AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 10 Marzo   2007

Por España y por la libertad
EDITORIAL Libertad Digital 10 Marzo 2007

Todas las razones expuestas una y otra con motivo de todas y cada una de las manifestaciones que han formado la rebelión cívica contra el proceso de rendición del Gobierno del 14-M siguen siendo más válidas que nunca. Desde aquel 22 de enero de 2005, que hoy se nos antoja lejanísimo, en que la AVT organizó la primera manifestación, precisamente con el objetivo de evitar que De Juana Chaos saliera de prisión, los ciudadanos españoles les han mostrado su respaldo. Las concentraciones de este viernes auguran que, de nuevo, las calles de Madrid se llenarán con quienes se niegan a ceder ni un milímetro ante los asesinos de ETA.

El lema escogido en esta ocasión no podía ser más acertado, pues une España y libertad y lo contrapone con las cesiones a ETA. Ni España ni la libertad son compatibles con la rendición ante el terrorismo nacionalista vasco. Por eso todos los españoles que se saben libres están saliendo a la calle. Da lo mismo que Zapatero no vaya a cambiar de opinión aunque la riada humana excediera todas las previsiones, por más que se jactara de "escuchar a la calle" cuando ésta se mostraba de acuerdo con él. Lo sabíamos antes de que lo anunciara. Pero los manifestantes del viernes y del sábado necesitan sentirse unidos y saber que no están solos. Que aunque el Gobierno los haya traicionado, España no.

Para los jerarcas del partido que se quiere único y del imperio mediático, ese sí, único en toda Europa, el pueblo unido se manifestó contra la guerra de Irak, pero quienes acudan a la manifestación contra la liberación del mayor asesino en serie de la historia reciente de España no son más que la despreciable plebe. Si antes y después de todas las manifestaciones convocadas por la AVT y el Foro Ermua, PSOE y Prisa, tanto monta, monta tanto, habían intentado deslegitimarlas, la ofensiva llevada a cabo estos días ha superado a todas las anteriores con creces, si exceptuamos la detención ilegal de dos militantes del PP por estar demasiado cerca de un ministro demasiado arrogante.

Durante estos días, los socialistas han acusado al PP, por supuesto sin prueba ni indicio alguno, de estar alentando al ejército a un golpe de Estado y de organizar un "atentado suicida contra las instituciones democráticas". El SUP ha intentado escupir sobre Teresa Jiménez Becerril, sin darse cuenta de que ella está tan por encima de los defensores de las habitaciones sin Estado de Derecho que la ley de la gravedad les devolverá todo lo que le intenten echar encima. Y los medios afines no han hecho sino lanzar la propaganda de que manifestarse contra el Gobierno es antidemocrático, siempre que el Gobierno sea socialista, claro.

También han intentado avivar la polémica de las banderas, insinuando la pertenencia a la extrema derecha de todos los manifestantes por unas cuantas banderas de la época de Franco. Cuando el PSOE y los suyos monten un servicio de orden para retirar banderas de la Segunda República y de la Unión Soviética (equivalentes moralmente éstas últimas a la esvástica nazi), que son las únicas que ondean en sus manifestaciones, nos creeremos que su preocupación por la bandera con el escudo de San Juan es honrada. Mientras tanto, pensaremos que lo primero que debe hacerse cuando alguien lleva una es preguntarle por su carnet del PSOE. Que ya nos vamos conociendo todos.

Hay quien dice que existe una izquierda que no apoya a Zapatero, que está con las víctimas, es decir, lejos de los verdugos. Que está con los asesinados por De Juana Chaos, no con el terrorista. Es posible que así sea. Algunos nombres, como Rosa Díez o Antonio Aguirre, a los que han marginado y aislado, vienen a la mente. Si no acuden mañana a las cinco de la tarde, habrá que pensar que prefieren la secta y la obediencia a seguir su conciencia. Si lo hacen, serán bienvenidos. Nunca es tarde para unirse a la rebelión cívica.

Firme señor Zapatero, pero contra ETA
POR TERESA JIMÉNEZ-BECERRIL ABC 10 Marzo 2007

ETA asesinó a mi hermano y a su mujer y ante sus cadáveres, el múltiple asesino que ha sido puesto en libertad sin cumplir toda su condena, tras presionar al Gobierno y a la sociedad española con una dudosa huelga de hambre, exclamó «haber comido para un mes», al igual que exigió champán para brindar delante del de Tomás Caballero.

Esta facilidad para sacar a la gente de nuevo a la calle, responde al profundo deseo de gritar «hasta aquí hemos llegado» y a la esperanza de ser definitivamente escuchados. La paciencia de las víctimas y de quienes nos apoyan tiene un límite, y lo que estamos presenciando lo ha superado. La excarcelación de De Juana ha sido el golpe bajo del Gobierno, que lejos de darle la victoria, ha conseguido reavivar al adversario: las víctimas, quienes a pesar de los cientos de reveses recibidos seguimos en pie, intentando defendernos de un enemigo contra el que nunca pensamos que deberíamos combatir. Es ETA a quienes queremos derrotar, no a usted señor Zapatero, pero si usted complace a aquellos que han intentado someternos a tiros durante más de cuarenta años sin conseguirlo, corre el riesgo de ser alcanzado por la ola de la indignación popular. Esta enorme onda de dignidad y de ansia de libertad que contempla como un temido maremoto, le alcanzará porque se está acercando demasiado a la playa donde vive el terror, el chantaje y el nacionalismo excluyente.

Si usted estuviera aquí, detrás del espigón que los españoles hemos ido construyendo con nuestras lágrimas y nuestra solidaridad, tragándonos el miedo y el dolor que a veces nos impedía trabajar, no tendría que preocuparse de que le cogiese la marea. Lo que usted y quienes le apoyan no comprenden es que nosotros, nos sentimos a salvo. Lo que le desconcierta, señor, es que no aceptemos una libertad a medias, cuando quien nos la ofrece nos apunta a la frente. Parece increíble, pero en esta España, que aún existe, somos muchos los que la libertad la queremos toda y entera y no somos capaces de aceptar pactos con el diablo, que no tiene ninguna intención de dejar de serlo. Para muchos de nosotros, no condenar un atentado en el que mueren inocentes es todavía un acto no solo inmoral o ilegal, sino cruel y perverso y quizás por eso insistimos tanto en que no queremos representantes crueles y perversos sentados en ningún Parlamento de nuestra querida patria.

Si las víctimas hemos aceptado todas las políticas antiterroristas durante años, como las llevadas a cabo por la UCD, el PSOE o el PP, sin rebelarnos, no fue porque comulgábamos con todo lo que veíamos. Estoy segura de que los años de plomo fueron durísimos para muchos, pero quizás prevaleció el deseo de construir un futuro común, donde el sacrificio de los suyos serviría para algo. Siempre, con desacuerdos razonables, las víctimas hemos creído en nuestros gobernantes, quienes han incluso cambiado las leyes para evitar nuestro escarnio. Confiábamos en que ellos sabrían cuando tenían que parar y pensábamos estar en buenas manos, aunque las manos fueran de diferente color político. Hoy esas manos han desaparecido y nosotros vamos agarrándonos a quienes se acercan a levantarnos. Y les aseguro que no miramos la cara de quien nos la tiende. Entonces, era la meta lo que nos unía, hoy esa meta es flexible y responde a unos intereses que son ajenos no solo a las víctimas sino a la mayoría de los españoles. Si quienes nos gobiernan continúan moviendo la línea de llegada, acercándola a quienes avanzan a base de violencia y la alejan de quienes corremos limpiamente, ¿cómo quieren ustedes que nos fiemos? Por mucho que el premio sea algo tan ansiado como la paz, yo me temo que si hay alguien que lo consigue serán los que no la merecían. Y harán de ella algo que nadie, excepto ellos, reconocerá como tal.

Usted señor Rodríguez Zapatero debería tener el valor de criticar a las víctimas. Yo le critico a usted y usted tiene no solo el poder sino el derecho de replica. ¿Por qué no lo hace, teme pasar por un desalmado respondiendo a quien está de la parte del sufrimiento? Quizás no lo hace porque contra mí debe usar buenos argumentos, no valen las razones humanitarias y una legalidad forzada para que yo me convenza de que ha sido necesario excarcelar a De Juana. En estos momentos son muchas las asociaciones, fundaciones y foros cívicos de toda España que dicen lo mismo que decimos la mayoría de las víctimas; que la política antiterrorista que usted está conduciendo traiciona a quienes no aceptarán nunca que ETA alcance sus objetivos. ¿Por qué sigue centrando sus ataques en el partido de la oposición?

Disperse su ofensiva. Porque somos muchos los que seguiremos atacándole aunque usted venza al Partido Popular. Porque en este frente que quiere acomunar bajo una falsa idea de pasado e intransigencia, para quitarle a los ciudadanos y a las víctimas su legitimidad, a nadie se le pide el carné y nadie recibe órdenes de nadie. La única voz que oímos la mayoría es la de la dignidad y la justicia, y lo que nos motiva es el profundo deseo de que el terrorismo no acabe triunfando en España. Por lo tanto, nuestra lucha no empieza ni acaba en un partido, aunque haya partidos que la hagan suyas y que yo les agradezco, la vida es larga y el valor, la moral y el honor pasa de padres a hijos y siempre habrá alguien que resista.
Permítame darle un consejo, señor Zapatero: no desperdicie la poca firmeza que le queda en contener las ansias de libertad de los que luchamos contra ETA, póngase firme con los que lo merecen de verdad, verá lo agradecidos que podemos llegar a ser quienes hoy le parecemos sus enemigos.

El País y la manifestación
Nervios en el búnker ideológico de la izquierda
GEES Libertad Digital 10 Marzo 2007

El búnker ideológico de la izquierda más antigua de Europa se resiste a abandonar sus privilegios. Desde despachos y medios de comunicación pretende ser el guardián de la democracia, el vigilante de las esencias democráticas, el faro moral e intelectual de España. Lo hace a su manera, naturalmente; pide cerrar las radios de la competencia y advierte del peligro de la extrema derecha conservadora. Constituye un búnker y un residuo de la izquierda endogámica y atávica único en Europa tras la caída del Muro.

A propósito de la manifestación del PP, el diario El País denuncia que la derecha está "devaluando las instituciones" porque "le han dejado de servir". Acabáramos. El faro de la democracia acusa al partido de oposición de golpismo político contra el parlamentarismo. A esto se han unido sus columnistas estrella, que se han lanzado –con esa altivez propia del intelectual de izquierdas que desprecia al pueblo del que se dice conciencia– a soltar sapos y culebras contra quienes se manifiesten en la calle. Qué miedo al aislamiento, qué berrinche desatado e indisimulado. Qué espectáculo están dando.

¡Y qué nervios! La izquierda aristocrática prohíbe los actos, cuando hace cuatro años ella misma animaba las "manis contra la guerra". En su día criticábamos aquí con dureza la actitud de una izquierda cómplice con Saddam y enferma de antiamericanismo, así como el electoralismo del PSOE. Nadie dijo, no obstante, que la gente no tuviera derecho a manifestarse cuando y como le diese la gana, pese a que las llamadas a manifestarse por la paz acabaron a pedradas contra las sedes del PP. En estas manifestaciones se veían, no sólo banderas de la II República, inconstitucionales, sino banderas con la hoz y el martillo, símbolo del genocidio, del gulag y del bárbaro imperialismo del Ejército Rojo. Pero desde los sótanos del búnker estas sutilezas apenas se captaban, y todos se lo pasaban en grande.

La reacción del PP tras la excarcelación de De Juana fue lenta, y se vio sobrepasada por el clamor popular. Pero la sorpresa del Gobierno fue aún mayor, y ha aumentado con el paso de los días, pues la indignación no sólo no se ha diluido, sino que se ha extendido a sectores socialdemócratas. Así que la izquierda inmovilista y el Grupo Prisa sacan el mazo democrático y anuncian que excomulgarán a todo aquel que se manifieste sin su permiso; en 2003 animaban a manifestarse por la paz, y hoy exigen la "disolución preventiva" de los congregados. Eso sí, anuncian mientras tanto otra manifestación... contra Aznar y la guerra de Irak, claro. Y es que el pánico en el búnker es directamente proporcional a la apología de la censura. Se pasaron años convocando entre chapapote, chapapote y 11-M contra Aznar, pero, ay, a los demás que ni se les ocurra hacerlo.

La calle es de todos y no es de nadie. Así como el PSOE se manifestaba contra la guerra de Irak, hoy se manifiesta el PP para protestar por los apaños de Zapatero con ETA. La manifestación surtirá el efecto deseado o no, el Gobierno hará caso o no, y se interpretarán los hechos de diferente manera. Los partidos se acusarán mutuamente de utilización electoral, mostrando que la política es impredecible para unos y para otros. Lección evidente de pluralismo, ¿no? Pues no. El búnker mediático socialista ya ha decidido que el pluralismo se reduce a dos opciones: manifestarse contra Aznar o manifestarse contra Bush. Lo demás les enfada sobremanera, no lo pueden soportar, y montan una rabieta tan ridícula como divertida. Hoy, el búnker político y cultural de la izquierda se cabrea. Y nosotros lo celebramos.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Manifestación del PP
Libertad sin ira
Ignacio Cosidó Libertad Digital 10 Marzo 2007

Todas las generaciones tenemos la impresión de vivir un momento histórico trascendente. Pero hay hechos y momentos concretos en que esa sensación nos parece particularmente intensa y aprehensible. Hoy vivimos sin duda uno de esas circunstancias en los que nos parece que suceden cosas que marcarán no sólo nuestro presente, sino el devenir de las generaciones futuras. Muchos tenemos la impresión de que más allá de los errores de toda gestión de gobierno hoy padecemos un presidente que esta jugando con enorme frivolidad con los principios que sustentan nuestra convivencia democrática, el futuro de nuestra Nación y la pervivencia del Estado.

La liberación de un sanguinario asesino como De Juana Chaos ha encendido la indignación popular de una sociedad que durante cuarenta años ha soportado con enorme estoicismo el zarpazo despiadado del terrorismo de ETA. No es sólo el sentimiento de que se ha cometido una profunda injusticia con un asesino en serie que, lejos de dar la más mínima muestra de arrepentimiento, ha ultrajado vilmente a sus victimas. Por encima de esa repulsión moral, tenemos además la certeza de que por primera vez en la larga lucha de nuestra democracia contra el terror un Gobierno se ha puesto de rodillas cediendo al burdo chantaje de una banda de miserables.

La manifestación convocada este sábado debe ser, por tanto, una expresión de nuestra indignación democrática. Pero debe ser más que eso. Rodríguez Zapatero debe percibir un mensaje nítido: la inmensa mayoría de los españoles no están dispuesta a ceder al chantaje de los terroristas, la inmensa mayoría de los españoles no está dispuesta a rendirse ante una banda de criminales y la inmensa mayoría de los españoles no está dispuesta a traicionar la memoria de cientos de victimas inocentes vilmente asesinadas precisamente porque en treinta años de democracia jamás sucumbimos al proyecto totalitario que intentan imponernos desde el terror. Zapatero debe entender que la inmensa mayoría de los españoles, independientemente de nuestra adscripción política o nuestras convicciones ideológicas, no estamos dispuestos a recorrer con él el indigno camino de la claudicación.

Por eso a esta manifestación no están convocados sólo los militantes, los simpatizantes o lo votantes del Partido Popular. A esta manifestación están convocados todos aquellos españoles que creen en la libertad como un valor supremo del ser humano, todos aquellos que anteponen la dignidad al miedo, todos aquellos que se sienten más cerca de las víctimas que de los asesinos, todos aquellos que no están dispuestos a que se ampute nuestra Nación a través del chantaje del terror, todos aquellos que prefieren asumir el riesgo de vivir como hombres libres antes que someterse a la dictadura totalitaria que quieren imponer los asesinos.

Esta manifestación debe ser también un grandioso acto democrático en defensa de una España constitucional, que es nuestro principal baluarte ante la tiranía de las bombas y las pistolas. Nuestra convicción democrática nos hace repudiar todo acto de violencia que no sea la legítimamente ejercida por el Estado de Derecho en defensa de nuestra vida y de nuestra libertad. Quienes practiquen cualquier forma de violencia encontrarán siempre nuestra más enérgica condena y de forma especial si esa violencia se ejerce contra nuestros adversarios políticos. No es sólo que creamos que jamás un fin, por noble que parezca, justifique los medios, sino que consideramos que el mero ejercicio de la violencia deslegitima de raíz cualquier objetivo político que se pretenda.

El sábado muchos miles de españoles saldremos a la calle a defender nuestra libertad, pero lo haremos sin ira. Expresaremos nuestra más profunda indignación, pero desterraremos previamente la rabia de nuestros corazones. Pediremos al Gobierno una rectificación, pero jamás olvidaremos quiénes son los asesinos. No nos moverá la ira, ni la rabia, ni el odio. Nos impulsará nuestro amor a la libertad, nuestra solidaridad y afecto a las víctimas del terror, nuestro sentido de la justicia, nuestra creencia en la democracia y la inquebrantable esperanza de que al final el bien se impondrá al mal, la democracia derrotará a la tiranía y la libertad triunfará sobre el miedo.

Ignacio Cosidó es senador del Partido Popular por Palencia.

Contra ETA, por la libertad
Editorial ABC 10 Marzo 2007

LA campaña de desprestigio y descalificaciones emprendida por el Gobierno y el PSOE contra la manifestación que hoy se celebra en Madrid es la prueba del enorme nerviosismo que sienten los socialistas no sólo por el previsible éxito de la convocatoria, sino también por las consecuencias que esta crisis política desatada por el «caso De Juana» va a tener en sus expectativas electorales. Sin embargo, a pesar de la envergadura que ha adquirido la iniciativa liderada por Mariano Rajoy, el Gobierno no ha podido salir del limitado e ineficaz recurso de viajar al pasado, porque el problema de Rodríguez Zapatero no es lo que pasó en tiempos de Aznar, sino lo que a él le queda por delante. El presidente del Gobierno parece no haber entendido nada de lo que está sucediendo en España ni de lo que están sintiendo los españoles.

Está pasando algo tan trascendental como es el rebrote del Espíritu de Ermua, que fue un puñetazo de los ciudadanos en la mesa de los políticos y, gracias al cual, se cancelaron algunos tópicos que tanto daño hicieron a la consolidación democrática, como la necesidad de dar al nacionalismo la hegemonía en el País Vasco o la resignación ante la supuesta imbatibilidad de ETA. Pues bien, Rodríguez Zapatero ha confiado el éxito de su negociación política con los terroristas a su capacidad para convencer nuevamente a los españoles de que ni la nación española es más fuerte que los nacionalismos insolidarios, ni el Estado está en condiciones de ganar a ETA con la aplicación de la ley y la Justicia. Este auténtico lavado de cerebro que está practicando el socialismo a la sociedad española es la causa de que hoy alcance su punto de ebullición un malestar social que, más allá de siglas y partidos, ha ido cuajando en la opinión pública española.

Porque hoy no es sólo la oposición de los ciudadanos a la excarcelación de De Juana Chaos lo que va a convocar a centenares de miles de españoles en Madrid. Es la suma de todos los fracasos acumulados por el Gobierno socialista en cuestiones de interés nacional, en aquellos pilares de la convivencia democrática que se habían asentado por el consenso básico entre izquierda y derecha. Porque todo está relacionado. La negociación política con ETA requería la renuncia previa a una serie de valores inherentes a la idea de España como nación, al respeto sincero por los principios democráticos, a la defensa activa del Estado de Derecho y a la convicción de que el orden constitucional es la mejor arma para convivir pacíficamente y derrotar a los terroristas. El relativismo político de Rodríguez Zapatero, mostrado en tantos aspectos de su mandato, unido a una insólita ignorancia sobre la posición estratégica de España en el mundo y del Estado en España, se muestra con toda su intensidad en la ausencia de la más mínima reacción frente a ETA y Batasuna después del doble asesinato en la Terminal 4 de Barajas, a la que ha de sumarse la muerte de un anciano en Vitoria tras dos meses de agonía por culpa de un acto de «kale borroka». Por el contrario, cuanto más ansiaba la sociedad una rectificación del presidente del Gobierno, más se ha prodigado éste en ratificarse en la misma política errática y sin futuro en la que cada día se reconocen menos españoles.

Los motivos para manifestarse hoy son legítimos y responden a un sentimiento general en la sociedad, no a una consigna de partido, pues ni la acreditada capacidad de movilización del PP habría podido extender en tan poco tiempo y con tanta intensidad la demanda de cambio político que se palpa en el ambiente y también en las encuestas. Esto es Ermua, otra vez, porque la sociedad vuelve a tomar la delantera al Gobierno para exigir que se derrote a ETA, sin negociación, sin cesiones, sin vulnerar el Estado de Derecho. Y esto es democracia, porque es la voz de los ciudadanos la que se quiere hacer oír.

Ninguna institución democrática puede sentirse devaluada por esta manifestación, aunque no se podría decir lo mismo de las formas de gobierno y las alianzas puestas en práctica por el PSOE. El Congreso ha sido una servidumbre de los pactos con las minorías. El Poder Judicial está acosado por acusaciones de deslegitimación procedentes del mismo Gobierno. El Ministerio Fiscal ha sido maniatado. Al Tribunal Constitucional se le llama al orden con el Boletín Oficial en la mano.
Este Gobierno no tiene autoridad moral para pedir respeto a las instituciones del Estado. Por eso, los ciudadanos, en cuya voluntad descansa la legitimación del sistema, tienen derecho a manifestarse sin ser tachados de agitadores. La democracia no es un objeto de culto que haya de guardarse en las vitrinas del Parlamento. También es el libre ejercicio del derecho de manifestación, sobre todo de quienes durante tres años han sido objeto de las estrategias más antidemocráticas, como el Pacto del Tinell, ese acuerdo de depuración del PP en la vida política suscrito, con el visto bueno de Rodríguez Zapatero, por el socialismo catalán con los independentistas republicanos y la extrema izquierda.

El PP ha sabido asumir la función de encauzar un sentimiento ciudadano espontáneo y demostrar que ha fracasado rotundamente el empeño del PSOE en anularlo como alternativa. Pero su responsabilidad como oposición no acaba hoy, ni debe limitarse a la política antiterrorista. Rajoy ya ha comprobado que hay posibilidades reales para un cambio político en España. También sabe que su discurso firme y templado de estas semanas no sólo no le ha restado el más mínimo apoyo, sino que ha empezado a ser oído en los espacios hasta ahora refractarios a los mensajes del PP. Habrá quien piense que la manifestación de hoy es una reacción desproporcionada ante un hecho aislado como la excarcelación de De Juana Chaos.

Sin embargo, los grandes movimientos de protesta sólo necesitan una gota que colme el vaso de la paciencia, un detonante que active la reacción social. Y este es el papel que ha jugado la injusta excarcelación de este etarra. Simplemente, millones de españoles han dicho basta ante la actitud de un Gobierno que, en lugar de asumir su responsabilidad, ha emprendido una grave y falaz campaña de ecoso y derribo del rival político para tratar de desviar la atención de lo verdaderamente sustancial: que por primera vez en la reciente historia democrática, un Ejecutivo se ha plegado a las exigencias de un asesino terrorista, excarcelado en contra de la opinión mayoritaria de los españoles.

Manifestación del PP
Llega el libertinaje
José Antonio Martínez Abarca Libertad Digital 10 Marzo 2007

Este sábado, la horda facciosa se echará a la calle, amenazando a la gente de orden de toda la vida. No sabemos dónde iremos a parar. Mucha mano dura es lo que hace falta.

Los señores de "loden" y bigotillo lópezgarridesco y las señoras de visón acrílico y acorde a la vez con los mandatos de la asociación contra el maltrato animal y el protocolo de Kyoto podrán ser insultadas y zarandeadas por los exaltados sólo por aparentar ser ricas por su casa debido a una subvención ex divinis del Ministerio de Cultura, o por el mero hecho de asistir a misa laicacantana de ocho en el Círculo de Bellas Artes. O por esconder una talla de la Virgen del Contrapasmo en el armario, de mucha devoción entre el marianismo despendolado del "ambiente".

Algunos observadores plurales han apuntado que podrá haber quema generalizada de asadores vascos, en venganza por el chuletón que espera a todos los hombres de paz que por sus travesuras y "accidentes", antes asesinatos, aún están en la cárcel. Banderas antiestatutarias, es decir, estatales agraviarán los ojos de las gentes de bien que sólo quieren "la paz y punto" y leer los artículos de Manuel Hidalgo, alias "Azuceno", que llaman abiertamente al bromuro colectivo y a un domingo interminable sin sentir ni padecer, siguiendo las sabias recomendaciones del equipo médico habitual de sedación del doctor Montes, con pasaporte sólo de ida.

Funcionarios de las fuerzas de seguridad conscientes de su papel fundamental en el mantenimiento de la "absoluta tranquilidad" que acuñara Arias Navarro –alias "carnicerito de Málaga" senior y fundador de la famosa dinastía continuada por su pequeño saltamontes en los informativos de TVE, el hoy académico Juan Luis Cebrián– se verán obligados a reabrir (a circunstancias extraordinarias, soluciones extraordinarias) las oxigenantes habitaciones donde no reine el Estado de Derecho, para ingresar en ellas a los que amenazan las instituciones y, como diría un guión de Quentin Tarantino, "llamar a un par de negros colocados de crack con un soplete y practicar el medievo con su culo". La democrática y sanadora medida será aplaudida por la jefatura de Comunicación del Ayuntamiento de Vaciamadrid, cuyo programa de gobierno consiste en hacerse los dedos huéspedes fantaseando con llevar a la práctica, por procedimientos sumarísimos, el inquietante nombre de la localidad.

Manos brutales, con callos como indicio sospechosísimo de haber trabajado alguna vez, sin estar liberados por el sindicato ni nada, se crisparán al viento en la capital de España, sin respeto por la autoridad que nunca lo dejó de ser, la fe en el progreso lineal del decurso histórico, el chantaje considerado como opción moral avanzada y las tradiciones heredadas de los mayores en el "discurso feminista del amor", que incluyen echar a patadas a las chachas gallegas porque cómo está el servicio en casa de los progresistas, hombre. Este sábado llega el libertinaje de la democracia y los buenos se echan a temblar.

Por la libertad, no más cesiones
MARÍA SAN GIL NOAIN/PRESIDENTA DEL PP DEL PAÍS VASCO El Correo 10 Marzo 2007

Seremos miles los españoles y vascos que esta tarde en Madrid, en un ejercicio de democracia, marchemos unidos para exigirle al Gobierno que desista de la política nefasta que está llevando contra ETA. Desde Euskadi, llamamos a los ciudadanos, por encima de siglas políticas, para que participen en la manifestación que el PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, convoca con el lema 'España por la libertad. No más cesiones a ETA'.

Nuestra experiencia en resistir y combatir el acoso de los violentos, el inmenso dolor sufrido al ver caer asesinados a amigos y compañeros y el conocimiento por tantos años de lucha democrática nos reafirman en que no tenemos que resignarnos ni desistir. Por eso los miembros del PP vasco vamos a estar en Madrid mostrando nuestra indignación ante la postura que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha adoptado respecto a ETA desde su llegada a La Moncloa. Vamos a exigir el final definitivo de las cesiones. Desde el primer día hemos venido denunciando su actitud débil y meliflua, que sólo ha beneficiado a ETA-Batasuna.

Sinceramente, nada me gustaría más que poder alabar la política contra ETA llevada a cabo por el Gobierno, porque a nadie más que a nosotros, que sufrimos en primera persona la falta de libertad, nos gustaría erradicar el terrorismo, pero la realidad es que Zapatero no lo ha podido hacer peor. Tenía el camino trazado y su obligación era haberlo seguido. El camino no era otro que el de la aplicación de la ley. Y sus instrumentos, el Pacto por las Libertades y las medidas que de él emanaban. El acuerdo entre los dos grandes partidos nacionales ya existía y funcionaba bien. Tan bien que quizá ahora, de haber continuado en esa línea, podríamos estar hablando de la derrota definitiva de ETA.

Hace sólo tres años la democracia española tenía contra las cuerdas a la banda terrorista ETA y a su entramado político, social y financiero. Por primera vez tuvimos la certeza de que ETA no era imbatible y de que el Estado de Derecho era más fuerte. Redujimos a la mínima expresión los atentados de terrorismo callejero; deslegitimamos su proyecto totalitario e inhabilitamos a quienes nunca han asumido las reglas de juego y han utilizado su presencia espuria en las instituciones para financiarse y atacar desde dentro los pilares de la convivencia.

Zapatero ha arruinado en poco tiempo los logros que tanto esfuerzo, sangre, sudor y lágrimas costaron. Ha emprendido el camino contrario para alcanzar la libertad y mantener la entereza y dignidad democráticas. Una senda que no conduce a la paz ni a la libertad, sino a la tutela de los violentos. Nuestra dignidad y superioridad moral ante los terroristas nos exigen otro comportamiento. Zapatero ha pasado la raya con la excarcelación del etarra De Juana Chaos, terrorista orgulloso de serlo, autor de 25 asesinatos. Su traslado a San Sebastián y su recibimiento como un 'héroe' por sus acólitos se ha visto por la mayoría como una cesión del Gobierno al chantaje y un intento desesperado de Zapatero por tener contenta a ETA para seguir con la negociación.

Una cesión de 'punto y seguido' porque detrás vendrán la posibilidad de que Batasuna o alguna de sus marcas se presente a las elecciones y la disposición a negociar políticamente la incorporación de Navarra. Zapatero quiere borrar con típex los asesinatos de Carlos Alonso Palate, Diego Armando Estacio y Ambrosio Fernández, como parece también querer borrar con típex artículos de la Ley de Partidos para facilitar a Batasuna su vuelta a diputaciones y ayuntamientos.

Por ello, porque los ciudadanos tenemos el derecho y el deber de manifestarnos ante los desmanes del Gobierno; porque reivindicamos algo tan esencial como libertad, pluralidad y convivencia en Euskadi y en el resto de España; y porque no admitimos que un presidente empecinado en el error ponga a nuestro país y a la democracia a los pies de los terroristas, hoy saldremos a la calle a decir que no admitimos más chantajes.

Lo están empeorando
FERNANDO SAVATER El Correo 10 Marzo 2007

Las explicaciones que ofrece el Gobierno socialista para justificar su decisión de excarcelar (llamemos a las cosas por su nombre) a De Juana Chaos me recuerdan al viejo cuento del caldero prestado. ¿Se acuerdan? Un hombre presta su caldero al vecino y días más tarde éste se lo devuelve agujereado; ante sus protestas, el vecino responde: a) que el caldero no está agujereado; b) que ya tenía agujeros cuando se lo prestaron; c) que no le han prestado ningún caldero. Contradicciones interesadas del mismo calibre estamos oyendo estos días para explicar o tratar de hacer digerible ante una opinión pública cuyas tragaderas son anchas pero no hasta el infinito la cesión del Ejecutivo por razones políticas ante el chantaje del terrorista en huelga de hambre.

Todas son increíbles o superfluas, pero algunas también resultan repugnantes porque juegan con la mala conciencia o la bobaliconería bondadosa que todos queremos tener en el corazoncito. Tal es el caso, por ejemplo, de insistir en supuestas razones humanitarias y en el valor supremo de la vida humana para los santos que nos gobiernan. Que la vida humana es un altísimo valor nadie lo pone en duda: por eso precisamente quien asesina a veintitantos seres humanos y no se arrepiente de ello ni nos da garantías de que no va a volver a empezar mañana cuando le suelten está mejor en la cárcel que en ninguna otra parte. ¿Humanitarismo? Una de sus características es respetar la libre voluntad de las personas, es decir, ayudarlas a vivir bien y, cuando prefieren morir, no obstaculizar tiránicamente su voluntad (caso de Ramón Sampedro o de la paciente granadina cuyo respirador va a ser desenchufado). Iñaki de Juana debía estar en la cárcel pero él prefería morir antes que seguir allí: lo humano hubiera sido respetar su voluntad y también la ley que le condena. Por cierto, el mismo día que se 'alivió' su prisión sacándole de ella (¿se ha molestado alguien en justificar por qué se le llevó al País Vasco si el caldito reconstituyente también pueden darlo en el Doce de Octubre de Madrid?) oí por la radio que una señora hospitalizada en La Paz con cuatro costillas rotas murió en un pasillo del hospital, probablemente mal atendida por la saturación del centro. Si el Gobierno acaba de descubrirse vocación humanitaria, no le faltará dónde ejercerla sin necesidad de plegarse a las exigencias de los asesinos.

Los que dicen que la excarcelación del etarra en huelga de hambre se debió a razones humanitarias -empezando por el propio Zapatero, la directora de Instituciones Penitenciarias y los propagandistas afines- mienten como bellacos: o peor, mienten como si fuésemos bellacos los ciudadanos y no nos mereciésemos más que mentiras. Pero, naturalmente, tras hablar de humanitarismo enseguida mencionan que así se han evitado otras muertes o situaciones de violencia en el País Vasco: es decir, conveniencias políticas. La nota oficial del Gobierno vasco auguraba que esto relajaría la tensión en Euskadi; y Patxi López, ni corto -bueno, un poco corto sí- ni perezoso proclamó ante la asamblea socialista que la excarcelación hacía que se viviera mejor aquí. O sea que la tensión, la crispación y la incomodidad se acaban cuando se da gusto a los violentos que tienen por héroe a un asqueroso 'serial-killer'. Que las víctimas, sus familiares, los que no han perdido aún el sentido moral por culpa de la obcecación política, es decir, los ciudadanos vascos decentes que todos éstos estén crispados y sientan que viven peor desde que el criminal y sus amigos se pavonean triunfantes ante ellos, eso no es un problema ni entra en consideración. Lo importante es que estén sosegados los que dan miedo, los demás ya se apañarán.

Y luego dice Miguel Buen (a quien los dioses, tras negarle los demás dones, le concedieron como compensación una ausencia total de sentido del ridículo) que a él le da más miedo pasearse por ciertos barrios de Madrid que por Renteria ; claro, porque aquí las víctimas no dan la lata ni siquiera a los zafios más patosos, lo que en cambio en otras partes de España ya va siendo algo más frecuente. Por cierto, ahora muchos se quejan de que por sacar un encendedor del PSOE o llevar 'El País' debajo del brazo uno se puede buscar hostilidades en ciertos lugares públicos. No es que yo desee que a nadie le molesten los intransigentes en ninguna parte de España, pero quizá así algunos 'modelnos' se hagan una pálida idea en carne propia de cómo viven muchos ciudadanos vascos desde hace décadas en este país.

La argumentación más inconsistente y menos convincente para apoyar el disparate gubernamental con De Juana es apelar a las supuestas excarcelaciones de etarras antes del plazo debido por parte del Gobierno de Aznar o los acercamientos de presos realizados en el mismo período, para probar la 'hipocresía' de la oposición (la palma se la lleva la 'Ser', que siempre bate el récord de bajura con este tema, proclamando la gran noticia de que 'el Gobierno de Aznar' no actuó contra De Juana cuando el miserable pidió 'champán y langostinos' para celebrar el asesinato de Tomás Caballero: ¿sólo le falta decir que se los envió Aznar pagados de su bolsillo!). Como sabe cualquiera que se moleste en enterarse de las cosas, el PP insistía en cambiar la legislación para hacer cumplir íntegras las penas pero entretanto, como no podía ser de otro modo, cumplía con la legislación vigente y sus reducciones de condena. En cuanto a los acercamientos de presos, no respondían al chantaje de ningún recluso, sino a reiteradas peticiones parlamentarias y de medios ilustrados de comunicación. Pero en fin, aunque no fuera así: ¿y qué? Si el Gobierno Aznar lo hizo mal entonces (aunque lo que hizo nada tiene que ver con la excarcelación mediante chantaje de De Juana Chaos) ¿por qué el PSOE no se lo reprochó en su día, cuando tantas cosas le censuraba en otros campos? Aún peor: si aquello fue un error, ¿por qué ahora se utiliza como justificante en lugar de haberlo tomado como advertencia de lo que no debe hacerse, visto el resultado? Es floja excusa para equivocarse el que otros se hayan equivocado antes y uno repita de buena fe los errores.

Pues no, las explicaciones del Gobierno no hacen más que empeorar las cosas. Y las de sus propagandistas que se empecinan en informarnos día y noche de lo malo que es el PP, que no gobierna, en lugar de explicarnos por qué gobierna mal quien gobierna, tampoco mejoran ni ánimos ni inteligencias. ¿Que hay crispación? Claro, como la hubo cuando Aznar metió al país en la invasión de Irak. La gente se indignó con razón y se echó a la calle (los decentes junto a representantes del peor lumpen extremista del país) lo mismo que hoy otra decisión errónea gubernamental subleva a tantos, que se manifiestan junto al indeseado Inestrillas y compañía. Ya ven, la historia se repite y la histeria también. Entretanto seamos optimistas y esperemos que Batasuna, con su nombre o con otro postizo, no termine por poder presentarse a las elecciones de mayo, como le solicitan al Gobierno sus aliados parlamentarios en contra de lo que quiere la inmensa mayoría del país (por cierto, nunca tan pocos han fingido representar a tantos como hoy sucede en el Parlamento español). Si finalmente sucediera tal cosa, como algunos temen que la excarcelación de Iñaki de Juana preludie, habrá llegado la hora de ponerse serios de verdad. Basta de juegos con lo que no es de jugar.

La verdad es recomendable
t.etxarri@diario-elcorreo.com TONIA ETXARRI El Correo 10 Marzo 2007

Puede ser que la manifestación que hoy convoca el PP en Madrid sea tan numerosa como se teme el Partido Socialista o la más importante de los últimos tiempos, como preconiza el partido de Rajoy. En cualquier caso, pondrá en evidencia la enorme división que ha generado, por primera vez, la política antiterrorista de un Gobierno. Seguramente porque no ha sido todo lo «antiterrorista» que venía siendo con los gobiernos anteriores, o bien porque se ha negociado con la banda sin explicar las cosas.

Pero hemos llegado hasta aquí en un ambiente de crispación preocupante. Por muy 'progre' y «políticamente correcto» que quede acusar al principal partido de la oposición de estar «alimentando al ejército» o de estar «dirigidos por la derecha extrema», con el único fin de provocar al fantasma del miedo, habrá que admitir con serenidad que hay mucha gente harta del exhibicionismo que se ha hecho con este preso de ETA. Y que, de la misma forma que muchos militantes del PP tuvieron sus dudas sobre el peligro de cansar con tanta manifestación, otros tantos votantes del PSOE ven lógico que la gente salga a la calle a protestar.

No debería costar tanto explicar las cosas cuando se ha adoptado una medida tan impopular como la prisión atenuada con este recluso que ha logrado, a base del chantaje de su huelga de hambre, lo que quería. Porque la ciudadanía se revuelve cuando los políticos intentan tomarla por tonta. Aquí y en Estados Unidos donde los electores demócratas perdonaron a Clinton todo menos la mentira.

Aquí y ahora cunde la desconfianza entre quienes olfatean la falta de información. Y que intuyen que el asunto De Juana se le está yendo de las manos al presidente. No se sabe qué habría ocurrido si Zapatero hubiera explicado que había accedido a trasladar a De Juana para garantizar que el fin del terrorismo estuviera más cerca. Por ejemplo. Seguramente le habrían caído chuzos de punta por haber reconocido la cesión. Pero la ciudadanía, al menos, no se hubiera sentido engañada. Porque la gente está muy mosqueada. Y ese descontento lo está capitalizando el PP.

De todo lo que se ha dicho de ellos, (su «artillería», que les da por «atacar» con «virulencia» a Zapatero) lo que les indigna es que se les reproche que saquen a la calle un debate que debía estar en las instituciones. Recuerdan que, desde que todos los partidos acordaron desplegar su «cordón sanitario» para evitar debatir las cuestiones sobre la política contra ETA, ya no se puede hablar en los hemiciclos. En fin, que afloran los nervios. El fiscal general Conde Pumpido tiene un ataque de amnesia y no recuerda que hay tres muertos recientes por culpa del terrorismo. Felipe González tercia, mientras homenajea a Vera, para recordar que él también intentó ilegalizar al brazo político de ETA pero que los tribunales se lo impidieron. ¿Pero este capítulo de la Historia no estaba ya escrito?

SIN ENMIENDA
Lo de ETA, un suponer
Juan Carlos Escudier El Confidencial 10 Marzo 2007

Las grandes preguntas se hacen en dos palabras; lo que cambian son los enunciados. Si Zapatero sabía que la excarcelación del etarra De Juana Chaos no le iba a convertir en el personaje más popular al sur de Burgos, si era más que previsible que una medida semejante fuera inmediatamente aprovechada por el PP para escenificar por enésima vez la rendición de Gobierno ante ETA, si arrostrar un desgaste así es una temeridad en un año electoral, si su propio partido tendría que merendarse tantos sapos que hasta la supervivencia de los batracios correría peligro, ¿por qué demonios lo ha hecho? ¿Por qué?

Antes del atentado de pasado 30 de diciembre, la respuesta hubiera sido intuitiva: el presidente dispone de razones y de información que el resto de la humanidad desconoce, y esta medida impopular es una jugada más en el complicado tablero de ajedrez de la negociación con ETA. Ocurre que en estos momentos no hay razones lógicas, porque ni siquiera debería haber tablero en el que ese movimiento de peón tuviera sentido. En conclusión, nos hallamos ante lo inexplicable, o si se prefiere, ante lo inexplicado, y el entendimiento medio nos llega para la cotidiano pero no para la metafísica.

De Zapatero siempre se ha elogiado esa capacidad suya para asumir riesgos, como si la política fuese una cosa muy aburrida que necesita de vez en cuando salpimentarse de emociones fuertes para que el presidente pueda cambiar el traje y la corbata por el disfraz de Indiana Jones. Si estuviéramos en una de esas aventuras, no tendríamos que preocuparnos, porque ya se sabe que el bueno encuentra el arca, el cáliz o la tibia de Nepomuceno y, al mismo tiempo, se lleva a la chica, pero es que ya no sabemos de qué película estamos hablando porque existe el riesgo de que a este hombre le hayan cambiado el guión en un descuido y se quede hasta sin sombrero.

Volviendo a la respuesta a la gran pregunta, sólo cabe especular. Supongamos, como se ha dicho, que la prisión atenuada a De Juana obedece a razones legales y que el Gobierno es muy mirado para estas cosas. ¿Por qué no se acerca a los presos de ETA a las cárceles más próximas a sus domicilios, tal y como establece la ley, o por qué no se concede la libertad condicional a alguno de los presos que ha cumplido más de las tres cuartas partes de su condena, como prevé la misma ley?

Supongamos, como también se ha dicho, que la excarcelación de este etarra viene motivada por razones humanitarias. ¿Por qué no se ha aplicado el mismo trato a la media docena de internos de la banda con graves dolencias, cuya excarcelación iba a constituir el primer gesto del Gobierno en la negociación con ETA?

Supongamos que, como finalmente se ha argumentado, el desenlace del ‘caso De Juana’ es una muestra de la inteligencia política gubernativa, es decir, que forma parte de un plan perfectamente diseñado. Supongamos que con ella se pretende desactivar la kale borroka; supongamos también que, tras este gesto, Batasuna estaría dispuesta a abrazar la fe democrática, a cambio claro de que se le permitiera estar presente en las instituciones vascas; supongamos además que ETA y su entorno están muy arrepentidos de haber volado el aparcamiento de la T4 y haber asesinado a dos personas; y supongamos, por último que, en compensación, la banda habría prometido un nuevo comunicado en el que tiene escrito cien veces la frase “no volveré a matar”. ¿No quedaría Zapatero a expensas de que ETA y Batasuna cumplieran si palabra? ¿Acaso es inteligente confiar en la palabra de esos sujetos?

La mayoría de españoles había apoyado que el Gobierno buscara el fin dialogado del terrorismo. Tras el atentado de Barajas, esa misma mayoría habría disculpado el optimismo del presidente del Gobierno y hubiera apoyado el retorno a una política de firmeza contra ETA. Esos mismos españoles entenderían que, pasado un tiempo prudencial, este mismo Gobierno u otro distinto retomara el camino del diálogo para poner punto y final a la violencia. Lo que nadie puede entender es esta obcecación absurda, cuando si alguien sabe que su tiempo se ha acabado es ETA y si alguien tiene verdadera urgencia para volver a las instituciones es Batasuna. Son ellos los que tendrían que convencernos –y lo tienen difícil- de que sus intenciones han cambiado y es a ellos a quienes corresponde hacer gestos significativos, más allá de la retórica de Arnaldo Otegi. Todo lo demás es, como se ha visto, un suponer.    escudier@elconfidencial.com

Nosotros, los ‘fachas’
Federico Quevedo El Confidencial 10 Marzo 2007

Dice Stanley G. Payne en su libro El fascismo que el concepto de régimen fascista no puede sino emplearse en un marco muy flexible y genérico puesto que el fascismo como tal no tiene, como sí tienen el nacional-socialismo o el marxismo, un fundamento ideológico reconocible salvo por sus actitudes –este es un resumen muy light de un libro recomendable para quienes les interese conocer los orígenes de este movimiento totalitario-, de ahí que “muchos prefieren calificar de fascista a todo sistema autoritario no marxista basado en un partido único y que trate de regular una economía mixta”. Es evidentemente un concepto excesivamente genérico por el cual se califica de fascista a todo régimen autoritario que no sea marxista, pero que realmente podría englobar también a los segundos si no fuera por que una de las características del fascismo es, precisamente, su antimarxismo. En nuestros días, las fronteras entre unos y otros son casi irreconocibles, y eso permite la convivencia armónica de regímenes próximos al nacional-socialismo como el de Gadaffi en Libia o el régimen iraní, o en su día el de Sadam Hussein en Iraq, con otros supuestamente próximos al socialismo real o marxismo como el cubano, el chino, el norcoreano o los experimentos populistas latinoamericanos.

Hacía esta reflexión el otro día –y volveré a ella al final de este artículo- con un amigo al tiempo que leía y escuchaba los comentarios que los intelectuales progres de visa oro y abrigo de visón de esos que le producen urticaria a Pepiño Blanco arremetían contra quienes hemos levantado la voz en protesta por la decisión de liberar a De Juana Chaos, calificando a los asistentes a la manifestación de este sábado y a cualquier otra manifestación en la que tenga algo que ver el PP, cuando menos de fachas. Hace tiempo que la izquierda nos metió en la caverna, nos marginó al fondo de la cueva del ostracismo político y la negación por sistema de la crítica, y por eso mi amigo, al hilo de estas reflexiones, me dijo: “¡Salgamos de la caverna!”. No entendí muy bien la propuesta y añadió: “Sí, salgamos, expresemos nuestra disconformidad con una actitud que, precisamente, supone la expresión máxima de lo que se nos acusa a nosotros. Déjame que te envíe unas líneas y me dices”. Me las envió, y tal cual se las transmito a ustedes después de decirles que las suscribo de principio a fin, y que a modo de manifiesto deberían servir para elevar la moral de los que injustamente nos encontramos habitando una caverna que otros construyeron para nosotros como expresión máxima de gulag del pensamiento.

“Nosotros, los fachas, queremos expresar nuestro rechazo a permanecer en el ostracismo al que nos tienen sometidos los apadrinadores del pensamiento único y la verdad oficial. Nosotros, los fachas, manifestamos nuestra fe en la discrepancia y la pluralidad de pensamiento, y por eso repudiamos cualquier forma de pretendida imposición por la vía del insulto y la descalificación del adversario. Nosotros, los fachas, nunca calificaremos de hijos de puta a los votantes de los partidos de la izquierda como sí hacen los intelectuales de salón del progresismo en sus artículos en El País sobre los votantes del PP. Nosotros, los fachas, no nos inventamos golpes de Estado ni conspiraciones judeomasónicas –en este punto permítanme un inciso, adelantándome a algunos comentarios, porque nadie ha acusado nunca al PSOE de estar tras el 11-M ni ha deslegitimado su victoria electoral-, ni proponemos cordones sanitarios, ni detenemos militantes de otros partidos, ni enviamos a la cárcel a alcaldes de otras formaciones políticas sin orden judicial. Es decir, nosotros, los fachas, respetamos el Estado de Derecho y defendemos la pluralidad, creemos en la división de poderes y en la independencia del poder judicial y en la no interferencia del poder ejecutivo en sus decisiones, consideramos necesario el control del poder y la exigencia de transparencia en la gestión de Gobierno.

Nosotros, los fachas, defendemos una nación plural de ciudadanos libres e iguales, en la que se reconozcan los derechos de todos y las señas de identidad de cada pueblo, dentro del marco de la Constitución y de la unidad de la Nación Española. Nosotros, los fachas, rechazamos la intervención del Estado en la economía siempre que coarte la iniciativa privada. Nosotros, los fachas, creemos en la libertad, amamos la libertad, y por eso no concebimos que se pueda ceder al chantaje de los terroristas y creemos que a los violentos se les vence con la firmeza de la ley. Nosotros, los fachas, queremos y respetamos los símbolos que nos identifican, nuestro himno y nuestra bandera, y no aceptamos otros que no sean los que la propia Constitución identifica como tales, sean de un lado, o del otro. Nosotros, los fachas, creemos que gobernar es una acción de servicio al ciudadano, y no una imposición de la mayoría sobre la totalidad de un país. Nosotros, los fachas, rechazamos el crimen de Estado y la corrupción del sistema, y nunca nos abrazaríamos con los que han sido condenados por los Tribunales. Por todo ello nosotros, los fachas, no entendemos que se nos llame tal cosa, sobre todo cuando quienes esgrimen semejante calificativo, son los que actúan como tales”.

Decía al principio que las fronteras que separan el fascismo de los regímenes totalitarios de izquierda son cada vez más difusas. “El fascismo y el comunismo comparten muchas características fundamentales”, afirma Payne, sobre todo en nuestros días, donde los regímenes comunistas se precian de elementos propios de la cultura fascista, como el culto al jefe, el extremo nacionalismo, el gobierno por carisma... La izquierda ha ido asumiendo, poco a poco, algunas de las esencias propias del fascismo, probablemente porque a raíz de la caída del Muro de Berlín y la pérdida del referente del socialismo real, se ha visto abocada a una reformulación identitaria que la ha llevado a completar la doctrina igualitaria con un componente marcadamente autoritario... Así, no es en absoluto sorprendente que asistamos, como está ocurriendo en España, a la pretensión de eliminar la oposición y la discrepancia, a la descalificación del contrario por el simple hecho de no compartir el pensamiento único y, lo que es peor, a la negación de su legitimidad democrática. Esa es una actitud propia de cualquier ideología totalitaria, y sí además se acompaña de un uso fraudulento de los resortes del poder para acorralar a la oposición, entonces estamos hablando de auténtico fascismo. Aunque a algunos no les guste escucharlo.

fquevedo@elconfidencial.com

A la izquierda totalitaria le falta un 'Juicio de Nuremberg'
Francisco Rubiales Periodista Digital 10 Marzo 2007

Si te sorprende, como a nosotros, la desfachatez y la falta de complejos con que se expresa y mueve sus piezas la izquierda autoritaria, alardeando de progresismo y de ética, sin reconocer que tiene a sus espaldas una historia tenebrosa que, desde la óptica del totalitarismo, es hasta más sucia y cruel que la de la extrema derecha, piensa que la clave está en que a esa izquierda autoritaria, de origen bolchevique, le falta un "Juicio de Nuremberg" que hubiera condenado sus crímines ante la historia, crímenes que son, con mucha diferencia, más horrendos y numerosos que los cometidos por Hitler.

Sin ese juicio que les hubiera condenado ante la Historia como asesinos, los actuales seguidores de la izquierda radical, hijos todos del marxismo leninismo, pueden permitirse la desfachatez de sentirse y presentarse ante la opinión pública como "heroes" populares y defensores del progreso, cuando en realidad deberían avergonzarse de ser herederos de una extirpe insuperable de asesinos.

Los expertos que han dedicado años de investigación a documentar y contar los crímenes de los grandes monstruos de la Humanidad colocan en lo más alto del ranking de los asesinos a un totalitario de la izquierda marxistaleninista como el chino Mao Zedong, al que atribuyen casi cien millones de muertes. Le sigue otro de la misma cuerda, el asesino soviético José Stalin. El criminal Hitler ocuparía el tercer lugar, mientras que el cuarto es de otro delincuente de inspiración marxista-leninista, el camboyano Pol Pot. De todos ellos, sólo Hitler tuvpo un Nuremberg que lo condenó y denigró ante la Humanidad.

Para los expertos, resulta evidente que los asesinos de la bancada de la izquierda totalitaria son más eficientes y crueles que los de la derecha totalitaria, pero, sin embargo, los de la derecha "fascista" arrastran la peor fama, consecuencia de un eficaz trabajo de propaganda y engaño desarrollado por las izquierdas, que siempre han sido magistrales e insuperables en las técnicas del enmascaramiento de la verdad.

Ese trabajo magistral de propaganda permite enormes injusticias en el escenario mundial, como la vigente en España, donde todo un "exterminador" de sus semejantes, como parece que fue Santiago Carrillo en Paracuellos del Jarama, es admitido sin problemas en la sociedad democrática, pronuncia conferencias, es investido como "honoris causa" por una universidad y hasta se le permita hablar como comentarista desde la tribuna radiofónica de la SER, mientras que a un miembro de la derecha y exministro de Franco, como Fraga Iribarne, cuyas manos, que se sepa, no están directamente manchadas de sangre, se le califica de "asesino" y de despreciable "fascista".

Cuando se depura la mentira y la verdad florece, descubrimos que el verdadero "ranking" del crimen coloca a "fascistas" tan odiados como Musolini, Franco o Pinochet muy por detrás de muchos criminales de fe marxista a los que, incluso, se atreven a venerar, como Lenin, Ceaucescu, Breznev, Enver Hoxha, Slobodan Milosevich, Fidel Castro y otros muchos que les superan en crueldad y pericia asesina.

La propaganda ha sembrado eficazmente la mentira y el engaño. El falso "ranking" de criminales que compartimos en nuestra mutilada cultura occidental no es obra de la justicia ni de la verdad, sino consecuencia de la "magia" del engaño y de la manipulación marxista.    www.VotoenBlanco.com

El órdago de Rajoy
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 10 Marzo 2007

Rajoy se juega este sábado su primer órdago desde que se estrenó como líder accidental de la oposición, a él también le cabe esa definición, él iba para presidente. Los órdagos en la política y en el mus tienen mucha fuerza intimidatorio pero también mucho riesgo. Te los pueden querer y perderlos.

Sin embargo Rajoy lleva esta vez cartas. Una esencial: jamás se ha excarcelado a un etarra bajo chantaje de huelga de hambre. Eso, por muchas cortinas de humo de cifras, datos, y de “tu más”, es dolorosamente inédito. Y la gente lo sabe.

La sociedad española ha sufrido largos años el terrorismo. Ha sufrido amenazas, chantajes, secuestros , asesinatos, exilios obligados. Siempre ha mantenido su esperanza de victoria.Pero ningún gobierno ha cedido ante las exigencias de los terroristas, ante el chantaje declarado de un terrorista . Nunca se ha tenido esa sensación y ahora si existe. Nunca se ha susurrado desde los círculos el poder que es cosa imposible el derrotar a ETA. Ahora si. Ese mensaje de derrota democrática y ese “honor” de haber cedido ante ETA le cabe, en opinión de muchos, a Zapatero.

La sociedad española soportó que durante muchos años siguiera en vigor un código penal franquista, el del 73, tras eliminar, eso si, la pena de muerte, que sólo un gobierno terminal de González , después de mas de dos lustros de gobierno sin tocarlo, cambió. Pero siguió funcionando un mecanismo de redención de penas de autentica filfa. El escándalo hizo que en el 2003 el gobierno de Aznar sacara adelante su propuesta de cumplimiento integro .

Ahora se quiere mezclar todo pero en esto la izquierda y la derecha se han diferenciado históricamente. La izquierda siempre ha sido más proclive a los derechos del reo, al espíritu constitucional de la reinserción y ha retardado y rebajado las pretensiones de endurecer leyes que la derecha, mas partidaria de lo que tradicionalmente se conoce como “mano dura”.El propio presidente como diputado y portavoz del PSOE rechazó en 1991 el cumplimiento integro de las penas propuesto por el PP por “reaccionario”. Ahora la acusación de lo contrario al PP topa frontalmente con la memoria reciente y con las tragedias de Miguel Angel Blanco o el calvario de Ortega Lara. Por cierto el nuevo lapsus de Zapatero ha sido de nuevo esclarecedor de su intimo sentir : “No es la primera vez que un Gobierno cede al chantaje de ETA”.-dijo, admitiendo pues, que el ha cedido.

La excarcelación de Iñaki de Juana Chaos ha sido un acto político, realizado bajo el chantaje de una huelga de hambre que lo exigía, sin precedentes en nuestra reciente historia . Rajoy ha elegido la calle y la manifestación –que parecían patrimonio de la izquierda - para contestarlo. La manifestación es un sentido derecho ciudadano pero, otro contrasentido, el diario “El Pais” con lenguaje franquista ,¡que sarcasmo!, lo tilda de “agitación callejera lo que añadido a la defensa de acusar al PP de “mano blanda” coloca el debate en términos de pura esquizofrenia.

Todo ello indica el grado de nervios y tensión ante un momento clave. Hay que defenderse con todo porque está vez la oposición lleva buenas cartas. Tiene detrás una verdadera indignación popular que ni siquiera sus errores de bulto , el último la algarabía tabernaria del Senado que tanto ha ayudado a Zapatero, hacen descarrillar. Rajoy ha sacado el órdago a la calle pero también lo ha echado en casa. Ha tomado el mando de la movilización e impartido unas estrictas directrices.

Rajoy sabe que hoy la jugada se la pueden echar a perder más las acciones de algunos propios que las de los contrarios. Que la mejor baza que al Gobierno le siguen quedando son quienes permiten con sus actitudes, símbolos e insultos que el viejo anatema “facha” caiga sobre todo el PP . Mas importante aún que la inmensa multitud que, de eso no cabe ninguna duda, acudirá a la manifestación va a ser si de ella se desprende la imagen cívica, democrática y sensata que pretende Rajoy. Si consigue que ello cale en la sociedad española habrá dado un gigantesco paso. De la plaza del Colón , ante los ojos de toda España y no solo de sus partidarios, Rajoy saldrá este sábado como el líder de un partido serio y centrado que puede ganar unas elecciones o como el jefe de un PP poderoso, sí, pero bronco y exaltado abonado a seguir siendo una gritona oposición. Los órdagos también se pueden perder.

Y ahora, la Gestapo
Alejandro Campoy Periodista Digital 10 Marzo 2007

Apenas puedo dar crédito a lo que leo: un tal Jose Manuel Sánchez Fornet, Secretario General del Sindicato Unificado de Policía, se atreve a firmar un comunicado oficial en el que toma la palabra en nombre de toda la institución a la que representa y se permite el lujo de insultar hasta lo sangrante a Teresa Jiménez Becerril. Resulta inconcebible leer a un representante de los servidores públicos cuya misión es la seguridad y protección de los ciudadanos, la sociedad y sus instituciones, agredir de forma tan intolerable a alguien que llora de dolor todavía recordando no sólo un asesinato cobarde y ruin, sino toda la infamia de rendición y claudicación que ha venido detrás.

Permítame unas palabras, Sr. Sánchez Fornet: espero y deseo fervientemente que usted salga de su cargo, de su sindicato y del Cuerpo Nacional de Policía lo antes posible, ya que sus palabras me hacen sentir miedo de las personas que supuestamente deben proteger mis derechos y libertades. Se ha manifestado usted como un auténtico matón de taberna y un lacayo al servicio de su señor que más bien recuerda la perruna sumisión de un Adolf Eichmann a sus amos Heydrich y Himmler. Yo no deseo que entre los miembros de la policía que deben proteger mis derechos y libertades se encuentre un sicario de la Gestapo, un verdadero representante de una policía política al servicio de los intereses de un sólo partido, ahora en el Gobierno, a un tipejo que representa más un grave peligro para los ciudadanos que una garantía de seguridad.

Individuos como usted son los que alimentan las sospechas de que pueda haber algo podrido, de que en las cloacas del Estado pueda realmente existir algo innombrable y que trata de seguir oculto ante procesos judiciales en curso y acontencimientos espantosos de nuestra historia reciente. Individuos como usted, que manifiestan lealtad a sus superiores sin entender que sólo se la deben a la sociedad, a la justicia y a la ley, son gérmen de totalitarismos de la peor especie y conviene que desaparezcan de nuestros cuerpos de seguridad cuanto antes. Individuos como usted son nocivos para cualquier sociedad normal y sana, y más nos vale a todos que algo o alguien pueda desinfectar el noble y sufrido Cuerpo Nacional de Policía.

Yo no puedo querellarme contra usted, no soy miembro de la familia Becerril, y tampoco soy quién para decirles lo que deben o no hacer, pero no sabe cuánto desearía verle a usted fuera del Cuerpo Nacional de Policía al que no sólo ya no representa, sino al que está ensuciando y embadurnando de porquería cada minuto que permanece en él. Finaliza usted apelando al sentido común, que es precisamente lo que brilla por su ausencia en ese infame escrito que en cualquier país normal hubiera supuesto un expediente disciplinario automático con expulsión cautelar del cuerpo hasta su resolución. Usted tiene que dejar de pertenecer inmediatamente al Cuerpo Nacinal de Policía, porque los ciudadanos queremos de ustedes protección y seguridad, no infamia, servilismo, calumnia y miseria.

Y quién esto suscribe se jugó la cara hace muy poco saliendo en defensa de ustedes. Permítame que se lo recuerde:
http://www.youtube.com/watch?v=tSaXtXLgF5Q

Intentaré olvidar lo antes posible que usted y ese escrito han existido alguna vez.

El Grupo Prisa ya no soporta a Zapatero
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 10 Marzo 2007

[Ite, missa est] Rodríguez Zapatero está tan poseído de sí mismo, tan atrapado en su propio ego, tan convencido de su misión de salvador de la patria y restaurador de la democracia mediante el retorno al espíritu y a la letra de la II República, que no se entera de que Mr. Bean a su lado ya resulta más serio que D. Leopoldo Calvo Sotelo, Marqués de la Ría de Ribadeo y Grande de España, título que le concedió el Rey D. Juan Carlos I el 25 de junio de 2002.

La falta de humildad de Rodríguez le impide reconocer que llegó al poder como resultado de los 192 muertos del 11 de marzo de 2004 y la oportunista campaña mediática de la Cadena Ser (o no Ser) que se saltó a la torera hasta el mismísimo día de reflexión sin que el PP, como un boxeador noqueado y contra las cuerdas, supiese o pudiese enfrentarse a los hechos con un par de esos que dicen que debemos tener los varones para ser considerados como tales.

La cadena ininterrumpida de errores cometidos a lo largo de su mandato ha culminado con la inexplicable excarcelación del asesino De Juana Chaos, de modo que si algún día se me cruza un cable y me da por asesinar a 25 personas, más o menos, ya sé que para quedar en libertad a los dos meses sólo tengo que ponerme en huelga de hambre a base de jamón de York, yogures de muesli, bocatas de chorizo y polvetes con mi pareja de hecho cantando el Eusko Gudariak bajo la ducha.

A lo que íbamos, que a Rodríguez ya no lo respeta ni el Grupo Prisa ni sus dos buques acorazados: el diario El País, que últimamente está de capa caída, y la Cadena Ser, que tampoco está como para bailar sevillanas. El 47% de los oyentes de la Cadena Ser (o no Ser) desaprueba la gestión de ZP y sólo el 45% la aprueba. Digo "sólo" porque un 45% de aprobación de los oyentes prisodependientes, que suelen votar como un solo hombre, equivale a un rechazo cruel y despiadado.

Un servidor, que no se las da de profeta, la verdad es que lo veía venir; pero, como es habitual, nadie le creyó. Mi capacidad de convicción anda últimamente bajo mínimos bien porque no sé exponer adecuadamente mis ideas, bien porque éstas son tan increíbles para el común de los mortales que es como pedirles que me crean que se me apareció la Virgen bajo una acacia australiana del Monte Aloya. Esto último, por supuesto, no es verdad, pues a mí lo único que se me apareció, a todo lo largo y ancho de mi vida, fue un policía municipal libreta en mano cuando, por despiste, me salté un semáforo en rojo con mi añorada Vespa que tanto paseó mi cuerpo serrano por las calles de esta maltratada ciudad de Vigo.

Otrosí, El País dice que las excarcelaciones ordenadas por el PP en el poder no fueron "decididas" por el Gobierno de entonces, sino el resultado de las redenciones de penas por trabajo del Código Penal de 1973. Cuando el diario El País osa contradecir al Jefe quiere decir que ZP ya no es el Jefe, sino un personaje esperpéntico en caída libre que a saber contra qué roca se estrellará dejando el entorno hecho un asco y a los empleados de la limpieza recogiendo sus restos con cucharillas.

El Pulsómetro que elabora el Instituto Opina por encargo de la Ser (o no Ser), también suspende al que ya podemos llamar con propiedad "presidente en funciones". La mayoría de los encuestados por la Ser (o no Ser) se opone a la prisión atenuada de De Juana: el 58,6% no está de acuerdo con esta decisión, frente al 31,8% que la respalda. Además, el 62,3% considera que esta decisión no ayudará a solucionar de forma definitiva el problema del terrorismo de ETA [El Confidencial].

Es decir, que el Napoleón Bonaparte de la política española, el inventor del Talante, la Verdadera Democracia, la Verdadera Transición, el Proceso de Paz, la Alianza de Civilizaciones, la Educación para la Ciudadanía y el Matrimonio Gay, al final ha tropezado contra un muerto de hambre de heroísmo y vanagloria y se nos ha estrellado de bruces contra el suelo de la realidad ciudadana, más duro y resistente que el gres de Porcelanosa que anunciaba cada fin de año la Filipina.

Lo siento, José Luis. Como dicen los argentinos: "La vida es brava". Con lo bien que ibas, con ese talante inimitable, con ese salero progre de todo a cien, con esa sonrisa impostada que no te abandona ni en el momento de hacer tus necesidades fisiológicas, con esa pose sacerdotal de manos abiertas y extendidas como diciéndoles a tus fieles "Ite, missa est", con ese estilazo de frases prefabricadas y ese poder de persuasión entre pasillos… y vas y te nos escarallas contra un muerto de hambre.

José Luis, no tienes perdón de Dios.
© Xoán Xulio Alfaya, 2007

Tras tres años prácticamente sin victimas ETA y Zapatero de nuevo al tajo.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 10 Marzo 2007

Zapatero ya no engaña a nadie que no quiera dejarse engañar, aunque por desgracia son millones quienes quieren dejarse engañar. Como mago, haciendo desaparecer cosas, es tan malo que se le ve el truco desde kilómetros de distancia y los dos muertos de Barajas que quiere hacer desaparecer aun se le ven debajo de su ignominia. Como demagogo es tan torpe que hasta en las guarderías se discute sobre la pobreza argumental de su discurso. Como dinamitero de esta nación sin embargo parece que algo ha aprendido de sus ancestros rojos y nuestra esperanza es que sea tan inepto con las voladuras como el coyote de la serie de dibujos animados del Correcaminos.

Utilizar como mecha a Conde Pumpido es una señal. Si unimos, o como dicen en mi pueblo, arrejuntamos las declaraciones de Conde Pumpido con las más recientes de ETA tenemos ya el programa de actuación de estas dos bandas de pacificadores para próximas fechas.

Pumpido dijo ha poco: "ya prácticamente no hay víctimas del terrorismo".

ETA dice hoy en su diario de referencia Gara lo siguiente.

El mahaikide Arnaldo Otegi ha reiterado la esencia "escrupulosamente democrática" de la propuesta de Batasuna, por lo que insta a los partidos a darle una respuesta, y no "huir" de su contenido político.

A su juicio, la nueva propuesta realizada por Batasuna "puede cerrar definitivamente el conficto" de Euskal Herria.

Asimismo, ha subrayado el carácter binario del conflicto, en el que se sitúan dos factores indispensables: la territorialidad y el derecho a decidir de la ciudadanía.

Por ello, ha hecho un especial hincapié en la propuesta de Batasuna, ya que, a su juicio, con ella "la solución al conflicto vasco está encima de la mesa, y se puede conseguir en días o en semanas".

El etarra Otegi dice que la solución se puede conseguir en días o en semanas si, y solo si, se acepta el carácter binario del conflicto, territorialidad y derecho a decidir. No me dirán que no es bonito el concepto binario del carácter binario de la binariez del conflicto.

Como ETA prácticamente no ha matado casi nada recientemente, vamos, que no ha matado mucho, o sea que lo poco que ha matado es como si no hubiera matado según el chico de Zapatero en la fiscalía y si a eso le unimos el otro hecho que completa la binarización del asunto y es que ETA está dispuesta a solucionar las cosas en unos días, debemos esperar que Zapatero nos diga pronto que vuelve a ponerse en marcha el proceso binario y que no concederá a ETA absolutamente ninguna de las condiciones políticas que exige, aunque si estará dispuesto a pactar las condiciones binarias ya que estas no son políticas como su binarización indica.

Matar sin querer no es matar, es un mero accidente y la paz, ya lo dijo Zapatero hace mucho, no puede dejar de alcanzarse por unos accidentes que prácticamente no originan víctimas. El mensaje de Zapatero se puede resumir en algo así: “Debemos de dejar ya de hacerle el juego al PP y a sus antidemocráticas maniobras que desestabilizan la democracia queriendo que fijemos nuestra atención en las víctimas en lugar de ponernos todos a trabajar en la consecución de la paz obviando los accidentes que ocurran por el camino.”.

La hoja de ruta de Zapatero al infierno está adoquinada de vergüenza, infamia, ignominia, deshonor, indignidad, perversión, doblez, mentiras, traiciones, engaños, falacias, crueldad y mucha, pero mucha desolación. Zapatero jamás oirá el clamor de millones pero siempre estará atento a las reclamaciones estreñidas del asesino De Juana Chaos.

“A POR TODAS”

Secretaría General del Partido Nacional Republicano 10 Marzo 2007

El gobierno de Rodríguez Zapatero está llegando a tal extremo de ignominia en su “proceso de paz” que, para algunos, asuntos como el que se refiere al sanguinario etarra De Juana Chaos excederían los límites de cualquier despropósito. Para el Partido Nacional Republicano se trata de un episodio más de una dilatada ejecutoria para la que ya no resultan válidas las explicaciones al uso que sólo apuntan al odio que Zapatero pudiera profesar a España, ni a las tradicionales relaciones de entendimiento del PSOE con los separatistas. Menos aún la cuestión podría reducirse a una lectura en clave electoralista. No cabe duda de que “lograr la paz vasca”, al precio de la desintegración de España, el aplastamiento de los vasco-españoles y la humillación de las víctimas del terrorismo, podría reportar enormes beneficios electorales. Pero esta argumentación no sería convincente porque, precisamente, resulta que, a la par, está siendo motivo de un desgaste del PSOE de proporciones considerables. Por supuesto, nosotros nunca hemos estimado que zETAp actúe bajo inspiración de la idiotez incurriendo, una vez tras otra, en supuestos errores políticos.

Se impone una reflexión de más alcance: desde los esfuerzos denodados por conseguir la aprobación del Estatut, con todos sus escabrosos culebrones, a las actuales martingalas por mantener en pie el “proceso de paz”, se aprecia una clara disposición a asumir costes. Zapatero actúa forzado, sin los márgenes de libertad de opción que ha demostrado en otros campos. Sin embargo, se muestra con gran determinación para llevar estos asuntos adelante. Todo indica que está siendo el gerente de una empresa, el simple administrador de un proceso que cuenta, desde hace tiempo, con el apoyo de grandes poderes fácticos –empezando por el emporio mediático de Polanco- y que ha sido decidido desde las más altas instituciones del régimen.

El tránsito de una monarquía autonómica a una plurinacional exige no reparar en gastos. Siempre que quienes acaben pagando la factura sean los españoles con su unidad e igualdad. Además de con su dignidad, soportando que se arroje capazos de oprobio sobre la memoria de casi un millar de asesinados por el separatismo vasco. Y por qué no decirlo, con su bolsillo. Porque de esto tendrán que sacar tajada los de siempre. No quisiéramos pensar siquiera, si algunos tuvieron que pagar incluso con sus vidas un día de Marzo de 2004.

Por todo ello, si Zapatero va a por todas, la respuesta de los españoles debe ser también ir a por todas. Lo que significa no contentarse con impugnar sólo al administrador de la catástrofe para dejar igual el patio. Tampoco permitir que siga en la poltrona a quien, efectivamente, cumple con su alto papel institucional, que no es otro que, al menos, mirar hacia otro lado. Hay que deponer a todo el consejo de administración. Esto no puede hacerse situando a otro hombre de la empresa en Moncloa, no nos sirve Rajoy.

Si queremos que España perviva y garantizar nuestra convivencia pacifica deberemos dotarnos de un nuevo marco político, asentado en la soberanía única e indivisible del pueblo español y en la igualdad ciudadana. Ese nuevo marco político sólo puede ser una República que articule como Nación democrática a nuestra maltrecha Patria, sometida hoy a los designios de una oligarquía política y económica nefasta. La gran masa amorfa de individuos que hoy habita España deberá transformarse en un cuerpo activo de ciudadanos. Desde hoy mismo, esto implica organizar la rebelión popular contra el régimen del 78 y sus intentos de renovarse como monarquía plurinacional confederal.

Ni Zapatero ni Rajoy: ruptura democrática mediante la movilización hacia la Republica Nacional Española.

La marcha de Pamplona tendrá por lema 'Fuero y libertad. Navarra no es negociable'
PAMPLONA  EL CORREO 10 Marzo 2007

El Gobierno de Navarra anunció ayer que el lema de la manifestación convocada para el próximo sábado 17 llevará por lema 'Fuero y libertad. Navarra no es negociable'. La frase pretende ser, según sus promotores, un mensaje de respuesta «a Batasuna y al Gobierno».

El Ejecutivo foral, compuesto por UPN y CDN, precisa en una declaración que la sociedad navarra quiere ser «lo que decidan democráticamente los navarros» y por ello siente «preocupación» por el «silencio» de José Luis Rodríguez Zapatero ante sus recientes decisiones políticas y la iniciativa de Batasuna de constituir una única comunidad autónoma que integre Navarra y Euskadi, «antesala de la Euskalherria independiente» y «contraprestación del mal llamado proceso de paz».

«Precio político»
La Administración foral exige «claridad», «firmeza» y «valentía» al Gobierno central en «defensa del orden constitucional y democrático». Los convocantes sostienen que la sociedad navarra «rechaza cualquier componenda o acuerdo que pase por pagar un precio político que satisfaga las demandas históricas de la banda terrorista y su entorno» y reclaman que se perpetúe su actual ordenamiento foral.

«La inexistencia de respuesta institucional convierte a nuestra comunidad foral en el centro de cábalas y componendas, inaceptables desde la perspectiva de la defensa democrática de Navarra como comunidad política histórica y diferenciada», dice el Ejecutivo, que añade que el estatus de la región «no es negociable con los terroristas».

MADRID, 10 DE MARZO A LAS 17:00
ESPAÑA POR LA LIBERTAD. NO MÁS CESIONES A ETA
Madrid, 10 de marzo, a las 17:00 horas. Desde la plaza de la Independencia, donde está la Puerta del Alcalá, arrancará la primera gran manifestación convocada por el PP, que bajo el lema "España por la libertad. No más cesiones a ETA" llama a todos los españoles a mostrar su indignación por la excarcelación del sanguinario De Juana.
Cerca de 750 autobuses partirán el sábado desde todos los rincones de España con destino a Madrid.
El símbolo de la protesta por la decisión del Gobierno es el recuperado lazo azul.
El PP ha facilitado un teléfono gratuito de información: 900 101 446 y ha llamado a concentraciones también para este viernes. Consulte el lugar y la hora de su localidad.
La indignación por la excarcelación del etarra ha traspasado nuestras fronteras y también hay convocadas concentraciones en Buenos Aires, Miami, Ciudad de México, Zurich y Londres.
Manifestación convocada por el PP contra la excarcelación de De Juana
Libertad Digital 10 Marzo 2007

Lema: "España por la libertad. No más cesiones a ETA"
Lugar: Madrid, de la Puerta de Alcalá a la Plaza de Colón
Fecha: Sábado, 10 de marzo a las 17:00

Cortes de tráfico: Desde las 15:30 horas del sábado, quedará cortado el tráfico por los siguientes puntos:
* Glorieta del Emperador Carlos V con el Paseo del Prado
* Calle Alfonso XII con Infanta Isabel
* Emilio Castelar, en Castellana, sentido Colón
* Calle de Serrano con Goya
* Plaza de Alonso Martínez, hacia Génova
* Paso inferior de Alcalá, de modo que se puede girar desde Alcalá hacia Velázquez
* Calle O'Donell hacia Menéndez Pelayo

Datos técnicos
El PP ha facilitado los siguientes datos técnicos:
* Pancarta de 15 metros de largo por 1 de alto con el lema España por la libertad. No más cesiones a ETA. Abrirá la manifestación portada por Mariano Rajoy y concejales del Partido Popular del País Vasco amenazados por ETA.
* 20.000 pegatinas con el lazo azul y el lema de la manifestación.
* 10.000 pasquines
* 700 chalecos de organización
* Más de 300 m2 de estructuras y andamiajes
* Más de 100.000 w de iluminación
* En torno a 400.000 w de sonido
* 60 m2 de leds repartidos en tres pantallas
* 5 generadores eléctricos
* 2 grúas de gran tonelaje
* 400 m2 de producción gráfica

Concentraciones ante todos los ayuntamientos, convocadas también por el PP, el viernes, 9 de marzo. Consulte el lugar y la hora de su localidad. Se suman a la convocatoria de concentraciones: AVT, Foro de Ermua, Ciudadanía Democrática, Convivencia Cívica Catalana, la Fundación DENAES, Rosas Blancas por la Dignidad, HazteOir.org y Peones Negros.

Para más Información, llamar al teléfono: 900 101 446

QUINCE CONCENTRACIONES POR TODA GALICIA REUNIERON A UNOS 20.000 CIUDADANOS, SEGÚN EL PP
Cuatro mil coruñeses protestan en María Pita por el trato a De Juana
Al grito de "Zapatero embustero, ¿qué les debes?" y "España, unida, jamás será vencida". Feijóo destaca la protesta "cívica y democrática" y el BNG les acusa de "golpismo".
X. PORTO La Opinión 10 Marzo 2007

Alrededor de 4.000 coruñeses, según las estimaciones de la Policía Local, acudieron ayer a la plaza de María Pita para protestar contra el Gobierno de Zapatero por su decisión de conceder la prisión atenuada al etarra Iñaki de Juana Chaos. Entre gritos de "Zapatero, embustero, ¿qué les debes?" y "Si tienes cojones, convoca elecciones", los manifestantes se quejaron de "una decisión claramente política ante un chantaje evidente", en palabras de Carlos Negreira, candidato popular a la Alcaldía de A Coruña.

Había más banderas de Galicia que españolas, pero la consigna de "España, unida, jamás será vencida" se impuso al resto. También se repartieron unos 4.000 lazos azules y otros tantos folios con los lazos impresos, tarea de la que se encargó las Nuevas Generaciones del PP. Veinte miembros de este colectivo se subirán hoy a los tres autobuses fletados por el PP que saldrán de la plaza de Ourense con destino a Madrid. El manifiesto final fue leído por Adriana Silvia Pérez, una ciudadana coruñesa que, según los organizadores, se presentó voluntaria. "Es hora de que se practique la humanidad, la solidaridad y la justicia con las víctimas, en lugar de favorecer a los asesinos", leyó Silvia Pérez.

La de A Coruña fue la concentración más numerosa de las quince que se celebraron en Galicia. El PP, el convocante, cifró la participación total en más de 20.000 personas. La segunda más numerosa fue la de Ourense, donde cerca de 3.500 personas, según la Policía Local, llenaron la plaza Mayor, entre ellos el presidente de la Diputación, José Luis Baltar, su hijo, el diputado José Manuel, y el alcalde, Enrique Nóvoa.

En Santiago, cerca de medio millar de personas se concentraron en el Obradoiro, entre ellas el máximo dirigente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, junto a otros como el candidato a la Alcaldía, Gerardo Conde Roa. Feijóo aclaró el objetivo de las marchas: "Miles de gallegos limpia, democrática y cívicamente queremos decir que no estamos de acuerdo" con las decisiones del Gobierno en materia antiterrorista.

En Vigo, más de 500 personas se concentraron en la calle Urzaiz, donde colocaron 25 velas, una por cada asesinado por De Juana.

El portavoz del BNG en el Congreso, Francisco Rodríguez, acusó al PP de practicar el "golpismo" por "poner en duda las instituciones y poner en cuestión las decisiones parlamentarias en la calle".

A CORUÑA
Protesta por la situación de De Juana
Alrededor de cuatro mil personas se concentraron ayer en la plaza de María Pita para rechazar los beneficios penitenciarios concedidos al etarra Ignacio de Juana Chaos. La protesta, que se desarrolló también en las principales ciudades gallegas y españolas, sirve de preámbulo a la que se espera sea una gran manifestación que recorrerá esta tarde las calles de Madrid convocada por el PP.
R.L.  A CORUñA El Ideal Gallego 10 Marzo 2007

Con gritos de "Zapatero dimisión" y "Viva España", los manifestantes pedían que De Juana Chaos volviese a prisión y cumpliese la condena completa. Además, reclaman que el presidente del Gobierno abandone su cargo. Las pancartas que alzaban niños y mayores, pedían que no se volviese a negociar con ETA.

Quince concentraciones en toda Galicia condenaron la atenuación de la pena al etarra De Juana Chaos, la más numerosa en A Coruña, mientras el PP, convocante del acto, calcula que más de 20.000 personas participaron en las protestas en la comunidad.

El manifiesto que leyó la ciudadana Adriana Silvia criticaba que la decisión de Zapatero "constituye una cesión inadmisible del Estado ante el chantaje de un terrorista". Reiteraron que se trata de un hecho sin precedentes "especialmente grave y que se inscribe dentro de la política de cesiones que se lleva practicando desde que Zapatero asumió la presidencia". La lectura fue interrumpida con vítores de "Viva España" y con continuos aplausos.

Ésta no fue la única protesta contra ETA durante la jornada de ayer. Hubo una convocatoria vía mensaje a móvil que instaba a los conductores a circular por al ciudad con las luces del coche encendidas como repulsa al Gobierno socialista.

La marcha apenas fue secundada en la ciudad, donde muy pocos vehículos circularon como requería el mensaje. Aunque la meteorología dejó un día nublado en A Coruña y algunos, ajenos o no a la convocatoria, encendieron las luces del coche.

En Madrid. Por otra parte, el Partido Popular ha puesto tres autobuses para acudir a la manifestación que esta tarde tiene lugar en Madrid. Cerca de 150 coruñeses participarán en los actos de repulsa en respuesta a la llamada que la Ejecutiva nacional del PP realizó esta semana para denunciar la política antiterrorista de Zapatero. Miles de simpatizantes acudirán hasta la capital para secundar la marcha que está apoyada, además, por las distintas asociaciones de víctimas del terrorismo.

Desde Galicia está previsto que acudan 2.500 personas, la mayoría en autobuses puestos por los populares autonómicos.

Mentiras retrospectivas (y II)
POR J. ZARZALEJOS / N. COLLI ABC 10 Marzo 2007

MADRID. El acuerdo de Instituciones Penitenciarias que excarcela a José Ignacio de Juana Chaos es, en esencia, una decisión libre del Gobierno, basada en la oportunidad y la conveniencia políticas, que no viene obligada por la ley ni por decisiones judiciales y en la que se utilizan, a efectos puramente formales, facultades discrecionales propias de la normativa penitenciaria y una intervención testimonial del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria.

En efecto, lo que se ha concedido al ex miembro del «comando Madrid» es más una libertad condicional encubierta que un segundo o tercer grado, porque el etarra no tiene siquiera que pernoctar en prisión. Tampoco se puede calificar su situación como «prisión atenuada», denominación que pretende enmascarar el estado de libertad de De Juana con una referencia «carcelaria» vacía de todo contenido. La prisión atenuada es una modalidad de prisión provisional prevista por el artículo 508 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, y De Juana no era un preso preventivo, sino ya condenado en firme (por el Pleno de la Sala Segunda del Tribunal Supremo), cuando fue enviado al hospital de San Sebastián.

De esta forma, el Gobierno ha pervertido el tratamiento penitenciario, la progresión de grado y el sistema flexible reservado a los reclusos con enfermedades sobrevenidas graves. La finalidad es sencilla: poner a De Juana en su casa sin pasar por el control judicial de los requisitos legales de la libertad condicional.

Requisitos incumplidos
En efecto, la ley orgánica 7/2003, de 30 de junio reformó el Código Penal y la legislación penitenciaria para introducir el cumplimiento íntegro de las condenas (ese que el actual presidente del Gobierno calificó de «reaccionario» en 1991) y unos requisitos específicos para que los condenados por delitos de terrorismo puedan acceder al tercer grado (artículo 72.6 Ley General Penitenciaria) y a la libertad condicional (artículo 90 del Código Penal). Básicamente, tienen que acreditar el abandono de la violencia, la colaboración con las autoridades, el pago de sus responsabilidades civiles, la petición de perdón a las víctimas y una efectiva desvinculación de la organización terrorista.

Obviamente, De Juana no sólo incumple radicalmente todos estos requisitos sino que, además, ha sido condenado en firme por el Tribunal Supremo por un delito de amenazas en concurso con otro de enaltecimiento del terrorismo, hallándose aún en prisión.

Irregularidades en la decisión
El acuerdo de Instituciones Penitenciarias se basa en el sistema flexible previsto por el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario de 1996, que permite conceder al recluso un segundo grado (régimen ordinario) con efectos propios del tercer grado (régimen abierto). Se trata de una medida «excepcional» para facilitar «un programa específico de tratamiento que, de otra forma, no pueda ser ejecutado». En enero de 2006, la Dirección General de Instituciones Penitenciarias aprobó la Instrucción 3/2006, que establece las «indicaciones para las Juntas de Tratamiento y servicios médicos» en relación con la «atención penitenciaria a internos en tratamiento médico de especial penosidad». Concretamente, esta Instrucción regula la aplicación de los artículos 86.4 (salidas de prisión) y 100.2 del Reglamento Penitenciario (el aplicado a De Juana).

Teniendo en cuenta estos antecedentes, el acuerdo de la Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario Madrid VI, tal y como se recoge en el razonamiento jurídico sexto del auto de 1 de marzo de 2007, dictado por el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria, presenta hasta cuatro irregularidades:

1ª)La propuesta no expresa qué «tratamiento médico de especial penosidad» debe recibir Juan Ignacio de Juana Chaos. Conforme a la Instrucción antes citada, el sistema flexible del artículo 100.2 se circunscribe a tratamientos especialmente penosos como «quimioterapia antitumoral, personas con transplante reciente, rehabilitación en parapléjicos u otros».

También se aplica a toxicómanos en programas de desintoxicación. No se motiva qué tratamiento de esta índole debía recibir De Juana Chaos, cuya recuperación comenzó en cuanto puso fin a la huelga de hambre.

2ª)La propuesta no expresa la razón por la que José Ignacio de Juana Chaos deba ser trasladado a un centro hospitalario de San Sebastián. El sistema flexible del artículo 100.2 tiene la premisa de que el tratamiento del preso sólo puede administrarse en condiciones distintas a las propias del régimen penitenciario en el que se halla.Sin embargo, la propuesta de la Junta de Tratamiento no concreta qué programa médico iba a recibir De Juana que no fuera posible administrarle en el Hospital Doce de Octubre de Madrid, donde estuvo ingresado hasta su traslado.

3ª)La propuesta no acota la vigencia del sistema flexible que se concede a De Juana Chaos al plazo estrictamente necesario para la administración del tratamiento específico. En efecto, el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario define su aplicación como «excepcional» y la Instrucción dice literalmente que «la propuesta de aplicación de las previsiones del art. 86.4 (es decir, la salida de prisión) será por el tiempo determinado que el sometimiento al tratamiento médico demande (...)».

4ª)La propuesta no ordena el reingreso de De Juana Chaos en prisión una vez terminado el tratamiento médico. Realmente, la propuesta hace lo contrario: ordena que De Juana Chaos, «después de causar alta, permanecerá en su domicilio, con el horario que se determine, con seguimiento telemático continuado». Esta decisión vulnera las condiciones legales del segundo grado penitenciario en el que fue clasificado el etarra, por el que le corresponde el régimen penitenciario ordinario (artículo 101.1 del Reglamento Penitenciario y, por tanto, el cumplimiento de la condena en prisión).

El Gobierno ha insistido en que la excarcelación de De Juana Chaos es también una decisión judicial. Esta afirmación es engañosa y sólo busca utilizar el auto del Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria como un burladero frente a las críticas. A diferencia de la concesión de beneficios penitenciarios y de la libertad condicional, que exigen la aprobación previa del Juzgado (artículo 76.2, b y c, de la Ley Orgánica General Penitenciaria), el sistema aplicado al miembro de ETA sólo se comunica al órgano judicial para su «ulterior aprobación» y «sin perjuicio de su inmediata ejecutividad» (artículo 100.2). Es decir, que la decisión gubernativa se ejecuta sin esperar a lo que diga el juez, que queda enfrentado a una situación de hecho.

Revisión superficial
Para entender el alcance de la resolución del Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria hay que tener en cuenta lo siguiente:

a) Que la decisión judicial se toma sin tener a la vista más documentos que los facilitados por Instituciones Penitenciarias. Es decir, el juez no dispone de versiones que contradigan la oficial y así lo reconoce el auto.

b) Que la decisión judicial se limitaa comprobar que existe una propuesta de tratamiento específico aprobada por el órgano competente y favorable al reo, pero no entra en la veracidad material de lo que contiene la propuesta.

c) Que la decisión judicial declara expresamente que, si tuviera que juzgar los méritos subjetivos de De Juana, acordaría la «desestimación de pleno» de otras figuras penitenciarias, en clara referencia al tercer grado y a la libertad condicional.

No obstante, de la propia redacción del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario se desprende que el Juzgado pudo haber controlado más estrictamente el contenido reglado -es decir, legalmente exigible- del acuerdo de Instituciones Penitenciarias, que no cumple los requisitos antes descritos, imprescindibles según el citado artículo y la Instrucción 3/2006, de 23 de enero.

En este sentido, es importante destacar que el Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional acordó por mayoría de 12 magistrados frente a 4 mantener a Ignacio De Juana Chaos en prisión provisional -antes de que el Supremo dictara sentencia firme-, rechazando una propuesta de prisión atenuada similar a la situación que ahora ha autorizado un único juez.

GENERAL
Las ikastolas avalan a Educación y comparten el nivel de euskera exigido en la reforma
La Confederación vasca cree que el nuevo marco de educación obligatoria «no supone un cambio traumático» Las evaluaciones a los alumnos son «un gran paso»
IOSU CUETO/VITORIA El Correo 10 Marzo 2007

La Confederación de Ikastolas de Euskadi aseguró ayer que la propuesta del Gobierno vasco para convertir el euskera en «la principal lengua» utilizada para impartir clase en todos los centros de enseñanza obligatoria cuenta con el respaldo «del 70% del sistema educativo». El colectivo no sólo trasladó su previsible apoyo al nuevo marco lingüístico, sino que dio por sentado que la fórmula presentada el jueves en el Parlamento por el consejero de Educación, Tontxu Campos, tendrá «una amplia aceptación» en los colegios. La nueva regulación deberá ser impulsada con una ley que estará lista antes del verano.

El nuevo modelo pretende exigir que, por primera vez, los alumnos alcancen un nivel mínimo de conocimiento de las dos lenguas oficiales del País Vasco. En la práctica, todos los estudiantes deberán acreditar el dominio hablado y escrito del euskera a los 16 años, lo que conllevará la realización de evaluaciones para ver si se cumplen los conocimientos exigidos. Esto obligará a modificar los planes de estudio de la mayoría de los colegios.

El cambio será sensible, ya que los alumnos deberán superar un nivel B1 -que exige poder intervenir en conversaciones cotidianas o escribir textos sencillos- al terminar Primaria con 12 años. Cuando acaben Secundaria, con 16 años, tendrán que alcanzar el nivel B2 -por debajo del EGA, pero equivalente al 'First' de inglés-. En esa edad también deberán acreditar un conocimiento B1 de lengua extranjera.

El nuevo listón lingüístico al que se enfrentan los alumnos de 16 años ya ha generado las primeras voces de alarma, ya que el último examen del Instituto Vasco de Evaluación reveló que sólo el 57% de los alumnos de Secundaria que cursan el modelo 'D' -íntegro en euskera-, llegaban al nivel B2. El PP y el PSE ya han tachado de «discriminatorio» que los estudiantes deban dominar la lengua vasca a ese nivel.

Implantación
Pero la Confederación de Ikastolas restó ayer importancia a los resultados de esos exámenes. «No podemos obcecarnos en esa evaluación», aseguró Erramun Osa, responsable del proyecto lingüístico del colectivo. El portavoz puso sobre la mesa el mismo argumento aportado un día antes por el consejero de Educación: «hasta ahora no se cumplían los mínimos de conocimientos exigidos de euskera», zanjó. Osa recordó que el nuevo modelo «resuelve» esta circunstancia y se pondrá en marcha de una forma gradual, comenzando con los alumnos de Primaria en el curso 2008-2009. «La visión es muy abierta y así al final los niños tendrán un mejor nivel lingüístico», agregó.

En la práctica, el 80% de la sociedad vasca tiene el castellano como lengua materna. A pesar de esta circunstancia, la nueva exigencia de euskera «no supondrá un cambio tan traumático para los centros», apuntó el director de la Confederación de Ikastolas, Iñaki Etxezarreta. El modelo planteada por el Gobierno vasco, detalló, apunta «en el mismo sentido» que las indicaciones dadas por la agrupación desde los años 90. «No es una ocurrencia nuestra, esto está muy estudiado», añadió tras insistir en la idea de que «tenemos que reforzar la lengua vasca sin dar la espalda al castellano, al inglés y al francés».

«Identidad»
Etxezarreta celebró que si el nuevo modelo lingüístico sale adelante con los actuales parámetros permitirá que los estudiantes accedan a una educación «con un enfoque plurilingüe, pero con el euskera como eje de la cultura y de la identidad vasca».

El presidente de la Confederación, Koldo Tellitu, respaldó que los conocimientos de la lengua vasca sean evaluados para cumplir con los objetivos marcados. «Eso es un gran paso», aseveró.

En todo caso, Tellitu apreció algunas «carencias» que ha encontrado en el plan educativo del Gobierno vasco. De entrada, hizo un llamamiento a toda la comunidad educativa para crear «un currículo de la escuela vasca que tenga como eje el euskera». También aseguró que la enseñanza de este idioma no se debe quedar en aspectos gramaticales y debe atender también «a la cultura».

i.cueto@diario-elcorreo.com

El zorro cuidando las gallinas
Nota del Editor  10 Marzo 2007

A ver cuando se despiertan los ciudadanos que viven por las provincias vascongadas. Poco a poco se estan quedando sin gallinas, y nadie da la cara. Yo, desde esta columna, conmino al Partido Popular, que de una vez por todas, salga a defender los derechos constitucionales de la enorme mayoría de ciudadanos españoles, los español-hablantes, y se deje de palabrería políticamente correcta, pero abyecta, anticonstitucional e irracional.

Radicales impiden una charla del viceconsejero de euskera en San Sebastián
A. SANTOS/BILBAO El Correo 10 Marzo 2007

Una docena de jóvenes radicales impidió ayer la intervención del viceconsejero de Política Lingüística del Gobierno vasco, Patxi Baztarrika, en un seminario sobre promoción del euskera en el campus donostiarra de la UPV. Los saboteadores, algunos con máscaras blancas y pegatinas con la bandera de España, obligaron a suspender la charla después de permanecer diez minutos encadenados al escenario, mientras lanzaban proclamas contra la política del Ejecutivo autónomo. Meses atrás el propio Baztarrika sufrió un incidente similar en otra conferencia en Pamplona.

El altercado de San Sebastián se registró pasadas las 10.30 horas cuando el viceconsejero y la asesora de su departamento, Lorea Bilbao, se disponían a iniciar su intervención. Con anterioridad habían tomado la palabra con normalidad Tangi Louarn, de la Oficina Europea para las Lenguas Menos Extendidas, y Julen Urbiola, representante del colectivo navarro EKE. Al arrancar Baztarrika su discurso, el grupo de alborotadores se dirigió hacia el escenario con carteles en contra del Ejecutivo autónomo.

Transcurridos cinco minutos, la organización les invitó a abandonar la zona y a intervenir en la mesa redonda que cerraba el seminario 'Los derechos lingüísticos en el país del euskara'. El grupo se negó, por lo que Baztarrika y Bilbao decidieron suspender su charla. La jornada prosiguió con la conferencia de Jean-Claude Iriart, de Iparralde. El viceconsejero denunció esta «agresión» y la enmarcó dentro de prácticas «fascistas» de un sector «minoritario» de Euskadi. «El fascismo -aseguró-, aunque se exprese en euskera, es fascismo y debe ser denunciado y combatido». Baztarrika reprochó que estos grupos no quieran participar «en el diálogo y el debate» mientras recurren a «la fuerza, la imposición y la amenaza».

Oficina Europea para las Lenguas Menos Extendidas
Nota del Editor  10 Marzo 2007

Dentro de nada, ya podré optar a un enchufe como conservador del español, lengua menos extendida en Galicia, las provincias vascongadas, Cataluña, comunidad valenciana, Islas Baleares, Navarra, etc., y a vivir del cuento, mientras los desdichados europeos, estarán sumidos en la miseria, empujados por la estupidez congénita de sus profesionales de la política a nivel local, regional, nacional y comunitario.

Recortes de Prensa   Página Inicial