocado fondo. En otras palabras, mientras que millones de ciudadanos se movilizan por la libertad y saldrán a la calle a defender la democracia el sábado, el PSOE ha quedado reducido a una agencia de intereses "políticos" partidistas y privados, dirigida a golpe de látigo por personas tan "preparadas" como José Blanco, con el objetivo de dividir, aún más, España en tres trozos para seguir aumentando sus intereses "ideológicos" y crematísticos...

Este Gobierno está tan deslegitimado que no hay posibilidad de regeneración democrática posible en estas circunstancias. Quizá la convocatoria de elecciones anticipadas podría detener algo el deterioro, en algunos casos irreparables, al que han llevado estas gentes las instituciones de una débil democracia. En este contexto de crisis institucional generalizada resulta imposible no admitir que un Gobierno, que no gobierna, crea constantemente inseguridad y amenaza permanentemente nuestras libertades, provoca una violencia política "añadida", peligrosa, a la ya de por sí violencia política institucionalizada, que debe existir en toda democracia que se precie de tal.

Pero, ahora, hay otro problema tan grave como el anterior a la hora de crear tejido democrático. Muchos medios de comunicación, que viven de silenciar el desgobierno de Zapatero y, por tanto, de mantener una ficción de "legitimación" democrática, producen más violencia y deterioro del ya deteriorado paisaje democrático. La mentira siempre trae más dolor y sufrimiento. Sí, sí, la cuestión delicada a la que nos enfrentamos los demócratas es que la mayoría de los medios de comunicación está recurriendo a todo tipo de engaños, falsedades y mentiras para que sus negocios sigan siendo rentables con la ayuda de un Gobierno quemado, muerto y deslegitimado para una tarea democrática. Los grandes magnates de la comunicación persisten en ocultar el problema fundamental de España: el Gobierno no gobierna. Ocultar esta verdad es tanto como contribuir a traer más violencia.

Sin embargo, los grandes editores recomiendan cínicamente rebajar el "nivel", dicen con lenguaje melifluo, "de crispación política". Descarados. El silencio, terriblemente amenazador, de los medios ante la crisis institucional más importante de España produce pavor. El gangsterismo "político" recorre las redacciones de los medios de comunicación. El miedo atenaza a cientos de periodistas a levantar acta de lo que está delante de nuestros ojos, en fin, a decir algo con coherencia política y democrática. ¡Ojo que no hablo de ideología sino de gangsterismo ideológico! Ven peligrar sus puestos de trabajo. Los grandes editores han tocado a rebato. La consigna es elemental, primitiva y eficiente para una "sociedad" basura: "El PP está crispando la vida política." Los grandes editores siguen con extremada pulcritud, permítanme la ironía, al presidente del Senado: "Esto es una vergüenza". Caen en la abyección porque, como decía Max Weber, el gran científico político de todos los tiempos, utilizan la "ética" como medio para defender no sus "razones" sino sus inmundicias inmorales, su "tenemos la razón".

Un ejemplo para evaluar el nivel de abyección moral de los medios de comunicación es el silencio terrible ante las declaraciones "éticas" de Llamazares contra la "crispación" del PP. He ahí un caso, uno más de cientos, de cinismo moral e hipocresía política: mientras un funcionario comunista de IU grita por la ilegalización del PP y por el encarcelamiento y la tortura de sus dirigentes, Llamazares, el jefe político del mencionado munícipe, pide sosiego, deliberación y tranquilidad a la vida política española. Eso se llama "coherencia revolucionaria", sí, por un lado, se pide debate sosegado y, por otro lado, se exige la tortura del contrincante político. Pero lo trágico no es que los medios de comunicación callen y no se atrevan a criticar esas, por decir algo, contradicciones, sino que la inmensa mayoría de plumillas a sueldo de los magnates de la prensa prosocialista emiten los amanerados grititos: no crispen. No es para tanto. Todo es una ficción, según dicen los más cobardes, una sobreactuación de los políticos, que no deberían creerse los ciudadanos.

La cosa está clara. Basta que el PP convoque una manifestación política por imperativos democráticos, o sea, porque viene exigiéndoselo la parte más responsable y limpia de la sociedad española, para que los medios de comunicación más gangsteriles exhiban sus miedos y estulticias ante una situación radicalmente democrática y, por supuesto, radicalmente conflictiva. Ellos no quieren saber que una manifestación es tanto reflejo de un conflicto, de una violencia previa, como canalización de un poder popular que de otro modo sería arrasado por la violencia institucional del Gobierno. La manifestación es contra el poder-fuerza, el poder violento, de un Gobierno que se ha puesto el Estado de Derecho por montera y, encima, culpa a la oposición de sus desmanes.

Por fortuna, a pesar de que los magnates de los medios de comunicación que quieren seguir midiendo la profesión del periodista por sus representantes de ética más dudosa, es menester reconocer que todavía hoy, como en tiempos de Weber, "los asombroso no es que haya muchos periodistas humanamente descarriados o despreciables, sino que, pese a todo, se encuentren entre ellos un número mucho mayor de lo que la gente cree de hombres valiosos y realmente auténticos".

Manifestación del PP
A la calle por la libertad
Jorge Vilches Libertad Digital 9 Marzo 2007

Los socialistas zapaterescos y sus medios afines denuncian que el PP rompe el consenso tradicional en la lucha contra el terrorismo. Esto es imposible por la sencilla razón de que el Gobierno no "lucha contra el terrorismo"; cede y negocia con ETA-Batasuna, pero no lucha. ¿O es que negociar con un terrorista, y ceder, significa "luchar" contra él? No se puede romper, en consecuencia, lo que no existe.

Los periodistas afines al zapaterismo acusan a los populares de promover una "revuelta callejera" y un "golpe de Estado", de unirse a la "extrema derecha" y de portar banderas "preconstitucionales". Incluso hay quien ha escrito en un medio digital que los del PP no son demócratas, sino "conversos, oportunistas o acomodaticios". Los que esto escriben están utilizando el mismo lenguaje franquista que denunciaba el "contubernio de Munich". Porque tienen miedo a esta protesta social que rompe el mito tonto de la izquierda como la única portavoz del pueblo.

El desconcierto les lleva a decir que la manifestación convocada para este sábado es por puro "electoralismo". Corroboran así, inconscientemente, que la cesión del Gobierno a ETA-Batasuna es tan indigna que su mera denuncia restará votos al PSOE. Y su temor y desconocimiento les hace olvidar que las elecciones son el único modo de sustituir al Ejecutivo de Zapatero.

Insisten, además, en que el PP está obsesionado por recuperar el poder. Pues claro, ¿qué pensaban? Es su obligación, su objetivo, su razón de ser: corresponder al deseo de los millones de votantes no izquierdistas de tener un Gobierno que resuelva problemas, no que los cree.

Y los separatistas, satisfechos por el enfrentamiento entre los dos partidos nacionales, avisan de que el PP roza el "riesgo de la fractura social". Esto no sorprende, pues no se puede esperar otra cosa de los que abominan del pluralismo y de la labor de oposición, de los que trabajan sin descanso por la comunidad étnico-lingüística. Porque son los que entienden que la libertad es rotular la panadería en catalán, eso sí, con el color que quiera el propietario.

La intoxicación sobre la política antiterrorista del Gobierno Aznar no ha hecho más que revalorizarla frente a la negociación y cesiones de Zapatero. ¿O es que ETA-Batasuna es ahora más débil que hace tres años? Todo lo contrario. Hay motivo. Sí, hay motivo para oponerse a la política del Gobierno. Se trata simplemente de exigir que se vuelva al acoso sin tregua al terror, a la búsqueda y captura del mundo etarra, a los valores liberales que sostienen la democracia.

Porque es hora de defender la libertad, máxime si una parte de la sociedad, como escribió Hayek, "la da por segura y ni advierte de dónde amenaza el peligro ni tiene valor para librarse de las doctrinas que la comprometen".

¿Y si prueban a decir la verdad?
POR CARLOS HERRERA ABC 9 Marzo 2007

EL esfuerzo es notable, pero no imaginativo. Las máquinas de Ferraz están engrasadas y buscan afanosamente la frase mágica, la excusa perfecta, la explicación certera que les evite el inevitable desgaste que acarrea una decisión así. Lo intentan, pero no dan con la tecla. Han ido a lo fácil y no ha colado: el PP no tomó medidas semejantes durante sus ocho años de mandato, el personal lo sabe y va a ser difícil que convenzan a la población de que Aznar era un blando en su trato con etarras. Excarceló, como excarceló Felipe y como ha excarcelado Rodríguez Zapatero, pero no tomó la decisión de atenuar el grado penitenciario a ningún preso que le estuviera sometiendo al chantaje de una huelga de hambre. Entre otras cosas porque no se enfrentó a una situación como esa. Conociendo su ejecutoria, no obstante, se me hace difícil creer que hubiese obrado de igual manera que el Gobierno actual.

Si la libertad de De Juana Chaos es imprescindible para que el proceso llegue al puerto que se busca ¿por qué no lo dice abiertamente el presidente y se deja de excusas de mal pagador? ¿Qué pasa si mañana comparece y dice «lo siento, conciudadanos, pero no he tenido más remedio que hacerlo ya que a cambio de ello la tregua acabará convirtiéndose en un abandono definitivo de las armas tal y como tengo negociado»? Recibiría una buena tanda, indudablemente, pero tal vez no tanto como lo que le está cayendo. Que le están dando, incluso, desde dentro. Con la boca chica, pero le están dando. En esta ocasión parece como si a su servicio de estrategas se le hubiese ido la mano en la confianza de que todo lo que haga será digerido en virtud del talante, la cercanía y la sonrisa optimista de nuestro hombre. Tal vez sea cierto, como apuntan algunos observadores, que este tipo de decisiones son las que se toman personalmente, en la soledad del poder, y que todos esos estrategas que le rodean sólo tienen ocasión de asentir disciplinadamente y ponerse manos a la obra para intentar apagar los fuegos que se desatan inmediatamente, es decir, para explicarlo o para buscar quién es el Rubalcaba que asume el marrón.

Acostumbrados como están a la fácil y machacona estrategia de asimilar al PP con la extrema derecha -ya quisiera la extrema derecha española tener los millones de seguidores de los populares-, la primera reacción ha sido poner el foco en la oposición y culparla de la pérdida de las colonias de ultramar: la maniobra sonaba «déjà vu» y no ha impresionado a nadie, probablemente por la razón de que en el subconsciente del colectivo general prima la imagen intransigente de Aznar por encima de la de un político acogotado por la presión terrorista de ETA y dispuesto a ofrecer concesiones inconfesables. Lo único cierto es que cuando Aznar gozó de la pérfida mayoría absoluta que tanto le perjudicó a la larga, puso en marcha la reforma penal que los socialistas y demás grupos no quisieron afrontar en sus mandatos: el cumplimiento íntegro de las condenas sigue siendo una iniciativa popular que está metabolizada por el general de la ciudadanía y que queda asimilada al Aznarato. Por eso va a ser difícil que cuele la suerte de que la derecha fue una manga ancha intolerable con los asesinos.

La auténtica razón por la que han enviado a la Herriko-taberna al psicópata de Ignacio no hay que buscarla en ninguna causa humanitaria ni en nada parecido: De Juana va a encamarse con su energética novia en su casa porque a la debilidad del Gobierno le quemaba en las manos el héroe que pudo ser mártir. Temeroso de un nuevo Barajas que le hundiese definitivamente en una depresión preelectoral nada deseable, le soltaron confiando en que estas cosas se acaban pasando antes de lo que parece y en que la ciudadanía deja de estar perpleja o molesta así le ponen dos platos de gambas por delante. La manifestación del sábado es el aguijón más molesto con el que se van a encontrar en muchos meses. Saben que esta vez les puede hacer daño y no aciertan a responder con serenidad. Malo.

Manifestarse por la dignidad, no por partidismo
Editorial Elsemanaldigital 9 Marzo 2007

Hoy viernes empieza un fin de semana que puede cambiar la política española. Esta tarde se celebran concentraciones ante los Ayuntamientos de todas las capitales de provincias del país, y mañana está convocada una manifestación que se espera multitudinaria en el centro de Madrid, con el lema España por la libertad. No más cesiones a ETA. La movilización está convocada por el Partido Popular, con la adhesión de un gran número de organizaciones políticas, sociales, culturales y sindicales, así como de las víctimas del terrorismo. Es, por su contenido y sus convocantes, una ofensiva política; pero no es el resultado de un cálculo partidista.

Lo que el PP de Mariano Rajoy se ha sentido obligado a pedir desde las calles no está sólo en los principios y en los programas del centroderecha. El partido que hoy lidera la oposición y constituye la alternativa al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se ha limitado a dar un lema y una voz a los sentimientos de desazón, impotencia y hastío que han provocado la liberación del etarra Ignacio De Juana Chaos. Millones de españoles que hasta ahora nunca han votado al PP comparten hoy esos sentimientos, y no van a salir a la calle para beneficiar a un partido sino para intentar detener la política equivocada y radical del PSOE.

Todas las encuestas muestran a los ciudadanos españoles cada vez más preocupados por el "proceso de paz" que ha sentado a los representantes de ETA a negociar con los del Gobierno. Hombres y mujeres de izquierdas se han preocupado y escandalizado por los primeros pasos innegables de la que muchos consideran ya "rendición del Estado de Derecho ante los terroristas". La inconcebible excarcelación del sanguinario De Juana es la gota que ha derramado su paciencia.

Se ha dicho reiteradamente, desde el entorno gubernamental, que el PP está solo. Mañana habrá una ocasión inmejorable de comprobar si esa soledad entre los partidos lo está convirtiendo en el punto de unión de todos los españoles sensatos descontentos con la política del PSOE. Mariano Rajoy, al plantear una manifestación en positivo –por España y su libertad, y no contra el Gobierno-, ha querido dejar claro a todos, a quienes ya le votaron y a quienes pueden hacerlo en el futuro, que el momento es excepcional pero que "hay otra forma de hacer las cosas, que hay una política antiterrorista que no negocia, que no paga precio político y usa la Ley. Que hay un país, que se llama España, orgulloso de sí mismo, que le va a ganar la batalla a los terroristas".

El presidente del PP une su opinión a la del expresidente del Gobierno, José María Aznar, quien cree que "tenemos derecho a sentirnos indignados y tenemos el deber cívico y democrático de expresarlo públicamente". El deber corresponde en primer lugar a quienes desde la vida pública ofrecen respuestas a las decisiones de Zapatero; el derecho es de todos los ciudadanos libres que quieren seguir siéndolo. Hoy en sus ciudades, mañana en Madrid con el PP y el sábado próximo en Pamplona con el gobierno de Navarra en defensa de la identidad de los navarros, los españoles van a manifestarse por cosas sencillas que no son ni de izquierdas ni de derechas, y que antes fueron compartidas por el PSOE.

Pinchazo de Montilla en el TC
Editorial ABC 9 Marzo 2007

CON el rechazo unánime a la recusación planteada por la Generalitat contra el magistrado Jorge Rodríguez-Zapata, el Tribunal Constitucional ha dado un paso imprescindible para recuperar la serenidad que le había privado la polémica sobre la anterior recusación al magistrado Pablo Pérez Tremps. El hecho de que los diez magistrados que participaron en la deliberación hayan considerado, sin discrepancias, que no hay duda alguna sobre la imparcialidad de Rodríguez-Zapata para juzgar la constitucionalidad del estatuto catalán demuestra que la iniciativa de la Generalitat era claramente infundada.

La intención real del tripartito era, simplemente, contrarrestar la recusación de Pérez Tremps, como si hubiera que equilibrar la alineación de los dos equipos enfrentados. Por esta regla de tres, ahora habría que pensar que todos los magistrados que han rechazado la recusación de Rodríguez-Zapata están predispuestos a votar contra el estatuto catalán. Evidentemente, ni esta decisión puede ser interpretada de esta manera, ni la división de los magistrados sobre la recusación de Pérez Tremps podía ser valorada como una toma de posición previa sobre el recurso de inconstitucionalidad del Partido Popular.

Que la pretensión de la Generalitat carecía de todo fundamento era algo notorio desde el principio. Y fue el propio tripartito quien lo puso de manifiesto al condicionar la presentación de la recusación a la decisión del TC sobre el recurso de súplica contra la separación de Pérez Tremps en la decisión del recurso del PP. Si, a su juicio, la falta de imparcialidad de Rodríguez-Zapata era tan obvia, la Generalitat no tenía por qué condicionar la presentación de la recusación. Al hacerlo así, demostraba que no creía en la solvencia de sus argumentos, que han sido rechazados de plano por todos los magistrados del TC. El auto deja claro que el trabajo realizado por Rodríguez-Zapata (con el sugestivo título «Evolución de la aplicación de los principios contenidos en la Carta Europea de Autonomía Local por la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo» ) era meramente científico, no tenía ninguna relación con estudios sobre reforma del estatuto catalán y no tuvo reflejo en el proceso de elaboración de esta norma.

La decisión del TC es un desmentido a quienes se empeñan en dividir internamente a sus magistrados en bloques ideológicos inamovibles. Es evidente que cada cual ha sido propuesto por PP o PSOE, pero determinadas críticas parecen poner a estos magistrados bajo la sospecha de que actúan al dictado partidista. Y hay antecedentes muy significativos que niegan esta correlación entre el partido proponente de los magistrados y el voto de estos en asuntos de claro interés ideológico (como sucedió con la admisión a trámite por la mesa del Congreso de los Diputados del «Plan Ibarretxe»). Queda pendiente, sin embargo, el recurso de súplica presentado por la Generalitat contra la recusación de Pérez Tremps. Es un nuevo intento de forzar el reenganche de este magistrado a la decisión sobre el recurso del PP, para lo que el tripartito ha propuesto la solución intermedia de que se abstenga de decidir sobre los artículos relativos a la política exterior de la Generalitat, que son los afectados por su dictamen profesional. Lo que sucede es que la imparcialidad de un juez frente al objeto del pleito no es fragmentable, porque aunque aparentemente sólo haya un vínculo parcial entre uno y otro, el demandante no tiene ninguna garantía de que ese juez pueda resolver aisladamente -es decir, sin «contaminación»- el resto del asunto. La imparcialidad es una garantía absoluta.

Por su parte, el fiscal general no ha desaprovechado la ocasión para dejar claro dónde están sus prioridades y, por esto, apoya la impugnación de la Generalitat, a pesar de que la ley orgánica del Poder Judicial, a la que se remite la del TC en materia de recusación, expresamente declara que contra los autos que resuelven las recusaciones no cabe recurso alguno. Hay que recordar que Conde-Pumpido apartó del caso al fiscal jefe del TC, Juan Ortiz, porque éste apoyaba la recusación de Pérez Tremps, que era el criterio acertado, como luego se vio. Por decisiones mucho menos importantes que ésta, el anterior fiscal general, Jesús Cardenal, tuvo que convocar a la Junta de Fiscales de Sala y al Consejo Fiscal. Pero eran tiempos en los que, en el Ministerio Público, la jerarquía no se confundía con el autoritarismo.

Zapatero ha convertido el PSOE en una secta destructiva
José Javier Esparza  elsemanaldigital 9 Marzo 2007

Rígida disciplina interna. Fe inquebrantable en el gurú. Laminación despiadada del disidente. Protección contra toda "contaminación" exterior. En la cúspide, un hombre musita: "Ommm…".

9 de marzo de 2007. "¡Tú y los de tu secta, tú y los de tu secta!". Se lo decía Hermann Tertsch a la lenguaraz María Antonia Iglesias –"atención al disco rojo"- en el debate de Buruaga en Telemadrid. "Tú y los de tu secta". Y no se refería a Prisa, evidentemente. Se refería a esta especie de nueva secta que ha surgido en torno a la revisión zapaterista del socialismo español. Porque es verdad: Zapatero ha convertido el PSOE en una secta destructiva.

Sí, claro, todos los partidos tienen algo de sectario: esa tendencia al ombliguismo, esa proscripción del debate a fondo, ese imperativo de obediencia a pies juntillas, también la tendencia a ver al prójimo como un enemigo virtual. Pero no, no: lo del PSOE de Zapatero es distinto. Subrayo: el PSOE de Zapatero, porque esto, antes, no pasaba, o pasaba mucho menos. El PSOE siempre ha tenido algo de partido-Iglesia, es verdad. Y no pocas veces ha resuelto sus cismas a balazos, como cuando los bolcheviques de Largo Caballero se liaron a tiros con Indalecio Prieto en aquel mitin de Écija porque el gordo predicaba moderación; Prieto no habría saldo vivo si los escuadristas de La Motorizada no hubieran repelido con fuego el fuego (y después, los mismos de La Motorizada participaron en el asesinato de Calvo Sotelo: ¡qué difícil es entender al PSOE!). Son viejas historias, por supuesto; ahora la sangre no llega al río. Pero el modelo del partido-Iglesia ha seguido funcionando; de hecho, a eso se debe el enorme potencial ofensivo del socialismo español.

Ahora bien, una cosa es una Iglesia y otra cosa es una secta. ¿Dónde está la diferencia? Decía mi viejo maestro Jean Varenne que, en el fondo, una iglesia es una secta que ha triunfado. Eso es así en la religión y también en esa metáfora de la religión que es la política partitocrática. Lo que no es habitual es el camino inverso, es decir, que una Iglesia en la cumbre de su poder comience a comportarse como una secta. Una Iglesia es una asamblea, tiende a extenderse y a reunir; por el contrario, lo propio de la secta es secar (en el sentido de "cortar") y seguir, es decir, cortar con el mundo y seguir al líder. Cuando una secta prolifera y se extiende, esto es, se abre, puede convertirse en Iglesia. Lo contrario es inusual. Pero eso es lo que le está pasando a ese partido-Iglesia que es el PSOE.

La secta se caracteriza por una serie de rasgos muy precisos. La autoridad del gurú es esencialmente incontestable, bajo las más graves penas. El número de los elegidos es deliberadamente exiguo, en nombre de la fidelidad. La relación del grupo con el entorno exterior se radicaliza en una suerte de paranoia. El discurso interno se maximaliza, se extrema, se lleva a sus últimas consecuencias. La secta, separada del mundo por una especie de "cordón sanitario" que ella misma establece –para protegerse de toda contaminación-, vive enteramente en sí y para sí, obsesionada con la propia pureza y con la maldad intrínseca del enemigo. Agrupa a los fieles en torno a una convicción fanática y exige a todos que la mantengan. Como la exigencia es cada vez más fuerte y la convicción es cada vez más radical, también las disidencias aumentan. La excomunión se convierte entonces en práctica cotidiana. En el campo político, es un proceso muy frecuente en algunos movimientos totalitarios; mucho más raro es verlo en agrupaciones teóricamente democráticas.

Zapatero ha convertido el PSOE en una secta destructiva. Ha planteado como verdades de fe argumentos cada vez más insostenibles, de manera que ya sólo es posible mantenerlos desde el fanatismo y la ceguera. Ha rodeado al gurú de una intangibilidad que roza lo supersticioso, lo cual necesariamente alimenta disidencias. Ha suspendido todo debate interno en nombre del "proyecto", de manera que cualquier disidente se convierte en traidor. Ha arrojado sobre el rival la marca infamante que se graba a hierro en el infiel, y así ha convertido a media España en enemigo metafísico. Ha exigido a los propios fieles obediencia acrítica e irracional a los postulados del gurú, dando así lugar a un penoso espectáculo de envilecimiento intelectual y moral. Antes, votar socialista era una opción política; ahora, es un compromiso que se presenta como acto de fe.

El camino más frecuente en las sectas destructivas es que su número vaya disminuyendo a medida que el proceso sectario se agudiza. En ocasiones, como sabemos, los fieles se suicidan de manera ritual mientras el gurú huye con el dinero.

Pazzzz. Ommmm…

Tenga cuidado, señor Zapatero, no sea que de tanto ir a buscar lana, vuelva trasquilado
Federico Quevedo  El Confidencial 9 Marzo 2007

En esta democracia nuestra lo habíamos visto casi todo, pero el presidente Rodríguez ha conseguido dar una vuelta de tuerca en la escalada de despropósitos a la que se ha conducido a sí mismo desde que decidiera aceptar el chantaje de ETA, sabe Dios a cambio de qué. Que un presidente del Gobierno se dedique a amenazar a la oposición es el colmo del retorcimiento de lo que se espera sea una actitud mínimamente democrática de un señor que se supone representa a todo un país. Es de una bajeza moral sin precedentes, aunque tampoco puedo decir que me sorprenda, pero es una señal inequívoca de que, tal y como vengo denunciando desde hace mucho tiempo, desde que Rodríguez Zapatero accediera al poder subido a lomos de los trenes de la muerte, cuyo triste aniversario recordamos este domingo, la calidad de nuestra democracia cae en picado, y el talante totalitario y autoritario del presidente contribuye notablemente a que nuestra democracia se parezca cada vez más a una república bananera como la de Hugo Chávez.

Las democracias no se construyen con actitudes altaneras y chulescas. Aznar ya lo sabe porque cometió el error de tomar una decisión a espaldas de la inmensa mayoría de los ciudadanos y, sobre todo, hacerlo con una actitud orgullosa que contrastaba, por ejemplo, con el esfuerzo de pedagogía que hizo Blair en Gran Bretaña. Los ciudadanos suelen castigar las actitudes soberbias en las urnas, y esa es una lección que conviene aprender y, sobre todo, no olvidar. Pero Rodríguez, en lugar de aplicarse el cuento, ha decidido superar a su predecesor. Es más, el pasado miércoles acudió al Senado con una actitud bronca, amenazante y ofensiva, impropia de quien tiene la obligación de dirigir un país. Lo que ocurre es que al presidente del Gobierno no le gusta que la oposición le lleve la contraria y le critique sus decisiones, sobre todo cuando sabe que son decisiones equivocadas, pero que se ve obligado a tomar por los compromisos que ha asumido, no ahora, sino hace años, cuando todavía estaba en la oposición, con la banda terrorista ETA... precisamente cuando Iñaki Bilbao asesinaba al concejal socialista Juan Priede: con su sangre caliente sobre la mesa, Eguiguren ya estaba pactando el proceso de paz de Zapatero con ETA.

En la sesión del miércoles en el Senado me quedé con las ganas de haberle hecho tres preguntas a Rodríguez en los pasillos, pero como siempre ocurre cuando las cosas se le tuercen, el presidente salió corriendo por la puerta de atrás mientras Moraleda le cubría la retirada. La primera, que me dijera cuántos de los etarras a los que se les redujo el tiempo de condena en tiempos del PP debido a una legislación que el PSOE no quiso cambiar antes, salieron de la cárcel como consecuencia de una amenaza de suicidio por huelga de hambre, y a ser posible que me lo dijera con nombres y apellidos. La segunda, de cuántos de esos terroristas exigió la banda ETA en un comunicado su liberación para no seguir matando. Y la tercera, si gracias a que ahora vamos a conocer los entresijos de la lucha antiterrorista, por fin su Gobierno va a despejar la ‘X’ de los GAL. Se lo hubiera preguntado, ténganlo por seguro, y dado que no fue posible, le agradecería a alguno de los hooligans zapateriles de este foro –alguno ya sé que calienta asiento en la sede socialista de Ferraz, departamento de Prensa para más señas-, que se las transmita, a ver si consigo que me las responda.

Porque, hombre, no se puede ser cicatero y mentiroso hasta ese extremo. Si Rodríguez se empeña en llenar de mierda las sesiones parlamentarias, allá él, pero entonces tendrá que explicar por qué durante las dos últimas legislaturas del Gobierno de Felipe González, en las que él actuaba como portavoz socialista de Justicia e Interior, se negó reiteradamente a aceptar las proposiciones del PP para cambiar el Código Penal y la Ley General Penitenciaria para que los terroristas cumplieran íntegramente sus penas o, dicho de otro modo, no pudieran acogerse a beneficios penitenciarios como la reducción de pena por trabajo, que es lo que permitió en tiempos de Aznar que De Juana Chaos viera acortada su condena y sólo estuviera 18 años en la cárcel de los 3.000 a los que había sido condenado por 25 asesinatos, o que Iñaki Bilbao saliera de prisión y asesinara a Priede mientras Eguiguren tomaba chiquitos con Otegi y Ternera en nombre de Rodríguez Zapatero. Pero, sobre todo, y ya que él actuó el miércoles de lanzadera pero le va a dejar el resto del protagonismo el próximo jueves a su ministro del Interior, el malvado Rubalcaba, será interesante escuchar sus explicaciones sobre las razones que le llevaron a tapar los crímenes de Estado y los entierros en cal viva practicados por sus amigos de los GAL.

Yo, sinceramente, creo que esto no es bueno. Fíjense, en lo único con lo que estoy de acuerdo con Rodríguez es con su afirmación de que no puede continuar esta ruptura entre el PP y el PSOE, y que en algún momento habrá que reconducir la situación, pero desde luego él no ha hecho nunca nada en esa dirección sino más bien, desde el Pacto del Tinell, en la contraria. Porque, puestos a recordar, habrá que traer a la memoria el reciente comunicado de ETA tras el atentado de Barajas en el que le pedía a Rodríguez dos cosas, una que excarcelara a De Juana, lo cual ya ha cumplido, y la segunda que le diera puerta al PP, y en eso está, desde hace tiempo, y ahora con mayor ahínco. Los españoles quieren que los dos partidos mayoritarios se pongan de acuerdo en la lucha contra ETA, pero digo yo que los españoles sensatos –no los hooligans zapateriles de este foro- estarán de acuerdo con que es evidente que ha sido Rodríguez el que ha dado carpetazo al Pacto Antiterrorista y ha convertido su política antiterrorista en una permanente cesión al chantaje de ETA. Sí el mismo lo reconoció el miércoles, por dos veces consecutivas: “Esta no es la primera vez que un Gobierno cede al chantaje de ETA... Repito, esta no es la primera vez que un Gobierno cede al chantaje de ETA...”. Más claro, agua.

Probablemente tenga razón. Pero la primera vez que un Gobierno cedió al chantaje de ETA no fue con el PP, ni con Felipe, ni con la UCD, sino que fue, precisamente, en aquella sesión parlamentaria en la que se aprobó una resolución que autorizaba a su Gobierno a negociar con ETA al margen del principal partido de la oposición, tal y como quería la pandilla de canallas, y luego ahondó en esa cesión cuando siguió hablando con los asesinos aun cuando no se daban las condiciones que recogía esa resolución, hasta el punto de que ahora somos conscientes de que, incluso después del atentado de Barajas que costó la vida a dos inmigrantes ecuatorianos, Rodríguez siguió negociando con ETA. Si Rodríguez quiere seguir por este camino, que siga, que ya vendrán los ciudadanos a pasarle factura por la fractura a la que está sometiendo a este país. Lo importante, lo que debemos exigir hoy y mañana los ciudadanos en la calle, es que no haya más cesiones a los chantajes de ETA y, sobre todo, que sean cada vez más los que defiendan los principios de la democracia y del Estado de Derecho frente a este presidente que ha perdido toda legitimidad para representarnos.

La Paz y el ‘Arte de la Guerra’: diez consejos que ojalá ETA no escuche
Por Isaac Martín Barbero*  El Confidencial 9 Marzo 2007

Tanto hablamos de la búsqueda de paz que habrá que asumir que en España, de momento, estamos en guerra. Por si así es, se me ocurrió preguntarme qué consejos podría dar Sun Tzu –autor de El Arte de la Guerra- a ETA o a cualquiera en guerra con el ‘Estado Español’. Me he ido al libro y he encontrado diez que me suscitaron algunas inquietudes.

Primero.- El engaño es el fundamento del éxito en la guerra: ataca allí donde resulte menos previsible y cuando resulte menos esperado. ¿Sería por eso lo de la T4?

Segundo.- Busca ante todo, la fatiga moral del enemigo y siembra en sus filas la discordia. Aprovecha a tu favor el hecho de que los estados necesitan victorias rápidas y soportan mal la prolongación de los conflictos. Impón una estrategia de desestabilización y empéñate, no tanto en la derrota del enemigo, como en enraizar en él la convicción de su incapacidad para lograr una victoria definitiva. ¿Discordia en España? ¿Alguien duda de que se pueda derrotar a ETA?

Tercero.- "El mejor de los mejores es el que es capaz de rendir al enemigo sin combate". Consigue la rendición sin batalla y lleva la lucha a los dos mejores planos de ataque: la anulación de los principios estratégicos del adversario y la derrota diplomática. ¿Ha decaído el pacto por las libertades y contra el terrorismo? ¿Ha decaído el rechazo a ETA fuera de España?

Cuarto.- “Conoce a tu adversario y conócete a ti mismo; así podrás librar 100 batallas sin correr ningún riesgo de fracaso”. ¿Nos conoce ETA mejor a nosotros que nosotros a ella?

Quinto.- “Puedes crear las condiciones para no ser derrotado pero no puedes hacer que el adversario sea vulnerable por completo... si no quieres ser vencido debes saber cómo defenderte; si quieres triunfar debes tomar la ofensiva... un ejército invencible primero crea las condiciones propicias para el triunfo y luego rompe las hostilidades”. ¿Será que la actividad terrorista andaba falta de legitimidad tras la tragedia del 11 M y ETA se embarcó en la creación de otras ‘condiciones propicias’?

Sexto.- “Los hábiles al dirigir los combates crean situaciones peligrosas para el enemigo... el ritmo con que actúan es impetuoso”. Seduce al enemigo para que actúe conforme a tu voluntad y se esfuerce en perseguir como triunfos lo que en realidad constituyen trampas. “La dirección de la guerra consiste en la atracción del enemigo sin permitir que éste influya sobre las propias decisiones”. ¿Es ETA quien marca los tiempos en el ‘proceso de paz’?

Séptimo.- El “comandante diestro” aprovecha a la gente según su talento. ¿Sabe ETA hacer esto? ¿Los comandos, los presos, los Otegis, LAB, De Juana son todos medios para un mismo fin?

Octavo.- De la habilidad para ocultar los propios rastros y propósitos depende tu capacidad de decidir el destino del enemigo. ¿No nos estará Batasuna ofreciendo un ‘acuerdo’ para poder presentarse en las siguientes elecciones?

Noveno.- La victoria es susceptible de ser creada y también constituye una victoria eludir las derrotas probables (“aunque su ejército sea numeroso podemos obligar al enemigo a que no encuentre la manera de medir su fuerza con la nuestra”). ¿Vendrá la tregua motivada por esto?

Décimo.- El camino del triunfo reside en la transformación de las tácticas de acuerdo con los cambios de las circunstancias. ¿Será esta la razón de la metamorfosis de De Juana?

Dado que Sun Tzu concede una extraordinaria importancia a lo que hoy se denominaría ‘operaciones psicológicas’ e insiste en erosionar la moral del contrario, me preocupé cuando leí su recomendación de dejar al enemigo en la batalla siempre una falsa salida a fin de minar su coraje. Me resultó familiar. Volví sobre los consejos. Luego, rumié de nuevo mis inquietudes y me di cuenta que, puesto que en ETA no hablan chino y dado que Sun Tzu no era ni socialista ni euskaldún, no tienen por qué hacerle caso. Claro que tampoco era musulmán y parece que Al Qaeda lo viene siguiendo a pies juntillas dentro y fuera de España. El tiempo dará y quitará razones. Otra vez.

* Isaac Martín Barbero es abogado y economista.

Rajoy baja a la calle
POR CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 9 Marzo 2007

En la pasada legislatura fue el PSOE el que salió a la calle. En ésta, es el PP. ¿Tendremos que igualar el comportamiento de los dos? ¿Habrá que reprocharles a ambos su incapacidad para resolver las diferencias en las instituciones? Hace unos días, Zapatero recurrió al truco de deslegitimar la iniciativa del PP a partir de la autocrítica. ¿Acaso no reprochaban mis manifestaciones callejeras?, se preguntaba retóricamente.

El PSOE ensayó la pasada legislatura un tipo de oposición que respondía a una «estrategia de la tensión». Ni el caso Prestige ni la política de alianzas con Estados Unidos y Gran Bretaña en relación con la guerra de Irak pudieron justificar la sustitución del Parlamento por la calle y, aún menos, las formas violentas que tomaron las acciones dirigidas por el PSOE. Los asaltos a las sedes del PP y la criminalización de sus dirigentes y diputados («asesinos, asesinos») se completaba con una campaña propagandística mediante la que se acusaba al PP de «crispar» la vida pública. Fue una revancha y el comienzo de la división de las dos Españas, la reivindicación de la II República y la expulsión del PP del juego partidario («pacto del Tinell»).

La salida a la calle del PP no es la aplicación a la inversa de aquella «estrategia de la tensión». A mi entender, el PP va ahora a la calle obligado, a rastras de la sociedad civil. Por una razón simple: el PSOE ha seguido llevando desde el poder una política que desborda las instituciones. El cambio de modelo de Estado del que es «fruto» el Estatuto de Cataluña, y el «proceso de paz», mediante el que se quieren resolver las aspiraciones secesionistas de los nacionalistas vascos, está obligando al partido de Rajoy a bajar a la calle. El plan de Zapatero supone la disolución del Estado autonómico, el salto al confederal y en esa terrible marcha se inscribe el escándalo de De Juana Chaos.

La gobernación de Zapatero es una provocación sistemática. Sus desmanes jurídicos e institucionales quedan remitidos a un Tribunal Constitucional que hablará una vez consumados los hechos. En estas circunstancias sale el PP. Afortunadamente obligado.

Contra un Gobierno indecente
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 9 Marzo 2007

Algunas razones por las que mañana este Blog del País Vasco estará presente en la manifestación de Madrid:

Contra la decisión gubernamental de liberar al asesino Iñaki De Chaos.

Contra la política antiterrorista del Gobierno que, fundamentalmente, consiste en satisfacer los deseos de los verdugos despreciando con ello a las víctimas del terrorismo en particular y a todos los españoles demócratas en general

Contra el empeño del Gobierno por legitimar a ETA negociando con la organización terrorista y con sus cómplices alegales asuntos políticos que solamente pueden ser discutidos por los ciudadanos españoles y sus representantes políticos.

Contra una política gubernamental que en su persistente irresponsabilidad, su perturbada osadía y su afán mesiánico ha servido únicamente para legitimar a los criminales, para dar pábulo público a los portavoces alegales de éstos y, sobre todo, para transmitir a los terroristas la idea profundamente perversa de que más de treinta años de terror sí que pueden servir para obtener beneficios políticos. Cuando se negocia en condiciones de igualdad con un puñado de psicópatas o cuando se cede al chantaje de un etarra como Iñaki de Juana Chaos, como lo ha hecho y lo está haciendo el Gobierno socialista, se transmite a éstos el mensaje que más desean recibir: el de que se les reconoce como un interlocutor válido y representativo de algo o de alguien.

Contra la estrategia del Gobierno por acercarse y por legitimar con su apoyo a los movimientos políticos más radicales y totalitarios de los actualmente existentes en España, es decir, el ultranacionalismo vasco y catalán, y el izquierdismo demagógico y falsario de Izquierda Unida.
Contra el deseo gubernamental de volver a posiciones guerracivilistas desde hace tiempo superadas por la sociedad española y que solamente permanecen en el imaginario de una progresía ignorante, falsaria y estúpida que mira con ojos arrobados a Hugo Chávez y Evo Morales mientras se manifiesta contra la democracia norteamericana o británica.

Contra la banalidad ética, la ortodoxia reaccionaria, la nadería intelectual, la frivolidad ideológica y la mentira política impuesta por un Gobierno que, lejos de trabajar por el reforzamiento institucional de la democracia española, tan vapuleada desde los extremismos nacionalistas y desde posicionamiento proetarras, se ha planteado como único empeño desactivar la actividad pública del principal partido de oposición.

Contra el empeño de José Luis Rodríguez Zapatero de gobernar la que es ya la octava potencia económica del mundo como si la labor del Ejecutivo consistiera, únicamente, en satisfacer los deseos de todos en igual medida y dentro de un clima de concordia universal en el que víctimas y verdugos han de darse fraternalmente la mano.

Contra un Gobierno que a fuerza de extender el espíritu del diálogo y de la bondad a todos los rincones del país, y del extranjero, ha terminado por sentar en la misma mesa, y a la misma altura de legitimidad política, a demócratas, terroristas, fundamentalistas, totalitarios, demagogos y fascistas bajo el convencimiento, y esto es lo más grave, de que todos ellos poseen la misma legitimidad ética, ideológica y política.
Blog de Raúl González Zorrilla

La manifestación del PP es un error
Francisco Rubiales Periodista Digital 9 Marzo 2007

La manifestación convocada por el PP para mañana, sábado, la que pretende ser "la más importante de la democracia", es un importante error político y estratégico del Partido Popular porque la irrupción de uno de los grandes partidos políticos españoles en la calle politiza la protesta y arrebata el protagonismo a la sociedad civil, restando así legitimidad democrática y alcance al movimiento de resistencia y defensa de la democracia.

Existen razones más que suficientes para manifestarse, entre ellas que el gobierno está poniendo en peligro la democracia y la convivrencia, pero el protagonismo del PP resta fuerza moral y alcance a una protesta que hasta ahora había sido cívica, de la sociedad civil, sin color político declarado y más orientada a la defensa de un sistema democrático y un estado de derechos amenazados que al apoyo de un partido político concreto sobre otro.

Ya sé que muchos de los lectores de Voto en Blanco no coincidirán con este análisis, pero creemos con firmeza que el PP debería haber seguido en las instituciones, luchando por sus ideas, como es su deber, en el Parlamento y desde una oposición implacable, apoyando a los movimientos ciudadanso que habían tomado la calle, pero sin arrebatarles el protagonismo.

No sé si consciente o inconscientemente, el PP, con su estrategia, margina y debilita a una sociedad civil que ya había conquistado la calle y que salía dificultosamente de la extenuación y el acoso al que le había sometida durante años por los partidos políticos profesionales. En la práctica, cuando parecía respirar de nuevo y recuperaba el espacio que la política profesional, de un signo y de otro, le había arrebatado, la sociedad civil vuelve a ser relegada y postrada.

La gente de centro, los indecisos, los independientes, algunos intelectuales con conciencia, los auténticos demócratas y muchos españoles de bien, una masa de ciudadanos creciente que representa hoy la parte más sana y esperanzadora de España, es posible que se retraiga y no acuda a una manifestación que podía haber sido del pueblo rebelde y que ahora es sólo un movimiento estratégico de una derecha interesada en reconquistar el poder.

www.VotoenBlanco.com

Racismo nazi como ideología actual
José Donís Català Periodista Digital 9 Marzo 2007

¿Qué pasaría si en Alemania un lander fuera gobernado por algún partido neonazi con ideas como las siguientes? ¿Qué harían los franceses si una Fundación guardara textos como estos y, en nombre de su autor, repartiera cada año unos premios? ¿Y si esos premios fuesen la máxima distinción del partido en el gobierno?

Las frases que reproduzco son parte de los textos de un conocido nazi de principios del siglo pasado. La fundación que lleva su nombre es la única del mundo que, en lugar de difundir los escritos de su líder, esconde sus libros y sus ideas, siendo muy difícil el estudio de semejante energúmeno dado el secretismo que el partido que fundó mantiene sobre sus verdaderas ideas. En los textos he cambiado dos o tres palabras que luego te explico:

"El de raza aria es: inteligente y noble; de andar apuesto y varonil; hábil para toda clase de trabajo; nervudo y ágil; laborioso; emprendedor; no vale para servir, ha nacido para ser señor; degenera en carácter si roza con el extraño; caritativo aun para sus enemigos; digno;…

“ El judío es: flojo y torpe; corto de inteligencia y carece de maña para los trabajos más sencillos; perezoso y vago; nada emprende, a nada se atreve; ha nacido para ser vasallo y siervo; necesita de cuando en cuando una invasión extranjera que le civilice; avaro aun para sus hermanos; bajo hasta el colmo, y aunque se encuentre sano, prefiere vivir a cuenta del prójimo antes que trabajar;…

”Ved un baile nazionalsocialista alemán… y sentiréis regocijarse el ánimo…; presenciad un baile judío y si no os causa náuseas el liviano, asqueroso y cínico abrazo de los dos sexos...”

.”El aseo del ario es proverbial...; el judío apenas se lava una vez en su vida y se muda una vez al año”.”La familia nazionalsocialista atiende más a la alimentación que al vestido,..; id donde los judíos y veréis familias cuyas hijas no comen en casa más que cebolla, pimientos y tomate crudo, pero que en la calle visten sombrero, si bien su ropa interior es "peor menealla".”Oídle hablar a un ario y escucharéis la más eufónica, moral y culta de las lenguas; oídle a un judío y si sólo le oís rebuznar podéis estar satisfechos,…”. “El ario es amante de su familia y su hogar…; entre los judíos, el adulterio es frecuente…, y la afección al hogar es, nula porque no la tienen”.

“El roce de nuestro pueblo con el judío causa inmediata y necesariamente en nuestra raza ignorancia y extravío de inteligencia…, …el fin de toda humana sociedad”.

“Los extranjeros podrán establecerse… pero no podrán naturalizarse en la misma (en su tierra). Respecto de los judíos, las Juntas Generales acordarán si habrían de ser expulsados,…”.

”Tanto están obligados los nazional socialistas a hablar su lengua nacional, como a no enseñársela a los judíos. … evitar así el cruzamiento de las dos razas”.

Hasta aquí sólo he intercambiado las palabras "judío" por "español o maketo", "bizcaino" por "ario" (pues para el nazi Sabino Arana, los "vascos" no existen sino como "bizcainos"), y "euskauldun" por "nazional socialista". Los siguientes textos del nazi fundador del PNV los dejo tal cual fueron escritos:

“…aquí padecemos muy mucho cuando vemos la firma de un Pérez al pie de unos versos euskericos, u oímos hablar nuestra lengua a un cochero riojano, a un liencero pasiego o a un gitano”.

”¡Ya lo sabéis, euskaldunes, para amar el Euskera tenéis que odiar a España!”.
“Si a esa nación latina la viésemos despedazada por una conflagración intestina o una guerra internacional, nosotros lo celebraríamos con fruición y verdadero júbilo, así como pesaría sobre nosotros como la mayor de las desdichas,… el que España prosperara y se engrandeciera”.

“Gran daño hacen a la Patria cien maketos que no saben euskera: Mayor es el que le hace un solo maketo que lo sepa...”.
“…Se constituirá(en su tierra), si no exclusivamente, principalmente con familias de raza euskeriana. Señalará el Euskera como lengua oficial”. “… antiespañol es lo que todo bizkaino debe ser,…”. “…la (política) bizkaina, (consiste), en rechazar de si a los españoles, como extranjeros”.

“… la raza euskeriana es sustancialmente distinta de la raza española…”. “Si fuese moralmente posible una Bizkaia foral y euskeldun, pero con raza maketa, su realización sería la cosa más odiosa del mundo, la más rastrera aberración…”.
“… se llama pueblo español, estado español, nación española, en ese todo que se llama España. … en lenguaje vulgar llamamos Maketania –Maketería”. “… favorecer la irrupción de los maketos es fomentar la inmoralidad en nuestro país…”. “… la diferencia del lenguaje es el gran medio de preservarnos del contagio de los españoles y evitar el cruzamiento de las dos razas”. “Es preciso aislarnos de los maketos en todos los órdenes de la vida…”. “En pueblos tan degenerados como el maketo y maketizado,…”.

Por ser de justicia
Época Navarra Periodista Digital 9 Marzo 2007

Hace unos día, tuvimos la noticia de que UPN y CDN habían admitido en el Ayuntamiento de Pamplona colocar una placa en recuerdo a Germán Rodríguez, muerto en los sanfermines de 1978. PSN, IU, EA y Nafarroa Bai proponían volver a colocar el monolito que se colocó de manera ilegal en la Avenida Roncesvalles y permaneció hasta las obras del parking.

Pues bien, con el ánimo de sumarnos a la corriente de la recuperación de la memoria histórica, tan de moda últimamente, y con el objeto de que los pamploneses no olvidemos nunca aquellos que han sido asesinados por defender la democracia y la libertad, desde Época Navarra queremos tomar la iniciativa de colocar una placa conmemorativa en las calles de nuestra ciudad donde ETA ha matado y recordar así a las víctimas.

Desde este medio, estamos dispuestos a impulsar todas las medidas que sean necesarias para lograr su colocación, ayudando en todo lo necesario para que no haya excusas que objetar para no hacer nada. Confiamos en que sean muchos los medios de comunicación, colectivos sociales de todo tipo y ciudadanos en particular que quieran sumarse a esta iniciativa.

En la Bajada de Javier, ETA asesinó de un bombazo a un niño de catorce años. Veintidós años después, esta ciudad todavía no se ha dignado a honrar su muerte y colocar una distinción en dicha calle. De esta forma, todos los ciudadanos que paseáramos por ella podríamos dedicar un instante de nuestra vida a recordar que hay n grupo de fanáticos dispuestos a matar niños con tal de lograr sus sueños independentistas.

En un país donde se manda terroristas a casa, por no comer, sería un gesto bien recibido que el Ayuntamiento de Pamplona reafirmara su posición en defensa de las víctimas del terror e impulsara esta iniciativa. La totalidad de los votantes de UPN y CDN, que han posibilitado este consistorio, aplaudirían con entusiasmo la decisión.

A continuación, reproducimos la lista de lugares donde deberían exhibirse las placas conmemorativas:
Joaquín Imaz Martínez: Exterior de la Plaza de Toros
José Manuel Baena Martín: Avenida de San Jorge
Manuel López González: Avenida de Guipúzcoa
Carlos Sanz Biurrun: Bajada del Labrit
Pedro Fernández Serrano: Calle Navarro Villoslada
Francisco Berlanga Robles: Plaza del Castillo
Ángel Postigo Mejías: Calle Tirapu
José Luis Prieto Gracia: Avenida de Barañain
Alberto Toca Echevarría: Calle Castillo de Maya
Vicente Luis Garcera López: En la Magdalena
Jesús Blanco Cereceda: Avenida de Bayona
Antonio Conejo Salgue y Fidel Lázaro Aparicio: Paseo de Sarasate
Diego Torrente Reverte: Junto al Estadio “Reyno de Navarra”
Luis Ollo Ochoa: Segunda Agrupación Orvina
Tomás Palacín, Juan José Visiedo y Jesús Alcocer: Mercairuña
Juan Atarés Peña: Vuelta del Castillo
Francisco Miguel Sánchez y Alfredo Aguirre Belascoáin: Bajada de Javier
María Cruz Yoldi Orradre: Cortes de Navarra
Javier Biurrun Monreal: Avenida Zaragoza

Con los que no quieren rendirse
Ningún Gobierno democrático había cedido hasta ahora ante estos totalitarios porque, cuando se cede una vez, se abre la puerta al chantaje permanente
José María AZNAR La Razón 9 Marzo 2007

Iré mañana a la manifestación convocada por el presidente de mi partido bajo el lema: «España, por la libertad. No más cesiones a ETA». Claro que acudiré. Comparto la indignación de la inmensa mayoría de los españoles ante la vergonzosa cesión al chantaje terrorista que ha cometido el actual Gobierno. Estaré con todos ellos para expresar pacíficamente, democráticamente, cívicamente, nuestro más profundo rechazo ante esta ignominia. Estaré con todos ellos para clamar nuestro apoyo, nuestro afecto y nuestra solidaridad a las víctimas del terrorismo.

Acudiré a esta manifestación con la seguridad de que veré allí a muchos ciudadanos que no votaron al PP, a compatriotas que creyeron de buena fe lo que se les prometía antes de las elecciones. Pero sé que muchos de ellos nos acompañarán, por la sencilla razón de que nadie más que el PP dice lo que ellos sienten: que el Gobierno nos avergüenza con su decisión de sacar de prisión al criminal De Juana Chaos. La gravedad de la situación nos convoca a todos, más allá de las siglas políticas, en esta protesta en defensa de España y en defensa de la libertad.

Nunca hasta ahora un Gobierno democrático español había modificado la situación penitenciaria de un criminal terrorista como respuesta al chantaje de una huelga de hambre con espectáculo incluido. Nunca hasta ahora un Gobierno democrático español había humillado a las víctimas del terrorismo y a su memoria al envolver tan humillante claudicación con el calificativo de «humanitaria»... al que han añadido el epíteto de «valiente».
Nunca hasta ahora un Gobierno democrático había despreciado la inteligencia de los ciudadanos al punto de decirles que su cesión no es tal; que es una decisión política «inteligente» para no convertir al terrorista en un «mártir». Quizá es que ahora la palabra «inteligente» tiene un nuevo significado en la neolengua de los gobernantes socialistas, y con ese nuevo diccionario es inteligente quien convierte a los terroristas en vencedores. En eso exactamente han convertido a su fotogénico chantajista. En un vencedor sobre el Estado de Derecho, sobre la respetabilidad del Estado, sobre la memoria de las víctimas y sobre la dignidad de la nación española.

Él y su banda ya saben que si ejercen la presión suficiente, la legalidad hará con ellos una excepción; una excepción que llamarán humanitaria, inteligente, valiente… Pero que es otra cosa muy distinta. En 1755 Rousseau resumió en una frase lo que significa esa excepción: «Si se encuentra en un pueblo un solo hombre que no esté sometido a la ley, todos los demás están sometidos a éste», escribió en «Sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres». Y ésa es la verdad. El resultado de este desgraciado pulso al Estado no es sólo la victoria del terrorista frente al Gobierno. No es sólo que el terrorista sabe hoy que las normas, en España, se aplican a todos… pero, en su caso, pueden hacer una excepción, una humanitaria, inteligente y valiente excepción. Además, esa victoria y esa excepción del chantajista sobre el gobernante han dejado claro, en el más chulesco lenguaje, quién manda aquí. Ésa es la lamentable verdad, por mucho que los «inteligentes» que «valientemente» han decidido «no convertir en un mártir» a un asesino intenten emponzoñar su claudicación con una avalancha de patrañas que pretenden decir que en España todos los Gobiernos han cedido ante el terror. Eso es falso. Es rotundamente falso y todos los españoles lo saben. Saben que ningún Gobierno democrático había cedido hasta ahora ante estos totalitarios porque cuando se cede una vez se abre la puerta al chantaje permanente. Saben que habrá más cesiones que requerirán denodados esfuerzos de los maestros de la neolengua para llamar a las cosas por nombres que no son.

Sus nombres reales ya los conocemos. Uno se llama vuelta de los terroristas a los ayuntamientos, después de todo el esfuerzo que nos costó echarles de las instituciones. Eso puede ocurrir en mayo y mañana nos manifestaremos también para decir que no; que de ninguna manera; que nos oponemos rotundamente a esa nueva cesión. Hay más nombres reales. Ya está en marcha la mutación del modelo de Estado que nos dimos con la Constitución de 1978. Y el estadio final es que cada vez tengamos menos España. Los terroristas, porque se ven fuertes, ya han dicho que su objetivo final es desgajar el País Vasco y Navarra de España, lograr su independencia. Mañana también nos manifestaremos para expresar, pacíficamente, nuestro más explícito rechazo a semejante pretensión.

Iré a la manifestación con mi familia. Como tantas familias españolas. Acudiremos a la convocatoria de Mariano Rajoy para expresar, con toda moderación y con todo civismo, que se han superado todas las líneas rojas. Y que ya está bien. Sabemos que el objetivo de algunos es encontrar cualquier excusa para descalificar el grito de centenares de miles de demócratas. Ya lo intentaron hace dos años, deteniendo ilegalmente a dos militantes del PP. Tampoco esta vez encontrarán extremista alguno entre nosotros. El extremista violento que buscan con malas artes lo tienen muy cerca: al otro lado de su mesa de negociación. Es el criminal que les ha doblado el pulso, el «hombre de paz» que actúa de portavoz de esa banda y todos los que les jalean. Que no busquen entre nosotros. Nosotros, mañana, sólo seremos españoles consternados que salen a la calle en defensa de España y por la libertad.

Con los que no quieren rendirse (ante los terroristas, pero algunos, sí ante los nacionalistas)
Nota del Editor  9 Marzo 2007

El Sr. Aznar se ha equivocado de lugar. Está muy bien que participe en la manifestación, pero no tiene derecho moral  alguno para estar al lado de los que no quieren rendirse, así sin más explicaciones, pues él si que se rindió ante la imposición lingüística de los nacionalistas, peor aún, dejó que su partido laminase en Galicia los derechos constitucionales de los castellanohablantes, y facilitó el desmantelamiento de su partido en Cataluña, origen de todo el fiasco actual.

Contra el chantaje
POR PÍO GARCÍA ESCUDERO ABC 9 Marzo 2007

Cuando el dedo señala la luna, sólo los tontos miran al dedo, sobre todo cuando hay quienes interesadamente hacen todo lo posible por desviar la atención hacia el dedo. Hoy la sociedad española se enfrenta al hecho evidente de que su presidente del Gobierno ha tomado la decisión política de excarcelar a un terrorista sanguinario, cediendo al chantaje de su inverosímil huelga de hambre. Desde un primer momento, Zapatero ha intentado todo tipo de maniobras para eludir su responsabilidad: se ha guarecido tras su ministro de Interior; ha apelado a supuestas razones humanitarias que producen bochorno tratándose de un chantajista de pacotilla como De Juana Chaos; se ha amparado falazmente en un inexistente imperativo legal o en las resoluciones judiciales; y ha invocado precedentes que no existen ni nadie podrá encontrar por más que exprima las hemerotecas.

El muro de mentiras del presidente del Gobierno ha adquirido proporciones colosales, pero en vano porque la luna sigue en el cielo, su sombra sigue pegada a los talones de Zapatero y, por eso, ahora sus esfuerzos se centran en desviar la atención de la escena hacia el dedo que la señala. Entra en juego el archiconocido «plan B»: la culpa, como siempre, es del Partido Popular y de las víctimas , por no permanecer ciegos y sordos, por empeñarnos en denunciar la realidad.

Sin embargo, la gravedad no reside en la denuncia, sino en el hecho denunciado. Lo grave no es que los españoles se indignen ante la claudicación de su presidente de Gobierno ante un asesino, sino que tal claudicación, efectivamente, se haya producido. La sociedad española, al contrario de lo que pretende Zapatero, no va a permanecer resignada y de brazos cruzados ante el lamentable espectáculo de su cesión.

La nuestra es una sociedad democráticamente madura, que hoy, con toda la razón, se siente indignada y ofendida por un presidente del Gobierno que ha demostrado no estar a la altura del compromiso cívico necesario para hacer frente a la amenaza del terrorismo. Un compromiso cívico que nuestra sociedad ha ido forjando a lo largo de muchos años de dolor y sacrificios frente a los que siempre ha sabido oponer su serenidad y su firmeza. Una serenidad y una firmeza que tanto se echa en falta en un presidente de Gobierno que cada día emite más alarmantes señales de debilidad y crispación, y que sigue empeñado en llevar a la sociedad española por un proceso de renuncias a las que ningún demócrata puede estar dispuesto.
Con esa serenidad, con esa firmeza, con mayor motivo que nunca, es el momento de que los ciudadanos unamos nuestras voces pacíficamente, como siempre hemos hecho, en defensa de nuestra libertad y para abrir los oídos de quien sigue queriendo ignorar que no estamos dispuestos a transigir ante las cesiones a ningún chantaje de ETA.

"MIENTRAS ME QUEDE UN SUSPIRO DE VIDA NO ME VOY A RENDIR"
El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Francisco José Alcaraz, anunció este jueves que recurrirán ante el Tribunal Constitucional la sentencia del Supremo que rebajaba de 12 años y siete meses a tres años de prisión la pena al etarra José Ignacio de Juana Chaos por la publicación de dos artículos amenazantes en el diario Gara. Además, adelantó que habrá nuevos actos de protestas contra la política antiterrorista del Ejecutivo Zapatero. "Que vaya apuntando –en alusión a Zapatero– porque mientras que me quede un suspiro de vida no me voy a rendir ante el chantaje de ETA", afirmó.
Agencias Libertad Digital 9 Marzo 2007

Así lo anunció Alcaraz en rueda de prensa, donde se quejó de que la asociación, que ejerció de acusación popular en el juicio contra De Juana, recibiera "hoy mismo" – por este jueves– del Supremo la notificación del fallo. Dicho esto, el responsable de la AVT, así como otras organizaciones cívicas como el Foro de Ermua, Peones Negros o Convivencia Cívica Catalana, presentes en la convocatoria, aprovecharon para recordar su adhesión a los actos convocados por el PP de este viernes y el sábado en contra de la decisión del Gobierno de atenuar la prisión a De Juana Chaos.

Tras reprochar duramente el Ejecutivo la postura adoptada respecto al que fuera miembro del "grupo Madrid", Alcaraz aprovechó para advertir al Ejecutivo que continuarán con su "rebelión cívica" tras la manifestación del próximo sábado. "Que no se crea el señor Zapatero que vamos a tirar la toalla o que la cosa se vaya a quedar ahí, porque vamos a mantener viva la memoria de las víctimas protestando por que el Gobierno haya cedido por primera vez ante el chantaje de un terrorista", manifestó. "Que vaya apuntando porque (...) –subrayó– mientras que me quede un suspiro de vida no me voy a rendir ante el chantaje de ETA".

Asimismo, el presidente de la AVT instó a todas las fuerzas parlamentarias y a los que representan a sus ciudadanos en las diferentes localidades españolas a que a lleven adelante en sus ayuntamientos una moción para que se pronuncien en contra de la "excarcelación" de De Juana Chaos. De esta forma, dijo, "todos los ciudadanos sabrán qué posición tienen los distintos grupos políticos en cada uno de los pueblos y ciudades de España respecto a la cesión al chantaje del Gobierno ante el terrorista".

Las críticas hacia el Gobierno por otorgar el segundo grado penitenciario a De Juana también vinieron por parte de los representantes del resto de asociaciones presentes en la rueda de prensa. Todos ellos coincidieron en considerar "injusta y radical" la posición del jefe del Ejecutivo, de quien reclamaron su dimisión y a quien criticaron por "no escuchar" las voces de las víctimas y sí la de los etarras "cuando se ponen en huelga de hambre".

Asimismo, tras señalar que "todo aquello por lo que murieron las víctimas de ETA está hoy en peligro", solicitaron al Gobierno que vuelva "a la derrota de la organización terrorista" y abandone cualquier tipo de "negociación" con la misma. Y es que, suscribieron todos, "la libertad se conquista de pie, no de rodillas".ibarr

España
Más de 200 colectivos cívicos se han sumado ya a la marcha del PP
La dirección popular y Aznar llaman a los ciudadanos a movilizarse por encima de ideologías - Unos 700 autobuses se desplazarán a Madrid
C. Morodo La Razón 9 Marzo 2007

Madrid- La dirección del Partido Popular apura la horas previas a la manifestación que se celebrará mañana en Madrid dedicada a multiplicar desde todos los foros y a través de distintos portavoces su llamamiento a la ciudadanía a movilizarse por encima de adscripciones ideológicas. Borrar lo más posible la pátina partidaria ha sido quizás el aspecto que más ha preocupado a Génova desde que el lunes Mariano Rajoy anunciase una convocatoria sin precedentes, «la más importante de la historia de la democracia».

El mismo lunes, en la reunión de «maitines», se avaló la estrategia de que ésta fuera una semana de sobrepresencia de dirigentes del partido, que nadie se escondiese y que todo el mundo diese un paso al frente en el ejercicio de sus respectivas responsabilidades, y ayer fue prueba de la exposición pública de la dirección en pleno, cada cual con su motivo.
Rebelión por la «dignidad»
Rajoy compareció por el Día de la Mujer; Acebes, en la ofrenda floral en la Plaza de la República Dominicana; Zaplana, para anunciar que la sesión del control de la próxima semana estará dedicada también al «caso De Juana»; el ex ministro Jaime Mayor, para contestar a las críticas del Gobierno a la política penitenciaria de su etapa...

Todos coincidieron en resaltar la importancia histórica de una manifestación a la que se quiere dar valor de rebelión social por la «dignidad», por el «Estado de Derecho» y contra las cesiones del Gobierno a ETA. Hasta el ex presidente José María Aznar unió su voz a las de sus compañeros de partido desde Santander y animó a los españoles a que salgan mañana a ejercer su derecho a manifestar «que no quieren un Gobierno que se rinda ante los terroristas, sino un Gobierno que derrote a los terroristas».

Ayer por la tarde hubo reunión en Génova, presidida por el secretario general, para ultimar los preparativos. Según informaron fuentes solventes a LA RAZÓN, más de 200 organizaciones cívicas, con una buena presencia de asociaciones de universitarios, de jóvenes y de inmigrantes, se han sumado ya a la convocatoria de Rajoy. A adhesiones más que previsibles, como la de la AVT, la de la Fundación para la Defensa de la Nación Española o la del Foro Ermua, se añaden, por ejemplo, la de Ciutadans, la de la Confederación Española de Policía (CEP), la de Covite, la de la Federación Nacional de Asociaciones de Mujeres para la Democracia... El funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, protagonista del mayor secuestro etarra, también ha comunicado su asistencia, y el Partido Popular Europeo (PPE) le ha dado, asimismo, su apoyo.

Pancarta con cargos vascos
Al final se ha decidido que sólo Rajoy tome la palabra al concluir el acto para leer el manifiesto, y cuando suba al escenario, del que colgará un gran lazo azul, estará arropado, como durante toda la manifestación, por cargos vascos amenazados por ETA. El PP ha querido que éstos tengan un protagonismo especial y, de hecho, serán ellos los que ayuden al líder a sostener la pancarta de cabecera.

Los responsables de Organización dan ya por llenos más de 700 autobuses procedentes de toda España, de los que hasta cien saldrán de Andalucía. Asimismo, prácticamente todo el poder territorial del PP -presidentes autonómicos, presidentes regionales, alcaldes de capitales de provincia- estarán a las cinco de la tarde en la Puerta de Alcalá para unirse a la marcha.

Como adelantó ayer este periódico, la dirección popular ha dispuesto un equipo de 500 personas para velar por un desarrollo cívico y ordenado de la protesta, y estos voluntarios han sido instruidos para que intenten retirar, de manera educada y evitando incidentes, cualquier símbolo que se salte las normas vigentes. La preocupación de estas últimas horas se centra en prever todos los problemas logísticos que puedan derivarse de una respuesta que se espera masiva: se colocarán incluso pantallas gigantes en Colón. Además de las 65 concentraciones que se celebrarán hoy, el PP también ha decidido convocar a los residentes españoles a reunirse mañana ante las embajadas de Londres, Zúrich, Miami y Buenos Aires en contestación a la rebaja de pena al etarra De Juana Chaos. Se hará un acto similar en Bruselas.

En lo que afecta al discurso, Rajoy subrayó ayer que «no acepta» lecciones de Zapatero contra ETA, porque «ha demostrado que cede cuando se le chantajea», e invitó a la manifestación a todos los españoles, «voten como voten», especialmente «a los que Zapatero ha fallado y engañado». «Al presidente del Gobierno le ha faltado grandeza, cuajo, serenidad y explicarse ante la sociedad española», dijo.

Zaplana se dirige a Marín
Zaplana, portavoz en el Congreso, adelantó que el Grupo Popular centrará sus preguntas en la próxima sesión de control al Ejecutivo en la concesión de la prisión atenuada al etarra. Se interrogará sobre esta decisión a Zapatero, a Rubalcaba y a Fernández de la Vega.

El «número tres» se ha dirigido por carta al presidente del Congreso, Manuel Marín, solicitando que convoque un minuto de silencio del plenario por la muerte de Ambrosio Fernández Recio, fallecido al verse afectado por un ataque de terrorismo callejero. A su juicio, la estrategia del Gobierno de justificarse en la crítica a la política penitenciaria de la etapa del PP se debe a la «histeria», y recordó lo que el propio ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, decía el 15 de febrero de 2006, respecto a las excarcelaciones de otras épocas: «Ninguna de estas excarcelaciones puede ser calificada en el debe del Gobierno del PP. Tuvieron la respuesta que merecieron de acuerdo con la ley».

Mayor Oreja, por su parte, denunció que Zapatero, «con su miseria moral», quiere emborronar el «espíritu de Ermua». Recordó las presiones que recibió de los nacionalistas y del PSOE para que flexibilizase la política penitenciaria y subrayó que los acercamientos de su etapa se acordaron tras muchos meses sin asesinatos y cuando Almunia, líder del PSOE, pedía indultos.

Aznar demandó que se redoblen los esfuerzos de los demócratas «en estos momentos en los que se pone en jaque el Estado de Derecho». «Algunos han decidido romper los consensos de la Transición. Se decide, incluso, negociar y pactar con los terroristas», denunció.

El presidente navarro exige firmeza al Estado frente a la propuesta anexionista de Batasuna
Cree que el Ejecutivo debería decirle a Otegi que se olvide de la idea de unir ambas regiones
L. Vázquez La Razón 9 Marzo 2007

Madrid- A Miguel Sanz no le preocupa que Batasuna quiera unir Navarra al País Vasco. Lo que realmente inquieta al presidente navarro es la tibia reacción del Gobierno de Rodríguez Zapatero ante la propuesta, por lo que le exigió «lealtad». La propuesta de Otegi «no es lo peligroso; lo peligroso es la actitud que ante dicha propuesta pueda tener el Gobierno de España», advirtió. Tras comentar que «el mensaje de Otegi no es nuevo, Sanz dijo, en declaraciones a Onda Cero, que «lo peligroso para Navarra es que no exista la firmeza necesaria para decir con claridad a Batasuna-ETA olvidaros de Navarra que Navarra tiene su régimen integrado en la propia Constitución».

Horas después, Sanz, durante la celebración del 25 aniversario de la firma del Pacto del Amejoramiento del Fuero, destacó el carácter de pacto del Amejoramiento, «una práctica consustancial» al régimen foral y que precisa como «elemento previo», dijo, de «la confianza en la lealtad del otro». «Navarra siempre ha cumplido sus compromisos, siempre ha actuado con responsabilidad y lealtad a la otra parte» y así lo «exige» para «el presente y para el futuro, para que nada ni nadie cercene la libertad de Navarra, para que nadie decida nada que afecte al futuro de Navarra de espaldas a sus ciudadanos», subrayó.

Una lealtad a la que también aludió en su discurso la secretaria de Estado de Cooperación Territorial, Ana Isabel Leiva, al indicar que la celebración de «se rodea de todas las legitimidades posibles, la histórica, la política en un contexto democrático, y la socioeconómica», por lo que «os animo a que continuéis siendo una referencia en toda España de que la diversidad y singularidad son plenamente compatibles con la lealtad y solidaridad».

Leiva se refirió además al encaje constitucional del Amejoramiento al asegurar que la Constitución expresa «la plena asunción por la democracia española de esa singularidad» del régimen foral, de la que apuntó que es percibida en el resto de España «con respeto y pacífica aceptación».

Zapatero rechazó por "reaccionario" el cumplimiento íntegro de penas
Agencias  Periodista Digital 9 Marzo 2007

Las hemerotecas pueden ser impacables, incluso en un país tan olvidadizo como España. Ahora que Zapatero ha puesto a la "Factoria Pepiño" a rebuscar en el pasado, no debe de habérsele pasado por alto lo que él mismo defendió en 1991, durante un debate parlamentario en el que los socialistas rechazaron de plano una iniciativa del PP para que los terroristas cumplieran íntegramente las penas.

El portavoz socialista en aquel debate fue José Luis Rodríguez Zapatero, quien tachó de "reaccionaria" la propuesta del Grupo Popular, que defendió Rodrigo Rato.

El pasado miércoles en el Senado, Zapatero echó en cara al PP que cuando gobernaba (1996-2004) se produjeron 306 excarcelaciones anticipadas de etarras. Citó el caso del terrorista Iñaki Bilbao, que salió en libertad cuando "no había cumplido más que 17 años de los 52 que tenía de condena", y dos años después asesinó al concejal socialista Juan Priede.

Unos años antes, con el PSOE en el poder, en el Pleno del Congreso del 12 de noviembre de 1991, el PP presentaba por cuarta vez una iniciativa para conseguir que los terroristas y narcotraficantes cumplieran íntegramente las penas, mediante una modificación del Código Penal de 1973. El PSOE había rechazado todas las anteriores.

EL PSOE DIJO "NO" HASTA TRES VECES
Rato aseguró que el Congreso tenía "la obligación de enviar a la sociedad española y a los terroristas los más rotundos mensajes de firmeza".

Recordó que, con la ley vigente, los cientos de años de privación de libertad que se imponen en la sentencia quedan reducidos automáticamente a treinta, y a partir de ese máximo se descontaban los diferentes beneficios que la legislación de entonces concedía al penado, como la redención de penas por el trabajo, permisos de salida, redenciones extraordinarias y libertad condicional, "con lo que el tiempo que en realidad se cumple queda reducido a un máximo de 16 ó 17 años".

Justo los años que cumplió Iñaki Bilbao, y casi los mismos que los que pasó Ignacio de Juana Chaos en la cárcel (18 años) por 25 asesinatos. Rato proponía excluir a los terroristas de los beneficios de reducción de condena, "asegurando el cumplimiento íntegro de las condenas, mediante la supresión de la libertad condicional y la redención de penas por el trabajo".

LA "REEDUCACIÓN"
El portavoz socialista en esa ocasión, Zapatero, confirmó que su grupo votaría en contra:

"Sería una política francamente reaccionaria establecer cláusulas generales, sin tener en cuenta las condiciones subjetivas e individuales. Eso nos llevaría a un «neorretribucionis-mo» de la política o de la filosofía penal, frente a los avances que se han producido en los últimos años en orden a una política de reeducación y resocialización".

Zapatero prosiguió:
"Nos preocuparía que el Grupo Popular fuera secundando esas tendencias, insisto, que parecen volver a los postulados vigentes después de la II Guerra Mundial, en cuanto a política criminal".

"Estamos ante un debate falseado por el propio contenido concreto, y esto no supone, en ningún caso, un instrumento absolutamente perentorio y urgente -no voy a hablar del momento en que se ha planteado- para la lucha contra el terrorismo".

Zapatero incidió en que la iniciativa del PP era "incorrecta técnicamente" y la tachó de "políticamente inoportuna".

El Gobierno da la espalda a Navarra en el 25 aniversario de su Estatuto
BEGOÑA LÓPEZ ABC 9 Marzo 2007

PAMPLONA. El jefe del Ejecutivo navarro, Miguel Sanz, presidió ayer el acto conmemorativo del XXV Aniversario del Pacto de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra, que salvaguarda las especificidades de Navarra desde la lealtad a España. Estuvo acompañado, entre otros, por el presidente del Parlamento de Navarra, Rafael Gurrea; el ex presidente de la Diputación Foral Juan Manuel Arza, y por la secretaria de Estado de Cooperación Territorial, Ana Isabel Leiva.

El vacío por parte del Gobierno fue muy notorio y no tiene precedentes: ni un solo mimistro, ni siquiera el de Administraciones Públicas, estuvo en Pamplona en fecha tan señalada, cuando lo normal es que en las festividades autonómicas el Gobierno haga acto de presencia. Este desdén institucional se produce en medio de la zozobra de buena parte de los navarros por la ofensiva anexionista del nacionalismo vasco y un día después de que el Gobierno foral haya convocado una gran manifestación (sábado 17) en contra de las pretensiones del PNV y Batasuna, entre la tibieza del PSOE.
Juan Manuel Arza, el primero en tomar la palabra, se mostró contrario a planteamientos de integración de Navarra «en entes que nunca han existido».

La secretaria de Estado de Cooperación Territorial, Ana Isabel Leiva, quien en ningún momento aludió a las pretensiones anexionistas sobre Navarra, destacó que la Ley del Amejoramiento encuentra su pleno soporte en nuestro marco constitucional. Rafael Gurrea manifestó que el modelo institucional de Navarra está totalmente desarrollado y consolidado «en la legitimidad de las leyes que nos hemos dado, pero sobre todo en la voluntad firme del pueblo navarro para constituir y defender una Comunidad foral propia y diferenciada dentro de la nación española».

Fundamentos sólidos
Según el presidente del Parlamento, instrumentos institucionales tan presentes en la historia de Navarra como el Pacto o el Convenio Económico han contribuido fuertemente a dotar a la Comunidad de fundamentos financieros sólidos sobre los que «se asienta nuestro presente y que deberemos defender para garantizar la pervivencia, en el futuro, del modelo institucional y competencial del que hoy disfrutamos».

Pero la atención estuvo sobre todo centrada en el discurso del presidente foral. Miguel Sanz señaló, en respuesta a Rodríguez Ibarra (que calificó a Navarra de «insolidaria»), que el Amejoramiento ha beneficiado claramente a la Comunidad y al conjunto de España a través del Convenio Económico. «Navarra -dijo- no se ha enriquecido en este periodo a costa de nadie, sino que por el contrario la riqueza general de Navarra como fruto del esfuerzo de quienes aquí trabajan ha enriquecido al conjunto de España en la misma proporción que a sí misma».

Tras referirse al significado de la conmemoración del pacto entre Navarra y el Estado, Sanz destacó que tal acuerdo exige un elemento previo, «que es la confianza en la lealtad del otro». Y en este sentido, resaltó que Navarra siempre ha cumplido sus compromisos y ha actuado con responsabilidad y lealtad ante la otra parte, ante la Administración Central del Estado, «pues siempre se ha sentido directamente concernida por el presente y por el futuro de España. Y la misma responsabilidad y lealtad que Navarra presta es la que exige para el presente y para el futuro, para que nada ni nadie cercene la libertad de Navarra, es decir, para que nadie decida nada que afecte al futuro de Navarra de espaldas a sus ciudadanos, suplantado su voluntad, expresada libremente y representada en sus instituciones forales». Por otra parte, el presidente Sanz desarrolló en su discurso la relación del Amejoramiento con la tradición, la democracia y el futuro.

Al término del acto se hizo entrega de un obsequio conmemorativo de este XXV aniversario a cada uno de los presidentes de las instituciones forales en 1982, año de la entrada en vigor del Amejoramiento.

LOS ALUMNOS SERÁN SOMETIDOS A UNA EVALUCIÓN DE SUS CONOCIMIENTOS
El Gobierno vasco propone que el euskera sea la lengua principal de un nuevo modelo educativo
Libertad Digital publicaba este martes que el Ejecutivo de Zapatero había destinado cinco millones de euros, de las arcas públicas, a los profesores "clandestinos" de euskera. Dos días después, el consejero de Educación del Gobierno vasco, Tontxu Campos, ha propuesto sustituir los actuales modelos lingüísticos por una enseñanza plurilingüe, en la que el euskera sea la principal lengua vehicular. Los alumnos de todos los centros educativos serán sometidos una a evaluación de sus conocimientos lingüísticos al acabar Primaria y Secundaria.
EFE Libertad Digital 9 Marzo 2007

El consejero de Educación del Gobierno Vasco, Tontxu Campos, ha propuesto sustituir los actuales modelos lingüísticos por una enseñanza plurilingüe, en la que el euskera sea la principal lengua vehicular (en la que se enseña). Campos presentó este jueves en la Cámara vasca su propuesta para reformar los actuales modelos lingüísticos en la educación vasca (A -todo en castellano con el euskera como asignatura-, B -a medias- y D -en euskera con el castellano como asignatura), que están en vigor desde 1982.

Según dice, estos modelos no logran el objetivo de que los alumnos tengan la capacitación suficiente en euskera al acabar la enseñanza obligatoria, por lo que el Gobierno vasco ha propuesto su eliminación y un nuevo modelo. Su propuesta consiste en que el euskera sea "la principal lengua vehicular, ocupando un papel integrador como lengua de aprendizaje". En cuanto al castellano, planteó que sea utilizado también como lengua de aprendizaje "para garantizar el conocimiento adecuado de los registros formales del mismo" y que las lenguas extranjeras se trabajen de forma "complementaria".

Partiendo de esta base, el marco es "flexible" y otorga a los centros escolares libertad para diseñar sus proyectos lingüísticos, siempre que sean "plurilingües". El objetivo es que al acabar la enseñanza obligatoria los alumnos sean capaces de escribir textos "precisos", leer artículos e informes en euskera y de expresarse con fluidez tanto en este idioma como en castellano. También deberán desenvolverse de manera más básica en una o dos lenguas extranjeras. La ley actual exige que los jóvenes vascos dominen los dos idiomas oficiales, castellano y euskera, al acabar la enseñanza obligatoria.

Los alumnos de todos los centros educativos serán sometidos una a evaluación de sus conocimientos lingüísticos al acabar Primaria y Secundaria. Si el Parlamento Vasco aprueba la Ley que regula este nuevo marco, éste se pondría en marcha en el curso 2008-09 en el primer curso de la Educación Primaria. Los alumnos que estén ahora escolarizados con el actual sistema de modelos acabarán la enseñanza con el mismo sistema hasta su graduación. Así, el nuevo marco se implantaría de manera progresiva en unos 10 años.

Desde los grupos parlamentarios, el PSE-EE reclamó un consenso previo a la reforma de los modelos lingüísticos actuales y el PP demandó un sistema "flexible" que permita a los padres elegir la lengua vehicular en la que quieren que estudien sus hijos.

REFORMA DE LOS MODELOS LINGÜÍSTICOS
Educación plantea un nivel de euskera al que ahora sólo llega el 57% del modelo D
El consejero aclaró que todos los escolares deberán acreditar en pruebas académicas el dominio hablado y escrito de la lengua vasca a los 16 años
La reforma revolucionará los planes de estudio en la mayoría de los colegios
MARTA FDEZ. VALLEJO m.f.vallejo@diario-elcorreo.com/VITORIA El Correo 9 Marzo 2007

El Departamento de Educación presentó ayer al Parlamento un nuevo modelo educativo que convertirá al euskera en la «principal lengua» utilizada para impartir asignaturas en la etapa de la enseñanza obligatoria en todos los centros escolares de Euskadi. El consejero explicó que el sistema, que pretende conseguir que todos los alumnos dominen el euskera a los 16 años, se apoyará en el logro de unos objetivos lingüísticos concretos en las lenguas oficiales y en la realización de evaluaciones para comprobar si se alcanzan las metas establecidas por el departamento, como adelantó ayer este periódico. Al nivel exigido, por ejemplo, apenas llegaría hoy el 57% de los matriculados en el actual modelo D. Este nuevo marco de aprendizaje y enseñanza de las lenguas, «innovador y plurilingüe», precisará de la elaboración de una ley que estará lista antes del verano.

Tontxu Campos detalló a los parlamentarios cuáles serán esos objetivos lingüísticos mínimos fijados por los expertos de su Departamento y que se corresponden con titulaciones europeas oficiales. Los escolares tendrán que superar un nivel B1 -permite comprender un discurso normal, participar en conversaciones sobre temas habituales y escribir textos sencillos- al finalizar la etapa de Primaria, con 12 años. Al concluir Secundaria, cumplidos los 16, hay que alcanzar un nivel B2 -que equivale a obtener el título de una escuela de idiomas o un 'First'-. Además, a esta misma edad se debe acreditar en lengua extranjera un conocimiento del nivel B1. Adicionalmente, se llevarán a cabo evaluaciones de diagnóstico intermedias en cuarto curso de Primaria y segundo de Secundaria para conocer el progreso de los estudiantes de cada colegio.

«Los expertos consideran que con ese B2 la capacidad de comunicación en euskera está garantizada al finalizar la enseñanza obligatoria», argumentó ayer Campos ante la comisión de Educación. «Por primera vez hemos puesto nombre y apellidos a los objetivos que queremos alcanzar en las dos lenguas oficiales», añadió orgulloso.

Evaluaciones
Los resultados de las evaluaciones realizadas hasta ahora al sistema de enseñanza hacen temer que el listón que quiere poner el Departamento para el euskera esté demasiado alto en una sociedad mayoritariamente castellanoparlante. El último examen realizado por el Instituto Vasco de Evaluación en colegios e institutos de Secundaria reveló que únicamente el 57% de los estudiantes del modelo D, íntegro en euskera, lograron aprobar el B2. Poco más del 30% de los de la línea B y en el caso del A no se llegó a plantear la prueba. Alcanzar esas metas podría, por tanto, obligar a dar un vuelco a los programas de enseñanza de los colegios vascos para convertirlos en modelos de inmersión lingüística en lengua vasca.

Los exámenes, además, tendrán reflejo en el boletín de notas del estudiante. El Instituto Vasco de Evaluación e Investigación llevará a cabo los controles el mismo día y a la misma hora en todos los colegios. Quienes no superen esa prueba de B2 de euskera y castellano, externa al colegio, común y general a todo el alumnado, habrán suspendido la asignatura correspondiente a esa lengua oficial. «Con una materia suspendida se puede obtener el título de Graduado en Secundaria», aclararon ayer los técnicos del Departamento.

Este nivel de exigencia de euskera para todos los estudiantes vascos va a remover de sus asientos a las direcciones de los centros escolares, tanto los públicos como concertados, que actualmente ofrecen líneas A y B, e incluso a muchos del D. Los partidos de la oposición lo plantearon ayer mismo en el Parlamento: «¿Si no consiguen los objetivos la mitad de los alumnos de la línea íntegra en euskera, qué deberán hacer los colegios de líneas A y B para lograr esa meta?». «El grupo de escolares que compone ese 57% de aprobados en la prueba del B2 está integrado en su mayoría por alumnos de ikastolas con niveles socioculturales altos y padres vascoparlantes», señaló el popular Iñaki Oyarzábal. Tanto PSE como PP consideraron inviable la exigencia de ese nivel B2.

Implantación progresiva
Al consejero no le asusta el reto. Argumentó que el plan se pondrá en marcha desde abajo, con los niños de Primaria en el curso 2008-9. Y cuando los pequeños de esa generación finalicen la etapa de Primaria tendrán una capacitación en euskera mejor que la actual, según Tontxu Campos, porque los centros habrán puesto en marcha los proyectos lingüísticos dirigidos a lograr estos objetivos lingüisticos.

Esa es la otra clave del plan del Departamento: una vez fijados los objetivos a alcanzar se deja en manos de los centros la creación de un proyecto plurilingüe con el que pueda lograr esas metas comunes, según el tipo de alumnado que atiende y su entorno. Campos lo llamó ayer «flexibilidad» del sistema. Permitirá a cada colegio introducir la proporción de asignaturas en cada idioma oficial y en lengua extranjera que le permita las características de sus escolares.

Un centro escolar de Barakaldo con alumnos de familias castellanoparlantes, describió el consejero, tendrá que utilizar de forma mayoritaria el euskera como lengua vehícular. Una ikastola de Ataun, con niños y adolescentes de familias euskaldunes, podrá introducir asignaturas en inglés y castellano en su programa. «Tendrá la oportunidad de ofrecer un 'anglo B' -50% en lengua vasca, 25% en inglés y 25% en castellano», apuntó Campos. De esa forma, el escolar de Ataun y el de Barakaldo lograrán superar unos niveles comunes de exigencia en euskera y castellano.

En la práctica, en una sociedad en la que el 80% tiene el castellano como lengua materna, el margen de maniobra que tendrá la mayor parte de escuelas e institutos públicos y colegios concertados deberá dirigirse en una dirección común: adoptar una programa lingüístico en el que se utilice de forma mayoritaria el euskera como lengua vehícular para alcanzar los ambiciosos objetivos que se ha fijado la consejería. La oferta de un sistema trilingüe equilibrado en los tres idiomas quedaría reservado para colegios e ikastolas donde los estudiantes, de partida, disfruten de un dominio alto de la lengua vasca.

El informe presentado ayer por el consejero no deja lugar a dudas. «El euskera será la principal lengua vehicular en el nuevo sistema», resalta. «Dado que en el actual escenario (y el previsible en el futuro) las condiciones del entorno para el castellano no van a cambiar y que se ha demostrado que la exposición al euskera en el proceso de aprendizaje resulta fundamental para adquirir una capacitación comunicativa, oral y escrita, y que el alumno sólo pasa el 17% de su vida al año estudiando en un centro educativo, el euskera debe ocupar el papel integrador como lengua de aprendizaje», se detalla en el documento.

El consejero incidió en varias ocasiones en que el modelo lingüístico que propone su equipo «respeta la Constitución y el Estatuto de Gernika». Además, recordó que su apuesta educativa permitirá cumplir la ley vigente que establece la obligación de que al final de la etapa de enseñanza obligatoria todos los jóvenes tengan una capacitación suficiente en los dos idiomas oficiales. «Hasta ahora no se estaba cumpliento», apostilló.

Nueva ley
En su comparecencia, Campos anticipó a los grupos parlamentarios que su Departamento elaborará una Ley del Nuevo Marco de Aprendizaje y Enseñanza de las Lenguas de la Comunidad Autónoma de Euskadi, que estará preparada para el próximo mes de junio y en la que se recogerán las acciones necesarias para implantar el nuevo modelo. «No pueden existir 796 marcos de enseñanza y aprendizaje de lenguas diferentes, uno por centro, por lo que es necesario regular una estructura general». En esta nueva normativa se fijarían los mínimos del horario lectivo en cada lengua. El PSE puso el acento en la necesidad de establecer esos porcentajes de enseñanza en cada idioma. «Serán la clave del nuevo sistema», señaló la parlamentaria Isabel Celaá.

La implantación del nuevo plan educativo será progresiva. Se aplicará en el curso 2008-2009 a los alumnos que inicien la Primaria y avanzará curso tras curso. Los primeros exámenes de nivel se realizarían por tanto seis años después, cuando esos niños finalicen esta etapa a los doce años. La reforma se completará en diez años, pero no afectará a los estudiantes que cursan sus estudios en alguno de los tres modelos actuales.

GENERAL
El PSE y el PP consideran discriminatoria la alta exigencia lingüística
Socialistas y populares fueron las formaciones más críticas con una reforma que ignora «la realidad en la que vivimos» Ambos partidos se muestran contrarios a una propuesta que «priorice el idioma sobre la calidad de la enseñanza»
CARMEN BARREIRO c.barreiro@diario-elcorreo.com/VITORIA El Correo 9 Marzo 2007

Socialistas y populares fueron los partidos más críticos con la propuesta presentada ayer por el Departamento de Educación para reformar los actuales modelos lingüísticos en la enseñanza obligatoria vasca. La exigencia planteada por el consejero de alcanzar un nivel de euskera equivalente al 'First' de Inglés (B2) al finalizar la etapa de Secundaria -16 años- encendió los ánimos de los principales grupos de la oposición al entender que «discrimina» a «la mayoría» de los escolares del País Vasco. «Es una medida inaceptable y preocupante», advirtieron.

«No se puede establecer el nivel B2 como marco de referencia para todos los escolares cuando cerca del 60% de los alumnos de cuarto de Secundaria matriculados en los modelos B y D no fueron capaces de aprobar el examen de euskera realizado por el Instituto vasco de Investigación y Evaluación Educativa (IVEI) para demostrar su dominio del idioma», argumentó la portavoz socialista, Isabel Celaá.

Es precisamente en este punto donde los populares observan el mayor escollo de la reforma presentada ayer por el consejero de Educación, Tontxu Campos. «No se equivoquen. Aquí no se está haciendo una apuesta por un trilingüismo real. Lo que se está planteando es una propuesta de modelo D con asignaturas colgando. ¿De qué otra forma se puede llegar a un nivel de conocimiento equivalente al 'First' cuando ni los propios alumnos de los modelos B y D logran alcanzarlo? Al final, lo que se va a conseguir es que los alumnos no sepan euskera ni matemáticas, porque se les va a obligar a dar asignaturas en un idioma que no comprenden bien», censuró el parlamentario del PP Iñaki Oyarzábal.

Los socialistas plantearon la exigencia de un grado B2 al término de la enseñanza obligatoria «como un marco de referencia deseable, pero no exigible» al entender que se trata de «un nivel de conocimiento que va a cañón». En este sentido, Isabel Celaá se mostró dispuesta a «rebajar alguna excelencia en los resultados académicos» para lograr un sistema trilingüe, «lo que no se puede hacer es priorizar el idioma sobre la calidad de la enseñanza».

Aunque todos los partidos políticos presentes en la comisión de Educación coincidieron en destacar la «importancia» y «necesidad» de alcanzar un «consenso social y político» previo a la reforma de los modelos, socialistas y populares no perdieron la oportunidad de poner sobre la mesa las debilidades y fortalezas de un sistema que marcará el futuro del sistema educativo del País Vasco. «Podemos estar de acuerdo, y de hecho lo estamos, en la filosofía general de apostar por un planteamiento trilingüe con el inglés como idioma extranjero, lo que no vamos a hacer es entregar un cheque en blanco al consejero cuando no se nos ha explicado lo esencial de la reforma educativa», afirmó Celaá.

La parlamentaria socialista reconoció sentirse «decepcionada» con la intervención de Tontxu Campos, al que acusó de «ocultar las cartas de la baraja». «Necesitamos concretar. Dice que los centros tendrán flexibilidad a la hora de diseñar su proyecto siempre que se respeten los objetivos. Es que sólo faltaría que no los respetasen. Que habrá que establecer unas horas lectivas mínimas para cada idioma. Oiga, pero ¿de qué mínimos estamos hablando? ¿Qué pasará si un niño no supera la prueba de idiomas? No obtiene el graduado, repite...», planteó Isabel Celaá.

Elección de los padres
Tras insistir en que el actual sistema «no está liquidado», el portavoz popular fue un paso más allá e invitó al consejero a realizar un «ejercicio de autocrítica». «La reforma plantea más de lo mismo y además quieren confundir a la sociedad con datos falsos sobre los resultados y el nivel de escolarización en el modelo A. El 40% de los alumnos de todo el sistema educativo vasco cursa las asignaturas en castellano», aseguró el portavoz popular. Iñaki Oyarzábal propuso llegar a un acuerdo «que busque el equilibrio entre lo que todos queremos y la realidad de la sociedad en la que vivimos».

Dentro de la «flexibilidad» que tendrá cada centro para «diseñar su proyecto plurilingüe», socialistas y populares insistieron en la necesidad de que el futuro sistema educativo permita a los padres elegir la lengua vehicular en la que quieren que estudien sus hijos. «Porque un sistema flexible -añadieron los populares- no es elegir entre un 98% o un 100% en euskera».

Mal de muchos
Nota del Editor  9 Marzo 2007

Hace ya muchos años que en las vancongadas no era posible que los padres pudieran enviar a sus hijos a escuelas con el modelo A, pues los nazionalistas se habían ocupado con gran ahínco en ir eliminándolas rápida y tangencialmente, primero habían borrado la opción en las escuelas de los barrios céntricos, seguidamente ofreciéndolas en los barrios alejados, de  ambiente escolar y familiar enrarecido, y finalmente otra vuelta de tuerca, hasta la total indoctrinación de la sociedad.

De verdad que lo sentimos, y más aún por poder únicamente ofrecerles compartir nuestra caja de pañuelos para llorar juntos, pues los resultados de cualquier lucha que se emprenda ahora, con mucha cuerte saldrán a la luz dentro de muchos años, y por ello, si alguien quiere ayuda legal para entablar los recursos y contenciosos pertinentes, para que otros padres y alumnos de generaciones venideras puedan elegir la lengua vehicular en todos los grados de la enseñanza, nos ponemos a su entera disposición.

Recortes de Prensa   Página Inicial